Profesiones 190

Page 14

ACTUALIDAD ACTUALIDAD

!

PROFESIONES Y CUIDADOS Cuidar al profesional

La exigencia de la práctica profesional puede provocar un desgaste de la persona que en muchas ocasiones deriva en un estrés crónico en el ámbito laboral. De este modo, en el año 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó el burnout o síndrome del trabajador quemado en la Clasificación Internacional de Enfermedades describiéndolo como un "síndrome resultante del estrés crónico del trabajo que no ha sido gestionado con éxito". Esta clasificación entrará en vigor en el año 2022 y podrá visibilizar los síntomas que padecen los y las profesionales ligados al ejercicio de su profesión y entre los que se encuentran el sentimiento de agotamiento, una reducción del rendimiento laboral y unos sentimientos negativos relacionados con su trabajo. El Síndrome de Burnout se incluye así entre los principales problemas de salud mental y pasa a ser considerado como la antesala de otras muchas patologías psíquicas que pueden desarrollarse por

una falta de control y una insuficiente prevención de este síndrome; si en el año en que la OMS incluyó este síndrome en la Clasificación Internacional de Enfermedades los expertos estimaban que el burnout afectaba al 10% de los trabajadores y, en sus formas más graves, entre el 2% y el 5%, es más que previsible que en estos últimos meses estas cifras hayan aumentado considerablemente. No puede obviarse que este estrés laboral no solo afecta negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores, si no también a la eficacia de las entidades para las que trabajan pudiendo repercutir en la calidad de los servicios profesionales que prestan y que terminará afectando a los clientes, pacientes y usuarios. Por ello, y más en situaciones como la que estamos viviendo, es indispensable poner al alcance de los y las profesionales los medios necesarios para que puedan paliar el impacto que su profesión puede tener en sus vidas.

Cuidar al que cuida en tiempos de pandemia Dra. Rosa Arroyo Vicesecretaria de la Fundación para la Protección Social de la OMC

Bien es sabido que la profesión médica se rige por un conjunto de principios y reglas éticas que inspiran y guían su conducta; es lo que se conoce como el Código de Deontología Médica. Entre otros aspectos, este Código regula el ejercicio de la buena praxis para garantizar a los pacientes que el médico1 que atiende su salud lo hace en condiciones óptimas. Pero el médico, al igual que el resto de la población, es vulnerable, también enferma. Conscientes de esta realidad, los colegios de médicos de España dedican un importante esfuerzo a “cuidar del que cuida”. Para ello, cuentan desde 1998 (creado en el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona), con un Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) a través del cual garantizar al médico en activo que enferma la atención necesaria para su recuperación, y a la sociedad una asistencia sanitaria de calidad. Siendo el PAIME un instrumento de control de la buena praxis médica, no es persecutorio ni punitivo sino 1

rehabilitador. Desde la confianza y complicidad con el paciente en el afrontamiento del problema, la confidencialidad del tratamiento y la búsqueda de soluciones, no se limita a la atención clínica especializada, sino que incorpora la atención a los aspectos legales y sociales que pudieran derivarse. Desde su creación, los colegios médicos, a través del PAIME, no solo atienden al médico con problemas de salud mental o adicciones; paralelamente han ido incorporando a este programa estrategias dirigidas a la promoción de la salud del médico y a la prevención de las situaciones de riesgo que pueden desencadenar las patologías objeto de la intervención específica. Para ello cuenta con el reconocimiento y apoyo de las administraciones sanitarias.

El compromiso de cuidar al que cuida es más importante que nunca

En este texto se utiliza el genérico masculino para facilitar la lectura, pero en todos los casos se refieren a médicas y médicos.

14 g Profesiones

nº 190 g marzo-abril 2021