Page 1

BOLETÍN MÉDICO N° 002

Lesiones deportivas

La frecuencia de lesiones se ha incrementado notablemente, esto en respuesta al desarrollo de las actividades deportivas. uchos factores se encuentran inmersos en la génesis de las lesiones deportivas como cargas de entrenamientos adecuadas, técnica correcta, calentamiento previo, adecuado control médico del entrenamiento, ejercicios de estiramiento, utilización de medios fisioterapéuticos preventivos, etc., conducen al aumento de lesiones. Otro factor importante es la superficie en donde se practica el deporte, ya que, mientras más dura sea la superficie mayor será el impacto a soportar sobre los tobillos, rodillas y caderas, por tanto cobra gran importancia la utilización de un calzado adecuado ya que reduce la carga sobre el organismo del atleta pues absorbe y disminuye la fuerza de impacto, además de que provee estabilidad. El peso corporal y la estatura también influye en el desarrollo de las lesiones deportivas, puesto que el impacto en las articulación de los miembros inferiores durante el trote es el doble del peso corporal y se triplica o quintuplica durante la carrera. Aplicando mayor carga mecánica a las articulaciones. De igual manera los hombres tienen una mayor masa ósea que las mujeres, esto significa que corriendo, la carga de impacto

repetitivo en el cuerpo será mayor en la mujer por tener un sistema músculo esquelético más débil que un hombre con igual peso corporal. Es importante también tomar en cuenta los factores anatómicos predisponentes para las lesiones o que modifiquen el gesto técnico al realizar el deporte, lo que conlleva a una sobrecarga de trabajo en uno u otro grupo muscular ocasionando dolor y lesiones. Entre estos podemos mencionar: genu varo, genu valgo, pies planos, pies cavos, tibia vara, rotula alta congénita, discrepancia de miembros inferiores.

1

Las lesiones deportivas pueden ser agudas o crónicas. Las lesiones agudas se presentan repentinamente mientras se realiza actividad deportiva, teniendo como principales manifestaciones al edema, dolor, limitación para la movilidad. En tanto que las lesiones crónicas se manifiestan luego de la práctica deportiva y se caracterizan por dolor luego del ejercicio, dolor leve en reposo, edema levo o nulo. Entre las principales lesiones deportivas podemos encontrar las siguientes: esguinces, distensión o desgarro muscular, tendinitis, luxaciones, fracturas.


LESIONES DEPORTIVAS ESGUINCE: Consiste en la distensión ligamentaria de la articulación que se produce cuando se excede el rango normal de movimiento de una articulación por flexión o torsión. Esto lleva a una distensión o ruptura de los ligamentos que rodean la articulación, de acuerdo a la intensidad del trauma. El diagnóstico es clínico por las manifestaciones y el tipo de traumatismo, no siendo necesario el realizar estudios de imagen, sin embargo en casos de esguinces graves se debe realizar resonancia magnética que nos ayuda a verificar rupturas ligamentarias que nos orienten al tratamiento. El tratamiento va a depender del grado de esguince, sin embargo el manojo inicial está encaminado a disminuir el dolor, para lo cual se realiza inmovilización de la articulación afectada, aplicación de hielo local, levantamiento de la extremidad afectada para mejorar el edema y medicamentos antiinflamatorios y analgésicos; siendo el manejo quirúrgico reservado para aquellos casos de lesiones ligamentarias completas que generan inestabilidad. DISTENSIÓN O DESGARRO MUSCULAR: Las lesiones musculares constituyen la principal lesión deportiva, puede afectar cualquier grupo muscular del cuerpo humano y son ocasionadas por el estiramiento excesivo de la fibra muscular seguidas de una contracción rápida como reflejo de protección. Los factores que predisponen a estas lesiones son la falta regular de actividad física, el realizar ejercicio físico con una musculatura deficiente, bajas temperaturas ambientales. De acuerdo a la intensidad del estiramiento se puede provocar una distensión solamente de la fibra muscular en la cual el dolor es la principal manifestación, si el estiramiento es más violento se pueden provocar rupturas fibrilares o rupturas fasciculares, manifestadas por dolor, edema y equimosis incluso se puede acompañar de una solución de continuidad en la zona afectada.

El tratamiento consiste en reposo de la actividad física, medicación antiinflamatoria y analgésica, hielo local, puede ser ayudado con terapia física, mediante la aplicación de magnetoterapia para mejorar el edema, laser y ultrasonido para mejorar el proceso de cicatrización y posteriormente con fortalecimiento muscular que evita nuevas lesiones, así como con un plan de calentamiento previo al ejercicio. TENDINITIS: Generalmente constituye una lesión crónica en la cual se presenta un proceso inflamatorio del tendón por un esfuerzo repetitivo o por sobrecarga de trabajo en un grupo muscular lo cual conlleva a que algunos músculos trabajen más que otros, debilitando la zona de los tendones. El manejo de las tendinitis es usualmente más complejo y amerita mayor tiempo de tratamiento, ya que inicialmente se dará medicación para aliviar el dolor y bajar el proceso inflamatorio, es necesario detener la actividad deportiva por un

2

periodo más o menos prudente para conseguir un buen efecto de curación, usualmente es necesaria la terapia física (láser, ultrasonido) para aliviar el dolor. Las terapias como aplicación de ondas de choque ayudan a mejorar el proceso de cicatrización y disminuir el proceso inflamatorio. LUXACIONES: Es una lesión cápsulo-ligamentosa con pérdida del contacto de las superficies articulares por causa de un trauma grave que sobre pasa la resistencia ligamentaria de una articulación, manifestada por intenso dolor, gran deformidad, edema e impotencia funcional. Una luxación constituye una verdadera emergencia ortopédica, ya que la distensión capsular y ligamentaria provoca gran dolor que cede únicamente al realizar la reducción de las superficies articulares, amerita estudios de imagen para visualizar o descartar la presencia de lesiones asociadas como fracturas o avulsiones, es imprescindible determinar el estado


LESIONES DEPORTIVAS

vascular y nervioso de la extremidad afectada antes y después de realizar la reducción de la lesión. El tratamiento para una luxación debe ser realizado con brevedad para evitar complicaciones como necrosis avascular, mayor dolor por contractilidad refleja en respuesta a la luxación, la reducción bajo sedación o anestesia es el procedimiento a ser realizado, luego de lo cual es necesario inmovilizar la articulación para aliviar el dolor, bajar el edema y favorecer la cicatrización adecuada de las lesiones cápsulo-ligamentarias. Usualmente las luxaciones pueden dejar secuelas como rigidez o inestabilidad de acuerdo al daño cápsulo-ligamentario. FRACTURA: Definida como la pérdida de la continuidad normal del tejido óseo, a consecuencia de golpes, fuerzas o tracciones cuyas intensidades superen la elasticidad normal del hueso El manejo inicial de una fractura será la inmovilización de la zona afectada que incluya la articulación distal y proximal a la lesión, analgésicos y referencia al especialista, el mismo que determinara si es tratamiento final es ortopédico mediante la aplicación de inmovilización o férulas o es quirúrgico para restablecer la anatomía normal de la extremidad. RECOMENDACIONES PARA EVITAR LESIONES: El sesenta por ciento de las lesiones son consecuencia de

errores en el entrenamiento. Al contrario, la buena condición física se consigue con un entrenamiento lento y progresivo. Cuanto mayor es la relación entrenamiento/competición menor es el índice de lesiones. Antes de iniciar una práctica deportiva se debe evaluar las facultades del deportista con objeto de adecuar convenientemente el nivel de demandas al que va a ser sometido. Es indispensable el examen médico completo para asegurar la integración al deporte en perfectas condiciones. Previo al deporte se debe realizar un fase de calentamiento adecuado, repitiendo una serie de ciclos de los gestos que van a realizarse, con lo que se mejora el rendimiento, el estiramiento luego de la fase de calentamiento es recomendable ya que se optimiza la respuesta muscular, se incrementa en 20% el rango de movilidad articular y se disminuye el riesgo de lesión. La fatiga predispone a las lesiones, (terceros tiempos nunca fueron buenos). Por tanto, habrá que evitar periodos exhaustivos de juego, sobre todo en climas cálidos, que incrementaran el agotamiento. El uso de implementos adecuados para la práctica deportiva es otra recomendación para evitar lesiones, ya que cada deporte y cada deportista, tienen ciertas especificidades que demandan el uso de implementos necesarios por

3

ejemplo la raqueta de tenis deberá ajustar su grip a la mano del jugador en el futbol, el peso y presión de aire del balón no pueden ser los mismos para todas las categorías. Los protectores, en hombres, las protecciones para los genitales, y en las mujeres los sujetadores, a más del efecto protector, deben ayudar en la función sustentante, evitando la acción de la gravedad, la oscilación y el golpeteo en actividades como la carrera. El uso de calzado es muy importante a la hora de la práctica deportiva, tomando en cuenta el tipo de pie, el deporte, el tiempo promedio de actividad y la superficie en donde se la realiza. El calzado deportivo debe ser ventilado, transpirable, sin puntos de presión tales como costuras, ojales, cordones, etc., con una suficiente cámara para los dedos y una rigidez suficiente de puntera y suela que preserve de los impactos y de la hiperextensión excesiva de los dedos. Si no se cumplen estas condiciones, los microtraumatismos repetidos ocasionaran sobrecarga mecánica en dedos y metatarsianos. Al momento de la elección del calzado es necesario que el mismo sea adaptable al pie y el deporte a realizar y no necesariamente sea escogido por la marca, spot publicitario o por el precio. - Dr. Chrystian Mestanza V.

2 Lesiones deportivas  
Advertisement