Issuu on Google+

REFLEJOS

GUIÓN CINEMATOGRÁFICO Tercer tratamiento literario Agosto 2007

o

s

c

a

r

u

r

r

u

t

i

a

l

a

z

o


1 SEC 1. EXT. DÍA.- PATIO DE TIERRA. SOLAR TRADICIONAL MAYA. SEC 1 Junto al pozo del solar, protegido por el follaje espeso de los árboles, las cubetas rebozan granos de maíz recién lavado, listo para molerse. Un guajolote se mueve con sigilo por las hierbas, abriéndose paso entre las gallinas, peleando por los granos caídos en el piso de tierra. La mano de ELLA, delicada y de piel morena, hace un cuenco para tomar agua de la cubeta. Se frota limpiando los restos del maíz de ambas palmas. Al sacudirse el agua con fuerza moja a las gallinas. Su rostro, de finos rasgos mayas, denota una sonrisa al espantar involuntariamente a los animales. El agua de lluvias pasadas se almacena en una gran tinaja metálica. Sobre la superficie se balancea el reflejo de ELLA acercándose. Desliza con facilidad el hipil que resbala por sus hombros, revelando la camiseta de algodón que cubre su torso. Asegura el hipil sobre la cintura, atorándolo con el fustán y se sienta a un lado de la tinaja, sobre un banco tallado en madera. Con la mirada perdida en sus pensamientos libera su pelo oscuro de la liga que lo sostiene. Se reacomoda en el banco, recogiendo el hipil y el fustán entre sus piernas abiertas, permitiendo que la larga cabellera caiga libremente al inclinar su torso hacia el frente. Agita la cabeza mientras cepilla con los dedos su pelo. Descubre su rostro para mirar a su alrededor hasta encontrar la jícara que escurre amontonada entre las ollas lavadas. Inclinándose un poco más hacia el frente, sumerge la jícara el la tinaja, provocando que la superficie del agua se quiebre en ondas circulares que chocan rompiendo en fragmentos el reflejo de los árboles. La humedad del agua oscurece aún más su pelo, resbalando por la sien y el rostro, deslizándose hasta el cuello. La refrescante sensación del agua le produce un abandono inconsciente, repitiendo mecánicamente la operación. El agua escurre de nuevo mojando la camiseta blanca. Al fondo del patio, en la casa de guano, la MADRE asoma bajo el quicio de la puerta, secándose las manos en el hipil bordado. Se detiene a mirar un momento y, hablando en lengua, se dirige molesta a su hija. MADRE ¿Qué pasó con el nixtamal?

MADRE (en lengua maya) ¿Ba’ax uchi yeetel le k’umo’?

Sin prestarle mucha atención, ELLA continúa mojándose el pelo mientras responde: ELLA Ahorita lo llevo. A espaldas de la MADRE, aparece su PRIMA, joven solícita de claras facciones mayas. PRIMA Yo se lo traigo tía.

PRIMA (en lengua maya) Teen tin tasikteech, ti-a.


2 MADRE ¿Porque gana su dinero ya no tiene que ayudar?

MADRE (en lengua maya) ¿Tuumen tz’oku kajlu na’ajaltik u tak’ine’ ma u k’a’at a’andali’?

PRIMA Quiere ponerse bonita para la noche.

PRIMA (en lengua maya) Taaku tzakuba kichpani tz’i’a a’aka’.

La PRIMA se dirige al pozo al tiempo que la MADRE regresa, perdiéndose en la penumbra de la casa. ELLA deja caer con cuidado agua sobre su pelo, sin poder evitar mojarse el torso. La PRIMA pasa a su lado sin ser vista, mete el pie descalzo en la tinaja y arroja agua en forma juguetona, mojando las piernas de ELLA. ELLA ¡No me mojes! PRIMA Te tardas. De modo provocativo vuelve a patear el agua para salpicarla. ELLA ¡No-oo…! Sécame. PRIMA Como eres llorona.

PRIMA (en lengua maya) Jach chechech.

La PRIMA se inclina en cuclillas frente a ELLA y toma su hipil del regazo para secarle las piernas. Instintivamente ELLA le arroja al rostro el agua sobrante de la jícara al tiempo que la detiene con sus palabras. ELLA Con el tuyo.

ELLA (en lengua maya) Yeeten a tz’i’ali’.

Limpiándose el agua del rostro con el dorso de su mano, la PRIMA observa las gotas de agua escurrir por el muslo de ELLA hasta perderse bajo el fustán. De modo impulsivo pasa la palma de su mano sobre la pierna, arrastrando el agua, en un torpe intento de secarla. ELLA reacciona alejando su pierna. Detiene la jícara antes de llenarla de nuevo y mira a su PRIMA, quien espera alguna reacción de su parte. Se miran por un momento. La PRIMA toma agua de la tinaja entre la palma de su mano y la acerca chorreando junto a la rodilla de ELLA, su mirada es traviesa y consigue su propósito. ELLA le advierte enfática. ELLA No se te ocurra, cabrona.

ELLA (en lengua maya) Ma’ tuklik mejenxulu’.


3 Sin poder contener la risa, la PRIMA voltea la palma de la mano y vierte su contenido sobre la pierna de ELLA. El agua resbala por la rodilla en todas direcciones y vuelve a deslizarse por el muslo. Con gesto de pretendido enojo, ELLA le da un manotazo a su PRIMA, que la toma de sorpresa. ELLA Que no… La PRIMA se queda quieta, un poco sorprendida por la reacción inesperada. ELLA vuelve a tomar la jícara y le habla en tono de reconciliación. ELLA Pásame el shampoo. Junto a las ollas lavadas destaca una botella de vidrio casi vacía y de apariencia sofisticada, en su etiqueta alcanza a leerse L’Occitane. La PRIMA la toma y la mira con atención, sin saber con seguridad que sea el shampoo. PRIMA ¿Esto es “shampoo”? Que fina me saliste. ELLA Me lo dio mi patrona… Le gusta mi pelo. PRIMA A mi también me regalan todo lo que ya no quieren.

PRIMA (en lengua maya) ¿Le ba’ala’ shampoo? Jach fina jo’okech’. ELLA (en lengua maya) Tu tz’aten in xuunani… Tu’umen utz’tut’an u tzotzil in pool. PRIMA (en lengua maya) Tak teene’ u si’itan tu lakal le ma u k’atobi’.

La PRIMA se incorpora mientras se burla de ELLA y camina hacia el pozo. Se sienta en el borde y se enrolla el pelo con gran habilidad, formando un chongo circular sobre su cabeza. De golpe toma una cubeta con maíz y la descansa en la cabeza. Haciendo equilibrio toma la segunda cubeta y la carga con el brazo. Al pasar junto a ELLA, vuelve a meter el pie en la tinaja para salpicarla. Es menos el agua que arroja por lo que ELLA no se inmuta, enjabonándose ensimismada el pelo. Alejándose, la PRIMA le habla sin darle importancia. PRIMA Te traje el terno de mi mamá para que te lo pruebes.

PRIMA (en lengua maya) Ti ta’asa u terno in nah’, tz’ial a wiile wa je’u p’istatech.


4 ELLA ya no responde. Sus manos cubiertas de espuma mueven el pelo como si fuera un telar. Su cuello se descubre apenas detrás de la cortina de espuma que escurre hasta la camiseta húmeda. Sobre el agua de la tinaja flota libremente la jícara. SEC 2. INT. DÍA.- HABITACIÓN. CASA TRADICIONAL MAYA.

SEC 2

La puerta del viejo ropero se encuentra a medio abrir. En su espejo se refleja el vaivén de una hamaca; detrás aparece y desaparece la figura de ELLA en ropa interior, su rostro cubierto con el pelo mojado y la camiseta limpia humedecida. Se concentra en desenredar su cabello. El peine de madera va dejando surcos a su paso, impulsando gotas de agua sobre su cuerpo. La fricción de las cuerdas de la hamaca con la madera provoca un sonido hipnótico, acompañando por las aspas del ventilador que cuelga en el techo de guano. Acostada, balanceándose en la hamaca con los ojos cerrados, la PRIMA escucha un CD a través de los audífonos de un walkman que descansa sobre su vientre. Sin abrir los ojos y hablando con mayor volumen que el natural, la PRIMA pregunta sarcástica. PRIMA Tu patrona tampoco quería el “walkman”.

PRIMA (en lengua maya) ¿Ta’ak le “walkman” ma’ u ka’at a xunani?

ELLA No grites. Me lo regaló su hija. Ayúdame a probarme el terno.

ELLA (en lengua maya) Ma’ awat. tu si’aten u hija. Ko’ox a’anden in bukinde le terno.

La PRIMA la observa desde la hamaca. Mira como le cae el pelo lacio recién peinado sobre su rostro. Se quita los audífonos. PRIMA Si te lo pones ahora lo vas a mojar. ELLA No se moja… Ayúdame.

PRIMA (en lengua maya) Wa’a tz’aik be’ora’ je’a ch’ulke’. ELLA (en lengua maya) Ma’ tu ch’ulu… a’anden.

ELLA ha interrumpido su tarea para convencer a su PRIMA, dejando su rostro al descubierto. Solícita, la PRIMA se levanta de la hamaca. El walkman queda atrapado entre los hilos. Se acerca al ropero y extrae un hermoso terno bordado, colgado en un gancho y protegido por un plástico transparente. Lo cuelga en la “s” de la hamaca, lo extiende para contemplarlo y comenta con envidia. PRIMA A mi nunca me lo ha prestado.

PRIMA (en lengua maya) Ti teene’ ma’ tu tz’akten tz’ial in bukinde.


5 ELLA Es mi madrina. PRIMA ¿Y qué? Yo soy su hija. ELLA Pero nunca has bailado jarana.

ELLA (en lengua maya) Teeche´ miixta ok’o’ot jarana.

La PRIMA remueve con cuidado la funda de plástico y descubre la tela almidonada del vestido de gala. Pasa su mano alisando los pliegues, sintiendo el fresco algodón. PRIMA A ver si te queda.

PRIMA (en lengua maya) Ko’ox i’ile wa tu p’istech’.

ELLA se acerca recogiéndose el pelo en una cola que sostiene sobre su cabeza. Mira el vestido y toca suavemente la pieza superior del terno. El bordado de la prenda es muy fino y el vivo colorido de los hilos contrasta con el blanco de su ropa interior. PRIMA Pruébatelo.

PRIMA (en lengua maya) Búukinde’.

La PRIMA separa del gancho la parte superior del vestido, colgando de nuevo el fustán. ELLA suelta su pelo y se inclina para resbalarse dentro del terno, con los brazos extendidos hacia arriba. Se incorpora quedando parada de frente a su PRIMA, cubierta del torso a la cara, atrapada entre la tela de encaje. En lugar de ayudarla, la PRIMA la observa sonriente, disfrutando de su vulnerabilidad. ELLA ¿No me vas a ayudar? PRIMA Ya se atoró.

ELLA (en lengua maya) ¿Ma’ ta a’andken? PRIMA (en lengua maya) Pa’atiki’, ma’ u k’at o’okli.

La PRIMA la rodea por la espalda. Desdobla la tela atorada y jala el vestido hacia abajo, tomándolo a la altura de las axilas y deslizándolo suavemente. En el reflejo del espejo el vestido recorre el cuerpo de ELLA, modelando su adolescente silueta. Las manos de la PRIMA dan una extraña impresión mientras recorren el vestido hacia arriba, asegurando la caída correcta de la tela. ELLA libera el pelo húmedo atrapado en la espalda. Asomándose por encima del hombro, la PRIMA se queja. PRIMA Ya viste como si lo mojaste.


6 ELLA Ay, se seca.

ELLA (en lengua maya) Je’u ti’ikle’.

ELLA se amarra el pelo en la coronilla con su mismo pelo. La PRIMA la observa en el reflejo y no puede evitar deslizar los dedos sobre la tela bordada, acariciándola desde la espalda. Sin bajar los brazos de la cabeza, ELLA la mira con intriga. ELLA ¿Te gusta?

ELLA (en lengua maya) ¿Uts’ta wiich ja’a?

PRIMA Te ves preciosa. Vamos a verlo con el fustán.

PRIMA (en lengua maya) Jach kiichpanech’. Ko’ox wiile yeetel u piick.

La PRIMA descuelga el fustán y lo libera del gancho. ELLA camina unos pasos hacia el espejo y se observa con vanidad. El corte alto de la tela revelando las piernas desnudas dan un aire de otra época. Los pies descalzos sobre la tierra apisonada se mueven siguiendo una música imaginaria, contoneando el cuerpo. A su espalda la PRIMA observa sus movimientos. PRIMA Súbete al banquito para que no lo pises.

PRIMA (en lengua maya) Na’aken te k’anchebo’ tzi’al ma’ a pe’cha’tik.

ELLA acerca con el pie un banco de madera y se sube sin dejar de mirarse en el espejo. La PRIMA recoge el fustán en pliegues ordenados entre sus brazos y se inclina a un costado de ELLA. Le ofrece la cavidad de la segunda pieza del vestido. ELLA se apoya en su hombro y mete una a una sus piernas dentro del fustán bordado. Su PRIMA va soltando los pliegues de la tela y desliza el resorte entre los muslos hasta alcanzar la cintura espigada. Repite la operación a la inversa, deslizando las manos por encima de la tela hacia los pies. Ambas contemplan la imagen en el espejo. El banquito provoca que ELLA esté por encima de su PRIMA, los rostros uno junto al otro. ELLA voltea a verla directo a la cara y la PRIMA corresponde su mirada, provocando una mayor cercanía entre ambas. ELLA ¿Qué? PRIMA Nada. La PRIMA desvía la mirada hacia el espejo y ELLA la sigue. En el espejo las miradas parecen más penetrantes, casi cómplices.


7 ELLA ¿Qué-e? PRIMA Nada. De modo impulsivo, ELLA toma a su PRIMA por la mandíbula y la confronta cara a cara con la mirada. Una pausa silenciosa destaca el alboroto de los pájaros al atardecer. Atrapada, la PRIMA cede ligeramente su resistencia inicial, acercándose sutilmente al rostro de ELLA. Sus miradas titubeantes se desvían de los ojos a los labios. En el reflejo se delinea la figura de la MADRE acercándose por la puerta de la habitación. MADRE A verte niña.

MADRE (en lengua maya) P’at in wiilkech’ ch’upa.

Ambas jóvenes se sobresaltan por la presencia abrupta de la MADRE, incómodas por la sensación de haber sido atrapadas en una travesura. PRIMA Asusta tía. MADRE Vine a poner mi parte.

PRIMA (en lengua maya) Ta ja’asa’o’olkon ti-a. MADRE (en lengua maya) Taalen in tz’atech’ lela’.

Mientras la MADRE se acerca les muestra una cajita de terciopelo rojo desgastado, que atesora entre sus manos curtidas. Al llegar junto a ellas abre la caja animada por la curiosidad de ambas jóvenes. Guardado con esmero entre la seda acolchonada descansa un largo rosario de oro con incrustaciones de coral rojo, trabajado en una delicada filigrana. Las jóvenes intercambian una silenciosa mirada, presas del asombro y la culpa. La MADRE mira a la PRIMA y le ofrece la cajita. MADRE Tu cuélgaselo.

MADRE (en lengua maya) Jaan le’echtu kaal.

Con un ligero titubeo, la PRIMA toma el fino collar y la rodea con sus brazos, dejando caer las cuentas de filigrana sobre su cuello. Alinea el rosario al centro del torso y deja descansar la cruz a la altura del ombligo, acariciándola antes de alejarse. Las tres mujeres contemplan el atuendo completo en el reflejo. La elegancia en el porte del traje es rematada por la fina joyería. MADRE Era de tu abuela. “Es para atrapar hombre”, me dijo.

MADRE (en lengua maya) U tzi’al a chi’ich ka’achi. “Tzi’al u chu’ukal wiinik”, le tu a’alaten.


8 ELLA lo mira de nuevo y lo toma entre su mano. Observa el detallado trabajo artesanal y recorre las cuentas con sus dedos. Con la mirada baja intercambia una mirada cómplice con su PRIMA. Al verse ambas no pueden contener una risa involuntaria. La MADRE las mira en el espejo sin entender lo que pasa. MADRE ¿Por qué se ríen? Así yo conseguí a tu padre.

MADRE (en lengua maya) ¿Ba’axten ta che’eje’ex? Bey tin chu’uka a ta’ata.

Vuelven a mirarse las tres en el espejo. La PRIMA se acerca provocativa al oído de ELLA y le dice en tono burlón. PRIMA Ahora te toca atrapar al tuyo.

PRIMA (en lengua maya) Je’elo’, bela’e’ yaan a chu’ukik a tzi’ali’

ELLA la mira fijamente, su rostro se ha tornado serio y sombrío, revelando sus pensamientos. Mira de nuevo la cruz que aún sostiene en su mano y la suelta impulsivamente. El collar se balancea un poco hasta detenerse sobre la tela almidonada.

FIN


Guión Literario Reflejos