Page 1

WNmu65

la Im HZ É

III¡N

kmå_MmH


G1LLEs DELEUZE G ille s D eleuze Derrames entre el capitalismo y la esquizofrenia


Delcuze, Deleuze, Gilíes Gilles Derrames Derrame; entre el capitalismo y la esquizofrenia. - 1 Cactus, 2005 I'» ed. - Buenos Aires : Cactus. 2005.. 384 p. p . :; 18 x 13 cm.- (Clases, 2) 181113 IS B N 987-21000-2-0 987 - 21000 -2-0 ÍSBN 1I.. T ítu lo - 1 Filosofía Título 1.. Fìloso a

Título: T¡'tufo.' «Derrames esquizofrenia» «Derrarnes entre el capitalismo y la esquiwfrenia» Autor: Auwr: G ilíes Deleuze Gilles Traducc ión y notas Trdducricín y nom:

Equipo Editorial Cactus Diseño de y tapa: Dueño aíf interior ínmíory :aya: manuloop imprerrón' {:1ri'E|_¡ M PS I .723 . Queda hecho el depósito que marca la ley I11.723. IS B N : 987 - 21000 -2-0 ÍSBN: 987-21000-2-0

Aires. Mayo Ira. edición - Buenos A ires, M ayo de 2005 1lra. ra. reimpresión rcìmpresión - Buenos Aires, Diciembre de 2006 Zda. reìmpresión - Buenos Aires, Junio ]unio de 2010 2 da. reimpresión www.edì |:orialcactu.;.com.ar www.editorialcactus.com.ar cditoriaicactu@yahoo.com.ar editorialcactus€*yahoo.com.ar Ii


Editorial Cactus Editorial <=Clascs›› Serie «Clases»

r= 'Ill

.ql _

hr'


DERRAMES entre el capitalismo y la esquizofrenia

Índice índice

PRÓLOGO. P R Ó L O G O . Leer, escuchar, escribir (8) Advertencia.. Acerca de esta edición( edición(l1 4) 4) Advertencia Panel1 Parte CAPITALISMO, PSICOANÁLISIS ESQUIZOANÁLISIS. C A P IT A U S M O , P SIC O A N Á LISIS E SQ U IZO A N Á LISIS. (17) ( 17) apiulism o y esquizofrenia. introducción Introducción al esquizoanilisis. esquizoanálisis. Clase I. l. C Capitalismo Clase II. ll. Los flujos: codificación codi cación y descodificación Clase lll. III. IA La reducción edípica. Capitalismo y flujos difcrenci difercnci esquimanálisis. .................................................... Clase IV. Tareas del esquizoanálisis. ClaseV. Economía política pollrica yy psicoanálisis. Inconsciente Inoonscienre maquínico maquínioo e Clase V. Economía

intensidades. ........................................................................... ._ 83 83 intensidades.................................................................................................. Clase V I. Estado delos de los flujos axiomáti _ .......................... 97 V1. Ilujos en el capitalismo: aeiomári 97 ClaseVII. Códigoyy Alxiomitica ........................... ..1 17 Clase V II. Diferencia entre Código xiom ática................................... 117 VIII. 39 Clase V III. Economía política y psicoanálisis. Más allá del par-.ilelismol paralelismo 139 Anexosalaihrtel. ...................................................................... ..15l Anexos a la Parte 1.......................................................................................... 151


P ane 2 Parte D ESEO Y R O D U C C IÓ N DE D E ENUNCIADOS. E N U N C IA D O S . (163) ( 163) DESEO Y PPRODUCCIÓN Clase IX. IX . M asa, manada. manada, edipo y contra-edipo sobre el cuerpo sin Masa, órganos........................................................................................................ órganos. ................................................................................._165 165 Clase X X.. Sobre la producción de enunciados y la concepción del deseo. El eogito. cogito...................................................................................................... ................................................................................179 179 Clase X1. X I. Estratos y desestratificación ó rg an o s..... 199 desestratificaeión sobre el cuerpo sin órganos I99 C laseX Clase X]II. l. Deseo, producción de enunciados e intercambio. Sobre Baudrillard................................................................................................. III. Flujos y reí Clase X Xlll. tel dos. Sobre Faye........................................................................................ Faye.

Pan: Parte 3 E L E M E N T O S PARA UNA U N A FFILOSOFÍA IL O SO FÍA MATERLALISTA M A T E R L ^ IS T A ELEMENTOS D E LA T E N SID A D E S (271) (271 ) DE LASS IN INTENSIDADES Clase XIV. Los afectos y la operación psicoanalítica psiemmalítìca en el caso del pequeño Hans........................................................................................................... 273 Clase XV. La univocidad del Ser y la diferencia como grados de potencia. SobreSpino7a. 231 Sobre Spinoza............................................................................................ 281 Clase X V I. Tres direcciones de búsqueda en torno al carácter intensivo de XVI. ............................................... .. 293 293 los agenciamientos maquínicos. maquínicos.............................................................. XVII. cartografia. Longitud y latitud de un Clase X V II. Elementos para una cartografía. cueqjo......................................................................................................... 303

Pa.rt.e4 Parte 4

Música (317)

M Ú S IC A (317 ) XVIII. sonoro. ................................ .. (ÍÍlase !la.sc X VIII. El plano de consistencia sonoro............ Flase X XIX. Cla.se I X Tiempo Tiem po pulsado y tiempo no pulsado. ia. ................................................... .. (ÍÍlue}O(.Músicaymetalu lUsc X X . Música y metalu ia....................................


Prólogo Leer, escuchar, escribir

Hay en la música Antigua una yuxtaposición constante de variaciones mtlsicaàntigua separadas por cadencias cadencia.: que no conduce hacia ninguna parte. Siempre se dice o voces humanas en un diálogo de locos. dloe lo mismo, pero no tanto. Com Como Suceden muchas cosas, siempre suceden. Una erosión, un polvo que vuela, se golpea, erosiona, rebota y forma un montfculo. montículo. O dos, o tres... C ontra un zócalo, sobre un ramita en el piso, en un agujerito Contra :tgujerito de la pared. N o sale en los diarios ni en la tele ni lo discuten los gobernantes. Unos tres No acá, cinco allá, doscientos que se juntaron, un gran quilombo de miles, Y y entre esos miles cuatro o cinco otra vez armaron algo extraño que no sale en los diarios ni en la tele. M Mimlsculidad inusculidad erosivafamontonativa. erosiva/amontonativa. Así funciona. ¿Como ¿Cómo se lee esto? Hay que hacer una experimentación e ir obteniendo un método. «Siempre se trata de flujos», dice Deleuze. ¿Qué hacer con ese enunciado para que no se vuelva de sujeto a sujeto? Una especie de retroacretroac­ tiva, de rebote inmediato, de líquido liquido que reviente teviente contra el punto después de la palabra «flujos» «flujosn y retorne como una ola sobre el enunciado mantemante­ líquido. N o es tan fácil niéndolo liquido. No Fácil leer. No es preguntarse quién lo dice, cuál


su sentido, qu«f fácil leer un experi­ qué significará esc ese concepto. N Noo es tan iacil expertmento de escritura. Se requiere un experimento experim ento de lectura, que es una cosa mucho más rara. Lo cieno cierto es que desde däde la música se hace mucho más sencillo pensar en un flujo no representativo, no figurativo, figurativo. no significativo. El sonido es una vibración, una cantidad de vibraciones por segundo. Pero eso no interesa, lo que importa es que la defínición física coincide con la definición de la fisica experiencia inmediata del tipo que se sentó a escuchar música. Claro que hay una infinidad de formas de figurarla, gurarla, y que no hacerlo es un trabajo. Este es el índice indice de que no es la esencia de su materialidad lo que importa, sino mas bien la configuración social y el régimen de los órganos en los que se inscribe. De todos modos. modos, el punto de partida para cualquier experimento tiene qLl¢ ser SCI no TIO represivo. ÍCPISIVO. que

Primera proposición de lógica infalible generacional. generacional, es decir, decir. felizmente infantil; infantil: si la derecha es ultrademócrata, ultiademóerata. entonces el poder es inmanente. Y ultrademócrata, luego cualquier popo­ su verificación empírica; empírica: la derecha es ultrademócrata. der sólo puede anudarse antes que nada en la obediencia a sl' sí ismo, en la ED. unidad yy la escisión subjetiva. Q .E .D . De sujeto a sujeto, la música también ha sido dividida, organirada. organizada. Pero a veces se nos escurre. A A veces no se puede abrir los brazos extenslsimos, extensísimos, abrazar todo el aire y mandarlo derecho al pecho, al centro de la mismidad. Es el anti - Kate Winslet en Titanic. A A veces no se puede sentir tomando y se siente dejando correr. En lugar de abrazarla, la vibración gorea •se gotea masivamasiva­ mente el cuerpo. Se llueve. ¿O acaso se cree que la música se escucha? Para que se derrame hay que ahuecarse. La música hará huecos.

Si no no queda queda hoy ningún pastor, pastor, querer destruirlo es darle vida. Ningún Si pastor, un un único rebaño, yy en en cada una una de las dos dos orejas de todos, un eco; ooo: ¿qué pastor, hago? ¿qué quiero? ¿quien soy? No hay que contestar los llamados. llamados, ni siquiera los del lector, ni siquiera los propios. Orejas pequeñas. pequeñas, orejas mttsicalä. musicales. Como Com o si el órgano-oído tuviera alguna ventaja respecto del órgano-ojo. Íomo si el órgano-ojo fuera casi una función significante, como una fun.|n(t lomo busca-fon'nas, y el órgano-oído por momentos no. Habrá órganos-ojos I-. ión busca-formas, ¡mis vivosque 5 indagju^ indagar en inils vivos que los nuestros. Esto no importa. Lo importante es


una experiencia. experiencia, en sus elementos y mecanismos: si el conocimiento no comunica, cómo oómo hacer una experiencia de comuni ción. Indagar indagar sobre la experiencia musical para obtener un método. Com o parado y girando sin cuerpo en el medio del aire el oído corta Como cada nota yy anexa, anexa. luego de que es cortada, la que sigue: corte de nota anexión (que supone un corte). El método es extensible, pero opera siem­ siempre produciendo una mónada y una anexión. Ya no vamos a dar una clase sobre epocalidad. lntenrarnos Intentamos ser tan escueescue­ tos como wmo nos es posible. Para el anterior ciclo de luchas, la cuestión del deseo era cóm o ponerlo a funcionar más alla allá del individuo. Para el presente, cómo parece pareoe ser cómo evitar que el deseo colectivo o individual funcione en una posición de sujeto. La cuestión no es quién soy, soy. qué hago, hago. qué quiero. En la totalidad no hay nadie. La cuestión es cómo componer: como cómo y qué bloqueo. bloqueo, cóm cómoo y qué corto, corto. cómo y qué anexo. ¿Cóm ¿Cómo o y qué máquina hago funcionar? ¿Cómo funcionar como Oomo pieza de una máquina que bloquee, corte, anexe el enunciado de tal modo que este permanezca en el terreno de su propia afirmación sin Sujeto? sujeto? Suceden muchas cosas. U Un montón n m ontón acá. acá, otro allá, cinco o veinte,

mucho m ucho se ha hecho en el terreno de las búsquedas llamadas autónomas y múltiples. CCon variedad de de desarrollos desarrollos yy resultados, resultados, hay hay en ese terreno terreno on variedad toda una brecha abierta, un funcionamiento efectivo y un pensamiento: infinidad de organi ciones, grupos Y y grupúsculos experimentan en nuenue­ erosivaƒamontonativa. vas relaciones de existencia colectiva. Minus-culidad Minusculidad erosiva/amontonativa. Así A sí funciona. Pero cuando se trata de la ia producción de enunciados, parece haber una

inadecuaeión importante. Todas Toda.: las relaciones relaciona parecen registranie registrarse en el modo inadecuación de la asamblea, la entrevista, la declaración, el diálogo, diãlogoj el manifiesto, la investigación, el ensayo o. . . el maldito prólogo. Es sólo una intuición. No o ... No hay-o hay - o no vemos: órgano-ojo moderno - prácticas de experiment experimcnt terreno de la producción de enunciados.

ión en el

Un experimento experimento es es siempre siempre doble doble y no no permite duplicidades: duplicidades: se experi­ experiUn funcionamiento. pero se expementa sobre la reacción de una materia jr y su Rincionamiento, expe­ rimenta el propio método de experimentación sobre ella.


poesía incoherente, grosera, impertinente y el público abuchca, abuchea, la obra no es la poesía, es toda la escena. ¿Qué pa.sa experimental” , pasa si...? Si hay "arte experimental", tendría que operar así. Sin realización prodigiosa ni ojos visionarios; visionarios: hay algo del azar y del orden de la probabilidad que funciona más allá del público y del artista. públicoydcl Con m étodo, hay que hacer Con la mayor seriedad en el registro y en el método, experim entaciones enunciativas. Un U n experim ento no es una investigainvestiga­ experimentaeiones experimento ción más abiena. abierta. Un experimento no es una investigación porque se hace bajo la forma «¿Qué N o tiene más Objetivo objetivo que poner a andar u¿Qué pasa si...?». No el hueco experi­ hucoo de una indeterminación. La investigación es posterior al experimento, registra qué paso. Es necesaria, necesaria. pero hay que someterla a él. m usicológicam ente haha­ La música hará huecos. Lo molar, formal y musicológicamcnte blando, está en fuga: la música se organiza en capas no subordinadas releyendo la m icroforma rnelódica melódica del ornamento microforma omamento molecular. Si se quiere, hay incluso un paso en el medio: la idea de la “"no no conducción” conducción".. Hay en la música Antigua una yuxtaposición constante de variaciones (ornamentos moleculares) separadas por cadencias que no conduce hacia ninguna par­ parado "frasco “ fraseo corto"). corto”). Siempre Siem pre se dice lo te (nota técnica: de allí alli el llam llamado mismo, pero no tanto. Como Com o voces humanas en un diálogo de locos. Hablamos de producción, de modos de producción, no de innovacioinnovacio­ nes. Y Y por eso la tradición en esta tarca, tarea. que cupo al arte durante tanto tiempo, fiivor del artista contemporáneo. Porque tiempo. pesa más mas en contra oontra que a favor en la «experimentación estética», el «estéti n» le gana ala a la «experimenta­ enla «experimentación», la resitúa fuera de la producción y la conduce otra vez y bajo espectador manos a la espalda parado frente al cuadro distintas formas al especudor con su conciencia o su inconsciente afectado (que para el caso da igual, pues un inconsciente no deja de ser un sujeto). subordina a su letra, se concon­ Hoy primero pri mero están las letras, una canción se suborclina vierte en su letra, o acompaña a la letra y a su título. Es la operación menos escaridalosa, como una invasión del signo, una anexión territoviolenta y más escandalosa, territo­ rial. Un añadido que se añade sobre sí el conjunto de las vibraciones y produce el fondo milagroso de toda canción: d artista). La lctra IX el sentido (sensible del anista). letra no culpa, pero habría que empezar nu tiene la Culpa. ernpeur a experimentar con una música sin mordersc la lengua. letra. O empenr empezar por morderse


Dcrmunt entre el eaontairsrno F Lu rs-quizorìent.-i

ii

¿Cóm o se lee esto? D e sujeto a sujeto no se entiende nada o no ha sido ¿Cómo De escrito para ser entendido. N ada es mas más cierto. Si el conocimiento conocim iento no Nada comunica, es 6 probablemente porque ocurre como con la música: cuando la serie dispone de la pieza-oído para que cuelgue en ella cada nota, pieza-oldo nota. lo que queda es el sentido subjetivo de la obra y del seucha. escucha. «Siempre se trata de flujos», dice Deleuze. Deleuze, pero si se cuelga ese enunciado a alguna serie, serie. ya está todo perdido, sólo queda el sentido subjetivo de la obra y del que lee. N o se entiende nada o nada ha sido escrito para ser entendido. No Más allá de la lírica, está esta la figuración serial misma de la canción: intro estrofa - estrofa utrofa - estribillo - estrofa - estrofa - estribillo - estribillo - cadencia o estribillo al palo. El sentido es G una cosa bastante hija de puta, mucho más o es sólo la conexión de un sonido a una imagende lo que suele pensarse. N No signiflcado, a una imagen nombrada. Hay todo un terreno de lo no-nomno-nom­ significado, básica de una brado que pertenece al campo del sentido, como la serie basica canción. Para señalar esto es 5 que existe el arte no figurativo. ligurativo. Se han organizado orynizado fiestas, fiestas. asados, brindis y kermeses: lterrneses: el sólido moderno solidifica deviene fluido en derrame Cada vez. ver. que se solidi ca suena a mentira. Pero La tendencia epocal no es a la fluidez sin cada vez que se fluidifica fluìdifica también. l.z más, es a la fluidez impotente. Se olvida siempre que la impotencia tiene dos N o somos canguros: canguros; saltar extremos: o se fija lija el movimiento o se lo aparenta. No salta: de un punto a otro no es moverse, cada salto construye dos puntos fijos. La naturaleza no ancla anda a los saltos, fija. Por eso en saltos. no anda sucesivamente Fija. plástica como en música las figuras más jodidas son las no figurativas. gurativas. Nunca habló Cactus. Todo grupüsculo cómo hacerlo: hacerlo; un miembro grupúsculo sabe oómo o dos a quienes los demás corrigen alguna cosa. cosa, una reunión en la que se acordó una serie de puntos que decir deci r y opiniones que dar. Pero fundamenfundamen­ aoordó cuestión no talmente hoy no habla Cactus, (šetus. y esto pretende ser positivo. La eustión es lo múltiple, la cuestión es qué producir en lo múltiple. En el paso musical del Barroco al Clásico suceden cosas extrañas. El fondo único de variaciones infinitas deviene en la sonata una disyundisyun ­ A/Tema BlTema B/Tem a A ción exclusiva que organiza la serie; serie: Tem Temaa MTema A.. Entre la ina las posibles combinatorias com binatorias sin variación y la oposición que determ determina serie, se tragan el infinito y se cierra la obra. Ya no digamos digam os canciones, para cada sonido una referencia y se tiene para cada posible la serie transversal ala que pertenece, pertenece, de de m modo relatransversal a la que odo que cada nota no vale en reía-


_____________________________________________________________ Prólogo t :__, __,____ _, _, W _ "__ ___" :__l'!¢19_s2 ción al añadido, sino a la qu e organiza la serie de añadiduras. Si la que tonalidad organiza la serie transversal, la armonía hace lo propio con la vertical; oderna. Es la posición de sujeto en la música. música, es vertical: órgano oreja m moderna. lo que se llam absolutista». Todo empieza em pieza cuando la armonía arm onía llamaa «oído absolut¡sta›. dice: «La M usique cc'est ’est moi». Musique moi›. Eso es el clasicismo. La posición de sujeto no es una entelequia trascendente. La Unidad no es o vengan con que uno parece el Estado y cs una entelequia trascendente. N No la otra la Iglesia. Son un conjunto de operaciones precisas y bien simples que hay que conocer e intentar trabar. El punto de partida de todo experimento tiene que ser no represivo. El Él último gesto del que se ahoga náufragos al1oga en su propio mar es informar a los náuhagos de la miseria reinante. H El maldito dam clamaa por represión, por que lo liberen. El problema con es lo que de él ¿I se lija. fija. El poder actúa aa ú a oon la represión no es el dolor, dolor. cs por desplazamiento, cotidiano: dcsplammiento, nunca se fija lo que se reprime. Es bastante ootidiano:

vea que puteamos contra una prohibición, lo que se fija es nuestra cada vez producción de enunciados. Doblemente jodidos. ¿Qué ¿Q ué pasa si... se sustituyen unas operaciones por otras en un texto? ¿Q u¿ pasa con el sujeto de la enunciación si se produce desde la dispersión ¿Qué a partir de anexiones bloqueando la serialización reconducción anexioncs no lineales linalcs bloqumndo serializaeión y la reconduoción circular al origen? A A nivel de la producción de enunciados, una posición de sujeto requiere en primer lugar de operaciones de señalización: senaliaación: producir series enunciativas,

cortar pequeñas pequeñas unidades unidades que que actúen actúen por diferencia (párrafos, (párrafos, capítulos, cortar temas, épocas, conceptos, momentos, géneros, tipos, etc., etc., etc). En segundo lugar lugar un alineamiento alineamiento de las las series: operación física y extema .segundo externa que pone las series en llnea, línea, como un batallón frente al general. No N o hay nada en cada serie que determine una relación lineal con otra, sólo la linealidad oomo el efecto más probable. Por último, la circularidad: doblar la línea como hasta que toque su punto dei de i icio, operación de cierre. Fso Eso es la Unidad, eso es un sujeto de la enunciación: un conjunto de operaciones precisas. Hay H ay en la música Antigua una yuxtaposición constante de variaciones neparadas por cadencias eadencias que no conduce hacia ninguna parte. Siempre se «cparadas Comoo voces humanas en un diálogo de looos. dice lo mismo, pero no tanto. Com locos.


Advertencia Acerca de esta edición

U el ccproølimw capitalimo ¡ j la U bss clases de Gilles Deleuze, Deleuze. que se se presentan en cn Derrama Derrcnm entre cum :I aquizofrenia dictadas en en la Universidad de de -trqrrr'-W errir: en en su su primera primera edicién adición castellana, castellana. fueron fueron diclädàs la Universidad problemas. los conceptos y las tesis Vincennes yjr abordan los problemas, tesis que constituyen la serie Capitalismo Esquizofrenia Anti-EJipo (lrpim rmo y J Erqrrizø mi (El [fl ƒlrrrílípo y y Mil MH Meseta,). Menus). Las clases el período que va desde la clases seleccionadas recorren aproximadamente el primera edición francesa de El Anti-.ciirjoø Anti-Edipo (1972) y Uegan año anterior a la llegan hasta el cl ano primera edición francesa francua de Mil Mr! Metetas Mrrr (1950). (1980). La presente presente edición ha sido preparada en base base aa las desgrabaciones existentes en en el el las desgrrlaacioncs idioma original. La la traducción, la notar han sido realizadas Integrala corrección yy las las notas (ntegramente por Cactus. Se han modificado contenidos sólo en los pocos casos en que encontrantos nomcontenidos sólo los pocos casos en encontramos nom­ bns autores. conceptos o palabras mal rnal escritas o que oontradeclan bres de autores, contradecían el argumento y cn francas frances hacían evidente un error en en la que por su pronunciación en la desgralnción. dcsgrabación. Los tres primera parte conformaban una una clase fechada tros primeros ptirneros Anexos Ánetns aa la primera dose única fechada cl 2§l'li'72, en la que Deleuze se dedica a responder distintas preguntas el 25/1/72, preguntas sobre diversos asuntos, razón razón por la cual ^sta una unidad unidad precisa. precisa. Decidimos por por ello asuntos, ¿sm no presenta present: una reparsarla separarla por temas. El cuarto y último Anexo a la la primera primera parte fue cltraldo extraído del final disc fechada el l18/4/72 Í¡lll72 con el fin de fiivorecer favorecer su continuidad argumenta!. argurnental. de la dase Por lo dernås, demás, sólo se han introducido los cambios cstillsticos estilísticos necesarios para adecuar el registro oral al crerito escrito permitiendo una lectura fluida del resto. texto. Toda ver vez que file oralidad propios de de las clases. fue posible, optamos por conservar los rasgos de oralìdad tniducdón se se han hecho a pie de página. Las palabras Las notas a la traducción pagina. Las palabras de dificultosa di cultostl castdlano aparecen también tarnbión en el ooreheru. traducción al castellano el id.iorna idioma otig`nal original en en cursiva cursiva y entre corchetes. Agradecemos por su coUboración U producción de este libro a: a: Sanriago colaboración durante la Santiago Deymonnaz, Laureano, Aiidrís, Deymonnaa. Matías, Marias, Bicho, Diego yy Vero, Vera, Laureano. Andres. Anabel, Fernanda, Roberto, supuesto!- Vera. Roberto. Petu, Peru. Caro Puente, Duplus, Nibia yjr -¡por supucstol-

14


GilĂ­es Gilles Deleuze DERRAMES entre el capitalismo y la esquizofrenia


Parte 11

CAPITALISMO, CAPITALISMO, PSICOANALISIS PSICOANÁLISIS ESQUIZOANALISIS. ESQUIZOANÁLISIS.


Clase I. Capitalismo y esquizofrenia. Introducción al esquizoanálisìs. esquizoanálisis. 16 de Septiembre de 1971

¿Que pasa sobre el cuerpo de una sociedad? Flujos, siempre siem pre flujos. partida Una persona siempre es un corte de flujo, un punto de p anida para una producción de flujos y un punto de llegada para una recepción de llujos. O bien una intersección de m muchos flujos. ucfios flujos. Flujos de todo tipo. El cabello de una persona, persona. por ejem ejemplo. muchas plo, puede atravesar m uchas etapas: el peinado de la joven no es el mismo que el de la mujer m ujer casada, no es el mismo que el de la viuda. Hay H ay todo un código del peinado. La persona. en tanto que lleva su cabello, se presenta típicam típicamente persona, ente como com o intcrceptora exceden, que van más inlerceptora en relación a flujos de cabello que la exceden. ullá alli de su caso. Esos flujos de cabello están codificados de diferentes formas: código de la viuda, código de la joven, m ujer joven. código de la mujer casada, etc. Finalmente Finalm ente este es el problema problem a esencial de la codificación y de la tcrritorialimción: siem siempre medio tcrritorialización: pre codificar los flujos. Y corno c om o m edio fundafun da­ mental marcar a las personas, pues ellas existen en la intersección, en los puntos de corte de los flujos. Entonces, marcar m arcar a las personas es el medio aparente para la más profunda de las funciones.


le teme a una cosa: cosa; ai o le teme al vacío. N o Una sociedad sólo lc al diluvio. N No No le teme a la penuria ni a la escasez. escaser.. Sobre ella, sobre su cuerpo social, social. algo chorrea yy no se sabe qué es, codificable 15. no está codificado y aparece como no codi cable esa Sociedad sociedad a una en relación a esa sociedad. Algo que chorrea y que arrastra osa

especie de dcsterritorialización, desterritorialización. algo que derrite la tierra sobre la que se instala. Este es is el drama. Encontramos algo que se derrumba y no sabemos N o responde qué es. No nsponde a ningún código, sino que huye por debajo de ellos. Todo esto es verdad también para el capitalismo, que cree desde hace mucho famo.ta potenpoten­ mucbo tiempo haber asegurado símil-códigos. simil-códigos. Se Sc trata de la famosa cia de recuperación en el capitalismo; capitalismo: cada ve/ ver que algo parece escapársele, pasar por debajo de esos símil-códigos, vuelve a taponar todo. todo, añade un axioma de más y la máquina vuelve a partir. Piensen cn en el capitalismo del siglo X IX . Ve correr un flujo que es concre­ HX. ooncrctamente tamcnte el flujo de trabajadores, trabajadores. del proletariado. ¿Qué es lo que fluye, lo que chorrea chorrca desagradablemente dcsagradablemente y arrastra nuestra tierra? ¿A dónde va? Los pensadores del siglo X IX tienen una reacción muy rara, principalmente la XTX escuela histórica francesa. Es la primera en haber pensado al siglo X IX en XIX términos de clases. Inventan lnventan la noción teórica de clases precisamente como una pieza esencial del código capitalista: la legiti idad vie­ ¡dad del capitalismo viene de la victoria de la burguesía como clase contra la aristocracia. El sistema que aparece en Saint-Simon, A. Thierry, E. Quinet es la toma de conciencia radical de la burguesía oomo como clase. Ellos interpretan toda la historia como lucha de clases. No N o es Manr M arx el que inventa esta interpretainterpreta­ ción, es la escuela histórica burguesa del siglo X IX : «SL «Sí, 1789 es la lucha de XIX: clases». Q uedan imprcsionados impresionados cuando ven correr en la superficie actual Quedan del cuerpo social ese curioso flujo que no conocen. conocen, el flujo del proletariado. La idea de que eso sea una clase no es posible en ese momento. El día cn en que el capitalismo ya no pudo negar que elproletariado fuera una clase coinci­ coinciencontrara, en su cabeza, la ocasiónpara recodi recodificarlo entera­ dió con que encontrara. carlo enteramente. ¿Qué es mo eso que llamamos la potencia de recuperación del capitalismo? axiomåtica. Y esta es, en Es el hecho de que dispone de una especie de axiomática. últimaa instancia --y como últim y tal com o sucede con todas las axiomáticasaxiom áticas- no está siempre lista para añadir un axioma de más que hace que saturable, esrá

todo vuelva aa funcionar. funcionar. El capitalismo capitalismo dispone entonces de algo nuevo nuevo todo que no no se se conocía. conocía. que 20


EJ momento en que el capitalismo ya no puede negar que el proletariado El es una dase, clase, el momento en que llega a reconocer una especie de bipolaridad de clase --bajo b a jo la influencia de las luchas obreras del siglo X IX )' y bajo la XIX influencia de 1 a revolución-es mo­ la revolución- es extraordinariamente ambiguo. Es un momento importante en la lucha revolucionaria, pero también es un momenmomen­ la recuperación capitalista: «Les elabora elaboro un axioma adicional, to esencial en enla les lcs hago los axiomas para la clase obrera y para la potencia sindical que la represenu». capitalista vuelve a partir rechinando. Ha colmado representa». La máquina e.apitalis1:a la brecha. En otros términos, para todos los cuerpos de una sociedad lo äencial esencial es im pedir que sobre ella, sobre sus espaldas, corran flujos que no pueda impedir codificar y aalos los cuales no pueda asignar una territorialidad. codificary que Una sociedad miedad puede codificar oodificar la pobreza, pobreza. la penuria, el hambre. Lo Loque no puede codificar oodi car es aquella cosa de la cual se pregunta al momento en que ahí?». En un primer momento se agita entonenton­ aparece: «¿Qué -¿Qué son esos osos tipos ah.l?». aniquilarios. En un segundo momento, ces el aparato represivo, se intenta aniquilarlos. se intenta encontrar nuevos axiomas que permitan, mal, reoodificarlos recodificarlos. permitan. bien o mal. Un cuerpo social se define así: pcrpetuamenre perpetuamente los flujos chorreando sobre él, corriendo de un polo a otro, y siendo perpetuarnente perpetuamente oodificados. codificados. Hay a la vez flujos que escapan a los códigos y un esfuerzo social para May recupetarlos, para axiomatizarios, aitiomatimrlos, para ajustar un poco el código a fin de recuperarlos, darle un lugar a flujos tan peligrosos. Hay por ejemplo gente joven que no oódigos: empiezan a tener un flujo de cabello que no estaba responde a los códigos: previsto. ¿Qué se se hará hará con oon ellos? ellos? ¿Se ¿Se los reoodifica previsto. recodifica añadiendo un axioma, se

los recupera recupera o hay algo más allá que que persiste persiste no dejándose codificar? codificar? los algp más El acto fundamental sociedad es codificar los flujos y tratar2_mo tratar como fundarnental de la sogiídad enemigo a aquello que en relación a ella se presente como un flu jo n o cndificable que oue pg¡¡¡5|¡_cues¿iónto-da1¡ti¶g_,¿odo mer@ de esa sociedad. codificable pone en cuestión todala tieng. todo cl el cuerpo _lÍr:isto de todas todas las sociedades, sociedades, salvo quizás quizás de la la nuestra, del Dirü ísto de dd capitalismo. Acabo de hablar dd como si, a la manera de todas las otras sociedasodedadel capitalismo oomo des, oodificara los flujos y no tuviera otros problemas. Pero quizáhe qui.'zál'1e ido demad a . codificara

ffwmisaa

siado rápido. La l.¿paradïja_Ii.ind_an1|ci1tgl •iudu paradoja fundamental del capitalismo como fomijclënsocial formadón social 11 que se h_a_o:l›_š.s_tituido ltisliórigmrznte solire ittctellììg r» ha constituido históricamente sobre aleo in c te íb íc ^ reílo lo qu e e r ^ Ivrtordelas otras sodedades: sociedadm: la existencia eitistenciayla gjos descodificados. icrror de ¡as otras y la realidad de flujos Si fuera cistoitcípli-carlacjitie fuMa veäií, verdad, esto explicaría que el capitalismo es lo uni\;rsal universal de toda suciedad en un sentido m muy •iKiedad uy preciso, en un sentido negativo: sería lo que 11


todas las sociedades socitdades han temido por encima de todo. Tenemos la impresión de que, históricamente, el capitalismo cs es lo que de cierta manera toda forfor­

mación social constantemente intenta conjurar, intenta evitar. ¿Por qu¿? qué? Porque sería la ruina de todas las otras formacinnä formaciones sociales. socials. La paradoja del capitalismo es que se trata de una formación social que está tstå constituida sobre la base de lo que era lo negativo de todas las otras. Eso quiere decir que el capitalismo no ha podido constituirse más que por una conjunción, un encuentro entre flujos descodificados de todo tipo. Lo más ujos descodificador sería la base de una formación temido por todas las formaciones sociales seria social que debía engullirse a todas las demás. demís. Aquello que era lo negativo de forma­ todas las formaciones ha devenido la positividad misma de nuestra formación. Esto es estremecedor. ¿En qué sentido el capitalismo se ha constituido sobre la conjunción de flujos descodificados? dccodi mdos? H Haa tenido necesidad de encuentros extraordinarios al término de procesos de descodificación de todo tipo que se han formado en el ocaso de la feudaJidad. feudalidad. Descodifícaciones Descodificaciones de flujos de propiedad territorial bajo la forma de grandes propiedades privadas, descodificación de flujos monetarios bajo la forma del desarrollo de la fortuna mercantil. mercantil, descodificación de un flujo de trabajadores bajo la forma de la expropiaexpropia­ dcscodificación

ción, de la desterritorialización desterritorialiaación de siervos y pequeños campesinos. es suficiente, pues si tomamos cl el ejemplo de la descodiíicación Pero esto no cs dmcodi ficación a decadente, vemos que aparece plenamente la dcscodificación descodificación en la Rom Roma de los flujos de propiedad bajo la forma de las grandes propiedades priva­ privadas, la descodificación de los flujos monetarios bajo la forma de las grandes fonunas privadas jr y la descodificación de los trabajadores con la formación fortunas hí está todo. O O casi todo: los elementos de un sub-proletariado urbano. A Ahi del capitalismo se encuentran reunidos, pero no está el encuentro. el encuentro entre los flujos ¿Qué es lo que falta para que se realice el descodificados dcl del capiral capital o del dinero y los flujos descodificados, deseodificados, dcsterritorializados desterritorializados de los trabajadores? La manera en que el dinero se dmcodifica descodifica para devenir capital-dinero jr y la manera en que el trabajador es arrancado de la tierra para devenir propietario de su sola fuerza de trabajo dcl otro. Es necenece­ son dos procesos completamente independientes el uno del sario que haya un encuentro entre los dos. El proceso de des-codi cación del descodificación dinero para formar un capital se hace a travé través de las formas embrionarias del capital comercial y del capital bancario. El flujo de trabajo se produce a '11-


través de otra línea que es la de la dcsterritorialización dcstertitorialización del trabajador al final de la feudalidad. Estos procesos muy bien habrían podido no encontrarse. descodificados y La base del capitalismo es una conjunción de flujos dcseodificados desterritorializados. destetritorializados. El capitalismo se ha constituido sobre la quiebra de todos los códigos y las territorialidades sociales preexistentes. ¿Qué significa todo esto? Que la máquina capitalista es propiamente demente. N o es que No esu idea, pero la han concebido bajo otras sociedades no hayan concebido esta la forma del pánico. Se trataba de lo que había que impedir pues era la inversión de todos to-dos los códigos sociales conocidos hasta ese momento. ¿Cóm o puede funcionar una sociedad que se constituye sobre el nega­ ¿Cómo negativo de todas las sociedadis sociedades preexistentes? ¿Bajo qué forma puede funcionar fiincionar descodificar y desterritorialirar desterritorializar todos los una sociedad en la que lo propio es descodiflcar fluj ??Qui1:.l Quizá el capitalismo tiene otros procedimientos diferentes a la codicodi­ pata funcionar. Tal vez es completamente diferente. ficación para Lo lo que he buscado hasta ahora es refWidamentar, refI.|.ndamcntar, a cierto nivel, el pro­ problema capitalismo/esquizofrenia. El fundamento de su telarela­ blcma de la relación capitalismofesquimfrcnia. ción se encuentra en algo común a ambos. Es la comunidad -y - y quizá es una com unidad que nunca se tealiïa, comunidad realiza, que no toma una figura concreta- en tomo a un principio todavía abstracto: corlstantementc arnbos abstraao: constantemente ambos hacen pasar, dmcodificados ydmterritorializados. emiten, interceptan. interceptan, concentran flujos descodificados y desterritorializados. Esta es su profunda identidad. Es que el capitalismo no nos vuelve esquiaos esquizos al nivel de un modo de vida, sino al nivel del proceso económico. Funciona por un sistema de conjunción. El capitalismo funciona como -usamos -usam os esta palabra a condicondi­ ción de aceptar que implica una verdadera diferencia de naturaleza nanaralcra con los axiomåtica. Una axiomåtica Tocódigos- una axiomática. axiomática de los flujos descodificados. To­ socialts han funcionado sobre la base de un código das las otras formaciones sociales y de una territorialización de los flujos. Entre la máquina capitalista que

hace una axiomåtica delos descodificador o desteri-itorialirados axiomática de los flujos descodificados desterritorializados y las otras formaciones sociales, socials, hay verdaderamente una diferencia de naturalera que hace que el el capitalismo sea sea el el negativo negativo de de las otras sociedades. M que bien. el esquizo, esquiao, con su andar a tropezones. Ahora bien, tropezones, hace a su manera lo Ahí mismo: descodifica, dmtertitorializa desterritorializa los flujos. A hí se anuda la especie de identidad de naturaleza entre el capitalismo ye] y el esquizo. Pero en un sentido es más capitalista que el capitalista y másproUta masprokm que elprolrra, elproUta, va más lejos. lin este sentido la esquizofrenia esqu izofrenia es el negativo de la formación fonnación capitalista. Un

23


El capitalismo funciona sobre una conjunción de flujos dcsoodi descodificados. cados. Pero al mismo tiempo que deseodi descodifica ca. perpetuamente los flujos de dinero, los flujos de trabajo, etc. introduce un nuevo tipo de máquina. Al mismo tiempo --no n o despuesdespués- construye una máquina que ya no es de codificación: una máquina axiomática. tutiomätica. Así es como llegará a ser un sistema coherente. El esquizo, esquim, en cambio, siempre da más. Ya no se deja axiomatizar, va siempre más lejos con oon los flujos descodificados. dscodifìcados. D Dee ser necesario sin flujos, ujos, antes que dejarse codificar, mdifiear; sin tierra, antes que dejarse territorializar. H ay que estudiar más de cerca capitalismo/esquizofrenia, Hay oerca la relación capitalismofesquizofrenia. dándole la mayor importancia. ¿En qué relación están? ¿Es verdad que y en qué sentido puede de definirse áquina que nirse el capitalismo como una m máquina funciona a base de flujos descodificados, desterritorializados? descodi cados, de flujos desterritorialiïaclos? ¿En qué sentido es el negativo de todas las formaciones sociales? ¿En que qué sentido la esquizofrenia es el negativo del capitalismo y va aún más lejos en la dcscodificación dtsoodi cación y la desterritorialización? ¿Hasta dónde va y adónde conduce: hacia una nueva tierra, hacia nada de tierra, hacia el diluvio? El punto de partida es que hay algo en común entre el capitalismo como estruaura tscructura social y la esquizofrenia como proceso. Algo en común hace que

el esquizo sea producido como el a su vez el él cl negativo dcl del capitalismo --a mismo negativo negativo de de todo todo el el resto-_ esa relación mismo resto-. Podemos ahora comprender esa cados y considerando los términos térm inos codificación de flujos, flujos descodi descodificados desterritorializados, axiomåtica axiomática de flujos descodificados, etc. Nos N os falta ver en qué punto el problema psicoanalltico psicoanalítico y psiquiátrico continúa preocupándonos. preocupåndonos. Y arx. En el libro lI de E Y es necesario volver a leer tres textos de M Manr. Efl Capital últim o libro el capítulo Cnpírdf «la producción de la plusvalía», plusvalfan, en el último so b re «la aja tendencial», ten d en cial» , y fin alm en te el capitulo cap ítu lo sobre so bre «la sobre lla b baja finalmente automatización» en los Gmndríue. Grundrisse. M ás adelante definirem os el flujo en los términos de la economía econom ía Más de niremos política. Su importancia me es confirmada por los economistas actuales. momento, ujo es algo que en una sociedad se Por el mom ento, digamos que el flujo

desliza de de un un polo polo aa otro otro yy que que pasa pasa por por las personas personas sólo sólo enla desliza en la medida en que ellas son interceptores. imerceptores. Creo que en una sociedad hay dos cosas que refieren a su ocaso. ocaso, a su muerte. Hay siempre dos momentos que coexisten. Toda muerte, de cierta manera, deT anatos- y a su vez manera. asciende del adentro -e --ess el gran principio de Tanatos› 24


toda muerte viene del afuera. alllcra. Quiero decir que en toda sociedad hay ame­ amenaza interna, y que esta amenaza está representada por el peligro de flujos que se descodifican. dcscodi can. N unca hay primero un flujo y después un código que viene sobre el. Nunca Los dos coexisten. Los estudios ya antiguos de Levi-Strauss sobre el matrimatri­ monio nos dicen que lo esencial en una sociedad es la circulación y el matrim onio, en la alianza, lo importante es que algo intercambio. En el matrimonio, circula y se intercambia. Hay entonces un flujo ujo de mujeres. M Mee parece que elevar algo al coeficiente coe ciente de flujo es una operación social: la operación social flujo. Al nivel de lasociedad la sociedad no hay mujeres, hay un flujo de mujeres. Y ese Yes-e flujo remite a un código cosas, de edades, de clanes, de tribus-. oódigo -código de cosas. Nunca hay un flujo de mujerm mujeres y después, en segundo lugar. lugar, un código. El conforman uno fi^ente código y el flujo ujo se oonf-or|'na11 frente al otro. ¿Cuál es entonces el problema en una sociedad primitiva al nivel del ¿Cual matrim onio? El problema es que en relación a los flujos matrimonio? Flujos de mujeres y en virtud del código hay algo que debe pasar. Se trata de formar una especie de D e ningún modo una combinatoria lógica como sugiere Levisistema. De físico con territori Strauss, sino un sistema ffsioo territo ri idades: algo entra, algo sale. con el sistema físico matrimonio, las mujeres se Vemos cómo, relacionadas oon presentan bajo la forma de ese flujo. El código social quiere decir que algo dd flujo debe pasar, pasar. correr; algo no debe pasar; yyen del en tercer lugar algo debe bloque-ar. Estos serían los tres términos fundamentales de un hacer pasar o bloquear. En una sociedad así asf no tiene lugar un esquizo. Él nos pertenece. código. En Hay un caso muy bello estudiado PO: por Pien-e Qastres: un tipo que no sabe Pierre Clastres: oon quién debe casarse intenta el viaje de desten-itorialización. lejos a ver con dcsterritoríalización, ir muy Iqos llarna Lcach Leach cuya tesis es que las al brujo. Hay un gran etnólogo inglés que se llama mcionan como dice dioe l.evi-Straus. cosas no fiincionan Levi-Strauss. Nadie sabe a quién desposar. Leach Lrarh hace un descubrimiento fundamental. fundamental, lo que él llama los gmpos grupos locales. Los gntpos locales son pequeños grupos que maquinan los matrimonios, las aliangmpos alian­ ras; ellos no las deducen de las filiaciones. La alianza G especie de estrategia zas; es una espcde politicos. Los grupos locales son, literalmente, un grupo que responde a datos políticos. perverso. codi cación, determinan para cada casta |>ervrerso. Especialistas en codificación, casu qué puede

pasar, qué que no puede pasar, qué debe estar estar bloqueado, que puede puede fluir.' uir.' pasar, 'CE ER. Leach. Cririqu-rd: Hrnrkrepebgre, P.U.F., llU.F., París, 1966 l9G6 (Trad. Cast.: 'C f. E.R. Lcach. Critique dtVamhropolopt, Seix Barral, 1971 l97l)) SeixBarral,


¿Q ue está bloqueado en un sistema matrilineal? matrílineal? Lo ¿Que bo que está bloqueado es lo que cae bajo las reglas mujeres regas de prohibición del incesto. En el flujo ujo de mujeru algo esrá onio hay ciertas personas que, en está bloqueado. En vistas al matrim matrimonio relación a tales otras, son eliminadas del flujo de mujeres. Aquello que pasa :dación otras. ujo son los primeros incestos permitidos, permitidos. los primeros incestos legales bajo la forma del matrimonio preferencial. Pero todo el mundo sabe que los prime­ primeros incestos permitidos de hecho no son practicados, están aún demasiado próximos a lo que está bloqueado. Vemos entonces el flujo disyunto, algo ujo disjrunto, del flujo ujo está bloqueado yjr algo pasa; yjr luego hay grandes perversos que maquinan los matrimonios, rnaquinan matrimonios. que bloquean o hacen pasar. En la historia del tío tio uterino la tía está bloqueada como oomo imagen del incesto prohibido bajo la E sobrino tiene con su tía una relación muy forma de la pariente agradable. El jovial yycon con su tío una relación de robo. Pero el robo, las injurias. injurias, están codificadas. (VerMalinowski). (Ver Malinowslti). Pregunta: ¿Esos grupos locales lomles tienen poderes mágicos? Deleuze: Tienen un poder abiertamente político. Recurren a la brujeria brujería pero no son gnapos gtupos de brujería, políticos que definen brujeria, son grupos politicos de nen la est tegia de una aldea en relación a otra y de un clan en relación a otro. Todo código en relación a un flujo implica que algo de este sea bloqueabloquea­ do. Se impedirá y se dejará pasar algo. Habrá personas que tendrán una posición clave com comoo interceptores, impidiendo el paso o haciendo pasar. Cuando se percibe además que a esos personajes les retorna.n retornan ciertos bene­ beneficios según el código, ie se comprende mejor cómo funciona todo el sistema. pre ha sido codificar los En todas las sociedades, sociedades. el problema siem siempre flujos y recodificar aquellos que tendían a escapar. ¿Cuándo vacilan los códigos ente con la oódigos en las sociedades llamadas primitivas? Fundamentalm Fundamentalmente momento coloni ción. En ese m omento el código desaparece bajo la presión del capitalismo. Basta ver lo que ha representado en una sociedad codificada És la catástrofe. Hace saltar por los aires todo la introducción del dinero. Es jaulin analiza como el etnocidio: dinero, su circuito de flujos. (Ver lo que Jaulin complejo de Edipo) En las sociedades primitivas se distinguen esencialmente tr tipos de fluj : los de producción a consumir, los de objetos de prestigio y los de mujeres. Ellos intentan en un principio relacionar cl el dinero con sus códicódi­

26


gos. C om o tal el dinero sólo puede ser un bien de prestigio, no es un bien Como de producción o de consumo oonsumo ni es una mujer. Pero con el dinero los jóvenes de la tribu, que comprenden más nípido rápido que los ancianos, aprovechan para apoderarse dcl del circuito de los bienes de consumo, circuito que tradicional­ tradicionalmente en ciertas tribus era sostenido por las mujeres. El dinero, por medio dcl del cual los jóvenes se sc apoderan del circuito del consumo, no puede ser codificado en un marco preciso. Se empieza con oon dinero yse y se termina con dinero: D-M-D. D -M -D . N Noo hay manera de codificar esto, porque los flujos cualitativos son reemplazados por un flujo de cantidad ujo dc D -M -D . abstracta del que lo propio es la reproducción infinita del tipo D-M-D. N ingún código puede soportar este tipo de reproducción. Lo formidable Ningún en las sociedades primitivas es que existe la deuda, pero bajo la forma de bloque finito. La deuda es finita. Ahora bien, los flujos huyen todo el tiempo, lo que no quita q u iu que haya códigos correlativos que los codifiquen. Y al que no se deje codificar se le codificará loco de la aldea», se hará un código códigp de código. dirá «loco». -loco». Se le oodi caní «el looo decódigo. Igualmente, Igual mente, esto se escapa por todos lados. La originalidad del capitalismo es que ya no cuenta con ningún código. Hay residuos de código, pero ya nadie cree. cree, ya no creemos en nada. El Código que ha sabido producir el capitalismo ha sido el fascismo: último código fásdsmo: un

esfuerzo para para recodificar reoodi car y reterritorializar rcterritorializar todo, aún aún aa nivel económico, económico, a esfuerzo rnerado. Vemos ahí un esfúetTO ee aerzo extremo por nivel del funcionamiento del mercado. funcionado como código del resucitar una especie de código que habría fiincionado capitalismo. Eso sólo podía durar bajo la forma en que duró. El capitalismo es incapaz de proporcionar proporcional' un código que cuadricule el conjunto del cam po social. Porque sus problemas ya no se plantean en campo términos de código, consisten en hacer una mecánica de los flujos ujos

rlrsmdi cados corno tales. Únicamente Únicamente en ese ese sentido sentido opongo opongo el capitalisilncodificados como tales. capitalis­ corno formación social a todas las otras formaciones sociales conocidas. mo como ¡Podemos decir que entre una codificación oodi ación de flujo ujo correspondiente a las (Podemos lurmacioncs precapitalistas y una axiomática desoodi cada existe una difelorinacioncs descodificada U'iicia ay una diferencia trtlcia de naturaleza? ¿O se trata de una simple variación? H Hay mlirai de naturaleza. El capitalismo no puede proporcionar ningún códigp. i^dical Miura bien, no podemos decir que la lucha contra un sistema sea total­ totalAhora ment e independiente de dela mente la manera en que esc ese sistema G es caracterizado. Asi, Así, Im iti) podemos |HKÍemos considerar que la lucha del socialismo contra el capitalismo en

27


el siglo XDC teoría de la plusval plusvalía esu XIX haya sido independiente de la teorla la en tanto esta designaba dcsignaba lo característico caracterlstioo del capitalismo. el capitalismo pueda definirse como una máquina Supongamos que cl económ ica excluyendo los códigos y haciendo funcionar los flujos económica descodificados tomados en una axiomática. axiomãtica. Esto nos permite comparar la mecáni­ situación capitalista y la situación esquizofrénica. El análisis de las mecánicas monetarias -lo esquizofrénicos- tiene -loss economistas neocapitalistas son esquiznfrénicosuna influencia práctica cuando se ve cómo funciona al nivel concreto no sólo la teoría sino la práctica monetaria del capitalismo, cuando se ve su prác­ carácter esquizoide. ¿Dirían ¿Dirlan que esto es totalmente indiferente para la práctica revolucionaria? ¿A qué remite todo lo que se ha hecho en psicoanálisis y psiquiatría? El - o el inconsciente- no es imaginario o bólico, es únicamente deseo -o 0 sim simbólico, maquínico. Y maqulnico. Y hasta tanto ustedes no alcancen la región de la máquina del deseo, mientras permanezcan en lo imaginario, en lo estructural o en lo sim bólico, no habrán verdaderamente captado el inconsciente. El inin­ simbólico, áquinas que, como toda máquina, se confirman por su consciente son m máquinas funcionamiento. Primera confirmación: el pintor Lindner atormentado por «los niños con máquina». Enormes niños en primer plano sosteniendo una extraña máquina -especie de pequeño coometao m e u - y detrás una gran máquina técnicoLa pequeña máquina social. Lapequeña maquina está empalmada sobre la gran máquina. Esto es lo que he intentado llamar el inconsciente huérfiino, huérfano, el verdadero incons­ inconsciente que ya no pasa por papá-mamá; aquel que pasa por las máquinas ve¿ en una determinada relación con las grandes delirantes, que están a su vez máquinas sociales. _ máqui­ Segunda confirmación: Niederland, un inglés, ha mostrado las máquinas en el caso del padre de Schreber.* Schreberf Lo l.o que yo reprochaba al texto de Freud era el hecho de que el psicoanálisis actuara como un verdadero momo­ lino que trituraba el carácter más profiindo profundo del tipo, su carícter carácter sociohistórico. Cuando se lee a Schreber* Schreber' se encuentra al gran mongol, a los ¡' Cf. W. W G. Niederland, Schnber, Srbrfåer, ƒirrbcr san, Pr)-rbamiaujrnr father and son, Psychoanalync quarmfy, quaterfy, T.2s. pags. 151-169. 151-169. 11959. 959,T .28,pígs. un neuroleara (Legado de un enfermo ’3 Cf. Daniel Paul Scl-rrebcr, Schrebcr, Memoria: Memorias de un neurópata (Legado


arios, a los judíos, etc. Cuando se lee a Freud^ Freud* de todo eso no hay ni una Com o si todo el contenido político, político-sexual, político-libidinal poL'tioo-libidinal palabra. Como politico, polltieo-sexual, &lta descubrir el contenido latente: fuera el contenido manifiesto ec hiciera falta el etemo eterno papá-mamá papa-mamá de Edipo. Cuando Schreber padre se imagina ser una ahí hay pequeña alsaciana que defiende su tierra contra un oficial francés, ahi' una libido política. A ia vez sexual y política. A la politica. Sabemos que Schreber Sdtreber padre educación, los JardiJardi­ era muy conocido por haber inventado un sistema de educación. nes de Sehreber. Schreber. Había hecho un sistema de pedagogía universal. El csquizoanálisis esquizoanálisis procederá a la inversa del psicoanálisis. Cada vez que el sujeto •sujeto cuente algo que se relacione de cerca o de lejos con Edipo o la castración, el dirá; «¡Váyase mierda!». lo Lo que verá oomo como cl esquizoanálisis G-quizoanälisis dirá: 1-¡Vãyase a la mietdain. importante es que Schreber padre inventa un sistema pedagógico de valor mundialmente: universal que no gravita sobre su pequeño, sino mundialm ente: el Pan-

gimnastioón. polítioo-mungimnasticón. Si se suprime del delirio del hijo la dimensión político-mun­ Ell dial del sistema pedagógico paterno, ya no se puede comprender nada. E padre no aporta una función estructural, sino un sistema político. politico. Y la Y ia sistema. no por papá papa' y mamá. libido pasa por ese sistema, En cl Pan-gimnastioón hay máquinas. No hay sistema sin máquinas. Un el Pan-gimnasticón tirttema es en rigor una unidad estructural de máquinas, aún si hay que «iiiiema ltacerlo estallar para llegar hasta ellas. ¿Qué son las máquinas de Schreber? lucerlo Sun máquinas sádioo-paranoicos, Son sádico-paianoicas, un tipo de maquinas máquinas delirantes. Son sádir ii-paranoicas rr-paranoicas en el .sentido sentido en que se aplican a los niños, preferentemente a k lu niñas pequeñas. C Con U on esas máquinas los niños permanecen tranquilos.

En lin ese delirio la dimensión pedagógica universal aparece claramente: no en hijo. es un delirio sobre la formación de una raza r« un delirio sobre su hijo, mejor. Schreber padre actúa sobre su hijo no oomo como padre. padre, sino como proInnrur libidinal de de u.n delirante del campo social. iMiitor un invettimento invcstimento delirante sodaJ. SeguramenSeguramen­ te que el padre está ahí para hacer pasar algo del delirio. Pero ya no se trata i|uc rlr' la función paterna. El padre aactúa ti»' lu a ú a aquí como agente de transmisión en nlrición cs el familiar, rs politico e históriu lotión a un campo que ya no es es un campo político ru. IM, los 1x15 nombres de la historia y no el nombre del padre. ¡ur ntrvios). nfruíør), Petrel, Bs. As., 1978 1978.. /i»i Sigrnund Freud, Puntualizacionepsicoanaliticas Punnmàlntríønerprícmmlínlcasmbre ''lII. ( :i. Sigmund ¡obre unraredrparamirìr un casodeparanoia rllmmríe paranoúies) pømterder) dfrcrim eanrmu. Obra.: Campfem Volumen llUmtniia descrito aureóíegrd aulobiogríijlcamenle, Obras Completas ill, Amorronu, Mnorrortu, Bs. As. )<lí,


Dertarnes entre el capitalismo jr la esquizofrenia

V

Schrcber padre, sus cinturones de buenos modales, tenían El sistema de Schreber una proyección mundial. Era una gran máquina maquina social que estaba llena, al mismo tiempo, de pequeñas máquinas delirantes sado-paranoicas sado-pararroicas sembra­ sembradcl hijo seguramente e.stá el papá. papá, pero ¿a das en ella. Entonces en el delirio del segunmenre está qué título titulo interviene? Interviene interviene como agente de transm transmisión en un íial de un cierto tipo de formación social. rnvestrmento libidinal El drama del psicoanálisis, en cambio, es el eterno familiarismo que consiste en referir la libido --y y con ella toda la sexualidad- a la máquina íkmiliar. familiar. YY será en vano estructuralizarlos, estrueturalirarlos. no cambiará nada. Permanecere­ Permaneceremos en el estrecho circulo círculo de: castración simbólica, función familiar estructurante, estnreturante, personajes parentales. Continuamos aplastando todo el afuera. Blanchot plantea «un nuevo tipo de relación oon con el afueras* afuera»’ Ahora bien, y este es el drama, el psicoanálisis tiende a suprimir toda relación de sí si mism o y del sujeto que viene a hacerse analizar con el afuera. Pretende mismo retenitorializamos reterritorialiramos sólo en él, Él, sobre la territorialidad o la tierra más mediocre, la más mezquina: maquina: la territorialidad tertitotialidad edípica. edipica. O O peor: sobre el diván. Vemos entonces la relación del psicoanálisis y el capitalismo. Si es verdad que en el capitalismo los flujos se descodilìcan, descodifican, se dcsterritorialiran desterritorializan constanconstan­ temente, es decir que el capitalismo produce al esquizo como produce dinero, toda la tentativa capitalista consiste en reinventar territorialidades territorialìdades anificiales las personas, para volver vagamente a recodifìcarlas. recodifícarlas. artificiales para inscribir aalas Se inventa cualquier cosa: oosa: HIM* casa, etc. Luego Luego «sta territorialización Se H L M * , casa, está la tcrritorialización familiar. La La familia familia es aa pesar de todo la celula se reterritorializará reterritorializará al familiar. célula social, se buen hombre hombre en en familia lamilia (psiquiatría (psiquiatrlacomunìt ia). YY ahí al-rI donde todas las las buen comunit ia). rerritorialidades son flotantes, flotantes, se se procede procede por por reterrirorialización territorialidades reterritorialización artilìcial, artificial, residual, imaginaria. e l psicoanálisis cl:lsicoclásico- produce la reterritorialiración reterritorialización El psicoanálisis --el familiar haciendo saltar todo lo que es efectivo en el delirio, todo lo que en

él es agresivo, el hecho de que el delirio es un sistema de investimentos invcstimentos politico-social. político-social. Es la libido que se engancha en las determinaciones politicopolíticosociales. Schrebet Schreber no sueña con el momento en que hace el amor a su mamá, ’5 Para profundizar sobre el tema véase el libro libro de Michel Foucault sobre Blanchot, El pensamiento defaƒiaenr, delafiiera, en Michel Michel Foucault. Foucault. Enrre Entrefiloiofiay literatura, Efymurmímm bw ay lireramra, Paidós, Barcelona. Barcelona, 1999 1999.. ri loyer by:-r motUré mor rí (viviendas [viviendas de renta limitada). ‘“ Heóirítaríon Hahititaríon ¡t


tivo de una mutación sociológica soriofdgíca cuyo motor puede ser .ter situado psicoanaliticamente a nivel de ia institución fam ilia/'. pricaanafltíeammrea niwidtla ímríuacidnfåmífía ' . La familia está des­ desgastada. El inconsciente protesta y ya no funciona haciéndose triangular. Aíbrtimadamente Afortunadamente el analista está listo para tomar el relevo. La familia ya no asegura la custodia y el ocultamiento de un real dema­ demafm vamos a tener relación con el real siado potente. Uno se dice: «¡Uf! A Ail fin extra-fomiliar». a la familia, lo enra-familiar». «¡Ah, no! -dice Leciairel.eeIaire- pues lo que releva ala gabine­ que deviene el guardián, lo que vela develando ese real potente es a el gabinete del analista». Ya no te haces triangular, edipizar familia, es-0 eso ya no funciona. Para edipitar en tu familia. eso Leciaire: (...)eldivánpsicoanalitico :so vendrás vendrås al diván. En efeao, efecto, añade Leclairez efdíuánp cadndff co se .fe ha convertido donde se desarrolla la con confrontación lo real-E real ..,¦"'. mnverrrkåi en el et' lugar fugarabruåre demnv a fa unnación con fa La oonfrontación confrontación con lo real no se hace sobre la tierra, en el movi ìento lento de la terrìtorializaciónfreterritoriaiiración, territorialización/reterrítoriali/ación, en el de la desterritori ción; se ción: hace sobre esta tierra podrida que es el diván del analista. esel Que la escena suena edípica edfpica no tenga referente en el exterior del gabinete, que la castración no tenga referente fiiera gabinete del analista, sólo significa fuera del pbinete que tanto el psicoanálisis como el encontrarse ei capitalismo eligen, eligen. al encontrar e frente a flujos deseodificados descodificados del deseo, frente al fenómeno esquizofrénico esquizofi-énico de la descodificación de la desterritoriali peque­ descodi cación y dela dcsterritoriali ción, construir constrlair para ellos una pequeña axiomática. El diván, tierra última del dcl hombre europeo de hoy. ho y Su pequeña tierra en sf sí mismo.

Esta posición del psicoanálisis tiende dende a introducir una axiomática excluyen­ excluyendo todo referente, toda relación interiori­ nzlación con oon el afuera. Este movimiento de la interioridad como catastrófico comprensión de los dacl se presenta oomo camstró co en lo que hace a la oomprensión verdaderos investimentos dd deseo. El afuera está investimentoc del sti perdido desde d cl principio, desde dmde d el momento en que se separa d el deseo de su doble dimensión. Llamo doble dimensión libidinal dd rdadón, por u iu parte con las máqui­ del d«eo deseo a su relación, una máquinas deseantes íundonales -irrod -irreductibles simbólica o estructuestructu­ dseantes funcionales ucti bles a toda dimensión sìrnbólica investimentos sodales-políticos-cósmicos. ral- y por otra pane, parte, con oonl1 investimentossociaits-políticos-oósn1.ioos. Hacer esquizoanálisis operadones. Una tarea destructiva: esquimanáiìsis implica tres operaciones. dd hacer saltar las estructuras edípicas y castradoras para lleg llegarv a una región del “* Serge Ladaire, Desenmascarar lo el objeto objeto en en psicoanálisis, Laclaire. Dnmmmcamr lo Real- ef pxíroandlif , Pai As.. 1991,,ppág 23-. As., 1991 á g 23 ’9 Ibídem, Íålfdenr, píg. pág. 24 24..


inconsciente donde no hay nada de eso. YY no hay nada de eso porque las máquinas deseantes lo ignoran. Luego una tarea positiva: hay que ver y analizar funcionalmente, funcionalmente. no hay nada que interpretar. Una máquina no se interpreta, se capta su funcionamiento o sus fallos, el por qué de sus fallos. La picota edípica, la pioota picota psicoanalítica del diván es la que introduce fallos L1 picuta odfpica. en las máquinas deseantm. deseantes. Tercera fun­ Teroera tarea: las máquinas descantes deseantes sólo funcionan invistiendo a las máquinas sociales. Se trata de invcstimentos investimentos libidinales distintos a los invcstimentos prcconscientes de interés. Esos investimentos preconscientes investimentos sexuales --a a través de todos los seres que amamos, de todos nuestros am o res- son un com plejo de desterritorializacion y de amorescomplejo rcterritoriali iento de teterritoriali ción. Lo que amamos es siempre un movim movimiento ierritorialÍ2ación territotialidad magra e hishis­ lerritorializaciòn y desterritorialización. desterrìtorialización. N Noo es la territorialidad térica tórica del diván. divårl. A A través traves de cada ser que amamos, lo que investimos es un campo social, son las dimensiones de ese campo social. Y Y los parientes son •gentes agentes de transmisión en el campo social. En la carta de Jackson"’ ]aeltson"'., por ejemplo, la clásica madre negra que dice a lu ru hijo: «Basu «Basta de disparates, disparates. haz un buen matrimonio, gana dinero», dinero:-, ¿obra como madre y como d d deseo edípico, unto que trasmite oomo objeto del edípico. u obra en tanto un cierto tipo de investimento libidinal del campo social: el tipo que propro­ duce un buen matrimonio? Y luego está la otra madre dc jackson que dice: de Jackson -Toma tu fiisil». .|sil-_ Va de suyo que ambas aaúan actúan como oomo agentes de transmisión •Toma en un cierto tipo de investimento social-histórico. De D e uno a otro, el polo de rms investimentos ha cambiado singularmente: en un caso se podria rwK podría decir

investìmentos reaccionarios -e -en fascistas-, en el que son investimentos n última instancia fescistas-, utro caso se se trata trata de un ìnvestimento libidinal revolucionario. revolucionario. litro investimento libidinal u jer- uno Aquello con lo que -inconscientemente y a través de su m mujerhace el amor, dicho esto en el sentido más estricto del término, es un cierto luimero de procesos económicos, políticos, sociales. El amor am or ha sido siem­ número siempre el medio por el cual la libido alcanza otra cosa que la persona amada, a “George Jacbon jackson ((1941-1971): '"Geotge 1941- 1971): Activista afro-americano. Fue encarcelado alli, pasó el resto de su t¡lm Im 16 16 años, acusado de robar 71 dólares. A partir de allí, vltln en en prisión, prisión. donde fue asesinado en un vlili un supuesto intento de haga. üiga. Desde la rin-el (Learn ji-am tirccl escribió textos claves para el movimiento Panteras Negras (Leñen from ¡Irueny Soledad SalzdodBrotherí) msömi y su su caso fue conocido mundialmente. En su momento jitUony |'|-iv considerado el sucesor de Malcolm X.


Derrarnes entre el capitalismo y la esquizofrenia

saber: todo un oorte del campo social-histórico. Finalmente siempre se hace saber corte dcl el amor con los nombres de la historia. Nuestros los conductos y lu las vias vías de esos invcstimentos Nuestrm amores son wn como mmo losconductos mos investimentos que no son de naturaleza familiar, sino que son de naturalr/a naturaleza histéricohistóricopolítica. esquizoanálisis no es sólo el estudio positipositi­ polltica. El último problema del esquiaoanålisis vo de las máquinas deseantes, sino el estudio positivo de la manera manera. en que las máquinas deseantes proceden al investimento sociales, investirnento de las máquinas sociales.

dc tipo revolucionario, sea formando sea formando investimcntos invcstimentos de libido de invcstimentos de libido de tipo rcaccionario. reaccionario. invtstirnentos El dominio del esquizoanálisis se distingue en este momento del dcl domiesquiwanálisissc io dc de la p olítica. Los invcstim entos p olíticos prcconseientes preconscientes son politica. investimentos politicos invcstimentos determinables por ciertos tipos invfstirncntos de intereses de clase que son detcrminable-s de estudios, estudios. pero que no nos dicen nada aún sobre el otro tipo de invcstimentos: los invcstimentos invcstimentos investimcntos: investimentos propiamente libidinales o investimentos preconscicntc revolucionario de deseo. AA tal punto que un investimento investimcnto ptcconsciente puede estar doblado por un investimento investirnento libidinal de tipo fascista. Lo decia decía muy bim bien Artaud: Un delirio tiene fundamentalmente dos polos. la E l misterio de todo es Efmitrerío er Heliogábalo Hdíøgábalo el anarquista." fmarquírta. “ N Noo se trata solamente de una contradicción, es la contradicción humana fundamental: el polo del investimento inconsciente de tipo fascista y el investimento inconsciente de tipo revolucionario. revoludonario. Lo que me fascina ^ i n a en un delirio es la ausencia radical de papá-mamá. Sólo tienen un rol como agentes de dc transmisión, como

agentes de intersección. La pa.so en un delirio a las dimensiones la tarea del esquizoanálisis squizoanálisis es abrir paso inconscientes del investimento investimcnto fascista y del revolucionario. En un determo se Gcabullc, idad más reaccionainado punto eso escabulle, oscila. En la territorial territorialidad reacciona­ ria, en la más folklórica puede su rgir-n un ca se sabe.«¡ahe- un fermento revo­ surgir-nunca Íermento revolucionario, algo esquizo, algo loco, una desterritorialización. El problema vasco, por ejemplo, ejem plo, está muy m uy impregnado de fascismo, pero en otras condiciones -no digo que ocurra por azar- esas mismas minorías pueden condiciones-no afirmar estar determinadas a afirm ar un rol revolucionario. Esto es extremadaextremada­ mente ambiguo al nivel del análisis del dcl inconsciente, aún cuando no lo es al nivel del análisis politico. político. Ártattd, Heliogdhab Heliagdåafa ao el anarquista "" Cf. Antonin Artaud, anarquista ceromtde, coronado. Argonauta, Buenos Aires, Aires. 1972. 1972.

3-Il


Í

Í

Í

çlase l

Si la ancipsiquiatría esquizoanálisis tiene un senti­ antipsiquiatrla tiene un sencido, sentido. si el esquizoanälisis sentido es el de hacer oscilar oscilar-al inconsciente y por duro -al nivel de un análisis del inoonsciente y lento que sea- el delirio de su polo fascista reaecionatio reaccionario siempre presente, hacia el polo revolucionario. liaciael Richard: Ricltard: ¿Por qué únicamente dos polos? Deleuze; íundamentalmente hay dos grandes Deleuze: Pueden ser muchos, pero fundamentalmente tipos de investimentos, invntimentos, dos polos.

Si ustedes dijeran que sobre el diván del analista aquello que circula son todavía flujos, flujos. estaría de acuerdo. Pero el problema que yo plantearía ahí es que hay tipos de flujos psicoa­ llujos que se escurren bajo la puerta. Es lo que los psicoanalistas llaman la viscosidad de la libido, una libido demasiado viseosa viscosa que se deja atrapar en el el códigp del psicoanálisis. Ahí sí destcmtorialización, no se psicnanál Altl sl hay dcstem torialimeión, pero a eso el psicoanálisis responde «contraindicación». ncontraindicacióna. Lo que me fastidia en el psicoanálisis del lado de Lacan es el culto a la castración. La familia es un sistema de transmisión de los investimentos sociales de una generación a otra. Creo que no es necesario que el •sociales

invcstimento social sea producido, porque de todas maneras siempre hay investimento máquinas deseantes des-cantes que constituyen constituyen por por sí mismas mismas investimentos investimentos libid¡nales máquinas libidinales de lie las grandes máquinas sociales. Si ustedes dicen que el loco es alguien que se queda oon con sus máquinas deseantes y no procede a investimentos invcstimcntos sociales, no estoy de acuerdo. En toda locura veo un tipo particular e intenso de investimento de un Camp-0 loda campo

histórico, político, polítioo, social.TamI:|ién eatatónicas. Eso vale social. También en las personas catatónicas. tanto el adulto como para el niño, cs (anco para cl es desde la más tierna infanciaque infancia que las lus máquinas deseantes están eng-andiadas enganchadas sobre el campo social. Tomadas en relación al movimiento de desterritorialización, todas las lerritorialidades son equivalentes. Pero hay como icrritorialidades com o una especie de enquimanálisis cuquizoanálisis de las territorialidades, de sus tipos de funcionamiento. Aún si (i las máquinas deseantes están del lado de la gran desterritorialización, es

decir ilccir del camino del dcl deseo más allá de las territorialidacles, territorialidades, aún si desear es dcsterritorializarse, dMterritorializarse, es necesario decir también que cada tipo de territorialiterritoriali­ dad es apta para soponar soportar determinado género de Índice maqulnico. El índice maquínico. lnditre maqulnico seria apto para (ndice maquínico es aquello que, en una territorialidad. territorialidad, sería

55


I.1n=arn-n mn: el up-||1Iu|rno ¡f Li. esogzofrei-iia hacerla huir en el sentido de una desterritorialización. En los índices que corresponden a cada territorialidad se puede evaluar la fuerza de desterritorialización dcl flujo que desterritorillizaeión posible en ella, ella. es decir lo que soporta del huye. Huir, l-luir. y huyendo hacer huir algo del sistema, un cabo. Un índice maquínico en una territorialidad es lo que mide en ella la potencia del huir maqulnico haciendo huir los flujos. Desde este punto de vista, no todas las

territorialidades son equivalentes.


Clase II ñujos: Los flujos: codificación y descodi descodiíicación cación 14 de diciembre de 1971

Quisiera plantear el el problema problema de de la la economía de los los flujos. M Mee han (Quisiera pulido una defínición definición de los flujos más precisa que decir: «Es algo que |UiliJo »liiii la sociedad sino a una instancia › Im: rea sobre el socius». :aviso-». Llam Llamoo socius ratito no aala M mi particu.lar particular que juega el rol de cuerpo lleno. Toda sociedad se presenta tmK tal socias o cuerpo lleno sobre el cual chorrcan Imlttu tinto un socius chorrean flujos de toda natural«rt. liMf cuales son cortados. El investimento social del dcl deseo es la operación lmt. los ltllttlitmental del corteujo a la cual se puede dar el cómodo nombre de ItMitUinental corte-flujo

ui;|||¦|m Todavía Todavía no no impona importa para para nosotros nosotros tener tener una una definición real real de de los tliijon definición lltljm pero sí, sf. como punto de partida, tener una de nición nominal que Ktw conceptos. Pára mu pmporcione proporcione un primer sistema de oonoeptos. Para ello tomo un estudio M-i If lite de un especialista en flujos en economía política; et stocks lente politica: F/ux Flux er stocks de lI Uiilcl ¡miel Antier.' Antien' .\`rm-lv yy flujo son son dos dos nociones nociones fundamentales fundamentales de de la economía pollti Siwki políti iniiilvrna. lnmlvrna. Han sido señaladas por Keynes en la primera gran teoría de los general¿Ul empleoy del interés. lll-the que encontramos encontrarnos en su Teoría Tìortageneraldeinnpleay ¡miel Antier, Antier. L'etudedesflux L'eruo': des ux ct entonltr. París. 1967. •' Il )«i)iel stocks, SEDES. París, 1967.


Detran-tu entre cl capitalisimoyìla esquizofrenia W

Í

Desde elpunto vista económico se puede llamarflujo al Antier nos dice; dice: Dad: eiptmro de vitro sepuede amar ujo ei valor de ¿zi las cantidades de bienes wriorde ¿times de servicio oo de moneda que son ron trasmitidos mzsmiridos un polo de sm poio a ø otro. El concepto de polo es el primer concepto a relacionar chorrea sobre el socitts con el de flujo. ujo. El F.l flujo ujo en tanto que chotrea :arias entra por un polo y sale por otro. La vez pasada intenté intentó mostrar que los flujos implicaban impl icaban códigos. En ese sentido un flujo llujo podía podia ser llamado económico en la medida en que algo pamba hacia pasar. El ejemplo pasaba y algo era bloqueado; algo lo bloqueaba 0 o lo hacía que se tomaba era el de las reglas de alianza en las sociedades llamadas pri matri­ tivas. En ellas las prohibiciones representan un bloqueo en el flujo ujo del matri- o sea los primeros monio posible. Los primeros matrimonios permitidos -o inoestos permitidos, que se llaman uniones preferenciales y que, de hecho, incestos nunca son realizadas- representan algu algo así como los primeros modos de paso. Algo es bloqueado: son las prohibiciones de incesto. Algo pasa: son las ejem­ uniones preferenciales. Algo bloquea y hace pasar: el tío uterino, por ejemplo. Entonces, de cualquier manera, hay determinación de un flujo de entrada yjr de salida. La noción de polo implica 0 movio está implicada en el movi­ corre. de que algo miento de los flujos. Ella nos remite a la idea de que algo corre, esta está bloqueado, algo hace correr, algo bloquea. polo a urm empresa, oo bien ir a Antier continúa: Se llamará iicmardpøiø iz un individuo oo una sm conjunto de individuos o ø de empresas, nnpmm, oo asin _ .) un aún deƒraeciorm defracciones de ernpmas empresas (. (...) Allí están definidos los interceptores de flujo ujo (. _ .) Ai (...) A l mismo tiempo ¿at ios operacion efectuadas gfxruatåuporaqwiiøs operaríones por aquellos (los interoeptores interceptores de los flujos) pueden ser descritas en un risrerrao mnmiik coherente eai::rmre1f...)&:1'elativa ujo sistema contable (..) Correlativa a la noción de flujo

aparece entonces la noción de sistema contable. contable, cuando las operaciones efectuadas efeauadas --el e l paso del flujo de un polo a otrootro - pueden ser descritas en un sistema coherente. Esto está evidentemente -evidentemente expresado en términos del eaca­ pitalismo. Quiero decir que es en ese contexto, en el marco del capitalismo y a nivel de las cantidades abstractas, que aparece el último residuo de prempitalistas, m aquello que tiene otra amplitud en las sociedades precapitalistas, es decir, lo

pmcnta como verdaderos códigos. Cuando una sociedad está que en ellas se presenta completamente descodi cada, los flujos se se doslizan dcscodificada, deslizan a un sistema contable, a una axiomárica aitiomåtica de las cantidades abstraaas, abstractas, en lugar de remitir a los códigos calificados. El sistema contable en el capitalismo es el rtsiduo residuo de cantidades abstraído de dela la codificación de los flujos. El capitalismo funciona a base de flujos däeodi cados que son retomados en un sistema de base contable. descodiflcados

38


, UFL' Continúa Antier: (...) como eømrítsgvenrer constituyentes de un mitmis­ (. . _) Podemos Ptrdentw considerar eomrdmircomo mo los bienes fase de m¡.t_fomm¢íân trasformación rnatemate­ rrtoflujo ajo a todos todos br åienef que llegan lkgøn a una misma mirrmifue |1`al'ojurña':'ra(|1e transfonnación matcmaterial ojurídica (he aquí una tercera noción conelativa; correlativa; transformación m\o]\xtí¿\o) si Íraåfamøs hablamos deflujos intercambiados entre entre ¡errores sectores irldwrnhƒa industriales nul o jurídica) yyu' Je ujos rntrrmmàrhdw exactamente hará falta precisar la noción de sector- se se trata mm: de determinar dera-minar exacrammu lili de producción, bs losflujos losflujos Habrá que Íntflujos ujw deprødurriån, ujos de rentas, remar, Íør ujos de consumo. romnmo. Haörd ilffini términos ruídadommmre. cuidadosamente. Tomemos por qempfo ejemplo ef elflujo ffgfinírrestos estos rlmsínøs Íomnnorpor ujo de renta monetaria. Hs Ha constituido para el total de fdtgananeiar lasganancias en en moneda i' .. .J J ¿A <A eorurímrìføpara rarafde i|iié se hace referencia con econo­ que oon lodos todos los bienes en moneda? Es lo que los ooonomistas nttistas llaman llarnan salarios nominales, cubre tanto la renta salarial como los salaItius ii» de la dirección y los dividendos. Tomemos el ejemplo dela eiemplo dcl del flujo de rentas monetarias. Está determinado por el total de todos los bienes en moneda puestos a disposición de todos los individuos que componen la colectiviil«d. la La renta de un gran número de individuos puede ser evaluada con tintl. precisión porque es pagada por otras personas -em -empresariospresarios- y está jirccisión netamente dcterrninada. determinada. Pero para otros bienes de renta cuya importancia no hn debe soslayarse no se puede dar una definición de nición exacta. Vaya, vaya, ¿hay una esfera de indetenninaeión iinu indeterminación en el sector? Esto sin duda está ligado a algo nuiy lnuy profundo de lo que, veremos, es el sistema contable. En relación al concepto de flujo cinco nocioiKS correlativas: por ujo tenemos ya einen nociones oorrelativas: mu pane los flujos remiten a polos, por otra pane sistentas contables, una parte parteaa códigos o sisternasoontahles, ¡mrir otra otra aa tases fases de de trasformacìones, por otra |ti trasformadones, por otra aa sectores seaores yy finalmente finalmente aa swøëf. stocks. cl punto de vista económico se llamará :rack stock de bienes y de Desde el a los bienes y a la moneda retenidos por un solo polo. Entonces el moneda alos lltijo ¡lujo es lo que corre de un polo a otro y el stock srøeå- es aquello que está referido itI I» ln posesión material y jurídica de uno de los dos polos considerados. Vemos cl el caráaer carácter conelativo de las dos nociones. La utilidad de los :racks V«n)os stocks es vnriable según el caso, pero está ligada de una manera o de otra, en un variable momento o en otro. otro, a la existencia de flujos. ujos. Sin embargo se tiene la imprelltln :Iori son la misma cosa, siendo la una el paso llón muy dara clara de que flujo y stock de tni tm polo a otro. Como lie otro, y la otra la atribución a uno de los dos polos. C om o si lllrtult dos unidades de medida diferentes de una sola y misma cosa. Mienhii-mn Inu (M* que los flujos permiten liberar movimientos de valores entre polos Jllcrcntes, Illlerentes. los stocks stocks representan una suma de valores a disposición de un |Htlo. No hay bienes que en un momento m omento dado figuren en el .mark stock y no |›\||n. dliurcn llnuren en un flujo. Esta es una de las bases de la contabilidad puesto que

lil'


......"H ._-...ac -_. |.4!.uta.||s¦nu jr |2 es-t1L||I.Dl'fel1l¡

la entrada y la salida de un imei.- constituye a los flujos. ujos. Sólo el estudio de los flujos permite dar cuenta del rol de las entradas y las salidas, salidas. sobre las variaciones de stocks. rmckf. Acabamos de ver la correlación de la noción de flujo con cinco nociones: polo, código códigp o sistema contable, fase trasfbrmaciones, sector seaor y stock. Fase de trasformaciones. rmeå. Creo que la noción de corte-flujo, panía la vez pasada, reúne esas cinco corte- ujo. de la que partía referencias. La noción de corte-flujo debe entenderse en una correlación del flujo mismo yy del código y si hablamos ya del capitalismo, el sistema contable simplemente ha tomado el lugar de los códigos. estria a correlación del flujo y del código implica que cn en una sociesocie­ La estricta y es nuestro punto de partida- no podemos tomar los dad, en apariencia --)' codificado flujos más que en y por la operación que los codifica. Un flujo no oodifimdo es, propiamente hablando, la cosa o lo innombrable. Eso es lo que intentaintenta­ mos dccir decir la última vez. El terror de una sociedad es el diluvio: el diluvio es el flujo ujo que rompe la barrera de los códigos. Si las sociedades no tienen tal temor es porque todo está codificado: la familia, hmilia. la muerte. Aquello que trae pánico es que algo se desplome sobre los códigos haciéndolos crujir. U n flujo Un ujo sólo es reconocible como flujo económico y social en y por el códigp que lo codifica. Ahora bien, esta código uta operación de codificación implica dos cortes simultáneos yy es esta sim simultaneidad uluneidad la que permite definir la noción de corte-flujo. cone-flujo. En una operación de codificación de los flujos se produce, produce. gracias al código, una extracción sobre el flujo. Es esta extracción la que define sus polos: entra en tal sitio y sale en tal otro, entre los dos se ha hecho el corteextracción. Al mism o tiem po, el código remite a un corte de otro tipo, mismo tiempo, o hay extracción de un flujo acom­ estrictamente simultáneo. N No ujo que no se acompañe de una separación sobre o en el código que codifica ese flujo. Es esu esta simultaneidad de la extracción de flujo y de la separación de un segmento ujo en referencia a polos. de código la que permite definir el flujo polos, sectores, fases, rrorltt. Entonces. la noción de corte-flujo se presenta doble puesto stocks. Entonces,

que es a la la vez vez corte-extracción sobre el flujo flujo yy corte-separación sobre sobre el código. códigp. Reconocemos en esta operación de doble esquizia [seiøizel [schize] el mecanismo del delirio. La esquizia consiste en operar simultáneamente las extracciones de flujo en función de las separaciones de código e inversamente. 44]


_

*r-125'

Tomo entonces una definición nominal como punco punto de partida: la cosa Huc resbala sobre el soáw. que rociar. A A este nivel un flujo ujo indeterminado sólo puede aparecer socialmente como flujo en la correlación codificada, o al menos en el sistema contable. El flujo ujo es calificado en función del código y en la correlación de ambos se opera un corte-extracción. Al mismo tiempo, por reacción, el código experimenta o es el asiento de un corte-separación, correlativo torrelativo a una extracción de flujo. Esta es una descripción formal. Un loco, a primera vista, es un tipo que hace pasar lo innombrable, innurnbrable, es nlguien alguien que arrastra los flujos descodificados: descodifìcadosr «Un dios me habla, pero no es vuestro dios». Los griegos tenían sus dioses y demonios, y estaban bien repartidos. Todo estaba bien cuadriculado, tenían sus potencias y espacios. I )e cierta manera se hablan habían asentado, eran sedentarios, tenian tenían su territorio y lle iit ellos los demonios operaban su codificación. un codi cación. El sistema religioso no debe •cr tomado a nivel ideológico sino a nivel de su pertenencia al código social. str Ix)s demonios eran ante todo potencias que no rcspctaban respetaban los códigos. En los liJipo, hay algo que se traduce mal: «qué demonio ha ftifípo, aquí demonio åa hecho becbø el ef salto safto más lñrfp»\ Texto saltarln saltarín que franquea los límites. límites, era una potencia innombrable, irv¡u»'.Texto innombrablc, «ru lrn la desmesura, yY no forzamos forramos las cosas al traducir esta descodificación. En

litecia. ( irccia, entonces, un demonio habla de tal manera que el loco recibe flujos ilcicodificados, emite flujos descodificados, fuga por todas partes, panes, revuelve ilrecodificados, lodos los códigos. Es por eso que Edipo corre el riesgo de no cuajar en él. todos I'dipo es, estrictamente hablando, un código ridículo. lftlipo Cuando algo funciona mal, siempre hay que remontarse más arriba para

ver donde comenzó a echarse a perder -como »rr -com o la URSS-. U R S S -. Y Y el psicoanálisis ha lia echado a perder. ¿Por qué y cómo? Dertida ha visto claramente en qué mido el psicoanálisis, al menos en sus primeras intenciones, se opone al (ligo, descodificación. digo, es un sistema de descodi cación. Pero la descodificación quiere ilícir: llreir: o bien leer un código, penetrar el secreto de un código, o bien tleiu)dificar ilelmdificar en sentido absoluto, destruir los códigos para hacer pasar flujos flnMestado bruto. Toda una parte del psicoarialisis psicoanálisis se proponía hacer una liracodificación ilucodi cación absoluta y no relativa de los flujos de deseo, hacer que los flujos traspasaran el el muro muro de de los códigos, hacer retroceder los flujos flujos de deseo lliijos Sófocles. Andgana Rey - Electra, Electra, Labor. ' Sóíocics, Antígona - Edipo Rey Labor, Barcelona, 1984. 1984. Verso 1lillll. .1(10. Coro: ¿Qué mayor que que bs más fmxor, largos, para ¿Qui tJemon demon saltó .rafrd sobre roóre ti, rr', con con brinco órirreo mayor fo: md! dividirse a it tu tu desríno r'nƒôr-nmado? UlUilinf destino infortunado?


Derrames entre el capitalismo y la esquizofrenia

Í

al estado bruto. bmto. Ahí el psicoanálisis psiooanålisis estaba muy próximo a la economía descante y, propiamente hablando, aalas las maquinas máquinas deseantes deseante y. drseantes productoras de flujos de deseo. cisco. los sueños, Esto lo vemos en textos de Freud como La interpretación de 422 for merìor, sueños”. La donde se pregunta qud que distingue su método de “la clave de los sueños". gran diferencia es que la clave de los sueños propone un código del deseo. Freud dice que ellos tienen todo previsto. previsto, que proponen un código sistesiste­ mático. La clave dave de los sueños procede así: “Ente "Esto quiere decir eso”. eso . En esta pcrspeaiva, si se descodifica el sueño se lo hace en sentido relativo, ts es decir perspectiva. desoodifica d se descubre la cifra de su código. Freud Freud. dice que el psicoanálisis no tiene nada que ver con eso, que él no traduce.^ traduce? Derrida lo muestra muy bien en ife re n c ia su artículo sobre Freud en La escritura de la ddrƒl-rencia * El psicoanálisis opera una dcscodifícación dmcodi cación absoluta, absoluta. traduce los códigos a flujos en estado bruto. Es en este sentido que el psicoanálisis se opone a los códigos. Pero al mismo tiempo y desde el comienzo inventan un nuevo código, el código edípico, que es aún más codificado que todos los demás códigos. Yhe aquí que los flujos dcl del deseo pasan a la codificación de Edipo, cualquier flujo psicoaná­ ujo de deseo es puesto en el grillete grillelc edTpico. edípico. En ese momento el psicoanálisis se revela cada vez menos capaz de Comprender comprender la locura. locura, pues el loco es verdaderamente el hombre de los flujos deseodifieados. descodificados. Becl-:ett Beckett es quien ha mostrado esto de una manera viva y convincente. Sus extrañas criaturas se :al'1les. la pasan descodifieando descodificando las cosas, hacen pasar flujos no codi codifi abics. oódiLa operación social sólo puede captar los flujos en relación con los códi­ gos que operan sobre ellos en aquella simultaneidad: separando los flujos eirtraídos de cadenas o de códigos. El loco hace pasar flujos sobre los cualrs extraídos cuales códigos. hay una cadena _de nada puede eittraerse. extraerse. Ya Ya no hay códigos, de flujos descodi cados, pero no se los puede cortar. Hay una especie de diluvio o de descodificados, falla del cuerpo. Quizá esto sea, después de todo, todo. el cuerpo sin órganos: íálla sobre el cuerpo o del cuerpo se derraman, por polas polos de entrada ydc y de salida, flujos sobre los cuales no se pueden operar extracciones pues ya no hay códigos sobre los que se puedan operar separaciones. interpret ión tos sueños, 3’ Cf. Sigmund Freud, La [J iínrrrprer ¡Jn de las ru ïør, l9BS.Tomo 1, pag-3.147 1985,Tomol,págs. 147 y 148. *4 Jacques Jacques Derrida, «Freud el problema deescritura», la escritura», ei .mn-im-.a _; il: Derrida. «Freud y elyproblema de la en. La Díƒermala Antrophoi, Antrophos, España, 1989. Diferencia

42


Ñ

Í

_

'Cb|se].1

Por ejemplo, el estado de un cuerpo que sale de una operación relativa­ relativa-

mente grave. estado gmve. Los ojos de un operado son los ojos de alguien que ha tstado muy cerca pasado el muro. oerca de la muene, muerte, o de la locura. De cierta manera, manera. ha pas.-¡do Lo que llamamos llamarnos convalecencia Convaleceneia es una especie de retorno. Ha rozado la muenc. muerte. Es una experiencia dcl del cuerpo. Es muy extraño eittraño cl el psicoanálisis. ¿Por qué Freud insiste tanto en sostener que hay un instinto de muerte? Él dice su secreto en Inhibición, síntoma y fniriåíción, rínramoy angustia: arrgwríø: hay instinto de muerte porque no hay ni modelo ni experiencia de la muerte. En rigor, él admite que hay un modelo del nacimiento, no un modelo de la muerte. Entonces, razón de más para construir un instinto trascendente.* muene seda así como trascendente., Curioso. Quizás Quirxls cl el modelo de la muerte seria algo asi oomo cl el cuerpo sin órganos. A partir de Edgar EdgarAlan lan Poe los autores de terror han comprendido que catatonía esquizofrónica, esquizofrénica, sino lo contrario. la muerte no era el modelo de la catatonla El catatónico es aquel que hace de su cuerpo un cuerpo sin órganos, un dcscodificado. cuerpo descodi cado. Sobre un tal cuerpo hay una especie de anulación de los órganos. Los flujos corren en condiciones tales que ya no pueden ser codificados. al diluvio, porque cuando codilicados. Se teme a los flujos drscodificados, de-scodi cados, el descodi cados no se pueden operar las extracciones que los los flujos pasan descodificados cortan. al igual que no hay códigos sobre los cuales se puedan operar las cortan, separaciones de segmentos que permitan dominarlos, orientarlos, dirigirlos. «cparaciones del operado en relación al cuerpo sin órganos es que, lla a experiencia dcl estrictamente hablando, sobre su cuerpo corren flujos no codi cables que wirictamente codificables L-unstituyen la cosa, lo innombrable. En el momento en que respira es una lonstituyen rupccie de gran confusión oonfusión de delos cupccie los flujos en un sólo flujo indivisa indiviso que no es misccptible indo­ msceptible de extracciones, ya no se lo puede cortar. Un largo arroyo indomulmle donde todos los flujos fl ujos que normalmente están distinguidos por sus mable uidigos se reúnen en un sólo y mismo flujo ujo indiviso, pasando sobre un sólo wkligos mismo cuerpo no diferenciado: el y iiúsmo cl cuerpo sin órganos. órg^os. Y cada bocanada de lenpiración el operado loco, lo es al mismo tiempo de baba. El ií»piración que toma cl lluju de aire y de saliva tienden a entremeaclarse iKijü entremezclarse el uno con el otro. otro, de tal lmnera que ya no hay matices. Aún ma'.s, niiincra más, cada vez que respira y babea hay syrnptome et angoisse, 1926, P.U.l-Í. ' Sigmund Siginund Freud, lnliibition, Inhibition, sympidme P.U.K. pág. pig. 53. Cast :Ír|Í›r`ó.r`t'r`dn, ngmría, en (l Iild. h aJ. Cast: Inhibición, síntoma) síntomay angustia, en Oórdr Obras Completa. Completas, Amorrortu, Bs. du. Volumen XX). )0(). A.,


Qerraines entre elìcìpitalismo jr la esq\-|l¿0 " frenia

Í

a la vez defecación, una vaga erección, el cuerpo sin vea un ansia vaga de defocación, órganos l1uye huye por todos los extremos. Es És triste, pero por otra pane, parte, tiene m omentos muy alegres, mezclando todos los códigos se tienen grandes momentos momentos. Por eso Beckett decir^^ Becltctt es un autor cómico. Aquí es necesario deciry además... y además.... . adevmír. . .yad1mA'.r. Todo esto su lugar en la sociedad como aquel por el :sto constituye al loco yysu que pasan los flujos descodiflcados. ujos dcscodi eados. Es por eso que es tomado como el peligro fundamental. El loco no descodifica desoodi ca porque disponga de un secreto del que la gente normal habria habría perdido el sentido. sentido, descodi descodifica ea en el sentido de que, en su pequeño rincón, maquina pequeñas máquinas que hacen pasar flujos esquizofrénico ujos y hacen saltar los códigos oódigos sociales. El proceso csquizofrénico como tal, del que cl el esquizo esquizofrénica, es tsquiao no es más que la continuación esquizofrénica.. el potencial propio de la revolución por oposición a los investimentos invcstimentos para­ paranoicos que son fundamentalmente de dc tipo fascista. Llegamos a este primer resultado; resultado: por un lado la operación económica de codificación de los flujos con el doble corte cone -corte -c one separación y corte cone extracción-; por otro, sobre el socius criaturas, soi-¡us de una sociedad, esas extrañas criaturas. los locos, locos. que hacen pasar paar los flujos descodiflcados. dcsoodiflcados. La formación del capitalismo es el fenómeno más extraño de la historia mundial. Porque el capitalismo es, cs. de cierta manera, la locura en estado puro y al mismo tiempo su contrario. Es la única formación social que supone, para aparecer, el derrumbamiento de todos los códigos procedenpreceden­ ujos dcscodi cados. tes. En este sentido, los flujos del capitalismo son flujos descodiflcados. Esto plantea el siguiente problema: ¿cómo una sociedad como esta, con todas sus formaciones represivas bien constituidas, constituidas. ha podido formarse sobre la base de aquello que constituía el terror de las otras formaciones sociales: la descodificación descodi cación de los flujos? sociales; la La relación íntima entre capitalismo y esquizofrenia es su común instainsta­ lación, su común fundación sobre flujos descodificados descodiflcados en tanto tales. cación? Habría que tener presentes en el espiri¿Cómo ocurre esta desoodi descodifícación? espíri­ afinidad fundamental tu estas dos exigencias: por un lado comprender la aflnidad de la esquizofrenia yjr del capitalismo, y por otro, encontrar enoontrar al mismo tiempo en esa afinidad la razón por la cual en el capitalismo la represión de la locura ocurre de una manera increíblemente más dura y más específica que en las formaciones precapitalistas. Tenemos en un caso una economia economía política, politica, una economía economia libidinal. En el otro, una economía de flujos descodiflcados. deroodiflcados.

44


77

L1u-ell

Quisiera mostrar que, dcl capitalismo se que. históricamente, históricamente. la formación del produce en un perlodo período de tiempo muy largo. Hay máquinas sociales sinsin­ crónicas y hay máquinas sociales diacrónicas. Las máquinas despóticas asiáasiá­ ticas son una forma verdaderamente H Estado asiático de Manr Marx verdaelerarncnte sincrónica. El surge de golpe: todas las piezas y engranajes del aparato de Estado aparecen sincrónicamente. La formación de la maquina máquina capitalista se extiende por muchos siglos, es una máquina diacrónica y ha necesitado dos grandes momentos. momentos No es el capitalismo el que des-codifica descodifica los flujos. Los flujos se descodilican descodi ean sobre la ruina y decadencia de los grandes imperios, y la fcudalidad feudalidad no es decadencia. £1 más que una de las formas de la ruina y de la dectdencia. El capitalismo no procede a la dscodificaeión descodificación de los flujos flujas prooede fl ujos porque la supone, supone flujos que han ha.|1 perdido sus códigos. Marx es el ei autor que ha mostrado la contingencia radical de la formación forrnación del capital. la historia es, 0 o bien teológica, o bien historia de Capital. Toda filosofía de dela las contingencias y encuentros imprevistos. D El fenómeno originario del descodificados. capitalismo es la conjunción de esos flujos desoodi cados. Ahora bien, ¿qué asegura esta conjunción? La historia puede informamos tanto sobre los procesos de descodifìcación descodificación la de flujos como oomo de aquello que asegura la conjunción de flujos desoodificados. descodificados. Ésta historia del capitalismo, que implica una descoclificación Esta dcscodificación generalizada de los flujos flujos-aunque -aunque al mismo tiempo implique el emplazamiento de un dcscodifìcados-es aparato para conjugar los flujos descodificadoses lo que da al capitalismo ilusión. de liberalismo. liberal ismo. El capitalismo nunca ha sido su apariencia, pura ilusión, liberal. liberal, siempre ha sido capitalismo de Estado. Las historias del capitalismo de Esudo Estado comienzan en Portugal Portugd en el siglo Xll. No desoodificaran y todo X]I. N o ha habido un momento en que los flujos se descodificaran estuviera libre. libre, y después una recuperación. recuperación, siendo ella día lo malo. El El capitaliscapitalis­ mo sustituye los viejos códigos derrumbados por máquinas de conjugar, mis crueles que el déspota más por máquinas axiomáticas infinitamente más cruel, aunque de una cruddad cnteldad distinta. Que los flujos se descodifiquen descodi qucn y crud, retomado: por otra máquina— máquina -una que sean retomados una máquina de conjugar los flujos dcsoodificados- es algo que ocurre simultzineamente. descodificadossimultáneamente. De allí allfsu funciona a base de su afinidad con la esquizofrenia, porque esta fundona desoodi caciones. De alli descodificaciones. allí también su oposición ala a la esquizofrenia, porque ujos descodificados, descodìfìcados. los detiene y los fija dc en lugar de hacer pasar los flujos de otra

45


Derrzmes entre el capitalismo jr la es-quiznfrenia

Í

ios luce hace entrar en una máquina que opera conjugaciones de flujos manera, los descodificados. desoodi cados. Tomemos por ejemplo ia extraña la ia histo­ la historia de la pintura. Es muy tnctraña histoasu muy tarde sigue marcada por el tilo ria de la escuela veneciana. veneeiana. H Hasta llamado bizantino, mientras que Venecia ya ha avanzado cn en el capitalismo mercantil. Pero ese capitalismo mpitalismo mercantil y bancario permanece completa­ completamente en los poros de la antigua sociedad despótiea. despótica. El cristianismo enen­ cuentra en C SC momento m omento algo así ese asi como su forma pictórica en los agenciamientos estriaamcnte estrictamente piramidales, pirarnidales. sobre un modo jerárquico que responde a la sobrecodificación despótica. dcspótica. En el cristianismo los códigos están mezclados porque coexisten códigos oódigos territoriales tertitorialu y códigos despóticos. despótioos. Esos cuadros bizantinos de la escuela veneciana llegan hasta la mitad del dela oonoccn se siglo XV. Ustedes conocen esc bello estilo bizantino. ¿Qué vemos? El cristiacristia­ sobrccodificado, interpretado en el cl «stilo estilo y la moda del sobrecódigo: nismo sobtecodilicado, sobreoódigo: el viejo déspota, el padre, jesús, Jesús, las tribus de apóstoles. En un cuadro de Delfioro Del oro hay hilos piramidales que están esparcidos en hileras. En el arte bizantino no sólo las personas están codificadas codi cadas y sobrecodificadas. sobrecodificadas, sus órganos también lo están bajo la gran unidad del dcl déspota, sea este Dios padre o sea cl el gran bizantino. Se tiene la impresión de que los órganos son el objeto de un investimento colectivo jerarquizado. La mirada bien recta. Seria una locura que una virgen mirara miran a la derecha mientras que el pequeño Sería Jesús miraba hacia otro lado. Para inventar una cosa así loco. jesús asi hay que estar looo. Esto no puede hacerse en un régimen donde los organos órganos están colectivacolectiva­ mente investidos, sobrecodificados. Inclu­ investiclos, codificados oodi cados por la coleaividad colectividad y sobrcoodi cados. incluso los colores intervienen en el cl código pictórico. descubrirán una cosa comcom­ Pero si en el museo ustedes cambian de sala descuhrirán pletamente distinta: la gran alegría alegria y también la gran angustia. Ellos están descodificando los flujos descodilicando llujos y esto no coincide con la explosión del capitalis­ capitalismo, están bastante retrasados. La gran descodificación descodi caeiòn de los flujos de pintura se hace alrededor de 1450, en pleno siglo XV, y es una especie de corte radical. De un golpe vemos el derrumbamiento dcrrurnbamiento de la jerarquía de los sobrccódigos y de los oódicódi­ gos territoriales. Los flujos Ílujos de pintura devienen locos, locos. pasa un flujo estallan­ estallanatmaricasu, do todos los códigos. Los pintores hacen cristos completamente «maricas», virgenes que equi­ equicompletamente amaner-ados. amanerados. Todo está sexuado. Hacen vírgenes valen a cualquier mujer, mujer. pequeños niños que vienen de beber, beber. niños que -Ii-En


__

7 1:

7*

Clase Il

lim ci) caca. Verdaderamente juegan esta operacion operación de ducodificación descodifícación de lmen lim Ilujus Im llujos de colores. ¿(^ómo ¿( Iómo es G que lo hacen? Sucede como si por primera vez los personajes ii'prcsentados las codifirepresentados devinieran poseedores de sus órganos. Es el fin de las i aciones jerarquizadas de los órganos, de los irrvutimentos investimentos sociales de órgaraciunes noii. rruu. He aquí aqui que la virgen y cada personaje se disponen, estrictamente hulilando, lrnlrlando, a ocuparse de dc su propio asunto. El cuadro huye por todos sus fnt II remos: la virgen mira a un costado, hay dos tipos que miran al pequeño |«ú.s. como si pasara. pasara algo, hay escenas en segundo Imis. un tetccro tercero mira por ahí ahi oomo |r||no. El cuadro estalla en todas direcciones y cada uno se dispone a poseer jilaiu). •ii« mi propios órganos. r.llos lìllos no están locos. Hay un miembro de la escuela veneciana que hace iiim lrriu creación del mundo no creíble.Generalmente creíble.” Generalmente la creación del mundo ni lu habla una especie de cono o de •it lu bitantirw bizantina» se hacía en orden jerárquico: había gtiiii ¡inn pirámide del orden despótico y abajo el resto, resto. los códigos territoriales. I creación ddel d mundo que me interesa es es una largada: el Buen Dios está l.| Gli en (I ¿1 Il «irc aire en una posición de corredor y da la señal de partida, delante de él llene alos a ios patos y alos a los pollos que van a toda marcha, y en del mar los peces lnnrbicn corren. Dios empuja todo eso. Es ES el fin de los códigos. también ¿Qué es lo que hacen con el cuerpo de Cristo? El cuerpo de Cristo les lirvc le dan llrve de cuerpo sin órganos. Lo maquinan en todos los sentidos: le III sufrimiento, de tonura, ru litudes lit udes amorosas, amorosas. de sufrimiento. tortura, pero sentimos que se trata »lr sí misma, los que pasaron ¡lr U la alegría. La perspectiva no es imponante importante en sf |i(ir por ella no la necesitaban, sus problemas eran otros. La perspectiva son lincas llheas de fuga, no puede servir más que a una pintura de descodificación, p«ro organización de un cuadro. pero es muy secundaria, induso incluso no cuenta en la organìfación l',i\ionces lirrtonccs ¿qué es lo que van a hacer con el cuerpo de Cristo? Se le desenca|«ni la la cadera, se creará el manierismo. Todos los cuerpos dc de suplicio sirven jenl

trata deldd pintor Jacobo Robusti. El El 'Iìnrorerto (ISIS-1594). Pintor •' Se Se trata pintor Jacobo Robusti, Tmtoretto (1518-1594). Pintor lláliino. la Venecia de la la generación llalinno. Junto junto con Veronés, Veronés. la la figura gura más mis relevante de la Venecia de |II¦lr|:riot a la de Tiziano. Sus obras de mayor alcance son las las que realizó realiwó entre |Hiiicrior Iifñ IS87 para para la IUiS yy 1587 la Scuola de San San Rocco, que se se conservan in ríru. litu. Son una Mllc la vida de la la Virgen lille de dc escenas de la la vida de Cristo en la la planta superior yy de la In la ln inferior. (in inferior, interpretadas con un gran gran sentido decorativo y una viveza utrrivadora. Además de estas pinturas, las más apreciadas de su ca hiiillivadora. su prolí prolífica Hlixlucción la Última Cena. pltitlucción son el Uvatorio Í.dt.›drorr`o de los .lar pies pie! jry la


D---1;-|g¡n_ì;|¿-F-A--u døuivwiuhuunñln la-mnønulud-mudnhununl Umvnnnnuzu umrlmuvuwwumhwnnnmuadu ¡ix

lannnn innnnpnuummalununauniuun nøuï

nuirlunì '|Inuw¡'|.|'l|Inl \iú|5'|Il¦\\i|\\¡¡.|.I

uwnnnunnuunmuuunøunounn aoennununanuunnn HHH-I

ïí-IG-Eïìlìww

lnboúullüuutúlhml -IIIIIIII-I=mnxdrInnnwnuLäI=Il= I-nn.druuuh!uumvunnn|n|q|in¢u|nnnn.I||In||u¡ I¢wn¢v||wIiuwihIú¡ud¢nnIu||¡vdr|r±nd=m uuf|n›Hnr _ «num annmunøunau -_ 1 gh- ---111IIIÍIIIII-


Clase III La reducción edípica. Capitalismo y flujos ujos diferenciales. JJ .if nå rmàn .gil ¡PPI

nf--.. -1..-¬ -¢-¢ ..-¢..»1ø.Hu-|.| ||p.-un L-u- qucl. ¡nn ■o. nin-in :num: lninnnn ¡un ¡Guam åi-'fui nunnlni 1-u¡¿¢'( ¡I '|-|- mi Nin-1 no un: muun lla que camu ¡Il ¡Bale-I-I |-I-Ir

L-.-ln L m|nnnunn-.-1-¡+-. En munumm .¡|-..I§¬ Mu ld df Qu! Milla un ulvutnifnln I1b|d|n.|1 ¡nun

Iinrdn -mr» :nou ›I|pII¢-I qm-i¢d'unI'IlII¢I 5*" d'¡°"°"'F I I.Il11||Iu1||øJ¢ìt-IIIIO null: II invnuixmln Dlmcun kntu I

kn. un mmru :uma mr un una-mcünuo en In ¡nunk I-mu I D puma ¡I\ WII allbi rn un ¢p¢<I¢ de Ithnåh lnhrlu cnlu I Ilmllmrnln u-uuu _n-i |nIfu|I¢n|a -..¦ ïuv num unn-

l l-| ¡Im || mn- àluúef en Im qu I=m.-6 diu qu ql Innluwmo un-ul ||nnI›n un ¡ru-nu||r.u nn. bc lun al nrntm Ell < ¡amp |.m:i1| < :aq-I .10 i, .uUimxii». E <mpouci.l «

H |_|-¡lo ir uuhlinnidn

¡H nu r

jni|u-de nunur en una-ui: lennon. |mn<o¦no¿ mm'l nlnm rn uxr o una nn aman «'| cuunle nnrinu. --1. Illnull n uu ¡chan Jn løfluuuumi. |.| lullulanøn onmnuu.

11


Detrarrg entre el capitalismo y la es-quiaorìenta

Por ci es que el campo social en cl contrario, nuestra hipótesis cs cn tanto tal está investido por una libido sexual, y que la actividad fundamental de la libido fundarnental dc es justamente esto: alimentar los invcstimentos de deseo del investimentos inconscientes dc campo social. ¿Por ¿For qué esto pasa por la sexualidad del individuo? Hay aquí una hipóhiporelación is que se impone y que no corresponde de ningún modo a la relacion inversa introducida por Freud: como el está enteraentera­ cl campo de la conciencia oonciencia Gta mente lleno de invcstimentos dcl campo social, investìmentos preconscientes de interés del coinci­ los verdaderos invcstimcnt invesrimcnt libidinales del campo social -que no coinciinvcstimentos preconscientes de den forzosamente forrosarnente con oon los investimentos dc interés- sólo por debajo, en el conjunto de las relaciones sexuales pueden manifestarse POr y/o grupo se hacen de eróticas y en la concepción misma que un individuo ylo la sexualidad. Hay que tomar al pie de la letra la Hayque la célebre fórmula de Marx según la cual la relación sexual del hombre y de la mujer es como el gradimetro gradímetro de la relación del hombre con el hombre.' hombre' El investimento libidinal inconscien­ inconsciente del campo social no aparece más mis que a través de la serie de amores de un grupo o de alguien, de la serie de sus relaciones sexuales. En este sentido cl el investimento invtscimento libidinal o sexual inviste, a través de sus objetos eróticos, todo un campo social. Y no lo hace en absoluto a favor de una desexualivación. desexualÍ7.ación. A nivel de lo concreto y de los textos, hay una cosa muy curiosa en Freud, completamente acorde a las familias burguems burguesas de las que nos habla: d rol de las criadas. Tomo hechos brutos, sea a través de Freud mismo, sea a el través delos de los cinco psicoanálisis. ^2

U iK , M Manuscritos economíay filosofía, 1■Karl Marx, nmnƒror de eronomløy fore a, rl|.l|a|'-ìar. Madrid, 2001, 200 I , págs. 137 138. la? yy nas. esc nombre se conoce en Francia a los casos cuos Dora. Dora, Schreber. «hombre 2^ Con ese de las ratas», ««hombre hom bre de los lobos» p eq u eñ o Hans. H an s, que fueron fu ero n Iobon y pequeño publicados juntos por RU.F PU .F precisamente bajo el título Cinq Gnq prycåanaiym. psychanalyses. Para ediciones castellana; respectivamente: Fragmento de rtmllirir castellanas ver rcspeaivamence: análisis de un rara caso de histeria. Volumen Vll; VII: Puntualizaáones psicoanalíticas casode paranoia dle Âvirferia, Punnrmiizdtíoner prƒcoana frícar sobre raåre un mio depamnoíd (Dementiaparanoides) (Demeruiaperanoƒder) descrito descrito autobiográficamente. auroåƒogrd cammre, Volumen XII; XII: A propósito propósito de dr un raso nmmrir oårerƒm, neurørir inƒilnrƒl, caso de neurosis obsesiva. Volumen X: De la la historia de una neurosis infitntil, Arrdiirir de ƒa ràia de un rm niño de cinco año; en Sigmund Freud; Freud ; Volumen XVII; Análisis lafi/bia cinco añor, Oàrru Completas, Completar. op. cit.. cit., Volumen X. Obras

50


Primer trazo bruto: Freud descubro descubre cl complejo de Edipo en relación a tu I , Cap. -_ Es muy su propia situación -¿1 -el mismo lo dice, ver Jones, jones, T Ti. curioso pues cuando se discute sobre su niñez se habla siempre de su padre yjr tkde su madre, madre. aunque de hecho hay dos personajes claves: clavos: una criada que *crá ia criada, o tal será acusada de robo y un medio-hermano medio-hennano que hará encerrar a la (orno irá tomo él lo dice, dice. la hará «encofrar»^. wencolrarøi. Encontramos que el medio hermano ini «1 establecerse en Manchester, donde esta está la parte rica de la familia. í^ ilia . Nada de riM edípicas. eso) bastará igual para hacer estallar las las pseudo estructuras ocllpicas. ediatam ente que Freud, siguiendo su costumbre costum bre Señalo inm inmediatamente juicoanalítìca, no ha dejado de edipizar todo esto desde el principio, de piicoanalítica, reducirlo a papá-mamá. trducirlo papa'-mami. No dejará dejara de explicar que el medio-hermano era un sustituto del padre y que la criada era una imagen de la madre. Quizá jrurda decirse esto, sto, no lo sé. Lo que digo es cs que la de Freud es una elección pueda lorpc. lurpe. En el momento en que descubría Edipo, se encuentra frente a un lontexto mnlexto donde manifiestamente mani estarnente la libido inviste no simplemente a los personajes agentes de producción sociales prrsonajes familiares, ia.n1ilia.res, sino a los agents socials o a los agenIri de enunciación .<;ociales: lu sociales: la criada y el medio-hermano. Esta era una rllrt-:ción posible: la libido como invesrimento investirnento inconsciente del campo ilirccción uu.¡al a partir de los cortes infantiles rico-pobre. Él rechaza rechara esta dirección Miiial que presenta, la sublima en provecho de una interpretación la.mil.ia.r, (|iic familiar, edlpica. edípica. Y Yuit veremos por qué. Constantemente las tesis de Freud exhiben alusiones yyaún aún cortas preimitaciones irntacioncs directas concernientä concernientes al tema del rico y del pobre a nivel del Invcstimento Investimento libidinal inconsciente. Por ejemplo en el C250 caso de “el hombre ¡lt las ratas”. Lacan, Lamn, en s|.| fa nertmrís, dr Ims ratas”. su bello texto del Miro Mito indiurlåulde individual de la neurosis, es es el cl primero en mostr la importancia imponancia en dicho caso del temaya tema ya infantil de la flrlmero »lrcción de la mujer rica y de la mujer pobre a partir de la idea que lo Iltcción «Iravicsa: esta especie de circulación de la deudaf deuda.^ Esta circulación de la ia nlruviesa: ijvuda, que inviste libidinaimentc dcl hombre de las ratas, tiene tii-tula. libidinalmente a través del wmo polos a la mujer rica y a la mujer pobre. mlrm

jones, Vida l dø y_): obra oóra de Sigmund Freud ' l`rnesr l’rnest Jones, Freud Ti. Ti, Anagrama, Barc IQHl.pág. l0II| . pág. 34. jacques Lacan, El mito miro individual indivrìfual del neurótico, neurrhicø. en Intervenciones intervenciones) rexler, ' Jicques y textos, Millones pigs. «il 41 aa 51 51 y S8. 58. linllrinncs Manantial, Bs. As., 2002, págs.


Derramm entre el capitalismo '_|f la mquiwfrenia

El mismo tipo de problema se presenta en «ci ~c1 hombre de los lobos» que también inviste oon con fuerza Íuerm a una criada que ha visto de niño fregando el piso de rodillas. E su posición de mujer pobre suscita en él un investimento Esta muy fuerte que va a determinar una parte de su sexualidad de adulto.’ adultof ¿Qué dice Freud? Oscila entre dos posiciones, pero sentimos de entrada que ya ha elegido. La la primera posición sería afirmar que la libido inviste determinaciones deterrnina ionä de clase que el niño no aprehende más que bajo una forma pequefio-burgués, el hombre de empírica: riqueza-pobreza. riqueza-pobrem. ¿Qué hace el pequeño-burgués, 1l lobos? Freud nos dice que a partir de esa aprehensión de la criada en el piso, mantiene toda su vida una tendencia al rebajamienro rebajamiento de la mujer. mujer, como (undamentalmentc del lado dela de la mujer pobre. A oomo si la mujer ocurriera fundamentalmente la vez rebajamiento Yy amor. Si seguimos en esta dirección -y no es habitual escuchar sólo hay una salida; el investiincnto investimento ccuchar a Freud hablar asíasí-sólo salida: reconocer rcoonocer que d libidinal o sexual en tanto que sexual no inviste determinaciones familiares, cortes del dd campo social. sino que a través de situaciones femiliarcs familiares inviste cort Pero él no quiere eso, eso. y de esos textos nos dice que la tendencia al rebajamiento dela de la mujer y a hacerla pasar del lado de la mujer pobre no es cs más que una racionalización. Se capta cripta en estado natural el momento en que Freud avanza en una dirección, dirección. explora un poco y después ya no, no. nos dice que lo ha hecho sólo tenia salida. Dice que la tendencia a rebajar a la mujer para mostrar que no tenía en el hombre de los lobos está ligada a otra cosa, ya que en el momento en ea que las personas que le sirven le testimonian su afecto, el niño l1 identi identifica con las vacilaciones oon su madre. Se captan en estado natural los rodeos oolas vacilaeiones de un gran genio; la al seguir una dirección y al fin de ouentas cuentas la abandona. El genio: ¡illa niño ha investido a su criada en cuatro patas paras porque -y aquí aqui vuelve a presentar la famosa tesis que le permite la extraña reducción edlpìcaedípica- él ha sorprendido antes posición, pero no limpiando el anos a su madre en la misma posición. piso, sino en una escena sexual con el padre. El Ej hecho de que sea la mujer pobre la que lim pia el piso no tiene ninguna importancia. importancia, es una limpia racionalización secundaria en relación al único investimento libidinal que es el investimento invcstimento de papi-mami. papá-mamá. »* Sigmund Freud. Freud, “CHomme loups". op. cir., cit., págs. 336, 396 yy 598. 398. "L'l-iomme aux loops". (Trad. Cast.: Freud, Lt historia una neurosis infantil, (Tnd. Freud. Sigmund: Sigmund; De fa' bisroríir de um: infšnr , en Obras Úånll Completas. op. eii., Completas, cit.. Volumen XVII).

51


Í

Í

fi

Claselll

tn Freud hay un problema de criadas que se comprende fácilmente fiícilmemc en En liiDción XJX. ¿Qué nos diria diría hoy cuando limeión de la familia burguesa del siglo XIX. nuiclias ponuguesas que a su vez Imlcltas familias hacen cuidar a sus niños por portuguesas ver llenen ni niños? niño, por pequeño que sea, ños? Yo pregunto primero si este niño. ponlunde burguesa rultlunde e identifica a su mamá -la -la portuguesa pobre- con la burguen |tant punt la que ella trabaja. Creo que, que. aún si el bebé tiene tendencia a confundir, Inipidamente lívidamente será reconducido a la razón del más fuerte. E inversamente, |i(r|(imto |m¶unto si el niño, por pequeño que sea, sea., se confunde entre la portuguesa |Kil)rc que limpia los pisos hentea Irmte a él y su mamá haciendo el amor con el papá. jlilm: quelimpialospisos élysu rnamáhacicndoel Yo investimentos propiamente inYu pregunto |›regunto si no hay desde la infenda infancia invätirnentos aiiucicntes mmtientes y libidinales que no tienen a la Emilia familia o a las determinaciones liiiiiiliares como inoonsiitmilian: oomo objeto, sino como un lugar cualquiera. Investimentos inconsvlrmes y libidìnalcs tilpiiics libidinales en que los padres están tomados en sus relaciones relaciono: con tiliiHi agentes socials sociales yyen en absoluto confundidos con ellos, de tal maneta que num detal Iltttwicla ule la pequeña infenda infancia la libido inviste las determinaciones del campo social ItMói ico. Pero Ptro no lo hace, evidentemente, a la manera de un pensador maixista lilrlúrico. mantista MI preconsdentes de tm «Mo nólo vendrá más tarde y al nlvd nivel de los investimentos preconseientes forma empírica inmediata: el d rioo, rico, del pobre pobre. Ilnn i sino bajo la forrnaernpirica r.M l'.|1 otros término.-: términos y para hablar como oomo Locan, l..eca.n. pero en un sentido que tal 111) M.-alacaniano, d rico y d pobre ju e g ^ d roldelo rol de lo ou:o,delgranOn-o, otro, dd gran Otro, se ¡uma laeania.no.ei riooyel pobrejuegmel lii lie es aprdiendido aatravésdela través de la organieurión orgfinizadón familiar in .Ir lo no familiar. Lo que queoiaprelwendido 11IIImilrsextra-familiarcsdel social, y ycsto cslo invistcla «MtH cxtra-lámiliares del campo soda!, esto es lo que inviste la libido. II iih tercer lercer lugar, encontramos encontrarnos toda la famosa historia freudiana de la IHiv*l« liimiliar^; se trata siempre del problema de las criadas. criadas, y es forzoso Hnvlll liimiliarå; ht plantee de ese modo en una familia burguesa. A nivel de la novela -jurar Imiilllir reencontramos elección; no oscila más liiullliir reenoontramos la oscilación de Freud y su elección: ¡tur rn In ln medida en que ya ha elegido entre las dos direcciones, ya ha niir fii Iililniu I» la concepción pueril pucril familiarista. Freud descubrirá la novela famiíámilil-I t-l.II'I"|n Prcsentarå la novela familiar del neullM iHiino perteneciente a la neurosis. Presentará Milln aquella en la que éste ¿ste fantasmea \fanuisme] Uånmrme] sus origenes HM ltit mino «imo aqudia orígenes en un unlitlu (> u en otro. También ahi Wttlltlo ahí encontramos el d tema libidinal de la riquaa riqueza ' Iln< ciprcsión, upresión. creada por Freud, designa fantasias fantajías mediante las las cuales el illlrin M lituililiea irnaginariamenre sus lazos con sus padres. Estas Es-ras fantasías tienen tlll(ti) iiMÍinca imaginariamente «( i aplanche y jean Jean Bertrand HI HimUnicnto lluulmiento en el complejo de Edipo. Ver Jean jean Laplanche IVnulli, Diccionario aleprireondfisis, de psicoanálisis, op. cir.. cit., Pig. lii lilln. i1|`m`emm`o Pág. 257.


oía bajo la forma «soy «soy de y de dc la pobreza. El sujeto íáncasmca fimtasmea sus orígenes, ora origen inferior, no soy hijo de numá, la criada», ora bajo la forma mama, soy hijo de dela «soy de origen superior, soy hijo de un principe, príncipe, mamá me ha tenido con un principe». príncipe». Un ejemplo famoso del primer tipo de fantasma -conversión hacia cl el origpn pobre- se encuentra en el célebre cdlebrc texto de Sófocles origen Sófoclm Eeiipo Rey. Recuer­ Recuerdan ustedes la famosa conversación de Edipo con Yocasta dice; Yocasta en la que él dice: «Es necesario que a cualquier precio sepa mis m is orígenes». Yocasta, que tiene sobre el complcjo profunda, que comprencompren­ complejo de Edipo una comprensión muy profunda. de que eso no es un problema, le responde: «No te ocupes de eso, ¿qué ¿qu¿ importancia tiene?». tiene?›. Y él está ya tan completamente edipizado que dice: «Tú, tú te burlas del problema del origen porque eres de una familia brillante y rica, riGL mientras yo soy hijo de un pobre pastor, soy hijo de una familia pobre, he triunfado gracias a mi propio mérito». Hace una verdadera novela familiar y se vuelve hacia Yocasta para decirle: -Si «Si tú no quieres conocer mi verdadero origen, es que tienes vergüenza de mi verdadero origen». Entonces fántasmea fantasmea lamilia pobre, soy hijo de la sirvientam' su origen: «Soy hijo de familia sirvienta».^ En un primer momento, cuando Freud descubre la novela familiar, no lo hace en relación a la neurosis en general, sino en relación a la paranoia. Ahí él aprehende toda la riqueza de un investimento sexual del campo social en tanto que investimento se1tual.Ahora sexual. Ahora bien, es esto lo que él no queria, quería, no dejará de ahogar esta dirección posible al punto que. cuando esto vuelve en una forma deformada a través traves de Reich, él el lo que, tom fiamiliar es únicamente una tomaa muy mal y sostiene que la novela familiar edípico. Es decir que si el neurótico recompo­ defensa contra el incesto edlpico. recompoorigenes, es para escapar a la presión del deseo incestuoso. Entonne sus orígenes, Enton­ ces, aunque también tam bién aquí está en posición de aprehender los investimentos propiamente lìbidinales libidinalcs y sexuales del campo social, rere­ investimenros nuncia y los reduce al triángulo edípico; cdipico; hace de esos investimentos sociales simples derivados preconscientes de los únicos investimentos rvados solamente a la situación farniverdaderamente libidinales, rese reservados fami­ liar, incestuosa, cdlpica. edípica. La presencia del otro tema, aquel perpetuamcnte perpetuamente ahogado por Freud, subsiste siempre bajo la forma de recuerdo atormentador, ¿qué tz es sino fi^' Sófocles, Amfgom Anrígona - Edipo Rey - EUctra, Electra. op. cit.; eit.¦


iialmente nalmente la criada que tiene tan turbado al pequeño Freud? Lo que digo es (|uc que un investimento investìmento sexual del campo social ocurre aa. nivel de la infancia, infancia. l-rcud se forma en el adulto, que los invcstimentos investimentos del campo l'reud sostiene sosLiene que quese M)cial social vienen después. Y esto es así asi porque no quiere que los investimentos lid .sino que presupongan una tlel campo social sean propiamente libidinalcs, libidinales, sino ptesupongan ima ilcscxuali rlcscxuali ción de la libido, de manera que esta se conserve en el estrecho marco familiarista. femiliarista. Por el contrario, nuestra hipótesis es que el rico y del pobre son en efeao efecto la aprehensión empírica de una especie de lucha de clases en tanto que Investida d deseo inconsciente. inconscientc. Invcstida no por los intereses inter preconscicntes, preoonscientes, sino por el I'.l direaaHI investimento libidinal del niño pasa por ahí, ahí. en tanto que va directaiiicnie Wco y pobre es el Otro en el sentido delo de lo nomente sobre el campo social. Rico litmiliar, ente a través dela de la familia. femilia. Creo lilniliar. que ocurre inmediata y direaam directamente t|iic investimentos familiares que no hay hayinvestìmentos iamiliarts en del niño, niño. son una farsa. Al contrario, ta través lr»vés de las determinaciones familiares -que sirven únicamente de estí­ estímulo y en absoluto como oomo organizador- hay un investimento delo de lo Otro, de In d d pobre. En me este sentido la lucha de ln no familiar, bajo los tipos del rico tico y del «I mci no pasa simplemente por los investimentos preconscicntes -aún cuanullnu investitnentos ptooonscientes ili) Iln »u nu paso por dios ellos sea completamente determinante- sino por la expellviicia del deseo. deseo, y eso es asi así desde la infancia. ilvncia inF:.ntil se abriera sobre un campo socialSucede como si la libido aún infiuitil sodalllluórico y lo ìnvìstiera invistiera a su modo pueril o a su modo inconsciente. Se trata ltlnórieo lU t ortcs exterioridad con reladón il! ones que determinan una ctterioriclad relación a la femilia Familia y que no Mtn determinados por ella; la familia es cortada cones, Inn oortada y reconada recortatla por esos cortes, que ¡on squizias. ¿Qué es lo que la libido inviste en un tal i|lit «on verdaderas esquizias. 1-nmpn en función de los grandes cortes rico!pobre? Htliipo rico/pobre? Lo investido es el tunltlnto transfinito trans nito d del gg; (iiM)imto d campo social. El campo social no está cerrado, es Illia Mpecie especie de conjunto abierto en el que hay cortes, cortes de cortes. lio* cones. Ese vnltlunto trans nito del campo social implica máquinas, agentes de promnjunto transfinito tlttt |.'ión. agentes de antiproducción. La libido sexual invistc todo eso. Y Y lo iluición. sexual inviste I-|||rr te *|M ic busca en la sucesión de nuestros amores ulteriorm ulteriores -suponiendo que H nuestra infancia- no son seguramente las payasadas famite btuca lituta algo de nuutra llam, «ino lino algo más profundo: investimentos familiares de lo lun», lo no famili nllllh la infanda. infancia. I1psicoanalistas nt psicoanalista; llegan hasta el bochorno bocl1orno cuando dicen que los desórdllin de un niño de una mujer que va aa psicoanalìzarse de un niño o o de una mujer que va psicoanalizarse tienen tienen relación relación

55


__ .___ ..¿.|. |.-_e-or-uu.|t.›|I1u p mi G-(I¿lI2.DIfVtI'I.tJ

_ _Í

Í

con el falo. En la terminología de Freud, es el famoso deseo de pene la motívación motivación básica basica por la que las mujeres se hacen analizar. Es parecido el caso del niño porque ser el falo lalo sin tenerlo es una situación conflictiva. Esta es una reinterpretación de Edipo. Ahora bien, es demasiado evidente que -para hablar como los moralistas- asumir la situación de ser mujer o la de ser niño en esta sociedad capitalista es verdaderamente una cosa imposible. N Noo se trata entonces de evadir esta cuestión por extraños rodeos. No se trata en absoluto de falo Lo que hace imposible para un niño o una Í'a.lo o no falo. lo a la vez política )fy mujer asumir su situación es la dependencia económica --ala libidÜnallibidinal- en la que se encuentra. Es esta dependencia económica la que les impide o compromete el libre juego de los investimentos del campo social. Ahora bien, cuando el d libre juego de los investimentos investirnentos socio-libidinales es impedido por verdaderos atolladeros definidos defmidos por ese campo social, forzosamente ocurrirá ese doblamiento jrdåan [rabatttment] nertt] sobre el campo fami­ lamiliar en el que el niño o la mujer se encontrarán totalmente prisioneros, maniatados. Y de golpe, corren el riesgo de atender complacientemente a quienes dirán: «Está allí desórdenes». quienä les los diran: alll el origen de nis ms des-órde nes». Pero no es el origen del desorden, sino al contrario el efeao deiivación del desorden. efecto y una vía via de derivación Se trata además del mejor medio si se quiere reprimir el libre juego de los invstimentos investimentos sociales a nivel del inconsciente y de la libido. Hay todo un sistema de represión que juega al nivel de los investimentos del campo social porl1 intereses proconscientes, dase. por preconsdentes, intereses revolucionarios o intereses de clase. Pero los investimentos libidinalcs libidinales del mismo campo social se se producen de luertes que las de la represión, otro modo. Son necesarias potencias aún más fuertes son las potencias de rechazo [refi>ulementY, jtg rtafnrmuj' , que son también modos, para la sociedad y para las determinaciones de crear en el campo social verdaverda­ detcrminacionts sociales, sociales. decrearen [rabattent] el deseo sobre el campo familiar. deros atolladeros que doblan [rabattcnt] Partimos siempre del conjunto trans transfmito nito del campo social investido sexualmente por la libido. No por azar los personajes de la novela far|'|.il.ia.l' familiar se presentan siempre en relación o siendo derivados de personajes históricos. t-Sí, mi verdadero padre es cs Gengis Khan, mi La novela familiar repite: «Sí, verdadera madre es Catherine de Médicis, la criada, o la proletaria». proletarian. Esa es 'Traduc'|.rnos rei¦i›ur':me'nr por mråazo. para dlsttngulrlo asi' del francés rdpmriøn. lo asi répm que traducimos por represión. Seguimos en esto a G. Thinis Thines y IL. A. Lempereur; Diccionario genera! general de ciencias rienríar hunutnm. burrmnm. Cátedra. Madrid. Madrid, 1978.

ìú


___

_

___

__

____J31'*'

lll

cxactamcnte la manera en que, a través de cualquier estímulo de la familia. familia, exactamente la libido infantil comienza a buscar b|.tsca.r qué q ue cortes del campo social va a investir. La operación de Edipo bajo cualquier nombre -simbólico, imaginario,

cic.- es etc.cs siempre una operación de reducción, paia para hablar como los matemáticos. Se trata de reducir un conjunto de partida a un conjunto de llegada. llegada, lil conjunto de partida es el campo social investido por la libido, que es un conjunto transfinito. El conjunto de llegada libada es un conjunto Ftnito, finito, el concon­ junto familiar. Se produce la opciadón captu­ operación de doblamiento, el deseo es capturado tdo en la trampa bajo la forma: «¿Cómo, eso era lo que querías, querias, mucha­ muchacho?». doblamiento que elto ?». El papel del psicoanálisis es favorecer lavo recer o apoyar este doblamicnto ticnamente ciertamente no ha inventado, pero para el cual ha encontrado enconuado nuevos medios. familiar Esta reducción escomo es como una carrera hacia la muerte. El conjunto fantiliar lie estrechará de llegada sobre el que todo se dobla es un conjunto finito. Se esttechará deseo sea completamente estrangulado y ya sólo sea más y más hasta que el däeo dc»co 4,3,2,1,0. deseo de hacerse psicoanalizar: psicoanali1ar:4.3,2.l ,0. 4: se nos explica que para que haya Edipo es necesario un cuarto térmitérmi­ no que es cuano término es el Famoso femoso m la condición de la triangulación. El cuarto termino Itlrmino faltante, faltante. el falo, lo que falta a su lugar, etc. clásicamente se llaman el padre, 3: Edipo realizado, ralirado, los tres términos que clásicamente U la madre y yo. 3 es el emplazamiento sobre el cual todo el campo social, lodos lutlus los investimentos investimcntos son doblados. El deseo es reducido a eso en el maquínica, momento en que comenzaba a trazar una experiencia fantástica, maqulnica, U la más bella aaividad actividad del hombre: maquinaba cosas. Edipo entra en escena. I'J lil cuarto término, que era eta necesario para este emplazamiento, va a pasearse fmieguida lucguida entre los otros tres. Es el famoso falo. falo, que ya no valdrá por sí si mlimo y en relación al cual se definirán los otros tres términos. mllmo (U pane de aquellos que han sufrido un primer análisis ll a motivación de parte M tt llicmprc litmpre una motivación económica: el estado de dependencia económim de tm im sujeto, y no el el estado de dependencia con relación a papá y mamá, ut mamá. htr interiorizadas en el psicoalhr c«) eso las relaciones de dinero están totalmente interiorizaclas hrlItaÍK, no es la primera vez Itlluis, vea que la monetarización mo netariución es escondida por los ntrtlius ntinlios de pago. Si el psicoanálisis interioriza completamente la relación del tllnero en la relación tratante/tratado, tratanteftrataclo, y laj illiicro la j tifica bajo los pretextos más ltlilnnesoos, mas cómicos, es porque esta interiorización tiene la ventaja de ltiili>ne.scos, más under algo, a saber, que es el origen económico de la dependencia el que


Derrlrnes entre el capitalismo y la ese|u|r.o!ren|.¡

define posibili­ de ne la motivación de hacerse psicoanalizar. psicoamiizar. No vemos ninguna posibilidad para una mujer de asumir su situación de ser mujer en una sociedad como oomo esta, y con oon mayor razón para el niño. Desde el punto de vista del deseo, es imposible, y una vez más, no porque el deseo sea deseo de falo). Retomando, du-de desde que la máquina cdípica edípica empieza a funcionar Íuncionar se opera tratará de reducir a.a 2. La máquina edípia edípica funciona una reducción más, se tratara' de tres maneras los rnaneras posibles, cada una corresponde a la exclusión de uno de ios tres términos. Primer funcionamiento de la máquina cdípica, edípica, de la gran rres trituradora: rritut-adora: padre y madre se unen para vaciar al niño. Lo vemos en todo un polo de Edipo; primitiva, el Edipo: la escena primitiva. ei coito parental, la ia castración del niño. Padre y madre se unen para mantener el orden oomo como orden del secreto. Segundo caso: el niño liquida al padre paia para unirse a la madre. Es el d segundo polo edípico, caso: la la madre se une a uno de edipioo, el del incesto. Tercer Terceraso: madrese los otros dos términos para suprimir al tercero. Es la madre terrible. terrible, la llamada pre-edípica, que forma pane do Edipo. No hay más que parte integral dc esfuerza) mas más para alcanzar el resultado buscado: la muerte mucne dos términos, términos. un «sí-uerm del deseo. Cuando el deseo aprende que lo que verdaderamente desea es matar al padre, que lo que desea es el amor de la madre, ya se encuentra sobre una pequeña territoriaiidad: territorialidad: su vida privada. Pero dos términos es todavía demasiado. De ahí el tercer tadio de la máquina edípica. No habría más que un término: el narcisismo. Voy a contarles un secreto: Narciso viene después de Edipo. Edipo, no antes. Es evidente que el narcisismo es producto de la máquina edípica y no a la inversa. Inversa. La edfpica es la máquina maquina edípico-narcisista. edlpico-narcisista. máquina edípica Narciso aúnaún G demasiado. El resultado de este camino hacia la la Y el gran el gran Narciso es demasiado. El resultado de este camino hacia muerte es el D. 0 .00 es lo que Freud ha Identificado identificado bajo el término pulsión de muerte: el deseo sólo puede ser deseo de abolición -tristeza-. El esquizoanálisis esqttizoariálisis es lo contrario a esta especie de reducción al infinito. aauales de ciertos analistas es Lo que tanto me impresiona de los libros actuales que llegan a decir que hoy en día hay una especie de descentramiento radica] de la operación analítica, que ya no es mcena radical es necesario referirse ala a la escena psicoanalítica vale por sí misma (Leclaire). Nunca se lo ha familiar, la escena psiooanalírim Nuncase dicho mejor; axiomática. Ver-um Verum índexsui: la rnejor: el psicoanálisis ha devenido múomãtica. index mi: ia escena psicoanalítica no tiene necesidad de ningún referente exterior, se interna. se prueba a sí isma. Incluso la nutre de su propia referencia interna,

FH


experien­ familia es cs un referente demasiado extrínseco. ezrtrínseco. El diván deviene la experiencia de la realidad, es la aproximación al término cero. Al final nal del diván está la abolición. la Una operación de squizoanålisis esquizoanálisis debe, al nivel de los análisis individuaindividua­ les, práaicamente la pulsión prácticamente les. denunciar prácticamente pulsion de muene, muerte, combatir practicamente «ta edípica. rata tendencia extrema al término termino cero a la que nos lanza la máquina edipica. Y Y después romper la prisión familiar a nivel de los investimentos, reencontrar reeneontrar la o r eso es un esquizoanálisis- conducir al sujeto a delirar la apertura Yy -p -por sobre el campo social histórico en lugar de conducirlo a neurotizar «ibre ncurotizar sobre papá-mamá. papá-rna.rná.. Debe ser concebido como un análisis militante, puesto que la lucha de tulises lases no pasa solamente a nivel de II intereses preconscientes, sino a nivel pasasolarnente (Ir dr los investimentos libidinalcs Iibidinales del inconscientc. inconsciente. En la clásica proposición de Preud de que la libido sólo inviste el campo social enla en la medida en que se il: Freud d«cxualiza el ello yyel el casoS¢-lireber) caso Schreber) veo la manera más exacta de tlriexualiza (ver Elyoy Elyoydefb dfi social, que el dominio llrt irnos ¡mos que el deseo nada tiene que ver con el campo social. dri lltl deseo como deseo inconsciente es Edipo. Por el contrario, la proposición biUica del esquizoanálisis lìhica üquizoanál isis sería; seria: el investimento libidinal alcanza el campo ¡miel tal. no implica ninguna desexualización. las relaciones sexuaMUial como tal, desexualización, y las sexua­ la de un individuo o de un gnipo grupo son los exponentes de estos investimentos liì di deseo inconsciente del campo social histórico. I-li II lay que rever los textos de Freud sobre las criadas. El H año anterior me di’«|'¡| fuque todo ese bmiliarismo I-la Familiarismo abierto o no confeso, explícito o latente que anima vez edipizado el deseo, sólo última al psicoanálisis es muy grave, grave. porque una vea pmlemos Hollemos encontrar sus libres formaciones bajo la forma de una pulsión de muerte. Quiero decir que una vez que se ha edipizado edipimdo la vida, ya no se iiiiicrie. puede -para hablar hablar como Nietzsche- encontrar su esencia más que bajo la (iiirdc fiii lui ma de la vida vuelta contra sí sf misma, o sea la muerte. Aiucs la familia. familia, esto es un descubridescubri­ Antes el el enfermo no estaba referido aala miento de la psiquiatría del siglo XIX, es la gran ida idea burguesa. Foucault lo Ililrltto dela lili llum mostrado im rado perfectamente y tiene razón al decir que el psicoanálisis no se |||1n|ir la psiquiatría del siglo XIX, aún cuando sus medios son completaii|iniie :ta la Mifhlc nlmie nuevos. El psicoanálisis alcanza lo que la psiquiatría del siglo XIX se |iln|Nin(a ese formidable medio familiarista íámiliarista |iIu|vmI:| y no pudo lograr porque no tenía esc qua en el diván, tenía tenia d i^ilf Mel el asilo. Freud logra lo que Pinel buscaba. Es necesario Vil |»iir ¡II por dónde hacemos pasar los cortes.


la irquierda, izquierda, las más audaces, la de los Me dude duele que las tentativas más aala 10 sean más fuertes, pues ellos no salen de esa tontería del -tntipsiquiatrai. no familiarismo. equilibrio :neural mentaL farniliarismo. Tomemos el libro de Laingy hingy Esterson El E1' equifiórro esquizógenas. Cuando Ellos analizan Emilias familias e intentan ¡ntenran mostrar en qué son csquizógenas. vemos lo que describen como familias esquizógenas, se trata de un gran engaño: son de hecho familias típicamente edfpicas. edípicas. Ellos llaman factor csquizógeno esquizógeno a una determinación dctcnninación organizacional de la familia, al famoso íhubU contradiaorías que llevan al sujeto a dauófe bind(la år'rrd(la emisión de dos órdenes contradictorias atolladero)^._ enloquecer en una situación de doble atolladero)' Se ha traducido el libro de una paciente de Laing que ha tenido una panes con sus excrementos. En sus cura milagrosa. Ella pintaba por todas todos partes discusiones de grupo, algunos enfermos pensaban que se debía dejar que lo hiciera, otros que no porque no era limpio. Un día, mirando un cuadro feltan colores». La escatológico, Laing dice: «No está mal, pero le faltan la dama ha intentado ponerle colores y deviene pintora. Día Ella hace el relato de su vida, la descripción de su familia. Ahora bien, ¿qué familia no emite doubles døuóhar bindt ¿ind? ¿Qué padre sosteniendo a su chiquillo de una mano no le lc dice «soy tu mejor amigo» y al mismo es tiempo con la otra mano amenaza: «si no eres educado, te abofeteo»? abofeteon? Esa 5 la definición exacta de double douhle bind bind. Decir que eso es csquizógeno es burlarse de todo el mundo. En E lSiy los Orrøs, Otros, donde Laing lanza los dos conceptos de invalidación EJ'S!y y de confirmación, se fiindamentalmente alguien que sc lee que el esquizo es fundamentalmente confirmación ha sido invalidado o que no ha tenido más que una falsa con rmación bajo doubU óindl". bind°. Se trata entonces de una etiología familiarista el modo del douåfe farniliarista de la esquizofirenia neurótico, se esquizofrenia que la devuelve absolutamente alxsolutatnente aun a un esquema neurótioo, llama entonces factor csquizógeno a un factor feaor perteneciente normalmente edipizar. Toda la historia de a Edipo, se continúa la vieja empresa de siempre edipiiar. Bateson Barcson es la determinación de la neurosis neu rosis por la familia edípica. Cuando nos encontramos encontrarnos frente aa. un esquizo, seguramente tiene pro­ problemas familiares. Pero él está en otra parte, pane, es de otro mundo. Su padre, su ’9 Término acuñado por Gregory Bateson. Cf. Hacía Hacia una reorftr teoría de ld la eufuizofrenia, una ecología de k mente, Carlos Lohle, Bs. As., 1976. esquízo eníe, en Pasos Palo: hacia haria um: feafagíedeƒe '» Ronald Uing, Gallimatd, 1961. [Tr-ad. (Trad. Cast.: Cast.; El yo y los les '° Laing. Soi et rr les fe: autres, Gallimarcl, Efyø fl/r«.FGE. México, 1974). error. FCE. Mexico, 197-fl).

150


_ _

_

U-=_=“J

madre..._. todo eso lo tiene cansado, madre. cansado. lo fatiga. Él tiene sus voces, pero no son papá-mamá, son el campo sodal-histórico. social-histórico. Me parece que ni la antipsiquiatría antipsiquiatria ni la psiquiatría institucional salen de citc cnc familiarismo. El estudio de la e.<«ju¡zofrenia esquizofrenia sólo puede comenzar a aprehender su objeto si rompe con esa deseo/fámilia. :sa pseudo-relación desoolfamilia. Se me dice que soy injusto con Leclaire. beclaire. Digo que es involuntariamente. 1.0 lo que me disgusta en su obra es que hay dos polos; polos: uno que va en el sentido de un más allá de Edipo y otro que tiende a rehacer en el psicoanáwiuido IIkís lisis una especie de axiomática axiornåtica interna. No sé cómo él encuentra posible t-unciliar estas dos tendencias. Ionciliar económico. i hipótesis de partida es que Vamos a pasar al aspecto económico, luy máquina capitalista y la esquizofrenia. esquizofrenia, lily una gran afinidad entre la maquina l'.n de lln otros tér te'r inos, el funcionamiento del capitalismo es una especie ele fuDcionamiento lu licionamiento esquizo. Pero la hipótesis que quisiera desarrollar es que Ma proximidad entre el proceso capitalista y el proceso esquizofrénioo esquizofrénico m ilvlic juzgarse a nivel económico, ilelicjuzgarsea económico. no a nivel ideológico. Es a nivel de los ptiiccsos económicos que se manifiesta la afinidad máquina capitalista/ iilncesos maquina capitalistaf nUquina esquizofrénica. Al mismo tiempo son compleumente mtlquina completamente diferenIrl. iri, Hay afinidad de naturaleza, pero hay una diferencia esencial de |ti|(iincn. naturaleza Y y diferencia de régimen, este es nuesi|'||imen. Identidad de natura.lcz.a (lu objeto. IILI nlijcto. ¡lun que consiste la identidad de naturaleza? El esquizo es m el hombre que j l'.ii qué Ilnilr y hace pasarlos descodiftcaclos. que dcscodi ca todos los flujos. mnlir pasar los flujos descodificados, dcscodifica Y r-I V pl capitalismo, cupitalismo, históricamente, está constituido sobre la base de flujos rlnewdilicados. JriiiKlificados. Miura bien, la descodificación descodi cación de los flujos es la que vuelve posible Posible el Ahora Hipltulismo como tal, pero no constituye oonstituye todavía su acto de existencia. Los M|)|lulismo tliijoK máquina lllijnn pueden estar descodificados deseodi eados sin hacer y sin formar una maquina rapllelista. Lo Lovemos HI|Mulista. vemos en la Roma antigua o en el feudalismo. l'.l capitalismo se constituye cuando instaura una conjugación de los I'.l l`li||m dt-seodilìcados, cuando estos entran como tales en una relación deter(liijiw (Icscodificados, iullulile. precapitalistase desoodiliea por todos lados. (iiliiiililc. El campo social precapitalista se descodifica lados, huye |H|n| U le lorma de series de fugas independientes. Hemos visto cómo el utplliillnmo cados se conjugan: t4|0uliiimo surge cuando dos flujos dcscodi descodificados conjugan; el flujo ilvuutlilicado ujo desterritorializado de trabajo. Entonces »li‘Mitdiricado del ddinero bero y el flujo 61


Utfliäjld C-I¦¦I¦I`¢

C2PIl`-2|.Il$I'I'|U jr' lil tìql-l¦lfA.me|u¢

seencucnt.ranca.raaca.ra, enel mercado. el poseedor posccdordeclinero-quedevcnclrå se encuentran cara a cata, en el mercado, de dinero -que devendrá capital por esta conjugación- y el gran desterritorializado clesterritorializaelo que sólo posee la fuerza de trabajo. No se puede comprender esa historia si no se ve que esa doble descodificación descocli cación hace intervenir dos series completamente independientes. Por «so so su encuentro habría podido no suceder. Por eso en la Roma antigua se de la conju­ Se produce en un cierto momento la descodificación descoclificación sin que se dela. conjugación. Hay una contingencia radical. Ahora bien, ¿bajo qué forma ocurre el encuentro? El poseedor privado del dinero descoclificaclo, descodificado, con todas las circunstancias laistóricas históricas que hemos visto -se trata de un momento en el que hay interes interés por vender las propiepropie­ dades terratenientes ec invertir el cl dinero en el sector industrial- va a adquirir la fuerza esa. operación l'uerz.a de dc trabajo del trabajador desterritorializado. clcsterritorializado. En esa puede verse que el capital deviene capital industrial. Ames Antes había capital, pero no en el sentido del capit ismo. Había capital mercantil (comercial) y capital bancario, fiincionaban únicamente bancario. pero funcionaban -según la bella formula de MantM arx- en los poros de la antigua formación. Estrictamente hablando, hablando. quiere decir que lunciona ¿Qué quiere decir esto? Estriaamente funciona precapìtalista -sea la como capital de alianza con la antigua formación precapitalista ejemplo. en el Imperio chino hay todo un capital feudal o la despótica-. Por ejemplo, mercantil y un capital bancario que funcionan en alianza con esa antigua formación precapitalista, con todo lo que ello implica de vigilancia, de poder de Estado. Estado, del gran déspota. Cuando se encuentran las dos series de flujos descodificados se produprodu­ ce una especie de mutación del capital, que deviene capital industrial. Esta mutación es la trasformación rrasformación del capital de alianza en un capital que habría £ / Capi­ habria que llamar de filiación. En un bello pasaje del Libro I de Ei' Capítal, «La fórmula general del capital», Marx muestra esta esu raf, la sección titulada -La trasformación por la que el vrrbr valor (...) presenta sríåirammte súbitamente como una (. . .) se nos norpresmm :md ruåsreneia il! cual euaf dinero y_y mercancía son Ea substancia motriz para la son simpferfàrmas. simples formas. Es decir que el capital mercantil y el capital bancario, mercancía jry dinero han pasado al servicio de esta nueva forma. Y sigue: Más aún, en :lugar lugar de represemtar rwirrimdø una relárepresentar relaciones entre mercancías, ef el valor aparece revistiendo rela­ eidn ¡orivaa eomígo mismo, distingue en sí símírmo orígínaríoyrü ción privadaa consigo mismo su valor originario y su ramo plusvalía, pfsuvøffa, de la lla misma manera como Dios Dio: distingue er: valor en tanto en .nl su efpadn] ef hijo.'' hijita' ' persona elpadre y el -E12


No podemos decirlo mejor". mejor; el capital deviene capital filiativo. Es cntonHs entoni « la operación de la plusvalía, que depende de la conjunción tes oonjunción de dos flujos ileficodificados tlescodi cados -flujo de dinero y flujo de trabajo-, la que hace del capital lili un capital filiativo liativo industrial. Ahora bien, ¿cuál ¿cual es la fórmula de este capital filiativo? liativo? Podemos reprcreprelitarla bajo la forma x + nentarla + dx. dir. Esta es la forma bajo la cual el dinero deviene Iiapital. apital. Y esto ocurre en la la medida en que el dinero se se lanza en esta operaYesto iirtn es decir produce dinero. Misterio iiúli que Marx Manr llama engendramiento, cs liwondable: ese ++ iluondable: ¿cómo puede el dinero producir dinero?, ¿cómo ocurre se .«¡egún Marx, la pl plusvalía -IM Sabemos que, según usvalla viene precisamente de ese envucntro y de esa conjugación entre el poseedor del flujo de dinero y el iiilelitro punt-edor del flujo de trabajo, ya que este último vende su fuerza de trabajo. |H»iccdor A Ã partir de aquí aqui hay como dos esquemas. Un esquema aritmético que se Hiiwle A ’-AA== plusvalía. Esto correspondería a la |I||rde expresar bajo la forma ffplurval la concebida como aritmética. Es la tendencia tendct1cia de todos los textos de (tliiivalfa Marx Munt en los que nos dice que la fuerza fuer-.ra de trabajo se compra bajo la forma de Mil Imlario ««lario que corresponde illl corruponcle a lo que es necesario para su conservación y H'IHivnción. ll'I|H\f'iII:ión. Supongamos que sea equivalente a 6 horas, entonces 6 horas = = lll l|uc f u c i^ de que es necesario para la conservación consenfaeión y la reproducción de la fuetaa IKlinjo. Pero el comprador no ha comprado la fuerza de trabajo por 6 horas ltslinjn. 4i)n illn ti si paga por horas-, la ha comprado por la jomada de trabajo, supon|}4M ii)ii 12 horas. Entonces hay una diferencia entre lo que el comprador ¡anmt una tle U la hierza .ierz.a de trabajo haciéndola trabajar 12 horas y lo m * lie lo que pag-a, paga, que ahi que la formula de la plusvalía devicnezi'-A. 1H-ilivapundc 411iv*ponde a 6 horas. De ahí deviene A ’-A. I <ll*ir«ncia ariunética. aritmética. Es evidente que una concepción parecida, que ya no llilvrencia M U (Ir antimarxistas. vn ln de Marx, Manr, va a animar a los economistas antimantistas. Al-into bien, en las mismas páginas paginas dice completamente otra cosa: hay Ahora util ililerencia entre la fuerza de trabajo considerada en su valor de camUlit ililcrencia l1lI| y YU la fluerza hlii uena de trabajo considerada en su valor de uso. En efecto, nos El H|uc t|iic el salario dado por el poseedor del capital-dinero corresponde a ||l| vultir vnlut de cambio de la fiierza fuerza de trabajo, mientras que el trabajo prolili p-|n lunado Iunntlo por el poseedor de la fuerza de trabajo corresponde aun a un valor il» mil mu Yu lU Yii no hay, entonces, una diferencia aritméti ., sino una diferencia 1-Hnlllaflva. En ese momento, la fórmula dela plusvalía ya no ese] U2MliillUllv#. la de la es A -- A (12-

" lurl Munt. México, 2000, 2000. T.| K«rl M m , Er`Cap¡m', El Capital, FCE, México. T.l pág. llü. 110.


6 = plusvalía plusvaha de dc 6), sino dy/ale. dyldx. Se llama 6= llarna a la fluctuacion fluctuaciún del flujo dc de trabajo poscfdo poseído por cl el poseedor de la fucrza fuerza de trabajo y ràr a la fluctuaci6n momcnto dado del flujo de dc capital poseído posci'do por el poseedor del ción en un momento capital-dinero. En otros terminos, ya no es cs una diferencia difcrencia aritmética, aritmdtica, sino conforme a la difcrencia entrc los dos flujos. Es una relación relaci6n diferencia de naturaleza entre diferencial. Esta segunda f6rmula d6nde fórmula dyldx afy/dx es ventajosa. Vcmos Vemos enseguida de dónde eårde hacc hace un momenio: momento: precisamentc precisamente porque dyydxson ab y dxson elemenviene el dxAx. relación diferencial tos de una relaci6n difcrcncial es que quc hay produccion de .nfr como viniendo x. Aqui, la variaci6n a afiadirse añadirse aax. variación por la cual el capital produce bajo la forma ale cs es suministrada por la naturaleza naluraleaa de relación diferencial dj/air. filiativa dx dc la rclacion dyldx. Hay que intcntar intentar comprender qu^ qué es esta relacion Quizá rclacion diferencial. Quizi economía capitalista funcione sobre toda la economfa sobrc este cstc tipo de relaciones. Esto verificaría mi hipotcsis de que el capitalismo nunca funciona basado en verificarfa


Entonccs no hay compra dc de la (ueiTa iueraa de trabajo, cs es decir en capital variable. Entonces

duda de que es necesario quc que la dualidad cualiiativa cualitativa dc de esos dos flujos volvainos a cncontrarla cl mecanismo mccanismo dc mos encontrarla en la moneda. Aiin Aún mas, más. que el de la moneda nos haga avanzar en el tipo dc de relaciones quc que hay entre elios ellos dos. La condici6n difcrcncial es cs que las las dos magnitudes consicondición de la rciaci6n relación diferencial dcradas heterogdneas, cualitativamente distintas, deradas heterogéneas, distintas. no scan sean de la misma poicncia. tencia. Es necesario que una sea una potcncia potencia y la otra una simple magnilud. dc los dos flujos relaci6n en la tud. Debemos captar la naturaleza de ujos y su relación moneda. Quisiera proponcr proponer un principio: la moneda, porcsencia, por esencia, juega lomo ttamo sobre dos esquemas cuya coexistencia va a ser la base mas general de loii lun mccanismos mecanismos del capitalismo. Me apoyard Su/anne de BriinhofF {La apoyaré en dos cconomistas economistas aaualcs: actuales: Suvanne Brünho ' (La moneda arxy La moneday^ y Bernard Schmitt” (Moneda, Moneda en M Marxy IA oferta Oferta eU de menea'A)'¡ ulariosy litlariøry ganancia). En el segundo caso se trata de un economista neoMpiialista muy impctuoso hace, sin qucrerlo. qucrerlo, una teoría teorfa úlpilalista impetuoäo y talentoso que hace. rtuii6mica quc permitiría permitirfa planNulióm ica completamente esquizofrdnica, esquirofrénitat. a tal punto que Ivar dilcrencia entre un texto de ambicion lntr cl el siguiente problema: <cuil ¿cuál cs es la dilerencia till-ntllica Inuirica en el cl dominio de la economfa dela economía y un texto esquizofrc^nico, esquizolrénicc. una vez lilt nllt ho hu quc que todo esto se apoya sobre los mccanismos mecanismos del capitalismo? Suzanne de BriinhofF, Brünholï, marxista, y Schmitt que no lo es, dicen exactaSu/anne cxactatlillltte (itfme lo mismo al nivel que por ahora me interesa, ei d nivel fenomenológico: fenomenol6gico: h<y difercntcs. hay dos formas de moneda que van a inspirar dos consecuencias diferentes. I u1marxista va a proponer ia la idea de 14 dc que los mecanismos mccanismos capitalistas sólo s6lo Ilteunn instaurando una convertibilidad jiirgitii convcrtibilidad ficticia, particularmente particularmcntc entre los diu lipos tipus de moncdas. monedas. Esta convenibilidad convert ibilidad dcpende depende de la conexión litH conexidn con cl nm. tlrpende de la unidad de los mercados. H(ti, ilcpcndc dc mercados, depende depcndc de la tasa de dc interés. intcrds. I )f lun Itnho, clla no está cstl hecha para funcionar. fundonar, sino para -siguiendo a Susanne Suzanne Un ho. ella tif capitalista. La convcrtibilidad ficticia, ih HrIlnhofFhiiinhnft- disimular disimular lala opcraci6n operación etpioiam. nmnmtibuiaad eieia. lli tn. constante. de una forma a otra de «, constantc, dc moneda asegura ascgura la disimulación disimulaci6n tlhl llllicionamiento del circuito. Lo l..o que me interesa en concepto de ti»l luntionamiento cn el concept© llltllìmlacion que. al nivel en que clla ella lo analiza, analiza. ya no es dlilmtilacidn es cs quc, cs un concepto " Siliannc 'ïlltitltne de BrunhofFL'Offie Brunl'|oÍff.'O_ ;e de monmrrif, monnaie, crrìíqu: critique da"r.irr ’un concept, Maspeto Maspero lil-*li le I977 (Tr:|d.east.: I'•Ml In Mnnaie Monaie cthe-t h « Marx, ed. Sociales 1977 (Trad.cast.: La concepción concepci6n

lllnunu- deMarx, di- Mm-x. Edicioncs Ediciones del del Siglo, Siglo, Bs. Bs. As., As., 1973). I973). 'l Ui'llturd II:-Ilnrd Schmitt, Sehmitt. Monaie Mami: talaires mieíns etprofits, frpra u, PUF, 1966. '*


idcol6gico, ideológico, sino un conccpto concepto operacional, operacional. organizacional. El circuito monct io capitaJista ia base de una disimulaciún disimulaci6n capitalista s<Slo sólo pucdc puede funcionar luneionar sobre la objetiva quc que cs es la convcrtibilidad convertibilidad dc de una forma de moneda a la otra. Schmitt a lo mismo. Reconoce plcnamente Sclrmitt dira algo que conduce alo plenamente las dos formas de moneda e intenta definirlas. Una cs es un puro flujo creador que se sc realiza en la creaci6n percibc que el fenomeno fcnomeno fundafunda­ creación de moneda. Sc Se percibe cs lo que quc todos los banqueros banqucros llaman creacion crcacion de dc mental en el capitalismo es diferentc, es la moneda-rcnta, moneda. La otra forma, completamente diferente, moneda-renta, la moneda definida dcfinida como poder de compra. cs la El aspecto diab6lico diabólico dc de la tesis dc de Schmitt Sclimitt consiste en decir que es tra£formaci6n dc moneda - flujo creador de moneda trasformación de la primera fotma fomta de en la segunda forma - moneda-renta moneda-rcnta - lo que crea el poder de dc compra. Se pucdc efccto, hay una forma moneda que quc re refierc puede sostcncr sostener esto, pucs pus en efecto, ere a su creaci6n, que quc refierc monetatizaci6n de una economía economfa por creacreación, refiere a la famosa monetarinción ci6n dc moneda, en la que cs cl rol de dc los bancos centrales. ción de es determinante el cs la monedaHay otra forma quc que cs es la moneda vuclta vuelta poder de compra, es renu. Entonces la mutaci6n crcaci6n a moneda-renta crea el renta. mutación del flujo de creación prcexistc. Consecuencia Qjnsccucncia inmediapoder de compra, cl el poder de compra no preexiste. ta: comprado, ranrn no puede plusvalía.. ta; el cl obrero no es com pt^o, por ranto pucde robársele. robaisele, no hay plusvalfa. Schmitt dicc que Marx se engana, que quc para que haya plusvalfa serfa necesanccesaSchmìtt dice plusvalía sería quc la fuerza fiierza de trabajo del obrero fuera. fiicra comprada. Pero rio que Pero la renta-salario cs creado por la rcnta, no pucdc puede consistir en eso porque el poder de compra es renta, ^1 dice, dicc, el cl salario no es cs una forma no prcsupuesto presupuesto por ella. Entonccs, Entonces. como él muuci6n dc de compra, es una mutación de una forma moneda a otra. BriinhofFy Schmitt dicen mas o menos mcnos lo mismo: hay A esc ese nivel de Brünhoffy formas irrcductiblcs mutaci<Sn de una forma a la irreductibles de moneda, hay paso o mutación s6lo puede fiindonar as(. otra y cl el sistcma sistema capitalista sólo rncionar así. vo es cs evidcnte quc la moneda que quc recorre A un nivcl nivel puramcnte puramente dcscripti descriptivo evidente que cmpresa o que sale de un banco es es una fue|'.r.a fucrza de natuI'ale'z.a naturalcza prospcctiva, una empresa prospectivi. son los signos dc que, estrictamente estrictamcnte hablando, no son de potencia del capital que. realizables rcalizablcs aquí aquf y ahora, puesto que implican todo un sistema sistcma de relaciones entre cocficientcs coeficientes difercnciales diferenciales poniendo en juegp juego otras empresas, cntre cmpresas, los bancos que fmancian, ctc. etc. Esto ocurre asi. asf, salvo salvo en el caso caso de que una empresa cmpresa se declare en quiebra, momento momcnto en que quc pasa de una forma de moneda a otra. Entonces, potencia econóEntonccs, por un lado tenemos un sistema sistcma de dc signos de potcncia econdmica. de fiier/as ierras prospectivas no rcalizablcs, real izables. una upecie mica, cspecic de corte-separación cortc-scparaci6n

66


»n In iin un sistcma sistema dc de signos monetarios del capitalismo. A grosso modo, csos esos il nos de potencia econ6mica cl t^rmino genirico de dc escsti económica sc se ubicardn ubicarán bajo el término genérico 1||1iictura uctura dc de financiamiento. Por una cmprcsa empresa pasa toda una escructura estructura de lliiunciafTiiento liga aa los bancos, que quc va va hacia otras otias empresas empresas relaciorelacioll|i|t|1cia.miento que la liga ludas liatlas con otros bancos. I\)r Por otro lado, la moneda que concicrne concierne al salario no son signos de potenI| lA quc ticnen prospcccivo; In ccon6mica económica no rcalizablcs rt llirables aquf aqui' y ahora, ahora. y que tienen un valor prospectivo; rcpresencan, no una estructura de dc Hill signos de valor de intercambio que representan, Dniiiiciamicnto, sino un conjunto dc llnanciamiento, de medios dc pago, pago de su propio (inl)ajo y pago que sc sistcma de Hnluiio se va a efcctuar efectuar comprando bicnes. bienes. Esce Este sistema iticilios lnetlios de pago y de valor de iniercambio intercambio es convertible en bienes y en y«liir dc sc encuentra en una especic rclaci6n biunfvoca Vllur de uso, y se especie de relación biunlvoca con un 4lMiiico quc se ofrece ofirece en el tnercado. elutnico impuesto de productos, aquello que mercado. No se Im potenimuu esta csta vez del tipo corte-separación corte-scparaci6n en un conjunto de signos de potcn|I lu le rcon6inica, económica, sino de cortes-extracciones sobre una serie concs-extracciones sobrc seric de productos I'tiyu apropiación apropiacion se funda (unda sobrc cieno número ndmero r-ttyit sobre la posesi6n posesión que tengo de un cierto tl-I iDcdios medios de pago. Il stinguiéndose )istinguidndose csos aspcctos fundamcntales la moneda se veriesos dosdos aspectos fundamentales de de la moneda se veri()(«liucstra d y ydx cantidadcs que quc lltl nuestra hip6tesis hipótesis de partida, aa.sahf^r saber-. dyy de remiten a cantidada mt M)ii dc Im mn de la misma potencia. No es la misma moneda la que entra y sale de Illia empresa, y yla M Mncmprcsa, la que quc entra y sale del bolsillo del asalariado. Una vez más, mis, 4tiiii|tic la otra -y -y lo extrafio eulnpte parczca parezca que son convertibles una en la extraño cs es que »|iH dc natu¡lei livamcme tivatnente lo son, aunque eso no cambia en nada su diferencia de hIi'M- no son de dc la misma dc hllrolrnisrna potencia. Una es verdadcramcntc verdaderamente un signo de >«(rtciitia económica, ccon6mica, la otra no es nada, cs literalmente el signo de impoten¡latencia nada. es tU tirl financiamicnto, rle del asalariado. Una deflne define una estructura de li nanciamiento, la otra tlvllnc tlvll e un conjunto de medios de pago. Esto confirma al menos nuestra Itlprtlwis dc las dos magnitultlpñlrris de partida: la necesidad de que al menos una de ilnra ira una potencia potcncia ineonmensurable inconmerjsurable sin relacion con la otra, que es una pilla IIIIU yy simple magnitud. Medir la una por la otra s es como intentar medir tllllrtlicias astronómicas con un centlmetro. centímetro. Son aspectos dela tllMHitcias astron6micas de la moneda que lilllt lllnan de manera completamente diferente. hlllilonan llltl intentamos definir iNini terminar añado afiado dos cosas. Si intcntamos defmir esta dualidad a un Illwl nula preciso, la primera idea quc que solemos hacernos es que los medios de (tlwl iniU predso, |-¡ql Min ¡ln un pocolo poco lo quese que se llama la moncda moneda de dc intercambio y la creación cread6n de iitutlldn remitirla thuiiwia remitirfa más mis bien a lo que se sc llama moneda de crédito. crddito. Pero Peio de esta

67


relaci6n. Es mas bien al interior de dc manera no tcrminamos tenninamos de interiorizar interiorirar la relación. dc crddito sc cncontrarin formas, en la distincion la moneda de crédito que se encontrarán esas dos formas. distineion quc r^ito comercial. El credito comercial comcrcial que sc se hace cntre entre crcdico credito bancario y ccrédito rcmice a los fenómenos fen6menos dc circulaci6n simple. Las letras ietras de mmcamremite de la llamada circulación crcdito bio con vencimiento determinado, por ejemplo, ejemplo. son moneda de credito funcionando como moneda de pago. El crédito c r^ ito bancario es de otra naturanaiuramcionando oomo ciroJacidn particular que no esta en relación relaci6n con la circuleza, implica una circulación Iaci6n de mercanci especial, que es el cl de la propia lación mercancí ; implica un circuito especial. circulacion ci rculaeion dc de las Ictras letras dc de cambio, a lo largo del cual el credito toma y pierdc pierde su valor de intcrcambio. intercambio. Entonces, Entonoes. la dualidad medios de pago/cstructura pagofestruetura de financiamiento se encucntra no lanto intcrcambio/ encuentra tanto cn en d el seno de una gran dualidad moneda dc de intereambiof moneda de crddito, predsamente al interior mismo crédito. sino mas más precisamente m.isrno dc de la moneda de cr&lito, en la dualidad cntre comercial y el el crédito crddito bancario. crédito. entre el crddito créditocomercial ultimo. nucstros nuestros dos flujos de Por ultimo, dc partida, flujo de dc capital-dinero y flujo dc trabajo, dc la relación relaci6n diferencial difercnciai en cn la eual cual trabajo. son trasformados en favor dela cntran. Se Sc trata de dc una relación rclaci6n cntre dc moneda muy diferentcs: entran. entre dos flujos de diferentes: los flujos dc de moneda como estruaura estructura dc de fmanciamicnto financiamiento jry los flujos de dc pago. Esto nos permite pcrmite corregir un punto evidencvidenmoneda como medios de tcmentc cl capitalismo sólo s61o existe cxistc como tal en tanto que temente falso. Yo dccfa decía que el capitalismo industrial. Esto cs verdad^ro y es cs falso. Es verdad que el capitacapita­ esverdadero lismo no habria habrfa podido surgir oomo como tal si no hubiese sido capital industrial. Bajo la forma dc mcrcantil o bancario habrfa pacudo siempre siemprc con de capital mercantil habría pactado otras formaciones socialcs. es fundamentalmente fundamentalmentc sociales. Pero si bien el capitalismo G industrial, Funciona fiinciona como capital comercial y bancario. Entonces, csc capicapi­ industrial. Entonces. ese cn alianza con las formaciones formacionei tal comercial y bancario ya no csta mia en precapitalistas, sino que fija produccidn industrial. Realiza Rcaliza su preeapitalistas. ja sus metas a la producción cs la alianza con el capital industrial mismo. mismo, alianzd verdadera alianza que es alianu violencias, toda la presion y todo el poder podcr quc «i que implica todo tipo de violeneias, que el bancario tiene sobre la organización organizaci6n de la la producción. producci6n. capital battcario I-le dado dos aproximacioncs aproximaciones a las regiones apareoen estas He regioncs donde aparecen cstas formal de entre la moneda que atraviesa el eireuittl dc moneda. Una es cs la distinción distinci6n cntre circuito banca-empresa y la forma de banca-cmpresa dc moneda medios medics de pago, es es decir, lo que quc enlrl cnin y sale del bolsillo de un asalariado. La scgunda segunda era la la distincion de dul regioncs en la la moneda crikliio comercial comcrcial y cródito crddito bancario. Serll Scr(| regiones monoda dc de crddito: cródito: erótlito interesante añadir otros dominios donde aparece intercsante anadir aparecc claramente claramcntc esta distim disiiiH

"55


Z__

_____Z

Z

e¦_..f|||

podcrsobre - --I-il. Habrfa Habría que mostrarc6mo mostrar cómo labanca la banca ticnc tiene poder sobre los dos tipos de moneda, es decir c6mo cómo etnite emite mcdios medios dc de pago y c6mo cómo opera en las estructuinoncda, estruccuIM dc financiamicnto, correspondc a operaciones opcracioncs bancarias ttu de financiamiento, y cn en qud qué eso un corresponde teóricamente convertibles, oonvertibles, pero rcaimentc reaimente di intas. icc^ricamcntc


Clase IV Tareas del esquizoanálisis. esquizoanalisis. enero de 1972 18 de enero

lUchard csto aporte aportc llidtard Pinhas: Pinlias: Quisicra Quisiera intervcnir intervenir sobrc sobre un punto, sin quc que esto «In cl tiempo de dos grandes ejcs n In contradicd6n. contradicción. Has hablado todo d ejes interroH«iivos. El primero es «c6digo y axiom^tica» y el scgundo trata de la maneia pi ivos. «código axiomãtica» segundo manera en <)iie que el deseo inviste cl el campo social. Respecto de cllo ello te preguntas roma. cdmo. *11 Vo me pregunto: ^por scntido de esta eutiún cucsti6n Yo ¿por qud que no has ido mis más Icjos lejos en elcl sentido porquP. y l<() Im ynn has plantcado planteado el elporqué? Intcnto aportar, aponar, en este sentido, un cjemplo tornado al aazar 2ar del proceso lmento ejemplo tomado «lrl (iiscismo. Hay una relación relaci6n quc qu^ hay una especie de tlrl laseismo. que permite ver por qué llltiliicidn en la conexion desco/campo social; es el hccho de Imitación deseoleampo social: hecho que cl el objeto J«l conexi6n con el objeto es cortada, cottada, ¡lll ilcseo deseo dcsaparece desaparece completamentc, completamente. la ooneitión dUiiclta peKculas surrealiscas dhuelta en el aire. Esto lo ilustran muy bien ciertas peliculas surrealistas de 1040-50 sc ve la caída cafda de las moncdas, inflaci6n, por ejemplo. cjemplo. Y UMD-S0 donde se monedas, la inflación, Iflii'iiios un elemento quc hacc quc dcsco desaparczca lrlitiuos que haoe que el objeto del deseo desaparezca compleunirntc. Hay una especie dc quc va a dar lugar, que va a dejar lnllrnte. de esencia que i«|)ari‘ccr cl cn un perlodo apart-cer el fascismo tal como lo conocemos. Supongo que en período tlflcrniinado de mutaci6n rlrlerntinado mutación hay aproximadamente el mismo proceso, dife)t'iilcpcro wiile pero similar.


Deleuze: Partfs preguntarsc/>or^«<'. Partls de la ncccsidad necesidad de preguntarse por qui. Cor Cornpr endo lu dccfs luego, pcro dc esa pregunta y cl que deels pero no muy bien la ncccsidad necesidad de el hccho dc lo que quc has dicho. Creo Crco que quc no hecho de que la coloqucs coloques a continuacion de hay lugar para instaiar qu(f, pucs dc instalar la pregunta fior por que', pues todo este sistema de maquina se debe a un fiincionalismo. cl porqu^nos meionalismo. Si planteas el porqué nos encontraremos con todas las categorias categorfas del significantc. pdrfida. significante. Es una pregunta pérfida. Creo quc que enla región de las maquinas, maquinas. que podemos llamar las máquinas cn la regi6n miquinas de desco iin luneionalismo. fimcionaiismo. La única dnica pregunta deseo o mdquinas máquinas deseantes, deseanres, hay un es cdmo ah( que quc cicrtos ctn6logos cómo funciona eso. Como y no porqu^. por qué. De ahí ciertos ctnólogos permanczcan fendmenos del deseo dcsco en cn el campermanezcan cn en cstrecha estrecha relaci6n relación con los fenómenos po social al preguntarse a quidn quién sirve el psicoanalisis y si Ics les sirve a ellos en su tarea de etnóiogos. etn6logos. Rcsponden sl s( y no. Diccn quc lo que les interesa Dicen que como etn6logos «c6mo funciona ato csto en cn ci cl campo social», Yy etnóiogos es ante todo «cómo cl modo en que se plantee plantce no «qu<J «qué es lo que esto quicrc quiere dccir», decir». sea cual sea el csta esta ultima pregunta. Sobre la cucsti6n quc conocemos muy bien: bicn; cuestión nos llegan argumentos que nunca la funci6n dc algo explica la producci6n función o el uso de producción de esa cosa. Por ejemplo, la manera en quc que funciona un organismo no puede explicar su ejcmpio, produccl6n o el funcionamicnto dc una inscituci6n modo de producción luncionarnicnto de institución nunca pucdc puede explicar la formacion dc la institucidn institución misma. Crco Creo que quc este argumento antifu ncionalista es verdadcro verdadero pero s6lo sólo al nivel de conjuntos. antifuncionalista dc los grandes conjuntos, dc los conjuntos molarcs. cl uso cs de molares. Allf, Allí, en efecto, el es sicmpre siempre segundo en rclaci6n relación a la formaci6n. formación. Pero si se intenta pensarel inconsciente cn t<5rminos mdquinas, en términos de máquinas. tdrminos miquinas deseantes, términos de fabricas, fabricas. de unidades de producci6n, producción, de máquinas crco que ya no se trata de dc grandes máquinas. miquinas, sino de dc micro-máquinas. micro-miquinas. El creo rnaquínico, cl el inconsciente de las máquinas inconsciente maqufnico, mdquinas deseantes, es esendalmente un micro-inconscicnte. inconscicntc micro-l6eico, microRsico, cialmente micro-inconsciente. un inconsciente micro-lócioo. micno sion.


7†Ñ_†

Clasel'V

iiro que preguntarsc tren preguntarse quc que quicre quiere decir la barra cntre entre el significance significante y el ^lunificado pcrmanccer todavla esto*. Las r|¡|,nif|eado es pennaneeer todavia en el dominio «qud «qué quicre quiere decir eston. las miiquinas dese-antes. dcseantes, estrictamente hablando, no quicren cn nniquinas quieren decir nada ni en Itlrminos dc significado, ni en tirminos Irlrln i nos de términos de significante. Ahora ^qu^ son tus máquinas mdquinas en ñlìora bien, la prcgunu pregunta del esquizoanalisis äquizoanalisis es: ¿qué (if llega... ^qu^son mdquiill Y Y eso no es ficil fácil dc de encontrar. Un tipo llega. . _ ¿qué son en dél sus máquiM Mdescant auto, que rutn desean: ?? N Noo basta con constatar que le gustarJa gustaría tener un auto. llrtic tiene una heladcra, heladera, codas todas csas esas son relaciones con oon las maquinas dcseances deseantes jtyto mdquinas ¡wi u no son las mdquinas máquinas deseances des-cantes mismas. Por otra parte, las máquinas tl»rantes fantasmas, no son objetos objecos imaginarios que doblan a los tlut-antes no son fantasmas. mics, no es el cl auto soñado sofiado que dobla al auto auco real. Las máquinas mdquinas dcscanres Mies. deseanres Mill formaciones lormaciones moleculares que existen exisccn objctivamcnte cn las grandes mdtun objetivamente en mái|lilniis técnicas c ^ ic a s y cn socialcs. L|nlnns en las grandes mdquinas máquinas sociales. l\)r crftica de todo lo quc cs Por cso eso me parecc parece que cs necesario hacer la critica que es ilirnu, suena, Illrñu. fantasma. El inconsciente no cs ts un teatro, el inconscientc inconsciente no sueña, »l cstos son productos secundasccundail tiitonscicnte inconsciente no producc produce fantasma. Todos estos (iiH reflcxidn, son las territorialidades dc sueno sicmpre lilu dc de la reflexión, de Edipo. El sueño siempre cs es Mllpico. cl sueno es foizoso cncucntren ltlípieo. Si los analiscas analistas permanecen cn en el forzoso que encuentren an iMlipo. Bcrgsun hay unas bellas bcllas pdginas lirlipo. En Bergson paginas en las que dice que no es lrrrbrctso que la materia y la inteligencia se entiendan, que tstdn talladas mibroso intcligencia sc quc cscdn caJladas la ¡Illa tubre sobre la otra, pucsco puesto quc que las dos son produccos productos de ilhii dc una diferenciación difcrcnciaci6n tM sucfio y Edipo es es lo mismo: que quc tn nil un mismo movimienco.' movimiento.' Y bien, con el sueño mili» naturaleza, cdipfcos edipícos no debe inquictarnos inquietarnos porliiilitn los sueños sucfios sean. scan, por naturalcza, t||||- es el el que conscicuyc constituye al sueño i|iit>« cl mismo movimiento cl sucfio y a Edipo. lau mdquinas máquinas dcseantes nada tienen que Lui quc ver con eso. cso. Entonces, Enconccs, supon||| |.|t|e en |li i|tic cn un csquizoanålisis csquizoandlisis lo complicado sería scrfa encontrar las máquinas mdquinas ^Hi'tinics mdquinas en ti? ci? Evidcntcmente, csto il vttnles de alguien. jQu^ ¿Qué son cus tus máquinas Evidentemente, esto

''lina I'.iu rciaclon veccs. Por ejemplo: ejcmplo: Así, Ail, el relación cs es abordada por Bergson rciteradas reiteradas veces. hlllvn ¡mm que Ueva ¡leva al ar' erplrím dernmínane en ínteíígeneid, es ¿eric Mmn movi iento espMtu aa determinarse inteligencia, es decir, :rr en -'Hrrprrrr drltriiruor, ¡Mee lid materia rnalrrfa se re dacomponga dlerrompongtl en tplni distintos, hace que la en øåjetor objetos netamente :xreríom exteriores H-¡va oimi. nrmr. O también: ot-¿ano de rrída en ei' que mama: menor. arpímmos umbidn: De :se ese oc^ano vi/Lt enelque estamos in inmersos, aspiramos af! rírr rrtrrr; y rmrime; que tmerrro ser, 0 mi metres nuestra nuestro infefrlgeneia, qmim n{fmntnar,ysentimosquenuestroser,oalmenos inteligencia, que es es quien re ha bo fbrmaJo rrrnada en ilpor ¿fpør ¡um especie de soMficaeiSn røfrlíi caridn foral : bm a no kH life. fv/x, te una especie local la U filosofla pri irr rrr más mr a aeraopam wfwraafitndirse lndine en er' rado. Henri ^rgson, Bergson, La mds que un esfiderzo para volver el todo. Im pp -r un freedom, 172- 1 73 yy I175. 75. cret^ora, Planeta, Barcelona, 1985. 1985, págs pigs 172-173


El runeir rrfr ptramajn ¦.-Íra¿~q|.EoÍr1Íe|tu

Í

Í

Í

Í Í

Í Í

plantea un problema: problema; ^cuil cn ¿cuál es cl critcrio criterio para saber quo que sc se responde en t^rminos quc llegamos a encontrar los elementos elcmentos maqufnicos? términos dc de miquinas, máquinas, que maqulnieos? ^Qud es lo que nos pcrmite cncontrado las máquimdqui¿Qué permite decir: «Ah, with, al fin hcmos hemos encontrado nas deseantes deseanics de alguien»? quc alguiena? Creo que hay criterios muy rigurosos, y que tienden a tomar formacioncs moleculares, tornar las miquinas máquinas deseanccs deseantes como formaciones moleculares. nunca como conjuntos molares. Pcro observaci6n. Lo que Pero tcngo tengo la impresi6n impresión de que no respondo a tu olaservación. quiero decirte es que a.l al nivel molecular, y unicamente a este estc nivel, el funcionalbmo es rey. Y esto es as( producci6n, funcionalismo asl porque el iuncionamiento, funcionamiento, la producción, la formaci6n, formación, hacen estriaamente estrictamente uno. Una maquina descante deseante se define unicamcnce por su fiincionamiento, formaci6n, es decir por unicamente flmcionamiento, es decir por su formación. su producci6n. clpor qué)-a quiyi. producción. A primcra primera vista, yo dirfa diría que toda pregunta por elpor no se plantea. Richard Pinhas: Creo prctendi'a Creu quc que he planteado mal mi pregunta. No pretendía volver a poncr cn cuesti6n fiinciona, ni reintrodueir reinrroducir poner en cuestión cl el hecho de que Elio Ello funciona, categodas ejempio, el cl fascismo fiinciona categorías lingiilstico-psicoanaKticas, lingüístico-psicoanalíticas, etc. Por ejemplo, funciona de una manera en un momento y de otra manera en el mismo momento pero en un pafs país ditercnte. diferente. Entonces, partiendo de la cucsiioii cuestion del cómo, cdmo^ pcro ¿cómo y por que que. quisiera preguntarte jc6mo qu<f funciona fiinciona de otra manera? Pienso que, en estos tdrminos, términos, dcspu^ después dela cómo, puede planceaise plantearse planteada cn de la pregunta cdmo, lapregunta/»or^tt<'. la preguntapor qué. SI, s(, sí, sí, si. si. sl. Entonces es unpar unpør Deleuze: Sf, sf, si, cs un por químuy qu/m uy especial. cspecial, es un por quíque apunta a la naturaleza del campo social que está qu^que esti investido por el deseo y las miquinas máquinas deseantes. dese-antes. Es decir, dc de dónde características d6nde vienen vicnen las caracterfsticai del campo social en tal momento, en tales talcs circunstancias. Esto tambi^n también M H muycomplicado. muy complicado. Habría que mantcner mantener algo asf así como dos principios prácticos Habrfa prdcticos al misma mismn tiempo. Primero que quc las maquinas deseantes están cstin a lo largo de linea! l(ne«i es lo que linea de fiiga. No hasta moleculares. Eso cs quc quisiera llamar Knea basta con to-cal tocar lineas de resistencia en el inconsciente. inconsciente M U las Ifneas inconscicnte. Lo esencial en el cl inconscientc que Edipo. los fantasmas, el sueña, quc huyc,abraaai1'neas huyc, abraza Ifncas de fiiga. Ahora bien. bien, Edipo, sueAo, formaciones del incomtodo eso, lejos de dc ser scr verdaderas producciones o formacioncs inconi< cìente, dd ciente, son los torniquctes, los taponamicntos de las líneas 1/neas de dc fuga dfi inconsciente. Por eso cs es necesario hacer saltar todo eso para encontrar III ll inconscicnte.

74


Elbe Fil'

Kneas quc nos precipican cspccic de inconscicntc moIccular líneas de fiiga Fuga que precipitan en una especie inconsciente molecular dc las miquinas de máquinas descantes, clcseantes. cn en las formadoncs formaciones moleculares, moleculares. las micro-formamicto-formacioncs. ciones. £s Es por esto quc que hablamos de un inconscicntc inconsciente no figurativo, no simbdlico. pcro lo real devenido no sólo s6lo simbólico. Es lo que Lacan llama lo real, pero posible, sino lo real que quc fiinciona. posible. Funciona. cntonces que existcn a la vcz quc afortunaHay quc que sostener entonces existen ala vez dos polos, que damcnce exactamence como se sc discinguidamente sc disiingucn distinguen cn en un cicrto cierto nivcl, nivel, exactamente distinguirfan una macrofisica microffsica.. El primer polo oomprenderla comprcndcrfa algo rnacro sica y una microflsica. invcstimcnius preconscientes prcconsdcnccs de los conjuntos molares. molarcs. Sertan Scrian ul como ios los investimentos ios invcstimentos del campo socia] social y todo lo que quc depende dcpcndc de dc eso, comprencomprcnlos invutimentos investimentos familiarcs familiares -la familia es un conjunto molar entre didos los invcscimcnios encre cl otro polo habria habrfa otros, o mSs más prccisamcntc precisamente un subconjunto molar-. En el Kncasdcfuga líneas de fuga moleculares. Como primer principio. principio, el csquizoandlisis trabajari'a al nivel de dc las uniesquizoanálisis trabajaría (iitdcs dc producci6n del micro-inconscicnte, formacioncs il-.ults de producción micro-inconsciente, de las pequcnas pequeñas formaciones moleculares. A un primer nivel serla serfa necesario distinguir una vez vcz más mds los Invcstimentos molarcs y .los los invcstimentos Invcslimentos dc de conjuntos molares investimentos inconscientes de liirmacioncs miquilurmaciones molecularcs, moleculares. las maquinas máquinas dcscantes des-cantes y del otro lado las máquiiinii isocialcs defmicidn de dc una primera actividad im .mcìalcs y tcciiitas. tecnicas. Esta scrfa seria la defmieión jinlct ica del csquizoandlisis. esquizoanálisis. Nada ha comenzado hasta que |ir>lctica quc no se alcanzan lu máquinas dese-antes inconsciente de alguien. es decir formaciones l« Kidquinas dcscantes del inconscicntc alguien, cs dccir sus fomiaciones moleculares. Si no sc se alcanzan. nada. yylimcionamientos liincionamientos molccularcs. alcanzan, no se ba hecho nada, jm munecemos en los grandcs grandes conjuntos: Edipo, Edipo. familia, etc. |»#iiiianecemos Para mi el significantc significante es un signo fundamcntalmcntc fundamentalmente molar, un signo I'ura m( qm' en ructura los grandcs grandm conjuntos molarcs; molares: nada que vcr ver con las máquiH»ii' Miructura mdquimn ilescantes. La primera tarea prdctica práctica del esquizoamilisis iMi tic.scantcs. csquizoandlisis sería sen'a alcanzar las lllinu inconsciente, a partir delas expresa: lllii’rtk de fuga del inconscicntc, de las cuales él ^1 ya no se sc exprcsa; liuyr y y forma sus mdquinas máquinas deseantes Idiyt' dcscantes haciendolas hacicndolas funcionar segun sus llilvMlie fil6sofos de la llum tle fuga. Como dice Plat6n Platón para amotinar a todos los filósofos ldll. ri) en la proximidad de su contrario ella perece. El inconscicntc inconsciente es IdNi clla huye o perccc. ad IIii bien perece bajo Edipo. según sus líneas fuga. l)icn perccc Edipo, oo bien huye segiin Hncas de fuga. segundo nivcl, nivel, que no dcstruye destruye el habría que decir algo AÂ un scgundo cl primero, primcro, habrfa ||||r aparentemente lo opuesto: opuesto: todo de la i|iii> •|)nrcntcmcnte es es lo todo investirnento, invcstimcnto, sea sea dc la naturaleza naturaleza Ijm nn. es investimento de los grandcs grandes i|>i» cs forzosamente forzosamcnte molar o social, es invcstimcnto m lnlllnn a travds través dc de las formacioncs formaciones moleculares identificables oomo matH»l|iiiilii» idcntificables como quila! lleueantes. Las maquinas descantcs, deeeantes,s1.1s fiMMt Jncanics. sus piezas piczas y sus engtanaj engranaj ,invisten , invistcn

75


nivcl, dijimos entonces cntonces que los grandes conjuncos conjuntos molarcs. molares. En un primer nivel, hay dos polos: per definidos las miquipor un lado los grandes conjuntos de nidos por las maquidc fuga nas sociales y tdcnicas, tecnicas, y por otro las Imeas lmeas de luga molcculares moleculares y las maquinas deseantcs. invcstimenco es cs molar y deseantes. Al segundo nivel dccimos decimos que todo investimento comradictorios. social. Estos dos nivcles niveles no son contradictorios. La L1 segunda tarea del esquizoanilisis es-quiz.oanålisis serfa sería cntonces entonots descubrir cn en alguien, a nivel del inconscience, inconsciente, la naturaleza naturalcra de estos investimcntos investimentos sociales. Los invcstimentos investimentos sociales ticnen tienen dos polos. Por un lado un polo paranoico, que pucde llamar investimcnto reaccionario fescista, tambien se puede fascista, y que consiste reprcsivos, a los en subordinar las maquinas deseantcs deseantes a los grandes aparatos represivos, ^ ta d o y al aparato familiar. grandes aparatos dc de Estado Habn'a que invertir el csquema Habría esquema de vulgarizaci6n vulgarización psicoanalftico: psicoanalftic-0: lo primero cs es la paranoia, lo segundo la neurosis edlpica, lo tercero Narciso. Edipo cs es ante todo una idea de paranoico, solo en segundo lugar es un sentimicnto neur6tico es el tipo que se hace tener por el sentimiento de ncur6tico. neurótico. El neurótico gran paranoico, y es una idea de padre, pero no cn relaci6n relación a su hijo, le importa un carajo su hijo. El paranoico es cs un tipo que comienza a aiucinar alucirtar cl opcrando una subordinacion sádica sddica de todas las máquinas mdquinas el campo social socia] operando unasubordinacion deseantes a los aparatos reprcsivos represivos del campo social. máquinas deseantes estin están en las Las mdquinas las maquinas reales, no es es que quc se lea les es tan tonta la nocidn noción de suc/io. sueño. No se parezcan. Por eso cs sc trata de dc hacerdel hacer del Ac gadget, dc cstudio de mercado donde dondc se dice psicoanálisis especie degadgn, de estudio psicoandlisis una cspecie el auto sofiado soñado d detrás Nose cual es cl e tr^ del auto real. N o sc trata de eso. Las maquinas deseantes existen existen en los engranajes cxisten objetivamente, existcn cngranajes y piezas de las m iquinas sociales y de dc las miquinas puedcn simplemente máquinas maquinas tdcnicas. técnicas. No pueden cxtraersc neccsario un anilisis microscdpico para extraerse a nivel macrosc6pico, macroscópioo, es necesario analisis microscópico liberar las mdquinas maquinas deseantes de alguien. El primer paranoico es el padre de Schreber. Schrebcr. El paranoico paranoioo no es alguien que se ocupc c6mo funciona la paranoia y, en este estc aspecocupe de su hijo. Vemos cómo to, hasta qud rcaccionaqué punto los psiquiatras ticncn tienen de ella una concepcidn concepción reaccionaria. Si no la relacionaran acontecimientos lamiliarcs familiares estarian reladonaran con los acontccimientos estarlan obli precisamente como determinación dos a decir la verdad: vcrdad; que la paranoia, precisamcnte determinaci6n sin ninguna ligaz<5n ligazón con las relacioncs relaciones familiares, es por naturaleza el investimcnto reaccionario fascista fesdsu del campo social. investimento paranoieo no delira sobre su mujer o su hijo; delira sobrc sobre las razal. El paranoico razai, sobre la educacion, sobre la cultura. El esquiro csquizo tambien, pero pcro de otra otia manemane*

76


*

1 Í* Í; fi

Í

Í

'Elan' W

M paranoico ln n|'Íl Dtido nudo del ddirio delirio paranoico e$ es «Hagamos :Hagamos una raza rara pura». El paranoioo Ht'iir III impresión imprcsi6n de que todo csti «Ya no hay anos arios puros». llvnr ln está en decadencia; decadencia: «Ya Nrtlii scgundo lugar, cuando veasu A aplica, sc ¡mln PH rn segundo ve a su pcquefio, pequeño, él se dcsatacomo desata oomo el Klitii pcdagogo, el gran restaurador de las razas. Edipo cs sicmpre una ¡nm pedagogo, es siempre »t(inm ujrrrnt iAn ión de doblamicnto, doblarniento, de aplicaci6n. aplicación. El padre de Schreber ha comenoomenMtlii rii mln en otra dimensi6n, di mensión, la deriva del campo social: «Este mundo estd esta |iriiliilo, raza pura». ^Con qu^? Con maquinas. miquinas. jlrnlnln, rchagamos rehagamos la rara ¿Con qué? I'll primer lugar, el paranoico delira el el campo social. Me parece que debe l"n M invcstimenco del campo social, en térmit^rmiHIl ill alt linido li nido por un cierto upo tipo de investimento um iiliMilutamente uluolutamente no edfpicos. edlpicos. Es un investimento que subordina com|«ji'liinK'ncc miquinas des-cantes, descantes, sub-ordina subordina las fonnacioncs formaciones j-rlvluntente el sistema de las maquinas miiUi »mln iilarcs ulares a los grandes conjuntos molares. Despu& Después aplica su reforma, su rm piira pu ra a su familia como subconjunto molar privilegiado jry produce un liiui lucho Imcho totalmente cdipizado, rcsultado del investimento investimenio paraIlitu cdipisrado, que es resultado Hiiltii primero. primcro. En este cste scntido sencimiento del hijo neur6tico rmlt-n sentido Edipo es cl el sentimiento neurótico »|U# «icede qui uurede a la gran idea del padre paranoico. Pero la gran idea no es 1¬l||-ir II, u. consiscc uansiste en el investimento de todo el campo ampo social. Il rr tcgunda uegunda idea es entonccs entonces que todo es investimento social. Pero hay i)(li' I|ll|' illNtinguir lllhlingtlil' dos polos: el primero cs es el polo paranoico que opera la gran ^tlHihlinaci6n dcseantes a los aparatos de los grandes conâillmnlinación de las miquinas máquinas deseantes |m||m; segundo cs es el polo esquizo, esquizo. el liiiiliHi; el cl .icgundo cl polo esquittofrénico csquizofrinico del delirio que quc »pra lu inversa, la subordinación de losde grandes conjuntos III subordinación Kubordinacion inversa, la subordinaci6n los grandes conjuntos mitUtM s6lo hay líneas Uneas de mnlm-u uu las formaciones moleculares. Es por eso que no sólo lli||4 i|iic consisten en producir algo, sino lineas Hneas que consisten en hacer lliga que hull llull alno, algo. l>l) esquizofrdnica, Ifneas de fuga moleculares olas o las maquinas lfn la fuga esquizofrén im, las líneas iWitlilcii ism o- estdn tililrlllles -es lo m mismoestan tan profundamcntc profundamente acopladas al campo paranoicas. No cs I-l-II iDino turno las grandes intcgracioncs integraciones par-anoicas. es que sea mis más delirandelirio. H. ilmplcmente rllliplernente cs es otro delirio, .son son como dos polos del deli rio. Iniwvencidn: cl inicio no lo encontramos cncontramos en la lntorvencìón: En el caso de Schreber, el ^iinui'ii^n la abuela, que tampllviaritin del padre. Hay quc que tomar un tercer punto: la Hlifil« «verdadcro» hombrc). Tencmos la Illin M iirnomenal lirnurnenal (suefia (sueña con tcncr tener un averdaderon hombre). Tenemos rltiprlll -¡I dc de quc quees debería internarse es el cl padre de un paranoico el que deberfa intemaxsc y no cl liljii dclira (lo fentasmas). Aquel 1-l l|l||| quc que delira [lo quc que es la solucidn solución imaginaria a sus fantasmas). ¡jm su el motor esti está perfcctamente perfectamente integrado socialmente, yyes i^K Mrl es en ese senti-


Dcrrames entre el ttapitalisrno y la esiìuizofrcnia

7

7

7

__

el campo social y lo aplica, aplica. después, do que delira todo cl despu^, a su hijo. Está Esti completamentc completamente empalmado sobrc sobre el campo social, por eso escapa al asilo. quc llegan como paiaiioicos En cambio, aqucllos aquellos que paranoicos al asilo son los quc que no han cmpaltncs realizado los em palmes ncccsarios necesarios con el latigazo en retorno de los absoluco, investimentos filmiliarcs. familiares. Hay ana una baxrera barrera tal que no pueden, en absoluto, delirar Sc neccsitan generacioncs para haoer hacer un paradelìrat el campo social. Se necesitan trcs tres generaciones noico. jSabes noìoo. ¿Sabes algo de los esquizos? Deieuze: cstoy de acuerdo con la fon-nulación. for Deleuze: No estoy pero no u meiuulario. Si solo hubiese hubicse paranoicos, nunca habría habrfa l1abido habido asilos. El paranoico ilinciona bicn. vcrdaderamente funciona bien. Son hospitalizados porque son paranoicos verdaderamente muy pobrcs pobres y cntonccs entonces se toman por pequefios pequeños jefes, o a causa de los elementos esquizoides se mezclan siempre en csquizoides que sc cn una paranoia. Si son hospitalizados no lo son en fiincion paranoia, sino en funci6n ineion de la paranoia. Función de lo esquizoide latente bajo la paranoia. paranoia Mannoni Mannonì se sc equivoca cuando ve en cn del antipsiquiatríaf Selucber juicio de Schreber el primer acto de antipsiquiatrfa.' Schrcber ha sido libelibcrado porque los elementos esquizofr^nicos esquizofrénieos no lo han arrastrado. Pienso en otro caso que seria cl anti-Schreber: anri-Schrebcr: se sc traca Nijinsld, el sería el tnta de Nìjinslti, bailarín. Un polo paranoico paranoieo muy acusado y un polo esquizofrénìoo bailarfn. esquizofi^nico aun más mis opción para que el le devuelva pronunciado. Ninguna opci6n cl tribunal Ic devuclva la libertad. Pasa su tiempo vociferando: "Soy el cloum :foam de Dios", “muerte a la la Bolsa". Pasasu vocifcrando: “Soy dc Dios”, Bolsa”, "la “la muerte" . Un paranoioo Bolsa es la muerte”, "el “el dinero dincro es la muenc”^. paranoico rico es formidaformida­ función social fundamental. El paranoioo ble, tiene una funci6n paranoico esta muy bien bicn integrado y ninguno senl salvo en los dos casos scri llevado al asilo salvo casos citados. ftimilia, delas de las El segundo punto es la historia de los trcs tres miembros de la familia, trcs generaciones que quc encontramos cncontramos cn mis profundos: tres en los antipsiquiatras más Gis^le Bankov, l_a.ing, Laing, Cooper. Como es es evidente que en cn el psicótico psic6tico Edipo Gisele fracasa, la cuesti6n cuestión ha sido para ellos aim oomoo salvar: salvar a Edipo. Aslse Asf sc lo pregunta manera ingenua: ^como ¿corno volver traer al psic6tico psicótico a los ejes Rosolato de una mancra volvcr a iraer edfpicos? Una vez planteado plantcado el problema problcma de este modo hay muchas solu-no de ningun modo lo que hacc hace ciones. Se puede pucdc hacer haccr estrueturalismo estructuralismo -n o es dc 2 Maud Mannoni, Le psyrliiatre, son fou et la psychanalyse, Ed. du Seuil, ^M aud Lc psychiatre, (a 1970, cap. VII. (Trad. XXI, 1970. [Trad. Cast.: FJpsujuiatra, Efpniquíamz. su ru loco .loca y elpsicoamlUsis, ølprícaand sú, Sigio Siglo JOG. l977). Mexico, 1977). 3J Cf. Cl. |'*l¡Í\irlI|l.l.,|'¡I-uI¬1›flÍ Gallimaid. Gallimatd.


_ _r±t.= tv I.manhaccr un Edipo estructural y determinar en la estructura los l.ut;|n- para pita hacer |iiii)tos donde se podn'a psic6tico. O bicn, y esto csco no se cxclupuntos podría cnganchar enganchar al psicótico. bien, Y excluyr, sc puedc extender a Edipo. Ya que quc no funciona se puede Funciona ampliarlo un poco: se IoMvoca ala a la abuela, al ahuelo, se dice que ya no es un Edipo de dos generaumvoca abuelo, sedice tiiincs, sino de tres. Si eso no fiindona incluiran cuatro generaciones. unncs. inciona se incluitan generacionä. Cuando invoco el primado del padre o del abuelo no es de ningun imido querer comenzar Edipo por otro extremo. A cierto nivel, yo puedo ¡nudo pltpuntar qué es primero, primero. el padreo padre 0 el niño, |Mi(>untar qud nifio, qué qu^ es primero, la gallina o el liiicvo. Esta pregunta es un sinsentido, pero al mismo tiempo hay que lun-vo. ir«|>onder respccto al niño. nino. Si digo que quc mpnnder que lo primero es el padre o la madre respecto I'l padre relaci6n al nino, csto sc pucdc intcrprccar t'| pudre es primero en relación nino. esto se puede interpretar de dos IDuncras. rcgresi6n infinita; codo niño niAo tiene un Inuneras. De una manera regrcsiva, regresiva, la regresión in nita: todo |¦|.nlrc. Esca Esta regresi6n regrsión se puede hacer (wdrc. haccr hasta el cl límite Hmitc de dc la prcsuposición prcsuposici6n de nil ejcmplo, el cl padre de la horda. ¡In primer padre que serfa, sería, por ejemplo, I’cro complctamcnte diferente difercnte que no nos l'ero esto puede tener un sentido completamente fiwucive indcfinida. Pucdc -y es envuelve en una reduccion familiarista indefinida. Puede querer decir -)' «lll qi:e la pregunta se vuelve un sinsentido-que cl ¡Ill que sinsenrido- que lo primero, de hecho, cs el *(inpo social hist6rico, estdn hundidos simultancatempo histórico, y que el padre y el nifio niño estan simultaneaiiit nic en cn él. <51. Cuando se sc dice que del padre es primero en relacion rclacion al niño, nino, sto esto im-me i|tiicrc socialcs son primeros primcros en rclacidn i|u|ere decir que los investimentos invcstimentos sociales relación a los liivcstimcntos hn-esrimcntos iamiliares. familiares. Maix dice en listo implica una concepcion del inconscicnte inconsciente como ciclo. Manr Uim pigina, siguiendo a Aristdtclcs queAe una c^lebre célebre pagina, Aristóteles en torno al que de la causa del hombre, s( hay un ciclo, el ciclo por el cual el hombre produce al linmbre, que sí hnmbre. El inconsciente de las máquinas hombre. inconscicnte dc mdquinas dcscantcs es un inconsciente ulclico. rltlieo. El padre es primero con relaci6n relación al nino, niño, pero no como padre. Esto •Ignifica socialcs quienes son ngni ca que es el campo social y los investimentos sociales primeros en relación Íarnilias csquizógenas |Uimeros relaci6n al padre y al hijo. Las familias csquiziSgcnas descritas no Mplican prcscntan como mocamccarlplican cn en nada la producci6n producción del esquizo, se nos presentan lllinios (amiliares más mis ordi ios. nlnmos esquiztSgenos esquizógenos los mecanismos familiares Il labrfa labrla entonces tres tareas para cl el csquizoanalisis; csquizoanalisis: limpicza del inconsciente. Una tarea destructiva, la gran limpicra


mcntc, sc ciencn ningdn modo mode mente. de las que solo se tienen (ndices Índices maqufnicos-. maquínieos-. Oc De ningún pucden alcanzadas en el cl scntido porque, sentido quc pueden ser alcanmdas sentido del parque, que he denunciado hace un m em ento, sino cn cllas son de dc otro rdgimcn; momento, en tanto ellas régimen: son micioformaciones quicrc decir dccir lo mismo, microformaeiones quc que sigucn siguen Hncas llnm de fuga, o lo quc que quiere Kneas líneas dc de dcscodificad6n, descodificación, de descerTi[orializaci6n. desterritorialización. fin, lineas de El inconscientc inconsciente no cesa dc de dcsterritorializarsc, drstctritorializarse. hay Uncas líneas sin fin. fuga, Uneas imaginarias, ni nada. line-as abstraaas. abstractas. Ni simWlicas, simbólicas, ni figurativas, gurativas, ni imagina-ias. Uneas dc maqui'nicos. Per eso la única unica Las líneas de fuga estan jalonadas dc de fndices índices maqu ínioos. Por cosa inceresance esc^ lleno llcno de Índices Indices maqu1'nicos.A maqufnicos. A interesante en un sucno sueño cs que esta travds de los suefios los fndiccs miquinas través sueños y cl el fantasma alcanzamos ios Índices de máquinas deseantes, descantes, y los alcanzamos bajo la forma de máquinas miquinas molares. Siempre que aparecen los papas-mamas en los suefios fndices maquínicos, maqulnicos, sueños sc se trata de índices cllas no pueden ser soñadas. sonadas. En los no dc de una miquina máquina deseante pucs pues ellas pcqucfias miquinas. quc seguir sus fantasmas aparecen todo d el tiempo pequeñas maquinas. Hay que Was nccesario sumergirse sumergirsc en cn esas vías dc de fiiga fuga para salir del analisis del sucfio. sueño. £s Es necesario cspccies Uneas maqufnicas especies de líneas maquínicas para ir mis mas lejos. Enionces, -csa especie espccie de Entonces. al mismo cicmpo tiempo quc que la labor de limpieza -esa violencia negativa contra las pseudo-formaciones del inconscientc quc hainconsciente que brfa que destruir bría destnrir sin piedad y pisotcarpisotear- se realiza la primera tarca tarea positiva que iento de las miquinas maquinas deseantcs. quc es la del descubri icnto descantes. Lasegunda tarea positiva positivaconsisteenseguir ig ran La segunda tarca consiste en seguir lasllneas las Uneas dc dc fiiga tan leioscomo lejos como sc se pueda -los criterios cxistenexisten- y descubrir cuil cuál es la naturaleza de los invcstimentos inoonscientes inconsdentes del campo social. sodal, tuu una vez dicho quc fiincionan ìnvestimentos vezclidio que no funcionan dc preconscicntes dd de la misma manera quc que los invcstimentos investimentos prooonscientes del mismo campo revolucionaiios social: se pueden tener invcstimentos investimcntos prcconscicntes preconscientes realmente revolucionarios en los quc dc tipo paranoico yteaocionario. y reaodonatio. que anidan invcstimentos ìnwstimentos inoonsdcntcs inoarucientesdecipopannoioo Habrfa que hacer aquí aqui el equivalcntc dc aquello que ha significado la Habría equivalente de rcvoluci6n pict6rica del arte abstracto, regioncs del revolución pictórica abstracto. es dccir, decir, alcanzar las regiones inconsciente que ya no son figurativas, simb6licas. Un inconsciente inconsdcncc gurativas. ni simbólicas. molecular, abstracto, maquinico. maqtunico. <Por pcquenas máquinas miquinas dcscantes ¡Por qud qué fotzosamente forzosamente dcscubrimos descubrimos las pequeñas deseames quc invisten todo el campo sodal travds de (ndices? csas Uneas que social s6lo sólo a través índices? Porque esas líneas dc fuga maqufnicas dc dcstcrritorializaddn, y la desterritorializad6n de maquínicas son Uneas llneasde dcsterritoi-ia1i1a¢:ión,yIade-srertitorialización cs como cl envds de movimientos m ovim icntos o de contra-movimientos contra-m ovim ientos de es el envés reterritori ción. Aún los hdrocs héroes extremes extremos de rctcrritori ci6n. Aiin dc Becltett Beckett no oueden pueden


Í

cian rv

t|r cubodcbasura/ ¡Ir M.ilone, Milone, un cubo de basuraf El movimiento de dcscerricorializacion dtsterritorializacion no jttirilipurilt- scr ser captado mas quc que a cravds través de la desdicha y la naturaleza dc de las Iflci ritorializaciones trlri ritorialiraciones a las quc que proccde pro-cede un individuo. dc una rcterritotiali rcterricoriali ción ci6n se .'Sicinpre i it-mpre a trav& través del contra-movimiento de »v«lilu el cl grado dc cjcmpio, la neurosis ya ha iuliiu de destcrritorializaci6n. destcrritorialivación. Por ejemplo. twiicontrado una ticrra dJvin del analisca teøltcotttrado tierra a la cual se agarra: Edipo. El diván analista es la M(|ui)da cosa quc mucvc, la pcqucfia la cual hay que quc engancnganIrgunda que no se mueve, pequeña tierra a la ihui-e. Dc De otro mode modo todo vacila. Ivi ccsa de dc destcrritori dcstcrritori irar. izar. Y Y las nccesario necesario mostrar c6mo como cl el capitalismo mpitalismo no cesa I)I iMvifs dc su axiomitica, cjcmpio, el cl Fascismo ^ i s m o ha llaves de axiomãtica, c6mo como rctcrricotializa. reterritorialira. Por ejemplo, tll)i)i;imbienunacspccicdeproccdi dc reterritoriali rcccrritoriali ci6ndelas Iltlti ¡ambien una especie de prooedi ienco iento de ción de las |r«iulcs |nmIes masas, masas. algo terrible. No se sc pucdc cn alguien la dcsterritorializacion dcstcrritorializacion y su grado. grado, es puede explicar en ttiilr travcs de los contra-terrores, concra-tcrrorcs, las Iilüh M nul terror esquizofrdnico, esquizofrënico, m is :ls que a traves nitf tritorializadoncs a las que proccde. cl perverso es cs alguien al que quc I'IIm'ituria|irac.ionts procede. Por eso el Iwy i|iic pensar no cn cn términos cdrminos de dc tierras. Es lui' que en tdrminos terminos dc de pulsioncs, pulsionts. sino en no quicre Edipo, ni la del diván. divin. Eso no le I|II iI¡n+ que nc quiere la tcrritorialidad de Edipo. aniRcialcs, aniBcialcs, se sc reterritorialiïa reterritorializa cn ^a li r. invenca inventa tierras arti ciales. grupos artificiales, en él til liltima instancia irtstancia sc lil liMiicra. Ituncra. Y si nada funciona, mciona, cn en última se reterritorializa bajo la iH Mliit de dc cuerpo cucipo sin órganos. 6tgwos, es decir dccir la catatonfa cn el hospital, la tierra ticrra mis mds lhllltii catatonía en pilirr Él pequeña tierra. Ill ha rehecho su pequefia II u importante o importante cs quc el movimiento dcsterritorializacidn es solaes que el movi miento de de desterritorialización nc no es sclainftur scr retomado en cn la retcrritorializaci6n sea. Ilunu- susceptible de ser reterritcrialización perversa -sea •m |micoanal(tica o perversa propiamente propiamcnte dicha- sino que es cs tan potente Illa piieuanalítica MHlii) para, Kncas de dc fuga fiiga revolucionarias, crcar el d mismo un I-nlim pm. abrazando sus lineas revolucionarias. crear IHtrvii uizi esto sea lo que quc Nietzsche Nictzschc quiere quicre decir dccir cuando mimi tipo de tierra. Q Quizá ¡IM que un dia será un lugar de curación”. Puede ser iH t4' i|iic d(a la tierra scri curaci6n’ . Pucdc scr que quc en lugar m ovim iento de ll rricrritorializarse n-tcrritcrializarse sobre tierras facticias, cl movimiento llllivrritorializacion pueda, en condiciones determinadas. detcrminadas. devenir devcnir creador ihiurritorializacion (|HiH»iicrranucva.En cst ía {abicn. ilrum tierra nueva. En todo caso eso est bien.

' IWciiM aludc aqu( a los mientos cuentos de Samuel Samud Becltett, B«kctt, H-¿Eire m u m y El B finmrl al 'lklmze alude aquí mon-ey A1Hmài'aZ¢rranurr¢. Alianza. ''lltledrieh I'tiedrich Nietzsche, Uitaschc.AsthabloZaratustTO, Alianza, Bs. As.. l995. 1995. pag p ig I22. 122.

El


Clase V Economfa Economía politica política y psicoanálisis. psicoanalisis. Inconsciente maqumico maquínico e intensidades. 15 de deƒebrero febrero de 1.972 1972

'irlín catastrófico que llegara con una teoría Vi (it catastr6fico q u e yo llcgara teorfa del inconsciente. Para Wl vl problema es practico; ml practico: ^c6mo ¿cómo funciona el inconsciente? Digo que

M itltiit limciona castraci6n o en lililiut luneiona en t^rminos terminos edi'picos, edípieos. en terminos de castración i^nninos de pulsión pulsi6n de muerte. Y digo que cl psicoanalisis es quien nos Iliitilims U lodo Iltrh tu todo eso. Hay una operaci6n operación por la cual el psicoanalisis pertenece ItiMiliUiicntalmcnte mis, no a nivel ideol6gico lhiiil-¡int-ntalmente al capitalismo y, y. una vez mis. ideológico ilu it* iiivcl nivel de la pura prdctica. práctica. tllii) unido Manr que cs es lo que esta il (iitndo Marx pregunta qu^ esia en la base de la economia cconomfa i|Im||||u lllllia Foucault retoma estc este problema en Laspaiahrasy ÍAJ pafabrar J las ¡as cosascams- su liq al a cs es que ella comienza verdadcramente verdaderamente con Adam Smith y con Íliiitlu Antes la csencia esencia de la la riqueza se lilt^Altli) se buscaba del lado de lo que podria podr(a H<Hianr rl esc momento no había habfa lliiitalrr tl objeto o del lado de la objetividad. En ese Hb m Hiiiuula política. habfa había otra cosa: cosa.: el analisis de las riquczas. riquaas. La esencia dela mimiiIii poKtica, de la -I-¡tu 1-¡taba I'Kiaba unida a las grandes objetiviclades, objetividades, por ejemplo ejempio a la tierra con llihl- iM ratas. t.Ls, o al Estado con los mercantilistas. ¡I(I M milill lia Ita sido la gran revolucion revolución de dela economía política la cconomfa poHtica a finales del Iillil KVI ll cc inicios del XIX con Smith y Ricardo? Marx lo dice muy iIi ImKVIll

EJ


bien: con el desarrollo del capitalismo, se vuelve vuclvc a buscar la esencia dc la riqueza, riqueza. pero ya no del lado de las objctividadcs objctividades sino hacicndo haciendo una convcrsi6n radical, una especie de conversi6n conversión conversión kantiana itantiana a nivel de la economia política: sc se la vincula al sujeto. ¿Que economfa poKtica: <Que quiere decir que se sc la relacione al hecho, dice dicc Marx, ai sujeto? Smith y Ricardo han hecho. Marx. lo que Lutero cn el dominio de la rcligi6n: de volver a unir la religiosidad alas a las en dela religión: en lugar lugarde conversi6n que la relacionara con el grandes objetividadcs. objctividades, ha hecho la conversión subjetiva.'' sujeto, con la fc fe subjetiva. de la riqucza aao Ricardo encuentra la esencia dela riqueza del lado del sujeto, como acto de producir cualquiera sea. De ahf inmcnso ahi' cl el bello texto de Marx: «Fue un inmenso progrcso progreso cuando Adam Smith dcsign6 designó la esencia de la riquera riqueza como actividad de producir en general, producci6n sobre general. sin ningun privilegio de una producción otra. la La producci6n tcnfa privilegios. Y eraji neusarias, neccsarias, seguscguproducción agn'cola agrícola ya no tenia Y eran ramente, las condiciones del trabajo industrial -es decir el desarrollo del capitalismo- para que la esencia dc convcrsi6n y de la riqueza reali/ara realizara esta conversión dc la actividad de producir en general. Es a partir fuera descubierta del lado de de ahi ftinda la economfa al'u que se funda economía poHtica».^ politica-.* Foucault, en Laspalabraiy las eorrzr. cosas, retoma esto bajo otra forma. Se ihrpaàzbrmy far pregunta qu quei es nacimiento de la economía prcgunta cs lo que ha constituido el cl acta de dc nadmiento economfa pol Etica, y responde que con Smith y Ricardo se descubre en la actividad poKtica, subjetiva de producir algo irreductible irreduciible al dominio de la representación. representaci6n. Esta conversi6n conversión epistemológica es tan clara que cambia el dominio del epistemoldgica cs saber, tiende tiendc hacia un saber sostenido sobre un dominio no representativo: reprcscntativo: la actividad de dc producir en tanto que es subyacente, en tanto que quc pasa 1a través de dela representación. trav& la rcpresentaci6n. ^Qui es cs lo quc cstaba relacionado con lil lai ¿Qué que hate hace Freud? Antes, cl el loco estaba grandes objetividadcs d&pota-; al igual que la li objetivìdades -loco de la ticrra, tierra, loco del déspota-; objctivos. La psiquiatría psiquiatrfa del siglo XIX riqueza estaba vinculado a los cueipos cuerpos objetivos. hace una oonversi6n conversión de hecho semejante a la de Ricardo en economfa economía política. h«3e polfria, la locura ya no estarj objetividadcs sino con uni estará relacionada con las grandes objetividad;-s oon una eee actividad subj iva en general. Esto va a hacer eclosión edo.'!i6n con Freud. Es por cM entre Freud y la psiquiatrfa psiquiatría del siglo XIX. que no hay ruptura entrc ' Karl Marx, Manuscritos de economiay cit., pag. pig. 13 131. Mant, Manwníror economia y filosofia, iare a, op. eit., I. Marx: ƒnrrodurcƒán gmmri Ia crltica rrfrƒca de L la economla economia politua, pø nea. Siglo '1 Karl M an ; Introduccidn general a4 la Sinlo XXI. Mexico, México. 1997, l997. pig. pág. 54. XXI,

54


Í

Í

" Liu-I

'U'

iTcud goipe l'reud cs es cl Riordo, Ricardo, cl el Smith de la psiquiacWa. psiquiatría. Freud da el mismo golpe •Hir dcscubre la esencia escncia |||.|r Ricardo: exactamente del mismo modo que aqucl aquel descubre «l(M straao - hacicndo invci5l6n, es cs ¡lulii acta :teta de la riqueza -trabajo ab abstractohaciendo la gran inversión, lift ir relacionando rclacionando la riqueza ya no con objctividadcs ¡ln lr objetividadcs sino con la actividad ilf dcscubre la esencia escncia abstracta abscracta lil producir en general, general. no cualificada, Freud descubre ilt'l ilcsco objctividadcs -el -cl loco dc uivl tlesco ya no del lado dc de las grandes objctividadu de la tierra o »li'l d^spota-, sino en la actividad subjetiva del daeo. desco. A esta actividad ¡lvl tléspota-, «ilt|niva Esta libido tendrá cendrd fines. fines, fuentes fuentcs iiiltjrt iva o escncia esencia abstracta la llama libido. Hu ylulijrtos. iilijrios, pero hay que quc comprcnder m ^ alia comprender que en Freud la libido va más alla de lUi |>ropios fines, fines son todavía todavfa lun propios fines. fuentes fuentu y objetos. Objetos, Objetos. fuentcs fuentes y fins ItMMi-rus de dc ata: atar el desco territories. M is profundaprofiindanum-ras deseo a las objctividadcs, obielividades. a los territorios. Más tnwiic, desco. A este estc nivel. nivel, mnlm-. cxistc existe la libido como actividad subjetiva del deseo. Fu-ml Yy Ricardo son lo mismo. Mitrx quc la cconom^a Mm: dice que economía poKtica política ha descubierto la esencia de la lliliir/u cl Illjlivru cn en la actividad de producir en general y le ha dado un nombre: el iHlI||u abstracto. No hay m más operación is que calcar para obtener la operacidn rr#Utliuna. cn general y le da un lmltlluna. Freud dcscubre descubre la actividad de desear en mintlirc: ah(, va aiin mmtltre: la libido abstracta. Pero la semejanza semejanva no se detiene ahí, aún in4i lijos. Freud y Ricardo van a hacer una curiosa operación operaci6n comun. IItlIlr]t1.\'. M-un Hchala ¡chula muy bien que M'ttn quc desde el mismo momento momcnto en que Ricardo ha ti«H(il«irrto ¡Im-ttl1ir|'to la esencia de la riquc/a riqueva en la actividad de producir en general, itHlirt iQ iii es lo que Manr Marx quiere decir? mi Im 1irwdo nado de realienarla. ¿Qué Vit un nil hay objetividad, eso esti aaividad de producir Tn está asumido, pero esta actividad las grandes repre1 H Ii ivulineada. mili neada. ^Esto ¿Esto quiere decir quc que Ricardo restaura las btllai loncs lunes objetivas y recae en las alienaciones preccdentes? precedentes? No. trata de UtH* No, se sc rrata IH mil Him 1111 a lo que dlos dc descubrir. Iii un tipo de mistificacioncs misti caci ones acordc acorde alo ellos acaban de Il lltln la riqueza y cl el trabajo estaban alienados cn las objetividades, es decir I| mini Irf HI |m itwdas thladns {cn Ul (cn el sentido de estado de cosas), oosas), ahora van a realienatse rcalienaree en una IW HWItllrva: micva; la alienación alicnaci6n propiamentc Mi-HB propiamente subjetiva que responde a su descubM MIIvniodc la a alienar en aao en lugarde lugar de alienar H'lI-Iilminde la esencia subjetiva. subietiva. Elios Ellos van aalienaren actoen lil lllllln. rn lugar de alienar en un estado de HI rMmIii, dc cosas objetivo. Van Van a alienaren alienar en Im di-tu ntiltjct ¡vo correspondiente la esencia descubierto. im (flu tiilijctivo cocrespondiente a la escncia subj iva iva que han dcscubierto. “In dir llln-<*Id ln que será la alienaci6n alienación desde quc seri dcsdc ese esc momento: momcnto: ya no estará estari tomada »liir4llMtl4 cn su acto a ao I ht-Ill!-¡tia cn en im un estado de co.'sas cosas objetivo, sino que sera tomada en W IMiiH /¡I Qui' ( cs como esencia lililltu es esc ese acto mismo? Es la la realienaci6n real ienación del trabajo oomo HH-I|I'¢n dr producción en condiciones de la propiedad privada. ilr la produccidn cn las condicioncs


Freud descubrc conversion; el deseo ya däcubre la libido abscracta. abstracta. Hace la gran conversion: no debc scr comprendido del lado de sus objetos ni de sus fines, debe ser nes, debe ser descubierto como libido. Pero Freud realicna descubrimienio sobre realiena cscc este descubrimiento una nueva base correspondiente al descubrimiento descubrimienio mismo. Esta nueva base es la realienacion de la actividad subjetiva del deseo determinada detemninada oomo como dela libido en las condiciones subjetivas de la familia. De esto resulta Edipo. Q psicoanilisis es un subconjunto del oonjunto conjunto capitalista. capicalisca. Y Y es por esto El psicoanálisis que, dertos aspectos, todo cl que. en ciertos el conjunto del capitalismo se dobla sobre el psicoanilisis. descubieno psicoanálisis. Ricardo nos dice: «De acucrdo, acuerdo. muchachicos, muchachitos. yo he dm-ctrbierw aaividad de producir en general, peio debc la actividad pero atencion, atencion. la propiedad privada debe scr la medida dc descu­ ser de esu esta acuvidad actividad de producir en general cuya esencia he descusetnejante: «Esto no saldrá saldrd de la bierto del lado del sujeto». Y Freud dice algo semejante: le familia-. ^Por ¿Por qu quéi esio esto cs es asf así y no puedc puede ser diferente? ¿Por familia*. <Por qué qu^ esto pertenece fundamcntalmente lundamentalmente al psicoanalisis y tambidn también al capitalismo? En el capitalismo existcn, Poi existen, perpetuamente, perperuarnente. estos dos movi ientos. Por desrerrirorialixaeión de un lado la descodificación dcscodificaci6n y la desterritorializaci6n dc los flujos, que quc es el polo ducubierto descubierto de la actividad subjetiva. Por otro yyal al mismo tiempo no reterritorialirarse, de neo-territorializar, lo cual no consiste, a präar de cesa de reterritorializarse, pesar dc déspote las apariencias, en resucitar el cuerpo de la tierra ni el cuerpo del despot* como objetividades. Se hace despocismo despotismo local, pero no se trata de eso. La la retcrritorialización no es sim plemcnte una resurrecci<5n resurrección de puros arcaísmos. reterritorializaci6n simplemente arca/smos, es decir dc de objetividades objctividades de tiempos antiguos. debe set antiguos, la retcrritorialización reterritorializad6n debc subjetiva. Sc Se hace una primera vez ver. en las condiciones condicioncs de la propiedad privada, y eso cs es la economfa economia Politica. Y una segunda vez ver en la familia polftica. Y cl momento del psieoanalisis. necesubjetiva moderna, y ese es el psicoanalisis. Ambas son nece> operación dc de rctcrritorial iracion de actividad abstracta II sarias: es la operaci6n reterritorializacion dc la aaividad abstracu que qucM ha descubierto. sentido, quc d En estc te sentido. el psicoanilisis psicoanálisis pertenece al capitalismo no menos que mercado, no mcnos menos quc que el banqucro, banquero, no menos que mcrcado, quc el industrial. Hay un rol extraordinariamente extraordinariamentc prcciso dc la economía economfa capitalista. preciso al nivcl nivel ismo de justi caciones muy curiosas cu.rios-as del circuito psicoa.|1á.li.si-I. Hay justificadones drcuito del dinero en cl el psicoanilisii, del rol del dinero en el psicoanalisis. psicoarralisis. Al menos mcnos de eso todo el mundo aa M burla, es formidable porque funciona fundona y a la vez nadie lo cree. Pero no hay necesidad de dc crcer. crcer creer. Es como en el capitalismo, ya no hay necesidad de creer en nada. Los codigos tienen necesidad de la creencia, crcencia, la axiomatica no ll la necesita en absoluto, le importa un carajo.

86


Í

††††††††ClueV

l-l circuit© del dinero, retomado en el psicoanálisis psicoanilisis a un nivel I-I vcrdadero verdadero circuito capiulisca mii dcbil, tlt-bil. lo hemos visto en el capicalismo. capitalismo. Toda la miquina máquina capitalista filmiona dinero; los flujos dc financiamiento finandamiento lun; ¡ona con la ayiida ayuda de la doble cara del dinero: ujos de tlujos dc 1- lok lui ¡lujos de renta. Son flujos ujos de naturaleza completamente difercnte diferente y el dlMcro los comprcnde dc esos flujos es tlltlrro comprende a ambos. La inconmensurabilidad de tlliit tiltit condicidn condición del funcionamiento de la maquina capicalista. capitalista. lin el psicoanilisis lambiin un l".|t psicoanálisis hay también u n flujo ujo de financiamicnto nanciamiento y un flujo de iquina analítica analftica fiinciona |||¡-ii, y la m máquina mciona finalmente con la ayuda dc de esos dos mujcr va al análisis. andJisis. ll-Hlil-t. cuya dualidad esti está escondida. Por ejemplo, una mujer lili iiuichos tcndri dificultad dificuliad en descubrir los conflictos confliaos FJI tnuchos eases casos el analista no tendrá tiin tu Ml marido. Al mismo riempo, el analisis. En este ¡tin tiempo. es el marido quien paga el rtw), el cl flujo de finandamiento iiicntc al marido, y el pago va de run. financiamiento tiene como fuente Is saiga de esto? csto? El analista tiene la mujcr mujer al analista. <C6mo ¿Cómo quieren que ella sc se salga UlU tlltl rspMndida esplšndida indifercnda indiferencia acerca del origen del dinero. Cuando hace la |ll«ilicad6n ^qui^n jim llicación del dinero, dinero , nunca se plantca plantea la siguiente pregunta: ¿quién p«gD? cstriaamente hablando, se sc trata ftqit? Hay un curioso circuito en el que, que. estrictamente WMihidn Hlttltién del doble juego de la desterritorializaci6n desterritorialización y la reterritorializaci6n. reterritorialización. I’icnso en cn la actitud del psiüoanålisis psicoanilbii.^ frente al mito y la tragcdia, l'ie|tso tt”-lgedia, pues en (tit, no es por ara: azar que han ido aa buscar a Edipo. ¿El jEl viejo Freud encuentra cncuentra llli. nu |lill|U) cn su auto-andlisis, mundo, o lo encuentra cncuentra en su lltllpu en auto-análisis. como oomo dice todo cl elmundo, tillliitii? gocthiana, 61 Ice tardfamente. rllltunt? Hay unacultura una cultura goetl1ia.na, él ama a Goethe, lo lee jh f ikI encuentra cncuentra Edipo en cn Sófocles S6foclcs 0 o en su auto-analisis? ¡l'trtul I'ji regimen capitalista no se le pide a la gente que crea.. crca. Nietas-che Nietzsche es l'n un régimen tjtllrtt Ita mostrado lo que csto sto significa para el capitalismo, es igual que para el tjM li n ha llii|)rrio Romano. ¿Què dice pintura dc los hombres hombrcs de dc su tiempo? ticmpo? imperio dioe al hacer la pinturadc (imuraahigarraJadetoJoloejuealgurm quc Fue file objeto objcto nmm frårgan da ff: todo fo quealguna vezfiiecreido? t›a a.'crn'AÉI.5 Todo lo que leencias es bueno para retcrritorializar. reterritorializar. Como los 4bli'-1t fccncias los Romanos: «Tu Dios lo Ih-vmrmos nosottDS, lo vamos a poner en cn Roma. Roma, asi te te reterritorializanls reterritorializaras en llrvilftttos con nosouott, |Illi«1 i romana». romana*. El capitalismo tamhi^n: «(AII4 está esti la serpiente serpicnte emplumada?, tamhién: «¿Allá |«il hicn venga la serpicnte con numeros-o." nosotros*.^ |'-tl l-tien serpiente emplumada oon ¡I Íu.ll psicoanálisis frente al mito? Hay un articu;ii.il es la curiosa actitud del psicoandlisis anfcul|| ¡li períodos. En un momento lit ill Amtieu Aiv/jcu sobre esto csto que distingue dos pcrfodos. momcnto todo llilii sc analiza yyse sc hace un estudio cstudio exhaustivo exhaustive de los mitos y las lttllt lona luna bicn, bien, se 'lltiedrich K Nietzsche, •I'ticdrich \tastiie,AA.u'ba.Í›l¿2aran¢.rrra, sihahl6Zaratustra, op. cit., d t., pag l78. 178. ' Oclcu/i; lleleure sc se rcfiere refiere a la mltica figura clel Kultuldn en Chichén del templo de Kukulcln Chich^n

E?


Í Flash; Derramer Í entre *dig ' ' moV lla esquizofrenia

Í ii

cspu^, hay un momenco quc la la moda pasaf pasa.^ ¿Por ^Por qué qu^ los tragedias. D Después. momento en que psicoanaliscas ctnologos y con los psicoanalistas jamds jamás sc se han comprendido con los etnologos ambigucdad, de esta csu formiformi­ helenistas? Hay una raz6n ramón de esta formidable arnbigucclad, dable incomprcnsion. incomprension.

IntervenciiSn: ¿Y <Y Lcvi-Strauss? andlisis dc los lntervendón: lxvi-Strauss? Hay que explicar que el amllisis delos mitos cs retomado en base a Freudyque Freud y que todo cl parentcsco está esti el anilisis análisis del parentesco fiindado Fundado sobre el atomo de parentesco como determinante del conjunto del sistcma £se ¿torno icomo de parentesco remite a un sistema de parentesco posible. Ese cuaxto quc es cuarto tdrmino término que es el hermano hennano o la madre, madre. que G retomado por analistas como Orugucs.‘ cl cuarto t^rmino Ortigucsf Elios Ellos dicen: «Hemos comprendido, el término es simb6lico». eso que Lacan acuerda con simbólico». Lcvi-Strauss Levi-Strauss es quien -y -y es por mo oon il el sobre un mont6n antos- hace el cl análisis an^isis de los mitos y los analistas ya montón de p puntosno tienen que hacerlo. D deuze Hay quc fiinciona por tres: lo que quc Ricardo hace Deletm: que anadir añadir que esto funciona en economía, econom(a, lo quc psiquiatrfa, Levi-Strauss cn que Freud hace en psiquiatría, l.evi-Straus lo ha hecho en etnologla. Cuando sc se liquida a Edipo a nivel de las variaciones imaginarias, imaginarias. guarddndolo cstructura quc Lcy-Prohibici6nguardánelolo en una estructura que conserva la trinidad l.ey-Proh¡bìciónTransgrcsi6n, desfiguraTransgresìón, <no ¿ no estamos conservdndolo eonservandolo bajo la forma dc de una desfìguración abstracta? citSn abstracts?

Intervención: Lcvi-Strauss l.:vi«Strauss comienza haciendo saltar a Edipo mostranIntervencidn: me no es el relato importante. Lo analiza para enseguida generalizar do que ese gcncralizar estructura por el rodeo del átomo su cstructura itomo de parentesco oomo como estructura. estiuctura.

Itza (M¿lico]I. Se dicc dice que ilusión óptica. ernplI.lI't'|¡d.l Itzi (M ^ico). Sc quc debido a una ilusl6n <Spdca, una serpiente serpicncc cmplunuda comienza a descender por los escalones esalones del temple, templo, mientras el sol proyecta lU ru misteriosa sombra, exiicndc enconces desaparece. Em Ettl extiende su prodigioso cuerpo y entonces especticulo miles de dc entusiastas eniusiastas que se reunen en espectáculo es seguido afio año a afio año por mila Chichtfn cxperiencia como una muestra de magia maya. Chichen Itzi l á para vivir la experiencia IncitUnces de lapiyeberurfyre. la psychamlyse, nio. *’ Didier Anzieu, Frrud Fn-:rd ft er la mytholope, m_y:bolø¿re, Inridurm nro. I, l, 1970. 1970. pigs. pags. 126-129. 126-129. F/imond: Edrloa Edipo A Afiicano, *‘ Onigues. Matie-CArile Marie-Céeile y Ortigues, Edmond: inrno, EdicionN Edicionll No<,Bs.A s., 1974. Noé, Bs. As.,

HH


Í

iììiìììiìiiiìi

ii

Í

††I:I.|.¡r'Ir"

Deleuze: Dcscubrc Descubre lo que para el era la actividad subjetiva fundamental lundarnental nu el dominio de la etnologfa, ln etnología, la prohibici6n prohibición del incesto, incesto. y la realiena o irdiice en el sistema de parentesco. trtluce Retomando, cuando los ctn6logos Retomando. etnólogos o los helenistas se encuentran frente (I tin «c6mo funRinun mito son profiindamence profundamente funcionaliscas, funcional istas, su problema es «oómo Itltma Iona este asunto ac4». scntido de dc un mito o de una ad». Y Y cuando explican el sentido liiiKcdia las objctividades objetividades a llugedia hacen obra de historiadorcs: historiadortz: los relacionan con oon las U lun cualcs cuales esos mitos remiten, per por cjcmplo, ejemplo. la objetividad de la tierra. <Qud ¿Qué Dim ul ru cosa hacer desde el punto de vista del rigor cientffico cientí eo -que es 5 el suyotliu) edfpico en lllto cxplicar, explicar. per por ejemplo, el rol de un mito o de un ritual edlpico rtlm i6n a las objetividades territoriales y a las objetividades dapóticas? desp6ticas? Por I'Ilst ión •|f mplo, Levi-Strauss persistenda de una Ilrmplo. Leviéìtraum nos muestra que Edipo remite a la persistencia (IliUictonfa, dtltuctonla, es decir a la existencia de la objetividad territorial, territorial. y a la vez ver a su II III U SD, cs desp6ticas. El ito. ito, la llet uso. es decir al nacimiento de las formaciones despóticas. IIMIirdia Elios tienen lht rdia estin están vueltos del lado de sus referencias objctivas. objetivas. Ellos tiata de tal siglo. siglo, de tal ciudad griega, etc. Para ellos, la II||.I|||I puesto que se trata ¡l|›li|.'ación del mito y de la tragcdia tragedia es 5 incomprensible si se la independira ili|ilicaci6n indcpcndiza tin Nc sistema de referencia referenda a objetividades historicas. I-lr Ne Ilos jos psicoanalistas, psiooanalistas, desde un comienzo, comienzo. no van a estar interesados en las nhlel históricas, buscan relacionar los mitos y la tragedia a la libido M h|»i ividades hist6ricas, mitin actividad subjetiva. Es aquello que está Mimo csti expresado en la fórmula firm ula |It¡|t'|tt|a de Abraham: «E1 «El mito sueño de la humanidadui' llHHiuia dc sueno dc hum anidad*',, el mito como Ittrlliugra del sueno sueño a escala de la humanidad. Ellos relacionan el tUtiiltigo cl mito ala a la 4t dc la libido tcnicndo transformadones del si II Ivldad lvlllatl subjetiva de teniendo en cuenta las transformaciones Inmttrciente y cl el trabajo sobrc sobre el inconsciente. La actitud del psicoanálisis lHi«)iiiicicnte psicoanilisis luli- liM Im mitos es tan ambigua que hace que en un momento busque y en Mill rrnimcie I-llltt Iflttmcie a buscar. Son los primeros en atar los mitos y la tragedia aa la lllildo coino <por qu^ llltltln como esencia subjetiva abstraaa. abstracta. Pero ¿por que al mismo tiempo Hull-tr-| nn el mito y la tragedia? Es increíble in cl increfblc esta historia: el cl ito y la trage' Al.rulum Karl-. Karli Medico psicoanalista alemán alemin (1877 (1877-1925). cn el cl 'ftlmilmm Médico y y psicoanalista -1925]. Trabaja en hw|i||iil psiiquiitrico dondc conoce aa jung. Jung, quien quicn lo inicia en cn lturpllrl psiquiátrico de Zurich. Es alK allí donde l-ll il: I^reud. Freud. Funda cn en 19! de Berlin. l«i him IiIni .Ic 1910D la Asociación Asociaci(5n Priooanalltica Psicoanalftica dc BerUn, primera Illttn lle la Asociaci(Jn Asociación Psicoanalltica la que se HMH il» PsicoanaHrica Internacional, de la se conviene convierte en Iilllllnlf en en 1925. I92S. Cf. Sueño _) mito. miro. Un estudie psicología de lor pueålor, Suefioy esnulio ¡core sobre psicologla los pueblos, llnl Illllai, lunar. 2000. IM


inducido a divagar en t^rminos términos de mito y de tragedia? ¿Qui los ha llevado a medir las unidades del inconsciente en los mitos y la tragedia? Una vcz mis, Unavez más, mi cucsti<5n cuestión se plantea a nivel clfnico, clínico, frente a un tipo que Schreber llega y Freud dice: «Vean, sufre de neurosis, o mejor, de psicosis. psioosis. Scltreber «Vea.n, habla oomo como un mito». Freud no ha encontrado eso en su inconsciente, sino en todas las malas lecturas de las que se nutrla. nutrfa. Dioe: Dicc: «¡Pero ojPero este cstc tipo habla como Edipo!». Edipoin. Cuando llega un tipo para el que las cosas no andan bien, nos da la imprcsi6n descompuestas, impresión de todo un conjunto de maquinas dcsoompuestas, enloquccidas; f^rica estropeada donenloquecidas; nos encontramos en un taller, en una fábrica dc «pim, pam, pum» sale de de pronto una Have llave inglesa ha sido lanzada y vpim. disparada en todos los sentidos. Es una Tabrica dìsparada fabrica loca, pero del dominio de la fabrica. Freud se vuelve y dice: «Es teatro. teatro, es un mito». Hay que hacer semcjantc semejante cosa... oosa... U na migraci6n cclulas que franUna migración celular es, por ejempio, ejemplo, un grupo dc celulas quea un umbraf. umbral. Los umbrales son Ifneas líneas de intensidad. Antes de que biol6gica extensa, hay una materia intcnsiva. haya una realidad biológica intensiva. El huevo no fecundado o no activado es verdaderamente la intensidad n^ 0. No se trata de una metafora si digo que es el cl cucrpo catat6nico, el huevo cuerpo catatonico, catat6nico. Desde que es activado hay todo tipo de viajes y de pasos. catatónico. extensi6n: un grupo celular hace una Seguramente son viajes o pasos en extensión: migracidn migración sobre el huevo. Pero bajo esa caminata extensiva, extensiva. como bajo el paseo del esquiao, esquizo, hay pasajes y devenir-es devenires de otra naturaleza. naturalcza, pasajes y devenires en intensidad. Es por esto que no estoy de acucrdo corrientci acuerdo con todas las eorrienter antipsiquiitricas medica* antipsiquiåtricas que quieren renunciar renunciaraa los medicamentos. Los medicaPueden tcner tener el uso de mentos tienen dos usos. Puedcn dc «al que nos enmierda, hay quiere dccir decir llevarlo lo m más que calmarlo», y calmarlo quicrc is cerca posible de ll li en quc que los psiquiatras detienen un efluvio de intensidad cero; hay casos cn


, s

:s s ,

,e _ F1='i°±'

ill' III) gradicnte u n umbral de dc intensidad a otro. Y Y esto es difercn:lv un gradiente a otro, de un diferenIV o la alueinaeion, alucinacion, es su base. Las alucinaciones yylos los delirios dclirios no lv «lrl del dclirio delirio ola lu(Til csos pasos intensivos, pasos de llireli mas que exprcsar expresar scciindariamcnte secundariamente esos mw/onaaotra. ¡Illa 'rona a otra. I'Jtrictamcnte hablando, quc quicrc dedr el Presidcnte I-rtrietamcnte hablando. :que es lo que quiere decir Presidente Schreber Sdareber tutndo declara «me «mc nacen verdaderos verdadcros senos»? cuando senosu? No es una alucinaci6n, alucinación. pero I |t#nir dc ahf pnl i r de ahi tendrd tendrá alucinaciones. ^Es ¿Es delirio? No lo creo, creo. pero a partir de (III la alucinación alucinaci6n y el delirio. El ¡lil tonscruiri tunstruirí d el delirio. Es la matriz comun de la litmi esti, estrictamente, cstriaamente, sobre el cl cuerpo sin 6rganos ¡mw lemenino está., órganos de Schreber. PI |Wia, hace viajes asombrosos, Pl |uun. asombrosos. hist6ricos, históricos. geogrificos, geográficos. biol6gicos, biológicos, y a este hlval £l no deviene devicne mujer mds iilvnl lodos todos los flujos aun se mezclan. mandan. Él más que en una (••^•iirctlva alsaciana jvrnpet-tiva historica, I-ústorica, por ejemplo cn en la necesidad de ser una joven alsaeiana HUi csta mezclado: el cl devenir mujer mln (Iclicndc uleiiende Alsacia contra Francia. Todo esta liiil I'residcnte sc mezcla alemin de dc Alsacia. El devenir dll Presidente se mezcla. con oon un devenir alemán IHIi|<‘f Hsicamentc mlilvr llsicamentc experimcntado experimentado por el Prcsidente Presidente Schreber Sdireber es un viaje en lIlI|1|||iI.lad:éll1a gradiente ser Iniriiiiidad: 6\ ha franqueado franqucado sobre el cl cuerpo sin órganos 6rganos el gradientc nu||nr. II -o o ha Franqueado yy ha alcanzado alcanzado otro otro umbral. umbral. Generalmente esos lis fianqueado Gencralmente a csos llilvt rn intensidad hay que ayudarlos en iMjn on cn extensión. cxtensi6n. Vuelvo al fascinante problcma problema de Viirlvo dc las travestis. travcstis. Son aquellas aqucllas cuyo rlljr más y|||* rn m la cosa menos rnerafóriea, metaf6rica, son quienes m is se arriesgan y se lltviiliicran en un viaje sin salida. Y lo saben. sabcn. Podemos considerarlo en Inviilucran rrlnmión: se viste dc de mujer, sc se inyccta inyecta hormonas. Pero debajo de eso nuinirtn: n-n||m umbrales dc de intensidad. iUi|Mia l\\r|| comprender todos esos fenómenos iSira comprendcr fen6menos hay que desorganizar los órga6rgannn,«i licihaccrlos, ilrlhscerlos, poner entre par^ntcsis paréntesis la realidad iW rcalidad que conocemos demaijiltlii Ilil-lu l>icn: lrlen: cl el organismo. Pues cl el organismo no son los 6rganos órganos sobre un ›1iQ|-jm. el organismo cs es un c6digo código o una combinatoria -c -en i.1)«r|Ni, n el mismo senti)|ili-Ih iHH IHque se habla de código c6digo genético-_ gen^tlco-. Mi cuestión cucsti6n cs quc los órganos, 6rganos, a es que Ilhllli lie lle objetos parciales, tienen tftoln tiencn con el cuerpo cucrpo sin órganos 6rganos una relación relaci6n IIIH- itHiliinda, jimlnnda. pre-orginica. pre-org-íniea. Esa relaci6n relación pre-organica parece parcce implicar que U Entonces, los órganos I* tlmnlona 4li<ml«na todo punto de vista extensivo. extensive. Entonccs, lirganos no son millon tales formas formas o tales tales fiincionamicntos, mcionarnientos, son grados grados HiAi liwterritorios lorritorios teniendo ccnicndo talcs tic iHtviwldad iiilvntidad pura. En esto la cmbriologfa embriología estd está muy avanzada: tal ral gradiente tU gradicnte ¡lt nl 0«I Himno de un ojo, tal otro gradicnte gradiente da tal otro esbozo, ih »l ni‘/x) dc csbozo, son las potenM4*im»niiivas 6rganos. Ahora bien, la intensidad cero ilü llillntivas sobre cl el cucrpo cuerpo sin órganos. H dc las potencias intensivas, cs NHHN lo lti rnnirario vnlilrario de es la materia intensiva pura '.¦|I


quc que ellas vicnen vienen a llenar en tal o cual grado. £n En este scntido sentido digo que cucrpo cuerpo sin organos y los organos son la misma cosa en su lucha comi contra el organismo. Artaud ha mostrado maravillosamente que quc el cl verdadero verdadcro enemigo cncmigo t< cucrpo cuerpo sin 6rganos órganos es el organismo. Bajo cl organismo, y puesto cm em pardntcsis el organismo, sc vc muy bien la rclaci6n entrc los 6rganos cor paréntesis se ve relación entre órganos con potenci intcnsivas intensivas quc que vienen a llenar la materia en tal o cual grado }'y cueqM] sin 6rganos. misr cuerpo órgnos. En ultima instancia, instancia. los dos son estrictamente Gtrictamente la rnisr cosa. El viajc dc unas zonas a otras, tal que quc S oosa. viaje csquizofr^nico csquizofrenico es ese paso de SC(f sccundariamcnte dc via secundatiamente se hacc hace cn en extensi6n extensión bajo la forma de paseo o de S6lo Sólo secundariamente socundariamente hay delirios y alucinaciones, bajo ellos hay una rt dad que cs sicnto». es la del «yo siento». Vuelvo al huevo. Aiin Aún antes de que tenem quc haya órganos 6rganos fijos, no tencm simplementc lo indifcrcnciado. rcparticiones dc ye simplemente indiferenciado. Hay repanicionä de intcnsidadcs, intensidades, ye', que vendrá! zonas de intensidad no se sc parecen en cn nada a los órganos 6rganos quc vcndrdi ocupatlas en extension. Lo que da el tsbozo del ojo es un gradiente. ocuparlas cl csbozo gradientc. Cua un grupo celular pasa de una rcgi6n ningi do tm región a otra, otra. algo ocurre, no es dc de ning¬ modo lo indifcrcnciado. cxtcnsiva hay paso de u indifcrenciado. Bajo csta esta migracion extensiva intensidad a otra, sin que se distinga todavia todavfa ninguna figura de dc 6rganos. órganos. despues y al final dc de esas migraciones quese despu& que sc discernirán discerniran en cn extensión cxtensi6n II órganos y luego los 6rganos. órganos. esbozos de 6rganos Intervención: er1.l.1t' el c.t.|.|:-r i: No basta oon con decir dccir que hay una diferencia ei órganos y Y el organismo, eso cs es cvidente. evidente. Otro punto que es mas prob sin organos mitico es que podemos decir que sobre el cuerpo cucrpo sin órpnos 6rganos hay opcraci mático nes que se producen, opcraciones operaciones dc de repulsitin repulsion de dc tipo paranoico y de titi aquimfrénico. Pero hay un punto que no has esgrirnido: piensas que lih esquizofrdnico. Pcro esgrimido: si picnsas equivale al funcionamiento de una vida del inconsciente y que ella equivalc mdquinas csti el cuerpo cucrpo sin órganos 6rganos cor máquinas dcscantes, deseantes, y afiadcs añades que luego está cuerpo lleno, improductivo estéril, no queda planteado el cucrpo im produaivo y estdril, qucda plantcado cl punto de producción misma del cucrpo cuerpo sin 6rganos, órganos. es decir como se hace para qu( qut produccidn vuelva en un momento de viene vuclva dc la vida del inconsciente. ¿De ^De dónde d6nde vicne cuerpo sin organos? ^Cuil ¿Cual es de produccion de lleti cucrpo cs el proceso dc dc ese cuerpo cucrpo Uer Para Artaud, aun cxiste existe un cncmigo enemigo mayor que el organismo: Dios, Sata Sat^ el gran ladron. Un delirio y una intensidad quizá quizi funcionen al misr tiempo. Artaud, Artaud. por ejempio, ejemplo, se sentía aniquilado. desposef desposeí ticmpo. senu'a literalmente litcralmente aniquilado,

92


*Jeri jm! Dios que le robaba la vida. A1 Al punto que decía: piir dccta: «He operado una (•'vcrsi6n reversión hacia el seno matcrno*. materno». Para apanarsc apartarse de esc ese robo, robo. Artaud ha Hii|>rcndido opcraci6n de reversión. rcversi6n. ¿Cómo ;C6mo vniprendido sobrc sobre su cuerpo sin 6rgMos órganos esta operación ||urtle producirse un tal cuerpo? [itirdc cucrpo?

Dcleuze: rclaci6n con Dios es muy simple. Lo que Artaud llama Deleuze: La relación Dliiii cs cl l)|nr es el organizador del organismo. El organismo es cl el que codifica, el i|(ir flujos, los combina, los axiomatiza. En csc ||ur agarrota ngarrota los flujos. ese scntido, sentido, Dios M i]uc fabrica le rl el que iabrita con cl el cuerpo sin 6rganos órganos un organismo. Para Artaud eso M Id insoponable. cscritura forma parte de las las grandes tentativas por II ln insoportable. Su escritura lliii c6digos, cualesquiera list cr er pasar pasat los flujos ujos bajo y a (rav^ través de las mallas de códigos, (jilc ucos cscritura. Lo que estos sean; es lamds la más grande tentativa para dcscodificar desoodifiear la escritura. i(uc llama la crueldad es un proceso proccso de desoodi descodificaci6n. que cación. Y cuando escribe uilnla escritura cs es una porqueria» •loila cscritura porquerfa» quiere decir dccir que quc todo código, aSdigo, toda (ontbinatoria Inmbi natoria tcrmina termina sicmpre siempre por transformar un cuerpo en organismo. \?»t operacidn de Dios. lisa cs es la operación Respondiendo aala necesario mostrar cómo Kcspondiendo la otra pregunta, es neccsario c6mo el cuerpo ill) improductiva cs ¡lu (Wganos organos en tanto instancia improduetiva es producido en su sitio, en su lu|¡.,, cn en la producci6n producción dcseante. Tenemos una pauta, ya que en cuerpo dcscante. Tcnemos cn el cucrpo luiiiil fen6mcno cquivalente: fiierzas produclunil sc se produce un fenómeno equivalente: a partir dc de las Fuerzas llviu sc especic de cuerpo lleno social quc, s( mismo. mismo, es ilihn se produce una especie que. por si iHHiroductivo atribuyc las fuerzas productivas. lI1I||m›ductivo y sc se atribuye M problcma no es cs fundamentalmente fundam cntalm ente diferente diferentc a nivel de dc la lill problema Mt^iii/ofrcnia donde hay que mostrar c6mo, producci6n Ilqtiiimfrenia cómo, a partir dc de la producción lUwniitc -e n la corricntc producci6n que se sc conecta conccta en cn todos los tlenennte -en corriente de esa producción Hlllidos- se produce una instancia improduetiva improductiva que quc es cs el cuerpo cucrpo sin ilmitlos^gMiios. Plantcds quc cs neccsario cl cuerpo sin 6rganos Mpuos. Plantezís que es necesario quc que el órganos sea ^1 él mismo MuUucido cl juego de los organos-objetos parciales productivos. produ«ivos. HaHutlucido en enel btlt bllt niic que cxplicar explicar c6mo. cómo. (>imtcsse: Dccfs quc inconscicnte es la vida de las miquinas Uumtesse: Decís que la vida del inconsciente máquinas rlnulues. Si esas maquinas iImmiucs. miquinas deseantes son exactamente exacumente el pequeño peque^o øågjerø oijeto 4. a, lilinures no cicnen tienen nada que ver con la vida, son so n maquinas mortfferas, iMIiHitcs mortffcras, HuitliiDcntalmcnte mortffcras. ltlmlnmentalmente mortiferas.

deuze: ¿Por que? tyauze:^Porque?


ComtesM: Comtesse: Porquc Porque es el ohjeto objeto a. Si las identificamos con el objeto a, ie, no pueden «er quc maquinas mortíferas. monfferas. Entonccs pucde corncomser otra cosa que Entonces se puede prender que cl el funcionamiento mismo de esas miquinas máquinas mortíferas prendcr moitlfcras puede pueda producir en cierto cicno momcnto momento un cuerpo lleno. Deleuze: Eso cs descantcs es terrible. Cuando yo dije que las mdquinas máquinas deseantes eran el objeto a, quc, induso cstructuo. quise decir jiutamence ustarncnte que. incluso cn en Lacan, una mtructura no puede Funcionar mds que si se introduce suavemente un elemento funcionar más maqufnico. maqu{nico y no cstructu* maqulnioo. El objeto a cs 6 finalmente un elemento maqulnico estructural. Desde el afio dccir que para el d inconsciente Edipo año anterior he intcnudo intentado decir no quiere decir absolutamentc absolutamente nada. El primero en decirlo fue Lacan, pero jcatistrofe!, castracidn. Y yo he dicho ¡t:atástrofe!, no ha qucrido querido decir lo mismo para la castración. lo mismo mbmo para la castraci6n. mis, he dicho que la castraci6n castración. Adn Aún mas. castración no existfa existía m is quc fundamcnto de dc Edipo. El año ano anterior se sc me concedió concedi6 que más que como fundamento Edipo era una especie dc c6digo catastr6fico, de código catastrófioo, fastidioso, fastidioso. que explicaba la psicoandlisis. Para la castración castraci6n eso ha sido mds gran miseria del psicoanálisis. más dificil. Comtesse: castraci6n. De suerte sucrte que yo no vw veo C0rntesse¦ No decfs decís lo quc que es la castración. como a partir dc de ahf ahí sc se la pueda voltear. Deleuze; quc se sc me concedier-an concedieran como justas Delaue: Pero entonces, suponiendo que las cosas hasta Edipo, ya eso me deja helado. Tambidn También que líneas generaquc en Ifneas lm se me accpten acepten cosas sobre la castracidn. castración. Hay quienes les quiencs de esto han dicho: dicho; «SL sí. pero atención, ya te vamos a agarrar: hay pulsión de muerte y no se «Sf, sf, atenci6n, tc pulsi6n dc creerã crcerd que vayas a eliminarlaa. climinaria». Para mí m( Edipo, la castración castraci6n y la pulsión pulsi6n de muerte son las tres formas dc de la mistificaci6n mistificación pura. Si se se reintroduce la pulsi6n entonccs no hemos hecho nada. Es por eso que lo que pulsión de muerte, entonc dices sobre el carácter mortlfero de las máquinas deseantes cardaer mortffcro mdquinas dcseantes me llena de espanto, porque nos volvemos a encontrar con Edipo. Comtesse: No hay culto aala la muerte. Eso existe cxiste pero para los psicoanalisComtesae: tas que quieren trabajar el descubrimiento desctabrimiento del psicoandlisis, psicoanálisis, es decir lo que operaciones de castraci6n castración que tienen efectos... en él dl son operacioncs Deleuze: Con lo que decfs, nucstro decís, tc te adosds adosás todo lo dcmas. demas. Por eso nuestro problema cs es otro: ^sc ¿se trata dc de operacioncs operaciones del inconsciente o de operaciones operacioncs

EH


Él-e "r'

(Illilicialej que cl psicoanilisis milìciaies el campo social retransmite a trav^ través del psicoanálisis lut:i(!nciosclas sufrir al inconsciente? li|t:i¿-ndosclas Comtesse: positivas, no vemos Comtcsse: Si -Si no hay mas que miquinas máquinas deseantcs deseantes positivas. (iiiiio podrfa ¡nino podria producirsc producirse un cuetpo cuerpo lleno. Deleuze; Me deds gdnesis del cuerpo cucrpo sin Deleuze: decís que nunca podn'a podría hacer una génesis rtrniiios ds elementos mortlferos. mortfferos. Pero yo espero que s(. iitganos sin introducir Ilos si. Si «l mortffera, todo lo que he intentado Il cucrpo cuerpo sin 6rganos órganos es una bola mortlfeta, liut'cr liuuer sc se dcsploma. desploma. Los sujetos llegan a hacerse analizar y tienen una cierta demanda. Elios Ellos llcvan sc los inyccta. llevan Edipo y la castracion, castración. no es e! el analista quien se inyecta. La cueslli^n tión cs es saber si estos efcaos, efectos. habida cuenta dc de las transformaciones del irubajo trabajo del inconscicnte, inconsciente, son adecuados a las formaciones del inconsciente 0 mccanismos de otra naturaleza quc fin y por Función fiincidn rr son mecanismos que tienen por Fm impedir su funcionamicnto. funcionamiento. El psicoanilisis psicoanálisis no inventa Edipo y la castratirtn, anali'tica consiste en eludir la pregunta: <eso Lión, pero toda la operacion analítica ¿eso (|uc que cl el sujeto trac trae es adccuado adecuado a las formaciones del inconsciente? es adecuado: castración son Para el analista va de suyo que cs adccuado: Edipo y la castracidn cxprcsioncs, expresiones, unidadcs unidades cxprcsivas expresivas de las formaciones del inconsciente. Si liien cl el analista no ha invcntado inventado a Edipo. l)icn Edipo, en un sentido hace algo peor: lo coniirma, pues lo eleva tonfirma, elcva a una potencia analítica. anaUtica. Un tipo lleva a Edipo, el analista hace dc de ello un Edipo de transferencia, es decir un Edipo de Edipo: Edipo; miaiista tu lleva su castracidn castración y cl el analista hace de ello una castraci6n castración dc de castración. (»llcva castraci6n. l'.¦tacta.|11ente como en los abortos provocados, .se I'Aactamcntc se nos hace hacc abortar dos veces: una vcz vez con la abortcra, abortera, otra vez medicina especializada vcccs: vcz con la mcdicina cspecializada en cn clinica aseptica. El tipo sc se hace castrar una vea sociedad, ciJnica vcz en cn familia y en socicdad, liicgo y sc hace rccastrar la fórmula f6rmula genial de la la «castración «castraci6n luego va al divan yse recastrar con la lograda». Lograremos lograremos cso cn en lo que la abortcra abortera habfa había fracasado. lograda*. ftacasado. que la frontera separe analistas que De ningún ningiin modo me parece quc quc se sc encuentran frcnte frente a un material clinico filósofos que de él. cncuentran clfnico y fil6sofos quc hablan fuera fiiera dc dl. tema ha sido examinar c6mo cómo fiinciona Funciona el inconsciente Mi tcma inconscicnte y ver vcr que ignora castración, a todas csas esas proyecciones tta Edipo, a la castraci6n, proyeccioncs de la conciencia sobre el inconsciente. En cambio el d material que le aporta el sujeto inconscicnte. el analista abraza el adecuado a estimando que, habida cuenta del trabajo del inconsciente, es es adccuado inconsciente mismo. las formaciones del inconscicntc


Clase VI Estado de los flujos en el capitalismo: axiomatica. axiomática. 22 de febrero de 1972

argumento usado contra los antipsiquiatras Un gran argumenco antipsiquiacras consiste consistc en cn afirmar ||ue dicen «viva la csquizofrenia». csquiriofrenia-. Se pretende que en i|iic son personas que diccn prctcnde quc .-ring está II ding escj la idea de que la esquizofrenia es la verdadera salud. És Es una total

lulsificacion. Me permito recordar la quc de Ialsiiicacion. lart is fundamental de Laing, que ningun Nouwi'Oårerrratmr. Ohservateur. iiingun modo es como pretende un articulo del Nouvel la posici6n posición de I-a dc Laing es que quc la esquizofrenia debe ser comprendida en liincidn pregunta; ¿cómo ^c6mo es Iimción dc de un proceso. Plantea por ello la siguiente pregunta: producido un esquizofrcnico csquiaofrenico enfermo? Esta pregunta se desarrolla en esta |)roducido mra: ¿es producido cn en fiinci6n función de un proceso esquizofrénico (lira; ^es esquizofr^nico o por su tuntrario. decir por la interrupci<5n interrupción del proceso, la continuación tontrario, m es dccir continuaci6n en el vncío. su exasperación? Lejos de ignorar quc que el esquiaofrenico vnc(o, cxasperaci6n? Lcjos esquizofrenico clinico clfnico esti estd más enfermo y sufriente cuanto rnlermo ysufre, y sufre, Laing piensa que es tanto mis que su producci6n producción como esquizo-cKnico esquizo-clinico está ligada. ya no a.l i|iic esti ligada, al proceso rat|uizofr¿nico, sino a la interrupcidn interrupción de dicho proceso. H(|uizofr^nico, Pretender que en Laing Laingy I’retender y otrosantipsiquiatras otros antipsiquiatras el esquizo como entidad t1Knica línica es algo admirable es una deshonestidad tal taJ que esconde una operaopcraii(^n Litin de otra ntra naturaleza. El autor del articulo explica que el sufri icnto iento


legal quc que ticnde tiende a ccrrarsc oerrarse sobre los ninos niños un poco dcsviados, desviaclos, y aiin aún sobre caraaercs, cl articulo artfculo caracteres. de los que sc se hace una clasificaci6n clasificación psiquiatrica. En el se dicc dice ni una palabra de esto. Tal vcz recucrden un detenido cn prisi6n de Clait'\"a1.u¦ Qairvaux llamado Buf vez recuerden en la prisión quc que file ae llevado a comar tomar dos rehenes ce inducido a matarlos. Poco dcspud despué distribuyó a los prefcctos prefectos una nota del Ministcrio Ministerio del Interior cuyo Cuyo sent distribuy6 era el siguicnte: a la mayor vigilancia sobre siguiente: lo ocurrido debe llcvarnos llevarnos ala hospitales abiertos. La campana Campaña actual tiendc tiende a querer encerrar en it hospitalcs estmctura de internamiento mas rígida. estructura rfgida. Quisiera volversobre el capita Quisicra volvcr sobre la estructura y el estado de los flujos en cl Nuestro problema es essiempre cómo los flujos chorrc-an mo. Nucstro sicmprc c6mo chorrean sobre el el cuel cuei esta sociedad, sociedad. sobre el cucrpo cuerpo sin órganos lleno de csta org^os del dinero, puesto qu eätrictamente hablando, hablando. el capitali.capital-dinero es, estrictamentc el :mw soctus de lasociedad lasocicdad capitalL Qtúsiera intentar mostrar que la Sociedad Quisicra sociedad capitalista, en su economía economfa rrn fomta un sistema de inmaneneias. ma, forma inmancncias. La inmanencia capitalista tiene Ii que es necesario definir de nì r a nivel económico. oót aspectos quc econ6mico. Se trata de saber c6i libido. cn en un campo social, invisre ujos. Ahora bicn, bien. si es verdad << la libido, inviste los flujos. invesrimento de flujos. el estatuto dc de el investimento libidinal es un investimento flujos, cl deberá il trarnos tramos sobre el carácter flujos en cn una formación formacidn social deberd cardaer de investimcntos colectivos, de los investimentos inconscientes ci investimentos socialcs, sociales, colectivos. el ccampo a m p social mismo. Primer aspecto de la inmanencia capitalista: se sc trata de un sistema cados (primera definición d relaciones diferenciales entre flujos deseodi descodificados (primcra defmicidn aacìomatiea). Hemos encontrado relaciona; a niveles axiomatica). cncontrado esas relaciones nivelcs muy diversos. A un primer nivel, el del capital industrial, hay relacion diferencial diferendal el”. er diferente. inconmensurables ineonmensurables de modo directo dos flujos de potencia diferente, ujo de capital ycl flujo y cl flujo de trabajo. Esos flujos son inconmensurables permanecerfan virtuale tanto son de diferente potencia, pero a la vez permanccer/an

98


ii Í

Clase VI

llii'ian indepcndientcs de su determinadeicrmina' lllrlan indepcndientes independientes el uno del otro, otro. independientts tiOii tlún rccfproca. recíproca. A fmancicro, hetnos cambi^n una relación rclaci6n A nivcl nivel del capital financiero, hemos cncontrado encontrado también (lllf rciicial cntre |lllfrrnc.ia.l entre flujos de financiamiento y flujos de renta o de pago. No se luiii cl dinero implica esas dos formas. Hals dc tle dos formas de dinero, sino quc que el formas, M ill ks um las dos caras del dinero: sobre una cara de su cuerpo capital-dinero (■liiirrca otra cara chorrea dc u-lmrrea un flujo ujo de Rnanciamiento, .na.nciarniento.yy sobre la otracara chotrea un flujo ujo de f¡min Flit noti de dc pago. hnalmcnte dc relaciones rclaciones diferendifcrenliinalrnente hemos cncontrado encontrado una rercera tercera forma de •■Ulv»»tu nivel nivcl del capital mcrcantil; entrc lo que se podrfa rlulen mercantil: la rclaci6n relación entre podría llamar cl el lKi|o mcrcado y el flujo innovaci6n. lluiu dc de mercado ujo de conocimicnto conocimiento o de innovación. Kctomo dc la lletomo sicmpre siempre el c^ebrc célebre tcxto texto de Marx sobre la baja tcndencial tendencial de I4«« tcxtos consiste consistc en cn decir que, en el cl capitalislau tic tie ganancia. La base de csos esos textos (M ii, att medida quc lnn, que progresa la automatizaci6n automatización -vinculada al dcsarrollo desarrollo |il«|ii(nico que Ic devicnc cada vez mas ||m||.tÍnico le cs es propio- cl el trabajo humano deviene más itil)'accntc a la miquina.' sostcner que el capitalismo capicalismo rentlyucente máquina' Entonces, ^oSmo ¿cómo sostener |H hmi imbrc dc trabajo humano, cuanjlnlu sobre la plusvalfa plusvalía Humana humana extrafda cxtraltla del flujo ujo de ilii maqufnico de dc al menos ciertas cicrtas zonas 7X>nas del tln purcce parece que cn el dcsarrollo desarrollo maquínico Htjiitulismo -donde el trabajo humano es M(|iiialismo cs cada vez más m is adyacente a la niil(|iiina csta es cada vez mas productora- la plusvalfa tiendc a måtjui na y esta plusvalía humana tiende vez. más? m4s? Clavcl los economistas mandstas, esc mlncirse cada vea Clavel dice aalos maneistas, con ese f«(lutirsc Nltittn que Ic le otorga el no ser economista: Ml i ll to derecho a la incompetencia quc sostcner que quc el capitalismo funciona basado "“I'xplfquenmc ll t|¦l íquenme c6mo cómo pueden sostener t\|| In la plusvalía que. al mismo ticmpo, tiempo. la maquina parece devenir fii plusvalfa humana y que, la mdquina nula vez más más H(lu mis productora y el trabajo humano cada vez m is adyacente". adyacente”. 1^ Miura bien, Marx Manr decfa decía que hay una baja tendencial Ahora tendcncial de la plusvalía plusvalfa irlativa, csa tendencia es contrariada por una multiplicidad de Ielittiva. pcro pero quc que esa fit dc los otros. En nuestra tercera terccra relación rclaci6n la liirc.s tnres indcpendientes independientes los unos de illlctcnciai solo de esos factores. ¿Qué ^Qu^ ocurre ocurrc cn Illlllreneial hay uno sólo en lI regioncs regiones llamaiUt tle dc innovacion (innovaci6n blil (innovación de miquinas rnåquinas y automatizaci6n)? automatizaciónj? Cada uno ¡le nosotros sabe que cl capitalismo no inviste esas rcgioncs regiones a la hora indicatif quc el rle dcide desde el punto dc de vista de la cicncia ciencia y la t^cnica, técnica, sino desde el punto de *U mdømmralerpara la critica m'n`ra de k¡A eronomƒapølíríra. ' (l I Karl Manr. Marc, Ekmenros EiememosfiincLinimtalespara economlapoUtica, ltiglu México, 197 1971. Hllllii XXI, Mexico, 1, ((Capítulo a p f tu lo sobre la automati ción) ci6n) Clavel, Qui tst mai.-'nn Flammarion, Flammarion. l970. I IO-I2-1, 520-327. ''Maurice Maurice Qavel, 1970. págs. pigs. 110-124,320-327.

EIÉI


implican como contracara las regiones rcgioncs dondc donde un material viejo y caduco caduoo aes mantcnido y donde los investimcntos maquinicos no se hacen haccn mas quc mantenido investimentos maquínicos que en el momento cn en que ello acarrea una rebaja cn en los costos de produccidn. producción. Se pone en juego la relacion de dc la empresa innovadora con las empresas que deben conservar el material y las relaciones de mercado en general. (Ver el ElcapitaUsmo mano_paí¿rra).5 monopoUstd)} libro de Maspero .Eícapiraíirmø Esa tercera relacion diferencial cs. es, como dicen los neo-economistas, neo-economistas. la del flujo capitalisQ. ujo de conocimiento o el flujo ujo de innovacion en el regimen capitalista. El flujo hacc un ujo es patentado y pagado --flujo ujo de pago del que hablamos hace momento a nivel del capital financiero-. El flujo ujo de mercado en el que se inscribe la innovaci6n cncucntra su rcntabilidad innovación y cn en cl el que encuentra rentabilidad cs es de otra naturaleza y dc relaci6n de una potencia no conmensurabie. conmensurable. Sc Se trata de una relación diferencial típicamente tfpicamente capitalista entre cantidadcs cantidades que no son de la misma potencia; forma de dinero la que quc sirve para pagar la innovapotencia: no cs es la misma Fon-na rcntabilidad de esta csta innovaci6n. ci6n ción y la quc que defmc defme la rentabilidad in novación. Tenemos entonccs rclacioncs diferenciales entonces tres formas fundamcntales fundamentales de relaciona correspondicntes Esc sistcma corrspondientes a las tres formas fiindamentalcs hmdamentalcs del capital. Ese sistema de rclacioncs en la miquina capitalista, una trasformaeión trasformaci6n relaciones diferenciales expresa, expresa. enla maquina capitalista. fundamental en cn rclaci6n relación con oon las formaciones no capitalistas. El fenbmcno fenómeno general de la plusvalfa plusvalía no comicnia oomiema con cl capitalismo, es dc es nccesario de hccho hecho un engranaje de toda formaci6n formación social. Pero 5 nccrsario decir que en las formaciones sociales socialcs no capitalistas la plusvalía plusvalfa cs una plusvalía plusvalfa de oSdigo. plusvalfa feudal y una plusvalía plusvalfa despotica. En código. Pbr Por ejemplo, hay una u na plusvalía plusvalfa en cn la medida en quc las formaciones no capitalistas hay plusvalía que hay sobrctrabajo, sc trata de una plusvalía plusvalfa de dc código. aSdigo. sobretrabajo, s6lo sólo quc que se (Como plusvalfa de código? c6digo? Es como si una cadena ¿Como funciona la plusvalía significante interccptara repcntinamentc un fragmento de otra cadena intcreeptara repentinamente significante. Es raro cstc fcn6mcno de interccpci6n. este fenómeno intercepción. Quiero decir que, en sectores, no hay una sola cadena, un una sociedad, hay cadenas en cn todos los scaorcs, significante donde pasan un monton dc de significantc mayor. Es como una cinta por dondc ^¡Al A1 parecer, parccer, Delcuze dc Paul Barin Sweezy: Deleuze se cstd está refiriendo a! al libro de liarãn y Paul Sweery: Caprmíitme mørrøpøíure, Francesa Maspero. Le Capiulisme monopoliste, de la Editorial franccsa ILHII


,

_ *3-*É

rosas. Lucgo otto. Por ejemplo: cjemplo: hay una orqufrusas. Luego un fragmento Fragrnento incercepta interoepta a otro. orquílica mis, ilea quc, que. cn en su flor, forma fonna un maravilloso dibujo de avispa, o aun más, lorma filogen^tica de la orqu^dea Iurrna los dos cucrpos. cuerpos. En la cadena íilogenétim orquídea es captado 01 ro fragmcnto, avispa -hay un bi6logo csto y lo llama un í-ngmento, una avi.-spa biólogo que se ocupa de esto .cvoluci6n aparalcla*^-. He aquf c6digo de la avispa y d el codigo de la -evolución aparalela -. l-le aquí que el código orqufdca engafia y va sobre urquídea rcpentinamente repentinamente se chocan. La avispa macho se engaña U famoso cortocirln orqufdca orquídea crcyendo creyendo encontrar una avispa hembra. Es un Famoso cuito, f ^ o s a intercepci6n cadenas. Yo Yo diría dirfa que quc aquí aquf hay una cuito. una famosa intereepción de dos mdenas. plusvaHa c6digp animado, de una especie de bioplusvalía de c6digo. código. Se trata de un código c6digo saltar sobre un fi^gmento otto código, c6digo, se sc lo apropia. ròdigo que al mirar fragmento dc de otro Suponemos que quc cn socialcs no capitalistas así asf es como en las formaciones Íormacionc sociales liinciona plusvalfa. Hay saltos a nivel de los c6digos cjemplo lo que funciona la plusvalía. códigos -por ejemplo (iriaule llama (ruaificacioncs íructiíicaciones de bienes*(jriaulc biencs’- que llegan llcgan como intcroepción intcrcepci6n de cadenas de los fcn6menos fenómenos de plusvalfa. plusvalía. cadcnas ¿Cuál cs es la gran altcraci6n alteración introdudda introducida por el capita(Cuil cl mpitalismoš capitalismo? Con el cl capicalismo ya no hay plusvalía plusvalfa dc cspecie de dc conversión conversi6n de dc la de c6digo. código. Hay una cpocie plusvalía. quc que deviene plusvalía dc de flujo. La la existencia plusvaUa, dcvicnc plusvalfa cxistencia de la plusvalía plusvalfa no es una de las determinaciones dctcrminadoncs del capitalismo. capitalismo, pucs cxistc amis antes que él. d . Sí S( lo es puts existe dc la plusvalfa dc c6digo cn plusvalía plusvalfa de flujo. Y la plusvalía plusvalfa de dc la mutaci6n mutación de plusvalía de código en ujo cs es el flujo cl rsultado rcsultado de dc relaciona rclaciones diferenciales difercndalcs entre cntre esos diferentes difcrentcs tipos de dc flujo quc acabamos de dc considcrar. ílujo que considerar. diría quc que la rcladdn relación difercndal diferencial flujo ujo de capital/flujo capital/ílujo de trabajo es Yo dirfa generadora de plusvalía que habría gcncradora dc una plusvalfa habrfa que llamar humana puesto pucsto que quc se producc rclaci6n diferencial difercndal flujo produce a pattir partir del trabajo humano; la relación ujo de fmandamiento/flujo dc una plusvalía plusvalfa que habría habrfa linanciarnientoíflujo de rentas cs es productora de que llamar financiera; relación flujo ujo de mercado/ rnercadoí quc fmanciera; y finalmente, la tercera relad6n flujo de innovad6n gcneradota de dc una plusvalía plusvalfa propiamente propiamcnte maquinita. maqufnica. innovación es generadora Estas son las tres formas de la plusvalfa de flujo cl sistema capitalista. plusvalíade ujo cn en el

Remy Chiuvin, Cluuvin, Enrminu Plon, pág. ** Remy Entretiens mrår sur la romaíiref. sexuatiU, Plon, pig. 205. 205. trata del acrecentamiento aerecentamiento de los bienes del tío '“ Se crata t(o uterino uierino cuando el tanto él sobrino mayor pasa a habitar su casa, en cn canto dl ha dejado pasar el primer incesto permìriclo. la hija la tfa, tía, como incesto permitido, la hija de de la como sustituto sustituto dela de la tía tfa (término (tirm ino bloqueado). bloqucado). análisis pertenece al caso del matrimonio Este anilisis matrim onio preferencial dogon tal como es Inalizado por Macxrel Marcel Griaule. C(. C Gilles Deleuze, analizado Delcuze, Anrinirlpø, Antiedipo, Paidós, P^id<ij, España, Espafia, 1995, pig pág 170.


dincro, Ucga ^cdnio a ese esex.tr del dinero, llega a produdr producir algo. Si llamamosxal llamamos xal dincro, dinero, ¿cómo puedc fructificacion del puede afiadirse añadirse un plus dx, dr, que cxprcsa expr la fluctuacion y la fructificaeion dincro? producc la fluauaci6n dinero? La relaci6n relación diferendal diferencial de los flujos produce fluctuación misma. Si se sc escribe cscribc capitalíplusvalía capital/plusvalfa bajo la formax + quc ¿N Jx + Jx, dr, hay que saber que vienc dyldx, tal como las acabamos de dc ver viene de reladones relaciones diferenciales del tipo dy/dv. en los tres eases considcrados de la plusvaKa Humana, la plusvalfa fmandera casos considerados plusvalía humana, plusvalía financiera y la plusvalfa plusvalía maquinica. maquinita. Quisiera insistir sobre el siguiente punto: ninguno de esos flujos es definible independiencemente del otro, reladon diferencial diferendal deftnible independientemente otro. puesto que la relacion es una reladon dc capital si laa lai relacion de determinaci6n determinación recfproca. recíproca. No hay flujos de riquczas producci6n, y no lo son más mis que quc riquezas no son convertibles en medios de producción. a partir del momento en que el capitalista encuentra cncuentra al trabajador que sólo s6la posee su fiierza permanecc como capital industrial fuerza de trabajo. El capital permanece fuerra virtual si dci capitalista no encuentra en el mercado un vendedor vcndedor de dc su fueiM de trabajo. E inversamente. el trabajador permanece dc £ inversamente, permanccc trabajador virtual si no encuentra al capitalista que le compra su fuerza de trabajo. En otros térmitdrminos, esos flujos son a la v&. prcsos en reladones dc vez inconmensurablcs y estdn están prtsos relaciona dt detcrminaci6n determinable flicra la determinación redproca, recíproca, al punto que ninguno es detenninable fuera de la reladon relacion diferendal diferencial que tiene con oon el otro. íicación y desterritorialimción introducción La descodi descodificad6n desterritorializacidn de los flujos y la la introducddn de una axiomatica no son dos operaciones sucesivas, se sc trata estrictamente estricumentc que. desde el inicio de la misma operación. operaddn. Es por eso que, inido y oomo como bien saben lot loi mpitalismo cs es capitalismo de Estado. Nunca ha habido la historiadores, el capitalismo la menor oposición oposici6n entre capitalismo privado y capitalismo de Estado. En Er una misma operación pol operaci6n el cl capitalismo sustituye los códigos c6digos arminados arruinados poi una axiomdtica. axiomsitica. Por cso eso cs es quc que las reladones relaciones diferenciales llenan ya la inmanenda de la máquina mdquina capitalista, csta inmanencia. inmancnda como la matriz dei del neneia dela capitalista. siendo esta capital-dinero. Este segundo aspeao dccir que el capit ismo no sólo s<Slo funcioaspecto nos lleva a decir na por y suponiendo flujos deseodificados descodificados y desterritorializados sino qui qu< esa descodificadon desoodi cacion y esa desterritorializaddn desterritotialiaación siempre van mas lejos. El capicapi’ reintroduee los oocligos. talismo solo en apariencia aparicnda rdntroduce codigos. Hay una axiontäeica axiomatica de dd dinero, está simultáneamente dincro, a cada instante todo esti simultineamentc en la maquina, E desoodifica y desterritorializa con todas sus fuerzas. descodifica fuetzas. La destetritotializaciór destcrritorializad6r descodi cación nunca terminan. En este sentido. ei del trabajador y la descodificad6n sentido, es

102


Í

ff

ii-I:-lane'-'1

|||1¢nurio la acumulaci6n acumulación primitiva oomo que pasó ilii (wirio no considerar la como lo quc pas6 al inicio,

umuladdn primitiva no termina. El scr laU iM m umulacìón Ei flujo ujo de trabajadores no deja de ser titftirrritorializado, deser descodificado nlum titorializado, el flujo ujo de capital no deja de ser descodi cado y siempre mU licinaiiado uni demasiado codificado en rclaci6n relación a las exigencias del capitalismo 4tliii|uc cn 41|m|ue en otro sentido ha dejado de cstarlo estarlo desde el principio-. Todo lo tm# dcsterritorializacion no una (lino rligo a prop6sito propósito de la descodificaci6n descodifieación y de la dcsterritorìalizacion K'ter son proccsos |l'¦'lItser considerado oonsiderado como metdfora, metåfora,son procesos Rsicos, fisicos, procesos ccondeconóMlUii-iycos. mii in-Iisioos. lltdiLs mis que este tcmor: liidus las otras formaciones sociales no tenfan tenían más temor: que lot esas formalm llii|»s llujos sc se descodifiquen descodi quen yy sc se desterritorialicen. La plegaria de was rliMim Kociales era: “jDios hazque rhmrn sociales "¡Dios mio, mio. cvftanos cvltanos el Diluvio! ;Dios ¡Dios m(o, mío, haz que no elitiM fc!"" Todo el desco invcstimentos libidinaim libidinales de la sociedad 1-inn | ve! deseo y todos los investimentos Muliiin cn juego: jucgo: “jHaz se produzcal”. produzca!". Que no ocurra lo nllalmli en "¡i-iaz que csc esc horror no nose iMliimihrable, quc correrian sin cddigos Illlmnilirable, los flujos ujos que códigos o sin tierras. Por el contraOontm(Iti rl dclicia. lln lll capitalismo hace de ellos su lecho y delicia. Huy dc un inglds pervcrsi6n de toda esta esu llay un dibujo de inglés que ilustra bien la perversión Itliltii ia: gcnte cine llorando -no -n o sabemos por qu^ vemos llltluliar gente en una sala de decine qué. no vernos lo |wili»llay en un rinoSn ticne un aire la pantalla-y rincón hay un viejo que se retuerce, que tiene rl^ tnnlilad ridlcula, pcquefios ojos redondos. Dcbc scr una película pelfcula »li maldad ridícula, con sus pequeños Debe ser dk vtinpiros. Todo cl ilora pcro 6\ ríe r(e y se divierte enorrnernente. enormemente. il: vampiros. el mundo llora pero él scgundo aspecto de la inmanencia capitalista. 1-la-| lit mi cl el capitalismo. Es el segundo l( jMinidcrado Ínmiderado cn en sf sl mismo, sin otia ona calificación. calificaci6n, como la oosa cosa innontbrable innombrablc horrca sobrc qm- iI Imrrea sobre cl el cuerpo del capital-dinero, el flujo ujo capitalista tiene rnnin limite el flujo ujo csquizo. La esquizofrenia es límite exterior de toda. t-M iiiii lltnite cs el Umitc toda 4m tKlilicaci6n dc toda destcrritorializaci6n. rl i mii licación y de desterrìtorialización. En este sentido el capitalistHi) llcnc Kmitc extemo. externo. iun Ilrne la esquizofrenia es-quizofrenia como límite Illl ¡lll )* «ll( la intimidad operaciones econdmicas capitalistas y los la intimidad de dc las las operaciones económicas capitalistas y los tltiulloit de lo ein ultmi csqui'zofrdnicos. esquizofrénicos. Si se hicicra hiciera una especie de topograffa topografía delo w llama ll«ma cl r.|||-I II el capital migrante a corto plazo y un mapa de las migracioIul ilr il! loi) los pcrsonajes personajes de Becltett. del gran paseo del esquizo. l1al:›rfa ii»i dc Bcckett, esquizo, no habrfa Hlhgiiiia lll||||I||\a diferencia. Al minrno tiempo, el capitalismo no cesa de iniamo ticmpo, dc oontrariar contrariar su tendencia, de ha-lliiuit su límite propondrfa como idéntica tut-llitwr Umitc bajo una forma que yo propondHa iddntica a la ley nintllnlu plusvalía: tiende hacia un llrnite M iittKlmu de dc la baja de la plusvalfa: Kmite que no cesa de rr-fiin-|.r La pioducci6n producción del esquizo es la producciór producci6r fundamental del Desde el punto de vista de las »mjtllulinnno. ^(»|4ltitlliino. Es un producto inconsurnible. inconsumible. Dcsde

103


aunacscalaampliada. a una escala ampliada. ^C6ino is concreto? Podrfar ¿Cómo (unciona funciona una axiomatica a un nivel m más Po-drlar tomar la palabra paJabra cn matemitico, pero no creo que quc sea est« en su origen matemático. estt verdadero sentido. La verdadera axiomitica cientffica. axiomåtica es social y no científica. axiomitica s6lo uno dc los medios por los ios cuales los ios flujoi axiomätim cientffica cientifica es essólo de ios flujo: ciencia. dc de oonocimiento, oonservados y tornados tomados en la måq uina cap cienda, conodmiento, son conservados miquina No es bueno comar tomar la noci6n noción de lista. N o cs dc aitiomatica axiomatica como consistente. consistcntc. sabios lo hacen haccn porquc dc ella ascguran espccic de dc consisten porque a travds través de aseguran una specie

HH


Í

'Í-la-I-r'I'-l

Il liIi lictho, per liecho, es una noci6n noción completamente inconsistence, inconsistente, se nos escapa por liiilinlados. Il ii im lados. IUna liu axiomitica proccso, pcro Aiin :ixiomáúca consiste on en un proceso, pero ella jamis jamas lo digicre. digiere. Aún M iiU, rl tub. el proccso proceso cs es sicmprc siempre anci-axiomitico: anti-axiomãtioo: corrc corre y al correr ticndc tiende cada vcz vez Hill* csquizia. El papci Hui; liacia hacia un Ifmitc, límite, hacia una es-quizia. papel de la ia axiomitica axiomåtica es Miiiitnriarlo, compcnsar el límite. h'mite, volver las las cosas a su lugar, no con un umlrariarlo, compensar rrtilino, corrcspondientcs a las r úuligo, sino sustituycndolo sustituyendolo por Kmites límites intcriorcs interiores correspondientes l»U( diferendaics cncrc Illa ioncs ¡uns diferencialts entre flujos dcscodificados. descodi cados. Esca Esta suscituci6n Sustitución se proiliii cn cl ilm re en el proceso mismo de descodificaci6n desoodificación de los flujos. Flujos. La la axiomitica axiornática IN desfalicdenles nu I1 iinpaTta i|||p:|.ña cl el pruaso proceso dc de dcscodificad6n doscotliiitación y susiiiuyc sustituye los c6digui> dceifallecienles ¡un una combinatoria, es decir, decir. captura por un extreme extremo lo que pierde por jtiii Mho. afirmar nl Io. Dntonces, lintonces, a rrriar que los llmites llm itcs se reproducen a una escala scala siempre M lit« umplia axiomitica ya no mil-I amplia significa que cuando algo huye, cuando la axiomãtica jmrtlr, se añade un axioma y ella se rehace, rehace. se re-axiomatiza. re-aitiomatiza. jturdr, sc afiade Todas las axiomiticas dc devolver la ciencia cicncia al mercado `Ii›das :-utiomáticas son medics medios de iit|t||iilisu. capitalista. Todas las axiomiticas axiomãticas son edipos abstractos, son operaciones de nil|)i7 iici6n abscraoa descodificado, Illlpiración abstracta que consisten en axiomatizar axiomatiiar el Edipo dsoodificado, ii|trruciones papa-m am l Ustedes iipømcioncs de edipi/acidn edipiitac-ión sin papa-mami. Usteds comprenden, hay un ^4ll|>o triingulo papi-mamd-yoquc prelY4li|m Hgurativo Íiguratìvo -el pequefio pequeño triángulo papá-mamá-ym y hay que ||uiiliir.sc cuil es su relaci6n cl capitalismo. No basta mostrarlo en cn la uulilurse cuál relación con el t^iliiliu burguesa, butguesa, hay quc neccsariamentc a inlnilia que mostrar c6mo cómo Edipo pertenece necesariamente U miomitica la al iumãtica ccon6mica eoonómìea capitalista. Cuando no funciona el Edipo figurallvii li«y edipos abstractos. Por eso se tivo Imy todo tipo de edipos no figuradvos, Íigutativos, los edìpos rmnlr hablar, por ejemplo, de una miisica música o dc de una pintura cdfpica. edfpica.. I'j) In miisica contemporinea hay cierta tendencia tendenda hacia hada una combinatoria l'.n ln música oonlcrnporánea oombinatoria nnlinmátiea. edípica puede ser g^ial, genial, pero sera edipica II ««lon)itica. Una musica cdfpica pcro siempre seri cd/pica ynmúsica esquizo. y M'npondrå opondri a una musica I'll niamante ChatterUy, lin Eiamantr de Lady Cåa nley, el guardabosques y Lady Chatterley Ftlilii Q )m o es cs necesario un padre jurídico, jur(dico, que no Hhill cspcrando esperando un hijo. Como (nutlc Estc le Ic dice dicc que quc |Il|ulr scr ser cl el guardabosques, ella piensa en un pintor amigo. Este ai«|)iu dl. Lady Chatterley está csti Iw|mt pcro pero con la condiddn condición de quc que ella pose para el. iimlrMa, no por la idea de posar frcnte csti lliulrnta. frente a un pintor, sino porquc porque no esta llgmu delo él hacc. hace. Y dcspu& después hay un encuentro fonnidable entre el UKtiru dc lo que il encucntro formidable ¦IiaItlal›osques el pintor. Este ultimo es muy agresivo, de hecho perverso, Biutdal)osques y cl agicsivo, dc pcrverso, yy fhciicntra nmmentra al guardabosques inquietante, inquietante. lo desprecia, le mucstra muestra los cuailtm um desdén. El pintor odia al guardabosques, el flujo ujo de odio pasa, y d el ilrot con desddn.

105


!C la dcvuclvc. Lapiedaden Il i guardabosques se devuelve. Mirando el cuadro le dice: Iapíedadm entranas ruin; ¿No (No es es vuefr vuestri^i entraría.: « es asesinada. El pintor responde, pervcrso perverso y ruin: atupidez vuestropojuem pretmsioso los los que son asesinai ømpfda como tmenmpequ w sentimmtalismo rmrímnumiomo pretertfiosa dos? £1 contcsta: Na, No, rrapueduer nopuede ser eroparçue csoporejue to das? El guardabosques observa y contesta: lb ¿pl veo, esos -csto es insultante para el pintor- meparmnj meparece!^ :mt tubosy tubos; esospompones erøspømpømr -esto finalmente hastante sentimentalesy pretemiososf'* nafmmte ¿amore serrrímmralesypreremfasor. Amo esc conu^ ese texto porque se ven coexistir los dos edipos. Nadie oornoi Lawrence ha llevado can desedipizacitSn dc la seituališ sexuali^ tan lejos una especie de dedipización dela Cuanto mis más sc se esconde Edipo, cuanto más abstr.-iceo,'= dad, de la naturalera. naturaleza. Cuanco mis abstractojr tanto más m is dura será seri la purga. La depuracidn puede depuración de Edipo figurativo puodc hacerse. Pero en los rincones mis rcRigia Edipo, en el ane, más secretos en que se refugia arte, puedcn sostenerse las cosas m is pobres, tambi^n las mis quo pueden más pobres. también más geniales. Hay que pensar oomo como el guardabosques: en todo el arre ane rnodemo modemo hay cosas verdadeverdade* ramente despreciables, despreciahles, verdaderamcnce verdaderamente sucias. comenzo siendo glorioso, ha devenido mortílero, mortlfeio, hhai En todo caso lo que oomemci devenido anal, pues Edipo es anal. La analidad es su fiindadora quC, fundadora pucsto puesto que, como sabemos, Edipo tiene por per Rindamento castraci6n, y el castlador castrador fundamento la castración, evidentemente no es el lalo, falo, sino el cl ano. El ano cs la castraes la operaci6n operación dc dela ci6n, ción. y sin dl él el falo no existirfa. existiría. Es decir, esa trinidad infame falo-Edipo-ano define toda csta esta dimensi6ii dimensión del Edipo. Digo que lo que comienza oomienaa siendo glorioso. empieza a chorrear glorioso, luego cmpieza suciedad. Lo que se inicia como una especie espccie de dc canto de vida y que era entonces revolucionario -pues no veo voo algo que sea revolucionario y no sea cntonces la muerte. Tomo un un canto de vida-, se toma en una inmunda cultura de dela cxtrano: el inicio del pop arr artfiie absolute surrealista, ejemplo extrano: fue formidable, en absoluto tanto en la musica, música, del lado dc dejohn John Cage? Cagc^,, como en la pintura. Estaban f'‘ David Herbert Lawrence, El H amante am-rm: de Lady Cìmnerlq. ChatterUy, Orbis, Bs. As.. As.,

1979, 1979, pis pig. 359. 359.

7 Cage, john 'Cage, John (1912-1992): Compositor estadounidense. estadounidcnse. Disclpulo de Schonberg, Cowell y Virise. Varese. El Zen y otras filosofías le condujeron a filosoffas orientales le profundizar a.'.r.ar como un elemento mis de la creación profiindizar en las las posibilidades del azar dc la creaci6n musical. Los elementos revolucionarios revoludonarios que Cage Cage introdujo en su modus modus opa-ondí. operandi, tales como la utilizacidn utilización de cintas magnéticas. los silencios ampliados a largos magnrfticas, los espacios de tiempo, e incluso las variantes que los -musicos«musicos» pueden introducir original. han entrado subjetivamente a la partitura original, enrrado en casi todas codas las las vanguardi de la musica música eonternporänea. contemporinea.

IDG


Imrlciido un gran flujo corriente lulrlendo ujo de vida. Despu&, Después, muy rdpidamente, rápidamente, la oorriente iIpI !>op Y no s6lo ¡lll pop art dcvino muene. muerte. Y sólo porque copia lo que ya se ha hecho, es !tl|io mucho mas profundo. Repentinamcntc, algo Repentinamentc. comienza a chorrear i«ti|iierosamente: cucrpos asl como una nqnnerosamente: cuerpos supliciados, objetos, tubos. Algo así imiiiiniitica no fìgurativa. Figurativa. mumuática A A nivcl nivel dc de un esquizoanilisis esquizoanálìsis es preciso buscar los dos niveles nivel@ de Edipo. Allies dc «Todo lo que hice fue fiie porque mi mamá m ami no ñntcs de morir, Stravinsky Stravìrnsky dijo: -Todo nil' papi nunca cstaba».‘ Int' (jucrfa r.|uerIa y mi papá estaban' Eso es un Edipo figurativo, es el hlipo habcr una pintura edípica, cdi'pica, yjr l4li|to del miisico. músioo. Pero a otro nivel, puede haber II uvvrence iiwrcncc nos dice algo accrca acerca dc de eiia, ella, de esos tubos, esos pomponcs, esa |tliiiiira del pop artdevenido /zrfdcvenido una cspcespe||l|ttura abstracta devenida cosa mueita. muerta. O O delpop nr :le cspanto espanto mortal. I Ir (Ic pequeño rino5n rincón familiar, (Luando Aiando se ha cazaclo cazado a Edipo en su pequefio ^miliar, él dl resurge Itii7x)samente de nuevo; lntmmsamente bajo formas que habra que atacar clc nuevo: formas axiomåticas. Por Poreso Iiombinatorias, oiiibinatorias, formas axiomiticas. eso se sc nos enseña ensefia que no hay que El Edipo psicoanalltico es 1.itiiifundir unlundir el Edipo psicoanalltico y el familiar. El un lidipo abstrarto, abstracto, que tiendc tiende hacia los edipos no figurativos. gurativos. quc emplea un miisico Me parecen muy significativas signi cativas las paiabras palabras que músico de M i'hiocomoStockl1ausen° como Stockhausen’ , cuando intenta decimos qué qud es una cnmbinatoria combinatoria ¡min pircisa cn la música musica que dl |nr¢-isa enla él hace: «Mi obra construye una multiplicidad». I'«i() proccso de dc los flujos: los lfatn csti está muy cerca del movimiento mismo del proceso llujus quc que sc se dcscodifican deseo-di ca.n y se destcrritorializan desterritorialiun constituyen lliijos constituycn una verdaclera verdadera iniiliipiicidad. Stockhausen emplea una palabra que quc tenía tcnla su origen origcn en la multiplicidad. Stoclchausen Se trata de un recorte recorre de prensa con el ‘' Sc cl que Deleuze contaba, citado cicado Uinhi^n mnbién cn en Antiedipo, Anxírdipa, op. cit., pig. pág. 126. Stockhamen, Karlheinz: Músico ' Siockhiiuen, Miisico alemán alemin contemporáneo. contemporineo, creador de un l(|)ito clear6nlco. Esiudid musicolog/a. típico lenguaje muiical musical electrónico. Estudió filologia, lologna, filosoffa losoffa y musicología. Tul>aj6 Boulez. Ocup6 evolucidn lilltaió con Boulcz. Ocupó un relcvante relevante puesto en la moderna evolución numical. cnsanchando ensanchando el campo sonoro al crear iiiiitical, crcar sintéticamente sinc^ticamcntc sonotidades sonoridades lnhlitas y vincular después iiiMilas despuds sonidos y midos ruidos con una técnica ticnica original. Creó Cre<5 Im|rumentos para producir nucvos nuevos sonidos. sonidos, simultaneando liuirumcntos simultancando lo dodecafónico dodecaf6nico y lu pnlifónico. III |inlif6nico. Publicó Public6 articulos anfculos y textos radiofdnicos radiof6nicos aclarando, comentando yy :Il-Iendiendo sus teorfas. teorías. Algunas obras suyas son Estudios (I 953-54), Canto de (li'lendicndo (1953-54), Im jóvenes de Fuego (1956) Kreuzspiel. liik Jrtvcnes en el Horno Homo dc Kreuzspiel, Hymnen (1967-71). (1967-71), ätimmung, Prozession y Kontakte (1960), Siimmung. Pjozcssion (1960). Mantra (1970), (1970). Ylem Ylem (1974) y la |l1\era i\|)cr» Sirius (1977).


ticnden hacia un Ifmite cntonccs, un proceso dinamico tienden lfmite exterior. Resulta, entonces, constantemence. La rnultiplicidad multiplicidad libre, puesto que la multiplicidad crecc crece constantemente. cs proceso, no combinatoria, cs siempre sicmpre creciente y libre en la es eombinatoria, puesto que es

ll ite ire ni entrevd entrevé fin. movimicnüo, medida en que no alcanza U fm. En efecto, cl el movimiento, el proceso tiende hacia su Hmite límite exterior que siempre es exterior, y jr se

reoonstituye a medida que corre el flujo ujo de-scodificado. reconstituye descodificado. dl, Pero Stockhausen Stocltlìauscn no iri irå demasiado lejos en esta direccion. Segdn Según Él. todo crecimiento dela de la multiplicidad debe ser compensado con una reducción y unaconvergencia una convergencia dc de los elementos formales a interpretar, y por una ci6n las leyes de la combinación. li ¡tación iucidn correspondiente correspondientc dc las combinaci6n. Formidable: al principio nos hablaba en terminos de proceso, y luego lo hace en ter inos de combinatoria y de axiomitica. axiomática. que sientan que lo que stamos Quisiera quc estamos diciendo de la musica de Stoclthauscn. al nivel en el que nos colocamos, no es en absoluto Stockhausen, absolute diferente difercntc de lo quc la economfa polftica monetaria más mis pura. Si se que acabamos de decir de dela economía política reemplaza una cualidad de (lujo flujo por ocia, otra, se trata exactamente de dc lo mismo. Soy muy sensible al gcnio tcncr genio gcnio no impide genio de Stockhausen, pcro pero tener hacer todo dpo quc va a hacer haccr pasar un proceso proccso tipo de compromisos. Nos dice que ujo-s. dinamico libre de multiplicidades crecientes crecientcs y de dc dcscodilìcaciòn dcscodificacion de flujos, pero no quiere exagerar, necesita que el proceso mismo de los flujos -la fluauacion delo dc lo que fluye, el fluir fluctuacion lluir del flujo ujo por acrecentamiento de la lll-B


(imliiplicidad-sca quc debesci lltulliplicidad- sea compensado. El dice que deb: ser compensado. Esto (Mit'dc seniido legkimo dicc "debe” jiurtic tcncr tener un Sentido legitimo o ilcgftimo; ilcgítimor o 0 bien nos dice "debe" en cl el willicio il dcsca asi', o0 bicn dicc "debe" “debe” porquc csta en la lrl |I ido de quc que el desea que sea así, bien nos dice porque esta iWliiralcza del proceso dc multiplicidades crecicntes cl hccho dc que esc Italtlraleca de rnultiplicidades crecientes el hecho ki»i compcnsado. Pcrfcctamcntc podcmos concebir búsquedas busqucdas tm iinicnto ¡miento sea compensado. Pcrfectamcntc podemos Minoras cl mm iras sobre el proceso sonoro de multiplicidad crecicntc creciente en las cuales el i^ifi compcnsado. Es la originalidad mi iniicnco ¡miento dc de la multiplicidad no debexx deåeser compensado. (Ir Siockhauscn quc lo sea. pcro ^es forzoso?, ^pcrtenecc cso a la miisi ? Es tlf Hloclthausen que sea, pero ¿es ¿pertenece esc músi ?E.s ju |-||-lc, pcro pero no forzoso. jA dc flujos cn multiplicidades multiplicidadcs ¿A qu^ que llama ^1 el compcnsar? compensar? El proceso de ilujos en iirt cspacio y cl ticmpo. cspacio-tiempo o la un icnics ¡entes afccta afecta el espacio tiempo. Ticne Tiene por base el espacio-tiempo Juiuti6n. proccso espacio-temporal crecicntes dltluciòn. En un tm u tall proceso espacio-ternporal de multiplicidades crocient-es ll-¡jr loda toda una circulaci6n circulación dc de flujos y, aun aún mis, más, hay toda una fluctuacicin fluauacion ffjticntc dc flujos. Cuando Stockhausen cso debe dcbc ser scr comrllciente de Stoclchauscn nos dice quc que eso pntinudo, esta diciendo que la libcrtad libertad creciente {tfM Hiido, nos csta crcciente en cn la multiplicidad l-i|iacio-tcmporal restricci6n cn t-rpm.-io-temporal debe scr ser compcnsada compensada por una restricción en la wmbinatoria de los elementos formales -timbres, -timbres. frecuencias-_ el tema WMiibinaioria frecuencias-. En cl (If loK 17 perfodos, |,l|' los periodos, la multiplicidad crece de uno a otro de acuerdo a -tal «:«iliii) dc los intcrvalos dc mitin (fl el dice- principios dc de indetcrminaci6n indetcrminación gradual de intervalos de tU(|iic dc su sucesidn. dc un perfodo csta indeterminaindctcrminaataque y de sucesión. Entonces, de período a otro, otro. esta tllln ► Irti) o este cste indetcrminismo musical, que hace hacc uno con el cl creci iento icnto de la la llliiliiplicidad, tttnllipliciclad, se dibuja y sc se define de ne como multiplicidad espacio-temporal nlili (1 lcci llamaría una dtscodi caeiótt y una i> icci iento continuo. Es lo que yo llamarfa descodificacidn ili un rritoriali2aci6n rritorialiaación crcciente creciente de ujos. Pcro Pero al mismo tiempo, esto va a ser lit •u dc flujos. scr ivt pen'odo, cn ¡vt uliicrto uliierto por otta otra cosa: cuanto mas nos aproximamos al 17° período, en i|ur la multiplicidad acrccentada mis pr6xima a su H mis va scr que acrecentada csta esta mas próxima asu Il itc, mas vaaa ser «ll« yy nu Illa su libcrtad libertad de flujo ujo compcnsada compensada por una combinatoria dc de elementos liifiimles. continuaci6n, el 17° lnnnules. A tal punto que, como dice Stockhausen a continuación. |Nllodo mis parecido al primcro, cual la multiplicidad era |›I|I|›do debcra debera ser cl el más primero, en el elcual «|li(voca. cl hecho de dc que la la combinatoria n|i|lvoca. No podcmos podemos exprcsar expresar mejor el Mwiiiiiyc proccso por un conjunto de relaciones formaHulittiye el iJmite límite exterior del proceso IN Interiores a dl. iMlmeriorcsa^l. Al nivel de dc una combinaroria combinatoria musical se sc podrfan los mismos M podrían cncontrar encontrarlos ii<«iiliMdos que quc al nivel nivcl de dc una axiomitica ccon6mica del dinero. La primultados :utiomatìca económica Ililtu fluctuación y aflujo :flujo de flujos que tienden hacia un ilif III dimensión dimension es cs de fluctuaci6n quc ticnden Krtillc exterior, sc dl sin cesar, tienden ticnden a haccr limite se aproximan a él hacer quc que algo lo

HJ9


craspase. hxiscen formas de arte que nada (iencn traspase. lzxtsten tienen quc que ver con la csquizofrenia clfnica, y quc embar­ esquizofrenia como entidad cllnica, que dcberfamcs deberiamos llamar, sin embargo, formas csquizofrdnicas ane. Las artes esquizoides, cualquicra squimfrénicas del arte. cualquiera sea su forma, consiscen llevarla desterritorializaci6n, la descodilicacion dcscodificacion hasta consisten en llevar la desterritorialiaación. el borde, hacer pasar flujos de multiplicidad creciente. Tendremos que volver mds más tarde sobre esca esta ultim n. volvcr ultimaa noció noci6n. Entonccs Entonces hay una segunda dimensidn, dimensión. otra ley, que presuponc presupone y hace mdquina maquina con la descodificaci6n dcscodi caeión y la desterritorializaci6n; desterritoria.li1ac.ión¦ se trata de que el lim ite exterior como umbral de descodificación dcscodificacidn absoluto, absolute, como limite franqueamiento del mure rcalidad de las artes muro y del muro del muro, como realidad esquizo va a ser reemplazado per esquiw por otra cosa. El proceso de crecimiento del axiomatizado, apresado combinatoria. En ese momenflujo va a ser aitiomatizado, apretado en una oombinatoria. Kmite de flujos descodificador, descodificados, to, en lugar de una relaci6n relación exterior como límite van a haber habcr relaciones intcriores Umite de relaciones diferenciales difercnciales interiores como limite entre flujos elellujos descodificados descodificador; -lo que Stockhausen Stockhauscn llama relaciones entre clementos formales-. operaci6n del capitalismo: para conjuforrnalu-. Esta es la misma operación rar esta fluctuaci6n fluctuación de flujos en multiplicidades libres, para conjurar el Hmite exterior, intcriores límite exterior. se lo sustituye por un sistema de relaciones interiores reproductivas reproductiva: a escala ampliada. el La axiomatica oscila entre dos polos. Por un lado da un paso hacia cl rocobra por una proceso, y por otro impide que fluya, hace un torniquete, lo recobra oombinatoria sustituirá el movimiento del proceso combinatoria de elementos elemcntos formales. Se sustituird hacia su límite 1/mite exterior por un sistema de h'mitc corrcsponque tiende haciasu sistemade límite interior correspondicnte a la relaci6n es la opcracidn axiomitica. diente relación formal. Esa G operación propia de la axiomãtica. Si se alcanza un lenguaje dc de flujos, no hay raz6n razón para hablar de econom(a poKtica mía pol [tica y dc de musica en forma distinta, pues se trata del siguiente problema; ^no constituyen todas las axiomiticas, cualcsquiera scan, esos problema: ¿no axiomáticas, cualesquiera edipos abstractos, esos cdipos edipos figurativos gurativos recobrados? inmancncia capitalista -si el Me parece que el segundo aspecto de la inmanencia difcrenciales entre flujos primer aspecto era un sistema de relaciones diferenciales descodilicados-es sustitución del Kmite límite exterior de los flujos ujos descodificados descodifìcadoa descodificadoses la sustitud6n límites interiores por un sistema o un conjunto de Kmites intcriores correspondientes correspondicntes a las relaciones difcrenciales, intcriores que se sc reprodudiferenciales, por un sistema de ltli interioru cen a una escala siempre mas amplia. sobrc flujos descodificados, dcscodificados, compenUna axiomiti aatiomáti implica y trabaja sobre libre crecimiento de los flujos a travtis través de una resrri restri ion del sisterna sando el librc sistema [Ill


dc rclaciones de relaciones formales que defmcn definen Kmites limites interior

sistema, lista iista para

rcproducir esos ii'mites reproducir límites a una escala cada vez vn mis amplia. La la geometrfa geometria ha estado ligada por mucho ciempo tiempo a signos quo que sc se puedcn pueden llamar territoriales, tcrritoriales, ligados a la vcz conjunto de códigos. aSdigos. Hasta el d fin vez a un oonjunto n del fcudalismo existcn feudalismo existen c6digos, códigos, en la medida en que no hay aun maquina capitalista. ^En caitesiana quiebra quicbra un conjunto de ¿En que sencido sentido la gcometrfa geometria cartesiana Kidigos geomdtricos qud sentido siguc sier.do un código, codigo, códigos geométricos pasados? Y Y ^en ¿en qué sigue siendo ton todo un sistema dc con de coordenadas, un sistema dc de territorializaci6n? territorialización? La icrritoriali2aci6n *3 todo doblamiento doWamicnto delos dc los signos ttrritorialización no es ts solamentc solamente la ticrra, tierra, es sobre aquello que puedc puede servir de territorialidad en relacion Kobre rclacion a ellos. Me que las coordenadas cartesianas son una tentativa parece quc tcntativa de dc reten-itorial¡zación retenitorializaci<Sn en rclacion relacion oon esos signos matcmiticos matemáticos que cstin están descoclificåndose. cn con csos descodificdndose. ciendfica que ya no pasa Pienso que la toma dc de concicncia conciencia dc de una tarea cientifica |)or por los c6digos, códigos, sino por una axiomitica, axiomãtica. se hacc hace en primer lugar en mateindtica mcdiados del siglo XIX. Y se hace en rclaci6n dUculo tnãtica y hacia mediados relación con el cálculo diferencial, esdecircon es decir con Weicrstrass.'® \lVeierstrass. '° Él lanza una interpretación difercncial, interprctacidn estática cstitica del cilculo la que la operaci6n diferenciaci6n no es en cálculo diferencial en enla operación de diferenciación absoluto intcrpretada interpretada como proceso. Una :utiomãtica ulisoluto axiomdtica delas de las relaciones relacioncs difedifcrenciales s6lo sólo se encontrará rcnciales encontrari bien formada con el capitalismo del siglo XIX. XDC Pregunta: Usted ha dicho que quc en un código c6digo cada elemento elcmento está estd deterininado axiomdtica cstdn minado en sf sí mismo, mientras que los flujos en una axiomãtiea están deterininados minados en sus relaciones diferenciaies. diferenciales. En el caso del alfabeto Morse -punto, trazo, punto, trazo- cada elcmento elemento está determinado por sí piinto, estd dcterminado s( mismo, pero cuando nos cs es dado el conjunto de elementos. pcro elementos, ellos están estdn diferenciail()s tlns unos en relacidn relación con otros y vamos a captar una significaci«5n. significación.

Deleuze: Evidcntemcnte Evidentemente del alfabeto Morse no es un código. Deieuze: c6digo. Es solo una tombinatoria combinatoria residual. combi natoria en estado puro, una especie de oombinatoria ""l(arl Weicrstrass Weierstrus (1815-1897). [1315-1897). Matem Matematica '"Karl itico alemán alcmdn considerado entre los pntlres del análisis pertenecen fundarnentalmente terreno p«(ltcs andlisis moderno. Sus obras pcrteneccn fundamcntalmcnte al tcrreno lll' la ln teoria de fiinciones. funciones. Contribu)r<S Oontribuyó al trabajo sobre convergentes y a la lit (corfi dc sobie series convcrgcnccs Ilurla de fiinciones anciones periódicas, funciones ellpticas, l»«r(a perl6dicas, funciones de dc variables realts, reales, fundones elfpticas, liinciones ahelianas, tiinciones abelianas, productos infinitos oonvergentes convergcntes y cálculo cllculo de variaciones. La Illale mm de su obra es la b ceor(a concinuaci6n analítica. analltica. teoria dc de las series de potencias y su continuación


Doy un ejemplo. Sc m iquina primitiva funciona funcions Se nos dicc dioe que una mรกquina tres flujos: ujos: bicncs bienes de consumo. ires consumo, bienes de prestigio presiigio y derecho dcrccho sobre sobrc el cl tres circuitos. Esos flujos estin estรกn calificados en humano. Esto forma trcs cn si rir mos. Elios Ellos s6lo sรณlo existen, evidentcmcnte, evidentemente. en sus rclaciones relaciones los unos con otros, rclaciones son dc naturalcza indirccta. dc el cl otros. pero csas esas relaciones de naturaleza indirecta. En virtud de


ptoca, primera respecto de su cualidad. De ahi astiomatica proca, que es primcra ahf que la axiomatica

manejc infinito, su materia es lo infinito. intinito. Por d cl contrario, no hay maneje siemprc siempre lo infinito. código c6digo de lo infinito. Cuando nos cncontramos proccso infinito, los códigos c6digos desencontramos frcntc frente a un proceso faliccen. nivel mismo de la economia, cconomfa, al Íallecen. El capitalismo inventa el infinito al nivel nivcl nivel de la produccl6n, producción, del producir para producir en las condiciones del capital. E inventa el capital como segundo infinito bajo la forma x ++ ¿ral dEt al infinito. El capitalismo hace fiincionar produccidn, cl funcionar la deuda infinita. in nita. La producción, el cuerpo social bajo la forma fonna del capital dinero y la deuda devienen procesos prooäos infinites y son axiomatizados. El proccso proccso infinito, lo que quc infinitos proceso como proceso cscapa espedc de materia o de multipliddad escapa al aidigo, código, va vaaa ser esta especiede multiplicidad credente creciente actúa la axiomitica. aitiomåtica. lo contra la cual aaiia Lo que quc la aitiomätica axiomitica recupera en su propia finitud axiomitica es una nitud es siempre una materia infinita. Una axiomática uperaci6n represcnoperación dc de finitud nimd que trabaja sobre una materia infinita, es la representad6n tación finita linita de un proceso infinito. Weierstrass es quien hace saltar todas las interpretaciones del cdlculo cálculo Wcicrstrass difcrencial de dc Leibniz quc no tiene nada que ver con diferencial l.:ibnir. a Lagrange, l..a.grange, diciendo que un proceso. Hay un proceso prooeso como pura materia, dice, pero no hay que dcjario cnconttar la grilla finiu dejarlo as(, así, hay que axiomatizario. aitiomatizarlo. Es decir encontrarla finita que va a atrapar la inl'i.|1idad infinidad de combinadones Weictstrass hace una intercombinaciones posibles. Wbierstrass pretaci6n ddt:l d cilculo 61 mismo llama estitica. pretación cálculo diferendal diferencial e infinit imal que el estática. No hay en clla dc umbral, sino la idea ella fluxi6n flmtión hacia un i/mite, límite, ninguna idea de de un sistema el punto de vista vista. de una interpretaci6n interpretación dc sistcina de eleccion, desde cl ordinal. Todo el cálculo diferencial es invertido cilculo difcrencial invcrtido desde el punto de vista del número ordinal. Se trau, trata, cntonces, entonces, de un orden mimcro ordcn estático estitico con un sistema de osund6n ordcn ordinal donde dondc las nociones de If dc Isu.rición o dc de eleccion en un orden lf ite, de iimbral, movimiento-hacia, pierden todo sentido. umbral, dc de movimiento-hacia. En otros ttfrminos, infinita términos, el cilculo cálculo difcrencial diferencial introduce una materia in nita que descodifica matemiticas en relaci6n cstado precedente. La dcscodi ca las matemáticas relación con su estado aaiomãtioa sc se aplica cntonces cntonoes como oomo una red finita nita sobre esta axiomitica csta materia infinita en tanto ella escapa a los c6digos. códigos. cn eso los tc6logos teólogos son, a pesar de ellos mismos, progresistas. Por cso progrcsistas. Echan a andar el eso codi cable? iindar cl atelsmo atc/smo y se sc encuentran frente frcntc a la pregunta: ¿es ^cs cso codificable? Hablar aqu( aqui de ideologia cs es una tonteria. Habiar dc idcologia tonterfa. No es es a nivel nivcl de dc la ideologia ideologi'a que luy que teología de la Edad Media, eso cs es simplista. La ideologia quc pensar pcnsar la tcologla ideologfa nu existe, en el campo idcol6gico ideológico se juega algo más no cxistc, cn se jucga m is directo, algo de la ll]


organizaci6n jucgo inmediatamente. Los teólogos tcdlogos se sc enorganización social esti está en juego cuentran frcnte cuestidn la fornnaci6n misma; ¿er frente a algo quc que pone cn en cuestión formación social misma: posibic dc su código c6digo trinitario, de la posible codificar codi car lo infinite? infinito? Es ei problcma problema de hercjfa. dc la deuda infinita, del proceso herejía. El flujo cristiano es el flujo de infinito que contamina todos los c6digos. c6digo romano vacila, y el códigos. El código problema es c<Smo cómo salvar al mismo ciempo tiempo al imperio romano y al cristianismo. Los te6logos la Trinidad, pero aquello de dc lo que hateólogos discuten de dela blan no es lo importante. Lo que cucnta cs la operación operacl6n formal que quc realicuenta es zan. cconomfa política. polftica. El cristiaran. A trav6i través de su teologfa teología hacen tambi^n también economía nismo nos ha lanzado al infmito. Esto significa signified que estamos en un régirdgimen social donde no sc tcrmina con nada. se termina Los c6digos hadan circular bloques finitos ii nitos de dc alianza y de dc parentesco. parcntcsco. El códigos hacian prisionero se deda: matard yyeso eso es todo. Es el En.: fin.» Es lo que decía: «Bueno, se me matará dice Nietzsche la segunda disertación disertaci6n dela dc la moral: la epoca prehistórita prchist6rica es Nietrrsche en enla aquella en que la dcuda tomar el infinito infmito en cn sentido deuda es finita." nita." Hay que tornar incrcfbles para asistir a una econ6mico. económico. Son necesarios aconrccimientos acontecimientos increibles cconomfa ha habido economía cconomfa del intercameconomia dc de la deuda infmita. infinita. Nunca ba bio, el intercambio es la aparicncia loma la. la circulación circulaci6n de la deuda apariencia que torna cuando dcvicne deviene infinita. Cuando nos encontramos encontrarnos frente al problema de prodc cómo aSmo detener un pro­ rcstaurar los c6digos, axiomdtica: una grilla finita, ceso sin restaurar códigos, la respuesta resposta es la axiornåtica: un numero finito de principios que va a dirigir una combinatoria cuyas Así funciona Edipo. El Edipo figurativo, el Edipo figuras son infinitas. Asf imaginario está especial, de puro material infinito. esti en un territorio cspecial, infmito. Pase lo sera Edipo, ames o no a tu padre, serás serds perverso, pcrvcrso, neuróncurxSque pase, siempre siernpresera tico tioo o psic6tico. psicótico. Es el cl Edipo figurativo. Todos saben que las combinaciones de Edipo son ilimitadas. psicoandlisis cs aplicacidn de una artiomáti axiomdti social que lo supera, supcra, El psicoanálisis es la aplicación es la aplicaci6n dc las coordcnadas Pcrtcnecc aa la aplicación de coordenadas socialcs sociales del capit eapit ismo. Pertenece cscnda del capitalismo hacer haccr dos tipos de dc personas, las socials socialcs ylas y las privaesencia das. Las personas sociales -el capitalista, el banquero, banquero. el trabajador-y socialcs -cl trabajador- y las personas privadas -las personas familiares- no son del mismo orden. ordcn. Pertenece aala Pertenecc la esencia del capitalismo doblar un orden ordcn sobre el otro. "“ Friedrich Nietzsche, La U genealogía genealog/a de Je kla moran', moral, Alianza. Bs. As., As.. 1998. segundo: “Culpa, "Culpa, mala consciencia y similares”. Tratado segundo; similares". 114


IVti), psicoanalisis se sc harta de ser como I't-ro, en su dcsmesurada ambicidn, ambición, el psicoanálisis till dc apli ci6n prcexistcnte. Nos dice, por ejemplo. ejemplo, mi It .inipo .rmpo de ción de un Edipo prcexistente. ||~|r Ixs las combinadones combinaciones infinitas de Edipo sólo lo imaginario. s6io pertenecen penenecen a io 1I nil un I'.sto esto nos quieredecir quiere decir que el material edipico es precisamenteel precisamente el proceso proc o lliliiiito cs reducido por el psicoanalisis. Habiéndose Habiendose cansado de Illlinito tal como es *fi ln 111 aplicaci6n de la axiomdtica dcseado ul aplicación dela axíornãtica capitalista, el psicoanilisis psicoanálisis ha deseado ili'vcnir mismo, una axiornatim. axiomatica, encontrar un pequeño pcqueno llwrliir por s( sí mismo, mismo. en s( si misrno, liitiiicro de principios fmicos dcpenderin las combinaciones iu'nm:ro finitos de los que dependerán lliliiiitos del material infinito. Esto cs cstructural, que es el Edipo' EdipoIillinitas es cl Edipo estructural. ||u|\n;1nalftico. operación de Edipo estructural exactamente una |iiik(ianalftico. La operaci6n estruaural es cs cxactamente ♦mornatizacion, dc Ilinlnatizacion, a partir del momento en que nos dice que lo infinito de Hdi|)o «es dc lo imaginario yydepende depende de un pequeño pequefio número niimero de principioã principios |(di|m delo i|iitf dcfinen engendrar, de producir todas que definen una cstruaura estructura y son capaces de engendrar. Im lu liguras Ilguras imaginarias dc de Edipo. Prcgunu: ^Sc pucdc decir que lI Pregunta: ¿Se puede iiiw una axiomatica? aitiomätica?

tiles tilcs depcndcn dependen de

Deleuze: Dcleuze: Las operaciones opcracioncs oontables conublcs por un lado y las operaciones bursábursdlllrn por otro, otro. no son quizås llIcK quizis cn en si s{ mismas axiomäticas, axiomaticas, pero dependen illrcctamente dc axiomdticas ccon6micas. Una axiomdtica no sc define por ulin-clamenre de axiomáticas económicas. axjomática se In Kinstancia instauraci<Sn de dc relaciones rclaciones la tunstancia de ciertas cierras cantidadcs, cantidades, sino por la instauración liinnalcs cntrc cantidadcs fluentcs. Im males entre mntidades uentes. Pregunta: ff el cuerpo sin órganos I’rcgunta: (Srganos del capital? Deleuze: órganos del capital no es el conjunto de la máquiDelcuze: El cuerpo sin 6rganos cs cl maqui-

lU capitalista. Es ima linicamcnte al siguiente nivel: el Ile una nocion noción quc que convienc conviene únicamente dliicro dc producir algo, juega el papel de dinero en tanto que dincro dinero cs es incapaz de lliniancia improductiva paradoja; ese esc iluuancìa improduetiva cstdril. estéril. Encontramos aqui' una gran paradoja: un improduetiva est^ril estéril produce, el dinero produce dinero. an improduaivo dincro. Es entonces licccsario estd enganchado sobre d el cuerpo sin órganos 6rganos del dincro. lircesarìo que algo esté dinero. I'cro pero no se trata de decir que el capitalismo es el dinero como cucrpo cuerpo sin


pieza de la máquina. Es necesario que algo chorree sobre el cuerpo sin órganos. Son precisamente los flujos en relaciones de determinación reclrecí­ órganm.

proca quienes chorrean sobre él. Pregunta: El esquizofrénico esquimfrénico es alguien que vive en un espacio y un esquizofrénico, una posibiliposibili­ tiempo diferente al nuestro. ¿Habría, ¿l-labrla. para el esquimfrénico, dad de volver a unirse a nuestro espacio-tiempo? ¿Cuál sería seria la relación del

espacio-tem­ capitalismo con oon la modificación que aquél hace del continuo äpacio-remporal?

Deleuze: Pankow, quien termina su relato Dele-|.|:re: Tomo el ejemplo de la señora Panltow,

de ima una psicoterapia diciendo haber trasformado a un bravo esquizofrénico en un ligero paranoico.'^ paranoico." Entonces, la recodificación recodi cación del esquizo es su conversión en paranoico. Laing no se propone devolver al esquizo esquim a la realidad del capitalismo tal ral como funciona en nuestras sociedades. Laing rechaza la idea de que la realidad oonsista consista en reoonducirlo reconducirlo aun recluta a un código social dado.


Clase VII Diferencia entre Código y Axiomática 7 de marzo de 1972

La máquina capicalUta de i la capitalista puede presentarse como un sistema dci Idcfm iéndose por tres aspectos arpeaos muy conexos y ligados: t tu deliniéndosc 11 - Un sistema complejo de relaciones diferenciales entre flujos ujos tincüdifícados desterritorialiudos. Este sistema de relaciones diferenciadifcrenciatltseodi cados y desterritorìalizados. Ir» no reemplaza un código por otro, las territorialidades desfallecientes ln otro. dmfalledentes por ul ras. aspecto de la inmanencia capitalista 5 (M ras. El primer aspeao es entonces esta esu especie di axiomática contable consistente en una instauración de relaciones difetlf -.utiomática untialcs entre flujos descodificados renciales dcseodi cados y dcsterritorializados. desterritorializados. 2.- Si es verdad que los flujos descodificados descodiiicados y desterritorializados detterritorializados tienen tomo li' ite exterior propiamente esquizofrénico, un límite extelumo tales un lí tlur que es la esqu.izia, las relaciones diferenciales, por el contrario, conjuran conjurar! tliir csquizia, y1 icpelen lepelen este límite sustituyéndolo por un conjunto de límites limites interiores uee son reproducidos a una escala siempre ampliada. El segundo aspecto Itt inmanencia capitalista es la reproducción a escala siempre mayor de los 1! la llltiiies inmanentes capital. limites inmanentcs deldel capital. 1 - L1 La expansión general de la antiproducción en el aparato de producItltln. liMi. Al punto que en un sistema tal ninguna actividad productiva puede

r


ser realizada sin que se disemine discmine en ella su pertenencia aa un aparato de antiproducción. Este punto nos permite distinguir, por un lado, las buroburo­ cracias antiguas de tipo imperial, imperial. y por otro, las burocracias modernas que asumen la función de hacer diseminar en todas partes el aparato de la antiproducción antiptoducción en el seno de las actividades productivas. Si se me aceptan estos tres aspeaos de la inmanencia capitalista, seguida­ aspectos dela seguidamente habría habria que decir en qué una axiomática se distingue de un código. El capitalismo no restaura códigos: axiomática de los flujos oódigos; con él aparece una aitiomatica descodificados secundariamente. descodi cados que sólo stilo restaura rtstaura códigos muy secundariamentc. Antes digamos algo. No hay que buscar lauscar el modelo de la axiomática en la ciencia, figura de ciencia. aunque la axiomática axiomåtica entraña un cierto estado, una cierta Figura la ciencia. Al contrario, axiomáticas cienti científicas contrario. son las axiomåticas cas o la ciencia las que toman una forma axiomåtica axiomática en un régimen y en una formación social que, por su cuenta, ha reemplazado los códigos por una axiomãtica axiomática social, ooncon­ table, científica es. es, por naturaleza, la expresión en el tablc, propia. La la axiomática cientifica dominio científico de un nuevo tipo de registro social. Propondría cinco diferencias entre axiomãtica axiomática y código: código; Propondria Primera diferencia. ¿Qué es lo que pasa en todos los regímenes de códi­ código? Un código nunca es homogéneo, de jirones, de pedazos que homogéneo. está hecho dejirones. se van completando poco a poco y que progresivamente cuadriculan un ca.mpo social. No campo N o hay que pensar en la menor homogeneidad lingüistica: lingüística: un código adopta y moviliza signos de toda to-da naturaleza, hace una mezcla de ellos, y en esa multiplicidad que le es propia se hace un cuadriculado del campo social socia] por conjugación de elementos muy diversos. Ahora bien, en todos los códigos hay zonas de secreto ligadas a investimentos el invcstimentos colectivos de órganos. Quiero decir que la colectividad, ei grupo, inviste los óiganos. fastidioso, gmpo, órganos. Es lo que muestra Parin en su libro tan iastidioso. tan malo: malo; Los piensan a':ma.r¡adø.' demasiado.' Dice que si hay una castración en Las blancos bàxncøspíeman las sociedades llamadas pri itivas, itivas. ella se hace a través de la boca de los primos. Creo que el investimento colectivo de los órganos es una pieza fundamental de los códigos. El Levi-Strauss Levi-Sciauss de las mitologias mitologías muestra muy colectivos de órganos y las prohibiciones; prohibiciones: «Tú no bien estos investimentos coleaivos derecho. en tales circunsuncias circunstancias y en tales condiciones, de servirte tienes el derecho, de tales órganos». y col.. 'Paul Parin Pirinycol., 1 IH


_

,e

'-1“iÍfÍ

Eslo no implica una barrera o una prohibición en general, sino algo Esto |K»iti vo desde el punto punco de vista de un código. En el investimento colectivo positivo lodos lindos los órganos están codificados codifieados o sobrecodificados: sobreco-di eados: «No -No te servirás servirãs de liu O al lux ojos en tales tals condiciones, no verás esto, esto. no te servirás servirå.s de tu nariz». O lontrario, serás nombrado al final de un sistema de i tuntrario, serås ión que conlleva la demarcación de los cuerpos. Se producen fenómenos de desplazamiento y una máscara, la cual no liguración misma de un investimento puede ser comprendida como la figuración 1»oicctivo nleetivo de órganos. Lo que me parece interesante en una máscara es el (Icnplazamiento desplazamiento que existe enere entre los órganos del portador y los órganos •(■presentados ¿qu¿ signi significan Irpresenrados sobre ella. Por ejemplo ¿qué can todas esas máscaras en liu lu cuales quien la porta no ve por el agujero de los ojos sino que debe ver por otro orificio? Es el desajuste entre los órganos privadosy privados y los órganos puñados pottados como otra potencia en virtud del investimento colectivo. Todo este régimen de investimentos colectivos de órganos implica l`odo Cnrxosamente «Tú no estás en estado de servirte del Iitlwsatnente zonas de secreto: -Tú iW||uno Y es necesario un tlrguno investido colectivamente en tales condiciones». Yes nllletua de iniciación para acceder al estado en el que uno es capaz de almcrna «nrvirse rvirse del órgano en tal ral o cual condición -es preciso recordar que en ule* tales investimentos colectivos operan todas las demarcaciones del cuer­ cuerpo |m Todos los códigos implican zonas secretas cuya función es fundanirmal. t rnial. Estriaamente Estrietamente hablando, se puede decir que el secreto actúa siemprr Me parece que |.|Ir Kobre sobre puntos singulares, en singularidades de código. Mc «Him Illa: singularidades de código están fundamentalmente ligadas a órganos dílinidos I-lllinidos por su investimento colectivo. iii I’J secreto puede ser el de la sociedad secreta o algún otro que no puede Il eunfeeacin sin cunitadlcjón -al .em l|2i.I'I'e1r it el estallido del sistema. pero Pero de i-lt't||| quess inconfesable. ineonfesable. No hay disimulación: los hlvria manera, no hay nada que ¡mires crímenes crimenes no se disimulan, incluso si pasan por códigos secretos. Se |twtrc.s ¡inn deredio a saber nber estos IK Mdice: «No tienes derecho esto» o «No tienes derecho aa participar «tii 41anto MIO porque no tien tienes la disposición o el uso del órgano supuesto para un nalict o una tal pai-ticipación›._ ul Ml)cr panicipación». Esto es el secreto. lili crímenes son tratados bajo dos formas. Por un liii un u n código, los peores crimenes litilu. bajo la forma de una sobrecodi cación de los órganos que implica. Ulii, sobrecodificación implica, de III itrccsario, ltreesario, grandes supl icios: «Tú uTú no has sido lo su cientemente cocli M suplicios: suficientemente codifi-Mtlo, Hiln. has hecho esto porque has escapado al código, se te sobrecodificará». sobrecodilicaråw.

119


Por otro lado, la expulsión: «¡Fuera, lado. un movimiento que es el de dela «¡Fueta. a otra itivas it ivas se encuentra frecuentemente un tipo que es expulsado de su territorio, de su grupo, y que se va aa otra pane. parte. Él tiene un estatuto especial. Aveces A veces es integrado en otro lado. Piensen en las ciudades griegas donde la última forma del castigo era el exilio: «Has roto el cometido un crimen». Era el movimiento de ser expulsado. secreto» o «Has oometido Habría que oponer la categoría la categoría de la disimulación categoria dd del secreto aala objetiva. Quiero dedr en un sistema capitalista todo estoes esto es muy diferente. decir que queen ¿Qué es lo que pasa hoy en día? dia? Cada vez ver. que se intenta saber algo sobre la manera en que esto marcha, marcha. en que esta máquina funciona, se encuentran muros. El izquierdismo se ha constituido sobre este intento de saber lo que pasa en el sistema. Un muro de policía yde y de silencio se 0[> 0nc a toda tentativa, entonces terminamos por pensar que la búsqueda opone singularmente activa. Saber lo que pasa en o la labor de información es singularrnettte una fábrica es terrible. Vayan a la entrada de Renault en la calle Émile Zola para ver hasta qué que punto las fábricas son prisiones. Cuando se quiere prisión, uno no se encuentra frente ala a la categoría saber lo que pasa en una prisión. cosa. N o is es tan fácil f^cil del secreto en (unción función de un código, sino (rente frente a otra eos-a. No saber cómo róm o funciona un banco suizo. Desde que aprendemos cómo funciona concretamente conoctamente una institución de entramos en un régimen que-sea que -sea que se desvanezca, la fonnación formación capitalista, enI:ra.mos sea que se reavive- no soporta nada. No soporta sopona nada aún al nivel nivd mas más simple seaque nivd local. Es su fragilidad en un sentido. sentido, de información, no soporta nada a nivel pero él la compensa con una fuerza fuerta de represión global que constituye su fortaleza. fottalera. No es un sistema de secreto. Salvo el caso extraordinario de la doctora Rose, Rosqquediceloque pasaen unaprisióny doaora que dice lo que pasa en una prisión y rompeunaespceiedegtan rompe una especie de gran pacto capitalista en el que se entiende que aquellos que participan panicipan en una silencio, denuncian institución guardan silendo, denundan en caso necesario la ii titución titudón en su principio pero nunca diran: prindpio dirán: «He aquí lo lo que pasa›. pasa». ^3 d de la No se trata de un sistema de secreto, sino de otro dominio que es el disimulaeión no subjetiva pues no remite a la psicología psicologia disimulación. Una disimulación pane!». En las sociedades pri panel».

Rose. psiquiatra de ^1 La doctora Edith Rose, de la la prisión Centrale Céntrale Ney de Toul, va va más allá de la denuncia de una institución, va a denunciar denundar aa las autoridadel autoridadei responsables dei del funcionamiento de la la institución. Como no pudiendo podiendo mia, máí. especie de paao pacto tácito propio al saber: quebranta una espede al sistema de autoridad, aa saben

120


(le los capicaliscas, de capitalistas, una disimulación objetiva perteneáente perteneciente al movi objetivo aparente del capital.

En el capitalismo, seria sería falso decir que hay dos fonnas formas de dinero, pero es necesario decir que la forma dinero funciona bajo dos formas: linanciamientos y rentas. Flujos de financiamicntos financiamientos y flujos ujos de rentas están fundamentalmente ligados el uno al otro por un tipo de relación diferendiferen­

cial, puesto que forman parte del sistema de relaciones diferenciales que son la la base del capitalismo. Un tal sistema -el dinero bajo sus dos formas y las relaciones establecidas entre ellas- no puede fimdonar mis que a condición funcionar más de proyectar una especie de principio ficticio fiaicio de homogeneidad entre las dos formas, entre las dos figuras. fínanciamiento y los flujos de guras. Los flujos de financiamiento rentas son de tal naturaleza que, en sus relaciones, deben proyectar una imagen aparente de su convertibilidad forma «tasa de interés único» oonvertibilidad bajo la Fomia u -oro «oro convertible». convertibles. La verdadera función del oro en el régimen capitalista es rs fundamentalmente disimular -y no mantener en un código secreto- la heterogeneidad de los dos tif>os tipos de flujos y la naturaleza de su relación. Yo primera distinción -muy -m uy burda, muy descriptiva- entre Yo diría diría. que la primer-t un código y una axiomática axiomåtioa es que el código funciona siempre en función yy en relación con oon zonas de secreto, mientras que una axiomática funciona siempre a base y en lunción «iempre función de una disimulación objetiva. Segundo punto de oposición entre código y axiomática. aitiomátiea. Un código o una codificación, al a.l igual que una axiomática, aztiomåtica, opera siempre sobre flujos. Ahora bien, la operación propia de un códigp ñhora código es calificar los flujos llujos indepen­ indepenrelación entre flujos dientemente de su relación. Es decir que la reiación ujos codificados va a derivar de la calificación cali cación de esos flujos por el código. Por ejemplo, pensemos en un tipo de sociedad primitiva en la que distinguimos una máquina de tres flujos: ujos: flujos ujos de objetos de consumo, flujos de objetos de prestigio, flujos de derechos sobre seres humanos (ma(ma­ llujos trimonios, descendencia, mujeres, niños, etc.). Digo que el código opera lo será repetido. Ella Ella cuenta lo que se dice frente al psiquiatra no seri cuenca muchas cosas (un días al calabozo y encadenado) de las las cuales los epiléptico arrojado por ocho dlas periódicos sólo han retenido un aspecto: la denuncia de la institución en general. R1 GIP (Gmpo Información de Prisiones) F1 (Grupo de información Prisiones] ha suscitado suscitado un movimiento de apoyo doctora Rose «poyo a la doaora Rose entre los psiquiatras jry los analistas. [Aclaración del propio propio Deleuze]


cada uno su propio circuito. Las relaciones entre estos flujos y ios los lugares donde se establece la relación dependen tstrechamente estrechamente de la calificación primera que reciben en virtud del código. Por ejemplo, en ciertos lugares, generalmente en la periferia del territorio del grupo, grupo. se pueden realizar intercambios entre objetos de prestigio y objetos de consumo. Tales relacio­ relaciones entre extracciones eittraceiones sobre los flujos están estrechamente determinadas por la cualidad de los flujos lacualidad ujos y el circuito autónomo que posee cada uno. Habría que decir que el código codigo es un sistema indirecto de relaciones que derivan de la Calificación calificación de los flujos tal como el código la opera. En una axiomática aitiomática ocurre lo contrario, vemos que ella implica una descodificación descodi mcìón generalizada. Esta vez ya no hay relaciones indirectas entre ujos calificados por el código, sino que por el contrario la calificación de los flujos ujos deriva de relaciones diferenciales entre flujos que no poseen ninguna flujos cualidad independientemente de su puesta en relación diferencial. El caráaer diferen­ rácter fundamental de la axiomática aitiomática es is que el sistema de relaciones diferenciales entre flujos ujos determina la cualidad de cada uno de ellos. Ejemplo; Ejemplo: no podemos hablar de un flujo ujo de trabajo y de un flujo ujo de il ujos independiente y previamente a la capital; no podemos calificar estos flujos de! capi­ relación diferencial en la que entran. Es solamente del encuentro del capitalista virtual la relación diferencial entre irirtual y del trabajador virtual, es decir de dela los dos tipos de flujos, esos flujos ujos, que va a derivar la calificación de uno de cios ujos como capital que compra la fuerza de trabajo y del otro como flujo ujo de habría ningún medio trabajo comprado por el capital. De otro modo no habria para calificar los flujos efectivo, es decirde decir de ujos puesto que, fuera del encuentro efectivo. la puesta en relaciones diferenciales de los dos tipos de flujos ujos a diferente ctemamentc capitalista y el trabajador potencia, el capitalista petmanccerla permanecería eternamente sería un trabajador virtual, no llegando nunca a vender su fuerza de trabajo.


I'.n y sólo entran en |'.n una formación no capitalista, los flujos son calificados eali cadosysólo Idaciones indircaas previa -esto mis­ ttlaiciones indirectas derivadas de su calificación cali cacitin previa. -«sto sucedo sucede al mismo tiempo-. Q ue sean calificados en puntos determinados, que puedan Que lonstituir además secretos, que también puedan constituir materias de i umstituir ciución, todas estas distinciones se encadenan L-lución. encädenan por aquella. El código consiste en una triple operación. Un código es una regla de icgistro de distribución, en la medida en que no hay código que se debite registro lodo entero. Una codificación es un sistema de reglas que da los medios lindo |mra para operar extracciones sobre los flujos, ujos, separaciones sobre las cadenas y distribución de los restos, restos. de los residuos a los sujetos consumidores. En lodo todo código existen estos tres aspectos: extracción sobre el flujo, ujo, separación tic Bonnafé ¡le cadena, y después distribución de restos. Ojeen el cl artículo de Boruufé «)brc Psychanalyse? Verán que ¡obre el objeto mágico mågioo en la NouvelU Nouvelle Revut Revue de P1)IcÍmrra¿7.te.-l Nios lltos tres aspeaos aspectos están muy bien marcados. Cada fi^m en to de código reúne en una combinación móvil, abierta abiena y Cada. fragmento llnita Iinita todos los aspectos heterogéneos considerados. Es decir que en el mercado lllrrcado primitivo, primitivo. si se permanece en tales tipos de flujos, ujos. siempre hay ilencquilibrio, iluequilibrio, pues puts no hay forma de intercambio, no hay forma de equivaIvncia. lencia. Hay un desequilibrio fiindamental fundamental al nivel de cada flujo ujo calificado iJc de tal o cual manera manem en la relación de intercambio. Esto quiere decir que no hay fundamental­ lniy intercambio, sino que hay un sistema de deuda afectada fundamentalmente por un desequilibrio funcional. Este desequilibrio funcional al nivel lie ¡lc cada combinación finita, que hace intervenir todos los aspectos de la correspondientes, está tcodificación od i cación y todos los diversos flujos ujos calificados correspondientes. (Minpensado heterogéneos ejem­ tulnpensado por los elementos hete rogéneos tomados a otro flujo. ujo. Por ejemplo, el desequilibrio entre el acto de dar y de recibir objetos de consumo se rncucntra funcionalmente desequilibrado. fiindamenencuentra desequil ibrado. El desequilibrio es fundamenul más que desequilibrado. Ill y constante, esto no funciona mis Este es el objeto fundamental de una polémica entre Leach y LeviSlrauss.^ Slnlttssf Los dos están de acuerdo en decir que hay desequilibrio. Mientras Iinch «nch a afirma pane fundamental dcl rma que este desequilibrio es una parte del sistema, sistema. Oójrrr magique, mitgfqru, sorcelUríe sarrefffríe et erfétichisme, ríråìrme, NouveUe Nd w t rame ram: de ' Pierre Bonnafó, Bonnafé, Object f>iychaMlyse, Num. 2, 2,1970. fiyrlmnalyxe, I970. (Íf. Q Claude Lév'i-Stnuss,An¡Í›mp0Í0gie:n-ncrumle. Pion, 1958. l9§B. pig ' Cf. aude Lévi-Strauss, Anthropalogiestmctumle, Plon, pág 132 (Trad. Um.: Ai-irrapøbgƒit ermarruraf. Eudeba) y E. R. Lezeh. ISS y sgs. litit.: Antropología estnutural, Eudéba) Leach, ap. op. fit. cit, pág 153


una pane parte de su funcionamiento, hincionamiento, Lcvy-Straius lcvy-Strauss intenta sostener que es una consecuencia patológica del sistema. Leach de cada l_each tiene razón. A nivel dc combinación, de cada flujo ujo que entra en un producto compuesto, hay un desequilibrio lundamental fundamental relativo a los flujos considerados. Este desequi­ ujos desequilibrio es oomo como recobrado perpetuamente por una extracción sobre otro flujo, ujo, sobre un flujo califícado cali cado de otro modo. Por ejemplo, el desequilibrio entre aquel que distribuye objetos de consumo y aquel que los recibe va a estar compensado por una extracción sobre otro flujo, ujo. el de prestigio. Quien ujo, títulos distribuye recibe un prestigio o recibe, de un tercer tipo de flujo, sobre los seres humanos, humanos. sobre los blasones, blasones. etc. Yo diría que la unidad económica en las sociedades llamadas primitivas pertenece fundamentalmente a combinaciones finitas que hacen interveinterve­ nir en ellas y en su funcionamiento desequilibrado, desequilibrado. todos los flujos ujos califioidos de maneras diferentes. Hay todo un circuito de la deuda que se cados dibuja a partir de esos compuestos finitos que circulan. Es partirde És el régimen rógimen de la deuda finita. El régimen de las alianzas dibuja precisamente cl el circuito de la deuda finita. contrario, desde el punto de vista de una axiomática, Al contrario. axiornátim. lo nuevo es que el sistema de combinaciones finitas y móviles es sustituido por un régimen de la deuda infinita. Lo infinito pertenece fundamentalmente al régimen de la axiomática, aatiomática. mientras que todo código codigo implica, al oontrario, nitud contrarío, la finitud de lo que codifica. délo También encontramos lo infinito al nivel de la economía capitalista bajo la forma en que el dinero produce dinero. Marx ha insistido sobre me engcndramiento infinito. Luego bajo una forma aparentemente di­ diese engendramiento ferente, pero que no es más mis que el desarrollo de esta primera forma -lo form a-lo infinito- existe la operación por la infinito del capital, el modo de este infinito-existe cual, a cada instante, el capita] limites inmanentes que reproduce capital tiene límites a una escala siempre ampliada. En otros términos, este régimen de lo infinito es un régimen de la destrucción-creación, destrucción-creación. del cual hemos visto dc la moneda: destrucción y la necesidad de relacionarlo a la forma de creación de moneda. Si bien no hay axiomática axiomåtica de lo infinito al nivel de su forma, es es verdad que la materia sobre la que ella actúa es fundamentalmente una materia infinita. La aitiomática axiomática es el sistema de reglas finitas que permite la sf infinita, y el medio de tratar esa estructuración de una materia de por sí

I24


naciones posibles que derivan de la axiomática axiomåtica misma. misma.. M ientras el código es el sistema de la deuda fmita y de la economía Mientras economia finita, axiomática es el sistema de la deuda infinita. Dicho mássitnple: más simple: Iinita, la axiomatica dela no se terminará nunca de pagar la deuda, el castigo infinito, el reembolso infinito. Al nivel económico, se trata de la gran transición delos de los códigos arcaicos axiomáticas arcaioos que traman una materia fiindamentalmente sndamenralmente finita a las aitiomáricas de tipo capitalista que traman, al contrario, una materia fundamentalfundamental­ mente infinita.

axiomati/ada, hay una Cuarta oposición. En una sociedad, codificada o axiomatirada, instancia social fiindamental de lo improimpro­ mdamental que es la del cuerpo sin órganos o delo ilivas juega el rol de cuerpo lleno, de cuerpo sin órganos, de instancia tivas lo que que de antiproducción, anciproducción, es la tierra como entidad indivisible. En las sociedades imperiales, es el déspota y su doble incesto con la hermana y con la madre; los dos incesto: incestos diferentes que marcan algo asi así como los dos extremos del sobrecódigo imperial: im perial: un incesto en la periferia yy un incesto en el centro para que todo esté bien sobrccodiftcado. sobrecodificado. Esto de ai nivel de una ningún modo sucede al nivel de una fecundidad, sino al esterilidad que va a apropiarse de todas las fuerzas productivas. De la unión incestuosa no debe nacer nada. Al contrario, todo lo que nace debe depender de la unión ella misma estéril. Es decir que el gran incesto despótico -es el caso de Edipo, el dóspota déspota del pie deformedeform e- produce sobre el cuerpo lleno imperial la doble unión con la hermana y la madre. madre, asegurando así asi una sobrecodi cación de los viejos códigos territoriales sobrecodificación que huyen por todas partes. En efecto, hay que decir que los códigos imperiales le le sobrcañaden sobreañaden a los viejos códigos territoriales un nuevo cuerpo lleno, el cuerpo sin órganos del déspota que sirve de instancia de antiproducción jry se dobla sobre dcl fuenas productivas, exactamente como el cuerpo lleno de la todas las fuerzas tierra en las sociedades llamadas primitivas se doblaba sobre las fuenas fuerzas productivas para apropiårselas. absolutaproduaivas apropiárselas. Yo creo que en un código asi así es es absoluta­ mente necesario que el cuerpo lleno que opera la apropiación, que se fuerzas productivas, sea de una naturaleza extraeconómica. cxttaeconómica. apropia de las fiierzas Es decir que en tanto el cuerpo lleno es la condición del movi iento aparente, del movi iento objetivo del registro en tal forma de sociedad, sociedad. ductivo, de la antiproducción. Vemos que en las sociedades llamadas pri


y vuelva a una instancia no económica. Como dicen muy bien los marxistas. marxiscas, esto no quita que sea sea el estado del proceso económico el que necesite la erección de un tal cuerpo lleno cxtraeconómico. Y el movimiento aparente a través del cual el cuerpo lleno extraeconómico. se atribuye las fuínas esas fuerzas. fuerzas produaivas productivas es quizás el estado mismo m ismo de esos Esto quiere decir que, que. desde el punto de visu vista del movimiento objetivo, lo es una irlstancia instancia eittraeconómica. extraeconómica. De que se apropia las fuerzas iuerras produaivas productivas es allí la operación de antiproducción antiproduccitin bajo su doble aspecto: por una parte, inhibir, limitar las fuenas fuerzas produaivas, ellas para productivas. y por otra, doblarse sobre ellas aspectos están desde entonces separados en calidad apropiárselas. Estos dos aspeaos y temporalidad tcrnporalidad de la aaividad actividad misma de las fuerzas productivas. El cuerpo de la tierra, en tanto que limita las fuerus fuerzas productivas y a la vez se las apropia, procede por algo que conjuga sobre sl sí ismo. Sobre el cuerpo lleno de la tierra la máquina territorial primitiva conjuga el juego de dela las filiaciones y de las alianzas, fuerzas productivas. alianras, juego que se se apropia las fuerras Esta es ella misma de naturaleza Ésta máquina territorial primitiva no noes naturalaa económi­ económica, sino de naturaleza naturalr/a geológica y politica, política, cn en la medida en que la política (unción implica una geología, en la medida en que aquello que cumple la lunción de cuerpo lleno sin órganos es la tierra. A nivel de los regímenes imperiales, imperialä, el cuerpo lleno del déspota aseguasegu­ ra las mismas funciones. Se presenta como una instancia trascendente, anriprodueción de naturaleza política, administrativa o una instancia de antiproducción incluso religiosa. Creo que el capitalismo es la única formación social -ningún código podria soportar algo parecido- en la que aquello que juega el rol de cuerpo podría lleno deviene una instancia directamente económica. Va de suyo que ahí reside el fundamento de la disirnulación; disimulación; es escondi­ cs necesario que esto sea escondiEl cuerpo lleno de esta sociedad es directamente económico, es el capital do. H el chorrean cliorrmrt todos los flujos y es él quien se atribuye las fuerzas dinero. Sobre él productivas. En oposición a los sistemas precedentes. precedentes, ya no hay una difedife­ rencia de naturaleza ni de tiempo entre el trabajo y el sobretrabajo, es jomacla de trabajo del obrero. Esta distinción imposible distinguirlos en la jomada sólo podría hacerse abstractamente, absrractarnente. bajo la la forma de una diferencia aritméaritmé­ tica de la que ya hemos dicho que traicionaba la verdadera naturaleza del capitalismo, capitalisino. es decir la naturaleza de las relaciones diferenciales. Es imposi-


ble distinguir el momento del trabajo dcl dcl sobretrabajo, concon­ del momento del en cl el cual trariamente a lo que ocurre en virtud dcl del sobrecódigo despótico, cn ambos momentos son cualitativa y temporalmente distintos. Q uinta y última oposición. Hago un parent parént is: is; cuando los biólogos Quinta pregimtarse por qué hoy nos hablan de códigos genéticos, genéticos. lo interesante es preguntarse emplean la palabra código, siendo que aquellos también poseen aspectos de una axiomática. El uso de la palabra código está fundado en dos considera­ consideralugar, nos dicen que hay un código biológico precisa­ ciones. En primer lugar. precisamente porque todo reposa sobre una instancia extraquímica, sobre una instancia o sobre formas de ligayxSn ligaàaón capaces de poner en relación cuerpos des[>ojados decía que despojados de afinidades a nidadcs químicas. De la misma manera que yo decia si se puede hablar de un código es porque había habla una instancia extraeconómica que se atribuye las fuerzas efeao, cuancuan­ cxtraooonómica l'uer'¿as produaivas. productivas. Y en efecto. do aparece una instancia cuya apariencia objetiva es exterior o trascen­ trascendente al dominio de ligazón considerado, de un códicódi­ considerado. es necesario hablar hablardc go. El segundo aspecto que refuerza el caråctcr carácter de código del moderno código genético es que se trata de un sistema de relaciones indirectas. Por ejemplo, ejemplo. al nivel de los cuerpos llamados alostéricos las relaciones no pueden pucdcn ser más que indirectas precisamente porque se hacen entre cuer­ cucrquímicas.” El concepto de dc código está per­ perpos dcspojados despojados de afinidades químicas.^ fectamentej tifimdo fectamente tificado por estos dos aspectos. En una axiomática, por el contrario, hay relaciones directas de las cualidades. y por otra parte, parte. la instancia apropiadora es que derivan las cualidades, directamente económica. Lo marcado en un código y en una :utiomárica axiomática nunca son las persoperso­ nas. En un código son los flujos. En una sociedad primitiva los flujos estan marcados en virtud dcl del débil desarrollo de las fuerzas productivas. están ujos son marcados en función de los órganos y la codificación de Los flujos los flujos implica el investimento colectivo de ellos -vemos esto a través de los culturalistas-. En la codificación de los flujos ujos el investimento de órganos es una pieza fundamental y anima todo cl prohiel sistema de las prohi­ biciones. Supongo que las prohibiciones no son mas más que una apariencia onod, E! El azar; azary la "^ Para un análisis de los cuerpos alostéricos, alostericos. cf. cf Jacques M Monod. le ilererfdaaf' Emdye sobre .toåre kIafiloiofla føro a natural de la ntcesidad: Ensayo la åioløgƒa biología moderna, moderna. Monte Ávila, Avila, Caracas, l97I, 30-90. 1971, pp. 80-90.


para una u na operaci6n operación positiva: de órganos. (Srganos. Por el contrario, desde cl quc el capitalismo se se ha el inicio hcmos hemos dicho que construido a base de descodificaciones descodificacion desc-odificaciones gencralizadas, generaliudas, y la descodi caciòn no sc 6rgase ha producido sobrc sobre los flujos ujos sin producirsc producirse tambien sobre los órganos. Los 6rganospasan órganos pasan por un desinvestimcnto colectivo fundamental. El primer 6rgano habcr sido desinvestido printer órgano cn en haber desinvcstido cs es el aro ano (vcr (ver M. Weber).* Weber).“ Es c6mo la mitologia mitologfa africana hace vivir el cl peligro de Et neccsario ne ario observar cómo pcligrocle desinvcstimcnto de los órganos. 6rganos. Seri que se se: produzca un duinvesrimcnto Será del lado del ano que los c6digos códigos orgdnicos, orgánicos. que la codificaci6n codi lìcación delos de los órganos 6rganos va a declinar, los otros 6rganos órganos han scguido seguido luego. Si llamamos castracion castración a cste este dcsinvestimento desinvestimento colectivo de los organos, es el ano quien opera la gran castrad6n. falo como objcto cxisiirfa sin esta csta opcraci6n castración. El l-alo objeto trasccndente trascendente no existiría operación del ano. Edipo cs ts anal de cabo a rabo. <Por desinvestimcnto colectivo coleaivo de dc ¿Por quc que se producc produce cn el capitalismo un desinvestimento los 6rganos, scrvir^ de dc tus ojos, de dc tu boca, dc órganos, es dccir: decir: «Tu te servirãs de tu ano, de lo quc que quieras»? quierasv? Los investimentos colcctivos colectivos ya no pasan por lI investimcntos investimentos colcctivosde colectivos de 6rganos, órganos, tus 6rganos órganos son tu propio asunto. El invcstimcnto rcmite -en cn todos los casns ìnvostìrnento tolcctivo colectivo dc de los 6rganos órganos remite cams a lo quee: esencial cn en un código: de conjugar las alianzas oon quc es cscndal c6digo: cs una maquina dc con las lìacìonts. Si empleo la palabra maquina rs de filiacioncs. cs para indicar que no se trata ni dc una axiomática, doductivo. Nunca las axiomitica, ni de dc un sistema dcductivo. las alianïas alianzas se concluyen de las (iliaciones, is dcrivan dcduccn de ellas. cllas. liaciones, jam jamás derivan o se deduoen Hay una miquina dc conjugar las alianzas con las filiacioncs. Esta rnám imáquina de dr: los códigos, quina es la que logra, al nivel dc c6digos, una cosa fantástica: fantistica: que la forma dc la reproducddn dc la reproduccion rcproduccion humafonna de reproducción social pasc pase por la forma de na. La Emilia, sicmpre cn una sociedad socicdad dc códic6di' familia, restringida o ampliada, cs es siempre poKtica, una estrategia y una táctica. cictica. En otros tórm t<frminos, gos una politica, inos, la familia dirccta del invcstimcnto campo sodal en absoluto cs es familiar, cs es la fbrma formadirecta invcstirnertto del campos-ocial extralamiliar. encuentra ahi' función estratégica extrafamiliar. Ella encucntra ah/ su funci6n estratdgica en tanto conjuga se refiere a Weber, Max “S52-I 937] Biólogo ‘" Deleuze DeleuM sc (1852-1937) BI61ogo alemán. alcmin. Fue profesor en la Universidad de Amsterdam y en la Academia Acadcmia de dc Ciencias de dc Suecia. Realiz<i expcdicioncs de caraaer cientffico Anico, al África Africa austral auscral yy Realizó diversas expediciones caracter cientf co al Ártico. océano rndico. Índico. Escribid, Escribió, entre otras obras, RnuluJcs Rmdsados zoológico: al oofano zooUgicos de un viaje ira ¿cr India: neer (I {390-1907). Lulndias n e e r ktnd r u tfm \m -m T ). 11K


investimento social. Esto quiere decir que quc la repr<xlucci6n reproducción social pasa por la Humana. De allí allf la necesidad dc forma de la reproduccibn reproducción humana. de una codificaci6n codificación coleaiva de los órganos. 6rganos. colectiva En las formaciones imperiales codo cambia, ysin y sin embargo permatodo csto esto cambia. ncce Conscrvan todo cl dc las alianzas y las filiaciones nece igual. Consenfan el sistcma sistema de liacionts de las supcrponi^ndolcs las categorias categorfas propiamente propiamcntc comunidades primitivas, superponiéndolcs dcsp6ricas de la nueva alianza. catcgorfa de despóticas alianu. El d<bpota despota apona aporta. una nueva categoria. las formaciones imperiales alianza, de la cual dcriva deriva la filiaci6n filiación directa. En las imperial@ la reproduccl6 n social, en sus dos cxtremos, reproducción extremos, sigue pasando por la forma Íonna de la rcproducci6n humana. Un excremo d&pota, el cuerpo cuetpo sin organos reproducción tattremo cs es el del déspota, del d<fspota extreme es el déspota en el que se asienu asienta el tema dc de la dinasrfa. dinastía. Yel otro extremo dc las comunidades comunidadcs aldcanas quc mantcnicndo dd régimen rdgimen de las delas aldeanas q ue contindan continúan manteniendo vicjas alianzas y dc indircaas. viejas de las filiacioncs indirectas. En el capiialismo, conscrvan todo su sentido pero, pcro, capitalismo , alianzas y filiaciones liaciones conservan cn función fiinci6n de la nueva naturaleza naturalcza del cuerpo lleno como capital dinero, es cs en el capital quien se atribuye ahora las categorias categor{as dc alianzas y las Bliaciode las las alia.nL!.S liacioncs. filiaci6n es la operants. Entramos cn en el rdgimen régimen de una nueva alianza, y la filiación ci6n ción por la cual cl el capital producc produce dincro dinero como capital industrial. El capital el capital de filiación el capital de alianza es el capital mercanindustrial es cl filiaci6n y el forma bancaria y bajo su forma comercial. til bajo su fotma comcrcial. Es preciso decir que. esencia. en su espccificidad especificidad en que, en su esencia, cn tanto formación ci6n social. social, el capitalismo es cs industrial. Ni el mercader, mcrcader, ni el banquero banqucro habrían bastado para instaurar este sistema.. habrfan sistcma. Sin la operación opcraci6n industrial ellos habrfan continuado hallando sus roles y sus fun funciones cn los poros -como habrian ciones en M arx- de dc la antigua sociedad. socicdad. Los poros de la antigua sociedad socicdad son los dice Marxpequenos agujcros o despótico. dcsp6tico. agujeros del cuerpo Cuerpo sin 6rganos, órganos. sea territorial O La csencia espccificidad del capitalismo es la operación operaci6n industrial La esencia y la especificidad por la cual el capital sc se hace poseedor de de producción dc los medios dc producci6n Yy compra dcsterritorializado. Pero si es cs Oompra la fuerza luerm de trabajo del trabajador destertitotializado. Vcrdad espccificidad del capitalismo se sc encuentra cncucntra al nivel del capital Wrdad que la especificidad industrial, su funcionamicnto, hmcionamiento, en cambio, esti Industrial, esti. determinado detcrminado por el capital btncario y comcrcial toda su autonomía autonomla ysu y su rol director en bancario comercial quc que alcanzan tada ;nlaci6n al capital industrial. Dcsdc entonccs, conviene decir que la filiación filiaci6n ;-nlaeión Desde entonces, Elia devenido asunto del capital bajo la forma liativo: dinero lhadcvcnido fomia del capital filiativo: dincro que

i

129


engendra dinero al infmito. dcvienc asunto del inlinito. Por otra parte, la alianza deviene capital bajo la forma del capital de alianu, alianza, bajo la la forma bancaria bancatia y comercial. Alianzas y filiacioncs a^untos propios del capital. lìaciones sc se han convertido en asuntos A pattir s6lo cl partir de ese momento, momento. no sólo el registro del capital no ha de actuar sobre las personas, sino que ya no lo hace mas sobrc sobre los 6rganos. órganos. En el capitalismo, en el regimen axiomatica, la reproducci6n régimen de una axiornatica, reproducción social ya no pasa por la forma de la reproducdon Humana. Esto quiere decir reproduccion humana. que la forma rcproducci6n humana Humana deja de determinar, de dc in infbrmar forrna de la reproducción urrnar la reproduccion social. como ciertos comentadores de Arist6telcs, social. Para hablar oomo Aristóteles, Habrfa Humana no es mas forma del material. habría que decir que la reproducci6n reproducción humana reproducci6n social tiene todavía todavfa necesidad de un material. material, y ese matemate­ La reproducción rial es provisto por la reproducci6n reproducción Humana. humana. Pero la forma de la reproducción social se sc Ha ha vuelto independiente de la forma de la reproducción ci6n reproducci6n iamilia ha dejado de ser una polftica y una estrategia. cstrategia. ¿Para ^Para qué qu^ familiar, la familia pollticay sirve la reproduccidn reproducción Humana humana en este momento? Entre los caracteres de la miquina máquina capitalista que hemos visto precedentemente, Habfa habia uno que sostenfa sostenía que las relaciones diferenciales tienen ticncn un Kmite mis amplia, y que de llrnitc interior que reproducen a una cscala escala siempre más este modo ellas conjuran y rechazan el verdadero kmite capita­ límite exterior del capitalismo que es la esquizofrenia. esquizolrenia. Entonces, si para el capitalismo sc trata de repeler siempre mas lejos su esquizo-Umite, aquizo-límite. el primer medio era sustituirlo por los lfmirs kmites interiores imeriores que se reproducirfan mds amplias reproclucirlan a escalas siempre más -las escalas escaJas del capital son la operación operaci6n de desplazamiento desplazamicnto del límite-. 1/mite-. Pero hay un segundo desplazamiento del Kmite precisamcnte porque la Forma forma límite precisamente de la reproducción huma.|1a Ha ha dejado de informar la reproducci6n reproducción social. reproducci6n Humana


intcriores cada vcz amplios, sino el de ios interiores vez mis más amplios. los h'mites límites interiorcs interiort: cada vcz vez mis más pucsto que se crata de dos desplazaestrechos. Esto no es contradiccorio contradictorio puesto trata dc mientos compietamcnte estrictamcnte oorrclativos. corrclativos. A1 completarnente diferentes, aunque estrictamente Al mismo tiempo que el capital se encarga de las funciones de alianza yjr de filiaci6n mis amplia, la filiación y se reproduce desdc desde entonces a una escala cada vez más forma de la reproducción reproducci6n humana defme ambience cada vez más m is resdela de ne un ambiente tringido sobre el cual el campo social capitalista devenido aut6nomo autónomo va a poder doblarse, aplicarse como sobre su subconjunto. Cuanto m is la axiomãtica axiomitica capitalista va separandose separindose de los códigos c6digos y más operando en función limites interiores cada vez más más funci6n de sus Ifmites m is amplios, m is icndra tendra nccesidad necsidad de un lugar de aplicaci6n aplicación restringido. Todas las determiiiaciones capitaliscas aplicaci6n en un naciones capitalistas van a encontrar su campo de aplicación subconjunto: el subconjunto farn il iar. lubconjunto: familiar. Mimi, jaulin qué es lo que En brpaz Lapaz hlanca, Jaulin analiza qutf quc pasa con los misioneros que hacen tratos con oon los indios. Los misioneros les dicen: «Vamos a hacerles hacerlcs pequefias casas individuales, van a estar en su propia casa, mis casa colectiva*. queñascasas vanaestaren casa. no mäscasaoolectivto. 1l-.tramos ‘j u m o s de lleno llcno en el nacimiento de Edipo. Los indios aceptan accptan porque se dicen quc que es la primera vez ver que los blancos ofrecen algo de su vida. Entonces lo* indios van a oficcer algo delasuya., de la suya, van a constiuir una gran casa colectiva; los indiosvan ofrcceralgo construir ur|.a casaoolecriva: Id aquf lo que quc dioejaulin. dice Jaulin, que ll iglesia. Ya cayeron como ratas en la trampa. He aqul me parece que indica exactamente utactamente el nacimiento de Edipo: Elestado Eƒerraab ale nic de colacolonreadopuede mnduríra reducaìƒrt ta raid: bumanizaatín del universo niatdo puede conducir a una reduccidn ld elak humanizacidn univeno que ¡mir solución buscada bntscada lo la sent rrrd a tz la medida nmalida del dtfindíviduo míåh restringida liida wluddn individuo 0o ¿z lafamilia restrinpda wn. pormrm'gtu`mre, anarquú: o un undøom'nt ettrrernoalniwldc fvn, poT consiguimte, una anarquia desorden extremo al nivel de lo colectivo.coUcthw: unarqula de la queelivutiiwkalsmradrrkmpre que el individuo serdsiempre t›ít-rima, victima, rra arrepddn excepcidn de aquellos umrqurir aquella que qu: ,Gurren ¿t clave ola tr: del det' sistema, sistema. en nt este me caso raro lar f»uen la los colonizadores, quienes quienes tenalerdn tcnderdn a maná-rm unàtrrmaimirmorrmtpa qweilcoionzlzaalo límite mender suuniversoal mismo tiempo que el colonizado mdrxedngo. reduce elsuyo. 1'^ El Ifmite vn* na pasar, pa-tar. en del estado de colonizado, a una escala cada ver. más restringida. V vez mis Antes el él investla invcstía de este modo Aiucs cl indio tenía tenia un campo social cualquiera yy dl III social en esc campo y deesecampo. de esc campo, con su familia abierta, su ln rcproducd6n ntproduociónsocial ulnlrma filiación. Ahora. titlvma de alianza yy de filiaci6n. Ahora, el límite Kmite no es más mis territorial o Iliterterritorial grupos aliados. Reduccidn Reducción al: lillertcrritorial con los gnipos de la la brrmanízdcídn humanizacidn del ititmmo, como la llarnajaulin. HHlivrto, llama Jaulin. Se realiza un extraño extrafio doblarnienro doblamiento en el que 'llubert pair ååancåe, inrroefttction ' Uiibtrt jaulin, Jaulin, La fa ix blanche, introduction ài ferfrnecrkie, I'ethnocide, Ed. du Seuil, Scuil, lWlI. pág. 10/(1, |)ig. 309.


Der-mrrnu e|1||± el uplhiialrte 1- In esouimirenit

indio, quien queda confinado la producci6n producción social escapa completamcnte completamente al indio. misacidellfmitcdedichaprodua:i6n.EstavaascraprcsadaporeloolonizadoL mà acá del limite de dicha producción. Estas-aa ser aprenda porel Colonizador. Es necesario ademis ver cl texto deTurner sobte aquella aqucUa aldmen aldea en la queseha que sc ha adernawerel deTumersobre suprimidolajefatuia®: quc quien te ha dado la vida es un jefe. jefc, suprimido lajefanuaa: «No vas a crccr creer que cl jefc mds cu pap i.... . el jefe somos nosotros. Aquel que tc te ha dado la vida es nada más tu papá. pucdes cn tu rincón tincdn con un límite Ifmite cada va vcz más mis rmtringidou. rcstringido*. puedes hacme lia-cette triangular en la conexión conexi6n de los dos desplazamiendcsplazamicnEstos tcMos textos nos dan la fdrmula fórmula de dela sc dan los dos jucgos tos del Ifmitc, límite. se juegos complementarios del Hmite: límite: por un lado el Hmite lado, el Hmite límite exterior va cada vez mas lejos, lejos. y por otro lado. límite interior deiermina mis restringido rcstringido que quc sc vuclve cada vez determina un subconjunto cada vez más se vuelve mcnos capaz de pcsar reproducci6n. Tomado en cn menos paar sobre los mecanismos de la reproducción. cualquier momcnto regiones, esta es la historia y la momento y en cualquiera de sus regiones. constituci6n constitución del mundo occidental. La historia de ia la pequena dcsplapequeña casa individual representa esc ese scgundo segundo desplazamiento ramiento del Ifmite. limite. Lo quc que retengo del cuadro que Jaulin Iaulin hace de la antics gua casa colecdva colectiva no es en absolute absoluto la historia de una familia grande. No es quc la Emilia familia llamada primitiva sea grande, grande. sino que, aa tftulo titulo de estrategia y cn tanto determina la forma de la reproduccion social, esta esti abierta sobre sobrc el cl en afuera, ele afiiera, sobre aquello que quc Jaulin l.|ama llama fa lo otro. Y Y aun más, mis, en tanto objeto de investimcntos investimentos del individuo que forma parte de dla, eila. lo que el sujeto inviste través de dela familia son determinacioncs determinaciones no femiliares farniliares dei a travis la femilia del campo social: la reproduccion. la tierra, las alianzas, alianzas. etc. L1 familia primitiva está tndatnenreproduccion, La Emilia csti flindamenfa otro, es es propio de la talmente abierta sobre lo cs decir sobre sobrc aquello que quc no cs Emilia, familia, o si ustedes prefiercn, prefieren, sobre el d aliado. Lo sobrc el v/nculo lo que habfa habla dicho sobre vinculo entre la reproducci6n reproducción social y la reproducción Humana humana en cl el capitalismo reproducci6n capitaJismo no implica en cn absoluto un quiebre de la estructura estruaura ^miliar. familiar. El hecho de que en el capitalismo la familia no sea mis La familia adquiere adquierc una más que un material le da una fiinci6n Función formidable. la fiinci6n función muy precisa en la axiomitica aitiomåtica capitalista. [Creo que en el sistema capitalista todas las formas revolucionarias rcvolucionarias son cleseodi cación quc que estallan pasando por debajo delas como formas de descodificaci6n de las aitiomãticas del orden. problema con el que tropieza siempre es el axiomiticas ordcn. El problcma quc uno tropicza 'Victor W. Turner: Ndemôu dorm-r ƒàirh andeaiing, “Victor Turner; An Ndembu doctor rnprarríre, in practice, en Magic, faith and ealing, Collier-Macmillan, 196-1. CoUier-Macmiilan, 1964.

131


Í

Clau-t'I|"Ll

movi mientos de dcscodilicaciòn. como hacer para que los movimiencos descodificacion, los movimientos desterricorializaci6n, sean scan rcvolucionariamentc posidvos y no vuelvan a de desterritotialiración, revolucionariamente positivos crcar formas pcrversas anifidalcs de familia, crear perversas o 0 artificiales familia. no vuelvan a crear a su manera cspecies especies de c6digos códigos y tcrritorialidades. territorialidades. Me explico en un campo un poco mcnos psiquiatrfa. menos ardiente, el de la psiquiatría. Elios grupal, de ser necesario, grupos Ellos producen estruauras estructuras dc de contencion grupal. casi militantes. El problema contra el que chocan es cs evitar que esto vuelva a formar familias artificiales, cuestidn es cómo oSmo hacer artificiales. Edipos artificiales. La cuestión pasar flujos reconstituir fa­ ujos descodificados, descodifìeados, positivos y revolucionarios sin reconstituit familias pervcrsas, reterricorializacion, una rococli rccodificacion. perversas. sin hacer una reterritorializacion, cacion. Este cs cl pciigro inconscientc, en u tambiin también el peligro de los grupos gnipos militantes. A1 Al nivel del inconsciente. sus relacioncs panido es cs un peligro relaciones con cl el campo social, la la territorialidad de partido fundamental. <C6mo ¿Cómo puede habcr haber entrc entre las personas un lazo revolucionaquc movilicc pcro que quc no se dejc rio que movilicc la libido, libido. que movilice a Eros, al deseo, deseo. pero deje cncerrar axiomatizadas de Edipo? encerrar de nuevo cn las estruauras estructuras codificadas codilicadas o aitiomatizadas Es un problema al nivel nivcl de dc la práctica. prdaica. Es desdc el cl comicnzo, vet bcllo tambi^n podrido. El psicoanilisis, psicoanálisis, desde comienzo. cs es a la vez bello y también ILstoy pcrsuadido de quc hccha de dc piczas dc fragmrntos, listoy que una tcorfa teoría esta hecha piezas y de Fragmentos, iiay cs que hay una cosa bclla bella y una infamia a su lado. Lo estupendo en Freud es las cosas bellas yylos los horrores cstin piginas. El psicoanálisis psicoandlisis están en las mismas páginas. c6digos, es una especie cspecie de dc descodi descodificaci6n implica cl el dcrrumbe derrumbe dc de los códigos. cacìón del desco Tm enu^sohre k sexualukdi^.. En ese esc punto es revolucionario. rcvolucionario. Ileseo (Vcr (Ver Tres taryossøilvrrilrsartrafuäleav Son los grandcs grandes momcntos momentos dc de la interpretación sueños. de la que Sun interprctacion de dc los sucnos, i-rcud dice quc l'reud que no dcbc debe scr ser confundida con la clave de los suenos sueños de la «niigucdad, p quc csta ultima es cs un código c6digo y el psicoanálisis psicoanilisis no lo cs. es. Pcro antiguedad, ya que esta Pero Cii cl mismo libro. libro, solapadamentc, Ilt el solapatlamente, monta su historia de Edipo y ya no sabe ln que hace. Está código] In Esti rehaciendo un c6digo.] Retomando. Iaulin mucstra muestra muy bien -cn -en la página Retomando, Jaulin pdgina 395 y siguientesomo la intimidad o la vida privada de it iSmo dc las diversas divcrsas familias que viven vivcn en la ratau colectiva preservada. pues la familia esta siempre riM colcctiva está cstd completamente complctamcnte prcscrvada, sicmprc uliierta sobre cl el aJiado. aliado. La casa colectiva uliicrta sobre lo no-familiar, sobrc colcctiva asegura pequepequcR m tcrritorialidadcs sobrc el aliado bajo Mi territorialidades privadas quc que cstan estan a su vcz vez abiertas sobre Tre: ensayos ensayar de reunir sexual .fenraf en Oårar ’'Sigmund Sigmund Freud, Tres d t uoria Obrai Ccmpfetar, Completas, op. cit.

Vul.VlI. Vol.VII.


Dšrarnïes ìmrìel espiuìsmo y lageaiuizofrenia filiación tales que el reglas de alianza y de filiad6n talcs que hay cosas quc cl aliado no se permite. Hay una especie dc trav& de dla, de vida vicla privada intcnsa intensa que no impide que, a través ella, el indio en la casa colcaiva gnipo. colectiva invista al conjunto del grupo. Jaulin abusivafermentaddn de jaulin dice, a prop<isito propósito de la casa individual: La øåuriuøfrrmrnr-ación los tU kbpøreja pareja -rfl condici6n urbana de Edipo- soårtfrf sobre H las eUmentos efemenros de -él ha visto la condición mismos, entrana las caracteriiticas mrr ãa jrecuentemente rcuenremmre una exacerbacidn exacrrbacídn de fas caradøúrícarfamirníUareso unodesus traducepor una rivalidad ¡Jam 0 socioldgicas soríológicrsr en coda cada una Jesus eUmentos, ebmmtos, y se rr rradsxepor ríwfírded domistica del hogar, rr: en reåzcióri relacidn a4 las origen domótica vivida vivido al of interior def/rogar, Él: dimensiones dímemíon de erige!! de los Los nines son sumaria tornados comopane sistema, cada coda uno -d c los ¡br esposos. aporor. Lo: ruïrorson mmoparte en este erterrsterrtte, -de padres- tiende arr atesorarlos esdecir en enprovecho su linaje de arerorarfor en suprovecho, su pwwcóa, es pmwcfm de dem re rma`a.'° Ha nacido Edipo. referenda}'^ Edipo es para nosocros, nucstra pequeña pcqucAa colonia nosotros, europcos europeos cultivados, nuestra es uno de interior. Para los indios o los africanos es cs la colonizacion forzada, cs más dircctos directos de la colonización. ocu rre bajo la forma: los productos mds colonizaci6n. Esto ocurre «;Tu eso!», es decir. decir, él d no 6 es el cl agente «¡Tu padre no es lo que crees, acaba con todo eso!-›, de la rcproducci6n entcramente por el colonirador. coloni/ador. reproducción social, sino que clla ella pasa enteramente Jaulin esc momcnto, nino, uno de ellos dice: dice; «És «Es jaulin cuenta que cn en ese momento, mirando al niño, de mi linajo*. D otro replica: «Es Toman al niño nifio cada uno por linaje». El -És de mi linaje*. linaje-».Toman un brazo braze y le preguntan qud filiacidn, qué prefiere. En un regimen de alianza y filiación, es decir en una maquina de linaje, esto no se plantea pues hay un sistema de sobrc el afiiera. visita, de apertura sobre afuera. No hay problemas de linaje. ¿Por qu<f quó el desplazamienco desplazamiento del límite se ;Por Ifmite al interior del sistema capitalista sc hace conjuntamente de dos maneras: bajo la forma de una reproduccion de ampliiieada, y correlativamente a travis través los líIf ¡tes ites sociales a escala siempre amplificada, de Umites is estrechos que circunscriben femilia restringida? límites cada vez m mas circunseriben la familia ^Cuil ¿Cuál es la relaci6n relación entre ambos desplazamientos? dmplazamientos? L-1 axiomatica aitiomätiea capitalista, en tanto concierne al regimen régimen de una reproLa ducción social devenida aut6noma, autónoma, tiene necesidad de un subconjunto de ducci6n aplicación. En tanto reproduccidn reproducción social es constitutiva de un primer tip© tipo aplicaci6n. de imigenes, imagenes, imagencs imagenes dc de primer orden producidas por la axiomátiea dc axiomitica soso­ cial: el capitalista, el industrial, el banquero, el trabajador. Correlativamente, los límites Hmites cada vez más mds restringidos cireunseriben circunscriben la familia. Este es del aitiomática. nucrida nutrida ahora por imagenes imagencs de segunsegun* lugar de aplicación aplicaci6n de la axiomitica, imágenes de segundo ordcn son las imagenes producidas por do orden. Las imdgcnes '°Cf. Robert jaulin, opxrr., págs. ">Cf. Jaulin, op.ctt., pigs. 391-400. 134


ii

Í

W

Clase ' fl

los materiales maceriales de la reproduccidn reproducción humana, es dccir decir las figuras familiares: papi, mami.yo. papá, mamá, yo. economfa política polfcica capitalista ticne dc una operaci6n La economía tiene necesidad de operación bien conocida que se llama psicoanalisis. aplicaci6n a traves trav& psicoanálisis. El psicoanalisis es la aplicación axiom^tica correspondiente. ¡FórjF6rde la cual la economfa economia poUtica poll! ica define la axiomätica mula plenamente satisfactoria! Hay trascendencia no s<5lo codificados sino cuansólo cuando los flujos ujos son codifieados do, por encima de los c6digos sf no recurren a do. codigos territoriales -que de per por si ninguna trascendencia, son un sistema de subyacencia-, se impone un sobrecodigp despdtico. caiicter imperial del cristianismo se sobreco-digo despótioo. El problema del mråcter coloca inmediatamente bajo la forma misma de dc la catolicidad, catoliddad, es dccir de un universal trascendenie trascendente o dc de una verdad de todas las religiones. Hist6ricamente Históricamente esto se plantea bajo una forma que tiene una importan^cuiles van a ser nuestras relaciones rdaciones cia esencial en el cristianismo primitivo: ¿cuales <Se hari con el Imperio Romano, forma fonna decadcnte decadente de imperio? ¿Se hará una especie dc entrismo, de mmlfme, ilegaremos llegaremos a rchacer rehacer con los restos del Imperio Romano un imperio propio animado dc de una potencia espiritual? ¿Ñ bien es nccesario necesario liquidar cl el Imperio Romano, volvcr volver a panir partir de cero, retomar al desierto para Rctornando al desierto se sc reharán rehardn las rehacer una fbrmacidn formación dcsp6tica? de-spótica? Retornando rchacer formaciones despóticas formacioncs desp6ticas a partir panir de cero. cero, a partir de los anacoretas, de los conventos. Sc Se trata del retomo al Oricnte Oriente del cristianismo primitivo contra el poder cristiano que pacta con los romanos. Estc cs es el aspecto por el cual cl d cl podcr última gran formaci6n formación imperial. cristianismo es como la ultima Aquello que llarnarnos régimen trascendente nita comienAqucllo Uamamos el regimen crasccndente de dc la deuda in infinica za casdgo ha cambiado dc :ra propiamente con los grandes imperios. El verdadero verdaderocastigo hacambiado de aspecto, todos los palses han hecho un pacto sagrado: «No tc escaparis dc esto». ameclaonodoslospalses|1anhecI1ou|1po.c:osagrado;«Noteeteapar-Lsdetstos. lis la deuda infinita. el cristianismo dialcctiza rdadones de Es ladeudain nita. Pero yo no dirla diria que queel relacionesde dc inmanenda, inmanencia, diría trascendencia y de dirfa que todo esto son pierasy piczas y Fragtnentcrt. fiagmentos. Por esta un lado, es el primer esfuerzo esfuerto por reformar una formación formaci6n imperial. Pero csta formación imperial estd está en condiciones formaddn condidones tales talcs que no puede ser reformada así as( sea reformada espiritualmente. Son los grandes guinda impe­ irnpe~ como así, as(, es ner:rsa.tio nccesario que sea refoimadaespiritualmente. rios que van a instaurar deuda in infinita. Estc ts cs un golpe formidable formidable. Como l'ios los quewln insta1.|.rar la ladcuda nita. Este dic: Niecmche, neocmi-ios inquietantcs ¡nquietantes artistas para haceresto. dicc Nietzsche, son nccesaiios hacer esto. Pero la deuda in nita aiin aún permanece exterior. La astuda astucia del cristianismo, a.l1.l infinita ahf también tambi^n muy lipda a su dcvcnir, devenir, es nita, ligada es que no sólo s6lo nos pone bajo el cl régimen r^ m c n de la deuda in infinita, lino bajo el nita intcriorizada. interiorizacla. •ino d régimen regimen de la deuda in infinita


Por un lado, esti dcspotica rcnovado está cl polo dc de la formaci6n formación despotica renovado por el por otro lado, su profunda pertenencia pertcncncia a la formacion del cristianismo. Y Ypor p no sc tiata dc trasccndcntc, sino de dc un capitalismo, en la que ya se trata de un nfgimen régimen trascendente, r^im cn dc inmancncia. régimen de inmanencia. Si ustcdcs accptan que quc la inmancncia fiinciona con una axiomatica axiomitica ustedes me aceptan inmanencia funciona y no con oon un codigo, ya no se tienc tiene en ella ncccsidad necesidad de creencia. La rcligi6n religión

como creencia tiene su sentido scntido linicamence pertcncncia de] del oomo únicamente en el campo de pertenencia formacidn imperial. A1 cristianismo a una formación Al nivel dc la axiomitica, axiomåtica, ya no es cuesti6n accncia. Es poresco cuestión de creencia. por esto que el cristianismo, en su aspecto contemporineo cso desde dcsdc el cl principio: prindpio: que quc crean crcan o que poráneo al capitalismo, ya implicaba eso no crean importa absolutamente absolutamcntc un carajo. Me molesta molcsta el concederle al dc vista de una forma de creencreen­ cristianismo una autonom(a autonomia dcsdc desde cl el punto de religidn porque, cuando hace su conversión conveisl6n de la trascendencia ala a la cia o dc de religión inmancncia pcrtenccc al capitalismo- apainmanencia -aspecto inmanente por cl el cual pertenece fbndo de crccnrece como oomo la primera religi6n religión que ya no fiinciona Funciona sobrc sobre un fondo creencia. Es por esc eso que es vcrdadcramcntc verdaderamente la religion del capitalismo. que importa es que se religión para la cual la Lo quc sc trata de la primera religi6n creencia no cuenta. Pero al mismo tiempo el cl cristianismo asegura en el imagcnes y una cicrta rclacidn producción de imagenes cierta relación capitalismo una cierta producci6n entre ellas. Esas imigencs mancra en quc cs alimenimágenes forman parte dc de la manera que es tado cl aparato dc rcligi6n es es una pieza de la de inmancncia inmanencia capitalista. La religión miquina maquina ccondmica. económica. Esta historia de quc volvemos volvcmoa dc los dos polos del cristianismo cs es la misma que a cncontrar pulsi6n dc muenc encontrar con la pulsión de muerte. Vemos la mancra manera en que la muerte esta codificada en los sistemas primitives. allf no hay pulsi6n dc muerte el a primitivos. Si allí pulsión de precisamentc porque ella clla está esii fuertemente fiicrtemcntc codificada. S6lo c6precisamente Sólo cuando los códigos territoriales tcrritorialcs se hunden. hundcn, con las Clescodificaciones, descodificaciones, comienza a haber habcr pulsión dc de muerte. pulsidn En los sistemas impcriales imperiales y dsp-áticos, dcsp6ticos, el cl lam lazo del déspota ddspota y de dc la muerte muenc


cios, los africanos han ncgado negado y cmpujado empujado a la latencia su pasado imperial?

I Por qué qu^ los gricgos formacl6n dcspotica, cl ¿Por griegos han olvidado a Micenas? En la formación el instinto de muerte es la gran instancia trascendente de antiproduccidn antiproducción y cs:i la forma dc la nueva alianza, cs decir dccir la venganza esta sobrccodificado sobrecodihcado bajo la dc dc la muerte que hace de dc ella clla un de la nueva aJianza. alianza. Hay un sobrcc6digo sobrccódigo de verdadero instinto trasccndcnte. trascendente. Al mismo tiempo cs ts un instinto trascenvcrdadcro dente porque, en los tegírnena despóticos, antiproduccìón mortífera ios regfmenes dcsp6ticos, la antiproducci6n mordfera esti separada de la produccion, separada scparada dc scparada en cn su calidad y en el tiempo. ticmpo. Con el capitalismo sc se produce, en cambio, una descodi caeión dc la descodificacidn muerte: todo el aparato de antiprodueción rnortífero proinucttc: dc antiproducci6n mortffcro se sc derrama en cn la pro­ duccion. Pero Freud dicc cl instinto dc cs algo trascendentc dice quc que el de muerte es trascendente y silcncioso... silencioso...


Clase VIII Economia psicoanalisis Economía politica política y psicoanálisis Mas alia Más allá del paralelismo 18 de abril abri/ de 1972

Cuando poKtica burCitando Marx busca el acta de baucismo bautismo de la economia política cl momento momcnto en que quc la guesa, su respuesta es muy dara: clara: ha side sido fundada en el esencia de la riqucza riqueza ya no sc se rclaciona relaciona con un elemento cscncia dc elcmcnto objetivo exterior,

cxtrfnseco, extrlnseco, sino con una actividadsabjedva actividad subjetiva en tanto tal. Es decir, ya no con una objetividad dctcrminada, sino indctermideterminada, si no con una actividad subjeiiva subjetiva indeterminada. Ustedes comprcndcn, comprenden, dice Mane, Marx, antes de itada. Ustcdcs dc ese esc momento momcnco no hay economia polftica política en sentido propio. Hay un analisis cconomi'a andlisis de las riquezas que relacionarlas con una objetividad detenniconsiste fundamentalmente fiindamcntalmcnte en rclacionarlas detemiinada. dctcrminada es linda. Esta objetividad determinada cs variable: puede scr ser la ticrra tierra o, en el C OSOdc caso de los mcrcantilistas, mercantilistas, el Estado como emisor de dincro. dinero. polfuca comienza momcnto en que quc la esencia de La economfa economía políuca comienzaaa partir del momento lu riquen cs es relacionada con una aaividad actividad indeterminada indcterminacla en lu riqucza cn relación rcladdn a la cual ningun cimiento de la economía iiingun elemento objetivo tiene privilegio. El campo dc cconom(a política poUtica deviene posible cuando aquellos alos se llama economistas liberan ticvienc posiblc a los que sc libcran una actividad a la que el trabajo-que trabajo -que es tanto el ttlividad quc llaman cl cl trabajo agricola agrfcola como el d tltimufacturero industrial-, dclinido munufecturcro o el indastrial-, dcfinido como una actividad de producir produdr en neral. Este cs es cl el aacto fundamenta] dc de Adam Smith yyde ncral. ao fundamental de Ricardo.


Derta:-rifa entre el capitalismo y la

¿Ml uiwfren-ia

*W

Í

Entonces, dc base concerniente concernientc a la fundación fundaci6n Entonces. segun esta proposici6n proposición de dc la economia economfa poKtica, aparccc bajo la la forma momentãnea momcntinea de un misma de politica, aparece simple paralclismo, quc sorparalelismo, algo que va a provocar el anilisis. análisis. ¿Que es lo que prcnde invcrsi6n, al nivel del deseo, prende en los primeros libros de Freud? Una inversión. totalmente aniloga dc la eoonomla economia política. poKtica. Y Y quizi caricter fundaanáloga a la de quizá. cl el carácter mentalmente incoiuciencc podfa scr descubicrto más mis que a inconsciente del deseo no podía ser descubierto condicidn rclacionarlo con una actividad subjetiva en general. general, un procondición de relacionatlo ducir en general al cual Freud Ic dari un nombre, sefialar la originalile dará nombre. para señalar dad de su descubrimiento: libido. Permancciendo texto, ¿qué ^qu^ es lo que impresiona en Permaneciendo en la superficie del texto. \osTnaenu^si' trataprecisamente mucstra los T-es em9o:?' Se trata precisarnente del modo en que Freud nos muestra defmido como cstar simplcmente detcrminaque el deseo definido oomo libido no puede estar simplemente determinaobjecos, por fiicntes do por objetos. Fuentes o por fines, lines. cualquiera sean. Como si la libido objctos que como aaividad actividad subjetiva fuera la la que contuviera el secreto y los objetos elegfa, las fuentcs elegía. fuentes a trav^s través dc de las cualcs cuales emanaba y los fines que se proponfa. proponía. Quizas Tresemayos nos Quims es la primera palabra del psicoanalisis, psicoanalisis. porque los Tifefemayos mucstran concingencia de la fucnte, objcto yyde de los fines mutstran una cspecie especie dc de contingencia fuente. del objeto lines activien el campo de la sexualidad. scxualidad. En ese campo todo se relaciona a una activi­ dad productora -d c sfntomas, -de síntomas, dc de desviaciones, de perversioncsperversiones- llamada libidinal. Hasta aqu( permanecemos en un simple paralelis* aquí me parece que permaneeemos paralelismo. Habr/a qu^ es un paralelismo, por qué qu^ no es Habría que preguntarse por qué mds. Y al mismo tiempo, ^cs ^-Por qué qu^ sentimos que algo más. ¿es ya algo mis? ¿Por ya lo es? Creo que esto es fundamental, que marca una cspecie especie de pertenencia psicoanilisis, tanto como de la economfa poHtica clásica, clisica, al mundo del psicoanálisis. economia politica uando la esencia de la riqueza es buscada del lado de una capitalista. C Cuando actividad subjetiva. objetos, de los fines, de subjetiva, mas allá alld de los objctos, dc las entidades. entidades, dc mis de las objetividadcs, no hace mis más que rccibir recibir el efecto del movi iento más profiindo desterritorializaci6n. Desterritorializaddn profundo del mundo capitalista; capitalista: la disterritorialieación. Desrerritorialieadón dela capitalista. quc que hace que sea comprendida en de la riqueza bajo la forma capitalista, función de una actividad productora cualquiera. funcidn cualquiera, Yy no de un elemento cicmenco determinado seria la tierra o el Estado. Y movi iento de determ inado que serfa ' Deleuze se refiere nuevamente a los Tre: Tns :mayor emayos de uan@ uoria stxuaK de Freud sexual. de [Ver cita nro. 9. claseVIl). clase Vil). (Vercitanro.9,


Í

Í

Clase Vlll

desterritorializacidn del deseo, dcseo, quc desterritotialización que ya no se dcja deja medir ni en sus objetos, ni cn fuentcs. en sus fines, lines, ni en sus fuentes. anadir un segundo punto. Apenas la economía economfa poKtica Es necesario añadir politica rompe con las objecividades objetividades y libera una aaividad actividad de producir en general, hace tambien otra oosa. cosa. Siendo más m is preciso, al mismo tiempo cso, preciso. mlmímw ríempa que hacc hace eso, hace tambien parece, la idea de también otra cosa. oosa. Tambidn También aquf aqui hay que seguir, seguir. me pareoe, Marx: al mismo tiempo que la economfa economía poUtica política descubre esta actividad de producir o de crabajo descerritorializado, lo trabajo no decerminado, determinado, abstracto, desterritorializado, realiena. rcalienaci6n no consiste en volver a una re-aliena. Y Marx nos dice que esta realienación objetividad cualquiera, es una forma completamente nucva nueva de alienaci6n. alienación. En lugar de alienar la actividad productora en algo -la tierra, el Estado-, de tal manera que ya no pueda ser aprehendida, percibida, liberada; en lugar de alienarla en una cosa, en una objetividad, en cn un estado de cosas, que no sería situación preoedente, precedente, es realienada en su acto aao serfa más mis que un retorno ala a la situaci6n sc expresa esa rmlienación realicnaci6n en un acto? aao? Es la realienaci6n mismo. ^'C6mo ¿Cómo se ralienación en parcce muy importante las condicioncs condiciones de la propicdad propiedad privada. Esto me parece aquf por Marx como una nueva nucva pues la propicdad propiedad privada no es tratada aqui objetividad que serfa undo capitali.sta, seria propia del m mundo capitalista. .dno sino como la forma alienación en acto misma de un nuevo tipo de alienación: alienaci6n: la alienacidn a a o por oposición oposici6n a» la alienación alienaci6n en un estado de cosas. política rompe Esto quiere decir que al mismo tiempo que la la economía economfa polftica con las grandcs grandes representaciones objetivas y descubre gracias a ello la ton esencia de la riqueza riquera como actividad produaora productora en Mcncia cn general, como actividad subjetiva que no se dcja deja explicar por ningún ilad ningiin objeto, realiena esa cucncia cn una nucva esencia subjetiva bajo otra forma. La realiena, ya no en nueva representación objetiva, objetiva. sino en un sistema de representacion subjetiva. Este «cntaci6n sistema de representacidn representación subjetiva es liticma es la propiedad propicdad privada. Prosigarnos con el aparente paralelismo con la situaci6n situación psionanalftica. Prosigamos cl aparcnte psicoanalftica. Para lo que estamos haciendo -porquc -porque hay también I’ara tambien algo distinto a un paralelismo- alcanza con cambiar las palabras. Basta cambiar las palabras piiralelismopara hacer una historia del psicoanilisis. psiooanal isis. Freud rompe con el sistema de la |t«ra representación objetiva que rclacionarfa relacionaría el d eo alos elementos extrlnseoos ifprcsentacidn cl dcseo a los clementos extrfnsecos descubre su esencia subjetiva como libido. Pero tI Ilos ds objetos, a los fines--y fines-y dcscubre al mismo tiempo la realiena ya no en un estado dc de cosas, sino en algo que va *1 4Ii ner If r como el cl equivalente equivalcnte de la propiedad propicdad privada. Esta E su esencia del deseo ilt'|.l'tt ¡nado como libido va a ser realienada cn acto, en su mismo acto: cn en ilvlrri inado

141


el acto funiliar. el sistema de la represenuci' iva va a presentarsc elacto familiar. Y Yelsistema representaci' vaapresentarse como el conjunto de coordenadas edipicas. ooordenadas edlpicas. Sea la riqueza, cuya esenda esencia es descubierta del lado de un sujeto como producci6n despu& en acto a a o en las condiciones de la producción general, realienada después propiedad privada, sea cl descubrimiento freudiano del deseo como actividad subjeciva alii de sus objetos jr y fines, subjetiva determinable s6lo sólo como libido mis más allá realienada al mismo tiempo en actoen aao en las coordenadas familiares, femiliares, me parecc ralienadaal tiempoen parece quc descu­ que sin forzar nada puede decirse que es la misma historia, historia. el mismo descudescubrimicnto ecobrimiento y el mismo uso del descubrimiento. En el descubrimiento n6mico y en el psicoanali'tico hay algo irreductible, incductible, apeclfioo. especffico. Pero hay a la nómico d psiooanalítioo ver. algo no espedfico: específico: una ruptura real y una manera de reencontrar aquevez llo co connloqueseharoto. lo que se ha roto. Quisiera hablar de la posici6n psicoaniliposición extremadamente ambigua del psicoanálisis en relacion a todo el campo del mito y la tragedia. Digo ambigua porque desde cierto punto de vista hay una profunda ruptura del psicoanálisis psicoanilisis con dude la mitologfa. mitología. Pero desde otro punto de vista se resucita o el se suscita una comprensi6n de la mitologTa definitiva oomprensión mitologia quc que se quicre quiere nueva y cn en de nitiva inconmensurable con la consideran. considcran. oon cl el modo en que los cspccialistas especial istas la <Dc dbnde iiiipi i<in pcipctuamcnte tenemos de un extra¿De dónde viene la impl ión quc que pcrpctuamente ño diilogo diálogo de sordos entre etnologos etnólogos el fio o helenistas de una parte y psicoanaIisras dela completamente irrecluctibles. ¿Qué listas de la otra? Hablan de dos modos complctamcnte irreduaibles. ^Qu^ hace un helenista frente frcnte a un mito? Lo que hace en tanto que historiador a es rclacionarlo subyaccnte que ese mito expresa de algún algUn relacionarlo con la objetividad subyacente rdaciorumodo. En cuanto a los psicoanalistas, mito y tragedia nunca son relacionados oon con objetividades, porque ese no es cl analJtico. El mito no es el problcma problema analítico. rclacionado tierra, la tragedia no es relacionada rclacionada con relacionado con insuncias instancias de la tierra. psicoanalisis no trata al mito y instancias del despota. de-`spota. En otros tdrminos, terminos, el psiooanalisis la tragedia como rcprcsencacioncs representaciones objetivas quc que habría habria que explicar relaciordadonindolas oon con las objetividades correspondientes. corrcs nåndolas (Que haocn los psiooanalista^ Al misn ¿Quehacenlos psicoanalistas?Al mismo uernpoquehavuriaernrañadesvalonmdón.urnverdaduacrlúcadelnútoydelauaguiiasobreunmododifem1te rizadiin, una verdadeia critica dd mito y de la tragedia, sobrc un modo difdente yenabsolutocontradictoriohayunamuycurioarcvabrizaddn. Enlugardcstr yen absolutoconuadiaoriohayummuycuriosa En Iugardeier captados como representad6n representación ol^etiva ol:›jer.ìvaque una que debe ser scr explicada en relación relad6n a urn objetividad por dmctibrir, sociedad, d el mito y H dcscubrir, es decir como secreto secieto de tal sodedad, la uagzcliason tratados por el psicoanálisis' ' ' como repnsentaciones subjetivascapaces tr^godiasontiatadospord psicoanilisiscomoreprcscncadonessubjetivascapaoa de cxpresar exprmar adecuadamente la esenda esencia subjetiva del desco deseo o libido. dc subjcdva dd

142


Me parccc parece quc que cs es por cso eso que cxiste existe esta curiosa ambivalencia ambivalencìa en rdacion relacion al mito y la tragedia en la historia misma del psicoanilisis, psicoanálisis, esta doble impresi6n ^pocas. Hay una gran ^poca sión que tenemos y que varfa varía segun las épocas. ¿poca en la quc aniiisis de mitos, de tragedias, y luego que los psicoanalistas psiooanalistas hacen grandes analisis se siente tambi^n -panitambién una especie dc de reapropiaci6n reapropiación por parte de Freud -particularmente en funci6n de la ruptura con Jungfunción jung- en la que se produce una especie de dcscr^dito descrédito sobre las interpretaciones psicoanalfticas psicoanalíticas del mito y la cs necesario ser tragedia. Creo que para comprendcr comprender este doble aspecto es sensible al hecho dc que al mismo tiempo que operan una verdadera desvalorizaci6n del mito y de la tragedia, pues el dcseo lorización deseo ya no es relacionado con las grandes objetividades travds de dc ellos. cllos, mito y objetivìdades que podrfan podrían aparecer a través tragedia son revalorizados confiri^ndolcs cxtensi6n que jamis con riéndoles una extensión jamás habfan hablan tenido micntras sc los relacionaba con obietividacles, objetividades, pues estas cstas medlan median su rnientrassc uso y su sentido. scntido. Con el psicoanilisis, psicoanálisis, el mito y la tragedia van a adquirir una especie cspecic dc de poder de expresar adecuadamente la universalidad de la libido, porque van a ser comprendidos como la representación rcprcsentaci6n subjetiva que corresponde a la libido como produccidn. producción. quc Si bicn cierto nivel el psicoanilisis bien a un cierro psicoanálisis recupera una idea dc falsa crccncia, hard volver a.l al gaiope, forma modificada, creencia, galope, bajo una fnrma modificada. bajo una forma dc crefdo: Edipo, la de denegacidn, denegación, cl el conjunto de todo lo que ha sido creído: tierra, todo va a ser resucitado. Intento resumir movimiento: los economistas o los psìoomalisIntcnto tesumir todo este movimiento; psicoanalistas rompcn rompen con la reprcscntaci<Sn representación objetiva y restauran una nueva forma, forma. la las representación descubierto una esencia represcntaci6n subjetiva. Apenas han descubicrto desterritorializada -q u c ya no está esti en relación rclaci6n con una objetividadobjctividad- la -que rcligan, es decir la rcterritorializan religan, reterritorializan pero no por un simple retomo, retorno. sino bajo una forma nueva: de la familia propiedad nucva: en las condiciones dc l ^ ilia burguesa. butgucsa, de la propicdad privada burguesa. privadaburgucsa. Si es acertado esto que he dicho muy por encima, cncima, habría habrfa que preguntarsc qud aparccc cl problema de dc la econo[tm tarsc por qué aparece este paralelismo entre el tnla y el psicoanálisis. ¿Por qué Fueron opem(a cl problema del psicoanilisis. ^Porqud fiieron necesarias neccsarias dos opcruciones? raciones? jPor ¿Por quc que la actividad productora fue descubierta dos veces, una como trabajo y otra como deseo? ¿'¦|" por qué linn qui no sólo s61o ha sido descublcrta lìlrrta dos veces, sino realienada cn en las represcntaciones representaciones subjetivas, en la prupiedad cn la familia’ ^Por que qu^ fueron neccsarios Propiedad privada, en familia? ¿Por necesarios esos dos momentos*


Me parcce cn la estructura esiructura misma del parece que hay que buscar la razon en capitalisitio. t^rminos generales, como capitalismo. ¿C_IL||›t' es lo que aparece, hablando en términos cariccer rupcura entre encre la carácter cspecffico especifico del capicalismo? capitalismo? Creo que es una ciena cierta ruptura forma de la produccidn dc la producción producci6n humana. En los producción social y la forma de tiempos de las objedvidades, independience objctividades, la produccion producción social nunca era independiente Quicro decir que la de una forma social de la producci6n producción humana misma. Quiero manera en que se reproduclan reproducfan las riquezas independience de las riqunas nunca era independiente humana; alianya dos categorfas categorias iundamentalcs lundamentales de la producci6n producción humana: alianza y filiaci6n. liación. las alianzas y las Y csto esto ocurria ocurna a travds travës de una miquina maquina social que conjugaba las filiacioncs sc doduoen deducen las alianzas de las filiacioncs, liaeioncs -es cvidentc evidente que nunca se liaciones, la alianza nunca se reduce a un régimen rdgimen filiativo, sc se conjuga en el seno de máquina la dependencia necesaria de la reproducci6n reproducción social una m iquina social-. La respeao de la forma de la producci6n esci medida precisamente respecto producción humana está por esta miquina filiacioncs. Es decir que las riquezas máquina de conjugar alianzas y Íiliacionts. se reproducen en el conjunto decerminado maniienen determinado de relaciones que mantienen con la forma en que se reproducen los hombres. Y es por esto que en tales Yes condiciones Emilia G es verdaderamente oontlicioncs y a cualquier nive) nivel quo que se la tome, la familia una estrategia invisce el conjunto del campo social. tstrategia que inviste Esto funciona tanto para la forma estrictamente c.^rrictamence primitiva de dc la familia como para la forma ulterior dc oomo de los grandes imperios. En uuna na formacl6n formación despdtica despótica aparecen categorfas categorías fiindamcntales indamcntales que indican un cambio muy importante, aparecen verdaderamente nuevas alianzas y por tanto, un nuelil iación. El d&pota déspota es verdaderamente cl vo tipo de filiacidn. el tipo de la nueva alianza, es quicn en la quien dice al pueblo «te -te doy la nueva alianza». Lo vemos cn dinastía, dinastfa, en el caso de los chinos, por ejemplo. La forma de la reproducción reproducci6n humana cambia, pero la la difcrencia filiacidn primitivas y la diferencia entre alianza y filiación u e en otros aspectos es fundamental- aqui aqu( nos importa im ports nueva alianza -q -que poco: en ambos eases la reproducción reproducci6n social pasa por una forma determuy pooo: casos la minada de la reproducción reproducci6n humana, y esta esta forma determinada concierne concicrne a y las filiacioncs. las alianzas aliannsy liaciones. evidente esta especie En el capitalismo es evidentc cspecie de gran mptura ruptura tanto oon con el medio primitivo -es decir oon con los sistcmas sistemas territoriales- como con lI sisteYlo razón muy muysimplc: mas imperiales. Y lo es por una raz6n simple: el capital-dinero toma a filiación. Filiaciones y alianzas deviencn su cargo la alianza y la filiacidn. devienen asuntos del capital, devienen deviencn propiedad inmediata del capital. En ultima instancia, ni necesidad cle Cortijo inmediatamente; inmediatamente: tienen tienen nccesidad de pasar por los hombres. Corrijo

144


Í Í ÍÍ

Í

Í

Í

fjlarr f¡|¦l

nccesidad de los hombres, pcro difercntc a la preceprece­ necesidad pero bajo una forma muy diferente dence. mis preciso, predso, tienen necesidad de los hombres como material. dente. Siendo más La filiaci6n filiación devienc deviene asunto del capital bajo la forma de un verdadero capital filiativo. El capital filiativo, liliativo, muy bien descrito por Marx, es la producci6n cn producción de plusvalfa. plusvalía. La manera en que el dinero produce dinero en cl precedcntemente bajo la el sistema capitalista, todo lo que hemos visto precedentemente forma x.ir + cl dinero prolifcrante prolifcrantc y que + sir, lo que Marx llama tambidn también el cxpresa el modo en que el capital se apropia de la filiacion expresa liacion al nivel del Yy como capita] capital industrial. c6mo el capital mercantil tienc He intentado anteriormente mostrar cómo tiene un papel determinantc relaci6n al capital industrial. industrial, sin ^1 industriacapi­ determinante en relación él la industria capitalista lalista no funcionarfa. funcionaria. El capital mercantil es la forma bajo la cual el capital es verdaderamente capital de alianza. He aqui aqu( que la filiaci6n filiación y la alianza dejan de ser determinaciones de la reproducci6n reproducción humana para devenir las determinaciones bajo las cuales el dinero produce dinero yyse sc alfa alla con el dinero. Me parece que en el capitalismo, como en todos los sistemas, son necesarios los hombres, hombres. pero la rcproducci6n reproducción social ya no presupone una forma de la reproducción reproduccidn humana. La reproducción reproducci6n del capital se hace indepenindcpendicntemente de ella. En otras palabras, sucede como si el acto económico econ6mico dientemente Íu ndamental del capitalismo fuera poner la reproduccion humana y su fundamental is amplio dela de la palabra- por fiiera forma -la familia, en el sentido m más Fuera del campo social. La reproduccl6n continiia teniendo una forma -la reproducción humana continúa forma de la familia en el regimen pcro por si s( misma. misma, en tanto régimen capitalista- pero que reproduccl6n reproducción humana, no es m más is que el cl material al cual se sc aplica la reproduccion rcproduccion del capital, que tiene su propia forma. ¿Qué ^Qui quiere decirquc decirque cs «el «cl material al cual se aplica»? Seguramente ese material, que cs la reproes aplica»?Seg1.trarner|te ducci6n humana, tiene ticne su propia forma, que es es la familia. Pero la forma de ducción It reproducci6n social ya no pasa por la forma de ese material. La familia ya la reproducción ticne otra fiinci6n reproducci6n humana, forma no tiene inción que dar una forma a la reproducción subordinada reproducción social. •ubordinada a la forma autónoma aut6noma de la la reproducci6n Parece que es necesario distinguir dos capas. Sise Si sc considera la forma de in r«5gimen capitalista, es necesario que ella la rcproduccion reproducción social en el régimen ella se uplique rcproduccl6n humana. Es necesario que las aplique a un material de la reproducción Umilias oola la reproducción reproducci6n humana provean los seres humanos cuyo lugar litlnilias no funcl6n del lugar dela de la Iii! dctcrminarin, determinarán, sino que estara determinado en función


femUia «Tii, a tu cu capital. Tu. Tu, a tu fiierza familia misma en la reproduccion social: «-Tú. fuerza de trabajo*. Entonces, al pasar la reproducci6n per otros medios y tetrabajo». reproducción social por niendo su propia forma cn el capital mismo, surge foraosamente forzosamente con el capitalismo una cuesiion porquc la Forma forma cuestion en torno de la la igualdad abstracta, porque de la reproduccion Humana fiiera del campo social. Por humana esti está como puesta fuera esta raz6n set considcrada abstraaamente como producrazón la familia puedc puede ser considerada abstractamente ci6n ción de individuos que equivalen en lo abstracto, abstracto. puesto que reciben su lugar social, su desigualdad social Rindamental, fundamental. de la otra forma de reproducci6n, de la reproducci6n de la reproduccion del capital. ducción, dela reproducción social como tal, dela Ahora bien, al mismo liempo tiempo es nccesario necesario entonces -esto me parece muy im portante- que la forma de la rcproduccion importantereproduccion social se aplique de Humana. Es necesario ncccsario quese que se alguna manera a la forma de la reproducci6n reproducción humana. Haga corrcspondencia entre la forma de la reprohaga una especie de sistema de correspondencia ducci6n ducción social, que encucntra encuentra su sccreto secreto en la propiedad del capital, y la forma extifnseca reproducci6n Humana, como familia en cn urtrlnseca de la reproducción humana, determinada oomo el mundo capitalista. Si bien la reproduccidn reproducción social ya no pasa por la forma reproduccidn humana, Humana, si bien ha tomado una forma propia, experide la reproducción menta en fiinci6n cso una necesidad nccesidad fundamental de aplicarse aplicarsc ala a la forma tneión de eso forrna de la reproduccion Humana. humana. Va a producirse una especie de doblamienro doblamiento de todo el campo enrnpo social con sus figuras económico-política.: econ6mico-poUcicas -el capitalista, el banquero, el industrial, cl el obrero- sobre el campo carnpo familiar guras femiliar con las figuras que le son propias -el padre, la madre y el niño-. nifio-. Precisamente porque la reproducción social ya no pasa por la forma de la reproducción forma de la reproducci<5n reproducci6n humana, sino que encuentra Humana, encucntra en ella una simple forma para su material, es que sc se produce este doblamiento de la reproducción reproducci6n social sobre las figuras de humana. dc la reproducción reproducci6n Humana. Vemos necesidad de ligar ambos movimientos: Vcmos entonces la neccsidad movimientos; una vezque vez que la actividad subjetiva es descubierta como producción producci6n y representada en las condiciones de la propiedad privada -es decir en cn un sistema de representareprcsentación subjetiva-, ocurre un movi iento aplicación delas ci6n icnto de aplicaci6n dc las determinacioa las determinaciones dctcrminacioncs del campo familiar. f^ iliar. nes del campo social alas En otros tdrminos, economfa politica poHtica burguesa del siglo XIX ha Ha términos, si la economía dcsarrollado rcalmcnte la axiomitica psicoanilisis es cs la desarrollado realmente :utiomåtìea del capitalismo, el psicoanálisis apli ción necesaria e inevitable dc de esa psicoanálisis es ci6n ncccsaria csa aatiomática. axiomitica. El psicoanilisis cs la aplicación de que corresponde a la economfa economía politica. aplicaci6n dc la axìomatica axiomatica quc polftica del capitalismo.


La noci6n noción de axiomatica aitiomatiea cs es un punto muy importante sobre el cual quicro quiero dcteneime. detenerme. Vamos a desairoUar desarrollar tres aspcctos. aspectos. El prim ero es su especificidad radical. Una axiomåtica axiomitica no funciona primero como un c6digo. quc relacionan el trabajo y el deseo dcseo código. Los c6digos códigos son los que a objctividades subyacentes -sea un sistema territorial, sea un sistema dcsp6tico-, cs un sistema de relaciones que quc despótico-, mientras que la axiomatica aitiomatica es rcpresentan subjctiva en tanto tal, una actividad representan una actividad subjetiva destcrritorializada. quc hemos desterritorializada. Esto vuelve a retomar la hipotesis de la que panido descodificados, sc sustituye un partido este ano; ano: cuando los (lujos flujos son deseodi cados, se c6digo axiomitica, es decir, por un sistema de relaciones difercncódigo por una axiomåtica, diferenciales entre flujos ujos descodificados. deseodi cados. Entonccs, quc haya una especificidad. cspecificidad, una originalidad radical de toda Entonces, que axiomatica en relaci6n relación al proceso del c6digo, Código. quiere decir que ella es el cstamto de la actividad subjctiva subjetiva dcscubiena descubierta como indeterrninada. través cstatuto indeterminada a trav& oon las grandes objccividadcs objetividades que caban. de la mptura ruptura con quc la codi codificaban. cierta mancra maneta la axiomitica ariomátiea nos devuelve Segundo aspecto: aspeao: de cicrta devuelvc como en un teatro de sombras todo lo quc que los c6digos códigos nos habian habían hecho crccr. creer. Nos lo iin devuelve sobre un modo distinto al de la crecncia, creencia. sobrc sobre un modo de dcvuclve imágenes. Que ustedes crean o0 no crcan crean no ticnc tiene importancia. iinigenes. importancia, de dc todas este estatuto formas es asl. asf. Es muy curioso csce cstatuto de dc un mundo que quc no tiene ticnc necesidad de la crecncia, creencia, y ticnc tiene ncccsidad necesidad de iKcesidad dc imágenes imigcncs desvitalizadas de todo lo quc que hasido ha sido crefdo. creído. Es lo que Nietzsche lodo Nictzsche ha debido dcbido ver vcr tan profunprol'undamente cuando defmi6 definió al hombrc hombre dc de su época (lamcnte dpoca como pintura abigarrada tle todo lo que ha sido creldo, creido, el necesidad (Ic cl ultimo de los papas.: papas.^ Ya no hay ncccsidad lie crecncia, esto no funciona mds crecncia, sino de dc imágenes imdgcncs tle creencia, mas a fuerza de creencia. aitiomåtica de flujos. producidas por una axiomdtica jPor la axiomatica nos devuelve dcvuclve todo? ¿Por qud qué digo que dc de cicrta cierta manera la I'orque dcstronadas corno como llorque nos dcvuclve devuelve todas las instancias que han sido desttonadas nbjetividades bajo la forma de representadones representaciones subi i.nsrancia del objetividadcs subj ivas. La instancia liran ddspota rctorna ¡nin déspota retorna con Edipo. Y la instancia territorial retorna con oon todas lu rctcrritorializadones relertitorializaciones capitalistas. dela capitalistas, que quc ya no r iden en la objetividad dc la tipología nictzscheana niemdieana del hombre superior, ' Deleuze Delcuze se refiere a la la tipologfa superior, expresión expresi6n nt thada ¡hada de la la culiuta cultura Humana, humana. una de cuyas figuras M figuras es cs El último lilcimo de los los papas. CE Cf. llriulrich Nietzsche, Au' baàlá Zaratustra, Zarnsorra, op. cit., cit.. Capítulo "jubilado". pig. pág. I'ti«drich Asi habld Capftulo “Jubilado", HT


ticrra -tal dc filiatierra -ral como lo vemos en los sistemas tcrritoriales territoriales dc alianza y de liaci6n -, sino que son especies cspccies dc tcrritorialidadcs arti artificialcs. ción-. de territorialidades cialcs. Entonccs, Entonces, si bien cn en el primer aspecto del que hablaba hace un memen­ momento la axiomitica cs absolutamente especifica y no puede ser scr confiindida axiomdrica es confundida con invetso. Pero esto csto no es contraun c6digo, código, en el segundo aspecto yo dirfa diria lo inverso. porquc está csti desgairada cl tiemdictorio. La la axiomatica aitiomatica no es especifica porque desganada todo el endurccimiento. Su polo po entre dos polos: su polo dc de fuga y su polo de endurecimiento. de fiiga, Fuga, lo hemos visto dcsde desde el inicio, inicio. consiste en la descodificaci6n, descocli cación, la desterritorialivación complcta completa dc de los flujos. La :otiomatica desterritorializacidn axiomatica conjura este polo establcdendo relacioncs tstableciendo entre los flujos ujos descodificados desco-di cados todo un sistema de relaciones enunciables, dc relacioncs quc seran el objeto objcto mismo de cnunciables. de relaciones dc de un nuevo tipo que la axiomdtica, difercnciales. Entonces, por un lado airiomática, un sistema de relacioncs relaciones diferenciales. tiene este polo de (iiga, torniquete, ya no sga, pcro pero al mismo tiempo hace un torniquete. volviendo al viejo código c6digo de la representacion rcprcsentacion objetiva. objetiva, sino realienando, realienando. volviendo a atar, rcligando csta vea. vcz al nivel de dc la religando lo que csti está a punto dc de huir ata represent ión i6n subjetiva misma. A este nivd d&pota interiotizado, reprment nivel habri habrá un déspota interiorizado, Im. 'UCITÉ IDÍCHDÍIHQH.

Puedo dear es algo absolutamente irreductible decir entonces que la la axiomdtica aitiomärira 6 ufrdigo, y dccir decir tambi^n también que no hay haytspecificidad axiomåtica a cualquier cualquicr c6digo, cspedficidad de dc la la axiomitica porque ella oscila siempre porquc clla sicmpre entre sus dos polos: su polo de Fuga, fiiga, y aquel aqucl que quc consiste en resucitar rcsucitar oontra contra las fiigas agas las antiguas instancias sobre un modo ficticio, sino como clemcnto elemento de rcpresentarepresentanuevo, ya no como elemento clemcnto fiaicio, ci6n ción subjetiva. En fm, en la absoluta neceneccfin, el tercer aspecto de la axiomitica aitìomärica consiste enla sidad que ticne -tan to en relaci6n espccificidad como para conjurar tiene -tanto relación a su especificidad de un movimicnto movimiento de su polo de fuga- dc dc aplicación. aplicacidn. En tanto rige rigc o expreexprcde la produccidn producción social en el régimen sa las reglas dc cn cl regimen capitalista, tiene ticne una necesidad indispensable de dc aplicarsc dc la reproducción reproducci6n humaHuma­ aplicarse a la forma de na, tal la familia. En otros términos, t^rminos, no creo que ral como aparece a travcs traves de dela entre la cconomfa psicoanalisis relaci6n exterior. la La economía poUtica política y el psieoanal ¡sis exista una relación economía política. dcfinida definida como ciencia dela cconomfa poKtica, dc la economía cconomfa en cn el cl mundo capitalista, tiene necesidad dc de un ejercicio de de una especie dc aplicacion. aplicacion, dc de apéndice, es precisamente el psicoanilisis. psicoanálisis. El psicoandlisis psicoanálisis en tanto ap^ndice, que cs aplicación prosigue esc ese movimiento aplicaci6n movimicnto a través travds del cual toda la forma de la reproducción reproducci6n social se dobla sobre la forma de la reproducción reproducci6n familiar. Sólo por intermcdio intermedio de esta aplicacion es artiomzitica capitalista S6lo cs que la axiomitica ¦-ll!


Í

Í

W

Í

iii

filas! "«"|ll

produce efcaivamente endureci iento. icnto, puede inmovili r los ios flujos efectivamente un endureei en su tcndcnciaahuir. tendencia a huir. vez, Ahora bien, bien. suponiendo quc que todo csto esto haya funcionado alguna ve?-. ya no lo hace, ya nadie lo cree. Esa manera de aplicacion ya no muerde, ya dcseo cn no ciAe ciñe sus flujos. Esca Esta especie de rcalicnacidn realienación del deseo en las coordenadas familiares dc aplicaci6n ya no funciona. Hay una generación generaci6n sobre la de aplicación cual el doblamiento del campo social sobrc sobre el familiar ya no opera. Hay nuevos hombres. En el tono que sea -pues los Ios tonos sc extremadamcnte difercnse vuelven extremadamente diferenlos psicoanalistas se verdaderamente no vale la pena tes- Ios sc dicen y dicen que quc verdaderamcntc que se relaciona, a que buscar con qu^ qu6 remite aquello que se llama malestar en el psicoanálisis pues, pues. propiamente hablando, hablando. no remite a nada. psicoanilisis En cste pdginas de Leclaire. Su este aspecto me parecen caractcrfsticas características las páginas libro Dhmarquer es demasiado: ¡el ;el psicoanalisis debe ser en sí s( mismo Désmarquer le fe r^el reel'es axiomática! Dice que en cste este momento el malestar en el su propia axiomdtica! cl psicoanápsicoandlisis no puede ser separado dc dcjicentramiento que quc se de una operacion de deseentramiento produce en cl Y esc dcsccntramicnto, el campo del quc que trata cl el psicoandlisis. psicoanálisis. Y ese descentramiento, como il dc la «alcoba de los Ios padres» padres* al él dice, es un verdadero dcslizamiento deslizamiento de noonstlltorio del analista». operación psicoanalfcica psiooanalftica Kconsultorio analista*. Esto quiere quierc decir dccir que quc la la opcraci6n no tienc tiene nccesidad necesidad dc de un rcferente referente extrfnseco. extrlnseco. Como si la «alcoba -alcoba de Ios los padres* quc cl gabinctc del padres» fucse liiese todavfa todavía un afiicra a lera cxccsivo. excesivo. Hay algo pcor poor que el gabinete analista: la saia sala de espera (sin ventanas). uiialista: cl de dc Leelaire Leclaire es cs que conLo que me intercsa interesa cn en un pcnsamicnto pensamiento como el liene aspcccos. Por un lado, cstd dc quc psicoandlisis debe tiene dos aspectos. está la idea de que el psicoanálisis inordcr lo real, rcconquistarlo, morder rcconquistarlo. la idea de volvcr volver a poncral poner al psicoandlisis psicoanálisis cn en tumunicaeión Por otroy al rnìsrno lograriomunicaci6n con lo real. Porotroyal mismo tiempo. tiempo, el medio para paialogtarli) cs quc el psicoanálisis psicoandlisis dejc ln es hacer que deje de ser una simple inculcaci6n inculcación de una iomätica de otra namralem ixiomdtica naturaleza -la aitiomåtica axiomdtica capitalista del campo social- y t|||e se convierta cl el mismo cn en su propia axiomdtica. aitiomátiea. t|UC En otros términos, F,n tifrminos, lo que pasa en cn el gabinete gabinctc del analista -como -com o lo replica Leclaire- no tienc tiene necesidad ningún referente rxplica nccesidad de ningiin rcfercnte exterior al gabineIv mismo. Lo l.o mismo quc que los lósofos racionalistas siempre han expresado li> Ios fil6sofos cxprcsado liiln la forma verum 1':-:dar mí: la verdad signo de sl que no remite |i«)o indexsui: s( misma, quc rcmite a ul rn cosa y que se hace intrínsccos. tilra hacc reconocer segun sus propios caracteres intr(nsccos. DrI modo, la castraci6n, esc se pruebari prucban en el proceso l lrl mismo modo. castración. Edipo y todo eso pllmanalítioo mismo. No teniendo otro lugar |itla>anal(tico lugv que el el gabinete gabinctc del psicoana-

149


Delrarnes entre el capitalismo y la csnluimfrenia

lista, habicndo habiendo abandonado la alcoba alooba de los padres, padres. el psicoanilisis psicoanálisis deja de lisu, ^1 ser la aplicaci6n aplicación de una axiomatica de otra naturalcza naturaleza para presentarse él aatiomáriea. mismo como una verdadera axiomitica. Creo que quc en ese movimiento hay una especie de culminaci :: el psicoanálisis política para devenir él nilisis rompe su relacion con la economia economfa poHtica tfl mismo economJapoUtica. ooonomla política..


Anexos

1. I. Perversos, Pervmor, esquizos, erquizor, neurdticos. neurdricor. No se trata de hacer la psiquiatría psiquiatrfa como si los psiquiatras l'|aoer una crhica crítica dc dela tuvicsen tuviesen que encontrar todo por s( si mismos. Debe haber hab-et un movimiento de masas, que sea creador y que imponga cosas. Los psiquiatras no tienen tiencn cómo ciSino masas. hacerloellos hacerlo ellos solos. En la psicoterapia grupal -los psiquiatras lo saben- los grupos están cstin llenos de peligros. Uno de dc los peligros pcligros del análisis anilisis institucional es que los terapduticos que se sc forman scan grupos terapéuticos sean infiltrados por perversos y deveng?n devengan grupos perversos. O bien -y es mejor- se hagan cdipizar, gmpos -y esto no es odipirar, ncurotizar superyo dc de grupo, un padre de grupo. O bien se produzca la con un supcryo reconstituci6n de una csquizofrenia catat6nica y de una estructura teoonstitueión squizoftenia llamada catatóniea estmetura catatónieos en el grupo. ¿Cómo ilar alrededor de los catat6nicos ^QSmo evitar eviiar la reconstitución de esos tres tipos de grupos? ci6n penferso que se dcsliza, desliza, es muy peligroso. Los neur6ticos neuróticos repreHay un perverso sentan el peor peligro, no nos sueltan hasta que no nos pasan su cosa, son senun contagioso: por cxcelcncia. excelencia. Mejor diez esquizos que un solo neurótico. contagiosos neur6tico. El £1 esquizo te deja tranquilo, el neurotico en cambio rcsponde responde cxactamcntc exactamente a la csquizo

151


Derrame: entre el capitalismo y lg esqïaolrfpu

Í Í

dcscripci6n vcncnosa». No nos dejará dcjari hasta descripción de Nietzschc; N ietaschc: «la enfermedad venenosa». hal^rnos dado ei bcso del vaitipiro y no puede soportar sopoitar que uno no esté est< no habernos el lIJ<50 dd vampiro dcprimido dcprcsivo. deprimido o sea depresivo. El perverso cs trarar de igual a igual con cualquier es sobcrbio. soberbio. Quicre Quiere tratar potcncia. a^unto de pulsi6n, cs un asunto de posición posici6n de deseo potencia. No es un asunto pulsión. es catatonfa, el respecto a territorialidades. territorialidadm. Hay un terror loco a la locura y a la eatatonía, perverso esta supcr-adaptado, super-adaptado. sc se ha vueito vuelto frfo. frío. Cualquiera sea su pervcrperversi6n, -aunquc no creo que sión. hay un punto comun de todos los perversos -aunque haya muchos-: muchos-; ese doble aspecto de conforc, super-adapiaci6n que se confort, de super-adaptación manifiesca psic6tico. mani esta en una especie de jovialidad que no es la euforia del psicótico. Hay que desconiiar Hayque d|:sconl1¦u' y no confiarles conliarles tu pequena pequeña hija, pero al mismo tiempo vacfos per dentro; un pedazo de hielo hiclo cubierto da la impresi6n impresión de que esdn estan vacios por dentro: de una enorme coraza de super-adaptaci6n. super-adaptación. El cuerpo perverso no es catat6nico, es cs lo que Sade llamaba la u un cuerpo eatatónioo. apatfa, sobrc la que tanto ha insistido Klossowslti.' Klossowski.' En apatía, la fanosa famosa apatfa apatía sidica sádita sobre Masoch, frfo. Ya Ya no quiere quicre Masodt, cl el anti-Sadc, anti-Sade, hay tambidn también una teorfa teoría direaa directa del frio. una terntorialrdao' como lo Edipo, «Es indigna de min. mix, eitclama. cxclama. El perverso es cs sobcrbio, construyc mag|1Ificasten-itonalidades magnfficas terri soberbio. no quicrc quiere un subconjunto, subconjunto. sc se cortsttuve de Africa tcxto perverso. Los Las Impresiones fmprenønn deà 1`ea de Raymond Roussel es un texto grandes tcirtos textos del cucrpo cuerpo sin 6iganos órgnos y la la territotializaci6n territorializaeión cacac6nicaypsiaSdca tatatónicafpsicótica Anaud, pero la mayoria los textos pertenecen pcrtcnccen a son el de Schreber y cl de Artaud, mayoría de delos la neurosis mediocre. Las Impraiones dc una Ímprmenrr de Africa Á rím es la construcci6n construcción de territorialidad cial exdcica exótica que prctcnde, pretende. desde frio y supertcrritorialidad arei artificial desdc un fondo de frfo confort. tratar de invenconfort, dc igual a igual con cualquier potencia. potcncia. El perverso ha invcntado su territorialidad, su grupo. grupo, la sociedad socicdad secreta. sccrcta. No se trata de pulsion. Todo es puede decir todo es cs neurosis, todo es psicosis, se sc pucdc cs proceso proccso esquizofrénieo. Sólo que, que. afortunadamente, no puede esquizofrinico. S6lo pucdc decirse dccirse de dc la la misma manera. Todo es proccso proceso csquizofrdnico esquizofrenico porque es en relacion a 6\ él que sc se definen todas las otras dimensioncs. dimensiones. Estamos perpetuamente defmen perpctuamcnte en situacioproceso esquizofrénieo. Se puede nes tangenciales al proccso esquizofrdnico. Sc pucdc decir que todo es psipsi­ cosis porque, porque. aún aun cuando se trate tratc de dc otras territorialidades. territorialidades, lo que finalmencuerpo sin órganos. te ntå esti en juego a traves travds de ellas cllas es el cucrpo 6rganos. A tal punto que si en un anilisis análisis cualquiera no se alcanzan los mecanismos de repulsión repulsidn del 'É-l". Pierre ossovvslty, Sed: oelfililsofoperverso, oel íra ipnurrø. Garfio, Montevideo, 1968, 1963. rsky, Sade Cap: 'La lección de la apatía: “La leccidn apat/a: ¿es <cs posible la la transgresión transgrcsl6n del del acto?'°. acto.’”.

l'52


Anexos

cuerpo sin órganos, 6rganos, no se habri quc habrá hecho nada. Tambien pucde puede decirse que todo es neurosis porquc dnica cnfermcdad, porque es la única enfermedad, y todas ias las cnfermedades enfermedades se defincn la neurosis de Edipo y de la castración. castraci6n. Edipo es cs cl definen cn reiaci6n relación a ia gran eje de referenda, recodificaci6n. psioStico es aquel referencia, el gran medio de rooodi eaeión. D El psicótico quc que se ha rehusado a Edipo y dice: «Mejor el desierto de mi cuerpo sin drganos edfpica, mejor no decir nada que quc decir dccir papaórganos que la terricorialidad territorialidad edípica, mamdx. penrcreo es aquel que sigue diciendo en cn relacion a Edipo: «Setfa mamå». Y el perverso «Sería mí». En esc ese sentido, todo cs es neurosis.Tambien vergonzoso para m(». neurosis. Tambien todo es perversi6n, porquc pervereidn es del modelo tfpico reterritorializaci6n: perversión, porque la perversión tfpioo de la reterritotialtración: en la operacion de la perversión perversidn se asiste a la creaci6n enla creación de territorialidades artificiales, de grupos llamados perversos. csquizof^nico no es la misma cosa que la Una vez dicho que el proceso esquiarofrénico csquizo como esquizofrenia como oomo entidad cUnica, clinica, (c6mo ¿cómo se produce el esquim entidad clfni ciini ?? ui 11:terr|toriairza.ct Pregunta: ^Qud ¿Qué seria una cacremos nunca en el peligro que implica Deleuze: Tc adelantis. adelantås. No caeremos verdaderamcntc la decir: «Ah, ahh, los buenos tiempos, cuando la tierra era verdaderamente tierra». El capitalismo es -no sé quién tierrax. cs -n o si quiin lo ha dicho- el el neoarcalsmo, neoarcafsmo, es es decir la restauraci6n los arcaísmos arcalsmos pero adoprestauración de las apariencias corrcspondientes oorrespondientes a los anciones actuales. El retorno a la tierra, por ejemplo, tando liindones ejcmpio, 5 cs una apariencia arcaica y un neo-arcalsmo neo-arcaísmo porque da porquc de hedio hecho tiene una funcion fiindon perfectamente actual en las sociedades que lo reintroducen. mentc Plantearia la siguiente pregunta: ^el destcrritor' iracián izaci6n como Plantcaría ¿el proceso de desterritof lal, y no en tanto que se hace territorializar de manera facticia o artifidal tal, artificial en el capitalismo, es capaz de crear una nueva tierra o algo equivalente equivalentc a una nueva tierra? ^Es de la acción acci6n ¿Es creable una nueva tierra? Es el problema dela revolucionaria

2. Sexualidad no humana Mi problema comienza con la pregunta: ¿de <de que quc sexualidad se nos habla? Se Sc nos habla de la sexualidad como sexualidad humana. Y Y ella no es

¡implemente Edipo, también limplemcnte tambien es la bisexualidad, es decir la afirmación afirmaci6n de que hay hombres y hay mujeres, tambien también es la aafirmacion rmaeion de la castración castracion 153


Derrame: entre el capitalsnloï la -eñsemizofr jia

como valida para uno y otro ouo sexo. Todo ese conjunto -Edipo, diferencia sexual, castraci6n discribuidor de dc Edipocastración como Riente liae-nte de la diferencia y gran distribuidor dcfine lasexualidad, ancropom6Hica de ne no la sexualidad, sino la representaddn representación antropomór ea del scxo. sexo. Quiero dedr s6lo representación represcntad6n Humana decir que no hay sexualidad humana, sólo humana de la sexualidad. La representad6n dd sexo tiene en el falo su principio representación antropom6rfica antropomór ca del fundamental su forma culminante. La cuesti6n saber si existe, sino cómo c6mo iundarnental yysu cuestión no es sabersi existe y como represcncaci6n corno ftinciona. funciona. Lo que me pregunco pregunto es s si esta representación antropom6rfica efeaivamente una determinación determinad6n que pertenece pcrtcnccc a! antropornór ca del sexo cs es efectivamente al inconsdcntc. inconsciente. Me pregunto si no es mas bien un simple dato del preconsdente prooons-ciente o aun mas, una ilusi6n inconsdente. ¿Pertenecen ^Pertenecen la ilusión de la conciencia sobce sobre el inconsciente. mdquina vistago ed/pico máquina de castrar, la miquina maquina filicay fálica y su vástago edipioo a una ilusi6n ilusión que la condenda sobre el inconsdente? conciencia esti está detemiinada deterrninada a producir sobre inconscitmte? H El esquizoanilisis esquizoanãlisis debe alcanzar el sexo no-humano. Me parece que toda introducci6n, fordusi6n, dela de la falta y del introducción, aun atin indircaa, indirecta, de las cadenas de la forclusión, nom bre del padre rccaen inio de una rcpresentaci6n nombre recaen en el dom dominio representación antropomdrfica antropomór ca del sexo. Entonces, soy poco sensible respecto de la «indiferenciaci6n S( lo cs «i ndiferenciación sexual». Esc Ese no cs es un vcrdadero verdadero problema. Si es la existenda estadfsdcamentc, en tanto conjumos existencia de n rr sexos. Es solo estadísticamente, conjuntos molares, que hay hombres y mujercs. esquizoanilisis o del mujeres. Pero al nivel molccular molecular del esquiaoanalisis inconsciente delirante es imposible reconocer a un hombre o a una mujer. Y no cn en virtud de una biseatualidad bisexualidad -lo que no nos ayudaria ayudarfa a salir de la representación antropom6rfica-, antropomór ca-, sino en virtud de otra cosa: reprcsentacidn cosa; de los rin pequeños sexos. seitos. En la representaci6n representación antropom6rfica antropomórfica hay hombres y mujeres, quefios a nivel del scxo sexo no-humano no los hay. pasa por ser de los más mis edípicosha ed(picos ha Para mi alegrfa, alegría, uno de los autores que para definitiva. sabido leer y pulverizar a Edipo de dc una manera de nitiva. Es Proust. Las relaciones entre los n rr sexos son dc de tal naturaleza reladones naturalcza que homosexualidad, heteroseitualidad, hombre, mujer ya no cienen se heterosexualidad, tienen sentido. Son palabras que sc pueden Sexo no-humano no se pucden emplear a un nivel pero no a otro. A nivel del sexo eonooe ni nombre del padre, ni fordusi6n, forciusión, ni castracion. conoce castracion, etc. En estas regiomas cosas no existen, no concicrnen conciernen al inconsdente, inconsciente, forman parte nes esas pane de las itnågencs que dc de dl el se hace la condenda. conciencia. De hecho, bajo el nombre del padre imigenes están Juana juana de Arco, el presidcnte presidente Schreber. estin Schreber, Mao, los nombres nombrcs de la historia.

Richard Pinhas: Te se puede Tc sigo sobre lo que has dicho acerca delo de lo que sc castración, en pensar de la diferencia en la castraci6n, cn eso que llamas un sistema siscema de ¡EI-Ii


Í

Í Í Í Í ìiiìì

.ñeeitui

rcprcscntflci<Sn solo puede pensársela pensirsela como simsim­ representación 3ncropom6rfic2 antropornór ca ^cl del sexo: sòlo ples dirercncia plc oposiciones en una positividad. Pero al lado de esto hay una diferencia que no es de oposici6n. como oposición. No se pucdc puede pensar la diferencia de los sexos oomo siendo kIa diferencia., diferencia, sino que la La diferencia existe como diferencia que no es oposici6n. Yo propondrfa vida y muerte, a un nivel nivd oposición. Yo propondrla pensarla en t^rminos términos de viday actualizado por Freud: principio de constancia Yy principio principle de dc Nirvana, actualimdo ccnsi6n cso como 'verdaverdatensión media y Y cero absoluto. <Est4s ¡Estas dc de acuerdo en pensar eso scria mas que una oposición oposici(Sn dera alteridad, diference diferente a la casciacidn castración que no sería en el seno de una misma unidad? Deleuze: No, yo no estarfa Dc cualquier manera que se sc estaria de acuerdo. De prcsente una difercncia, t^rminos que presente diferencia, lo que me importa es el numero dc de términos pone en cuesd6n. tdrminos, si no se me dan los cuestión. Si clla ella juega sobre dos términos, pcqucfios tirminos donde ser scr hotnbrc cstrictamencc todo pequeños nrr términos hombre o mujcr mujer pierde estrictamente sentido, me parece que permaneccmos cn la representacion represcntacion antropomorfiea. antropomorfica. permanecernos enla

Pulfión de muerte 3. La muerte // Pulsidn En cuanto aala la vida y la muerte, el problema del rol de esta ultima no lo hcmos hemos abordado. Yo plantearfa plantearía la cuesti6n cuestión de la relacion entre la muerte y las miquinas máquinas deseantes. Pero cn en esto me siento nuevamente muy poco freudiano. La pulsi6n alK como una abominacion, como pulsión dc de muerte aparece alli oomo una mala pasada que se le ha jugado al inconsciente. El cucrpo cuerpo sin 6rganos órganos es una plcnitud plenitud y cs la intensidad == 0 sobre y a partir reparten y producen todas las intensidades del inconspanir de la cual se repanen incons­ intensidades no figurativas. gurativas. Esas intensidades no reprcsentan representan nada, ciente, intcnsidades pero son designadas por los nombres de la historia, que quc son de hecho los grandes opcradores operadores de gradicntes. gradientes. La muerte se planteaal nivel dc dela plantca al nivcl la intensidad cero. Entonces, oontrariacontnriamente a lo que dice Freud, no hay pulsi6n pulsión de muerte, sino quc que hay un inodelo Inodelo de la muerte.

puede encontrar un modelo de la muerte, una Richard Pinhas: Se pucdc tcpresentaci6n o mas bien un atisbo de lo que quc podría podrfa ser scr la muerte. Es el representación uuo ello del goce, del orgasmo.


Derrame: entre el capitalismoLia esquizofrenia

InhibieiSn, sinumay angustia hay pulsión pulsi6n Deleuze: Eso no es Freud. En Ínåíåíddn. rfnwmay angraría dc de mueitc muerte y no modelo de la muerte. m uerte. Richard Zrehen: Si tienes tiencs un cuerpo cueq)o sin órganos 6rganos que cs picnitud, es una plenitud, cfectivamcntc puedcs admitir una pulsión pulsi6n de muerte. Solo si tu cuerpo cucrpo efectivamente no puedes entonces tener sin 6rganos órganos no es plenitud, plenitud. sino un intermediario, puedcs puedes entoncs una pulsion cencr ambas cosas. pulsión de mucrtc. muerte. No pucdes puedes tener Deleuze; Por consiguiente no hay pulsion de muerte. Deleuze: Zrehen; Es l6gico la excluyas. ES Es ahf Richard Zrelten: lógico que la allí que hay un gran es que cuando se piensan los términos desacuerdo. Lo que el queria querla decir cs tdrminos en forma cs simitrica, Forma de vida y muene, muerte. hay ah( ahí una diferencia que no es simétrica, hay una distanda distancia que va mis lejos de aqucllo aquello que pucde puede ser reducido a algo. Y es esc ese mds quc cuando se comienza comicnza a md: lo quc que hace que no haya modelo posible y que sc comienza comicnza ya a rcducirlo. Sc salcn del hablar de (fl, el, se Se dice «hay cosas quc que salen sistema» sistema*. Lo encontramos cn sìsteman o «hay una cosa que sale del sistema». en Lacan. Esc es verdaderamcntc la imagen que quc Ese verdaderamente cl el umbral que nos acecha. Es la que el limite cada vez quc que lo toca. dabas cuando decias dccfas quc cl capitalismo aleja su Ifmitc Aqui' sc se hace lo contrario; contrario: cada ada vcz vez que se pone la mano sobre lo Aquf inaprehensible, y cn en tanto sc se lo hace demasiado rápido, inaprchensible, hacc dcmasiado ripido, deviene devicne aprehendiaprchcndido y cs es aún aun necesario buscar mas lejos. quirás, un gran desacuerdo plenitud sin Falta. Hay entonces, entonccs, quizis, dcsacuerdo sobre la picnitud falta. Ya no scn'a sería quizi quizá una falta, scri será otra cosa. más radical, algo que no puede cosa, algo mis estar implicado cn en un sujcto. sujeto. Una pulsi6n pulsión de cstar dc muerte no se se imputa a un está rclacionada, relacionada. no se atribuye, atribuye. no se da, es sujeto, no estd es algo que quc fluye sin prcocupaci6n dc preocupación de ningdn ningún cipo. tipo. Ekieuze: frcnte a la cual rctrocedo Deleuze: Tengo una hipotesis abominable abominablc frente spantado. Una vez dicho quc que cl psicoanalisis psieoanalisis ha perdido cspantado. pcrdido con Freud todo el delas máquinas deseantes y dc la producci6n producción de deseo. decir dcseo, es dccir dominio de las miquinas todo lo que es la vida del inconsciente, me siento romintico romantico yvitalista: quc cs y vitalista: la verdadera verdad está del lado dc de Lawrence Miller. que son los unicos vcrdadera vcrdad estd Lawrencc y de Miller, en cn haber comprendido algo del inconsciente. vez que eso, sólo Una vcz quc el psicoanálisis psicoanilisis ha perdido cso, s6lo ha podido encontrar cncontrar la esencia deseo cn en una instancia quc que estaba vuelta contra la vida, y han csencia del dcseo cstaba vuclca

15-Ii


Í

Hneaos

mucrtc. Esa especie de culto de la hecho entonces entoncu esa cosa de la ptilsi6n pulsión de muerte. muene, dc cierta ciena ^poca, cs horroroso. muerte, que marca al psicoanilisis psicoanálisis a partir de época, es Reich ha sabido señalarlo, senalarlo, a partir dc esc momento momenco todo codo estaba escaba perdido. de ese Dicc fiinci6n del oig?smo: introduddo la pulsión pulsi6n Dice Reich sobre la función orgasmo: cuando han introducido de muerte, mucrce, como por azar se ha dcjado dejado de hablar de la libido, nos hemos pucsco sc habfa puesto a hablar dc de Eros. Desde esc e-se momento todo se había cchado echado a perder, se hablaba de Eros yyya ya nadie hablaba de sexualidad. *• sc dicc aniiscxualidad en cn Jung Lo que no se dice cs es que la rcacci6n reacción antisexualidad lung y en Adler ha scno mismo del psicoanalisis freudiano frcudiano m ii tenido lugar ante todo en el seno más ortodoxo, y que la pulsion mucrte ha sido una de esas operaciones operacioncs de pulsìon de muerte rcconciliaci6n cso ha servido la pulsìon pulsion de dc muerte. mucrtc. reconciliación con lo admitido. Para eso Richaid Zrehen: La sexualidad no es lo importante, estamos de acuerdo acucrdo Richard concigo. dc muerte muenc o Eros (mirada abreviada abrcviada del oontigo. Cuando il él mete la pulsi6n pulsión de psicoanalisis) recaemos en el d neo-hegclianismo d el1935. 935. y al final de dc Reich mi esd psioaai-iälisis) neo-hegelianismo de Marojsc, y despuds seii perfecto, estaremos estarcmos teoonciliadoscon rcconciliados con nosottosmisrnos: nosocros mismos Ma.rcme,ydespuü serãperietro, habremos rctonudo retomado a la ticrra, tierra. sino que nos besaremos en los autos. no sólo s6lo habrcmos Richard Pinhas: Freud dice que la libido la encontramos de ambos oomo dela lados, es cs la energia encrgfa motriz tanto de dc Eros como de la pulsìon pulsion de muerte. mucrte. Deleuze: No es es la interpretacion de Laplanche. És cs del todo así. asf, esa cs la intcrprctacion Es necesario vcr ver los tcxtos tmttos de Inbíôfdón, sintoma rƒnmma neccsario dc Freud. Yo veo vco dos esenciales: csencialcs; Inhibicidn, angustia (los pasajes cn en que toma a Rank) y el gran texto de Ei'_ya_y y anguitia Elyoy dello. el tUo. Alli dicc dice citactarnente: trarisfonnacioncs energéticas AlU exactamentc: «No hay transformacioncs cnergdticas directas, yo sostengo el de las pulsioncs»^. pulsiones»-l _ Sosticne Sostiene el sostcngo cl dualismo dc cl dualismo. dualismo, el monismo sería el romanticismo Y su dualismo excluye scn'a romanticism© del inconsciente. Ysu cxcluyc completatransformación dirccta directa de un tipo de mente tocla toda transformacibn dc energía encrgfa en otra. Las Las transhacen al interior de formaciones directas direaas se sc haccn dc la energia energfa libidinal. No hay paso energetico dircao directo dc de las pulsioncs libidinalcs libidinales llamadas en ese cncrgctico esc momento Eros y las pulsiones dc de mucrte. muerte. El paso sc hace a favor de lo que Freud Ia funcidn anridn del orgasmo. orgarmo. Editorial Paid6s. Paidós. Bs. l977. ^1 Wilhelm Reir-J1. Reich. U Bs. As., 1977. Pigs. Págs. 190 a 192. *Sigmund LeMø: er Ufa, le fa. Payoc.cn Payot. en Esta'ude Braàdepgebamjue. Payor, pags. ’Sigmund Freud. Freud, Le Motet ptychanalyse, Payot, pigs. Ill)-215. (Trad. Cast.: Elyoyele en Oårar 210-215. Byoycle , en Obras Cømpfetds, Compleuu, op. cit. Volumen DCX).

1

157


llamaba una dcsexualizacion, desexualiracion, a partir de la cual ^1 él pretende refiindar refundar el fastidioso conccpto concepto de sublimaci6n. sublimación. Lo pulsion de muertc encrgfa lo que digo cs que si es vcrdad verdad que la pulsìon muerte no tiene energía propia, tal oomo como lo dice Laplanchc td parcces comprcnLaplanche o como tú pareces decirlo, no oomprenno hay energía energia propia de la pulsl6n do nada de estos textos. Porque si sino pulsión de muene, qu< cs qu< muerte, no veo por que es necesario un estadio de dcscxualizaci6n dcsexualización y por qué las transformaciones dircctas imposiblcs. directas son absolutamente imposibles. Richard Pinhas: Eso sc se explica fdcilmente. fácilmente. No hay que olvidar que Freud -prim ero en Inhibiddn, angustia y luego en el Brwíarío, Breviario, -primero fnilirlvrrídn, sintomay rínromay angtuda diri que ha dicho esto, después despu^s aquello, pero donde recoma retorna esas ideas- dirá persuadido de esto otro. Conoccs ahora finalmente esti está petsuadido Conoces el mdtodo método de exposicidn sición de Freud. Ahora, ^por qud hay desexualiració dcsexualizaci6n? energfa quc ¿por qué n? La energía que es descxualizada desexualirada se transformará transformari -transformarse es un mal tdrmino, m etiforatérmino, una mala metáforacomo lo dicc en Eros porque seri será sublimada, corno dice Freud. Pero eso quiere decir quc que dcvendri devendrå algo que se inviste social y culturalmentc, culturalmente, se sale del registro del individuo y de la familia para entrar plenamente plenamcntc en el de la la cultura. culcura. Eso no impide que siempre haya esc ese rcservorio reservorio de libido que penencce pertenece al yo, que según una descripción quc distribuye, discribuye, segiln descripci6n muy esquemarirada, csquematizada, la energía energfa a las pulsioncs encrgfa que pasa hacia ErosEros pulsiones de mucrte muerte y a Eros. De esta energía no id si hay una parte que es conservada como tal y una parte que quc es cs descxualizadacfectivamente, desexualizada desexualizada- una gran parte es, efectivamente, dcsexualizada para conscons› tituir unidades supcriores superiores siempre mas es el caso de mis complejas. Pero ese esc no cs mucrte permanece como esta, ticnc la pulsi6n pulsión de mucrte. muerte. La pulsi6n pulsión de muerte tiene energfa energia quc que esti está ahf... ahi... Deleuze: A mi modo dc de ver, la dcscxualizaci6n desexualización se produce aa travds través del

aporte dcseitualizado en la aportc de una cantidad de energia encrgla libidinal que quc se ha dcsexualizado pulsión de muerte. pulsiiSn mucrte. La operación operaci6n por la cual cual una cantidad de libido pasa del lado de las pulsiones de muertc muerte requiere un término asegure la tdrmino medio que ascgure transformación como corno indirccta. indirecta. Esc Ése tdrmino término medio es transformaci6n es la dcsexualiracion. dcsexualizacion. Lo que acabas de decir cs es que, para Freud, la libido como libido sexual tiene por dominio el yo, el papa-mama y Edipo. Edipo, y al salir de dc ahi ahf debe proceder a unadesexualizaci6n quc una descxualización para cfectuar efectuar otros investimentos. Es lo que he dicho desde dcsdc el ii cio, cstamos de acuerdo sobre la intcrprctacio. y de hecho estamos interpreta-

158


cion de estos textos, textos. sc se trata del encarcelamiento de la libido, libido. su vasta

mistificaci6n. podds dccirmc Freud tiene raz6n Inisti cación. Ahora, podés decirme que Freud. razón .... ..

4. El cuerpo cuefpo sin drganos órgano: Un axioma es la huella huclla de un acontecimiento. Quisiera intentar hacer pop-filosofia, pop-anilisis. pop-análisis. El cuerpo sin 6rganos órganos es una matriz intcnsiva. intensiva. Si parece completamcnte sf ismo es porque no es en lo cittenextencompletamente ccrrado cerrado sobre sí «o. No cstoy ismo, pero si lo tiene ticne no es en lo so. estoy seguro de que tenga un di extenso, cxtcnso, en cn extensión. cxtensi<5n. £l al mismo tiempo algo pasa sobre él. dl, Él esti sta cosido, oosido, oerrado, oen-ado, sin 6rgMOS. órganos. Y Yal cs superficie es como una super eie recorrida per por algo. Esti Está atravesado por un tm flujo intensivo y reacciona a sus variacioncs. Estas cl cuerpo msvariacionlä. Éstas variaciones dc de un flujo ujo sobre el sin órganos 6rganos implican aquello que busco desde el d aAo año anterior-he anterior -he progresado ustcdes no me ayudan- en todos los fenómenos fen6mcnosdel poco porque ustedes del delirio. cl delirio. Para m( pensamicnto es cs el delirio, se Lo que me inceresa interesa es el ml el pensamiento irata de lo mismo. Desde cl cs precisamente prccisamentc que quc delirar es trata el inicio mi hip<itesis hipótesis es dc intensidad intcnsidad a franquear umbrales de iniensidad, intensidad, pasar de un umbral de otro. Es decir de delirar, deliiar, el delirante es alguien que sentir ocro. dccir que antes dc cl delirantc quc siente, y scntir ts scntir sentir los pasos intensivos sobre el cuerpo sin órganos. cs 6rganos. Tomemos el ejemcorrofdo, cuerpo sin plo del presidentc presidente Schrcber; Schreber: sin laringe, laringe. su cst6mago estómago eorrofdo, órganos; y sobre su cucrpo cuerpo sin órganos (Srganos; drganos siente que deviene dcviene mujer, mujcr, pasa un flujo. Estamos en el dominio de una experimentación experimentaci6n puramente sentida. Mis cuatro cuerpos -masoquista, csquizofrrfnico, esquizofrénico, drogado, histdricohistóricoson aproximaciones a esc ese límite Kon aproximacioncs Ifmite que quc es el cl cuerpo cucrpo sin órganos. 6rganos. Cada uno se sc distingue de este Ifmite límite puro y sin embargo, todos tienden hacia él. dl. ¿Cómo <Ciimo sc distingucn dc los otros? La historia dc intensidadcs nos va a se distinguen los unos de de las intensidades ayudar en este punto. el cucrpo cuerpo masoquista -n -no Todo lo que quc se inscribe en cl o quiero quicro decir dccir que quc es cs lo quc que busca- dcbe debe cstar estar instruido por un flujo ujo o una intcnsidad intensidad dc de dolor. Hablo del masoquismo Uamado erdgcno. Lo que qiie pasase-bre pasa sobre su cuerpo cucrpo sin órganos 6rganos no llamado erógeno. más que el marco de una intcnsidad intensidad -sea una disminución es acogido mds quc en cl disminuci6n 0 o un aumento- de dolor. Esta cs, sobre su cuerpo sin órganos. 6rg?mos. es, si se se quieic, quiere, su escritura escriturasobre lo que no es dolor no es asumido por su cuerpo Lo cucrpo sin órganos. 6rganos. cucrpo drogado, El cuerpo drogadn, al menos bajo la forma del opio y sus derivados -aquí es necesario ir en cl el sentido de una experimentación -aqu( cxperimentaci6n farmacéutica farmacdutica fundamental¬ esti está de tal modo sin organos que fundamental-, quc el tipo no puede pucde siquiera

159


Dunnn-5 rnirt el -:ag-`LaJ.ue|1u jr la esquiaoirenu

Í Í

Í ÍÍ

inyectarse su producto. cuerposesitúa en función inteninycctarsc produao. Su cuerpo sc sin k cn funci6n de un flujo de intcnsidad que recorrerf recorrerá la cxpericncia experiencia dc de la droga. droga, al punto que en sus alucinaciones seri será prcci&o preciso rcstablcccr restablecer -com -como en cl el delirio, o cn dclirio, como en el caso de dc la esquizofrenia siento más csquizofrenia yde y de SchreberSchrebcr- un yo sicnto mis profundo que el delirio, un is profundo quc yo sicnto siento m más que la alucinaci6n. alucinación. Antes de decir «devengo musicnte que quc deviene devienc mujer, y deviene jer» y de delitar delirar esc ese dcvcnir, devenir, Schrebcr Schreber siente mujer en intensidad. E drogado no cs cs cl dolor, sino el El es como el masoquista. Su cuestion no es frfo. amcricanos cmplean nocion de dc «frío «fr(o cero» ccro» para frio. Los americanos emplean precisamente la noción indicar cl Exactamentc oomo como en cn la esquizofrenia, csquizofrenia, el Umitc lírnitc dc de intensidad. Exactamente respccto respecto dc de la cual yo hablaba de una intensidad == 0 a partir de la cual se construira la cscala corrcspondc al delirio dclirio del esquizo. En es-cala dc de intensidad que corresponde el de esta especie de frio sobre el cl caso del drogado, se trata dc csta cspccic dc 0 absoluto del frfo cuerpo sin 6rganos. órganos. Es un flujo de cucrpo dc calor yde y de frio frfo el que quc reparte esta csta vez vcz las intensidades, ya no esa cspcdc especie dc de flujo de dolor. El calor y el frío frfo reparten rcpancn las zonas de intensidad, pero sc se trata de frío y un calor muy especial, un frio. dc un frfo fno. glacial, una especie especic de hielo hiclo absoluto. absoluto, un hielo intensivo a partir del cual se sc establece la escala intensiva de experiencia drogada. dc la cxpericncia se tratari tratará dc de otra cosa. Y en cuanto al histcrico En el caso del esquizo sc Y cn ^serfa posible definir dcHnir un flujo mimdtico ¿seria mimétieo en intensidad? problema cmpicza empicra a dibujarse: definir el estatuto Entonces nuestro problcma cstatuto de órganos. pensando un tal cuerpo sin 6rganos, pcnsando que es es el signo de algo distinto a una metáfora de la que metifora quc no logro escapar. Están ahi, una vcz vez mas, las cosas tudimentarias embriólogos Estin ah(, rudimenurias que quc los embri6logos dicen sobre el huevo. El huevo antes de ser desarrollado, tiene tienc regiones rcgioncs que están destinadas: si nada lo impide, tal estin tal región regidn dara tal cosa -la cola del tritón, tritón. su miquina máquina respiratoria-. Precisamente trit6n, el ojo del tritdn, Precisamcntc cuando los órganos no son todavía esbozos. el huevo se presenta verdadera6rganos todav/a más mis que esbozos, mente como cucrpo cuerpo sin organos. Se presenta bajo la forma sacra ovoide, ovoidc, forma que niega los 6rganos, órganos, quc que niega las excrecencias eitctecencias orgánicas. orginicas. Y va de regiones quc que cstin están destinadas aa dar sto ama que suyo que esas rcgioncs esto antes quc aquello, aqucllo, no órga.no que será más se parecen al 6rgano quc scri mis tarde inducido sobre ellas. cllas. La region del huevo de tritón se parece trit6n que quc dará dari el arco neural no sc parccc a él. dl. Los embriólogos cmbri61ogos nos dicen que un huevo cs es algo que está oerrado sobre sI. esti cerrado si, pero completamente cuadricL|.lado, atravesado por sistemas coordenadas extremadamcntc cuadriculado, sistcmas de dc coordcnadas mente mcnte complejas. Hay que quc comprender comprcndcr estos cstos sistemas sistcmas de coordenadas en

160


trllrh-|.||

intensidad. Hay toda una topolog(a topología del dd huevo, esti está atravcsado atravesado por cjcs, ejes, por paralelas. entre tal o cual gradiente de enla paralclas. Si xse hallan cntre dc intensidad, estarán cstarin en la dará tal o cual cosa. Si trastornan region que dari crajiornan el orden de las regiones, no se sc

normalmentc habría habrfa debido dar la cola del asombren de que la regi6n región que normalmente tritón. comience a dar darla trit6n, la placa neural.


Parte 2

DESEO Y

DESEO Y PRODUCCI 6 N DE DE PRODUCCION EN U N C IA D O S.

ENUNCIADOS.


Clase IX Masa, manada, edipo y contra-edipo sobre el cuerpo sin organos. órganos. 12 de Febrero de 1973 I973

Tratarcmos Íiatarcmos de indagar cuiles cuáles son las condiciones condiciona de los enunciados en general. Veremos luego que el psicoanálisis podria plantearse el picoandlisis podrfa cl asunto bajo la siguiente forma: jcuiles ¿cuáles son las condiciones de los enunciados, suponiencs decir con el inconsciente? do que ellos tienen relaciones con cl el dcseo, deseo, es

Los enunciados no son de ningún ningun modo los productos de un sistema sistcma de significaci6n. Son productos de agenciamientos maqufnicos, de agentes significación. colcctivos individua­ colectivos de enunciaddn. enunciación. Esto implica que no hay enunciados individuates. De este modo, podemos senalar ^poca en que los enunciacnunciales. señalar determinada época histdrica en la que se crea un nucvo dos cambian, una ipoca época histórica nuevo tipo de enun(alangc ciado. Por ejemplo, los grandes cortes del tipo Revoluci6n Revolución rusa o la faiange alK un nuevo tipo de enunciados, y detrás detris de en la ciudad griega. Aparece allí dlos o en su hotizonte agendamiento maquínioo maqui'nico o lo que es lo mismo. mismo, ellos horizonte hay un agenciamìento de agentes polfticos políticos de enunciacidn enunciación que los vuelve posibles. un sistema sistcma dc sodedad. Hay que buscar en cn los Colectivo no quiere dedr decir ni pueblo, ni sociedad. ogpndamientos inconsdente las condiciones condidones de lgenciamientos maqufnicos maquínioos que pertenecen al inconsciente surgimicntodeenunciados dedcseo auigimicnto de enunciados nuevos, portadores de deseo o ooncernienttsal conocmicntcs al deseo. desco. Una vcz vez mis, más, no nose aigo as( así como dos polos, se trata en absoluto de oponer algo

165


Derrat-ng entre el capitalismo y la esquizofrenia

la paranoia y otro a la esquizofrenia. esquizofrcnia. Se traca, uno que se a^ignarfa asignarla aala trata, por el contrario, dc un miscontrario. de decir que todo, absolutamente todo, forma parte de determinable. Simmo momenio, momento, de un agcnciamiento maqufnico maquínieo que cs esdeterrnìnable. agenciamiento en tanto producplemente es necesario vcr ver aSmo como ocurre este ageneiamiento tor de enunciados. maqufnico pasa, se engancha, se sc Me parece que todo agenciamiento rnaquínieo monta sobre un cierto tipo de cuerpo sin 6rganos. ^C6mo se fabrica un órganos. ¿Cómo cuetpo sin 6rganos? tal o cual persona, de cuerpo Órganos? ^Qud ¿Qué es lo que puede servir, sentir, a nal cuerpo sin cSrganos? Todo esto suponiendo que sea verdad que el cuerpo sin órganos?T.'›d0 6rganos órganos cs es una formaci6n formación del inconsciente, y que su existencia es una condici6n para que se establezcan los agenciamientos y las ooneitiones. conexiones. oondieión politicos, los grupos Los grupos son cuerpos sin drganos. órganos. Los grupos políticos. comunitarios, etc. implican tipos de cuerpos sin órganos 6rganos -a veccs imper-a veces ceptibles, sobrc los cuales va a engancharse ceptìbles, a veces perceptibles- sobre engancha-se todo agenciamiento ro ducror u ao r de enunciados. El arquetipo del agencìarnìento de maquina pprod cuerpo sin organos es cl cl soporte soportc del deseo mismo. el desierto. Es como el Ahora bien, <qud ¿qué es lo que va a engancharse? eng-ancharse? esquizoanalisis, el problema del inconsciente no es un problema En un esquiïoãnãlíiis, de generaciones. generacioncs. Green ha enviado un articulo anfculo sobrc cl que sobre cl Antiedipo Ánúealipa en el dice: «.. pesar de «. . .son pobres tipos, porque olvidan que un esquizo tienc tiene a pesarde lame ntable. Escuchen a un esquizo, todo un padre y una madre-. madre*. Es lamentable. csquiro, verán verdn esquina no tienc tiene ni padre ni madre, tiene un que es evidente que como esquizo cuerpo sin 6rganos. órganos. El problema del inconsciente no es un problema de gcneraciones generaciones sino de poblaci6n. 6rganos? <Qu^ cs lo que población. <Qud ¿Qué es lo que puebla el cuerpo sin órganos? ¿Qué os fclicidad de alguien es su produce los agenciamientos, las conexiones? La la felicidad manera de hacerse cuerpos sin organos. Insisto vcz más: mis: la diferencia insisto una ver fundamental esquizoanilisis es que en este ultimo no l1.|.nda.mental del psicoanilisis psicoanálisis con el esquizoanállsis se sabe de antemano. Esa basura dc es una de conccpto concepto que es la regresidn regresión cs manera de decir: «Lo que quc eres lo sabemos, al menos formalmente, dc ante­ de antemano. Pues eres esquizoanilisis se trata del principio cres lo que eres.» eres» En el esquizoanálisis sabcs de antemano lo que quc eres». opuesto: «No sabes señor que se llama Castaneda, que relata Hay un muy bello libro de un senor relau su experiencia de aprendizaje aprendizajc sobre sobrc el d p-cyote peyote con un indio.' Este le explica cxplica enseñanza: J: _/wm. FCE, FCE. Bs. As.. 2002. ''Carlos Carlos Castaneda, La Las ensehamas dt don don Juan, Bs. As., Ifi


que necesita un aliado, un benefactor que lo conduzca en esc ese aprendizaje. Ademis sc nccesita decir algo que tenga un podcr. Además del indio, se necesita un aliado, es cdociralgo poder. En otras palabras, para pant haccrse hacerse un cueipo cuerpo sin 6rganos, Órganos, tarea alttsima, altlsirna, tarea muy sublime, sc o necesariamente neccsariamente un otro- que va a ser scr el d se requierc requiere de un aliado -n -no punco punto de partida de un agenciamiento capaz de funcionar sobre tal cuerpo. Hemos visto que sobre el cuerpo sin organos sc produce una especie de órganos se distribucidn qud se organizan los fcn6menos distribución de masa. ^-Por ¿Por que fenómenos de masa, de poblaci6n? pro­ población? Porque el efecto inmediato del cuerpo sin 6rganos órganos s6lo sólo se produce con la experimentación experimentaci6n de una despersonalimeión. dcspcrsonalizaci6n. Lo que me parcce pareoe om ento mismo de una tentativa de fascinante es que en el m momento despersonalìzaeión es cuando uno adquiere el verdadero sentido de los despersonalizaci6n nombres propios. Es És decir, uno recibe su verdadero nombre propio en el momento mismo de la dospersonalización despersonalizaci6n.. ¿Por ^Por que? qu^? Suponemos que hay agrupamientos de masa, no neoeuriamente neccsariamente masas 6rganos -en lo que tiene de sociales. Sucede que en rclaci6n relación al cuerpo sin órganos-en difercnte diferente con el organismo- es el sujcto sujeto mismo quien se pone como a reptar busqueda sobre el cuerpo sin órga6rgasobre ^1, él, a trazar espirales. Conduce su bus-queda nos como un tipo que sc la prueba del deseo. Traza se pasea en cl el desierto. Es la en Beckerr* Beckett^.. Lo hace él dl sus espirales, del mismo modo que EllnnombrahU Eflrmomòmàfzen despersonalirado sobre el cuerpo sin órganos, mismo, en tanto despersonalizado 6rganos, o bien bicn sus estan relacionados ya no a su organismo sino al propios órganos, drganos, en cn tanto estdn cuerpo sin órganos. 6rganos. Han cambiado completamente de relaciones. El cuerpo sin 6rganos órganos es la descrcion des-ercion del organismo, la desorg-ani ción dcsorgani ci6n del organismo en provecho de otra 6rganos del sujeto, el cl ot ra instancia. Los órganos sujeto proyectados sobre esa otra instancia y mansujcto mismo, ete. etc. están estin como proyeaados tienen con oon otros sujetos un nuevo tipo de relaciones. ticnen rclacioncs. Todo esto forma como masas. pululaeiones. Estrictamente hablando, sobre el cuerpo sin órganos masas, pululaciones. 6rganos quidn: mi mano, tu ojo, un zapato. Un no se sabc sabe muy bien quidn quién cs es quién: dromedario órganos del desierto, un chacal, un bucn buen dromcdario sobre el cuerpo sin 6rganos hombrc sobre el dromcdario, hombre dromedario, esto hace una cadena. este nivel la masa inscripta inseripta sobre el cuerpo sin orgaDe todas formas, a cste orga­ nos delimiu delimita algo asf asi oomo ten'itorio. Los elementos de masa, cualquiera como un territorio. lean, definen signos. <Qud ¿Qué es lo que asegura la coherencia, las •can, defmen las conexiones entre signos? Lo que quc define la masa es todo un sistema de redes rcdcs entre signos signos. $a.rnt|el Beckett, Becl-tett, EllnnombrahU, El Ínnomåraåfe, Alianza, Espafia, España, 2001. 200l. ^1 Samuel


Derrame-.s entre el capitalismo y la esquizofrenia

El signo remite al signo, y lo hace bajo la condicion de un significante mayor. Esce Este es el sistema de masa. Es el sistema paranoico. Toda la fuerza fiierza de Lacan viene de haber hecho pasar al psicoanálisis psicoandlisis del a la máquina m iquina paranoica. Hay un significante mayor que aparato edfpico edípieo ala cl sistema de masa, que organiza su subsume los signos, que los mandene mantiene en el red. fen6meno de rod. Me parecc parece que este es el criterio del delirio paranoico: es el lenómcno la red de signos, en la que un signo remite a otro. enla Rejik si hay una colecd6n Rejilr: Y Ysi colección sin significante, ^¿ forma red?

^Eso forma o no ?? ¿Eso

Deleuze: Forma serie, no red. Tu prcgunta pregunta tiene pleno sentido: ^de ¿de dónde viene cante? Es neoesario necesario ver aparece cste este signi cante d6nde vicne ese signi significante? vcr cómo c6mo aparecc significantc rdgimen del mayor. El sistema puramente descriptivo dice que hay un régimen signo bajo el significante, es la red tal ral como se la encuentra en el delirio Esie me parecc habrfa que quc paranoico. Este parece cl el primer cstadio estadio de aquello que habría llamar la desterritorializacidn desterritoriaiización del signo. Se produce cuando, sobre un tcrriterriel signo pasa a cstar estar bajo la dominaci6n dominación de un significante. torio, cl Los signos, de otro modo, siguen trayectorias de fiiga. rga. Hay, a pesar de todo, un criterio concreto: esta vez ya no es csta vczyano es el signo remitiendo al signo en cn cn una red, sino una dirección direcci6n a partir de la cual un signo se enhebra como en una llnea eroto-manfaco o línea con otros signos. Se trata por ejemplo del delirio eroto-manlaco del delirio de reivindicaci6n, Todo esto reivindicación, por oposici6n oposición al delirio paranoico. To-do ocurrc sobre cl 6rganos. Esta vez vcz el el signo está csti liberado de la ocurre el cucrpo cuerpo sin órganos. hipoteca y de la dominaci6n dominación del significante. cstados cocxistentcs son; el signo paranoico, es dear, Los dos estados ooexistenres del signo son: decir, el cl significante; y el signosigno formando red en tanto quc que subsumido substunido por el particula, liberado del significante y sirviendo como una especie panicula, espccic de telecomando ¿Bajo qu^ qué forma sc se ha liberado el tclccomando a una partícula. partfcula. ^Bajo cl signo para rctardador de particulas? panfculas? devenir y tomar un estatuto de director, acelerador, retardador El cuerpo sin órginos 6rganos sc se pucbla puebla singularmcntc, sìngularmente, ya no se trata de masas. Son «species cspccies dc Kneas coexistentes, cocxistcntcs, divcrgentcs de lineas divergenres y cntrccruzandose entrecmzaridose que atraviesan sicmpre siempre ese desierto guiando panfculas. partlculas. Todo es vicsan csc desicrto cs posible en cosas se trata del fenómeno fenomeno de como esas. Ya no sc ren6mcno de masa sino del fenomcno manada. El sujeto sujcto es cs csta cosa que quc ora está csti cn esta cspecic especie de cxtrana extranacosa en la masa, ora esta laclo entra en csta en cn las manadas: por un lado cn conexion bajo forma de red con I-GH


_

_

__

_

ciasot

scgiin sus Uneas fiiga, entra cnira tamotros sujetos, otros 6rganos; órganos; por otro, según lineas de Fuga, bi^n en un tipo de rcladoncs bién relaciones particulares con los otros, en relaciones de manada y ya no de masa. Es por esta gran difercncia posici6n de dc masa y la posici6n diferencia cntre entre la posición posición de manada que me interesa tanto «el «ei hombre de los lobos» lobos* y la no comprensión compreasidn radical de Freud. La posici6n dc masa es siempre una iina posici6n dc posición de posición afectada de caraaeres posidon paranoica de dc masa es: «Yo «Yo estaré estarrf en la la masa, caracteres paranoicos. La position separaré de ella, el coraztSn corazón de la masa>». masa». Y Y ello no me separar<f clla, estare estaid en cl cllo bajo dos formas posibles. Sea a titulo tftulo de jefe, tenicndo consiguience una cierta relación relaci6n teniendo por consiguiente de identificación identificad6n con la masa -la masa puede ser la tumba, puede ser masa masa-la vacfa, tftulo -Ee seguidor, en cuyo caso ease hay que estar, vacía, poco importa-. Sea a titulo dc de la masa. Pero con de todos modos, prcso preso en la masa, lo mds más cerca posiblc posible dela una condición: condicidn: evitar los bordes, evitar los margenes, margencs, en la posición posid6n de masa no cstar cs una posición posici6n estar ultimo, último, cs es neccsario necesario estar cerca del jefe. El borde es que sólo s6lo es posiblc misi6n lo exigc. posible sostener en una u na masa cuando una misión exige. GobanL Gobard: Dices que dentro de la masa no hay margen. Todo lo que dices dies espede de ^ntistica qu^, en lo que no es una especie fantåstim justificad6n justificación del no importa qué, d6nde, para no importa quién. qui^n. importa c6mo, cómo, en provccho provecho de no impona importa dónde, Ese cs lugar de poner un dromedario, pones es el problema. En tu dcsierto, desierto, en lupr un oso blanco. bianco. ¿Cómo jC6mo fiindonarfa rneionarla tu analisis sobre algo que a mf ml me parece monstnioso -verdaderamente peor que el monstruoso el nazismo, si esto es posible-: el trasplante dc de 6rganos? órganos? Los cardlacos cardiacos no tienen más mis órganos, 6rganos, y entonces entonccs se les trasplanu trasplanta uno. Estoy en contra porque eso conduce ala a la trasformación trasformaci6n del cuerpo en un sistema de piezas desmontables, que es exactamente exacumente la mentalidad concentración. Barnard es un nazi. La m enulidad nazi en los campos de concentraci6n. biologia y la medicina actual es ciencia, la biologfa cs de tipo nazi.

lnmrvencion: (Por ¿Por qu^ que tc te has ubicado alla, alii, al lado de Deleuze, Ddeuze, en en vea vez de dc estar en el cl fondo? Gobard: No, no, si hubieras hubicras llegado antes hubieras visto que me ubiqué ubiqu^ aqui para hacer tenemos una grabadora. En aquf haccr una caja de resonancia, resonanda, ya que tencmos segundo imbéciles que incomodan. scgundo lugar, para cagarme en todos los imbeciles Richard Zrehen: Zrelten: En cuanto a la cuesti


sobre el cuerpo sin órganos, 6rganos, los umbrales dc energdde intensidades, los pasos energédcos, ticos, cuyo esqucma esquema se ha usado en cmbriologfa, embriologla, me prcguntaba preguntaba si no habia habla Inmediatamentc, lo único linico que un medio de cuantificarlos cuanti carios o de calificarlos. Inmediatamente, pudc tesaltar una intensidad al pude asociar han sido calificacioncs eali caciones de colores, resaltar as(. Has hablado también tambidn nivel del frfo frio o del calor que ella desprcnde, desprende, algo asi. dc sinn organos la funci6n de enunciados que cumplen sobre el cuerpo si función de pocenci potenci intensivas.

Deleuze: SI, sl, si, sl, pero estoy lejos de haber terminado. Las intensidaE)eleuze: S(, sf, todavla no las he ubicado ah( ahi dentro, pero de todos des todavfa codos modos no verla vcrfa ninguna raz6n razón para privilegiar los colores o los fen6menos fenómenos de calor o de frío. Las localizaciones tambi^n también cuentan mucho. La relación fn'o. relaci6n del «hombre de los lobos» con los lobos cs es absolutamente inseparable de dos localizaciones corporales que son la mandfbula y el ano. El psicoanalisis que ha retomado al «homa.l muchacho despu& después dc de Freud apunta que el «hornbre de los lobos» cuenta que uno dc dencistas Ic de sus dentistas le advierte continuamente m enie que tiene una mordida muy fuerte, que sus dientes se caerán. caerdn. así como una especie de corriente dc de intensidad. Una intenVemos algo asf dc corricnte inten­ sidad superior -la -la m andfbula- una intensidad inferior -dientes muy mandíbula-_ frágiles para una tal mordida-, frdgiles m ordida-, y una especie de paso de intensidad definida entre un mfnimo mínimo y un mdximo minimo que cs es de defmida dc un tipo muy particuparticu­ ción. lar, de un tipo locali ci6n. Volviendo a la posicion de masa, efcctivamcnte efectivamente sc se puede Volvicndo pucdc decir que existe margcn. margen. Por la simple razón de que el problcma problema de la masa es no cxiste raz6n dc determinar la segregacion y la cxclusi6n, exclusión, hay simplcmcnte simplemente caidas detcrminar cafdas y ascensos. La posición posici6n de manada es completamente difcrentc. caractcr diferente. Su caracter esencial es que hay un fenomeno de margen, siempre en escncial margcn, lo esencia] cscncial pasa siemprc el margen. Mareypoder hay una muy buena cl margcn. En el libro de dc Canetti Canctti M asaypoderhsy descripcion dela Él dice algo muy importante sobre la distindcscripcion dc la manada”. manada’ . £l ción rnasafmanada: mamada, que se .re caruríruye ci6n masa/manada: En fa la manada, constituye inrenníreneemenre intermitentemente rra exprese con mdxima máxímefiterza rerza eirenrímíenro partir defgmpoy delgrupoy expresa elsentimiento de ru su unidad 3’ Hemos elegido traducir mente emanadas en lugar de umuta›, meuu por <manada» «muta», término t<rmino que Pigura figura cn en la tiaducci<in traducción castellana del libro de Canetti. Canctti. Lo único Qnico que debe tenerse cn en cuenta es quc que con este t^rmino término Canetci Canetti hace referencia tenerse leferencia aa un tipo de hombres». agregado humano, una «manada de dc hombres*.

170


Í

iii

ff

Ñ

Clase-IX

-esto es cs raro, no es cicrtonuncapuedepcrdent tan complecompUcierto- el ef individuo nuncapuedeperde e mn hombre modems modemo sepierde tamente como un bamàre tepíerde en cualquier masa. msm. ** A1 menos tfl Al el comprende a los lobos. En la manada cada uno se gufa guía por su compafiero, varran permanentemente. compañero, y al mismo ticmpo, tiempo, las posiciones varian varfan todo el tiempo y cada uno se define a través crav& de las Las posiciones varían la manada, distancias que son constantedistancias entre los miembros de dela es lo que hace que la manada y mente variables ec indcscomponibles. Esto cs sus miembros estén esttfn siempre repanidos repartidos sobre un contorno. En las constelaciones cambianus de Ia la manada, se camåitmm 0': trttrrmda, en sus .mt danzasy dtmzary expediciones, el ei individuo te manttndri siempre en su Estard adentrp inmediatamente despuA en et' el mantendrásíernpre tu horde. òørde. .Ermrd «denme e ínmedàztamentedexpuit margen; en efnurrgen el m a r ^ e inmediatamente desp\th adentro. Cuando manada ínmeafìatamente detpüër Ctumda la marmda fâmm un Hrculo drmío en tamo tomo a4 su otƒuege forma juego -es muy conrnovedor-, conmovedor-, cada cada unopødrd unopodrd tener vecinos vecino: a4 diestra y sírtíetrrø, pero fa está libre; la espalda ettd y siniestra, la espalda estd estd expuesta desnuda apuesta dunuda atr la fa naturaleza salvaje} tafwje. f Esto es precisamente la posici6n posición Pertenezco aala la manada por un pie, una mano. mano, una pata, porel por el de manada. Pertcnewo ano, por un ojo. Se trata entonces de otro regimen (irganos, no es un régimen de órganos. regimen de redes. Anado que tanto la posici6n posici6n esquizo Añado posición «parano» -parano-› de masa como la posición masas. todos esos tipos de multiplicide manada, es decir las manadas, las masas, eitisten al mismo tiempo sobre el cuerpo dad existen cueqx> sin órpnos. 6rganos. El inconsciente es mancra de decir que el cl psicoanápsicoaniel ane arte de las multiplicidades. Esto cs es una manera lisis no comprendc nada, puesto que siempre ha tratado al incons­ comprende nada de nada. inconsciente desde cl punto de visu padre, la la madre, vista dc de un arte dc las unidades: el padre. la castración. castraci6n. Cada vez que los psicoanalistas se se encuentran frente a multimulti­ ellos dc de negar que las haya. Lo hemos visto a prop6propóplicidades, sc trata para cllos sito del «hombre de sico dc los lobos». Freud no puede soportar que haya seis o siete lobos en esa historia, historia. es nccesario necesario que haya uno porque un sólo sictc s(5lo lobo es más quc que d el «hombre de los lobos» grite: «jLos «¡l.os lobos. el padre. Y por mis lobos, los lobos, diri: «Un s6lo s6lo lobo, s6lo lobo». los lobos!*, Iobnsl», Freud dirá: sólo lobo, lobo. un sólo lobo. un sólo Esas masas y esas manadas del inconsciente pueden ser scr también tambi^n grupos existences. existentes. Pero estos grupos, por ejemplo los grupos poHticos, políticos, también cienen tienen un inconsciente. Y Y más L: vez tambi^n mis precisamente. precisamente, digo que tta la Funciona en conjunto. Ya Ya no se tienen un inconsciente, ya que todo esto fiinciona Masaypoder, Barcelona, 2000. 2000, pág. pig. 95. *^Elfas Elías Canetti, Canetti. Masa; poder, Muchnik, Muchnilt, Barcelona. Ibidem, págs. pigs. 93 95 y 96. " Íåidem,


Q=f5=l=;=1_='1"=_=¦_==J¡'§-1¡¿f=19 ›'_',=_=§s"ì=P_fff1'ià_

_ _ _ _ _ _ _ _ _ __

trata de dc oponcr esquizofrcnico, pues un oponer en una dualidad paranoico a esquizofrenico, mismo grupo ticne dc masa y a la vez un inconsciente inconscientc tiene un inconsciente de de manada; al mismo tiempo que percibe pcrcibe todo un sistema dc de signos significances, signiflcantc, distingue todo un sistema signi cantes, de signos bajo el significante, de signos particulas partfculas que son sus maneras de escapar, sus maneras de derivar. £s a la vez cl mis inmovil y la cosa mds la deriva. Todo Es ala el bloque más más aala esto fiinciona inciona al mismo tiempo. Uno dc recubren el de los dos polos maqulnicos que por el momento recubreri cl cuerpo sin 6rganos miquina órganos cs es la miquina máquina de masa, que se podrfa podria llamar la máquina scmi6tica dominaci6n del semiótica significante. Es el sistema de los signos bajo la dominación signiflcantc paranoica. Li La otra miquina, significante formando la red paranoico. máquina, la de los signospartfculas, miquina semiótica semi6tica asigni asignificantc; particulas, la miquina maquina de manada, cs es la máquina cante; es el acoplamiento del signo y la partfcula, signo-partlcula. Cada particu la. el sistema signo-partícula. miembro de una manada es una panfcula. canto partícula. Cualquier cosa puede ser tanto paitfcula partícula como elcmento elemento dc de masa. A cscos aparacos. Inccrvicncn aparacos estos dos polos maqufnicos maquínioos se afiaden añaden aparatos. Intervienen aparatos quo iquinas. de que scguramcnce Seguramente estin están ligados a csas esas m måqui nas. De nuevo, nuevo. no se trata dc decir que Edipo no existe, mis que un aparato. El existe. sino dc de dccir decir que no es más aparato edipico edlpioo es una cosa oosa curiosa porque porquejuega aparaco juega entre las máquinas miquinas de masa y las m iquinas de manada, manada. ticne máquinas tiene su juego entre ambas, engancha los elemcntos a las miquinas crco que cl mentos alas máquinas dc de masa. Yo Yo creo el scntido sentido del aparato cd/pico edípico es taponar las fiigas fugas de dc manadas, manadas. conducirlas oonducirlas a las masas. distinción que habria Olvido muchas cosas en el camino, pero otra distincidn habrfa que hacer entre las máquinas miquinas dc ser^a que las masas, por lo de masa y las de manada seria menos en aparienda, sicmprc en un momento una cierta unidad apariencia, prescntan presentan siempre de direccidn, dirección. son a la vez ver igualitarias y jerarquizadas. dccir, como No hay que decir, oomo los maixistas, mantistas, que el igualitarismo igualitar-ismo es un fen6mefenómecicrto Fenomeno fcnomeno formal. Hay que decir que la no de idcolog^a ideulogía o que es un cierto organizaci6n hist6ricas, bajo sus formas más mis organización dc de clase, clase. en las formaciones históricas. diversas. csti está sicmprc siempre forjada Forjada en una relación ideológicadiversas, relaci6n real -en absoluto ideol6gicasea, de comunitario. la con una forma.. forma, cualquiera cualquicra sea. dc igualitarismo comunitatio. La organización burgues ocurre bajo la forma de una igualdad real cidn de clase dase en el cl sistema burgu« determinada en las condiciones del capitalismo. En los sistemas sistcmas llamados Uamados despótieos, la formaci6n formación de clase Implica implica realmente el igualitarismo dc desp6ticos. de las comunidades rurales. Engels muestra muy bien que comunidadcs quc la organización organizacidn de clase en la ciudad antigua implica la victoria de la plebc. plcbc, es cs decir. una cierta


Entonces. no es en absoluto contradictorio que la estructura de mara su igualiuria mds scveramente igualitaria y a la vez la más severamente jerarquizada, jerarquizada. prcsentando presentando una espccie especie dc de unidad dc de dirccci6n dirección en todo momcnto. momento. Por otro lado, cl dc manada implica io el fen6mcno fenómeno de lo que ilamamos llamarnos movimicntos brownianos^; vcz que hay manada ustedes ustcdcs cncontraran esc mientos brownianos g cada vea encontraran ese tipo dc de trazo sobrc sobre el cuerpo sin 6rganos. órganos. edfpico es esta cosa extrana El aparato cdípico eittrana que intenca intenta taponar y reconducir csas esas cspccics species dc de fiagas igas particulares. Rejilc ¿intentas <lntentas dear dene una situadon privilegiada? decir que el aparato edfpioo edipioo tiene unasituacion Ddeuze: jNo! is que el aparato contra-edípico. contra-cdfpico. El aparato contraDeleuze: ¡No! N Noo m más edfpico dcbe hacer, haccr, sin dudas, del doblamicnto inverse: hacer desfilar desBlar manaedípico debe doblamiento inverso: das. Comprendan que nadic nadic. Aquello que nadie sabe de antemano por nadie. puede parecer parcccr lo mas edfpico cstar blhacdípico en una persona, puede muy bien estar ciendola oscilar hacia un aparato anti-cdlpico anti-ed(pico que hari hara' estallar todo. Nunca diremos a alguicn: Jamas! ¡jamás! Jamis! No le diremos nun­ alguien: «Estas cn en regresi6n». regresión-. ¡Jamas! nunca: «Eres csto esto porque eras aquelloH. aquellon. Primero porque es repugnante, luego porque no es verdad. Prosigo. ¿Que <Qu^ es lo que pasa en ese esc amor tan extraño extrano de Kafka por Felice? Ante todo, Kafka tienc 6\ ha hecho un tiene su mrftodo. método. Suponemos que el pequefio 6rganos. Felicc pequeño hallazgo sobrc sobre lo quc que puede pu ede servirle de cuerpo sin órganos. Felice csti ^ estd está por todas partes, partes. él está cnamorado/ enamorado.” burdcraia. Toda la mamiKafka es, con todo, un cuadro, un fiituro Futuro gran burócrata. quina comcrcial f ^ in a . Su problcma situacidn de los jud/os comercial le fascina. problema es la situación judíos en el impcrio estd apresado en un problcma Sc trata de la imperio austriaco, está problema de masa. man. Se masa imperial del impcrio cn El imperio austriaco que scri será precisamente descrita en ^Í' Movimicnto las fluctuaciones escadfsdcas Movimiento aleatoric aleatorio que pone de manifiesto las estadísticas partícula en un sistema en equilibrio t^rmico. térmico. Dichas que presenta una partfcula Oichas limiuciones aa la la fluctuaciones explican el denominado «mido» nruidcw que impone limitaciones exactitud de las medidas flfsicas fisicas delicadas. exaaitud ddicadas. Debe su nombre al que por primera observó este fenómeno, botánico Brown. vez obscrv6 fen6meno, el botinico 'CE Kafka. Cartas Carteraa Felicey Feiirey emi ’ Cf. Franz Franz Kafka, otra tøneroøndennhdei corresporuUncia <Uk jpoeadeinwínzgn, ipoca del noviazgo, Alianza. Madrid, 1977-78, 1977-78. 3 5 vol. Alianza,


Í]-qui-|-un |:¡-tur el eapttzjtsrno ¦f la esquizofrenia

Castillo en tdrminos esti lejos del castillo, se trata Casrílio términos maravillosos: cuando se está man; cuando uno se aproxiverdaderamente de un conjunto imperial, una masa: ma es mucho mas un sistema de casuchas a distancia las unas de las otras. se aproximara se disolvìera disolviera la figura Como si a medida que uno unose aproitimat-ase Figura de masa en una figura de manada. dcsde adentro, adcntro, Esto responde muy bien al imperio austriaco que, vivido desde es una especie de marquetcria, absoluco un sistema piramidal sino más mis marquetería, en absoluto bien un sistema segmentario. Kalka esta preso ah/ adentio: las miquinas segrnentario. Kalltz ahí adentro: máquinas mornodemas, dernas, los accidentes de trabajo -estaba muy ligado con oon medios anarcos-. anaroos-. La masa poUtica, burocritica, son política, la masa imperial, la masa comercial, la masa burocrática, su problema. de lo que ella es. Evidentemente, tambien es imposible separar a Felice delo Kafka la toma por una sirvienta, y comprueba que no lo es. He aqui pues que Felice tiene una cierta estructura de masa. Al mismo ciena posición posici6n en una estruaura carnívoros, cosa que atrae y asquea a tiempo, ella tiene grandes dientes carnfvoros, Kaflca. Él £l es vegetariano y dejara dc sus amores con Kafka. dejará de serlo en el momento de Felice. Esti Esta' ^scinado fascinado por la idea de dientes entre los cuales quedan pedazos de came. fundamentales de Kaflta Kafka cs d6nde viene carne. Uno de los problemas liindamentales es de dónde la comida, y esco posici6n del cuerpo sin órga6rgaesto esti está ligado, sin duda, duda. a una posición nos. Esos grandes dientes carnívoros carn/voros son d el segundo elemento: es la partícupartfcula que hace huir Felice, que de alguna manera la arranca del significante significance tecnocrãtico. Ella la hace huir sobre otra línea, imperial burocratico, tecnocritico. huirsobre Unea, en la que esta vez el signo Felice, gufa, guía, acelera, precipita los grandes dientes particulas, partfculas, que desfilan en otro sistema ooexistente. coexistente. En este cste asunto seguramente hay un tercer elemento, seguramente hay Kafka: u¿Cómo Edipo. También Tambien es un problema de Kafka; «^C<Smo voy a haocr, hacer, en la situación en que estoy tomado, para no desposara Felice?». Ella quiere el situaci6n desposar a Felice?*. maorimonio y dl condidones. Ella Elk quiere matrimonio el plantea entonces sus extraordinarias condiciones. seguidamente la familia, le hace una pintura del casamiento, es una inocente; ella quiere un hogar, «comeris «comer-.is came todos los dfas», días», le dice. Él El desfallece. Kallta Kafka tiene el hhábito ibito de dar vuelta esas esas cosas, y esto es chistoso pues explica la existencia de M Marthe Robert' _ Les voy a dar una prueba de su anhe Robert*. ta siempre ha jugado ugado con su padre un juego formidable. Su existencia. Ka Kafka padre no ha dejado de enmierdarlo. cnmierdarlo. Hay por consiguiente un enunciado

' Cf. Marthe u, Galli •Cf. Marche Robert, Ka Ai/%o.Galli IH


Í

Ñ

CIaseD(

cdfpico, Kafka ha dicho a nivel de Edipo lo quc cdípieo, eso cs es verdad. Pero Kaflta que es necesario que digamos hoy para la paranoia. En prodigiosas canas cartas a su hcrmana, hermana, quien tiene un hijo, l'rijo, el adviene advierte que no hay que dejar a ese chiquillo en familia, es necesario que huya. Por su cuenta, él dl va a conjurar sus propios enunciados edipicos transformindolos dentro de una miquina cdlpicos transfomtandolos mtlquirla de enunciacion, de una miquina maquina de haccr hacer cartas. Una vez más, m is, no sc se trata de libercad libertad sino de salidas. Si se quiere la libenad, libertad, si se la pide demasiado, uno esci está perdido y condenado de antemano. Lo necesario es encontrar salidas, jr y la de Kafka es; «Mi padre me Kafl-ta es: cnmierda, kafkiana: convertir enmierda, yo ic le voy voyaa escribir*. escribir». Esa ser4 sera siempre la la salida l-tafl-tia.|1a: Carta al alpadre. Edipo en mdquina máquina de escrinira. escritura. Es lo que hace en su famosa Ckrtzr Es una gran idea. Y es una es una salida porque gracias la miquina de escritura ^1 puede exagesalida porque gracias a laamáquina de escritura él puede exageser^ m is edfpico rar: «Yo seré más edípico que vos». Exactamente como pasa con el paranoimas paranoico que él. co, hay que llegar a ser mds ^1. Por eso es cs necesario hoy revalorizarlo: la unica defensa contra el paranoico es todavfa mis paranoia. revaloriurlo: todavía más Kafka edfpicos a Kaflta no dcja deja de exagerar para hacer pasar todos los enunciados edfpioos trav& de la enunciación enunciacidn de una miquina ed/pica, traves dela maquina de escritura de apariencia edfpica, de hecho que hará estallar las conexiones edipicas ed.l'pic'as en y dc hccho anti-edfpica. Es decir quc hard cstallar provecho de un sistema de conexiones de dc una máquina miquina perversa perveisa de escrituescritu­ Pero Marthe Robert ta es edfpico. edlpico. ra. Pcro Robcn nos dice que Ka Kafka logró hacer esto con su padre, con las mujeres amadas Piensen que si dél logrd lo hari le propone la conyugalidad, harí fiincionar liancionar todavfa todavía mis. más. Felice le cnnyugalidad, cs es dear decir la rápido. él forma adulta de Edipo. Muy ripido, ^1 va a oponerle la escena esccna que ha jamás ir a verla pucsto puesto que es puesto a punto con su padre. No podrá podri jamis 5 una garantía necesario que le escriba, esa cs garantfa contra la la conyugalidad. Le envía envfa cartas. s<Slo sólo puede amarla por cartas, cartas. pone condiciones toda clase de cartas, condicioncs de condiciones, etc. Edipo y todo el problema de la conyugalidad se se disuelven disuclvcn en provecho de otra cosa. Todo puede Íimcionar fiincionar de esta otra manera. Todo lo lo que se pone del lado edípioo, el incesto, la castración. del aparato cdfpico, castracidn, la carta de vacaciones «Querido mamá, paso buenas vacaciones)), vacaciones». cualquier cosa puede pasar papa, querida mami, edlpicos -es por eso que siempre hay esperanzadentro de aparatos no edfpicos cspcranza- La homosexualidad puede ser completamente cdlpica homoscxualidad cd(pica de un extremo al otro o de otras condiciones. puede pasar dentro dc condidoncs, dentro de un aparato anti-edfpico anti-cdfpico de otra naturaleza.


Perrames entre el capitalismo jr laiuquicolirenia

Todo depende del uso. Por eso cso puedo hablar de un incesto esquìm esquizo como formando pane trau del incesto con la parte de un aparato anti-cdlpico. anti-edlpico. Se trata. hermana, pcro hcrmana puede ser cualquiera. El incesto edípico edfpico ut es el pero la hermana amor con alguien asimilado con la madre de una u otra manera. El incesto esquizo es el amor con alguien asimilado de una u otra manera con la hermana. a] incesto esquizo es como una ooncon­ hennana. El pasaje del incesto edfpico al version, edfpico en aparato anti-edfpico. versión, una transformaci6ndel transforrnación- del aparato edlpioo anti-edfpioo. Esto quiere dedr decir que el incesto esquizo es aquel que actiia actúa sobre una cspecie especie de mundo de conexiones y que va a acarrear, estrictamente hablando, una especie de desfemiliarizaci6n desfamiliarización del individuo. Ahora, puede muy bien que haya incestos sean edfpicos, la mcdida inccstos con la hermana que quesean edlpicos, en enla medida en que la hermana serfa sería tratada como sustituta de la madre. Para tem-tinar terminar con csto, cexto de Kafka; ChacaUs esto, quisiera comentar otro texto Kafka: Càøcaies ydraba? ydraàrsf' En ese texto Kafka mezcla todo, tiende trampas. Se puede decir que ahf ahí csta esta todo, para Freud o paia para Marthe Robert: estan los arabes que se situan explícitamente cxplfdtamente en la estin explícitamente expKdtamente la Unca línea vitil viril y los chacales que están atados a la Knea cl chacal dice: dice; «Hace una línea materna. Desde cl comienzo el etemidad eternidad que te esperabamos, mi madre te cspcraba, esperaba. y Y su madre y todas las Entrc los madres, remontindose remonrándose hasta la madre de todos los chacales». daacaless. Entre esta', en los margenes, margenm, el hombre del none, norte, es decir el chacales y los arabes ii^bes esti, hombre de los chacales. Freud no sabe lo que es una horda de lobos. a.l hombre del none norte y le dicen que los árabes Los chacales llevan aparte al irabes a comer, matan a los remeros temeros :I:-TI repugnante; porque matan a ias bestia para obsesión fundamental de Kafl-ta: -esa es verdaderamente la obsesidn Kafka; ¿de <de donde dicen que cso coo no puede continuar porque viene el alimento?-. Los chacales diccn eilosestän ¢Nosot.ros somos lo contrario, comemos para limpiar ellos estin en contra. «Nosotros carroñas», le dicen. De ahf ah! la tensión las carrofias*, tension arabes-chacales: o bien matar las bestias vivientes para comer, o bien comer para limpiar las bestias bcstias muertas. norte: «Tu vas a matar a los árabes». Los chacales le dicen al hombre del nortc: drabes*. Los dmacales '° No insisto sobre lo chacales llevan consigo un gran par de tijeras oitidadas. oxidadas.'° que los psicoanalistas psìcoanalistas pueden hacer con esas tijeras. "Chacalcs y irabes*, árabes', en Oòrar Acervo. Barcelona, ’° Franz Kafka, “Chacalcs Ohras ereøgidar. acopAas, Acervo,

1982. l 982. kayudalUtus to/iopotUrosas. con la kayuda " |'. J Ohqueridoithor, Oo querrá) señor, con con id ayuda de no manos mano: todøpod vrot. con ayuda de nu todopodtrosas lodøpødrmrar menor, ¡rdrnrie.r elpacuezo rfpnrttezo con :mt K tra una dt tus manos, ;c6rtales am offers." tijera! --Y, una .rørtaråát sacudida de

176


Pcro iiabcs son presentados como una Pero todo esto pasa en cl el dcsierco. desierto. Los árabes masa armada extendida cxtendida en todo el desierto desicno y los chaeales chacalcs como una manada que va cada vcz is lejos en el desierto, que es forzada fbizada a hundirse hundirsc cn va m más en el cada vez mis, cl árabe arabe dice dicc a prop6sito más, partfculas part|'cu.las locas. A1 Al final fina] del texto, el propósito de los chacales; esti chacales: «Son locos, verdaderos locos». Cuando el hombre del norte está por decir mate., los chacalxs chacalcs cuentan el cl secreto decir-. «Ustedes quieren que yo los mate». del relato con la historia de las tijeras. Eso no es lo que Ics intercsa, se trata traca les interesa. s6lo de una cuestion cuescion de limpieza. sólo csta espocie espccie de tensión icnsi6n Es la prueba del desierto. Esto quiere decir que en esta entre la masa irabe árabe y la manada de los chacales, entre un aparato edfpico manifiesto desco mani esto y un aparato contra-edfpico, contra-edlpico, va a jugarsc jugarse la prueba del deseo bajo la forma: «Es una cuesti6n cuestión de limpieza». Una vcz accpu que todo enunvea dados cstos estos cuatro elemcntos elementos y si sc se me acepta ciado es cl maquinico, la cuesti6n scrd c6mo el producto de un agcnciamicnto agenciamìento rnaquínico, cuestión seni cómo definir un enunciado. Va de suyo quc que todo esto es el problema del inconsmultiplicidades ciente: se puede decir que un analisis que no alcanza las multiplìcidadesambos tipos, las de masa y las de manada, multiplicidades en cn las que un manada. rnultiplicidades ^I- aun no ha comenmcomenzaindividuo participa al tiempo quc que son interiorcs interiores a éldo. Si no hemos alcanzado las pKisiuuiio Jc inargcn, pxuiciones paianoi hernos alcanìado pusiuuttes de margen, las posiciones paranoi -■ cas de masa, el tipo de aparato anti-edfpico estd montando, monundo, su anti-cdípioo que alguien está aparato ed/pico, edlpico, aun no hemos tocado absolutamcntc absolutamente en nada las formaciones del inconsciente. Y sobrc qui agencíamiento agendamiento sobre todo si no hemos sabido de qué se trata y c6mo cómo eso funcionaba luncionaba para dl él y en ^1, él. es cs decir cual tipo de dc enu.|1ciacnunciado era capaz de producir. Es el problema de las multiplicidades, dc hacer jugar las las unas en las multiplicidades. el de de multiplicidades. muitiplicidaclcs. Lo quees necesario alcanotras, como multiplicidads multiplicidades dc quc cs neccsario zar es cs este anilisis cxteriorcs ec análisis de las multiplicidades en tanto son a la vez exteriores interiorcs interiores al individuo. Sino, no habrcmos habremos alcanzado nada del inconsciente.

ru cabeza, aparecid apareció un ròamique mría en una ¿um cobníllør umapequeñc tijera r rre de su chacatque traUt en unodesus colmillos unapequefia mm cubierta cuårerro de vieja: manrbm de herrumbre. frenìtmåre. Franz sastre viejas manchas Franz Kafka, op. op. fit., cit., págpig. 385.


Clase X Sobre la produccion producción de enunciados y la concepci6n concepción del deseo. El cagito. cogito, 226 6 de marzo maimx de 1973 1975

Foucault ha dicho en la Arqueologfa saber cosas muy profundas sobre Arqueología del dtlraàer los enunciados. Los enunciados conciernen a muchos dominios a la vez, incluso si no lo hacen al mismo tiempo. ticmpo. Tomo dos ejemplos cjemplos muy vagos. Hay un momcnto momento en la ciudad griega en que surgen enunciados de un temporales asignables, en muchos dominuevo tipo. Surgen en relaciones tcmporales domi­ nios -enunciados concernientes al amor, al macrimonio, amor. ai matrimonio, a la guerra-. Se siente que hay una especie de parentesco, dc esos enunenun­ de comunidad entre mas ciados. Se ve que los pensadores sc cxplicaciones acerca de se esfiierzan äfue an en dar explicaciones cómo es que en dominios diversos los enunciados que c6mo quc surgen tienen un aire ejemplo en Grecia, de parentesco. Por Porejemplo Grccia, en el momento de la reforma llamada rhoplítiem' , surgen surgen enunciados enunciados dc de nuevo nuevo tipo en en lo que que co ncierne ala «hoplftica»', concierne a la también nuevos enunciados en lo concerniente guerra y la estrategia, pero Umbiin al matrimonio, la política. poKtica. Vil a.C., con cl el surgimiento 'ydesarrollo ''A A fines del S. VIII VllI o principios del VII y desarroilo modo de hacer, de de las ciudades, se lleva aa cabo una gran transformación transformacl6n en el el mode concebir y de valorar la la guerra. Se trata de la la llamada «reforma «rcforma hopllucas hopUuca* que

i'.¡"í|


Dereames entre clctpiralismo 3' la esquizofrenia ii

Í

Í

Í Í

Se dice que iodo todo eso está relacionado. Hay gente, por ejemplo, que dice que hay un sistema de analogías o de homologías quizás, todos esos homologlas y que, quiá, enunciados reenvían Se los llamará cstructuralistas. estructuralistas. rcenvlan a una estructura común. Sc Hay otros que diran dirán que esas producciones de enunciados dependen de un cieno se los llamará cierto dominio determinante deterrninante en relación a los otros. A estos sc marxistas. Tal vez vea convenga buscar otra cosa. Hay un libro en el que se aprenden muchas cosas; La vida sexual en ü la cosas: LA China Cìiina antigua.^ arrn`gua.1 Ese Ése libro muestra muy bien que los manuales de amor y los de estrategia indiscernibles, y que los nuevos enunciados de tstrategia militar son indisoernibles, dc estrategia militar y los nuevos enunciados amorosos se producen al mismo tiempo. ¿Es esto extraño? Me pregunto: pregunto; ¿cómo salir al mismo tiempo de una visión estruauralista estructuralista que busca las correspondenci corrmpondenci , las analogías, las homologías y de una visión marxista que busca determinantes” determinantes’ homologlas con fusa. .. Consistiría Consistirla en decir que Veo una posible hipótesis, pero es tan confusa... en un momento dado -p o r razones que seguramente están por determi­ -por determin ar- todo ocurre como si un espacio social fuese cubierto por lo que seria sería narcualificada preciso llamar lla.rnar máquina abstraaa. abstracta. A esta máquina abstracta no cuali cada habría que darle un nombre que marque esa ausencia de cualificación. habria ruptura con la Debido a que siempre es «de punta», pues se encuentra en rupiuia máquina abstracta de las épocas precedentes, habria habría que llamarla punta maquinita. Sería Seria la punta maquln ica de un grupo o de una colectividad maquínica. maquínica dada; indicaría, indicarla, en un grupo y en un momento dado, el máximo de desterritorialización y al mismo tiempo su potencia de innovación. Por el momento esto es cs un poco abstracto, es como el álgebra. Esta máquina desterritorialización es la que. condi­ abstracta, esta punta maquínica de destetritorialización que, en condiciones aún por determinar, se reterritorializarla militar. rcterritorializaría en tal o cual máquina militar, máquina amorosa, productora de nuevos enunciados. (Tengo la impresión

parte de delas permite que la la mayor pane las ciudades griegas griega-s adopten un tipo de de armamento nuevo: coraza de bronce, Ianta toque, grebas. casco «corint.io›, lanza de estoque, «corintio», escudo. La función guerrera deja de ser el privilegio de los nobles nobles y pasa pasa a ser atribución de hoplitico (mayormente pequenos todos los que pueden costearse el equipo hopKtico pequeños campesinos propietarios). El ejercicio del poder político político se extiende de este modo a un mayor número de personas yy aparecen confundidas confiindldas la condición de la de soldado. ciudadano y la ¡R.. r.›v`do .tnrturf ^R. H. van Gulilt, Gulik. La vida sexual en lo la china antigua, Siruela, SIruela.


podrían servir, habria habría que ver cómo de que en Leroi-Gourhan l.eroi-Gourhan hay cosas que podrian oórno funciona^). funciona* ). Esta punta maquíni indicaría indicaria una especie de velocidad de desterritotiali índices bajo los cuales se ptxxludestetritoriali ción. Habría un sistema de indices producirían eirlan reterritorializaciones en máquinas maquinas calificadas: cali cadas: máquinas de guerra, máquinas de amor, máquinas maquinas de matrimonio. Es una posible hipótesis. ¿De dónde vienen los enunciados? ¿Con qué relacionar su producción? La L1 respuesta subyacente en nuestra hipótesis de fondo sería seria que no hay enunciados individuales. Y una de las múltiples trampas del psicoanálisis, oonsi que es heredero de un pensamiento que puede llamarse occidental, consi en persuadirnos de que hay enunciados individuals. individuales. La forma 0 o la lógica de los enunciados individuales ha sido fijada lundafunda­ mentalmente por el cogito, mgíw, que comprende oomprende la producción de enunciados a el cogíro cogito quiere decir que partir del sujeto, de un sujeto. En primer lugar, cl Y en segundo lugar quiere todo enunciado es la producción de un sujeto. Y decir que todo enunciado separa al sujeto que lo produce. Lacan es el último cartesiano. Todo enunciado remite a un sujeto y separa, corta al se encadenan naturalmente, sujeto que lo produce. produoe. Son proposiciones que se pues si es verdad que un enunciado es producido por un sujeto. sujeto, este va a dividirse por eso mismo en sujeto de enunciación y sujeto del enunciado. En esto consiste el camino literal del cogito. Ustedes recuerdan el camino del :agita: cogito: puedo decir «pienso, luego soy», pero no puedo decir «camino, ucamino, luego soy». Descartes se explica sobre esto en sus respuestas a las objeciones que se le han hecho, en una de sus raras páginas cómicas. Alguien le ha objetado: «¿Por que qué usted no dice: camino, luego soy?». Y Y él dice que no puede. Esto quiere decir que «yo tnmino» es un sujeto del enunciado, mientras que «yo camino» «yo piensos pienso» es el sujeto de la enunciación. Entonces, puede ser que yo no camine, pero hay una seguro: pienso caminar. ca.mina.r. En otros términos, el cosa de la que estoy seguro; el sujeto no puede producir un enunciado sin estar escindido por el mismo enunciado, escindido en un sujeto de la enunciación y un sujeto del enunciado. Esto introduce a toda la metafísica del sujeto en el psicoanálisis. Hay dualismo a nivel del pensamiento y del objeto pensado. pensado, hay dualisdualis­ mo a nivd nivel del alma y dcl del cuerpo, hay todo el dualismo que ustedes quieran. * Seguramente Deleuze se Leroi-Gourham. Mili > se refiere al libro libro de Leroi-Gourham, lmlmiqtter, Albin Michel. ttthniquesM'bm


Dernrnu entre el capitalismo y la escjuimfreria

Y la fuente de todos los dualismos cartesianos ctrtesianos está en esta escisión interior al sujeto, concluir-sujeto. entre los sujetos del enunciado que no permiten llegar a concluir del tipo «yo camino, yo respiro, respiro. yo imagino»imaginan- jry un sujeto de la enunciación que es sustraído habitará susrnído a la duda; duda: «yo pienso». ¿No es esta dualidad la que habitarã todos los dualismos sustan­ dualisrnos de la reflexión reliexión y todos los otros dualismos de las sustancias, los cuerpos, etc.? Pienso en el texto en que Descartes dice: dice; «Veo un unicornio o imagino un unicornio». Puede ser que el unicornio no exista. exista, puede ser que la proposición, unicornio» sea sea falso, fidso, pero es verdad proposición. que el td enunciado «veo un unicornioaque «yo pienso ver un unicornio». unicornio›. A este nivel se produce una especie de desprendimiento de un sujeto de enunciación, y a partir de ahí de todos los sujetos de enunciados posibles. De allí que ¿1 dirá; no puedo decir «yo él dirá: camino, luego soy», soy». pues sólo puedo concluir un sujeto del enunciado de un ser de la enunciación o del ser de un sujeto de la enunciación; pero puedo decir: «yo pienso, luego soy», soy». pues puedo concluir un sujeto de la enunciación del ser de ese sujeto. Todos los dualismos de Descartes -incluso pasión I/ acción- dependen directamente de esta operación del cogito cogim que ha consistido en relacionar los enunciados con un sujeto de la enunciación que va a fracturar al sujeto en cam-_siano, por ejemplo. dos. Esto se encontrará al nivel cartesiano, ejemplo, en el sujeto del enunciado que reenvía finalmente a la unión del dcl alma y del cuerpo, jry en cl el sujeto de la enunciación que reenvía rcenvla a la sustancia pensante. dcl cartesianismo. De cierta forma, el psicoanálisis es ü el último heredero del íogito es muy ce ioso hasta qué punto se trata de un aparato Al observar el :agita edípico. de un aparato edípico edípico, cdípico sublimado. Puede ser que yo. como ser hecha de viviente, haya sido hecho por mi padre y por mi madre. Pero el hecho que piense no se explica a través de ellos. ¿Por ¿Por qué se explica? Si se considera :agita como una máquina, máquina. vemos tres grandes momentos: la duda, duda. que es al cogito típicamente una especie de máquina paranoica; el Dios no embustero que es una máquina milagrosa; y el «yo -yo pienso» que es es una máquina célibe. Ésto Esto es una especie de Edipo del dcl pensamiento puro. Los edipos no son solarnensolamen­ te familiares. familiares, los hay por todas partes. partes, hay por ejemplo edipos científicos. Y ro to, es la máquina edípica a nivel del pensamienel Edipo filosófico es el co to-_ El dualismo es lo que impide el pensamiento. El dualismo siempre va a E1 negarla del pensamiento, el hecho de que cl negar la esencia dcl el pensamiento es un

¡S2


,

_

_

____

UH-= 3

proceso. Y la fuente del dualismo es esa especie de reducción, de aplastaaplasta­ miento de todos los enunciados del pensamiento, pensamiento. que opera opera. precisamente el enunciado aa través de este aparato especulativo edípico, edipico, aparato en el que el es relacionado por una parte al sujeto, que por otra pane parte y al mismo tiempo enunciación. es dividido en sujeto de enunciado y sujeto de enu nciación. No hay más que una forma de pensamiento: no podemos pensar más mas que de manera monista o pluralista. El único únioo enemigo es Dos. El monismo yyel el pluralismo son lo mismo pues de cierta manera, toda oposición, incluso todas las posibilidades de oposición entre lo Uno y lo múltiple son la fuente del dualismo. La fuente del dualismo es precisamente la oposición entre algo que puede ser afirmado como Uno y algo que puede ser afirmado como múltiple. Y más mas precisamente, aquello que lo señala como Uno es el sujeto de la enunciación y aquello que lo señala como múltiple es siempre el sujeto del enunciado. La supresión de la oposición entre lo Uno y lo múltiple se hace a partir panir del momento en que Uno y múltiple dejan de ser adjetivos para dar lugr lugw al sustantivo: no hay más que multiplicidades. En esc morncnto momento Uno y múltiple, al mismo tiempo que sujeto de la enunciación y sujeto del enunenun­ múltiple. ciado, pierden absolutamente todo sentido. Hay multiplicidades, lo que práctica delas de las multiplicidades. implica evidentemente una teoría y una practica Cuando abandonamos multiplicidades volvemos a caer abandonarnns el dominio de las muitiplicidadcs en los clualismos, dualismos, léase en el dominio del no-pensamiento, abandonamos el campo del pensamiento como proceso. con Ahora bien, para mostrar hasta qué punto las cosas se remiendan oon dcsprolijidad, l_o que vengo di­ didesprolijidad, pienso siempre en la cuestión del deseo. Lo ciendo desde el cl comienzo implica que pensar y desear son la misma cosa. La mejor manera de no ver o de rechazar rochaaar que el deseo es pensamiento, posición de deseo en el pensamiento, verdaderamente proceso, es ligar el dcsco deseo a la falta. Cuando hacemos esto estamos instantáneamente en el campo del dualismo, ya hemos asumido sus bases. Pero hoy quisiera decir dedr que hay maneras mas más solapadas de reintroducir la falta en el deseo, y a través de la falta lo Otro. Otro, y a través de lo Otro O tro el dela dualismo. El pensamiento llamado occidental se ha hecho una concepción oonccpción completamente pútrida de la relación entre el deseo y el placer. La cristiana l_a primera maldición del deseo -que pesa como una maldición cristiana. yyquese que se remonta griegos- es; del deseo Las otras dos maldiciones rcmontaaa los loses: disco es falta. lasotras

153


lgerrames entre el capitalismo y la esquizofrenia

son: el deseo será satisfecho por el placer o estará utará en una relación enunciable con oon el goce. Seguramente se nos explicará que no es lo mismo, pero hay un extraño circuito deseo-placer-goce. Y Y todo esto, esto. una vez vez. más, más. es una manera de maldecir y liquidar al deseo. maldeciry La idea de placer es completamente pútrida. Los textos de Freud nos dicen que el deseo es n ante todo una tensión desagradable. Hay uno o dos textos teittos donde Freud dice que, que. después de todo, todo. hay tensiones agradables; inos generales, el deseo dtseo es vivido como pero no va mucho más allá. En ténn términos una tensión completamente desagradable que necesita -palabra horrible, horrorosa- una descarga para salir completamente de esa mala situación. las personas estarán tstanin en paz, después el deseo Esa descarga es el placer. Las renace y será necesaria una nueva descarga. Yo quisiera que comprendan que tanto las concepciones místicas que llama­ maldicen el deseo como las concepciones que en términos eruditos llamamos hedonistas -búsqueda del placer- consideran al deseo como oomo la única despiena, y que lo hace de la manera más desagradable, es cosa que nos despierta, decir, decir. poniéndonos en relación con una carencia fundamental que puede descarga. Después ser luego apaciguada con una especie de actividad de des-carga. tendríamos tendriamos la paz, paz. y después todo comenzará de nuevo... Ven que estoy intentando hacer un circulo. círculo, muy confuso, un círculo piadoso, piadotso, un círculo religioso de la teoría del deseo. Y vemos hasta qué punto imprqnado de ella, haslaqué el psicoanálisis esta está impregnado hasta qué punto la piedad peicnanalítica psicoanalítica es inmensa. Uno de los segmentos de ese círculo es el de-seo-falta. deseo-falta. Otro segseg­ mento es plaoer-descarga.. estan completamente ligados. placer-descarga. Y ambos están Al mismo tiempo me pregunto: ¿qué es lo que no va en Reich? Reich? Hay dos grandes errores en él. el. El primero es el dualismo entre dos economías, entre la economía política y la economía libidinal. Partiendo del dualismo entre dos economías, empalme, que eoonomlas. siempre podremos prometer que haremos el empalme. de todas formas nunca se hará. Y este error del dualismo repercute a otro nivel; el dcco nivel: deseo es todavía pensado como falta, y el placer es entonoes entonces pensapensa­ do todavía todavia como unidad de medida. Reich le ha dado al placer una palabra más fuerte y más violenta, lo llama orgasmo. Toda su concepción del orgasorgas­ mo. que intentara mo, intentará volver contra Freud. Freud, consiste en llevar al extremo el esta ligado completamente a la falta. planteo de que el deseo en tanto tal está falta, de modo que si no se llega a obtener la descarga que lo apacigüe va a producirse lo que Reich llama estasis. El deseo está fundamentalmente relacionado al 184


orgasmo o placer. Para que esta relación se sostenga. sostenga, es necesario que se lo la falu. vincule aala falta. Es exaaamente exactamente lo mismo, una de las proposiciones es el reverso de la otra. El deseo-falta trascen­ deseo-Falta implica siempre que el deseo está dirigido sobre una trascendencia. hace como intencionalidad dencia En efecto, si el deseo carece de algo, lo lucecomo orientada hada lo que carece. Se define trascen­ hacia aquello de delo de ne en fiindón Función de una trascendencia, de la misma manera que es medido en función de una unidad que no es sería el placer o el orgasmo que le aseguran su descarga. rs la suya, que seria Para cerrar este círculo circulo del que por el momento no tenemos más que dos arcos, es evidentemente muy útil establecer una distinción entre goce y la placer. Esto es lo que hará funcionar el todo. Pienso particularmente en enla distinción, cara a Lacan, términos-pero conozci?-. Lacan. entre estos dos términos -pero yo no la conozco-. Retengo lo que Barthes Banhes ha dicho en su último libro Elpldcerdrftenø, El placer del texto, donde explica un poco. Distingue textos de placer y textos de goce. Sobre la cuestión dice: Texto deplacer, el ¡jue contenta, contenía, calma, colma, de da euƒiriía; euforia; efque el que viene de cuätión Termdephtm ffqw ol: ¡a práctica eonƒårrabk confortable de la É: cultura, no mi rompe con ella :Ha yy está md ligado ¡ligado a tt una unaprderíea ia lectura. goce: el c¡uepone depérdida, daceømada, desacomoda, hace vacilar fecmra. Texto Tarro de degocer quepøru en estado suda de los fundamentos eu.i"rum¡'e:, culturales, bisrd históricos, psicolópcos del delferran lector, la la eonrisreriríadenrr consistenciade sus Íørflmdammros mr, pdeoåígrem 0': sus mi rmbrery al: sus ms rreueraliu _ _) El Efqru dar mtïaf 11: gustos, de valoresy de recuerdos (.(...) que mantiene br los dos textos m en íu campoy en su mano marw fiar las :iniciar riendas defpfaeery delplacery defgore, delgoce, es esun un sujeto sujetoanaoüniro, anacrónico, pre: pues campo) parrírípa al aimrkma ríempay ronrradrrrorrammredfihrdanilrmapm øndo de participa mismo tiempo y contradictoriamente del hedonismo profiindo roda cultura] alørmcddn de esta esta rmlxura: toda culturay de É: la destrucción cultura: goza de ¿I la mmrìreneíd consistencia demp de su yo (nf es mup&rcer),ydc dt-mpërdida (ese su placer), y de kla àrírqueda búsqueda de su pérdida -la pérdida de su yo- (esemu (ese essu goce). Es vecesperverso.^ gore). Et un sujeto .mjem dos veces wm' dividido, a'iv¡Írz'¡`do, dos wenperversøf Formidable: volvemos a encontrar la dualidad del sujeto del enunciado capaz de placer y del sujeto de la enunciación digno de un goce. Como el sujeto del enunciado no se eleva nunca hasta el sujeto de la enunciación. enunciación, pues el sujeto de la enunciación finalmente es el gran significante. significante, va de suyo que el goce es imposible. Eso quiere decir que el goce. goce, como lo explica Barthes, Barthef., está en relación fundamental con la muerte. Podemos entonces cerrar nuestro cÍre1.|.lo: círculo: deseo-falta, dcseo-fálta, deseo-placer u orgasmo, deseo-goce. Felizmentc, en un texto aún más claro, Harthes Feliunente, Barthes dirã:¿Serd dirá: ¿Será efpfaeer elplacer un pequrrìogoee, :igor: pequeñogoce, el goce unplbcfrerrrrrraor' un placer extremo? No. No No es es uno más más fuerte que el el otro, Barthes. Efpiarerdelmtwy ia cátedra admira Jerømbfogía ^' Roland Baithes, Elplacerdel texu>y lección lección ínauguraldf inauguralde la de semiología Íírerdrr Coifêge de France, Siglo XXI. 25. literariaa dei del ColUge XXI, México, l99G. 1996, pág. 25-


o el otro menos Fuerte, fúene, difieren en naturaleza. Si afecímor decimos que el deseoy efgoce elgoce efoieseay sonjüerzas paralelas que no pueden encontrase, encontrarse, y y que entre ellas hay más ron_ Jfr2lr_paraie¿'ar nopuedm eÍi"4rba_y má: que un combate, una incomunicación, entonces esprerísopemar esprecisopensar que ¿I la historia, nues­ cornårrre, bísmrfrz, nuesel texto degoce de goce tra historia binario no es apacible, aparibk, ni tampoco quizás inteligente, que et' surge siempre bajo un acándalø escáruíalo (al: (de un Äerequífíårìo), desequifíbrio), que ríanprea siempre a .rurgesíernpre ¿aja Lt b forma mza de rm el trazo de un corte, afirmación... efrnazø carte, de urm una a rmacídn... 5’ Pienso en ese libro sobre la vida sexual en la China antigua ((finalmente, vidasexual nal mente, todos somos chinos). Nos cuenta una extraña historia, el lector queda azo­ azorado ante lo que constituye la gloria del botnbre, hombre, las mujeres... Pero no es eso lo que hace la diferencia con el pensamiento occidental. occidental, la diferencia esta' está en otra parte. Lo diferente es ts la manera en que el deseo es vivido: no está relacionado con ninguna trascendencia, no está relacionado con ninguna falta, no está medido por ningún placer y no es trascendido por ningún goce bajo la forma o cl el mito de lo imposible. El deseo es u presentado como puro proceso. procao. Concretamente, tato esto quiere decirque decir que no se trata en absoluto del orgasorgas­ mo. Si el problema occidental consiste en cómo arrancar la sexualidad dela de la como arrancar la sexualidad del genitalidad, el problema chino es otro: cómo orgasmo. A grandes rasgos, rasgos. dicen que el placer o el orgasmo no son la conclusión del dcl proceso, sino su interrupción o exasperación. Sin duda es monecesario que eso llegue, pero también es necesario percibir que esos mo­ poneren mentos son como verdaderas suspensiones que permiten volver a poner en marcha el proceso. Los chinos dtinos tienen una teoría sobre la energía femenina y masculina, que 5 inagptable, inagotable, mientras la segunda -esto es fastidioso- es dice que la primera es agotable. El problema, de todos modos, es que el hombre toma algo de la S inagotable, o bien que cada uno toma algo del otro. energía femenina que es sto? Es necesario que el flujo femenino -se trata de ¿Cómo puede ocurrir esto? un pensamiento en términos de flujos-, siguiendo trayectos bien determidetermi­ lineas del flujo ujo masculino a lo largo de la columna nados, se remonte tras las lincas vertebral para ir hasta el cerebro. Así se produce el el deseo en su inmanencia ujo, se como proceso: se toma prestado un flujo, se absorbe un flujo. de ne, entonces, un campo de pura inmanencia del deseo, rspecttl Se define, respecto del cual mal placer, orgasmo, goce ya no estarán definidos como satisfacción dd del ^IbUlem, 3 fåúfern, pígs. pags. 34-33. 54-SS. l8G


_

__'¡l"I=¡

deseo, sino como oomo verdaderas suspensiones o interrupciones, es decir como oomo exasperación o eitaspención del proceso que hace salir al deseo de su propia inmanencia, inmanencia. 0 sea de su propia productividad. Todo este pensamiento es interesante para nosotros en la medida en que el enla. deseo pierde simultáneamcn simultáneamente con el placer o el el orgsorgas­ te toda ligazón con la falta, falta. oon mo y con del goce. Es de És concebido como producción de flujo, ujo, define un campo dc inmanencia. Y un campo de inmanencia quiere decir una multiplicidad en la cual toda división del sujeto en sujeto de enunciación y sujeto de enunciado deviene estrictamente imposible. Entonces, Entoncts. sujeto de goce y sujeto de placer devienen también estrictamente imposibles, puesto que en nuestro rodeo el trictamente sujeto de la enunciación enundadón era el sujeto del el sujeto dcl enundado sujetode dd goce imposible, d del enunciado era el era la fractura entre ambos. d sujeto del placer y de su placer, y el deseo-falta deseo-faltaera Todo esto les indica hasu repug­ hasta qué punto, de Descartes Descartcsaa Lacan, este repugnante pensamiento del coffto metafisico. :agita no es solamente un pensamiento meta sico. -y una vez mis, más, en ello cae Reich- consiste en este Toda la historia del deseo -y modo de religar allá -sea el de la falta, sea el dd religa: el deseo a un más allá-sea del placer, sea el del goce- y establecer el dualismo del sujeto de dc la enunciación y del íujeto lacanianos, sujeto dd del enundado. enunciado. No es 5 por azar que hoy hagan lo mismo los lacaiúanos, enque engendran todos los enunciados a partir de un sujeto que, desde en­ tonces y retroactivamente, deviene el sujeto fracturado en sujeto de enunenun­ enunciaciación y de enunciado. Lo que está inscripto allí es el sujeto de la enuncia­ ción que pone el deseo en relación con el goce imposible, el sujeto del relación oon enunciado que pone dei deseo en reladón con el placer, y la fractura entre los dos sujetos que pone el deseo en relación con la falta Yy la castración. Al nivel de la producción de enunciados se vuelve a encontra.: encontrar exactaexacta­ mente, palabra por palabra, esta pútrida teoría del deseo. fortosamente ser monista en la Es en este sentido que digo que pensar cs es fonosamente aprehensión misma de la identidad dddd pensamiento y dd proceso, como tam«prehensión tam­ bién en la aprehensión de la identidad del dd proceso y dcl lilšlt del deseo: del deseo como oomo constitutivo de su propio campo de inmaiKnda, inmanencia, es decir como constitutivo oonstìturivo de multiplicidades que lo pueblan. Esto puede resultar un tanto oscuro, pero lu multipliddades un campo forrosaxncntt: un campo habimdo multiplicidades. III) am po monista es fonosamcnte habitado por multipliddades. Kyril Kyríi Rejilc Encuentro eso peligroso. El monismo es es considerado como tllll cosa cnmpletamente lina completamente distinta, como el el resultado de una dialéctica Stlida salida tlltl dualismo. Hegel, Hegel. por ejemplo. ikl


Ddeuze: mágica que consiste en Deleuze: Pero es un falso monismo. La operación magica prohibirse el empleo de los adjetivos adjecivos Uno jry m múltiple sola­ últiple para conservar cortservar solamente el sustantivo rnultiplicidades, multiplicidades, es la que da cuenta de la identidad del dcl monismo y del pluralismo y la que pone en relación la verdadera fuente del dd dualismo con la dualidad establecida entre aquellos dos adjetivos: lo Uno y lo múltiple. El fundamento del dualismo -encuéntrenlo siempre en Des­ Descartes, pues aún hoy es de Descartes de quien se trata, o sea de Lacansiempre sìernpre ha sido afirmar que hay co.sas cosas que son unas y luego hay cosas que son divisibles. El dualismo no se define define de ne por Dos, se de ne por el empleo de Uno y múltiple como adjetivos. Ya era verdad en Duns Scotto.‘ Scottof En el momento en que sustituimos sustìtuimos el empleo de Uno y múltiple como adjetivos por el sustantivo multiplicidades multiplìcidades bajo la forma «no hay nada que identi­ sea Uno, nada que sea múltiple, todo es multiplicidades», multiplicidades-, vemos vernos la identidcl monismo proceso de dad estricta del monisrno y del pluralismo, bajo la forma de un proocso inmanencia que no puede ser ni interrumpido -es lo que nos dicen los chinos en su sabidiu^ía es sabiduria sexual- ni exasperado. eitasperado. El proceso de inmanencia 5 también una multiplicidad, designa un Gtmpo campo de inmanencia poblado por talnbión una multiplicidad. Kyril como un multaresuluKyxil Rejilc Hace un momento hablaste del dualismo oomo pensar ita Edipo como una máquina do de Edipo. Pero, por otra parte, pensás transitoria entre las disposiciones de masa y de manada, oolas las de paranoia y esquizofrenia. esquizofirenia. Tenés entonces una producción de ese dualismo a partir de un dualismo que te es propio al nivel del dcl funcionamiento de los procesos. Es lo que nos has expuesto desde hace dos o tres años. Ps Deleuze: Después de dos o tres años eso se acabó. Hoy m nn r-erntroduitoo

5, todo el resto lo olvidamos. Poco importa si digo que el ningún duailsmo, cogito es edípico, hay que buscar más allá. En el Edipo de Sófocles deben :agita estar las primeras formulaciones del ragrra. cogito. Lo mismo vale para el camino cartesiano, canesiano, con toda esa progresión, la asi ¡lación ilación de los tn: tres estadios dela de la Scotto (1266-1308). [1266-1308). Monje y fiiósoFo lósofo Franciscano franciscano de origen 6 juan Juan Duns Scono escocés. Sometió a rigurosa ctlüca crítica la doarina doctrina tomista. Merecen especial atención sus proposiciones sobre la univocidad unìvocidad del ser yy el el principio de la individuación. Entre sus obras destacan Opus na-oníeme oxoniense y Quaesriarm Qtmesriones quødäònaƒes. cuodlibetales.

188


_

_

tuufit,

embustero, milagroso y el máquina edípi -la duda paranoica, el Dios no embustero. celibe-. «yo pienso» de la máquina célibe-. L xd que es importante, lo que quiero decir, es que toda teoría que de un Lo modo u otro relacione la producción de enunciados a un sujeto, en primer dcl enunciado y lugar va a dividir necesariamente al sujeto en dos: sujeto del sujeto de la enunciación. En segundo lugar, arrastrará lucia hacia todas las lugar. nos arrastrarå hará de la manera más hipócrita, diciéndonos; «¡Vos sos el sumisiones, y lo l1arå diciéndonos: «¡\/os jefe!». Respeao de las figuras del deseo, en tercer lugar, liga el deseo ala a la lalta falta jefe!»_ Respecto o -lo que viene a ser lo mismo- liga el deseo a la trinidad falta-placer-goce. serlo Y Y lo que quisiera resaltar es que todo esto es parte de lo mismo. Eso es todo. ¿Por que aquel segundo punto? ¿Por que qué hablamos de la sumisión más hipócrita? Porque esta fraaura del dcl sujeto consiste siempre en Bla cuestión de la fractura decir: «¡Eres tú quien manda!». accederán al ma.nda!›. Por esto es-to debe entenderse que acceder-:ln mando en la medida en que se sometan a un orden del cual no son el sujeto Sujeto sin ser también el legislador. Es el famoso orden de la democracia: es en tanto que sujeto que usted es legislador. No es por azar que quien ha llevado más lejos esta doctrina, el formalisformalis­ mo de esta doctrina, doctrina. haya sido Kant, el heredero de Descartes desde el punto de vista dcl del cogito. co_g|'tu. Tampoco lo es el hecho de que nos haya presen­ presentado la sumisión a la razón oomo como el modo en que devenimos legisladores. la ranån razón considerada como el modo en que debemos devedeve­ Esta sumisión aala nir naturalmente legisladores, remite siempre a la división del sujeto en sujeto dcl «Obedecerás como sujeto del enunciado y sujeto de la enunciación; enunciación: «Obedeceräs dcl como sujeto de la enuneiaciónn. enunciación». del enunciado porque eres tú quien manda oomo Se nos convida en fin n a aprehender esta gran identidad Íracturada fracturada -como identidad barrada, o lo que ustedes quieran- dcl dcl sujeto. del legislador y del Es el mismo mecanismo el que pretende engendrar los enunciados con relación a un sujeto, el que establea: tstablece la dualidad de un sujeto del enunciado y un sujeto de la enunciación como fuente de todos los otros dualismos y suprime entonces el pensamiento como proceso. proceso, y el que, en tercer lugar, sfuma esfuma toda posición de deseo. Se trata de lo mismo porque relacionando el deseo a la falta, al ai placer, al goce, lo que se obtiene juega a favor de la apariencia del pensamiento, o sea de una imagen del pensamiento. En el dualismo se podrá contemplar la imagen del pensamiento, pero sólo hay realidad las multiplicidamultiplicida­ I lidad del pensamiento en el monismo del proceso y en las da que pueblan el campo de inmanencia. des


Cuando los chinos definen dcl deseo recorri­ de nen ese campo de inmanencia del reoorrido por flujos ujos que no persiguen ni el placer posible a nivel del sujeto del enunciado, ni el goce imposible a nivel de un pseudo-sujeto pseudo-sujeco de enuncia­ enunciación, se dan al mismo tiempo todas las oondiciones condiciones para una teoría del deseo y una teoría de la producción de enunciados. Último paso: ¿por qué buscan la teoría de la producción de enunciados en el arte militar, es decir en una máquina de guerra, guerra, al mismo tiempo guen-a, en una máquina estratégica de guerra. que buscan la teoría del deseo en los manuales de sexualidad? ¿Y ¿Y por qué ambos tipos de teoría son directamente indiscernibles? Esto quiere decir que ellos definen multiplicidades comunicantes en el proceso o en el campo de inmanencia mismo.

Kyril Rejilc Rejilt: Con una pequeña diferencia igualmente: que los manuales de sexología son completamente falócratas y que la política china es com­ completamente imperial. pues no es lo que hace a la Deleuze: De acuerdo, pero eso es a un detalle, pum diferencia entre Occidente y Oriente. Ditías Dirías lo mismo de Occidente. Si buscamos la diferencia, seguramente no está allí. IIn que tu intervención quiere decir es que no basta con definir de nir el d deseo como campo de inmaneninmanen­ cia pata escapar al imperialismo. ciapara ¿Está clara la relación entre la teoría de los enunciados y la concepción la del deseo? He presentado pra'-entado una especie äpecie de concepción circular circula.r del deseo, en cuya base se encuentra siempre este postulado: el deseo es el signo o el hecho mismo de que se carece de algo. La filosofia filosofía occidental ha partido panido desde primera soldadura deseo-falta, dcseo-falca, va dude ahí, todo [>arte parte de ahí. Se opera una primera. de suyo entonces que el deseo está definido en función de un campo de Ésto comienza. trascendencia. El deseo es deseo de lo que no hay. Esto comienza con Platón dcl deseo, la primera forma y continúa con Lacan. Es la primera maldición del maldecir el deseo. Pero no s es suficiente. de maldeeir Lo que he hecho sigue el metodo método de Platón en el Fedón, Fmiƒn, quien allí construye un elreulo círculo a partir de arcos. Segundo arco: si el deseo está, a nivel de su ñindamento, Fundamento, orientado a lo Otro, abierto sobre una trascendencia, si sufre esta primera maldición, ¿que ¿qué puede venir a llenarlo? Lo que lo llenará. llenará, y esto nunca será mas más que una apariencia, es el objeto hacia el que tiende. No lo llenará lo Otro ya que el es

190


inalcanzable, cs trascendcncia. Lo quo es la pura trascendencia. que vienc viene a satisfacerlo, sarisfacerlo, a darle una pseudo-inmanencia, serd sc llama el estado cstado de dc placer. Pero se sc será lo que se entiende que csta inmancncia, puesto que el deseo esta inmanencia es una falsa inmanencia, ha sido defmido relacicin con una trascendencia. trascendcncia. definido fundamcntalmente fundamentalmente en relación Este «llenado» es literalmente una ilusi6n, ilusión, un senuelo. Scgunda Segunda maldici6n desco por un instance, despuds la ción del deseo: se trata de calmar el deseo instante, después maldici6n recomenzari. Esta placcr-dcscarga. El tkumaldición recornenrarå. Ésta cs es la concepci6n concepción del placer-descarga. título dc cstc segundo arco del ci'roilo icrminar provisoriamente provisoriamence con de este círculo es: es; «Para terminar el deseo». cl Lo que me parcce csta concepcion conccpcion subsiste en toda la parece fascinantc fascinante cs ts que esta protesta de Reich contra Freud. £l concepci6n del deseoÉl conserva esta concepción dcscarga, dscarga, que tematiza tematim en una teorfa teoría del orgasmo. Este Éste segundo arco define esa cspecie especie de inmanencia ilusoria por la cual el placer viene a colmar el desco, deseo, cs es decir a aniquilarlo por un ticmpo. tiempo. Pcro csto es pura Pero como cn en toda bucna buena construcci6n construcción -puesto que todo esto construcción, no es verdad, verdad. es falso de construcci6n, dc cabo a rabo- hace falta un tercero tcrccro desco para cerrar la cuesti6n. cuestión. Dado que tenemos esta supuesta verdad del deseo empalmado sobre ilusión o senuclo sobrc una trascendencia trascendcncia de dc lo Otro. Otro, esta csta ilusi6n senuelo a travds través del cual el de«!en deseo encucntra encuentra descargas calmantes frente a las cuales reaparecer mafiana, mañana, hace falta desaparece, presto a reaparccer felta un tercer arco para cerrar esto. £s Es nccesario necesario quc que la irreductibilidad irreduetibilidad del deseo todo csto. dcsco alos a los estados de que lo han satisfecho s6lo sólo en apariencia, sea reafirmada reafirrnada bajo una placer quc nucva nueva forma, quc que la trascendcncia trascendencia sea reafirmada rea rmada de otro modo. Esca Esta rcafirmacion cs la relacion goce imposible-muerte. reafirmación es Del principio al fin sc conccpcion. Se nos dice: «¡Aten«jAtense trata de la misma concepcion. ci6n! cl gocc». quc confundirlos confiindirlos ción! No confundas el desco, deseo, el placer y el goce». No hay que puesto que, cvidcntcmcnte, sc los nccesita trcs arcos de un misevidentemente, se necesita para hacer tres mo clrculo, cfrculo, las tres trcs maldiciones hechas al deseo: «Carcccrds quc «Careceräs cada vez que dcsccs. imposiblc gocen. goce*. desees. No espcraris esperar-ás mis más que dcscargas. descargas. Perseguiris Perseguiräs cl el imposible cntonccs, completamente complctamente entrarnpadc, cntrampado, apresado aprcsado en un El deseo esti, está, entonces, círculo. Ahora bien, <en ¿en qué problema de los enunciados trata de c(rculo. qud punto el problcma semejante al nivcl nivel del cogito :agita cartesiano, lo mismo? Es scmejantc cancsiano, puesto que quc se construye igualmentc igualmente el cfrculo círculo al nivel uyo camino, yo respiro, yo imagino, yo yc nivcl del «yo veo un unicornio», un sistema de enunciados en el cual el Yo Yo es sujeto del vco enunciado. Eso es la apariencia, puedc puede no ser cnunciado. scr verdad, puede ser scr que quc Dios me enganc, eng-arìe, puede scr ser que yo crca crea caminar y no caminc. camine.


vcrdad que puedo engañarme «nganarme cuando digo que Pero jatenci6n!; ¡atenciónk si es verdad camino, no puedo engafiarme caminar*. Si es verengañarme cuando digo «pienso caminar». dad que puedo enganarme unicornio», no puedo engañarme cuando digo «veo un unicornior, engafiarme diciendo «pienso que veo un unicornio». enga arme unicornion. Esa es la extraccion del upìenso, opienso, luego soy», es la extraccion de un sujeto de enunciación. enunciaci6n. Y Y la producci6n del enunciado, de un cnunciado producción enunciado cualquiera, ocurre bajo la Forma forma de la fraccura fractura del sujeto en sujeto del enunciado y sujeto de la enunciaci6n. enunciación. El deseo-falta Cleseo-falla se encuentra a nivcl nivel de la fractura del sujeto, del corte, de la barra. El sistema del dcseo-placer deseo-placer se encuentra a nivel del sujeto del enunciado. Y el sistema del deseo-goce se cncuentra la gloria del Yel encuentra al nivcl nivel de la sujeto de la enunciaci6n, con la mistificaci6n mis mandas enunciación, oon misti cación del cfrculo; círculo: tanto más cuanto m is obedeccs, es decir tanto más m is cerca estarás estaris de ser el cl verdadero más sujeto de la enunciaci6n, tc conformes enunciación, sicmpre siempre y cuando ouando te eonforrnes a la barra que te separa como sujeto del enunciado y sujeto de dc la enunciación. enunciaci6n. Esto quiere ddecir ear que es a tiavds desco, lo que es es semejante través de la castraci6n castración que accedes al dueo, a decir dccir que es a trav& producciiSn través de la fractura del sujeto que accedes a la producción de enunciados. Si suponemos que todo deseo cs enunciado, que todos los enunciados es un enunciado. neoesario dar da.r cuenu cuenta del problema del sistema de la aparienda. apariencia. son deseos, es necesario Va de suyo que NietTsche Nierrsche tiene toda la raz6n, razón, se trata verdaderamcntc verdaderamente de un sistema plat6nico dcscmboca en clpsiooa.|1á.lisis, el psicoanilisis, platónico cristiano. No cs es per por azar que desemboca que al mismo ticmpo tiempo que nos dice: «Ven, «-Ven, tidndete tiéndete y tendras al fin la ocasibn ocasión de hablar cn en tu nombre», ha retirado de antemano todas las condiciones posiblcs producci6n dc enunciados, porque porquc la ha subordinado a la posibles de una producción de enunciados. fractura enuneiacion y el sujeto del enunciado. Es decir. decir: f'raaura del sujeto de la enunciacion «Mandaris tanto como aceptes la castraci6n «Mandar-ás castración y persigas el goce imposible».

lll: Me parcce, parece, pcro pero no es más intuición, que el Richard III; mds que quc una incuici6n, cl deseodcscarga, rctomado en Lacan de la metonimia, mctonimia, no está csti lejos del descarga, retomado Latan bajo la forma dela deseo-e:a_ J:óun_g. Y quc que toda esta historia del deseo que se deseo-au/hebung. sc desplaza y que jamás aleamarå, es a grosso modo el recorrido de la Fmommofogía jam is se sc alcanzari, Fenomenologta du' del erphim, este goce que sería el Saber absoluto, apiritu, con estc serfa cl absolute, oomo como horizonte Horizonte imposible. Deleuze: Si vos qucrds. querés. Pero no hay ninguna raz6n razón para privilegiar a Hegel, porquc casos en que el cl deseo cs defmido porque cs es uno de los multiples casos es definido

192


Í

Í

Í

|I.l:|.|-:li

como falta. Efectivamentc, paginas que quc preceden a las del amo y el Efectivamente, en las páginas esclavo, todo ocurrc deseo-falta, la ilil i6n ocurre en esc ese drculo: círculo: cl el deseo-falta. ión del placer, y el duen»-goce.

Ricardo III: Lo que es muy intercsantc desco al campo Rimrdo lll: interesante es que si religds religk el deseo del Otro y al tesoro del significante, tenå ten& verdaderamente verdaderamentc el prooeso proceso del f

.

Deleuze: Claro, no por auu azar Lacan ha lu pasado por Hegel. Luego ha suprimido sus textos hegelianos. Retomando nuestro problema, habría habrfa que explicar la formaci6n formación de aquella apariencia, en qu^ que condiciones los enunciados pareccn parecen ser produestaria entoncidos por un sujeto que, en tanto productor de enunciados, estarfa ccs cnunciado y sujeto de la ces necesariamente fraccurado fracturado en sujeto del enunciado enunciación. Y sobre todo que enunciaci6n. qu^ doblamiento permite tal cosa. La fractura sirve para doblar un sujeto sobre el cl otro. Son cosas oosas que ya se ban han dicho, se tiencn cl sujeto de la enunciación enunciaci6n será seri tienen dos posiblcs posibles doblamicntos: doblamientos: o 0 bicn bien el edfpico-, o bicn doblado sobre el sujeto del cnunciado enunciado -sen'a -sería el aparato cdfpico-, bien el sujeto del enunciado sera acogido en el cl sujeto de la cnunciacidn enunciación -serfa -sería el aparato paranoico-. quc se toma por sujeto de la El paranoico es el sujeto del cnunciado en unciado que enunciaci(Sn, es aquel que quc sc quc puede puedc servir de signo, enunciación, se establece en todo lo que en redes o en un sistema de redes en las que el signo remite al signo. El signo cn ya no remite a una tierra, a un cuerpo, a una cosa, el cl signo remite al signo en u.|1 sistema de redes. Desde entonces y al mismo tiempo, cs es subsurnido un subsumido bajo ese significante es el quc que representa un significante. Y Y esc rcprcsenta al sujeto para un otro cante es significante, siguiendo una formula bien bicn conocida: el cl sigrli significante es precienunciación. samente el sujeto de la cnunciaci<5n. La posición posicidn del paranoico es muy tipica tipicayy muy formidable, porque porquc es a mas duda y aquel que tiene la mayor potcncia. potencia. La paranoia la vez aquel que m^s se disemina cn en todos los sentidos: «Un signo aquí, *c aqu(, pero... ¡Oh! jOh! Hay otro alla, pero... [Ay! ¡Ay! M Más alIá...», etc. No es asf asíen paranoialia, is alli...», cn todos los delirios. Un paranoi­ está preso en las reds, «¿PI.|oCle co estd preso.en redes, y cuando está csti alli duda de todo yse y sc dice: dice; «^Puede que sujeto del enunciado esta peipctuamenperpetuamenser que me engai`1e?». cngane?». En tanto quc te en una cspecie especie de duda, pero al mismo tiempo recupera todo, rccupcra recupera (c

193


l)erramet entre el capitalina-to y la esquizofrenia

Í

certeza: es dél quien distribuye los signos, es potente una certcza; potentc yysupcrpotente superpotente en la mcdida incstable al nivel del sujeto de la enunciaci6n. medida en que salta, es inestable enunciación. La formula fórmula del paranoico es del tipo «yo -yo adivino de antemano». Pasa su tiempo al interior de su red de signos. oscilando ai Habrfa Habría que dar cuenta de esta producci6n producción de una apariencia. Una vez nuis, hecho de que los enunciados serían serfan produmás, la apariencia consiste en el hecl1o cidos per producirsc esto? csto? Es cl probleproblcpor un sujeto fracturado. ^Como ¿Como pudo producirse ma de decir «yo», «yo» me sittio situo a la yo», ^c6mo ¿cómo osar decir deci r «yo»? iryon? Desde que digo «yor vez como sujeto del enunciado y como sujeto de la enunciaci6n. enunciación. Y cada vez ver porquería: «Yo como que ocurre esta fractura. fractura, llega con ella la siguiente porquerfa: hombre te comprendo, pcro pero como oomo padre yo debo actuar». Todas las funcioestdn construidas sobre cso, reprcsivas están estin nes sociales están wo, todas las funciones represivas construidas sobre esa fractura: «Yo uYo como hombre estoy de tu lado -sujeto enunciación-, pero policía debo apli r la ley -sujeto del enunde la enunciacion-, pcro como polida cnunciado-». mds legislador cuanto sea sujeto, seras tanto mis ciado--I. Ser^ Seré tanto más más sujeto cuanto seas legislador. Nos comprendemos, es otra manera de decir: «De acuerdo, todos estamos castrados y la cosa marcha». mardia-. La vez anterior decfamos quc no hay enunciados individuales, ningun la decíamos que enunciado puede ser scr producido por un individuo. Nuestra hipótesis hipdtesis era maqufnicos o, lo que lo quc que produce los enunciados son agenciamientos maquínicos que es lo mismo, agcntes agents colectivos quc cs colcaivos de enunciación. enunciaci6n. Decimos esta csto a condi«coleaivos» no quiere quierc decir pueblos, en cualquier cion de comprender oomprender que -fcolectivos» sentido quc quc llamamos agcntcs colcctivos de que sc se tome el t^rmino. término. Lo que agentes colectivos enunciación icidades, sea cual sea su naturaleza. cnundaci6n son multipl multiplicidades, Aún explicar c6mo cómo los agenciamientos maqufnicos maquínicos de enunciaAlin queda cxplicar ción producen efectivamente enunciados, variables en tales o cuales circi6n cómo producen nuevos tipos dc cunstancias, y c6mo de enunciados; cnunciados; cómo c6mo esos enunciados son necesariamente deseos y Cómo c6mo al interior de esa producción producci6n se cngendra engendra la ilu.sión fracturado en sujeto dela sc ilusi6n de un sujeto, de un sujeto fraaurado de la enunciación y sujeto del enunciado quc que ticnc tiene la la impresión enunciacidn imprcsi6n de producir esos enunciados que, de hecho, son producidos por los agenciamicntos agenciamicntoi maqulnicos o por las multiplicidades actuantes actuantcs en él. dl. Es necesario nccesario vcr c6mo ver cómo plantcar el ci problcma sucede todo esto, hay quc que plantear problema pricticamcnte. prácticamente. Hay que establecer una serie seric de oposiciones. Es necesario nccesario hacer un cuadro? cuadro^


-_

K

6rgaPrimera condicl6n condición del enunciado: (c6mo ¿cómo producir un cuerpo sin órganos? Quicro quc si no hay algo que, en condiciones condicioncs dadas. dadas, funcione Quiero dccir decir que como cuerpo sin 6rganos, órganos, no habri habrá superficie donde inscribir un enuncia­ enunciado. Un cuerpo sin drganos órganos es la superficie de inscripci6n inscripción para todo enunciado posible o para todo deseo. ^Solo 6rganos? No solo uno, ¿Solo un cuerpo sin órganos? hay tantos como quieran. Es algo a producir o fabricar, un cuerpo sin drganos no precxisie. órganos preexiste. La ultima vez ver habfa había comado tomado como modelo al desierto: es un lugar o una superficie dc de produccion dc de enunciados. No hay enunciados ligados ligadosaa la droga que no supongan como previa la constituci6n constitución de un cuerpo sin 6rganos. órganos. Lo que ocurre en el orden del acontecimienio acontecimiento -l&se -léase cs finalmente finalmcnte la identidel cnunciado enunciado o del deseo, pues pum el acontecimicnto acontecimiento es 6rganos. dad misma de ambos- implica la constituci6n constitución de un cuerpo sin órganos. En tanto no hallen su cuerpo sin 6rganos -scan uno. uno, dos o nn - nada es órganos -sean posible. Es preciso encontrar cl el propio. En la malvada columna dc concepcion del deseo pondríamos pondrfamos el de la falsa falsa concepción organismo. Habría. Habr(a que quc mostrar como un cuerpo sin órganos drganos se forma. forma sobre ese organismo, buscadora, una punta maquínica, maqufnica, organismo. c6mo oórno aparece una cabeza caben bustzdora, quc csa instancia mas tarde carde en cn tal o cuãl cual que es 5 esa insta.ncia de movi iento quc que se encontrara más agenciamiento. agcnciamiento. cuerpo sin organos, el desierto, esta fundamentalmente lundamentalmente poblado. El El cucrpo problema del inconsciente ¡noo nsciente no es verdaderamcnte ve rdaderamente el de las generacioms. gcneraciones, es un población, se trata de saber c6mo cómo se se puebla. Entoncs, problema de poblaci6n, Entonces, no dice la verdad Green cuando pretende que no exageremos, que un squiwoftéttico la esquizofrrfnico es cs alguien alguicn que tiene un padre y una madre como todo el mundo. de una vieja esquim. Tengo un texto muy bello dc esquizo. Ella cuenta: .-*ln lrr ¡nvmmr poblados, tribus, rríbm, los ¿or origenes orlgmer de una raza, ram. en n, ímagmar inventar en fin, im apnar otros comportamientos, otros milformas he tenido ef el rompkjo complejo de mmpørr míemar, aim: mifƒònnd: eU de ser. mn Siempre ¡Jr txpbracidn, y megusta mueho tar exploraciones muyfantasiosas. Mà Mis a'm'er=^ermpbmrídn, _)-' murdlxo con mmm eapforztcíorres mrgvfanrrtriømr. tos.porejemplo, divertimentos-desiertos, pampøder para poder for, por gïempfo, son ensuma en :uma divertimentos, a wrrímemw, aïuerrímenrar-daienos, 1'magnmr nos extranos rxbuñør rfmuårdam, me suerte men: de cantos cantar ani:-fear. imuffnar esos simuladores, esta oniricos. Me dqiaåd dejaba ir, renfe tendenda :andando a entregarme mrrøgarme a repmrfmåfer mirpersonajatenia reprochables experiencia.: experiencias mår: sobre mis personajes ven que sc se trata de poblar un desierto-, a maltratarlos, matftrdrarias, a usar contra db: vcn ellos rnrrfaf¢za'menrar'. porpmmracíon. Íengø efanråarø (rueldadmental, porprovocacion. Tengo elarrebato de imaginar rdmopuede cdmopuede furicíonar un ser en rn una situation rƒmoeían extrema. rxrrmra. funcionar En todos esos cuentos, no se trata rnna de otra cosa que de desiertos poblados Jc tribus: Vuelvo de mis rrifmr, tribus, soy dia ef el hijo adoptivo de quince de .ray hasta este erre día Jlxrƒa adøprívo

I"T'i


Derrames entre el capitalismo y la esquiroft -|.ia

Í

ÍÍ

m'år.ts, nf una menos. mmm. Yson Ysøn mis mir rriålo aspørque amo a A mala ¡ma más tribus, ni tribus adøptaa adoptadasporque coda una mds yy mejorquen mejorquest Ímåiese hubiese rutcido niiio tienc rradala en elks. elias. El niño tiene cl el dcrecho derecho de adopiar adoptar una y no se sc sienten en absoluto tribu distinta. Hay muchos nifios niños desertorcs desertores Y exilados. Pero ^y <Que entienden por verdaderos vcrdadcros ¿y sus verdaderos padres? ¿Que padres? Los verdaderos progenitores, padres, son ante todo aquellos quc progenitorts, los padres. que d el nifio reconoce oomo talcs, biol6gicos o adoptados, cs dccir las tribus. Sc niño como ralm, biológicos es decir Se cs es hijo de una poblaci6n, población, y no dc de un padre padreyy una madre. Asf Así piensa un esquizo. A oponc, en la otra columna, el cl .Fi los agenuamicnios agenclarnientos de multiplicidadcs multiplicidades sc se opone, tcma como fuente fiicntc de dc los tema del sujeto de enunciaci6n, enunciación, del sujeto fracturado oomo dualismos. Al A1 aparato anti-cdfpico sc opone cl aparato edipico. A1 dcvcnir anti-edlpieo se el edfpioo. Al devenir devenir animal se l1urnano dela inhumano, al dcvcnir sc opone el devenir humano de la otra oolumcolum­ Al monismo-pluralismo, se oponcn oponen los dual ismos quc que resultan na. A1 dualismos rcsultan de la felsa cnunciado. Al deseo dcsco o pensamiento-proceso, se sc opone falsa concepci6n concepción del enunciado. la conccpci6n se oponen oponcn los dos concepción del dcsco-falta-placcr-goce. deseo-falta-placer-goce. Tanto como se cstatutos ultima vcz: cn una red estatutos del signo quc que vimos la última ver: cl el signo cnsamblado ensamblado en quc sc pone aa trabajar por su que lo subordina al significantc significante y el signo que se cuenta, que se libera dc la hipoteca del significante significantc y que ocurre ocurrc en cn aooplaacopladela partfcula o un sistema dc miento con una partícula de partfculas partículas -el signo-partfcula signo-partícula cn en oposici6n oposición al signo-significante-. Habrfa p u n ta maq maqulnica Habría que saber qu<f qué punta ulnica marca sobre el cuerpo sin 6rgiórgadc dtsterritonalizaeión. dcstcrri tonal izaci6n. nos las las corrientes dc de destcrritorializadbn. desrerritorialiración, cl el mdximo máximo de Habrfa que ver tambidn agenciamicntos maqufnicos quc de allí allf se derideiiHabría también los agenciamientos maquínicos que van. Y luego los devcnircs cs lo mismo, las intensidades; intcnsidades; devenircs animales o, lo quc que es desterlitorializadas que cuadric|.|.|an las intensidades intcnsidades desterritorializadas cuadriculan el cl cuerpo cuctpo sin órganos. drganos. n6mada que recorre todo eso -las Ifneas El sujeto cs es allf allí una partfcula partícula nómada líneas dc de desteiTitorializaci6n, las intcnsidades-. desterritorialización, intensidades-. Yla sobre la génesis de dc aquella apariencia será: ¿qué es lo Y pregunta la pregunta sobre la gdncsis aquella aparicncia ser4: <qud csque lo que fijará al sujeto? Se le hard hará un organismo, al mismo tiempo fijard ticmpo se sc le someterá somctcri al mgíro, sc se lo fijan' cogito, fijara y se asegurará asegurard su sumisión sumisi6n diciéndole: dicidndole: «Eres tú tii quien produce los enunciados». producc cnunciados». próxima vez tendrfamos tendríamos que ver el libro de La pr6xima dc Carlos Castaneda. A grandrs iciación. sino una verdadera grandcs rasgos, el ^ cuenta no una i iciaci6n, verdadcra experimencxpcrimentación. El FJ tipo quería es un pobre tipo, y el indio le tacicSn. qucrla hacerse iniciar, porque cs dice que cs imposible. pide quc que le enseñe, imposiblc. Carlos le Ic pidc ensene, que quc quiere saber, es cs decir dccir trata al viejo indio como trata a su psicoanalista. Y el indio le Ic indica que comience por encontrar su cucipo 6rganos. La busqueda del cuerpo cuctpo sin cuerpo sin órganos.

196


fi

Clnieilf

6cganos órganos dc de Carlos cs es pacdtica, patética, busca. busca en un espacio reducido, en una especie de desierto, es la expcrimentaci6n gocc. Pero csa busqucda consiste en experimentación del goce. en busqueda encantrarcllugardondescestabien. Enunapeispecrivadecsquizoanilisis, eneontrarel lugar dondese estábien. *" En unapetspectivadeesquiaoanálisis, es necesario que el tipo encuentre el lugar donde está esti bien, y en qud qué posid6n posición -si quiere colgaise lazon para que se acueste-. acuesie-. colgarse del dclo cielo raso, raso. no hay ninguna razon Carlos busca su lugar, enrollåndose enrolldndose sobre sf si ismo en la hierba, hierba. hasta que lo encuencra. vivc mas como encuentra. Una vez ver que ha encontrado su lugar ya no vive sujeto, es una pequcna partfcula. Y después despuds hay una pequeña cosa, una pequena partícula. partfcula is brillante. brillante, el indio. Entonces, comienza comicnza un agenciarniento agenciamiento partícula m más ^Bajo qud nccesidad dc maqulnico. ¿Bajo que forma? Bajo la forma de la la neoesidad de un aliado. Por experimcntador, pero pcro también tambidn se un lado se necesita un enscfiante, enseñante, un experimentador, neccsita iniqui-' nectsita un poder aliado. Todo eso comienza a formar una pcquefia pequeña måqui-1 na en la cual algo va a pasar, sobre esc ese cuerpo sin 6rganos órganos se dibuja ya una cieru discribucion cierta distribución de intensidades. Y he ahi he ahf Carlos ve un perro, 6\ hace el perro... Pero se trata de eso queque Carlos ve un perro, él hace el perro. . . Pero no no se trata de eso campoco, tampoco, dl él no hace el perro; dl él esti está dcshaciendo deshaciendo la organizacion del cuerpo en provecho de dc otra cosa. Sendmos es el devenir dcvenir animal. Sentimos quc que cl el problcma problema no ts El perro no es un perro. El indio dice que no es un perro. perro, que quc no importa qud dl quiera. ^Qud cs esta especie cspecic dc dcvenir inhumano que' es, es. que es lo que el ¿Qué es de devenir expresamos tan mal diciendo: «Ha -«Ha hccho hecho el perros? que cxpresamos perro»? Ha recorrido ciertas que se pucden pueden reprcsentar representar a través intensidades quc travds de dc «perro~. «pcrro». Es como en Kafka, Kaflta, dl él tambidn también hacc hace cl el perro, pero no tiene nccesidad necesidad dc de droga para haccrlo, sc cllo. hacerlo, se invcnto invento otra maquina para ello. Al final, Carlos fastidia de tal quc este le Ic dice: Pero ¿por ;por Ai ta] modo al indio que quién (omas tomas a ese perro? ^ poco paco crees creer (jue que em quidn era tu para puta madrn” madre? Eso es el cl antipsicoanalisis. Ese perro es la salida del aparato edípico. cdfpico. Ha seguido, sobre el cuerpo sin 6rganos, órganos, lineas desterritorialización segun intensidalobre cl Ifneas de destcrritorializacicSn dcs desterritorìalizadas. dcstcrritorializadas. des (Por talcs intensidades y no otras? Enseguida devendra una lagarti¡Por que tales ja. dcspuds después progresara, dcvendri dcvendrã cuervo. Hacer el cuervo jo, cucrvo consiste en hacer haccr emerger de cuervos. No se cmerger sus patas, las alas a partir de dc su rostro, poblarse dc trataba dc de hacer el perro, sino de poblarse dc de perros. Esto quiere decir Irataba nl mvesar csas esas intensidades. Para haccr hacer el perro no hasta hacer -tguau, •iravesar basta haccr «guau, guau, |¡uau››, hay que pasar por otras enperirnentaciones. Huau», experimentaciones.


Esto cambia todo el tratamiento dci del problema del dei totemismo. toremisrno. Lo que los estnicniraiistas totemismo estructuralistas dicen del totemismo toremismo cs es al menos pobre, seco. El totemisrno siempre ha tenido ciertas cicrtas relaciones con ias las historias de droga. Pero csto mis fiieresto no es todo, todo. pues la experimentaci6n experimentación luego continua más iette. Vamos a asistir al pasaje de un dcvenir devenir inhiimano, inhumano, de un devenir intenso como una especie de devenir molecular, como si la dosorganiracion desorganizacion que es 5 oomo molecular. Como del organismo en provecho de un cuerpo vivientc modo, implicara viviente en otro modo. implican todavfa ^. Eso es la videncia. ¿Qué ^Qud quiere decir ver? Consiste ante todavía algo m más. do toda una serie de estadios, ve el todo en ver el agua. Y Carlos, a traves de agua que se modifica, se endurece, sc endurece. sc se inmoviliza y que, sobre todo, se disocia. sc moleculariza <fl la panir de sus burbujas ciis cia. Al A1 final, nal. el agua se molecularim y él ia capta a partir el agua de ese esc modo moleculares constitutivas. Pero no pucde puede captar y ver el con io lo producido por la cxperimentaci6n. mas que en ligaz6n iigazón oon experimentación.

^IbUem, p4g. 53. 58. *.Íåf¿em, pág. ¡HH-


Clase XI Estratos y y desestrati desestratificación cación sobre el cuerpo sin órganos. 14 de mayo de 1973

punNos entregamos a una operación de aplanarniento. aplanamiento. Partimos de un pun­ to en el que vamos a considerarlo considerar lo que acontece de manera privada a un alcohólico o a un drogado. drogado, lo que acontece a una armada en una operación de conquista o a un Estado asignable históricamente, lo que acontece en una formación social, como si estuviera desplegado todo sobre un plano de equivalencia. Se trata de ver qué que tejido puede anudarse entre todo eso. De relaciones, redes por las que se comcom­ un plano a otro se anudan enseguida relaciones. prenden mejor rnejor las diferencias entre ellos. ¿Por qué que está esto ligado al problema de la producción de enunciados? La última vez intenté distinguir especies de estratos que se producían tnlire Mihrc el cuerpo sin órganos y lo inhibían, que incluso estaban hechos para lnltibir su Funcionamiento. Inhibir funcionamiento. Quisiera volver a partir de ahí. Sucede como si flrl cuerpo sin órganos, una vez dado, estuviese impedido de funcionar, funcionar. leñemos, con todo, algunas ideas sobre el modo en que funciona. El cuerlencmos, |N) .sin -u n cuerpo viviente. viviente, un lugar. lugar, una |rn sin órganos puede ser cualquier cosa -un lin ra, lo que ustedes quieran-, designa un uso. Suponemos que un cuerpo lltlra, «In órganos es siempre experimental, por eso nunca está dado. tin


Lo que llamo cuerpo sin órganos es, en una lógica del deseo, deseo. una especie de límite en el cual recalar aproximarnos. Sí, rccalar o al cual debemos aproitimarnos. Sl, lo mejor que podemos hacer es aproximarnos :tproximarnos al cuerpo sin órganos, porque si hiciésemos hiciéscmos algo más que aproximarnos aproitimarnos o tender hacia él, quiza quizá se vuelque sobre sí mismo y nos muestre su rostro de muerte. Es necesaria mucha prudencia para hacerse un cuerpo sin órganos, órganos. mucha prudencia para no reventar, reventar. mucha aproxi­ rnuc.l'¡a paciencia en todos los casos. Por una razón muy fuerte: para aproximarnos rnatnos hay que hacer saltar cosas. justamente a través de las lineas líneas de fuga que llegamos a Sabemos que es esjustamente aproxìmarnos aproximarnos el cuerpo sin órganos. ¿Fuga de que? ¿Qué es lo que se fuga? N considerarlas Noo todas las líneas de fuga valen lo mismo, mismo. no obstante voy a consideradas ejemplo, voy a considerar la línea. línea de al comienzo como equivalentes. Por ejemplo. fiiga droga como Fuga oomo equivalente a la línea de fuga revolucionaria, revolucionaria. aunque sean scan completamente diferentes. Por el momento no busco en cn qué son diferentes, diferentes. aunque ese sea fmalmente el problema: problema; ¿cómo ¿como pueden empalmar las unas sobre las otras siendo completamente diferentes, es decir poniendo en jue­ juego máquinas distintas? Lo que impide funcionar al cuerpo sin órganos y lo que hace que para nosotros esté siempre por fabricar, herho de que sufre todo tipo de fabricar. es el hecho inhibiciones. No está dado más que a través de las inhibiciunts inhibiciones que trata de 'Iodo ocurre como oomo si estuviera preso en un triple vendaje. Quisiehacer saltar. Todo Quisie­ ra intentar situar las nociones que corresponden a este triple vendaje inhibidor. A estos vendajes también podemos llamarlos estratos. El estrato es como una especie de formación sobre el cuerpo sin órganos que va a llevarlo a doblarse. a plegarse, a formar relaciones biunívocas. El cuerpo sin órganos doblarse, dobler que produce tomado en un estrato se pliega. pliega, se repliega, forma un doblez relaciones biunívocas que impiden su funcionamiento. El cuerpo sin órgaórga­ ívocas. nos sólo funciona bajo la forma de un régimen de conexiones pol polívocas. Plegarlo. imponerle técnicas de doblamiento signiñca significa ya suprimirle todas Plegarlo, las posibilidades. posibilidadta. Ven ustedes que todo pasa sobre el cuerpo sin órganos, tanto s ciones como corno su formación, su con-ititución, constitución, su fabricación. Los tres estratos son las reglas por las cuales el cuerpo sin órganos no funciona, no llega a abrirse paso. Intento lanzar toda una serie de palabras para ver si esto pega o no pega. A los estratos habría que oponer el cuerpo sin órganos que no está estrati estratificado. es cl el plano de cado. No lo está porque es

200


Lilpr II

consistencia' consistencia* o, 0, lo que es lo mismo, el campo de inmanencia del deseo, es decir el deseo en su positividad, como proceso. Ahora bien, el deseo como oomo panir de aqueaque­ proceso no puede estar definido más que negativamente a partir llo que lo traiciona. Hemos visto las veces precedentes que las tres grandes traiciones, las tres tes felta; b) relacionar maldiciones sobre el deseo son: a) relacionar el deseo a la Falta; el deseo al placer o al orgasmo (ver fatal); c) relacionar el [ver en Reich ese error fatal): el relacionarel deseo al goce. com­ Las tres tesis están ligadas. Poner la falta en el deseo es desconocer oompletamente pletarnente el proceso. Una vez vea que ustedes han puesto la falta en el deseo no podrán más que medir sus realizaciones aparentes en el placer y no podrán más que relacionado relacionarlo a una trascendencia que ts es la del dcl goce gooe imposible que remite a la castración y al sujeto cscindido. escindido. Estas tres proposiciones forfor­ man pane de la misma mierda sobre el deseo, la misma manetade manera de maldecirlo. partedc mierdasobreel maldeeirlo. Por el contrario, contrario. deseo y cuerpo sin órganos son en última instancia lo mismo: el cuerpo sin órganos es el plano de consistencia, el campo de ios estratos, inmanencia del deseo tomado como proceso. A trav¿s través de los estratos. ese plano de dr consistencia es aplastado, impedido de funcionar. (Una ver vez más, mejores. _ _ yo sólo tengp tengo estas). Terminológiearnente si ustedes tienen palabras mejores... Terminológicamente opongo el plano de consistencia a los mtratos estratos que impiden al deseo descudescu­ brir precisamente dicho plano, que van a orientar al deseo sobre la falta, felta, el placer, el goce, es decir dedr que van a formar la mistiflcación mistificación represiva del deseo. plano, propongo entonenton­ Si continúo desplegando todo sobre el mismo plano. ces que busquemos ejemplos en los que el deseo aparezca como proceso desarrollándose sobre el cuerpo sin órganos, tomado este como campo de inmanencia o de consistencia del deseo. Podríamos tomar al antiguo guerreguerre­ ro chino. Nosotros, occidentales, interpretamos las conductas sexuales del chino antiguo, al igual que las del chino taoísta. taoista, como un retardo del goce. Hay que ser un sucio europeo para comprender las técnicas taos de esa manera. Ellas implican lo contrario: arrancar el deseo de sus pseudo-finalb pseudo-finalidades de placer para descubrir su propia inmanencia en su pertenencia a un campo de consistencia. De ningún modo esto es retardarel retardar el goce. 'Hemos d in rrmrime: por ' Hemos elegido traducir plan dmmanence fox plano de inmanencia. inmanencia, sabiendo que aquí Deleuze Deleuze juega con el doble sentido de la la palabra palabra francesa francesa plan que 201 quiere decir tanto plan como plano.


Derrame-s entre el uapitalisrno y la ottiulzorrenta

También se podrían tomar, en nuestras civilizaciones, ciertas tecnicas técnicas masoquistas. Como al tao chino, al maso occidental también se lo interpreta como operando fenómenos de retardo dcl del goce, cuando en realidad su operación es descubrir un proceso inmanente al deseo, tal que el deseo ya deseo. ral no se relaciona al placer. Todo el problema es justamente que el equivalente de lo que en la China taoísta aparece como ausencia de toda perversión. perversión, como una actividad taolsta. descante sin perversión, siendo el campo de las perversiones completamen­ des-cante perversionts completamente exterior a ella, no puede aparecer en nuestras sociedades más que como perversión. El caso del maso hace evidente que no se se trata en ambos casos de la misma economía general del deseo. Parto Pano entonces de esta primera gran oposición entre el plano de consisconsis­ tencia del deseo o cuerpo sin órganos y los estratos que lo maniatan. simple, El primer escrato estrato es el de la organización. organiiración. Es si mple, consiste en hacer al cuerpo sin órganos un «hacer» como si dijé­ Lu1 organismo. o1¬g'a.n ismo. Empleo la palabra «hacen dijéramos «hacer un niño», se le hace un organismo. Se le organiza según el principio del rendi iento de las energías útiles, de las energías del dcl trabajo. Se impone un organismo a aquello que pasa sobre el cuerpo sin órganos. variable; la tarea no Lo que pasa sobre el cuerpo sin órganos es muy variable: termina entonces con la fabricación lubricación de un cuerpo sin órganos, pues este no es ni n.i una escena ni un lugax, lugar, es como una matriz a partir de la cual algo va a pasar porque algo va a ser producido. El estrato de organización estl está hecho para atrapar lo que está a punto de pasar sobre el el cuerpo sin órganos, direcpara tomar lo que ya past pasa en un sistema que va a orientarlo en otra direc­ ción, que va a desviarlo. las energías llamadas útiles en función de Este sistema, que va a extraer las la producción social y a inhibir las energías llamadas inútiles, es la relación articular o la doble organi org-ani ción orgánica que está en la base de la constituanicular constitu­ ción del organismo. El mejor ejemplo es el el del tono muscular. Es necesario ver al respecto las laa teorias teorías de los biólogos. Pienso en la teoría de Ruyer que es muy interesante, pues muestra que el tono muscular es un dato estadístico.: estadístico.^ Es interesante porque nos permite decir que los fenómenos moleculares que pasan sobre el el cuerpo sin órganos van a ser tomados por grandes conjuntos llamado! llamadoi 2^Raymond Ruyer, Lageníse La'¿1en?reaÃ'.r_ƒerm:r Flarnntarion, pigs. pags. S4 de¡formes uƒuanrer, vivantes, Flammarion, 54 Yy sisi


*L

Ñ ii Í* 7__† if

Clase)(_l

estadísticos, van a ser captados en fenómenos de muchedumbres. Es el

primer nivel de la doble aniculación, articulación, será la primera etapa del pasaje de lo molecular que penenecc pertenece al cuerpo sin órganos -y -)' el cuerpo sin órganos no fenóme­ es otra cosa oosa que una molécula molócula gigante- En una segunda etapa, los fenómenos moleculares van a ser organizados orgáni­ organiratlos en grandes grand@ conjuntos oonjuntos molares orgánicos tipo esqueleto. Se trata del segundo nivel de la doble articulación. Los qué punto el organismo bus biólogos aauales actuales muestran muy bien hasta que es un dato estadístico, es decir que implica una microbiología, la reducción de los fenómenos moleculares -microbiológicosa los grandes conjuntos -microbiológioos- alos estadísticos. Y también el rol del sistema nervioso en la constitución molar estadlsticos. de los organismos dotados de un tal sistema. El rol del sistema nervioso nos va a permitir explicar además otra cosa: que el organismo en sus relaciones oon con el mundo exterior esta', está dotado de esta extraña facultad de representación por la cual se anexa una porción de ese mundo. El organismo no se constituye oomo como una forma -estando la forma fundada fu ndada sobre la doble articulación- sin aprehender a su vez la realidad exterior como forma que le corresponde, no por semejanza, sino porsernejanza, siguiendo relaciones que los biólogt» determinar. biólogos han intentado determi nar. Hay toda una derivación entre la forma orgánica misma -que se puede llamar forma I- y la organización del mundo percibido de la representación, en la que el 1-y aprchendido, por la intermediación del sistema nerviomundo exterior es aprehendido, nervio­ so, bajo una forma de otro tipo -la forma II-. ll-. Esta es la dirección |de |-de búsqueda de Ruyer sobre el pasaje de la forma orgánica Il a la forma de la ll. percepción II. He aquí el primer estrato. Digo primero porque por alguno hay que interpretarlo comoo el primero comenzar, pero no habria habría que in terpretarlo com prim ero del organismo está muy ligada a presio­ prsiocronológicamente. Ya la formación dcl nes sociales. Decir que ella seguia seguía el principio de la energía útil implicaba ya todo el mundo de la producción social. Rctengo dela uri cierto Retengo para este primer estrato de la organi ción un cieno número de conceptos que me parecen claves: davcs: la energía útil o inútil, la relación articular o doble articulación orgánica, el tono muscular y el sistema nervioso, y la representación. Se puede llamar a todo esto el volumen de organización. orpnización. est rato va a ser el estrato de significación. Puede decirse que El segundo estrato estee deriva del primero, pero también que el primero lo supone. Esta vezya m vez ya Ito se hablará de volumen de organismo org-anismo sino que, por razones que veremos no

103


_[le¶a.|nAs entre el cajïalismo jr la ìsquim cnia

_

V

7

_

estrato es más adelante, se hablará de ángulo de significancia. Este Éste segundo tstrato el que impide irnpide que el cuerpo sin órganos funcione y que sea alcanzado. La diferencia con el estrato de organización consiste en que este conducía a un mundo de la representación distinto de la realidad -aunque el gran corte aniculación, y sólo luego ocurría el corte cone representación! representación/ era el de la doble articulación, la reprerepre­ real-, mientras que el estrato de significación ocurre al interior de la sentación misma, entre lo que se llamara' llamará el signiftcantey significante y el significado. Éste Este corte es entonces de otro tipo. articu­ ¿En qué consiste? Consiste ante todo en un fenómeno de doble articulación que no coincide con signilicantefsigni significante/significado. La doble articulación 5 es cado. l.a constituyente del significante. Comprende un primer nivel que es también una cierta manera de forzar a los fenómenos moleculares que pasan sobre el cuerpo sin órganos a entrar en grandes conjuntos que responden a leyes estadísticas. ¿Qué son estos fenómenos moleculares? Fenómenos moleculans? Son los que, al nivel de la representación, podemos llamar por comodidad figuras de expresión. H e aquí entonces que a un primer nivel de esta aniculación He articulación que se produce en el marco de la representación, las figuras de expresión son apre-sadas en conjuntos que constituyen unidades distintivas. Los lingüísapresadas lingüis­ tas, en su teoría de dela la representación represenución en relación a la palabra, llaman fonemas lnduso puede llamárselas simplemente letras, a estas unidades distintivas. Incluso aún cuando no sea lo mismo. El primer nivel de la representación es entonces el que toma en conjunconjun­ tos estadísticos los fenómenos moleculares. Las figuras de expresión son estadisticas que se llaman fonemas, unidades aprisionadas en unidades estadísticas tuiidades que entran en relaciones de distinción las unas con las otras, es decir distintivas y aún no significativas. unidadä Hablamos de doble articulación porque los los llamados fonemas (unidades distint ivas) se encuentran tomados a su ver distintivas) ve¿ en unidades estadísticas de otro tipo, está vez sí unidades signi significanvas significantes, morfemas. veasi cauvas o sign i cantes, que se llaman morfernas. La doble articulación no corresponde a la dualidad signi cantelsigni significante/signifi­ cado, ella está por entero en la base de la constitución del significante. El articulación; esta vez no la doble significante como tal implica la doble articulación: articulación org-anismo, sino la de la representación. Surgirá entonces aniculación del organismo, un problema consistente en ver cuál es la relación entre la doble articulación orgánicay orgánica y la doble articulación de la representación.

204


Í

ii

¡Cine II

He aquí entoncís que las figuras de expresión en canto moleculares Heaquíeritonoesquclas gurasdeeatpresiónen tanto fenómenos fenórnenosmolecularm dos tipos sucesivos de unidades estadísticas cons­ son orgsmizadas organizadas en estos estosdostìpossuoesivosde stadísticas que constituyen el significante, es decir son traducidas en fonemas y morfemas. Por eso me parece muy importante el modo en que un lingüista como lingüistacomo Hjelmsiev Hjelmslev va más allá del dominio de los morfemas y los fonemas para decirnos una pequeña cosa sobre las figuras de expresión en estado libre, tomadas por debajo de lo que él mismo llama las cottdicionä condiciones de identidad de los fonemas) fonemas.’ Es quizás el único en haber alcanzado una especie de lingüística molecular, imponante, y es molecular. una micro-lingüística. Esto es muy importante. Hjeltnslev haya sido virtualmente aplastado por las otras corrientriste que Hjelmsiev corrien­ tes de la lingüística. La doble aniculación engendramiento del LA articulación descansa entonces sobre el engcndtamiento significante te/significado. signi cante y no sobre las relaciones significan signi canteƒsigni cado. Una vez que ustedes tienen esta doble articulación constitutiva del us muy difícil dificil engendrar engendra: el significado como correlato de significante, no es aqud: será, a grandes rasgos, de los iconos aquél: lo significado será. rasgos. el conjunto delos íconos (noción de Peirce)* Peirce)^ o imágenes que corresponden aa. los elementos significantes signi cantes tal como GSIIOS estos S011 son formados por la clnl1|e doble articulación. que hace un füfmad s POL' articulación- Al M igual quc momento el significante implicaba una doble articulación impuesta aalas las figuras de expresión, del lado del significado los Iconos iconos suponen también una especie de sistema en el cual están aprisionadas ya no las figuras de expresión, sino las figuras de contenido. expresión. significado, el tratamiento Todo se combina muy bien: del lado del significado. es estadístico y el aprisionamiento de las figuras de contenido en iconos, íconos. cs decir en el conjunto de imágenes que corresponden a los elementos significantes; signi cantes; y por el otro lado, la operación paralela a nivel de las figuras de articulación fonemas-morfemas. expresión tomadas en la doble arúatlacìón estrato, puedo establecer la línea Para terminar con este segundo estrato. signi eantefsigni eado con un extremo en la captura de las figuras de significante/significado expresión y con el otro en la captura de las figuras de contenido. Para ser claro. es lo que representa por ejemplo, al nivel de la escuela matemal, más claro, materna], el modo en que se enseña a los niños a dibujar 0o a escribir. En la escuela smo que se maternal-lección de cosas, en las formas de dibujo o de gra grafismo Hielmslev, Pmfegdmmos rearü del Imgrmƒr, España.. 1971. ^3 Louis Hjelmsiev, Prolegómenos 4'a una teoría lenguaje. Gredos, Credos, Españi, Peitcc, Ecrits Etrín sur mr le fe signe, sigue, Ed. du Seuil. París. Paris. 'Charles Peirce,


imparten. las figuras de expresión son capturadas en una forma impuesta, impuesta. impanen, y el conjunto de las lecciones de cosas es el el significado conjun­ oosas G signilicado que remite al conjunto de los grafismos. clásica.’ gra smos. Así es cómo funciona lunciona la escuela maternal clásica.” con­ Entonces, sobre mi línea significante/significado significanteisigni cado puedo dibujar el conlas figuras de expresión atraídas al signi significante junto de delas oante y presas en su red como un círculo alrededor del significante en el cual son reducidas a una esclavitud, apresadas en esas unidades que les imponen ya no jugar libre­ libremente, ya no entrar en conexiones libres. Del otro lado puedo hacer el círculo circulo del si ificado, i cado. que será el conjunto de las figuras de contenido tomadas en el sistema de la lección de cosas. cosas, sojuzgadas e impedidas igualigual­ mente de entrar en conexiones libres. dos círculos tienen uttaintersooeión. una intersección. Esta intersección. intcisecdón, Suponemos que estos estosdosdrculos que es la articulación misma significante/significado, signi cantdsigrii cado, forma gráfica/lección gi-ã caileoción de cosas, lo que constituye lo que yo llamaría comodidad lo real dorrlinante. dominante. tm'-as. es lo llamarla por porcnmoclidad En resumen, mientras el primer estrato culminabaen culminaba en un corte represenreprescntadón/teal, tadónfrcal, vemos que el segundo desemboca en otra cosa: un corte interior articulación. que a la representación con un nuevo fenómeno de doble articulación, culmina con una nueva dualidad en la representación delo de lo real dominante. Habría que distinguir lo real dominante delo de lo que habría que llamar real enmascarado. Lo real enmascarado es lo que continúa trabajando bajo la red las libres conexiones del significante y bajo la red del significado, es decir las entre figuras de expresión y figuras de contenido tratadas de manera molecular, en tanto no apresadas en sisten sistemas de soiuzgam iento Dìría que el tercer estrato puede ser Llegamos al tercer y último estrato. Diría definido de nido en el punto de encuentro de la intersección. Es el estrato de subjetivación, subjetivaeión. o más precisamente el estrato al que corresponde el punto de subjetivadón. mucha importancia, pero subjetivación. El punto de subjetivación debe tener mud1a curiosamente no veo aún en qué. Yo diría que no hay real dominante sin un punto de subjetivación. Ese punto no es de ningün ningún modo el punto donde signilicancia surge el sujeto, es el punto a partir del cual se se organiza el ángulo de significancia apertura variable. És y su apenura Es siempre a partir de un punto de subjetivación que se haceel Yes hace el recorte de lo real dominante. Y es siempre a partir panir de ese punto que va va a entrar enjuego la designi cación, aún más, más. la la máquina maquina de deorganizadón la máquina de significación, organización. 1 E:-'.¬±':Í: maternal-lección anu que conrute en lección de cosas: método de ense ei naturales, ett'el f¦t.n1i|ì ¡ul aa los niños con objetos usuales, productos naturales.

IIIIIÉ-f


mi

Wi

U.|..|e_'Ii¿1

En este sentido el tercer estrato está presupuesto por los otros dos -los estratos derivan el uno del otro, pero no sería seria difícil dificil hacer el camino inverso, demostrar que el tercero ya está presupuesto por el segundo-: no hay organización de un organismo, no hay significancia de las las signilicaciones, significaciones, no hay determinación de un real dominante sin un punto de subjetivación que le corresponda. De ningún modo decimos que el punto de subjetivación sea el que produce lo real dominante, sino que, siendo rigurosos, lo mide, le lija fija los límites variables. ¿Por qué variables? Porque cada uno de nosotros tiene, evidentemente, varios puntos de subjetivación. El punto de subjetivación no es lo que va a fabricar lo real dominante, es lo que va como a inyectado inyectarlo para permitirnos reconocerlo. Es lo que va a fijarnos jarnos y mantenemos en tal sitio de lo real dominante y a organizar orga.n.iIa.r casi toda resignación a lo real real dominante. A partir del nuestra comprensión y nuestra rtsignación punto de subjctivación subjetivación se tiene la impresión de que se comp comprende rcndc todo, y de que aquello que pertenece real dominante está ahi ahí para toda la ctentidad. eternidad. pcrtenooc a lo real Me pregunto finalmente si el punto de subjetivación no es una función Mc nueva del significado mismo, es decir de los íconos. iconos. Esto ordenaría todo, Ésto ordenarfa sería seria por esto sto que el tercer rerccr estrato utrato derivaría derivarla del segundo. Tomo a una persona y veo que sus puntos de subjetivación son muy numerosos. Una vez asignado lo real dominante para alguien, en lo real domina.nte de un obrero por ejemplo, podemos ver el ángulo de sìgni cancia dominante significancia de un obrero resignado: es la fábrica, el laburo. laburo, la familia. Nos dirá que hasido par«siempre ha sido así», que «siempre hay patrones, máquinas por todas par­ tes». Todo eso se organiza en un real dominante. Lo ral real enmascarado es lo que está cncubierto encubierto por lo real dominante: los tratos dc de la patronal, la fuerza o la no fuerza Íuema de los grupos gnipos revolucionarios que se proponen hacer saltar lo real dominante, etc. Pero el tipo que está tomado en lo re-al real dominante, en primera instancia se le somete. Esto quiere decir que, de cierta manera, debe oornpcnetrarse con la impr ion de comprender ese real dominante. Este es compenetrarse el papel del punto de subjetivación. Ahora bien, este punto de subjetivación de ningún modo está en él, ¿1, no es el punto de su subjetividad. Es lo que va a constituirlo como sujeto fijo en tal o cual lugar, es el punto a partir del cual el ángulo de significancia de apertura, por ejemplo cuando el lo real dominante va a variar de apenura, el tipo pasa de su trabajo a su familia.


El punto de subjetivación subjctivación supone, por ejemplo, que un tipo diga: «Va«Va­ mos, es el patrón quien lo ha dicho». El patrón funciona como un loono, (cono, en un sentido muy especial. Es un punto de subjetivaeión subjetivación a panir partir del cual se hace la descripción o la asignación de un real dominante. Después el obrero sale del laburo, xse reencuentra con su mujer -supongp go que esto no es maravilloso- y le da su salario. Si él es fetichista, su mujer como persona global actuará como otro punto de subjetivación, subjctivación, dibujando en lo real dominante otro real dominante. No se trata del mismo angulo, ángulo, esto se encabalga. Después viene el momento del amor y como él es fetichista, ama el vestido de su mujer aún más que a su mujer. Vestido de mujer o zapato de mujer forman también un punto de subjetivación. Pasamos Zapato nuestro tiempo saltando de un punto de subjctivación a otro. Naturalmen­ Naturalmente, hay siempre un real enmascarado. típico de punto de subjetivación. El jefe ha dicho: El jefe es un caso tipico «¡Viva -=¡Viva Hitleri». Hitler!›-. Aquí tenemos lo real dominante del nazismo y luego el gran icono, Íoono, el [>ersonaje personaje del jefe que interviene como punto de subjetivación a panir partir del cual cada nazi se acopla como propio lo real dominante que le impone tal lugar en la sociedad correspondiente. Hay, por ejemplo, una realidad dominante del trabajo, un real domidomi­ nante del trabajo. Ese real dominante no tiene una abertura invariable, tiene un angulo ángulo variable que llamariamos llamaríamos movilidad de la mano de obra. La subjetivación movilidad de la mano de obra ocurre a partir de un punto de subjetivaeión propio a la formación capitalista: la movilidad del capital. A partir panir del siglo XDC uno de los problemas esenciales para la economía política ha sido la XIX, fuerza de trabajo. trabajo, en movilidad comparada de la mano de obra, de la fuena relación a la movilidad del capital. ¿Cómo hacer para que no haya una movilidad de la mano de obra que exceda la movilidad del capital o que vaya en otras direcciones -que es lo que harían harian los nómadas-? nómadas-9 ¿Cómo hacer para que los obreros acepten ir allí donde va la movilidad del capital, es decir la inversión capitalista? Diría aspeao, el capital es la movilimovili­ Dirla que, bajo este aspecto, dad del punto de subjetivación subjctivación del que depende la movilidad de un sujeto en lo real dominante. Me parece que es sobre estos tres estratos que las fe formaciones sociales incionan. La primer gran consigna social es: «Estarás organizado, sino fiincionan. signiñcado, inter­ serás un depravado». depravadon. La segunda es: «Significarás «Signi carãs y serás signi cado. intercontrario serás un peligroso desviado». Y pretarás y serás interpretado, de lo eontrario desviadon. Y lüì


[Ilur H

la tercera es: «Serás subjetivado, es decir fijado, fijado. tu lugar será asignado y sólo te moverás dice que te muevas, de lo oontracontra­ moveris si el punto de subjetivación te dioe rio serás un peligroso nómada». Al primer estrato corresponden oonesponden las exclusiones del depravado, de aquel que hace funcionar su organismo siguiendo un principio de energías inúti­ inútiles, es decir no productivas les. G produaivas socialmentc. socialmente. Ese Ése depravado es ya una cierta manera de hacer salar saltar el organismo o la organización del cuerpo para reencontrar algo es esenesen­ aigo de un cuerpo sin órganos. El cuerpo sin órganos cs cialmente un captador de las energias energías llamadas inútiles. experimentador, que es Al segundo estrato ertrato corresponde la exclusión del eitperimentador, quien traza trata un dominio de dc la no-significancia. Al tercer estrato corresponden las exclusiones del nómada. Debemos continuar repartiendo todo sobre el mismo plano. Todo este ute sistema sta está ligado desde el inicio. Por no eso me fascina Para terminar con el m-mínarcon juicio Juicio de Dior' Dioí' ,. el texto en que Artaud describe el primer estrato: ¿cómo se le hace un organismo al cuerpo, cómo se Fuerza fiieiM al cuerpo cueq» a tomar la forma de un organismo? De allí los gritos de Artaud: «¡Se «¡Se ha robado mi cuerpo!-›. cuerpo!». Es decir, ahí donde yo tenía un cuerpo como cuerpo viviente, se me ha hedto un organismo. Ahora bien, es este me triple sistema conjunto de los tres hecho estratos el que forma el juicio de Dios, es decir el sistema teológico. prolundamente ligado es la actividad Lo que está profundamente aaividad de organización. organización, la actividad de interpreución interpretación que corresponde al estrato de signi cación y la aaividad significación actividad de subjetivación. Se las puede encontrar a todos los nivelts, niveles, todos org-animción las implican: «Serás organizado y otgar rarís, los regímenes de organización organizarás, ¡eras interpretarås, serás setís subietivado icrás interpretado e interpretarás, subjetivado y sólo te moverãs moverás cuancuan­ do se te diga». En todas parts partes encontramos el conjunto de estos tres estraestra­ tos: podemos llamarlo sistema del juicio de Dios, sistema despótico o sistetos; siste­ ma imperial. Naturalmente las formas di difieren sistema, pero por [>or el eren en cada sistema. momento se trau trata de poner todo sobre el mismo plano. fascismo. por ejemplo. En el fascismo, ejemplo, se tratará de ver cuál es es el tipo de Organizaorganiza­ rlón -comprendida la organización de los cuerpos propiamente fascistas-. ción fascistas-, *Antonin Attaud. nírawr kjugmmr de días. en Oeuvres complètes ‘Antonia Aruud, Pnurm Pburenfiniraveclejugementdedieu.en completes lhrno X, Gallirnard. lTrad. casi.: cast.: Para Para termina IbmoX, Gallimard, 1971 (Trad. terminar con con djuíriø eljuicio de de diu] diosy otro: otroi fl lu , Caldén, Aires, 1975). |975). Cf. Gilles Delelne, Crítica fttmas, Cildén, Buenos Aires. Gilíes Deleuze. Critica y cllnica, clínica, ñnugrama, Capitulo: oon el juicio Anigrama, Capítulo: “Para “Para acabar con juicio de una vez". vez”.


intcrprcución propiamente fascista y cuáles cuál es la máquina de interpretación cuales son l1 puntos de subjetivación del dcl fascismo. El aparato conyugal oonyugal es igual, igual. debemos considerarlo de la misma manera. La relación conyugal implica una especie de organización de los cuerpos que tiene toda una jurisdicción: la penenencia pertenencia recíproca de los cuerpos a la entre esposos, un cieno cierto principio de energía útil, el deseo relacionado ala felta. Existe un ángulo inter­ falta. angulo de significancia que constituye la máquina de interpretación propiamente conyugal, con «¡Ah, mi cocina!», oon su real dominante: «;AI-i. cocina!-›, «¡Ah, mis niños!». frecuentemente es «-,Al-i. niñosi». Luego el punto de subjetivación que Frecuentemente muy variable. Puede ser el marido, el marido como jefe: «Esto es lo que quiere mi marido, esta noche voy a hacerle la comida que le gusta». gustan. Ahí Ahi panir del cual se recorta lo real domidomi­ tenemos un punto de subjetivación a partir nante. También puede ser el chiquillo que tiene el papel de pequeño jefe, o puede ser la aspiradora. Ustedes tienen puntos de subjetivación al infinito que forman pequeñas constelaciones. Habría que hacer encuestas entre los matrimonios. Tomaríamos varias fiimilias y fijaríamos los familias jatíainos sus tres estratos: la organización o no del cuerpo de delos coleaivo, el estrato de significancia y por último el esposos sobre el cuerpo colectivo, estrato de subjetivación y las variaciones de los puntos de subjetivación. En estos términos podría analizarse también la máquina imperial o la máquina psicoanalítica. psicoanalitica. Desde que hay formación despótica se encuentran siempre los tres estratos inma­ tstratos que impiden la formación de un campo de inmanencia del deseo. A este nivel de análisis puedo considerar todo, formalmente, estructuralmente, como oomo equivalente. Sea la máquina despótica dcspótica nazi, sea la máquina conyugal, psicoanalítica, por el momento poco oonyugal, sea la máquina psicoanalltica. importan las diferencias. Podemos prolongar el análisis al caso de la maquina máquina psicoanalitica. psicoanalítica. Nos hacemos psicoanálisis hacernos entonces una primera pregunta: pregu nta: ¿qué es lo que en el psicoanílisis funciona como análogo de un cuerpo sin órganos? ¿Qué es lo quejuegel que juega el papel de cuerpo sin órganos? Siempre hay muchos cuerpos sin órganos encajados. nunca hay uno solo. Lo que jue cl encajados, el papel de cuerpo sin órganos es ante todo el gabinete del analista, el analista en tanto que no escucha ni habla está hecho para funcionar como cuerpo sin órganos. Pero forzosafonosamente trampea puesto que funciona corno como cuerpo sin órganos solamente traïar para impedir el funcionamiento del cuerpo sin órganos, es decir para trazar

210


ii”

Í

Chat Il

sobre aquel los estratos que van a hacer entrar sus fenómenos en las unidaunida­ des disciplinarias de la organización, de la significancia y la subjetivación. subjetivaeión. psicoanálisis la organización Segunda pregunta; pregunta: ¿cómo se produce en el psiooanãlisis de los estratos? En el psicoanálisis se produce también una organización fundamental de los cuerpos que habria habría que investigar puesto que es muy variable, habría ^n que interrogar todo el dominio de lo psicosomático, psìcosornatico. o las variaciones ssegún los géneros de enfermedad. Por ejemplo, en el caso de la histeria es evidente dela que hay una organización corporal muy precisa. Hay una cuestión que es esencial: según cómo se hayan formado los diferentes estratos, habrá uno de ellos que prevalecerá prevaleoerá sobre los demás. En la máquina psicoanalltica psicoanalítica el estrato que devora casi todo, en última instancia, 5 es el estrato de significación. Según las normas de significancia del psicoanálisis, cualquier cosa que hagas quiere decir algo. Noten ustedes que de la esto corresponde más a la relación conyugal actual que a los hechos dela infancia. En la la relación conyugal ustedes tienen esa esa máquina de interpreta­ interpretación, esa máquina donde todo quiere decir algo: «¿Qué quiere decir lo que ha hecho?»; «¡Vaya, «¡\/aya, no le ha gustado su sopa hoy! ¿Qué es lo que está pasando?»_ Se trau trata de la exclusión de todo derecho aala pasando?». la a-significancia. asignificancia. Todo tiene una significación, no puede hacerse nada asìgnifìeante. asignificante. Esta es la máquina de interpretación. No es culpa de las personas, las cosas están hechas para eso. Después están los puntos de subjetivación. Dmpués estan su bjetivación. Tenemos, por ejemplo, el punto de subjetivación del tipo infiincia: infancia: a partir de ella lo real dominante estará deter inado ¡nado tal como fue trazado en el gabinete del analista. Esto explica mejor que nada por qué que se trata verdaderamente de una droga, cómo el análisis deviene para ellos su real dominante. que organizan su dominante, por qué uso del tiempo de una sesión a la otra: ¿qué va a pasar la próxì próxima pasarla ma vez, en la enla próxima sesión?, ¿qué pasó en la última sesión? Realmente es igual a toda máquina despótica. Se trata del trazado de un real dominante en el que uno está subjetivado. infancia ha sido durante mucho tiempo el punto de subjetivación La infencia psicoanalftico. H Hoy en día, dia, con tipos como Ledaire, Lcclaire, se ha encontrado un psicoanalítico. oyen punto de subjetivación aún más artificial, más perverso: ya no la escena de infancia sino la escena analítica en el gabinete encerrado del analista. Este desplazamiento del punto de subjetivación psicoanalftico psicoanalítico es muy imporIll


tance; tante: el psicoanalista ya no vale como representante del padre o de la madre, sino que vale por sí si mismo como oomo dueño de una axiomática axiomåtica o de una contabilidad del deseo. La verdad del deseo ya no reenvía a una realidad de la infancia, iniáncia, sino a lo que ocurre en el gabinete. Retomando entonces el sistema en su totalidad, podemos llevar a cabo este análisis que muestra cómo un cueipo cuerpo sin órganos existe como campo de inmanencia del deseo y al mismo tiempo está completamente impedido de funcionar por la organización de los estratos, es decir por la organización del volumen de organismo, del angulo Íicancia y de puntos de ángulo de sign] significancia subjetivación. Tenemos entonces un conjunto de conceptos que entrañan uma una concluconclu­ sión evidente en lo que atañe a nuestra labor de búsqueda del cuerpo sin óiganos, lo hagan órganos: de cieña cierta manera yo puedo decir que el cuerpo sin órganos, está ahí. Si no se toman la molestia de enmrgarse encargue y hacerlo o no, siempre esta ustedes mismos, entonces se les hace, y se les hace según los estratos que le estaran presos en el sistema de la organización, impiden funcionar. íuncionar. En ese caso estarán la subjetivación. De todos modos, él está ahí. de la significancia y de dela ¿Qué hacer haoer entonces? Hacerse un cuerpo sin órganos. Pero ¿qué puede querer decir esto. esto, dado que de todas maneras pya hay uno? Quiere decir algo muy m uy simple, quiere decir hacerse un cuerpo sin órganos que sea desestratilieado, ¿Y que desestratificado, que funcione. ¿Y qué quiere decir hacerse un cuerpo sin órganos decir. evidentemente, hacerse uno que haya órganas que funcione? Quiere decir, roto su triple vendaje, su triple ligadura, ligadura. sus tres estratos; hacerse uno que, de cierta manera, haya roto con la organización del organismo, que de otra manera, significancia maneta, haya roto con el ángulo de sign i caneia y que de otra manera, se desubjetivado. En otras palabras, haya desubjctivado. palabras. un cuerpo que sea "discretamente" "discretarnente” -m e explicaré luego sobre esto- el más depravado o el el más desorganizado, -me asignificante ¡significante y desubjetivado. Todo esto refiere evidentemente a lo que pasa tareas muy práaicas, prácticas, que aquí no las del-ino sobre el cuerpo sin órganos, son tarcas defino más que negativamente: «Maten «Mateo en ustedes la interpretación», por ejemejem­ plo. La máquina de interpretación es la aplicación del ángulo de significancia significancia. Cuando digo que es necesario ser prudente, quiero decir que el peligro ll ite, la muerte. Es por eso que constante -drarnatizo -dramatizo un poco- es, en el lí los psiooanalistas, psicoanalistas, por ejemplo, debido a su incapacidad por comprender que el cuerpo sin órganos es la vida del deseo en estado bruto, en estado puro, en su plano de consistencia, en su Campo campo de inmanencia, no abando-

212


of X1 nan el instinto de muerte. A fueraa fuerca de haber identificado la vida con esta pseudo-vida artificial de la organi ción, de la significación y de la subjetivación, estra­ subjetivaeión, dirán frente a toda tentativa por hacer saltar estos tres estratos: «Es «És la pulsión de muene». muerte». Y en efecto, puede serlo. Retomo los ejemplos que tenemos. Es evidente que, de ciena cierta manera, el cuerpo drogado es un cuerpo que se se recobra como cuerpo sin órganos, es decir que, de una u otra manera ^-según e g ú n los tipos de drogas, por ejemplohace saltar el estrato de la organización. maso es la perversión clave, porque una perversión como el fetichisfetichis­ El ITI¦l.So mo se inscribe por completo en el dominio delos de los estratos. Hay algo muy malicioso en el fetichismo: la movilidad que allí adquiere el punto de subjetivación, o la indiferencia en la que el punto de subjetivación está tomado como oomo objeto parcial. El fetichismo utiliza el punto de subjetivación de una manera tan maligna que implica un modo de supri irlo. Pasa, a pesar de todo, por el punto de subjetivación. El cuerpo drogado o el cuerpo maso son maneras de hacer saltar, aunque El sea por un tiempo y artificialmente, la organización del organismo para recobrar un cuerpo sin órganos. Una segunda tentativa completamente complementaria es matar en uno, y si es posible en los otros, la maquina máquina de interpretación. Se trata de una experimentación. Maten la máquina de interpretación, sino estarán jodidos, tomados en un régimen despótico del al signo- en el que no podrán signo -el signo que remite eternamente a] oon nada. Hay que llegar a no interpretar más. terminar con El psicoanálisis no es otra cosa que la más perfecta de las máquinas de interpretación en el sistema capitalista, pero hay otras y más conocidas. Las religiones, por ejemplo, constituyen en otras formaciones sociales grandes religiomáquinas de significancia o de interpretación. Hay también un uso religio­ so de las drogas. Es necesario necario decir que nada nos salva, siempre hay peligros. Por eso digo que es necesario tener paciencia y prudencia. Después de todo, según el principio de la experimentación, ninguna persona sabe de anteante­ manolo mano lo que le conviene, se necesita un largo tiempo para saberlo. Un las drogas, pero resulta que no es lo suyo, aunque él tipo puede arrojarse a las cree que lo es. Puede lanzarse a las drogas de tal manera que se hunda completamente. Eso es la muerte o, como dioen dicen los psicoanalistas, la 115 pulsión de muerte.


La máquina de interpretación es constantemente alimentada en la rela­ relala relación conyugal no me refería sólo a ción amorosa. Cuando hablaba de dela una cuestión de marido y mujer, no basta con no estar casado para evitarla. El MLF^, conyugales, las comunida­ MLF7 , el FHAR’ Fl'lAR¡ están llenos de relaciones conyugalcs, comtmidades libres secretan la relación conyugal. Empleo relaciones oonyugales conyugales exac­ dc exactamente como sinónimo de la relación de interpretación o de la relación significante en la que cada uno se pregunta del otro: «¿-Qué «¿Qué es lo que yo pienso que él piensa que yo pienso, lo que pienso. etc., etc.?». En fin, n, se trata de delo Laing llama muy acertadamente nudos. Desde que hay un nudo, hay un ángulo de significancia, algo por interpretar. -- «Tienes ese pliegue en la esquina de la boca, estás de mal humor. ¿Por qué estás de mal l'tumor?» humor?» -«¡No, no, no estoy de mal humor!». humorl». El colmo de la interpretación se da cuando el psicoanalista no dice una palabra. El tipo se va diciendo: diciendo; «¡Qué hoy!». Se me -<¡Qué buena sesión la de hoyln. cu en u que hay sujetos que han vivido un mes, seis rnäes, meses, dos años analianali­ cuenta zándose sin que el analista diga una palabra. Y esto es evidente, ïåndose dig! Y evidente. pues la sintesis síntesis de significación está vacía, no tiene necesidad de añadir algo a aquello que sintetiza. Es una síntesis vacía, una slnt sínt is formal en la que el signo, en lugar de estar acoplado con la cosa y trabajar una cosa. cosa, remite al signo. signo. No hay necesidad de decir nada. En última instancia, en la la relación oonyugal todo puede hacerse a través traves de miradas. conyugal Hay dos tipos de personas que se equivocan. Primero, aquellos que tradiciodicen que el verdadero combate es exterior. Son los marxistas tradicio­ e1tterion.Y nales: ¢Para «Para cambiar al hombre, cambiemos el mundo exterior». Y desdes­ pués están los curas o los moralistas moral ¡stas que dicen que el verdadero combate es interior, que debemos cambiar al hombre. Curiosamente, ciertos resiresi­ maolsmo han retomado estos temas. Muchos americanos tam­ tamduos del maoísmo bién han dicho esto. ¿Qué es lo que quiere decir «cambiemos primero al hom bre, la lucha debe ser ante todo interior»? hombre, interiorn? Lo que ellos quieren decir, cuando son completamente moralistas y completamente curas, es que el combate en el exterior no es necesario, que el combate en el s lo más profundo, que es necesario renunciar al pseudo-cominterior es bate en el exterior. El combate en el interior es contra nuestro egoísmo, egoísmo.


contra nuestros vicios, contra nuestras tentaciones, es decir que hace funcionar los tres estratos. Quisiera decir algo completamente distinto. Quiero decir que el comba­ combate en el interior y el combate en el exterior se sostienen sobre las mismas cosas, que son a la vez instituciones cristalizadas en el exterior y secreciones internas. Por ejemplo, la relación conyugal está cristalizada en instituciones que tienen una cierta potencia yY es al mismo tiempo una secreción interna. Por más que no se casen, ustedes producen conyugalidad desde produ­ dade que producen interpretación, significación. Se trata de un sistema que hace funcionar al mismo tiempo un código del significante sig'niÍic.a.nte en el exterior y una glándula de interpretación en nuestro interior. Todo el tiempo hay que deshacer esa especie de glándula que está en nosotros y que produce interpretación en correspondencia con las signilicaciones significaciones ctistalizadas cristalizadas en el exterior. Vemos un ejemplo en el combate contra los celos. El H hecho de que algunos digan, yyen en parte con razón: «Yo «Yo no me siento celoso», no impidequea impide que a la vuelta de la esquina se dig^; «Mierda, ¿que es lo que soy por dentro?». Teníamos una digan: «Miu-da. gláiKÍula glándula hecha de celos, de derta cierta forma menos abundante que las otras, pero se difundió. No se la veía y de un momento a otro, es demasiado tarde. cristalizada en la sociedad bajo la Edipo es una institución objetiva ctistalizada forma de coitos humanos, de reglas de matrimonio. Pero es es también la relación padres-hijos, y es asimismo una glándula de secreción interna. Edipo forma parte de la relación conyugal. Pensar en las relaciones conyuconyu­ dela gales sin niños es una oscura tristeza, siempre hay un miembro de la pareja niñoses que se hace el pequeño del otro, que se hace matemalizar maternalizar por el otro. El combate revolucionario que se ha de llevar a cabo en el exterior y en el interior es exactamente el mismo. No digo que hay un combate en el así interior que es de otra naturaleza que el exterior, e insisto en esto pues asi pues el fascismo me salvo del moralismo. Hay un sólo y mismo combate pum está tstá fuera de nosotros y en nosotros. ¿Cuántos militantes revolucionarios hay que tratan a su mujer como nunca un burgués ha tratado a la suya? ¿Cuántos secretan la conyugalidad de la que están avergonzados? ¿Cuán­ ¿Cuántas, incluso entre las militantes más mais corajudas del MLF, sccretan secretan la matemalimcióng y la interpretación? Esto hace que el MLF sea lo contrario matemalización’ °Técnica de psicoterapia de las psicosis, especialmente de la esquizofrenia, csquizofrenii. ’Técnica el paciente, de un modo tanto que tiende a establecer, entre el terapeuta yy el

IIS


de lo que debe ser un grupo revolucionario: en lugar de ser un grupo de experimentación, ha devenido un grupo de interpretación. La política contra la relación conyugal, contra la In posibilidad de lucha politica relación edípica, vez, los estratos que nos impiden edlpim, implica hacer saltar, cada ver., acceder al campo de inmanencia, al plano de consistencia del deseo. Una vez más, hay que ir con prudencia, ver la diferencia entre un drogado que se hunde completamente y un drogado que sabe manejar esas cosas. Me parece que este es el ane pru­ arte de la experimentación, que siempre implica prt.tdencia. El riesgo suicida es la otra cara dela de la desestratificación. acontece, en parte, cuando se trata al combate únicamente como Esto aoontcoc, un combate contra el exterior. Edipo, el fascismo, el pequeño jefe también están en nosotros. Vemos revolucionarios que son verdaderos jefecillos en el momento en que conducen el combate exterior contra otros jefecillos, concon­ las fabricas. tra los capataces capataecs de delas Fábricas. También ahí hay un desajuste, no conducen expcri' la experimentación interna del mismo modo en que empujan la experimentación externa. extema. Realmente creo que se trata de un sólo y mismo combate. De otro modo no salimos, cualquiera sea el estrato que se quiera hacer saltar -las tentativas tentathras más de la organiïaorganizamas peligrosas, peligrosas. las más mortíferas, mottlfelas. son las de deshacer algo dela ción del cuerpo en organismo-. Devenir superior, o lo que Dcvenir desorganizado meticulosamente. Una vía superior. Nietzsche llamaba la gran Salud. Deshacer la significación y las las interpretainterpreta­ ciones, no para devenir una especie de estúpido, sino para hacer una verda­ verdadeve­ dera experimentación, para devenir un experimentador. cxperimentador. Finalmente deveènir un nómada, aún sobre el mismo lugar, deshacer los puntos de subjetivación. Todo esto es extremadamente dificil. difícil. No basta con fugar para producir un nómada, no basta dejar dc de interpretar para devenir un expcri experimentador, sobie mentador, y ymble todo no basta con desorganizar de-sorganirar el organismo pata para devenir un cuerpo sin ótga^' nos con cosas que pasen sobre él. Cada vez mo esto puede ser la muerte. muene. Sobre todff todo" cu.a.ndo uno ya no es sostenido por los estratos, stratos. estratos que luncionan cornsf cuando funcionan cotnp cn un cierto sentido, impiden que nos desarmemos. desarrnemos. vendajes y que, en simbólico como real, la que existiría existiría entre enere una «buen|._ «buen* real. una relación análoga aala madre» yjr s|.t su hijo. Ver Jean Iaplanche Laplanche y Jean Bertrand Pontalis, Diccionario Diccionario ü S psicoanálisis, i.xf psicoanálisis. op. cit., Págs. Pägs. 220-221. 220-22 I _ 215-


Lo tipos, la manera en que las L0 que me fascina es la coexistencia de los dos tipos. personas bordean bordcan todo el tiempo el hundimiento posible y la experimenta­ experimentaCastañeda- en todos todas esas tentativas ción. Aunque se sc vaya muy suave -ver Castancdahay un temor, temor. y todas las razones para temer. No sólo al nivel más evidente de la desorganización, sino incluso al nivel de la dcsubjetivación. Los punpun­ dela preciados, cuancuan­ tos de anclaje a partir del punto de dc subjetivación son muy preciados. do ya no los hay comienza una especie de angustia. Hay toda suerte de defección de los estratos. formaciones de angustia que corresponden a la dcfccción He hablado de un montón de nociones y quisiera que ustcds ustedes completen. Intervención: Tengo la impresión de que conccbís concebís el cuerpo drogado definición, como algo exterior. Pienso que, por de nición, todo cuerpo está drogado desde el comienzo. Habría que ver las diferentes drogas... verlas Ddeuze: Si das esta extensión Deleuze: exteruiión a la palabra droga, la máquina de interpretadón, el psicoanálisis es una droga, droga. Yson Y son tación, droga. la relación conyugal es una t.|.na drop. drogas cuyo u.< ¡oG es especificamente específicamente acorde a las estratificaciones... uso estrati cacionä...

Richard: Has I-las insistido mucho sobre lo real enmascarado en relación a lo real dominante. Me preguntaba si no podría lanzarse la hipót is de que también existe esa doble aproximación al nivel delos de los agenciamientos productores de enunciados. Por un lado, habría enunciados ya consticonsti­ tuidos que son siempre la repetición de estructuras o de relevos, de redes de dominación, de efectos significantes significante; que reproducen la ley en el sentido de dela la dominación. Por otro lado o en otro polo, habría punpun­ tos, partículas enunciaciones, particulas acontecimeniales acontecimentales que se podrían llamar enurtciaciones, localizados. ya constituidos. Se trata de en oposición a los enunciados ya localizados, enuncìacìones que por su naturaleza innovadora -experimentadora, si enunciaciones quieres-, hacen ya con su sola presencia saltar ciertos relevos, ciertas redes de enunciados ya constituidos. Deleuze: SÍ, Sí, de acuerdo. Todavía no he hablado de lo rctl real enmascarado porque es precisamente aquello que pasa sobre cl el cuerpo sin órganos cuancuan­ desestrati cado. Lo real dominante es lo que cneubre do es desestratificado. encubre lo ral real enmascaenmasca­ rado, del mismo modo que toma los fenómenos propios al cuerpo sin órganos en conjuntos estadísticos.


Derramt.-s entre el capitalismo y la esquizofrenia

Nos falta ver qué que es lo que pasa sobre el cuerpo sin órganos, bajo los estratos. En cada caso habrá que mostrar en qué que eso es el envés de los estratos. Al mismo tiempo que el cuerpo sin órganos se dcsestratifica. dcsestratifica, pasan cosas sobre él. ¿Cosas de qué orden? ¿Como oponerlas a los estrat cstrat ?? Voy a hacer una especie de lista de cosas que pasan sobre el cuerpo sin órganos. En primer lugar, órga­ lugar. la^ las reparticiones de intensidades. El cuerpo sin órganos es verdaderamente. verdaderamente, desde este punto de vista, O, pero vista. la intensidad = = 0, tomado como matriz de todas las intensidades intcnsidadesoo principio de todas las producciones de intensidades. Lo que pasa sobre el cuerpo sin órganos es una distribución de intensidades. En ese sentido, el cuerpo sin órganos no es sólo matriz de producción de las intensidades, sino también mapa de repartición de intensidades. Y Y aunque mapa de repartición esté mal dicho puesto que mapa indica algo espacial, espacial. y el cuerpo sin órganos no es del espacio, sino que es la materia en tanto llena el espacio siguiendo tal o cual grado de intensidad. intensidad, igualmente esta noción nos sirve para delimitar nossirve un primer dominio: las intensidades repanidas el cuerpo sin Órganos. órganos. u.n repartidas sobre el Ahora bien. oponen. en el estrato de organización, bien, las intensidades se oponen, al mundo de la representación. Las intensidades son fundamentalmente no representativas, no representan nada. En este sentido van a ser un elemento fundamental en la máquina de experimentación, por oposición a la máquina de interpretación. La segunda cosa oosa que pasa pasa sobre el el cuerpo sin órganos son las las multiplicimultiplici­ dades. Quizás Quirás se trate de lo mismo, mismo. puesto que esas mulriplicidades multiplicidades que se producen sobre el cuerpo sin órganos son precisamente multiplicidades la intensidad en intensivas. La multiplicidad pertenece a la cn un sentido muy apre­ preciso: es necesario llamar cantidad intensiva a toda multiplicidad aprehendida en el instante. En el momento en que hay una multiplicidad aprehendida en un instante, hay cantidad intensiva. En el dominio de la extensión se trata de lo contrario: lo que es apreltendido aprehendido en un instante es por eso mismo puesto como unidad, unidad. y la multiplicidad no podrá podra ser apre­ aprehendida más que sucesivamente. Si las intensidades se oponen al mundo de la representación al nivel de los estratos. estratos, las rnultiplicidades multiplicidades se oponen a las las cantidades cxtensivas extensivas o a las formas cualitativas, que forman también parte de los estratos, tanto del estrato de organización como del estrato de significación. 21 B


Hemos visco visto un tipo de multiplicidad intensiva fundamental que se podía podia llamar manada, en oposición a las multiplicidades multiplicidadcs extensivas de masa. Mientras estas últimas están principalmente del lado delos de los estratos, las multiplicidades intensivas de manada están principalmente del lado del cuerpo sin órganos y de su liberación respecto de los estratos. La tercera cosa que pasa sobre el cuerpo sin órganos son los flujos. Se trata de otra manera de decir lo mismo, pues si bien los flujos no son lo mismo que las cantidades inte ¡nte ivas, las cantidades intensivas son siempre medidas de flujos. Las cantidades intensivas son ellas mismas multiplicidadts multiplicidades y las multi­ multiplicidades son ellas i ismas is-mas cantidades intensivas. Una intensidad por s( sl misma no quiere decir nada, no puede signiPicar significar más que una diferencia de intensidad, una diferencia entre un máximo y un mínimo, entre una inten­ intensidad superior y una intensidad inferior. Una intensidad no quiere decir nada fuera de la puesu en las condiciones de puesta en relación de dos intensidades, intet1sidads.en su puesta en relación. Entonces, es todo un problema saber en qué que condicio­ condiciones físicas, Ñsicas, etiológicas, las intensidades intcnsidadts mantienen una relación. Suponiendo que 1l intensidades entran en relación sobre la base de una desigualdad constitutiva, suponiendo que son completamente desiguales y que son relarela­ ciones de desigualdad las que definen de nen la diferencia de intensidades, entonces corre: se trau trata precisamente de un flujo ujo de una intensidad a la algo pasa, algo corre; otra. La dirección del flujo está determinada por el paso de la intensidad más altaalamásboja, se-a en del caso de dela entropía,sea enel alta a la más baja, sea la entropía, sea en el casode caso de la ncguentropía. neguentropía. -ct preciso sentir que se La cuarta determinación del cuerpo sin órganos -es trata de lo rnisrno, mismo, que son todos aspectos de lo mismo- son las libres maqulnicas. Todo el dominio de las conexiones rnaquinicas conexiones maquínicas. maquínicas libra conexiones a otros dos tipos de conexiones o relaciones: relaciones las opone sus libres relaciones mecánicas o las relaciones finalistas, ambas constitutivas del dél orga­ organismo. En el dominio de las conexiones maquínicas contra­ maqulnicas sucede todo lo contrario que en las otras, se trata de dos cosas que hacen máquinas. Para otro momento, se puede adelantar esta esu pregunta: ¿en qué que condiciones se puede decir que dos cosas o dos seres forman una conexión maquínica? maquinica? De cualquier forma, estas conexiones maquínicas maquinicas que se supone pasan sobre cl dominio de lobre el cuerpo sin órganos constituyen precisatnentc precisamente todo el las máquinas que habría habria que llamar asignificantes: atigni cantes: no quieren decir nada, se definen únicamente por su uso, su funcionamiento; funcionamiento: al igual que las inten­ inten-

ILS'


Deinmu enla: el eapttaitsn-to 3- La etgtuzofterua

sidades, no son objeto de interpretación, un punto es todo. El cuarto dominio es entonces el de las máquinas asigni asignificantcs. cantes. Q uinta determinación del cuerpo sin órganos; Quinta órganos: estas máquinas asignificantes asigni eantes están particularmente ligadas a un régimen que llamaría por comodidad el régimen signo-partícula. signo-panicuia. Este régimen se opone a los estratos, por lo menos al estrato strato de significancia que implica implica. otro régimen del signo, el del signo bajo el significante. Desde ei el inicio estoy intentando oponer el régimen del signo-partícula al régimen en que el signo remite al signo al infinito bajo un significante, signì eante. que constituye la máquina de interpretación. Por el contrario, experimentación sobre el cuerpo sin órganos contrario. la máquina de experirnentación es la pareja signo-partícula. Sexta determinación posible de lo que pasa sobre el el cuerpo si sinn órganos: mientras los estratos definen reterritoríali ción, lo de nen territorios o procesos de reterrìtoriali que pasa sobre el cuerpo sin órganos órpnos son líneas de desterritoriali ción. Es oomo matriz intensiva está desierto. Pero por esto que el cuerpo sin órganos como este desierto no es en absoluto algo vacio vacío y despoblado, sino el lugar habihabi­ tado por las multiplicidades multìpiieidades intensivas, por una manada. Es És el paraje de II manada. manadas.


Clase XII Deseo, producción de enunciados e intercambio. Sobre Baudrillard. 28 de mayo de 1973

La última vez insignificantes, cómo vea hemos indagado, indagado. a niveles muy insignificantes. podían constituirse tipos de cuerpos sin órganos y lo que podía pasar sobre vez. dicho didio que el cuerpo sin órganos cs ellos -una -u n a vez es algo que siempre está por hacerse-. Hemos visto que sobre un cuerpo si sinn órganos pasan todo tipo de cosas -multiplicidades, oosas -multiplicidades. flujos, figuras de contenido, figuras de expresión-, y que todas esas cosas entran en reladoncs maquínioos. todasesasoosasenlrran relaciones formando agendamientos agenciantientosmaquinicos. Ahora bien, bien. todo eso nos conducía directamente a nuestro problema: ¿qué es lo que produce enunciados? Los ejemplos insignificantes que en­ encontramos eran enunciados de alcohólicos, alcohólicos. enunciados dc perversión. enunde perversión, enun­ ciados esquizo, esquiw. y Y dije que, en esc estado de la investigación, investigación. no había ningu­ ninguna razón para establecer diferencias de naturaleza entre un enunciado de tipo esquizo esquina y un enunciado militar, o entre un enunciado imperial y un cipo fueenunciado alcohólico. Nuestro problema suponía que los enunciados fue­ sen considerados en el mecanismo de su producción, independientemente de su contenido y de la importancia de ese contenido. Ha habido una presuposición durante todo este año: lo que produce los enunciados nunca es un sujeto, son los agentes colectivos de enunciación.

221


Derran-tu entre el capitalismo Lia esquizofrenia

W

W

Í

Son agenciamicntos fkaores sociales, agcnciamientos maquínicos que en absoluto refieren aafactorcs sino a agentes o agenciarnientos agenciamicntos colectivos de multiplicidades que nos atra­ atraviesan, que no son ni interiores ni exteriores a nosotros, pero son productoproduaolos enunciados que formamos. res de delos Quisiera comenzar por hacer una primera adaración: aclaración: nuestra tentativa no se vincula ni al marxismo ni al freudo-marxismo. fteudo-marxismo. En cuanto al marxismo -n o busco el detalle- diría que hay tres -no grandes diferencias. La primera diferencia es que el marxismo plantea los problemas en términos de necesidad. Por el contrario. contrario, nuestro problema se plantea en términos de deseos. Hay una enorme diferencia práctica: práaica: cuando los pro­ profinal­ blemas son planteados en términos de necesidad, lo invocado es, finalmente, una instancia que se supone juez de la naturaleza de esas necesidanecesida­ des, de su repartición, repartición. y de la medida de su satisfacción. Plantear los problemas en términos de necesidades es hacer un llamado a aquello que aparecerá como organización de partido. Por el contntrio, contrario, hablar en térmitérmi­ nos de deseos remite a decir que la instancia del deseo es el único juez de los deseos que ella porta, sea un individuo o un grupo, ya no el sujeto ese sentido todo el problema se desplapues no hay sujeto del deseo-. En esc despla­ za: no es que no haya lugar para pensar en una central! centrali ción o en una conexión entre aparatos de deseo, sino que seguramente la conexión o el aparato de deseo ya no podrá producirse bajo la forma de un aparato de partido que jugaría un rol decisivo. La segunda diferencia es que el rnantismo marxismo s tiene una cierta oposición entre la infraestructura económica económ ica y la ideológica, entre la infraestructura como i tancia dc de producción y la ideología. Para nosotros, el problema de oomo la ideología no se plantea en ningún ningú n momento. Tenemos de esto una idea simple: estrictamente hablando, no hay ideología. No pensamos que la ideología sea en sí sl misma deformación de algo o transformación de algo, que sea por ejemplo una falsa conciencia. No hay ideología, ideologia, sólo hay orgaorga­ nizaciones de poder. Y lo que llamamos ideologías son enunciados de orga­ organizaciones de poder. Por ejemplo, no hay ideología cristiana. Por el contrario, la la historia del cristianismo ha sido atravesada por la invención dc de una multiplicidad, de una variedad de organizaciones de poder, hasta llegar a formar por primera ver inremaeional. Y Y lo que se llama la ideología cristiana, vez la idea de un poder internacional. cristiaiu,

112


ÍÍ

Í

_

Clase xll

Ola historia de la ideología cristiana, no es más que la sucesión de enunciaenuncia­ o

dos correspondientes a la organización del poder eclesiástico. enseñanza, y que Del mismo modo, creo que no hay ideología de la enseñanza. dirigir una crítica hacia ella es caer en un falso problema. La enseñanza debe pensarse a partir de un tipo de organimcion organización de poder ejerciéndose sobre los niños. Y la ideología, también allí, no es más que el enunciado corresponcorrespon­ diente a la organización de poder. Si el marxismo, bajo su forma tradicional, ha insistido tanto sobre una especie de dualidad entre infraestructura e ideología, quizás haya sido para esconder mejor algo que en él se organizaba: la organización de poder en torno de un partido centralizador. Y puede ser que todo el dualismo, toda la reflexión marxista sobre economía/ideología econom íalideologla cumpla el rol de máscara en relación a la organización de poder -ya Marx y la Inter­ --ya en el momento de Manr lnternacional, después despuä con Lenin, después en el momento de Stalin, etc.-. La tercera diferencia es que el marxismo espede mantismo ejecuta su trabajo en una especie me­ de movimiento de recapitulación, o una especie de recopilación de la memoria, o una especie de desarrollo -el de las fuerzas productivas-. Nuestro punto de vista es completamente diferente. No ooncebimos concebimos la producción de los enunciados bajo los modos de un desarrollo, de una recopilación de la memoria, sino por el contrario a partir de una potencia que es la de olvidar, a partir de una fuerza que es la la de la experimentación, en tanto que ella opera en el no-desarrollo. Creo que son estas tres diferencias prácticas las que hacen que nuestro problema nunca haya sido el de un retorno a Marx. Más bien, nuestro problema es mucho más el del olvido, incluido el olvido de Manr. Marx. Pero en el olvido sobreviven pequeños fragmentos. Quisiera decir también por qué uuna na tentativa como la nuestra no puede participar, en ningún caso, de cualquier tendencia que pueda calificarse oomo calificarse como freudo-marxismo. Me parece que hay dos razones esenciales por las cuales me fi^eudo-marxismo. sentiría completamente extraño a cualquier tentativa de freudo-mantismo. La primera es que las tentativas freudo-marxistas se hacen también a pa.rtir partir de una especie de llamado a la memoria yal y al retomo retorno -cualquiera seasu sea su complejidad-: se trata de volver a Freud (escuela freudiana), se se trata de un retorno a Marx Manr (Althusser). [A.lthusser). Que se trate de un Marx o un Freud singularsingular­ mente originales no quita que tales tentativas que comienzan por un retor­ retorno me parezcan fáciles de definir: se trata de salvar la máquina. Parece definir; se

223


evidente que el retorno a Frcud, Freud, tal como ha sido operado por la escuela freudiana, ha permitido eolmar colmar las brechas en el aparato psiooanalítieo. psicoanaiftico. El salvar, de una cierta manera. manera, el retorno epistemológico ha Rincionado ancionado para salvar. aparato burocrático del de! psicoanálisis. El retorno a Marx ha sido lo mismo: salvar el aparato burocrático de partido, darle a ese aparato la garantía de «un retomo a». Nuestra tarca tarea sería serla considerar esos aparatos burocráticos, tanto el picoapsicoanalítico como oomo el comunista, en su situación actual en la que, luego de un largo tiempo de desacuerdo, basada en llevar lo mis más desacuerdo. rehacen una alianza bas-ada lejos posible la crítica de dichos aparatos, retomo a aparatos. en tanto excluyan todo retorno Marx. todo retorno a Freud. Marx, freudo-marxistas oonsisten consisten La segunda razón es que todas las tentativas Freudo-marxistas en buscar las reconciliaciones entre dos líneas de economía: una eoonomla economía polltioa y una economía libidinal, deseante. conocida bajo el nombre de política deseante, o pulsional. Desde el momento en que se busca una tal conciliación. conciliación, lo únioo único que puede esperarse de tal tentativa es una especie de simbolización 0o de paralelismo. Un paralelismo entre las dos economías, o bien un punto sobre el cual una de ellas empalmaría empalmarla con la otra, o bien un punto desde el cual desprendería dela de la otra, ctc. freudouna se däprendería etc. En otros términos, toda tentativa ftcudumantista marcada. en función funcion de su punto de partida, marxista está marcada, panida, por un dualismo en el que se ìnvocarán invocarán paralelismos tan ertdebles, endebles, tan lamentables oomo como los equivalentes simbólicos, como los paralelismos del tipo dinero == mierda, ete. Me parece que todo lo que viene del freudo-marxismo, tanto del lado etc. Rcidt como oomo del de Marcuse, veri ea esta debilidad. de Reich verifica Nuestro punto de partida es, en cambio. cambio, muy simple: no hay y no ha habido nunca más que una economía. La misma economía es, fundamen­ Iundamentalmente lalmente y desde el inicio, a la vez deseante o libidinal y política. Consideramos poco más o menos como sinónimos los siguientes tres términos: posición de deseo, inconsciente, producción de deseo. producción de inconsciente. enunciados. Esto impl ica. evidentemente. implica, evidentemente, un punto de vista extraño tanto frente al marxismo como frente al psicoanálisis. Todo sistema hecho para impedir la producción del inconsciente es al mismo tiempo un sistema hecho para impedir la producción de nuevos enunciados y para impedir la posición de deseo en el lugar y el tiempo en que se se produce. La producción de enunciados debe pertenecer penenecer hmdamenlalmente fundamentalmente a la esfera misma de la la producción. producción, ya nn no a una fractura que pondría la producproduc­

224


infraestruaura económica yY los enunciados del lado de ción del lado de una infraestructura una ciencia o una ideologia. ideología. es lo que hace posible una posición de deseo o una producción de ¿Qué im enunciados? También preguntarfa. preguntaría, pues se trata del mismo problema: ¿cómo enul1ciad?También hacer para impedir que un enunciado enjambre. enjambre, que no pueda terminarse? tcrminaise? O enunciados? O lo que es lo mismo: ¿cómo hacer para producir nuevos enunciadw? ¿Cómo hacer para que un enunciado no cristalioe, cristalice, para que un enunciado no entre en el sistema imperialista de! del signo sig;-to bajo el significante? O también: ¿cómo situar un deseo en un grupo o individuo, cómo producir el incons­ inconsciente?Todo uto es un bloque de problemas. ciente? Todo esto Hemos visto en qué sentido el cuerpo sin órganos era objeto de una producción y cómo a partir de él se producían todo tipo de cosas. La idea que teníamos y que subyacla subyacía era que sobre el cuerpo sin órganos se producía un agenciamiento. agenciamiento, un tipo de agenciamiento deseo, agenciarnienlo apto para establecer el däoo. para soltar cargas nun­ parasoltar mi-gas del inconsciente, para producir un inconsciente que nunca está ya dado, o para producir nuevos enunciados. Después de todo. todo, un cstíya corte histórico se de defíne ne por todo tipo de cosas, oosas, pero entre ellas, por una producción de enunciados. am ¿Hay preguntas u comentarios aut de lo Gobard: Quisiera saber si has considerado el problema del pasaje delo oral a la escritura, y preguntarte si la condición del imperialismo no mtaba estaba ligada a la transcripción, transcripción. ala mundo a la escritura misma, pues en un m undo oral eso sería bastante más dificil. di cil. vaya. vaya! De ciena cierta manera. Deleuze: ¡'\/aya. ¡Vaya, vaya, manera, tengo tengp ganas de responder

sí y no. Lo que me interesa más es una idea que aparece apareoc en Hjelmsiev, Hjelmslev, un punto de vista para el cual hay una indiferencia dela de la sustancia. Él dice que nalmente importa muy poco que la sustancia sea fóniea. finalmente fónica, oral, escrita u este codificada bajo la forma de lenguaje semáforo 0 otra, que esté o lenguaje Morse, por ejemplo. Desde el punto de vista de la historia de las formacio­ formaciodude el cual nes sociales tenés toda la razón. Pero hay otro punto de vista, desde casi el mismo agcnciamiento agenciamiento maquinico maquínico puede instalarse sobre sustancias completamente indiferentes. La diferencia intervendría a nivel de los flujos ujo oral y el flujo ujo de escritura no son lo calificados: es evidente que el flujo maqulnico que se mismo. Pero a otro nivel. nivel, si se supone un agenciarniento agenciamiento maquínico

225


Derrame: entre el capitalismo [lu e$q_uimÍrcnia 7

7

instala sobre un flujo cualquiera en una época dada, será el mismo agenciamicnto agenciarnicnto el que, que. a diferentes intensidades, se las verá con la sustancia fónica fúnica oral, con la sustancia literaria, literaria. y con cualquier otro tipo de sustancia. Podremos volver sobre esto. La ideología ideologia es, estrictamente hablando, el sistema de enunciados que corresponden -n o que esconden- a tal organización de poder. La ideología -no la gente, es únicamente el sistema de enunciados no consiste oonsiste en engañar aala que resultan de una organización de poder. organi­ Por ejemplo, ejemplo. entre la Reforma y el catolicismo el problema es de organiReforma/ zaciones de poder. Pero no sólo hay que tener en cuenta la lucha Reforrnaf catolicismo, sino que ts es necesario considerar el el arreglo de cuentas al interior catolicismo. de la Reforma entre los enunciados de tipo popular y la liquidación de la izquierda reformista, la conciliación con los príncipes reformaclos. reformados, es decir lo que ha producido un tipo de organización de poder nueva. Igualmente del lado del catolicismo, catolicismo. es necesario tener en cuenta todo el sistema de las herejías implicadas Trinidad, poniendo herej las que están im plicadas en las discusiones sobre la Trinidad. en juego muy directamente y muy profundamente problemas de organiza­ organización de poder concernientes a la Iglesia. lglesia. Todo eso no enmascara nada, sólo podía enunciarse de esc ese modo. No me parece de ningún modo que la ideología sea sea algo que engañe. Las escolástica. sobre la Trinidad, más bellas discusiones dela de la Edad Media en la escolástica, vaaa ser no esconden nada; dicen y ponen en juego muy claramente lo que va la organización de la Iglesia, iglesia, lo que va a ser el papd papel del sacerdote. Gobard: Estoy muy contento con lo que decis. decís, pues corrobora mis cs verdad no está en el fondo. búsquedas: lo que es fondo, sino en la superficie. Hay

que fiarse de las apariencias. A nuestro nivel, Deleuze: Un enunciado es lo que se dice. Á nivel. nunca hay nada que interpretar. P r^ u n ta : Sobre la nec Pregunta: Deleuze: Me pides qucjusti que justiñque necesi* que teóricamente en qué se ligan necesidad e instancia que juzga necesidades. Podría hacerlo. Creo que en la idea 1113


V Í

__

_IÍÍl-'ir III

de necesidad se encuentra fundamentalmente ¡dea de falta de algo, y creo lundarnentalmente la idea que desde que algo &lta, felta falta, hay forzosamente foreosamente un juez que va a evaluar la falta y la relación de lo que falta con la falta misma, es decir con la necesidad. Entonces hay todo un sistema de organización de poder en el cual el jeto de la necesidad será despojado -es --es por esto que los sistemas socialistas han hablado tan frecuentemente en términos de nec idad y no de deseo-. En la necesidad está inscrita la falta. Por el contrario, si el deseo es un proceso, es evidente entonces que sólo el grupo o el individuo que lo porta es juez de su propio deseo. La sociedad siempre produce la represión reprtsión del deseo en nombre de que «la gente tiene necesidades y nosotros nos encargamos de satisfacerlas»_ satisfacerlas». la La repre­ represión del deseo nunca se hace en nombre de que hay deseos deseos y hay que tenerlos en cuenta, sino apelando a ser razonables, siempre en nombre de la la necesidad. C uando se tiene del deseo una concepción según la cual es falta de Cuando distincio­ algo, se Se establecen entre la necesidad y el deseo las más severas distinciones de naturaleza, distinciones que no son más que palabras. Veremos una cierra cierta teoría del apuntalamiento enla en la que el deseo comienza porque es falta de una falta, a la falta. porque es falta en segundo grado por oposición a. necesidad. De todas maneras, el deseo ya ha sido doblado sobre el domidomi­ dela habra desde ese momento un juez del deseo que no nio de la necesidad, y habrá será otro que el psicoanalista. Va a ser esencial para nosotros lo que hemos hecho precedentemente Claramente. extrañamente, va a operarse un sobre el cuerpo sin órganos. Claramente, deslizamiento. pues en los niveles precedentes no teniamos deslizamiento, teníamos ninguna razón para poner sobre planos diferentes un enunciado perverso, un enunciado alcohólico, un enunciado esquizo, un enunciado social, un enunciado popo­ litico; tratatios como equivalentes. A partir lítico; por el contrario. contrario, era preciso tratarlos panir de ahora, habrá todo un sistema haciendo intervenir los diferentes tipos de cuerpos sin órganos, los difereni diferent tipos de enunciados, y'y las relaciones entre esos enunciados. Será necesario establecer todo un sistema diferencial. proble¿Qué es esta cuestión de la producción de enunciados? Es un proble­ ma relativamente reciente. Tres libros en Francia plantean, plantean. o bien no plantean pero giran alrededor de esta pregunta; pregunta: ¿cómo son producidos los enunciados? O O más concretamente; concretamente: ¿cómo se termina con los viejos enunciados, cómo se producen nuevos? Esos tres libros son los de llaudrillard. Fayey Faye y Foucault. Baudrillard,


En Baudrillard los ejemplos de producción de enunciados son tomados de la estética, y panicularmence particularmente de una estética muy concreta que pone en subasta.' Los grandes ejemplos que juego la subasta, la venta de cuadros en subasta' da Foucault de la producción de enunciados conciernen ante todo a la la producción de nuevos enunciados sobre la locura locura, por un lado aala tal como ocurren en el siglo XIX, y por otro, a los enunciados constitutivos de la clínica médica también del siglo XIX.^ XlX.1 En Fayc, Faye, la materia de su reflexión sobre la producción de nuevos enunciados es el nazismo: ¿en qué tipo?’ (Ha­ sentidos fue l'ue el nazismo produaor productor de enunciados de un nuevo tipo?* (Habría que ver también el libro de Guattari, Guattari. panicularmente particularmente el pasaje concer­ concerniente al corte leninista en el cual se pregunta explícitamente cómo dar cuenta de la producción de nuevos enunciados en el momento de la revo­ revobolchevique).'* lución bolcl1evique).* Me parece que esas teorí tienen un trasfondo común en varios puntos. toorí En primer lugar, se distinguen de los estudios lingüísticos en los que ¿Por qué? Porque los diferentes estudios hemos estado sumergidos. ^Por el lenguaje en sus elemen­ lingüísticos han consistido ante todo en analizar el elementrata completamente de otra cosa: una especie de tos formales. Aquí se traca descubrimiento e insistencia, insistencia. que la lingüística había olvidado, concer­ concerniente al poder creador de la lengua. Puede ubicarse de donde dónde viene esto, remite evidentemente a Chomsky. Este es el primer aspecto común a todos esos estudios. Hay un segundo aspecto. Aquel poder creador de la lengua nos obliga a salir de una concepción demasiado simple de la producción, producción. ya que ahora los enunciados mismos van a formar parte de ese campo. Se rompe la dualidad producción/ideología. con­ producciónlideologla. Esto implica una transformación del conini en un sentido diferente al concepto marxiscepto de producción, la cual irá ta tradicional en el que se la consideraba ante todo como producción matomattrial. Ahora bien, bien. ¿en provecho de qué se da esta recomposición del concepto

1

Baudrillard. Crítica de br poi'r'rr`m del signo, Siglo XXI, ''Iean Jean Baudrillard, la economía política México. 1995. l995. México, 1 CE Michel Foucault, istoria írroría de la il: ¡amm remar, FCE, FCE.. ^Cf. locura en år la ¿poca época :Mira clásica - 2 tomos, Bs. Y Ei' ,fa clínica. Siglo XXI. )O(l. Bs. As., 2003. Bs. As.. 2003. Y El nacimiento de la ’Jean-Pierre Faye, lenguajes totalitarios (y 'Enric Teoría del relato: fnrrodurrídn Introducción ira ,lean-Pierre Faye. Los Los feftgrmjes roririirariar (Jr lar lenguajes fengrrejer totalitarios), roraifírdrior), Taurus, Madrid. Madrid, l974. los 1974. et tramversaÜU, Maspero. 1972. *<Cf. Félix Felix Guattari, Psychanafyse Byrbanahrr er rramuenalire', Paris, Paris. Maspeto.


de producción y la supresión de la dualidad producción/ideología? produccióniideologla? En provecho del problema dcl del poder y de la organización de esc ese poder. Porque hacer saltar la dualidad ordinaria producción/ideología producciónfideologfa introduce sin duda el problema de la organización de podcr poder como formando ya parte de una estructura Gtructura indisolublemente indisolublemcntc económico-política. Este es también uno de los puntos comunes a los tres autores. a veces lograda, no - de romrom­ Tercer punto común: la tentativa ---a lograda. a veces noper con la categoría lingüística del significante y del significado. Cuarto punto común: la renovación del problema del inconsciente planteándolo al nivel de los enunciados. No referir m is el inconsciente a plantcãndolo más una máquina de interpretación. Puede ser que esto no valga para los tres autores, vale eminentemente para Foucault. Todo esto remite a su vez a una tentativa por descubrir la manera en que el deseo inviste las formas cuandmicu.

Esos me parecen los puntos comunes a los tres autores. Comenzaremos por el libro de Baudrillard. Veremos en qué sentido se inscribe y en qué sentido no se inscribe en nuestra tentativa. Pido a quienes conocen el libro que den sus pareceres. parecetes. Abro un paréntesis: como hoy se trata verdaderamente del estudio del texto, parece obvio que va a ser abuabu­ rrido. Yo Yo estaría porque aquellos a los que no interese, se vayan. No los les impedirá comprender. La primera proposición en La critica crítica de la economíapøfírira defrígne economia politica del signo trata de una verdadera eliminación y subordinación de la categoría de

producción o, en todo caso, de la categoría de producción como producproduc­ ción material. Esto es una verdadera ruptura con el marxismo. ¿Por qué la categoría de producción material nuterial es como el enunciado? Los argumentos de Braudrillard son muy claros: porque la producción material remite al valor de uso, y este presupone nociones completamente artificiales como las de necesidad e ideología. En otros términos, no hay que partir del valor de uso. No es necesario partir entonces de la producción material porque ella está ya namraleara. l.o por entero cuadriculada por un sistema de otra naniraleza. Lo primero no es dd valor de uso desde el valor de uso. Hay en Braudrillard toda una crítica del oomienzo de su libro. el comienzo Todo esto quiere decir -segunda proposición- que lo primero es el intercambio. De cierta manera, vuelve a decir algo que Marx también capihabía dicho: la producción en el capitalismo es la reproducción del capi­

229


tal. Al principio de El Capital está el camino valor de cambio/valor Ef Caprrelestå eambiofvalor de uso. Baudrillard propone una especie de trastorno de relación; relación: el valor de cambio, cambio. el intercambio es primero. ¿Por qué? Porque la producción mis­ misma, como producción material, presupone una materia de intercambio varia­ diferencial. La gran sinrazón es hacer haoer de la diferenciación (_(...) _ _) una variable rabreañedizile sobreañadida (...) dada derirrraeidn, de situación, cuando en realidad real idad (_ _ _) una variable varíaòfedada estructura.^ se trata de (...) (_ _ _) una variable varíaåfe relacionalde rebrrørrafcfe rsrnrerurøf Com o ha visto Veblen -Baudrillard es un firme discípulo-: Toda la Como Íirald fa sociedad se regula de acuerdo producción de n1arería¡'d'r`srr`nrívo.“ material distintivo.^ La raríedadre eeuemb con la årprodurrrón distinproducción es producción ya diferencial, producción de materiales distin­ intercamtivos, y lo 6 es en la medida en que presupone todo un sistema de intercam­ producbio. En otros términos, el valor de cambio es el que cuadrícula cuadricula la produc­ ción y es, desde dude entonces, primero en relación al valor de uso. simple. Hasta aquí, aqui, entonces, entonces. estamos en una situación muy sim plc. Alguien uso, lo nos dice que el valor de cambio es primero con relación al valor de uso. prime­ que también puede querer decir que las exigencias del consumo son primeefeao, a nivel de las exigencias de ras en relación a la producción. Y en efecto. consumo, distintivo, de un material diferendiferen­ consumo. hay ya manejo de un material distintivo. cial. Esto implica una idea que hay que retener para más tarde: la la base -no -n o digo la form a- del capitalismo es el valor de cambio. formacomplica. pues la tercera proposición de A partir de allí la cosa se complica, Baudrillard es que a partir del valor de cambio va a producirse una verdadera transmutación. Para él, como para nosotros, va a ser esencial la manera en que el valor de cambio va a tiasformarse en lo que llama valor de cambio signo. signo, valor-signo o forma-signo. Este es el fondo de su problema. problema, y será también el nuestro. No se si está bien el planteo que parte del valor de cambio, pero sl sí lo está el preguntarse cómo el valor de cambio se tras-muta trasmuta en valor-signo, o forma-signo. forma-signo, que es otra manera de preguntarse cómo son producidos los enunciados en un sistema de

intercambio. Si comprendo bien, la respuesta rrspuesta consiste en decir que hay una destrucdestruc­ ción del valor de cambio. En el circuito del intercambio hay una destrucdestruc­ -no ción del valor de cambio que se produce en el gasto -n o vuelvo a insistir: insistir se *jean ap. cit., cif., >Jean Baudrillard, Baudrillaid, op. °l'à:'d':m. p% pag. 71. ^Ib/dem,


siente asomar Bataille-^. Bataille-7. Es en el gasto que el objeto comprado toma valor de signo, es ahí que hay una producción de signos. Es entonces en el acto dcl gasto que el valor de cambio deviene valor-signo. valor-signo, que se hace una del

producción de signos que no es del orden de la superestruaura, superestructura, que no es ideología, ideología. que pertenece verdaderamente al sistema económico. Esta perte­ pertenencia al sistema económico forma pane pa.rte de nuestra nutstra preocupación -sino no habríamos hablado de Baudrillard-: introducir los enunciados e introducir lxabrlarnos el deseo en la infraestructura económica. Ahora bien, ¿cuál es la diferencia que produce esa transformación? La diferencia es que, en ese momento, el material diferencial que estaba ya comprendido en el valor de cambio deja de ser una pura materia y deviene trasformación del valor de cambio -que era forma, forma-signo. Es en esa trasforrnación portador de plusvalía material- en valor-signo, valor-signo. que aparece una plusvalía específica de dominación. Y Y es allí donde se produce la organización del poder -son las páginas 130 y las que siguen-*. encontra­ siguen-*_ En la página 259 encontramos E l wrfor valor de camóiø cambio se -e n el momento rnos la siguiente fórmula: Ef .te realiza -en mismo en que se aniquila como valor de cambiocambien en el' el wriar-signo.” valor-signo? Una vez mås. más, esta se realiza en el gasto. uta producción de valor-signo se De allí la idea de que un verdadero psicoanálisis -léase una verdadera economía deseante- debe hacerse al nivel del consumo y del gasto. Cuarta proposición: con la aparición del valor-signo o de la forma-signo surge -esto -csto me parece extraño- la pareja significante significado, pues el signo es la unión de ambos. Se produce una asignación término por térmitérmi­ no, de la cual al menos da un ejemplo en el caso dela de la obra de arte, siendo el significante la forma, el significado la función, y constituyendo la unión de ambos el signo o el valor-signo. Ahora bien. significante! bien, los elementos constitutivos del signo, es decir el significante/ significado. la barra es muy significado, están atravesados por una cosa famosa: la barra. La importante. es la que asigna un sistema de relaciones entre el significante y importante, signifimdo. es la que los separa. Si comprendo bien. el significado, bien, el signo es entonces cado término por térmiesta barra misma, que reparte repane significante y sigrli significado 'J' Cf. rmrldira, ’ Cr. Georges Hataille. Bataillc, La Im Nació» Noción de Gamo. Gasto. Introducción a: Lapøm La parte maldita. ria, Barcelona. Barcelona, 1987. 'jean Baudrillard. op. cit.. •Jean Baudrillard, cit., págs 125 125 y s ^Ibídem, pig 254. gfóúfem, pág


Derrame: entre el caLir.a]i¶o yla esauimflenia Í

Í

Í

Í

Í

Í

no. Baudrillard consagra una larga nota a Lacan, Lacan. diciendo que aunque aquel no toma torna signiñcante/significado sig11i canleÍsigni cado término por término, término. se trata de lo mismo: hay un dominio del significante, un dominio del significado, y está la barra.'® barra. '° Última proposición: esta barra del significante y del significado, signi oado. esta barra constitutiva dcl escon­ del signo y de la forma-signo, lonna-signo, lejos de revelar algo, esconde y oculta. Todavía Todavia no sabemos qué. que. Lo importante a este nivel es que veo veo-completa porta-completa o no, poco im importauna parte del programa de una teoría de la producción de los enunciados. enunciados, el intento de situar y renovar el problema del inconsciente en Función fiinción dela de la cuestión de la producción de los enunciados. Vohamos a la última t is: ¿qué es 5 lo que esconde esta bana. Volvamos barra del significante y del dcl significado, significado. constitutiva del signo? Se nos informa que esconde la castración. Según Baudrillard, todo el capitalismo modemo moderno es una manera de ocultar una verdad sublimada: la castración. Esconde la castración por­ porque -lo con todas las letras en el anículo -lo dice oon artículo sobre el cuerpo- la castración es solamente significada y eso no es bueno -presento muy mal todo esto pues, ustedes lo sienten, no comprendo nada- Cuando la castración es solamente significada, signi cada, ella es ocultada en tanto que significada. signi cada. Eso no está esti bien, según el a.rtícu.lo, anículo, porque parece implicar un desconocimiento" desconocimiento' ‘ .. Lo desconocido, entonces, es la esencia del deseo. deseo, que es la propia falta. Ridnrd : Creo tener tu referencia: La Lr falta, zlm, es ef siempre aquellapor la que Richard: aqueUopor lo

sefalta demás, y por lo que los demás nasƒÍdum.“ nosfaltan.'' se rlu a los fa.¢d'e1r¡.:1r,_yparJ'o bsdemdr lafalta Deleuze: Tengo la página 68-69: Bdiscurso .Efdircurso totalmente latente, de Ía nä sin:å\r5Iå:aa¡elsngïema.n'misw:o_ya¡Onoeneloó}ero.“ sl. El Eldamf. . Jaalaeø simhólicadelsujetoasí núsmoyal Otro en elotjetoM Sí,sl. Sí, sí, sí. deseo (...) esdeseo de algoperdido (...) ausencia sobre fa la mal cual vienen a ¡maíbírse inscribirse la los denlgtiperdialo (. . .J es carencia, ameneía objetos decir mmar tomar los olletaspor lo ques-así" que sotl** øój wqque e ksignifican, hugnf mn, ¿quépuede ¿quƒpuede querer qiterrrdeeir x oljetosparla '° Íóiefem. págs. 191 y y 192. |92. "‘Ibidem, “" Se trata de “El "EI cuerpo o n el osario onrio de signos”, jean Baudrillard, Baudrillard. El signos”, en Jcan mrercamòw sím|'›ó:'íeø _; II Hum, Caracas. 1980, pág. 1117. 17. ’rte. Monte Ávila, Avila. Caracas, “jean Baudrillard, Baudrillatd, Cra mdeåu pa-¿`ƒn`n: a'e!n;g'na. '^Jean Critica de la economía economíapolítica delsigno, op. cit.. cit., pág. 258. "Íåfdem, Ihldem, pág. 61. "'Iå›'dem, Ibídem, pág. 62 nota 4.


____________________________________________________ aa « Xxu ll _ cm Ahora bien, ¿a qué etapa responde este däconoci desconocí iento dela de la castración que se debe a que ella es solamente significada? signi cada? Baudrillard fo rad o - algunos ejemplos. Baudriliard pone -comprendan que es muy forzadoHabla en el stñp-tease rm_`p-rear: de la barra, barra. de las medias sobre el muslo que remite a la banasignificanic-significado.'' significada, barra significante-significado.” La castración no es más que signilìcada, si entiendo bien. Y la barra puede ser cualquier cosa, por ejemplo los vesti­ vestidos que caen señalando la emergencia del cuerpo como falo. Todo eso es negación de castración. El ideal es la idea de un cuerpo desnudo, pleno, en el cual entonces la castración es ocultada. Esto nos interesa porque hace jugar al cuerpo sin órganos un papel determinado: es precisamente un cuerpo que opera la negación de la castración. La diferencia de sexos es ignorada. Más desnuda que lo desnudo, "Ia “la mujer pintada de oro""'. oro"'*. Y dice -ya no recuerdo muy bien, pero es el espíritu-: "Cuerpo pleno, no poroso, sin exudación ni excreción, sin grano ni aspereza, vitri vitrificado”.'^ cado".” La diferencia con Lacan es que la barra significante/significado significantefsignifimdo lejos de indicar la castración es, cs, al contrario, contrario , el ci signo de que está oculta, la marca de un ocultamiento, la marca de su desconocimiento. Entoncs, putsto ste desconocimiento dsconocimiento dela Entonces, puesto que este de la castración no está bien. bien, ustedes ven que en el fondo toda la última tesis que remite a la castración como oomo perteneciente pcrtenecienne fundamentalmente lundamentalrnente a la esencia del deseo aparece como la siguiente pregunta: ¿cuál es el verdadero orden del deseo que investiría la economía en fiuición función de una castración no desconocida, de una castración reconocida? Su respuesta es que debe ser otro que el del valor-signo. Hemos jugado, por el momento, en tomo al valor de cambio y al valorsigno. El valor de cambio devenía valor-signo en una especie de transmutatransmuta­ ción. El valor-signo nos ha dado la barra significantefsignificado, significante/significado, es decir la castración oculuda. si­ oeultada. ¿Cómo salir de una situación tan catastrófica, una sisu propio ser? tuación en la que el deseo desconocía ia la castración, es decir decirsu Baudrillard Baudriilard dice que ha habido un tiempo en el que esto andaba mejor. Es de nir este tiempo por un tercer término: el valor simbólico. El valor necesario definir simbólico está más allá del sipiificantc signi cante y ydel del significado. Implica una especie especie de “jean ínrerr móío simbólico rímódfíeoy l 13. ■ ’Jean Baudrillard, El intercambio y la imrerfe. muerte, op. cit.. cit., pag. pág. 118. '‘Se la pelicula película Goldfinger Oames Bond). “Se trata de la mujer pintada en oro de la Gøkf ngn Uames Cf. inrerramåío simbólico Jimåâlíeøy la muerte, op. cit.. Cí. jean Jean Baudrillard, El intercambio y la cit., pág. I22. 122. fóúfem, pígs. pógs. 1.22 '^fbídem, 122 y 123.


Derrarnes entre el capitalismo y la esquizofrenia

Í

Baudrillaid va no aparición, se opone entonces al valor-signo. Todo el libro de Baudrillard valor de cambio, valor-signo y valor simbólico. a jugar jupr sobre los términos valorde ¿Por qué el valor simbólico está más allá o más acá del significante y del significado? Porque es vivido bajo el reino de la arnbivalencia, ambivalencia, y es a través de ella que nos desembarazamos del significante de! significado. Si entien­ signi cante y del entiendo bien, la ambivalencia no es simplemente de sentimientos en el sentido amor/odio, es la ambivalencia misma de significantes amorƒodio, significante.: y significados: ya no se sabe qué que es significante y qué significado. En esa ambivalencia es que el valor-signo es sobrepasado hacia el valor simbólico. Mientras que, como remitía al consumo y al olvido o negación de la hemos visto, el valor-signo rcmitía la castración y ya castración, el valor simbólico reenvía reenvla al reconocimiento de dela encontramos de lleno en la no al consumo, sino a su anulación.'* anulación." Nos encontrarnos economía don/contra-don. economia del donƒcontra-don. Retomo rápidamente estas proposiciones; proposiciones: El valor de uso no es primero, pri mero. lo es el valor de cambio. El valor de cambio trasmutarse en mmbio produce un material di.«rtintivo distintivo o diferencial. Debe trasrnutarse valor-signo que eleve ala a la form formaad el material diferencial o distintivo. El valorsigno opera en el gasto y en el consumo. El El signo está constituido por la barra del significante y del significado y oculta la verdad del deseo que es es la castración, a favor de un cuerpo lleno que es el cuerpo de la mujer pintada en oro. Por último, más allá de todo eso está el valor simbólico, hecho de don y de contra-don, de ambivalencia, de reconocimiento dela de la castración, y que implica la disolución misma del significante y del significado. Quisiera que quienes quiens conocen un poco a Baudrillard digan si men es rs exacto. ¿Quién ha leído leido a Baudrillard? Puesto que no quieren hablar, voy a decirles decides lo que me parece extraño. ¿Qué es aquello que produce los enunciados en una formación capitalista 0 o en otra? ¿Qué opción se nos deja para responder a esta pregunta? En todos sl' mismo, es castralos casos, el deseo es falta, falta de sí mismo, pérdida de sí castra­ ción. Es a través de la castración que se accede al de-seo. deseo. Lo que produce los enunciados en el td régimen capitalista es es lo que oculta la castración, es decir la la castración. Tengo la barra. Pero yo no comprendo por qué la barra oculta la impresión de que una rmjo-meterse strip-tcaserx divertirla divertiría mucho entendiendo esto. Las l..1s danzas primitivas, por el contrario, cxthibirlan exhibirían la castración. danw " Cf. L, economía economíapallfrrhr poUtica del signo, cit., pág. p% 238. 1' cf Jcan lean Baudrillard, Baudtillard, Critica Crftinr de la rrlgno, op. cit.. 258. TH


Í

Í

_

Í

Li

Í

Í

Wjilhne ill

Gobard; Es que el debe utilizar ucilizar la castración con dos significaciones Gobard: diferentes. La primera es la vieja idea infantil y freudiana de que la mujer es un hombre privado de sexo. En la segunda la castración es la ter inología utilizada para hablar de la diferencia de sexos. Ddeuze: Deleuze: Sí, igual dice que la castración simbólica está más allá de los sexos. De todas maneras, lo que produce enunciados es la castración. Ahora bien, esto nos interesa y no nos interesa. Nos interesa pucsto puesto que, estando la castración en el corazón mismo del deseo según Baudrillard, Haudrillard, se trata de una proble­ manera de ligar el problema de la producción de enunciados con el problela posición de deseo, cuya fórmula es «lo que produce enunciados es ma de dela áe strip-tease enuncia­ la castración». Una Una. bailarina de :rrrjø-tease sosúene sostiene un sistema de enunciados no verbales que tienen un código, el ei código del strip-uasr, :trip-tecrr, una danza africana sostiene otro código. La sería entonces productora de la castración seria todos los enunciados, bajo dos modos posibles; ocultada o posiblts: una castración ocultada. una castración exhibida. Esto quiere decir que aquello que produce los fraaura del sujeto. £1 puede estar enunciados es, de todas manetas, maneras, la fractura El sujeto puedeu-'tar fracturado por la barra del significante y del significado o puede estar estat' fracturado de otro modo. ¿Por que qué debe estar dividido? No lo sé. sd. Haudrillard se pregunta en el artículo sobre el cuerpo a Retengo lo que Baudrillard ¿cual ts propósito del valor simbólico: ¿cuál es la distinción entre lo que exhibe y lo que esconde la castración? Es que, en el caso de lo que exhibe la castración, castración. vemos la diferencia radical que atraviesa el sujeto en su irreductible ambivalencia.” Es És extraño, porque la ambivalencia era lo que escapaba de ambivalencia.” él enseguida encuentra que el régimen de la la castración, pero ¿I la ambivalencia es seguramente otra diferencia. diferencia irreductible. Entonces, en todos los casos será una fracnira fractura del sujeto lo que produce el enunciado. Se tra trata la vieja tesis que habíamos visto hace mucho tiemu de nuevo de la tiem­ po: la producción de enunciados por un sujeto entraña, por efecto del enunciado mismo, la fraaura fractura del dd sujeto en sujeto de dela la cnunci enunci ion y sujeto del enunciado. Se nos dice que lo que produce los enunciados es la fractura del sujeto. Sin embargo, embargo. nuestros análisis procedentes precedentes tendian tendían hacia un resultado con“C jean Baudrillard, £//» E rrrermmòro .-| '’Cf.Jean y 124.


Derrames entre el capitalismo y la esquizofrenia

*jiji JJÍÍ

trario: impe­ tratio: la fractura del sujeto era un efecto muy preciso obtenido para impedir toda producción de enunciados. Es fácil mostrar que esta división es la condición bajo la cual ningún enunciado puede ser producido. Es -y no por azar- de la que hablábamos cuando E5 la misma condición -y preguntaba por qué que y cómo como es que la máquina psicoanaJítica psicoanalítica hace para impedir cualquier producción de enunciados en el momento mismo en que aparenta decir al pobre paciente: paciente; «Anda, puedes producir tus enunciaenuncia­ dos». Le bastaba con la máquina de interpretación. Todo psicoanálisis se resume en esto: en tus relaciones con tus amigos, con tu trabajo, con tus rela­ niños, etc. eres sujeto del enunciado; en tus relaciones conmigo jry por relación a mí, psicoanalista, eres sujeto de enunciación. analizado De ahí ahi la formidable jugada de Lacan: haber llamado al anal irado sentarte en el analizante. Consiste en decir a cualquier hombre: «Ven a sentane diván, serás productor de enunciados, serás sujeto de enunciación». Antes diván. psicoanalistas eran mucho decían algo asi: así: «Si estás sobre los psiooanalistas mudto más modestos, decian el diván divån y Y hablas, serás, Serás, accederás, por medio de mi interpretación. interpretación, al estaesta­ tuto de sujeto de la enunciación». Por eso con el cambio lacaniano, el psicoanalista tiene cada vez menos necesidad de hablar, hace cada vvea n más la fractura está siempre asegurada de la misma manera: en toda tu silencio. La vida real, real. serás sujeto del enunciado; accederás al sujeto de la enunciación por relación al analista que interpreta lo que haces haoes en tu vida real. No eres sujeto de enunciación más que en el gabinete del analista. Ahora bien, es precisamente esta máquina la que suprime to-das todas las con­ condiciones de la enunciación. Si la tesis de Baudrillard consiste en decirnos fracturado. que sea fractura­ fracturaque lo que produce los enunciados es el sujeto fraaurado, do según el sistema del valor-signo o en el sistema del valor simbólico es estrictamente lo mismo. Él confunde la producción de enunciados con su contrario, con aquello que impide y suprime todas las condiciones de propro­ ducción de enunciados. Este es el primer punto. El segundo punto es que está muy bien poner en cuestión el valor de uso, en eso sseguramente ^ ra m e n te tiene razón. Pero poner en cuestión el valor de uso para apoyarse sobre el valor de cambio me parece que no basta, porque si se conserva el valor de cambio se reintroduce el valor de uso. Baudrillard ha planteado un problema interesante, perdi­ interesante. pero que está perdido de antemano: ¿cómo engendrar el valor-signo -la forma signo. signo, como la llama frecuentemente-, es decir cómo producir los enunciados. enunciados, cómo


engendrarlos a partir del valor de cambio? Ahora Altura bien, me parece que su respuesta invoca un milagro o un paralelismo. El milagro sería a o del gasto que trasformaria trasformaría en el intercambio el seria el aacto valor de cambio en valor-signo. En ese caso, no veo vco un análisis muy preciso, preciso. salvo extrañamente en el caso de la subasta de cuadros -es cuanto menos extraño concebir al sistema capitalista bajo el modo de la subasta cuadros._ A causa la subordinación Causa de su eliminación de la categoría mtegoría de producción, la él retiene como modelo del objeto de la producción al consumo, lo que el capitalista no es la máquina, sino el t\gadget. Esto ya era visible en su primer gaafger. libro. El sistema al: de objetos. tenía en la cabeza cabeTa era un psicoanálisis del de) libro, Efrisremc oójnor. Lo que tenia objeto, y es las máquinas como super-gadget, super-ga/^ts, G necesario entonces en toncis que conciba las máqui­ en lugar de concebir losgaJgets losgadgets como residuos de máquinas o como máquinas mi iaturizadas. Tomar el modelo del gadgeres gadget es como ignorar toda la potencia maquínica maqulnica del deseo y del capitalismo, es muy foreado. forzado. Él está fotTado de la máquina y la naturaleza naturale7.a forrado a ocultar completamente la potencia dela de la máquina, para engendra: engendrar de un modo crápula el valor-signo ola o la forma signo a partir del valor de cambio, por una simple operación de gasto. Cuando se ha suprimido el valor de uso conservando el el valor de cambio, no queda ninguna condición para dar cuenta cucnia de una transmutaeión transmutación cualcual­ quiera. Salvo en un caso: el sistema del paralelismo. Así como me parece que economia politica transformaen el libro sobre la critica crftfca de la economía política del signo, esta transforma­ ción del valor de cambio en valor-signo es una operación que sigue siendo completamente milagrosa, me parece que en el articulo artículo sobre el cuerpo aparece claramente un punto de vista paralelista entre dinero y falo. Ese paralelismo dinero/falo dinerolfalo es el que asegurará el paso del valor de camEsc cam­ bio que se hace con dinero material, al valor-signo que se hace con el felo falo formal; la materia dinero, del intercambio material al al signo formal fonnal; el paso de dela fonnal pennite dar este paso simplemente en nombre de una fálico. Baudrillard se permite metáfora o de un paralelismo. Y se eseabullc escabulle de este problema de una forma muy graciosa, diciendo que no es incómodo establecer una metáfora entre el dinero y el falo, lalo, porque el falo lalo es él mismo una metáfora. Se trataba de saber cómo el deseo inviste la economia, economía, y se recae en un simple paralelismo entre dos economías: la transformación valor de cambio! cambio/ valor-signo no puede hacerse más que a través de un paralelismo entre el dinero captado como materialidad distintiva y el falo lálo captado como formaforma­ lidad diferencial. A partir de este paralelismo, Baudrillard ya no puede

15?


sostener su proiuesa cómo el deseo inviste la premisa implícita, impl (cita, es decir mostrar como economía. Realiza una unión por simbolización, por metáfora o por parale­ paralelismo entre dos economías, una economía política y una economía de deseo. economia politica Finalmente un tercer punto. Es momento de rcplanteamos: replantearnos: ¿por qué el valor de cambio no es más serio que el valor de uso, por qué no funciona? En primer lugar, me parece que el intercambio, en el marxismo, es una confusa, porque trae consigo. consigo, como noción extraordinariamente eittraordinariarnente ambigua y confusa. concepto, tema de una cierta igualdad entre cosas intercambiadas inter­ concepto. el terna inter-cambiadas o intercambiables. Marx lo dioe dice claramente: claramente; de hecho y de derecho, cambiablm. derecho. el problema dcl intercambio es que aquello que se intercambia no son cosas iguales; del iguales: económicamente hay un carácter fundamentalmente desigual del inter­ intereconómico. cambio coonómico. Sobre las condiciones de la desigualdad del intercambio, cito dos textos im[>ortaiites intercambio design!en desigual en Maspero^" importantes y actuales: El Eiƒnrerrambƒø Masperou' y el libro de Samir Amin de Éditiom Édrïíom du Minuit, Minuƒr. en el cual retoma y corrige la teoría excelente. Retoma sobre el intercambio desigual.^' dt.-.sigual.*' El libro de Samir Amin es eitoelente. d intercambio desigual, la teoría ddei desigual. pero no como oomo perteneciendo fundamen­ lundarnentalmente al intercambio, sino que la retoma a nivel del Tercer Mundo, talrnente Mundo. en las condiciones de la periferia del dcl capitalismo: ¿en qué condicions condiciones y por que qué el intercambio Tercer Mundo/Países Mundor'PaIses desarrollados es fundamentalmente un intercambio desigual? Esta noción de intercambio acarrea de derecho un principio de igual­ igualdad, dad. y enmudece enrnudeoe de hecho una desigualdad esencial. Todo el problema la plusvalía viene de allí; dar cuenta dela de la desigualdad del marxista de laplusvalla alli: ¿cómo ¿como darcuenta intercambio? Y la respuesta de Marx es una respuesta aritmética. Una vez que se ha planteado del problema en términos de intercambio. intercambio, no puede ser sef más que una respuesta aritmética la que dé cuenta de la desigualdad del intercambio. Sólo puede haber respuesta aritmética porque el intercambio derrama de derecho esta especie de postulado de la igualdad. Se tratara tratará entonces de dar cuenta, a partir de una igualdad presupuesta de derecho, de una desigualdad afirmada a rmada de hecho. “1” Deleuze se refiere al libro de Emmanuel Arghiri. Arghiri, El intercambia intercambio JaiguaL dzrígraalEnu^o sobre o í antagonismos económicas rnrernacionakr, internacionales, Siglo En.ra_)ro roår: ¡.for anlagønúmor en las un relaciones reårciorrer económica: XXI, Madrid, Madrid. 1973. “.'iuuirAmin: L:D¿nr¡app:menr inefgaå Ed. du Minuit 1973. (Trad. Cast.: Pacán-. Le Développememinégal. El dera:-roäø JesarroUo desigual, desigual. Planeta-Agostini. Planeta-Agostini, Barcelona. Barcelona, 1986]. 1986).

13-H


,

__

___,_______,___É1='3*ì"l

Esto no podrá más yun y un menos. Un podri haccne hacerse más que bajo la forma de un mas aspecto de la teoría marxista de la es, precisamente, explicar cómo la plusvalía es, la desigualdad del intercambio se sitúa al nivel dela de la compra y venta de la dela fuerza de trabajo, es decir cómo allí alli se produce una plusvalía ligada al régimen salarial o a la compra de la fiierza de trabajo, plusvalía traducible en la ierza traduciblc términos de más y menos, que dará cuenta de la desigualdad del intercambio. ¿Qué es lo que no va? Una vez ver. más, se trata de que procediendo así no resulta posible mantener las promesas dadas. La promesa era mostrar cómo, en una formación social, la producción social estaba codificada por algo más profundo, es decir cómo finalmente nal mente la producción no era primera. Ahora bien, para mostrar cómo la producción no es primera a nivel de la econoecono­ mía, se toma el mecanismo del intercambio. Una especie de circuito de intercambio sería, ante todo, abstracto. Exis­ Existe el derecho en relación al cual sería necesario engendrar la proxi idad ¡dad de hecho, cosa que no podría hacerse más que por un proceso aritmético. Cuando Manr Marx habla del intercambio, lo lo trata como una forma abstracta, no hay ninguna sociedad que funcione así. Yo Yo decía el año anterior que era absolutamente necesario sustituir el intercambio por otro mecanismo. Lo que atraviesa una sociedad no es es un circuito de intercambio, es un completamente diferente que ya no remite a la aritmética, sino a un circuito oompletamente Yes aparato diferencial. Y es muy curioso que Baudrillard mismo experimente la necesidad de invocar una materia diferencial, una materia distintiva y una forma diferencial, pero a partir de una estructura cambista que, me soporta. Lo que define un campo social ¬sea parece, no la sopona. -sea este capitalista o nnoo - no son en absoluto cantidades desiguales o iguales que entrarían en una relación de intercambio, sino cantidades de potencias diferentes. diferentes, en el sentido matemático de la palabra potencia, son potencialidades diferentes. La cuestión no son las cantidades iguales o drsiguales. desiguales, porque ese es el problema del intercambio, y una formación económica nunca l1.|nciona funciona de ese modo. Lo que funciona en una formación económica son las las potencias diferentes de las cantidades, es decir delos flujos que atraviesan el campo de los social. No son cantidades de igual potencia, y por lo tanto el el aparato pseudomatemático que puede dar cuenta de esto no es, evidentemente. el aritméevidentemente, aritmé­ si no el cálculo diferencial, diferencial. puesto que -se los recuerdo- está hecho tico, sino para tratar con ese tipo de cantidades. La relación diferencial es, precisa­ precisamente, una relación que permite confrontar y comparar cantidades que no

239


son de la misma potencia. El cálculo diferencial no tendría sentido si penpen­ saran en aplicarlo a cantidades de igual potencia. N o me parece, entonces, que haya que panir intercam­ No partir de un circuito de intermmbio en el cual jugaríamos con una igualdad presupuesta y una desigualdad a engcndrar. engendrar, que es de lo que trata poco más o menos la la relación valor de cambio/forma-signo cambiofforrna-signo en la falsa génesis que propone Baudrillard. Hay que partir de lo que está esta dado inmediatamente en un campo político-cconómipolítioo-coonómico: cantidades que son de potencias diferentes. apareci El año pasado, el dinero en el sistema capitalista se nos había aparoci como intervi­ oomo un sistema de cantidades de potencia diferentes: el dinero interviniendo como estructura de financiamiento, cantidad que yo llamaba de potenciaX; pago. cantidad de potencia potencia X; y el dinero tomado como medio de pago, y. £1 dinero que está dotado de un poder de compra no es el mismo que Y. El aquel que constituye el capital de una sociedad, no es el mismo dinero el que es moneda y el que es capital. Todos los economistas saben sab-en esto, pues después de la crisis la pregunta de la economía es: ¿cómo fabricar capital con un poco de moneda, o inclu­ indunazismo, el problema econó­ so, en el límite, límite. sin moneda? EJ El problema del nazismo. económone­ mico del doctor Schacht“ Schachru ha sido: ¿cómo es posible hacer capital sin mono da? (Ver el libro de Faye). Ahora bien, si es verdad que el valor de uso es segundo en relación al valor de cambio, este último es segundo en relación a las relaciones diferendiferen­ ciales entre cantidades de potencia diferentes. diferentes, entre cantidades de potencia irreduaibles. irroductibles. irreduaibles de dinero tienen Decía el año anterior que esas dos formas Formas irrcductibles una homogeneidad ficticia que es garantizada por el sistema de los bancos, por la banca central. Lo que se verá en el caso del nazismo es cómo, en el momento en que quisieron desindexar el capital del oro, oro. tuvieron que hacer todo un sistema de descuento y redescuento, rt-descuento. de operaciones múltiples de pa.ra asegurar ese juego de cantidades de descuento y de descontabilidad para uta de financiamiento potencia absolutamente diferentes -la moneda cstruct estruaura yyla la moneda estructura de pago-. “3 Hjalmar Schacht (1877-1970). [1 877- I 970). Financiero y economista alemán. Ocupó altos cargos en diversos bancos hasta llegar a la presidencia presidencia del dcl Reicltsbanlt Reichsbank (1923-30). Bajo el. el nazismo, fiie ministro de Economía (1934-37). nazismo. fue l:`.conomía{195-1-37).

2-'lll'


Lo ln que quiero decir es que la moneda medio de pago es la moneda valor de cambio por la cual pasa el intercambio, pero la moneda estructura dc de financiamiento es otra cosa. Desde Keynes, la moneda estructura de fínanciamiento destruc­ financiamiento es objeto de creación y destrucción, destrucción. es creación y destrucdu­ ción. Aún cuando se tenga una masa monetaria constante -en 1000 durante dos años, por ejemplo- eso no quiere decir que la masa monetaria ha pemianecido permanecido constante, co|1.sta|1te, como decían decian los economistas clásicos. Quiere decir que ha habido creaciones y destrucciones destnicciones de moneda que se equivalieron. Es És completamente diferente. La moneda estructura de fínanciamiento, entonces, no deja de ser reco­ financiamiento. entonca, recorrida por movimientos de creación y destrucción, destrucción. mientras que la moneda medio de pago está determinada por su estatuto de medio de cambio. Avanzo en mi planteo porque ya hicimos nuestro análisis sobre los dos flujos: ujos: decíamos que eran necesarios dos flujos ujos cuando algo corre. Para el alcohólico se trataba. trataba, por ejemplo, de un flujo ujo de masturbación y un flujo ujo de escritura. Aquí, Aqui, a nivel del cuerpo del capital, hay también dos flujos ujos en relación; el flujo de la moneda estnictura estructura de fínanciamiento el una cieña cierta relación: financiamiento y cl flujo de la moneda valor de cambio o medio de pago. Ahora bien, me es dela indiferente que se trate de dinero o de esperma, pero esa indiferencia no ocurreen ocurre en absoluto al nivel de un sistema metafórico de equivalenci ridíridi­ culas del tipo psicoanalítico, psiooanalitico, sino al nivel de la máquina abstracta alastracta quejuega que juega en los dos casos, independientemente de la cualidad de los flujos. De todos modos tendrán siempre un mínimo de dos flujos que corrcn corren sobre el cuercuer­ po sin órganos. ujos de dinero, es evidente que la moneda medio En el caso de mis dos flujos de pago, medio de cambio, poder de compra, el salario que reciben a fin fm de mes que corresponde a un poder de compra, a un medio de cambio, no ujo de una potenpodrá ser comprendido más que en su relación oon con un im flujo poten­ cia radicalmente otra, que no es una potencia de poder de compra, compra. no es una potencia de cambio, sino una potencia de naturaleza completamente diferente, de creación-destmcción. creación-destrucción, estructura de financiamiento. fínanciamiento. Entonces, no hay que explicar la naturaleza desigual del intercambio en ujo de intercambio que el circuito del intercambio, sólo hay que ver que el flujo presupone la moneda poder de compra deriva de una relación diferencial ujo de otra potencia, del que recibe por naturaleza un carácter con un flujo fundamentalmente desigual.


LJerl'a.mv.'s entre el capltaltsmo y la esqutmlrenia

Lo que im pona es que, dados dos flujos, importa ujos, uno está foraosamente forzosamente más dcsterritorializado desrerritorializado que el otro. Hay siempre uno de los dos flujos que juega el papel desterritorializado-dcstcrritorializante, do­ desterritorializado-desterritorialiafante. es decir que es como el dominante o el envolvente del otro. ¿Qué quiere decir salario-poder de compra? Es precisamente intercam­ intercambio, es el medio por el cual se reterritorializa en el capitalismo. Ustedes conocen todos los procesos de reteiritorialización el retertitorialización en el sistema capitalista: oi salario, el salario fijo, las reivindicaciones por aumento de salario, salario. con tu salario vas a comprar tu pequeña ironizo, pec|ueña casa, vas a comprar tu heladera. No ironizo. defino territorialidad y de reterritorialìzación reterritorialización que conoceconoce­ de no los procesos de tetritorialidad mos bien. La reivindicación del dcl salario es la reterritorialización marco rcterritorializaeìón en el matoo del familia, . dd sindicato. Hay todo un encadenamiento de territorialidades -la larnilia, el poder de compra, el panido, partido, el sindicato- que juegan sobre esc ese flujo ujo de j dinero de potencia Y, dcl monedero dé K es decir sobre aquello que entra y sale del de 1^.n.'.\._.›<: no-trabajador. sobre aquello que se de ne como un trabajador o de un no-trabajador, define riqueza o como pobreza. Es entonces un flujo ujo de una cierta naturaleza que asume el intercambio yycornprende comprende ya la desigualdad. El otro flujo, ujo, el flujo ujo estruaura estrucrura de financiamiento, nanciamiento. objeto de creación y ts, si ustedes quieren, el capital. Finalmente un capital in.de destrucción es, i -aa realizable. una empresa no reali-za realizable, realiza .su su capital salvo en un caso, el de la quiequie­ bra, estructura de bra. cuando deja de ser capital. No digo que el capital agote la structurade financiamiento, digo que el capital forma parte del dinero estructura de financiamiento. Hay otras cosas que forman parte de él, por ejemplo las realizasubvenciones del Estado o las inversiones, pero esas cosas nunca son realizar entonces; bles aquí y ahora. Es al nivel de la estructura de financiamiento, entonces,! que se hacen las creaciones-desrrueciones creaciones-destrucciones de moneda, que se hace interveinteive^ bancos, las emisiones de moneda. nir, a través de mecanismos concretos, a los bancos. moneda.. Que una masa monetaria pueda permanecer constante no impide quéqué • haya sido constantemente y muchas veces renovada, muchas veces creada?-I creadaybaya muchas veces destruida. Ahora bien. bien, evidentemente eso es dinero dineror: desterritorializado, dcsterritorializado, porque reposa fundamentalmente sobre un juego de dé; escrituras múltiples, sobre un juego de descuento y)f redescuento; está tan' dsterritorializado que incluso puede intervenir varias veces. dcsterritorializado ' Habría que hacer venir a un especialista para que nos explique la relació reís entre la eoonornía economía actual, la economía americana. americana, y la economía nazi. Porquïe Porquí tienen al menos algo en común: común; en un tiempo determinado, la misma su.n1i¡}~ suirá

i l

1

zi:


Í

Í

ii Í Í*

Í*

|¦.ÍlJ|l

sirve muchas Así es como capitaj con muy poca mone­ mudaas veces. Ásl oomo puede hacerse capital moneda. Por el juego de los descuentos y los redeicuentos redescuentos la misma suma sirve varias vooes veces en un periodo período de tiempo en el que interviene a muchos niveles. nivelm. En el mecanismo de la economía actual, en una cosa tan misteriosa como los euro-dólares, se ve también claramente: se trata de un sistema en el que una a través de un juego de escrituras misma suma va a intervenir muchas veces veces através y va a producir auto-acumulación. En los euro-dólar tienen ustedes el ejemplo de una forma de dinero que es, en última instancia, instancia. dinero dcsterritorializado. Aún así asi hay, en el seno mismo del movimiento de desterritorialización, así como puntos de anclaje andaje territoriales, puntos de dtsterritorialización, algo asi reterritorialización que van a preparar otros fluj :: el flujo territorial de la moneda poder de compra. Ahora bien, lo que yo digo es que aquello que constituye todo el sistema económico de base no es en absoluto el intercambio, sino el flujo dcsterritorializado de potenciaX, potencia A", creación-destrucción y el flujo dcsterritorialiudo ujo territorial de poder de compra. ¿Qué hacen ustedes ustedu con la guita? La cambian. No es que el dinero esté en sí territorializado, sino que en su uso mismo es un medio de sl mismo más territorialiïado, cambio, y aquello por lo que ustedes lo cambian es por poi naturaleza naturalcm territoríalizante. territorial, o bien lo territorializante. O bien atesoran dinero y le dan un uso territorial. cambian por objetos que forman vuestro medio ambiente, vuutro vuestro territorio. G )n el capital estructura de financiamiento flnanciamiento pasa otra cosa. Aunque Con siendo rigurosos también él está territorializado, la medida en que está territorial izado, en enla ligado a tal empresa, el dia día en que no funcionan las cosas en el Este se va al Sur. La movilidad del capital es la medida de su desterritorialización. No hay que exagerar, en las estructuras de fmanciamiento terri­ financiamiento hay índices índioü de territorialidad, tal territorio hará cienos ciertos llamados. Se hacen llamados territoriales al capital bajo distintas formas, dirán por ejemplo: «Mire que nuestra nuutra mano de los caracteres caraaeres territoriales de la de obra es barata». l:›arata›-. Entonces, es a través delos moneda medio de pago que se establecen los índices de territorialidad territorialiclael en el capital estructura de (inanciamiento, dcsterritorializado. financiamiento, que en sisí mismo está desrerrìtorializado. Si las cosas no funcionan en tal lugar. lugar, se produce un fenómeno muy conocido: la fuga del capital. No hay que asombrase de que haya movimovi­ naturaleza misma del capital, delo de lo que mientos de fuga de capitales, esa es la naturalera per­ hay que asombrarse es de su permanencia. Aunque, una vez más, no pctmanece más que en apariencia puesto que sólo en apariencia una masa

I-id


monetaria queda constante. De hecho no ha dejado de moverse, hay una serie de creaciones y de destrucciones las cuales se encontrará la dcstrucciones al final de las misma cantidad abstracta. abstraaa. Quisiera concluir aquí. La cuestión no es hacer la génesis delo de lo que sea -aqui. comenzando por los enunciados- a partir del circuito del intercambio. Es más, a partir del circuito del intercambio no es sorprendente que Baudrillard encuentre la castración. A panir partir del circuito del intercambio nunca engen­ engendrarán engendrarán el drarån más que enunciados de tipo poujadista^. poujadista”. Nunca engendraran maestro, el menor enunciado dominante de una formaforma­ menor enunciado maestro. ción social, nunca engendrarån engendrarán más que enunciados de la banalidad de la vida cotidiana. Lo que es generador de los enunciados es la relación diferencial entre flujos ujos o cantidades de potencias irreduaiblcs, ìrreductibles, es en el juego de esos flujos ujos que los enunciados van a ser producidos. Y anuncio, para lo que vendrá la pregunta que Faye se se hace; luego, que eso me parece una clave para la hace! ¿cómo produ­ han sido producidos los enunciados nazis? Veremos que no se han producido siguiendo esta fórmula general, pero sf sí siguiendo una variante de ella. Resumo. La génesis de los enunciados que propone Baudrillard se redu­ reduce oe a esto: lo que produce enunciados es un sujeto, es el sujeto. Ahora bien, desde que decimos eso, la suerte ya está echada, no hay ya nada que recoreco­ brar, se habla de un sujeto fracturado fractu rado en sujeto de enunciado y sujeto de fractura, llamada también castracastra­ enunciación. Pero hemos visto que esta fractura. ción, no es lo que produce los enunciados, enunciados. sino lo que impide su producción. En segundo lugar, él nos prometía mostrar cómo el deseo investía investla el eoonómioo social, anunciåndonos campo económico anunciándonos una génesis del valor-signo a parpar­ tir del valor de cambio. Esta tentativa acaba restaurando un simple paraleparale­ lismo dinero/falo, cam­ dinerolfalo, que por otra parte es imposible, porque el valor de cambio no es mas más preponderante de lo que es el valor de uso. Finalmente, no es por azar que en el marco de su sistema el verdadero modelo del objeto capitalista sea úgadget. el gadget. “ Por Picrre Puojadc, fundador de la ” Pierre Puojade, la «Unión de defensa de comerciantes y y Francia», movimiento y partido pol ltico popular de derecha sobre artesanos de Francia*, político dela W República. el fin de la IV República, apoyado principalmente por los los pequeños oometciantes. comerciantes. Se utiliza utilita también para referirse a:t la la actitud pequeño burguesa de rechazo rechazo al al cambio socio-económico.

H-i


___;

___________ _ _ É1±'fJì'

La única cosa pc«itiva retenido es la idea dc de quc que los enunciaenuncia­ positiva que hemos rc¡enido |a idea bien, con |a la condición dos presuponen siempre un campo de flujos. ujos. Ahora bicn, de que esos flujos ujos ya no presupongan prcsupongan un circuito cambista. lacondicambista, con la condi­ ción dc de que esos flujos clón ujos sean considerados como cantidades afectadas de dc tal modo que uno pueda ser asignado como potencias diferentes, de desterritoríalizante y el dcstcrritorialiaante cl otro como territorial. rerritorial. Por esta vía quizá veremos más concretamente cómo se hace la produc­ producdelos ción de los enunciados.


Clase XIII Flujos yy relaciones entre flujos ujos en la producción de enunciados. Sobre Faye. 4 de junio de 1973

Tenemos un hilo crítico y una muy vaga búsqueda positiva. El hilo crítico es que evidentemente el psicoanálisis, psicoanálisis. más que favorecer el surgi­ surgimiento de los enunciados lo impide, impide. nos quita toda chance de tener enunciados que sean nuestros. La pane parte positiva, lo que nos interesaba, era saber cuáles son las condiciones de producción de enunciados que nos sean propios -sean enunciados de individuos 0 o de grupos- y por lo tanto, cuáles son las condiciones de una experimentación. No es sorprendente que el psicoanálisis nos impida toda posibilidad de enunciación. Indudablem ente, por su naturaleza, el psicoanálisis Indudablemente. considera al inconsciente como algo sin tiempo. tiempo, como algo que está siempre ya ahí y que es reducible por una máquina de interpretación. Por el contrario, contrario. nosotros consideramos el inconsciente como algo que nunca esta ahí, a.i1I, que está por producirse a través de una m máquina áquina de experimentación. Si intentara hacer un resumen, es esto lo que he desadesa­ rrollado este año. Tengo que subrayar, de paso, algunas pequeñas cosas. El año afio anterior hemos intentado con Guattari una especie de crítica de Edipo. Entonces,

247


un montón de gente nos ha dicho: dicho; ««Ustedes Ustedes no comprenden nada de Edipo, Edipo nunca ha sido el padre y la madre». ¿Qué es entonces? Se nos dice que Edipo es el acceso la cultura. cultura, o quees que es el acceso al orden accesoaa la finitud del ser, o bien que Edipo es la carencia de ser simbólico, o que es la linitud que es el deseo, o la carencia de ser que es la vida, etc. Unos dicen que no es simbólica, o la cuarta cuana patria. Esa el padre y la madre, que es la triangulación simbólica. es la posición de la escuela simbólica, la la escuela freudiana. Hay otros que mamá, sólo la triangulación no es Edipon. Edipo». dicen: «De acuerdo, es papá papi y mamá. Eso es René Girard. Todo esto me parece de lo más divertido, pues cuando les preguntamos cómo funciona, sean de la escuela freudiana o de otra escuela, dirán que o la entrada en lo simbólico. Edipo es lo simbólico ola dcl que no diré el ¿Pero cómo funciona concretamente? Tomo un texto del encadena, por nombre de su autor. Allí Ml! nos dice de su paciente: Él Éfmeaåna, par tanto, rama, sin haber articulación meeiormnre, succionante, mordisqueante y oårcma obscena -ltly -hay âaåer abandomuio rrårrrrdomrzåø su arrrarfacrón mondirqueanrey que decirlo, es duro tratar a su paciente así, pero en fin, aniculación delos de los Fin, la articulación aia\}st2s...-arr través Je una secuencia sobre las BouchesduRh6ne, la Camaegue, Camargue, ¦I.nalislaS...n'rrv¿fd'e soåre :'41 Bowba du Rfrône, fa losplaceres der' del eaåa caballoøy y der' del rrmr, qtuyo señalo señalo coma como «åoca «boca de Íosplateres man invitación in viraeíán al viaje quejo la mada» madre» [bouche ire ]._ Por su nauseado -estaría renmzáa tentado de fa [boucl-te de la m rnère] ru parte, :mareado alevín-, elpaeienre re detiene derrlerre victima víctima de la mdrgmndepeiplejízård-no decir-, elpacienu se másgrandeperplejidad-no es para menosenrea É: apertura apnmm que le r": retoma retorna de su mpmpro a'ecír. ¡És menos-fim tea la propio decir. ¡Es una maravilla! Es como la carta donde un tipo decía: «Quiero «Quieto ir con un grupo hippie». ml eso quiere decir algo muy preciso: “Quiero producir el inconsciente, Para mí estoy atascado en un medio donde es imposible cualquier producción del inconsciente”. inconsciente". Puede ser que el tipo se equivoque, pero no es esa la cuestión. Un esquizoanálisis esquizoanålisis parte en esta dirección: ¿por qué él quiere producir el inconsciente en ese sitio, cómo va a producirlo, etc.? geo: Su analista le dice: «Grupo hippie == grueso pipi [grøupe \groupe brppy hippy == gros pipi\. Eres impotente, se trata p.§pr']. En: impotente. tr-ata siempre del tema de tu impotencia». Vemos entonces los daños radicales, los daños repugnante: repugnantes de la la máquina de interinter­ pretación. El tipo no tiene ninguna oportunidad de salirse, no puede tener un enunciado. Cuando un tipo le dice a alguien que quiere ir a un grupo trata del tema de su impotencia, hippie y el otro le responde que siempre se tr-ara e incluso de la castración, ya estamos perdidos desde el principio. En el primer texto distingo de entrada un estrepitoso desprecio por el paciente, un desprecio insoportable. ¿Por qué el paciente está está definido por

248


_

Í

fi

Í

*Clase I"¦J]i

-una aniailación articulación chupeteante, dmpeteante, mordisqueante y obscena», obsocna-›, mientras el analista «una se pretende una voz clara, luminosa e inteligente? El tipo habla de Bouches de Rhóne y el analista, pura delicadeza, dice: «Bouches de Rhóne Rhôney Rhône > I boca de la madre». La máquina maquina de interpretación le impide al tipo tener el menor enunciado. Más abajo el comentario del analista es de una ingenuidad conmovedora, porque ¿I adviene que el tipo está completamente fastidia(ástidiaél advierte do: «Nauseado - estaría tentado de decir - d el paciente se detiene». Sin incomoincomo­ darse en absoluto, el analista traduce: «Está nauseado, no por la enormidad de decir». lo que acabo de decir, sino por la perspicacia de lo que acabo de dccirn. Y «la apertura que le retorna de su propio decir» no es algo complicado de entender: cuando ustedes haoen hacen pasar un enunciado cualquiera bajo la máquina de interpretación, el efecto inmediato de ese paso es forzosamente aquello que hemos visto la última vez, una fraaura fractura del sujeto en sujeto del enunciado yysujeto sujeto de la enunciación. Eres sujeto del enunciado cuando dices dicts «las Bouches du Rhóne», pero el verdadero sujeto de la enunciación eres de la madre. El ett: tú en tanto interpretado: «Bouches du Rhóne» Rhônc-1 es boca dela analista ha fracturado el sujeto y se sorprende después de que el otro quede rerom.i de su propio decir-. decir». No ha ter tei tido lido perplejo «frente «Frente a la apertura que le n-.mrna tiempo de decir nada, cm eso es lo fascinante de esta operación psicoanalítica. Insisto: el psicoanálisis inhibe toda producción de enunciados al tiempo insisto: que trata al inconsciente como algo a reducir a través trav<ís dela de la máquina de interpretación. Por el contrario,.suscitar llegar a escuescu­ oontrario,¬s1.|scitar enunciados o incluso llegar char, volver posible la enunciación -sea de individuos, sea de grupos- es al mismo tiempo producir el inconsciente. Ustedes no tienen el inoomìente, inconsciente, esti, no está en vuestra primera infancia. El inconsciente el inconsciente no está, es algo que es producido, y que no puede serlo más que en lugares, circunscircuns­ tancias y acontecimientos no represivos. aspectos de la represión --y Uno de los aspeaos y es por esto que el psicoanálisis participa de ella en el sentido más estriaoestricto- es precimmente precisamente esta esta fractura fraaura del precisasujeto en sujeto del enunciado y sujeto de la enunciación. enunciación, que será precisa­ mente la fractura fraaura de la castración. Por el contrario. contrario, la condición de producproduc­ ción del inconsciente implica lugares donde la la represión ya no se ejerce bajo esta forma de fractura del sujeto. Desde hace unas semanas giramos alrededor de la idea de que producir enunciados y producir el inconsciente es estrictamente estriaamente lo mismo. Sobre esto no supe explicarme bien la vez pasada. Para cornprenderlo comprenderlo es necesario 249


ver que cuando digo que el inconsciente no esta ahí, que no hay que buscarlo en la infancia, quiero decir una cosa muy simple. No quiero lo que cuenca decir, como en un vocabulario vombulario psicoanalítico psicoanalítieo ordinario, que lo cuenta infan­ son los faaorcs factores aauales actuales de un desorden por oposición a los factores infantiles. de los infantiles se ha tilis. La valorización valoriraeión de los factores actuales en lugar delos hecho, especialmente al nivel de la neurosis, en todas las rupturas. rupturas, en todas las disidencias con oon Freud que nunca han cambiado nada fundamental. Lo que quieto quiero decir es que por más mas lejos que se remonten en la infancia de alguien, el problema ya está allí; inconscien­ allí: ¿cómo producirá un niño el inoonsciente? En este sentido es ts que digo que el inconsciente nunca está ahí, puesto que el niño -aú n si no lo formulaba así- ya se encontraba frente a la tarca; -aún tarea: ¿.se ¿se me va a impedir producir el inconsciente o voy a estar en condiciones favorables para producirlo? Es evidente que, uno de los aspectos funda­ fundamentales de la represión en la educación es impedir la producción del inconsciente en el niño. Dado que estoy siendo confuso, confuso. creo que sería necesario distinguir posi­ positivamente los bloques bloquä de infancia y el recuerdo de infancia. El recuerdo de infencia no es algo que está después, hay que volver a Bergson. Él es quien, infancia un buen día, dia, ha hecho una teoría loca de la memoria. Es el primer filósofo que, como filósofo, filósofo. ha enmierdado verdaderamente a los psiquiatras. Ha escrito Mar Materia y Memoria' ,, lo que ha introducido en la psiquiatría una ¡a]Memoria' especie de perturbación -eso sólo ya está bien-. mia muy bien-_ Bergen decía que el recuerdo es Bergson tenía una idea muy simple y muy bella, decia contemporáneo de aquello de lo que uno se acuerda, que es al mismo tiempo que algo es presente o es pasado. Yet-ou Y eso es así por una tazón razón rnuysimple: muy simple: si si l1.IG¦ fuese quealgoes presenteoespasadn. predso esperar que el presente pase para fabricar d recuerdodel recuerdo del presentedevenido presente devenido precisoesperarqueel presentcpaseparalabricarel pasado, del viejo presente, entonces el recuerdo nunca se se constituiría: si fuese cor|stit1.|in'a; si preciso esperar äperar que el antiguo presente ya no sea para que se forme el recuerdo de ese presente, no habría ninguna posibilidad de formar un recuerdo. Era tsquema de una especie de línea divergentc: necesario, entonces, el esquema divergente; a cada des-dobla en dos direcciones, una tendida hacia el momento el presente se desdobla d És decir que al mismo tiempo que d futuro y una tendida hacia del pasado. Es presente es vivido como presente, se fabrica el recuerdo de ese ese presente.


Entre paréntesis, esto le permitía explicar el fenómeno llamado paramnesia, es decir los fenómenos de d eUji dolo pararnnesia. à vu, de lo ya vivido. Decía que no era algo sorprendente, que bastaba un trastorno de la percepción. Como el recuerdo se constituye como contemporáneo de aquello de lo

que es recuerdo, como el recuerdo es contemporáneo de la cosa, hasta basta un trastorno en la línea llnea de bifurcación para que en lugar de percibir la cosa como presente, perciban el recuerdo de la cosa. Cuando eso sucede tienen pararnnesia. un fenómeno de paramnesia.

Es en este sentido que seria sería ncctsario necesario distinguir los bloques de infancia infencia y los recuerdos de infancia. El bloque de infancia pertenece verdaderamenverdaderamen­ te a la niñez, no encontrarán allí alli nada de lo que el psicoanálisis nos dice que edípico. Encontrarån Encontrarán otra es la vida de la infancia, no encontrarán encontraran nada edfpicc. cosa, encontrarán un conjunto de conexiones maquínicas que forman la verdadera vida del inconsciente, no figurativa gurativa y no simbólica. Un niño que juega a la tayuela rayuela o que juega a la pelota es todo un sistema, sistema. bloques de infancia en estado vivo, en estado actual. Allí encontraran encontrarán una vida de la infancia que ya no se re refiere psicoanalícicas, a las famosas ere a las coordenadas psicoanalíticas, coordenadas Edipo-castración. Al mismo tiempo se constituye el recuerdo de esa vida, hay contempocontempo­ raneidad entre el bloque de infancia viviente y el recuerdo de infancia. El recuerdo de infancia es fundamentalmente edípi ., como el sueño. SeguraSegura­ mcnte los psicoanalistas tienen razón al nivcl movimente nivel del sueño; G es el mismo movi­ miento el que produce a Edipo y produce el el sueño. Pero eso no es lo que cuenta. El recuerdo de infancia es edípico porque el niño lo lo fabrica contemporaneo del bloque de infancia correspondiente- ya enteramente contemporáneo relacionado a las coordenadas eclípicas. edípicas, lo fabrica fábrica por cntero entero al nivel de una verdadera conducta del relato: lo que voy a contar a mamá, lo que voy a contar a papa. papá. Al nivel del consciente, del preconsciente, del inconsciente, un niño no pasa un día sin seleccionar, es decir sin vivir sobre un doble registro. registro, pero recuerestrictamente al mismo tiempo, aquello delo de lo que tiene recuerdo y el recuer­ do mismo; mismo: es decir el bloque de infancia infencia vivido que determina las conexioconexio­ nes deseantes y el recuerdo de infancia que. que, al contrario, es ya un pasado. pasado, pero un pasado estrictamente cstriaamente contemporáneo del presente del que es pasapasa­ do. Ese recuerdo retiene, de los deseos del niño. niño, sólo aquello que va a poder ser referido al padre y a la madre. Es la conducta de relato.


Derrames entre el cíjìitalisrno y la esquizofrenia

Í

Í

Í Í Í ii

Í

(Habría que volver al viejo Janet, janet, quien tenía una muy buena teoría sobre la memoria y el recuerdo como siendo esencialmente una conducta que consiste en referirse a personas, por lo menos posibles, a las que va a contarse el relato).^ relato).* Hay por lo tanto todo un aplastamiento al aplastarniento del inconsciente inoonsciente que se produce produceal de i n ^mcia. d a . De ningún modo porqued porque el recuerdo sea produ­ nivel del recuerdo recuerdodeirt recucrdoseaproducido después, sino al contrario, porque es contemporáneo de eso que se recuer­ sinoalcontlario, porqueesoontemporíneode quexrecuerda, porque es estrictamente al mismo tiempo que el presente correspondiente. No es al mismo tiempo que un nuevo presente que sucedería al antiguo, es contemporáneo del antiguo presente del que es recuerdo. Es por esto que el ei recuerdo representa una fentástica fantástica tarea de selección: de las conexiones del deseo de un niño no será retenido más que lo referiblc referible a papá y a mamá. edípico, y es lo que ha proyectado la El recuerdo es por naturaleza eclipico, sombra de un inconsciente que estaría siempre ya ahí ahi para ser interpretado. La tarea frente a un niño sería serla extraer los bloques de infancia de los recuerdos de infancia que los recubren. tccubren. Los bloques de infancia son los fragmentos de experimentación del niño. Por el contrario, en el recuerdo de infancia se trata de un niño que se encuentra sin defensa frente a las interinter­ pretaciones del adulto. Y se encuentra sin defensa porque el recuerdo de pretacioncs infancia es precisamente el trabajo a través del cual el niño de un relato se constituye como sujeto del enunciado que remite, por consiguiente, a una insuncia instancia superior, sea la del padre o cualquier otra, que descubrirá los verdaderos sujetos de enunciación, es decir que hará la interpretación. Diría que el bloque de infancia está ati constituido por los agenciamientos agenciamientol maquínicos que son productores de los verdaderos enunciados del niño. Una vez más, nunca es un sujeto el que produce los enunciados. las enunciados, sino lai licas. Son conexiones del deseo que atraviesan al niño y conexiones rriaquinicas. que producen tal o cual enunciado. ag-enciarrrierrtus maquínlcosiproduccicn Ahora bien, la combinación a{ de enunciados se opone al proceso de interpretación que reposa enteraentera­ infancia. fractura de un sujeto en sujeto de mente sobre el recuerdo de infancia, enunciado y sujeto de enunciación que supone que lo que produce lol loi enunciados no son agenciamientos maquínicos, maqulnicos. libres conexiones del deseo, ^1 Deleuze parece referirse al libro de Pierre Janet, évoluríon de eUla rrrirrrorínl mémorieH janet, L’ L'¿uofurr'on aå nation du temps (1859). (1359). ¿e ¡ie la norion


sino el sujeto. La idea de que es el sujeto el que produce los enunciados es ya la condición suficiente su ciente para que ningún enunciado pueda ser produ­ producido, es ya la gran inhibición de cualquier enunciado asegurada por la máquina de interpretación. El problema del niño -u n a vez -una vea dicho que uno nunca deja de serlo, claro está- no implica diferencia de naturaleza al nivel del deseo, no hay deseo del niño y deseo duieo del adulto. Pero eso no impide que haya una difereiKia diferencia catastró­ catastrófica, dramitica a otro nivel, pues hay gente que vive la infancia en general y su Íica, dramática propia infancia bajo la forma de recuerdos de infancia. Se podrá ver entonenton­ ces hasta qué punto el psicoanálisis no es el único responsable de esto, pero también hasta qué punto sirve de apoyo a esta esu fuerza opresiva que nos hace vivir nuestra infancia bajo la forma de recuerdos de infancia. Hay todo tipo fuer-ras familiares, etc.. de fuerras fuerzas sociales, fuerzas etc., que nos llevan a vivir nuestra infancia bajo la forma de recuerdos de infancia y que nos reenvían, desde rcenvían, dtsdc .Dilo mamá, ¿es verdad que me ha pasado entonces, a la interpretación: «Dilo esto fami­ tsto cuando era niño?». Aquí se trata de la máquina de interpretación famiinfancia. liar. No hay que pedirle nada a mamá, y menos aún un recuerdo de infanciaAhora .ñhora bien, hay otra técnica que consiste en vivir la infancia bajo la forma de reinyección de bloques de infancia. El problema del deseo. deseo, en las relaciones deseantes, es cómo producir esta tspecie inyección. cómo especie de inyección, reinyectar los bloques de infancia. infiincia. Kaflta, un autor del que he hablado mucho este Vuelvo aquí a pensar en Kafka, Kafl-ta, porque tiene mucho humor, año. Me parece muy curioso cómo Kafka, juega sobre varias escenas a la vez. Ora practica verdaderamente la inscripinscrip­ ción de recuerdos de infancia, por ejemplo en La farra carta afpadre, alpadre, y todo el «¡Vcan, es edípico!». edipicol». Pero no lo es en absoluto. pum lo hace para mundo dice: «¡Vean, absoluto, pues ru eitagera el recuerdo de infancia. infanciaBUdiversión personal, esta está pleno de goce, exagera humor Cuando pasa a otro grado de hum or y de seriedad, no hace eso en absoluto. En El castillo, por ejemplo, procede de otra manera, procede por Efcmrrïƒa, inyección de bloques de infancia en escenas de adultos. El agrimensor de El Cmriåb esta todo el tiempo atravesado por verdaderos bloques de infancia Castillo está que se imbrican en cosas de otro género. Allíya Allí ya no hay coordenadas edípicas, homosexualts, coordenadas de cual­ cualhay coordenadas sexuales, coordenadas homosexuales, fcrentes. quier naturaleza pero muy di diferentes. anti-psicoanalítico. Es anti-psicoartalftico Mi problema no es solamente anti-psicoanaiítico. anti-psicoanalítico lllí donde el psicoanálisis contribuye con todas sus fuer/as fuerzas a impedir la lili la

15:1


inconsciente, que es la mismis­ producción de enunciados y la producción de inconsciente. ma cosa. Pero no es sólo el psicoanálisis lo que impide la producción de enunciados y de incunscientc. inconsciente. Una vez más. más, hay que llamar a la producción de inconsciente o de enunciados por lo que es: cssiemprc es siempre una revolución. En cualquier domidomi­ nio, nio. el período revolucionario se puede definir por el hecho de que se producen nuevos enunciados; enunciados: y a través de ellos no se libera una carga de inconsciente, inoorisciente. se produce. Esto se acompaña de una formidable liberación de bloques de infancia en oposición a los recuerdos sobre los que funciona funcion.: el antiguo sistema. Hoy sería preciso examinar ata esta cuestión de la producción de enunciaenuncia­ dos a través de los autores de los que habíamos comenzado a hablar la vez: vez pasada. Había intentado decir justamente cómo se presentaba esto para hoy Baudrillard. Retengo de su respuesta sólo aquello que necesitaré hoy. Baudrillaid transfor­ Baudrillard nos dice que lo que produce los enunciados es una transforvaJor-signo. Cuando mación, es le la transformación del valor de cambio en valor-signo. esta operación se produce hay creación de enunciados, sean enunciados verbales o no verbales. Esta transformación produc­ transfnrrnaeión es es cntonccs entonees ella misma productora de enunciados. Habíamos visto que esta transformación del valor de cambio en valorsigno, que el valor-signo mismo reenviaba en última instancia a algo que nos iba a volver muy tristes, reenviaba a la fractura del sujeto -sea que ese suieto oculte o tape la castración. sea. que la sujeto castración, sea la exhiba¬ exhiba-. En otros términos, recaíamos en la tesis clásica, que según mi parecer es la tis tesis de la filosofía occidental, cristiana, cristiana. cartesiana, etc. Esta tcsis canesiana, tesis afirma que aquello que propro­ duce el enunciado es el sujeto, y que no puede producirlo más que escindiescindi­ do en sujeto del enunciado y sujeto de la enunciación. La pizca de sal psicoanalítìca psicoanalítica consiste en decir que la fractura es Ia la castra­ castración, mientras que Descartes habría dicho que se trataba de la reflexión. En todas partes el sujeto es el productor de enunciados. No es por azar que ocurra lo mismo en Lacan. Lacan, quien sobre el problema dela de la producción dc de re-stablece el cogito :agita (página 819 o n 719 de los Escritos)} Ert11f`:os).' enunciados restablece > Dcleuze se jaques I.acan, 5 Deleuze se refiere a U la pig. pág. 819 B 19 de Iaques Lacan. Écrits, Écrítr. Éditions Éditìons du Seuil, Jaques Ucan, Escrito,, Torno Tomo 2, 1966 (En la edición castellana ver pig. pág. 799 de: Iaques Lacan, Escritos,

21-1


V

Í

Í

Í

ii ijijiji*

Clueilålll

En nuestro estudio sobre Baudrillard partíamos alegres diciendo que había una tesis para responder en que condiciones son producidos los enunciados. Y el inicio de la respuesta, es decir que aquello que produce los enunciados es la transformación del valor de cambio en valor-signo, nos había interesado mucho. Si luego nos habíamos era en la habla hablamos sentido abatidos eracn medida en que el valor-signo nos reenviaba a un sujeto cscindido escindido y, por psicoanalítica. consiguiente, a la tesis más clásica y a la vez más psicoanalltiea. Ahora bien, la división del sujeto suieto es por el contrario lo que impide la producción de enunciados. No es por a^ar azar entonces que Baudrillard nos dice sobre el otro aspecto de nuestro problema, sobre la producción de inconsciente que es el reverso de la producción eviden­ producció n de enunciados, que evidentemente ya no habrá ninguna producción. No habrá más que un incons­ inconsciente de la castración y el inconsciente del enunciado seri será la castración mismis­ dela ma, la castración ocultada por el valor-signo. Teníamos tantas tspei-amar... esperanzas... De pronto me dije, entonces, que habría que ver del lado de J-P I-P Faye y de sus dos libros más recientes. totalitarios. recientes, Teoría del relato relato y Lenguajes Lengwzjes rom raríøs. Porque ahí también se trata de la producción de enunciados 0o la producproduc­ ción de inconsciente, aunque < así. Yo tengo mala fe, pues si no él51no lo dice asi. lo dice así asl es porque quizá esc me no es su problema. Lo lso que me permite decir que de alguna manera es ese su problema, es el hecho de que todo el bello interrogatsc sobre la condición de producción de libro de Faye consiste en interrogarse los enunciados en un período preciso de la historia, a saber: ¿qué es lo que permite el surgimiento de los enunciados nazis, qué es lo permite en tal delos momento la producción de los enunciados nazis en Alemania? Lo que me interesa es ver en que punto lo que dice Faye es próximo y en qué punto es diferente a lo de Baudrillard. Es necesario que vaya rápido. cs muy diferente porque la respuesta ya no será del Digo enseguida que es tipo «lo que produce el enunciado es un sujeto». También habrá algo que no hay en Baudrillard, habrá ima verdadera transformación ligada con la producción de enunciados; habrá una verdadera transformación -no -n o sé de naturaleza- de la relación del enunciado con el inconsciente. Con estos qué naturaleza-de dos criterios ya puedo decir que esta tesis tesis nos interesa intere.sa más. l.a primera cosa que me soqjrende sorprende -al atar, La azar, pues se x trata simplemente de juego- es que el punto común con Baudrillard es que parte impresiones, no juzgo-es pane Siglo XXI, XXI. Bs. As.. As., 2003).


del intercambio, pane parte del valor de cambio. Su problema es cómo también dcl se sc hace a partir del intercambio la producción de enunciados, enunciados. que él e'l llama panirdel intercam­ por su cuenta relatos. ¿Cómo se producen estos relatos a partir del intercambio? Lo que me fascina en su libro, y creo que es un libro muy importante, Tres textos son es que los ejemplos que da van a exceder lo que dice de ellos. Tics muy importantes. relato, cita un texto de un historia­ Primero: en la página 18 13 de Teoría del defrrfarø, historiao XVIII que se llama Mably. Mabiy. He aquí lo que dice Mably dor del siglo XVII oXV`Ill aquílo Algunorjóvmer burlar cazaban rezaba:-i a orilla: def Palta en un relato histórico: Algunos jóvenes hunos orillas del Palus Maeóttcus; lama cruzó un pantano que ellos Mmírrcrcr; una cierva ciervo que qu.- habían àaòfcn herido ¿vertido con nm årnza urtpanrartø veían como un impracticable. Siguiendo a su presa, queque­ rm mar ímpmcrrraóle. Síguimdn temerariamente rernerarfameme at rupresa, daron un nuew nuevo mundo. Error Estos cazadores. cazadores, im­ dartm TTuiravillados mcraví adør de encontrarse meonrrarse con crm rm ímpacientes por contar a sus familias las maravillas que fmóƒan habían vitro, visto, volvieron pacfenterpor rmfãmífías volvieran y los relatos con los picaban tic la mríwídadtíe curiosidad de .ms sus eomparríøàal compatriotas con los br suyos; ruyor;y bs que quepíraóan iban a cambiar el las naciones. Jamás pueblo atfgtmø algunofue terrible .íóan et' rostro de ¿ar ƒamdipueólb le más rerríóle los hunos.* que bs Írunorf Comentario de Faye: En el y sobre la Rhin, encon­ e inicio niríey ¡lr ribera rióera derecha del a':t'Rbr`n. mermrmmor las ¿ar condiciones cortdirionøy lor modos modo: de la lapmdueríón tramos y los producción marníafy materialy del del ínrerramåíe intercambio -com o vemos, ello -como vemos. el intercambio es primero-. Pronto, Promo, øo súbitamente rúòírammr: -y con ella dermradena la Él repentina ^revolución» «rfvofurídnø 11': «repara Rbín - fnrerrrfene se desencadena de este paso del Rhin interviene et' el error «relatos» -relatos» que van 'fa suceso imprevisto de estos “a ramózkrrel cambiar el rorrro rostro de ¿ar las naciones": errapmduerídn rupfemenrariajt asfdeeírb, parel esta producción de acción suplementaria y, por así decirlo, dísranrínua. discontinua, por el gfårto delm'aro.5 efecto del relato? ejem plo mismo interviene Lo que me parece fascinante es que en el ejemplo como por azar una especie de flujo migratorio -los HunosH unos- que Faye de ningún modo retiene particularmente. Parece ser un simple ejemplo de delas cómo se pasa de las condiciones materiales del intercambio a la producción de formas fomias de relatos. relatos, es decir a la producción de enunciados. Pero el el ejemplo mismo hace intervenir un factor que él no pone en juego por el momento ujo de determinada naturaleza: los en su esquema. esquema, hace intervenir un flujo fr-anque-an el río. ¿No basta esta dimensión presente ya en el ejem­ ejemHunos franquean pcro de la que Faye nn plo, pero no se sirve, para hacer saltar la pseudo-genesis la panir partir del intercambio? *jean-Pierre Faye. op. cit., píg. pag. IB. ^Jean-Picrre Riye, 18. Uàfdem. pag. 19. I9. Ubídem, píg.

15-15


U-= su Segundo momento de la tesis de Faye; Faye: ¿cómo dar cuenta del hecho de que las condiciones de intercambio van a engendrar fon'na.s formas de relato? Vean ustedes cómo permanecemos en el intercambio. «La mercancía como cambio material y de intercambio», intercambio». dice él. Por otra parte, la mercan­ mercancía Capiul, cia en su forma que culmina con lo que Marx llama, lla.rna, al inicio de El Ef Qtpriraf, la forma moneda o, como dice Faye, la mercancía como cambio de forma. proceso: cambio material e intercambio, La historia ¿terrario comienza con esu este doble abókproresu: rcmåío matricial ínrrrecmóíø, 0o cambio deforma.^ rambio dejårmaf decía que el valor de cambio se se transforma en ciertas Baudrillard nos decia condiciones, y que es el valor-signo el productor de los enunciados. En el esquema de Faye, el valor de cambio o el intercambio, considerado en su materialidad, se transfomta transforma en forma lbnna mercancía. mercancia. Faye hará un paralelo entre forma relato: el relato circula tanto corno como la mercanmercan­ la forma fonna mercancía y la fonna ela y según reglas homólogas a las de dela fundamencía la mercancía. Un relato es fundamen­ talmente circulatorio, al igual que una mercancia. mercancía. Yo Yo digo que al nivel de esta segunda tesis de Faye reencontramos algo muy interesante y a la vez va muy molesto. El problema general de la producción de los enunciados era: era; ¿cómo y parte de las estmcturas más profundas de la en qué sentido el deseo forma pane O si ustedes prefieren, en términos más conocidos, formación social? O ¿cómo el deseo forma parte de la infraestructura misma? Ahora bien, una pregunta así implica el rechazo de cualquier retorno a una tesis que popo­ driamos llamar paralelista o metafórica, como es el caso de la tesis dríamos psico-analítica ordinaria. psicoanalítica infraestruaura ¿Cómo y en qué condiciones el deseo forma parte de la inl-raestmctuta misma? Si se admite que la pregunta está bien planteada, toda respuesta que procediera por un simple paralelismo entre las formas económicas y las proccdiera economía política economía dese-ante, deseante, y que formas del deseo, entre la economia politica y la economia por lo tanto mantuviese mantuviesc un dualismo y sólo hiciese la unión de ambas por una rnetåforao metáfora o por un paralelismo, nos parece ruinosa. Hay que mostrar, mo.strair, por el contrarío, contrario, que el deseo trabaja las las estructuras económicas, es decir que sólo lólo hay una economía. Toda restauración de una dualidad en la economía al nivel de un paralelismo entre una eccnorn la llamada polfticay economía políticay una ecoeco­ nomia instauración de un lazo entre las dos bajo la nomía llamada deseante. deseante, toda insuuración *lór'dmt, pág. 21. •■IbUitm,


Derra.lu_elitLe_e| capitalismo y la esquizofrenia

ruinosa porque es volver a las posicio­ forma de una metáfora, nos parecería ruìnosa posicioenvejecidas. nes más enveiecidas. Ahora bien, para Faye el problema era oómo cómo expli r que el deseo dmeo haya alcanzado en un campo social formas ran tan raras como las que han surgido con el Fascismo, ^scismo, y por eso mismo, cómo oómo se realiza la producción de enuncia­ enunciados fascistas fescistas en el campo social de Alemania en tal momento. Todo eso implicaba un problema de investimento a través del deseo de todo un campo histórico social. Faye está resuurando, restaurando, como Baudrillard, un simple paralelismo entre la forma mercancía mercancia y la forma del relato, considerado como forma de los enunciados. Todo esto porque él ha l'|a partido, como Baudrillard, del proble­ problema ddel d valor de cambio. Eso no es posible: si se parte del valor de cambio, no se dan las condiciones, uno se ppreguntara r ^ n ta r á luego cómo se transforma el valor de cambio. Entonces Baudrillard responde que se transforma en valorsigno y Faye responde que se transforma en forma mercancia mercancía y hay paraleparale­ lismo entre forma mercancía y forma relato. En cualquier caso, es una restauración de un paralelismo entre las dos economías. No podemos panir del valor de cambio como producción de enunciaenuncia­ parrirdel dos o como condición para la producción de enunciados por una razón muy simple: nunca ha habido valor de cambio. Es por eso que toda la operación que en economia economía busca hoy suprimir el valor de uso o llevar lo más lejos posible su crítica, para considerar oomo como primero el valor de cambio resulta insuficiente. insu cienre. ¿Por qué que resulta insuficiente? insu cienrc? Porque tal como el uso es llamado segundo en relación al intercambio, el intercambio es evidentemente segundo con relación a algo de otra naturaleza. Es decir, el intercambio implica una especie de flujo de comunicación que no puede tener la menor consistencia más que en relación a otro flujo. de la moneda En economía economia política, el intercambio remite a un aspecto dela superficial o al menos secundario, y la fonna que es supetficia] fbnna monoda moneda en la mercancía ilustra esto con oon mucha muy precisión. Buscar del lado de la forma mercan­ mercancía una condición -asi' -así sólo sea por analogía- de la producción de enunciaenuncia­ dos es estar perdido de entrada. La forma moneda remite al dinero como poder de compra, compra. y el dinero como poder de compra puede considerarse como un flujo. Se nos dira dirá hoy que el flujo salarial remite al dinero como poder de compra. compra, y que eso es cl el valor de cambio. Pero una economía nunca


<'---al ha funcionado asi. así. Una economía, en la formación social que sea. sea, no ha podido inscribir intercambios, no puede hacer funcionar sus circuitos de intercambio en base a la moneda como poder de compra, más que en función de un flujo ujo de otra naturaleza. Una vez más, el intercambio es la aritmética, es el d más mas y el menos. Esto aparecía Marx, por ejemplo cuando explica cómo comprar aparecia de esa forma en Manr. menos caro Caro y vender más caro. Al nivel de la moneda como poder de compra siempre se trata de la aritmética. Y aún más, uno delos de los aspeaos aspectos de la teoría marxista de la plusvalía implica todavía la aritmética; aritmética: se paga tanto al obrero mientras se lo hace trabajar según otra cantidad. Ahora bien, un campo económico no puede estar definido por una es la homogeneidad de las cantida­ simple aritmética porque la aritmética es cantidaheteroge­ des, y un sistema económico reposa, por el contrario, sobre una heterogeneidad fundamental de las cantidades. Me parece particularmente inevitable que siempre el izquierdismo redescubra un problema autónomo del poder, al punto que durante cierto tiempo se ha reconocido como siendo casi el manifiesto mar|.il'iesto izquierdista de base una cierta ubicación de los problemas en términos de poder. Esto no ocurre en absoluto -como -com o dicen los crerinos, cretinos, los marxistas oficiales y tradicionales- porque el izquierdismo desprecie la importancia de las instancias llamadas económicas, porque el izquierdismo vuelva hacia una especie de idealismo del poder, sino por otra razón. Cuando Foucault se vea. más mas en las condiciones del ejercido interesa hoy cada vez ejercicio del poder y dice que no es un calco de las estructuras económicas, no quiere decir que el poder cae del cielo. Tampoco quiere decir que el poder s sea independiente de las estructuras económicas. decir hoy en día este renacimien¿Qué es, entonces, lo que puede querer dedr renacimien­ co del poder? Quiere to de un problema propio, de un problema especl específico decir que un campo económico cconómico no está nunca definido de nido aritméticarnente aritméticamente en función de un valor de cambio o de una forma de intercambio, porque la forma de intercambio que remite al dinero como poder de compra consti­ constituye un flujo ujo que no puede correr correry y ejercerse en un campo social más que puesto en relación con un flujo de otra naturaleza. signi ca .un ujo de otra naturaleza»? naturaleza? La expresión «otra -otra natura¿Qué significa «un flujo natura­ leza» lcra» quiere decir, en un sentido muy riguroso, riguroso. un flujo de otra potencia. Quiere decir que las operaciones económicas de una formación social, por

259


más simples que ellas nos parezcan c incluso por más cambistas cambìsras que ellas nos parezcan (entre paréntesis, el estructuralismo estrucruralismo es fundamentalmente cambista), cambìsta), se hacen bajo la forma de rdadoncs diferenciales rdaciones diferenciales. d.iferencia.lt's. Y las relaciones diferencials aly/dc. Esto no son en absoluto del úpoA^^aoA-a, tipo AH: o A-er, son relaciones del tipo a')i/ale. quiere dedr es la la puesta en relación de decir algo muy simple: la relación rdación diferencial ts cantidades que no son de la misma potencia. En otros témtinos, términos, son necesa­ necesala misma potencia. rios siempre por lo menos dos flujos [lujos que no sean de dela Esto es el dinero. En el dinero o en la moneda, ustedes tienen una forma ferina de potencia Yque Kque es la moneda poder de compra. compra, y después una forma de potencia X que es la moneda estructura de financiamiento. fínanciamiento. En apariencia es potenciaXque la misma moneda. Lo que nos hace creer que es la misma moneda es la existencia de una relación diferencial. Pero va de suyo que la estructura de fínandamiento no se forma con dinero realizable aquí obstan­ financiarniento aqui y ahora, y no obstanpresupo­ te todo el intercambio, interca.mbio, o toda la moneda como poder de compra, presupone la moneda como estructura de fínandamiento. Financiamiento. Lo ln que es importante en una estructura económica como el capitalismo es la dualidad de los dos flujos, oneda como estructura de financiamiento fínanciamiento -el flujo de ujos. la m moneda financiamientodaro que el flujo nanciamiento- y el flujo [lujo poder de compra, teniendo claro ujo poder de compra está estrictamente subordinado como flujo de menor potencia al flujo de fínandamiento. financiamiento. En este sentido, no hay que concebir a un hombre poderoso, poderoso. por ejem­ ejemploel Da.ssau.lt7 o un banquero, banquero. como alguien que tiene más dinero plo el señor Dassault^ en su ponafolio portafolio que un obrero. La fortuna de un banquero, por definidón, definición, es una fortuna estructura de fínanciamiento nanciam iento que no es realizable aqui aquí y ahora. Se trata, estrictamente, de un flujo ujo de naturaleza diferente al poder de compra. Su potencia no viene de un poder de compra más grande, viene dcl flujo de financiamiento. de eso que él el maneja y determina: derennina: la dirección del Seguro que él el tiene un poder sobre el flujo ujo poder de compra de sus obreros, pero lo tiene porque, ante rodo, todo, es dueño de un flujo ujo de financiamiento. En economía, tomar como punto de partida el valor de cambio es la pumto que el dinero mismo no interviene en el valor de cambio catástrofe, puesto Damult, Marcel (1892-1986) '[1392-WBG) Constructor de aviones frances. 'i Dassault, francés. iironietano de una aeronauricas. Entre los principales modeloi modelos u empresa de construcciones aeronáuticas. fabricados destacan los Mirage. Ocupó varios cargos poUticos politicos yy prestó gran apoyo económico a De Gaulle.

IIED


ni da a la mercancía su forma más que en función de un flujo de otro ocro tipo. Si no hubiese el flujo de otro tipo, entonces no comprenderlamos comprenderíamos nada de nada, comenzando por los problemas de poder. Esto es así porque en el está afectado de una potencia campo económico el flujo de financiamiento esta infmitamente infinitamente más grande, grande. de una potencia X, en relación al flujo poder de afeaado de la potencia Y. compra afectado dela YÍ Es por eso que yo diria diría que en el primer caso hay signos de potencia, compra, donde el dinero sirve de mientras que en el caso del poder de compra. medio de intercambio, y empleo un barbarismo- de signos intercambio. se trata --y impotentados sea, por fuerte que sea su imporentados [impuissanté]. [r'mpur'snmr¿r]. Por rico que usted S21. poder de compra, el dinero como poder de compra de define ne un conjunto de signos impotentados que sólo recibe su potencia de otro flujo, del flujo de financiamiento. compra está regulado por las Financiamiento. Y en tanto el dinero poder de oompra leyes del intercambio. intercambio, el otro flujo leyrs ujo está regulado por otras leyes, por leyes de creación y destrucción de moneda. Es por esto que un engendramiento del poder de los enunciados o de la producción de inconsciente a partir del circuito de intercambio nunca funciona. Funciona. Esc Ese circuito de intercambio no interviene o no vale más que en relación con otra p potencia COn un circuito de (le Otra lrncia que es el circuito de la crcatióncreacióndestrucción. Vnlvarnos Volvamos a los hunos. Faye nos decía que existe el circuito del intercamintercam­ bio y además el relato. Un joven huno ha visto todo aquello y ha lu venido 1a contarlo. ha dicho a sus amigos: “Allá “Alli hay dinero", contarlo, dinero”, etc. No digo que formforzo­ nir una producción de samente los dos flujos que entran en juego para de definir relato, o una producción produoción de enunciados. enunciados, o una producción de inconsciente ujos de financiamiento nanciamiento y flujos ujos de poder de compra. Digo que. deban ser flujos que, ujos de potencias diferentes. ¿Frente a qué en cualquier caso, habrá dos flujos ujos nos encontramos en el ejemplo que nos ocupa? No por azar nos flujos ujo nómada, nómada. un flujo ujo de nomadismo en plena encontramos frente a un flujo migración, los hunos; naturaleza, un flujo migración. hunos: y un flujo ujo de otra naturaleaa. ujo de intercambio que supone una cierta movilidad, pero que se encuentra en un territorio dado. del otro lado del Rhin. Doy la sensación de estar diciendo cualquier dado, cosa, y es cierto, cierto. pero...

Intervención: ¿Dónde ubicas la compra delos de los medios de producción?


Deleuze; compra Deleuze: Eso es complicado, complicado. porque la com pra de los medios de pr ducción cabalga sobre ambos, hará imervenir intervenir los dos flujos ujos de potenci diferentes. Hay un momento en el que se paga al vendedor de los medios de producción. Ahí Ahi hay una conversión oonversión en dinero poder de compra. Eso es necesario, en absoluto digo que los dos flujos ujos permanecen separados, puesto que la relación diferencial los pone en relación. Hay siempre un momento en el que aparece la conversión de una masa monetaria o de una creación-destrucción de moneda en un poder de compra. El problema que se plantean muchos economistas en este momento es ¿cómo se hace esta conversión? Entonces, Entonces. la compra oompra de medios de producci produoci implica la moneda poder producción. en tanto forman parte de compra. Pero esos mismos medios de producción, de una empresa, en tanto han sido comprados en función de un capital de empresa, de inversiones de la empresa, empresa. de una relación de una empresa con otra que pone progresivamente en juego el conjunto de la economia economía en un campo social, suponen ya una cstruaura fínanciamiento. estructura de financiamiento. Esta distinción puede expresarse de muchas maneras; maneras: puedo decir que es la distinción entre creación-destrucción de moneda y poder de compra; puedo decir que es la distinción. distinción, que otros economistas hacen, entre capital y dinero; puedo hacer la distinción entre masa salarial y masa monetaria. Creo entonces que también en el caso que ponés de ejemplo, ejemplo. el de dela la moneda en sus relaciones con los medios hallaríamos que m edios de producción, producción. hallaríarnos los medios de producción están atravesados por los dos flujos. Puede ser que el ejemplo de la economía economia nazi, nazi. del que quisiera decir algtinas algunas palabras, deje esto aún más claro. Lo que me impresiona es que si uno acepta que aquello que organiza las variables en una formación social no son operaciones aritméticas de intercambio sino relaciones diferenciales entre cantidades de potencias potencia.: diferentes, la especificidad del poder estara estará por esto mismo directamendirectamen­ te fundada. Si hay un problema dcl poder. poder, un problema que no deba estar subordinado a la economía economia ni ser planteado de una manera simsim­ plemente ideológica, ideoltigica, precisamente resulta de esto: el poder consiste en el primado que el flujo ujo de potencia superior tiene sobre los flujos ujos de potencia inferior.

262


f zuc Ill]

En otras palabras, palabras. pensar el poder en términos de intercambio y de lo que pasa a partir del valor de cambio es es una empresa tan tstúpida estúpida como buscar en el intercambio la condición de las producciones de enunciados. Pensemos en los dos ejemplos que tomo. El capitalismo es flujo de capital bajo forma de estructura de fmanciamiento y flujo Fmanciamiento llujo de intercambio bajo forma de poder de compra, siendo el intercambio segundo, es decir siendo el flujo menor potencia. llujo de rnetlol' El sistema capitalista constituye relaciones diferenciales entre estos dos fluflu­ jos. Es evidente que el flujo de potencia superior dispone dcsu de su propio tipo de movilidad y determina los límites llmites de la movilidad del otro. es propia, es su carácter internacio­ El capital tiene una movilidad que le es internacional, su sistema de fuga, larga, el movimiento de la circulación del capital. El flujo inferior poder de compra oompra que corresponde o, si ustedes quieren, uno de cuyos componentes es el flujo de trabajo, también tiene su movilidad. Hay una movilidad del capital y hay también tannbién una movilidad del trabajador. Ahora bien, bien. el sistema capitalista es económicamente un sistema que se propondrá desde sus inicios fijar la movilidad del trabajo según las exigenexigen­ cias de la movilidad del capital, se propondrá que el trabajo y el poder de compra no tengan una movilidad propia. propia, sino que esté estrictamente estriaamente medimedi­ la movilidad del capital. da y regulada por las exigencias de dela diría solamente que en todo campo económico Por consiguiente, yo no dirla hay relación diferencial entre dos cantidades de potencias diferentes. Sería necesario agregar que entre esas cantidades hay una relación tal que una estará dotada de una movilidad fundamental podríamos llamar por lundamental que podriamos sentído más general de la palabra- y la otra, comodidad nomadismo -en el sentido la cantidad impotentada, recibirá más impotcntada, la cantidad de potencia inferior, no recibirå movilidad que la que le codi­ lc exija la cantidad de potencia superior, que la codificará, licarå, la cuadriculará, cuadricularå, le impulsará a moverse si es necesario según sus exigencias, etc. Son todos los problemas del siglo XIX; ¿cómo organizar organimr la movilidad del las exigencias del capital, es decir de la movilidad del trabajo en función de las capital mismo? Lo que me encanta en el ejemplo de Faye Faye es que vemos nómadas, vemos que atraviesan atraviesan el el Rhin. Rhin. Ellos mismos son un flujo migrante que aalos los l-lunos Hunos que ujo de cam: sigue otro llujo. flujo, el flujo caza: siguiendo una cierva. cierva, el joven huno traspatraspa­ cl Rliin, sa el Rhin, observa y luego va a decir a sus amigos lo que pasa del otro lado.


atravesaron el Rhin». o r el momento no buscamos En un dominio totalmente distinto -p -por hacer una relación, sino un eco- encontramos este ute flujo nómada que entra en relación con un flujo ujo de intercambio. En un libro muy reciente de Duby, Guerreros y campesino/ nosotros, Guenerosy campesinos' , hay algo muy importante para nosotros. pues servirá servira para hacer una especie de ensamblaje. El historiador Duby explica qué pasa a fines del siglo X. La cosa oosa va muy mal, se trata de la descomposición del imperio carolingio. El dinero ya no es sostenido por potencias de financiamiento, financiamiento. potencias de tipo imperiales. El dinero siempre está allí, pero estrictamente hablando no sirve más, -que cae junto oon con el el imperiomás. pues era el otro aspeao aspecto déla de la moneda -quecacjunto el que volvía volvla posible el uso del dinero como poder de compra. oompra. Entonces, se sirven del dinero como medallas, medallas. sobre todo en los monasterios, o incluso induso se lo pone en las tumbas, son riquezas funerarias. Funerarias. El dinero ya no sirve para los intercambios. intermmbins. EJ El intercambio recae entonces, entonces. para hablar como Faye, en su condición material; material: una especie de trueque. ¡Ustedes ven la situación! En «se ese momento, momento. por el norte none ll<^an llegan a las fronteras los admirables vikingos. Por el este llegan los húngaros. húng-aros. Insisto: lnsisto: esto pasa en la periferia del sistema. El libro de Duby está escrito para nosotros: en la periferia del sistema arremeten los vikingos con sus naves, los hún ros con sus caballos cavan a su paso las tumbas y saquean los monasterios. También aquí se trata de flujos ujos extraños: un flujo ujo de vikingos en barcos, un flujo ujo de húngaros a caballo. Duby explica en páginas espléndidas espléndida: que esos salvajes que asolan la periferia, que hacen saltar por el aire las tumbas, reanimar toda la economía. que queman los monasterios, son quienes van a reanirnar Exagero un poco, pero ellos van a ser un factor periférico muy imponante importante para el relanzamiento de una eoonomla economía que estaba moribunda. Hacen una especie de suelta, una liberación de dinero sobre toda Europa que va a reinyectar en la economía una potencia monetaria que la moneda reducida reirtyectar s|.| poder de compra o a su valor de intercambio habla completaa su había perdido completa­ mente. Hacen inversión económica por destrucción. *' Georges Duby, Guerreros (Desarrollo inicia! inicial de de la la et Guerrera: yy campesinos campesinas (Dem-rollo mn-mmm europea 500-1200), S00-1200), Siglo XXI, México, l976. 1976. Se trata sobre todo del Capitulo Cipitulo “Las últimas agresiones”. Mi y siguientes. agresiones”, págs 141

145-=l


Í

i ip

ei... ani

defínído por una movilidad Ahí tienen otro ejemplo en el que lin un flujo definido y una potencia superior -potencia de sus caballos. caballos, de sus barcos. barcos, de su táctica militar, etc -- va a reanimar todo un ciclo económico en función de una relación entre flujos de naturalezas, naturalczas, de potencias heterogéneas. heterogóneas. Lo que quiero decir es que cualquiera sea la diversidad de los ejemplos, lo ejemplos. siempre encontrarán que uno de los dos flujos nóma­ ujos podrá definirse como nómada y móvil, móvil. y que el otrodeberá otrodeberä definirse como menos móvil y menos dcl otro. nómada, es decir recibiendo su fijeza jeza de las exigencias del Prosigo con oon el ejemplo que analiza admirablemente Duby. Los campe­ campesinos divisan muy rápidamente a los vikingos, entonces se producen cosas

sorprendentes Los vikingos que se pasean no son solamente nómadas, sino nómadas migrando. Tenemos la doble determinación del nomadismo: representa lo que en nuestro vocabulario hemos llamado un flujo caraaerizarujo que puede caracterizarse por su desterritorialización, desterritoriali/ado, pero que es tamtam­ desterritorialiueión, un flujo desterritorialiïado. desterritorializante puesto que bién desterritorializante. Se t ta de un flujo desterritorializarlte cuando pueden queman las ciudades -a menudo no pueden. pueden, pero en fin-; ciudades-a es tan desterritorializante ese flujo ujo de nómadas que no respetan ni a los muertos. eavan tierra. toman el dinero y yse entonct: un flujo muertos, cavan la tierra, se lo llevan. Es entonces a la vez dcsterrítoriaJizado desrerritorialirado y desterritorializante. En el otro extremo del campo social están los campesinos. Al encontrarse fiente frente a los Vikingos Vileingos evidentemente huyen. Esto asesta un gran golpe a la residencia del campesino, a la manera en que el campesino esta está atado a través del señor a la tierra. Los campesinos huyen y entonces son afectados también por un coeficiente, secundario, de desterritorialización. A coeficiente. esta vez secundario. tal punto que el problema del poder en ese momento era, por una parte, organizar la lucha contra los vikingos o los húngaros y, por otra, contener la desterritor` ización campesina. desterritor' Esto va a implicar necesariamente un alivio en la situación campesina.. campesina. Será preciso ofiecer ope­ ofrecer a los campesinos mejores condiciones. Será preciso operar, contra el doble peligro, peligro. una especie de reterritorialización reterritorializaeión en todos los aspectos: alteración de la naturaleza de las ciudades. ciudades, que aumentan de población pues los campesinos se refiigian ellas; aumento de las defensas re igian en ella-si que. por lo tanto, tanto. ganan autonomía; y al nivel de los campede las ciudades que, campe­ sinos aparece con que es el oon mucha frecuencia en el siglo X un nuevo modo queesel del apego a la tierra. pago de rentas en dinero poder de compra, en lugar dcl

265


¿Por qué que el dinero poder de compra entra en función? Esto nos devuelve a la dinero. a la inyección de dinero que los vikingos han operado a liberación de dinero, través del dcl pillaje. Esos mismos vikingos que reinyeetan reinyectan el dinero en la econoecono­ mía rnla perciben muy rápidamente que con dinero pueden comprar tierras. Como ven, no basta con decir dos flujos, habría habria que distinguir cinco, incluso seis. Hay un prim er flujo de potencia n esencialmente primer desterritorializantc; desterritorializante: los vikingos, los húngaros. Un segundo flujo ujo desterritoriaiizado; reterritorialización a nivel de desrerritorializado: los campesinos. Flujos de reterritorializaeión las ciudades, a nivel del poder, y en el hecho de que los nómadas van a sedentarizanic. sedentarizarse. Todas esas van a ser maneras de reterritorializar. No digo que sea la única causa, ni siquiera una causa esencial, pero la feudalidad como formación social y la liquidación definitiva del imperio carolingio, se produce a partir de estos flujos de nuevo tipo que atraviesan el campo social en un momento. Lo cual confirma una hipótesis alrededor de la cual girábamos: giråbamos: las nuevas formaciones de ningún modo se compo­ compoverda­ nen por pot' acumulación, por proceso de cúmulo, sino que se producen verdaderamente por desbandada, cuando actúa en el el campo social todo un juego de flujos ujos que destenitorializan desterritorializan las formas antiguas de las formaciones sociasocia­ les, en las que se rehaccn reterritorialiraciones de todo tipo y el rchaccn entonces rctcrritorializaciones conjunto de los datos económicos es efectivamente transformado. Para terminar con este punto, diría diria que cuando Faye Faye analiza la economía nazi va mucho más allá de su esquema, ahi ahí también su ejemplo lo desborda ampliamente. Su esquema trataba del intercambio, de la forma mercancía, de la forma relato como función de enunciado. Lo que Faye nos muestra al del doctor nivel de la economía nazi, particularmente a través del dcl milagro dcl Schacht, Sehacht, es el siguiente problema: cómo fabricar una estructura de financiamiento financiainiento cuando no se tiene poder de compra. Problema interesante que estaba ligado a la crisis: derrumbe de la moneda como oomo poder de compra. ¿Qué ¿Que hemos visto? Que el flujo poder de compra es siempre segundo en relación a las estructuras de financiamiento. Esto no impide que una crisis se defina cuando las estructuras de financiamiento estén completamente frenadas, por ejemplo por huelgas a causa del derrumbe de la moneda poder de compra. ¿Qué es lo que va a pasar entonces? La paradoja nazi en aquel momento era cómo fabricar fiibricar capital sin dinero. El mecanismo del oro no permitiría una tal tentativa. El problema es cómo fabricar capital sin poder de oompra, estructura de financiamiento sin compra, o cómo fabricar una estruaura

266


Í

ii Í

¡Clan-ll-ÍIU

medios de pagp, pago. de tal ta] manera que esta estructura de financiamiento que se supone fabricada, suministre medios de pago. Eso está Fayc. Los nazis se sta muy bien analizado en el voluminoso libro de dc Faye. Y lo que intenta mostrar Faye Fayc es han lanzado en una política politica armamentista. arrnamentista. Y cómo, en efeao, particular, en efecto, los nazis han procedido prooedido de una manera muy particular. la medida en que los acreedores del ejército, los proveedores del ejército, ejército. hacen valer letras de cambio sobre un organismo que tiene un capital muy es redesoontado redescontado a su vez por cl el escaso. El descuento de este organismo oi emanación del Estado nazi Estado. Este organismo no es más que una cmanación mismo. En otros términos, una pane parte de la astucia es que el Estado garantiza fabrica. En esta operación de la economía nazi, en las deudas que él mismo fabrim. do ao r Schacht, el tiempo del doctor Scbacht. intervienen aproximadamente siete relevos. Lo que cuenta es el tiempo que pasa entre la emisión y la inyección de medios de compra. En ese cse espacio de tiempo entre la emisión y la puesta en aumenudo. Es esta astucia astuda la que va a circulación la producción misma ha aumentado. permitir todo un juego animado por el descuento y el recicscucnto. redescuento. PermiPermi­ tirã una verdadera producción de capital sin medios de decompra, tirá compra, y al final de estruenrra de financiamiento, un retorno en medios de esta producción de estructura compra, habiendo aumentado la producción. Esto implica, en el caso de la economía nazi, no sólo una economía dela vuelta hacia la guerra, sino aquello que en un sentido es más mds importante: imponante; el hecho de que esta economía vuelta hacia la guerra está hecha bajo la forma de un financiamiento fina.nciamiento paradójico, haciendo intervenir financieramente los dos momentos del descuento, el descuento de! del organismo o del instituto calificado yyel el redescuento dd Estado. Esto permitía toda unaserie una serie de camu camufles rcclescuentodel ajts en que las declaraciones del doctor do ao r Schacht simulan ese falso momento de liberalismo y esconden luia una política llamada de grandes trabajos, que podría inquietar a la derecha y que estaba copiada de la pseudo-izquierda nazi. oopiada dc Por su parte, Porsu parte. la política de los grandes trabajos esconde algo más profun­ profundc la economía en economía de guerra. Y a su vez esta do: la conversión de conversión esconde algo más profundo: el carácter carkter mismo del financiamiento de esta economía. A este nivel hay, entonces. entonces, todo tipo de producción de enunciados encajados los unos en los otros. Veo que en La arqueofogía delraber el problema planteado no es sola­ solaarqutologia cUlsaber mente el de la naturaleza de los enunciados. Foucault llama formación discursiva a un conjunto de enunciados. Creo que uno de los puntos que


más mãs nos concierne consiste en decir que un enunciado y la formación discursiva de la que él ¿I forma parte no pueden nacer y formarse más que en las condiciones de una multiplicidad -m ás allá de definir lo que ¿1 -más él entiende por multiplicidad-. Si sostenemos esu esta tesis general, habría habria que preguntarse luego en qu¿ es una multiplimultipli­ qué nos concierne esta afirmación de que siempre es cidad lo constitutivo de un campo o de un dominio de enunciados. Me parece que a través del estudio de Baudrillard y de Faye hemos llegado a un primer resultado; resultado: no es el intercambio ni el valor de cambio los que dan las condiciones de la enunciación. En otros términos, no es la comunicación. Y si fiiera final, eso implicaría una cierta fuera preciso ir hasta el final. concepción del lenguaje: lenguaje; el lenguaje no es comunicación. Hemos dicho que la producción de enunciados no podía podia hacerse a partir del valor de cambio la comunicación correspondiente por una razón muy precisa; y de dela precisa: positiva­ positivamente la producción de enunciados implicaba relaciones entre flujos, ujos, índi­ Índices muy diferentes de esos dc esos flujos ujos y relaciones de un tipo particular entre cs-os flujos diferentes. Esto es lo que hemos retenido a través del examen de Baudrillard y de Faye. Y be aquí he aquí desde el inicio de una lectura de Foucault, reencontramos queque desde el inicio de una lectura de Foucault. reencontramos una noción que puede ser complementaria: un enunciado en su «en tanto que ul», tal», es decir aprehendido en su novedad, en su emergencia al interior de una formación discursiva, remite siempre a una multiplicidad. Por nuesnues­ precitra cuenta, hemos sido llevados a reencontrar la multiplicidad, o más preci­ samente la multiplicidad intensiva, como un fenómeno fundamental desadesa­ ernergiendo sobre el cuerpo sin órganos, sobre cuerpos sin rrollándose o emergiendo órganos de tipos muy diferentes, no menos diferentes que los flujos ujos y que las relaciones entre flujos. Todo el tema de Foucault o, en todo caso, el el problema en La arqlreologút arqueología del def saber-no .móer -no estoy completamente seguro- consiste en una causalidad productora de los enunciados, en encontraren encontrar cn una formación discursiva aquello que produce enunciados. Se trata de una causalidad inmanente. inmanente, no es en absoluto una causalidad extrínseca, cxtrlnscca. exterior. Se trata de un tipo de causalidad muy específica, cieno que Foucault planreara, planteara, en especí ca, aún no siendo cierto el momento de La arqueología saber, tal arqurar'o_gfa del delraófr, ral problema de causalidad. La dirección que sigue Foucault es la de decir que los enunciados tienen siempre un «espacio correlativo». espacios ligados al con-elativo-. Él distitigue distingue tres tipos de espadas enunciado. En primer lugar, está el espacio asociado, asedado, formado por los enunenun­


Clase Xlll

ciados correlativo, que Ciados de una misma familia. fzrnilia. En segundo lugar, lugar. el espacio correlativo. vamos causalidad inmanente del enunciado. enunciado, vernos a definir de nir luego pues, pues. si hay una causzlidad quizá exista en ese nivel. Y tercero, el espacio complernentano, complementario, que consiste en discuisivas; instituciones, acontecimientos que se encuen­ las formaciones no discutsivas; encuentran en derra Emilias de enunciados enunciados. cierta relación con los enunciados y las Familias El verdadero problema para nosotros es entonces el espacio correlativo. En textos muy bellos, muy importantes, toma dos ejemplos: los importantes. Foucault torna. enunciados sobre la delincuencia y los enunciados sobre la anatomía clínica en el siglo XIX. Lo que intenta mostrar es que esos enunciados nunca o cual tipo, es remiten a un objeto que se pudiera determinar como de tal 0 decir como oomo Uno; no remiten a un tipo de concepto bajo el cual se podría unificar Emilia, no remiten 1a un uni ear el conjunto de los enunciados de la misma Familia, tipo de encadenamiento. Intenta mostrar, en este caso que me parece el más claro -el de los objetos ios cuales objetw de los enunciados, enunciados. el de los objetos sobre los circulan los enunciados-, cómo esos objetos sobre los cuales se sostienen uno o muchos enunciados no son Uno, Uno. sino que se organizan en eso que dispersión’ . llama un espacio de dispersión"

*CK Foucault. Arqueología del màn. XXI, México. ’ Cf. Michel Foucault, saber. Siglo Siglo XXI. México, 1999. sobre todo, ver Ver parte II ll capítulo capitulo IV: “La formación de las Sobre las modalidades enuneìativas”. enunciativas”.


Parte 3

ELEMENTOS PARA UNA FILOSOFÍA MATERIALISTA DE LAS INTENSIDADES


Clase XIV Los afectos y la operación psicoanalítica en el caso del pequeño Hans. 3 de diciembre de 1973

A propósito de la relación dcl del pequeño Hans con el caballo' se han ensayado respuestas que dicen que la relación es analógica, respuestas que dicen que la relación es homológica, que hay que establecer el cl sistema estruaural. Nosotros vamos en una dirección completamente diferente al tructural. hablar de un agenciamiento ageneiamiento maquínico que excluye tanto las analogías imaginarias estructura. imaginaria; como las homologías de estnictura. Añado que la historia dcl dcl psicoanálisis aún no ha del contrato interno del acabado. Si Mdlanie Melanie ein anunció el golpe: «Te cambio tus afectos por fantasmas», manera aún peor que la de Freud de quebrar al niño y de actualmen­ impedirle producir sus enunciados o su inconsciente, asistimos actualmente a un tercer estadio. Han encontrado todavia todavía algo más. Torno un libro reciente de Green que se llama El niña Tomo niño de Ella? Ello} Se trata de un libro muy interesante, pues Green se pregunta allí qué que es lo que le ha ' Cf. Sigmund Frcud, Freud, AmiUsis Andålru dt de üjàåie niña de cinco cimu años, en Oàras k fobia de un niño Obras Cømpfztds. op. cit.. Volumen X. X.. Completas, ¡André Green. Lifzinƒåni fe, Ed. de Minuit, Minuit. París. 'André Green, LEnfant de (a, París, 1973.


faltado al psicoanálisis. Lo que Ic teoría del le faltó al psicoanálisis es una teoria pensamiento. Dice; n analista de Dice: «Finalmente, -Finalmente, soy un discípulo de Bion -u -un más aún que de Lacan, porque Bion es el primero que ha habla inglesa- mas

hecho una teoría psicoanalítica psicoanalltica del pensamiento» (hay que leer los textos de Green para ver qué es eso). Y dice que el verdadero intercambio analítico es: «Tú me das tus afectos y yo te daré pensamiento». El psicoanalista se hace pensador, y cuando eso sucede es apenas creíble: retor­ crefble: la hora del cogito cøgira ha retornado. Ha I-la retornado retomado bajo el nombre de la santa castración. El estado aaual actual del intercambio analítico ya no es «me darás tus afectos, te daré percepción» o «me das tus afeaos, daré fantasma», sino -habida afectos, te dare cuenta de la burrada de la Sra. Klein- «da tus afectos y ocúpate de esos dela fantasmas», es decir de un teatro. Un teatro en un rincón no molesta a nadie, pero no prendas fuego tu escuela, eso es un afecto. El ¿m oso ideal de Mélanie es lo mismo. Nos encontramos delante de famoso pequeños paranoicos. Un niño que ve su cuerpo-máquina. cuerpo-máquina, lo ve corno como potencia, es en efecto un pequeño paranoico. En absoluto es malvado, quiere que Ello marche, es incluso muy ingenioso. Un pequeño paranoico Mélanie no está enfermo, no necesita a nadie. ¿Qué es lo que pretende Melanie Klein? Su gran grito de guerra es: cs: «Te haré pasar de la posición paranoica a la posición depresiva». de-presiva». No invento nada: ella construye toda una teoría para mostrar la superioridad dela de la posición depresiva que alcanza alcamn la unidad sagra­ sagrada del yo, todas esas cms mierdas, la cultura del fentasma fantasma como la cosa particular­ particularmente vivificante, que­ vivìfìcante, la posición depresiva como la buena posición. Se ha quebrado al pequeño paranoico, lo cual es considerado como un éxito de la la cura. Incluso incluso puedo ver en cn mi memoria textos de Lacan a propósito del psi­ psicoanálisis didactico, didáctico, en los que dice que el psicoanálisis intensivo debe pasar por la posición depresiva. O bien las objeciones que hace Green. No es por casualidad que el Señor Green me objete: «Usted jamás habla de los depre­ depresivos, usted no sabe lo que es un depr ivo». Precisamente allí all Í está todo el truco: transformar una especie de potencia paranoìca imputentación [impuissataríon] [impuorararíon] depresiva, y que esto bag-.1 paranoica en impotentación haga uno con del intercambio: afecto-fuerza o programas reemplazados por fanfan­ tasmas. Durante todo ese tiempo el chiquito está en su rincón, no dice nada, es decir no puede producir sus enunciados. Estamos inmersos en una operación extraordinaria. El pequeño Hans di­ describe el caballo de manera viviente, independientemente de lo que di-

TH


cen los psicoanalúias. de! caballo nosotros no nos prepre­ psicoanalistas. De esta descripción del guntamos lo qué quiere decir, no la tomamos como el objeto de una inter­ intercambio, que esta descripción consisconsis­ pretación a realizar. Comprobamos, en cambio. te en una enumeración de afectos que teenviaban reenviaban no al caballo definido 9, al caballo tal como un naturalista o un biólogo podrían como organismo, defmirlo, sino al caballo como pieza o engranaje de un agenciarnìento agenciamiento definìrlo, maquínico, siendo este agcndamiento agcnciarniento “cabaJIo-carro-pcso-conductor”. “caballo-carro-peso-conductor”. Era en el marco afeaos por el eual cual mareo de este agenciamiento que se distribuían los afectos el pequeño Hans no sólo describía, describía. sino que experimentaba el caballo. Digo experimentar ya que se lanzaba a una especie de devenir caballo como devenir animal. Es una operación muy curiosa, o muy paradójica la tentación o la tentatenta­ tiva de definir o de describir algo o alguien por los afectos que se supone que experimenta. Hoy nuestra pregunta ptegun ta de partida es qué quiere decir una tentativa semejante. ¿Qué implica? ¿Qué quiere decir lógicamente, o no las persoperso­ lógicamente? ¿Qué es esta manera de vivir las cosas, cosas. los animales oolas nas en función de los afectos que se les atribuye? ¿A ¿A qué se opone? ¿Qué es lo que el pequeño Hans intenta hacer pasar a través de este método? ¿Para ¿Pára resistir a qué? Para resistir opresión que viene de la Í'a.m.ilia, familia, ruistir a la oprtsión a la opr ión que viene de la calle y de la ciudad. ciudad, a la opresión que viene de los psicoterapeutas. sostener «No, no. no, psiooterapeutas. Y esta tentativa del pequeño Hans de sostener: el caballo es un conjunto de afectos tomado en un agenciamiento agenciamicnto maquínico» maquínieo» es para nosotros muy importante, importante. porque nos lleva ya a sentir que entre un afecto y un agenciamiento maqulnico maquínico hay una relación que en absoluto es la misma que hay entre determinaciones orgánicas y un organisorganis­ mo. Esto es completamente otra cosa. ¿Que es entonces lo que el pequeño Hans quiere hacer valer y el psicoa­ psiooa¿Qué nálisis le impide hacer? Hay una descripción de las cosas, de los seres. seres, de los animales por afectos. Él busca algo. algo, quiere algo que es inseparable de un devenir caballo. Esto ya nos compromete un poco: el afecto es inseparable de un devenir, es inseparable de un pasaje. ¿A qué se opone un pensamienpensamien­ to descriptivo por afectos? André Scala: Hay un texto de Freud muy importante, pues ahí hay de todo en relación a su método. Está en la página 93 98 del pequeño Hans, en la nota 3, después de una reflexión refle:-tión del pequeño Hans a propósito del hace-

ITÍ


Qerrarncs entre el capitalismo yila nquimfrenia

pipi de las niñas. El D pequeño Hans dice que las niñas tienen un hace-pipíya hace-pipí ya tU esta esta alteración que ellas hacen pipí. pipi. Freud dice: Pcdríamos Podrfamcr asustamos arwramøs de afremcídn precoz del infantil esos íowsngadør investigadores no constatar: constatan fo lo que ¿ef intelecto ín znríf. ¿Por qué quiero: realmente ven, en fa.: las niñas?, niñas?* um, es er decir que no hay bay hact-pipí bar:-prpfm ¿Por qué, entonces, Hans no se plantea esta sta cuestión? Podemos decir que Hans vincula el hace-pipí función, sino a un hace-pipf no a una forma o a una función. ñindonamiento, Es decir que todo, dice él, ¿I, ftmcionarniento, a un agenciamiento agenciarniento .-naquínico. rnaquínico. F5 tiene un hace-pipi, hace-pipí, salvo una silla o las mesas. Una locomotora tiene un hace-pipí, caballo, el papá, la mamá. hace-pipi, una vaca tiene uno, un caballo. Podemos plantear la siguiente pregunta: si las niñas no tienen hace-pipí, allí, ¿cómo hacen pipí? pipi? Freud responde que la cuestión no está en absoluto allí. hace-pipí. la pregunta es secundaria, hacer pipí pipi es secundario respecto al hace-pipi. En la experimentación de Hans, cuando él se contiene de orinar. orinar, yyaa veremos la manera de saber si es posible hacer pipí por otro órgano. Hay un primer estadio de «Sí, responde Freud, las dc analogías de órganos. «SL niñas hacen pipí, pipi', pero sucede de otro modo». Es un poco como los peces que tienen branquias y los hombrts hombres que tienen pulmones: respiran rtspiran pero no del mismo modo. Los órganos branquias-pulmones, niña-niño, son órgaórga­ nos llamados análogos. Esto en primer lugar. lupe En segundo lugar, Freud hace deciral deeiral pequeño Hans: «Quiero tener un hace-pipí tan grande como el de un caballo». No parece haber un texto en hace-pipítan el que Hans diga eso. Jamás jamás lo dice, pues el caballo no es en absoluto un fin, es un devenir. Lo segundo es entonces la asignación del devenir caballo en trascendencia, es decir: el caballo evidentemente es más grande que el pe­ pequeño Hans, tiene un pene eminentemente más grande que el del pequeño Hans. Esto va a permitirle a Freud introducir la fobia por la vía de la eminencia. Seguramente en la experimentación, en el devenir caballo hay miedo, miedo. angu.nia; angustia; pero jamás ja.rná.s hay fobia firente frente a un modelo. Tercera inversión de Freud, Freud. a propósito de la percepción errónea. Freud dice que la percepción errónea del pequeño Hans es finalmente su inconsincons­ ciente. Dice que Hans adivina que las niñas tienen un hace-pipi hace-pipí bajo la forma estrucniral. La homología fonna del dítoris. clítoris. Es del momento de la homología homologfa estructural. clítoris-pene sobrepasa la analogía de función. dítoris-pene

^Sigmund ci 'Sigmund Freud, op. cit..

ITE


,

'11 W

Habría que ver estos tres estadios de Freud -analogía, -analogía. eminencia y homologíahomologjla- y cómo a travís travà de estos tres momentos ata el nudo percepción errónea-inconsciente. Ver cómo este ste circuito pertenece al análisis de Freud, cómo corrodrcuita los afeaos oórno cortocircuita afectos e inyecta la fobia. Dcleuze; Si comprendo bien, hay un punto que toca al psicoanálisis Deleuze: en su dominio más fundamental. ñindamental. Concierne Coneierne al problema de la diferencia de los sexos. Según lo que ha dicho Scala, Scala. es muy sorprendente que tan pronto como el psicoanálisis se preocupa por pensar el problema de la diferencia de los sexos, lo hace tomando lógica­ tor:-tando modos de pensamiento lógicamente ficiles fácilis de inventariar: o bien la gran analogía de percepción, o bien lo que se puede llamar la analogía emdita, homología que llamaríamos erndita. o la homologla actualmente estnrctural. estructural. Veamos un ejemplo típico en el psicoanálisis. El pequeño Hans dice, unas veces en forma de preguntas. preguntas, otras en forma de afirmaciones, a rmaciones, que las chicas también tienen un hace-pipí. hace-pipi. Esta proposición del pequeño Hans posiblemente involucra montones de cosas. Notamos cómo una idea es infantil, pues puts lo que Hans escucha es que ellas aplastada en un psicoanálisis infentil, no lo tienen, pero lo tienen por analogía. Conocemos la famosa analogía entre peneyclítoris pene y clítoris que propone Freud. En seguida Freud se pregunta por qué Hans quiere mantener un hace-pipi hace-pipí de la niña. No sería seria más mas que por analogía, por miedo a la castración. A mi parecer, en todo lo que dice el pequeño Hans no hay nada que, de cerca o de lejos, lejos. indicara esto. Absolutamente nada. Todo esto está en la cabeza de Freud. Es Freud quien cree que las niñas no tienen hace-pipi hace-pipí y que, si tienen uno, es sólo por analogía. Desde entonces, la sexualidad femenina es concebida por analogía con la sexualidad masculina. La posición de Freud es bien conocida. oonodda. En líneas generagenera­ Freuds les, se trata delo de lo siguiente; siguiente: no hay más que una sexualidad, la sexualidad del deceo, una sexualidad por analogía. analogía.. niño, y la sexualidad femenina es, en efcao, Con Mélanie Melanie Klein el psicoanálisis se ha encaminado hacia un ligero ¢SÍ, finalmente nalmente hay dos progreso en este dominio, que consiste en decir: decir; «Sí, sexualidades, una sexualidad masculina y una sexualidad femenina». ¿Qué podia haber en ese eee momento entre ambas sexualidades? sexualidadcs? No ya una g-rosera podía grosera hornologla llamada estructural. relación de analogía, sino una relación de homología estructural, homologla entre dos estructuras. como si hubiera homología


probier en ute procedimiento La observación de Scala ubicaba el problema. pcqjetuo perpetuo de pensar en la sexualidad bajo las especies de la analogía o de la homología. Veamos y guardernos guardemos esto en nuestras cabezas por el momento. Quizás el ios proce­ ci pequeño Hans Ham piense de un modo distinto. Q^uizis Quizás los procedimientos del pequeño Hans son completamente diferentes y es por eso que jamás podrá podra decir lo que tiene que decir, pues desde el principio se moldea su pensamiento en esquemas y en procesos que no tienen nada que ver oon con él. ¿Dónde nos llevan estas historias de analogías y homologías? Ustedes comprenden, si tamos buscando qué hay de realmente origi­ original o de creador en los enunciados, nos volvemos a encontrar con nuestra pregunta de partida: ¿qué hay de original en una tentativa por defmir de nit las cosas, oosas, los seres o los animales por afectos y no por otra cosa? Supongan que yo digo que las diferencias entre una mesa, un caballo, un perro, una chica, un chico, consisten únicamente en que no son afectaafecta­ ténninos. las diferencias son y conciernen dos por las mismas cosas. En otros témiinos, podem de ser afecudos. afectados. Didto siempre a poderes Dicho así no parece nada, pero de forma extraña las cosas, los animales, animales. las personas, personas. tienden ya a perder su forrna. forma. Está bien si se me dice que un perro es un mamífero. mamífero, que tiene cuatro patas. patas, ladra, ladra. que un caballo es uira utra cosa. Pero entramos en una atmósfera distinta si decimos que lo que cuenta son los afectos de los que alguien o algo es capaz. Entramos allí en un bosque no conocido. Las cosas no se distinguen más que por los afectos de los que son capaces. afecto Desde ahora, entonces, estamos forzados asupetar a superar la noción de afeao con una noción más precisa: el poder de ser afectado. Ser afectado es un definimos las cosas, los seres, los animales, por poderes. Y poder. Entonces, defínimos vemos en seguida a qué otros paisajes se opone esto: ya no definimos las cosas por géneros o especies. No diré que una mesa es una cosa fabricada, que un caballo es un animal, animal. que una persona es de sexo masculino o Preguntar-é más bien; bien: «Dígame, «Dígame. ¿de qué afectos es usted capaz?-t. femenino. Preguntaré capaz?». Es decir, ¿cuáles son sus poderes de ser afectado?. El pequeño Hans ha redactado la lista de los afectos-caballo aíéctos-caballo a medida de su experiencia. Ustedes recuerdan: cocear, cocear. tener una grupa, grupa., ser un animal anal, anal. es decir largar larga: el estiércol, tirar carromatos, tirar carromatos demasiado pesados, caer bajo un peso excesivo. Todo eso define entonces el poder de ser afectado de! del caballo.


,

, _

,___ __¬_:_J4""i"JÍ"

indiucria, en los transportes. transportes, se emplea el término Intervención: En la industria, afeaación. afectación. Podemos ser afectados o desafectados a algo. Por ejemplo, tal locomotora está afectada al transporte de carga. No sé si se puede hablar de poderes, se trata más de una cuestión de eficiencia. Deieuze: de.>!afectado es como Deleuze: ¿Qué quiere decir ser desafectado? Ser desafectado decir: «Ya «Ya no podré ser afectado en orden de tales o cuales afectos». s« lmervenciòn:i; Un afecto es algo que es libre, que es susceptible de ser afectado en cosas diferentes. Libre en el sentido en que Freud habla de energía energia libre que puede oscilar entre polos diversos. Se trata entonces de algo prácticamente más determinante. Habría que encontrar algo que nos permita pasar del afecto a algo más preciso, más libre. Pasar del afecto en el agenciamiento maquínico, que se encarnaría en algo individuado... individuado. . . Intervención: Cuando decís mar­ decis que la energía se encama, encarna, eso ya no marcha. De cierta manera un afecto es ya un sistema, no hay afectos libres. No hacés cualquier Oosa cosa con cuii agua. Es C011 petróleo, no hacés hacds cualquier cosa cull E-S decir que cada afecto es ya algo afectado. Deieuze: Deleuze: Gracias a lo que ustedes han dicho tenemos un grupo de nociones: afectos, afectaciones de funcionamiento y poder.

Richard; Richard: Lo que me gustó mucho del pequeño texto que leyó André y del comentario que hizo, es que muestra muy bien una operación que pertenece propiamente al psicoanálisis -ya que forma parte pane del contrato- y más o menos también al capital -pero en cierta medida de otra manera-. manera-, Y todo todo procedimiento vemos en funcionamiento enanalisis el análisis esteeste procedimiento queque vemos en funcionamiento en el que Freud hace del pequeño Hans, implica prácticamente una verdadera transrnutación de las intensidades en intenciones, intenciones que van a transmutación jugar el rol de simulacro de las intensidades. Finalmente, de cierta manera podemos poner estas intensidades en oonconjunción con la noción de afecto. Es un poco aventurado, pero veo esto como una especie de cualificación delo de lo cuanti tivo. Dicho de otro modo, verla el afecto como un punto, como un punto que tomaríamos de una vería tornariarttos de un flujo ujo -cadena -la cadena es una metáfora groscra-. grosera-, que tomaríamos

279


señalaría, que denotaría, esto ya es menos mccafórico-, metafórico-, un punco punto que señalaria, denotaria, o que más bien designaría mas designarla una variación y una fluctuación de las intensidades, dicho de otro modo, una subida o una caída.

Deleuze: SÍ, Sí, pero en esas variaciones y esas fluctuaciones habria habría que ver umbrales, umbrales a franquear. Richard: Yo estaba en el pasaje de la intensidad a la intención. Si trato de dela definir el polo intensidad-afectos, es un polo compuesto de singu­ intensidad-afectos. diría que 5 singularidades, mientras que en la intención, es decir, en los simulacros de inten­ intensidades, en los simulacros de afectos, afeaos, en el simulacro de identidad o en esa les hace el capital, en esta especie de cuerpo orgánico que les identidad que lts hace el capital, nos encontramos en una esfera completamente distinta: la del intercambio. Lo que me gustaba es que tenemos en la la naturaleza misma del afecto afeao y del lado de las intensidades una especie de plano en el que sólo hay procesos metamórficos. Pasamos de un afeao fínes, metarnórficos. afecto a otro sin causas, sin razones, sin fines, se produce y ocurre en tanto que puro proceso. Del lado de la intención, en cambio, tendríamos algo que se llamaría la fíjeza, fijen. tenemos lo que Freud intenta hacer, hacer. es decir fijar el deseo. Tenemos algo que ya no fluye, uye, que no se metamorfosea. metarnorlosea. Finalmente, toda la operación de Freud va a consistir en localizar los momentos afectivos, las potencias afectivas. afectivas, y fijarlas en un movimiento de intercambio que ya hemos visto: «Tú me das tus afectos, yo te doy palapala­ que, a traves través de simulacros. simulacros, de reprerepre­ bras». Finalmente, este es el proceso que. sentaciones, de imágenes, va a hacer que tu síntoma daaparezea. desaparezca. Creo que esta consideración del afecto como puro proceso rnetamórfico. metamórfico, opuesto aa una especie de fijeza que a cualquier precio quiere imponer el psicoanálisis. psicoanálisis, importante. es algo muy imponante.


Clase XV La univocidad unìvocidad del Ser y la diferencia como grados de potencia. Sobre Spinoza. 14 de enero de 1974

necesario que pase por una especie de rodeo ter inológico, que Es ncccsario evoque una cierta terminología. Encontramos que a todo lo largo de la Edad Media, incluido el siglo XVII, se plantea un cierto problema concerniente a la naturaleza del Ser. XVll, Este problema tomaba prestadas nociones muy precisas: equivocidad, anaana­ logía, univocidad. A primera vista esos términos nos parecían muertos, forman parte de las grandes discusiones de la escolãstica. escolástica. Pero las grandes me|.a. 'sicas siempre esconden otra cnsa. discusiones metafísicas cosa. Nunca nadie se ha hecho cumtiones ideológicas, menos aún metafísicas. metahsieas. quemar o torturar sólo por cuestiones Quisiera que intentemos sentir de qué que se trataba concretamente en esas abstracta: ¿el historias que se presentaban bajo la forma abstracta; ¿el Ser es equivoco. equívoco, es análogo, es unívoco?. Después de todo, el hecho de que esos términos hayan sido abandonados -salvo en el caso de los seminaristas- no significa que no continuemos pensando en y a través de ellos. Quisiera contcntarme contentarme con definiciones muy simples. equivoco. Se peleaban y se quemaHay personas que decían que el Ser es equívoco. quema­ ban unos a otros por cosas como esta. «El Ser es equivoco» equívoco» quiere decir una

281


Der†ra¿me-s entre el eiapimlismo y la esquizoften-1

cosa muy precisa: el d Ser se dice en muchos sentidos de eso de lo que se dice. la proposición es que el Ser se dice de Es decir que lo sobrentendido de dela o me interesa saber si esto es un problema ontológico, cualquier cosa. N No ontológioo, se trata del problema de los enunciados: del Ser se enuncia en muchos sentidos de eso de lo que se enuncia. ¿Qué quiere decir esto concretamente? Se supone que una mesa no es de la misma manera que un animal y que un animal no es de la misma manera que un hombre; que un hombre no es de la misma manera que Dios. Hay entonces muchos sentidos del Ser. Aquellos dela que se llamaban partidarios de la equivocidad argumentaban algo algp muy simsim­ «Ser» existían sin medida común. ple: esos diferentes sentidos de la palabra «Sen En rigor, en toda doctrina se puede designar siempre el pequeño punto donde si el tipo dice más, eso eso ts es todo: la la máquina se pone en dioe una palabra de más. movimiento y se le hace un proceso. Lo interesante en la teología son la historia de la siempre los puntos límite donde la herejía here] ia despunta. Toda la Edad Media está recorrida por esto; esto: es muy interesante porque se trata de una verdadera lucha de naturaleza evidentemente política. El punto de herejía de la equivocidad consiste en que aquellos que El decían que el Ser se dice en muchos sentidos y que esos diferentes sentidos no tienen ninguna medida común, preferían preferian en última instancia decir «Dios no es» a decir «Él es», en la medida en que «Él css es» era un enunciado de la mesa o de la silla. Entonces, dado que Dios es totalmente que se decía dela de otra manera, de una manera totalmente equivoca, equívoca, totalmente diferente y sin medida común con el ser de la silla, con el ser del hombre, etc., etc, oonsideråndolo considerándolo bien valía más decir que «Él no es», lo cual quiere decir: «Él es superior al Ser». Pero los sentidos de estos juegos de palabras se se volvían muy peligrosos; decían «Dios es superior al Ser», pero peligrosos: si eran discretos decian bastaba con que i istieran un poco sobre «Dios no eo» es» para que eso tomara un mal cariz. Estaban después la univocidad del Ser. ¿Qué durputfs quienes eran partidarios de la es lo que quiere decir la univocidad en oposición a la equivocidad del Ser? do largos capitulos capítulos sobre Todos los tratados de la Edad Media están llenos de la univocidad univoeidad o la equivocidad del Ser. Es muy interesante. Pero aquellos que decían que el Ser es univoco, unívoco, suponiendo que los hubo y que no fueron quemados enseguida, ¿qué es lo que querían decir? Quedan Querían decir que el Ser no tiene más que un sentido y se dice en un único y mismo sentido de todo aquello de lo que se dice. Sentimos que si los equivoeistas equivocistas tenian tenían ya el

282


pccado como posible entre ellos, los univocistas arriesgaban todavía mis. más. pecado Eran pensadores que nos decían que de todo lo que es, es. el Ser se dice en un se dice en un único y mismo sentido de único y mismo sentido, que el Ser Serse mismosentido vez más una silla, de un animal, de un hombre o de Dios. Una vea mas estoy simplificando: ahí, quizá simpli cando: quizás quiús no osaban ir hasta ahí. quiú no haya más mas que un sólo fm, existe esa idea. pensador que ha ido hasta ahí, ahí. quizá ninguno. Pero en fin, Y después están necesariamente aquellos se ubican en una posición Ydespues están necesariamente aquellos queque se ubican en una posición intermedia entre los univocistas univoeistas y los equivocistas. equivoeistas. Los que están entre los dos extremos son siempre los que fijan Fijan aquello que llamamos la ortodoxia. Decían que el Ser no es unívoco, escándalo pretender que el univoeo, porque es un escandalo Ser se diga en un sólo y mismo sentido de Dios y de la pulga, es una cosa terrible, hay que quemar a personas así. De los que afirman que «el Ser se dice en tantos sentidos que no tienen ninguna medida», nos dioen dicen que así uno ya no sabe dónde está, que ya no hay orden, orden. que ya no hay nada. Estos terceros dirán entonces que el Ser no es ni equívooo equívoco ni unívoco: es análogo. Podemos decir el nombre de aquel que ha elaborado a partir de Aristóteles Aristótelä una teoría de la analogía y que históricamente es quien ha ganado: Santo ue el Ser es análogo quería decir que el Ser se dice en muchos Tomás. Q Que sentidos de et-.so delo dice. sólo que esos nn con son sin medida eso de lo que se dice, osos sentidos no relaciona de analogía. común, están regidos por relaciones preguntaran a dónde nos conduce todo esto. ¿Que quiere decir que Me pregunurán Serse el Ser se dice en muchos sentidos de eso de lo que se dice yque y que isos esos sentidos común. sino que tienen una medida analógica? En no son sin una medida común, las tesis de Santo Tomás -que simpliíico simplifico mucho- esto quiere decir dos cosas. cosas, pum la analogía. pues analogía, que es tomada en un sentido técnico o ciemííico, científico, es doble. No se trata de una analogía vulgar. La analogía vulgar es la simple similitud de la percepción: algo es análogo a otra cosa. La analogía científica o técnica, la analogía de los conceptos es doble: la primera era llamada por Santo Tomás analogía de proporción y la segu segunda nda analogía de proporcionalidad. La analogía de proporción consistía en esto: el Ser se dice en muchos sentidos yjr esos sentidos no son sin medida común. común, ellos tienen una medida interior, una medida conceptual, una medida en el concepto. ¿Por qué? Porque en la analogía de proporción hay un primer sentido de la palabra Ser y luego sentidos derivados. El primer sentido de la palabra Ser era lo que se traduce a menudo bajo el término «sustancia» «esencia». traduoe «sustancias o bajo el término -esencias. Los otros sentidos de la palabra Ser eran sentidos diferentes que derivaban. derivaban,

283


Derrames entre el capitalismo y la esquizofrenia

según una ley de proporción, proporción. del primer sentido. Entonces el d Ser se decía en muchos sentidos pero había un primer sentido del que detivaban derivaban los otros. Esto nos hacía pues la sustancia primera tampoco era hacia avanzar muy poco, pu unívoca, se decía en un único sentido. Al nivel de la sustancia iba. iba a I-mívoca, ella no nose haber analogías. Es decir que sustancia se decía en muchos sentidos análo­ análogos y de aquello que era sustancia había que decir que cienas eran ciertas sustancias cian primeras con relación a otras, otras. que no eran sustancia en el mismo sentido. Por ejemplo, las sustancias llamadas «incorruptibles» tinoorniptiblesw eran primeras con relación sustancia.: «perecederas». rperecederas». Por consiguiente, consiguiente. la analogía de proporción a las sustancias consistía en plantear una pluralidad de sentidos jerarquizados jerarquiudosyy ordenados a partir de un supuesto sentido primero. La segunda forma de analogía científica cientí ca -que no se oponía a la primeraera la de proporcionalidad, que consistía en una figura gura muy próxima a su equivalente. la analogía matemática: A es a B lo que C es a D. equivalente, Tomas: Dios es bueno. Siguiendo la analogía Ejemplo dado por Santo 5antoTomas: de proporción: Dios es bueno y el hombre es bueno, bueno. Dios es formalmente bueno, es decir posee en sí la bondad como cualidad plena. plena, y el hombre no es bueno más que por derivación en tanto que criatura de Dios. Luego. Luego, el sccundariamente bueno. Esta es la analogía de proporción. Para hombre es secundariamente Paia la analogía de proporcionalidad se trata del mismo ejemplo, pero ustedes infinita deben sentir que esto cambia: lo que la bondad in nita es a Dios, la bondad finita nita lo es al hombre. Para terminar con esto añado una vez más; terminarcon más: ¿no continuamos pensando teológicamente? A todo este grupo de nociones -analogía, -analogía. analogía de proporción, ana­ analogía de proporcionalidad- estaba ligada otra noción muy preci :: la nono­ ción de categoría. ¿De qué modo las categorías formaban parte de la visión analógica o de la concepción analógica? Las categorías, comunes a Aristóteles y más tarde a Kant, son por ejemejem­ plo «sustancia», asustancia», ircantidadn, «cantidad», etc. ¿Por qué son categorías y no conceptos? ¿Cuál es la diferencia entre el concepto de causalidad, de cantidad y el concepto de león? Definición estricta delo de lo que se debe llamar categoría: se llama categoría aalos se dicen de todo objeto de la experiencia los conceptos que se posible. León no es una categoría categoria porque usted no puede decir león de todo objeto de experiencia posible. En cambio, todo lodo objeto de la experiencia posible tiene tu-ia una causa y es el él mismo causa de otras cosas. Esto aclara todo.

EB!-


Í

Í

Í

El e 11211"

Las categorías así definidas son estrictamente inseparables de una con­ ooncepción cepcidn analógica. Llamamos categorías a los conceptos que se dicen de todo objeto de la experiencia posible --KantK a n t- ,. o lo que viene a ser estrictacstriaamente lo mismo, mismo. a los diferentes sentidos de la palabra Ser -Aristóteles-. -Aristóteltä-. En consecuencia, es seguro que un pensamiento no procede por categorías si no tiene en segundo plano la idea de que el Ser es análogo. análogo, es docir decir la idea de que el Ser se dice de aquello que es de una manera analógica. Set-se Aquí doy un salto. El pensamiento que me parece más extraño, más difícil de pensar -si alguna vez ha sido pensado- es el de la univocidad. Supongan que alguien llega a una asamblea de sacerdotes o llega aquí y dice: «el Ser se dice absolutamente en un único y mismo sentido de todo aquello de lo que se dice». Podemos decir que eso no va muy lejos, pero quiere decir muy precisamente que el Ser es es unívoco, urtlvooo. es decir ni análogo, ni equívoco. estaban muy al equivoco. Y comprendan que en la Edad Media los tipos e.$ta.l'›an corriente de todo esto, ustedes. Si alguien llegaba hablando Isto, como lo están ustedts. de la univocidad del Ser era eta rápidamente señalado, podía empezar a hacer sus maletas. Una vez más, aquello quería decir que una silla, un animal, animal, un hombre y Dios son en un único y mismo sentido. Entonces, hombrey Diosson Entonces. ¿usted trata a Dios como aala la materia? ¿Un perro y un hombre son en el mismo sentido? Eso hombreson es muy moslesto. Y sin embargo hay un hombre, hombre. el más grande pensador de «Sí, el Ser es unívoco». la Edad Media, que dice: «SL unlvooow. Se trata de Duns Scotto. Sootto. Esta historia del Ser unívoco camino, unfvoco en Duns Scotto iba por muy mal camino. pero felizmente él había habla tomado sus precauciones: decía que el Ser es cn tanto que Ser, es decir que es urtívoco unívoco, pero atención, en unívoco metafísentidos. sicamente; decía que es análogo. análogo, es decir que se dice en muchos sentidos, físicamente. Esto es lo que me interesa: estaba en la frontera de la herejía, eunfvoco metaflsicamcnte» sino no hubiera precisado «unívoco metafísicamente» y «análogo fisi físi mente": él el iba más allá de eso. mente”; Para los discípulos de Sootto. Scotto, menos prudentes que él. él, las cosas salieron mal. Porque «el Ser es urtlvooo» unívoco» quiere decir que no hay diferencia eategorial categorial entre los sentidos supuestos de la palabra Ser. Ser, y que el Ser se dice en un único y mismo sentido de todo lo que es. De cierta forma esto quiere decir que la garrapata gvrapata es Dios. No N o hay diferencia de categoría, no hay diferencia de sustancia, no hay diferencia de forma. Deviene Dcvìene un pensamiento demente. Mi pregunta pregunu es: ¿cuáles pueden ser las diferencias entre los seres. seres, cuando unlvoco, que se dice en u.n digo que del Ser es unívoco, un mismo sentido dc de todo aquello

285


de lo que se dice? Ya no pueden ser diferencias de categorías, ya no pueden ser diferencias de formas, ya no pueden ser diferencias de géneros y de especies. ¿Por qué? Porque si digo que las diferencias entre los seres son formales, genéricas, específicas, no podría escapar aala la analogía del Ser. Ser, por la simple razón de que las categorías categorias son los géneros últimos del Ser. Si digo que hay muchos sentidos de la palabra Ser, Ser. que son precisamente categorías, debo decir entonces que lo que es, eso de lo que digo «eso «eso es», mv, se distingue por la forma. fonma, la especie, el género. En cambio, si digo que el Ser es unívoco y que se dice en un único y mismo sentido de todo de lo que se dice, caigo en lo que deviene el pensa.pensa­ miento demente, el pensamiento de la infamia, el pensami to de lo informe, el pensamiento de lo no específico, espedfloo, de lo no genérico. El único medio de salirse de esto es afirmar que seguramente hay dife­ diferencias entre los seres, pero que de todas maneras el Ser se dioe dice en un único diferen­ y mismo sentido de todo lo que es. ¿En qué consisten entonces las diferencias entre los seres? La única diferencia concebible desde el punto de vista del Ser unlvoco unívoco será. será, evidentemente, la diferencia como grados de potencia. Los seres no se distinguen por su forma, forma. su género, género. su especie, eso es secun­ secundario. Todo lo que es remite a un grado de potencia. ¿Por qué la idea de los grados de potencia está esta fundamentalmente ligada a la de univocidad del Ser? Porque los seres que se distinguen únicamente por el grado de su potencia son seres que realizan rtatlizan un mismo Ser unívoco unlvoco en la diferencia contigua de los grados de potencia o de defección. Así pues entre una mesa, un niño, una niña, una locomotora, una vaca, un Dios, la diferencia es únicamente del grado de potencia en la realización de un único y mismo Ser. Es una manera extraña de pensar porque, una vez más, mas, nos dice que las formas, las funciones, las especies y los géneros son secunsecun­ nosdice darios, que los seres se definen defi nen por grados de potencia. En tanto que se definen por grados de potencia, cada ser realiza un único jry mismo Ser, el que los otros seres, puesto que el Ser se dioe dice en un únioo único y mismo mismo Ser Serque sentido en la diferencia contigua de los grados de potencia. A este nivel ya no hay categoría alguna, ninguna forma, ninguna espeespe­ cie. En un sentido es un pensamiento tan alejado de las nociones ordinarias de especie y de género que puede encontrar entre dos ejemplares de una misma especie más diferencias que entre dos seres de especies diferentes. Entre un caballo de carreras y un caballo de labor, que pertenecen a la

286


ClaseXV

misma especie, la diferencia puede ser pensada como mayor que la existente eitistentc entre un caballo de labor y un buey. buey Lo l.1J que quiere decir que el caballo de labor y el buey están tomados en el mismo agenciamiento, y que sus grados de potencia están cstån tan próximos el uno del otro, como no lo están el grado de potencia caballo de carreras y el grado de potencia caballo de labor. Damos entonces un paso más: este pensamiento de los grados de potencia está ligado ya no a una concepción de los géneros y de las especies. especies, sino a una concepción de los agenciamientos capay. de entrar. agcnciamientos en los cuales cada ser es capaz quizá el único en haber producido, en haber impulsado. impulsado, bajo Spinoza es 5 quirá las especies dela de la tazón. razón, un tipo de pensamiento demente. En Lov raft, ra.l't. autor de cuentos de terror y de ciencia-ficción, hay siempre referencia a un libro misterioso que cae de las manos de cualquiera que lo toca. Ese libro se sc llama el Necronomicón, Nmmnomirán, el famoso libro del árabe demente. Pues bien, la Ética Érika de Spinoza es precisamente eso, es el famoso libro del judío demente. El verdadero nombre de la Ética Ético es el Necronomicón. Nrcrtmømícdn. Imaginen veía las cosas: cuando él ¿I conducía sus ojos sobre lmagi nen cómo como Spinoza vela ellas no veía ni íórmas ni óiganos, ni géneros ni especies. Dcc.i.rloesl'acil,per0no DedHo es fácil, pero no cl.l1$noveIari.iformasniórganos,ni es tan fácil fádl vivir así. Es necesario quienes están dotados. neccario entrenar, entrenar. aunque hay quicns Abro un paréntesis. Hay cuestiones de nacionalidad delas de las que no comcom­ prendo nada, nada. pero constato que los franceses son tipos que, que. por ejemplo, *cogitoa\ el sujeto. sujeto, el yo, creen en el yo. No por azar sólo su filosofía Filosofía ha dicho «cogíwu hay personas raras que dicen «el yo». No entiendo nada. Pienso en las diferencias de nacionalidades nacionalidacls porque los ingleses son tipos que nunca han comprendido lo que quería decir Yo. Ha habido un célebre oélcbre coloquio al que habían asistido todos los tipos de la filosofía llamada analítica. analítica, de la lógica hablan inglesa actual. actual, y del lado francés estaba Merlcau-Ponty Merleau-Ponty y otros. Y los ingieses ingeses oomo en el jardín zoológico. No cs estaban ahí como es que estuvieran en contra. contra, pero para ellos el Yo es la noción más cómica, y se preguntan de dónde puede provenir una creencia semejante. Seguramente los grandes filósofos ingleses dicen aya», ese no es el problema. Una creencia en la identi«yo», pero esc identi­ dad del yo es una cosa de locos. Ellos piensan verdaderamente así. así, no se sienten (you. «yo». En los novelistas ingleses es igual: sus héroes jamás son presenpresen­ uryo». En la novela francesa ocurre lo contrario. tados como «yo». contrario, se chapotea en el «yo»; ayou; todo el mundo dice «coptm uragxrm en la novela francesa. Intentemos imaginar cómo oomo Spinoza Spinora vela géncl'OS. espeveía las cosas. No vela veía géneros, espe­ cies, no veía vela categorías. ¿Qué es lo que veía? Veía Vela diferencias de grados de

287


potencia. En líneas generales, yo decía cada cosa va a corresponder un decia que a ada grado de potencia y que podía de la podia darse el caso de que dos cosas llamadas dela misma especie disí iles que dos cosas de ispecie tuvieran grados de potencia más disl especies diferentes. Para volver esto más concreto decimos que a cada grado de potencia corresponde corrtsponde un cierto poder de ser afectado. Lo que revela el grado de potencia de una cosa, de un animal, de un hombre. hombre, es su poder de ser afeaado. afectado. En otros términos, no ce te definirás delinirås por tu forma, por tus órganos, por tu organismo, por tu género o por tu especie; dime las afecciones de l1 que eres cres capaz y te diré lo que eres. ¿De qué afectos eres capaz? Entre un caballo de labor y un caballo de carreras el poder de ser afeaa­ afectado no es cs básicamente el ismo. Prueba de esto es que si pones un caballo de carreras en el agenciamiento del caballo de labor, cs es muy probable que reviente en tres tra días. dias. Tenemos entonces este grupo de nociones; nociones: el Ser se dice en un único y mismo sencido sentido de todo eso de lo que se dice; desde entonces los seres no se especie, se x distinguen por grados distinguen por su forma, su género o su especie. de potencia; esos grados de potencia remiten a poderes de ser afectado, las que un ser es capaz. siendo los afectos precisamente las intensidades de las Aquí esto se vuelve más coherence. coherente. Supongo que cuando Spinoza posa sus ojos sobre cualquier cosa, capta poderes de ser afectado, poblaciones de intensidades, intensidades. capacidades. Y Y puede ser que confunda un buey y un caballo de labor, pero no confundi rá a este confundirá último con un caballo de carreras. Hace pasar, pasar. como diríamos hoy, ciertos cienoi cones en lugar de otros. cortes En ningún caso debemos creer que «poden «poder» quiere decir posibilidad que qu« podría no ser cumplida. Potencia y grados de potencia ya no tratan del dcl es un m undo de analogía, mundo aristotélico que is mundo analogía. no se trata de la potencia que se distingue del acto. El poder de ser afectado. en todos los casos, esta afeaado, está ti<i estará estara completo a cada instante. Y está necesariamente completo a cada instante en virtud de los agenciamientos variables en los cuales entramos. cntramol. mo-do en que un grado de potencia está necesaEs decir que el afecto es el modo necc«efectuado en función de los agenciamientos en los cuales entra Cl riamente efeauado el individuo o la la cosa. bien, Un poder de ser afectado está entonces siempre colmado. Ahora bien. puede estarlo de maneras diferentes, todo depende del agenciamiento. EIII Emi 288


es el último pensamiento de Spinoza. Dicc Dice que siempre está completo pero que, a grandes rasgos, puede estarlo de dos modos. Un grado de potencia está necesaria­ esta necesariamente realizado, o un poder de ser afectado está necesariamente completo -estas dos proposiciones devienen iguales-, iguales-. pero puede estarlo en dos direcciones: mi poder de ser afeaado está completo de tal afectado esta manera que mi potencia de aauar actuar aumenta o de tal manera que mi potencia ar disminuye. de aau actuar Spinoza precisa; cuando mi poder de ser afectado está completo de tal precisa: rni manera que mi potencia de actuar disminuye, entonces mis afectos son tristes, mi poder de ser afectado afecudo está totalmente colmado por la tristeza. Por ejemplo, «soy culpable» o «me deprimo» deprimo- o «esto no anda bien», llenan completamente mi poder de ser afectado. Es muy bella la manera en la que Spinoza ve a las personas. Ysc Y se vuelve enla todavía más bella cuando vemos las objeciones que le hace la gente. Por ejemplo Hegel, ese débil. Cuando Hegel dice dicc contra Spinoza: «¡Ál1l «¡Ah! Ese nunca ha comprendido nada del trabajo de lo negativo», es perfecto, el trabajo de lo negativo es mierda. No es que no comprenda, él el comprende muy bien: el trabajo las pasiones tristes son las que comple­ tnbajo de lo negativo o olas completan mi poder de ser afectado en condiciones tales que necesariamente mi potencia de actuar disminuye. Cuando estoy triste mi potencia de actuar disminuye. Es evidente. Es evidente, bastaba pensarlo: cuando ustedes están afectados de afectos tristes hay un objeto, alguna cosa, un animal o una persona que se compone con ustedes ubjeto, afeaos son tristes mi potencia y los afecta de tristeza. ¿Y ¿Y por qué cuando mis afectos de tle actuar está disminuida, mientras que mi poder de ser afectado está completo? En el caso del afecto triste. triste, la potencia de la otra cosa y la vuestra K sustraen, puesto que todo el esfuerto esfuerzo en ese momento consistirá en le contrario, ustedes son afectados afeaados luchar contra aquella tristeza. Cuando, al contrario. de afectos alegres, la potencia de la cosa que los afecta de ese modo y vuestra tle potencia se componen y se adicionan. Vuestra potencia de actuar, para un mismo poder de ser afectado que es el suyo, se expande. encadenamiento de las nociones: Así todo es luminoso. He aquí el encadenamicnto imivocidad del Ser, diferencias de grados de potencia. univocidad potencia, poderes de ser afecafec­ Ildo que corresponden cada uno a un grado de potencia, potencia de udo i«Lluar que aumenta o que disminuye según que los afectos que completen actuar vuestro poder de ser afectado sean de naturaleza triste o alegre.


Derrame: entre el capitalismo y la esquizofrenia

InttfvencHSn; ¿Los grados de potcnda Intervención: potencia son grados de una misma potencia? Deleuze: Evidentemente. La potencia es el Ser. No hay mas más que una

ica potencia y las diferencias de potencia son las diferenci intensivas. Intervención: ¿No es de hecho un modelo de causalidad? Hace algunos años se había términos de causalidad habia interpretado la causalidad en Spinoza en tén-ninos estruaural. Por mi parte pienso que se podria podría interpretar el pensamiento de estructural. Spinoza en términos de causalidad caumlidad energética. Se trataría de una sustancia defínida energía potencial. Tomaría energía potencial como un de nida como Como energia Tomaria esta energia concepto ooncepto operatorio, operatorio. un concepto rigurosamente equivalente al concepto nietzscheano de voluntad de potencia. nietascheano Deleuze: Eso me parece peligroso, de lo peligroso. pues puu a duras penas hemos salido lido delo abstracto y usted nos vuelve a meter. No se trata simplemente de una política. curiosa visión del mundo, se trata eminentemente de politica. La idea de base de Spinoza Spinora es muy simple: hay dos plagan plagas del género humano, el odio y el remordimiento. Es en sto esto que Spinoza es nietzscheano niet7.tchea.no o que Nietzsche es spinozisu. spinozista. Nietzsche dirá que hay dos plagas, el hombre como enfermedad: el resentí resenti lento iento y la mala conciencia. El resentimiento y la mala conciencia son, al ai pie de la letra, lo que Spinoza llamaba el odio y el remordí remordi lento. iento. Se podría hacer aquí una especie de cuadro psiquiátrico de las afecciones de odio y de las afecciones de remordimiento, pero lo lo que le interesa a Spinoza Spinoia en su manera de ver todo esto no es una psiquiatría. Lo que le interesa Interesa es evidentemente la la política. poli'tica. Spinoza se pregunta qué es eso que llamamos “los "los poderes". Él planteaba la cuestión del poder de una manera rnanera bastante ridicula: ridícula: el poder se opone a uno, en nosotros, la potencia. La potencia es nuestro propio juego, en cada uno. nosotros. en los animales, animales. en las cosas. El poder es otra cosa. Se pregunta cómo oómo funciona eso de que algunas personas tomen el poder sobre otras, qué quiere decir tener el poder sobre alguien. Tener el poder sobre alguien es estar en condición de afectarlo de tal o cual manera. Los poderes poder son fundafunda­ mentalmente insti clones triste7.a, eso Ftmciona fimciona ciones hechas para afectarlos de triste-fa, asi así y no puede funcionar de otro modo. Cosas oomo como la esperanza, la reoomrecom­ pensa pensayy la seguridad son puestas del lado de los afectos tristes.


,Fl-9* W Intervendén: □ Intervención: El deseo tambiín. también. Deletize: Deleuze: ¡Nu, ¡No, que horror! ¿Qué decís? ¡No lo escuchen! Los poderes no nos tienen más que afectándonos -es lxs -ts decir completando nuestro poder de ser afectados- a través de afectos tristes. Sin duda existen mil maneras de hacerlo, Spinoza el poder de Spinora ha visto el poder de Estado yyel la Iglesia. Piensa que son poderes que fundamental fundamentalmente mente poseen a sus sujetos afcclãndolos afeaándolos de afectos tristes, es decir deprimiéndolos. Afectarnos dcprimiendolos. Afectatnos de tristeza es la operación fundamental del poder. poder, lo que implica evidente­ evidentemente todo un juego de compensaciones: «Si eres sensato, tendrás una recompensa». Por eso Spinoza coloca el gusto por las condecoraciones del lado de los afectos tristes. Las recompensas son como una especie de comcom­ pensación de una tristeza tristeta de ser fundamental. £1 poder y la potencia se oponen porque el poder es una institución que El funciona esencialmente afectándonos de afectos tristes, es decir disminu­ disminuyendo nuestra potencia de actuar. Tiene necesidad de disminuir nuestra potencia de aauar actuar para, precisamente, precisamente. ejercer su poder sobre nosotros. Por el contrario, las potencias de liberación son o serian serían aquellas que nos afectan deliberación de afectos alegres. Si ustedes están tristes es que están oprimidos. oprimidos, deprimideprimi­ dos... se los ha atrapado. ¿Ellos también viven como corno los tristes y los deprimidos? Viven bajo la forma del contagio, no te soltarán. soltaran. Un deprimido es una fuerza explosiva, te atrapa. Eso es trágico, esa iz es la tragedia. Nieersehe Niety^che ha llevado mucho más lejos esta idea tan simple; venenoso, su idea simple: el hombre del resentí resenti iento es venenoso. avergonrarnos de la menor felicidad.' felicidad. ' es avergonzarnos Spinoaa Spinoza no dirá que las instituciones sociales nos suministran model dirá que ellas nos llenan de afecciones. Una institución social social es una máquimáqui­ afectos, llena vuestro poder de ser afectado. No se trata de ideolog-fa. ideología. na de afectos. Spinoza es verdaderamente muy maligno, en el sentido nietzscheano que soy tan maligno?». Toma los términos que son corrientes en su del «¿Por qué Descarépoca, particularmente el vocabulario eartesiano. cartesiano, y lo vuelve contra Descar­ tes. La Ética es un libro que procede por un sistema completamente malimali­ cioso que consiste en hacer textos, después notas, después notas de notas y después notas de notas de notas. Spinoza ha encontrado algo tremendo, y ietzsche, ieizschc. La genealogía de Ia la moras', moral, op. cit.. cit., pág. I44. 144.


l'l|V.'tI|1rlLmV-|.'|'|.|rl rl ::§It.'|+V|I'rt-la Y la U¶\Il¦{IfI'É|'Ii¦I

_ Í __

Í

es sin dudas por eso que era necesario el método geométrico. Su libro parece completamente continuo. Vemos que hay proposiciones. proposiciones, demostraciones, corolarios, corolatios, y hay adem además^ esa cosa extraña ext raña que llama los escolios. A primera vista todo eso se encadena, pero si miran de cerca perciben que no se encadena totalmente. Es decir que el sistema proposiciones-demostraciones proposiciones-demostracionescorolarios oorolarios es un sistema autónomo -las demostraciones tlemosttaciones reenvían siempre a otras demostraciones o a otros corolarios- y el sistema de ios los escolios es otro sistema que ooeìtiste coexiste con el primero -los csoolios escolios se reenvlan reenvían unos a otros-. Hay como dos éticas en una; una: una ética que funciona sobre el modo de lo continuo oontinuo y una ética secreta que funciona sobre el modo de lo discontinuo y que está constituida por los escolios. Si es preciso, hay cuarenta páginas sin escolios es-oolios y jr dos escolios es-colios que se reenvían roenvlan el cl uno al otro a través de esas cuarenta páginas. Es en los escolios donde Spinoza da una versión agresiva de lo que dice geométricamente en el otro sistema. Estriaamente hablando, la Ética Estricramente hablando. está escrita simultáneamente dos veces: una versión violenta y afectiva, y una versión racional y geométrica. Es en los escolios donde Spinoza dice lo que es una ética: hacer una ética es hacer una teoría y una práctica de los

poderes de ser afeaado. afectado. ética se opone a una satíriea. Es formidable queque él de de de Y unauna ética se opone a una satírica. Es formidable él eldenombre el nombre satírica a todo lo que se complace de una 1.1 mariela en los afeaos afectos tristes, u otra manera despreeiativo y depresivo. Va de suyo que bajo el nombre a todo lo que es despreciativo de satírica satlrica pasa toda la moral.^ moral.:

Gillu Deleuze, En medio me¿t`oal:SpíriaZ8. M., 2003, 2003. págs pags 42 y )Hl3. '1 Cf. Gilíes de Spinoza, Cactus, Caaus, Bs. Bs. As., 43.


Clase XVI Tres direcciones de búsqueda en torno al carácter intensivo de los agenciamientos maquínicos. 21 de enero de 1974

organiur direcciones de búsqueda en función Quisiera que podamos organizar que. teniendo en cuenta lo que ya del punto en el que estamos. Me parece que, hemos visto, conuríamos direcciones. contaríamos con tres grandes direccionu. lo que vimos la última vez, La primera dirección se relaciona con oon loque va, aquella cuestión que puede llamarse plano de composición. Hemos licuado a llamar Hemosllegado plano de consistencia a este plano piano de composición, composición. quizá qui7Á para ponerlo más en relación con la operación del deseo. A partir de Spinoza, del que tuvimos con­ necesidad, desarrollábamos desarrollåbamos una especie de plano de composición, de consistencia, que se defmía por la unidad de los materiales o, de cierta manera -y es la misma cosa- por la posición de univocidad. univoeidad. Se trata de un pensa­ pensamiento que no pasa ni porlas por las formas, órganos, ni por los organisorganis­ formas. ni por los órganos. mos, de una especie de pensamiento informal. delos Decir que el plano de consistencia se define por una unidad de los ver. dicho que materiales nos remite también a un sistema de variables. Una vez cn todos los agenciamientos ageneiamientos se trata de los mismos materiales, diremos que en las variables consisten enla en la variación delas de las posiciona posiciones y ooncxiones conexiones de los materiales que constituyen los agenciamientos maquínicos, cuyo punto

293


Derrame! entre el capitalismo y la esquizofrenia

Í

común era que todos realizan realimn el plano de consistencia según tal o cual grado de potencia. Tenemos entonces un lazo muy marcado entre el plano de composición o0 de consistencia y los agcnciamientos maqulnicos maquínicos que realireali­ zan ese plano de maneras muy diversas, según la posición y las conexiones de los materiales en cada agenciara iento. agenciamiento. Por último, según s< ^n cadaagenciamiento, trans­ cada ageneiamiento. se producen circulaciones y transformaciones de afeaos, maquínico un lugar de afectos, siendo un agenciamiento maqulnico paso, un lugar de transformación intensi­ transfonnación de afectos intensivos. Estos afectos intensivos corresponden los grados de potencia de cada agenciamiento maquínico. corrmponden aalos agenciamicnto maquinico. Esto nos abre una dirección de búsqueda, permitiéndonos permiti¿ndonos plantear el tema de la relación entre las intensidades o afectos intensivos y las formas. ¿Qué relaciones hay entre las cantidades intensivas y las formas -formas específicas, categóricas, genéricas, ete.-? etc.-? ¿Cómo es posible un pensamiento intensivo que no pase por sus formas? Toda la escolästica escolástica está atravesada por un problema que, en el cruzacruza­ miento de la física fisica y de la teología, es muy importante para ella. Es el problema, del que se era muy conciente durante toda la Edad Media, dela de la relación entre las intensidades y las formas. Problema conocido. conocido, en los términos filosóficos de la Edad Media, como latitud y remisión de las si misma formas. La cuestión pasa por saber si una forma es susceptible en sí variaciones intensivas, es decir si ella goza gon de una dimensión de latitud. de varíadoncs La latitud de las formas eran las variaciones eventuales de una forma en intensidades. Por ejemplo, ¿se puede ser más o menos racional? vicio problema. Podemos situarlo, Quedará en nosotros transformar ese ese viejo nido como por ejemplo, en torno del viejo problema cltisico: clásico: el hombre de definido animal racional, animal racional como forma compuesta de una determina­ determina-aanimalw- y de una diferencia específica -«racional»-. -wracional»-. ¿Qué ción genérica -«animal»es lo que puede querer decir «ser más o menos racional» cuando una forma es 5 susceptible de una cierta latitud? Si se puede ser más o menos racional es que, en el límite, limite, habrá un grado cero de ser racional que no será la misma cosa, sin duda, que la manera en que un animal no es es racional. ¿Cómo es que ellos ha.n han podido plantear este problema de la relación de las intensidaintensida­ des con física de la Edad oon las formas? Una vez más, esto atraviesa toda la Física dela Media, todos los intentos por hacer una ciencia de las cantidades intensivas. Se tenía una especie de mezcla meula que es necesario tomar muy vagamente vagarnente y que giraba alrededor de una especie de pensamiento de los grados de po294


L _* Z __ _'

7

*|Ã.lh.I-I 1i."I"'|

ccncia, entraban, de una crítica de las tencia, de los agenciamientos en que estos entraban. formas fortnas y en última instancia del esfuerzo de Spinoza por pensar los grados de potencia independientemente de las formas, espe­ formas. de las funciones, funciones. de las tspecies eies y de los géneros. Todo esto es un curioso pensamiento que giraba alrede­ alrededor de la inmanencia o de la univocidad del Ser. Todo gira en corno tomo de una especie de teoría de ios maquínioos que intentamos proseguir. los agpndamientos agcneiarnientos maquinioos Mientras, Mientras. se nos habla de una latitud de las formas sin haber visto antes lo que en la Edad Media se entendía por latitud. Creo que en la Edad Media hay dos grandes posiciones. Por un lado, la la posición que nos dice, entre otras cosas, cosas. que una forma en sí si misma no puede ser más que perfecta, que ella es todo lo que contiene. Entonces no puede ser más o menos racional. El más mas o el menos de la intensidad, intertsidad. la latitud o los umbrales entre los cuales juega una forma no pueden venir de esta forma misma. misma, sólo en el cual esta forma se puede venir del sujeto cn fom1a se realiza rtnliïa o del cual esta forma 2 propie­ predica. La L1 latitud no es una propiedad de la forma misma, es una propiedad del sujeto que la recibe. Por otro lado, están los que dicen que la forma que, en ciertas condiciones, es susceptible de una cierta en sí misma es la que. condicions, 5 latitud. latitud, es decir que juega entre ciertos umbrales. Lo que hay de común de la latitud entre las dos posiciones es al menos una cierta subordinación dc intensiva a la forma. En el asunto del huevo se trataba de una posición muy diferente. Allí Alli las están subordinadas a variaciones intensivas que las determi­ formas mismas estan deterrnina.n. El huevo es considerado como un medio intensivo, y son los umbrales nan. dc de intensidades quienes dcter deter ¡nan inan tal o cual forma. Es como si si la relación entre formas e intensidades intensidadts se invi rtiera. invirtiera. Esto es muy importante para nosotros pues, después de todo, no es seguro que el huevo sea nuestro pasado. Una concepción en la que el huevo es nuestro pasado es muy peligrosa, pues nos arrastra, naturalmente, sobre las vías de la regresión. ¿No es posible, no sólo desde el punco punto de vista de la embriología, sino desde el punto de vista de la experiencia vivida, concebir cl huevo como siendo siempre estrictamente contemporáneo a nosotros el consigo. y lo que llamamos el huevo mismos? Cada uno paseando su huevo consigo, de alguien siendo su medio de experimentación. El huevo no es un refugio sobre el modo del retorno a la madre. El cs, si ustede: ustedes quieren, la placenta estrictamente contemporánea de huevo es, nosotros nosocros mismos, es finalmente el el medio de la estricta estricca conternporaneidadconccmporaneidad.

295


Bert'-l|'r|eS entre el capi Pl” ` mo ¡Ja uquråoírenh Í

ii

Í

El huevo no es en absoluto la forma bajo la cual desciendo de una madre, Q y accesoriamente aoeesoriamente de un padre. El huevo es como el plasma contemporáneo en relación al cual padre o madre e hijo son estrictamente contemporáneos el uno del otro. El huevo es estrictamente el medio contemporáneo en el cual y con relación al cual no [>odemos sucesión. £1 verdadera­ podemos establecer estableoersucesión. El huevo es esverdaderamente, desde esc ese punto de vista, la materia intensiva contemporánea de toda experimenución experimentación como corno tal. Es siempre en el huevo que experimentamos. He aquí un texto de un desa­ u.|1 embriólogo contemporáneo que trata del desaLasformas respecto afdfnamúmo al dinamismo eínemdrím. cinemático. rrollo del huevo: Qt mw son contingentes respecto Que un orificio elgermen es es eompleeamenre completamente accesorio. L0 Lo e¡ue ort cío se abra o 0 no en tiger-mm que cuenta celulares, las puras variaciones mmm es elpropio efpropíø proceso procesa de las la migraciones milgmeioner eefulløres, Iarpurm uaríaeíoner cronológicas y cuantitativas-a decir que un flujo rrmsoló raryntantíraríntar-5 ujo energético alcance o no tal um bral- son las al lugar de invaginación aspecto de un ønfieía, orificio, de umbralhr que dan ¡finger inmgímdón el ¿aspecto unafisura primitiva.' Las una mm 0o de una línea ¿r'neap:~ƒm¡n'm.' la formas, formas. comprendidas las formas orgánicas, orgánicas. son verdaderamente secundarías secundarias en relación a los umbrales de intensidades.

Cyríl; ¿De que qué fecha es el texto? Cyril: Deleuze: Alrededor de 1930. Cyril: Está tan lejos de nosot

Deleuze: ¿Por qué dects decís eso? Cyril: Hablás Habläs en términos terminos de intensidades, intensidades. mientras que él habla en términos de fenomenólogo, funcio­ fenornenólogo, como corno observador. Un bioquímico no funcionaría así, es la estructura de las proteínas la que determina las formas. Donde [>onde estarías obligado a volver a las intensidades es en bioquímica cuántica, por ejemplo, al nivel de la electrónica. Deleuze: Tengo la impresión de que no se se trata en absoluto del mismo problema. la La embriología la maneta manera en que el huevo se dcsarrtr desarro­ embriologla se ocupa de dela lla y se diferencia. Cuando el embriólogo embrìólogo postula, postula. hacia 1925-1930, 1925-1930. que la

Lbeuƒetson adynamismeorganisateur, namisme mganisareur, Albin Michel. ' Dalcq, Loeufetson Michel, pág. 95. 29-E1


, , ,__

C1=1°?¢Y!

detcr ¡nación de las formas en relación al desarrollo del huevo remite a reparticiones de intensidades, no es algo que pretende ser del orden de la biología molecular. Decir que la biología molecular va más allá o está llama­ llamada aair ir más N o digo mas allá de ese punto de vista me parece sin fundamento. No que deba contentarse cual­ eontentarse con el huevo como unidad última. Digo que cualquiera sea el estado de la física el estado de la biología, hay dela fisica o cualquiera sea cl un problema que es el o importa cl del desarrollo del huevo tomado como -n -no qué al­ que palabra empleemos- molécula gigante o unidad molar. Cuando alguien se interesa por el desarrollo del huevo y la organizacion organización de las inten­ intensidades. física cuántica. cuántica, es decir de los sidades, decirle: «Háblanos al-läblanos más bien de la fisica mezclados allív allí» es elementos moleculares que están necesariamente meeclados us tomar completamente otra dimensión. Cyril: No es «necesariamente», vneoesariamentv. hablás como un finalista. Considerás Consìclerás al huevo como oomo un polo que atrae 11 intensidades. Comtesse: En tu visión, ¿no es la diferencia confliaiva las fuerzas conflictiva entre las de atracción y de repulsión aquello que determina la producción de inten­ intensidades sobre el huevo? Deletize: Deleuze: No. Yo diría más bien que las reparticiones de inte ¡nte idades sobre el huevo están ligadas a agenciamientos agenciarnientos maquínicos moleculares. fue para mí Esto lue mi la primera dirección. La segunda dirección que hemos abordado en las ocasiones precedentes estaba referida al hecho de que los formas, con las agenciamientos maquínicos maquínieos no tienen nada que ver con las formas. formas formas genéricas, sino que ponen siemsiem­ fomias separables, formas fonnas específicas espeeí cas o formasgenéricas. pre en cuestión unidades de niveles y contenidos completamente diferentes. En tanto que los agenciamientos maquínioos maquínicos no son representaciones de algo, sino transformaciones de afectos, afectos. ponen en juego devenires de todo devenir. es un paso tipo por una simple razón: el propio afecto es un devenir, maqttínioos intensivo. Los devenires puestos en juego en los agenciamientos maquínicos son, entre otm. devcnires animales, animales. los devenires moleculares. otros, los devenires Estos afectos que completan una capacidad de ser afectado o que circucircu­ lan en un agenciamiento agenciarniento maquínico delimitan el tema del devenir animal por ejemplo, el devenir caballo del pequeño Hans-. H ans-, el tema del devenir molecular. y el hecho de que estos devenires devenìres de todo tipo son como o molecular,

297


implican, en relación al agcncianiicnto agenciamiento maquínico, verdaderos movimien­ movimientos de dcsterritorialización -deve­ destcrritorialiifación y de dc reterritorialización. reterritorializaeión. Es este conjunto -devenir animal, animal. devenir molecular, movimientos de desterritorialización- lo que debe ser analizado al nivel de un agenciamiento maquínico. Atendiendo a esto se había bosquejado una especie de programa posible para los devenires animales (una presentimiento de que [una vez vea más, con aquel prcsentimiento los devenires animales no eran suficientes, de que quizás quizis se trataba de un compromiso, de un compromiso entre formas e intensidades, de que más allá de los devenires dcvenires animales había habla todavía todavia devenires moleculares). Estaban los famosos devenires animales en Africa. África. ¿No hay lazos históricos muy pro­ profundos lundos entre ciertas costumbres costumbrs guerreras y los devenires animales? animalm? Está el tema delos guerreros felinos. ¿No hay relaciones entre los devenires animales de los y ciertas sociedades secretas, por ejemplo las sociedades secretas africalias? africanas? Por último, tercera dirección. Se trataba de que siempre en esos agenciamientos m aquínicos-precisamente agenciamicntos maquinicos -precisamente porque todo agenciamiento ponía produ­ ponia en relación unidades de niveles y contenidos diferentes- se producían circulacions circulaciones y transformaciones de afectos intensivos. clan En primer lugar, lo que veo es que siempre hay algo que nos queda por n d o en rn que qiic los elementos pensar: la génesis de los afectos. Se trata del m mm-ln moleculares se afectan según las posiciones y las conexiones variables, variablä. lo que afectos que recorren el agenciamicnto va a engendrar los afeaos agenciamiento maqufnico. maquínico. Asi Así se representacio­ podrá justificar la fórmula las máquinas son afectivas, no son representaciodc algo, ellas son afectivas y son programas de afectos». nes de Si retomamos una vez ver mas más la manera en que el pequeño Hans define el caballo, lo importante para nosotros no es el caballo en general, vs es un caballo que él programaba en su agenciamiento maquínico. Si cuando dice que tiene anteojeras, negro alrededor de la boca, etc., separamos cada cosa. cosa, tendremos la representación; representación: represent ión de una escena de calle, calle. el cabacaba­ llo tirando que el pequeño Hans ha visto. Siguiendo la otra linea, línea, la del programa afectivo del pequeño Hans. Hans, se tratará ya de una cosa distinta a la representación, se tratará de circulaciocirculacio­ nes de afectos. El pequeño Hans no va a ver un caballo que tiene anteojeras, va a ser afectado por lo que vive como ceguera del caballo, enceguecimiento activo del caballo por el hombre. Y eso ya no es del dominio dom inio de la representación. Si se separa cada cosa. cosa, se dirá que cada una remite a una representación. Pero sucederá algo distinto si se estaesta­

298


CIaseXV`l

blece biece la circulación a partir de este misterio: ¿cómo el pequeño Hans hace circular un afecto. afecto, cómo es que pasa de un afecto a otro? Por ejemplo, o tiene otra razón?, ¿cual ¿cuál ej empio, ¿el caballo muerde porque se ha caído caido 0 es cs el afecto que se transforma en morder? Este me parece un problema esencial en el agenciamiento agenciarniento del pequeño Hans. Verán que la respuesta psicoanalltica psicoanalítica es transformar todo eso en fantasfantas­ mas. Por ejemplo, pies» remite aala la escena primitiva, ejemplo. el «hacer ruido con oon sus pis» a la &ntasmatización fantasmatimción de la escena primitiva. La operación psicoanalítica psicoanalitica es una operación de intercambio que consiste en deci dedr:r: «Voy a reemplazar tus psicoanalítico es por naturaleza doble: afectos por fantasmas». El contrato psiooanalítico hay un contrato exterior que es el contrato visible: «Me das dinero y yo te escucho»; escuchon; y luego el contrato invisible: «Me das tus afectos en provecho de una escena de representación fantasmática». Richard; Eso no tiene mucho de secreto, consagra­ Richard: secreto. puesto que Freud ha oonsagrado un texto entero para explicar que intercarnbiaba intercambiaba las oonfiguraciones configuraciones personils. las emociona guvividas de las personas, emociones y los afectos por discursos y con configu­ raciones GICIOTICS representativas. l'CPI¦$€11IãLl\"2S. Sí, pero esto tendrá un nuevo estado en Mélanie Deleuze: Si. Melanie Klein: el objeto del intercambio pasa por el fantasma. En Freud no estaba dicho de ese modo. Intervención; repre­ Intervención: No veo en absoluto la distinción entre fantasma fantasmayy representación a partir del momento en que se considera que la máquina social oonceptual generico. consiste en inscribir afectos en un lenguaje conceptual genérico. diferencia, fantasfantas­ Deleuze: Estamos todos de acuerdo en que no hay diferencia. ma es una especie de matriz de la representación. Hemos dicho, por nuestra cuenta, que no teníamos nada que ver con la respuesta psieoanalítica, psicoanalítica, que el agenciamiento maqulnico maquínico era completacompleta­ tenia que ver con un fantasma. mente sexual y que nada tenía fentasma. Hasta Basta reintroducir el movimiento de los afectos al interior del agenciamiento agenciarniento maquínioo para maquínico pata que eso actúe como la programación de ese agenciamiemo, agenciamiento, en la que ya Índice representativonada es exactamente índice represenutivo- aunque a cada instante si uno corta, reduce a signos de representación-. repres-entación¬


Entonos, Entonces, creo que habría que introducir un doble punto de vista, pues es verdad que son las relaciones moleculares las que dan cuenta, cuenta. en última instancia, maquínico, instancia. de la distribución de los afectos en un agenciamiento agcnciamiento maqulnico, pero a otro nivel, el agenciamiento maquínico líneas maquinico mismo hace desfilar lineas moleculares, moleculares. devenires moleculares, o al menos devenires dcvenires animales. n to si el devenir animal, Es en este sentido que pr^u pregunto animal. por fascinante que sea sería todavía compromiso. sea. y por mucho que convenga a alguien, no seria todavia un oompromiso. Retomo de la máquina de guerra. En la máquina de guerra hay, Retorno el ejemplo dela hay. en general, un tema de devenir animal -menciono una vez más mis el ejemplo del guerrero felino-. Pero hay además otra cosa, hay también una especie de rnoleeular. como una especie de línea molecular. Y al nivel de la devenir molecular, cientifica y sus unidades posibles con la máquina de guerra, los máquina científica devenites moleculares van quizá a representar una especie de devenir que, devenires en intensidades o en desterritoriali ción, va mucho más lejos que el devenir animal. los agenciarnientos agenciamientos Podemos dedr decir que. finalmente, finalmente. lo que pasa al nivel de los maquínicos maquinieos es una especie de continuum ranrímmm intensivo. En lugar de que haya formas separadas las unas de las las otras, hay transformación, transformación. pasos de una fbrma forrna a otra por continuidad intensiva. Esto no quita que haya que marcar umbrales en esa continuidad. Por ejemplo. ejemplo, puedo muy bien presentar la relación del devenir animal y la relación del devenir molecular bajo la forma -df un I

n

u

f

|nÍ nS|\-U

aspecto de la ciencia ficción, en la Tomo un ejemplo clásico en el doble aspeao terna de devenir animal. cual hay un cierto tema animal, y también el modo en que el todavia más lejos. devenir animal se encuentra relevado por algo que va todavía lejos, el ranrinuum inteninten­ devenir molecular. Se puede decir que hay una especie de continuum sivo sobre el cual podemos escalonar devenires animales y devenires pasaje. una especie de umbral. moleculares, y hay un pasaje, umbral, el franqueamiento de un gradiente. Si reintroducimos de una manera o de otra la noción de forma, nos volvemos a encontrar con todas las historias de analogías. analogías, homologías, eses­ tructnns. En cambio, cambio. mientras nos mantenemos en la noción de programa, tructuras. no tenemos ese peligro. Hay un continuum ronrínuum intensivo de sustancia donde un umbral es fran­ franÉs muy simple: por queado. Vuelvo a mi ejemplo de injertos o de huevos. Es ejemplo. algo que estaba destinado disti nado a devenir el apéndice caudal del tritón ejemplo,

3011


hue­ es transportado. ¿Qué es lo que quiere decir «transportado sobre un huevo»? Quiere decir injertado en una región de intensidad diferente. En lugar von? de devenir un apéndice caudal. caudal, eso resulta otra cosa. Un umbral ha sido franqueado franqurado por migración. Es Hs decir que se inscribe en medio del huevo un proceso de desterritorialización destertitorialiración tal que una parte que normalmente estaba destinada a devenir una cosa en tal umbral de intensidad. intensidad, va a dar por anqueamiento de un umbral. migración otra cosa. Hay franqueamiento Puedo decir que allí las formas no tienen importancia, que aquello que determina las formas como producto secundario desde el punto de vista de la representación, representación. son únicamente las migraciones que en abso­ absoluto son migraciones en extensión, en el espacio, sino transformaciones de intensidades.


Clase XVII Elementos para una cartografía. Longitud y latitud de un cuerpo. defåôrero 15 de febrero de I977 1977

De 1 l siete direcciones o problemas que podemos distinguir -biografía, -biografia, organizacion, centralización, significancia, significancia. sociabilidad, subjetivación, pla­ plaorganización, nificación- la primera consiste en decir que lo que cuenta en la vida de alguien, individuo o grupo, grupo. es un cierto conjunto que puede llamarse una cartografía. noso­ cartografia. Una cartografía canografia está hecha de líneas. lineas. En otros términos, nosotros estamos hechos de líneas que varían varian de individuo a individuo, individuo. de grupo aagrupo, grupo, pudiendo haber en ellas tramos comunes. lndaguemos Indaguemos que qué quiere decir esa composición lineal. Esas líneas lineas implican lo que he llamado plano de consistencia o plano de composición. esas lineas composición, líneas se hallan sobre un plano. Es necesario trazar el piano componen­ plano al mismo tiempo que la^ las lincas. lineas. Pero, Pero. ¿qué son estas líneas componenpuntos. renunciamos a la idea de que alguna vez pudiésemos tes? No son puntos, lineas a hacer el punto. hacer el punto. Oponemos trazar líneas domi|1io literario muy particular: la novela cona. corta. El año pasado tomó tomé un dominio Hablamos emprendido un estudio morfológico -que por otra parte no se Habíamos ha hecho, pero que se habría podido hacer- a partir de la comparación entre la morfología de una novela corta y la morfología de un cuento. cuento, o incluso la morfología de la novela.


La morfología de la novela corta me parece ejemplar porque su probleproble­ ma es trazar líneas. Como ejemplo que nos concierne de un modo muy panicular Fitzgcrald. En sus novelas cortas se particular he tomado la bibliografía de Fitzgerald. advierte muy bien cómo siempre intervienen por lo menos dos líneas. líneas, quiïá quizá tres, qu.i7Á quizá más. He intentado caraaerizarlas. caracterizarlas. En primer lugar, tenemos una línea de scgmentariedad segmentariedad dura marcada por cones joven/pobre/sin talento, etc. Se cortes y distribuciones de binariedades: jovenfpobrelsin trata de una línea de segmentariedad hemos podido segrnenrariedad dura sobre la cual het-nos situar -n o como figura exhaustiva, -no eadaaustiva, sino como una figura en medio de otras la pareja con su máquina binaria, con su binariedad Entonces, binarieclad propia. Entonces. tenemos una línea segmentariedad dura marcada llnea de segrnentariedad marmda por cortes corta significantes -«Yo era rico» o «Mi matrimonio iba bien»-, con organización de binariedades, binariedades. y entre ellas la binariedad ejemplar de pareja. Luego encontramos por debajo una línea mucho más sutil. sutil, una línea de segmentariedad corte, sino segrnentarìcdad flexible o fina, o molecular. Ya Ya no es una línea de corte. una línea de fisura. Se trata de las pequeñas fisuras que no coinciden con los delas cones, la segmentariedad cortes. de las microfisuras rnicro suras de dela segmentaricdad molecular. Sobre la línea de segmenurledad a la dela de la parepare­ segmentariedad molecular encontramos encontrarnos una figura diferente ala ja en tanto que máquina binaria o elemento de una máquina binaria. EnEn­ contramos una figura gura mucho más inquietante: la del doble. Luego y finalmente, encontramos una línea que no buscábamos. Es muy curioso. Se trata de una línea llnea que no es ni una linea línea de corte ni una línea de fisura, sino una especie de línea de fuga y de ruptura que tiene como figura extrema ya no la pareja ni el doble, sino el clandestino. Esta tercera línea que no esperábamos nos causa un gran placer, pues ella da cuenta de algo que nos incomoda: la ambigüedad de la segmentariedad flexible o molecular. Efeaivamente, Efectivamente, la segmentariedad segmentarìedad flexible no cesa esa de línea dura y la línea de fuga. Cuando oscila hacia la línea dura oscilar entre la linea tiende a endurecerse; línea de fuga tiende en última enclurecerse; cuando o.scila oscila hacía la linea instancia a no ser ya segmentaria, serya segmenraria, toma otro aspecto. Llegamos a dos concepciones prácticas del plano: o bien el plano cs es un organización. o bien es un plano de consistencia, de inmanencia, plano de organización, dccomposición. de composición. Ya no se trata en absoluto dc de la misma comprensión prácprác­ tica de la palabra plano. De nuevo, nuevo. encontramos encontrarnos dos polos y se comprende que nuestras segmentariedades o multiplicidacles multiplicidades oscilen pudiendo tender hacia uno u otro tipo de plano.

É-D-1


,

,

,C!“° *YU

Después de todo, esto es muy complicado: aún en la vida de un grupo gntpo o de un individuo, el momento en que el piano plano se endurece pasa de un polo al otro. Toda esta vacilación puede explicar muchas cosas. Una vida está hecha de Wneas, líneas, tenés que encontrar las tuyas. Y tus líneas no preexisten, no están preestablecidas. El objeto de un verdadero anáaná­ lisis es operar esta cartografía. La longitud y la latitud, de las que hablahabla­ remos más consis­ mås tarde, remiten a líneas llneas que se trazan sobre el plano de consistencia. Longitud y latitud serán también nociones que reenviarán a toda una cartografía. Desde el punto de vista de un verdadero análisis. análisis, nada se hace mientras se permanezca en el dominio de las representaciones, mientras se permanez­ permanezca en el dominio de los sentimientos que atraviesan a alguien. Nada hace­ hacecon las mos hasta el momento en que trazamos tratamos las líneas abstractas oon segmentariedades cortes, las fisuras, las rupturas. AlAl­ segrnentariodades correspondientes, los cortes. guien se pone a tocar piano, alguien comienza a amar a un animal o a detestarlo: nuestros amores amorr: y nuestros odios deben ser distribuidos de acuerdo opera­ a líneas, llneas, y a líneas lineas no figurativas. ligurativas. Verdaderamente, me parece que la operación analítica debe ser una cartografía. Tengo la impresión de que en un psicoanálisis corriente se roza rova perma­ permaste problema. Rozan este problema de las líneas llneas y de la canocartonentemente este grafía grafla y no dejan de errarle. Retomando el texto de Freud, ¿cual ¿cuál es el problema del pequeño Hans? No podemos decir que se trata de un problema familiar. Su padre y su l.o que madre intervienen, sí. Pero para taponar segmentos, para detenerlo. Lo se necesita es una cartografía, cartografia, y Freud no deja de hacerla cuando dice todo el tiempo que el problema de Hans es ante todo salir del departamento. Y ese es un ¿Cuál es el problema de un chico? La conquista de la calle. Y problema de cartografia, cartografía, un problema de líneas. El problema de Hans es la oonquista departamenconquista del edificio: salir de su departamen­ to e ir a acostarse con y en casa de la pequeña niña que habita debajo o Ahi hay un cone, corte, se hace atrapar por sus paclrts; encima. Ahí padres; esquiciaba su línea segmentarìedad dura. y de pronto... segmentariedad Su segundo movimiento implica implim a una niña que habita enfrente. La canogiaña del pequeño Hans se precisa: cl el departamento, el edificio, el café cartografia de enfrente. Es necesario cruzar la calle. También se hace atrapar. La madre llega a decirle que si deja el apartamento ya no regrese.


A dem ú está toda la historia del caballo, el devenir caballo del pequeño Además Hans. Ahora bien, se trata de una escena que ocurre en la calle. El caballo que arrastra una pesada carga y cae, que intenta levantarse y recibe latigazos. Hay una muy bella pagina página así así en Nietzsche asi en Dostoievski, Dostoievsl-ti. una página asi' justo antes de su gran crisis, una página asi así en Nijinsl-ey Nijinsky justo antes de su crisis. Un caballo cae en la calle, un caballo es azotado: esto no es un fantas­ fantasla calle esa conquisconquis­ ma, se ttara trata de dela alle como línea llnt-st a conquistar, conquistar. de los peligros de eta ta y de un devenir animal atrapado en ese ese recorrido. taponar en todas partes. ¿Que es lo que juega El pequeño Hans se hará taponaren para taponar esas líneas de fuga, para imponer una segmentariedad seg-mentariedad dura, para introducir cones cortes en todos aquellos sitios donde se intenta esquiciar una línea.’ abs­ línea? Dos cosas: oosas: una instancia de poder, poder. la familia; una máquina abstracta, el psicoanálisis. En efeao, comienzan aaactuar, actuar, y cuando efecto, los padres comienun ya no pueden más se hacen relevar por una máquina abstraaa abstracta representada por el profesor Freud. A propósito de otra cosa ya hablamos habíamos encontrado el par aparato de poder-máquina abstracta. Desde que hay un aparato de poder, hay una máquina abstracta, abstracta. desde que hay una máquina abstracta, hay un aparato de poder. Bueno, esto no es seguro, pues puede ser que haya máquinas abstractas de un tipo diferente. Pero st' sí encontramos que hay maquinas máquinas abstractas abstraaas que hacen ofrecimientos a los aparatos de poder: poder; «¡Oh!, aparato de poder, ¿me tomás como máquina maquina abstracta?». abstraeta?››. He aquí mi primer punto concerniente a las segmentariedades. Me parece que las novelas cortas tratan esencialmente de esas líneas que se cortan y se entrecruzan al nivel de una vida. i: ¿Cómo se opone el doble a la pareja? itttervenctòn:

Deleuze: A esta altura, me gustaría que quien hace la pregunta sea quien ustedes, tienen tantas ideas como la conteste. Si mis nociones resuenan en ustedes. yo sobre esto. La pareja es la máquina binaria de conyugalidad y pasa por los cortes segmentarieclad de tipo duro. Me parece que el doble significantes en una segmentariedad pasa más bien por líneas de fisura de segmentariedad flexible. El doble es siempre un nombre más o menos cómodo para designar el proceso del devenir cuando se intenta oponerlo a la historia. La historia de alguien no es

306


Í

Í

Í

Í

ìyììì

I..Lut.-¦l.'Ir"|I

lo mismo que el devenir. El doble es, por ejemplo, el devenir mujer o el devenir animal de un hombre. El doble no es en absoluto el re reflejo. ejo. Tengo que hacer haoer el doble en la medida en que entro en tal devenir. Y el devenir es siempre algo fundamentalmente minoritario. minoriurio, hay siempre un devenir de minoría. En última instancia, una misma persona puede ser parte de una pareja y elemento de un doble, la misma persona ocupa simplemente dos funciones muy diferentes sobre una u otra línea. funciona linea. Aún más: sobre la segunda línea ya no es una persona. Ahora bien, sobre el clandestino: ¿qué es lo que viene a hacer sobre la línea impercep­ linea de fiiga Fuga y por qué es clandestino? Es clandestino porque es imperceptible. Es el devenir imperceptible. tie­ tible, imperceptiblc. Finalmente, los devenires animales tienen como resultado el devenir imperceptible. ¿Qué es esta clandestinidad? No se trata en absoluto de un secreto, el secreto está de lleno en las segmentariedadcs segrnentariedades duras. Ei El clandestino es en última instancia lo mismo que un devenir molecular, el momento en que ya no hay problema de persona. persona, personología. ¿Cuándo es que uno está en el punto en el que Virginia de P¢tsol1ologIa.¿Cuándo Woolf aquellon? Cuando ya no hay nada que W oolf decia: decía: «Ya «Ya no soy esto o aquello»? ocultar. Ese es el verdadero secreto, se es como to-do todo cl mundo. No se puede la forma del secreto sin contenido. contenido, el el secreto está ahí, decir que se trata de dela completamente expuesto y sin embargo imperceptible. está suficientemente sufi­ ¿En qué momento la persona esta su cientemente deshecha y con sufi«Nunca ciente prudencia como para poder decir: «N unca más diré que soy esto o 0 aquello»? aquellow? Ven ustedes que esto nos devuelve otra vez ver a nuestras cuestiones del plano de composición y a nuestras cuestiones de los afectos, de la difedife­ sentimiento; ¿qué son rencia que intentábamos intentäbamos sugerir entre un afecto y un sentimiento: cabal­ esas individualidades tan especiales, esas individualidades que son cabalmente individuaciones individuacion pero P¢ro sin subjetividad? ¿Qué es la individualidad de «un día», «una primavera», «unas cinco de la tarde», etc.? dela Richard Pinhas: Mi problema es el de la expresión. Cada uno tiene sus «terribles cinco de la tarde», como dijiste. Pero sobre el plano de composicomposi­ ción o sobre el plano imperceptible, aquello que sobrevicne sobreviene son aconteciaconteci­

mientos, por ínfimos que sean: una pequeña palabra, cualquier forma... cuenta al nivel del plano de consistencia es que Finalmente creo que lo que cuenu Yo quisiera se producen acontecimientos, quizá en un -ttiempow «tiempo» particular. Yo saber si para ti el resultado visible y perceptible en ese plano de consistencia 307 307


, íïulrlrxlïlïl ííd ¡jïi

, "I"-'1

n ll

å

líliï ílï

ïí

ä lipúli-í-IfIí.|I-IIjIIII|Iln|ï|flI wunoun ïï h lúnwdunüm wh-i vuni Éí.ÍÍ:I

í.$I

I.'IÍÉíÍ-Ií

unvrpudndnnnz wúd l nunull ud-:tu-1-nnl dn nuunnøuvn hinsuduhnruïnuiïcuuu úuun lulluuunlunan rouid nlødvvüniúdrdllínl I-Mí

ÉÍ

íIïÚÍÉ'

N¢n|InII\1rIII| DïInIu›I¢uuum`oI|IHlUo&I u uIU`_I-nniunniunülnuúinàufuhninxnúnunnndr Ixnìcuåxlunidru-H`I||l..I.ahjI›d|&b±H |_n±&_|-1-n-|-n||q¦_.a-udn nnn-ynnnunpu ndn nnnauhnunhun ununnuarumul - I11 ¡nit-.cnmnnha-nlllnllllliynånårnnnnnnån fl aenun uuceuunåvn nunuunu nunaunnmnuain mnannnnçnu íauniuunuuwinqullwunwnihnuruui l lllrx'-uuu: Í

làï

l-íí_Éíñ›I

-ln-un-¡--nun.Nuuurauun¢uuo.¢u¡¢uun¢n nxílikmll jí

ianliiìï

n

nuunnnnnlin iñdmmlnnlknulmnfildin nmncnlu nann1›In.|¡u_p|um¡nøunnnupnmaua:u|un¡¡u n¢1¡lI n!'d=N1UIID›qvnnnuilunr-I-IiI.1III'eulIIu-un $1.-_-1


Derrìmn entre el capitalismo y L1 e-unntzotrenu

Í

¿Qué es un caballo? Ustedes podrían decir que un caballo es, por un lado una forma, y por otro un sujeto. Conocemos bien a quienes definen un caballo así. La forma será el conjunto de los caracteres -que se llamarán delos específicos, genéricos o accidentales- que lo definen. La forma de un caba­ caballo es definida específicamente por los naturalistas. Por otro lado, lado. es un sujeto, con todo lo que implica la concepción tradicional... Una vez más, lo que la filosofía moderna ha modificado en toda su historia es la relación que había habla entre forma y sujeto. Pueden decir: «Veo una forma» y «Veo un sujeto», y hay allí complement forma complernent ¡edad entre la fonna que informa la sustancia o el sujeto. Nosotros estamos proponiendo enteramente otra cosa. Un caballo es ante todo, no una forma, sino un conjunto igual a x partículas. Pero decir decin «Igual Xpartículas» no es suficiente. ¿Qué es entonces lo que de define -Igual aax ne este reposo, de velocidad y conjunto? Una cierta relación de movimiento y de reposo. de lentitud. No hago alusión a ninguna forma diciendo que es una in infini­ nidad de panículas partículas sometidas a relaciones de moví movi iento y de reposo, de velocidad y de lentitud. Por otra pane, el grado parte. diciendo que es un poder de ser afectado, que es el de potencia caballo, no me refiero a ninguna subjetividad. trata Ya no se rra u de decir cuál es la forma de un cuerpo. Spinoza lanza su gran pregunta:i: ¿qué es lo que puede un cuerpo?' Esta es es su pregunta fundamental. Es tanto mejor por cuanto siempre es extremadamente concon­ creto, pero él lo esconde. En esos modos de exposición hay siempre un primer principio; en Spinoza, es sabido: no hay más que una sustancia. Vemos enseguida qué quiere decir concretamente alguien que afirma eso: se trata de las luchas contra la religión. No es una proposición inocente. Pero un filósofo se reconoce verdaderamente no al nivel del primer principio sino al nivel del quinto o del sexto principio. Spinoza lanza la pregunta: ¿qué es lo que puede un cuerpo? No me habrán comprendido en pregunu: tanto me hayan dicho que un cuerpo tiene tales formas y tales lunciones, funciones, es necesario que me digan de qué es capaz. ¿Me dirán que es lo mismo? ¡En absoluto! Sin duda todo se mezcla. Después de todo, tenemos siempre una lll, Proposici ''Ci Cf. Batuch Baruch de Spinoza, I'-rr`m, ¡-rica, Orbis, Bs. As.. As., IQS3. 1983, Libro Libro III, ll, Escolio. pág. 172. II, Escolio,

:HU-


V

7 V

Ñ

*_

W H

Clase XVII

capacidad correspondiente a órganos y funciones. Sin embargo, decir que los órganos y las funciones que cengp ahí mas que oomo como efectuantes, efeauantes, tengo no están a.l1Í efectuadores cfectuadortä de mi poder de ser afeaado, afectado. o decir que se me define de ne ante todo por el poder de ser afectado y que sólo se se hablará de los órganos y de las funciones con posterioridad, es lo inverso de afirmar que a partir de ta]es tales órganos y tales funciones la bestia es capaz de esto. Es muy diferente. conciliable, pero de hecho no es la logica lógica lo que cuenta: las Esto parece conciliable. personas que están siempre preocupadas por los órganos y por las funciones de los animales no están nunca ocupadas en los afectos; y aquellos que se ocupan de los afectos permanecen muy indiferentes a los órganos y las funciones. Al tal punto que estos últimos han debido crear otra palabra para designar aquello de lo que se ucupan. ocupan. Lo han llamado etologfa: etologíaz no es el animal, es mucho más el estudio de los estudio de las maneras de vivir del animal. afeaos de los que es capaz. Spinoza llama a su libro Ética y no moral. Ética, afectos etología. ¿Qu¿ ¿Qué es lo que puede un cuerpo? Sobrentendido: ¿qué es lo que puede soportar? Llamo entonces longitud de un cuerpo a las relaciones de movimiento y Uarno entoncu de reposo, de velocidad y de lentitud que se establecen entre la infinidad de las partes que lo componen. Se trata del mismo individuo en la medida en que subsiste la relación global de movi iento y de reposo. reposo, de velocidad y de lentitud. ¿Qué quiere decir entonces devenir animal? No quiere decir imitar, aunaun­ que fuera preciso imitar ya que es necesario apoyarse en algo. ¿Devenir caballo, devenir perro? ¿Qué es lo que quiere decir para Kafka devenir cierta coleóptero? Esto no funciona cuando uno imita. ¿Puedo, en una cieru latitud y una cierta longitud de un cuerpo, cuerpo. dar a mis partes componentes una relación de movimiento y de reposo, de velocidad y de lentitud que corresponda a la del caballo? Y los afectos que cortsecuentcmente consecuentemente vienen a completarme, ¿son o no afectos caballo? composi­ A través de esto hemos definido el plano de consistencia o de composición: esas latitudes con sus devenires. devenires, con sus pasos; paso de una longitud a otra, paso de una latitud a otra (el capitán Alcabi Akab^ siente que su cuerpo muere: su toma una longitud y una latitud nueva, se encuentra con que mucre; oceånico. muere plano de consistencia, su plano oceánico, mucre ahi ahí también). Sobre el


plano de consistencia o de composición no hay más que, por una parte, grados de velocidad o de lentitud definiendo longitudes, y por otra, afectos o panes afeaos partes intensivas definiendo latitudes. No hay forma ni sujeto. Los afectos son siempre del devenir. Intervención: intervención: ¿Puede ser que el tiempo sea el plano de consistencia? Ddeuze; Deleuze: ¿Por qué no? Pero el tiempo medido es un tiempo de la segmentariedad, es un tiempo de las instancias molares. Si decis decís que el plano de consistencia es el tiempo, tendrá que ser un tiempo liberado de las pulsiones cone o del tipo medida. pulsioncs del tipo corte Richard: ¿Qu¿ ¿Qué es lo que pasa al nivel del plano de composición? Ante todo él se engendra según sus agenciamientos y al mismo tiempo que ellos. No hay plano de composición abstracto fuera de sus agenciamientos, de hecho es estrictamente contemporáneo a ellos. Y Y sto esto sucede a la vez con los agenciamientos agenciarnientos y con los encuentros. Vamos a tener encuentros con -dicho brutamente- moléculas de un lado y devenires del otro. Lo que parecía « que hay parecia predominante, y lo vemos con la música. música, es velocidades de circulación difercntci resonar. Nos damos cuenta diferentes que pueden nsonar. que la resonancia de los sonidos, la resonancia de los armónicos, es provocaprovoca­ delos da por diferencias de velocidad. Y Y finalmente, esas diferencias de velocidad provocan, no un tiempo -no -n o hay un tiempo que sería el plano de compo­ composición o una adecuación entre el plano de composición y el tiempo-, sino, al contrario, la creación al nivel del plano de composición mismo de una pluralidad de temporalidades a velocidades de expansión diferenciales. lnIn­ multiplicidad de planos de temporalidad diferentes con cada sisto sobre la ntultiplicidad una de las líneas lineas de efectuación cfectuación de aconteci ientos que resuenan y que difieren línea. di eren línea linea por linea. seria el Tiempo sería seria una operación Reducir todo eso a una unidad que sería semejante a la que ha hecho Einstein, es decir una espacialización del tierntiem­ algo análogo. Yo diría diria que el tiempo esta po o algp está determinado por afectos y por afectos. Por ejemplo, entras aqui composiciones de afeaos. aquí un martes en la mañana y encuentras a una jovenci rubia de ojos azules, lo cual determina un tiempo particular...


Í Í

Í Í

Í Í Í Í Í Í ¡Clau! .`I."'-'ll

Deleuze: Nunca un plano de composición o de consistencia proexis-te. preexiste, nunca ocurre sin que un grupo de individuos o de individuaciones lo tracen efectivamente. Es un plano de inmanencia absoluto, pero esta inmanencia es precisamente inmanente movi­ ìnmanente a los grados de velocidad y de lentitud, a los movimientos y reposos, a los poderes de ser afectado que lo construyen poco a poco. Estrictamente, es construido como un espacio progresivo. De ningún ningjin modo existe bajo la forma precxistiría a las fonna de un espacio euclidiano que precttistiria figuras. Esun Es un espacio de otro tipo construido pieza por pieza, yes y es poreso por eso que espaciode a cadapaso cada paso puede presentar­ pude hundirse. Es És el otro polo del plano el que podría presentarse como preexistente, proeatistente, con las personas o los grupos evolucionando sobre él. Si se acepta la idea de que el plano de consistencia o de composición y los cuerpos sobre él se definen por una latitud y una longitud, tenemos entonenton­ ces un punto de partida para la distinción de las dos concepciones del plano, pues las únicas variables a considerar serían velocidad, lentitud, afeaos, es colectivo ce afectos, poder de ser afectado. De cierta manera, todo es individuado a la vez, reposo, cada ver, pues cada relación de movi iento y de reposo. relación de velocidad y lentitud es perfectamente individuable a cada insins­ afeao es tante -tal grado de velocidid, velocidad, este grado de velocidad aquí-, cada afecto individuable. ind ividuable. Para no confundir esto con la individualidad de un sujeto habíamos necesitado una palabra: ecm'a'ca'. ecceULtd. Se trata, literalmente, del hecho hablamos de ser esto, el hecho de ser un esto, un grado de potencia. decía: «Es el tiempo». Bueno, lo sería si sí se Hace un momento alguien decia: tratara del tiempo liberado, a la manera en que John john Cage habla de él. Ridtardz Habría que intentar dibujar en el pizarrón una especie de Richard: gutadan diagramatización del tiempo que Cage presenta bajo una forma a«figurada» y que es efectuable.

Deleuze: Es una cartografía. cartografia. Es Ps un esquema de Cage para la música electro-acústica. elearo-acústica.

Richard: En lugar de tener una sucesión de notas, medible en un tiemtiem­ po lineal o diacrónico, vamos a tener una especie de movimiento que propro­ duce un trazado. Tengo la impresión de que el diagrama producido por Cage está para producir tiempos de ejecución diferentes o diferenciales, que son tiempos de obenura, obertura, tiempos no limi tivos, con señales tal vez. 'ili-


Deleuze: Para describir el rol del director de orquesta Cage emplea la expresión «cronómetro a velocidad variable», reprochándole al director direaor de orquesta el Pudiendo un cl ico ìeo el ser un cronómetro a velocidad uniforme. Pucliendo mismo movimiento de la obra ser ejecutado a velocidades completamente diferentes, Cage prevé incluso que el cronómetro se detenga. diagra­ Richard: Un pequeño punto; punto: sobre el plano de composición o el diagrama que determina Cage no hay ninguna dimensión quesea predeterminante que sea predcterrninante o predominante, que pueda por tanto jugar como eje de estrati estratificación cación en un momento u otro. Ninguna cosa es más importante que otra, tanto al nivel de la composición, eom posición, como oomo al nivel de la escritura, como al nivel de la ejecución o de las velocidades de ejecución. Todo es posible a la vez. Y Y aún queda por definir de nir el diagrama, pero el momento no ha llegado... El proble­ problejamás un problema de superficie de inscripción. ma de Cage Qge no es esjamás Deleuze: Es evidente que sobre el plano de consistencia no hay ni pasa­ pasado ni porvenir, hay devenir. Es muy diferente. Buscamos resonancias de palabras. Sobre el plano de composición no hay ni pasado ni porvenir [>orquc, finalmente, porque, finalmente. no hay historia, historia. hay sólo geografía. de cosas intermodiarias, intermediaiias, del medio. Intervención: Es muy imponante importante hablar hablardeoosas Deleuze: Bien, hablemos. Por cl el momento, sobre el plano de composicomposi­ ción sólo tenemos velocidades y lentitudes y afectos. afeaos. Ni forma ni sujeto. Al ismo tiempo, esos conjuntos de afectos. afectos, esas relaciones de velocidad y de perfectamente individuados. En absoluto tienen el tipo de lentitud están pcrfectarnente individuación de un sujeto. Nos servíamos sentíamos de la palabra ecceidad, erreidad, son ecceidades. Allí están esos grados de velocidad y lentitud que ocurren los rcceidades. Alli unos en los otros, que necesariamente través de las las zonas de necwariamente se trasforman a traves interferencia o de un agujero, un agujero de silencio -sobre el plano de agujeros. hay silencios, silencios. hay interferencias-. En todos los consistencia hay agujeros, casos se trata de agenciamientos ageneiamìentos latitudes-longitudes que forman parte de los medios. Y V entre las rreridader, ecceidades, longitudes y latitudes de un cuerpo, estan están esas eccádades mirrìfaaler particulares partietalares que son medios transmisores: es en un medio que rcreƒalader de un tipo particular que no son se transportan transponan los afectos. Hay ecceidades y latitudes, sino que son los (actores relaciones simplemente longitudes ji lactores o las relaciona

.lll-1


__ _

r:l-tu ¦t."v'|I

entre las longituds longitudes y las latitudes, conduaores de su transtrans­ latitudes. son los medios conductores formación. Sobre el plano de consistencia que deviene cada vez pobla­ vea más poblado se desplegarán inviernos, primaveras dosplegarán inviernos. primavetas y veranos, jomadas jornadas que serán ellas mismas ecceidaJa. ecreírfada. Los cuerpos tienen una individualidad del mismo tipo que un día, una estación, una hora. En los textos de Morand’ Morand” no hay absolutamente nada que se desarrolle. Se trata verdaderamente de un plano de consistencia, una especie de plano fijo jo en el que las palabras-partículas palabras-particulas desfilan a velocidades diferentes. Eso es lo que llamo la sobriedad. Es el uso menor de la lengua, en el el momento en que ya no hay desarrollo ni organiaación. organización, sino composición sobre un plano fijo jo con velocidades relativas y velocidades velocidadts diferenciales. ¿No vale esto también, en otro dominio, para un campo Segura­ cimpo social? Seguramente el campo social tiene un plano de organización. Ahora bien, ¿no está ¿I él también trabajado de manera inmanente por un plano de consistencia o de composición? ¿No son las mismas cosas las que pasan simultáneamente sobre los dos planos, es decir que aquello que tendrá una forma y una figura figtira sobre el plano de organi ción trabajará bajo otra forma y otra figura sobre el plano de consistencia? Y no no podemos decir queque unouno es bueno y ely otro malo. Nada puede podemos decir es bueno el otro malo. Nada puede hacerse sin pasar por los conjuntos molares. El MLF* MLF^ no existiría si no se produjeran ciertos fenómenos sobre otro plano, un plano de inmanencia social. Y que el MLF este a veces en posición de fuera Fuerm para valorar fenóme­ Fenómenaturaleza, procesos que llamaría devenires nos o micro-fenómenos de otra naturaleza. - devenires mujer, una vez dicho que una mujer tiene un devenir mujer tanto como un hombre -, forma parte del plano de consistencia. Los dos permaplanos se producen simultáneamente y hay entre ellos tensiones perma­ nentes, oosas cosas que llegan del plano de consistencia y que no son digeribles sobre el otro plano, cosas que proceden del plano de organimción organización y que no son digeribles en el otro, etc. Entre los dos planos habrá habrzi. relaciones de fiierza. fuerza. [l BBB-1976): Escritor y diplomitieo *1 Morand, Paul (1888-1976): diplomático francés. Creó un género cosmopolita, irónico y amotal, amoral, rico en vitalidad y fuerza descriptiva. Ha escrito Ouvert U922), Magie Magic noite (1928), (1923), Rococo (l933l. Ouven la nuit (1922). (1933). Bouddlta Bouddha vivant Héeate et ses ses chiens (1954). (l95^l). Fin-de-siécle Fin-de-siècle {I9S7). be voyage (1964). (1964), (1927). Hécatc (1957). he l.es écans ¿carta amoureux amoureuat (1974). I.CS ** Mouvement de Libération des femmes.


£1 agen El plano de consistencia no retiene cosa alguna en los agenciamlentos, pero eso no quiere decir que las formas y los sujetos no existan. Una va. ver. más, saldrá el tiro por la culata, si ignoran si ustedes ignoran formas y sujetos les saldra la organización del organismo, será la muerte. Sólo se trata de decir que eso no forma parte de este plano. En lugar de sujetos o formas. formas, sobre el plano de composición se encuentran agujeros, interferencias, vacios; vacíos; y positivapositiva­ mente encontrarán encontrarån latitudes, longitudes, afectos, afectos. experimentaciones. No podrán hacerse pasar sujeto e interpretación, interpretación. eso simplemente no forma Forma parte del plano de consistencia. preexistiría, sino que se Para un individuo no se trata de un plano que preexìstirfa. después otro construye regionalmente, pedazo por pedazo, un fragmento y despu fragmento. Y puede ser que ya no se trate del mismo individuo, es decir de fragmento y luego otra la misma ecceidad-. en-ridad: una ecceidad ecceizåad puede construir un Fragmento puede construir otro; puede que entre las dos la cosa no funcione y entonenton­ ces habrá un agujero entre ambas, ambas. o puede que eso se combine y entonces habrá una composición entre los dos grados de velocidad. Se establece una composición de velocidades. velocidades, una trasformación afec­ trasforrnaeión o una circulación de afectos, pero se tratará entonces de una construcción local. El espacio de Riemann’ se construye localmente, se Riemanns es un espacio que se construye por porciones locales. El plano de consistencia se construye oonstruye constmye de la misma. manera

Si hay riesgos sobre el plano de consistencia es a la vez por dos razon razones:z catastrófico el plano de consistencia será sera catastró co si destroza el otro plano, pero también lo será en virtud de los peligros que le le son propios. propios, aa saber que todo un sistema de enlaces no se haga, que su construcción local no subsista mucho tiempo. En cualquier caso, caso. sobre el plano plan o de consistencia no podrán encontrar más ecceidades, mas que velocidades, lentitudes, movimiento, reposo, ecc ìfddics, afectos. Si encuentran otra cosa, se dirán que se trata de una mezcla, algo del otro plano que se ha deslizado. dcslizado. ’*Riemann, Riemann, Georg Friedri (1826-1866) aremático alemán. alcmin. En su su cona (1826-I866] aremãtieo corta vida contribuyó a muchísimas muchisimas ramas de las las matematicas. matemáticas, aunque tal vea vez su más mis conocida aportación fiie ae su geometría nn euclidiana, basada en una aitiomítiea axiomática distinta de la propuesta por Euciidcs, Euclides, y expuesta expuesta detalladamente en en su celebre célebre memoria Sobre hipótesu que sirven la geometría. Sol:-re ks las àrjoórnu :ir-wn de defiíndamento uidammra aa la

515.


Parte 4

MÚSICA MÚSICA


Clase XVIII El plano de consistencia sonoro. 8 de marzo de 1977

En un libro de Dominique Fernández sobre música hay elementos muy importantes para nosotros. Es muy extraño, pues habitualmente habitualmentc hace críticríti­ cas literarias en base al psicoanálisis, pero al mismo tiempo ama la música y eso lo saca de sus preocupaciones analíticas. Lanza una fórmula que recorre todo este libro titulado ú\.\ÚAáo la La Røfedes Rose des Tafør' Tudor'._ Todo el tema es que la música muere hacia 1830. 183Ü. Muere de modo terna dcl del libro is muy particular y trágicamente, trågicamente, como todas las cosas buenas; buenas: mucre muere con Bellini y Rossini. Muere trágicamente circunstan­ tnigieamente porque Bellini morirá en circunstancias poco poeo claras, quizá de una enfermedad desconocida en su época, quizá de una historia sombría. Y Y Rossini es la detención brusca. Ese músico de genio, en pleno éxito, decide detenerse: ya no hará más que cocinar -había tenido siempre dos amores, la música y la cocina- Era un gran cocinero y se vuelve loco. Conozco mucha gente que en un momento dcter ìnado detiene las dctcr inado cosas. «Para mí, esto se termina en tal época» es un tipo de enunciado Fernandez, La rose rare der Tualors, Julliar lulliar '*Dominique Dominique Fernández, des Tudon,


bastante corriente. La filosofía no ha cesado de morir". morir muere con Descartes. Descartes, mucre muere con Kant, Kant. muere con Hegel; cada uno tiene su elección sobre el momento en que está muerta. Conozco gente que detiene la música en los cantos gregorianos. Fernández, Fernández lanza un enunciado de este tipo: la música se detiene con Bellini y Rossini. N o pretendo darle la razón pues pienso que no la tiene. No Ahora bien, ¿qué es lo que hace posible tal enunciado? Sólo puede querer decir una cosa: algo que pertenece esencialmente a la música ya no existirá después de Rossini y Bellini, los dos últimos músicos. ¿Qué entraña, aún indirectamente, la desaparición de Rossini y Bellini? ¿Cuál es la nueva música alrededor de 1830? Es el arribo de Verdi y de Wagner. Esto significa que Wagner y Verdi han vuelto imposible la música. Fernández llega a decir que son fascistas -n o es la primera vez que se dice esto de -no Wagner-. ¿Que es lo que, siendo esencial a la música, inseparable de la W agner-. ¿Qué música, ellos han suprimido, según Fernández? música. Interrumpo lnterrurnpo para precisar algo. En una actividad cualquiera, en una producción cualquiera podemos considerar como correlativos dos planos o dimen­ dos dimensiones del plano. Pbdemos Podemos llamar expresión a una de esas dimensiones y llamar contenido a la otra. ¿Pbr «expre­ ¿Por qué estos términos? Porque «expresións, sólo como palabra, riene tiene la ventaja de no confundirse con «forma» «forma y sión», «contenido» uoontenidon tiene la ventaja de no confundirse con «sujeto, -rsujeto. tema u objeto». ¿Por qué expresión no va a ser confundido con forma? Porque hay una forma de expresión, pero hay también una forma de contenido, el conteniconteni­ do no es informal. infomial. Podría añadir aalo lo dicho precedentemente, que lo que se llama plano de consistencia implica, no dos bloques, bloques. sino una dimensión bajo la cual es plano de expresión y una dimensión bajo la cual es plano de contenido. Si considero el plano de consistencia sonoro llamado música, puedo preguntarme cuál es la expresión y cuál es el contenido propiamente musimusi­ cal -u n a vez dicho que el contenido no es aquello de lo que habla la música -una o lo que canta una voz-. Femández Fernández nos dice que, a su modo de ver, la la música siempre ha estado atravemda por un contenido que le era muy íntimo: atravesada íntimo; el desbordamiento 0 o el ir más allá de la diferencia de los sexos. Entonces, como a pesar de no ser analista. no olvida su formación analítica, dice que la música es siempre y analista, nstauración de lo andrógino. esencialmente una restauración

320


Clase XVIII

Atribuir ese contenido a la música implica que yo pueda mostrar que dicho contenido es musical, y esencialmente musical, en virtud de la forma de expresión llamada música. Ahora bien, se sabe que la música es ante anee todo vocal. Se sabe hasta qué punto los instrumentos han sido durante largo tiempo el objeto de una especie de vigilancia, particularmente en la codificación musiml musical y en la acción aoción de la Iglesia iglesia en la codificación musical. Durante mucho tiempo el instrumento es mantenido fiiera, desbordar la voz. iera, no debe dcsbordar Yo diría, ¿Cuando una voz deviene musical? Yo diria, desde el punto de vista de la expresión, que la voz musical es esencialmente una voz dcitetritorializada. desterritorializada. ¿Qu¿ ¿Que quiere decir esto? Pienso que hay cosas que todavía todavia no son música y que, sin embargo, están muy próximas a la música. Hay tipos de canto que no son todavía todavia. música. Por ejemplo, Guattari se apega enormemente a la importancia de apcga enonnementc una noción que babrla habría que desarrollar, la de ritornelo. El ritornelo puede ser, quizá, quini, algo fundamental en el acta de nacimiento de la música. El pequeño ritornelo, ritornclo, el canto aún no musical: «tra-la-la», será retomado des­ dtspués en en la la música. música. Puede Puede ser que que el origen del del pequeño ritornelo sea aquello pués miedo, el el niño en un que hemos l'|err|os llamado el agujero n^ro negro.. El niño que tiene miedo. agujero negro canturrea «tra-la-la» para tranquilizarse. can­ tranquilizarsc. Digo que la voz cantante es una voz rerritorìalizada, terrítorializada, ella marca territorio. Uno dc titotnclo ts de los ejemplos más tipicos típicos de que la músi retoma el ritornelo es Mozart. Berg utiliza muy a menudo este procedimiento. ¿Cuál es el tema más profundamente musical? Un niño muerto. Y Y no de una muerte trágtrági­ ca, la muerte feliz. Concierto Cotuiem rra kla mnrroría memoria de un drrgnlz ángel} El niño y la muerte están por todas partes. ¿Por qué? ¿Porqué la música está penetradaal penetrada al mismo tiempo por esta proliferación y por esta abolición, por esa línea que es ala a la vea una línea de proliferación y de abolición sonora? vez ?^Berg, Berg, Alban (1885-l935) (1885-1935) Compositor austriaco. La ópera del do! siglo XX XX lo in uyenres. Sus dos tiene como uno de sus compositores más representativos ec influyentes. incursiones en este género, Wozztck Wâwrå y Lulú, constituyen dos obras obras maestras que Disclpulo de Arnold SchSnberg Schönberg desde han ejercido una notable influencia. Discípulo 1904 , aplica las nuevas técnicas tecnicas de composición propugnadas por su maestro, el 1904, (Cmzrrero de demndrr 3. AUenberg-Lieder, /lftenåerg-Lieder, Trerpiezrtspnre ena, atonalismo {Cuarteto cuerda Op. 3, Trespiezas para ørq orquesta, 'I-Våizzerå) y el (Sufre áfrica, Wozzeck) el dodecafonismo (Suite Urica, Elaine. El vino, Lulú. Lulú, Canciaroparø Concierto para víelfn uiolin ul kA ¿nger'»)_ la memoria de rm un dngeU).

321


Si el ritornelo es la voz que canta en un agujero negro, negro. la voz territorializada, con la desterritorializaeión desterritorialización de territorialìzada, la música como ta] tal comienza oon la voz. La voz es ts maquinada, maquinnda. la notación musical entra en un enciamiento maquínico, maquínieo, forma ella misma un agcndamiento, ageneiamiento. mientras que en el ritornelo la voz todavía está territorializada pues se agencia con otra cosa. Cuando la voz en estado puro es extraída y produce un agenciamienro agenciamiento propiamente vocal, entonces surge como voz sonora desterritorialiuda. desterritoñalizada. ¿Qué implica esta voz dcsterritorializada? Intento decir con mis palabras desterritorialitada? lo que dice Fernández cuando señala que el problema de la voz en música es ir más allá de la diferencia de los sexos. Digo que los sexos, con sus dela sonoridades vocales particulares, «¡Oh! particulares. son una territorialización de la voz; «-¡Oh! mujer», «¡Ah! Esa es una voz de mujen-, «-¡Ah! Esa es una voz de hombre». Hay un momento esencial en la desterritorialización dtsterritorializaeión de la voz que se ve bien enla en la notación musical. En su origen europeo, europeo. la notación musical se produce esencialmente sobre la voz. Una de las oosas cosas más importantes aquí delas es el doble papel que jugaron en la notación musi 1l algunos personajes como Enrique VIII -p o r Vill y los Tudor o los papas para los países latinos -por ejemplo Gregorio-. Es Enrique VIII corres­ V111 quien reclama que a cada sílaba corraponda una nota. Y no es simplemente -como se ha dicho- para que el texto cantado sea bien comprendido. Se trata de un procedimiento de desterritorialización de la voz formidable, es un procedimiento clave. Si a cada sílaba hacen corresponder una notación musical tienen entonces un procedimiento de desterritorialización de la voz. lado. la Todavía no llegamos a trazar la ligazón entre dos cosas: por un lado, música definida desde el punto de vista de la expresión y en tanto forma de expresión, como música vocal y esta como desterritorializaeión desterritorialización de la voz: voz; y por otro lado y al mismo tiempo, la música -al menos la vocaldefinida desde el punto de vista del contenido. contenido, en tanto forma de conteconte­ nido, a la manera de Fernández, no como comu el retorno a lo andrógino primiprimi­ tivo, sino como el ir más allá dela de la diferencia de los sexos. Entonces. Entonces, ¿por qué la voz desterritorializada desde el punto de vista de la expresión es es lo mismo que el ir más allá de la diferencia de los sexos desde el el punto de vista del contenido? visu Sucede que esta voz desterritorializada, que ha encontrado un agenciamiento especifico, específico, agenciada misma, maquinada sobre sí ageneiada sobre sí st' misma. cieno momento, como misma, va a ser la voz del niño. Es És verdad que hasta cierto

322


W

ii

W

Í

{,h|.r ]¦'|'l1I

dice Fernández, Femándcz, toda la música está atravesada como corno por una especie de subversión de los sexos. Es evidente en Monteverdi. Se trate de la música ítalo-española, se trate de la música inglesa-y allí los latina de tipo Italo-española, inglesa -y tenemos alli dos polos occidentales- las voces vooes determinantes de la música vocal son el soprano, es soprano. el contralto oontralto y aquello que los ingleses llaman contra tenor. El tenor ts superiores contralto, el que sostiene la línea, linea, y después dtspues están las líneas lineas supcriorts oonu-alto, soprano. esas voces Ahora bien, 1 voclä son voces de niños o están hechas para los niños. Entre las páginas mas divertidas de Fernández hallamos su indignación por el hehe­ está furioso, cho de que las mujeres hayan devenido soprano. En ese punto esta eso es terrible, el soprano no natural sólo ha podido producirse cuando la música ya estaba muerta. El soprano del ageneiamiento agenciamiento musical es el niño. Las tres voces características y la voz del niño: eso es común a los dos polos occidentales. En la música italiana está el msn-aro, casnato, es decir el cantor castrado. Y en la música inglesa que muy extrañamente no tenia tenía easrrdrøcastratocastmto yY el contracontra­ el castrato carburo es algo latino-, estaba el contra-tenor. El carburo tenor, en relación al soprano infantil, infantil. son como dos soluciones diferentes pata un mismo problema (ya no hay rarrrara. para castrato, pero aún encontramos al ingids). Fernández dice que se debe a la civilización. civilización, que es contra-tenor inglés). culpa del capitalismo, no sta está nada contento. Con Verdi y con Wagner el capitalismo se apropia de la música. ¿Qué voz es desterritorializada con el contra-tenor inglés? Se trata de cama: cantar arriba de su propia voz, más alla allá de su voz. Se trata verdaderamente desterritorialización. Deller dice que es la única manera de una operación de desterritorializadón. de cantar una voz alta. Es una voz que no pasa por los pulmones. La voz del contra-tenor es frecuentemente llamada voz de cabeza. Es un bello caso de desterritorialización de la voz pues la la territorialidad de la voz es el sexo -voz desterritoríalización de hombre, voz de mujer-, pero puedo decir también que es el sitio desde el que hablas, puedo decir que es desde donde la voz es emitida. emitida, el sistema diafragma-pulmón. Ahora bien, la voz del contra-tenor se distingue pues es como si ella partiera de la cabeza. Deller insiste sobre el hecho de que 6 es necesario que pase por los senos, es una voz de los senos. bella.^ A los dieciséis años, como en todas La historia de Deller es muy bella las maestrías de iglesia, se le dice que se calme. calme, que deje reposar su voz 'Alfred [1912-1979): Contratenor inglés. Descubierto ppor ’Alfrcd Deller (1912-1979): o rTTtpett ip ett en el coro de la catedral de Canterbury. Canterbury, Britten Briuen escribió para Deller el papel

3131


contra-tenor puro. Para quicn quienes han durante dos años. De ello resulta un contra-tcnor escuchado a Deller, es curiosa la impresión que da: ser al mismo tiempo una voz artificial y trabajada, y una especie de materia bruta musical. La voz si n tomar jamás parte de la cabeza, atraviesa los senos sin jamis apoyo sobre el diafragma. Como resultado de este anificio artificio da la impresión de ser la voz más artifícial contra-tenor artificial y la más natural. Así Asi es 5 como ustedes reconocen a un contra-tenor: en -aunque a Deller no le gustaba la expresión- esta voz de cabeza. caben. La voz del castrato voz también tambidn completamencompletamen­ resrrrrw es muy diferente. Es una ver: te dcsterritorializada, desterritorialirada, pero es una voz de la base de los pulmones e incluso del vientre. Fernández la la define muy bien. Purcel, el el gran músico niño, tiene también una historia espléndida; tspléndida: siendo niño tiene voz de soprano, luego deviene aala la vez con posibilidades posibilidadu de bajo y de contra-tenor. Cuando Purcel cantaba era una maravilla. Dos veces intenta Fernández en su libro precisar la diferencia entre la solución castrato formato y la solución contra-tenor, la solución inglesa: Este Etre sería el sitio para analizar diferencia que opone ei' el arre arte de cantar en rƒtíoparn ann zar la dr rmtía fundamental rndamenralque Inglaterra yy el arre arte de España. Los contra-tenores voz Inghrerrn al: cantar en Etpaña. contra-renerøs tienen la wz situada ahí esta de pureza :cierre celeste edit' casi írreni irreal, no rímndn en la cabeza, cabeza', de nn! me impresión impraídn a'e_pureza desprovista de sensualidad que quema con mesura las los de1pr0rn`.tra ale sensualiélad, .Inmr¢¿':'a'¢¢ti pero de una semrmlídadquz apetito: que enciende. Las sopranos ropranøsy mnrraírøs tienen la voz rinmdn apetitos y contraltos situada mucha mucho más pecho, se secreará: creeríaque mu' casirn en el elvientre, vientre, en en todo todo :aro caso:mn cercadeilsexo. del sexo. md.: bajo, lujo, en el elpecbø, Se supone que los arsrrnrr' castrati obtenían un eƒåcm efecto tan inerüríåfemånnu irresistible sobre sus auditorios .Sirrupone sóbporque urn una unn de las ¿ts más òelilrzr, no sólo porque m su voz vozfitera bellas, rinoporque sinoporque nlmirnio ai mismo tiempo estaban cargadas de un inr intenso poder erótica. erótico. Íådn Toda la "savia" que no tenia tenía otra esmlnzn cargada uopnder 'Itavín"qrte son salida en su cuerpo, impregnaba ímprcgnnån el aire que expuffnåan expulsaban de sus borrar. bocas, con el resultado de trasfhrmar impalpable, en en una mztfrirrnar esta :rra cosa, rom, habitualmente fnróínrnfmenre aérea ee írnpnlpnófe. mnberritzpuåøosn, da. materia pulposa, rnuif mullida. Mím nr que los :onmr-renores inglesa ignoran que tienen un sexo Mientras contra-tenores ingleses sexo o0 que :mer uno, uno. los ¡os castrati enrtrrrn' italianos italiana; hacen de su canto un acto ami enrnafy podrían tener carnaly wmpilzro de eapulrrän, nera sexual, sexual del que quem ¿Ham ¡la completo expulsión, simbólico ¿nl del acto su voz delata la dafarom dolorosa mlupmom impaciencia. Las yy voluptuosa Los sonidos que salen de ru su garganta poseen una rønrrltreneia ay! øyƒiry . . . :sor muchacha: hacen el nlnmorpar :rr wz. consistenría ay!,... esos muchachos amor por media medio de su voz. de dc Oberon de E Ell sueño .metio de una and noche nøcåe de verano, que estrenó en 1960. Fue intérprete de la música inglesa de los siglos durante toda su carrera un gran intdrprete X V IyX V lL XVI yXVlI.

3111


cun mn Es necesario rcKncr rerener estos dos procedimientos de desterritorialización de la voz: la voz de cabeza de! del contra-tenor, cabcta-senos-boca cabeza-senos-boca sin apoyarse pulmones y del vientre del castraro. caseraro. sobre el diafragma; diah-agma: la voz de la base bese de los pulmonts Esto nos sirve para ver en qué el agenciamiento musical de la vor.. vuz, el musical de dtsterritoriaiiución desterritorialización de la voz, proceso musial voz. hace uno con una especie la diferencia de los sexos. En nuestro lenguaje, diríadiría­ de traspasamiento de dela mos que la música es inseparable de un devenir mujer yyde de un devenir niño. ¿No es el devenir mujer fundamental en la música? ¿Por qué la música se saía que más allá de estos temas, ocupa del niño de tal ml manera? Mi respuesta seria de estos motivos, de estos sujetos, de estos referentes, la la música täú está en su

contenido penetrada peneerada por estos aros devenires. Lo que define el contenido propia­ propiaote mente musical es un devenir mujer, un devenir niño, un devenir molecular, ecc. ¿Qué es cantar o de hacer G ese devenir niño? No se trata para la música de untar cantar la voz como canta un niño. En todo caso. caso, el niño es completamente artificializado. Es preciso distinguir el niño molar que canta no musical­ musicalritornelo- y el niño molecular agenciado por mente -el niño del pequeño ritomelola música. Incluso incluso cuando citando se t ta de un niño inglés que canta en un coro de iglesia es necesaria una operación de artificio musical por la cual el niño molar deja de serio serlo para devenir molecular, molecular. niño molecular. Entonces, el niño tiene un devenir musicalmente niño. Lo que significa que el niño que la música deviene o hace devenir es el él mismo un niño desterritorializado como oomo contenido. exdcsterritorializado contenido, del mismo modo que la voz como ex­ presión es una voz desterritorializada. clesterritorializada. N No o se se trata dei de i ¡tar itar al niño que canta, sino de producir un niño sonoro, es desterritorialiaar al niño al es decir desterritorializar tiempo que se desterritorializa dcsterritorializa la voz. mismo tiemf>o De esta manera se hace la unión entre la forma de contenido musical devenir mujer, devenir niño, niño. devenir molecular y la forma de expresión musical que desterritoriali la voz a través, traves. entre otras cosas. cosas, de la notación armonia, del juego de la polifonía y. musical, del juego de la melodía y la armonía, y, en última instancia, a través del acompañamiento instrumental. A este nivel, sin embargo, la música sigue siendo esencialmente vocal, puesto que como forma de expresión se define defme por la desterritorialización instrumentos no juegan más que un papel de la voz, en relación a la cual los insttximentos de ayuda, ayuda. de acompañamiento. acompañamiento, de concomitante. Paralelamente se produce ese devenir niño, ese devenir mujer. Ahor' Ahor" corno decíamos antes, el niño mismo tiene que deven' Noc basta bien, como deven- niño. N

115


Derrames entre el eapilfaljsmo y la esquimfrenia

W Í Í

niño. hay que pasar por toda maestria dcl del con ser niño para devenir niño, coda la maestría colegio o de la catedral inglesa. O O peor aún, para devenir niño hay que pasar por la operación italiana del castrato. carmrro. Bellini yY Rossini son los últimos en agenciar musicalmente la voz bajo la forma de esos devenires: el devenir niño y el devenir mujer. A Aii icios del siglo XIX XTX desaparece la costumbre de los castrati. msrrarí. No digo castración intencionalmente, pues si lo hiciera el psicoanálisis crurrdro es un agenciamiento agerreiamiento maqulnieo volvería a toda marcha. El castrato maquínico al que no le falu falta nada. Es en un devenir mujer que ninguna mujer tiene, en un devenir niño que ningún niño tiene. Por es-o eso mismo el earmtra castrato es en el dtsterritoriali ción. Devenir niño es necesariamente, no deproceso de la desterritoriali de­ venir un niño tal como el niño es, sino devenir un niño en tanto que niño desterritorializado. Y esto se hace a través de un medio de expresión que es desterrìtorializado. m ism o, necesariamente. necesariam ente, una expresión desterritorializada: la él mismo. desterritorialización de la voz. desterrìtorialización Dice Fernández hace un elogio mesurado pero muy notable de Bowie. Dioe voz de falsete. que es una unavoz Íalsete. No por azar la música pop ha sido de los ingleses. En Los Beatles debía haber voces que no se se alejaban en absoluto dcl del contratenon no se trata de un contra-tenor, pero hay uno de ellos que debía tener aproxirnaba. un registro que se aproximaba. És muy curioso que los franceses hayan rechazado aa los mrrrrrrƒ. Es castrati. En el caso de los ingleses se comprende, ellos son puritanos. Cuando Gluclt Gluck hace qué opera en Francia, debe reseribir interpretar no se qu¿ rescribir enteramente el papel principal para hacerlo cantar por un tenor. Esto es dramático. Los franceses hemos estado siempre del lado del ritornelo. Pemånder Femánde¿ hace esta especie de cumplido a la música pop. Pero vernos vemos bien dónde quiere llegar cuando dice que la la música se termina con Bellini y con Rossini: muerte a Wagrrer, Wagner, muerte a Verdi, con ellos todo deviene peor. Todo lo que quisiera retener del libro de Fernández Fernandez es que la música es mujer. de un devenir inseparable de un devenir niño, de un devenir mujer, molecular. Eso es incluso su forma de contenido. Al mismo tiempo. tiempo, su forma de expresión es la desterritorialización de la voz, que pasa por los dos extrernos de la voz desterritorializada dcl del mtmrra y de la voz vozdesterritorializada extremos castratoyác desterritorializada del contra-tenor. Esto forma un pequeño bloque. Se trata de rnaquinar maquinar la voz. Máquina sonora vocal que implica una desrerritorialiración desterritorialización de la voz desde el punto

$16


W

Cïnk I.'I'lII

de vista de la expresión, teniendo como correlato el devenir niño vel y el devedeve­ nir mujer, etc. desde el punto de vista del contenido. efecto, a primera vista, Vcrdi y Wagner volvemos -usando Y en en efecto, a primera vista. concon Verdi y Wagner volvemos -usando nuestro lenguaje- a una especie de gran reterritorialización molar. Por muy sublimes sublimü que sean sus voces, el cantante wagneriano será hombre con una voz de hombre. hombre, la cantante vvagneriana wagneriana será mujer con una voz de mujer. Es el retorno a la diferencia de los sexos. Ellos conducen a la muerte el devenir de la música. Ven ustedc ustedes por qué Fernández espaldas del capitacapita­ Femándev. coloca esto sobre las Gpaldas lismo. Dice que el capitalismo no puede soportar la indiferencia de los sexos. Existe la división del trabajo. trabajo, o en otros términos, en lugar de estar esur la senos. agenciamiento musical desterritorialización de la vozvoz maquinada en el agenciarniento desrerritorialivación dela niño, vuelve a pasar por esta especie máquina devenir niño. ispeeie de molinete que es la maquina binaria; binaria: la voz de la mujer que responde a la voz del hombre y la voz del hombre que responde a la voz de la mujer. Tristán ec Isolda. En la vieja ópera, ópera. como ustedes saben, personajes como César Cåar eran cantados castrato no era utilizado en absoluto para :amados por castran. mm-art. El camara amaneramientos omnipotente, el César, Alejandro arriancrarnienros o ejercicios de estilo. El ornnìporenrc, más allá de la diferencia de los sexos, al punto que hay un es reputado a ir mis devenir mujer del guerrero. Aquiles era cantado por un mrrraro. castrato. Hay en efecto un devenir mujer de Aquiles. Debería prohibirse el hablar de aquello que no se ama, ama. deberia debería haber una prohibición absoluta. Se escribe siempre para o en relación a aquello queseama. verdaderaque se ama. Una literatura que no es una literatura de amor es verdadera­ mente una mierda. Fernández es muy discreto, habla muy poco de Verdi y de Wagner. Pero sospecho sospecho que sucede allí algo algp más: la la música deviene sinfónica. de\X¡ag-ter. vocal , pero es cieno cierto que deviene sinfónica. En todo caso no deja de ser vocal, Una de las malas páginas de Fernández Fernånda es la que dice que ñie desarroftie el desarro­ llo instrumental el que fontó forró a las las voces a volver a ser vor. voz de liombrey hombre y voz efecto, en de mujer, a volver a pasar por esta especie de máquina binaria. En efeao, un conjunto sinfónico el contra-tenor es ridículo. Parece como si Fernández quisiera docir decir que la música instrumental o sinfónica hace demasiado ruido, perceptidemasiado ruido para que esos e.-Mis devenires tan sutiles sean todavía percepti­ bles. Podemos imaginar que se trata por completo de otra cosa. ¿Qué es lo que pasa en cita esta especie de destitución de la voz? ¿Qué pasa cuando los instrumentos dejan de ser un simple acompañamiento de la

52'?


voí, primordialmcntc vocal para vol, cuando la máquina musi 1l deja de ser primordialmente devenir instrumental y sinfónica? Creo que es la máquina musical o el agenciamicnto ageneiarnicnto lo que cambia. Me parece una gran revolución musical. Ya no se trata de agenciar la voz. voz, sino de considerarla oomo como un elemento más; cidad, oonsiderarla teniendo su spoci especificidad, considerarla como un elemento entre otros en la miquinainstrurnental. máquina instrumental. No se trata ya de que la flauta o el violín estén ahí para volver posible o para acompañar los procesos de desterricorialización desterritorialización de la voz, sino que es la voz misma la que deviene un instrumento, ni más ni menos que un violín. La voz es puesta en pie de igualdad con el instrumento, ya no tiene el secreto del agenciamicnto musical. Por consiguiente, es todo el agenciamiento diría que es una verdadera mutación. Ya agenciamienlo el que oscila. Yo Yo dirla no se trata de encontrar o de inventar una máquina de la voz, se trata de elevarla maquina sinfónica. Es elevar la voz ala a la condición de elemento de una máquina completamente diferente. N Noo es llamativo que Fernández tenga razón desde un punto de vista muylimitado: muy limitado: oon con Verdi y Wagner se efectúa una reterrìtorialì reterritoriali ción de la voz que persistirá consi­ persistirã con Berg (Lulú)^. (Lulú)' . Pero esto es inevitable. Si se la considera en tanto canto que voz, vuelve a:1 caer en su estado de determinación pseudonatural -voz de hombre o voz de m ujer-, vuelve a caer en la miquina máquina mujer-, binaria. Sin embargo, no es ya en tanto que voz que será elemento de la máquina musical. Entonces, u n to que voz recaerá efectivamente en la Entonces. en tanto diferencia de los sexos, pero ya no es de ese modo que es musical. instrumental sinfónica es que, en La formidable ventaja de esta músi instnzmental dela lugar de proceder por una simple maquinación sonora de la voz, procede a rnaquinación sonora generalizada que no trata a la voz más que como una maquinación un instrumento igual alos a los otros. Una vez más, cuando consideramos esas vooescorno vocs ella voces como voces ellas recaen enla en la determinación natural o territorial hombre-mujet, pero al mismo tiempo no es de ese modo que son musicales. Son bre-mujer, musical@ desde otro punto de vista, en su relación con el instrumento instmmento del musicales que ellas son lo igual, en el conjunto de la maquinación donde, en última rnaquinación donde. instancia, ya no habrá ninguna diferencia de naturaleza entre el sonido de la flauta y el timbre de la voz. segunda *Lulú (1927) es la se ^ n d a y última ópera de Berg. En ella abandonó el expresionismo atonal y adoptó el dodeealonismo dodccafonismo de Schoenberg.

Fl-IE


agenciamicnto. Casi diría que la Se habrá pasado a un nuevo tipo de agenciamiento. forma de expresión musical ha cambiado: en lugar de maquinación de la voz, se tiene riene maquinación sinfónica, maquinación instrumental en la que la voz es sólo un elemento igual a los otros. Pero de golpe, y se tendrá un golpe. la forma de dc contenido también cambia yse cambio en los devenires, devenires. la forma de contenido habita el devenir. Se tendrá entonces una especie de imposibilidad de recobrar en estado puro aquello e.sencial en la música vocal, es decir el devenir mujer y el devenir que era esencial niño. Se tendrá una apertura apenura sobre otros devenires. Los devenires dcvenires de la música precedente se detenían en el devenir mujer y en el devenir niño. Eran principalmente devenires que se detenlan detenían en una frontera que era el devenir animal, animal. y ante todo el devenir pájaro. El tema del devenir aparece constantemente para producir musicalmente un pájaro desterritorializado. hablan­ desterritorializaclo. La desterritorialización desterritorialiaación del pájaro, estrictamente hablando. ocurre cuando es arrancado de su medio. La música no reproduce el do, desterritotializado. como el canto del pájaro, produce un canto de pájaro desterritorializado, pájaro de Mozart que tomo torno siempre de ejemplo. Ahora bien, puede ser que la nueva música música. instrumental o sinfónica ya virtuosisrno de los devenires devenitä niño y de los devenires mujer. no tenga el virtuosismo mujer, ya no es como antes. Pero hay ima dcvenires, como si hubiese una apertura sobre otros devenires, una especie de brote de devenires animales, dcvcnires devenires animales propiamenpropiamen­ te sonoros, propiamente musicales. Devenires potencias elementales. elementales, terna mismo dela devenires elementales. Wagner: el tema de la melodía continua, que es como la forma Fonna de expresión aala la cual corresponde, oomo como forma de conteconte­ nido, una especie de desencadenamiento de los elementos, especies de devenires sonoros elementales. En fin, una apertura sobre algo que, a mi modo dc de ver, no existe en absoluto en la la música vocal, pero que puede ser agenciamiento: retomado en esta nueva música por la voz, vor., en el nuevo agencìamicnto: devenires moleculares inauditos. Pienso en los canuntes Schoenberg.* Ya Ya es así con Dcbussy. Debussy. Y en cantantes en Schoenbetgf toda la música moderna. Berio: en Rostros lläi-age] [ Visagc] vemos muy bien que no (187-'L l 95 l) Compositor y pintor austríaco. austriaco. Fue una ’lschonberg, Schonbcrg, Arnold (1874-1951) figura capital de la milsica musica durante el siglo )0(. XX. Su propia evolución le condujo a la conclusión de que los principios que definian defínían el concepto de tonalidad se hallaban en crisis. Schönberg Schónbcrg se propuso entonces buscar un sistema en el que

329


tanto se lo deshace." dcshacc/' Está todo el dominio de se trata del rostro más que en ta.nto la música clearónica electrónica en el que ustedes tienen esa apenura apertura hacia los devenires moleculares que no es permitida más que por la revolución Verdi-Wagner. Entonces, diría que la forma musical de expresión cambiay cambia y que, de golpe, Éntonces, la forma de contenido se abre sobre devenires de otro tipo, de otro género. Al nivel de una defmición de nición muy general de la máquina musical o del plano de consistencia sonoro, diria diría que desde dde el punto de vista de la expre­ citpncsión, ustedes tienen siempre una forma de expresión que consiste en una maquinación, sea que actúe directamente sobre la voz, sea una maquina­ maquinación sinfóni integrando la voz contenido, vor. al instrumento. Y Y del lado del oontcnido, sobre esc ese mismo plano de consistencia sonoro, tienen siempre devenires propiamente musicales que no consisten jamás jamas en imitación, en reproduc­ reproducción. Son todos los devenires que hemos visto, oon con sus mutaciones. FinalFinal­ movi­ mente, tienen el tema de que ambas formas fottnas están tomadas en un movimiento de dcsterritoríalización. dcsterritorialiración. Me pregunto si para el cinc no se trata de lo mismo. Alguien había habla trabajado sobre eso problema ao el año pasado. El cine parlante es también un problema. ¿No podríamos decir que al principio la voz no está totalmente de voz. ¿Nu individualizada? Ella no sirve como fáaor factor de individuación. Por ejemplo, la comedia americana. Es como si los caracteres individuales dela de la vor. voz estuvieestuvie­ Sobrepasados. Él cine parlante no ha tomado la voz más que para sen sobrepasados. El cinc sobrepasar sus caracteres individuales. Cuando el cine cinc parlante nace, se forma una individualización por el rostro o por el tipo, y la voz en tanto la disonancia quedara emancipada de un centro tonal. Su preocupación por hallar una técnica que ofreciera suíiciences su cientes garantías de organización interna y libertad creativa y que, al mismo tiempo, superara las limitaciones limiucioncs de la atonalidad, le llevó a la promulgación del «método de composición con doce sonidos». Con imporianccs como la la* este sistema, el músico compuso algunas de sus obras más importantes venecttmet pam orquesta “‘ Berio, Luciano (Oneglia, 1925) l925} Compositor Com positor italiano, uno de los mia m íi dela marcadas notables exponentes cxponcntcs de la vanguardia musical internacional. Sus obras. obras, marcadai por una constante preocupación por la materia sonora, snnnra. se caracterizan por su adhesión al serialismo serìalismo y a los procedimientos experimentales de los años afloi cincuenta. Algunas composiciones a destacar son; son: Variaríona 1-Fri-t`at1`o1m{l95«'i), cincuenu. (1954). Homrmrjf Homenajt l/¡rage (1961 [l96l), Concierto para dørpíanor 14 umiadrrl aajaja Joyce (1958). Visage dos piarte (1973) 1973) y U verdader» birtortìr m (l 982). historia m .

),

(


factor determinante de este tipo de cine sobrepasa las determinaciones particulares o aún específicas. Será bastante tardíamente tatdíamente -con Marlene arbo- que se reconocerá ala a la estrella por la voz. Dietrich y Greta G Garbovor.. Ahora bien, en la comedia americana no hay voz y hay, sin embargo, un uso de lo parlante que es algo fantástico. Fantástico. La voz no está distribuida según individuación. ¿Que ¿Qué es lo que hay máquinas binarias o según máquinas de individuacion. de bueno en la voz de Bogart? Es el hecho de que su voz no está del todo Lo que hace de la voz de individuada, es una voz completainente completamente lineal. Lu Bogart un éxito es blanca; es el contra-tenor del cine. Boprt ts que se trata de una voz voir. blanca: Es una voz blanca que está muy bien ritmada, pero que literalmente no 1l que sale por la boca. pasa por los pulmones. Es una voz li Cuando la música es vocal, no se sirve de la voz como voz individuada o como voz sexuada hombre-mujer. Se sirve de la voz oomo como forma de expresión de un devenir: devenir mujer, devenir niño. De la misma mane­ maneexpre­ ra, el cine eine parlante ha comenzado a servirse de la voz como forma de expresión de un devenir. Habría que definir aquí aqui también el plano fijo. Hemos visto que hay un plano de composición sonoro que hace uno con la máquina musical esu máquina. los Los devenires music-al y todos los devenires de esta de la máquina musical son aquello que recorre el plano de consistencia tijo, pero fijo sonoro. La máquina musical debe ser llamada un plano sonoro lijo, jo la lentitud o el reposo absoluquiere decir tanto la velocidad absoluta oomo como la absolu­ to, quiere decir lo absoluto del movi iento o del reposo. Y Y los los devenires que se inscriben sobre ese plano son el iento relativo, las velocidades y las lentitudes relativas. De la misma manera, el plano fijo cinematográfico puede ser llamado tanto movimiento absoluto como reposo absoluto. Sobre el él se inscriben las formas de expresión cinematográfica, el rol de la vozdel voz del cine sonoro y los expredevenires correspondientes según las mutaciones de las formas de expre­ sión con nuevas formas de contenido. Q El juego «FORT-DA» del niño con su bobina no es en absoluto lo que psicoanálisis., No tiene nada que ver oon cree el psicoanálisis.^ con una oposición diferencial signi cantes, se trata completamente de otra cosa. Es el entre elementos significantes, pequeño ritornelo, el pequeño ritornelo de territorialidad. El juego de la 7^ Cf. Sigmund Preud, Freud, Más Mdi aUá a ld del a':J'principr'o principio deipiarrren delpLtceren Obras Obras Compiler' Complet it., 1999, 1999. págs. 14 1-i a I6. it„ 16.


Derrames e_rLtre el eapitalisï; y la esquizofrenia intermebobina de ningún modo es una máquina binaria. Están todosl todos 1 interme­ diarios, no es para nada una oposición fonológica, ts es un ritornelo. oposicion fonológica. ritomelo. La verdadera música comienza a partir del momento en que se toma el la pequeño ritornelo ritornelo un proceso riromelo y se desterritorializa, se hace sufrir al ritomelo de desterritorialiitación. descerritorialización. Mozart no ha dejado de hacerlo. El Concierto k Conviene a la memoTta ddet un ángel ángeles memoria es eso; eso: un niño dcsterritorializado, desrerritorialiudo, un niño muerto y desterritorialización del niño. las condiciones de producción de desrerriturialiución Quisiera que tomemos lo que se ha hecho desde el comienzo como una recentrado sobre un tipo de plano muy especie de resumen de conjunto recenrrado agenciamientos particular -el plano de consistencia oonsistencia sonoro o música- y los ageneiamicntos se trazan sobre ese plano de consistencia. -musicales- que quese

P regunu; ¿Qué piensa Nietzsche sobre Wagner? Pregunta: Deleuze: Es una extraña historia. Imposible leerla sólo literariamente, l1.istoria.lmpo$ibleleerla aunque sea muy bello hacerlo. Nietzsche Nietvsche hacía él mismo música. Todo el m undo lo sabe yY todo el mundo es unánime en decir que, dejando de lado mundo raros iragt-nentos. íragmentos, esa música no es muy buena. Esta otra apreciación no es Famosa: Nietzsche hacia tscritura. Nierzsche fimosa: hacía pasar toda su musicalidad a su escritura. Nietzsche músico es ese. eso. Lo que es interesante es ver que su música se parece muy a menudo a la de Schubert o a la de Schumann. Les hago una cxhortación: exhortación: vayan a escuchar las melodías de Nietzsche a las disquerlas. disquerías. ¿Qué dice Nietzsche contra Wagner? es en \lUagner? Dice Dia: que se trata de música acuática, que no es absoluto danzante, que no es música sino moral. Dice que está llena de personajes -Lohengrin, Parsifal- que son insoportables. ¿Qué es lo que quiere decir casi implícitamente? Hay una cierta manera de concebir el plano en la cual encontrarán o r rico que sea ese desarrollo- y sujetos siempre formas desarrollándose -p -por formándose. Si me refiero aala la música. música, puedo decir quewagner que Wagner renueva completamente el dominio de las formas musicales. Pero por mas más renovador que sea, subsiste un cierto tema del desarrollo de la forma. Houleir Boulez ha sido de los primeros en subrayar la proliferación de la forma. En eso hace honor a Wagner. Lo nuevo en relación a lo anterior es un modo de desadesa­ rrollo continuo de la forma. Pero por nuevo que sea el modo de desarrollo, no deja de ser un desarrollo de la forma sonora. Y necesariamente el correlato del desarrollo de la forma sonora será la formación del sujeto.

332


Clase ÍI.'n'¦|I¦I

Lohengrin, Parsifal. Parsifal, los personajes wagncrianos, wagnerianos, son los personajes del aprendizaje, es el famoso tema alemán dela de la formación. Hay aún algo goethiano en Wagner. El plano de organización está definido por las dos coordenadas del desarrollo de la forma sonora y de la fom1ación formación del sujeto tn m ical. Nietzsche toma panido partido por otra concepción del plano. Yo decía decia que el plano de consistencia no conoce más que dos cosas. Por un lado, sólo conoce movimientos y reposos, reposos. velocidades y lentitudes entre partículas, entre moléculas, moléculas. ya no formas desarrollándose. Sólo conoce rela­ reladiferenciales de velocidad entre elementos, no sabe del desarrollo de la ciones dìferencialts dela forma. un sujeto: fin Fonna. Por otro lado, yo afiadiría añadiría que no sabe de la formación de tm de la educación sentimental. Wagner es todavia todavía de un extremo a otro la educación sentimental. El héroe wagneriano dice: «Apréndeme el miedo». Nietzsche no es ecceuJades, es decir combinacombina­ ts eso. tso. No hay en él el más que eccerdiazda, ciones de intensidades, compuestos intensivos. Las recordada ecceieLuUs no son persoperso­ nas, no son Sujetos. sujetos. Nietzsche está de lleno ahi ahí dentro. ¿Qué hay de bello en Ecce Erre homói barrio? No fuerzo hierro mucho las cosas si digo que Nietzsche es alguien que se ha pasado su tiempo dieiendonos diciéndonos que no hay más que velocidades y lentitudes. lentit udes. (lodos (Todos hacen grandes homenajes a Goethe, pero son grandes hipócritas. Hölderlin Hólderlin y Kleist hacen homenajes a Goethe, pero eso no quita que se trate de puro odio). Nietzsche no nos dice que seamos rápidos. Él no era muy rápido. Se puede ser muy rápido marchando ver más, de una cuestión de relación diferen­ diferenmuy lentamente. Se trata, una vez cial entre velocidades y lentitudes. Se puede ser muy rápido sin moverse, hacer viajes de una rapidez loca sobre cl el mismo lugar, estar de vuelta antes partido. de haber panido. Etre ¿omo Ecce homo es formidable, es uno de los libros más bellos del mundo. La maneta en que Nietzsche Nierrsche habla de las estaciones, estaciones. de los climas. manera climas, de la dietédieté­ riem po: «No soy una persona, no me traten tica, quiere decirnos todo el tiempo: como una persona, no soy un sujeto, no intenten formarme».* formarmeu Esto es lo que le dice a Wagner. Dice que es la música para Bismarck. Bismarelt. No quiere educación sentimental, lo que le interesa son las ecceialada ecceidades y las composiciocomposicio­ nes de intensidades. Y él el se ve como un conjunto de ecceidades. eccrídada. ' Cf. Friedrich Nicizsdie, Niet'r_sche, Eccehomo, Erre homo, ianza. 'C f. Fricdrich lanza, Madrid, 2001. Sobre todo el capítulo: «Por -Por qué que soy yo tan inteligente». inteligente-.


Creo que esta desaparición de un aprendi je o de una educación en provecho de un despliegue de las eerrrkårai-r ecctidada es lo que Nietzsche hace en sus escritos. Cuando dice que la música de Bizet es mejor que la de Wagner*, Wagner” . quiere decir que en la música de Bizet hay algo que despu.nta despunta y que será logrado mejor por Ravel dcspuü. después. Ese algo es la liberación de velocidades y lentitudes musicales, es decir lo que llarnåbamos, llamábamos, siguiendo a Boulez, el pulsado, en oposición al tiempo pulsado descubrimiento de un tiempo no pulsado. del desarrollo de la forma y la formación del sujeto. Un tiempo flotante, una línea flotante. Richard Pinhas: Es cuanto menos inquietante esta esu preferencia, en un com­ momento dado, de Nietzsche por Bizet, preferencia que desaparece oomEcce ¡roma homo en los que retorna por entero a pletamente con los textos de Erre Wagner, diciendo que finalmente: «És «Es a él a quien amo». reproDurante un tiempo, durante su gran enojo. enojo, hay una especie de repro­ imputa che que im puta a Wagner y va a afirmar a Bizet como el gran creador positivo de la época. Hay un problema con la línea rnelódica. Supuestamelódica. Supuesta­ mente \Va.gner Wagner la hace saltar por los aires. aires, y lo que Nietzsche ama en Bizet m es AI mismo tiempo, va a tratar a la predominancia de la línea melódica. Al -retórico» y de «hombre de teatro». Son sus términos, y son los Wagner de «retórico» términos precisos que pueden definir la subjetividad y la creación de sujeto. Pero no encuentro muy claro cómo hacer de Bizet algo así asi' como un despunte que va más allá de Wagner, Wagner. eso no es evidente. En Nietzsche hay a.rnbigí.ieclad al nivel de los problemas de la línea melódica y en ciertos una ambigüedad cienos aspectos -con -co n toda la admiración y todo el amor que tengo por élé l- hay quiïás una posición retrógrada retrógracla en relación a los criterios de innovación que quizás se encuentran en Wagner. Esto queda por verificar. l.o que me parecía extremadamente interesante en el Lo el desarrollo desabollo que ha rapidamente líneas lineas de cortes. Son líneas lineas de hecho Gilles, Gilíes, es que señala muy rápidamente transición o más bien grandes planos de variación que afectan el devenir de la música en general. momento él planteaba se planteaba pregunta: ¿qué ha pasado para Y en en un un momento el se unauna pregunta: ¿qué ha pasado para que no se puedan seguir conservando, para que desaparecieran las voces 'ich Niei:r.scl1e, ’ Cf. Friedrich Nicczsche, Quadrata. Bs. As., 2003. Quadrata,

5-:H

zrcfre contra Wagner, Wågner, caso Wagner". Wagner", en Nƒ Nietzsche


castrató*. La respuesta ha sido hallada: haJlada: esto es de contra-tenor o voces de ram-ero? absolutamente necesario en un cierto momento del devenir de la música,

es decir a partir del momento en que un plano de composición musical o un plano de consistencia musical se encuentra como abierto u orientado hacia un nuevo método de producción o de creación sonora, método que funciona tanto al nivel de la escritura como de los materiales o de los agenciamientos utilizados. Tomo un ejemplo concreto; día, cual cuál concreto: ¿qué es lo que querría decir hoy en dia, sería composito­ seria la utilidad, de que serviría para interpretar la música de los compositores contemporáneos, un vinuoso virtuoso tal como se los formaba en el pasado? Ya razón de ser. Lo que es reclamado al nivel de la ejecución no tiene ninguna ratón no existe más al nivel de la escritura. Del mismo modo que el virtuosismo era todavía un elemento de composición hace un siglo, hoy es un elemento que ha desaparecido completamente. Al mismo tiempo asistimos entonces agenciamientos, de nuevos desa­ a la creación de nuevas formas, fomias, de nuevos agenciamientos. deserrollos, de nuevos materiales, todo sobreviene a la v« vez.. Asistimos Ásistimos al rechazo, agotamiento, de ciertos no por exclusión, sino quizás por hastío o por agotamiento. componentes antiguos tales como el virtuosismo en este ute caso. En el límite, podría decirse que ya no hay nada más mas que hacer con el virtuosismo. Ddeiize: vi Deleuze ¿Se puede decir -o -o esto te traiciona- que el virtuosismo :ra una técnica de desterritorialización propiamente ligada, no al conjunto de los devenires musicales, sino al devenir mujery mujer y al devenir niño en la música? Yo

diría que aquello que siempre ha penenecido dirla pertenecido a la música, a través de toda su historia, historia. son formas muy paniculares particulares de devenir animal. Claire Pamet: Se puede suponer que los devenir son siempre operados por la voz. Berio. Bcrio.

tenitotializados territorializados

Ddeuze: Deleuze: El caso Berio es muy asombroso. Querría Querrla decir que el virtuoso desaparece, allí cuando Richard invoca la evolución maquínica de la músimúsi­ ca, y que desde entonces el problema del devenir musical es mucho más un problema de devenir molecular. Vemos muy bien que, al nivel de la música electrónica o de la música de sintetizador. sintetizador, el personaje del virtuoso es de cierta manera desposeldo. desposeído. Esto no impide que en una músi tan moderna como la de Berio, que

335


Richard Pinhas: Eso se me presentaba bajo la forma peí fonna de la persistencia de un código, un código arcaico. Entra como un elemento en la composición innovadora de Berio. Él hace sufrir a esa voz al menos un extraño trata-

rrirerlto Ddeuze: Delrmzze: Te daría darla la razón pues Berio inserta todo tipo de ritornelos en lo que hacc. defmido el ritornelo por su diferencia con la música hace. Yo había habla definido como voz o i.nsu'u.rnento instnimento dcsteiricoriaiizados. ritornelo es la territorialización teiritorializadón desterritorializados. El ritomelo sonora por oposición a la música, en tanto la música es el elprocessus, proceso prøcesrw, el proomo de desterritorialización. desterritorialiïación. Ahora bien, al igual que hay devenires mujer, devenires niño, devcnires devenires animales, hay devenires pueblos: se trata de kla importancia, en la música, de todos los temas folklóricos. folklórico es del orden del ritornelo. foll-tióricos. El airecillo folltlórico El airecillo de tal región que un músico toma, literalmente agujerea o aún £1 más transforma translorma la expresión y el contenido, a veces deja subsistir una frase integralmente, los grados de transformación son muy variables. Ahora bien, en Berio interviene una utiliución utilización del foll-tlore. folklore, de los can­ cantos populares de todos los paises, países, que en todo caso él inscribe en una lengua múltiple. A ese esc nivel hay, en efecto, una especie de virtuosismo vocal. Retengo el pequeño ritornelo del niño o de la mujer y esa máquina de Retertgo desterritorialización que va a retomar todo cso eso para hacer sufrir un tratatrata­ a la voz o al instrumento del canto popular. Esto explica los miento especial especìal ala a la revolución italiana, acoplamientos, a tal punto que Verdi está acoplado ala deviene el genio de la Italia naciente. Pinhas; Según lo que has dicho, yo despejaria despejaría cuatro períodos Richard Pinhas: periodos s. No hay cones iunciamentairs. cortes propiamente hablando, sino variaciones y trasformaciones, traslaciones que conducen a nuevos planos de composi­ composición musical. El primero, no en el tiempo, sino en referencia a lo dicho, se detiene en Rossini. El segundo se detiene con el advenimiento de Debussy corresponde y de Ravel. El tercero, como por azar, oorr pondc aproximadamente a las

musi­ secuelas de la segunda guerra mundial. El cuarto serían las formas musicomercial-popular. cales que encontramos hoy, tanto con la música pop comercial-popular,

536


como al nivel de los trabaj contemporánea. Para el primer y segundo períodos se encuentran conexiones extremada.extremada­ mente estrechas strechas al nivel de las figuras guras de contenido con devenires animales, devenires niños y devenires mujeies. mujeres. Sobre todo en el primer caso, un devenir niño y un devenir mujer. En el segundo caro caso se trata de los mismos, con el plus de una dimensión de reforma asociada a los ejemplos que se podrían encontrar en Wagner. podrian devenires A partir de Debussy y de Ravel tenemos por una parte devenircs cicna relación con devenircs devenires que habría que moleculares y por otra una cierta definir en relación con materiales «terrestres». uterrestresn. Cuando Ravel titula una pieza El mar, hay por una pane moleculares, y por otra una cierta Efmar, parte devenires dcvenirts moleculares. reladón está la música. música actual que. que, para mí. mí, G es relación con los elementos. dementos. Por último, sti esencialmente molecular, abstracta. Si bien en las dos primeras categorías o series es legitimo y no se puede hacer contenido y haoer otra cosa que pasar por un análisis referente a figuras guras de Contenido guras de expresión, tengo la impresión de que. figuras que, a partir de Ravel y de que, aunque podría Debussy, la figura de contenido se traslada a algo que. igualmente tomar el nombre de figura de Contenido. contenido, estaría mucho más próxima a un cieno cierto tipo de agenciamiento singular que vendría a reempla­ reemplazar las figuras de contenido, contenido. al menos al nivel de un análisis. Y tengo la impresión de que la figura de expresión se desdobla en una figura figura. de efeauaciones que serían tanto expresión propiamente dicha y en líneas de efectuaciones efeeruzeiones materiales, efectuaciones de escrituras, escrituras. efectuaciones de eje­ ejeefectuaciones cuciones, cuciones. como composiciones de afectos a encontrar. Esto no invalida ni excluye las figuras guras de contenido y las figuras de expresión, sino que las hoy. principalmente en los comdesarrolla. Me parece que en la música de hoy, com­ prácticamente no hay contenido posible. positores ingleses y americanos. americanos, práaicamente En su lugar, se podría afirmar una cspccie de los devenires especie de generalización delos moleculares.

Deleuze: Pero el devenir es un contenido como cualquier otro, el conte­ conteDeleuze; nido molecular. Richard Pinhas: Sí, SI. pero a panir partir del momento en que se sc vuelve general R idiard Pinhas; no nos sirve de mucho, al nivel de un análisis. análisis, como elemento de aproximaaproxima­

55?


ción -aunque desde ya que es uno de ellos-. Quiero plantear el punto fuerte sobre los agendamientos agenciamientos singulares. Es una forma que permite desa­ disarrollar el término de figura rrollat ligura de contenido. Veo que, al nivel de la música contemporánea, lo que va a suceder-y suceder -y país por país 0 o corriente de composición por podemos casi localizar esto pais corriente de composición- es la afirmación de tiempos extremadamente diferenciados y elaborados. Ejemplo; categorías generales, que son el Ejemplo: seguramente vamos va mos a tener dos categorias tiempo pulsado y el tiempo no pulsado, pulsado. pero en el seno o paralelamente a esas categorías, percibimos que la música inglesa y la de ciertos americanos pienso en La Monte Young y a veces en Steve Stcve Reich- es una música que se refiere o que constituye un tiempo metálico de ejecución y de afección, así como de composición, que allí vamos a tener un tiempo metálico no pulupulsa­ do; que por otro lado, en cienos ciertos americanos como oomo Philip Glass, vamos a tener un tiempo metálico pulsado y también otras formas de tiempo que penenecerían la misma familia; femilia; que del lado de los alemanes pertenocerían igualmente aala mecáni­ vamos a tener un tiempo tan abstraao abstracto como los otros, pero de tipo mecánico rítmicas muy precisas. En Francia -tengo en la cabeza oo con oon inscripciones rltmicas un grupo que se llama Magma- vamos a tener un tiempo de la guerra que se recupera y que no es en absoluto una especie de jerarquía despótica de los sonidos, sino que en el contexto en que es ejecutada, va a tener todo un aspecto renovador. Y vamos a encontrar un montón de otros tiempos decmaefectua­ Yvarnos dos en estos tipos de músicas; músicas: los tiempos actuales, los tiempos del instante. Por el contrario, en la música pop vamos a asistir a una especie de remanencia, una especie especie de retomo perplejo y que retorno de algo que me deja muy perplefo perteneoe plenamente a las figuras de contenido. pertenece contenido, algo que va a tomar el ser-.i un significado propiamente dilugar de un significado, pero que no será di­ cho. El término que convendría usar para explicar esta esto es el de icono absabs­ tracto. üUn traao. n icono abstracto abstraao sería algo que no representa nada. nada, pero que juega y funciona como un elemento de representación. Vamos a encontrar algo así. Deleuze; voces, en Deleuze: Una pequeña cuestión de detalle, Richard: en esas voces. esa especie de maquinaria de la voz en la música pop, no es falso lo que dice Fernández: hay también una voz vor. que traspasa la máquina binaria de loi los sexos. No se trata sólo de Bovvrie, Rolling y los Pink Bowie, sino también de los Rollingy Pinlt Trucs. Tnics. ;£stis ,:Estás de acuerdo sobre esto?


Richard Pinhas: Sí, salvo que ya el hecho de referir una voz al problema Ridtard de la diferencia de los sexos es un paso tan odioso de dar que no me parece verdaderamente pertinente.

dicc hombre-mujer o máquina Deleuze: Ahí Ahi divagás, divagås, no sos serio. Si se dice binaria, se trata de una territorialidad territotialidad de la voz. Los medios, los sexos, los tipos de ritornelos ritornclos y los sitios del cuerpo contemplados -los pulmones, la garganta, el diafragma- son toda una mezcla. Es eso lo que llamo voz territorializada, tertitorializada, que tiene como forma musical el ritornelo. Tenes razón en decir que la música no tiene nada que ver en esto, puesto que la música no comienza más que con los procesos de desterritorialimcìón, destcrritorialización, sólo hay música por procesos de destcrritorialización desterritorialización de la voz. Ahora bien, a mi modo de destetritorialiración que constituyen la música no son ver, los procesos de destcrritorialización de ningún modo idénticos los unos a los otros. Los sitios del cuerpo no son medios los mismos, los m edios no son los mismos en los procesos de castrato y contra-tenor. desterritorialización sobre el modo técnico azrrmra distenitorialización de la voz vocsobre Hay procesos de desterritorialización de la la voz que van a ser pane parte integrante de la música vocal y hay procesos de desterritoriali ción propiamente 1i trumentales, que van a hacer de la voz un elemento instrumental entre los otros, se trata de una figura completamente diferente. Diría que todos travt-3 de la voz. los devenires se hacen en principio a través Sobre esta historia del agenciamicnto agenciam iento insisto en que hay que sustituir la ddualidad u a lid ad artificial-natural a rtific ia l-n a tu ra l por la diferencia tcrritorialidadte rrito ria lid a d final mente no hay nada natural, o no hay desterritorialización, porque finalmente nada artificial. anificial. ¿Y los arcaísmos? arcalsmos? Intervención: ¿Y

dt-sterritorializadón son también creado­ creadoDeleuze: Todos los procesos de destcrritorialización res de reterritoriali ciones más on menos artificiales artificiales. En la música i trumero en relación a la voz, la voz mental, cuando el instrumento deviene pri primero deviene por eso mismo un factor de tetertitorialiraeión, reterritorialización, mientras que antes staba esencialmente tomada en un moví movi iento desterritorialiración, ella estaba icnto de desterritorializadón, desterritotiali era incluso un agente de desterritoriali Pregunta: ¿Bob Dylan es verdaderamente una desterritorialiución? desterritorialización? 339


ver más nasal. voz blanca. Es muy curiosa, es cada vez

Richard Pinhas: Lo lo que decías decias sobre el empleo de los arcaísmos arcalsmos es muy panir del momento en que empleas un ui elemento anaimportante. pues a partir crónico incluís en una perspectiva de innovación, llegas a un resultado erónico y lo incluls aún más potente. A cieno cierto nivel el empleo de estructuras binarias que hemos visto poner­ ponerse en marcha en el jazz contemporáneo con Miles Davis, el advenimiento del neo-binarismo americano, recupera uno de los elementos más territorialiaados en el uso moderno; moderno: la batería. Ella es, según las normas territorializados convencionales, lo que secciona el tiempo musical sobre una base dos o tres. Ahora bien, ¿qué es lo que él hace con este elemento, el más territorializado? Inventa inventa o reinventa una proliferación de tiempos comterritoriaJizado? com­ puestos, al punto que finalmente crea, con la ayuda de este aconteci iento «antiguo» o muy codificado, una especie de línea de dtsterritorialiïaeión desterritorialización uantiguo» 0 casi absoluta al nivel de las estructuras rítmicas. ríiniicas. Deieuze: Creo que hay fenómenos de encuentro y de convergencia. Deleuze: Steve Reich reconoce todo lo que le debe a las civilizaciones civil ¡raciones orientales. Dicho reconocimiento llega como resultado de un proceso de convergencia que pasaba por la música oriental. Leo un texto de Boulez'“: El tempo se a una retlrrítin relación numérica escrita, Boulez"": Efrnnpo se debe alfóea' escrita. mmpferamønre moalt mdoy rrconírido wfoczhlhdde desantrffe. pero es completamente moeüficadoy trasmitidopor una velocidad de desarrollo. Trrrímda en cuenta menta este etrefrnómeno, nónmw, era mr mucha Teniendo mucho m¿ítƒÃ'a`Irm:r másfácil tener relaciona relacionesextremeextremadamenre mmplqìu rrcrróíerrzfo relaciones intrƒmecammr: simples] M14 ¿iamente complejas escribiendo intrínsecamente más simples y añil di tdo modificaciones mødr racíonn de velocidades wbáálár sobre mer relacione: numéricas. Si tf diendo esas relaciones se ¿It Ui incorpora estructura de ritmo (desde :ip-unra elpunto de vista ínmrpøm en urut una errmrrura firma bastante ¿irritante simple (desde vírrø de Jr la de pequeñas notar, notas, aeumufacitin acumulación de pequeñas åzfbrrrut) mm) de acumulación depequrñar rfepøgue m noltd rmldr (estoja está en Mozart) permitirá producir relacione: relaciones de velocidadety (arroyo está' Mozon) que qrxpe nínrdpmrfucir vefoeídadfry dt Ú lerttínsaìs muy compilas emnplejar en enfitnáón mtíón de irfdcionrrƒànnafet rinipfer. tf lentitudes rtlacionesfi)rmales rmgf m t^ simples, se ¡Mr ohftfne un tempo queómdo me-msnm. Hay así ar! una música que qrupuerftprl quebrado a mdd cada momento. puede pOMmi compìzmmmredepuåadán, mrírím qw am, en completamente depulsación, una música queflota, en la que És ¡a errrinrnr escritura milill miimn '° Pierre Boulez, Par Por vobnté veioml et el par hasard, ilumrd, entretiens '°Pierre entrctiens avec avec Célestin Célescin lllllif, du Seuil, París, 1975. l97S, pig. pag. 89. B9. Ed. duSeuil,

5-4-'III


Clase Hi-"I]¦| aporrapøra tm una impøriöifiråsdde um: coinciden­ coincàfenaporta para cf el immrmmrr instrumentista imposibilidad de cømerwzr comervar una cia con pubado. Laspequtñas mirar, notas, ¡a ornamentación, la mufnla multipli­car: un rm tempo rcmpøprr rødo. Larpequrrìar É: onutmmmdán, cación de Las las diferencias ración dff mriar de dinámica. dindmim. Hay críticos que hablan de «bloques» «bloquesv a propósito de estas pequeñas notas en Mozart. Mo'¿a.rt. Habría Habrla que buscar también en Debussy esos pequeños bloques que vienen, literalmente, a romper el desarrollo de la forma y a.a engendrar, sobre el fondo de una forma relativamente simple, relaciones de velocidades y de lentitudes extremidamente extremadamente complejas. Si se acepta la idea de una máquina musical, habrá que decir que ella es lo que ocupa el plano de consistencia sonoro. Se define abstractamente como abs­ oomo la desterritoriali¿ación desterritorial ¡zación sonora, por eso podré hablar de máquina maquina abstracta de música. La máquina abstracta es el conjunto de los procesos de dcsterritorialización sonora. Se pueden concebir mutaciones de la máquina desterritorialización rales que sus diferentes elementos cambien completamente de relación. tales Yo Puedo decir que hay una historia cuando tomo las máquinas concretas. Yo diría que mi máquina abstraaa, abstracta, definida como corno plano de consistencia sono­ sonoro, se aaualiza actualiza necesariamente en máquinas concretas. desterritorialización alcanza voz Primer tipo de máquina concreta: la duterritorialización alcaroa la voir. con las sub-máquinas sub-maquinas siguientes: siguientes; la máquina (estrato, castrato, la máquina contratenor, todos esos agenciamientos. La voz ya ya no es ni voz de hombre ni voz de mujer. Defino De no así entonces una primera máquina concreta que efectúa mi m i jnáquina máquina abstracta. Después puedo decir que hay otra máquina concreta, y puedo incluso må.q1.Lina.s concretas. ooncrem. Puedo decir que tal agenciamiento se realiza fechar esas máquinas oon tal sub-agenciamlento. sub-agenciamiento. La L1 máquina maquina castrato :estrato se allí con se realiza en Italia en tal época y termina en tal otra época. Es un hecho. Considero entonces otro agenciamiento: la desterritorialización sonora oontinua. Ella no se ejerce sobre la voz, es una desterritorialización instmcontinua. instru­ mental o sinfónica que eleva eleva la la voz a la la condición de picra pieza de la máquina. Ya no se trata de maquina: maquinar la voz, se trata de hacer de la voz humana un elemento de la máquina. Digo que hay en ese momento una especie de mutación en la máquina. ILsioy reintroducirsino lisloy forrado entonces a reintrodueir sino una historia, al menos fechas, exactamente como nombres propios. El nombre propio es el indicador de un agenciamiento concreto, van a servirme para designarlo. Trato los ngenciamientos concretos como un nombre propio, comprendidas las feagenciamientos fe­

341


chas. Y de un agenciamicnto concreto a otro pueden concebirse todos los agenciamìento ooncrcto modos: por ejemplo, puede conoebirse concebirse el modo por f>or proliferación, en ese caso invocaria invocaría la realidad del rizoma. La historia no jugarla jugaría más que como oomo una determinación extremadamen­ extremadamente secundaria. socundaria. No quisiera reintroducir un punto de visu vista histórico, lo que necesito son coordenadas concretas para los agenciamientos concretos. Co­ Coordenadas coneretas concretas del tipo nombres propios, fechas, lugares, eeeerdades weidades de todo (ipo tipo para designar los agenciamientos concretos que, al mismo grado de perfección -tienen siempre siem pre la perfección de la que son capacesefectúan todos la máquina abstraaa. abstracta. Una vez más, llamo máquina abstracta musical únicamente al proceso de la destcrritorialización desterritorialización sonora. Eso no impide que los procesos de desterritoriali ción sonora sean muy diferentes según actúen principal­ principalmente sobre los i tmmentos, sobre las formas, etc. Comtesse: Es necesario desdoble en una máquimáqui­ nooesario que la máquina vocal voal se dcsdoble na más esta mås profunda que implique la máquina del silencio. Si no hubiese ata máquina de silencio, Boulez Boulcz no podría podria decir que hay en el silencio un proceso de la música que es un proceso de abolición, de dtstrucción, destrucción, y que dela en la música no se deja de querer el objeto que se quiere destruir. Esa es la máquina del silencio. Richard Pinhas: Lo que decis decís es Retomás los ts extremadamente grave. Retomãs temas de fíuúiis' Rwdaf' ',' . que hacen del músico el heraldo de la pulsión de muerte, el gran instigador de la angustia contemporánea y la gran figura de la m uene, en el mismo momento en que la repetición deviene un fenómeno muerte, de stoci. stock. Entonces, por una parte hay un malentendido, y por otra una especie de pudrición pudrieión de todo lo que se relaciona con la música, pudrición que se materializa a la cual haces materialiaajj tamente en esa dimensión de abolición ala referencia. Ahora bien, ¿qué es el sileneio?Tomo silencio? Tomo como ejemplo a Cage, a refiere: finalmente el silencio es td quien Boulez también se refiere; el entorno. El silencio absoluto no existe. ""Jacques Jacqucs Attaü, Attali. Ruidos: Raider: Ibérico, Valencia, 1978. Ibériqj, 3542 42


Comtwee: El silencio intensivo de un músico no tiene nada que ver vercon Comtesse: con el entorno. Es el grado cero.

Richard Pìnhas: Pinhas: Podría creer en tu grado cero a partir del momento en que me dieras una definición, pero no la veo. Y Y nadie en la historia de la la música ha podido definir lo que era el silencio, aparte de Cage quien bajo la pasar los ruidos ambienambien­ palabra silencio indica un entorno que debe dejar pasarlos tes. No veo a qué corresponde ese cero silencioso, ese silencio absoluto, sino tu. justamente a una dimensión de abolición que es de nuevo el ter ino de muerte encolado sobre la música. Hoy en día los músicos no es un problema de subjetivisubjetivi­ dia el problema de delos dad, ni un problema de relación con el silencio. Es un problema de afectaafeaación de la materia sonora, sonora. un problema de velocidades y lentitudes, un Jamás muerte, una problema de tiempo metálico. metalico. jarn ás ha sido ia la dimensión de la muerte. dimensión de representación o una dimensión de tipo silencio. Deleuze: Quisiera decir algo porque mi co razón se alegria. corazón se dilata de alegría. Tengo la impresión de dc que Richard ha puesto el dedo sobre algo. Siempre te digo que en todas tus intervenciones -y sabés sabâ que me interesan muchohay algo que no llego a comprender: estás siempre tirándome una máquina más, un agenciamiento más. Todas tus intervenciones y cualquiera sea la va.riedad de los asuntos, son para decirme: de-cinne: «Has olvidado un agcnciamicnton. variedad agenciamiento». Hoy me decis decís que me he olvidado la máquina silencio, silencio. que no es ni el ritornelo ni la desterritorialización desterritorialivación de dela vor. Siempre me adosas una más. la voz. Richard se pregunta si eso con lo que siempre volvés, eso que siempre añadls , no es una forma de volver a arrojarnos algo que jugaría el añadís el rol de instinto de muerte o de máquina de ca.«;tración. castración. A veces tengo un senti­ sentimiento un poco parecido cuando me decís todo eso, eso. cuando me decis decís que måquinasilcncio. olvido una máquina silencio. haria una máquina. Pára Para mí ml va de suyo que el Del silencio sobre todo no haría delos parte de silencio es un elemento creador y uno de los más creadores formando paite la musical; fuera de dela la máquina musical: la máquina musical no hay en absoluto silencio. silcndo. En la máquina musical tienes todo tipo de elementos en relaciones variables, productos de esos procesos de destettitorialivación y uno de los produaos dcsterritoriali/adón G es el silencio. A la pregunu pregunta de si se puede o no definir el silencio, yo no responderia respondería ni diria que se puede definir perfectamente como Richard ni como vos. Yo diría perfeaamente el


silencio, pero sólo ai Bouiez al interior de la máquina musical. En el texto de Boulez la tendencia a la abolición es plenamente un componente de la máquina musical. Una tendencia a la abolición de otra naturaleza sería completacompleta­ mente diferente, no tendría ninguna relación con esta abolición muy espeespe­ cial que es la abolición sonora. Para Boulez esta abolición es plenamente musical. parte integrante de la máquina musiml. Contigo ya no caemos en un agenciamiento agenciarniento o una máquina, sino sobre un instinto de muerte o el equivalente de un muerte. Me parece unii tinto de muene. que es lo que te dice dioe Richard. Richard Ridtard Pinhas: Es la cosa más grave que se puede enunciar a propósito dela de la música. o hay instinto de muerte. muerte, hay máquinas que toman en sus Deleuze: N No componentes un movimiento de abolición. Desde mi punto de vista, cuzmdo cuando extraes extrae: todas esas aboliciones componentes de máquinas diferentes, cuan­ cuando extraés una abolición pura para hacer de ella una máquina especial, especial. está todo perdido.


Clase XIX Tiempo pulsado y tiempo no pulsado. 3 de maya mayo de 1977

campo Richard Pinhas: P¡.nha.s: Tengo una serie de preguntas que parten de un Campo muy preciso, el musical, pero que desembocan en problemas mucho más generales. Y respuestas de orden general y no Y me gustaría gustaria tener, si es posible, räpuestas especialmente enfocadas en la música. Parto de lo que es cuestión se se re refiere cs más mas fácil para mí. ml. La primera cuestion ere a un problema de tiempo. Me ha parecido que hay dos tipos de tiempos predomi­ predominantes y principales, dos categorias categprías que se llaman Cïrmmsu Chnnosyy/l.¡on. Aion. He partido de una «reflexión» «reflexióm sobre las posiciones de la escuela escéptica. En líneas dioen que no siendo el tiempo ni engendrado ni inengendndo. generales, ellos dicen inengendrado, ni finito ni infinito, el tiempo no existe. Se trata de una forma de paradoja. Y resulta queque a otro nivel, en cienos libros, encontramos unauna cierta forma de de resulta a otro nivel, en dertos libros, encontramos ciena forma paradoja que alia alfa dos formas de filiaciones: fliaciones: a nivel del tiempo, hay una parte pane /Lion y una parte surgida de Cåmnor. surgida de Aion Chroruu. Sería una paradoja del tipo de aqudlas que se sedesprenden Meinong' , aquellas desprenden de las la.<¡posiciones de un filósofo filósofo llamado Meinong', ''Mcinong, Meinong, Alcxius Mexius von (1853-1920) Filósofo austríaco. Profesor de psicología experimental. Husserl para establecer xpcrimental. Su pensamiento parte de Brentano y de Husseri

345


pfrpmmm, cosas cosasasl. /XTprtwttWj, así. Lo que me pregunto -y tengo la impresión de que en ciertos procedi­ procedimientos musicales se asiste a algo que quizis quiw podamos generalizar o por lo menos encontrar en otros campos- es ts si no estamos asistiendo a una especie de proceso que por el momento llamo de metalización. Sería un proceso metálico síntesis musicales repetitivas y que metalico que afectaría por ejemplo las sintesis o r supuesto, queda por definir esta nociónsería una especie de mixto -p -por en el que tendríamos un tiempo que sería y acontecimental. seria a la vez ver. continuo )' aoontccimental. Se trataría de una forma mixta, una forma singular a de definir nir que sería seria por un lado resultado de dc una descendencia ininterrumpida, de algo que no es del orden del acontecimiento, que estaría estaria próximo quizás quiús al orden cronológico; por otra pane, estoico, es decir de la línea parte, sería seria propio del tiempo cstoico, llnea infinitiva infin ¡tiva y de una forma vacía del presente. Quería saber si podiamos podíamos encontrar esta forma dc de mixto. Es un mixto que se situaría de A/on, situaria del lado dc Aran, pero que al mismo tiempo sería una califi­ calificación muy singular de él. A nivel de la música, tengo la la impresión de que dela encontramos este cstc tiempo en un tiempo pulsado. Pienso panicularmente Lo que es paradóparadó­ particulannentc en la música de Philip Glass^. Glass* . l.o jico es A/on, que se pascarla pascaría así sobre cs que un tiempo pulsado del lado del Aran, una línea infinitiva, llegaría a producir, desplaza­ producir. a través de una serie de desplazamientos extremadamente fuertes fuertes-desplazamiento -desplazamiento continuo, por ejemplo, al nivel de las acentuaciones- una dimensión de más. Podemos llamarla como queramos: una dimensión de ++ 1 ,, una dimensión de superpotencia, una dimensión de sobre-efectuación. efectuación extre­ sobre-cfcctuación. Se trataría de una cfectuación extremadamente potente que sería mucho más interesante en ciertos aspectos que la noción de tiempo no pulsado que, a priori, se se situaría situada del lado de A/on. Aran.

pr-ion', en la que sustrae la intencionalidad del contexto una ciencia nueva rra priori, subjetivista husserliano. husscriiano. Entre sus obras, cabe mencionar Søåre Sobrt fa la cifnrid cienciafilosófica losd rd y ropmpealàtrƒra (1885) y SobreposibiUdadyprobabili^Lui(\<)\% Saåre pøiƒåíiídddy prøåabƒiidaa' (1915). ysuproped/utica 2^Glass, Philip (Chicago. (Chicago, 11937) 9 3 ^ Compositor estadounidense. Ha desarrollado aditivo», cjempliricado ejemplificado en Oneplur arre (1968). (I968). Le llegó el concepto de «música aditiva», Oneplus one Eímrein en la la consagración con la ópera Einstein la pfayr playa (1975). Otras obras a destacar Satyagrapba (1980), (1 980), Akhenaton Aielzfnaran (1984) (1 984) y Mílanøplancs raåre :hecho son Satyagrapha Mil aeroplanos sobre el/echo {l98|'l}. (198H), En 1992 compuso la música de la película Dernard Rose. pelicula Candyman, de Bernard

346


Entonces, a partir panir de este mixto o a partir de esta especie de interfaz entre tiempos diferentes, conexas y diferenciadiferencia­ diferents, entre líneas de efectuación efoctuación coneitas les, asistiríamos asistiriamos a la innovación de este tipo de tiempo, que es una forma pparticular aniculardej4w de Aran«yy que toma elementos de un tiempo cronológico. Siguiendo con la misma idea y aunque seguramente podremos en­ encontrar ejemplos en contrario, contrario. tengo la impresión de que es a partir de este tiempo pulsado -en -e n directa oposición al tiempo no pulsado del que habla Boulez y toda una escuela m usical- que logramos ver efectuarse musicalmovimientos de velocidad y de lentitud, y efectuaciones diferenciales músi­ extremadamente importantes, mucho más importantes que en la música no pulsada. Una vez más, pienso en la música de Philip Glass. Yen Y en ciertos ingleses. Unavczmás, Hacen música repetitiva metálica, verdaderamente juegan sobre secuen­ secuencias, secuencias, sobre cias. sobre variaciones de velocidades dentro de estas secuencias. desplazamientos de acentos siem siempre Al nivel pre dentro de estas secuencias. AI de toda una pieza musical o al nivel de todo un diagrama, van aa hacer variar las velocidades de las secuencias, van a producir interferencias o bien resonancias, no solamente armónicas, velocida­ armónicas. sino resonancias de velocidades entre secuencias que van a escurrirse escutrirse en el mismo momento a veloci­ velocidades diferentes. Si es preciso, setå será la misma secuencia la que será aceleraacelera­ da o bien retenida, reducida y luego superpuesta a otra. Hay numerosos movimientos posibles. Paradójicamente, este juego sobre las velocidades que es extremadamenextremadamen­ te interesante, esta efectuación de movimientos de velocidades. velocidades, lo enconencon­ Aran. traremos en un cierto tiempo pulsado a ubicar del lado de ¿cAion. Esta es la primera pregunta; pregunta: ¿Podemos ver surgir este tiempo mixto en otro lugar además de la músi ?? ¿Cuál puede ser el valory valor y la eficacia de este tipo de mixto? Ekieuze: Deleuze: Introdujiste lntrodujiste una palabra que, estoy seguro, seguro. intrigó a todo el mundo: ¿qué es «síntesis meta'lica»? metálica»? Richard: Es solamente el nombre que mc gustaria dar a esta forma me gustaría

de tiempo. Deleuze: ¿Lollamariassí Ddeuze: ¿Lo llamarías sí


lileímnìu entre el_§.apiraIistI1o y la eseluirnfrenia

N 7 7

V

Richard: Lo metálica de /lion. Aion. Es un .-'lion Aion Ricltard: l..0 llamaría más bien forma metalica metalizado. reivindicado por esta música y que metalimdo. Es un nombre que ha l'|a sido reivindiczdo enejaría encon­ encajaría bien con esta especie de mixto. Metálico es un término que encontramos a menudo. La la segunda cosa que me interesa proviene del problema que alienta toda una escuela musical. Leyendo el d libro de Seltoenberg-l Schocnberg’ nos damos cuenta de que él adopta un cierto punto de vista, y encontramos los mismos temas teóricos en Boulez: se trata de la apología de la serie, de la estructura, de las relaciones entre elementos (discretos). (discretos), de todo un montón de cosas que nos gustan mucho aquí. Es el punto de vista del estructuralismo en música. Digo esto muy a grosso modo. Schoenberg parece Lo que resulta extremadamente importante es que Scltoenberg construir su música a partir de un término que él mismo emplea -emplea varios términos freudianos-: llama a su música un sistema de acons«cons­ témtinos muy freudianos-1 trucción». Explica que lo que importa son los problemas de formas, las afecciones y la variedad de estas formas; formas: imágenes, dibujos, temas, motivos y transformaciones. Este sistema de construcción se podría oponer a la noción compleja de Estesistema vista. de una agenciamientos, ya que esta ésta dependeria dependería de otro punto de vista, perspectiva completamente distinta. En un agcnciamiento, agenciamiento, por ejemplo, los sonidos valdrían por ellos mismos. Este sistema de la construcción el procedimiento de la «va«va­ constntcción descansa en el riacìånn. Schuenberg hasu hasta Boulez, Bottles, estos compositores contemporáriación». Desde Schoenberg contemporá­ neos utilizan utilitan un procedimiento que se llama variación y que va a permitir encontrar una nueva forma de articulación entre las secuencias o las seri musicales. Lo que es extremadamente interesante es que este teprocedimiento de la variación funciona lunciona con la ayuda de dos operaciones que Schoenberg mismo llama la «condensación» «condensacióm y la uyuxtaposición». «yuxtaposición». Estas dos nociones encuenencuen­ tra.n. econstrucciónw, una extraña rnonancia tran, al igual que la de «construcción», resonancia en la teoria teoría psicoanalltica, psicoanalítica, bajo la forma del desplazamiento y la condensación o de ll la metáfora y la metonimia. Digo esto únicamente para tratar de delimitar rápidamente este tipo de música que excluye desde el principio las líneas de fuerza, la complejidad 3 CF. Amold Schoenberg, Sehoenberg, Armonía, /lrmomfa. Real musical, Madrid, 1974. ^Cf. 343


rítmica, los sistemas de acentuaciones, las resonancias armónicas, el valor del sonido tomado en sí mismo, la repetición como principio positivo, el trabatraba­ estructural, etc. jo sobre el sonido, las composiciones fuera de unidad structural, La gran obsesión de Schoenberg Sehuenberg es la repetición, es eso lo que rechaza

ante todo. El problema es el de las transiciones; transiciones: los intervalos, las secuencias, lo que él mismo llama celulas. células. Ítan él existen sólo dos escuelas: están los que proceden por variadoncs, variaciones, que él reivindica; y tstän están los que proceden por yuxtaposiciones o por repeticiones el reivindim; simples, a los que no quiete. caso como en el otro, son tipos quiere. Vemos que, en un caso de escritura o de composición que responden a algo que llamariamos llamaríamos aquí un plano de fundamento y una efectuación de líneas codificadas lineas codi cadas en segmentos. Me parece que los músicos de la música metálica proceden de un modo completamente distinto. Se trata de un modo diagramãtico diagramático de composicomposi­ ción que autoriza lógicas secuencialcs, secuenciales, un tratamiento de los sonidos, varia­ variables múltiples de escritura, principios de repetición diferentes, líneas de efectuación extremadamente potentes, mutaciones sonoras, devenires moleculares, relaciones de atracción y de repulsión entre los sonidos y posiposi­ blemente entre las secuencias, movimientos de velocidad y de lentitud, etc. De allí mú­ alli las diferenciaciones de los tiempos musicales. Es más bien una múmutantes en umbrales, como habi sica de flujos mulantes habí tratado de decirlo. tengo la impresión de que música, entraña montón de reso­ Y tengo la impresión de que estaesta música, queque entraña un un montón de tesoÍtmdamentales y yjuegos neiaeiones muy importantes, procede nancias fundamentales juegps de difere diferenciaciones utraslacionesw, en oposición a una música que procedería por variaciones, por «traslaciones», por yuxtaposiciones simples. En términos generales, yo inin­ yuxtaposicioncs o por repeticiones repeticionessimplts. tentaría -escuela de los seriales seriaJes tenraria oponer una u.na música que procede por transiciones transiciones-escI.tela otra. que procedería procederla quizá por ttaslaciona. y delos de los neo-seriales-, a otra traslaciones. Ahora bien, resulta que la noción de traslación, que nos falta definir, pertenece a un cierto dominio «filosófico». -rfilosóficon. Me gustaría gustaria que, por un lado nos dijeras qué pensás de esta oposición, y por el otro que nos des una la noción de tr lación. definición de dela Deleuze: introducis esta noción de tr lación. ¿En qué Deleuzc: Sos vos el que introducís la encontrás? músi laenconirás?

Richard: Uno esta noción de traslación con las de interferencias y resoreso­ nancias armónicas. Es una música que juega con velocidades, lentitudes,

5-Í9


diferenciaciones compleja. O bien con ambas dilercnciaciones íucncs luertes o con una repetición oompleja. cosas a la vez, no hay nada exclusivo, síntesis exdusivo, es una música que descansa en sfntis totalmente inclusivas. Supongo que es la música que me gusta: desde dude Hendrix a Phil Glass, pasando por Ravel. Ravel, Reich, Fripp y Eno. Deleuze; Deleuze: Todo esto conforma un gran grupo de problemas, problemas. está muy bien. ¿(Emer|2.a.rnos ¿Comenzamos con la cuestión del tiempo? Habría que encontrar una definición de pulsación, sino .sino no podremos comprendernos. ¿Por donde dónde hacemos pasar la ll diferencia entre el tiempo pulsado y el tiempo no pulsado? Richard: Pero mi pregunta no se refiere al tiempo pulmdoo pulsado o no pulsado, me serví de eso como un ornamento. Se refiere a una noción del tiempo, a saber: ¿podríamos la diferencia entre Cbranø: Chronosy ¿podriamos llegar a encontrar a partir de la y Aion, Aífm, a partir de esta diferencia absolutamente irreversible o no profiindizable, partícipe y perteneciente a /iran? /!/<»«? ¿Y profunditable, una forma del tiempo participe con qué características específicas? especificas? E>eleuze: Eso es lo que tienen de iones; como no poneDeleuze": dc bueno las di iones: mo.'i el acento se vuelven útiles mote acenrn ünbre snlwre las mismas cosas, se Yo creo, al contrario, que la idea de pulsación no es algo ornamental en lo que dijiste. Para mí, es la repartición de lo pulsado y lo lo no pulsado lo que rige todo el conjunto de los problemas que proponés. propon(!s. Chronosy Aion son nociones que tienen toda una historia en la historia Gimme: y/lion de la filosofía. Chrono: Chronos es el tiempo cronológico; como decían los griegos, Clƒmnoses Aíon también es el tiempo. Chronos es el número del movimiento. Aion tiempo, pero es un tiempo mucho menos simple de comprender. A grosso modo. modo, el tiempo pulsado es del orden de Cbmnos, Chronos, y en térmitérmi­ nos muy generales nuestra pregu pregunta nta es si hay otro tiempo, por ejemplo un Aion. tiempo no pulsado. Tomaremos Tomarernos la palabra /flíon. Aion!Chronos. Para Los estoicos han llegado muy lejos en la distinción A|'onlCbror.-os. Cårønøs es el tiempo de los cuerpos y/lion ellos Chronos y Aion es el tiempo de lo incorpóincorpó­ espiritu. reo, pero lo incorpóreo no es el espíritu. Propongo partir de la noción misma de pulsaci tener un tiempo de partida claro. Si intento decir que el tiempo es pulsado, no me refiero evidentemente a su periodicidad: hay pulsaciones irregulares. No es pues al nivel de una

350


regularidad cronométrica dcfínir el tiempo pulsado o Clmmar. Chronos. cronomettica que podría definir Entonces Chronos o r el momento y por comodidad lo identifico con el Cbmnor -p -p-or tiempo pulsado- no es la regularidad, no es la periodicidad. Una vez v a más, hay pulsaciones perfeaamente perfectamente irregulares. encuen­ Propongo decir que tienen un tiempo pulsado siempre que se encuentran delante dc de tres coordenadas. Basta oon con que haya sólo una de las tres. La primer característica caracteristica es que un tiempo pulsado es siempre un tiempo territorializado. no, es el número del movi iento del paso que territorialìrado. Regular o no. foraosamarca un territorio. Puedo recorrer mi territorio de mil modos, no fontosaregular, pero cada vez que recorro o frecuento firecuento un territerri­ mente en un ritmo regular. torio, cada vez que asigno un territorio como mío. me apropio un tiempo pulsado o pulso un tiempo. Diría Dirla que la forma musical más simple del tiempo pulsado no es el metrónomo, ritornelo, es metrónomo. no es tampoco alguna cronometría, sino que es el ritornelo. decir esa cosa que aún no llega a ser música. El pequeño ritornelo del niño puede tener incluso un ritmo relativamente complejo, puede tener una metronomía, metrunomía, una metrología irregular. Se trata de un tiempo pulsado por­ porsonora, tan simple que es fundamentalmente la manera en la que una forma sonora. como sea, territorio. Cada corno sea. marca un territnrin. Cad.: vez que haya marcación de una tciiitoterritorialidad, habrá pulsación tiem­ I'ialidad, pulmción del tiempo. El catastro es una pulsación del tiemdesterritorialización es el desarmdesarro­ po. Al mismo tiempo, un movimiento movim iento de desterritorializaeión llo Ilo de un tiempo no pulsado. apoderaií de un peque­ Hay dos maneras en que los grandes músicos se apoderan pequeag en taJ ta.l momento del desarroño ritomelo ritornelo de niño. Pueden hacer un ro colLigc. desarro­ llo o del desenvolvimiento de sus obras tiran un pequeño ritornelo. Por ejemplo: Beig Berg (Wozzcck)^. (W/o2zedt)* . Lo asombroso en ese ese caso es es que la obra culmina allí. Ocurre también que un tema folklórico o un devenir animal es pegado en una obra: Messiaen registrando cantos de pájaros. age. No es lo mismo. Resulta Rrsulta que al Los pájaros de Mozart no son un co coUage. mismo tiempo que la música deviene pájaro, el el pájaro deviene otra cosa que Berg en en 1925. I925. reconocida como una obra maestra ^' Ópera compuesta por Bcrg moderna. Terrible retrato de la degradación de un soldado raso basada en en una ll-'fíizemlt yy Lulu' pieza teatral homónima de Georg Büchner (1836). Wozzeck Lulú comparten algo importante: ninguno de los protagonistas comprenden comprenden el contexto dentro del cual se mueven.


pájaio. devenires disimétricos: el pájaro pájaro. Hay allí alli un bloque de devenires, devenires. dos devenirts deviene otra cosa la música al mismo tiempo que la música deviene pájaro. oosa en enla Hay ciertos cienos momentos de Bartolt Bartok en que los temas folklóricos son arrojaarroja­ dos, Y y hay otros completamente distintos en los que el dos. cl tema folklórico es tomado tornado en un bloque de devenires y es indudablemente desterritorializado desterritorialirado por la música. Berio. De un músico como Schumann podríamos decir que músioo oomo en última instancia todas las formas sonoras están más o menos sacadas de pequeños ritornelos, y al ismo tiempo hace que estos ritornelos sean atravesados por un movimiento de desterritorialización musi 11 que nos hace aceptar, en un tiempo que justamente ya no es el tiempo pulsado por quejustamente el territorio. Pues bien, he aquí bien,l1e aqui la primera diferencia entre lo pulsado pulado y lo no pulsado o entre Cfzronøryflíon. ChronosyAion. vez que Hay luego una u na segunda diferencia: diría que hay pulsación cada ve: forma y cuando el d tiempo uno puede asignar un estado de desarrollo a una Forma sirve, esta vez ya no para escandir un territorio -la territorialidad es una nodón noción de escansión, un territorio es ts siempre algo a escandir-, sino para ritmar el desarrollo de una forma. Se trata aún del dominio de Chmnor. Chronos. No tiene nada que ver con la regularidad. Para dcfuiir d ticrnpo tiempo pulsado no alcanzará defmir el un ritmo en general, una cronicidad en general o una cronometría en general: general; ver que el tiempo es como el d arrollo de una forma. ocurre cada vez el número del desarrollo El tiempo biológico, por ejemplo, una forma biológica que pasa. pasa... _ _ No es por azar que los biólogos y los embriólogos encuentran el problema del tiempo de manera variable siguiendo cada especie, especie. según la sucesión de las formas vivas, el crecimiento, etc. Lo mismo en música: tan pronto como uno puede señalar una forma sonora determinable por sus coordenadas -por melodía-armonía-. tan pronto como uno puede internas -p o r ejemplo melodía-armonía-, señalar una forma sonora dotada de propiedades intrínsecas, esa forma está sujeta a desarrollos por los cuales o bien se transforma en otras formas, formas. o bien entra en relación o incluso se conecta con oon otras formas. Siguiendo esas trans­ transformaciones y ooneitiones, conexiones, pueden ustedes señalar pulsaeioms pulsaciones de tiempo. Entonces, el tiempo pulsado es para mi mí un tiempo que marca la temtem­ forma en desarrollo. Esta es su segunda característica. poralidad de una ibrma caracteristica: hay Chronos Cabranes cuando el tiempo marea. Tercera caraaerística; marca, mide o eseande la formación de un sujeto. En alemán sería seria la bildung. àildung: la formación escande la educade un sujeto, la educación. La educación es un tiempo pulsado. La educa­

312


Í

W

I¡'_`[u-efilllfll

ción sentimental. sentimentaJ. Esto nos permite rever revet muchas muclias cosas que hemos dicho; dicho: el recuerdo es agente de pulsación, pulsación , el psicoanálisis es una formidable empresa de pulsación del tiempo. Richard: Riclìardz Cuando decís decis eso hacés del tiempo pulsado algo absoluta­ absolutamente triste. Aunque tu defmición sea justa, las cosas no son tan tajantes o tan evidentes. Tomo como ejemplo Musicin changtngparu, una obra de Philip Glass. Mmic ¡rr cbarrgzrrgpam, Se trau trata de una música pulsada, hay secuencias extremadamente medidas, extremadamente subjetivadas, o más bien extremadamente segmentadas. música, fiiera iera del trabajo sobre las Y sucede que en esta müsica, las resonancias armóniarmóni­ cas -y -y es muy importante pues esto se sitúa completamente del lado de un incorpóreoacen­ inoorpóroo- tenemos toda una serie de desplazamientos de acentos, acentos de los tiempos fuertes devenidos fuertes. fuenes, o luertes o de los tiempos secundarios devenido: delos aún de los tiempos de resonancias que así surgen, en absoluto de manera aleatoria -podría serlo pero no es el caso-_ caso-. Estas acentuaciones vienen prácticamente a involucionar un tiempo -oomo diría O Claire-5 cronológico -como aire-’ y a desorganizar. desorganizar, en el sentido del tiempo orgánico. orgánico, el cuerpo cucqx> orgánico de algo como la melodia melodía o las armonías. MistiAsisti­ u.n proceso de metalización metaliueión que vuelve a exacerbar exaeerbar mos precisamente a un luga y a meter un devenir molecular en algo que pertenece ciertas líneas de fuga a un tiempo cronológico. Entonces, tenemos por una parte una forma de base que podemos llamar estructural. estructural, subjetivada o subjetivable, que podemos llamar segmenraria, segmentaria, en resumen, todo lo que no nos gusta, es decir el tiempo parte, tenemos un proceso que llega a involucionar cronológico. Pero por otra pane, todo eso completamente. Quizás esto es hecho con un exceso de medida o con una medida loca, con una especie juega j tamente con upccic de medida que juega diferencias de velocidades que vienen a mezclarse a esta especie de tiempo decis desde el principio que todo elemento del tiempo cronológico; pero si decís dempo transforcronológico es negativo, se cierran muchas puertas abiertas a una transfor­ mación o a una metamorfosis de algo que a priori es de esencia no diría nihilista, pues una esencia nihilista es dificilmente difícilmente transforrnable, transformable, pero al menos no completamente realizada del lado de un devenir molecular.


Te va a costar mucho definir deñnir el tiempo no pulsado porque hasta en los tiempos menos pulsados posibles podremos encontrar pulsación: la la pulsapulsa­ ción ola o la marca íntima infinitamen:c pequeña del dcl golpe del dcl arco sobre el intima infinitamente violín, o algo de ese género. En última instancia, sería muy fácil, fácil. sería un ejercicio de estilo o un juego teórico del componer y efectuar una música que estuviese teóricamen­ teóricamente del lado del tiempo no pulsado, pulsado. pero que de hecho no portara en ella ninguna línea de fuga y ningún devenir posible, posible. que fuera de esencia completamente nihilista.

Deleuze: Vas a ver que estamos de acuerdo. No tenemos en absoluto el Ddeuze: mismo método, porque lo que querés que: decir es que mis definiciones no apuntan más que a hacerles sentir por anticipado que todo lo que no está principio, no bien se ubica del lado del tiempo pulsado. Yo te diría que, en principio. sabemos. Hiciste de alguna manera un alegato para reintroducir las bellezas del tiempo pulsado. Yo digo un poco otra cosa. Lo que digo es que va de suyo que uno no se encuentra sino frente a mixtos. No creo que nadie pueda vivir en un tiempo no pulsado, por la simple razón de que, manera, cuando hablamos que. literalmente, moriría. De la misma manera. del cuerpo sin órganos y de la necesidad de hacerse uno, jamás pensé que se pudiera vivir sin organismo. Ni hablar de vivir sin apoyarse y sin territorializarse sobre un tiempo pulsado, territorialixarse puLsado, tiempo que nos permite el desadesa­ rrollo mínimo de las formas que necesitamos, emplazamientos necesitamos. los emplazam ientos mínimos organismo, pulsación dcl tiempo de los sujetos que somos. Subjetivación, organismo. son condiciones de vida. Hacer saltar eso es lo quese que se llama un suicidio. suicidio, es una empresa suicida. Algunas muertes por droga son el resultado tfpioo típico de esto: el organismo estalló. Sobre este punto te diría que es demasiado evidente en este caso que nos encontramos en un mixto de tiempo pulsado y dt: de tiempo no pulsado. La cuestión es que, una vez dado, yo considero que nuestra cttstión ves que esc ese mixto está dado. ere a tal elemento del tarea es ver qué re refiere dcl mixto o a tal otro. Entonces. si no somos retenidos yy reterritorializados en alguna parte. Entonces, parle, ello. de lo que nos retiene, lo que me interesa intensa reventamos. Habida cuenta de ello, es del otro aspecto. aspeao. Cuando Richard me dice que hay algo bueno en del tiempo pulsado, digo que eso depende. Si con un eso quiere decir que el el tiempo pulsado vivirãs sin él. es absolutamente necesario y que no vivirás él, estoy de acuerdo. 354


*iii

Í

iiiiì

ÉI.t.1ei!'|`.I.'I¦

¿Qué quiere decir el ¿n/moAVwagneriano? ifrrmorrvtvagneriano? En el caso de! del mixto que nos ocupa, vemos bien en qué que el leitmotiv ferrrnotiv en Wagner es típico de un tiempo pulsado. ¿Por que? Porque --y y así asi es como muchos dircaores directoru de orquesta interpretan a Wagner, así comprendieron y ejecutaron el Uitmotivasi es como oomprendieron kimonotiene precisamente todas las caraaerísticas características que acabamos de determinar, las tres características del tiempo pulsado. En primer lugar, señala por lo menos el germen de una forma sonora oon con una fuerte propiedad intrlnseca asi es ejecutado. Segunda intrínseca o interior, y así característica: cuando Debassy leitmotiv en \Wagner, Wagner, usaba Debussy se burlaba del Íeínnorrv una buena fórmula: es exactamente, decía, decia, como un poste indicador; es el el drama wagneriano va a poste indicador de un personaje cuya formación el poner en escena yyen en música. La formación en tanto que sujeto -formación -Formación Panifal, formación Lohengrinde Wagner. Se trata Parrrƒàt', Laòerrgrin- es del costado goetheano de\X/agner. de su drama lírico que no cesará de soportar la formación del personaje. Tercera característica: el ieirmorrv leitmotiv aparece en la música funcionalmente, funcionalmente. cumple la función de territorialización sonora, viene y vuelve. Es el héroe en su formación, formación. en su territorialióad territorialidad y en las formas a las cuales reenvía. reenvía, lrilmorrv. Muchos directores quien sti está tomado en el leitmotiv. dircaores de orquesta pusieron el énfasis en estas :stas (unciones funciones del leitmotiv. ƒeirmarív. Boulccr toca Wagner tiene una evaluación completamente difeCuando Boulcz dife­ dcl leitmotiv. ferrrnorrv. Cuando observa la la partitura, no encuentra que eso sea td rente del el kinnoriv. lineas generales, dice que no es ni el germen de una forma leitmotiv. En líneas intrínseca, ni el indicador de un personaje en formación. formación, él se afirma en estos dos puntos. Dice que el leitmotiv t"::`rmorr`v es un verdadero tema flotante que llega a pegarse aquí o allí, en lugares muy diferentes. Hay entonces un tema flotante que puede flotar tanto sobre las montañas como sobre las aguas. aguas, variacio­ sobre tal personaje o sobre tal otro, y cuyas variaciones van a ser, no variaciortcs formales, sino variaciones perpetuas de velocidades, de aeeleraciones nes aceleraciones o de disminuciones de la velocidad. Se tra trata Íeínrroriv. Al u de una concepción cornpletarnente completamente distinta del leitmotiv. dela nivel de la dirección de orquesta, es evidente que muchas oosas cosas cambiarán ¿einnarív wagneriano. según la manera en que sea comprendido el el leitmotiv wagneriano, evideneviden­ temente no se tratará de la misma ejecución. Diría entonces, como Richard, que no se trata de obtener el tiempo no pulsado en estado puro. El tiempo no pulsado, por definición, sólo puede se suprime toda pulsación o tiempo 353 ser arrancado de un tiempo pulsado. Si se


pulsado -retom o la exprmión expresión de Richard- estaremos en el nihilismo puro, -retorno ya no hay ni tiempo pulsado ni tiempo no pulsado, ya no hay nada. El tiempo no pulsado sólo puede ser conquistado. Es por eso que insisto en la desigualdad dtäigualdad de estatuto: de cierta manera, muriera, el tiempo pulsado siempre estará dado o les será impuesto, pondrán en eso la oomplaceneia complacencia y les será lesserzi ordenado. El otro habrá que arrancarlo. se trata aquí problema individual o colectivo. Una Y no no se trata aqul de de un un problema individual o colectivo. Una v v hay algo común a.l al problema de lo individual y délo de lo colectivo: un ii dúo es un colectivo tanto como un colectivo está duo esta individuado. Pr^vnta: Cuando hacemos una película hay utt ui guiórrci.nct1tatng1'1 Co.5e Pregunta: secreta tiempo pulsado, peto pero ¿va a situarse ese guión en un tiempo no pulsado? encadenamiento cine cs es una Deleuze: Yo diría que en el encadcnam iento el ejemplo del cinc maravilla. El tiempo pulsado cubre todo el desarrollo desanollo de las formas fomras sonoras internas. Entonces, el guión cinematográfico, el ritmo de las imágenes en el intemas. cine, todo eso forma parte del tiempo pulsado. La pregunta es cómo arrancar un tiempo no pulsado y qué quiere decir la oómo arrancar un tiempo no pulsado de este sistema de pulsación cronológica. ¿Qué es lo que arrancamos exactamente de las formas sonoras para obtener un tiempo no pulsado? ¿Esto consiste en arrancar qué a las forma.":, formas, a los sujetos o a las territorialidades? Mi problema del tiempo no pulsado deviene en arrancar algo a las territorialidadts territorialidades del tiempo, artancarån arrancarán algo al desarrodesarro­ llo temporal de las formas y algo a la formación de los sujetos. Podemos buscar ejemplos. Algunos de nosotros pueden emocionarse por ciertas voces del cinc. cine. La voz de Bogart. Lo que nos interesa no es Bogart como sujeto, sino cómo funciona junción de la voz en el eine cine parlante? hmciona la voz de Bogart. ¿Cuál es la función No tiene en absoluto la misma función en la comedia americana y en el es una voz individualizante, policial. No podemos decir que la voz vor. de Bogart ts individualiaante, aunque también lo sea -se trata de su aspecto pulsado: me territorializo sobre Bogart-. Él arranca algo, es una especie de voz metálica. Claire dice voz horizontal, que es una voir horimntal, una voz rasante. Es una especie de hilo que envía envia un tipo de partículas sonoras muy, muy, muy especiales. Es un hilo metrlmetá­ lico que se desenrolla, con un mínimo de entonación. No es en absoluto ll li voz subjetiva. subjetiva. voz

356


Í

*Els-te ¦I1¦¦'Ii

También podremos decir que existe Bogart como personaje. personaje, es el domidomi­ nio de la formación del sujeto, los territorios de Bogan, Bogart. los papeles que es capaz de interpretar. Incluso vemos vernos tipos que tienen un impermeable como el de Bogart -es evidente que Joan jean Cau‘ Can* se toma torna por Bogart-. Bogart-_ Richard: Efectivamente, tenemos dos métodos diferentes para llegar a lo mismo. Esto cierra. Pero a partir de esta noción de mixto, mixto. me parece que tendés una especie de puente, prácticamente un puente interregno entre mis dos preguntas. Quiero decir que a partir del momento en que hablås hablás de mixto, llegas muy rápidamente a la noción de traslación. Me gustaría que lo expliques un pooo. poco. Deleuze: Llego muy rápido, rápido. pero yo no llamaría a eso traslación. Para defmir palabra, diria diría que ambas parts partes definir i tiempo no pulsado, Aion Aran u otra palabra. de un mixto jamás son iguales. Una de ellas está siempre más o menos dada, la otra está siempre más o menos por hacerse. Es por ao eso que sigo siendo muy bergsoniano. Él decia decía cosas muy bellas sobre esto. Decía que en un mixto jamás se tenían dos elementos. elementos, sino un elemento que desempeña el irnpureza, aquél que tienen, tienen. que les es dado, dado. y luego un elemento papel de impureza, puro que ustedes no tienen y que es necesario hacer. No está mal. Yo me preguntaría, preguntarla, entonces, cómo producir este tiempo no pulsado. Hay que llegar a un análisis concreto. Primer caraaerística: característica: tienen tiempo no pulsado cuando se encuentran con un movimiento de desterritorialización. desterritorialiración. Ejemplo: Ejemplo; pasaje del ritornelo en su función de reterritorialización inFantìl iníántil al ritomelo ritornelo desterritorialirado desterritorializado en la obra de Schumann. Segunda característica; característica: fabrican tiempo no pulsado si al desarrollo de una forma cualquiera, cualquiera. defmida por propiedades intrínsecas, le arrancan partículas que se definen sólo por sus relaciones de velocidades velocidad@ y lentitudes, lentitud. No sus relaciones de movi iento y de reposo. N o es fácil. Si a una forma de luertes propiedades intrínsecas le arrancan partícul particul informales que no fuertes *Cau. jean (1925-1993) (l925-1993) Periodista y escritor frincis. francés. Fue secretario de Iean ‘ Cau.Jcan Jean Paul Sartrc, Sartre. colaboró en ilåmp: Moderne: y formó parte de la redacción de Temps Moderna L'Exprrs.t. Entre sus obras encontramos La pitt? de Dim. ponían pour Ch: L'Expms. Ij¡ pitié Dieu, Une passion Che Gt:-ewra' ll 979). La rr-¡ferrer courtes courier (1988) y (.`omporírion_ '¢nf¢¿te (I 993). Guevara (1979). Les culones Compositionfran(aúe{\m ).

35?


tienen entre ellas más mas que relaciones de velocidad y lentitud, de movimien­ movimiento y reposo, han arrancado entonces tiempo no pulsado del tiempo pulsado.

¿Quien hace una cosa así? Hace un rato decía que es el músico quien desterritorializa el ritornelo, produce desde ese esc momento el tiempo no pulpul­ desterritorialìza sado y, sin embargo, conserva el tiempo pulsado. ¿Quién hace arrancar

o hacen más que esto con sus máqui­ partículas de una forma? Los físicos. fisicos. N No máquinas. Ellos estarían aquí, asi así están estarian de acuerdo y espero que no haya ninguno aquí. de acuerdo de antemano. Los físicos fisicos fabrican tiempo no pulsado. ¿Qué es un ciclotrón? Lo digo tanto más alegremente cuanto que no tengo ni la menor idea. ¿Qué son esas máquinas? Son máquinas de arrancar partículas panículas ese nivel que no tienen más que velocidades diferenciales, diferenciales. al punto que en ese particular no llamaremos a esto velocidades, las palabras serán otras. Los físicos arrancan a las formas físicas fisicas partículas Ptirtículas que sólo tienen relaciones cinemáticas y cuånticas cuánticas -la palabra es muy hermosa- y que van a defmirse cinemåticas defi nirse por velocidades, velocidades extremadamente complejas. Un físico pasa su tiempo haciendo esto. Tercera caraaerística caracteristica del tiempo no pulsado: pulndo: ya no tienen asignación de un sujeto, no hay más acabado, muerto oon con Goethe. mis formación de sujeto; acabado. Había intentado oponer Kleist a Goethe. Kleist se caga completamente en la formación del sujeto, no es su tema. Su tema es una historia de velocida­ velocidades y de lentitudes. lnvoco el caso del biólogo. Pueden decirse dos cosas: «hay formas y esas Invoco formasse desarrol.la.n más mas o menos rápido». rapido». Diría Dirla que aquí estamos plena­ plenaformas se desarrollan mente en el mixto. Hay ahí ahl' dentro un mixto de dos lenguaj :: «hay formas que se desarrollan» -esto pertenece al lenguaje P, P, el lenguaje del tiempo pulsado- «mis pertenece al lenguaje no P, 1", lenguaje «más o menos rapido» rápido» -esto pertenecé coherende un tiempo no pulsado-. El problema no es dar cuenta del todo coheren­ te, la cuestión es saber dónde van a poner el acento. ejemplo, que muchos Podría seguir la historia de la biología y decir, por ejemplo. han subordinado todo el juego de las velocidades y de las lentitudes lentitudos al tema dela de la forma que se desarrolla y de sus exigencias. Hay otro biólogos que, decirlo diciendo las mismas frases, van a decir lo contrario -es por eso que bajo el lenguaje hay tales ajustes de cuentas, es en el momento en que se dice lo mismo que forzosamente fbizosamente hay guerra-; van a decir que la y los desarrollos vanadecit la fornia lbrrnaylos velocida­ de la forma únicamente dependen de las velocidades, de relaciones de velocidades y de lentitudes, lcnt.i nada, de partículas particulas que hay que encontrar. encontrar, aun si todavía no se se las

358


_ _ __

_

__ _ _c|..¬fxnt,

ha encontrado. Sonestastelacionts Son estas rdadoncs de velocidades y de lentitudes entre panícu­ velocidadmydelentitudcs partículas en últinna última instancia informales informals las que van a comandar. No hay ninguna razón para desempatarlas, descmpatarlas, pero aún cuando nuestro cota/ón teoría. N o vivirán corazón va hacia unas o hacia otras, no se trata de teoria. No vivinin de la misma manera si desarrollan una forma o si reparan en relaciones de veloci­ velocidades y de lentitudes lentitudts entre partículas particulas o cosas haciendo las veces de partícu­ partículas, en la medida en que distribuyan afectos. No es en absoluto el mismo modo de vida. En biología todo el mundo sabe que entre los perros hay grandes dife­ difela misma especie, mientras que un rencias y sin embargo forman parte de dela la misma especie. Es extraño. ¿Qué es lo gato y un tigre no forman parte de dela ten­ que define de ne una especie? La forma y su desarrollo. Pero Pero por otra parte, tenúnica­ drán el lenguaje no pulsado, en el cual lo que defíne define una especie es unimmente la velocidad y la lentitud. Ejemplo: ¿qué es lo que hace que un San Bernardo y una galga de porquería sean la misma especie? Dan un producto viviente, eso fecunda. ¿Pero qué es lo que hace que den un producto viviente? No podemos invocar los talles, pues el hecho de que el apareamiento aparcamiento sea imposible en función lunción de las puras dimensiones no cambia nada. Formalmente es posible. ¿Qué es lo que defme define su posibilidad? Únicamente su velocidad, velocidad según la cual los espermatozoides llegan al óvulo o la ovulación se hace. rela­ Lo que define la fecundidad en la sexualidad es únicamente una relación de velocidad y de lentitud. Si entre el gato y el tigre la cosa no marcha, ello se debe a que no tienen la misma duración de gestación, mientras que todos los perros tienen la misma velocidad de los espermatozoides, la misma velocidad de ovulación. Por muy diferentes que sean, se trata de una especie no en virtud de una forma común ni dc de un desarrollo común de la forma -aunque también así fuera-, sino en virtud del sistema de relaciones velo-

ctdadeslientitudtss Digo rápidamente entonces los tres rasgos del tiempo no pulsado: desterritorialitación, emisión de partículas, ecce:`d'.aa'er. desterritorialización, ecceidada. Ya Ya no tendrán desadesa­ rrollo de la forma, sino extracción de partículas que no tienen más que Ya no tendrán formación de sujeto, relaciones de velocidad y de lentitud. Ya sino erreídirdes ecceidades -hemos -hem os visto la diferencia entre las individuaciones por sujetos subjetivación, asignaciones de suj ctos y las individuaciones por eccrialader: ecceidades: temporada. un día-. dia-_ una temporada,


üempo no pulsado. Primer He aquí la fórmula fónnula general que daríasobre darla sobre el uempo punto: tienen realmente formación de un tiempo no pulsado o construcconstruc­ ción de un plano de consistencia, consuucción de aquello que consistencia. cuando hay construcción llamábamos llamåbamos continuum :ømímmm de intensidades. Segundo punto: cuando hay conjugaciones conjugacioncs de flujos. ujos. Por ejemplo, el flujo ujo de droga puede ser practicado sólo en conexión con oon otros flujos. No hay máquina o agenciamiento monoflujo. Tercer punto: en tales agenciamientos hay siempre .siempre emisión de parti'partí­ culas con oon relaciones de velocidades y de lentitudes. A este nivel, habría que tomar un caso yyvercómo ver cómo reúne a lave: la vez estos tres aspectos. Podría entonces que, sea al nivel de la droga, sea al nivel dela de la Podria decir entoncm música, hay un plano de consistencia pues hay un cøntƒrmum continuum de intensida­ intensidades definibles, de nibles, tienen una conjugación de flujos ujos diversos y tienen emisiones de panículas cinemáticas. partículas que no presentan más que relaciones cinemäticas. Es por eso que la voz en el cine cinc es tan importante: puede ser tomada como subjetivación, pero también como ecceialui ccceiiLuL Existe la individuación de una voz, que es muy diferente de la individualización del sujeto que la porra. potta. trastorno cualquiera, la anorexia, por ejemplo. ¿Qué Podríamos tomar un trastomo hace el anoréxico, en que falla su tentativa, en qué tiene éxito? ¿Encontrare¿Encontrare­ mus esta conjugación de flujos, ujos, esta emisión de particulas mos partículas al nivel de un estudio de ca.<ios cams concretos? Vemos bien que un primer punto es tratar de olvidar todo lo que los médicos o los psicoanalistas dicen sobre la anorexia.. anorexia. Todo el m mundo undo sabe que un anoréitioo anoréxico no es alguien que no se alimenta, sino alguien que se alimenta bajo un régimen muy curioso. A primera vista, vista., u na alternancia de vacio ese régimen es realmente una vacío y lleno. El anoréxico se vacia y no deja de llenarse. Esto ya implica un cierto régimen alimentario. Si vacía "vacío y lleno”, en lug: "no comer". decimos “vado lugar de “no comer”, ya hicimos un gran progreprogre­ so. Habría que definir un umbral pésimo y un umbral óptimo. El pésimo no es forzosamente el peor de todos. Pienso en ciertas páginas de Burroughs. Él dice que, finalmente, se trata ante todo de la historia del frío, el frio frío interior y el calor.


Clase XX Música y metalurgia. 2 7 de ƒèbrero febrero de 1979 27

Pinbas: Tengo 'dos dos preguntas para formular, aunque lo que Richard Pinhas: todavia muy contuso. confuso. Es en relación a esa pequeña frase quiero decir resulta todavía concerniente a la síntesis metálica o sintesis síntesis de metali-zación. metalización. Habíamos visto, respecto de la música, que una sínt is era una sintesis síntesis de disparidades que define un cierto grado de consistencia para hacer discernibies «célebres» de Dupréel so­ discernibles los heterogéneos heterogéneo; -revisamos textos «célebresn sobre la consolidación-. Y en cuanto al proceso de metalización, me pregunpregun­ taba si no había uha una relación sintética de metalización o una sfntmis propiasíntesis propia­ mente metálica oposicio­ merálica que pusiera en relación -entre otras cosas y sin ser oposiciones estrictas, habría que ver esto más precisamente- un espacio liso y un espacio estriado, una materia flujo ujo o movi iento y quizás quizas una materia más eoagulado -p -por o menos del tipo coagulado o r determinar-, un cierto tipo de duración que correspondería a una duración territorial y un tipo diferente de duradura­ ción que se relacionaría relacionar-Ia posiblemente con un polo itinerante. Me gustaría saber si para vos esta sínt is podría liberar algo así como un polo propiamente cualitativo que nos haria haría aprehender los afectos, alos a los que podríamos llamar afectos de metal o afectos metálicos.

361


Derrames entre el capitalismo y la esquizofrenia

Al nivel de la música, música. tengo la impresión de que estos afectos tienen su sentido propio, propio. todo ocurre ocu rre como si fabricaran sus propias líneas y sus propios contenidos, es decir sus propias líneas de eficiencia o sus propias líneas de efcauación. Tengo cfcctuación.Tengo también la impresión de que se presentarían bajo una forma específica, es decir bajo una potencia singular, singular. una fuerza específica tspccífica y probablemente ciertos tipos de proceso. Quería Queria saber simple­ simplemente si podíamos podiarnos decir que existen afectos metal que podemos definir de una cierta manera. Pienso que en música, música. haciendo abstracción de toda una tradición oriental y occidental, en la música moderna, hemos comenzado a hablar de música americanos y metálica muy recientemente con los «nuevos» «nuevosm compositores amcricanosy ciertos ingleses. Pero comenzamos a hablar de orquestación metálica ya a panir de Várese, partir de Stravinsky Stravinsl-ty y a partir Varese, es decir que hay dos compositores que se supone han aportado algo nuevo que resaltaba lo que llamaré por el rápidamente, un afecto metal. momento, muy rápidamente. Quería saber si estabas de acuerdo en definir mis más precisamente lo que seria una síntesis metálica o una sínt is de metalización con su carácter sería propiamente específico. El segundo punto es saber si no podríamos decir que existen por lo menos dos descendencia: descendencias tecnológicas tecnológicas-probablemente con­ -probablemente hay más- que conducitfan ducirían hacia dos tipos que hemos podido circunscribir. Uno sería el tipo cristal. Mozart. a cienos ciertos ms cristal, nos habíamos referido a la música de Mozart, usos de ciertos dertos u n tipo metal, definiendo una música instrumentos. El otro podría ser un metal. Lo relaciono a la música. música, pero esto podría verse en un campo comple­ completamente distinto. Tendríamos Tcndríamos entonces una línea de efcauación efectuación resultante, resultante. o más bien el rüultante de una descendencia tecnológica, que estaría en ooneitión resultante conexión con un tipo metal, cristal, teniendo cada metal. y otro que estaría en relación con un tipo cristal. uno sus potencias singulares, sus definiciones especificas. específicas, su modo de afocf afec­ espeeít`1oos.T¿-enieamente, ción singular, sus afectos específicos. Técnicamente, diría que hay zonas de ejemplo. para tener relaciones criseficiencia heterogéneas. En música, por ejemplo, cris­ talinas o relaciones metálicas acudimos a relaciona relaciones dinámica. dinámicas, relaciones de timbres. selecciones de calor y de frío, de pesadez, pesada. cortes de frecuencias, en timbres, n, filtraciones ltraciones en los armónicos, armónicos. muy diferentes de aquello que deseamos fin, producir - va de suyo que no es necesario que se quiera producir algo para Yo veo como que el resultado sea del tipo aafecto f^to metálico o afecto cristal -. Yo

362


Clase-XX

dos lincas esen­ líneas de efcauación efectuación acudiendo a dos tipos diferentes que serían esencialmente el metal y el cristal. Veo igualmente una filiación liación directa entre lo que llamamos hoy 110)' música metálica u orquesratión orquestación metálica y el afeao hcnero: las definiciodefinicio­ afecto metal del herrero: nes de este tipo de afección serían probablemente las mismas. mismas, faltaría (altaría en­ encontrarlas. Hablar de calor y de frío qui/ás quizás es un poco demasiado simple. En ejemplos de análisis de piezas musicales, vemos en seguida que esto acusa musicala, vernos criterios mucho más específicos: upeelfìcos: toda una paleta de gamas de colores, de timbres, de formas de ondas en el caso de las músicas sintéticas, habría incluso unas frecuencias de cortes, relaciones dinámicas apropiadas. apropiadas, vdociveloci­ dades específicas, específicas. etc. ere. metálica Tenemos entonces las líneas de efectuación efectuaeión metãl ica y cristalina dife­ dife-n o finalista- de dos descendenci tecnológi­ renciadas como resultante -no tecnológicas diferenciadas también -esto reenviaría ha­ reenviarla a una síntesis distinta que habría que producir- como dos elementos elemen tos cósmicos. Es decir que son dos cósmicos, en el sentido en que es cósmi­ modos de captación de elementos cósmieos. oósmica la materia molecularizada, en este caso del material musical. Y pensaba cala estecaso también en cósmico a la manera en que Nietzsche lo de define. ne. Hay un aforismo en los fragmentos póstumos de la época de La gaya ciencia en el Lagayd Experimentar de una que cuenta toda una historia y termina escribiendo; escribiendo: Experimemarde manera mdrrem' cósmica.' e¢Í.rm:`ca.' Querría Querrla saber si tás tas de acuerdo en concebir de cristal. deeñstal. Deleuze: Es una bella intervención. No sé si ustedes están como yo. yo, pero esto parece demasiado hermoso. Nos decimos que esto marcha demasiado efecto, es un peligro. bien. En efeao, Si ponemos dos nombres bajo lo que acaba de decir Richard. Richard, bajo su linea cristal y su llnea No línea línea cobre en música, no se trata de una metáfora. N o es rn úsica eso por metáfora que el cristal es algo que atormenta a Mozart, en música reúne cosas muy técnicas. No sólo el cristal es una obssión obsesión que Mozart oon su vida, sino que la Experimenta experimenta en relación con experimenta tarnbién también en Y no es sólo una obsesión sino que es un factor, un relación con su obra. Y activo de esta música. elemento aaivo ierzsche, Volunuid 'ví-rbmsad de poderío. Edaf, Edaf. Madrid, 2000. ietzsche,


Derrame: entréel eapìtal.i¿<r11o y Eiesquiizolìfer-iia

H

Í L

No me giucan gustan mucho las cosas de mitología, pero es importante el lazo músico/herrero. Hay una muy músicofherrero. u na relación íntima. Inti ma. No me siento m uy capaz de hacer análisis itológico, pero habría su maneta manera habria que ver. ¿Atraparía el mito a Su una tclación íntima entre cierta dirección musical -n o la música en generalrelación -no y una dirección metalúrgica, rnetalúrgicr, entre la dirección dd del herrero y la dirección de una cierta músi ?? Si salimos del mito, la gran entrada de los cobres cobra en la música occidental -aunque seguramente ha habido cobres en todas las épocasepocas- ocurre en líneas generales en el siglo X K con dos grandes nombra. nombres. Generalirando Generalizando lineas XDC mucho, es con Berlioz y con Wagner que los cobres hacen su. su irrupción real mucho. [m)m"e] en la música. Son momentos fundamentales. Y Y es una delas [royale] de las razones por las cuales, tanto Wagner como Berlioz, Berlioz. serán tratados de bárbaros. ¿Qu¿ cobr l! ¿Que ¿Qué conlleva esto en ¿Qué quiere decir aquel lazo? ¡Entran los oobr :sto debo retomar en términos muy similares lo que la música? Para oontesrar contestar esto dijo Richard. Si miramos bien el problema esta está fundado en el lazo herreromúsica. Volveremos sobre mitos muy antiguos que no tienen ninguna relarela­ músim. notienen ción con Berlioz ni con Wagner, Wagner. y quizá comprenderemos cornprenderemos mejor todo esto. ¿Qué pasa cuando los cobres irrumpen itrumpen en la música? Descubrimos de golpe un tipo de sonoridad. Si trato de situar las cosas. cosas, después de Wagn Wagner y Berlioz comenzamos a hablar de sonoridad metálica. Varese Várese hace una teoria teoría de las sonoridades metálicas. Pero lo que es extraño es que Varese Varése está Berlioz-Wagner y la música eleca caballo entre la gran tradición del cobre Berlioz^Wagner elec­ trónica, de la que es uno de los primeros fundadores. fundadores, y uno de los primeros trónica. en efectuarla. Hay seguramente una relación. La música música. no ha sido posible más mas que por una especie de corriente de una música metálica. metal ica. Habría que buscar por qué. ¿No podríamos acaso hablar de una especie de proceso de metalización metal ¡zación -que por supuesto no agota en absoluto toda la historia de la música occidental a partir del siglo XDÍ-, XDÍ-. de un proceso marcado de manera visible, enorme, evidente por esta erupción delos cobrcs? de los cobres? Pero esto es-to es sólo a nivel i trumental, trurnental, evidentemente no es sólo la entraentra­ da de los cobres :obres a la música lo que habría determinado todo esto. Hay una serie de cosas que se producen al mismo tiempo. tiempo, de manera concomitante. La irrupción de los cobres y un problema completamente nuevo en la orquesución, creadora, como formando orquestación, la orquestación como dimensión creadora. parte de la composición musical misma, en la que el músico. pane músico, d el creador en 364


M

Í

*Clase XX

música, cieno momento, se música. deviene un orquestador. orqustador. Y Y el piano, a partir de cierto metaliza: hay una formación del marco metálico metálicas. metalico y y' las cuerdas son metålims. ¿No coincide la metali ción del piano con un cambio en el estilo, enla en la manera de tocar? ¿No podríamos podriamos poner en correlación, aunque muy vaga, la irrupción de los cobres dedrr el advenimiento de una especie de síntesis cobrcs en la música, es deci metáli , la importancia creadora que toma la orquestación, la metåli la evolución del tipo piano de otros instrumentos, el advenimiento dc de nuevos estilos Y y la preparación de la música electrónica? ¿Y ¿Y sobre qué base podríamos decir línea metálica y de línea musical que se casan, que se que hay una especie de lln linea musimi enredan, prontas a separarse de nuevo? No se trata trata. de quedarse en esto, pues a mi parecer es básicamente lo que preparará el advenimiento de una música electrónica, pero posiblemente es preciso pasar por aquí. Ahora bien, no es cuestión de decir entonces que en ese momento el cristal está acabado. La línea cristalina en música continúa, esto va de suyo. Pero va a reaparecer bajo una forma completamente distinta. En ningún momento Mozart es sobrepasado por los cobres. essobrepasado cobra. Varüe Varése está en una encrucijada: invoca a la vc?. ve?, nociones como las de prisrnas y sonoridades metálicas, lo que desemboca en la música electrónica. prismas Así como la línea cristalina pasa por roda toda una concepción muy compleja de los prismas, la línea metálica va a pasar por toda una concepción bastante «ionización-. Todo esto va a enredarse y constituirá como las compleja de la «ionización». líneas genealógicas de una música electrónica. Es muy complicado. Y todo esto tiene interés sólo si ustedes comprencompren­ den que no se trata de metáforas. No se trata de decir que la música de Mozan interés. Se trata de decir que el Moran es como del cristal, eso tendría poco interes. cristal es un operador activo, tanto en las técnicas de Mozart M ozan como en la concepción que se hace de la música. Del mismo modo, el metal es un Wagrter, como Bcriioz, Berlioz, operador activo en la concepción que músicos como Wagner, Varese, como los -1-electrónicos», como Varise, «electrónicos», se hacen de la música.

Richard Pinhas: Pìnhas: Se trata de diferenciar bien pero de aafirmar rmar en tanto que tales las líneas metal y cristal. Estas líneas jamas jamás se suplantan. Todo lo que se puede tener entre las dos son fenómenos de resonancia y de percupercu­ siones, encuentros de las líneas cristal y de las líneas metal. En ningún de.scendencia de una a la otra. momento hay ascendencia o descendencia


Lo que quisiera añadir y me parece muy importante es que en esta síntesis o en esta sintetiución de elementos, no hay solamente elementos metálicos y elementos de tipo cristal, cristal. sino que hay un proceso de cristalicristali­ zación y un proceso de metalización, metalización. y estos procesos efectivamente pasan por numerosos criterios, por numerosos operadores, hay ciertamente una febricación. fabricación. Este proceso es una fabricación, se tratará de captar o tomar bloblo­ fabricación. y ysc ques de cristal o bloques de metal. Son bloques abstractos que reencontramos concretizados en máquinas concretas: maquinas máquinas metal el sintetizador, el uso de percusiones, e tc -. - , en nuestro ejemplo musical. musical, pereusiones. etc aunque esto debe valer para muchas otras cosas, tanto para la línea llnea cristal como para la línea metal. Deleuze: Es evidente que hay dos líneas. En el caso dela de la música hay también una línea vocal que tiene su propia autonomía, hay una línea de madera que jamás cesará. cesara. Richani metalización y de crist ¡zación ización hay Ridtard R: P.: En estos procesos de metaiización formación de bloques través de vibraciones, transtrans­ bloquts de espacio-tiempo. Y es a trav formaciones. composiciones, composicions, ptoyecciona, formaciones, proyecciones, movimientos de intercambio. intercambio, pura. movimientos de velocidad diferencial, movimientos de velocidad pura, que se produce la fabricación de tiempos específicos, de bloques orpecí cos específicos mpacio-tiempo. Posiblemente es esto lo que va a formar las síntesis metáde espacio-tiempo. metá­ licas o olas síntesis cristalinas. las anterior, llamaba agenciamientos. Deleuze: Eso es lo que, la vez anterior. agenciarnientos. Son los agenciamientos musicales. Estas líneas tienen cada una sus combinaciones, no podemos definirlas definir-las de manera análoga. La detcrrninacion determinación de aquello que vagamente llamamos línea cristalina -que tiene su historia- no está en rdación con su material del mismo modo en que la determinación de una relación llnea metálica está en relación con el suyo. Entonces, Entonces. estas líneas no tendrán línea ninguna fórmula general. Ser una línea cristalina no implica que la materia de los instrumentos que la trazan sea de cristal. En cambio, decir línea metalica principio. los instrumentos instnimentos que la trazan metálica implica que, al menos en principio, diferentes. Con la son cobres. Estas dos líneas tienen entonces estatutos diferentot. madera ocurrirá otra cosa. La madera como materia en relación con una

366


W

Í

Í

Í

Í

|."la.|-ejíš

Knea línea musical de madera no es en absoluto lo mismo que el metal como materia en relación con una línea musical del metal. Richard Ricltard R: En todos los casos el plano de consistencia en el cual va a o la música metálica. metálica, en el caso caso del dd ejemplo tomar cuerpo la música cristalina ola musical, es absolutamente indiferente del material. En un primer momenmomen­ to, metáli­ to. podremos decir evidentemente twidentcrriente que tales o cuales ii trumentos metálicos o cristalinos entran en juego, pero lo que realmente ralmcnte importa es el proceso mismo de síntesis, síntesis. es ts el plano de consistencia que va a liberar un proceso de afección de tipo metálico o de tipo cristalino. A tal punto que instrumentos puramente electrónicos podrán por sí mismos liberar -aunque no contenconten­ gan ninguna composición ni de madera, ni de metal, metal. ni de cristal- afectos de tal o cual tipo. Claifc la música partía panía Claire Pamet: Parnet: Se trata de la voz. vor.. En la época de Mozart la de la voz y luego ha habido una diferenciación. El afecto de cristal parte posiblemente de la voz. voz, mientras que en el siglo XIX X]X el proceso de transfortransfor­ dela mación de la voz lleva a otra cosa. Deleuze: Ustedes saben que Paul Klce K.|ee era el pintor que conocía la música más profundam ente y desde dentro. Tenía con Mozart una profundamente relación de la que habló mucho en su diario, una relación de afinidad muy bella. Consideraba que había una relación entre lo que él hacía y lo que Mozart Mo-¿art había hecho en música. Ahora bien, el tema constante del Mo-¿art es evidentemente el cual Klee se agarra cuando se compara con Mozart tema clave del cristal. Evidentemente, ni en un caso ni en el otro se trata de una metáfora. Tomo el caso de Varése. Varese. Hay toda una línea que encontraría en el mundo m undo sonoro algo análogo a la óptica. Él piensa en un nuevo espacio sonoro que tendría en cuenta, pero a su manera, ciertos fenómenos linea culmina en una obra muy ópticos. Pero me parece que toda esta línea Varese que .so se llama Hiper Hrƒer Prisma. Hay todo un tema del cristal bella de Varése que resalta en Varése, Varese. pero hay después una dirección totalmente dis­ distinta. Se trata de otra vía que va a tender hacia una obra también muy bella. Ionización, førtizdcidn, que es muy importante pues está en el nacimiento de bella, la música electrónica.


Helper Prisma hay realmente una cristalización musical o sonora. Y En Hiper sobre Ionización, ƒonàaríán, me parece que la música electrónica surgió, surgió. o en todo caso que, no habría sido posible en Europa, sin esta especie de síntesis metálica que. comenrando con oon sin agotar la música del siglo XlX, XIX, se formó en ese siglo comenzando Berliozy Berlioz y Wagner. Y estas grandes etapas de la música electrónica se fundan sobre búsquedas vinculadas al fenómeno de la ionización ioniración que pone en juego los electrones del átomo. Hay ionización y hay además una manera de ioni r el aire. ¿Cómo ionizamos ioniramos el aire? Se dice que el aire se ioniza ioniïa en proximidad con placas de metal puestas al rojo vivo. Esta introducción del metal es muy importante. ¿Qué significa para la música? Evidentemente, Evidentemente. se trata de hacer emisores de ondas, que son im­ irnportantes para el naci iento de la música electrónica. Emisores Emisora de ondas que pasan por ionización, presencia del metal en el proceso de la ionización. En fin, habría habria razones razonts que podrían hacer pensar que la música no es pro­ producto, ducto. pero se ha vuelto [wsible posible a través de un proceso metálico que ya concemia al mundo sonoro y al m mundo concernía undo musical. Leo algunos pasajes a propósito de la ionización en un libro muy bueno variedadale de Odile Vivier sobre Varese, Varase, de la colección de Seuil: IA La variedad de far los timón: aprødnnìårpor selectivas air memtimbres es producidapor los agrupamientos agrupamitntos selectivos de instrumentar instrumentos de mem­ ómnm reverberantes rnxeróerarrtes (tambores de especies espedny branas y cáliåmdzfmnra, cdlibres diferentes, cajmgnrem) cajasgruesas) he aquí una línea- ¡mrmrrrenmtde chinas, dawn) instrumentos de resonancia Íeñosa Uñosa (Magna (bloques chinos, claves) instrumentos africción sonoridades merdfƒcas metálicas (tríángtafo, ( triángulo, pbniffor, platillos, yun­ ínrrrurrtenros a íráón (...) (_ . .) ronoridødzr junque, grave, cortwpor imnuntentos instrumentos quese qtie se agimn, agitan, se se:acuden: sacuden: grøw, campanas, etc.), em), asi mr' como (panderos, etc.). Las sirenas ((...... / . Este es el conjunto ionización. Úmndzrør, maracas, fra). [Arsírmar Ahora bien, en su comentario Varése ( ....)) Varese dice que en cierto momento (_ resonantes, Jr y fa la escena escena musícaf musical hay una rotura súbita, rríåím, con acordes acorde: sincopados rínmpadøs resortanten cambia completamente. trata sóla sólo de ranarƒdader sonoridades mesdfíms metálicas (.(...]^ camåia mmpfrmmmte. Ahora /Usera se mira . .)"' Es muy curioso pues esta obra está en el entrecruzamiento de mil cosas de una riqueza extrema, y él experimenta la necesidad de hacer una playïl p la p de pura música metálica: (...) se trata sólo de sonoridades gran (. . .) Ahora se :rara sóla .tonoridades metálicas: el efgran p arílfa chino, chino. losgonff, fasgangr, el tam-tam, ram-mm, el ef] platillo triánguloy lasyunqrur, losyunques, mientras quepør quepor asflotan øran las ¿tr sirenas. El Ef contraste producido producida por este interludio ínrerfudía encima de eellos mzní ea es mhrbda, ai- manera n-muera de marcar mararr la metálico calculado, de la división naruraÍa'e natural de La la música. El Es Vivier, Varese, l97.'l. pigs. pags. 93 ^¡Odile OdUe Vivier. Varhe, Editions du Seuil, 1973. 98 yjf 99. ’' ƒöƒdem. Ib/áem, pág. pig. I00. 100.

315-h`


É-1-u=r¦'lI

posible que esta sección fitndida en la rloníra rítmica de ¿as las primera: primeras pøríåíe :recién metálica esté errlfimdída páginas. Sólo la instrumentación difiere ørtm.tr'H ostensiblemente.* Es muy curioso, pdgímtr. Sdfo lla ímnwmmtdritin rtenre." És pues esta obra va a ser producida como reuniendo al principio toda suerte suene de líneas que se entrccni2an, propia­ entrecruaan, y luego una especie de agenciamiento propiamente metálico, agenciamiento que sirve como interludio antes de que estalle cstalle algo que, a mi parecer, parecer. es como el anuncio de la música elearónica. electrónica. Los mitos más antiguos nos dicen que hay un cierto vínculo entre el músico y el herrero. Pero lo que nos interesaba era ent saber, en un horizonte completamente distinto, distinto. por qué que el herrero y el músico tienen algo que ver. Si se obtiene una respuesta, no tendremos más que un aspecto de la metameta­ lurgia Iurgia y un aspecto de la música, y nos preguntaremos pregu ntarernos simplemente si nuestro resultado puede servir para el análisis de los mitos. Habtemos Habremos ¡do ido hacia un lugar totalmente distinto. Nos condujimos como si hubi<isemos hubiésemos olvidado el problema propio de la habría que retomar esta pregunta: ¿qué quiere metalurgia. En este punto habria decir la proposición «matcrialistar «materialista» según la cual la materia es movimiento? ¿Qué quiere decir materia-moviinicnto esudo de materia-movimiento o materia-energía? ¿Es el estado toda mat