Page 1


PÉNDULO

galileo edición 03


PÉNDULO • revista.galileo.edu

VIRTUOSAS Son bromistas, a pesar de que pasan largas horas frente a la computadora. Gustan de la soledad, pero inician una plática con la facilidad de un click. Uno es más tímido que el otro. Ambos odian el protocolo y los arquetipos de comportamiento social. Uno se llama Adrián Catalán, el perseverante, y el otro Alí Lemus, el aventurero. Así se autodefinen en una sola palabra. Marzo 2015_ 02/03


PÉNDULO

EL PERSEVERANTE Adrián tiene un lenguaje fluido y muy acertivo. Escucha como nadie y se define perseverante. “Cuando era niño no pronunciaba la letra “r”, y cuenta mi mamá que me encontró varias veces haciendo ejercicios de pronunciación para superar ese problema, sin que nadie me lo pidiera”, expresa. Con una Ingeniería en Sistemas de la Universidad Galileo y tres maestrías, así como haber sido nombrado como GDE en Android (Google Developer Expert), designación conferida tan sólo a siete latinoamericanos y a 105 personas en todo el mundo, es fácil deducir que Adrián era alumno destacado desde pequeño. No es así. De hecho, en su hogar no consideraban seguir apoyándolo para continuar en la universidad, pues sus resultados eran bastante malos, así que su destino era aprender el oficio de hojalatero de su padre, quien también es un radioaficionado empedernido. “Estudié en un colegio pequeño en la zona 7 y luego me fui al Liceo Guatemala. Francamente mis notas no eran muy buenas y me costaban mucho las matemáticas. De hecho la perdí varias veces”, dice. Cuando era adolescente hizo un viaje a Estados Unidos y allí tuvo contacto con un tío que trabajaba en el tema de las computadoras. “Fue amor a primera vista”, dice. “Encontré en esos extraños aparatos mi pasión de vida, pues me di cuenta que era una actividad en la cual podía concentrarme y pasar largas horas con desafíos a cada momento”, acota. La vestimenta de Adrián parece haberlo congelado en los años de secundaria, invariablemente usa playeras y pantalones de lona. En su andar por la Universidad se confunde como un alumno más. Tiene un sonrisa tímida, pero franca. Justamente en su ingreso a la Universidad Galileo le correspondió recibir una clase de programación con un profesor nada convencional: Alí Lemus, el aventurero, y es aquí en donde ocurre una conexión no programada, que no proviene de ninguna aplicación, ni software humano. ¿Quién era ese catedrático? Si pudiéramos encontrar un símil de galileo edición 03

algún personaje famoso, diríamos que es la propia encarnación de Patch Adams, aquel estudiante virtuoso norteamericano de medicina que renunciaba a la medicina convencional para curar a sus pacientes con sonrisas. Alí es un creador nato. Detrás de la primera persona que hizo un curso a distancia en Latinoamérica, por encima de países más desarrollados como Brasil y México; detrás del creador de la prótesis de mano que se activa con voz más barata del mundo, se asoma un alma inquieta que puede pasar horas y horas frente a un proyecto hasta que lo termina. “A veces me cuento chistes y me divierto riéndome de lo gracioso que soy. En una ocasión, una persona me observó haciéndolo y me dio pena, pero no podía parar de reír”, dice con desenfado este ingeniero, quien posee una Maestria en Informática Aplicada de la Universidad de Tohoku, Japón. Alí también desarrolló un juego denominado Cerebrix, que ayuda a mejorar los niveles de aprendizaje de niños, incluyendo aquellos que jamás han tenido acceso a una computadora. “La mayor satisfacción es que nuestros proyectos sirvan a las personas, a la gente, que subsanen falencias que nos aquejan”, dice este ingeniero de hablar sin descanso. Igual que Adrián, viste playeras, zapatos cómodos y los eternos pantalones de lona. Precisamente cuando el mundo ya estaba hecho, surge el universo virtual. En el primero descubrimos lo que ya existe, pero en el segundo se tiene ingerencia con la magia de la creación. En este selecto grupo se encuentran ambos y la Universidad Galileo se convirtió en la plataforma para que se encontraran. Cuando Alí era maestro de FISSIC, gana una beca para ir estudiar a Japón y Adrián se queda a cargo de las cátedras del becario. “A mí me encanta aventurar. Hacer cosas nuevas. Cuando presenté mi candidatura para ir a Japón, lo hice porque ya conocía algo de Estados Unidos y de Canadá. Allá el reto era mayor, pues tenía que aprender, por ejemplo su idioma, del cual no sabía nada”, dice. De niño, Alí fue a vivir a Canadá y luego a Estados Unidos, ya que sus padres recibieron asilo político, dada

las condiciones de inseguridad que produjo el conflicto armado en los años 80 y 90. Cuando Alí retorna a Guatemala, había olvidado el español, lo cual unido a su natural inquietud, provocó que desfilara por catorce colegios, antes de concluir su escuela secundaria. Su talento era natural, pero poco entendido por el sistema y por sus maestros. En una ocasión, dice, en una clase de física fundamental mentalmente solucionaba los problemas que planteaba el maestro en un examen, pero sin el procedimiento que le exigían. La deducción del profesor es que el pequeño Alí estaba copiando de otro compañero, así que le hicieron el mismo examen de manera oral, mismo que solventó con todas las respuestas correctas. ”Me dijeron que de todas maneras había perdido la prueba, ya que no usaba el mismo procedimiento del maestro. Todas mis respuestas estaban correctas. No lo podía creer y menos entender”, recuerda con gracia. Aleksandr Pushkin el célebre poeta ruso, tenía problemas similares, apenas podía retener las instrucciones de clases en la primaria, y se distraía con facilidad escribiendo poemas de gran talento, aunque siempre fue reprendido por sus maestros. Adrían y Alí hasta tienen casi la misma estatura, como un metro con sesenta y cinco centímetros. Parecen como clones de genialidad. Su conexión de vida virtual la han trasladado a la real, aunque para ambos fue inesperada la designación de personaje del año en 2014 por el diario Siglo XXI, en el caso de Alí, y ser reconocido como GDE en Android (Google Developer Expert) por Google, en el caso de Adrián. “El reconocimiento sólo nos sirve para que llevamos a cabo nuestros proyectos y reciban con apoyo con más facilidad”, dice Alí, mientras que Adrián refiere que en los cursos virtuales que ha impartido han provocado que se acerquen a él personas durante sus viajes y lo reconozcan como la persona que les cambió la vida, gracias al reconocimiento obtenido. “Muchos se toman fotos con nosotros”, concuerdan ambos entre risas.


PÉNDULO • revista.galileo.edu

PERSE VERAN TES

Marzo 2015_ 04/05


PÉNDULO

Estas celebridades han trascendido fronteras, pues incluso fueron conocidos en los círculos virtuales del mundo, antes que en nuestro país. Ambos viajan constantemente impartiendo charlas, tutorías y asistiendo a convenciones y seminarios con lo más granado del mundo cibernético. Al final del día estos creadores del mundo virtual terminan haciendo cosas mundanas como cualquier hijo de vecino. A Adrián le encanta ver fútbol, y a Alí pasear con su pequeño hijo de tres años. Son de carne y hueso, pero con neuronas más allá de lo natural, las que se anidan en el universo cibernético. REALISMO VIRTUAL “Me cuesta recordar la edad de mis ocho hermanos, ya que en mi casa nunca celebramos el cumpleaños de nadie”, dice divertido Marcos Andrés Antil, quien fuera designado por Prensa Libre como el personaje del año 2014. Este galardón lo obtiene gracias a su increíble historia: un niño indígena canjobal de Huehuetenango, que ahora, adulto, brinda servicios de software a grandes empresas de todo el mundo con su empresa Yumak, que significa “florecer” en idioma canjobal, Para lograr su objetivo ha encontrado en la Universidad Galileo una cantera de talentos en la facultad de Ingeniería en Sistemas. Marcos Andrés es originario de la recóndita aldea Nancultac, Santa Eulalia, Huehuetenango. Allá en donde se yerguen los “azules altos montes”, como dice el poeta Juan Diéguez Olaverri. Este indígena Canjobal tiene una historia épica, al mejor estilo del realismo mágico. Y “Esos azules altos montes” pudieron convertirse en el suelo materno que le brindara una existencia no tan buena, como muchos de los niños indígenas que viven en la pobreza y pobreza extrema de Guatemala. Marcos Andrés era muy enfermizo, producto de la natural desnutrición que afecta a miles de niños como él, socavados por sus paupérrimas condiciones de vida. Sólo un milagro lo podría salvar de su natural ciclo de vida, que se antojagalileo edición 03


PÉNDULO • revista.galileo.edu

ba muy corto, pero un acto heroico de su madre comenzó a revertirlo. “Mi mamá vendió toda su ropa típica para pagarle a un curandero y así poder salvar mi vida. Nosotros no teníamos acceso a un médico y yo me enfermaba de todo”, enfatiza. Sus padres viajaron ilegales a Estados Unidos, como producto del conflicto armado de Guatemala, y cuando Marcos Andrés tenía alrededor de trece años, emprende el viaje solo a ese monstruo de mil cabezas. Es decir, Marcos Andrés engrosa el ejército de la niñez no acompañada que buscaba un mejor futuro en el Norte. “A los trece años me fui a los Angeles, California, y estaba muy sorprendido por esa ciudad. Los edificios eran tan altos que me daban miedo”, agrega. El contacto más cercano con una urbe de este adolescente había sido cuando su padre lo llevó a la ciudad capital de Guatemala, a conocer el zoológico y las pocas ocasiones que había visitado la cabecera municipal de Huehuetenango. Por tal razón, los Angeles era un mundo desconocido, ya que el universo de Marcos Andrés todos los días pintaba sus ojos de verde y azul, reflejo de las montañas y los cielos que hasta el momento lo acompañaban en todos sus amaneceres. “La vida en los Angeles tampoco fue fácil. Yo sólo sabía decir tres palabras en inglés que había oído: ok, thank you y I´m sorry. Así que tuve que comenzar a aprender el idioma”, subraya. Es de piel morena, manos gruesas, afable y capaz de irrumpir con una sonrisa a cada momento de su plática. “Al terminar la universidad comencé a trabajar en una empresa suiza que desarrollaba software, pero luego de tres años me di cuenta que mis posibilidades de ascender eran muy lentas, así que decidí fundar mi empresa en el año 2003 en Estados Unidos. Le llamé Yumak, una palabra canjobal que significa florecer”, enfatiza. Su empresa creció rápidamente y le surgió la inquietud de continuar dando servicio a sus clientes que cada vez eran más, pero con una off shore allende de Estados Unidos.

“A pesar que me dijeron que debería hacerlo en la India, que era un país que ofrecía mejores condiciones para mi empresa, yo tenía la ilusión de establecer parte de mis operaciones en Guatemala. Así que ignoré lo que me recomendaban mis asesores y dejé que ganara mi corazón por mi país”, dice. “Algunos de mis clientes me pidieron conocer las oficinas en Guatemala y me dio mucho orgullo mostrarles los 1,100 metros cuadrados con los que contamos, en un edificio que no tiene nada que envidiarle a los de otros países. Uno de ellos fue Nissan, uno de los fabricantes de automóviles más grande del mundo”, agrega. No sólo se trataba de instalaciones físicas, sino también del elemento humano que le diera soporte a su operación que atiende a clientes de Europa, Asia y Estados Unidos. “Fue así como inicié una relación muy estrecha con la Universidad Galileo, ya que sus ingenieros en sistemas me ofrecían todas las calidades técnicas para ofrecer soluciones a la cartera de empresas que atiendo”, enfatiza. Marcos Andrés también tiene oficinas en México y en Colombia, para atender al creciente mercado latinoamericano, entre otros. “Yo comencé atendiendo a los mercados de Estados Unidos, Europa y Asia, y ahora lo hago con el de América Latina, lo cual me ha funcionado, ya que estoy acostumbrado a desarrollar productos con empresas muy exigentes y detallistas”, dice. Lejos quedaron aquellos tiempos en los que Marcos Andrés estuvo al borde de la muerte por la difícil situación de pobreza en la que vivía en su pequeña aldea de Nancultac. En ese entonces tan sólo las montañas de la Sierra de los Cuchumatanes sabían del potencial de uno de sus hijos, ahora el mundo también comparte a este constructor de estrellas en el universo de la tecnología. Marzo 2015_ 06/07


t

CONTRALUZ

“NO SE TRATA SÓLO DE VENDER HAMBURGUESAS,

P

atricia Cofiño era docente de preprimaria y en unas vacaciones del año 1984 decidió involucrarse en el negocio familiar: la franquicia de McDonald’s para Guatemala. En esa ocasión no le gustaron tanto las actividades en la operación del restaurante, que se ubica en la 8 calle y entre 5a y 6a avenidas de la zona 1. Sin embargo, cuando se trasladó al área de Recursos Humanos fue “amor a primera vista”, como ella misma lo describe. Actualmente es Directora de Capital Humano para Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Bajo su responsabilidad, en el área de recursos humanos, se encuentran más de 5 mil colaboradores que en un 90 por ciento no sobrepasan los treinta años. La franquicia cumple en 2015, 41 años y uno de los retos de Cofiño es seguir manteniendo joven a una marca que ya es tradición en Guatemala y Centroamérica. Como parte del programa integral para su recurso humano, la franquicia guatemalteca galardonada internacionalmente, tiene un convenio con la Universidad Galileo para que sus trabajadores cursen estudios superiores.

galileo edición 03


CONTRALUZ • revista.galileo.edu

Marzo 2015_ 08/09


CONTRALUZ

¿Qué es lo más importante para McDonald´s en Guatemala y en Centroamérica? La gente, eso es lo más importante. Y me refiero a nuestros trabajadores y clientes, ya que es la base de este negocio. Más allá de tener excelentes instalaciones y comida de calidad. Lo importante es generar un ambiente agradable para que vuelvan quienes nos visitan y el que trabaja con nosotros lo haga con alegría. Esa combinación es la llave para ser líder en el mercado. ¿No es suficiente vender hamburguesas? De nada nos serviría tener los mejores productos, frescos y de calidad, así como instalaciones limpias y bonitas, si las personas que trabajan con nosotros no se sienten felices al compartir con nuestros clientes. No sólo se trata de vender hamburguesas, sino de generar las condiciones para un ambiente que agrade a cualquiera, que se sienta atendido, que sienta la confianza de que sus hijos van a jugar tranquilos y seguros, que puede disfrutar de todo lo que ofrecemos con familia o amigos. En su mayoría los trabajadores de la franquicia en Guatemala y Centroamérica son jóvenes, ¿cómo hace para mantenerlos motivados, cuando se trata de generaciones muy inquietas? Es un trabajo constante, cuya base para estar al día, es mantener canales de comunicación, utilizar la tecnología, sin perder la cercanía de la palabra hablada. En todos los restaurantes tenemos un teléfono directo con nuestro departamento, a afecto de mantener vínculos directos. Además, hemos adaptado ciertas normas de la franquicia a nuestro entorno, uno de ellos es el uniforme. Antes era muy rígido el uso del mismo, pero conversando con nuestros trabajadores, nos dimos cuenta que no gustaban de ir vestidos exactamente iguales. Así que desarrollamos varios estilos de uniforme, respetando colores y líneas de la marca, pero en diferentes estilos. Les dimos la libertad para que usaran el que prefirieran durante la semana. De esta manera, mantenemos los colores de la franquicia de una forma más amigable con nuestros trabajadores. ¿Los jóvenes gustan de los detalles? Más allá de la comunicación en línea y el crecimiento de la tecnología, seguimos siendo humanos. Es por ello que a nosotros nos encantan los detalles y a los jóvenes también. Cada aniversario de ingreso recibe una tarjeta, así como para su cumpleaños y por supuesto cuando ocurre algún hecho doloroso, como la muerte de algún familiar. Nos gusta cultivar las relaciones interpersonales, como una de las bases más importantes para alcanzar la felicidad. galileo edición 03

¿Qué otros aspectos tiene su plan de desarrollo humano? Tenemos un principio fundamental: la superación constante. Y nos encargamos de generar las condiciones para que todo aquel que trabaje con nosotros, no importando el área en donde se desempeñe, cuente con las condiciones para lograrlo. ¿A qué se refiere con superación constante? A que promovemos el desarrollo humano en los aspectos académicos, emocionales, económicos y de promoción dentro de la empresa, premiando a quienes logran avances en su vida personal, lo cual impactará positivamente a la familia de nuestro personal. ¿Cómo hace para medirlo? Por ejemplo, en el área académica, comenzamos con aquellos jóvenes que no han terminado sus estudios de secundaria o de primaria. Hicimos convenios con colegios para que trasladaran


CONTRALUZ • revista.galileo.edu

el plan fin de semana para días diferentes, en los que nuestra actividad es menor y le damos permiso al trabajador para que vaya a estudiar, pues disminuyen sus obligaciones laborales. De sus notas va a depender el monto de la beca que otorgamos. Si su promedio es 80, ese es el porcentaje con el que apoyamos en la colegiatura, el monto puede variar, pero el mínimo es 70 de puntuación y obtiene el 50% del incentivo. Una vez que terminan este proceso, pueden optar a la Universidad y la mayoría escoge la Galileo, institución que también adapta sus programas para atendernos y cuenta con atractivas carreras que interesan a nuestros trabajadores. Para nosotros es fundamental la activación del músculo mental, con el único fin de que se planteen metas personales más altas, teniendo los conocimientos que maximicen sus capacidades. En muchas ocasiones, nuestro trabajador es el primero en su familia que logra terminar la secundaria completa y no digamos la Universidad, eso nos llena de mucha satisfacción.

¿Qué opciones tiene el trabajador para obtener financiamiento para adquisición ordenada de bienes? Contamos con una Cooperativa que otorga préstamos para quienes desea adquirir alguna de las motocicletas que ya no vamos a usar, por ejemplo. Una vez concluido el “leasing” de la flotilla, tenemos como empresa la primera opción de compra. Los precios son muy accesibles y por debajo del mercado para estas máquinas. De esta manera, pueden trasladarse con más rapidez y comodidad a cualquier lugar. ¿Y en las áreas de superación emocional y económica que hacen? Tenemos un programa específico para cubrir cada área, que contempla audiolibros, charlas motivacionales con profesionales, mesas de discusión sobre estos mismos temas y, además, reciben dos libros gratis al año. Realizamos talleres como Los Siete Hábitos para Personas Altamente Exitosas y el de Princesas. También incluimos en nuestros programas material para mejora de higiene personal y su importancia, así como consejos para el manejo adecuado del presupuesto personal. Marzo 2015_ 10/11


t

¿Cómo se premia, además del incentivo de las becas, a quienes se superan académicamente? En algún momento, cuando la operación comenzó a crecer, tuvimos la necesidad de contratar a personal de afuera, ya que adolecíamos de cuadros que ya trabajaron con nosotros con los grados académicos que se requerían para los puestos gerenciales. Así que, no sólo generamos las condiciones para el crecimiento académico interno, sino también para que en algún momento pudieran tener mejores posiciones en la compañía. Para ser Gerente de Restaurante, el candidato debe tener el pensum cerrado en la universidad, así como para supervisor. Para poder entrenar a los trabajadores, el candidato debe tener un bachillerato, como mínimo. Es un incentivo para el principio que le mencioné antes: la superación constante. ¿Su trabajo para mantener motivada a una demandante juventud sólo se circunscribe a los restaurantes? No. También tenemos programas externos, como el Mcrunner y el Mcbiker, en el área deportiva. Estos consisten en que la empresa le paga a un entrenador profesional para que apoye a quienes desean correr o bien usar bicicleta. En el área de Responsabilidad Social Empresarial apoyamos al proyecto Un Techo para Mi País y por supuesto el Mcdía Feliz. En este último programa, todos los trabajadores por lo menos van una vez al año a las Casas de Ronald McDonald, a efecto de que conozcan la realidad que viven las familias que allí se alojan. Quizá los niños no hablen tanto, pero los padres de familia sí lo hacen, y sirve para motivar a nuestros trabajadores a valorar cada cosa que tienen. Todo ello es parte de la formación integral y sensibilidad social que brindamos en la empresa. Con respecto a otros diferenciales estratégicos de su compañía, ¿cómo nace la idea de hacer un menú para niños? Nosotros somos cinco hermanos, imagínese lo que le costaba a mi mamá conciliar deseos cuando íbamos a algún restaurante. Para esas épocas, no se tenían porciones, sabores y menús para los niños, sino que los adultos compartían opciones de tamaño grande para los más pequeños. Mi mamá había lidiado con este asunto varios años. Fue en 1978 cuando se le ocurrió hacer un menú infantil que con el tiempo se desarrolló, hasta colocarlo en una caja y con un juguete. De esa cuenta nace la Cajita Feliz. ¿Qué otros elementos diferenciales en el mercado nacieron en torno a la Cajita Feliz? Introdujimos en el mercado el concepto de juegos techados para niños, así como la celebración de piñatas dentro del restaurante. En años recientes, a la Cajita Feliz le adherimos fruta y yogurt, elementos que también usamos como parte del menú de adultos, ya que tenemos toda una línea light con excelente sabor, como avenas y ensaladas, entre otros. Recuerde que nuestro objetivo fundamental es promover la felicidad, a través de alcanzar una vida en equilibrio.

galileo edición 03

CONTRALUZ


CONTRALUZ • revista.galileo.edu

Con el ritmo trepidante de la producción de comida y el servicio que tiene en su restaurante, ¿cómo logra aplacar el estrés natural que ello provoca en sus empleados? En algún momento nos ocurrió un fenómeno: la mayoría que estaban listos para alcanzar la posición de gerentes de tienda o ya estaban en ella, también se encontraban a punto de divorciarse o ya lo habían hecho. Nosotros respetamos la vida personal de cada uno, pero sabemos que cualquier hecho que nos ocurra, especialmente en la familia, nos va a afectar. De ahí pues que intensificamos los talleres de desarrollo personal, de conocimientos, de superación, a efecto de coadyuvar a su estabilidad emocional, para que encuentre el equilibrio en todo sentido. Repito, lo más importante para nosotros es hacer feliz a la gente, tanto clientes como trabajadores, ya que obtener utilidades en nuestro negocio es como consecuencia de alcanzar ese primer objetivo. No al contrario. Aparte de todo lo que ha mencionado, he visto en varios de los restaurantes que laboran personas con capacidades diferentes, como aquellos con síndrome de Down o sordera. ¿Cómo surge esa inquietud? En 1990 se acercó a nosotros una organización que brinda capacitación para jóvenes sordos, que incluso obtenían becas para estudiar fuera de Guatemala. El problema era que estas personas cuando regresaban al país no eran admitidas en las empresas, fue así como desarrollamos un programa para atender a las personas con capacidades diferentes. Recuerdo un joven que no tenía una extremidad superior, pero era admirable cómo se ponía la corbata sin la ayuda de nadie. Luego también nos extendimos a jóvenes con síndrome de Down, ya que se pensaba que sólo podían hacer labores repetitivas como la panadería. Sin embargo, con el apoyo de instituciones especializadas, hemos logrado que atiendan en las mesas a los clientes. Es una motivación interactiva tanto para nuestros trabajadores como para quienes nos visitan.

Con los años, usted también recibió un angelito en casa… Así es, un premio de la vida. Tengo un nieto con síndrome de Down que se llama Ignacio y tiene nueve años. Todos los días nos sorprende y nos enseña las cosas más importantes de la vida, como luchar por ser felices, tal como nuestra empresa. Marzo 2015_12/13


t

TELESCOPIO

ATLETA DE ACERO CON ALAS DE MARIPOSA MONARCA

Como un reconocimiento a los logros deportivos de la guatemalteca Ana Sofía Gómez, la gimnasta más importante de Latinoamérica, la Universidad Galileo le ha conferido una beca de estudios para que curse la Licenciatura en Deportes. “Mis primos dicen que van a inaugurar una venta de granizadas y que mis manos servirán para raspar el hielo”, comenta en broma Ana Sofía Gómez, la primera gimnasta chapina declarada “De clase mundial”, por la Federación Internacional de ese deporte. Gómez se refiere así a las palmas de sus manos, que el tocarlas son verdaderas lijas, como las que usan los carpinteros para eliminar las imperfecciones de la madera. No es para menos, ya que evidencian las largas horas de entrenamiento en una de las disciplinas olímpicas más importantes y competitivas del mundo. Justamente en ese deporte en el que Nadia Comaneci, la pequeña rumana, asombró al mundo en los Juegos Olímpicos de Montreal, Canadá, en 1976 al obtener siete veces la calificación perfecta, el 10. Para alcanzar estos niveles de atletas olímpicos, en el caso de Ana Sofía, ha tenido que sacrificar algo de su femineidad, es decir tener manos tersas, ya que las incontables repeticiones a su rutina a lo largo de doce años de sacrificio y disciplina han generado un callo en galileo edición 03

sus manos a simple vista. También han logrado una coraza de arrojo y empuje que no se ve, pero cuando ella conversa es evidente que emerge de su alma. Esta aguerrida guatemalteca proviene de la zona 1 de la ciudad capital, cerca del cuartel Matamoros. Su familia es de clase media baja, por lo que sus aspiraciones formativas escolares sólo podían reducirse a la educación pública. Su primaria la cursó en la Aplicación de Belén, una escuela que sirve para que las maestras que se gradúan del Instituto Belén realicen sus prácticas. Cuando Ana Sofía pisó por primera vez su centro de estudios, a los siete años, los maestros se dieron cuenta de que era muy inquieta, hiperactiva. Su madre, Adela Guzmán, siguió el consejo de su tía Marina de que practicara gimnasia para encauzar de manera positiva toda la energía de la pequeña Ana Sofía. “La gimnasia me gustó desde el principio, ya que me cansaba mucho y así comencé a calmarme, pues era muy molestona”, dice esta jovencita de apenas diecinueve años y de hablar fluido.

“Nosotros no teníamos carro, así que mi mamá y yo nos trasladábamos en camioneta, incluso en los días de invierno, cuando hace mucho frío y nos mojábamos. Por eso y muchas cosas más, mi madre es todo para mí, ella ha estado siempre conmigo”, dice la campeona que no para de mover las manos al hablar. Gómez recuerda que cuando cumplió doce años, y ya era parte de la selección de gimnasia, recibió sus primeros pagos como atleta profesional, con lo cual comenzó a ayudar en la economía de su hogar. Asimismo, viajó en avión por primera vez, pero lo hizo sola, ya que su familia no contaba con los recursos para que su madre o su hermana la acompañaran, ambas influencias decisivas en la formación de la gimnasta.


TELESCOPIO • revista.galileo.edu

No fue sino hasta que se realizaron los pasados Juegos Olímpicos en Londres, Inglaterra en 2012, que una marca patrocinó el encuentro familiar en una competencia internacional, en la que alcanzó el puesto 24 de 96 competidoras de todo el mundo. “Estaba muy emocionada, ya que por primera vez me iban a ver en vivo en una competencia mi mamá y mi hermana, a quienes les debo tanto en mi vida”, asegura, mientras sus ojos se llenan de alegría y su rostro se ilumina. La gimnasia no sólo ha influido en su cuerpo y en su espíritu, sino también se ha convertido en una forma de vida,

para tomar decisiones importantes como dedicarle tiempo al amor, lo cual sería normal a su corta edad. Más allá de haber ganado la primera medalla de oro para Guatemala en Juegos Panamericanos, Ana Sofía es una jovencita de diecinueve años. “La gimnasia me ha dado todo en mi vida y en este momento estoy enfocada en también ser la primera gimnasta de Guatemala en ir a dos justas olímpicas”, dice. Además, refiere, comenzará a estudiar una licenciatura en deportes en la Universidad Galileo con una beca, pero ello implica que debe obtener excelentes notas en sus clases. Marzo 2015_ 14/15


TELESCOPIO

“Imagínese ni tengo tiempo para pensar en novio. De lunes a sábado entreno seis horas diarias, cuido mi dieta, debo dormir bien, estudiar y entrenar. Es suficiente para cubrir cada momento de mi vida. Ya llegará el tiempo para eso”, agrega. A Ana Sofía le encanta bailar, es alegre, jovial y sabe que es un ejemplo para la juventud de Guatemala, ya que es reconocida por muchos cuando camina por las calles. “La vida es como la gimnasia, si uno se esfuerza y enfoca tendrá buenos resultados”, dice la atleta, quien supo afrontar con esa entereza y arrojo la separación de sus padres cuando tenía ocho años. Mientras fluye la conversación, una niña, Icarit de León, pide que le firme unas vendas, ya que es admiradora y también practica gimnasia. Ana Sofía accede y cual celebridad se toma el tiempo para conocer a la pequeña, pide su nombre y le da el autógrafo. La pequeña tiene los ojos desorbitados y ni siquiera puede hablar, apenas pide con ademanes que le tomen una foto. Hacen falta unos pocos minutos para las cuatro de la tarde y se acercan sus entrenadores, los rumanos Elena y Nicolás Boboc. Ana Sofía debe comenzar a entrenar en su segunda sesión del día, la primera fue en la mañana, de siete a diez, y comienza la del horario vespertino, de cuatro de la tarde a siete de la noche. Así se construye una campeona de alma y espíritu. Es momento de continuar forjando a una guatemalteca de acero que, a diferencia del rígido metal, no para de dibujar trazos de fantasía con su cuerpo, tal como las mariposas, pero no cualquiera, éste es un lugar reservado para las monarcas, para la realeza, como Ana Sofía Gómez. galileo edición 03

ALZA EL VUELO Antes de Ana Sofía Gómez, Luisa Fernanda Portocarrero ya había obtenido una medalla de bronce en viga de equilibrio en los Juegos Panamericanos de La Habana, Cuba, en 1991, así como alcanzado el puesto dieciocho de todo evento en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. También María Inés Flores, quien se entrenó durante cinco años en Canadá, había competido en las justas olímpicas de Seúl, Corea, en 1988. Ana Sofía ha escrito su propia historia, superando con creces los antecedentes de estas dos brillantes deportistas, pues se convirtió en la primera ganadora de medalla de oro panamericana en gimnasia en Guadalajara, México 2012, precisamente en la viga de equilibrio, una de las especialidades más difíciles de este deporte. Además, alcanzó la presea de plata en todo evento en esta misma justa deportiva. Por si fuera poco, en los Juegos Centroamericanos San José 2013 obtuvo cuatro medallas de oro (suelo, salto del potro, todo evento y viga de equilibrio) y una de plata en barras asimétricas.


t

GRAVEDAD

GRAVEDAD • revista.galileo.edu

ADICCIONES OTRO APORTE DE 2014 LA UNIVERSIDAD

DE

GALILEO

En agosto de 1969 una generación denominada Hippie realizó en el condado de Ulster, estado de Nueva York, el célebre festival Woodstock Music & Art Fair. Este nutrido colectivo que sería de 60 mil asistentes superó los 500 mil en tres días de rock, abogar por la paz, desenfreno y altos consumos de las drogas del momento (heroína, marihuana y LSD). El tema de las adicciones al consumo de drogas parecía muy lejano a Guatemala.

Luego, en los años 80 y 90, el colombiano Pablo Escobar Gaviria hizo temblar al mundo, ya que las historias de violencia y saña sobre narcotraficantes quedaron cortas ante la terrible realidad de ese mundo, hasta ese momento oscuro y secreto. Guatemala parecía inerte e impoluta ante estos hechos, aunque la realidad era otra. “Durante muchos años se ha dicho que nuestro país sólo es corredor de paso para el tráfico de drogas, pero las cosas han cambiado”, dice Ruth Villagrán, Program Manager Demand Reduction de International Narcotics & Law Enforcement Affairs Office (INL), dependecia de la Embajada de Estados Unidos en Guatemala. “Para demostrarlo, era fundamental hacer un estudio sobre adicciones en la población más joven de Guatemala para evidenciar el consumo de drogas y la temprana edad en la que ello ocurre”, subraya. “Luego de considerar varias propuestas, elegimos a la Universidad Galileo, debido a que es la única casa de estudios superiores en Guatemala que tiene una carrera específica sobre el tema, así como prestigio científico, tecnológico y académico”, refiere Villagrán. INL es una entidad de cooperación del gobierno de Estados Unidos que apoya en diversas áreas en la lucha contra el consumo y tráfico de drogas en Guatemala, tales como capacitación de instituciones estatales, prevención, apoyo técnico y logístico. Marzo 2015_16/17


t

GRAVEDAD

RECTOR Dr. Eduardo Suger Cofiño

VICERRECTOR ADMINISTRATIVO Lic. Jean Paul Suger

Esta es un publicación de Universidad Galileo de Guatemala www.galileo.edu

VICERRECTORA Dra. Mayra Roldán de Ramírez

PRODUCCIÓN, REDACCIÓN, EDICIÓN, FOTOGRAFÍA, DISEÑO Y CREATIVIDAD Pancho y Co

INFORMACIÓN Universidad Galileo PBX: 2423-8000 info@galileo.edu

DIRECTORIO

galileo edición 03


GRAVEDAD • revista.galileo.edu

CONSUMO

1. Marihuana: Prevalencia de vida de 7.50% y edad de primer consumo en niños de 6 años.

INL, dependencia de la embajada de Estados Unidos, ha realizado talleres con cientos de miles de jóvenes sobre prevención de Drogas, especialmente en el interior del país.

¿Qué dice el estudio? “Todo cuerpo permanece en su estado de reposo o de movimiento rectilíneo y uniforme, salvo que actúen fuerzas sobre él que le obliguen a cambiar de estado”, afirmó Isaac Newton en su célebre Ley de la Inercia. Por ello es natural que cuando nos imaginamos a niños de cinco o seis años tan solo pensamos, en su mayoría, en inocencia. No obstante, las cosas no son tan románticas, a la luz de los resultados de la Encuesta Nacional de Adicciones 2014. “Cocaína: edad de primer consumo se reporta desde los 6 años de edad para hombres y 8 años de edad para mujeres”, dice el comunicado de prensa, que muestra la gravedad del problema en el consumo a edades tan tempranas. El referido estudio de tipo transversal, descriptivo y correlacional, se realizó en un grupo de hombres y mujeres. La muestra alcanzó 13,856 estudiantes, en edades comprendidas entre los 11 y 22 años de edad, del nivel medio y diversificado de educación pública y privada a nivel nacional. Si tomamos en cuenta que la población de Guatemala es de “15,073,375 personas, con pirámide poblacional mayoritariamente joven”, según el documento era fundamental incursionar en estas edades tempranas. La información se obtuvo a través del instrumento Sistema Interamericano de Datos Uniformes sobre Consumo de Drogas (SIDUC), proporcionado por la Comisión Interamericana para el

Control del Abuso de Drogas (CICAD) de la Organización de Estados Americanos (OEA). El estudio evidenció a las drogas legales, el alcohol y el tabaco, con altas prevalencias de consumo y las drogas ilegales identificadas como de mayor consumo como la marihuana, los inhalables y la cocaína, citadas en orden decreciente. “Se detectó que la autopercepción de riesgo y la familia funcional, son factores que reducen en cierto grado la experimentación y el consumo de drogas. El ambiente docente de la educación formal y el grado de involucración parental en las actividades de las y los estudiantes, así como la influencia del grupo, son factores que según el caso, pueden ser de protección o riesgo para el consumo de drogas”, dice el Doctor Jorge Bolívar Díaz, principal investigador en todo el proceso, que estuvo a cargo de la Facultad de Salud de nuestra Universidad Galileo. El estudio evidenció elementos más alarmantes, ya que se encontraron indicios de la disponibilidad de drogas tanto dentro, como en los alrededores de las instituciones educativas, así como de necesidad de tratamiento por consumo de drogas, elementos todos que ameritan investigarse a futuro. “Se recomienda propiciar la investigación y vigilancia epidemiológica en ésta y otras poblaciones, para profundizar en la caracterización del problema adictivo, para orientar con información nacional los esfuerzos preventivos en el país”, agrega Bolívar. Los resultados de la investigación ameritan reflexionar y realizar acciones, acordes a esta situación de alerta, a efecto de desarrollar estrategias preventivas y de asistencia en salud, tomando en cuenta el impacto personal, familiar y social que representan los daños al cerebro del niño y adolescente, producto del consumo de drogas, acota el comunicado. La Universidad Galileo hizo entrega de este valioso estudio a la Comisión Contra las Adicciones y el Tráfico Ilícito de Drogas, dependencia de la Vicepresidencia de Guatemala.

2. Cocaína: edad de primer consumo se reporta desde los 6 años de edad para hombres y 8 años de edad para mujeres. 3. Inhalables: prevalencia de vida 9.49% del total de la muestra estudiada 5. 61% para los hombres y 3.88% para las mujeres. 4. Edad de primer consumo inhalables es desde los 5 años de edad. 5. Tranquilizantes y Estimulantes sin prescripción médica, Prevalencias de vida: 3.68%, y 1.70% respectivamente del total de la población estudiada. 6. Estimulantes, edad de primer consumo ambos sexos, 7 años de edad. 7. Crack: Prevalencia de vida 2.50%, 1.62% para los hombres y 0.88% para las mujeres. Edad de primer consumo 7 y 8 años hombres, mujeres 10 años de edad. 8. Éxtasis: Prevalencia de vida 2.44%,; 1.64% para hombres y 0.80% para las mujeres; edad de primer consumo: Un caso de sexo masculino con edad de primer consumo a los 8 años. 9. Hashish: Prevalencia de vida 2.64%. 10. Heroína: Prevalencia de vida 2.8%

Marzo 2015_18/19


t

J

MENTES BRILLANTES

orge Rossi es un apasionado del diseño gráfico y del arte, dos especialidades cuya frontera considera tan delgada como el más fino de sus trazos a mano alzada. Su trabajo no sólo ha tenido cobijo con las más renombradas marcas nacionales, sino que, literalmente, ha trascendido al mundo de la fantasía. Su talento le ha valido para que Walt Disney Productions y Hanna-Barbera lo consideraran su dibujante exclusivo para Centroamérica y Panamá. “De Disney aprendí a ser más perfeccionista. No acepta segundas opciones. Si a ti no te gusta, qué te hace pensar que a mí me va a gustar. No se puede vender un producto a un cliente que ni al creador le gusta”, asegura. galileo edición 03


MENTES BRILLANTES • revista.galileo.edu

El arte y el diseño fluyen de Rossi como vetas inagotables, parecidas a los sueños color arcoíris de las series animadas. Ahora bien, este artista-diseñador o diseñador-artista se ha preparado arduamente para maximizar sus dotes naturales. Hace más de tres décadas no existía la carrera de diseño gráfico, así que Rossi no tuvo más remedio que matricularse en una carrera afín: arquitectura. Una vez el mercado universitario ofreció lo que deseaba este prolífico artista, cambió de carrera y se convirtió en el segundo egresado de la Licenciatura en Diseño Gráfico en Guatemala. Posteriormente cursó una especialización en la Escuela Lorenzo De Medici, en Florencia, Italia, así también alcanzó post grados en pintura y dibujo de la figura humana. Rossi es inquieto e inagotable en sus maneras de expresión. “Tengo un pie en el arte y otro en el diseño gráfico. También hago cine y televisión y me apasiona impartir clases”, dice este catedrático de la Universidad Galileo por cuyas venas corre ADN creativo. “Creo que la parte artística la heredé de mi mamá, ella siempre ha pintado óleo, irónicamente es la única técnica que no utilizo, soy muy de hacer algo rápido, más acelerado y el óleo es un trabajo muy lento. Uso plumilla, tinta, acuarela, crayones, pastel, marcadores, entre otros, pero no óleo. Mi fuerte es el aerógrafo tanto análogo como digital”, indica. El artista, que ha realizado más de quince exposiciones en Guatemala e Italia, asegura que en el salón de clases privilegia la creatividad y asegura que la tecnología aumenta los medios para expresar manifestaciones estéticas. “No se puede sustituir la magia de un lápiz para plasmar la imaginación”, subraya refiriéndose al bosquejo.

“El lápiz es la varita mágica que convierte un concepto en un cheque a su nombre. En computadora se le puede presentar al cliente una imagen, clara y definida, mientras que a lápiz se le vende un concepto con el que la persona que lo percibe se puede identificar”, finaliza.

Marzo 2015_20/21


t

METAMORFOSIS

MICROFINANZAS,

PEQUEÑAS GIGANTES Recientemente la Universidad Galileo firmó una alianza con la Red de Instituciones de Microfinanzas (REDIMIF), con el fin de iniciar programas a nivel técnico, licenciatura y maestría con especialización en microfinanzas, hecho inédito en la historia de Guatemala. El objetivo es desarrollar más capacidades en quienes atienden este importante mercado que significa más de Q9 mil 500 millones en la economía del país. galileo edición 03


METAMORFOSIS • revista.galileo.edu

C De izquierda a derecha: Licenciada Maritza Canek, Directora Ejecutiva de FDLG, Ingeniero Reynold Walter, Presidente de REDIMIF, Dr. Eduardo Suger, Rector Universidad Galileo y Licenciado Carlos Oliva, Director Universidad Galileo.

uando el banquero Muhammad Yunus ganó el Premio Nobel de la Paz en el 2006, causó sorpresa en el mundo. ¿Cómo era posible que alguien dedicado a generar riqueza a través de la intermediación financiera pudiera aportar a la paz en el mundo, cuando esta actividad económica estaba dirigida a generar progreso a quienes ya tienen algún bien, no hacia aquellos que no poseían nada, a los parias? Con este premio, la figura de Yunus, el banquero de Bangladesh, emergió a la altura de otras figuras determinantes en el mundo como Gandhi o Nelson Mandela, personajes que cambiaron la historia del mundo con su ejemplo de construcción de la paz, utilizando el diálogo y maximizando los consensos como medio de disuasión para la confrontación. Pero, ¿qué había hecho Yunus para merecer semejante premio mundial?, pues sencillo y profundo a la vez: desarrollar un banco para otorgar préstamos a los microempresarios establecidos y quienes soñaban con serlo, a aquellos que el sistema financiero convencional no les había prestado atención. Sólo contaban con todo el deseo y las ganas de salir adelante y generar autosostenibilidad, pero no tenían las herramientas vitales: orientación y capital de trabajo. ¿QUÉ PASA EN GUATEMALA? “Se estima que a través de los principales operadores en el mercado de Microfinanzas en Guatemala se atienden cerca de un millón de clientes de micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), que 250,000 son pequeñas y medianas y 750,000 son microempresas, administrando una cartera de crédito de 1,270 millones de dólares”, dice Reynold Walter, presidente de REDIMIF. Agrega que las MIPYMES aportan más del 75% del empleo en el país y de acuerdo a estudios del sector, el 80% de las microempresas son manejadas por mujeres y el 70% de las pequeñas empresas son administradas por hombres. Es decir que este sector es pequeño si tomamos en cuenta que cada crédito tiene un promedio de Q4,000. Sin embargo, cuando se considera la cantidad de personas que impacta y el volumen de capital de inversión, significa al menos un 14% del Presupuesto General de la Nación, que alcanza unos Q70,000 millones. De ahí pues, que las microfinanzas son pequeñas gigantes. Si bien este importante sector es un mecanismo ideal para aplacar la pobreza y la extrema pobreza, por su autosostenibildiad, aún no contaba con un programa académico específico que maximizará las capacidades de los miles de ejecutivos que atienden las necesidades de este sector, que alcanza áreas recónditas de Guatemala.

“Para llegar a este importante momento se ha trabajado fuertemente, con mucha pasión y dedicación en el diseño y estructuración del Programa Académico de Estudios Superiores en Microfinanzas, para lo cual se realizaron en el transcurso del 2014, varias actividades, entre ellas la conformación del Comité Académico del Programa quienes definieron los lineamientos estratégicos del mismo”, dice. “Además de lo anterior, se realizaron varios grupos focales con Asesores de Crédito, Jefes de Agencia, Gerentes y Directores de Instituciones de Microfinanzas con la decidida participación de distinguidos profesionales de la Universidad Galileo. El propósito de este trabajo fue recopilar información para construir la malla curricular del Programa, la cual está sustentada en la basta experiencia y conocimiento de los practicantes del sector, así como también de los académicos convocados, a fin de contribuir, de manera significativa, al fortalecimiento y profesionalización del capital humano del sector de las Microfinanzas en Guatemala”, agregó Walter. Con ello, por primera vez una casa de estudios superiores en el país reconoce el papel decisivo que desempeña el microcrédito en el alivio de la pobreza en el mundo entero, apoyando el importante rol que los propietarios de la micro, pequeña y mediana empresa juegan en las economías locales, obteniendo mejoras en sus empresas y en la calidad de vida de ellos, sus familias y sus comunidades. Actualmente el sector de las Instituciones Microfinancieras cuenta con unas 6,000 personas, de las que unas 3,500 atienden directamente a los clientes, como asesores de crédito. “Este capital humano tendrá la oportunidad de profesionalizarse a través de este Programa de Estudios Superiores en Microfinanzas”, agrega. Marzo 2015_ 22/23


Año 1 / No. 3 / Marzo 2015  

Revista Galileo Año 1 / No. 3 / Marzo 2015