Page 18

Octava meditación INSTITUCIÓN DE LA SAGRADA EUCARISTÍA Según indicaciones de Nuestro Señor, el sirviente principal volvió a disponer de nuevo la mesa, que habían retirado un poco. Colocándola en medio de la sala, puso sobre ella una jarra lleno de agua y otra llena de vino. Pedro y Juan fueron a la parte de la sala en donde estaba el horno del cordero pascual, a buscar el cáliz que habían traído desde casa de Serafia y que tenían guardado en su bolsa. Lo sujetaron entre los dos, a la manera de un tabernáculo, y lo dejaron sobre la mesa, delante de Jesús. Había también allí una fuente ovalada con tres panes sin levadura dispuestos sobre un paño de lino, junto con el medio pan que Jesús había guardado de la cena pascual. A su lado tenía asimismo un jarro con agua y vino y tres recipientes, uno con aceite espeso, otro con aceite claro y el tercero vacío. Desde tiempos inmemoriales se observaba la costumbre de comer del mismo pan y beber de la misma copa al finalizar la comida, como signo de fraternidad y amor, y para dar la bienvenida o despedirse. Creo que en las Sagradas Escrituras se habla más de esto. En la Última Cena, Jesús elevó esa costumbre, que hasta entonces había sido un rito simbólico y figurativo a la dignidad del más grande Sacramento. Posteriormente, entre los cargos presentados ante Caifás, a partir de la traición de Judas, Jesús fue acusado de haber introducido una novedad en la ceremonia de Pascua; sin embargo, Nicodemo demostró cómo en las Escrituras eso ya constaba como una práctica antigua. Jesús se encontraba entre Pedro y Juan, las puertas estaban cerradas, y todo tenía un aire misterioso y solemne. Cuando el cáliz fue sacado de su bolsa, Jesús oró y habló a sus apóstoles con gran seriedad. Yo vi a Jesús explicándoles el significado de la Cena y toda la ceremonia, y me hizo pensar en un sacerdote enseñando a otros a decir misa. Jesús tenía delante una bandeja en la cual reposaban los vasos, y tomando el paño de lino blanco que cubría el cáliz, lo extendió sobre la bandeja. Después le vi quitar de encima del cáliz una tapa redonda y ponerla sobre la misma bandeja. A continuación, retiró el paño que cubría los panes ácimos y los puso sobre; sacó también de dentro del cáliz una copa más pequeña y repartió a su derecha y a su izquierda las seis copas de que estaba rodeado. Entonces bendijo el pan y el aceite, levantó con las dos manos la bandeja con los panes, elevó la mirada, rezó, ofertó, depositó de nuevo la bandeja sobre la mesa y volvió a cubrirla. Tomó luego el cáliz, hizo que Pedro echara vino en él y que Juan añadiera un poco de agua que Jesús había bendecido antes; a continuación, bendijo el cáliz, lo elevó orando, lo ofreció y lo colocó de nuevo sobre la mesa. 16

La amarga pasion de cristo (ana catalina)  
La amarga pasion de cristo (ana catalina)  

:D

Advertisement