Page 1

Jornada Educativa Aprendiendo a travĂŠs de las Emociones Nancy Crespo 5 de mayo 2018


Le gustan los gatos

Es zurdo

Dormir

Nació en otro país

Habla más de dos idiomas

Bailar

Es capricornio

Le gusta cocinar

Le gusta las películas de terror


§ Estamos preocupados por los niños y los

adolescentes, por su salud física, el crecimiento adecuado, la nutrición y su seguridad… pero ¿qué pasa con la salud mental y emocional de nuestros niños? ¿Y con la nuestra?

§ El término “Inteligencia Emocional” fue

empleado por primera vez en 1990 por Salovey, Universidad de Harvard.


§ Depresión, trastornos de alimentación, problemas de conducta,

timidez excesiva se consideran solo cuando los síntomas graves aparecen y generan verdaderos conflictos en la vida de los niños, de sus familias y de las escuelas. Siempre es mejor prevenir.

§ La depresión en niños y adolescentes se ha duplicado en los

últimos 20 años.

§ 15 de cada 100 adolescentes padecen de trastornos alimenticios. § La media de inicio de niños para consumo de tabaco es a los 11

años.

§ La relación fundamental en la vida de un niño es la relación con

sus padres. ¿Cómo los apoyamos desde la escuela?

§ En Estados Unidos se suspenden diariamente a más de 17.000

niños y adolescentes por mal comportamiento, y más de 2.700 son expulsados por mal comportamiento.

§ Un estudio de Harvard menciona que 45 de cada 100 estudiantes

de primeros años de universidad son bebedores.


§ Estamos creados para relacionarnos. § Cada interacción involucra hormonas, reacciones,

emociones, memorias, etc., que regulan desde nuestros latidos hasta nuestro sistema inmunológico.

§ Las relaciones que mantenemos moldean tanto nuestra

biología como nuestra experiencia (Goleman, 2006).

§ Programas como el Peacemaker de Cleveland demostró

que se pueden cambiar reacciones emocionales o conductas agresivas por positivas hasta en un 67% (programa de 17 semanas).

§ La mayor cantidad de casos de depresión y trastornos

alimenticios se da en mujeres, mientras que la mayor cantidad de casos de falta de atención y conducta agresiva se da en varones. (Shapiro, 2002).


§ Alimentación § Ejercicio § Hábitos (televisión, videojuegos, lectura, etc.) § Descanso § Salud § Estabilidad familiar


§ Enseñar con el ejemplo… y la constancia.


§ Mejorar todos los canales de comunicación, no solo los

directos. Crear opciones como buzones, diarios personales, dibujos, etc.

§ Enseñar a los niños a resolver problemas y a

comunicarlos, desde los más sencillos.

§ Enseñar cómo cambiar las quejas y protestas por

propuestas y soluciones.

§ Enseñar resiliencia y tolerancia. § Ejercitar el manejo de las emociones desde la escuela o el

hogar con juegos de roles, conversaciones sobre supuestos, videos o películas con roles emocionales variados.


§ Enseñe a los niños cómo controlar su respiración,

cómo relajarse.

§ Fomente es sus clases el gusto por la música, el

arte y la belleza.

§ Practique cómo reconocer sus emociones y qué

hacer frente a ellas.

§ Dé siempre importancia a la palabra de un niño. § Recalque la importancia de la autoestima. § Emplee la literatura como referencia o como

modelo de resolución de conflictos. Seleccione con cuidado los materiales.


§ Enseñemos con el ejemplo y

compartamos con los padres. Trabajemos desde la cotidianidad. Por ejemplo:

§ Una buena alimentación previene la

obesidad.

§ Abstenerse de dar todos los caprichos y

regalos permanentes nos apoyará a manejar una mejor visión del valor de las cosas.

§ Si tenemos discusiones y peleas en casa

evitemos que los niños estén presentes y vivan violencia, etc.


§ Establecer buenos patrones de conducta y

valores.

§ Evitar excesos en disciplina, mimos, recompensas

y castigos.

§ Fomentar en los niños el trabajo en su hogar, en la

clase, a nivel social y comunitario.

§ Buscar apoyo estratégico de los padres, orientar

su trabajo desde el hogar.


Buscar siempre un aprendizaje social. El trabajo en grupo es la mejor alternativa de aprendizaje efectivo. El trabajo en pares mejora no solamente el proceso de aprendizaje, sino tambiĂŠn la comunicaciĂłn y los lazos afectivos del grupo. La escuela es uno de los mejores espacios para trabajar destrezas sociales por su contexto de relaciones.


Goleman, D. (2006). Inteligencia social, la nueva ciencia para mejorar las relaciones humanas. Madrid: Planeta. Shapiro, L. (2002). La salud emocional de los niños. Madrid: EDAF.

Otros recursos SonMraz. (1 de abril de 2011). ¿Te aburrías en la escuela? [video de YouTube]. Descargado de: https://youtu.be/9iyI9GFfFWU


Nancy Crespo 0995419527 nccrespob@gmail.com

Estrategias para el manejo de destrezas emocionales  
Estrategias para el manejo de destrezas emocionales  
Advertisement