Page 1

Universidad José Vasconcelos de Oaxaca

Teoría de la comunicación CORRIENTES TEÓRICAS

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, noviembre de 2012.

Lda. Sonia Hernández García


En

el

presente

documento

se

elabora

un

resumen

sobre

el

funcionalismo,

el

estructuralismo y el marxismo. De manera particular se habla sobre su importancia en las Ciencias de la Comunicación. En la exposición, no se encontrará una postura hacia una u otra corriente, pues el objetivo es describir las diferentes miradas que existen al momento de aproximarse a las diversas problemáticas sociales y, por tanto, de la comunicación.

El funcionalismo Aunque

no

generalización

puede sobre

hacerse lo

que

una es

el

funcionalismo, sí es posible decir que las teorías de esta corriente se vinculan a conceptos como los siguientes: funciones, instituciones, estructura social, equilibrio y conflicto. Dentro de una sociedad humana existen

diversas necesidades, así

como

distintas instituciones para satisfacerlas; por

consiguiente,

la

función

de

una

institución es cubrir las necesidades que tengan los integrantes de una sociedad. Desde esta perspectiva, los medios de comunicación son instituciones, por lo tanto, se les debe estudiar por la capacidad que tienen para ofrecer a una sociedad lo que requiere,

o bien, interceder a fin de que lleven a cabo apropiadamente sus funciones

(Paoli, 1983:21). Cabe recordar que el funcionalismo ve a cada uno de los integrantes de una sociedad

como

parte

de

una

estructura.

Cada

uno

de

tales

elementos

está

interrelacionado con otro: forman un organismo interrelacionado, si un componente no funciona bien o no funciona afecta a los demás.

Lda. Sonia Hernández García


¿Qué pasa entonces si hay una “disfunción”? Aquí es donde puede observarse que una sociedad se encamina hacia el equilibrio, es decir, cuando algo no funciona bien una sociedad cuenta con los mecanismos necesarios para arreglar sus conflictos. Aunque en el siglo XIX propuestas de diversos sociólogos dan origen al término funcionalismo, es a mediados del siglo XX cuando, en Estados Unidos, se realizan estudios sobre los medios de comunicación masiva y sus impactos (Toussaint, 1975:9). De dicha etapa sobresalen Harold W. Laswell (1902-1978) y Paul Lazasfeld (19011976), para este último los medios de comunicación tienen dos funciones y una disfunción: es posible atraer la atención de una manera favorable por parte de los medios (función de conferir prestigio), puede empleárseles para establecer los comportamientos adecuados dentro de una sociedad (función de reforzar normas sociales), un individuo dedica tiempo para informarse lo cual le impide tener una participación activa para resolver los problemas de la sociedad (disfunción narcotizante). El Wilbur que

investigador

Scramm

para

(1907-1987)

definir

comunicación

norteamericano

el

consideró

proceso

colectiva

primero

de

la

debía

conocerse lo más simple: el proceso de la comunicación interpersonal y partir de ello explica sus tres elementos fundamentales (fuente-mensaje-destino).

De

esta

manera, un emisor envía un conjunto de señales que interpretará el receptor, tal interpretación

se

hará

a

partir

de la

experiencia que tenga el individuo, a esto último

Scramm

lo

llama

“marco

de

referencia”; por consiguiente, si dos personas con “marcos de referencia” distintos se hallan dentro de una misma situación social será complicado el proceso comunicativo para ellas.

Lda. Sonia Hernández García


Así como el modelo de Scramm diversos autores dentro del funcionalismo propusieron otros esquemas para explicar el proceso de la comunicación, otro de los más sobresalientes es el propuesto por los estadounidenses Claude Shannon y Warren Weaver, quienes en 1949 formularon la teoría de la información, mediante la cual se buscaba estudiar la eficacia de la información y crear modelos para conocer la capacidad de transmisión, procesamiento y almacenamiento de información en diversos sistemas; sus estudios derivaron en un modelo de comunicación con seis elementos: fuente, codificador, mensaje, canal, decodificador y receptor. A tal esquema Shannon añadió el componente fuente de ruido, es decir, al transmitirse información es posible que existan interferencias o perturbaciones, evitando que el mensaje sea claro (Moreno, 2002). El marxismo El alemán Karl Marx (1818-1883) efectuó estudios de derecho –los cuales no concluyó- y filosofía. Para 1842 comenzó a trabajar como periodista en la Gaceta Renana, donde posteriormente fue redactor en jefe; así fue como nació el periodismo político, pues a través de tal publicación se criticaba al gobierno y se daba a conocer la situación en que vivían las clases bajas.

Como recordaremos la obra más importante de Marx es El Capital y en colaboración con Federico Engels elaboró otros escritos. Dentro de la teoría de Marx podemos distinguir a grandes rasgos la filosofía, la doctrina económica, así como el materialismo histórico y el materialismo dialéctico (lo hizo a partir de la dialéctica de Hegel y el materialismo de Feuerbach), tal vez sean las propuestas más difundidas.

Lda. Sonia Hernández García


Así pues, desde esta perspectiva se criticaba el papel que desempeñaba el trabajador frente al dueño de una fábrica, puesto que una persona realizaba una labor por la cual recibía un salario, mas lo producido por él pasaba a manos de su patrón, esto es, el obrero no trabajaba para cristalizar sus fines, sino los de otros; aquí entra el concepto de alienación, puesto que: El obrero se siente ajeno a ese proceso aunque participa en él. En ese sentido está alienado, ajeno a la realidad. Las riquezas que él produce se convierten en fuerza social que le impone una posición de desventaja con respecto a otros grupos sociales. Pero no se le explica de ese modo, él mismo no lo ve así (Paoli. 1983:47).

Vale la pena recordar la época en que Marx vivió: algunas décadas posteriores a la Revolución industrial. En dicho periodo las transformaciones tecnológicas derivaron en la desaparición del artesano y dieron origen a la producción en serie; por tanto, surgió el proletariado en contraposición a los capitalistas, en consecuencia, el capital y el trabajo se hallaban juntos pero al mismo tiempo se oponían. En tal contexto, se criticaba el hecho de que el obrero tuviera solamente su fuerza de trabajo, la cual vendía a los dueños de los medios de producción (propiedad privada), razón por la cual el trabajo de muchas personas enriquecía a una élite, sólo en un grupo pequeño se concentraba gran parte del capital. Desde la

perspectiva marxista

se

deriva lo que algunos autores llaman el modelo teológico y el modelo dialógico de la comunicación (aunque Marx no proponía tales modelos). Como ya vimos por medio de esta teoría se expone la gran desigualdad entre el proletariado y el capitalista, al establecerse donde

los

tales dueños

relaciones de

los

jerárquicas medios

de

producción están en un nivel superior que los obreros existe lo que se denomina el modelo teológico; no obstante, la utopía de Marx era establecer un esquema más justo, con relaciones equitativas, aquí es donde se habla del modelo dialógico de la

Lda. Sonia Hernández García


comunicación, las relaciones entre personas se dan sin establecer diferencias o jerarquías. Como parte de esta corriente teórica se visualiza a los medios de comunicación como instrumentos a partir de los cuales las élites van a propagar el discurso que más les convenga; por tanto, los medios son una herramienta de control social; asimismo, se les ve como empresas que venden una mercancía -la información, los mensajes- (Toussaint, 1975:72).

El estructuralismo Es estructuralismo es una corriente teórica que proporciona herramientas para el estudio de los procesos de significación en determinada estructura social; el lingüista Ferdinand de Saussure es uno de sus teóricos más destacados.

Saussure nació en Ginebra en 1857, durante casi diez años vivió en París (18801889) y por motivos de salud regresó a su lugar de origen. De esta manera, creó en la Universidad de Ginebra una cátedra de Lingüística; al principio abordaba temas de manera general porque sus alumnos no tenían una preparación adecuada, mas a partir de 1897 empezaron a integrarse estudiantes con un mejor nivel, lo cual permitió a Saussure profundizar en distintos aspectos de su materia, de estas lecciones se desprende la obra Curso de Lingüística General; aunque este libro no lo escribió Saussure refleja gran parte de su pensamiento (el texto es una recopilación hecha por dos estudiantes, quienes reunieron sus apuntes y notas elaboradas por el profesor).

Lda. Sonia Hernández García


A este ginebrino se le considera como el padre de la lingüística moderna y otros lo resaltan como el padre de la semiología, puesto que fue él quien propuso la creación de esta disciplina cuyo propósito es –según la definición propuesta por él- estudiar la vida de los signos en el seno de la sociedad. Entre las aportaciones de Saussure se halla la distinción entre la lengua y el habla, mientras la primera es social, el segundo es individual. La lengua no puede ser modificada ni creada por una sola persona, es un sistema de signos estructurado (español, árabe, inglés, mixe, maya, etcétera). El habla es el uso que hace cada persona de su idioma. En lo que respecta al signo, Saussure señalaba que estaba compuesto por dos elementos: significado -el concepto- y significante –la imagen acústica-, esto es, al pronunciar el término “político” viene a nosotros la imagen de una persona con determinadas características.

Desde esta perspectiva, puede decirse que cada sociedad ha atribuido un significado para cada signo, a fin de que podamos entendernos; por tanto, cuando decimos la palabra “tequio” se manifiesta una imagen –quizá la de varias personas trabajando– y existe el consenso de lo que significa esta palabra. De esta manera, si bien es cierto que cada persona realiza el uso de su lengua, también debemos tener en cuenta que los cambios en un idioma no los determinan los individuos aisladamente, el idioma es “un sistema complejo” (Zecchetto, 1999:27). Aunque Saussure no lo consideraba, de aquí

Lda. Sonia Hernández García


se desprende que el significado tiene dos aspectos: el denotativo y el connotativo, el primero se refiere al significado existente por unanimidad en toda una sociedad y que podemos encontrar en el diccionario, el segundo se refiere al significado personal que cada uno de nosotros puede darle a una palabra; mientras la denotación es un atributo de la lengua, la connotación la hallamos en la dimensión del habla. Al contemplar el aspecto social de la lengua Saussure señalaba que ella también era parte de un fenómeno histórico, entonces las costumbres que existan en un país influyen en la lengua, además de ello “es la lengua la que hace la nación” (Zecchetto, 1999:27). Aquí vale la pena recordar que diversos hechos históricos repercutieron en la configuración del idioma que hoy hablamos; así la conquista romana hizo que el latín llegara

a

la

Península

Ibérica

para

que

empezara

a

configurarse

el

español;

posteriormente el dominio árabe derivó en el uso de vocablos como ojalá, ajonjolí, álgebra, etcétera; aunado a ello no debemos olvidar que los reyes Isabel de Castilla y Fernando de Aragón eligieron al castellano como lengua oficial por motivos políticos. ¿Por qué es Saussure uno de los teóricos más importantes del estructuralismo? Porque fue a partir de la propuesta de este lingüista ginebrino que se comenzó a pensar en estudiar las lenguas como un sistema de relaciones; varios estructuralistas después de la década de los sesenta se inspiraron en él para elaborar sus propuestas. Después de haber descrito brevemente algunas particularidades de la teoría de Saussure, es importante tener en cuenta algunos conceptos básicos dentro del estructuralismo. Como se había mencionado al principio los autores de esta corriente usan modelos que les permitan analizar la significación humana en su contexto, para tal fin se emplea el modelo estructural, al cual se define como: …un conjunto de categorías abstractas, interrelacionadas unas con otras de cierta manera más o menos constante, que se especifica y nos ayuda a entender cómo es que las relaciones humanas significan, y, por tanto, cómo es que mueven a la acción dentro de esas estructuras de significación (Paoli, 1983:36).

Lda. Sonia Hernández García


Así pues, distintos autores han propuesto modelos para estudiar las relaciones significantes dentro de un relato, esto es, pretenden observar los elementos de una estructura, sus relaciones y por consiguiente qué se comunica. En lo que respecta a la estructura, es “un conjunto organizado de elementos que dan una unidad que como tal se subordina a ciertas leyes […] a ciertos criterios de relación” (Paoli, 1983:37,38). Así pues, para los estructuralistas lo relevante no es la totalidad ni cada elemento de forma aislada, lo importante son las relaciones que se dan dentro de una estructura.

Por otro lado, en términos generales la historia no es una dimensión que les interese reflexionar a los estructuralistas, lo que estudian es una estructura en determinado momento histórico, mas no los cambios que hay de una estructura a otra. En este sentido, vale la pena considerar la propuesta de Claude Lévi-Strauss, antropólogo francés cuyos escritos más importantes fueron publicados a mediados del siglo XX. Este intelectual concebía la existencia de tres tipos de estructuras: de grupo – hacen posible la existencia de relaciones sociales-, de subordinación –son las relaciones de dominio- y de comunicación, que se subdividen en comunicación de mujeres, de bienes y servicios, así como de mensajes. ¿Por qué considerar a los bienes y servicios como factores de comunicación? Porque la ropa, por ejemplo, sirve para cubrirnos del frío, de las inclemencias del tiempo,

Lda. Sonia Hernández García


es una necesidad básica, sin embargo, también significa algo, puesto que la manera de vestirse, la marca de la ropa comunica estatus o riqueza; del mismo modo, un coche sirve para trasladarnos de un lugar a otro, pero el tipo de auto que tenga una persona le “dice” a los demás qué estatus tiene. A lo largo de esta breve explicación hemos visto cómo nuestra vida en la sociedad puede ser vista como “un complejo sistema de comunicación” (Paoli, 1983:45), por lo menos así es considerada por los estructuralistas.

Consideraciones finales ¿Cuál de las tres corrientes es la mejor? Ninguna, todo depende de la investigación que se realice y la perspectiva desde la cual se desee abordarla. Incluso existen académicos cuya preferencia no es hacia una sola corriente o teoría, pues se inclinan al uso de corrientes diferentes dentro de una misma investigación a fin de plantear un estudio holístico.

______________________________________________________ Fuentes documentales: Moreno, Juan Carlos, “Tres teorías que dieron origen al pensamiento complejo: sistémica, cibernética e información” en AAVV Manual de iniciación pedagógica al pensamiento complejo al cuidado de Velilla Marco Antonio, ICFES-UNESCO, 2002, pp. 25-37 Paoli, Antonio, Comunicación e información. Perspectivas teóricas, Trillas, México, 1983. Toussaint, Florence, Crítica de la información de masas, ANUIES-Edicol, México, 1975 Zecchetto, Victorino, “La teoría semiológica de Saussure” en AAVV Seis semiólogos en busca del lector, Ed. Ciccus, Argentina, 1999, pp. 18-33

Lda. Sonia Hernández García

Corrientes teóricas  

Estructuralismo, marxismo y funcionalismo desde las Ciencias de la Comunicación.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you