Page 1

FORMACIÓN DE PROFESORES

Objetivo: La sección sindical USO plantea una serie de reflexiones y aportaciones con el objeto de enriquecer las conclusiones a las que este equipo pueda llegar el grupo de trabajo de los distintos grupos sindicales y la dirección del Instituto Cervantes.

a) PREMISAS -Los profesores de Instituto Cervantes (IC) son percibidos por la comunidad de español lengua extranjera (ELE) como un colectivo con conocimientos, actitudes y habilidades en el más alto nivel. La calidad de la enseñanza de los centros se percibe como los resultados de esas buenas prácticas de los docentes en las aulas. Esto es lo que nos otorga un papel relevante en la formación de profesores y es el aval más “poderoso” con el que contamos. -La formación de profesores de español como lengua extranjera es una disciplina relativamente nueva. Hace poco (en el 2009) se han celebrado los 25 años de nuestra profesión. Por ello, no se le escapa a nadie que queda todo por hacer: el syilabus de formación, la regulación de la profesión, el establecimiento de niveles de desarrollo profesional… Cuando algo nuevo surge -véase el documento “Las competencias claves del profesor” del IC- es acogido con gran entusiasmo. -Como los centros no son todos iguales, la participación de los centros en la formación de profesores debe realizarse de manera diferente. Así habrá centros preparados para elaborar programas de formación e impartirlo con público suficiente, otros que tendrán que establecer alianzas e unirse a universidades, ministerios, asociaciones de profesores, etc. En cualquier caso, la colaboración, mediante comisiones de servicio por ejemplo, se hace más que necesaria. Pero no solo de centros a sede sino entre centros y de sede a centros. -El colectivo de profesores es un grupo heterogéneo. Podemos encontrar de primaria y secundaria, para adultos, para niños en “extraescolares”… Se hace necesario por tanto definir los sectores a los que se quiera llegar y decidir si un centro tiene más oportunidades en una formación dedicada a la enseñanza para niños o en una formación para no nativos por ejemplo.


B) EL CERTIFICADO DE PROFESOR DE ESPAÑOL, el cambio de paradigma El Instituto Cervantes crearía y gestionaría un SISTEMA DE CERTIFICACIÓN DE PROFESORES DE ESPAÑOL que opera a través de una RED que DESARROLLA Y OFRECE cursos que otorgan un CERTIFICADO reconocido por el MINISTERIO DE EDUCACIÓN. El gran cambio es que el Instituto Cervantes es el PROPIETARIO del sistema. Nuestros centros pueden convertirse en distribuidores del sistema o pueden ser ellos mismo los que impartan el curso QUE OTORGA UN CERTIFICADO OFICIAL (depende de la demanda). El sistema proporcionaría: -Especificaciones para los centros -Documentos, guías y modelos (de gestión) -Syllabus - Requisitos para ser director del curso que conduce al CERTIFICADO -Formación a los formadores -Evaluadores

Fortalezas: -Es un proyecto integrador. El IC no compite con universidades (sus másteres), centros de enseñanza sino que se sitúa en otro plano: crea un sistema de prestigio y vela por su calidad. Por supuesto cobra por ello. Se crea un recorrido profesional para los profesores que se pueden convertir en evaluadores de centros, directores de cursos o formadores de formadores. Debilidades: -Es necesario entender este proyecto como una inversión y dotarla de recursos. Se necesita trabajar con centros que se impliquen. Se necesita un sistema de colaboración más profundo apoyado en comisiones de servicio (centros sede pero también sede centros) o cualquier otra fórmula que permita el trabajo en horizontal. La formación de profesores está ahora mismo atomizada.

Uso formacion profesores  
Uso formacion profesores  
Advertisement