Page 58

infinito, por lo cual el resultado final dista mucho de poderse prever en definitiva, como lo sería en el caso de un edificio. Esto produce un particular estado de impredecibilidad durante esta etapa que, sabiéndolo utilizar, se convierte en uno de los motores creativos más poderosos con los que cuenta el lenguaje cinematográfico. No obstante, la naturaleza aleatoria de esta segunda etapa la vuelve potencialmente caótica, por lo cual, si las bases de planeación durante la etapa de preproducción no son suficientemente sólidas, la probabilidad de que el rodaje colapse son muy altas. Más adelante definiremos con mayor detenimiento las funciones que se llevan a cabo durante esta segunda etapa y las personas responsables de realizar dichos procesos. Por ahora es importante saber que durante el rodaje se concretan todas las expectativas depositadas en el guión, por lo que el máximo de esfuerzo y concentración deberán de estar depositados en este periodo. No será hasta que se termine de registrar todo el material de imagen y sonido de una película, cuando se pueda pasar finalmente a la tercera y última etapa de producción.

POSTPRODUCCIÓN. La última etapa de la producción cinematográfica podría dividirse en dos grandes grupos eslabonados de forma intermitente: la edición y postproducción de imagen y; la edición y postproducción de sonido. Al concebirse una película como un solo producto audiovisual generalmente damos por sentados que la imagen y el sonido son una unidad. No hay nada más lejano de los procesos reales que dicha suposición. Al llevar a

58


Tesis oul septiembre 2011  
Advertisement