Page 1

Suplemento especial/ 6 de AGOSTO de 2008

ROSTRO DE LA FE IV CENTENARIO 1608-2008


02 Vanguardia 6 de agosto de 2008


IV CENTENARIO 1608-2008

Hoy los invitados especiales del Santo Cristo son los pobres, campesinos, obreros, amas de casa, madres solteras, jóvenes desempleados, indigentes, enfermos, personas de la tercera edad y con capacidades diferentes, a ellos se refiere el evangelio de Mateo 25, 31-36 cuando dice “Vengan benditos de mi Padre”. El Obispo Raúl Vera López dice que son ellos, los que por su difícil situación se identifican más con un Cristo Sufriente que les inspira la esperanza de un Dios resucitado.

Agenda 6 de Agosto

05:00 hrs. Mañanitas al Santo Cristo 13:00 hrs. Misa con el Obispo Raúl Vera 17:00 hrs. Rosario y Bendición Eucarística 22:00 hrs. Pólvora Celebraciones eucarísticas cada hora. 7 de agosto

09:00 hrs. Traslado de la imagen a la Capilla 17:00 hrs. Ascenso del Santo Cristo

NOBLES CABALLEROS Durante tres de los cuatro siglos que ha tenido la imagen, un grupo de piadosos hombres y mujeres la han custodiado celosamente. Es la Cofradía del Santo Cristo, fieles guardianes de esta devoción popular.

18 21 25 26 28 32 16 34 17

cuatro siglos de fe

miradas de dios

historia, leyenda y fe

sufriente pero resucitado

las cinco casas del pastor

¡Viva el santo cristo!

Fuente inagotable de milagros

guardianes sagrados

un cristo que rejuvenece

la inspiración de la cruz

como buen discÍpulo

pinceladas de fe

una joya única

del espíritu a la lente

el cristo que no ves

dirección general: diana galindo de castilla direccion editorial: armando castilla galindo subdirección editorial: Ricardo mendoza coordinador suplementos: rosa martha de la peña editor: jesús castro diseño: edgar de la garza Fotografía en portada: francisco lubert Fotografías: miguel sierra, francisco lubert, daniel becerril, othón figueroa, alejandro treviño, héctor garcía corrección: ana sakanassi suplemento comercial del periódico Vanguardia. Oficinas: Venustiano Carranza 1918 Colonia República. Saltillo, Coahuila http://www.vanguardia.com.mx

Índice

Vanguardia 6 de agosto de 2008

SITIO DE HONOR

04 06 08 10 12 14

03


IV CENTENARIO 1608-2008

Cuatro siglos de fe &

04

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Prólogo

&

V

P o r Es p e r a n z a D á v i l a S o t a

anguardia, el periódico de Saltillo, no podía permanecer indiferente al júbilo saltillense por el cuarto centenario de la imagen que desde tiempos remotos, ocupa en los corazones católicos el lugar de santo patrono de la ciudad. Es por eso que hoy, 6 de agosto se une a las festividades al dedicar este suplemento especial al Santo Cristo de la Capilla, llamado así desde que la venerada efigie fuera traída a estas tierras por Santos Rojo, uno de los primeros pobladores de la villa, en tiempos de la Colonia. Artículos, reportajes, entrevistas y fotografías sobre el tema ofrecen al lector una extensa y completa visión de todos los aspectos relacionados con el Señor de la Capilla: su estilo y su traza, su procedencia y hechura, los elementos históricos y legendarios en su entorno, sus moradas, los milagros y gracias concedidos, sus cofradías, las expresiones de fe, su valor como pieza artística, los cuidados que requiere, el arte a su alrededor, el fervor, la devoción. Jesús Castro, autor de varios artículos, evoca la historia y la leyenda en las que el misterio que rodea el arribo de la venerada imagen a Saltillo actúa como elemento hechizador y las compara con las de otros Cristos, que como el de la Capilla, han atrapado la fe de los devotos; aborda el por qué el discípulo Santiago cede al Santo Cristo el honor de custodiar a su grey; recorre el camino de sus distintas moradas; con el padre Humberto González, nos dice cómo llega la imagen a su cuarto centenario y entrevista al obispo Raúl Vera. Violeta Ramírez nos traslada al inicio de las cofradías y al contagio de la fe de los guardianes mayores a los jóvenes cuidadores. Karla Garza hace un recorrido por los milagros, desde los asentados en la Crónica del Bachiller Fuentes hasta los más actuales y los testimonios de gratitud que han perdurado por siglos. Flor Zamarrón

ejemplifica el fervor en el ritual del traslado del Cristo a la Catedral y el estallido de la fe en el grito ¡Viva el Santo Cristo! que brota del pecho de viejos y jóvenes. Ana Sakanassi analiza la inspiración que incita el Señor de la Capilla en poetas y pintores, y los cánticos dedicados a su imagen y devoción. Humberto Vázquez Galindo habla del Santo Cristo del pintor de batallas, Francisco de Paula y Mendoza, resguardado por sus descendientes y descubierto por la curiosidad del historiador Javier Villarreal Lozano. Y, finalmente, Silvia Georgina Estrada narra cómo se detuvo el tiempo en el momento en que la luz caía en forma precisa sobre la venerada imagen para que la lente del fotógrafo Francisco Lubbert captara el testimonio gráfico del sentimiento espiritual y el dolor del Cristo en la cruz. Así nos atrapa "Entre la realidad y el mito". El mismo sugerente título que la autora dio a su libro de historias, viene ya rebosante de evocación, con aromas de misterio, sabores populares, imágenes exóticas, personajes fantásticos, desconocidos o enigmáticos, que prometen narraciones envueltas en la pátina del tiempo, con la sabiduría, la imaginación y la fantasía populares. El Santo Cristo de la Capilla es el complemento, la señal, la imagen, que como la tierra, cobija y da sentido de pertenencia al catolicismo saltillense. Es indudable que la manufactura y proporciones reales de la pieza, aunadas a su actitud dulcificada por la belleza y la perfección de sus formas humanas, cautivaron desde el principio la devoción de los saltillenses, que encontraron en la imagen un motivo para volcar su fe y depositar sus esperanzas. Pronto divulgados sus milagros por los mercaderes y viajeros en lugares remotos, la devoción trascendió la dimensión local para establecerse en otros sitios desde los cuales sus fieles, en peregrinación de fervor, se trasladan a Saltillo cada 6 de agosto para agradecer los favores recibidos y gozar de su contemplación.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 05


IV CENTENARIO 1608-2008

En 1761 se adornaba la fachada de la Capilla con florones formados con cogollos de palma, se iluminaba por las noches con cazoletas DE aceite o sebo.

Historia, Leyenda y FE

VERDAD. Sea cual sea el origen del Cristo, el fervor de los saltillences no disminuye.

06

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Origen

POR J e s ú s C a s t r o Foto: Miguel Sierra

C

uenta la tradición que un día llegó una mula cargada con una caja de madera, se detuvo en medio del poblado ante el asombro de los vecinos. Al pasar las horas y ver que no aparecía su dueño, las autoridades decidieron inspeccionar la carga. Fue entonces que encontraron una preciosa imagen del Crucificado, que se convirtió desde ese momento en el Santo Patrono de la localidad. Un saltillense puede pensar que la narración antes señalada se refiere al origen milagroso del Santo Cristo de la Capilla, pero no es así. Se trata de la forma como según relatos del siglo 16, apareció la imagen del Santo Cristo de Plateros, en Zacatecas. Ese crucifijo -cuenta el relato- procedía de Jalapa, Veracruz, su destino era la diócesis de Durango, sin embargo por motivos que nadie sabe explicar, fue a dar a un poblado cerca de Fresnillo, lo que hoy se conoce como Plateros, donde ganó fama de milagroso. La versión es parecida, casi igual a la que se cuenta del Santo Cristo de la Capilla en Saltillo. Dice un texto recopilado por Oscar Dávila y Sergio Recio: “…de la escultura tan querida por los saltillenses se afirma que estaba destinada a la Catedral de Guadalajara y que la mula procedente de Jalapa

¿Llegó el Santo Cristo en una mula o lo trajo Santos Rojo de Veracruz? Verdad y ficción han convivido por cuatro siglos. Pero el de Saltillo no es el único caso.

se desvió, yéndose directamente a Saltillo. “El 6 de agosto de 1608 apareció ante el asombro de los habitantes una mula cargada con una gran caja; se detuvo frente a la plaza de armas y al abrir la caja se enteraron que contenía la escultura de Cristo crucificado”. Ese tipo de relato milagroso se encuentra también en otro Cristo muy milagroso que veneran en Mazapil, Zacatecas. De “Nuestro Padre Jesús”, como se le conoce, narra Pedro Ascasio Ortiz, cronista de aquella población: “un 6 de agosto encontraron en el camino entre hacienda de Cedros y Mazapil, una caja de madera, con bisagras y bien forrada de cuero. Unos viajeros vieron cuando se le cayó a una mula, se acercaron y abrieron la caja. ¡Nuestro Padre Jesús!, exclamaron”. Una narración parecida se atribuye al Señor de Tila, en Chiapas y dentro de las variadas historias que intentan explicar la llegada del Cristo de Chalma, está la de haber sido encontrada en una caja de madera dentro de unas grutas. LO DICE LA HISTORIA Este tipo de relatos se pueden encontrar a lo largo de la república mexicana, así lo manifiesta el padre José Luis del Río y Santiago, párroco del Ojo de Agua. “Hay como cinco Cristos así, con las mismas características, parece que incluso todos fueron hechos, o comprados en Veracruz”, manifiesta el sacerdote. Sin embargo, expresa que en la mayoría de los casos existe una versión paralela, basada en documentos históricos que dan fe del arribo de las imágenes por medios humanos, como el caso de la venerada en Saltillo. “Ya para nadie es un secreto que el Santo Cristo lo trajo Santos Rojo, de eso constan varios docu-

mentos”, refiere el presbítero. En efecto, el bachiller D. Pedro Fuentes, en su libro Historia de la Villa del Saltillo explica: “Habiendo pasado don Santos Rojo el año de 1607, desde ésta Villa de Santiago del Saltillo, hasta Jalapa, a negociar efectos de Castilla, trajo consigo una escultura del Cristo con mansas pupilas, negra cabellera y hermosas facciones”. De la misma manera se conocen las procedencias de los otros Cristos, por ejemplo al de Mazapil se le atribuye la compra al alguacil de la Santa Inquisición Juan de Urrea, el de Plateros a los primeros mineros que llegaron a fundar el lugar y el de Tila a los misioneros enviados por el obispo Francisco Núñez de la Vega. “NUESTRO SANTO” Sobre la costumbre de los mexicanos por crear historias místicas para explicar acontecimientos religiosos importantes, la socióloga y catedrática Soila Hernández explicó que es una necesidad típica de los pueblos antiguos, para integrar una nueva doctrina o imagen sagrada a su cultura. “La gente busca crear una experiencia más cercana con su divinidad. Este santo o imagen me la trajeron, pero sí resulta milagrosa, con el tiempo le atribuyo un origen de aparición, para decir que fue enviada por Dios como un regalo para esta comunidad”, expresa la socióloga. A ese fenómeno sociológico se le llama Teoría de Alcance Medio. Explica que en México fue común que sucediera esto, sobre todo en lugares donde los evangelizadores imponían santos y en respuesta, la gente se volcaba a venerar imágenes que tuvieran que ver con sus culturas o necesidades y si estos santos les daban milagros, con mayor razón.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 07


IV CENTENARIO 1608-2008

Por Jesús Castro Foto: Miguel Sierra

D

urante el novenario, el Santo Cristo ocupa el altar mayor de Catedral, luce flamante en su lujosa casa prestada. Nueve días al año sale de su nicho, el que ha ocupado desde 1762, cuando se terminó la actual Capilla, antes, tuvo tres casas más, ¿sabe usted cuáles? Santos Rojo vivía en la calle Real, hoy Hidalgo. Actualmente ese edificio lo ocupa una escuela de diseño gráfico. A un costado, en lo que es el callejón que lleva su nombre, el piadoso hombre edificó de adobe, una capillita que dedicó a las Ánimas del Purgatorio.

08

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Peregrino

piedra y adobe El 6 de agosto de 1608 trajo de Jalapa una imagen del crucificado que instaló en su casa, pero al verla sus criados y su esposa, quedaron tan maravillados, que le insistieron que la colocara en el altar mayor de la capilla de las Ánimas. Con el tiempo, tanto los vecinos de la villa española como de la tlaxcalteca comenzaron a visitar la iglesita que estaba hecha de adobe, según datos recabados por Esperanza Dávila Sota y María Elena Santoscoy, en su libro, “Catedral de Saltillo… por los siglos de los siglos”. Con el tiempo la imagen que debido al lugar donde se instaló ganó el nombre de Santo Cristo de la Capilla, se volvió milagrosa y su culto a ser difundido por los mercaderes . Cien años duró en ese lugar, rodeado de telares repletos de ex votos, testimonio de los favores recibidos. Dice el texto de Esperanza Dávila que por casi un siglo, los descendientes de Santos Rojo se encargaron de la manutención de la iglesita, pero con el tiempo fue insuficiente el espacio y se proyectó la construcción de una nueva. Para ello, en 1690 se terminó de construir otra capilla hecha de piedra que sirvió de tercera casa del Santo Cristo, mientras se construía una nueva. De esa edificación se desconoce la ubicación exacta, su descripción o medidas. TAMBIÉN FUE PARROQUIA Consta en documentos que la nueva construcción corrió a cargo de donativos, tanto de doña Josefa Báez, como de los dueños de la rica mina de La Iguana, en el vecino Nuevo Reino de León, quienes dieron la plata que se sacaba los sábados para solventar los gastos de edificación de la Capilla, “donación extraordinaria que produjo más de 100 mil pesos”, dicen los historiadores. La edificación se concluyó en 1762, año en que fue solemnemente trasladada a la “última nueva capilla de bóvedas”, que, “con bella torre, mandó construir doña Josefa Báez Treviño, gastando en la obra parte del caudal que le dejó su marido”, según consta en el libro de viajes de Fray Juan Agustín de Morfi. Por ese entonces se planeó construir contiguo al hogar del Santo Cristo la nueva parroquia

Cuatro veces ha cambiado el Santo Cristo de casa, cuatro edificaciones lo han albergado, desde una de humilde adobe, hasta la actual Capilla y nueve días al año, también la Catedral se vuelve su hogar

El 6 de agosto la Iglesia universal celebra el día de la Transfiguración del Señor, festividad que curiosamente coincide con la llegada del Cristo a Saltillo.

HOGAR. La actual capilla es la tercera que se constuyó en menos de dos siglos por los descendientes de Santos Rojo.

Las cinco casas

del pastor de Santiago, pero mientras se erigía tal obra, la misma capilla tuvo funciones parroquiales. Era tan bella la del crucifijo y los trabajos de la de Santiago tan lentos, que había quien dudaba que la segunda mencionada se terminara. De eso el mismo Fray Juan Agustín de Morfi en su paso por Saltillo a fines de 1777 anotó: “La iglesia fue una empresa del cura, cuyas ideas excedieron la generosidad y devoción de los vecinos. Lleva 68 varas de largo, 14 de ancho y el altar correspondiente. Va toda de piedra de sillar: está en las bóvedas y con muy poca esperanza de concluirse”. Sin embargo se concluyó y con el tiempo aquel templo parroquial que quedó anexo a la Capilla

del Santo Cristo, se transformó en la Catedral de Saltillo. La Capilla ha tenido varios cambios de altares, desde el completamente abierto que mostraba al Cristo en todo su esplendor, hasta el actual con una vitral que le da protección a la imagen. el recuento Ahí están las cinco casas del Santo Cristo, primero la propia de Santos Rojo, segunda, la Capilla de las Ánimas, tercera la de piedra y cuarta la actual Capilla. ¿Se preguntarán por la quinta?, la quinta es donde reposa actualmente, como se dijo al principio, su casa temporal nueve días al año, la Catedral de Santiago.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 09


IV CENTENARIO 1608-2008

En 1895 iniciaban la fiesta del 6 de agosto con seis cañonazos a las seis de la mañana y durante el día se hacía un disparo cada hora.

Fuente inagotable

DE MILAGROS POR K a r l a G a r z a Fotos: Daniel Becerril

Miles. Retablo con figuras hechas con los ex votos regalados al Cristo durante cuatro siglos.

C Vanguardia 6 de agosto de 2008

10

No existe cuantificación de los hechos milagros atribuidos al Señor de la Capilla, pero los testimonios de gratitud han perdurado por siglos. Desde aquella ocasión que la imagen sudó a principios de 1700 hasta haber salvado de la muerte a una mujer en pleno siglo 20

RAMILLETE DE FAVORES Pero el de Leticia no es un caso aislado. Basta con llegar al pie de la imagen para encontrar un ramillete de testimonios, como el de la señora Rosa Ofelia Gaytán. Ella platica que hace algunos años se cayó del techo de su casa, una caída que para cualquiera hubie-

ra significado la muerte. “Yo le pedí a mi padre Santísimo, al Señor de la Capilla, y le dije que si me aliviaba bien me venía para acá saliendo del seguro y le traía su milagro. Y salí bien con el favor de Dios”, cuenta. Eva Colunga es otra devota agradecida. Recuerda en particular la angustia que sufrió hace 13 años cuando su esposo enfermó de gravedad al complicarse una pancreatitis: “Yo venía y le pedía a él. A veces no había chance de venir aquí y pues de camino al Seguro llegaba a la Iglesia que

&

Relatos

omo un padre que no desatiende las súplicas de sus hijos, desde que llegó a Saltillo, el Santo Cristo no ha dejado de mostrar su benevolencia hacia los necesitados. Cuatro siglos han pasado y todavía hoy, innumerables testimonios clavados en mamparas o nichos de la Capilla, dan testimonio de la fe de un pueblo fiel. Leticia Galindo lo sabe, ella misma colocó junto a la imagen uno de estos pedacitos de metal llamados ex votos, en signo de agradecimiento. “Cuando tenía como tres meses mi hijo, Ricardo de León, que ahora tiene 18 años, estaba muriéndose de una infección muy fuerte, ya lo veía con los ojitos en blanco. Lo traje en brazos aquí a la Capilla, se lo presenté al Santo Cristo y lo llevé al médico y salió de eso y creo que es el milagro más grande que me ha concedido”, testifica la mujer. Luego, al término de su segundo embarazo, a Lety la habían desahuciado luego que falleció su bebé en el quirófano. “Yo estaba en el parto y la niña se enreda, se me viene una hemorragia, la niña fallece y yo escucho que el doctor dice ‘díganle a su esposo que se nos va’ y en mi mente sólo estaba el Santo Cristo”, cuenta antes de romper en lágrimas de gratitud, pues dice, los médicos la daban por hecho que también ella iba a morir, sin embargo, no sólo se recuperó, sino que pudo volver a embarazarse.

&

Sudor bendito

Ex votos. Pequenas imágenes de metal que la gente lleva al templo para agradecer por un milagro recibido.

quedara de pasada. Le ofrecí no faltar al novenario y mi esposo está vivo gracias al Cristo”. NO TODOS SON MILAGROS Aunque estos ramilletes contemporáneos no se comparan con los cientos, quizá miles de ofrendas que han llegado a los pies del crucificado a lo largo de cuatro siglos, al grado de que con la mayoría de ellos se han confeccionado los dos grandes murales instalados a los laterales de la Capilla del Santo Cristo, donde los ex votos forman bellas figuras religiosas, testigos silenciosos de lo milagroso de la imagen. “Hubo un padre que arregló la Capilla del Santo Cristo hace ya muchos años y como había tantos milagros puso esos adornos que están en las paredes. Ahorita ya hay otro buen número de milagros”, refiere Manuel Fernando Pachicano, párroco de la Catedral. Aunque explica que no todo lo que se le llama milagro lo es, pues reconoció el sacerdote, puede tratarse de una “gracia de Dios”. Por eso, la iglesia es cauta para reconocer milagros sin antes estudiar el caso: “Un milagro es cuando lo sucedido supera las fuerzas de la naturaleza. Es decir, que no hay explicación humana, científica o médica. Por ejemplo una curación de cáncer o sida sí es milagro. “Pero si a mí me duele mucho la cabeza y le pido al Señor de la Capilla que me quite el dolor y se quita, no se considera un milagro. Es un hecho prodigioso y una gracia de Dios, pero hay que distinguir entre milagro y hecho prodigioso”.

El sábado 13 de marzo de 1708, un sacristán descubrió al Santo Cristo sudando copiosamente. Narran los archivos de Catedral que alrededor del mediodía el sacristán se disponía a mudar la imagen del altar mayor de Catedral, a su capilla. Al contemplar la exudación fue a dar aviso al párroco que en ese tiempo era José Guajardo, quien mandó sonar las campanas y llamar a los eclesiásticos, para luego limpiar la imagen con algodones y lienzos. En marzo de 1722 el hecho se repitió. El cura de entonces, Lucas de las Casas y los fieles reunidos con motivo de la Cuaresma hicieron constar que el sudar era oloroso y mientras lo limpiaban, su cuerpo se sentía blando, como si su carne estuviera viva.

Sana a un tullido

En 1732 el Cristo volvió a sudar, pero esta vez, un tullido que invocaba al Santo Cristo en su hogar, se levantó sano al escuchar el repique de las campanas y corrió a la capilla, donde los fieles ya se reunían debido a la exudación, a dar testimonio de lo que le había ocurrido.

Salva a niño

También en marzo, pero de 1777, el niño José Joaquín de Arizpe, jugaba en la capilla cuando cayó de lo alto de una cornisa, invocando al Santo Cristo. Tocó el suelo sin lesión alguna.

Esperanza. Ante el Cristo acuden para pedir por sus necesidades físicas y espirituales.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 11


IV CENTENARIO 1608-2008

Un Cristo que rejuvenece Testigo durante 40 años de la principal devoción de la ciudad, el padre Humberto González Galindo comparte el mensaje renovado de esta imagen, que se ha vuelto el centro de la vida religiosa de los católicos saltillenses

12

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Testimonio

tradición histórica, cívica, religiosa. La Virgen de Guadalupe para toda la nación es el signo que unifica, es la imagen que más le da identidad al mexicano, en toda la nación y fuera de la república. El Santo Cristo les da identidad a los católicos de Saltillo.

Por Jesús Peña Foto: Daniel Becerril

U

n cumpleaños 400 no es fiesta si no se invita a los amigos más cercanos del festejado. Uno de ellos, el padre Humberto González, párroco de Catedral y custodio de la imagen por más de 40 años, platica que la del Santo Cristo es una devoción que en los albores del siglo 21 rejuvenece y cobra más fuerza. “Como los vinos añejos”, dice el sacerdote, testigo fiel de esta tradición, que habla del fervor, del mensaje y el milagro, de una imagen que se ha transformado en testimonio viviente, símbolo de unidad de los saltillenses y en evangelio social. “La imagen es un recuerdo de la presencia de Dios en medio de nosotros, de Cristo especialmente, pero, que esa representación sea vivencial, cariñosa, vital, depende de que nosotros la aceptemos, la reflexionemos, la vivamos. Depende de nuestra responsabilidad y nuestra respuesta a Cristo Jesús”, explica el presbítero. Luego invita a conocer la nueva faceta de un Santo Cristo contemporáneo, del Santo Cristo de los tiemposmodernosqueenfrenta,restauradomaterialyespiritualmente, la vorágine del Saltillo actual. ¿Cómo arriba el Santo Cristo de la Capilla a sus 400 años, a estas festividades de 2008? ¿Llega como al Cerro de La Calavera hace 2 mil años? El Santo Cristo llega cada día con más juventud, con más alegría, con más fuerza, sobre todo después de la última restauración que se le hizo, restauración material ¿no?, porque son dos aspectos, uno es el aspecto de la imagen material que se ha restaurado y está muy bien cuidada; otro es el aspecto espiritual, social, religioso, cada vez nuestros saltillenses, los que están aquí y los que están afuera, quieren más a la imagen. Si la catedral es el símbolo de Saltillo, el Santo Cristo es símbolo de la piedad de los feligreses católicos de Saltillo. La catedral podríamos decir que es ecuménica, es para todos, es artística, es histórica, es un símbolo cívico de Saltillo, como el Ateneo, como la Normal, como el Palacio. La imagen es el centro de la vida religiosa de los católicos.

La imagen es un recuerdo de la presencia de Dios en medio de nosotros, de Cristo especialmente, pero, que esa representación sea vivencial, cariñosa, vital, depende de que nosotros la aceptemos, la reflexionemos, la vivamos. Depende de nuestra responsabilidad y nuestra respuesta a Cristo Jesús”. Padre Humberto González

¿Cuál es la relevancia de esta festividad respecto de otras, como la de la Guadalupana, la del Niño de Plateros o la del cristo mismo de Mazapil? Cada imagen tiene una historia que está unida a la misma ciudad. Entonces los saltillenses han elegido a la imagen del Santo Cristo como el símbolo de los cristianos católicos de Saltillo. Cada lugar elige sus monumentos y ahí celebra sus festividades, sus recuerdos, sus acontecimientos históricos. No podemos decir que las imágenes están en contraposición o en competencia, sino que son imágenes que unen al pueblo, porque es su

¿Cómo podría explicar esta festividad? Sabemos que es una expresión de fe, pero es además un fenómeno social con ciertos rasgos culturales e históricos. Es una festividad que durante 400 años ha tenido esa expresión múltiple de vivencias espirituales, religiosas, familiares. El tiempo le ha dado, diríamos así, como se añejan ciertos vinos y son de más calidad, igualmente las devociones van siendo más fuertes, más convincentes, más comprometidas. La tradición del Santo Cristo quiere decir que muchas generaciones han tenido ese cariño, esa ternura, esa confianza y que los ha unido. Por la fe se reafirma, los compromisos sociales también, los compromisos políticos, familiares, no solamente dentro del templo sino que tiene proyección en la vida de la ciudad.

LA FE NO ADORMECE

¿Qué representa el Santo Cristo de la Capilla en la vida y la historia de la comunidad saltillense? Decía Marx que “la religión es el opio del pueblo”. Pues mira, hablando así, tú sabes que el opio, las drogas, nada más adormecen y la religión no, la religión reaviva, compromete. El opio, las drogas, te atontan, te sacan de la realidad y la religión, al contrario, te mete en la realidad en el nombre de Dios, agradeciéndole a Dios lo que él te ha dado. La religión es vida, la religión es compromiso, presencia de Dios en mi vida y presencia mía en la comunidad para ser una comunidad mejor. La religión no me adormece, me vitaliza, me despierta, me anima, ¡me exige! mejor vida. ¿Existe un sentido auténtico de esta celebración o es mero fanatismo? ¿Se ha cumplido con la máxima bíblica que dice “la verdad os hará libres”? Se ha cumplido en la medida que nosotros vayamos conociendo el evangelio de Jesús. La palabra continuamente nos está comprometiendo. Debe


haber una proyección de compromiso, no solamente en lo social. El evangelio nos invita a ser mejores personas, ciudadanos, mejores hijos de Dios, mejores miembros de una sociedad. Llegar hasta donde Jesús se trasluce, que son todos los hermanos más necesitados, ya sea en lo físico, en lo espiritual, en lo moral, en lo material. El plan de la Iglesia es hacerse presente en todas las instituciones políticas, sociales, universitarias, culturales, pero el proyecto de Dios no es dominar, sino hermanar.

‘EL QUE TENGA OÍDOS… QUE OIGA’

¿Cuál es el milagro más grande que ha realizado, el Santo Cristo de la Capilla, pero no el de las leyendas, sino más bien el Santo Cristo de los tiempos modernos, el de la era de la ciencia y la tecnología? El milagro más grande es unificar a los saltillenses. Hay tantos motivos de división, que el único motivo de unión, de unificación es precisamente el cariño y la devoción al Santo Cristo. Ese es el mayor milagro social, religioso, familiar, porque los milagros físicos los pueden hacer los médicos, la técnica, pero los milagros morales, espirituales y religiosos solamente el que tiene poder sobre la voluntad, el pensamiento, el sentimiento del hombre. ¿Cuál es el mensaje del Santo Cristo en este entorno de violencia, de alcoholismo, de incesto, pedofilia, ejecuciones y en general, de esto que se ha dado en llamar la cultura de la muerte? El mensaje principal es el que él tuvo después de la resurrección: “la paz esté con ustedes”, es el mensaje principal, “sirvan como hermanos, gocen de mi amistad, sepan perdonarse unos a otros”, la reconciliación. Es un mensaje de convivencia feliz, espiritual.

PASTOR FIEL Fue el principal devoto del Santo Cristo durante 40 años.

¿El Santo Cristo de la Capilla está enojado con la sociedad saltillense? El Santo Cristo es humilde y paciente, misericordioso y quiere nuestra alegría, nuestra paz, nuestro cariño, nuestra reconciliación. El mejor homenaje que podemos hacer al Santo Cristo es vivir como hermanos, cuidarnos unos a otros, ser responsables de nuestros compromisos profesionales, políticos, sociales . Renovarse o morir ¿Cuál es ese cambio, esa transformación que exige la fe por el Santo Cristo de la Capilla a los saltillenses? Que si no mejoramos nuestra vida social, familiar y personal, estamos en el peligro de que mutuamente nos dañemos, nos hagamos trizas, nos desaparezcamos.

Testimonio

Vanguardia 6 de agosto de 2008

¿Qué vislumbra?, ¿seguirá la devoción en un mundo donde impera el relativismo, la secularización y la aparición de más sectas o movimientos religiosos como el culto a la Santa Muerte? Depende de nosotros, cómo cuidemos, cómo vivamos esta devoción. Todas las devociones pueden orillarse o llegar a la superstición, pero esta devoción está bien curada de espanto, diríamos, no llega a la superstición, llega a la vida, a hacer muy realista la convivencia espiritual, religiosa. Hay que tener muy en cuenta que la imagen es un recuerdo de la presencia de Dios en medio de nosotros, de Cristo especialmente. Cuando él dice en su evangelio “he venido a predicar en parábolas, con mi palabra, con mi ejemplo”, dice también “el que tenga oídos para oír, que oiga, el que tenga ojos para ver, que vea”.

13


Existe una cuarteta atribuida a bardos tlaxcaltecas que dice, “Si buscas consolación o vas del perdón en pos, pa’ que valerse de Santos, teniendo tan lindo Dios.

Como buen

DISCÍPULO C

¿Quién es el santo patrono de la Catedral y por ende de la ciudad: Santiago Apóstol o el Santo Cristo? Pocos lo saben, pero es Santiago, sin embargo, dice la Iglesia, “como buen apóstol, le cede el lugar a su maestro”

14

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Olvidado

Patrono. De Santiago no existe novenario, ni fiesta, ni peregrinación.

por Jesús Castro Fotos: Daniel Becerril

omo buen discípulo, hace 400 años la imagen del apóstol Santiago le cedió a su maestro el honor de custodiar al pueblo católico saltillense. Así parece que sucedió, porque oficialmente Santiago es el Santo patrono de la Catedral y por ende de la ciudad entera, pero por siglos la gente —no la Iglesia— instituyó al Santo Cristo de la Capilla como depositario de su fe. En efecto, la fundación de Saltillo a cargo de Alberto del Canto y Francisco de Urdiñola estuvo marcada por la presencia de Santiago Apóstol, el Santo por antonomasia de los españoles, de quien dice la tradición popular, predicó en España antes de morir en Jerusalén y del que aseguran, se conservan sus restos en la ciudad ibérica de Compostela. A él se encomendaron para sacar a los moros de la península y luego, durante la conquista de la Nueva España, lo llevaron como estandarte de la evangelización. Por eso en cada poblado que fundaban, erigían un templo en su honor. Así encontramos que Saltillo y Monclova cuenten ambas ciudades con una iglesia principal dedicada a este santo. Pero aquí la importancia que quisieron darle los españoles a su patrono fue más allá de nombrar así a la principal parroquia, también llamaron al pueblo recién fundado Villa de Santiago del Saltillo. El nombre lo conservó por años, pero al cabo del tiempo, hasta el nombre se desprendió de Santiago, porque después de la guerra de Reforma, fue llamada solamente Saltillo. Por otro lado, de la popularidad espiritual sólo gozó 31 años, porque en 1608 llegó el Santo Cristo a reclamar como suyos los corazones de los saltillenses. Desde entonces, los libros sobre la historia de Saltillo, los cronistas de la ciudad y las mismas publicaciones en honor de la Catedral refieren datos, fechas, imágenes, novenas y relatos de la fiesta del Señor de la Capilla, pero de alguna celebración, novenario, peregrinación, al menos algún favor o milagro atribuido a Santiago Apóstol, nada.

DESCONOCIDO Aún hoy la mayoría de los saltillenses sigue sin saber quién es Santiago Apóstol. Una encuesta realizada por Vanguardia revela que el 19 por ciento sabe que Santiago es el santo patrono de Saltillo, por el contrario, el 50 por ciento cree que ese lugar lo ocupa el Santo Cristo. Al preguntarles si sabían quién era el mencionado apóstol, el 69 por ciento no lo

&

IV CENTENARIO 1608-2008

Encuesta

&

¿Sabe usted quién es el Santo Patrono de Saltillo? 50 % Santo Cristo 27 % No sabe 19 % Santiago Apóstol 4 % La Virgen de Guadalupe ¿Quién es Santiago Apóstol? 68 % No sabe 21 % Un apóstol de Jesús 6 % Un santo, mártir o personaje bíblico 2 % El patrono de la Catedral 1 % Alguien relacionado con Santo Cristo 1 % Un religioso que llegó a fundar la Catedral ¿Cuál es la fecha de la fiesta de Santiago Apóstol? 73 % No sabe 27 % Si sabe – (De ellos, solo el 11 % dijo la fecha exacta) METODOLOGÍA: Se realizaron 100 entrevistas cara a cara en vía pública, en lugares cercanos a la Catedral. Todos los encuestados son mayores de 18 años y profesan la religión católica. El 39 % corresponden al sexo femenino y el 61 al masculino. Realización: Yesika Velásquez / Isabel Velásquez. Departamento de Investigación.

sabían, el 21 por ciento afirmaron que era un discípulo de Jesús, el resto se reparte entre los que dicen que fue santo, mártir o personaje bíblico. Aunque hubo quien contestó que cree que fue “un religioso que llegó a fundar la Catedral”. Finalmente se les preguntó si conocían la fecha de la fiesta patronal de Santiago, del cual el 73 por ciento no supo, y del 27 por ciento que dijo saberla, sólo 11 la recordaron, el resto manifestó no tenerla presente. Cabe mencionar que la fecha que se realizó esta encuesta fue 25 de julio, el día que la Iglesia marca como dedicado a Santiago Apóstol. En esa ocasión hubo fiesta en Saltillo, pero no por el Patrono de la Catedral, sino por el 431 aniversario de la Ciudad. SIGNO DE HUMILDAD El padre José Luis del Río y Santiago afirmó en que no hay suplantación, que cada imagen tiene su lugar. “Aquí no hay confusión, el patrono de la Catedral es Santiago y el patrono de la capilla es Santo Cristo”, expresó el clérigo. Explicó que la devoción de Santiago no es tan fuerte como la del Santo Cristo porque la gente se identifica más con el crucificado, que es Dios mismo, en cambio, Santiago es uno de los discípulos de Jesús. “Recordemos que Santiago era hermano del apóstol Juan, y al morir y resucitar Jesús, se quedó al frente de la Iglesia en Jerusalén, al grado de que cuando Herodes inició la persecución contra los cristianos, de inmediato mandó decapitar a Santiago, así que no hay duda, este apóstol demostró que podía dar la vida por Cristo”, expresó el sacerdote.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 15


IV CENTENARIO 1608-2008

En la primera mitad del siglo fue sustituido el antiguo retablo de madera del Santo Cristo, por el actual de mármol y granito.

&

&

Para cuidar la imagen Las consideraciones necesarias que hace el Centro INAH Coahuila, para el manejo del Santo Cristo son las siguientes: 1.- Se deberán extremar todas las medidas necesarias para la seguridad de la pieza, considerando impedir el contacto directo con las manos sin protección durante el descenso. 2.- Para el personal en contacto con la pieza será conveniente el uso de una bata blanca, guantes blancos, de preferencia de algodón o de cirujano. 3.- Para depositar la imagen se deberá considerar habilitar un bastidor con hule espuma y plástico burbuja donde asiente perfectamente cada una de las extremidades de la pieza. 4.- Las personas encargadas del traslado deberá utilizar zapatos bajos, con suela antiderrapante. Evitar utilizar cadenas, anillos, relojes o prendedores, con el fin de evitar daños a la pieza. Cabe aclarar que el personal deberá

16

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Restauración

Una joya

única

Para el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el Santo Cristo es una de las piezas más importantes del arte sacro en el norte de México, por eso su conservación debe ser tan rigurosa y delicada

L

P o r V i o l e t a R o d r íg u e z F o t o s : C o r t e sí a F r a n c i s c o L u b b e r t

a voz del arquitecto Francisco Martínez Pérez, director del centro INAH Coahuila, se vuelca de intensidad al hablar de él, del crucificado, “es una pieza totalmente influenciada dentro del arte novohispano, todo lo que llegó de Europa y se produjo en el país tiene esta influencia europea, segu-

ramente la talla proviene de un estilo mestizo ya producido en el país”. El arquitecto es de los que más saben sobre la imagen, por eso difícilmente para de hablar de ella. Platica que probablemente su origen haya sido de Michoacán, Tlaxcala o de alguna población de esa región, “pero no tenemos la certeza de saber de dónde proviene”, señala.

Declaró que lo que se sabe es que se trata de una pieza del siglo 16 y en cuanto a sus materiales específicos dio a conocer que “está hecho de pasta de caña, aligerado y forrado. Diseñado con todos los detalles de piel, policromía con colas naturales, blancos de España, materiales totalmente biológicos y tintes naturales que lo convierten en una pieza sumamente delicada. Su proporción a nivel, en comparación con el cuerpo promedio humano también lo hace único. “Nosotros en el Instituto la tenemos considerada como una de las piezas más importantes del arte sacro en el norte de México“, afirmó. Tal escultura ha implicado una serie de trabajos, principalmente de prevención contra el deterioro, lo que los ha llevado a tomar acciones de restauración en coordinación con el Patronato Amigos del Patrimonio Cultural de Saltillo, A.C. Explicó que por ello se lleva un monitoreo constante y se llena una cartilla de mantenimiento y de operación en las fechas de las fiestas, además de continuar desarrollando investigaciones con respecto a la imagen. LA RESTAURACIÓN En el año 2000, luego del Bicentenario de la Catedral, cuando se trabajó en la conservación de algunos espacios de este recinto, el patronato Amigos del Patrimonio Cultural de Saltillo, A.C. planeó una nueva empresa: la restauración de la

observar una higiene impecable. 5.- Evitar que los rayos solares caigan sobre la pieza; para ella es necesario que en las horas de mayor incidencia de luz natural, se coloque, ya sea pantallas, cortinas, persianas, mamparas, celosías o filtros si la imagen sale del templo. Se recomienda no exponer la pieza a luz natural en un periodo mayor a cinco minutos, así mismo se deberá exhortar a los feligreses a no tomar fotografías con flash. 6.- Es recomendable no hacer sonar instrumentos musicales cerca de la pieza. 7.- El Santo Cristo no deberá levantarse suspendiéndolo por los brazos o piernas. 8.- Se deberá impedir el contacto directo al momento de celebrarle culto, pidiendo se use algodones para cualquiera de las extremidades en caso de ser necesario tocarlas.

imagen del Santo Cristo. Para esas fechas ya la escultura presentaba visibles daños, tanto en los esmaltes, como en ciertos puntos de unión o pequeñas grietas que había que atender. Así, en el 2003 se le encargó el trabajo al maestro restaurador René Rangel, quien tuvo a su disposición al Cristo durante un mes a partir del 14 de noviembre, laborando en las instalaciones del Archivo de Catedral. “El Santo Cristo presentaba daños severos en su estructura y acabado, esto debido a las maniobras a las que fue sometido en procesiones, a las condiciones ambientales del lugar y al desgaste natural ocasionado por la antigüedad de la misma pieza. Para tranquilidad de todos, la conservación y restauración se podría realizar sin ningún riesgo y sin complicaciones”, dejó como testimonio el restaurador en la monografía "Santo Cristo de la Capilla", editada este año para conmemorar los 400 años de la imagen en Saltillo. Ahí también detalla algunos de los trabajos realizados, además de anécdotas, como la que vivió el día en que terminó la restauración y la imagen fue trasladada con toda solemnidad desde el Archivo ubicado en la calle Bravo, hasta la Capilla. “Durante el trayecto, una persona que estaba parada en un balcón aventó pétalos de rosa sobre el paso de la imagen, detalle que fue aplaudido por los presentes”, escribió René Rangel.


En los primeros siglos, la gente acostumbraba adornar sus fachadas con flores y pendones. Las calles con papeles de colores y las puertas con cruces.

6

el Cristo que no ves Cientos de fieles acuden cada año a visitar al Santo Cristo. Durante las fiestas la imagen es bajada y trasladada al altar de Catedral. Un breve instante no es suficiente para apreciar los detalles que encierra. ¿De qué material está hecho? ¿Cuántas coronas tiene? ¿Es una sola pieza? ¿Lo han vuelto a pintar? Aquí algunas de las respuestas que llenarán una fervorosa curiosidad.

IV CENTENARIO 1608-2008

1

3

5 Curiosidades

&

2

1)

SIN VIDRIERA

La imagen permaneció hasta 1762 sin vidriera, expuesta a condiciones de clima, incienso, velas, manipulación y polvo, lo que propició que se deteriorara, pero no fue sino hasta el 2003 que fue restaurada.

2)

TABLERO SOBRE LA CRUZ Inscripción de INRI. Está hecha de metal dorado ornamentado.

6)

CORONA Tiene dos coronas, una hecha de oro y otra de plata, ambas le fueron incorporadas en el siglo 18. La corona contienen por dentro una tela protectora para evitar algún daño que se pudiera causar con la fricción.

3)

RELICARIO Manufacturado en oro y contiene una astilla de la Cruz original donde murió Jesucristo. Fue donada en 1973 por el Obispo Luis Guízar Barragán.

4)

IMAGEN La imagen está hecha de pasta de maíz, mide 1.8 mts de largo, pesa 4.5 kilogramos. Probablemente, la imagen fue elaborada en Michoacán por indios purépechas, la compraron en tres partes. Los brazos estaban separados del cuerpo, y al instalarla en Saltillo se los unieron con pasta.

RESTAURACIÓN

La única restauración le fue realizada en 2003 y estuvo a cargo el maestro René Rangel, junto a dos personas más. El trabajo duró del 10 de noviembre al 14 de diciembre. Se realizó en el Archivo de la Catedral. La pieza fue fumigada con un proceso llamado de gasificación, para evitar termitas y otros insectos.

¿QUÉ LE HICIERON?

En áreas de fractura se aplicaron pernos de carrizo. Se resanaron áreas faltantes de estuco, logrando terminado idéntico a las texturas originales de la superficie. Y aplicaron barnices protectores. Además, se integró color a espacios faltantes.

PLACA Está hecha de plata y tiene la inscripción “Construyó esta Santa Cruz Zeferino Domínguez. La obsequió en agosto de 1924”.

7)

NO MÁS BESOS 7

4

5)

FUENTE: Monografía Santo Cristo de la Capilla, Amigos del Patrimonio Cultural de Saltillo A.C. / Libro Catedral de Saltillo… por los siglos de los siglos. /Folleto, La Catedral de Saltillo y La Capilla del Santo Cristo.

A partir del 2003 se elaboró un manual que prohíbe tocar, besar, fotografiar con flash, ni siquiera sacar del templo la imagen. Para trasladarla, los Caballeros del Santo Cristo deben usar guantes.

Vanguardia 6 de agosto de 2008

MANTO No es el original, éste ha sido cambiado con el tiempo. Los primeros siglos eran rojos y adornados con los exvotos.

&

CRUZ El Cristo fue comprado sin cruz, Por siglos se le ha cambiado varias veces, no consta que pasó con las anteriores. La imagen actual le fue agregada en el primer cuarto del siglo pasado.

17


IV CENTENARIO 1608-2008

No más. Difícilmente volveremos a ver esta imagen. Posiblemente el Cristo no vuelva a ver la luz del sol.

18

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Galería

Instantes captados por la lente de Vanguardia que muestran una fe que se manifiesta dentro del templo, en el atrio o alrededor de la plaza, entre vendimia, jolgorio, cánticos o rezos. Rostros que testimonian que la devoción al Santo Cristo sigue más viva que nunca. Por Jesús Castro Fotos: Miguel Sierra

Unidad. Un solo pueblo, una sola iglesia, una misma fe.

MIRADAS DE Inocencia. Dejad que los niños se acerquen a mí.

Reverente restricción No más besos a los pies del Señor.

Custodios Dos Cristos parecen cu


DE DIOS

uidar la entrada de Catedral.

Cruzados Los Caballeros al pie de la cruz.

Galerテュa

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Tu reinarテ《 Reposa la corona mientras veneran al Rey

Santa venta Devociテウn y necesidad en el atrio.

angustia Ni un detalle pueden descuidar durante el traslado.

19


20 Vanguardia 6 de agosto de 2008


Santos Rojo, su esposa doña Beatriz y el padre Baldo Cortés, primer párroco de la Villa, están enterrados bajo el piso de la Capilla. Se desconoce el lugar exacto.

IV CENTENARIO 1608-2008

Sufriente pero

resucitado

Pastor. Raúl Vera, un Obispo que le da su lugar a los invitados de honor, los más pobres de entre los pobres.

En el rostro del Santo Cristo se refleja el sufrimiento del pobre, del desempleado, de la viuda, del campesino y el obrero. Pero dice el Obispo, también del resucitado, del que toman fuerzas para luchar contra las injusticias sociales.

E

Por Jesús Castro Fotos: Miguel Sierra/Daniel Becerril

lquecada6deagostolagentesevuelque de fervor hacia el Santo Cristo de la Capilla, no es para adorar una imagen, sino porque se identifica con aquel que sufrió, fue pisoteado y humillado, y que ofrece la fuerza para soportar las desigualdades sociales. Así explicó el Obispo Raúl Vera el fenómeno religioso y social de esta fiesta saltillense. “Nuestros pueblos se identifican principalmente con Santo Cristo, lo miran, lo besan, le tocan sus pies lastimados, como diciendo, éste es el que me amó y se entregó por mí”, dice el Obispo, citando el documento de la V Conferencia episcopal latinoamericana en Aparecida, localidad de Brasil. Luego continua parafraseando, “muchos de ellos pisoteados, humillados, despojados no bajan sus brazos. Nosotros conservamos las raíces de nuestra religiosidad, de nuestros antepasados que fueron despojados”, refiriéndose a nuestras raíces indígenas. Dice que aquí se acepta perfectamente que un campesino tiene que sufrir, que es propio verlo sin tener la mínima atención a lo que necesita

para cultivar el campo, pero no sólo eso, pues esos pobres de entre los pobres, han sido orillados a dejar sus tierras y convertirse en otra clase de pobres: la clase obrera. “Los obreros son los campesinos que emigraron a las ciudades, porque ya no podían seguir viviendo del campo”, afirma Vera López y explica que a mitad del siglo 20 se decide hacer de México un país industrializado, luego de siglos de ser prevalentemente agrícola. Entonces se empieza a desproteger el campo y la población rural se desplazó a los cinturones de la ciudad y empezaron a convertirse en obreros. Dice que inmediatamente las Centrales obreras compradas por el Partido que gobernaba el país, los líderes dinosaurios, controladores y los sindicatos disfrazados fueron coartando su dignidad y sus derechos fundamentales como trabajadores. “Al obrero con la mayor tranquilidad se le mantiene en un salario de 50 pesos diarios. Si los comparamos con los salarios que tienen los miembros de los Congresos locales y nacionales, por hablar, ya no nos vayamos a los funcionarios de estado, la diferencia entre el salario de un obrero y el de un diputado es impresionante y da vergüenza”, resalta el Obispo.

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Entrevista

21


IV CENTENARIO 1608-2008

En 1930, durante la fiesta del Santo Cristo se adornaba el atrio de Catedral con miles de rosas, flores de lis, nardos y jazmines.

CÓMO NO IDENTIFICARSE

22

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Entrevista

Ante las injusticias y desigualdades sociales, el entrevistado señala, “se entiende perfectamente que la gente de nuestros pueblos latinoamericanos, como dice el documento de Aparecida, se identifique con un Cristo Sufriente. Ellos son a los que se refiere esa parte del evangelio cuando dice que son los pobres con los que Cristo está”. Refiere en su propio mensaje a los saltillenses con motivo de estas fiestas de aniversario del Santo Cristo, que a lo largo de estos cuatro siglos, la veneración a la imagen los ha llevado a incorporar a su vida personal y comunitaria los valores de las enseñanzas del evangelio de Jesús. “Ante ella traen a Jesús sus dolores y sufrimientos, sus gozos y alegrías; ante el Santo Cristo buscan consuelo e imploran ayuda para aliviar sus penas”, escribió el Obispo. Señala que es la forma de explicar porqué miles de peregrinos acuden cada año, de diferentes partes de la república a venerar una imagen, que por sí sola no dice nada, porque más bien, ven a través de ella la acción de Dios. De ahí que entre las decenas de peregrinaciones, abunden las de campesinos, las de obreros, las de colonias populares, las de mujeres, las de hombres humildes que acuden, a veces hincados, arrastrando sus rodillas, ofreciendo veladoras, recorriendo horas de camino para agradecer o pedir favores al Señor de la Capilla.

NO ES RESIGNACIÓN

Ante este panorama de un pueblo que se ve reflejado en un Cristo que sufre, se le cuestionó al Obispo si entonces se trata de un Dios que prefiere ver sufriendo a sus hijos. “Nuestro pueblo por supuesto que experimenta ese profundo dolor, el documento que yo cito, de Aparecida, habla de la fuerza con la que el día de hoy los pobres están entretejiendo una lucha por defender sus derechos dentro de la sociedad, para buscar mejorar las condiciones de vida”, contesta el entrevistado. Recordó ejemplos claros a nivel nacional y el mismo ejemplo de las viudas de Pasta de Conchos. Habló primero de la guerra sucia de paramilitares creados y apoyados por el gobierno federal en Chiapas que en vez de combatir directamente el EZLN, se dedicaron a destrozar las comunidades chiapanecas para evitar que ayudaran al movimiento. “Yo los vi. Llegaban, les robaban su ganado, sus plantíos, su producción con la ideología de quitarle ‘el agua al pez para que se muriera’, es decir, pensaban que así les quitaban recursos para mantener a los Zapatistas”, revela el prelado. Sin embargo dice que los indígenas de Chiapas tienen acusados antes las instancias internacionales al presidente de aquel entonces y a los paramilitares de aquella guerra y a pesar de que no se ha hecho justicia, continúan su lucha, “tienen fuerza para eso”, afirma. Lo mismo dice de las víctimas de la matanza de Acteal, que en su mayoría fueron mujeres y niños, cuyos familiares siguen levantando la voz. Y por supuesto que se refirió ampliamente al caso de los 65 mineros muertos en Pasta de Cochos. “Yo veo Pasta de Conchos, es una majadería lo que les están haciendo a esas pobres mujeres. Las dejaron sin marido, las dejaron sin salario, dejaron huérfanos”, exclama y exclama que todavía hoy siguen luchando para que se investigue a la empresa Minera México, se castigue todas las irregulari-

Reverencia. Como cada año, el Obispo es el primero en venerar la sagrada imagen.

dades que originaron la explosión que mató a sus esposos y se les retire la concesión a los dueños. “Y siguen ahí. ¿Porqué crees que continúan su lucha?, porque tienen su fuerza y esperanza puesta en Cristo”, resaltó.

¿Y EL RESUCITADO?

Ante esta identificación con el crucificado sufriente, se le preguntó, ¿entonces cuando se va a identificar el pueblo con un Jesús Resucitado? “Por supuesto que ya tienen en su corazón la fuerza de Cristo resucitado, por supuesto que ellos en Cristo que sufre, también ven al resucitado que les está ayudando”, contesta el entrevistado y agrega que de esa manera el pueblo saltillense, en medio de sus necesidades, acude con esperanza

a los pies de Jesucristo para encontrar gozo en su corazón. Porque afirma Vera López que “nuestra gente en el dolor también alcanzan a ver que ese Jesús que murió, como dice el texto de Aparecida, saben que se entregó por nosotros”. De la misma manera defendió a la grey local que ha sido criticada de idólatra por tener tanto apego a una imagen, ante lo cual el pastor católico expresó con énfasis, “no están adorando una estatua, como dicen algunos, no, no, no, no, ellos ven la acción de un Cristo crucificado, que murió por ellos, y que su sufrimiento tiene sentido”. De ahí que en la fuerza de ese Dios resucitado, adquieran fuerza para continuar luchando por salir de su sufrimiento, luchando por sus derechos más elementales, tanto de los obreros, como de la dignificación de las mujeres y el reconocimiento de los campesinos, indígenas y habitantes de los cinturones de pobreza de nuestra ciudad. “Por eso los pobres tienen tanta fuerza, por eso tiene una gran paciencia”, dijo, porque afirma, es el Santo Cristo en quien depositan su confianza y tienen puesta su fe.

AUNQUE YA NO LO TOQUEN

Bienvenidos. Los necesitados tocan las puertas de Dios.

En torno a las disposiciones de conservación del Santo Cristo, en las que se prohíbe que se vuelva a tocar, besar o manipular la imagen, el Obispo señaló que a pesar de que hay devotos que se han sentido frustrados de no volver a tener contacto con el Santo, con el tiempo están siendo conscientes que estas medidas son beneficio de la escultura. “La gente lo entiende, hay quienes no lo asimilan porque están acostumbrados a tener un acercamiento a los objetos sagrados, pero lo están entendiendo, porque eso no merma su fe”, dio a conocer. Tiene confianza en que se tomará conciencia de la situación y no se generará polémica, como no ha sucedido hasta el momento, salvo por algunas voces de peregrinos que durante el traslado de la imagen a la Catedral, se molestaron porque se les prohibió que se acercaran a la escultura.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 23


24 Vanguardia 6 de agosto de 2008


IV CENTENARIO 1608-2008

VENERACIONCientos de feligreses acuden a besar la cruz desde muy temprano.

Sin pena, sin miedo, un hombre grita vivas a la imagen durante el inicio del novenario. Como la suya, miles de historias pasarán frente al crucificado, devotos que cada año madrugan con tal de ser los primeros en besar la cruz.

¡Viva el Santo Cristo! E

muy pequeña, ahora lo hace con su tía. Todavía se acuerda de cuando permitían besar los pies de la imagen, antes de la restauración, en esa época no era la primera en venerar, pero si en demostrar su afecto por el crucificado. Comenta que llegar temprano a iniciar el novenario se ha vuelto una tradición de familia y una necesidad de estar presente en toda la celebración. Aseguran que es como acudir a una fiesta de nueve días, acompañando al celebrado.

POR F l o r Z a m a r r ó n Fotos: Héctor García

l sol no se ha asomado, pero don José Perales Rodríguez ya se levantó. Es 26 de Julio, el hombre camina aprisa para alcanzar lugar en la Capilla. Se ha hecho el silencio, luego los cánticos, después la imagen comienza a descender, los ojos de don José se llenan de lágrimas y de su pecho, como explosión que no puede controlar surge un grito, “¡Viva el Santo Cristo de la Capilla! Su emoción es compartida por los demás fieles, cada quien con su motivo, cada quien con su historia. La de este hombre de avanzada edad comenzó hace 24 años, cuando su esposa lo animó a acudir al novenario. Acudían a la misa de 7:00 de la mañana, desde cuya fecha no volvió a faltar a esa cita, cada año, cada fiesta. Dice que es el gozo, la fe que le tiene al Santo Cristo lo que lo hace levantarse temprano cada que inicia el novenario y a pesar de que su esposa ya falleció, él continúa con esta devoción que dice, le ha traído protección para sacarlo de problemas y necesidades durante toda su vida. “Mírame ahora estoy aquí, agradeciéndole de todo lo que me ha dado a lo largo de mi vida”, exclama animado el hombre, quien platica que en varias ocasiones ha estado al filo de la muerte debido a haber sido víctima de paros cardiacos. Asegura que su fe se ha incrementado cada vez que el Santo Cristo lo salva de morir, por eso vive agradecido, por eso le sigue rezando, por eso no le importan las miradas extrañas o las críticas de los demás cuando decide mostrar su fe a gritos. SON LAS PRIMERAS Si don José se tuvo que levantar temprano para

Tempraneras. Doña Beatriz, ferviente devota.

alcanzar lugar, María Enriqueta Ramírez Jasso y su sobrina Beatriz, lo hicieron mucho antes, porque como desde hace más de 10 años, volvieron a ser las primeras en besar la cruz del Santo Cristo. Cuando ellas llegan al recinto, casi no hay gente, por eso encuentran un lugar cerca del altar, se hincan e inician sus rezos, esperan el inicio de la ceremonia y el momento oportuno para, literalmente correr a ocupar el primer lugar de la fila, cuando ya los Caballeros del Santo Cristo han bajado la imagen. A pesar de que María cuenta con 81 años, la agilidad le vuelve cada 26 de julio, cuando se llega la hora de formarse para estar cerca del crucifijo, luego de 365 días de sólo verlo tras los gruesos cristales del nicho donde permanece escuchando las súplicas de sus devotos. Esta vez no fue la excepción, volvieron a besar antes que nadie la cruz, por eso la mujer manifiesta orgullosa, “ya perdí la cuenta de cuantos años hace que somos las primeras en venerar al Santo Cristo, pero ya son muchos”. Beatriz tiene 55 años y recuerda que su madre, ya fallecida, la llevaba a la Capilla desde

DEVOCIÓN INFANTIL Parece que fue ayer. A pesar del tiempo, Bertha Alicia Galván recuerda bien cómo inició su devoción hacia el Santo Cristo. Era una niña, su mamá la levantaba temprano para acudir al novenario. La vestía y peinaba bien para estar presentable para el Santo Señor. Ya en la capilla, todavía con sueño, se sentaban las dos en una banca y ahí, con la imagen como testigo, iniciaba una plática entre madre e hija, donde Bertha recibía la explicación de porqué era tan importante llegar temprano. “Mi mamá me iba explicando lo que significaba el Santo Cristo, así me nació la devoción por venir cada año, por eso aquí estoy”, declara la mujer. Con el tiempo su madre falleció, pero con ella no se fue el fervor. A pesar de ya no estar con ella su guía espiritual, Bertha continuó con esa práctica, siendo ya más de 30 años seguidos los que acude desde temprano a observar la bajada del Cristo y luego, intentar tocar aunque sea un pedacito de la escultura. Ahora en su faceta de madre, sus hijas están siguiendo el mismo camino; en su momento hizo lo mismo que hacía su madre, les explicó que nunca dejaran de confiar y acudir a Él, porque esa imagen “es lo más grande que tienen, porque estando cerca de él, nada les pasará, ni les faltará”, les aconsejó.

Privilegio

Vanguardia 6 de agosto de 2008

De la verbena popular que celebraba al Santo Cristo en el siglo 18, se pasó en el siglo 20 a los puestos de comida rápida, piratería, juegos mecánicos y cobijas.

25


¡Tú me mueves, Señor! Muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido; muéveme ver tu cuerpo tan herido; muévenme tus afrentas y tu muerte. Soneto a Cristo crucificado

POR V i o l e t a R o d r íg u e z Fotos: miguel sierra

L

a copia de un viejo papel es guardado cautelosamente por Rosa Irene García, ella es la presidenta de las damas del Santo Cristo. Lee con pausado y conocido sonsonete que atenúa la edad del documento, “fue un 14 de agosto, un miércoles, de 1743 cuando se fundó la cofradía del Santo Cristo, siendo obispo don Juan Gómez de Parada, cuando se inició era originalmente jóvenes y damas. “Este les concede 40 días de indulgencia perpetuidad por cada vez que ejerciten alguna obra en caridad o misericordia. Los herederos de Santos Rojo, que también son cofrades, señalan el 6 de agosto para celebrar la festividad. Que quede asentado que todos los viernes se diga una misa en su honor”. Así surgió la Cofradía del Santo Cristo, que actualmente integra tres grupos.

Custodios

26

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Caballeros

Cuidados. Los guantes no son por reverencia, sino para cuidar la imagen.

Una mirada lejana, con mesura al conducirse, profundo respeto y humildad dentro del altar, así se conduce don Víctor Castillo, vicepresidente de los Caballeros del Santo Cristo. “Es un privilegio muy grande, desde el 80, el padre Galindo reforzó la cofradía y con estatus debidamente autorizados, tenemos la encomienda de cuidados de la imagen de Cristo”, dijo orgulloso. Son 20 los caballeros que conforman el grupo, y a decir de Castilla, son pocos, “no ha habido mucha perseverancia, se invita constantemente porque el Santo Cristo necesita muchas manos, pero no hay perseverancia, no terminan el año de aspirantado”. Respecto al proceso, explicó que todo miembro debe cumplir un año de aspirantado, tener más de 18 años y participar activamente de todas las actividades, todo esto antes del 25 de julio, donde reciben un brazalete de manos del Obispo, que los identifica como Caballeros. Don Víctor dice que es a Santos Rojo “a quien le debemos que la comprara en 1608, la adquiere en Jalapa con todas las partes, porque no traía cruz, aquí una familia fue la que donó la cruz, fue la familia Domínguez”. Luego hace una remembranza del relato histórico mezclado con pinceladas de la leyenda que continúa contándose de generación en generación. Para don Víctor la fe y el amor al Santo Cristo ya lo llevaba en la sangre. “Mi papá también tomó parte por 51 años, él tocaba el violín desde la 5 y media de la mañana en el novenario, hasta hace 6 años que murió. Julián Castillo Molina, el me dio consejos para la encomienda, disciplina para tener el cuidado y conservación de la imagen. Nunca lo he tocado, fue la primera encomienda de mi santo padre y eso lo trasmitimos para conservarlo, tiene que haber una intensidad de conciencia”. Explicó que bajarlo no es asunto sencillo y el procedimiento ha cambiado con los años. “Tiene que haber mucha sincronía al bajarlo,


IV CENTENARIO 1608-2008

Guardianes sagrados &

&

Caballeros del Santo Cristo

Custodios

& Objetivo

Unión al cuidado de la imagen

Septiembre, octubre noviembre: Dan la acción caritativa en los ejidos. Enero, febrero y marzo: La preparación para Cuaresma. Mayo, junio y julio: Son los preparativos para la culminación de la celebración.

& Reuniones

Cada Jueves 1 de mes en casa parroquial.

A cuestas. Los jóvenes del Santo Cristo cargando la cruz.

antes era media hora para su descenso, ahora su mecanismo es manual adentro y más rápido para bajarse”. Sobre si ha recibido algún favor del Santo Cristo, de quien ha entregado gran parte de su vida en cuidarlo, respondió, “es muy milagrosa nuestra venerada imagen y le encomiendo a mi familia El nunca nos ha abandonado y siempre nos encomendamos a su cuidado”.

Damas

La llaman doña Rosy y desde 1989 es presidenta de las Damas del Santo Cristo; en medio de una sala inundada de figuras religiosas, explica la misión del grupo, “fomentar y aumentar la devoción al santo cristo, actualmente viene mucha gente del país a verle. Nosotras apoyamos en el novenario, en la misa de 8:30, como lectoras y colectadotes, también como ministros Las Damas tenemos el compromiso del viernes y los caballeros el domingo y el día del descenso hacemos guardias, alrededor de una hora y media”. Entre 90 a 100 mujeres, son las que integran el grupo, salvo por situaciones de salud no acuden en su totalidad, Rosa Irene García, explica que para ser parte de las damas, hay que pasar por mismo proceso que los caballeros. “Un año de

aspirantes, para que se den cuenta en qué consiste, se van a a las juntas que las tenemos los viernes de cada mes en la casa parroquial a las 4 de la tarde. Va un sacerdote, nuestro asesor, y él da un tema, se pasa lista de asistencia y en dos ocasiones tenemos actividades para los gastos que se ocasionan. En 1980 llego al grupo y recibió el escapulario rojo como insignia de su adherencia al grupo, “cuando se une una socia se entrega un escapulario que lo portamos los viernes y es entregado cuando se acepta a una socia o cuando tenemos una actividad. En la actualidad entran cuando están jubiladas y algunas mamás jóvenes, la mayoría son de más edad y cuando muere un socio el siguiente viernes se manda decir su misa”, explicó la presidenta, quien agregó que ellas insisten a las integrantes del grupo juvenil, para que lleguen a ser Damas. Sobre favores recibidos del Santo Cristo declaró, “nosotras somos muy devotas y nos sentimos muy fortalecidas de estar ahí con él. Siempre le pedimos”.

Jóvenes

Alrededor de 15 años atrás, la inquietud de un grupo de muchachos por el Santo Cristo, tuvo

como cauce el grupo de los jóvenes, una de las coordinadoras Alondra Fraustro, recuerda, “varía mucho, fue en los primeros de noviembre que es el aniversario del grupo”. A la fecha son 20 los jóvenes activos, entre 15 y 17 años en adelante, que se reúne cada sábado a las 5:30. Entre las actividades que realizan explica Alondra, “nosotros hacemos las vallas en el novenario, cuidar el paso de traslado de capilla a Catedral, hacemos guardia y en los novenarios, tenemos que hacerlo pues hay mucha inquietud por tocarlo y verlo de cerca”. Alondra fue elegida como coordinadora por el grupo y durará un año en el cargo, explica que mucha gente se molesta porque parte de su misión es evitar que las personas se acerquen. “Hay gente que se molesta porque no dejamos que lo toquen, otros se escabullen y la cofradía de eso se encarga, de cuidarla”. La fe de los mayores contagió a los jóvenes y hoy la joven expresa, “creo mucho en Él, lo amo mucho, me ha dado muchas bendiciones, es algo que se siente, no se puede describir. Cuando escucho el himno del Santo Cristo se siente una gran emoción. Como jóvenes a veces prefieren las fiestas y la reuniones pero cuando uno se entrega solito se va dando, ya depende de la disposición”.

Vanguardia 6 de agosto de 2008

& Actividades

27


IV CENTENARIO 1608-2008

Coros. Por años también cantando alaban a Dios.

28

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Cultura

Un hombre perdió el habla al caer de un caballo, allá por 1759. llegó a Saltillo, oró al Santo Cristo y de pronto volvió a hablar.

Color de Dios. Ilustraciones de las novenas al Santo Cristo.

Artista. Don Rafael López pintaba los pósters.

La inspiración de la cruz p o r A n a S a k a n a ss i F OTO S : O t hó n F i g u e r o a / Alejandro Treviño

L

a imagen del Santo Cristo no sólo inspira fe, también arte. Decenas de artistas de la región mediante pinceladas, cantos o versos han demostrado su respeto y devoción al crucificado. La festividad del Señor de la Capilla convoca a miles de personas, y es entonces cuando el arte cumple con su objetivo: llegar a ellas y provocar un sinnúmero de sentimientos en los corazones de fieles de todas las edades. VERSOS SANTOS Numerosos poetas y escritores han dedicado sus versos al Santo Cristo. Uno de ellos, coahuilense de nacimiento, decidió dedicar gran parte de su obra al centro de la devoción saltillense. Fray Jerónimo Verduzco Villarreal era originario del municipio La Madrid, se graduó de la Escuela Normal del Estado en 1947 y ejerció el magisterio por dos años, luego, en 1950 el llamado de Dios llegó a su corazón y decidió ingresar a la orden religiosa de San Francisco. Ahí, dedicó su vida al servicio de la Iglesia, pero no descuidó las letras. Como describe el Diccionario Biográfico de Coahuila, editado, “sus vocaciones religiosa y literaria siguieron siempre una dirección paralela”. Es considerado una de las más altas voces de la poesía mística. Pro-

También los poetas, escritores, pintores y coristas han encontrado en el Santo Cristo un motivo para inspirarse. Uno de los más prolíficos, Fray Jerónimo de Verduzco le dedicó la mayor parte de su obra. fundo en el sentimiento y noble en la expresión. “Es una cumbre de la poesía religiosa en el idioma de Castilla”, “Uno de los grandes poetas místicos de nuestro tiempo”, “El más alto poeta místico de América”... fueron sólo algunos comentarios que despertó su trabajo poético en periodistas e intelectuales. Fray Jerónimo Verduzco murió en Cuernavaca, Morelos, en diciembre de 1996, pero dejó obras de impresionante belleza, como la dedicada a la Fiesta del Santo Cristo de la Capilla: “Siete Orquídeas de Gozo”.

Siete Orquídeas de Gozo (Fragmento)

Setenta orquídeas por siete por Tu fiesta, Santo Cristo de la Capilla, en Coahuila corazón, y cuna, y símbolo. Siete arcángeles garbosos al son de siete estribillos alzando polvo de estrellas al zapateado florido de siete parejas, siete, por Tu seis de agosto alígero; porque hoy celebra mi pueblo el colmo del regocijo.

UN ARTISTA DE DIOS Durante aproximadamente diez años, el profesor Rafael López Rodríguez tuvo la encomienda de realizar las ilustraciones para los pósters y novenas de la festividad del Santo Cristo. Fue el padre Humberto González Galindo, en aquel entonces párroco de la Catedral quien lo hizo partícipe de esta encomienda. “Cuando recibí la invitación del padre Humberto para mi fue un honor, una distinción. Acepté con mucho gusto la invitación del padre”, comenta. Don Rafael López comenta que, apenas daba vuelta el año, el 2 de enero acudía a saludar al padre Humberto con motivo de Año Nuevo y desde esa fecha recibía la encomienda de realizar la ilustración. Por lo general, utilizaba acuarela y lápices de color para afianzar y delinear. La ilustración debía tenerla lista tres o cuatro meses antes. El profesor López Castañeda también fungió como jurado, junto con otros artistas, en los concursos de dibujo y modelado infantil que se realizaban con motivo de las fiestas del Santo Cristo. Así como don Rafael, otros artistas han plasmado su inspiración en distintas obras. Eloy Cerecero, por ejemplo, fue el realizador del logoti-

po de las fiestas del Santo Cristo. CANTAR ES ORAR DOS VECES En años pasados, se realizaba un concurso de cantos al Santo Cristo, pero en esta ocasión, por primera vez, se llevó a cabo el Festival de la Canción el sábado 2 de agosto en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler. El evento fue una demostración de cantos y participaron las Rondallas Sentimientos, Semblanza y del Tecnológico; los coros del Perpetuo Socorro, San José, Fiat; y de Catedral: Sembradores de Cristo, Divina Providencia y Santa Marta. Susana Rodríguez, Fernando Salas y Jesús Lara son integrantes de la Pastoral de Coros, encargada de la organización. Ellos comentan que cada año los cantos son diferentes y que tratan de elegir aquellos que no son muy conocidos. Existe un canto “Señor Santo Cristo”, escrito por Noé Andrés, del Coro Sembradores de Cristo, al que ya han adoptado como un himno. A continuación reproducimos un fragmento.

Canto Señor Santo Cristo en el dolor de tu rostro me aflijo y me da fuerzas para seguir tu camino, Señor Santo Cristo, misionero de paz y de amor, déjame ser mensajero de tu fe para ayudar al ciego del alma y que no puede ver las maravillas de quererte Santo Cristo y de la paz que habrá en su corazón.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 29


30 Vanguardia 6 de agosto de 2008


6 de agosto de 2008 Vanguardia 31


IV CENTENARIO 1608-2008

En 1775 José Francisco Mata, de 18 años se cayó de una azotea. Se levantó intacto, en ese momento una procesión del Santo Cristo pasaba frente a su casa.

Mensajero. Javier Villarreál presentó una imágen inédita del artista saltillense Francisco de Paula.w

Inédita

La casa está llena, no caben las visitas, la capilla se estremece y recupera el aliento hasta que la imagen vuelve a su lugar, al lugar donde un día el Santo Cristo fue visitado por un artista que levantó la mirada y vio por primera vez aquella imagen que reproduciría fielmente a través del pincel. El resultado fue una pintura de gran formato que muestra con precisión los rasgos de una pieza de exquisita factura, que además de ser el símbolo de la fe de los saltillenses, es también una obra de arte que a pesar de sufrir los embates del tiempo, se erige con dignidad ante la presencia de los feligreses. La obra, realizada por Francisco de Paula Mendoza en 1934, le rinde al Cristo de la Capilla un discreto homenaje en una casa en Coyoacán, Ciudad de México, en donde permanece exhibida; pero gracias al olfato periodístico e histórico de Javier Villarreal Lozano, el óleo sale a la luz en el cuarto centenario de un Cristo que ha inspirado a numerosos artistas plásticos de la localidad”.

PINTOR DEL PRESIDENTE

Vanguardia 6 de agosto de 2008

32

Pinceladas

de fe

A simple vista parece una de las tantas fotografías tomadas a la imagen. Más de cerca revela ser una pintura del artista saltillense Francisco de Paula y Mendoza que reprodujo con fidelidad la belleza del Santo Cristo. Por Humberto Vázquez Galindo

L

a devoción por el Santo Cristo no sólo se puede constatar a través de la algarabía que despierta a la Catedral el 6 de agosto. El deambular es continuo y los fieles llegan todos los días del año a la capilla a venerar la imagen. Hoy a 400 años de su llegada a la ciudad en el lomo de una mula llamada leyenda, su imagen

aparece por todos lados, su rostro se multiplica a través de logradas fotografías, viejos grabados ocultan en blanco y negro el dolor de su sangre derramada, una monografía le dedica cada una de las palabras que contienen sus páginas, los diarios lo llevan en la portada, las luces lo iluminan y pequeñas estampas que van de mano en mano, terminan en carteras, en bolsos, en pequeños altares, en el corazón de quien le deposita lo mejor que tiene: la fe.

Francisco de Paula Mendoza vivió sus primeros años en Saltillo, la ciudad que lo vio nacer en 1867 y más tarde partir hacia la capital, lugar donde estudiaría artes plásticas en la prestigiosa Academia de San Carlos. Más tarde, su talento con el pincel lo llevaría a Francia en donde permanecería algunos años, hasta regresar a principios del siglo 20 para convertirse en uno de los artistas favoritos de Porfirio Díaz. “Cuando regresa de Europa, ocurre que Mendoza casi se convierte en pintor de cabecera de don Porfirio Díaz, quien le prestaba soldados para hacer recreaciones de las numerosas batallas Para el director del Centro Cultural Vito Alessio Robles, quien le seguía la pista a la obra del pintor en la Ciudad de México para montar una exposición en Saltillo, fue toda una revelación encontrarse con obra poco conocida del artista. “Fue una coincidencia. Un amigo del Archivo General de la Nación y yo empezamos a hablar sobre Saltillo y sus pintores y yo mencioné a Francisco de Paula y Mendoza y me dijo que él conocía a un nieto del pintor en México y me dio su teléfono, le llamé y efectivamente era el nieto y me invitó a visitar su casa en Coyoacán en donde tiene mucha obra de su abuelo”.

COMO APARECIDA

Pero la sorpresa más grande del historiador fue encontrarse en aquella casa con una obra de carácter religioso que nunca se ha exhibido: “Me llamó la atención que uno de las más grandes pinturas que conserva el nieto es un Cristo de la Capilla, que yo nunca había visto, nunca pensé encontrarme con el Santo Cristo en Coyoacán”. La pintura la dio a conocer Villarreal a través de una monografía de gran calidad titulada “Santo Cristo de la Capilla”, realizada por la Asociación Civil Amigos del Patrimonio Cultural de Saltillo, en la cual aparece un texto sobre la obra del historiador. Tal documento se encuentra a la venta para recaudar fondos para la restauración de la Catedral.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 33


IV CENTENARIO 1608-2008

POR S y l v i a G e o r g i n a Es t r a d a F o t o s : C o r t e sí a F RANCI S CO L u b b e r t

N

34

Vanguardia 6 de agosto de 2008

Retrato

o todos tienen la fortuna de que llegue uno de esos momentos mágicos en que parece que el tiempo se detiene y la luz cae en forma exacta y precisa. Sin embargo, cuando este suceso extraordinario ocurre, lo único que se puede hacer es disparar el obturador. Así lo hizo Francisco Lubbert cuando tuvo ante su lente la frágil belleza de la imagen del Santo Cristo de la Capilla. Ha pasado casi un año de ese suceso memorable, pero aún hoy Lubbert recuerda lo gratificante y complejo que fue el trabajo de tomar las últimas fotografías del Santo Cristo. Más que buscar el ángulo adecuado o el encuadre exacto, el fotógrafo deseaba crear un testimonio de fe, que los feligreses al contemplar la imagen sintieran ese arrobo místico que los empuja a acudir, año con año, a adorar al Cristo doliente que ya es considerado el patrono de Saltillo. De inmediato, Lubbert se sintió atraído por la amplia gama de detalles de esta pieza centenaria, hecha con pasta de maíz. “La calidad del trabajo artesanal es extraordinaria. Se siente sobre todo una entrega mística impresionante por parte de la gente que lo hizo, porque sí traduce un sentimiento espiritual y está hecho con un cuidado tan extremo que no creo que lo pueda hacer alguien sin realmente sentir lo que está haciendo”, rememora Lubbert. “Estos momentos mágicos son precisamente los que hacen de la fotografía una carrera muy especial, muy bonita, porque uno logra estar presente en lo más valioso de un momento o un acontecimiento. Es muy gratificante cuando se puede hacer este tipo de trabajo”, sostiene el creador.

REPRODUCIR EL DOLOR “En las fotografías del Santo Cristo yo sí tuve mucho interés en tratar de traducir el dolor, el pesar que se tiene por medio de la iluminación y parece ser que sí se logró. Esto es la parte sensible de este trabajo en donde tienes que aplicar una idea o un concepto”. Pero la invitación para hacerse cargo de este proyecto no fue gratuita, con una larga trayectoria profesional, el fotógrafo fue contactado por Marco Gómez Saucedo, integrante de los Amigos del Patrimonio Cultural, para hacer el testimonio gráfico de la venerada imagen. Sólo se requirieron dos horas para fotografiar la pieza, pero los preparativos fueron largos, ya que era indispensable la presencia de los Caballeros del Santo Cristo para que manipularan la obra. “La imagen no se puede tocar por ningún motivo, los mismos caballeros se ponen unos guantes de látex especiales para poderla mover y es a ellos a quienes les daba las instrucciones para colocar en un sitio determinado a la imagen. También hay que tener mucho cuidado en la exposición de la luz, porque no se puede exponer al Cristo por mucho tiempo para evitar una cuestión de deterioro”, precisa.

De 1950 a 1980 mariachis llegaban a la 1 de la mañana a cantar las mañanitas al santo cristo. Casi nunca les abrían las puertas, porque era un gesto espontáneo.

Del espíritu

a la lente

Francisco Lubbert tuvo a su cargo un trabajo muy especial: capturar para la posteridad la imagen del Santo Cristo

Privilegio. Lubbert ha sido el único fotógrafo al que se le permitió hacer una sesión fotográfica privada con la imagen.

Únicamente son 12 las fotografías que tomó Lubbert, en las que se perciben distintos ángulos y acercamientos. “Son dos variantes de dos escenografías distintas, una que muestra el portón que comunica con Catedral y en la otra aparece un fondo negro para resaltar muchísimo más la figura”, explica. Con el 400 aniversario del Santo Cristo la obra de Lubbert puede verse en estampas, una mono-

grafía y distintas publicaciones, pero además de su divulgación, lo que le importa al fotógrafo es lograr que la gente tenga un mayor acercamiento con la efigie. “Creo que hubo una aportación muy valiosa el hacer que la imagen dejara de ser lejana. Se pudo hacer un trabajo con una interpretación más sensible que el público tiende a percibir: el dolor de Cristo en la cruz”.


6 de agosto de 2008 Vanguardia 35


36 Vanguardia 6 de agosto de 2008

Santo Cristo: Rostro de la fe  

Suplemento especial del periódico Vaguardia por el 400 aniversario de la llegada del Santo Cristo a Saltillo, Coahuila, México.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you