Page 1

VANGUARDIA | LUNES 20 DE SEPTIEMBRE DE 2010 | NO. 240 | WWW.SEMANARIOCOAHUILA.COM

PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN

RECHAZADOS POR SER

DIFERENTES Hacerse un tatuaje, tener un bebé, ser gay o tener sobrepeso pueden ser impedimentos para trabajar en Coahuila, así lo demuestran estas historias


2 VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010


EN UN DOS POR TRES

Por Alfredo García

LA FAUNA

Trayectoria de Moreira

2.

En un país que sufre dramáticos cambios prácticamente toldos los días, cuya brújula se mueve nerviosamente, apuntando a un norte seguro en medio de la tempestad, Moreira no es un político que tome asiento en el primer peldaño del escalafón, revisando con una lupa su boleta de pensiones, que acumule méritos para un futuro que no existirá si no lo construye con sus propias manos. Desde sus inicios como director del IEEA, su inquietud y su visión son las de un político nato, que hace cálculos de peso y resistencia mientras salta de una orilla a otra. No hay tiempo para meditar futuros burocráticos en un país que se encuentra en plena transformación. Como en 1810 y en 1910, los cambios acelerados requieren de hombres despiertos.

3.

Su paso por el IEEA, por la Secretaría de Educación, por la alcaldía de Saltillo, por la gubernatura del Estado son etapas de esta trayectoria que aún no concluye. Por razones de edad, de sagacidad, de temperamento, tiene aún pólvora y proyectos para buscar la dirección nacional del PRI. Por lo demás, el PRI del siglo 21 debe estar compuesto por esta clase de hombres nuevos. Si quiere retornar a Los Pinos, debe hacerlo con sangre joven, con un discurso novedoso, con una visión del porvenir. Desde 1982 empezó a ser un partido distinto. La llamada transición democrática, que ha durado ya un largo cuarto de siglo, ha significado también un proceso de reformulación del viejo partido. El PRI en el que empezó a militar Moreira hace tres lustros, es también el partido que Moreira aspira a dirigir: un partido ya sin tótems, sin prohibiciones patriarcales, sin esqueletos en el armario, sin complejos de culpa.

SEMANARIO

Ilustración: Samuel Magaña

Seso: “Así como por su sonido reconocemos un cántaro quebrado, por sus

| Diccionario de autores

( X el Sabio). palabras conocemos el seso de un hombre hombre”:: (Alfonso

SI YO FUERA PRESIDENTE ¿Se imagina sentado en la silla que ahora ocupa Felipe Calderón?

María del Rocío Martínez Muñoz, uñoz, vendedora de adornos patrios. atri at rios os..

Generaría trabajo y apoyaría la economía de las familias mexicanas. No sé cómo, porque es difícil cambiar las cosas así como está el país.

1

Lucharía por sacar de las adicciones a tantos niños y jóvenes. Les daría con qué entretenerse y que se divirtieran sanamente.

2

Con los policías, pos empezar desde abajo, no de abajo parriba. Que mejoraran su trato con la gente, que no fueran déspotas.

Cumpliría mis promesas de hacer la vida más llevadera para la gente, porque hay políticos que ya nomás están en lo alto y se olvidan de todos y ‘si te vi ni me acuerdo’.

3

4

5

Daría limpieza a a las ciudades, que la gente no quemara basura asura y que todos recicláramos. ramos. No cerraría las empresas presas porque son las que dan el empleo. O no sé, ess que apenas estando ahí,, en la silla...

LA LICUADORA Nadie es homogéneo, análogo, todos son una mezcla de… Una pizquita genética de fulanito, otra de menganito y una cucharadita de perenganito. Si no lo crees, ve cómo metes en una licuadora un tantito de éste, más del otro y un puñito de aquél, y luego verás quién sale:

Pablo Montero

El Cochiloco

El Botija

El Grande

VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010 / www.semanariocoahuila.com

1.

Desde 1994, las cosas en este país se mueven rápidamente. Después de 70 años de estabilidad, de cambios estrictamente controlados, de un sistema minuciosamente codificado de ascensos y descensos, comenzó a partir de aquel año la era de la inestabilidad, del cambio a contrapelo, de la apertura total de las jerarquías. Humberto Moreira es un político que se mueve en un país que se mueve, imprevisible, donde las reglas se reinventan todos los días. Pertenece a esa generación del cambio –tenía 27de edad en el año axial de 1994, a los políticos del siglo 21, a quienes corresponde sentar las bases del México del nuevo milenio. No es un cachorro de la Revolución, sino un león joven que se prepara para conquistar el porvenir.

3


| Claro que ud. lo sabe

| Los menesteres del ocio

|| Por Miguel Agustín Perales

|| Por Alfredo García

1.- En … comedia de Aristófanes, las mujeres atenienses y espartanas logran, mediante una huelga de amor, que Atenas y Esparta firmen las paces.

Imperialismo hormiga. Le presento a continuación una lista completa de los emperadores de Trebisonda, minúsculo Estado de Anatolia (la actual Turquía), sobre el Mar Negro, cercano a la actual Georgia, que durante los siglos XIII y XIV se arrogó la sucesión de los derechos universales del Imperio bizantino, temporalmente borrado del mapa por las invasiones de los mongoles y los turcos (ninguno de ellos tuvo mayor autoridad de la que podría presumir actualmente cualquier gobernador de Tlaxcala):

■ A) Lisístrata; ■ B) Las nubes; ■ C) La asamblea de las

VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010 / www.semanariocoahuila.com

A) 19; B) 20; C) 21; D) 22.

2.- Don José María Morelos y Pavón nació en …

■ ■ ■ ■

■ ■ ■ ■

7.- … compuso la música para la película “El baisano Jalil”.

A) Cuautla; B) Chilapa; C) Valladolid; D) Chilpancingo.

3.- … fue la primera campeona mundial de ajedrez. ■ ■ ■ ■

A) Judit Polgár: B) Maia Chiburdanidze: C) Zsuzsa Polgár; D) Vera Menchik.

4.- Sebastopol es una ciudad … ■ ■ ■ ■

A) finlandesa; B) ucraniana; C) sueca; D) holandesa.

■ ■ ■ ■

A) Ferde Grofé; B) Aaron Copland; C) Paul Dukas; D) Leonard Bernstein.

A) Mario Ruiz Armengol; B) Mario Lavista, C) Joaquín Pardavé; D) Agustín Lara.

8.- De las opciones que se le ofrecen, elija la que complete (correctamente, claro) el siguiente fragmento de “Suave patria”. Diré con una épica sordina: / la patria es impecable y … ■ ■ ■ ■

A) matutina; B) diamantina; C) sibilina; D) cristalina.

◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗

Alejo I (1204-1222) Andrónico I Gidos (1222-1235) Juan I Axouchos (1235-1238) Manuel I (1238-1263) Andrónico II (1263-1266) Jorge (1266-1280) Juan II (1280-1284) Teodora (1284-1285) Juan II (1285-1297, 2ª vez) Alejo II (1297-1330) Andrónico III (1330-1332) Manuel II (1332) Basilio (1332-1340) Irene Paleólogo (1340-1341) Ana (1341) Miguel (1341) Ana (1341-1342, 2ª vez) Juan III (1342-1344)

◗ ◗ ◗ ◗ ◗ ◗

Miguel (1344-1349, 2ª vez) Alejo III (1349-1390) Manuel III (1390-1416) Alejo IV (1416-1429) Juan IV (1429-1459) David (1459-1461)

Scienza nuova. La emporiatría es la ciencia que ayuda a cuidar la salud de los viajeros. Se funda en dos hechos: 1) el deterioro de la salud de las personas que viajan es proporcionalmente mayor al de la población en general, que permanece sedentaria; 2) ciertos fenómenos –por ejemplo, los cambios bruscos de ambiente en los viajes por avión- originan patologías características en los viajeros. Sobre la virtud. “Es difícil llegar a ser verdaderamente virtuoso, a ser cuadrado de las manos, de los pies y del espíritu, en fin, a no tener la menor imperfección. Yo, a todo hombre que no comete acción vergonzosa, de buena gana le alabo, le quiero; pero la necesidad es más fuerte que los dioses mismos. Yo alabo y amo de buena gana a todos los que no hacen cosa que sea vergonzosa; porque hay otros hombres a quienes alabo y amo a pesar mío”: Simónides de Ceos.

Respuestas: 1) a; 2) c; 3) d; 4) b; 5) d; 6) c; 7) a; 8) b.

4

■ ■ ■ ■

6.- “El aprendiz de brujo” es una obra del compositor …

mujeres; ■ D) Pluto.

SEMANARIO

5.- Este año, en nuestro hemisferio, el otoño comienza el … de septiembre.

SUPERMÉNDEZ

El único superhéroe de Saltillo y la región (incluyendo Ramos)

Por J. Latapí


Lunes 20 de septiembre de 2010 VANGUARDIA 5


VIDEÓDROMO

LOS HOMBRES QUE ODIABAN A LAS MUJERES LA PELÍCULA ES CASI TAN INQUIETANTE, FRÍA Y TERRORÍFICA COMO LA NOVELA, Y ESTE ES UN GRAN CUMPLIDO Por Esteban Cárdenas

6

VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010 / www.semanariocoahuila.com

SEMANARIO

Convertir un libro en una Niels Arden película no es Oplev nada fácil, y 2010 menos si se trata de una novela como Los hombres que odiaban a las mujeres, que en el último año se ha convertido en un fenómeno literario global que aún domina varias listas de best sellers en el mundo. Afortunadamente para quienes disfrutamos Los hombres que odiaban a las mujeres y el resto de la trilogía Milennium de Stieg Larsson, el realizador sueco Niels Arden Oplev logró destilar lo mejor de la novela y a pesar de su naturaleza complicada, la convierte en una cinta que respeta su material fuente, que lo interpreta elegantemente y que replica bien la tensión y el suspenso de la historia original. Los hombres que odiaban a las

mujeres es un thriller que trata sobre Mikael Blomkvist (MIchael Nyqvist), un periodista que acaba de perder un juicio en contra de un empresario por difamación. Después de haber sido sentenciado a tres meses de cárcel, desgraciado y derrotado, Blomkvist se encuentra en una comida familiar cuando recibe una llamada de Henrik Vanger (Sven-Bertil Taube), un magnate sueco que lleva cuarenta años tratando de resolver el misterio de la desaparición de su sobrina Harriet Vanger. A cambio de una suma generosa, Michael se muda a la isla de Hedeby, en donde deberá reconstruir los hechos para descubrir que pasó con la chica. Con la ayuda de Lisbeth Salander (Noomi Rapace), una enigmática investigadora privada llena de tatuajes y piercings que entra por azares del destino a la vida de Michael, juntos comienzan a descubrir un mundo de intrigas sórdidas y violentas detrás de la disfuncional familia Vagner.

Además de la precisión matemática de Stieg Larsson para administrar el drama y la tensión en su novela, el interesantísimo personaje de Salander es lo que la ha hecho tan emocionante para millones, y es por eso que el casting de la protagonista era de vital importancia para que la película funcionara. Arden Oplev encontró a su Salander en Noomi Rapace, y la verdad el director se ganó la lotería. Rapace es una actriz finlandesa que hace suyo el personaje de Salander, y que traduce la voracidad y la furia de la chica del libro a un performance físico, crudo y potente que, como en la novela, nos absorbe por completo y nos deja mistificados por ella. Por otro lado, Nyqvist es adecuado para Bloomkvist, pues una vez que entra en escena Salander se mantiene en la periferia, mientras que ella se lleva la historia en sus diminutos hombros. La cinta dura 152 minutos,

RADAR

Suena a…

Por Esteban Cárdenas escardenas@vanguardia.com.mx Creo que The Walkmen se hicieron medio famosos con su sencillo “The Rat”, desprendido del disco Bows + Arrows del 2004. En esta canción angustiosa, que apareció en varias listas de lo mejor del año en aquel The Walkmen entonces, este quinteto neoyorquino hacía a la perLisbon fección lo que mejor sabe 2010 hacer, pop rock nervioso y catártico, que apareció en comerciales de coches y que a la vez sonorizó las habitaciones de millones de universitarios en crisis existencial por todo el mundo. Aunque ahora se nota que han envejecido un poco, en Lisbon los Walkmen siguen navegando las mismas aguas, y entregan su mejor material desde el 2004. La voz de Hamilton Leithauser, quien hace su mejor esfuerzo para imitar a los

pero estos se pasan volando, ya que el ritmo de la película es preciso y efectivo, y nos mantiene interesados de principio a fin. Por algo, actualmente se encuentra en producción una versión norteamericana de la historia. Habrá que esperar a ver el remake gringo de la cinta, que será dirigido por David Fincher, pero por lo pronto, esta versión sueca basta para quienes no quieren leer el libro y llevan preguntándose el por qué de tanto escándalo a su alrededor. La película es casi tan inquietante, fría y terrorífica como la novela, y este es un gran cumplido. Aunque el libro siempre va a ser mejor, hay que aceptar que esta versión fílmica de la historia de Michael Bloomkvist y su amiga Lisbeth Salander, uno de los personajes novelísticos más interesantes y absorbentes de los últimos años, es una interpretación fílmica bastante buena, y un complemento visual más que adecuado para la novela.

rockeros ingleses de los sesenta, sigue temblorosa entre las guitarras angulares y los escasos tambores en canciones como la abridora: Juveniles, una frágil pseudo-balada quejumbrosa que se ejecuta bien y se graba aún mejor, gracias a las técnicas de producción obsesivas del grupo. “Angela Surf City” es la canción mas consumible del disco, y está en la vena de otros grupos actuales que estan tomando referencias de surf rock californiano, combinando una pared de sonido gigantesca con distorsiones y atmósferas psicodélicas, pero a mí me pareció mas interesante la propuesta de piezas como “Stranded”, una balada lánguida y desesperada que mezcla guitarras atmosféricas con unas trompetas medio mariachiescas con resultados muy emotivos. “Lisbon” es un disco maduro de una de los grupos de la escena neoyorquina que más influencia han tenido sobre las nuevas generaciones de bandas indie que a pesar de tocar lugares comunes, no se diluye entre el trabajo del resto de sus contemporáneos.

THE NATIONAL Boxer 2007

WOLF PARADE Apologies to the Queen Mary 2005

OKKERVIL RIVER The Stage Names 2007


Lunes 20 de septiembre de 2010 VANGUARDIA 7


DIS CRI MINA

POR ENCIMA DE LA LEY, LOS DEPARTAMENTOS DE RECURSOS HUMANOS DE MUCHAS EMPRESAS DISCRIMINAN A SUS EMPLEADOS, QUIENES POCAS VECES SE ATREVEN A INTERPONER UNA DENUNCIA. LAS RAZONES PARA SER RECHAZADOS PUEDEN SER MUCHAS, AQUÍ LAS HISTORIAS… P O R C É S A R GA Y TÁ N

8 VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010


RECHAZADOS POR SER DIFERENTES

S

us voces representan lo que muchos otros ciudadanos han tenido que soportar injustamente para poder conseguir un trabajo. Tan sólo en lo que va del 2010 se han presentado un total de 785 denuncias, según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. Los términos igualdad y oportunidad no son más que ideales perdidos para ellos. En este mismo periodo se han registrado 140 casos por preferencia sexual; 126 por causas de

salud y 91 por discapacidad. Cada uno de ellos se pregunta en dónde quedan sus derechos, ya que a cambio del esfuerzo no obtienen nada. La apariencia física (77 casos), la edad (60 casos), el género (53 casos), incluso la religión (5 casos) o el estado civil (5 casos) se vuelven factores determinantes para conseguir un trabajo. Aquí las historias de algunas personas que han luchado por una oportunidad pese a los tratos injustos, evidencia de una realidad desatendida en México y que para muchos no son más que estadísticas.

Lunes 20 de septiembre de 2010 VANGUARDIA 9


140

denuncias en México por discriminación relacionada a preferencias sexuales.

“NO QUEREMOS G A Gina

lo que le ha causado más problemas para conseguir trabajo ha sido su preferencia sexual. A sus 29 años no logra entender por qué la gente cree que su gusto por los hombres interfiere con su desempeño laboral. “Pero qué van a entender”, replica algo molesto, “si ni siquiera existe respeto por uno mismo”. Califica como ilógico y absurdo ese tipo de comportamiento que, dice bajando el tono de su voz, está basado en prejuicios infundados. “¿Nada más por ser gay no soy capaz? ¿En qué se puede diferenciar mi desempeño laboral al de otras personas?” pregunta Gina gritándole a las cuatro paredes de su habitación, pero lo único que obtiene es un mar de silencio e indiferencia. A raíz de ello, y a las convenciones sociales, ha querido mantenerlo en secreto para no tener más problemas de los que ya tiene. Lo que le ayuda a disimularlo, dice en tono alegre, son sus rasgos físicos. “Nadie espera que un hombre de complexión tan tosca como yo sea gay”, dice refiriéndose seguramente a su casi 1.80 de estatura, a la expresión de sus ojos algo caída que sugiere enojo y a las líneas bastante marcadas de su rostro. Y es que el engranaje mediante el cual se mueve la sociedad no le ha favorecido mucho que digamos. Una 10 VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010

pizca de duda se diluye en su voz cuando me cuenta que no le falta nada, aunque a veces quisiera un poquito más de paciencia, porque ya aprendió que el mundo no está del todo preparado para recibir con los brazos abiertos a personas como él, “diferentes”. Recuerda que su niñez fue como la de cualquier otro pequeño de clase media: nunca le faltó nada, aunque tampoco estaba llena de lujos. La casa de INFONAVIT color marrón, en la que vivió hasta los 8 años está llena de memorias, como cuando jugaba con sus carritos en el piso de la entrada o cuando pasaba horas haciendo de superhéroe. “Agarraba un par de cortinas rojas que tenía mi mamá y le daba la vuelta a la casa fingiendo que era Superman y que peleaba contra ladrones y demás villanos”, cuenta mientras eleva sus manos hacia el techo y hace una pose de héroe de comic. Sin embargo, fue en la adolescencia cuando sus gustos se hicieron notorios. Estaba por terminar secundaria cuando, en una fiesta “y gracias al valor que proporciona el alcohol”, terminó besando a uno de sus compañeros de clase. Esboza una sonrisa para decir que llevaba algunas semanas confundido al respecto, pero ese hecho le hizo reconsiderar sus gustos.

“Desde antes las niñas no me llamaban mucho la atención, pero creí que era normal por la edad”, interrumpe con un pausa prolongada, “sin embargo cuando tuve esa experiencia comprendí que en realidad me gustaban los hombres”. A partir de ahí, su naturaleza fue adoptando una postura diferente. “Me comencé a conocer realmente”, cuenta. Lo que Gina no esperaba es que mientras más cómodo se sintiera consigo mismo, el mundo más lo rechazaría, pues significó el comenzó de las burlas, los ataques, las críticas… “¿Qué haces entonces? A esa edad, aunque no quieras, te importa mucho lo que digan de ti”. Gina recuerda que trató de no darle mucha importancia, “pero son detallitos que se te graban en el alma y el corazón que terminan sin poder borrarse”. Su mirada se despabila un poco, toma aire y enciende un cigarro para contar que aunque había sido capaz de esconder sus preferencias de su familia, tenía mucho miedo de que se enteraran. Creía que su madre lo aceptaría al fin tras haberle explicado, pero sería la decepción más grande para su papá, quien le repetía constantemente cómo debía ser un hombre: “sé fuerte, sé rudo, no llores –me decía-. Lo último que mi papá quería era un hijo homosexual”.


ENTE ASÍ” Para su mala suerte, su pesadilla se hizo realidad al año siguiente cuando en vacaciones de verano, su padre intentó conseguirle un trabajo. “Un amigo suyo trabajaba en una empresa automotriz y me consiguió una entrevista. Yo no quería, pero tampoco podía negarme. Me llevó a la fábrica, me hicieron preguntas y al final nos dijeron que aunque podía hacer bien el trabajo no querían personas como yo. ‘¿Cómo?’ preguntó mi papá. ‘Así… afeminados”. Los puños de Gina se cierran como intentado aprisionar el dolor que supuso el distanciamiento con su familia, pues aunque su padre nunca dijo una palabra al respecto, Gina asume que fue un golpe que jamás pensó recibir, ya que comenzó a ser más frío, distante y hasta grosero. Incluso lo miraba diferente, “como con asco”. Y es que a don Pedro, su padre, de 83 años, le enseñaron que aquel al que le gustaban los hombres, no merecía respeto. Del asunto nunca se volvió a hablar en casa, y por el mismo miedo, Gina jamás lo platicó con sus amigos. Así, poco a poco, se fue dando cuenta de que lo irían haciendo a un lado. Eso significó, a sus 16 años, darse cuenta de que sus

preferencias sexuales le traerían problemas, ya que la tolerancia hacia la homosexualidad era impensable en una sociedad como la mexicana, la cual, dice, está formada y educada a base de prejuicios. “Cuando se enteran de que eres gay, te dejan de ver como persona. Se pierden tus derechos, tus facultades y capacidades. ¿En que te conviertes? En un peligro para la sociedad, sin nombre y con la culpa de los problemas de los demás”. Además de eso, comenta que ser gay en los 80’s era más difícil que hoy en día. En ese entonces, dice alzando la voz, era como estar rodeado de un ejército enemigo. “Nadie lo comprendía y pensaban que era una enfermedad o una perversión”. Si bien, explica, aunque hoy es más fácil, sigue siendo difícil ser diferente en un mundo mayoritariamente heterosexual. No se tienen muchas oportunidades, dice Gina, para donde quiera que se mire tú eres el señalado. No quieren ni que te les acerques. “¿A dónde vas cuando necesitas divertirte? ¿A quién recurres si buscas un amigo? Pues a ti mismo, porque estás solo”. Lo siguiente que notó fue que además de no poder disfrutar de una vida social normal, en el ambiente laboral era la misma situación. En muchas de las entrevistas

de trabajo a las que ha asistido, le han preguntado sobre sus preferencias sexuales, aunque, según dice, no tiene nada que ver. “Sucede en todas partes, en todos los niveles. Te preguntan tu preferencia sexual como un requisito. Y eso en los mejores casos. Cuando no, te hacen todas las pruebas, todas las preguntas, y al final te responden que siempre que no, ‘que no pueden aceptar gente así’. Eso te mata moralmente”. Y eso no es todo. En otra ocasión ni siquiera había entrado a la oficina en donde le aplicarían la entrevista cuando un hombre de traje se le acercó y le dijo que en esa empresa no lo podían aceptar. “Pero ni siquiera he hecho la entrevista”, contestó. “No hace falta, aquí no agarran gente como tú”. Aún así, Gina mantiene la esperanza de que con el tiempo la gente comprenda que no importando las preferencias sexuales, se les trate como personas. Lo que hace falta es tolerancia, respeto y un cambio de actitud, dice. “Muchas personas están a favor de la tolerancia, pero no se expresan por miedo a que también se les critique. Se debe alzar la voz. Ahí están los movimientos sociales que cada vez cobran más fuerza, sí se puede, sé que se puede”. Lunes 20 de septiembre de 2010 VANGUARDIA 11


“ME MIRAN RARO” “No podemos dejar que trabajes aquí aunque tengas todo lo que se necesita. No lo tomes personal” le dijo el entrevistador sin atreverse a verla directamente a los ojos. “Como se trata de tener un trato con la gente, es importante que, tú sabes, se necesita ser estético”. Fue la primera vez que sintió que las cosas iban realmente mal. Ya estaba acostumbrada a los insultos y las burlas desde que era una niña, pero nunca esperó que su peso fuera un problema para conseguir trabajo. Desde el principio notó que la miraba raro, pero no le dijo nada, y es que la ropa holgada no le sirvió para esconder sus 120 kilos. No bastaba su excelente promedio en la escuela de administración, ni el montón de cursos que había tomado. Entendió por completo el significado de la palabra discriminación cuando le dijeron que “era muy gorda como para contratarla”. Lo que casi nadie sabe es que su condición es un problema de salud. Le falló la tiroides cuando tenía 22 años, cuando estaba en la universidad. “En ese entonces pesaba 70 kilos y mi vida era como la de cualquier estudiante”. A partir de ahí su metabolismo comenzó a sufrir cambios radicales que jamás había experimentado. De ellos el más visible fue el aumento de peso desmedido. “Me transformé en una persona diferente en menos de 1 año”, cuenta fijando los ojos en sus manos. Sus padres intentaron todo tipo de dietas y programas de nutrición, pero nada funcionó ya que se trataba de un problema diferente. Era hipotiroidismo, lo que causaba que su metabolismo se alentara, causando el cambio de peso. La única manera con la que pudo controlar dicho problema fue quemar la tiroides con yodo, que es lo que normalmente se hace. Eso le ayudó a desaparecer más de 30 kilos, ya que antes pesaba 152. Las cosas, desde ese entonces han ido mejorando. Hoy, Martha trabaja como la asistente de su hermano Felipe, quien dirige algunos salones para fiestas. “No es lo que yo quería hacer, ni siquiera tiene algo que ver con lo que estudié, pero no sé cuándo la gente como yo podamos tener una oportunidad”.

12 VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010


“PIÉNSALO DOS VECES ANTES DE EMBARAZARTE” Supo inmediatamente que estaba despedida al ver sus cosas en el piso, afuera de su oficina, en una caja de plástico. Cuando se acercó vio que otra mujer ocupaba su lugar. Érica estaba por enterarse que tener a su hija le había costado el trabajo. Sin encontrar una explicación, caminó aprisa hasta la oficina de su jefe. Abrió la puerta de cristal sin tocar y lo confrontó: – Don Felipe, ¿por qué están mis cosas en el suelo? –preguntó. – ¿No te lo dije? –pronunció el hombre de traje con aires de “te lo advertí, pero no hiciste caso”–. Ya no trabajas aquí, creo que no te enteraste porque estabas ocupada teniendo a tu bebé, pero muchas gracias por todo. Sin que nadie dijera algo más, le dio a firmar unos papeles y su último pago fechado el 25 de mayo de 2005. Pasó a ser una más de las 3.4 millones de personas sin empleo en ese año. En su trabajo era la asistente del jefe de recursos humanos en una compañía productora de artículos electrónicos. Tenía 24 años recién cumplidos y ya había sido elegida cuatro veces como empleada del mes. El miércoles 16 de junio de 2004 supo que estaba embarazada de Edna.

44

denuncias en México por discriminación a embarazadas en 2010. Mario, su esposo, fue, la abrazó y le cambió la mirada, “como con magia” dice Érica. Don Felipe, en cambio, no encontraba la alegría en tal suceso. Le dijo más bien que estar embarazada podía afectar su trabajo. – ¿Te amenazó o algo? –pregunté. – No. Bueno, no sé. Antes de esto, me había dicho muchas veces que pensara dos veces en hacerlo. Luego de que le di la noticia me decía que ojalá no me descuidara mucho porque podía perder el puesto. – ¿Lo denunciaste? – No, porque era él quien decidía quién se quedaba y quién se iba Días antes de partir a su incapacidad le dijo: –Tómate el tiempo necesa-

rio para descansar y recuperarte. Aquí te espero–. Érica creyó las palabras de su jefe, sin sospechar que eran falsas. Hoy, Edna tiene 6 años, ya va a la primaria, y es muy parecida a su padre porque tiene su misma nariz y sus mismos ojos grandes, pero en lo demás es idéntica a su mamá, sobre todo por la piel blanca. Ah, sí! Y Miguelito. Su segundo hijo, 2 años menor que su hermana. Éste casi siempre anda de la mano de su mamá, pero de su papá no sabe nada. Porque dos semanas antes de que Érica supiera que lo iba a tener, Mario decidió irse de la casa y no regresar. “Que porque eran muchos gastos” Los que la ayudaron a salir adelante al principio fueron sus papás, “dándole una partecita de la pensión”, pero ella no los dejó. Con el tiempo, su hermano Héctor le consiguió trabajo en una maquiladora y ahora es secretaria. “El resto ya no importa”, dice, con la voz cansada, refiriéndose a las cuentas que tiene que cubrir con sus 2 mil pesos a la semana, y que apenas le alcanza para darles de comer a sus hijos. Lo dice por no haber podido seguir su sueño de convertirse en una exitosa empresaria. Y también lo dice por haber vivido “la injusticia de la cual fui víctima”.

Lunes 20 de septiembre de 2010 VANGUARDIA 13


77

denuncias en México por discriminación relacionada con apariencia física.

14 VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010

se tatuaron el nombre del otro en el brazo, no se imaginaron que eso casi les costaría perder un trabajo. Ambos son originarios de Monterrey, pero decidieron venir a vivir a Saltillo, “porque es se vive más tranquilo”. Apenas se instalaron, decidieron hacerse el tatuaje, como símbolo de la nueva etapa que estaban empezando. – Fuimos al establecimiento y nos hicieron el trabajo. – ¿Qué les dijo el tatuador al respecto? –les pregunté. – Que nadie nos podía negar el trabajo por tener un tatuaje, y que incluso era un delito si lo hacían. Así, recuerda Pedro al fruncir un poco le ceño, fue a la entrevista. Como de costumbre se vistió formal y manejó hasta la compañía. La entrevista fue amena y casi le aseguraron el puesto tras haber revisado su curriculum, sin embargo hubo un último detalle. “La cara del tipo que me estaba entrevistando cambió cuando me preguntó si tenía un tatuaje y le dije que ‘sí’. Hizo un gesto feo, así como de cuando algo no te gusta y me dijo que era una lástima, ya que ahí no aceptaba gente con tatuajes”. – Pero no es visible –contestó Pedro. – No importa señor, son políticas de la empresa. – Pero el que me hizo el tatuaje dijo que no me podían decir nada por traerlo. – Eso discútalo con él. Aquí no aceptamos a nadie así, que den una mala imagen. Con los pensamientos revueltos, Pedro fue con el tatuador para reclamarle que por su culpa no lo había querido contratar. Pero tras hablar por algunos momentos, decidió demandar a la empresa. Al principio tenía dudas de que estuviera haciendo lo correcto y de tener posibilidades de ganar. Sin embargo, con el asesoramiento de un abogado lograron demostrar que el trato que recibió fue, no sólo injustificado, sino un delito. Para ello, el asesor legal explicó que se apoyaron en el artículo 13, sección III, de la Ley para Promover la Igualdad y Prevenir la Discriminación en el Estado de Coahuila, que establece como discriminación “Prohibir la libre elección de empleo, o restringir las oportunidades de acceso, permanencia y ascenso en el mismo, así como limitar el ingreso a los programas de capacitación y formación profesional”. El proceso duró cerca de un año, dice Pedro antes de dejar escapar un suspiro, pero finalmente lo ganó. Además de eso, la empresa lo contrató ya que se vio sin argumentos, y hoy lleva 2 años laborando ahí. Su esposa Andrea había conseguido un buen contrato en un hotel pero… – Y luego, Andrea ¿qué pasó? –le pregunté. – Pues lo mismo que a mi marido. No les importó que supiera hacer mi trabajo –me responde. Uno de los lugares a los que fue a buscar trabajo cuando llegó a Saltillo fue un hotel. Su experiencia en el área causó comentarios como “eres la persona que estábamos esperando” y “prácticamente estás dentro”. Le dieron algunas hojas a firmar dentro de las cuales se encontraba un cuestionario. Cuando la entrevistadora las leyó con detenimiento, volteó de pronto y le dijo: – ¡No me diga que tiene tatuajes! – Sí –contestó Andrea. – Nombre señorita, eso cambia todo. Aquí no se permite tener tatuajes. Es política de la empresa. Lo primero que hizo fue buscar un abogado y poner una demanda, que ganó en menos de seis meses, ya que además de que ya había firmado el contrato, se acusó al hotel por discriminación.

MARCADOS

Cuando Pedro y su esposa Andrea

La cara del tipo que me estaba entrevistando cambió cuando me preguntó si tenía un tatuaje y le dije que ‘sí’. Hizo un gesto feo, así como de cuando algo no te gusta y me dijo que era una lástima, ya que ahí no aceptaba gente con tatuajes”.


Lunes 20 de septiembre de 2010 VANGUARDIA 15


16 VANGUARDIA Lunes 20 de septiembre de 2010


Semanario: Rechazados por ser diferentes  

Hacerse un tatuaje, tener un bebé, ser gay o tener sobrepeso pueden ser impedimentos para trabajar en Coahuila, así lo demuestran estas hist...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you