Issuu on Google+


2


PUERTOS DE VISTA

3


Fotografía: Gonzalo Garcés Diseño: Puertos de Vista Primera Edición: Las tres estaciones de un tren de juguete. Editorial Universidad                              de Concepción, serie cuadernos de Atenea, Concepción. 2007

Contacto: canalmoraleda@gmail.com

Registro de propiedad intelectual inscripción N° 151.008

4


Cuatro poemas del libro

LAS TRES ESTACIONES DE UN TEN DE JUGUETE  Por Oscar Petrel  

5


6


7


8


Comienzo del camino                                           COMIENZO DEL CAMINO     Por Affonso Romano de Sant’Anna Al final de una lectura pública de poemas que hice en enero de 2006 en la Universidad de Concepción,  un  joven  en  el  público  me  hizo  algunas  preguntas.  Más  que  preguntas,  eran  cuestiones  de  alguien  honestamente  interesado  en  entender  ciertos  mecanismos  estéticos  y  sociales  de  la  poesía.  Intuí  que  fuese  poeta. Y lo era, como quedó confirmado en una conversación informal después del recital. Oscar Petrel había  ganado ya un concurso nacional de poesía organizado por José María Mamet, dínamo de la poesía Chilena.   Oscar  me  ofreció  una  plaqueta  de  sus  versos  que  he  ido  leyendo  con  interés.  Era  una  poesía  más  directa,  inteligible, diferente de una cierta tradición gongórica, nebulosa y retorcida que existe hasta el día de hoy en la  tradición española y latinoamericana. De hecho, en la literatura chilena la presencia de Nicanor Parra marca esa otra dirección – diferente de la  de Neruda­ que la poesía moderna tomó en ese país.  Después de volver al Brasil, al final de un curso que he  dictado en aquella universidad sobre “Reflejos de la belleza en la poesía brasileña”, recibí este libro inédito de  Oscar Petrel.  En aquel curso había considerado cómo  en la historia da la poesía hay una relación entre amor  & miedo. O sea, al 

9


Contrario  de  lo  que  muchos  piensan,  aunque  los  poetas  se  muestren  como  grandes  amantes  o  donjuanes,  exhiben  en  la  enunciación  de  sus  textos  un  angustiante  miedo a  las  mujeres.  Y  yo había  dado  varios ejemplos no sólo en Poe, Baudelaire, sino en Vinícius de Moraes, Manuel Bandeira y otros. Pero había  señalado que a partir de los años 60 una nueva poética traía una relación más saludable entre los amantes.    Había  dado  una  clase  sobre  esto,  cuando  leí    el  poema  de  Oscar  sobre  “Adán”,  que  en  su escrito  se  regocija  de  comer  todas  las  manzanas  diseminadas  por  el  cuerpo  de  Eva,  sin  los  pecaminosos  remordimientos neuróticos de otros amantes desgastados por la moral judeo­cristiana. Y mientras leía otros  textos  de  este  libro,  iba  constatando  que  el  poeta  continuaba  desmitificando  mitos,  describiendo  humanizadamente  el  “Príncipe  Azul”  de  la  “Cenicienta”.  Constaté  que    él  iba  incorporando  lo  cotidiano,  haciendo  también  una  crónica  de  la  vida  refiriéndose  al  supermercado,    a  una  negra  del  barrio    y    reinventando su infancia. Al fin, la poesía en el  medio de la vida, y no sólo como ejercicio “inteligente”,  “ formal”, hecha para concurrir o seducir a otros poetas.

10


Cierta vez leí un poema de un mexicano que retrataba bien la situación de alguien que se presenta como  poeta en la tierra de Neruda. El poema era dedicado a Pablo de Roka y comenzaba así:“ Si a uno le toca ser  poeta/ en tiempos de Neruda/ está irremediablemente jodido de verdad”. Neruda, así como Parra y Gonzalo Rojas, son referencias gloriosas y pesados para jóvenes poetas. Y Oscar  Petrel  es  parte  de  esa  nueva  generación  que  está  buscando  su  camino  entre  tantos  que  se  abren  a  su  frente.  Este libro es su primer paso. La carrera literaria es larga y trabajosa. Más, parafraseando a Antonio Machado,  el camino se va haciendo mientras se hace. Siga al frente, Oscar.

Traducción realizada por Clicie Rosana Nunes Adao

11


12


2007 13


14


ADÁN ADÁN Soy Adán y en ésta,  mi primera declaración, les confieso que Eva está llena de manzanas, que sus ojos son de manzana su boca es de manzana sus caderas fértiles son de manzana, su aroma sus piernas cintura  senos su recuerdo es de manzana. Y a pesar de todo, del enfado de Dios y el menosprecio de los ángeles, no me arrepiento  de morder en ella  día o noche los frutos del árbol prohibido. 15


16


EL BORRACHO DE LA ESQUINA El borracho de la esquina El borracho de la esquina me amenazó con su cuchillo, sólo por andar sobrio  este sábado por la mañana. El borracho de la esquina con su ropa mojada y su botella en la mano  se refriega el rostro  para espantar las nubes alcohólicas de sus ojos quebrantados. Y cantó una canción como un bolero con su voz gastada y enredada y se quedó mirando la calle como si esta fuese un río. El borracho de la esquina finalmente me clavó su cuchillo me hizo un tajo donde salen palabras, ahora hablo  con su voz desde la esquina.

17


18


ESA MUÑECA DE LA INFANCIA Esa muñeca de la infancia Esa muñeca de la infancia tan calva y sin un ojo coja y sin ropa, esa muñeca de la infancia con el cuerpo rayado por un lápiz azul, con una cabeza que a veces se sale que  toma onces de barro con muñecas parecidas a ella soñando siempre con un pasar mejor. Nunca pudo ganarle a Barbie en el concurso de belleza,  tampoco pudo besar a Ken nunca salió en la televisión. Esa  muñeca de la infancia sin embargo en el recuerdo de una niña creció,  dicen que se enamoró de un peluche alcohólico, responsable eso sí,  que tuvieron  una muñequita chica que se junta con otra muñequita vecina a jugar por las tardes a la realidad.  

19


20


HABÍA UNA VEZ Había una vez Cenicienta a mi parecer  el príncipe azul de estos días lleva puesto unos zapatos gastados usa una chaqueta normal y suele mojarse cuando llueve. Cenicienta, los príncipes se mojan. El príncipe azul a veces se siente solo, no siempre piensa en ti, toma la micro a casa. En algunas noches se emborracha con otros príncipes. Cenicienta, los príncipes toman vino. Cenicienta, tu príncipe azul  evita las peleas quizás no realizó el servicio militar.

21


22


A mi parecer no sabe andar a caballo. Cenicienta, es príncipe azul sin caballo. No ha matado ningún dragón y vive en una casa humilde  suele faltarle un poco de dinero. Cenicienta, tu príncipe azul no es millonario. Va a fiestas donde se conversa mucho, espera el amanecer besando a otras princesas. Cenicienta, no serás la primera. No llores, tu príncipe azul quizás escribe, gusta de la música, sueña, fuma, pero sobre todo planea tu rescate 23


24


Pero ten en cuenta, Cenicienta, que tu príncipe azul en realidad es de otro color. Un día vendrá  y te invitará a lo real, verás que se equivoca que tiene penas  a la medida de tus brazos. Un día Cenicienta, un día, no sé si seas capas princesa de salir de tu castillo, no sé mi querida princesa si seas capaz de salir de tu castillo.

25


26


OSCAR BURGOS BELMAR (Puerto Montt, Chile, 1981). Escritor y Profesor  de Pedagogía en Español por la Universidad de  Concepción. Desde sus inicios en el ejercicio  poético adopta el seudónimo de Oscar Petrel.  El año 2005, entre más de 500 participantes,  Las tres estaciones de un tren de juguete  obtiene  por unanimidad del jurado el Premio Nacional  de Poesía joven “Armando Rubio Huidobro”,  organizado por Chile­poesía.  El año 2009 obtiene el Tercer Lugar en el  Premio Nacional de Poesía "Lagar" en homenaje  a Gabriela Mistral, con parte de de su poemario  inédito El misterioso  caso de Don Chico Malilla.  El año 2010 es uno de los organizadores de  “Poesía a Cielo Abierto”, festival  de poesía  chilena celebrado en Valparaíso.

27


El libro que hoy nos entrega Petrel, señala una toma  de  realidad,  nada  de  ambigüedad  hay  en  el  gesto,  asume  una  tarea,  una  labor  cosa  tan  difícil  en  un  espacio  en  donde  a  menudo  se  hace  como  que  se  escribe,  se  escribe  para  no  escribir,  se  escribe  no  escribiendo,  se  escribe  para  que  otros  digan  que  se  escribe,  se  escribe  para  evitar  que  otros  lo  hagan  o  bien, se escribe porque otros lo hacen, no entienden  que  la  poesía  ni  tiene  que  ver  solamente  con  la  escritura ni la escritura se las ve muchas veces con la  poesía.  La  poesía,  y  así  lo  entiende  el  autor  de  este  libro,  es  la  naturaleza  de  la  experiencia  humana  como decisión, es decir, un diálogo que se asume con  la realidad para transfigurarla y hacerla decir lo que  no acostumbra.                                                    Marcelo Garrido  28


Las tres estaciones de un tren de juguete