Issuu on Google+

La Monarquía de la era Feudal como una contradicción según Norberto Bobbio

Por: Laura Rivera Barrera Julián Esteban Rendón Valentina Salazar Aguirre Camilo Sosa Zuluaga Vanessa Villa Coronado

Asignatura: Ciencias Políticas y Económicas

Profesor: Edwin Bustamante

Fecha de Entrega: Mayo 9 del 2013

Colegio San José de La Salle Medellín 2013


La Monarquía de la era Feudal como una contradicción según Norberto Bobbio Un gobierno Monárquico, es un sistema de gobierno en donde la mayoría de las funciones estatales están bajo el mando de una única persona, el monarca; éste usualmente detenta esta posición por "mandato divino". Por lo general en este tipo de gobiernos el mando se transmite por sucesión sanguínea, o sea de padres a hijos, aunque esto no siempre es así. Las monarquías tuvieron su época de esplendor entre la caída de Roma y la Revolución Francesa, luego empezaron a declinar y a moderarse en su concentración de poderes en una única cabeza, desembocando el proceso en las llamadas "Monarquías Constitucionales", donde el Monarca es poco más que una figura simbólica, representativa de la tradición. Por lo que conocemos de la historia tradicional de la edad feudal, La monarquía fue una de las formas de gobierno más importantes y visibles durante esta época que comprende los siglos XI y XIII, se caracterizaba por fuertes dinastías (gobernantes de una misma familia) en un reino determinado. Tal y como las otras formas de gobierno, la monarquía también es producto de un momento histórico, considerándola una forma buena tomando en cuenta el punto de vista del autor tratado en este texto. Dado que el imaginario condiciona la estructura, y en ese tiempo el imaginario del pueblo exigía una forma de gobierno donde el más virtuoso debía gobernar y ejercer el poder; es por ello que lo mejor que se podía lograr en aquella época era una forma de gobierno como la monarquía, donde el poder lo ejercía solo uno. Sin embargo, llega un momento en el cual el monarca no logra controlar al pueblo, puesto que aparecen nuevas concepciones de las formas de gobierno que pueden estar de acuerdo o no con la monarquía, debido a esto, el monarca accederá a otras formas de someter a su pueblo, llegando al punto de convertirse en tirano. Cuando se llega a este punto, la forma de gobierno se vuelve utópica convirtiéndose en una forma mala de gobierno.


Desde la historia ciencia, podemos dar cuenta de las degradaciones de la forma de gobierno que se pudo observar en lo planteado anteriormente. La estructura de la monarquĂ­a se pierde cuando el centro de poder se pervierte y se vuelve un gobierno tirano, pasando a ser una democracia, en la cual el centro de la monarquĂ­a se ve en la necesidad de integrar a otro tipo de sĂşbditos ajenos al poder establecido, y estos pueden ejercer el cargo que se les haya asignado.



ddddd