Page 1

BOLETÍN MÉDICO N° 005

La alimentación en los años de estudio universitario y las jornadas laborales La fibra contribuye a una mejor digestión, ayuda a alcanzar la saciedad con menos calorías y también mantiene estables los niveles de azúcar en la sangre lo que nos mantiene satisfechos a lo largo del día

E

l ingreso a la universidad implica una serie de cambios; existen nuevos horarios, nuevas exigencias, nuevos retos y sobre todo un nuevo estilo de vida que tiene a su alcance un sinnúmero de restaurantes y “huecas” que sirven como el perfecto medio de socialización durante el tiempo libre. Una reciente publicación de los investigadores Heidi Wengreen y Cara Moncur, para el Nutrition Journal de la Univesidad Estatal de Utah (Utah State University) indica que uno de cada cuatro estudiantes de primer año, gana un 5% de su peso normal (alrededor de 10 libras) durante el primer semestre. Esto se debe principalmente a la alta oferta de comidas que los estudiantes encuentran en las universidades. A pesar de que existe una amplia variedad de opciones saludables y no saludables, se ha visto que durante el tiempo que los estudiantes pasan en la Universidad tienden a aumentar el consumo de snacks. Sin embargo, el problema no es tanto la cantidad de snacks, el problema surge de la calidad de ellos al ser por lo general, productos con alto contenido de grasas y azúcar.

En conjunto con las alteraciones en el tipo de alimentación, el adaptarse a nuevos horarios tiende a ser complicado para los estudiantes y esto se ve asociado a una disminución en su actividad física regular. Factor que también contribuye a la ganancia de peso en los primeros años universitarios. Por otro lado, aunque la publicación antes mencionada no incluya información sobre las personas durante sus jornadas laborales, se sabe que un alto porcentaje de

1

oficinistas y trabajadores sufren de alteraciones en su peso normal debido a una mala alimentación. Esto se ve reflejado en las altas cifras de personas con enfermedades crónicas que son referidas a centros de salud por sus propios empleadores y en el aumento en la demanda de seguros por salud. El principal problema yace en que durante la jornada laboral es casi imposible comer en casa propia y con ello se deja la alimentación en manos ajenas.


La alimentación en los años de estudio universitario y las jornadas laborales

Pero ¿Cuál es la mejor solución ante este problema? La respuesta es estar al tanto de nuestras necesidades, manteniendo un control sobre nuestro gasto y nuestra ingesta calórica diaria, haciendo elecciones de comida saludable, para ello se puede tener en cuenta los siguientes consejos. Desayunar: Nunca saltarse comidas, en especial el desayuno. Nuestro cuerpo necesita energía para desempeñar las labores diarias del día a día y al saltarnos comidas hacemos que nuestro cuerpo entre en un modo de ahorro, enlenteciendo el metabolismo. El desayuno al ser la primera comida del día mantiene el metabolismo activo y evita que comamos en exceso a lo largo del día. Cuida las porciones: Los restaurantes no ofrecen precisamente las porciones necesarias para una buena salud. En muchas ocasiones se aplica el “más es

mejor”, pero uno puede optar por opciones saludables o por comer las porciones adecuadas.

excelentes nutrientes para mantener una excelente salud cardiovascular y un peso adecuado.

Hacer buenas elecciones: Elegir alimentos ricos en fibra como cereales integrales, frutas y vegetales. La fibra contribuye a una mejor digestión, ayuda a alcanzar la saciedad con menos calorías y también mantiene estables los niveles de azúcar en la sangre lo que nos mantiene satisfechos a lo largo del día.

El agua es vida: Es preferible tomar agua que otro tipo de bebidas comerciales, ya que estas por lo general son altas en azúcar o en sodio o potasio, lo cual es malo para la salud.

Escoger carnes magras: Escoge proteínas más saludables al comer los cortes sin grasa en las carnes. Un buen aporte de proteínas mantiene al cuerpo satisfecho y sin antojos. Escoge las grasas buenas: Evita frituras y grasas saturadas. Los frutos secos como las nueces y las almendras, las aceitunas, el aguacate y los aceites vegetales crudos son

2

Mantente activo: Practica por lo menos 30 minutos de actividad física programada fuera de las horas de oficina. Esto ayuda a quemar calorías, alivia el estrés y mejora el metabolismo. El salir a caminar ya es un excelente comienzo.

- Fernanda Vásconez Nutricionista SIME CARCELEN

5 La alimentación en los años de estudio universitario y las jornadas laborales  
5 La alimentación en los años de estudio universitario y las jornadas laborales  
Advertisement