Issuu on Google+


Editorial Animales que nos enseñan En el mundo animal hay muchas lecciones prácticas para la vida de quienes miran con atención. Dos ejemplos: Las hormigas Las hormigas nos muestran que el trabajo en equipo es la mejor forma de alcanzar nuestros ideales. Una hormiga puede portar más de 50 veces su propio peso. Ellas tienen músculos que les permiten levantar cosas muy pesadas. Proporcionalmente, los humanos son más voluminosos, pero tienen menos músculos que pueden ser usados para levantar cosas pesadas. En ese sentido, las hormigas son “más fuertes”. Estos pequeños insectos parecen trabajar muy duro, pero también descansan y duermen. Da la impresión que siempre están trabajando, pero, no es así, también se dan momentos de solaz. Salomón señaló: “Ve la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y se sabio” (Pr. 6:6). Las águilas Estas aves a los 40 años está casi ciega, las plumas pesadas y feas, el pico se le curva hacia dentro, lo mismo que las garras y no puede cazar para sobrevivir. Es cuando toma una decisión radical: Se somete a una renovación o se deja morir. Las que deciden seguir viviendo, se retiran a lo alto de una roca en donde construyen un nido de más o menos un metro cuadrado. Estando allí, ella misma se arranca el pico viejo golpeándolo contra la roca, y sale uno nuevo, con el cual arranca y destroza una por una sus viejas garras. Luego le salen garras nuevas con las cuales arranca sus plumas, hasta quedar sin ninguna de ellas. Al mismo tiempo, un aceite le limpia los ojos, devolviéndole la visión. Cuando le crecen estas nuevas plumas, con un pico, garras y nueva visión el águila puede seguir en su vuelo diario por 30 años más. Es un proceso sumamente doloroso, pero que trae buenos resultados.

La lección es que si deseamos ser renovados, a veces es necesario pasar procesos muy amargos pero se puede salir adelante y construir una vida útil. La Biblia dice que: “Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas”(Isaias 40:30-31). Michelangelo Buonarroti Las conocido como Miguel Ángel. Nació el 6 de marzo se 1475 en Caprese, territorio florentino actualmente ubicado en Italia su padre era burgués de supuesta estirpe aristocrática. Su madre, falleció cuando él apenas tenía seis años. Con el tiempo se convirtió en uno de los más importantes pintores y escultores de su época. En algún momento de su carrera le llegó el cargo de pintar el techo interior de la Capilla Sixtina en el Vaticano. Él no deseaba realizar el trabajo de pintar puesto que consideraba que ese no era su oficio, pero el Papa Julio II (1443-1503) se lo ordenó y no tuvo más remedio que cumplir. Hoy día los entendidos opinan que uno de los trabajos pictóricos más impresionantes que allá dejado Miguel Ángel ha sido precisamente ese. Se inspiró en los pasajes bíblicos relacionados con el juicio final y la creación. Sentado en lo alto del andamiaje de madera, con la cabeza y los hombros echados hacia atrás, doliéndole el cuello, chorreándole la pintura por la cara, escociéndole los ojos, Miguel Ángel trabajo día tras día del alba hasta el anochecer en sus monumentales frescos. A veces trabajaba hasta treinta días sin parar. Se sentía enfermo de dolor, sufría vértigos y temía estar


perdiendo la vista. En 1510, a la mitad de su maratónica tarea, escribió un poema en el que declaró: “Estoy donde no debo: ¡no soy pintor!”. Su forma de trabajo era clara, primero hacía sus bocetos en papel y perforaba las líneas con un clavo. Luego sostenía el papel contra el techo y soplaba carboncillo pulverizado por las perforaciones para marcar el boceto en el yeso húmedo. Luego pintaba siguiendo las marcas, improvisando y detallando a veces conforme adquiría confianza. Las escenas se suceden en línea recta directamente hacia arriba. Van de la separación de la luz de la oscuridad (la creación), sobre el altar, a la embriaguez de Noé (que muestra el ser humano alejado de Dios), sobre la entrada. Rodeando los grandes frescos e intercalados con ellos hay una animada disposición de profetas, antepasados de Cristo, desnudos masculinos que reproducen la belleza humana y escenas que representan la salvación de la humanidad. El Papa sabia de la desconfianza de sí mismo que tenía Migué Ángel y periódicamente visitaba la capilla. Subía por la escalera hasta lo alto del andamiaje para inspeccionar las pinturas. Esto dio lugar a agrias discusiones entre ellos. En el verano de 1510, por ejemplo, cuando la obra estaba semiterminada, el Papa Julio quiso saber cuando estaría acabado el resto del techo. -Cuando esté satisfecho como artista- replicó Miguel Ángel. El Papa frunció el ceño y respondió ásperamente: - ¡y nosotros queremos que tú nos satisfagas y la termines pronto! En total creó trescientas figuras bíblicas, cada una con sus propias características, expresión facial y pese. En total son más de 1022 metros cuadrados de superficie pintada. En otra ocasión el Papa amenazó con tirar al pintor andamio abajo si no terminaba más de prisa. -¿Cuándo estará terminada? – exigía saber Julio. - Cuando esté terminado-replicaba Miguel Ángel ásperamente. El Papa enrojecía de ira y lo remedaba: -¡Cuando esté terminada! ¡Cuando esté terminada!levantaba entonces encolerizado su bastón y golpeaba a Miguel Ángel en un hombro. Empezó atrabajar en el verano de 1508, con la ayuda de seis asistentes que le mezclaban la pintura, le amasaban el yeso y a veces lo auxiliaban pintando. Termino por fin su obra cumbre en otoño de 1512. Casi cuatro años y medio después de firmar el contrato con el Papa se retiraron el andamiaje y los lienzos de cubierta, Julio y su corte

vieron el techo terminado la víspera de la fiesta de todos los santos (el 31 de octubre). Al día siguiente se abrió la capilla con la ceremonia de consagración. Miguel Ángel no asistió. Ansiaba volver a su escultura, y escribió a su padre: -Terminé la capilla que estaba pintando. El Papa está muy satisfecho. Yo estoy muy contento de haber terminado. Conclusiones A veces sólo seguimos nuestros gustos. Hacemos lo que creemos que nos agrada, pero hay momentos en la vida en la cual somos desafiados a nuevos retos y debemos estar dispuestos a adaptarnos a los cambios. Leonardo Da Vinci (1452-1519), el famoso pintor contemporáneo de Miguel Ángel, al perder la movilidad de su mano derecha con la cual pintaba, aprendió a pintar con la mano izquierda. El compositor Ludwig van Beethoven destacado por sus hermosas sinfonías, al empeorar su salud y quedar sordo a los 31 años, compuso sus mejores obras porque no desistió y siguió trabajando en lo que lo apasionaba. Lance Armstrong al detectársele un cáncer testicular con metástasis pulmonar y cerebral triplicó su entrenamiento logrando ganar siete veces el famoso Tour de Francia, la prueba más popular en el mundo del ciclismo. Cuando hacemos lo que debemos, obtenemos fuerzas inimaginables y logramos proezas que en otro momento no hubiésemos soñado. Cada persona es arquitecta de su propio porvenir. Es preciso que avancemos sin detenernos, de otro modo, no lograremos la excelencia.

Jimmy Alexander Fernández Rivera. Director de la Revista Góspel.


hacer la vida futura buena o mala y eso definirá si el año por delante será un “feliz año nuevo”. ¿Qué haremos con esta nueva oportunidad que Dios nos está dando? Entreguemos nuestros caminos al Señor y hagamos de este año el más provechoso de nuestra vida.

E

rase una vez un mago condenado a muerte por el rey del lugar. El día de la ejecución, el mago prometió al rey que si lo dejaba vivir un año más, haría que su caballo hablara; dándole así fama mundial. Pero si llegaba a fallar, el rey podría ejecutarlo inmediatamente. El rey aceptó y el mago fue perdonado por un año y colocado en el calabozo del palacio real. Un duque, amigo del mago, lo visitó en el calabozo y le dijo: - Sin duda alguna, estás loco. Todos sabemos que no es posible hacer que el caballo hable, ¡no hay esperanza! Vas a morir. El mago respondió: - Por lo menos tengo un año más de vida. Quizá no logre hacer hablar al caballo. De cualquier manera, ¡tengo todavía un año más! Un nuevo año es siempre una esperanza de nuevos proyectos, deseos y sueños, en el que muchas cosas pueden pasar. ¿Qué escribiremos en las páginas en blanco de este nuevo año? Lo decidirá la manera en que vivamos cada día. Tratemos de no contaminarnos con el egoísmo y el orgullo; sino que, como buenos discípulos de Jesús, busquemos la fidelidad, la diligencia, la sinceridad y la honestidad. Toma en cuenta este interesante pensamiento: Otro año abre sus páginas blancas ante nosotros. El ángel anotador está listo para escribir; lo que plasme será determinado por el curso de tus acciones. Puedes

Salmo 37:5 dice: “Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él hará”. Verdaderamente Dios es el Dios de lo imposible. Todo cuanto quieras dedicarle al Señor será una ganancia para vida eterna. Cuántos problemas hemos enfrentado que para honra de Dios, Él mismo nos ha hecho superar, dándonos razones para seguir testificando fielmente de su gran amor por la humanidad. En Salmo 46:1 está plasmada una de las más bellas promesas de Dios para nosotros, “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones, por tanto no temeremos aunque la tierra sea removida”. Toma las palabras del Salmo en este día y pídele al Dios todopoderoso que te de la suficiente fuerza para seguir adelante y enfrentar los inconvenientes que se presenten. Recuerda que Él siempre está al timón de tu vida y no te colocará pruebas que no puedas soportar.

Emaurys Rodríguez. Cantante Venezolano.


Para mí los sueños son la única forma de saber cuán vivos estamos y de qué estamos hechos. Una vez escuche a un anciano pronunciar las siguientes palabras: “Si usted no sueña no tiene vida y si no hay vida para qué vivir”. Y es para mí una filosofía válida y clara, como aquel que piensa que lo que debe merecer, es según el esfuerzo y trabajo con que haya construido su vida. Para soñar sólo basta relajarse, meditar y proyectar qué quieres hacer con tu existencia, con el resto de años que te esperan por transitar. Es como recorrer el mundo en un instante y sentir que la vida es una película de acción donde eres el protagonista y los demás son los elementos claves para alcanzar la victoria o la libertad de tus ataduras y deseos reprimidos. Vivir también es soñar, en donde los deseos y la mentalidad positiva nos clarifica las ganas de aprovechar el día, los meses, las horas y los minutos a cada instante. La vida está llena de oportunidades, tristezas, dificultades, felicidades, problemas y logros, pero también es necesario sentirse único e irrepetible, que nadie es igual o parecido, que cada quien tiene su modo de pensar, actuar, sentir, vivir y por qué no, morir. Muchos pasamos renegando, criticando y haciendo pucheros por las cosas que suceden. Pero si dedicásemos unos minutos diariamente a soñar en las cosas buenas que pudiéramos hacer, tal vez la vida sería más fácil y llevadera; tal vez seriamos más agradecidos con Dios y la vida por tantas cosas bellas y gratas que podemos gozar. Mientras tanto, nos ocupamos con pensar en qué vamos a comer, cómo voy a pagar la casa, los servicios, en fin, los afanes cotidianos, dejando de lado nuestros sueños y deseos de ser grandes triunfadores, héroes y todo lo bello y positivo que cada quien tiene en su mente y corazón. Solamente basta con mirar por la ventana cada mañana el sol y el cielo que a veces es gris, azul o un

poco oscuro, para darnos cuenta que cada día es una nueva página que se construye en nuestra vida y para poder sostenerla debemos tener siempre presentes nuestros sueños, recargando fuerzas y energías diariamente, para afrontar lo que nos espera cada momento.

Se dice que cuando no tienes sueños tu vida es sola, aburrida y con muchas dificultades para vivir y relacionarse con los demás. De ahí que muchos matrimonios y noviazgos no prosperen, porque no se tienen perspectivas claras para la vida. Siempre estás esperando que alguien diga qué hacer, pensar y hable de cómo vivir tu “vida”. Qué problema es encontrar personas que andan en el mundo esperando que alguien les diga cómo enfrentar la vida. Son personas que carecen de iniciativa personal, simplemente porque no tienen sueños por cumplir. Por otro lado, existen aquellos que tienen sueños que más que sueños son fantasías que jamás podrán realizar. Ahora dirás: “bueno, primero critica a los que no tienen sueños y ahora cuestiona a los que sueñan mucho, entonces ¿cómo hago para comprenderlo?”. Si bien soñar no cuesta nada, es necesario ser realistas y lógicos con lo que podemos lograr a corto y mediano plazo. Me explico: yo puedo soñar con ser un hombre rico, famoso y respetado y lo puedo lograr, pero para ello necesito trabajar muy duro y durante un tiempo determinado. Mientras, puedo soñar con terminar bien mis estudios de bachillerato o universitarios, viajar por todo mi país y tantas cosas más, para lo cual necesito disciplina y entusiasmo con tal de


alcanzar ese sueño a corto plazo. Pero es una meta tan digna como ser rico, famoso y profesional. Soñar es para unos una forma de vida, para otros un escape a los problemas y en otros casos se convierte en un estrés, ya que no saben qué hacer con esos proyectos de vida que rondan en su cabeza a cada instante. Tienen tantos sueños que podrían escribir mil libros sobre cada sueño que tienen. Pero recuerda, basta tener un sueño claro y conciso; uno que puedas cumplir y realizar antes de morir. No soy quien para calificar los sueños de las personas, pero sí creo que cada uno tiene su mundo, su forma de ver y enfrentar la vida. Que tus sueños sean una realidad desde ahora y para siempre.

Hegel Marín Vargas Comunicador social - Periodista Bucaramanga – Colombia

Director Ejecutivo Pastor Álvaro Niño Director de la Revista Góspel Jimmy Alexander Fernández Rivera. Diseñadora de la Revista Góspel Cielo Andreina Lizarazo Corrector de Estilo Kenny Rivas A los colaboradores: solicitamos nos envíen sus manuscritos a turevistagospel@hotmail.com

Edición Nº 5, 2010 Enero, Febrero, Marzo.

www.revistagospel.org Eventos, conciertos, campañas, lanzamiento de producciones musicales, artículos, revista virtual, videos góspel, recursos gratuitos. Esto y mucho más en www.revistagospel.org Ayúdanos a evangelizar al mundo compartiendo las buenas nuevas de salvación. Envía esta revista a todos tus amigos, si deseas enviar tus artículos o noticias ¡hazlo ya!

turevistagospel@hotmail.com

En el 2010 el ministerio góspel lanzará tu góspel radio. ¡Muy pronto! El 2010 será un año de gran bendición para el ministerio Góspel, muy pronto será una realidad la creación de TU GOSPEL RADIO, Emisora Online para el Mundo.


…Hoy se ha olvidado mi vida pasada, jamás recordarán todos mis errores, desaparecieron memorias inolvidables… Annette Moreno - Mamá, estoy sangrando- Se oye una débil voz del lado de la bocina. Tiempo después, estando en el centro de urgencias, el Doctor les da la noticia de una remisión urgente a la Capital: “TIENES UN ABORTO”. Estas fueron las palabras que marcaron la vida para aquella madre y su hija de tan sólo 16 años.

Así podríamos estar mencionando y llenando páginas enteras del por qué sucede esto. En mi opinión personal, y como lo dejé saber a nuestra protagonista, las cosas nos suceden por elección propia. Pero Dios en su infinito amor transforma las circunstancias adversas y nos permite un aprendizaje que nos vuelve la vista al cielo. Pero qué mejor sería si antes de actuar nos preguntáramos ¿cómo o qué haría Dios en mi lugar?

Javier Valbuena Colombia Director Gospelradio

No juzgaremos a la chica por su embarazo a tan corta edad, ni diremos que la culpa fue de la madre. Sólo nos detendremos a analizar algunas causas que llevan a las jóvenes de la actualidad a quedar embarazadas en su adolescencia: El entorno familiar. Tal vez el abandono del padre, los largos horarios de trabajo de la madre, la falta de un hermano con quién compartir. El entorno social. Vivir en un pueblo chico donde las fiestas y las discotecas están al alcance de los jóvenes, ofreciéndoles una libertad aparente que les hace sentir superiores a los estatutos de sus padres. La Iglesia. El pensar que no sería tan malo salir de la iglesia y probar un poco del mundo para luego volver. Es mejor pensar ¿qué haría Dios en mi lugar?

Los Premios Mundo Góspel nacen con el objetivo de reconocer el esfuerzo que hacen los adoradores de nuestra iglesia, para llevar el evangelio a través de la música. Pretendemos que los premios puedan contribuir a que los diferentes ministerios y adoradores, tengan como meta mejorar y crecer día a día, con el fin de dar lo mejor para el Señor y que así más almas sean tocadas por el Espíritu Santo.


“Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día”. Salmos 32:3 ¿Qué creen ustedes? ¿El hombre o la mujer? ¿Tendrán ambos un promedio de envejecimiento igual? La mujer y el hombre envejecen de distintas formas. Antes que todo, la mujer es más longeva que el hombre, lo que significa “de largo vivir o de existencia prolongada”. Parte de la ventaja se debe a las ganas de vivir o esperanza de vida , lo que es algo de índole biológica. Se habla mucho de que la mujer es el sexo débil, sin embargo, lejos de eso la mujer parece ser más resistente que el hombre a cualquier edad, pero sobre todo en la juventud. Las mujeres poseen una ventaja biológica en la edad adulta, al menos hasta la menopausia (cese de la capacidad de producción y la involución progresiva del aparato genital), debido a que las hormonas la protegen de diversas enfermedades. Pero no nos engañemos, el hecho de tener vidas prolongadas, no es sinónimo de vidas saludables. Los patrones de salud y enfermedad de las mujeres y el hombre lanzan una gran diferencia entre ellos. El que la mujer tenga vida prolongada, la hace proclive a contraer enfermedades crónicas. Se sabe que la osteoporosis, la diabetes, la hipertensión, la incontinencia y la artritis atacan más a la mujer que al hombre en la edad adulta. Es sabido que la mayoría de mujeres son personas muy activas, pues se encuentran en constante movimiento. Pero al reducir la movilidad, las enfermedades crónicas como la artritis, repercuten sobre la capacidad para mantener relaciones sociales y disminuyen la calidad de vida de la mujer. Pero los hombres no pueden cantar victoria, pues tienen más probabilidades de sufrir cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, a medida que las mujeres van envejeciendo, este tipo de enfermedades se van convirtiendo también en una causa de muerte y discapacidad de ellas.

Estos males que aquejan tanto al hombre como a la mujer, son el resultado de vivir en la Tierra desde la caída del hombre en el huerto del Edén, pero a pesar de todos los males que aquejan al ser humano, tanto físicos como espirituales, el Señor nos ofrece un antídoto para dejar de sufrir y sentir ese dolor espiritual en nuestros cuerpos. Tu y yo podemos tomar la decisión de aceptarlo ahora mismo, no importando la edad que tengamos 20, 30 50 o más. Lo encontramos en, Isaías 1:18: “…dice Jehová: si vuestros pecados fueren rojos como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a se como la blanca nieve”. ¿Qué lindo, no? Tener una vida prolongada y blanca como la nieve. Dios te invita hoy mismo a no callar y envejecer “Salmos 32: 3”, si no a buscar a Jesús en oración.

Glaeson Moss Joseph San José de Costa Rica Conferencista y Director del programa Vida Exitosa.


¡Qué agradable es celebrar! Los seres humanos somos dados a buscar cualquier motivo para celebrar. Por un cumpleaños, el aniversario de un acontecimiento, una graduación a cualquier nivel, un triunfo personal o de nuestros seres queridos, en fin, el hecho es disfrutar entre amigos o en familia un momento especial. Pero ¿Cuándo se ve que una celebración de éstas, no vaya acompañada del género musical más apropiado? El mundo celebra generalmente con bebidas alcohólicas que, en una llave estrecha con la música seleccionada, produce o eleva ciertas sensaciones de la mente, las cuales, regularmente, conllevan al baile o a vivir otra situación emotiva. La historia nos ha enseñado también, que las grandes celebraciones han ido de la mano de música grandiosa, como la presentación de los héroes que regresan con sus botines y trofeos de guerra, en medio del júbilo del pueblo y la más emotiva producción musical que caldea los ánimos de quienes la escuchan. A esta situación no escapa la historia sagrada de las páginas bíblicas, la cual está llena de narraciones que muestran cómo el pueblo de Israel, realizó grandes celebraciones por las victorias que Dios les había permitido obtener ante sus enemigos. El capítulo 15 del libro de Éxodo registra un cántico de victoria que, en otros pasajes bíblicos posteriores, se denomina el cántico de Moisés, celebrando la derrota que sufrió Faraón en el mar Rojo. Aquí no se mencionan instrumentos, pero sí un inmenso coro, pues cantaron Moisés y los hijos de Israel, lo que presume fue un momento de música y alabanza realmente espectacular. Quizá una de las celebraciones más emotivas mencionadas en el antiguo testamento, es la relacionada con el traslado del arca al nuevo templo de Salomón. Allí se mencionan los levitas cantores, veinte sacerdotes que tocaban las trompetas y

varios más, encargados de la ejecución de los címbalos, salterios y arpas, entre otros instrumentos musicales. Asimismo tu vida debe estar rodeada de buena música. Música que edifique tu carácter y eleve tu alma al Creador. Música que te ponga en continuo contacto con el cielo, que te motive a celebrar constantemente; celebrar que la salvación ha llegado hasta ti; que ha tocado tu casa. Música que te lleve a imaginar el momento en el que Jesús aparezca en las nubes del cielo y el sonido de millares y millares de trompetas, anuncien que ha regresado para darte salvación y regalarte la eternidad. Cada instante en el que tengas la oportunidad, adora a Dios, alábale con gratitud y alegría. Cuando estés congregado, aprovecha todo momento de alabanza para unir tu voz con la de tus hermanos que, conforme a la promesa, también se unirá a ese coro la hueste angelical. No te conformes con una música simple. Haz de tu adoración la mayor ofrenda que puedas presentar a Dios, junto con tu vida. ¡Celebra tu salvación!

Lic. Orlando Conde Coordinador Colegio Adventista


Tú y yo estamos aquí sólo porque alguien ha orado por nosotros. La primera persona que lo hizo fue Jesús cuando estuvo en esta tierra (Juan 17), al igual que nuestros padres, familiares, líderes, maestros, amigos y la lista podría continuar. Dios nos ha puesto en lugares y posiciones que a veces no entendemos y que aun otros piensan que no estamos capacitados para hacer un trabajo allí. Recuerdo cuando en la iglesia Central de Bogotá mi amiga Giovanna y yo tendríamos entre 9 y 10 años de edad. Estábamos listas para continuar nuestra asistencia a la clase de Primarios, cuando algunas de las maestras de niños de ese entonces nos dieron la oportunidad de ser sus asistentes en la clase de Cuna. Estas hermanas que hoy son nuestras amigas, vieron en Giovanna y en mi algo que tal vez ni nosotras mismas sabíamos que teníamos. Gracias a esa oportunidad y al poder de Dios, allí comenzó el desarrollo y el aprendizaje en el trabajo de la viña del Señor. Sin duda alguna ellas oraron por nosotras. La experiencia personal del Pastor Juvenil de la iglesia a la que actualmente asisto, aparte de ser un ejemplo para salir del pozo de la baja auto-estima en la que muchos jóvenes y adultos se encuentran, es también una ilustración del poder de Dios cuando le permitimos trabajar en nosotros. El pastor Johnsson, cuando estaba en tercer grado de primaria, fue catalogado por sus maestros y consejeros como retardado mental ,cuando en realidad lo que tenia era Dislexia, un tipo de problema de aprendizaje en la que un niño(a) tiene dificultades aprendiendo a leer y entendiendo el lenguaje escrito. Era literalmente rechazado por la sociedad y su vida fue aun más difícil cuando ingreso a la Fuerza Aérea. La fe que su madre tenía puesta en Dios, la confianza en su hijo y sus oraciones al cielo, lograron sacar a este joven adelante convirtiéndolo en Miembro de la Guardia de Honor Presidencial de la Casa Blanca, trabajar para el presidente de los Estados Unidos, graduarse de

pastor, lograr un doctorado, escribir dos libros y tener un programa radial entre otras actividades. ¡Porque todas las cosas son posibles con Dios! En la Biblia, está la historia de alguien muy joven que reinó en Jerusalén: “Josías tenía ocho años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén treinta y un años. Josías hizo lo que agrada al SEÑOR, pues siguió el buen ejemplo de su antepasado David; no se desvió de él en el más mínimo detalle. En el año octavo de su reinado, siendo aún muy joven, Josías comenzó a buscar al Dios de su antepasado David…” (2 Crónicas 34:1-3 NVI) Dios no se detuvo a pensar en que el rey solo tenía 8 años de edad, porque Dios no nos clasifica por edades, tamaños, colores, estudios o nivel social, ya que eso es cosa de hombres; Él mira el corazón. Más allá de la imaginación, todo comienza con una decisión. Josías escogió y apoyó lo recto, siguió a Dios en su juventud y el Señor lo guió. A lo mejor tuvo que dejar amistades, costumbres o ideas. Pero este cambio valió la pena. Porque para lograr el éxito en una labor encomendada por Dios, debemos dejar de seguirles la corriente a otros y seguirle la corriente a Dios. No te detengas pensando que tu pasado está manchado por errores o porque alguien te diga que no puedes hacer esto o aquello o que no eres bueno. Ese pasado o ese presente que estás viviendo y el cual no deseas, no es excusa para Dios, el puede transformarte. Cuando elegimos del lado de Dios, somos nuevas criaturas; solo dale vuelta a la página en tu Biblia y lee de nuevo las historias de David, Sansón o Pedro, hombres con pasados tenebrosos pero con transformaciones únicas, venidas directamente del Cielo y para la eternidad. Porque Dios así lo prometió: “Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes. (Ezequiel 36:26,27 NVI)


Pero ¿Cómo hacer para sacar fuerzas de donde no las hay? ¿Cómo luchar contra los pensamientos negativos y las voces desalentadoras? Hay tres pasos: 1. Toma la decisión: Haz de Cristo tu Salvador personal. 2. Comunión: Estudia Su Palabra diariamente. 3. Comunicación: Ora y habla con El todos los días, pero no solo hables, también escucha su voz. “Encomienda al SEÑOR tu camino; confía en él, y él actuará. (Salmo 37:5 NVI). Al comenzar este proceso, en tan solo 7 días tu vida experimentara cambios positivos y una vez más confirmarás que hoy estás aquí porque alguien ha orado por ti.

Samanta Rozo USA.



REVISTA GOSPEL