Issuu on Google+

“Sea la gratitud tu ofrenda a Dios”

Un corazón agradecido es un corazón alegre y generoso


“Sea la gratitud La Fiesta de la Cosecha, también conocida como Fiesta de Gratitud, es una festividad propia de la Iglesia Evangélica Valdense en el Río de la Plata. Surgió por iniciativa del pastor Daniel Breeze, en Ombúes de Lavalle, Uruguay en la década de 1920. Muy pronto se extenderá por todas las comunidades tanto de Uruguay como de Argentina. Esta fiesta hunde sus raíces en textos del A n t i g u o Testamento, en tanto festividad propia del pueblo de Israel, quien reconocía a Dios por los frutos de la “Nadie deberá presentarse con las cosecha como por manos vacías, sino que cada uno l o s a n i m a l e s llevará sus ofrendas conforme a los nacidos en el año. Algunas citas bienes con que el Señor lo haya que podemos bendecido.” Deut. 16:16-17 releer las encontramos en Exodo 23:14-16, Levítico 23:10-22, Deuteronomio 16:9-12 y 26:1-11. Ellas tienen un profundo sentido de agradecimiento a Dios por los dones con que ha sido bendecido. Y no se refiere exclusivamente a los frutos de la tierra, sino que incluye todas la bendiciones, sean materiales o espirituales. La gratitud a Dios debe expresarse no solo con palabras sino también con hechos.


tu ofrenda a Dios” En este espíritu, cada año nuesta comunidad se reúne para reconocer y agradecer a Dios por las bendiciones recibidas. Ya no todos viven en y del campo, pero lo que mueve es la actitud de seguir reconociendo que todo cuanto somos y hacemos viene de Dios. Hoy muchos son tentados a pensar en que no hay demasiados motivos como para estar agradecido, y por ello se han plegado al grupo cada vez más numeroso de los que se lamentan y quejan por lo que no tienen, o no han ganado. Así, muchos terminan en la tristeza, la desazón, hasta llegar a la depresión. No es que les falte razón, para muchos éstos están siendo años duros. Sin embargo la fe en Dios, nos ubica y nos permite ver todo lo tenemos, todo lo que somos y lo feliz que podemos seguir siendo.

Cultivar la gratitud es una actitud fundamental. Toda persona agradecida será siempre una persona feliz, plena, con proyectos.


Por todo esto te invitamos a que en este 2010 te propongas vivir bajo el signo de la gratitud y la generosidad, porque el que da, recibe. La Biblia nos recuerda: “El que siembra poco, poco cosecha; el que siembra mucho, mucho cosecha.”

El Señor te espera, porque te ama y quiere bendecirte en San Martin, 14 de marzo, 11 hs. en Villa Iris, 21 de marzo, 11 hs. en Jacinto Arauz, 28 de marzo, 11 hs. en El Triángulo, 11 de abril, 11 hs.

ACERCATE CON TU OFRENDA ESPECIAL DE GRATITUD FRUTO DE TU TRABAJO Y DON DE DIOS


Gratitud