Page 1

Un Rosario por Chile Boletín Informativo

Junio 2017 Imagen de la Virgen de Fátima

“No hay problema, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario.”

El Papa Francisco pidió a los católicos rezar el Rosario por la Paz

Sor Lucía de Fátima

“¡Quien propaga el Rosario se salva!” Beato Bartolo Longo

M

ayo ha sido tradicionalmente el mes dedicado a la Virgen María en Europa. El Papa Francisco aprovechó la circunstancia para reiterar el pedido que ha hecho numerosas veces antes: rezar el Santo Rosario. “Al inicio de este mes de mayo, invoquemos la intercesión celestial de María, la Madre de Jesús”, dijo el Papa en la Plaza de San Pedro. “Queridos jóvenes –añadió– aprendan a rezar con la oración simple y eficaz del santo rosario. Queridos enfermos, que la Virgen Santísima sea vuestro apoyo durante la prueba y el sufrimiento”.

El Rosario, petición de Fátima

“Sería imposible citar la multitud innumerable de Santos que han encontrado en el Rosario un auténtico camino de santificación.”

Poco después, en el santuario de Pompeya, el Papa repitió su pedido, uniéndolo al que fuera formulado por la Virgen en Fátima: “En este mes recemos el rosario en particular por la paz. Yo les pido: recemos el rosario por la paz, como la Virgen lo ha pedido en Fátima”. Durante su visita al santuario portugués en el marco del centenario de las apariciones, el Papa Francisco no ofreció discursos oficiales pues quiso acudir como peregrino. Aun así, en la Capilla de

las Apariciones comentó a los asistentes: “Cada vez que recitamos el Rosario, en este lugar bendito o en cualquier otro lugar, el Evangelio prosigue su camino en la vida de cada uno, de las familias, de los pueblos y del mundo.”

Insistencia de los últimos Papas El 2014 Francisco escribió de puño y letra, como introducción al librito “El Rosario. Oración del corazón” de la edición Shalom: “El Rosario es la oración que acompaña siempre la vida, es también la oración de los sencillos y de los santos… es la oración de mi corazón”. Por su parte, en octubre de 2016, Benedicto XVI hablando del Rosario dijo: “Es como si, cada año, Nuestra Señora nos invitara a redescubrir la belleza de esta oración, tan sencilla y profunda”. Añadió que el Rosario es una “oración contemplativa y cristocéntrica, inseparable de la meditación de la Sagrada Escritura”, es “la oración del cristiano que avanza en la peregrinación de la fe, en el seguimiento de Jesús, precedido por María”. „„ Zenit / Aleteia

A los sacerdotes interesados en difundir

San Juan Pablo II

este boletín en sus parroquias, los invitamos a solicitarlo a nuestro mail

C.A. “Rosarium Virginis Mariæ”

boletin@unrosarioporchile.cl


La Conversión de Angélica Páez: desde las “Redes del diablo” hasta el Rosario y la vida de Fe Angélica Páez es una joven colombiana que se encontró a sí misma, desde temprana edad, en medio de una disputa entre la atracción del mal y la fuerza de la Gracia. Drogas, alcohol, bisexualismo, perforaciones en el cuerpo y flirteos con el satanismo enfermaron su alma, mente y cuerpo. Hoy brinda su testimonio de conversión:

L

as oraciones que con angustia su madre elevó a Dios, suplicando la mediación de María, fueron poco a poco logrando que la colombiana Angélica María Páez Gómez pudiera alejarse de las que califica como “redes del diablo”, y entregara su alma a Dios. Hoy, con apenas 25 años de edad, esta joven estudiante de comunicación social cuenta al portal católico Portaluz que nació en Bogotá (Colombia) y creció en una familia conformada por sus padres y seis hermanos. Desde muy pequeña cree haber sufrido la persecución y ataques del maligno. “A los siete años, mientras dormía, sentía que me presionaba el pecho; era una sensación de angustia y desespero. A raíz de estos ataques, comencé a dormir con mi mamá”, cuenta Angélica. A medida que el tiempo transcurría conoció nuevas manifestaciones de la influencia de Satanás. “Mi hermano tenía un amigo llamado John Arian, él era ocultista y satanista. Dormía en un ataúd. Él sufrió una grave enfermedad. Una noche, en un sueño que tuve, lo vi envuelto en llamas suplicando y gritando: «Ayúdeme, ayúdeme». Desperté y ese mismo día en la mañana recibimos una llamada telefónica, informándonos que había muerto”, recuerda la joven.

Seducida desde la infancia Angélica tiene conciencia de haber sido atrapada por el pecado con tan solo 9 años. “Siendo tan pequeña a mí me gustaba una vecina de mi misma edad, quería darle besos, el malvado me quería atrapar por muchas cosas, que podían ser ataduras intergeneracionales”, afirma. Tiempo después, la adolescente empezó a integrarse en los círculos del black metal, seducida por su propuesta de música satánica, drogas, alcohol, sexo y otras prácticas rupturistas. Angélica intentaba resistir el pecado que le arrastraba, pero sin mucho éxito. “Escuchaba voces en mi oído que me decían: «usted tiene que hacer un trato conmigo, yo se lo voy a dar todo, se lo voy a dar todo.» Pese a que había necesidades económicas en mi casa, yo intentaba ignorar estas voces”, recuerda ella.

El dolor en una vida sin Dios En un esfuerzo por alejarse de estas personas vinculadas al satanismo, terminó rodando por otra pendiente. Le causaba un extraño gusto herir su cuerpo al colgarse decenas de piercings. Aprendió incluso la técnica y ganaba dinero, a la par que sentía cierta gratificación —reconoce— por el dolor corporal que expresaban quienes acudían a ella para perforar sus cuerpos. Pero nada de esto la satisfacía. Seguía hundida en una desazón espiritual —vida sin Dios— que terminó por pasarle la cuenta… “Tuve una decaída total anímica, entonces empecé a sufrir de la

2

Boletín Informativo Un Rosario por Chile / Junio 2017

nada ataques de pánico, depresión… Yo no soportaba irme a la universidad en un bus, ni siquiera en un taxi porque sentía que a me iba a comer el mundo; empezaba a llorar; estaba en clase y tenía que salir porque me daban náuseas, duraba tres días encerrada en el cuarto llorando, pegándome contra las paredes horriblemente. Una depresión que yo misma me decía «pero ¿por qué estoy así?»”. Pasaba el tiempo y mientras Angélica iba de mal en peor, su madre oraba por la conversión de su hija. Durante algún tiempo ella no supo de esto, en particular porque su madre por años había sido también activa consumidora de prácticas ocultistas. Fue precisamente el testimonio de conversión que vio en su madre, el puente que llevó luz a su oscuridad. “Ella empezó a ir a misa, rezar el rosario, oraba, y asistía a los congresos de Teleamiga y casa Belén. Un día me llevó y gracias a una confesión que hice con el padre Julio Cesar mi vida empezó a cambiar” recuerda emocionada.

Sacerdotes que expulsan demonios Luego, cuenta la joven, Dios se sirvió de varios otros instrumentos, en particular los sacerdotes Gerardo Piñeros y Andrés Valencia: “Después de que el padre Gerardo Piñeros me impuso las manos sentí el abrazo de Jesús diciéndome: «Volviste eres mía, siempre estuve acá para ti, ya fue suficiente vas a estar ahora conmigo y vamos a trabajar juntos»…”.

El Rosario, recomendación de perseverancia El Padre Gerardo le indicó luego rezar durante nueve días seguidos el rosario en un cuarto a solas, con tan solo una velita para iluminarse. Transcurrida la novena, orar el rosario y acudir a los sacramentos comenzó a ser no sólo una necesidad diaria para ella, señala, sino su arma permanente para defenderse de todo mal y mantener el alma llena del Espíritu Santo. Angélica se consagró al Inmaculado Corazón de María con la preparación que recomienda San Luis Grignion de Montfort; se esmera por asistir a eucaristía todos los días; adora al Santísimo, reza el Rosario y lo lleva siempre consigo, canta en su parroquia, compone canciones para Dios y siempre que puede da testimonio de lo vivido. “Cuando uno cae en la garras del enemigo ni se da cuenta que está con el enemigo… Mi cuerpo le pertenecía al diablo y hoy que pertenezco a Dios, mi consejo a los jóvenes es que escuchen a los abuelitos, a sus padres, y estén atentos pues Dios se vale de todo para llegar al corazón. Dios se vale de su novio, novia, mamá, papá, se vale absolutamente de todo para decirte: «Estoy aquí, te amo, no importa cuántas veces me crucifiques en tu corazón, no importa si tu pecado es color escarlata. Te amo y estoy para ti»”. „„ PortaLuz


“Cómo Rezo el Rosario con mis Amigos, los Santos”

M

argaret Rose Realy es una oblata benedictina estadounidense. Tras publicar una foto de su rosario, recibió variadas consultas sobre las medallas que le había agregado. Para responder, Margaret reflexiona sobre esa dimensión sobrenatural que tiene el Rosario y a veces pasamos por alto: “Yo tenía la costumbre de pasar el tiempo con una amiga de mi parroquia que conocía de mucho tiempo. Cuando nos veíamos, siempre poníamos música de fondo. A ella le gustaban todos los estilos: jazz, blues, clásica, country, moderna, cristianas, y hasta un poco de remix Motown. La música marcaba la pauta para lo que hacíamos: disfrutar a Vivaldi mientras tejíamos, seguir el compás del country mientras hacíamos el almuerzo, reír a carcajadas con las bromas de un difunto amigo de Detroit, o fortalecer el alma para encarar el inminente final del cáncer. “El Rosario tiene algo de musical, como esos momentos. Rezar el Rosario es un movimiento de vaivén, un balanceo al compás de música Sagrada. Las familiares palabras del Ave María crean un fondo, el Padre Nuestro marca el tiempo con un ritmo celestial, mientras el mundo exterior se aleja. “No oramos solos, sino con María, que lleva nuestras oraciones a su Hijo, y con los santos cuyo carisma coincide con nuestras intenciones. Oramos en una comunidad —una enorme comunidad de santos— incluso si nos sentimos solos interiormente. “Piénselo por un momento…

Un encuentro con los amigos del Cielo “¿Cuántas fotos guarda en su cámara o su teléfono? La mayoría serán con la familia y los amigos. Mirándolas, esas imágenes nos traen el recuerdo de la bondad, la belleza, el amor o la perseverancia. Un vistazo basta para que nos renueven el aliento durante nuestro día. A menudo, si contemplamos la foto de alguien muy querido, sentimos el deseo de ser mejores personas; nos alegra

saber que damos alegría a otro. Las personas a quienes amamos nos brindan una sensación de tranquilidad y consuelo, incluso con una mera imagen. “Así también es el Rosario. Es la música de fondo para un encuentro con santos amigos, unidos en una conversación de oraciones recitadas para mediación o defensa. Así rezo yo el Rosario, y así me relaciono con los santos cuyas medallas he colocado entre mis cuentas. “Cuando cierta vez compartí en redes sociales la imagen de uno de mis rosarios [ver al pie de este artículo], me hicieron varias preguntas: ¿Por qué había elegido a tal santo? ¿De dónde venían las medallas? ¿Se pusieron en algún orden significativo?

Medallas que se eligen y medallas que llegan “Elegir las medallas de santos que vamos a poner en un rosario puede ser un acto simple o complicado, y puede continuar la vida entera. En mi caso, algunas medallas tienen décadas y otras llegaron a mi rosario hace poco. “Desde los cuatro años siento especial amor por Santa María Magdalena y tomé su nombre para mi Confirmación [Nota: existe la costumbre de elegir un nombre extra para la confirmación, dado que es una renovación consciente de las promesas del bautismo]; después de la Virgen de las Gracias, mi primera medalla es de la Magdalena. Cuando me hice Oblata benedictina tomé el nombre de Santa Hildegarda; su imagen junto con la de San Benito las agregé recientemente a mi rosario. También hay medallas de santos que «han venido a mi encuentro» a raíz de circunstancias puntuales: Santa Catalina de Siena, San Francisco, Santa Faustina, San Pío de Pietrelcina, San Miguel Arcángel, San Juan Pablo II… “Hay un ritmo, un vaivén en compañía de lo sagrado cuando rezamos el Rosario. ¿Qué santos te acercan más a nuestro Dios?”

¡Recemos juntos el Rosario! Queremos reunir a 3 mil personas que se comprometan a rezar 1 Rosario todos los días pidiendo por Chile, la Vida y la Familia. La oración es la manera de que las sociedades vuelvan a cumplir la voluntad de Dios. Por eso en Fátima la Virgen nos pidió: “Recen el Rosario todos los días”. ¡Atendamos su petición! Infórmate en www.unrosarioporchile.cl

„„ Aleteia / Un Minuto con María


El Rosario que llevaba consigo impidió que lo degollaran El sacerdote franciscano Abuna Nirwan vivió una espeluznante experiencia que, por desgracia, se ha vuelto la tónica de los cristianos en Medio Oriente: morir a manos de los yihadistas. Si ésta no es la crónica de una ejecución, se debe únicamente a la intervención de una religiosa canonizada y a un rosario usado como reliquia:

A

buna Nirwan es un sacerdote franciscano originario de Irak. Destinado en Tierra Santa, en 2004 las Hermanas Dominicas del Rosario, fundadas por santa María Alphonsine Danil Ghattas le obsequiaron una reliquia de su fundadora y un rosario utilizado por ella, que el padre Nirwan siempre lleva consigo. Dicho rosario es crucial en la historia siguiente, sucedida el 14 de julio de 2007, cuando el P. Nirvan fue a visitar a sus padres en Irak: “En aquellos momentos no había posibilidad de ir en avión. El medio de transporte era el automóvil. El plan era llegar a Bagdad y desde allí seguir a Mosul. “Una familia pidió viajar con nosotros. Eran musulmanes. El chofer era cristiano. Paramos en una gasolinera y otro hombre joven, musulmán, nos pidió ir a Mosul. Como había sitio, también fue aceptado. “La frontera entre Jordania e Irak se abre al alba. Unos cincuenta o sesenta coches salieron en fila avanzando lentamente. “Seguimos con determinación el viaje. Después de más de una hora llegamos a un lugar donde había una inspección. Preparamos los pasaportes. El chofer dijo: «Tengo miedo de ese grupo». Antes era un check point militar, pero los de una organización terrorista islámica mataron a los militares y se hicieron con el control del lugar. “Cuando llegamos nos pidieron los pasaportes los llevaron a la oficina. Volvió la persona, se dirigió a mí y me dijo: «Padre, vamos a seguir con la investigación. Pueden dirigirse hasta la oficina que hay más allá. Después ya es desierto». Caminamos un cuarto de hora hasta llegar a la cabaña que nos indicaban. “Ahí salieron a nuestro encuentro dos hombres con la cara cubierta. Uno llevaba una cámara en una mano y un cuchillo en la otra. El otro tenía barba y llevaba el Corán. Indagaron nuestra procedencia. Uno de ellos fue al chico joven que venía con nosotros, le agarró por detrás con los brazos y lo mató con el cuchillo. Me ataron las

¿Cómo puedes participar? Rezando diariamente el Rosario, diciendo: “Pido por las intenciones de Un Rosario por Chile”. Invitando a otros que recen el rosario y se unan a esta iniciativa. Rezando el rosario en familia. Rezando el rosario en tu parroquia antes de cada misa. Si no es práctica habitual, promuévelo con el párroco. Uniéndote a un grupo de oración del rosario en tu parroquia. Formando grupos de oración en tu parroquia o con tus amigos. Uniéndote al rezo del rosario que transmitimos todos los domingos a las 20:00 hrs. por Radio María.

manos a la espalda. Después me dijo: «Padre, estamos grabando esto para Al Yazira. ¿Quiere decir algunas palabras? Por favor, no más de un minuto». Yo dije: «No, solo quiero rezar». “El hombre me dio un minuto. Después me hizo arrodillar y dijo: «Tú eres clérigo, y está prohibido que tu sangre caiga al suelo porque sería un sacrilegio». Fue a buscar un balde. “No se qué recé en ese momento. Sentí mucho miedo, y le dije a María Alphonsine: “No debe ser por casualidad que te lleve conmigo [por el rosario-reliquia]. Si es necesario que el Señor me lleve joven, estoy listo, pero si no, te pido que nadie más muera”. “El hombre agarró mi cabeza con su mano, me sujetó el hombro con fuerza, y levantó el cuchillo. Unos momentos de silencio, y de repente dijo: “¿Quién eres tú?” Yo contesté: “Un monje”. Y contestó: “¿Y por qué no puedo bajar el cuchillo? ¿Quién eres?”. Y ya, sin dejarme contestar, me dijo: “Padre, tú y todos vuelvan al coche”. Nos fuimos hasta el donde estaba el vehículo y pudimos seguir el viaje. “Desde ese momento he dejado de tener miedo a la muerte. Sé que algún día moriré, pero ahora tengo más claro que será solo cuando Dios quiera. No tengo miedo a nada ni a nadie. Lo que me suceda será porque es voluntad de Dios, y Él me dará la fuerza para acoger su Cruz. Lo importante es tener fe. Dios cuida a los que creen en Él.” „„ Aleteia

“Un Rosario por Chile” invita a rezar diariamente el Rosario por las siguientes Intenciones: • Que la Virgen del Carmen interceda ante Dios Padre por la protección de Chile. • Que en Chile se rece el Santo Rosario, vivamos los valores cristianos y protejamos la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural. • Por la Iglesia, por el Santo Padre y sus intenciones. • Por la santidad de nuestros sacerdotes, y el incremento de las vocaciones sacerdotales y religiosas. • Para que las familias chilenas recen unidas y sean un reflejo de la Sagrada Familia de Nazaret. • Por nuestros políticos, autoridades gubernamentales, legislativas, judiciales y quienes trabajan en los medios de comunicación. • Por las intenciones particulares de cada orante de “Un Rosario por Chile”.

Estamos en la web www.unrosarioporchile.cl

Profile for Un Rosario por Chile

Boletín Un Rosario por Chile 2017 #3 Mayo-Junio  

Boletín Un Rosario por Chile 2017 #3 Mayo-Junio  

Advertisement