Page 1

INVESTIGAR NUESTRA PRÁCTICA DOCENTE

Utilidad del diario de campo

PÁG. 8

¿Cómo resolver estos conflictos de convivencia?

PÁG. 22

PÁG. 11

RESPETO POR LO PROPIO Y LO AJENO

LA ESCUELA TAMBIÉN PUEDE SER DIVERSA La diversidad sexual es una realidad

eduOnline

Año 2• Número 12 • Diciembre 2013

www.eduonline.com.ar

DE LA RETÓRICA A LA REALIDAD: la educación inclusiva

TRIBUS URBANAS Guía para entender estas tribus urbanas


E DITORIAL

No.12 Diciembre 2013 Director–Editor Juan Perez

Consejo Editorial Robledo Valeria Cuyul Cecilia Periodistas José Velazco Marcelo Winer Tamara Cano

Diagramación y armado Robledo Valeria Imágenes y fotografías Sebastían Salgado Grupo Editorial eduOnline Comodro Rivadavia - Argentina

Correo electrónico: revista@eduonline.com.ar http://www.eduonline.com.ar iSSN: 3159-5172 Impreso en Argentina Impreso por: Visuales ISFD Diciembre de 2013

A la par del currículo tradicional y de las competencias básicas establecidas por el Gobierno argentino, existen contenidos transversales, como la educación para la paz, la educación ambiental, sexual, entre otros, que han adquirido gran valor en la formación de los nuevos ciudadanos, como contenidos que estructuran los modelos tradicionales de enseñanza, otorgándoles movilidad y solidez, integrando la mayor cantidad de aspectos dentro de los objetivos y principios de la educación actual. Así como los currículos han evolucionado, la forma en que deben enseñarse también; la didáctica desarrollada alrededor de una enseñanza integral, apoyada en el aporte de las nuevas tecnologías y de medios como Internet, se ha volcado –o debe hacerlohacia un acercamiento y contextualización de la realidad y los problemas contemporáneos, para dotarlos de un valor funcional y una aplicación inmediata; tarea en la que medios como eduOnline se ven comprometidos y buscan desarrollar oportunidades de actualización y capacitación para los maestros. De esta forma, nuestra tarea es nutrir la transversalidad de temáticas, aportando hacia la educación del ser humano como un todo.

TEMA CENTR AL

De la retórica a la realidad: la educación inclusiva

Pág 4 TENDENCIA

Psicología del color

Pág 17

OPINIÓN

Investigar nuestra práctica docente

Pág 22


Cómo hacer para que la educación inclusiva llegue a todos

La escuela también puede ser diversa

Pág 6

Bulling

Pág 8

Ciberbulling

Pág 14

Adiós al profesor grabadora

Pág 23

Respeto por lo propio y lo ajeno

Pág11

Amigo o mentor

Pág 16

Tribus Urbanas

Pág 21

Enseñando Tolerancia

Pág 31

Pág 32


S

omos padres de una niña de 8 años llamada Preciosa, ella nació con síndrome de down. Concu-

rrió por más de tres años a distintas salitas de nivel inicial y al finalizar el ciclo lectivo, el año pasado, nos dijeron que podíamos llevarla ( inscribirla) en primer grado de la escuela común. Así lo hicimos, y comenzó este año a cursar primer grado. Hemos visto los intentos de la maestra , hemos hablado con la directora y hasta con integrantes de una asociación que ayuda a niños con síndrome de down, pero no vemos avances en

nuestra hija. Sabemos de otra niña que también con este problema, logró aprender y hasta trabaja. Qué tenemos que hacer nosotros como padres, a dónde concurrir?

DE LA RETÓRICA A LA REALIDAD: la educación inclusiva

eduOnline | Diciembre 2013

Por: Silvia Hernandez

4

Al analizar el planteo que presentan los padres de preciosa, cabe también hacer cierto análisis de la Ley de Educación Nacional N° 26206, sancionada el 14 de diciembre del año 2006, que en el capítulo VII art. 42, se refiere específicamente a la educación especial. Qué sucede entonces hoy por hoy en nuestras instituciones educativas? Está la escuela común , preparada para incluir estos (y otros) casos? Qué hay? Qué falta? Qué se entiende o qué se pretende cuando se habla de diversidad? Muchos son los interrogantes que van apareciendo al tratar de comprender ciertas situaciones. Partimos de la convicción de que todos los niños pueden aprender,

todos los alumnos merecen propuestas educativas que favorezcan su crecimiento. Así pues, la escuela debe tomar como punto de partida la diversidad en toda su dimensión. La diversidad además de ser una característica ineludible de todo grupo humano, es una riqueza desde el punto de vista educativo en términos de promoción y desarrollo personal y social. Por lo tanto una educación para la diversidad requiere la consideración de respuestas educativas para todo el alumnado. Un alumno tiene necesidades educativas especiales cuando presenta dificultades mayores que el resto de los alumnos para acceder a los aprendizajes que se determinan en el currículo que le

corresponde por su edad (bien por causas internas, por dificultades o carencias en el entorno socio familiar o por una historia de aprendizaje desajustada) y necesita, para compensar dichas dificultades, adaptaciones de acceso y/o adaptaciones curriculares significativas en varias áreas de ese currículo. Centrados en una perspectiva o mirada desde lo individual corremos el riesgo de considerar o confundir lo que son las necesidades educativas con las necesidades educativas especiales. Brennan(1988)realiza una distinción entre diferencias individuales para aprender que son inherentes a cualquier alumno y que pueden ser resueltas por los medios


educativa. Queda entonces , planteado el desafío para los educadores: cómo dar respuestas de calidad a la diversidad de demandas que sus alumnos, también diversos, les presentan a diario. En el próximo Nº de eduOnline

desarrollaremos el tema: adaptaciones de acceso al currículo y adaptaciones curriculares significativas .

eduOnline | Diciembre 2013

comunes que disponen todos los maestros, y las dificultades de aprendizaje que presentan alumnos con necesidades educativas especiales, que no pueden ser resueltas sin ayudas o recursos extra, bien sean educativos, psicológicos o médicos. Esta distinción suele ser útil porque a la hora de dar respuestas a las necesidades de los alumnos, se corre el riesgo de quedar atrapados en una suerte de imposibilidad al no obtener las respuestas de aprendizaje de los alumnos. Surgen así etiquetamientos, rótulos y muchos chicos en circuitos formales paralelos del sistema. Pensar que las dificultades están sólo en el alumno, conlleva, por lo general, un bajo nivel de expectativas respecto de las posibilidades de estos alumnos y un menos compromiso por parte de los docentes para dar repuesta a sus dificultades. Por el contrario, desde una concepción interactiva de las dificultades de aprendizaje , el docente tiene un mayor compromiso en buscar la respuesta que pueda eliminar, paliar o compensar en lo posible esas dificultades. Por eso la evaluación e intervención tendrán un carácter más global, no centrándose sólo en el alumno, sino también en el contexto en el que este desarrolla su proceso de aprendizaje. “El profesor que no lleve en serio su formación, que no estudie, que no se esfuerce por estar a la altura de su tarea, no tiene fuerza moral para coordinar las actividades de sus clases” - Paulo Freire. El conocimiento es inacabado, por tal razón los educadores son eternos aprendices y siempre será aquella persona que estará en busca de nuevos conocimientos. También es importante que el docente tenga conciencia de la realidad Socio-histórico-cultural en que está trabajando para que el mismo pueda desarrollar una buena actividad de acuerdo al lugar donde aplica la práctica

5


¿Cómo hacer para que la

EDUCACIÓN iNCLUSIVA llegue a todos?

eduOnline | Diciembre 2013

Por: Candela Lopez

6

LA TRANSFORMACIÓN de la educación en sus aspectos más generales, que deben involucrar todos sus niveles, tiene como uno de sus objetivos fundamentales la atención a la diversidad de TODOS los alumnos y alumnas. Es decir, “garantizar la inclusión educativa a través de políticas universales y de estrategias pedagógicas y de asignación de recursos que otorguen prioridad a los sectores más desfavorecidos de la sociedad” (Ley Nacional de Educación 2006, Cap. II, Art. 11º, inciso e). Para el logro de ello hay que enfatizar las acciones posibles con apoyo de toda la comunidad, no sólo la escolar, sino la sociedad total, a través de los medios y recursos disponibles para que las escuelas sean cada vez más inclusivas. La perspectiva más importante de la inclusión es aquella que pretende transformar determinados valores en acción. ¿Qué significa esto? Antes que nada, comprometernos con ellos: igualdad, derechos, participación, respeto a la diversidad, comunidad, sustentabilidad, no violencia, confianza, honestidad, coraje, alegría, com-

pasión, afecto, interés, belleza. No es una moda ni el cumplimiento de directivas de la política educativa vigente; es una ideología y está directamente vinculada con los derechos humanos. Es una decisión colectiva en la que la institución educativa tiene un rol protagónico con respecto a otras, en la que cada uno de los actores involucrados –alumnos, docentes, equipos técnicos, personal no docente, miembros de la comunidad– deberán asumir responsabilidades, roles y funciones. Todo esto en pro de una verdadera transformación del sistema educativo común y de una verdadera revolución desde la educación especial, para romper el origen fundacional de un sistema educativo paralelo entre los llamados alumnos “normales” y “anormales” creado a fines del siglo XIX en el mundo y en nuestro país, aún vigente. Para ello, la escuela cuenta con estrategias de gestión, áulicas, singulares y sociales para iniciar su proceso de transformación y revolución. A partir de una decisión colectiva, se podrá elaborar un proyecto. Este deberá asumir la

atención a la diversidad, involucrando para ello las dimensiones culturales, políticas y del desarrollo de prácticas de enseñanza, desde una educación inclusiva hasta la configuración práctica del apoyo educativo que cada alumno necesite a partir del tipo de necesidades educativas y barreras al aprendizaje y la participación que se presenten. Configuración de apoyo comprendida como intervención, asesoramiento, formación, provisión de recursos y cooperación. Desde nuestra concepción, “la inclusión se concibe como un conjunto de procesos orientados a eliminar o minimizar las barreras que limitan el aprendizaje y la participación de todo el alumnado. Las barreras, al igual que los recursos para reducirlas, se pueden encontrar en todos los elementos y estructuras del sistema: dentro de las escuelas, en la comunidad y en las políticas locales y nacionales. La inclusión está ligada a cualquier tipo de discriminación y exclusión, en el entendido de que hay muchos estudiantes que no tienen igualdad de oportunidades educativas ni reciben una edu


sólo que ver, entonces, con aquello que se realiza en el aula, en la escuela, a partir de una teoría o de una concepción de la enseñanza. Sino con una cuestión ideológica, de valores, que se traduce, se visualiza, desde lo actitudinal de cada uno de nosotros al actuar, en el pensar, en estar convencidos de que todos los alumnos pueden aprender. En el convencimiento también de que debemos garantizar una calidad educativa para cada uno de ellos, dando más al que tiene menos, respondiendo así al principio de equidad, en un marco social que se debe traducir por medio del trabajo con los otros, alumnos, docentes, miembros de la comunidad es decir, trabajo colaborativo. Es en el trabajo en el aula, en la escuela, en su contexto, donde se ponen en acción las buenas prácticas, tanto para los que allí aprenden como para los que enseñan. Muchas son las acciones que se pueden llevar a cabo en el ámbito

escolar, pero no todas pueden ser consideradas como buenas. Tal vez la mejor manera de caracterizarlas es pensarlas desde lo opuesto, desde aquellas que obstaculizan u ocultan las posibilidades de diseñar buenas prácticas pedagógicas. Pensemos entonces en palabras claves cognoscitivas y vinculantes con las buenas prácticas para construir entre todos un camino hacia las escuelas inclusivas: valores, democracia, enseñar y aprender, diversidad, singularidad, aula inclusiva, calidad educativa, equidad, trabajo colaborativo, currículo flexible, concepción socio-constructiva, perspectiva heurística, modelo holístico, infraestructura edilicia y de recursos, planificación estratégica, configuraciones de apoyo educativo y adaptaciones curriculares.

eduOnline | Diciembre 2013

cación adecuada a sus necesidades y características personales, tales como los alumnos con discapacidad, niños pertenecientes a pueblos originarios o afrodescendientes, niños portadores de VIH/SIDA o adolescentes embarazadas, entre otros” (Booth yAinscow, 2000, 9). Para operacionalizar este proyecto educativo se deben tener en cuenta cuestiones organizativas, de gestión del ámbito pedagógicodidáctico vinculado con el proceso de enseñanza y aprendizaje. También los medios y recursos con los que se cuenta, entre los que no sólo se incluye la infraestructura edilicia, sino también las relaciones interpersonales, las fortalezas y debilidades a la hora de llegar acuerdos, los ámbitos de participación naturales y los creados, las interacciones con la comunidad y una variable central: el contexto, comprendido este en el sentido más amplio desde una perspectiva holística. Las buenas prácticas no tienen

7


La escuela

A unque el tema aún pone a muchos de colores, la diversidad

eduOnline | Diciembre 2013

sexual es una realidad que puede estar sentada frente a usted en el aula de clase, pasando duros momentos a la espera de reconocimiento.

8

Siempre es duro ser diferente y tener que hacer parte de un grupo. Para los estudiantes gays, lesbianas, bisexuales o transexuales (LGBT) el ser diferente hace que su mismo entorno escolar se convierta en una pesadilla. Infortunadamente, la escuela no es un territorio seguro para ellos y continuamente son víctimas de diferentes tipos de maltratos físicos y psicológicos que van desde las burlas hasta las agresiones físicas. Como consecuencia, muchos estudiantes se ocultan de sus compañeros, viven presos del miedo, llenos de inseguridades o deciden desertar del colegio negándose la oportunidad de acceder a uno de sus derechos fundamentales, la educación. La diversidad sexual es una realidad que días tras día se hace más notoria


fesional ni como estudiante o como amigo” Adicional a estos dos procesos se requiere material didáctico que muestre una realidad diferente a la heterosexual, que permita entender la diversidad desde diferentes puntos de vista: cultural, religioso, deportivo, etc. “Es muy difícil llegarle a un chico si siempre le pintamos la realidad desde solo dos extremos, blanco o negro, bueno o malo; debería mostrarse que en medio existe una gama de colores y que existe la posibilidad y el derecho a ser diferente, como cuando se habla de sub-culturas urbanas” aclara Rojas.

Aunque el ideal sería que un estudiante pudiera acercarse tranquilamente a un maestro a decirle “siento que soy gay o soy lesbiana”, por lo general los jóvenes tienen dificultades para hacerlo porque en la mayoría de colegios es común escuchar chistes o comentarios homofóbicos por parte de los mismos educadores. Muchas veces los maestros son quienes ayudan a crear el mal ambiente contra ellos. Además, aunque es normal que el estudiante LGBT no quiera ocultar su condición sexual y quiera manifestarse como lo hacen sus compañeros heterosexuales, en nuestro país aún existen fuertes brotes de homofobia por lo que aceptar una condición sexual diversa puede llegar a convertirse en un riesgo y así, aunque se quieran hacer visibles, muchos tienen que ocultarse todo el tiempo, lo que trae consigo inseguridades, líos y de estas situaciones puede surgir la promiscuidad. Por esta razón, en el momento en que un estudiante decide hacer pública su condición, o por alguna razón se hace, se debe respetar su identidad sexual y no convertirla un chisme, una burla o el centro de atención de toda la comunidad.

La recomendación principal para conseguir aceptación y buen trato hacia un estudiante LGBT por parte de sus compañeros es mostrar respeto por cada uno de los estudiantes. Se debe tener autoridad bajo el concepto de respeto. A un estudiante LGBT se le debe respetar y fortalecer su autoestima, no se le debe avergonzar ni llenarlo de culpas y miedos en privado y mucho menos frente a sus compañeros. Afirmar la autoestima, reconocerlos y hacer valer sus derechos también incluye la posibilidad de manifestarse, de conseguir una pareja y de expresar afecto. “En muchos casos se habla de que aceptamos a un estudiante LGBT, pero que no venga a hacer espectáculos. Ahí es cuando lo debemos apoyar. El derecho sexual me debe permitir también tener un espacio de afecto, no una cosa pasada, pero si igual a la que a una pareja heterosexual tiene” – señala Rojas. Para poder apoyar a un estudiante LGBT se debe dejar de lado el temor de ser señalado al momento de tocar el tema frente a sus compañeros, estudiantes o padres de familia. Según Beatriz Gimeno, secretaria general de la Federación de Gays y Lesbianas Española, “los profesores no saben cómo afrontar el tema y tienen miedo al contagio del estigma. Creen que si demuestran interés por la homosexualidad se les relacionará con ella”.

eduOnline | Diciembre 2013

en las aulas de clase por lo que merece especial atención y seguimiento por parte de directivos y docentes para no llegar a cometer arbitrariedades. Según Cristina Rojas Tello, coordinadora del grupo Escuela de Colores, que tiene como objetivo convertir la escuela en un espacio más tranquilo y seguro para la población LGBT, lo primero que se debe aceptar como educador, para poder trabajar el tema en el colegio, es que la diversidad sexual no es una moda, ni una enfermedad. “La diversidad en las orientaciones sexuales existe desde que existe el mundo y en todas las culturas; lo que pasa es que ahora hay más posibilidades de hablar del tema y hay jóvenes que se atreven a declarar su orientación sexual públicamente. De la misma manera, no se puede hablar de ésta como una enfermedad; como algo a lo que hay que buscarle una cura, sino que hay que empezar a entenderla como una posibilidad dentro de la naturaleza humana. Se puede nacer heterosexual, homosexual, lesbiana o bisexual” El entender la diversidad sexual de esta manera permite que se empiecen a abrir los espacios para que exista interacción en los colegios con los estudiantes LGBT. Rojas, quien también es docente de sociales en un colegio público de Bs. As. , reconoce que falta mucho trabajo alrededor de la diversidad sexual en los colegios de toda Argentina por lo que asegura que se debe ofrecer capacitación para entender qué es lo que realmente sucede y cómo se debe afrontar. También se debe dar un proceso de sensibilización, “porque una persona puede conocer el concepto de lo que es la diversidad sexual, pero sin este trabajo de sensibilización seguirá teniendo los mismos prejuicios que le impiden acercarse. Siempre se debe tener presente que la orientación sexual no cambia a nadie como pro-

9


SITUACIONES DE AULA

eduOnline | Diciembre 2013

11


Respeto por lo propio y lo ajeno ¿Cómo resolver estos conflictos de convivencia? Por: Natasha Vivaldi

eduOnline | Diciembre 2013

C

12

ON FRECUENCIA, DOCENTES y directivos deben enfrentar en sus instituciones situacio nes consideradas como faltas graves o gravísimas; entre ellas las más co munes son las que tienen que ver con el irrespeto a la propiedad ajena y el abuso de autoridad que algunos estudiantes ejercen sobre los menores o los más pequeños. Casos en que los alimentos de algu nos son tomados por otros, pérdidas de artículos valiosos como cámaras o celulares, situaciones de bullyingen que se fuerza a alguien a entregar el dinero de la mesada o el descanso, en tre otros, son situaciones que deben ser tomadas con seriedad y para las cuales el docente debe estar prepara do, no sólo para no caer en una acti tud indiferente (siempre que se obser ve una conducta irregular intervenga), sino para lograr resolver los conflictos de forma exitosa. Existen muchas razones por las cuales los estudiantes se comportan de esta manera; desde los conflictos familiares, personales, la presión de grupo, los patrones culturales que se siguen, etc. Lo único cierto es que son conductas que deben afrontarse de manera pertinente y efectiva, para que no solo no se repitan, sino que exista reparación y restitución, de ser necesario.

¿Cómo actuar frente a una de estas faltas? Lo más importante cuando se es testigo o se tiene quejas de una de estas faltas es intervenir de inmediato. Si se procede con indiferencia, se responde a quien fue agredido con evasivas o no se confronta la situa ción, el resultado será la condonación del acto. Tampoco es válido dejar para después o postergar. Quien ha cometido la falta debe entender que se trata de algo grave, que no será dejado para después, que las cosas no se resolverán si transcurre algo de tiempo y el agredido “se calma” un poco. Para proceder a la solución de un conflicto es necesario seguir un proceso que inicia con el diagnóstico. Es necesario poder mirar lo ocurrido sin dejarse influir por las primeras impre siones y hacer un análisis desapasio nado. Las preguntas claves a responder en esta etapa son: ¿Qué pasó? ¿Entre quienes? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué? Una vez los estudiantes han expuesto sus historias, respetando lo dicho por el otro, sin interrumpir y sin sobre saltos, el maestro decide si resol ver este conflicto por sí solo o llevarlo a instancias superiores. En cualquiera de los casos es imprescindible que el profesor entienda que los conflictos y errores son una oportunidad más

para aprender –en este caso para enseñar-, por lo que la aproximación a la solución debe hacerse desde el plano pedagógico, pensando en transformar un comportamiento errático, más que en impartir escarmiento. En caso de que el docente decida iniciar una resolución por su cuenta, he aquí algunas sugerencias: • Formular preguntas abiertas (qué, cómo, para qué). Evitar las cuestiones que sólo pueden responderse como un sí o no. • Observar las reacciones para de terminar si se presentan mentiras o tergiversaciones. • Centrarse en el problema y no en las personas. • Reconocer las reacciones emocio nales como un elemento válido. • Mantene una actitud abierta para encontrar soluciones creativas. • Determinar los puntos de acuerdo y realizar el seguimiento. • Solicitar la asistencia de dependencias que pueden ayudarle. • Recuerde que siempre es aconsejable que la resolución de conflictos se aborde como un trabajo en equipo.

¿Cómo crear un clima para la resolución de conflictos? Existen algunas pautas básicas que puede seguir una institución educativa que busque atender sus problemas de disciplina de manera eficaz.


grupos juveniles), contando con canales de comunicación sanos, creativos, que realmente estim ulen el intercambio respetu oso de ideas y acerquen a los educadores con sus educandos. Todos estos vínculos proporcionan seguridad, confianza y autoestima en los estudiantes, por tanto mejoran el clima de convivencia y construyen co munidad.

Mediación escolar Recibiendo inspiración de los modelos internacionales de diplomacia, los centros escolares cuentan con una herramienta efectiva para solucionar conflictos y enfrentamientos entre di ferentes miembros de la comunidad educativa. Se trata de la mediación es colar, una figura que se basa en la ne gociación colaborativa, en la que una tercera persona (pacificador o media dor) ayuda a las partes en conflicto a llegar a un acuerdo o solución, bus cando que cada cual asuma su respon sabilidad y se hagan los compromisos necesarios para que este comporta miento no se vuelva a observar. Una de las ventajas de este modelo es que los mediadores no necesaria mente deben ser docentes o directi vos, pueden pertenecer a un grupo de estudiantes que hayan recibido algún tipo de preparación para asumir este rol y que por pertenecer también al alumnado inspiren mayor confianza y logren avances más reales en la solu-

¿Por qué mediar y no castigar? • Porque el objetivo es aprender. • Para fundir percepciones diferentes. • Cuando se requiere de soluciones de gran alcance. • Para lograr compromisos mediante la toma de decisiones por consenso. • Para cesar hostilidades. de disimularlo. • Para ayudar el autoestima de los im plicados.

eduOnline | Diciembre 2013

Contar con una política escolar clara al respecto . El reglamento interno y/o manual de convivencia es el código de conducta que todos los estudiantes, profesores, directivos y en general la comunidad edu cativa deben conocer y respetar para que exista un piso en común para todas las acciones y procesos que se lleven a cabo. Debe contener normas breves y claras que se puedan aplicar sin ambigüedades. Ideario contra la violencia . Crear un clima protector donde se hable abiertamente de cómo combatir la violencia y cómo ésta no puede ser aceptada. Un ambiente donde se denuncie todo aquello que atente contra la buena convivencia, donde se elimine el es tigma del “sapo”, obligando a quienes expresen violentamente a responder por sus actos, permitiendo a las víctimas expresar sus miedos. Confrontar de manera constructiva. Los problemas deben ser afrontados a través del diálogo, la mediación y cualquier mecanismo pacífico. Las reglas de la institución deben reconocer estos mecanismos y enriquecerlos con formas específicas de interacción, comunicación y cooperación. Crear comunidad. Aprender a coope rar para convivir, participar, compartir, pues el bienestar del otro siempre redundará en el nuestro. Todo esto soportado en el trabajo en equipo (padres de familia, directivos, docentes,

ción de los altercados. El rol del mediador se basa en facilitar la comunicación para buscar el bien común concertado, logrando que las partes asuman responsabilidad y sean creativas en la forma de ofrecer reparación, evitando que las situaciones se resuelvan de manera impositiva. Cuando se produce un problema entre dos o más alumnos, una de las partes, si así lo quiere, puede recurrir a los alumnos mediadores –que en general actúan por parejas-. Si la otra parte lo acepta, se lleva a cabo una reunión donde cada uno da su versión del problema. Los mediadores no buscan culpables, porque no son jueces. Tampoco dan la solución al problema, sino que ayudan a buscarla. Si el conflicto se resuelve favorablemente, las partes pueden firmar un acuerdo por escrito o hacerlo verbalmente. Este modelo supera la concepción de “ganar-perder” o “agresor-víctima” en las disputas, por la de “ganar-ga nar”. Entre los objetivos de este modelo está el lograr que los alumnos lleven a sus hogares las habilidades de mediación aprendidas en el ámbito escolar, reafirmándose como un modo de relación general pacífico. El efecto multi plicador en este tipo de resolución es fundamental, porque lo que empieza siendo el clima de la institución puede llegar a ser parte del clima de la comu nidad educativa en general.

13


S ITUAC IO NE S DE AUL A

Mucho más que un juego de niños

E

“Bullying” “Bullying”

eduOnline | Diciembre 2013

n las aulas de clase se generan grandes amistades, inquietudes y conocimientos que pueden llegar a marcarnos y definir toda nuestra vida. Sin embargo, al mismo tiempo se gestan otra serie de situaciones que si no se tiene el cuidado per t inent e pueden llegar a def or mar t oda la educación que como docent es impartimos.

14

Nicolás Orozco, de tan solo 18 años, victimario de la matanza de Pampa del del Castillo (1999) narrada en el documental Castillo Bulling , dejó una nota de despedida (se suicidó luego de acribillar a varios de sus compañeros) en la que aclaraba que había tomado esta decisión luego de ser alienado y ridiculizado por varios de sus compañeros en diferentes oportunidades. Nicolás había sido víctima del bulling un fenómeno que hasta ese momento era para muchos una inofensiva parte de la vida escolar. El bullying es un fenómeno que, aunque no es reciente, ha tomado gran protagonismo en las aulas de clase de todo el mundo durante los últimos años, debido a las consecuen cias que ha generado como masacres en diferentes instituciones. El bullyinges definido por el profe sor Alan Miller como una conducta intimidatoria, caracterizad a por so meter a un mismo alumno o alumna a actos de crueldad, falta de respeto y humillación, de una manera permanente por parte de un compañero o compañera o de un grupo. Aunque el término no puede ser traducido lite .

ralmente al español, se ha adoptado la palabra “matoneo” para lograr iden tificarlo y definirlo. Según María Eugenia Carvajal, ex perta en el fenómeno Bullying, para entender realmente de lo que se trata el problema hay que comprender cada una de las partes de la definición: “Intimidar: La intimidación sólo es posible cuando hay desequilibrio de

poder entre las partes, porque de no haberlo ninguna se intimidaría, sino que amba s luchar í an por def ender s e. Por eso el abusador escoge siempre una presa fácil, porque algo la hace vulnerable: timidez, fragilidad física, gafas, acné, obesidad, busto grande o pequeño. La lista es larga, porque cualquier pretexto vale para el verdu go deseoso de crueldad.


niños y jóvenes bullyes han tenido un problema grave con la ley antes de han tenido al menos un problema le -

logos llaman la impotencia aprendida: “yo para que busco ayuda sino la voy a encontrar”.

gal. En quienes presencian el abuso se puede generar temor, sentimiento de impotencia o culpabilidad. Educadores al frente En muchas ocasiones, los docentes que se encuentran con un problema de violencia escolar ( bullying) no han sido formados o preparados para afron tarlo y buscar soluciones eficientes. Este es un listado de recomendacio nes hechas por la psicóloga Carvajal, para enfrentar de mejor manera esta situación.

• • • • • • • • •

Lo que no se debe hacer: Ignorar el problema Esperar a que el problema desaparez ca solo Culpar a la víctima Animar a los estudiantes a que mane jen el problema ellos mismos Confundir el matoneo con el lideraz go Animar a las víctimas a la retaliación Asignarles a las víctimas la responsa bilidad de defenderse Hacer uso de la mediación Tomar medidas enérgicas contra los abusivos sin una política institucional de prevención Hacer que los abusadores tomen te rapia de grupo

Para tener en cuenta: • Hay que aprender a distinguir el ma toneo de la pelea y el conflicto. • Cuando se reciba un informe de abuso escolar, hay que ponerle atención a la víctima, porque la indiferencia refuer za el sentimiento de lo que los psicó-

• de la jornada escolar en donde el ma toneo ocurre, en colaboración con los estudiantes, para tomar medidas de supervisión. • Pasar el mensaje de que esa conducta no se va a tolerar más en el colegio y existirán sanciones para quienes la practiquen. • Buscar que los niños ayuden a propo ner políticas escolares que sirvan para su propia tranquilidad. • Se debe tener un momento a la se mana para evaluar el clima escolar junto a los estudiantes y en el dar la suficiente confianza a los estudiantes para que cuenten todo lo que está su cediendo.

Jeremy spoke in class today… grungePearl Jam puso al manifiesto el problema del bullying en Estados Unidos, cuando compusieron la canción “Jeremy”, en la que contaban la historia de Jeremy se suicidó frente a sus compañeros de salón a causa de la desatención de sus padres y continuas bromas a las que era sometido por parte de sus compa ñeros. El vídeo que se encuentra en la página www.youtube.com fue censu rado varias veces por los canales de vídeos, dado a su impacto visual.

eduOnline | Diciembre 2013

Crueldad emocional, falta de res peto o humillación: Aunque el abu so escolar puede incluir agresiones físicas, su propósito fundamental es humillar a la víctima. De una manera permanente, por parte de un compañero o de un gru po de compañeros: Esta violencia se caracteriza porque los victimarios se ensañan siempre en la misma víctima, la someten a una tortura sin tregua y le niegan la más efímera oportunidad de levantar la cabeza para remendar su dignidad destrozada”. Para la pedagoga argentina Luna Ro dríguez, existen cinco fases del bullying: “En la primera el acoso parece un jue go; en la segunda el grupo se da cuenta y suele ponerse en contra del afecta do; en la tercera la víctima se siente culpable; en la cuarta el niño está tan temeroso que ya actúa hasta por la mi rada del otro; en la quinta la situación se vuelve extrema, la víctima puede atentar contra ella o su agresor”. Existen diferentes maneras de ma tonear, entre ellas se encuentran el matoneo físico (golpes, zancadillas o accidentes fingidos), el matoneo ver bal (insultos, chismes, calumnias) y el matoneo no verbal (exclusión directa o indirecta, gestos, miradas de despre cio), que pueden llegar a causar dife rentes impactos tanto en la víctima como en el victimario y de la misma manera en quienes presencian estas actividades. En la víctima puede causar ausen tismo escolar, mal rendimiento aca démico, conducta inh ibida o incapa cidad de asumir riesgos, nerviosismo, depresión, falta de apetito, insomnio o pesadillas, incluso un mayor riesgo de homicidio. En los victimarios, el matoneo ge nera un mayor riesgo de ser convictos por la ley. Según un estudio de Olweus

15


, g n i , y l Ciberbullying, g l n u i b y r l e u b b i r C e b i C un demonio de las TIC Por: Ivonne Martinez

F

-

eduOnline | Diciembre 2013

sivas, adjetivos des-calificativos en la Web, envío de mensajes amenazantes o publicación de videos dónde se es el objeto de violencia, son algunas formas de representación del Ciberbullying, un fenómeno que surge a causa del uso incorrecto de las Nuevas Tecnologías (la telefonía móvil y la Internet) para ejercer acoso psicológico, que incluye todas aquellas conductas de burla, difamación, agresión o intimidación en contra de un individuo o grupo, utilizando servicios como redes sociales, mails, fotoblogs, blogs, chat, o páginas de carga de videos, entre otros. La diferencia entre el Manoteo (bullying) y el manoteo virtual radica en un elemento básico, la Internet. La Web es permisiva, maleable, accesible, adictiva, abierta, multifuncional, dinámica e irregular. La escasa normatividad, además, la convierte en fugitiva, pues se le escapa a los adultos entre códices y lenguajes digitales.

16

La manifestación de este fenómeno se origina bajo algunos de los siguientes escenarios: Publicar en Internet una imagen comprometedora (real o efectuada mediante fotomontajes) o información que pueda perjudicar o avergonzar a la víctima. Dar de alta, con foto incluida, a la víctima en una página donde se trata

de votar a la persona más fea, a la menos inteligente, etc. Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, donde se escriban a modo de confesiones en primera persona determinados acontecimientos personales. Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chat haciéndose pasar por la víctima. Robar su clave de correo electrónico para leer o reenviar los mensajes que a su buzón le llegan violando su intimidad. Enviar menajes amenazantes por correo electrónico o celular. Seguramente a usted como docente no lo incluirán en la lista de contactos que visualizarán el material por lo cual debe estar presto a las actitudes verbales y no verbales de sus estudiantes. Generalmente si encuentra varias veces la misma escena: abusador frente a la presa, donde los insultos, zancadillas, golpes, miradas o gestos de desprecio son el pan de cada día, preste atención y actúe, puede estar frente a una situación de Bullying, que provocará una de ciberbullynig, si próspera. Una posible solución frente a este fenómeno se puede dar cuando los estudiantes están liderando o participando en la elaboración y seguimiento de los Planes de Convivencia, en donde puedan ellos mismos es-

tipular las normas de convivencia al interior de los colegios, favoreciendo su participación en la resolución de los conflictos. Además de involucrar a los alumnos en la elaboración y ejecución de estos planes, existen páginas y software que limitan y vigilan las acciones de estos en el ciberespacio; usted debe involucrar a los padres en el conocimiento de estas páginas para que ambos trabajen en pro de detectar el acoso: www.protegeles.es www.dignidadinfantil.gov.co www.internet amiga.net Recuerde que la comunicación y el dar paso a actividades dónde se debatan temas éticos, derivados de hechos mediáticos, podría motivar a sus alumnos a denunciar si conocen o viven algún caso de violencia. Es indispensable que esté alerta y sostenga una comunicación eficaz con los padres, quienes al final deberán realizar la tarea más importante: enseñarle a sus hijos a consumir medios de comunicación.


TE NDE NC IA S

Psicología del color C

Consejos para armonizar el ambiente de clase Emociones como calma, alegría, tristeza, maldad, creatividad, entre otras, cuentan con su equivalente cromático, que aunque puede variar de cultura en cultura casi siempre coincide con la sensación que se desea transmitir. Teniendo en cuenta la capacidad de los colores para transformar nuestro entorno, de manera positiva o negativa, diferentes corrientes dedicadas a buscar la armonía en los ambientes que habitamos –diseño interior occidental, feng shui chino, etc.- han desarrollado fórmulas y estrategias para lograr tanto calmar como estimular emociones particulares, dependiendo de las actividades que allí desarrollemos. En el caso de un salón de clases, el equilibrio entre emociones puede

resultar complejo. No queremos que los niños sean indisciplinados pero tampoco queremos que sean pasivos. Necesitamos que sean activos y enérgicos pero al mismo tiempo ordenados. Queremos que se concentren sin ser introvertidos, entre otros. Si bien no se trata de elegir una emoción y un color y perpetuarla en el salón, sino de lograr combinaciones que dependiendo de las circunstancias ayuden a que los estudiantes se concentren y calmen o despierten y activen, a continuación elaboramos una lista de colores con sus significados para que a partir de allí cada maestro pueda elaborar su “plan cromático”.

eduOnline | Diciembre 2013

UANDO SE TRATA DE BUSCAR herramientas para mantener a los estudiantes concentrados, en actitud constructiva y listos para aprender, no importa si se trata de la última teoría en pedagogía o de un recurso sencillo como el manejo del color: todo lo que no hace daño, nos puede ayudar. Sobre la psicología del color se ha hablado desde diferentes campos como la literatura –en las obras del alemán Goethe-, la pintura –el trabajo pictórico y teórico de Kandisnky-, y por supuesto la psicología. Llegando a la conclusión de que los colores desprenden diferentes expresiones en sí mismos, capaces de influir en el ambiente y transmitir diversas sensaciones.

17


Amarillo

Es el color más intelectual, se asocia con gran inteligencia. Es un color cálido, es el color de la luz, del sol, de la acción, del poder. Los tonos del amarillo suelen interpretarse como joviales, afectivos y excitantes. Es excelente para llevar alegría a los ambientes e inspirar a actuar y llevar a cabo, por esto se recomienda en paredes y espacios que cubren grandes áreas.

Rojo

Usado con moderación, el rojo es excelente para centrar la atención de las personas; por ejemplo para bordear el contorno del tablero o para vestir cuando se quiere llamar la atención de los estudiantes. Beneficia a los niños depresivos o retraídos pues pone las “energías” en movimiento.

eduOnline | Diciembre 2013

Naranja

Verde

Por ser más cálido que el amarillo actúa como estimulante de las personas tímidas y tristes. Simboliza entusiasmo y exaltación, usado en pequeñas cantidades suele ser muy benéfico, pero en amplias extensiones se convierte en impulsivo y agresivo, por esto es mejor evitarlo en lugares u ocasiones donde se requiera concentración.

Blanco

Las mezclas de rojo con blanco producen un alto efecto relajante, se asocia con el romanticismo y la feminidad, por tanto distrae la mente de trabajos serios y de responsabilidad.

Es aconsejado para salones de niños de preescolar y primaria. Es el color de la vida vegetal y de la primavera, de lo que crece y da frutos, por tanto ayuda a generar nuevas ideas y a ser creativos. En salones de estudiantes adolescentes no es aconsejable pues representa a Peter Pan, el niño que nunca quiso crecer.

18

Azules

El azul representa la profundidad, por tanto es un tono introspectivo y sedante. Este color se aconseja, por ejemplo, para materiales de estudio, como forros de libros, cubiertas y rayados de cuadernos, pues ayuda a la concentración en las tareas y hace el trabajo agradable por su efecto sedante.

Por ser la suma o síntesis de todos los colores, el blanco simboliza la unidad, el absoluto, la inocencia. Ayudar a despejar la mente y aunque puede cansar la vista también activa el intelecto a la vez que relaja. Cuando el tablero es blanco es importante fijarse que no refleje la luz porque esto crea rechazo y cansa la vista.

Rosa


“”

La armonía es la

clave

Como hemos visto no existe un único color adecuado para motivar el correcto aprendizaje y no existe tal cosa como un ambiente de clase perfecto. Sin embargo, existe la posibilidad de crear armonía y de construir un ambiente donde los cambios y flujos de emociones sean positivos. La variedad en colores es la mejor herramienta para lograr que ellos disfruten y se diviertan mientras aprenden, basta con ver la fascinación que figuras como el arco iris ejercen sobre los más pequeños. A su vez, útiles como los lápices de colores ayudan a estimular la creatividad, la memoria y otros procesos; y si además tienen punta gruesa, suave y resistente, con buen contenido de cera para una vida útil larga, mucho mejor.

Aprender a combinar y entender la naturaleza de los colores de manera emocional les permite a los niños ver su mundo desde otros ángulos y estimula su creatividad, lo que se traduce en mejores resultados en su educación y en avances importantes para su futuro profesional. Además de facilitar la labor del docente, al poner a su disposición todo tipo de materiales que le ayudan en la transmisión de conocimientos.

eduOnline | Diciembre 2013

19


Amigo

o mentor Los frágiles límites de la relación maestro-alumno a través de las redes sociales en Internet Por: Juan Rodriguez

¿C

chado hablar a sus estu-

no de las redes sociales tuvo su mayor crecimiento en los países latinoamericanos, dejando en el ámbito escolar uno de los mayores dilemas: ¿qué tipo de relación puede establecerse entre el estudiante y el docente a través de estos espacios sociales en Internet?

drían generarse malos entendidos con el estudiante, la institución educativa e incluso con los padres de familia. En nuestro ámbito educativo, ya existen docentes que han incorporado la creación de páginas por parte de sus alumnos en el programa académico, facilitando la intercomunicación entre ellos así como la exploración de Internet como un nuevo medio de comunicación; en este caso, el docente puede conocer los intereses de sus estudiantes en la web, dando mayores y mejores ejemplos de su materia. Ya sea como defensor o como detractor, el maestro debe tener en cuenta que su primera responsabilidad es apropiar el uso de las diferentes herramientas pedagógicas de forma crítica, preparada y adecuada, de manera que los estudiantes lleven el salón de clases a la red y no su vida social a las clases. Ahora, quienes asuman el riesgo deberán establecer unos usos y funciones claros así como límites y políticas que beneficien el correcto uso de estas herramientas sociales.

eduOnline | Diciembre 2013

Incluso, ¿cuántos de sus compañeros docentes hacen parte de estas redes sociales en Internet? ¿Tiene el colegio donde trabaja alguna política frente al uso de Internet o en especial al uso de redes sociales que involucren docentes y estudiantes? Para quienes no conocen del tema, estas redes sociales son páginas en Internet donde el usuario tiene la posibilidad de publicar gran parte de su vida entre fotos, videos, características personales o comentarios de sus amigos entre otros, dando a conocer información inimaginable de una persona específica. Además el usuario puede agregar o invitar a su red otras personas que hagan parte del sistema, en nuestro caso específico docente y estudiantes.

Por un lado, para muchos docentes, entidades educativas e incluso estudiantes, este tipo de herramientas facilita la comunicación entre ellos, la interacción entre compañeros o en algunos casos hace parte de la estrategia de clase, donde se publican tiempos de entregas, tareas o temas para debatir. Para el docente, poder aprovechar el tiempo que un estudiante utiliza en estas redes le ayudaría al acercamiento con los deberes escolares. Por otro lado, este tipo de redes genera incertidumbre, ya que podría desdibujar la relación maestro – alumno. El problema se presenta cuando el estudiante intenta establecer una relación con su profesor similar a la que tiene con sus compañeros de clase o amigos. Es aquí cuando el límite es fácilmente quebrado si el docente no es claro en la comunicación con sus estudiantes, ya que muchas veces este último cree que tendrá trato especial por ser parte de su red social en Internet. Ahora, esto no significa que el docente deba estar ausente de los espacios virtuales, pero si debe saber cómo comunicarse con sus diferentes usuarios ya que en algunos casos po-

21


OPINIÓN

Investigar nuestra práctica docente: utilidad del diario de campo Por: Pablo Soto

D

eduOnline | Diciembre 2013

IGAMOS PARA EMPEZAR QUE nuestra profesión se renueva esencialmente investigándola. Aunque los cursos de actualización docente pueden en algo nutrirla o animarla, lo cierto es que sólo cuando en verdad nos enfocamos a desentrañar sus redes de actuación, sólo ahí comienza un genuino proceso de transformación y cambio. Mientras que no sometamos nuestro quehacer de maestros a una pesquisa y sospecha investigativas, hasta que no nos dejemos conmover o desestabilizar por alguna pregunta o algún problema relacionado con la docencia, el aprendizaje, la formación o la didáctica, sólo hasta entonces cobraremos conciencia y entraremos a reformular o replantearnos lo que hacemos cotidianamente.

22

Precisamente, el diario de campo es un dispositivo estratégico para registrar y al mismo tiempo reflexionar sobre la propia práctica docente. El diario es esa escritura que llevamos al aula, bien cuando nos autoinvestigamos o cuando indagamos sobre algún colega, y que al momento de plasmar lo que hicimos o lo que vimos, al instante de escribirlo, entramos en una dinámica reconstructiva, en un estado para el reconocimiento. Porque una cosa es “dictar la clase”, “hacer un taller” y, otra bien distinta, recordar y poner en el papel aquello

que se hizo o se observó. En ese interregno pasan una infinidad de cosas y todas ellas generadas por la toma de distancia propia de la escritura. Una de esas cosas es el asombro. Al escribir un hecho o una acción observada caemos en la cuenta de su justa valía, nos maravillamos o nos decepcionamos de ella, nos admiramos por su organización o sentimos el peso de la falta de norte. La escritura, al llevarse al diario, se convierte es un especie de espejo para nuestro mismo quehacer educativo. Nos devuelve a los ojos, en cámara lenta, lo que por el inmediatismo y el agite de todos los días, no alcanzamos a mirar o dejamos perder sin darnos cuenta. Pero hay más: sabemos que los mejores diarios de campo no son únicamente un espacio para el registro escueto, sino un lugar para reflexionar sobre eso mismo que consignamos. Por ende, la escritura convoca a la reflexión. Para decirlo en una imagen, la reflexión es una especie de aserrín que va produciendo la escritura en la misma medida en que avanza reconstruyendo una actividad o reordenando un proceso. Con esas virutas o moronas, la escritura catapulta o impulsa la comprensión de los hechos, el alcance de una propuesta educativa. Hay una simbiosis interesante entre escritura y reflexión, cuando de investigar se trata: la primera alimenta a la segun-

da y ésta, a su vez, cuando se vuelve sistemática, dinamiza a la primera. La mediación de la escritura impulsa a pensar mejor; la reflexión continuada, reclama la concreción en una escritura. Y allí, en el diario de campo, puede verse ese juego de mutua imantación, de recíproca influencia: la página derecha gobernada por la escritura que reconstruye y reedifica; la página izquierda regida por la escritura que saca provecho de esa obra en construcción, de esas grafías y esos signos, para levantar un edificio radicalmente nuevo, una obra no de piedra documental sino de esa sustancia incorpórea que llamamos razonamiento. Concluyamos: si no dejamos entrar la investigación a nuestra clase o a nuestra institución educativa seguiremos pensando que todo lo que hacemos está muy bien o que los problemas educativos dependen totalmente de factores externos, de situaciones ajenas al actuar de nosotros mismos. Y el diario de campo puede ser una mediación extraordinaria para registrar lo que hacemos, a la vez que un dispositivo potente para tomar una distancia reflexiva y buscar con ello comprender o mejorar nuestra tarea cotidiana de maestros.


Adiós

al profesor grabadora: en el rol del maestro. Por: Federico Gordillo

L

La balanza de las TIC “Es que ahora los muchachos ya vienen con el chip incorporado”. Esta es una de las frases que se escuchan

con mucha frecuencia ya sea dentro de las comunidades académicas, en las reuniones de profesores o en una conversación entre dos madres en el parque. El asunto central que subyace en esta frase tiene que ver con las destrezas en el manejo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que tienen tanto estudiantes como profesores. En este sentido, evidentemente la balanza se inclina a favor de los jóvenes estudiantes con el agravante que entre más pasa el tiempo, este desbalance será cada vez más notorio. Esta situación es tal vez una de las causas de las angustias del profesorado cuando se ven enfrentados a una realidad ya tangible: la incorporación de las TIC en la educación es un proceso que no tiene reversa y tarde o temprano deberán enfrentarlo. La pregunta entonces es, como maestro... ¿estoy preparado?

oportunidad La incorporación de las TIC en educación es un asunto que genera amplia discusión. De no ser así no sería un tema tan atractivo. Parte de la discusión se centra en lo que algunos

denominado como la “brecha digital”, que en términos generales se asocia con las posibles inequidades generadas por las TIC, en términos de quienes tienen o no acceso a ellas. ¿Una persona con acceso a internet, esta en condiciones de ventaja sobre otra que no lo tiene... sobre todo en un mundo globalizado y marcadamente digital? Esta pregunta se puede transferir a las aulas de clase de varias formas, por ejemplo: ¿Un profesor formado en el uso de las TIC en su práctica docente y con pleno

eduOnline | Diciembre 2013

sores daban la misma clase año tras año, o semestre tras semestre, con base en los mismos papeles ya cuarteados y amarillos, afortunadamente esta por pasar. Mucho se ha dicho acerca de la necesidad de cambio por parte de los profesores de cara a los nuevos tiempos. Sin embargo, en ese discurso hay mucho de palabras trilladas y poco de acciones concretas y efectivas. ¿Es necesario el cambio del perfil docente para la educación en el siglo XXI? Desde luego que si, de eso no cabe duda; la cuestión central de este asunto es identificar la dirección y el propósito del cambio, es decir, ¿qué debe cambiar un maestro de su perfil y porqué cambiar?

-

23


acceso a internet es más competitivo en su mercado laboral que uno que ni siquiera tenga acceso ni haya aprendido a hacer un uso inteligente de estos recursos en su contexto educativo? Las posibilidades de que esto este sucediendo son altas, sin embargo, eso no es una razón suficiente para frenar y ni que pensar en obstaculizar el proceso de incorporación de las TIC en las dinámicas de los procesos educativos en Colombia. Esto tendría un costo de oportunidad que no podemos darnos el lujo de asumir, más, en un país que requiere encontrar nuevos caminos de formación de sus cuidadanos de cara a constituirse en una nación competitiva en el ámbito internacional. En otras palabras, si consideramos lo que la educación estaría dejando de ganar en términos de las posibilidades que ofrecen las TIC ( las posibles innovaciones educativas, nuevas didácticas, nuevos espacios de interacción y colaboración, etc.) y el costo social que representaría hacia el futuro un compromiso difuso y lacso frente al tema, serían argumentos suficientes para aligerar las preocupaciones alrededor de la brecha digital

¿La brecha digital existe?, desde luego que si. Una de las alternativas para darle un manejo responsable deberá partir entonces de los procesos de cambio que surjan desde el corazón mismo del sector educativo: los cambios en el perfil del maestro. Algunos mitos con relación al cambio del perfil del maestro Los cambios en los roles docentes han sido ampliamente abordados en la literatura educativa de los últimos Sin embargo, muchas dudas o inquietudes permanecen todavía latentes, asaltando y angustiando a maestros y maestras de todos los niveles educativos, cuando se trata el asunto de las TIC. Tal vez esto se deba en parte a que el discurso del cambio genera ideas que más allá de exponer un escenario real de la actualidad educativa del país y de su futuro en el corto y mediano plazo, derivan en especulaciones y fantasías poco fundamentadas. Uno de los mitos más representativos en cuanto a la incorporación de las TIC en la educación es que la tecnología terminará reemplazando al maestro.

La obsolescencia del maestro Nunca el Maestro ha sido tan importante en el escenario educativo como en los procesos de formación mediados o soportados por las TIC. ¿Es posible la obsolescencia del Maestro? Claro que si. Sin duda alguna los maestros obsoletos serán reemplazados. Pero no serán reemplazados por la tecnología sino por otros maestros que sepan hacer un buen uso de ella y generar valor al proceso educativo mediante su constante actualización en conocimiento, didácticas, y espacios que permitan un aprendizaje enriquecido para sus estudiantes. El propósito fundamental de reflexión que subyace en este artículo tiene que ver con los procesos de cambio que los maestros se verán avocados a asumir para evitar su obsolescencia. Loro viejo no aprende a hablar Decir que “loro viejo no aprende a hablar” tal vez tenga tanto de cierto como de mito. No es de sorprenderse que la mayoría de los maestros que demuestran

eduOnline | Diciembre 2013

25


un abierto (o a veces no tan abierto) desinterés por la integración de las TIC en su práctica docente, sean quienes llevan ya muchos años en la institución educativa y probablemente estén cercanos ya a su retiro. Es preciso reconocer que la experiencia de un Maestro es tal vez uno de los insumos claves para el enriquecimiento de su práctica. No es el único, pero sin duda es uno de los más significativos. En ese sentido me cuesta un poco no fruncir el seño cuando escucho a un maestro decir con orgullo que lleva dictando “la misma clalas razones por las cuales tendría que cambiar. Pero por otra parte, he conocido casos de maestros muy veteranos que han asumido el reto de las TIC con la entereza y responsabilidad propias de un profesional. Maestros que han visto la necesidad de reinventarse, adquirir nuevas destrezas informáticas, aprender en el marco de comunidades virtuales, hacer uso de los recursos disponibles en las redes y lo mejor de todo, que han posibilitado en sus estudiantes, no solo a través del ejemplo sino de experiencias innovadoras, nuevos y frescos espacios de aprendizaje.

eduOnline | Diciembre 2013

Algunos escenarios para el cambio Los cambios en los roles docentes no se d an de la noche a la mañana. Es una cuestión de paciencia, de conciencia y de voluntad, y esto toma tiempo. Ahora bien, ¿qué cambiar?, ¿qué camino tomar? Se plantean a continuación algunos escenarios en los que es deseable el cambio del perfil del maestro de cara a su integración en las dinámicas propias de la incorporación de las TIC en educación.

26

Adiós al profesor grabadora La incorporación de las TIC en educación permite un mejoramiento importante en cuanto al acceso a la información por parte de los actores del proceso educativo.

¿Qué sentido tiene hoy un profesor cuyo papel solamente se limita a transmitir información a sus estudiantes? Este es el profesor que entra a clase y de inmediato pasa a modalidad grallena unos cuantos tableros con la versión texto o la versión gráfica de sus palabras y cuando termina la clase,

presiona el “stop”. Lamentablemente esta escena llega a repetirse año tras año o semestre tras semestre. Este profesor transmisor de información tuvo algo de sentido en aquellas épocas en que el acceso a la información por parte de los estudiantes era una posibilidad remota fuera de las fronteras de la escuela. Algunas


enciclopedias caseras y una que otra biblioteca pública (además de los recursos de la institución educativa, no siempre muy actualizados) eran las únicas opciones. Hoy las cosas son muy distintas. Las posibilidades de acceder a información actualizada y especializada a través de Internet permiten a los estudiantes no solo contrastar el discurso del maestro sino acceder a mucha más información y muchas veces más actualizada que la que maneja su profesor. En consecuencia, los profesores deben asumir un papel distinto frente al asunto de la información para seguir jugando un papel valioso dentro del proceso educativo. Relacionar los contenidos, contextualizarlos, acercarlos a la realidad de sus estudiantes, proveerles significatividad, apuntar al desarrollo de procesos de pensamiento, entre otras, son labores docentes más relevantes en la educación del siglo XXI. El facilitador: un lugar común Un elemento común en toda la literatura que aborda los cambios de roles docentes en el marco de la incorporación de las TIC en Educación es la transformación de maestro en un

Más allá de la tiza electrónica Uno de los cambios más urgentes en el rol del m aestro tiene que ver con el uso de herramientas y mediaciones tecnológicas. Es urgente en la medida en que el uso de herramientas informáticas en las aulas de clase es una de las estrategias institucionales más sencillas de implementar y es tal vez la más generalizada. Muchos colegios y universidades han hecho inversiones importantes en la adquisición de salas de computadores y otros instrumentos más refinados como los tableros digitales. ¿Pero, cómo se están usando? Es imperativo que el maestro ajuste las estrategias didácticas para aprovechar las funcionalidades de estos instrumentos tecnológicos. Esto demanda del profesor mucha más creatividad y orientación a la innovación, de la mano tanto de un conocimiento profundo de su disciplina como de la didáctica de su disciplina. Son estos procesos de innovación en las didácticas disciplinares los que posibilitan el aprovechamiento del potencial educativo de las TIC. El reto en este tema es superar, por ejemplo, el uso de un tablero digital solo como un tablero digital, es decir, un tablero

en el que la tiza es reemplazada por un lápiz óptico pero su funcionalidad sigue siendo la misma. Esta situación merece un maestro investigador que asuma con entereza una posición académica crítica en la que se reconozca que el conocimiento no esta acabado, y que la búsqueda permanente de nuevos espacios y estrategias didácticas posibilita nuevas realidades y posibilidades para el aprendizaje de sus estudiantes. El comunicador Se ha mencionado con anterioridad que el maes tro en el contexto de la incorporación de las TIC en educación debe rebasar por mucho su función de transmisor de información. En este orden de ideas, uno de los cambios en su perfil tiene que ver con el flujo de la información en el proceso educativo. El uso de material educativo digital, de las redes de información, posibilitan el acceso a contenidos educativos en diversas presentaciones y formatos al igual que permiten la construcción de espacios de interacción que funcionan de manera muy distinta a los espacios tradicionales de interacción presencial. Maestros y estudiantes se ven relacionados entre si y con el contenido educativo a través de recursos que combinan el texto, el audio, el video, etc. Espacios en los que lo oral, lo escrito y lo multimedia se combinan, se complementan. Algunos autores llaman a este fenómeno la convergencia

lenguajes y lógicas distintas de presentación del contenido educativo, en espacios con ritmos y dinámicas diferentes. Este fenómeno requiere de un maestro - comunicador que logre interpretar estos lenguajes y lógicas, encontrar los ritmos adecuados de interacción y motivación en aras de construir ambientes de aprendizaje ricos en posibilidades de aprendizaje.

eduOnline | Diciembre 2013

so de aprendizaje de sus estudiantes. Este discurso es ya tan reiterativo que se ha convertido en un lugar común del ámbito de la academia. Pero realmente que significado tiene este cambio en particular? Es un asunto que va más allá de hacer un tipo de distinto de actividades y que implica un cambio en el esquema mental del profesor en tanto se requiere moverse de un modelo centrado en el profesor hacia un modelo centrado en el estudiante. Labor nada fácil de lograr. Sumémosle a tan complejo propósito uno adicional. Este cambio de rol del maestro implica de manera correspondiente un cambio de rol en el

estudiante. Si alguno de los dos no se da de manera sincronizada la situación se tornará en problema. Ahora bien, la dificultad radica en que los estudiantes vienen acostumbrados a participar de procesos educativos en donde su papel es eminentemente pasivo, casi dependientes del profesor. Si los estudiantes no asumen su parte en el proceso de cambio la experiencia no funcionará y todos saldrán frustrados; el profesor que ha diseñado e invertido interminables horas en el diseño y ejecución del programa, los estudiantes que no le encuentran sentido a un proceso educativo que requiere de ellos un mayor esfuerzo y la institución porque le invierte tiempo y recursos a resultados que no son satisfactorios.

27


eduOnline | Diciembre 2013

El maestro en la línea del tiempo El proceso educativo se desarrolla en términos muy generales a través de una larga línea de tiempo que empieza en un primer momento de planeación de dicho proceso y de construcción de los recursos para el aprendizaje (textos escolares, por ejemplo), pasa por un segundo momento en el cual se da la interacción entre maestros y estudiantes y finaliza en un tercer momento evaluativo, para reiniciar ese mismo proceso una y otra vez, a manera de ciclo de calidad. En la mayoría de los casos la participación del maestro se limita al segundo y tercer momento. En algunos de ellos se le permite al maestro participar del diseño de la interacción y la evaluación de sus estudiantes,

28

en otros, se le ve al maestro como un ma simple ejecutor de ssim una u planeación de actividades que otro (la tiivid institución) ha definido in nstit con ¿Parco on anterioridad. a ticipa ticcipa el maestro en la elaboración de un libro elaabo de texto? A lo sumo el tex maestro mae estr es llamado para participar part iicipa de la construcción ció ón de d guías de clase que que se elaboran sobre un conocimiento co previamente viame ente estructurado y determinado. determ mina La incorporación de las TIC inc orrpor b las puertas de en educación aabre la participación al Maestro en los tres M momentos del proceso educativo. La contextualización y estructuración del contenido de un material educativo digital pensado para ser utilizado en una institución y contexto en particular pasa a ser responsabilidad de quien es experto en dicho contenido: el maestro. Y es éste quien habrá de interactuar con equipos de apoyo que aporten su experticia en asuntos que rebasan la competencia del maestro, como los asuntos de diseño y programación informática. Estos procesos requieren de un maestro - diseñador, pero no de un diseñador gráfico sino de un diseñador - de contenidos educativos, un estructurador, un líder del conocimiento.

Bibliografía Castellano, H. «La Brecha Digital.» Revista Digital de Educación y Nuevas Tecnolo-

Gertrudix, Manuel. «Convergencia Multimedia y Educación- Aplicaciones y estrategias de colaboración en la Red.» Revista de Comunica-

Norris, Pippa. Digital divide: Civic engagement, information poverty, and the Internet worldwide. Cambridge: University Press, Raya, E. «Brecha Digital: Viejos problemas cibersociedad.rediris.es/congreso/comms/

Salaverria, R. «Convergencia de los medios.» dlh.lahora.com.ec/paginas/chasqui/paginas/

Salinas, Jesús. «Rol del profesorado universitario ante los cambios de la era digital- Perfeccionamiento Integral del Profesor Universitario.» Primer Encuentro Iberoamerihttp://www.uib.es/depart/gte/rol.html (último Sigales, C. «Formación universitaria y TIC: nuevos usos y nuevos roles.» Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento

Tello, Edgar. «Las tecnologías de la información y comunicaciones (TIC) y la brecha digital: su impacto en la sociedad de México.» RUSCrevista de universidad y sociedad del conociVarela, Rodrigo. «El Profesor Universitario.» edu.co/cdee/images/produccion_intelectual/ Ed_en_ingenieria/el_profesor_universitario.


eduOnline | Diciembre 2013

13


familias juveniles

eduOnline | Diciembre 2013

i ha escuchado que alguno de sus estudiantes es Emo, Hopper o Sharp, seguramente ha quedado desconcertado y ha tenido que acudir a otros para entender lo que esto significa. En Eleducador le presentamos una breve guía para conocer y entender las tribus urbanas.

30

Son grupos juveniles que mantienen códigos similares en vestuario, música, hábitos, lugares de reunión y maneras de hablar y comportarse. Según Susana Sanchez, psicóloga social y comunitaria, coordinadora regional de trabajo con comunidades de las zonas rurales de la comarca andina, las tribus urbanas aparecen “por la necesidad de la persona, en cierto momento evolutivo, de salir de su entorno conocido (la familia), para emprender la búsqueda de su identidad”, tanto en el campo ideológico como en el estético. El placer de formar parte de determinada tribu radica en compartir con “pares” la misma forma de pensar y sentir, además de códigos que dan vía libre para realizar actividades que en otros espacios son catalogadas como incorrectas. A partir de nuevas sensibilidades estéticas y culturales se da la aparición de nuevas tribus urbanas, por lo que resaltaremos tan solo algunas de

las más representativas, sin desconocer la existencia de otras. Surgen en Inglaterra, a prinideología hippie, en estrecha relación con los inicios del rock pesado. Su nombre hace referencia a los fuertes sonidos metálicos producidos por los grupos musicales. Existencialistas. Las demás características puede variar según el subgénero del metal: trash, death, power, etc. Predomina el color negro, el pelo largo y las botas militares. Nacen en el Bronx, Nueva callejeras o Block parties, que se pusieron de moda por las restricciones que tenían las personas de color para entrar a las discotecas. En las calles aprendieron el verdadero sentido de la vida, donde encontraron el apoyo y la compañía que no tuvieron en la sociedad clasista y racista que de una u otra forma los discrimina. La característica principal es la ropa talla XXL, los gorras, me-


dallones colgando del cuello y tenis blancos grandes. Surgen de un género musical derivado del hardcore punk, nacido a rencia de éste por su sonido más lento y melódico. El término emo es apócope de emotional hardcorey hace referencia a las letras de las canciones, caracterizadas por abordar variadas emociones y estados de ánimo. Las emociones son para ellos el centro de todo. Aunque suelen destacar más las negativas, le dan una gran importancia al amor en sus vidas. Suelen cortarse constantemente como una forma de expresar su dolor en su propio cuerpo. También se les conoce por mantener relaciones “cariñosas” con personas de su mismo sexo, a pesar de confirmar que su tendencia sexual no es homosexual, ya que para ellos se puede demostrar cariño a toda persona con quien se comparten sentimientos. Se cubren parte de la cara con el pelo, utilizan piercings, zapatillas marca Converse, muñequeras, chapas, sudaderas con capucha, camisetas ajustadas y calzoncillos a la vista. Los colores más utilizados son el negro, rosado y morado.

Nacen en Inglaterra entre cadencia de la cultura de la época, a la par con el auge de la banda Sex Pistols y su música enfocada a las letras de resistencia social. Anarquista, Okupa, antimilitarista y antifascista. Usan crestas de diferentes colores; las camisetas y los jeans sucios y rotos -entre más estén en contra de la tradición, mejor-; las botas son de corte militar, sucias y con el metal al aire libre. Visten accesorios como taches, ganchos y cadenas, que demuestran el deseo de liberarse de todas esas ataduras impuestas por la sociedad. Las aulas son un reflejo de nuestra sociedad; están compuestas por seres que exigen igualdad de oportunidades, como grupo y como individuos, que les permitan seguir manteniendo sus diferencias dentro de una subcultura. Según la psicóloga Sanchez, es clave generar espacios de reconocimiento y de respeto para las tribus al interior del aula, mediante contratos explícitos, y ojala por escrito, de reglas puntuales que se han de respetar en ese espacio, y después velar por que esas mismas reglas puedan aplicarse en el colegio. Con el tiempo, las reglas traspasarán el espacio del colegio y se convertirán en conductas aprendidas para la convivencia en sociedad.

Hay que reconocer que todo individuo tiene fortalezas y apoyar a quien no las ha demostrado aún. La crítica lleva a focalizar la atención de los demás y abre la puerta para que sean severos al juzgar.

Con esta práctica se lastima al otro y se debilita la relación existente entre los dos. El sermón se queda tan solo en palabras; más que sermonear hay que compartir experiencias. Lo único que genera es reto. Frente a la opción de quedarme sin algo, lo acepto para demostrar que soy más fuerte. Hay que mantener seguridad y confianza en sí mismo como en los otros, para que se den escenarios propicios para intercambiar ideas. Conocer tendencias creencias y formas de ser, para poder hablar con autoridad. Acercarse con todo respeto y poco a poco conocer lo que el otro está dispuesto a compartir. Mantener un control que permita saber lo que sucede, pero que le consienta al otro hacer y equivocarse. Entender que lo que pasa en su vida en ese momento es tan serio como lo que pasa en mi vida en este momento. Intercambiar compromisos para que ganen las dos partes. De igual manera, tener condiciones muy claras y, si alguno no cumple, que existan consecuencias. Entender que el otro es libre de elegir, pero que tiene límites de en dónde, cuándo y con quien. Interesarse en sus cosas, no con ánimo vigilante, sino para que puedan abrirse y confiar sus expectativas y/o temores. Entender que están descubriendo el mundo, así como yo un día lo hice, y que necesitan ser comprendidos y guiados.

eduOnline | Diciembre 2013

Son grupos de reacción política, que se han dividido en dos grandes opuestos. Los Skin de corte nazi y los Sharp, que se oponen a toda tendencia nazi. Los Skin siguen la ideología nazi, fundamentados en la limpieza y la higiene; descargan su ira contra homosexuales o personas de color como otra forma de limpieza, en el terreno sexual o racial. Los Sharp no son racistas, aunque mantienen los estándares de limpieza e higiene. Tanto Skins como Sharps se caracterizan por utilizar el pelo rapado, indumentaria de estilo militar, botas, pantalones ajustados y chaquetas

bombers. Se diferencian entre si por los signos y colores que utilizan.

31


El reto de acercar las tribus urbanas a la convivencia pacífica Por: Francisca Gonzales

eduOnline | Diciembre 2013

C

32

uando se cuestiona a los estudiantes el por qué pertenecer a cierta tribu urbana o a la otra, muchos asumen que su “tribu” es la única que los acepta tal y como son. Es decir, son espacios donde sienten que pueden ser honestos y hablar de sus preferencias e intereses de manera libre. Esto nos da Esto nos da luces para pensar que lo que se busca en estas microculturas es precisamente lo que debería ofrecer la sociedad en general: aceptación y respeto. Más allá de identificarse con cierta estética –manera de vestir, peinados, colores, etc.-, los jóvenes buscan la forma de expresar quiénes son, mientras lo van descubriendo. A medida que van identificando sus gustos, se van alineando con ciertas tendencias que les hacen sentir cómodos y en las que sienten que se expresa algo de ellos, como la música. En este punto la guía de la familia y la comunidad educativa es clave, pues él o la joven no sólo están “descubriendo” quienes son, están empezando a hacer declaraciones al mundo de cuál es su cultura, sus valores y su código moral, es decir, qué valoran como importante

y ante qué cosas se muestran en desacuerdo. Como es sabido, la familia y la escuela –y ahora también en gran medida los medios de comunicación- desempeñan un rol fundamental en la estructuración de estos valores, pues desde el inicio de nuestra vida nos vemos marcados por las situaciones que acontecen a nuestro alrededor y la forma como observamos que los adultos las manejan. Un joven proveniente de una familia donde la educación está basada en el miedo, y el respeto se gana infundiendo temor, muy seguramente replicará esta conducta. Si el joven ha aprendido que las discusiones las gana el primero que ofenda al otro o inicie una serie de comentarios irrespetuosos, por encima de quien pueda tener la razón o argumentos para demostrar su lógica, seguramente aprenderá a solucionar sus conflictos de esta manera. Así, muchos de estos comportamientos son llevados a la calle y es cuando los problemas de convivencia empiezan a aflorar. La adolescencia es el momento clave en el que un joven decide seguir sus propios pasos y tratar de mejorar lo

que ha visto en casa o profundizarlo. De ahí que empiezan a tomar decisiones sociales y/o culturales a título propio, como pertenecer a ciertos grupos e identificarse con diversas ideologías. De ahí que el verdadero problema del fenómeno de tribus urbanas no es que los adolescentes asuman sus puntos de vista respecto a diversas materias, sino que se generen situaciones de intolerancia e irrespeto hacia las convicciones del otro, generando espacios agresivos y de violencia. Todos estos son síntomas graves que traen consecuencias nefastas cuando encuentran ambientes hostiles que los validen, como por ejemplo las pandillas. Estos comportamientos pueden ser superados en combinación con un apoyo claro de la familia, un ambiente adecuado de socialización y una acertada cátedra para la tolerancia manejada desde la escuela.


eduOnline  

T.P - Revista de educación para docentes y gente afín. Práctica Docente I

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you