Profesiones 188

Page 52

EDUCACIÓN Y CIENCIA EDUCACIÓN Y CIENCIA

l

Maria Sklodiwska-Curie,

gran dama radioactiva de cómic y película Los imaginarios se nutren de historias de vida. La de Maria Sklodowska-Curie, más conocida como Marie Curie, es una de ellas. Responsable de una de las más importantes contribuciones científicas del siglo XX —postuló que la radiación era una propiedad atómica y no química—, fue la primera persona en utilizar el término radiactividad y la primera mujer en ganar un Premio Nobel. Su estudio del proceso por el cual un núcleo atómico inestable pierde energía mediante la emisión de radiación supuso el principio de las complejas investigaciones que desembocaron en la individualización de dos nuevos elementos, el polonio y el radio. Creativa y perseverante, no sorprende que su magnética figura haya inspirado a autoras plásticas como Alice Milani, responsable del cómic publicado en nuestro país el pasado año por Nórdica; Lauren Redniss,

que en Radiactivo (Norma, 2019) se aproxima a la biografía de la científica desde lo poético; o Marjane Satrapi, directora de Madame Curie, película protagonizada por la actriz inglesa Rosamund Pike, de reciente estreno en nuestro país. En palabras de la directora, «lo fantástico de Marie Curie es que no fue una mujer de palabras, fue una persona de acción. No creo en las palabras; ella demostró con su ejemplo que se podía hacer». Asimismo, las imágenes de Satrapi abundan en la relación de Marie y Pierre Curie, «la única pareja de la historia que yo conozca en la cual su historia de amor, la ciencia, el descubrimiento y la muerte son la misma historia». Un filme inspirado por el artefacto poético que firma Redniss, y que coincide en destacar —cada uno en su estilo— el legado de vida y muerte que nos deja Madame Curie.

Adela Muñoz Páez Catedrática de Química Inorgánica de la Universidad de Sevilla Autora de la biografía Marie Curie (Debate, 2020) El primer retrato que recuerdo de Marie Curie, el de la Cenicienta de la ciencia que dibujó su hija Ève Curie, eran tan atractivo que sedujo a millones de personas en todo el mundo, pero el personaje real que he ido descubriendo en los últimos años es mucho más complejo y apasionante. Porque aunque Madame Curie fue la científica que experimentó y disfrutó la pasión por descubrir y la mujer que vivió una gran historia de amor con su marido, fue también la niña cuyo amor a su familia y a su país la ayudó a superar el drama de la pérdida de su madre y el desarraigo de vivir en un país invadido. Años después fue la señora a la que el amor crepuscular que la hizo revivir, la convirtió en blanco de los ataques de una sociedad misógina y xenófoba que casi la destruye. Y tanto en las épocas turbulentas como en las pacíficas, fue una madre que escribía deliciosas cartas a sus hijas. Patriota, científica, madre, esposa, políglota, apasionada defensora del ejercicio físico… El gran mérito de Maria Sklodowska-Curie fue no sucumbir ni a la fama ni al desaliento tras sus terribles derrotas para poder vivir apasionadamente hasta el último de sus días.

Carlos Herranz Dorremochea Responsable de Comunicación del Colegio Oficial de Físicos Si preguntamos a cualquiera por un nombre de científico, casi seguro que Einstein sea el más mencionado (o Hawking, quizá). Pero si pedimos expresamente el de una científica, la elegida será sin duda Marie Curie. Ello da idea de la asimilación popular de esta fascinante figura histórica, primera mujer en doctorarse en ciencias en Francia, en 1903, mismo año en que compartió el Nobel en Física por sus trabajos sobre la radiactividad. Su vida despierta admiración y simpatía. No en vano, Curie se enfrentó con enorme esfuerzo personal a una limitación tras otra, desde la temprana falta de su madre y las prohibiciones a la cultura nacional en su Polonia natal bajo control de las potencias limítrofes. Más adelante, fueron las dificultades económicas de su familia, teniendo que posponer sus estudios superiores en favor de su hermana, precariedad que se extendería a su carrera y al trabajo en el laboratorio. Y qué decir de las discriminaciones impuestas por un sistema social que dificultaba la educación universitaria y el éxito profesional de las mujeres, ¡hasta el punto de ser excluida de la propuesta inicial para el Nobel! Y, sobre todo, la tristísima pérdida en un absurdo accidente de su marido, colega y amigo Pierre. Marie Curie constituye por ello un símbolo de lucha y fortaleza, modelo de perseverancia en la investigación científica y de compromiso en llevar a la práctica para el beneficio de todo el mundo la imprescindible disciplina que hoy día conocemos como física médica. 52 g Profesiones

nº 188 g noviembre-diciembre 2020


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.