Page 1

1


Educación y conflicto armado

ÌNDICE Temas:

Paginas

-Relación entre la Educación y el Conflicto Armado en Colombia……………………. 3-5 - La escuela: un campo de batalla………………………………………………………… 6 - Educación para la paz…………………………………………………………………….. 7 - Situación escolar de niños desplazados………………………………………………… 8-9 - Uso militar de las escuelas en las zonas de guerra……………………………………. 10 - EL ACNUR………………………………………………………………………………...... 11 - La educación frente a los Conflictos Armados……………………………………………12-13 - Conflicto Armado en Colombia: El retrato de la infamia………………………………… 14 - Ataques contra escuelas……………………………………………………………………15-16 - Razones por las cuales la guerra afecta directamente a la educación………………. 17-18 - La educación……………………………………………………………………………….. 19-20 - Violencia y pobreza afectan educación en Colombia………………………………… 21-22

2


Educación y conflicto armado

Relación entre la Educación y el Conflicto Armado en Colombia

P

ara entender la relación entre la educación y el conflicto armado colombiano es necesario comprender el origen histórico de este último, es decir, las causas que lo han motivado y mantenido, ya que éste fenómeno

el control sobre la población, el territorio y sus riquezas; por la desigualdad económica causada por la insaciable voracidad de la oligarquía, que la hace incapaz de adelantar reformas que permitan la mejora de las condiciones de vida de la población trabajadora; y por la exclusión social generada por un Estado incapaz de satisfacer las necesidades básicas de la población; todo esto, en el marco de un proyecto de país con un régimen político oligárquico y un modelo económico dependiente, ligado a los

surge como consecuencia de una realidad concreta que lo determina y explica, así como explica las relaciones con los demás conflictos presentes en nuestra sociedad.

El conflicto armado colombiano surge como consecuencia de la violencia política como forma de ejercer el poder por parte de los sectores dominantes para mantener

intereses de las grades potencias imperialistas como EEUU y la Unión Europea.

3


Educación y conflicto armado

La educación y el sistema educativo en Colombia se han diseñado para mantener y reproducir las condiciones que han generado el conflicto social y armado, al menos en estos sentidos:

1. Escases de cobertura: la falta de cupos provocada por la escasa inversión del Estado en educación, especialmente en la educación superior donde su presupuesto vienen siendo superado por el presupuesto para la guerra desde la era Uribe, condena a un 70% de la juventud en todo el país a quedarse con una formación básica en el mejor de los casos, constituyendo esto un elemento de exclusión del mercado laboral y de imposibilidad para el desarrollo pleno de las aptitudes del ser humano.

2. Deserción escolar: según el mismo gobierno, “de 100 estudiantes matriculados en grado 0, 48% concluye la educación media, 12% ingresa a la educación superior pero solo el 4% culmina”. Las razones que explican este fenómeno están relacionadas principalmente con factores económicos y sociales, que empuja a los jóvenes fuera de la escuela.

3. Instituciones estratificadas:

Educativas el

sistema

educativo colombiano está diseñado para ofrecer caso de la básica primaria y secundaria; y en el caso de la educación superior, para

servicios educativos de buena, regular o mala calidad, de acuerdo a la capacidad de pago de los clientes. Esta estratificación implica que, en la competencia por un cupo a la universidad pública tengan muchas más ventajas los jóvenes de sectores medioalto y alto, condenando a los jóvenes de los sectores populares a ser mano de obra barata y no calificada.

4. Dispositivos de exclusión (exámenes de estado): en la misma vía del punto anterior, los exámenes de Estado más que indicadores de evaluación del proceso educativo para aplicar correctivos y mejorar el sistema educativo, son dispositivos de exclusión utilizados por las instituciones educativas-empresa para sacar a los jóvenes que no cumplen con los puntajes que garanticen los recursos que ofrece el Estado por la supuesta calidad, y usados por el mismo Estado para poner a competir a las instituciones educativos por los escasos recursos que destina para educación, en el imposibilitar el acceso a la educación pública de los

4


Educación y conflicto armado

jóvenes populares.

de

sectores

5. Cobro de matriculas y demás gastos educativos: para un país con la mitad de la población en situación de pobreza, la ambigüedad en legislación acerca de la gratuidad de la educación

responsable de garantizar la educación, por lo cual miles de familias se abstienen de presentar a sus hijos a la escuela; además, la compra de uniformes y útiles escolares, el pago del transporte y la alimentación, implican gastos no accesibles

básica y la corrupción generada por la municipalización de la educación básica, conduce al pago de matriculas en situaciones en las que el Estado es el pleno

por las familias empobrecidas, que prefieren poner a los hijos a trabajar en cualquier cosa para aportar en la economía familiar.

6. Educación alienante para los sectores populares: la

modo impidiendo que sean

educación impartida para los sectores populares, además de hacerse en condiciones totalmente adversas por la falta de recursos, está orientada al disciplinamiento social para que los jóvenes estudiantes, conflictivos y violentos como resultado de vivir en situaciones sociales conflictivas y violentas, no luchen por mejorar sus condiciones de vida, para que no busquen su emancipación, para que sepan obedecer; ocultando las causas históricas estructurales de su condición social y de este

sujetos protagónicos en la superación de sus problemas.

7. Investigación para beneficio del sector privado: en el caso de la educación superior, la docencia, la investigación y la extensión, se ponen al servicio de los intereses del capital privado, quienes por supuesto no están interesados en generar transformaciones estructurales en la sociedad de modo que los desposeídos puedan mejorar sus condiciones de vida, sino mantener estas condiciones para garantizar el aumento constante de sus ganancias.

5


Educación y conflicto armado

La escuela: un campo de batalla

Cuando pensamos en una escuela ideal siempre nos imaginamos una escuela, donde entre otras cosas, la convivencia sea perfecta. Una escuela en la que los niños no se pisoteen para sobresalir o no empleen la violencia ni física ni verbal, para sentirse seguros de sí mismos. Sin embargo, esta utopía, viendo cómo se comporta la sociedad en términos generales es difícil de conseguir. La televisión da un claro ejemplo de la realidad del mundo que nos rodea, y aunque en éste también tengan lugar situaciones acorde con los valores morales, los niños no son conscientes de ellas porque parece que "lo bueno" no vende, no es noticia. No podemos pedirles a los niños que no empleen la violencia (insultos, maltrato, peleas,...), cuando muchas veces son los propios padres/madres/tutores los

que sueltan algún: "¡Maldita sea, pareces tonto!" cuando se les saca de sus casillas o si la película de por la noche es más buena cuanta más sangre, peleas y sexo aparezca. Por otro lado, tampoco es ético exigirles que si encuentran algo que un compañero ha perdido lo devuelvan, cuando a diario vemos a famosos y políticos desfilando ante las puertas de los juzgados por estafa, o bien decirles que lo que importa es la cultura y la persona, cuando entre los mayores es mejor

quien más tiene. Por otro lado, La escuela es uno de los espacios más afectados por el conflicto armado y paralelamente, el derecho a la educación de niños y niñas se ha visto seriamente vulnerado en razón del conflicto. Así mismo, en muchas regiones la convivencia escolar está atravesada por la violencia circundante, y en ocasiones los conflictos que se presentan en la escuela son resueltos fuera de ella por los grupos armados.

6


Educación y conflicto armado

Educación para la paz

E

l Ejército y la Policía han intervenido en varias escuelas de sectores marginales para realizar actividades de estrategia militar y de “acción psicológica” con la población civil; en ellas realizan labores de educación, instrucción militar y establecen bases para sus actividades de seguridad.

Desde hace varios años, la Coalición ha venido denunciando que el Estado se vale de otras formas de involucrar a niños, niñas y jóvenes al conflicto armado, a través de programas cívicos o comunitarios, en donde si bien no participan en acciones militares, desarrollan actividades que los incorporan indirectamente en el conflicto armado. Las consecuencias de esta injerencia, por parte de una de las partes en conflicto, en los medios educativos, son la idealización de las actividades militares y de los combatientes como héroes, la interiorización de valores en torno a la guerra y un grave riesgo para las vidas de los niños y niñas que participan de estas actividades.

Los jóvenes se encuentran en un periodo de formación, siendo agentes fundamentales en la construcción de relaciones sociales. El reto educativo a favor de la paz y de la convivencia requiere el esfuerzo y el trabajo conjunto, decidido y comprometido de todos los agentes sociales, centros docentes, universidad, familias, administraciones locales, medios de comunicación, redes asociativas e instituciones.

7


Educación y conflicto armado

Situación escolar de niños desplazados

M

iles de niños desplazados por el conflicto armado en Colombia tienen problemas para recibir una educación normal, lo que ha llevado al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) a lanzar un plan para ayudarles en ese ámbito y que puedan "seguir siendo niños",

El organismo ha recopilado los

testimonios y dibujos de algunos niños sobre su situación para difundirlos en el contexto de este programa que, financiado por la Unión Europea (UE), beneficiará a cerca de 4.700 niños y jóvenes en los dos países (3.200 de ellos en Ecuador). afirman sus responsables. De los cerca de cuatro millones de colombianos que han tenido que abandonar sus hogares a causa del enfrentamiento bélico, más de 300.000 se han refugiado en países como Ecuador, que, con 55.000 personas en su territorio (el 98 % colombiano), acoge la mayor cantidad de refugiados de Latinoamérica. Para estos niños, el desplazamiento es una amarga experiencia que se agrava cuando a ella se le añaden los problemas educativos, puesto que para ellos, "la integración en la escuela y en sus barrios es el vínculo esencial hacia su nueva vida"

"Siempre he ido a la escuela, porque ahí se aprende. Mi papá siempre ha trabajado cultivando caña y maíz, y mi mamá trabajaba en la tienda (...) Pero desde que llegaron 'ellos' no nos ha ido muy bien, por eso estamos en el Ecuador. Nos pasamos acá, porque si no dejábamos la casa en 24 horas iban a matarnos", relata uno de los menores. "Estoy en Ecuador, yo me siento mal, porque todas las niñas se conocen, pero yo no. Por eso a veces me dan ganas hasta de llorar y yo quiero regresar".

8


Educación y conflicto armado

Los colombianos siguen sufriendo los efectos de un conflicto armado que ha persistido durante décadas. Hay aproximadamente 4 millones de personas registradas oficialmente como desplazadas internamente en Colombia y decenas de miles de refugiados fuera del país, incluyendo más de 55.000 refugiados registrados en Ecuador. El 60% de ellos vive en zonas urbanas, mientras que el otro 40% reside en zonas de frontera, en áreas a menudo aisladas y con infraestructura poco desarrollada, donde el acceso a los servicios básicos puede ser muy limitado.

forzosamente por parte de los grupos armados ilegales, lo que suscita graves preocupaciones con respecto a las tasas de abandono escolar. Las minas antipersonales y la presencia de cultivos ilícitos en determinadas zonas del país representan otros graves factores de riesgo. Los niños y adolescentes en Colombia pueden disfrutar de una mejor protección también gracias a actividades educativas y a la creación y mejora de espacios escolares protegidos, como medida de prevención del reclutamiento forzado y otros efectos del conflicto armado.

En Colombia, según la Defensoría del Pueblo, los niños y adolescentes están en riesgo de ser reclutados

9


Educación y conflicto armado

Uso militar de las escuelas en las zonas de guerra

T

odas las fuerzas militares y los grupos armados deberían rechazar el uso de las escuelas con fines militares durante los conflictos armados. Estas fuerzas convierten las escuelas en cuarteles, centros de detención, campos de entrenamiento, depósitos de armas y bases para operaciones militares. A menudo, las fuerzas armadas ocupan sólo una parte del colegio, poniendo en grave peligro a los estudiantes que intentan continuar sus estudios. Niños y maestros han resultado

heridos, otros han muerto y las escuelas acaban destruidas o dañadas, debido a que las fuerzas armadas atacan las escuelas cuando las fuerzas de oposición las

utilizan como bases militares. Otras consecuencias del uso militar de las escuelas incluyen cierres a largo plazo, declives en la asistencia escolar y las matrículas, así como daños psicosociales en los estudiantes, maestros y comunidades. El uso militar de las escuelas tiene un efecto especialmente negativo en la educación de las niñas, que corren un riesgo mayor ante la presencia de tropas armadas. En todo el mundo, ejércitos y grupos rebeldes están apoderándose de escuelas y universidades, convirtiendo lo que en un principio fueron lugares seguros de aprendizaje en actuales zonas de guerra. Los soldados utilizan las aulas para dormir y almacenar armas, emplean las oficinas de las escuelas para torturar a sospechosos, convierten los patios de juegos en campos de entrenamiento y las instalaciones escolares en zonas de batalla.

10


Educación y conflicto armado

EL ACNUR: (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones

Unidas para los Refugiados)

S

e estableció el 14 de diciembre de 1950 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. La Agencia tiene el mandato de dirigir y coordinar la acción internacional para proteger y resolver los problemas de los refugiados en todo el mundo. Su objetivo principal es salvaguardar los derechos y el bienestar de los refugiados. Protección La protección es el mandato principal del ACNUR.

Soluciones Duraderas Una solución duradera es aquella que logra poner fin al ciclo del desplazamiento y que permite a las personas desplazadas reanudar una vida normal en un entorno seguro.

Medio Ambiente El tema del medio ambiente en situaciones

Asistencia

refugiados

y

desplazados internos es de vital

Desde asesoramiento legal hasta salud

de

y

importancia

para

el

ACNUR.

vivienda.

Se esfuerza por garantizar que todos puedan ejercer el derecho a solicitar asilo y encontrar refugio seguro en otro Estado, con la opción de regresar a sus hogares de forma voluntaria, integración local o el reasentamiento en un tercer país. Hoy en día, un personal de alrededor de 6.650 personas en más de 110 países, sigue ayudando a 34.4 millones de habitantes.

11


Educación y conflicto armado

La educación frente a los Conflictos Armados

E

l reto educativo en países en conflicto como Colombia tiene dos niveles; por un lado, la educación es un factor clave en el progreso de las sociedades en virtud de sus repercusiones económicas, políticas y culturales; cuando el Estado falla en garantizar este derecho, se favorece el rezago del país durante las siguientes

necesaria una educación para la diversidad y la democracia, así se facilita el proceso de perdón de unos a otros y se fomentan las prácticas democráticas para reivindicar derechos. Es razonable pensar que la educación de calidad en un país como Colombia debe tener tres condiciones: estar blindada de los violentos, garantizada por el monopolio de la fuerza en manos del Estado; responder a las necesidades económicas del país; y contar con un alto contenido dirigido a cultivar valores políticos, como la tolerancia, que fortalezcan la ética civil que hará sostenible la paz en Colombia.

décadas. En Colombia, la educación ha sido socavada por factores exógenos como los actores armados que destruyeron escuelas, amenazan y asesinan docentes, y también endógenamente por funcionarios corruptos como lo denunció el presidente Santos. La lucha en ambos flancos continúa.

En el 2008, sólo el 69 por ciento de los niños refugiados en los campos del ACNUR con edad de cursar la primaria asistían a la escuela. Es por ello que los conflictos atrasan la acumulación de capital

Por otro lado, para lograr la paz, la integración social de los actores del conflicto y evitar la mutación del mismo, es

12


Educación y conflicto armado

humano, el económico y social.

desarrollo

promedio en los últimos años de cada cuatro personas que mueren por causa del conflicto, tres son

Se evidencia en violaciones de derechos humanos tales como ejecuciones sumarias, detenciones arbitrarias, allanamientos ilegales, desapariciones forzosas, persecución a defensores, defensoras y organizaciones de derechos humanos. Además de la grave situación de derechos humanos, nuestro país sufre el impacto del conflicto armado interno, que tiene profundas raíces sociales, económicas y culturales. La población civil sufre los mayores efectos de esta guerra en la que las Partes en contienda continúan cometiendo graves infracciones al derecho humanitario. Las estadísticas que señalan que en

civiles. En este contexto, son muchas las formas de violencia que se ejercen contra los niños, niñas y jóvenes: crímenes producto de las confrontaciones de las Partes en contienda, desaparición y secuestro, violencia sexual, prostitución forzada, desplazamiento, reclutamiento y vinculación al conflicto armado. Niños y niñas son igualmente constantes víctimas de ataques indiscriminados contra la población civil.

13


Educación y conflicto armado

Conflicto Armado en Colombia: El retrato de la infamia

N

o sólo las muertes de niños y su reclutamiento y utilización por grupos armados preocupan a Naciones Unidas. El organismo advierte sobre los casos de mutilaciones, actos de violencia sexual, secuestros y ataques a escuelas y hospitales. Pide al Gobierno reforzar las medidas de protección. Desde hace varios años, la Coalición ha venido denunciando que el Estado se vale de otras formas de involucrar a niños, niñas y jóvenes al conflicto armado, a través de programas cívicos o comunitarios, en donde si bien no participan en acciones militares, desarrollan actividades que los incorporan indirectamente en el conflicto armado. Las consecuencias de esta injerencia, por parte de una de las partes en conflicto, en los medios educativos, son la idealización de las actividades militares y de los combatientes como héroes, la interiorización de valores en torno a la guerra y un grave riesgo para las vidas de los niños y niñas que participan de estas actividades. El Ejército y la Policía han intervenido en varias escuelas de sectores marginales para realizar actividades de estrategia militar y de “acción psicológica” con la población civil; en ellas realizan labores de educación, instrucción

militar y establecen bases para sus actividades de seguridad. En los casos en que los niños fueron separados de grupos armados, el organismo pide al Gobierno redoblar su esfuerzo para reunificar las familias, mejorar los servicios de protección a los niños, apoyar la reintegración y exigir cuentas por los delitos cometidos contra los menores de edad. El informe apunta que las niñas reclutadas por los grupos armados no estatales son víctimas de repetidos actos de violencia sexual y se les obliga a abortar si quedan embarazadas. "Se les obliga a usar métodos antic once ptivo s inap ropi ados para la salu d"

14


Educación y conflicto armado

Ataques contra escuelas

N

aciones Unidas docume ntó casos donde las escuelas fueron atacadas durante los enfrentamient os entre Fuerzas Militares y grupos armados no estatales. En junio del 2010, explotó en una escuela rural una bomba presuntamente dirigida a las Fuerzas Militares. Unos meses antes, en septiembre del 2009, se denunció un ataque de las FARC contra un hospital en Cauca. Ese mismo año, en mayo, un niño de 11 años murió en el patio de una escuela como consecuencia de una bala perdida disparada presuntamente por miembros de las Fuerzas Militares. El informe anota que los ataques también van dirigidos a los maestros. Ante esta situación, los niños abandonan la escuela y "las escuelas cierran sus puertas". De acuerdo con el Observatorio, en el 2010 fueron asesinados 22 profesores. Otros docentes

recibieron amenazas por liderar iniciativas comunitarias de rechazo a la violencia sexual y el reclutamiento forzado de niños. También se señala que las minas antipersonal y otras municiones explosivas son abandonadas en las escuelas o cerca de los planteles. Así se vivió en el Valle del Cauca en mayo del 2011, cuando las FARC dejaron un campo minado que obligó a suspender las clases durante más de seis meses. El informe denunció varios casos de escuelas ocupadas por las Fuerzas Militares y unidades militares ubicadas cerca de las instituciones. En Cauca, 300 niños quedaron atrapados en un enfrentamiento, debido a que las Fuerzas Militares instalaron sus carpas en la cancha de fútbol. La ONU también denunció amenazas contra el personal médico y restricciones a la prestación de los servicios de salud.

15


Educación y conflicto armado

La comunid ad internaci onal debe hacer sentir su peso con más fuerza. Las comunidades afectadas por conflictos están haciendo esfuerzos heroicos para defender y mantener los sistemas educativos. No podemos decir lo mismo de los donantes. En efecto, la ayuda al sector de la educación representa solo un 2 por ciento de la ayuda humanitaria dispensada. Ningún otro sector presenta una proporción más baja en las peticiones de ayuda humanitaria.

Todo esto contribuye a afianzar el círculo vicioso de la guerra. Los niños que no han podido recibir educación afrontan la perspectiva de un futuro arruinado por la pobreza, que es un poderoso factor de persuasión para que más adelante se enlisten en grupos armados. De inmediato, esta situación constituye una crisis de derechos humanos y, a largo plazo, supone un desastre para el desarrollo. El miedo que infunde la guerra arrastra múltiples consecuencias: - Falta de responsabilidad frente a los acontecimientos. - Dependencia en la toma de decisiones. - Paralización ante la sensación de falta de poder para provocar cambios. - Percepción pesimista del mundo. - Falta de capacidad crítica frente al desarrollo de la situación. Todas estas consecuencias dificultan el crecimiento personal.

16


Educación y conflicto armado

Razones por las cuales la guerra afecta directamente a la educación unirse a grupos que ofrecen dinero por aliarse.

- Aumentan los secuestros

- El desigual acceso a la

-

educación provoca situaciones de injusticia y desigualdad social, que pueden atizar las llamas de un conflicto. Las sociedades en las que predomina una polarización social y económica son más propensas al conflicto. La oportunidades limitadas se educación generan pobreza y desempleo, incitando a muchos jóvenes a

-

y las agresiones físicas y sexuales contra los niños y niñas que acuden a las escuelas, por lo que cada vez es mayor el número de padres que no quieren que sus hijos se desplacen todos los días hasta donde está el centro educativo. Los conflictos armados provocan el desplazamiento forzoso de la población, convirtiendo a millones de personas en refugiadas o desplazados internos. La condición de refugiado o desplazado limita enormemente el acceso a una educación de calidad, empujando así a la población a mantenerse en el círculo de pobreza y marginación en el que se ven inmersos.

17


Educación y conflicto armado

- Las escuelas , los alumnos y los docentes se han convertido en un blanco legítimo para las fuerzas que luchan contra los gobiernos.

- La

mortalidad infantil aumenta, por lo que el número de niños que pueden ser educados es menor. Además, por cada niño que muere, otros tantos quedan discapacitados, heridos o traumatizados psicológicamente, lo que merma sus aptitudes para el

aprendizaje .

- La escuela puede actuar como factor de división de la sociedad. Recibir una educación extremista o basada en el odio hacia otros grupos, puede generar conflictos sociales que desemboquen en guerras.

- La guerra se lleva gran parte del presupuesto estatal, mermando así lo que podría invertirse en educación.

18


Educación y conflicto armado

La educación

¿Por qué no pueden ir a la escuela todos los niños? odos los niños tienen derecho a recibir una buena educación pero millones de ellos no llegan a recibirla. La educación no sólo va dirigida a encontrar un buen trabajo. Una persona que haya recibido educación es más probable que tenga plena conciencia de sus derechos y esté más capacitada para asegurarse de que éstos sean respetados. La educación ofrece a las personas opciones, además de la confianza para beneficiarse de dichas opciones. La educación es importante no sólo para el individuo sino para los miembros de la comunidad a la que pertenece. Por ejemplo, una estudiante puede compartir con su familia lo que ha aprendido sobre cómo

T

mantenerse sano. Puede asesorar a sus amigas sobre cuestiones de seguridad. Se encontrará en una posición mejor para ser un miembro activo y participativo de su comunidad y quizás pueda incluso convencer a otra persona de la enorme importancia de que todos niños reciban educación. Al mismo tiempo, estará ejerciendo su derecho a la educación, derecho que está definido en la Convención sobre los Derechos del Niño.

19


Educación y conflicto armado

¿Por qué algunos niños y niñas no pueden asistir a la escuela?

É

stas son algunas de las razones por las que quizás tantos

niños

y

niñas

no

pueden ir a la escuela:

- La pobreza: Las familias no siempre se pueden permitir hacer frente a los gastos de matrículas y uniformes, o necesitan

que

sus

hijos

trabajen para contribuir a los ingresos

familiares.

preocupación puede ser el temor a la intimidación, acoso sexual

y

violencia,

especialmente en el caso de las niñas.

- Las

emergencias:

conflictos,

las

Los crisis

económicas y los desastres naturales

impiden

que

millones de niñas y niños de todo

el

mundo

reciban

educación.

- La seguridad: A veces las familias prefieren que sus hijas e hijos se queden en casa si para ir a la escuela tienen que recorrer solos un camino demasiado largo o peligroso. Otro motivo de

20


Educación y conflicto armado

Violencia y pobreza afectan educación en Colombia

Colombia pareciera destinada a vivir de guerra en guerra. Fuimos condenados a vivir 100 años de soledad y de guerra, como magistralmente nos lo enseño García Márquez. Todo empezó con la guerra civil entre federalistas y centralistas (1812 y 1815) que dio origen a la patria boba, de la cual somos dignos herederos. Luego nos embarcamos en las llamadas guerras civiles entre caudillos militares y políticos guerreristas, como la Guerra de los Supremos (1839), la guerra entre Gólgota y Draconianos (1864) las varias guerras de Tomas Cipriano de Mosquera, la Guerra de las Escuelas (1876), la Guerra de los Mil Días (1899).

Terminamos el siglo XIX en guerra y a poco andar el siglo XX emprendimos la más feroz e inútil de la historia: la llamada Violencia, entre 1930 y 1960. A partir de 1964 nos entusiasmamos con la Guerra de guerrillas (FARC, ELN, EPL, M19) a nombre de la justicia y la igualdad. En medio de esta surgió otra, desalmada, cruel y financiada con los sucios dineros del narcotráfico: la guerra de Pablo

Escobar y sus herederos naturales: los narcos y los paramilitares. En el siglo XXI seguimos en guerra: las Farc sigue vivas y coleando, al igual que los herederos del paramilitarismo de Castaño y Mancuso, bajo la denominación Bandas Criminales (Rastrojos, Urabeños, etc., etc.). Ahí vamos, en esas estamos. Aquí todavía no se rinde nadie

Ninguna de las guerras libradas en doscientos años contra el Estado resultó victoriosa. Solo Tomás Cipriano de Mosquera derrotó al Gobierno de Mariano Ospina Rodríguez en 1863 y se alzó con el poder a través de las armas. Todas las demás, grandes y chiquitas, terminaron en derrotas sangrientas y afrentosas o en negociaciones de todo orden. Los únicos que han ganado en todas han sido los Señores de la Guerra.

21


Educación y conflicto armado

Si las conversaciones de la Habana llegan a feliz término, como todos los colombianos queremos, necesitamos firmar la paz y emprender de inmediato otra guerra: contra la pobreza, la inequidad, la discriminación, la precaria democracia que tenemos. Ángel Pérez, un experto y estudioso de los temas educativos, propone una iniciativa para adelantarla: “La lucha contra la pobreza y la concentración del

ingreso, sólo es ganable si paramos la guerra, aumentamos impuestos y gastamos más en educación. El gasto educativo es fuertemente redistributivo. Para empezar tenemos que establecer jornada única lo cual demanda enormes recursos en infraestructura y dotaciones escolares, mejorar las condiciones salariales y calidad de vida a los 300.000

docentes oficiales de Colombia, reestructurar las facultades de educación del país y fortalecer con recursos financieros a los 12.500 colegios oficiales del país. Hoy Colombia gasta cerca de 31 billones de pesos en educación (gasto público) y debe consolidar un gasto de por lo menos 42 billones de pesos, en los próximos 5 o 7 años. Esta será la negociación postconflicto.” Como se ha vuelto un poco manido decir y soñar que el postconflicto será fin de toda guerra y el logro de la paz duradera, yo prefiero proponer que nos preparemos para librar la Guerra contra la Pobreza a través de la educación, sin treguas, sin negociaciones o ceses bilaterales. Es la única en que todos seremos ganadores.

22


Educaci贸n y conflicto armado

23


Educación y conflicto armado

PRESENTADO POR: Laura Vanessa Zuleta Tamayo GRADO: 11º2 DOCENTE: Marcela Chavarría

OPINIÒN PERSONAL El conflicto armado ha dejado a nuestro país Colombia, muy marcado a nivel educativo. Los niños, niñas y jóvenes victimas de conflicto no gozan del privilegio y del derecho a la educación. Muchos niños a una edad muy temprana ven como matan a sus familias, como quedan sin hogar, sin un lugar donde vivir, tienen que desalojar su casa e irse a otro país para estar protegidos. El gobierno no hace mayor cosa para evitar esto, pueden ver a niños maltratados y les da igual. Gracias a entidades como la UNESCO o ACNUR las personas reciben refugio y oportunidades de salir adelante. Año tras año Colombia sufre de un conflicto armado “interminable” según parece, espero o esperamos los colombianos en general que la guerra acabe, lo veo muy difícil pero nada es imposible. Pongámonos en el lugar de estas familias victimas y hagamos lo posible por ayudarlas, muchas veces no podemos hacer gran cosa, pero empecemos por saber elegir a un buen gobernante y representante de los colombianos. El derecho a la educación es un privilegio del que gozamos, aprender o enseñar nos ayuda a ser mejores intelectualmente, saber tomar decisiones, tener un mejor futuro. Existen jóvenes que quisieran estudiar pero lastimosamente no tienen los recursos necesarios para hacerlo ya sea por la pobreza o por ser una víctima directa del conflicto, como ser reclutado y privado de su libertad; también hay jóvenes que tienen todas las comodidades y los recursos necesarios para estudiar y no quieren aprovechar esa oportunidad tan grandiosa que nos da la vida. ¡Recapacitemos! Tomemos conciencia, la educación es la llave que abre la puerta hacia nuestro futuro.

24

Revista