Page 1

1


2


Editorial Los aniversarios son siempre momentos de reflexión y evaluación. Nos hacen mirar hacia atrás, observar nuestro presente y evaluar nuestro potencial hacia el futuro. Este número especial por los 25 años se inicia con una columna de Mario Lozano -Rector de la UNQ- quien hace un recorrido por la historia de vida de la Universidad. En este mismo sentido, se destinaron diez páginas a todo color con imágenes e hitos de la UNQ desde que se decretó su creación en 1989 hasta nuestros días. La Universidad Virtual de Quilmes fue el primer campus en entornos virtuales implementado por una institución de educación superior pública argentina en 1999. La relevancia de este acto se refleja en la actualidad con la innovación constante en la docencia, investigación y extensión en esta modalidad, sobre la cual reflexionan Germán Dabat, Secretario de Educación Virtual, y Susana López, docente investigadora. Nancy Díaz Larrañaga, Secretaria de Posgrado, recorre las propuestas para graduados desde la primera Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad en 1996 hasta la creación del primer Doctorado con dos menciones disciplinares. Con el propósito de cubrir áreas de vacancia y ofrecer una heterogénea y rica oferta, al día de hoy la UNQ llega a casi treinta carreras de Diploma, Maestría, Especialización, Doctorado. La Secretaria de Posgrado examina su crecimiento y evalúa sus desafíos. La página central exhibe las fotografías ganadoras y participantes del Concurso de fotos sobre la producción de Ciencia en la UNQ realizado en 2014, cuyo propósito fue generar nuevas miradas y contar historias por medio de imágenes sobre la producción de conocimiento que se realiza en la UNQ. La nota sobre la Editorial de la UNQ vislumbra el desafío actual del sello universitario: la visualización de sus publicaciones y la llegada a los lectores a través de acciones como la librería propia, la venta por internet, la presencia en medios de comunicación y en las redes sociales, las ferias del libro, entre otros. La columna sobre extensión universitaria analiza las transformaciones del concepto que era entendido como “la universidad y a los universitarios con sus conocimientos hacia afuera de sus límites” a una noción actual “horizontal, dialéctica, compleja”, tal como describen Raúl Di Tomaso, Secretario de Extensión, y María Cristina Chardón, Subsecretaria de Extensión. Las políticas de internacionalización, la creación de un área específica, la participación en redes y programas internacionales, la implementación de programas de movilidad, el incremento de la visibilidad internacional de la UNQ son los ejes de la columna de Juan Luis Mérega, Subsecretario de Planificación y Relaciones Internacionales. Las actividades de investigación y desarrollo desde sus inicios en un recorrido por la creación del Centro de Estudios e Investigaciones, el Vicerrectorado de Investigaciones, la Secretaría de Investigaciones, el establecimiento de procedimientos y criterios equitativos de distribución de recursos y el desarrollo de áreas estratégicas son algunos de los hitos que describe en su columna Liliana Semorile, Secretaria de Investigación, cuyo propósito final es seguir avanzando hacia “una Universidad comprometida con la producción de conocimiento innovador”. El protagonismo de las actividades de vinculación y transferencia de tecnologías es el tema del artículo de Darío Codner, Secretario de Innovación y Transferencia Tecnológica de la UNQ, quien sostiene que estas políticas “contribuyen al prestigio institucional, al fomento de una cultura de la innovación y a la transformación de nuestra sociedad”. Realizamos una entrevista a Daniel Gomez y Daniel Alonso, director y co-director del Laboratorio de Oncología Molecular respectivamente, sobre su trayectoria, su trabajo de docencia, gestión e investigación y los resultados de unas de las investigaciones pioneras e innovadoras de la UNQ. La economía social es el tema del artículo siguiente que analiza el concepto basado en valores de igualdad, cooperación, compromiso con el entorno territorial y solidaridad y el desarrollo en la UNQ a través un proyecto, y títulos de extensión, grado y posgrado. Los programas de movilidad e intercambio de estudiantes de grado y de posgrado, cuyo objetivo es generar estrategias institucionales que aseguren la inserción de nuestra comunidad universitaria en el contexto global, es el tema de la nota que extrae relatos de alumnos que realizaron experiencias de movilidad. La anteúltima columna analiza el desarrollo del Área de Producción Audiovisual que consolidó un espacio académico, de investigación, extensión y transferencia con múltiples iniciativas, tales como el Programa Transversal de adaptación y desarrollo de la Televisión Digital, el Premio Nuevas Miradas en la TV y el convenio para la integración de Canal Sur, entre otras. El último articulo exhibe algunas de las políticas de prensa y comunicación de la UNQ destinadas a aumentar la visualización de la Universidad.

3


25 AÑOS Mucho más que un cuarto de siglo Dr. Mario Lozano - Rector de la UNQ El tiempo es subjetivo. Un año, cuando teníamos cuatro, corresponde a la cuarta parte de nuestra vida, en cambio, a los 50 representa sólo el 2% de la misma. Quizá en eso radica la sensación del aumento de la velocidad del paso del tiempo cuanto más vivimos. En este contexto, 25 años podrían parecer poco en comparación con la historia de Universidades centenarias. La Universidad de Qarawiyyin, fundada en 859 en Fez (Marruecos), si bien no es considerada una Universidad tradicional, ha superado la onceava centuria. Las más ortodoxas universidades europeas, como la Universidad de Bologna en Italia (1088), la Universidad de París en Francia (1150), la Universidad de Oxford en Inglaterra (1167) y la Universidad de Modena en Italia (1175), aspiran al milenio. Sólo en nuestro país la Universidad Nacional de Córdoba ya superó sus 400 años.

No parece tan poco el tiempo desde que se promulgó la ley Nº 23.749 que aprobó la creación de una Universidad Nacional en el municipio de Quilmes. Hecho que parecía una utopía inalcanzable; en ese acto parlamentario se originó el inicio de nuestra historia. Se irguió así una institución educativa a medio camino entre dos casas de altos estudios con una larga tradición: la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Nacional de La Plata.

Por nuestra parte, la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) cumple un cuarto de siglo. Los que hemos formado parte de este proyecto desde sus inicios sentimos que esos 25 años, que podrán parecer breves, han sido suficientes para instaurar una casa de altos estudios que nos enorgullece.

Poco después de su creación, nuestra Universidad encontró su emplazamiento definitivo en los edificios y el predio que perteneció a la empresa textil Fabril Financiera. La obra se inscribió en el proceso de refuncionalización y reciclaje de antiguas plantas fabriles. Se trató de un modelo arquitectónico elogiado, premiado y reseñado desde sus inicios por su estilo único con múltiples e inagotables posibilidades de expansión hasta hoy en día. En esa antigua fábrica textil la UNQ inició su proyecto con 10 aulas para 1000 alumnos. Quienes comenzamos como docentes, personal de administración y servicios o estudiantes en los años iniciales de la Universidad, recordamos con mucho cariño y orgullo cómo se reconfiguraron pabellones en aulas, habitaciones en oficinas y cocinas en laboratorios. Y cómo, incansablemente, el predio fue adquiriendo el perfil actual, abierto y polifuncional, con un estilo práctico y bello, moderno y rescatando la historia del sitio, conteniendo aulas y laboratorios de dimensión humana y espacios arquitectónicos diseñados pensando en el cuidado del medio ambiente.

4


“ Hoy seguimos en ese camino de inclusión que se aleja de la Universidad como formadora de élites”.

Taiana, así como a personalidades de la vida social y cultural: como el científico Carl Djerassi (creador de la píldora anticonceptiva), al poeta Juan Gelman, el científico social Juan Murmis o el historiador y periodista Osvaldo Bayer. Y como corolario, distinguimos con este mismo título a luchadores por los derechos humanos como la presidenta de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto, al juez español Baltasar Garzón, a la líder social guatemalteca y premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchu Tum y al abogado y Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Quilmes, Emilio Fermín Mignone. Es así que creada cuando comenzó el auge de las políticas neoliberales en la Argentina, la UNQ se convirtió para muchos alumnos en una Meca educativa. ¿Dónde más estudiarían Arquitectura Naval aquellos que soñaban con diseñar embarcaciones naúticas? ¿Cómo encontrar en los microscopios esa mágica fusión entre la biología, la microbiología y la genética a través de la Licenciatura en Biotecnología? ¿Cómo silenciar los acordes tecnológicos de la Licenciatura en Composición con Medios Electroacústicos? ¿Qué otras propuestas educativas en la Argentina de los ‘90 imaginaron a sus graduados aportando al desarrollo industrial y productivo de la nación o a los servicios y a las industrias culturales en un país pujante como nuestras Ingenierías en Alimentos o en Automatización y Control Industrial, la Licenciatura en Comercio Internacional, la Licenciatura en Administración Hotelera, o la Licenciatura en Comunicación Social? Estas y muchas otras carreras fueron las que convocaron a miles de alumnos a transitar por nuestras aulas.

La proximidad con instituciones prestigiosas nos desafió a ser diferentes, a proponer carreras no tradicionales. Nos insufló una bocanada transgresora que se convertiría en nuestra marca registrada: la innovación. Fue así como se reunió un Comité Académico que estableció los inicios de propuestas de grado inéditas en el país. Y por sobre todas las cosas fue un proyecto que se alejó de la lógica temporal, y que propuso imaginar un país diferente. “Hay poesía”, dijo Alvaro García Linera, actual Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, en su discurso de aceptación del Doctorado Honoris Causa que la UNQ le otorgara, en el hecho que “una fábrica industrial destruida por el neoliberalismo, se convierta en una fábrica de ideas para el desarrollo de los pueblos”. A través de una inusual continuidad histórica de políticas, siempre buscamos resaltar los valores de los Derechos Humanos y los aportes de nuestras acciones al desarrollo de la humanidad y de nuestra región en particular. Por ello, además de Alvaro García Linera, otorgamos el Doctorado Honoris Causa a otros líderes políticos como los ex-Presidentes argentinos Hector Cámpora y Raúl Alfonsín, al ex-Ministro de Educación de la Nación Jorge Alberto

5


25 AÑOS

En ese marco, establecimos también una propuesta académica de posgrado de calidad. Tímidamente en los inicios, más enfocados en las carreras de grado, fuimos incrementando exponencialmente nuestra oferta para graduados apostando por la formación continua. También parece haber pasado mucho tiempo desde que se establecieron los primeros equipos de investigación de la UNQ. Y sin notarlo, comenzaron a crecer las columnas de una Universidad que se arriesgaba con líneas de investigación inéditas. Esas mismas que años después obtendrían premios y patentes. Porque nuestros investigadores entendieron que no alcanzaba con encerrarse en los laboratorios o encapsular los nuevos conocimientos en las murallas universitarias. Que hacía falta la innovación y la transferencia tecnológica. Y que había que apostar por la difusión del conocimiento. En ese marco, instauramos en 1996 la que se convirtió en una de las editoriales universitarias más prestigiosas de la actualidad. Pensada con el objetivo de incrementar la visibilidad social y difundir aquellas obras que generen un aporte genuino al conocimiento y al acervo cultural argentino y universal.

En este sentido, nuestra Universidad es hija de la reforma universitaria argentina de 1918 que permitió un proceso de democratización de las Universidades a través del establecimiento de la autonomía, el cogobierno, la extensión, la periodicidad de las cátedras y el acceso a los cargos docentes por concursos públicos de oposición; un proceso posteriormente imitado en el continente y en el mundo.

Nunca abandonamos nuestro sello de innovación. El que nos permitió en 1999 ser vanguardia y poner en línea nuestra primera aula virtual, la primera de la Argentina. Afrontamos un reto pionero en épocas donde Internet era territorio por descubrir en Argentina y el mundo.

Es heredera también del segundo gran hito de la historia de nuestra educación superior que colocó a la Argentina en la vanguardia educativa: el establecimiento en 1949 de la gratuidad de la enseñanza universitaria, acompañado por un generoso plan de becas universitarias que permitieron por primera vez el acceso a la Universidad de hijos de trabajadores y campesinos. A partir de entonces, la educación superior dejó de ser pensada como un lugar de formación de élites para considerarse un instrumento de inclusión social. Ni las más sangrientas dictaduras ni los gobiernos más antipopulares pudieron derrocar el sistema de educación pública y gratuita porque fue pensado por todo el pueblo argentino como un derecho adquirido.

No fue ayer que decidimos apostar por lo que todavía denominamos extensión universitaria. Esa que en sus inicios se pensaba sólo como la instrumentación de cursos, pero que maduró hacia una serie de procesos caracterizados como encuentro de saberes, en los que la Universidad se integra con las organizaciones sociales y con el Estado en todos sus niveles, afrontando las problemáticas de la comunidad a través de proyectos de intervención, ofertas educativas, propuestas culturales y deportivas.

Y finalmente, es hija del proceso que está permitiendo la democratización del acceso a la educación superior, y que ha tenido un impulso insoslayable a partir de 2003, con la creación de nuevas Universidades y que cuenta, por segunda vez en la historia del país, con un amplio sistema de becas que permite disminuir la brecha de la desigualdad económica, apostando por quienes menos tienen pero quieren hacer el esfuerzo de formarse en la Universidad. En la actualidad, cada provincia argentina tiene al menos una Universidad Pública y, cada vez más estamos acercando la Educación Superior a la gente.

En definitiva, la nuestra es una historia de impulsos pioneros y continuidades, llena de luces pero también de sombras. Tuvimos una importante crisis institucional, que fue superada con aportes de todos nuestros trabajadores y demás integrantes de la comunidad universitaria. Después de 2003, mantuvimos el espíritu innovador y avanzamos profundizando la democratización de nuestra institución y el proceso de integración con el territorio para aportar pertinencia a las acciones de cara a nuestra sociedad. La UNQ no navega sola con su proyecto. Se inscribe en un país que ha sido un faro para otras experiencias educativas, generando un camino de creciente inclusión social.

La inclusión educativa ha encarnado fuertemente en las Universidades del conurbano bonaerense y en las nuevas Universidades del

6


interior del país: en promedio el 70% de nuestros estudiantes son primera generación de universitarios en sus familias. En la UNQ en particular, el 75% de los estudiantes son primera generación de universitarios en sus familias. No es poca cosa pensar en las aspiraciones que tienen esos alumnos que crecieron en hogares donde una carrera de grado estaba reservada a otros estratos sociales. O en las de sus padres que apenas pudieron terminar la primaria o la secundaria y soñaban con los ojos abiertos con mejores oportunidades para sus hijos. En este contexto, vale la pena destacar que en los últimos 10 años, sólo en el área metropolitana de Buenos Aires, alrededor de 500.000 familias han enviado por primera vez un hijo a la Universidad, enmarcando un proceso de inclusión inédito en la historia de nuestro país. Con nuevos proyectos, hoy seguimos en ese camino de inclusión que se aleja de la Universidad formadora de élites. Como parte de ese compromiso con nuestro entorno nos sentimos orgullosos de haber podido crear nuestra Escuela Secundaria Técnica dirigida a jóvenes de sectores vulnerables del municipio de Quilmes que permite el acceso a la educación técnica pública y gratuita. Además, estamos implementando novedosas estrategias de inclusión educativa, que están permitiendo el acceso a la Universidad de aquellos ciudadanos que no habían tenido la posibilidad de finalizar su educación formal, y estamos elaborando políticas académicas que nos ayuden a garantizar la retención de nuestros estudiantes y la terminalidad de las carreras.

Recién en este milenio, la educación fue declamada por las Naciones Unidas como un derecho humano universal e inalienable y una obligación de los Estados por pedido y voto expreso de países latinoamericanos. Mientras los países centrales y poderosos, conceptualizan a la educación como un servicio que debe ser sustentado y pagado por los habitantes generando así elites de conocimiento; Argentina siempre consideró a la educación como un derecho garantizado por el Estado. Según la declaración aprobada en la conferencia regional de educación superior organizada por la UNESCO en Cartegena de Indias en 2008, para garantizar ese derecho de los pueblos, la educación superior debe ser inclusiva, de calidad y pertinente. No es otro el proceso socioeducativo en el que estamos involucrados desde nuestro nacimiento.

También, hemos puesto en marcha procesos que nos permiten interactuar como nunca antes con nuestra sociedad, para conseguir que los frutos del hacer universitario alcancen a todos nuestros ciudadanos, hayan o no atravesado nuestras aulas. Por ello, hacemos foco en los proyectos compartidos con las diferentes reparticiones del Estado y con las organizaciones sociales de nuestro territorio, en particular, con quienes trabajan en los barrios más humildes y en la economía social y solidaria. Además, estamos a punto de comenzar con la emisión de nuestra radio y, en consorcio con otras cuatro Universidades del área metropolitana de Buenos Aires, del canal de televisión universitario.

Por todas estas razones sería inexacto decir que nuestra historia lleva solamente un cuarto de siglo. Las páginas de la UNQ se inician en un largo proyecto universitario nacional. Y cada párrafo de esta columna involucra a personas comprometidas que no miden las horas, los días o los años que dedican al crecimiento de un proyecto educativo inclusivo, pertinente y de calidad. Una institución no es otra cosa que el fruto del esfuerzo, la inteligencia y el amor de quienes la integran, y bajo esa luz crece. Y nosotros hemos tenido hombres y mujeres, personal de administración y servicios, docentes, investigadores, graduados o estudiantes, que han sostenido ese crecimiento. A todos ellos nuestro agradecimiento por ser responsables de la Universidad que vemos hoy en día: la que no teme los desafíos a futuro y sigue apostando por la inclusión, la igualdad, la gratuidad de la enseñanza, la calidad académica y la pertinencia social.

“Las páginas de la UNQ se inician en un largo proyecto universitario nacional.”.

7


Historia de la UNQ (1989 - 2014)

1989

1990

1989

1990

1989 La UNQ es creada el 23 de octubre a través de la Ley Nº 23.749 del Congreso de la Nación.

8

1991 La UNQ es normalizada. Inicia el primer ciclo lectivo de la Universidad en escuelas de la zona.

1991

19


Historia de la UNQ

991

1991 El Poder Ejecutivo Nacional designa a Ignacio Palacios Hidalgo como Rector normalizador.

1992

1993 1992 Se emplazan las primeras aulas en la zona sur del Ágora (1300 m2).

1992 El Poder Ejecutivo Nacional designa a Julio Villar como Rector normalizador de la UNQ. Luego, es nombrado por la Asamblea Universitaria.

1992

1992

9

1993 Se construyen las aulas norte planta baja y planta alta con aulas comunes, estudios de radio y video, talleres para Arquitectura Naval y Terapia Ocupacional, idiomas y el Salón Auditorio (2800 m2).

1993 1993 La UNQ traslada sus actividades académicas a la sede actual sobre terrenos de la antigua empresa Fabril Financiera.


1994

1994

1995 1995 Se construye el tanque de agua, comienza la primera etapa del Ágora y la Biblioteca.

1995

1994 Se edifican los primeros laboratorios de Ciencia y Tecnología y se remodelan las casas 11 y 12 para el CEI.

El Dr. Jorge Alberto Taiana es designado Doctor Honoris Causa de la UNQ.

10

1996

1996 Se emplazan las aulas sobre el laboratorio de Ciencia y Tecnología ubicados debajo de la biblioteca, los centros de estudiantes. Se recicla la casa 13 para terminar de conformar el CEI y se instalan los primeros boxes del Ágora.

1996 Se crea el primer posgrado de la UNQ: la Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad.

1996 Se crea la Editorial de la UNQ.

1996


Historia de la UNQ

1999

1998

1999 Se edifican nuevos laboratorios para docencia, oficinas para la Universidad Virtual y para el Centro de Servicios Informáticos, el campo de deportes y el estacionamiento. Se reciclan las casas 5, 6 y 7.

1997

1997 Se reforman los planes de estudio, estableciendo dos ciclos comunes: el Diploma en Ciencias Sociales y en Ciencia y Tecnología.

1997 Se inauguran las aulas especiales de la Sede Florencio Varela, boxes para atención de alumnos y el invernáculo. Se amplían las casas 11 y 12.

1998 1998 Se aprueban los primeros lineamientos de Investigación y Desarrollo. Las investigaciones se organizan en programas y proyectos.

1998 Se entregan 100 títulos de grado de la modalidad presencial. La cantidad de alumnos alcanza los 1500.

1999 Los Dres. Raúl Ricardo Alfonsín, Héctor Cámpora y Emilio Mignone reciben el título de Doctor Honoris Causa.

1999 Se gradúa el primer maestrando de la Universidad.

1998 Se crea la Secretaría de Posgrado.

1998 Se construye el Rectorado para el gobierno de la Universidad y el Consejo Superior, el primer bioterio para Ciencia y Tecnología, el Centro de Copiado. Se amplía la Biblioteca en la planta alta.

11

1999

1999 El 15 de marzo la UNQ pone en línea su primera aula virtual. Se abre la inscripción a la Licenciatura en Educación a través de la Universidad Virtual de Quilmes, pionera en Argentina y Latinoamérica en entornos virtuales. En el primer llamado se inscriben 864 alumnos.


2000

Historia de la UNQ

2000 Se abre el Doctorado de la UNQ.

2002 Se construyen la Planta de Fabricación de la Super Sopa, el invernadero de BioExt en la Sede de Florencio Varela y el Salón Comedor. Se amplía el estacionamiento.

2000 Se inaugura la primera Sala Pública de Internet en la Biblioteca. En la sede de Florencio Varela se emplaza también una sala de Internet para la carrera de Automatización y Control Industrial y laboratorios de docencia para la Ingeniería en Alimentos.

2000 Se crean las Licenciaturas en Administración, en Comercio Internacional, en Hotelería y Turismo, y en Ciencias Sociales y Humanidades del Programa UVQ. Los inscriptos ascienden a 1100. Se reciben los primeros 23 graduados del Campus Virtual.

2002

2001

2001 Se edifica el astillero para Arquitectura Naval en la Sede de Florencio Varela, el taller de informática y más laboratorios.

2001

2000

2001 Se ofertan las carreras de Contador Público, Tecnicatura en Ciencias Empresariales y en Terapia Ocupacional del Programa UVQ. Se reciben más de 120 alumnos.

12

2002 Se entregan 300 títulos de grado de la modalidad presencial y hay más de 5500 alumnos.

2002 El Campus del Programa UVQ cuenta con 3.300 estudiantes. Se reciben más de 320 alumnos.


2003 Se gradúan los primeros Doctores en la mención Ciencias Básicas y Aplicadas. Se ofertan los primeros cursos de posgrado.

2003

2003

2002 La UNQ designa como Doctor Honoris Causa al Dr. Baltazar Garzón Real.

2005 Se amplían las Aulas Sur. Sus tres niveles de 2000 m2 cuentan con diez aulas, oficinas administrativas y académicas, ascensor y una renovada sala de Internet.

2003 Se crea el Diploma Universitario de Formación Docente en el Programa UVQ, carrera diseñada especialmente para la Provincia de Santa Cruz.

2003 Renuncia Julio Villar a su cargo de Rector. Asumen Mario Ermácora como Rector y Roque Dabat como Vicerrector.

05

2004 Para el Programa UVQ, la Universidad crea un Consejo Académico Asesor integrado por representantes docentes de toda la Universidad, desarrolla e implementa una nueva plataforma tecnológica, recupera la gestión económica y aprueba una estructura orgánico-funcional.

20

2004

2004

2004 La UNQ designa como Doctor Honoris Causa al Dr. John Sulston. 2005

2005 Más de 6000 alumnos cursan presencialmente en la UNQ y se entregan casi 300 títulos.

2005

Se crea el Diploma de Posgrado en Gestión de Empresas de Servicios y se implementa un Programa de Becas para el Doctorado.

2004 2003 Se reforma totalmente el Se establece una Estatuto de la Universidad. Comisión de La Asamblea Evaluación Universitaria Externa para la designa a Daniel selección y evaluaGomez como ción de programas Rector y a y proyectos de Jorge Flores investigación. como Vicerrector. 13

2005 Se organiza el Observatorio Laboral de la UNQ.

2004


2006

2006

2006 Se inaugura el nuevo Departamento de Ciencias Sociale. También se amplía el bioterio, se realizan obras para personas con movilidad reducida, una sala de cristalogénesis y cría de nematodos y se hacen mejoras en la Dirección de Servicios Informáticos, en la Secretaría de Extensión Universitaria y se amplía el estacionamiento.

2007 Se crea la Maestría en Desarrollo y Gestión del Turismo.

2006 Se instituye el Programa de Investigación, Desarrollo y Aplicación de Entornos Virtuales para la Educación Superior cuyo objetivo es coordinar y consolidar las tareas permanentes de innovación e investigación educativas que tienen lugar en el seno del Programa UVQ.

2007

2006 Se crea la Maestría en Ciencias Sociales y Humanidades.

2007 Se matriculan casi 2000 estudiantes de la modalidad virtual y se reciben más de 330 alumnos.

2007 Juan Gelman recibe el título Doctor Honoris Causa de la UNQ.

2006 Se abre la primera convocatoria de proyectos de extensión.

14

2007


Historia de la UNQ

2008

2009

2008

2008 Abre la primera inscripción de la Maestría en Industrias Culturales: políticas y gestión, la Especialización en Docencia en Entornos Virtuales y la Especialización en Nuevas Infancias y Juventudes. Los graduados del Doctorado ya ascienden a 33.

2008 Se crea la Tecnicatura en Programación Informática, el Diploma en Economía y Administración y los Profesorados de Ciencias Sociales, Educación y Comunicación Social.

2008 La Asamblea Universitaria designa a Gustavo Lugones como Rector y a Mario Lozano como Vicerrector.

2009

2008 Se inaugura el anexo del Departamento de Ciencia y Tecnología. Con una superficie de 1800 m2.

2009 Se crea la Comisión de Discapacidad

2009 Se recibe la primera graduada de la Maestría en Ciencias Sociales y Humanidades.

La UNQ designa como Doctor Honoris Causa al Prof. Miguel Murmis.

2009 Osvaldo Bayer recibe el títuloDoctor Honoris Causa de la UNQ.

15


2010 El Programa UVQ es reestructurado dentro de la Secretaría de Educación Virtual

2010

2012 Se ofertan las carreras de posgrado: Maestría en Comercio y Negocios Internacionales; Maestría en Filosofía; Especialización en Docencia Universitaria; Diploma en Biotecnología y Negocios; y Maestría en Bioinformática.

2012 La Universidad pone en marcha su nuevo sitio web, una herramienta más dinámica que apunta a una mejor gestión de la información con un renovado diseño estético.

2010

Se abre la Tecnicatura Universitaria en Economía Social y Solidaria Virtual. 2010 La Asamblea Universitaria crea el Departamento de Economía y Administración en sesión extraordinaria y disuelve institucionalmente el Centro de Estudios e Investigaciones (CEI).

2010 La matrícula total de los alumnos de grado asciende a 15.300 alumnos.

2010 La UNQ otorga el título Doctor Honoris Causa a Estela de Carlotto y Carl Djerassi.

2011 Se aprueban 4 Programas de extensión (compuestos por 22 proyectos); y 27 proyectos individuales.

2011

2011 Se crean el Centro de Estudios de Historia Intelectual, el Centro de Estudios de Historia, Cultura y Memoria; y se regulariza el Instituto de Estudios sobre la Ciencia y la Tecnología,

2011 La Editorial UNQ suma 25 títulos a su catálogo. Se inaugura el sector de Espora con los laboratorios para Ingeniería en Automatización y Control Industrial y la Licenciatura en Terapia Ocupacional.

2011

16

2012 La Dirección de Vinculación y Transferencia Tecnológica obtiene el Premio Innovar 2011 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la

2012 Se gradúa 1107 estudiantes en todos los niveles y modalidades. 2012 Se inauguran obras en el marco del Programa de Accesibilidad.


2012

Historia de la UNQ 2014 Comienza a dictarse la Maestría en Bioinformática y Biología de Sistemas.

2012 La matrícula total de grado de la Universidad es de 18.048 alumnos.

2012 La Subsecretaría de Relaciones Internacionales instrumentó 22 movilidades estudiantiles al exterior y se recibieron casi 100 2012 alumnos extranjeros. Se inaugura el Premio “Nuevas miradas en la Televisión”, galardón a las producciones de la televisión digital que se han proyectado en distintas pantallas de nuestro país.

2014 Se premia a León Gieco con una Mención Honorífica por su compromiso cultural y político

2012 El Departamento de Ciencias Sociales crea la Unidad de Publicaciones para la Comunicación Social de la Ciencia.

2013

2013

2013 La UNQ abre su Escuela Secundaria Técnica pública y gratuita con tres orientaciones: Técnico en Industrias de Procesos, Técnico en Programación (Informática) y Técnico en Alimentos.

La Universidad cumple de vida

25 años 2013 Se inaugura el Estudio de TV.

2013 Se inaugura Nota al pie, la librería gestionada por Editorial de la UNQ.

2013 Se crean el Doctorado en Desarrollo Económico; la Maestría en Desarrollo Territorial y Urbano; la Maestría en Educación y la Especialización en Gestión del Desarrollo Territorial y Urbano.

17

2014

2014

2012 La UNQ otorga el título Doctor Honoris Causa a Rigoberta Menchú Tum

2014 La UNQ integra el nuevo Sistema Federal de Medición de Audiencia. Y un consorcio con otras cuatro Universidades para crear el Canal Sur que contará con contenidos informativos, de entretenimiento, culturales y educativos.


Capacitación docente para la innovación pedagógica en la modalidad virtual Un desafío urgente en la ola de cambios de la educación del siglo XXI. Por Germán Dabat , Secretario de Educación Virtual y Susana López, Coordinadora de Formación Académica.

“La tendencia actual a la enseñanza bimodal que gana terreno en el sistema universitario es uno de los desafíos centrales de la Secretaría de Educación Virtual”.

La Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) implementó en 1999 una propuesta de educación no presencial apoyada en los desarrollos de las nuevas tecnologías. Desde entonces, la oferta de carreras de grado y posgrado en la modalidad virtual creció exponencialmente. Asimismo, cada vez más frecuentemente la educación presencial se complementa con el trabajo en aulas virtuales, en las que también crece el uso para actividades de extensión y de transferencia. Esta modalidad educativa es una innovación pedagógica que generó profundos cambios en las formas de enseñar. Consiste en una modificación de la relación pedagógica entre profesores y estudiantes, y estudiantes entre sí. Los profesores desarrollan una serie de acciones orientadas a la gestión de contenidos, diseño de actividades, selección de herramientas y recursos digitales, seguimiento y evaluación de los aprendizajes y, fundamentalmente, la mediación en los procesos de comunicación que tienen lugar en el campus virtual. Estas acciones, que tuvieron lugar desde los inicios de la modalidad no presencial de la UNQ, fueron modificándose a la luz de nuevos desarrollos y recursos tecnológicos implementados en un campus virtual a lo largo de estos años y, a su vez, por los desarrollos propios de la Internet. En este sentido, los profesores que dictan clase en la modalidad virtual han tenido que adecuarse a los cambios tecnológicos y apropiarse de estrategias

18

de enseñanza innovadoras para favorecer procesos de interacción y aprendizajes colaborativos propios de los entornos mediados. Para facilitar el desempeño docente en este medio dinámico en 2011 se puso en marcha un ambicioso plan de formación y actualización de los profesores que llevan a cabo la enseñanza en la modalidad. La Coordinación para la Formación y Capacitación Docente del Programa Universidad Virtual de Quilmes está encargada de dicho plan, promoviendo innovaciones en la enseñanza en las aulas virtuales de las distintas asignaturas y carreras. A su vez, brinda formación a los profesores que se incorporan al dictado de cursos en la modalidad virtual y gestiona el dictado de cursos de capacitación sobre estrategias didácticas y nuevas aplicaciones frente a la convergencia tecnológica. En este marco, se ha incentivado el uso de videos para la presentación de las asignaturas como


así también la edición y publicación de videos interactivos para el desarrollo de contenidos, a través de “Pochoclo”, un desarrollo reciente de la Dirección de Planificación y Desarrollo Tecnológico de la Secretaría de Educación Virtual, que permite la edición de videos interactivos a partir de la versión de la herramienta Mozilla PopCornMaker.

De cara a futuro y con lo desafíos que impone la tendencia actual a la enseñanza bimodal que gana terreno en el sistema universitario, ampliando las posibilidades de estudio y democratizando el acceso a la Educación Superior, la formación de los profesores es uno de los desafíos centrales de la Secretaría de Educación Virtual.

Por lo expuesto, la docencia ocupa un lugar central en el proceso de enseñanza en nuestra modalidad virtual. Por eso, para consolidar y profundizar este rumbo educativo, ofrecemos diversas instancias de formación de docentes eficaces e innovadores. En este sentido, los cursos de capacitación docente ofrecidos han despertado gran interés, contando con 913 inscripciones de docentes de nuestra universidad desde 2011.

19


El posgrado de la Universidad: calidad, inclusión y crecimiento Por Nancy Díaz Larrañaga, Secretaria de Posgrado de la UNQ

“En estos últimos diez años el crecimiento fue vertiginoso y exponencial”

Los estudios de posgrado en las universidades nacionales tuvieron, en los últimos veinte años, un desarrollo y crecimiento continuo. Dicho proceso fue posible cuando las universidades pudieron reincorporar/recuperar profesionales e investigadores luego del regreso a la democracia. Fue necesario, asimismo, construir nuevos espacios de debate y de producción de conocimiento. En paralelo a este crecimiento, o fomentado por él, en estas dos décadas se implementaron nuevas instancias normativas y regulatorias (Ley de Educación Superior, resoluciones ministeriales

1168/97 y 160/11 del Ministerio de Educación, creación de la CONEAU, entre otras) que fueron moldeando las propuestas de formación de posgrado en Argentina. En este contexto, la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) incorporó tempranamente, en relación a su corta historia, una carrera de posgrado a su propuesta de formación. Se trató de la Maestría en Ciencia, Tecnología y Sociedad que, desde mediados de la década del 90, nos propone repensar transdiciplinarmente la producción, transmisión y difusión de la ciencia, la tecnología y la innovación. Unos años más tarde la Universidad asumía el desafío de crear un Doctorado, apostando así a la formación de recursos humanos altamente capacitados en dos orientaciones: Ciencias Básicas, y Ciencias Sociales y Humanas, dando cuenta de los recorridos de investigación y formación de grado desarrollados hasta el momento. Esta sólida base permitió que la comunidad académica en su conjunto encontrara instancias de formación que permitieron seguir consolidando la capacitación de la planta docente y de los graduados de la universidad. En estos últimos diez años el crecimiento fue vertiginoso y exponencial. Se crearon y pusieron

20


en funcionamiento diplomas, especializaciones, maestrías y doctorados ampliando y desagregando las zonas prioritarias de formación inicial. Hoy, la Universidad cuenta con un Doctorado por cada uno de los Departamentos existentes, dando respuesta a las diversas expectativas disciplinares. Asimismo, los otros niveles de formación de posgrado cubren, tanto de manera presencial como a distancia, un amplio espectro académico. Frente a la complejidad existente, y habiendo dado respuesta satisfactoria a las demandas iniciales, la Universidad se encuentra ante, por lo menos, cuatro nuevos desafíos. En primer lugar, es necesario cubrir algunas áreas de vacancia puntuales ya detectadas y poner en funcionamiento especializaciones y maestrías que respondan a los intereses de la comunidad académica. La concreción de este objetivo completaría la heterogénea y rica oferta de carreras de posgrado que posee la universidad.

e institucional. Asimismo, las articulaciones y los convenios de cooperación deben establecerse con otras carreras afines de otras Universidades nacionales, sobre todo con aquellas que están emplazadas en zonas de influencia de nuestra comunidad. Las carreras de posgrado hoy se encuentran en un momento clave que les permite, también, comenzar a pensar en la internacionalización. Este desafío abre la puerta a pensar en futuros estudiantes de otras nacionalidades, pero también en el intercambio y la colaboración con otras universidades de otras partes del mundo. Por último, el riquísimo recorrido que la Universidad realizó a través de sus carreras de posgrado amerita que se profundicen las estrategias de autoevaluación que se viene llevando adelante. Seguramente, el debate, la discusión y la revisión de los procesos aportarán nuevos elementos que le permitirán a la UNQ seguir creciendo en políticas de mayor inclusión con calidad.

Un segundo desafío decanta del crecimiento antes enunciado. Las carreras en funcionamiento han logrado consolidarse en sus diversos recorridos, posicionándose satisfactoriamente. Hoy, esa solidez les permite vincularse y articularse con otras carreras de la universidad, buscando políticas académicas transversales que construyan un entramado de fortalecimiento transdisciplinar

21


Concurso de fotos sobre la producción de Ciencia en la UNQ

La UNQ es una fábrica de ideas. Muchas de esas ideas son producto de la investigación científica y el desarrollo tecnológico que se realiza en los laboratorios y grupos de investigación. El conocimiento que producen puede ayudar, por ejemplo, a conocer mejor cómo funciona la sociedad, la economía, el cuerpo humano o determinadas enfermedades, a desarrollar vacunas, nuevos lenguajes informáticos o a crear máquinas. A pesar de la importancia que muchos de estos conocimientos y desarrollos tienen o tendrán en nuestra vida cotidiana, generalmente no conocemos quiénes investigan (las personas, sus historias, sus gustos, sus valores, sus sueños); qué investigan (insectos, otras personas, organizaciones, virus, bacterias, materiales, combustibles); cómo lo hacen (en qué consiste su trabajo diario, logros, frustraciones, problemas, soluciones); o qué herramientas usan (microscopios, computadoras, papeles, libros, ojos, manos, voz). Retratar y mostrar esta “fábrica de ideas” es una forma de conocer más sobre nosotros y nuestra sociedad, y también de participar en ello aportando nuevas miradas, opinando mediante imágenes, contando nuevas historias sobre los personajes y las situaciones que crean saber en nuestra Universidad.

La Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), desde la Dirección de Prensa y Comunicación Institucional, la Dirección de la Licenciatura en Comunicación Social, y la Dirección de la Tecnicatura en Producción Digital, invitó a fotógrafos, aficionados e interesados en la fotografía a participar en el registro y exposición de fotos sobre la investigación científica y el desarrollo tecnológico que se realizan en la UNQ. El objetivo fue generar nuevas miradas y contar nuevas historias por medio de imágenes sobre la producción de conocimiento que se realiza en la UNQ. Les presentamos a los ganadores.

Concurso de fotos sobre la prod 22


1º Premio

2º Premio

Premios y Menciones 1º Premio: Patricio Sobrero. “Illuminare” - La ciencia es una caja negra llena de preguntas, esperando que nuestras ideas iluminen los caminos hacia las respuesta. Cultivo in vitro de la bacteria bioluminiscente Vibrio harveyi. / Docente – Investigador. 2º Premio: Denise Kosiura. “Contenedores de mundo” / Licenciada en Comunicación Social UNQ. 3º Premio: Ivana Varchavsky. “Ciencia Divertida” - Simulando el uso de la ducha de seguridad / Licenciada en Biotecnología. 1º Mención: Patricio Sobrero. “Cuestión de fe” - Cuando uno espera un resultado, la fe no solo se deposita en la fuerza de nuestra hipótesis o en la elección del experimento correcto. A veces, se pueden invocar otras fuerzas. El equipo retratado es un espectrofluorómetro POLARstar OMEGA de la empresa BMG LABTECH (Alemania) operado a través de una PC. El equipo se encuentra en el Sector PRAMIN del Departamento de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes. / Docente – Investigador. 2º Mención: Claudio Puglia. “La hora del virus” - Podemos medir la longitud, en bases, del ADN de un determinado virus de aproximadamente 120.000 nucleótidos, a cualquier hora. / Jefe del Departamento de Diseño Institucional UNQ.

3º Premio

1º Mención

Otros participantes -Sandra Goñi. -Constanza Aguiar. -Guillermo Ortega. -Viviana Laurent. -Daiana Belot. -Sonia Oliferuk. -Noemí Wallingre. -Priscila Pubul. -Alicia Fuentes. -José Muzlera.

2º Mención

ducción de Ciencia en la UNQ 23


Editorial de la Universidad Nacional de Quilmes: los necesarios libros “Más que nunca necesitamos al libro, pero los libros, a su vez, nos necesitan a nosotros. ¿Qué privilegio más bello que el de estar a su servicio?” GEORGE STEINER En el marco de los 25 años de la UNQ, la Editorial en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) postula que el objetivo fundamental es que sus libros y publicaciones periódicas sean visibles y que lleguen a sus lectores. La librería propia, la venta por Internet, la presencia en medios de comunicación y en las redes sociales, las ferias del libro –como la FIL de Buenos Aires y otras nacionales, y las ferias internacionales como Frankfurt y Guadalajara– intentan dar a la producción la visibilidad necesaria para encontrar a sus lectores (y viceversa).

“El modelo de la Editorial UNQ tiene como eje la creación de colecciones, dirigidas por docentes e investigadores de la UNQ con una importante trayectoria académica”.

“Sin visibilidad no hay existencia. Calidad y visibilidad son fundamentales en la edición”, decía el editor catalán Jaume Vallcorba, y añadía: “El mejor de los libros puede hacerse invisible a sus hipotéticos lectores sin el trabajo fundamental que sobre él debe ejercer su editor”. El modelo de la Editorial UNQ tiene como eje la creación de colecciones, dirigidas por docentes e investigadores de la UNQ con una importante trayectoria académica. A las coleccciones dirigidas por Ernesto López, Carlos Altamirano y Oscar Terán, se irían sumando otras nuevas encabezadas por Noemí Girbal, Daniel Gomez, Claudio Amor, Diego Golombek, Pablo Kreimer, entre otros. A mediados de la primera década, el catálogo tenía un perfil definido, las colecciones habían establecido grupos de afinidad, una manera de enriquecer la conversación entre libros y lectores. Hoy el catálogo de la Editorial de la UNQ está integrado por 15 colecciones, tres publicaciones

24

periódicas y una colección digital, junto a un conjunto de libros agrupados en ediciones especiales, libros de arte y jornadas académicas con el objetivo de diversificar públicos. Los libros y publicaciones de la Editorial se distribuyen y comercializan en las librerías de la Argentina y desde marzo de 2013 en la librería “Nota al pie”, que gestiona la Editorial, y que también ofrece a la comunidad universitaria los fondos de numerosas editoriales y la venta por Internet de los títulos de la Editorial.


La visibilidad de los libros pasa también por la participación en ferias de libros locales, nacionales e internacionales. Desde 2006, la Editorial participa con un stand propio y con el stand de la Red de Editoriales Universitarias en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, en la que se presentan, en cada edición, las novedades editoriales.

Desde 2009 la Editorial participa en ferias internacionales, como parte del stand colectivo de la Cámara Argentina del Libro. Las ferias de Bogotá y Guadalajara fueron el primer paso en el ámbito internacional. En 2010, la Editorial exhibió parte de su catálogo en la Feria del Libro de Frankfurt, en la que la Argentina fue el país invitado, y también en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Desde 2011, con el apoyo del Ministerio de Educación de la Nación, la editorial ha asistido junto con otras editoriales de la Red de Editoriales de las Universidades Nacionales (REUN) a diversas ferias y salones del libro internacionales. Además de Frankfurt y Guadalajara se ha expuesto en La Habana, Lima, Madrid, ciudad de México, Miami y París.

La difusión en los medios de comunicación gráficos y audiovisuales es otra de las herramientas que contribuyen a dar visibilidad a los libros de la UNQ. Se ha logrado una presencia constante en los pricipales medios culturales de comunicación.

En la web institucional de la UNQ, la Editorial presenta su catálogo on line, desde donde se difunden y comercializan sus publicaciones, y en la que gestiona su blog, con información de las actividades y novedades editoriales, e interactúa con un amplio abanico de lectores vía newsletters. La distribución de contenidos y la presencia en Internet a través de redes sociales es una de las nuevas formas de comunicación que apunta a mantener abiertos los canales de intercambio con comunidades y lectores.

25


La fuerza de la institucionalización y del territorio Por Raúl Di Tomaso, Secretario de Extensión, y María Cristina Chardón, Subsecretaria de Extensión. El desarrollo alcanzado por la Secretaria de Extensión Universitaria ha recorrido varias líneas fuerza. Por un lado, están las complejas vicisitudes que ha seguido la Extensión misma en nuestro país, que pasó de ser entendida como un espacio virtual que despliega a la universidad y a los universitarios con sus conocimientos hacia afuera de sus límites; a la concepción actual, horizontal, dialéctica, compleja.

“Un desafío creciente de la extensión universitaria es incorporar al territorio en la producción de saberes”

La concepción de extensión no puede estar alejada de un modelo universitario que privilegie la gratuidad, la calidad académica, la inclusión social entendida como igualdad de oportunidades e igualdad de resultados y del concepto de pertinencia. Entendemos la extensión como un dispositivo en el que se articulan sujetos sociales del territorio y de la universidad, para construir y compartir conocimientos, saberes, prácticas y formación. Como establece el Plan Estratégico aprobado por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) “La extensión es un espacio de cooperación entre la universidad y otros actores de la sociedad de la que es parte. Este ámbito debe contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de las personas y está vinculado a la finalidad social de la educación superior: la democratización social, la justicia social, y el derecho a la educación universal …”. A lo largo de estos 25 años de vida de la UNQ la extensión ha presentado grandes transformaciones que han impactado en un mayor dimensionamiento y complejidad de su estructura

26

organizacional. Hoy, la Secretaría cuenta con dos Direcciones Generales y seis Programas Institucionales, a través de los cuales se canalizan actividades de vinculación social, capacitación para la comunidad, cultura, deportes, graduados, bienestar estudiantil, incubación de empresas sociales, la bolsa de trabajo y acciones en materia de educación popular y formación laboral. El impacto de las actividades de extensión ha sido masivo en el volumen de estudiantes graduados, docentes, personal de administración y servicios y miembros de la comunidad: más de 170 cursos destinados a la comunidad con cerca de 3800 inscriptos, 400 adultos mayores realizando actividades en el marco de la Universidad para Adultos Mayores (UPAMI), cerca de 800 estudiantes cursando diplomas de extensión universitaria, 400 graduados haciendo cursos profesionalizantes y 1000 personas participando de proyectos de extensión universitaria y de voluntariado. La extensión se articula con las carreras de grado a través de programas y proyectos que ofrecen a actores sociales de la universidad (estudiantes, docentes, graduados y personal administrativo y de servicios) la posibilidad de construcción de conocimientos situados en contextos naturales, sin la artificialidad característica de las instituciones educativas, con problemas reales que aparecerán en la vida profesional. Un desafío creciente de la extensión universitaria es incorporar al territorio en la producción


Finalmente, no podemos dejar de mencionar que el desarrollo de la extensión universitaria, sobre todo en estos últimos 10 años, no hubiera sido posible sin políticas públicas que alienten y sostengan este desarrollo y sin un marco político democrático que privilegie la inclusión social y que conciba a la educación como un derecho. de saberes, lo que implica un cambio de paradigma respecto de las formas tradicionales de producción de conocimiento. La universidad ya no puede replegarse sobre sí misma como metodología para la producción de saber, se requiere de una nueva epistemología que incorpore a la extensión en la currícula universitaria, para que los estudiantes tengan una formación que no se encuentre alejada de las necesidades sociales. Desde la extensión se quiere apuntalar el esfuerzo para la formación de profesionales socialmente responsables a fin de construir una sociedad más equitativa. En este sentido, se han desarrollado dos estrategias de articulación: en primera instancia los seminarios de extensión en los currículos académicos, dispositivo que otorga créditos como materia electiva de cualquier carrera y permite incorporarse a un proyecto de Extensión Universitaria aprobado, participar de su formación y reflexión. Otra estrategia fue la implementación de los diplomas de extensión, algunos de ellos articulados con Tecnicaturas Universitarias, que se constituyen en una trayectoria educativa posible que se ofrece a actores sociales que sin querer realizar una carrera de grado pueden tener formación en una universidad habiendo terminado solo la educación primaria o secundaria.

27


Políticas de internacionalización desde la Universidad Por Juan Luis Mérega, Subsecretario de Planificación y Relaciones Internacionales

“La internacionalización no puede constituirse en un fin en sí misma, sino en una herramienta más que colabora decisivamente en mejorar la calidad académica y científica de la institución.”

La sociedad actual es una sociedad del conocimiento, que enfrenta dinámicas cuyas características son cada vez más globales, lo cual impacta directamente en las demandas y las respuestas de los sistemas educativos. En particular, las universidades, que han estado históricamente más relacionadas con el contexto local y nacional, deben necesariamente enfrentar la dimensión internacional, pues hoy se requiere formar ciudadanos y profesionales capaces de vivir y trabajar en un mundo global, con amplio conocimiento y manejo de las competencias interculturales. Ahora bien, traducir esta demanda hacia lo global en una política institucional consistente requiere la definición, al interior de cada universidad, de objetivos, metas e indicadores que se relacionen con el contexto específico en el que se desenvuelve dicha política. En términos generales, una política de internacionalización debe contemplar los siguientes principios: - Tener en claro que no existe un paradigma de internacionalización que deba o pueda ser aplicado en todos los contextos institucionales. - Considerar la importancia de aprender de otras realidades institucionales y nacionales. - Asumir que la internacionalización no puede constituirse en un fin en sí misma, sino en una herramienta más que colabora decisivamente en mejorar la calidad académica y científica de la institución.

28

- Contemplar a la internacionalización como un proceso que nunca concluye. Específicamente, cuando en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) se plantea una estrategia de internacionalización se deben tomar en cuenta también otras situaciones que no resultan ideológicamente neutrales: - A tono con lo definido en la Conferencia Regional de Educación Superior celebrada en Cartagena de Indias en 2008, la UNQ parte del concepto básico de considerar a la educación superior como “un bien público social, un derecho humano y universal”. - Implementar una política internacional implica necesariamente contactarse con el mundo académico exterior. Y este mundo, nos guste o no, sufre fuertes tensiones desde las fuerzas más orientadas al mercado, incluyendo no sólo la presencia de universidades privadas sino de organizaciones con declarados fines de lucro. De modo que nos encontramos en un escenario en el que la internacionalización de la educación superior está crecientemente centrada más en la competencia y menos en la cooperación. Frente a esta disyuntiva, la UNQ se define claramente por la visión de la política internacional universitaria como un espacio de cooperación interinstitucional. En muchos escenarios, la internacionalización de la educación superior implica un fuerte énfasis en


el reclutamiento de estudiantes internacionales. Esta competencia por los talentos no es mala en sí misma, pues bien utilizada colabora en la capacitación de nuestros docentes e investigadores. Pero no debemos perder de vista que su contracara es la fuga de cerebros. La UNQ debe entonces implementar políticas que favorezcan la capacitación de su personal en el exterior, pero asegurando su inserción laboral institucional con proyección de futuro. A tono con un proceso de inclusión y expansión de derechos, nuestra política de internacionalización no puede ser concebida como un lujo accesible sólo para algunos integrantes de la comunidad universitaria (sean estos docentes, estudiantes o personal de administración y servicios). Por el contrario, siguiendo la definición de Jane Knight, la “internacionalización es el proceso de integrar las dimensiones internacional, intercultural o global en los propósitos, funciones y resultados de la educación superior”, este proceso debe alcanzar a todos los espacios de la UNQ. Finalmente, el énfasis regional de la política de internacionalización debe mantener un equilibrio entre las áreas geográficas con las que tradicionalmente se ha vinculado con las nuevas áreas de interés de surgimiento más reciente, pero de mucha potencialidad. La implementación de una política de internacionalización integral conlleva el desarrollo de dos componentes simultáneos y articulados. El primero de ellos, orientado al exterior de las instituciones (y se centra en las acciones de movilidad entrante y saliente de los integrantes de la comunidad universitaria). El segundo focalizado al interior de las instituciones (y agrupa las acciones que trabajan específicamente sobre la curricula, incluyendo titulaciones múltiples, enseñanza de idiomas, profesores visitantes y otras actividades internacionales). En los últimos diez años, la UNQ ha puesto en marcha un programa de internacionalización

basado en los criterios arriba citados. Los principales hitos de este programa han sido: - La creación en 2004 de un área específica de relaciones internacionales con recursos humanos, físicos y presupuestarios para el desarrollo de su tarea. Esta oficina ha trabajado desde entonces tanto en la componente interna de la internacionalización (implementando programas de movilidad para estudiantes, docentes y personal de administración y servicios), como en la externa (sensibilizando a los claustros universitarios sobre la importancia de la internacionalización, y promoviendo a la propia oficina como un centro de apoyo para toda iniciativa internacional). - La participación en redes y programas internacionales como modo de facilitar el aprendizaje y el intercambio de experiencias con sus miembros. Las principales redes internacionales en las que la UNQ ha participado activamente han sido CINDA, CONAHEC, UDUAL y Orión. Debe destacarse también una activa presencia en diferentes consorcios de los programas de la Unión Europea (ALFA y Erasmus Mundus, principalmente) y del Programa ARFITEC. - La implementación de programas de movilidad específicos para estudiantes, docentes y personal de administración y servicios. En diez años la UNQ pasó de no movilizar estudiantes a realizar un promedio de 120 intercambios anuales, entre entrantes y salientes. Debe destacarse la participación de la UNQ en los Programas JIMA, MACA, MAGMA y PAME, los cuales han tenido un positivo impacto en el incremento de la cooperación con universidades latinoamericanas. - El aumento de la visibilidad internacional de la UNQ, mediante la participación en ferias educativas, en misiones académicas y en redes internacionales, con financiamiento de la Secretaría de Políticas Universitarias. Queda por delante un largo camino, para asegurar a nuestros graduados una formación acorde con los desafíos que demanda la inserción de nuestro país en un mundo global.

29


La investigación en la UNQ. Evolución y perspectivas futuras. Por la Dra. Liliana Semorile, Secretaria de Investigación

Con el propósito de garantizar el crecimiento y la diversidad temática de los grupos de investigación, incentivar su agregación en grupos de mayor masa crítica, facilitar la iniciación en la dirección de investigadores jóvenes formados, garantizar criterios equitativos de distribución de recursos y permitir el establecimiento de condiciones especiales para el desarrollo de áreas estratégicas definidas por el CS-UNQ se revisaron, en 2011, las bases conceptuales sobre las que se organizaba el Sistema de I+D, aprobándose un nuevo Reglamento de Subsidios para la Investigación mediante Res. CS Nº 179/11.

La Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) dio inicio al desarrollo de las actividades de investigación con la creación del Centro de Estudios e Investigaciones (CEI) y el establecimiento de los primeros Lineamientos de Política Científica y Tecnológica, en 1992. Las misiones y funciones del CEI eran las de promoción y ejecución de las actividades de investigación, desarrollo, formación de recursos humanos y difusión, atendiendo a la demanda de conocimientos, tecnologías y capacidades en áreas institucionales y sociales, tanto a nivel nacional como local. En una segunda etapa, iniciada en 1998, se creó el Vicerrectorado de Investigaciones (VRI) cuya misión fue la de organizar y administrar el Sistema de I+D de la UNQ. En el marco de la misión del VRI, se organizó la investigación sobre la base de Programas Prioritarios y Proyectos, seleccionados mediante la evaluación de su calidad, los antecedentes científico-académicos del grupo solicitante, la relevancia e impacto de la propuesta y su grado de innovación, realizándose la primera convocatoria en 1999.

Ese mismo año, la SIT se planteó el objetivo de alentar la integración al Sistema de I+D de aquellas disciplinas que presentaban escasa investigación acreditada y que estaban vinculadas a carreras orientadas por un perfil profesional. Para alcanzar una mayor articulación entre docencia e investigación en dichas áreas, se puso a consideración del Consejo Superior un Reglamento de Proyectos de Investigación Orientados por la Práctica Profesional (Resol. CS Nº 180/11). En el marco de la Convocatoria 2011 resultaron aprobados 14 proyectos que culminaron en diciembre de 2013. En la segunda Convocatoria 2014, se aprobaron 17 proyectos que se encuentran en ejecución.

En 2003, con la reforma del Estatuto Universitario, se creó la Secretaría de Investigaciones (SI), cuya misión y funciones fueron las del anterior VRI. Ese año se abrió una nueva convocatoria a Programas y Proyectos, iniciando un segundo ciclo que culminaría en 2007 para el caso de los Programas. En 2004, en el marco de la SI, se estableció el Programa de Transferencia y Vinculación Tecnológica (PROTIT), con responsabilidad sobre los temas relativos a vinculación e innovación. En 2008, y mediante Resol. CS Nº 125, la anterior SI se transformó en la Secretaría de Investigación y Transferencia (SIT) que, entre sus Direcciones, incluía la de Vinculación y Transferencia Tecnológica, que reemplazó al PROTIT.

Para brindar mayor impulso a las actividades de innovación y transferencia tecnológica, la UNQ decidió, en diciembre de 2012, separar las misiones y funciones de la Secretaría de Investigación y Transferencia (SIT), creando dos Secretarías, la de Investigación (SI) y la de Innovación y Transferencia Tecnológica (SITT). Ambas Secretarías gestionan actualmente las actividades de I+D+i que desarrollan las distintas unidades académicas y de investigación de la UNQ.

30


En los últimos diez años la SI ha seguido una política de reinversión de los fondos percibidos en concepto de gastos de administración, aplicando los mismos a convocatorias orientadas a fortalecer el sistema en aspectos considerados estratégicos. Es así que se realizan las siguientes convocatorias: Subsidios de Apoyo a la Investigación dirigidos a estudiantes avanzados e investigadores en formación (SAI) desde 2004; y Subsidios para la realización de Reuniones Científicas y Tecnológicas y Subsidios para solventar gastos de Viajes y Viáticos, que cuenta con dos llamados, uno dirigido a investigadores formados (VIF) y otro, destinado a investigadores en formación (VIEF) desde 2006.

Transcurridos 22 años desde los inicios de la investigación en la UNQ, el Sistema de I+D integra actualmente a 430 investigadores, de los cuales el 60% posee título de posgrado (Doctorado, Maestría o Especialización), y a 300 becarios de grado (EVC-CIN, CIC-BA y UNQ), posgrado (CONICET, CIC-BA, ANPCyT) y posdoctorado (CONICET, ANPCyT), que participan de 21 Programas y 66 Proyectos de Investigación inscriptos en distintos campos del conocimiento. La competitividad de los grupos de trabajo consolidados puede apreciarse en la capacidad de captación de recursos externos provenientes de organismos nacionales (MINCyT, ANPCyT, CONICET, CIC-BA, INC, SPU, MAGyP, Fundación Bunge y Born) e internacionales (VI y VII Programas Marco UE, IAEA, IDRC, AECID, OPCW). Un buen indicador de desempeño del sistema resulta de la relación entre proyectos aprobados/ presentados en la línea PICT-ANPCyT, donde las presentaciones UNQ aprobadas han superado, en términos generales, la media nacional. Otro parámetro de evolución del Sistema de I+D de la UNQ, es el desempeño en el marco del Programa de Incentivos del Ministerio de Educación (ME). El número de docentes investigadores que integran el Sistema de I+D y perciben incentivos a través de la UNQ ha mostrado un incremento del 53% si se compara la actualidad del sistema, una vez notificados los resultados obtenidos en el marco de las Convocatorias a Categorización 2009 y 2011, con la Categorización 2004.

El estímulo de vocaciones científicas en los jóvenes ha sido otro de los intereses de la UNQ. En este sentido, y con el objetivo de promover la iniciación a la investigación de estudiantes avanzados y graduados recientes, la SI promovió la aprobación de un Reglamento de Becas de Formación Inicial en la Investigación, organizando el primer llamado en 2008 y efectuando, desde entonces, convocatorias anuales. La implementación de nuevos instrumentos de I+D, junto al rediseño de los ya existentes, se acompañó de una fuerte inversión financiera por parte de la Universidad. Así, el incremento de los fondos otorgados al Sistema, entre 2007 y 2014, resultó de un 315%. Del monto total a invertir en las convocatorias 2014, sólo el 9% corresponde a fondos de la función Ciencia y Técnica del Tesoro Nacional. Queda claramente expuesto el esfuerzo institucional de la UNQ para fomentar el desarrollo y consolidación de las actividades de I+D, ofreciendo a los distintos grupos una base económica desde donde planificar y ejecutar sus actividades de investigación. Con el propósito de potenciar las capacidades de los grupos de investigación, la UNQ avanzó en la aprobación de una normativa para la creación y funcionamiento de agrupamientos de investigación y/o de extensión de pertenencia exclusiva a la UNQ (Resol. CS Nº 530/09 y 197/10). La evaluación de las propuestas de creación de institutos y centros de investigación pasó a formar parte de las funciones de la SI. En este marco, se aprobó la creación de los siguientes Institutos y Centros: Instituto de Estudios sobre la Ciencia y la Tecnología (IESCT) (Director Dr. H. Thomas); Instituto de Microbiología Básica y Aplicada (IMBA) (Director Dr. D. Ghiringhelli); Centro de Estudios de la Argentina Rural (CEAR) (Directora Dra. N. Girbal); Centro de Estudios de Historia, Cultura y Memoria (CEHCM) (Directora Dra. J. Farberman); Centro de Historia Intelectual (CdeHI) (Director Dr. A. Gorelik); Centro de Investigación sobre Economía y Sociedad en la Argentina Contemporánea (IESAC) (Director Dr. J. J. Balsa); Centro de Desarrollo Territorial UNQ (CDT-UNQ) (Director Mg. C. Fidel).

Alcanzada esta etapa de desarrollo de las actividades de I+D en la UNQ, la Universidad decidió iniciar el proceso de evaluación de la función Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), concibiendo al mismo como una herramienta de gestión, en tanto representa un recurso asociado al mejoramiento e integrado a la planificación de sus objetivos y estrategias. Para ello, y en conjunto con la SITT, avanzó en la firma de un Convenio de Asistencia Técnica y Financiera con el Programa de Evaluación Institucional (PEI) del MINCYT. Este proceso incluye una etapa de autoevaluación y una de evaluación externa y concluirá con la implementación de un Plan de Mejoramiento. Se espera que estas medidas de evaluación de la función I+D+i, con la participación de todos los actores implicados en la misma, permitan avanzar en la construcción de una Universidad comprometida con la producción de conocimiento innovador y que contribuyan al desarrollo de una sociedad más equitativa e inclusiva.

31


25 años creando conocimiento, desarrollando tecnologías y promoviendo la innovación Por Darío Codner, Secretario de Innovación y Transferencia Tecnológica de la UNQ.

“Nuestra institución es un ejemplo de cómo fue posible incorporar la noción de transferencia tecnológica con un enfoque integral y moderno desde una universidad pública”.

En el contexto actual, en el que el conocimiento científico se ha convertido en un dinamizador del desarrollo, emerge una nueva concepción de la Universidad incorporando a la vinculación y transferencia de tecnologías a las clásicas misiones de enseñanza, investigación y extensión. Desde sus orígenes, la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) se ha destacado por el desarrollo de un alto perfil académico basado en el reclutamiento de jóvenes investigadores, la vanguardia en investigación, el interés por las problemáticas sociales y la orientación hacia la dinamización del

32

entorno socio-productivo. Así, las iniciativas de vinculación y transferencia tecnológica fueron dejando huellas en el camino de su institucionalización: desde una unidad de apoyo, y pasando por un programa específico, la función evolucionó en la actual Secretaría de Innovación y Transferencia Tecnológica, cuya función principal es liderar la planificación, gestión y administración de las actividades de vinculación, la transferencia tecnológica y la innovación de la Universidad. El resultado de 25 años de gestión se refleja en más de 200 convenios de asistencia técnica


e investigación y desarrollo con gobiernos nacionales, provinciales y municipales, así como con empresas; más de 400 servicios; más de 50 patentes tecnológicas en asociación con el CONICET y con empresas en varios países del mundo, algunas de ellas licenciadas y generando regalías por su comercialización en el mercado.

de evolución. La existencia de al menos siete empresas biotecnológicas creadas por graduados de nuestra universidad, refuerza la idea de que este tipo de proyectos son producto de un ambiente institucional orientado a la formación de profesionales con inquietudes en la aplicación de los resultados de I+D.

En los últimos cinco años la UNQ participó en diversos consorcios con empresas, hospitales y cámaras empresariales, implementando proyectos que derivaron en resultados tecnológicos transferibles, apoyados con financiamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT). Asimismo, se ha logrado acceder a recursos públicos importantes para el aumentar la infraestructura de investigación, desarrollo y la prestación de servicios de alta tecnología. Estas iniciativas han sido fundamentales para el escalamiento de proyectos en la universidad, especialmente por el hecho de aumentar la probabilidad de apropiación de los resultados de la I+D y contribuir a la formación de profesionales en un contexto de aplicabilidad de la investigación.

Resulta evidente, entonces, que las actividades de transferencia tecnológica se imbrican con la formación de personas, el acceso al financiamiento para I+D+i, el desarrollo de infraestructura y capacidades, y la construcción de redes tecnológicas que integran a diferentes actores del sistema nacional de innovación.

Además, en materia de promoción de nuevas empresas de base tecnológica, la Universidad incubó dos empresas biotecnológicas dirigidas por investigadores, actualmente operativas en sociedad con la UNQ, y cuenta con una decena de proyectos empresarizables en diferentes fases

Las actividades de transferencia tecnológica, en conjunto con la investigación científica de alta calidad y la formación de personas, contribuyen al prestigio institucional, al fomento de una cultura de la innovación y a la transformación de nuestra sociedad.

En definitiva, nuestra institución es un ejemplo de cómo fue posible incorporar la noción de transferencia tecnológica con un enfoque integral y moderno desde una universidad pública. Como corolario de la evolución institucional en esta materia el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación reconoció a la UNQ en 2011 con el Primer Premio del Concurso Innovar a las actividades de vinculación y transferencia.

33


Entrevista a Daniel Gomez y Daniel Alonso, director y codirector del Laboratorio de Oncología Molecular. Daniel Gomez: “Aquí el cielo era el límite” La Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) cuenta con un Laboratorio de Oncología Molecular creado en 1996 por Daniel Gomez y Daniel Alonso, quienes lo dirigen hasta el presente. Desde allí se realizan investigaciones sobre el tratamiento de pacientes con cáncer y en él participan investigadores, doctorandos y becarios. Gomez y Alonso son médicos y docentes-investigadores de la UNQ. Alonso fue director de la carrera en Biotecnología y dos veces ganador del Premio Houssay. Por su parte, Gomez fue rector de la UNQ y en la actualidad es director del Instituto Nacional del Cáncer. Ambos reflexionaron con nosotros sobre su trabajo y su recorrido profesional.

dad eran prácticamente inexistentes. Existía una Licenciatura en Genética en la Universidad de Misiones, que era lo más parecido. Pero una carrera de Biotecnología propiamente dicha no existía y esta fue la primera, la pionera. Hoy sí existen algunas más, pero, en mi humilde consideración, esta sigue siendo la mejor. - Dado que ustedes son médicos y docentes en la Licenciatura en Biotecnología, ¿cómo influye la cuestión interdisciplinaria tanto en la carrera como en la investigación? D. Gomez: La importancia interdisciplinar en investigación hoy día es una esencia global en todo el mundo. El cáncer es una enfermedad que tiene muchas facetas. Entonces es importante verlo desde muchos ángulos. Desde el ángulo médico, por supuesto, es fundamental. Pero también desde el biotecnológico. Y también desde otros lugares, es por eso que tenemos incorporados biólogos, microbiólogos, químicos, etcétera. Eso es de una importancia central.

- Daniel Gomez, dada su trayectoria y sus estudios de posgrado, ¿qué lo llevó a elegir la UNQ, que recién comenzaba, para establecerse? D. Gomez: Elegí la Universidad para radicarme en mi etapa laboral después de haber pasado seis años en el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos. La UNQ llevaba cuatro años aproximadamente, pero nos ofrecía mucho. Frente a otras opciones, donde el techo que podíamos alcanzar era muy limitado, dado que estaba muy cerca de donde ya estábamos, aquí, un poco para usar una frase muy utilizada, el cielo era el límite. Podíamos alcanzar mucho desarrollo y teníamos un balance entre que estaba todo por hacerse pero que no había techo, y elegimos arriesgarnos y lanzarnos.

Con respecto a la docencia, desde que llegamos a la Universidad investigamos y dimos clases, con lo cual fue importante poder ver nuestros proyectos desde la mirada crítica o desde la opinión de nuestros propios alumnos. Ellos observaban nuestros experimentos, nuestras ideas, con otros ojos, con otra formación. Y eso nos ayudó a distinguir nuevos matices, además de enriquecer mucho el ángulo de la investigación. - ¿Podrían definir brevemente en qué consiste la oncología molecular y por qué eligen esta línea de investigación por sobre otras?

- ¿Cuántas ofertas en el campo de la Biotecnología existían en ese momento en el país? D. Gomez: Las ofertas al momento de la fundación de la Universi-

34


D. Alonso: La oncología molecular era un desafío interesante que conjugaba los conocimientos de la biología molecular moderna, es decir, los determinantes moleculares que llevan al desarrollo del cáncer. La idea era volcar ésto y profundizar en conocimientos relacionados con los mecanismos de diseminación del cáncer, es decir, cómo ciertos determinantes genéticos y moleculares de las células que se transforman para desarrollar la enfermedad llevan a la patología, llevan a que especialmente esas células den metástasis y puedan comprometer la vida del paciente.

- ¿Cómo podrían definir, después de 20 años, la relación con la Universidad? D. Alonso: La Universidad nos dio un lugar único para desarrollar estas ideas que apuntan a la aplicación en pacientes. Quilmes nos ofreció un lugar único para ese tipo de recorrido tan complejo. D. Gomez: Si, yo coincido plenamente. Creo que se nos dio una oportunidad única. Con esto me refiero a que nos ofrecieron algo confiando en nosotros, y nunca nos pusieron límites. Nunca me refiero desde el primer día hasta hoy. Siempre dieron apoyo y sustancia, lugares, equipo, gente para que podamos desarrollar nuestras ideas, y jamás nos pusieron un palo en la rueda, nada que sea una dificultad para nosotros, con lo cual la Universidad fue muy rica y muy diferente a otras universidades en el país.

- Están por cumplirse las dos décadas del Laboratorio de Oncología Molecular, ¿cuáles consideran que son los mayores logros de toda esta historia? D. Alonso: Como logros del laboratorio con trascendencia a la comunidad voy a elegir dos proyectos. En primer lugar, el proyecto de inmunoterapia que llevó al desarrollo de la vacuna terapéutica contra el cáncer pulmonar, que es la droga llamada Racotumomab. Esto demandó casi 20 años y se realizó junto al Centro de Inmunología Molecular de La Habana (Cuba) con la participación de un consorcio público-privado integrado por nuestra Universidad, hospitales y empresas farmacéuticas, del cual tengo el orgullo de ser el Director Científico. En segundo término, está el proyecto desmopresina, que es un pequeño compuesto peptídico que disminuye la posibilidad de metástasis. Es un producto que despierta en el paciente una serie de efectos sobre la coagulación sanguínea y sobre el cáncer, específicamente las células metastásicas, que hace que sea un excelente perioperatorio, es decir, que podría aplicarse junto con la cirugía del cáncer para que sea mejor, menos riesgosa y más eficiente. Fuimos uno de los primeros en proponer un tratamiento perioperatorio y estamos contentos porque está recorriendo un camino similar al de la vacuna que está en fase clínica dos, lo que implica que estamos bastante cerca de lograr evidencias para su traslado a los pacientes como un medicamento nuevo para el cáncer.

- ¿Qué piensan respecto de lo que ustedes aportaron a la Universidad? Me refiero a que la UNQ pueda ser asociada con la vanguardia en la investigación sobre oncología. D. Alonso: En mi opinión, el hecho de que la UNQ sea reconocida dentro de la investigación oncológica es un subproducto, una consecuencia más que un objetivo buscado. Si tengo que rescatar lo que yo creo que le dimos a la Universidad o a la carrera en Biotecnología, diría que es esta mirada aplicada hacia los problemas del paciente utilizando herramientas de la biotecnología. Creo que nuestra formación médica catalizó en muchos alumnos esa mirada de aplicar los conocimientos a resolver problemas biomédicos. En esa impronta tenemos bastante responsabilidad al haberlo provocado. D. Gomez: Sí, yo creo que lo que nosotros aportamos fue entusiasmo y ganas de hacer el trabajo. Nos habíamos propuesto investigar y trabajar con los jóvenes becarios y educarlos y eso concluyó en los productos, en los logros. No se si el aporte que nosotros hicimos a la Universidad es tal. Creo que es la mirada de la gente, o de los colegas de la Universidad. A veces nosotros no lo vivimos como que brindamos tanto a la Universidad sino que la Universidad nos brindó mucho más a nosotros.

D. Gomez: Sí, fue un desarrollo patentado por la Universidad, lográndose la patente en Estados Unidos, en la Unión Europea y en China. Además, creo que hay un tercer logro a destacar. Nuestro laboratorio fue el primero en el mundo en descubrir la forma de inhibir la enzima telomerasa (una enzima cancerosa presente sólo en las células tumorales, que es responsable de que estas sigan creciendo y nunca mueran), y de lograr que las células tumorales murieran. A partir de nuestras publicaciones y nuestros desarrollos, en la actualidad hay más de 300 laboratorios en el mundo trabajando en la búsqueda de inhibidores de la telomerasa, además de reconocer a este laboratorio de la UNQ como el pionero en esa línea de investigación.

35


Economía social solidaria, un vínculo de ida y vuelta con la comunidad Desde 2006, la UNQ lleva adelante un proyecto y ofrece títulos de extensión, grado y posgrado orientados a una economía basada en valores de igualdad, cooperación, compromiso con el entorno territorial y solidaridad. En Argentina se calcula que existen más de 17 mil entidades de la economía social institucional de las cuales el 75% son cooperativas y el resto mutuales, según datos del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES). Asimismo, ambos tipos de entidades agrupan a más de catorce millones de asociados, representando más de un tercio de la población argentina y abarcando al menos un 10% del PBI. La información oficial calcula que actualmente se generan más de 1,3 millones de puestos de trabajo, considerando los puestos comprendidos en todas las entidades cooperativas y mutuales, y los generados por los emprendedores de la economía social y las cooperativas de trabajo vinculadas a los programas públicos ya mencionados.

de vinculación socio-comunitaria y construcción de confianzas con sujetos, actores y entidades vinculadas a la ESS”, señala Rodolfo Pastore –principal impulsor de la ESS y director del proyecto en la UNQ.

Estos números se relacionan con el cooperativismo. La economía social emergente también incluye diversas formas de asociatividad ente pequeños productores de la economía popular; organizaciones de la agricultura familiar y movimientos campesinos; nuevas formas de comercialización solidaria, tales como economía social y solidaria (ESS), las ferias francas, mercados, ferias y comercializadoras de la ESS; comercio justo, redes de consumo responsable; iniciativas de finanzas solidarias, en particular con la expansión del microcrédito impulsados por las políticas públicas específicas; y diversas formas de empresas sociales o comunitarias de inserción social, provisión de servicios socio-sanitarios, hábitat, cuidado ambiental, reciclado o energías renovables.

Pastore agrega que a partir de esas actividades de capacitación, extensión e investigación surgió una importante demanda social por construir espacios regulares de formación en ESS, tanto en el pregrado, el grado y el posgrado universitario, los cuales fueron diseñados en un proceso participativo con los propios actores sociales y organismos públicos vinculados. Por iniciativa de los Ministerios de Desarrollo Social y de Educación de la Nación, se creó en 2010 el Diploma de Operador Socioeducativo en Economía Social y Solidaria (DOSESS). En su primera cohorte se orientó básicamente a la formación de miles de orientadores-cooperativistas del Programa de Ingreso Social con Trabajo, “Argentina Trabaja” (PAT) y participaron poco más de 800 orientadores. En ese mismo marco, en su segunda edición (2012-2013) se duplicaron los estudiantes cooperativistas, ampliándose también a otras instituciones educativas involucradas en la gestión académica, incorporando las Universidades Nacionales de Moreno, San Martín y Avellaneda.

En reconocimiento a esta labor, el Proyecto CREES consiguió varias distinciones en premios nacionales de educación solidaria, tales como el “Premio Price Water House a la Educación Solidaria, V Edición-Las universidades en el desarrollo local” (2008) y el Premio Presidencial “Prácticas Educativas Solidarias en Educación Superior”, del Ministerio de Educación y Presidencia de la Nación Argentina (2008 y 2010).

El proyecto precursor de ESS en la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) se presentó en 2006 a la primera convocatoria de Proyectos de Voluntariado Universitario del Ministerio de Educación de la Nación. La iniciativa se realizó en articulación con una materia electiva que se abrió a tal efecto, Teoría y Práctica en Economía Social (TyPES), la cual se continúa dictando hasta el presente en el marco del Diploma de Economía y Administración.

A esto se suma el DOSESS en su cohorte abierta, en el cual cursan otros cien integrantes de emprendimientos, organizaciones, entidades u organismos públicos vinculados a la ESS. Dicho diploma, como trayecto universitario integral implica poco más de un año de cursada y, a la vez, con objeto de ampliar el acceso a la educación superior no requiere secundario terminado para poder ingresar. “El DOSESS representa una iniciativa de inclusión y transformación educativa de alto impacto, escala y cobertura territorial, que ha abarcado prácticamente todo el Gran Buenos Aires y ha permitido, en lo que corresponde sólo a la coordinación académica de la UNQ, el acceso a la educación universitaria de unos 1.500 estudiantestrabajadores provenientes de cooperativas y organizaciones terri-

En 2007, se constituyó el Proyecto de Extensión Universitaria CREES (Construyendo Redes Emprendedoras en Economía Social) en la primera convocatoria realizada por la Universidad a este tipo de proyectos. “En esos primeros años dichos proyectos de voluntariado y extensión universitaria en articulación con la materia TyPES se fueron conformando como espacios de formación académica territorial de estudiantes, graduados y docentes de la universidad en la temática, al mismo tiempo que actuaron como ámbitos

36


¿Qué es la economía social y solidaria? Por Rodolfo Pastore, docente investigador de la UNQ La economía social y solidaria (ESS) es un campo socioeconómico, simbólico y político en expansión en el mundo contemporáneo, como una de las respuestas colectivas más amplias a la globalización excluyente con sus secuelas de creciente desigualdad, fragilidad social, degradación socio-ambiental y crisis económicas recurrentes. Desde nuestro punto de vista, la ESS designa al menos tres dimensiones interrelacionadas:

toriales de la ESS”, declara el director del proyecto. A su vez dicha experiencia de innovación curricular se multiplicó, ya que no sólo otras universidades nacionales adoptaron el dispositivo de Diplomas de Extensión, sino que posteriormente también se ampliaron los diplomas en la UNQ en distintas temáticas, instituyéndose para ello un reglamento específico para la presentación y aprobación de estas propuestas de trayectos universitarios, de igual forma que sucede con las carreras universitarias.

a) una dimensión de trayectorias empíricas de otra forma de hacer economía, que une finalidad social de reproducción de la vida con dinámicas de gestión asociativa, democrática y solidaria; b) una dimensión político organizativa de proyectos de sociedad en disputa, que se debate entre la adaptación a las lógicas hegemónicas de funcionamiento económico existente versus la capacidad para transformar dichas reglas, en pos de profundizar la democracia y la solidaridad

Profundizando esta propuesta, y también en articulación con los Ministerios de Desarrollo Social y de Educación de la Nación, en 2012 comenzó a dictarse la Tecnicatura Universitaria en ESS (TUESS), carrera universitaria oficial orientada a la formación de actores de la ESS. La TUESS tiene una matrícula significativa en estos años y la cursan más de 600 cooperativistas, trabajadores y promotores de la ESS. También se observan índices educativos de retención muy elevados en comparación con otras carreras, estimándose que hacia fines del 2014 se reciben casi 100 técnicos universitarios en ESS, con un índice de graduación del orden del 65% sobre los estudiantes ingresantes de la cohorte respectiva.

c) una dimensión simbólica (conceptual, cultural, educativa y comunicacional) de maneras de concebir las prácticas humanas en la interacción económica, que centra su atención en las condiciones de reproducción de la vida y en las relaciones de las personas entre sí y con su hábitat vital. En su dimensión empírica, la ESS reconoce una diversidad de trayectorias socioeconómicas diferenciadas de las lógicas dominantes de la empresa lucrativa y de la organización estatal. En un sentido restringido, como sector socioeconómico específico, está conformada por iniciativas, emprendimientos, entidades, organizaciones y redes que realizan actividades económicas de manera regular (producción, distribución, financiamiento o consumo), pero que llevan adelante dichas actividades con la finalidad de ampliar y/o mejorar las condiciones de vida -sea de sus propios integrantes , de un sector específico de la sociedad , de la comunidad local o del entorno. Al mismo tiempo, impulsan formas organizativas asociativas construidas en torno a principios de gestión democrática, compromiso con el medio, participación voluntaria y autonomía decisional, estructurándose en torno a valores constitutivos que privilegian a las personas, sus capacidades y vinculaciones. De allí que utilizamos la expresión ESS para designar un espacio socioeconómico compartido que incluye tanto a las experiencias asociativas más institucionalizadas (en particular cooperativas y mutuales), como a las formas organizativas más recientes de la socio-economía, la llamada “economía social emergente” o “economía solidaria”.

Por otra parte, con la misma orientación y de manera complementaria, en 2012 se creó también la carrera de Especialización en Gestión de la ESS (EGESS), que se dicta bajo modalidad virtual y está orientada a la formación de actores territoriales en enfoques, trayectorias y gestión de la ESS. En este caso, cursan unos cien profesionales o egresados, mayoritariamente trabajadores, promotores, funcionarios o docentes universitarios en ESS. “En definitiva, estos espacios regulares de formación universitaria en economía social son ámbitos de aprendizaje-reflexión-accióninteracción y diálogo educativo, en el que convergen los saberes provenientes de la experiencia y los generados en desarrollos conceptuales, metodologías o herramientas sobre temas tales como: grupos, organizaciones y equipos solidarios; enfoques, políticas y estrategias en ESS; redes, actores y territorio; organización social y comunicación comunitaria; tecnologías sociales y gestión sociotécnica; desarrollo de mercados sociales, finanzas solidarias o monedas complementarias, etc”, concluye Pastore.

37


El intercambio estudiantil como meta para la calidad educativa El programa de Movilidad Estudiantil de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) funciona a través de convenios que propician el arribo de estudiantes extranjeros y, de esa forma, generar plazas para que los aspirantes locales puedan hacer su experiencia en el exterior. Desde 2006, la UNQ recibió a 462 estudiantes de intercambio. El conjunto de políticas de internacionalización y el fomento que las autoridades universitarias proporcionaron a la movilidad en los últimos ocho años, han propiciado un crecimiento paulatino y constante de la cantidad de alumnos que optan por esta posibilidad. Estudiantes extranjeros Juan Luis Merega, Subsecretario de Relaciones Internacionales, explica que “desde el inicio de 2013 se mantiene el límite de 50 estudiantes provenientes de otros países, número que creemos que es importante para la Universidad y para la cantidad de alumnos que tenemos”. El 82% de ellos proviene de América Latina, donde predominan países como Colombia (37%) y México (31%), seguidos por los europeos, donde lidera España y luego Francia, con el 11 y el 5 por ciento, respectivamente. “Los estudiantes provenientes de Colombia y México representan alrededor del 70% de los estudiantes extranjeros, por lo que intentamos que el abanico de nacionalidades se amplíe mediante la firma de convenios. De todas maneras, la apuesta es fortalecer los lazos con la región”, expresó Merega. La curva de crecimiento ha tenido saltos pronun-

38

ciados, como el de 2008, donde de nueve alumnos en el primer cuatrimestre se pasó a 23 en el segundo, o el de 2013, que de 42 estudiantes en la primera parte del año, saltó a 52 en la segunda. Por otra parte, si se observan las carreras de grado, los alumnos de Comunicación Social representan el 32% del total, seguidos por Comercio Internacional (21%) y Ciencias Sociales (15%). Estudiantes de la UNQ La cantidad de alumnos recibidos es todavía mayor a la de enviados. El primer semestre del corriente, 23 estudiantes formaron parte del programa de intercambio estudiantil mediante diversos convenios firmados con universidades brasileras, mexicanas, francesas, españolas y colombianas, entre otras. De la totalidad de alumnos que conforman la institución, alrededor de 60 participan de las convocatorias. “El objetivo primordial es aumentar la cantidad de alumnos propios que viajan al exterior. Esto es más complejo porque el perfil socioeconómico del estudiante de una universidad nacional a veces no colabora para esas actividades porque demandan un gasto importante. Entonces nosotros brindamos ayudas económicas, de pasaje, alimentación o de hospedaje, y hay una decisión política de fomento por parte de las autoridades para que el programa sea aún más amplio. Es por eso que, año tras año, nuestro presupuesto se acrecienta para que las becas sean más abarcativas. Además, también buscamos aumentar la oferta de los estudiantes para que tengan un abanico mayor al momento de elegir”, consignó Merega.


La División de Movilidad Estudiantil trabaja para que el intercambio sea visto como una oportunidad de adquirir experiencia, de enriquecerse personal, cultural y académicamente. “Realizamos charlas con estudiantes del ingreso para explicarles que tienen esta posibilidad y que hay que evaluarla más allá de las trabas y barreras personales. Porque, en verdad, el intercambio es para todos”, sentenció el Subsecretario. Casos Daniela Zamora Origen: Licenciatura en Ciencias Sociales con Orientación en Investigación de la UNQ Destino: Licenciatura en Humanidades de la Universidad de Quintana Roo, México. Período: Noviembre de 2013 a mayo de 2014 en la Unidad Académica de Chetumal, México. Espera graduarse en diciembre de 2015. “No imaginaba que me iba a poder ir a México. Me inscribí y al mes me enteré que podía viajar. Sabía que era algo posible, pero nunca supuse que podía ser yo, porque pensaba que no tenía las materias suficientes. Allá logré hacer tres materias aunque la carrera no era la misma que curso acá. Estuve en la sede de la Bahía de

Chetumal y hasta hice un curso de ‘bailes del Caribe’. Compartí una casa con dos argentinas y una colombiana. Aquí nos preparan más para investigar y quizás eso me ayudó a adaptarme más rápido a su cultura y entender las lógicas de esa Universidad. Conocí mucho sobre la historia de México en las materias que cursé.” Jorge Gustavo Blanco Montaño Origen: Licenciatura en Música y Composición de la Universidad Autónoma de Nuevo León, México Destino: Licenciatura en Composición con Medios Electroacústicos de la UNQ Período: junio de 2013 a julio de 2014. Graduado en diciembre de 2014. “La UNQ no tiene carrera de ejecutante de música como hay allá pero estuve muy a gusto y aprendí de la manera de enseñar que tienen aquí. El músico sabe cómo se ejecuta y cómo suena el instrumento, pero no sabe como tocarlo y en eso la UNQ tiene experiencia de sobra ya que los docentes te incentivan mucho. Las instalaciones, como los materiales áulicos y la biblioteca ayudan a ese aprendizaje. También gracias a este paso por la universidad tuve mi acercamiento a la cultura argentina y a la militancia”.

39


La Universidad y la

producción audiovisual La llegada de la digitalización y de la actualización de los procesos de producción le dieron una bocanada de aire fresco al trabajo que se realizaba en los reducidos canales de producción habituales e integra a las universidades al mapa de realizadores.

La Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) posee un área audiovisual que produce contenidos desde el trabajo colaborativo de docentes, estudiantes y graduados. El nuevo escenario que propicia la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la creación de un polo tecnológicos de producción, junto al Programa Transversal de TV Digital y el nuevo estudio de televisión que construyó la universidad en 2013 son los pilares para ampliar la producción que ya comenzó con envíos como Q. Noticias y Cronistas Barriales. Los avances de las tecnologías de la información y la comunicación que se registraron en la última década generaron un nuevo espectro de posibilidades para la expansión de la educación pública, y en particular para las universidades. La Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, sancionada el 10 de octubre de 2009, es una de las mayores conquistas de estas tres décadas de democracia ininterrumpida y es esencial, no sólo para abandonar un Decreto/Ley de Radiodifusión 22.285 concebido durante la última dictadura cívico militar, sino también para descentralizar la escena mediática.

40


Televisión Digital La puesta en marcha del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre en el país presenta nuevos desafíos para las universidades. En correlación con esta demanda, la UNQ se sumó al reto de emprender la realización de propuestas y contenidos relacionados con la producción audiovisual y asumió un papel activo en la investigación para el desarrollo y la formación profesional. Con este objetivo, entonces, se incorporan innovaciones tecnológicas para aprovechar las oportunidades y ampliar el acceso, y de esa forma mejorar y potenciar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Desde 1991, en las aulas de la UNQ se forman profesionales en Comunicación Social, y el antiguo Decreto/Ley de la dictadura fue objeto de cuestionamiento. Docentes, estudiantes e investigadores que sea abocaron al análisis también participaron de la confección y corrección de los 25 puntos de la Coalición por una Radiodifusión Democrática.

Las políticas que se implementaron se traducen en la provisión de contenidos y nuevos materiales educativos. La universidad cuenta con los conocimientos, investigaciones y desarrollos para estudiar analizar, producir y profundizar sobre la temática y para desarrollar formatos, aplicaciones y producciones educativas audiovisuales. El Programa Transversal de Adaptación y Desarrollo de la Televisión digital busca ejecutar y difundir proyectos e investigaciones y fomentar la producción de contenidos, a la vez que realiza encuentros académicos de reflexión y debate, así como cursos y talleres de capacitación.

La Ley sancionada en 2009 implica un nuevo paradigma y cree a la comunicación como derecho plural y no como un negocio y, en línea con esta función, las universidades son el lugar indicado para que el debate y la posibilidad de producción se fomenten. En ese contexto, la UNQ no sólo profundizó este nuevo modelo desde la Licenciatura en Comunicación Social, sino también desde la creación de la Tecnicatura en Gestión de Medios Comunitarios, la Tecnicatura en Producción Digital Audiovisual, la Especialización en Comunicación Digital Audiovisual, el convenio de cooperación con la Defensoría del Público, el apoyo desde la Redcom, y la creación del “Programa Transversal de adaptación y desarrollo de la Televisión Digital” y en 2014 el “Programa de Producción Televisiva” para asumir y analizar los nuevos roles y desafíos que la digitalización plantea. En este sentido también surgió el “Premio Nuevas Miradas en la TV”, para reconocer la generación de contenidos en esta nueva televisión plural. Además en 2012 se creó, junto a otras tres universidades, el “Observatorio del sector Audiovisual de la República Argentina”, con el objeto de fortalecer el proceso de democratización de los medios a partir del abordaje integral de las lógicas de producción, exhibición y distribución de contenidos. Finalmente y en concordancia con las políticas implementadas, desde el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) existe un ferviente apoyo a las mismas, a través de la Comisión de Comunicación y Medios, presidida por el Rector de la UNQ, Mario Lozano.

41


(CPA) destinado tanto a la producción de contenidos audiovisuales como a la práctica pedagógica. Se trata de un estudio de televisión de 345 m2, que cuenta con tecnología de avanzada para generar contenidos en alta definición, oficinas de pre y postpro-ducción, camarines y pañoles de escenografía. En este camino, no sólo se construyó un estudio de TV sino que la Universidad también colabora con actores del ámbito audiovisual de la región, en el marco del Polo tecnológico audiovisual Conurbano Sudeste, que coordina en conjunto con las Universidades Nacionales de Avellaneda (UNDAV) y de Florencio Varela (UNAJ), y a partir del cual se trabaja en la capacitación, realización e investigación y desarrollo de temáticas vinculadas al campo audiovisual. El Nodo que integra la UNQ cuenta con alrededor de 80 adherentes y genera proyectos de programas pilotos de televisión que ya lograron financiación a través del Programa “Polos Audiovisuales Tecnológicos” del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación.

Q Noticias y Cronistas Barriales En 2010 un grupo de docentes, graduados y estudiantes empezaron un proyecto integrador de producción audiovisual al que denominaron Q.Noticias. Coincidieron en crear un canal de comunicación basado en una propuesta de producción periodística. Se conformó así un equipo de trabajo, se realizaron tareas de diseño, postproducción, conducción, musicalización, montaje y dirección.

A través del Nodo se realizan desde hace cuatro años otras iniciativas como la implementación de talleres para capacitar formadores (directores, guionistas, productores) y concursos para la promoción de contenidos, que tienen como objetivo principal estimular la producción audiovisual en todo el país y así brindar apoyo a las universidades nacionales y canales de televisión públicos.

Desde su primera emisión, el 4 de noviembre de 2010, Q.Noticias, el noticiero semanal del Área de Producción Audiovisual de la Licenciatura en Comunicación Social de la UNQ tuvo como objetivo principal brindar una completa información sobre la vida en la universidad, al plasmar en sus envíos los aspectos institucionales, académicos, de extensión, sobre becas, proyectos de investigación, eventos culturales, charlas y debates de la comunidad y su entorno.

Desde la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual las Universidades Nacionales tienen asignada una frecuencia. En este sentido, la UNQ ya integra el Canal UniSur, un consorcio con la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), la Universidad Arturo Jauretche (UNAJ) y la Universidad Nacional de las Artes (UNA) para producir contenido audiovisual de manera descentralizada.

Además, en igual sintonía, integrantes de la comunidad educativa de la UNQ intervienen en un proyecto de Extensión Universitaria que forma parte del Programa “Comunicación, Participación y Ciudadanía”, y tiene como objetivo capacitar a jóvenes de los barrios de la región para producir noticias televisivas. “Cronistas Barriales” permite generar una conciencia crítica sobre la producción informativa y el papel que la información juega en la sociedad. Trabaja con escuelas, organizaciones sociales y la Secretaria de Desarrollo Social de la Municipalidad de Quilmes, y se discuten los tópicos más importantes para los barrios y se los convierte en noticias. El propósito final es el de generar redes de producción entre los jóvenes de los barrios, con el objetivo de capacitarlos y promover la producción de lenguaje y los contenidos audiovisuales.

A través del Programa de Producción Televisiva se provee de contenidos tanto a Unisur como al canal web UNQTV que en la actualidad emite las 24 horas.

Futuro La UNQ construyó un Centro Público de Producción Audiovisual

42


43


44

Revista Portal Q 25 años  

Publicación aniversario de la Universidad Nacional de Quilmes.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you