Issuu on Google+

Llevó consigo el emblema de la rebeldía como quien lleva una flor en la solapa y como cumplimiento de un deber insoslayable en una sociedad que cohabita con la injusticia y la desigualdad. Fue asesinado en una ciudad que, en un momento determinado, se convirtió en el imperio de la impunidad y que cobraba con violencia las derrotas que sufría en el terreno de las ideas. Hoy su recuerdo y el ejemplo de sus luchas humanistas y solidarias acompañan los sueños de igualdad, de educación y de cultura inmersos en la misma ciudad donde nació y murió.

PUBLICACIONES ASPU

docente asesinado

asesinan a Un defensor de la Salud Pública Profesor de la Facultad de Medicina y Miembro del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos. Sus esfuerzos estaban más dirigidos a conocer la situación de los barrios populares de Medellín, en particular de aquellos que se encontraban en formación por la gran cantidad de desplazados por la violencia que el Estado era incapaz de resolver y no mostraba interés en atender.

Pedro Luis Valencia

Leonardo Betancur Taborda

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA


Sus amigos lo recuerdan como un soñador, un visionario que creía en una sociedad más equitativa. Dejó una marca profunda en la Universidad de Antioquia donde fue profesor, decano de la facultad de Ciencias Sociales, director del departamento de Antropología y director del Instituto de Estudios Regionales (INER), un equipo multidisciplinario de investigadores sociales que impulsó desde su fundación. Henao publicó más de 80 títulos, investigaciones sobre violencia, desplazados, derechos humanos y desarrollo urbano del país. Sus reflexiones eran consideradas de vanguardia y muy críticas con la realidad social y política de Colombia. El martes 4 de mayo de 1999 a las 4 de la tarde, dos hombres y una mujer irrumpieron a la sede del INER. “No se asusten, es una toma pacífica”, dijeron mientras se ponían pasamontañas. Sacaron a Henao de una reunión de trabajo y lo llevaron a un cubículo donde lo asesinaron con tres disparos de pistola.

Crimen execrable Que la muerte del “profe” Gustavo Loaiza no sea otro crimen de miembros de la comunidad universitaria que se queda en la impunidad. Este Licenciado en Matemáticas y Física y magíster en Ciencias Aplicadas, cuentan sus amigos y quienes compartieron con él más de 30 años de labores docentes, no se limitaba a “dar clases” y a cumplir literalmente con lo que ello demanda, sino que se entregó con entusiasmo desde hace 17 años a un programa de extensión de su Facultad, que fundó junto a otros colegas, llamado Semillero de Matemáticas, que luego se extendió a Química, Física y Biología.

Hernán Henao Delgado

Gustavo Loaiza Chalarca

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

PUBLICACIONES ASPU

Antropólogo asesinado


AL profesor lo mataron el día de su desaparición Ingeniero Industrial, egresado de la Universidad de Antioquia - UdeA; estudió mercadeo en la Universidad Eafit y obtuvo una maestría en Costos y Mercadeo en la UdeA. Antes de su desaparición se dedicaba a cursar una maestría en Ingeniera Industrial, en la UdeA, y a laborar como analista de Almacenes Exito y como docente de cátedra en la Facultad de Ingeniería, de la Universidad de Antioquia.

“El único enemigo es aquel con quien no podemos ejercer la sublimación de la palabra y su fuerza regeneradora, su poder revivificante; es aquel con quien no podemos dialogar”, dijo alguna vez Luis Fernando Vélez. En sus labios esa convicción fue la verdad que más tarde cobraría su vida. No defendió la palabra y la libertad por ningún afán personal, sino porque entendía que la carencia de las dos hacia carente, hasta la mendicidad, a toda una sociedad. Fue abogado, antropólogo, teólogo, profesor e indigenista para tener lenguajes con los cuales comunicar la necesidad de ser libres y de tener motivos en la vida para reír, para ser amigos. Fue asesinado en Medellín (Antioquia) el 17 de diciembre de 1987.

Juan Pablo Rojas Raigoza

Luis Fernando Vélez

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

PUBLICACIONES ASPU

defensor de Derechos Humanos asesinado


PUBLICACIONES ASPU

Asesinato de dos profesores universitarios cometido por tres agentes del DAS

El hecho ocurrió en la noche del 31 de octubre de 1988. cuando el vehículo en el que se movilizaban los educadores de la Facultad de Salud de la Universidad de Antioquia, Emiro Trujillo Uribe y Leonardo Lindarte Carvajal, chocó contra un Renault ocupado por tres detectives. Los profesores intentaron escapar y los agentes salieron en su persecución y dispararon contra el vehículo de los catedráticos. Las autoridades informaron que los agentes secretos perseguían a un grupo de sicarios, pero se comprobó que eran los dos profesores. Luego se adujo que los muertos pertenecían a un grupo subversivo, que no atendieron la orden de pare y el DAS, en un comunicado oficial, dijo que se había presentado un enfrentamiento. Poco a poco se fueron desvirtuando las informaciones de la policía y del DAS. Los agentes Norberto Cabrera Mesa, Narciso Mayorga Rozo y Samuel Ruíz Alarcón, fueron condenados a 84 meses de prisión.

Emiro Trujillo Uribe

Leonardo Lindarte Carvajal

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA


Como médico y profesor universitario, Abad Gómez fue un innovador de la educación superior y se pronunció contra la formación médica individualista de inspiración francesa, a la que consideraba carente de orientación social. Promovió el estudio no memorístico y la creatividad entre sus alumnos, opuesta a las largas recitaciones académicas sacadas de tratados y manuales. De esta manera, debatió tesis hasta entonces intocables de la medicina clásica. Defendió la universidad como espacio para la ciencia y el goce del conocimiento. Luchó para que los recursos económicos no se desviaran hacia la guerra y el gasto militar, y se invirtieran en agua potable para la inmensa mayoría. Como promotor de los derechos humanos, en un país cuya historia política reciente es azarosa, denunció, con madurez de juicio y en plena guerra sucia a finales de los años ochenta, las desapariciones y maltratos de que fueran objeto muchos de sus contemporáneos.

Al momento del crimen era un destacado líder del sector universitario Lisandro Vargas Zapata es otro profesor asesinado de la Universidad del Atlántico. Sus colegas dijeron que había recibido amenazas telefónicas por su actitud crítica en ese claustro académico. Su compañera dijo que en una oportunidad lo señalaron como ideólogo de las Farc. La hipótesis inicial indica que el fondo de los crímenes, más allá de la guerra entre milicias de paras, FARC y ELN, el común denominador de la batalla en otras universidades, radica en la pugna por el control de los 100 mil millones de pesos que administra al año la Universidad del Atlántico. Entre otras razones, la jugosa partida convierte la rectoría de esa universidad en el tercer puesto más apetecido del departamento, después del gobernador y del alcalde de Barranquilla. Ese dinero da el poder suficiente para otorgar jugosos contratos y nombrar a más de 1.500 funcionarios, la mitad fuera de nómina.

Héctor Abad Gómez

Lisandro Vargas Zapata

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

U N I V E R S I DA D D E L AT L Á N T I C O

PUBLICACIONES ASPU

MUERTE AL PENSAMIENTO LIBRE


Engrosan lista de homicidios a profesores y estudiantes

La reciente aparición de graffitis amenazantes contra estudiantes, nuevamente prende las alarmas sobre la infiltración de grupos armados al margen de la Ley en la Universidad del Atlántico. El temor es generalizado pues muchos recuerdan el baño de sangre en que se vio envuelta la institución, a propósito de las acciones cometidas contra estudiantes, profesores y trabajadores, por parte de los grupos paramilitares. Fue una época cargada de amenazas, secuestros, desapariciones, intimidaciones telefónicas y hasta de exilios, tras las publicaciones de las denominadas “listas negras”, en la que estudiantes, profesores y trabajadores eran declarados “objetivos militares”. Esos mismos grupos armados fueron autores de los homicidios de los profesores Alfredo Castro Haydar, Jorge Adolfo Freyte Romero, César Daniel Rivera Riveros, Lizandro Vargas Zapata, Raúl Peña Robles, Luis Meza Almanza, Gustavo De Silvestri Saade y Demetro Castro.

De acuerdo con testigos los delincuentes se le acercaron, le dispararon y huyeron a toda velocidad por la carrera 44 con calle 65. Peña Robles quedó con vida y logró salir del automotor, caminó unos cincuenta metros y cayó muerto frente a una casa diagonal a la suya. El educador y líder sindical contaba con 50 años y era natural de Barranquilla. Para sus compañeros de la Universidad del Atlántico el asesinato es condenable porque Raúl Peña Robles nunca utilizó el liderazgo sindical como factor de oposición contra ningún sistema. El sólo se preocupaba por la calidad académica y la equidad laboral en la comunidad de profesores

Alfredo Castro Haydar

Raúl Peña Robles

U N I V E R S I DA D D E L AT L Á N T I C O

U N I V E R S I DA D D E L AT L Á N T I C O

PUBLICACIONES ASPU

Terror en la Universidad del Atlántico


Jorge Adolfo Freytter Romero, profesor de la Universidad del Atlántico y abogado de la Asociación de Jubilados de la Universidad del Atlántico. Su cuerpo fue encontrado sin vida, sin su documentación y con fuertes señales de tortura. Una semana antes, había sido detenido en las afueras de la alcaldía de la ciudad de Barranquilla por varios sujetos que se identificaron como miembros de la Sijín, deteniéndolo por una supuesta demanda de alimentos. Freytter Romero estuvo detenido todo el día y fue dejado posteriormente en libertad al comprobarse que no eran ciertas las acusaciones.

responsables de su asesinato El asesinato del profesor cienaguero, Alfredo Correa D’Andreis, se realizó en el marco de una tenebrosa alianza criminal entre funcionarios del DAS y miembros de las AUC siendo parte de un montaje judicial que después ordenó su crimen. Quedó probado judicialmente que en ese asesinato participaron junto a los miembros de los grupos paramilitares funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) con la complicidad de Jorge Noguera, ex director del organismo dependiente de Presidencia de la República, en ese momento en cabeza de Álvaro Uribe Vélez. El académico Alfredo Correa D’Andreis, un hombre inocente, humanista y soñador, cuyo único pecado había sido realizar con rigor un estudio sobre desplazados en el Caribe, una región que él interpretaba y defendía con principios indomables.

Jorge Freytter Romero

Alfredo Correa D’Andreis

U N I V E R S I DA D D E L AT L Á N T I C O

U N I V E R S I DA D D E L AT L Á N T I C O

PUBLICACIONES ASPU

Este crimen se suma a una serie de asesinatos

DAS y AUC:


PUBLICACIONES ASPU

crímenes en la Universidad pública El claustro es hoy un fortín del miedo, en el que impera la ley del silencio. Nadie sabe o quiere saber el porqué de los asesinatos de estudiantes y profesores. Tampoco sobre el origen de las crecientes denuncias sobre corrupción.

muerte de docente de la universidad del atlántico

Carlos Rivera

Ricardo Rojano

U N I V E R S I DA D D E L AT L Á N T I C O

U N I V E R S I DA D D E L AT L Á N T I C O

Crímenes, estampida de estudiantes en busca de protección, denuncias sobre listas de exterminio, amenazas de muerte y capturas convirtieron a la Universidad del Atlántico en el caso más grave de violencia en universidades públicas.

Un crimen más que los investigadores creen que no se debe relacionar con las denuncias de la Universidad es el del profesor Carlos Rivera, que apareció asesinado en su propia cama con un arma cortopunzante. La hipótesis sobre el crimen también se mantiene en reserva para no entorpecer la investigación.


PUBLICACIONES ASPU

La Universidad de Antioquia

ha perdido

a muchos docentes

otro profesor de la universidad del atlántico asesinado

Fabio Ramírez

Gustavo Silvestre

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

U N I V E R S I DA D D E L AT L Á N T I C O


El Secretariado Internacional de la OMCT acaba de recibir con preocupación informaciones de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) sobre el asesinato del Sr. Edgar Emiro Fajardo Marulanda, profesor de la Estadística y Desarrollo del pensamiento critico del siglo XX, en la Facultad de Sociología, de la Universidad Cooperativa de Colombia, en Bogotá.

Los profesores tenían ya su asociación sindical: ASPU, que en la década de los años 80 vio caer asesinados varios de sus miembros por cuenta de una violencia que en esta época tenía el sello de los grupos guerrilleros y los primeros grupos paramilitares que surgieron para combatirlos. Se registraron los asesinatos de los profesores Julio Cuervo, veterinaria, sindicado de guerrillero; y Alfonso Kujavante, militante de la Unión Patriótica. También se atentó contra la vida del profesor Geminiano Pérez Seña. Y fue secuestrado por el ELN con fines económicos Gustavo Rodríguez Árgel, rector en 1987. En 1990 fue secuestrado el ex rector Rodrigo Negrete Soto, presuntamente por el EPL.

Edgar Fajardo Marulanda

Julio Cuervo

U N I V E R S I D A D C O O P E R AT I VA D E C O L O M B I A

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

PUBLICACIONES ASPU

El sindicato que enfrentó al poder ASESINO


Salvatore Mancuso Gómez dice que quiere colaborar con la justicia, pero advierte que su memoria es frágil en algunos temas. Y hasta entendible, dada la cantidad de muertos que lleva encima. Uno de ellos está relacionado con la toma a sangre y fuego de la Universidad de Córdoba (Unicor). Hace meses, en Medellín, Mancuso aceptó que su organización criminal había mandado asesinar a varios profesores y alumnos de la Universidad de Córdoba. El baño de sangre se inició en 1995 con el asesinato del profesor Francisco Aguilar Madera. Un año después, igual suerte corrió su compañero Alberto Alzate Patiño. En 1996 sucedió un hecho que todavía se evoca con pavor en Montería: se atentó contra la vida del presidente del sindicato de trabajadores de la universidad, René Cabrales Sossa, quien de milagro se salvó. Sin embargo, su nieta, de sólo 2 años, no corrió con la misma suerte.

camino del terror para despejar la vía al enriquecimiento de la cruel mafia cordobesa El profesor Alberto Alzate Patiño de la Universidad de Córdoba, publicó una investigación bien detallada sobre los impactos del plan original de Urrá en 1987, y desde la marcha Do-Wabura, resurgió como un opositor principal del Proyecto. Tal vez él conocía demasiado y demasiado bien; lo asesinaron en 1998.

Francisco Aguilar Madera

Alberto Alzate Patiño

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

PUBLICACIONES ASPU

Salvatore Mancuso asesinó estudiantes y profesores de la universidad de córdoba


Uno de los lugartenientes de Salvatore Mancuso en Córdoba reveló la forma como se organizó el asesinato de un candidato a la rectoría de la Universidad. Según la declaración de alias Poncho, en la planeación del crimen estuvieron involucrados varios políticos del departamento que quería controlar el presupuesto del centro educativo.

Estas son algunas de las víctimas que Mancuso reconoció haber mandado asesinar en el departamento de Córdoba:

*James Antonio Pérez Chimá, profesor de la Universidad de Córdoba. Ordenó su muerte por la información que le suministró César Bedoya (muerto), quien perteneció al movimiento estudiantil de la U, en el sentido de que la víctima tenía relación con la subversión. * Iván Antonio Garnica Díaz, pensionado de la Universidad de Córdoba y profesor. Según el informe de inteligencia que según Mancuso le entregaron los organismos del Estado, Garnica Díaz tenía relación con las Farc y por ello lo mataron.…

Hugo Iguarán Cotes

James Pérez Chimá

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

PUBLICACIONES ASPU

Desmovilizado declara que varios políticos participaron en la muerte del profesor hugo iguarán cotes

Profesores víctimas de Mancuso


Dentro de la lista de asesinados está William Antonio Aguirre Tirado, licenciado en química y ex profesor de la Universidad fue secuestrado en Sahagún y 22 días más tarde su cadáver fue hallado en inmediaciones al corregimiento Carrizal, con tres tiros en la cabeza.

Amenazas, reparación y corrupción en Unicórdoba Se trata de las grandes violaciones de las que fue víctima esta comunidad universitaria, durante las dos últimas décadas, en las que las fuerzas sindicales de la institución han denunciado la toma a sangre y fuego de la universidad por parte de los grupos de autodefensa.

William Aguirre

Misael Díaz Urzola

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

PUBLICACIONES ASPU

las víctimas fueron profesores, trabajadores y estudiantes


El profesor de la Universidad del Magdalena, Julio Alberto Otero Muñoz, fue dado de baja en la playa por activista y militante de las Farc. Su asesinato fue autorizado por Ramiro o alias Rodrigo, quien actuaba a nombre de Jorge 40 (Paramilitar), y fue ejecutado por Fredy o alias Pitilla y Toni. Julio Otero Muñoz fue líder sindical de los empleados antes de entrar al equipo de dirección universitaria propuesta que le hizo el rector Carlos Caicedo, quien lo nombró como Vicerrector Académico y luego como Vicerrector de Investigación. Se convirtió en uno de los funcionarios más cercanos y estuvo encargado de la rectoría en múltiples oportunidades. Había sido activista en

la Universidad Industrial de Santander. De Junio 1978 a Agosto de 1990 se desempeñó como empleado de la planta administrativa no docente como auxiliar de laboratorio, periodo en el que también fue presidente del sindicato de empleados. Fue nombrado como docente de planta en 1990. Entre los años 1999-2000 fue -por designación de la rectoría- representante de la Universidad del Magdalena ante la Red de Universidades Unidas por la Paz, Redeunipaz, y había organizado, un año antes de su deceso, el encuentro de la Red en la ciudad de Santa Marta, también presidió el Comité de Refundación del Plan Decenal de Desarrollo de la Universidad que orientaba la rectoría.

“Nos confundimos y matamos a Rafael Espitia, pero cinco días después asesinamos a Roque Morelli Zárate. En esta acción participaron alias “Willy” (Paramilitar) y “Coronel” (Paramilitar) quienes recibieron la orden de Adán Rojas Mendoza” (Paramilitar)”, aseguró en su relato José Gregorio Rojas.

Roque Morelli Zárate, fue líder estudiantil del Instituto técnico Industrial en Santa Marta, secretario de la Juco en el departamento y miembro de la Unión Patriótica compañero del dirigente de ese movimiento también asesinado, Marcos Sánchez.

Morelli estuvo vinculado a la Universidad como docente de cátedra desde 1996 y durante los años 1997, 1998 y 1999, se desempeñó como Vicerrector del Programa de Educación Abierta y a Distancia por nombramiento que le hiciera el entonces rector Carlos Caicedo Omar. El último cargo desempeñado en la universidad fue como Decano de Educación desde 1999 hasta el día de su homicidio en septiembre de 2002. Era una de las personas más cercanas al rector. Fue designado por la rectoría como coordinador de la Red de Universidades por la Paz Redeunipaz en remplazo de Julio Otero, quien había sido asesinado en 2001.

Julio Otero Muñoz

Roque Morelli Zárate

UNIVERSIDAD DEL MAGDALENA

UNIVERSIDAD DEL MAGDALENA

PUBLICACIONES ASPU

Profesor dado de baja

Asesinaron inicialmente a una persona equivocada, pero cinco días después asesinaron a Morelli


Fiel a sus convicciones, Eduardo Umaña denunció atropellos del Estado y asumió la defensa jurídica de sindicalistas, marginados y víctimas de violaciones de los Derechos Humanos. Umaña Mendoza asumió desde 1985 la defensa de las familias de los desaparecidos del Palacio de Justicia. El abogado siempre sostuvo que el Ejército capturó civiles en el Palacio de Justicia, los interrogó, los torturó y los desapareció, sin verificar si eran o no culpables. Hasta su último día Umaña luchó por tipificar el delito de desaparición forzada, tesis que llevó recientemente al juicio del ex coronel Alfonso Plazas Vegas, encargado del operativo y a exhumaciones en fosas comunes en Bogotá. El abogado defendió sindicalistas de Telecom, de la ETB y de la USO. En el

caso de la USO, en diciembre de 1996, 12 integrantes del sindicato de Ecopetrol fueron acusados de colaborar con el Eln para colocar bombas en los oleoductos. Umaña demostró que la Fiscalía, aprovechando la justicia “sin rostro”, “clonaba” los testigos. Estos declaraban, bajo diferentes identidades, varias veces en los mismos casos. Así lo evidenciaba la misma huella dactilar en todos los expedientes. Aunque Umaña recibió muchas amenazas a lo largo de su vida, siempre sostuvo que “más vale morir por algo, que vivir por nada”. Colombia perdió un penalista de gran calidad, que siempre se opuso a las verdades oficiales, defendiendo los derechos de los más desvalidos y buscando incansablemente la verdad.

ASESINADO profesor e investigador de la Universidad Nacional El Profesor Bejarano Avila fue ultimado en horas de la noche por dos individuos en momentos en que se dirigía al salón de clase de la Facultad de Economía. El catedrático, que se había retirado de la función pública, había sido un activo participante en los temas vinculados a los diálogos de paz, en particular como Consejero de Paz del Presidente Cesar Gaviria, y era actualmente profesor e investigador de la Universidad Nacional, conocido por sus posiciones críticas sobre el actual proceso de paz en Colombia. Prolijo ensayista, dejó una amplísima obra en la que abordó temas tan diversos como el análisis económico del derecho, la economía agropecuaria, la historia económica, epistemología y resolución de conflictos.

Eduardo Umaña Mendoza

Jesús Antonio Bejarano Avila

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

PUBLICACIONES ASPU

asesinado cuando estaba investigando sobre los desaparecidos del Palacio de Justicia


El Profesor Echeverry fue secuestrado el 30 de abril de 1999 y encontrado días después, torturado y asesinado, en las afueras de Bogotá.

El Profesor Darío Echeverry fue uno de los grandes investigadores sobre el tema del narcotráfico y su consolidación en la sociedad colombiana hasta llegar a las esferas del poder y a la alta sociedad. En sus libros, realizados a partir de exhaustivos trabajos de campo en las diversas regiones colombianas, indagando en la memoria de sus habitantes, reconstruye la historia de las mafias y el crimen organizado y su estrecha relación con las familias más poderosas de la sociedad colombiana y con las autoridades civiles, militares y policía.

ASESINADO crítico frente al comportamiento de los administradores de la Universidad El DAS fue declarado administrativamente responsable del asesinato del profesor de la Universidad Popular del Cesar, Miguel Ángel Vargas Zapata, quien era líder sindical y había sido amenazado de muerte por el entonces rector del centro educativo. El organismo de seguridad DAS no realizó ningún plan de protección, porque nunca le designó una escolta. Vargas Zapata era agente sindical, presidente de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios, y era recordado por ser muy crítico frente al comportamiento de los administradores de la Universidad Popular del Cesar. De acuerdo con la sentencia, el profesor Miguel Vargas Zapata fue amenazado el 16 de septiembre de 1999 por la familia del rector de la universidad, tras sostener una acalorada discusión frente asuntos internos del alma máter.

Darío Betancourt Echeverry

Miguel Ángel Vargas Zapata

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA NACIONAL

UNIVERSIDAD POPULAR DEL CESAR

PUBLICACIONES ASPU

Su asesinato permanece impune ¡Cómo no, si los que investigan fueron los mismos que lo mataron!


Jairo vivió y combatió con su pensamiento humanista. Con todo su amor, carisma y vitalismo en su profesión de gran profesor de Licenciatura en Matemáticas y Física, carrera de la que egreso de la Unillanos. Como estudiante también se caracterizo por su espíritu crítico y solidario con las luchas del pueblo construyendo movimiento estudiantil en el Meta. Hoy decimos que ni el miedo ni la resignación deben agobiarnos mas, que todos y todas debemos romper la venda y construir alternativas de cambio.

PUBLICACIONES ASPU

POR LA MEMORIA Y DIGNIDAD, NI UN MINUTO DE SILENCIO…

TODA UNA VIDA DE COMBATE El profesor Iván Velasco Pérez se vinculó como docente hora cátedra en 1993 a la Escuela de Trabajo Social y Desarrollo Humano de la Universidad del Valle, en las asignaturas: Teorías Políticas, Estado y Conflicto, Problemas Colombianos, Constitución Política, Democracia y Derechos Humanos, participando como profesor tutor al lado de profesores titulares. Como sociólogo y politólogo que era, comenzó a evidenciar desde el ejercicio de la docencia sus preocupaciones académicas e intelectuales por la perspectiva del desarrollo latinoamericano, la problemática sociopolitica colombiana y particularmente sobre los problemas de la guerra y la paz asociados al conflicto armado interno que vive nuestro país, posteriormente y a partir de 1996 se vincularía como profesor tiempo completo en el área de teoría sociológica e investigación social hasta su muerte.

Jairo Alonso Navarro Toro

Iván Velasco Pérez

UNIVERSIDAD TECNOLOGICA DEL LLANO

U N I V E R S I D A D D E L VA L L E


Homenaje Realizado a los Profesores asesinados