Issuu on Google+

“Charles Hermanos”: funcionarios de la Aduana habían llevado a cabo un procedimiento en el comercio Charles Hermanos, de resultas del cual, sin orden judicial alguna, fueron secuestradas facturas comerciales de la firma, correspondencia y libros de contabilidad. Sobre la base de estos elementos los titulares del comercio fueron procesados por el delito de contrabando. Concluida la etapa sumarial, la defensa opuso una excepción previa de falta de acción, demandando el desglose de los papeles y efectos secuestrados por entender que los mismos habían sido incautados ilegalmente. Llegado el caso a la Corte, se hizo lugar al desglose solicitado. El Alto Tribunal comenzó por señalar que los funcionarios de la Aduana habían actuado en forma ilegal, puesto que la Ordenanza en vigor prohibía expresamente todo acto de pesquisa o secuestro de mercadería sin orden judicial. Refiriéndose entonces al pedido de desglose de los documentos agregó: que auténticos o falsos (los documentos) ellos no pueden servir de base al procedimiento ni de fundamento al juicio. Si lo primero (auténticos) porque siendo el resultado de una sustracción y de un procedimiento injustificable y condenado por la ley, aunque se haya llevado a cabo con el propósito de descubrir un delito… la ley, en el interés de la moral, de la seguridad y secreto de las relaciones sociales los declara inadmisibles; y si lo segundo (si son falsos), porque su naturaleza misma se opone a darles valor y mérito alguno. Por esos fundamentos, se revoca… el auto apelado y se declara que deben desglosarse del proceso los documentos aludidos.


Charles hermanos