Page 1


   

Organización(pág 3) Hemorragias(pág 4) Lesiones oculares (pág 5) Heridas (pág 6)


No se cumplen: 1.Estudiar a fondo la siniestralidad y las características de cada empresa. 2.Designar al personal encargado de poner en práctica los primeros auxilios. 3.El socorrista laboral será voluntario y deberá tener además de los conocimientos básicos en primeros auxilios una formación específica de los riesgos de la empresa. 4. Organizar las relaciones con los servicios exteriores de la empresa para garantizar la rapidez y la eficacia de la asistencia médica de urgencias. 5. Informar a todos los empleados, mediante carteles, folletos, etc sobre cuales son las actuaciones esenciales que deben llevarse a cabo cuando sucede un accidente; en primeros auxilios estas actuaciones están estructuradas por orden en un método denominado PAS. 7. Avisar en segundo lugar. Después de proteger, hay que llamar a los servicios sanitarios de emergencia y facilitar la máxima información. 8. Socorrer en tercer lugar. Después de proteger y avisar, podemos atender a la persona accidentada empezando por reconocer sus signos vitales. 9. Decidir el número de socorristas teniendo en cuenta: el número de trabajadores de la empresa, las tareas que se realizan, los riesgos específicos existentes… 10. Disponer de un botiquín con el material preciso para realizar primeros auxilios. 12. Instruir a todos los empleados nuevos en relación con la organización de los primeros auxilios.


No se cumplen: 1. Detener la hemorragia empleando, por orden, los métodos siguientes: la compresión directa, la compresión arterial o el torniquete. 2. La compresión directa consiste en efectuar una presión en el punto de sangrado con un apósito lo más limpio posible durante diez minutos elevando a la vez el miembro afectado a una altura superior a la del corazón. 3. Aliviar la presión ejercida sobre la herida una vez haya transcurrido los diez minutos, pero sin quitar nunca el apósito. 4. Combinar la compresión arterial con el primer sistema, en el caso de que no se consiga una reducción de la hemorragia. 5. Realizar un torniquete. 6. Aplicar el torniquete por encima de la herida y en el extremo del miembro afectado, utilizando para ello un vendaje ancho. 8. Hemorragias de la nariz. Efectuar una presión directa sobre la ventana nasal sangrante y contra el tabique nasal y mantenerla durante un tiempo mínimo de cinco minutos.


No se cumplen: 1. El ojo es uno de los órganos del cuerpo humano más 1.vulnerable y más expuesto a las agresiones externas y es, al mismo tiempo, un órgano muy delicado. Las personas que tengan que aplicar los primeros auxilios en accidentados que tengan afectados los ojos deben extremar las precauciones en las atenciones que presten y acudir siempre a un especialista en caso de detectar cualquier lesión. 4. Quemaduras. Una de las lesiones más habituales que puede sufrir un ojo de manera accidental es la quemadura por productos químicos. Las lesiones por productos cáusticos son extremadamente graves y pueden dejar secuelas importantes, por lo que los primeros auxilios deben de aplicarse de inmediato. 6. Actuaciones generales. Limpiar el ojo con agua abundante manteniendo los párpado abiertos. Si las molestias persistes girar el párpado al revés y limpiarlo por dentro con agua. 7. Si a pesar de haber limpiado los ojos con agua y los problemas no disminuyen, hay que taparlo con gasas húmedas o cualquier otro material del estilo que esté limpio. 9. No se deben utilizar nunca colirios para tratar un problema ocular. 10. En caso de un cuerpo extraño clavado en el ojo, el lavado con agua no suele ser eficaz porque no puede llegar a arrastrarlo. Ante esta situación, nunca debe intentar extraerse el cuerpo extraño; hay que acudir sin demora a un centro sanitario. 11. En el caso de las quemaduras, siempre hay que evitar el uso de neutralizadores o cualquier otro producto mezclado con agua. Se recomienda que la duración del lavado sea entre 10 y 20 minutos como mínimo y siempre empleando abundante agua.


No se cumplen: 2. Valorar la importancia de las heridas, teniendo en cuenta los factores de gravedad siguientes: extensión, profundidad, localización y suciedad. 4. Evitar la contaminación. Antes de tocar la herida hay que lavar las manos con agua y jabón y limpiar el instrumental que se va a usar. 5. Desinfectar la herida. En primer lugar, hay que dejar que sangre un poco la herida y que quede visible. Después hay que limpiarla con agua y jabón siempre de dentro de la herida hacia fuera. Por último aplicar un antiséptico no colorante que permita distinguir una posible infección de la herida. 6. Vendar la herida. Si la herida se produce en un entorno limpio, en el que no existe riesgo de infección, es mejor dejarla descubierta. 7. Prevenir la infección. Hay que recomendar la vacunación de la antitetánica. 10. Explorar la herida. Buscar en los puntos dolorosos síntomas de contusiones, fracturas o hemorragias. Actuar siguiendo los criterios establecidos en primeros auxilios para cada caso.


Julia MartĂ­nez Araujo


Primeros Auxilios Julia  

Casos prácticos