Issuu on Google+

1


María Valentina Bedoya Florez 10- 7

Mauricio Melo Tecnología e informática

Institución Educativa Javiera Londoño Medellín 2012

2


INDICE

1. Introducci贸n 2. Taller Ensayo 3. Lo bueno y malo (Escrito propio, no lo realice) 4. Interpretaci贸n arco y la lira (no lo realice) 5. Ensayo literario (trabajo por filas) 6. Mi proyecto de vida (escrito propio)

3


Introducción

LA IMPORTANCIA DE ESCRIBIR

El hombre se distingue de los animales por su capacidad de raciocinio la cual la expresa por medio del lenguaje: existen dos tipos de lenguaje, el hablado y el escrito. Desde pequeños, nuestros progenitores se encargan de transmitirnos este conocimiento básico que conocemos como habla, y que es característico de humanos que se congregan en un territorio, siendo así que pueden ser fácilmente identificados por el idioma que hablan y por sus costumbres. El lenguaje escrito requiere de una mayor habilidad mental y para eso es preciso que alguien nos guíe para poder aprenderlo: básicamente consiste en una serie de símbolos a los cuales se les otorga sonidos, constituyendo así un código de referencia para representar las cosas del universo. A dichos símbolos los conocemos con el nombre de palabras, y se pueden hacer divisiones minuciosas de ellas para su mejor estudio y comprensión, como veremos más adelante, y esto da origen a los gramemos, morfemas y fonemas, entre otras estructuras comprendidas en la gramática. Pero no nos adelantemos: la maravilla de contar con un medio de expresión como lo es el lenguaje, nos hace estar a la vez conscientes de la importancia de aprenderlo a fondo y poder manejarlo con fluidez, todo esto, tendiente a tener o establecer una mejor comunicación con los otros seres que nos rodean. En este trabajo, el objetivo es que como estudiantes comencemos a crear en nosotros la costumbre de escribir y que descubramos la capacidad y conocimiento que tenemos del lenguaje, basando todo este objetivo en un género literario, el ensayo, con la intención de que mas adelante seamos capaces de elegir un genero en especifico.

4


5


TALLER ENSAYO Un ensayo se reduce a una serie de divagaciones, la mayoría de las veces de aspecto crítico, en las cuales el autor expresa sus reflexiones acerca de un tema determinado, o incluso, sin tema alguno.

PASOS PARA ELABORAR UN ENSAYO 1. Informarse bien sobre el tema del cual se va a escribir, con lecturas teóricas o con otros escritos del tema. 2. Hacer lista de ideas principales, de palabras clave con el objetivo de que al momento de escribir no olvide los temas importantes. 3. Realizar un borrador del tema, teniendo en cuenta la estructura tradicional del ensayo.

ESTRUCTURA: - introducción: Parte del texto en el que se expone por primera vez el tema que será tratado y se define la posición frente al tema. Se le dan al lector generalidades del tema con el objetivo de que se contextualice. - Cuerpo argumentativo: contiene la exposición y análisis del mismo, se plantean las ideas propias y se sustentan con información de las fuentes necesarias: libros, revistas, internet, entrevistas y otras. Constituye el 80% del ensayo; abarca más o menos de 4 a 5 páginas. En él va todo el tema desarrollado, utilizando la estructura interna: 60% de síntesis, 20% de resumen y 20% de comentario.

6


-Conclusiones: En este apartado el autor expresa sus propias ideas sobre el tema, se permite dar algunas sugerencias de solución, cerrar las ideas que se trabajaron en el desarrollo del tema y proponer líneas de análisis para posteriores escritos. Contemplan el otro 10% del ensayo, alrededor de media página

-Bibliografía: Al final se escriben las referencias de las fuentes consultadas que sirvieron para recabar información y sustentar las ideas o críticas; estas fuentes pueden ser libros, revistas, programas de televisión, videos, etc.

EJEMPLOS DE ENSAYO

EJEMPLO ENSAYO ARGUMENTATIVO

LA PENA DE MUERTE, EL CASTIGO MÁS JUSTO

Cada vez que en el país los medios de información registran actos criminales que impactan a la colectividad por la cobardía y las intenciones con que se realizaron por individuos o grupos constituidos en enemigos de la sociedad, nuevamente proliferan las opiniones a favor de la legalización de la pena de muerte. Los países y las comunidades en donde existe la pena capital consideran que, por ser el castigo más proporcional con el daño cometido, es la pena más justa. El dolor, la ira, la sed justicia y, ¿por qué no?, de venganza, y los propósitos y consecuencias de esos crímenes son factores que 7


impiden prever los alcances negativos de su legalización, la pena de muerte es una insensatez que jamás debe consagrarse en nuestra Constitución. A pesar del clamor con que algunos defienden la legalización de la pena de muerte, existen factores de diversa índole que no favorecen su aplicación.

Cuando una sociedad o un estado ejecutan a uno de sus integrantes, aun cuando se le haya demostrado el crimen que se le imputa, imita precisamente la conducta que condena. Tal actitud encierra una seria contradicción. Con ese proceder, implícitamente se les está sugiriendo a otros potenciales asesinos que matar al prójimo puede ser una forma lícita para resolver graves problemas humanos. Pero matar es la peor solución para resolver aun los más conflictos humanos. La aprobación de la pena de muerte en nuestros tiempos significaría regresar a épocas de barbarie ya superadas.

Se dice que la disuasión es el único objetivo de las ejecuciones. Pero, en verdad, la pena de muerte no intimida. Los criminales de alta peligrosidad son personas insensibles ante el dolor físico y moral. Ellos saben muy bien que la muerte es uno de los riesgos de su oficio, por lo tanto no los aterra, como ilusamente creen muchas personas de bien. Tampoco intimida a quienes cometen crímenes pasionales, ya que cuando estas personas delinquen son inconscientes de su conducta y de las consecuencias de la misma. Las únicas personas a quienes atemoriza la pena de muerte son los delincuentes ocasionales y las personas honestas y pacíficas que temen que por alguna inesperada circunstancia del destino, se lleguen a ver comprometidos en un crimen que podría llevarles a la pena de muerte. Edmund Brown, ex gobernador del estado de California, declaró tras una ejecución en 1964. “La pena de muerte se ha 8


constituido en un grave fracaso, porque a pesar de su error y de incivilidad, no ha protegido al inocente ni ha detenido la mano de los criminales”.

Como corolario de lo anterior, la pena de muerte no ejemplariza. Si así fuese, en los países que aún existen tan inhumano castigo, no tendrían lugar los aberrantes crímenes que allí se cometen. Eso precisamente ocurre en numerosos condados de los Estados Unidos en donde aún existe tal sanción. Nada ha demostrado que allí los índices de crímenes violentos hayan disminuido. En nuestro país, por ejemplo, especialistas en criminología y Sicosociología concluyen que los sicarios- tal vez los primeros candidatos para que se les aplique la pena de muerte- en su mayoría son personas que no tienen esperanzas de llegar a la vejez y tienden a creer que morirían antes de cumplir los 30 años. A asesinos de esa clase no se les intimida con la pena de muerte; para ellos la vida no tiene valor alguno. En la mayor parte de los países en donde se aplica la pena capital, está prohibida para menores de 18 años. Al legalizarse esa pena en nuestro país, probablemente se mantendría el mismo principio humanitario. Pero también es muy probable que la delincuencia organizada contratara a menores de edad como sicarios para llevar a cabo sus crímenes tal como ya lo está haciendo y para ellos no habría la posibilidad de sentenciarlos a muerte.

En muchas ocasiones se ha logrado comprobar con el correr del tiempo lo injusto que se fue al haber sancionado como culpable a alguien cuya responsabilidad en el delito que se le imputó, no fue investigada exhaustivamente. Nuestro sistema judicial, al igual que el de países con mejor infraestructura jurídica, es propenso a cometer errores. Un caso mundialmente famoso nos servirá para ilustrar esta injusticia, nos referimos al caso denominado “los seis de Birmingham”. Una corte de justicia londinense condenó a cadena 9


perpetua a seis irlandeses, sospechosos miembros del IRA, de haber hecho explotar una bomba en un pub de Birmingham ocasionando la muerte a 21 personas en 1974. Sólo a comienzos de 1991 la justicia inglesa reconoció su error, luego de municionas investigaciones.

Durante 16 años, 3 meses y 21 días que los condenados estuvieron en prisión sufrieron diversos tipos de tortura. El caso de los seis de Birmingham no es la única equivocación cometida por la justicia británica. Hasta la fecha aún no se ha dado con los verdaderos responsables. ¿Qué posibilidad de enmendar el error hubieran tenido los jueces ingleses si a los sospechosos se les hubiera condenado a muerte? Si en países con un sólido sistema criminalística y jurídico ocurren estos hechos, qué cosas peores no ocurrirían en el nuestro, que carece de una moderna y eficaz infraestructura criminalística que garantice que no haya lugar a la impunidad ni a condenar erradamente a un imputado? No es un secreto que en nuestro país el peso de la ley muy pocas veces recae sobre sectores sobre privilegiados. Numerosos peculados, sobornos, contrabando técnico y toda una cadena de conductas delictivas que cometen miembros de la clase privilegiada se quedan sin castigo. Numerosos delincuentes de cuello blanco que se enriquecen con la complacencia de diversos sectores políticos y del mismo gobierno, permanecen libres, mientras que las cárceles están llenas de desarraigados sociales, sin poder económico ni de otra clase para presionar al sistema para que los declare inocentes. Con toda seguridad, que de aprobarse la pena de muerte, sólo a este sector se le aplicaría.

Definitivamente, la pena de muerte es un cruel castigo cuya aplicación embrutece a quien la aplica, colocándolo en el mismo plano de los delincuentes a los que se les aplica. Si la vida es el 10


principal derecho humano, el suprimirla es la primera violación, y si el Estado quien oficializa el crimen, agrava la violación. Cuando una ley no surte el efecto por el cual es creada, lo mejor es no aprobarla.

EJEMPLO ENSAYO FILOSOFICO

Cuando estamos solos, ¿sentimos la soledad? O es que la soledad nos acompaña cuando estamos solos? En el presente ensayo, se establece lo que sucede en una situación no tanto hipotética quizás, pero que para el caso de "asociatividad" vale dejarlo tal cual, y trata de una persona en este mundo que en cierta forma se siente frustrada de esta sociedad, en la cual de alguna manera como "ser humano" se siente inhumano". Para nuestro caso a analizar, recurrimos a ortega y gasset, "yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo" y también a descartes con "pienso, luego existo ", asunto que por un lado el lector deducirá respecto a la conveniencia de aplicación de ambos pensadores y por otro, nuestro personaje central si no lo tiene claro, en su "enredo" de alguna manera asoma "atisbos" de entendimiento previo y decidirá su aplicación para el caso que le afecta. Se da el hecho que de momento se desconoce, se "desconecta", y ello le provoca "perderse" en la sociedad en que todos vivimos, y encontrarse en una "isla solitaria", cual Robinson Crusoe, provocándole una "realidad pensante". Ante la situación, la idea de "este autor", es lograr "ayudarle", "en el extremo opuesto de los modos positivos de convivencia, en donde está– la posibilidad de una solicitud que más que remplazar a ese 11


otro, se le anticipa en su "poder ser" existencial, no para quitarle su preocupación, sino justo para devolvérsela como tal” En la isla, estoy sólo, completamente solo, en una isla propia, donde nadie lo nota o se preocupa de mi presencia. Una isla que es de todos, y de nadie, entonces si nadie se preocupa de mí, ¿por qué yo he de preocuparme de todos y de nadie? Organizo mi ser interior, lo interno, para lograr comprender lo externo Mi espíritu comienza a activar mis pensamientos, mi conocimiento, para identificar y organizar mi entorno. Pero, ¿por qué hablo de mi yo? , ¡¡ Si lo que necesito es hablar de lo que me rodea!! Comienzo la aventura, fijo el plan: primero el ser, que soy yo, luego el entorno. Organizo lo logrado: soledad, el ser, el yo, el entorno, lo conocido, lo desconocido, lo por conocer. Por primera vez procedo a reorganizarme, y descubrir que mi soledad no es tal, que estoy bien acompañado. En consecuencia, este hombre atormentado, decepcionado, estresado, al punto del quiebre emocional, logra darse cuenta de su acción, toda vez que ello solo implicaba lo corporal "su institucionalidad externa", y no fijándose en lo interno, creyéndose marginado, aislado, "botado del mar", en una isla imaginaria cual Robinson Crusoe, convive con sus paradojas mas significativas y, en su condición de "animal racional", redescubre, abre, destapa, despeja, su "indiferencia interna", hasta ahí "oculta", mediante cuya "apertura", logra concebir los valores en su espíritu, rencontrándose en consecuencia con la riqueza del " sentido de ser ", es decir consigo mismo.12


Resulta más relevante aún, que al "encontrarse", abandona su "isla imaginaria", regresa a su entorno, pero además de activar su presencia en sociedad, concurre a invitar, convencer, mostrar, participar, rescatar, a sus semejantes que aún permanecen "aislados".

EJEMPLO ENSAYO CIENTIFICO La amnesia es una enfermedad en la que se pierde completamente o parcialmente la memoria. La amnesia generalmente puede llegar a suceder por el solo hecho de la enfermedad, pero también puede llegar a deberse por un una lesión en la cabeza o la histeria luego de un evento traumático. Otras veces es emocional que todo lo que olvido esa persona puede llegar a recordarlo en el momento en que se sienta segura. La amnesia es una de las alteraciones más comunes de la memoria. Existen distintos tipo de amnesias: La amnesia parcial puede ser causada por ciertos trastornos como alcoholismo o deficiencia tiroidea (es más probable que se olviden los acontecimientos recientes que los del pasado). La amnesia postraumática es la que sigue a un golpe en la cabeza o una herida (la duración de la pérdida de memoria depende de la gravedad de la lesión y puede ser de minutos, horas o permanente). La amnesia retrógrada es la pérdida de memoria antes de que ocurra un trauma; la amnesia anterógrada es posterior al trauma. Describen a un paciente (PC) con la amnesia retrógrada severa y crónica para el conocimiento del mundo (probado con acontecimientos famosos y caras famosas), solamente la memoria autobiográfica intacta. El hombre de 64 años tenía lesión de cerebro traumática cuatro años antes de la actual evaluación. La proyección de imagen de cerebro actual demostró principalmente el daño que 13


implicaba las regiones temporales pre frontales y laterales ínfero laterales del izquierdo-hemisferio. La PC estaba de la inteligencia media, no tenía ninguna depresión y solamente problema de lengua de menor importancia, pero manifestó algunos déficit antero grade adicionales de la memoria y realizó por debajo de la media en varias pruebas lóbulo-sensibles frontales. La PC paciente representa uno muy de los pocos casos con un sistema deteriorado episódico y retrógrado preservado del conocimiento, demostrando una disociación entre la recuperación preservada de acontecimientos autobiográficos y la amnesia para los acontecimientos famosos non personal. Se presume que el ahorrar de memorias autobiográficas se puede ligar a la integridad de las cortezas frontales y temperopolares derechas. Amnesia anterógrada los nuevos eventos no son transferidos a la memoria a largo plazo, así que el que la sufre no será capaz de recordar nada que haya ocurrido después del inicio de este tipo de amnesia por más que un pequeño momento. La amnesia anterógrada puede afectar de manera diferente a los distintos tipos de memoria (nuevos movimientos, palabras, sucesos del día, hechos históricos, etc.). Algunos pacientes pueden aprender y recordar algún movimiento (como tocar una nueva canción) y luego no acordarse de cuándo lo han aprendido. Hay algunos casos de pacientes que aprendían y recordaban nuevas palabras o hechos históricos (memoria semántica) pero no eran capaces de recordar algún suceso del día anterior. El paciente H.M. padecía crisis epilépticas generalizadas intratables farmacológica mente. En 1953 el neurocirujano William Scoville le practicó una intervención consistente en la extirpación bilateral del lóbulo temporal medial, a fin de eliminar las crisis. Con la ayuda de Miller, neuropsicología, Scoville pudo comprobar los efectos de la intervención. Después de la operación H.M. quedó con una importante amnesia anterógrada (incapacidad de recordar 14


información a partir de un determinado momento, generalmente coincidiendo con una lesión cerebral) pero preservándose la memoria retrógrada. El CI de H.M. era de 118, socialmente una persona tranquila, con un rendimiento normal en test perceptivos, vocabulario, comprensión de material verbal complejo y adecuada articulación del lenguaje. No obstante presentaba un tono en el habla monocorde y, aunque su aspecto era aseado, había que recordarle que debía afeitarse. Tras la muerte de su padre en 1967 H.M. era poco consciente de ello. Se le ofreció un trabajo protegido en donde pasaba los días dedicado a un trabajo monótono, programado para pacientes con retrasos graves. Una tarea típica era el montaje de encendedores de cigarrillos en expositores de cartón, tarea que aprendió a realizarla a la perfección. Resultaba llamativo que no pudiera hacer una descripción de su lugar de trabajo, de la naturaleza del mismo ni de la ruta que debía seguir cada día para ir al centro y regresar. En contraste, podía dibujar con precisión un plano de la vivienda que había habitado durante los últimos 8 años. También mostraba familiaridad con la topografía del vecindario más próximo, al menos dentro de las dos o tres manzanas cercanas a su hogar, pero se perdía más allá de estos límites. Amnesia di encefálica La amnesia di encefálica es producida por afectación del tálamo y/o e Hipotálamo fundamentalmente. Los estudios más numerosos sobre la amnesia di encefálica provienen de los estudios de pacientes con síndrome Korsakoff, seguido de pacientes con lesiones de tipo vascular y tumoral. Introducción y caso clínico. Presentamos el caso de un varón de 44 años de edad, con antecedentes de alcoholismo crónico y síndrome de Wernicke-Korsakoff, estudiado mediante TAC, RM y SPECT cerebrales, y revisamos las distintas conclusiones deducidas en diferentes estudios y en distintos estadios de la enfermedad de dependencia crónica al alcohol. Conclusiones. La SPECT cerebral en el caso que presentamos demostró que los territorios más afectados son los prietos temporales y occipitales, al contrario de lo descrito 15


por algunos autores, que afirman que la alteración del flujo en el síndrome de Korsakoff es fundamentalmente frontal.

Amnesia de fuente es un desorden de la memoria en el cual alguien puede recordar cierta información pero no sabe donde o como la obtuvieron. Amnesia psicogénica es el resultado de una causa psicológica en oposición al daño directo al cerebro generado por una lesión en la cabeza, trauma físico o alguna enfermedad que se conoce como amnesia orgánica. Amnesia global es la pérdida total de la memoria. Puede deberse por un mecanismo de defensa el cual ocurre después de un evento traumático. El desorden de estrés post-traumático puede acarrear el regreso de recuerdos traumáticos no deseados espontáneamente. Amnesia de la niñez (o amnesia infantil) es la incapacidad común de recordar eventos de nuestra niñez. Mientras que Sigmund Freud se la atribuía a una represión sexual, otros han teorizado que es debido al desarrollo del lenguaje o a partes inmaduras del cerebro. Amnesia disociativa se refiere usualmente a un recuerdo reprimido a largo plazo como resultado de un trauma ya sea psicológico o emocional. La parcial es la perdida de una sola parte de los recuerdos (olvido de la lengua, de algunos nombres propios). La locunar es la que afecta a cierta parte del periodo en la existencia del individuo, en general, se parece al periodo en los que el individuo se halla inconsciente o sufre de una alteración de los sentidos (como la epilepsia, narcosis, estado funcional, etc.) La de fijación se la llama a la imposibilidad de recordar los hechos recientes. 16


La de evocación consiste en el olvido de los hechos remotos. Las formas de presentación de las amnesias son variables, pudiéndonos encontrar con amnesias persistentes, transitorias y disminución en la capacidad de memorizar sin que esto suponga una pérdida asociada a la edad. En fin sus causas son por cualquier alteración que afecte al funcionamiento normal del cerebro. Sus síntomas simplemente son la persona no recuerda acontecimientos que pasaron hace instantes, de algunos días antes, o de otros hace mucho tiempo atrás. La amnesia se considera más un síntoma que una enfermedad en sí, por eso no hay una historia ni una fecha de cuando se descubrió. Para terminar me di cuenta con todo esto que la amnesia resulta un “síntoma” o una “enfermedad” muy complicada ya que como conté antes no hay un medicamento para combatirla y además de eso puede depender de muchas cosas ya que hay muchos tipos de ellas. Otra causa de que sea muy complicada es que muchas personas son carentes de información de este síntoma o enfermedad. Lo mejor de todo fue que me aprendí que muchas cosas que ocurren en el cerebro y le sucede a los afectados aunque se trate de la misma “enfermedad” se denominan de distinta manera.

EJEMPLO ENSAYO POETICO

EL GRITO DEL SILENCIO El silencio grita, cuando en ti, pienso, 17


Mi alma vibra, cuando el silencio grita Mi corazón palpita, cuando el alma vibra El amor y tu recuerdo, en silencio, afloran Cuando pienso en ti, grito; Cuando grito, rio y lloro; Cuando lloro, vivo; Cuando vivo, existo. Cuando existo, muero. Cuando muero, grito en silencio. Sendero de la mente Que proclive al pensamiento Atisba brevemente, El alma, en recorrido. Voy sin rumbo, buscando tú silencio, Ese silencio tuyo, que no grita, Que no lo siento; que se ha escapado ;Desde mis adentros. Realidad y espejismo, Mezcla de deseo y lujuria De amor y sentimiento Así, camina mi mente, En todo pensamiento.

18


Grita; grita; silencio mío, Así, pienso; vivo y muero, Grita; grita; silencio mío, Quizás así, podré, algún día, Con mi grito, encontrarte y fundirme, En tú, SILENCIO.

ENSAYO LITERARIO

APOLOGIA DEL MATAMBRE

Un extranjero que ignorando absolutamente el castellano oyese por primera vez pronunciar, con el énfasis que inspira el nombre, a un gaucho que va ayuno y de camino, la palabra matambre , diría para sí muy satisfecho de haber acertado: éste será el nombre de alguna persona ilustre, o cuando menos el de algún rico hacendado. Otro que presumiese saberlo, pero no atinase con la exacta significación que unidos tienen los vocablos mata y hambre, al oírlos salir rotundos de un gaznate hambriento, creería sin duda que tan sonoro y expresivo nombre era de algún ladrón o asesino famoso. Pero nosotros, acostumbrados desde niños a verlo andar de boca en boca, a chuparlo cuando de teta, a saborearlo cuando más grandes, a desmenuzarlo y tragarlo cuando adultos, sabemos quién es, cuáles son sus nutritivas virtudes y el brillante papel que en nuestras mesas representa. 19


No es por cierto el matambre ni asesino ni ladrón; lejos de eso, jamás que yo sepa, a nadie ha hecho el más mínimo daño: su nombradía es grande; pero no tan ruidosa como la de aquéllos que haciendo gemir la humanidad, se extiende con el estrépito de las armas, o se propaga por medio de la prensa o de las mil bocas de la opinión. Nada de eso; son los estómagos anchos y fuertes el teatro de sus proezas; y cada diente sincero apologista de su blandura y generoso carácter. Incapaz por temperamento y genio de más ardua y grave tarea, ocioso por otra parte y aburrido, quiero ser el órgano de modestas apologías, y así como otros escriben las vidas de los varones ilustres, trasmitir si es posible a la más remota posteridad, los históricoverídicos encomios que sin cesar hace cada quijada masticando, cada diente crujiendo, cada paladar saboreando, el jugoso e ilustrísimo matambre.

Varón es él como el que más; y si bien su fama no es de aquéllas que al oro y al poder prodiga la rastrera adulación, sino recatada y silenciosa como la que al mérito y la virtud tributa a veces la justicia; no por eso a mi entender debe dejarse arrinconada en la región epigástrica de las innumerables criaturas a quienes da gusto y robustece, puede decirse, con la sangre de sus propias venas. Además, porteño en todo, ante todo y por todo, quisiera ver conocidas y mentadas nuestras cosas allende los mares, y que no nos vengan los de extranjis echando en cara nuestro poco gusto en el arte culinario, y ensalzando a vista y paciencia nuestra los indigestos y empalagosos manjares que brinda sin cesar la gastronomía a su estragado apetito; y esta ráfaga también de espíritu nacional, me mueve a ocurrir a la comadrona intelectual, a la prensa, para que me ayude a parir si es posible sin el auxilio del fórceps , este más que discurso apologético.

20


Griten en buena hora cuanto quieran los taciturnos ingleses, roastbeef, plum pudding; chillen los italianos, maccaroni, y váyanse quedando tan delgados como una I o la aguja de una torre gótica. Voceen los franceses omelette soufflé, omelette au sucre, omelette au diable; digan los españoles con sorna, chorizos, olla podrida, y más podrida y rancia que su ilustración secular. Griten en buena hora todos juntos, que nosotros, apretándonos los flancos soltaremos zumbando el palabrón, matambre, y taparemos de cabo a rabo su descomedida boca.

Antonio Pérez decía: "Sólo los grandes estómagos digieren veneno", y yo digo: "Sólo los grandes estómagos digieren matambre". No es esto dar a entender que todos los porteños los tengan tales; sino que sólo el matambre alimenta y cría los estómagos robustos, que en las entendederas de Pérez eran los corazones magnánimos.

Con matambre se nutren los pechos varoniles avezados a batallar y vencer, y con matambre los vientres que los engendraron: con matambre se alimentan los que en su infancia, de un salto escalaron los Andes, y allá en sus nevadas cumbres entre el ruido de los torrentes y el rugido de las tempestades, con hierro ensangrentado escribieron: Independencia, Libertad ; y matambre comen los que a la edad de veinte y cinco años llevan todavía babador, se mueven con andaderas y gritan balbucientes: Papá... papá... Pero a juventudes tardías, largas y robustas vejeces, dice otro apotegma que puede servir de cola al de Pérez.

Siguiendo, pues, en mi propósito, entraré a averiguar quién es éste tan ponderado señor y por qué sendas viene a parar a los estómagos de los carnívoros porteños.

21


El matambre nace pegado a ambos costillares del ganado vacuno y al cuero que le sirve de vestimenta; así es que, hembras, machos y aun capones tienen sus sendos matambres, cuyas calidades comibles varían según la edad y el sexo del animal: macho por consiguiente es todo matambre cualquiera que sea su origen, y en los costados del toro, vaca o novillo adquiere jugo y robustez. Las recónditas transformaciones nutritivas y digestivas que experimenta el matambre, hasta llegar a su pleno crecimiento y sazón, no están a mi alcance: naturaleza en esto como en todo lo demás de su jurisdicción, obra por sí, tan misteriosa y cumplidamente que sólo nos es dado tributarle silenciosas alabanzas.

Sóbese sólo que la dureza del matambre de toro rechaza al más bien engastado y fornido diente, mientras que el de un joven novillo y sobre todo el de vaca, se deja mascar y comer por dientecitos de poca monta y aún por encías octogenarias. Parecer común es, que a todas las cosas humanas por más bellas que sean, se le puede aplicar pero, por la misma razón que la perspectiva de un valle o de una montaña varía según la distancia o el lugar de donde se mira y la potencia visual del que la observa. El más hermoso rostro mujeril suele tener una mancha que amortigua la eficacia de sus hechizos; la más casta resbala, la más virtuosa cojea: Adán y Eva, las dos criaturas más perfectas que vio jamás la tierra, como que fueron la primera obra en su género del artífice supremo, pecaron; Lili por flaqueza y vanidad, el otro porque fue de carne y no de piedra a los incentivos de la hermosura. Pues de la misma mismísima enfermedad de todo lo que entra en la esfera de nuestro poder, adolece también el matambre. Debe haberlos, y los hay, buenos y malos, grandes y chicos, flacos y gordos, duros y blandos; pero queda al arbitrio de cada cual escoger al que mejor apetece a su paladar, estómago o dentadura, dejando siempre a salvo el buen nombre de la especie mata bruna, pues no es de recta ley que 22


paguen justos por pecadores, ni que por una que otra indigestión que hayan causado los gordos, uno que otro sinsabor debido a los flacos, uno que otro aflojamiento de dientes ocasionado por los duros, se lance anatema sobre todos ellos.

Cosida o asada tiene toda carne vacuna, un dejo particular o sui generis debido según los químicos a cierta materia roja poco conocida y a la cual han dado el raro nombre de osmazomo (olor de caldo). Esta substancia pues, que nosotros los profanos llamamos jugo exquisito, sabor delicado, es la misma que con delicias paladeamos cuando cae por fortuna en nuestros dientes un pedazo de tierno y gordiflón matambre: digo gordiflón porque considero esencial este requisito para que sea más apetitoso; y no estará de más referir una ineditilla, cuyo recuerdo saboreo yo con tanto gusto como una tajada de matambre que chorree.

Era yo niño mimado, y una hermosa mañana de primavera, llévame mi madre acompañada de varias amigas suyas, a un paseo de campo. Hozase el tránsito a pie, porque entonces eran tan raros los coches como hoy el metálico; y yo, como era natural, corrí, salté, brinqué con otros que iban de mi edad, hasta más no poder. Llegamos a la quinta: la mesa tendida para almorzar nos esperaba. A poco rato cubrírosla de manjares y en medio de todos ellos descollaba un hermosísimo matambre.

Repuntaron los muchachos que andaban desbandados y despachároslos a almorzar a la pieza inmediata, mientras yo, en un rincón del comedor, haciéndome el zorrocloco, devoraba con los ojos aquel prodigioso parto vacuno. "Vete niño con los otros", me dijo mi madre, y yo agachando la cabeza sonreía y me acercaba: "Vete, te digo", repitió, y una hermosa mujer, un ángel, contestó: "No, 23


no; déjelo usted almorzar aquí", y al lado suyo me plantó de pie en una silla. Allí estaba yo en mis glorias: el primero que destrizaron fue el matambre; dieron a cada cual su parte, y mi linda protectora, con hechicera amabilidad me preguntó: "¿Quieres, Pepito, gordo o flaco?". "Yo quiero, contesté en voz alta, gordo, flaco y pegado", y gordo, flaco y pegado repitió con gran ruido y risotadas toda la femenina concurrencia, y dime un beso tan fuerte y cariñoso aquella preciosa criatura, que sus labios me hicieron un moretón en la mejilla y dejaron rastros indelebles en mi memoria.

Ahora bien, considerando que este discurso es ya demasiado largo y pudiera dar hartazgo de matambre a los estómagos delicados, considerando también que como tal, debe acabar con su correspondiente peroración o golpe maestro oratorio, para que con razón palmeen los indigestos lectores, ingenuamente confieso que no es poco el aprieto en que me ha puesto la maldita humorada de hacer apologías de gente que no puede favorecerme con su patrocinio. Agotado se ha mi caudal encomiástico y mi paciencia y me siento abrumado por el enorme peso que considerablemente eché sobre mis débiles hombros.

Sin embargo, allá va, y obre Dios que todo lo puede, porque sería reventar de otro modo. Diré sólo en descargo mío, que como no hablo ex-cátedra, ni ex-tribuna, sino que escribo sentado en mi poltrona, saldré como pueda del paso, dejando que los retóricos apliquen a mansalva a este mi discurso su infalible fallo literario. Incubando estaba mi cerebro una hermosa peroración y ya iba a escribirla, cuando el interrogante "¿qué haces?" de un amigo que entró de repente, cortó el revesino a mi pluma. "¿Qué haces?", repitió. Escribo una apología. "¿De quién?" Del matambre. "¿De qué matambre, hombre?" De uno que comerás si te quedas, dentro de 24


una hora. "¿Has perdido la chaveta?" No, no, la he recobrado, y en adelante sólo escribiré de cosas tales, contestando a los impertinentes con: fue humorada, humorada, humorada. Por tal puedes tomar, lector, este largo artículo; si te place por peroración el fin; y todo ello, si te desplace, por nada.

Entre tanto te aconsejo que, si cuando lo estuvieses leyendo, alguno te preguntase: "¿qué lee usted?", le respondas como Hamlet o Polonio: words, words, words, palabras, palabras, pues son ellas la moneda común y de ley con que llenamos los bolsillos de nuestra avara inteligencia.

25


ENSAYO LITERARIO 1. Identificación partes de un ensayo

APOLOGIA DEL MATAMBRE Introducción Un extranjero que ignorando absolutamente el castellano oyese por primera vez pronunciar, con el énfasis que inspira el nombre, a un gaucho que va ayuno y de camino, la palabra matambre, diría para sí muy satisfecho de haber acertado: éste será el nombre de alguna persona ilustre, o cuando menos el de algún rico hacendado. Otro que presumiese saberlo, pero no atinase con la exacta significación que unidos tienen los vocablos mata y hambre, al oírlos salir rotundos de un gaznate hambriento, creería sin duda que tan sonoro y expresivo nombre era de algún ladrón o asesino famoso. Pero nosotros, acostumbrados desde niños a verlo andar de boca en boca, a chuparlo cuando de teta, a saborearlo cuando más grandes, a desmenuzarlo y tragarlo cuando adultos, sabemos quién es, cuáles son sus nutritivas virtudes y el brillante papel que en nuestras mesas representa.

No es por cierto el matambre ni asesino ni ladrón; lejos de eso, jamás que yo sepa, a nadie ha hecho el más mínimo daño: su nombradía es grande; pero no tan ruidosa como la de aquéllos que haciendo gemir la humanidad, se extiende con el estrépito de las armas, o se propaga por medio de la prensa o de las mil bocas de la opinión. Nada de eso; son los estómagos anchos y fuertes el teatro de sus proezas; y cada diente sincero apologista de su blandura y generoso carácter. Incapaz por temperamento y genio de más ardua y grave tarea, ocioso por otra parte y aburrido, quiero ser el órgano de modestas 26


apologías, y así como otros escriben las vidas de los varones ilustres, trasmitir si es posible a la más remota posteridad, los históricoverídicos encomios que sin cesar hace cada quijada masticando, cada diente crujiendo, cada paladar saboreando, el jugoso e ilustrísimo matambre. En esta parte del ensayo, el autor identifico el tema central, matambre y además dio las instrucciones para que el lector estableciera relaciones; El lector ya es consciente que leerá un articulo sobre la comida. Además el lenguaje del escritor invita seguir leyendo y empieza a crear dudas en el lector para que este continúe la lectura.

Desarrollo Varón es él como el que más; y si bien su fama no es de aquéllas que al oro y al poder prodiga la rastrera adulación, sino recatada y silenciosa como la que al mérito y la virtud tributa a veces la justicia; no por eso a mi entender debe dejarse arrinconada en la región epigástrica de las innumerables criaturas a quienes da gusto y robustece, puede decirse, con la sangre de sus propias venas. Además, porteño en todo, ante todo y por todo, quisiera ver conocidas y mentadas nuestras cosas allende los mares, y que no nos vengan los de extranjis echando en cara nuestro poco gusto en el arte culinario, y ensalzando a vista y paciencia nuestra los indigestos y empalagosos manjares que brinda sin cesar la gastronomía a su estragado apetito; y esta ráfaga también de espíritu nacional, me mueve a ocurrir a la comadrona intelectual, a la prensa, para que me ayude a parir si es posible sin el auxilio del fórceps , este más que discurso apologético. Griten en buena hora cuanto quieran los taciturnos ingleses, roastbeef, plum pudding; chillen los italianos, maccaroni, y váyanse quedando tan delgados como una I o la aguja de una torre gótica. 27


Voceen los franceses omelette soufflé, omelette au sucre, omelette au diablo; digan los españoles con sorna, chorizos, olla podrida, y más podrida y rancia que su ilustración secular. Griten en buena hora todos juntos, que nosotros, apretándonos los flancos soltaremos zumbando el palabrón, matambre, y taparemos de cabo a rabo su descomedida boca.

Antonio Pérez decía: "Sólo los grandes estómagos digieren veneno", y yo digo: "Sólo los grandes estómagos digieren matambre". No es esto dar a entender que todos los porteños los tengan tales; sino que sólo el matambre alimenta y cría los estómagos robustos, que en las entendederas de Pérez eran los corazones magnánimos.

Con matambre se nutren los pechos varoniles avezados a batallar y vencer, y con matambre los vientres que los engendraron: con matambre se alimentan los que en su infancia, de un salto escalaron los Andes, y allá en sus nevadas cumbres entre el ruido de los torrentes y el rugido de las tempestades, con hierro ensangrentado escribieron: Independencia, Libertad ; y matambre comen los que a la edad de veinte y cinco años llevan todavía babador, se mueven con andaderas y gritan balbucientes: Papá... papá... Pero a juventudes tardías, largas y robustas vejeces, dice otro apotegma que puede servir de cola al de Pérez.

Siguiendo, pues, en mi propósito, entraré a averiguar quién es éste tan ponderado señor y por qué sendas viene a parar a los estómagos de los carnívoros porteños. El matambre nace pegado a ambos costillares del ganado vacuno y al cuero que le sirve de vestimenta; así es que, hembras, machos y aun capones tienen sus sendos matambres, cuyas calidades comibles 28


varían según la edad y el sexo del animal: macho por consiguiente es todo matambre cualquiera que sea su origen, y en los costados del toro, vaca o novillo adquiere jugo y robustez. Las recónditas transformaciones nutritivas y digestivas que experimenta el matambre, hasta llegar a su pleno crecimiento y sazón, no están a mi alcance: naturaleza en esto como en todo lo demás de su jurisdicción, obra por sí, tan misteriosa y cumplidamente que sólo nos es dado tributarle silenciosas alabanzas.

Sábese sólo que la dureza del matambre de toro rechaza al más bien engastado y fornido diente, mientras que el de un joven novillo y sobre todo el de vaca, se deja mascar y comer por dientecitos de poca monta y aún por encías octogenarias. Parecer común es, que a todas las cosas humanas por más bellas que sean, se le puede aplicar pero, por la misma razón que la perspectiva de un valle o de una montaña varía según la distancia o el lugar de donde se mira y la potencia visual del que la observa. El más hermoso rostro mujeril suele tener una mancha que amortigua la eficacia de sus hechizos; la más casta resbala, la más virtuosa cojea: Adán y Eva, las dos criaturas más perfectas que vio jamás la tierra, como que fueron la primera obra en su género del artífice supremo, pecaron; Lilí por flaqueza y vanidad, el otro porque fue de carne y no de piedra a los incentivos de la hermosura. Pues de la misma mismísima enfermedad de todo lo que entra en la esfera de nuestro poder, adolece también el matambre. Debe haberlos, y los hay, buenos y malos, grandes y chicos, flacos y gordos, duros y blandos; pero queda al arbitrio de cada cual escoger al que mejor apetece a su paladar, estómago o dentadura, dejando siempre a salvo el buen nombre de la especie matambruna, pues no es de recta ley que paguen justos por pecadores, ni que por una que otra indigestión que hayan causado los gordos, uno que otro sinsabor debido a los

29


flacos, uno que otro aflojamiento de dientes ocasionado por los duros, se lance anatema sobre todos ellos.

Cosida o asada tiene toda carne vacuna, un dejo particular o sui generis debido según los químicos a cierta materia roja poco conocida y a la cual han dado el raro nombre de osmazomo (olor de caldo). Esta substancia pues, que nosotros los profanos llamamos jugo exquisito, sabor delicado, es la misma que con delicias paladeamos cuando cae por fortuna en nuestros dientes un pedazo de tierno y gordiflaco matambre: digo gordiflaco porque considero esencial este requisito para que sea más apetitoso; y no estará de más referir una anecdotilla, cuyo recuerdo saboreo yo con tanto gusto como una tajada de matambre que chorree.

Era yo niño mimado, y una hermosa mañana de primavera, llevóme mi madre acompañada de varias amigas suyas, a un paseo de campo. Hízose el tránsito a pie, porque entonces eran tan raros los coches como hoy el metálico; y yo, como era natural, corrí, salté, brinqué con otros que iban de mi edad, hasta más no poder. Llegamos a la quinta: la mesa tendida para almorzar nos esperaba. A poco rato cubriéronla de manjares y en medio de todos ellos descollaba un hermosísimo matambre.

Repuntaron los muchachos que andaban desbandados y despacháronlos a almorzar a la pieza inmediata, mientras yo, en un rincón del comedor, haciéndome el zorrocloco, devoraba con los ojos aquel prodigioso parto vacuno. "Vete niño con los otros", me dijo mi madre, y yo agachando la cabeza sonreía y me acercaba: "Vete, te digo", repitió, y una hermosa mujer, un ángel, contestó: "No, no; déjelo usted almorzar aquí", y al lado suyo me plantó de pie en una silla. Allí estaba yo en mis glorias: el primero que destrizaron 30


fue el matambre; dieron a cada cual su parte, y mi linda protectora, con hechicera amabilidad me preguntó: "¿Quieres, Pepito, gordo o flaco?". "Yo quiero, contesté en voz alta, gordo, flaco y pegado", y gordo, flaco y pegado repitió con gran ruido y risotadas toda la femenina concurrencia, y dióme un beso tan fuerte y cariñoso aquella preciosa criatura, que sus labios me hicieron un moretón en la mejilla y dejaron rastros indelebles en mi memoria. El autor empieza a desarrollar totalmente el tema, además agrega anécdotas y citas como la de Antonio Pérez. También se nota la estructura del cuerpo o desarrollo por que el escritor desarrolla superficialmente algunos subtemas.

Conclusión Ahora bien, considerando que este discurso es ya demasiado largo y pudiera dar hartazgo de matambre a los estómagos delicados, considerando también que como tal, debe acabar con su correspondiente peroración o golpe maestro oratorio, para que con razón palmeen los indigestos lectores, ingenuamente confieso que no es poco el aprieto en que me ha puesto la maldita humorada de hacer apologías de gente que no puede favorecerme con su patrocinio. Agotado se ha mi caudal encomiástico y mi paciencia y me siento abrumado por el enorme peso que inconsiderablemente eché sobre mis débiles hombros.

Sin embargo, allá va, y obre Dios que todo lo puede, porque sería reventar de otro modo. Diré sólo en descargo mío, que como no hablo ex-cátedra, ni ex-tribuna, sino que escribo sentado en mi poltrona, saldré como pueda del paso, dejando que los retóricos apliquen a mansalva a este mi discurso su infalible fallo literario.

31


Incubando estaba mi cerebro una hermosa peroración y ya iba a escribirla, cuando el interrogante "¿qué haces?" de un amigo que entró de repente, cortó el revesino a mi pluma. "¿Qué haces?", repitió. Escribo una apología. "¿De quién?" Del matambre. "¿De qué matambre, hombre?" De uno que comerás si te quedas, dentro de una hora. "¿Has perdido la chaveta?" No, no, la he recobrado, humorada, humorada. Por tal puedes tomar, lector, este largo artículo; si te place por peroración el fin; y todo ello, si te desplace, por nada.

Entre tanto te aconsejo que, si cuando lo estuvieses leyendo, alguno te preguntase: "¿qué lee usted?", le respondas como Hamlet o Polonio: words, words, words, palabras, palabras, pues son ellas la moneda común y de ley con que llenamos los bolsillos de nuestra avara inteligencia.

El resumen de ideas, y la aportación especifica de ideas del autor acerca del tema, y la manera tan abierta en que el escritor se dirige al lector deja claro y en evidencia que es la conclusión del ensayo.

3. Ventajas y desventajas del ensayo literario frente a los demás ensayos Ventajas: Este tipo de ensayo permite una mayor de expresión de ideas y de sentimientos frente al tema en cuestión. El ensayo literario no exige la utilización de un vocabulario técnico y permite, al contrario, la utilización de palabras coloquiales 32


y palabras de tradici贸n oral. Un ejemplo claro es matambre en el caso del ensayo anterior.

Desventajas: La falta de validaciones y demostraciones es una desventaja, ya que el ensayo puede perder credibilidad.

33


MI PROYECTO DE VIDA Pensar en el proyecto de vida, implica asumir un protagonismo para poder cumplir con las responsabilidades que se me originan en la convivencia diaria, consigo mismo y con las demás personas con quienes comparto. Asumir mi proyecto de vida es tener claro que debo trascender mis metas, mis ideales, para vivir y ser feliz, dándole sentido a la vida. El verdadero sentido a la vida lo debo encontrar desde la experiencia, viviendo cada día con conciencia y compartiendo coherentemente lo que hago con lo que soy, fortaleciendo mi formación humana, reconociendo las posibilidades y oportunidades que se me presentan, aprendiendo a negociar los conflictos y a exteriorizar adecuadamente mis emociones como elementos fundamentales en la construcción de mi proyecto para poder de igual manera, potencializar mi liderazgo y ser mucho más sensible a las realidades sociales. Para construir mi proyecto de vida, implica tener contacto y desarrollar mis anhelos más profundos como: deseos, aspiraciones y necesidades más esenciales de la dimensión humana, me exige definir y optar por el sentido de mi vida, respondiendo por mi existencia, asumiendo como ser humano el compromiso adquirido de cumplir con mis principios éticos y morales como un ser humano comprometido consigo mismo y con los que me rodean. Concebir mi proyecto de vida significa la posibilidad de vivir de manera deliberada y plena la existencia. Debo hacer un despliegue de metas y aptitudes que pueda sobrepasar, con fe, amor y persistencia, controlar mis emociones, evitar la influencia de personas negativas, observar el ejemplo de los triunfadores sin perder mi perspectiva. Siempre como persona con unas metas e ideales definidas debo confiar en mi mismo y entender que la vida llega tal y como se 34


planea, lo que pienso debe estar dirigido en la consecución de mis metas. Las actitudes positivas, son el motor que permanentemente me impulsan a actuar y me hacen ver la vida de diferente forma. La importancia de fijarme metas para la construcción del proyecto de vida está, en que estas iluminan mi camino, para saber a dónde dirigirme y qué acciones debo poner en marcha; al mismo tiempo enfocar toda energía en una sola dirección de modo que pueda alcanzar el fin establecido y poder darle sentido a mi vida. Darle sentido a la vida implica nuestro crecimiento personal y la formación integral, responsabilizándome cada vez más de ser el dueño consciente de mis realizaciones y de mi destino. La vida es algo más que la consecución de la fama y el dinero. El hombre se siente llamado a ser útil a la vida; se siente útil al amor y experimenta con gozo. La felicidad y el amor son la fuerza del ser del corazón de todo ser humano. La clave de la vida es conocer y trascender en busca de ideales. Una de las potencialidades del ser humano es la confianza en sí mimo, que me posibilita el desarrollo de mis cualidades. El ejercicio del sentido de mi vida en la construcción mi proyecto, me exige sacar y desarrollar todas las potencialidades del ser; valorar la existencia, lanzarme con coraje a las realizaciones, al progreso, con responsabilidad y espíritu creativo, eligiendo las mejores alternativas y motivaciones que nos lleven al éxito y a la superación Cuando se da sentido a la vida hay una respuesta viva, hay un continuo hacer del ser humano. Es necesario descubrir el sentido, la vocación que como seres humanos tenemos; es esta la forma de hacernos más cada día.

35


Cuando una sociedad no tiene en cuenta los valores y los principios éticos de las personas, no ha sabido darle sentido a la vida, se llega al conformismo, a la indiferencia, a la apatía. Pienso que como joven debo darle sentido a mi vida, de lo contrario, viviré desorientado, desubicado, acomplejado; hay necesidad de tomar conciencia del sentido que tiene la vida, reducir tensiones, angustias y dinamizar la existencia. La referencia del futuro implica una mentalidad abierta para que cada hombre pueda conocer las situaciones en que se encuentra y saber cómo enfrentarlas y reaccionar adecuadamente frente a ellas. El hombre vale más por lo que es que por lo que tiene. El hombre de hoy es más consciente de que el universo y la historia están sometidos a un proceso de crecimiento. En las manos de cada hombre está la construcción del mundo. Cuando aprovechamos diferentes oportunidades de vida para servir a los demás. Todos necesitamos apoyo, respaldo solidario; cuando somos solidarios unos con otros, nos ayudamos y damos buenos ánimos a las personas, todo esto nos enriquece, nos hace plenos y nos ayuda a dar cumplimiento a nuestro proyecto de vida. La vida humana se realiza en su sentido humano, porque ha logrado interiorizar los valores éticos y los principios morales en su vida y en la relación que establece con sus semejantes. Por tanto la vida humana tiene sentido si en ella se consigue que vivenciemos los valores. El sentido de mi vida se inicia cuando realizo una mirada en mi interior, mirada de autorreflexión; pero le doy un mayor sentido a mi vida cuando me escucho a mi mismo. El sentido de la vida depende de la forma como yo me forme, elija o practique un sinnúmero de valores. La vida humana más que un valor, es la norma y el fin de todo valor. Teniendo en cuenta que 36


valor es todo aquello que nos perfecciona, que nos hace más personas. En este sentido, el verdadero valor no es algo exterior al hombre, que le viene de afuera, sino aquello que asume en su entorno e interioriza para hacer de sí mismo un ser mejor, un hombre que evoluciona hacia la perfección total. El amor a sí mismo me debe llevar a no despreciarme, a respetarme y a no desmoralizarme. Cuando pierdo el sentido de sí mismo, es porque he dejado de valorarme y de inmediato entro en una etapa de desmoralización y deshumanización y se derrumba mis ideales del proyecto de vida. Para que mi proyecto de vida tenga un gran final debo fijarme metas a corto, mediano y largo plazo. Las metas a corto y mediano plazo me permitirán llevar a cabo las metas que tengo a largo plazo. “Los grande caminos se hacen paso a paso” Como ser humano con miras a la construcción de mi proyecto de vida debo tener claro que toda meta implica una acción y toda acción implica una transformación, es por ello que teniendo fija una meta, debo tener este sentimiento firme de querer cambiar algunas actitudes que no dejan cumplir con mi proyecto de vida. Debo estar lleno de alegría, confianza y entusiasmo, ya que son cualidades necesarias para mejorar mis condiciones de vida. En conclusión el fin al que aspiro, implica también una cuota de sacrificio, de voluntad y de disposición de ánimo. El hacer un proyecto de vida es más que anotarlo en una libreta: es un compromiso que adquiero consigo mismo. Por ello necesito tener una actitud positiva, de cambio, de perseverancia para no desfallecer y de pensamiento flexible, que me permita replantear los cambios cada vez que sean necesarios, sin perder de vista mi objetivo final.

37


Por último quiero agregar que cuando un escalador quiere llegar a la cima de una meta, primero se debe planificar y determinar por qué lado debe llegar. Eso mismo debo hacer con mi proyecto de vida, planificar bien mis metas y lo lograré. La base del éxito está en la determinación del objetivo. “Proyectarse es encender las luces para ver el camino’’.

38


El ensayo,libre expresion