Page 1

Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

SABIDURÍA Y MORAL SUI GÉNERIS

Por: Valentín Cruz Turpo 2


A Maquiavelo es diplomático, filósofo y escritor italiano, conocido por escribir el tratado de política El príncipe. B Nacido el 3 de mayo de 1469, en Florencia, Italia, Nicolás Machiavelo fue un diplomático durante 14 años en la República Florentina de Italia durante el exilio de la familia Medici. C Cuando la familia Medici regresó al poder en 1512, Maquiavelo fue despedido y brevemente encarcelado. Tras esto escribió El Príncipe, un manual para los políticos sobre el uso de la despiadada y egoísta astucia, inspirando el término “maquiavélico” y estableciendo a Maquiavelo como el “padre de la teoría política moderna”. D También escribió varios poemas y obras de teatro. Murió el 21 de junio de 1527, en Florencia, Italia. E

El “maquiavelismo” es un término negativo utilizado para caracterizar políticos sin escrúpulos del tipo que Maquiavelo describió en El Príncipe.

F

6. Maquiavelo describió el comportamiento inmoral, como la deshonestidad y la muerte de inocentes, como algo normal y efectivo en la política. Incluso pareció respaldarlo en algunas situaciones.

Nota: Lo que aquí compartimos es aforismos que pronuncio Maquiavelo. Estos aforismos están juntados, de las páginas de internet. Esto nos puede ayudar como introducción, para leer la obra El Príncipe.

2


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

INTRODUCCIÓN Lo que pronunció Maquiavelo en forma de aforismos vale, y tiene sentido en el Siglo XXI. Masque todo para la ciencia política, mucho ha inspirado. Este Autor Es muy relevante y popular mundialmente. Es probable la mayoría de los políticos lo conocen sobre este Autor. Hoy investigando sobre este famoso protagonista renacentista, se ha visto la interpretaciones limitadas e inadecuadas. Mas que todo de los consejos de Maquiavelo hechas al Magnifico el Lorenzo II de Médici1del año 492 a 1519, tal es cierto, Maquiavelo lo dedico a él su obra El Príncipe en torno en el arte de gobernar. Han sido comprendidos como si él hubiera inventado o fabricado desde la nada. La frase «el fin justifica los medios» es muy claro de mala interpretación. Porque él, nunca ha pronunciado esta frase. Por eso Maquiavelo es uno de los autores pocos que podemos entender, solo con el “contexto y un mínimo de explicación”1. Él hace descripción de la política tal como es, y no como debe ser o como le gustaría que sea. El describía lo que vía en las acciones de los ilustres de su tiempo. En otras palabras, está diciendo: mira estos actúan de esta manera y son exitosos. Ya decía en escritor peruano Mario Vargas Llosa: “Maquiavelo no era un cínico sino un frío observador de la política”2. En este sentido Maquiavelo no era maquiavélico. Es decir que no eran las cualidades que el aconseja su cualidad sino de los políticos de su tiempo. Porque este Autor es un historiador muy práctico. Para mí él ha tenido un talento muy particular de fijarse en el éxito y no en lo no valioso. Es una Observabilidad, que diría con ojos muy abiertos, lo que está sucediendo para escoger cual es el mejor o conveniente manera de actuar, para llegar al éxito o para master en Principado o seguir sindo rey poderoso.

I. ITURRALDE, De príncipes, caciques y otros animales políticos, 113. 2 M. VARGAS, La verdad de las mentiras, 214. 1

3


En este sentido la política de Maquiavelo es la política de los siglos pasados. Que hoy es muy diferente, aunque usan los políticos para lograr sus objetivos fraudulentamente es cosa de interés personal, es el lado la corrupción y es como el gobernó fetichizado como diría Dussel: “El fetichismo comienza por el envilecimiento subjetivo del representante singular, que tiene el gusto, el placer, el deseo, la pulsión sádica del ejercicio omnipotente del poder fetichizado sobre los ciudadanos disciplinados y obedientes”3. Hoy en día la autoridad o el gobierno debe en la práctica y no solo en teoría ser como un líder que está guiando, pero que no se ve. Por eso hay todavía los políticos que aplican hoy en día, estos consejos de Maquiavelo. En este sentido es aprovechamiento de las autoridades a la comunidad esto en primer punto. No solo pasa porque la gente ya no es igual que antes. Están apareciendo movimientos sociales contra estos principios maquiaveliano. O simplemente hay sindicatos que organizan una huelga, exigiendo sus intereses. O en algunos países no es imprescindible el Gobierno. Así hay una decadencia del poder político, individualista “La sociedad ya no está protegida por el Estado, o por lo menos difícilmente confía en la protección que éste ofrece; ahora se halla expuesta a la voracidad de fuerzas que el Estado no controla y que ya no espera ni pretende recuperar y subyugar. Es sobre todo por este motivo por el que los gobiernos estatales, en su esfuerzo diario por capear los temporales que amenazan con arruinar sus programas y sus políticas, van dando tumbos ad hoc de una campaña de gestión de crisis a otra y de un conjunto de medidas de emergencia a otro, soñando sólo con mantenerse en el poder tras las próximas elecciones, y es por ello por lo que carecen, por lo demás, de programas o ambiciones con visión de futuro, por no hablar de proyectos de resolución radical para los problemas recurrentes de la nación. «Abierto» y 3

E. DUSSEL, 20 tesis de política, 43.

4


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

crecientemente indefenso por ambos flancos, el Estado-nación pierde gran parte de su fuerza, que ahora se evapora en el espacio global, y buena parte de su sagacidad y su destreza política, cada vez más relegadas a la esfera de la «política de la vida» individual, y «subsidiarizada» en hombres y mujeres individuales. Lo que aún queda del poder y de la política del pasado en manos del Estado y de sus órganos ha ido menguando gradualmente hasta alcanzar una dimensión que encaja en el recinto de una gran comisaría de policía. Este Estado reducido apenas se las puede arreglar para ser otra cosa que un Estado de la seguridad personal”4.

Z. BAUMAN, Tiempos líquidos. Vivir en una época de incertidumbre, 40. 4

5


LOS AFORISMOS, EXTRAÍDAS DE LA REALIDAD DE LAS ACCIONES DE LOS POLÍTICOS

“En general , los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven.” 7.

8. “La política es el arte de engañar” 9. “Los hombres son i n g r a t o s , frívolos, mentirosos, cobardes y codiciosos; mientras uno los trate bien lo apoyan... pero cuando uno está en peligro se vuelven contra él.” 10. “Todos ven lo que tú aparentas; pocos advierten lo que eres.” 11. “Los hombres son tan simples, y se someten hasta tal punto a las necesidades presentes, que quien engaña encontrará siempre quien se deje engañar.” 12. “Creo que el verdadero modo de conocer el camino al paraíso es conocer el que lleva al infierno, para poder evitarlo” 13. “La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad.” 14. “Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen.” 15. “Los odios de los hombres generalmente nacen del temor o de la envidia”

6


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

16. “Yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla” 17. “Cuando se hace daño a otro es menester hacérselo de tal manera que le sea imposible vengarse” 18. “Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.” 19. “Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza” 20. “Donde hay buena disciplina, hay orden y rara vez falta la buena fortuna” 21. “Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento.” 22. “La experiencia siempre ha demostrado que jamás suceden bien las cosas cuando dependen de muchos.” 23. “Quien engaña encontrará siempre quien se deje engañar.” 24. “...el que es elegido príncipe con el favor popular debe conservar al pueblo como amigo...” 25. “...es central saber disfrazar bien las cosas y ser maestro en el fingimiento...” 7


26. “Los hombres son tan simples y unidos a la necesidad, que siempre el que quiera engañar encontrará a quien le permita ser engañado.” 27. “...en tiempos de paz hay que pensar en la guerra...” 28. “El Príncipe debe hacer uso del hombre y de la bestia: astuto como un zorro para evadir las trampas y fuerte como león para espantar a los lobos.” 29. “A los hombres hay que acariciarlos o destruirlos, pues vengarán un insulto leve, pero quedarán indefensos si se les aplica un golpe duro.” 30. “Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse.” 31. “Las viejas ofensas no se borran con beneficios nuevos, tanto menos cuanto el beneficio es inferior a la injuria” 32. Nicolás Maquiavelo 33. “La paz con la esclavitud es más pesada carga que la guerra con libertad” 34. “No hay nada más difícil de emprender, ni más dudoso de hacer triunfar, ni más peligroso de administrar que la elaboración de nuevas leyes.” 35. “El ministro debe morir más rico de buena fama y de benevolencia que de bienes” 36. “Cuando la voluntad es grande, las dificultades no lo son” 37. “Cuando uno ha sido buen amigo, encuentra buenas amistades aun a pesar suyo” 38. “No puede haber grandes dificultades donde abunda la buena voluntad”

8


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

“El fin justifica los medios.” “...quien engañe, encontrara siempre quien se deje engañar, todos verán lo que aparenta y pocos lo que es, y estos pocos no se atreverán a ponerse en contra de la mayoría...” 41. “...el desprecio nace cuando al príncipe se le considera inestable, superficial, afeminado, pusilánime e indeciso...” 42. “Los hombres en general juzgan más por los ojos que por las manos; porque el ver pertenece a todos, y el tocar a pocos... El vulgo se deja siempre coger por las apariencias... Y en el mundo no hay sino vulgo.” 43. 44. “...cuando se conquista por segunda vez un país que se había rebelado anteriormente es más difícil volverlo a perder...” 45. “No hay que atacar al poder si no tienes la seguridad de destruírlo” 46. “Se es odiado tanto por las buenas obras como por las infames” 47. “El vulgo se deja seducir siempre por la apariencia y el éxito.” 48. “...los ejércitos mercenarios y los auxiliares son inútiles y peligrosos...” 39. 40.

9


“...el hombre olvida antes la pérdida de su padre que la pérdida de su patrimonio.” 50. “El hombre sabio procurará que sus actos parezcan siempre voluntarios y no forzados, por mucho que pueda obligarle la necesidad de realizarlos” 51. “Dios no quiere hacerlo todo, para no quitaros el libre albedrío y aquella parte de la gloria que os corresponde.” 52. “...las minorías no tienen sitio cuando la mayoría tiene donde apoyarse...” 53. “...cuando los estados que se conquistan están acostumbrados a vivir en libertad, hay tres formas de conservarlos: destruirlos, vivir allí personalmente o dejar que sigan viviendo con sus leyes...” 54. “Castigar a uno o dos transgresores para que sirva de ejemplo es más benévolo que ser demasiado compasivo.” 55. “y no debe tener piedad.” 56. “...aquel que en un principado no advierte los males cuando nacen no es verdaderamente sabio, y es un don que pocos tienen...” 57. “...los que llegan a ser príncipe por la fortuna, les resulta fácil ascender, pero muy difícil mantenerse en el poder...” 58. “Es un mal ejemplo no observar una ley, sobre todo por parte del que la ha hecho.” 59. “Es de gran importancia disfrazar las propias inclinaciones y desempeñar bien el papel de hipócrata” 49.

10


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

“Todos los profetas armados han triunfado; todos los desarmados han perecido” 61. “...es más sensato quedarse con la fama de tacaño, que genera una mala fama sin odio, que por buscar la reputación de liberal, ganarse la fama de ladrón que genera mala fama y odio a la vez; se debe ocultar el liberalismo...” 62. “...las acciones del príncipe deben tener grandeza, valor, prudencia, fortaleza y ser irrevocables...” 63. “El cielo, el sol, los elementos, los hombres, han sido siempre los mismos” 64. “...la fortuna es mujer y, si se quiere dominarla, hay que maltratarla y tenerla a freno.” 65. “No puede haber grandes dificultades cuando abunda la buena voluntad.” 66. “...no se debe confundir el ser con el deber ser, la política es algo...” 67. “El buen ciudadano debe amar a todos, dar lo bueno y tener compasión de los malvados” 60.

11


69. “Un príncipe... Jamás predica otra cosa que concordia y buena fe; y es enemigo acérrimo de ambas, ya que, si las hubiese observado, habría perdido más de una vez la fama y las tierras” 70. “...el príncipe tiene que elegir de entre todos los animales a la astucia del zorro y la fuerza del león...” 71. “...haga, pues, el príncipe lo necesario para vencer y mantener el estado, y los medios que utilice siempre serán considerados honrados y serán alabados por todos...” 72. “Solamente es duradero un dominio que sea voluntario” 73. “Es imposible que los que mandan sean reverenciados por los que desprecian a Dios.” 74. “Los hombres rara vez tienen el valor suficiente para ser o extremadamente buenos o extremadamente malos.” 75. “Ninguna fuerza doma, ningún tiempo consume, ningún mérito iguala, el nombre de la libertad.” 76. “Jamás persona alguna de humilde estado ha ganado gran poder sólo por medio de la fuerza, pero sí sólo con la astucia” 77. “...si bien el príncipe debe persuadir al pueblo, convencerlo, también debe emplear la fuerza, porque cuando ya no le crean se le puede hacer creer por la fuerza...” 12


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

78. “Las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten.” 79.“Los hombres olvidan con mayor rapidez la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio.” 80. “Los hombres olvidan antes la muerte de su padre que la pérdida del patrimonio.” 82. “...un príncipe que tenga una ciudad fuerte y que no sea odiado por su pueblo no puede ser atacado...” 83. “...el príncipe no debe preocuparse de incurrir en la infamia de aquellos vicios sin los cuales difícilmente podría salvar el estado...” 84. “...puesto que los hombres aman según su voluntad y temen según la voluntad del príncipe, un príncipe debe depender solo de lo que es suyo y no de lo que es de otros, solo tiene que ingeniárselas para no ser odiado...” 85. “...el odio nace cuando el príncipe roba y usurpa los bienes y las mujeres de sus súbditos, de lo cual tiene que abstenerse...” 86. “...la crueldad esta bien usada cuando se la emplea una sola vez por la necesidad de afianzar el poder y después no se repite...” 87. “...de la fortuna depende la mitad de nuestras acciones, pero nos deja dirigir la otra mitad o algo menos...”

13


“Es mejor que el Príncipe sea considerado mezquino, ya que la avaricia es uno de los vicios que sostendrán su régimen.” 89. Nicolás Maquiavelo 90. “La firme decisión demuestra que la fortuna no tiene ningún poder sobre ella” 91. “Donde hay religión se presumen todos lo bienes; donde falta, hay que presumir lo contrario” 92. “Un hijo puede llevar con resignación la pérdida de su padre, pero la pérdida de su patrimonio puede reducirle a la desesperación.” 93. “La liberalidad se devora a sí misma, pues a fuerza de ejercerse se agota.” 94. “...si la violencia es coerción, el respaldo será consenso o legitimidad...” 96. “...el príncipe debe lograr que los principados vecinos deseen hacerle bien y teman causarle daño...” 97. “...la única buena, segura y duradera defensa es la que depende del propio príncipe y de su valor...” 98. “...para mantener el estado se debe tener un ejército propio, el consenso del pueblo y virtud en el príncipe...” 99. “La historia es la ciencia de los hombres, de los hombres en el tiempo” 100. “Los hombres olvidan más fácilmente la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio.” 101. “En todas las cosas humanas, cuando se examinan de cerca, se demuestra que no pueden apartarse los obstáculos sin que de ellos 88.

14


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

surjan otros.” 102. “La habilidad y la constancia son las armas de la debilidad.” 103. “El que quiere ser tirano y no mata a Bruto y el que quiere establecer un Estado libre y no mata a los hijos de Bruto, sólo por breve tiempo conservará su obra.” 104. “...un príncipe no debe tener otro objetivo ni otra preocupación, ni debe considerar como suya otra misión que la de la guerra...” 105. “...si bien el principado se consigue con ciertas dificultades, se conserva con facilidad...” 106. “...un príncipe debe tener dos miedos: uno interno, de sus súbditos, y otro externo, de los extranjeros poderosos...” 107. “Todo lo que tiende a favorecer la religión debe ser bienvenido, aun cuando se reconozca su falsedad; más aún conociendo la naturaleza humana”

15


“Si el partido principal, sea el pueblo, el ejército o la nobleza, que os parece más útil y más conveniente para la conservación de vuestra dignidad está corrompido, debéis seguirle el humor y disculparlo. En tal caso, la honradez y la virtud son perniciosas.” … 110. “Un príncipe que haga valer su autoridad se siente obligado con frecuencia a no ser bueno. Pues cuando la clase, sea el pueblo, los soldados, los nobles o quien juzguéis necesario para vuestro apoyo, es corrupto, debéis adaptaros a su humor y satisfacerlo, en cuyo caso la conducta virtuosa solo conseguirá perjudicaros.” 111. Castigar a uno o dos transgresores para que sirva de ejemplo es más benévolo que ser demasiado compasivo 112. "De los hombres, en general, puede decirse que son ingratos, volubles, simulan lo que no son y disimulan lo que son, huyen del peligro y están ávidos de riquezas". 113. "Un hombre que quiere ser bueno entre tantos que no lo son labrará su propia ruina". 114. "Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen". 115. "Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse". 116. "Todos ven lo que aparentas; pocos advierten lo que eres". 117. "Hay que ser zorro para conocer las trampas y león para espantar a los lobos." 118. En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven. 109.

16


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

119. Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos. 120. La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad. 121. Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse. 122. En todas las cosas humanas, cuando se examinan de cerca, se demuestra que no pueden apartarse los obstáculos sin que de ellos surjan otros. 123. La habilidad y la constancia son las armas de la debilidad. 124. El que es elegido príncipe con el favor popular debe conservar al pueblo como amigo. 125. Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen. 126. No puede haber grandes dificultades cuando abunda la buena voluntad. 127. "Todos ven lo que tú aparentas; pocos advierten lo que eres" 128. "Ninguna fuerza doma, ningún tiempo consume, ningún mérito iguala, el nombre de la libertad"

17


129.

"Los hombres son tan simples y unidos a la necesidad, que siempre el que quiera engañar encontrará a quien le permita ser engañado" 130. "Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen" 131. "Los hombres rara vez tienen el valor suficiente para ser o extremadamente buenos o extremadamente malos" 132. "Las viejas ofensas no se borran con beneficios nuevos, tanto menos cuanto el beneficio es inferior a la injuria" 133. "El hombre sabio procurará que sus actos parezcan siempre voluntarios y no forzados, por mucho que pueda obligarle la necesidad a realizarlos" 134. "La liberalidad se devora a sí misma, pues a fuerza de ejercerse se agota" 135. "Es de gran importancia disfrazar las propias inclinaciones y desempeñar bien el papel del hipócrita" 136. "Donde hay buena disciplina, hay orden y rara vez falta la buena fortuna" 137. Nada grandioso fue jamás conseguido sin peligro. 138.

Todo el mundo ve lo que aparentas ser, pocos experimentan lo que realmente eres.

139. El fin justifica los medios. 140. El que quiere ser obedecido debe saber mandar.

18


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

141.

Nunca intentes ganar por la fuerza lo que puede ser ganado por la mentira.

142. No estoy interesado en preservar el status quo; quiero derrocarlo. 143. El odio se gana tanto por las buenas obras como por el mal. 144. Es mejor actuar y arrepentirse que no actuar y arrepentirse.

145. La naturaleza crea pocos hombres valientes, la industria y entrenamiento hace muchos.

19


146. El león no puede protegerse de las trampas y el zorro no puede defenderse de los lobos. Uno debe ser por tanto un zorro para reconocer trampas y león para asustar a los lobos. 147.

Cuanta más arena ha escapado del reloj de arena de nuestra vida, más claramente deberíamos ver a través de el.

148.

Los hombres van de una ambición a otra: primero, buscan asegurarse contra el ataque y luego, atacan a otros.

149. La política no tiene relación con la moral. 150. Quien desee éxito constante debe cambiar su conducta con los tiempos. 151.

Los hombres se conducen principalmente por dos impulsos; o por amor o por miedo.

152.

La promesa dada fue una necesidad del pasado; la palabra rota es una necesidad del presente.

153. La habilidad y la constancia son las armas de la debilidad. 154. Dios no quiere hacerlo todo, para no quitaros el libre albedrío y aquella parte de la gloria que os corresponde.

20


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

155. No hay nada más importante que aparentar ser religioso. 156.

La mejor fortaleza que un príncipe puede poseer es el afecto de su gente.

157.

No son los títulos los que honran a los hombres, sino que los hombres honran a los títulos.

158. No hay otra forma que protegerte a ti mismo de la adulación que hacer entender a los demás que decirte la verdad no te ofenderá.

21


159. Los príncipes y gobiernos son mucho más peligrosos que otros elementos en la sociedad. 160. El vulgo se toma siempre por las apariencias y el mundo se compone fundamentalmente de lo vulgar. 161.

Las viejas ofensas no se borran con beneficios nuevos, tanto menos cuanto el beneficio es inferior a la injuria.

162. Es doblemente placentero mentir al impostor. 163.

El primer método para estimar la inteligencia de un gobernador es mirar los hombres que tiene a su alrededor.

164.

Los hombres rara vez tienen el valor suficiente para ser o extremadamente buenos o extremadamente malos.

165. Ante todo, ármate. 166.

Para entender la naturaleza de la gente, uno debe ser un príncipe y para entender la naturaleza del príncipe, uno debe ser la gente.

167. Donde la voluntad es grande, las dificultades no pueden ser grandes.

22


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

168. Un príncipe que no es sabio no puede ser bien aconsejado y, por ende, no puede gobernar. 169. Es mejor ser amado que temido, sino puedes ser ambos. 170. Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen. 171.

Un príncipe nunca carece de razones legítimas para romper sus promesas.

172.

Es defecto común de los hombres no preocuparse por la tempestad durante la bonanza.

23


173. El hombre olvida antes la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio. 174. Los hombres en general juzgan más por las apariencias que por la realidad. Todos los hombres tienen ojos, pero pocos tienen el don de la penetración. 175.

La guerra es solo cuando es necesario; las armas son permisibles cuando no hay esperanza excepto en las armas.

176. El vulgo se deja seducir siempre por la apariencia y el éxito. 177. El príncipe prudente debe preferir rodearse de hombres de buen juicio a los que dará la libertad de decirle la verdad. 178. No hay nada más difícil de emprender, ni más dudoso de hacer triunfar, ni más peligroso de administrar que la elaboración de un nuevo orden. 179.

Un cambio siempre deja el camino abierto para el establecimiento de otros.

180. Si quien gobierna no reconoce los males hasta que los tiene encima, no es realmente sabio 181.

Los hombres intrínsecamente no confían en nuevas cosas que no han experimentado por si

24


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

mismos. 182. No puede haber grandes dificultades donde abunda la buena voluntad. 183.

Los hombres deberĂ­an ser tratados generosamente o destruidos, porque pueden vengarse de las lesiones leves, de las fuertes no pueden.

184. Los hombres que no obran bien siempre andan temiendo que otros les respondan con las acciones que las propias suyas se merecen. 185.

De los seres humanos en general, se puede decir que son hipĂłcritas y codiciosos.

25


186. El que engaña encontrará siempre quien se deja engañar. 187. En todas las cosas humanas, cuando se examinan de cerca, se demuestra que no pueden apartarse los obstáculos sin que de ellos surjan otros. 188.

Un hombre prudente debe discurrir siempre por las vías trazadas por los grandes hombres e imitar a aquellos que han sobresalido extraordinariamente por encima de los demás, con el fin de que, aunque no se alcance su virtud, algo nos quede, sin embargo, de su aroma.

189. No hay nada más difícil de llevar a cabo, más peligroso de conducir o más incierto en su éxito que llevar la iniciativa en la introducción de un nuevo orden de cosas. 190.

No hay guerra que evitar; solo puede ser pospuesta en la ventaja de otros.

191. La tardanza nos roba a menuda la oportunidad y roba nuestras fuerzas. 192.

La experiencia siempre ha demostrado que jamás suceden bien las cosas cuando dependen de muchos.

193. La historia es la ciencia de los hombres, de los

26


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

hombres en el tiempo. 194. Las minorías no tienen sitio cuando la mayoría tiene donde apoyarse. 195. Guerra justa es aquella que es necesaria. 196. Un príncipe que tenga una ciudad fuerte y que no sea odiado por su pueblo no puede ser atacado. 197.

Hay tres clases de cerebros: el primero discierne por sí, el segundo entiende lo que los otros disciernen y el tercero no entiende ni discierne lo que los otros disciernen. El primero es excelente, el segundo bueno y el tercero inútil.

27


198.

La sabiduría consiste en saber distinguir la naturaleza del problema y en elegir el mal menor.

199.

Cuando veáis al servidor pensar más en sus propios intereses que en los vuestros, y que interiormente busca sus propios beneficios en todas las cosas, ese hombre nunca será un buen sirviente, ni jamás podréis confiar en él.

200. Si una lesión tiene que ser hecha a un hombre, debería ser tan severa que su venganza no necesite ser temida. 201. Es un mal ejemplo no observar una ley, sobre todo por parte del que la ha hecho. 202.

Las leyes no deben mirar hacia cosa ya pasada, sino proveer para las futuras.

203.

Los odios de los hombres generalmente nacen del temor o de la envidia.

204. El hombre sabio hace a la primera lo que el necio hace a la última. 205.

No es preciso que un príncipe posea todas las virtudes citadas, pero es indispensable que aparente poseerlas.

206. Debe estimarse muy poco vivir en una ciudad donde las leyes pueden menos que los

28


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

hombres. 207. No hay que atacar al poder si no tienes la seguridad de destruírlo. 208.

Castigar a uno o dos transgresores para que sirva de ejemplo es más benévolo que ser demasiado compasivo.

209.

Porque así como aquellos que dibujan se colocan abajo, en el llano, para considerar la naturaleza de los montes y de los lugares elevados y, para considerar la de los bajos, se colocan en lo alto, sobre los montes, igualmente para conocer bien la naturaleza de los pueblos, es necesario ser príncipe, y para conocer bien la de los príncipes, es necesario ser del pueblo.

29


210. Los ejércitos mercenarios y los auxiliares son inútiles y peligrosos. 211.

Cuando uno ha sido buen amigo, encuentra buenas amistades aun a pesar suyo.

212. Hay tres modos de conservar un Estado que, antes de ser adquirido, estaba acostumbrado a regirse por sus propias leyes y a vivir en libertad: primero, destruirlo., después, radicarse en él; por último, dejarlo regir por sus leyes, obligarlo a pagar un tributo y establecer un gobierno compuesto por un corto número de personas, para que se encargue de velar por la conquista. 213. Creo que el verdadero modo de conocer el camino al paraíso es conocer el que lleva al infierno, para poder evitarlo. 214. Yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla. 215. Es central saber disfrazar bien las cosas y ser maestro en el fingimiento. 216. La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad.

30


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

217.

Una ley no debe nunca conculcar la fe empeñada en los pactos públicos.

218.

Un hijo puede soportar con ecuanimidad la pérdida de su padre, pero la pérdida de su herencia puede llevarlo a la desesperación.

219. Ninguna empresa tiene más probabilidades de triunfar que una oculta del enemigo hasta que esté madura para ser ejecutada. 220.

De la humanidad podemos decir en general que son volubles, hipócritas y codiciosos de ganancia.

31


221. l león no puede protegerse de las trampas, y el zorro no puede defenderse de los lobos. Por lo tanto, uno debe ser un zorro para reconocer trampas, y un león para asustar a los lobos. 222.

La naturaleza que nos enmarcó de cuatro elementos, combatiendo en nuestros senos para el regimiento, nos enseña a todos a tener mentes aspirantes.

223. Antes de todo lo demás, ármate. 224.

La guerra debe ser el único estudio de un príncipe. Debe considerar la paz sólo como un tiempo de respiración, que le da tiempo para inventar, y proporciona la capacidad de ejecutar planes militares.

225. Un retorno a los primeros principios en una república a veces es causado por las simples virtudes de un hombre. Su buen ejemplo tiene tal influencia que los hombres buenos se esfuerzan por imitarlo, y los impíos se avergüenzan de llevar una vida tan contraria a su ejemplo. 226. El primer método para estimar la inteligencia de un gobernante es mirar a los hombres que tiene alrededor de él. 227.

Es mucho más seguro ser temido que

32


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

amado porque el amor es preservado por el vínculo de obligación que, debido a la bajeza de los hombres, se rompe en cada oportunidad para su ventaja; pero el miedo te preserva por un temor de castigo que nunca falla. 228.

Las personas deben ser acariciadas o aplastadas. Si les haces un daño menor obtendrás su venganza; pero si los lisias no hay nada que puedan hacer.

229. Todos los cursos de acción son riesgosos, por lo que la prudencia no consiste en evitar el peligro (es imposible), sino en calcular el riesgo y actuar de manera decisiva. Cometer errores de ambición y no errores de pereza. Desarrollar la fuerza para hacer cosas audaces, no la fuerza para sufrir.

33


230.

La forma en que vivimos es tan diferente de cómo debemos vivir que el que estudia lo que debe hacerse en lugar de lo que se hace, aprenderá el camino hacia su caída más que a su preservación.

231.

Y aquí viene la pregunta de si es mejor ser amado en lugar de temido, o temido en lugar de amado. Podría quizá responderse que deberíamos desear ser ambos; pero puesto que el amor y el miedo apenas pueden existir juntos, si debemos elegir entre ellos, es mucho más seguro ser temido que amado.

232.

Hay que recordar que no hay nada más difícil de planificar, más dudoso de éxito, ni más peligroso para gestionar que un nuevo sistema. Porque el iniciador tiene la enemistad de todos los que se beneficiarían de la preservación de la vieja institución y defensores meramente tibios en aquellos que ganan algo del nuevo.

233.

El hombre prudente siempre debe seguir el camino pisado por los grandes hombres e imitar a los más excelentes, de modo que si no alcanza su grandeza, al menos recibirá algo de ella.

234.

Es necesario para aquel quien establece un estado y organiza leyes, que presuponga que todos los hombres son malos y que siempre van a actuar de acuerdo con la maldad de sus

34


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

espíritus cada vez que tienen libre el camino. 235.

Todo hombre que intente ser bueno todo el tiempo está destinado a venirse a la ruina entre el gran número que no son buenos. De ahí que un príncipe que quiera conservar su autoridad debe aprender a no ser bueno, y usar ese conocimiento, o abstenerse de usarlo, como la necesidad lo requiera.

236. Cuando llega la noche, vuelvo a casa y entro en mi estudio. En el umbral me despojo de mis ropas sucias, sudorosas, de día de trabajo, me pongo las túnicas de la corte y del palacio, y en este vestido más grave entro en las antiguas cortes de los antiguos y soy recibido por ellos, y allí pruebo la comida que solo es mía, y para la cual nací. Y allí me atrevo a hablarles y preguntarles los motivos de sus acciones, y ellos, en su humanidad, me responden. Y por el espacio de cuatro horas me olvido del mundo, no recuerdo ninguna vejación, no temo

35


más la pobreza, no tiemblo más ante la muerte: yo paso efectivamente a su mundo. 237.

“El que es elegido príncipe con el favor popular debe conservar al pueblo como amigo.”

238. “El ministro debe morir más rico de buena fama y de benevolencia que de bienes.” 239.

“Las viejas ofensas no se borran con beneficios nuevos, tanto menos cuanto el beneficio es inferior a la injuria.”

240.

“El único medio seguro de dominar una ciudad acostumbrada a vivir libre es destruirla.”

241. “Debe estimarse en muy poco vivir en una ciudad donde las leyes pueden menos que los hombres.” 242.

“Los pueblos son ricos cuando viven como pobres, y cuando nadie se preocupa de lo que le falta, sino de lo que tiene necesidad.”

243. “Los hombres olvidan con mayor rapidez la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio.” 244.

“Dios no quiere hacerlo todo, para no

36


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

quitaros el libre albedrío y aquella parte de la gloria que os corresponde.” 245. “Jamás persona alguna de humilde estado ha ganado gran poder sólo por medio de la fuerza, pero sí sólo con la astucia.” 246. “No hay que atacar al poder si no tienes la seguridad de destruírlo.” 247.

“Cuando se hace daño a otro es menester hacérselo de tal manera que le sea imposible vengarse.”

248. “Solamente es duradero un dominio que sea voluntario.” 249. Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse.

37


250.

Los hombres olvidan más fácilmente la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio.

251. El Príncipe debe hacer uso del hombre y de la bestia: astuto como un zorro para evadir las trampas y fuerte como león para espantar a los lobos. 252. Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen. 253.

Las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten.

254.

La experiencia siempre ha demostrado que jamás suceden bien las cosas cuando dependen de muchos.

255. Todos ven lo que tú aparentas; pocos advierten lo que eres. 256. La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad. 257.

A los hombres hay que acariciarlos o destruirlos, pues vengarán un insulto leve, pero quedarán indefensos si se les aplica un golpe duro.

38


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

258. Es un mal ejemplo no observar una ley, sobre todo por parte del que la ha hecho. 259. Los ejércitos mercenarios y los auxiliares son inútiles y peligrosos. 260. La habilidad y la constancia son las armas de la debilidad. 261. Divide para reinar. 262. Los hombres son tan simples, y se someten hasta tal punto a las necesidades presentes, que quien engaña encontrará siempre quien se deje engañar. 263. Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento. 264. Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.

39


265.

Un príncipe. . . Jamás predica otra cosa que concordia y buena fe; y es enemigo acérrimo de ambas, ya que, si las hubiese observado, habría perdido más de una vez la fama y las tierras. 266. Vale más hacer y arrepentirse, que no hacer y arrepentirse. 267. La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad. 268. Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen. 269. Los hombres olvidan más fácilmente la muerte de su padre que la pérdida de su patrimonio. 270. Las armas se deben reservar para el último lugar, donde y cuando los otros medios no basten. 271. En todas las cosas humanas, cuando se examinan de cerca, se demuestra que no pueden apartarse los obstáculos sin que de ellos surjan otros. 272. El que es elegido príncipe con el favor popular debe conservar al pueblo como amigo. 273. No puede haber grandes dificultades cuando abunda la buena voluntad. 274. El que quiere ser tirano y no mata a Bruto y el que quiere establecer un Estado libre y no mata a los hijos de Bruto, sólo por breve tiempo conservará su obra. 275. 276. ...si bien el principado se consigue con ciertas dificultades, se conserva con facilidad... 40


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

277. El buen ciudadano debe amar a todos, dar lo bueno y tener compasión de los malvados 278. ...los que llegan a ser príncipe por la fortuna, les resulta fácil ascender, pero muy difícil mantenerse en el poder... 279. Castigar a uno o dos transgresores para que sirva de ejemplo es más benévolo que ser demasiado compasivo. 280. Las viejas ofensas no se borran con beneficios nuevos, tanto menos cuanto el beneficio es inferior a la injuria

281.… 282. no permanecer inactivo nunca en los tiempos de paz

41


283.

En cuanto al ejercicio de la mente, el príncipe debe estudiar la Historia, examinar las acciones de los hombres ilustres, ver cómo se han conducido en la guerra, analizar el por qué de sus victorias y derrotas para evitar éstas y tratar de lograr aquéllas; y sobre todo hacer lo que han hecho en el pasado algunos hombres egregios que, tomando a los otros por modelos, tenían siempre presentes sus hechos más celebrados.

DATOS BIBLIOGRÁFICOS DE INTERNET

▪ https://akifrases.com/autor/nicol%C3%A1smaquiavelo ▪ http://www.frasecelebre.net/profesiones/pensad ores/niccolo_maquiavelo_8.html ▪ https://www.lifeder.com/frases-de-maquiavelo/ ▪ http://www.proverbia.net/citasautor.asp?autor= 626 ▪ https://www.muyhistoria.es/hmoderna/articulo/seis-frases-de-maquiavelo ▪ http://www.milenio.com/cultura/el_principemaquiaveloteoria_politica_0_205779770.html ▪ http://www.frasedehoy.com/autor/632/nicolasmaquiavelo

42


Seminario Arquidiocesano San Antonio Abad del Cusco

▪ http://www.frasesypensamientos.com.ar/autor/n icolas-maquiavelo.html ▪ https://es.wikiquote.org/wiki/Nicol%C3%A1s_ Maquiavelo ▪ http://www.aweita.pe/magazine/5920-10frases-de-maquiavelo-que-te-ayudaran-ser-ungran-lider

43

Frases de maquiavelo  

frases prácticos, reales, que nos hacen pensar en naturaleza del ser humano y en la política, antiguo y actual

Frases de maquiavelo  

frases prácticos, reales, que nos hacen pensar en naturaleza del ser humano y en la política, antiguo y actual

Advertisement