Issuu on Google+


pecado capitales y emociones asociadas

PECADOS CAPITALES Y EMOCIONES ASOCIADAS

Gené & Vara

2


pecado capitales y emociones asociadas

pecados capitales

3


pecado capitales y emociones asociadas

intro Los

reconocidos

o

tradicionales

“siete

pecados

capitales”, la lujuria, la gula, la avaricia, la pereza, la ira, la envidia y la soberbia, son un conjunto de vicios opuestos a la enseñanza moral que el Catolicismo y el Cristianismo transmiten. Cada uno de ellos fue recopilado y clasificado por San Gregorio Magno (540 – 604 d.C.), también conocido como Gregorio I, el sexagésimo cuarto Papa de la Iglesia Católica. Posteriormente, el poeta italiano, Dante Alighieri, los integro en la redacción de “La Divina Comedia” (c.1308-1321), un poema teológico considerado hoy en día una obra maestra de la literatura italiana y mundial. También otros artistas europeos tuvieron su parte en la promulgación de estos pecados capitales, gracias a la idea de utilizarlos como fuentes de inspiración en sus grandes obras. Mas allá de esto, la comunidad religiosa ha debatido durante años el verdadero contenido de los mismos llegándose,

en

muchos

casos,

a

diferentes

interpretaciones con sus respectivos castigos. El primero en encabezar la lista, la lujuria, ha sido definido como aquel pecado que incluye pensamientos o deseos obsesivos o excesivos de naturaleza sexual o en palabras de Dante, “el amor excesivo por los demás”.

El castigo correspondiente a la lujuria

incluye el ser asfixiado en fuego y azufre.

4


pecado capitales y emociones asociadas La gula, el segundo vicio, ha sido interpretada como el consumo excesivo de comida y bebida aunque antiguamente se utilizaba para señalar toda clase de exceso. Aquellos que cometieran este pecado serian forzados

a

comer

ratas,

sapos,

lagartijas

y

serpientes vivas. La avaricia ha sido considerada como un pecado muy similar a la lujuria o a la gula pero aplicada a la adquisición de riquezas en particular. Su castigo, el ser colocado en aceite hirviendo. La pereza, ha sido catalogada como la “tristeza de ánimo”

que

nos

aparta

de

las

obligaciones

espirituales o divinas. La misma nos llevaría a una fosa con serpientes. La ira ha sido descrita como un sentimiento no ordenado, ni controlado, de odio y enojo. El resultado de este acto seria el desmembramiento. La envidia, el sexto pecado capital, se relaciona con la avaricia, sin embargo, la envidia desea algo que alguien más tiene, y que percibe que hace falta. Este pecado se castiga sumergiendo al acusado en agua helada. Por ultimo, la soberbia o el orgullo, el deseo por ser más

importante

o atractivo

que los

demás, es

considerado el mas grave de los pecados capitales y fuente de los mismos. El mismo era penalizado con el cruel método de tortura conocido como “La rueda”. Jeremias Rodriguez

5


pecado capitales y emociones asociadas

AVARICIA

“La avaricia (en latín, avaritia) es —como la lujuria y la gula—, un pecado de exceso. Sin embargo, la avaricia (vista por la Iglesia) aplica sólo a la adquisición de riquezas en particular. Tomás de Aquino escribió que la avaricia es «un pecado contra Dios, al igual que todos los pecados mortales, en lo que el hombre condena las cosas eternas por las cosas temporales». En el Purgatorio de Dante, los penitentes eran obligados a arrodillarse en una piedra y recitar los ejemplos de avaricia y sus virtudes opuestas. «Avaricia» es un término que describe muchos otros ejemplos de pecados. Estos incluyen deslealtad, traición deliberada, especialmente para el beneficio personal, como en el caso de dejarse sobornar. Búsqueda y acumulación de objetos, robo y asalto, especialmente con violencia, los engaños o la manipulación de la autoridad son todas acciones que pueden ser inspiradas por la avaricia. Tales actos pueden incluir la simonía.”

6


pecado capitales y emociones asociadas Avaricia

Más allá de los huesos estaba el afán de posesión de la carne, cartílagos emocionales arrancados sin compasión, dentelladas fieras de animal atroz amaestrado por domadores infectos, contaminados de deseo enajenado comprado a los prestamistas del Dolor.

Tiempo mutante que aulla su soledad en un rincón húmedo y oscuro, enjaulado tras barrotes de oro en la cárcel de los mil millones de lamentos, donde se traficaba con avaricia de sueños arrebatados a enfermos de Consumismo Terminal,

7


pecado capitales y emociones asociadas a adictos al vacío de sentimientos, allí donde se vendían huesos calcinados a cambio de una transfusión desesperada de 20 miligramos de ternura con un 80% de pureza.

8


pecado capitales y emociones asociadas

Envidia

La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come. Francisco de Quevedo “Como la avaricia, la envidia (en latín, invidia) se caracteriza por un deseo insaciable, sin embargo, difieren por dos grandes razones: Primero, la avaricia está más asociada con bienes materiales, mientras que la envidia puede ser m ás general; segundo, aquellos que cometen el pecado de la envidia desean algo que alguien más tiene, y que perciben que a ellos les hace falta, y a consiguiente desean el mal al pr ójimo, y se sienten bien con el mal ajeno.

9


pecado capitales y emociones asociadas Dante Alighieri define esto como «amor por los propios bienes pervertido al deseo de privar a otros de los suyos». En el purgatorio de Dante, el castigo para los envidiosos era el de cerrar sus ojos y coserlos, porque habían recibido placer al ver a otros caer.”

Envidia

Deseo conspirando bajo respiración apurada de fiebres. inquietud más allá de un paladar herido de sequía; donde la aridez de un desierto de emociones desgarra un corazón sumido en la rutina de la vieja idea de que los tiempos pasados siempre fueron mejores… …Hombres que habitan los bares del Infierno arrastran sus propias palas para cavar sus tumbas con la fiereza de los bastardos heridos en un orgullo que nunca fue real; paladas de tierra negra en el subconsciente, animales reptantes a manadas por vías muertas de estaciones de trenes fantasmales,

10


pecado capitales y emociones asociadas donde los ecos de las voces violentas siguen estrellándose contra baldosas rotas de los urinarios colectivos de almas, asesinados por abyecta envidia psicopática de habitar pieles ajenas y vivir las vidas atrapadas en otros ojos, más allá de la abulia abismal de la propia existencia, allí donde sólo circulan autobuses cuajados de suicidas, que acuden en ciega procesión al último espectáculo del viejo Mago octogenario del mundo conocido, aquel que sacó una soga de su chistera y se ahorcó con ella bajo el cálido aplauso de la Hipocresía más perversa.

11


pecado capitales y emociones asociadas

GULA

“Actualmente la gula (en latín, gula) se identifica con la glotonería, el consumo excesivo de comida y bebida. En cambio en el pasado cualquier forma de exceso podía caer bajo la definición de este pecado. Marcado por el consumo excesivo de manera irracional o innecesaria, la gula tambi én incluye ciertas formas de comportamiento destructivo. De esta manera el abuso de substancias o las borracheras pueden ser vistos como ejemplos de gula. En La Divina Comedia de Alighieri, los penitentes en el Purgatorio eran obligados a pararse entre dos árboles, incapaces de alcanzar y comer las frutas

que

colgaban

de

las

ramas

de

estos

y

por

consecuencia se les describía como personas hambrientas.”

12


pecado capitales y emociones asociadas GULA

La tragedia del hambre infinita, la tragedia del deseo voraz, el drama del acto de tragar como demolición; derribo interior, intestino devorador, digestión como religión purificadora, extraño ritual de almas violentadas por jugos gástricos en perpetua combustión;

Gula ciega, esperpéntica, tragedia griega en sí misma, harakiri emocional, suicidio bastardo, arcadas nihilistas impuestas por terrorismo mediático de fagocitadores del optimismo ajeno,

13


pecado capitales y emociones asociadas que, convertido en ruinas, deambula demente por las cornisas del Olvido, por los angostos pasillos del Fracaso en las ciudades pose铆das por la Soledad m谩s cruel, que c贸mo est贸mago abismo traga, traga y traga con fiera ansia animal cualquier leve resquicio de humanidad.

14


pecado capitales y emociones asociadas

IRA

“La ira (en latín, ira) puede ser descrita como un sentimiento no

ordenado,

sentimientos

ni se

controlado, pueden

de

odio

manifestar

y

como

enfado. una

Estos

negaci ón

vehemente de la verdad, tanto hacia los demás y hacia uno mismo, impaciencia con los procedimientos de la ley y el deseo de venganza fuera del trabajo del sistema judicial (llevando a hacer

justicia

por

sus

propias

manos),

fanatismo

en

creencias políticas y religiosas, generalmente deseando hacer mal a otros. Una definición moderna también incluiría odio e intolerancia hacia otros por razones como raza o religión, llevando a la discriminación. Las transgresiones derivadas de

15


pecado capitales y emociones asociadas la ira están entre las más serias, incluyendo homicidio, asalto, discriminación y en casos extremos, genocidio. La ira es el único pecado que no necesariamente se relaciona con el egoísmo y el interés personal (aunque uno puede tener ira por egoísmo). Dante describe a la ira como «amor por la justicia pervertido a venganza y resentimiento».”

IRA

Violencia que vendieron como nacida de la nada, agresividad innata como segunda piel, corazones desgarrados por las fiebres de la ira, una ira despótica como pedregada desbocada en infierno de tempestades emocionales; el fragor de la batalla antes de una ruptura, el silencio atroz tras la derrota del amor, sangre derramada en urinarios de suicidas, semen acumulado en desagües oxidados tras la muerte de la pasión; estandartes ennegrecidos sobre suelo marchito

16


pecado capitales y emociones asociadas de habitación violenta, arrebato de ira que nos contaminó con el virus del sufrimiento visceral, irreversiblemente destructivo como voz rota de viejo cantante de jazz consumido por la heroína…, y, de fondo, los graznidos omnipresentes de los cuervos, ciñéndose estrictamente al guión, guión escrito por un demonio menor borracho de ira malsana, esa violencia que arrasó subliminal universos infinitos de ternura.

17


pecado capitales y emociones asociadas

de la ira (Colaboraciones) de Ángel A Secas

“He muerto para ti. Estaba escrito. Escrito. No sé cómo. Tampoco cuándo” (Sergio Oiarzabal)

trenzar los cables de una manera adecuada con la única intención de no confundir al pecho si abate sus puertas

18


pecado capitales y emociones asociadas los ojos muertos incapaces de sostener el armazón de una sombra en busca y captura solo con el deseo no habrá esperanza hoy me levanté con el tesón de un martillo para destruir los extraños muebles que me rodean arrojar por la ventana todo no nos hará más livianos es mejor tumbarse en el piso a escuchar nuestro propio goteo una tos ansiógena terminará vapuleando mis casillas todos los días debo reescribirlo dejar las cosas ordenadas en caso de un imposible retorno hoy no fui capaz de decidir el disfraz que me impida transitar desnudo

19


pecado capitales y emociones asociadas

LUJURIA

“La lujuria (en latín, luxus, ‘abundancia’, ‘exuberancia’) es usualmente considerada como el pecado producido por los pensamientos excesivos de naturaleza sexual, o un deseo sexual desordenado e incontrolable. En la actualidad se considera lujuria a la compulsión sexual o adicción al sexo. También entran dentro de esa categoría el adulterio y la violación. A lo largo de la historia, diversas religiones han condenado o desalentado en mayor o menor medida la lujuria. Dante Alighieri consideraba que lujuria era el amor hacia cualquier persona, lo que pondría a Dios en segundo lugar. “

20


pecado capitales y emociones asociadas LUJURIA

Lujuria estallando como subidón de ácido más allá de los límites de la cordura; habitación violenta y sudor atrapado en las grietas de las paredes como algo rutinario, como si siempre hubiera estado allí, en las viejas jodidas grietas que, como pedazos de carne muerta, se retuercen como tocadas por descarga eléctrica de dudosa catadura moral;

lujuria, fogonazo abyecto en ciénaga cerebral, deseo mudo vociferando en la densa oscuridad, y hembra a horcajadas de la demencia en fiero acto ritual… …pieles atrapadas sobre cama sodomita en la penumbra adictiva de la pasión,

21


pecado capitales y emociones asociadas donde los hombres aman por error a millones de putas blasfemas, a cambio de jirones de perversión, que, herida de cáncer terminal, infecta toda la médula espinal de los sentimientos, hipotecados en la trastienda del fracaso emocional, donde la lujuria estalla como subidón de ácido más allá de los límites de la Cordura.

22


pecado capitales y emociones asociadas

PEREZA

“La pereza (en latín, acidia) es el más «metafísico» de los pecados capitales, en cuanto está referido a la incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia de uno mismo. Es también el que más problemas causa en su denominación. La simple «pereza», más aún el «ocio», no parecen constituir una falta. Hemos preferido, por esto, el concepto de «acidia» o «acedía». Tomado en sentido propio es una «tristeza de ánimo»

que aparta al creyente de las obligaciones espirituales o divinas, a causa de los obstáculos y dificultades que en ellas se encuentran. Bajo el nombre de cosas espirituales y divinas se

entiende

todo

lo

que

Dios

nos

prescribe

para

la

consecución de la eterna salud (la salvación), como la práctica de las virtudes cristianas, la observación de los preceptos

23


pecado capitales y emociones asociadas divinos, de los deberes de cada uno, los ejercicios de piedad y de religión. Concebir pues tristeza por tales cosas, abrigar voluntariamente, en el corazón, desgano, aversión y disgusto por ellas, es pecado capital. Tomada en sentido estricto es pecado mortal en cuanto se opone directamente a la caridad que nos debemos a nosotros mismos y al amor que debemos a Dios. De esta manera, si deliberadamente y con pleno consentimiento de la voluntad, nos entristecemos o sentimos desgano de las cosas a las que estamos obligados; por ejemplo, al perdón de las injurias, a la privación de los placeres carnales, entre otras; la acidia es pecado grave porque se opone directamente a la caridad de Dios y de nosotros mismos. Considerada en orden a los efectos que produce, si la acidia

es

tal

que

hace

olvidar

el

bien

necesario

e

indispensable a la salud eterna, descuidar notablemente las obligaciones y deberes o si llega a hacernos desear que no haya otra vida para vivir entregados impunemente a las pasiones, es sin duda pecado mortal.” Jacob Matham

PEREZA

Pereza residual como vómito de viejo perdedor amamantado con respiración artificial en contenedor de almas, aséptico como infecto hospital, donde la ilusión languidece bajo tormenta de pastillas para minimizar el dolor.

24


pecado capitales y emociones asociadas

Pereza residual, dolorosa como lombriz intestinal, como infarto de miocardio, como derrame cerebral; pereza como ictus mutante de una sociedad que lo dejó de ser, amputada por la carencia de ilusiones más allá de la tristeza más voraz.

Pereza residual como fragmentos de alimentos sin digerir en estómago emocional, donde la arcada es la norma y el Asco la suprema religión, en cuya Iglesia se arrodilla el mismo viejo perdedor, que después de visitar todos los bares del Infierno, vomita, vomita y vomita litros y litros de puta pereza residual.

25


pecado capitales y emociones asociadas

SOBERBIA

“En casi todas las listas de pecados, la soberbia (en lat ín, superbia) es considerado el original y más serio de los pecados capitales, y de hecho, es también la principal fuente de la que derivan los otros. Es identificado como un deseo por ser más importante o atractivo que los demás, fallando en halagar a los otros. En El Paraíso Perdido de John Milton, dice que este pecado es cometido por Lucifer al querer ser igual que Dios.

26


pecado capitales y emociones asociadas Genéricamente se define como la sobrevaloración del Yo respecto de otros por superar, alcanzar o superponerse a un obstáculo, situación o bien en alcanzar un estatus elevado y subvalorizar al contexto. También se puede definir la soberbia como la creencia de que todo lo que uno hace o dice es superior, y que se es capaz de superar todo lo que digan o hagan los demás. También se puede tomar la soberbia en cosas vanas y vacías (vanidad) y en la opinión de uno mismo exaltada a un nivel crítico y desmesurado (prepotencia). Soberbia (del latín superbia) y orgullo (del francés orgueil), son propiamente sinónimos aun cuando coloquialmente se les atribuye

connotaciones

particulares

cuyos

matices

las

diferencian. Otros sinónimos son: altivez, arrogancia, vanidad, etc. Como antónimos tenemos: humildad, modestia, sencillez, etc. El principal matiz que las distingue está en que el orgullo es disimulable, e incluso apreciado, cuando surge de causas nobles o virtudes, mientras que a la soberbia se la concreta con el deseo de ser preferido a otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del Yo o ego. Por ejemplo, una persona Soberbia jamás se "rebajaría" a pedir perdón, o ayuda, etc. Existen muchos tipos de soberbia, como la vanagloria o cenodoxia, también denominada en las traducciones de la Biblia como vanidad, que consiste en el engreimiento de gloriarse de bienes materiales o espirituales que se poseen o creen poseer, deseando ser visto, considerado, admirado, estimado, honrado, alabado e incluso halagado por los demás hombres, cuando la consideración y la gloria que se buscan son humanas exclusivamente. La cenodoxia engendra además otros pecados, como la filargiria o amor al dinero (codicia) y la filargía o amor al poder.”

27


pecado capitales y emociones asociadas SOBERBIA

Sombras chinescas que agrandan tu tamaño, escenario ideal para timadores de feria, tiempos muertos vendidos como suero de rejuvenecimiento;

salas de parto vacías y olvidadas, sobrebia en ojos invidentes, soberbia penitente arañándote la espalda, escupiéndote en la cara. Soberbia penitente amputando tus neuronas a cambio de falsas promesas vestidas de publicidad bastarda.

Soberbia sodomita, soberbia caníbal, inframundo de puñaladas a traición bajo estandartes de poder crepuscular.

28


pecado capitales y emociones asociadas

Olor a podrido bajo textura de palabras oxidadas sobre rancias emociones, de saldo, de saldo, de saldo.

Soberbia criminal, de rebajas, de rebajas, de rebajas.

Soberbia infinita, de oferta, de oferta, de oferta.

Soberbia intransigente, de regalo, de regalo, de regalo.

29


pecado capitales y emociones asociadas Soberbia intransigente hecha a tu imagen y semejanza, soberbia sobrevalorada en informativos carro単eros, donde lo demente copula con lo abyecto.

30


pecado capitales y emociones asociadas

Emociones sociadas

31


pecado capitales y emociones asociadas

Cólera.

Cólera estallando en la retina con la fiereza del llanto de un recién nacido, cólera que agrede la sensibilidad, cólera violenta como la muerte de una ilusión, cólera proviniente del espacio exterior, como el virus de Burroughs que, tras el drama, creó el lenguaje;

32


pecado capitales y emociones asociadas interzona de pensamientos donde las alimañas esconden el alimento de sus crías, más allá del lado prohíbido del sueño, donde lo indecente se suele ahogar en los charcos de sus propios vómitos. Interzona emocional que deviene en oasis anímico, maldecido por parias de la visceralidad, donde al agua se torna fuego y la luz estridencia de dolor.

En la interzona de las ciénagas del corazón la cólera cohabita con el deseo insatisfecho, que se arrastra insensato sobre suelo herido de fragilidad, cuando la sangre brota deforme a través de la oscilante textura de los hemisferios cerebrales.

La cólera dinamitó sueños sociales inventados por fanáticos de la igualdad,

33


pecado capitales y emociones asociadas cuando la emoción se volvió un bien perecedero, moneda de cambio de usureros de lo abyecto, que, a cuatro patas, se permite una carcajada.

Cólera que clava dentelladas en cordones umbilicales de dudosa reputación, como las manchas de semen reseco que se amarillean sobre el colchón.

Cólera blasfema herida en su propio orgullo, más por devoción que por error, cólera que nos suspende ingrávidos sobre el techo de nuestra habitación interior, cólera distante que entierra viejas amistades que murieron víctimas de una pandemia de sinrazón.

Cólera mutilasueños, cólera escupeodios, cólera tipificada en viejos manuales de psicología;

34


pecado capitales y emociones asociadas cólera de saldo, cólera como lavativa, cólera como exoesqueleto, en definitiva… …cólera como Infierno.

Interzona efímera como lamento intermitente y mudo de presa herida de soledad;

Soledad mutiladora, soledad asfixiante como telaraña infinita donde malvive la siniestra araña de la Suntuosa Insensibilidad… …donde lo malsano es norma y la podredumbre religión… …y, al final, el viejo fundido a negro hace que la cólera desaparezca como si nunca hubiera existido, más allá de la frontera de la locura, donde las luciérnagas vuelan por error.

35


pecado capitales y emociones asociadas

Vergüenza

(A Patty de Frutos, por la inspiración de su lluvia verbal)

Vergüenza vive en la trastienda de la culpabilidad, servida en bandeja de plata por la tradición judeocristiana en fechas señaladas.

36


pecado capitales y emociones asociadas

Vergüenza es debilidad, es un trauma a la altura de la garganta de los que no aprendieron a gritar.

Vergüenza es un verbo blasfemo en boca de un mártir social, elegido a dedo por esclavos del ritual de la normalización hipócrita de las doctrinas morales, creadas a partir de la transcripción de los sueños de buitres carroñeros disfrazados de seres humanos.

Vergüenza son tiempos muertos arañando silencios de pecados que nunca lo fueron.

Vergüenza es un estado mental, vergüenza es dolor intenso infinitesimal;

37


pecado capitales y emociones asociadas vergënza del instinto suicida que embriaga los sentidos los días de bajón emocional; vergüenza es la cara oculta de las verdades a medias que se solapan con palabras de necedad, que se insinuan amantes aquejados de bipolaridad.

Vergüenza es un estado mental que vive en el patio de atrás de unos ojos que no dejan de llorar.

Vergüenza es debilidad, es un trauma seco a la altura del corazón de los que nunca aprendieron a amar.

38


pecado capitales y emociones asociadas

Miedo

El miedo nunca se fue, agarrado en la espalda como fuego desatado en combustión espontánea, como alas de ángel en llamas; ambos sabemos mucho de él,

39


pecado capitales y emociones asociadas conocemos la incertidumbre sinuosa de sus meandros decadentes y el olor inmundo de sus aguas estancadas, como nuestras vidas, en forzado standby emocional con el vértigo clavado en el cerebro y la degradación vertiginosa en los talones, pudriéndonos de abajo arriba como planta terminal que se consume en segundos interminables, como aquella mirada que nos condenó al fracaso y a ser engullidos por la voracidad caníbal de un miedo atroz, que siente pánico de su propia sombra;

miedo del miedo y sudor frío en un acto irreverente donde las gotas se cuajan y solidifican a la altura aproximada del corazón;

miedo en arrebato de fuego,

miedo en éxtasis de llamas,

40


pecado capitales y emociones asociadas

miedo inmisericorde, miedo intestinal que ennegrece la sensibilidad del paladar, que aún atesoraba reseco el aliento de nuestro último beso, desesperado como la luz en los ojos de los ajusticiados por desamor... en fragmentos de crueldad trascendente anclada en miedo que quizá nunca se fué, agarrado en la espalda como fuego desatado en combustión espontánea.

41


pecado capitales y emociones asociadas

Rencor.

Rencor habla con palabras ciegas Por falta de remordimiento aparente.

Rencor habita en las sombras Por miedo a la violencia de su propio nombre.

Rencor es rencoroso Debido a una ancestral carencia de Autoestima.

42


pecado capitales y emociones asociadas Rencor mataría por ser como tú,

Rencor asfixiaría tu seguridad aparente En la diezmillonésima de segundo exacta En la que percibes que tu vida No es más que una farsa Simulada en una realidad 3D Creada por publicistas mediocres.

Rencor habla con palabras ciegas Porque nació mudo Y, a pesar de ello, te engañó… Con sus palabras.

43


pecado capitales y emociones asociadas

Rencor (2) Rencor era ese momento extremo, más allá de los ojos que se clavaban dentelladas después de la muerte de la pasión; Múisca de fondo con acento brasileño y la sonrisa entregada a flor de piel, donde el miedo superó una crisis espiritual de segunda clase, como la vida que elegimos para compartir... donde la hipocresía se convirtió en norma de un viaje abortado con el jodido viento a favor...

44


pecado capitales y emociones asociadas

TRISTEZA

Donde las entrañas se retuercen en espirales imposibles, donde tu amor es cáncer terminal.

Sentimiento roto, adictos a la tristeza de botella vacía que llora olvidada…

Penumbra emocional,

45


pecado capitales y emociones asociadas tiempos muertos,

ganchos de carnicero,

armas de fuego,

muerte violenta del coraz贸n.

Y en el desierto llueven piedras, rocas negras de dolor, Connecticut ya no es lo que era y nosotros, que envejecemos peor que Dios.

46


pecado capitales y emociones asociadas

ODIO

Odio es una palabra breve, pero dolorosa, una consonante criminal y tres vocales hirientes, desgarradoras‌

(y una de ellas repetida con orgullo)

Odio es mĂĄs que un concepto,

47


pecado capitales y emociones asociadas es una áspera emoción, que se cuaja como clavos oxidados en el epicentro del corazón.

Odio es alambre de espinos, es campo de concentración, quirófano de miedos y quimioterapia inútil frente a tumor emocional.

Odio es una palabra breve, casi como un suspiro. Odio es rabia egoísta y frustración narcisista.

Odio es dependencia enfermiza, celotipia afectiva, lujuria de crueldades engendradas en manicomios de angustia y de dolor.

El odio enciende las hogueras de la nueva Inquisición,

48


pecado capitales y emociones asociadas aquella que nos devora por dentro y nos amamanta como psicĂłpatas de feria ambulante en suburbio infectado por el virus de la mediocridad, que fue creado en laboratorios de lujo bajo la sombra de enormes fortunas de tipos que se creen mejor que tĂş.

Odio es una puta del alma.

Odio es bĂĄsicamente rabia, y una palabra envenenada en el cerebro de un francotirador.

49


pecado capitales y emociones asociadas

RABIA

Link: https://www.youtube.com/watch?v=4tJNZGWuTtQ

50


pecado capitales y emociones asociadas

apéndice Relación de cada pecado con un demonio particular

En 1589, Peter Binsfeld, basándose libremente en fuentes anteriores, asoció cada pecado con un demonio que tentaba a la gente por medios asociados al pecado. Su clasificación de los demonios es la siguiente: 

Lujuria: Asmodeo 

Gula: Belcebú

Avaricia: Mammon

 

Pereza: Belfegor Ira: Amon (demonio)

 

Envidia: Leviatán

Soberbia: Lucifer

Según Binsfeld, también existían otros demonios que incitaban a pecar, como los íncubos (fantasmas masculinos que tenían relaciones sexuales con mujeres durmientes) y los súcubos (fantasmas femeninos que tenían relaciones sexuales con varones durmientes), que incitaban a la lujuria. Peter Binsfeld Peter Binsfeld (1540 - 15981 o 1603) fue un obispo y teólogo alemán. Peter Binsfeld, hijo de un granjero y artesano, nació en la aldea de Binsfeld en la región alemana de Eifel; murió en Tréveris víctima de la peste bubónica. Binsfeld creció en el

51


pecado capitales y emociones asociadas ambiente católico rural de la región de Eifel. Considerado por un abad local como un muchacho muy talentoso, fue enviado a estudiar a Roma. Luego de sus estudios, Binsfeld volvió a su región y se convirtió en una personalidad importante en las actividades católicas anti protestantes de fines del siglo XVI. Fue elegido Obispo Sufragáneo de Tréveris y se convirtió en un conocido escritor teológico, alcanzando fama como uno de los más importantes cazadores de brujas de su época. Binsfeld escribió el influyente tratado De confessionibus maleficorum

et sagarum, "De las confesiones de los hechiceros y de las brujas", traducido a varios idiomas (Tréveris, 1589). Este trabajo hablaba acerca de las confesiones de las presuntas brujas, y afirmaba que aunque tales confesiones eran realizadas bajo tortura, de todos modos debían ser creídas. También alentaba las acusaciones. Él pensaba que las muchachas menores de doce años y los muchachos menores de catorce no podían ser considerados culpables de practicar brujería, pero debido a la precocidad de algunos niños la ley no debía ser completamente estricta. Este punto de vista puede ser considerado como moderado, tomando en cuenta que otros inquisidores habían condenado a la hoguera a niños de entre dos y cinco años de edad. Contrario a otros autores de la misma época, Binsfeld dudaba que la gente pudiera tomar forma de animales y de la validez de las marcas diabólicas. En 1589, el mismo año que Galileo comenzaba sus revolucionarios experimentos en cuerpos en movimiento, Binsfield publicaba la lista autorizada de demonios y de sus pecados asociados, incluyendo los demonios asociados a los siete pecados capitales: Lucifer (orgullo), Mammon (avaricia), Asmodeo (lujuria), Leviatán (envidia), Belcebú (gula), Satán/Amon (ira) y Belfegor (pereza)

52


pecado capitales y emociones asociadas

apéndice 2 EXPOSICIÓN "EL MÓN AVUI" Inma Gené

Hace más o menos un año empecé a colaborar en una asociación cultural de Badalona, BAteneu, la cuál me dió la oportunidad de presentar mi trabajo visual en una exposición en la ciudad.

La Exposición ha tenido gran éxito puesto que es itinerante, ya ha estado en tres localizaciones y quedan dos más por confirmar.

53


pecado capitales y emociones asociadas

54


pecado capitales y emociones asociadas

Paco Ob贸n, Presidente de BATeneu

55


pecado capitales y emociones asociadas

EXPOSICIÓN EN "BIBLIOTECA CAN CASACUBERTA" BDN

56


pecado capitales y emociones asociadas

EXPOSICIĂ“N EN "CRAD" BDN

57


pecado capitales y emociones asociadas

los autores

FOTOGRAFÍA: INMA GENÉ http://igprojectgene.blogspot.com.es/ -"....El domador cree que las imágenes y las palabras deben mezclarse en las cenizas de los versos, para renacer en la imaginación de los hombres...."

POEMAS: JOSE MANUEL VARA http://atrocityexhibitionfanzine.blogspot.com.es/

58


pecado capitales y emociones asociadas

neur贸tika books enero 2013

59


pecado capitales y emociones asociadas

60


pecado capitales y emociones asociadas

porque sue単o no lo estoy

61


Pecados Capitales y Emociones Asociadas