Page 1


Edificada con Piedras Vivas A rte, A rq u ite c tu ra y

T eniendo en cuenta los diversos estilos arquitectónieos, pero siendo fieles a las normas litúrgicas, el pre­ sente instrumento ofrece sólidos fundamentos teoló­ gicos para que los edificios e implementos dedicados al culto divino y a la construcción de la comunidad eclesial, sean nobles y bellos, y cumplan con su misión de recordamos la presencia de Dios entre su Pueblo y constituyan un signo evangelizador y de esperanza cristiana.

+ Víctor Sánchez Espinosa Arzobiso de Puebla de los Ángeles, México. Presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Litúrgica.

13 1 3 B uena Prensa

www.buenaprensa.com

786078 293933


C o n fe r e n c ia E p is c o p a l de

O b ispo s C a tó lic o s d e lo s E st a d o s U n id o s

E dificada con P iedras V ivas

Arte, Arquitectura y Culto Normas y Orientaciones sobre Arte Litúrgico

la §3 Buena Prensa


Título Original: Built of Living Stones: Art, Architecture and Worship United States Conference of Catholic Bishops. Committee on the Liturgy

Título en español : Edificada con Piedras Vivas Conferencia Episcopal de Obispos Católicos de los Estados Unidos Edición a cargo de Armando Ruiz Castellanos Apoyo de edición: Eduardo Ramírez Plata y Edith Pons Ilustraciones: Eduardo Ramírez Plata

Primera edición: mayo 2015

ISBN: 978-607-8293-93-3

Hecho en México Con las debidas licencias Derechos© reservados a favor de: Obra Nacional de la Buena Prensa, A.C. Orozco y Be1Ta 180 • Sta. María la Ribera Apartado M-2181 • 06000, México, D.F. Tel.: 5546 4500 • Fax: 5535 5589. www.buenaprensa.com

Ventas: Tel.: 5546 4500 exts.: 511 a 514. ventas@buenaprensa.com Sin costo para usted: Ol 800 5024 090.

Librerías San Ignacio: www.buenaprensa.com México, D.F.: • Col. Santa Maria la Ribera. San Cosme 5. • Col. Roma . Orizaba 39 bis. • Tlalpan. Congreso 8. • Centro. Pasaje Catedral. Donceles 91, locales 25 y 115.

Tels.: Tels. : Tels.: Tels.:

5592 5207 5513 5702

6928 y 5592 6948. 7407 y 5207 8062. 6387 y 5513 6388. 1818, 5702 1648 y 5512 5946.

República Mexicana: • Chihuahua, Chih. • Culiacán, Sin. • Guadalajara, Jal. • Guadalupe, Zac. • León, Gto. • Mérida, Yuc. • Monteney, N.L. • Puebla, Pue. • Tijuana, B.C. • Torreón, Coah. •Tuxtla Gutié1Tez, Chis.

- Av. Tecnológico 41 Ol . Pinza Comercial. San Agustín. Col. Granjas. Tels.: (614) 41 O 9461 y 415 0092. - Jesús G . Andrade 214 Ote. Esq. Ángel Flores. Tel.: (667) 712 4088. -Madero y Pavo, Sector Juárez. Tels.: (33) 3658 1170 y 3658 0936. -Calle Jardín de Juárez JO. Tel.: (492) 899 7980. - Hennanos Aldama 104. Col Centro. Tel.: (477) 713 790 l . ·Calle 60 · 490 B. Col. Centro. Parque La Madre. Tel.: (999) 9280 340. - Washington 812 pte. Centro. Tels. : (81) 8343 11 12 y 8343 1121 . - Blvd. Valsequillo 115. Plaza Crystallocales 9-12. Col. Residenciales Boulevares. Tel : (222) 211 6451. -General Juan Sarabia (Calle JO) 8570. Centro. Tel. : (664) 634 1077. - Czda. Cuauhtémoc 750 N te. Centro. Tels.: (87 1) 793 1451 y 793 1452. -Tercera Oriente Sur 165-3 . Col. Centro. Tel.: (961) 613 2041.

En los Estados Unidos: Good Press, cromero@goodpress. us, https://www.goodpress .us Se terminó de imprimir esta primera edición el 13 de mayo de 2015, festividad de nuestra Señora de Fátima, en en los talleres de Editorial Progreso, S.A. de C . V, Naranjo 248. Col. Santa Maria la Ribera. 06400 México. D. F.

Tel.: 1946 0620.


Título Original: Built ot Living Stones: Art, Architecture and Worship United States Conference of Catholic Bishops. Committee on the Liturgy

Título en español: Edificada con Piedras Vivas Conferencia Episcopal de Obispos Católicos de los Estados Unidos Edición a cargo de Armando Ruiz Castellanos Apoyo de edición: Eduardo Ramírez Plata y Edith Pons

ÍNDICE S iglas de referencia .................................................................................................................7

Ilustraciones: Eduardo Ramirez Plata

P resentación................................................................................................................................9 Primera edición: mayo 2015

P refacio

ISBN: 978-607-8293-93-3

11

Hecho en México Con las debidas licencias Derechos © reservados a favor de: Obra Nacional de la Buena Prensa, A.C. Orozco y Berra 180 • Sta. María la Ribera Apartado M-2181 *06000, México, D.F. Tel.: 5546 4500 • Fax: 5535 5589. www.buenaprensa.com

Ventas: Tel.: 5546 4500 exts.: 511 a 514. ventas@buenaprensa.com Sin costo para usted: 01 800 5024 090.

C apítulo uno L a Iglesia viva: edificio de D ios 17 E l edificio de la iglesia .................................................................................................................. 19

L ibrerías San Ignacio: w w w .buenaprensa.com M éxico, D.F.:

E l culto en el tiempo y en el espacio ........................................................................................22

• Col. Santa María la Ribera. San Cosme5. Tels.: 5592 6928 y 5592 6948. • Col. Roma. Orizaba 39 bis. Tels.: 5207 7407 y 5207 8062. • Tlalpan. Congreso 8. Tels.: 5513 6387 y 5513 6388. • Centro. Pasaje Catedral. Donceles 91, locales 25 y 115. Tels.: 5702 1818, 5702 1648 y 5512 5946. R epública M exicana: • Chihuahua, Chlh. - Av. Tecnológico 4101. Plaza Comercial. San Agustín. Col. Granjas. Tels.: (614) 410 9461 y 4 1 5 0092. - Jesús G. Andrade 214 Ote. Esq. Ángel Flores. Tel.: (667) 712 4088. • Culiacán, Sin. - Madero y Pavo, Sector Juárez. Tels.: (33) 3658 1170 y 3658 0936. • Guadalajara, Jal. - Calle jardín de Juárez 10. Tel.: (492) 899 7980. • Guadalupe, Zac. - Hermanos A ldama 104. Col Centro. Tel.: (477) 713 7901. • León, Gto. - Calle 60 - 490 B. Col. Centro. Parque La Madre. Tel.: (999) 9280 340. • Mérida, Yuc. - Washington 812 pte. Centro. Tels.: (81) 8343 1112 y 8343 1121. ■ Monterrey, N.L. - Blvd. Valsequillo 115. Plaza Crystal locales 9-12. Col. Residenciales Boulevares. Tel.: (222)211 6451. • Puebla, Pue. - General Juan Sarabia (C alle 10) 8570. Centro. Tel.: (664) 634 1077. • Tijuana, B.C. - Czda. Cuauhtémoc 750 Nte. Centro. Tels.: (871) 793 1451 y 793 1452 • Torreón, Coah. -Tercera Oriente Sur 165-3. Col. Centro. Tel.: (961) 613 2041. •Tuxtla Gutiérrez, Chis.

En los Estados Unidos:

L a presencia de C risto como signo y sImbolo ........................................................................ 24 P rincipios litúrgicos para construir o renovar iglesias .....................................................28

C apítulo dos L a iglesia y los ritos sagrados que ahí se celebran 43 L a E ucaristía ..................................................................................................................................... 45 L a iglesia : el lugar para la A samblea litúrgica congregada como un cuerpo en C risto .............................................................................................................. 46 E l área de la A samblea ................................................................................................................. 48

Good Press, cromero@ goodpress.us,

E l área del P resbiterio .................................................................................................................. 50

https://www.goodpress.us

E l A ltar............................................................................................................................................... 51

Se terminó de imprimir esta primera ed ición el 13 de mayo de 2015, festividad de nuestra Señora de Fátima, en

E l A m b ó n ......................................................................................... v................................................. 56

en los talleres de Editorial Progreso, S .A . de C. V., Naranjo 248. Col. Santa María la Ribera. 0 6 400 M éxico. D, F.

L a S ede del sacerdote celebrante ............................................................................................. 58 Tel.: 1946 0620.

E l B autisterio ................................................................................................................................... 60


L a reserva de la E ucaristía ........................................................................................................ 65 L a ubicación del S agrario.....................................................................:.................................... 68 L a C apilla de reserva.....................................................................................................................70 E l Sagrario en el P resbiterio ..................................................................................................... 72 Semana Santa y Triduo P ascu al................................................................................... 73 El Altar de la R eposición...............................................................................74 La adoración de la Cruz el Viernes S an to ..................................................74 La Bendición del fuego en la celebración de la V ig ilia..........................75 Adecuaciones para las posturas litúrgicas de los fieles........................................... 76 Los asientos........................................................................................................78 El lugar para los ministros de m úsica....................................................... 78 Otros objetos de c u lto ................................................................................................

80

La Cruz.............................................................................................................. 80 Las velas............................................................................................................ 82 El Cirio Pascual................................................................................................84 El N ártex.........................................................................................................‘.84 E l área que rodea la iglesia....................................................................................................... 87 La función de la iglesia en otras celebraciones litúrgicas.......................88 Los ritos de Iniciación.....................................................................................88 Las Órdenes sagradas......................................................................................89 El sacramento de la Penitencia o R econciliación..................................... 89 El rito del M atrim onio................................................................................... 91 El rito de la Unción de los enfermos...........................................................93 Las Exequias cristianas.................................................................................. 93 La Liturgia de las Horas ................................................................................ 95 La celebración dominical en ausencia del sacerd o te.................................96 El lugar para los santos óleos........................................................................ 97 El rito de la dedicación de una iglesia y un a lta r..................................... 97

E l A ño litúrgico: ornamentación en los T iempos litúrgicos............................................. 100 L a iglesia y la P iedad popular..................................................................................................... 102 E l V ía Crucis.................................................................................................................................... 103 L as imágenes sagradas..!...............................................................................................................105


C a p ít u l o

E l trabajo

tres

de nuestras manos

109 E l akte y E l papel

los artistas ayudando a la I glesia en oración .................................................. 109

del arte religioso ............................................................................................................. 110

E l verdadero arte ............................................................................................................................ 111 Los

componentes del arte verdadero y digno ........................................................................113

E l artista Los

dentro de la comunidad cristiana ......................................................................... 116

REQUISITOS ESPECIALES DEL ARTE LITÚRGICO .......................................................................119

L a integración del arte dentro del marco litúrgico ..........................................................120

Los

materiales del artista ............................................................................................................. 121

Los

VASOS sagrados

y

las vestiduras propias para la liturgia ........................................ 123

R etiro de obras de arte que ya no son útiles para el uso sagrado ................................ 125

C

a p ít u l o c u a t r o

C onstruyendo una iglesia 129 C onsideraciones prácticas ...................................................................................................... 129 E l plan maestro........................................................................................................................... 130

E l inicio

del proceso................................................................................................................... 131

E l papel

de la

E l papel

de la comunidad parroquial.

Los

S anta S ede y de la I glesia diocesana ......................................................... 132 P rograma de necesidades .....................................134

distintos papeles dentro de la parroquia..................................................................... 134

El párroco..................................................................................................................... 134 La Comisión Parroquial de Construcción................................................................ 135 El Consejo de Pastoral de la Parroquia, la Comisión Parroquial de Liturgia y el Consejo Económ ico............................................................................................ 136 E l autoestudio

de la parroquia ...............................................................................................138

La educación litúrgica

140


Las prioridades y la administración de recursos Estudio de iglesias existentes.............................. L a función de los profesionales

El arquitecto........................................... Los consultores litúrgicos.................... El contratista......................................... Compensación y normas profesionales

...... 140 ......141 142 144 145 146 146

E l diseño de la iglesia y su entorno: CONSIDERACIONES ESPECIALES.............................................................................................................................................. 1 4 8

El lugar de emplazamiento........................................................................................ 148 Accesibilidad.............................................................................................................. 150 La elección de los materiales de construcción..................................................... 152 Cambio de órdenes y modificaciones...................................................................... 153 El mantenimiento del edificio................................................................................... 154 El sonido en el lugar de culto....................................................................................156 La ubicación del órgano y otros instrumentos musicales...................................... 158 Iluminando el lugar de culto..................................................................................... 159 La iluminación necesita flexibilidad........................................................................ 161 Sacristías.....................................................................................................................162 Asuntos de seguridad.................................................................................................163 El sacrarium.............................................................................................................. 164 A suntos especiales en la renovación de iglesias ............................................................... 165 M odificaciones de estructuras históricas ...........................................................................165

Renovación de iglesias...............................................................................................166 E l A ltar ...................................................................................................................................... 168

E l espacio para la R eserva del S antísimo S acramento ....................................................169 P reservación del patrimonio artístico de la Iglesia ...........................................................171

C onclusión

174


SIGLAS DE REFERENCIA BB BE CArt CCE CIC CT DD DL DOL EACW EM IGMR LG MCW MF OA OCF OLM PCFP PO PW RCCFM

Book o f Blessings. Bendicional. Carta a los artistas. Catechismus Catholicae Ecclesiae - Catecismo de la Iglesia católica. Codex Iuris Canonici —Código de Derecho Canónico. Catechesi tradendae: Sobre la catcquesis en nuestro tiempo. Dies Domine. Sobre la santificación del domingo. Documentación litúrgica (Nuevo Enquiridion). Documents on the Liturgy, 1963-1979: Textos conciliares, pa­ pales y curiales. Environment and Art in Catholic Worship. Eucharisticum mysterium: Sobre el culto del misterio eucarístico. Institución general del Misal Romano. Lumen gentium: Constitución dogmática sobre la Iglesia. Music in Catholic Worship. Mysterium fidei: Sobre la doctrina y el culto de la Sagrada Eu­ caristía. Opera artis: Sobre la conservación del patrimonio históricoartístico de la Iglesia. Order o f Christian Funerals. Ordenación de las lecturas de la Misa. Carta circular sobre la preparación y celebración de las fies­ tas pascuales. Presbyterorum Ordinis: Decreto sobre el ministerio y la vida de los presbíteros. The Place o f Worship: Directorio pastoral sobre la construc­ ción y el reordenamiento de iglesias. Ritual de la Sagrada Comunión y del Culto Eucarístico fuera de la Misa.

-

7

-


RDLA RICA RP SC RS

SAC

VD

VL

Ritual de la dedicación de iglesias y de altares.. Ritual de la Iniciación Cristiana de adultos. Ritual de la Penitencia. Sacrosanctum Concilium: Constitución sobre la Sagrada Liturgia. Redemptionis Sacramentum: Sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía. Sacramentum Caritatis: Exhortación Apostólica Postsinodal sobre la Eucaristía Fuente y culmen de la Vida y de la Misión de la Iglesia. Verbum Dominv. Exhortación Apostólica Postsinodal sobre la Palabra de Dios en la Vida y en la Misión de la Iglesia. Varietates legitimae: Sobre la liturgia romana y la inculturación.


P resentación

Presentación

En la Exhortación Apostólica PostsinodaJ Ecclesia in America presentada por el Papa San Juan Pablo II en la Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe, se manifiesta el deseo de que se incremente la unidad entre los distintos países del Continente Americano, reforzando la colaboración de sus Conferencias Episcopales. Por eso, recordando ese gesto de fraternidad del Santo Papa, me complazco en presentar ahora el libro "Edificando con piedras vivas ”, que es un esfuerzo de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de Norteamérica, y que consti'uye una valiosa recopilación de los criterios y normas vigentes relativas al arte litúrgico, así como una importante reflexión de la teología litúrgica que servirá de valioso apoyo en la disposición de los espacios celebrativos. Teniendo en cuenta los diversos estilos arquitectónicos, pero siendo fieles a las normas litúrgicas, el presente instrumento ofrece sólidos fundamentos teológicos para que los edificios e implementos dedicados al culto divino y a la construcción de la comunidad eclesial, sean nobles y bellos, y cumplan con su misión de recordamos la presencia de Dios entre su Pueblo y constituyan un signo evangelizador y de esperanza cristiana. En esta edición, impulsada por D. Jonás Guerrero Corona y su equipo, a quienes agradezco su cuidadoso y concienzudo trabajo; se ha puesto al día la documentación y, se consideran las aportaciones del Sínodo sobre la Eucaristía y el Magisterio de S.S. Benedicto XVI, particularmente sensibles a la evangeiización a través del arte. Finalmente, debe destacarse que esta edición se ha enriquecido con abundantes croquis, a fin de facilitar la lectura y asimilación de los textos. Queda solo desear la difusión y el aprovechamiento de estas directrices y agradecer el valioso servicio que ha puesto la editorial Buena Prensa.

Preside

.

.

.

Litúrgica

-

9-


P refacio § 1 Una de las experiencias más formativas y de mayor significación en la vida de una comunidad parroquial es el proceso de construcción o renovación de una iglesia. Como parte de ese proceso, conviene invitar a los fieles de la pa­ rroquia para que estudien las enseñanzas de la Iglesia y de la teología litúrgica, y reflexionen sobre su piedad personal, sus gustos individuales y la historia de la parroquia. Al po­ ner juntos estos elementos personales y eclesiales en la fe y en la caridad, los fieles ayudan a construir el nuevo edificio y a renovar su comunidad parroquial. § 2 El proceso de toma de decisiones y la educación parro­ quial, que son parte de la experiencia de construcción, pue­ den ayudar a que la parroquia y sus fieles profundicen en su sentido de identidad católica. Esta identidad está formada por la historia particular de la parroquia, por su relación con otras parroquias de la Iglesia local -la diócesis- y por su relación con la comunión de iglesias locales: la Iglesia católica. § 3 Edificada con piedras vivas, Arte, arquitectura y cul­ to, se realizó para ayudar a los fieles que participan en la -

11

-

Construir o renovar una iglesia es una gran oportunidad de crecimiento para la comunidad


-

Edificada con Piedras Vivas -

Este documento se dirige a sacerdotes, arquitectos, artistas...

construcción o renovación de iglesias, capillas y oratorios de la Iglesia católica en los Estados Unidos (como ya se dijo en la presentación, aunque este documento se hizo originalmente para la Iglesia católica en Estados Unidos, nos pareció que resulta válido y útil también para noso­ tros). El documento está destinado a los arquitectos, con­ sultores litúrgicos y artistas, contratistas y otros profesio­ nales que participan en el diseño y/o la construcción de estos lugares de culto. El texto también puede ser útil para todos aquellos que desean comprender la tradición de la Iglesia católica en lo que se refiere a la construcción de iglesias, las artes y la arquitectura. Aunque las sugerencias y orientaciones del documen­ to han sido cuidadosamente preparadas, no son exhaustivas. Se ha procurado que sirvan de base para la toma de decisio­ nes a nivel local, y también que puedan llegar a servir como fundamento para el desarrollo de las directrices diocesanas y la legislación que rigen el arte y la arquitectura litúrgicas1.

La liturgia esencialmente es la misma, pero cambia su lenguaje, estilo y forma

§ 4 Los católicos del siglo XXI celebran una liturgia que, en todo lo esencial, es la misma desde las primeras generacio­ nes, pero significativamente diferente en su lenguaje, estilo y forma. Los cambios recientes en las artes visuales y en los estilos de construcción, así como el desarrollo de nuevos materiales y sistemas de amplificación de sonido, han crea­ do oportunidades y cambios para aquellos que participan en la construcción y renovación de los lugares de culto.

Para hacer recomendaciones acerca de los

§ 5 Para hacer recomendaciones específicas acerca de la construcción y renovación de proyectos, los miembros de

proyectos, conocer la naturaleza de la liturgia y los

1 Concilio Vaticano ü, Constitución Dogmática Lumen gentium, sobre la Iglesia [LG] (21 de noviembre de 1964), n. 17: “Con su trabajo consigue que todo lo bueno que se encuentra [...] en los ritos y culturas de estos pueblos, no sólo no desaparezca, sino que se purifique, se eleve y perfeccione para la gloria de Dios, confiisión del demonio y felici­ dad del hombre”. Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Instrucción Varietatis legitimae, sobre la liturgia romana y la inculturación [VL] (1994), n. 18: “De este modo la liturgia de la Iglesia no debe ser extraña en ningún pais, a ningún pueblo, a ninguna persona, y al mismo tiempo trasciende todo particularismo de raza o nación. Debe ser capaz de expresarse en toda cultura humana, conservando al mismo tiempo su identidad por la fidelidad a la tradición recibida del Señor”.

documentos de la Iglesia

-

12-


:

-

Prefacio -

la parroquia deben comprender la naturaleza de la liturgia, el espacio que requiere y las maneras en que el propio in­ mueble puede ayudar o dificultar el culto. Dada la amplia gama de ideas, opiniones, espiritualidades y preferencias personales presentes en cada parroquia y los documentos y enseñanzas de la Iglesia, su ayuda beneficia los procesos de aprendizaje y toma de decisiones; gracias a ello, los di­ rigentes de la parroquia y sus miembros pueden desarrollar las habilidades necesarias para crear consensos y resolver conflictos. § 6 Los desafíos de construir o renovar iglesias se incre­ mentan conforme la Iglesia crece. La riqueza de grupos étnicos y culturales en la Iglesia hoy presenta oportunida­ des para llegar a ser verdaderamente “católicos”. La Iglesia busca integrar y utilizar la fortaleza de cada cultura para cumplir la misión de Cristo de llevar el Evangelio a cada persona y proclamar -a través de todas las inquietudes de la vida diaria- el amor y la presencia permanentes de Dios en el mundo2.

La riqueza cultural es una oportunidad de ser verdaderamente “católicos”

§ 7 En 1962, el Papa Juan XXIII convocó el Concilio Va­ ticano II para ayudar a la Iglesia a renovar su sentido de misión. El primero de los documentos conciliares, la Cons­ titución sobre la sagrada liturgia Sacrosanctum Concilium, articuló las metas del Concilio y, en armonía con ellas, esta­ bleció los principios generales para la reforma y promoción de la sagrada liturgia. Además de ordenar la revisión de los libros litúrgicos y de los ritos3, la Sacrosanctum Conci­ lium pidió que se revisara la legislación acerca de los ele­ mentos materiales propios de la liturgia, particularmente la construcción de lugares de culto y altares, la ubicación del sagrario y el bautisterio, así como el uso de imágenes y la ornamentación4.

La Constitución “Sacrosanctum Concilium ” del Vaticano II

2 Ibid. 3 SC, n. 25: “Revísense cuanto antes los libros litúrgicos, valiéndose de peritos y consul­ tando a obispos de diversas regiones del mundo”. 4 SC, n. 128: “Revísense cuanto antes, junto con los libros litúrgicos, de acuerdo con el artículo 25, los cánones y prescripciones eclesiásticas que se refieren a la disposición de -

13

-


-

Edificada con Piedras Vivas —

Legislación posterior

§ 8 Durante los treinta y cinco años posteriores al Concilio Vaticano II, tanto la Sede Apostólica como la Conferen­ cia Nacional de Obispos Católicos de los Estados Unidos, publicaron documentos sobre la aplicación de las disposi­ ciones de la Sacrosanctum Concilium, n. 128. En 1977, la Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino pu­ blicó el Ritual de la dedicación de iglesias y de altares re­ visado. Además de las normas de la recientemente revisada Institución General del Misal Romano, las Congregaciones vaticanas han publicado diversos documentos pertinentes acerca del cuidado del legado artístico de la Iglesia, los ar­ tistas, las artes y las vestiduras5.

Historia de este documento

§ 9 En los Estados Unidos, la declaración de la comisión Ambiente y arte en el culto católico fue publicada por la Comisión Episcopal para la Liturgia en 19786. Esta decla­ ración ha tenido un profundo impacto en la construcción y renovación de iglesias parroquiales en los Estados Unidos. Las comunidades parroquiales han estudiado, discutido, y discrepado acerca del documento; muchos consultores en diseño litúrgico han utilizado el texto en programas de educación parroquial y hay arquitectos que han intentado las cosas extemas del culto sagrado, sobre todo en lo referente a la apta y digna edifica­ ción de los templos, a la forma y construcción de los altares, a la nobleza, colocación y seguridad del sagrario, así como también a la funcionalidad y dignidad del baptisterio, al orden conveniente de las imágenes sagradas, de la decoración y del omato. Corríjase o suprímase lo que parezca ser menos conforme con la liturgia reformada y consérvese o introdúzcase lo que la favorezca. En este punto, sobre todo en cuanto a la materia y a la forma de los objetos y vestiduras sagradas se da facultad a las asambleas territoriales de obispos para adaptarlos a las costumbres y necesidades locales, de acuerdo con el artículo 22 de esta Constitución”. 5 Cfr. La Carta circular Opera artis, sobre la conservación del patrimonio históricoartístico de la Iglesia (OA), 11 de abril, 1971, de la C ongregación para el C lero a los P residentes de las C onferencias E piscopales; el Decreto Domas Dei, 1968, sobre las normas de concesión del título de Basílica menor, de la S agrada C ongregación de R itos (Consilium); el Ritual de la dedicación de iglesias y de altares (RDIA), 1977, de la C ongregación para los S acramentos y el C ulto D ivino ; la Instrucción Pontificalis ritus, 1968, sobre la simplificación de los ritos pontificales e insignias, de la S agrada C ongregación de R itos ; la Instrucción Ut sive solí icite, 1969, sobre las vestiduras litúrgicas, de la S ecretaria de E stado del V aticano; el Motu proprio Inter eximia episcopalis, 1978, sobre la concesión del palio, del Papa P ablo VI; y la Carta a los artistas (CArt), 4 de abril, 1999, del Papa J uan P ablo II. 5 C omité

de

L iturgia

de la

C onferencia

de

O bispos C atólicos

de los

E stados U nidos

(USCCB), Environment and A rt in Catholic Worship (EACW), Washington, D. C., Conferencia Católica de los Estados Unidos, 1978. -

14 -


-

Prefacio

-

transformar los principios fundamentales y la teología en ladrillo y cemento, piedra y vidrio. Veintidós años después de la publicación de Ambiente y arte, los obispos de los Es­ tados Unidos presentaron un nuevo documento sobre arte y arquitectura de iglesias que se basa en Ambiente y arte y lo reemplaza, está dirigido a las necesidades de la siguiente generación de parroquias que se ocupan de la construcción o renovación de iglesias. Edificada con Piedras Vivas refle­ ja nuestra comprensión de la liturgia, del papel y la impor­ tancia del arte y la arquitectura de iglesias, así como de las funciones esenciales de la parroquia local y de la diócesis que inician un proyecto de construcción o renovación. § 10 Este documento ha sido aprobado por los obispos de la Iglesia Católica de los Estados Unidos y promulgado por la Conferencia Nacional de Obispos Católicos el 16 de noviembre de 2000. Edificada con piedras vivas contiene muchas disposiciones de la ley universal que rigen el arte y la arquitectura litúrgicos, y ofrece sugerencias pastora­ les basadas en la experiencia de los últimos treinta y cin­ co años. El documento presenta orientaciones que pueden servir como base a los obispos diocesanos para dar nuevas orientaciones e instrucciones para su diócesis. Donde el do­ cumento cita o reitera normas de los libros litúrgicos y del Código de Derecho Canónico, esas prescripciones son obli­ gatorias para las comunidades locales y las diócesis.

Aprobación y autoridad del mismo

§ 11 El documento comienza con una reflexión teológica acerca de la liturgia y el arte y la arquitectura litúrgicos. Debido a que las decisiones sobre arte y arquitectura de iglesias deben basarse siempre en la teología de la asam­ blea eucarística y su liturgia, así como en la comprensión de la Iglesia como la casa de Dios en la tierra, el primer capítulo es base para los siguientes. El segundo capítulo re­ sume los principios litúrgicos que se deben aplicar a las co­ munidades parroquiales cuando se construye o renueva un espacio litúrgico, y revisa las necesidades de espacio de las celebraciones litúrgicas más importantes del año. El tercer

Estructura del documento

-

15

-


-

Edificada con Piedras Vivas -

capítulo ofrece sugerencias para incorporar el arte en los lu­ gares de culto, y para elegir artistas y consultores artísticos. El cuarto y último capítulo describe los elementos prácticos relacionados con el proceso de construcción o renovación, incluyendo el desarrollo de un plan maestro, el proceso de diseño, el desarrollo de un plano de ubicación y el papel de los profesionales en el proceso. Se ha incluido una sección acerca de asuntos especiales relacionados con la preserva­ ción y restauración de obras de arte y arquitectura.


C apítulo 1

La

I

g l e s ia v iv a

L a I glesia

viva : edificio de

D ios

§ 12 Dios creó el universo para que todos pudiéramos tener parte en su vida divina y llegar a la comunión con él. Por eso, hizo surgir la luz de las tinieblas, la belleza del caos y la vida del vacío sin forma (Gén 1, 1-23). Cuando todo estaba listo, formó a Adán y a Eva a su imagen divina y les infundió su aliento de vida (Gén 1, 24-31) para que todos los hombres y mujeres llegaran a participar en el eterno y grandioso himno de alabanza que es la Iglesia. Es por esto que los cristianos, desde los primeros siglos, han creído que “el mundo fue creado en aras de la Iglesia”7.

El mundo fu e creado en orden a la comunión con Dios

§13 A pesar del pecado de Adán, el llamado de Dios a la comunión se mantuvo. Gradualmente, él reveló su deseo

Etapas de la Alianza

7 C oeditores C atólicos

de

M éxico , Catecismo de la Iglesia católica (CCE), 1999, n.

760. -

17-


-

Edificada con Piedras Vivas -

de salvar a la humanidad “no como individuos sin vínculos recíprocos, sino constituyendo un pueblo, que le confesara la verdad y le sirviera santamente”8. Con Abraham y sus descendientes, Dios estableció una alianza eterna. Él pro­ metió ser su Dios y los reclamó como su propiedad, como una nación santa, un pueblo puesto aparte para alabar sus poderosas obras por los siglos. A través de las aguas de la muerte, él condujo a su pueblo, Israel, aceptando sus sacri­ ficios en el Sinaí por manos de Aarón y sus descendientes. “Pero todo esto sucedió como preparación y figura de la Alianza nueva y perfecta que había de pactarse en Cristo... el Nuevo Testamento en su sangre... convocando un pueblo de judíos y gentiles, que se unificara no de acuerdo con la carne, sino con el Espíritu”9. Cristo nos redime desde la cruz y pone un himno de alabanza en labios de la Iglesia

§ 14 Cristo llevó a cabo nuestra redención10 desde el altar de la cruz formando así un pueblo santo, “un templo de Dios hecho de piedras vivas, donde el Padre es adorado en espíritu y en verdad”11. El himno de alabanza que Cristo pone en el corazón y en los labios de la Iglesia, será cantado al final de los tiempos en toda su plenitud, cuando todos los miembros se reúnan en el banquete de bodas del Cordero en la Jerusalén celestial.

La Iglesia canta ese himno en su liturgia que es como una ventana a la eternidad

§ 15 Ese mismo himno es cantado hoy por la Iglesia don­ dequiera que se celebre la liturgia. Cada vez que la Iglesia se reúne en oración, se une en el sacerdocio de Cristo y se hace una sola con todos los santos y los ángeles, trascen­ diendo el tiempo y el espacio. Sus integrantes juntos dan culto con todo el ejército celestial, “venerando la memoria de los santos” y esperando “tener parte con ellos y gozar de su compañía”, aguardando juntos con ansia el advenimien8 LG, n. 9. 9 Ibid. 10 SC, n. 5: “Pues del costado de Cristo dormido en la cruz nació ‘el sacramento admira­ ble de la Iglesia entera’ 11 RDIA, c. 2, n. 1 (tomado de A ndrés P ardo , Documentación litúrgica [DL], Monte Carmelo, Burgos 2006, n. 3722, p. 963): “Este pueblo santo, unificado por virtud y a imagen del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, es la Iglesia, o sea, el templo de Dios edificado con piedras vivas, donde se da culto al Padre en espíritu y en verdad”.


-

La Iglesia viva -

to glorioso de Cristo12. La sagrada liturgia es una ventana a la eternidad y deja vislumbrar lo que Dios nos llama a ser.

E l e d if ic io

d e l a ig l e s ia

§ 16 Así como el término Iglesia se refiere al templo vivo, el Pueblo de Dios, el término iglesia también ha sido usado para describir “el edificio en que la comunidad cristiana se reúne para escuchar la Palabra de Dios, para orar juntos, para recibir los sacramentos y para celebrar la Eucaristía”13.

12 SC, n. 8: “En la liturgia terrena preguntamos y tomamos parte en aquella liturgia ce­ lestial, que se celebra en la santa ciudad de Jerusalén, hacia la cual nos dirigimos como peregrinos, y donde Cristo está sentado a la diestra de Dios como ministro del santuario y del tabernáculo verdadero, cantamos al Señor el himno de gloria con todo el ejército celestial; venerando la memoria de los santos esperamos tener parte con ellos y gozar de su compañía; aguardamos al Salvador, nuestro Señor Jesucristo, hasta que se manifieste él, nuestra vida, y nosotros nos manifestamos también gloriosos con él (cfr. Flp 3, 20; Col 3, 4)”. 13 RDLA, c. 2, n. 1, DL, n. 3722, p. 963: “Con razón, pues, desde muy antiguo se llamó ‘iglesia’ el edificio en el cual la comunidad cristiana se reúne para escuchar la Palabra de Dios, para orar unida, para recibir los Sacramentos y celebrar la Eucaristía”. -

19-

Diferencia entre la Iglesia, templo vivo, pueblo de Dios e iglesia, edificio de culto


-

Edificada con Piedras Vivas -

Ese edificio es tanto la casa de Dios en la tierra (domus Dei), como la casa apropiada para las oraciones de los san­ tos (domus ecclesiae). Como casa de oración, debe expresar la presencia de Dios y tener las condiciones adecuadas para la celebración del sacrificio de Cristo, además de reflejarlo a la comunidad que allí celebra. § 17 La iglesia es el lugar propio para la oración litúrgica de la comunidad parroquial, especialmente la celebración de la Eucaristía del domingo. Es también el lugar privilegiado para la adoración del Santísimo Sacramento y la reserva de la Eucaristía para la comunión de los enfermos. Siempre que las comunidades han construido casas para el culto divino, el diseño del edificio ha sido de vital importancia14. Las igle­ sias nunca son “simples lugares de reunión, sino ,que signi­ fican y manifiestan a la Iglesia que vive en ese lugar (parti­ cular), morada de Dios” entre nosotros, ahora “reconciliada y unida en Cristo”15. Como tal, el edificio en sí mismo se convierte “en un signo de la Iglesia peregrina en lá tierra, y refleja la morada de la Iglesia en el cielo”1617.Toda iglesia es un lugar de reunión para los fieles, un lugar de descanso y de encuentro con Dios, así como un punto de partida del viaje aún sin terminar de la Iglesia hacia el Reino de Dios.

La iglesiaedificio, es el lugar propio de la oración litúrgica y la adoración eucarística

§ 18 Las iglesias, por lo tanto, deben ser “aptas para las celebraciones sagradas”, “dignas” y hermosas17. Su aptitud 14 Cfr. CCE, n. 2691: “La iglesia, casa de Dios, es el lugar propio de la oración litúrgica de la comunidad parroquial. Es también el lugar privilegiado para la adoración de la presencia real de Cristo en el Santísimo Sacramento. La elección de un lugar favorable no es indiferente para la verdad de la oración”. Cff. Comentario teológico al RDIA que aparece en: C omisión Internacional para el Inglés en la L iturgia, Documents on the Liturgy, 1963-1979: Textos conciliares, p a ­ pales y curiales (DOL), 1982, Theological Commentary, n. 6. 15 CCE, n. 1180: “Estas iglesias visibles no son simples lugares de reunión, sino que significan y manifiestan a la Iglesia que vive en ese lugar, morada de Dios con los hombres reconciliados y unidos en Cristo”. 16 RDIA, c. 2, n. 2 (DL), n. 3723, p. 963: “Por el hecho de ser un edificio visible, esta casa es un signo peculiar de la Iglesia que peregrina en la tierra e imagen de la Iglesia celestial”. Cfr. Código de Derecho Canónico (CIC), 1983, c. 1214: “Por iglesia se entiende un edificio sagrado destinado al culto divino, al que los fieles tienen derecho a entrar para la celebración, sobre todo pública, del culto divino”. 17 RDLA, c. 2, n. 3 (DL), n. 3724, pp. 963-964: “La iglesia, como lo exige su naturaleza, debe ser apta para las celebraciones sagradas, hermosa, con una noble belleza que no -

20-


-

La Iglesia viva —

para el culto es determinada por su idoneidad, a través del diseño arquitectónico del espacio y de la aplicación de los talentos artísticos para encamar la iniciativa de Dios y la respuesta de la comunidad de fieles. Las construcciones eclesiales y los trabajos artísticos que las embellecen son formas de culto en sí mismos, y ambas cosas inspiran y reflejan tanto la oración de la comunidad como la vida in­ terior de gracia*18. En cambio, las iglesias y los objetos re­ ligiosos que son insignificantes, artificiales, o carentes de belleza, pueden empobrecer la liturgia de la comunidad. La arquitectura y el arte llegan a ser un trabajo conjunto del Espíritu Santo y la comunidad local, para preparar los co­ razones humanos a recibir la Palabra de Dios y entrar más plenamente en comunión con Dios19. consista únicamente en la suntuosidad, y ha de ser un auténtico símbolo y signo de las realidades sobrenaturales”. 18 Cfr. CArt, n. 12: “[El arte] debe hacer perceptible, más aún, fascinante en lo posible, el mundo del espíritu, de lo invisible, de Dios. Debe por tanto acuñar en fórmulas significativas lo que en sí mismo es inefable. Ahora bien, el arte posee esa capacidad peculiar de reflejar uno u otro aspecto del mensaje, traduciéndolo en colores, formas o sonidos que ayudan a la intuición de quien contempla o escucha. Todo esto, sin privar al mensaje mismo de su valor trascendente y de su halo de misterio”. Cfr. ibid., n. 16: “La belleza es clave del misterio y llamada a lo trascendente. Es una invitación a gustar la vida y a soñar el futuro. Por eso la belleza de las cosas creadas no puede saciar del todo y suscita esa arcana nostalgia de Dios que un enamorado de la belleza como san Agustín ha sabido interpretar de manera inigualable: ‘¡Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, tarde te amé!’ (Confesiones 10, 27, 38)” . 19 CCE, n. 1098: “Esta preparación de los corazones es la obra común del Espíritu Santo y de la asamblea, en particular de sus ministros. La gracia del Espíritu Santo tiende a suscitar la fe, la conversión del corazón y la adhesión a la voluntad del Padre. Estas disposiciones preceden a la acogida de las otras gracias ofrecidas en la celebración misma y a los frutos de vida nueva que está llamada a producir”. Es por esta razón que la Sacrosanctum Concilium, nn. 14-17 y 29, afirma que una sóli­ da formación en sagrada liturgia y en el desarrollo histórico de las artes es fundamental en la educación en los seminarios. Transcribimos a este respecto el n. 35 sobre belleza y liturgia, de la Exhortación Sacramentum Caritatis, 22 de febrero, 2007: “La relación entre el misterio creído y cele­ brado se manifiesta de modo peculiar en el valor teológico y litúrgico de la belleza. En efecto, la liturgia, como también la revelación cristiana, está vinculada intrínsecamente con la belleza: es veritatis splendor. En la liturgia resplandece el Misterio Pascual mediante el cual Cristo mismo nos atrae hacia si y nos llama a la comunión. En Jesús, como solía decir san Buenaventura, contemplamos la belleza y el fulgor de los oríge­ nes. (106) Este atributo al que nos referimos no es mero esteticismo sino el modo en que nos llega, nos fascina y nos cautiva la verdad del amor de Dios en Cristo, hacién­ donos salir de nosotros mismos y atrayéndonos así hacia nuestra verdadera vocación: el amor. (107) Ya en la creación, Dios se deja entrever en la belleza y la armonía del cosmos (cfr. Sb 13,5; Rom 1, 19-20). Encontramos después en el Antiguo Testamento grandes signos del esplendor de la potencia de Dios, que se manifiesta con su gloria a

-21

-

Las iglesias deben ser aptas, dignas y hermosas. El edificio y las obras que lo embellecen son formas de culto


-

Edificada con Piedras Vivas -

E

l c u l t o e n e l t ie m p o y e n e l e s p a c i o

§ 19 La liturgia es la participación del Pueblo de Dios en “la obra de Dios”20. Es “el ejercicio del sacerdocio de Je­ sucristo”, en donde se le da culto a Dios y se le adora, y el pueblo es santificado21. Dios inicia la obra de santificación del pueblo en el tiempo y en el espacio, y lo lleva hasta su término. A aquellos que responden a Dios en el culto y en el servicio, se les otorga el privilegio de llegar a ser colabo­ radores del plan divino22.

Definición de liturgia

través de los prodigios obrados en el pueblo elegido (cfr. Éx 14; 16, 10; 24, 12-18; Nm 14, 20-23). En el Nuevo Testamento se llega definitivamente a esta epifanía de belleza en la revelación de Dios en Jesucristo. (108) Él es la plena manifestación de la gloria divina. En la glorificación del Hijo resplandece y se comunica la gloria del Padre (cfr. Jn 1, 14; 8, 54; 12, 28; 17, 1). Sin embargo, esta belleza no es una simple armonía de formas; el más bello de los hombres (Sal 45 [44], 33) es también, misteriosamente, quien no tiene aspecto atrayente, despreciado y evitado p o r los hombres [...], ante el cual se ocul­ tan los rostros (Is 53, 2). Jesucristo nos enseña cómo la verdad del amor sabe también transfigurar el misterio oscuro de la muerte en la luz radiante de la resurrección. Aquí el resplandor de la gloria de Dios supera toda belleza mundana. La verdadera belleza es el amor de Dios que se ha revelado definitivamente en el Misterio Pascual. La belleza de la liturgia es parte de este misterio; es expresión eminente de la gloria de Dios y, en cierto sentido, un asomarse del Cielo sobre la tierra. El memorial del sacrifi­ cio redentor lleva en sí mismo los rasgos de aquel resplandor de Jesús del cual nos han dado testimonio Pedro, Santiago y Juan cuando el Maestro, de camino hacia Jerusalén, quiso transfigurarse ante ellos (cfr. Me 9, 2). La belleza, por tanto, no es un elemento decorativo de la acción litúrgica; es más bien un elemento constitutivo, ya que es un atributo de Dios mismo y de su revelación. Conscientes de todo esto, hemos de poner gran atención para que la acción litúrgica resplandezca según su propia naturaleza. (106) Cfr. Serm. 1, 7; 11, 10; 22, 7; 29, 76: Sermones dominicales adfidem codicum nunc denuo editi, Grottaferrata, 1977, pp. 135, 209 s., 292 s., 337; Benedicto XVI, M ensaje a los Movimientos Eclesiales y a las Nuevas Comunidades, 22 mayo, 2006: AAS 98, 2006, 463.(107) Cfr. C oncilio E cuménico V aticano II, Constitución pastoral Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, 22; (108), cfr. Concilio Ecumé­ nico Vaticano II, Constitución dogmática D ei Verbum, sobre la divina revelación, 2. 4” (nota del editor). 20 Ibid., n. 1069: “La palabra ‘liturgia’ significa originariamente ‘obra o quehacer pú­ blico’, ‘servicio de parte de y en favor del pueblo’. En la tradición cristiana quiere significar que el Pueblo de Dios toma parte en ‘la obra de D ios’ (cfr. Jn 17, 4). Por la liturgia, Cristo, nuestro Redentor y Sumo Sacerdote, continúa en su Iglesia, con ella y por ella, la obra de nuestra redención”. El sacerdote ministerial, por la autoridad sagrada recibida, forma y dirige al pueblo sacerdotal; en la persona de Cristo él realiza el sacrificio eucaristico y lo ofrece a Dios en nombre de todo el pueblo. Los fieles efectivamente, en virtud de su sacerdocio real, participan en el ofrecimiento de la Eucaristía. 21 SC, n. 7: “Con razón, pues, se considera la liturgia como el ejercicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella los signos sensibles significan y, cada uno a su manera, realizan la santificación del hombre, y así el Cuerpo Místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro”.Cfr. CIC, c. 834. 22 El Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2567, habla de la revelación de Dios y la ora-

22-


-

La Iglesia viva -

§ 20 La Iglesia marca el tiempo como santo al guardar el domingo y al celebrar el Año litúrgico con su ritmo y con sus tiempos. Al dedicarle construcciones para alojar a la Iglesia y su culto, manifiesta el reinado de Dios sobre todo espacio. Cada domingo, los bautizados son llamados a des­ cansar de sus días de trabajo, para contemplar la bondad de Dios, para hacer presente la victoria y el triunfo de Cristo sobre la muerte (SC 6), para regocijarse en el Señor resuci­ tado, para recibir el aliento del Espíritu que da vida, y para comprometerse en el servicio de aquellos que se encuentran en necesidad. El domingo afirma tanto la primacía de Dios como la dignidad de la persona23. Aunque el culto a Dios no se limita a un solo lugar, los cristianos construyen igle­ sias para albergar a la asamblea litúrgica que alaba a Dios y celebra los sacramentos, a través de los cuales la Iglesia es santificada.

La Iglesia santifica el tiempo y el espacio

§21 La liturgia es la expresión perfecta de la Iglesia, “la cumbre a la cual tiende la actividad [de toda la Iglesia]” y la fuente de toda su fuerza24. En el Nuevo Testamento, el término liturgia está íntimamente relacionado con la pro­ clamación de la Buena Nueva y con la caridad activa25. Por el Bautismo y la Confirmación, los cristianos comparten el sacerdocio de Cristo, que ejercen por el culto a Dios y su vocación de servicio a los demás. En la Eucaristía, Cristo llama a sus miembros a la conversión por la proclamación

La liturgia

ción como ‘un hondo acontecimiento de Alianza’ que compromete el corazón humano, y que se revela a través de toda la Historia de la Salvación. 23 J uan P ablo II, Carta apostólica Dies Domini, sobre la santificación del domingo (DD), 31 de mayo, 1998, n. 68: “Además, dado que el descanso mismo, para que no sea algo vacío o motivo de aburrimiento, debe comportar enriquecimiento espiritual, mayor libertad, posibilidad de contemplación y de comunión "fraterna, los fieles han de elegir, entre los medios de la cultura y las diversiones que la sociedad ofrece, los que estén más de acuerdo con una vida conforme a los preceptos del Evangelio. En esta perspec­ tiva, el descanso dominical y festivo adquiere una dimensión ‘profética’, afirmando no sólo la primacía absoluta de Dios, sino también la primacía y la dignidad de la persona en relación con las exigencias de la vida social y económica, anticipando, en cierto modo, los ‘cielos nuevos’ y la ‘tierra nueva’, donde la liberación de la esclavitud de las necesidades será definitiva y total. En resumen, el día del Señor se convierte asi también, en el modo más propio, en el día del hombre”. 24 SC, n. 10: “No obstante, la liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Igle­ sia y al mismo tiempo la fuente de donde mana toda su fuerza”. 25 Cfr. Le 1, 23; Hech 13, 2; Rom 15, 16; 27, 2; y Flp 2, 14-17. 25. 30.

-23

-

es cumbre y fuente de la vida de la Iglesia


r -

Edificada con Piedras Vivas -

de la Palabra, los invita a reunirse con él en el ofrecimiento de su perfecto sacrificio al Padre, y los envía, a partir de la liturgia, a servir a la comunidad en la caridad. La participa­ ción litúrgica compromete a la persona a una vida coherente con su condición de discípulo de Cristo. “Toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia”26.

\ ;

La

p r e s e n c ia d e

C r is t o

c o m o s ig n o y s ím b o l o

§ 22 En la asamblea litúrgica, la presencia de Cristo se rea­ liza27 en todos los bautizados congregados en su nombre, en la Palabra de Dios proclamada en la asamblea, en la persona del sacerdote a través del cual Cristo se ofrece a sí mismo al Padre y reúne a la asamblea, en las celebraciones de los sa­ cramentos y, especialmente, en el sacramento de su Cuerpo y de su Sangre28. En la edificación de una casa para la Igle­ sia, que también es la casa de Dios en la tierra,'todas las

La presencia de Cristo en la celebración. Las relaciones entre altar, ambón y sede, deben tenerse en cuenta desde el principio

26 SC, n. 7: “En consecuencia, toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia”. CCE, n. 1070: “La palabra ‘liturgia’ en el Nuevo Testamento es empleada para desig­ nar no solamente la celebración del culto divino, sino también el anuncio del Evange­ lio y la caridad en acto. En todas estas situaciones se trata del servicio de Dios y de los hombres. En la celebración litúrgica, la Iglesia es servidora, a imagen de su Señor, el único ‘Liturgo’, al participar del sacerdocio de Cristo (culto), de su condición profética (anuncio) y de su condición real (servicio de caridad)”. 27 Desde la creación del mundo, la presencia de Dios ha sido mediada a través de las mismas obras de sus manos (Rom 1, 20). Con el pueblo de Israel, aquella presencia fue vista más claramente e incluso ubicada primero en la Tienda de la Reunión y más tarde en el Templo. Ambos fueron entendidos como el lugar o la Epifanía de la gloria de Dios (la Shekiná) (Ex 40, 34-35). En el Nuevo Testamento, Cristo viene a ser visto como la Epifanía completa y definitiva de la gloria de Dios (Jn 1, 4; Heb 1, 3; 10, 5-7). La Iglesia, el Pueblo de Dios, es la presencia sacramental constante de Cristo, y el nuevo edificio de la iglesia es el lugar privilegiado de esta Epifanía constante en la Historia de la Salvación en curso. 28 C ongregación para el C ulto DrviNO y la D isciplina de los S acramentos, Institución General del Misal Romano (IGMR), 2000, n. 27: “En la Misa o Cena del Señor, el Pueblo de Dios es convocado bajo la presidencia del sacerdote, que actúa en la persona de Cristo, para celebrar el memorial del Señor o sacrificio eucarístico. De ahí que sea eminentemente válida, cuando se habla de la asamblea local de la santa Iglesia, aquella promesa de Cristo: ‘Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos’ (Mt 18, 20). Pues en la celebración de la Misa, en la cual se perpetúa el sacrificio de la cruz, Cristo está realmente presente en la misma asamblea congregada en su nombre, en la persona del ministro, en su palabra y, ciertamente de una manera sustanciai y permanente, bajo las especies eucarísticas”.

I |

-

24-


-

La Iglesia viva -

expresiones de la presencia de Cristo tienen un espacio destacado que refleja su propia naturaleza. Entre ellas, las especies eucarísticas tienen la excelencia suprema29. Desde el comienzo mismo del proceso de planeación y diseño, las parroquias deberán reflexionar acerca de las relaciones entre el altar, el ambón, el sagrario, la sede del sacerdote celebrante y el espacio para los fieles. § 23 Los gestos, el lenguaje y las acciones son expresio­ nes físicas, visibles y públicas mediante las cuales los seres humanos comprendemos y manifestamos nuestra vida interior. Ya que los seres humanos somos de carne y hueso, no sólo deseamos y pensamos, sino que también hablamos y cantamos, nos movemos y celebramos. Es­ tas acciones humanas, así como los objetos físicos, son también signos por los cuales los cristianos expresamos y profundizamos nuestra relación con Dios30.

Manifestamos nuestra vida interna con expresiones física

§ 24 El mismo Jesús utilizó signos físicos para ma­ nifestar su unidad con el Padre, y para revelar su mi­ sión al mundo. Jesús fue bautizado en las aguas del río Jordán, alimentó a las multitudes con pan, curó a los enfermos al tocarlos y perdonó a tos pecadores. El fue ungido con aceite, compartió la Cena pascual con sus discípulos y entregó su cuerpo a la muerte en la cruz. Cristo, el Encarnado, usó signos materiales para mostrar el Dios invisible a la humanidad31.

Cristo usó signos materiales y visibles para mostrar a Dios invisible

29 Cfr. P ablo VI, Carta encíclica Mysterium fidei, sobre la doctrina y el culto de la Sagra­ da Eucaristía (MF), 3 de septiembre, 1965), n. 5: “Tal presencia se llama real, no por exclusión, como si las otras no fueran reales, sino por antonomasia, porque es también corporal y substancial, pues por ella ciertamente se hace presente Cristo, D ios y hom­ bre, entero e íntegro”. 30 Cfr. CCE, n. 1146: “En la vida humana, signos y símbolos ocupan un lugar importante. El hombre, siendo un ser a la vez corporal y espiritual, expresa y percibe las realidades espirituales a través de signos y de símbolos materiales. Como ser social, el hombre necesita signos y símbolos para comunicarse con los demás, mediante el lenguaje, gestos y acciones. Lo mismo sucede en su relación con Dios”. Cfr. IGMR, n. 288: “Las iglesias, por consiguiente, o los demás lugares, sean aptos para la realización de la acción sagrada y para que se obtenga una activa participación de los fieles. Además, los edificios sagrados y los objetos que pertenecen al culto divi­ no sean, en verdad, dignos y bellos, signos y símbolos de las realidades celestiales”. 31 Cfr. CCE, n. 1151: “En su predicación, el Señor Jesús se sirve con frecuencia de los

-2 5

-


-

Edificada con Piedras Vivas -

signos de Id creación para dar a conocer los misterios el Reino de Dios. Realiza sus curaciones o subraya su predicación por medio de signos materiales o gestos simbó­ licos”. -

26-


-

La Iglesia viva -

§ 25 Cristo, asumiendo la carne humana, revela al Padre. “Nadie ha visto a Dios” (1 Jn 4, 12). El Hijo unigénito, vivo en el corazón del Padre, lo ha revelado a él. En efecto, Je­ sús dijo: “Quien me ve a mí, también ha visto a aquel que me ha enviado” (Jn 12, 45). Cristo mismo es el sacramento del Padre. Ascendido en su gloria, el Hijo ya no es visible para el mundo, y León Magno lo atestigua: “Lo que era visible en nuestro Salvador, ha pasado a los sacramentos”: Quod igitur conspiccum fuit Salvatoris Nostri in sacramen­ ta transivit (Sermo 74, 2: PL 54, 398). Y así lavar y ungir, partir el pan, compartir el cáliz, levantar los brazos para bendecir, e imponer las manos, son signos visibles, a través de los cuales, Cristo manifiesta y realiza nuestra santifica­ ción y salvación en la Iglesia32. A los signos centrales y la Palabra, la Iglesia añade gestos y elementos materiales como el incienso, la ceniza, el agua bendita, las velas y las vestiduras, para disponemos para los dones celestiales de nuestro Señor crucificado y resucitado, y para profundizar nuestra reverencia por la incesante misericordia y la gracia que nos vienen en la Iglesia a través de la pasión y muerte de Jesús, nuestro Señor.

Lo que era visible en nuestro Salvador, ha pasado a los sacramentos. A la Palabra, añade la Iglesia

§26 Así como Cristo invitó, a aquellos que lo escucharon, a compartir su unión personal con el Padre por medio de signos materiales, así Cristo conduce a la Iglesia por medio de los mismos signos en la liturgia, de lo visible a lo invisi­ ble33. Como resultado, los signos litúrgicos efectivos tienen una función pedagógica y animan a una participación plena, consciente y activa, expresan y fortalecen la fe y conducen al pueblo hacia Dios. Signos mínimos o pobremente utili­ zados, no animan la fe de la comunidad y pueden incluso

Por medio de signos, Cristo conduce a la Iglesia de lo visible a lo invisible. Los signos mínimos o pobremente utilizados, no animan la f e de la comunidad

32 CEr. CCE, n. 1148; cfr. n. 1152: “Desde Pentecostés, el Espíritu Santo realiza la santifi­ cación a través de los signos sacramentales de su Iglesia. Los sacramentos de la Iglesia no anulan, sino purifican e integran toda la riqueza de los signos y de los símbolos del cosmos y de la vida social. Aún más, cumplen los tipos y las figuras de la Antigua Alianza, significan y realizan la salvación obrada por Cristo, y prefiguran y anticipan la gloria del cielo”. 13 Cfr. SC, n. 59; CCE, n. 1075: “La catcquesis litúrgica pretende introducir en el Miste­ rio de Cristo (es ‘mistagogia’), procediendo de lo visible a lo invisible, del signo a lo significado, de los ‘sacramentos’ a los ‘misterios’ ”. -

27-

elementos materiales


-

Edificada con Piedras Vivas -

disminuir la participación activa34. Además, debe ser tenido en consideración que la liturgia y sus signos y símbolos no tienen, solamente, una función pedagógica. También tocan y mueven a la persona a la conversión del corazón, y no solamente a iluminar la mente.

P r in c ip io s l it ú r g ic o s O RENOVAR IGLESIAS

p a r a c o n s t r u ir

§ 27 Los principios litúrgicos básicos para diseñar y reno­ var iglesias hoy día, han surgido del Concilio Vaticano II y de los documentos que pusieron en práctica sus decretos35. Aun cuando la Iglesia no ofrece unos planos universales o un estilo para el diseño de una iglesia, la atención a los siguientes principios asegurará que, desde el comienzo, los requerimientos rituales reciban la prioridad que merecen en el proceso de diseño.

La Iglesia no ofrece planos para las construcciones, pero sí tiene leyes y libros que rigen su liturgia

§ 28 El recinto eclesial debe estar diseñado en armonía con las leyes de la Iglesia y servir para las necesidades de la liturgia. Los libros litúrgicos son una fuente primordial para quien desea planear un recinto adecuado para la propia liturgia. En primer lugar están las prescripciones que se en­ cuentran en el capítulo quinto de la Institución General del 14 Cfx. C omité de L iturgia de la C onferencia de O bispos C atólicos de los E stados Uni­ dos, Music in Catholic Worship (MCW), 1983, nn. 6-7.

35 Estos incluyen la SC, la IGMR, el RDIA, el Ceremonial de los obispos, los diversos rituales de los sacramentos y el CIC. -

28-


-

La Iglesia viva -

Misal Romano y en las normas de la introducción al Ritual de la dedicación de iglesias y altares. Se pueden encontrar otras orientaciones en los distintos libros litúrgicos y en el Código de Derecho Canónico36.

16 SAC . n. 40: .. Favorece la celebración eucarística que los sacerdotes y los responsa­ bles de la pastoral litúrgica se esfuercen en dar a conocer los libros litúrgicos vigentes y las respectivas normas, resaltando las grandes riquezas de la Institución General del Misal Romano y de la Ordenación de las lecturas de la Misa. En las comunidades eclesiales se da quizá por descontado que se conocen y aprecian, pero a menudo no es asi. En realidad, son textos que contienen riquezas que custodian y expresan la fe, así como el camino del Pueblo de Dios a lo largo de dos milenios de historia (nota del editor). -

_______

29-


-

Edificada con Piedras Vivas -

Lugar de adoración y de noble belleza

§ 29 Puesto que la iglesia es una casa de oración en donde se celebra la Eucaristía y se reserva el Santísimo Sacramen­ to, un lugar para la asamblea de los fieles y un marco para adorar a Cristo, debe ser digna para la oración y la celebra­ ción sagrada, construida conforme a las leyes de la Iglesia, y dignificada con noble belleza y arte intrínsecamente ex­ celente37. El plano general del recinto eclesial debe refle­ jar la Iglesia que Cristo reúne allí, ser una expresión de su oración, fomentar la participación de sus miembros en las realidades sagradas y apoyar el carácter solemne de la sa­ grada liturgia38.

El edificio debe reflejar la imagen de la Iglesia

§30 El proyecto general del recinto debe ser tal que “de alguna manera transmita la imagen de la Iglesia reunida. Debe, también, permitir a los participantes tomar el lugar más apropiado para ellos y ayudarlos en todo para llevar a cabo sus funciones apropiadamente”39.

37 CCE, n. 1179; C oncilio V aticano II, Decreto Presbyterorum Ordinis, sobre el minis­ terio y la vida de los presbíteros (PO), 7 de diciembre, 1965, n. 5; cfr. SC, nn. 122-127; IGMR, n. 288: “Para la celebración de la Eucaristía el Pueblo de Dios se congrega generalmente en la iglesia, o cuando no la hay o resulta insuficiente, en algún lugar honesto que sea digno de tan gran misterio. Las iglesias, por consiguiente, o los demás lugares, sean aptos para la realización de la acción sagrada y para que se obtenga una activa participación de los fieles. Además, los edificios sagrados y los objetos que pertenecen al culto divino sean, en verdad, dignos y bellos, signos y símbolos de las realidades celestiales”. 38 SAC. n. 41: “La relación profunda entre la belleza y la liturgia nos lleva a considerar con atención todas las expresiones artísticas que se ponen al servicio de la celebración; (122) Un elemento importante del arte sacro es ciertamente la arquitectura de las igle­ sias, (123)en las que debe resaltar la unidad entre los elementos propios del presbiterio: altar, crucifijo, tabernáculo, ambón, sede. A este respecto, se ha de tener presente que el objetivo de la arquitectura sacra es ofrecer a la Iglesia, que celebra los misterios de la fe, en particular la Eucaristía, el espacio más apto para el desarrollo adecuado de su acción litúrgica; (124) En efecto, la naturaleza del templo cristiano se define por la ac­ ción litúrgica misma, que implica la reunión de los fieles (ecclesia), los cuales son las piedras vivas del templo (cfr. 1 P 2, 5) (nota del editor); (122) cfr. Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución Sacrosanctum Concilium, sobre la sagrada liturgia, 112-130; (123) cfr. Propositio 27; (124) cfr. ibid". 39 RDLA, c. 2, n. 3, DL, n. 3724, pp. 963-964: “La iglesia, como lo exige su naturaleza, debe ser apta para las celebraciones sagradas, hermosa, con una noble belleza que no consista únicamente en la suntuosidad, y ha de ser un auténtico símbolo y signo de las realidades sobrenaturales. ‘La disposición general del edificio sagrado conviene que se haga de tal manera que sea como una imagen de la asamblea reunida, que consienta un proporcionado orden de sus partes y que favorezca la perfecta ejecución de cada uno de los ministerios’ ”.


La Iglesia viva -

§ 31 El edificio de la iglesia promueve la participación en la liturgia. Como las acciones litúrgicas son por su natura­ leza, comunitarias, se celebran siempre que sea posible con la presencia y la activa participación de los fieles40. Tal par­ ticipación, tanto interna como externa, es para el fiel “de­ recho y deber, por razón del Bautismo”41. En sí mismo, el edificio puede promover u obstaculizar la “plena, conscien­ te y activa participación” de los fieles. Cuando las parro­ quias toman sus decisiones sobre el diseño de una iglesia, deben considerar cómo afectarán las mismas para que todos los fieles puedan participar plenamente en las celebraciones litúrgicas.

El edificio debe facilitar la participación plena, consciente y activa de los fieles

§ 32 El diseño de la iglesia debe reflejar las distintas fun­ ciones de los participantes. Debido a que la celebración li­ túrgica es una acción de Cristo y de la Iglesia, pertenece a todo el Cuerpo de la Iglesia42. Aunque todos los miembros están convocados a participar en el culto, no todos tienen la misma función43. Desde los primeros días de la Iglesia, el Espíritu Santo ha inspirado a los fieles a servir con ministe-

El diseño debe reflejar las distintas funciones de los participantes

40 CIC, c. 837 § 2: “Las acciones litúrgicas, en la medida en que su propia naturaleza postule una celebración comunitaria y donde pueda hacerse así, se realizarán con la asistencia y participación activa de los fieles”. 41 SC, n. 14: “[La] Iglesia desea ardientemente que se lleve a todos los fieles a aquella parti­ cipación plena, consciente y activa en las celebraciones litúrgicas que exige la naturaleza de la liturgia misma y a la cual tiene derecho y obligación, en virtud del Bautismo, el pueblo cristiano, ‘linaje escogido sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido’ (1 Pe 2, 9 ; cfr. 2, 4-5)”. 42 IGMR, n. 294: “El pueblo de Dios, que se congrega para la Misa, tiene en sí una co­ herente y jerárquica ordenación, que se expresa en la diversidad de ministerios y de acción en las diversas partes de la celebración. Por consiguiente, la disposición general del edificio sagrado conviene que se haga como una imagen de la asamblea reunida, que facilite un proporcionado orden de todas sus partes y que favorezca la perfecta ejecución de cada uno de los ministerios. Los fieles y la schola ocuparán, por consiguiente, el lugar que pueda hacer más fácil su activa participación. El sacerdote celebrante, el diácono y los demás ministros ocuparán un lugar en el pres­ biterio. Ahí mismo se prepararán las sillas para los concelebrantes; pero si su número es muy grande, se prepararán las sillas en otra parte de la iglesia, pero cerca del altar. Todo esto, aun cuando, por una parte, debe expresar la disposición jerárquica y la diversidad de ministerios, debe también, por otra, constituir una unidad intima y cohe­ rente, a través de la cual se vea con claridad la unidad de todo el pueblo santo. La na­ turaleza y belleza del lugar y de todos los utensilios sagrados sean capaces de fomentar la piedad y manifestar la santidad de los misterios que se celebran”. 43 Cfr. SC, nn. 14 y 26; PO, n. 2; LG, n. 28; IGMR, nn. 4, 58 y 60.

-31

-


-

Edificada con Piedras Vivas -

ríos diversos. Hoy, el mismo Espíritu continúa llamando a los miembros de la Iglesia a distintos servicios, necesarios para el bien de la comunidad44. Todos los fieles forman parte de la liturgia

§ 33 La Iglesia es pueblo santo, linaje escogido, sacerdo­ cio real, cuyos miembros dan gracias a Dios y ofrecen el sacrificio de Cristo. Todos juntos toman parte en la litur­ gia, conscientes de lo que están haciendo, con reverencia y plena participación. Todos son instruidos por la Palabra de Dios y alimentados en la mesa del cuerpo del Señor; son formados día a día en una cada vez más perfecta unidad con Dios y con los demás y son enviados para la transformación de la sociedad, para que finalmente Dios pueda ser todo en todo. Ofreciendo a Cristo, “la Víctima, no sólo a través de las manos del sacerdote sino también junto con él”, “apren­ den a ofrecerse a sí mismos”45.

El papel irreemplazable del obispo

§ 34 Los obispos, “al tener la plenitud del sacerdocio, son los principales dispensadores de los misterios de Dios y, en la Iglesia a ellos encomendada, los moderadores, pro­ motores y custodios de toda la vida litúrgica” de la Igle­ sia particular46. Por lo tanto, cada celebración auténtica es dirigida por el obispo, ya sea en persona o a través de los sacerdotes que lo ayudan47. En el proceso de construcción 44 Cfr. 1 Cor 12, 27-28. 43 IGMR, n. 95: “En la celebración de la Misa, los fieles constituyen la nación santa, el pueblo adquirido por Dios y el sacerdocio real, para dar gracias a Dios, ofrecer, nó sólo por manos del sacerdote, sino juntamente con él, la víctima inmaculada y aprender a ofrecerse a sí mismos. Procuren, pues, manifestar eso por el profundo sentido religioso y por la caridad hacia los hermanos que toman parte en la misma celebración”. 46 CIC, c. 835 § 1: “Ejercen en primer término la función de santificar los obispos, que al tener la plenitud del sacerdocio, son los principales dispensadores de los misterios de Dios y, en la Iglesia a ellos encomendada, los moderadores, promotores y custodios de toda la vida litúrgica”. Ibid., c. 838 § 4: “Al obispo diocesano, en la Iglesia a él confia­ da y dentro de los límites de su competencia, le corresponde dar normas obligatorias para todos sobre materia litúrgica”. 17 Cfr. IGMR, n. 22; LG, nn. 26 y 28; SC, n. 42: “Como no le es posible al obispo, siempre y en todas partes, presidir personalmente en su Iglesia a toda su grey, debe por necesidad erigir diversas comunidades de fieles. Entre ellas sobresalen las parroquias, distribuidas localmente bajo un pastor que hace las veces del obispo, ya que de alguna manera representan a la Iglesia visible establecida por todo el orbe. De aquí la nece­ sidad de fomentar teórica y prácticamente entre los fieles y el clero la vida litúrgica parroquial y su relación con el obispo. Hay que trabajar para que florezca el sentido comunitario parroquial, sobre todo en la celebración común de la Misa dominical”. -

32-


-

La Iglesia viva -

o renovación de una iglesia, el obispo diocesano tiene un papel irreemplazable y una responsabilidad decisiva. La construcción de una nueva iglesia requiere del permiso del obispo, quien debe verificar y determinar si contribuirá al bien espiritual de los fieles, y si la parroquia tiene los me­ dios necesarios para construir y cuidar la iglesia48. §35 Los presbíteros “se consagran a la celebración del culto divino y a la santificación del pueblo”49. El sacerdote “preside [...] al pueblo fiel congregado aquí y ahora, dirige su oración, le anuncia el mensaje de la salvación, asocia con él al pueblo al ofrecer el sacrificio a Dios Padre por Cristo en el Espíritu Santo, da a sus hermanos el pan de la vida eterna y participa de él juntamente con ellos”50. Mien­ tras preside, siempre ora en nombre de la Iglesia y de la comunidad reunida. Como dirigente y representante de la parroquia local, el párroco toma la iniciativa en el proceso de construcción, mantiene a la parroquia local en contacto con el obispo y con otras autoridades diocesanas, y ayuda a conducir a los miembros de la comunidad parroquial en el proceso de toma de decisiones.

48 CIC, c. 1215 §§ 1 y 2: “No puede edificarse una iglesia sin el consentimiento expreso del obispo diocesano, dado por escrito”. “El obispo diocesano no debe dar el consentimiento a no ser que, oído el consejo pres­ biteral y los rectores de las iglesias vecinas, juzgue que la nueva iglesia puede servir para el bien de las almas y que no faltarán los medios necesarios para edificarla y para sostener en ella el culto divino”. 45 Ibid., c. 835 § 2: “También la ejercen (la función de santificar) los presbíteros, quienes participando del sacerdocio de Cristo, como ministros suyos, se consagran a la celebra­ ción del culto divino y a la santificación del pueblo bajo la autoridad del obispo”. 50 IGMR, n. 93: “También el presbítero, que en la Iglesia posee, por el sacramento del Orden, la sagrada potestad de ofrecer el sacrificio, actuando en la persona de Cristo, preside, por esta razón, al pueblo fiel congregado aquí y ahora, dirige su oración, le anuncia el mensaje de la salvación, asocia a sí mismo al pueblo al ofrecer el sacrificio por Cristo en el Espíritu Santo a Dios Padre, da a sus hermanos el pan de la vida eterna y participa de él juntamente con ellos. Por consiguiente, cuando celebra la Eucaristía, debe servir a Dios y al pueblo con dignidad y humildad, y en el mismo modo de com­ portarse y de anunciar las divinas palabras, debe hacer percibir a los fieles la presencia viva de Cristo”. -

33-

El papel del presbítero


- Edificada con Piedras Vivas -

§ 36 Una diversidad de ministros sirven en la reunión litúr­ gica51. El primero entre los ministros es el diácono52. Algu­ nos fieles han sido instituidos en los ministerios de lector o de acólito. Otros colaboran como lectores, servidores del altar, ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión, cantores, músicos y sacristanes53. Como miembro de la Iglesia, cada persona constituye una parte esencial y distin-

El papel irreemplazable del obispo

51 Cfr. SAC. n. 53: “La belleza y armonía de la acción litúrgica se manifiestan de manera significativa en el orden con el cual cada uno está llamado a participar activamente. Eso comporta el reconocimiento de las diversas funciones jerárquicas implicadas en la celebración misma. Es útil recordar que, de por sí, la participación activa no es lo mismo que desempeñar un ministerio particular. Sobre todo, no ayuda a la participa­ ción activa de los fieles una confusión ocasionada por la incapacidad de distinguir las diversas funciones que corresponden a cada uno en la comunión eclesial (158). En particular, es preciso que haya claridad sobre las tareas específicas del sacerdote. Éste es, como atestigua la tradición de la Iglesia, quien preside de modo insustituible toda la celebración eucarística, desde el saludo inicial a la bendición final. En virtud del Orden sagrado que ha recibido, él representa a Jesucristo, Cabeza de la Iglesia y, de la manera que le es propia, también a la Iglesia misma (159). En efecto, toda celebración de la Eucaristía está dirigida por el Obispo, ‘ya sea personalmente, ya por los presbíteros, sus colaboradores’ (160). Es ayudado por el diácono, que tiene algunas funciones espe­ cíficas en la celebración: preparar el altar y prestar servicio al sacerdote, proclamar el Evangelio, predicar eventualmente la homilía, enunciar las intenciones en la Oración universal, distribuir la Eucaristía a los fieles (161). En relación con estos ministerios vinculados al sacramento del Orden, hay también otros ministerios para el servicio litúrgico, que desempeñan religiosos y laicos preparados, lo que es de alabar (162)” (nota del editor). (158) cff. C ongregación para el C lero y otros D icasterjos de la C uria R omana , Instrucción sobre algunas cuestiones acerca de la colaboración de los fieles laicos en el sagrado ministerio de los sacerdotes, Ecclesiae de mysterio, 15 de agosto, 1997: AAS 89, 1997, 852-877 (159). Cff. Propositio 33 (160). Institución General del Misal Romano, 92 (161). Cfr. ibid., 94 (162). Cfr. C oncilio E cuménico V aticano II, Decreto Apostolicam actuositatem, sobre el apostolado de los laicos, 24; Institución General del Misal Romano, nn. 95-111; C ongregación para el C ulto D ivino y la D isciplina de los S acramentos, Instrucción Redemptionis Sacramentum, 25 de marzo, 2004, 4347: AAS 96, 2004, 564-566; Propositio 33: “Se han de introducir estos ministerios de acuerdo con un mandato específico y las exigencias reales de la comunidad que cele­ bra. Las personas encargadas de estos servicios litúrgicos laicales han de ser elegidas con mucha atención, bien preparadas y acompañadas con una formación permanente. Su nombramiento ha de ser temporal. Dichas personas deben ser conocidas por la comunidad y recibir de ella el debido reconocimiento”. 52 Ibid., n. 94: “Después del presbítero, el diácono, en virtud de la sagrada ordenación reci­ bida, ocupa el primer lugar entre los que sirven en la celebración eucarística. De hecho, el sagrado Orden del diaconado, ya desde los primeros tiempos apostólicos, ha gozado de gran honor en la Iglesia. En la Misa, el diácono tiene su cometido propio: en el anuncio del Evangelio y a veces en la predicación de la Palabra de Dios, en el enunciado de las intenciones de la oración universal, en ayudar al sacerdote, en la preparación del altar y sirviendo en la celebración del sacrificio, en distribuir a los fieles la Eucaristía, sobre todo bajo la especie de vino, y eventualmente en las indicaciones que se den sobre posturas corporales y gestos del pueblo”. 53 LG, nn. 26 y 28. ■

34-

-

La Iglesia viva -

ta de la asamblea reunida por Dios de una manera “cohe­ rente y jerárquica”54. Cada ministro, ordenado o laico, está llamado a desempeñar una y sólo una de las funciones en la celebración de la liturgia55. § 37 Por su diseño y su mobiliario, la iglesia debe reflejar esta diversidad de funciones. El que preside, los que pro­ claman la Palabra de Dios, los ministros de la música, los que ayudan en el altar y los miembros de la asamblea, todos desempeñan una parte integrante en la oración pública de la Iglesia. El diseño de la iglesia debe reflejar la unidad de toda la asamblea, y al mismo tiempo asegurar que cada persona sea capaz de ejercer su ministerio en un espacio que dé cabida plenamente a la acción ritual que demanda ese ministerio. La atención cuidadosa a la ubicación de los individuos y grupos que conforman la asamblea litúrgica, puede manifestar y realzar la relación entre los participan­ tes y todo el conjunto.

54 IGMR, n. 294: “El pueblo de Dios, que se congrega para la Misa, tiene en sí una co­ herente y jerárquica ordenación, que se expresa en la diversidad de ministerios y de acción en las diversas partes de la celebración”. Cfr. ibid., n. 5: “Esta naturaleza del sacerdocio ministerial, a su vez, coloca en su justa luz una realidad de gran importancia: el sacerdocio real de los fieles, cuya ofrenda espiritual se consuma en la unión con el sacrificio de Cristo, único Mediador, por el ministerio del obispo y de los presbíteros. La celebración eucarística, en efecto, es acción de la Iglesia universal, y en ella habrá de realizar cada uno todo y sólo lo que de hecho le compete conforme al grado en que se encuentra situado dentro del Pueblo de Dios”. 35 SC, n. 28: “En las celebraciones litúrgicas, cada cual, ministro o simple fiel, al des­ empeñar su oficio, hará todo y sólo aquello que le corresponde por la naturaleza de la acción y las normas litúrgicas”. -

35

-

Por su diseño y mobiliario, la iglesia debe reflejar la diversidad de funciones


- Edificada con Piedras Vivas -

§ 36 Una diversidad de ministros sirven en la reunión litúr­ gica51. El primero entre los ministros es el diácono52. Algu­ nos fieles han sido instituidos en los ministerios de lector o de acólito. Otros colaboran como lectores, servidores del altar, ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión, cantores, músicos y sacristanes53. Como miembro de la Iglesia, cada persona constituye una parte esencial y distin-

El papel irreemplazable del obispo

51 Cfr. SAC. n. 53: “La belleza y armonía de la acción litúrgica se manifiestan de manera significativa en el orden con el cual cada uno está llamado a participar activamente. Eso comporta el reconocimiento de las diversas funciones jerárquicas implicadas en la celebración misma. Es útil recordar que, de por sí, la participación activa no es lo mismo que desempeñar un ministerio particular. Sobre todo, no ayuda a la participa­ ción activa de los fieles una confusión ocasionada por la incapacidad de distinguir las diversas funciones que corresponden a cada uno en la comunión eclesial (158). En particular, es preciso que haya claridad sobre las tareas específicas del sacerdote. Éste es, como atestigua la tradición de la Iglesia, quien preside de modo insustituible toda la celebración eucarística, desde el saludo inicial a la bendición final. En virtud del Orden sagrado que ha recibido, él representa a Jesucristo, Cabeza de la Iglesia y, de la manera que le es propia, también a la Iglesia misma (159). En efecto, toda celebración de la Eucaristía está dirigida por el Obispo, ‘ya sea personalmente, ya por los presbíteros, sus colaboradores’ (160). Es ayudado por el diácono, que tiene algunas funciones espe­ cíficas en la celebración: preparar el altar y prestar servicio al sacerdote, proclamar el Evangelio, predicar eventualmente la homilía, enunciar las intenciones en la Oración universal, distribuir la Eucaristía a los fieles (161). En relación con estos ministerios vinculados al sacramento del Orden, hay también otros ministerios para el servicio litúrgico, que desempeñan religiosos y laicos preparados, lo que es de alabar (162)” (nota del editor). (158) cff. C ongregación para el C lero y otros D icasterjos de la C uria R omana , Instrucción sobre algunas cuestiones acerca de la colaboración de los fieles laicos en el sagrado ministerio de los sacerdotes, Ecclesiae de mysterio, 15 de agosto, 1997: AAS 89, 1997, 852-877 (159). Cff. Propositio 33 (160). Institución General del Misal Romano, 92 (161). Cfr. ibid., 94 (162). Cfr. C oncilio E cuménico V aticano II, Decreto Apostolicam actuositatem, sobre el apostolado de los laicos, 24; Institución General del Misal Romano, nn. 95-111; C ongregación para el C ulto D ivino y la D isciplina de los S acramentos, Instrucción Redemptionis Sacramentum, 25 de marzo, 2004, 4347: AAS 96, 2004, 564-566; Propositio 33: “Se han de introducir estos ministerios de acuerdo con un mandato específico y las exigencias reales de la comunidad que cele­ bra. Las personas encargadas de estos servicios litúrgicos laicales han de ser elegidas con mucha atención, bien preparadas y acompañadas con una formación permanente. Su nombramiento ha de ser temporal. Dichas personas deben ser conocidas por la comunidad y recibir de ella el debido reconocimiento”. 52 Ibid., n. 94: “Después del presbítero, el diácono, en virtud de la sagrada ordenación reci­ bida, ocupa el primer lugar entre los que sirven en la celebración eucarística. De hecho, el sagrado Orden del diaconado, ya desde los primeros tiempos apostólicos, ha gozado de gran honor en la Iglesia. En la Misa, el diácono tiene su cometido propio: en el anuncio del Evangelio y a veces en la predicación de la Palabra de Dios, en el enunciado de las intenciones de la oración universal, en ayudar al sacerdote, en la preparación del altar y sirviendo en la celebración del sacrificio, en distribuir a los fieles la Eucaristía, sobre todo bajo la especie de vino, y eventualmente en las indicaciones que se den sobre posturas corporales y gestos del pueblo”. 53 LG, nn. 26 y 28. ■

34-

-

La Iglesia viva -

ta de la asamblea reunida por Dios de una manera “cohe­ rente y jerárquica”54. Cada ministro, ordenado o laico, está llamado a desempeñar una y sólo una de las funciones en la celebración de la liturgia55. § 37 Por su diseño y su mobiliario, la iglesia debe reflejar esta diversidad de funciones. El que preside, los que pro­ claman la Palabra de Dios, los ministros de la música, los que ayudan en el altar y los miembros de la asamblea, todos desempeñan una parte integrante en la oración pública de la Iglesia. El diseño de la iglesia debe reflejar la unidad de toda la asamblea, y al mismo tiempo asegurar que cada persona sea capaz de ejercer su ministerio en un espacio que dé cabida plenamente a la acción ritual que demanda ese ministerio. La atención cuidadosa a la ubicación de los individuos y grupos que conforman la asamblea litúrgica, puede manifestar y realzar la relación entre los participan­ tes y todo el conjunto.

54 IGMR, n. 294: “El pueblo de Dios, que se congrega para la Misa, tiene en sí una co­ herente y jerárquica ordenación, que se expresa en la diversidad de ministerios y de acción en las diversas partes de la celebración”. Cfr. ibid., n. 5: “Esta naturaleza del sacerdocio ministerial, a su vez, coloca en su justa luz una realidad de gran importancia: el sacerdocio real de los fieles, cuya ofrenda espiritual se consuma en la unión con el sacrificio de Cristo, único Mediador, por el ministerio del obispo y de los presbíteros. La celebración eucarística, en efecto, es acción de la Iglesia universal, y en ella habrá de realizar cada uno todo y sólo lo que de hecho le compete conforme al grado en que se encuentra situado dentro del Pueblo de Dios”. 35 SC, n. 28: “En las celebraciones litúrgicas, cada cual, ministro o simple fiel, al des­ empeñar su oficio, hará todo y sólo aquello que le corresponde por la naturaleza de la acción y las normas litúrgicas”. -

35

-

Por su diseño y mobiliario, la iglesia debe reflejar la diversidad de funciones


-

La Iglesia respeta las diferentes culturas

Por eso los estilos y formas suelen variar. La diversidad cultural puede expresarse en estilos diferentes. Breve repaso de los principales estilos de las iglesias.

Edificada con Piedras Vivas -

§ 38 La Iglesia debe respetar la cultura de cada tiempo y lugar. El Rito romano respeta las diferencias culturales y fomenta el genio y los dones de las distintas razas y pue­ blos556. La diversidad cultural puede ser expresada en los estilos arquitectónicos, las formas artísticas y, en algunos casos, en la celebración, con adaptaciones apropiadas, de los ritos litúrgicos.

§ 39 Así como cada comunidad es diferente, así también los estilos y formas de las iglesias suelen variar. El Nuevo Testamento habla de la sala del piso superior donde Cristo reunió a los apóstoles para la Última Cena, donde se les apareció después de la resurrección, y donde el Espíritu Santo descendió sobre la santísima Virgen y los Doce en Pentecostés. Después de la ascensión del Señor, los cre­ yentes se reunían en sus casas para la celebración de “la fracción el pan”57. Tales casas fueron transformadas en “iglesias domésticas”, y llegaron a ser los primeros lugares de la comunidad cristiana para el culto. Las formas únicas y la arquitectura del mundo romano y bizantino, proveyeron a la Iglesia de un lenguaje arquitectónico en la forma de la basílica. Con su amplia nave y un ábside para el obispo y el clero, la basílica se convirtió rápidamente en la forma ar56 SC, nn. 37 y 119; CCE, n. 1158: “La armonía de los signos (canto, música, palabras y acciones) es tanto más expresiva y fecunda cuanto más se expresa en la riqueza cultural1 propia del Pueblo de Dios que celebra”. 57 Cfr. Me 14, 15; Hech 2, 42 y 17, 16-34.

-36

-

La Iglesia viva -

quitectónica típica de las iglesias de Occidente. Los efectos de estas formas aún se reflejan en la estructura de nuestra liturgia actual. § 40 La rica historia del espacio católico de culto, traza un camino a través de cada pueblo y lugar en los que ha sido celebrada la liturgia . Innumerables monasterios, catedra­ les e iglesias parroquiales se yerguen como testigos de un desarrollo orgánico de la vida litúrgica y devocional de la iglesia en todo el mundo. Puesto que no está casada con un estilo arquitectónico o artístico, la Iglesia busca emplear ei talento de cada tiempo y lugar, para conseguir , partiendo de lo que es posible58, la alabanza más excelente para Dios. El rico diálogo entre la liturgia de la Iglesia, como expre­ sión singular de revelación divina, y la cultura local, es un ingrediente esencial en la evangelización de los pueblos y la celebración de la liturgia católica romana en un tiempo y lugar determinados. La liturgia es proclamada, celebrada y vivida en todas las culturas de tal forma que éstas no son abolidas, sino redimidas y perfeccionadas59.

La Iglesia busca emplear el talento de cada tiempo y lugar para dar a Dios la alabanza más excelente

§41 La inculturación es la encamación del mensaje cris­ tiano en culturas particulares que tienen su propio sentido, expresiones artísticas, vocabulario, gramática y estructuras conceptuales60. Todas las estrategias antiguas y modernas

La inculturación

5S Cfr. SC, n. 123; IGMR, n. 289: “La Iglesia busca siempre ei noble servicio de las artes, y acepta toda clase de expresiones artísticas de los diversos pueblos y regiones. Más aún, así como se esfuerza por conservar las obras de arte y los tesoros elaborados en siglos pretéritos y, en cuanto es necesario, adaptarlos a las nuevas necesidades, trata también de promover las nuevas formas de arte adaptadas a cada tiempo. Por eso, en la formación de los artistas y al elegir las obras destinadas a la iglesia, búsquese un auténtico valor artístico que sirva de alimento a la fe y a la piedad y responda auténticamente al significado y fines para los que se destina”. 59 Cfr. CCE, nn. 1201-1206; J uan P ablo II, Exhortación apostólica Catechesi tradendae, sobre la catcquesis en nuestro tiempo (CT), 16 de octubre, 1979, n. 53. 60 Cfr. CT, n. 53: “El término ‘aculturación’ o ‘inculturación’, además de ser un hermoso neologismo, expresa muy bien uno de los componentes del gran misterio de la Encar­ nación. De la catcquesis como de la evangelización en general, podemos decir que está llamada a llevar la fuerza del Evangelio al corazón de la cultura y de las culturas. Para ello, la catcquesis procurará conocer estas culturas y sus componentes esenciales; aprenderá sus expresiones más significativas, respetará sus valores y riquezas pro­ pias. Sólo así se podrá proponer a tales culturas el conocimiento del misterio oculto y ayudarlas a hacer surgir de su propia tradición viva expresiones originales de vida, de celebración y de pensamiento cristianos. Se recordará a menudo dos cosas: -

37-


-

La Iglesia respeta las diferentes culturas

Por eso los estilos y formas suelen variar. La diversidad cultural puede expresarse en estilos diferentes. Breve repaso de los principales estilos de las iglesias.

Edificada con Piedras Vivas -

§ 38 La Iglesia debe respetar la cultura de cada tiempo y lugar. El Rito romano respeta las diferencias culturales y fomenta el genio y los dones de las distintas razas y pue­ blos556. La diversidad cultural puede ser expresada en los estilos arquitectónicos, las formas artísticas y, en algunos casos, en la celebración, con adaptaciones apropiadas, de los ritos litúrgicos.

§ 39 Así como cada comunidad es diferente, así también los estilos y formas de las iglesias suelen variar. El Nuevo Testamento habla de la sala del piso superior donde Cristo reunió a los apóstoles para la Última Cena, donde se les apareció después de la resurrección, y donde el Espíritu Santo descendió sobre la santísima Virgen y los Doce en Pentecostés. Después de la ascensión del Señor, los cre­ yentes se reunían en sus casas para la celebración de “la fracción el pan”57. Tales casas fueron transformadas en “iglesias domésticas”, y llegaron a ser los primeros lugares de la comunidad cristiana para el culto. Las formas únicas y la arquitectura del mundo romano y bizantino, proveyeron a la Iglesia de un lenguaje arquitectónico en la forma de la basílica. Con su amplia nave y un ábside para el obispo y el clero, la basílica se convirtió rápidamente en la forma ar56 SC, nn. 37 y 119; CCE, n. 1158: “La armonía de los signos (canto, música, palabras y acciones) es tanto más expresiva y fecunda cuanto más se expresa en la riqueza cultural1 propia del Pueblo de Dios que celebra”. 57 Cfr. Me 14, 15; Hech 2, 42 y 17, 16-34.

-36

-

La Iglesia viva -

quitectónica típica de las iglesias de Occidente. Los efectos de estas formas aún se reflejan en la estructura de nuestra liturgia actual. § 40 La rica historia del espacio católico de culto, traza un camino a través de cada pueblo y lugar en los que ha sido celebrada la liturgia . Innumerables monasterios, catedra­ les e iglesias parroquiales se yerguen como testigos de un desarrollo orgánico de la vida litúrgica y devocional de la iglesia en todo el mundo. Puesto que no está casada con un estilo arquitectónico o artístico, la Iglesia busca emplear ei talento de cada tiempo y lugar, para conseguir , partiendo de lo que es posible58, la alabanza más excelente para Dios. El rico diálogo entre la liturgia de la Iglesia, como expre­ sión singular de revelación divina, y la cultura local, es un ingrediente esencial en la evangelización de los pueblos y la celebración de la liturgia católica romana en un tiempo y lugar determinados. La liturgia es proclamada, celebrada y vivida en todas las culturas de tal forma que éstas no son abolidas, sino redimidas y perfeccionadas59.

La Iglesia busca emplear el talento de cada tiempo y lugar para dar a Dios la alabanza más excelente

§41 La inculturación es la encamación del mensaje cris­ tiano en culturas particulares que tienen su propio sentido, expresiones artísticas, vocabulario, gramática y estructuras conceptuales60. Todas las estrategias antiguas y modernas

La inculturación

5S Cfr. SC, n. 123; IGMR, n. 289: “La Iglesia busca siempre ei noble servicio de las artes, y acepta toda clase de expresiones artísticas de los diversos pueblos y regiones. Más aún, así como se esfuerza por conservar las obras de arte y los tesoros elaborados en siglos pretéritos y, en cuanto es necesario, adaptarlos a las nuevas necesidades, trata también de promover las nuevas formas de arte adaptadas a cada tiempo. Por eso, en la formación de los artistas y al elegir las obras destinadas a la iglesia, búsquese un auténtico valor artístico que sirva de alimento a la fe y a la piedad y responda auténticamente al significado y fines para los que se destina”. 59 Cfr. CCE, nn. 1201-1206; J uan P ablo II, Exhortación apostólica Catechesi tradendae, sobre la catcquesis en nuestro tiempo (CT), 16 de octubre, 1979, n. 53. 60 Cfr. CT, n. 53: “El término ‘aculturación’ o ‘inculturación’, además de ser un hermoso neologismo, expresa muy bien uno de los componentes del gran misterio de la Encar­ nación. De la catcquesis como de la evangelización en general, podemos decir que está llamada a llevar la fuerza del Evangelio al corazón de la cultura y de las culturas. Para ello, la catcquesis procurará conocer estas culturas y sus componentes esenciales; aprenderá sus expresiones más significativas, respetará sus valores y riquezas pro­ pias. Sólo así se podrá proponer a tales culturas el conocimiento del misterio oculto y ayudarlas a hacer surgir de su propia tradición viva expresiones originales de vida, de celebración y de pensamiento cristianos. Se recordará a menudo dos cosas: -

37-


-

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia viva -

i

de evangelización, en el arte y la arquitectura son actos de inculturación que le permiten a las iglesias proclamar el significado creativo y redentor del Evangelio en todo tiem­ po y lugar61.

i

- por una parte, el mensaje evangélico no se puede pura y simplemente aislarlo de la cultura en la que está inserto desde el principio (el mundo bíblico y, más concretamen­ te, el medio cultural en el que vivió Jesús de Nazaret); ni tampoco, sin graves pérdidas, podrá ser aislado de las culturas en las que ya se ha expresado a lo largo de los siglos; dicho mensaje no surge de manera espontánea en ningún humus cultural; se transmite siempre a través de un diálogo apostólico que está inevitablemente inserto en un cierto diálogo de culturas; - por otra parte, la fuerza del Evangelio es en todas partes transformadora y regenera­ dora. Cuando penetra una cultura ¿quién puede sorprenderse de que cambien en ella no pocos elementos? No habría catcquesis si fuese el Evangelio el que hubiera de cambiar en contacto con las culturas. En ese caso ocurría sencillamente lo que san Pablo llama, con una expresión muy fuerte, ‘reducir a nada la cruz de Cristo’ (cfr. 1 Cor 1,17). Otra cosa sería tomar como punto de arranque, con prudencia y discernimiento, ele­ mentos -religiosos o de otra índole- que forman parte del patrimonio cultural de un grupo humano para ayudar a las personas a entender mejor la integridad del misterio cristiano. Los catequistas auténticos saben que la catcquesis ‘se encama’ en las dife­ rentes culturas y ambientes: baste pensar en la diversidad tan grande de los pueblos, en los jóvenes de nuestro tiempo, en las circunstancias variadísimas en que hoy día se encuentran las gentes; pero no aceptan que la catequesis se empobrezca por abdicación o reducción de su mensaje, por adaptaciones, aun de lenguaje, que comprometan el ‘buen depósito’ de la fe, o por concesiones en materia de fe o de moral; están conven­ cidos de que la verdadera catequesis acaba por enriquecer a esas culturas, ayudándolas a superar los puntos deficientes o incluso inhumanos que hay en ellas y comunicando a sus valores legítimos la plenitud de Cristo”. Cfr. SAC. n. 54: “A partir de las afirmaciones fundamentales del Concilio Vaticano II, se ha subrayado varias veces la importancia de la participación activa de los fieles en el sacrificio eucarístico. Para favorecerla se pueden permitir algunas adaptaciones apro­ piadas a los diversos contextos y culturas (163). El hecho de que haya habido algunos abusos no disminuye la claridad de este principio, que se debe mantener de acuerdo con las necesidades reales de la Iglesia, que vive y celebra el mismo misterio de Cristo en situaciones culturales diferentes. En efecto, el Señor Jesús, precisamente en el mis­ terio de la Encamación, naciendo de mujer como hombre perfecto (cfr. Ga 4, 4), no sólo está en relación directa con las expectativas expresadas en el Antiguo Testamento, sino también con las de todos los pueblos. Con eso, él ha manifestado que Dios quiere encontrarse con nosotros en nuestro contexto vital. Por tanto, para una participación más eficaz de los fieles en los santos Misterios, es útil proseguir el proceso de incultu­ ración en el ámbito de la celebración eucarística, teniendo en cuenta las posibilidades de adaptación que ofrece la Institución General del Misal Romano, 164, interpretadas a la luz de los criterios fijados por la IV Instrucción de la Congregación para el Cul­ to divino y la Disciplina de los Sacramentos, Varietates legitimae, del 25 de enero, 1994, (165) y de las directrices dadas por el Papa J uan P ablo II en las Exhortaciones apostólicas postsinodales Ecclesia in Africa, Ecclesia in America, Ecclesia in Asia, Ecclesia in Oceania, Ecclesia in Europa (166). Para lograr este objetivo, recomiendo a las conferencias episcopales que favorezcan el adecuado equilibrio entre los criterios y normas ya publicadas y las nuevas adaptaciones (167), siempre de acuerdo con la Sede Apostólica” (nota del editor). (163) cfr. Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución Sacrosanctum Concilium, sobre la Sagrada Liturgia, 37-42 (164); cfr. nn. 386-399 (165). AAS 87, 1995; 288-314 (166); cfr. Exhortación apostólica postsinodal Ecclesia -

38-

§ 42 Cuando llegó el Evangelio por primera vez a los Esta­ dos Unidos, venía revestido con expresiones de la cultura y la piedad cristiana de Europa. Agradecida por estos dones invaluables, la Iglesia norteamericana desarrolló solo de manera lenta, y con frecuencia renuente, el aprecio por la música, el lenguaje y el arte nativos, y aceptó ponerlos al servicio de la liturgia. Actualmente la Iglesia en los Estados Unidos explo­ ra de nuevo cómo traducir el Evangelio y construir iglesias en diálogo con las complejas y secularizadas culturas que a veces han rechazado la religión y que, además, han proba­ do sus propias formas de trascendencia humana a través de complicados medios electrónicos de comunicación, arte y ar­ quitectura62. Las culturas seculares en los países industriales y posindustriales han sido particularmente difíciles de evan­ gelizar, debido a que con frecuencia tratan la dignidad huma­ na de manera selectiva, intentando controlar el misterio que anima la sed humana de significado y propósito, e ignoran a aquellos que no se ajustan a su propósito económico o social. El Evangelio requiere de ese particular cuidado para recibir en la asamblea de la Iglesia a aquellos descartados por la so­ ciedad: los marginados económicos y sociales, los ancianos, los enfermos, los que tienen alguna discapacidad y aquellos que tienen necesidades especiales. En la construcción de una iglesia, cada diócesis y cada parroquia deben luchar con es­ tos y otros complejos problemas, planteados por la misión de la Iglesia de evangelizar a las culturas contemporáneas (en México y en muchos países de América Latina, la diversa situación de las culturas prehispánicas propició desde el principio un mestizaje mucho mayor que el de los EE.UU. Nota del editor). in Africa, 14 de septiembre, 1995, 55-71; Exhortación apostólica postsincdal Ecclesia in America, 22 de enero, 1999, 16. 40. 64. 70-72: AAS 91, 1999; 752-753; 775-776; 799; 805-809; Exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Asia, 6 de noviembre, 1999; 21s.: AAS 92, 2000; 482-487; Exhortación apostólica postsinodal E cclesia in Oceania, 22 de noviembre, 2001; 16: AAS 94, 2002; 382- 384; Exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Europa, 28 de junio, 2003; 58- 60: AAS 95, 2003, 685-686; (167), cfr. Propositio 26. 62 Cfr. P ablo VI, Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, acerca de la evangeliza­ ción en el mundo contemporáneo, 8 de diciembre, 1975, n. 42; CT, n. 53; C omisión E piscopal Irlandesa para la L iturgia , The Place o f Worship: Directorio pa sto ra l so­ bre la construcción y el reordenamiento de iglesias (PW), 1994, n. 3. 7. -

39-

La evangelización en los Estados Unidos


-

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia viva -

i

de evangelización, en el arte y la arquitectura son actos de inculturación que le permiten a las iglesias proclamar el significado creativo y redentor del Evangelio en todo tiem­ po y lugar61.

i

- por una parte, el mensaje evangélico no se puede pura y simplemente aislarlo de la cultura en la que está inserto desde el principio (el mundo bíblico y, más concretamen­ te, el medio cultural en el que vivió Jesús de Nazaret); ni tampoco, sin graves pérdidas, podrá ser aislado de las culturas en las que ya se ha expresado a lo largo de los siglos; dicho mensaje no surge de manera espontánea en ningún humus cultural; se transmite siempre a través de un diálogo apostólico que está inevitablemente inserto en un cierto diálogo de culturas; - por otra parte, la fuerza del Evangelio es en todas partes transformadora y regenera­ dora. Cuando penetra una cultura ¿quién puede sorprenderse de que cambien en ella no pocos elementos? No habría catcquesis si fuese el Evangelio el que hubiera de cambiar en contacto con las culturas. En ese caso ocurría sencillamente lo que san Pablo llama, con una expresión muy fuerte, ‘reducir a nada la cruz de Cristo’ (cfr. 1 Cor 1,17). Otra cosa sería tomar como punto de arranque, con prudencia y discernimiento, ele­ mentos -religiosos o de otra índole- que forman parte del patrimonio cultural de un grupo humano para ayudar a las personas a entender mejor la integridad del misterio cristiano. Los catequistas auténticos saben que la catcquesis ‘se encama’ en las dife­ rentes culturas y ambientes: baste pensar en la diversidad tan grande de los pueblos, en los jóvenes de nuestro tiempo, en las circunstancias variadísimas en que hoy día se encuentran las gentes; pero no aceptan que la catequesis se empobrezca por abdicación o reducción de su mensaje, por adaptaciones, aun de lenguaje, que comprometan el ‘buen depósito’ de la fe, o por concesiones en materia de fe o de moral; están conven­ cidos de que la verdadera catequesis acaba por enriquecer a esas culturas, ayudándolas a superar los puntos deficientes o incluso inhumanos que hay en ellas y comunicando a sus valores legítimos la plenitud de Cristo”. Cfr. SAC. n. 54: “A partir de las afirmaciones fundamentales del Concilio Vaticano II, se ha subrayado varias veces la importancia de la participación activa de los fieles en el sacrificio eucarístico. Para favorecerla se pueden permitir algunas adaptaciones apro­ piadas a los diversos contextos y culturas (163). El hecho de que haya habido algunos abusos no disminuye la claridad de este principio, que se debe mantener de acuerdo con las necesidades reales de la Iglesia, que vive y celebra el mismo misterio de Cristo en situaciones culturales diferentes. En efecto, el Señor Jesús, precisamente en el mis­ terio de la Encamación, naciendo de mujer como hombre perfecto (cfr. Ga 4, 4), no sólo está en relación directa con las expectativas expresadas en el Antiguo Testamento, sino también con las de todos los pueblos. Con eso, él ha manifestado que Dios quiere encontrarse con nosotros en nuestro contexto vital. Por tanto, para una participación más eficaz de los fieles en los santos Misterios, es útil proseguir el proceso de incultu­ ración en el ámbito de la celebración eucarística, teniendo en cuenta las posibilidades de adaptación que ofrece la Institución General del Misal Romano, 164, interpretadas a la luz de los criterios fijados por la IV Instrucción de la Congregación para el Cul­ to divino y la Disciplina de los Sacramentos, Varietates legitimae, del 25 de enero, 1994, (165) y de las directrices dadas por el Papa J uan P ablo II en las Exhortaciones apostólicas postsinodales Ecclesia in Africa, Ecclesia in America, Ecclesia in Asia, Ecclesia in Oceania, Ecclesia in Europa (166). Para lograr este objetivo, recomiendo a las conferencias episcopales que favorezcan el adecuado equilibrio entre los criterios y normas ya publicadas y las nuevas adaptaciones (167), siempre de acuerdo con la Sede Apostólica” (nota del editor). (163) cfr. Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución Sacrosanctum Concilium, sobre la Sagrada Liturgia, 37-42 (164); cfr. nn. 386-399 (165). AAS 87, 1995; 288-314 (166); cfr. Exhortación apostólica postsinodal Ecclesia -

38-

§ 42 Cuando llegó el Evangelio por primera vez a los Esta­ dos Unidos, venía revestido con expresiones de la cultura y la piedad cristiana de Europa. Agradecida por estos dones invaluables, la Iglesia norteamericana desarrolló solo de manera lenta, y con frecuencia renuente, el aprecio por la música, el lenguaje y el arte nativos, y aceptó ponerlos al servicio de la liturgia. Actualmente la Iglesia en los Estados Unidos explo­ ra de nuevo cómo traducir el Evangelio y construir iglesias en diálogo con las complejas y secularizadas culturas que a veces han rechazado la religión y que, además, han proba­ do sus propias formas de trascendencia humana a través de complicados medios electrónicos de comunicación, arte y ar­ quitectura62. Las culturas seculares en los países industriales y posindustriales han sido particularmente difíciles de evan­ gelizar, debido a que con frecuencia tratan la dignidad huma­ na de manera selectiva, intentando controlar el misterio que anima la sed humana de significado y propósito, e ignoran a aquellos que no se ajustan a su propósito económico o social. El Evangelio requiere de ese particular cuidado para recibir en la asamblea de la Iglesia a aquellos descartados por la so­ ciedad: los marginados económicos y sociales, los ancianos, los enfermos, los que tienen alguna discapacidad y aquellos que tienen necesidades especiales. En la construcción de una iglesia, cada diócesis y cada parroquia deben luchar con es­ tos y otros complejos problemas, planteados por la misión de la Iglesia de evangelizar a las culturas contemporáneas (en México y en muchos países de América Latina, la diversa situación de las culturas prehispánicas propició desde el principio un mestizaje mucho mayor que el de los EE.UU. Nota del editor). in Africa, 14 de septiembre, 1995, 55-71; Exhortación apostólica postsincdal Ecclesia in America, 22 de enero, 1999, 16. 40. 64. 70-72: AAS 91, 1999; 752-753; 775-776; 799; 805-809; Exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Asia, 6 de noviembre, 1999; 21s.: AAS 92, 2000; 482-487; Exhortación apostólica postsinodal E cclesia in Oceania, 22 de noviembre, 2001; 16: AAS 94, 2002; 382- 384; Exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Europa, 28 de junio, 2003; 58- 60: AAS 95, 2003, 685-686; (167), cfr. Propositio 26. 62 Cfr. P ablo VI, Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, acerca de la evangeliza­ ción en el mundo contemporáneo, 8 de diciembre, 1975, n. 42; CT, n. 53; C omisión E piscopal Irlandesa para la L iturgia , The Place o f Worship: Directorio pa sto ra l so­ bre la construcción y el reordenamiento de iglesias (PW), 1994, n. 3. 7. -

39-

La evangelización en los Estados Unidos


-

La problemática de la cultura secular de hoy. Atención a los grupos marginados. El reto del pluralismo La iglesia debe ser bella. Las formas artísticas cerradas a la transcendencia religiosa no son aptas para las iglesias

Edificada con Piedras Vivas -

- La Iglesia viva -

El gran arte religioso atraviesa las limitaciones del tiempo. El verdadero arte sacro encuentra

ficada exclusivamente con las formas del pasado, sino que siempre está abierta a adoptar nuevas formas que, sin em­ bargo, han madurado desde su rica tradición y expresión artística. El gran arte religioso fomenta la vida de oración de las asambleas contemporáneas que, aunque enraizadas en tradiciones artísticas previas, escuchan el incesante lla­ mado de Dios para proclamar el Reino de Cristo en los lenguajes de un tiempo y un lugar particulares. Toda for­ ma artística de la más alta calidad, que sea capaz de ex­ § 44 La iglesia debe ser bella. La estructura interna y ex­ presar fielmente las realidades sagradas y que sirva para terna de la iglesia debe ser expresiva de la belleza otorga­ la acción litúrgica, puede encontrar un hogar en la casa de da al pueblo santo de Dios que se congrega allí, y de los oración de la Iglesia66. ritos sagrados que celebra. El arte litúrgico y la arquitec­ tura reflejan y anuncian la presencia de Dios, que llama a la comunidad al culto e invita a los creyentes a elevai sus mentes y corazones a Aquel que es la fuente de toda belleza y verdad. El arte, o la arquitectura, que llama más la atención hacia su propia forma, figura, textura o color que a las realidades sagradas que pretende revelar, no es apropiado en una iglesia64. § 43 Actualmente, las parroquias en los Estados Unidos con frecuencia encuentran sus lugares de culto comparti­ dos por gente de diversos antecedentes étnicos y lingüísti­ cos, y que experimentan grandes diferencias en estilos de culto público y piedad personal. Lo que puede sostener ¡ las comunidades cristianas en este reto de hospitalidad es comprender que un pluralismo de expresiones simbólicas, artísticas y arquitectónicas enriquece a la comunidad63.

siempre su hogar en la casa de oración de la Iglesia

§ 45 El magnífico tesoro de arte y arquitectura de la Igle­ sia, ayuda a trascender las limitaciones de cualquier cultu­ ra, región o periodo de tiempo65. La Iglesia no está identi53 CCE, nn. 1157-1158; cfr. SC, n. 119. 64 Cfr. CArt, n. 6: “La auténtica intuición artística va más allá de lo que perciben los sentidos y, penetrando la realidad, intenta interpretar su misterio escondido. Dicha intuición brota de lo más íntimo del alma humana, allí donde la aspiración a dar sen­ tido a la propia vida se ve acompañada por la percepción fugaz de la belleza y de la unidad misteriosa de las cosas. Todos los artistas tienen en común la experiencia de la distancia insondable que existe entre la obra de sus manos, por lograda que sea, y la perfección fulgurante de la belleza percibida en el fervor del momento creativo: lo que logran expresar en lo que pintan, esculpen o crean es sólo un tenue reflejo del esplen­ dor que durante unos instantes ha brillado ante los ojos de su espíritu... Toda forma auténtica de arte es, a su modo, una vía de acceso a la realidad más pro­ funda del hombre y del mundo. Por ello, constituye un acercamiento muy válido al horizonte de la fe, donde la vicisitud humana encuentra su interpretación completa. Este es el motivo por el que la plenitud evangélica de la verdad suscitó desde el prin­ cipio el interés de los artistas, particularmente sensibles a todas las manifestaciones de la íntima belleza de la realidad”. 63 Cfr. SC, nn. 123 y 129; C ongregación de Ritos , Instrucción Eucharisticum mysterium,

sobre el culto del misterio eucarístico (EM), 25 de mayo, 1967, n. 24. DL, n. 452, p. 242. “ Cfr. SC, n. 124: “Al edificar los templos, procúrese con diligencia que sean aptos para la celebración de las acciones litúrgicas y para conseguir la participación activa de los fieles”.

-41

-


-

La problemática de la cultura secular de hoy. Atención a los grupos marginados. El reto del pluralismo La iglesia debe ser bella. Las formas artísticas cerradas a la transcendencia religiosa no son aptas para las iglesias

Edificada con Piedras Vivas -

- La Iglesia viva -

El gran arte religioso atraviesa las limitaciones del tiempo. El verdadero arte sacro encuentra

ficada exclusivamente con las formas del pasado, sino que siempre está abierta a adoptar nuevas formas que, sin em­ bargo, han madurado desde su rica tradición y expresión artística. El gran arte religioso fomenta la vida de oración de las asambleas contemporáneas que, aunque enraizadas en tradiciones artísticas previas, escuchan el incesante lla­ mado de Dios para proclamar el Reino de Cristo en los lenguajes de un tiempo y un lugar particulares. Toda for­ ma artística de la más alta calidad, que sea capaz de ex­ § 44 La iglesia debe ser bella. La estructura interna y ex­ presar fielmente las realidades sagradas y que sirva para terna de la iglesia debe ser expresiva de la belleza otorga­ la acción litúrgica, puede encontrar un hogar en la casa de da al pueblo santo de Dios que se congrega allí, y de los oración de la Iglesia66. ritos sagrados que celebra. El arte litúrgico y la arquitec­ tura reflejan y anuncian la presencia de Dios, que llama a la comunidad al culto e invita a los creyentes a elevai sus mentes y corazones a Aquel que es la fuente de toda belleza y verdad. El arte, o la arquitectura, que llama más la atención hacia su propia forma, figura, textura o color que a las realidades sagradas que pretende revelar, no es apropiado en una iglesia64. § 43 Actualmente, las parroquias en los Estados Unidos con frecuencia encuentran sus lugares de culto comparti­ dos por gente de diversos antecedentes étnicos y lingüísti­ cos, y que experimentan grandes diferencias en estilos de culto público y piedad personal. Lo que puede sostener ¡ las comunidades cristianas en este reto de hospitalidad es comprender que un pluralismo de expresiones simbólicas, artísticas y arquitectónicas enriquece a la comunidad63.

siempre su hogar en la casa de oración de la Iglesia

§ 45 El magnífico tesoro de arte y arquitectura de la Igle­ sia, ayuda a trascender las limitaciones de cualquier cultu­ ra, región o periodo de tiempo65. La Iglesia no está identi53 CCE, nn. 1157-1158; cfr. SC, n. 119. 64 Cfr. CArt, n. 6: “La auténtica intuición artística va más allá de lo que perciben los sentidos y, penetrando la realidad, intenta interpretar su misterio escondido. Dicha intuición brota de lo más íntimo del alma humana, allí donde la aspiración a dar sen­ tido a la propia vida se ve acompañada por la percepción fugaz de la belleza y de la unidad misteriosa de las cosas. Todos los artistas tienen en común la experiencia de la distancia insondable que existe entre la obra de sus manos, por lograda que sea, y la perfección fulgurante de la belleza percibida en el fervor del momento creativo: lo que logran expresar en lo que pintan, esculpen o crean es sólo un tenue reflejo del esplen­ dor que durante unos instantes ha brillado ante los ojos de su espíritu... Toda forma auténtica de arte es, a su modo, una vía de acceso a la realidad más pro­ funda del hombre y del mundo. Por ello, constituye un acercamiento muy válido al horizonte de la fe, donde la vicisitud humana encuentra su interpretación completa. Este es el motivo por el que la plenitud evangélica de la verdad suscitó desde el prin­ cipio el interés de los artistas, particularmente sensibles a todas las manifestaciones de la íntima belleza de la realidad”. 63 Cfr. SC, nn. 123 y 129; C ongregación de Ritos , Instrucción Eucharisticum mysterium,

sobre el culto del misterio eucarístico (EM), 25 de mayo, 1967, n. 24. DL, n. 452, p. 242. “ Cfr. SC, n. 124: “Al edificar los templos, procúrese con diligencia que sean aptos para la celebración de las acciones litúrgicas y para conseguir la participación activa de los fieles”.

-41

-


C apítulo 2

L a i g l e s ia

y l o s r it o s s a g r a d o s

QUE ALLÍ SE CELEBRAN

§ 46 La iglesia aloja a la comunidad de bautizados cuando se reúne para la celebración de la sagrada liturgia. Por su diseño práctico y su belleza, promueve la plena, digna y armoniosa celebración de sus ritos. La primera preocupa­ ción al edificar o renovar un espacio de culto, debe ser su idoneidad para la celebración de la Eucaristía y las demás celebraciones litúrgicas de la Iglesia. Por consiguiente, el requisito previo fundamental de quienes participan en la construcción o renovación de una iglesia es tener familiari­ dad con los ritos que van a celebrarse allí. El requisito previo fundamental de quienes participan en la construcción o renovación de una iglesia es tener familiari­ dad con los ritos que van a celebrarse-allí. § 47 La vida de oración de la Iglesia es de una gran riqueza y variedad. La Eucaristía, los demás sacramentos y la Li­ turgia de las Horas, son acciones sagradas que sobrepasan a todas las demás. La alabanza y la acción de gracias, que están en el co­ razón de la Eucaristía, se continúan con la celebración de la -

43-

El requisito previo fundamental de quienes participan en la construcción o renovación de una iglesia, es tener familiaridad con los ritos que van a celebrarse allí.


-

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

Liturgia de las Horas. La Liturgia de las Horas es la diari; impuestas por la estructura ya existente. Este capítulo revisa oración litúrgica que expresa la naturaleza de la oración di las necesidades de espacio en las diferentes celebraciones la Iglesia y es, en sí misma, un signo de la Iglesia67. litúrgicas, y ofrece principios para elegir entre las diversas Además de su participación en la oración comunita­ opciones. Muchas diócesis han desarrollado sus propios ria, los seguidores de Cristo profundizan su relación coi procedimientos y guías para la construcción y renovación Dios a través de la oración privada que brota de la liturgia de iglesias. Los principios de este documento deben guiar a Así, la Iglesia alienta la piedad popular “teniendo en cuente las diócesis en la preparación de orientaciones locales los tiempos litúrgicos [la liturgia]”68. La iglesia, además d< su función principal como lugar adecuado para la celebra­ ción de los ritos litúrgicos, también ofrece un lugar dondf L a E u c a r is t ía los individuos pueden orar en presencia del Santísimo Sa­ cramento, y en el que los grupos de fieles pueden reunirst § 49 La celebración de la Eucaristía es el centro de toda la para una rica variedad de actos de piedad que expresan h vida cristiana, tanto para la Iglesia universal como para las vida de la fe de una cultura, región o comunidad étnica ei comunidades de fe locales. Los otros sacramentos, como particular. todo ministerio en la Iglesia y cada trabajo de apostolado, están vinculados con la Sagrada Eucaristía y la tienen como § 48 El propósito de este capítulo es ayudar a la comunidac su finalidad69. La celebración de la Eucaristía dominical es a cumplir su función en el diseño de un lugar que fácilmen el punto de partida apropiado para comprender las deman­ te se adapte a todas estas necesidades. das de espacio, sonido y visibilidad de la iglesia. Un análi­ En una nueva construcción, las parroquias ordina­ sis de estos requerimientos incluirá, como algo necesario, el riamente tienen varias opciones de diseño. Algunas veces lugar para la asamblea, para la proclamación de la Palabra y esas opciones están limitadas por el espacio o el terreno, c para la celebración de la Eucaristía, con especial cuidado de por los recursos económicos. En otras ocasiones, como ei la ubicación del altar, el ambón y los asientos del sacerdote el caso de una remodelación, hay limitaciones adiciónale! celebrante y del diácono. Las consideraciones acerca del atrio y del ambiente 67 P ablo VI, Laudis canticum, 1 de noviembre, 1970: “Puesto que la vida de Cristo ei su Cuerpo Místico perfecciona y eleva también la vida propia o personal de todo fiel de la iglesia, fluyen desde la acción central de la Eucaristía. debe rechazarse cualquier oposición entre la oración de la Iglesia y la oración personal e incluso deben ser reforzadas e incrementadas sus mutuas relaciones. [...] Cuando 1¡ oración del Oficio se convierte en verdadera oración personal, entonces se manifiesta: mejor los lazos que unen entre si a la liturgia y a toda la vida cristiana. La vida enter de los fieles, durante cada una de las horas del día y de la noche, constituye comí una leitourgia, mediante la cual ellos se ofrecen en servicio de amor a Dios y a la hombres, adhiriéndose a la acción de Cristo, que con su vida entre nosotros y el ofre cimiento de sí mismo ha santificado la vida de todos los hombres”. 68 SC, nn. 12 y 13: “Con todo, la participación en la Sagrada Liturgia no abarca toda lt vida espiritual. En efecto, el cristiano, llamado a orar en común, debe, no obstante entrar también en su cuarto para orar al Padre en secreto (cfr. Mt 6, 6); más aún, debí orar sin tregua, según enseña el Apóstol (cfr. 1 Tes 5, 17 )...”. Se recomiendan encarecidamente los ejercicios piadosos del pueblo cristiano, con ta que sean conformes a las leyes y a las normas de la Iglesia, en particular si se hacen po mandato de la Sede A postólica... Ahora bien, es preciso que estos mismos ejercicio se organicen teniendo en cuenta los tiempos litúrgicos, de modo que vayan de acuerdí con la sagrada liturgia, en cierto modo deriven de ella y a ella conduzcan al pueblo, yí que la liturgia, por su naturaleza, está muy por encima de ellos”. -

44-

3- 4' ;■ ! 69 SC, n. 10: “No obstante, la liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de donde mana toda su fuerza. Pues los trabajos apostólicos se ordenan a que, una vez hechos hijos de Dios por la fe y el Bautismo, todos se reúnan para alabar a Dios en medio de la Iglesia, participen en el sacrificio y coman la Cena del Señor”. -

45-

La celebración Eucarística es el centro de toda la vida cristiana


-

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

Liturgia de las Horas. La Liturgia de las Horas es la diari; impuestas por la estructura ya existente. Este capítulo revisa oración litúrgica que expresa la naturaleza de la oración di las necesidades de espacio en las diferentes celebraciones la Iglesia y es, en sí misma, un signo de la Iglesia67. litúrgicas, y ofrece principios para elegir entre las diversas Además de su participación en la oración comunita­ opciones. Muchas diócesis han desarrollado sus propios ria, los seguidores de Cristo profundizan su relación coi procedimientos y guías para la construcción y renovación Dios a través de la oración privada que brota de la liturgia de iglesias. Los principios de este documento deben guiar a Así, la Iglesia alienta la piedad popular “teniendo en cuente las diócesis en la preparación de orientaciones locales los tiempos litúrgicos [la liturgia]”68. La iglesia, además d< su función principal como lugar adecuado para la celebra­ ción de los ritos litúrgicos, también ofrece un lugar dondf L a E u c a r is t ía los individuos pueden orar en presencia del Santísimo Sa­ cramento, y en el que los grupos de fieles pueden reunirst § 49 La celebración de la Eucaristía es el centro de toda la para una rica variedad de actos de piedad que expresan h vida cristiana, tanto para la Iglesia universal como para las vida de la fe de una cultura, región o comunidad étnica ei comunidades de fe locales. Los otros sacramentos, como particular. todo ministerio en la Iglesia y cada trabajo de apostolado, están vinculados con la Sagrada Eucaristía y la tienen como § 48 El propósito de este capítulo es ayudar a la comunidac su finalidad69. La celebración de la Eucaristía dominical es a cumplir su función en el diseño de un lugar que fácilmen el punto de partida apropiado para comprender las deman­ te se adapte a todas estas necesidades. das de espacio, sonido y visibilidad de la iglesia. Un análi­ En una nueva construcción, las parroquias ordina­ sis de estos requerimientos incluirá, como algo necesario, el riamente tienen varias opciones de diseño. Algunas veces lugar para la asamblea, para la proclamación de la Palabra y esas opciones están limitadas por el espacio o el terreno, c para la celebración de la Eucaristía, con especial cuidado de por los recursos económicos. En otras ocasiones, como ei la ubicación del altar, el ambón y los asientos del sacerdote el caso de una remodelación, hay limitaciones adiciónale! celebrante y del diácono. Las consideraciones acerca del atrio y del ambiente 67 P ablo VI, Laudis canticum, 1 de noviembre, 1970: “Puesto que la vida de Cristo ei su Cuerpo Místico perfecciona y eleva también la vida propia o personal de todo fiel de la iglesia, fluyen desde la acción central de la Eucaristía. debe rechazarse cualquier oposición entre la oración de la Iglesia y la oración personal e incluso deben ser reforzadas e incrementadas sus mutuas relaciones. [...] Cuando 1¡ oración del Oficio se convierte en verdadera oración personal, entonces se manifiesta: mejor los lazos que unen entre si a la liturgia y a toda la vida cristiana. La vida enter de los fieles, durante cada una de las horas del día y de la noche, constituye comí una leitourgia, mediante la cual ellos se ofrecen en servicio de amor a Dios y a la hombres, adhiriéndose a la acción de Cristo, que con su vida entre nosotros y el ofre cimiento de sí mismo ha santificado la vida de todos los hombres”. 68 SC, nn. 12 y 13: “Con todo, la participación en la Sagrada Liturgia no abarca toda lt vida espiritual. En efecto, el cristiano, llamado a orar en común, debe, no obstante entrar también en su cuarto para orar al Padre en secreto (cfr. Mt 6, 6); más aún, debí orar sin tregua, según enseña el Apóstol (cfr. 1 Tes 5, 17 )...”. Se recomiendan encarecidamente los ejercicios piadosos del pueblo cristiano, con ta que sean conformes a las leyes y a las normas de la Iglesia, en particular si se hacen po mandato de la Sede A postólica... Ahora bien, es preciso que estos mismos ejercicio se organicen teniendo en cuenta los tiempos litúrgicos, de modo que vayan de acuerdí con la sagrada liturgia, en cierto modo deriven de ella y a ella conduzcan al pueblo, yí que la liturgia, por su naturaleza, está muy por encima de ellos”. -

44-

3- 4' ;■ ! 69 SC, n. 10: “No obstante, la liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de donde mana toda su fuerza. Pues los trabajos apostólicos se ordenan a que, una vez hechos hijos de Dios por la fe y el Bautismo, todos se reúnan para alabar a Dios en medio de la Iglesia, participen en el sacrificio y coman la Cena del Señor”. -

45-

La celebración Eucarística es el centro de toda la vida cristiana


-

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

Además, la iglesia manifiesta la unidad bautismal de La celebración de la Vigilia Pascual y de la Eucaris­ tía dominical son puntos de partida apropiados. Además, todos aquellos que se reúnen en la celebración litúrgica y se debe considerar especialmente el lugar de la reserva del “transmite la imagen de la asamblea reunida”*71. Santísimo Sacramento.

Las iglesias son signo y recordatorio de la presencia de Dios

§ 50 La iglesia es un signo y un recordatorio de la inma nencia y trascendencia de Dios que quiso habitar entre no­ sotros y cuya presencia no puede ser contenida ni limitada en un lugar particular. El culto es la respuesta amorosa de su Pueblo al misterio de Dios, que ya está con nosotros y a la vez está aún por venir. “Como construcciones visibles, las iglesias son signos de la Iglesia peregrina en la tierra son imágenes que proclaman la Jerusalén celestial, lugares donde es actualizado el misterio de la comunión entre Dios y el hombre”70. C ongregación para el C ulto D ivino , Carta circular sobre los conciertos en las i, sias (5 de noviembre, 1987), n. 5: “Según la tradición, ilustrada por el Ritual de /< dedicación de iglesias y de altares, las iglesias son, ante todo, lugares en los cuales si congrega el pueblo de Dios. Éste, ‘unificado por la virtud y a imagen del Padre, el

y el Espíritu Santo, es la Iglesia, o sea, el templo de Dios edificado con piedras vivas, donde se da culto al Padre en espíritu y en verdad’ [...]. Como edificios visibles, las iglesias son signos de la Iglesia peregrina en la tierra; imágenes que anuncian la Jerusalén celestial; lugares en los cuales se actualiza, ya desde ahora, el misterio de la comunión entre Dios y ios hombres. Tanto en las ciuda­ des como en los pueblos, la iglesia es también la casa de Dios, es decir, el signo de su permanencia entre los hombres. La iglesia continúa siendo un lugar sagrado, incluso cuando no tiene lugar una celebración litúrgica”. 71 IGMR, n. 294: “El pueblo de Dios, que se congrega para la Misa, tiene en sí una co­ herente y jerárquica ordenación, que se expresa en la diversidad de ministerios y de acción en las diversas partes de la celebración. Por consiguiente, la disposición general del edificio sagrado conviene que se haga como una imagen de la asamblea reunida, que facilite un proporcionado orden de todas sus partes y que favorezca la perfecta a ejecución de cada uno de los ministerios. fieles y la schola ocuparán nr>- — e pueda hacer más fácil su

Eos


-

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

Además, la iglesia manifiesta la unidad bautismal de La celebración de la Vigilia Pascual y de la Eucaris­ tía dominical son puntos de partida apropiados. Además, todos aquellos que se reúnen en la celebración litúrgica y se debe considerar especialmente el lugar de la reserva del “transmite la imagen de la asamblea reunida”*71. Santísimo Sacramento.

Las iglesias son signo y recordatorio de la presencia de Dios

§ 50 La iglesia es un signo y un recordatorio de la inma nencia y trascendencia de Dios que quiso habitar entre no­ sotros y cuya presencia no puede ser contenida ni limitada en un lugar particular. El culto es la respuesta amorosa de su Pueblo al misterio de Dios, que ya está con nosotros y a la vez está aún por venir. “Como construcciones visibles, las iglesias son signos de la Iglesia peregrina en la tierra son imágenes que proclaman la Jerusalén celestial, lugares donde es actualizado el misterio de la comunión entre Dios y el hombre”70. C ongregación para el C ulto D ivino , Carta circular sobre los conciertos en las i, sias (5 de noviembre, 1987), n. 5: “Según la tradición, ilustrada por el Ritual de /< dedicación de iglesias y de altares, las iglesias son, ante todo, lugares en los cuales si congrega el pueblo de Dios. Éste, ‘unificado por la virtud y a imagen del Padre, el

y el Espíritu Santo, es la Iglesia, o sea, el templo de Dios edificado con piedras vivas, donde se da culto al Padre en espíritu y en verdad’ [...]. Como edificios visibles, las iglesias son signos de la Iglesia peregrina en la tierra; imágenes que anuncian la Jerusalén celestial; lugares en los cuales se actualiza, ya desde ahora, el misterio de la comunión entre Dios y ios hombres. Tanto en las ciuda­ des como en los pueblos, la iglesia es también la casa de Dios, es decir, el signo de su permanencia entre los hombres. La iglesia continúa siendo un lugar sagrado, incluso cuando no tiene lugar una celebración litúrgica”. 71 IGMR, n. 294: “El pueblo de Dios, que se congrega para la Misa, tiene en sí una co­ herente y jerárquica ordenación, que se expresa en la diversidad de ministerios y de acción en las diversas partes de la celebración. Por consiguiente, la disposición general del edificio sagrado conviene que se haga como una imagen de la asamblea reunida, que facilite un proporcionado orden de todas sus partes y que favorezca la perfecta a ejecución de cada uno de los ministerios. fieles y la schola ocuparán nr>- — e pueda hacer más fácil su

Eos


-

Edificada con Piedras Vivas —

Los diversos espacios de la iglesia “expresan la estructu­ ra jerárquica y la diversidad de funciones” que existen en ella, pero “deben, al mismo tiempo, formar una unidad profunda y orgánica, que ex­ prese claramente la unidad de todo el pueblo santo”72.

El área

d e la asam blea

§ 51 El espacio dentro de la iglesia destinado a los fieles, distinto al del sacerdote cele­ brante y al de los ministros, suele llamarse nave. Este es­ pacio es de suma importancia en el proyecto general, pues da cabida a una gran variedad picas de acciones rituales: las proce­ siones durante la Eucaristía, el canto de los que oran, los des­ píos plazamientos durante los ritos bautismales, la aspersión de la asamblea con el agua bendi­ ta, los ritos de las liturgias del matrimonio y de las exequias, y la piedad personal. Esta área no se puede comparar con el espacio del público en un auditorio o en

La nave de la iglesia no se puede equiparar al espacio para el público de un auditorio o un estadio

Ibid.: “Todo esto, aun cuando, por una parte, debe expresar la disposición jerárquica y la diversidad de ministerios, debe tam bien, por otra, constituir una unidad íntima y coherente, a través de la cual se vea coi claridad la unidad de todo el pueblo santo. La naturaleza y belleza del lugar y de todo los utensilios sagrados sean capaces de fomentar la piedad y manifestar la santidad d los misterios que se celebran”. -

48-

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

un estadio, porque la asamblea litúrgica no es una audien­ cia. Debe decirse más bien que toda la asamblea actúa. También los ministros de la música pueden ubicarse en la nave de la iglesia, puesto que guían a toda la asamblea con su canto, y también por el ejemplo de su atención reve­ rente y su oración. § 52 Dos principios deben guiar las decisiones arquitectó­ nicas acerca de la forma y el arreglo de la nave: 1) la comunidad celebra como un único cuerpo re­ unido en la fe, no simplemente como individuos que concurren para encontrarse con ellos mismos en un lugar, pues la naturaleza de la liturgia demanda que tanto la asamblea como el sacerdote celebrante y los ministros, sean capaces de desempeñar sus funcio­ nes de una manera completa y activa; 2) el sacerdote celebrante y los ministros, junto con los congregados, forman la asamblea litúrgica, que es la Iglesia reunida para el culto.

m * * t

+

ASAMBLEA LITÚRGICA

§ 53 La nave de la Iglesia no es una simple serie de seccio­ nes inconexas. Al contrario, cada parte contribuye a la uni­ dad del espacio por su proporción, su tamaño y su forma. El sentido de la nave como un todo unificado no debe perderse aunque en ella se celebren diversos ritos que re­ quieren flexibilidad. -

49-


-

Edificada con Piedras Vivas —

Los diversos espacios de la iglesia “expresan la estructu­ ra jerárquica y la diversidad de funciones” que existen en ella, pero “deben, al mismo tiempo, formar una unidad profunda y orgánica, que ex­ prese claramente la unidad de todo el pueblo santo”72.

El área

d e la asam blea

§ 51 El espacio dentro de la iglesia destinado a los fieles, distinto al del sacerdote cele­ brante y al de los ministros, suele llamarse nave. Este es­ pacio es de suma importancia en el proyecto general, pues da cabida a una gran variedad picas de acciones rituales: las proce­ siones durante la Eucaristía, el canto de los que oran, los des­ píos plazamientos durante los ritos bautismales, la aspersión de la asamblea con el agua bendi­ ta, los ritos de las liturgias del matrimonio y de las exequias, y la piedad personal. Esta área no se puede comparar con el espacio del público en un auditorio o en

La nave de la iglesia no se puede equiparar al espacio para el público de un auditorio o un estadio

Ibid.: “Todo esto, aun cuando, por una parte, debe expresar la disposición jerárquica y la diversidad de ministerios, debe tam bien, por otra, constituir una unidad íntima y coherente, a través de la cual se vea coi claridad la unidad de todo el pueblo santo. La naturaleza y belleza del lugar y de todo los utensilios sagrados sean capaces de fomentar la piedad y manifestar la santidad d los misterios que se celebran”. -

48-

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

un estadio, porque la asamblea litúrgica no es una audien­ cia. Debe decirse más bien que toda la asamblea actúa. También los ministros de la música pueden ubicarse en la nave de la iglesia, puesto que guían a toda la asamblea con su canto, y también por el ejemplo de su atención reve­ rente y su oración. § 52 Dos principios deben guiar las decisiones arquitectó­ nicas acerca de la forma y el arreglo de la nave: 1) la comunidad celebra como un único cuerpo re­ unido en la fe, no simplemente como individuos que concurren para encontrarse con ellos mismos en un lugar, pues la naturaleza de la liturgia demanda que tanto la asamblea como el sacerdote celebrante y los ministros, sean capaces de desempeñar sus funcio­ nes de una manera completa y activa; 2) el sacerdote celebrante y los ministros, junto con los congregados, forman la asamblea litúrgica, que es la Iglesia reunida para el culto.

m * * t

+

ASAMBLEA LITÚRGICA

§ 53 La nave de la Iglesia no es una simple serie de seccio­ nes inconexas. Al contrario, cada parte contribuye a la uni­ dad del espacio por su proporción, su tamaño y su forma. El sentido de la nave como un todo unificado no debe perderse aunque en ella se celebren diversos ritos que re­ quieren flexibilidad. -

49-


-

Edificada con Piedras Vivas -

E l Ar e a

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

d e l p r e s b it e r io

§ 55 Los principales objetos rituales en el presbiterio son: el altar en donde se ofrece el sacrificio de la Eucaristía, el § 54 El presbiterio es el espacio donde se ubican el altar y e ambón desde el cual se proclama la Palabra de Dios, y la ambón, y “donde el sacerdote, el diácono y otros ministros sede del sacerdote celebrante. Estos objetos deben cons­ ejercen sus oficios”. El carácter especial del presbiterio se truirse con materiales sólidos que expresen dignidad y es­ enfatiza y aumenta por su diseño y ornamentación peculia tabilidad. Su ubicación y diseño debe poner en claro que res, o por su elevación73. El reto para los responsables de si aunque son elementos distintos, están relacionados con la diseño, es transmitir el carácter único de las acciones que misma celebración eucarística74. tienen lugar en ese espacio, y, al mismo tiempo, expresar fc relación orgánica existente entre ellas y la oración y acciones

Carácter especial del presbiterio

Principales objetos del presbiterio

E l A ltar AMBÓN

ALTAR

de toda la asamblea litúrgica. El presbiterio debe ser sufi: cientemente amplio para permitir la celebración completa de los distintos ritos de la Palabra y de la Eucaristía, coi los movimientos que conllevan, así como la de los otros sacramentos que se celebran allí. ALTAR

PRES8I1 LRIO

ASAMBLEA

73 Ibid., n. 295: “El presbiterio es el lugar donde está el altar, se proclama la Palabra d Dios, y donde el sacerdote, el diácono y los demás ministros desempeñan su oficio. E presbiterio debe quedar diferenciado respecto a la nave de la iglesia, bien por su ciert elevación, bien por una estructura y omato peculiar. Sea de tal capacidad que en é pueda cómodamente desarrollarse y ser vista la celebración de la Eucaristía”. -

50-

§56 En la Eucaristía, la asamblea litúrgica celebra el ban­ quete sacrificial ritual que conmemora y hace presente la vida, muerte y resurrección de Cristo, proclamando “la muerte del Señor hasta que vuelva”75. El altar es “el centro de la acción de gracias que se realiza por la Eucaristía”76 y el punto en tomo al cual se ordenan, en cierta manera, los otros ritos77. Puesto que la Iglesia enseña que “el altar es Cristo”78, su composición debe reflejar la nobleza, belleza, fuerza y simplicidad de Aquel a quien representa. En las iglesias nuevas tiene que haber un único altar que “signifique en la 74 SAC. n. 41: “... debe resaltar la unidad entre los elementos propios del presbiterio: altar, crucifijo, tabernáculo, ambón, sede” (nota del editor). 73 1 Cor 11, 26; cff. Apoc 19, 9. 76 IGMR, n. 296: “El altar, en el que se hace presente el sacrificio de la cruz bajo los signos sacramentales, es, además, la mesa del Señor, en la cual, el Pueblo de Dios es llamado a participar cuando es convocado para la Misa; y es también el centro de la acción de gracias que se realiza por la Eucaristía”. 77 Pfo XH, Carta enciclica Mediator Dei, sobre la sagrada liturgia, 20 de noviembre, 1947, n. 21. 78 RDLA, c. 4, n. 4, DL, n. 3754, p. 972: “Los escritores eclesiásticos han visto en el altar como un signo del mismo Cristo. De ahí la expresión: ‘El altar es Cristo’ ”.

-51 -

E l Altar es Cristo


-

Edificada con Piedras Vivas -

E l Ar e a

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

d e l p r e s b it e r io

§ 55 Los principales objetos rituales en el presbiterio son: el altar en donde se ofrece el sacrificio de la Eucaristía, el § 54 El presbiterio es el espacio donde se ubican el altar y e ambón desde el cual se proclama la Palabra de Dios, y la ambón, y “donde el sacerdote, el diácono y otros ministros sede del sacerdote celebrante. Estos objetos deben cons­ ejercen sus oficios”. El carácter especial del presbiterio se truirse con materiales sólidos que expresen dignidad y es­ enfatiza y aumenta por su diseño y ornamentación peculia tabilidad. Su ubicación y diseño debe poner en claro que res, o por su elevación73. El reto para los responsables de si aunque son elementos distintos, están relacionados con la diseño, es transmitir el carácter único de las acciones que misma celebración eucarística74. tienen lugar en ese espacio, y, al mismo tiempo, expresar fc relación orgánica existente entre ellas y la oración y acciones

Carácter especial del presbiterio

Principales objetos del presbiterio

E l A ltar AMBÓN

ALTAR

de toda la asamblea litúrgica. El presbiterio debe ser sufi: cientemente amplio para permitir la celebración completa de los distintos ritos de la Palabra y de la Eucaristía, coi los movimientos que conllevan, así como la de los otros sacramentos que se celebran allí. ALTAR

PRES8I1 LRIO

ASAMBLEA

73 Ibid., n. 295: “El presbiterio es el lugar donde está el altar, se proclama la Palabra d Dios, y donde el sacerdote, el diácono y los demás ministros desempeñan su oficio. E presbiterio debe quedar diferenciado respecto a la nave de la iglesia, bien por su ciert elevación, bien por una estructura y omato peculiar. Sea de tal capacidad que en é pueda cómodamente desarrollarse y ser vista la celebración de la Eucaristía”. -

50-

§56 En la Eucaristía, la asamblea litúrgica celebra el ban­ quete sacrificial ritual que conmemora y hace presente la vida, muerte y resurrección de Cristo, proclamando “la muerte del Señor hasta que vuelva”75. El altar es “el centro de la acción de gracias que se realiza por la Eucaristía”76 y el punto en tomo al cual se ordenan, en cierta manera, los otros ritos77. Puesto que la Iglesia enseña que “el altar es Cristo”78, su composición debe reflejar la nobleza, belleza, fuerza y simplicidad de Aquel a quien representa. En las iglesias nuevas tiene que haber un único altar que “signifique en la 74 SAC. n. 41: “... debe resaltar la unidad entre los elementos propios del presbiterio: altar, crucifijo, tabernáculo, ambón, sede” (nota del editor). 73 1 Cor 11, 26; cff. Apoc 19, 9. 76 IGMR, n. 296: “El altar, en el que se hace presente el sacrificio de la cruz bajo los signos sacramentales, es, además, la mesa del Señor, en la cual, el Pueblo de Dios es llamado a participar cuando es convocado para la Misa; y es también el centro de la acción de gracias que se realiza por la Eucaristía”. 77 Pfo XH, Carta enciclica Mediator Dei, sobre la sagrada liturgia, 20 de noviembre, 1947, n. 21. 78 RDLA, c. 4, n. 4, DL, n. 3754, p. 972: “Los escritores eclesiásticos han visto en el altar como un signo del mismo Cristo. De ahí la expresión: ‘El altar es Cristo’ ”.

-51 -

E l Altar es Cristo


-

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

asamblea de los fieles al único Cristo y a la única Eucaristú Viva (1 Pedro 2, 4). El pedestal o soporte de la mesa puede ser hecho de “cualquier material, con tal que sea digno y de la Iglesia”79. sólido”82. § 57 El altar es el punto de atención natural del presbiterio y debe estar “separado de la pared, de modo que se le pueda rodear fácilmente [por el sacerdote] y la celebración se pue da hacer de cara al pueblo”80. Ordinariamente, debe ser fijo EL CELEBRANTE DEBE VER HACIA LA ASAMBLEA (con la base pegada al piso) y con una tabla o mesa hecha de piedra natural81, pues representa a Jesucristo, la Piedr

EJ altar es el punto de atención natural del presbiterio

DEBE REFLEJAR LA NOBLEZA, BELLEZA Y SIM PLICIDAD DE DIOS

SE CELEBRA DEL SACRIFK COMUN

EL CELEBRANTE DEBE PODER CAM IN AR LIBRE­ MENTE ALREDED OR DEL ALTAR

ALTAR

EL A L T A R

IGMR, n. 303: “Al construir las nuevas iglesias conviene que se erija un único altar que signifique en la asamblea de los fieles al único Cristo y a la única Eucaristía de ¡i Iglesia. En las iglesias ya construidas, donde el altar antiguo está situado de manera que hac difícil la participación del pueblo y no puede trasladarse sin el menoscabo del valo artístico, se deberá construir otro altar fijo, artísticamente confeccionado y que se b de dedicar debidamente, y sólo sobre éste se realizarán las celebraciones sagradas Para no distraer la atención de los fieles del nuevo altar, no se adorne el altar antigui de manera especial”. Ibid., n. 299: “Construyase el altar separado de la pared, de modo que se le pued rodear fácilmente y la celebración se pueda hacer de cara al pueblo, lo cual convien que se haga siempre que sea posible. El altar ocupe el lugar que sea de verdad el centr hacia el que espontáneamente converja la atención de toda la asamblea de los fieles, t altar ordinariamente será fijo y dedicado”. RDLA, c. 4, n. 9, DL, n. 3759, pp. 973: “Según la costumbre tradicional de la Iglesi y el simbolismo bíblico inherente al altar, la mesa del altar fijo será de piedra natura Sin embargo, ajuicio de las conferencias episcopales, se puede utilizar otro materií artificial, digno y sólido”. Cfr. IGMR , n. 301; CIC, cc. 1235 y 1236a. -

52-

“ IGMR, n. 301: “Los sostenes o el basamento de la mesa pueden ser de cualquier mate­ ria, con tal que sea digna y sólida”. Cfr. CIC, c. 1236. -

53

-


-

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

asamblea de los fieles al único Cristo y a la única Eucaristú Viva (1 Pedro 2, 4). El pedestal o soporte de la mesa puede ser hecho de “cualquier material, con tal que sea digno y de la Iglesia”79. sólido”82. § 57 El altar es el punto de atención natural del presbiterio y debe estar “separado de la pared, de modo que se le pueda rodear fácilmente [por el sacerdote] y la celebración se pue da hacer de cara al pueblo”80. Ordinariamente, debe ser fijo EL CELEBRANTE DEBE VER HACIA LA ASAMBLEA (con la base pegada al piso) y con una tabla o mesa hecha de piedra natural81, pues representa a Jesucristo, la Piedr

EJ altar es el punto de atención natural del presbiterio

DEBE REFLEJAR LA NOBLEZA, BELLEZA Y SIM PLICIDAD DE DIOS

SE CELEBRA DEL SACRIFK COMUN

EL CELEBRANTE DEBE PODER CAM IN AR LIBRE­ MENTE ALREDED OR DEL ALTAR

ALTAR

EL A L T A R

IGMR, n. 303: “Al construir las nuevas iglesias conviene que se erija un único altar que signifique en la asamblea de los fieles al único Cristo y a la única Eucaristía de ¡i Iglesia. En las iglesias ya construidas, donde el altar antiguo está situado de manera que hac difícil la participación del pueblo y no puede trasladarse sin el menoscabo del valo artístico, se deberá construir otro altar fijo, artísticamente confeccionado y que se b de dedicar debidamente, y sólo sobre éste se realizarán las celebraciones sagradas Para no distraer la atención de los fieles del nuevo altar, no se adorne el altar antigui de manera especial”. Ibid., n. 299: “Construyase el altar separado de la pared, de modo que se le pued rodear fácilmente y la celebración se pueda hacer de cara al pueblo, lo cual convien que se haga siempre que sea posible. El altar ocupe el lugar que sea de verdad el centr hacia el que espontáneamente converja la atención de toda la asamblea de los fieles, t altar ordinariamente será fijo y dedicado”. RDLA, c. 4, n. 9, DL, n. 3759, pp. 973: “Según la costumbre tradicional de la Iglesi y el simbolismo bíblico inherente al altar, la mesa del altar fijo será de piedra natura Sin embargo, ajuicio de las conferencias episcopales, se puede utilizar otro materií artificial, digno y sólido”. Cfr. IGMR , n. 301; CIC, cc. 1235 y 1236a. -

52-

“ IGMR, n. 301: “Los sostenes o el basamento de la mesa pueden ser de cualquier mate­ ria, con tal que sea digna y sólida”. Cfr. CIC, c. 1236. -

53

-


-

Edificada con Piedras Vivas -

En los Estados Unidos se permite usar materiales distintos ¡ la piedra natural para un altar fijo, a condición de que esto: materiales sean dignos, sólidos, propiamente construidos i sujetos al juicio del Ordinario local83. Las parroquias qui construyan nuevas iglesias, deben seguir las instruccione del obispo diocesano con respecto al tipo de altar elegido j los materiales apropiados para los nuevos altares. § 58 Aunque no hay un solo tamaño o forma específico! para el altar, éste debe estar en proporción con la iglesia. Si forma y tamaño deben reflejar la naturaleza del altar corru lugar de sacrificio y mesa en la que Cristo reúne a la coma nidad para alimentarla. Considerando las dimensiones de altar, las parroquias también deben asegurar que los otroi enseres mayores en el presbiterio estén en armonía y pro porción con el altar. La mesa del altar debe ser lo suficiente mente larga para acomodar al sacerdote celebrante, al diáco no y a los acólitos que allí desempeñan su ministerio, y debí ser capaz de sostener el Misal Romano y los vasos sagrados con el pan y el vino. El impacto y la calidad focal no sólo si relaciona con la ubicación, el tamaño o la forma, sino tam bién especialmente con la calidad del diseño y la dignida< de la construcción del altar. Éste debe ubicarse en el centrj del presbiterio y ser el centro de atención en la iglesia.

El altar debe ser proporcionado a la iglesia y reflejar su carácter de lugar del sacrificio y de mesa

§ 59 Durante la liturgia de la Eucaristía, el altar debe se visible desde todas partes en la iglesia, pero no estar tai elevado como para causar una división visual o simbóli ca con respecto a la asamblea litúrgica. Se pueden busca formas de ascenso que permitan el acceso al altar a lo; ministros que utilizan silla de medas o que tienen algún discapacidad.

El altar debe ser visible y accesible

83 IGMR, n. 301: “Según la costumbre tradicional de la Iglesia y su significado, la mes del altar fijo debe ser de piedra y precisamente de piedra natural. Con todo, puec también emplearse otro material digno, sólido y trabajado artísticamente, ajuicio c la Conferencia Episcopal. Los sostenes o el basamento de la mesa pueden ser de cua quier materia, con tal que sea digna y sólida”. Cfr. C onferencia N acional de O bispos C atólicos (N C C B ), The Appendix to the Gt neral Instruction fo r the D ioceses o f the United States o f America, 1975, n. 263. -

54-

- La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

- NO TAN ELEVADO QUE GENERE DIVISIONES VISUALES O SIMBÓLICAS

§ 60 En la historia y en la tradición de la Iglesia, el altar ha sido colocado con frecuencia sobre tumbas de santos o reli­ quias de ellos que fueron depositadas debajo de él. La pre­ sencia de reliquias de santos en el altar son un testimonio de la fe de la Iglesia en que la Eucaristía celebrada sobre el altar ha sido la fuente de la gracia para los santos84. La costum­ bre de poner pequeñas reliquias de mártires u otros santos en una piedra de altar y colocarla en la mesa, ha cambiado des­ de el Concilio Vaticano II. Las reliquias de mártires u otros santos deben colocarse debajo del altar, siempre y cuando las reliquias sean lo suficientemente grandes como para ser reconocibles como partes del cuerpo humano y que sean de indudable autenticidad. Las reliquias ya no se ponen sobre el altar ni se encajan en una piedra de altar85. 84 Cfr. RD1A, c. 4, n. 5, DL, n. 3755, p. 972: “(En palabras de san Ambrosio) vengan luego las víctimas triunfales al lugar en que la víctima que se ofrece es Cristo; pero él sobre el al­ tar, ya que padeció por todos, ellos bajo el altar, ya que han sido redimidos por su pasión”. 83 RDIA, cap. 4, n. 11c (DL, n. 3761, p. 974): “El cofre con las reliquias no se colocará ni sobre el altar, ni dentro de la mesa del mismo, sino debajo de la mesa, teniendo en cuenta la forma del altar”. -

55

-

Las reliquias se colocan debajo del altar


-

Edificada con Piedras Vivas -

En los Estados Unidos se permite usar materiales distintos ¡ la piedra natural para un altar fijo, a condición de que esto: materiales sean dignos, sólidos, propiamente construidos i sujetos al juicio del Ordinario local83. Las parroquias qui construyan nuevas iglesias, deben seguir las instruccione del obispo diocesano con respecto al tipo de altar elegido j los materiales apropiados para los nuevos altares. § 58 Aunque no hay un solo tamaño o forma específico! para el altar, éste debe estar en proporción con la iglesia. Si forma y tamaño deben reflejar la naturaleza del altar corru lugar de sacrificio y mesa en la que Cristo reúne a la coma nidad para alimentarla. Considerando las dimensiones de altar, las parroquias también deben asegurar que los otroi enseres mayores en el presbiterio estén en armonía y pro porción con el altar. La mesa del altar debe ser lo suficiente mente larga para acomodar al sacerdote celebrante, al diáco no y a los acólitos que allí desempeñan su ministerio, y debí ser capaz de sostener el Misal Romano y los vasos sagrados con el pan y el vino. El impacto y la calidad focal no sólo si relaciona con la ubicación, el tamaño o la forma, sino tam bién especialmente con la calidad del diseño y la dignida< de la construcción del altar. Éste debe ubicarse en el centrj del presbiterio y ser el centro de atención en la iglesia.

El altar debe ser proporcionado a la iglesia y reflejar su carácter de lugar del sacrificio y de mesa

§ 59 Durante la liturgia de la Eucaristía, el altar debe se visible desde todas partes en la iglesia, pero no estar tai elevado como para causar una división visual o simbóli ca con respecto a la asamblea litúrgica. Se pueden busca formas de ascenso que permitan el acceso al altar a lo; ministros que utilizan silla de medas o que tienen algún discapacidad.

El altar debe ser visible y accesible

83 IGMR, n. 301: “Según la costumbre tradicional de la Iglesia y su significado, la mes del altar fijo debe ser de piedra y precisamente de piedra natural. Con todo, puec también emplearse otro material digno, sólido y trabajado artísticamente, ajuicio c la Conferencia Episcopal. Los sostenes o el basamento de la mesa pueden ser de cua quier materia, con tal que sea digna y sólida”. Cfr. C onferencia N acional de O bispos C atólicos (N C C B ), The Appendix to the Gt neral Instruction fo r the D ioceses o f the United States o f America, 1975, n. 263. -

54-

- La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

- NO TAN ELEVADO QUE GENERE DIVISIONES VISUALES O SIMBÓLICAS

§ 60 En la historia y en la tradición de la Iglesia, el altar ha sido colocado con frecuencia sobre tumbas de santos o reli­ quias de ellos que fueron depositadas debajo de él. La pre­ sencia de reliquias de santos en el altar son un testimonio de la fe de la Iglesia en que la Eucaristía celebrada sobre el altar ha sido la fuente de la gracia para los santos84. La costum­ bre de poner pequeñas reliquias de mártires u otros santos en una piedra de altar y colocarla en la mesa, ha cambiado des­ de el Concilio Vaticano II. Las reliquias de mártires u otros santos deben colocarse debajo del altar, siempre y cuando las reliquias sean lo suficientemente grandes como para ser reconocibles como partes del cuerpo humano y que sean de indudable autenticidad. Las reliquias ya no se ponen sobre el altar ni se encajan en una piedra de altar85. 84 Cfr. RD1A, c. 4, n. 5, DL, n. 3755, p. 972: “(En palabras de san Ambrosio) vengan luego las víctimas triunfales al lugar en que la víctima que se ofrece es Cristo; pero él sobre el al­ tar, ya que padeció por todos, ellos bajo el altar, ya que han sido redimidos por su pasión”. 83 RDIA, cap. 4, n. 11c (DL, n. 3761, p. 974): “El cofre con las reliquias no se colocará ni sobre el altar, ni dentro de la mesa del mismo, sino debajo de la mesa, teniendo en cuenta la forma del altar”. -

55

-

Las reliquias se colocan debajo del altar


-

El ambón es el lugar desde donde se proclama la Palabra de Dios

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

cristiana se encuentra con el Señor vivo en su Palabra, y se prepara para la “fracción del pan” y para la misión de vivir - ALTAR la Palabra que será proclamada. Se requiere de un espacio amplio alrededor del ambón para permitir la procesión con el Evangeliario, en la que participan los ministros que por­ RELIQUIAS tan los candeleros y el incienso. En la Ordenación de las DE SANTOS lecturas de la Misa se recomienda que el diseño del altar y SOBRE EL ALTAR el ambón lleve una mutua “relación cercana y armoniosa”88, E l A mbón para enfatizar la cercana relación entre la Palabra y la Euca­ ristía. Debido a que muchas personas comparten el minis§ 61 El punto de atención desde donde se proclama la Pjterio de la Palabra, el ambón debe ser accesible para todos, labra de Dios86 durante la liturgia, es el ambón. Su diseño incluyendo aquellos que tienen discapacidades físicas89. su destacada colocación reflejan la dignidad y nobleza de Palabra salvadora y demandan la atención de los presente durante la proclamación de la misma87. Aquí la comunida ALTAR

r

6 La exhortación Apostólica postsinodal, Verbum Domini, 30 de septiembre, 2010, en número 68, habla de cómo se proclama la Palabra de Dios en el Templo cristiano: cfr. Institución General del Misal Romano, 309: Se debe prestar una atención esp cial al ambón como lugar litúrgico desde el que se proclama la Palabra de Dios. í de colocarse en un sitio bien visible, y al que se dirija espontáneamente la atencii de los fieles durante la liturgia de la Palabra. Conviene que sea fijo, como elemen escultórico en armonía estética con el altar, de manera que represente visualmente sentido teológico de la doble mesa de la Palabra y de la Eucaristía. Desde el amb< se proclaman las lecturas, el salmo responsorial y el pregón pascual; pueden hacer también desde él la homilía y las intenciones de la oración universal. Cfr. Propositio 14: Además, los Padres sinodales sugieren que en las iglesias se destii un lugar de relieve donde se coloque la Sagrada Escritura también fuera de la celebr ción. Cfr. Exhortación apostólica postsinodal Sacramentum caritatis, 22 de febrero, 200 69; AAS 99, 2007, 157: En efecto, conviene que el libro que contiene la Palabra Dios tenga un sitio visible y de honor en el templo cristiano, pero sin ocupar el centi que corresponde al sagrario con el Santísimo Sacramento” (nota del editor). C ongregación para el C ulto DrviNO y la D isciplina de los S acramentos , Ordenacü de las lecturas de la Misa (OLM), 1981, n. 32: “En el recinto de la iglesia debe exis un lugar elevado, fijo, adecuadamente dispuesto y con la debida nobleza, que al misn tiempo responda a la dignidad de la Palabra de Dios y recuerde a los fieles que en Misa se prepara la mesa de la palabra de Dios y el cuerpo de Cristo, y que ayude mejor posible a que los fieles oigan bien y atiendan durante la liturgia de la palabi Por eso se ha de procurar, según la estructura de cada iglesia, que 'taya una íntii proporción y armonía entre el ambón y el altar”, cfr. IGMR, n. 309: “La dignidad la Palabra de Dios exige que en la iglesia haya un lugar conveniente para su proel mación, hacia el que, durante la liturgia de la Palabra, se vuelve espontáneamente atención de los fieles. Conviene que en general este lugar sea un ambón estable, no simple facistol portátil. El ambón, según la estructura de cada iglesia, debe estar col cado de tal modo, que permita al pueblo ver y oír bien a los ministros ordenados y a I lectores. Desde el ambón se proclaman únicamente las lecturas, el salmo responsor y el pregón pascual”.

-56-

C2

5

SACRIFICIO EUCARISTIA

Relación cercana y armoniosa

AMBÓN PALfiBRft LECTURA

AQUI SE PROCLAMA LA PALABRA DE DIOS

CIRCULACIÓN PERIMETRAL PARA LA PROCESIÓN DEL EVANGELIARIO

2

O

CE

REFLEJA LA DIGNIDAD Y NOBLEZA DE LA PALABRA SALVADORA

§ 62 Nuestra reverencia por la Palabra de Dios se expresa no solamente en una atenta escucha y reflexión sobre la Sa­ grada Escritura, sino también en el modo en que manejamos y tratamos el Evangeliario. El ambón puede ser diseñado no sólo para leer y predicar, sino también para mostrar abierto ■

-

MOLM, n. 32: “Se ha de procurar, según la estructura de cada iglesia, que haya una intima proporción y armonía entre el ambón y el altar”.

9La elevación del ambón, un acceso sin escaleras y, en circunstancias donde sea posible, ■unambón con una sección superior que sea ajustable en altura, manual o eléctricamen­ te, permitirán a todos servir como celebrante, lector y cantor.

- 57-

Reverencia conveniente hacia el Evangeliario


-

El ambón es el lugar desde donde se proclama la Palabra de Dios

Edificada con Piedras Vivas -

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

cristiana se encuentra con el Señor vivo en su Palabra, y se prepara para la “fracción del pan” y para la misión de vivir - ALTAR la Palabra que será proclamada. Se requiere de un espacio amplio alrededor del ambón para permitir la procesión con el Evangeliario, en la que participan los ministros que por­ RELIQUIAS tan los candeleros y el incienso. En la Ordenación de las DE SANTOS lecturas de la Misa se recomienda que el diseño del altar y SOBRE EL ALTAR el ambón lleve una mutua “relación cercana y armoniosa”88, E l A mbón para enfatizar la cercana relación entre la Palabra y la Euca­ ristía. Debido a que muchas personas comparten el minis§ 61 El punto de atención desde donde se proclama la Pjterio de la Palabra, el ambón debe ser accesible para todos, labra de Dios86 durante la liturgia, es el ambón. Su diseño incluyendo aquellos que tienen discapacidades físicas89. su destacada colocación reflejan la dignidad y nobleza de Palabra salvadora y demandan la atención de los presente durante la proclamación de la misma87. Aquí la comunida ALTAR

r

6 La exhortación Apostólica postsinodal, Verbum Domini, 30 de septiembre, 2010, en número 68, habla de cómo se proclama la Palabra de Dios en el Templo cristiano: cfr. Institución General del Misal Romano, 309: Se debe prestar una atención esp cial al ambón como lugar litúrgico desde el que se proclama la Palabra de Dios. í de colocarse en un sitio bien visible, y al que se dirija espontáneamente la atencii de los fieles durante la liturgia de la Palabra. Conviene que sea fijo, como elemen escultórico en armonía estética con el altar, de manera que represente visualmente sentido teológico de la doble mesa de la Palabra y de la Eucaristía. Desde el amb< se proclaman las lecturas, el salmo responsorial y el pregón pascual; pueden hacer también desde él la homilía y las intenciones de la oración universal. Cfr. Propositio 14: Además, los Padres sinodales sugieren que en las iglesias se destii un lugar de relieve donde se coloque la Sagrada Escritura también fuera de la celebr ción. Cfr. Exhortación apostólica postsinodal Sacramentum caritatis, 22 de febrero, 200 69; AAS 99, 2007, 157: En efecto, conviene que el libro que contiene la Palabra Dios tenga un sitio visible y de honor en el templo cristiano, pero sin ocupar el centi que corresponde al sagrario con el Santísimo Sacramento” (nota del editor). C ongregación para el C ulto DrviNO y la D isciplina de los S acramentos , Ordenacü de las lecturas de la Misa (OLM), 1981, n. 32: “En el recinto de la iglesia debe exis un lugar elevado, fijo, adecuadamente dispuesto y con la debida nobleza, que al misn tiempo responda a la dignidad de la Palabra de Dios y recuerde a los fieles que en Misa se prepara la mesa de la palabra de Dios y el cuerpo de Cristo, y que ayude mejor posible a que los fieles oigan bien y atiendan durante la liturgia de la palabi Por eso se ha de procurar, según la estructura de cada iglesia, que 'taya una íntii proporción y armonía entre el ambón y el altar”, cfr. IGMR, n. 309: “La dignidad la Palabra de Dios exige que en la iglesia haya un lugar conveniente para su proel mación, hacia el que, durante la liturgia de la Palabra, se vuelve espontáneamente atención de los fieles. Conviene que en general este lugar sea un ambón estable, no simple facistol portátil. El ambón, según la estructura de cada iglesia, debe estar col cado de tal modo, que permita al pueblo ver y oír bien a los ministros ordenados y a I lectores. Desde el ambón se proclaman únicamente las lecturas, el salmo responsor y el pregón pascual”.

-56-

C2

5

SACRIFICIO EUCARISTIA

Relación cercana y armoniosa

AMBÓN PALfiBRft LECTURA

AQUI SE PROCLAMA LA PALABRA DE DIOS

CIRCULACIÓN PERIMETRAL PARA LA PROCESIÓN DEL EVANGELIARIO

2

O

CE

REFLEJA LA DIGNIDAD Y NOBLEZA DE LA PALABRA SALVADORA

§ 62 Nuestra reverencia por la Palabra de Dios se expresa no solamente en una atenta escucha y reflexión sobre la Sa­ grada Escritura, sino también en el modo en que manejamos y tratamos el Evangeliario. El ambón puede ser diseñado no sólo para leer y predicar, sino también para mostrar abierto ■

-

MOLM, n. 32: “Se ha de procurar, según la estructura de cada iglesia, que haya una intima proporción y armonía entre el ambón y el altar”.

9La elevación del ambón, un acceso sin escaleras y, en circunstancias donde sea posible, ■unambón con una sección superior que sea ajustable en altura, manual o eléctricamen­ te, permitirán a todos servir como celebrante, lector y cantor.

- 57-

Reverencia conveniente hacia el Evangeliario


- Edificada con Piedras Vivas

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

el Evangeliario o un ejemplar de la Sagrada Escritura amt< ^stentosa. La sede del sacerdote celebrante se distingue por y después de la celebración litúrgica90. su diseño y colocación del asiento de los otros ministros . El asiento del diácono se debe colocar cerca de la sede del celebrante”92. En la catedral, además de la sede del obispo o cátedra, que es permanente, será necesaria una sede adicio­ La S e d e d e l sa c e r d o te c e le b r a n te nal para uso del rector o del sacerdote celebrante93. La sede del celebrante principal debe ser diferente al resto

RHñ EL AMBÓN DEBE DISEÑAR! PARA LA LECTURA Y PARA MANTENER ABIERTO EL LIBRO DE LA SAGRADAS ESCRITURAS

- Símbolo de quien preside en nombre de Cristo. - Debe estar a la vista de todos.

Significado de la sede. Distintos tipos de sede

§ 63 La sede del sacerdote celebrante “debe signific su oficio de presidente de la asamblea y de director de oración”91. Una ubicación adecuada de la sede le permite sacerdote celebrante ser visible para toda la asamblea, sede refleja la dignidad de aquel que conduce a la comui dad en la persona de Cristo, pero nunca debe ser lejana

M Í

- Refleja la dignidad de quien lidera a la comunidad en nombre de Cristo

§ 64 “Su lugar más adecuado [para la sede] será de cara al pueblo, al fondo del presbiterio, a no ser que la estructura del edificio o alguna otra circunstancia [como la distancia o la ubicación del sagrario] lo impida”94. Esta sede no se utili­ za por el laico que preside una celebración de la Palabra en :1a que haya Comunión, ni en celebraciones dominicales en ausencia de un sacerdote (cfr. Congregación para el Culto D‘ivirio, Directorio para las Celebraciones dominicales en e spera de presbítero [1988], n. 40). '' ' s ■

1 Ha llegado a ser habitual proporcionar un lugar para exhibir permanente las Escril en el área del presbiterio. Esto se puede hacer usando el frente del ambón u otra el de pedestal. IGMR, n. 310: “La sede del sacerdote celebrante debe significar su oficio de preside de la asamblea y de director de la oración. Por consiguiente, su lugar más adecúa será de cara al pueblo, al fondo del presbiterio, a no ser que la estructura del edificii alguna otra circunstancia lo impida; por ejemplo, si, a causa de la excesiva distani# resulta difícil la comunicación entre el sacerdote y la asamblea congregada, o Ib id. . sagrario se encuentra en medio detrás del altar. Evítese toda apariencia de trono [.. El asiento del diácono se debe colocar cerca de la sede del celebrante. Para los den 93 Ceremonial de los obispos, n. 47. ministros coloqúense los asientos de tal manera que se distingan claramente de 94 IGMR, n. 310, Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que existan las convenientes diferencias de nivel que permitan que el altar no oculte al celebrante (nota del editor). asientos del clero y les permita cumplir con facilidad el oficio que se les ha confiad

-58

- 59-

El lugar ordinario para la sede es al fondo del presbiterio, de cara al pueblo


- Edificada con Piedras Vivas

-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

el Evangeliario o un ejemplar de la Sagrada Escritura amt< ^stentosa. La sede del sacerdote celebrante se distingue por y después de la celebración litúrgica90. su diseño y colocación del asiento de los otros ministros . El asiento del diácono se debe colocar cerca de la sede del celebrante”92. En la catedral, además de la sede del obispo o cátedra, que es permanente, será necesaria una sede adicio­ La S e d e d e l sa c e r d o te c e le b r a n te nal para uso del rector o del sacerdote celebrante93. La sede del celebrante principal debe ser diferente al resto

RHñ EL AMBÓN DEBE DISEÑAR! PARA LA LECTURA Y PARA MANTENER ABIERTO EL LIBRO DE LA SAGRADAS ESCRITURAS

- Símbolo de quien preside en nombre de Cristo. - Debe estar a la vista de todos.

Significado de la sede. Distintos tipos de sede

§ 63 La sede del sacerdote celebrante “debe signific su oficio de presidente de la asamblea y de director de oración”91. Una ubicación adecuada de la sede le permite sacerdote celebrante ser visible para toda la asamblea, sede refleja la dignidad de aquel que conduce a la comui dad en la persona de Cristo, pero nunca debe ser lejana

M Í

- Refleja la dignidad de quien lidera a la comunidad en nombre de Cristo

§ 64 “Su lugar más adecuado [para la sede] será de cara al pueblo, al fondo del presbiterio, a no ser que la estructura del edificio o alguna otra circunstancia [como la distancia o la ubicación del sagrario] lo impida”94. Esta sede no se utili­ za por el laico que preside una celebración de la Palabra en :1a que haya Comunión, ni en celebraciones dominicales en ausencia de un sacerdote (cfr. Congregación para el Culto D‘ivirio, Directorio para las Celebraciones dominicales en e spera de presbítero [1988], n. 40). '' ' s ■

1 Ha llegado a ser habitual proporcionar un lugar para exhibir permanente las Escril en el área del presbiterio. Esto se puede hacer usando el frente del ambón u otra el de pedestal. IGMR, n. 310: “La sede del sacerdote celebrante debe significar su oficio de preside de la asamblea y de director de la oración. Por consiguiente, su lugar más adecúa será de cara al pueblo, al fondo del presbiterio, a no ser que la estructura del edificii alguna otra circunstancia lo impida; por ejemplo, si, a causa de la excesiva distani# resulta difícil la comunicación entre el sacerdote y la asamblea congregada, o Ib id. . sagrario se encuentra en medio detrás del altar. Evítese toda apariencia de trono [.. El asiento del diácono se debe colocar cerca de la sede del celebrante. Para los den 93 Ceremonial de los obispos, n. 47. ministros coloqúense los asientos de tal manera que se distingan claramente de 94 IGMR, n. 310, Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que existan las convenientes diferencias de nivel que permitan que el altar no oculte al celebrante (nota del editor). asientos del clero y les permita cumplir con facilidad el oficio que se les ha confiad

-58

- 59-

El lugar ordinario para la sede es al fondo del presbiterio, de cara al pueblo


Fnrnr*M'V"'- E dificada con P ie d ra s V ivas -

-

LUGflR APROPIADO - En la cabeza del santuario. ■Con vista hacia la gente.

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

autismo hacia el altar. Esta íntima relación entre la fuente autismal y el altar puede ser puesta de manifiesto de difentes maneras: ubicando la fuente y el altar en el mismo je arquitectónico, o a base de luz (natural o artificial), o tilizando el mismo estilo en el piso, o porque los materiajS y elementos de diseño sean comunes o similares.

•1 ■= -*-=risr*r«r* _■ =~=rv»-

í:

T

-

Requiere

propio

su

lugar.

M• B• L - Se lleva a cabo: PILA

Otros asientos

§ 65 Se pueden colocar otros asientos en el presbiterio p los sacerdotes concelebrantes y otros sacerdotes presen en la celebración con vestiduras corales.

' li. Ir,

E

l

B a u t is t e r io

Iniciación. Entrada a la comunidad eucarística unida a Cristo.

BAUTISMAL

í, BAUTIS T . .■■ R; ' I Mi"" ■ POSIBLES ACOMODOS - RECOMENDACIONES€—

Relación entre fuente bautismal y altar

§ 66 Los ritos del Bautismo, el primero de los sacramen de Iniciación, requieren de un lugar destacado para su lebración95. Esta Iniciación en la Iglesia es el ingreso a i comunidad eucarística unida en Jesucristo. Debido a que los ritos de Iniciación de la Iglesia mienzan con el Bautismo y se completan con la recepci de la Eucaristía, la fuente bautismal y su ubicación ben reflejar el recorrido cristiano a través de las aguas 95 C ongregación

para el

■Utilizar luz natural (y/o artificial) en ambos

A

C ulto D ivino, Ritual de la Iniciación Cristiana de

(RICA), 1999, Introducción general, n. 25: “El bautisterio, es decir, el lugar brota el agua de la fuente bautismal o en donde ésta se encuentra situada, debe reservado para el sacramento del Bautismo y ser verdaderamente digno para c renazcan los cristianos por el agua y el Espíritu Santo. Ya sea que esté en alguna situada dentro o fuera del templo, o en algún otro sitio del mismo templo a la todos, debe estar dispuesto de tal manera que favorezca la participación de numei fieles. Terminado el Tiempo de Pascua, conviene que el cirio pascual se conserve digni te en el bautisterio. Durante la celebración del Bautismo el cirio pascual debe encendido, para que fácilmente se puedan encender en él las velas de los que bautizar”.

-60-

■Ubicar el Altar y ¡a Pila Bautismal en el mismo eje

r T l N k r\ T\ s i £ 1

Mismos patrones e n el piso

+*

i

_E B a u tiste rio

-61 -


Fnrnr*M'V"'- E dificada con P ie d ra s V ivas -

-

LUGflR APROPIADO - En la cabeza del santuario. ■Con vista hacia la gente.

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

autismo hacia el altar. Esta íntima relación entre la fuente autismal y el altar puede ser puesta de manifiesto de difentes maneras: ubicando la fuente y el altar en el mismo je arquitectónico, o a base de luz (natural o artificial), o tilizando el mismo estilo en el piso, o porque los materiajS y elementos de diseño sean comunes o similares.

•1 ■= -*-=risr*r«r* _■ =~=rv»-

í:

T

-

Requiere

propio

su

lugar.

M• B• L - Se lleva a cabo: PILA

Otros asientos

§ 65 Se pueden colocar otros asientos en el presbiterio p los sacerdotes concelebrantes y otros sacerdotes presen en la celebración con vestiduras corales.

' li. Ir,

E

l

B a u t is t e r io

Iniciación. Entrada a la comunidad eucarística unida a Cristo.

BAUTISMAL

í, BAUTIS T . .■■ R; ' I Mi"" ■ POSIBLES ACOMODOS - RECOMENDACIONES€—

Relación entre fuente bautismal y altar

§ 66 Los ritos del Bautismo, el primero de los sacramen de Iniciación, requieren de un lugar destacado para su lebración95. Esta Iniciación en la Iglesia es el ingreso a i comunidad eucarística unida en Jesucristo. Debido a que los ritos de Iniciación de la Iglesia mienzan con el Bautismo y se completan con la recepci de la Eucaristía, la fuente bautismal y su ubicación ben reflejar el recorrido cristiano a través de las aguas 95 C ongregación

para el

■Utilizar luz natural (y/o artificial) en ambos

A

C ulto D ivino, Ritual de la Iniciación Cristiana de

(RICA), 1999, Introducción general, n. 25: “El bautisterio, es decir, el lugar brota el agua de la fuente bautismal o en donde ésta se encuentra situada, debe reservado para el sacramento del Bautismo y ser verdaderamente digno para c renazcan los cristianos por el agua y el Espíritu Santo. Ya sea que esté en alguna situada dentro o fuera del templo, o en algún otro sitio del mismo templo a la todos, debe estar dispuesto de tal manera que favorezca la participación de numei fieles. Terminado el Tiempo de Pascua, conviene que el cirio pascual se conserve digni te en el bautisterio. Durante la celebración del Bautismo el cirio pascual debe encendido, para que fácilmente se puedan encender en él las velas de los que bautizar”.

-60-

■Ubicar el Altar y ¡a Pila Bautismal en el mismo eje

r T l N k r\ T\ s i £ 1

Mismos patrones e n el piso

+*

i

_E B a u tiste rio

-61 -


-

Edificada con Piedras Vivas -

_

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

El bautisterio debe ser visible a todos y del tamaño adecuado

La pila es símbolo tanto de tumba como de seno de § 67 La ubicación de la pila bautismal, su diseño y los ni teriales utilizados en su construcción son consideración! rigen; su poder es el de la cruz triunfante; el bautismo importantes en la planeación y el diseño del inmueble. $,0ne al cristiano en el camino de la vida que no tiene fin, acostumbra colocar la pila o fuente bautismal en un ári ¡n el “octavo día” -de eternidad-, donde se vive el Reino de especial dentro de la nave principal de la iglesia o en \ ,az y justicia de Cristo, bautisterio separado. A través de las aguas del Bautismo los fieles se hace 69 Los siguientes criterios pueden ser de ayuda en la elecpartícipes de la vida de Cristo96 y por esta razón la fuen áón del diseño de la fuente: debe ser visible y accesible para todos los que entren en 1 U n a fuente adecuada al Bautismo tanto de niños iglesia. como de adultos simboliza la unicidad de fe y de Aunque el bautisterio sea proporcional al edificio Bautismo que comparten los cristianos. El tamaño y deba ser capaz de albergar a un buen número de fieles, diseño de la pila puede ayudar a la digna celebra­ tamaño de hecho estará determinado por las necesidades ción de todos los que se bautizan en ella. la comunidad local.

Al proyectar el espacio bautismal, se tendrá en cuenta la iconografía tradicional.

2¡La fuente debe ser lo suficientemente grande como § 68 El agua es la clave simbólica del Bautismo y el pun para suministrar agua en abundancia tanto para el focal de la fuente. En esta agua los creyentes mueren Bautismo de adultos como el de niños. pecado y renacen a la vida nueva en Cristo. En el proyec de la fuente y de la iconografía del espació bautismal, parroquia tendrá en cuenta la simbología tradicional que Debido a que el Bautismo en la Iglesia Católica puede reaizarse por inmersión en el agua o por infusión (vertiéndoinspirado su diseño lo lareo de la historia. a), se recomiendan las pilas que permitan ambas formas de iráctica bautismal97. Una sola pila bautismal debe ser adecuada para todas as personas y prácticas del ritual 3. El Bautismo es un sacramento de toda la Iglesia y, en particular, de la comunidad parroquial local. Por ello, la capacidad de que los fieles participen en los bautismos es una consideración importante. -.

96 Ibid., n. 32: “El baño con el agua significa la participación mística en la muert resurrección de Cristo, por la cual, los que creen en su nombre mueren al pecad resucitan para la vida eterna; por lo tanto, debe darse a este rito toda su importancia la celebración del Bautismo: elíjase, pues, entre la forma de inmersión o la de infus la que más convenga en cada caso, de modo que, según las diversas costumbre circunstancias, se comprenda mejor que este baño no es un simple rito de purificad sino un sacramento de unión con Cristo”. ¡

Ibid.\ “Elíjase, pues, entre la forma de inmersión o la de infusión la que más convenga en cada caso, de modo que, según las diversas costumbres y circunstancias, se com­ prenda mejor que este baño no es un simple rito de purificación, sino un sacramento de unión con Cristo”, Cfr. RICA (Estados Unidos), Estatutos nacionales para el catecumenado, 1986, n. 17: “El Bautismo por inmersión es el signo más completo y expresivo del sacramento y, por lo tanto, se deben tomar medidas para su uso más frecuente en el Bautismo de adultos. Lo que está previsto en el Ritual de la Iniciación Cristiana de adultos sobre la inmersión parcial, a saber, la inmersión de la cabeza del candidato, debe ser tenido en cuenta”.

Una sola pila bautismal debe ser adecuada para todas las personas y prácticas del ritual

A l diseñar el lugar para el Bautismo debe considerarse que pueda participar la comunidad local. La ubicación de la pila bautismal debe ayudar visualmente a mostrar su relación con los demás sacramentos


-

Edificada con Piedras Vivas -

_

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

El bautisterio debe ser visible a todos y del tamaño adecuado

La pila es símbolo tanto de tumba como de seno de § 67 La ubicación de la pila bautismal, su diseño y los ni teriales utilizados en su construcción son consideración! rigen; su poder es el de la cruz triunfante; el bautismo importantes en la planeación y el diseño del inmueble. $,0ne al cristiano en el camino de la vida que no tiene fin, acostumbra colocar la pila o fuente bautismal en un ári ¡n el “octavo día” -de eternidad-, donde se vive el Reino de especial dentro de la nave principal de la iglesia o en \ ,az y justicia de Cristo, bautisterio separado. A través de las aguas del Bautismo los fieles se hace 69 Los siguientes criterios pueden ser de ayuda en la elecpartícipes de la vida de Cristo96 y por esta razón la fuen áón del diseño de la fuente: debe ser visible y accesible para todos los que entren en 1 U n a fuente adecuada al Bautismo tanto de niños iglesia. como de adultos simboliza la unicidad de fe y de Aunque el bautisterio sea proporcional al edificio Bautismo que comparten los cristianos. El tamaño y deba ser capaz de albergar a un buen número de fieles, diseño de la pila puede ayudar a la digna celebra­ tamaño de hecho estará determinado por las necesidades ción de todos los que se bautizan en ella. la comunidad local.

Al proyectar el espacio bautismal, se tendrá en cuenta la iconografía tradicional.

2¡La fuente debe ser lo suficientemente grande como § 68 El agua es la clave simbólica del Bautismo y el pun para suministrar agua en abundancia tanto para el focal de la fuente. En esta agua los creyentes mueren Bautismo de adultos como el de niños. pecado y renacen a la vida nueva en Cristo. En el proyec de la fuente y de la iconografía del espació bautismal, parroquia tendrá en cuenta la simbología tradicional que Debido a que el Bautismo en la Iglesia Católica puede reaizarse por inmersión en el agua o por infusión (vertiéndoinspirado su diseño lo lareo de la historia. a), se recomiendan las pilas que permitan ambas formas de iráctica bautismal97. Una sola pila bautismal debe ser adecuada para todas as personas y prácticas del ritual 3. El Bautismo es un sacramento de toda la Iglesia y, en particular, de la comunidad parroquial local. Por ello, la capacidad de que los fieles participen en los bautismos es una consideración importante. -.

96 Ibid., n. 32: “El baño con el agua significa la participación mística en la muert resurrección de Cristo, por la cual, los que creen en su nombre mueren al pecad resucitan para la vida eterna; por lo tanto, debe darse a este rito toda su importancia la celebración del Bautismo: elíjase, pues, entre la forma de inmersión o la de infus la que más convenga en cada caso, de modo que, según las diversas costumbre circunstancias, se comprenda mejor que este baño no es un simple rito de purificad sino un sacramento de unión con Cristo”. ¡

Ibid.\ “Elíjase, pues, entre la forma de inmersión o la de infusión la que más convenga en cada caso, de modo que, según las diversas costumbres y circunstancias, se com­ prenda mejor que este baño no es un simple rito de purificación, sino un sacramento de unión con Cristo”, Cfr. RICA (Estados Unidos), Estatutos nacionales para el catecumenado, 1986, n. 17: “El Bautismo por inmersión es el signo más completo y expresivo del sacramento y, por lo tanto, se deben tomar medidas para su uso más frecuente en el Bautismo de adultos. Lo que está previsto en el Ritual de la Iniciación Cristiana de adultos sobre la inmersión parcial, a saber, la inmersión de la cabeza del candidato, debe ser tenido en cuenta”.

Una sola pila bautismal debe ser adecuada para todas las personas y prácticas del ritual

A l diseñar el lugar para el Bautismo debe considerarse que pueda participar la comunidad local. La ubicación de la pila bautismal debe ayudar visualmente a mostrar su relación con los demás sacramentos


- Edificada con Piedras Vivas -

4. La ubicación del bautisterio determinará cómo y qué tan activamente puede participar toda la asam­ blea litúrgica en el rito del Bautismo. 5. Debido a la relación esencial entre el Bautismo y la celebración de otros sacramentos y ritos, la parro­ quia elegirá un área para el bautisterio opara la pila bautismal que simbolice visualmente dicha relación. Algunas iglesias eligen poner el bautisterio y la pila junto a la entrada de la iglesia. La Confirmación y la Eucaristía completan la Iniciación que comenzó en el Bautismo; el Matrimonio y el Orden son modos de vivir la vida de fe iniciada en el Bautismo; las exequias del cristiano son el viaje final de la vida en Cristo comenzada en el Bautismo, y el sacramento de la Penitencia llama a los fieles a convertirse y reno­ var su compromiso bautismal. Ubicar la pila bautismal en un área cercána a la en­ trada o en un espacio de reunión por donde losfieles pasen regularmente y que esté dispuesto en eje con el altar, puede simbolizar la relación entre los distintos sacramentos, así como la importancia de la Eucaris­ tía en la vida y el desarrollo de lafe de los cristianos. 6. Como la restauración del rito de la Iniciación Cristiana de los adultos culmina con el Bautismo en la Vigilia Pascual, las iglesias necesitan espa­ cios privados donde los recién bautizados puedan ir inmediatamente después de su Bautismo a ser re­ vestidos con sus ropas blancas y prepararse para completar su Iniciación en la Eucaristía. En algu­ nos casos, las sacristías cercanas pueden servir para este propósito.

Puede necesitarse un espacio privado cercano al bautisterio

-

64-

-

La

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

reserva d e la

E

-

u c a r is t ía

\ ’'*• - * i 70 La presencia de Cristo en las especies eucansticas es m tesoro que la Iglesia ha apreciado y reverenciado durane siglos.C; Originalmente la reserva de la Eucaristía fue desti­ lada para la comunión de los enfermos, para los que no podían asistir a la celebración dominical y como Viático de os moribundos. A medida que se desarrolló más el aprecio lor la presencia de Cristo en las especies eucarísticas, los cristianos quisieron, a través de la oración, mostrar su reve­ rencia a la presencia continua de Cristo en medio de ellos. Para los católicos, la adoración eucarística tiene “una mténtica y sólida base, especialmente porque la fe en la presencia real del Señor conduce naturalmente a la expre, ’>98 iión pública y externa de esa fe’ ] 71 . El Concilio Vaticano II condujo a la Iglesia a una comprensión más completa de la relación entre la presen­ cia del Señor en la celebración litúrgica de la Eucaristía y el sacramento reservado, y la responsabilidad que tienen los ¡cristianos de alimentar al hambriento y cuidar del pobre. En la medida en que los bautizados comienzan a enten­ der sü participación activa en la Eucaristía, se inclinarán a jasar más tiempo en oración silenciosa ante el Santísimo Sacramento reservado en el sagrario, y sentirán el impulso de vivir el resto de su vida en esta relación de caridad acti­ va. En la oración reverente ante la eucaristía reservada, los fieles alaban y dan gracias a Cristo por el invaluable regalo de la redención y por el alimento espiritual que los sostiene en áú Vida cotidiana. Aquí aprenden-a valorar su derecho para el C ulto D ivino , Ritual de la Sagrada Comunión y del Culto ■<Eucaristico fuera de la Misa (RCCFM), 1974, n. 5: “El fin primero y primordial de la ¡ reserva de las sagradas especies fuera de la Misa es la administración del viático; los ? fines.secundarios son la distribución de la Comunión y la adoración de nuestro Señor ; Jesucristo presente en el Sacramento. Pues la reserva de las especies sagradas para los ¡ enfermos ha introducido la laudable costumbre de adorar este manjar del cielo conser, - vaab. én las iglesias. Este culto de adoración se basa en una razón muy sólida y firme: 13°bre todo porque a la fe en la presencia real del Señor le es connatural su manifesta­ ción externa y pública”.

n C ongregación

p

- 65 -

La presencia real de Cristo en las especies Eucarísticas es un tesoro que la Iglesia reverencia de modo continuo con la oración y la adoración pública

Es muy importante lograr un lugar adecuado para la reserva eucarística


- Edificada con Piedras Vivas -

4. La ubicación del bautisterio determinará cómo y qué tan activamente puede participar toda la asam­ blea litúrgica en el rito del Bautismo. 5. Debido a la relación esencial entre el Bautismo y la celebración de otros sacramentos y ritos, la parro­ quia elegirá un área para el bautisterio opara la pila bautismal que simbolice visualmente dicha relación. Algunas iglesias eligen poner el bautisterio y la pila junto a la entrada de la iglesia. La Confirmación y la Eucaristía completan la Iniciación que comenzó en el Bautismo; el Matrimonio y el Orden son modos de vivir la vida de fe iniciada en el Bautismo; las exequias del cristiano son el viaje final de la vida en Cristo comenzada en el Bautismo, y el sacramento de la Penitencia llama a los fieles a convertirse y reno­ var su compromiso bautismal. Ubicar la pila bautismal en un área cercána a la en­ trada o en un espacio de reunión por donde losfieles pasen regularmente y que esté dispuesto en eje con el altar, puede simbolizar la relación entre los distintos sacramentos, así como la importancia de la Eucaris­ tía en la vida y el desarrollo de lafe de los cristianos. 6. Como la restauración del rito de la Iniciación Cristiana de los adultos culmina con el Bautismo en la Vigilia Pascual, las iglesias necesitan espa­ cios privados donde los recién bautizados puedan ir inmediatamente después de su Bautismo a ser re­ vestidos con sus ropas blancas y prepararse para completar su Iniciación en la Eucaristía. En algu­ nos casos, las sacristías cercanas pueden servir para este propósito.

Puede necesitarse un espacio privado cercano al bautisterio

-

64-

-

La

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

reserva d e la

E

-

u c a r is t ía

\ ’'*• - * i 70 La presencia de Cristo en las especies eucansticas es m tesoro que la Iglesia ha apreciado y reverenciado durane siglos.C; Originalmente la reserva de la Eucaristía fue desti­ lada para la comunión de los enfermos, para los que no podían asistir a la celebración dominical y como Viático de os moribundos. A medida que se desarrolló más el aprecio lor la presencia de Cristo en las especies eucarísticas, los cristianos quisieron, a través de la oración, mostrar su reve­ rencia a la presencia continua de Cristo en medio de ellos. Para los católicos, la adoración eucarística tiene “una mténtica y sólida base, especialmente porque la fe en la presencia real del Señor conduce naturalmente a la expre, ’>98 iión pública y externa de esa fe’ ] 71 . El Concilio Vaticano II condujo a la Iglesia a una comprensión más completa de la relación entre la presen­ cia del Señor en la celebración litúrgica de la Eucaristía y el sacramento reservado, y la responsabilidad que tienen los ¡cristianos de alimentar al hambriento y cuidar del pobre. En la medida en que los bautizados comienzan a enten­ der sü participación activa en la Eucaristía, se inclinarán a jasar más tiempo en oración silenciosa ante el Santísimo Sacramento reservado en el sagrario, y sentirán el impulso de vivir el resto de su vida en esta relación de caridad acti­ va. En la oración reverente ante la eucaristía reservada, los fieles alaban y dan gracias a Cristo por el invaluable regalo de la redención y por el alimento espiritual que los sostiene en áú Vida cotidiana. Aquí aprenden-a valorar su derecho para el C ulto D ivino , Ritual de la Sagrada Comunión y del Culto ■<Eucaristico fuera de la Misa (RCCFM), 1974, n. 5: “El fin primero y primordial de la ¡ reserva de las sagradas especies fuera de la Misa es la administración del viático; los ? fines.secundarios son la distribución de la Comunión y la adoración de nuestro Señor ; Jesucristo presente en el Sacramento. Pues la reserva de las especies sagradas para los ¡ enfermos ha introducido la laudable costumbre de adorar este manjar del cielo conser, - vaab. én las iglesias. Este culto de adoración se basa en una razón muy sólida y firme: 13°bre todo porque a la fe en la presencia real del Señor le es connatural su manifesta­ ción externa y pública”.

n C ongregación

p

- 65 -

La presencia real de Cristo en las especies Eucarísticas es un tesoro que la Iglesia reverencia de modo continuo con la oración y la adoración pública

Es muy importante lograr un lugar adecuado para la reserva eucarística


-

Edificada con Piedras Vivas -

y su responsabilidad de unir el ofrecimiento de sus propias vidas al sacrificio perfecto de Cristo durante la Misa", y son conducidos a un mayor reconocimiento de Cristo en ellos mismos y en los demás, especialmente en el pobre y el necesitado. Conseguir un lugar conveniente para la re­ serva del Santísimo Sacramento es una consideración seria en cualquier proyecto de construcción o renovación de un templo.

99 SC, n. 48: “Por tanto, la Iglesia, con solícito cuidado, procura que los cristianos no asistan a este misterio de fe como extraños y mudos espectadores, sino que compren­ diéndolo bien a través de los ritos y oraciones, participen conscientes, piadosa y acti­ vamente en la acción sagrada, sean instruidos con la Palabra de Dios, se fortalezcan en la mesa del Cuerpo del Señor, den gracias a Dios, aprendan a ofrecerse a si mismos al ofrecer la Hostia inmaculada no sólo por manos del sacerdote, sino juntamente con él, se perfeccionen día a día por Cristo mediador en la unión con Dios y entre sí, para que, finalmente, Dios sea todo en todos”.

-66-

1


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

§ 72 La ley general de la Iglesia provee normas respecto al sagrario y al lugar para la reserva de la Eucaristía que expresan la importancia que tiene para los cristianos la pre­ sencia del Santísimo Sacramento. El Código de Derecho Canónico manda que la Eucaristía sea reservada en una parte de la iglesia que sea “verdaderamente noble, des­ tacada, convenientemente adornada y apropiada para la oración”100. También establece que habitualmente haya “un solo sagrario” en la iglesia101, y que debe ser digno del San­ tísimo Sacramento: bellamente diseñado y en armonía con la ornamentación general del resto de la iglesia. Para pro­ porcionar seguridad al Santísimo Sacramento, el sagrario debe ser “sólido”, “inamovible”, “opaco” y “cerrado”102. El sagrario puede estar situado sobre un pilar fijo o un pedes­ tal, o puede estar adherido o incrustado en una de las pare­ des. Una lámpara de aceite especial o una lámpara con una vela de cera, ha de arder continuamente junto al sagrario para indicar la presencia de Cristo103. -Siem pre debe ten er una lámpara de aceite especial o una vela de cera p ré ñ e te junto al Sagrarlo.

LA LU Z IN D IC A LA PRESEN CIA D E CRISTO.

100CIC, c. 938 § 2: “El sagrario en el que se reserva la santísima Eucaristía ha de estar colocado en una parte de la iglesia u oratorio verdaderamente noble, destacada conve­ nientemente adornada, y apropiada para la oración”. m Ibid., c. 938 § 1: “Habitualmente, la santísima Eucaristía estará reservada en un solo sagrario de la iglesia u oratorio”. m Ibid., c. 938 § 3: “El sagrario en el que se reserva habitualmente la Santísima Eucaristía debe ser inamovible, hecho de materia sólida no transparente, y cerrado de manera que se evite al máximo el peligro de profanación”. Cfr. IGMR, n. 314. 103RCCFM, n. 11: “Ante el sagrario en el que está reservada la sagrada Eucaristía ha de lucir constantemente una lámpara especial, con la que se indique y honre la presencia de Cristo. Según la costumbre tradicional, y en la medida de lo posible, la lámpara ha de ser de aceite o de cera”. -

67-

Es muy importante lograr un lugar adecuado para la reserva eucarística


-

Edificada con Piedras Vivas -

§ 73 El lugar de la reserva debe ser un espacio dedicado a Cristo presente en la Eucaristía y estar diseñado de tal modo que atraiga la atención del orante hacia el sagrario que alberga la presencia del Señor. La iconografía puede elegirse del rico tesoro de simbolismos asociado a la Eu­ caristía.

La iconografía del lugar para la reserva de la Eucaristía

La

u b ic a c ió n d e l

S a g r a r i o 104

§ 74 Hay varias posibilidades para escoger los espacios adecuados para la reserva eucarística. La versión revisada de la Institución General del Misal Romano establece que es más apropiado que el sagrario en que “se conserva la Santísima Eucaristía no esté sobre el altar en que se cele-

El obispo determina la ubicación del sagrario

104SAC. n. 69: "Sobre la importancia de la reserva eucarística y de la adoración y venera­ ción del sacramento del sacrificio de Cristo, el Sínodo de los Obispos ha reflexionado sobre la adecuada colocación del sagrario en nuestras iglesias (196). En efecto, esto ayuda a reconocer la presencia real de Cristo en el Santísimo Sacramento. Por tanto, es necesario que el lugar en que se conservan las especies eucarístícas sea identificado fácilmente por cualquiera que entre en la iglesia, también gracias a la lamparilla encen­ dida. Para ello, se ha de tener en cuenta la estructura arquitectónica del edificio sacro: en las iglesias donde no hay capilla del Santísimo Sacramento, y el sagrario está en el altar mayor, conviene seguir usando dicha estructura para la conservación y adoración de la Eucaristía, evitando poner delante la sede del celebrante. En las iglesias nuevas conviene prever que la capilla del Santísimo esté cerca del presbiterio; si esto no fuera posible, es preferible poner el sagrario en el presbiterio, suficientemente alto, en el centro del ábside, o bien en otro punto donde resulte bien visible. Todos estos detalles ayudan a dar dignidad al sagrario, cuyo aspecto artístico también debe cuidarse. Obvia­ mente, se ha tener en cuenta lo que dice a este respecto la Institución General del Misal Romano (197). En todo caso, el juicio último en esta materia corresponde al obispo diocesano” (nota del editor). (196), cff. Propositio 28; (197), cff. n. 314. -

68-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

bra la Misa”105. El obispo es quien determinará la ubicación del sagrario y puede dar otras instrucciones. También toca al obispo decidir si el sagrario será puesto en el presbite­ rio, fuera del altar de la celebración, o en otra capilla ade­ cuada para la adoración y la oración privada de los fieles. Para tomar estas decisiones, el obispo tendrá en cuenta la capacidad de la asamblea para concentrarse en tomo a la acción eucarística, la piedad de la gente y las costumbres del lugar106. La ubicación también debe facilitar el acceso a las personas en silla de ruedas y para aquellas otras con necesidades especiales. § 75 El obispo diocesano, ejerciendo su responsabilidad en cuanto a la vida litúrgica de la diócesis, puede dar instruc­ ciones posteriores con respecto a la reserva de la Eucaris­ tía. Antes de que las parroquias y sus consultores litúrgicos comiencen la parte instructiva y el proceso de discusión, será necesario que todos los involucrados conozcan las ins­ trucciones o directrices específicas dadas por el obispo dio­ cesano. La buena comunicación desde el principio del proce­ so, ayudará a evitar confusiones o conflictos entre las ex­ pectativas de la parroquia, la experiencia de los consultores y las instrucciones diocesanas.

La buena instrucción y comunicación entre los involucrados evita confusiones y conflictos

Examinar § 76 El párroco, el consejo de pastoral de la parroquia y la comisión de construcción deben examinar los principios los principios en que se basan cada una de las opciones, considerar las0 y las ventajas l0iIGMR, n. 315: “Por razón del signo, es más conveniente que el sagrario en que se conserva la santísima Eucaristía no esté sobre el altar en que se celebra la Misa. Es preferible, por lo tanto, colocar el sagrario ajuicio del obispo diocesano: a) o en el presbiterio, fuera del altar de la celebración, en la manera y lugar más conve­ nientes, sin excluir el antiguo altar que ya no se utiliza para la celebración; b) o también en alguna capilla apta para la adoración y oración privada de los fieles, que esté unida con la iglesia y sea visible para los fieles”. IMCon el tiempo hubo un cambio en las normas sobre la colocación del sagrario. La úl­ tima edición de la Institución General del M isal Romano, 2000, cambia la indicación anterior de IGMR, n. 276, que daba una preferencia clara para la reserva en una capilla adecuada. Ahora la IGMR, n. 315, instruye al obispo diocesano para que determine la colocación apropiada ya sea en el presbiterio (inclusive sobre el antiguo altar que ya no se utiliza para la celebración) o en una capilla apta. No se debe colocar la reserva sobre el altar en el que se celebra la Eucaristía. -

69-

litúrgicas de las distintas opciones


-

Edificada con Piedras Vivas -

ventajas litúrgicas de cada posibilidad y reflexionar acerca de las costumbres y la piedad de la comunidad parroquial. Muchas oficinas diocesanas para el culto asesoran a las parroquias, facilitándoles el proceso de estudio y discu­ sión. También ésta es un área donde los consejeros litúrgi­ cos pueden ser de gran ayuda para la parroquia.

La El ambiente de la capilla del Santísimo debe invitar al recogimiento

c a p il l a d e l a r e s e r v a

§ 77 El obispo diocesano puede indicar a la parroquia que reserve el Santísimo Sacramento en una capilla separada de la nave y del presbiterio, pero que “esté unida integral­ mente y conectada con la iglesia” y que “sea visible para los fieles”107. La ubicación y el diseño de la capilla pueden fomentar la devoción, y propiciar el silencio y recogimien­ to necesarios para la oración personal. Debe contar con reclinatorios y asientos para los que acuden a orar.

1tesSSsxossssssp

sS ^ SE SSSSSSS

CAPILLA DE LA RESERVA quietud

-o^^concentración.

\ i E p i i ^ v^

IGMR, n. 315.

J


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

§ 78 Algunas parroquias han iniciado la práctica de la ado­ ración continua de la Eucaristía. Si por razones válidas la exposición perpetua se tiene en la iglesia parroquial, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha dispuesto que ésta se tenga en una capilla separada “distinta de la nave de la iglesia, para no interferir con las actividades normales de la parroquia o de la cele­ bración litúrgica cotidiana”108.

108Cfr. Respuesta de la C ongregación para el C ulto D ivino y la D isciplina de los S a ­ cramentos referente a la exposición perpetua de la Eucaristía, publicada en la edición de junio de 1995 de laBCL (B ishops ’ C ommittee on the L iturgy) Newsletter, p. 21, de la C onferencia N acional de O bispos C atólicos (NCCB): “Debido a que la exposición perpetua es una práctica devocional de una comunidad religiosa o de una asociación pía, debe ocurrir normalmente en una capilla de esa comunidad religiosa o asociación. Si por alguna buena razón la exposición perpetua debe tener lugar en una iglesia pa­ rroquial, debe ser en una capilla distinta del cuerpo de la iglesia para no interferir con las actividades normales de la parroquia o de su celebración litúrgica diaria. Cuando la Misa se celebra en una capilla en donde se expone el Santísimo Sacramento, la Euca­ ristía debe ser reservada en el sagrario antes de que inicie la celebración de la Misa”.

-7 1

-

La Adoración Perpetua debe hacerse en una capilla distinta de la nave principal


-

Edificada con Piedras Vivas -

E l s a g r a r io

e n e l p r e s b it e r io

§ 79 Si se coloca el sagrario en el presbiterio, se puede di­ señar un área especial. Se necesita una cuidadosa planeación para que la ubi­ cación elegida no distraiga la atención de los fieles de la celebración eucarística y sus elementos109. Además, la ubi­ cación debe permitir concentrarse en el sagrario durante los periodos de oración silenciosa fuera de la celebración de la Eucaristía.

Se necesita una cuidadosa planeación que funcione dentro y fuera de la Misa

109EM, n. 55, DL, n. 483, p. 253: “Es más propio de la naturaleza de la celebración sagra­ da (de la Eucaristía) que la presencia eucarística de Cristo [...] no se tenga ya desde el principio por la reserva de las especies sagradas en el altar en que se celebra la Misa”. -

72-


La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran —

§ 80 Ordinariamente conviene tener una suficiente separa­ ción entre el sagrario y el altar. Cuando el sagrario se localiza directamente detrás del altar, hay que procurar -por la distancia, el modo de ilumi­ nar o por algún elemento arquitectónico-, que durante la celebración de la misa queden separados el sagrario (y el área de la reserva) del altar donde se celebra. De forma, sin embargo, que fuera de la celebración litúrgica sea visible el sagrario desde toda el área de culto.

S

em ana

S anta

y

Hay que guardar la distancia adecuada entre el sagrario y el altar

T r id u o P a s c u a l

§81 El Domingo de la Pasión del Señor (o de Ramos), marca el último momento del Tiempo de Cuaresma antes del Triduo Pascual. La liturgia del Domingo de Ramos re­ quiere espacio para la procesión que conmemora la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén (Mt 21, 1-11). Para la iglesia catedral, la consideración adicional de los elementos toma­ dos de las liturgias estacionales debe ser parte de la planea­ ción (cff. Pontifical) .

Conviene revisar los planos de la iglesia teniendo en cuenta los ritos del Triduo Pascual

------— M¡S4 DE LA CENA DEL SEÑOR V ieR N E S SANTO SABADO SANTO — > -----------------— &0M1N60 CE

h

j iÜkí Í¡¿.ÍÍÉLl


-

Edificada con Piedras Vivas -

El Triduo Pascual es el corazón del año litúrgico. Al di­ señar la iglesia, conviene repasar los ritos del Triduo para asegurarse que estén previstos los espacios necesarios para sus elementos: un área para el lavatorio de los pies, un lugar para el altar de la reserva después de la Misa Vespertina de la Cena del Señor, un espacio para la adoración de la Cruz el Viernes Santo, un sitio para bendecir el fuego y encender el cirio pascual, y un lugar para los catecúmenos que serán bautizados y para presentar a los candidatos que serán ad­ mitidos ante la plena participación durante la vigilia.

E Si no hay capilla del Santísimo, el Jueves Santo se debe preparar un lugar para la reserva

l

ltar d e la

R

e p o s ic ió n

§ 82 Inmediatamente después de la Misa de la Cena del Señor el Jueves Santo, el Santísimo Sacramento se lleva al lugar de la reserva. Si el Santísimo Sacramento se reserva ordinariamente en una capilla separada de la parte central de la iglesia, será allí110el lugar de la reserva y la adoración . Si no hay capilla del Santísimo, entonces se debe preparar para la ocasión un espacio con un sagrario para la reserva.

La Es recomendable usar una cruz grande y cómoda para los ritos del Viernes Santo

A

a d o r a c ió n d e la

Cruz

el

Vie r n e s S a n t o

§ 83 La celebración de la Pasión del Señor del Viernes San­ to, tiene requerimientos particulares de espacio: Después de la proclamación de la Pasión y de la Oración Universal, toda la asamblea se levanta para adorar la cruz o el cruci­ fijo111. Preferiblemente, la cruz utilizada para la adoración para el C ulto D ivino, Carta circular sobre la preparación y celebra■ ción de las fiestas pascuales (PCFP),16 de enero, 1988, n. 49: “Para la reserva del Santísimo Sacramento prepárese una capilla, conveniente adomada, que invite a la oración y a la meditación; se recomienda no perder de vista la sobriedad y la austeridad que corresponden a la liturgia de estos días, evitando o erradicando cualquier forma de abuso”. lu Ibid., n. 68: “En la ostensión de la Cruz, úsese una cruz suficiente, grande y bella. De las dos formas que se proponen en el Misal para mostrar la Cruz, elíjase la que se juzgue más apropiada”.

110C ongregación

74

-


-L a Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

debe ser del tamaño necesario para poder sostenerla fácil­ mente durante la procesión y veneración. Después de la adoración, la cruz permanece en el presbiterio.

L

a

B

e n la

F uego C e l e b r a c ió n d e l a V ig il ia

e n d ic ió n d e l

§ 84 En algunas circunstancias, es posible construir en las parroquias un lugar permanente para encender el fuego pas­ cual. En otras, el rito se puede llevar a cabo en el atrio o área de reunión que se encuentre inmediatamente fuera de la iglesia. Aunque la seguridad es siempre una considera­ ción importante, es necesaria una llama que “desvanezca la oscuridad e ilumine la noche” para conseguir el pleno simbolismo del fuego112. En los climas y circunstancias donde el estado del tiempo no permita encender el fuego al aire libre, puede encenderse un fuego más reducido en el interior, con las adecuaciones apropiadas de ventilación y los detectores de 1I2PCFP, n. 82: “En un lugar adecuado y fuera de la iglesia, en cuanto sea posible, se preparará la hoguera destinada a la bendición del fuego nuevo, cuyo resplandor debe ser tal que disipe las tinieblas e ilumine la noche”.

Cuidando la seguridad, se necesita una llama que ilumine la noche


-

Edificada con Piedras Vivas -

calor y humo, según el reglamento local contra incendios, y rodeando el espacio circundante con materiales no com­ bustibles.

A d e c u a c io n e s DE LOS FIELES

p a r a l a s p o s t u r a s l it ú r g ic a s

§ 85 El lugar reservado para el pueblo manifestará su pa­ pel dentro de la asamblea litúrgica113. Los miembros de la asamblea deben ser capaces de ver a los ministros en el altar, el ambón y la sede.

§ 86 Debido a que la liturgia requiere de diversas postu­ ras y movimientos, el espacio y el mobiliario para la asam­ blea deben ser adecuados114. Se pueden encontrar estilos de

Al planear el espacio y los asientos, debe tenerse en cuenta la visibilidad

"3IGMR, n. 294: “El pueblo de Dios, que se congrega para la Misa, tiene en sí una co­ herente y jerárquica ordenación, que se expresa en la diversidad de ministerios y de acción en las diversas partes de la celebración. Por consiguiente, la disposición general del edificio sagrado conviene que se haga como una imagen de la asamblea reunida, que facilite un proporcionado orden de todas sus partes y que favorezca la perfecta ejecución de cada uno de los ministerios. Los fieles y la schola ocuparán, por consiguiente, el lugar que pueda hacer más fácil su activa participación. El sacerdote celebrante, el diácono y los demás ministros ocuparán un lugar en el pres­ biterio. Ahí mismo se prepararán las sillas para los concelebrantes; pero si su número es muy grande, se prepararán las sillas en otra parte de la iglesia, pero cerca del altar. Todo esto, aun cuando, por una parte, debe expresar la disposición jerárquica y la diversidad de ministerios, debe también, por otra, constituir una unidad íntima y cohe­ rente, a través de la cual se vea con claridad la unidad de todo el pueblo santo. La na­ turaleza y belleza del lugar y'de todos los utensilios sagrados sean capaces de fomentar la piedad y manifestar la santidad de los misterios que se celebran”. 11*Ibid., n. 311: “Esté bien estudiado el lugar reservado a los fieles, de modo que les per­ mita participar con la vista y con el espíritu en las sagradas celebraciones. Conviene que los fieles dispongan normalmente de bancas o sillas. Pero la costumbre de reservar asientos a personas privadas debe reprobarse. La disposición de bancas y sillas, sobre

y lo participación activa de toda la asamblea

-

76-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

bancas o asientos que se acomoden de manera confortable a la figura humana. Deben proporcionarse reclinatorios o cojines para arrodillarse, para que toda la asamblea pueda ponerse de rodillas fácilmente cuando la liturgia lo requie­ ra. Las parroquias deben elegir una distribución de asientos que invite a la asamblea a la participación activa, y evitar cualquier parecido con un teatro o un estadio. También es importante que la colocación de los asientos disponga es­ pacios para que las personas que utilizan silla de ruedas o andadera, vean sin dificultad el presbiterio. La experiencia indica que el espacio al frente o a los lados de la iglesia es mejor que el de atrás, donde una asamblea de pie oculta el panorama a los que están sentados en silla de ruedas en la parte posterior de la iglesia.

todo en las iglesias de nueva construcción, sea tal que los fieles puedan adoptar las dis­ tintas posturas recomendadas para los diversos momentos de la celebración y puedan acercarse con facilidad para recibir la sagrada Comunión. -

77-


7 -

Edificada con Piedras Vivas -

L O S ASIENTOS Los asientos deben facilitar las acciones litúrgicas

§ 87 No existen normas universales referentes a asientos fi­ jos o movibles, pero el obispo diocesano puede dar una ma­ yor orientación al respecto. Muchas iglesias han encontra­ do que una combinación entre asientos fijos y movibles es lo mejor para adecuarse a las diversas acciones litúrgicas. Idealmente, ningún asiento en la nave debería estar ubicado más allá del punto en el que la distancia y el nivel de ilu­ minación del presbiterio impidan la visibilidad y la partici­ pación en las acciones litúrgicas. En tiempos pasados, las iglesias diseñadas para grandes asambleas estuvieron limi­ tadas por restricciones de ingeniería. Las más recientes tec­ nologías de construcción e ingeniería hacen posible ahora diseñar iglesias con techos de mayor extensión a costos rentables y accesibles.

El l u g a r

p a r a l o s m in is t r o s d e l a m ú s ic a

§ 88 La música es una parte integral de la liturgia. Unifica a los reunidos en oración, sostiene el canto de la asamblea, da realce a partes significativas de la acción litúrgica y ayuda a establecer el tono de cada celebración115. El lugar de los cantores debe expresar claramente que son parte de la asamblea de culto

§ 89 Es importante procurar que el edificio favorezca la música y el canto de toda la asamblea. Además, “algunos miembros de la comunidad tienen dones especiales para conducir a toda la asamblea en su alábanza y acción de gracias musicalmente”116. Las habilidades y talentos de los SMCW, n. 23; IGMR, n. 103: “Entre los fieles, la schola cantorum o coro ejerce su oficio litúrgico propio, pues le corresponde ejecutar las partes reservadas a ella, según los diversos géneros del canto, y favorecer la activa participación de los fieles en el mismo. Lo que se dice de la schola cantorum v ale también, salvadas las diferencias, para los otros músicos, sobre todo para el organista”. s C omité de L iturgia de la C onferencia' de O bispos C atólicos de los Estados Unidos, Liturgical Music Today, 1982, n. 63: |Toda la asamblea de culto ejerce un ministerio de música. Sin embargo, algunos miembros de la comunidad son reconocidos por los dones especiales que manifiestan al dirigir la música de alabanza y de acción de eracías de las asambleas cristianas, bsos son los ministros de la música, cuyo servicio es especialmente apreciado por la Iglesia’- ” 5 i «

-78


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

músicos, coros e instrumentistas religiosos son especial­ mente valoradas por la Iglesia. Las funciones de los coros y los cantores se ejercen dentro de la comunidad litúrgica; por eso, el espacio ele­ gido para los músicos debe expresar claramente que son parte de la asamblea de culto117. También debe tenerse en cuenta que tanto los cantores como los animadores del can­ to necesitan tener contacto visual con el director de música, y que ellos mismos deben ser visibles para el resto de la asamblea118. A excepción del salmo responsorial, que normalmen­ te se hace desde el ambón, el lugar para el cantor o anima­ dor del canto es distinto del ambón, que se reserva para la proclamación de la Palabra de Dios.

ANI MADOR EL

LUGAR NO

Y

DEBE

TENER

DEL DEBE VISTA

CANTOR SER AL

EL

O

A N IM A D O R

AMBÓN

D IR EC TO R

DE

ll7 IGMR, n. 294: “El Pueblo de Dios, que se congrega para la Misa, tiene en sí una co­ herente y jerárquica ordenación, que se expresa en la diversidad de ministerios y de acción en las diversas partes de la celebración. Por consiguiente, la disposición general del edificio sagrado conviene que se haga como una imagen de la asamblea reunida, que facilite un proporcionado orden de todas sus partes y que favorezca la perfecta ejecución de cada uno de los ministerios. Los fieles y la schola ocuparán, por consiguiente, el lugar que pueda hacer más fácil su activa participación”. Ibid., n. 312: “L aschola de los cantores, según la disposición de cada iglesia, se coloca donde más claramente aparezca su índole propia, a saber, que constituye una parte de la comunidad de los fieles y que en ella tiene un oficio particular; donde al mismo tiempo sea más fácil el desempeño de su ministerio litúrgico; donde cómodamente les sea posible la plena participación sacramental en la Misa”. ,l 8 Cfr. MCW, nn. 33-38.

MÚSICA


-

Una actitud decorosa de los miembros del coro ayuda a la devoción de toda la asamblea

Edificada con Piedras Vivas -

§ 90 Las directrices que se refieren a la música en la Insti­ tución General del Misal Romano y la guía que ofrece La música en el culto católico y La música litúrgica hoy119, pueden ayudar a la parroquia en la planeación apropiada de un espacio para los músicos. La ubicación y la decorosa actitud orante de los miembros del coro, pueden ayudar al resto de la comunidad a centrarse en la acción litúrgica que tiene lugar en el ambón, el altar y la sede. Lo más apropiado es ubicar a los ministros de la mú­ sica en un lugar donde puedan ser parte de la asamblea y donde tengan la posibilidad de ser escuchados. En algunas ocasiones, por limitaciones quizá se necesite ubicar al coro cerca o incluso dentro del presbiterio. En esas circunstan­ cias, la ubicación del coro nunca debe abarrotar el espacio ni opacar a los otros ministros en el presbiterio, ni ser una distracción de la acción litúrgica.

O El crucifijo recuerda que se celebra el Misterio Pascual de Cristo

tros o b je to s d e culto

La Cruz § 91 La cruz con la imagen de Cristo crucificado es un recorda­ torio del Misterio Pascual de Cristo. Nos introduce en el mis­ terio del sufrimiento y hace tangible nuestra creencia en que el sufrimiento, unido a la pasión y muerte de Cristo, conduce a la redención120. Debe haber un crucifijo “sobre el altar o cerca de él... que sea muy visible para el pueblo congregado”121.

1,9 Cfr.

la sección en eí c. 4 de este documento acerca de La ubicación del órgano y otros instrumentos musicales. 120 Cfr. C ongregación para el C ulto D ivino, C onferencia del E piscopado M exicano , Bendicional (BE), 2000, n. 1066: “Entre las sagradas imágenes, ocupa el primer lugar ‘la representación de la valiosa y vivificante cruz’, ya que es el simbolo de todo el Mis­ terio Pascual. Para el pueblo cristiano ninguna otra imagen es más querida, ninguna más antigua. La santa cruz representa la pasión de Cristo y su triunfo sobre la muerte, y también, como enseñaron los santos Padres, anuncia su segunda y gloriosa venida”. 121IGMR, n. 308: “También sobre el altar o cerca de él ha de haber una cruz, con la ima­ gen de Cristo crucificado, que sea muy visible para el pueblo congregado. Conviene que esta cruz permanezca junto al altar también fuera de las celebraciones litúrgicas, a fin de traer a la mente de los fieles la pasión salvadora del Señor”. 80-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

Ya que un crucifijo puesto sobre el altar y lo suficien­ temente grande como para poder ser visto por todos ios fie­ les podría obstruir la vista de la acción que se lleva a cabo en el altar, pueden ser más apropiadas otras alternativas122. Por ejemplo, el crucifijo puede estar suspendido sobre el altar o fijarse en la pared del presbiterio. Otra opción puede ser una cruz procesional de buen tamaño, colocada en un soporte visible para el pueblo, después de la procesión de entrada. Si la cruz procesional se utiliza para este propósi­ to, su tamaño y su peso no deben impedir que sea llevada en procesión. Si ya hay una cruz en el presbiterio, la cruz procesional se colocará en un lugar digno, fuera de la vista de la asamblea, después de la procesión123.

"DEBE HABER UN CRUCIFIJO SOBRE EL ALTAR O CERCA DE ÉL... QUE SEA VISIBLE AL PUEBLO CONGREGADO”.

122 Conviene,

sin embargo, tener en cuenta lo que escribía hace años el entonces cardenal Ratzinger: “En una aplicación exagerada y malentendida de la ‘celebración de cara al pueblo’, de hecho, se han quitado como norma general -incluso en la basílica de San Pedro en Roma- las cruces del centro de los altares, para no obstaculizar la vista entre el celebrante y el pueblo. Pero la Cruz sobre el altar no es impedimento a la visión, sino más bien un punto de referencia común. Es una ‘iconostasis’ que permanece abierta, que no impide el recíproco ponerse en comunión, sino que hace de mediadora y que sin embargo significa para todos esa imagen que concentra y unifica nuestras miradas. Osaría incluso proponer la tesis de que la Cruz sobre el altar no es obstáculo, sino condición preliminar para la celebración versus populum. Con ello volvería a estar nuevamente clara también la distinción entre la liturgia de la Palabra y la Plegaria eucarística. Mientras en la primera se trata de anuncio y por tanto de una inmediata relación recíproca, en la segunda se trata de adoración comunitaria en la que todos nosotros seguimos estando bajo la invitación: \Conversi ad Dominum -dirijámonos al Señor; convirtámonos al Señor!”, Teología de la Liturgia, Ciudad del Vaticano 2010, p. 536, de acuerdo con esto, ahora en muchos altares, incluidos los de las celebraciones pontificias, ha vuelto a colocarse el crucifijo sobre el altar (nota del editor). 123 Cfr. IGMR, n. 122: “La cruz, con la imagen de Cristo crucificado, si es que se llevó en la procesión, puede colocarse junto al altar, para que sea la cruz del altar, la cual debe ser una sola; en caso contrario, debe colocarse en un lugar digno”.

- 81 -


-

Edificada con Piedras Vivas -

Las Disposición y número de las velas en las celebraciones litúrgicas

velas

§ 92 Las velas que son signo de veneración y de fiesta, se requieren en todas las celebraciones litúrgicas”124. La lla­ ma viva de la vela, símbolo de la resurrección de Cristo, recuerda a los fieles que por el Bautismo fueron sacados de las tinieblas y llevados a la admirable luz de Dios125. Para la celebración de la Eucaristía es apropiado llevar velas en la procesión de entrada y en la procesión con el Evangelia­ rio126. Deben colocarse al menos dos velas cerca del altar en el área del presbiterio. Si falta espacio, se pueden colocar sobre el altar. Se pueden usar de cuatro a seis velas para la celebración de la Misa y durante la exposición del San­ tísimo Sacramento. Si el obispo de la diócesis celebra, se pueden utilizar siete velas.

124IGMR,

n. 307: “Los candeleras, que en cada acción litúrgica se requieren como signo de veneración o de celebración festiva, coloqúense en la forma más conveniente, o so­ bre el altar o alrededor de él, teniendo en cuenta la estructura del altar y del presbiterio, de modo que todo forme una armónica unidad y no impida a los fieles ver fácilmente lo que sobre el altar se hace o se coloca”. 1251 Pe 2, 9. I2SIGMR, n. 117: “Cúbrase el altar al menos con un mantel de color blanco. Sobre él o a su alrededor, coloqúese en cada celebración un mínimo de dos candeleras, con sus velas encendidas, o incluso cuatro o seis, sobre todo si se trata de la Misa dominical o festiva de precepto, o, si celebra el obispo de la diócesis, siete. También sobre el altar o cerca de él, esté visible la cruz con la imagen de Cristo crucificado. Los candeleras y la cruz con la imagen de Cristo crucificado pueden llevarse en la procesión de entrada. Sobre el altar puede ponerse, a no ser que se lleve durante la procesión de entrada, el Evangeliario, diverso del libro de las restantes lecturas”.

-82-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

Los candeleros puestos en soportes de piso o sobre el altar deben estar dispuestos de tal manera que no obstruyan la vista de la acción ritual en el presbiterio, especialmente la acción en el altar.

§ 93 Las velas para uso litúrgico deben hacerse de una ma teria que de “una llama viva que no produzca humo ni re suite nociva”. Para salvaguardar “la autenticidad de todo el simbo lismo de la luz”, no se permiten luces eléctricas como sus tituto de las velas127.

127 DOL

208, p. 519, nota R47, cita la carta circular de la C ongregación para el C ulto la D isciplina de los S acramentos, N otitiae 10, 80, 1974, n. 4: “Pregunta: ¿Las velas encendidas que se colocan en candeleros para la celebración de la Misa deben estar compuestas en parte de cera de abejas, aceite de oliva u otro aceite vegetal? Respuesta: La IGMR prescribe las velas para la Misa ‘como expresión de veneración o de celebración festiva’ (nn. 79, 269). Pero no hace ninguna otra determinación con respecto al material de su composición, excepto en el caso de la lámpara del sagrario, cuyo combustible debe ser aceite o cera (cfr. R itual de la Sagrada Comunión y d el Culto E u carístico fu e ra d e la M isa, Introducción, n. 11). La facultad que tienen las conferencias episcopales de elegir los materiales adecuados para el mobiliario sagrado se aplica, por lo tanto, a las velas para la Misa. La facultad está limitada sólo por la condición de que ajuicio de la gente los materiales sean valiosos y dignos, y que sean apropiados para el uso sagrado. Las velas para el uso litúrgico deben estar hechas de material que pueda proporcionar una llama viva sin que produzca humo ni sea dañina, y que no manche los manteles o cubiertas del altar. Las lámparas eléctricas están pro­ hibidas, para salvaguardar la autenticidad y el simbolismo completo de la luz”. D ivino y

-83-

Cuidando la seguridad, se necesita una llama que ilumine la noche


-

Edificada con Piedras Vivas -

E

l

C ir io P

ascu al

§ 94 El Cirio pascual es el símbolo de “la luz de Cristo, resucitado y glorioso” que disipa “las tinieblas de nuestro corazón y de nuestro espíritu”128. El Cirio pascual debe ser sobre todo una vela genuina, el símbolo preemi­ nente de la luz de Cristo. La elección del ta­ maño, diseño y color del Cirio, debe hacerse tomando en cuenta el presbiterio donde será puesto. Durante la Vigilia Pascual y durante el Tiempo Pascual, el Cirio debe estar cer­ ca del ambón o en el centro del presbiterio. Después del Tiempo Pascual se coloca en un lugar de honor en el Bautisterio, para su uso en las celebraciones del Bautismo. Durante las exequias el Cirio pascual se pone cerca del ataúd, como un signo del paso de los cris­ tianos de la muerte a la vida129.

E E l atrio es el espacio de transición entre la vida cotidiana y la celebración del misterio litúrgico

l

N á r t e x 130

§ 95 El nártex es un lugar de bienvenida: un umbral en­ tre el espacio de la asamblea y el ambiente exterior. En los primeros días de la Iglesia era un “sitio de espera” para los catecúmenos y los penitentes. Hoy sirve como un espacio de reunión y es la entrada y salida del edificio. Este espacio de reunión ayuda a los creyentes a hacer una transición desde su vida cotidiana hasta la celebración litúrgica, y después de la liturgia les ayuda a regresar a su vida diaria para vivir el misterio que ha sido celebrado. En ese espacio el pueblo se 128C ongregación para el C ulto D ivino , Misal Romano, 1975, 1985, Vigilia Pascual. i2?pcFp, n. 9 9 ; “En las exequias, el cirio pascual se ha de colocar junto al féretro, para in­ dicar que la muerte del cristiano es su propia Pascua. El cirio pascual, fuera del Tiempo Pascual, no ha de encenderse ni permanecer en el presbiterio”. 130 En nuestras iglesias es poco frecuente que exista un nártex propiamente dicho y mu­ chas de las funciones de que se habla aquí se dan en los grandes atrios característicos de nuestra arquitectura religiosa (nota del editor).

-84-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

reúne para desplazarse luego en procesión y prepararse para la celebración de la liturgia. Es ahí donde ocurren muchos momentos importantes de la liturgia: hombres y mujeres participan en el rito de convertirse en catecúmenos mientras avanzan hacia la Iniciación plena en la Iglesia; papás, padri­ nos y niños son recibidos para la celebración del Bautismo; y los Cristianos son recibidos por última vez, cuando sus restos mortales son acogidos dentro de la iglesia para la celebración de los ritos de exequias.

-85-


Edificada con Piedras Vivas -

Otras funciones del atrio

§ 96 Además de sus funciones religiosas, el atrio puede dar acceso a la sacristía, al sitio para el ensayo de los coros, las bodegas, los baños y los cuartos para los empleados y su equipo. Adecuar el espacio para otros tipos de reuniones puede ser una consideración importante en la planeación del atrio y el resto de las áreas contiguas

La puerta representa a Cristo

§ 97 Las puertas de la iglesia tienen un significado tanto práctico como simbólico. Funcionan como un símbolo se­ guro y firme de Cristo, “el Buen Pastor” y de “la puerta por la que, si alguno entra, se salvará; y entrará y saldrá y en­ contrará pastos131. En cuanto a su construcción, diseño y or­ namentación, las puertas pueden recordar a la gente la pre­ sencia de Cristo como el camino que conduce al Padre132. De manera práctica, por supuesto, protegen el edificio del clima y de los peligros exteriores, y expresan por su soli­ dez el puerto seguro que se encuentra dentro. La apariencia y altura de las puertas de la iglesia reflejan su dignidad y ofrecen consideraciones prácticas para el tamaño de la cruz procesional y los estandartes.

m Ibid., n. 1048: “Por esta razón resulta oportuno que la puerta de la iglesia, tanto en su estructura como en su omato artístico, aparezca como un signo de Cristo, que dijo: ‘Yo soy la puerta de las ovejas’, y como signo también de los que han recorrido el camino de la santidad, que conduce a la morada de Dios”.

-86-


E l área que rodea a la iglesia § 98 Cuando está bien construido y se le da buen manteni­ miento, el exterior de la iglesia puede proclamar el Evange­ lio a la ciudad o población donde se localiza. Incluso antes de que los miembros de la comunidad creyente entren por las puertas del templo, el ambiente exterior con su arquitec­ tura de paisaje, obras artísticas e iluminación, puede contri­ buir a un acercamiento armonioso al lugar de culto. Un paisajismo creativo que separe la entrada de la iglesia del estacionamiento, así como obras de arte religio­ so bien ubicadas, pueden favorecer la transición espiritual de la gente hacia un culto vivido eclesialmente. La señalización apropiada puede proporcionar in­ formación, brindar hospitalidad y ser una invitación para entrar en el lugar de culto. Pasillos de piedra o de algún otro material con patrones bien diseñados, contribuyen su­ tilmente en la conciencia de los creyentes de que están por entrar en suelo santo. Al escoger el sitio para la iglesia, se debe considerar la posibilidad de adecuar el paisaje circun­ dante, para que la iglesia no quede rodeada completamente por el estacionamiento.

El atrio es el espacio de transición de la vida cotidiana a la celebración

§ 99 Desde antiguo ha sido una práctica en las comuni­ dades convocar por medio de campanas a los cristianos a la asamblea litúrgica, o alertarlos por algún suceso local importante. El repique de campanas es una expre­ sión de los sentimientos del Pueblo de Dios cuando se regocija o se angustia, cuando presenta acciones de gracias o peticiones, cuando se reúne y mani­ fiesta el misterio de su uni­ dad en Cristo.

Las campanas

-87-

del misterio litúrgico


-

Edificada con Piedras Vivas -

La

f u n c i ó n d e l a i g l e s ia e n o t r a s

CELEBRACIONES LITÚRGICAS La iglesia es el lugar para la celebración de todos los sacramentos

§100 La iglesia es el espacio para la celebración de los otros sacramentos, además de la Eucaristía. Aunque hay que conservar la atención principal sobre la asamblea eucarística y la unidad e integridad del edificio como un todo, el diseño de la iglesia también debe acomodarse a las necesi­ dades de esas otras celebraciones.

L os ritos de I nicia ción El Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía

§ 101 A través de las aguas del Bautismo, los cristianos son sepultados con Cristo y resucitados a una vida nueva con él; son hechos partícipes de la misma vida de Dios y miem­ bros del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, y son regenerados y purificados del pecado. En la Confirmación reciben el sello del Espíritu Santo, y su iniciación se completa finalmente por su participación en la Eucaristía. Las necesidades espe­ cíficas de espacio para la celebración del Bautismo y la Eu­ caristía se tratan en las primeras secciones de este capítulo.

88-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

L as Ó rdenes S agradas § 102 En el sacramento del Orden, se establece y plenifica el ministerio de la Palabra y los sacramentos. Comúnmente el sacramento se celebra en la catedral, pero también puede celebrarse en la parroquia local; por eso, la planeación de la iglesia debe incluir un espacio para las postraciones y las acciones litúrgicas fundamentales, como la imposición de manos, la unción y la entrega de los vasos sagrados.

Incluir un espacio para las postraciones y las acciones litúrgicas fundamentales del sacramento del Orden

E l sacramento de la P enitencia o R econcilia ción 133 §103 En el sacramento de la Penitencia, Dios perdona los pecados y, a través del ministerio de la Iglesia, restaura la relación quebrantada. El Ritual de la Penitencia no descri­ be un lugar específico para la celebración del sacramento, excepto al decir que debe ser en el espacio “prescrito por la ley”134. El Código de Derecho Canónico designa una igle­ sia u oratorio como “el lugar propio” para la celebración del '“ Conviene tener en cuenta lo que señalaSacramentum Caritatis, 22 de febrero, 2007, en el n. 2 1 : “... es cometido pastoral del obispo promover en su propia diócesis una firme recuperación de la pedagogía de la conversión que nace de la Eucaristía, y fomentar entre los fieles la confesión frecuente. Todos los sacerdotes deben dedicarse con gene­ rosidad, empeño y competencia a la administración del sacramento de la Reconcilia­ ción” (nota del editor). IMC ongregación para el C ulto D ivino, Ritual de la Penitencia (RP), 1975, n. 12: “El sacramento de la Penitencia se administra en el lugar y sede establecidos por el Dere­ cho”.

-89 -

El lugar para la Reconciliación debe incluir rejilla y posibilidad de confesión cara a cara


-

Edificada con Piedras Vivas -

sacramento de la Penitencia135 y dice que se requiere una rejilla entre el penitente y el confesor, para asegurar el ano­ nimato de aquellos que lo deseen136. El canon 964 pide que las Conferencias Episcopales emitan normas más específi­ cas. Los obispos de los Estados Unidos han indicado que el lugar para la confesión sacramental debe ser visible y acce­ sible, que tenga una rejilla fija, y que permita la confesión cara a cara para aquellas personas que así lo deseen137.

El lugar de la Reconciliación puede ayudar al camino de la Penitencia

§ 104 Mediante su diseño, mobiliario y ubicación dentro del recinto de la iglesia, el lugar para la reconciliación pue­ de ayudar a los penitentes en el camino de la contrición y el dolor por el pecado, y para proclamar su reconciliación con Dios y con la comunidad de fe.

Cualidades del espacio para la Reconciliación sacramental

§105 Al planear el área para la Reconciliación, las parro­ quias deben contar con un lugar a prueba de sonido, que tenga un asiento para el sacerdote y un reclinatorio y una 135 CIC,

c. 964 § 1: “El lugar propio para oír confesiones es una iglesia u oratorio”. '16Ibid., c. 964 § 2: “Por lo que se refiere a la sede para oír confesiones, la Conferencia Episcopal dé normas, asegurando en todo caso que existan siempre en lugar patente confesionarios provistos de rejillas entre el penitente y el confesor que puedan utilizar libremente los fieles que así lo deseen”. 137 Legislación complementaria aprobada en la reunión de la NCCB (C onferencia N a ­ cional de O bispos C atólicos ) en noviembre de 1999: “La C onferencia N acional de O bispos Católicos , de acuerdo con las prescripciones del canon 964 y del rito litúrgico aprobado, decreta por la presente las normas siguientes que rigen el lugar para las confesiones sacramentales: Se debe facilitar un lugar para las confesiones sacramen­ tales que sea claramente visible, verdaderamente accesible, y provisto de una rejilla fija entre el penitente y el confesor. También se deben considerar los casos en que el penitente desee confesarse cara a cara”. -90-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

silla para el penitente. Como el rito incluye la lectura de la Sagrada Escritura, el espacio debe también incluir una Bi­ blia138. Obras artísticas apropiadas: un crucifijo, como sím­ bolo de la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, iconos o imágenes alusivas al Bautismo o a la eucaristía, o imágenes bíblicas acerca del amor reconciliador de Dios, ayudan a realzar la atmósfera de oración.

Una iluminación cálida y amable da la bienvenida a los penitentes que buscan la ayuda de Dios, y alguna forma de amplificación de voz, así como letreros en braille, pue­ den ayudar a las personas con discapacidades auditivas o visuales. Para la confesión en las celebraciones penitenciales comunitarias, especialmente en Adviento y en Cuaresma, se necesitarán algunas salas o espacios adicionales.

E

l r it o d e l

M

a t r im o n io

§106 El Ritual del Matrimonio cristiano no contiene instruc­ ciones sobre necesidades de espacio para la celebración: se nsRP, n. 17: “A continuación, si es oportuno, el sacerdote o el mismo penitente lee un texto apropiado de la Sagrada Escritura. Esto lo puede hacer también el penitente mientras se prepara para la celebración del sacramento. Por la Palabra de Dios, en efecto, el fiel recibe luz para conocer sus pecados, se siente llamado a convertirse y a confiar en la misericordia de Dios”. -

91 -

E l ritual no contempla espacios peculiares para la celebración


-

Edificada con Piedras Vivas -

centra en el consentimiento que dan la novia y el novio; en el ambón desde el cual se proclama la Palabra de Dios, y en el altar donde la pareja comparte el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Misa nupcial. Es recomendable tomar en cuenta las procesiones de entrada y salida en la disposición del mobiliario

§ 107 Las opciones en el Ritual del Matrimonio prevén una procesión del sacerdote y los ministros hacia la entrada de la iglesia para recibir al cortejo nupcial, seguida de la procesión de entrada, o el ingreso del cortejo nupcial por el pasillo para encontrarse con el sacerdote celebrante ante el altar. Algunos organizadores han experimentado acomo­ dando los asientos de modo que eliminan el pasillo central y dejan dos pasillos laterales. Aunque este plan puede ser útil por permitir a la asamblea estar directamente frente al altar y al sacerdote, es un reto para las parroquias idear cómo hacer las procesiones de entrada y de salida, especialmente durante las procesiones de boda, cuando todos desean tener el mismo acceso visual del cortejo nupcial.

Es muy útil una grada sacramental

§108 Si se acostumbra sentar a los novios en el presbi­ terio, su diseño debe ser suficientemente espacioso como para permitir el arreglo de asientos y reclinatorios sin invadir el mobiliario principal del presbiterio. Muchos grupos étnicos e iglesias locales tienen costumbres adi­ cionales para la celebración del Matrimonio que pueden ser aceptadas y adaptadas, siempre y cuando conserven el espíritu de la liturgia139.

139 Aconsejamos,

como muy útil para estos efectos, que se deje un espacio intermedio (grada sacramental o presantuario) entre el presbiterio y la nave (nota del editor).

-92-


-

E

l

R

it o d e la

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

U n c ió n

de lo s enferm os

§ i 09 El Ritual de la Unción de los enfermos y de su atención pastoral, prevé la celebración comunitaria del sa­ cramento en una iglesia parroquial o capilla. Como se ha visto anteriormente140, la iglesia debe ser de fácil acceso para los que tienen discapacidades, incluyendo a los que utilizan silla de ruedas y a los que necesitan llevar apara­ tos de respiración. Como muchos de los que serán ungidos podrían es­ tar incapacitados para acercarse al sacerdote, la parroquia debe brindar un área en la que el sacerdote pueda acercarse con facilidad y decoro a las personas con discapacidades. A menudo esto es posible si una sección de la iglesia tiene asientos movibles en vez de fijos.

L as E

x e q u ia s c r is t ia n a s

§ 110 La Ordenación de las exequias señala los ritos que marcan la etapa final del recorrido iniciado por el cristiano en el Bautismo. La estructura de los ritos actuales datan de “la Roma cristiana donde [había] tres ‘etapas’ o ‘estacio­ nes’ [durante el rito de exequias] unidas por dos procesio­ nes” la primera iba de la casa del difunto a la iglesia, y la segunda, de la iglesia al lugar de la sepultura141. Mientras que en el rito actual se conserva la procesión de los dolien­ tes que acompañan al difunto a la iglesia, en la mayoría de 140 Cfr.

partes adicionales de este documento donde se trata sobre accesibilidad, nn. 42, 59, 61, 67, 74, 8 6 , 103, 105, 208-214 y 247.

141 C ongregación para el C ulto D ivino, C omisión Internacional para el I nglés en la L iturgia , O rder o f Christian Funerals (OCF), 1985, 1989, n. 42: “Las procesiones

siguen teniendo un significado especial en las celebraciones de las exequias, como en la Roma cristiana, donde los ritos exequiales constaban de tres ‘etapas’ o ‘estacio­ nes’ unidas por dos procesiones. Los cristianos acompañaban el cuerpo en su último recorrido. Desde la casa del difunto la comunidad cristiana se dirigía a la iglesia can­ tando salmos. Cuando concluía la celebración en la iglesia, el cuerpo era llevado en procesión solemne al sepulcro o tumba. Durante la procesión final los congregados cantaban salmos de alabanza al Dios de misericordia y redención, así como antífonas que confiaban al difunto bajo el cuidado de los ángeles y de los santos. La liturgia exequial reflejaba el recorrido de la vida humana, el peregrinaje cristiano a la Jerusalén celestial”. -

93

-

Facilitar un área para que el sacerdote pueda acercarse a los enfermos


1 Edificada con Piedras Vivas —

-

los lugares de Estados Unidos el cortejo fúnebre de auto­ móviles es más común que la procesión a pie.

Relación de las Exequias con el Bautismo

§111 Como el recorrido de fe del difunto comenzó por el Bautismo, es apropiado que haya una asociación física en­ tre la fuente bautismal y el espacio para el rito de exequias. “En el acto de recibir el cuerpo, los miembros de la comu­ nidad reconocen al difunto como uno de ellos: como uno a quien se le dio la bienvenida en el Bautismo, y que ocupó un lugar en la asamblea”142. Con los símbolos bautismales del agua, la luz y el ataúd, la comunidad doliente se prepara para la “liturgia en donde se pide que el difunto sea partí­ cipe del banquete celestial prometido para él y para todos aquellos que han sido (bautizados en Cristo)”143.

Prever

§112 Al proyectar la ubicación de los asientos, se debe considerar el tamaño del ataúd y la ubicación del Cirio pascual durante las exequias, así como la presencia de las

los lugares para el ataúd o las cenizas y para el

w lbid., n. 131: “Debido a que la iglesia es el lugar donde la comunidad de fe se reúne para el culto, el rito de la recepción del cuerpo en la iglesia tiene gran significado. La iglesia es el lugar donde se inicia la vida cristiana en el Bautismo, se nutre en la Eucaristía, y donde la comunidad se congrega para encomendar uno de sus miembros difuntos al Padre. La iglesia es al mismo tiempo un símbolo de la comunidad y de la liturgia celestial, anticipada en la celebración litúrgica. En el hecho de recibir el cuerpo, los miembros de la comunidad reconocen al difunto como uno de ellos, como uno que fue recibido en el Bautismo y que tuvo un lugar en la asamblea. Por medio del uso de diversos simbolos bautismales, la comunidad manifiesta la reverencia debida al cuerpo, templo del Espíritu, y de esta manera se prepara para la liturgia exequial, en la que pide la participación en el banquete celestial prometido al difunto y a todos que han sido lavados en las aguas de la regeneración y marcados con el signo de la fe”. 141Ibid.

Cirio Pascual

-

94-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

cenizas cuando se ha efectuado la cremación antes de la misa exequial. Un buen proyecto asegurará que las puertas y los pasillos sean lo suficientemente anchos para que los portadores del ataúd puedan llevarlo con facilidad. §113 La posibilidad de celebrar la misa de exequias en presencia de los restos cremados requiere de un lugar digno donde estén las cenizas durante la Misa144. Para evitar el uso ritual de vasijas improvisadas o algún otro recipiente inapropiado, las parroquias pueden conseguir urnas bien diseñadas o vasijas nobles sobre un pedestal donde han de permanecer durante las exequias.

Conviene tener un recipiente

§114 Los ritos exequiales permiten velar al difunto en la iglesia145. Si ésta es la práctica, es apropiado velar el cuerpo en el bautisterio, en el atrio, o en algún lugar digno de la iglesia que no interfiera con la vida litúrgica normal de la parroquia.

La velación de difuntos en la parroquia

La L

it u r g ia d e l a s

H

digno para las cenizas durante la celebración

oras

§ 115 La Liturgia de las Horas es la oración pública diaria de la Iglesia. Al reconocer la importancia de la Liturgia de las Horas en la vida de la Iglesia146, muchas parroquias están redescubriendo la belleza espiritual de las Horas y están in­ cluyendo Laúdes o Vísperas en su vida litúrgica cotidiana. Aunque no hay requisitos de espacio específicos para la celebración de las Horas, los puntos centrales de la ce­ lebración son la Palabra de Dios y la propia congregación 144 Cfr.

OCF, Apéndice 2, que se refiere al indulto para los Estados Unidos y las normas rituales que rigen la presencia de los restos cremados en la Misa de exequias, así como la colocación reverente de los restos cremados. 145 OCF, n. 55: “Se puede celebrar la vigilia en la casa del difunto, en una agencia, sala, o capilla ardiente funeraria, o en algún otro lugar adecuado. También puede celebrarse en la iglesia, pero durante un tiempo oportuno antes de la liturgia de Exequias, para que esta última no se extienda demasiado ni se repita la liturgia de la Palabra”. 146C ongregación para el C ulto D ivino , P rin cipios y norm as gen erales de la L itu rg ia de las Horas, 2 de febrero, 1971, n. 20: “La Litu rgia de las H oras, como las demás

acciones litúrgicas, no es una acción privada, sino que pertenece a todo el cuerpo de la Iglesia, lo manifiesta e influye en él”. - 95 -

La Liturgia de las Horas


-

Edificada con Piedras Vivas -

que ora. Un área con asientos movibles puede facilitar la oración de un grupo pequeño dividido en coros alternados. La importancia de la música en las celebraciones pú­ blicas de las Horas sugiere que el lugar designado para la celebración permita el acceso del equipo necesario para los músicos, particularmente para los cantores y los instrumen­ tistas que acompañan a la comunidad en su canto.

La c e l e b r a c ió n d o m in ic a l

e n a u s e n c ia d e l s a c e r d o t e

§116 La celebración de la Eucaristía es la norma para las asambleas dominicales. Sin embargo, la disminución en el número de sacerdotes dificulta o imposibilita que esto ocurra semanalmente en algunas comunidades. Cuando la celebración de la Misa dominical no es posible en una pa­ rroquia en particular, y la comunidad no tiene ninguna otra alternativa razonable, el Ordinario del lugar puede permitir la celebración de la liturgia de la Palabra o de la Liturgia de las Horas o alguna de éstas combinada con la distribución de la Comunión147. Cuando una comunidad se reúne para la celebración dominical en la que el sacerdote no está presen­ te, el diácono que preside guía la oración de la comunidad desde la sede presidencial en el presbiterio148. Si es un laico-quien preside, puede guiar la oración desde un asiento puesto fuera del presbiterio149.

Celebraciones en ausencia del sacerdote. El laico que eventualmente presida no debe usar la sede del presbiterio

de Liturgia de la C onferencia N acional de O bispos C atólicos, Sunday Celebrations in the Absence o f a Priest: Leader‘s Edition, 1993, n. 14: “Es responsabi­ lidad del obispo diocesano, después de haber oído el parecer del consejo presbiteral y, si es conveniente, de otros órganos consultivos, decidir si pueden tenerse celebraciones dominicales en ausencia de presbítero manera ocasional o regular en la diócesis propia. El establece las normas generales y particulares para tales celebraciones. Estas deben ser tenidas solamente cuando y donde sea aprobado por el obispo y únicamente bajo el ministerio pastoral de un sacerdote que tenga la responsabilidad de la comunidad particular”. m Ibid., n. 19: “Cuando un diácono preside una celebración dominical en ausencia de presbítero, lo hace de la manera acostumbrada en lo que se refiere a los saludos, las oraciones, la lectura del evangelio y la homilía, la distribución de la Comunión, así como a la despedida y la bendición. El usa las vestiduras propias de su ministerio, es decir, el alba con la estola, y, como las circunstancias lo aconsejan, la dalmática. El utiliza la sede presidencial”. 149Ibid., n. 24: “El laico usa una vestidura que sea apropiada para su función, o la vesti­ dura prescrita por el obispo. Un laico no utiliza la sede presidencial”.

H7Cfr. C omité

-

96-


-

El lu g ar

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

para lo s san to s óleos

§ 117 El óleo consagrado (crisma) para la Iniciación, la Ordenación y la Dedicación de las iglesias, así como los óleos bendecidos de los enfermos y de los catecúmenos, tradicionalmente se guardan en un armario especial o re­ positorio150. Estos óleos consagrados o bendecidos por el obispo en la Misa Crismal merecen un cuidado especial de la comunidad a la que han sido confiados151. El estilo del ar­ mario puede tener diversas formas. Una iglesia parroquial puede escoger un nicho sencillo, seguro y digno, en el bau­ tisterio o en la pared del presbiterio, o una pequeña caja para los óleos. Las catedrales responsables del cuidado y de un su­ ministro posterior de estos óleos, necesitan de un armario más grande. Debido a que la luz brillante o las altas tempe­ raturas pueden acelerar el proceso de descomposición, las parroquias elegirán una ubicación que ayude a conservar la frescura del óleo.

Un lugar seguro, digno y que ayude a preservar la frescura de los óleos

La construcción de la iglesia es símbolo de la edificación de la Iglesia viva de Dios

Cfr. C ongregación para el C ulto D ivino , D irectorio p a ra las celebraciones d o m in i­ cales en espera de presb íte ro , 1988, n. 40. 150C ongregación para el C ulto D ivino , C onferencia N acional de O bispos C atólicos , Book o f Blessings (BB), 1988, n. 1125: “Los óleos que se utilizan para la celebración de los sacramentos de Iniciación, Orden y Unción de los enfermos, de acuerdo con la antigua tradición se guardan reverentemente en un lugar especial en la iglesia. Este depósito debe ser seguro y estar protegido por una cerradura”. 151CIC, c. 847 § 2: “El párroco debe obtener los óleos sagrados del propio obispo y guar­ darlos con diligencia en lugar decoroso”. -97-


Edificada con Piedras Vivas —

el Ritual de la Dedicación de Iglesias y de Altares describe los ritos para colocar la primera piedra, en la construcción de la iglesia, para la dedicación de una iglesia que ya está en uso y para la bendición de una iglesia y un altar152. Estos rituales sirven como recurso fundamental para quienes par­ ticipan en el diseño y la construcción de iglesias. Así como la Iniciación de una persona en la comuni­ dad cristiana se lleva a cabo por etapas, así la construcción de la iglesia se desarrolla en períodos de tiempo. Los ritos celebrados al inicio del proceso de construcción son “para pedir su bendición a Dios para lograr el buen término del trabajo y para recordar a los fieles que el edificio construido por piedras materiales será una signo visible de la Iglesia viva; la edificación de Dios que está constituida por ellos mismos”153. Cuando la construcción concluye, la iglesia se dedica a Dios con un rito solemne154. La familiaridad con este rito y el contexto de oración que ofrece, ayudará a evitar que el proyecto de la constmcción degenere en una empresa meramente pragmática o funcional. Conviene no utilizar el nuevo altar antes de que se haya dedicado

§119 Puesto que la celebración de la Eucaristía en un nuevo altar después de que ha sido solemnemente ungido, incensado, cubierto e iluminado, es el corazón del rito de la Dedicación155, una iglesia nueva o renovada no debe usarse, en la medida de lo posible, para la celebración de 152RDIA,

c. 5, n. 1, DL, n. 3781, p. 978: “Conviene dedicar a Dios los lugares sagrados o iglesias destinados de manera estable para celebrar los divinos misterios, según el rito de la dedicación de una iglesia, descrito en los capítulos II y III (del R itual de la dedicación de iglesias y de altares), que sobresale por la fuerza de los ritos y de los símbolos. En cuanto a los oratorios, capillas o edificios sagrados que por circunstancias peculiares están destinados sólo temporalmente al culto divino, conviene bendecirlos según el rito que aquí se describe (que se encuentra en el capitulo V del R itual de la

dedicación de iglesias y d e altares)". [51Ibid., c. 1, n. 1, DL, n. 3714, p. 962: “Cuando se empieza la construcción de una nueva

iglesia conviene celebrar un rito para implorar la bendición de Dios sobre la obra y para recordar a los fieles que el edificio de piedras materiales es signo visible de aque­ lla Iglesia viva o edificación de Dios formada por ellos mismos’’. >stIbid., c. 2, n. 2, DL, n. 3723, p. 963: “Y porque la iglesia se construye como edificio destinado de manera fija y exclusiva a reunir al pueblo de Dios y celebrar los sagrados misterios, conviene dedicarla al Señor con un rito solemne, según la antiquísima cos­ tumbre de la Iglesia”. >ssIbid., c. 2, n. 15, DL, n. 3736, p. 966: “La celebración de la Eucaristía es el rito máximo y el único necesario para dedicar una iglesia”. -98-


htív

j . T !T j. ' _ .'1

F - L a Ig lesia y lo s rito s s a g ra d o s que allí s e c e le b r a n -

los sacramentos, hasta después de que de se haya realizado el rito de la Dedicación. Celebrar el rito de la Dedicación cuando el altar ya ha sido usado, es decepcionante y puede reducir el rito a un simbolismo vacío156. La utilización de un altar provisional en el periodo anterior a la Dedicación, es una alternativa viable que puede ayudar a aumentar el anhelo por el día de la dedicación, cuando el nuevo altar re­ cibirá la iniciación ritual que solemnemente lo prepara para la celebración del misterio central de nuestra fe. § 120 Cuando la comunidad parroquial se reúne para la de­ dicación de una nueva iglesia o para celebrar su renovación, ha tomado muchas decisiones, sopesado muchas necesida­ des y superado múltiples desafíos. Por eso, al celebrar el obispo de la diócesis el rito de la Dedicación y recibir la iglesia de su pueblo157, el vínculo entre la Iglesia diocesana y la comunidad parroquial se hace evidente.

'S6Ibid., c. 3, n. 1, DL, n. 3749, pp. 970): “Para que se perciba plenamente la fuerza de los símbolos y el sentido del rito, la inauguración de una nueva iglesia debe hacerse juntamente con su dedicación; por eso, como antes se dijo, se evitará, en lo posible, celebrar la Misa en la nueva iglesia antes de dedicarla (cfr. c. II, nn. 8 , 15 y 17). Sin embargo, cuando se dedican iglesias en las cuales ya se acostumbra celebrar los sagrados misterios, se utilizará el rito que se propone a continuación”. Cfr. RDLA, c. 4, n. 13, DL, n. 3763, p. 974: “Puesto que el altar llega a ser sagrado ante todo por la celebración eucarística, para conservar la verdad de las cosas se evitará celebrar la Misa en el nuevo altar antes de su dedicación, de tal manera que la Misa de la dedicación sea también la primera Eucaristía que se celebra en ese altar”. [51Ibid., c. 2, n. 33: “Al llegar a la puerta de la iglesia, se detienen. Los delegados de quie­ nes edificaron la iglesia (fieles de la parroquia o de la diócesis, donantes, arquitectos, obreros) hacen entrega del edificio al obispo, presentándole, según las circunstancias, o las escrituras de posesión del nuevo edificio, o las llaves, o el plano del edificio, o el libro que describe la marcha de la obra con los nombres de quienes la dirigieron y de los obreros”.

- 99-

La Dedicación hace evidente los vínculos de la diócesis con la comunidad parroquial


-

La Unción de las paredes y el encendido de sus velas

Edificada con Piedras Vivas -

§ 121 Como señala el Ritual de la dedicación, las paredes de la iglesia pueden ungirse con el santo crisma en cuatro o doce lugares, dependiendo del tamaño y el diseño de su es­ tructura. Estos puntos pueden marcarse con cruces hechas de piedra, latón u otro mate­ rial apropiado, o grabadas en las mismas paredes. Bajo cada una de estas cruces, se debe fi­ jar en la pared, un soporte para una pequeña vela158. Estas velas deben encenderse durante el rito de iluminación en la Dedicación, en los aniversarios de la Dedicación y en otras ocasiones solemnes.

E l A ño l i t ú r g i c o : ORNAMENTACIÓN EN LOS TIEMPOS LITÚRGICOS Durante el Año litúrgico, la Iglesia hace presente el misterio de Cristo.

§ 122 Durante el Año litúrgico la Iglesia despliega el mis­ terio de Cristo, desde su encamación y nacimiento, pasando por su pasión, muerte y resurrección, hasta su ascensión, el día de Pentecostés, y la espera de su glorioso advenimiento. En la celebración de estos misterios, la Iglesia hace presen­ tes estos sagrados acontecimientos para la gente de todos los tiempos159. 158¡bid.,

c. 2, n. 22, DL, n. 3743, p. 969: “Debajo de cada cruz se colocará un pequeño candelabro con su cirio, el cual se encenderá oportunamente”. 159SC, n. 102: “La santa madre Iglesia considera deber suyo celebrar con un sagrado recuerdo en días determinados a través del año la obra salvífica de su divino Esposo. Cada semana, en el día que llamó 'del Señor’, conmemora su Resurrección, que una vez al año celebra también, junto con su santa Pasión, en la máxima solemnidad de la Pascua. Además, en el círculo del año desarrolla todo el misterio de Cristo, desde la Encar­ nación y la Navidad hasta la Ascensión, Pentecostés y la expectativa de la dichosa esperanza y venida del Señor. Conmemorando así los misterios de la Redención, abre las riquezas del poder santifica­ do r y de los méritos de su Señor, de tal manera que, en cierto modo, se hacen presentes en todo tiempo para que puedan los fieles ponerse en contacto con ellos y llenarse de la gracia de la salvación”. - 100-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran

-

§ 123 Adornar o no la iglesia según los tiempos litúrgicos y las fiestas, realza la conciencia de la naturaleza festiva, solemne o penitencial de esos tiempos. La mente y el co­ razón de las personas reaccionan ante los sonidos, imáge­ nes y fragancias de los tiempos litúrgicos, que se combinan para crear impresiones poderosas y duraderas de las ricas y abundantes gracias, peculiares de cada uno de los tiempos.

La conciencia de cada tiempo litúrgico se realza por la decoración

§ 124 Los proyectos para la ornamentación en cada tiem­ po litúrgico deben incluir otras áreas, además del presbi­ terio. Las decoraciones deben proyectarse para conducir a la gente a la verdadera naturaleza del misterio celebrado, más que como un fin en sí mismas. Las flores naturales, las plantas, las guirnaldas y las colgaduras de tela, así como otros objetos propios del tiempo pueden colocarse para dar realce a los principales focos de atención de la liturgia. El altar debe permanecer despejado y libre, sin estar encerrado con arreglos florales monumentales o con el nacimiento navideño. Los pasillos en el atrio, la nave y el presbiterio de­ ben estar despejados.

Las decoraciones deben conducir al misterio celebrado en la liturgia

§ 125 Los adornos se mantienen durante todo el tiempo litúrgico. El Tiempo de Navidad comienza con la Misa ves­ pertina de la vigilia de Navidad y termina con la fiesta del Bautismo del Señor; por eso, la colocación y el retiro de los adornos navideños debe coincidir con estas celebraciones. Como el Tiempo Pascual dura cincuenta días, la planeación debe considerar formas de conservar dignamente la decoración hasta el quincuagésimo día (Pentecostés).

Los adornos deben coincidir con los Tiempos litúrgicos

§126 En el curso del Año litúrgico, las fiestas y memo­ rias de nuestra Señora y de los santos de especial importan­ cia para la parroquia, dan la oportunidad de manifestarles devoción adornando sus imágenes con arreglos florales o plantas de buen gusto.

Los arreglos en las fiestas de la Virgen o de los santos

- 101

-


-

Edificada con Piedras Vivas -

En el arte de los textiles se recomienda el uso de imágenes más que de palabras

§127 El arte textil en forma de estandartes procesionales y colgantes, puede ser una manera efectiva de transmitir el espíritu del tiempo litúrgico, especialmente a través del uso del color, la forma, la textura y las figuras simbólicas. El uso de imágenes, en vez de palabras, está más de acuerdo con este medio.

La corona de adviento, etcétera

§ 128 Los objetos como la corona de Adviento160, el Naci­ miento161 y otros recursos tradicionales de los tiempos, si son proporcionales al tamaño y espacio del conjunto, pue­ den favorecer la oración y la comprensión de la comunidad parroquial.

Los arreglos naturales nos recuerdan el regalo de la vida que Dios nos ha dado

§ 129 Usar flores y plantas naturales, en vez de artificiales, sirve como recordatorio del regalo de la vida que Dios ha dado a la humanidad. La planificación del uso de plantas y flores debe con­ siderar no sólo su obtención y ubicación, sino también el cuidado continuo necesario para mantenerlas vivas.

L a I glesia y la P iedad popular La Piedad popular en conformidad con las normas de la Iglesia

§130 A lo largo de la historia y en una enorme variedad de culturas, se ha desarrollado en la Iglesia una rica herencia de expresiones de piedad popular que honran a Cristo, a la santísima Virgen María y a los santos. Las devociones populares “expresan y nutren el espíritu de la oración”162, y han de ser alentadas cuando están en conformidad con las normas de la Iglesia y se derivan y conducen a la liturgia163. l60Cfr. BB, n. 1512. 161Ibid ., d. 1544. '“ C ongregación

para los O bispos, Directorio para el ministerio pastoral de los obispos, 1974, n. 91: “Un celo sano por la promoción de la vida litúrgica conlleva el deseo de preservar, fomentar e incluso propagar aquellos ejercicios de piedad que expresan y alimentan el espíritu de oración. Esto es verdadero sobre todo si están impregnados de la Escritura y la liturgia sagradas, si tienen su origen en los corazones de los santos o si durante mucho tiempo han atestiguado la fe y la piedad tradicionales”. 163SC, n. 13: “Se recomiendan encarecidamente los ejercicios piadosos del pueblo cris­ tiano, con tal que sean conformes a las leyes y a las normas de la Iglesia, en particular si se hacen por mandato de la Sede Apostólica.

- 102-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran ~

Como ocurre con la liturgia, las devociones tienen ritos que pueden incluir cantos, peticiones, acciones de gracias y posturas comunes. § 131 La oración devocional es otra forma en que la gente puede conducir sus preocupaciones personales hacia Dios, y en la que puede pedir la intercesión de los santos y de otros miembros de la comunidad cristiana. Las imágenes sagradas son importantes no sólo en la oración litúrgica sino también en la oración devocional, porque son sacramentales que ayudan al fiel a concentrar la atención en su oración. El diseño de la iglesia puede hacer mucho para impulsar las devociones, y asegurarse de que favorezcan y refuercen la vida litúrgica de la comunidad, más aue conmetir con ella.

Las devociones son otras formas de oración y pueden favorecer la vida litúrgica

§ 132 El Vía Crucis se originó tempranamente en la historia de la Iglesia. Era costumbre de los fieles seguir el camino

Historia del Via Crucis

Gozan también de una dignidad especial las prácticas religiosas de las Iglesias parti­ culares que se celebran por mandato de los obispos, a tenor de las costumbres o de los libros legítimamente aprobados. Ahora bien, es preciso que estos mismos ejercicios se organicen teniendo en cuenta los tiempos litúrgicos, de modo que vayan de acuerdo con la sagrada liturgia, en cierto modo deriven de ella y a ella conduzcan al pueblo, ya que la liturgia, por su naturaleza, está muy por encima de ellos”.

- 103 ~-

r :

^^ ' A\*fe8L'bl~' ¿¿L t d.jw. /.'rl- —

-

•■■ r.

—*■-»*•>ir.fluü c.

...... .tJiLí-


-

Edificada con Piedras Vivas -

que Cristo recorrió desde la casa de Pilato, en Jerusalén, hasta el Calvario. Conforme pasó el tiempo, los peregrinos de la Ciudad Santa desearon continuar esta devoción al re­ gresar a casa. En el siglo XIV, cuando les fue encomendado a los Franciscanos el cuidado de los santos lugares en Jeru­ salén, ellos promovieron el uso de imágenes que represen­ taban el Camino de la Cruz del Señor.

VIA

CRUCIS

I II III IV V VI VI I VI I I IX X XI X I I XI I I X I V

E sfy C A MI NO

DE

LA

CRUZ S¡2^>

Una devoción que adentra en el misterio de la Pasión y Muerte del Señor

§ 133 Recorridas en comunidad o individualmente, las Es­ taciones del Vía Crucis ofrecen una manera en que los fie­ les pueden entrar más plenamente en la pasión y muerte del Señor, y pueden servir como otra manifestación de la Igle­ sia peregrina en su recorrido de regreso a la casa del Padre. Tradicionalmente las estaciones se han puesto en las pare­ des de la nave de la iglesia y, en algunos casos, alrededor del atrio o incluso en el exterior de la iglesia, practicando la devoción como un verdadero recorrido164.

Es mejor que la disposición no limite al movimiento que caracteriza la devoción

§134 El Via Crucis con sus estaciones goza de una am­ plia tradición. En tiempos recientes algunas parroquias han agrupado las estaciones en un solo lugar. Sin embargo, aun­ que tal disposición pueda ser cómoda, no es deseable por­ que elimina el espacio para el movimiento, que caracteriza esta devoción como un “camino” de la cruz.

Con frecuencia, las iglesias tienen imágenes además de las cruces que marcan las ca­ torce o quince estaciones. Aunque las representaciones de la Pasión son deseables, sólo las cruces son necesarias. Las imágenes que acompañan a las cruces son opcionales.

- 104-


-

Las

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

im á g e n e s s a g r a d a s

§ 135 La práctica de in­ corporar símbolos de la Trinidad e imágenes de Cristo, de su santa Ma­ dre, de los ángeles y de los santos en el diseño de una iglesia refleja el sen­ tido de la comunión y es una fuente de devoción y oración para la comu­ nidad parroquial y debe ser parte del diseño de la iglesia165. Estas imágenes se pueden encontrar en vitrales, frescos y murales, así como en esculturas e iconos. Con frecuencia tales imágenes representan escenas de la Biblia o de la vida de los santos, y pueden ser una fuente de ins­ trucción, catequesis y piedad. Y puesto que la Eucaristía reúne el cuerpo de Cristo, incluyendo a aquellos que no están físicamente presentes, el uso de imágenes en la iglesia nos recuerda que estamos unidos a todos los que se han ido antes que nosotros, así como a los que ahora nos rodean166. §136 Al elegir las imágenes y el arte devocional, las pa­ rroquias deben ser respetuosas de la iconografía tradicio­ nal, que hace que éstas imágenes sagradas sean recono­ cidas y veneradas por los fieles. Sin embargo, también se debe tomar en cuenta que la tradición no se limita a imá­ genes en sentido literal. María es la Madre de Jesús, pero, además, también es un icono de la Iglesia, discípula del Señor, mujer redimida y liberadora. Ella es la Inmaculada l65Cfr. BE, n. 1092: “Para que los fieles puedan contemplar más profundamente el miste­ rio de la gloria de Dios, que fue reflejada en la faz de Jesucristo y que resplandece en sus santos, y para que estos mismos fieles sean ‘luz en el Señor’, la madre Iglesia los invita a venerar piadosamente las imágenes sagradas”. ,6ÓSAC. n. 41: .la iconografía religiosa se ha de orientar a la mistagogia sacramental. Un conocimiento profundo de las formas que el arte sacro ha producido a lo largo de los siglos puede ser de gran ayuda para los que tienen la responsabilidad de encomen­ dar a arquitectos y artistas obras relacionadas con la acción litúrgica” (nota del editor). - 105 -

Las imágenes nos recuerdan la comunión de los sanios, son fuente de instrucción y devoción

Las imágenes pueden ayudar a conducir a los fieles hacia las más profundas realidades de fe y esperanza


-

Edificada con Piedras Vivas —

Concepción, patrona de los Estados Unidos y Nuestra Se­ ñora de Guadalupe, patrona de toda América. Otros símbolos como el crucifijo, iconos o imáge­ nes de los santos patronos, pintados de diversas maneras, pueden también conducimos hacia las más profundas rea­ lidades de fe y esperanza, en cuanto nos conectan con las historias detrás de la imagen167. §137 La colocación de las imágenes puede ser un desa­ fío, especialmente cuando forman parte de una comunidad parroquial particular muchas tradiciones culturales con su propia vida de piedad y sus prácticas particulares. Se reco­ mienda moderación en el número y el realce de las imáge­ nes sagradas168 para ayudar a la gente a concentrarse en la acción litúrgica que se celebra en la iglesia. Tener nichos especiales para las esculturas o los ico­ nos puede permitir la exposición de muchas imágenes a lo largo del año. Algunas parroquias designan un área a manera de “santuario” para cuando una imagen, como la de un santo está siendo venerada en su día festivo, o en alguna fecha en particular o durante un periodo de tiempo.

Sugerencias para la colocación de las imágenes

§ 138 Es importante que las imágenes de la iglesia muestren a los santos a los que actualmente se les tiene devoción en la parroquia. Es particularmente deseable que se exponga apropiadamente una imagen significativa del santo patrono de la iglesia, así como una imagen de María, la Madre de Dios, como señal de su papel único dentro del plan de la salvación. Conforme pasa el tiempo y cambia la demogra­ fía, los santos que alguna vez fueron objeto de veneración7

Mostrar sensibilidad a la piedad de los fieles

IS7 Cfr. BE, n. 1092, citando el C oncilio de N icea II, Act. VII, como aparece en Mansi XIII, 378 y en Denzinger-Schóenmetzer, n. 601: “Las imágenes, en efecto, no sólo traen a la memoria de los fieles a Jesucristo y a los santos que representan, sino que en cierta medida los ponen ante sus ojos: ‘Cuanto mayor es la frecuencia con que se miran las imágenes tanto más los que las contemplan se sienten atraídos hacia el recuerdo y deseo de sus originales’ 168 SC, n. 125: “Manténgase firmemente la práctica de exponer imágenes sagradas a la veneración de los fieles; con todo, que sean pocas en número y guarden entre ellas el debido orden, a fin de que no causen extrañeza al pueblo cristiano ni favorezcan una devoción menos ortodoxa”. -

106

-


-

La Iglesia y los ritos sagrados que allí se celebran -

por muchos fieles podrían ser en otro tiempo venerados tan sólo por unos cuantos. Cuando esto sucede, estas imágenes pueden retirarse, cuidando la sensibilidad respecto a la pie­ dad de los fieles y al impacto en el edificio.

C o n c l u s ió n

§139 En este capítulo, las acciones litúrgicas de la Iglesia proporcionan directrices para la construcción de una igle­ sia. Debe darse cabida a la diversidad en la piedad de la comunidad, que va desde el culto primordial de la Euca­ ristía hasta las devociones populares. El complejo equili­ brio entre todos estos factores y de quienes participan en ellos, es la dimensión más importante para la educación, planeación y ejecución de un plan de construcción para una comunidad. El siguiente capítulo será una reflexión acerca del uso de las artes y la importancia de la planeación para su correcta y oportuna ubicación dentro del proceso de diseño.

- 107 -

L

Las necesidades litúrgicas definen el diseño de la construcción de una iglesia


C apítulo 3

E l tr ab a jo e n n u e s t r a s m a n o s : EL ARTE Y LOS ARTISTAS A YUDANDO a la I g l e s ia e n la o r a c ió n

§ 140 Cuando el Pueblo de Dios se reúne para orar, ocurre lo más íntimo y omniabarcante de toda su vida juntos: en el momento en que tocan, prueban, huelen, escuchan o ven, comparten realidades ocultas que de otra manera permane­ cerían imperceptibles. Adoran juntos la santidad de Dios y expresan la vida eterna que Dios les ha otorgado. Dios los nutre como comunidad y los santifica a través del uso de signos perceptibles ordinarios como el agua, el aceite, el pan y el vino transformados por su gracia extraordinaria. El lugar donde Dios reúne a su pueblo, lo arrastra po­ derosamente a la comunión y, con su belleza, expresa la profunda santidad de Dios. Este es el lugar que los mueve a reconocer la imagen divina en la que han sido creados, ahora restaurada en Cristo. “De la grandeza y hermosura de las creaturas se llega, por analogía, a su Autor”169.

La iglesia como lugar que mueve a reconocer la imagen divina

§141 A través de la historia de la Iglesia, ha existido una tensión dinámica entre la continuidad de la expresión

Tensión entre modernidad y tradición en el arte para el culto

169Sab 13, 5; cfr. 13,3. - 109-


-

Edificada con Piedras Vivas -

artística tradicional y la necesidad de articular la fe en formas apropiadas para cada tiempo y cultura diversos. La Iglesia ha procurado en cada época involucrar a los mejores artistas y arquitectos contemporáneos para dise­ ñar los lugares de culto que han acogido a la asamblea y desvelado la presencia del Dios vivo. En el pasado, el diálogo entre la Iglesia y el artista dio como resultado un matrimonio entre la fe y el arte, que produjo lugares subli­ mes de oración, edificios de imponente hermosura y trans­ cendente belleza, y humildes espacios de culto que, en su simplicidad, inspiran el sentido de lo sagrado.

El papel El arte es un medio de traer lo divino al mundo humano

d e l a r t e r e l ig io s o

§142 En el lugar de oración de la comunidad cristiana, el arte evoca y glorifica “el Misterio trascendente de Dios, Be­ lleza sobre eminente e invisible de Verdad y de Amor, ma­ nifestado en Cristo”170. Por lo tanto, la “Iglesia encomienda al arte un papel de mediación de forma casi análoga, a la mediación sacerdotal o, mejor, semejante a la escalera de l70CCE, n. 2502; cfr. ibid., nn. 1156-1162; SC , n. 122: “Entre las actividades más nobles del ingenio humano se cuentan, con ra2 Ón, las bellas artes, principalmente el arte reli­ gioso y su cumbre, que es el arte sacro. Estas, por su naturaleza, están relacionadas con la infinita belleza de Dios, que intentan expresar de alguna manera por medio de obras humanas. Y tanto más pueden dedicarse a Dios y contribuir a su alabanza y a su gloria cuanto más lejos están de todo propósito que no sea colaborar lo más posible con sus obras para orientar santamente los hombres hacia Dios”.

- 110-


-

El trabajo en nuestras manos -

Jacob que baja y sube, o sea, le encomienda la función de traer el mundo divino al mundo humano, al nivel sensible, de su intuición cognoscitiva mediante el uso de los sentidos y su vibración emotiva, para levantar después el mundo hu­ mano a Dios, a su reino inefable de misterio, de belleza y de vida171. § 143 El arte que se escoge para el lugar de culto no es simplemente algo bonito o bien hecho: un añadido para hacer de lo ordinario algo más agradable, ni tampoco es la iglesia un museo para resguardar obras maestras de arte o modelos artísticos. En cambio, las obras de arte tienen principalmente su lugar en la iglesia y son dignas del lugar de culto y realzan la oración litúrgica, devocional y contemplativa para la que están destinadas.

171 P ablo VT, Discurso a la Pontificia Comisión Central para el Arte Sacro en Italia, 17

de diciembre, 1969. -

L

111

-

El verdadero arte


-

El Arte Sacro invita a introducirse en la pasión y resurrección de Cristo

Edificada con Piedras Vivas -

§ 144 La imagen central del cristianismo es la cruz, llamada a recordar la pasión, la resurrección y la gloriosa venida final de Cristo. Cada obra artística o arquitectónica cristiana comparte esta imagen y acoge las incer­ tidumbres del sufrimien­ to y la muerte, la curación y la resurrección, recono­ ciendo que “por sus lla­ gas hemos sido curados”. Dicho arte atrae desde el misterio de la redención un poder único que pro­ voca e invita al mundo a introducirse más profun­ damente en los misterios de nuestra fe. •L A I MA G E N C E N T R A L D E L C R I S T I A N I S M O ES LA CRUZ

El arte y la belleza cristianos son eco del acto creador de Dios

§145 De igual manera, el arte cristiano es producto del “es­ pontáneo gozo espiritual” que reta a los creyentes a com­ pletar el Reino de Dios en el que esperan172. Nacida de un amor contemplativo de Dios, la belleza cristiana proclama algo nuevo y original, manifestándose a sí misma como un eco del acto creador de Dios.

l72Cfr. CCE, nn. 2500-2503 y 2513. - 112 -


El trabajo en nuestras manos -

L O S COMPONENTES DEL ARTE VERDADERO Y DIGNO

§ 146 El arte auténtico se integra con la Iglesia en oración173 porque esos objetos y acciones son “signos y símbolos del mundo sobrenatural”174 y expresiones de la presencia divi­ na. Si bien los gustos personales pueden diferir, tos con­ sejos parroquiales deben utilizar los criterios de calidad y pertinencia al evaluar el arte para el culto. La calidad se percibe sólo por contemplación, alejándose de las cosas, y realmente tratando de comprenderlas, dejando que se co­ muniquen con el espectador. La calidad es evidente en la honestidad y autenticidad de los materiales utilizados, en la nobleza de la forma plasmada en ellos, el amor y el esmero puestos en la creación de una obra de arte, y el sello perso­ nal del artista, cuyo don especial produce un todo armónico y un trabajo bien elaborado.

Sugerencias para reconocer la calidad de una obra de arte

§147 El arte religioso de calidad dirige la atención del espectador hacia el Creador, que está detrás del artista com­ partiendo su propio poder creativo, pues el “divino Artista le otorga al artista humano una chispa de su propia sabidu­ ría incomparable”175. Esto es verdad en la música, la arqui­ tectura, la escultura, la pintura, la cerámica, los textiles y la fabricación de muebles, así como en otras formas de arte que sirven al ambiente litúrgico. La integridad y la fuerza

Otros criterios de juicio.

173 SC,

n. 122 (ver nota 158). n. 1: “Las obras de arte, fruto maravilloso del espíritu humano, unen a los hombres siempre más con su divino Creador y se consideran con razón patrimonio de toda la humanidad. “La Iglesia siempre consideró nobilísima la misión de las artes, y ha pedido continua­ mente que ‘las cosas destinadas al culto sagrado fueran en verdad dignas, decorosas y bellas, signos y símbolos de las realidades celestiales’, y conservó, con todo cuidado, a través de los siglos, su patrimonio artístico”. l75 CArt, n. 1: “Dios ha llamado al hombre a la existencia, transmitiéndole la tarea de ser artífice. En la ‘creación artística’ el hombre se revela más que nunca ‘imagen de Dios' y lleva a cabo esta tarea ante todo plasmando la estupenda ‘materia’ de la propia huma­ nidad y, después, ejerciendo un dominio creativo sobre el universo que le rodea. El ar­ tista divino, con admirable condescendencia, trasmite al artista humano un destello de su sabiduría trascendente, llamándolo a compartir su potencia creadora. Obviamente, es una participación que deja intacta la distancia infinita entre el Creador y la creatura, como señalaba el cardenal Nicolás de Cusa: ‘El arte creador, que el alma tiene la suerte de alojar, no se identifica con aquel arte por esencia que es Dios, sino que es solamente una comunicación y una participación del mism o’ ”. 171OA,

- 113 -


t

- Edificada con Piedras Vivas -

de una pieza de arte, producida individualmente por la la­ bor de un artista, es algo que se debe preferir siempre sobre los objetos producidos de forma masiva. De forma similar, en la construcción de nuevas igle­ sias no existe un patrón estándar para el arte religioso, ni se le debe impo­ ner arbitraria­ mente a ningu­ na comunidad un estilo artís­ tico o arquitec­ tónico de algún tiempo o cultu­ ra particulares. Sin embargo, el patrimonio del arte y la arquitectura sagrados proporcionan un marco de criterio por el cual una parroquia puede juzgar la digni­ dad de las formas y los estilos contemporáneos. Criterios para juzgar la pertinencia de una obra para el culto

§ 148 La pertinencia para la acción litúrgica es el otro crite­ rio para elegir una obra de arte para la iglesia. La cualidad de pertinencia se demuestra por la capacidad que tiene la obra para soportar el peso de misterio, asombro, reverencia y maravilla que la acción litúrgica expresa, y por la manera en que sirve, sin interrumpir la acción ritual que tiene su propia estructura, ritmo y movimiento. Puesto que el arte es revelador -un don de Dios-, un objeto verdaderamente hermoso va “más allá de lo que perciben los sentidos y, penetrando la realidad, intenta interpretar su misterio es­ condido”. Sin embargo, siempre está la experiencia de la distancia insondable que existe entre “el trabajo de sus manos (del artista)” y la “perfección fulgurante” que se vislumbra en el fervor del entrevisto momento creativo de Dios175. El arte utilizado en el culto debe por ello, evocar6* ll6Ibid., n. 6 : “La auténtica intuición artística va más allá de lo que perciben los sentidos y, penetrando la realidad, intenta interpretar su misterio escondido. Dicha intuición brota de lo más intimo del alma humana, allí donde la aspiración a dar sentido a la propia vida se ve acompañada por la percepción fugaz de la belleza y de la unidad mis-

- 114-


El trabajo en nuestras manos -

asombro en su belleza, pero conducir más allá de sí mismo hasta el Dios invisible. Las obras de arte hermosas y atrac­ tivas llevan al Pueblo de Dios hacia una más profunda con­ ciencia de su vida y sus metas como comunidad cristiana, así como de su papel y las responsabilidades que tienen en el mundo*177, en su conjunto. El arte que cumple con estas cualidades es digno de la asamblea cristiana. § 149 El arte dig­ no es un elemento esencial e integral de la belleza sa­ grada de la igle­ sia. A través del uso experto de la proporción, la forma, el color y el dibujo, el arte unifica y ayuda a integrar el lugar de culto con las acciones litúrgicas. Las creaciones artísticas en el lugar de culto inspi­ ran la contemplación y devoción. La escultura, el mobiliario, los vitrales, las vestiduras, las pinturas, las campanas, los ór­ ganos y otros instrumentos musicales, así como las ventanas, las puertas y cada detalle visible y palpable de la arquitectura posee el potencial para expresar plenitud, armonía y resplan­ dor de profunda belleza. teriosa de las cosas. Todos los artistas tienen en común la experiencia de la distancia insondable que existe entre la obra de sus manos, por lograda que sea, y la perfección fulgurante de la belleza percibida en el fervor del momento creativo: lo que logran expresar en lo que pintan, esculpen o crean es sólo un tenue reflejo del esplendor que durante unos instantes ha brillado ante los ojos de su espíritu”. 177 C oncilio V aticano II, Constitución pastoral Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, 7 de diciembre, 1965, n. 62: “También la literatura y el arte son, a su modo, de gran importancia para la vida de la Iglesia. En efecto, se proponen expresar la naturaleza propia del hombre, sus problemas y sus experiencias en el intento de conocerse mejor a sí mismo y al mundo [...]. También las nuevas formas artísticas, que convienen a nuestros contemporáneos según la índole de cada nación o región, sean reconocidas por la Iglesia. Recíbanse en el santuario, cuando elevan la mente a Dios, con expresiones acomodadas y conforme a las exigencias de la liturgia. De esta forma, el conocimiento de Dios se manifiesta mejor y la predicación del Evan­ gelio resulta más transparente a la inteligencia humana y aparece como embebida en las condiciones de su vida".

-115-

L

Cada detalle posee el potencial para expresar plenitud, armonía y profunda belleza


-

Edificada con Piedras Vivas -

E La ética y la espiritualidad del servicio artístico

l a r t is t a d e n t r o d e l a c o m u n i d a d c r i s t i a n a

§ 150 Cuando los artistas son llamados al servicio de la co­ munidad Cristiana, existe una “ética”, “una espiritualidad del servicio artístico”178. La amplitud de su imaginación permite a los artistas comunicar significados profundos y fuertes sentimientos religiosos con gracia y sensibilidad. Este don de Dios se combina con una esmerada educación de los talentos para producir objetos elegantemente trabaja­ dos para el bien de la comunidad y la gloria de Dios. Como el don de profecía, la imaginación religiosa es un poder a través del cual el Espíritu Santo puede mover y hablar. Como resultado, los artistas no siempre confirman una piedad confortable pero, como los profetas de la antigüedad, pueden confrontar al pueblo de Dios con sus faltas y pecados, y cues­ tionar la injusticia de la comunidad y su falta de amor. “Inclu­ so cuando escudriña las profundidades más oscuras del alma o los aspectos más desconcertantes del mal, el artista se hace de algún modo voz de la expectativa universal de redención”179. § 151 Los artistas responden a las exi­ gencias del arte, plasmando de forma estética sus ideas, sentimientos e inten­ ciones, de modo que cuando usan su imaginación, sus intenciones y su vida interior se expresan en su obra. Al co­ laborar con una parroquia, los artistas también expresarán sus intenciones, su fe y la vida de dicha comunidad.

El arte persuade e invita al diálogo con Dios

17S CArt, n. 4: “La diferente vocación de cada artista, a la vez que determina el ámbito de su servicio, indica las tareas que debe asumir, el duro trabajo al que debe someterse y la responsabilidad que debe afrontar. Un artista consciente de todo ello sabe también que ha de trabajar sin dejarse llevar por la búsqueda de la gloria banal o la avidez de una fácil popularidad, y menos aún por la ambición de posibles ganancias personales. Existe, pues, una ética, o más bien una ‘espiritualidad’ del servicio artístico que de un modo propio contribuye a la vida y al renacimiento de un pueblo. Precisamente a esto parece querer aludir Cyprian Norwid cuando afirma: ‘La belleza sirve para entusiasmar en el trabajo, el trabajo para resurgir’ m Ibid., n. -116-

10.


-

El trabajo en nuestras manos -

Una obra de arte verdaderamente digna y bella, puede transformar al artista y a la comunidad a la que está diri­ gida. El dialogo con Dios en el que interviene una obra de arte puede persuadir e invitar; sin embargo, no impone sus significados a los individuos o las comunidades. § 152 Los artistas dispuestos a aceptar encargos destina­ dos a un lugar de culto deben ser respetuosos y apoyar las doctrinas, creencias y prácticas litúrgicas de la Iglesia'80. También deben instruirse acerca de la iconografía y el sim­ bolismo tradicionales del arte cristiano. Los artistas que es­ tén en una genuina búsqueda del sentido de su trabajo y de su vida, encontrarán un hogar para sus almas, pues en el ámbito del cristianismo se plantean las preguntas persona­ les y sociales más vitales. No solo la Biblia proporciona un rico inventario de temas e ideas, sino también los artistas que han visualizado estas historias e imágenes han ofrecido perspectivas únicas en el corazón de la propia revelación y “esta colaboración ha dado lugar a un mutuo enriqueci­ miento espiritual”181.

La Iglesia y los artistas

§ 153 Encargar una obra para la iglesia o para el culto, brin­ da oportunidad a un artista para unir sus dones creativos con la larga historia de artistas que han puesto sus talentos al

El trabajo de los artistas es una cierta imitación sagrada de Dios Creador

lsoSAC. n. 41:“... la iconografía religiosa se ha de orientar a la mistagogia sacramental” (nota del editor). Ibid., n. 13: “La Iglesia, pues, tiene necesidad del arte. Pero, ¿se puede decir también que el arte necesita a la Iglesia? La pregunta puede parecer provocadora. En realidad, si se entiende de manera apropiada, tiene una motivación legítima y profunda. El artista busca siempre el sentido recóndito de las cosas y su ansia es conseguir expresar el mundo de lo inefable. ¿Cómo ignorar, pues, la gran inspiración que le puede venir de esa especie de patria del alma que es la religión? ¿No es acaso en el ámbito religioso donde se plantean las más importantes preguntas personales y se buscan las respuestas existenciales definitivas? De hecho, los temas religiosos son de los más tratados por los artistas de todas las épocas. La Iglesia ha recurrido a su capacidad creativa para interpretar el mensaje evangélico y su aplicación concreta en la vida de la comunidad cristiana. Esta colabo­ ración ha dado lugar a un mutuo enriquecimiento espiritual. En definitiva, ha salido beneficiada la comprensión del hombre, de su imagen auténtica, de su verdad. Se ha puesto de relieve también una peculiar relación entre el arte y la revelación cristiana. [...] Sin embargo, sigue siendo verdad que el cristianismo, en virtud del dogma central de la Encamación del Verbo de Dios, ofrece al artista un horizonte particularmente rico de motivos de inspiración. ¡Cómo se empobrecería el arte si se abandonara el filón inagotable del Evangelio!”. -

117

-


-

Edificada con Piedras Vivas -

servicio de Dios, enriqueciendo el tesoro de arte y arquitec­ tura de la Iglesia. “Los artistas que llevados por su ingenio desean glorificar a Dios en la santa Iglesia, recuerden siem­ pre que su trabajo es una cierta imitación sagrada de Dios creador y que sus obras están destinadas al culto católico, a la edificación de los fieles y a su instrucción religiosa”182. Elegir cuidadosamente a los artistas y después, dejarles la necesaria libertad

§154 La Iglesia necesita del arte y de los artistas para co­ municar el mensaje de Cristo, y los artistas necesitan de la Iglesia para inspirar su investigación del mundo material, su propia vida interior y el tejido de la comunidad. Antes de que un artista sea seleccionado, la parroquia deberá con­ siderar cuidadosamente y evaluar a los artistas y su trabajo, con la ayuda de aquellos que estén mejor calificados para aconsejar a la comunidad. Una vez que una comunidad ha escogido a los artistas que la ayudarán en el culto, debe darles las indicaciones necesarias y confiar en quienes ha elegido. Los artistas merecen la independencia que corres­ ponde a sus dones.


-

El trabajo en nuestras manos

-

L O S REQUISITOS ESPECIALES DEL ARTE LITÚRGICO

§ 155 Con la finalidad de crear arte que verdaderamente sir­ va a la liturgia, los artistas deben comprender y venerar la liturgia. Existe tanto una distinción como una conexión en­ tre el arte devocional y el diseñado para la liturgia pública. Las artes litúrgicas están totalmente relacionadas con los sacramentos de la Iglesia, mientras que las artes devocionales están diseñadas para enriquecer la vida espiritual de la comunidad y la piedad personal de sus miembros. Mientras que las devociones de la Iglesia se derivan de la liturgia y conducen hacia ella183, así también el arte devocional debe estar en armonía con la liturgia, respetar su naturaleza y conducir a las personas a su celebración. “La norma prima­ ria es que el arte sacro sea funcional, esto es, la expresión idónea de lo que la liturgia debe ser: el culto a Dios y el lenguaje de la comunidad en oración”184. Las parroquias de­ ben buscar tanto el arte litúrgico como el devocional.

Diferencias entre arte litúrgico y arte devocional

§ 156 Entre las devociones cris­ tianas destaca la piedad dirigida a María, la Madre de Dios. Desde los primeros días de la Iglesia, el pueblo de Dios ha incrementado su amor por María como su ma­ dre, entregada a ellos por Jesús en la cruz. Venerada y amada, invo­ cada e imitada, ella es el modelo de la fe cristiana, un soporte y refugio en tiempos de necesidad, y una imagen escatológica de lo que la Iglesia espera llegar a ser185.

La devoción a María, Madre

'»¡Ibid., n. 13. 184P ablo VI, Discurso a los participantes en un congreso nacional de las comisiones diocesanas de liturgia y arte sacro en Italia, 4 de enero, 1967. 185 LG, n. 6 6 . “Las diversas formas de piedad hacia la Madre de Dios que la Iglesia ha venido aprobando dentro de los límites de la doctrina sana y ortodoxa, de acuerdo con las condiciones de tiempos y lugares y teniendo en cuenta el temperamento y manera -119-

de Dios


-

Edificada con Piedras Vivas —

Aunque su devoción difiere esencialmente del culto de ado­ ración dirigido a Cristo, al Espíritu y al Padre, es algo que está profundamente metido en el corazón de los católicos. La veneración de María ha de conducir claramente al culto de su Hijo

§ 157 La dignidad especial y única de la Madre de Dios se ha expresado en el arte devocional de la Iglesia. Los artistas han sabido pintar su imagen con encanto maravilloso pues “pre­ cede con su luz al peregrinante Pueblo de Dios como signo de esperanza cierta y de consuelo”186. Al mismo tiempo, la veneración de María, como todas las demás devociones, ha de conducir claramente al culto de su Hijo. Por eso la ubicación, estilo e importancia de las imá­ genes marianas en la iglesia debe manifestar la íntima co­ nexión que tiene con la liturgia eucarística de Cristo, así como sus diferencias.

L a in t e g r a c ió n d e l Colaboración entre los talentos del artista y las necesidades de la Iglesia

a r t e d e n t r o d e l m a r c o l it ú r g ic o

§ 158 Compete a de la Iglesia enseñar a los artistas las re­ laciones apropiadas entre su personal acercamiento al arte y las necesidades de la liturgia. El papel de los artistas es explorar las fuertes resonancias que existen entre el arte sa­ cro, la devoción interior y la vida publica de la comunidad. Un ingrediente esencial para una exitosa unión entre las necesidades artísticas de la Iglesia y el talento creativo del ar­ tista es la habilidad de colaborar. Si van a tener la oportunidad de utilizar sus talentos para crear objetos hermosos que animen el culto de la comumdad, los artistas deben cultivar la capaci­ dad de trabajo con los líderes y la gente de la comunidad local, dentro de los marcos establecidos por la Iglesia universal. de ser de los fieles, hacen que, al ser honrada la Madre, el Hijo, por razón del cual son todas las cosas y en el que plugo al Padre eterno ‘que habitase toda la plenitud’, sea mejor conocido, amado, glorificado, y que, a la vez, sean mejor cumplidos sus mandamientos”. m Ibid., n. 6 8 : “La Madre de Jesús, de la misma manera que, glorificada ya en los cielos en cuerpo y en alma, es imagen y principio de la Iglesia que habrá de tener su cumpli­ miento en la vida futura, así en la tierra precede con su luz al peregrinante Pueblo de Dios como signo de esperanza cierta y de consuelo hasta que llegue el día del Señor (cff. 2 Pe 3, 10)”. - 120-


-

El trabajo en nuestras manos -

§ 159 Los artistas que colaboran con arquitectos y consul­ tores litúrgicos necesitan hacer una evaluación honesta de diversos elementos fundamentales poniendo atención en la manera en que los ob­ jetos serán colocados en el edificio, el modo de integrarse con la ar­ quitectura de la iglesia y cual es entorno, así como las maneras en que la comunidad cris­ tiana se mueve dentro de su espacio.

Lo que el artista debe tomar en cuenta

§ 160 También se debe poner atención en el modo en que los objetos artísticos influyen en la acústica y otros ele­ mentos funcionales en el edificio y, al mismo tiempo, a las maneras en que los diversos elementos, especialmente la iluminación, pueden afectar a los objetos. Además, se debe considerar cómo limpiar y mantener fácilmente los objetos.

Acústica, limpieza y mantenimiento

L O S MATERIALES DEL ARTISTA

§161 Los artistas tienden un puente entre el mundo de lo visible y el misterio invisible. Se concentran en figuras, ta­ maños, pesos, densidades, colores, formas y texturas especí­ ficos.

- 121 -


-

Edificada con Piedras Vivas -

al mismo tiempo, utilizan materiales que se esfuerzan en ex­ presar ideas, y conceptos, visiones y construcciones imagi­ nativas. Aunque nutren sus sentidos con la belleza, también revelan el “valor trascendente” y el “aura de misterio” del mensaje cristiano187. Materiales nobles, duraderos >’ que no se identifiquen con grupos determinados

§ 162 Los artistas han de elegir materiales que perduren de generación en generación, y sean lo suficientemente nobles para las acciones sagradas y así expresen lo más digno y bello en la vida y cultura de la comunidad. Los materiales, colores, figuras o diseños de moda o de popular efímera no resultan dignos. Además de descar­ tar materiales inadecuados, los artistas y las comunidades deben ser cuidadosos y discernir si hay rasgos o cosas con características estrechamente identificadas con los valores y actitudes de alguna clase social, grupo étnico o de edad, que pudieran excluir a los demás en la comunidad.

187CArt,

n. 12: “Para transmitir el mensaje que Cristo le ha confiado, la Iglesia tiene ne­ cesidad del arte. En efecto, debe hacer perceptible, más aún, fascinante en lo posible, el mundo del espíritu, de lo invisible, de Dios. Debe por tanto acuñar en fórmulas significativas lo que en sí mismo es inefable. Ahora bien, el arte posee esa capacidad peculiar de reflejar uno u otro aspecto del mensaje, traduciéndolo en colores, formas o sonidos que ayudan a la intuición de quien contempla o escucha. Todo esto, sin privar al mensaje mismo de su valor trascendente y de su halo de misterio. La Iglesia necesita, en particular, de aquellos que sepan realizar todo esto en el ámbito literario y figurativo, sirviéndose de las infinitas posibilidades de las imágenes y de sus connotaciones simbólicas. Cristo mismo ha utilizado abundantemente las imágenes en su predicación, en plena coherencia con la decisión de ser él mismo, en la Encamación, icono del Dios invisible. La Iglesia necesita también de los músicos. ¡Cuántas piezas sacras han compuesto a lo largo de los siglos personas profundamente imbuidas del sentido del misterio! Innume­ rables creyentes han alimentado su fe con las melodías surgidas del corazón de otros creyentes, que han pasado a formar parte de la liturgia o que, al menos, son de gran ayuda para el decoro de su celebración. En el canto, la fe se experimenta como exube­ rancia de alegría, de amor, de confiada espera en la intervención salvífica de Dios. La Iglesia tiene necesidad de arquitectos, porque requiere lugares para reunir al pueblo cristiano y celebrar los misterios de la salvación. Tras las terribles destrucciones de la última guerra mundial y la expansión de las metrópolis, muchos arquitectos de la nueva generación se han fraguado teniendo en cuenta las exigencias del culto cristiano, confirmando así la capacidad de inspiración que el tema religioso posee, incluso por lo que se refiere a los criterios arquitectónicos de nuestro tiempo. En efecto, no pocas veces se han construido templos que son, a la vez, lugares de oración y auténticas obras de arte”.

- 122 -


El trabajo en nuestras manos —

§ 163 Las obras de arte consistentes en medios tecnológicos e interac­ tivos, tales como video u otras imágenes produ­ cidas electrónicamen­ te, pueden también ser apropiadas para propó­ sitos sagrados. Sujetas al mismo criterio de conveniencia, como el resto del arte sacro, las obras de arte producidas tecnológicamente pueden orientar hacia las realidades sa­ gradas, aun cuando no posean la forma más duradera, el color, textura, peso y densidad que se encuentran en el arte sacro más tradicional.

La utilizción de nuevos medios

L os

VASOS SAGRADOS Y LAS VESTIDURAS PROPIAS PARA LA LITURGIA

§ 164 Como ocurre con los estilos arquitectónicos, tampo­ co existe un estilo particular para los utensilios sagrados de la liturgia188. Los vasos sagrados pueden tener una forma que “corresponda a las costumbres de cada región, con tal de que cada vaso sea adecuado para el uso litúrgico a que se destina y se distinga claramente de los vasos destinados al uso cotidiano” 189. Los materiales utilizados para los vasos l88 IGMR, n. 325: “Como para la edificación de las iglesias, así también para todo su mobiliario y ajuar, la Iglesia acepta el estilo artístico de cada región y admite todas las adaptaciones que vayan con el modo de ser y tradiciones de cada pueblo, con tal que todo responda de una manera adecuada al uso sagrado para el que se destinan. Tam­ bién en este campo búsquese con cuidado la noble sencillez que tanto conviene al arte auténtico”. m Ibid., n. 332: “Por lo que toca a la forma de los vasos sagrados, corresponde al artista confeccionarlos, según el modelo que mejor corresponda a las costumbres de cada región, con tal de que cada vaso sea adecuado para el uso litúrgico a que se destina y se distinga claramente de los vasos destinados al uso cotidiano”. SAC. n. 41: “respetar y cuidar los ornamentos, la decoración, los vasos sagrados, para que, dispuestos de modo orgánico y ordenado entre sí, fomenten el asombro ante el

- 123 -

Importancia de la calidad de los materiales


-

Edificada con Piedras Vivas -

sagrados como el cáliz y la patena, deben ser dignos, sóli­ dos y duraderos, y no se deben romper con facilidad. Los cálices y los vasos utilizados para la distribución de la San­ gre de Cristo deben tener la copa hecha de material no ab­ sorbente. Los vasos sa­ grados de metal deben llevar la parte interior dorada, si es que están hechos de materiales que puedan oxidarse. Las vestiduras usadas por los ministros sim­ bolizan sus funciones y añaden belleza a la ce­ lebración de los ritos. “Para la confección de NO SE DEBEN ROMPER las vestiduras sagraCON FACILIDAD das, aparte de los ma­ teriales tradicionales, pueden emplearse las fibras naturales propias de cada lugar... Conviene que la belleza y nobleza de las vestiduras se busque no en la ornamentación sobrea­ ñadida, sino en el material que se emplea y en su corte”190.

Competencia de la Conferencia Episcopal y del Obispo diocesano para determinar lo más apropiado

§ 165 Las Conferencias Episcopales pueden dar posteriores especificaciones respecto al estilo apropiado y los materia­ les de los vasos sagrados y las vestiduras que serán utiliza­ dos en la celebración de la liturgia191. De igual manera, el misterio de Dios, manifiesten la unidad de la fe y refuercen la devoción (125)” (nota del editor), (125) Con referencia a estos aspectos, es necesario atenerse fielmente a lo establecido en la institución General del Misal Romano, 319-351. m ¡bid., nn. 343-344: “Para la confección de las vestiduras sagradas, aparte de los mate­ riales tradicionales, pueden emplearse las fibras naturales propias de cada lugar o algu­ nas fibras artificiales que respondan a la dignidad de la acción sagrada y de la persona. De esto juzgará la Conferencia Episcopal”. “Conviene que la belleza y nobleza de las vestiduras se busque no en la abundancia de la ornamentación sobreañadida, sino en el material que se emplea y en su corte. La ornamentación lleve figuras, imágenes o símbolos que indiquen el uso sagrado, supri­ miendo todo lo que a ese uso sagrado no corresponda”. 1,1 Ibid., n. 329: “A juicio de las conferencias episcopales y con el reconocimiento de la Sede Apostólica, los vasos sagrados pueden confeccionarse también de otros materia-

- 124-


El trabajo en nuestras manos -

Ordinario del lugar puede dar especificaciones respecto a la conveniencia de los materiales o el diseño de vasos y vesti­ duras y, en caso de duda, es el juez de lo que es apropiado en lo que a esto se refiere*192. Competencia de la Conferencia Episcopal y del Obispo diocesano para determinar lo más apropiado

R e t ir o d e o b r a s EL USO SAGRADO

d e a r t e q u e ya n o s o n ú t i l e s p a r a

§166 El arte sacro que ya no es útil o necesario, o que sim­ plemente se ha desgastado y no va a ser restaurado, merece ser tratado con respeto. Para asegurar su debida protección, muchos Obispos han dado instrucciones acerca del retiro apropiado de los utensilios, vasos sagrados, vestiduras y otros objetos litúrgicos desgastados o usados, cuando ya no son adecuados para el culto. Además, con el cierre o la fusión de parroquias, vasos sagrados y vestiduras pueden les sólidos, que se consideren nobles según la valoración común en cada región, por ejemplo, de ébano o de otras maderas más duras, con tal que sean adecuados para el uso sagrado. En este caso, se deben preferir siempre los materiales que no se rompan fácilmente ni se corrompan. Esto vale para todos los vasos destinados para contener hostias, como la patena, el copón, la píxide, la custodia u ostensorio y otros semejantes. Cff. SC, n. 128. 192 Cfr. C onferencia N acional de los O bispos C atólicos (NCCB), The Appendix to the General ínstruction fo r the Dioceses o f the United States, 1975, nn. 288 y 305. La Instrucción Redemptionis Sacramentum del 25 de marzo del 2004, en su n. 117 ratifica una vez más estos criterios: “Los vasos sagrados, que están destinados a recibir el Cuerpo y la Sangre del Señor, se deben fabricar, estrictamente, conforme a las nor­ mas de la tradición y de los libros litúrgicos (205). Las conferencias de obispos tienen la facultad de decidir, con la aprobación de la Sede Apostólica, si es oportuno que los vasos sagrados también sean elaborados con otros materiales sólidos. Sin embargo, se requiere estrictamente que este material, según la común estimación de cada región, sea verdaderamente noble (206), de manera que con su uso se tribute honor al Señor y se evite absolutamente el peligro de debilitar, a los ojos de los fieles, la doctrina de la presencia real de Cristo en las especies eucaristicas. Por lo tanto, se reprueba cualquier uso por el que son utilizados para la celebración de la Misa vasos comunes o de escaso valor, en lo que se refiere a la calidad, o carentes de todo valor artístico, o simples cestos, u otros vasos de cristal, arcilla, creta y otros materiales, que se rompen fácilmente. Esto vale también de los metales y otros materiales, que se corrompen fácilmente (207)” (nota del editor). (205) cfr. Missale Romanum, Institutio Generalis, nn. 327-333 (206), cff. ibid, n. 332 (207) cff. ibid, n. 332; Sagrada Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino, Instrucción Inaestimabile donum, n. 16: AAS 72, 1980, p. 338.

- 125 -

Los utensilios litúrgicos en desuso deben ser tratados con respeto


-

Edificada con Piedras Vivas -

ser puestos a disposición de otras parroquias o misiones. Al retirar estos objetos, los responsables deben consultar con la oficina diocesana de liturgia o de arte sacro, o con la Cancillería, para enterarse de las normas o procedimientos que están en vigor.

El inventario de los objetos artísticos e históricos

§ 167 Además, los obispos han ejercido su responsabili­ dad como administradores de los recursos artísticos de la Iglesia, al fomentar que pastores y personal diocesano consulten con expertos para hacer un inventario de iglesias históricas y de los objetos de cualquier iglesia que tengan valor artístico o histórico. Tales inventarios son más útiles cuando son cuidadosamente detallados, enlistan cada obje­ to que debe registrarse, y señalan los cambios que puedan tener desde que fueron adquiridos193. Usualmente se hacen dos copias para que una permanezca en la parroquia local y la otra en la curia diocesana, como un registro histórico y para propósitos de aseguramiento. En algunos casos, se envían copias a la biblioteca del Vaticano, si es apropiado. 193 OA,

n. 3: “Es misión de la Curia diocesana vigilar y procurar que los rectores de las iglesias -de acuerdo con las normas dadas por el ordinario y consultando a personas entendidas- hagan un inventario de los edificios sagrados y de los objetos de valor artístico o histórico, donde se describan uno por uno y se indique su valor. Háganse dos ejemplares del inventario; uno se conservará en la iglesia y otro en la Curia diocesana. Sería muy útil que la misma Curia diocesana enviase otro ejemplar a la Biblioteca Apostólica Vaticana. Y no dejen de anotarse las modificaciones que puedan tener lu­ gar”. A partir de la publicación de Opera artis, fue establecida la Pontificia Comisión para los Bienes Culturales de la Iglesia en 1993, para supervisar el patrimonio artístico e histórico de la Iglesia. El actual presidente es el arzobispo Francesco Marchisan.

-126-


-

El trabajo en nuestras manos -

§ 168 Los objetos de gran valor artístico o histórico o aquellos donados a la Iglesia por una promesa, no pueden venderse sin el permiso de la Santa Sede194. Cuando tales objetos no van a ser vendidos sino eliminados de alguna otra manera, se debe contactar al obispo diocesano para que puedan satisfacerse los intereses de los donantes y los re­ quisitos del derecho canónico.

l9,,CIC, c. 1292 § 2: “Si se trata [...] de bienes cuyo valor es superior a la cantidad máxi­ ma, o de exvotos donados a la Iglesia, o de bienes preciosos por razones artísticas o históricas, se requiere para la validez de la enajenación también la licencia de la Santa Sede”. -

127

-

El caso de objetos de gran valor


-

Edificada con Piedras Vivas -

§ 169 Cada comunidad sabe que, para que su casa de oración irradie la belleza de la divina presencia, se requeri­ rá esfuerzo y sacrificio. Además de una remune­ ración apropiada para los artistas, la comunidad debe mostrar su respe­ to por esos trabajos al mantenerlos y preservar­ los a través de los años. Al hacerlo así, alienta a aquellos con aptitudes artísticas a continuar al servicio de la comuni­ dad, y de esta manera promociona y apoya una comunidad local de ar­ tistas dignos de la obra litúrgica. Se establece un convenio vinculando artistas y comunidades, “una alianza entre el arte y la vida religiosa” a través de la cual puede ser escuchada una voz artística “que el amor inspira y que inspira amor”195.

195 P ablo VI, Discurso a la Pontificia Comisión Central para el Arte Sacro en Italia, 17 de

diciembre, 1969: “Esto nos lleva a concluir con una invitación para actuar de tal modo que, bajo la tutela de la liturgia, es decir, del culto divino, se restablezca un vínculo de unión, una alianza, entre el arte moderno y la vida religiosa. Esto debería contribuir a la restauración de los dos máximos y más característicos valores del arte: El primero es la belleza, la belleza perceptible (id quod visum placel, una belleza comprendida en la integridad, en la proporción y pureza de la obra de arte; cfr. Santo Tomás. 1, 39, 8 ). El segundo es aquel indefinible pero vibrante valor, el espíritu artístico, la experiencia lírica del artista que se refleja en su obra. La alianza entre el arte y la vida religiosa también tendrá éxito en devolver a la Iglesia, la novia de Cristo, una voz inspirada por el amor y que inspira amor. Hay una segunda conclusión que apunta a lo que el Concilio Vaticano II atribuye una particular importancia. Antes de anticipar una nueva epifanía para el arte sacro, como si espontáneamente esto pudiera dar por sí mismo un nuevo nacimiento y una nueva creatividad, debemos esforzamos en la formación de artistas. Como siempre, debemos comenzar con la educación de la persona (cfr. SC, n. 127)’’. - 128-


1

C apítulo 4

C o n s t r u y e n d o u n a ig l e s ia C o n s id e r a c io n e s p r á c t ic a s

§ 170 Una vez que hemos reflexionado sobre la naturaleza y el propósito de la iglesia, y que hemos revisado las acti­ vidades realizadas dentro del espacio de culto, y considera­ do la función y la importancia de las artes como parte del acto de culto, nos referiremos ahora al trabajo mismo de la construcción. Este capítulo examina las consideraciones prácticas tales como quién debe colaborar en la edificación de la iglesia, cómo desarrollar un plan maestro, qué tipo de proceso educativo será el más útil para las parroquias y cómo trabajar con los profesionales adecuados. §171 Las iglesias se construyen como legados para una comunidad de fe. Cada comunidad parroquial espera que su espacio de culto dure mucho tiempo después de que los que hoy oran ahí se hayan unido al banquete mesiánico. La educación litúrgica es fundamental para el desarrollo de cualquier clase de planes parroquiales para el futuro, pues el edificio es una personificación de la transmisión del - 129 -

-

vv

------------------------— - ■ -

Las iglesias son un legado que evangeliza


-

Edificada con Piedras Vivas -

Evangelio que hace la Iglesia. Si se construye sabiamente y bien, el edificio mismo evangelizará a los descendientes de sus constructores.

E l plan

m aestro

Es necesario plantear la visión y prioridades de la Parroquia

§172 Como parte de los esfuerzos administrativos, cada parroquia debe tener un plan maestro para la asignación y el aumento de sus recursos actuales y futuros. El plan maestro contiene la declaración de la visión y prioridades de la pa­ rroquia, el plan general a largo plazo para los edificios y las propiedades parroquiales, y el esquema para la asignación de recursos económicos y personales.

Contenido del plan maestro

§ 173 La declaración del programa parroquial y su lista de prioridades puede servir como base para la toma de decisio­ nes acerca de los recursos y proyectos. Además de la decla­ ración del programa, el plan maestro incluye un inventario actual de los edificios y la propiedad; un plano de ubicación; un análisis de la condición actual de asuntos significativos que impactan el presupuesto, planes y prioridades; reportes regularmente actualizados sobre los activos económicos de la parroquia, y proyecciones para el futuro crecimiento o la amortización de las deudas, así como información sobre el -130-


Construyendo una iglesia -

mantenimiento y reemplazo de los objetos más importan­ tes, tales como calderas, techos, elevadores y otros asuntos que implican un desembolso de capital. § 174 Debido a que la planeación se ve afectada por muchas eventualidades, un informe periódicamente actualizado acerca del ámbito demográfico, las tendencias poblacionales y el crecimiento y desarrollo proyectados por la oficina de planeación municipal, que podrían afectar a la propiedad de la parroquia y su área circundante, son parte importante de la información a considerar en el plan. La valoración de asuntos potenciales de responsabilidad mayor o las fuentes de ingreso, son también parte de este plan a largo plazo. La decisión de construir una iglesia o renovar un espacio de culto existente, se hace dentro de la estructura del plan maestro.

El

Lo que hay que considerar

in ic io d e l p ro c eso

§175 La construcción o renovación de una iglesia es una tarea compleja que demanda oración y reflexión, experien­ cia técnica y estudio. Un proyecto de construcción o reno­ vación no es un trabajo sólo del párroco, ni tampoco de la comisión de construcción; es un acto de fe que pertenece y compromete a toda la comunidad. Para que sea exitoso, un proyecto de construcción debe estar enraizado en el cono­ cimiento propio de la Iglesia y del culto que se convierte en el punto de referencia de todas las futuras tomas de de­ cisiones. Establecer y articular esta visión compartida es un elemento clave del proceso.

Es una tarea compleja

§ 176 Profundizar en el sentido del proyecto, implica inver­ tir tiempo para educar a la comunidad parroquial, escuchar sus preocupaciones y discutir la visión y los valores enjue­ go en dicho proyecto. El tiempo dedicado a la comunica­ ción y a la educación, ayudará a que las etapas posteriores del proceso se realicen más ágilmente, y asegurará que las

Requiere tiempo y educación

- 131 -


Edificada con Piedras Vivas -

relaciones entre los miembros de la parroquia se fortalez­ can, en lugar de tensarse por el proyecto. Renovar o construir una iglesia es un trabajo en equipo

§177 Ya que ningún párroco o parroquia poseen la total experiencia o visión requeridas para ejecutar un proyecto de tal magnitud, la comunidad y sus pastores necesitan re­ conocer las áreas de su propia competencia, la función del obispo y del personal diocesanos y sus límites, más allá de los cuales se necesitará la ayuda de los expertos. El respe­ to y el reconocimiento de la incumbencia de los demás en sus respectivos campos, es esencial para un buen trabajo de equipo.

E l pa p el y d e la

Da consentimiento y asesoría

de la

I g l e s ia

S anta S ed e d io c e s a n a

§ 178 La Sede Apostólica ha proporcionado orientaciones para el diseño de lugares de culto que son necesarias e invaluables para la comunidad local. Al construir o renovar un lugar de culto, es el obispo quien, en su papel de promover y regir la liturgia, debe asumir la responsabilidad principal y la autoridad para la regulación y dirección de tales pro­ yectos196. Como el Código de Derecho Canónico afirma: “No puede edificarse una iglesia sin el consentimiento ex­ preso del obispo diocesano... oído el consejo presbiteral y los rectores de las iglesias vecinas”197. Por lo tanto, la construcción o renovación de un lugar para el culto es un proyecto que pertenece a la parroquia local y a toda la Igle­ sia diocesana198. 196Cfr. SC, n. 124: “Los ordinarios, al promover y favorecer un arte auténticamente sacro, busquen más una noble belleza que la mera suntuosidad. Esto se ha de aplicar también a las vestiduras y ornamentación sagrada. Procuren cuidadosamente los obispos que sean excluidas de los templos y demás luga­ res sagrados aquellas obras artísticas que repugnen a la fe, a las costumbres y a la pie­ dad cristiana y ofendan el sentido auténticamente religioso, ya sea por la depravación de las formas, ya sea por la insuficiencia, la mediocridad o la falsedad del arte. Al edificar los templos, procúrese con diligencia que sean aptos para la celebración de las acciones litúrgicas y para conseguir la participación activa de los fieles”. 197CIC, c. 1215 §§ 1 y 2. I98IGMR, n. 291: “Para la construcción, reconstrucción y adaptación de los edificios

- 132-


Construyendo una iglesia -

El párroco y su comunidad deben tener el cuidado de consultar al personal diocesano a partir de las etapas más tempranas; desde el proceso inicial de discernimiento hasta la conclusión del trabajo. La comisión litúrgica diocesana o la comisión diocesana para la liturgia y el arte ayudan con la educación litúrgica y el desarrollo de los componentes li­ túrgicos y artísticos del diseño del edificio. Algunas diócesis tienen oficinas de construcción adicionales o dependencias similares para ayudar a las parroquias en la selección de arquitectos, ingenieros y contratistas de construcción que puedan proporcionar información valiosa sobre aquellos que han servido exitosamente a la Iglesia en el pasado. En las primeras etapas del proyecto, las parroquias necesitan estar en comunicación con la oficina o comisión diocesana apropiada para la elaboración del presupuesto del proyecto y el plan económico, ya que se requiere de la aprobación del obispo y sus asesores económicos. Este documento está diseñado para ayudar a los obis­ pos diocesanos en el desarrollo de normas y procedimientos locales que guíen a las parroquias en el diseño y construc­ ción de la iglesia y para proporcionar consejeros expertos a la parroquia local, especialmente en las complejas áreas de ingeniería y construcción. La consulta,

§ 179 En algunas dió­ cesis, el primer paso en cualquier proceso de construcción o renova­ ción es una reunión del párroco, el arquitecto y posiblemente el asesor litúrgico, con el obispo diocesano o con su re­ presentante, para dis­ cutir cualquiera de los sagrados, los que están interesados en ello consulten a la Comisión Diocesana de Sa­ grada Liturgia y de Arte Sacro. El obispo diocesano sírvase del consejo y ayuda de esa Comisión, siempre que se trate de dar normas en este campo o de aprobar los planos de nuevos edificios o de dar un parecer sobre cuestiones de una cierta importancia”.

- 133 -


-

Edificada con Piedras Vivas -

parámetros diocesanos. Estas primeras consultas pueden prevenir confusiones y expectativas poco realistas, o des­ viaciones futuras.

El papel

d e l a c o m u n id a d p a r r o q u ia l

P rogram a

d e n e c e s id a d e s

El diseño del nuevo edificio no debe ser proyecto exclusivo de un grupo reducido

§ 180 La parroquia entera es parte integrante en la valoración de lo que se necesita y en el desarrollo de prioridades, que son las primeras etapas del proceso que llevará a la decisión sobre la construcción, la renovación y el consiguiente gasto de los recursos parroquiales. Mientras que algunas decisiones del proceso serán tomadas por comisiones, la decisión y el diseño generales nunca deben ser proyecto exclusivo de un reducido grupo selecto.

Es necesario el autoconocimiento e instrucción de parte de la comunidad parroquial

§181 Cuando una parroquia está decidiendo la necesidad de una nueva iglesia o la renovación de una existente, se necesita de un minucioso auto-estudio parroquial, y de pro­ gramas educacionales como parte importante del proceso de valoración. En dicho estudio la comunidad parroquial reflexiona acerca de la iglesia actual y lo que se espera de la iglesia nueva o renovada. Esto es esencial para permitir que la comunidad, dé las oportunas directrices al arquitecto y al resto de profesionales que diseñarán el edificio.

LOS DISTINTOS PAPELES DENTRO DE LA PARROQUIA

El El párroco es responsable principal de encauzar el proyecto en todas sus dimensiones

p á r ro c o

§ 182 El papel del párroco es vital en la edificación o re­ novación de una iglesia parroquial. El párroco conduce a la comunidad a través de varias -y con frecuencia prolon­ gadas-, etapas de discernimiento y planeación, y trabaja con el consejo económico en el cumplimiento de su res­ ponsabilidad de las cuestiones fiscales del proyecto. A él le compete abrir canales de comunicación con toda la parro­ - 134-


-

Construyendo una iglesia -

quia, para que sean escuchadas todas las voces . Una clara presentación inicial del alcance del proyecto y la frecuente información actualizada sobre el progreso de la obra, espe­ cialmente respecto a cualquier alteración en los planes ini­ ciales junto con la exhibición de representaciones, planos de planta y maquetas, ayudan a involucrar a la comunidad parroquial como parte del proyecto desde el principio hasta el fin. Con la ayuda del personal y otros en la parroquia, el párroco organiza a la comunidad para el auto-estudio de la parroquia, la educación litúrgica de los fieles y la preparación de la comisión de construcción en su discernimiento inicial. El párroco es también contacto y vínculo de comunicación con la diócesis a lo largo de todo el proceso. El análisis fi­ nal y las decisiones referentes a cada aspecto del programa de construcción, de principio a fin, pertenecen al párroco, en conformidad con las regulaciones diocesanas. Sin embargo es aconsejable que el párroco consulte ampliamente a la co­ munidad, al personal de la parroquia, al consejo de pastoral, a la comisión de liturgia y al consejo económico de la parro­ quia, así como a los expertos en liturgia y en arquitectura, y al personal diocesano experimentado.

La

c o m is ió n p a r r o q u ia l d e c o n s t r u c c ió n

§ 183 Dependiendo de la organización de la parroquia, se formará una comisión de construcción que tendrá una res­ ponsabilidad significativa en las etapas de consulta y pro­ ceso educativo, así como en la vigilancia del proceso de construcción o renovación. Al seleccionar esta comisión, el párroco buscará a los miembros de la comunidad cuyas habilidades y cono­ cimientos contribuyan al proyecto. Ingenieros, arquitectos, artistas, diseñadores de interiores, contratistas e individuos con experiencia en la constmcción, pueden ser de gran ayu­ da para vigilar que el trabajo se realice. Como profesionales que tienen un interés personal en la vida de la parroquia, - 135-

Comparte la responsabilidad y aporta vigilancia y profesionalismo


-

Edificada con Piedras Vivas -

pero que no están comprometidos económica o material­ mente en el proceso, pueden colaborar con el desarrollo de planes realistas y pueden también proporcionar evaluacio­ nes continuas y objetivas conforme progresa la obra.

COMISION DE CONSTRUCCION

Debe estar conformada por miembros representativos de la comunidad

§ 184 Además de contar con profesionales y gente con am­ plia experiencia en la comisión, el párroco se asegurará de que la comisión sea representativa de la comunidad parro­ quial, al elegir miembros de diversas edades y puntos de vista, y algunos contactos procedentes de comisiones pa­ rroquiales claves. Cuando todas las opiniones son escucha­ das en las fases de discusión, es más probable que se tomen mejores decisiones y esto dará como resultado un mayor sentido de pertenencia.

E l C o n se jo d e P a s t o r a l d e l a P a r r o q u ia l a C o m is ió n P a r r o q u ia l d e L t u r g ia y e l C o n se jo E c o n ó m ic o Ayudan en aspectos clave y aportan experiencia

,

§ 185 Cada una de las comisiones parroquiales claves vigi­ lan los diversos aspectos de la vida parroquial y continúan trabajando durante esta importante actividad. Conforme -136-


-

Construyendo una iglesia

el proyecto de construcción o renovación progresa, estos miembros de la comunidad contribuyen a su desarrollo a través de su labor en las comisiones parroquiales existentes o en nuevas comisiones encargadas de tareas específicas. El consejo de pastoral de la parroquia puede ayudar al párroco en la vigilancia de la actividad pastoral parroquial, y repre­ senta los intereses de la misma comunidad. La comisión pa­ rroquial de liturgia puede aportar su experiencia al mantener las necesidades litúrgicas al frente de la discusión. El conse­ jo económico tiene una función significativa con respecto a las fuentes y los límites de financiamiento, la amortización de la deuda y las campañas de obtención de recursos econó­ micos. Otras áreas que podrían ser dirigidas por otras comi­ siones incluyen el mobiliario, el acomodo de los asientos, la capilla del Santísimo, los objetos devocionales, el trabajo artístico exterior e interior y el diseño del paisaje. § 186 Sin embargo, resulta esencial que los miembros de estas comisiones emprendan sus tareas desde una perspec­ tiva informada y se mantengan en constante comunicación con las otras comisiones para asegurar un equipo bien in­ formado y un proyecto coordinado. Aunque la experiencia profesional de las personas relacionadas con el proyecto de construcción es muy valiosa, se debe te­ ner cuidado de que se familiaricen con los requerimientos especiales de la li­ turgia relacionados con su área de com­ petencia. En muchos casos, el trabajo inicial de las comisiones será conocer las prácticas litúrgicas de la Iglesia en lo que se relaciona con su trabajo. Mientras el proyecto se desarrolla, estas comi­ siones pueden ser llamadas a proporcionar una continua revisión bien informada de los planos desde sus áreas de especialidad. - 137-

Un equipo bien informado y coordinado


-

Edificada con Piedras Vivas -

E l a u t o e s t u d ío La iglesia se adapta al biente local

d e l a p a r r o q u ia

§ 187 Por su diseño y construcción, las iglesias sirven a los ritos de la Iglesia y a la devoción de la gente, favoreciendo su encuentro con Dios, en quien habita toda santidad 199 y ia la fe de su sente v la cultura en que viven. De modo ideal la iglesia estará diseñada de tal manera que responda al medio ambiente local. Aunque las construcciones eclesiales pertenecen a la Iglesia, su aspecto visual pertenece a sus vecinos. Además, debe existir una preocupación por el impacto de la iglesia en su entorno natural: esto es, el sitio donde se ubicará y los recursos allí disponibles.

199SC,

n. 122: “Entre las actividades más nobles del ingenio humano se cuentan, con razón, las bellas artes, principalmente el arte religioso y su cumbre, que es el arte sacro. Estas, por su naturaleza, están relacionadas con la infinita belleza de Dios, que intentan expresar de alguna manera por medio de obras humanas. Y tanto más pueden dedicarse a Dios y contribuir a su alabanza y a su gloria cuanto más lejos están de todo propósito que no sea colaborar lo más posible con sus obras para orientar santamente los hom­ bres hacia Dios. Por esta razón, la santa madre Iglesia fue siempre amiga de las bellas artes, buscó constantemente su noble servicio, principalmente para que las cosas destinadas al culto sagrado fueran en verdad dignas, decorosas y bellas, signos y símbolos de las realida­ des celestiales. Más aún: la Iglesia se consideró siempre, con razón, como árbitro de las mismas, discerniendo entre las obras de los artistas aquellas que estaban de acuerdo con la fe, la piedad y las leyes religiosas tradicionales y que eran consideradas aptas para el uso sagrado. La Iglesia procuró con especial interés que los objetos sagrados sirvieran al esplendor del culto con dignidad y belleza, aceptando los cambios de materia, forma y ornato que el progreso de la técnica introdujo con el correr del tiempo. En consecuencia, los Padres decidieron determinar, acerca de este punto, lo siguiente”.

- 138 -


-

Construyendo una iglesia -

§ 188 Los miembros de la comunidad parroquial pueden te­ ner algunas nociones de la historia de la parroquia, pero es útil al inicio del proyecto afinar el conocimiento común de los miembros acerca de su iglesia. Este reoaso Duede considerar los orígenes de la parroquia, la evolución de su iden­ tidad dentro de la comunidad local, así como los elementos sociales, políticos, económicos y religiosos que han confor­ mado su vida. Entre otras cosas, la parroquia debe reflexio­ nar acerca de las culturas representadas por sus miembros, los factores geográficos e históricos que han contribuido a su desarrollo, los aspectos significativos de la vida litúrgica y devocional de la comunidad y los cambios que han tenido lugar en el edificio en donde sus miembros dan culto.

E l estudio de la historia de la Parroquia

§ 189 Durante el estudio puede ser útil invitar a los fieles a que contribuyan con fotografías de Bodas, Primeras Comu­ niones, bautizos y otros eventos sacramentales o del tiem­ po litúrgico. Estas fotos, ordenadas de manera cronológica, pueden proporcionar evidencia gráfica de los cambios que ha experimentado la iglesia. Los archivos de los periódicos locales o diocesanos también pueden aportar material para ayudar a reconstruir la historia de la parroquia a través de los años.

Recurrir a la evidencia gráfica existente

- 139-


-

Edificada con Piedras Vivas -

L a e d u c a c ió n Es necesaria la instrucción de los fieles sobre Liturgia

§ 190 Como parte del autoestiidio de la parroquia se debe desarrollar un proceso de educación litúrgica. Aunque el contenido puede variar de una parroquia a otra, los fieles necesitan aprender más sobre la liturgia, que es el corazón de la vida de la Iglesia, y sobre su participación en la litur­ gia, que es “la fuente primaria y necesaria” del “espíritu verdaderamente cristiano”200. Además, necesitan entender la relación intrínseca entre la Eucaristía y los otros sacra­ mentos, la Liturgia de las Horas, el Año litúrgico y el edifi­ cio que aloja estas celebraciones. Después de haber reflexionado sobre las bases de la liturgia, los fieles pueden conocer las maneras en que los elementos arquitectónicos, la ubicación y el diseño de los objetos litúrgicos y la elección de la planta arquitectónica podrían favorecer, controlar o dificultar las acciones litúrgi­ cas. La participación plena y activa se verá afectada en gran medida por la adecuada expresión arquitectónica de la fe de una comunidad en particular. Con frecuencia el consultor litúrgico elegido por la parroquia desarrolla y dirige este proceso educativo. En otros casos las oficinas diocesanas pueden facilitar ayuda y recursos en este campo.

L as El objetivo es proporcionar lugares de culto bellos, edificantes y enriquecedores

l it ú r g ic a

p r io r id a d e s y l a a d m in is t r a c ió n d e r e c u r s o s

§191 Ya que la construcción de un lugar de culto tiene se­ rias implicaciones económicas, una sabia administración de recursos demanda que la parroquia establezca prioridades litúrgicas, espirituales, artísticas y sociales sobre las que se m Ibid., n. 14: “Al reformar y fomentar la sagrada liturgia hay que tener muy en cuenta esta plena y activa participación de todo el pueblo, porque es la fuente primaria y ne­ cesaria de donde han de beber los fieles el espíritu verdaderamente cristiano, y por lo mismo, los pastores de almas deben aspirar a ella con diligencia en toda su actuación pastoral, por medio de una educación adecuada. Y como no se puede esperar que esto ocuna, si antes los mismos pastores de almas no se impregnan totalmente del espíritu y de la fuerza de la liturgia y llegan a ser maestros de la misma, es indispensable que se provea, antes que nada, a la educación litúrgica del clero. Por tanto, el sacrosanto Concilio ha decretado establecer lo que sigue”.

- 140-


-

Construyendo una iglesia

-

fundamenten las decisiones económicas. Sin embargo, el costo de un artículo no es la única consideración en los pla­ nes de construcción o renovación. Cada comunidad de fe, incluso la económicamente más pobre, esta llamada al uso de todas sus capacidades de ingenio disponibles para pro­ porcionar lugares de culto bellos, edificantes y enriquecedores que también cubran las necesidades humanas básicas. § 192 Construir una iglesia bella es un acto de culto en sí mismo porque la belleza es un reflejo de Dios y “un llama­ do a la trascendencia”201. Toda la iglesia y lo que contiene debe ser un espejo de la belleza divina, lo cual no debe confundirse con una manifestación de lujo. Cualquiera que sea el estilo arquitectónico que se adopte, se deben evitar gastos desmedidos en la construcción de la iglesia, en vir­ tud del deber de compartir los recursos de la tierra de una forma equitativa. Sin embargo, las restricciones en el costo no deben comprometer la durabilidad, la estabilidad o la solidez estructural del inmueble. Equilibrar las necesidades sociales de la comunidad local de fe con su deber de dar culto a Dios a través de la belleza, afecta la ecuación de diseño y desempeño. La belleza también puede encontrarse en la simplicidad de la forma, en los materiales humildes y honestos, en el uso creativo de luz, agua y sonido, en el diseño elegante y en el arte religioso digno.

E s t u d io

La edificación de ¡a iglesia es un acto de culto

d e i g l e s ia s e x is t e n t e s

§ 193 Antes de tomar decisiones arquitectónicas o litúrgi­ cas, la comunidad necesita algún tipo de experiencia so­ bre el amplio espectro de diseños arquitectónicos que hay 201 CArt, n. 16: “La belleza es clave del misterio y llamada a lo trascendente. Es una in­ vitación a gustar la vida y a soñar el futuro. Por eso la belleza de las cosas creadas no puede saciar del todo y suscita esa arcana nostalgia de Dios que un enamorado de la belleza como san Agustín ha sabido interpretar de manera inigualable: ‘¡Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, tarde te amé!’.Les deseo, artistas del mundo, que sus múltiples caminos conduzcan a todos hacia aquel océano infinito de belleza, en el que el asombro se convierte en admiración, embriaguez, gozo indecible”. -

141 -

Considerar lo que ya se ha hecho para tener opciones al propio proyecto


-

Edificada con Piedras Vivas -

en las iglesias nuevas o renovadas. Las preferencias de las personas se determinan con frecuencia por aquellas cosas que les resultan familiares. Las visitas a varias iglesias pue­ den ayudar a formar un banco de imágenes que pueden ser posteriormente evaluadas y consideradas como opciones potenciales para el proyecto de construcción de su propia parroquia. Es importante verificar el trabajo previo de los profesionales a contratar

§ 194 Aunque las visitas no deben limitarse a trabajos de arquitectos o consultores litúrgicos tomados en cuenta para el proyecto, las personas deben visitar las iglesias que de­ muestren el trabajo de los candidatos. Recabar información sobre los trabajos anteriores de los profesionales, de carác­ ter religioso o secular, es indispensable para el proceso de selección del arquitecto.

Es necesario ampliar la

§ 195 Cuando las visi­ tas no sean físicamente posibles, recurrir a las diapositivas, videos y otros medios visuales puede ampliar la ex­ periencia de aquellos que se preparan para la construcción o renova­ ción de una iglesia. Las oficinas litúrgicas y de construcción dentro de la diócesis pueden también ser recursos invaluables al ase­ sorar a las comisiones parroquiales de construcción sobre proyectos recientes o ejemplares en el área local.

experiencia visual de aquellos que se preparan para la construcción

La Para la elección de los profesionales

f u n c ió n d e l o s p r o f e s io n a l e s

§196 Al decidir emplear profesionales y al contratar gen­ te específica, las parroquias deben estar atentas a cualquier norma o requisito diocesano para los contratos y las li- 142-


-

Construyendo una iglesia -

cencías, y se aconseja utilizar la pericia del personal diocesano con experiencia en esta área. De este modo se pueden evitar dificulta­ des económicas y lega­ les para la parroquia, así como retrasos mayores de tiempo. Ya que el ar­ quitecto es el profesional contratado responsable de desa­ rrollar el diseño del edificio, es apropiado que otros profe­ sionales sirvan como consultores del arquitecto. Es crucial que todos los profesionales elegidos tengan las habilidades para realizar las tareas particulares requeridas; y que se de­ sarrolle y acuerde una clara descripción de sus papeles y responsabilidades antes de que realmente comience la obra. § 197 Normalmente, es preferible contratar las habilida­ des de profesionales con experiencia en iluminación de iglesias, diseño acústico, transmisión de sonido y diseño, que seleccionar vendedores de equipo o aceptar servicios de “buena voluntad” de individuos que pueden tener algún tipo de conocimiento, pero que carecen de la preparación necesaria para diseñar e instalar los elementos adecuados para una iglesia. Tanto la magnitud del edificio como las exigencias de la liturgia requieren soluciones distintas de las que son adecuadas para los proyectos domésticos o de pequeña escala.

Siempre es preferible contratar profesionales


-

Edificada con Piedras Vivas -

E l a r q u it e c t o Cualidades del arquitecto, principal agente del diseño

§ 198 El arquitecto, principal agente de diseño, tiene un papel esencial en el proyecto de construcción o renovación. Al elegir un arquitecto, la parroquia buscará alguno cuyos diseños en­ camen los misterios de la fe expresados y vividos en la asam­ blea litúrgica. Además de contar con las habilidades necesa­ rias y de tener el cuidado propio de un arquitecto profesional, los escogidos para el diseño de la iglesia deben ser capaces de: 1. Crear un ambiente que use el espacio, sonido y los aspectos visuales que faciliten y alienten las cele­ braciones litúrgicas y la participación activa de los fieles202. 2. Dar una expresión visual de los aspectos de doctri­ na y espiritualidad que las palabras solas no pueden expresar adecuadamente, empleando sus propios diseños, y que pidan en aquellos que contraten los más altos estándares artísticos para la inspiración, devoción y formación religiosa de los creyentes203. 3. Atraer la atención y proteger los tesoros significa­ tivos de la herencia arquitectónica y artística de la Iglesia, siempre que sea posible. 4. Ser colaborador y estar dispuesto a participar en el diálogo esencial para el desarrollo de un progra­ ma de construcción que satisfaga las necesidades de la Iglesia local. í02IGMR, n. 288: “Para la celebración de la Eucaristía el Pueblo de Dios se congrega generalmente en la iglesia, o cuando no la hay o resulta insuficiente, en algún lugar honesto que sea digno de tan gran misterio. Las iglesias, por consiguiente, o los demás lugares, sean aptos para la realización de la acción sagrada y para que se obtenga una activa participación de los fieles. Además, los edificios sagrados y los objetos que pertenecen al culto divino sean, en verdad, dignos y bellos, signos y símbolos de las realidades celestiales”. 203/¿id., n. 289; SC, n. 127: “Los artistas que llevados por su ingenio desean glorificar a Dios en la santa Iglesia, recuerden siempre que su trabajo es una cierta imitación sagra­ da de Dios creador y que sus obras están destinadas al culto católico, a la edificación de los fieles y a su instrucción religiosa”. - 144-


Construyendo una iglesia -

5. Ser sensible a las realidades económicas de la pa­ rroquia y trabajar dentro de su presupuesto.

L O S CONSULTORES LITÚRGICOS

§ 199 La construcción de una iglesia no puede ser em­ prendida sin profesionales adecuados en distintos campos. Cuando la parroquia comienza la construcción o renova­ ción de un espacio litúrgico, la comisión parroquial de construcción debe buscar los servicios de especialistas en diseño litúrgico. Es responsabilidad del consultor litúrgi­ co ayudar al párroco, al personal y a la parroquia entera con la formación continua acerca de la importancia, el pa­ pel y el valor del culto, así como del impacto del recinto en el culto. § 200 El consultor litúrgico también trabaja con el arquitec­ to. Algunos arquitectos también son arquitectos litúrgicos. Ellos poseen, además de sus acreditaciones en arquitec­ tura, clarividencias artísticas y educación litúrgica formal que los preparan para el diseño litúrgico. Sin embargo, éste no es siempre el caso. El o los consultor(es) litúrgico(s) seleccionado(s) por la parroquia trabaja(n) con el arquitecto y otros miembros del equipo de diseño desde las primeras etapas del proceso, para ayudarlos a aplicar los principios y normas de diseño litúrgico en las necesidades practicas y litúrgicas de la parroquia a la que sirven. Esto incluye examinar la acústica, el flujo y movimiento de las proce­ siones, los estilos apropiados para las celebraciones litúr­ gicas, las interrelaciones dentro de la Eucaristía así como las relaciones de la Eucaristía con los otros sacramentos, y todos los elementos requeridos por la liturgia de la Iglesia. Además, el consultor podría tener experiencia en el diseño y la fabricación del mobiliario apropiado y de otros objetos necesarios en las celebraciones litúrgicas, así como del arte litúrgico que será colocado en la iglesia. -

145-

Es necesario buscar los servicios de los especialistas en diseño litúrgico

l

C ;

El consultor litúrgico ayuda en la aplicación de los principios litúrgicos


-

Edificada con Piedras Vivas -

El Buscar contratistas capaces y coherentes con las enseñanzas de la Iglesia

c o n t r a t ist a

§ 201 Las parroquias deben buscar contratistas con las ca­ pacidades apropiadas, según el alcance y la relevancia del proyecto, que estén acreditados y asegurados como es de­ bido. Los candidatos deben demostrar su capacidad para financiar y cumplir con sus compromisos cabalmente y a tiempo; deben mostrar habilidades en las áreas de adminis­ tración, supervisión, tecnología y métodos y procedimien­ tos de construcción. También deben tener un buen historial de relaciones laborales anovadas en orácticas de nositivo

bre justicia social. Convendría que las diócesis lleven un registro cuidadoso de la capacidad, métodos de trabajo, prácticas de terminación y responsabilidad fiscal de los contratistas que han trabajado en las iglesias de la dióce­ sis, para ayudar a las parroquias en el proceso de licitación competitivo. La información debe estar disponible para el párroco y la comisión parroquial de construcción.

C o m p e n s a c ió n La compensación económica debe corresponder a las expectativas que se esperan

y n o r m a s p r o f e s io n a l e s

§ 202 Los diseños excelentes solamente pueden ser lleva­ dos a un término hermoso y bueno por profesionales com­ petentes y de confianza. Estos profesionales tienen derecho -146-


Construyendo una iglesia -

a una compensación que corresponda a las ex­ So o pectativas de la extraor­ dinaria competencia y experiencia que se exige de ellos. Se requiere un -■ ——- ; i 7*" | mayor y continuo es­ v i & iSCL fuerzo educacional entre DH los creyentes para resta­ blecer el respeto por la i.* g 1 £ P c ^ Y —------------capacidad y habilidad en todas las artes y para cultivar el deseo de su mejor uso en el culto público. La Iglesia necesita gente profesional a su servicio con la cualificación apropiada. La comunidad debe estar dispuesta a presupuestar y dedicar recursos para los profesionales apro­ piados, de modo que los criterios para el buen arte litúrgico y buen sonido en el edificio puedan satisfacerse.

i/v/5T^A6Íqj)

§ 203 Los arquitectos, consultores litúrgicos, artistas, con­ tratistas y todos los que participan en el proyecto deben mantener una elevada norma profesional de esmero y del cumplimiento de la enseñanza social de la Iglesia. Porque son responsables, al menos en parte, de la admi­ nistración de recursos de la parroquia, todos los participantes en el proyecto deben ser dignos de confianza para la comunidad. § 204 Los voluntarios y los donantes de servicios y rega­ los en especie son recursos valiosos en cualquier proyecto de construcción parroquial. Sin embargo, estos individuos y sus contribuciones deben mantener la misma norma de competitividad, calidad y propiedad que se requieren para los servicios y objetos obtenidos a través de los métodos convencionales. Como una parroquia utiliza servicios apor­ tados, es importante trabajar con el personal diocesano para asegurar que sean satisfechos todos los requisitos legales y de aseguramiento.

- 147-

Todos los que participan deben ser dignos de confianza para la comunidad


-

Edificada con Piedras Vivas -

C o l a b o r a c ió n Solo con la colaboración de todos se refleja la naturaleza del Cuerpo de Cristo

§ 205 La colaboración es esencial en todo proyecto arqui­ tectónico, pero lo es aún más en la arquitectura al servicio de la liturgia, para que se refleje la verdadera naturaleza del Cuerpo de Cristo. Los miembros de la comunidad parro­ quial junto con el párroco, el consultor litúrgico, el artista, el arquitecto y el contratista están llamados a un esfuerzo de colaboración cuyo objetivo es conseguir las mejores ex­ presiones de fe dentro de sus posibilidades. La confianza mutua y la franqueza son elementos fundamentales del es­ fuerzo de colaboración. La parroquia, representada por su párroco y sus comisiones, el arquitecto y el consultor de di­ seño litúrgico, el artista y los contratistas deben esforzarse por escucharse el uno al otro con cuidadosa atención, para que, de su mutuo dialogo, suija un lugar de sagrada belleza.

E

l d i s e ñ o d e l a i g l e s ia y s u e n t o r n o :

CONSIDERACIONES ESPECIALES

El lugar

d e e m p l a z a m ie n t o

El lugar donde Dios y su pueblo se reúnen

§ 206 La unidad del Pueblo de Dios se expresa y suscita en el encuentro de la asamblea eucarística204. Debido a que la iglesia es fundamentalmente un lugar donde Dios y su pueblo congregado se encuentran, debe tenerse cuidado al diseñar el conjunto entero del terreno y del templo para que sirva a esta congregación de los fieles que es esencial para el culto litúrgico205.

Conjugar belleza y costos

§ 207 El diseño del área en tomo a la iglesia puede inte­ grar árboles, arbustos, flores y lugares para el encuentro al 204 LG,

n. 11: “Confortados con el Cuerpo de Cristo en la sagrada liturgia Eucarística, muestran de un modo concreto la unidad del Pueblo de Dios, significada con propiedad y maravillosamente realizada por este augustísimo sacramento’’. 205 SC, n. 10: “No obstante, la liturgia es la cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y al mismo tiempo la fuente de donde mana toda su fuerza. Pues los trabajos apostólicos se ordenan a que, una vez hechos hijos de Dios por la fe y el Bautismo, todos se reúnan para alabar a Dios en medio de la Iglesia, participen en el sacrificio y coman la Cena del Señor”.

- 148-

' •.........


-

Construyendo una iglesia -

aire libre y para la meditación silenciosa. Debido a que no existe un paisajismo exento de mantenimiento, es posible mantener el paisaje exterior en un nivel manejable usando plantas nativas y de bajo mantenimiento, que puedan so­ portar condiciones secas sin requerir de riego continuo. § 208 Los caminos exteriores que conducen a la iglesia deben dar la bienvenida y estar libres de obstáculos, espe­ cialmente para las personas con discapacidades. Al diseñar estos caminos, se deben considerar no sólo los individuos o grupos que asisten a la Misa dominical sino también la llegada y la salida de grupos particulares como el cortejo nupcial o el de los dolientes que acompañan el cuerpo de un difunto en las exequias.

Los pasillos dan la bienvenida a los fieles

§ 209 En las parroquias suburbanas y rurales, la entrada a la iglesia debe proporcionar acceso tanto para los peatones como para aquellos que llegan en automóvil. El terreno de la iglesia debe estar diseñado para ayudar a todos los que se acerquen a hacer la transición de su vida cotidiana hacia los misterios de la fe. Los estacionamientos y las áreas de descenso de pasajeros pueden ser cómodos pero discretos. Un diseño sensible en tomo a la circulación vehicular, los lugares de estacionamiento y los andadores deben estar de acuerdo con la arquitectura del paisaje, puede acomodar a los automóviles sin permitirles que predominen sobre el lugar. Las consideraciones acerca del clima influirán en la distribu­ ción y en las opciones hechas por la parroquia.

El diseño de los accesos puede ayudar a la transición de la vida cotidiana hacia los misterios de la fe

§ 210 Los caminos para los que se acercan a pie, especial­ mente los que conducen al lugar principal de reunión fue­ ra del edificio, deben recibir atención especial. El espacio en el que los caminos convergen debe dar la bienvenida y ser hospitalario, recibiendo a todos los que se reúnen para el culto, además de ser un lugar apto para quienes desean continuar la conversación después de las celebra­ ciones litúrgicas. Los patrones en el pavimento, los bordes y las configuraciones; ermitas que contienen imágenes en

Los caminos de acceso

- 149-


-

Edificada con Piedras Vivas -

escultura, mosaico u otro tipo de medio artístico, así como las macetas y bancas exteriores pueden ayudar a fomentar el paso de lo mundano a la acción sagrada de culto.

A

c c e s ib il id a d

Que los discapacitados puedan participar en todas las formas de la Liturgia es parte del vínculo espiritual que une a la comunidad

§211 Cada persona debe ser bienvenida en la asamblea de culto con respeto y atención. Fue el profeta Isaías quien anunció el mensaje del Señor: “Porque mi Casa será llama­ da Casa de oración de todos los pueblos”206. Los obispos de los Estados Unidos han señalado que “es esencial que to­ das las formas de la liturgia sean completamente accesibles para las personas con discapacidades, ya que estas formas son la esencia del vínculo espiritual que une a la comunidad cristiana”207. Aún más instrucciones impartió el Papa Juan Pablo II, quien llamó a la Iglesia a la integración total de las personas con discapacidades en la familia, la comunidad y la Iglesia para superar “la tendencia al aislamiento, a la segrega­ ción y a la marginación [de aquellos con discapacidades]”208. Cuando los edificios presentan barreras para la participación activa y completa de todos, se lastima al Cuerpo de Cristo.

Elevadores, rampas, etcétera, para las personas con

§212 Se debe dar especial atención a las personas con im­ pedimentos visuales o auditivos, a quienes tienen dificulta­ des para caminar, los que usan silla de ruedas y los adultos mayores débiles. Además de rampas, elevadores, señala­ mientos en braille y sistemas especiales de sonido que pue­ dan ser accesibles para aquellos que necesitan ayuda, las escaleras deben tener al menos un barandal. Si se accede al presbiterio por escalones, se debe dotar oportunamente de una rampa con un pasamanos para posibilitar el acceso a todas las personas al presbiterio209.

impedimentos físicos

206Is 56,7. 207C onferencia C atólica de los E stados U nidos [USCC], P astoral S tatement of the U. S. Catholic B ishops on P ersons with D isabilities (1978), p. 6. 208Juan Pablo II, D evoted to the Handicapped, 4 de marzo, 1981, I, 4. En The Pope

Speaks 26:2, verano 1981, p. 160. de la eliminación de barreras arquitectónicas, otras formas de ayuda deben estar disponibles para las personas con discapacidades (por ejemplo, brindar dispositivos para

205 Además

- 150-


-

Construyendo una iglesia -

§213 El proceso de planeación debe incluir la consulta a varias personas con diversas discapacidades y el uso de un inventario de accesibilidad210, para asegurar una cuidadosa revisión de barreras arquitectónicas potenciales o existentes.

Integrar las leyes, códigos y reglamentos referentes a las personas con discapacidades

Toda nueva construcción o trabajo de renovación debe in­ tegrar completamente las demandas de la liturgia con las leyes, códigos y reglamentos vigentes referentes a las per­ sonas con discapacidades.

escuchar, ofrecer espacios para la interpretación con lenguaje de signos, usar textos im­ presos y materiales audiovisuales subtitulados, instalar alarmas visuales de emergencia, y hacer accesibles teléfonos especiales para uso de personas con problemas auditivos). 210 Cfr. Accessibility Inventory, de la O ficina N acional de P ersonas con D iscapacidades (de los Estados Unidos). Esto también está disponible en el número de enero de 2000 de la Environment and A rt Newsletter, de L iturgy Training P ubucations.

- 151 -


-

Edificada con Piedras Vivas -

§214 Los lugares de culto más antiguos son un reto espe­ cial a causa de los obstáculos que presentan para las perso­ nas con discapacidades. En la renovación de edificios anti­ guos, se deben tomar medidas precautorias especiales para armonizar los requisitos de accesibilidad con la integridad arquitectónica del edificio y con las normas de para la ade­ cuada celebración de la liturgia. Las adaptaciones de los edificios existentes pueden ser costosas, pero el no hacer los sitios de culto accesibles para la comunidad puede tener un costo humano y eclesiástico mucho mayor. El objetivo será siempre hacer de toda la iglesia un lugar accesible para todo el Pueblo de Dios.

La e l e c c ió n Buscar calidad y durabilidad en los materiales

d e l o s m a t e r ia l e s d e c o n s t r u c c ió n

§ 215 Una iglesia es una expresión duradera de la vida de fe de la comunidad. Debido a que la iglesia está destinada a perdurar, las parro­ quias y los profesio­ nales que les ayudan deberán asegurarse de que los compo­ nentes del edificio, especialmente los materiales de cons­ trucción, sean lo su­ ficientemente sólidos -152-


Construyendo una iglesia —

y fuertes como para pasar la prueba del tiempo. Los mate­ riales de construcción tradicionales han servido bien a la Iglesia en el pasado, pero recientemente materiales y técni­ cas de construcción más desarrollados pueden servir mejor a las estructuras contemporáneas. En todas las instancias, el edificio que está diseñado para una larga vida necesita de materiales buenos y durables. El uso de materiales dis­ ponibles localmente y los diseños que son expresión de la cultura local pueden ser una ventaja para las parroquias. § 216 La administración fiel de los recursos de la tierra requiere que la Iglesia se asocie en el desarrollo de una ar­ quitectura sustentable. Se deben evitar materiales, métodos de construcción y procedimientos que sean tóxicos para el ambien­ te o que sean un desperdicio de los recursos de la tierra. Proveer de calefacción, ventilación, aire acondicionado y sistemas de ilu­ minación que sean eficientes en energía es una práctica útil en el ámbito económico y, al mismo tiempo, es ambientalmente res­ ponsable. Esto es todo un reto para la administración parroquial.

C a m b io

Promover la arquitectura sustentable

d e ó r d e n e s y m o d if ic a c io n e s

§ 217 Durante la fase de construcción, el párroco y la comi­ sión de construcción pueden tener la necesidad de modifi­ car el proyecto original. Debido a que estas modificaciones pueden implicar costos adicionales, las parroquias deben anticipar tantas situaciones como sean posibles antes de que finalice la planeación y se firmen los contratos.

- 153 -

Anticipar los cambios en la medida posible


-

Edificada con Piedras Vivas -

§218 Si la necesidad de modificaciones se hace evidente en una etapa posterior, los procedimientos deben ser claros para todos los participantes. Es útil :

Claridad en las instrucciones de cambios

• Especificar que el párroco es quien comunicará cualquier cambio de órdenes al arquitecto, quien dará acuse de recibo. • Especificar que dicho reconocimiento indica el cos­ to adicional implicado. • Especificar que el párroco, o alguien autorizado por él, será(n) el (los) único(s) designado(s) para firmar el cambio de órdenes para aprobar el desem­ bolso adicional. • Especificar que el arquitecto es responsable de co­ municar al contratista o a los subcontratistas lo refe­ rente a los cambios.

El m a n t e n im ie n t o

d e l e d if ic io

§219 El proceso de diseño in­ cluirá la planeación del mante­ nimiento a corto y largo plazo del edificio nuevo o renovado. La belleza y la utilidad de un lugar de culto puede ser soste­ nida solamente con la continua y cuidadosa atención por me­ dio de un mantenimiento re­ gular. Por lo tanto, los fondos para el mantenimiento general y para las mejoras mayores deben preverse en cada presu­ puesto futuro de la parroquia.

Prever en cada presupuesto unfondo para mantenimiento y mejoras

-

154

-

1


-

Construyendo una iglesia -

§ 220 La durabilidad y los gastos de mantenimiento son factores críticos en la selección de los materiales de cons­ trucción y de los sistemas mecánicos, eléctricos y de plo­ mería. Las decisiones tomadas con criterios de economía de corto plazo pueden ser muy costosas a largo plazo. En el caso de estructuras existentes se necesita un plan bien pensado, que incluya el aspecto económico, para el man­ tenimiento. Cuando se trata del mantenimiento de edificios históricos, se podría requerir de atención especial.

- 155 -

En los materiales es mejor invertir pensando a largo plazo


-

Edificada con Piedras Vivas -

El s o n id o

e n e l l u g a r d e c u l t o 211

La iglesia debe facilitar el silencio y el sonido necesarios a la oración y la liturgia

§221 El silencio es el fundamento de toda oración. Del si­ lencio contemplativo surge la oración cantada y hablada de la asamblea, así como las oraciones y proclamaciones de los diversos ministros. La celebración litúrgica requiere la transmisión clara de las respuestas habladas y cantadas de la asamblea, así como de las palabras de los ministros como el sacerdote celebrante, el diácono, los lectores y el cantor y director del canto. Además, el espacio debe facilitar un ambiente apropiado para la música instrumental que apoye el canto y el culto de la asamblea.

La combinación

§ 222 La primera consideración al proveer de una buena calidad en la transmisión del sonido es el diseño acústico del edificio. Las superficies interiores como las paredes, el piso y el techo afectan la transmisión del sonido, y también otras características de diseño como la altura del techo, la

de superficies absorbentes o reflejantes, ofrecen apoyo al sistema de sonido requerido en el espacio de culto

211 La exhortación

Apostólica Postsinodal, Verbum Domini, 30 de septiembre, 2010, en su número 6 8 enfatiza la importancia de la acústica dentro del lugar de culto: Propositio 40: Para favorecer la escucha de la Palabra de Dios no se han de descuidar aquellos medios que pueden ayudar a los fieles a una mayor atención. En este sentido, es necesario que en los edificios sagrados se tenga siempre en cuenta la acústica, res­ petando las normas litúrgicas y arquitectónicas. “Los obispos, con la ayuda debida, han de procurar que, en la construcción de las iglesias, éstas sean lugares adecuados para la proclamación de la Palabra, la meditación y la celebración eucarística. Y que los espacios sagrados, también fuera de la acción litúrgica, sean elocuentes, presentando el misterio cristiano en relación con la Palabra de Dios” (238) (nota del editor).

- 156-


Construyendo una iglesia —

forma y la construcción de los espacios, y los sistemas me­ cánicos como las unidades de calefacción y enfriamiento, y los dispositivos de iluminación. Los paneles de absorción de sonido, vitales para la reducción del ruido en gimnasios y otros edificios públicos, serán usados raramente en una iglesia y sólo con asesoramiento profesional para reducir o eliminar el ruido del exterior. Las superficies suaves como alfombras, tapetes y telas colgantes absorben el sonido, mientras que las superficies duras como la piedra, la lose­ ta, el vidrio y los metales lo reflejan. Una combinación de superficies absorbentes y reflectoras de sonido aplicadas de forma adecuada y usadas en correcta proporción ofrecen el tipo de sistema requerido para el espacio de culto.

Y A B SO R B EN TE S D E SO N ID O

§ 223 Los ingenieros acústicos pueden ayudar a las parro­ quias en el diseño de un edificio capaz de transmitir natu­ ralmente el sonido, y también pueden ser de gran ayuda en la renovación de los recintos existentes.

- 157-

Ayuda de los ingenieros acústicos


-

La ayuda de los sistemas electrónicos de amplificación de sonido

La ayuda de los sistemas electrónicos de amplificación de sonido

Edificada con Piedras Vivas -

§ 224 Otro aspecto de un ambiente auditivo efectivo son los sistemas electrónicos de amplificación, que pueden aumen­ tar la acústica natural y ayudan a remediar los problemas que no pueden ser solucionados de otra forma. Los proyec­ tistas deben considerar el suministro de estos sistemas para la nave, el presbiterio y los espacios adjuntos como el atrio y el espacio en tomo a la pila bautismal. También deben habilitar lugares para los que tienen necesidades auditivas especiales. § 225 Asegurar la amplificación de la palabra hablada o cantada y de la música instrumental o coral es una tarea compleja que exige la habilidad y experiencia de expertos en el campo del diseño acústico. Escoger vendedores locales que no posean las habili­ dades requeridas para comprender las complejas necesida­ des de la asamblea litúrgica, puede convertirse en un pro­ blema serio e incluso costoso.

La

u b ic a c ió n d e l ó r g a n o y o t r o s in s t r u m e n t o s m u s i ­

cales

Lograr una buena disposición del órgano

§ 226 Los instrumentos musicales, especialmente el órga­ no, han contribuido a la belleza y oración del culto católi­ co212. Planear un espacio suficiente para el órgano y otros instrumentos usados para acompañar la oración de la asam­ blea es una parte importante del proceso de construcción. Esto incluye el diseño de la caja del órgano, si se usa, o la colocación de los tubos de instrumentos grandes. El trabajo conjunto del especialista en acústica y los músicos puede lograr una disposición que permita que los tubos sean vis^ S C , n. 120: “Téngase en gran estima en la Iglesia latina el órgano de tubos, como ins­ trumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales. En el culto divino se pueden admitir otros instrumentos, ajuicio y con el consentimien­ to de la autoridad eclesiástica territorial competente, a tenor de los aa. 22 § 2, 37 y 40, siempre que sean aptos o puedan adaptarse al uso sagrado, convengan a la dignidad del templo y contribuyan realmente a la edificación de los fieles”. - 158 -


-

Construyendo una iglesia -

tos y oídos sin que se conviertan en una distracción o que compitan visualmente con el resto del arte y la iconografía. La ubicación del órgano debe asegurar que los instrumen­ tistas tengan un claro contacto visual con el director de mú­ sica y, si es necesario, con el cantor o el director de canto.

§ 227 Algunos instrumentos se usan solamente en ocasio­ nes más solemnes o festivas. Por esta razón es necesario que la disposición del espacio asignado para la música sea flexible, y de cabida para acomodar los instrumentos cuan­ do se incluyan en las celebraciones del culto.

I l u m in a n d o

el lugar de culto

§ 228 La luz es símbolo poderoso para los seguidores de Cristo, quien es “la luz que brilla en las tinieblas” y cuya imagen es vista en el sol y en el cirio pascual, que tiene una llama que “aunque distribuye su luz no mengua al repartirla”213. Además del simbolismo teológico, la luz adquiere un significado pastoral, estético y práctico en la construcción 2l:lC fr. C ongregación

Prever un espacio flexible para la música de ocasiones especiales

para el

C ulto D ivino , Misal Romano, 1975, 1985, Pregón Pascual

(Exsultet).

- 159-

La luz es un símbolo poderoso de Cristo


-

Edificada con Piedras Vivas -

de iglesias. Una planeación cuidadosa le permite a las pa­ rroquias elegir opciones que utilicen al máximo la luz na­ tural, que puede ser complementada con fuentes artificiales de luz.

La iluminación. Ver los rostros de los demás

§ 229 Los profesionales pueden hacer que los proyectistas tomen conciencia de las maneras en que los dispositivos protegen del resplandor, del modo en que tipos específicos de lámparas dan color y el nivel de mido de las balastras en algunos dispositivos. Si la iglesia es para acoger el culto de los que se reúnen ahí, se deben cumplir primero las nor­ mas mínimas de hospitalidad, lo que significa que los con­ gregados para el culto sean capaces de verse y escucharse mutuamente. En el diseño del proyecto de iluminación de la iglesia, se le debe dar la máxima prioridad a la posibilidad de los fieles para ver los rostros de los que se encuentran reunidos como Cuerpo de Cristo, y los de quienes están a su servicio. § 230 Además, la iluminación puede realzar estéticamente los componentes arquitectónicos y artísticos del edificio y sus señalamientos. La iluminación para la Misa Dominical -160-

- i


-

Construyendo una iglesia -

difiere de la iluminación requerida para un Bautismo o para los momentos en que la iglesia está abierta para la oración personal. Lo que es apropiado para la capilla de la reserva podría no ser efectivo para la nave, y lo que funciona en el presbiterio o en la sede del sacerdote celebrante podría no ser útil para el lector o el sacerdote en el altar. Los in­ genieros de iluminación pueden sugerir opciones apropia­ das para asegurar la producción de luz que mejor sirva a la liturgia. Consideraciones prácticas adicionales pueden incluir el cálculo del costo-beneficio de distintos tipos de lámparas que faciliten el reemplazo de focos quemados, la posible computarización y la facilidad de uso y flexibilidad de sistemas que cubran las necesidades de diversas situa­ ciones litúrgicas214.

L a il u m in a c ió n

n e c e s it a f l e x ib il id a d

§ 231 La planeación de la iluminación del recinto incluye tanto el exterior como el interior del mismo. La iluminación de caminos y accesos no sólo es un asunto de seguridad sino de realce estético. De acuerdo con una buena adminis­ tración, utilizar una iluminación generada por energía solar es ecológicamente responsable, y es una efectiva forma de iluminación exterior que se debe considerar. § 232 Los reglamentos de construcción exigen letreros de salida, luces estroboscópicas de incendio, cajas para acti­ var alarmas de fuego, paneles anunciadores y vitrinas con extintores de fuego localizados en “lugares llamativos”. La planeación oportuna puede ayudar a armonizar estos elementos necesarios con focos de atención litúrgicos, devocionales y artísticos. Es responsabilidad del arquitecto trabajar con todos los consultores de diseño e ingeniería para asegurar que se eviten los conflictos y que los dis­ positivos de detección de humo estén calibrados para que 2MUn potenciómetro puede asegurar la flexibilidad de tos dispositivos de iluminación y puede ayudar a reducir el consumo de energía. -

L

161

-

Considerar el posible uso de energía solar


-

Edificada con Piedras Vivas -

el humo de las velas y el incienso no activen las alarmas contra incendios215. Prever los medios electrónicos

§233 Conviene tomar provisiones en el diseño inicial de un nuevo recinto para el uso de medios electrónicos. Esto debe adecuarse al diseño arquitectónico y hacerse de manera que no llame la atención. Se deben considerar los efectos de la luz en las imágenes proyectadas.

S a c r is t ía s Consejos para el buen diserto, equipamiento y organización de la sacristía que contribuyen al buen funcionamiento litúrgico

§ 234 Las sacristías bien diseñadas, bien equipadas y bien organizadas contribuyen al buen funcionamiento de la li­ turgia, así como a la preservación y mantenimiento de los ornamentos sagrados, los vasos litúrgicos, los manteles y otros objetos. Desde el Concilio Vaticano II, la mayoría de las igle­ sias nuevas y algunas estructuras renovadas ofrecen una sa­ cristía para revestirse cerca de la entrada de la iglesia, junto al vestíbulo o atrio, para que la procesión de entrada pueda avanzar directamente desde la sacristía al atrio, pasando luego por la nave hasta el altar. La sacristía proporciona un espacio para guardar las ornamentos litúrgicos, así como un lugar donde las vesti­ duras del día puedan ser preparadas por el sacristán. Un cuarto de baño, o al menos un lavabo con agua corriente y un espejo de cuerpo entero, pueden ser complementos úti­ les para esta área. Si la sacristía está localizada en la parte trasera de la iglesia es útil tener una sacristía de trabajo adicional que ofrezca un fácil acceso al altar, localizada cerca del pres­ biterio. 213 Igual

que en el caso de seleccionar a profesionales para diseñar e instalar sistemas de sonido, normalmente deben ser preferidas las habilidades de un profesional con expe­ riencia en la iluminación de iglesias sobre los servicios “de buena voluntad” de alguien que puede tener algún conocimiento de electricidad e iluminación doméstica, pero que carece de la cualificación indispensable para diseñar e instalar la iluminación adecuada para una iglesia.

- 162-


-

Construyendo una iglesia -

La sacristía debe contener el sacrarium (véase abajo) y otro lavabo lo suficientemente grande como para llenar con agua floreros largos. Puede contener armarios cerrados con llave para guardar objetos de especial valor y como depósito para los vasos sagrados, paños de altar u otros manteles, velas, can­ delabros, floreros, recipientes y soportes para plantas. Además, la sacristía de trabajo debe estar equipada para el lavado y cuidado de los manteles de la iglesia. Si se usan telas artísticas en la forma de pendones, o colgantes en la iglesia, será recomendable incluir un espa­ cio de almacenamiento con barras sobre los cuales se pue­ dan colgar estas telas, para que no se arruguen ni dañen por un almacenamiento inadecuado. closet

A su n to s

lavabo

d e s e g u r id a d

§ 235 Por penoso que pueda ser, la realidad contemporánea obliga a la Iglesia a considerar la seguridad para el recinto eclesial. Esto es apropiado no sólo para proteger los objetos y valores que se encuentran dentro del edificio, sino que tam­ bién es igualmente importante para la seguridad de los fieles. Es un hecho desafortunado que tantas iglesias hoy en día tengan que ser cerradas bajo llave, evitando así que los - 163 -

Investigar que las posibilidades de seguridad permitan mayor accesibilidad a los fieles


-

Edificada con Piedras Vivas -

fieles puedan entrar a orar y meditar, excepto en momentos específicos. Se debe hacer una investigación en lo que se refiere a la posibilidad de asegurar los objetos dentro de la iglesia, de tal manera que esto permita a los fieles un mayor acceso a esta casa de oración.

E L SACRAR1UM Usos del sacrariurn

§ 236 La sacristía junto al presbiterio usualmente contendrá el sacrariurn, que es un lavabo especial usado para la elimi­ nación reverente de sustancias sagradas. Este lavabo tiene una cubierta, un cuenco, un tubo especial y un sumidero que se vacía directamente en la tierra y no en el sistema de drenaje. Después de la Misa, cuando los vasos litúrgicos se enjuagan y limpian, se vierte el agua en el sacrariurn para que cualquier partícula restante no se vaya al drenaje sino directamente a la tierra. Cuando los purificadores y corpo­ rales se enjuagan antes de ser lavados, esa agua debe ser vertida en el sacrariurn. El sacrariurn también puede ser usado para desechar agua bautismal vieja, residuos de cenizas y óleos del año anterior, si no son quemados.

-164-


Construyendo una iglesia -

§ 237 Si accidentalmente se derrama algo de la Sangre de Cristo durante la Misa, se limpia cuidadosamente con un lienzo y se lava el área. El agua derivada de este proceso también debe ser vertida en el sacrariurn. La reverencia por las cosas sagradas continúa incluso después de que ya no son útiles en la liturgia.

A

La reverencia por las cosas sagradas incluso cuando ya no son útiles en la Liturgia

s u n t o s e s p e c ia l e s e n l a r e n o v a c ió n d e i g l e s i a s

§ 238 Cuando una parroquia construye un nuevo edificio, hay muchas opciones disponibles para responder a las nece­ sidades litúrgicas y encontrar un equilibrio entre los valores implicados. Pero cuando una parroquia renueva un espacio de culto, el edificio existente puede limitar algunas de las posibilidades de diseño y obligar a escoger opciones que no sean las ideales. Si las limitaciones de espacio disponible comprometen las decisiones, es importante que la parro­ quia continúe trabajando con profesionales para considerar todas las opciones posibles y tomar la mejor decisión para las necesidades de la liturgia y las otras prioridades de la parroquia.

M

Tomar la mejor decisión para el aprovechamiento del espacio con la oportuna asesoría de profesionales

o d if ic a c ió n d e e s t r u c t u r a s h is t ó r ic a s

§ 239 Con el tiempo, conforme cambian la expresiones públicas de culto, se da una modificación en las necesida­ des del espacio físico usado para la liturgia de la Iglesia. En conformidad con las normas de la reforma litúrgica, a veces resulta necesario modificar las estructuras históricas y esto plantea un desafío216. En proyectos de este tipo se 316 O A,

n. 4: “Los obispos, recordando las disposiciones del Concilio Vaticano II y lo dicho sobre esta materia en los documentos pontificios, vigilen continuamente para que los cambios que deban introducirse en los lugares sagrados con motivo de la re­ novación litúrgica se hagan con toda cautela, y siempre de acuerdo con las normas de la Reforma litúrgica: no se lleven a cabo sin el voto de las comisiones de arte sacro, sagrada liturgia y, si es preciso, música sacra, y sin consultar a personas entendidas. Ténganse también en cuenta las posibles leyes dictadas por las autoridades civiles en diversas naciones para preservar los monumentos artísticos más insignes”. - 165 -

Respetar el patrimonio histórico y la funcionalidad para el culto contemporáneo


-

Edificada con Piedras Vivas -

puede alcanzar un delicado balance a través de la selección de diseños y mobiliario que respeten y protejan el antiguo patrimonio artístico de la Iglesia y que, al mismo tiempo, sirvan efectivamente a los requerimientos del culto contem­ poráneo.

R e n o v a c ió n

d e ig l e s ia s

Es mejor comenzar con una consulta a la comunidad y escuchar y tratar todos los puntos de vista

§ 240 Cuando se debe emprender la renovación de una igle­ sia o cuando es necesario arrasar una iglesia vieja, se nece­ sita un cuidado especial. No se puede renunciar fácilmente a una iglesia que ha servido a su pueblo durante muchos años, especialmente por aquellos que tienen profundas raí­ ces en la parroquia. En esta clase de proyectos, es especial­ mente importante la participación de la parroquia en la eva­ luación de las necesidades y en la subsecuente planeación. Aunque la consulta provoca rápidamente discusiones y oposición entre los parroquianos, a final de cuentas es me­ jor que se escuchen y traten todos los puntos de vista en una atmósfera de respeto y colaboración, en lugar de que se que­ den sin expresar y esto deje resentimientos para el futuro.

En principio es necesaria la formación de los parroquianos para reunir el apoyo necesario

§ 241 Siempre habrá miembros en la comunidad que encon­ trarán difícil, o casi imposible, renunciar a su antigua igle­ sia, pero una valoración abierta de las necesidades locales, además de una instrucción acerca los ritos litúrgicos, pue­ den lograr que la parroquia reúna el apoyo necesario para que se realice el trabajo. En prin­ cipio, la comu­ nidad merece escuchar cómo la renovación me­ jorará su capaci­ dad de orar con solemnidad, be­ lleza y dignidad. - 166-


Construyendo una iglesia -

§ 242 Es también importante en situaciones como estas mani­ festar respeto por el edificio existente y sus particularidades, así como preservar lo más que se pueda de su digna estruc­ tura original. Cuando el proyecto implica una renovación, de materiales tales como mármol o paneles de madera, así como otros artefactos o mobiliario, con frecuencia se puede restaurar e incorporar lo antiguo al nuevo diseño, siempre y cuando sea de la calidad requerida. Informar a la parroquia sobre los esfuerzos realizados al respecto puede hacer que los cambios al nuevo espacio de culto si no más atractivos sean menos difíciles de asimilar.

Informar sobre los esfuerzos realizados para incorporar lo anterior puede hacer los cambios menos difíciles de realizar

§ 243 Sin embargo, hay veces en que los materiales ya no son adecuados, porque están desgastados o porque ya no sirven para las necesidades de la liturgia. En tales casos, los párrocos y las comisiones necesitan consultar a la ofici­ na de culto diocesano o a la cancillería respecto a los crite­ rios vigentes para la eliminación de dichos objetos. En años recientes se han dado casos de objetos religiosos y vasos sagrados que aparecen en subastas o en páginas Web para su compra, a lo que parece, sin ninguna consideración de su propósito o significado.

Informarse de los criterios vigentes para la eliminación de objetos sagrados en desuso

§ 244 Finalmente, cuando el interior de una iglesia va a cambiarse o derribarse, es apropiado celebrar una misa fi­ nal para marcar el cierre del edificio. Quizás el ritual más apropiado sería celebrar la Misa en la iglesia, seguido de

Misa de Cierre de un edificio de culto

-

167

-


-

Edificada con Piedras Vivas -

una procesión en donde el pueblo se dirija ya sea al nuevo lugar de cuito o al sitio que les servirá temporalmente hasta que el trabajo necesario en el nuevo o renovado espacio de culto sea terminado.

E l A ltar Debe haber un sólo altar para simbolizar la unidad de la Iglesia

§ 245 En la construcción de nuevas iglesias, debe haber un sólo altar para significar la única Eucaristía del único Señor Jesucristo, que congrega a la comunidad en tomo a la única mesa de su cuerpo y de su sangre. Sin embargo, al renovar una iglesia existente, cuando la posición del viejo altar dificulta la participación del pueblo, o si “no puede trasladarse sin el menoscabo del valor artístico, se deberá construir otro altar fijo” en la iglesia. Este nuevo altar será el único en el que se celebrará la liturgia217.

Es mejor evitar que se añadan nombres de particulares a los objetos dentro de la iglesia

§ 246 Usualmente es mejor evitar que se añadan nombres de personas a partes específicas, mobiliario u obras de arte dentro de la iglesia. Aunque permitir que algunas perso­ nas paguen estos objetos que lleven su nombre quizás sea una solución fácil para recaudar fondos, puede conducir

217IGMR,

n. 303: “En las iglesias ya construidas, donde el altar antiguo está situado de manera que hace difícil la participación del pueblo y no puede trasladarse sin el menos­ cabo del valor artístico, se deberá construir otro altar fijo, artísticamente confeccionado y que se ha de dedicar debidamente, y sólo sobre éste se realizarán las celebraciones sagradas. Para no distraer la atención de los fieles del nuevo altar, no se adome el altar antiguo de manera especial”.

- 168-


Construyendo una iglesia -

a problemas en el futuro cuando sea necesario remover o modificar el objeto de que se trate.

El e s p a c io del

pa ra la reserva

S a n t í s i m o S a c r a m e n t o 21*

§ 247 En un capítulo anterior hemos tratado de la coloca­ ción del sagrario. La estructura del edificio existente de­ terminará algunas de las opciones que la parroquia puede considerar. Y conviene recordar que, en el ejercicio de su responsabilidad por la vida litúrgica de la diócesis, el ordi­ nario del lugar puede dar indicaciones específicas respecto a la capilla del Santísimo y la ubicación del sagrario. De nuevo, el párroco, el consejo de pastoral de la pa­ rroquia y la comisión de construcción necesitarán revisar todas las normas diocesanas existentes, y examinar cuida­ dosamente los principios que conlleva cada opción, valorar las ventajas litúrgicas de cada posibilidad y reflexionar so­ bre las costumbres y la piedad de la comunidad parroquial, antes de dar alguna recomendación respecto a la colocación del sagrario. La ubicación también debe permitir un fácil acceso a las personas en silla de ruedas y a quienes tienen alguna otra discapacidad. Las oficinas diocesanas de liturgia y arte sacro pueden ayudar a las parroquias facilitando el estudio y el proceso de discusión respecto a la colocación del sagra­ rio y otros asuntos importantes que implica la renovación JISCff. supra § 74 y téngase también en cuenta las indicaciones sobre la reserva conte­ nidas en la Instrucción Rademptionis Sacrcimentum, nn. 129ss: “La celebración de la Eucaristía en el Sacrificio de la Misa es, verdaderamente, el origen y el fin del culto que se le tributa fuera de la Misa. Las sagradas especies se reservan después de la Misa, principalmente con el objeto de que los fieles que no pueden estar presentes en la Misa, especialmente los enfermos y los de avanzada edad, puedan unirse a Cristo y a su sacrificio, que se inmola en la Misa, por la Comunión sacramental” (219). Además, esta reserva permite también la práctica de tributar adoración a este gran Sacramento, con el culto de latría, que se debe a Dios. Por lo tanto, es necesario que se promuevan vivamente aquellas formas de culto y adoración, no sólo privada sino también pública y comunitaria, instituidas o aprobadas por la misma Iglesia (220)” (nota del editor). (219) S agrada C ongregación para el C ulto D ivino , Decreto Eucharistiae sacramentum, dia 21 de junio, 1973: AAS 65 (1973) 610; (220); cfr. ibid. - 169-

Consideraciones acerca de la ubicación del sagrario


Edificada con Piedras Vivas -

-

de una iglesia. Éste es un campo donde los consultores li­ túrgicos pueden ser de gran ayuda para la parroquia. Una posibilidad es usar el Altar antiguo para la Reserva

§ 248 En la mayoría de las iglesias construidas antes de 1969, el sagrario se situaba en el altar mayor. Al concluir el Concilio Vaticano II, cuando las parroquias pudieron cele­ brar la liturgia de cara a la asamblea de los fieles, muchos pastores instalaron altares móviles en algún sitio frente al altar existente, y usaron el altar antiguo como lugar para la reserva del Santísimo Sacramento.

El área para el sagrario debe ser digna y destacada

§ 249 Al renovar una iglesia diseñada en otro periodo his­ tórico, la parroquia tiene la oportunidad de considerar otros lugares para el sagrario. Se debe tener cuidado de que el área considerada para la reserva de la Eucaristía sea digna y destacada. El lugar para la reserva eucarística y su mobiliario nunca debe ser temporal, improvisado ni difícil de encontrar.

Las alternativas para colocar el Sagrario

§ 250 En algunas iglesias renovadas es posible quitar alta­ res y sagrarios antiguos. Pero cuando existen razones váli­ das para no remover el altar, se pueden buscar alternativas para el sagrario. Algunas iglesias que tienen un altar lateral o algún espacio devocional pueden ocupar dicho lugar para el San­ tísimo, si es que cumplen con todos los requisitos dispues­ tos en la Institución General del Misal Romano. En otras situaciones el único lugar apropiado para la reserva será en el presbiterio mismo y sobre el antiguo altar mayor. En estos casos, se debe buscar un equilibrio para que la co­ locación del sagrario no distraiga la atención de los fieles de la celebración eucarística y sus partes219. Por otra parte, su ubicación debe favorecer la atención al sagrario durante los periodos de oración silenciosa fuera de la celebración eucarística. 2ig EM, n. 55, DL, n. 483, p. 253: “Es más propio de la naturaleza de la celebración sagra­ da (de la Eucaristía) que la presencia eucarística de Cristo, fruto de la consagración, y que como tal debe aparecer en cuanto sea posible, no se tenga ya desde el principio por la reserva de las especies sagradas en el altar en que se celebra la Misa”. -

170

-


Construyendo una iglesia -

§ 251 Ordinariamente, debería existir una distancia sufi­ ciente que separe el sagrario del altar en que se celebra. Cuando el sagrario se ubica directamente detrás del altar, debe considerarse la distancia, la iluminación u otros recur­ sos arquitectónicos para separar el sagrario y el área de la reserva durante la Misa, pero que permitan la visión plena del sagrario desde toda el área de culto cuando no se esté celebrando la liturgia de la Eucaristía.

Requisitos para la ubicación del Sagrario

§ 252 Cuando puede removerse el antiguo sagrario sin da­ ñar el altar ni el entorno, y se elige otro lugar para el sagra­ rio, el resultado es beneficioso y ayuda a evitar confusión entre los fieles.

Procurar la claridad para los fieles

P r e s e r v a c ió n I g l e s ia

del

p a t r im o n io

a r t ís t ic o

de

la

§ 253 La coexistencia de pasado y presente, necesaria cuando se renueva y restaura el arte y la arquitectura de una iglesia, no deja de tener antecedentes ricos en múlti­ ples niveles y con éxito. La Iglesia “se esfuerza por con­ servar las obras de arte y los tesoros elaborados en siglos pretéritos y, en cuanto es necesario, adaptarlos a las nuevas necesidades”220. En muchas parroquias, incluso en aquellas iglesias que no son consideradas histórica, arquitectónica o artísticamente importantes, es posible encontrar dignas obras de arte en forma de vitrales, mobiliario, estructuras de mármol o madera e instrumentos musicales que tienen valor estético y artístico.

22"IGMR,

n. 289: “[La Iglesia] así como se esfuerza por conservar las obras de arte y los tesoros elaborados en siglos pretéritos y, en cuanto es necesario, adaptarlos a las nuevas necesidades, trata también de promover las nuevas formas de arte adaptadas a cada tiempo. Por eso, en la formación de los artistas y al elegir las obras destinadas a la iglesia, búsquese un auténtico valor artístico que sirva de alimento a la fe y a la piedad y responda auténticamente al significado y fines para los que se destina”. - 171 -

Es necesario primero una evaluación patrimonio para evitar pérdidas irreparables


-

Edificada con Piedras Vivas -

Por lo anterior, se recomienda a las parroquias emprender una justa evaluación de sus obras artísticas y su mobilia­ rio. El arquitecto, el artista y el consultor litúrgico, así como el personal diocesano, son colaboradores indispen­ sables en el discernimiento de las obras que se consideran parte del sagrado patrimonio artístico de la Iglesia. “Mu­ chas personas han hecho cambios indeseables en los luga­ res de culto, bajo el pretexto de llevar a cabo una reforma de la liturgia, y han causado la desfiguración o pérdida de invaluables obras de arte”221. La digna reubicación de piezas artísticas

§ 254 “Hay que evitar la dilapidación de los tesoros de arte sagrado al adaptar las iglesias”. Cuando es necesario reubicar o quitar piezas artísticas en beneficio de la reforma litúrgica, es apropiado que sean ubicadas y cuidadas en un lugar “propio y digno de las mismas obras222. El arte sacro 221OA, n. 5. 222EM, n. 24, DL, n. 452, p. 242: “Hay que evitar la dilapidación de los tesoros de arte sagrado al adaptar las iglesias, pero si se juzga que tales tesoros hay que sacarlos del lugar en que ahora se encuentran, por la instauración litúrgica, según el juicio del ordinario, pedidos los pareceres de los técnicos y, si el caso lo requiere, con el consen- 172-


Construyendo una iglesia -

que en algún tiempo sirvió como es debido a la liturgia y a la piedad, pero que ya no es capaz de llevar esto a cabo, debe ser sin embargo, adecuadamente respetado y nunca se le debe dar uso secular o “profano”223.

§ 255 Se recomienda vehementemente que cada diócesis lleve un registro y proteja el patrimonio cultural de los fie­ les. Donde sea posible, un museo o repositorio diocesano puede preservar de forma apropiada la rica herencia de la Iglesia local y hacerla disponible. Cada proyecto de renova­ ción debe incluir una detallada documentación fotográfica y videográfica de la evolución del edificio.

timiento de aquellos a quienes afecta, hágase esto con prudencia y de tal manera que en los nuevos puestos sean colocados de un modo adecuado y digno de las obras". 22:1OA, n. 6: “Si se considera que tales obras son completamente inadecuadas para el culto divino, nunca se las destine a usos profanos; colóquenlas en un lugar conveniente, es decir, en un museo diocesano o interdiocesano, accesible a cuantos deseen visitarlas. Igualmente no se descuiden los edificios eclesiásticos de valor artístico, aun cuando ya no sirvan para su fin originario; si es preciso cederlos, prefiéranse los compradores que sean capaces de cuidarlos (cfr. CIC 1184)”. - 173 -

La Diócesis debe llevar un registro y proteger el patrimonio de los fieles


-

Los clérigos deben estar adecuadamente formados en la apreciación del arte sacro

Edificada con Piedras Vivas -

§ 256 Como custodios del legado sacro de la Iglesia, los arquitectos, artistas y clérigos deben recibir una formación en la apreciación del arte sacro y su propósito dentro de la liturgia. El ejemplo de los sacerdotes dará con frecuencia la inspiración inicial a las comunidades que buscan cons­ truir nuevas iglesias, diseñar nuevo arte litúrgico o renovar espacios de culto existentes. El Concilio Vaticano II fue particularmente claro en su enseñanza sobre este asunto: “Los clérigos deben ser instruidos sobre la historia y evolución del arte sacro y sobre los sanos principios en que debe fundarse la producción de estas obras. En consecuen­ cia deben ser capaces de apreciar y conservar los venera­ bles monumentos de la Iglesia y poder orientar a los artistas comprometidos en la producción de obras de arte”224.

C o n c l u s ió n La arquitectura cristiana debe encarnar el Evangelio para albergar una comunidad con la mente y el corazón de Cristo

§ 257 La arquitectura de la iglesia encama el Evangelio y despierta la verdadera piedad litúrgica de todos los cre­ yentes, adentrándolos en la vida de Dios Uno y Trino225. La piedad eucarística en tomo a la cual se construyen las iglesias siempre es Trinitaria, Cristológica, bíblica y comu­ nitaria, y construye sobre la tradición litúrgica lex orandi, lex credendi de la Iglesia. Sin dicha piedad litúrgica bien fundamentada, la iglesia carecerá de los puntos esenciales para la cual fue construida. La arquitectura técnicamente más brillante puede carecer de un alma cristiana si no al­ berga una comunidad con la mente y el corazón de Cristo.

El arte cristiano debe proclamar

§ 258 Las decisiones acerca de lo que se considera como arte Cristiano apropiado, aunque deben estar bien funda­ mentadas por el gusto y la opinión expertas, se toman mejor después de consultar a toda la asamblea litúrgica bajo la guía del párroco. Cuando los edificios y las obras de arte de

a todos la fe de la iglesia

de S eminarios y U niversidades , Instrucción Doctrina el exemplo, 25 de diciembre, 1965, n. 60, DOL 332, n. 2731, citando SC, n. 129. 225Cfr. CCE, nn. 1079-1109.

224C ongregación

-174-


-

Construyendo una iglesia

-

la Iglesia generan una actitud contemplativa hacia la crea­ ción de Dios, hacia la redención de la historia realizada por Cristo y los dones del Espíritu Santo, ellos proclaman la fe en signos visibles, y evangelizan al vecindario, a la ciudad y a la nación. Los no creyentes los señalan como impresio­ nantes ejemplos de arte así como de símbolos misteriosos y públicos de la piedad cristiana. Sin una dimensión me­ ditativa, la arquitectura cristiana corre el riesgo de reducir el misterio de la divina presencia a una acción social cual­ quiera o a una domesticidad cómoda. § 259 Tanto la oración como la liturgia surgen desde co­ munidades de fe y, al mismo tiempo, ayudan a crear esas comunidades. La asamblea eucarística entra en un dialogo iniciado por Dios que continúa entre los hermanos y her­ manas. Sin un compromiso hacia la construcción de la co­ munidad, la parroquia podría crear una iglesia que es ar­ quitectónicamente refinada pero inhóspita y opresivamente distante.

Es indispensable el compromiso de construir comunidad

§ 260 El proceso de construcción de una iglesia llama al Pueblo de Dios hacia los asuntos pendientes de la comu­ nidad, alerta a la asamblea eucarística sobre el hecho de que el conformismo es destructivo y de que la redención universal de Cristo está incompleta hasta que Dios llegue a ser verdaderamente todo en todo. Sin el desafío profético del Espíritu Santo los edificios eclesiásticos podrían ser meros monumentos triunfalistas, una confirmación de opiniones cómodas. El don profético del Espíritu recuerda a la asamblea en medio de la abundancia, la existencia del pobre y de los indigentes que viven en las calles o de los que han sido víctimas de abusos y maltratados, cuyos ros­ tros podrían esquivarse fácilmente226. Estos miembros de la

El edificio de la Iglesia debe ser manifestación constante del Misterio de Cristo

226Cfr. las palabras fuertes de Sacramentum Caritatis n. 90: “No podemos permanecer pasivos ante ciertos procesos de globalización que con frecuencia hacen crecer desme­ suradamente en todo el mundo la diferencia entre ricos y pobres. Debemos denunciar a quien derrocha las riquezas de la tierra, provocando desigualdades que claman al cielo (cfr. St 5,4). Por ejemplo, es imposible permanecer callados ante ‘las imágenes sobre- 175 -


-

Edificada con Piedras Vivas -

Comunión de los Santos deben ser bienvenidos a la Mesa del Señor, y sus preocupaciones y necesidades deben guiar todas las decisiones de construcción del edificio. “Lo que hace diferente a una iglesia de cualquier otra construcción no es su forma o figura sino más bien cómo facilita que una comunidad particular de creyentes viva la manifesta­ ción constante del misterio cristiano: el plan eterno y divino para la humanidad revelado en la persona de Jesucristo”227. Las asambleas eucarísticas que se albergan en las iglesias tienen a Jesucristo como su centro. Él es la Palabra hablada por un divino misterio, el Hijo amado del Padre, la cabeza de la comunidad de creyentes y el profeta que desafía e inspira a vivir para Dios y para el prójimo. Cada iglesia construida para el Pueblo de Dios manifiesta su presencia.

cogedoras de los grandes campos de prófugos o de refugiados -en muchas partes del mundo- concentrados en precarias condiciones para librarse de una suerte peor, pero necesitados de todo. Estos seres humanos, ¿no son nuestros hermanos y hermanas? ¿Acaso sus hijos no vienen al mundo con las mismas esperanzas legítimas de felicidad que los demás?’(246). El Señor Jesús, Pan de vida eterna, nos apremia y nos hace estar atentos a las situaciones de pobreza en que se halla todavía gran parte de la humanidad: son situaciones cuya causa implica a menudo un clara e inquietante responsabilidad por parte de tos hombres. En efecto, 'sobre la base de datos estadísticos disponibles, se puede afirmar que menos de la mitad de las ingentes sumas destinadas globalmente a armamento sería más que suficiente para sacar de manera estable de la indigencia al inmenso ejército de los pobres. Esto interpela a la conciencia humana. Nuestro común compromiso por la verdad puede y tiene que dar nueva esperanza a estas poblaciones que viven bajo el umbral de la pobreza, mucho más a causa de situaciones que depen­ den de las relaciones internacionales políticas, comerciales y culturales, que a causa de circunstancias incontroladas’ (247). Por otra parte, las exhortaciones del Papa Francisco en este sentido, son continuas. El alimento de la verdad nos impulsa a denunciar las situaciones indignas del hombre, en las que a causa de la injusticia y la explotación se muere por falta de comida, y nos da nueva fuerza y ánimo para trabajar sin descanso en la construcción de la civiliza­ ción del amor. Los cristianos han procurado desde el principio compartir sus bienes (cfr. Hech 4, 32) y ayudar a los pobres (cfr. Rom 15, 26). La colecta en las asambleas litúrgicas no sólo nos lo recuerda expresamente, sino que es también una necesidad muy actual. Las instituciones eclesiales de beneficencia, en particular Caritas en sus diversos ámbitos, prestan el precioso servicio de ayudar a las personas necesitadas, sobre todo a los más pobres. Estas instituciones, inspirándose en la Eucaristía, que es el sacramento de la caridad, se convierten en su expresión concreta; por ello merecen todo encomio y estímulo por su compromiso solidario en el mundo. [246] Discurso al Cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede (9 enero 2006), 28: AAS 98(2006), 127. [247] Ibíd. 227PW, Introducción. -

176

-


-

Construyendo una iglesia -

§ 261 Una característica de los cristianos es el amor que se tengan unos a otros, también cuando enfrentan el reto de construir un nuevo lugar para el culto. Puede ser difícil, y el tejido de la asamblea podría deshilacliarse o incluso romperse. Pero la obra del Espíritu en la asamblea del Pue­ blo de Dios alienta la cooperación para que cada uno pueda realizar una tarea en la edificación del Cuerpo de Cristo. Durante un proceso de construcción, la comunidad trabaja unida con la diócesis y con la Iglesia universal como otra forma de edificar la Iglesia con las “piedras vivas” de las que está hecha la asamblea de Dios. Si la comunidad mira su trabajo con ojos de fe, entonces podrá asegurarse que Dios mismo llevará a término esta obra buena.

Si el esfuerzo de la obra es desde la Fe, Dios mismo es quién lo lleva a buen término

Arte, arquitectura y culto  
Arte, arquitectura y culto  
Advertisement