Page 1


1-¿QUÉ ES LA CIGARRA? 2-SU SONIDO Y SUS CARACTERISTICAS 3-CICLO DE VIDA 4-REPRODUCCIÓN 5-HABITAT 6-SU SONIDO


C

onocidos vulgarmente como cigarras, chicharras, coyuyos, chiquilichis, tococos, cocoras, cícadas o "ñakyra" este último en guaraní , en su etapa ninfal, son una familia de insectos del orden Hemiptera. Las cigarras pueden vivir tanto en climas templados como tropicales. Tienen un desarrollo vital completo que dura de dos a diecisiete años, según la especie. Las ninfas viven enterradas mientras que los adultos viven sobre vegetales, alimentándose de su savia. La frecuencia de la vibración o canto que emite una cigarra puede llegar a los 86 Hz..INFORMACIÓN


Es caracterizada por su sonido


Miden entre 15 y 65 mm aproxidamente de largo. Poseen un aparato bucal suctor que les permite alimentarse de savia de los árboles y otras plantas. Tienen una cabeza opistognata, pronoto pequeño y mesonoto desarrollado, tarsos de uno a tres artejos, poseen dos pares de alas homogéneas y membranosas que se pueden reproducir adquiriendo tonos transparentes o coloreados, y que en reposo se disponen en forma de tejadillo.

Es notorio el canto entonado por los machos para atraer a las hembras, producido por un aparato estridulatorio situado en los costados del primer segmento abdominal, que consta de membranas quitinosas llamadas timbales y de sacos con aire que funcionan como cajas de resonancia, emitiendo cada especie un sonido propio característico. Los órganos auditivos están ubicados en el tórax. Aunque el sonido es emitido a cualquier hora del día, es más frecuente e intenso al anochecer y al amanecer.


Las hembras ponen sus huevos y mueren poco después. Los insectos jóvenes (o ninfas) caen al suelo y penetran en la tierra. Las ninfas viven dentro de la tierra de dos a diecisiete años (dependiendo de la especie) y se alimentan de la savia de las raíces.

Después de ese período, cavan túneles, suben a los árboles y sufren una muda, transformándose en adultos con alas y genitales desarrollados listos para el apareamiento. El apareamiento tiene lugar generalmente durante los meses cálidos, aunque la época varía según


la especie y la región. Varias especies se aparean en una misma época lo que produce un fenómeno sonoro peculiar, durante unas dos semanas de cantos ensordecedores, apareamientos y puesta de huevos. Los machos pueden llegar a morir debido a la diferencia de presión sonora producida por su aparato estridulatorio.


Existe un fenómeno muy peculiar en cuanto a la reproducción de las chicharras, ya que es algo que ocurre cada 13 o 17 años. Esto genera una serie de interrogantes para los seres humanos, pero la respuesta es muy sencilla. Las chicharras son ágiles y muy inteligentes esto suele hacerse para su supervivencia y en modo de defensa de sus depredadores.

La teoría del científico Stephen Jay, nos habla sobre la reproducción en intervalos impredecibles para poder asegurarse de que su especie siga existiendo. Esta estrategia, afirma el científico que debe ser en total sintonía, para que así haya abundancia y esté totalmente saturado de chicharras.


Pueden habitar diversos climas, tanto templados como los tropicales. Aunque principalmente se les ve en zonas calientestropicales. Poseen una esperanza de vida completa que dura de 2 a 15 aĂąos, dependiendo de la especie. Las larvas suelen vivir bajo tierra mientras que los adultos lo hacen sobre vegetales o ramas, alimentĂĄndose de esa manera de la savia.


Estos grandes insectos aprovechan el subidón de las temperaturas para hacer sonar machaconamente la verdadera canción del verano en nuestros campos Las olas de calor tienen banda sonora: el sonido de las cigarras. Ocultos en las ramas altas de los árboles, estos grandes insectos aprovechan el subidón de las temperaturas para hacer

sonar machaconamente la verdadera canción del verano en nuestros campos. Sin embargo, a pesar de que algunos ejemplares pueden llegar a superar los seis centímetros de longitud (las moscas más comunes apenas alcanzan medio centímetro), es casi imposible llegar a verlas.


En primer lugar porque al percatarse de nuestra presencia dejan automáticamente de cantar; y en segundo porque gracias a sus tonos de camuflaje, prácticamente idénticos a los de las ramas y el

tronco del árbol, al enmudecer se hacen invisibles. Ya la podemos tener a menos de un palmo: si la cigarra no se mueve, es más difícil que encontrar a Wally.


Pero además de su gigantesco tamaño y su mimética librea, la cigarra común (cuyo nombre científico es Cicada orni) es famosa por su sonido, que no canto. Porque las cigarras, como los grillos, no cantan: estridulan, y al igual que sus parientes de la noche, solo lo hacen los machos. Pero no lo hacen con la boca sino gracias a unos sacos de aire situados en el abdomen que inflan y desinflan a través de unas membranas al que los entomólogos

denominan timbales. Y sí, es cierto: la potencia y la intermitencia de ese característico rechinar, que para algunas personas puede llegar a resultar ciertamente molesto, se acelera con el aumento de las temperaturas. Por eso nos parece que las cigarras suenan con mayor intensidad durante las olas de calor y en las horas centrales del día. Pero ese chirriar constante, tan monótono y para muchos tan fastidioso, es en realidad un aviso de la naturaleza. Un reclamo


Como el de los pรกjaros o las ranas que tiene ligeros matices, que pasan desapercibidos para nosotros, pero que obedecen a los diferentes mensajes que desean expresar.


La Cigarra.  
La Cigarra.  
Advertisement