Page 1

Alternativa Semanario Montevideo, 11 de febrero de 2013 - Época II Nº 73

Libertad, Siempre Libertad

“Movimientos y contrataciones” irregulares en la IMM A consecuencia de una investigación policial y judicial que culminara con el procesamiento por hurto especialmente agravado de un funcionario municipal en junio de 2011, salieron a la luz más hechos turbios en la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM). En un artículo del periodista del diario El País, Andrés López Reilly publicado el 07.02.2013, se informó sobre los hechos que han desembocado en mayores implicancias, ya que en las declaraciones formuladas por el trabajador ante las autoridades policiales y judiciales, surgió un irregular manejo de las finanzas y los materiales del Museo de las Migraciones que en aquel momento se encontraba en local del ex Bazar Mitre sito en 18 de Julio 885. Hecho desencadenante Surge de la denuncia policial que el trabajador de la Intendencia, que hacía tareas de restaurador para dicho Museo y es cantante de una conocida banda de rock), concurrió al museo con una camioneta

arrendada (un flete), su esposa y otras dos personas y se llevó varios objetos "en desuso". Fue sorprendido por un policía -que cumplía el servicio 222- mientras cargaba cinco rejas de hierro, cuatro puertas de madera, el motor de un montacargas y una pesada puerta blindex de vidrio, entre otros elementos. El policía llamó al entonces director del museo, el poeta y gestor cultural Víctor Cunha -actual asesor de la División de Cultura-, para preguntarle si el traslado de las piezas estaba autorizado y éste le respondió que no, lo cual derivó en la denuncia policial. Declaraciones No era la primera vez de un hecho similar, desde que el fletero declaró a la Policía que hacía un mes aproximadamente había hecho un traslado de unas "diez cajas de cartón pesadas" a la misma dirección.


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 2 2

El funcionario procesado declaró que el coordinador del Museo de las Migraciones y Bazar de las Culturas autorizó "en diferentes oportunidades" el traslado de elementos considerados en desuso, "como ser un camión municipal lleno de estanterías, soportes de hierro y tanques de hierro"; reconoció que el viaje en cuestión no contaba con la autorización de su superior, con quien había tenido una discusión "por temas administrativos sobre su contratación para trabajos extras". Asimismo declaró que estos eran trabajos "no permitidos por la administración municipal" y que "en algunos casos se le pagaba con materiales". A su vez, señaló que en otros casos se contrataba "por intermedio del director" a otras personas "en forma ficticia", y que él era quien realizaba el trabajo "y cobraba a nombre de esas personas". En ese sentido, puntualizó que "es una situación totalmente irregular dado que a través (del director) se contrata a terceras personas ficticiamente, para que puedan cobrar a través de la Intendencia, dado que por ser empleado municipal yo no puedo percibir un segundo sueldo por esas tareas extras a mi designación". Aclaró que algunas sillas que retiró del local municipal "eran para reciclar y

otras para provecho propio" y dijo que no existía un inventario en el lugar y que esperaba que su jefe retirara la denuncia ya que "es el principal implicado". El director Víctor Cunha, por su parte, dijo que el funcionario negó haberse llevado los objetos e intentó implicar al policía que lo sorprendió. El jerarca también denunció que han "desaparecido" de la institución "un vídeo proyector que estaba colgado en la sala principal y una cafetera italiana último modelo, muy grande, que pesa 40 kilos". Otras “curiosidades” El funcionario municipal (empleado desde 1991) tenía un antecedente por "tráfico internacional de tóxicos con asociación". Por Resolución municipal 594/12, de febrero de 2012, Víctor Cunha fue suspendido por la intendenta Ana Olivera durante tres días, sin goce de sueldo, por haberle aplicado una sanción al funcionario procesado. La Intendencia de Montevideo aún maneja un voluminoso expediente para destituir al funcionario. Nada se sabe sobre las acusaciones contra el coordinador de Museo.

Alternativa es una publicación semanal producida con la colaboración de adherentes y de amigos de Alternativa Independiente, así como por el apoyo, con artículos de opinión e información, de otros actores políticos, sociales y técnicos, cuyo objetivo es difundir las actividades de interés social, cultural y político que hacen a nuestro país, al Partido Colorado y a nuestra Agrupación, así como difundir artículos de los diversos medios de comunicación, que pueden resultar de particular interés. Nota: Las opiniones e informaciones vertidas son de exclusiva responsabilidad de quienes suscriben los artículos, no comprometiendo la opinión de la publicación ni de la agrupación política. Contacto: Tel. 099.777.269, E-mail: alternativa520@gmail.com Dirección: Fitzgerald Cantero Piali. Coordinación General: Leonardo Monzillo Costa Colaboran en este número: Pedro Bordaberry; Rodolfo Balakier; Dr. Jorge Alejandro Suárez Saponaro; Sandra Elizabeth Constenla Velázquez; Daniel Bianchi.

Visita: vamos10520.com.uy


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 3 3

Hay una "enorme crisis de valores"

En entrevista realizada a Pedro Bordaberry por Daniel Lema e Iván Kirichenko, publicada en el semanario Búsqueda del 17.01.2013, se conocieron impresiones e ideas del líder colorado, principal opositor observado por el Frente Amplio con vistas a las elecciones de 2014. Exponemos a continuación una primera parte con extractos de las respuestas del conductor de Vamos Uruguay. “Logramos que se produjeran cambios de orientación. Los dos principales temas del país son la seguridad y la educación, y en ambas hicimos aportes que han obligado al gobierno a tomar algunas medidas. “El gobierno debería fijarse tres prioridades: educación, seguridad y cuidado de la inflación. En educación, para empezar tendrían que tener las escuelas y liceos terminados, cosa que parece complicada. En seguridad (el ministro del

Interior Eduardo) Bonomi demostró que no es la persona adecuada, su salida le podría dar un empuje distinto al Ministerio porque haciendo lo mismo seguirá dando los mismos resultados. Tenemos número récord de homicidios en un año. Y lo otro que tienen que cuidar es la inflación, que me parece que se ha disparado de una forma complicada.” “En Uruguay hay una crisis enorme de valores, de gestos y de funcionamiento de la vida pública y política. Entonces, cuando un presidente dice que hay personas que están en un cargo para no fomentar el desempleo, les dice a los periodistas "no sea nabo", a los uruguayos "no sea gil", o a los muchachos "aprendé a perder y no le pegues a la mujer", creemos que tiene que haber un mensaje claro. Y eso que parece menor no lo es. Se traduce en una cantidad de cosas: en la agresividad, problemas de convivencia y también desde el gobierno en un problema, muchas veces, de falta de atención a las formas. Parecería que la consigna vale más que el estudio y el análisis de las

cosas. Pido permiso para ir a Venezuela pero no digo que voy a Venezuela. Voy a Venezuela a apoyar un partido político de Venezuela donde hay dudas sobre la constitucionalidad con lo que está pasando. Mandó al ministro de Defensa Nacional y un barco de la Armada Nacional a acompañar a la señora Kirchner porque logró zafar una fragata embargada por acreedores. Mujica nos dice que están en los cargos atornillados, le decimos no, eso no lo toleramos.” “Resulta obvio que si estás ahí (en los entes para controlar) podés tener más posibilidades de conseguir información. Nosotros no le prestamos atención a conseguir información que es importante, le prestamos atención a no seguir por ese camino.” “Hay falta de republicanismo en el Uruguay. Estas cosas (crisis de valores, códigos) se terminan si llegamos al gobierno: no les vamos decir a los periodistas "no sea nabo", no les vamos a decir a los médicos que si no quieren abortar tienen que decir por escrito los motivos por los cuales no quieren hacerlo


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 4 4 en una especie de política policíaca de la década de los 40 en Europa. Eso no lo vamos a hacer porque somos republicanos. Obviamente, hay que trabajar con la convivencia y eso no se logra de un día para el otro, pero a partir del mensaje del que está arriba empieza todo. ¿A quién miran todos los uruguayos todos los días? Al presidente de la República. El presidente es el que está diciendo "no sea nabo", "no sea gil", "me voy a un acto y me pongo la campera del Ejército de Venezuela", va a Buenos Aires y dice "me traje unos mandados". Nosotros tenemos un plan social en el que está trabajando (el senador Alfredo) Solari, para mejorar la convivencia y eso no solamente con educación, es también con deporte, mucha actividad, el combate a la droga.”

“Sobre el consumismo y como la gente compra y compra “es el mundo el que entró en esa lógica de tratar de vivir mejor a partir de la compra de una cantidad de artefactos que nos hacen vivir mejor. Cuando el consumismo es para vivir mejor... por ejemplo, acá hay DirecTV y ven la misma tele que ustedes. El otro día estábamos trabajando y querían trabajar de apuro. "¿Qué pasa, muchachos, que están tan apurados?", les pregunté. "Está el partido de la Champions", me dijeron. Tienen dos celulares. Eso no es consumismo, se comunican mejor. Pero el que está atrasado, y Mujica no dice nada, es el Estado uruguayo. Topolansky se queja porque Mujica no tiene avión, pero (el presidente de Ancap, Raúl) Sendic se compra un avión para Ancap y (el poblado de) Carlos Reyles no tiene ambulancia.

Acá hay un problema de prioridades. Tenemos el crecimiento más grande de la historia y resulta que seguimos sin la ambulancia o la patrulla en Reyles.” Acerca de la fascinación que ha causado Mujica en el mundo, que ha generado notas en medios de alcance mundial, señaló Pedro Bordaberry “Que haya fascinación no quiere decir que haya aprobación. A mi juicio, hoy la atracción de los periodistas es por lo distinto. Un presidente que vive así es distinto a como vive otro presidente. Pero una cosa es que sea distinto y otra es que eso sea bueno. Lo que Mujica ha confundido -y nos está confundiendo a todoses lo popular con el populismo, la austeridad con el pobrismo. Quiero un presidente popular pero no populista.

En marzo vuelve Vamos a Más, el mensuario con la opinión batllista y colorada. Suscríbase por email a mensuariovamosamas@gmail.com o envíe un sms o llame al 099.777.269


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 5 5 Quiero un presidente austero pero no necesariamente pobre. Quiero un presidente austero pero no necesariamente pobre. Volviendo a por qué nos fuimos, queremos participar de un país donde se respeta a las personas. Además, a cada rato se inventan enemigos y consignas. Hoy son los ginecólogos que no quieren hacer abortos, se les acusa de que quieren cobrar. ¿Cómo van a decir eso? Pusieron un enemigo y una motivación que después hay que sacarlos. A los que roban en Punta del Este son pitucos: ¿entonces los podemos robar? Los que matan tenían antecedentes penales y había un ajuste de cuentas. ¿Entonces eso

está bien? Hay que señalar que eso está mal. Estuve calladamente en los últimos meses yendo a los barrios de Montevideo, fui al Marconi, al Santa Catalina, al 9 de Diciembre... La mayoría de la gente que vive ahí es gente de trabajo que quiere ser escuchada. A una madre le mataron al hijo y las autoridades le dijeron que el muchacho era adicto. Entonces, pese al crecimiento enorme, todos estamos de acuerdo con que hubo un retroceso enorme en la educación, en la seguridad, en el combate a la droga.” Hay un paralelismo con Argentina, “El que no está de acuerdo conmigo es un enemigo. Eso lo hacen conmigo a cada rato. Le

buscan una justificación de por qué uno va a estar en contra de eso. No aceptan que quizás piense distinto, que es algo natural. Entonces, ¿de quién es la culpa? ¿Del que dice "no estoy de acuerdo" o del que dice que "si no está de acuerdo es un enemigo"? Uruguay necesita apostar a los valores esenciales. Hay que aprovechar este año 13 para releer las Instrucciones. Artigas decía: oriental, no sumiso a Buenos Aires ni a ningún poder o potencia extranjera; especial atención a los más infelices; educación, tan ilustrados como valientes, y la seguridad en la campaña. Estamos yendo exactamente al revés.”

¿Qué es la “vía uruguaya hacia el socialismo”? Por Fitzgerald Cantero Piali El ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, en entrevista con el semanario Búsqueda, publicada este jueves 7 de febrero, propone que el Frente Amplio debe, en un eventual tercer gobierno, aplicar una “vía uruguaya hacia el socialismo”. Para ello ve acuerdos de su partido, el Socialista, con el Partido Comunista (nombrado en primer lugar), el Nuevo Espacio, la 5005, el MPP, la Vertiente Artiguista y Compromiso Frenteamplista. Claramente excluye de ese

proyecto a Asamblea Uruguay, grupo liderado por el vicepresidente Danilo Astori. La omisión no debe pasar inadvertida por varios motivos. Por un lado, porque queda claro que Olesker no cuenta a ese sector para su “vía uruguaya hacia el socialismo”. La imagen de “moderado” que construyó Astori, de “garantía” de evitar radicalismos - echada a la bartola por el mamarracho de


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 6 6 Pluna- ya no funciona como tal y no será tenida en cuenta en la incursión radical, en la que pretende el titular del MIDES se sumerja nuestro país. Por otro lado, porque estas afirmaciones, realizadas en momentos que los índices de déficit fiscal e inflación, igualan a la crisis de hace 10 años, exacerban los enfrentamientos entre los equipos económicos “astoristas” y “mujiquistas”, revistiendo Olesker en filas de estos últimos. Pero no son las únicas sorpresas que lanza el ministro en la entrevista. No deja margen a ningún duda sobre si ese socialismo se inspiraría en la visión marxista clásica: “sí” responde categóricamente. Es bueno repasar que esa visión se solidifica en la lucha de clases, la evolución (o involución) social como resultado de la confrontación permanente y la dictadura del proletariado. La aplicación de ese modelo, es un jalón trágico en la historia de la humanidad, contando en decenas de millones las pérdidas de vidas y en otros cientos de millones, sumidos en la pobreza extrema. Para Olesker el modelo es Cuba. No lo digo yo. Lo afirma él claramente. Criticando al capitalismo, se inspira también en el modelo chino, que aplica las dos visiones: la capitalista y la socialista, con consecuencias trágicas para los obreros de aquel país. Pone como ejemplo del camino ya iniciado hacia ese fin, la reforma de la Salud y niega que el sistema funcione mal. Si tomamos en cuenta, que el modelo de Olesker se basa en la dictadura del proletariado, no es raro

advertir la similitud de esa reforma, impulsada por otra dictadura, la del general Augusto Pinochet (http://es.wikipedia.org/wiki/ Fonasa). Hasta el nombre le copió. En un eventual gobierno de Tabaré Vázquez, el ministro ve la continuidad de la política exterior, respecto a la actual administración. Es muy bueno ese reconocimiento, demuestra que ambas administraciones frenteamplistas son la misma cosa y no hay diferencias entre Mujica y Vázquez. Dice Olesker, a modo de justificación, por la cantidad de personas que viven en la calle, tener un estudio que afirma, que bajó la cantidad de personas en esa condición por causa de la pobreza y que aumentó por desvinculación familiar y adicciones. Eso sí es tener rostro de piedra. Es claro: siempre la culpa la tiene otro. Pero no se va a ser mayor problema. Pues, el proyecto de ley de faltas, que tiene media sanción, penalizará a quienes viven en la calle y si no hacen trabajo comunitario para cumplir con esa falta, los meterán presos. Aspiro a que los senadores, no aprueben ese disparate que, repito, los diputados del FA, ya votaron en diciembre pasado. El consumismo El ministro cuestiona la “cultura consumista”. Es la misma que ha sido alentada desde el gobierno que integra, bajando el impuesto al consumo -bancarización mediante- y hasta estimulando, desde el estatal Banco República, la incorporación de adolescentes a su cartera de clientes. El marxista Olesker, propone desalentar el consumo a través de las muestras de


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 7 7 pobrismo, como hace Mujica (aunque niegue que sea pobre) y gravando con impuestos bienes como “los plasmas”. Entonces, los artículos que estos señores consideren que no se deben comprar, se van a encarecer. ¿Quién es cualquier mortal para decir qué debe comprarse y qué no, sea ministro, presidente o charlatán de boliche?

ejemplo. Para luego generar la “cultura” que impondrá, desde ese supuesto tercer gobierno.

Es claro que el ministro no considera a la libertad como un valor. Todo lo contrario. Es su más acérrimo enemigo.

Luego de leer estas líneas, muchos me atacarán sosteniendo que soy “un fiel representante de la derecha” (cosa que nos endilgan todos los días, sin explicar qué es); que estoy “generando cucos” y que quiero “asustar a la gente”. Los invito a todos, a todos, a leer detenidamente las declaraciones referidas del ministro. Comento aquí sus expresiones textuales.

Lo que Olesker le va a proponer a sus camaradas (así se llamaban los marxista entre sí, a partir de 1917 cuando intentaron aplicar esa teoría) además, es que salgan a convencer a la gente -según sus propias palabras-, de cuántas pulgadas tiene que ser el televisor, por

¿Cómo se llama la defensa de mis convicciones republicanas y el cuestionamiento con firmeza de una ideología perimida y nefasta que se pretende reimplantar? No lo sé. Que le pongan la etiqueta que más les guste, por ello no voy a dejar de expresar lo que pienso.

Un culebrón venezolano Por Rodolfo Balakier No todos los años uno puede salir de vacaciones en verano y este año el turno me tocó a mi. No obstante no hay mal que por bien no venga. Haber estado durante el mes de enero en la desolada Montevideo me permitió apreciar la ciudad con otros ojos y me permitió descubrir, entre otras cosas, que nuestra capital está pensada para un tránsito estival (o lo que es lo mismo, para un caudal de tránsito de los años 60’). Sin embargo lo más llamativo de mi estadía veraniega en la ciudad fue la posibilidad de mantenerme informado durante todo el tiempo; este año no hubo desenchufe, el mundo no se detuvo durante 15 días y la computadora no pudo ser sustituida por la sombrilla y el bloqueador. Ergo pude presenciar todo ese culebrón venezolano relacionado con la salud del presidente Hugo Chávez. Que estaba grave, que estaba lúcido, inconciente, mejorando, a un paso de la muerte, estable, dando órdenes o en coma. Partidarios y detractores, amigos y enemigos cruzaban informaciones en la prensa mientras el mundo (en particular Latinoamérica) se hacía eco de esa información cruzada (o mejor dicho “desinformación” cruzada). Mujica pidiendo venia al Parlamento para viajar a Venezuela (para participar en lo que hoy todos reconocemos como un verdadero acto político), Cristina haciendo lo propio a La Habana. Incertidumbre, misterio y hermetismo que perduran al día de hoy. Mientras veía aquella telenovela a mi mente llegaba la indisimulada interrogante ¿Por qué tanto revuelo por la salud de un presidente sudamericano? ¿Qué acaso no hubo otros presidentes con quebrantos importantes de salud sin que hubiera generado ello tanta polvareda?


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 8 8 Recordé entonces el caso de Lula en Brasil, de Lugo en Paraguay o incluso del propio Fidel Castro en su momento. No obstante la situación del presidente Chávez es innegablemente diferente, ¿por qué?, por el simple hecho de que Chávez es sin lugar a dudas el buque insignia del “progresismo” latinoamericano y de la supuesta “integración fraternal de los pueblos libres”. En otras palabras, toda Latinoamérica (con excepción del gigante Brasil) tiene importantes compromisos comerciales con Venezuela. Ya sea petróleo barato, exportación de carne de ave, préstamos varios o exportación de casas prefabricadas. Uruguay y casi la totalidad de los países de la América del Sur tienen compromisos y deudas con Venezuela. Ya el ex candidato opositor Capriles puso el tema sobre el tapete, cuando en plena campaña electoral cuestionó la ayuda económica dada por Chávez al Uruguay, entre otras cosas, para remodelar el Hospital de Clínicas. No fue casualidad que pocos días antes de que nuestro presidente viajara a Caracas, ANCAP decidió cancelar por anticipado una importante deuda con la venezolana PDVSA. Es tal la dependencia del régimen chavista por su líder, que existe un indisimulado temor generalizado acerca de lo que pude pasar cuando este ya no esté. No quiero cuestionar con ello las buenas intenciones y los buenos augurios de todos los presidentes latinoamericanos que le han deseado pronta recuperación. No hay duda de que como seres humanos todos esperamos que pueda ganarle la batalla a ese “mal amigo” como lo define del Dr. Vázquez en su libro. Lo que pretendo es dar un paso más y comprender que el problema subyacente con la salud de Chávez es otro “cáncer” que carcome a Latinoamérica desde hace varias décadas y es la ausencia total de lo que podemos llamar políticas de estado. Cuando un país negocia con los Estados Unidos, lo hace con la convicción de que dicho acuerdo perdurará más allá del gobierno de turno. Uno no firma un TLC con Bush o con Obama (léase con republicanos o demócratas), lo hace con los Estados Unidos de América. Pero como bien lo anticipó el ex presidente Batlle hace más de cinco años, “cuando uno firma acuerdos con Venezuela realmente lo está haciendo con Hugo Chávez Frías”. La cruda realidad es que nuestro continente tiene una absoluta y total carencia de políticas de estado que garanticen un verdadero proyecto político y social a largo plazo, en otras palabras, un verdadero desarrollo sustentable. Más allá de la demagogia progresista de que somos un gran continente hermanado contra el “imperialismo yanqui” y de que “al fin nos podemos reunir sin la anuencia del patrón del norte” (como expresó Mujica en la última cumbre entre América Latina y Europa) la realidad muestra que seguimos siendo un conjunto atomista de naciones cuya relación internacional depende demasiado de factores ideológicos y deja lo pragmático de lado. … ………………… Uruguay por supuesto no es la excepción. Carecemos de políticas de estado que trasciendan gobiernos y si para muestra basta un botón, veamos la realidad educativa de nuestro país. Vilipendiada y denigrada la reforma educativa de Rama no tuvo continuidad alguna una vez que llegó el Frente Amplio al poder y a la vista están los resultados. Tampoco pudo prosperar el acuerdo político multipartidario que se orientaba a transformar la educación en una verdadera política de estado. Sin políticas de estado genuinas, priorizando afinidades político-ideológicas a lo pragmáticocomercial y arraigados a un liderazgo regional que se asemeja mucho al viejo “caudillismo” decimonónico, errático e impulsivo, así está el rumbo latinoamericano actual.


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 9 9

Desde Argentina

Los subterráneos: un servicio en crisis Dr Jorge Alejandro Suárez Saponaro En 1994 con la reforma de la Constitución, la Ciudad de Buenos Aires obtuvo su autonomía plena, siendo considerado desde el punto de vista jurídico un sujeto más de la relación federal. No obstante ello, la misma Constitución fijó pautas para regular las relaciones entre la Ciudad, capital de la Nación y las Autoridades Federales. Por razones políticas, dado que el control político de la Ciudad estaba en manos de la oposición al gobierno de entonces, el Estado Nacional se reservó el control de las competencias en materia de transporte público (subterráneos, transporte público colectivo), seguridad pública, el puerto, la Justicia del fuero ordinario, y los registros públicos de comercio y propiedades. Así los porteños iniciamos la vida autónoma con “recortes”. Esto motivó más de un conflicto, que todavía subsisten a pesar de lo que dice la letra de la Constitución. Entre los servicios controlados por el Estado nacional quedó la red de subterráneos, la más antigua de América Latina, y privatizada a mediados de los años 90. La privatización fue entregada a Metrovías, una empresa del grupo Roggio en todo lo concerniente a operación de la red, mientras que la estatal Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado continuó como responsable de la extensión de las líneas. Un proceso lento y con serias limitaciones por problemas de financiamiento por los conflictos políticos entre el gobierno porteño y la Nación, Las tarifas congeladas, los subsidios y un naciente sindicalismo extremadamente combativo, la falta de inversiones en general –particularmente de material rodante– transformaron al subte en un servicio con problemas. Las huelgas, los constantes aumentos salariales incrementaron sustancialmente el costo de operación (los empleados del subte están por cierto, muy bien siendo esta última que se negaba a dar el aval para la solicitud de créditos externos para financiar la modernización de la red. remunerados). A todo ello cabe agregar el costo adicional de la inflación y la operación de material rodante de origen variopinto, como el caso de los coches de la línea A con 90 años a cuestas (modernizados entre 1978-1979), coches de segunda mano japoneses, y material de …… fabricación nacional con antigüedades que rondan los 28/50 años. Una tarifa relativamente barata, transformó este medio, en una opción ideal en una Buenos Aires colapsada por el tránsito, que por sus deficiencias e incremento de la demanda lo llevó a casi colapsar. En este contexto, la Nación y la Ciudad de Buenos Aires iniciaron negociaciones a fin de transferir dicho sistema de transporte. Así se firmó un acta – acuerdo, en el cual la Ciudad asumía el control, pero en materia de subsidios, estos serían compartidos. Una vez más parece que nadie leyó con atención la letra de la Constitución Nacional, cuyo artículo 75, inciso 2, párrafo quinto dice: No habrá transferencia de competencias, servicios o funciones sin la respectiva reasignación de recursos, aprobada por ley del Congreso cuando correspondiere y por la provincia o la ciudad de Buenos Aires en su caso. Al oírse voces reclamando la transferencia del servicio de subterráneos (el “subte” para los porteños), desde el oficialismo señalaron que las “provincias no tenían que pagarle a los porteños el subte”. Sin ninguna duda,


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 1 100 quienes hicieron esas afirmaciones, no leyeron claramente la Constitución Nacional. Es más, la Ciudad de Buenos Aires genera aproximadamente el 22% del PBI y es uno de los principales aportantes de la “coparticipación federal de impuestos”, del cual el gobierno porteño recibe un ínfimo porcentaje. Mientras el Estado Nacional y la Ciudad de Buenos Aires seguían con sus “discusiones bizantinas” en torno al “subte”, el pasaje de este saltó de $ 1.10 a $ 2,50, dejando de usar el servicio unas 300.000 personas, que van a parar al transporte colectivo, seriamente afectado por un tráfico atestado por un parque automotor creciente, con sus consecuencias ambientales. Por otro lado, siguieron los conflictos gremiales, y el anuncio del gobierno de la llegada de una coches de origen chino para la línea A, con un pequeño detalle, para funcionar se precisa modificar el voltaje de la red de alimentación, quitar los equipos de aire acondicionado para que puedan operar en los túneles e iniciar las pruebas de funcionamiento. Llegamos a enero de 2013, la Ciudad asume el control del subte, sin la transferencia de fondos que debe hacerle la Nación como señala la Constitución. En cuanto a las obras previstas por el contrato de concesión, que eran responsabilidad del Estado Nacional, es letra muerta y motivo de nuevas discusiones. El anuncio del gobierno porteño viene con subas de impuestos para asumir los costos, ante la negativa de la Nación de transferir los fondos, el incremento del pasaje a $ 3,50 (se llegó hablar de $ 6), el cierre de la línea A por dos meses para poner en servicio los coches chinos y el adiós a los veteranos coches belgas que funcionan hace casi cien años. Que por cierto, esto dio motivo a nuevas polémicas, porque dichos coches – verdaderas reliquias de interés turístico– serán enviados a parques porteños a servir de bibliotecas, sin tener en cuenta la posibilidad de transformarlos en coches para paseos turísticos los fines de semana. Cabe resaltar que la red de la línea A no fue debidamente preservada, sino modificada con una “decoración” de dudoso gusto. Es una pena, si se siguiera el ejemplo del subterráneo de Moscú, podría transformarse la línea A en un atractivo paseo turístico conservándose la decoración de las estaciones como en los años 20 y 40. La línea C, por descuido también ha perdido valor y quedó totalmente desdibujada. El “subte” precisa no solo la preservación y/o recuperación de su patrimonio histórico, que sería un atractivo turístico y fuente de ingresos, sino la modernización de sus medios, estandarizando la cadena logística, ahorrándose costos de operación y mantenimiento. La industria nacional puede brindar soluciones a estos requerimientos y lo hizo exitosamente en los 80, como señaló un ex director de Subterráneos de Buenos Aires. La adquisición de material producido en el país, además estaría en consonancia con el discurso del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, que siempre habla de “fomentar la inversión y producción”. Bueno ahora tiene una oportunidad de hacerlo. Otros desafíos, son la extensión de la red, la seguridad en todo sentido (pues los ilícitos crecen día a día), mejora en la calidad del servicio, reducir el nivel de conflictividad gremial, la limpieza, dotar a Buenos Aires de un servicio de calidad y emblema – como alguna vez lo fue – de modernidad de una ciudad que mira al futuro, como aquel día en que fue inaugurada la línea A en el lejano 1913.


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 1 111

Recuperemos el perdido sentido común y replanteemos un verdadero sentido comunitario Por Sandra Elizabeth Constenla Velázquez Estimados hermanos correligionarios y quienes no lo sean pero que estén afines a tener una mirada crítica a nuestra actual situación socio-cultural. Sin menospreciar los pequeños, medianos, grandes y enormes errores y horrores que a diario quedan plasmados (por supuesto desde la oposición) en todos los medios de comunicación, respecto a la inoperancia y aún peor mala praxis del gobierno que padecemos hace ya demasiado tiempo, teñido de una desagradable y peligrosa soberbia solapada detrás de una seudo-democracia que no es tal, ésta propuesta la planteo desde una filosofía batllista, alma colorada y con clavel rojo en el corazón, pero más aún como mujer, uruguaya, madre, empresaria, y sobretodo como ciudadana que comparte el diario vivir de toda una comunidad. Que el sentido común es el menos común de los sentidos, creo que todos lo sabemos, pero ¿por qué no recuperarlo aún en las situaciones más nimias? Que vivimos en un

país enfermo tampoco es novedad, entonces dispongámonos a curarlo. El trabajo individual que cada uno esté dispuesto a realizar es la clave para un verdadero cambio. ¡Basta del Estado paternalista! Todos hacemos nuestro país, así como todos somos responsables de nuestro planeta. Si tenemos claro esto último, ¿por qué no seriamos capaces de establecer un sistema comunitario en la comunidad que habitamos, partiendo del concepto de mantenernos unidos y propender a una franca y permanente evolución que nos permita crecer juntos y realizar cambios en todas las estructuras, materias y planos que sea necesario cambiar; y que por cierto son muchas. Propongo pensar, para luego actuar, cada uno desde su espacio y luego reunidos en grupos zonales. No olvidemos que nos queda poco tiempo y mucho trabajo. Tenemos la oportunidad de hacer diferencia, no la desaprovechemos.

la

Mujica y la forestación Por Daniel Bianchi El presidente de la República, José Mujica, continúa sorprendiendo -o no- con sus marchas y contramarchas, con sus inesperadas ocurrencias y con sus simplezas. Hace poco, durante una audición de radio -que mantiene al aire desde hace años- aseguró enfáticamente que Uruguay debe defender la forestación y, de inmediato, admitió con afectación que "hemos contemplado la magnitud que significa esa colosal obra de la nueva planta de celulosa que está en Conchillas”. El mandatario dijo que se trata de un “verdadero escenario de dimensiones colosales, un puerto nuevo para barcazas y barcos, con una estructura complicada que, según todo indica, por mitad de año va a entrar a funcionar y que en este momento debe ser un encuentro de 5.500 o 6.000 trabajadores".


A G ALLLTTTEEERRRNNNAAATTTIIIVVVAAA -- P PÁÁÁG G.. 1 122 Entusiasmado, el Presidente aseguró que “es, por lejos, la inversión más grande que ha conocido la historia del país y que tendrá repercusiones de largo plazo". A renglón seguido, Mujica reivindicó la Ley Forestal de 1987, diciendo que "en su momento fue criticada por algunos por ser muy intervencionista. Se la tildó de ultraestatismo, porque la ley calificó las tierras donde se podía plantar, estableció fondos y el Estado se hizo importador de semillas para desarrollar esta actividad”. Y le asiste razón al mandatario. En efecto, en el año 1987 el Gobierno Nacional de aquel entonces dio inicio a una política fiscal de incentivos a la forestación, promulgando el Presidente Julio Mª Sanguinetti la Ley Nº 15.939 el 28 de diciembre de ese año, promovida a nivel legislativo por los senadores Jorge Batlle y Alberto Zumarán, y aprobada por unanimidad en el Parlamento Nacional. Por aquella época, la tasa de forestación era de entre 1.500 y 2.500 hectáreas al año, y hoy esa cifra es de 60.000 hectáreas anuales, cubriendo la superficie de bosques del país casi 1:000.000 de hectáreas, 380.000 de las cuales fueron artificialmente plantadas. De ellas, alrededor de 200.000 tienen un objetivo industrial, en tanto que las restantes son plantaciones realizadas con finalidades agropecuarias o de protección de costas. La forestación atraviesa en la actualidad un momento de auge en nuestro país, con enormes posibilidades de expansión. Y ello no es fruto de la casualidad, sino de un proceso que se gestó a partir de una ley de promoción de la forestación artificial que realizó una subdivisión del territorio uruguayo, considerando los distintos tipos de suelos, especies a utilizar, distancia a los puertos e infraestructura necesaria para permitir que los emprendimientos forestales competitivos pudieran desarrollarse. Dicha ley, y sus decretos reglamentarios aprobados durante la siguiente administración, otorgaron una exoneración del pago de todo tributo a las superficies cubiertas por bosques. Y, colateralmente, para aquellas plantaciones que se realizan en tierras de prioridad forestal, determinaron el reintegro parcial de los costos de forestación y la eliminación de los aranceles a la importación de bienes de capital e insumos para empresas que utilizan madera nacional o desarrollan actividades compatibles con los fines generales de la política forestal del país, además del acceso a líneas especiales de crédito. La prioridad forestal de referencia, fue establecida de manera que la forestación no compitiera con las producciones agropecuarias tradicionales, estableciendo la ley, además, la expresa protección al bosque nativo. Eran otras épocas, con leyes pensadas para las futuras generaciones. Mujica lo reconoció al admitir que “son 25 años de desarrollo ininterrumpido, donde una política de Estado dio resultado, estableciendo que el Estado no se debe lavar las manos y que la intervención del Estado no es negativa siempre. Puede y debe ser indicador de procesos que necesitan respaldo de políticas públicas". Coincidimos con el mandatario. Los que no deben coincidir con él son algunos legisladores y ex legisladores de su partido, que en su momento se opusieron al Tratado de Protección de Inversiones Uruguay - Finlandia suscrito en 2002 y aprobado en el Parlamento en 2004, y sin el cual ni Botnia ni Montes del Plata estarían hoy generando divisas ni mano de obra genuina en suelo uruguayo. No está de más que el Presidente Mujica reconozca lo que los demás gobiernos hicieron bien. Y tampoco está demás recordar como su propio partido político se opuso a lo que, claramente, era una señal de progreso.


Alternativa Época II - Nº 73  

Alternativa Época II - Nº 73

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you