Issuu on Google+

Management

Nº 306

AÑO XIII

EL LÍDER INTERIOR Cómo transmitir e inspirar los valores que conducen a la grandeza “El líder interior”, de Stephen R. Covey. recoge los conceptos esenciales de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, un libro de éxito internacional del mismo autor, y establece, junto con otras ideas, un nuevo método educativo, aplicado especialmente a la educación primaria. Lejos de la pretensión de querer preparar a los niños para que sean directores generales o líderes políticos, muestra a educadores y padres cómo enseñarles a liderar su vida personal y a tener éxito en el siglo xxi. “El liderazgo consiste en comunicar los méritos y las posibilidades de los demás de manera tan clara que se sientan inspirados a darse cuenta de ello por sí mismos.” Esta idea ha impregnado toda la obra de Stephen R. Covey.

Stephen R. Covey es un experto internacional en temas de liderazgo, que ha aplicado tanto a la vida de las personas como a la familia, la escuela y las organizaciones. Es autor del best seller “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, que fue elegido el libro empresarial más influyente del siglo xx, “El 8º hábito: de la efectividad a la grandeza”, “Primero lo primero” y “El liderazgo centrado en principios”, entre otros. Ha recibido muchos premios y ha sido reconocido como uno de los 25 estadounidenses más influyentes por la revista Time. Es cofundador y vicepresidente de FranklinCovey Company, una reconocida empresa de asesoría y formación de líderes a nivel global. 314 páginas. © 2009 Ediciones Paidós Ibérica · www.paidos.es

“El líder interior” narra con todo detalle la experiencia de la escuela A.B. Combs de educación primaria, situada en la ciudad de Raleigh, la capital del estado de Carolina del Norte. Paso a paso, asistimos a la concepción de la idea y a la estrategia de implantación de un nuevo sistema docente basado en ‘los 7 hábitos’ y en otros principios con el fin de “crear líderes” al potenciar las cualidades individuales que cada niño posee. “Ayudar a los niños a descubrir el líder que llevan dentro y a prepararlos para que lleven una vida de colaboración y servicio a sus familias, a sus comunidades, a sus lugares de trabajo y al mundo en general”, como confiesa el autor, constituyen la inspiración y la motivación que le han impulsado a escribir esta obra.


1. DEMASIADO BUENO PARA SER VERDAD La información basada en datos sigue siendo el factor clave para la supervivencia en el mundo moderno, pero eso ya no es suficiente. En la actualidad, gracias a Internet y a otros recursos digitales, los datos son accesibles a todo el mundo desde cualquier rincón del planeta. Por eso, el conocimiento de los datos por sí mismo ya no marca la diferencia entre las personas que consiguen tener éxito y las que no. Por el contrario, las personas que aparecen como los “triunfadores” del siglo xxi poseen una capacidad creativa por encima de la media, unos profundos conocimientos analíticos, un talento natural para prever las cosas y una notable capacidad para relacionarse con los demás. Son, en suma, esas personas que saben optimizar y manejar creativamente los datos, sin limitarse a memorizarlos o a repetirlos de manera mecánica. Los jóvenes de hoy pertenecen a la generación más prometedora de la historia. Pero también se hallan en la encrucijada de dos caminos. Uno es el camino amplio y muy transitado que conduce a la mediocridad de la mente y del carácter; el otro es un camino estrecho y menos frecuentado, que permite desarrollar una infinidad de posibilidades humanas. Cuando se les muestra el camino, todos los niños son capaces de seguir esta segunda senda. El centro de enseñanza elemental A.B. Combs es un colegio público situado en un barrio tranquilo de Raleigh, la capital del estado de Carolina del Norte. El equipo docente de la escuela A.B. Combs enseña los principios básicos de liderazgo a alumnos que, en algunos casos, sólo cuentan con 5 años. También les proporcionan verdaderas oportunidades para aplicarlos, ofreciéndoles la ocasión de mostrar su liderazgo en la clase, en el colegio y en la propia comunidad. Éste y otros colegios que siguen este método educativo presentan las siguientes características: • Una mejora en los logros de los alumnos. • Un aumento notable de la autoestima y la confianza en sí mismos. • Un descenso notable de los problemas de disciplina. • Un incremento de la satisfacción laboral y el compromiso de los profesores. • Una mejora en la cultura escolar. • Una mayor satisfacción e implicación de los padres. • Un gran apoyo e interés de los líderes empresariales.

¿Cómo obtener el libro? Si lo desea, contacte con nosotros y le podemos proporcionar un ejemplar del libro.

Los educadores y los padres destacan principalmente de sus alumnos e hijos el aumento manifiesto de la confianza en sí mismos, la capacidad para mantener una buena relación con los demás y la habilidad para resolver problemas. Los alumnos que estudian en los colegios que aplican el nuevo método educativo basado en los principios del liderazgo salen dotados con una especie de “grandeza” y con ciertas capacidades que no sólo les permiten sobrevivir, sino que les ayudarán a prosperar a los largo del siglo xxi. El término ‘grandeza’ puede intimidar a muchas personas que quizá lo identifican con lo que podría llamarse “grandeza secundaria”, vinculada a cargos y títulos, riqueza o fama, y determinada en gran medida por la comparación que hacemos de una persona con otra. Otra cosa es la “grandeza primaria”, que se encuentra al alcance de cualquiera, ya que tiene que ver con la integridad, la ética del trabajo, el tratamiento a los demás, la motivación y el grado de iniciativa de una persona. Esta grandeza está relacionada con la personalidad, la colaboración, el talento, la creatividad y la disciplina de una persona. La grandeza primaria indica qué clase de persona somos frente a lo que poseemos o a los logros obtenidos. Algunos educadores creen que en la última década quizá se ha hecho demasiado hincapié en mejorar las puntuaciones de los exámenes y se ha dejado a un lado el aprendizaje de los aspectos básicos que los alumnos necesitarán para afrontar su vida cotidiana. Los principios del liderazgo se centran en ayudar a los alumnos a asumir la responsabilidad de sus propias vidas, en trabajar con los demás de manera más eficaz y en hacer lo más adecuado en todo momento. Al final de su escolarización, los alumnos salen de estos nuevos colegios mucho mejor preparados y dotados con la mentalidad, las aptitudes y las herramientas que van a necesitar para afrontar la nueva realidad del mundo actual.

120 euros para la versión impresa (gastos de envío incluidos) y 90 euros para la versión online (PDF enviado por correo electrónico).

PVP Editor: 25 euros.

Estos precios son válidos para España, incluyen el IVA y están sujetos a variaciones anuales. Consulte nuestra web.

¿Cómo conseguir más de una copia de los resúmenes? Las copias sucesivas del mismo ejemplar tienen un precio preferente para usted. Solicítenoslas.

Puede suscribirse en www.effective-management.com o ponerse en contacto por correo electrónico effective@effective-management.com, teléfono (34) 93 473 75 97 o fax (34) 93 371 43 45.

¿Cómo suscribirse? La suscripción anual a los Resúmenes de Gestión de Effective Management (2 resúmenes mensuales, 24 resúmenes al año) cuesta

Si desea múltiples suscripciones, pregúntenos por la suscripción corporativa y benefíciese de nuestros programas de formación y fidelización.

EL LÍDER INTERIOR


Este nuevo método educativo, pragmático y creativo, está dando paso a una nueva corriente de esperanza dentro del mundo de la educación. Los buenos resultados obtenidos se sustentan en tres temas fundamentales: • La naturaleza universal de los principios de liderazgo, que son intemporales y en muchos casos fruto del sentido común, si bien pueden enseñarse mediante métodos distintos. • La naturaleza universal y el singular potencial que tienen los niños, dado que los niños nacen con una conciencia global. • Los mismos principios y el mismo método que se aplica en los colegios, también se pueden enseñar en casa, y con ello los padres llegan a apreciar el mismo tipo de resultados positivos. 2. DESCUBRIR QUÉ QUIEREN DE UN COLEGIO LOS PADRES, LOS PROFESORES Y LOS LÍDERES EMPRESARIALES La historia y la cultura de cualquier colegio —y de cualquier organización— se fundamentan en gran medida en las historias y las filosofías combinadas de las personas que transitan por sus pasillos. El nuevo método docente impulsado inicialmente por el equipo de profesores de la escuela A.B. Combs se basa esencialmente en la aplicación educativa de la obra “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” publicada en 1999 (en Estados Unidos, y en 2005, en España), donde muy pronto fue un best seller y un libro de gran influencia internacional. Los “siete hábitos” son: 1. Sé proactivo. 2. Empieza con un fin en la mente. 3. Establece primero lo primero. 4. Piensa en ganar/ganar. 5. Primero, procura comprender; después, ser comprendido. 6. Aplica la sinergia. 7. “Afila la sierra.” En un principio, el equipo docente de la escuela A.B. Combs se marcó la prioridad de consultar con las diversas partes interesadas con el fin de dilucidar qué querían que tuviera el colegio de su comunidad; para ello, solicitó la opinión de la asociación de padres, de la agrupación empresarial de la zona, del cuadro de profesores e incluso del alumnado.

2.1. Qué quieren los padres de los colegios Los padres quieren que sus hijos aprendan la capacidad de relacionarse adecuadamente con los demás y de ser responsables. Quieren que sean personas tolerantes con las diferencias de los demás, que sepan solucionar los problemas que se les planteen y que aprendan a ser creativos. Los padres no suelen mencionar los aspectos académicos. Pero atribuyen una gran importancia a aspectos tales como la resolución de problemas, el trabajo en equipo, la independencia, el liderazgo, la creatividad y la conciencia global frente a las materias tradicionales como las matemáticas o las ciencias. 2.2. Lo que quiere la comunidad empresarial Hoy, cada vez más entidades corporativas dejan de ser meros espectadores sociales y se implican activamente en la labor de los colegios. Una de las propuestas de los líderes empresariales locales fue una lista de las diez cualidades y aptitudes que los empresarios buscan en sus empleados. La lista incluía estos rasgos: • Capacidad de comunicación (verbal y escrita). • Honestidad/integridad. • Capacidad para trabajar en equipo. • Aptitudes interpersonales. • Motivación e iniciativa personal. • Intensa ética de trabajo. • Capacidad analítica. • Capacidad tecnológica. • Capacidad organizativa. • Mente creativa. Así, lo que la comunidad empresarial desea y necesita de los centros de enseñanza va mucho más allá de la capacidad de saber leer y escribir y de la aritmética. Lo que solicita se resume en dos palabras: carácter y competencia, dos términos que son también los componentes esenciales de la “grandeza primaria”. 2.3. Lo que quieren los profesores Por su parte los profesores quieren que lo que enseñen sea relevante, que ayude a sus alumnos a salir adelante en la vida tanto dentro como fuera del colegio. No ignoran lo que quieren los padres y los líderes empresariales; al fin y al cabo ellos también desean lo mismo. Nadie aboga por eliminar las “materias esenciales” que tradicionalmente se enseñan en la escuela, sino que defienden la integración de estas asignaturas básicas con otros temas propios de los tiempos actuales, como la gestión financiera, la conciencia global, la economía, las empresas y la conciencia cívica. 2.4. Lo que quieren los alumnos Y los alumnos, ¿qué esperan los alumnos de un colegio? La mayoría de los chicos y jóvenes quieren que su colegio sea un lugar donde reciban una buena educación, donde puedan estar con sus amigos y donde encuentren un poco

EL LÍDER INTERIOR


de diversión (aunque no siempre expresan sus deseos por este orden). Pero, por encima de todo, quieren tener paz mental. La paz mental se refleja en el rostro de los estudiantes, en su forma de comportarse y en las calificaciones de sus exámenes. La paz mental aparece cuando se satisfacen cuatro necesidades básicas: • Físicas: seguridad, buena salud, comida, ejercicio, cobijo e higiene. •Socio-emocionales: aceptación, humanidad, amistad, deseo de querer y ser querido. • Mentales: desarrollo intelectual, creatividad y desafíos estimulantes. • Espirituales: contribución, significado y singularidad. Todos los jóvenes quieren crecer y ser apreciados, que se satisfagan todas sus necesidades y que se les trate como personas completas. Eso es un anhelo natural del espíritu humano. Una de las mejores definiciones de liderazgo es la siguiente: “El liderazgo consiste en comunicar los méritos y las posibilidades de los demás de manera tan clara que se sientan inspirados a darse cuenta de ello por sí mismos”. Tras la evaluación de todas las aportaciones, la escuela A.B. Combs decidió utilizar el liderazgo como “tema imán” en la renovación de su nuevo método docente.

tres primeros ayudan a que una persona tenga más responsabilidad, un mayor control sobre su vida y más independencia (o liderazgo personal), y se enmarcan en lo que puede denominarse victoria privada. El segundo grupo de hábitos, del cuarto al sexto, hacen que las personas ganen en interdependencia y, en su conjunto, conducen a lo que se podría llamar la victoria pública, ya que conllevan enseñanzas sobre cómo comunicarnos de forma eficaz, cómo equilibrar el coraje con la consideración y cómo solucionar problemas con los demás. Por último, el séptimo hábito gira en torno de los demás hábitos al abarcar el principio de la renovación, y permite estar siempre en forma para afrontar el mundo actual en las cuatro áreas básicas (física, socio-emocional, mental y espiritual). 3.1. Una estrategia omnipresente El método docente implantado en la escuela A.B. Combs de educación primaria es un sistema omnipresente, pues se encuentra en todo lo que hace el colegio y en todas las asignaturas que se imparten. Está absolutamente integrado en el proyecto estratégico para la enseñanza del liderazgo. No es simplemente un nuevo programa de estudios.

3. LA ELABORACIÓN DE UN PROYECTO DE LIDERAZGO

El liderazgo no es algo que se enseña, sino que forma parte de todo lo que se enseña. Además, ayuda a sentar las bases de la cultura del centro, una cultura que desemboca en un mayor aprendizaje, un mayor grado de satisfacción y una reducción de los problemas de disciplina. Una cultura que también ha demostrado ser transferible a otros centros educativos.

La elección del liderazgo como el nuevo tema central y la redacción de una declaración de principios (en torno a las cuatro necesidades básicas) fueron los primeros pasos. Pero, entonces, la pregunta que surgió fue ¿cómo se iba a enseñar liderazgo a unos niños de cinco años?

Así, los principios del liderazgo se enseñan a los alumnos desde el primer día de clase. Se les transmite que son líderes, que poseen unas cualidades únicas y que una parte de la aportación que se espera de ellos es compartir estas cualidades con los demás.

Se concretó que el objetivo del colegio era “vivir, amar, aprender y dejar un legado”. Pero esta declaración sólo podía adquirir su verdadero valor y significado si contaba con una estrategia clara y viable o con un “proyecto” sobre cómo se podían conseguir este propósito y alcanzar ese objetivo. Y se pensó que una fuente inicial adecuada para la búsqueda de lo que se enseñaría bajo la forma del liderazgo eran ‘los 7 hábitos’; luego, el contenido de este libro se completó con los principios de calidad establecidos por Malcom Baldrige.

Los educadores que utilizan el método omnipresente en la enseñanza del liderazgo no pierden de vista las asignaturas tradicionales, sino que aplican este método mientras miran a través de unas gafas que les permiten incorporar aptitudes básicas de la vida y lecciones sobre el carácter o la personalidad.

El liderazgo sería el término paraguas que utilizarían para englobar los distintos rasgos personales y las competencias en los principios básicos de la vida que los padres, los empresarios y los educadores, e incluso los alumnos, defendían de manera conjunta.

Los siete hábitos no son una lista aleatoria de ideas dispersas, se organizan en un modelo secuencial y progresivo. Los

3.2. Los cuadernos de datos Otro componente clave en el proyecto estratégico sobre el liderazgo es el cuaderno de datos. Se trata de una herramienta que aúna los siete hábitos y los principios de calidad y, además, se encuentra ligada al método omnipresente: una carpeta de tres anillas, donde los alumnos

EL LÍDER INTERIOR


anotan sus objetivos personales y académicos y reflejan de manera gráfica los progresos que realizan en la consecución de esos objetivos. Uno de los beneficios de los cuadernos de datos es que proporcionan a los alumnos una fuente de información constante y oportuna, que actúa como un impulsor esencial de sus logros. Además, si bien los cuadernos de datos de los alumnos reflejan y mejoran los resultados individuales, los profesores disponen de un cuaderno similar para cada clase. Para continuar con el flujo de información, se entregan cuadernos, gráficos y cuadros similares a las oficinas administrativas, ya que a los administradores también les gusta seguir los progresos que se realizan en el colegio y celebran los objetivos que se alcanzan en todo el centro. 3.3. El proyecto cobra forma Los principios del liderazgo no son los únicos conceptos que dan forma al nuevo método docente. El colegio A.B. Combs también se muestra interesado por estar al corriente de los últimos estudios y métodos que se aplican en el campo educativo. Gráficamente, los principios y el método de liderazgo que aplican constituyen la base del edificio que alberga el colegio. En la parte superior se encuentra el fin que el equipo docente tiene en mente, que es enseñar a los alumnos aptitudes del siglo xxi. Las ventanas representan las prácticas importantes en el campo de la educación que les ayudarán a alcanzar este objetivo. Se incorporan muchos programas (ventanas), que cambian a medida que las cosas van cambiando en la localidad, la comunidad, el estado, el país y en el campo de la educación. Estrategia docente de la escuela A.B.

Capacidades del siglo XXI Rigor, relevancia y relaciones

Los 55 puntos esenciales

Los 7 hábitos

Los siete elementos correlacionados, de los colegios efectivos

Estudio del cerebro

Comunidades profesionales de aprendizaje

Inteligencia emocional

4. ALINEARSE PARA ALCANZAR EL ÉXITO Con mucha frecuencia, la principal barrera para alcanzar el éxito radica en que los sistemas y los procesos no inciden del modo debido para mantener la excelencia durante largo tiempo. En los “viejos tiempos”, en la escuela A.B. Combs, todo el mundo hacía las cosas a su manera. Este conjunto de esfuerzos podían representarse gráficamente como un puñado de flechas lanzadas aleatoriamente. Era una situación con una clara falta de alineamiento y de sincronía. Incluso después de haber seleccionado el nuevo tema del liderazgo y haber creado su propia estrategia, les quedaba por hacer un importante alineamiento. Poseían una “gran flecha”, que les marcaba la misión y la estrategia del proyecto, pero les quedaba aún una serie de “flechas de tamaño medio” y otras “flechas pequeñas” que se debían alinear, ajustar o, simplemente, eliminar. Para ello, era preciso: • “Embarcar” a la gente en el nuevo tema. • Alinear la estructura del colegio para encajarla con la estrategia. • Preparar al personal en ‘los 7 hábitos’ y en los principios de calidad. • Alinear los sistemas de incentivo para reforzar los resultados. 4.1. Subir a la gente a bordo En gran medida, la forma de alineación más importante, y generalmente más difícil, es la que trata de conseguir que las personas “adecuadas” se adhieran y se impliquen en el proyecto. En la escuela A.B. Combs, el reto más difícil al que tuvieron que enfrentarse fue la pequeña porción de profesores que se resistía a cambiar, simplemente porque no estaban dispuestos a realizar ese esfuerzo. Aunque la mayoría de profesores estaba a favor del cambio, se decidió que se realizaría una experiencia piloto en la que un profesor de cada curso aplicaría el nuevo método durante el primer año. Los resultados fueron tan notables que los profesores del curso piloto convencieron sin demasiados problemas a los indecisos a intentarlo. También contribuyó a la aceptación general la participación como equipo del cuadro de profesores en el taller de ‘los 7 hábitos’. Aquel seminario ayudó a la mayoría de ellos a ser más organizados y eficaces, tanto desde el punto de vista personal como profesional. Los padres también se sumaron a la misma empresa; pero, en su caso, las tareas de alineamiento fueron mucho más sencillas. La mejora en las calificaciones y la mejora en la conducta es algo que ningún padre pasa por alto.

Los principios Baldrige

4.2. Alinear las tareas que realizará cada uno La escuela A.B. Combs decidió también alinear su estructura organizativa para que encajara con el nuevo sistema del liderazgo. Toda la plantilla del colegio tiene la palabra “líder” adjunta a su nombre y a su responsabilidad. Todos

EL LÍDER INTERIOR


los profesores se consideran líderes (y, además, se comportan como tales). Cada alumno es considerado también un líder de algún tipo (un talento, un don o una faceta específica en la que destaca). Además, otro ejemplo de liderazgo es la implicación de los alumnos en el proceso de contratación de nuevos profesores. 4.3. Cómo hacer que todos estén preparados Una de las principales tareas de alineamiento es el diseño de los planes de preparación adecuados, así como la obtención de los recursos necesarios tanto para los profesores como para los alumnos. Y se empezó con los profesores, ya que ellos serían las personas encargadas de enseñar a los alumnos. Este período de formación generó una gran unidad entre todos los trabajadores del centro. La mejor manera de enseñar a los alumnos los principios del liderazgo no pasa sólo por los planes de estudio y las actividades que se desarrollan en clase, sino por dos cuestiones muy importantes: que los profesores sean un modelo de los hábitos que enseñan, y que los alumnos tengan la oportunidad de poner en práctica los principios de liderazgo que han aprendido. 4.4. La celebración de los éxitos Uno de los sistemas más complejos para alinear en cualquier organización es el sistema de gratificaciones. Siempre da la sensación de que nadie se siente de todo complacido con el sistema de gratificaciones que se aplica. Además de las fiestas y los premios, los verdaderos sistemas de gratificaciones que hay en la escuela A.B. Combs se basan en las cuatro fuentes de paz mental (las cuatro necesidades básicas). Los alumnos son recompensados de en esas cuatro disciplinas casi todos los días. En cuanto a los profesores y a los trabajadores del centro, sus gratificaciones son principalmente de tipo interno. Muchos profesores han recibido premios y homenajes por su labor, pero la mayoría de ellos prefiere contar las historias de los alumnos cuyas vidas han cambiado como consecuencia del método del liderazgo. Y lo mismo sucede con los padres. 5. DAR RIENDA SUELTA A UNA CULTURA DE LIDERAZGO ¿Qué sucedió cuando finalmente llegó el momento de poner en marcha el ansiado proyecto? Los baches y los problemas imprevistos del principio se lograron superar mediante una actitud general de “podemos hacerlo” que se contagió entre todo el profesorado. El resultado de ese esfuerzo ha sido una cultura que ha llevado al colegio a ganar muchos premios. La “cultura” de un centro educativo es consecuencia de las conductas combinadas de las personas participantes. Esa cultura es algo que se puede ver, sentir y escuchar. Lo mismo sucede con las culturas de muchas empresas y equipos de trabajo. En la escuela A.B. Combs, a la hora

de crear su cultura de liderazgo y potenciar el éxito de los alumnos, intervinieron (bajo una visión antropológica), al menos, cinco factores importantes: la conducta, el lenguaje, los artefactos, las tradiciones (o rituales) y el folclore. a) La conducta. La escuela dedica la primera semana del curso escolar a trabajar con los alumnos en la creación o recreación de la cultura del centro. Durante esta semana se revisan ‘los 7 hábitos’ y se redacta una declaración de intenciones. Hablan de lo que es la responsabilidad, los modales básicos y la etiqueta. Y se enseña a los alumnos que una buena higiene y un adecuado aseo personal forman parte de las características de un líder. b) El lenguaje. El lenguaje que se habla en el pasillo refleja en gran medida la cultura que existe en el colegio. Cuando los alumnos entran en el aula, tanto el profesor como un compañero elegido por ellos —“el líder del día”— les reciben en la puerta, les saludan con su nombre y les dedican un breve comentario amable. ‘Los 7 hábitos’ han proporcionado un lenguaje común entre profesores y alumnos que se utiliza en todas las asignaturas, se manifiesta en casi todas las reuniones y actividades, e igualmente es el que se utiliza para afrontar los problemas de disciplina. c) Los artefactos. Con solo cruzar la puerta principal, la escuela A.B. Combs es ya una experiencia: carteles, murales y dibujos expresan la misión y la declaración de intenciones del centro. Cada vestíbulo está decorado con un dibujo que enfoca el tema del liderazgo de una manera u otra. En la pared se exponen fotografías de los líderes que han visitado el colegio. Y en lugares destacados se escriben citas para inspirar y fomentar todo el potencial de los niños. Un entorno de un colegio puede contribuir en gran medida a la creación de una atmósfera que fomente el rendimiento académico y la paz mental de los alumnos. d) Las tradiciones. A lo largo de los años el centro ha desarrollado una serie de tradiciones que cumplen cinco propósitos: dar a los alumnos la oportunidad de ser líderes; crear relaciones entre alumnos, profesores, familiares y amigos de la comunidad; completar los requisitos académicos exigidos por las autoridades educativas; reforzar los valores del colegio como el servicio a la comunidad, y crear recuerdos perdurables en los alumnos. Entre las tradiciones más populares del centro destacan: el Día del liderazgo, el Baile de inauguración, el Festival internacional, el Almuerzo en bandeja de plata (modales básicos y etiqueta en la mesa) y el Día de celebración del éxito, entre otras. e) El folclore. La cultura de un colegio permanece y se refuerza gracias a la multitud de historias que la sustentan a lo largo del tiempo.

EL LÍDER INTERIOR


6. LA DIFUSIÓN POR TODO EL MUNDO

La pirámide de la influencia

La puesta en marcha del método docente del liderazgo se hizo de forma muy discreta. Pero, con el tiempo, fueron principalmente los padres de los alumnos quienes comenzaron a correr la voz y a propagar los éxitos del colegio. Tras una década, este método educativo se ha extendido, adecuado y adaptado a muchos otros centros docentes tanto de Estados Unidos como de otros países (Canadá y Singapur). E incluso se ha aplicado en la educación secundaria formando parte del contenido de alguna de las asignaturas tradicionales en muchas partes del mundo. Los resultados han sido positivos en todos los institutos que han incorporado ‘los 7 hábitos’ y los principios de calidad, y han ayudado a los alumnos en su vida y en sus estudios. 7. CONSEGUIR APLICARLO PASO A PASO A cualquier persona interesada en poner en marcha el tema del liderazgo le asaltan una ristra de preguntas: ¿Por dónde empiezo? ¿Tiene nuestro colegio las personas adecuadas? ¿Tengo “yo” todo lo que se precisa para hacerlo?... La aplicación del liderazgo puede parecer una tarea formidable —y lo es—, pero sólo se conseguirá cuando todas las partes relacionadas estén dispuestas a comprometerse y a inmiscuirse en el proyecto. No existe un único proceso que asegure el éxito de antemano, pues cada colegio y cada aula deben diseñar y personalizar su propio método para que encaje con las necesidades de sus alumnos y de su cultura. Sin embargo, pueden determinarse cuatro pasos secuenciales, basados en los principios universales, que pueden servir de guía en este esfuerzo.

Oíd Se

Vi

sto

nt

ido

o

Enseñ

Relac

ar

ionar

n Ser u

se

lo mode

La base de la pirámide es ser un modelo o un ejemplo. El ejemplo se ve. Un buen ejemplo da credibilidad al liderazgo. El siguiente nivel de la pirámide —relacionarse— representa la calidad de las relaciones que tenemos con los demás. Relacionarse es algo que se siente. Está representado por la cantidad de preocupación, consideración y empatía que existe en una relación. La cúspide de la pirámide la ocupa enseñar. Una vez que los alumnos se sienten comprendidos y aceptados, están abiertos a las influencias, a escuchar lo les dice que el profesor. Por lo tanto, la enseñanza es la culminación de lo que se ve, de lo que se siente y de lo que se escucha. 7.2. Segundo paso: aclarar el propósito Para echar a andar hay que tener un firme propósito. No obstante, para concretar el propósito inicial con total claridad es necesario encontrar respuestas convincentes a estas cuatro preguntas: a) ¿Cuál es nuestra misión? Una misión no es un destino, sino una razón que nos lleva a emprender un viaje. ¿Por qué queremos hacer esto en nuestro colegio? ¿Por qué va a ayudar el tema del liderazgo a los alumnos? ¿Por qué van a apoyar eso los padres? La clave está en concentrarse constantemente en tener el verdadero fin en mente. b) ¿Cuál es nuestra visión? Si la misión es el propósito, la visión es el destino final. Cuanto más claramente puedan ver todos lo que está incluido en su visión, más se podrán concentrar en su planificación, su consecución de objetivos, sus planes de lecciones y su método para gestionar la clase.

Los cuatro imperativos del liderazgo son: • Inspirar confianza. • Aclarar el propósito. • Alinear los sistemas. • Dar rienda suelta al talento. 7.1. Primer paso: inspirar confianza La confianza debe estar siempre presente para se pueda producir un cambio deseable. Por tanto, antes de instituir el tema del liderazgo, un colegio debe considerar en primer lugar cuáles son los niveles de confianza que existen en el centro y tratar de resolver o eliminar los focos de desconfianza. Uno de los modelos más atractivos para este propósito es la pirámide de la influencia.

c) ¿Cuál es nuestra estrategia? Si la visión es el destino final, la estrategia es el camino que nos conduce hasta él. Un plan estratégico que equivale al “cómo”. Sin embargo, las estrategias pierden viabilidad si se vuelven demasiado detalladas o prolongadas. Para poner en marcha el tema del liderazgo, la estrategia se debería poder resumir en una o dos páginas. d) ¿Qué se espera de cada persona? Las expectativas claras definen el papel que debe desempeñar cada persona a la

EL LÍDER INTERIOR


7.3. Tercer paso: alinear los sistemas Este es el paso donde muchos fracasan. Es importante señalar que la alineación precede a la puesta en marcha en la consecución del éxito. Demasiados líderes que piensan, que pueden saltarse el paso de la alineación e ir directamente a la consecución. Hay multitud de sistemas que deben alinearse con la misión, la visión, la estrategia y las expectativas. Sin embargo, hay cuatro temas claves —todos ellos relacionados con las personas— que son esenciales para tener éxito en el tema del liderazgo. Y tienen que ver con:

7.4. Cuarto paso: dar rienda suelta al talento A la hora de poner en marcha el tema del liderazgo un director inteligente debe tener la esperanza de convertirse

ACLARAR PROPÓSITO EL

RI DAR L AA SUELT

• La atracción. ¿Quiénes son las personas y los participantes clave que pueden poner este proceso en marcha? ¿Cómo se puede conseguir su colaboración? • El posicionamiento. ¿Qué función deben desempeñar los profesores y los administradores para conseguir que el proyecto salga adelante? ¿Qué papeles de liderazgo deben asumir los alumnos? • La formación. ¿Cómo formaremos a las personas en ‘los 7 hábitos’ y en otros contenidos del liderazgo? ¿Cómo prepararemos a los alumnos? ¿Cómo implicaremos a los padres en todo el proceso? • La recompensa. ¿Cómo se deben recompensar los progresos y los éxitos? ¿Cómo podemos conseguir que todos se hagan responsables de los actos inadecuados y de los inconvenientes?

en un líder de líderes, no en un líder de seguidores. El liderazgo es la más grande de todas las artes. Es el arte de la capacitación. El liderazgo consiste en liberar en el interior de la persona los mecanismos necesarios para la consecución de una serie de objetivos estimulantes que merezcan la pena. Y a la hora de dar rienda suelta al talento de los demás, esto no solo se aplica a los profesores, sino también concierne al talento de los padres y, especialmente, se dedica al talento de los alumnos.

INSPIRAR CONFIANZA

EN TA DA LE NT O

NE AR IS TEM AS

hora de avanzar por la estrategia. Cuantas más personas sean capaces de ver que lo que se espera de ellas está directamente asociado con la misión, la visión y la estrategia, más percibirán que es algo que les pertenece y se sentirán plenamente comprometidas.

I AL S S LO

Finalmente, estos cuatro pasos operan de manera secuencial: aclarar el propósito es el punto de partida natural, alinear los sistemas y dar rienda suelta al talento son los siguientes pasos lógicos, inspirar confianza se coloca en el eje central, ya que influye directamente en los otros tres pasos. La flecha circular del modelo indica que se trata de un proceso progresivo y en marcha, que está sometido a una continua mejora y refinamiento.

Resúmenes de la misma temática pertenecientes a la Colección Effective Management: • "¿Por qué deberían reconocerlo como líder?", de Rob Goffee y Gareth Jones (Nº 269) • "De líder a líder", selección de artículos de la Fundación Drucker (Nº 138) • "El mito del líder", de Santiago Álvarez de Mon (Nº 116)

Effective Management, S.L. C/ Osi, 18-20 · 08034 Barcelona (España). Tel. (34) 93 473 75 97 · Fax (34) 93 371 43 45 · E-mail: effective@effective-management.com Web: www.effective-management.com Depósito legal: B-17.662-97 Edición: Effective Management, S.L. Resumido por: Lluís Cugota Corrección de estilo: Effective Management, S.L. Maquetación: S&R Publit, S.L. Impresión: Impressors de Barcelona, S.L. Dirección Comercial: Javier Triviño La distribución de esta publicación es exclusiva de Effective Management, S.L. Ningún texto publicado por Effective Management puede ser reproducido total o parcialmente, en cualquier forma o por cualquier medio, sin autorización escrita del editor.


prueba 1