Page 1

SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO INTRODUCCIÓN A LA BIO-ESPIRITUALIDAD

DR. JUAN B. PRADO FLORES


Copyright © 2014 por DR. JUAN B. PRADO FLORES. Número de Control de la Biblioteca del Congreso de EE. UU.: 2013923616 ISBN: Tapa Dura 978-1-4633-7614-7 Tapa Blanda 978-1-4633-7613-0 Libro Electrónico 978-1-4633-7612-3 Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida o transmitida de cualquier forma o por cualquier medio, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, grabación, o por cualquier sistema de almacenamiento y recuperación, sin permiso escrito del propietario del copyright. Las opiniones expresadas en este trabajo son exclusivas del autor y no reflejan necesariamente las opiniones del editor. La editorial se exime de cualquier responsabilidad derivada de las mismas. Este libro fue impreso en los Estados Unidos de América. Fecha de revisión: 10/02/2014

Para realizar pedidos de este libro, contacte con: Palibrio 1663 Liberty Drive Suite 200 Bloomington, IN 47403 Gratis desde EE. UU. al 877.407.5847 Gratis desde México al 01.800.288.2243 Gratis desde España al 900.866.949 Desde otro país al +1.812.671.9757 Fax: 01.812.355.1576 ventas@palibrio.com 522654


Dedico esta obra a Lisette mi amada esposa, a mis hijos, a mi nieto y con eterno agradecimiento a mis Maestros de Enfoque y de Bio-Espiritualidad, cuyos descubrimientos y aportaciones para la evoluci贸n humana llenan y con mucho, rebasan, los contenidos de estas p谩ginas.


ÍNDICE 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

EL PORQUÉ DE ESTE LIBRO...................................................... 9 EL PODER DE TU PRESENCIA ................................................. 22 APRENDIENDO A OFRECERLE LA MÁS CÁLIDA Y ACOGEDORA PRESENCIA A TUS ASUNTOS DIFÍCILES DONDE LOS LLEVAS EN TU CUERPO ..................................... 27 SER PRESENCIA REAL: PUNTO DE PARTIDA, CORAZÓN Y GUÍA EN FOCUSING/BIO-ESPIRITUALIDAD ...... 36 LA IMPORTANCIA DE ESTAR REALMENTE PRESENTE PARA NUESTRO ESPACIO VIVENCIAL INTERIOR ............................................... 49 SI PERDISTE CONTACTO CON TU CUERPO .......................... 53 LA ESCUCHA ACTIVA, SANADORA........................................... 59 LA “SENSACIÓN-SENTIDA” ....................................................... 70 LOS SEIS MOVIMIENTOS-EN-EL-CUERPO DEL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL.............................................. 82 LO QUE EL ENFOQUE NO ES ................................................... 92 PORQUÉ SE NOS DIFICULTA ENFOCAR ................................. 99 NUESTRAS ESTRUCTURAS-DE-EVASIÓN-DE-PROCESO... 107 EL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL Y NUESTROS PROCESOS DETENIDOS ........................................................ 120 BIO-ESPIRITUALIDAD Y FOCUSING INTEGRADOS: EL NUEVO PARADIGMA QUE TRANSFORMA NUESTRO VIOLENTO MUNDO .................................................................. 132 DÓNDE NOS SITÚA LA PRÁCTICA COTIDIANA DEL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL............................................ 142 ENFOCANDO SIN FACILITADOR ............................................ 154

A MANERA DE EPÍLOGO ............................................................... 161 Apéndice I—AUTOEVALUACIÓN AL CONCLUIR ESTE PROGRAMA DE INICIACIÓN EN EL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL .............................................. 167 Apéndice II—BIBLIO-CIBERGRAFÍA RECOMENDADA................. 173


1 EL PORQUÉ DE ESTE LIBRO

R Puede ser que porque no nos duele nada estemos convencidos de que gozamos de cabal salud. Hay quienes tras haber vivido con una dolorosa enfermedad, mueren como habitados por una apacible presencia. ¿Qué es pues estar saludable? ¿Qué es estar enfermo? Tal vez quieras conceptualizar la salud desde una perspectiva que toma en cuenta el inmenso potencial humano de desarrollo que todos poseemos. Desde este más amplio panorama y en contraste con lo que desde él, la enfermedad es “vivir en la rutina, con valores ajenos, sin haber sentido nunca la complejidad de las propias experiencias de donde surgen las alternativas”1, para muchos de nosotros ello podría significar estar viviendo la vida desde un nivel de salud subóptimo, alejados de experimentarla plenamente. Otro tanto acontece con la espiritualidad. Solemos estimarla de una manera muy superficial, dándole ese nombre a cosas completamente disímbolas, contradictorias y hasta ajenas a la salud humana misma. Mis maestros de Enfoque Bio-Espiritual, Edwin McMahon y Peter Campbell ponen en estos términos la profundidad del problema: “Siempre que una sociedad encarna conductas adictivas sin el reconocimiento y la comprensión clara de esta patología y sin el desarrollo de alternativas cuidadosamente investigadas, los comportamientos implementados dentro de sus estructuras sociales tales como la familia, la educación y la religión, hacen que dichas espiritualidades fácilmente se conviertan en parte integral de lo que continuará siendo el fundamento de sus conductas adictivas en lugar de ofrecer una alternativa sana. Las personas adictas crean espiritualidades y sociedades adictivas en gran medida a través de la ignorancia y del miedo a descubrir la verdad dentro de sus propias tendencias y conductas adictas.”2 1

2

E. T. Gendlin (1973) Psicoterapia Experiencial en: Alemany C. (ed.) Psicoterapia Experiencial y Focusing. La Aportación de E. T. Gendlin. Desclée de Brouwer, España, 1997, p. 165. McMahon/Campbell, estudiosos y profundos conocedores del enorme daño que producen las espiritualidades de control, tras más de 45 años de

9


10

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Cuándo y cómo pudimos haber comenzado a enfermar El doctor Peter W. Nathanielsz en su libro Life in the Womb: The Origin of Health and Disease (La vida en el útero: origen de salud o enfermedad) escribe: «La calidad de la vida en el útero, nuestro hogar temporal antes de nacer, establece nuestra susceptibilidad a las enfermedades coronarias, a los infartos, a la diabetes, a la obesidad y a otras muchas enfermedades durante la vida posterior».3 En esta misma línea y según cifras de la UNPFA (Fondo de Naciones Unidas para la Población), en la actualidad en el 75% de los casos, el embarazo no es una buena noticia para la mujer gestante.4 Cada una de estas dos fundamentadas declaraciones nos remite a algo que la biología molecular ha descubierto recientemente y que ahora bien sabemos: nuestros sentimientos y nuestras emociones actúan como mensajeros moleculares (péptidos) que son captados por los receptores de las membranas celulares dando lugar a complejos procesos que reorganizan nuestro ADN intracelular para producir proteínas acordes a tales mensajeros determinando así la estructura de las 150,000 distintas proteínas que integran nuestro organismo.5 Si nuestros sentimientos ordinarios son de amor, alegría, paz… nuestras células recibirán mensajes sanos, sanadores, pacificantes. Si vivimos atrapados en las redes de una sociedad adicta, en creciente nivel de estrés y que de hecho promueve el conflicto sin ofrecer vías sanas para su resolución, el resultado será una biología que en lugar de desarrollar su enorme potencial de salud, estará ocupando gran parte de su energía en la defensa de sí misma, restándosela a nuestro proceso de integración bio/psico/espiritual/social. Es de esta biología alterada de la que surgen reacciones emocionales, patrones de pensamiento, creencias,

3

4

5

investigación, de afortunados descubrimientos y de una genial elaboración desde la experiencia misma, han llegado a esa formulación al darse cuenta de que la desinformación unida a una actitud acrítica sin proceso de por medio, ha dado y sigue dando origen a un sinfín de tendencias y de supuestos modelos de desarrollo humano a los que superficialmente se les llama espiritualidad. Para conocer la genial propuesta de McMahon-Campbell ir a su último libro: Rediscovering the Lost Body Connection Within Christian Spirituality, Tasora, 2012, p. 212: http://www.biospiritual.org, traducido al español y disponible en http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/recursos.html Peter W. Nathanielsz. Director del Center of Pregnancy and Newborn Research (CPNR). Universidad Cornell, EUA. Sadik N. The state of world population 1997. UNFPA (Fondo de Naciones Unidas para la Población), New York, 1997. El lector puede acudir a estos dos insignes investigadores y autores: La Dra. Candace Pert, descubridora de los receptores cerebrales a los opiáceos endógenos lo dice en su libro Molecules of emotion. London: Simon & Schuster. 1997 el Dr. Bruce H. Lipton, pionero en investigación de células madre, lo dice en su obra La Biología de la Creencia. Ed. Palmyra.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

11

comportamientos predecibles así como, para algunos, el 90% de nuestras enfermedades.6 Los sentimientos de rechazo de la mujer gestante hacia su hijo, -inmersa en un ambiente familiar y social adverso que muchas veces incluye el efecto de la ausencia del padre biológico-, no sólo alteran su propia biología, sino que también son transmitidos al embrión y al feto en forma de moléculas y campos de energía que pueden condicionar su equipamiento biológico para quizá, toda su vida. Si traspolamos ese porcentaje de embarazos no deseados a la población mundial, más de cinco mil millones de seres humanos que actualmente habitan el planeta habrían sido rechazados desde el vientre materno, con las consecuencias bio-psico-espirituales que ello implica y que además de las señaladas por el Dr. Nathanielsz incluyen: aumento de la incidencia de malformaciones congénitas, deficiencia en el crecimiento-desarrollo fetal, distocias (complicaciones materno fetales durante el nacimiento), alteraciones en la percepción del dolor, problemas de conducta, déficit de atención, síndrome del niño vulnerable, alteraciones del sistema inmune, psico-sociopatía, etcétera.7 El libro que tienes en tus manos está dirigido no sólo a esos miles de millones de seres humanos señalados como indeseables ya desde el vientre materno, sino también a quienes tienen alguna dificultad para entrar a su espacio experiencial interior y ponerse en contacto consigo mismos; a quienes no tienen un modelo adecuado para procesar su estrés, a quienes se sienten detenidos o bloqueados en su desarrollo; a los que sufren depresión, enfermedades físicas, o psicológicas, es decir, a todas aquellas personas que están viviendo una salud incompleta, como también a quienes se dan cuenta que con todo y sus aparentes éxitos sienten que precisan de un modelo que los lleve a vivir su vida y sus relaciones a plenitud. El modelo que ahora te presento no es sólo para que lo uses para ti mismo a nivel individual, sino para que al incorporarlo nos convirtamos en los modelos que nuestros hijos necesitan para ser más plenos y felices y así 6

7

Para algunos autores como la Dra. Caroline Myss en Anatomía del Espíritu, Ediciones B, 1997, p. 29, y el neurocirujano de Harvard, Norman C. Shealy MD. En The Self-Healing Workbook, Element Books, 1993, y para muchas personas estudiosas y expertas en el tema, de ahí proviene el 100 % de nuestras enfermedades. Ciertamente, menos del 5% de las llamadas enfermedades tienen un fondo genético, no obstante nuestros genes, por anómalos que puedan ser, no necesariamente determinan ni nuestra salud bio-espiritual ni nuestro desarrollo como seres humanos. Esta temática está desarrollada en mi artículo Cuándo y cómo abandonamos en su dolor a nuestros niños, que aparece en estas ligas: http://www.imbiomed.com. mx/1/1/articulos.php?method=showDetail&id_revista=101&id_seccion=1366&id_ ejemplar=3134&id_articulo=30586, http://www.focusing.org/es/cu_ndo_y_c_mo_ abandonamos.pdf


12

DR. JUAN B. PRADO FLORES

dar acceso al cambio social y planetario que haga de nuestro Planeta Azul el hogar donde los seres humanos vivamos en armonía y paz con nosotros mismos y con cuanto existe, guiando nuestras conductas hacia la práctica del bien común. Por medio de este libro tú puedes descubrir y poner a trabajar los recursos sanadores que ya posees. Adquirir este nuevo aprendizaje puede requerir algún tiempo de práctica y de tanteos internos hasta llegar a darte cuenta mediante tu propia e incontrovertible experiencia, que estar presente para ti mismo(a) es el auténtico punto de partida para el cambio, lo cual no es complicado ni desgastante. De una especial manera de estar presente a tus asuntos difíciles, de ser presencia para ellos, es de lo que tratan estas páginas. Solamente me atrevería a solicitarte una cosa: un poco de paciencia, esto es, de tiempo y apertura para llegar a descubrirte como el proceso que eres, lo cual es el inmenso regalo que recibes de tu propio proceso experiencial. QUÉ QUIERO DECIR CON EL TÉRMINO AUTOSANACIÓN En este más abarcador panorama, le llamo Autosanación tanto al proceso que se lleva a cabo en ti para recobrar la salud integral, para fortalecerla y que dé frutos, así como también a la sencilla técnica que le propicia a nuestros recursos interiores el llevar adelante aquellos asuntos de creatividad, y aquellos que no están resueltos, que duelen o que están bloqueados, para recobrar su fluir y con ello la experiencia de ser regalados con una energía nueva y liberadora que trae consigo integración y desarrollo, personal, comunitario, social y ecológico, lo que de otro modo ha podido sernos inaccesible. La Autosanación implica la experiencia de estar en contacto y en interacción continua, permanente y cada vez más profunda con uno mismo y con cuanto existe; para el creyente, es además, vivir esta relación más directa, íntima y personal con Dios, la Energía Universal, la Vida, el Gran Misterio, como se le quiera nombrar. Si bien nadie puede sustituir ni mejorar tu propio proceso sanador, todos necesitamos de alguien que nos acompañe en tal proceso ya que la presencia empática, aceptante y comprensiva de quien ha estado recorriendo este camino, lo potencia enormemente. Este libro intenta ser para ti, una compañía en tu caminar por la senda de tu autoactualización. ¿A QUÉ ME REFIERO CON EL TÉRMINO BIO-ESPIRITUALIDAD? Para mí el término espiritualidad indica un sentido de conexión con lo que es considerado como lo absoluto; conexión con un poder interior trascendente sea el nombre que se le dé, de donde provienen valores,


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

13

dirección, significado y propósito como aspectos que validan todo lo humano y cómo se expresan en el universo. El prefijo “Bio”, viene del vocablo griego bios-vida como ésta se da en nuestro planeta y que como manantial, literalmente fluye desde dentro de cada una de nuestras células saludables, abarcando nuestro organismo total y éste, en sintonía e interacción con un Universo en proceso de reunificación. Entonces, llamamos Bio-Espiritualidad al proceso que gratuitamente se desenvuelve de manera natural dentro de nosotros al ofrecerle un clima que, desarrollado por la sencilla técnica del Focusing, nos invita a estar presentes de una manera especial a cómo y dónde nuestro organismo (nuestro cuerpo) lleva en sus tejidos nuestros asuntos importantes, tanto los creativos como los dolorosos, los detenidos, los no resueltos, llevándolos adelante. Se trata de un modelo probado tanto en lo biológico como en lo psicológico, en lo filosófico como en lo espiritual, que nos invita a dejarnos conducir por nuestra propia ‘sabiduría corporal’, la que es en sí misma el movimiento que nos transporta a niveles de salud y desarrollo a los que quizá nunca pensamos acceder y aun que pudieran existir8. El término también implica una profunda conexión interhumana. Para que la salud se dé es necesario un tipo de interacción como a la que los físicos cuánticos llaman interferencia constructiva. Como adelanto de lo que irás descubriendo en este libro te lo pongo de una manera muy simple pero muy real en la siguiente ecuación: Tu asunto como lo llevas físicamente sentido en el cuerpo (sea el que sea) + tu Presencia para él + la Presencia de quien te acompaña = Proceso de Salud Integral-Global Por favor no te dejes ideologizar ni adoctrinar por lo que estás leyendo. En realidad sólo tú puedes corroborar este enunciado y sólo desde tu propia y personal experiencia. Mi invitación es a que practiques suficientemente este modelo, y mi esperanza es que al experienciarlo vayas mucho más allá de este simple enunciado, es decir, que llegues al centro de ti mismo. Los Antecedentes a) El filósofo, psicólogo y psicoterapeuta Eugene T. Gendlin al investigar en el Departamento de Ciencias de la Conducta de la Universidad de Chicago por qué la mayoría de las personas que iban a psicoterapia no mejoraban, descubrió que ellas, 1) permanecían en un nivel analítico de sus 8

En la Página web de The Institute for BioSpiritual Research puedes encontrar una enorme cantidad de literatura de primerísima calidad al respecto: http://www. biospiritual.org/pages/whythiswebsite.html


14

DR. JUAN B. PRADO FLORES

problemas, ó 2), estaban íntimamente identificados con sus emociones sin poder salir, ni éstos ni aquéllos, de esos “puntos muertos”.9 Al estudiar lo que sucedía en los que sí se beneficiaban de la psicoterapia, Gendlin descubrió que ellos hacían referencia a algo corporalmente sentido en relación con la pérdida, el conflicto, el dilema, o el asunto que los había llevado a pedir apoyo psicoterapéutico y que este “algo” era cómo llevaban esos asuntos inconclusos en sus cuerpos. Si la situación, asunto o conflicto los enojaba, hería, atemorizaba, etc., ellos llevaban su atención al lugar donde estaba la sensación corporal del asunto en cuestión y dejaban que ese significado sentido se desenvolviera, les ‘hablara’ haciendo referencia a eso como: “Es algo ocupando espacio aquí dentro de mi pecho… está caliente… es como una brasa ardiendo”. Como el agudo filósofo que es, Gendlin10 se dio cuenta de que al hacer esto la persona cambiaba y que este aparentemente pequeño movimiento era el que hacía que su psicoterapia fuera exitosa. Así, con un espíritu científico-filosófico inconmensurable, una sensibilidad humana espléndida y una genialidad única, el Dr. Gendlin descubría y corroboraba -mediante los 15 años que duró su cuidadosa investigación-, el papel insustituible del cuerpo en el proceso hacia la salud integral y el desarrollo humanos. Enseguida el Dr. Gendlin se dio a la tarea de crear un parámetro que permitiera decir qué tan cerca o lejos se encuentra cada persona de tener acceso al proceso corporal del cambio. El resultado fue la elaboración de la Escala Experiencial la cual detecta siete niveles, desde el de las personas más detenidas y sin posibilidad de cambiar, hasta el más alto en el que desgraciadamente fluyen muy pocas personas. Tal escala ha dado origen a más de cincuenta tesis doctorales que la han validado alrededor del mundo. Y con el fin de ayudar a tener terapias exitosas a las personas que se encuentran en los niveles más bajos de dicha Escala, Gendlin pasó años literalmente des-entrañando lo que sucedía en el cuerpo de las personas de éxito. De allí surgieron los Pasos del Focusing. Éste es el origen de la Técnica del Enfoque a la que junto con el Proceso en el cuerpo que ella promueve, le llamamos el Proceso Experiencial o simplemente, Enfoque. Lo grandioso es que este modelo trabaja no sólo en la psicoterapia sino que como patrimonio de la humanidad que es, lo hace en cualquier situación humana.

9

10

Eugene T. Gendlin. El Focusing en Psicoterapia. Manual del Método Experiencial. Paidós. 1999, pp. 25-37. En su libro Psicoterapia Experiencial y Focusing (Desclée de Brouwer, 1997, pp.475-514) Carlos Alemany ha colectado la Bibliografía Internacional sobre Psicoterapia Experiencial y Focusing que hasta 1996 incluía 660 items, Para ir a la bibliografía hasta el 2002 del Gendlin filósofo, el enlace es: http://www. focusing.org/bibliography_gendlin_philo.html


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

15

b) Edwin M. McMahon Ph.D. y Peter A. Campbell Ph.D., discípulos y después colaboradores del Dr. Gendlin, sacerdotes jesuitas, psicólogos, teólogos, psicoterapeutas, investigadores, doctores en Psicología de la Religión y en Espiritualidad, autores de extraordinarios libros y otros escritos sobre el tema, al adentrarse en la práctica del Enfoque, en la Psicoterapia Experiencial y en la Filosofía de lo Implícito de Gendlin, se dieron cuenta de que lo que surgía del proceso y los cambios que se daban mediante él, eran verdaderamente impresionantes. La realidad del “... no hago el bien que quiero”, y del “...hago el mal que no quiero” (retratos vívidos del ser humano desconectado de sí mismo), al ser asumida enfocando, llevaba al ejercitante a experimentar una clase de conocimiento, de libertad y cambio interior y aun físico, jamás imaginados. Y al caer en cuenta que la crucial experiencia corporal y la espiritualidad son como las ‘dos caras de una misma moneda’, ellos dieron origen a lo que llamaron Bio-Espiritualidad a través del Enfoque. c) El practicar este modelo por más de 15 años me ha permitido darme cuenta de que el punto más básico y necesario para acceder al proceso de la salud humana integral, es aprender a estar presentes para nosotros mismos, especialmente al cuerpo y más específicamente a donde él lleva nuestros asuntos inconclusos, sean los problemáticos o de cualquier otra índole. Es en la interfase cuerpo-presencia donde surgen y trabajan nuestros poderosos recursos, ya los sanadores, los creativos o los de desarrollo e integración. Estos trascendentales descubrimientos hechos hace ya más de 50 años mediante una rigurosa investigación científica, tienen su genial fundamentación filosófica en la Teoría de la Personalidad de Gendlin,11 así como el respaldo de la incontrovertible experiencia confirmatoria cotidiana de miles de personas alrededor del mundo12 en consonancia con la más actual investigación en física cuántica13 y en citobiología molecular a nivel de la transducción en la membrana celular y en los mecanismos epigenéticos, genómicos y proteómicos; estudios y descubrimientos que han ganado muchos Premios Nobel tanto en Física como en Fisiología celular incluyendo los del 2013.

Para ver la genial Teoría del Cambio de la Personalidad de E. T. Gendlin: http://www.focusing.org/personality_change.html, específicamente el No 11 El Movimiento del Referente, y más específicamente la nota a pie de página No. 14. 1. 12 La liga del Instituto de Focusing es: http://focusing.org 13 Para ver cómo los descubrimientos de la física cuántica brindan sorprendentes metáforas del comportamiento relacional humano, puedes acudir a esta importante aportación del filósofo, psicoterapeuta experto en Focusing Tomeu Barceló: Entre personas, una mirada cuántica a muestras relaciones humanas. Ed. Desclée de Brouwer, España, 2010. 11


16

DR. JUAN B. PRADO FLORES

La redescubierta y a la vez, la más antigua y olvidada dimensión del autodesarrollo La dirección en la que nos ha dirigido Gendlin con su Filosofía de lo Implícito con su Psicoterapia Experiencial que ha sido llevada al terreno de la Bio-Espiritualidad, es el redescubrimiento de la dimensión olvidada y que necesitamos añadir a la experiencia de nuestra problemática realidad y a nuestros asuntos existenciales, y que es la propia y personalísima manera de estar presentes para nuestros asuntos importantes como los llevamos físicamente sentidos. Y la razón de ser de este libro es que aprendas a estar presente, a atender, a acompañar y a sostener tus asuntos vitales dónde y cómo los llevas en tu cuerpo, lo cual, como hemos dicho, es el punto de partida del proceso que nos da salud integral. La siguiente historia te lo puede ilustrar. Una experiencia de enfoque que trae consigo salud individual, familiar, social Podría estar hablando mucho acerca de lo que es la Bio-Espiritualidad y el Focusing, pero la mejor manera en que puedo compartirte de lo que se trata -antes de que lo experimentes por ti mismo(a), si es que no lo has hecho ya-, es con esta experiencia de Enfoque.14 Llega por primera vez a mi consultorio (soy médico pediatra) una joven mujer que llamaremos María quien me consulta acerca de su bebita recién nacida. Entre los antecedentes está el que cuando ella tenía 15 años, murió su hermana de 13 por anemia aplástica (su cuerpo no producía elementos sanguíneos). Se había casado hacía cinco años pero no había querido embarazarse, el embarazo vino aun trayendo implantado un dispositivo intrauterino. Su hija tiene 28 días de nacida. La joven madre me dice, cuando le pregunto por el motivo de la consulta: “No sé qué le pasa a la niña doctor; si la cargo llora, si la visto llora, si la amamanto llora… ni siquiera la he podido bañar, la baña mi mamá porque yo siento las manos frías, como con un sudor, como con hielo por dentro, como… no sé”. Mientras, yo veo a la tía de María quien las acompaña, extasiada con la sobrina nieta en sus bazos y a la pequeñita completamente tranquila. Al revisar a la bebita no encuentro nada anormal en ella, por lo que le hago a María una pregunta que a mí mismo me sorprende: “Señora, su hija está sana, ¿siente que hay algo que le impide disfrutarla?” Antes de lo esperado, viéndome vivamente a los ojos y tocándose con inquietud sus manos me dice: “¡Pues mis manos doctor!” Por mi contacto con el Focusing caigo en cuenta que ella ‘sabe’ que en la sensación que tiene en sus manos está expresándosele su problema. Entonces le digo que sé de un ejercicio 14

Esta experiencia aparece en la Revista de The Focusing Institute: The Folio 20 (12) 2007, 92-94, con el título: BEFRIENDING FEAR: A STORY TOLD FROM TWO ANGLES


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

17

que quizá le diga qué es eso en sus manos que le impide no sólo disfrutar sino aun bañar a su hija, y le pregunto si estaría bien que lo lleváramos a cabo. Me contesta que sí y comenzamos el siguiente Enfoque. Vea –le digo- si puede cerrar sus ojos para que no la distraiga nada de afuera. Al hacerlo, le pido que vea si puede entrar a su cuerpo y desde dentro de él dirigir su atención a sus manos y contactar la sensación que siente que tiene que ver con el llanto de su hija al atenderla. No se trata –le hago saber- de calmar o de quitar lo que siente, tampoco de minimizarlo, de culparlo o de criticarlo, sino de atenderlo, de acompañarlo, de estar presente a eso tal como lo está sintiendo ahora. Pasa como un minuto y me dice que ya lo está contactando. Entonces le digo que vea si puede llevarle a la sensación en sus manos un mensaje que le diga algo como: ‘Hola, permíteme estar contigo unos momentos’, ‘eres importante para mí’, ‘tal vez hay algo que quieras decirme’. Como dos minutos después veo un cambio en su cara y le digo: Cuando atendemos con delicadeza y respeto lugares como estos dentro de nosotros, ellos suelen hablarnos, ya sea por medio de una palabra, de una imagen, de un recuerdo. Si viniera algo así, me lo hace saber. Entonces, muy afligida y en lágrimas me dice: “Son unas palabras… Nunca voy a ser una buena mamá para mi hija”. Le reflejo estas palabras/ símbolo de la manera más empática que puedo y le pregunto si esto encaja con la sensación de sus manos, a lo que me contesta “Sí”, sin dudar. Le pregunto cómo se siente todo esto y me dice llorando más intensamente: “¡Muy triste!” Le digo que vea dónde en su cuerpo se siente esto tan triste. Está buscando unos segundos y finalmente me dice extendiendo su mano sobre todo su pecho: “Aquí”. ‘Aquí’, le reflejo con empatía y le digo: Tal vez ese lugar también esté necesitando una presencia delicada, cálida, acogedora. Quiero que vea si puede ir a su pecho y ofrecérsela a este lugar tan triste. Me contesta que lo va a intentar y poco después, me hace saber que ya lo está haciendo. Le digo que vea si puede quedarse allí, esperando por si eso también tiene algo que decirle. El llanto es ahora más intenso al tiempo que me dice: “Es un recuerdo… es cuando estoy con mi hermanita en el hospital, ella está en mis brazos… muriéndose… estamos ella y yo solas.” Con el impacto que recibí se me rasaron los ojos. Al preguntarle, desde mi conexión empática con ella y atendiendo mis propios sentimientos: ¿Cómo se siente todo esto?, contesta tras una breve pausa: “Con mucho dolor.” ¿Dónde –le digo-, en su cuerpo está este grande dolor? Toma unos cuantos segundos de búsqueda y con el llanto fluyendo señala con la punta de su dedo índice derecho: “Aquí… en mi corazón.” Entonces le propongo que vayamos también a ese lugar transido de dolor, a darle una presencia tierna, aceptante, amorosa, tal y como lo hizo con las sensaciones de su pecho y de sus manos. Le digo que se tome todo el tiempo que necesite para atender eso que está dentro de ella y que vea si viene algo más… Está allí como unos cinco minutos y comienzo a ver un cambio en su semblante que de lividez pasa a sonrosársele, en su respiración que ahora


18

DR. JUAN B. PRADO FLORES

es apacible, en todo su cuerpo, ahora relajado. Entonces es que detecto una expresión de tranquilidad, de bienestar, de serenidad. Le pregunto si hay algo más que necesite ser atendido y me dice, constatándolo antes de responderme, que no, que ya no hay nada más. ¡Que todo está bien! Para terminar, le pregunto si todo esto que ha venido ha dejado una sensación como de haber recibido algo importante, como agradecimiento, a lo que me responde que ya ha estado dando gracias por todo cuanto ha venido. Terminamos el ejercicio. Abre sus ojos como viniendo de otra dimensión; dejo que se reconecte con lo exterior y entonces le pregunto: ¿Cómo se siente? Me contesta, como desde un lugar muy profundo: “Con ganas de salir, llegar a mi casa y bañar a mi hija”. Le pegunto si este deseo proviene o se conecta con lo que acaba de vivir y me dice “SÍ”, con plena seguridad. Yo simplemente le digo que ella decide si está bien tomar eso en cuenta y por supuesto también el hacerlo. Se van y a los 15 días regresan madre e hija, ahora con la abuela materna. De inmediato la abuela me habla del cambio completo que había visto en María, refiriéndome que ella tenía que bañar a la niña porque su hija no podía hacerlo, y me comparte: “Cuando llegué del trabajo por la noche pregunté, ¿Ya está todo listo para bañar a la niña?, y qué cree doctor que me respondió mi hija: Ya la bañé mamá. Yo no lo podía creer”. Entonces comenta con sencillez la joven madre: “Y ahora doctor, la niña llora, pero no cuando la baño yo, llora cuando la baña mi mamá”. La bebita no volvió a responder con llanto a los cuidados de su madre y María no tuvo más esa sensación de frialdad en sus manos. Tampoco volvió a sentir que ‘nunca sería una buena mamá’. Cuando le pedí a María su autorización para compartir su experiencia para ejemplificar lo que es el Enfoque, ella me la otorgó. En otra ocasión, y después de haberle pedido en otros momentos que me pusiera por escrito lo que había sucedido dentro de ella durante el ejercicio de Enfoque, me contestó que se le había dificultado hacerlo, pero que me quería compartir algo. Me dijo que a partir de la experiencia de la muerte de su hermana, ni ella ni su madre podían pasar frente al hospital donde la niña murió; si no podían irse por otro camino por lo menos se cruzaban a la acera de enfrente. “Pero, me dijo, hace poco tuve a una prima -que es madre soltera- internada en la terapia intensiva de un hospital. Fuimos mi madre y yo al hospital, nos enteramos de que estaba en la terapia intensiva y yo decidí entrar a verla, mi madre no lo pudo hacer. No la reconocía -me dijo-, pues estaba muy pálida, hinchada, deforme, conectada a muchos tubos y rodeada de aparatos. Entonces le recordé cuando de niñas jugábamos y disfrutábamos muchas cosas juntas y de cuánto nos queríamos; le dije, mientras le acariciaba su cara y le peinaba su cabello que aunque mi familia no estaba de acuerdo con su manera de vivir, yo la quería; que su hija de tres años la necesitaba, que queríamos que viviera. Y cuando me di cuenta, doctor, le estaba escurriendo una lágrima por aquí -me dijo, señalándome


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

19

el rabillo del ojo. Al escuchar su relato también a mí se me humedecían los ojos. Ella continuó: cuando salí de visitar a mi prima, ya mi mamá no estaba, no había soportado estar ni en la sala de espera.” Su prima se recuperó rápidamente. Al preguntarle yo a María si la manera como había atendido lo de sus manos, su pecho y su corazón durante su Enfoque tenía que ver con la manera como había estado presente para su prima en tan crítico estado, ella me dijo que eso era lo que había tratado de compartirme. Entonces le dije “yo creo que lo que hiciste salvó de morir a tu prima”. Serenamente me confió que algo así también ella sentía. Tiempo después su prima le compartió a ‘María’ que cuando estaba internada en el hospital había tomado la decisión de morir, pues ya nada ni nadie, incluida su hija, le importaba, pero que al sentir su amorosa presencia y al escuchar sus palabras, en esos momentos había decidido volver a vivir. Después María pudo poner por escrito su experiencia y me la dio para compartirla con ustedes. Si lo anterior es sorprendente, en su escrito “explica” algo del proceso interior que es más sorprendente aún. Ella describe así su experiencia interna, corporal y los efectos en su vida, en sus relaciones familiares e interpersonales que siguen fluyendo hasta el día de hoy: “Al comenzar mi enfoque, enfrento el enorme monstruo que es el miedo. A partir de haber tenido esa experiencia el cambio en mi vida fue completo. Y no solamente cambió la mía, sino también la de mi familia. Antes de eso yo sentía que la vida no tenía sentido. Había perdido a mi hermana. Mi madre había sido madre soltera y yo tenía que cuidar de mis hermanos y de mi casa. Estaba falta de cariño. Toda mi vida no habían sido más que puras responsabilidades. Tenía miedo de casarme y de tener mi propia familia. Era una persona que no sabía expresar lo que sentía. Me daba miedo querer y no sabía cómo tratar a las personas. Cuando me casé empezaron los problemas... Cuando uno entra al Enfoque se empieza a sentir incertidumbre por lo que empieza a descubrir, pero poco a poco vas dándote cuenta que es maravilloso lo que encuentras y lo bien que se siente estar ahí. Entras y es todo negro, oscuro. Es como un cuarto oscuro, y sólo después de tanta oscuridad y soledad a lo lejos se ve un punto de luz. Te acercas a ese punto, pero cuesta mucho trabajo llegar hasta allí. Se hace eterno el poder alcanzarlo. Al llegar ahí vi una luz y una niña llorando de tristeza, miedo, soledad. No sabía esa niña para dónde ir. Al acercarme a ella comenzaron a moverse todos mis recuerdos; sobre todo los más tristes que había vivido.


20

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Todos eran acerca de la niña. Hubo un momento en que quería salir de allí. Quería irme y dejar todo eso, pero una voz muy confortable me hizo tener fuerzas para seguir viendo todo lo que pasaba y cuando me di cuenta ya no tenía miedo. Era bonito estar viendo eso. Conforme se me fue quitando el miedo iban llenándose de más luz esos recuerdos. Poco a poco la niña dejó de llorar. Entonces se levantó y todo se iluminó. Fue cuando finalmente le vi el rostro y cuando sonrió se convirtió en la adulta que soy yo. A lo lejos había un camino verde lleno de flores y un cielo azul. Se sentía tanta felicidad que pude atender esos recuerdos uno por uno, sin miedo, con más seguridad y tranquilidad. Ente esos recuerdos estaba el más doloroso que había vivido. Me acerqué a donde llevaba ese recuerdo y vi a mi hermana que había muerto. Puede verla y estar en ese recuerdo sin miedo, sin tristeza. Lo vi pasar todo, desde su enfermedad. Fue maravilloso vivir esa experiencia: le pude decir cuánto la quería y darle las gracias por el tiempo que Dios me dejó compartir con ella y por haber sido mi hermana. Después vinieron los momentos felices que se me habían olvidado o los había dejado en un rincón. Fueron muchos y grandes. De repente caminé y vi a mi familia que entonces era mi esposo y mi hija que acababa de nacer, esperándome. Estaban felices, con los brazos abiertos. Y comenzó la felicidad. Miriam Mendoza” Quizá esta historia te diga algo que no harían mil descripciones teóricas. A lo largo de este libro volveremos a ella para acercarnos a cosas que pudieron pasar desapercibidas al leerla. Por ahora simplemente date cuenta del potencial de salud, desarrollo e integración que, al generar cambios profundos, permanentes y progresivos con sólo atrevernos a atender nuestros asuntos inconclusos tal y como los estamos sintiendo, la práctica del Enfoque te ofrece. Hoy sabemos de una manera probada y comprobada, que este modelo conlleva el proceso del desarrollo que tienes ahora a tu alcance poniendo a trabajar tus propios recursos interiores, lo cual, como puedes ver, no es para nada complicado, sólo poco familiar. Mediante el Enfoque descubrimos que si bien nuestro pasado no lo podemos cambiar, nuestro proceso interior trasforma los significados personales de esos acontecimientos, lo cual se expresa en una manera de vivir cada vez más saludable, abarcando no sólo el nivel individual sino también el familiar, el comunitario y el social, porque desde dentro nos damos cuenta y a diario constatamos, que nuestro pasado, presente y aun nuestro futuro, tienen sentido, dirección, propósito. Esto es muy


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

21

esperanzador para un mundo (el nuestro) en el que la violencia, el abuso, el rechazo, nos han herido, tal vez aun desde antes de nacer. Si tú eres como yo y la mayoría, seguramente has estado pensando y buscando soluciones a tus problemas pero sin encontrar las respuestas correctas, porque –ahora muchos lo sabemos- no es cuestión de análisis ni de conocer con detalle de dónde vienen nuestros problemas. Gracias a poner a trabajar este proceso sanador podemos decir que no se trata de solucionar nuestros problemas, sino de permitir que su resolución se nos dé al estar presentes para ellos de la manera como Miriam aprendió a hacerlo. Así que tienes a tu disposición este material escrito, para con él, acceder a tus propias, sanadoras y agraciadas experiencias. TE INVITO… Si algo de esta historia te ha tocado en alguna forma, trata de darte cuenta dónde y cómo se siente ese referente físicamente sentido en tu cuerpo y simplemente salúdalo con un Hola… tal vez puedas darle compañía por unos segundos. Si al hacerlo te viniera una palabra, una imagen, un recuerdo, un calorcito, una lágrima… recibe lo que venga y date cuenta de que esa es la respuesta de tu cuerpo a tu lectura, a tu presencia escuchadora. Y si lo sientes adecuado, escribe y describe el lado sentido de esta experiencia.


2 EL PODER DE TU PRESENCIA

R ¿Alguna vez te has contemplado con la aceptante y acogedora mirada de tu amorosa presencia? Hay, en cada ser humano, un algo a lo que no escapa nada de lo que sucede dentro y fuera de cada cual. Ese algo siempre está ahí, siempre presente. No depende de nada, no se somete a nada, ni al tiempo ni al espacio ni a acontecimiento alguno. Se le ha nombrado la fuente, la conciencia, el genio interior. Yo le llamo “Presencia” aunque bien sé que ningún vocablo puede definir ni expresar su magnificencia. Es eso que persiste, que está permanentemente en nosotros, cada instante de nuestra existencia. El término presencia alude también a que no está más que en el momento actual, en realidad, es ella la que hace que nuestro aquí-ahora sea algo real, experienciable. Ella está en todo, sin embargo y paradójicamente, no tiene contenidos. Es libérrima, libremente está en ti. Se encuentra morando en ti como también tú estás morando en ella. Es tremendamente poderosa y a la vez sumamente humilde, tanto, que suele pasarte desapercibida la mayor parte del tiempo. Su pasión es tu propia causa y sin embargo es tan discreta que difícilmente puedes darte cuenta de ello. Es tan solidaria contigo como respetuosa, pues aunque siempre está allí, jamás se te impone; es tan tierna y delicada como todopoderosa. Más que oculta, suele estar sepultada bajo toneladas de asuntos inconclusos, complicados, dolorosos; por patrones no sanos que, protegidos por hábitos, creencias, ideologías, doctrinas, recuerdos, juicios, interpretaciones, etcétera, nos resulta imperceptible ¡a veces durante la vida entera! Sin esa presencia en ti, lo creas o no, no puedes ser quien eres. En realidad es lo más íntimo de ti mismo(a). Si la contactas, pronto te darás cuenta de que es por ella que tu vida tiene sentido, dirección, significado, propósito… William Tiller, Ph.D., autor, inventor, profesor emérito de la Universidad de Stanford, lo pone en estas palabras: “Si tomo el volumen del vacío de un solo átomo de hidrógeno que es del orden de 10-23 cm3, la energía latente ahí es millones de millones de veces mayor que la de toda la masa de todas las estrellas y todos los planetas en un radio de 20 mil millones de años luz. Si te permites estar presente a una parte de eso, dice el Dr. Tiller, puedes crear un Big-Bang”. Lo que yo entiendo de lo que está diciendo Tiller es que no necesitas retroceder en el tiempo 13,7 mil millones de años para acceder a ese momento creador, sino que estar presente a lo que en ti es real, ser presencia real para 22


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

23

ello, te permite experimentar en ti el poder del gran estallido que originó nuestro universo y que es tu propio poder creador con el que tú has sido dotado. Con todo y ser esa presencia nosotros mismos, a veces no nos es fácil darnos cuenta de ella. Sin embargo, esa presencia se te revela de una manera diáfana y sutil cuando quedas extasiado ante la magia de un atardecer, cuando disfrutas el que tu cachorrito venga y muerda las agujetas de tus zapatos, cuando experimentas que alguien ha hecho algo para ti simplemente porque te ama y sin un objetivo predeterminado; cuando le regalas a una persona en problemas tu compasiva compañía, cuando guillándote el ojo, te das a ti mismo un “Hola” o un “¡Buenos días!” al verte al espejo por la mañana… Te sorprenderás cada vez que al estar presente a eso quizá doloroso en ti que necesita ser tomado en cuenta y sentirse profundamente comprendido y profundamente aceptado, se despliega para ti un universo nuevo, brillante, lleno de vida y cuajado de posibilidades. Así que para comenzar a contactar la poderosa presencia que eres, te sugiero hacer este experimento permitiendo darte cuenta de lo que está sucediendo dentro de ti al llevarlo a cabo: Tienes ahora ante tus ojos estos signos llamados palabras. Tómate unos breves momentos para simplemente estar ante ellos; deja que tus ojos los miren. Ahora tal vez puedas darte cuenta de que estos signos están siendo llevados adentro de ti por tus ojos convertidos en impresiones visuales que tus retinas transforman en impulsos nerviosos que, viajando a través de tu vía cerebral visual puedes percibir como imágenes. Ve si puedes estar presente al trayecto recorrido dentro de ti. Quizá puedas estar presente alternadamente a los signos (palabras escritas) como también a tu corteza cerebral visual mientras ella está haciendo las conexiones, interacciones, etcétera, para que esto que estás viendo tenga el único y singular significado que sólo para ti tiene y que sólo tú le puedes dar. ¿Puedes darte cuenta de algo de esto? ¿Te puedes encontrar presente allí? ¿Puedes apreciar tu propia presencia que trasciende tus sentidos, tus percepciones, tus interpretaciones, tu intelecto? Si has tenido una experiencia así quédate con ella unos momentos, dándote cuenta de cómo todo esto resuena en tu cuerpo, en tus entrañas. Bien, pues eso que no es ni las letras, ni tus ojos, ni tus retinas, ni tus nervios ópticos, ni los centros nerviosos integradores de la visión y de tu vivencia y que sin embargo ha estado presente a todo ello, es a lo que le estoy llamando tu presencia.


24

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Tal vez haya quedado en tu cuerpo un dejo de bienestar, de admiración, de sorpresa, de confianza-sentida hacia esa presencia. Quizá sientas ternura y cariño en tu cuerpo al ser “habitado” por esa presencia. Tal vez sientas agradecimiento por la experiencia. Puede que te haga sentido algo de lo que te he dicho acerca de contemplarte con la aceptante y acogedora mirada de tu amorosa presencia…¿Te has podido dar cuenta de que esa presencia eres tú mismo, que ella es tu más profundo ser? ¿Verdad que no está tan oculta para ti? Pero si no has encontrado nada o si vino algo como inquietud, miedo, desazón, angustia; si te sentiste inquieto(a), atemorizado, juzgado, rechazado… no te preocupes, suele sucedernos algo así cuando uno hace sus primeros intentos de entrar a su mundo interior. Si éste es el caso, entonces necesitas darte otra ocasión o momento para descubrir tal presencia, ya sea atendiendo las emociones que han venido con las indicaciones que te he propuesto arriba o quizá simplemente tomando conciencia de ella en el momento que estés más lejos de buscarla activamente. De alguna manera irás descubriendo esa presencia que recibe y toma en su seno las sutiles y a la vez asombrosas complejidades que están dándose en tu interior de una manera sentida. Los físicos cuánticos con los neurocientíficos han descubierto que el cerebro procesa 400,000 millones de unidades de información por segundo, de las cuales sólo 2,000 nutren nuestra conciencia ordinaria15, lo cual es la diferencia entre verte a ti mismo a través de la diminuta rendija de tu conocimiento mental, o hacerlo desde y con tu propia y magna presencia que, dicho sea de paso, no sólo te contempla a ti en forma individual sino integrado al-en, el universo total. El Dr. Gendlin, descubridor del Focusing lo pone en estos términos: “Tu cuerpo, físicamente sentido, es, en realidad, parte de un gigantesco sistema de aquí y otros lugares, ahora y otros tiempos, tú y otras gentes, de hecho todo el universo. La sensación de estar corporalmente vivo en tan vasto sistema es el cuerpo como éste es sentido desde adentro.”16 Estar en contacto con esa Presencia es el acto más primario para acceder a la salud, a la integración y al desarrollo. Sin esta presencia que ya tú eres, el cambio, la salud, el autodesarrollo, estarán retenidos y no serán más que fantasía, ilusión y aun autoengaño. Encontrar esa presencia que somos no es pues optativo. Es primordial si te interesa poner a trabajar los recursos que te llevan a la experiencia no sólo de saberte sino sobre todo, de sentirte Uno con el Todo existente. Experimentarnos como proceso no sólo no nos lastima sino que se siente bien; podemos disfrutarlo y aun sentir 15

16

Joseph Dispenza, D. C. (Doctor en Medicina Quiropráctica). Verlo en http:// vimeo.com/33803547. Eugene T. Gendlin, Focusing, Proceso y técnica del enfoque corporal. Ed. Mensajero, 1981, p. 102. El resaltado en negrita es del autor de ese libro.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

25

una creciente confianza y gratitud por y hacia él. Es posible incluso estar atendiendo asuntos inconclusos como el cuerpo los lleva mientras él esté muriendo y a la vez mantener una paz imperturbable que nadie nos puede quitar.17 Es precisamente ante nuestra presencia aceptante que nuestros asuntos detenidos comienzan a desenvolverse llevando adelante el cambio, la integración, la salud, como el proceso siempre en marcha que eres, que somos. Desgraciadamente hemos sido histórica y culturalmente programados para estar buscando febrilmente soluciones mentales (cuyo ancho de banda es de 2,000 bit/segundo), pasando por alto el hecho de que la respuesta más profunda para un asunto problemático no viene al estar buscando su solución, sino que su resolución viene al ofrecer esa poderosa presencia que atiende y recibe los miles de millones de unidades de información implícitos en los significados-sentidos que son la manera como llevamos en nuestro cuerpo esos asuntos detenidos, bloqueados, petrificados, y que a veces por demasiado tiempo hemos desatendido, negado, sepultado. Los neurocientíficos han descubierto que cuando estás presente a tus patrones preestablecidos y simplemente les ofreces tu presencia sin tener que reaccionar de la manera previamente aprendida y que ha estado trabajando en piloto automático, se van desvaneciendo los circuitos interneuronales fijados por dichos hábitos. Se van disolviendo esos patrones cerebrales pavlovianamente condicionados cuando tu presencia se hace cada vez más real para esos lugares lastimados en tu cuerpo y se expande a todo aquello que en ti y a tu alrededor vive, se mueve, existe. A lo largo de años de asesorar personas en el descubrimiento de su propia presencia sanadora y de ver los cambios que en ellas se producen, me quedo atónito al ver la conexión que estos asombrosos fenómenos tienen con los descubrimientos de la física cuántica en el sentido de que la presencia humana determina el comportamiento de los electrones lanzados hacia una placa sensible. Los resultados son completamente diferentes si hay o no un observador-presente. El universo cuántico está ligado a la biología humana18 de la misma manera que tu presencia humana está ligada inextricablemente al universo en evolución.

17

18

Puedes leer en la página 18 de ese escrito del autor, cuya liga es: http:// bibliotecaparalapersona-epimeleia.com/greenstone/collect/ecritos2/index/assoc/ HASH09ba.dir/doc.pdf, la última historia de Enfoque Bio-Espiritual que ahí se narra, a la cual hace alusión el texto. Cuando llegaron a manos de mi amigo Tomeu Barceló Roselló -vía Carlos Alemany, coordinador de Focusing para España- algunas de mis experiencias de enfoque, además de sus valiosos y estimulantes comentarios, me dijo que estaba por salir la edición de su último libro Entre personas, una mirada cuántica a muestras relaciones humanas (Ed. Desclée de Brouwer, 2010), en cuyo


26

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Ser presencia es pues estar aquí-ahora para lo que en ti es real. Es la disolución de la barrera entre tú y lo demás, es la anulación de toda separación, es integración, es experimentarte desde adentro Uno con cuanto existe y experimentar a cuanto existe Uno contigo.19 TE INVITO Adelante encontrarás varias maneras prácticas de transitar tu camino interior sintiendo la poderosa presencia que tú eres. Por ahora te invito a que permanezcas unos momentos con algo expresado en este capítulo que resuene de manera sentida en algún lugar dentro de tu cuerpo.

19

texto podía yo ver ampliados sus comentarios respecto a mis cosas. Puedes bajar de la Página de Epimeleia Argentina esta sorprendente obra mediante la siguiente liga: http://bibliotecaparalapersona-epimeleia.com/greenstone/ cgi-bin/library.cgi?e=d-00000-00---off-0libros1--00-0----0-10-0---0---0direct-10--4-------0-1l--11-es-50---20-about---00-0-1-00-0--4----0-0-11-10-0utfZz-8-00&a=d&c=libros1&cl=CL2.1.7 En esta liga: ENFOCANDO EL ÁRBOL puedes ver el exquisito relato de una experiencia de enfoque de una alumna de Enfoque que es terapeuta corporal.


3 APRENDIENDO A OFRECERLE LA MÁS CÁLIDA Y ACOGEDORA PRESENCIA A TUS ASUNTOS DIFÍCILES DONDE LOS LLEVAS EN TU CUERPO “Cuando el investigador enfrenta un problema insoluble y absolutamente intratable, nunca lo podrá resolver desde el nivel en el que lo experimentó inicialmente; necesita añadir primero, otra dimensión a su experiencia del problema y sólo entonces encontrará la solución.”

Albert Einstein20

R A) UNA PEGUNTA IMPORTANTE Voy a hacerte una pregunta: ¿Qué haces con tus sentimientos tratando de sentirte mejor cuando te sientes enfermo, atemorizado, humillado, calumniado, avergonzado, culpable; cuando sientes que alguien te ha lastimado o herido? Tómate uno o dos minutos para contestar. Y si lo sientes adecuado, anota para ti mismo tu respuesta: Lo que generalmente hacemos cuando algo nos atemoriza, amenaza o hiere suele ser: •

No darle importancia a lo que pasó. Justificar a quien nos hirió. Culparnos de los hechos. • •

20

Tomado de la página web del Instituto para la Investigación en Bio-Espiritualidad http://www.biospiritual.org/pages/whythiswebsite.html que tiene página en espejo en español: La acentuación en negrita es del autor de este trabajo. Klaus Renn en su libro Tu cuerpo te dice quién puedes ser. Sal Terrae. España, 2008. p. 107, refiere que Einstein declaró que durante 15 años sintió dentro de su cuerpo de manera desagradable lo que sería la teoría de la relatividad, la cual finalmente pudo poner en forma de lenguaje. Einstein le dio seguimiento a estas sensaciones en sus entrañas llegando desde ellas a formular su extraña y enigmática ecuación: E=mc2, accediendo así a la resolución de su problemática científico-existencial. En este libro, tienes a tu disposición la manera de entrar y permanecer en esa “otra dimensión”. Así, tú como Einstein podrás también encontrar tus propias respuestas para tus asuntos existenciales y de ahí en adelante llevarlos en una forma saludable, pacificante, pacificadora.

27


28

DR. JUAN B. PRADO FLORES

• •

Tratar de olvidarlo. Decirle a Dios que él perdone a nuestro agresor, que se lleve nuestro dolor. Regalarnos algo que compense lo mal que nos sentimos:

Fumar, tomar una copa, un analgésico, irnos a la computadora, hablar con un confidente, entregarnos al ejercicio, al trabajo, a ayudar a otros… En realidad ninguna de estas cosas es mala en sí misma, es lo que aprendimos a hacer, lo cual nos impide ser reales con nosotros mismos manteniendo esos asuntos dolorosos estancados, sin poder cambiar. Condicionados por siglos de historia, hemos aprendido a controlar aquello que nos atemoriza o nos da miedo. Nadie nos había enseñado a ir a esos lugares y ofrecerles un clima que les permitiera expresar la sabiduría que nos quieren entregar. Simplemente hacemos lo que vimos que personas significativas hacían al respecto, sin darnos cuenta de que esto mantenía dentro de nosotros esa experiencia dolorosa intacta, bloqueada, sin poder cambiar, y ¡gastando una enorme cantidad de energía en tan inútiles y contraproducentes prácticas! B) DIFICULTAD PARA ATENDER NUESTROS ASUNTOS DIFÍCILES Si no nos detenemos a darnos cuenta cómo y dónde llevamos físicamente en nuestro cuerpo asuntos o sentimientos de alegría, bienestar, paz, tranquilidad, más fácilmente habremos pasado por alto el lado sentido de aquellos asuntos que generan sentimientos difíciles, molestos, irritantes, que te duelen o atemorizan. Si eres como la mayoría de las personas, quizá no le has dado importancia a lo que sientes en relación con algún asunto difícil de tu vida. Ordinariamente pensamos que se trata de molestias superfluas, sin sentido, que sólo nos distraen. De allí que ahora comencemos este caminar en la BioEspiritualidad dándonos cuenta del lado sentido de nuestro experienciar, proponiéndote que lleves tu presencia a lo que la lectura de los capítulos anteriores haya despertado en ti, y que, espero, hayas estado practicando. Gendlin descubrió que las personas que se encuentran en los niveles más bajos de la Escala Experiencial, o sea que tienen sus procesos detenidos, no toman en cuenta sus sentimientos. Paradójicamente son ellas las que más se benefician de comenzar a atenderlos, accediendo así al proceso de salud, desarrollo e integración implícitos en el recorrido de tu camino espiritual. En nuestra cultura abocada al control, lo que generalmente hacemos con nuestros sentimientos es que los desvirtuamos, tratamos de suprimirlos, de cambiarlos por otros más llevaderos, o de plano los damos por muertos y los enterramos. De allí la importancia de la pregunta que te acabo de hacer, pues no sólo necesitamos comenzar por tomar conciencia de ellos,


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

29

sino también aprender a ofrecerles a estos asuntos físicamente sentidos una presencia tal que les permita contarnos la historia que yace debajo de ellos y que en realidad es la fuente de nuestra integración. El problema es que una vez que hemos podido localizar una sensación, una emoción o un sentimiento que tiene(n) que ver con cómo llevamos un asunto en algún lugar de nuestro cuerpo, tenemos miedo de acercarnos a él, pretendiendo que el tiempo lo borre, que la mente lo olvide o pidiéndole a Dios que se lo lleve. Éste es un asunto crucial en el que bien vale la pena detenernos. Cuando hemos focalizado un asunto en nuestro cuerpo, nos preguntamos ¿está bien atender esto? (Paso 3 del Enfoque Bio-Espiritual). La respuesta puede llegar a ser un no categórico. Lo que pasa es que a veces la pregunta misma carece de sentido para nosotros; o si ya detectamos algo físicamente sentido, tenemos miedo de caer en un estado emocional que no nos lleve a ningún lado, o de llegar a hacer cosas indebidas que nos hagan sentir aun peor. El Dr. Gendlin tuvo la experiencia de que la mayoría de los cientos de personas que tomaban sus cursos de Focusing no podían, por sí mismos, atender físicamente sus asuntos difíciles. Ellos frecuentemente le decían que ir allí lo experimentaban como un suicidio. Imposible acercarse a lo que les parecía como un sitio lleno de víboras, como un vacío sin fondo o algo parecido. Esto lo comprobó con gente de las más variadas culturas, niveles sociales, desarrollo académico (clientes, psicólogos, psicoterapeutas, filósofos, psiquiatras, etc.) de todas partes del mundo. Pero esto, que es lo que generalmente hacemos ante un asunto doloroso de nuestra vida, deja de lado un hecho importante que el propio Gendlin nos ha aclarado: Lo que ocasiona el bloqueo no es ni el dolor por el acontecimiento del pasado, ni el miedo, ni nuestras expectativas catastróficas de un futuro siniestro, sino que el trauma surge de ESTAR FUERA DE CONTACTO AL PRESENTE con el SIGNIFICADO-SENTIDO en nuestros cuerpos de esos hechos. McMahon y Campbell, al trabajar con Gendlin, pudieron darse cuenta de esta dificultad para llevar a cabo las indicaciones del Enfoque, lo que los llevó a desarrollar un recurso que ahora nos permite ir allí y atender de una manera delicada y respetuosa esos lugares que nos parecen amenazantes, peligrosos, que están muy heridos dentro de nosotros o que se han sentido relegados y no tomados en cuenta por quizá demasiado tiempo. Ellos descubrieron que lo que estos lugares necesitaban era experimentar una presencia abierta, delicada, dispuesta a escucharlos en lugar de ser tratados como enemigos a vencer o como territorios por conquistar, comprendiendo que se trataba de crear vínculos de cercanía con aquello que se siente como nuestros ‘demonios interiores’. A esta invaluable aportación es a lo que le llamaron “Presencia de calidez físicamente sentida” (Caring, Feeling Presence).


30

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Edwin McMahon21 ha descubierto que para entrar a la experiencia espiritual es importante comenzar trayendo vivencias de momentos en los que no necesitamos tener control alguno y que las vivimos como algo seguro; como destellos del mundo que llevamos en nuestro interior y que bien sabemos que lo que lo único que hicimos fue estar presentes y recibir esos inestimables regalos. Momentos en los que tuvimos una actitud de apertura a lo espiritual. Así que te invito a dar este importante paso en el recorrido de tu camino Bio-Espiritual. RECORDANDO UNA EXPERIENCIA PARA LA QUE SÓLO TUVISTE QUE ESTAR PRESENTE Quizá puedas recordar un momento de asombro ante la maravilla de una puesta de sol, de un amanecer, de una noche estrellada; tal vez un paseo con alguien especial; quizá al tener por primera vez en tus brazos a tu hijo(a) recién nacido(a); al ir a aquél lugar donde abrazabas con ternura a tu muñeca, quizá al sentir la mirada de alguien que realmente te aceptaba como eras… tal vez la sola presencia o las palabras de alguien muy especial. Quizá lo que venga sea una inefable experiencia de Dios... Para este tipo de vivencias sólo estabas presente, sin interrumpirlas con pensamientos, análisis, explicaciones, interpretaciones. ¿Has tenido una experiencia así? Puedes anotarla aquí

.

Al traer aquí esa memoria ¿cómo se está sintiendo ahora tu cuerpo? ¿Qué hace tu intelecto? Alguien ha dicho que en esos momentos su cabeza salió a almorzar. Esas vivencias han permanecido en nuestro conocimiento corporal. Son indelebles. Están vivas ahora como un recordatorio privilegiado de que existe una plenitud más allá del pensamiento lineal, del tiempo, del control. Y cuando ofrecemos esa presencia abierta, delicada, respetuosa -que no pone condiciones ni tiene expectativas- a esos lugares heridos dentro de nosotros y entramos en contacto con el significado sentido de esos acontecimientos acaso mentalmente incomprensibles o emocionalmente desgarradores, se nos revela la historia subyacente a ellos con lo que vendrá una dirección hacia la vida, mientras somos integrados desde adentro.

21

McMahon ME. Ver: a) Asombro en la infancia, una puerta a la espiritualidad. Cuadernos de Enfoque Bio-Espiritual, pp. 55-66, disponible en CREE A. C. sitio Web: www.creeac.com.mx b) ¿Cómo podemos tomar el riesgo de asumir lo que es real en nuestros cuerpos?, en Más allá del Mito del Dominio, pp. 181-216, disponible en http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/recursos.html


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

31

Este proceso no sólo no nos lastima, sino que se siente muy bien sentir afinidad, respeto, cariño, ternura hacia esos lugares lastimados, heridos y a veces por años, abandonados. Y cuando disfrutamos del proceso de resolución de dichos asuntos, terminamos sintiendo una inmensa gratitud por ellos y por su (nuestra) historia. Podremos incluso llegar a estar llevando nuestros asuntos más candentes y aun el estar muriendo, llegando a experimentar en nosotros una profunda paz y serenidad. Te sugiero llevar a cabo el siguiente ejercicio C) ATENDIENDO UN ASUNTO DIFÍCIL DONDE LO LLEVAS EN EL CUERPO Tal vez puedas darte ahora entre diez y 15 minutos para darte cuenta cómo se está sintiendo tu cuerpo por dentro… Quizá te ayude, tras la lectura, cerrar tus ojos para que nada visual de afuera te distraiga. Lleva tu atención a donde sientas que es el centro de tu cuerpo (entre la garganta y la cintura) y ve si puedes darte cuenta cómo se siente ese lugar-espacio-interior en estos momentos. Si te es posible, atiende con suavidad y delicadeza cualquier cosa que encuentres, sea intensa o ligera… en este clima de conexión con tu cuerpo de una manera sentida, hazte la siguiente pregunta: ¿Hay en mi vida en estos momentos algo que impida que me sienta realmente bien? (….) Si contactas algo físicamente sentido quédate con ello, simplemente SINTIÉNDOLO (….). Si no has detectado algo, déjame proponerte esto, preguntándote a ti mismo(a): ¿Hay algo en mi vida en estos momentos como incomodidad, desazón, inquietud? Tal vez se trate de un asunto de años, tal vez una preocupación pertinaz, tal vez venga algo como mariposas en el estómago; quizá lo que surge es ¡de qué se trata todo esto! Quédate unos momentos atendiendo el cómo eso se siente… y ve si puedes darte cuenta en qué parte de tu cuerpo lo sientes. Puede ser una tensión en el cuello, un como peso en los hombros, algo como atorado en la garganta, quizá vengan fuertes latidos en tu cabeza, en tu corazón…, un respirar entrecortado o difícil. Tal vez sea una como bola en el vientre… un dolor, un vacío… o las piernas pesadas, difícil moverlas… puede que sea un calor, un frío, un temblor. Date cuenta dónde se siente esto físicamente… Tal vez lo primero que quisieras es salir corriendo de allí, alejar esto de ti, echarlo fuera, desaparecerlo o simplemente ignorarlo u olvidarlo. Tal vez quieras cambiarlo por una sensación más placentera, por un pensamiento optimista o por algo que te haga sentir mejor. Pero lo que quiero proponerte ahora es que estés con eso que sientes en esa parte de tu cuerpo de una manera distinta a la forma tal vez lejana o indiferente como has estado con ello quizá toda tu vida. Así que… Te voy a compartir esta historia que quizá tú conoces más de cerca; en todo caso, te quiero pedir que permitas que ella tenga que ver contigo de una manera corporalmente sentida ahora:


32

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Hoy en la madrugada, fue abandonada y luego descubierta cerca de aquí, una bebita recién nacida. La habían puesto en una caja de cartón. Estaba fría, azul, agónica. La persona que la encontró llamó de inmediato a una ambulancia; recibió la atención primaria de los paramédicos y enseguida fue llevada al hospital pediátrico más cercano. La enfermera que ahora la atiende se ha dado cuenta de que esta criaturita necesita, para querer vivir, algo más que sólo cuidados médicos. La enfermera, que conoce el programa desarrollado en este libro ha llamado por teléfono a varias personas y pedido que vayan al hospital y le lleven a esta bebita un mensaje que le ayude a querer vivir en medio de esa experiencia de rechazo, abandono, desolación, agonía... Al recibir la llamada tú dijiste: “Yo quiero ir”. Así que sales de aquí tratando de llegar a tiempo… Ya en el camino te preguntas ¿cómo le diré a esa criaturita: ¡Vive!, ¡Te amo!, ¡No te vayas! ¡Eres preciosa!? Tal vez te vas dando cuenta de que las solas palabras no son capaces de transmitirle todo lo que ella necesita: cercanía... calor... cariño..., ternura... Entonces y mientras te acercas al hospital vas dándote cuenta de cuál será el lenguaje con el que tu cuerpo le podrá hacer llegar el mensaje que le haga sentirse amada de verdad; que le haga querer vivir. Así que pregúntate: ¿Cómo comunicaría mi cuerpo ese mensaje?: ¿tocándola suavemente?, ¿abrazándola?, ¿sosteniéndola en mis brazos?, ¿apretándola delicadamente contra mi pecho?, ¿acercándola amorosamente a mi corazón? Si te es posible, atiende tu sensación física de estar dándole a ese pequeño ser humano tu amorosa presencia. Permítete darte cuenta cómo se siente esto. Experimenta cómo entregas a esa criaturita tu mensaje cuerpo-a-cuerpo. Permanece unos momentos simplemente sintiendo eso… •

Si tienes ahora la sensación física de cómo tratar a esa bebita rechazada, abandonada, moribunda, ahora ve si puedes ir, atender, sostener, abrazar, de la misma manera, ese lugar dentro de ti que impide que te sientas realmente bien, libre, sano íntegro; ese asunto que está –como la bebita- necesitando de tu presencia, pidiendo tu escucha, necesitando que lo sostengas amorosamente un rato. Tómate todo el tiempo que necesites para hacer con tu propio asunto lo mismo que hiciste con la bebita que, como ella, tal vez ya no quiere vivir y ve si puedes comunicarle el mismo mensaje: “Estoy aquí, completamente para ti, voy a estar contigo siempre, nunca te dejaré, no te voy a abandonar, ¡no te vayas!” Quédate allí el tiempo que sientas que ese asunto físicamente sentido necesita recibir de ti ese mensaje, no solamente con palabras sino, y sobre todo, de una manera física, corporal, sentida (….). Y si viene algo, como deseos de abrazarlo, de llevarlo apretado a tu pecho, de sentirlo de verdad, de dejarte ir en cómo todo esto se siente ahora y haz lo que se sienta pertinente hacer ahora por tu asunto físicamente sentido. Tal vez puedes darte cuenta de estar haciendo algo diferente a lo que has hecho siempre. Nota cómo se siente ese lugar recibiendo tu


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

33

atención, tu presencia cálida, amorosa y nota la diferencia de estar atendiendo este asunto como nunca lo habías intentado; como, quizá, ni se te había ocurrido. (...) Cuando atendemos así esos lugares, estos asuntos difíciles pueden comenzar a contarnos su historia. Si viene una imagen, un recuerdo, una sensación, un sentimiento, una lágrima… sea lo que sea que encaje, ensamble, conecte, con el significado-sentido del asunto que estás atendiendo, recíbelo con toda la apertura que te sea posible apreciando lo que esté surgiendo. Tal vez puedas darte cuenta de que algo se ha movido, cambiado dentro de ti. Si es el caso quédate unos momentos con cómo se siente ese cambio… Así que si hay algo nuevo, algo que no estaba antes, háztelo saber con un movimiento afirmativo de tu cabeza, y si se siente adecuado quédate con ello de una manera que exprese un ¡gracias! A veces esos lugares necesitan más tiempo, más cuidado, más contacto, más dedicación, un clima más seguro para que ellos puedan revelarnos su historia. Si así fuera, ve si está bien decirle que no lo vas a abandonar, que vas a regresar a él y seguir escuchándolo. Así que si se siente adecuado prométete y prométele volver con él… A veces, esos lugares de por sí heridos se han sentido abandonados por nosotros. Entonces pueden mostrase esquivos, desconfiados. Si fuera el caso nota cómo eso se siente; y si te es posible, recibe con apertura esa respuesta, siéntela, sostenla unos momentos aunque de hecho, te duela. Y ya sea que te hayas dado cuenta de lo distante que has estado de tus lugares heridos, que te hayas comprometido a regresar con algo inconcluso o que hayas dado gracias por lo que has recibido, vuelve a tu lectura abriendo suavemente tus ojos.

D) TE INVITO… A que por una semana, trates de darte cuenta de qué es lo que haces para sentirte mejor cuando llevas algo herido, que te irrita o te da miedo. Es muy importante que detectes esos patrones de comportamiento que te alejan de tus sentimientos impidiéndoles contarte sus historias y traer salud, integración y paz a tu vida. Se trata de aprender a darle un trato diferente a tus sentimientos y a tus asuntos inconclusos tal y como tu cuerpo los lleva, así que el otro lado de la tarea es tomarte, cuantas veces puedas, el tiempo para llevarle una presencia cálida, cariñosa, respetuosa a esos lugares -generalmente desestimados, desatendidos, olvidados, rechazados- como lo hiciste tal vez con la bebita del relato anterior.


34

DR. JUAN B. PRADO FLORES

E) PREGUNTAS FRECUENTES. RESPUESTAS DESDE MI CONTACTO CON EL ENFOQUE Y LA BIO-ESPIRITUALIDAD a) La Presencia Cálida y Acogedora es una manera de controlar lo que nos inquieta, molesta o atemoriza: R: No. Aunque ciertamente podríamos utilizarla mal, como una especie de “sana, sana, colita de rana...”, el ofrecer una “presencia gentil, cálida, acogedora” implica dejar simplemente actuar esa presencia amorosa que tú eres, libre de toda intencionalidad y que más que ninguna otra cosa, crea un clima interior de apertura y aceptación hacia eso sentido que en ti es real. Es una forma de hacer las paces y de disponernos a escuchar aquello que nos inquieta, irrita, exaspera. No se trata pues de conquistar y dominar aquello que hemos llegado a tener por enemigos dentro de nosotros. b) Nunca había pensado que algo dentro de mí necesitara este tipo de atención, cuidado, compañía, escucha. R: Sinceramente yo no lo había pensado. Creía que la única manera de sentirme bien era dejando atrás el pasado y vivir el presente. No sabía que mientras no atendiera los asuntos inconclusos de mi vida éstos me perseguirían por más que yo tratara de superarlos, eliminarlos o ignorarlos, afectando además mi manera de ver el futuro. Nadie ni nada puede sustituir el proceso corporal que nos sana e integra. Aquí es donde comienza el hacernos verdaderamente responsables por nuestras propias vidas. Partir del descubrimiento de ese algo es un buen comienzo. c) No entiendo cómo puedo respetar algo que me molesta, irrita, o me da miedo, prefiero echarlo fuera. R: Porque hemos dependido de nuestras reacciones aprendidas que tratan de “arreglar” las cosas: si algo me molesta o me hace daño trato de eliminarlo. Generalmente sustituimos lo que nos irrita, desconcierta, ofende o confunde por algo agradable, gratificante, optimista, excitante. Así podemos pasarnos toda la vida, sin saber realmente qué sentimos, y sin aceptarnos como realmente somos. Y como si esto fuera poco de allí surgen nuestros traumas y nuestras adicciones. d) Hay que enfrentar los asuntos difíciles con entereza, sin trucos ni subterfugios. R: El truco, -que siempre nos sale mal-, es saltarnos el proceso corporal del cambio que llamamos Enfoque. El “tomar al toro por los cuernos” con “valentía y dignidad” generalmente deja de lado el clima de delicadeza que requieren nuestros procesos interiores para desenvolverse, lo que eleva nuestras defensas y nos orilla a prácticas adictivas cuando el dolor no procesado se nos va haciendo insoportable. Podemos inclusive hacer del


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

35

Enfoque un truco, un subterfugio para huir de lo que en nosotros es real, pero si respetamos los pasos psicológica y espiritualmente válidos para dar movimiento a lo que en nosotros está detenido, bloqueado, endurecido, nos experimentaremos como auténticos seres humanos en desarrollo y disfrutaremos de una experiencia espiritual maravillosa. e) Prefiero depender de un experto (psicoterapeuta, maestro espiritual, chamán, gurú) y no de mis limitados recursos personales para resolver mis problemas. R: A veces es importante una ayuda técnica adecuada, pero la validación y la valoración última de nuestra vida es asunto personal, interior. “Uno está abierto a toda clase de aprendizajes, pero la evaluación última, siempre procede de dentro”. Nadie conoce tu problema, cualquiera que éste sea, como tú que lo vives, lo llevas cargando y luchas por salir adelante. Es a nuestro cuerpo a quien tendremos que recurrir si queremos respuestas frescas, actuales, personales para nuestra propia vida que es única e intransferible. El Enfoque Bio-Espiritual es una vía de interiorización y de expansión de la conciencia humana que nos sitúa en una era del desarrollo humano sin precedentes (la “Era del Espíritu”: P. A. Campbell, Codirector del Instituto para la Investigación en Bio-Espiritualidad).


4 SER PRESENCIA REAL: PUNTO DE PARTIDA, CORAZÓN Y GUÍA EN FOCUSING/ BIO-ESPIRITUALIDAD “En la medida que nos experienciamos a nosotros mismos desde adentro, sintiendo la complejidad de nuestras situaciones, creando un ambiente seguro para los aspectos internos de nuestro ser que necesitan rehabilitación, podemos decir que eso es Ser-Presencia-Para-Nosotros-Mismos”.

Barbara McGavin y Ann Weiser Cornell22

R A) CÓMO NOS TRATAMOS A NOSOTROS MISMOS Y A LOS DEMÁS 1. Palabras tomadas del libro “Simplemente Sano” del Dr. Gerald May23 (un connotado psiquiatra, teólogo y autor estadounidense) acerca de cómo nos tratamos: “En todas mis experiencias como psiquiatra y como ser humano, la patología más profunda y progresiva que he encontrado es la increíble dureza que tenemos hacia nosotros mismos. No conozco el origen de ésta autopersecución, pero no puedo evitar el tener algunas ideas acerca de ella. Por ejemplo, en el cristianismo –y por cierto el Dr. May es un devoto cristiano- la noción de que los seres humanos son básicamente malos y que reciben el pecado original, se le ha enseñado a los niños y a los adultos por siglos. La culpa moral y la condenación se han usado tanto para la educación como para el control político. En ambientes no religiosos las armas más efectivas que se han encontrado son la vergüenza y el miedo. Me pregunto si todo esto tendrá que ver con el control. ¿Estamos acaso tan convencidos de que tenemos que controlarnos y estamos tan frustrados de no poder hacerlo que volteamos hacia nosotros mismos y hacia nuestros 22

23

36

Estas destacadas discípulas de Gendlin, escribieron Treasure Maps to the Soul (Mapas de Acceso a los Tesoros del Alma), como resultado de muchos años de enfocar, de enseñar el Enfoque y de haber resuelto sus propios asuntos detenidos mediante los descubrimientos que les venido al practicar el Enfoque entre ellas. En este artículo nos ofrecen sus valiosas aportaciones. La liga es: http://www.focusingresources.com/articles/treasure-maps-to-the-soul.html Este bien fundamentado punto de vista fue tomado del Curso de Nivel 1 de Enfoque Bio-Espiritual.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

37

niños, lastimando y mordiendo nuestra propia carne como animales en una trampa? No es accidente que en nuestra sociedad, externamente tan violenta y a la vez tan abocada a la autopersecución, mientras más crueles somos con nosotros mismos más factible es que lo seamos con los demás.” 2. Anita Moorjani, quien regresó transformada de una experiencia cercana a la muerte a causa de un cáncer terminal, lo dice así: “Los problemas que vemos en el mundo no son por los juicios u odios que tenemos hacia los demás, sino hacia nosotros mismos.” 24 Así que no tenemos que ir muy lejos para constatar que desgraciadamente estas palabras revelan fielmente y en todos los niveles, la condición del ser humano detenido en su desarrollo. La más obvia y directa expresión de ello es la guerra fuera, pero sobre todo DENTRO de nosotros. Si queremos hacer una diferencia en lo que hemos conseguido hasta ahora a través de la dureza con la que nos tratamos –siendo, sin advertirlo ya, extraordinariamente violentos contra nosotros mismos-, necesitamos cambiar la manera de tratarnos. El Enfoque y la Bio-Espiritualidad nos ofrecen la manera de hacerlo, y por supuesto, esto hará también una diferencia en nuestro trato para todos los demás y para cuanto existe. B) HACIA UNA MANERA DIFERENTE DE SER Y ESTAR CON NOSOTROS MISMOS 1. En el capítulo anterior vimos una manera corporal, física, personalísima, de acercarnos a esos asuntos inquietantes o atemorizantes que han producido una herida, que han dejado un recuerdo doloroso, una pérdida, un ‘agujero en el corazón’. De la misma manera que tu cuerpo sabe cómo estar con un pequeño ser humano herido o abandonado, tú puedes acompañar esos lugares lastimados, quizá abandonados, que están dentro de ti. Si vas por el vecindario con un niñito de tres años y del otro lado de la reja está un enorme perro que se acerca gruñendo, ladrando, mostrando amenazante sus colmillos en actitud de ataque inminente, el pequeño se asusta (y tú también). ¿Le dices al pequeño que no pasa nada?, ¿que no tiene por qué asustarse? (fingiendo ante él que tú no tienes miedo), ¿analizas para él, con detalle, la situación diciéndole que desde el otro lado de la reja sus colmillos no lo pueden alcanzar? ¿Le das toda una lección de que no hay razón alguna para atemorizarse? ¿Lo regañas “por miedoso”? ¿Lo avergüenzas diciéndole que es un cobarde? O lo que instintivamente haces es que lo levantas y lo abrazas con todo y su miedo latiendo en su 24

Anita Moorjani, “Muero por ser yo”. Puedes tener acceso a esa obra fruto de su propia experiencia en la liga: centroguasca.files.wordpress.com/2012/06/ anitamoorjanimueroporseryo.pdf


38

DR. JUAN B. PRADO FLORES

corazón y le dices, no sólo con palabras sino con todo tu cuerpo que tú estás con él, y también con tu propio cuerpo lo proteges interponiéndote entre el pequeño y el perro. ¿Con cuál de estos dos mensajes va el pequeño a recibir más alivio, con cuál te va a sentir más presente para él? ¿Con cuál va a sentir más tu protección, tu comprensión, tu aceptación, tu cariño? ¿Con cuál se va a sentir más confortado? ¿Con el primero que es mental, contundentemente lógico (pero que no toma en cuenta lo que el pequeño está sintiendo); o con el segundo, mensaje que va dirigido no sólo a su mente sino a todo su ser y que se lo has entregado cuerpo a cuerpo? ¿Con cuál mensaje te sentirás más auténtico, más amoroso(a)? ¿Cuál crees que le permite al niño sentirse seguro y experimentarte a ti como alguien en quien él puede realmente confiar? ¿Puedes darte cuenta de la diferencia entre ambos mensajes? …¿Puedes sentir esa diferencia? 2. Pues ésta es exactamente la misma conexión que necesitas hacer con esos lugares confundidos, atemorizados, heridos como te son físicamente sentidos. Ellos no necesitan de tu análisis por más profundo que pueda ser, de la impecable lógica de tus razonamientos ni de tus eruditas explicaciones. Lo que necesitan tus sentimientos es que los tomes en cuenta, que vayas con ellos, que los abraces, que te quedes sosteniéndolos un rato, no porque tengas que hacerlo ni por una intención particular, pues es algo que simplemente te nace ¿o no? Es en este ambiente en el que nuestro interior puede sacar a la luz cosas íntimas y delicadas. Para ello, tenemos que aprender el lenguaje de la presencia amorosa y empática que de verdad comprende lo que está pasando y que instintivamente sabe ser padre o madre para ese(a) pequeñito(a) dentro del hombre o mujer adulto(a) que hoy tú eres. 3. Y al estar de esta manera gentil, empática, aceptante con estas cosas que hemos llegado a convertir en nuestros enemigos interiores: el dolor por aquella pérdida, el bloqueo derivado de tal frustración, la vergüenza de aquél momento, la culpa por aquella conducta, el miedo a la enfermedad, a la muerte, etcétera. Al estar con ese lugar lastimado en una forma corporal que le haga sentir que te importa, que lo escuchas, que estás disponible para él, está cambiando toda tu fisiología. Al sentir y expresar afecto, activas el filogenéticamente arcaico y en ti evolucionado sistema límbico -ubicado por debajo del neocortex o cerebro reciente-, que está ricamente conectado con el hemisferio cerebral derecho donde se experimenta lo preverbal, lo aún inarticulado y difuso y que de la interacción de ambos hemisferios cerebrales, viene el símbolo que expresa acertadamente los nuevos significados que vienen desde lo antes caótico, desgarrador, incomprensible. Entonces están intercambiándose impulsos nerviosos con tu hipotálamo, (parte del sistema límbico que rige tus emociones, tu sistema nervioso vegetativo y tu sistema endocrino), modulando los latidos de tu corazón, redistribuyendo tu circulación sanguínea, estabilizando la tensión arterial, reduciendo la producción de las hormonas del distress, aumentando los


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

39

neuropéptidos del afecto (hormona de crecimiento, vasopresina, oxitocina, dopamina), estimulando tus mecanismos inmunológicos, reduciendo la toxicidad de los radicales libres, todo lo cual lo experimentas como una sensación agradable. De esta manera, estás permitiendo que tu sistema psico-neuro-inmuno-endocrino en movimiento esté poniendo a trabajar neurotransmisores (serotonina, norepinefrina, dopamina, GABA, etc.) en niveles óptimos, liberando agentes protectores (células, anticuerpos), hormonas (ACTH, cortisol, etc.) neurohormonas, enzimas, etcétera, en forma suficiente y equilibrada, armonizando el funcionamiento de cada una de los miles de millones de células de tu cuerpo, lo que se traduce en un estado de bienestar y hasta de plenitud físicamente sentidos. Y mientras esto sucede, el electroencefalograma mostrará ondas que expresan una “reorganización cerebral al más alto nivel de integración”25. Al llevar a cabo estas experiencias se están formando en tu cuerpo nuevas interconexiones neuronales, y aun nuevas células nerviosas (fenómeno biológico conocido como neuroplasticidad) que creando nuevas o reactivando vías de aprendizaje quizá dormidas, dan acceso a nuevos y personalísimos significados de los eventos dolorosos de tu vida, lo que te regala salud integral, plenitud y con ello, una nueva dirección, y aun el conocimiento sentido del propósito real de tu vida. 4. Los descubrimientos recientes en biología molecular nos ayudan a poner en acción la nanotecnología que si bien ya tenemos integrada, el Afecto y la Presencia Cálida y Aceptante ponen a trabajar en nuestro beneficio y el de los demás. En la periferia de cada una de nuestros cientos de miles de millones de células de nuestro organismo existen nanoreceptores, no sólo de moléculas, sino de las sutiles pero poderosas frecuencias vibratorias emitidas por nuestro amor, afecto, presencia, que producen una cascada de eventos fisiológicos que culminan con la producción de las proteínas que estructuran nuestro cuerpo sanándolo26, pacificándolo, literalmente, transustanciándolo.

25

26

Norman Don: The transformation of conscious experience and its EEG correlates. Journal of Altered States of Consciousness. Vol 3(2), 1977-1978, 147-168. Un hallazgo impresionante fue que la actividad eléctrica del cerebro de las personas que enfocaban, cambió su ritmo alfa y theta justo antes de que ellos dieran la señal de que había venido lo que Gendlin denomina cambio-sentido. Los patrones subsiguientes de actividad electroencefalográfica sugirieron “reorganización a un más alto nivel de integración.” Tal nivel de integración reorganiza toda nuestra psico-neuro-inmuno-endocrinología, lo que indica el acceso a un nivel de vida más saludable. Puedes ver al respecto mi artículo Focusing in a medical practice. Staying in Focus. VII, (2), May 2007: http://www.focusing.org/newsletter/may2007/ may_2007_newsletter.pdf donde, entre otras, narro la historia de una mujer cuyo ejercicio de Enfoque produjo en ella un cambio afectivo de 180° hacia su hijo recién nacido quien en palabras de la abuela “ya no quería vivir” al permanecer


40

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Este es el premio que recibes por ser congruente, por aceptar tu propia condición de ser humano inacabado, imperfecto, vulnerable, y por atreverte a atender de esta manera lo que en ti es real. Al hacer esto, estás re-creándote continuamente permitiendo a tu cuerpo ‘regresar a su estado natural que es perfecto’, lo que incluye estar yendo más allá de tus viejos e inamovibles hábitos hechos patrones evasores de la realidad que pueden haber llegado a convertirse en adicciones. C) LA EXPERIENCIA DE DAR Y RECIBIR AFECTO Generar afecto es lo más normal y natural en los niños. Esto los hace seres espiritualmente poderosos. Sólo tienes que sentir a un bebé recién nacido en tus brazos para experimentarlo. El afecto no sólo tiene que ver con lo interior, sino que repercute directa y al mismo tiempo en lo exterior, que todo es una y la misma realidad. El afecto, tu afecto, el mío, desata un enorme poder que expresa –si lo quieres entender así- la manera poderosa como coinspiras el Universo y como él coinspira en ti. D) NUESTRO AFECTO DISPONE A NUESTRO CUERPO A RENDÍRSENOS… …a soltarse, a ser abierto y vulnerable, porque le ofrecemos un clima seguro. ¿Qué necesitas de alguien para poder aproximártele? Que te sea confiable, que te permita ser tú mismo(a), que no te avasalle, que no se te imponga, que te respete, que te escuche ¿o no? Cuando llevamos afecto a lo que en nosotros es real, nuestro cuerpo se abre, se atreve a ser vulnerable ante nosotros y entonces los significados-sentidos que llevamos en nuestro cuerpo comienzan a contarnos sus historias. ¡Esto es, de verdad, importante! Necesitamos aprender a llevarle nuestra afectuosa presencia especialmente a esas áreas en las que espontáneamente nunca lo habíamos contemplado y que ni siquiera consideramos que desempeñen algún papel en nuestro desarrollo. Experiencias que duelen, que nos han avergonzado, confundido o lastimado, quizá jamás soñamos que tuvieran un rol tan vital en nuestra salud e integración. Menos aún llegamos a ofrecerles nuestra afectuosa presencia. Al enfocar y relacionarnos con afecto con nuestros lugares heridos nos volvemos contemplativos en esa relación, pues lo que ellos necesitan es una presencia real, afectuosa, una actitud de escucha respetuosa que les haga saber/sentir que realmente nos importan. Esto siempre produce crecimiento, expansión y apoyo a la integración porque es la manera como nuestro cuerpo se abre al proceso del cambio. Al estar dándole cariño a nuestros

gravemente enfermo en el servicio de cuidados intensivos neonatales y cuya asombrosa recuperación comenzó a partir del Enfoque de su madre.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

41

lugares interiores heridos le permitimos derramar lágrimas de afecto a nuestros ojos, expresarles nuestra ternura con la suavidad de nuestra voz, con la delicadeza de nuestro tacto, con el calor de nuestro abrazo, dejando a un lado la impaciencia de nuestra insaciable necesidad de estar siempre “haciendo”, “arreglando”, “componiendo”. El modelo controlador es inquieto, impaciente; en cambio el afecto nos da serenidad, nos introduce suavemente a “estar en”, esperando, permitiendo, recibiendo. Este es el modo que necesitamos aprender para estar con esas sensaciones que llevan un significado-sentido implícito, si queremos escuchar las historias que están debajo de tales significados corporalmente sentidos y que nuestro cuerpo nos insta a que las escuchemos dándonos así salud integral. El conocimiento mental frecuentemente nos lleva al ideal de “lo que debería ser…”, haciendo así una brecha insalvable con lo real y dando lugar a una actitud rígida y controladora. En cambio el modo corporal de conocer atrae nuestra presencia amorosa hacia “lo que es” tal y como lo estamos sintiendo al presente. Permitir que tu afecto entre en tu experiencia no sólo potencia enormemente tu propia integración, sino que lo experimentas como lo que crea el clima relacional propicio en el que se dan los pasos concretos de la completud humana que parte no de lo que piensas acerca de una determinada situación, sino de cómo la lleva tu cuerpo. E) EL AFECTO LO EXPERIENCIAS EN/CON/DESDE: TU CUERPO Afecto, más allá del concepto mental es una experiencia corporalmente sentida de presencia, de apertura, de vulnerabilidad, de permitirnos tocar algo dentro de nosotros. El afecto surge desde el cuerpo, lo expresa el cuerpo, se siente en el cuerpo. Afecto es creerle y permitirle actuar a nuestro cuerpo que responde con mucho más que sólo el intelecto. El afecto nos dispone también a dejarnos tocar y mover; a ser penetrados por algo. Nos permite ser sanados favoreciendo nuestra integración porque nutre nuestra apertura a los demás, pero especialmente a los ‘enemigos’ que hemos creado dentro de nosotros mismos. ¿Puedes recordar experiencias de haber sido tocado por alguna presencia afectuosa en tu vida, como cuando se acercaba alguien que tú amabas; cuando lo(a) veías, cuando te tocaba? ¿Podías desear eso? ¿Puedes sentirlo ahora?... Eso es el afecto. Es la experiencia de abrirte, de entregarte, de confiar. Y cuando aprendes a ser vulnerable ante y para ti mismo, puedes entonces experimentarte vulnerable para alguien más, comenzando quizá por los que más amas. La Presencia de afecto es como un maestro interior que nos introduce, nos guía y nos mantiene en el proceso de la congruencia que consiste en


42

DR. JUAN B. PRADO FLORES

permitirnos experimentar fisiológicamente nuestros sentimientos y permitir que se simbolicen con precisión. Se trata pues de llevar afecto -en todo lugar y en todo momento-, a cuanto sentimos físicamente, ya sea que provenga del mundo exterior o de nuestro interior. Seguramente nos llegará, más temprano que tarde, una sensación de deleite inigualable al experimentarnos como presencia real para nuestros asuntos físicamente sentidos, lo que involucra aprender a ser auténticos, sensibles, vulnerables. Esta es otra genial aportación al Enfoque de los doctores McMahon y Campbell, y el objetivo de este tema es que te conectes con tu maestro corporal de afecto y le permitas guiarte en este viaje-aventura-proceso del que la espiritualidad toma su nombre y que es el “Espíritu”. F) EJERCICIO PARA DARNOS CUENTA DE QUE YA SABEMOS GENERAR AFECTO: Recurramos a nuestras propias y personales memorias, trayendo ahora alguna experiencia en la que tuvimos unos momentos de apertura física, corporal y reconocer que ya tenemos la capacidad de estar abiertos a lo que es real. Que ya nuestro cuerpo sabe ser vulnerable y dejarse tocar, penetrar: por la belleza, por el asombro, por la ternura, y aun por el dolor (ajeno y propio). De estos aprendizajes puede surgir poco a poco dentro de ti, un hábito nuevo que te permita estar con esos lugares que necesitan de una presencia cálida, delicada, abierta, respetuosa, invitadora. Una presencia que pueda atender, escuchar, sostener esos lugares pesados, adoloridos, irritantes, atemorizantes que antes sólo querríamos sacar de nuestra conciencia y aun de nuestra vida. Así que, si te parece bien, ponte de pie y mueve suavemente tu cuerpo desde los pies hasta la cabeza… siente cada parte de tu cuerpo y saluda cualquier sensación que encuentres dentro de él. Sigue ahora con tu lectura sentándote si gustas. Si te ayuda para no distraerte, quiero pedirte que cierres tus ojos y veas si entrando en tu propia experiencia puedes notar cómo se siente en tu cuerpo ahora el recuerdo de algún lugar, de un momento en el que pudiste estar abierto(a), en el que pudiste ser vulnerable al cariño de alguien que realmente te amaba, a la belleza de la naturaleza, a la ternura de un animalito o de un ser humano. Un evento en el que no tuviste necesidad de ponerte una máscara, meterte en una armadura o construir un muro protector. Tal vez puedas recordar un evento, una situación, una persona que te atraía, que te fascinaba, que te enamoraba (…) El recuerdo de alguien que te permitía ser como eras, que te respeta(ba) a cabalidad. Tómate unos momentos para contactar con la sensación física de estar con esta persona (…) Si no has tenido una experiencia así con alguien, tal vez puedes recordar cuando te quedaste absorto(a) ante una noche estrellada…, sin


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

43

aliento ante una puesta de sol…, sintiendo una lágrima surcar tu rostro ante una obra de arte… Si ha venido algo como esto, quédate sintiendo físicamente cómo lleva tu cuerpo hoy esa experiencia. Disfruta, sostén, abraza, por unos momentos, la sensación física de tal experiencia. Tal vez puedas darte cuenta de que tu cuerpo ha sabido dejarse tocar por un evento así. Que él lo guarda, que lo conoce, y date cuenta también con qué fidelidad te lo está expresando, re-cor-dándote-lo ahora. Nota cómo se siente en tu cuerpo el traer ese recuerdo (…), ¿Puedes darte cuenta dónde en tu cuerpo lo sientes? Si para ti está bien, quédate unos momentos experimentando cómo se siente ese lugar (…). G) RETROALIMÉNTATE ¿Pudiste encontrar alguna experiencia en la que simplemente estabas allí, sin poner barreras, sin analizar, sin tener que controlarla en absoluto? (...) R

.

¿Cómo se sentía en tu cuerpo esta experiencia? R

.

¿Qué papel jugaba tu mente en esos momentos? R

.

Este ejercicio es para que te des cuenta cuándo tuviste una experiencia de apertura a algo o a alguien en tu vida. Cuándo disfrutaste confiadamente una relación, una caricia, un beso, etc., sin necesidad alguna de estar en control. Al experimentar eso como algo seguro, tu cuerpo podía dejarse tocar, sintiendo bien ser vulnerable. Y mientras lo experimentabas, tu mente racional podía descansar (lo cual es muy bueno ya que trabaja muchas horas al día, ideando, analizando, infiriendo, deduciendo, juzgando, interpretando...), pues en esos momentos no la precisabas en absoluto. H) DIFERENCIAS ENTRE LO QUE GENERALMENTE HACEMOS Y LO QUE HEMOS ESTADO HACIENDO CON LOS EJERCICIOS DE ESTE LIBRO Es importante tomarte unos momentos para darte cuenta de lo que hemos estado haciendo mediante los ejercicios de este libro. Esto te puede permitir valorar algunas cosas que quizá has pasado por alto al llevarlas a cabo. También te puede servir para evaluar lo que tú haces ante aquello que te atemoriza, que te ha herido o que quisieras que fuera o hubiera sido diferente.


44

DR. JUAN B. PRADO FLORES

1. Con el ejercicio de descubrir la presencia que eres Tal vez te hayas dado cuenta que la única manera de detectarte como presencia es cuando estás presente a, para algo; cuando estás siendo presencia para algo. No tenemos manera de detectarnos Presencia en forma directa. En sí misma, ella permanece siendo un misterio para los recursos con los que nos desenvolvemos en nuestra vida ordinaria. De ahí la importancia de tomar conciencia de ella mediante ese ejercicio. 2. Con el ejercicio de sentir tu cuerpo a) Intentamos que pudieras experimentar tu cuerpo por dentro, desde adentro. Sentir “desde adentro” no es sólo percibir una sensación, es descubrirte como conciencia-presencia para lo que tu cuerpo está sintiendo. Para ello traté de llevarte a que te dieras cuenta de lo que tu cuerpo te estaba entregando de manera físicamente sentida. b) Te diste unos momentos para descubrir y para estar con esos lugares en nuestro cuerpo que se nos hacen conscientes mediante su peculiar lenguaje y que percibimos como un bienestar, una tensión, un dolor, un vacío, una opresión... c) Intentaste crear un vínculo, darle tu compañía a esos significados sentidos, llevándoles un mensaje amistoso: no estás solo, aquí estoy contigo, ¡qué bueno que estás aquí! d) Tal vez te diste cuenta de que no sólo tu cuerpo está presente para ti, sino que también tú puedes estar presente y disponible para él. 3. Con el ejercicio de la bebita abandonada: a) Porque -a veces- hemos tenido abandonados muchos asuntos y por demasiado tiempo, es que hicimos el ejercicio con una historia real como lo ha sido la de una bebita encontrada en absoluto abandono. b) Primero intenté ponerte en contacto con aquello que estaba impidiendo que te sintieras realmente bien. c) Acudiste a tu cuerpo: él puso la prioridad, no te preguntaste qué es lo más importante, lo más urgente, o lo que más necesitaba ser solucionado; no se trató de saber qué tenías que hacer para arreglar las cosas, sino qué era lo que se sentía más intenso, qué pesaba más, qué se sentía que era lo que más necesitaba ser escuchado. Tu cuerpo te mostró que él ya sabe estar con esos lugares sin huir, sin tratar de corregir y sin tener que solucionar nada. ¡No hicimos nada que ya tu cuerpo no estuviera haciendo! d) Con el mismo cariño con el que tratarías a un bebé abandonado, intentamos que hicieras la conexión con lo ahora físicamente sentido dentro


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

45

de ti, sin tratar de controlarlo, sin juzgarlo, sin criticarlo. Sin huir de ese lugar quizá atemorizante, sino validándolo y atendiéndolo con suavidad y cariño. e) Estamos aprendiendo a crearle a esos lugares heridos dentro de nosotros una atmósfera donde se sientan escuchados y puedan revelar ese MÁS que es nuestra propia historia y con ello encontrar dirección y aun el propósito de nuestra vida. f) La historia que nos revela nuestro asunto al atenderlo a la manera del Enfoque se expresa en forma de SÍMBOLOS: Imágenes, recuerdos, sensaciones, sentimientos, lágrimas, palabras…. Que interactúan con los significados sentidos de tus asuntos importantes. g) Y al venir estos símbolos, traen consigo un cambio físico, un cambio-sentido. Una relajación, una respiración más fácil, un como soltar una carga o como un respirar aire fresco. Una sensación del algo nuevo que se nos ha regalado. Entonces le permitiste a tu sistema psico-neuro-inmunoendocrino-emocional trabajar organizada y eficazmente para tu propio beneficio, transduciéndose esta experiencia en salud e integración. h) Este proceso-regalo que es el de la plenitud humana, está a tu alcance y al alcance de todos los seres humanos mediante el Enfoque y la Bio-Espiritualidad. i) Estamos, por supuesto, también aprendiendo la manera de acompañar a otros en los momentos en que se nos requiera el hacerlo, pero la mejor -y la única- forma de aprender a acompañar a otros, es primero, aprender a acompañar esos lugares quebrantados que están dentro de ti mismo. 4. Con el ejercicio para generar afecto: a) Este ejercicio es para que te des cuenta cuándo tuviste una experiencia de apertura a alguien o a algo en tu vida. Cuándo disfrutaste abiertamente de una persona, de una mirada, de una flor, etc., sin necesidad de analizar, interpretar, controlar. b) Tu cuerpo ha experimentado eso como algo seguro dejándose tocar, siendo vulnerable. Tal vez al recordar algo así haya venido una relajación, un respirar profundo, una sensación o expresión de libertad, un querer permanecer más tiempo allí. Y mientras experimentabas esto, tus procesos mentales que buscan tener todo bajo control podían descansar un rato, pues en esos momentos no los requerías en absoluto. c) Tal como tu cuerpo ha sabido estar con esos lugares, personas, situaciones, que te han dado vida, también y de la misma manera, tú puedes reaprender a acompañar eso que duele, lastima, atemoriza. Exactamente con el mismo afecto que tú tratabas a tu ___________, o con el que tú jugabas con ___________, o te acercabas a ___________ Esa es la misma


46

DR. JUAN B. PRADO FLORES

conexión que necesitas hacer con esto que está allí, sin tratar de controlar, sin analizar, juzgar, criticar, huir. d) Quizá te preguntes por qué tendrías que acompañar esos lugares tensos, adoloridos, angustiados, oprimidos. ¿Qué no es mejor echarlos fuera? ¿Qué no es mejor simplemente ignorarlos? La respuesta es que cuando esos lugares nos cuentan su historia, fluye en nosotros una energía nueva, liberadora. Esos asuntos difíciles que se mueven nunca más los llevaremos en la forma pesada a veces aplastante que estaban antes de enfocar. Con ello, nosotros cambiamos como totalidad. Y esto, que es la dinámica de nuestro desarrollo, ¡lo disfrutamos! e) Es necesario aclarar que en ningún momento hemos estado sustituyendo algo que duele por algo que se siente bien, NO. Estás aprendiendo a estar con algo que duele de una manera que le haga sentir que es importante para ti, y que le haces sentirse atendido y que realmente lo escuchas. Es estar con esas cosas de las que nos hemos distanciado: dolor, miedo, confusión, culpa, vergüenza, etc., en tal forma que hay un acercamiento, que hacemos las paces con ellas. El Dr. Peter A. Campbell, cofundador y codirector del Instituto para la Investigación en Bio-Espiritualidad lo expresa así: “El acto más social que puedes hacer es la paz contigo mismo.” f) El Enfoque Bio-Espiritual comienza invitándote a aprender a crear una atmósfera interior en la que esos lugares se sientan suficientemente seguros para decir lo que te tienen que decirte y que es mucho más importante de lo que podríamos estimar. Y por cierto, no se trata de la historia que tan bien conoce tu mente, que te la repite una y otra vez y que ya sabes de sobra, sino las historias que están en tus sensaciones-sentidas, en tus tejidos, en tus células, esperando a serte reveladas y serte integradas como don. Tu cuerpo sabe cómo entregártelas con toda precisión, fidelidad, delicadeza, sabiduría. Todo esto hicimos mediante éste y los demás ejercicios, y por cierto, casi seguramente, opuesto a lo que se nos ha enseñado, a lo que hemos aprendido y tal vez hecho y enseñado a los demás durante toda nuestra vida. Quizá no has tenido aún una experiencia así. No te preocupes. Tenemos por delante todo el programa impreso en este libro para acceder a ella(s). Recuerda que el objetivo básico consiste en aprender a sentir y a darles una presencia de cálido afecto a los asuntos importantes de nuestra vida. I) PROPUESTA Quiero proponerte que durante una semana o más si es necesario, trates de recordar experiencias en las que pudiste estar abierto(a) -sin estar pensando, analizando, razonando, intelectualizando, infiriendo, sino


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

47

sólo-, sintiendo, recibiendo. Y si te viene el recuerdo de alguna, trata de contactar cómo se siente en tu cuerpo el haber estado abierto y vulnerable a fin de experimentarla plenamente. Quizá también te atraiga estar presente para una flor, a los cálidos rayos matutinos del sol, al canto de un pajarito, a un cachorrito juguetón, a un bebé durmiendo… Experimenta de una manera sentida cómo se siente dejarte tocar por la belleza, por lo auténtico, dándote cuenta que eso es ser vulnerable. Nada de esto te puede hacer daño, así que no hay por qué temer estar abierto y ser vulnerable a estas cosas. J) ALGUNAS PREGUNTAS Y MIS PERSONALES RESPUESTAS a) Yo no me trato como dice el Dr. G. May. Esta autopersecución debe ser cosa rara y no tiene nada que ver conmigo: Respuesta: Cuando el Dr. Gendlin habla del “critico interno” -que nos demuele, nos bloquea, nos descalifica, nos reprueba-, pregunta: “Si alguno de los presentes no tiene un ‘yo crítico’ por favor dígamelo. Me gustaría estudiarle”. Entonces todo el auditorio ríe. El crítico interno es universal. Muchos lo hemos llevado por tantos años que ya ni siquiera lo reconocemos. Una manera de redescubrírnoslo es dándonos cuenta si en todo momento, situación o circunstancia nos tratamos y tratamos a los demás con empatía, con respeto y con consideración positiva incondicional (Rogers). b) Yo me conozco y me amo como realmente soy. Me viene al verme al espejo cada mañana una sensación de aprecio hacia mí y a la vida; inhalo el aire a plenitud, siento como una caricia el delicado toque del viento, recibo con inmensa gratitud la luz del sol. Experimento un profundo afecto hacia todo y todos. R: Sí: Si ese fuera tu caso estoy seguro que aun haciéndolo, no sabes cómo lo haces. El Enfoque Bio-Espiritual te muestra los pasos que has tenido que dar para llegar a tu estado excepcional de desarrollo. Y cuando hayas comprendido que el Enfoque es el proceso de la congruencia, no sólo lo podrás seguir disfrutando, sino quizá querrás compartir y enseñar a otros esto que tienes ya integrado y que disfrutas a plenitud. R: No: Partir de lo que es real en tu cuerpo será siempre un buen principio. No hay nada más liberador que estar en la verdad de uno mismo. Esa verdad puede ser impactante, pero al experienciarla y hacerla tuya a la manera del Enfoque, la integras y entonces puedes decir desde dentro algo como: “De verdad se siente que esto es… (duro, pesado, terrible...) pero es mi historia… y no lo cambio por nada.” c) No he encontrado ningún evento en toda mi vida que haya despertado afecto en mí, que me haya permitido ser vulnerable a él y abrirme totalmente a alguna experiencia.


48

DR. JUAN B. PRADO FLORES

R: El 75 % de los seres humanos, sufrió experiencias dolorosas desde el vientre materno, lo que ahora puede estarnos impidiendo confiar, abrirnos a nuevas experiencias, atender nuestros procesos internos, ser receptivos al amor, al afecto. Quizá no hemos tenido modelos adecuados o cercanos que nos mostraran cómo estar abiertos -ni hacia lo de fuera ni hacia lo de dentro de nosotros-, cómo ser gentiles, empáticos. Entonces necesitamos ir a nuestro propio maestro interior de afecto que sabe de una manera innata, visceral, instintiva, cómo atender, cómo sostener, cómo abrirle el corazón a lo bello, a lo verdadero, a lo trascendente lo mismo que a lo que duele, hiere o avergüenza. No serías indiferente ante alguien a quien realmente le importas ni llevarías a un bebé como si se tratara de un saco con piedras, ¿verdad? d) No creo conseguir nada por la vía del afecto. Este mundo es duro y entre más duro sea yo conmigo y con los demás menos sufriré. R: Tu dolor y tus asuntos inconclusos, de todas maneras estarán ahí. Por tratar de echarlos fuera no se van a ir, por minimizarlos, dominarlos o controlarlos no van a desaparecer, por criticarlos no van a huir, por analizarlos no se van a resolver, por ignorarlos no se van a disolver. La investigación certifica y la experiencia, muestran que entre más te alejes de ellos, su sombra irá tomando el control de tu vida y de tus relaciones. Para entonces tu única opción será la violencia contra ti mismo y contra tu entorno, así que no resulta muy inteligente tratar de eliminar el dolor de nuestra vida sino más bien se trata de asumirlo, o para decirlo en términos de E. McMahon, de “abrazarlo”. e) Mi mente racional es lo suficientemente poderosa para mostrarme el camino. Mi cuerpo es animalidad, instintos, impulsos; es lo caótico, lo peligroso, lo superfluo y sin valor propio. R: A partir de los descubrimientos de Gendlin-Campbell-McMahon hemos podido reconocer la espiritualidad intrínseca de nuestro cuerpo cuando lo sentimos desde adentro. Al ir a él con afecto y experimentar su sabiduría nos podemos dar cuenta de que habíamos, como ‘constructores’ (padres, maestros, médicos, pedagogos, psicólogos, pastores, líderes espirituales, etc.) desechado la ‘piedra angular’ del desarrollo humano: el significado-sentido en el cuerpo de nuestros asuntos existenciales. Nuestro cuerpo confía tanto en su propia sabiduría que no necesita estar siempre –como nuestra mente- en control de todo. Mientras que la mente racional es nuestra mejor herramienta en asuntos de sobrevivencia, el cuerpo lo es en asuntos de espiritualidad, desarrollo, trascendencia. Esto es la Bio-Espiritualidad. De ella trata este libro. Pretender que el razonamiento lógico resuelva lo indescifrable de nuestra vida es, ni más ni menos, estar usando la herramienta equivocada perpetuando y extendiendo y reciclando el sufrimiento innecesario que ha venido padeciendo, por milenios, la humanidad.


5 LA IMPORTANCIA DE ESTAR REALMENTE PRESENTE PARA NUESTRO ESPACIO VIVENCIAL INTERIOR “El Reino de Dios dentro de vosotros está”

R

Jesús de Nazaret27

Cuando estás viendo algo, tu visión es el resultado de lo que tu cuerpo hace con las diferentes longitudes de onda de la luz que reflejan los objetos que tienes enfrente. Es tu cuerpo quien elabora las imágenes con los significados que para ti ellas tienen. Cuando hablas, tus cuerdas vocales emiten precisas y atinadas ondas sonoras que son recogidas por los tímpanos de tu oyente cuyo sentido del oído las transforma en impulsos eléctricos que viajan por las neuronas que los enlazan dando lugar a lo que tu interlocutor escucha. Así que lo que tú haces es sólo producir ondas sonoras, el lenguaje y su comprensión, ¡surgen en el cerebro de tu oyente! De la misma manera, todo lo que percibes del entorno como tu mundo, es creado en tu cuerpo. De tu equipamiento interno depende la interpretación que él le da a lo que ves, a lo que escuchas, a lo que sientes. En el cerebro poseemos un código que ha sido determinado por nuestra historia personal del que surge un esbozo más o menos útil para captar la realidad. Si dispusieras del equipo sensorial de una lombriz de tierra -dice Klaus Renn, probablemente te crearías un mundo distinto. Así que todo cuanto experimentas en cada momento tiene lugar y es creado en ti mismo28. Toda experiencia es interpretada subjetivamente. La apariencia de la realidad es

27

28

Evangelio según san Lucas 11,20. Para Jesús el término Reino implicaba tener la vivencia continua de formar parte de un mundo en el que la calidad de presencia y la manera de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás es el regalo más grande al que el ser humano puede acceder y desde el que todo lo demás viene como simple añadidura. Klaus Renn. Ver su extraordinario libro Tu Cuerpo te dice quién puedes ser. Focusing: el camino de la atención interior. Sal Terrae, 2008, p. 54. Curiosamente ese gusanito, tú y yo, tenemos casi el mismo número de genes en nuestros cromosomas. La diferencia evolutiva entre el animalito y nosotros y ente nosotros y las demás personas está relacionada con la calidad de presencia que le brindamos a nuestro universo interior.

49


50

DR. JUAN B. PRADO FLORES

una creación humana. Como puedes darte cuenta, ¡tu cuerpo juega un papel crucial en cada momento de tu vida! Además de nuestro equipamiento sensorial está nuestro sistema interpretativo. Éste trabaja desde los circuitos neuronales en los que llevas memorias, imágenes y produces asociaciones. Es desde ellos que le damos un cierto significado al mundo que nos rodea y a nuestro universo interior. Pueden ser circuitos arcaicos que funcionan en piloto automático o pueden ser circuitos de reciente formación que como efecto de la plasticidad neuronal, has construido de novo. A lo arcaico podemos llamarle lo condicionado, a lo actual, el fluir de la vida. La mayor parte del tiempo actuamos desde la reacción aprendida que viene de lo detenido, de lo inconcluso, de nuestros bloqueos. Con nuestro equipamiento ordinario a lo más que llegamos es a nuestras propias interpretaciones. Pero tenemos la opción de ir a lo actual, a lo nuevo que se encuentra libre de condicionamientos. Para ello, lo que hacemos en el Enfoque y la Bio-Espiritualidad es ir a nuestros significados sentidos que son las historias inconclusas que necesitan completarse y ser sanadas e integradas a nuestro yo (Self), dando lugar a nuevos y más funcionales circuitos neuronales y a una vida nueva. Claro que al hablar aquí de el cuerpo, esta palabra significa mucho más que el reduccionista concepto que como una maquinaria fisiológica generalmente lo concebimos. Desde la Filosofía de lo Implícito, el cuerpo humano ha sido descubierto como el lugar desde donde captamos de una manera físicamente sentida la realidad total. De hecho, con él sabemos que toda situación y nuestro cuerpo son una y la misma cosa en cada evento, instante y momento que vivimos. Si bien lo más importante y lo más profundo de la propia vida se sustrae a nuestra percepción directa, ello es posible mediante una especial referencia a nosotros mismos desde cómo el cuerpo está llevando nuestros asuntos existenciales. ‘Vivir desde tu cuerpo te permite experimentar la forma realmente coherente de vivir contigo mismo, sentir la fuerza del amor… en esos momentos entiendes algo de lo que es ser persona humana de manera tan natural como un árbol es un árbol.’29 Y lo más sorprendente, tu cuerpo ya “conoce” tu siguiente paso de vida. Este tipo de “conocimiento corporal” nos es accesible a través de nuestros significados sentidos, es decir de cómo lleva nuestro cuerpo en forma de sensaciones, su contacto interactivo con el mundo. No es simplemente sacar algo ya asentado en algún lugar del cuerpo que estaba ya listo para ser extraído. Es más bien un proceso en marcha incesante y a la vez siempre presente que constituye tu progresiva evolución.

29

Klaus Renn, Op cit., p. 65.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

51

Como lo habrás constatado, la perspectiva de cada persona es siempre diferente de la de los demás, no se pude esperar una verdad absoluta para todos los seres humanos. Eso es imposible ¡e indeseable! Es precisamente de esa absurda pretensión de donde parte todo tipo de fundamentalismo, científico, ideológico, religioso, moral, etcétera. Ya que cada uno ve el mundo a su manera, todos los individuos perciben su propia realidad, la crean y entonces la elevan a la condición de realidad objetiva. Pero si ésta viene de nuestra realidad subjetiva, ¿no necesitamos entonces tomar más en serio nuestra realidad interior? ¿No está ella acercándonos al gran misterio que somos? Pero ni nuestro equipamiento sensorial ni nuestro sistema interpretativo son perfectos ni cien por ciento efectivos. No podemos depender ni de nuestros sentidos por muy agudos que puedan ser, ni mucho menos de nuestro sistema interpretativo por muy sofisticado que nos parezca. ¡Necesitamos vida nueva desplegándose dentro de nosotros! Afortunadamente siempre hay ALGO sobre lo que actúa nuestro equipamiento, pero no tenemos recursos para saber a ciencia cierta qué es ese “algo”. Es un misterio inaccesible a tal equipamiento. Todo lo que está fuera de nuestra percepción no es que no exista, es que simplemente se encuentra en un reino ajeno al equipamiento ordinario. Se trata del misterio al que tienen acceso los místicos que han ido más allá de las percepciones sensoriales y de las interpretaciones comunes. Ese algo a lo que le ofreces y sostienes en-con tu presencia es tu experiencia del mundo, tanto el interior como el que te rodea. De ahí recibe consistencia tu mundo y tú la dirección y el propósito mismo de tu vida en este planeta. En este libro te indicamos esa dirección en la que puedes ir si estás interesado en tu desarrollo y dispuesto a ir más allá de lo dicho, de lo decidido, de lo estipulado, de lo ordenado por otros. Es un ir más allá de lo que te han dictado hasta ahora tus percepciones y tus interpretaciones condicionadas por tu entorno; es ir al reino donde se encuentran tal vez dormidos, olvidados, desatendidos, tus recursos interiores de salud y desarrollo. Es desde ellos que experimentamos el mundo del que formamos parte, con el que nos comunicamos y que por supuesto nos incluye en su seno ¡e incluimos en el nuestro! Como podrás darte cuenta, la evolución no es algo que se despliega con vistas al futuro. En el ser humano como en el cosmos, es, somos, energía-proceso presente siempre. Y cuando te haces presente a tus procesos corporales internos estás introduciendo una variable totalmente nueva, una variable de tal magnitud que hace que todo lo que ya anteriormente estaba estructurado, establecido, definido, ahora pueda ser llevado adelante, no desestructurándote como puede hacerlo algún estado alterado de conciencia, sino llevándote a niveles de cada vez mayor integración e interconexión. Cuando esa presencia agrega su propia autenticidad, su aceptación incondicional y su empatía a cuanto en tu cuerpo


52

DR. JUAN B. PRADO FLORES

es real, se producen y se ponen a trabajar las sutiles y a la vez poderosas energías de que has sido dotado y que junto con los químicos que en forma de neuropéptidos, neurotransmisores, hormonas, citocinas, estimulan los receptores de cada una de los cientos de miles de millones de receptores que se encuentran en las membranas de las células que forman tu cuerpo (para darte una idea de la importancia de tales receptores de membrana, un simple leucocito basófilo que es la célula más pequeña de tu sistema inmune tiene 270,000 receptores de alta afinidad para la inmunoglobulina E. De la cascada de acontecimientos que viene de la estimulación de dichos receptores, depende en parte que tu sistema inmune trabaje adecuadamente o no). Si tienes suficientes receptores (si no los has usado ellos han ido menguando) los mensajes llegan al interior de tus células, abren las proteínas que recubren tus genes y los reorganizarán de tal modo que producirán proteínas acordes al estímulo inicial de amor, alegría, paz, benignidad, bienestar, transformando, transustanciando tu cuerpo entero y haciéndote más empático, más congruente, lo que por cierto, incluye la producción de nuevos neuropéptidos (nuevas emociones) que antes jamás habíamos experimentado y con ello llegaremos a experimentarnos como criaturas nuevas y en continuo movimiento. Si por falta de estímulo no tienes suficientes receptores de membrana para experimentar afecto, entonces la práctica del Enfoque Bio-Espiritual puede contribuir a producirlos. De la misma manera, podemos estimular la neuroplasticidad en nuestros circuitos cerebrales al tomar conciencia de nuestra propia presencia, dando lugar a un componente biológico tal como lo ha hecho la evolución al -por ejemplo- formar las “neuronas espejo” que son el sustrato biológico que nos permite experimentar empáticamente el sentir de los demás. De esta manera es integrada tu cognición, tus emociones, tu conducta, tu fisiología, que todo ello es el organismo completo que eres, permitiéndote interactuar de una manera unificada y unificadora con todo cuanto existe desde un cuerpo diseñado para trabajar equilibradamente tanto por tu propio bien como por el bien común. TE PROPONGO Estar presente para tus espacios experienciales interiores. Ser presencia para tu mundo subjetivo es la base de tu identidad exterior. Si lo que leíste en este capítulo te dice algo de ti mismo en una forma corporalmente sentida, te propongo que te detengas unos momentos y atiendas esa sensación donde la llevas en tu cuerpo. Seguramente ella quiere decirte algo; si no fuera así no la sentirías en absoluto, así que simplemente recibe con apertura lo que venga y ve si se conecta con la sensación física que ha venido con tu lectura.


6 SI PERDISTE CONTACTO CON TU CUERPO “El cuerpo es un increíble buen sistema dentro de la naturaleza y el cosmos diseñado para sostener la vida. Él tiene la sabiduría para tratar tus problemas. Sabe en qué dirección llevarte; él conoce la dirección de curación y de vida.”

R

Eugene T. Gendlin30

El hombre que de niño había decidido ya no sentir A mis cincuenta años me había sentido incapaz de resolver por mí mismo mi problemática por lo que pedí ayuda profesional. La psicoterapeuta me preguntó en qué podía ayudarme y yo me puse a contarle la -para mí, dolorosa historia. Ella me preguntó “cómo y dónde” sentía en mi cuerpo toda eso que le había relatado pero yo no le encontraba ningún sentido a su pregunta. Pensaba que mi relato era suficiente para que ella, como experta psicoterapeuta, me dijera qué tenía yo que hacer y así resolver mis asuntos y mi vida. No me cabía que tenía que dejar de pensar en mis problemas y ponerme a sentirlos físicamente, así que contrariado y más confundido, terminé diciéndole que no encontraba nada físicamente sentido que tuviera que ver con mis asuntos personales. Entonces ella me dijo: “Estás desconectado Juan” y me pidió que en las semanas siguientes hiciera ejercicios (de sensibilización sensorial) como sentir mi cuerpo al bañarme, al caminar, al estar en contacto con la naturaleza. Lo hice y meses después pude atender las indicaciones de Enfoque cuando, al comienzo de una sesión de terapia, me preguntó cómo me sentía. Le dije que mal, porque había llevado a afinar el auto y luego le había pedido a mi hijo que lo llevara a la verificación. Y como no había pasado la prueba, muy enojado le pedí las llaves y le dije que jamás se lo volvería a prestar. Le comenté que me dolía la violenta e injustificable reacción contra mi hijo. Cuando ella me hizo la pregunta de cómo físicamente sentía esto, 30

E.T. Gendlin, Focusing, Op. Cit, p. 102. Gendlin ha penetrado como nadie lo había hecho antes, en el entendimiento de lo que el cuerpo realmente es, yendo mucho más allá del reduccionismo fisiológico desde el que generalmente se le califica. En su obra A Process Model http://www.focusing.org/process.html puedes encontrar cómo desde lo experiencial, Gendlin ha llegado a comprender a profundidad el rol del cuerpo en la salud integral humana.

53


54

DR. JUAN B. PRADO FLORES

detecté una sensación opresiva en el pecho. Al proponerme la terapeuta que la atendiera con delicadeza, vino una imagen. Era un niño aislado, de unos nueve años que estaba en cuclillas como picando la tierra seca con un palito. Al visualizar en la escena los rieles de la vía del tren, reconocí el espacio de niño muchas veces transitado por mí, y al acercarme al pequeño me di cuenta de que ese niñito era yo. Era el vívido recuerdo del día que en absoluta soledad, con un palito en la mano, manando lágrimas de rabia, impotencia y dolor y mientras me venían imágenes de los perros callejeros que en el mercado eran maltratados por la gente y que regresaban una y otra vez buscando comida sometiéndose al maltrato. Yo anhelaba ser como ellos, porque para mí, a esa edad, la única explicación que yo tenía de su conducta era que ellos volvían una y otra vez porque ya no sentían. Era el recuerdo de los momentos en que con un dolor insufrible estaba diciendo y repitiendo: “¡Ya no quiero sentir!” “¡…ya no quiero sentir!”; era cuando, hacía unos 40 años, me había desvinculado de mis sentimientos, de mí mismo, de todo y de todos. Acababa de revivir mi desconexión gracias a mi dolorosa incapacidad para tener una relación sana con mi hijo en momentos de tensión. De allí venía mi miedo, mi confusión, el temor a la gente, a la vida, al futuro incierto y casi inexistente para mí. Al terminar la sesión la psicoterapeuta me dijo: “Vas a salir adelante Juan”. Yo entonces atribuí esas palabras a algún don profético o algo así, luego leí a Gendlin: “El material interno que se necesita para realizar este acto está presente en todo ser humano, sólo que en la mayoría está simplemente sin usar.31 Entonces comprendí que la psicoterapeuta simplemente había echado a andar ese “material interno” en mí. Mediante esa primera experiencia de Enfoque, mi miedo, enojo, impotencia, depresión como un todo físicamente sentido, estaban reconectándome conmigo mismo, comenzando así un proceso de sanación y de integración que me ha estado permitiendo conocerme y aceptarme de una manera que me pacifica desde adentro. En una ocasión la psicoterapeuta me dijo que no entendía cómo yo no había caído en el alcoholismo, la drogadicción, o en alguna enfermedad grave o incapacitante con mi dolorosa historia sin procesar cargando desde niño. Ahora sé que no sólo no necesito sacar nada de mi vida sino que no tengo por qué cambiar nada de ella, pues todo es susceptible de ser procesado, asumido, sanado, integrado. Desde entonces pude llevar a cabo el Enfoque en la terapia. Después de haber tomado el curso básico de Focusing, pude enfocar por mí mismo.

31

En Focusing, Op. Cit. p. 33. Ese libro es, desde la vertiente Bio-Espiritual del Focusing, una invitación para que aprendas a echar a andar los maravillosos recursos de salud y desarrollo que en forma totalmente gratuita, te han sido dados. Es decisión personal hacer o no, uso de ellos.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

55

A partir de entonces, también lo hago con mis Compañeros de Enfoque al tiempo que lo aplico en mi trabajo profesional y lo enseño a otros. Esta historia puede permitirte ver que si bien habemos personas a las que al principio no nos resulta fácil enfocar, nuestros intentos y tanteos internos nos llevan a lograrlo, constatando que el Enfoque (integrado o reaprendido), es la vía del cambio que nos sana y nos lleva a aceptarnos y a amarnos tal y como realmente somos sin tener que suprimir nada de nuestra vida, sino a través de él, validar nuestra historia y asumirla con todo lo que hayamos vivido o estemos viviendo. Mediante el Enfoque descubrimos que si bien lo que pasó no lo podemos cambiar, nuestro proceso interior trasforma los significados personales de esos acontecimientos, lo cual se expresa en una manera de vivir cada vez más saludable, abarcando no sólo el nivel individual sino también el familiar, el comunitario y el social, porque desde dentro nos damos cuenta y a diario constatamos, que nuestro pasado, presente y aun nuestro futuro, han tenido y tienen, sentido, dirección, propósito. Esto es muy esperanzador para un mundo (el nuestro) en el que la violencia, el abuso, el rechazo, nos han herido, tal vez aun desde antes de nacer. Tanto Miriam (la joven mujer que sentía que nunca sería una buena mamá) como yo, habíamos estado pensando y buscando soluciones a nuestros problemas como lo hacen millones, pero sin encontrar las respuestas precisas, porque –ahora muchos lo sabemos- no era cuestión de análisis ni de conocer con detalle de dónde venía nuestro problema. Gracias al Enfoque también podemos decir que no se trata de arreglar nuestra vida sino que el proceso que somos se desenvuelve por sí mismo al enfocar. Ni la psicoterapeuta me dio a mí, ni yo le di a esta joven mujer la solución de esos asuntos problemáticos porque ni la teníamos ni la conocíamos; ni la tenía ni la conocía nadie. ¡El proceso corporal nos la regaló! Y de la misma manera, en cada uno de nosotros y mediante el proceso hacia la salud que estamos aprendiendo, podremos llegar a la resolución no sólo de nuestros más íntimos y dolorosos asuntos sino también a la de nuestros asuntos de salud, trabajo, relacionales, de creatividad, etc., pues como he puesto antes, todos tenemos el material interno necesario para llevar a cabo el acto crucial interior, que en sí mismo es poner en marcha nuestros recursos de salud, integración y desarrollo. Así que tienes en este libro un compañero para constatar, a partir de tus propias experiencias, que el cambio hacia la salud, la integración y el desarrollo personal y comunitario está a tu entera disposición y ¡dentro de ti mismo! La investigación de Gendlin ha descubierto que entre un tercio y la mitad de las personas tienen dificultad para contactar su cuerpo por dentro, desde adentro; ellas tienen dificultad para captar su presencia y para estar presentes a su cuerpo como éste es sentido desde adentro. El resto lo hace de una manera muy ocasional, muy limitada e inconscientemente y sólo muy pocos se mantienen en el fluir de sus sentimientos. La pregunta podría ser


56

DR. JUAN B. PRADO FLORES

¿cuándo perdimos esa capacidad de sentir? Quizá tú puedas encontrar tu personal respuesta yendo a tu propia historia. Yendo a donde tu cuerpo está hablándote Nuestros condicionamientos culturales y aun los religiosos, frecuentemente nos llevan a no darnos cuenta, a no valorar ni validar lo que sentimos. Estar presentes es llevar nuestra atención a lo que estamos sintiendo, donde estamos llevando el significado sentido de nuestros asuntos importantes para, así, permitirnos escuchar y al mismo tiempo asumir nuestras historias no escuchadas o inconclusas y, con ello, la salud y el despliegue de nuestros potenciales de desarrollo por más ocultos que se encuentren al presente. Haz de saber que tu cuerpo te lo revelará de la manera más clara, sobria y pacificante que puedas jamás imaginar. Unas pocas personas hacen esto de manera natural, otras necesitan algo de práctica o de estarlo intentando por algún tiempo. Ambas cosas están bien. Aprender (o reaprender) a sentirnos por dentro, desde dentro, incluye no solamente saber que nuestro cuerpo está vivo sino que está tratando de comunicarnos algo importante. De hecho es tu cuerpo (y no tu mente) el que te está poniendo permanentemente en contacto con las situaciones que estás viviendo. Recuérdalo, tu mente consciente te ofrece información en el rango de los 2,000 bit/segundo, tu cuerpo total en el de 400,000 millones (bit/segundo). Se trata pues de experimentar de una manera sentida ¡la diferencia! Te invito a vivir esta experiencia Vamos a intentar sentir nuestro cuerpo por dentro ahora. Pero antes te sugiero que te pongas de pie…, siente tu respiración por unos tres, cuatro ciclos… siente el piso que te sostiene…; mueve: la cabeza, tus hombros, brazos, manos, cintura, caderas, piernas, pies... flexiona y extiende tu columna... contrae tu cuerpo entero y relájalo unas tres veces. Quizá has podido darte cuenta de la energía vital que fluye en él, sentirlo vivo… Ahora, sentado, busca una posición cómoda. Encuentra la manera que te resulte adecuada para disponerte a sentir tu cuerpo por dentro, esto es, para estar PRESENTE a él. No se trata de que te relajes, sino más bien de que estés en una actitud de darte cuenta de lo que tu cuerpo está sintiendo ahora, de estar presente a cómo él lleva esta situación. No esperes encontrar inmediatamente algo claro como una emoción: miedo, enojo, ira, vergüenza, etcétera. En lugar de ello lleva tu atención al centro de tu cuerpo y trata de estar presente a lo que está allí como algo borroso, vago, quizá incómodo. Ve si puedes dirigir tu PRESENCIA al centro de tu cuerpo, entre la garganta y la cintura, dándote cuenta cómo se siente ese lugar, ese espacio


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

57

interior en estos momentos. Si encuentras algo -la manera como tu cuerpo está llevando en estos momentos esta situación particular que estás viviendo ahora- quédate atendiéndolo. Si no encuentras nada, te puede ayudar hacer un breve recorrido, así que ve si puedes llevar tu atención al dedo grueso de tu pie izquierdo. Muévelo para que lo puedas ubicar mejor, tal vez necesites tocarlo para realmente sentirlo. Ahora lleva tu atención a la rodilla y siéntela, sin tocarla; hazlo desde dentro de ti mismo. Si has podido hacerlo sube ahora hasta tu ingle, siéntela, ahora llega hasta tu ombligo. Siéntelo. Ahora tal vez puedas entrar a tu abdomen y sentir ese espacio interior: ¿Hay allí algo que puedes sentir? Tal vez algo como apretado, vacío, caliente, informe… Si no puedes darle un nombre a eso sentido, si no lo puedes definir con palabras… ¡ese puede ser el mejor hallazgo! Expresa para ti mismo tal vez con un movimiento afirmativo de tu cabeza, con una sonrisa o permitiendo que tu frente se relaje, el haber encontrado una sensación quizá difusa, no clara, como con bordes indefinidos… Sea lo que sea que encuentres, quédate unos momentos con la actitud de sólo estar presente para ello, sin querer modificar ni cambiar nada… Y cuando hayas detectado algo, salúdalo con un afectuoso “hola” y cualquier cosa que encuentres hazle saber que la respetas y que está bien que esté allí, que no la quieres quitar, ni analizar; que ni siquiera vas a intentar que se sienta mejor. Una vez que hayas creado alguna relación con eso, mantente con ella unos momentos y cuando se sienta bien, despídete afablemente de ella y regresa acá afuera abriendo suavemente tus ojos. Estar presente para nuestro cuerpo experimentándolo desde adentro es el aprendizaje básico en el Focusing y la Bio-Espiritualidad. Si no has contactado nada o si crees que ‘nada’ es sólo nada y no una sensación (la sensación de “nada”), no te preocupes, tienes todo el tiempo que necesites para ir reaprendiendo a sentir el cuerpo tal y como él se esté sintiendo. Tal vez lo que necesites es simplemente dejar de esforzarte por tratar de hacerlo bien. PROPUESTA Aunque bien sabemos que no somos ángeles o seres inmateriales, frecuentemente nos comportamos como tales. A nuestro cuerpo generalmente sólo lo utilizamos para llevarnos, para traernos, para divertirlo de la manera más sofisticada según nuestras posibilidades; también le damos comida -que no es lo mismo que alimentarlo, y cuando se enferma lo llevamos con el médico para que él nos lo ‘arregle’. Por eso, ciertamente estábamos necesitando llegar a tener una clara conciencia del inmenso poder que desencadenamos al darle nuestra presencia a la sabiduría única del cuerpo. Y la mejor manera de apropiarnos de este descubrimiento es tomándolo en cuenta tu cuerpo, sintiéndolo, atendiéndolo, experimentando


58

DR. JUAN B. PRADO FLORES

su energía, su apertura a toda experiencia ¡y su papel imprescindible en tu integración y desarrollo! Si has tenido dificultad para estar presente a cómo tu cuerpo lleva sus significados sentidos, déjame decirte que al sólo hacer tales intentos, has producido decenas de miles de sinapsis nuevas y modificado muchísimas otras que en algún momento culminarán con el establecimiento de nuevos circuitos cerebrales que te llevarán a efectuar esta práctica de manera natural. Por ello, te recomiendo hacer ejercicios de sensibilización, estando presente a tu cuerpo al caminar, al ducharte, al estar en movimiento, al beber agua, al ver el cielo... dándote cuenta cómo eso se siente dentro de tu cuerpo. 32 También te sugiero que anotes tus experiencias al respecto. Te vas a sorprender...

32

Peter Efford: http://www.focusing.co.uk/PDFfiles/bodybrainarticle.pdf hace una excelente conexión entre lo que ocurre en el Enfoque y los descubrimientos en neurociencias. Es de hacer notar que el 80% de las fibras de nuestros nervios vagos son ascendentes, esto es, que le llevan señales a nuestro cerebro, mientras que el restante 20% son señales que viajan del cerebro a las vísceras que inervan dichos nervios: el corazón, los pulmones y todo el sistema digestivo que por cierto, cuenta con un sofisticado sistema nervioso propio. Así que el no atender lo que sentimos en el centro de nuestro cuerpo repercute negativamente en todo el sistema nervioso y en nuestro organismo total.


7 LA ESCUCHA ACTIVA, SANADORA “Escucha Israel…”

Libro del Deuteronomio33 “¡Quien tenga oídos para oír, que oiga!”

R

Jesús de Nazaret34

A) INTRODUCCIÓN Los Pasos o Movimientos del Enfoque Bio-Espiritual que veremos en un próximo capítulo, se encuentran íntima e indisolublemente conectados con la capacidad de escucharnos a nosotros mismos. De ahí la importancia y la trascendencia de este tema. La secuencia histórica de hechos que llevaron a Gendlin a descubrir el Focusing incluyó haber ido estudiando el papel del cuerpo en filósofos como Dilthey, Husserl, Heidegger, Wittgenstein, J. P. Sartre, Merleau-Ponty, entre los más connotados. La otra gran vertiente necesaria para llegar a sus propios descubrimientos científicos y a la elaboración de la Filosofía de lo Implícito fue sin duda su encuentro con Carl Rogers de quien aprendió el papel de la escucha en la transformación del ser humano. Gendlin llevó los descubrimientos de Rogers en el terreno de la escucha desde el nivel de la psicoterapia, a la relación con-dentro de uno mismo, atendiendo nuestra experiencia interna como si fuéramos nuestro propio terapeuta.

33

34

Deuteronomio 6,4. Jesús de Nazaret. Mc 12,29. Hace muchos años leí que ahí donde los pueblos antiguos sólo escuchaban silencio, Israel escuchó una voz. Sin escucha quizá lo que oigamos solo sea un denso silencio, si no es que sólo confusos y exasperantes ruidos fuera y dentro de nosotros. Jesús de Nazaret. Mt 11,15; 13,9. Mc 4,9; 4,23; 7:16. Lc 8,8; 14:35. Jesús continuamente urgía a la gente a escuchar. Si nos desoímos pasamos por alto el reino de Dios que está dentro de nosotros como nuestra coherencia más profunda, como nuestra “verdad interior” y como un llamado a la satisfacción última de nuestras necesidades más profundas o metanecesidades (vendremos a esto en el Capítulo 15 de este libro).

59


60

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Yo estoy persuadido de que sin esta afortunada cadena de hechos, los pasos del Enfoque habrían tenido que esperar para ser descubiertos, lo que nos hubiera impedido a quienes los perdimos, reaprenderlos y llevarlos a cabo en nuestra propia vida. Vamos a ver ahora cómo, tanto el Enfoque como la Escucha Activa son ingredientes básicos en las relaciones humanas sanas. Escucharnos a nosotros mismos y unos a otros de tal manera que nos sintamos profundamente comprendidos y profundamente aceptados es, para decirlo en términos de Carl Rogers, amor incondicional. El filósofo Martin Heidegger pone la escucha en estos términos: “Escuchar es adorar.”35 Nada es pues más importante que ir adquiriendo una actitud de escucha si es que nos interesa -al hacer nuestro ejercicio de enfoque individualmente, cuando acompañamos a otros a hacerlo, o simplemente cuando alguien ante nosotros está luchando por llevar un asunto difícil adelante y nos invita a su mundo para, juntos- permitir que el proceso que somos, se desenvuelva. Gendlin nos dice que conocemos bien a muy pocas personas y que aun el decir ‘conozco bien’ puede significar cosas muy diferentes, por ejemplo, conocer lo que tal persona siempre dice y probablemente seguirá diciendo; que te puedes imaginar la próxima conversación y lo que van a decir los dos y que esto es conocer un poco a alguien, pero que ello no entraña un abrirse a la experiencia interna por parte de ninguno.36 DIMENSIONANDO EL PROBLEMA DE LA NO ESCUCHA 1. ¿Hay alguien que realmente te comprende a ti? La mayoría de las personas viven sin expresar su riqueza interior porque mucho de lo que la gente hace al pretender escuchar -dice el Dr. Gendlines: “…rutina en conserva; roles, papeles a desempeñar; y debajo de ello a veces necesitamos preguntarnos si hay algo más de nosotros mismos. Pocas personas tienen con quién compartir una experiencia interior y eso muy limitadamente.”

35

36

Para Heidegger la naturaleza humana implica “ser en el mundo” y “ser con otros”. Sin la experiencia sentida de estos enunciados que comienza por la escucha, no sabremos lo que ellos realmente significan y por supuesto que tampoco podremos conocernos, amarnos ni conocer ni amar el Mundo que nos sostiene, alimenta, vivifica. Gendlin, E.T. Focusing, Personas en ayuda recíproca. Op. Cit. Páginas 137 a 147. En este capítulo encuentras enseñanzas de los grandes maestros de la escucha: Rogers, Gendlin, McMahon, Campbell, Weiser, Renn, Flanagan. Escuchémosles.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

61

2. Tampoco nosotros mismos nos conocemos muy bien Hay algunos lugares oscuros, ciertos asuntos inconclusos dentro de nosotros cuyo significado realmente desconocemos sin tener idea a qué es a lo que le tememos y sin saber cómo ir allí dentro. Espero que las historias antes relatadas te confirmen esta aseveración. El no tener acceso a esos lugares nos hace sentir un tanto irreales, como existiendo en un nivel superficial, sólo para nosotros mismos, y a veces ni eso siquiera. 3. Siempre lo mismo Si el contacto es una necesidad humana, ese contacto debería ayudarnos a entrar en nuestro propio interior y ayudar al otro a entrar en el suyo. Pero casi siempre dos personas cercanas tienden a tener los mismos sentimientos, año tras año. El ‘hablar abiertamente’ significa decir u oír las mismas frases ya hechas que vienen desde los mismos sitios bloqueados. Un auténtico verse y conocerse unos con otros sólo puede conseguirse enfocando y escuchando. 4. El origen de nuestra falta de escucha (a nosotros mismos y a los demás) Los patrones de no escucha nos vienen desde nuestra infancia. Algunos de nosotros podemos recordar cómo nos trataban los adultos cuando éramos niños. Si se nos hubiera tratado como a cualquier ser humano con la salvedad de ser pequeños, hubiéramos aprendido a escuchar. Pero solía tratársenos como seres ignorantes, tontos o rudimentarios que había que mantener bajo control; así que se nos enseñó con qué vestirnos, cómo comportarnos, qué pensar, qué creer, qué elegir, qué sentir, qué no sentir... Y si nos rebelábamos se nos consideraba malos, e incluso malvados dependiendo de lo estricta de nuestra educación. En los niños tenía que ser impresa la identidad y la autoridad del adulto. Así que, de adultos, tenemos que esperar que alguien nos diga cómo tenemos que vivir nuestra vida; creyendo que está bien dudar siempre de nosotros mismos y que las respuestas a nuestros problemas deben venir de afuera; de los que “piensan”, de los que “saben”, de los que “educan”, de los que “dirigen”. Y si alguien nos escucha sin darnos consejos, si no nos interrumpe para hablar de sí mismo, si no nos tranquiliza para que olvidemos nuestro dolor; o si nos pide que le clarifiquemos algo que no captó bien, ¡no nos sentimos escuchados! Para entonces ya tampoco estábamos escuchándonos a nosotros mismos. ¡Qué trabajo nos costará entonces encontrar nuestra propia fuente interna de donde proceden nuestras únicas y personales respuestas! ¡Y qué lejos estaremos entonces de ayudar a otros a sintonizar con los lugres de donde vienen las suyas propias!


62

DR. JUAN B. PRADO FLORES

5. Nuestros patrones de no escucha Generalmente en lugar de ayudar a que se dé nuestro proceso interno o el de quien escuchamos, lo que hacemos es ponernos a dar consejos: “tú deberías...” “tú no deberías...” “la próxima vez tú...” A veces respondemos al otro hablando de nuestra propia experiencia contrastándola con lo que nos ha compartido para –más o menos sutilmente- decirle lo que tiene que hacer. O cuando vienen emociones intensas, creemos que nuestro papel es tranquilizar y decir que todo va a salir bien. Los creyentes frecuentemente traen al caso algo de ‘teología piadosa’ (McMahon/Campbell), diciendo algo como: “Dios no permitirá tal cosa”, “Él va a arreglarlo todo”, etc. Otras veces nos ponemos a hacer preguntas que sólo satisfacen nuestra curiosidad pero que bloquean el proceso corporal del otro. Otra manera es ocupar el tiempo urgiendo a que se nos diga todo, pero oyendo solamente lo que estamos dispuestos a oír. En ocasiones, simplemente esperamos el momento de interrumpir dirigiendo la atención de la persona a otro tema con la ‘sana intención’ de que no esté sufriendo ni nos haga sufrir con sus cosas. Y lo que es peor, a veces nos anticipamos, emitiendo, desde nuestras personales interpretaciones, nuestros juicios contra quien intenta comunicarnos algo. Y si somos más…”sofisticados” quizá nos pongamos a analizar el asunto del otro, o lo pongamos a reflexionar sobre sus conductas… ¡Aquí no hay ningún espacio para el proceso detenido que buscan poner en marcha los seres humanos cuando se encuentran! Y lo más paradójico es que cuando hacemos eso solemos catalogarnos como buenos escuchadores. Kevin Flanagan, en su libro A la búsqueda de nuestro genio interior37 ha dejado clara constancia del papel fundamental de la escucha en la manera de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás. Ha encontrado también que los supuestos buenos escuchadores suelen ser los peores. Si has vivido algún evento complicado, difícil, penoso y buscas a alguna persona para hablar acerca de lo ocurrido, tal vez has buscado a alguien de confianza que te escuche. Imagina que tú hablas y que tu interlocutor escucha, al principio con atención. Pero pronto notas en él/ella, algún gesto, alguna distracción, tal vez cierta ansiedad. Entonces sientes cómo la fluidez de tu conversación comienza a languidecer. Deseas comunicarte, pero al mismo tiempo hay “algo” que se le interpone a tu necesidad de comunicación. De pronto, algo de lo que estabas por decir se te escapa, o ahora ya no encaja... Lo que tienes ahora son sentimientos y sensaciones incómodas con respecto a tu interlocutor. La forma en que te escucha te quita las ganas de seguirle contando y te distrae cada vez más. Mientras, tu tema se vuelve cada vez más superficial. Quizá te has llegado a sentir hasta algo ofendido, entonces, tal vez te preguntas qué ha podido ocurrir en el fondo entre tú y quien te “escucha”. 37

K. Flanagan: A la Búsqueda de Nuestro Genio Interior. Desclée de Brouwer, Bilbao, España, 2001. pp. 145-186.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

63

6. Algunos sentimientos y estados de ánimo ante la no escucha de los demás Tal vez puedas encontrar tus propios sentimientos ante la no-escucha si algo de lo siguiente te lo refleja la persona que supuestamente te está escuchando. He aquí algunas posibilidades •

Sientes una especie de desaprobación, una cierta exigencia a pensar de tal o cual manera que no es la tuya. Percibes alusiones a ciertas cosas que a tu interlocutor no le parecen bien. Te sientes cohibido para seguir expresándote, te callas cosas que pensabas decirle, notas un toque de sentimiento de culpa. Algo en ti se rebela y tal vez surja también un sentimiento de intimidación y de pusilanimidad. Aun cuando tu interlocutor te elogie y te confirme, te sientes juzgado, evaluado. Te sientes incomprendido, extrañado, porque tienes la impresión de que la respuesta de tu interlocutor no es adecuada para ti; pareciera que él/ella supiera sobre ti y tu mundo, más que tú mismo. Para entonces, tu interés personal por la conversación tal vez haya ido menguando. Luego, quizá se active tu voluntad de autoafirmación. Tal vez cambies el tema, o quizá percibas dentro de ti sentimientos como de sumisión, de obstinación, o deseos de justificarte ante ti mismo y/o ante tu interlocutor. Percibes un sentimiento maternal o paternal. Tu interlocutor sólo quiere lo mejor para ti. Te sientes inadecuadamente consolado y compadecido. Tu asunto queda minimizado. Tal vez ahora te esfuerzas por rechazar cualquier consejo. Tienes la impresión de que te están tirando de la lengua, de que tu interlocutor se interesa más por los hechos que por lo que significan para ti. Te sientes empujado a una búsqueda que no es la tuya. Quizá te enojes, te sientas a merced de los intereses de tu interlocutor; o de su necesidad de querer saber más. Te sientes despachado de cualquier manera, o como si te impusieran vías de solución que no son las tuyas. En esas propuestas no encuentras respeto alguno para tus propios sentimientos y significados. Te sientes obligado a asentir, o a… contradecir. Tu propio olfato para buscar soluciones se agota, sientes que te han pasado por alto, que has sido avasallado y que tu espíritu ha sido violado.

B) CÓMO NO NOS ESCUCHAMOS A NOSOTROS MISMOS Quizá podamos observar en nuestra propia vivencia lo parecido que es tanto lo que pasa en la relación interpersonal común y corriente como en nuestra propia experiencia interna. Si suponemos que las relaciones interpersonales de escucha son sustancialmente idénticas a la manera como nos escuchamos a nosotros mismos, podremos darnos cuenta de los


64

DR. JUAN B. PRADO FLORES

patrones anti-escucha ¡hacia nuestros sentimientos y procesos internos! Te ha pasado que: • • • • •

Te evalúas y te guías según el criterio de “correcto” o “incorrecto”, de “bueno” o “malo”; te criticas pasando por alto tus propias necesidades, coherencias y verdades. Te escuchas y observas que intentas meterte en la cabeza una solución sin escuchar tu voz interior y las múltiples facetas de tu sensibilidad. Te ocupas más de los aspectos objetivos y dejas de lado la importancia sentida que ese tema tiene para ti. Tratas de apaciguarte y de controlar lo que sientes para no tener que soportar la intensidad, y el alcance de los sentimientos que has etiquetado como negativos, peligrosos o amenazantes. Analizas e interpretas tus sentimientos y tu conducta mediante concepciones mentales grandes y pequeñas (¿por qué hago esto?) sin estar realmente contigo, pasando por alto la sabiduría implícita en tus significados-sentidos.

C) ENTRANDO AL MUNDO DE LA ESCUCHA ACTIVA, SANADORA En ausencia de alguien que realmente nos escuche, lo cual ha estado aprendiendo la persona que tiene la experiencia de enfocar, podemos de alguna forma subsanarlo si nos damos cuenta de que dentro de nosotros, en nuestra vivencia interior, están presentes tanto quien habla como quien escucha. Ya no tendremos que cambiar a nadie fuera de nosotros para que nos escuche de la manera como lo necesitamos: con respeto, con delicadeza, con una “escucha sanadora”, sino que nosotros mismos nos convertimos en ese escuchante que está abierto y que le da la bienvenida a sus propios procesos interiores. Al igual que en una relación interpersonal, sólo la actitud de recibir y atender con aceptación y aprecio la realidad tal como es, abre el espacio para que se dé el cambio, la transformación y la creatividad interior. Sólo de esta forma es que se curan las heridas interiores y surge en nosotros algo sorprendentemente nuevo. Todos anhelamos ser profundamente comprendidos y profundamente aceptados por nuestros semejantes. Del mismo modo, nuestro interior anhela que lo aceptemos y lo comprendamos con respeto y cariño. ¡Que nos demos cuenta de su (nuestra) magnificencia!38 Son precisamente los sentimientos que empiezan a germinar, independientemente de lo 38

Tal como lo descubrió Anita Moorjani en la experiencia cercana a la muerte que narra en su libro Muero por ser yo. Pero como ella misma dice, no tenemos que estarnos muriendo para experimentar esa magnificencia. La puedes experimentar simplemente enfocando. Por cierto, la salud y la integración de tu persona no depende de la intensidad de tu experiencia de Enfoque, sus poderosos efectos acaecen en un reino que está más allá del darnos cuenta.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

65

adaptados a la realidad que nos parezca que están, los que más necesitan de nuestra aceptante presencia, de nuestra pacificadora sonrisa, de nuestra cálida mirada adulta, de nuestros brazos abiertos para en ese espacio infinito poder desplegarse y comunicarnos la historia que yace en ellos y que esperan revelarnos. Es en esta atmósfera amigable en la que nuestros sentimientos cambian y se transforman; especialmente aquellos sentimientos, sensaciones, emociones, endurecidos, petrificados, terribles, o débiles, sentimentales, desvalidos. Mediante esta relación amistosa para con nuestros significados-sentidos y sus imágenes interiores, les damos la seguridad de que son escuchados y aceptados. Sólo entonces puede nuestro mundo sensible abrirse de forma comprensible y significativa y hacer que salgan a la luz aspectos sorprendentes que nos ponen en contacto con detalles, conexiones, procesos intuitivos, diferenciaciones totalmente nuevas. Al aprender a escucharnos a nosotros mismos estamos aprendiendo a escuchar a los demás y el creyente, a su Dios. D) EL DIÁLOGO INTERIOR Una condición básica para enfocar consiste en llevar la atención al cuerpo, sintonizar con él y esperar cualquier cosa que de él venga. Un paso más allá, consiste en dar la bienvenida a todo cuanto surge en la vivencia corporal. Saludas lo que venga, ya sean sentimientos, imágenes, sensaciones corporales gratos o dolorosos. Les dispensas una gentil y delicada acogida, los traes a tu mundo consciente, los acoges, les haces sentirse pertenecidos a ti. ¡Les das derecho a la existencia! Se trata de percibir sin evaluar, sin analizar, sin interpretar. Sin rechazar lo percibido y sin tener tampoco que formularlo verbalmente. El permanecer abiertos, sin propósitos, sin metas, sin objetivos predeterminados, requiere de una actitud de “falta de intencionalidad”. Es simplemente estar presente allí, percibiendo, recibiendo, asumiendo; es “dejarte ir” en tu vivencia interna. Esto significa que tenemos que ir más allá de esas costumbres profundamente arraigadas que se han convertido en nuestros patrones de no escucha. E) ESCUCHANDO A OTROS Al contrario de lo que sucede con algunas personas a las cuales si les contamos algo que nos emociona termina como congelándose dentro de nosotros, cuando tenemos la suerte de contar con alguien que nos escuche, al contarle algo divertido se hace más divertido, sientes que una historia larga se alarga más, lo disfrutas, lo disfrutan, se disfrutan... Las técnicas del Enfoque y de la Escucha activa son así. Consigues que tu experiencia se expanda. Encuentras dentro de ti cosas que nunca imaginaste. Hemos descubierto que si se compagina la Escucha activa


66

DR. JUAN B. PRADO FLORES

y el Enfoque, las personas pueden llegar a conocerse unas a otras más profundamente en unas cuantas horas que lo que la mayoría llegan a hacerlo en toda una vida. Aun sin decir una palabra ni tú ni quien te acompaña en el Enfoque, la presencia de esa persona que está disponible exclusivamente para ti, facilita y profundiza tu proceso más que si lo haces solo, ya sea que le compartas o no algo del proceso corporal. Claro que mientras te acompaña, esa persona no va a ponerse a leer el periódico. Conviene pues aprender a escuchar, si no queremos pasarnos la vida en círculos, bloqueando el aspecto relacional inherente a la vida misma. La escucha auténtica al otro implica poner a trabajar varios niveles de tu experiencia interna: a) La escucha propiamente dicha, b) El uso de tus propias sensaciones, sentimientos y reacciones acerca de la otra persona, c) Tu empatía en interacción con el proceso de quien escuchas, de tal manera que el otro se sienta profundamente comprendido y profundamente aceptado. 1 El sólo escuchar (el escuchar absoluto) a) En el Enfoque tratamos de seguir cuidadosamente el proceso de quien acompañamos sin poner en ello nada nuestro. b) La persona que enfoca se adentrará mucho más en su asunto si le haces saber cuándo la sigues y cuándo no. c) Ayuda todavía más cuando repites los puntos de la otra persona, paso a paso. d) Nunca introduzcas temas que la otra persona no expresó. Nunca introduzcas tus propias interpretaciones. Nunca mezcles tus propias ideas con lo que se te comparte. e) Solamente hay dos razones para hablar mientras escuchas: 1. Para mostrar que atiendes perfectamente al repetir lo que la otra persona ha dicho o su significado y… 2. Para pedir repetición o clarificación No dejes que las personas hablen sin más, sino relacionando cada cosa con cómo lo están sintiendo. g) Cuando no entiendas algo dilo. Si lo comprendiste mal, permite que se te corrija. h) Si no entiendes lo que la persona está diciendo, si te sientes confundido(a) o si te pierdes, di algo como: “comprendo que es importante para ti, pero aún no lo capto”. f)

2) Cómo sabes cuándo lo estás haciendo bien a) La persona se adentra más en su asunto. b) Puedes verla satisfecha de lo que ha estado encontrando.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

67

c) Puedes ver que se relaja; te puede hablar de aquello como de una liberación. d) Puedes escuchar un suspiro o ver que se endereza; puede venir una sonrisa, una lágrima de alivio... e) Mientras está buscando palabras hay una tensión; cuando se ha sentido comprendida hay una relajación. f) Puede haber un silencio que hay que respetar, entonces puede venir algo más. No destruyas el proceso hablando sin necesidad. 3) Cómo sabes cuándo no estás escuchando realmente a) Si la persona repite casi lo mismo es que siente que todavía no la has comprendido. • Así que refleja lo más aproximado que puedas; deja que quien estás escuchando te corrija y vuelva a intentar decir lo que realmente te dijo. b) Si su cara se pone tensa, tirante, confundida es que puede estar tratando de comprender lo que tú estás diciendo. • Para y pídele que lo diga como es. c) Si cambia el tema o dice algo menos importante o menos personal, tal vez se esté dando por vencido(a) en comunicarte algo. • Puedes decir: Estoy en lo que dijiste antes, no lo entendí pero quiero comprenderlo. d) Es como un tren que se sale de la vía, todo se para. • Date cuenta de qué fue lo que hiciste que obstaculizó o desvió el proceso en la persona y regresa a una actitud de escucha. e) Cuando empieces a practicar el escuchar ten mucho cuidado en repetir casi palabra por palabra lo que dice la persona, esto te ayuda a no añadir, arreglar, ni entrometerte. • Cuando sepas hacer esto, alude al meollo de lo que la persona dijo con las palabras que involucran sus sentimientos. • Ayuda detenerte un poco y sentir tu propio enredo de sentimientos, tensiones y expectativas. Despeja ese espacio y desde tu espacio abierto puedes ahora escuchar. F) SUGERENCIA Te sugiero que por una semana, te tomes tiempo para darte cuenta de tu manera de escuchar o de no escuchar. Inevitablemente también te irás dando cuenta de las maneras de no escucha que detectes a tu alrededor. Pero no se trata de que busques culpables, de que agudices tus críticas, o de que te absuelvas, sino de que te des cuenta del camino que tienes que recorrer para convertirte en un(a) buen(a) escuchador(a), para ti mismo(a) y para los demás.


68

DR. JUAN B. PRADO FLORES

G) CUESTIONAMIENTOS/RESPUESTAS a) No conozco a nadie que se escuche o escuche a los demás así. Si yo lo hago pensarán que estoy loco(a). R: Ojalá pronto la humanidad llegue a este tipo de ‘locura’. Ese día ‘...las guerras habrán, de verdad, terminado’ (Gloria Bruinix). Y no sólo las guerras entre países, grupos sociales, razas, religiones, etcétera; habremos dado con la resolución del problema más básico de la humanidad: las guerras interiores donde la tensión entre los polos contrarios dentro de nosotros que no es escuchada, genera la violencia que dirigimos contra nosotros mismos y volcamos hacia el exterior. b) Esta manera de escuchar debe ser sólo cuando enfoque o cuando acompañe a alguien a enfocar. En cualquier otra circunstancia, no tiene sentido para mí. R: Obviamente no es necesario ni prudente tratar de escuchar de esta manera a alguien que está hablando del último partido de fútbol, a la persona que te están presentando, o alguien que te es completamente desconocido y lejano (bueno a veces es más fácil escuchar a alguien así, que hacerlo con los más cercanos y que amamos más); pero sí sería magnífico hacerlo cuando alguien necesite ser escuchado en ambientes como la familia, el trabajo, tu grupo religioso, tu círculo de amigos, etc., ahí donde se da cierto nivel de interacción humana. Por lo menos estaría bien tratar de evitar en nuestra relación con quienes más amamos, los nocivos patrones de no escucha. Si no tienes cerca un compañero de enfoque y tienes que tocar algún asunto urgente y te has dado cuenta de la importancia de abrir un espacio al don en tu cuerpo, tendrás que tratar de escuchar tu asunto con paciencia, respeto y apertura. La ‘presencia cálida y amorosa’ es, entraña, expresa, crea, esa atmósfera de escucha atenta, amable, amistosa, respetuosa hacia ti mismo. O quizá tendrás que recurrir a tu propio maestro interior de afecto que sabe cómo atender un asunto doloroso. Tal vez si tú te escuchas así, encontrarás tus propias aplicaciones para la Escucha Activa en tu ámbito vital. c) Ahora resulta que no se trata solamente de enfocar, sino de aprender a escucharnos y a escuchar a los demás… R: Sí. Si nuestro mundo -movido por el dominio y el control- quiere experimentar el proceso de la congruencia, necesitará de un modelo para relacionarnos los unos con los otros que nos aproxime. El enfocar y la escucha activa nos ofrecen ese modelo. Ellos proveen el espacio donde el don del cambio se puede hacer presente para llevarnos a una experiencia sentida de integridad, unicidad, completud.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

69

d) ¿Es necesario tomar un curso completo acerca de la escucha? No. Ello se sale de los alcances de este libro. Afortunadamente el Enfoque Bio-Espiritual incluye una forma muy sofisticada de escuchar. Quien te acompaña ha estado aprendiendo a tenerla hacia sus propios asuntos y te sugiere atender con una presencia empática, amorosa y aceptante los tuyos propios cuando estés enfocando. Si has contactado alguna experiencia de afecto y con ese afecto te acercas al lugar que vas a atender, pronto te darás cuenta de que esa calidad de acercamiento y de escucha están ya dentro de ti. Cuando le crees a tu cuerpo y aprendes a esperar que te revele el MÁS de la historia como él la lleva, eso es Escucha Activa, sanadora. Lo que estamos tratando de hacer ahora es mostrar la importancia de esta nueva forma de relacionarnos que está incluida de alguna manera en los pasos de la técnica del Enfoque Bio-Espiritual, acudiendo específicamente a tus personales Maestros de Afecto que ya saben cómo tratar un asunto difícil, complicado, desesperante… De allí surgirá en ti la posibilidad de ir ampliando, profundizando y extendiendo esa forma de escucha a otras áreas y a cada vez más momentos de tu diario vivir en la relación contigo mismo y con los demás.


8 LA “SENSACIÓN-SENTIDA” (felt-sense) “La sensación-sentida es el puente, es la conexión con esa realidad más grande que llamamos Dios.”

Edwin M. McMahon39

R A) INTRODUCCIÓN En este libro, hemos utilizando un lenguaje un tanto novedoso, quizá raro y tal vez hasta desconcertante. Hemos hablado de una sabiduría corporal, de aprender o re-aprender a sentir nuestros asuntos vitales, de que experienciar es ponernos en contacto con nuestra fuente interior de donde proceden los significados frescos y la dirección hacia la salud, el desarrollo y la plenitud humana. Y la pregunta, latente quizá dentro de ti sea... y todo esto, ¿de dónde parte?, ¿tiene realmente que ver conmigo, con mi historia, con mi vida cotidiana? Tus propias experiencias de Enfoque irán clarificando tu hasta ahora, quizá opaco panorama, llevándote a una comprensión no sólo mental sino, más importante aún, a una experiencia física, corporal, de que el cambio es posible al obtener no solamente nuevos conceptos, explicaciones, conocimientos, sino nuevas y sanadoras experiencias y significados y cambios sentidos conforme vayas experienciando lo que ya la vida te ha estado dando. ¿Te has ido de vacaciones y durante el viaje, sientes que has olvidado algo? Tal vez has sentido una sensación borrosa, rara, que está allí, que no sabes lo que es, pero que tiene que ver con eso que has olvidado. ¿Alguna vez, esperando una noticia importante, o antes de dar un pésame, has sentido algo en tu vientre, en tu garganta, en “la boca del estómago”? Si has entrado como paciente a una sala de operaciones ¿vino algo como un sumírsete el estómago? Cuando estás en espera de una persona difícil,

39

70

Curso de Bio-Espiritualidad y Focusing, de Edwin M. McMahon y Peter A. Campbell, Nivel III. Obviamente se trata de una teología que sólo puede provenir desde la escucha contemplativa de lo humano en su más profundo centro.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

71

¿lo sientes en alguna parte de tu cuerpo? A ese registro físico, fisiológico, sentido, es a lo que llamamos “sensación-sentida”. Ahora voy a hablarte sobre ella como el descubrimiento científico más significativo que alguien ha hecho para mí -y tal vez para ti también- en toda la historia humana sobre la Tierra. Se trata del punto de partida, del referente directo del que surge la autenticidad humana. B) LA SENSACIÓN-SENTIDA40 Este hallazgo es también la más grande contribución del Dr. Gendlin, tanto a la Psicología, a las Ciencias Humanas y a la humanidad entera, ayudándonos a comprender la manera como trabaja la inteligencia de nuestro cuerpo en la vida diaria, cómo beneficiarnos de ello mediante el Focusing y la Bio-Espiritualidad juntos. Al núcleo de sus descubrimientos Gendlin le llamó “felt sense”, “sensación-sentida”. El término “felt sense” es imposible de traducir a nuestra lengua; “felt” es un adjetivo que significa “sentido”, “percibido”, y “sense” es un sustantivo que tiene el doble significado de “sentido” y de “entendimiento”; sería algo así como entendimiento-sentido. En realidad el término trata de expresar algo más que lo que las solas palabras dicen. Para mostrar lo que es la Sensación-Sentida (S-S) puede ayudarnos el modelo del témpano de hielo o iceberg: La parte que sobresale del agua, con mucho la más pequeña, representa emociones, sentimientos, sensaciones. Éstas son experiencias claras, fácilmente definibles verbalmente y localizables en nuestro cuerpo. Podemos referirnos a ellas con palabras, por ejemplo: al tener que hacer algo complicado o difícil siento inquietud; al trabajar en esto me siento entusiasmado; estoy enojado (crispando los puños); me duele aquí... A estas vivencias delineadas o preformadas que a todos nos son familiares le llamaremos “lo explícito”, pero lo que Gendlin descubrió es que debajo de lo explícito, las personas en desarrollo hacen referencia al lugar físico de donde procede esto explícito. Como filósofo que es, a ese “algo” que está en algún lugar del cuerpo él le llamó “lo implícito” o sensación-sentida. Al principio, se percibe en forma vaga, borrosa, nebulosa, sombría; como una imprecisa molestia no etiquetable por palabras. Y sólo cuando la atendemos, se expresa, se abre, se explicita.

40

Te pongo esta liga para escuchar al Dr. Gendlin hablando de su más fundamental descubrimiento: http://www.youtube.com/watch?v=Y-yMmJ4uh4g


72

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Tomado con el permiso de los autores del libro Rediscovering the Lost Body Connection Within Christian Spirituality http://www. biospiritual.org y de http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/ recursos.html en su traducción al español: Redescubriendo la conexión-corporal perdida al interior de la espiritualidad cristiana.

Las personas en dirección de desarrollo contactan con la sensación-física de la totalidad del asunto que están atendiendo, lo cual puedes comprobar por ti mismo(a). La sensación-sentida no es algo rebuscado, oculto, misterioso o esotérico, sino algo tan real como que lo sientes, lo que te permite darte cuenta de que así expresa tu cuerpo para ti, cualquier evento, acontecimiento, situación, asunto, problema, conflicto, relación, es decir, todo cuanto es importante en tu vida. Les invito a hacer una práctica que nos permita tener una experiencia sentida de cómo trabaja la sabiduría de nuestro cuerpo formando sensaciones-sentidas.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

73

C) EJERCICIO PARA QUE EXPERIMENTES LA FORMACIÓN DE SENSACIONES-SENTIDAS A partir de la experiencia de contactar en tu cuerpo con sensaciones que tienen un cierto significado para ti, tú podrás comprender cuanto yo te pueda decir acerca de la sensación-sentida (S-S). Vamos a hacer ahora un ejercicio para tomar conciencia de una o varias sensaciones-sentidas y estar en contacto con ella(s). Por supuesto que tú has tenido muchas, pero como la S-S comienza a aparecer de una manera tan poco clara y si no se la toma en cuenta se va borrando hasta que desaparece, no se la había reconocido como algo importante, ni siquiera como algo. Ahora que sabemos que existe y que reconocemos su importancia, vamos a permanecer atentos a nuestro cuerpo mientras ella está surgiendo y nosotros tratamos de tomar conciencia de que la estamos sintiendo en algún lugar en nuestro cuerpo y así, validarla y valorarla como algo realmente importante. No se trata de hablarte de conceptos, características o atributos de la sensación-sentida, sino de que la experimentes. Lo esencial es simplemente sentirla, pero tal vez sientas bien quedarte un poco más con ella, acompañándola (como hemos hecho en ejercicios anteriores). Así que… a) Te sugiero que primero te pongas de pie y que contactando cada parte de tu cuerpo, la muevas con suavidad... Ahora hagamos este ejercicio (si tienes alguien de confianza cierra tus ojos para que no te distraiga ningún estímulo visual y pídele que te lea lentamente lo siguiente. b) Busca una posición que te ayude a estar en contacto con tu cuerpo: sentándote cómodamente, soltándote un poco si estás como engarrotado(a), relajándote si te sientes muy tenso(a). Trata de ir recogiendo tu atención de las cosas pendientes, de preocupaciones, de expectativas… c) Ahora ve si puedes ir a donde se siente que es el centro de tu cuerpo, entre la garganta y la cintura. Permanece unos momentos en ese espacio dentro de ti. Espera por si apareciera algo que puedas sentir; cualquier sensación que te diga cómo se siente ese espacio dentro de ti ahora. Quizá es una sensación vaga, imprecisa, inespecífica (pausa). Si ha venido algo así date cuenta de lo real que es; de que simplemente está allí, precisamente donde la estás sintiendo... Tal vez la sensación es como de vacío… o como oquedad… Si se siente bien, atiende unos momentos ese algo físicamente sentido, tal vez le puedas simplemente decir… “¡Hola!” d) …Manteniendo tu presencia en el centro de tu cuerpo date cuenta cómo se siente allí dentro cuando escuchas las primeras notas de un mariachi… o cuando ves tu bandera nacional ondeando al viento… o cuando escuchas o cantas tu canción favorita… date cuenta cómo esto resuena en tu cuerpo. No tienes que inventar nada, sólo espera y atiende lo que esté viniendo y estés sintiendo ahora (…). e) Si te es posible, trae la imagen de una persona significativa para ti. Como si no superas nada de ella pregunta a tu cuerpo ¿Cómo, se siente


74

DR. JUAN B. PRADO FLORES

todo lo relacionado con _______________ (esta persona)? Deja que tu cuerpo forme ahora la sensación física de lo que esa persona es para ti. Quizá lo que venga sean episodios o palabras acerca de ella o de esa relación; no te quedes en las palabras ni en los recuerdos. Ve al centro de tu cuerpo y espera que venga una sensación de todo acerca de ella, no importa si es leve, vaga, difusa. ¿Ha venido una sensación acerca de ello? ¿Hay un lugar donde más se siente? Tal vez no venga nada definido, claro. Atiende esta sensación y ve si así se siente la totalidad de tu relación con esa persona, si ajusta, si encaja con ella... Si es así asiente, di sí con tu cabeza, o con una leve sonrisa, o como sientas bien expresártelo físicamente. f) Si atiendes unos momentos cómo esto se siente, puede que te des cuenta de que esa sensación tiene una cierta tonalidad, un matiz, una cualidad física propia que puedes sentir. Tal vez se sienta: ligera… afelpada… suave… Tómate unos momentos para sentir ese matiz que le es propio a esa sensación. Si se siente bien, quédate con eso más tiempo... g) Si no has sentido nada al recordar a alguna persona querida, quizás hay algo muy positivo, muy esperanzador en tu vida ahora. Quédate en el centro de tu cuerpo para ver si puedes experimentar allí cómo se siente ese deseo que no se apaga, esa ilusión que no desaparece, ese sueño que no se desvanece, eso emocionante que de cuando en cuando reaparece. Si tienes una sensación física de esto, experiméntala cuanto puedas. Quizá se sienta como: “vibrante”, “burbujeante”, “desbordante”. Déjala estar ahí y acoge esos delicados matices. Tal vez le puedas extender tu mano… h) Ahora ve si puedes darte cuenta de cómo lleva tu cuerpo (no tu mente) lo relacionado con una persona difícil en tu vida. Quédate en el centro de tu cuerpo y deja que tu cuerpo te diga cómo él carga esta relación. (…) Si ha venido algo sentido, ve si puedes ir y atender esta sensación física unos momentos allí donde se encuentra ahora: en tu pecho, en tu garganta, en tu vientre... ¿es algo como “apretado…” “oprimido…” “atrapado…” “dulce-amargo”, “pesado…” “cansado”. Ve qué expresión dice más de su matiz sentido. Ofrécele la más cálida presencia que puedas. i) Si no ha venido nada, ve si puedes detectar cómo llevas físicamente algo que ha sido de tu parte un error con sus consecuencias… o tal vez puedas traer a tu memoria una pérdida: de dinero, de prestigio, un no haber sido tomado(a) en cuenta; o tal vez algo desagradable que has vivido y que aún ahora te lastima. Trae tu atención a dónde y cómo, tu cuerpo lleva ese evento de tu vida, esa equivocación, eso incomprensible, eso absurdo. No pienses en nada de lo que ya sabes de esto, sólo date cuenta de cómo eso se siente. Atiende la totalidad de esa sensación… Cuando viene la sensación-sentida de un asunto así podemos sentir cierta relajación del


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

75

resto del cuerpo. Si es el caso dítelo afirmando con tu cabeza. Y si se siente bien quedarte con esto, hazlo. Si no ha surgido nada… j) Tal vez hay un área de tu vida que sientas como detenida, como bloqueada; un asunto de creatividad atorado, una relación con alguien que no avanza o que parece estancada o destinada a terminar. Algo que quisieras que fuera diferente en ti…o en tu relación con los demás, o algo que tenga que ver con dificultades en el trabajo, algún proyecto que no madura, algún negocio que no prospera. Un asunto de incapacidad o de enfermedad. Una situación, o la vida misma cuyo futuro te es, quizá, incierto o atemorizante. Tómate unos momentos para darte cuenta de la sensación física de esto en tu cuerpo y permítete atenderlo unos momentos dónde y cómo se está sintiendo. k) O quizá hay una manera constante, persistente, de estar sintiéndote: “siempre triste”, “siempre fuera de lugar”, “siempre incompetente”, “siempre temeroso(a)”, o tal vez tengas “una incertidumbre permanente…” Pregúntate: ¿cómo se siente que siempre esté sintiéndome ____________ (de tal manera)? No pienses, sólo siéntelo en tu cuerpo… y si has encontrado el lugar donde este “siempre…” se siente, quédate allí unos momentos atendiéndolo… Tal vez le puedas llevar afecto poniendo tu mano sobre ese lugar. Y si se siente bien permanecer unos momentos con ello, quédate dándole tu compañía y aprecio. l) Quizá puedas darte cuenta de algo que haces más veces de lo que quisieras... O algo que haces y que quisieras no hacerlo más. Tómate unos momentos para preguntarte y darte cuenta: ¿Cómo se siente esto que he estado haciendo de más, (o esto que no puedo dejar de hacer…)? Pregúntate: ¿Dónde en mi cuerpo se siente algo en relación con eso ahora? No respondas con la cabeza, también tu cuerpo puede responder. Déjalo que él lo haga para ti. Sólo espera, siente… y recibe lo que venga. m) Si nada ha venido, ve si hay algunas cosas que no han salido bien estos días. Algo que ahora te incomode, te irrite, te aflija. Puede incluso venir algo como: “¿qué rayos es esto? ¿Qué estoy haciendo aquí?” Ve si puedes ubicar la sensación de ello y atiéndela unos momentos, tal vez la puedas acompañar un rato, haciéndole sentir tu presencia respetuosa que no trata de minimizarla ni de cambiarla. n) Si ha venido algo sigue atendiéndolo. Si nada ha surgido entonces probemos con esta aseveración que haces para ti mismo(a), sin juzgar si es o no verdad: “En realidad, en mi vida todo está de maravilla: lo afectivo, lo familiar, lo social, mis finanzas. Todo funciona excelentemente bien: mi desarrollo personal, mi vida sexual, mis actividades, mi trabajo, mis relaciones con amigos, con familiares, si eres creyente, con Dios. El futuro me sonríe, todo es perfecto. Me siento pleno(a), integrado(a), seguro(a), feliz… Ahora ve al centro de tu cuerpo y ve si él está de acuerdo con ésta(s) afirmación(es). Quizá venga una respuesta sentida que te hace


76

DR. JUAN B. PRADO FLORES

saber algo como “espera, no todo está perfecto…” Trata de ver en qué parte de tu cuerpo resuena el que no todo está tan bien, que ‘no todo está perfecto…’ Si encuentras la sensación de ello, tal vez puedas atenderla por unos momentos, validándola, sosteniéndola. ¿Qué matiz físico tiene? ¿Doloroso… pesado… rasposo…, atorado, agobiante? ñ) Si has podido encontrar la sensación física, sentida, de alguno de estos asuntos, quédate con ella unos momentos. o) Tal vez no has podido sentir físicamente nada en relación con lo anterior. Si tal fuera el caso, pregúntate: ¿Cómo se siente no haber sentido en mi cuerpo físicamente nada en relación con cosas importantes de mi vida? Quizá vengan las respuestas inmediatas que te has, quizá, dado muchas veces: “Es que yo no soy de los que lo pueden hacer”, “es que a mí no me enseñaron”, “es que yo no sé”, “yo no puedo”, “esto no tiene ningún sentido para mí”. Deja por ahí estas respuestas instantáneas, preformadas, que te son tan conocidas y familiares. Tal vez puedas estar con su lado sentido, así que espera unos momentos, dejando que venga algo fresco, novedoso, actual, físicamente sentido. Tal vez lo puedas detectar en algún lugar. Si es así ve si puedes estar con ese lugar, decirle “¡Hola!” y simplemente darte cuenta de si es algo: tenue, sutil, expandido, relajado... D) PARA TU RETROALIMENTACIÓN Ahora ve cuál o cuáles de estos puntos te permitieron experimentar una o algunas sensaciones-sentidas. Ve si: a) ¿Ha habido un asunto, problema, persona, relación, situación, experiencia, que hayas podido sentir en tu cuerpo físicamente? Respuesta b) ¿En qué parte de tu cuerpo has sentido físicamente algo relacionado con los asuntos evocados? ¿Pudiste ir a esos lugares? Respuesta c) ¿Pudiste ir a ese lugar en tu cuerpo? d) ¿Has podido darte cuenta de la cualidad o matiz de esa(s) sensación(es)sentida(s)? ¿Ha venido algo como: rechinante, burbujeante, tambaleante, tensionado, acorralado, liviano, etc.? Mi esposa me compartió en una ocasión que lo que le vino fue una especie de “bzzz” en el estómago. Ve si algo como eso ha surgido dentro de ti. (Aunque quizá ahora no te parezca, eso puede ser un muy buen hallazgo.)


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

77

Si no has logrado asistir a la formación de una S-S no tienes que preocuparte, esto nos pasa a muchos cuando lo intentamos las primeras veces. Tenemos todo el tiempo para llegar a experimentarla. Quizá te venga en el momento menos pensado. Algunas personas que tardan en conseguirla, cuando la descubren la valoran tanto o más que cuando se da más fácilmente. E) OTRAS CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS DE LA SENSACIÓN-SENTIDA41 Como puedes darte cuenta, se trata de algo que al principio no está y cuando aparece no es claro, definido, obvio, lo cual diferencia la sensación-sentida de un sentimiento como el enojo o la alegría; de una emoción como el miedo o la cólera, o de un dolor que puede ser leve o intenso pero que desde que lo detectamos es dolor. Se trata más bien de algo sentido distinto a lo anterior, algo que ni siquiera podemos definir con palabras. Términos como difuso, borroso, nos dicen un poco más, pero la S-S no usa de etiquetas conceptuales para darse a conocer. Tal vez hayas sentido que tiene como muchos hilos, o que es un como un tejido, como una alfombra; sin embargo, es algo que experimentas tan real, tan cierto como que lo estás sintiendo.

41

Carlos Alemany, sacerdote jesuita, editor del libro de Gendlin Focusing. Proceso y técnica del Enfoque Corporal, Op. Cit., pone ahí este certero comentario acerca de la sensación-sentida: “Tal vez éste es el término más difícil de comprender de todo el libro, y, por otra parte, el más clave. Reviste igual dificultad para los mismos norteamericanos, ya que Gendlin ha realizado allí una acuñación nueva (felt-sense). Nosotros hemos optado en su traducción por acuñar también una expresión nueva y fácil, en lugar de un circunloquio más exacto posiblemente pero que por su longitud resultaría menos práctico a la hora de tenerlo que repetir constantemente. Lo que realmente pretende designar este término en su doble componente es lo siguiente: Por una parte que es un sentimiento o una sensación corporalmente vivenciada. Y por otra que uno tiene la consciencia de que lo está experienciando en este momento, que se está formando entonces, que no estaba ahí antes. No es por tanto ni una emoción ya conocida (ya que la sensación-sentida estaría por debajo de ella y es de acceso más difícil), ni un nuevo sentimiento sin un registro fisiológico. Es en definitiva una integración de componentes fisiológicos (sensación real localizada en alguna parte del cuerpo), afectivos (tonalidad, sentimiento) y filosóficos (contiene el significado implícito de nuestras acciones, pero sin desplegarse todavía). También es importante subrayar que necesita un breve espacio de tiempo para que se forme y para que nosotros tengamos consciencia de que está ahí. Es una sensación global, vaga, difusa, ambigua, corporal y que nuestro “darnos cuenta” (awareness) la irá percibiendo con gradual nitidez, aunque no tenga de momento un nombre para etiquetarla. Y es fuente de significados. Por eso a veces aludimos a esta sensación-vivenciada como “significado-corporal”.


78

DR. JUAN B. PRADO FLORES

De esta fuente de sabiduría que son nuestras sensaciones-sentidas nos beneficiamos cada vez que las contactamos y las dejamos “hablar”, pero de ellas nos perdemos cuando no estamos en contacto con ese referente directo de nuestros asuntos vitales. Y mientras no estemos en contacto con ellas no podremos cambiar. El potencial del cambio no está en los sentimientos, ni en el análisis del problema, ni en nuestras interpretaciones o las de los expertos, por muy profundas, elaboradas o sofisticadas que puedan ser. Está en la sensación-sentida del asunto que, interactuando con el símbolo se explicita y lleva adelante el asunto en cuestión. Podemos ver claramente cómo funcionó esta interacción en el ejercicio de Focusing de la señora que llevaba en sus manos un como sudor helado, como hielo por dentro que era la cualidad física de cómo llevaba en esa sensación-sentida el asunto del llanto de su hija, y que al venir el símbolo: “nunca voy a ser una buen mamá para mi hija”, daba lugar al cambio. Esto es realmente importante: si estamos interesados en nuestro propio desarrollo deberíamos estar atentos a este proceso corporal contactándolo muchas veces al día, de hecho, se trata de tener en operación la sensación-sentida de lo que estamos viviendo en cada momento en interacción con el símbolo que la lleve adelante. F) QUÉ ES LA SENSACIÓN-SENTIDA DESDE LA BIO-ESPIRITUALIDAD CRISTIANA Transcribo esta reflexión de E. M. McMahon42 que nos conecta con su propia manera de experimentar, desde su sensación-sentida, el estar unido a Cristo Cuerpo-a-cuerpo al hablarnos de la experiencia interna de san Pablo de estar unido a Cristo: “1.- Todos somos miembros del Cuerpo del Cristo Total. 2.- Este Cuerpo está gimiendo, es limitado, está quebrantado, no es perfecto, es finito: es humano (no estamos hablando del Dios trascendente, de la entidad resurrecta de Cristo en el Padre fuera de nosotros y totalmente trascendente. Estamos hablando del Cuerpo de Cristo que gime), somos nosotros. Esto nosotros lo podemos experimentar. 3.- Este Cuerpo Total, finito, también está en el Padre. No está separado del Padre aunque no esté “allá”. Este Cuerpo de Cristo recibe la Gracia de la relación que existe entre el Padre y el Hijo (de esto habla san Juan como la Gloria), porque en el lenguaje de san Pablo nosotros estamos en, somos, el Cuerpo del Hijo, en esa lucha (del Hijo) por relacionarse en nosotros, a través de nosotros, en el Tiempo, en la Historia, con el Padre. Y por lo tanto somos una Nueva Creación. Somos el Nuevo Cuerpo de Cristo naciendo.

42

Curso de Enfoque Bio-Espiritual. Nivel IV. Tal experiencia debería ser consustancial a la experiencia cristiana.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

79

4.- Esto no es de san Pablo, pero va precisamente aquí. Viene de la investigación del Dr. Gendlin (y de los creyentes que tienen la experiencia del Enfoque Bio-Espiritual) y que Gendlin le dio el nombre de “sensación sentida”. La sensación-sentida es el puente, es la conexión, con esa Realidad Más Grande que llamamos Dios.” Quizá este acercamiento de McMahon a la experiencia de san Pablo te traiga luz acerca de cómo es que la revelación cristiana se hace experienciable en la cotidianeidad de la vida. De allí que Pablo haya exclamado desde su sensación-sentida (de dónde si no desde ella): Vivo, pero no vivo yo; es Cristo quien vive en mí. Ga: 2,20. Como san Pablo tú también puedes sentir a Dios haciéndose experiencia encarnada en tu propio cuerpo. G) REGUNTAS.RESPUESTAS a) Sensación-Sentida es otra forma de nombrar algún atributo de nuestra inteligencia racional: R: No. La sensación-sentida es, en cambio, una forma de conocimiento sentido, corporal, preverbal, no intelectual. En ningún idioma ha habido un término para nombrarla, sencillamente porque nadie la había descubierto como tal. En la Sensación-Sentida se encuentra todo acerca del asunto que estamos atendiendo, lo cuál es imposible para nuestra mente racional, la que, instantáneamente sólo puede abarcar unos cuantos aspectos de la situación o del problema. b) La posibilidad de resolver –y desarrollarme a partir de- mis conflictos, problemas, bloqueos... está en informarme y comprender lo que me está pasando: R: Generalmente no. Frecuentemente confundimos la información y la comprensión de nuestra problemática con el proceso de su resolución. Éste parte de la Sensación-Sentida en interacción con un símbolo con el que embona físicamente llevando el proceso hacia adelante. No proviene pues de la información, el análisis y/o la comprensión. Cincuenta años de afortunados descubrimientos a partir de una rigurosa investigación científica y de la incontrovertible experiencia de enfocar de cada vez más personas, lo confirma.43 Y, por cierto, se trata de que tú la experimentes, de modo que nadie, (ni tú mismo), venga a tratar de adoctrinarte al respecto.

43

Puedes leer al respecto la experiencia de Enfoque Procesando el Dolor en: Descubre tus recursos de desarrollo 15/9/12.


80

DR. JUAN B. PRADO FLORES

c) “Yo pienso” que la Sensación-Sentida es: 1- Una fuerte emoción: No. Las emociones, las sensaciones, los sentimientos suelen ser más intensos y fáciles de detectar que la S-S. 2- Una idea más clara de mi problema: No. La S-S no es una idea más clara de mi problema sino la SENSACIÓN en mi cuerpo de la complejidad de un determinado asunto. Necesito salir del sentimiento o la emoción inicial para permitir que se forme. 3- Algo inalcanzable para mí: ‘Inalcanzable’ (o cualquier otro vocablo) es sólo una palabra que no puede darte la respuesta. Tú puedes permitir que tu yo interno te diga, con su sabio lenguaje, lo que él tiene que decirte al respecto. d) Yo puedo construir la sensación-sentida como a mí me guste, basta que me lo proponga: R: Respuesta: No. Sólo podemos asistir, estar presentes, permitirnos, experimentar la S-S, pero no hay manera de poder hacerla a nuestro antojo. Además de imposible, eso ya no sería una S-S. Ni el pensamiento positivo ni el pretender construir nuestra vida desde fuera son una vía válida para el desarrollo humano. Éste viene con y desde la Sensación-Sentida. Esta característica de la sensación-sentida nos abre a la experiencia de nuestra totalidad en movimiento. A lo espiritual en nuestro cuerpo, esto es, a la Bio-Espiritualidad. e) Si conozco bien mi problema no necesito partir de algo tan incierto como lo es la “sensación-sentida”. R: No. Eso era lo que generalmente creíamos, antes de que el Dr. Gendlin descubriera el acto crucial interior como centro y origen del desarrollo y la plenitud humana. El pretender que conocer el problema conduce a la resolución del mismo no sólo es erróneo sino que implica una actitud de dominio y control hacia nosotros mismos y hacia el mundo que nos rodea. No es extraño que de ello provenga el origen de la violencia que ejercemos hacia nosotros, que a veces desde nosotros mismos padecen los demás y que incluye, por supuesto, nuestra autodestrucción y la del Planeta. La S-S no es algo incierto, es tan cierta como que la sientes. En ella está implicado tu organismo entero. Una vez que la experimentes en acción ya no podrás dudar de ella ni de la sabiduría que ella te regala. f) De lo que se trata es de tener conceptos claros, de contar con información basada en la evidencia, de hacer un serio análisis de la realidad. Lo demás no es en absoluto confiable, si no, ¿para qué me sirve la cabeza?


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

81

R: No. La sensación-sentida es mucho más rica y confiable que la razón, ésta conoce unos cuantos elementos de la situación, la sensación-sentida lo incluye todo. Recientemente la física cuántica ha descubierto que mientras nuestra inteligencia racional se nutre de 2,000 bit/segundo de información, nuestro cuerpo total produce 400,000 000 000 bit/segundo. Esto te puede dar una idea de la distancia infinita entre nuestra inteligencia consciente y la sabiduría presente en nuestro organismo total experienciada en la interacción de la sensación-sentida con el símbolo. Nuestra inteligencia racional está orientada hacia asuntos de sobrevivencia y ese rol es muy importante; la S-S en cambio, lo está hacia el desarrollo, la integración, la plenitud humana. A nuestro pensamiento lineal-lógico-racional no le ha sido dada esa aptitud ni está facultado para ello. La buena noticia es que los seres humanos hemos sido bendecidos con ambos tipos de conocimiento, el intelectual y el corporal. Éste nos permite vivir en equilibrio con el conocimiento intelectual y en armonía con la creación entera de la que formamos parte. g) ¿He podido tener la sensación física de algún o algunos asuntos importantes de mi vida? R: “Sí”: ¡Felicidades! Pero si no la has sentido o no estás seguro de ello, llegará en su momento. Este capítulo es para invitarte a que estés atento a cuando ella surja. Puedes volver a él cuantas veces sea necesario hasta que la hayas conseguido. Y cuando más la contactes, no habrá ya manera de que dudes de su existencia y de su poder transformante. H) PROPUESTA La propuesta-sugerencia es que al despertar, o con algún acontecimiento del día, al recibir alguna noticia, al saludar a alguien, al hacer o recibir una invitación, al leer un libro, en fin, en algún momento, te tomes un tiempo para darte cuenta de cómo eso, lo está registrando tu cuerpo de una manera sentida. Recuerda que vives en tu cuerpo; con él, desde él, mediante él has vivido y vivirás, todos los días y todos los eventos de tu vida. Con todo, te puede resultar novedoso tomarlo en cuenta y experimentar las cosas del diario vivir desde él. Así que te propongo que te des unos instantes, unos minutos, para atender esta semana (y por supuesto también después) la resonancia corporal de lo que piensas, de lo que sientes, de lo que haces, de lo que está sucediendo a tu alrededor sin tratar de arreglarlo, componerlo ni eliminarlo sino brindándole tu mejor acogida.


9 LOS SEIS MOVIMIENTOS-EN-EL-CUERPO DEL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL “El proceso del Focusing se mueve hacia adentro obteniendo información del más profundo, sabio, ser: ‘el cuerpo’.”

Marilyn Ferguson44

R A) INTRODUCCIÓN Ninguna teoría, filosofía, doctrina, ideología o técnica puede dirigir el proceso del cambio humano, éste posee su propia dirección. La técnica del Enfoque y quien te acompaña en este proceso te pueden ayudar a encontrar esa “dirección”. Enfocar no es un duro trabajo. Atender las señales de tu cuerpo, por poco claras o por molestas que puedan ser, no significa luchar contra un enemigo, tampoco se trata de someterte a tus emociones yendo a donde ellas te lancen. El proceso de la congruencia que llevamos a cabo al enfocar, es tan sencillo que todos los niños lo hacen: si sienten hambre piden comida, si algo los enoja expresan su molestia, si algo les duele lloran, con lo que les divierte se alegran. Ellos son capaces de experimentar fisiológicamente todos sus sentimientos -lo que más tarde aprendimos fue a impedir que lo que sentíamos nos condujera al significado sentido y a la sensación-sentida impidiéndonos su simbolización. Nosotros como adultos que entramos en el proceso del Enfoque nos pasamos un rato amistoso dentro de nuestro cuerpo, disfrutando mientras focalizamos corporalmente nuestros asuntos y les permitimos que nos digan lo que nos tienen que decir. Un premio que obtenemos con esto es que el proceso nos regala nueva energía y una dirección que no podríamos obtener de ninguna otra manera. Una asombrosa característica de este proceso es que aun dentro de la gravedad de un asunto, problema o situación, el ejercicio se siente

44

82

Marylin Ferguson, neurocientífica, editora de la revista Brain-Mind Bulletin, autora del libro La Conspiración de Acuario, lo dice en la introducción del libro Focusing de Gendlin Op. Cit. p. 22: Focusing, un instrumento para tiempos de cambio.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

83

agradable. En el momento que no sea así, para, –dice Gendlin- y retrocede un poco. Quizá tú puedas enfocar de una manera natural, intuitiva; tal vez ya lo hayas hecho con los ejercicios anteriores; está muy bien. Si es así, trae esas experiencias y ponlas frente a los Pasos que vienen a continuación, corroborando por ti mismo su importancia y veracidad. Si eres de las personas que necesitan más tiempo de paciente escucha y de tanteos internos, ¡también está bien! Eso sí, cuanto más a menudo lo intentes, tanto más se te facilitará y con el tiempo más naturalmente se te irá dando hasta llevarlo a cabo de una manera natural. Dice Gendlin: Es preciso tomar en cuenta que el Focusing no se parece a nada que tú conoces. Si comienzas con un error de este tipo, seguramente “vas a salir lanzado en la dirección equivocada.” Él continúa: “Antes de comenzar a explicar este Acto Interno, quiero hacerte una petición seria. Deja a un lado, por algún tiempo, lo que sepas acerca de psicoterapia o de procesos internos.” De allí que necesites aprender este singular proceso, sin intentar, por lo menos de inicio, cambiarlo, mejorarlo, someterlo a, o incluirlo en lo que ya te es familiar y conoces bien. B) LOS PASOS DEL ENFOQUE DE GENDLIN Como resultado de su investigación, el Dr. Gendlin conjuntó en los siguientes seis pasos, el proceso corporal del Focusing: 1) Despejando un espacio 2) Formando la sensación-sentida 3) Encontrando un asidero 4) Resonando la sensación-sentida con el asidero 5) Preguntando y 6) Recibiendo. Estos movimientos se encuentran implícitos en los Seis Pasos como enseñan el Enfoque Bio-Espiritual los profesores Campbell y McMahon que es como los veremos ahora aquí. Pero enfocar desde la perspectiva Bio-Espiritual pone énfasis en ciertos aspectos que lo potencializan enormemente y que he destacado en negrita. C) LOS SEIS MOVIMIENTOS DEL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL45 Enfocar desde la perspectiva Bio-Espiritual pone énfasis en las siguientes seis áreas: • •

Aprender a percibir cómo se siente un asunto en tu cuerpo, no lo que tú piensas acerca de él. Llevar una presencia cálida y amorosa a los lugares donde tu cuerpo lleva asuntos difíciles.

45

Ver McMahon-Campbell en Beyond the Myth of Dominance, an Alternative to a Violent Society, The Focusing Steps, pp. 245-266. En la traducción al español, pp. 383-415: http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/recursos.html


84

DR. JUAN B. PRADO FLORES

• •

“Ser dueño” de tus asuntos de manera que ellos puedan contarte su historia. Aprender a discernir cuando el asunto ha hablado y cambiado. Aprender a nunca forzar un asunto para que avance. Nutrir el movimiento del Espíritu en tu cuerpo. • •

PREPARACIÓN Todo el proceso del Enfoque Bio-Espiritual se desarrolla en tu cuerpo, así que mantienes tu atención en él. El propósito de la Preparación es ayudarte a acallar los ruidos mentales, y más que eso, a estar presente, a llevar una calidad de presencia especial a lo que está diciendo tu cuerpo con su lenguaje no verbal. No se trata de relajarte, sino de dejar fuera el bullicio de tu “cabeza”; y la mejor manera de hacerlo es ¡entrando en tu cuerpo! y permaneciendo en él, sólo sintiéndolo. Así que te preguntas: ¿Cómo se está sintiendo mi cuerpo por dentro ahora?, vas allí y atiendes con delicadeza y suavidad cualquier cosa que surja. Estás escuchando el lenguaje con el que tu cuerpo te habla. Desde este estar en sintonía con él, viene el EL PRIMER MOVIMIENTO, DESPEJÁNDOTE UN ESPACIO •

El Dr. Gendlin descubrió que a menos que se dé este primer movimiento los demás no vendrán en absoluto. También nos dice que si lo hacemos bien, los demás pasos se darán de por sí. Es como buscar algo en un cuarto abarrotado; comienzas poniendo a un lado ¡lo que te impide abrir la puerta! De la misma manera, al enfocar necesitas hacer un espacio donde tú puedas vivir mientras se da el proceso, si es necesario poniendo cierta distancia para no paralizarte con el remolino de la emoción a la vez que dejas de lado tu mente analítica. Así que te haces la siguiente pregunta: ¿Qué hay en mi vida en este momento que impide que me sienta realmente bien? Te quedas en silencio, dejando que se vayan esas respuestas instantáneas y prefabricadas que han estado allí, y permites que desde tu cuerpo venga algo nuevo, tomando conciencia de cómo lleva él, de una manera sentida, algún asunto o problema. Si son muchas cosas las que impiden que te sientas realmente bien como en esos días que “no llueve… diluvia”, haces un inventario de cuanto te está impidiendo sentirte bien, poniendo cada asunto que venga en un lugar seguro cerca de ti, con lo cual puedes ir experimentando de una manera sentida un espacio cada vez más amplio, para ti. Una vez que sientes que ese espacio es suficiente pasas al: •

SEGUNDO MOVIMIENTO, ¿CUÁL ES EL ASUNTO NÚMERO UNO?

Estás aprendiendo a percibir cómo se siente un asunto en tu cuerpo, no lo que piensas acerca de él. Este Paso te ayuda a acudir al conocimiento de tu cuerpo con su sabiduría única. Así que mantienes tu atención en él a fin de contactar con el SIGNIFICADO-SENTIDO, esto


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

85

es, con cómo tu cuerpo lleva algún asunto. Con ello, vendrá dirección y… sorpresa. Te preguntas: ¿Cuál de todos estos asuntos se siente como el número uno? Dejas que sea tu cuerpo (y no tu mente) quien conteste. Tu cuerpo necesita tiempo para responder. Lo que se sienta más pesado, más intenso, más caliente, más excitante, ese es el asunto número uno. Quizá a veces te suceda que traes un asunto “X” que quieres enfocar y a la hora de hacerte la pregunta resulta que aunque aparentemente trivial, hay otra cosa que se siente como la prioridad en esos momentos. Por extraño que te pueda parecer, éste es el asunto que está pidiendo tu atención ahora. En ocasiones tal vez no puedas saber cuál es la primera prioridad para tu cuerpo; no importa; en el Enfoque Bio-Espiritual de lo que se trata es de atender la sensación física. En tal caso lo prioritario es atender el significado sentido de no saber cuál es la prioridad para tu cuerpo, el asunto No. 1 vendrá desde ahí. Una vez que tu cuerpo ha encontrado el asunto No. Uno avanzas al •

TERCER MOVIMIENTO, ¿ESTÁ BIEN ATENDER ESTO?

Lo que haces mediante este paso es desidentificarte de lo que está físicamente sentido en tu cuerpo (es necesario distinguir tu conciencia-presencia que es la que lo atenderá, y otra es el asunto físicamente sentido que será atendido). Mediante este paso también estás tomando en cuenta tus RESISTENCIAS, ya que si están allí es por una muy buena razón… y las respetas, así que te preguntas ¿Está bien atender esto? Sabrás la respuesta casi instantáneamente, sobre todo cuando es un rotundo “¡NO!” El EB-E es un procedimiento no invasivo que respeta tu decisión de enfocar o no, determinado asunto; si no estás preparado para enfrentarlo no tienes en absoluto que obligarte a hacerlo. Entonces puedes dar un paso atrás y preguntarte ¿cómo, dónde se siente ese ‘no’?, o el ‘no quiero ni siquiera acercarme a ese problema’ (como quiera que haya venido) y atender lo que surja. Otra alternativa es escoger otro asunto entre los que surgieron al hacer tu espacio mediante el inventario. Un enorme descubrimiento de Campbell/McMahon es que las resistencias pueden ser convertidas, de muros, en puertas que dan acceso al MÁS de la historia inconclusa que se encuentra implícita en tus sensaciones-sentidas. Si tu respuesta es afirmativa ve si lo que está allí es algo positivo o si necesita que vayas y le ofrezcas UNA PRESENCIA CÁLIDA, DELICADA, AFECTUOSA a esos lugares en tu cuerpo donde él lleva esos asuntos difíciles, lo cual NO es la operación mental de pensar que vas a ser gentil, sino que se trata de encontrar una forma corporal de apertura


86

DR. JUAN B. PRADO FLORES

afectuosa para ese lugar herido (y que hay que distinguir de cualquier manera, burda o sofisticada, de saltarse el proceso). Cuando has podido ofrecer esta atmósfera de afecto sentido hacia tu asunto físicamente sentido, continúas con el CUARTO MOVIMIENTO, EXPERIMENTARTE PLENAMENTE PRESENTE PARA ESE LUGAR, SOLTARTE, DEDEJARTE IR, MORAR EN ÉL •

En realidad, se trata de “HACERTE DUEÑO(A)” DE TUS ASUNTOS FÍSICAMENTE SENTIDOS DE MANERA QUE PUEDAN CONTARTE SU HISTORIA, mediante una actitud tuya que se lo permita; y la mejor manera de hacerlo es “dejándote ir”, soltarte en, el lugar donde tu cuerpo lleva lo que estás enfocando. Ahora te preguntas: ¿Cómo se siente LA TOTALIDAD DE este asunto en mi cuerpo en este momento? Y esperas pacientemente que se forme la sensación-sentida del asunto como totalidad (Paso Dos de Gendlin). Si mediante estas precisas instrucciones, pasado un rato, has experimentado en algún lugar de tu cuerpo la borrosa sensación corporal de todo acerca de este problema, eso es la sensación-sentida. Entonces esperas algo así como medio minuto (o más si ha habido distracciones), sin poner etiquetas a lo que estás sintiendo, dejando que se exprese la cualidad física, específica, de la sensación-sentida (paso Tres de Gendlin: Encontrando un asidero), por ejemplo puede sentirse ‘tambaleante’, ‘pesado’, ‘caliente’, ‘ardoroso’ etc., y ves si resonando (Paso Cuatro de Gendlin) esa cualidad con la sensación-sentida, ésta se mueve, cambia, “habla”, se explicita. La clave es dejar el control para estar presente en plenitud para esa experiencia sin tratar de eliminarla o de controlarla y sin imponerle tus interpretaciones ni tus expectativas (mentales). Ello entraña APRENDER A NUNCA FORZAR UN ASUNTO PARA QUE AVANCE. ¡Avanza solo! Ésta es la puerta de entrada a la vida del Espíritu en el cuerpo (Campbell-McMahon). •

QUINTO MOVIMIENTO, PERMITIENDO QUE SE EXPRESE

Llegado a este punto, esperas que la sensación-sentida se exprese, se simbolice. Si viene una imagen, un recuerdo, una sensación física diferente, un sentimiento, lágrimas, una inesperada mejor comprensión del asunto, etc., ve si lo que ha venido embona perfectamente con la sensación-sentida. Al venir un símbolo que se conecta con el significado-sentido del asunto que estás atendiendo y hay un cambio físico, sentido, a partir de lo cual no llevarás más el asunto de la misma manera que antes, te permite DISCERNIR CUANDO UN ASUNTO HA HABLADO Y CAMBIADO. Entonces viene un alivio, un aflojarse algo dentro, un respirar libremente, un profundo suspiro, un “¡Esto es!” Tu cuerpo ha dado un paso hacia la resolución del asunto y eso ¡se siente muy bien! Es el cambio-sentido (felt shift) descubierto por Gendlin.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

87

Una vez que ha interactuado el símbolo con la sensación-sentida del asunto, te preguntas cómo, dónde, se siente físicamente eso que ha venido, y de esa nueva sensación o sentimiento puede reciclarse el ejercicio con los Pasos 3, 4, y 5 en zig-zag varias veces, de ser posible. Cuando no percibas ningún cambio o te sientas atorado o dando vueltas en círculos, a veces es necesario preguntar (Paso Cinco de Gendlin) a la sensación-sentida del asunto o del símbolo ¿Qué es lo peor de todo esto?, o ¿Qué necesita cambiar en mí para que esto pueda hablarme y se sienta mejor? Lo que sea (una recuerdo, una imagen, una palabra, lágrimas, un insight) que verdaderamente conecte con la sensación-sentida produce un cambio y esto siempre se siente mejor que antes, por eso está bien dar la bienvenida a lo que surja (Sexto Movimiento de Gendlin: Recibiendo). Y cuando lo consideres apropiado te preguntas si está bien continuar o finalizar el ejercicio. Si ha quedado algo sin resolverse, habla con eso inconcluso comprometiéndote a atenderlo en otro momento u ocasión, quizá más tarde, antes de dormirte, etc. Y cuando desees terminar, entonces viene el •

SEXTO MOVIMIENTO, TIEMPO PARA NUTRIR Y FORTALECER

EXPRESANDO AGRADECIMIENTO POR HABER EXPERIMENTADO EL MOVIMIENTO DEL ESPÍRITU EN TU CUERPO. Es tu experiencia única y personal de un regalo sagrado dentro de ti donde puedes vivir y decir: “Gracias”. Este es un tiempo para darte cuenta de cualquier cambio que haya venido al atender el asunto a la manera del Enfoque Bio-Espiritual. Y al darte cuenta que ha venido algo que no sólo no hiciste, sino que nunca lo hubieras contemplado como posibilidad; que algo te ha sido dado y que experimentas como regalo, es un momento importante de agradecer a tu cuerpo, a la Vida, a Dios… El PROCESO que ha desembocado en el cambio-sentido experimentado como una energía “nueva y liberadora” que siempre va en dirección de la propia integración, de la salud y el desarrollo. Este Paso incluye: a) Detectar dónde y cómo se siente el cambio comparando antes y después del ejercicio; b) Saborear el momento quedándote con la sensación física del cambio-sentido y c) Darte un tiempo para agradecer. Generalmente hasta que captamos que algo fuera de nuestros planes o expectativas ha sucedido y experimentamos el agradecimiento en nuestro cuerpo, es que nos damos cuenta de la dimensión espiritual del Enfoque. Este sustrato corporal que incluye tu fe y la hace crecer, da origen a la Bio-Espiritualidad.


88

DR. JUAN B. PRADO FLORES

D) EXPERIENCIANDO LA CONEXIÓN DEL PROCESO BIO-ESPIRITUAL CON LA REVELACIÓN JUDEO-CRISTIANA Mientras estaba aprendiendo a acompañar a otros a enfocar me vino fugazmente la narración bíblica cuando Dios le promete a Abram darle una enorme descendencia. Lo que vino con ello y pongo a continuación me dejó muy impresionado: Para confirmarlo en su fe, Dios lo ordena hacer un sacrificio que consistió en tomar unos animales y partirlos por la mitad. Abram cuidaba de que las aves de rapiña no fueran a comerse esa carne expuesta. Dice la Biblia que puesto ya el sol, surgió un horno humeante y que una antorcha de fuego pasó por aquellos animales partidos sellando así Dios su promesa y su alianza con Abram: (Gen 15: 7-21) Lo que a mí me estaba diciendo ese relato era que quien se pone a enfocar en fe, está exponiéndole a Dios su cuerpo herido, quebrantado y que quien lo(a) acompaña en su proceso simplemente está pendiente de que permanezca en él orientándolo para que no vengan “la aves de rapiña” y se coman su carne hecha sacrificio. Entonces es que viene la gracia, Dios mismo que purifica esa carne y la hace digna de él. Y quien enfoca experimenta la presencia de Dios en su cuerpo siendo transformado en algo nuevo que es el plan de Dios. De esta manera, por primera vez -y desde entonces en muchas ocasiones- un texto bíblico había funcionado para mí como un símbolo o metáfora que conectaba experiencialmente con el significado-sentido atendido en mi práctica del Enfoque. Esta es una manera de experimentar que la verdad revelada no sólo está en la Biblia sino que actúa con poder en nuestra vida cotidiana. ¿Qué de extraño tiene entonces que sucedan las sorprendentes cosas que vienen al entrar al proceso Bio-Espiritual? E) PROPUESTA Trata de darte cuenta al enfocar, de experimentar tan conscientemente como puedas, la continuidad del proceso. Para esto, lo que necesitas es permitir que el proceso se dé, comenzando por darte cuenta de tu propia presencia para tu cuerpo interior mientras te das cuenta de cómo y dónde se siente tu asunto. Se trata simplemente de no meter nada nuestro en el proceso: juicios, explicaciones, análisis, interpretaciones, etc. Si llegan, hazles saber que más tarde las atenderás y retorna al lugar de tu cuerpo donde te encontrabas antes de la interrupción.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

89

F) PREGUNTAS/RESPUESTAS: a) No encuentro que estos pasos puedan desembocar en un cambio real, menos en una nueva y más saludable conducta. R: Esto pensaba yo también. Creía que a menos que hubiera algo concreto que hacer no tenía mucho sentido estar perdiendo el tiempo enfocando. Aunque hay obviamente también lugar para la acción, en el momento de enfocar las prioridades son diferentes. Al enfocar, no tratamos de componer nada ni de arreglar a nadie; ni de arreglarnos a nosotros mismos cuando enfocamos ni al que está enfocando cuando lo acompañamos. De lo que se trata es que estés presente a cómo tu cuerpo está dando pasos en la resolución de tus asuntos difíciles, complicados, penosos, llegando a experimentar el proceso como un regalo. Y si eres creyente podrás sentir físicamente también tu conexión con el Dador del don. Paradójicamente cuando enfocas, las cosas no permanecen igual ni dentro ni fuera de ti, sólo que en el Enfoque el cambio no es algo que tú “tienes que” hacer. Si el símbolo ha llevado adelante tu proceso corporal y viene el cambio-sentido, descubres que habiendo permanecido con lo que sentías, las cosas se te dieron. El Dr. Carl Rogers estudió este fenómeno corroborando que el cambio viene con el proceso mismo, y “casi sin darnos cuenta”. Descubrirte como el proceso que eres no hace el cambio, más bien el experimentarte a ti mismo como el proceso de vida que eres es un cambio en sí mismo que siempre forma parte de tu proceso. Tu capacidad y apertura para recibir el don es también parte del cambio en ti, un cambio trascendente. ¿Recuerdas que después de enfocar la mujer de la historia que te conté fue directo a casa a bañar a su hija y luego también pudo acompañar a su prima cuando estaba entre la vida y la muerte en la terapia intensiva de un hospital? Allí no hubo un mandato, un proponerse algo y cumplirlo, tampoco una lucha o un poner a prueba su fuerza de voluntad, etc. El cambio interior, el cambio de conducta o comportamiento, como el proceso mismo, son gratuitos (Gendlin). b) ¿Todo esto tan complicado hacen las personas que intuitivamente enfocan? R: Sí. Esto nos habla de lo sofisticado que es nuestro cuerpo en su funcionamiento, engendrando lo espiritual desde el plano fisiológico. Jamás pensamos que hubiera una sabiduría tan grande en algo tan poco apreciado como lo es el cuerpo en nuestra cultura occidental. Si queremos aprender humildad (condición indispensable para entrar al mundo de lo espiritual) ya tenemos un maestro confiable, seguro: nuestro cuerpo, él es la humildad misma encarnada. Lo mismo podemos decir acerca de las virtudes y los valores. Si has tenido modelos auténticos de honestidad, de respeto, de compasión, etcétera, qué bueno; si no, ya no los tienes que buscar fuera de ti. En tu cuerpo tienes un Maestro Interior de Afecto que sabe muy bien


90

DR. JUAN B. PRADO FLORES

cómo estar presente para tus asuntos difíciles o complicados. Atiéndelo y descubrirás en él todo un sistema de valores auténticos que te transforman desde dentro de ti mismo. c) No creo que alguna vez pueda yo hacer esto de una manera no artificial. R: Es como aprender a nadar o a andar en bicicleta. Exactamente igual. Solamente te metes al agua o te subes a la bici. La habilidad ya nos fue dada, pero es la práctica lo que nos permite aprender a caminar, a comunicarnos, a manejar una computadora, a trasplantar un corazón... La práctica permite que lo que haces, incluyendo enfocar, lo hagas cada vez mejor. d) ¿Qué pasaría si yo hiciera mis propios pasos de mi propio enfoque? R: Esto sería genial. De hecho, estos pasos sólo buscan ponerte en contacto con tu propia ‘FUENTE INTERIOR’. Puede que descubras el proceso del Enfoque gracias a estas instrucciones o puede que lo hagas modificando y adaptando estas instrucciones para ti. Se trata de que te des cuenta de que el Enfoque se origina interiormente y que no se da en pasos sobrepuestos, sino como un proceso que se desenvuelve y que no tiene nada que ver con lo que generalmente se nos sugiere o impone desde afuera. Sólo tendrías que ver que tu manera de hacer el Enfoque no te lleve, autoengañándote, en una dirección equivocada, esto es, a saltarte y eventualmente, a evadir, el proceso de tu desarrollo. A eso es a lo que McMahon llamaría estar haciendo “jueguitos de enfoque.” e) ¿Cuál de los seis pasos es el más difícil de lograr? R: Un condicionamiento cultural profundamente arraigado en todos y cada uno de nosotros es el querer estar siempre en control de todo; otro es pensar que por ser educado, académicamente formado, culto, se tienen predeterminadas, algo así como encasilladas, las respuestas correctas (para uno mismo y para los demás). De ahí que a veces se nos dificulte enormemente salir de la mente para hacer el espacio donde pueda darse el proceso corporal que nos da respuestas diferenciadas y sorprendentes para cada asunto o situación (de lo que se encarga el Paso Nº 1). También es difícil estar presentes, atender, apreciar las cosas incómodas, atemorizantes que lleva nuestro cuerpo. Para ello tenemos el recurso de aprender a crearles un clima confiable y seguro llevándoles empatía, genuinidad y afecto. Puede también dificultársenos dejar que se forme la sensación-sentida. No es fácil atender algo ¡que aún se está formando! Tampoco lo es atender algo difuso, nebuloso, incómodo, irresuelto, molesto. Allí puedes encontrarte con muchas cosas estáticas de tu mente (resistencias): “yo no puedo”, “yo nunca sabré cómo”; o probablemente te encontrarás analizando, protestando, culpando, buscando soluciones. Es cuestión de callar, sentir tu cuerpo y recibir lo que él te esté diciendo.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

91

Ciertamente ayuda saber que la sensación-sentida generalmente aparece entre la garganta y el vientre (zona inervada por el sistema nervioso gastrointestinal). Si podemos esperar allí con paciencia a que se forme y le permitimos simbolizarse con precisión, estaremos aprendiendo a enfocar. El resto, -que es el núcleo del Enfoque propiamente dicho- se da por sí sólo. Solamente tienes que estar presente, abierto, recibiendo, validando y apreciando lo que venga.


10 LO QUE EL ENFOQUE NO ES “La mayoría de las personas, para cuando llegan a ser adultas, tienen la cultura en psicoterapia de un lego… (esto) puede llevar a prejuicios falsos. Si tú comienzas tu experiencia del enfoque con un error semejante en tu mente, con toda seguridad saldrás disparado en la dirección equivocada”

R

E. T. Gendlin46

A) INTRODUCCIÓN En ciertas ocasiones que he tratado de compartir el Enfoque, cuando a algunas personas les he dicho que es necesario aprender a realmente cuidar y escuchar nuestros sentimientos, me responden con un sí rotundo, como si lo hubieran estado haciendo toda la vida. O cuando digo que la espiritualidad no viene del mundo de control de nuestra mente, la gente pone ojos desorbitados como si estuviera diciendo la mayor estupidez o cometiendo al más grande agravio contra la razón todopoderosa. Esto me dice que para las personas que se encuentran en los niveles más bajos de la Escala Experiencial, la iniciación –en- y la enseñanza del Enfoque no siempre es fácil, como tampoco su aprendizaje. Muchas veces yo he entendido de qué se trata algo específico de la Bio-Espiritualidad y del Enfoque, pero no es sino hasta que lo experiencio que me doy cuenta de que lo había entendido con mi cabeza pero que en realidad antes de experienciarlo no sabía de qué realmente se trataba. Es que en la vida corriente no sólo hemos adquirido actitudes antiescucha, sino también antienfoque. Pero como realmente nos interesa hacerle espacio a nuestro autodesarrollo, necesitamos ir descubriéndonos tales actitudes y patrones. Ellos irán menguando conforme vayamos adquiriendo una relación interior de enfoque.47 Ahora podrás comenzar a darte cuenta de que lo que generalmente haces te ha estado alejando del 46

47

92

E. T. Gendlin. Focusing, proceso y técnica del enfoque corporal, Op. Cit. p. 91. Este tema y el siguiente han sido tomados en su mayor parte de esta obra de Gendlin, quien con su autoridad única, nos guía hacia la experiencia corporal del cambio distinguiéndola claramente de lo que no es. Ann Weiser Cornell y Barbara McGavin, extraordinarias maestras de Focusing, fundamentan el éxito terapéutico del cliente en el hecho de que éste adquiera La


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

93

proceso del cambio. El estudio de este tema puede serte de grande ayuda para distinguir lo que el Enfoque es de lo que no es. Esto significa que dejar de lado lo que sabíamos mentalmente acerca de cómo se da el cambio en el ser humano hacia la salud, el desarrollo, la integración, la plenitud/santidad, y atrevernos a entrar y dejarnos ir confiadamente en el proceso de gracia del Enfoque Bio-Espiritual que nos sana y pacifica desde adentro, surge del enfocar y no hay nada que pueda sustituir tal proceso/experiencia. Ahora que estamos aprendiendo o reaprendiendo a enfocar, puede ser que nuestros intentos aún no nos hayan llevado a ningún lado y sigamos atorados, bloqueados y/o atrapados en nuestros, hasta ahora, inamovibles patrones anti-enfoque. Por todo esto, es muy importante saber tanto lo que el Enfoque es, como lo que no es. Confundir ambas cosas nos “lanzará, con toda seguridad, en la dirección equivocada”, nos dice el Dr. Gendlin. Así que ahora vamos a ver algunas de las cosas que generalmente hacemos y que nos alejan de la naturaleza y del proceso del Enfoque Corporal. B) ENFOCAR NO TIENE QUE VER CON NUESTRA AUTOCRÍTICA a) No es un sermonearte por lo que está mal en tu vida, por mucho que lo bases en sólidas deducciones y en interpretaciones, por muy inteligentes que pudieran parecer. b) Tampoco es insultarte, pensando que lo que mereces en un buen puntapié. Ninguna de estas formas de expresarse el “crítico interno” logrará jamás, ningún cambio real en ti. • En lugar de hablarte a ti mismo desde afuera, tú escuchas LO QUE VIENE de ti desde adentro. Preguntas de una manera suave, amigable y comprensiva: “¿Qué te pasa?”, sin contestarte con las respuestas que te son familiares tal vez desde que eras pequeño. Tu persona interior también puede contestar y no necesita que tú lo hagas desde afuera. Aguarda pacientemente a que aparezcan respuestas frescas, nuevas, procedentes de tu interior, desde los significados-sentidos que llevas en tu cuerpo. C) EL ENFOCAR NO ES UN PROCESO ANALÍTICO No importa qué tan correctas sean las suposiciones básicas detrás de tu análisis. Al finalizar éste, seguirás aún bloqueado, y eso es algo pesimista.

Relación Interior de Focusing: http://www.focusing.org/folio/Vol21No12008/03_ InnerRelatTRIB.pdf


94

DR. JUAN B. PRADO FLORES

a) Si piensas que ERES tonto, flojo, aburrido, o lo que siempre te has dicho, esas son sólo palabras que no dicen nada en absoluto de tu ser interior. Tú no eres un “producto terminado” salido de una línea de ensamble. b) El Enfoque está basado en la suposición OPTIMISTA de movimiento. TÚ ERES PROCESO capaz de continuos cambios y movimientos hacia adelante. Los “problemas” dentro de ti son esas partes del proceso que están detenidas; el objetivo del EB-E es ponerlas en marcha y con ellas, a ti en movimiento de nuevo. Cuando empleas correctamente el Enfoque no-sólo confías en que vendrá un cambio, sino que lo propicias, lo creas en el mismo acto de ponerte a enfocar. • En lugar de analizar un problema, empiezas por ponerte en contacto con el significado sentido del mismo. Habiendo sentido el problema entero, puedes ponerte luego en contacto con el núcleo, y después con lo que está debajo. Entonces enfocas sobre esto, paso a paso, hasta que se siente resuelto el asunto. El análisis te dicta soluciones, el Enfoque te da RESOLUCIONES. Un cambio físico es la señal de que un bloqueo interior se ha resuelto. Este cambio te lleva a darte cuenta de una manera sentida que también la sensación-sentida ha cambiado, lo que quiere decir ¡que tú has cambiado! Llevar a cabo el Enfoque proporciona una “mejor y más verdadera” comprensión de las cosas porque partes de y te mantienes en, lo que en ti es real. Entonces viene un CONOCIMIENTO SENTIDO, que normalmente no tiene que ver con las consideraciones que tú, racionalmente, habías contemplado. Esto produce un CAMBIO-SENTIDO, un algo nuevo, que a veces no lo puedes creer.

Aquí encuentras una SABIDURÍA CORPORAL que “va más allá de todo conocimiento”. A veces un cambio puede producirse sin que entiendas el porqué o cómo sucedió. El comprender intelectualmente en tales casos es un producto derivado. A veces lo que llega no se siente que venga al caso. Puedes hasta decir ¿De qué me sirve esto que ha venido? o ¿Qué es esto?, pero lo que ha venido (el símbolo interactuando con la sensación-sentida) hace diferente la sensación-sentida del problema, aunque racionalmente no percibas nada diferente. El cambio se ha dado primero en tu cuerpo, no en tu mente racional. Y cuando el proceso corporal te lleva a una cognición, origina un cambio en la persona total, incluyendo tu fisiología organísmica. La mente racional, en su momento, es pues también enriquecida. El proceso del EB-E es gratuito. Es regalo, es don. Cuando te das cuenta de que algo se movió, que cambió; que vino algo que ni remotamente habías imaginado, un soltarse algo dentro, un respirar


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

95

más libremente, etc., la sorpresa, el asombro y el maravillarte, te hacen darte cuenta de que tú no lo hiciste, que nada de lo que vino estuvo bajo tu control. Ciertamente el Enfoque te introduce al misterio que tú eres; sabemos y sobre todo SENTIMOS mejor LO QUE PASA que el porqué pasa. Nuestra mente no parece estar capacitada para decírnoslo cuando está sucediendo. Ella tiene que trabajar sobre la base del cambio-sentido. D) ENFOCAR NO ES IR A UNA SIMPLE SENSACIÓN CORPORAL Una sensación-sentida es la sensación física de un asunto, de un problema, de una tensión, de una situación; es la sensación física que tiene su propio significado, dirección, sentido y propósito. •

Si tienes sensaciones corporales que parecen puramente físicas, y no relacionadas con ningún aspecto de tu vida, déjalas pasar. Pregúntate CÓMO VA TU VIDA y bastante pronto tendrás una sensación-corporal-sentida.

E) ENFOCAR NO ES PONERTE EN CONTACTO CON LAS SENSACIONES DE TUS ENTRAÑAS Quizá tengas una sanación CLARA e INTENSA de algún problema y de ordinario la misma una y otra vez. ¡No tienes por qué llevarla siempre igual! Una sensación-sentida es la más extensa, borrosa, al principio confusa molestia que TODO el problema produce en tu cuerpo. Es cómo tu cuerpo RESPONDE a TODO el problema. •

Para dejar que se forme la sensación-sentida tienes que mantenerte cerca de tu emoción habitual, ofreciéndole tu presencia que crea un espacio donde pueda formarse la sensación-sentida que es más amplia, menos intensa, más fácil de sostener, que la emoción inicial.

F) EL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL NO ES LA VERSIÓN PSICOLÓGICA DEL “MÉTODO CIENTÍFICO” El razonamiento lógico, lineal es la base del método científico que podemos resumir en: Comprender el fenómeno para poder predecirlo y así controlarlo. Este modelo ha estado presente de mil maneras en nuestras vidas, y cuando atendemos un asunto vital recurrimos a él sin siquiera sospechar que para resolver nuestros asuntos, para orientar y vivir nuestra vida no es en absoluto la herramienta apropiada. Siguiéndolo como modelo, pensamos, recabamos información, buscamos expertos que nos aclaren los puntos difíciles u obscuros del problema para llegar a una clara comprensión del mismo esperando así poder predecir los resultados y con las armas de nuestra férrea voluntad, de nuestro esfuerzo y de ir tras nuestros más grandes ideales, poder vencerlo, controlarlo. Pero cada día son más las personas que han dejado, desilusionadas, este modelo -de lucha, dominio y


96

DR. JUAN B. PRADO FLORES

control- y otros aparentemente más sofisticados pero que sólo son más de lo mismo. •

Así que en lugar de enfrentar, conquistar y derrotar lo que has hecho -y/o llamado- tus ‘enemigos interiores’, vas a ellos y los atiendes como atenderías a alguien que tiene el mensaje de vida específico que tú necesitas, que sólo ellos conocen y… los ESCUCHAS.

G) EL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL SE ENCUENTRA EN LAS ATÍPODAS DEL MODELO BÉLICO En el EB-E no partimos del modelo de lucha, de combate, de violento enfrentamiento, ni tratamos de salir triunfantes de las situaciones existenciales que vivimos. Nuestro punto de partida es más modesto, menos espectacular, pero más realista. Se fundamenta en lo absolutamente real de nuestro dolor, de nuestra confusión, de nuestros miedos, de nuestro quebranto, y los atendemos ofreciéndoles nuestra presencia cálida y aceptante. •

Paradójicamente cuando acogemos, sostenemos y abrazamos lo que en nosotros es real, el proceso se potencializa y nos lanza a niveles de desarrollo inabordables por medios supuestamente ‘científicos’, más o menos sofisticados, pero absolutamente inadecuados. San Pablo, quizá el más grande místico que ha dado la humanidad, llegó a darse cuenta de que era precisamente en aquello que lo lastimaba, en sus limitaciones, en sus “debilidades”, en donde Dios actuaba con todo su poder (2 Cor 12: 7-10).

H) TE PROPONGO Puesto que al tratar de enfocar quizá te encuentres haciendo algo como lo puesto en este tema que muestra lo que el enfoque NO es, te sugiero que revises y te des cuenta del patrón o patrones que te saca(n) del proceso corporal de Focusing o que te mantiene fuera de él. Luego trata de hacer tu ejercicio de Enfoque mediante las indicaciones que he puesto en las viñetas que se encuentran debajo de cada enunciado. De esta manera estarás capacitándote para hacerlo correctamente. Así notarás la gran diferencia entre lo que comúnmente nos enseñaron y que tan bien hacemos pero saltándonos el agraciado proceso del cambio, y lo que nos enseña y aprendemos mediante el Enfoque Bio-Espiritual. I) ALGUNOS CUESTIONAMIENTOS Y MIS RESPUESTAS PARA ELLOS a) Puedo verme retratado en alguna (o algunas) de estas maneras de no enfocar. A veces, cuando lo intento termino en ella(s). R: Recuerda que estamos ante una novedosa técnica (el EB-E) que no había sido descubierta y que aunque integrada en nosotros, tal vez


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

97

dejamos de lado hace tiempo. Es pues, inevitable tener dificultades para llevarla a cabo. Si tú vas aprendiendo lo que el Enfoque es en contraste con lo que no es, tu cuerpo irá registrando esas diferencias, lo reconocerá concretamente cuándo lo haces correctamente y se dará cuenta de que para su beneplácito, las reglas del juego han cambiado y tus cambios-sentidos te irán revelando que has estado permitiendo a tu maestro interior de afecto trabajar en tu beneficio, de la manera que él ya sabe hacerlo. b) Me han dicho que Dios se comunica conmigo desde mis tempestades internas lo mismo que en momentos de sosiego y plenitud. ¿Cómo puedo distinguir esa ‘voz de Dios’ de la de mi “crítico interno”? R: La ‘voz de Dios’, de tu conciencia, o de tu ‘fuente interna’ es dicha, escuchada y recibida por ti como proceso físicamente sentido, y es en sí misma desarrollo, movimiento. La de tu “critico interno” es monotonía (siempre te dice lo mismo: tonto, imbécil, estúpido), no es movimiento (“¿otra vez lo mismo?”, “¡nunca cambiarás!”, “tú no puedes”...), no es desarrollo (“esto no es para ti”, “jamás alcanzarás eso”...) ¿Puedes ver la diferencia? c) En mi ambiente familiar, social, comunitario, laboral, religioso, he aprendido a no enfocar cuando en lugar de tomar en cuenta mi cuerpo en el proceso de integración, me pongo a analizar; o cuando busco soluciones mentales, cuando simplemente reacciono si alguien me hiere o cuando intento conectarme a nivel intelectual con Dios. Cuando programo cambios en mi vida basados en ideales venidos del exterior y los ejecuto con toda la fuerza de mi voluntad; cuando quiero que cambien o cambiar a los demás, etc. Descubrir en mí esas prácticas ¿no es aceptar que la cultura en la que me muevo ha estado, por siglos, equivocada? R: Parece absolutamente falsa una respuesta afirmativa, sin embargo los frutos de esa cultura, basada en el control y el dominio, son: el odio, las guerras, el desastre ecológico, la violencia institucionalizada, la corrupción, el sufrimiento humano, todo ello generado durante milenios. Teresa de Calcuta lo dijo en forma concisa y clara: “En Oriente los estómagos están vacíos, en Occidente, los corazones”. Como lo experimentamos en el Enfoque Bio-Espiritual, el cuerpo individual y el Cuerpo de la humanidad entera, bien puede ser el terreno común para una espiritualidad global que interconecte con todo cuanto existe nuestra irreductible unicidad. d) Si llego a enfocar algún día, ¿no seré entonces el ser más solo, aislado e incomprendido sobre la tierra? R: No, serás el/la más regalado/a, más donado/a, más pleno/a, más agradecido/a. Vale la pena recordar que el Enfoque se está practicando en mil lugares ahora mismo en toda la Tierra. Por definición, alguien (todo el) que enfoca sabe que no está solo. Enfocar es el encuentro más básico que


98

DR. JUAN B. PRADO FLORES

necesitamos tener, el encuentro con nosotros mismos que siempre incluye un: “Bienvenido/a de nuevo a Casa”. e) En realidad tengo miedo de tratar de enfocar y no hacerlo bien. Podría ser contraproducente... R: Bueno, si éste es tu caso, ahí está el “miedo a enfocar”, y partir de este miedo que es “lo real” en ti ahora, puede ser el punto de inicio de tu Enfoque. Si tienes alguien que te pueda acompañar, atiende tu temor de no hacerlo bien y permanece junto a la sensación-sentida de la globalidad que está debajo de este sentimiento, validándola, respetándola, sosteniéndola, abrazándola (sin quererla cambiar). Seguramente debajo de ese miedo, en la sensación-sentida de todo acerca de él, hay una historia que necesita desenvolverse y serte revelada. Si puedes permanecer allí o regresar a ella si algún patrón protegido por el hábito intenta sacarte del proceso, vas a experimentar por ti mismo la continuidad del proceso que tú eres… te vas a sorprender.


11 PORQUÉ SE NOS DIFICULTA ENFOCAR “Deja a un lado, por algún tiempo, lo que sepas acerca de psicoterapia o de procesos internos. Lo que estoy a punto de mostrarte no es… alguna de estas formas dolorosas y lentas de atormentarse a uno mismo que con frecuencia se toman por psicoterapia”

R

E. T. Gendlin48

A) INTRODUCCIÓN Aunque algunas personas enfocan de una manera natural, a la mayoría no nos resulta fácil hacerlo cuando comenzamos a intentarlo. Es que el aprendizaje del Enfoque Bio-Espiritual requiere de práctica, aún para aquellos a los que, ocasionalmente, se les da. Pero quedarnos con que enfocar es difícil puede desanimarnos; o tal vez estemos haciéndolo a nuestro modo dejando de lado algo y eso es lo que nos impide llegar a experimentar la resolución de algún asunto para nosotros importante; podemos hasta pensar que enfocar es algo muy complicado cuando lo que pasa es que, aunque ya integrado en nosotros, no nos es familiar. O tal vez lo que nos esté sucediendo es que aún no le hemos encontrado sentido, lo cual también es muy válido. Por otro lado, enfocar sin alguien que nos guíe, pone de relieve las dificultades personales para llevar a cabo el proceso. Esto nos permite darnos cuenta de la importancia que tiene cada Movimiento o Paso del Enfoque. Así que vale la pena tomar conciencia de nuestras dificultades para llevarlo a cabo, conocer las alternativas que aquí se nos ofrecen y en nuestro caso, aplicarlas. A medida que vamos adquiriendo una actitud de enfoque, las dificultades para llevarlo a cabo se van resolviendo. No olvides que al traer

48

Focusing (en español). Op. Cit. p. 27, 29, 33. La seria investigación llevada a cabo por Gendlin y sus colaboradores, le llevó a aceptar que los descubrimientos procedentes de ella eran muy distintos a los que él y muchos terapeutas profesionales esperaban. Los sorprendentes resultados obtenidos le habían hecho darse cuenta de que sus convicciones subjetivas estaban equivocadas.

99


100

DR. JUAN B. PRADO FLORES

tu compasiva presencia permitiendo que se exprese como Amor Ágape para cualquier dificultad que surja al enfocar, facilita y potencializa enormemente el proceso de gracia que es el Enfoque Bio-Espiritual. Una manera de simplificar lo aparentemente complicado es que se trata de simplemente aprender a estar presente al fluir del proceso del sentimiento sin que los procesos mentales del control nos lo impidan. B) NIVELES EN LOS QUE SE NOS PUEDE DIFICULTAR ENFOCAR 49 Vamos a ver los tres niveles en los que el propio Dr. Gendlin nos orienta hacia nuestro proceso corporal desde donde puede dificultársenos atender nuestros asuntos difíciles, atemorizantes, complicados o de muy larga duración. Tomaremos como referente para ello los Movimientos del Enfoque como los enseña Gendlin. I.- DIFICULTADES PARA DESPEJARTE UN ESPACIO (Si no puedes desidentificarte de tus problemas) El Enfoque se desarrolla en el cuerpo, lo cual requiere que entremos en él experimentándolo, sintiendo su vitalidad, su energía, su dirección hacia la salud y el desarrollo. Para ello comenzamos por tomarnos un tiempo de Preparación para darnos cuenta de que nuestro cuerpo nos está hablando, para acercarnos e ir dentro de él, darle nuestro aprecio y recibir su sabiduría. Con sólo hacer eso, ya estamos dejando de lado tanto el torrente de pensamientos que suelen impedirnos escucharlo, como las intensas y conocidas emociones que nos subyugan y alejan del proceso corporal del cambio. En el mismo sentido, el Primer Movimiento de la técnica del Enfoque es enormemente importante porque si se da, los demás también tendrán lugar. Y hasta que se haga (este primer paso) el resto del trabajo no puede comenzar en absoluto. Se trata de que hagas un espacio para ti en el que puedas vivir mientras tiene lugar el enfoque dentro de tu cuerpo: •

• •

49

ES COMO ACLARAR UN ESPACIO EN UN CUARTO ATESTADO DE COSAS, así que comienzas por retirar los objetos que te impiden ¡abrir la puerta! Enseguida pones uno a uno tus problemas en algún lugar seguro para ellos, a fin de hacer un sitio para ti en el que puedas respirar y verte con comodidad un rato. DISTÁNCIATE DE TUS PROBLEMAS. Tú no eres tus problemas. Tampoco te vas a escapar de ellos. Sitúate y quédate donde los puedas sentir sin que te parezcan demasiado amenazantes. NO TIENES QUE SENTIRTE APABULLADO POR TUS SENSACIONES DE SIEMPRE; date permiso de sentirte bien: No te

Ibid, Capítulos 7, 8 y 9.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

• • •

101

estás escapando de ese revoltijo, sólo estás tomando un descanso fuera de él. TU CUERPO NO TIENE QUE ESTAR EXPRESANDO CONTINUAMENTE TUS MOLESTIAS. No te hagas la encarnación de tus molestias, sólo tenlas delante de ti. Dale a tu cuerpo una pausa, un momento de compasión; déjalo sentirse entero y sano. Hazlo por un minuto y estarás preparado para actuar sobre las dificultades y sensaciones dolorosas de una forma nueva. Entonces es que comenzará el proceso. PON LA CARGA EN EL SUELO. Pon en fila uno a uno tus problemas y míralos, sin cargarlos. Ahora puedes descansar de ellos. HAZ UNA LISTA DE TUS PROBLEMAS. El saber todo lo que tienes que hacer alivia el pánico. Ahora sabes qué es primero. CONFÍA EN TU CUERPO. Si aparece tu mente pidiéndote explicación y comprobación de todo cuanto sucede en el proceso corporal del focusing, deja ir sus requerimientos y lleva tu atención dentro de tu cuerpo. Deja que él vuelva a su estado natural que es perfecto. HAZ UN INVENTARIO. Atendiendo a tu cuerpo le propones que te sientes excelente de cómo marcha tu vida. Dejas que tu cuerpo te responda y haces un inventario. Tú no eres ninguna de las cosas que has dejado a un lado, ¡tú yo-mismo no es en absoluto ningún contenido! Y cuando llegues a un espacio amplio tal vez quieras permanecer un rato allí. ESCUCHA AMABLE. Estableces una atmósfera de escucha amigable dentro de ti y le preguntas a tu cuerpo ¿Cuál es la cosa principal para ti ahora? Sólo vas a escuchar aquello que está privando a tu cuerpo de sentirse sano. Deshecha cualquier respuesta hostil y prepárate para RECIBIR cualquier sensación que surja. Tu cuerpo necesita unos 30 segundos para contestarte. Mantén tu sitio DESPEJADO y ya estás en el siguiente movimiento. II.- DIFICULTADES PARA PERMITIR QUE SE FORME LA SENSACION-SENTIDA (Si no puedes sentir la totalidad del problema)

Recuerda que la sensación-sentida es la globalidad sentida como tu cuerpo lleva un asunto importante de tu vida. Ella no ha estado siempre ahí, necesita tiempo para formarse. Tenemos que aprender a permitírselo. •

DONDE BUSCAR LA SENSACIÓN-SENTIDA.

La sensación-sentida está como entretejida pero se SIENTE como una unidad. Se siente EN EL CUERPO, pero todavía no hay ninguna palabra


102

DR. JUAN B. PRADO FLORES

específica. Buscas la S-S dentro de tu cuerpo. Cuando la sientes hay una liberación física. •

PRACTICA EN CONSEGUIR UNA SENSACIÓN SENTIDA

a) Silenciosamente, busca para ti algo que te gusta o que piensas que es bello; algo muy especial. Tómate uno o dos minutos. b) Si vienen varias cosas, decídete por una. Pregúntate: “¿Dónde, cómo se siente esto________________ que quiero o que amo tanto?” c) Permítete sentir la sensación de totalidad acerca de eso especial o digno de ser amado. A ver si puedes encontrar una o dos palabras que lo expresen mejor. d) Permítete sentir a lo que estas palabras se refieren, a la totalidad de la sensación-sentida. Nota qué poco dicen las palabras (que son sólo abstracciones) de tu sentir amoroso, y déjate ir en ella. •

OTRAS MANERAS DE SENSACIÓN-SENTIDA

PERMITIR

QUE

SE

FORME

LA

Enfoca sobre algún problema. Proponle a tu cuerpo: “Me siento maravillosamente bien acerca de este asunto. Todo él está resuelto”. Lo que aparece es la sensación-sentida de ese asunto. Si no encuentras ningún problema pregúntate: ¿Cómo se siente en mi cuerpo no tener ningún problema? Espera a ver qué viene como respuesta sentida en tu cuerpo. Imagina que tu problema es un gran mural. Tómate la distancia necesaria para contemplarlo. Después presta atención a la sensación-sentida que te proporciona la imagen en tu cuerpo.

CUANDO LAS PALABRAS SE ENTROMETEN EN EL CAMINO. Si has estado viviendo con un problema durante mucho tiempo, probablemente has tomado ciertas palabras para describir o explicar el problema y estás bloqueado por esas palabras. Nada cambiará si ellas están siempre en el camino. Déjalas ir y permite que se extienda el significado-sentido preguntándote: ¿Cómo se siente todo esto en mi cuerpo ahora? Es importante pues, no quedarte fijado en los mismos pensamientos y sufrimientos, sino ensanchar el campo para que pueda comenzar un proceso diferente a partir de la sensación más amplia del problema en el cuerpo. CUANDO NO HAY SENSACIÓN SIN PALABRAS. Si sensación y palabras están ensambladas pregúntate: ¿Cómo se siente debajo de todas estas palabras? Deja que se forme la sensación alrededor de las palabras y pregúntate: ¿Dónde se siente todo esto?, y deja que tu sensación corporal conteste.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

• • •

103

SI ESTÁS ENGARROTADO(A). Estira y afloja parte por parte de tu cuerpo, siéntete descansado y disponte a sentirlo. CUANDO NADA SE SIENTE CORPORALMENTE. Ve al tema sobre la sensación-sentida donde encontrarás muchas situaciones a partir de las que puedes permitir que se formen sensaciones-sentidas. SI HALLAS TU MENTE DIVAGANDO. Regresa ahí donde estabas tratando de sentir todo acerca de ese asunto. Sé suave contigo. Pon tu brazo alrededor de ti mismo y vuelve delicadamente atrás a donde te quedaste. SI TIENES POCAS SENSACIONES. Pregúntate: ¿Cómo estoy ahora? ¿Qué estoy sintiendo en estos momentos? No te des la contestación. Espera y mira qué viene. Y cuando encuentres algo con cierta claridad alégrate. Si alguna sensación no tiene nombre ese puede ser el mejor de todos los hallazgos. Para, escucha y deja fluir el lenguaje de tu cuerpo. SI TE SIENTES EN BLANCO, BLOQUEADO O VACÍO. La ausencia de sentir también es un sentir. Atiende eso preguntándote ¿Cómo, dónde, se siente esto dentro de mí? A veces tenemos un estado de ánimo casi permanente de soledad, agitación, inquietud, tristeza, desasosiego, etcétera, que llega a sustraerse de nuestra conciencia cotidiana permaneciendo imperceptible. Permanece allí con él, sin discutir, sin evaluarlo, sin siquiera describirlo con palabras. Más temprano que tarde él se abrirá y te contará su historia. SI ESTAS ESFORZÁNDOTE DEMASIADO O ENFADADO CONTIGO O TEMEROSO DE ENFOCAR. Pregúntate: ¿Cómo se siente en mi cuerpo todo lo relacionado con el estar esforzándome demasiado -o con ese enojo, o con ese temor- al tratar de enfocar? O di: Está bien, no vamos a forzar nada. Nos mantendremos a distancia y desde aquí veremos qué es ese esforzarse demasiado (o ese temor, o ese enfado). SI EVITAS TUS SENTIMIENTOS Y TUS SENSACIONES. Recuerda que tú eres PROCESO. No eres un saco lleno de culebras ni dentro de ti está una jaula con fieras hambrientas prontas a devorarte. Tus sensaciones y sentimientos son la parte del proceso que está sucediendo ahora en ti. No hay por qué temerle a cosas que de todas maneras han estado allí y que de hecho, tú ya has venido cargando. Si permaneces con este paisaje interior tal y como está, él irá diferenciándose y aclarándosete. SI VIENEN DEMASIADO DE PRISA DEMASIADAS SENSACIONES. Deslízate silenciosamente debajo de todas ellas y ve qué hay allí. SI TU CRÍTICO INTERIOR HACE QUE TE SIENTAS MAL Atiende el sentimiento o sensación que con eso viene. Tu sensación viene de dentro de ti, no es la voz de tu crítico. “ME SIENTO CON MI SENSACIÓN MALA DE SIEMPRE”. Aprecia un más amplio sentir de toda la región del problema de la que la


104

DR. JUAN B. PRADO FLORES

sensación mala es sólo parte. Mantente fuera del conocido hoyo en donde te hundes. Quédate fuera de la emoción. Debajo de ella hallarás la sensación-sentida. Esta es más llevadera que las solas emociones. III.- SI NO PUEDES PERMITIR QUE SE DÉ EL CAMBIO SENTIDO (Si te sientes igual o peor que al principio) •

UN DELIBERADO “SOLTAR LAS RIENDAS”. Ya sea que tu actitud sea de control estricto de tus sentimientos o de nunca querer dirigirlos o controlarlos, cualquier extremo te puede privar de conseguir un cambio corporal sentido. En el Enfoque primero guías el proceso hasta que tienes la sensación-sentida. Luego te dejas llevar por el proceso mismo, recibiendo, agradecido, su lenguaje: palabras, imágenes, sensaciones, recuerdos, sentimientos, que conectan y llevan adelante la sensación-sentida de tu asunto. • PERMÍTELE CAMBIAR A TU CURPO. Primero permítete exhalar profundamente o afirmar moviendo tu cabeza con algún cambio sentido. Luego deja que los propios cambios se expresen en, por medio de, tu cuerpo. Si surge algo que se siente como “correcto”, como “justo”, pruébalo varias veces hasta sentir un cambio corporal más grande. • FORMÚLALE ALGUNAS PREGUNTAS A ESO QUE ESTÁ DETENIDO De lo que está mal o pasos hacia atrás: ¿“Cuál es el núcleo de todo esto”? “¿Cómo se siente lo peor de todo esto?... ¿Dónde eso se siente?” ¿De dónde viene todo esto? Para dar pasos hacia delante, pasos de vida: ¿Qué necesitas de mí para que puedas cambiar y sentirte mejor? - CUANDO VIENE EL SÍMBOLO PERO ESTÁS BLOQUEADO. “Tengo miedo”. Pregúntate: ¿Cómo es esa sensación de miedo? ¿Dónde está? Observa desde una distancia en la que no te sientas amenazado. Descansa, respira. . Pregúntate: ¿Cuál es la completa sensación en mi cuerpo acerca de todo esto? ¿Cuál es su cualidad específica? Espera que venga una imagen, un recuerdo... •

BUSCAR LA CONTESTACIÓN AL FINAL DEL LIBRO. ¿Cómo se sentiría en mi cuerpo si todo este asunto estuviera ya resuelto? Espera unos segundos que venga el cambio. Quédate con él y sugiérete: “Yo puedo sentirme así todo el tiempo”. Si viene como respuesta: “Lo siento, no puedes sentirte así todo el tiempo”, pregúntate: ¿Qué es eso que me lo impide?


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

105

CUANDO LAS RESPUESTAS NO VIENEN DE TU CUERPO SINO DE TU MENTE Y TE ENCUENTRAS ANALIZANDO. Ve al centro de tu cuerpo y espera. Deja que sea tu cuerpo quien responda.

C) PREGUNTAS. MIS RESPUESTAS a) ¿Así que cualquiera de estas cosas puede impedirme enfocar realmente? R: Sí. Porque estarías dejando de lado la sabiduría del cuerpo. No estamos permitiéndole llegar a “su estado natural que es perfecto” y desde allí guiarnos por caminos de congruencia y desarrollo. Se trata de acompañar a nuestro cuerpo tal y como él se está sintiendo. Lo perfecto de nuestro cuerpo no está solamente en lo que es capaz de hacer o hasta dónde puede llegar, sino que él sabe, con absoluta perfección cómo se está sintiendo y cómo acceder a un sentirse pleno. Tu cuerpo sabe perfectamente la dirección en la que ha de ir. Más “perfecto” no puede ser. b) ¿Si me equivoco o hago otra cosa voy a salir disparado(a) en una dirección equivocada? R: Sí. Lo trágico es que casi todo el día (si no somos de los que tienen el proceso del enfoque integrado y les fluye con absoluta naturalidad) hacemos precisamente lo que el Enfoque no es. Pero si lo haces bien vas a experimentar lo que es estar en movimiento; vas a estar adentrándote en un proceso de conocimiento de ti mismo que a la vez le regala aceptación a lo que en ti es real y comienza a surgir una nueva actitud empática, de auto-estima positiva e incondicional de donde surge el ser auténtico y el amor hacia quien REALMENTE eres. Esto no es poco. Es el principio y el eje de tu desarrollo, de tu espiritualidad, de tu compromiso por el bien común. c) ¿Cómo sé si realmente estoy enfocando o si estoy sólo jugando a que enfoco? R: Si ha venido algún movimiento en cómo lleva tu cuerpo ahora el asunto que has atendido, si algo se ha como desbloqueado, si ha surgido algo nuevo que no habías contemplado antes racionalmente, si hay un cambio-sentido en tu cuerpo: si respiras mejor, si hay una relajación; si hay una comprensión mayor, inclusive intelectual del asunto tratado; si ha venido dirección, significado, propósito a través del proceso corporal de tu enfoque, si experimentas una sensación como de esperanza; si ya no tienes que: reaccionar como siempre lo has hecho, quedarte enredado en tus compulsiones, estar fuera de contacto con tu yo interior... si surge en ti un hacer algo nuevo desde tu cambio sentido, entonces estás o has estado enfocando. Tal vez en un corto plazo te cause admiración algún cambio que estés experimentando en lo concreto de tu diario vivir.


106

DR. JUAN B. PRADO FLORES

d) ¿Hay alguna regla para mantenerme en el Enfoque cuando lo practico? R: Sí. Parte siempre de lo que en ti es real, tan real como que lo puedes sentir físicamente y mantente en relación con cómo se siente corporalmente cualquier cosa que surja del proceso. Atiende al lenguaje de tu cuerpo que te regala movimiento, cambio, en la manera como él lleva tus asuntos vitales. Si te distraes, si no puedes sentir, si todo lo que viene son palabras, si no puedes hacerte un espacio interior para ti, si no puedes salir de tus preocupaciones, si no vienen más que las preguntas y las respuestas de siempre, si te estás juzgando miedoso, malo, incapaz, si te estás censurando por sentir lo que sientes, etc., entonces necesitas descubrir dónde y cómo eso se está sintiendo. Ahora podrás ir a tu cuerpo y atender desde tu propio espacio y a la manera del enfoque, la sensación física de eso que ha venido. e) ¿Entonces acompañar a otro incluye conocer todas estas maneras de no enfocar? R: Sí, pero la mejor manera de llegar a acompañar a enfocar a otros es llevando tú a cabo tu propio enfoque. En realidad tanto para enfocar como para acompañar a otros, necesitamos redescubrir el proceso que hemos tenido relegado y mediante el entrenamiento y la práctica volver a dejarlo fluir. Ese fluir te acompañará a ti mientras tú acompañas a alguien a enfocar. D) TAREA-PROPUESTA Te pido que antes de ponerte a enfocar, te des cuenta de que siempre hay alguien viviendo dentro de ti, alguien que necesita ser escuchado, que está llevando asuntos inconclusos que luchan por completarse. Esta actitud más que ninguna otra te ayudará a descubrir qué cosas se interponen impidiendo o dificultando el proceso del Enfoque. Ya detectadas, atiende a la manera del Enfoque la que sientas que más necesita ser acompañada según se te ha sugerido en el desarrollo de este capítulo.


12 NUESTRAS ESTRUCTURAS-DE-EVASIÓN-DE-PROCESO “En la medida en que la evasión-de-proceso nos distraiga y aleje nuestra atención del conocimiento corporal, ella se convierte en un grave impedimento para el desarrollo espiritual, para la disminución de la violencia y para el despliegue de la paz mundial.”

E. M. McMahon, P. A. Campbell50

R A) INTRODUCCIÓN Sin duda, la mayor dificultad para enfocar es que estamos inmersos en conductas, patrones y mecanismos que nos mantienen alejados de y ajenos a, nuestros asuntos como los llevamos en el cuerpo. Como si esto fuera poco, tratamos de eliminarlos sólo por sernos incómodos, desagradables o dolorosos. El Dr. Gendlin nos ha esclarecido cómo es que estos hábitos – que al transformarse luego en prácticas obsesivo-compulsivas y más tarde en adicciones- nos mantienen esclavizados a ellos, incapacitándonos no sólo para darnos cuenta de su inutilidad, sino para intentar salir de dichos bloqueos. A estos patrones, comportamientos y roles que a través del tiempo todos hemos adquirido y que se han ido acentuando, Gendlin les ha llamado “Estructuras-de-Evasión-de-Proceso”. Con ello estamos diciendo que nos brincamos el proceso de la congruencia, le damos la vuelta, no entramos en él; y las consecuencias, tanto a escala personal como comunitaria y social han sido y son catastróficas pues impiden nuestra integración y nuestro desarrollo como individuos, como sociedades y como comunidades de naciones. De hecho, tal mecanismo practicado en automático, es lo que nos enferma física, psicológica, emocional y espiritualmente. Gracias al Enfoque Bio-Espiritual, ahora tenemos la clave que responde a uno de los planeamientos más crudos y a la pregunta más significativa que desde

50

En: Rediscovering the Lost Body-Connection within Christian Spirituality. Ed. Tasora, 2010, p. 187. Ésta extraordinaria obra ha sido traducida al español por http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/recursos.html.

107


108

DR. JUAN B. PRADO FLORES

siempre, se ha hecho el ser humano: ‘Realmente mi proceder ni yo mismo lo entiendo… ¿Por qué repito una y otra vez comportamientos destructivos hacia mí y hacia los demás aun cuando los reconozco y no los quiero hacer?’51 B) QUÉ ES LA EVASIÓN-DE-PROCESO Las Estructuras-de-Evasión-de-Proceso (Process-Skipping-Structures: Gendlin) son maneras más o menos sofisticadas por medio de las cuales adormecemos nuestros sentimientos, los minimizamos, los infravaloramos, nos enemistamos con, y/o huimos de ellos. Gendlin nos ha advertido que de no ser procesados, permanecerán allí esperando el momento y la ocasión de expresarse. A veces lo hacen con una violencia tal que aun nosotros desconocíamos llevar adentro; otras veces se manifiestan como depresión o como aislamiento; como enfermedad física o haciéndonos adictos a cualquier cosa, sustancia, persona, situación o práctica que los mantenga anestesiados. Eso no sólo bloquea el cambio, sino que acaba con la energía necesaria para la recuperación. Entonces llegamos a darnos cuenta que sólo estamos dando vueltas en círculos, paralizados, sin esperanza… Nuestra motivación última, al estar inmersos en un mecanismoevade-proceso, es tratar de obtener cierto control sobre nuestro dolor no resuelto. Tratamos de evitar, suprimir, controlar, el sufrimiento psico-emocional. Y a los ocho años de vida ya nos hicimos adictos a tratar de controlar todo lo que no entendíamos, lo que nos inquietaba o irritaba, lo que nos dolía, nos avergonzaba, etcétera. Lo que deberíamos saber es que ese dolor no nos va a dejar hasta que nos sentemos con él, lo escuchemos y le permitamos contarnos su historia desde donde es llevada y sentida en-por nuestro cuerpo. La evasión-de-proceso bloquea en nosotros el acceso al terreno inexplorado que la sensación-sentida nos regala transformando nuestras vidas. Así, hacemos de las estructuras-de-evasión-de-proceso nuestra propia cárcel donde podemos pasar la vida entera sin encontrar la dirección hacia el desarrollo, la creatividad, la auténtica libertad en el espíritu. La evasión-de-proceso no sólo se expresa en formas tan obvias como adicción a drogas, al alcohol, al sexo, al trabajo, a la diversión o en el tener que complacer a otros. La oración, la meditación, el trabajo voluntario y cualquier cosa que pueda sustituir el asumir lo que es real dentro de 51

Ver Epístola a los Romanos, 7,15-19. Es evidente que san Pablo está hablando ahí del ser humano desligado de su proceso interior del cambio, separado de sí mismo y de cuanto existe. Es muy importante darnos cuenta de la magnitud del problema. La buena noticia es que ya poseemos el ‘material interno’ necesario para reconectarnos.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

109

nosotros tiene el potencial de desarrollar un patrón adictivo mediante esas rígidas estructuras que llegan a hacer de nuestra vida algo que con Gendlin podemos llamar, “rutina en conserva”, y frecuentemente, ni eso siquiera. C) CÓMO SE FORMAN NUESTRAS ESTRUCTURAS-DE-EVASIÓN-DE-PROCESO a) Una sociedad represivo-adictiva La estructura de nuestra sociedad es represiva y se fundamenta en el control de los individuos. Está encaminada a impedirnos sentir, tocar y atender lo que nos atemoriza, confunde o avergüenza. Ella nos ofrece mil sustitutos del proceso que comienza con el atender lo que en nosotros es real, alejándonos así de lo que nos integra y pacifica desde adentro. Aun las prácticas religiosas y espirituales más comunes actualmente aceptadas, cuando se dan en un contexto que deja fuera al cuerpo, se transforman en estructuras potencialmente adictivas. Una sociedad como la nuestra que ha estado por siglos fuera del proceso de integración, es una sociedad que induce y fomenta el controlar a la gente mediante procesos adictivos que la mantienen atada a sus propios mecanismos-de-evasión-de-proceso. b) Nuestro dolor emocional no resuelto De niños, cuando experimentábamos abandono, rechazo o negligencia de parte de los adultos, o simplemente cuando había algo que no nos gustaba, nos asustaba o nos lastimaba, inmediatamente queríamos cambiarlo, olvidarlo o simplemente alejarlo. Lo más probable es que nadie nos enseñara a atender nuestros sentimientos de temor, abandono, impotencia, enojo, culpa, vergüenza, que surgían tanto en situaciones traumáticas como en la vida cotidiana. Probablemente ningún adulto cercano se acercó a ti cuando estabas viviendo esos sentimientos difíciles para invitarte a atenderlos diciéndote algo como: “Parece que estuvieras sintiendo algo que te…. (molesta, irrita, confunde). ¿Estaría bien tomarnos unos momentos juntos tú y yo atendiendo cómo llevas estos sentimientos en tu cuerpo ahora?” Así que al no haber sido escuchados esos sentimientos, esas experiencias han quedado irresueltas y sin esperanza de llegar a cambiar. Lo que nos decían generalmente era que no pasaba nada, que no teníamos por qué sentir eso, etcétera. Y aunque nosotros mismos nos hayamos dicho mil veces que eso ya lo superamos o que se trataba sólo de “miedos infantiles”, en realidad de allí parten los comportamientos que, como adultos, tenemos ante situaciones actuales que aun lejanamente, nos ponen en contacto con ese dolor irresuelto, no atendido, no escuchado. Si fui agredido de niño, temeré serlo nuevamente y buscaré la manera de evitarlo siempre que esté en una situación que tenga que ver con la original no procesada; entonces voy a huir o voy a reaccionar agresiva o violentamente ante aquello. Si para evitar un castigo que me lastimaba o avergonzaba


110

DR. JUAN B. PRADO FLORES

mentí, lo seguiré haciendo mientras esa herida o esa vergüenza no hayan sido procesadas y aunque ya no haya nadie que me castigue, porque el miedo al castigo está allí, igual en mis años 60s que cuando tenía tres o cuatro sin importar cuántas veces lo haya tratado de solucionar, o las mil razones y los mecanismos evade-proceso que tengo vigentes para, como adulto, ya no sentirlo. Y si “me dio resultado” esa práctica -mitigando, anestesiando, huyendo de mi dolor-, entonces muy probablemente lo seguiré haciendo hasta transformar mis prácticas de evasión-de-proceso en un patrón de comportamiento manifestado por conductas y actitudes que llegan a constituirse en “Totales Congelados” (Gendlin) sin ninguna opción al cambio. Para entonces ya no tenemos capacidad de elección, sólo reaccionamos condicionadamente una y otra vez a las situaciones sin poder salir de allí. En realidad estas estructuras nos mantienen en el pasado, llegando a sentirnos como atascados e incapaces de cambiar. Mantener este bloqueo consume mucha de la energía necesaria para el cambio mismo, para producir salud física, desarrollo, creatividad. D) EL MECANISMO PSICO-SOCIAL DE LA EVASIÓN DE PROCESO Para aclarar el mecanismo psicosocial de la evasión de proceso, tengo que hacer énfasis en las palabras de McMahon y Campbell que he puesto al inicio de este libro: “Cualquier espiritualidad surge de, y es creada por, personas que forman parte de las sociedades y las culturas que ellas reflejan y encarnan. Cuando determinada sociedad ha incorporado comportamientos adictivos sin reconocer ni comprender claramente esta patología y sin desarrollar una cuidadosa investigación sobre ello, los comportamientos alternativos implementados dentro de sus estructuras sociales tales como la familia, la educación y la religión, hacen que la espiritualidad se convierta fácilmente en parte integral de lo que continuará siendo el fundamento de sus comportamientos adictivos en lugar de ofrecer una alternativa sana. Las personas adictas crean espiritualidades y sociedades adictivas a través de la ignorancia y del miedo a descubrir la verdad de sus propias tendencias y conductas adictas”. Desde esta condición acrítica y desinformada, es que surgen nuestros hábitos-evade-proceso trabajando la mayor parte del tiempo sin que nos demos cuenta de ellos. Vienen como en ráfaga y los actuamos en piloto automático. Pero cuando deliberadamente reduces la velocidad y aprendes a reconocerlos, comienzas a sentir y a observar dichos hábitos en cuanto intentan entrar en acción. Pronto te encontrarás en una mejor posición para poder comenzar a escuchar más allá de ellos, yendo dentro de tus antes inexploradas y profundas sensaciones-sentidas a las que no podías acceder, porque tu disruptivo hábito de reaccionar a tus emociones te alejaban de poder escuchar los más profundos significados-sentidos dentro de tu cuerpo. El Dr. Gendlin lo dice de esta manera:


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

111

“Es algo muy sorprendente y universal que en lugar de sentir la culpa, la vergüenza, la maldad, vayamos a lo que concierne a esa culpa, vergüenza, maldad. Es casi como si estas emociones excluyeran lo que todos estos sentimientos significan para nosotros -no tanto porque nos son desagradables sino por saltarnos el punto en el que podemos completarlos y simbolizarlos respondiendo al centro de lo que estamos sintiendo. … Estas emociones parecieran estar completas, cuando en realidad “se saltan” sus incompletos significados implícitos. …no debemos confundir nuestra preocupación por estas emociones con su significado sentido, mismo que, conectado con ellas, es lo que necesita ser enfocado. Un cliente describe esto en términos de un huracán: “Si te quedas a medias al profundizar en algo, es como entrar en un huracán y sentir que el viento te azota terriblemente en todas direcciones. Debes ir adentro, seguir y seguir avanzando hasta llegar al ojo del huracán. Ahí encuentras la quietud y eres capaz de ver en dónde te encuentras.” Esto expresa maravillosamente el hecho de que definitivamente debemos enfocarnos en las emociones y no alejarnos de ellas, pero además, ese enfocar implica también algo cualitativamente muy diferente al simple ‘sentir que las emociones te azotan contra lo que está a tu alrededor’. La metáfora también captura algo del meollo, de la profundidad y de la tranquilidad que podemos encontrar: la cualidad que algunos han llamado “estar en contacto con uno mismo.”52 Nuestras estructuras de evasión-de-proceso en vías de consolidarse, sólo esperan que les salga al encuentro una práctica, o que deliberadamente la elijamos, para que quede instaurado el proceso adictivo. Revisa con atención el siguiente esquema acerca de la evasión de proceso y de la instauración de nuestras adicciones:

52

Ver en http://www.focusing.org/personality_change.html, la Teoría de Gendlin acerca de cómo es que se da el cambio terapéutico y el desarrollo humano. Tiene traducción al español autorizada por el Instituto de Focusing. Ir específicamente al No 11, El Movimiento del Referente, y a su nota al pie de página No. 14, 1. Obviamente su teoría está enraizada en el experienciar y expresada magistralmente mediante su genial talante filosófico.


112

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Tomado con el permiso de los autores del libro Rediscovering the Lost Body Connection Within Christian Spirituality http://www. biospiritual.org y de sus traductores al español, Redescubriendo la conexión-corporal perdida al interior de la espiritualidad cristiana. http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/recursos.html

E) ADICCIONES53 Para entonces hemos caído en un tipo de personalidad obsesivocompulsiva. Reaccionamos ante lo que es porque no es como quisiéramos que fuera o como pensamos que debería ser y permanecemos estáticamente ya sea en el doloroso pasado o en nuestras expectativas de un futuro generalmente interpretado como catastrófico, haciéndonos adictos a la búsqueda de sustitutos del proceso de la congruencia. Ciertamente la 53

Puedes ver este artículo mío acerca del problema de las adicciones: Más Allá del Ciclo Adictivo “Dolor Placer-Dolor“ http://www.focusing.org/es/ focusing_in_medical_practice_es.asp.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

113

evasión-de-proceso alivia momentáneamente la tensión, pero a cambio de mantenernos fuera de contacto con nosotros mismos y con la realidad. Así es como llegamos a hacernos adictos. Por adicción queremos decir el uso compulsivo de cualquier cosa, situación, sustancia o persona, como sustituto de una relación veraz y creciente, con uno mismo, con los demás, con el mundo y con Dios. Esto quiere decir que debajo de cualquier adicción física o conductual hay una necesidad más básica de controlar alguna área de nuestra vida o toda ella. Es un esfuerzo desesperado por aniquilar el dolor y asegurarnos de alguna manera de ya no sentirlo. Es utilizar algo o a alguien para llenar el vacío y la confusión que llevamos dentro. La adicción incluye echar a andar mecanismos bioquímicos cerebrales que mantienen nuestro interior fuera de contacto con lo que sentimos y pensamos. Lo único para lo que vivimos – si a eso se puede llamar vida- es para provocarnos el reingreso al circuito neuroquímico instaurado y perpetuador de la adicción. Gendlin descubrió que, a menos que entremos en un proceso corporal, nuestras heridas, miedo, confusión, soledad, permanecerán como energía de crecimiento BLOQUEADA en nuestro cuerpo hasta que los acompañemos de tal manera, que del proceso corporal surja la resolución de tales asuntos inconclusos que yacen en el origen y perpetuación de nuestras evasiones-de- proceso y en nuestras conductas adictivas. Así que otra de las grandes contribuciones de Gendlin es que nos ha mostrado cuál es el mecanismo que hace que nuestras adicciones y nuestra codependencia se auto-perpetúen. ¿Recuerdan esa lista de las cosas que hacemos para sentirnos mejor cuando nos sentimos heridos, lastimados, rechazados, avergonzados, culpables, confusos, etc.? Si esas prácticas eliminaron o redujeron nuestro dolor, tendrán el potencial de convertirse en adicciones. Una adicción nos impide darnos cuenta de lo que está pasando dentro de nosotros. Con el tiempo, esto MATA nuestro proceso interno hacia el cambio, llegando a entorpecer nuestras percepciones sensoriales y permaneciendo adictos. Para entonces ya no respondemos a la realidad con precisión, perdemos contacto con lo que en nosotros es real y con la habilidad de tener intimidad con otros, aun con los más cercanos y que amamos más. Vivimos engañados y engañando a los demás. A veces buscamos soluciones de balance cognoscitivo como llegar a una mejor comprensión intelectual de las cosas, o nos ejercitarnos en prácticas opuestas a nuestra acción compulsiva tratando de tener control mental sobre nuestras obsesiones. Si somos religiosos buscamos ganar a Dios de nuestra parte orando o cumpliendo su voluntad, lo que sólo mantiene y profundiza nuestra adicción sin poder salir del lodazal. A veces pensamos que dedicando nuestra vida a los demás vendrá la deseada paz. Pero mientras no tengamos acceso al proceso de la congruencia, poco a poco irán acabándose las posibilidades de tener un cambio real, no sólo


114

DR. JUAN B. PRADO FLORES

manteniéndose intactas nuestras individuales estructuras-de-evasión-deproceso, sino reciclándonoslas indefinidamente. F) BIOLOGÍA DEL PROCESO ADICTIVO54 La adición es algo que no puedes detener. Cuando nuestras actitudes y conductas permanecen las mismas, cuando vienen las mismas emociones día tras día, tales como enojo, desilusión, tristeza, victimización, para cada estado emocional que experimentamos, nuestro hipotálamo ha estado produciendo diferentes péptidos que formando una especie de coctel que a través de la glándula hipófisis, son volcados a la circulación sanguínea como neuropéptidos y neurohormonas que van a las células donde encuentran los receptores de membrana específicos llevando a cabo una cascada de acontecimientos intracelulares que terminan produciendo más receptores para estas moléculas, incrementando su acción sobre el ADN, rediseñando los genes que envían la señal vía ARN para producir más péptidos de adicción, lo que mantiene las mismas emociones, conductas y pensamientos, permaneciendo vigentes los circuitos cerebrales adictivos que reciclan indefinidamente tu química cerebral. Como ejemplo de ello, cuando experimentas afecto, empatía, aceptación incondicional para tus significados sentidos, tu hipotálamo libera un coctel a base de oxitocina, dopamina, vasopresina y hormona de crecimiento, lo cual no sólo te hace sentir bien sino que además reorganiza y potencia toda tu psico-neuro-inmuno-endocrinología así como la neuroplasticidad, mientras que cuando lo que experimentas es miedo, tu hipotálamo produce un coctel de neurohormonas a base cortisol, norepinefrina, citocinas e histamina que echan a andar mecanismos intracelulares que terminan produciendo proteínas alteradas originando lo que llamamos enfermedad. G) CUANDO PERSEGUIR IDEALES RESULTA CONTAPRODUCENTE, NEGATIVO, ADICTIVO El problema es que casi siempre, cándida y acríticamente, en lugar de entrar al proceso corporal de la congruencia el cual trae a tu vida valores auténticos, elegimos ideales para tratar de detener nuestras conductas obsesivo-compulsivas que al ser adoptados desde la incongruencia (entendida ésta como la incapacidad para sentir fisiológicamente nuestros asuntos vitales impidiéndoles simbolizarse con precisión) hacemos de esta incongruencia una forma de vivir que recicla y profundiza 54

Te invito a que veas el documental ¿Qué rayos sabemos? En el que hablan del tema connotadas personalidades en el campo de la neurobiología como lo es la Dra. Candece Pert, exdirectora del Departamento de Bioquímica Cerebral del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos. La liga es: http:// vimeo.com/33803547


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

115

nuestra disociación. Es que en lugar de atender el imaginado terror de ir con nuestras heridas, miedos y sombras (Paso Cuatro del Enfoque Bio-Espiritual), creemos que un valor externo o ideal nos dará el poder para vencer nuestros demonios interiores. Mas el error de perseguir un ideal desde nuestra incongruencia es que nunca asumimos su opuesto en nuestro interior ni la tensión que existe entre el ideal y su sombra. De esta manera le echamos leña a la hoguera interna. La negación de nuestros miedos, odios, rabia y dolor, los agudiza y los preserva dentro de nosotros, en tanto que el aceptarlos y escucharlos empáticamente los (nos) trasforma y sana. De allí la inutilidad y la incapacidad de esos programas incapaces de ayudarnos a asumir el dolor como nuestro cuerpo lo carga. Si adquirimos un ideal sin haber atendido cómo llevamos su opuesto en nosotros, en algún momento esa violencia estalla en forma de conductas destructivas contra nosotros mismos y contra los demás. El físico y filósofo Lancelot Law White lo puso así: “Los ideales que buscan negar sus sombras, llegan a extinguir su propio poder cuando el equilibrio disgregado se rompe y el componente oscuro toma el control”. Lo mismo sucede al identificarnos con imágenes arquetípicas, pues entonces uno queda ciego para sus lados sombríos. Así, tales ideales son sustituidos por lo irresuelto, originando desesperación y con bastante frecuencia bancarrota moral,55 sufrimiento y violencia sin límites tanto hacia afuera, pero sobre todo contra nosotros mismos. Carl G. Jung descubrió que uno de los más grandes obstáculos para el cambio interior es el éxito. H) HACIA LA RESTAURACIÓN DE NUESTRA HUMANACIÓN Las ciencias del desarrollo habían carecido, antes de Rogers-GendlinCampbell-McMahon, de un modelo, fisiológica, psicológica y espiritualmente válido de desarrollo e integración. Todos a nuestro alrededor saben que tenemos que cambiar y qué es lo que tenemos que cambiar, pero nadie nos había ofrecido un modelo-proceso que nos indicara cómo llevarlo a cabo. Nuestros procesos adictivos tardaron años en irse formando y consolidando. Ello ha incluido poner en marcha sistemas energéticos, procesos moleculares, celulares (de transducción, epigenéticos y genéticos), cerebrales, que una vez instaurados nos llevan a conductas pavlovianas esclavizantes. Y para desaprender esas conductas protegidas por el hábito que nos impiden darnos cuenta de lo que implican, encierran y bloquean en nosotros, necesitamos implantar otro hábito, también corporal, molecular-celular, que nos permita acceder a nuestras sensaciones-sentidas, donde se da el punto preciso que nos permite entrar en el proceso de integración en el que nuestra historia oculta pueda ser

55

Ir a Grün A.: Pablo y la psicología profunda. (término adoptado por Carl G. Jung.) EVD, P.179, 2009.


116

DR. JUAN B. PRADO FLORES

asumida e integrada. Ahora sabemos que el camino hacia la recuperación comienza dándonos el tiempo para como presencia real, estar procesando nuestros asuntos importantes, incluyendo nuestras adicciones. Esta práctica, al mantenernos en contacto con la sabiduría de nuestro cuerpo y con la dirección y el propósito intrínseco del proceso que nos regala valores y significados cada vez más liberadores surgiendo desde la adicción misma, produce en nosotros una sensación física de esperanza y de estar en el camino que nos conduce de regreso a casa, esto es, a nuestro verdadero hogar que es ser quien realmente somos. Al llevarle pues amor incondicional a nuestros asuntos encapsulados en nuestros tejidos corporales estamos propiciándonos una vida más plena y saludable mientras se van desintegrando nuestros mecanismos adictivos. Entonces, de alguna manera experimentamos que el hielo interior ha empezado a derretirse, que la impenetrable roca comienza a suavizarse, que el inabordable patrón adictivo comienza a ser transformado y a convertirse en fuente de salud y desarrollo. El Enfoque es la llave potencial para abrir aun los patrones de adicción psicológica más aferrados y tenaces. Así podremos escuchar nuestro propio espíritu mientras nuestra historia se desenvuelve desde dentro. El sistema de dominio y control que sostenía nuestra adicción se estará resquebrajando y accederemos a la verdadera libertad. La Bio-Espiritualidad es la historia de cómo cada uno de nosotros crece más allá del mito del dominio mediante experiencias en las que recibimos el regalo del cambio corporalmente sentido. I) TE PROPONGO Y si te has dado cuenta de que el Enfoque Bio-Espiritual promueve el proceso de la congruencia que te conduce a hacerte dueña de tus sentimientos y de resolver los problemas que llevas inconclusos desde tu próxima o lejana infancia, te quiero proponer que durante los próximos días y semanas, entres a tu propia realidad haciéndote estas preguntas y dejando que sea tu cuerpo el que las conteste: ¿Qué comportamientos repetitivos tengo? ¿Los hago más de lo que yo quisiera? ¿Me dan vida o son patrones-de- evasión-de-proceso? ¿Cómo llevo en mi cuerpo la sensación de esto? ¿En qué parte de mi cuerpo lo siento? Permanece con cada uno de estos cuestionamientos el tiempo que requieran con una actitud de escucha respetuosa, gentil, delicada. Y venga lo que venga, conecta con la sensación-sentida del asunto en su totalidad, recíbela junto con el símbolo y disfruta el regalo del cambio. Y si con esto surge algo que se sienta como un ¡gracias!, simplemente agradece. No hay punto de comparación entre lo poco que uno hace y el regalo transformador que obra el proceso del Enfoque en nuestros adictivos mecanismos-evade-proceso.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

117

J) PREGUNTAS FRECUENTES. MIS RESPUESTAS a) La manera más segura de saber lo que tengo que cambiar es preguntándoselo a alguien que me conoce y que quiere lo mejor para mí (un maestro, amigo, consejero, director espiritual, psicoterapeuta, gurú, etc.). R: Sin pretender negar la ayuda que muchas personas interesadas en ti te puedan dar, déjame decirte que NADIE lleva y experimenta como tú mismo tus asuntos detenidos, cualesquiera que sean. Además, tampoco se trata de que alguien te los descubra o que tú mismo lo hagas y reconozcas o entiendas qué tienes que cambiar para solucionarlos. Es necesario que tu cuerpo te comparta la historia que está debajo de los mecanismos-deevasión-de-proceso que has levantado para poder sobrevivir. Entonces -y sólo entonces- la resolución vendrá desde tu propio acto crucial interno, corporal. Nuestra responsabilidad no comienza cambiando nuestras conductas negativas, sino atendiendo nuestro cuerpo mientras él nos regala su resolución. Éste es el proceso del desarrollo humano, y con todo y estar ya integrado en nuestro cuerpo, ¡generalmente nos lo brincamos! b) ¿Qué diferencia hay entre un mal hábito, una práctica obsesivocompulsiva, una adicción y una estructura- de-evasión-de-proceso? R: Llamamos “estructura de evasión de proceso” al mecanismo psicológico que nos mantiene alejados de la verdad de nosotros mismos y que se expresa a través de un hábito, de una conducta obsesivo-compulsiva o de una adicción. Esta última incluye cambios neuroquímicos autoinducidos. Desde la perspectiva Bio-Espiritual, ‘da lo mismo -para decirlo con san Juan de la Cruz, uno de los más grandes místicos que ha dado la humanidad- que el ave esté atada con un delgado hilo que con una cadena, de todos modos, no puede volar’. Hoy contamos, en el Enfoque Bio-Espiritual, con la tecnología corporal, producto de la investigación científica aplicada, que nos pone en el camino de la auténtica liberación. c) Por más que busco no me encuentro un solo patrón de evasión de proceso. ¿Cómo puedo descubrírmelo(s)? R: Ciertamente la gente que nos trata con regularidad se da cuenta de nuestros patrones protegidos por el hábito mismo, más claramente que nosotros mismos. Pero que me digan o que yo descubra intelectualmente mis debilidades, mis errores, mis limitaciones, no me ha ayudado en nada a cambiar, sino que más bien eleva mis defensas. Lo que me está permitiendo hacerlo es el acoger lo que es real en mí preguntándome: ¿Cómo se siente el tener que reaccionar siempre así, el hacer tal cosa rutinariamente, el etiquetar a la gente, el estar siempre preocupado por… tal cosa? O ¿cómo se siente estar siempre con prisa, siempre angustiado, siempre tenso, siempre distante, sintiéndome siempre impotente...?


118

DR. JUAN B. PRADO FLORES

d) Tengo miedo de que “abrazando mis adicciones” mi problema se profundice y complique aún más. R: Generalmente nos aterra que al atender nuestras adicciones se destapen partes destructivas ocultas debajo de ellas, pero no hay por qué temer el abrazarlas. Lo que más nos destruye de una adicción es estar fuera de contacto físico-afectivo con ella. “Abrazar nuestras adicciones” es la expresión más acabada de nuestro Maestro Interior de afecto que con su-nuestra presencia cálida y amorosa, le ofrecemos a nuestras sensaciones-sentidas el ambiente interior donde puedan ser procesadas y reintegradas a nuestro Yo. Cuando encuentres una adicción físicamente sentida y la atiendas a la manera del Enfoque vas a descubrir que ella te responde de una manera pacificante. Lo que sucede en el ámbito cerebral es que tu sistema nervioso estará produciendo equilibradamente los químicos que permiten que te experimentes como proceso y no como víctima o agresor. Esto siempre se siente muy bien; de hecho, no hay experiencia más agradable, delicada, sofisticada que el enfocar, incluyendo por supuesto al “cambio sentido”, que jamás podría darte la evasión-de-proceso. e) Lo único que necesito es tener la suficiente fuerza de voluntad para dejar de hacer lo que no quiero hacer; aquello con lo que me perjudico a mí mismo y a los demás. R: Cuando dejamos al cuerpo fuera del proceso de la recuperación de nuestras adicciones y lo hacemos mediante una voluntad inquebrantable, puede pasar como cuando aprietas un globo inflado y el aire se desplaza hacia el lugar no comprimido. De la misma manera, si dejas fuera a tu cuerpo en la resolución de tu adicción, casi seguramente caerás en otra adicción. Tal vez dejes de fumar pero quizá ahora estés comiendo de más; o si estás dejando de mentir tal vez ahora estés culpando de lo que te pasa a los demás, o si antes tomabas alcohol de más, ahora puedes estar haciéndote adicto a Alcohólicos Anónimos. Si antes eras solitario, ahora tienes que ‘ser pareja’ de alguien; si antes evadías tu propio proceso enojándote, ahora quizá lo evadas deprimiéndote… f) Estoy cayendo en la cuenta de mis propios patrones protegidos por el hábito, de mis patrones obsesivo-compulsivos, de mis adicciones. ¿Esto me hace una mala persona? R: Conviene tomar precauciones para no llevar a un terreno moralista, desencarnado, lo que puede sencillamente verse como un proceso detenido. Desde el punto de vista de la Bio-Espiritualidad, el descubrir nuestras adicciones es el primer paso para atenderlas mediante el Enfoque, descubriendo en este modelo el potencial transformador, de lo destructivo en algo positivo. Quienes hemos tenido este tipo de experiencia y nos


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

119

hemos beneficiado de ello, no sólo hemos aprendido a abrazarlas, sino a vivir agradecidos de ellas pues al mantener contacto con cómo las llevamos sanadas ahora, han surgido vías de desarrollo que no hubiéramos podido obtener por ningún otro medio.


13 EL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL Y NUESTROS PROCESOS DETENIDOS “Si te vuelves porque yo te haga volver, estarás en mi presencia, y si sacas lo precioso de lo vil serás como mi boca”

Libro de Jeremías56

R A) NUESTROS PROCESOS DETENIDOS Hay áreas de nuestra vida que a través del tiempo experimentamos como persistentemente detenidas y que debemos detectar cuándo se manifiestan, como lo veremos en el desarrollo de este tema. Les llamamos procesos detenidos los cuales requieren de una especial presencia aceptante y amorosa para, en su momento, ser asumidos en nuestro YO-mismo (Self). Tal detención es resultado directo de habernos saltado el proceso de la congruencia, es decir, resultado de estar viviendo áreas enteras de nuestra vida bajo la influencia de los mecanismos de la evasión-de-proceso que vimos en el capítulo anterior. Estas áreas detenidas producen en nosotros bloqueos de acción que consisten en querer hacer algo pero no lo hacemos. Si puedes llenar el espacio en blanco de esta frase, entonces tienes un bloqueo de acción: “Quiero _________________, pero no lo hago”. Nuestros procesos adictivos tienen la misma raíz pero podemos enunciarlos así: “Quiero dejar de hacer _______________, pero no puedo dejar de hacerlo. Estas detenciones se generan lo mismo en el fondo de nuestra pisque que en nuestros tejidos corporales, que ambos son exactamente lo mismo. En ausencia de la presencia especialmente aceptante y empática que requieren, esos asuntos detenidos han estado interponiéndosele al innato proceso de llevar adelante nuestro cambio personal constituyéndose en “patrones protegidos por el hábito” (E. M. McMahon), lo que los hace difícilmente detectables y altamente resistentes al cambio.

56

120

Jeremías 15,19. El lenguaje bíblico te ofrece poderosos símbolos o metáforas que al ensamblar con tu sensación-sentida de lo que estés viviendo, lleva adelante tu proceso del cambio.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

121

Reconocerlos, llevarles nuestra presencia cálida, aceptante y acogedora junto con nuestra escucha sanadora, es requisito indispensable que necesita ocurrir primero, pues aunque el guía de Focusing o el terapeuta pueden contribuir a desbloquear el proceso de reparación, en esencia éste debe ser llevado a cabo por la persona misma. B) LA DETENCIÓN, SU PSICO-BIOLOGÍA Antes del bloqueo había existido una interacción libre, pero después de él nos encontramos en una situación que no ha sido llevada adelante. Lo que ocurre es no sólo que no han sido llevados adelante nuestros significados sentidos sino que con ello resulta imposible procesar nuestros bloqueos. Entonces nuestros esfuerzos decaen. Hay una respuesta inmediata del cuerpo a este paro: malestar, estrés emocional o incluso dolor físico. O vienen sensaciones corporales y emociones que no somos capaces de aprovechar en su totalidad en el momento experimentándolas como algo demasiado intenso, demasiado espantoso, demasiado difícil para quedarnos con ellas y con los procesos que se han detenido. Lo implícito en la situación que pudo haber cambiado permanece igual, se ha quedado congelado en el tiempo. Esto se vive en nuestro cuerpo, en nuestro ser, en nuestra psique como una herida que nunca sana realmente. La detención viene cuando las posibilidades de interactuar en una situación se encuentran constreñidas. Lo implícito no se explicita y por lo tanto sigue estando implícito en esa situación. Se puede producir mucho, pero nada que lleve adelante la situación como totalidad. El malestar es la experiencia corporal de la detención. Infelicidad, frustración, ira, tristeza... son experiencias emocionales de la detención. Entonces el organismo permanece en el campo del paro. Se mantiene en el mismo lugar y bajo las condiciones de la detención. Habría estado sólo un momento allí si el proceso no se hubiera detenido, y hubieran venido nuevos acontecimientos tanto dentro de nosotros como en el ambiente que, a causa de la detención, no se formaron (Gendlin). La biología de la emoción tiene un rol incuestionable en la instalación y la preservación de nuestros procesos detenidos así como en el fenómeno adictivo: los neuropéptidos de las emociones actúan como mensajeros estimulan los receptores de las membranas celulares, penetran en ella y son conducidos hasta el núcleo celular donde abren la capa proteica que envuelve nuestros genes, los reorganizan de acuerdo a la información transportada por esos mensajeros, produciendo RNA que a su vez ordena la producción de proteínas específicas que estructurando nuestra biología reciclan la producción de más y más neuropéptidos manteniendo detenido el proceso del cambio, sin posibilidades de detenerlo. De esta manera nuestra biografía se convierte en nuestra biología. Ello ha sido puesto de relieve


122

DR. JUAN B. PRADO FLORES

en el documental “¿Qué rayos sabemos?”. Te pongo abajo la liga donde lo puedes encontrar.57 C) LO QUE NO SE HA DADO EN EL BLOQUEO En la detención o bloqueo, falta lo que habría llevado adelante (al organismo, a la situación, al cuerpo,...) lo implícito. Lo implícito es lo que “necesita” suceder. Es desde la sensación-sentida de eso que falta de donde viene el conocimiento de lo implícito. Lo que lleva adelante el proceso biológico es la sensación-sentida interactuando fisiológicamente con el símbolo. Este completamiento es lo que se lleva a cabo mediante la práctica del Enfoque, por mucho tiempo que se hayan encontrado detenidos nuestros procesos bio-espirituales. D) NUESTROS “PROCESOS PARCIALES DETENIDOS” Comencemos con el reconocimiento del “Superyó” y de cómo sus acciones se encuentran profundamente adheridas a dichos procesos en paro. I) El “SUPERYÓ”58 Dentro de cada persona opera un tipo de ‘autoridad’ muy crítica. Se le ha llamado “superyó”, “yo crítico”, “padre malo”, etcétera. Es una voz interna que se interpone interrumpiendo o criticando todos los movimientos positivos de la persona. Es necesario darnos cuenta cuándo aparece al estar enfocando, al acompañar a otra persona y en nuestra vida diaria. Si no le damos la atención adecuada, pude bloquearse el proceso interior corporal del Enfoque impidiéndonos contactar lo que estaba tratando de surgir, incluida la sensación-sentida, la simbolización y por supuesto también el cambio-sentido (felt-shift). Características del superyó El superyó no es algo que esté dentro de nosotros, es un proceso detenido que de alguna manera es universal: Todo mundo ha experimentado alguna vez algo como: “No vales nada.” “Lo haces todo mal.” “Tú no tienes derecho a eso”, etcétera.

57 58

http://vimeo.com/33803547 Ver Gendlin E.T. Una mirada procesual del superyó, en El focusing en psicoterapia. Manual del método experiencial. Ed. Paidós. 1999. Pp. 351-365. La Bio-Espiritualidad nos capacita para atender el superyó y nuestros procesos detenidos como lugares heridos que necesitan de nuestro afecto y de nuestra consideración positiva incondicional.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

123

El superyó guarda una enorme lista de tus errores: “Nunca lo pudiste lograr.” “Eres un fracasado.” “Tú siempre tienes la culpa”. •

Si estamos intentando hacer algo nuevo dice: “No podrás.” “Ni lo intentes.” “Eso es una tontería”. •

Si se trata de algo personal dirá algo como: “Si es idea tuya, seguro que está mal”. •

Esa ‘voz’ no tiene ninguna comprensión ni compasión. Si te sientes mal dirá: “Todo es por tu culpa”. “Te lo he dicho siempre.” “Nunca aprenderás”. •

A veces es más bien como un ruido sordo, como un batacazo repentino que bloquea el proceso echando a la persona súbitamente fuera de él. •

El superyó tiene mucho que ver con nuestros propios padres, pero puede ser menos razonable y más destructivo que ellos. •

El superyó se hunde profundamente en “el Ello”: Freud. Él quería decir que el superyó está loco. Él absorbe la agresividad y la violencia rechazada inconscientemente por la persona. Cuanto menos conscientemente se viva la agresión, más destructivo puede ser el superyó. Mucha gente sensitiva y cariñosa está oprimida interiormente por el superyó. Nunca tratarían a los demás como su superyó los trata a ellos. •

Lo que el superyó dice suele ser bastante erróneo pues reacciona ante una sola faceta de la situación, no implica un juicio de toda ella. Pero no basta saber que son poco razonables estos ataques ni tratar de remplazarlos por otros mensajes como que realmente somos capaces, que no todo está perdido, o que tenemos la potencialidad de lograr lo que queremos.

El superyó es experimentado como algo que llega de fuera. Es como una autoridad que permanece sobre la persona, sermoneando, señalando con el dedo: “¡Cuántas veces te he dicho...!” Debemos reconocer que lo más destructivo del superyó no son los contenidos de sus ataques, sino la manera característicamente ofensiva como éstos son enviados y como los experimentamos. •

La gente suele pensar que los ataques del superyó forman parte de su Yo-mismo (Self). Y por supuesto, son ellos los que se atacan a sí mismos, no es ninguna otra persona. El superyó es una forma de no experienciar. Es un “no yo”. Lo que llamamos mi “Yo mismo” se echa atrás, se esconde y se encoge ante las acciones del superyó. El superyó no sólo tiene un tono negativo, implica una actitud destructiva. Si sólo atendemos a las palabras podemos


124

DR. JUAN B. PRADO FLORES

equivocarnos y tenerlo por algo positivo, pero si sentimos el tono lo podemos reconocer por su actitud poco razonable, negativa y destructiva. Se trata de la voz de un fiscal. Su negatividad solamente sirve para entorpecernos siendo menos capaces de hacer las cosas bien. La actitud del superyó no es útil nunca; la manera como lo tratemos es la que hace la diferencia. El superyó no conoce los hechos: Nos dice que hicimos mal independientemente de la situación. Si dijimos algo nos dice que fuimos exagerados, si revisamos lo que dijimos, nos dice que nos callamos lo esencial. Si compramos un regalo nos dice “tacaño”, si gastamos más en otro regalo nos dirá “qué manera de tirar el dinero”. Las expresiones del superyó no se basan en los hechos. La información sobre las situaciones no se encuentra en el superyó, sino en la sensación-sentida. Las críticas del superyó son simplistas: Nos dice que hicimos muy mal, o que no sabemos lo que es hacer bien algo, etc.; el superyó huye de la complejidad de las situaciones. La sensación-sentida de cualquier circunstancia revelará mucho más. Es extremadamente repetitivo: Se le ha comparado con grabaciones que nos son tediosamente familiares: “Tú siempre...” “Tú nunca...” “Te lo he dicho mil veces”. El superyó no es moral: Freud mantenía que el superyó es “la conciencia”, pero no puede ser así. La Biblia afirma que la conciencia es “una mansa y suave voz” (1 Reyes 19:12). El superyó es todo, menos esa delicada voz. Es la voz más intensa de nuestro interior, pero la gente la confunde con su moralidad. El superyó nos ataca y nos demuele; nos hace sentir culpables sin poder salir de nosotros mismos y sin poder tener que ver con nadie. Sólo nos preocupamos por las personas que perjudicamos cuando el ataque del superyó se ha apaciguado. La preocupación por la otra persona viene de dentro de nosotros; entonces es que podemos pensar cómo atenderla; en vez de cohibirnos, nuestro interés por ella nos hace expandirnos, juzgamos que habría que hacer algo. Entonces es que podemos preguntarnos cómo podríamos arreglar la situación. Esto es moralidad. Las manifestaciones del superyó pueden producirse sin mensajes tan abiertos: Aun así hay que reconocerlas. Detrás de nuestros “sentimientos de papel tapiz” puede estar el superyó, o puede venir cuando están emergiendo ciertos sentimientos que el superyó trata de impedir que los sintamos y viene, por ejemplo, un dolor o cualquier otra cosa que nos saca del proceso o nos impide regresar a él. La persona que practica el Enfoque puede pensar que el “ataque” superyoico es una sensación-sentida; ¡NO! La sensación-sentida es


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

125

una sensación compleja y única de un asunto X, el batacazo es, por el contrario, un efecto típico y conocido que acompaña las acciones ordinarias del superyó. Qué hacer cuando detectamos la presencia del superyó •

Sentimientos como miedo, ira, impotencia, minusvalía, pueden provenir de la presencia del superyó. Creas tu propio espacio desde el que puedas ofrecerle al lugar herido en tu cuerpo donde se alojan esos sentimientos y llévales una presencia cálida, amorosa, auxiliado por la presencia de tu maestro de afecto que sabe atender esos lugares heridos. Sólo después podrás permitir que se forme la sensación-sentida global de la que estos sentimientos son parte, sin caer en el proceso detenido en el que se encuentra el superyó. Quien enfoca puede sentir un gran efecto inmediato al avisarle que se trata de un mensaje del superyó y que ahora a quien debemos atender es al propio superyó, yendo al lugar herido desde donde él está llamando nuestra atención. Cuando la persona es capaz de ofrecerle una presencia grata y suficiente espacio donde pueda moverse, hablar, el superyó se siente físicamente más ligero y la persona ser siente más energizada y adquirirá una actitud más activa. Ir debajo del sentimiento de papel tapiz donde puede esconderse el superyó y descubrir algún otro proceso parcial detenido que también necesita que lo atendamos y lo reintegremos a nuestro Yo mismo o Self. Desde la Bio-Espiritualidad, le damos la bienvenida al superyó y le ofrecemos una presencia empática, aceptante, le hacemos llegar nuestro afecto junto con el de nuestro maestro interior de afecto que sabe muy bien cómo tratar los lugares en nuestro cuerpo donde llevamos los efectos de las acciones del superyó y de esos procesos detenidos, enclaustrados, hiperactivos y aún violentos que sin embargo, esperan ser escuchados y asumidos por nuestro más profundo centro.59 •

II) OTROS PROCESOS PARCIALES EN ESTADO DE DETENCIÓN Ann Weiser Cornell y Barbara McGavin60 han diferenciado además del superyó, tres tipos de procesos internos detenidos que han llamado: 59

60

Te recomiendo que revises los capítulos sobre: Presencia Cálida y Acogedora, Ser Presencia Real, Escucha Activa, Lo que el Enfoque no es, Dificultades para Enfocar, Evasión de proceso. Ver el extraordinario artículo: Treasure Maps to the Soul de Barbara McGavin and Ann Weiser Cornell. Este trabajo lo encuentras en la revista The Folio del Instituto de Focusing, Volume 21, Number 1, 2008: http://focusingresources.com/ our-library/#articles.


126

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Proceso Yoico-Parcial Controlador, Proceso Yoico-Parcial Defensor y Proceso Yoico-Parcial Comprometido. a) El Proceso Parcial Controlador. Está casi siempre ansioso y tenso. ¡Cualquier cosa puede ir mal!, maneja todo y a todos. Crea visiones del cielo y del infierno para atraer o para asustar a la persona para que haga lo que el proceso parcial controlador tiene por correcto. A menudo está híperconsciente de lo que los demás puedan pensar o decir. Persuade, manipula, argumenta, rescata, asegura, critica, motiva, planea y, en general, busca estar en control de las situaciones. Sin embargo, lo más importante a saber sobre el Proceso Controlador es que está invadido de miedo. Este Proceso controlador retorna al Yo-mismo (auténtico o Self) cuando siente la transformante presencia cálida y amorosa que con tu maestro de afecto le has estado dando. De esta manera, todas sus capacidades para la planificación, el pensamiento lógico, todo su conocimiento del mundo y su capacidad para mantener una visión, se incorporan a tu Yo-mismo (real, auténtico) quedando disponibles para cuando en cualquier situación se le requiera. b) El Proceso Parcial Defensor. Es altamente reactivo. Actúa de forma automática, impulsiva, compulsiva, con poca o ninguna consideración de las consecuencias de su comportamiento. Una persona que está bajo la influencia de un Proceso Defensor puede sentirse como si hubiera sido tomada por una fuerza que no puede controlar. El Proceso Defensor reacciona intensa y automáticamente cada vez que cree que el Yo-mismo se ve amenazado. Desde su punto de vista, él es quien tiene que defender al Yo-Mismo desencadenando su acción cuando algún otro Proceso Detenido se activa o cuando aparece algo novedoso a la vista. De esta manera el proceso defensor se convierte en el siguiente paso predecible en tal secuencia situacional. El Proceso Defensor retorna al Yo-mismo (Self) cuando se siente seguro de estar siendo acompañado por la persona que está ofreciéndole una Presencia y una Escucha auténticas. Entonces el Proceso Defensivo es transformado. Ya no necesita reaccionar a otros Procesos detenidos, a las personas ni en nuevas situaciones. c) El Proceso Parcial Comprometido. Se encuentra desvalido, a menudo se experimenta muy herido, sufriendo, pequeño, impotente, llorando, furioso, creyendo que es incapaz de evitar ser rechazado o de liberarse del fracaso. Una persona fusionada con él puede sentirse insignificante, se le hiere con facilidad, se siente frágil, sin valor, inútil, desagradable, despreciable, a punto de desmoronarse y es fácilmente abrumada por emociones o recuerdos. A menudo experimenta una sensación de angustia, de miedo y/o molestias o dolores físicos.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

127

La persona identificada con un Proceso Comprometido probablemente ya ha estado sintiendo algo acerca de él de una manera física, corporal. Lo que a menudo puede captar de él son emociones como vergüenza, nostalgia, desesperación... O puede estar consciente de algo doloroso que siente sin encontrar palabras para ello. A medida que la persona llega a conocerlo mejor, el Proceso Comprometido tiende a etapas infantiles, a menudo preverbales, incluso intrauterinas. El Proceso Comprometido se reintegra al Yo-mismo (auténtico o Self) al detectar sensiblemente que uno está ofreciéndole una calidad de Presencia tal que propicia un entorno seguro en el que es, -como cualquier proceso detenido- transformado, transustanciado61. De esto trata el relato de san Pablo en: 2 Cor 12: 7-10, experimentando que el poder de Dios se expresaba con fuerza en su debilidad. Pablo aprendió a enorgullecerse, a gloriarse ¡de sus debilidades! Como podemos ver, tanto nuestro superyó como nuestros procesos detenidos pueden ser vías de acceso a nuestra Bio-Espiritualidad. Nuestros patrones parciales detenidos y nuestra psicosexualidad Las acciones del superyó se pueden conceptuar como “castrantes” (Freud) por sus modos y efectos (para hombres y mujeres.) El patrón se caracteriza por: culpa, vergüenza, humillación, miedo, la imposibilidad para actuar libremente, la evitación de la competencia, el deseo de renunciar al poder personal, la convicción de que no se puede conseguir lo que se necesita, el hábito de no hacer lo necesario para conseguir lo que se quiere y muchas otras variantes. Estas huidas de la vida están relacionadas con la acción del superyó. Cuando esos patrones más abarcadores se descubren y se procesan el superyó puede irse reintegrando al Yo mismo real. Hacernos dueños de nuestra maldad Necesitamos adueñarnos activamente de nuestra maldad, de nuestros deseos y actos negativos ya sea contra otros o contra nosotros mismos. Ante las acciones de nuestros Yoes parciales, generalmente permanecemos pasivos. Nos sentimos culpables pero condenamos nuestras partes relevantes sintiéndonos divididos por dentro. Adueñarnos de nuestra maldad

61

La biología celular actual da cuenta de cómo las moléculas de nuestras emociones y los campos de energía de nuestros pensamientos que circundan nuestras células generan mecanismos de transducción en las membranas celulares y en el citoplasma que actuando sobre los cromosomas y los genes (mecanismos epigenéticos), producen las proteínas estructurales de nuestro cuerpo, sean éstas saludables o productoras de daño y/o muerte celular programada (apoptosis). Ver Lipton B. H. La Biología de la Creencia. Palmyra 2007.


128

DR. JUAN B. PRADO FLORES

nos permite unificarnos para dejar de ser víctimas pasivas de esas partes de nosotros que se han escondido, que viven exiliadas. Descubriendo a la persona subyacente a las acciones de nuestros procesos parciales detenidos La expresión crónica de ira no es señal fiable de que la dirección de la energía sea necesariamente positiva. El culparnos a nosotros mismos y a todo el mundo, la autodefensa y el desvalimiento, no tienen nada que ver con la energía liberadora de la que se ha apropiado la ira y que ha sido asimilada corporalmente. Al empezar a sentirla más directamente nos iremos dando cuenta de que ha sido una expresión de nuestros asuntos detenidos que nos han llevado a enfrentarnos con los demás. Al ubicar la ira podemos encontrar su sensación, atenderla y así darnos cuenta de que debajo de sus aparentes ataques, el superyó estaba tratando de ayudar, lo mismo que cualquiera de los demás Yoes parciales. Es tarea personal descubrir nuestros propios patrones detenidos que bloquean nuestra bio-espiritualidad, ya que mientras nos permanezcan ocultos y no estemos disponibles para ellos dándoles nuestra presencia cálida y aceptante, ellos, tratando de ayudar pero conflictuándote y conflictuándose se entre sí, finalmente llegan a controlar nuestras vidas. F) RESTAURANDO NUESTRA BIO-PSICO-ESPIRTUALIDAD Cuando a causa de nuestra falta de atender al superyó y los demás procesos detenidos sufrimos el paro de nuestros procesos internos, es preciso volver a poner en marcha varios elementos esenciales y propios del experienciar. Ellos, de acuerdo con Gendlin, McGavin-Weiser, son: EL YO (Self): La persona bajo el influjo del superyó, de los procesos escindidos del Yo y de los mecanismos de evasión de proceso, puede experimentarse a sí misma como estando a punto de desbordarse, como paralizada, como a merced de los demás o de las circunstancias externas; puede sentirse pequeña, vulnerable, frágil, herida; entonces su capacidad de interacción es baja, limitada, estrecha; su Yo está constreñido. El Yo, que es nuestra capacidad de satisfacer los desafíos del mundo, necesita ser experimentado como confiable, como algo claro, como una perspectiva ancha que fluye con poder, paz y serenidad. El Yo restaurado implica experimentar una capacidad de interacción alta, amplia, abierta, sin impedimentos; libre... La PRESENCIA: Cuando no nos experimentamos estar presentes a…, como Presencia para lo que en nosotros es real, nos sentimos alejados, distantes, ajenos a nosotros mismos, pues la Presencia es el estado del ser que contactamos cuando la capacidad de interacción no está obstaculizada, cuando somos capaces de actuar con fluidez detectando


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

129

la situación completa (dados los límites que le pongamos a nuestra propia presencia-consciente). La restauración de esa calidad de Presencia nos permite experienciar nuestro aquí-ahora interactuando libremente tanto con nuestro paisaje interno como con el ambiente (del que formamos parte y que forma parte de nosotros). EL YO-MISMO-EN-PRESENCIA no es un objeto dentro de nosotros mismos que tenemos que encontrar. Al mirar fuera de nuestros ojos, al actuar en el mundo de una manera encarnada, tranquila, amigable, firme y respetuosamente curiosa, podemos decir que somos ese Yo-Mismo-en-Presencia. Al irle permitiendo actuar a nuestro Maestro Interior de Afecto, nos vamos convirtiendo en Presencia Real siendo transustanciados en el Cuerpo Más grande que para los cristianos san Pablo le denomina Cristo. G) CONCLUSIÓN En la pedagogía del Enfoque Bio-Espiritual desarrollada en este libro, puedes encontrar la clave para el procesamiento del superyó y de todas las formas en las que se manifiesten tus procesos detenidos -de suyo tan refractarios al cambio-, llevándolos adelante y con ello acceder a su transformación al ser atendidos con tu amorosa, cálida, empática, presencia, que los sabe escuchar para, en ese clima de confianza y seguridad ellos puedan regresar y “volver a casa”, poniendo a nuestro servicio todas sus habilidades y capacidades, aun la de nutrir nuestras sensaciones-sentidas. La persona que nos acompaña a enfocar, con su consideración positiva e incondicional hacia nosotros y hacia nuestros patrones detenidos, puede no sólo alertarnos de su presencia y reorientarnos en el sentido del proceso que somos, sino que su presencia empática y aceptante para nosotros y para ellos, nos modelará el cómo tratarlos, escucharlos, abrazarlos. Su papel llega a ser insustituible. Y en la medida que mediante la interacción entre tú y tu compañero de enfoque se va desarrollando esa presencia cálida y amorosa guiada por el Maestro de Afecto presente en ambos que sostiene todo lo que duele, inquieta, irrita, podrá irse desarrollando también tu actitud y tu capacidad de experimentar autoempatía, aceptación incondicional, a la vez que el desarrollo de tu propia autenticidad. ¡Hay esperanza! H) DETECTANDO ALGÚN PROCESO DETENIDO Nuestros procesos detenidos no son en sí mismos algo malo que tengamos que eliminar. Son tan buenos que gracias a ellos tenemos un punto de referencia cuando los podemos ubicar físicamente, acompañar y escuchar. Tómate pues, unos momentos para darte cuenta de qué de lo


130

DR. JUAN B. PRADO FLORES

antes expuesto te ha puesto en contacto con algo en ti que ha permanecido detenido, sin cambiar por un largo tiempo, tal como un sentimiento de papel tapiz que siempre está ahí y casi sin que puedas notarlo (siempre triste, siempre melancólico(a), tenso(a), angustiado(a), siempre sintiéndote inadecuado(a), sometido, siempre en control, siempre______________. Pregúntate: ¿Hay alguna parte en mí que ha estado persistentemente deprimida, temerosa, reactiva, desvalida, __________? ¿Encuentro algo en mí que tiende a la autoconmiseración –o que se sienta más que los demás?-, ¿Hay algo en mí que experimenta el futuro de manera catastrófica? (…) ¿Es una parte que se siente, indefensa, atormentada? (…) ¿Dónde, cómo eso se siente? Hazle saber a eso físicamente sentido que lo tomas en serio; ofrécele tu consideración incondicional, ve si puedes hacer una alianza con eso, diciéndole algo como: “De verdad me importas, estaré contigo siempre…” Tal vez puedas crear para él, el compromiso de atenderlo en el momento oportuno… I) PROPUESTA Si alguna palabra, información o elemento en lo que hemos visto ahora te ha tocado y puesto en contacto con tu propia historia detectando algún o algunos de los procesos detenidos que experimentas en tu vida cotidiana, te propongo que vayas al lugar donde llevas esas historias inconclusas y propicies un acercamiento físico, cuerpo-a-cuerpo con ellos como los llevas, de tal manera que sepan que de verdad te importan y que estás dispuesto a pasarte el tiempo necesario de escucha reverente, de aceptación y de genuina empatía para con ellos. J) PREGUNTAS Y RESPUESTAS a) Yo soy benevolente, considerado y aceptante conmigo mismo y con los demás. No podría soportar llevar algo tan violento como el “superyó” o algo tan nocivo como un proceso parcial detenido. Me irrita la idea de llevar cosas como estas dentro de mí. ¿Habré aprendido a neutralizarlas? Respuesta: Nada tan provechoso como tomar conciencia de nuestra proclividad al autoengaño. Esto no significa luchar contra ello. Jesús lo dijo muy claro: no opongan resistencia al mal: Mt 5:39, sino que se trata de encontrar la manera de estar en contacto con la realidad de nosotros mismos como seres limitados, imperfectos, pero en proceso y capaces de amarnos tal y como somos. Mientras más lejos estemos de ésta experiencia más vamos a culpar a otros, a la vida, a Dios, etcétera, de nuestros propios errores, confusiones, bloqueos, que pueden expresarse mediante fobias, enfermedades, delirios persecutorios, terrores nocturnos, pesadillas, preocupaciones, depresión y otras formas de autocastigo. El lugar donde el superyó y nuestros procesos escindidos contribuyen a nuestra salud y


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

131

desarrollo es en la sensación-sentida, que al interactuar con el símbolo lleva adelante nuestro proceso humano que es desarrollo, salud, integración. b) Me considero una persona con profundos valores religiosos. Si elimino todo control sobre mí y sobre los demás, me preocupa que se convierta todo en caos. R: Indudablemente que tenemos que tener límites para nosotros mismos y hacia los demás. Estos surgen como parte del desarrollo humano integral; son un regalo cuando permitimos que nuestras historias se desplieguen e integren, reconociendo y asumiendo nuestra propia limitación. Así nos estaremos experimentando menos condicionados, menos controladores, más libres y nos iremos alejando de una moralidad de control mientras aprendemos a estar en sintonía con nuestra fuente interior de la que proceden los valores genuinos. c) Al pelearme con mi superyó o con mis procesos detenidos ¿no los estoy reforzando? R: Sí. El Afecto y la Presencia Cálida y Amorosa, -en lugar de contraatacarlos- llegan a ser la llave para procesar el superyó y otros procesos detenidos. Recordemos también lo delicados y respetuosos que debemos ser con nuestras defensas y resistencias. Al tomar en serio las indicaciones del Enfoque, somos nosotros los que estamos a cargo del proceso, no el superyó ni nuestros asuntos detenidos y escindidos de nuestro yo auténtico. Posiblemente al acercarme a un asunto añejo venga un símbolo como: “No te has parado por aquí en años”. Si viene como un ataque del superyó trataré de atenderlo como tal, pero si viene de tu proceso corporal lo experienciarás como una revelación pacificadora e integradora. d) Ser tolerante conmigo mismo y con los demás, para mí es la manera de procesar el superyó y mis procesos detenidos. R: Tal vez. Pero perseguir la tolerancia como un ideal a alcanzar puede ser contraproducente, necesitamos atender nuestros procesos detenidos de tal manera que sus sombras no tomen el mando de nuestras vidas, pues en nombre de la tolerancia nos podemos hacer intolerantes exigiéndonosla a nosotros mismos y exigiéndosela a los demás. Más que ser tolerantes, necesitamos aprender de nuestro Maestro Interior de Afecto a ser genuinamente empáticos y aceptantes para cualquier proceso detenido.


14 BIO-ESPIRITUALIDAD Y FOCUSING INTEGRADOS: EL NUEVO PARADIGMA QUE TRANSFORMA NUESTRO VIOLENTO MUNDO “La única garantía para la persona en crecimiento es la estabilidad inherente al proceso mismo de la integridad humana.”

R

Carl R. Rogers62

A) LA PERSPECTIVA BIO-PSICO-ESPIRITUAL En el Enfoque Bio-Espiritual partimos de una perspectiva fundamentada en la experiencia que nos revela que el desarrollo humano desemboca en una sana espiritualidad y que ésta, no se añade desde afuera, sino que surge espontáneamente cuando se anima a la persona a correr el riesgo de entrar en la verdad de sí misma como es sentida al interior de su cuerpo. No dependemos del análisis de nuestros problemas, no importa qué tan agudo o certero pueda éste ser. No ponemos énfasis en la catarsis -o descarga emocional- ni tenemos como objetivo cambiar conductas inadecuadas; tampoco nos dedicamos a interpretar nuestros enfoques ni los de los demás en función de doctrinas, teorías psicológicas o de nuestros propios criterios, por sofisticados que ellos puedan ser. Nos mantenemos alejados de tratar sistemáticamente de cambiarnos a nosotros mismos y a los demás. Desde nuestra experiencia en el Enfoque Bio-Espiritual sabemos muy bien que ni somos patología ni tenemos que encajonarnos en diagnósticos o etiquetas, sino que nos vamos reconociendo como el PROCESO-MOVIMIENTO que somos. Al enfocar vamos a los lugares 62

132

Citado en: Rediscovering the Lost Body-Connection within Christian Spirituality, p. xvi. Op. Cit. http://www.biospiritual.org. Klaus Renn lo pone en primera persona diciendo: “…Y, finalmente, procuro cimentarme más y más en lo carente de fundamento. Esto se puede entender como el término “Dios” –como rio de vida, como conexión con el universo, como “llegada a un mismo”, como relación con lo profundamente Inefable.” Bruce Lipton nos lo dice así: ‘sólo teniendo los pies bien plantados en el vacío es que podemos tener acceso a los misterios del universo’.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

133

donde algo de ese proceso se ha detenido y experimentamos que la energía bloqueada vuelve a fluir. Estamos partiendo de una avanzada perspectiva bio-psicológica del desarrollo humano que nos mantiene alejados de cualquier estructura de control, -tanto de afuera como al interior de nosotros mismos- siendo conducidos a espacios de libertad inaccesibles por otros medios. B) UNA PREGUNTA CRUCIAL, UNA CONTESTACIÓN EXPERIENCIADA Cuando Peter Campbell y Edwin McMahon fueron -cada uno en su momento- con el Dr. Gendlin y le plantearon la pregunta filosófica (y teológica) más importante que tenían que hacerle, “¿Puede uno hacer que el símbolo se dé (según uno quiera)?”, el Dr. Gendlin le respondió en su momento a cada uno de ellos, tras profundas reflexiones enfocadas: “…No, no podemos construir el símbolo (a nuestra voluntad). El Símbolo siempre es, gratuito”. A Peter Campbell específicamente, le dijo: “En tu lenguaje cristiano Pete, (a esto) le puedes llamar gracia”. Y en la segunda edición de su libro “Focusing”63 expuso muy claramente lo referente a la gratuidad del la sensación-sentida, del símbolo y por supuesto, del cambio-sentido, todo lo cual está fuera de nuestro control y que experimentamos como don, como un regalo gratuito en el que ni siquiera podríamos pensar, menos pedir. Este (aparentemente simple) hecho expresa la bio-espiritualidad intrínseca del Enfoque y es la clave de porqué experienciamos el proceso corporal del Enfoque Bio-Espiritual como don-en-movimiento. Ello no es una doctrina que tenemos que creer sino la experiencia sentida de aquello que se nos regala cada vez que enfocamos y de lo que llegamos a darnos cuenta en diferentes momentos de nuestro ejercicio de enfoque: a) Cuando caemos en la cuenta de que no formamos a nuestra voluntad el significado sentido y menos la sensación-sentida, como tampoco podemos forzar a que venga el símbolo y exclamamos ¡¿Qué pasó?! ¡Yo no hice nada para que esto viniera!!! b) Al darnos cuenta de los movimientos que tuvieron que venir fuera de nuestra hechura para que aquello que estaba duro, congelado, impenetrable, cambiara sin control alguno de nuestra parte. c) Cuando nos maravilla el desenvolvimiento del proceso junto con el cambio en la manera en que llevábamos determinado asunto, descubriendo que su dirección entraña una sabiduría que va más allá de lo que podemos pedir o pensar. d) Al reconocer que el proceso que somos, aún estando oculto a nuestra conciencia mental cuando lo vivenciamos, tiene como propósito nuestra salud, integración, y desarrollo.

63

Gendlin, Eugene T. Focusing, pagina 85ss de la traducción al español.


134

DR. JUAN B. PRADO FLORES

e) Cuando al enfocar sentimos una corriente de agradecimiento dentro de nosotros que nos lleva a decir ¡gracias! f) Cuando ha surgido en la vida un rayo de esperanza, una nueva dirección físicamente sentida desde el interior de nuestro cuerpo. g) Cuando enfrentamos situaciones cotidianas y ya no tenemos que reaccionar a ellas de la misma manera condicionada (pavloviana) de siempre, sino que ahora tenemos la capacidad de responder desde la sensación-sentida de la situación que estamos viviendo. h) Cuando al paso del tiempo, nos damos cuenta de que ha habido un cambio en los “totales congelados” de nuestros patrones anti-enfoque y anti-escucha que parecían inamovibles. i) Cuando experimentamos desde adentro, un respeto y un cuidado reverentes hacia lo que es real dentro de nosotros desde donde nuestra vida está desenvolviéndose y dando pasos de avance. j) Cuando además de hacerlo con los nuestros, comenzamos a tomar verdaderamente en cuenta empáticamente los sentimientos de los demás con todo y las historias que yacen debajo de ellos. k) Al experimentar una cierta atracción compasiva hacia quien sufre, respondiéndole con nuestra presencia respetuosa, acogedora, empática, aceptante. l) Al darte cuenta de que tu identidad de control está cambiando al experimentarte integrado a un Más amplio Sistema, que san Pablo le llama Cristo. A esto, en la medida que lo estemos recibiendo, le llamamos la experiencia cotidiana del don físicamente sentido. C) HACIÉNDONOS SENSIBLES A LO ESPIRITUAL EN NUESTRO CUERPO Con todo, necesitamos hacernos cada vez más sensibles a la dimensión de don del Proceso del Enfoque, pues a veces ya ni siquiera percibimos el aspecto de regalo que la vida misma es y lo que ella nos está dando. a) La historia de Rosita Recuerdo cuando llegó con su mamá aquella niña que, le parecía que su mamá le había encajado la punta del lápiz en la mano al apurarla a hacer la tarea y así poder llegar a tiempo conmigo a la consulta pediátrica. Yo me di cuenta de que estaba muy ansiosa. Entonces le pregunté ¿Te pasa algo Rosita? Muy tensa me dijo: “¡NO!” Entonces la mamá me contó la historia del lápiz. Le dije a Rosita que cuando a mí me pasa algo así, hago un ejercicio que me ayuda a cambiar la manera como llevo esas cosas a una forma más ligera; le pegunté si ella querría intentar hacerlo y me dijo, tímidamente: “Bueno…” Ella pudo atender el lugar donde llevaba su enojo y el culpar a su mamá por lo sucedido. Momentos después, ella estaba recostándose y después durmiéndose en el regazo ¡de quien momentos antes consideraba su agresora! Antes, yo le había preguntado si


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

135

había sentido algún cambio en su cuerpo con el ejercicio que acabábamos de hacer a lo que me contestó que no. Como yo sí la veía diferente, le pregunté discretamente a su mamá si ella notaba algún cambio, a lo que me contestó con absoluta seguridad: “¡Es otra, doctor!” A su tierna edad, Rosita parecía no haberse dado cuenta de que la reconciliación con su mamá y el cambio-sentido habían sido un enorme regalo para ella(s) ¡y para mí! Yo me he preguntado: ¿Había, a sus solamente ocho años de edad, perdido ya la capacidad de tomar conciencia de la dimensión de don -para ella y para la relación con su madre- que le había traído el proceso de su enfoque? ¿O sencillamente no necesitaba tomar intelectualmente conciencia de lo que había recibido? (tiempo después, cuando yo le recordé el hecho, le brotaron lágrimas y me dio las gracias por haberle ayudado a enfocar.) b) La joven encarcelada En otra ocasión, enfocando con una jovencita que había tocado un lugar muy herido porque una vecina le había levantado falsos, la había demandado y al ser encarcelada sentía que su familia parecía estar más del lado de la acusadora que de ella, tras haber acompañado su dolor y experimentado un diáfano “cambio-sentido” le pregunté si estaría bien dar gracias por lo que había recibido (Sexto Paso del Enfoque Bio-Espiritual), a lo que ella, aun con los ojos cerrados, me contestó sonriendo apaciblemente: “Desde hace ratito le estoy dando gracias a Dios por todo esto”. Ella había estado experimentando físicamente la gratuidad del don y su agradecimiento sentido aun antes de que yo le preguntara si podía sentir físicamente el regalo que había venido y agradecer por él. Ella por sí sola había experimentado la gracia del perdón y de la reconciliación que vienen con el proceso corporal del Enfoque Bio-Espiritual. Y la mejor manera de hacernos sensibles al don del Enfoque es dándonos cuenta, mientras enfocamos -o al reflejárnoslo nuestro facilitador-, de que lo que está viniendo o ha venido no es producto de nuestro ingenio, esfuerzo, creatividad, habilidad o invención, y que se siente bien recibirlo con apertura, nutrirlo, saborearlo y agradecerlo. D) ASPECTOS DEL SANO DESARROLLO HUMANO El desarrollo humano auténtico incluye tres aspectos esenciales: a) Soltar y permitir que el proceso bio-espiritual se dé, ante el miedo de perder el control. La espiritualidad no es doctrina, filosofía, ideología, sino una forma de estar presente a todo, incluyéndote a ti mismo(a). Es sentirte cercano y familiar con esa parte en ti de la que te habías separado y descubres que es tu propia fragmentación interior la puerta de entrada a tu proceso corporal experimentándola plenamente y dejándote ir en ella.


136

DR. JUAN B. PRADO FLORES

La Bio-Espiritualidad comienza en el momento de tu vida en que empiezas a hacerte amigo(a) de no tener que estar en control de todo. Es atreverte a soltar una identidad modelada por décadas tratando de tener tanto control como te es posible con todo aquello que es crucial en tu vida. Lo que nos aterroriza no es sólo dejar el control, sino soltar nuestra identificación con el control mismo, quizá simplemente porque nunca imaginamos que en algún lugar de nuestro miedo yace el acceso a un tipo de significados completamente nuevo. Cuando te atreves a estar abierto a lo que en ti es real, vulnerabilidad y desnudez colorean esa experiencia y llegas a experimentarte como estar naciendo de nuevo (Jn 3:3). El proceso del Enfoque Bio-Espiritual nos mantiene enraizados en el cuerpo donde se da el proceso espiritual del desarrollo. b) Una nueva identidad se nos regala: Contactemos: -

La sensación al superar un reto difícil y exasperante (logro, triunfo). La posibilidad de la derrota y el habértelas arreglado para poner en su lugar la pieza que faltaba (alivio). ¿Qué sientes cuando alguien que de verdad te ama hace por ti algo que ni tenía que haberlo hecho y ni siquiera se te hubiera ocurrido? (alegría, gratitud). Ve si puedes recordar ahora el haberte sentido profundamente amado por alguien, o un momento maravilloso en la contemplación de la naturaleza… (asombro, maravilla).

Triunfo, logro, alivio, agradecimiento, asombrarte y maravillarte. En el triunfo, el logro y el alivio tú tienes el control. En el agradecimiento, el asombro y al maravillarte te das cuenta que hay una fuerza que te unifica desde dentro, y no que controla desde afuera. De este tipo de experiencias comienza a surgir en nosotros una nueva identidad. Empezamos a descubrirnos a nosotros mismos como movimiento, como proceso, ¡como regalo para nosotros mismos! E) LA BIO-ESPIRITUALIDAD: UNA NUEVA MANERA DE RELACIONARNOS CON NOSOTROS MISMOS Desde la perspectiva Bio-Espiritual, el Enfoque es un “espacio para el don” (más allá de cualquier connotación religiosa) al darnos cuenta de que los cambios que ocurren en nosotros ni los producimos, como tampoco podemos predecirlos ni controlarlos. Siempre son un regalo que va “más allá de lo que podemos pedir o pensar”. La Bio-Espiritualidad surge al


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

137

experimentar tu cuerpo individual como el cuerpo situacional que es, o sea, integrado a-en un Cuerpo Más Grande del que recibimos una energía nueva y una sabiduría que surge desde dentro de nosotros mismos en Él. Claro que no es nueva esta espiritualidad en sentido cronológico; la antropología ha descubierto en todos los grupos humanos conocidos -desde los mal llamados primitivos- constancia de que se experimentaban siendo uno con/en un cuerpo mayor (la tierra, el universo, la divinidad, etcétera). La novedad es que ahora contamos con la “tecnología corporal” obtenida desde la investigación científica, que nos ofrece los pasos psicológica y espiritualmente válidos para recorrer el camino del desarrollo espiritual. F) NUESTROS SIGNIFICADOS SENTIDOS, LA CLAVE PARA NUESTRO CRECIMIENTO ESPIRITUAL No podemos asistir a la formación de la sensación-sentida de ningún asunto en particular mientras estemos tratando de tener control sobre lo que está allí o sobre lo que pueda venir. Necesitas dejar ir las operaciones de tu pensamiento lineal, racional, controlador. ¡Antes de enfocar tienes que poner a un lado tus mecanismos primarios de control! Y la guía adecuada para orientarnos en este viaje es nuestro cuerpo (al que hemos catalogado por siglos como lo impredecible y lo anti-espiritual, pero que al enfocar nos podemos dar cuenta de cuán equivocados estábamos). El Enfoque nos ofrece pues, una sencilla pero valiosísima vía para entrar en estas tres experiencias, guiándonos en un viaje interior más allá de lo imaginable. El apóstol Pablo describe para los creyentes cristianos, su experiencia de esta transformación cuando escribe: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte, porque entonces el poder de Cristo se hace manifiesto en mí” (2 Cor 12,9-10). Pablo le dio el nombre de “Cristo” a la experiencia de gracia en su ser que lo llevó más allá del mundo del ego y del control. Esta experiencia de Cristo le ocurrió a Pablo precisamente en el momento en que estaba siendo confrontado inequívocamente con su propia impotencia y debilidad. Y al mismo tiempo, se encontró a sí mismo llenado con un significado interior, un poder y un propósito que no había sido fabricado por él. Pablo paladea esta experiencia de debilidad dentro de él diciendo: “me glorío en mis debilidades”: (2 Cor 12:5), al ser proveído de un marco de contraste de tipo gestáltico que después iluminaría y haría visible el profundo significado y la sorpresa de la gracia que brotan en los momentos de aparente impotencia. Esta extraña paradoja de fuerza en la debilidad ha sido la piedra angular para la vida espiritual. Es un estado en el que se revelará dentro de nuestro ser, un expansivo orden de gracia: McMahon-Campbell.64 64

Ir a McMahon EM, Campbell PA, Rediscovering the Lost Body-Connection within Christian Spirituality. Capitulo 11. Ágape a la luz de la investigación de Carl Rogers.


138

DR. JUAN B. PRADO FLORES

El Enfoque Bio-Espiritual crea en ti un clima de apertura a ese don. Te ayuda a llevarle tu presencia a la experiencia sentida y con ello a tomar conciencia de una plenitud más integral y persistente, lo que da lugar a una transformación que eventualmente humanice el proceso de estar muriendo.65 De otra manera, el fin de la vida sólo podrá verse como el fracaso final y la última pérdida de control, como extinción. G) EL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL, COMPAÑERO EN TU VIAJE ESPIRITUAL66 El significado-corporalmente-sentido es una llave para el crecimiento espiritual porque llama tu atención hacia un aspecto muy preciso de ti mismo en un lugar que potencialmente puede abrirse al regalo del cambio. Sólo puedes estar con una sensación-sentida mediante un soltar que te dispone a recibir el don al permitir que una historia más profunda se desenvuelva. El mensaje de la Encarnación orienta al cuerpo del que nace toda la espiritualidad cristiana. La implicación es que algo de Dios puede suceder en nosotros si permitimos que la conciencia corporal tenga su lugar apropiado en el conocimiento humano. Desafortunadamente esa sabiduría ha sido cancelada por temor, confusión, desinformación. Es que en nuestra cultura hay algo problemático cuando se trata del cuerpo: es tan impredecible. Tal vez por eso mismo –dice McMahon- está más abierto al don. No es necesario salir del patio de tu casa para encontrar lo que necesitas para tu viaje espiritual. No está en una tierra lejana ni en un camino esotérico. Las mejores cosas de la vida son gratuitas porque son tan básicas que nadie puede forzar el mercado modificando la oferta y la demanda. Sentimos que esto es especialmente cierto en el campo de las cosas espirituales. Hay algo fundamental acerca de construir y experimentar la vida espiritual que está disponible para cualquiera que desee comprometerse en la tarea de convertirse en más humano. La herencia común del Espíritu puede surgir en cualquier vida. Esto no está reservado para aquellos “que saben”. Es el derecho de nacimiento de cualquier ser humano que desee

65

66

http://www.biospiritual.org, http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/recursos.html Remito a los interesados en el tema a leer experiencias de enfoque bio-espiritual que en relación a la vida-muerte-vida, se encuentran en Epimeleia Enciclopedia para la Persona, pdf en: http://bibliotecaparalapersona-epimeleia.com/greenstone/collect/ecritos2/index/ assoc/HASH09ba.dir/doc.pdf Este punto se encuentra magistralmente tratado en el folleto de Enfoque Bio-Espiritual de McMahon y Campbell titulado: What Is Spiritual About Focusing?, traducido al español por CREE AC. http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/recursos.html como: ¿Qué es espiritual en el Enfoque?


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

139

crecer seriamente y pueda tomar los riesgos y profundizar en el proceso requerido para continuar su desarrollo personal. Atiende cuidadosamente día con día en una forma abierta y amigable la verdad sentida en tu cuerpo acerca de ti mismo, no importa cómo te sientas acerca de eso. Te sorprenderás del surgimiento en ti de la plenitud/santidad (McMahon). H) PREGUNTAS Y RESPUESTAS a) A mí no me interesa lo religioso. Siento un rechazo natural hacia todo lo que se me impone y me limita, me coarta, me impide ser yo mismo. R: Tal vez porque lo religioso, como a veces se enseña, incluye una deidad de la que se tiene que depender, una doctrina que se tiene que aceptar, una moralidad dictada desde fuera a la que se tiene uno que someter, un sistema jerárquico a cuyo arbitrio se tiene uno que ceñir, etcétera. Hemos, durante siglos, sido herederos de una religiosidad y una espiritualidad de control que choca con las realidades del Espíritu que sopla donde quiere con absoluta liberalidad. El Enfoque Bio-Espiritual nos lleva a experimentar la vida, una sabiduría, un poder, (Dios), tan cercano como estemos dispuestos a sentirlo. Las doctrinas, las ideologías, los ideales, las prácticas aprendidas y repetidas sin un proceso corporal de por medio no tienen ningún sustento real, son inherentemente esclavizantes y potencialmente adictivas. 67 b) La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la salud es “El completo bienestar físico, mental y social y no solamente la carencia de enfermedad”. ¿No quiere esto decir que se trata de estar bien por dentro y por fuera, y que si no es así, entonces estamos enfermos? R: Albert Einstein reveló que él sintió su teoría de manera desagradable dentro de su cuerpo durante 15 años, hasta que finalmente salió de él y nació en forma de lenguaje como “La Teoría de la Relatividad”. (Según la OMS ¡eso no es salud!) El proceso del desarrollo que incluye la expresión del genio que todos llevamos dentro, parte de la sensación-sentida (le hayamos puesto nombre o no), y ésta, no es clara, no es agradable, ni elegante, ni se ajusta a formas, definiciones, a conceptos “científicos” por muy sabios que a primera vista ellos nos puedan parecer. Lo que ha faltado es ir, no a nuestra corteza cerebral sino a nuestro sistema gastrointestinal ricamente conectado con nuestro sistema límbico y de allí a nuestra neocorteza; se trata pues, no de ir al análisis y a la reflexión,

67

Este tema está expuesto a profundidad en el folleto de McMahon-Campbell Addictive Religion, traducido al español por CREE AC.: http://www. enfoquebioespiritual.com.mx/recursos.html


140

DR. JUAN B. PRADO FLORES

sino permanecer en la sensación-sentida hasta que venga el símbolo y lo implícito se explicite. c) No me acabo de convencer de que para crecer como ser humano necesito dejarme ir en lo que me duele, inquieta, irrita, atemoriza; o sea, que tenga que partir de eso que llaman fragmentación interior cuando lo que quiero es ¡mi integración! R: Esos lugares heridos, están allí tratando de darnos respuestas y no de complicarnos la existencia. Somos nosotros los que nos hacemos la vida difícil cuando no los escuchamos, los arrinconamos, los abandonamos, los despreciamos; cuando huimos de ellos. Y la única manera de llevar hacia delante esos asuntos inconclusos es concediéndole a la sensación-sentida el espacio donde pueda formarse y moverse, donde pueda cambiar y darte nuevos significados; tan tuyos, tan personales, tan frescos y tan actuales que no se le han dado a nadie en toda la historia de la humanidad. La historia de la transformación de san Pablo narrada arriba, la experiencia de quienes enfocan y sobre todo la tuya propia al enfocar, te darán la respuesta que andas buscando. d) Yo vivo mi espiritualidad al margen de la religión. Cuando escucho que tengo que hacer la voluntad de Dios, guardar los mandamientos, rezar, llevar a cabo ritos y otras prácticas religiosas me siento muy incómodo, por decir lo menos. R: Se puede ser profundamente espiritual sin practicar alguna religión. Es la experiencia espiritual dentro de cualquier religión, la que te lleva a una relación con un algo-en-ti que es nacimiento, proceso, movimiento, vida. Eso ES el Espíritu. A medida que eres conducido(a) por tu fuente interior vas experimentando un rechazo, un aborrecimiento por la violencia (contra ti mismo y contra los demás, venga de donde venga), por la injusticia, por la opresión. Eso significa que estás creciendo. Y a medida que eres conducido por tu cuerpo-espíritu va expresándose en ti también un cierto distanciamiento hacia ese componente no sano de tu manera adictiva de trabajar, de hacer deporte, de divertirte, de vivir lo religioso, de relacionarte con los demás, etcétera. e) Esto me parece interesante, pero ¿no se tratará de una nueva secta o religión? ¿No será algo como New Age? R: La espiritualidad humana comienza atendiendo el significado-sentido de nuestros asuntos vitales y aprendiendo a recibir el don de ser llevados adelante (Gendlin). El don más grande que puedes recibir es ser tú mismo(a). Lo espiritual en mí es ser quien soy, experimentándome como proceso y como Regalo ¡para mí mismo! El Espíritu y lo espiritual en ti no te piden nada, solamente te ofrecen su impulso (que es proceso) para que te descubras, seas y ames a quien realmente eres. En el EB-E nadie


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

141

te va a pedir ni menos a exigir nada; ni siquiera tratamos de cambiarnos a nosotros mismos, menos queremos cambiar a los demás. Por lo contrario, el común denominador de las prácticas del New Age es el control, esto es lo totalmente opuesto a la espiritualidad de don que la Bio-Espiritualidad nos ofrece. J) PROPUESTA Trata de darte cuenta -al enfocar o cuando alguien te acompañe a hacer tu enfoque-, de la sensación física de estar siendo donado(a) durante el proceso. Entonces, detente unos instantes y quédate disfrutando, saboreando el regalo del movimiento, de ir hacia delante el asunto que estás enfocando al darte cuenta de que lo que parecía inamovible ha cambiado, que lo petrificado se suavizó, que lo congelado se derritió; esto tal vez lo sientas como estar naciendo de nuevo y en alguna forma quizá venga el acogedor sentimiento de ¡estar llegando a casa!


15 DÓNDE NOS SITÚA LA PRÁCTICA COTIDIANA DEL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL “Mi más grande sueño es que un día, los niños lleguen a enfocar unos con otros. Entonces, las guerras habrán, en verdad, terminado.”

Gloria Bruinix68

R SUMARIO a) A lo largo y ancho del proceso que entraña este libro hemos estado tocando aprendizajes que, interconectados, son la clave que desde la práctica experiencial del Enfoque Bio-Espiritual, han estado siendo descubiertos e integrados en un todo que se reorganiza a sí mismo en un continuum sin costuras que se expande con cada nueva experiencia a territorios nuevos e inexplorados, todos ellos tendientes a un desarrollo saludable y a la práctica del bien común.

68

142

En EM McMahon, Más allá del Mito del Dominio, Op. cit. pp. 33-37 puedes ver la deliciosa historia en la que de una jovencita de 13 años que aprendió a enfocar en un ambiente familiar de Enfoque Bio-Espiritual, escucha y acompaña a enfocar el doloroso asunto de una niñita de ocho. En el folleto de EM McMahon, PA Campbell Cómo pueden los adulos escuchar a los niños a la manera del Enfoque. http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/recursos. html, Gloria Bruinix que es ludoterapeuta y utiliza el Enfoque en su trabajo con niños con problemas derivados de un ambiente familiar y social adverso, nos dice cómo será este mundo cuando dejemos de estar en guerra con nosotros mismos y más específicamente contra nuestros sentimientos y en lugar de ello, los escuchemos; entonces apreciaremos el absurdo, el sinsentido de la guerra en todas sus manifestaciones. Gloria dirige nuestra mirada a donde nos sitúa la práctica del Enfoque: sentirnos orientados, invitados, dirigidos, capacitados, para llevar a cabo la solidaria práctica del Bien Común. En la liga de mi blog puedes encontrar el relato acerca de una alumnita de Enfoque Bio-Espiritual de siete años de edad que acompaña a su papá a atender y a resolver un asunto doloroso, rompiendo la llamada barrera intergeneracional: http://juanb-descubretusrecursosdedesarrollo.blogspot.mx/search?updatedmin=2011-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2012-01-01T00:00:0008:00&max-results=35


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

143

Hemos enfatizado el imprescindible rol del cuerpo en el crecimiento espiritual a lo que llamamos Bio-Espiritualidad, apreciando el conocimiento del cuerpo como base para la renovación social, ecológica, política y espiritual de nuestro Planeta. “Tal conocimiento corporal es psicológica y espiritualmente válido. Nunca podremos establecer una genuina conexión con la tierra y con otras personas hasta que no restablezcamos la conexión con nosotros mismos reconectándonos con nuestros propios cuerpos.” El Enfoque no se fundamenta en alguna forma de control como medio para llegar a la integración personal. Enfocar incluye experienciar el proceso que los seres humanos somos, como don, regalo, gracia. Nuestro don más grande es ser proceso, lo que para muchos es experienciar lo Trascendente de una manera físicamente sentida. b) Un punto capital tocado en este trayecto es el descubrirte como la poderosa presencia que eres para ti mismo y que se manifiesta como tu manera genuina y personalísima de ofrecerle tu consideración positiva e incondicional a lo que temes, a lo que has rechazado por mucho tiempo o lo que llevas como un estigma o una herida. Es la manera como te abres a lo que básicamente has negado dentro de tu propio ser; es tu personal manera de estar abierto y disponible a lo que en ti es real –mucho más allá de una actitud puramente mental- para que el significado sentido pueda desenvolverse y contarte su historia que no es sino una historia de amor expansivo dentro y fuera de ti que en la espiritualidad cristiana recibe el nombre de amor-ágape. c) Después vimos que las experiencias de afecto que hemos vivido son señales claras de que nuestro cuerpo sabe cómo estar con alguien que nos ama, cómo prodigarle cuidados a una mascota querida, cómo atender a un bebé lastimado o herido. Tu maestro de afecto saborea, disfruta el contemplar la naturaleza, una obra de arte, etcétera, de una manera no controladora, sin una agenda impuesta a tal experiencia, sin manipulación, sin expectativas. Descubrir nuestra afinidad natural hacia lo que duele o atemoriza es dejar trabajar en nosotros a nuestro Maestro Interior de Afecto. Él se encuentra en tus entrañas, o quizá podríamos decir que tus mismas entrañas son ese maestro interior de afecto que él es tu capacidad de entrar en una relación Ágape con cualquier asunto que requiera de aceptación, empatía y genuinidad, experimentando la expansión de tu cuerpo-espíritu en esa transformante relación-interacción. Sin esta experiencia es como si estuviéramos huecos por dentro. De ahí la necesidad de reconectarnos con nuestro cuerpo. d) Después nos asomamos al problema de la no escucha para con los demás pero más que nada como un patrón desarrollado hacia nosotros mismos que es preciso revertir si queremos saber quiénes realmente somos, dándonos la oportunidad de, primero, ser profundamente comprensivos, empáticos y aceptantes con ¡nosotros mismos!


144

DR. JUAN B. PRADO FLORES

e) Luego vimos lo referente a la sensación-sentida que hemos diferenciado de las sensaciones físicas, las emociones y los sentimientos ordinarios. El Enfoque nos muestra una manera abierta y disponible de estar con la más nebulosa sensación-sentida, ya que es en ella donde reside el potencial de cambio y que es la llave del crecimiento espiritual porque hace posible la prioridad corporal para el siguiente paso en la integración personal que es la venida del símbolo lo cual está fuera de nuestro control y siempre es gratuito (tal vez tú ya has tenido contacto con una o varias sensaciones-sentidas, permitiendo que éstas se simbolicen con precisión). f) A continuación hicimos una somera descripción de Los Seis Pasos del Enfoque Bio-Espiritual como la técnica cuyo propósito es llevar a la persona por el camino del proceso de la congruencia. Para esto vimos que los tres primeros son preparatorios, el 4º y el 5º son el núcleo del proceso y el 6º el cierre del mismo, cierre que es a la vez el punto de partida que te da continuidad como el proceso en marcha que eres. g) Después vimos una serie de temas tendientes a acentuar lo que el Enfoque es, distinguiéndolo de lo que no es, para luego revisar los tres niveles donde se nos puede dificultar enfocar. Posteriormente mostramos cómo nuestros mecanismos-de-evasión-de-proceso bloquean en nosotros la posibilidad de sanar y de integrarnos desde adentro. A continuación nos introdujimos en la realidad concreta de nuestros asuntos bloqueados que se expresan como procesos parciales detenidos con el superyó a la cabeza, luchando entre sí como su ciego intento de ayudarnos, lo cual termina problematizándonos por dentro y actuando esos conflictos hacia fuera de nosotros. Vimos cómo al tratarlos con delicadeza, aceptación y empatía, ellos regresan al yo auténtico, poniendo a nuestra disposición su más básica orientación hacia la vida y su enorme vitalidad. h) Nuestro tema anterior lo dedicamos a la Bio-Espiritualidad, la cual surge espontáneamente cuando se nos anima a correr el riesgo de entrar en la verdad de uno mismo. También vimos que lo que pasa en el Enfoque Bio-Espiritual es genuinamente válido y verdadero, ya que está fuera de nuestro control la formación de la sensación-sentida, la venida de los símbolos y el cambio-sentido; que vamos haciéndonos sensibles a lo espiritual físicamente sentido al experimentarlo como el regalo que es, lo que nos lleva a descubrir que debajo de nuestros miedos hay un mundo de significados y de dirección que nos regala una nueva identidad, ya no de control, sino de don. Todo esto nos sitúa en la “era del Espíritu”, en que no dependemos de doctrinas, ideologías, corrientes o sistemas de pensamiento, sino que aprendemos a atender, a escuchar y a dejarnos guiar por la sabiduría de nuestra propia Fuente Interior que nos integra, nos da dirección y nuevos, frescos y actuales significados.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

145

….. Ahora vamos a seguir avanzando en el conocimiento de la Bio-Espiritualidad surgida desde el experienciar, trayendo algunos otros descubrimientos-aprendizajes. Pero antes vamos a decir una palabra acerca de los descubrimientos de Abraham Maslow en el terreno de la autoactualización y cómo el Enfoque Bio-Espiritual nos permite el acceso a niveles de desarrollo que tal vez nunca soñamos alcanzar. A) LOS DESCUBRIMIENTOS DE ABRAHAM MASLOW Abraham Maslow, uno de los grandes psicólogos del Siglo XX descubrió que las necesidades humanas van apareciendo de una manera jerarquizada y que la manera como vemos el mundo, la vida, la existencia, está teñida por cómo hemos -o no- atendido, resuelto y satisfecho tales necesidades y que nuestras percepciones, motivaciones e interpretaciones de la realidad provienen del nivel de satisfacción o de insatisfacción en el que se encuentran esas necesidades. La necesidad de respirar es la necesidad fisiológica por excelencia y la más básica de todas. Otras necesidades que Maslow llamó básicas son -además de las fisiológicas como dormir, comer, hidratarnos- la de seguridad, la de pertenencia y la de estima. Si mi necesidad básica de seguridad se encuentra insatisfecha, mi percepción del mundo estará matizada por esa deficiencia y buscaré esa seguridad en todas partes, en todas mis relaciones, en todas mis actividades. Al no encontrarla me puedo volver receloso, tímido, violento o paranoico. Si carezco de amor o pertenencia las buscaré al precio que sea, haciéndome, tal vez, codependiente, celoso, desconfiado... Si carezco de estima, la buscaré por todas partes, ya sea exigiéndola a los demás u ostentando cualidades inexistentes en mí llegando a hacerme insufrible para los demás. Cuando la persona ha alcanzado cierto nivel de satisfacción de sus necesidades básicas (no antes), aparecerá un nuevo tren de necesidades que Maslow llamó “metanecesidades”. Estas son la necesidad de ‘ser’, de ‘belleza’, de ‘bondad’, de ‘verdad’, de ‘unidad’ y de ‘plenitud’. La motivación (que ahora Maslow llama meta-motivación) fundamental en este nivel de desarrollo se dirige a querer simplemente ser quien se es. A este proceso en desarrollo Maslow le llamó auto-actualización. Lo que viene al enfocar, nos deja ver cómo a través del Enfoque Bio-Espiritual accedemos, atendemos y somos dirigidos desde adentro hacia la satisfacción nuestras necesidades, desde las básicas hasta las meta-necesidades cuando nos sentamos con nuestros asuntos inconclusos, atemorizantes o dolorosos y nos atrevemos a ser honestos y a ser presencia real para ellos. Esto nos habla del potencial de desarrollo que el Enfoque nos ofrece, lo que, además, disfrutamos, cuanto puede disfrutarse el encontrarnos con nosotros mismos. De allí los resultados


146

DR. JUAN B. PRADO FLORES

tan sorprendentes y el bienestar que surge al enfocar (como cuando vino: Come… Ver mi blog en Acercamientos a la experiencia cimera: Un sentimiento que se desenvuelve de adentro hacia afuera….* http://juanbdescubretusrecursosdedesarrollo.blogspot.com/ el Enfoque de julio 23.) B) EL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL Y LA ESCALA EXPERIENCIAL Recordarás que la escala experiencial es producto de la investigación de Gendlin y revela fielmente la capacidad de la persona para tener o no, acceso a experiencias que lo lleven más allá de los patrones protegidos por el hábito, de sus bloqueos y de sus adicciones, dando así pasos en dirección de su integración y de su desarrollo. Las personas que tienen experiencias cumbre (Maslow), significativamente se encuentran en los niveles más altos de la escala experiencial. Otro tanto podemos decir acerca de nuestras experiencias de Enfoque. Ellas nos sitúan en donde surge la transformación, la salud, la plenitud humana. Es al acceso a los más altos niveles de la escala experiencial donde el Enfoque Bio-Espiritual nos pone. Ahí es donde se expresa el proceso que somos, lo que nos sitúa en La Era del Espíritu (P. A. Campbell). De ahí han procedido los aprendizajes que vienen a continuación y que todos estamos llamados a experimentar de manera personal, única e intransferible. Aquí tienes la forma abreviada de dicha escala en la que te puedes ubicar ahora y poco a poco ir viendo cómo la práctica cotidiana de tu enfoque te mueve hacia los estados más altos de experienciación:

FORMA ABREVIADA DE LA ESCALA EXPERIENCIAL Nivel

Contenido

Forma

1

No se usa referencia alguna. Narración de eventos de forma pública y desde afuera. Negativa de implicación personal.

Inexistencia de una implicación personal.

2

Se utilizan referentes personales para clarificar que se trata de su historia.

Implicación personal en la narración.

3

La utilización y expresión de emociones se realiza tangencialmente, a modo de paréntesis en la narración. Aun así, los sentimientos personales todavía están: (a) completamente atados a las situaciones en las que aparecen. (b) Sin elaborar en términos de significado personal más profundo o significación.

Implicación personal más allá del contenido específico, pero sin conseguir significados más profundos.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

147

4

Se da de distintas formas: Expresión fluida La persona comunica lo de muchos sentimientos; expresión de un que ella misma es. solo sentimiento en el que el cliente se toma su tiempo para elaborarlo en términos de significado de autoimagen; expresión o comunicación de que el sentimiento existe, pero se necesita ayuda para expresarlo mejor.

5

Exploración de: (a) una sola situación relevante a la autoimagen, que a su vez implica muchos sentimientos y consecuentes relaciones, o también la descripción de un área de sentimientos con el significado personal consecuente; (b) examen y exploración de varias situaciones y sus puntos en común.

Definición del problema en términos de sentimientos e intento de exploración de los mismos.

6

Los sentimientos se integran. Existencia de asociaciones entre los sentimientos y los significados personales.

El cliente es capaz de llegar a conclusiones surgidas a raíz de intuiciones producidas por el hallazgo de significados en los sentimientos.

7

El cliente ya no necesita la narración como punto de partida. Ya es capaz de moverse libremente a través de sus sentimientos. Ya no existe dificultad alguna en relacionar lo que él dice con los significados que sus acciones y pensamientos tienen para él. Se mueve fácilmente a través de sus referencias interiores y es capaz de integrarlas dentro de su marco de referencia existencial.

Desde un marco existencial de referencia, se produce una libertad interior de movimiento en cuanto a los sentimientos y sus significados.

Tomado de Alemany BC. Psicoterapia Experiencial y Focusing. La aportación de E. T. Gendlin. Desclée de Brouwer, 1997. En la página de The Focusing Institute la liga es: http://www.experiential-researchers.org/ instruments/exp_scale/la_escala_experiencial.html C) OTROS APRENDIZAJES IN-CORPORADOS MEDIANTE LA PRÁCTICA DEL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL Revisemos pues, integrados en este amplio paisaje, algunos otros aprendizajes que han surgido de la práctica del Enfoque Bio-Espiritual y que pueden ser una invitación a mantenernos dentro del proceso del enfoque practicándolo cotidianamente.


148

DR. JUAN B. PRADO FLORES

a) Soltar el control Este aprendizaje tiene que ver directamente con el Paso 4: Dejándonos ir en la sensación-sentida del asunto físicamente sentido y experimentarla plenamente. Es no tratar de arreglarnos a nosotros mismos, ni quedarnos fijados en los sentimientos -lo que nos colocaría siempre fuera de la sensación-sentida. Desde luego que al comienzo del ejercicio ponemos cierto orden: entrando en el cuerpo salimos de la mente, pero una vez que se ha formado la sensación-sentida nos dejamos ir en ella, permanecemos allí y esperamos en una actitud contemplativa “que nos diga lo que nos tiene que decir” (E. T. Gendlin). A medida que dejamos ir el control y las expectativas de lo que debería de ser y simplemente nos mantenemos presentes, abiertos a lo que ES y recibimos lo que esté viniendo, surgirá el milagro –si así le queremos llamar. Dicho de otra manera, soltar el control es crearle al don el clima interior donde tu espíritu pueda surgir –que no es sino acceder al proceso que eres-, partiendo, manteniéndote, o regresando a lo que es real en tu cuerpo. Soltar el control incluye fundamentarnos en lo sin fundamento. Esto que me parecía incomprensible se me aclaró en un sueño. Iba yo guiando un auto por un estrecho y sinuoso camino con su línea divisoria en el centro. En un momento dado sólo existía esa línea central que se estrechaba cada vez más, tanto que parecía el borde de una hoja de papel. Al asomarme debajo de ella me daba cuenta de que esa hoja no tenía sostén alguno. ¡Y sin embargo, yo seguía sobre ella! Al despertar y quedarme con estas imágenes a la manera del Enfoque me di cuenta de que fundamentarme en lo sin fundamento era fundamentarme en Dios. Con esto me vino una clara sensación de paz. b) Permitirnos ser vulnerables También aquí hay algo muy nuevo. Por alguna razón, desde niños y por demasiado tiempo hemos tratado de hacernos invulnerables. Y como los sentimientos nos dan cuenta de qué lejos estamos de serlo, ¡aprendimos a alejarlos de nosotros! Eliminamos el agua sucia, con la bañera ¡con todo y bebé! sin siquiera tomarnos el tiempo para darnos cuenta de que se trata de cosas diferentes, impidiéndonos diferenciarlas y menos sentir aprecio particular para cada una de ellas. Ahora, experiencialmente sabemos que los sentimientos que hemos llamado ‘malos’ o negativos, saben la distancia que hay entre cómo nos estamos sintiendo y el sentirnos verdaderamente bien, y que es en ellos, si los seguimos hasta donde físicamente se ubican en el contexto más amplio de la sensación-sentida, donde tenemos la experiencia del cambio como don, como regalo. Así que estar abiertos a nuestros sentimientos, ser vulnerables a ellos y atender la sensación-sentida global del asunto hasta


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

149

que viene el símbolo y el cambio-sentido, es la piedra angular de la plenitud personal, comunitaria y social. “A menos que el terapeuta esté abierto a ser cambiado por su cliente, no se dará cambio en éste”: Carl Rogers. Si tú fueras tu propio terapeuta (que es lo que de alguna manera estás aprendiendo), a menos que estés dispuesto a escuchar la historia que está detrás de tus sentimientos difíciles y dolorosos, esos sentimientos permanecerán encerrados en sí mismos. Ese bloqueo es el precio que pagamos cuando optamos por hacernos invulnerables, lo que nos lleva frecuentemente a la enfermedad física, psicológica y obviamente, a que nuestro espíritu enferme también. c) Nuestras resistencias, vías potenciales de acceso al proceso corporal del Cambio Frecuentemente se nos ha dicho que tenemos que enfrentar nuestros problemas con fuerza, aplomo, dignidad. A veces esto implica pasar por encima de las defensas que, para no sentir el dolor, hemos ido desarrollando. Sólo que estas defensas o resistencias están allí por alguna razón -siempre muy válida- y necesitan ser tomadas en cuenta si es que vamos a ser comprensivos, empáticos y aceptantes con nosotros mismos. Ahora sabemos que nuestras resistencias son oportunidades maravillosas cuando sabemos estar con ellas en tal forma que se sientan validadas, respetadas, valoradas. Y la mejor manera de hacerlo es mediante el Paso Tres del Enfoque Bio-Espiritual, así que siempre pregúntate si se siente bien atender ese significado sentido. Y cuando estimamos nuestras resistencias como valiosas en sí mismas, ellas nos regalan una vía de entrada al proceso de la congruencia tan apropiada como el asunto original. En realidad nuestras resistencias son defensas temporales que surgen en el presente hacia lo que nos atemoriza, pero pueden ser transformadas cuando les brindamos nuestro respeto, nuestra empatía y nuestra consideración positiva e incondicional. Ellas nos hacen conscientes de aquello que nos hace sentir amenazados, pero las hemos malinterpretado y suponemos que debajo de ellas hay algo peligroso o aterrador. Las resistencias surgen ante el estímulo presente. Ellas nos permiten mantenernos en el proceso si las sabemos tomar en cuenta. Cuando atiendes el “NO” de una resistencia o el “no quiero ni acercarme a…” (A algún asunto doloroso o atemorizante), este ‘no’ ha subido al centro del escenario y es necesario que te des cuenta de que ahora la resistencia misma es tu Asunto Número Uno (Segundo Paso del EB-E) y que es la que requiere de tu consideración, apertura y escucha. Entonces puedes dejar que tu cuerpo decida el atender o no, cómo se siente esa resistencia físicamente.


150

DR. JUAN B. PRADO FLORES

d) Cultivar el arte de esperar Este es otro aspecto de no tratar de arreglar todo lo que hay dentro (y aun fuera) de nosotros y de ir dejando el control y nuestra identificación con él. Es adoptar la actitud de llevar dentro algo sin terminar, algo que está gestándose en nosotros, algo con vida propia que está por nacer. Dice el Dr. Gendlin que con algunos asuntos que requieren tiempo para contar sus historias hay que irnos de campamento con ellos y poner nuestra tienda junto a la suya. Desde la perspectiva bio-espiritual, el arte de esperar es parte del darnos cuenta que la gracia, el don, no es algo que podamos apresurar o sobre lo que tenemos algún control. Este aprendizaje es una de las actitudes básicas del Enfoque Bio-Espiritual. La espera, físicamente sentida y atendida, es otra forma corporal de expresarnos a nosotros mismos que no estamos en control de nada, y nos permite descubrir algo realmente sorprendente: que nuestro significado-sentido del asunto que estamos atendiendo no sólo conoce el siguiente paso dentro de la complejidad de la situación que estamos viviendo, sino que siempre ese paso irá en dirección de nuestro proceso de desarrollo y sin necesitar en absoluto de nuestro control. El cuerpo humildemente espera que le brindemos espacio donde pueda llevar a cabo el proceso hacia lo saludable que él mismo es. Y él también nos dispone un espacio interior donde podemos permanecer mientras se forma la sensación-sentida y esperamos que venga el símbolo permitiéndonos experimentar físicamente el cambio y el agradecimiento de sentirnos regalados por el proceso, experimentando que él nos integra desde dentro. e) El Proceso ES el Mensaje y el Mensaje ES el Proceso Uno de los más apreciados mitos socialmente admitidos es el de que quien tiene la información tiene el control. Ciertamente dependemos de ella para asuntos de sobrevivencia para lo que es una valiosa herramienta, pero acríticamente se nos ha hecho depender de ella para asuntos de desarrollo, de espiritualidad. Pero no es lo mismo información que proceso; es en éste donde reside, -el que es- el cambio mismo y no en la sola información. Necesitamos la interacción entre lo que conocemos y lo que permitimos que sea procesado interiormente. El cambio es posible no porque obtengamos información nueva, porque cambiemos nuestras ideas o nuestro modo de pensar. El cambio es don y apunta siempre hacia la vida; hacia la vida en plenitud. Cuando enfocamos, el hecho de sentarnos a atender un asunto, es ya un mensaje aun para nosotros mismos. Cuando entramos al proceso (enfocando) nos transformamos en mensaje ¡para nosotros mismos! Y el mensaje más grande que tenemos para nosotros y para los demás es que somos proceso. El EB-E nos enseña cómo crear el clima interno en el que el proceso-mensaje, mensaje-proceso se puedan desenvolver. De hecho, el más básico mensaje de la revelación cristiana es que somos Proceso y que al ser proceso nos convertimos en Mensaje.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

151

f) La Espiritualidad de la Congruencia69 Desde el punto avanzado de psicología que ha venido descubriéndose a partir de la experiencia de enfocar, la congruencia no es un fin, sino el origen del proceso de desarrollo humano auténtico. Por congruencia entendemos la capacidad de experimentar fisiológicamente nuestros sentimientos y permitirles que se simbolicen con precisión. Congruencia es el proceso corporal de plenitud personal y comunitaria. Es nuestra manera de permitir que algo del Proceso que es Espíritu nos sea regalado al estarnos convirtiendo en quien realmente somos. Demasiados intentos de comunión humana han estado basados sobre el modelo del dominio y de falta de respeto por el modo único de conocimiento que el cuerpo posee. La historia muestra que cuando las comunidades (desde el nivel de pareja hasta las más grandes agrupaciones) fundamentan su formación y desarrollo en modelos alejados del cuerpo de la congruencia, se fragmentan o simplemente sobreviven a costa de un alto precio en dolor y sufrimiento humanos. Los esfuerzos de comunión que no están basados en el proceso de la congruencia están destinados al fracaso. Es la comunión desde los cuerpos (sea con o sin contacto genital) lo que da origen a nuestro espíritu en el Espíritu. La espiritualidad de la congruencia nos aleja de los modelos de control y dominio y nos introduce al modo único de conocimiento del cuerpo que recibe energía y sabiduría del Cuerpo Mayor en el que vivimos, nos movemos y tenemos la existencia. El Enfoque Bio-Espiritual ha estado mostrando y demostrando que puede ser el elemento clave que estaba faltando para crear auténticas comunidades de integración cuya más básica función es la entrega a la práctica del bien común. D) TOMANDO CONCIENCIA Constata de manera inmediata y/o a mediano o largo plazo, mediante la práctica del Enfoque Bio-Espiritual la verdad experiencial de estos aprendizajes. Trata, en esta semana –y después también por supuesto- de darte cuenta de que estos aprendizajes recibidos mediante el Focusing en el terreno de la Bio-Espiritualidad, te son de alguna manera familiares al experienciarlos por ti mismo y reflexionar sobre ellos tras cada ejercicio de enfoque que hagas. ALGUNAS PREGUNTAS SOBRE EL TEMA Y MIS PERSONALES RESPUESTAS

69

Campbell P. A., Raíces académicas del movimiento Bio-Espiritual, en el libro Más Allá del Mito del Dominio, Op Cit. Pp. 365-382, donde asienta los hallazgos de la investigación en psicología, los progresos en filosofía y psicoterapia y su propio experienciar lo que ha llevado al surgimiento de la Bio-Espiritualidad.


152

DR. JUAN B. PRADO FLORES

a) No entiendo muy bien el término Bio-Espiritualidad. ¿Qué no es suficiente hablar de la libertad de la mente humana; de simplemente darle su lugar a la razón? R: No tratamos en absoluto de menospreciar el rol vital de la razón. La consideramos una parte importante de la conciencia humana. Sólo que la espiritualidad comienza con hacerse amigo de no tener que tener control sobre algo -y continúa hasta el no querer tenerlo sobre nada. Allí, precisamente donde la razón, el intelecto, se quedan sin respuestas, allí comienza lo espiritual si nos atrevemos a emprender (a veces con temor y temblor) esta excitante aventura. b) No creo que tenga que cerrar los ojos a lo que mi mente me dice: mi conciencia moral parte de lo racional y me guía sin tener que recurrir a algo tan primitivo como mi cuerpo con sus instintos, su lenguaje preverbal; sin lógica, sin juicios, sin conceptos, sin estructura alguna. R: De cualquier manera la seguridad que nos brinda la razón no es tan confiable como parece allí donde no tiene lugar ni sentido ‘lo que debería de ser’, donde las respuestas no vienen, donde la impotencia, lo incomprensible, la confusión, la enfermedad, la muerte, rebasan nuestra lógica. Así que ¿por qué depender de ella en todo momento y circunstancia? Cuando asumimos lo que es real y no tiene ya ningún sentido pretender que sea como quisiéramos que fuera, allí comienza lo espiritual. Tu cuerpo es la vía de acceso a esa clase de conocimiento que supera todo conocimiento y que experimentas como confianza, esperanza, serenidad, plenitud. c) Eliminar la razón de mi vida sería tanto como suicidarme. Además no creo tener el tipo de fe necesaria para dejar en el cuerpo la dirección de mi vida. R: Una constante en quienes han desarrollado una verdadera espiritualidad es que se han dado cuenta de que llegó un momento en su vida en que decidieron dejarse conducir por un Poder Interior sobre el que no tenían control alguno. La mente nos ayuda a reconocer, a recobrar esas experiencias cuando necesitamos volver a ellas, ya sea para integrarlas en un esquema más amplio o al compartirlas como ahora lo estoy haciendo. Pero la razón tampoco se basta a sí misma. La historia nos lo muestra. Hemos pasado como Civilización Occidental, de la Edad Media al Renacimiento, de la Ilustración o Modernidad (la exaltación de la razón todopoderosa) a la Post-Modernidad (del desplome de las ideologías al agnosticismo y en gran medida a un relativismo paralizante), y desde ella, con investigadores, filósofos, psicólogos, teólogos de primera línea -con el Dr. Gendlin a la cabeza- estamos viviendo la etapa humana que va más allá de la Post-Modernidad o sea a la era del Espíritu –Campbell/McMahon. A la dificultad para dejar fuera el pensamiento lineal-racional para poder enfocar se enfrentó el Dr. Gendlin infinidad de veces al enseñar el Focusing, y admiraba los resultados obtenidos por McMahon-Campbell que rebasaban


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

153

a los suyos originales. Él se dio cuenta de la diferencia. Los primeros no se atrevían a ir a los lugares difíciles, los segundos se aventuraban sostenidos por la confianza de que encontrarían algo más que caos, infierno o cosas por el estilo dentro de sí. Las aportaciones de Campbell-McMahon nos permiten salir de nuestras expectativas catastróficas y dejarnos ir en la experiencia espiritual que parte de atrevernos a simplemente sentir. Poner a un lado el razonamiento intelectual al enfocar es tan básico como decidir no viajar a la luna en bicicleta. Partimos de la experiencia del cuerpo/espíritu tal como se siente. Después, tu reflexión te permitirá entender, comprender, volver a disfrutar el camino que has recorrido en cada experiencia bio-espiritual como el proceso de reestructuración de tu pasado, de apertura a tu presente y de confianza físicamente sentida en lo que habrá de venir. d) ¿Cuál es el punto de confluencia entre lo religioso y la espiritualidad? R: El “punto” donde se lleva a cabo la intersección de estas dos realidades (lo religioso y lo espiritual), cuando son auténticas y basadas en la experiencia, es el cuerpo. Y más precisamente en la Sensación-Sentida. El Dr. Gendlin lo ha expresado así: Tu cuerpo, físicamente sentido es, en realidad, parte de un sistema gigante de aquí y de otros lugares, hoy y otros tiempos, tú y otras gentes que comprende, de hecho, todo el universo. Esta experiencia de estar corporalmente vivo en un vasto sistema es, como el cuerpo es sentido desde dentro. Para mí, estas palabras, cimentadas en la experiencia, pueden estar junto con aquellas que expresan las más venerables revelaciones que haya recibido la humanidad. Y todos, sin distinción de razas, credos, edades, nivel académico, etc., todos, podemos experimentar lo que ellas están diciendo.


16 ENFOCANDO SIN FACILITADOR “Cuando no hay de oro, aunque sea de plata”

Dicho popular

R A) INTRODUCCIÓN La profundidad a la que llegamos cuando alguien nos acompaña a enfocar es mucho mayor que cuando lo hacemos sin esa presencia. Sin embargo, el Dr. Gendlin descubrió el Focusing en personas que de forma intuitiva lo hacían de una manera natural, sin que nadie se los hubiera enseñado, ellos nunca perdieron esa habilidad. También se dio cuenta de que todos los niños enfocan,70 pero que sólo unos cuantos adultos lo hacen, y esto generalmente sólo de vez en cuando. Lo paradójico es que los que lo hacen no saben que lo hacen, menos aun cómo lo hacen y por lo tanto no lo pueden enseñar. Y si, a los que no lo hacíamos de una manera natural no hubiera habido quien nos lo enseñara, no lo habríamos podido reaprender. Salta pues a la vista que tenemos que ser algo así como nuestro propio terapeuta cuando nos disponemos a enfocar.71 Para ello necesitamos ir adquiriendo las cualidades necesarias e indispensables que permiten que el proceso interior del cambio se dé siendo auténticos, aceptantes, empáticos con nosotros mismos. Esto implica desaprender nuestros hábitos de no escucha, de analizar, de interpretar, de juzgar lo que está surgiendo al enfocar. Implica también dejar de ser directivos y simplemente estar presentes para nuestros significados sentidos. El otro lado del asunto es el tema que desarrollaré a continuación y con el cual concluiremos este libro.

70

71

154

Quizá a eso se refería Jesús cuando: ‘…Tomó un niño, lo puso en medio de ellos y les dijo:”Si no os hacéis como los niños, no entrareis en el Reino de los Cielos.” ‘Mt 18,2. En: Psicoterapia Experiencial y Focusing. La aportación de E. T. Gendlin, ver, El cliente del Cliente: el borde del darse cuenta: E. T. Gendlin. Editado por Alemany CB, Desclée de Brouwer, 1997, pp. 279-290.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

155

B) CUÁNDO ENFOCAR Seguramente ya tú te habrás estado preguntando cada cuánto tiempo conviene enfocar. Es una pregunta clave. Cada quien tendrá que encontrar para su momento presente, su propia y personal respuesta. Al comenzar, tal vez sientas bien hacerlo una vez por semana, pero a medida que vayas adentrándote en la sabiduría corporal querrás estar más en contacto con ella. Pasado algún tiempo quizá sientas la necesidad de hacerlo ante algún problema, conflicto o situación especial. Luego tal vez comiences a tratar de hacerlo al despertar o al ir a dormir. Al paso del tiempo, probablemente comiences a darte cuenta de que vas adquiriendo una actitud de Enfoque con lo que sea que estés viviendo, incluyendo las cosas positivas que la vida te ofrece. Estas experiencias son muy estimulantes. Puede llegar un momento en que desearás estar en contacto permanente y continuo con tu organismo, experimentándote en él sin divisiones o dicotomías, y a ti abierto(a) a su inagotable e insondable sabiduría. Así que cada quién irá descubriendo su propia necesidad y los cambios de actitud hacia la práctica del Enfoque irán surgiendo de la experiencia misma de enfocar. C) APRENDIENDO LOS PASOS DEL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL Pero a veces y quizá más al principio, no podamos enfocar por nosotros mismos y para ello necesitamos antes aprender los pasos del Enfoque Bio-Espiritual (EB-E). Recuerdo que cuando sentía la necesidad de enfocar sin tener quién me acompañara, tomaba la lista de los Pasos y los iba siguiendo uno por uno tratando de llevar la secuencia, teniendo que cortar el proceso para enterarme de lo que seguía y reanudarlo desde donde había llegado. Así que estudiar los pasos o al menos tener una guía escrita para seguirlos mientras enfocamos sin facilitador pudiera ser un buen principio para ti también. Después de algún tiempo o junto con lo anterior puede venir que no necesitas llevar a cabo los Pasos uno por uno cuando enfocas solo, sino que el proceso- corporal se te empieza a dar de una manera natural. Es cuando tu cuerpo, desde su estado natural, simplemente entra en el proceso sin que se lo hayas impedido y entonces vienen las conexiones, los símbolos y el cambio-sentido a revelarte que enfocaste sin siquiera habértelo propuesto conscientemente. Habrá ocasiones en que lo que sentiste más intensamente es la gratuidad y la liberalidad de cuanto ha venido; otras veces el acento estará en el agradecimiento al simplemente recibir el regalo. A veces, al detenerte y reflexionar sobre lo que pasó podrás darte cuenta de que has estado dentro del proceso. D) MANERAS PRÁCTICAS DE LLEVAR A CABO EL ENFOQUE Tal vez el compartirte lo que a mí me ha ayudado a enfocar o me facilita entrar al proceso pueda ayudarte a descubrir por ti mismo tus propias maneras de enfocar cuando no tengas facilitador:


156

DR. JUAN B. PRADO FLORES

a) Dándome cuenta de cómo me siento al despertar: ¿cansado?, ¿con sueño?, ¿me duele la cabeza?, ¿me siento deprimido?, ¿tenso?, o me siento contento, descansado, energizado. ¿Tengo frescas algunas imágenes de mis sueños? Yo he visto que en esos momentos mis sensaciones corporales, mis sentimientos son muy claros. No tengo que buscarlos, simplemente allí están, así que -tras haber hecho mi propio espacio interiorpongo todas estas cosas frente a mí, como si fueran las cartas de una bajara y pregunto: De todo esto ¿qué es lo que más necesita de mi atención, de mis cuidados, de mi gentileza? Y me permito ver qué tiene más energía, qué está expresándose con más apremio. Ya que tengo la respuesta descubro que hay un significado sentido en eso que pide más nuestra presencia (la mía y la de mi maestro interior de afecto que son, la misma y una sola). Con frecuencia me doy cuenta de que mi maestro interior de afecto está más que dispuesto a ir ahí.72 A veces es él quien me invita a ir dentro de ese significado sentido. Permanecemos en la cama, o con todo ello entro a la ducha. Generalmente me veo al espejo, me saludo, corroboro esa prioridad al ver mi semblante, mi mirada, mi figura en el espejo, ya sea de cansancio, preocupación, depresión, desconcierto, alegría… y acompañamos eso de una manera sentida. Ya en la regadera llegan los símbolos, muchas veces como en cascada: palabras, recuerdos, imágenes... He llegado a desear grabar las sutilezas del proceso que vienen mientras estoy bajo el agua. Una vez, desde una sensación de desazón vino que no tengo que sentirme perfectamente bien para estar bien. Esta paradoja contradice la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud. Al llegar las conexiones hay veces que tengo que abrir la ventana para respirar el aire fresco de afuera, ver las primeras estrellas, sentir el amanecer. En algún momento e inesperadamente, como cuando al resbalárseme el jabón de las manos y retomarlo con absoluta precisión unos centímetros abajo, me regocijo por tener un cuerpo que supo perfectamente dónde encontrarse con la barra viajando por el aire sin necesidad de que ni mi mente ni mis ojos intervinieran.73 Otra vez, al estarme enjabonando vino una sensación intensa de que estaba ante mi cuerpo como ante algo ‘consistente’. En otro momento lo que vino fue que mi cuerpo se

72

73

En algún momento de tu caminar en el Enfoque Bio-Espiritual, sentirás que esa Presencia es consustancial a ti mismo en el acto de enfocar. Y si lo conectas con la revelación del Nuevo Testamento te darás cuenta de que a esa Presencia se le llama Amor Ágape cuya fuerza interactiva en expansión que puedes sentir, también se expresa al ir sanando tu mundo Fenómenos como éste, aparentemente trivial, no pueden ser explicados por la fisiología corriente, Stuart Hameroff, Codirector del Centro de Estudios sobre la Conciencia de la Universidad de Arizona, remite su explicación a la física cuántica la que se desenvuelve en un tiempo sin tiempo, donde tu presencia, la mía, fluyen sin someterse al tiempo-espacio. Tomado de la segunda aparte del documental Qué rayos sabemos: http://vimeo.com/33803547.


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

157

limpiaba-purificaba a sí mismo. En otra ocasión vino la comprensión sentida de unas palabras que toda mi vida habían sido enigmáticas para mí: “... porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo” (Efesios 5,29). b) Durante el día y al final de él también antes de dormir, generalmente tomo unos momentos para darme cuenta cómo me estoy sintiendo y decido atender lo que físicamente resalta. Dormirme con un ¡gracias! es una manera de entrar al descanso desde una conexión sentida con mis circuitos cerebrales de la afectividad y permanecer en ellos durante la noche. En una ocasión desperté sobresaltado porque el viento había azotado la puerta de la terraza; en esos momentos me di cuenta de que dormía en una actitud de enfoque pues estaba poniendo mi mano sobre mi vientre atendiendo un asunto que se encontraba allí. A veces las imágenes de mis sueños me despiertan, las atiendo a la manera del Enfoque viniéndome sus significados que se conectan con precisión llevando adelante experiencialmente lo que he estado viviendo. Al retomar el sueño, a veces vienen más imágenes oníricas que se relacionan con lo recién descubierto accediendo así a revelaciones sumamente integradoras. c) Otra forma que me facilita el enfocar es al simplemente ir caminando. A veces, le bastan a mi cuerpo unos cuantos pasos dados de una manera sentida para que vengan las conexiones. Sólo tengo que permanecer en el cuerpo y escuchar “lo que me tiene que decir”. Lo que sucede es que las percepciones sensitivas externas: táctiles, térmicas, olfativas, gustativas, auditivas, visuales, motrices, más las internas generadas por mis movimientos voluntarios, mis sentimientos, mis pensamientos, etcétera, facilitan una actividad cerebral de reorganización tal, que más temprano que tarde se va a expresar mediante sensaciones-sentidas en interacción con símbolos, con la diafanía de la sabiduría corporal que ha estado llevando el proceso hacia adelante. Es innumerable la cantidad de mensajes que puedes recibir simplemente caminando de una manera enfocada. Esto lo han constatado algunas personas que, admiradas, me han dicho que este ejercicio ha sido el antídoto contra una depresión intensa y/o prolongada. d) Otra cosa que puedes hacer es tomar una grabadora y llevar a cabo tu enfoque. Al ir caminando yo voy acompañando los pasos corporales del enfoque, verbalizo lo que va viniendo y lo voy grabando. Al terminar un ejercicio y escuchar la grabación, es maravilloso constatar que el proceso corporal ha tenido su propia dirección y descubrir también, al tener disponible la sucesión perfecta de lo que el cuerpo ha hecho, que ha habido una propósito implícito en el proceso, siempre hacia la resolución, la salud y la integración. Además puedes re-vivir la gratuidad del proceso al volver a escuchar las veces que quieras, la cinta grabada. Para mí ésta ha sido otra manera de experimentar el Enfoque Bio-Espiritual como un verdadero regalo, como un proceso con dirección propia y no como un rompecabezas que mi mente tiene que ir re-conectando. Aun cuando lo hagamos sin


158

DR. JUAN B. PRADO FLORES

facilitador, al simplemente dejarnos conducir por nuestro cuerpo dejándolo a su propio aire, lo constatamos. e) A través del tiempo ha ido formándose, formulándose en mí algo que he llamado ‘mi oración’. Al haber estado enfocando tanto asuntos del pasado como del presente y del futuro como los lleva mi cuerpo en su ahora, lo que ha estado quedando como sustrato básico es la sensación-sentida de que está bien que: lo que fue (mi historia) haya sido, que lo que es esté siendo, que lo que ha de venir venga. Experimentar esto es muy integrador. Pero estas mismas frases a veces vienen como pregunta: ¿De verdad Juan, está bien que eso que fue, haya sido (con todo y su sufrimiento, la injusticia que entraña…)? Esto que es ahora ¿no es obvio que te rebasa? O, en verdad, ¿está bien que venga lo que va a venir… (la enfermedad, el envejecer, las pérdidas, la muerte)? Como puedes ver, siempre hay allí una clara invitación a ponerme a enfocar. Entonces puedo decidir atender la sensación actual de esto y dejar que el proceso de mi propia integración pueda seguir adelante. Como puedes darte cuenta, las ocasiones, oportunidades y propuestas que la vida misma nos regala como invitaciones a enfocar, son infinitas. Es suficiente estar en contacto con lo que en nosotros es real en el momento presente para tener ‘tela de dónde cortar’. Así que cada uno de nosotros vamos encontrando la propia manera de hacerlo. Nadie tiene la respuesta para otro, cada uno y todos, podemos encontrar la nuestra a la pregunta ¿Cuándo enfocar solo? De lo que sí estoy seguro es que la contestación no va a venir del vacío o del más allá, sino enfocando. Por eso la invitación a simplemente hacerlo, o estar intentándolo. E) PREGUNTAS Y RESPUESTAS a) Pero es que yo tengo todo el día lleno de cosas. No paro un momento y por la noche estoy rendido(a). ¿Dónde, cómo, cuándo, encontrar ese momento para mí? R: Donde, como, cuando… te des cuenta de que tienes un cuerpo que está llevando tus historias inconclusas y decidas escucharlas, asumirlas. De todas maneras tus asuntos no resueltos están allí. Tú decides si esa historia personal es procesada en tu cuerpo hasta el punto de ser sanada y agradecer por lo que fue, o si va a permanecer ajena a tu conciencia impidiéndote conocerte y amar a quien realmente eres. Tal vez, de verdad, no tengas ni cinco minutos para ti en las próximas 24 horas, pregúntate cómo se siente eso y espera... Tu cuerpo necesita sólo unos 30 segundos para responderte. Esos 30 segundos pueden ser cruciales en tu vida. Pueden ser la diferencia entre experimentarte vivo o desconectado de ti mismo, de los demás, de la tierra, (y si eres creyente, desconectado de Dios. Aunque parezca increíble, tu punto de partida puede muy bien ser el


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

159

experienciar esa desconexión como tu propia verdad, y esa verdad siempre te liberará. b) Lo he intentado mil veces pero no estoy seguro de haber logrado nunca un claro cambio sentido. ¿Qué es lo que me falta? R: ¿Se te dificulta hacerte un espacio interior? Practica el Inventario y desidentificarte de tus sentimientos abrumadores. ¿No puedes permitir que se forme la sensación-sentida del asunto?, tal vez lo único que necesites es aprender a esperar y ver qué viene en el centro de tu cuerpo. ¿Estás urgiendo el cambio, o tratando de producir ciertos resultados o te estás esforzando demasiado? Quédate atendiendo la sensación física de esto que es real, el cambio vendrá de por sí. Revisa el tema “Dificultades para Enfocar” (que es parte de este programa) tal vez allí encuentres retratada tu dificultad particular y una propuesta de solución que te haga sentido. A veces necesitamos un poco más de práctica con alguien que nos acompañe. El facilitador, con su sola presencia, aunque no diga nada, potencializa enormemente el proceso dentro de nosotros. Por cierto te puede acompañar una persona confiable aunque no sepa nada del Enfoque. Sólo pídele que te lea la hoja de los pasos, uno a uno mientras tú le vas diciendo cuándo puedes pasar al siguiente. Si tu cuerpo no ha perdido la capacidad de sentir ni tú la de experimentar el proceso de la congruencia, el asombro y la sorpresa serán mayúsculos ¡para ambos! c) Y qué tal si me vuelvo adicto al Enfoque al tratar de hacerlo cada rato. Eso sería grave, ¿no? R: Se puede hacer uno “adicto” al Enfoque si lo usa para calmar, sedar, anestesiar, huir de, los asuntos físicamente sentidos, pero en realidad, nada de esto es Enfoque. En mis maestros de Enfoque se adivina que siempre está operando en ellos una sensación-sentida simbolizándose con una extraordinaria precisión para cada situación. Ellos no dejan de estar conectados con su cuerpo y eso los conecta, en el mismo acto y momento, con la realidad exterior. El ser reales es ostensible en ellos. Si estás presente a lo que en ti es real no hay manera que te hagas adicto a enfocar. Por definición, el adicto no tiene opciones, está encerrado en patrones que le ocultan a sí mismo su ser real y su vulnerabilidad. El enfocar es partir precisamente de esa vulnerabilidad, de lo imperfecto, de lo inacabado, en una palabra, de lo humano en ti. d) Ya es difícil para mí enfocar cuando alguien me acompaña. No me imagino haciéndolo yo solo de una manera adecuada. R: Tal vez te parezca inalcanzable enfocar solo, pero recuerda que aun siendo sobreviviente de trauma o de abuso o que padezcas agudamente una adicción, mientras puedas tener una mínima capacidad de comenzar haciendo un espacio para ti desde el que puedas ser presencia para lo


160

DR. JUAN B. PRADO FLORES

que esté bullendo en tu cuerpo, el proceso del Enfoque vendrá desde ahí. Lo que sí es imposible, es que se te dé sin práctica alguna de tu parte. Es la práctica lo que hará en ti un maestro en la detección de tus asuntos personales físicamente sentidos y en el atenderlos ofreciéndoles un espacio donde ellos se puedan desplegar. Pero no hay manera de aprender a andar en bicicleta más que subiéndote a ella. Tu cuerpo sabe muy bien lo que él tiene que hacer para mantenerte en equilibrio sobre tu bici-proceso; es más, ¡no se trata de que tú se lo enseñes! Sólo tienes que entrar en tu cuerpo y experimentarlo desde adentro. Él hará lo demás. Lo liberador es que nadie puede reprobarte al llevar a cabo tus tanteos internos ni por las dificultades que encuentras al tratar de enfocar. Esto con todo lo que salga al paso en tu sendero al enfocar sin alguien que te acompañe, apunta hacia al proceso que ya tú eres.


A MANERA DE EPÍLOGO “…El Viento (Espíritu) sopla donde quiere…”

Jesucristo74

R “¡Hazme un focusing!” –Quedé en shock. -Yo no sé acompañar a enfocar; es más, nunca he acompañado a nadie, -le contesté. -“¡Hazme un focusing por favor!” -me repitió con más intensidad aún. Yo me seguía resistiendo. Entonces se sentó en la orilla de mi litera, cerró los ojos, bajó la cabeza y esperó mis indicaciones. Ante tan inaplazable requerimiento y una expresión de urgencia que denotaba traer un ya insoportable peso encima, no me quedó más que, con temor y temblor, obedecer. Este fue el comienzo del primer Acompañamiento de Enfoque de mi vida. En pocos minutos, mi hasta entonces casi insoportable compañero de cuarto ya estaba tocando su asunto tal como lo llevaba en el cuerpo, lo había encontrado en sus entrañas y sus expresiones físicas eran el claro lenguaje de estar atendiendo algo tan importante y profundo como intensamente doloroso. Con significativos gestos y con estas palabras me compartía: “¡se me está entregando… se me está entregando!” Inundado en asombro ante tan impactante simbolización de su experiencia, me vinieron estas palabras que expresaban lo que estaba sucediendo dentro de nosotros y entre ambos: “Esto es estar pisando territorio sagrado”. Con estas palabras metafóricas me vi interiormente “quitándome las sandalias” como respuesta a haber sido introducido en esa inefable y trasformadora experiencia humana. Era ya jueves, cuarto día del Curso. Éramos compañeros de habitación. Momentos antes se había levantado y puesto su ropa deportiva mientras me comentaba que le habían robado su escalera (para subir y bajar a la cama superior de la litera, que era la suya). Al verle tan contrariado le dije: “Estás enojado” (en términos más intensos). Fue entonces cuando se paró de una pieza, me miró fijamente y me pidió que lo acompañara a enfocar. Al intercambiar impresiones poco tiempo después, me dijo que, decepcionado del Curso, ya había decidido salir de él. Al final del mismo, me dijo, sonriéndome con agradecimiento que no había vuelto a tener un enfoque en el resto del Curso como el del que yo había sido testigo.

74

Evangelio de san Juan, 3,8.

161


162

DR. JUAN B. PRADO FLORES

Esta experiencia tiene sus antecedentes: Yo había llegado a la casa de retiros a media mañana del sábado previo. El viernes anterior me había dado cuenta de que las dificultades con una colega eran insalvables y que irremediablemente me había quedado sin consultorio dónde trabajar. No me quedaba otra opción más que buscar donde reinstalarme al regresar del curso de Bio-Espiritualidad con lo que eso significaba profesional, económica y emocionalmente. Además me iba a ausentar siete días para recibir el Curso llevando este asunto candente dentro de mí. Debido a ello no había dormido más que algo así como una hora para luego levantarme, darme una ducha e ir al autobús que nos llevaría a la Exhacienda El Castillo donde se llevaría a cabo el desarrollo del programa. Llegando ahí, me asignaron mi cuarto y me instalé. Qué bueno que no tengo compañero, me había dicho pues ya era tarde y no llegaba nadie. Vino la primera sesión con la presentación del equipo. Fue hasta la exposición del primer tema que él llegó. Después de la cena y ya en nuestra habitación me preguntó: “Oye, ¿qué te parecen los expositores...?, a lo que yo le respondí: son gente de primer nivel a escala mundial, estoy impresionado con los dos (McMahon y Campbell). No sé… -me dice- yo los veo como muy deficientes, sobre todo el viejito, lo siento como muy inhumano”. ¡Edwin McMahon inhumano! Entonces me vino “¿De dónde salió este ente? ¿Cómo llegó aquí?” Era obvio que había estado totalmente fuera de contacto con él mismo durante la primera y magistral introducción al curso. Después de la cena y de la mutua presentación en los pequeños grupos se fue a correr. Al regresar me dice: Oye, yo padezco insomnio, tomo medicinas contra él, pero como ni aun así puedo dormir, lo que tengo que hacer es levantarme muy temprano y salir a correr. Hago lo mismo por las noches hasta quemar toda la energía que me queda de la actividad del día y sólo así puedo medio descansar un poco por las noches. Esto es antifocusing, me decía a mí mismo, ¿cómo es posible que haya venido a tomar este curso este hombre?, un joven de unos 35 años, abogado por cierto. Entonces tomó su medicamento. Casi en el acto se quedó dormido y comenzó a roncar. Al principio me alegré de que al menos pudiera dormir un rato, pero el volumen de los ronquidos aumentaba. Le hablé, grité, golpeé su litera por abajo (la base era de cemento). El intentar despertarlo de mil maneras y no poder lograrlo ni por un segundo, me estaba desesperando. ¡Ya le dio en la m… a mi curso este tipo estúpido que no tiene la menor idea de lo que esto se trata!, me dije. Pasaban los minutos, las horas; el ‘insomne’ permanecía roncando de ida y vuelta… Aunado a mi desvelo de la noche anterior, a mi frustración, a la pérdida de mi fuente de trabajo, al costo en tiempo y dinero de aquél curso…, la situación entera llegó a serme insoportable. Sintiéndome sin opciones, como a las 4 a. m. decidí salir de la habitación. Al dar pasos fuera, al sentir el frescor de la madrugada, el pasto escarchado por el rocío, el olor a establo; al ser “mecánicamente” llevada mi vista hacia el cielo estrellado, al entrever las siluetas de las cosas en


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

163

la oscuridad, al recorrer aquel lugar sintiendo paso tras paso el terreno, el contacto con y el olor a la tierra humedecida, comenzaba a experimentarme en conexión conmigo mismo y desde allí con cuanto estaba a mi alrededor. Vino el recuerdo de la granja de papá, cuando me quedaba a dormir allá solo, y me venían sueños con colores mucho más vívidos que los naturales... entonces contacté el ejercicio de enfoque previo al curso, acerca de traer a mi memoria a “alguien que realmente te ama” y cuyo escenario había sido precisamente una noche intentando dormir entre lejanos ladridos, cantos de grillos, olores… en aquél mágico lugar (la granja). Al ver el cielo vino un estremecimiento que me conectaba con cada uno de mis seres queridos, tan lejanos y en esos momentos tan dentro de mí: mi esposa, mis hijos, mis padres, mis hermanos. En las estrellas, la luna, el aire, en todo había un significado nuevo, sentido desde las profundidades de mi cuerpo. Del otro lado de la carretera estaba el pueblo natal de mis padres, conectándome amorosamente con ellos y con mis antepasados difuntos. Me dirigí, emocionado, al corral del establo adjunto. Una vaca parturienta respira trabajosamente, muge con cada contracción, está a punto de parir. Desde que me encontró, no ha dejado de acompañarme donde quiera que voy la amistosa perrita de la casa de retiros. Siento vivamente su tierna, delicada presencia. Veo un punto rojo en el aún oscuro horizonte. Se extiende lentamente, al convertirse en una línea encendida caigo en la cuenta de que es un avión. ¡No es posible, me digo, la estúpida tecnología que viene a poner todo al revés! Me quedo viendo la estela de vapor que deja atrás es de un intenso color rosado en medio de la negrura; se agranda aquella línea y comienzo a escuchar el ruido de los motores. Mientras se acerca, me conecto con el piloto y la tripulación diciéndome: Están dejando a su familia para trabajar, me identifico con ellos; a mí también me pasó eso cuando hacía guardias de más de 48 horas en el hospital. Entonces viene que dentro del avión hay alguien quien va de negocios, otro perdió un familiar y va a despedirlo, otros van de vacaciones, otro… yo voy con-en cada uno de ellos, puedo acompañarlos uno a uno, cuerpo-a-cuerpo, con inmensa empatía. El gozo de pertenecer a un todo más grande y de contactar con cada uno es indescriptible, todo, junto con la tecnología, es una perfecta unidad, y yo, el que siempre se ha sentido excluido de todo y de todos, formo parte de ella. Pasan las horas y sigo conectado a todo cuanto siento por dentro, a cuanto veo, a cuanto existe; parece que eso que llaman Dios está en mí, ¡que estoy en él! Recuerdo las palabras que leí en la Biblia hacia unas 25 ó 26 horas intentando encontrar algo que me indujera el sueño y nomás leyéndolas me quedé dormido: “El Primer día de la Semana, de madrugada…” Era ahora para mí ese Primer día, domingo como hoy, viviendo el acontecimiento más importante de mi vida. Mi sensación es como estar re-viviendo. No hay nada, absolutamente nada que se sustraiga a mi conexión corporal-interior. Cada paso, cada respiración, cada latido están llenos de significado. Después de cierto tiempo, empieza a venir una


164

DR. JUAN B. PRADO FLORES

cierta claridad, y comienzan a salir de sus cuartos los más madrugadores del retiro. Nada me impide seguir conectado. Son como las 7 de la mañana, regreso al cuarto para bañarme, los ronquidos de mi compañero continúan, atenuados por momentos y luego subiendo de intensidad. Una voz dentro de mí dice al volver a escucharlos: “¿Ya ves?, si ni ronca tan fuerte…” Pero de inmediato otra voz interior responde: “solo recuerda que cuando saliste de aquí estabas encab…”. Con esto caigo en la cuenta de que fue precisamente el hacerle caso a mi enojo-frustración lo que me llevó a esa conexión conmigo mismo, con las cosas, con mi gente querida, con Dios, ¡Aquella voz trataba de echar por tierra cuanto había estado experienciando al sugerirme aquél: “Si ni ronca tan fuerte…”! Voy al comedor, no necesitan decirme que debo estar en silencio, traigo toda la experiencia resonando sentidamente dentro de mi cuerpo. Me sirvo el desayuno, necesito tan pocas cantidades; cada bocado, cada sorbo, cada sabor es una bendición para mí, así lo siento. Cuánto respeto, cuánta reverencia por los alimentos, cuánta gratitud a Dios por todo lo que me está dando. Si en estos momentos –a unas cuantas horas de haber comenzado el curso- me dijeran que ya fue todo, de verdad que me regresaría satisfecho. Empieza la primera exposición del día y Edwin McMahon habla acerca del escandaloso tun-tun-tun de la música del pueblo la tarde-noche previa, durante toda la primera exposición teórica. Yo lo conecto con la “música viva” dentro de mi cuarto (los ronquidos). Para darnos una idea de cómo funciona el Enfoque, Ed nos comparte que había tenido que salir de su cuarto para, caminando en la oscuridad, atender la frustración que le causaba el que aquella “música” parecía estar echando abajo todo el esfuerzo hasta encontrar ese hermoso lugar donde llevar a cabo el retiro. El nos compartió que con aquél tun-tun-tun, le vino el recuerdo de cuando tuvo sus infartos cerebrales y que el tun-tun-tun, le había traído el recuerdo-símbolo de los intensos latidos dentro de su cabeza después del accidente vascular junto con el miedo que aún llevaba de padecer otros infartos cerebrales, y de cómo tuvo que venir a México para conectarse con ese miedo ¡gracias a ese tun-tun-tun exasperante de la música, y cómo al atender eso, el miedo había finalmente ahora y después de meses, ¡desaparecido! Yo, impresionado me digo que lo mismo me ha estado pasado a mí en relación con la experiencia que acabo de vivir con los ronquidos de mi compañero de cuarto ¡que entonces pude bendecir! Estoy dándome cuenta en esos momentos que el idioma en el que se expresa el cuerpo de Ed y en el que se expresa el mío es exactamente el mismo. Un idioma inscrito en el cuerpo individual y en el cuerpo común e la humanidad. Acababa de vivir una experiencia que me hacía sentir vivamente que lo que Edwin McMahon estaba diciendo era, es, verdad: que él, yo (y todos) somos “¡Un solo Cuerpo!” en la más íntima conexión. Con ello aprendí que el proceso corporal del cambio, ya sea en una persona que tiene más de 30 años enfocando y el de quien apenas intenta hacerlo, ¡es exactamente el mismo!


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

165

De esta manera, engarzada, misteriosa, es como el Enfoque lleva adelante nuestros asuntos difíciles, complicados, detenidos, siendo procesados por nuestro cuerpo, es decir, dentro de nosotros mismos, de tal manera que no podrás dudar de que el cambio ha venido por más que se te haya dado casi sin darte cuenta de ello. Y por cierto, mientras más desde menos cero comiences, (como es el caso de Ed, el de mi compañero de cuarto y el mío propio) ¡MEJOR!


APÉNDICE I AUTOEVALUACIÓN AL CONCLUIR ESTE PROGRAMA DE INICIACIÓN EN EL ENFOQUE BIO-ESPIRITUAL “La sanación es sólo el comienzo”

R

Anita Moorjani75

Una vez y desde un enfoque, me vino que yo necesitaba toda una eternidad para llegar a procesar en su totalidad el mensaje recibido. Desde entonces, he estado dándome cuenta de que lo que se recibe en cada enfoque es inagotable pero que para descubrirlo es necesario mantenerse en el proceso corporal o bien, volver a él si es que han venido distractores. Al concluir tu tránsito por este libro de Enfoque Bio-Espiritual, tal vez puedas darte cuenta que la finalización del mismo es, a la vez, un nuevo punto de partida. Pero antes de continuar, creo necesario que te tomes un tempo para ver si a través de esta lectura ha venido algo nuevo que ha traído algún cambio en tu vida en algún o algunos aspectos. Si ha surgido algo distinto en tu manera de relacionarte contigo mismo y con los demás, en la manera de vivir tu fe (si eres creyente). Si algo nuevo o fresco ha venido que puedas referir a tu contacto con el Enfoque Bio-Espiritual, eso es el nivel en el pudo haberse llevado a cabo el objetivo central del programa que te hemos presentado. Aunque no ha sido la meta del curso ni tratar de cambiarte desde afuera ni que tú lo hagas para ti mismo -puesto que el cambio no lo hacemos nosotros sino que es don- sí está bien detenernos y ver, si fuera el caso, qué notas que en ti ha cambiado. Según señalan investigaciones recientes, de cada diez personas que entran a un programa como éste -donde se trata de adquirir algo que implica dejar que vengan cambios significativos para la vida- sólo dos de ellas se encontrarían listas para acceder a sus implicaciones profundas. Otras dos estarían dispuestas a tomar en cuenta lo aprendido… pero no ahora. Las 75

A. Moorjani, Muero por ser yo, cap. 14: centroguasca.files.wordpress. com/2012/06/anitamoorjanimueroporseryo.pdf

167


168

DR. JUAN B. PRADO FLORES

seis restantes ni siquiera se darían cuenta que lo expresado y propuesto es un mensaje válido, importante, para ellas. Así que felicidades por haber llegado a la conclusión de este Programa. Esta evaluación nos ayudará a darnos cuenta qué del mensaje ha sido recibido realmente y qué hay que reforzar, modificar, ajustar, reducir, ampliar, suprimir, para que en lo subsecuente, lo que entreguemos como información sea más claro y anime más a las personas a entrar en su propio proceso (lo que no podemos mejorar es el proceso mismo de Enfoque en ti, pues tus enfoques ya son, en sí mismos, perfectos). Por ello te pido que por favor contestes diáfanamente estas preguntas: A) Pregúntate: ¿Se cumplieron mis expectativas sobre la lectura de este libro?: a) Si hubo tales expectativas, ¿cuáles eran? b) ¿Coincidieron tus expectativas con los contenidos de este programa? c) Si no coincidieron, pregúntate: ¿me siento frustrado(a) por ello? d) ¿Recibí algo diferente o que fuera más allá de mis expectativas? B) En caso que así haya sido, pregúntate: ¿Qué de los contenidos es lo que más necesitaba y obtuve; qué me ayudó más, qué me da esperanza o una nueva perspectiva?

C) pregúntate: Las experiencias que he tenido al enfocar me han permitido (o no) de alguna manera: a) ¿Atender mis asuntos vitales donde y como son físicamente sentidos? b) ¿Conocerme y amarme como realmente soy? c) ¿Tratarme con delicadeza, respeto, aceptación, cariño?


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

169

d) ¿Aprender a escucharme y a esperar por mis propias respuestas? e) ¿Tener un cambio de actitud ante mis propios sentimientos y hacia los sentimientos de los demás?

f)¿Sentirme más capacitado(a) para reconocer mis significados-sentidos, atenderlos, sostenerlos y permitir que se simbolicen con precisión?

g) ¿Querer integrar el Enfoque Bio-Espiritual (E B-E) a mi vida? h) ¿Saber experiencialmente qué es la Bio-Espiritualidad? i) ¿Las experiencias de Enfoque me han enseñado algo más?

D) ¿He encontrado en el EB-E una manera de experimentar mi vida en forma diferente, fresca, nueva?

E) ¿Puedo identificar el EB-E con el proceso de autodesarrollo ya integrado corporalmente?

F) ¿He podido experimentar el proceso del Enfoque Bio-Espiritual como regalo?


170

DR. JUAN B. PRADO FLORES

G) ¿Algo me resultó confuso, complicado, incomprensible, tedioso?: a) ¿Algo de la Teoría?: b) ¿Qué?: c) ¿Algo en relación a la práctica del Enfoque?: d) ¿En ambos aspectos? e) ¿Con algún o algunos temas?: f) Cuál(es)? H) ¿Hay algo más que quieras comentar y que sientas bien compartirme acerca de este libro sobre Bio-Espiritualidad a través del Focusing?

Nombre:______________________ Fecha __________________________ Finalmente quiero agradecerte por el tiempo y el espacio interior que le has dado a esta obra. Ha sido una experiencia muy rica para mí elaborarla para ti, pensándote, de alguna manera sintiéndote y acompañándote durante su lectura y los ejercicios propuestos. Es mi esperanza que algo de este material haya penetrado lo suficiente en tu cuerpo como para darte la motivación de llevar el Enfoque Bio-Espiritual integrado a tu vida. Si has tenido alguna experiencia que se sienta bien compartir conmigo y con nuestro Círculo de Enfoque Bio-Espiritual, puedes enviármela a mi dirección electrónica. Te gradeceré enormemente que me envíes la evaluación de los efectos que estos contenidos han dejado en ti. Con tus aportaciones personales, tus reflexiones y tus propuestas, podremos hacer esta obra más accesible, más práctica, más atractiva, más eficaz; en fin más experienciable


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

171

para que los frutos que dé, hagan una más notable diferencia en la vida de aquellos a los que llegue en el futuro. Por todo ello, muchas, muchas gracias, y ¡hasta pronto! Juan B. Prado Flores. jubpr@yahoo.com


APÉNDICE II BIBLIO-CIBERGRAFÍA RECOMENDADA

R Pongo a tu disposición las referencias biblio/cibergráfícas utilizadas a lo largo y ancho de esta obra, sin las cuales no me hubiera sido posible hacer esta obra. Si estás interesado(a) en profundizar más acerca del Focusing y la Bio-Espiritualidad, te las recomiendo ampliamente. • •

• • • •

Gendlin ET. Focusing. Proceso y Técnica del Enfoque Corporal. Editorial Mensajero, España. 1988. McMahon EM. Más allá del Mito del Dominio. Alternativa para una Sociedad Violenta: México. 1999. Pp. 9-53. Traducido al español por CREE A. C. sitio Web: http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/ recursos.html McMahon EM, Campbell PA, Rediscovering the Lost BodyConnection within Christian Spirituality. Traducido al español por CREE A. C.: Redescubriendo la conexión corporal perdida al interior de la espiritualidad cristiana. http://www.enfoquebioespiritual.com. mx/recursos.html Prado FJ. Enfoque Corporal. Algología. Dol Clin y Ter. Vol II No. 9, pp. 17-20. 2004. En La Red: http://www.imbiomed.com.mx/1/1/ articulos.php?id_revista=101&id_ejemplar=2165 En la Página Web de The Focusing Institute: http://www.focusing.org/es/enfoque_corporal.pdf Prado FJ. Técnica del Enfoque corporal: Dol Clin Ter, Vol. II, No. 8, 2004. http://www.imbiomed.com.mx/1/1/articulos.php?method=show Detail&id_revista=101&id_seccion=1366&id_ejemplar=1964&id_ articulo=19000 Página Web de The Focusing Institute: http://www.focusing.org/es/t_cnica_del_enfoque.pdf Página de Focusing México: http://www.focusinginstitutemexico.com/ Página web de The Institute for BioSpiritual Research http://www. biospiritual.org/, y su espejo en español: http://www.enfoquebio espiritual.com.mx/ Prado FJ. Dirección de mi Blog: http://juanb-descubretusrecursos dedesarrollo.blogspot.com/

173


174

DR. JUAN B. PRADO FLORES

• •

• • • • • • •

McMahon EM, Campbell PA. Asombro en la infancia, una puerta a la espiritualidad. Cuadernos de Enfoque Bio-Espiritual. Disponible en CREE A. C. sitio Web: www.creeac.com.mx McMahon EM, Campbell PA ¿Cómo podemos tomar el riesgo de asumir lo que es real en nuestros cuerpos?, en Más allá del Mito del Dominio, pp. 181-216, disponible en http://www.enfoquebioespiritual. com.mx/recursos.html Flanagan, K. A la Búsqueda de Nuestro Genio Interior. Desclée de Brouwer. Pp. 145 a 186. Bilbao, España, 2001. Renn, K. Tu cuerpo te dice quién puedes ser. “Focusing”: el camino de la atención interior. Sal Terrae, Págs. 67-94. Santander, 2008. Gendlin ET. http://www.youtube.com/watch?v=Y-yMmJ4uh4g Campbell PA. Raíces Académicas del Movimiento Bio-Espiritual, en: Más Allá del Mito... Pp. 365 a 382. Siems M. Tu Cuerpo Sabe la Respuesta: Introducción, la Sensación Sentida (Felt Sense). Ed. Mensajero. España. 1997. Gendlin ET. El Focusing en psicoterapia. Manual del método experiencial. Paidós, España.1999. Ann Weiser Cornell y Barbara McGavin. La Relación Interior de Enfoque http://www.focusing.org/folio/Vol21No12008/03_InnerRelatTRIB.pdf Weiser A C. El Poder del Focusing. Ed Obelisco, España, 1999. Gendlin ET. A Theory of Personality Change. http://www.focusing.org/personality_change.html Traducido al español en el enlace: http://www.focusing.org/es/una_teoria_del_cambio_de_ personalidad_version2008_trad_riveros_031209.pdf Campbell AP. ¿Qué hace que el mito perdure? En Más allá del mito... Op. Cit. Cap. 8 Pág. 217 a 240. McMahon EM, Campbell AP. Evasión de Proceso. Cuadernos de Enfoque Bio-Espiritual. http://www.biospiritual.org/pages/processskip.html Prado FJ. Más allá del ciclo adictivo dolor-placer. Dol Clin Ter, Vol. III, No. 6. 2005. http://www.imbiomed.com.mx/1/1/articulos.php?method=showDetail&id_ revista=101&id_seccion=1366&id_ejemplar=3039&id_articulo=29640 En The Focusing Institute: http://www.focusing.org/es/m_s_all__del_ ciclo_sdictivo.pdf Barbara McGavin y Ann Weiser Cornell, Treasure maps to the soul. http://www.focusingresources.com/articles/treasure-maps-to-thesoul.html McMahon ME., Campbell AP.: ¿Qué es lo espiritual en el Enfoque? Cuadernos de Enfoque Bio-Espiritual. Disponible en CREE A. C. sitio Web: www.creeac.com.mx El Caminar Enfocado. Verlo en: http://juanb-descubretusrecursos dedesarrollo.blogspot.com/ (viernes, 3 de junio del 2011)


SÁNATE A TI MISMO Y SANA TU MUNDO

175

Publicaciones del autor sobre Focusing y Bio-Espiritualidad que se encuentran en la Red • • • • •

• •

Estrés, Fuente Potencial de Salud y Desarrollo. http://focusingexperiencial.blogspot.com/2006_12_01_archive.html La Medicina ModernaAnte un Nuevo Paradigma http://focusingexperiencial.blogspot.com/2006/12/la-medicina moderna-ante-un-nuevo.html Experienciando el Espíritu Desde el Cuerpo. http://focusingexperiencial.blogspot.com/2007/02/experienciando-alespritu-desde-el_12.html Experienciando el Dolor. http://focusingexperiencial.blogspot.com/ 2007/07/experienciando-el-dolor.html Prado FJ. El estrés y su resolución organísmica. Dol Clin Ter. Vol. IV, No. 5. Marzo, 2006. http://www.imbiomed.com.mx/1/1/articulos.php?method=show Detail&id_revista=101&id_seccion=1636&id_ejemplar=3569&id_ articulo=34635, http://www.focusing.com.ar/trabajos.php ESTRÉS Por Juan B. Prado Flores http://www.focusing.org/ spanish.html. http://www.enfoquebioespiritual.com.mx/ http://www.recoveryfocusing.com/ http://www.focusing.org/folio/ Vol20No12007/11_BefriendingFear.pdf Sexualidad masculina, del sufrimiento al éxtasis, en la Web: http://www.intramed.net/actualidad/art_1.asp?idActualidad=40045&n omCat=Día%20a%20Día El procesamiento del estrés y sus efectos sobre nuestros mecanismos PNIEndócrinos Autor: Juan B. Prado Flores http:// bibliotecaparalapersona-epimeleia.com/greenstone/cgi-bin/library. cgi?e=p-01000-00---off-0presenta--00-1----0-10-0---0---0direct-10--4-------0-1l--11-es-50---20-about---00-3-1-00-0--4--0--0-0-11-100utfZz-8-00&a=d&cl=CL1 Humanizando, -desde nuestras instancias biológicas- el proceso vida/muerte/vida... Idioma: español http://bibliotecaparalapersonaepimeleia.com/greenstone/collect/ecritos2/index/assoc/HASH09ba. dir/doc.pdf http://juanb-descubretusrecursosdedesarrollo.blogspot.mx/2011/06/ humanizando-nuestra-muerte-y-la-de-los.html


S11 bio espiritualidad y focusing, capítulo 14 (juan b prado flores)  
S11 bio espiritualidad y focusing, capítulo 14 (juan b prado flores)  
Advertisement