Profesiones 188

Page 29

ENCUENTROS PROFESIONALES ENCUENTROS PROFESIONALES

Físico e historiador. Autor de El país de los sueños perdidos (Taurus)

José Manuel Sánchez Ron: «No se puede comprender la historia de la ciencia en España sin comprender la propia historia de España» Elisa G. McCausland ¿De dónde nace y cómo te embarcas en un proyecto tan ambicioso y complejo como es esta historia de la ciencia en España? Mi amigo Arturo Pérez Reverte me animó a llevar a cabo este proyecto, pero su origen parte de más atrás. Es curioso porque suelen preguntarme en estos casos por el tiempo que he invertido en escribir la obra, y yo respondo que depende. Es cierto que la materialidad del libro me costó más tiempo de lo que acostumbro, en torno a tres-cuatro años —no dedicados únicamente a este cometido— pero, en realidad, podría decirse que El país de los sueños perdidos es el punto de llegada de muchos de mis trabajos realizados a lo largo de todos estos años. A lo que Arturo Pérez Reverte me animó es a que me decidiera a ofrecer una visión de lo que ha sucedido en la historia de la ciencia española con la máxima ambición, también en lo que se refiere a la reconstrucción histórica. El libro, por lo menos desde mi punto de vista y siendo respetuoso con lo que significa la historia, responde a un intento de ofrecer una visión amplia de la historia de la ciencia. Como he dicho en alguna otra ocasión, no se puede comprender la historia de la ciencia en España sin comprender la propia historia de España, y al revés; sin embargo, es raro el trabajo, artículo o libro que otorga algún papel significativo a la ciencia. Lo que sostengo es que esas dos historias, de España y de la ciencia en España, se amoldan muy bien, van casi acompasadas. Desenredar el ovillo de lo que sucedió en la ciencia en España, desde el siglo VII hasta ya entrada la segunda mitad del siglo XX, me ha obligado a abordar cuestiones de historia política, militar, económica e industrial. De un tiempo a esta parte, se debate en la esfera pública el lugar de la ciencia en relación con la cultura. ¿Qué opinas al respecto? ¿La ciencia es cultura? Uno de los problemas con la ciencia en España radica en que, si escribes sobre historia de la ciencia, por ejemplo, y la obra se entiende, en seguida entra en el campo de la divulgación. Mientras que si lees el libro de John H. Elliott sobre el conde-duque de Olivares, también lo entiendes, pero no lo llamas divulgación, sino que te refieres a él como un libro de historia de España, o viceversa. Eso está relacionado con lo que me preguntas, la resistencia a entender la ciencia como parte de la cultura, cuando es obvio que, no solo forma parte de la cultura, sino que la condiciona de muchas maneras. Vivimos desde hace tiempo en un mundo condicionado por los desarrollos científico-tecnológicos; los mismos que afectan y modifican nuestros valores y, por consiguiente, también a la cultura. En los tiempos que vivimos, podría decirse que ha habido una toma de conciencia —aunque todavía demasiado ligera— de que la ciencia forma una parte muy importante de la cultura. nº 188 g noviembre-diciembre 2020

En los actuales tiempos de incertidumbre que vivimos, la publicación de El país de los sueños perdidos nos recuerda que para proyectar hacia el mañana es conveniente que la ciencia sepa de dónde viene y reflexione sobre su historia. ¿Esto es algo que suele suceder? No, no ocurre. El libro ya estaba en curso cuando esta pandemia comenzó, como es lógico. Aún así, en mi cabeza siempre ha estado la idea de que un libro de este tipo pudiera ayudar a reflexionar sobre uno de los problemas endémicos de España, que es su pobre relación —sobre todo en este último siglo— con la ciencia. Teniendo en cuenta, además, cómo esa pobre relación tiene consecuencias muy importantes. La ciencia comprende la I+D+i —Investigación, desarrollo e innovación— lo que supone poder económico, industrial y político. En el epílogo del libro reflexiono al respecto. La historia no se repite; o, si se repite, es una casualidad. Lo que sí nos enseña la historia es a identificar relaciones causales. Son lecciones que, en el caso de este libro, creo haberme esforzado en mostrar, en parte, porque creo que podemos y debemos aprender de ellas en Profesiones g 29


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.