Page 165

La fiesta gaucha de la Virgen de Itatí Anualmente la celebración reúne a miles de feligreses en una fiesta que une la fe con las tradiciones gauchescas. Hay caminata, bautismos, baile, pruebas y desfile. Apenas comienza el mes de diciembre, Ansina se viste de fiesta. Hora 18, del viernes 10 de diciembre. La cita es en la rotonda de las rutas 5 y 26. Allí se concentran miles de feligreses que caminarán los 50 kilómetros que unen Tacuarembó con Villa Ansina. Esta demostración de fe va por su cuarta edición, aunque la Fiesta Gaucha de la Virgen de Itatí va por su decimotercera vuelta. Mientras los feligreses comienzan a marchar rumbo al Santuario diocesano de la Virgen de Itatí, en una caminata que insume por lo menos 12 horas, en la villa se da inicio a la fiesta. Apenas se pone el sol, hay peña y festival de danzas folclóricas. El sábado el día comienza temprano. Son cerca de las 6 de la mañana cuando se les da la bienvenida a los peregrinos que salieron la tarde anterior de Tacuarembó. Todos quieren ver la imagen de la virgencita, que pintada de dorado y sobre un pedestal alcanza los tres metros de altura. Es necesario descansar para recuperar fuerzas porque la fiesta de la virgen gaucha apenas está comenzando. En este día hay santo bautismo, se bendicen las playas para la temporada que se avecina y se arma una gran peña folclórica. Los Tizones de Ansina son los locatarios y

excelentes anfitriones. El grupo Maciegas es la vedette de la noche en la que actúan también el Dúo Aguará y los grupos de Danza Itatí y Pasión Gaucha.

La jornada se corona con la ceremonia del cambio de traje de la Virgen de Itatí. Este es uno de los momentos más emotivos de la celebración. Cada año se le cambia el traje Tacuarembó

165

Tacuarembó, un pago grande  

Un libro ideal para descubrir la magia y la cultural de departamento más grande de Uruguay.

Tacuarembó, un pago grande  

Un libro ideal para descubrir la magia y la cultural de departamento más grande de Uruguay.

Advertisement