Page 79

Paso de los Toros, una ciudad que impuso una marca en el mundo Dino Cappelli

Paso de los Toros tiene una historia eternamente vinculada al río. Y no solamente con referencia al trágico año 1959. Desde antes y desde después. Ha crecido recostada al enorme río Negro, asociada a sus represas y embalses, y tan al sur del departamento de Tacuarembó que la autonomía de la ciudad no es patrimonio del último tiempo de alcaldía y gobierno local, sino de siempre. Puente por medio, Pueblo Centenario marca el último bastión duraznense sobre la Ruta 5 “Gral. Fructuoso Rivera”, ese eje vial que atraviesa la ciudad y la sitúa en el punto medio de la geografía del Uruguay. Allí donde hoy hay playas sin arena, hubo paso de animales. Allí donde hoy hay puente,

hubo un vado conocido como Paso General de los Toros, utilizado por hombres y animales para cruzar carretas y tropas. Allí nació la ciudad que ostenta actualmente casi 15 mil habitantes, y que presume de ser de las más cuidadas del país. Lo que hoy es Paso de los Toros, y lo es desde el año 1929, fue primero Santa Isabel, cuando fue pueblo desde 1903. Asociada al agua tónica con su clásico nombre, a Fabián O’Neill y su paso por el fútbol del mundo, a Mario Benedetti y tantos otros, sin embargo la “inundación del 59” –como la conocen todos– es la impronta de un lugar mudo testigo de la naturaleza desbocada.

Aquella inundación Fue en abril de 1959 cuando las intensas lluvias colocaron en el mapa de la tragedia a la ciudad. La represa Gabriel Terra fue sobrepasada por las aguas que bajaban del norte, creció el lago de Rincón del Bonete, se dinamitó el terraplén de contención de aguas para evitar males mayores y eso obligó a evacuar a unas 10 mil personas. Casi en mayo, se pudo retornar. El panorama era desolador: casas arruinadas, animales sueltos o muertos pudriéndose en las calles, muebles encima de los árboles y un olor repulsivo debido al desborde de los pozos negros. Previa vacunación contra el tifus, los isabelinos tuvieron que rehacer su ciudad, y lo lograron. Hoy muchos señalan la iglesia, y dicen Tacuarembó

79

Tacuarembó, un pago grande  

Un libro ideal para descubrir la magia y la cultural de departamento más grande de Uruguay.

Tacuarembó, un pago grande  

Un libro ideal para descubrir la magia y la cultural de departamento más grande de Uruguay.

Advertisement