Page 15

vida hasta aquel día, cuando lo beba de nuevo con vosotros en el Reino de Dios.» Después de beber cantaron un himno; Jesús rezó o permaneció en silencio, y luego se lavaron las manos de nuevo. A continuación, se sentaron. Nuestro Señor partió todavía otro cordero, que hizo llevar a las santas mujeres, que comían en una de las estancias del patio. Los apóstoles comieron todavía verduras y lechuga. Jesús tenía una expresión de recogimiento y serenidad tan grandes como yo no le había visto nunca. Dijo a los apóstoles que olvidaran todas sus preocupaciones. La Santísima Virgen, sentada a la mesa de las mujeres, estaba también llena de serenidad. Cuando las demás mujeres se le acercaban y tiraban suavemente de su velo para llamar su atención y hablar con ella, sus movimientos manifestaban una gran placidez de espíritu. Al principio Jesús conversó afectuosamente con sus apóstoles; después fue quedándose serio y melancólico, y les dijo: «De cierto os digo que uno de vosotros me ha de entregar.» Había sólo una fuente con lechuga, y Jesús la repartía a los que estaban a su lado; luego, encargó a Judas, que estaba enfrente, que la distribuyera a los compañeros de su lado de mesa. Cuando Jesús habló de un traidor, lo que llenó a todos de espanto, dijo: «Un hombre que mete la mano conmigo o en el mismo plato, ése me ha de entregar», lo que significaba: «Uno de los doce que están comiendo y bebiendo conmigo, uno de los que comparten mi pan.» No señaló claramente a Judas ante los otros, pues meter la mano en el mismo plato era una expresión que también quería decir que se tenía la mayor intimidad. Sin embargo, quería que Judas, que había metido la mano en el mismo plato que el Señor, para repartir la lechuga, se diera por enterado. Jesús añadió: «El Hijo del Hombre se va, como está escrito de él; mas ¡ay de aquel por quien el Hijo del Hombre es entregado. Bueno le fuera al tal hombre no haber nacido.» Los apóstoles, muy turbados, le preguntaban a la vez: «Señor, ¿soy yo?», pues no comprendían del todo las palabras de Jesús. Pedro, por señas, le pedía a Juan que le preguntara a Nuestro Señor de quién hablaba, pues habiendo sido reconvenido por Jesús, temía que se estuviese refiriendo a él. Juan, que estaba a la derecha de Jesús y apoyado en el brazo izquierdo comía con la mano derecha, recostó su cabeza en el pecho de Jesús y le preguntó: «Señor, ¿quién es?» Yo no vi que Jesús lo dijera de palabra, pero dijo: «Es aquel a quien le doy el pan que he mojado.» No sé si se lo susurró a Juan pero éste lo supo en cuanto Jesús mojó el pedazo de pan y se lo ofreció afectuosamente a Judas, quien a su vez preguntó: «¿Soy yo, Señor?» Jesús lo miró con amor y le dio una respuesta ambigua. Entre los judíos ofrecer pan era una prueba de amistad y de confianza. Jesús utilizó ese gesto para advertir a Judas sin declararlo culpable ante los otros. Sin embargo, Judas se consumía de rabia. Yo vi durante la cena una figura 13

La amarga pasion de cristo (ana catalina)  

:D

La amarga pasion de cristo (ana catalina)  

:D

Advertisement