Page 1

Drag贸n Azul Memoria de trabajo en Yucat谩n Transformando desechos en recursos, hacia la masificaci贸n del uso del biogas y su afluente. Desarrollando la comunidad, cuidando el entorno, mejorando la productividad y calidad de vida de sus habitantes

Un proyecto de IRRI con la ayuda de W.K. Kellogg Foundation


Un pueblo se conoce por sus voces, sus cantos y sus sue単os Pensar Maya


La vida antes del biogas Antes de conocer los biodigestores y adoptar su uso, los usuarios de la comunidad cocinan prácticamente sólo con leña. La obtención de la leña puede tomar bastante tiempo para las familias puesto que deben caminar largas distancias para ir por ella. A los niños les da temor, por la presencia de serpientes, y a las mujeres y hombres de la comunidad les quita valiosas horas que podrían ser utilizadas con otros fines. La combustión de la leña genera nocivos gases que al ser respirados constantemente representan un riesgo para la salud. Los patios de las casas normalmente se encuentran sucios y mal olientes debido a la constante presencia de excremento animal.


Primeras charlas y contacto con un biodigestor Con la ayuda de la escuela de Agricultura Ecológica U Yits Ka’an los miembros de la comunidad pueden conocer de primera mano lo que es un biodigestor y los beneficios que este ofrece. Hombres y mujeres son invitados a conocer la tecnología y a observar cómo se procede a su instalación, durante esta, la gente puede experimentar en primera persona cómo se instala el biodigestor demostrativo en la escuela.


Los futuros usuarios de biogas Las personas ya interesadas en adoptar un biodigestor participan de una charla en donde ya pueden sentirse parte de un grupo privilegiado! Los futuros miembros son invitados a participar en dinĂĄmicas que les permite ir integrĂĄndose para sentirse a gusto y en confianza para asĂ­ aprender todos los pasos a seguir hacia la instalaciĂłn de sus propios biodigestores.


Viendo los primeros resultados

Los futuros usuarios de biogas son invitados a presenciar el primer encendido de la estufa a biogas de la escuela! Es un momento mágico en que la flama de biogas es bautizada como Tumben K’aak “la nueva llama”


Instalación de los primeros biodigestores en las diferentes comunidades

Finalmente llegó el momento de transformarse en dueños de un biodigestor, de preparar el terreno para recibirlo, de alimentarlo y atenderlo, para tener por primera vez una tecnología que les brindará tantos beneficios!


Producción de biogas

Y llegó el tan ansiado momento, al fin ver los resultados de este hermoso proceso!!! Solamente basta un cerillo y tenemos una flama con la que podemos cocinar y calentar agua cuando queramos, de forma limpia, de forma rápida, de forma segura. Nixtamal, tortillas, panuchos….de todo se puede hacer con el biogas! Y ahora hasta más energía pueden las familias utilizar!


El desecho de los animales ahora es mi fertilizante El efluente del biodigestor es resulta ser un excelente abono de hortalizas, árboles frutales, plantas medicinales! Ya no es necesario pagar por fertilizantes químicos! El suelo de nuestras milpas y cultivos de traspatio se podrá conservar por muchos más años fértil, brindándole a los cultivos un generoso alimento! Las familias y los animales tienen cosechas más abundantes por mucho más tiempo!


Fiesta de intercambio de saberes y semillas Una comunidad que cada año tiene más saberes a su haber, una perspectiva más ecológica y soluciones palpables! Los usuarios de biogas tienen mucho que compartir, mucho con que autoabastecerse y mucho de que prescindir! La comunidad está viva, la comunidad cuida y aprende y también agradece!


Un día, en la selva cayó un rayo rojo que agitó las copas de los árboles ahuyentando a todas las criaturas. Justo en el corazón de la selva encontraron a un dragón rojo que devoraba los árboles, uno tras otro. —¿Quién eres y por qué te estás comiendo los árboles?— preguntó un hombre. —Soy un dragón de la vieja llama—, respondió —nosotros comemos madera. —Les voy a enseñar a usar el fuego para cocinar y calentar agua a cambio de árboles para comer. Cada día este dragón cortaba más árboles para comer y los altos guardianes así cómo sus frutos comenzaban a escasear. Estos árboles ya no podían proteger ni nutrir al suelo y las aguas y la tierra conocieron fertilizantes sintéticos que nunca habían visto. Un día, un Dragón Azul que vivía en las profundidades de un cenote, emergió de las frías aguas. Le gustaba para serpentear entre los árboles y reposar a la sombra, pero esta vez salió por otro motivo: el agua de su cenote se había contaminado y necesitaba descubrir la causa. Lo que encontró afuera lo dejó mudo de dolor: la selva casi había desaparecido

—¿Dónde están los guardianes de la vida? —se preguntó al ver que los árboles habían sido talados. El pueblo ya no estaba rodeado de plantas y animales, sino de basura, excremento de animales, moscas y olores pestilentes. La gente se preguntaba quién era ese Dragón Azul. Entonces el Dragón Azul hizo una revelación —Yo sé como hacer fuego sin cortar árboles y cómo abonar los campos sin contaminar— Entonces entró a uno de los muchos corrales de puercos que había en el pueblo y comenzó a comerse los desechos de la pocilga. La gente exclamó con asco —¿Por qué estás comiendo ese excremento maloliente?— el dragón respondió —Huele mal para ustedes, pero para los dragones azules de la nueva flama estos residuos son nuestro alimento. ¡Miren lo que puedo hacer! — El dragón exhaló una hermosa flama azul más brillante que la vieja llama del Dragón Rojo. Además, cuando yo termino de digerir los desechos, lo que queda es un fertilizante natural bueno para los campos!


Informe biobolsa Kellog  

Dragón Azul Memoria de Trabajo en Yucatán. Transformando desechos en recursos, hacia la masificación del uso del biogas y su afluente. Desa...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you