Page 1

IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS DEL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO Ing. Agr. (M.Sc.) Alfredo Silvio Molinas M.

UNIÓN DE GREMIOS DE LA PRODUCCIÓN Asociación Rural del Paraguay (ARP) Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (CAPECO) Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP) Federación de Cooperativas de Producción (FECOPROD) Federación Paraguaya de Madereros (FEPAMA) Cámara de Fitosanitarios y Fertilizantes (CAFYF) Cámara Paraguaya de la Carne (CPC) Asociación de Productores de Semillas del Paraguay (APROSEMP) Asociación de Productores de Soja, Oleaginosas y Cereales (APS) Cámara Paraguaya de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (CAPASAGRO) Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) Cámara Paraguaya de la Stevia (CAPASTE)

Brasilia 939 - Tel. 595-21-224232 Asunción - Paraguay ugp@ugp.org.py www.ugp.org.py

DISEÑO: JAVIER GIMÉNEZ pichoing81@gmail.com


Tabla de contenido CAPÍTULO I IMPORTANCIA DEL SECTOR PRODUCTIVO AGRO-RURAL EN EL DESARROLLO ECONÓMICO, SOCIAL Y AMBIENTAL DEL PARAGUAY 6 1. Características Generales del Paraguay 2. Escenario Económico y Social en el Paraguay sobre las Bases Productivas del Sector Agro-Rural

CAPITULO III EL USO ACTUAL DE LAS TIERRAS EN LA REGIÓN ORIENTAL DEL PARAGUAY RAZONANDO SOBRE LA CAPACIDAD NATURAL PRODUCTIVA DE LAS TIERRAS Y DEL POTENCIAL NATURAL PRODUCTIVO DE LOS SUELOS 70

8

9

1. Caracterización General de la Región Oriental

72

2. Potencial Natural Productivo de los Suelos

73

a. Evolución del Sector Agropecuario en las últimas décadas

11

a. Los Ultisoles

74

b. El Sector Agrícola

13

b. Los Alfisoles

77

c. El Sector Pecuario

15

d. El Sector Forestal

17

3. Caracterización de los Tipos de Estructuras Productivas en el Sector Agro-Rural del Paraguay

19

a. Agricultura Familiar No Mecanizada

19

b. Agricultura Empresarial Mecanizada

27

4. Transformaciones Sociales y Económicas y su impacto en el uso del Territorio Agro-Rural del Paraguay

31

a. La Pobreza, el Acceso a la Tierra y la Convulsión Social en el Sector Agro-Rural

31

b. Principales hallazgos del Censo Agropecuario Nacional - 2008

34

i. Región Oriental

37

ii. Región Occidental

43

c. Innovaciones Territoriales e Impactos Positivos de los Emprendimientos

44

d. Recomendaciones y Herramientas para Contribuir con el Desarrollo Sostenible en el Sector Agro-Rural

48

3. Clasificación de la Capacidad Productiva de las Tierras

78

4. Uso Actual y Cobertura Boscosa de la Tierra

83

a. Uso Actual y Cobertura Boscosa de la Tierra según Regiones Productivas

90

i. Región I - Departamentos de Itapúa, Alto Paraná, Canindeyú y Amambay

90

ii. Región II - Departamentos de Caaguazú, Guaira y Caazapá

91

iii. Región III - Departamentos de Concepción y San Pedro

92

iv. Región IV - Departamentos de Paraguarí, Cordillera y Central

93

v. Región V - Departamentos Ñeembucú y Misiones

94

b. Capacidad Uso de la Tierra y la Cobertura de Superficie del Cultivo de Soja

94

5. Referencias para el Uso y Manejo Racional de los Recursos Productivos

96

BIBLIOGRÁFIAS CONSULTADAS

100

ANEXOS 102

CAPÍTULO II EL POTENCIAL DE LOS RECURSOS NATURALES PRODUCTIVOS DE LAS TIERRAS EN EL PARAGUAY 52 1. El Potencial de los Recursos Naturales en el Paraguay

54

2. Biodiversidad y Diversidad Biológica

55

3. Situación de las Áreas Silvestres Protegidas

57

4. Recursos Forestales

61

2

a. Región Oriental

61

b. Región Occidental

66

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

3


Lista de Cuadros Cuadro Nº 1 Cuadro Nº 2 Cuadro 3 Cuadro 4 Cuadro 5 Cuadro Nº 6 Cuadro Nº 7 Cuadro Nº 8 Cuadro Nº 9 Cuadro Nº 10 Cuadro Nº 11 Cuadro Nº 12 Cuadro Nº 13 Cuadro Nº 14 Cuadro Nº 15 Cuadro Nº 16 Cuadro Nº 17 Cuadro Nº 18 Cuadro Nº 19 Cuadro Nº 20 Cuadro Nº 21 Cuadro Nº 22 Cuadro 23 Cuadro Nº 24 Cuadro Nº 25 Cuadro Nº 26 Cuadro Nº 27 Cuadro Nº 28

Participación del Sector Agropecuario y Forestal en el PIB Nacional (En%) Evolución del PIB. Sector Agropecuario y Forestal. Variación Porcentual. Estimación de la Producción de los principales Rubros Agrícolas. Evolución del Valor de las Exportaciones de Productos Forestales (En US$).. Porcentaje de la población según estatus de pobreza, 2002-2007. Cantidad y Superficie de Fincas Agropecuarias. Región I. Periodo 1991/2008. Formas de Tenencia de la tierra. Región I. 2008. Cantidad y Superficie de Fincas Agropecuarias. Región II. Periodo 1991/2008. Formas de Tenencia de la tierra. Región II. 2008. Cantidad y Superficie de Fincas Agropecuarias. Región III. Periodo1991/2008 Formas de Tenencia de la tierra. Región III. 2008. Cantidad y Superficie de Fincas Agropecuarias. Región IV. Periodo 1991/2008. Formas de Tenencia de la tierra. Región IV. Periodo 1991/2008. Cantidad y Superficie de Fincas Agropecuarias. Región V. Periodo 1991/2008 Formas de Tenencia de la tierra. Región V. 2008. Situación de la Tenencia de las Tierras de la Región Occidental Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas en la Región Occidental. Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas en la Región Oriental Sitios de Deforestación Identificados por el Monitoreo de Deforestación. Periodo 2005/2008. Cobertura del Bosque Nativo Continuo por Departamentos en la Región Oriental del Paraguay. Julio, 2008. Distribución de los Tipos de Suelos en la Región Oriental del Paraguay (Sistema Soil Taxonomy. USDA, 1992) Distribución de la Capacidad de Uso de la Tierra en la Región Oriental…. Uso de las Tierras Uso Actual y Cobertura de la Tierra en la Región Oriental Sobre Posición del Mapa de Capacidad Uso de la Tierra y Uso Actual y Cobertura de la Tierra en la Región Oriental del Paraguay Sobre Posición del Mapa de Capacidad Uso de la Tierra y Uso Actual y Cobertura de la Tierra en la Región Oriental del Paraguay Capacidad de Uso de las Tierras en la Región Oriental sobre Cobertura de Soja. Zafra 2009/10 Capacidad de Uso de las Tierras en la Región Oriental sobre Cobertura de Soja. Zafra 2009/2010

Lista de Anexo 9 10 13 17 29 35 35 36 36 37 37 37 38 38 39 39 51 53 57 58 67 73 76 77 78 81 87 87

Lista de Gráficos Gráfico 1 Población ocupada por rama de actividad económica. 2008 Gráfico 2 Comportamiento histórico de la Producción de Algodón Gráfico 3 y 4 Cantidad y Superficie de Fincas censadas. 2008. Gráfico 5 Variación de las Fincas Agropecuarias, según Tamaño de Finca. 1991/2008.. Gráfico 6 Distribución de Productores, según Formas de Tenencias de Tierras Gráfico7 Distribución de la Superficie, según Formas de Tenencias de Tierras

10 12 32 33 34 34

Anexo 1 Anexo 2 Anexo 3 Anexo 4 Anexo 5 Anexo 6 Anexo 7 Anexo 8 Anexo 9 Anexo 10 Anexo 11 Anexo 12 Anexo 13 Anexo 14 Anexo 15 Anexo 16

Uso de la Tierra y Vegetación Región Oriental del Paraguay Uso Actual y Cobertura Vegetal de la Región Occidental del Paraguay Mapa de Tipos de Suelo en la Región Oriental del Paraguay Mapa de Capacidad de Uso de la Tierras de la Región Oriental del Paraguay Mapa de Distribución Geográfica de las Áreas Silvestres Protegidas Superficies en HECTAREAS de la Distribución de la Capacidad de uso de la Tierra (USDA), Campaña Agrícola 2009/2010 Mapa de Evaluación de la Ley de Deforestación Cero Cantidad y Superficie de Fincas Agropecuarias. Periodos 1991/2008. Cantidad de Fincas y Forma de Tenencia de la Tierra Cantidad y Superficie de Fincas en diferentes formas de Tenencia de la Tierra Cantidad de Fincas con Superficie Cultivada Tamaño de Fincas y Superficie Cultivada. Cantidad de Fincas con superficie cultivada Cantidad de Fincas con Superficie Bajo Labranza Cantidad de Fincas según Uso de la Tierra. Cantidad y tamaño de Fincas según el Uso de la Tierra

Listado de Acrónimos APAI APAMI ARP BCP CADELPA CAN CAP CAPASU CAPECO CAPEXSE DAP DEAG FEPAMA IBR INDERT INBIO MERCOSUR PIB PLANEX REDIEX SAS SENAVE UGP USAID

Asociación Paraguaya de Arroceros de Itapúa Asociación Paraguaya de Arroceros de Misiones Asociación Rural del Paraguay Banco Central del Paraguay Cámara Algodonera del Paraguay Censo Agropecuario Nacional Coordinadora Agrícola del Paraguay Cámara Paraguaya de Supermercados Cámara Paraguaya de Exportación y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas Cámara Paraguaya de Exportadores de Sésamo Empresa Desarrollo Agrícola del Paraguay Dirección de Extensión Agraria Federación Paraguaya de Madereros Instituto de Bienestar Rural Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra Instituto de Biotecnología Mercado Común del Sur Producto Interno Bruto Plan Nacional de Exportación Red de Inversiones y Exportaciones Secretaria de Acción Social Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas Unión de Gremios de la Producción Agencia del Gobierno de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional

95 96 97 98 99 106 102 103 103 104 105 105 106 107 108 109


CAPITULO

1

Importancia del sector productivo agro-rural en el desarrollo econ贸mico, social y ambiental del Paraguay


Importancia del sector productivo 1. Características Generales del Paraguay El Paraguay es un país mediterráneo ubicado entre los paralelos 19º 18” y 27º 30” y los meridianos 54º 19” y 62º 38” oeste, ubicado en el corazón de Sud-América, limita con Brasil, Argentina y Bolivia, y se encuentra a unos 800 kilómetros de distancia del Océano Pacífico y a unos 600 kilómetros del Océano Atlántico. Posee una superficie de 406.752 Km2. El país está dividido por el río Paraguay en dos grandes regiones fisiográficas bien diferenciadas, la Occidental o Chaco, constituida por una inmensa planicie sedimentaria de origen aluvial, que representa el 60% del territorio y contiene tan sólo el 3% de su población; y la Región Oriental, que es donde tienen lugar la mayor parte de las actividades económicas del país, incluyendo la agropecuaria y las extracciones forestales, ocupa el 40% del territorio nacional y alberga el 97% de la población. Políticamente, el territorio paraguayo está dividido en la Capital, Asunción, y 17 departamentos, 14 de los cuales se encuentran ubicados en la región Oriental, y 3 en la Occidental. En el año 2008 , la población del Paraguay ascendía a 6.230.143 habitantes, de los cuales el 58% (3.611.049) reside en áreas urbanas, y 41,4% en áreas rurales (2.552.869). La distribución por sexo a nivel nacional muestra que la proporción de hombres es de 51% (3.149.475) y de mujeres, 49% (3.080.668). La estructura por 8

edad revela un país predominantemente joven donde el 61,3% de la población tiene menos de 30 años. El Paraguay es una república unitaria organizada en tres poderes de Estado independientes: los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Desde la transición de la democrática con la Constitución Nacional de 1992, se han venido realizando reformas y creando espacios que permitieron mejoras políticas y económicas, aunque persisten debilidades que se deben enfrentar buscando la estabilidad política y la gobernabilidad democrática. Entre los desafíos más importantes, se halla el apuntalar los modelos de producción exitosos que se han venido desarrollando con gran esfuerzo, principalmente desde el sector privado. La economía paraguaya se caracteriza por ser pequeña y abierta, con amplia dependencia de su comercio exterior. Su modelo económico está basado en la producción y exportación de rubros agropecuarios, así como también en el comercio de importación y re-exportación de productos de consumo, la mayoría de los cuales ocurre en el sector económico informal. Los rubros agropecuarios que generan mayores divisas al país son la soja, carne y sus derivados, residuos y desperdicios de la industria alimenticia y alimentos preparados para animales, grasas y aceites de origen animal y vegetal, cereales como el tri-

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

go, arroz, maíz y sorgo, tejidos como pieles y cueros, así como prendas y complementos de vestir entre otros. La dualidad productiva es la característica principal del sector agropecuario donde coexisten un sector exportador dinámico

caracterizado por la producción de cereales, oleaginosas y carne; y un sector tradicional e intensivo en mano de obra denominado Agricultura Familiar, dedicado principalmente a la producción de rubros como el algodón, el sésamo y varios cultivos de subsistencia.

2. Escenario Económico y Social en el Paraguay sobre las Bases Productivas del Sector Agro-Rural El Paraguay es y seguirá siendo un país cuyo crecimiento económico y desarrollo social dependen en gran medida del sector agropecuario y forestal. No podemos desconocer como paraguayos que el sector Agro-Rural ofrece la base alimentaria a nuestra población, constituye la principal fuente de capacidad adquisitiva externa, produce las materias primas que serán procesadas por el sector agroindustrial y absorbe una considerable proporción de los recursos humanos del país. Esta condición nos obliga a seguir luchando para superar y mejorar cada vez más los bajos niveles de productividad en uso de las tierras para fines agrícolas. Paraguay es conocido mundialmente por la producción de rubros agrícolas tradicionales, entre ellos la soja, algodón, maíz, trigo y otros, aunque en los últimos años se

ha observado una tendencia creciente del cultivo de rubros no tradicionales y mayor participación de las actividades del sector terciario, especialmente, el subsector servicios. Nuestro crecimiento y desarrollo socio-económico se caracteriza por ser pequeño y abierto al comercio internacional, con una amplia hegemonía de exportaciones e importaciones hacia los mercados de la región, preferentemente el Brasil. Categóricamente el sector agropecuario y forestal de nuestro país constituye la base más sólida del desarrollo paraguayo. Este sector genera en torno al 25% del PIB, ocupa el 26,5% del empleo (unas 745.248 personas) y contribuye con el 90% de las exportaciones nacionales. El aporte tributario del sector en el 2008, fue de US$ 541,6 millones, lo que representó un 28% de los ingresos del Estado.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

9


Importancia del sector productivo

10

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Durante el periodo 2004/2008, el sector primario ha venido creciendo en un promedio de 6,14 %, a la agricultura corresponde 6,7 %, a la ganadería un crecimiento de 6,6 %, y el sector forestal 3,7 %. Este crecimiento económico favorable de los últimos años es atribuible al buen desempeño de algunos productos como los granos y la carne, la apertura de nuevos mercados, y los precios buenos registrados en los mercados internacionales.

Al cierre del 2009, el PIB presentó una tasa de decrecimiento del -3,8% con respecto al año anterior, interrumpiéndose la fase de expansión de la economía paraguaya tras seis años ininterrumpidos de desenvolvimiento económico positivo, con lo cual la tasa promedio de aumento de la actividad económica en los últimos seis años es del 3,3%.

Las estimaciones del primer semestre de 2010 indican que el PIB creció en 10,9% comparando con el mismo periodo del 2009, mostrando una fuerte recuperación de la economía a nivel nacional, comparable con Brasil cuyo PIB creció 9% el mismo periodo. La recuperación de nuestro país se sustenta en el crecimiento de la agricultura en 28% producto de la zafra 2009/10. Este crecimiento histórico de la agricultura está fuertemente influenciado por el sector sojero y por las actividades ligadas a la agro-industria. La posición de los sectores primarios de producción, específicamente de la agricultura y la ganadería, nos obliga a conocer la situación del potencial y el uso actual de los recursos naturales productivos de nuestro país y en particular de la Región Oriental del Paraguay.

A. Evolución del Sector Agropecuario en las últimas décadas

Durante la década del `70, la economía paraguaya tuvo un crecimiento elevado y sostenido del PIB, debido a la construcción de la represa de Itaipú, la expansión de la frontera agrícola y las inversiones en infraestructura vial, lo que permitió que el país creciera en promedio por encima del 8% anual. En lo que se dio en llamar la “Marcha hacia el Este”, se incorporaron grandes superficies agrícolas en la zona este del país, permitiendo aumentos considerables en la producción de soja, trigo y carne bovina, en explotaciones comerciales de grandes dimensiones. También aumentó la producción de algodón y tabaco para la exportación en las fincas campesinas, así como la producción de

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

11


Importancia del sector productivo otros rubros para el consumo interno como el maíz y la mandioca. Los volúmenes de producción de soja y algodón lograron significativos aumentos, de 400% a 500% respectivamente, a pesar de que los niveles de base eran muy bajos. Así mismo, los rubros destinados al mercado local crecieron en proporciones no muy superiores al 20% y 25%. En esta época, destaca la incorporación al proceso productivo de migrantes japoneses y los denominados brasiguayos, quienes han contado con mayores recursos que los connacionales (acceso al crédito externo para la inversión en infraestructura e insumos), asociados al mejor y adecuado aprovechamiento de los recursos naturales altamente productivos, que permitieron en gran medida el auge del sector primario en esta región de nuestro país. Después de esta etapa de crecimiento, la economía paraguaya se desaceleró considerablemente durante las décadas de los `80 y `90. Durante los años 80, la tasa de crecimiento anual apenas superó el 3%, un índice un poco mayor que el crecimiento de la población. Este bajo crecimiento tuvo como causas principales la drástica caída de los bajos precios internacionales del algodón y la soja y, en menor medida, por las condiciones climáticas adversas, pero pese a ello, continuó la expansión de la soja, el algodón y otros cereales.

to negativa en los años 1991, 1992 y 1994, debido a factores que incidieron de forma negativa como el bajo rendimiento de los principales rubros, las condiciones climáticas, el ataque de plagas, y los bajos precios internacionales, repercutiendo en los niveles de ingreso y la calidad de vida de la población Agro-Rural. Se eliminaron también los precios mínimos para los cereales y de referencia para el algodón, sin embargo se implementaron otras formas de apoyo como la entrega de semilla de algodón, las tasas de cambio preferencial, y créditos subsidiados. Desde 1996 y en forma continuada el crecimiento anual de la economía se ubicó por debajo del crecimiento poblacional. El despegue de la producción en la Región Oriental se concentró en dos rubros orientados primordialmente a los mercados externos, la soja en el marco de la Agricultura Mecanizada, y el cultivo del algodón en el marco de la Agricultura Familiar, lo que generó importantes ingresos de divisas. El algodón, principal rubro de la Agricultura Familiar, registró en la campaña agrícola de 1970/71 una producción de 16.600 Ton., en 1980/81 de 253.263 Ton. y en 1990/1 de 753.000 Ton., la mayor producción registrada para este rubro a nivel nacional.

En los primeros años de la década del ´90 el sector agrícola sufrió una nueva crisis, y se experimentaron tasas de crecimien12

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

a. El Sector Agrícola

Durante el periodo 2004/2008, la agricultura ha venido creciendo en promedio de 6,7%, registrándose en el 2009 una retracción de -23,8%. En el 2009, su participación en el PIB fue del 16%, disminuyendo 4,2% respecto al año anterior. Según datos del BCP en el 2009, la producción de soja alcanzó unas 4.152.660 ton., inferior en 38,9% a la cantidad cosechada durante el 2008, con una notable disminución del rendimiento del orden del 37,8%. La producción del algodón siguió con su tendencia a la baja, con una disminución a del 61,1% respecto al año 2008, finalizando la campaña algodonera con una producción de 25.000 ton. y una superficie cultivada de 50.000 Ha., cifras que repre-

sentan una disminución de la superficie cultivada y del rendimiento por hectárea de 23,1%, y 49,4%, respectivamente. La producción de sésamo también se vio afectada por los efectos climáticos adversos, registrando una disminución muy importante en el volumen de producción. El sésamo en el año 2009 cubrió una superficie de 100.000 Ha. Los cereales (trigo, maíz y arroz) mostraron un comportamiento positivo. A Diciembre del 2009 se exportó por un valor de USD 467,9 millones, monto 25% superior a lo alcanzado durante el mismo período del año 2008. En el Cuadro 3 se presenta la estimación de la producción de los principales rubros agrícolas, zafras agrícolas 2008/09 y 2009/10.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

13


Importancia del sector productivo • Se posiciona a nivel mundial en el primer puesto en producción de azúcar orgánica y en el segundo puesto en producción de algodón orgánico en América Latina. • El 85 % de la producción de grano bajo el sistema de siembra directa lo que ubica al país como Líder Mundial en adopción, con más de 1.700.000 de Ha. a. El Sector Pecuario

Durante el periodo 2004/2008, la ganadería ha venido creciendo en un promedio de 6,6 %, registrándose en el 2009 un aumento del 4%. En el 2009, su participación en el PIB fue del 6,4%. Según refiere el informe mensual de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (CAPECO) en los primeros cinco meses del 2.010, las exportaciones de maíz se incrementaron en el orden del 11%, con respecto al mismo periodo del año anterior, representa un incremento de divisas del orden de 19.000.000 de USD. En el 2010, se exportó por valor de 167.000.000 de USD, frente a los 148.000.000 de USD exportados en la temporada anterior. Este incremento de las exportaciones se sustenta en la mayor demanda de los países que adquieren el producto. El mismo informe de CAPECO refiere que en el 2.010, las exportaciones de girasol sufrieron una importante retracción del 61%. El volumen de envíos de girasol registrados en el 2009 estuvo en el orden de 14

las 165.800 Ton., frente a las 65.185 Ton., registradas en el 2.010. Esto representa unas 100.000 Ton. menos, que se traduce en una merma en el ingreso de divisas de aproximadamente 23.000.000 de USD. Los productos de origen agrícola son exportados a más de 100 países del mundo y se caracterizan por su alta calidad e inocuidad. Los logros de este sub sector son destacables a nivel nacional e internacional, de forma que Paraguay es: • El 6to mayor productor de soja (sucediéndole a USA, Brasil, Argentina, China e India en los primero lugares), y 4to en términos de volumen exportado mundialmente (sucediéndole a Brasil, USA y Argentina en los primero lugares). En el año 2006, las exportaciones de soja representaron 23,1% del total de las exportaciones.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

En el 2008 la producción ganadera ocupaba unas 26.000.000 Ha. con aproximadamente unos 9.982.900 cabezas de ganado vacuno, cuyos dueños corresponden a unos 115.000 ganaderos propietarios. El volumen de exportación de carne bovina fue de 154.218 Ton. con destino a países como: Brasil, Chile, Líbano, Israel, Rusia, entre otros. Unas 17 empresas exportan la carne vacuna procesada en industrias frigoríficas, mientras que unas 2.500 carnicerías procesan la carne vacuna para el consumo nacional. Las empresas de exportación de carne bovina más importantes en el país son Quality Meat SA, Chortitzer Komitee, Friasa SA, Frigorífico Guaraní SA, Carpe Diem SA, Sunser SA Comercial Industrial y Cooperativa Neuland Ltda.

Desde julio de 2008, la Unión Europea (UE) reabrió su mercado a la carne paraguaya y habilitó a que nuestro país pueda exportar anualmente hasta 1.000 toneladas de carne vacuna de alta calidad, conocida como Cuota Hilton, y en forma ilimitada los demás cortes de carne vacuna. Así mismo, empresarios americanos están muy interesados en exportar carne pre-cosida al exigente mercado norteamericano. No podemos dejar de señalar que las alianzas público-privadas han permitido mantener el estatus sanitario de país libre de aftosa con vacunación y mantener un nivel mínimo de riesgo a que la producción sufra los problemas de la vaca loca. Para el 2010 existen grandes expectativas de superar el record de exportación de carne por un valor estimado de 850.000.000 US$. Las menudencias y los vacíos congelados en los periodos de 2003 a 2007 presentaron una variación positiva en las exportaciones. La industria del cuero se concentra en la producción de Cuero y Descarne, con exportaciones totales de productos del 78%, siendo los principales destinos Italia y Argentina. La producción de leche se encuentra bien posicionada, la producción global se estima en 1 millón de litros por día, volumen que permite abastecer el 90% de la demanda interna del producto. 800.000 litros por día ingresan a la industria como materia prima para las diferentes líneas de procesamiento.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

15


Importancia del sector productivo Estudios técnicos estiman que un crecimiento promedio del 5% lograría que Paraguay se convierta en país exportador de leche. Así mimo existes inversionistas interesados en la fabricación de leche en polvo, estudios de factibilidad arrojan resultados positivos al respecto, sin embargo todavía existe insuficiente disponibilidad de materia prima, requiriéndose unos 100.000 a 150.000 litros por día adicionales. La permanente adecuación de la cadena productiva a los estándares de calidad, sanidad e inocuidad constituye uno de los desafíos centrales, siendo imprescindible desarrollar intensos esfuerzos para la formación del capital humano en todos los niveles, en especial en el nivel de los pequeños productores que van incorporándose a la cadena, en carácter de proveedores de materia prima, puesto que se reconoce que el problema de la calidad, si bien se encuentra más acentuado en el mencionado estrato, no es privativo del mismo.

a la explotación de cerdos ascendía a un total de 300 en el país, con un 40% en el sistema intensivo, 26% semi-intensivo, el 12% mixto y el 6% extensivo, cuya finalidad de explotación es el engorde, ciclo completo, cría y cabaña. El volumen de carne de cerdo exportado en el año 2006 fue de 20.353.666 Kg., con destino a países como Angola, Corea del Sur, Ecuador, Rusia, Uruguay, entre otros. La producción carne de pollo y huevos, se realiza en sistemas extensivos e intensivos, pues es una actividad que se desarrolla tanto a nivel de pequeños productores como a nivel de empresas comerciales que invierten en la producción. La distribución de las granjas avícolas registradas al año 2007, abarcan los Departamentos Central, Guairá, Itapúa, Cordillera, Presidente Hayes, Alto Paraná, Caaguazú y Paraguarí.

La tendencia para otros productos y subproductos cárnicos también es favorable, puesto que existe una demanda constante para la exportación de carnes de cerdo y pollo.

La producción de pollo presenta una tendencia de incrementarse en cantidad y rendimientos productivos, así como el mejoramiento para la presentación competitiva del producto final en la fase comercial, las principales inversiones realizadas incluyen nuevos planteles, plantas de incubación, plantas de faena, frigoríficos, y galpones con ambiente controlado.

El Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Animal (SENACSA) en el año 2006 determinó la existencia de ganado porcino en la Región Oriental de 1.478.220 cabezas y en la Región Occidental 30.946 cabezas. La cantidad de establecimientos registrados, medianos, e industriales, dedicados

El contrabando de pollos es uno de los principales problemas de la producción nacional, en los meses de enero a marzo del 2009 sobrepasando los controles aduaneros y sanitarios trajo aparejada una merma de entre 40% y 50% de las ventas fronterizas de las dos principales indus-

16

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

trias avícolas del país, así también el ingreso ilegal de pollos y huevos “tiene vía libre” debido al término del acuerdo de fiscalización de los gremios con las instituciones del Gobierno para competir con estos flagelos. El Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Animal (SENACSA), registró en el 2006 la existencia en aves de corral de 17.857.483 cabezas, en tanto que el registro de faenamiento en establecimientos con inspección veterinaria arrojó un total de 25.610.851 aves faenadas, mientras que la exportación de pollo se efectuó por un valor total de 451.764 US$ a los países de Rusia y Liberia. En el 2009 se faenaron 36.202.619 pollos parrilleros, lo que representa unas 76.000 Ton., siete años atrás la producción de pollos estaba en el orden de 18.493.626 aves faenadas, unas 38.000 Ton., lo que demuestra una eficiencia en la producción avícola en el Paraguay y que puede competir con el Brasil y cualquier otro productor del mundo. Nuestra producción presenta un constante crecimiento a lo largo de los años, la faena del año 2009 fue de 36 millones de aves, equivalentes a 76 millones de kilos de carne. Según el CAN 2008, en Paraguay existen alrededor de 131 granjas productoras de pollos y seis plantas de faena. El sistema de producción es de integración vertical, donde las granjas avícolas son patrocinadas por las industrias faenadoras, lo cual permite incorporar a pequeños productores dentro de la cadena produc-

tiva. El destino de la producción es principalmente el mercado interno, pero las exportaciones están comenzando a adquirir importancia. Nuestro país posee una estructura productiva a nivel carnes en el país, la carne bovina ocupa el primer lugar, con el 77% del total, le acompaña la carne de pollo, con 19,5%, y en tercer lugar la carne porcina, con 3,5%, la carne de aves desde la perspectiva del consumo, ese orden cambia y la carne aviar pasa a ocupar el primer lugar en crecimiento de la demanda a nivel nacional. En ese sentido, consideró que cerca del 80% de la producción de carne bovina es exportada, mientras que en el caso de la carne del pollo, el porcentaje de envío al exterior es de menos del 3%. En cuanto a la exportación, dijo que en el 2009 se exportaron 1,92 millones de Kg. de carne de pollo, lo que significó un ingreso de US$ 2,36 millones. (2,5% de la producción). b. El Sector Forestal

El conjunto de las actividades forestales en nuestro país representa actualmente el 3,9% del PIB, dos tercios provenientes del aprovechamiento directo de los productos y sub-productos provenientes del bosque nativo y sólo un tercio de la transformación industrial, las exportaciones llegan a más de 100 millones de US$, pero se importa una cifra similar en productos de origen maderero, como papeles, cartones y sus manufacturas.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

17


Importancia del sector productivo El BCP indica que en los años el sub-sector forestal ha venido contribuyendo con aporte positivo en la variación de las exportaciones de 2,0% (2003), alcanzando un pico la variación de 6,8% en el 2005, pero esta variación decae a 2,0% (2006) y

2,5% (2007) en el aprovechamiento forestal. Actualmente el sector forestal en nuestro país, da ocupación de forma directa o indirecta a más de 200.000 personas, contribuye en buena medida a los ingresos del sector público.

3. Caracterización de los Tipos de Estructuras Productivas en el Sector Agro-Rural del Paraguay La agricultura paraguaya se caracteriza por una estructura bi-modal, integrada por un grupo relativamente pequeño de medianas y grandes empresas comerciales o cooperativas, y por un número considerable de explotaciones campesinas menores de 20 Ha., situación que da lugar a la Agricultura Empresarial Mecanizada y a la Agricultura Familiar No Mecanizada, respectivamente. a. Agricultura Familiar No Mecanizada

Existe gran potencial forestal, cuyo aprovechamiento se justifica tanto por los retornos directos como por las economías externas ligadas a la preservación, existen ventajas competitivas para producir maderas y aumentar las exportaciones forestales con alto valor agregado, y aprovechar los bosques plantados de rápido crecimiento para el abastecimiento y la exportación de leña, carbón y materiales de construcción. El principal producto forestal son los pisos parquet de alto valor agregado y de muy buena calidad, que representan casi el 50% de las exportaciones de este sector y cuyos mercados de destino son USA, UE, y Japón. 18

Existen unas 40 empresas que se dedican a la producción del carbón. Según datos de la Federación Paraguaya de Madereros (FEPAMA), entre enero y febrero de 2.010 se exportó carbón por más de 2.000.000 de US$, siendo este el rubro con más éxito después del parquet. Es una realidad que el Paraguay tiene una importante ventaja comparativa con respecto a otros países para la producción forestal y por ello se deduce que la producción forestal puede constituirse en un negocio rentable, además merece destacarse que existe una creciente demanda local e internacional de productos de la madera.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Su sistema de producción se caracteriza por el bajo nivel tecnológico y una producción diversificada. Estas unidades productivas de pequeña escala producen y ofertan rubros alimentarios de interés para consumidores locales y proveen el 85% de los productos de la canasta básica familiar de nuestro país. En los últimos años, los pequeños productores han venido incorporados en sus sistemas de producción tradicionales medidas y prácticas de manejo y conservación de suelos, aguas y bosques. El algodón y el sésamo son los principales cultivos de renta destinados a la exportación, y la mandioca, poroto, habilla, maíz, maní, frutas y hortalizas, leche y pequeños animales para el mercado interno y el autoconsumo.

Según el CAN 2008, existen 241.142 fincas con superficies de hasta 20 Ha. que cultivan rubros anuales, frutas y hortalizas para el autoconsumo y el mercado nacional. Así mismo, existen grupos organizados de pequeños y medianos productores de la Agricultura Familiar que han venido incorporando a sus sistemas de producción tradicional el cultivo de la soja, iniciando la mecanización de sus fincas en el proceso de preparación, siembra y cosecha de la soja. Estos productores se hallan en los Departamentos de Itapúa, Alto Paraná, Canindeyú y Caaguazú, en aquellos sitios o áreas donde convergen la Agricultura Empresarial Mecanizada y los productores de la Agricultura Familiar.

Principales Rubros de la Agricultura Familiar • LEGUMBRES Y HORTALIZAS: la producción de estos rubros como aporte y variación en el sub-sector agrícola es sustancial; entre el 2003 y 2004 tuvo una variación de - 63%, para los periodos del 2004 al 2006 fue de 1%, en tanto que, entre el 2006 a 2007 tuvo un repunte del 41%. Los principales rubros de producción son el tomate, zanahoria, locote, cebolla, habilla, poroto, maíces de diferentes tipos, arveja, maní, sandia y otros.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

19


Importancia del sector productivo das son exportadas y el 40% son utilizadas para el consumo nacional. El sésamo es producido en pequeña escala por productores familiares, quienes realizan su comercialización en forma directa a empresas acopiadoras y a exportadores de esta semilla. Este rubro cobró trascendencia por sus buenos precios pagados por plantas industriales, comerciales y cooperativas y la creciente demanda del producto en el mercado internacional. Fotos: Molinas, 2008. Dpto. Central

Desde el año 2007, la Cámara Paraguaya de Supermercados (CAPASU) ha acordado con grupos organizados de productores, la entrega directa de sus productos (hortalizas, legumbres y frutas) sin intermediarios en la cadena de comercialización. Con esto se ha logrado considerables incrementos en los ingresos de los productores, y precios más accesibles y productos inocuos para la salud de los consumidores. El CAN 2008 identificó la existencia de 160.479 fincas con huertas, lo que representa el 55% del total de las fincas existentes en el país. Las huertas son clasificadas en familiares y comerciales, estas últimas son las que realizan la planificación de la producción con miras al mercado e implementan cierto nivel de tecnología. El 63% del total de huertas comerciales se sitúan en los Departamentos Caaguazú y Central. Los productores de hortalizas abastecen los principales centros de consumo que incluyen Asunción y su área metropolita20

na, Ciudad del Este, Encarnación, Pedro Juan Caballero, Villarrica, Coronel Oviedo y otros. En determinadas épocas del año, rubros como la cebolla, papa, tomate y zanahoria, compiten con el contrabando proveniente de países vecinos, principalmente de Brasil y Argentina. • SESAMO (Sesamum indicum L.): el CAN 2008 registró 40.869 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 69.857 Has. y una producción de 50.049 Ton. La superficie promedio es de 1,7 Ha./finca y el rendimiento promedio de 716 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de San Pedro, Concepción, Canindeyú, Boquerón y Presidente Hayes. Este cultivo se ha convertido en uno de los principales rubros de renta de la agricultura familiar, y por su calidad y excelencia ha venido ganado mercados internacionales como Japón y otros países de Europa. La industrialización del sésamo en el país es incipiente, el 60% de las semillas produci-

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

sión realizada por el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE) sobre el tratamiento químico de las semillas para evitar ataques de plagas y enfermedades, tuvo un efecto negativo en los compradores habituales de sésamo, asociado al temor de los importadores de que las semillas tratadas fueran exportadas, y no demandaron el producto como años anteriores, generando que Paraguay perdiera su sitio en el mercado japonés, cediendo lugar a Guatemala y Bolivia.

Los desafíos para apuntalar el desarrollo de este rubro son la distribución oportuna de semillas de buena calidad, créditos accesibles y oportunos, y asistencia técnica que incentive el cumplimiento de las recomendaciones técnicas. Durante el periodo agrícola 2009/10, la superficie de producción de sésamo ha disminuido sustancialmente en los departamentos de San Pedro y Concepción, estimándose que la superficie de siembra rondaría las 75.000 Ha. en todo el país y la producción nacional no superaría las 40.000 Ton. La CAPEXSE confirma que los envíos de sésamo durante el mencionado periodo, sufrieron una importante caída de 31% en materia de ingresos de divisas, exportándose apenas unas 35.000 Ton., cortando de esta manera la racha de crecimiento constante en este rubro. Una de las principales causas asegura ser el subsidio entregado por la Secretaria de Acción Social (SAS) a las familias productoras de sésamo. Así mismo, la Cámara Paraguaya de Exportadores de Sésamo (CAPEXSE) señala que la campaña de difu-

Foto: Molinas, 2008. Dpto. San Pedro

• ALGODÓN (Gossypium herbaceum, Gossypium barbadense, Gossypium hirstium): el CAN 2008 registró 53.474 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 66.256 Has. y una producción de 63.760 Ton. La superficie promedio es de 1,2 Ha./finca y el rendimiento promedio de 962 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Caaguazú, Caazapá, Itapúa, Paraguarí y San Pedro.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

21


Importancia del sector productivo El apogeo de la producción del algodón en Paraguay se dio en las décadas de los ’80 y ´90, alcanzando su punto máximo en la zafra agrícola 1990/91, con 560.000 Ha. sembradas y 753.000 Ton. Cosechadas y en el 2009/10, se sembraron 12.000 Ha. y se cosecharon solo 15.000 Ton. del textil.

Foto: Molinas, 2008. Dpto. Caaguazú.

Las causas de tan drástica disminución son varias, mencionándose entre ellas la baja productividad, suelos degradados, utilización de tecnologías de bajo impacto, desanimo del productor, politización del rubro, problemas de calidad de semilla, limitada disponibilidad de créditos, además de los bajos precios internacionales y el retraso cambiario. La hasta ahora inevitable decadencia local de la producción del textil ha propiciado que antiguas empresas desmotadoras estén orientando sus inversiones hacia otros rubros. Ante esta situación, la CADELPA ha traza22

do un plan de trabajo para la Campaña Agrícola 2010/11, cuyo objetivo es trabajar en incentivar la producción con la meta de alcanzar unas 50.000 Ha. con rendimientos de 2.000 a 2.500 kg/Ha.

rubro a la diversificación productiva, destinándolo al consumo familiar, y zonificando su comercialización para consumo en fresco y fines industriales.

• MANDIOCA (Manihot esculenta): el CAN 2008 registró 225.327 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 170.694 Has. y una producción de 2.218.530 Ton. La superficie promedio es de 0,7 Ha./finca y el rendimiento promedio de 12.997 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de San Pedro, Caaguazú, Itapúa, Caazapá, y Canindeyú. En el Paraguay, el cultivo de la mandioca es parte del sistema tradicional de producción de la Agricultura Familiar campesina, por ello inversiones de mediana y gran escala industrial para la producción de almidón de mandioca contribuyen a que los conocimientos sobre los sistemas de producción de la mandioca se fortalezcan. En los últimos años, se han instalado nuevas industrias de almidón en lugares estratégicos del país, especialmente en áreas de Agricultura Familiar. Estas industrias de diferentes portes ofrecen la posibilidad de que los productores incorporen a la mandioca como un cultivo complementario y alternativo de renta, y así contribuir a la diversificación de la producción y mejora de los ingresos familiares. No se descartan como desafíos el aumento de los rendimientos del rubro a unos 30.000 Kg/Ha, el acceso a créditos accesibles y oportunos, la incorporación de este

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

cultura familiar, quienes enfrentan como principal limitación la caída de la productividad de sus cañaverales, consecuencia de la falta de renovación de cultivares, la limitada adopción de tecnología y de prácticas de manejo de suelos, y el limitado acceso a líneas de crédito. Su mayor uso es para la producción de azúcar, sea esta orgánica o convencional, aunque también se la utiliza para la producción de alcohol y bebidas, así como para forraje en la alimentación del ganado.

Foto: Molinas. Dpto. Caaguazú.

• CAÑA DE AZÚCAR: Saccharum officinarum): el CAN 2008 registró 20.550 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 81.830 Has. y una producción de 5.079.612 Ton. La superficie promedio es de 3,9 Ha./finca y el rendimiento promedio de 62.075 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Guairá, Paraguarí, Caaguazú, Cordillera y Canindeyú. La producción de la caña de azúcar ha mostrado un buen crecimiento desde el período agrícola 2001/2002 hasta el período 2007/2008, lapso en el que la superficie cultivada se incremento en 71,7%. La producción de la caña de azúcar involucra a casi 20.000 productores de la agri-

Foto: Molinas, 2008. Dpto. Central.

La producción de azúcar paraguaya enfrenta grandes desafíos compitiendo en un mercado mundial altamente protegido y con marcadas distorsiones, teniendo como vecino al Brasil, mayor productor de azúcar a nivel mundial. A ello se suma el permanente flagelo del contrabando que permite el ingreso masivo del producto desde Brasil y Argentina.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

23


Importancia del sector productivo En la actualidad operan en el país 9 ingenios azucareros cuya capacidad de molienda es de 2.600.000 Ton. Caña/Año. Son varios los ingenios que han apostado a la producción de azúcar orgánica, posicionando al país como líder mundial en la exportación del producto. La producción se realiza de una manera sana y sustentable, en armonía con el ambiente utilizando una estrategia del tipo ganar-ganar, en la que el productor primario es protagonista esencial del sistema. En los últimos años, ha cobrado fuerza la producción de etanol con la instalación de nueve fábricas de etanol distribuidas en puntos estratégicos de la República, cuya producción es superior a los 200 millones de litros/año. El 67,5% de la producción de alcohol utiliza caña de azúcar, y el 32,5% restante cereales y otros.

medio es de 2 Ha./finca y el rendimiento promedio de 4.142 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Itapúa, Guairá, Alto Paraná, Caaguazú, y Canindeyú. El sector yerbatero mantiene un crecimiento constante en cuanto a producción y superficie cultivada. Existen unas 10 industrias de gran porte y cerca de 200 industrias de menor escala. En Paraguay, el consumo es de 2,5 kilos per-cápita de yerba mate elaborada / año. El dato toma como base las 30.000 Ton. en yerba elaborada que se producen al año.

• TÁRTAGO (Resinus comunis): es una planta perteneciente a la familia de las euforbiáceas, sus semillas poseen un alto contenido de aceite. Es un cultivo tradicional muy adaptado al sistema de cultivo del pequeño productor porque aprovecha la mano obra familiar, permite diversificar la finca y generar mayores ingresos.

El CAN 2008 registró 48.691 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 24.113 Has. y una producción de 29.988 Ton. La superficie promedio es de 0,5 Ha./finca y el rendimiento promedio de 1.244 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Boquerón, Caaguazú, Presidente Hayes, San Pedro y Paraguarí.

Los productores tienen valiosos conocimientos culturales del sistema de producción de la yerba mate, los que necesitan ser complementados para alcanzar estilos de producción más sustentables. Foto: MAG/DEAG.

El etanol tiene como principal destino el mercado de las naftas en Paraguay, estimado en 396 millones de litros/año, correspondiendo 100 millones de litros al etanol para la mezcla con las naftas. En ese sentido, la Resolución Nº 162 del 23 de marzo de 2009, establece los % de mezclas del alcohol absoluto en las naftas; para las gasolinas sin plomo tipo especial RON 85 en un porcentaje del 24%, y para las gasolinas sin plomo de 85 y 95 octanos, en un porcentaje como mínimo del 24%. • YERBA MATE (Ilex paraguariensi): el CAN 2008 registró 9.052 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 18.750 Has. y una producción de 77.663 Ton. La superficie pro24

Cada año, productores e industriales enfrentan el flagelo del contrabando desalentando la producción y elaboración de este importante rubro estrella.

Foto: Molinas, 2008. Dpto. Itapúa.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

• MANÍ (Arachis hypogaea L.): es un rubro de gran importancia por su valor nutricional y económico, conocido y cultivado en nuestro país, principalmente por pequeños y medianos productores. Su valor nutricional es importante porque aporta proteínas, carbohidratos, vitaminas, fibras y minerales para el crecimiento y el desarrollo humano.

El CAN 2008 registró 4.715 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 4.828 Has. y una producción de 4.919 Ton. La superficie promedio es de 1 Ha./finca y el rendimiento promedio de 1.019 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Concepción, San Pedro, Boquerón, Amambay y Alto Paraná. En los últimos años se ha incentivado la expansión de este cultivo como parte de la diversificación de la producción en la Agricultura Familiar. El principal mercado es Brasil, aunque actualmente en el país se producen aceites tipo solvente para combustibles y lubricantes.

En la Región Oriental, es considerado un rubro de autoconsumo familiar, aunque algunos productores lo comercializan en ciertas épocas del año para mejorar las condiciones económicas de sus fincas. En la Región Occidental, las colonias menonitas cultivan el maní a mediana y gran escala, destinándolo al mercado nacional o de exportación.

Foto: Molinas, 2008. Dpto. San Pedro.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

25


Importancia del sector productivo • KA’A HE’E (Stevia rebaudiana, Bertoni, Bertoni): esta planta fue descubierta por el sabio Moisés Santiago Bertoni, aunque antiguamente, ya era utilizada por las tribus indígenas como edulcorante y en otras aplicaciones. Este edulcorante 100% “natural” es 300 veces más dulce que el azúcar y no es metabolizado por el organismo humano. Actualmente la stevia se desarrolla en el área de alimentos (edulcorantes no calóricos y saborizantes), aunque se considera que su mayor aporte será en el campo medicinal ya que tiene propiedades cardiotónicas, es efectivo en el tratamiento de la diabetes, obesidad, antiplaca dentaria y de regulación arterial.

Foto: MAG/DEAG.

El ka’a he’e es uno de los productos-símbolos del Plan Nacional de Exportación (PLANEX). Según la Mesa Sectorial de la Stevia de REDIEX, el mercado mundial de los edulcorantes químicos sin calorías es de unas 20 millones de Ton. y ese es el segmento que interesa puesto que el ka’a he’e debería ir atendiendo esa demanda. En el mercado mundial de edulcorantes acaló26

ricos de origen natural, la producción de esteviósidos es de tan sólo 4 mil Ton. de cristal. Japón es el país de mayor consumo de stevia, con 220 ton. de cristal año que se destinan principalmente a la industria de alimentos. China continental y otros países del Asia han adaptado este vegetal que les resulta exótico, y son hoy los mayores proveedores mundiales de esteviósidos, aunque en el mejor de los casos obtienen hasta dos cosechas anuales de hojas, cuando en Paraguay se podrían obtener hasta cinco cosechas anuales. El CAN 2008 registró 1.328 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 811 Has. y una producción de 973 Ton. La superficie promedio es de 0,6 Ha./finca y el rendimiento promedio de 1.199 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de San Pedro, Alto Paraná, Itapúa, Canindeyú y Caaguazú. La Mesa Sectorial de la Stevia apunta a la expansión de los cultivos para pasar del actual millón de dólares en exportaciones anuales a 20 millones de dólares en el mediano plazo. Debemos señalar sin embargo que la pretendida expansión dependerá de los incentivos que permitan cambiar la cultura productiva de los agricultores familiares pues exige que los productores se comprometan a adoptar técnicas altamente competitivas para ir ganando en productividad y calidad; exige cambios en el sistema tradicional de producción puesto que los productores necesitan estar pendientes de este cultivo los 12 meses del año.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

En el 2008, se inauguró en Paraguay la planta cristalizadora NL Stevia S.A. con el objetivo de convertirse en la principal productora de steviol glicósido para el Occidente y entregar al mercado mundial un producto de alta tecnología de elaboración, garantizando al consumidor calidad y un compromiso social empresarial serio.

B. Agricultura Empresarial Mecanizada Estas unidades productivas a gran escala tienen diferentes denominaciones: Agricultura Empresarial, Grandes Productores Sojeros, Grandes Productores Mecanizados, Agro-exportadores, etc., pero sea cual fuere su denominación, este grupo de productores se caracteriza por poseer unidades productivas de mediano o gran porte, orientadas a la producción de carne, cereales y oleaginosas, destinados mayormente al mercado de exportación.

La Agricultura Empresarial paraguaya es altamente competitiva, utiliza un nivel tecnológico alto, generando productos de buena calidad y rentabilidad, con muy buena inserción en los mercados nacionales y de exportación; la mecanización es alta, utiliza la siembra directa en casi la totalidad de la superficie cultivada y variedades genéticamente modificadas en torno al 60% y 80% de las siembras. Este paquete tecnológico tiene efectos positivos sobre la conservación de los suelos, disminuye el uso de mano de obra, aumentando los márgenes de ganancia. En el 2008, reunía a unas 50.000 explotaciones (alrededor del 16% del total), las que poseen el 86% de las tierras agropecuarias. Estas producen gran parte de la soja y carne vacuna, y proporciones importantes de trigo, caña de azúcar, girasol, maíz y leche. La vigorosa expansión de la producción (de 537 mil Ton. en 1980, a 1,8 millones en 1990 y a 3,7 millones en 2003) ha sido impulsada por programas públicos y privados de colonización, mecanización a gran escala e inversiones en infraestructura para incorporar tierras de frontera en los Departamentos de Alto Paraná, Itapúa y Canindeyú, que concentran actualmente más del 80% de la producción.

Foto: Molinas 2007 Dpto. Alto Paraná

Buena parte de los productores propietarios de fincas de entre 50 y 200 Ha. están organizados en cooperativas, y en el año 2000 respondían estimativamente al 52% de la producción agropecuaria.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

27


Importancia del sector productivo Un tema actual de debate es la utilización de la biotecnología y los cultivos transgénicos que traen incorporados resistencias a plagas y herbicidas, puesto que razones ideológicas y políticas generan trabas e inconvenientes para su formalización, razón por la que muchos productores utilizan la tecnología en forma ilegal bajo riesgos innecesarios para un país que sostiene su económica y desarrollo social de la producción agrícola y pecuaria.

sultados alentadores en la producción nacional.

Principales Rubros de la Agricultura Empresarial Mecanizada • TRIGO (Triticum aestivum): el Paraguay ha pasado de ser un país importador de trigo, a ser un país productor para su consumo interno y la venta al exterior. El CAN 2008 registró 5.589 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 381.028 Has. y una producción de 799.632 Ton. La superficie promedio es de 68,2 Ha./finca y el rendimiento promedio de 2.099 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Alto Paraná, Itapúa, Canindeyú, Caaguazú y Caazapá. El 100% de la superficie triguera esta mecanizada y el sistema es el de siembra directa. Un trabajo digno de señalar es llevado adelante por el MAG y la CAPECO, para la introducción de nuevas variedades de trigo, puesto que la investigación y validación realizada en los centros y campos experimentales ubicados en las áreas de mayor producción del rubro, generan re28

Foto: Molinas, 2008. Yjhovy.

• ARROZ CON RIEGO (Oryza sativa): la producción arrocera ha adquirido en la actualidad gran importancia económica como consecuencia del aumento de la demanda nacional y regional, particularmente del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), a lo que se suman las alentadoras perspectivas de los precios de este rubro. El CAN 2008 registró 726 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 33.870 Has. y una producción de 144.692 Ton. La superficie promedio es de 46,6 Ha./finca y el rendimiento promedio de 4.272 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Itapúa, Misiones, Caazapá, Cordillera y San Pedro.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

• SOJA (Glycine max L.): casi en su totalidad, los productores mecanizados dedicados al cultivo de la soja han venido desarrollando sistemas de producción que incorporan la siembra directa, la rotación de cultivos con abonos verdes de verano e invierno, el uso eficiente y racional de insumos como fertilizantes y agroquímicos, además de la rotación temporal con otros cultivos mecanizados como girasol, maíz y trigo. El CAN 2008 registró 27.735 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 2.463.510 Has. y una producción de 6.311.794 Ton. La superficie promedio es de 88,8 Ha./finca y el rendimiento promedio de 2.562 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Alto Paraná, Itapúa, Canindeyú, Caaguazú y San Pedro. Un punto particular es la creciente cantidad de pequeños y medianos productores que se incorporan a la producción de soja a nivel nacional. La soja paraguaya tiene como destino principal el mercado exterior, alcanzando porcentajes promedios de exportación de 80%, quedando sólo el 19.8% para la industria y 0.2 % para semillas, cifras que se han mantenido constante en los últimos años. Las exportaciones de este rubro se vuelven claves para asegurar la balanza comercial en nuestro país. La producción de soja ha tenido que enfrentar serios inconvenientes que afectaron la productividad de este rubro, entre ellos mencionamos, la crisis económi-

ca mundial (2008), la caída de los precios internacionales, fuertes y prolongadas sequías durante el ciclo vegetativo de los cultivos.

Foto: Molinas, 2008. Dpto. Canindeyú.

La UGP estima que para la zafra 2009/10, la producción de soja muestra una recuperación importante alcanzando una superficie de 2.680.182 Ha., rendimientos de 2.792 Kg./ Ha. y una cosecha de 7.482.835 Ton. MÁÍZ (Zea mays L.): este cereal tiene gran importancia en la alimentación humana por ser parte de la dieta popular en nuestro país. Tradicionalmente fue considerado un rubro de autoconsumo, sin embargo en los últimos años, con la apertura del comercio externo y el mejoramiento de los rindes se ha transformado en un cultivo de renta impulsado fuertemente por la agricultura empresarial mecanizada. Los precios internacionales de este cultivo calificado como uno de los commodities, han presentado importantes incrementos.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

29


Importancia del sector productivo La producción de maíz a más de generar ingresos por exportación, se destina a la alimentación humana y del ganado menor, principalmente de aves y cerdos.

Par la agricultura mecanizada, el cultivo de maíz forma parte de la rotación de cultivos (soja, maíz y trigo) bajo el sistema de siembra directa.

El CAN 2008 registró 195.184 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 858.101 Has. y una producción de 2.471.711 Ton. La superficie promedio es de 4,4 Ha./finca y el rendimiento promedio de 2.880 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Alto Paraná, Canindeyú, San Pedro, Caaguazú y Itapúa.

Producir para fines comerciales es un desafío sostenido sobre la base de mejorar los rendimientos y la rentabilidad en el proceso de producción. En ese sentido, acceder a través de la biotecnología a las semillas de maíz transgénico con eventos que permitan resistencias al ataque de ciertas plagas y herbicidas, y logren mejores rendimientos a menores costos de producción, es una gran oportunidad.

4. Transformaciones Sociales y Económicas y su impacto en el uso del Territorio Agro-Rural del Paraguay a. La Pobreza, el Acceso a la Tierra y la Convulsión Social en el Sector Agro-Rural

Datos de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC) refieren que

en el 2007, la pobreza estaba en torno al 35,61%, y afectaba a 2.156.312 paraguayos, en tanto que el número de pobres extremos llegaba a los 1.172.274. La pobreza en el sector rural afectaba al 35% de la población, y la pobreza extrema al 24,4%.

• GIRASOL (Helianthus annuus): el CAN 2008 registró 1.958 fincas productoras del cultivo a nivel nacional, una superficie sembrada de 99.139 Has. y una producción de 191.075 Ton. La superficie promedio es de 50,6 Ha./finca y el rendimiento promedio de 1.927 kg./Ha. Las principales zonas de producción se encuentran en los Dptos. de Itapúa, Alto Paraná, Misiones, Caaguazú y Canindeyú. El incentivo de los buenos precios internacionales de este rubro, está asociado a su utilización en los sistemas de siembra directa para la rotación de cultivos (soja, girasol y trigo; soja, maíz y girasol; e inclusive soja, girasol y nabo forrajero).

Foto: Molinas 2008, Dpto. Canindeyu

30

Los incrementos en la producción y productividad del girasol se atribuyen a la aplicación racional de insumos (fertilizantes y plaguicidas), la siembra directa donde el cultivo del girasol es parte de la rotación y la cobertura del suelo.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

“Pobres extremos” son aquellos que tienen ingresos inferiores al costo de una Canasta Básica de Consumo de Alimentos (es decir, del valor de una Línea de Pobreza Extrema). “Pobres No extremos” son quienes tienen ingresos mayores al costo de una Canasta Básica de Alimentos, pero inferiores al de una Canasta Básica de Consumo Total (de alimentos y no alimentos, es decir, de una Línea de Pobreza Total). En consecuencia, serán “no pobres” aquellos que tienen ingresos mayores a la Línea de Pobreza Total. DGEEC. 007. EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

31


Importancia del sector productivo La pobreza rural está asociada a una profunda desigualdad distributiva de las tierras, sumada a marcadas deficiencias en el acceso a la educación y salud, servicios básicos y no básicos, infraestructura, y otros. Las asimetrías en la tenencia y distribución de las tierras son de muy larga data y han generado numerosos conflictos en el proceso agrario paraguayo, desigualdades socio-económicas en el sector y fuertes crispaciones sociales entre los que viven y trabajan en el campo. En 1963 fueron promulgadas dos leyes, la Nº 852 que crea el Instituto de Bienestar Rural (IBR), y la Nº 854 que establece el Estatuto Agrario. En ese marco el Gobierno, a legalizar ocupaciones de hecho en varios departamentos, impulsó un proceso de colonización hacia los ejes este y norte del país denominado la “Marcha hacia el Este” (décadas del `60 y `70), y se crearon nuevas colonias con miles de lotes agrícolas habilitados, pasando de 130.443 propiedades rurales existentes en el país en el años 1960 a 258.281 en 1980. En estas décadas se dio un intenso proceso de deforestación por la ausencia de políticas ambientales. Se incrementó la superficie de rubros de renta como el algodón y el tabaco, el trigo, la soja y la producción ganadera, el ingreso masivo de colonos y capitales extranjeros fue muy importante. Lamentablemente, los resultados fueron insuficientes y con la apertura democrática los conflictos por la tierra se han profundizado, generando una situación problemática que continua hasta nuestros días y que parece no tener atisbos de so32

lución. Desde 1989 se han producido numerosas invasiones por parte de grupos denominados de “campesinos sin tierras”, quienes con la intención de hacerse de un pedazo de tierra propia, han ocupado propiedades privadas a las que denominan latifundios, tierras improductivas, y supuestas tierras mal-habidas. Las crispaciones sociales se radicalizaron especialmente en los Departamentos de Alto Paraná, San Pedro, Caaguazú e Itapúa. Para analizar la problemática territorial y las convulsiones sociales en el sector Agro-Rural es importante revisar la Constitución Nacional promulgada en 1992, que en su Artículo Nº 128, consagra la Reforma Agraria como uno de los factores fundamentales para lograr el bienestar rural y la incorporación efectiva de la población campesina al desarrollo económico y social de la Nación. El mismo Artículo señala que a este efecto se adoptarán sistemas justos de distribución, propiedad y tenencia de tierra, se organizarán el crédito y la asistencia social, se fomentará la creación de cooperativas y de otras asociaciones similares, y se promoverá el incremento de la producción, su industrialización y la racionalización del mercado, de modo que permita a la población campesina lograr su mejoramiento económico, como garantía de su libertad y dignidad, y como fundamento del bienestar nacional. Un análisis práctico de este Artículo nos demuestra que los pequeños productores tienen derecho al acceso a la tierra para poder generar bienes y servicios que generen beneficios económicos y socia-

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

les para sus familias y de esa manera poder llevar una vida más digna como paraguayos, pero en ningún momento autoriza a realizar invasiones y ocupaciones que violen la propiedad privada como muchos pretenden dar a entender. Es urgente que la distribución de tierras sea acompañada de un apoyo decidido por parte de los organismos del Estado paraguayo con el afán de proveer infraestructura, asistencia técnica y crediticia según las condiciones socio-ambientales de los asentamientos y colonias. Aunque en el 2004 se promulgó el nuevo Estatuto Agrario y se creó una nueva institucionalidad ejecutiva denominada INDERT, cuya función es identificar los problemas relacionados a la tierra y coordinar la tan necesitada reforma agraria integral, a casi una década, los mismos problemas continúan en el sector Agro-Rural por la falta de liderazgo y voluntad política para resolver los problemas de arraigo y competitividad en el sector rural. La inequidad estructural debido a las consecuentes ocupaciones del territorio y al fomento de la deforestación y la explotación forestal irracional para la habilitación de tierras para la agricultura y la ganadería, han dado como resultado una agricultura dual, minifundiaria y empresarial. La Constitución Nacional asegura que paraguayos y extranjeros nacionalizados accedan a la tierra para poder trabajarla y con los beneficios obtenidos poder llevar una vida más digna, y que el INDERT por medio del Estatuto Agrario deberá asegurar una mejor distribución de las tierras y

sobre las mismas sistematizar las acciones y actividades que permitan el arraigo definitivo de los productores en el sector rural. El desafío a encarar para lograr el arraigo de las familias de los pequeños productores se sustenta en vencer el bajo nivel de innovación y apoyo tecnológico para el aumento de la productividad, lo que requiere de una adecuada y eficiente asistencia técnica con innovaciones tecnológicas acordes a la demanda de los mercados nacionales e internacionales, incorporando a las pequeñas y medianas unidades productivas por medio de la competitividad a las grandes unidades productivas, disminuyendo la presión sobre la tierra que por su condición natural tendrían consecuencias ecológicas negativas. La utilización de las tierras y sus recursos naturales (bosques, aguas, suelos), está sujeta actualmente a estrictas normas técnicas que favorecen el manejo y uso racional de los mismos, las que deben ser respetadas por los propietarios de las tierras, y por los que la ocupan, debiendo desterrar la práctica de que los “invasores de tierras” no tienen ninguna responsabilidad sobre sus actos y mucho menos sobre la sustentabilidad de los recursos naturales que contienen esas tierras. Es urgente necesidad que el actual Gobierno y los que vengan de aquí en adelante, entiendan y establezcan espacios adecuados de debate e instauren señales concretas y claras de políticas eficaces para el sector Agro-Rural, donde el acceso a la tierra, la educación y la capacitación

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

33


Importancia del sector productivo técnica agropecuaria, se constituyan piedra angular del desarrollo Agro-Rural sostenible, contribuyendo de esa forma a la solución permanente de los conflictos sociales. Consideramos que las señales claras de debate deberán asegurar la participación de los verdaderos actores que viven y trabajan en el sector, liderado por los responsables de arbitrar imparcialmente el respeto a la Constitución y las Leyes, buscando afanosamente un clima de estabilidad política, que permita crear una mayor vinculación entre sectores empresariales y campesinos, construyendo alianzas estratégicas que contribuyan a la mitigación de la pobreza y la reducción de los conflictos, cada vez más radicalizadas por la inequidad económica, social y ambiental creciente en el área Agro-Rural del Paraguay. Para que la solución de la tenencia de la tierra en el Paraguay sea definitiva y se logre el desarrollo sostenible, es importante que la política agraria no excluya ni ataque los modelos exitosos de producción, sean estos de la Agricultura Familiar o la Agricultura Mecanizada. Como base de una reforma agraria integral, el Estado Paraguayo con sus poderes, no puede limitarse a la mera distribución de tierras sin el consiguiente apoyo tecnológico, financiero y en infraestructura.

raguay Vende de la USAID, señala que con la disminución de las exportaciones en un 5% entre los años 1989 y 2002, la pobreza creció de menos del 32% al 46%, en contrapartida, con la cuadruplicación de los envíos registrados entre los años 2002 y 2008, la pobreza decreció a menos del 40%. Aquellas personas malintencionadas que nombrando el derecho de acceder a la tierra, incentivan y realizan invasiones u ocupaciones de tierras fuera de lo que establece la Constitución Nacional y las Leyes, son los verdaderos responsables de crear los problemas territoriales y las convulsiones sociales en el sector Agro-Rural del Paraguay. A. Principales hallazgos del Censo Agropecuario Nacional - 2008

Fuente: CAN 2008

La cantidad de fincas con superficies de hasta 50 Ha. ha disminuido, pasando de 279.135 fincas existentes en 1991 con una superficie total de 2.326.673 Ha., a 264.047 fincas en el año 2008, con una superficie total de 1.960.082 Ha. El estrato de fincas de 1 a menos de 5 Ha. ha registrado una variación positiva de 9,5%; el estrato de 5

a menos de 10 Ha. una variación negativa de -0,6%; el estrato de 10 a menos de 20 Ha. una variación de -12,8%; y el estrato de 20 a menos de 50 Ha. una variación de -27,5%. Así mismo de acuerdo al CAN 2008, el estrato que no tiene tierras tuvo una marcada disminución de -90,3%.

En el año 1991 existían en el Paraguay 307.221 fincas de uso agropecuario con una superficie de 23.817.737 Ha., diecisiete años después, el CAN 2008 registró 289.649 fincas agropecuarias ocupando 31.086.894 Ha., es decir, una disminución en el número de fincas de -5,7% y un aumento de la superficie del 30,7%. La superficie promedio de las fincas, aumentó de 78 Ha. a 107 Ha.

Se deberá lograr la rentabilidad y la competitividad de la Agricultura Familiar paraguaya, para que pueda adaptarse e insertarse a los mercados nacionales e internacionales. El informe final del Programa Pa34

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

35


Importancia del sector productivo La disminución de la cantidad de pequeñas y medianas propiedades agropecuarias revela las dificultades que enfrentan sus propietarios para incorporar tecnologías, acceder a créditos y asistencia técnica de calidad. Ante esta situación, muchos han optado por vender sus tierras y migrar de las áreas rurales a las grandes ciudades buscando mejor sus propias condiciones de vida y las de sus familias, acrecentando los cinturones de pobrezas en ciudades como Asunción, Ciudad del Este, Encarnación, Pedro Juan Caballero, Coronel Oviedo, Villarrica y otras ciudades importantes del Paraguay. La cantidad de fincas con superficies mayores a 50 Ha. ha registrado un aumento, pasando 20.124 fincas existentes en 1991 con una superficie total de 21.491.065 Ha., a 24.828 fincas en el año 2008, con una superficie total de 29.126.813 Ha. El estrato de fincas de 50 a menos de 100 Ha. ha registrado una variación negativa de -9,2%;

el estrato de 100 a menos de 200 Ha. una variación positiva de 22,3%; el estrato de 200 a menos de 500 Ha. una variación de 49,9%; el estrato de 500 a menos de 1.000 Ha. una variación de 79,5%; el estrato de 1.000 a menos de 5.000 Ha. una variación de 46,1%; el estrato de 5.000 a menos de 10.000 Ha. una variación de 28,3%; y el estrato de 10.000 Ha. y más una variación de 70,9%. Con relación a la tenencia de la tierra, el CAN 2008 reveló que el 62% de fincas posee títulos definitivos (79,5% de la superficie), 24% están ocupadas (4,2% de la superficie), 3% son alquiladas (6,6% de la superficie), y 11% tiene otras forma de tenencia (9,7% de la superficie). Entre 1991 y el 2008 la cantidad de fincas con títulos definitivos se incrementó en 14,6%, mientras que la cantidad de tierras alquiladas o en aparcería creció en 280,4%, los ocupantes simples en 56,3%, y otras formas de tenencia en 567%.

En cuanto a las áreas bajo labranza, se ha pasado de 4.465.902 Ha. (1991) a 8.227.455 Ha. (2008), sin embargo la superficie de labranza en fincas de 3 a menos de 20 Ha. disminuyó de 1.105.019 Ha. en 1991 a 867.653 Ha. en 2008. El incremento del 84% de la superficie de tierras bajo labranza indica el gran crecimiento de la agricultura y la esencia de nuestro país eminentemente agropecuario. La convivencia pacífica entre la Agricultura Familiar y la Agricultura Empresarial Mecanizada está asociada a mecanismos prácticos para hacer más competitivos ambos modelos de producción y a un acceso definitivo y duradero de las tierras en este sector de la población paraguaya. Los resultados del CAN 2008 sobre propietarios extranjeros muestran que en 1991 existían 15.879 fincas con propietarios de nacionalidad brasileña y 3.898 fincas con propietarios de otras nacionalidades. En el 2008 existen 8.954 (-43%) fincas con propietarios de nacionalidad brasileña y 2.833 (-27,3%) fincas con propietarios de otras nacionalidades.

dos conforme las (5) grandes unidades productivas denominadas Regiones Productivas en la Región Oriental, las que serán descriptas ampliamente en el Capítulo III.

I. Región I - Departamentos de Itapúa, Alto Paraná, Canindeyú y Amambay En esta región productiva, el CAN 1991 identificó 77.731 fincas, mientras que el CAN 2008 solo 74.436 fincas, representando una disminución del 4,2% en el número fincas. Se observa sin embargo, un aumento del 28% en la superficie ocupada por las unidades productivas. En Itapúa y Amambay, de una superficie promedio por finca de 28 Ha. y 318 Ha., respectivamente, pasaron en el 2008 a un promedio de 33 Ha. y 254 Ha. respectivamente; en tanto que en Alto Paraná y Canindeyú de una superficie promedio por finca de 38 Ha. y 65 Ha. en 1991, pasaron a 58 Ha. y 88 Ha. en el 2008.

De las 8.954 fincas de propietarios extranjeros, 5.226 unidades productivas son menores de 50 Ha., 2.937 fincas tienen entre 50 a 500 Ha. y 785 fincas tienen entre 500 Ha. a más de 10.000 Ha. Estos datos echan por tierra la campaña de que los brasiguayos se están apoderando de propiedades agrícolas en nuestro país.

I. Región Oriental Para analizar los principales hallazgos del CAN 2008, los Departamentos serán agrupa36

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

37


Importancia del sector productivo I. Región II - Departamentos de Caaguazú, Guaira y Caazapá En esta región productiva, el CAN 1991 identificó 84.449 fincas, mientras que el CAN 2008 solo 74. 399 fincas, representando una disminución del 6% en el número fincas. Se observa, sin embargo, un aumento del 20,3% en la superficie total ocupada por las unidades productivas, y del 19,3% de la superficie promedio de las mismas. 234.721 Ha. en Itapúa y 103.472 Ha. en Alto Paraná son utilizadas por la Agricultura Minifundiaria

Mecanizada, representando el 87% del total de tierras utilizada por este tipo de agricultores.

En esta Región, unas 33.206 fincas poseen títulos definitivos, 20.200 fincas tienen títulos provisorios, y 23.010 fincas son ocuEn esta Región, unas 33.985 fincas poseen títulos definitivos, 20.377 fincas tienen títulos provisorios, y 18.557 fincas son ocupaciones simples, siendo esta situación de la tenencia de la

38

El CAN 2008 muestra que en estos Departamentos existen unas 2.148.650 Ha. ocupadas por 79.165 fincas, donde la mayor superficie rural está en el Dpto. de Caaguazú con 1.149.983 Ha. y unas 39.006 fincas, seguid por el Dpto. de Caazapá con 768.220 Ha. y 22.843 fincas, y por último el Dpto. de Guaira con 230.447 Ha. y 17.316 fincas.

paciones simples. Así mismo existen 6.326 fincas alquiladas o en aparcería, y 3.108 fincas con otras formas de tenencia.

tierra, el principal foco de crispación social por la inseguridad jurídica que genera. Así mismo existen 4.960 fincas alquiladas o en aparcería, y 2.320 fincas con otras formas de tenencia.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

39


Importancia del sector productivo I. Región III - Departamentos de Concepción y San Pedro

I. Región IV - Departamentos de Paraguarí, Cordillera y Central

El 22% (63.252) de las fincas agropecuarias del país se encuentran en los Departamentos de Concepción y San Pedro. En esta región productiva, el CAN 1991 iden-

tificó 53.886 fincas, mientras que el CAN 2008 63.274 fincas, representando un aumento del 17,4% en el número fincas. Se observa un aumento del 5,3% en la superficie total ocupada por las unidades productivas, y una disminución del 6,1% en la superficie promedio de las mismas.

Unas 24.859 fincas poseen títulos definitivos, 14.054 fincas tienen títulos provisorios, y 21.598 fincas son ocupaciones simples, siendo esta situación de la tenencia de la tierra, el

principal foco de crispación social por la inseguridad jurídica que genera. Así mismo existen 4.607 fincas alquiladas o en aparcería, y 2206 fincas con otras formas de tenencia.

Unas 30.426 fincas poseen títulos definitivos, 6.283 fincas tienen títulos provisorios, y 9.917 fincas son ocupaciones simples, siendo esta situación de la tenencia de la tierra, el principal

40

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

En esta región productiva, el CAN 1991 identificó 65.823 fincas, mientras que el CAN 2008, 46.760, representando una dis-

minución del 29% en el número fincas. Se observa un aumento del 4,8% en la superficie total ocupada por las unidades productivas, y del 32,9% en la superficie promedio de las mismas.

foco de crispación social por la inseguridad jurídica que genera. Así mismo existen 4.278 fincas alquiladas o en aparcería, y 2.112 fincas tienen otras formas de tenencia.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

41


Importancia del sector productivo V. Región V - Departamentos Ñeembucú y Misiones En esta región productiva, el CAN 1991 identificó 18.634 fincas, mientras que el

CAN 2008, 17.593, representando una disminución del 5,6% en el número fincas. Se observa un aumento del 23,5% en la superficie total ocupada por las unidades productivas.

Unas 9.459 fincas poseen títulos definitivos, 3.353 fincas tienen títulos provisorios, y 3.994 fincas son ocupaciones simples.

Así mismo existen 1.436 fincas alquiladas o en aparcería, y 782 fincas tienen otras formas de tenencia.

42

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

I. Región Occidental

cultura intensiva asociada a la ganadería.

Según el CAN 2008, solamente el 3% de las unidades productivas del sector AgroRural del Paraguay se hallan en el Chaco (8.028 fincas de un total de 288.875 fincas censadas). Estas ocupan una superficie de 17.644.612 Ha., y por las condiciones naturales de las tierras se dedican a la ganadería extensiva, y en algunos casos, a la agri-

Cabe mencionar que, en 1991 se censaron unas 6.698 fincas ocupando una superficie de 12.388.987 Ha. Estos aumentos detectados en relación al número de fincas y superficie de ocupación denotan que las actividades de desarrollo agrícola y pecuario en esta región han mejorado sustancialmente.

De las 8.028 fincas censadas, 2.977 poseen título definitivo de propiedad, 352 fincas documentos provisorios, 849 son tierras alquiladas y 802 son de ocupantes. 3.326

fincas presentan otras formas de tenencia, por la alta presencia de migrantes extranjeros y comunidades indígenas en esta región del país.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

43


Importancia del sector productivo

Fotos: Agricultura chaco

C. Innovaciones Territoriales e Impactos Positivos de los Emprendimientos Por mucho tiempo el desarrollo económico y social del Paraguay se ha sustentado en el aprovechamiento poco sustentable de los recursos naturales de la Región Oriental, viéndose comprometida la sostenibilidad de las unidades productivas, de la Agricultura Mecanizada y la Agricultura Familiar por el aprovechamiento intensivo de sus recursos para fines productivos. Ambos modelos se sustentaron en sistemas productivos que alentaron la deforestación de los bosques nativos como principal medio para el avance de la frontera agrícola. Esta situación generó nefastas consecuencias que incluyen, la degradación de los bosques naturales para la explotación de aquellos árboles de valor comercial maderables y para la producción de carbón vegetal, el acelerado proceso 44

de degradación de los suelos a causa de las áreas habilitadas para la agricultura, la degradación de los cursos de agua por los procesos de colmatación, la pérdida de la diversidad biológica por causa de la deforestación, y la transformación de las áreas naturales a otros usos, así como la caza y pesca irrestrictas.

Fotos: Impactos Negativos de la Agricultura Familiar

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Foto: Deforestación Agricultura Mecanizada

Foto: Siembra Directa Agricultura Familiar

Paulatinamente, y desde hace ya casi una década los productores de la Agricultura Mecanizada y de la Agricultura Familiar, han incorporado a sus sistemas de producción, medidas y prácticas de manejo y conservación de los recursos naturales productivos. Estas medidas y prácticas están generando sistemas de producción mucho más sustentables en la producción agrícola, pecuaria y de aprovechamiento de los recursos naturales en sus unidades productivas.

Foto: Siembra Directa Agricultura Mecanizada

Entre las principales medidas y prácticas aplicadas en ambos modelos de producción consideradas como buenas prácticas agrícolas se señalan la aplicación de curvas a nivel, rotación de cultivos incluyendo abonos verdes, cobertura permanente de los suelos, siembra directa, cortinas rompe vientos, uso seguro de agroquímicos, aplicación de barreras vivas de protección, aplicación de caminos agro-ambientales, reposición y protección de los bosques protectores y de reserva.

A más de aplicar las denominadas buenas prácticas agronómicas, son muchos los productores mecanizados que han iniciado proyectos pilotos de responsabilidad social empresarial, cuyo objetivo es contribuir con el Estado en el combate de la pobreza. Debemos recordar, sin embargo que en ningún momento esto puede suplir las funciones de los Entes del Estado que tienen por obligación coordinar acciones y combatir la pobreza rural en forma eficiente y eficaz.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

45


Importancia del sector productivo Existen iniciativas positivas reconocidas y comprobadas que involucran a productores empresariales y agricultores familiares, e inclusive a entes del sector público; algunas han sido impulsadas por el interés de los productores empresariales en resolver la inseguridad frente a los asaltos, secuestros, invasiones u ocupaciones de tierras, o directamente, por el afán de contribuir con el mejoramiento de las condiciones de vida de los productores familiares que viven en el sector Agro-Rural. Estos emprendimientos contemplan la compra de insumos por parte de empresarios para su entrega a los productores familiares, asistencia técnica y capacitación, compra de materias primas (caña de azúcar, frutas, hortalizas, hierbas y especias etc.), construcción y mantenimiento de escuelas, asistencia médica, mantenimiento de caminos y otras infraestructuras rurales, entre otros. Mencionamos a continuación algunas iniciativas y resultados considerados auspiciosos: La Coordinadora Agrícola de Alto Paraná apoya a un grupo de indígenas integrado por unas 160 familias, que ha tomado la determinación de incorporar a la soja como rubro de renta, brindándoles capacitación, asistencia técnica y financiera para la producción agrícola y pecuaria en forma mancomunada. Esto ha repercutido notoriamente en la mejora de los ingresos y de la calidad de vida de esta comunidad. Por su parte, la UGP contribuye con el apo46

yo técnico a indígenas Avá Guaraní para consolidar una unidad productiva en la que siembran maíz, girasol, trigo, soja, mandioca, poroto y arroz, entre otros rubros. Ha instalado una unidad procesadora para la elaboración de harina de maíz y harina de trigo, así como aceite de girasol para biodiesel, este último utilizado para movilizar maquinarias, fundamentalmente los dos tractores de su propiedad con sus respectivos implementos. Para almacenar la producción, se ha construido un galpón e instalado silos metálicos con capacidad de albergar 1,5 Ton. de granos generados en la chacra de la comunidad indígena. También se brinda apoyo a los profesores para mejorar la educación en la comunidad. Estos Avá Guaraní han apostado al trabajo agrícola tecnificado sin descuidar su cultura y sus raíces, mejorando así su calidad de vida y evitando la triste experiencia de mendigar o pedir alimentos en las calles como tantos otros indígenas del país. La Empresa Desarrollo Agrícola del Paraguay (DAP) inició hace más de cinco años en el Dpto. de San Pedro, un programa de responsabilidad social empresarial beneficiando a un comité de 30 productores familiares. Es importante recordar que cuando la DAP anunció el inicio de la producción de soja en el departamento, se produjo una gran manifestación tendiente a desalentar la instalación de la empresa motivada por el temor de los miembros de la comunidad a la utilización de agroquímicos. Hoy totalmente superado el clima de enfrentamiento, se impuso el trabajo conjunto en armonía y paz. En ese marco, fue creada una Asociación de Productores

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

de Siembra Directa que nuclea con éxito a más de 100 pequeños productores cuyos principales rubros son el maíz (que paso de una productividad de 1.500 kg./Ha. a 5.000 kg./Ha.), feijão (poroto brasileño), poroto nacional, locro etc. Otra importante iniciativa es el Programa de Adecuación Legal (PAL) cuyo inició data del 2004. Este Programa es coordinado por la Unidad Ambiental del Ministerio Público con la colaboración de WWFParaguay y la consiguiente unificación de los esfuerzos de la SEAM y el INFONA, para emprender una agenda conjunta en el Dpto. de Itapúa con el objetivo de restaurar la cobertura boscosa para la recuperación del Río Pirapó, buscando la recomposición forestal en una zona marcada por la pérdida masiva de la cobertura boscosa y la biodiversidad. La Agencia de Estados Unidos (USAID) también ha colaborado para la concreción del Plan a través de su aporte financiero y el apoyo a la Municipalidad de Pirapó. 31 propietarios de tierras de la zona se presentaron voluntariamente para solicitar el inicio del proceso de adecuación a las leyes ambientales, arrojando como resultados la puesta al día de las licencias ambientales para la producción y la plena adecuación a la Ley Forestal 422/73 de todas las propiedades afectadas. La ARP - Regional de Concepción, ACDI/ VOCA, la UGP, la Gobernación de Concepción y el Banco Familiar, pusieron en marcha un convenio sobre modelos de integración y cooperación mutua que beneficiará a 35 familias de la comunidad in-

dígena Vy´a Renda de Concepción. Este Proyecto de Activación y Seguridad Alimentaria capacitará a los integrantes de la comunidad para que se conviertan en productores que puedan autoabastecer a su colectividad. Se espera que este plan sea ejemplo para estos emprendimientos conjuntos y punto de partida para luego extenderse a otras comunidades indígenas de Concepción. En el Departamento de San Pedro existen dos agro-empresas que desarrollan programas de responsabilidad social empresarial y realizan inversiones orientadas a contribuir con el combate a la pobreza en el sector Agro-Rural del Paraguay. Se trata específicamente de HIERBAPAR - ARASY S.A.C.I. que han instalando un Centro Tecnológico de Hierbas y Especias que se encarga de proveer asistencia técnica y plantines madres a productores familiares., asegurando la comercialización de los rubros producidos. Por su parte, CODIPSA S.A. ha instalado una industria de almidón de mandioca. La FEPAMA y la Federación Paraguaya de Madereros del Interior (FEPAMI) han instalados en el Departamento de San Pedro infraestructuras de primer nivel para la producción y reproducción de plantines de árboles forestales exóticos y nativos. Ambas Federaciones ofrecen asistencia técnica y proveen plantines forestales a pequeños, medianos y grandes productores que pretendan iniciar un proceso de forestación, reforestación o enriquecimiento de bosques nativos en esta región productiva.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

47


Importancia del sector productivo Estos procesos migratorios, así como los cambios en la propiedad de la tierra y en la organización productiva Agro-Rural que viene dándose, han consolidado un estructura territorial muy compleja, donde conviven sistemas productivos muy dinámicos como las denominadas de la Agricultura Mecanizada con otros muy tradicionales considerados Agricultura Familiar, exigiendo la puesta en marcha de planes, programas y proyectos de desarrollo Agro-Rural que incorporen realmente la soluciones en forma gradual y sustentable. Foto: Viveros Forestales, Dpto. San Pedro

La convivencia pacífica entre productores empresariales y pequeños productores de la Agricultura Familiar campesina están desarrollando innovaciones en el uso y aprovechamiento de de los recursos productivos territoriales generando impactos con efectos positivos que benefician a los pequeños y grandes en las dimensiones económicas, sociales y ambientales, pero es importante aclarar esta es una contribución a las responsabilidad que las instituciones públicas del Estado deben de asumir para combatir la pobreza en el sector Agro-Rural Foto: Viveros Hierbas y Especias

Aunque los esfuerzos de los agricultores empresariales en post del mejoramiento de la calidad de vida de los productores familiares se multiplican, continúan los problemas sociales en el sector Agro-Rural manifestados por medio del abandono en el área rural, con destinos a los pueblos o ciudades más inmediatas, en búsqueda de mejor calidad de vida y sobre todo de mayores oportunidades de trabajo. 48

D. Recomendaciones y Herramientas para Contribuir con el Desarrollo Sostenible en el Sector Agro-Rural El análisis realizad permitió identificar algunos lineamientos estratégicos, así como ciertas herramientas de política pública que podrían contribuir en alcanzar los verdadero objetivos del desarrollo Agro-

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Rural sustentable. Para incrementar significativamente la productividad es clave, diversificar la producción, promover las exportaciones y buscar nuevos mercados de exportación internacionales, siempre buscando disminuir la vulnerabilidad de los ecosistemas intervenidos, mantener la expansión competitiva de la agricultura moderna y contribuir con la modernización activa de la Agricultura Familiar por medio del mejoramiento de los servicios sociales básicos.

do, aseguraría asignar tierras sobre la base de criterios y objetivos competitivos (económicos, sociales y ambientales), facilitando la transferencia de tierras de antiguos a jóvenes productores, apoyar técnica y crediticiamente a los productores, a sus organizaciones, acelerar el proceso de regularización de la tierra, así como la titulación de las tierras y la modernización en definitiva del catastro rural para dinamizar el mercado de tierras rurales en el Paraguay.

Existen además otros elementos a implementar, entendiendo que se ha agotado la frontera agrícola, pero de ninguna forma la frontera productiva que está recién comenzando. Se hace necesario estimular el uso de nuevas tecnologías como la Mecanización, la aplicación de Buenas Prácticas y la Biotecnología.

Es necesario fortalecer el nuevo sistema de investigación y transferencia tecnológica para aumentar los recursos de la innovación agropecuaria y forestal, de manera que sus prioridades se orienten hacia las necesidades reales de los usuarios y aumenten la participación de estos en la gestión del sistema como la competición entre oferentes, públicos y privados. La reciente creación por ley del IPTA es un paso trascendental para modernizar la investigación agrícola, pero su consolidación dependerá de la voluntad política para generar las condiciones adecuadas para que los sectores público y privado trabajen en post de la investigación.

Se recomienda solucionar los problemas de escasez de tierras, de falta o irregularidad de sus títulos y la inseguridad jurídica frente a invasiones y robos de la propiedad privada, que se solucionen en definitiva conflictos que se arrastran históricamente pues se tiene la sensación en el sector Agro-Rural que los mismos están creciendo y volviéndose cada vez más críticos. Estos instrumentos claves a resolver pasan por el respeto a la Constitución Nacional, las instituciones y las leyes vigentes actualmente, especialmente con la aplicación eficaz del nuevo Estatuto Agrario, donde las acciones más dinámicas y con un enfoque más descentraliza-

Se deberá necesariamente incrementar el crédito formal, especialmente a la Agricultura Familiar, considerándolo sustancialmente como un servicio productivo auto-sostenible y libre de subsidios, impulsando una mayor participación de la banca comercial, apoyando a las instituciones micro-financieras con bajos costos de transacción, y mejorando la eficiencia del crédito de inversión.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

49


Importancia del sector productivo La modernización y el mejoramiento del sistema de tributación y el gasto público, a través de una mayor racionalidad en el sistema impositivo sobre el uso y manejo racional de las tierras, el incremento de la proporción del gasto agropecuario y forestal dentro del presupuesto nacional, y el mejoramiento de la eficiencia del gasto público rural, entre otras cosas elevando la participación de los bienes y servicios públicos en detrimento de apoyos a bienes privados. Se debería así mismo, promover programas y agendas de desarrollo rural con enfoque territorial e intersectorial, que incluyan servicios productivos y sociales básicos, citando como los más prioritarios: • Mejorar el uso y manejo racional de los suelos utilizados con fines productivos, evitando en todo momento los problemas de deforestación, degradación por erosión y usos inadecuados de los suelos en las unidades productivas. • Contribuir con la eficiencia y eficacia de los centros y entes de servicios de apoyo a la producción y comercialización de los productos del sector Agro-Rural.

50

• Racionalizar y potenciar la dotación de infraestructuras y equipamientos en las zonas rurales como la dotación de caminos, electricidad, agua, viviendas, etc. • Definir normativas y mecanismos de utilización racional, preservación y regulación ambiental que garanticen la sostenibilidad de los recursos naturales. • Fomentar el aprovechamiento del potencial forestal, formulando programas de aprovechamiento sostenible del bosque natural y de forestación, reforestación y agro-forestería. Los sectores público y privado en alianzas estratégicas están llamados a jugar un papel importante en el desarrollo de la agricultura, ganadería y las actividades forestales, pero requiere una considerable modernización, descentralización regional y local, para lo cual se deberán crear las condiciones de estabilidad política que desemboquen en el incentivo adecuado para que los pequeños, medianos y grandes productores, puedan seguir generando crecimiento económico para combatir la pobreza en el Paraguay.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

51


CAPITULO

2

El potencial de los recursos naturales productivos de las tierras en el paraguay


El potencial de los recursos naturales 1. El Potencial de los Recursos Naturales en el Paraguay Las condiciones climáticas en la Región Oriental del Paraguay y su interacción con los tipos de suelos determinan ecosistemas adecuados para la producción agrícola y pecuaria, que primordialmente afectan la formación y composición de los bosques, estos ecosistemas ambientales con recursos naturales productivos presentan limitaciones a considerar técnicamente para su aprovechamiento sostenido. Los estudios preparados y publicados sobre el potencial y las limitaciones denotan en todo momento que esta región por naturaleza propia permite un uso adecuado para la agricultura y la ganadería. En la Región Oriental el clima es tropical a sub-tropical y las condiciones meteorológicas variables, predominantemente cálido y húmedo, con frentes fríos que aparecen en la época invernal. Las precipitaciones varían desde 400 milímetros (Extremo Oeste) hasta 1.700 milímetros (Extremo Este), ocurriendo la mayor parte entre los meses de octubre a marzo. La situación climática en correlación al recurso productivo suelo representa, especialmente en la Región Oriental, la principal riqueza productiva para la agricultura en el Paraguay, manteniendo un potencial para fines de uso agrícola del 52%, aprovechada hasta el momento en tan solo un 30% del potencial natural disponible, en esta región del país donde vive y trabaja el 97% de la población nacional. 54

Los recursos naturales productivos de la Región Oriental se hallan sobre un ambiente fisiográfico con topografía ondulada asociada a colinas relativamente pequeñas y valles anchos, la elevación sobre el nivel del mar varía desde 55 metros en el Distrito de Pilar hasta aproximadamente 842 metros en la Cordillera del Ybytyruzú, Distrito de Independencia. Para evaluar el potencial de los recursos naturales de la Región Oriental, deberemos considerar que están conformados por tierras altas en forma de lomadas, con serranías en la parte central que divide las cuencas de los Ríos Paraguay y Paraná, existe además una abundancia de ríos y arroyos, siendo los dos principales el Río Paraguay y el Río Paraná que forman las dos cuencas principales, cuyos suelos en la mayor parte de sus cuencas hídricas son residuales, originarios de rocas areniscas y basalto. Los suelos derivados de material parental arenisca, son denominados podzólicos arenosos de color rojizo o marrón-rojizo. En la zona norte, tienen drenaje hacia el Río Apa, un tributario del Paraguay, donde existen influencias de suelos calcáreos, y en la zona sur de la cuenca yace un gran territorio compuesto de suelos hidromórficos de color gris, los suelos de la cuenca del Río Paraná son de origen volcánico, son suelos profundos, arcillosos y de color rojo.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

La Región Occidental se caracteriza por una antigua llanura aluvial formada por la sedimentación causada por la erosión de la Cordillera de los Andes, varias áreas de esta región todavía están sujetas a inundaciones periódicas debido al relieve suave y al subsuelo arcilloso compacto, mientras que en algunas zonas hay áreas amplias de suelos hidromórficos. El uso de la tierra para fines agrícolas en la Región Occidental es limitado por las condiciones edafo-climáticas naturales, pero muy adecuado para el uso pecuario y especialmente silvo-pastoril, donde su producción se viene sustentando en la habilitación planificada de tierras con bosques nativos y el aprovechamiento de los espacios naturales para la producción ganadera. En el Chaco existen unas 3.419.551,65 Ha. (14,25%) de pastura implantada para la

producción ganadera, esta condición de uso hace que este territorio represente una alternativa muy válida y complementaria para el desarrollo económico y social de nuestro país. La cobertura vegetal natural de esta región está representada por bosques xerófitos y de Quebracho ocupando unas 12.044.073 Ha., matorrales y cerrados unas 973.529 Ha., y como parques nacionales, reservas y comunidades indígenas unas 2.964.043 Ha Este punto busca ilustrar sobre el potencial que tiene el Paraguay en relación a la biodiversidad y las áreas silvestres protegidas, donde podemos adelantarnos a aseverar que existe verdaderamente un compromiso de la sociedad paraguaya por los avances que se han venido obteniendo en el conocimiento, conservación y uso sustentable de los mismos en ambas regiones del país.

2. Biodiversidad y Diversidad Biológica La búsqueda de conocimientos científicos sobre las condiciones naturales de la fauna y la flora paraguaya se realiza en forma coordinada en el Museo Nacional de Historia Natural y el Centro de Datos para la Conservación de la Secretaria del Ambiente (SEAM), realizando para ello inventarios de especies naturales y delineando recomendaciones técnicas urgentes para la conservación y el uso sostenible de los mismos. Existen también Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que contri-

buyen a realizar los inventarios, aunque a veces, de manera más aislada. El conocimiento sobre el tema es aún incipiente, derivando en la escasa adopción de medidas para la conservación y uso sostenible de la fauna y flora silvestres y la escasa disponibilidad de recursos humanos y financieros que posibiliten la implementación de programas conducentes al inventario de estos componentes del medio ambiente.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

55


El potencial de los recursos naturales El Paraguay no cuenta con un inventario completo de las especies de fauna y flora que habitan el territorio, razón por la cual los registros cuantitativos son todavía aproximados. A la fecha, se han identificado unas 167 especies de mamíferos, 685 especies de aves, 135 especies de reptiles, 230 especies de peces, unas 500 familias con 1.140 géneros y 30.000 especies de invertebrados; unas 13.000 especies de vegetales que representan a lo menos seis o siete corrientes florísticas. La gran diversidad biológica en el país obedece a la variedad de ecosistemas existentes.

provenientes de la diversidad natural (flora y fauna silvestre), sino más bien por proponer incentivos, condicionar un uso racional que no solo valore estos recursos, sino que permita la retribución económica y financiera justa por la conservación y el uso racional de los mismos.

Por los sistemas tradicionales de producción que por décadas se han venido implementando, varias especies han sido afectadas en su estructura y en sus ciclos biológicos naturales y están en peligro de extinción. A pesar de que existe una frondosa legislación ambiental nacional e internacional que busca trabajosamente conservar, preservar y hacer un uso sustentable de la biodiversidad en el Paraguay, el cambio del uso de la tierra, la deforestación de los bosques para destinar los suelos a fines agrícolas y pecuarios, la caza y la pesca indiscriminadas, son las principales causantes de la pérdida de la diversidad biológica. Es importante que los administrados de estas leyes nacionales y acuerdos internacionales, entiendan que las soluciones no pasan por formular y promulgar más y más leyes y normas que prohíban y limiten el aprovechamiento de los recursos 56

Foto: Especie en Vía de Extinción

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

3. Situación de las Áreas Silvestres Protegidas Las Áreas Silvestres Protegidas (ASP) se crean con el propósito de conservar la diversidad biológica, mantener la continuidad de los procesos naturales y el equilibrio ecológico de los ecosistemas, por su valor como patrimonio natural y cultural, por ser espacio de vida de los pueblos indígenas, por su valor escénico y paisajístico, como lugar turístico de esparcimiento, descanso y recreación, para crear fuentes de trabajo relacionadas al turismo ambiental, con fines educativos y como área de investigación científica y para fines estratégicos territoriales.

adecuado de estas áreas, sean públicas o privadas, son claves para la protección y conservación de los recursos biológicos (fauna, flora, germoplasma, genes) y el mantenimiento de estos ecosistemas, estrechamente relacionadas con el control de la deforestación, el uso inapropiado de estos ecosistemas (modificaciones), evita la cacería indiscriminada en las mismas, la expansión de la frontera agropecuaria sobre ellas, etc. La diversidad biológica es importante ya que contribuye al desarrollo nacional con un potencial económico incalculable.

Las Áreas Silvestres Protegidas cumplen un rol importante en la preservación In Situ de las especies de diversidad biológica, a más de constituir muestras representativas de Ecorregiones y Biomasa del país, aún faltan declararse más unidades de conservación (Parques Nacionales o Reservas equivalentes), pues actualmente se tiene un 14% del territorio nacional protegido bajo alguna denominación reconocida como área silvestre protegida, a esto se suma que se han identificado áreas potenciales para la conservación, que de ser declaradas legalmente pasarían a formar parte del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas, con lo que se vería acrecentado el porcentaje nacional protegido.

El área total del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas abarca aproximadamente unas 7.720.309,9 Ha. En tanto que el sistema de áreas públicas está en proceso de consolidación, siguen pendientes las mensuras y titulaciones y además de las dificultades para el control y manejo de las mismas.

La protección, consolidación y manejo

El Cuadro Nº 17 que describe los tipos y superficies de las áreas silvestres protegidas de la Región Occidental (Chaco) nos indica que existen unas 6.899.747 Ha. bajo el dominio de protección ambiental absoluta. Las Áreas Protegidas Bajo-Dominio Público abarcan seis (6) Parques Nacionales con unas 1.838.972 Ha., una (1) Reserva Nacional de 125.823 Ha. y una (1) Reserva de la Biósfera de aproximadamente 4.707.250 Ha.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

57


El potencial de los recursos naturales

Las Áreas Protegidas Bajo-Dominio Privado presentan nueve (9) Reservas Naturales abarcando 127.702 Ha. de tierra. Esto demuestra la existencia de una conciencia ambiental creciente entre aquellos productores dueños de unidades productivas agropecuarias privadas que destinan parte de sus territorios para la conservación y preservación de la biodiversidad nativa chaqueña a perpetuidad.

Foto: Fauna ASP Defensores del Chaco

58

El Cuadro Nº 18 nos muestra que existen aproximadamente 820.562,9 Ha. bajo protección y conservación del medio ambiente y la diversidad biológica en la Región Oriental.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

59


El potencial de los recursos naturales Las Áreas Protegidas Bajo-Dominio Público en esta región abarcan 10 Parques Nacionales ocupando unas 350.547 Ha. y unas 271.254,9 Ha. se presentan como Reserva de Vida Silvestre, Monumentos Naturales, Monumentos Científicos, Reservas de Recursos Manejados, Reserva Ecológica, Zona de Reserva Nacional, Paisaje Protegido y Reserva Biológica. Este mismo cuadro nos ilustra que existen Áreas Protegidas Bajo-Dominio Privado abarcando y ocupando una 154.021 Ha. en la Región Oriental distribuidos en nueve (9) Reservas Naturales Privadas. Existen además las áreas bajo protección denominadas SubSistemas de Entes Autárquicos ocupando unas 44.750 Ha. distribuidos en seis (6) áreas denominadas como Refugios Biológicos y un (1) área más como Refugio de Vida Silvestre. Los responsables de coordinar y buscar consolidar, mantener y promover el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas (SINASIP) tienen severas limitaciones que incluyen el marco político insuficiente para interesar en el presupuesto de gasto de la nación los recursos necesarios para consolidarlas, la falta de reglamentación de las leyes que las crean y establecen su funcionamiento y consolidación, la reducida apertura a la participación y coordinación interinstitucional pública y privada y la falta de estrategias que integren a los procesos de consolidación a las instituciones regionales y locales. Es importante señalar que actualmente se cuenta con dos (2) herramientas generales que incluyen a la misma, la primera es 60

la Política Ambiental Nacional (PAN) donde fueron incorporadas líneas estratégicas que guardan relación directa con la Diversidad Biológica y que se refieren al fomento de la conservación de los recursos naturales atendiendo a la preservación In Situ y Ex Situ, así como a la recuperación, rehabilitación y restauración de los ecosistemas y de las especies de la biodiversidad que se encuentran amenazadas o en peligro de extinción. La segunda, es la Estrategia Nacional y Plan de Acción para la Conservación de la Biodiversidad (ENPAB), en la cual se han identificado grandes objetivos y se han señalado los rumbos principales que se deberían seguir a largo plazo, mientras que en el plan de acción se indican las medidas y actividades más específicas de cómo poner en práctica la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica.

Fotos: Áreas Silvestres Protegidas (ASP) en la Región Oriental del Paraguay

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

4. Recursos Forestales A. Región Oriental En la Región Oriental los recursos forestales son asociaciones de ecosistemas conocidos como Selva Central y Selva del Alto Paraná, donde los recursos forestales son de distribución continua, con árboles altos con un dosel dominante, árboles de 25 a 35 metros de alturas, formaciones distribuidas sobre los mejores suelos para uso agrícola. Esta categoría de uso es la más susceptible al cambio, ya que es aprovechada para la producción de madera de aserrío y para la habilitación de tierras para uso agropecuario. La fisiografía en la Región Oriental aún presenta relictos de bosques altos nativos degradados, conformados por asociaciones forestales de composición de árboles muy similares a los bosques nativos continuos, donde las especies forestales económicamente valiosas fueron prácticamente eliminadas, dominando aquellas de estrato intermedio, con árboles que varían entre los 15 a 25 metros de altura. La degradación es a consecuencia de la gran presión ejercida por la agrícola, la ganadería y el aprovechamiento forestal intensivo. Existen también en la Región Oriental otras coberturas boscosas distribuidas en forma de islas, rodeadas por el uso pecuario con praderas implantadas y nativas. Estas islas de bosques, por su extensión, densidad y distribución son destinadas, en la mayoría de los casos, a la producción

de leña y carbón, por ser masas boscosas ralas con asociaciones forestales de menor densidad y con altura de 10 y 20 metros. Desde el punto de vista económico, estos bosques no son muy valiosos debido al escaso volumen maderable aprovechable, sin embargo, desde el punto de vista ecológico resultan valiosos como bosques protectores y como reserva genética.

Foto: Habilitación Agricultura Mecanizada

Foto: Tala y Roza Agricultura Familiar

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

61


El potencial de los recursos naturales Recordemos que la evolución de la deforestación en la Región Oriental del Paraguay fue muy dramática hasta fines del 2005. En 1945 esta región tenía una superficie boscosa de 8.800.000 de Ha., equivalentes al 55,1% de su territorio. Datos oficiales indicaban que en la segunda mitad de los años `60 la superficie boscosa se había reducido a 7.000.000 de Ha. (44,1% del territorio), a mediados de los años `70 se estimaba una superficie boscosa de 5.500.000 de Ha. (34,4% del territorio), y en los `80 se estimaban en 3.900.000 de Ha. (24,6% del territorio). En 1991, quedaban 2.400.000 Ha. de bosques, apenas el 15% de la superficie total. Las implicancias ecológicas de la reducción de la superficie boscosa son por supuesto dramáticas, ante una ineficaz política de desarrollo que custodie los recursos forestales en el país.

Las Tasas estimadas de deforestación en la Región Oriental del Paraguay son: • Entre 1945 y 1985 fueron deforestadas 5 millones de Ha., 123.000 ha/año • Entre 1968 y 1976 fueron deforestadas 212.000 ha/año • Entre 1984 y 1991 fueron deforestadas 300.000 ha/año • Entre 1989 y 2001 fueron deforestadas 112.960 ha/año • Para el 2002 la tasa era de 110.000 ha/año El ritmo de expansión del uso agropecuario sobre las coberturas boscosas fue alto, y los árboles de maderas de primera calidad se aprovechaban para distintas aplicaciones, extrayendo en forma permanente grandes e incalculables cantidades de rollos destinados a la industrialización o a su envío a países vecinos.

La Ley 2524/04 promulgada a finales del 2004 que determina la “Prohibición en la Región Oriental de las Actividades de Transformación y Conversión de Superficies con Cobertura de Bosques”, ha permitido que las unidades productivas de pequeña y gran escala aprovechen sus recursos naturales sin utilizar aquellos espacios territoriales con cobertura boscosas nativas. Antes de la vigencia de esta Ley, mal denominada de deforestación cero, la tasa de deforestación era de 130.000 ha/año, la que, luego de su promulgación y puesta en vigencia, disminuyó en un 85%. La ONG Ambientalista Guyra Paraguay, en coordinación con la SEAM y el INFONA (ex Servicio Forestal Nacional), ha ve-

nido realizando el monitoreo de la deforestación, generando los siguientes resultados: 22.336 Ha. deforestadas en los años 2005 y 2006, y 30.967 Ha. en los años 2007 y 2008; o sea en cuatro años de vigencia de la ley, la deforestación alcanzó un total de 53.303 Ha., con un promedio 13.326 Ha./año. El Cuadro 19 muestra que durante el periodo 2005/2008, el Departamento de San Pedro presentó el 46% del total de la superficie deforestada y Canindeyú el 21%. Cabe recordar que entre abril y septiembre de 2007, en estos departamentos se presentó una prolongada sequía asociada a incendios forestales, que contribuyeron a la deforestación registrada.

FAO. 2000; SFN. 1995. FAO. 2000; CIF. 1994. GLCF. 2002. FAO. 2003. Situación forestal en América Latina y el Caribe.

62

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

63


El potencial de los recursos naturales Es importante señalar que un grupo de productores alertó que, la prohibición de los desmontes y la habilitación de tierras con bosques nativos impedirían el crecimiento de la producción agropecuaria y afectarían el crecimiento económico nacional. Hoy, sin embargo, podemos aseverar que durante la vigencia de la Ley de Deforestación Cero, la economía paraguaya, y el sector agropecuario en particular, han mantenido un crecimiento positivo durante ese mismo periodo. La puesta en vigencia de esta Ley ha creado conciencia en el sector productivo rural y la adecuación a las leyes ambientales vigentes en forma legal y legítima, por parte de aquellos propietarios que trabajan en el área rural. La aplicación gradual de medidas de mitigación en las unidades de producción, incluyen el manejo y uso seguro de agroquímicos, la reforestación con especies nativas como medidas de compensación, el enriquecimiento de los bosques nativos degradados y bosques ribereños y la aplicación en los sistemas de producción con medidas y prácticas de manejo y conservación de los suelos y aguas. En julio del 2008, la UGP y el INBIO publicaron el Mapa de Uso Actual y Cobertura de la Tierra en la Región Oriental del Paraguay, basados en información satelital actualizada y sistemas modernos de interpretación digital. A partir de ello, se identificaron áreas boscosas nativas que se caracterizan por tener bosques continuos mayores a 200 Ha., entendiéndose que esto no incluyen los denominados bosques 64

de protección de los cursos de aguas. La misma fuente indica que los Bosques Nativos Continuos de la Región Oriental totalizan unas 2.202.278 Ha., y que los Departamentos de Concepción, San Pedro y Canindeyú mantiene el 60 % del total.

Foto: Barreras Vivas y Control Agro-químicos

Foto: Franjas de Protección

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Actualmente, sigue vigente la Política Ambiental Nacional (PAN), aprobada el 5 de Mayo del 2005 por el Consejo Nacional del Ambiente (CONAM) y promulgada el 31 de Mayo del 2005, teniendo como marco conceptual indispensable que las políticas nacionales busquen un equilibrio - global y local- entre los objetivos económicos, sociales, culturales y ambientales. La PAN establece que los principales problemas ambientales del Paraguay siguen siendo la erosión, degradación y agotamiento de los suelos por el uso inadecuado en la agricultura y en obras de infraestructura, la presión sobre la expansión incontro-

lada de las zonas urbanas y el manejo inadecuado de los residuos, la deforestación en campos privados y, en algunos casos, en áreas silvestres protegidas y la pérdida de la vegetación prístina protectora y la transformación de grandes superficies al uso agropecuario. Otro problema del sector forestal es el contrabando de rollos y de carbón vegetal hacia el Brasil por la frontera seca, contrabando de proporciones alarmantes en ciertas épocas del año, en abierta violación de disposiciones legales nacionales e internacionales, agravado por la pasividad

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

65


El potencial de los recursos naturales y/o la complicidad de autoridades que no asumen sus funciones con la debida responsabilidad. Ante lo expuesto, la prohibición de no tocar los bosques nativos para uso agrícola y pecuario seguirá siendo prioridad, sin embargo necesariamente, la legislación vigente deberá ser revisada y modificada en forma y fondo.

B. Región Occidental Esta región posee una fisiografía de conformación tipo planicie aluvional seca, con régimen de sequedad extrema en el noroeste y de ambientes fisiográficos con inundaciones periódicas hacia el este y sureste. Esta región ocupa el 60% del territorio, allí vive y trabaja el 3% de la población nacional, esta antigua planicie aluvional inclinada hacia el sureste con una diferencia en altura de solamente 10 cm por 1.000 metros, con condiciones extremas de humedad, temperatura, sequía y suelos, es actualmente polo de una gran explotación ganadera con una rica diversidad faunística. Los estudios realizados en el 2009 para la Región Occidental o Chaco por técnicos de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) sobre el Uso Actual y Cobertura de la Tierra, demuestran que esta región posee bosques xerófitos y de quebracho que ocupan unas 12.044.073 Ha., coberturas de matorrales y cerrados en unas 973.529 Ha., y unas 2.964.043 Ha. de parques nacionales, reservas naturales y comunidades indígenas. Los 66

bosques

continuos

totalizan

12.643.989,09 Ha., los que asociados a las Áreas Silvestres Protegidas y a Comunidades Indígenas alcanzan una superficie boscosa continua de 15.613.140,84 Ha., correspondiendo al 65,05% de la superficie chaqueña.

sin criterios técnicos y se facilita la incidencia del viento sobre los suelos. Son particularmente vulnerables los suelos arenosos y muy polvorientos, y en algunos casos se forman médanos.

Existen unas 4.548.806,91 Ha. de praderas naturales y sabanas arboladas (18,95% del territorio chaqueño), vegetación natural que se debe contabilizar como recurso importante y original del ecosistema del ecosistema del Chaco, restando unas 3.697.530,57 Ha. de tierras habilitadas para pasturas implantadas y cultivos agrícolas desde la llegada de los primeros pobladores Menonitas (15,41% del territorio chaqueño).

Se trata de una cobertura irregular de 15 a 25 metros de altura no muy cerrada con especies como el quebracho colorado Schinopsis balansae; Yvyra morotí, palo blanco Calycophyllum multiflorum; Urunde’y mí Astronium urundeuva, Guajayví Patagonula americana, Quebracho blanco Aspidosperma quebracho-blanco, Algarrobo Prosopis spp, además de especies de la región oriental tales como timbó (Enterolobium contortosiliquum), kurupay’ra (Parapiptadenia rigida), manduvi’ra (Pithecellobium saman), tajy (Tabebuia spp.), entre otras.

Prácticamente en toda la Región Occidental, la disponibilidad de agua y de suelos determina las formaciones y coberturas vegetales; en el bajo Chaco predominan suelos aluviales muy arcillosos que son modelados continuamente por los ríos que transportan y acumulan sedimentos. La vegetación está adaptada a un clima sub-húmedo con presencia de palmares de karanda’y (Copernicia alba) e innumerables lagunas con gran variedad de aves acuáticas. La vegetación es generalmente herbácea localizada en lugares de topografía plana y/o valles afectados por aguas de inundación durante cierta época del año. Debido al suelo, con nivel freático superficial y de lento drenaje, la vegetación incluye la Copernicia australis (karanda’y), Schinopsis balansae (quebracho colorado), especies del género Prosopis (algarrobos) y Tabebuia nodosa (labón).

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Foto: Ing. Torsten, características de la vegetación chaqueña.

En cuanto al Alto Chaco, los suelos son secos y muy arenosos, sensibles a ser transportados por acción del viento. La vegetación está formada por bosques espinosos adaptados a largos periodos de sequía en un clima semiárido (matorral xerofítico). En el Chaco Seco son comunes los bosques de quebracho colorado (Shcinopsis balansae), la presencia del samu-ú (Ceiba insignis) y del palo santo (Bulnesia sarmientoi); se puede observar que los suelos sufren degradaciones a consecuencia de los vientos predominantes, especialmente cuando la topografía es de fisiografía plana asociada a cambios en el uso de la tierra donde la deforestación se realiza

En el sotobosque abundan las Bromeliáceas y Cactáceas, que dificultan la regeneración natural. Además existen varias epífitas, parásitas y lianas, se encuentran también masas boscosas extensivas donde predomina Schinopsis balansae y Aspidosperma (quebracho-blanco). Según la Dirección de General de Planificación del MAG: a) La Región Occidental contaría con un potencial cultivable de 2.300.000 de Ha., de las cuales estaría aún disponible el 98% para la ampliación de la actividad agrícola, recomendándose la aplicación de cuidadosas medidas de conservación de suelos, como la labranza mínima.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

67


El potencial de los recursos naturales c) Las tierras de potencial forestal tienen una extensión aproximada de 4.000.000 de Ha., con un nivel de aprovechamiento actual de 5.400.000 de Ha., exceso que podría ser explicado por posibles superposiciones de uso, principalmente los de tipo silvo- pastoril.

Independientemente al análisis objetivo del párrafo anterior, es importante mencionar que, por intereses sectoriales, políticos e ideológicos, son varios quienes tratan de desprestigiar los esfuerzos privados sin elevar propuestas claras de solución y alternativas reales para la conservación o la protección, esta situación se agudiza en ambas regiones del país. Desde la puesta en vigencia de la Ley de Deforestación Cero en la Región Oriental hasta la fecha, sí bien se ha hecho un llamado al inventario forestal, no se han logrado establecer los famosos incentivos para su valoración y la retribución económica por la conservación y protección de los bosques.

Foto: Uso Agropecuario de los Suelos de Monte. Torsten

b) En relación al potencial de aprovechamiento ganadero, la Región abarcaría unas 15.400.000 de Ha., con un aprovechamiento actual de 9.100.000 de Ha. y un margen de crecimiento de 41%.

Foto: Condiciones Naturales de los Suelos Salinos en la Región Occidental

Foto: Palmares y Suelos Arcillosos denominados Gleysoles y Vertisoles. Dpto. Boquerón

Foto: Vegetación en Suelos Secos-Arenosos en Periodo de Sequía Alto Chaco. Suelo Regosol. Torsten.

68

d) La superficie de otros usos es de una extensión significativa, 10.131.451 Ha. y estaría compuesta por las Áreas Silvestres Protegidas ocupando 811.135,9 Ha., los Saladares, las lagunas, los riachos, los esterales o los humedales, y las dunas (médanos). Es indudable el potencial de los suelos para la conservación de la biodiversidad y el ecosistema del Chaco. En forma general, los suelos son fértiles y la aptitud predominante de las condiciones naturales es el uso pecuario (pastoril y silvopastoril).

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Desde mediados del 2005, instituciones del Estado han trabajado con los propietarios de estas fincas, para que, en forma gradual, se adapten a las leyes ambientales vigentes, de forma a permitir un mayor equilibrio entre el uso de la tierra y el medio ambiente. Los productores, sean de nacionalidad paraguaya o extranjera, son consientes de que al adquirir tierras e iniciar la inversión en sus nuevas unidades productivas, en respeto a las normativas legales vigentes, el 50% del área debe quedar bajo cobertura boscosa nativa, corriendo a cuenta de los mismos, la inversión o pago para proteger la biodiversidad nacional.

El Chaco cuenta con una superficie protegida consagrada a perpetuidad de 2. 042.319 Ha. representativa de cada ecosistema. El reto de implementar sistemas productivos donde los estilos de aprovechamiento de los recursos naturales estén en armonía con el ambiente, es justamente lo que productores en el Chaco han aprendido a hacer durante todo este tiempo, desarrollando tecnologías apropiadas en base a varios años de investigación y trabajo sistemático de técnicos de altísimo nivel, que han demostrado las ventajas comparativas de las actividades agropecuarias sustentables. Podemos afirmar que la Región Occidental es una alternativa válida para invertir en la misma por el potencial económico, ambiental y social que presenta. La incorporación de inversiones generaría fuentes de trabajo para personal capacitado y no capacitado.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

69


CAPITULO

3

El uso actual de las tierras en la Regi贸n Oriental del Paraguay razonando sobre la capacidad natural productiva de las tierras y del potencial natural productivo de los suelos


El uso actual de las tierras 1. Caracterización General de la Región Oriental En la Región Oriental el clima es muy variable a consecuencia de la superficie poco extensa y por no existir sistemas montañosos o mesetas altas que afecten la temperatura, es decir no existe una diferencia marcada del clima. Uno de los factores que tiene influencia en esta región es la latitud, al noroeste es sub-tropical caliente y en la zona central es sub tropical moderado y sub tropical moderado al sur a sudeste. El clima húmedo, con lluvias abundantes y bien distribuidas, sin periodos secos prolongados conduce a que toda la Región Oriental tenga un régimen údico de humedad del suelo. Un factor clave para la agricultura y la producción en esta región del país es la precipitación, donde la media anual varía entre 1.300 mm al oeste y 1.900 mm al este, en relación a la temperatura de 17°C a 27°C en forma anual y con medias máximas de 30°C. Un dato de interés productivo para la agricultura paraguaya es la temperatura del suelo, donde la media anual es superior a los 22°C, manteniendo una diferencia superior a 5°C entre la media de verano e invierno, lo que lleva a un régimen hipertérmico en la región. La situación fisiográfica se caracteriza por una sucesión de lomadas o terrenos ondulados, con pendientes suaves pronunciadas de 4% a 15%, tributan naturalmente a los valles y llanuras los cursos de ríos, arroyos y lagos, en tanto que en el sistema de 72

serranías sus fisiografías son muy irregulares y los relieves escarpados con pendientes mayores de 15% y drenaje muy rápido, este sistema de serranías constituye la línea de división de aguas de las cuencas de los ríos Paraguay y Paraná. En aquellos territorios de la región donde fisiográficamente predominan los valles y las llanuras se constituyen los campos bajos anegadizos durante cierto tiempo, donde existe una superficie de estérales o pantanos en la zona de Ñeembucú, zona de convergencia de los ríos Paraná y Paraguay; así también a lo largo de las costas del Río Paraguay y ríos afluentes como el Tebicuary, Manduvirá, Jejuí, Ypane y Aquidabán. Estos territorios o zonas muy bajas, como las depresiones del terreno en los valles y llanuras situadas con cotas más bajas, influyen sobre la humedad del suelo llevándolo a condiciones ácuicas, con periodos continuos de saturación y reducción llevando a estos suelos a presentar características redomórficas. En la Región Oriental existe una abundante y regular distribución de la precipitación, el régimen de humedad del suelo predominante es údico. Este régimen o condición requiere que por lo menos durante 6 años de un período de 10, ninguna parte de la sección de control del suelo se seque por espacio de 90 días acumulados o por un período de 45 días consecutivos.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

La sección de control es una camada de suelo a una profundidad determinada que varía con el tipo de suelo; en los de partículas francosas finas a arcillosas finas, la sección del control se encuentra de 10 a 30cm., en las francosas gruesas entre 20 y 69cm. y en las arenosas de los 30 a 90cm. de profundidad. Se considera que un suelo se seca cuando la tensión del agua es mayor a 1.500 kPa (punto de marchites permanente de las plantas).

Estas características generales del comportamiento de los suelos en la Región Oriental del Paraguay, son resultado de los Estudios de Levantamiento de Suelos y de Capacidad Natural productivas de la Región Oriental, en el marco del Proyecto Racionalización Uso de la Tierra (PRUT/MAG/ BM/95), y demuestran fehacientemente que los tipos de suelos y las condiciones naturales de las tierras son altamente potenciales para el uso agrícola.

2. Potencial Natural Productivo de los Suelos Para conocer el potencial y las limitaciones del recurso natural productivo “suelo” se analizaran seguidamente los resultados del Estudio de Suelos, Capacidad de la Tierra y una Propuesta de Ordenamiento Territorial para la Región Oriental del Paraguay (MAG/BM. 1995). Este inventario sobre la caracterización de los suelos y del ambiente en la Región Oriental del Paraguay según su condición física, química y biológica, indica la presencia de unidades cartográficas compuestas por 7 Órdenes de suelos, 13 Subórdenes, 28 Grandes Grupos y 58 Sub-grupos. Para la identificación de los tipos de suelos se utilizó el sistema de clasificación del Soil Taxonomy del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América (USDA, 1992), el levantamiento de los suelos se realizó en la Región Oriental, y las muestras fueron analizadas en laboratorios nacionales.

Según los resultados de la clasificación del Soil Taxonomy los tipos de suelos con Subgrupos, presentan diferencias por las clases texturales de las camadas superficiales de los suelos, razón por la cual ha sido considerada esta condición edáfica para separarlos como una Fase del Sub-grupo. Cabe señalar que, la clase textural de los suelos constituye una propiedad de alta significación para la correcta utilización y manejo de los mismos para fines agrícolas.

Fotos: MAG/BM, 1995.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

73


El uso actual de las tierras El estudio indica que según las características físicas, químicas y biológicas naturales, los mejores suelos de la Región Oriental para uso agrícola son los Alfisoles y Ultisoles, estos ocupan el 68% del territorio

(10.795.413 Ha.). Otros tipos de suelos son los Entisoles 13,6%, Oxisoles 5,6%, Incenptisoles 5,69%, Vertisoles 1,16% y Mollisones 1,03% que presentan ciertas limitaciones para el uso y manejo agropecuario.

sol y cubren una superficie 5.147.918 Ha. (35,61%) en la Región Oriental. Estos suelos se presentan formando numerosas unidades cartográficas, donde participan como unidades taxonómicas homogéneas o se les encuentra en asociación con otros suelos del mismo Orden o de otros Órdenes en menor escala o poco apreciables.

durecido y quebradizo, con alta densidad y de textura francosa, donde la saturación en bases debe cumplirse a los 75 cm debajo del límite superior del suelo con horizonte fragipan, o a los 2 m desde la superficie del suelo, o en el contacto lítico, paralítico o petroférrico, donde no se ha reconocido la presencia de fragipan.

En el Orden Ultisol se reconocieron dos Sub-órdenes, 7 Grandes Grupos y 17 Subgrupos. Entre los Sub-órdenes son el Aquult y el Udult, donde el Aquult contiene 3 (tres) Grandes Grupos y sus correspondientes Sub-grupos, mientras que el Sub-orden Udult contiene cuatro (4) Grandes Grupos y en estos se reconocieron en los levantamientos unos 14 Sub-grupos. Los Ultisoles de la Región Oriental pueden presentar horizontes denominados argílicos o kándicos, pero sin el horizonte fragipan, con una saturación de bases (dada por la suma de cationes) de menos del 35% en las siguientes profundidades de los suelos:

Las órdenes de Alfisoles y Ultisoles a nivel Sub-orden, Clase, Sub-clase y Fases, presentan diferentes limitaciones naturales para el uso agrícola, aunque todas controlables y corregibles. Estas deberían ser identificadas, y a través de un proceso de planificación del uso de las tierras, plantear medidas, prácticas y obras de manejo y conservación de los suelos, acordes a 74

A. Los Ultisoles

- Cuando el horizonte superficial es arenoso con 35% o más de fragmentos de roca, esa saturación en bases debe cumplirse a la profundidad de 125 cm de profundad de suelos a partir del límite superior del horizonte argílico o a 180 cm de profundidad desde la superficie del suelo, o inmediatamente por encima del contacto con la roca si el suelo es menos profundo de 2 metros; y

El mismo estudio señala que los Ultisoles son suelos que pertenecen al Orden Ulti-

- Cuando se tienen un horizonte fragipan, con una camada de horizonte en-

las condiciones naturales e incorporadas a los sistemas de producción de la agricultura nacional, para asegurar el uso adecuado de este recurso natural productivo.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Foto: Perfiles de Suelos Realizados en los Levantamientos de Suelos de la Región Oriental del Paraguay. Suelos Ultisoles (MAG/BM/1995

Para comprender las características de los suelos ULTISOLES es importante describir el horizonte argílico, este es un horizonte iluvial, en el cual las arcillas cristalinas silicatadas se han acumulado por la iluviación en cantidad significativa, aunque esta camada contenga también arcilla formada naturalmente “in situ”. Este horizonte de suelo argilico es considerado de sub-superficie, porque se está debajo de un horizonte superficial eluvial, aunque existen casos en los que pueden identificarse en la superficie del suelo cuando por acción de la erosión hídrica, las camadas superficiales han sido arrastradas.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

75


El uso actual de las tierras La discontinuidad litológica entre los horizontes de suelo eluvial y argílico se debe al contenido de arcilla en el horizonte superior a una distancia vertical de 30 cm., en la siguiente proporción: - Cuando el horizonte eluvial tiene menos de 15 % de arcilla total en la fracción fina del suelo, el contenido total de arcilla en el horizonte argílico debe ser de 3 % más en valor absoluto;

Entonces, la característica principal de un ULTISOL es la presencia del horizonte argílico o kándico con bajo porcentaje de saturación en bases. Este tipo de suelo se forma en climas húmedos y en regiones donde la precipitación supera a la evapotranspiración en algunas estaciones del año. Esta condición climática hace que el agua se mueva gravitacionalmente o percole en el suelo y arrastre las arcillas y los cationes hacia los horizontes inferiores forma el horizonte eluvial.

- Cuando el horizonte suelo eluvial tiene entre 15 y 40 % de arcilla total, el contenido de arcilla del horizonte de suelo argílico y debe contener 20% o más; y - Cuando el horizonte de suelo eluvial contiene 40 % o más de arcilla, para ser considerado un horizonte de suelo argílico debe contener 8 % más de arcilla, en valor absoluto. El horizonte de suelo argílico en este tipo de suelo debe reunir cierto espesor mínimo de un décimo de la suma de todos los horizontes por encima de él, o de 15 cm. o más si el suelo tiene una profundidad de 1,5 metros o si la textura del horizonte de suelo argílico es areno francosa o arenosa. Si el horizonte posee una textura franca o más fina, basta con que el horizonte sub-superficial tenga un espesor de 7,5 cm. En suelos sin estructura, el horizonte argílico presenta arcillas orientadas llenando algunos poros y uniendo los granos de arena. Si se presentan estructuras, éstas deben tener cutanes en sus superficies o en los poros finos, o por lo menos revestimiento de arcilla es la parte inferior del horizonte de argílico, si es arcilloso. 76

Foto: Perfil de de Suelo ULTISOL y el Uso del Agrícola Uso de los Suelos Ultisoles (MAG/BM/1995)

En los horizontes inferiores puede presentarse un enriquecimiento con arcillas transportadas por la percolación del agua que se mueve gravitacionalmente, los agregados y los poros en este horizonte se revisten con películas de las mismas. Las bases son absorbidas por las raíces de las plantas y recicladas a la superficie del suelo mediante el aporte de materia orgánica, eso hace que la saturación de bases vaya decreciendo con la profundidad de los suelo de este tipo.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Los ULTISOLES se desarrollaron sobre una variedad de materiales parental rocosos como las areniscas, el basalto, el granito y los sedimentos de estos tipos de rocas madres, con formaciones fisiográficas de paisajes como llanuras, lomadas y serranías, y además con cobertura vegetal de bosques, sábanas y praderas.

B- Los Alfisoles Son suelos que pertenece al Orden ALFISOL cubren una superficie de 5.647.495 Ha. (35,61%) de la Región Oriental del Paraguay. Presentan una textura franco-arcillo-arenosa, con estructura de bloques sub-angulares y consistencia en húmedo de plasticidad, cuya saturación de bases está por encima del 50%. Son aquellos que no presentan problemas de drenaje ni de pedregocidad y una profundidad superior a los 180 cm. de suelo. Son los mejores para uso agrícola.

Oriental del país, los suelos Udalf predominan territorialmente sobre los Aqualf. Esto suelos no tienen superficialmente un horizonte de acumulación de materia orgánica, no presentan grietas anchas y profundas, no tienen un epipedón mólico y no son arcillosos en superficie, son más bien suelos minerales que tampoco presentan un horizonte sub-superficial óxico. En este Orden, se incorporan todos los suelos que tienen un horizonte nátrico o que tienen un horizonte argílico o kándico con una saturación de bases de 50% o más, calculado por la suma de cationes y determinado con acetato de amonio neutro. También pertenecen a este Orden los suelos que tienen un fragipan con revestimiento de láminas de arcilla de 1 mm o más de espesor, en alguna parte del horizonte argílico o kándico.

En el orden Alfisol se han reconocido dos (2) Sub-ordenes, seis (6) Grandes Grupos y 17 Sub-grupos. Las sub-órdenes son Aqualf y Udalf, clasificados por el régimen de humedad del suelo. El Sub-orden Aqualf tiene solamente el Gran Grupo Albaqualf y a nivel de Sub-grupo conforma el Typic Albaqualf. Los Alfisoles son suelos ricos en aluminio (Al) e hierro (Fe), con régimen de humedad údico formando el Sub-orden Udalf. Aunque en el Sub-orden Udalf se ha reconocido un número mayor de Grandes Grupos y Subgrupos que en el Aqualf, esto no indica que en cualquier zona de la Región

Fotos: Perfil de Suelo realizados en los Levantamientos de Suelos. Suelos Afisoles (MAG/BM/1995)

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

77


El uso actual de las tierras El valor de saturación de bases debe verificarse en los suelos a 125 cm por debajo del límite superior del horizonte argílico o a la profundidad de 180 cm a partir de la superficie del suelo; pero nunca debe sobrepasar los 200 cm de profundidad del suelo, aunque esta sea mayor. Si el suelo es más raso, la condición de saturación de bases debe darse inmediatamente encima del contacto con la roca madre.

- Clase III: Los suelos tienen severas limitaciones que reducen la posibilidad de elección de cultivos, que requieren prácticas especiales de conservación al cultivarlos, o ambos.

La mayoría de los Alfisoles localizados en un ambiente de buen drenaje tienen naturalmente una cobertura vegetal boscosa, y aquellos que presentan un drenaje moderado a deficiente están cubiertos de pastos, bosques en islas o con árboles xerófilos aislados.

- Clase V: Los suelos no tienden a erosionarse, pero tienen otras limitaciones, muy difíciles de eliminar, que limitan su uso.

- Clase IV: Los suelos tienen muy severas limitaciones que reducen la posibilidad de elección de cultivos o requieren un manejo muy cuidadoso, o ambos.

Foto: Perfil de Suelo Realizado en los Levantamientos de Suelos. Suelos Alfisoles (MAG/BM/1995)

3. Clasificación de la Capacidad Productiva de las Tierras El Proyecto Racionalización Uso de la Tierra – PRUT (MAG/BM), identificó ocho (8) Clases de Capacidades de Uso, utilizando como base los resultados del levantamiento de suelos según el Sistema Soil Taxonomy, del USDA, 1992 y el Manual Nº 210 del Departamento de Agricultura de los EEUU (USDA, 1964), previamente adaptados a las condiciones locales y a los parámetros para la Determinación de las Clases de Capacidad de Uso - Región Oriental del Paraguay. Para la determinación de las Clases de Capacidad de Uso se utilizó el sistema de Cla78

sificación de Tierras del Servicio de Conservación de Suelos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América (Kingebiel y Montgomery, 1964) que categoriza las tierras en Ocho Clases, del I al VIII (en números romanos): - Clase I: Los suelos tienen ninguna o pocas limitaciones que restringen su uso. - Clase II: Los suelos tienen moderadas limitaciones que reducen la posibilidad de elección de cultivos, o requieren prácticas moderadas de conservación al cultivarlos.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

- Clase VI: Los suelos tienen severas limitaciones que los hacen generalmente inadecuados para cultivos. - Clase VII: Los suelos tienen muy severas limitaciones que los hacen totalmente impropios para cultivos. - Clase VIII: Los suelos y áreas misceláneas tienen limitaciones que prácticamente impiden su uso para producción comercial. Es importante considerar que los parámetros utilizados para aplicar la metodología de clasificación de la capacidad de uso de la tierra en la Región Oriental, como Clases y Sub-clases tienen una relación directa con las condiciones fisiográficas de los ambientes territoriales donde se han venido desarrollando los diferentes tipos suelos. Las áreas donde los territorios presentan

condiciones fisiográficas conocidas como LOMADAS (L) son las que predominan como paisaje en la Región Oriental ocupando una superficie del 60%. Existen ciertas limitaciones como el grado de pendiente (E, por erosión), la fertilidad aparente media, baja y muy baja (Sf ), y la textura de la sección de control; arenosa o francosa gruesa (St). Prácticamente toda la agricultura, gran parte de la ganadería, los bosques altos continuos y residuales y las zonas urbanas están asentados sobre las lomadas. Las zonas fisiográficas denominadas como SERRANIAS (S), son las partes más altas del terreno, estas constituyen aproximadamente el 10% del área de la Región Oriental. Las principales limitaciones son la presencia de rocosidad y/o pedregosidad (Sr) y la poca profundidad efectiva del suelo (Sp). Los paisajes fisiográficos dominantes de las partes bajas son las llanuras (LL) y valles (V), que constituyen más del 20% de la superficie de la Región Oriental, son los desagües naturales de las partes altas (lomadas y serranías). Su principal limitación es el exceso de humedad del perfil del suelo (W), ya sea por drenaje deficiente, permeabilidad lenta o por riesgo de inundación (Wi) en las épocas de lluvias y/o crecidas de los arroyos y ríos. Los Campos Altos son las áreas con suelo, generalmente, NO inundables en cuyo uso predomina la ganadería extensiva e intensiva, con pasturas naturales y/o cultivadas.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

79


El uso actual de las tierras Los Campos Bajos son las áreas con suelo, generalmente, inundables en cuyo uso predomina la ganadería extensiva e intensiva, las pasturas naturales y vegetación higrófila. Las características generales de las Clases de suelos conforme la capacidad natural de las tierras y su distribución geográfica definen su capacidad natural para fines productivos. Para el uso agrícola, sin perjuicio para el uso pecuario y forestal, los tipos de suelos predominantes son de Clases I, II, III y IV, siendo estos en orden de categoría de los Ordenes Alfisoles, Ultisoles, Oxisoles, Entisoles y Mollisoles. Las principales limitaciones que presentan las Clases II, III y IV necesariamente deberán ser corregidas cuando el uso de la tierra sea para fines agrícolas y pecuarios, e incluyen la fertilidad natural, textura franco arenosas a arenosa, pendiente asociado a texturas franco arenosa y arenosa. Las correcciones a ser incorporados en los sistemas de producción de la agricultura mecanizada y no mecanizada son denominadas medidas y prácticas de manejo y conservación de los recursos naturales productivos.

uso natural productivo con Clases de Capacidad I a IV, según estos resultados ocupan unas 8.706.657 de Ha., aproximadamente 55% de la Región Oriental. b) Suelos cuya clasificación de capacidad uso natural productivo con Clase de Capacidad V, ocupan unas 2.515.434 de Ha., aproximadamente 15,8% de la superficie. c) Suelos con serias restricciones para el uso agrícola, con aptitud ganadera y forestal según sus limitaciones, pertenecientes a las Clases VI y VII de capacidad de uso abarca unas 3.535.622 Ha., equivalentes a 22,3% de la superficie; y Suelos destinados a la conservación de los respectivos ecosistemas, pertenecientes a la Clase VIII de capacidad de uso, alrededor de 760.665 Ha. equivalentes al 4,8% de la superficie.

La distribución de la Capacidad Uso de la Tierra nos permitirá determinar el aprovechamiento potencial de las tierras según las grandes categorías de uso. La distribución en la Región Oriental es como sigue: a) Suelos cuya clasificación de capacidad 80

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Las tierras de capacidad productiva Clase I, ocupan una superficie total de 84.589 Ha. (0,53% de la superficie total de la Región Oriental), distribuidas en áreas pequeñas y disgregas, desde los Distritos de Obligado en el Sur a Hernandarias en el Norte, los suelos Rhodic Paleudalf, Typic Rhodudult, Kandiudalfic Eutrudox, arcillosa fina, derivados de basalto. Además existen suelos derivados de arenisca, los Rhodic Paleudalfs y Rhodudalfs, arcillosa fina, en el distrito de Juan Manuel Frutos y Juan León Mallorquín. Las Tierras de Capacidad Productivas de Clase II abarcan una superficie superior a 1.354.604 Ha. (7.5% de la superficie total de la Región Oriental). La Clase II presenta las Sub-clases II – E, II – Sf y la composición de ambas limitaciones constituyen las únicas Sub-clases en esta Clase de capacidad. La Sub-clase más abundante es la Sub-clase II – Sf, con 74.7% de la superficie y cuya limitación principal es la fertilidad media de los suelos (35 – 70% de saturación de bases, 3 – 6 cmol/kg de bases de cambio). Es importante señalar que aplicando ciertas medidas de manejo y conservación de suelos que apunten al mejoramiento de fertilidad de estos suelos lo llevaría a la Clase I, toda vez que la pendiente fuera de 0 – 3%. Las Tierras de Capacidad Clase II con Subclase II – E, se caracterizan por tener una pendiente ligeramente ondulada de 3% a 8%, representando un riesgo de degradación de suelo por causa de una erosión relativamente alta, especialmente en las

pendientes cercanas al 8%, estas Tierras generalmente están a lado o cercas de las tierras de Clases I en el en el ambiente fisiográficos de estas tierras. Los suelos de esta Clase son el Rhodic Paleudalf, Typic Rhodudult, Kandiudalfic Eutrudox, con textura arcillosa fina, derivados de roca basáltica y los suelos Rhodic Paleudalfs y Rhodudalfs con textura arcillosa fina, derivados de roca arenisca, a los que se deben adicionar el Rhodic Kandiudult con textura arcillosa fina al Suroeste de Coronel Bogado, y los Mollic Paleudalf, Mollic Kandiudalf con textura francosa fina y arcillosa fina, distribuidos en la parte media de la Región Oriental, desde el Sur al Norte. Las Tierras de Capacidad Productiva de Clase III ocupan la mayor superficie unas 4.251.157 Ha. (24.2% de la Región Oriental), las Sub-clases III – Sf y III – E y la combinación de ambas limitaciones constituyen la gran mayoría de las Sub-clases dentro de esta Clase. La Sub-clase III – Sf, tiene como limitación principal la baja fertilidad, manifestada en -35% de Saturación de Bases, menos de 3.0 cmol/kg de bases de cambio, pero -30% de Saturación de Aluminio. Así mismo un mejoramiento de la fertilidad de los suelos pueden llevarlo a la Clase II y aún a Clase I si los rangos de pendiente así lo permiten. Las Tierras de Capacidad Clase III con limitaciones de la Sub-clase III – E cuyas limitaciones de uso son las pendientes fuertes, de 8% a 15%. La Subclase III – E,Sf es la asociación de las limitaciones por pendiente y fertilidad de los suelos. La Sub-clase III

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

81


El uso actual de las tierras –– E,St,f, en orden de importancia las limitaciones que necesitan ser controladas y corregidas necesariamente para un uso preferentemente agrícola en esta región. La Sub-clase III – St tiene como limitación principal la clase de tamaño de partícula de la sección de control, que es francosa gruesa a francosa fina, y las demás Subclases tienen además de la limitación de la clase de tamaño partícula una o más combinaciones de las limitaciones correspondientes a la fertilidad baja del suelo y la pendiente del 8 a 15%. La tierras de Clase IV ocupan unas 3.016.307 Ha. (19,2% de la Región Oriental), las Sub-clases III – Sf y III – E y la combinación de ambas limitaciones constituyen la gran mayoría de las Sub-clases dentro de esta Clase. La Sub-clase IV – Sf, tiene como limitación principal la baja fertilidad, manifestada en -35% de Saturación de Bases, menos de 3.0 cmol/kg de bases de cambio, pero -30% de Saturación de Aluminio, estas limitaciones necesitan ser controladas y corregidas necesariamente para un uso agrícola. Las tierras de Capacidad Natural de Clase V ocupan 2.515.434 Ha. (15,8% de la Región Oriental) y se caracterizan por tener suelos de los Ordenes Alfisoles, Entisoles, Inseptisoles, Vertisoles y Ultisoles con fuertes limitaciones de drenajes y riesgos severos a sufrir inundaciones en periodos de precipitaciones, limitándolo para usos agrícolas. Estas tierras se encuentran sobre ambientes fisiográficos de paisajes de llanuras en Ñeembucú y de la planicie de inundación del Río Tebicuary, así como en parte de las llanuras del 82

arroyo Tobatiry, el Río Piribebuy y el Río Salado. La vegetación en estas tierras de Capacidad Productiva natural es limitada por tener el nivel freático superficial, suelos afectados en forma casi permanente por las aguas de inundación durante el año, incluye los extensos humedales, embalsados y bañados, resultado de los desbordes de los cursos de aguas (ríos y arroyos), sobre suelos hidromórficos formados por el arrastre de sedimentos. Las tierras donde la Capacidad Natural son de Clase VI ocupan unas 2.003.054 Ha. (12,63% de la Región Oriental), con formación fisiográfico de paisaje en serranías con material geológico de areniscas, basalto y granito o sobre las lomadas con afloraciones rocosas de areniscas, basalto, granito y caliza, también se ubican en las lomadas de granito de Caacupú y al Norte del río Aquidabán, al Oeste del ramal a Bella Vista Norte, en dirección al río Apa. La vegetación comprende la formación natural de gramíneas, localizadas en lugares de topografía alta, por encima de los niveles de máxima inundación, donde se presentan e incluyen formaciones del tipo «Cerrado» y áreas con uso de ganadería extensiva. La Clase VII ocupa unas 1.532.568 Ha. (9,66% en la Región Oriental), estas presentan extremada pedregosidad y ocupan espacios fisiográficos como los cerros y lomadas altas de todo el sistema de serranías, con formación de rocas geológicos de arenisca, basalto, granito, rocas intrusitas y calizas, esta condición limita en forma extrema y severa la utilización de estas tierras para la agricultura. Los suelos denominados Aquic y Typic Udifluvent presentan limitaciones naturales

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

de drenaje y las inundaciones en formaciones fisiográficas de lomadas de granito en Caacupú y al Norte del río Aquidabán, al Oeste del ramal a Bella Vista Norte, en dirección al río Apa. Las tierras de Clase VIII ocupan unas 760.665 Ha. (4,8%de la Región Oriental), con limitaciones extremadamente severas que im-

piden su uso para cualquier otra actividad que no sea la de protección y/o reserva. En esta clase se incluyen los sistemas de serranías en su parte más elevada y escarpada (cerros) y el sistema de áreas como las llanuras y los valles inundados e inundables, como los pantanos y áreas bajas de los ríos Paraná y Paraguay principalmente.

4. Uso Actual y Cobertura Boscosa de la Tierra La Dirección General de Planificación del MAG publicaba en 1995 que:

gen de 70% sin aprovechamiento actual o aprovechado en otros sectores.

• Los suelos de potencialidad Agrícola abarcarían unas 7.200.000 de Ha., de las cuales estarían incorporadas al aprovechamiento agrícola unas 2.400.000 de Ha. (33%), quedando un potencial a utilizar de unas 4.800.000 de Ha. (67%).

• El sector agrícola tendría un potencial de aprovechamiento futuro de 7.200.000 de Ha. (incluido en éstas el incremental propuesto por el plan de reactivación de 2.800.000 de Ha.) y considerando que se realizan las medidas de conservación de suelos (cal agrícola y abono verde).

• La extensión de las áreas con suelos para uso ganadero alcanzaría a unas 2.100.000 de Ha., mientras que la superficie actualmente bajo uso pecuario sería de unas 7.400.000 de Ha., con lo que se estaría dando un significativo margen de sub-utilización a suelos de aptitud agrícola y de marcada sobreutilización a suelos de aptitud forestal. • Las tierras de aptitud forestal abarcarían unas 5.600.000 de Ha., de las cuales estarían bajo aprovechamiento sólo 1.700.000 de Ha., con lo que existiría un amplio mar-

Actualmente, en el marco de la producción agrícola se desarrollan exitosos sistemas de producción en diferentes zonas del país, demostrando que la Agricultura Empresarial y la Agricultura Familiar pueden convivir sin muchos inconvenientes ni conflictos sociales, con esquemas de ayuda mutua para ser cada vez más competitivos en el uso y manejo de sus fincas. Con relación al Uso de las Tierras, los datos preliminares del CAN 2008 son presentados en el Cuadro 23

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

83


El uso actual de las tierras

Fuente: Compilación propia

Entre los años 2008 y 2009, técnicos de la UGP y del INBIO realizaron la actualización de los datos del Uso y Cobertura de la Tierra, realizando una superposición de las informaciones temáticas generadas por el MAG en 1995 del Mapa de Capacidad Uso de la Tierra en la Región Oriental del Paraguay con relación a la nueva información temática del Mapa de Uso y Cobertura de la Tierra.

El mencionado estudio encontró que en la Región Oriental existen unas 4.927.667 Ha. de tierras destinadas al uso agrícola, de las cuales: o 2.388.912 Ha. (49%) son áreas de Agricultura Mecanizada, o 2.147.928 Ha. (44%) son de Agricultura Familiar No Mecanizada, y o 390.827 Ha. (7%) de Agricultura Familiar Mecanizada Minifundiaria.

La caracterización de los 3 principales tipos de Agricultura identificados en la Región Oriental es como sigue: Agrícola Mecanizado: son las áreas con cultivos agrícolas intensivos, principalmente cereales y oleaginosos, en cuya producción es necesario el uso de maquinarias pesadas (soja, trigo, maíz, girasol, arroz, etc.). Incluyen también a la caña de azúcar en superficies mayores a 20 Ha. Agricultura Familiar No Mecanizada: son unidades productivas de una superficie total de hasta 20 Ha., donde los sistemas de producción agrícola se caracterizan por la siembra, manejo y cosecha de rubros de

84

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

renta y autoconsumos, la mano de obra familiar es la fuerza del trabajo e incorporan, siempre y cuando tengan condiciones económicas, el uso de fertilizantes, pesticidas, semillas certificadas y otras técnicas que aseguren mejor rendimiento y mayor rentabilidad a nivel de fincas. Estas unidades productivas enfrentan problemas para el acceso al crédito, baja inversión en infraestructura y limitada diversificación productiva. Los cultivos de subsistencia son sembrados para satisfacer las necesidades de alimentos de la familia y para alimentar sus animales menores. Los cultivos de renta son sembrados con fines comerciales destinados, mayormente, al mercado nacional.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

85


El uso actual de las tierras Agrícola Mecanizado Minifundiaria: son las áreas con cultivos agrícolas intensivos, principalmente cereales y oleaginosos, en cuya producción es necesaria el uso de maquinarias pesadas (soja, trigo, maíz, girasol, arroz, etc.), pero discriminados por propiedades catastradas o foto-interpretadas menores a 20 Ha. De acuerdo a su capacidad productiva, las tierras para uso agrícola se caracterizan por ser suelos profundos, porosos, bien estructurados, bien drenados, normalmente con pendientes menores al 5% y sin contenidos de piedras, con muy buena a buena fertilidad y texturas que en forma adecuada permiten el desarrollo de actividades aptas preferentemente para uso agrícola. Haciendo una relación directa entre la superficie ocupada por los órdenes ULTISOLES y ALFISOLES y el uso actual de la tierra para fines agrícolas, se establece que existen en la Región Oriental unas 5.461.133

Ha. con estos suelos, disponibles aún para uso agrícola. Las tierras que califican para el uso agrícola son de Clases I, II, III y IV, en ellas se puede desarrollar una agricultura con cultivos anuales, sin o con ciertas restricciones hasta moderadas, corregibles con medidas y prácticas de manejo y conservación; pueden soportar también actividades menos intensivas como cultivos perennes, actividades pecuarias, forestales o de protección.

Fuentes: Foto MAG/BM. 1995

Otros resultados relevantes para el debate y la orientación de las políticas públicas en el sector productivo, producto del estudio UGP/INBIO son: • Existen unas 1.496.569 Ha. de tierras con cobertura boscosa en la Región Oriental del Paraguay que son de Clases de Capacidad Uso de la Tierra I, II, III y IV, es decir, que a pesar de tener condiciones naturales para su aprovechamiento racional en la agricultura no se pueden utilizar por estar vigente hasta el 2013, la denominada Ley de Deforestación Cero. • Del total de estas tierras destinadas a la Agricultura, unas 4.543.103 Ha. se hallan sobre tierras con Capacidad de Clases I, II, III y IV, según estos datos el 92% de las tierras se hallan utilizadas actualmente en el uso a capacidad adecuada. En tanto tan solo 374.605 Ha. (8%) del total de tierras destinadas a la agricultura están siendo utilizadas en tierras de Clases V, VI, VII y VIII. • Unas 1.081.203 Ha. de tierras destinadas a la agricultura son de Clases I y II, entendemos con esto que, el 22% de la tierras de uso agrícola están siendo excelentemente utilizadas por los productores y que estos necesitan aplicar ciertas medidas y prácticas de manejo y conservación de suelos para que la producción sea sustentable en el tiempo. • Unas 3.461.902 Ha. de tierras destinadas a la agricultura son de Clases III y IV, entendemos de acuerdo a ello que el

86

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

70% de la tierras de uso agrícola están siendo adecuadamente utilizadas, pero necesariamente necesitan incorporar a sus sistemas de producción moderadas medidas y prácticas de manejo y conservación de suelos para que las mismas sean sustentables.

Fotos: Cobertura Boscosa en Tierras con Capacidad Natural productivas de Clases I, II, III y IV de la Región Oriental Área Boscosa Dpto. San Pedro

• La situación de la Agricultura Mecanizada nos muestra en este análisis que unas 2.171.980 Ha. se hallan sobre tierras cuya capacidad natural productivas son de Clases I, II, III y IV, mientras que tan solo 214.758 Ha. de tierras con Agricultura Mecanizada se están desarrollando sobre tierras de Clases V, VI, VII y VIII, por encima de sus capacidades naturales productivas.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

87


El uso actual de las tierras

Foto: Bosques nativo manejado

• La situación de la Agricultura No Mecanizada nos muestra en este análisis que unas 2.014.747 Ha. se hallan sobre tierras cuya capacidad natural productivas son de Clases I, II, III y IV, mientras que tan solo 130.042 Ha. se están desarrollando sobre tierras de Clases V, VI, VII y VIII, por encima de sus capacidades naturales productivas.

Foto: Uso irracional del bosque, Dpto. San Pedro

bajo agricultura, señalamos esta situación porque potencialmente estas tierras pueden ser destinadas al uso agrícola en la región.

88

• Se detentaron unas 2.620.099 Ha. de tierras como Campos Altos en la Región Oriental del Paraguay cuya capacidad natural productiva son de Clases I, II, III y IV, territorios con condiciones naturales para un aprovechamiento preferentemente ganadero.

• Unas 3.503.508 Ha. son de Campos Altos que se hallan sobre tierras de Clases V, VI, VII y VIII, así también unas 2.094.991 Ha. de tierras son Campos Bajos con Clases V, VI, VII y VIII, que debería ser utilizadas para la producción pecuaria y en la preservación especial cuando sea necesarios.

• Unas 26.444 Ha. de tierras son Campos Bajos con Clases I, II, III y IV, con condiciones naturales para el aprovechamiento ganadero preferentemente.

• Este análisis nos muestra que, unas 177.621 Ha. de tierras utilizadas por la Agricultura Minifundiaria Mecanizada son de Clases I, II, III y IV, en tanto tan solo 178.937 Ha. se están desarrollando sobre tierras de Clases V, VI, VII y VIII, por encima de sus capacidades naturales productivas. • Las 1.496.569 Ha. de tierras cuya capacidad natural son de Clases I, II, III y IV, con cobertura boscosa representan el 30% del total de tierras actualmente

Los resultados del Cuadro Nº 26 demuestran que:

Foto: MAG/BM - 1995 / Siembra Directa Dpto. Itapúa

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

• Un total de 2.646.543 Ha. de tierras que califican fisiográficamente como Campos Altos y Bajos, con ciertos potenciales para uso agrícola y pecuario, dado que aplicando tecnologías y dando cumplimiento irrestricto a las normativas ambientales pueden ser incorporadas al sistema productivo Agro-Rural del Paraguay.

Fotos: Campos Bajos en Tierras de Capacidad Natural de Clase VII, MAG/BM - 1995

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

89


El uso actual de las tierras Se concluye que existen unas 8.706.657 Ha. con Clases de Capacidad I a IV para uso preferentemente agrícola (equivalentes a aproximadamente el 55% de la superficie en la Región Oriental), de las cuales 4.927.667 Ha. efectivamente son utilizadas por la agrícola. Así mismo, existen 2.778.998 Ha. que de alguna manera podrían ser aprovechas para el crecimiento de la agricultura paraguaya, recordando que por sus características naturales, las Clases III y IV necesariamente requieren la aplicación de medidas, prácticas y obras de manejo y conservación de suelos acordes a los sistemas de producción y las limitaciones naturales de los mismos.

A. Uso Actual y Cobertura Boscosa de la Tierra según Regiones Productivas Con el objetivo de caracterizar las condiciones naturales de las tierras y su relación con el potencial de los suelos y la capacidad natural productiva se han conformados cinco (5) grandes unidades productivas denominadas Regiones Productivas en la Región Oriental del Paraguay. Estas regiones se han aglomerado teniendo en consideración las características del potencial de los recursos naturales productivos (suelo, agua, bosque y biodiversidad) asociados a las condiciones socioculturales de producción. Cada región será descripta en forma general según uso y cobertura actual con el objetivo de tener cierto conocimiento sobre el desarrollo agrícola, pecuario y forestal que predomina en las mismas. 90

i. Región I - Departamentos de Itapúa, Alto Paraná, Canindeyú y Amambay La geología en esto departamentos está compuesta por las formaciones Coronel Oviedo, Misiones y Alto Paraná, la litología de estas formaciones son las areniscas y tillitas de origen fluvial, glacial y eólico, mientras que la formación Alto Paraná presenta como medio litológico el basalto. Los suelos provenientes de material parental arenisca y el basalto muestran marcadas diferencias. Los suelos de arenisca son profundos, de textura muy frágil y vulnerable a los procesos de degradación por erosión hídrica y la fertilidad es media a baja. Los suelos de basalto son profundos, de textura más tolerante a los procesos de erosión por agua y la fertilidad de los mismos es de media a alta. Las personas que viven y trabajan en estas áreas tienen como principal actividad la agricultura y la ganadería, las labores agrícolas dependen de cultivos de renta en pequeña, mediana y gran escala, además de algunas especies y variedades de cultivo cuya utilización post-cosecha es el autoconsumo familiar especialmente en aquellas propiedades denominadas de Agricultura Familiar No mecanizada. La agricultura Empresarial Mecanizada y la Minifundiaria utilizan maquinarias agrícolas e insumos de importación como agroquímicos. Esta región es considerada la más productivas de la Región Oriental. Los principales rubros sembrados en esta región productiva son soja, trigo, algodón,

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

maíz, sésamo, mandioca, tung, yerba mate, arroz, poroto, sorgo, maní, menta, habilla, batata, ajo, cebolla, girasol, caña de azúcar, papa, locote, tomate, tártago y banano. Esta Región alberga la mayor superficie destinada a la agricultura, la ganadería y el aprovechamiento forestal competitivos del Paraguay. Las condiciones de uso de las tierras demuestran gran intensidad. En los Departamentos de Canindeyú y Amambay las fincas poseen grandes superficies por el predominio de la agricultura empresarial y la ganadería extensiva. La agricultura familiar muestra un incuestionable decrecimiento debido a que disminuyen las colonias y asentamientos de pequeños y medianos productores en estas áreas productivas. Existen unas 812.840 Ha. de tierra con cobertura boscosas y 2.362.745 Ha. son utilizadas por la agricultura, de las cuales 1.642.040 Ha. son utilizadas por la Agricultura Mecanizada, 374.793 Ha. por la Agricultura No Mecanizada y 345.912 Ha. por la Agricultura Mecanizada Minifundiaria. Independientemente de la aplicación tecnológica en estos Departamentos aún existen problemas en el sector Agro-Rural en la obtención de títulos de propiedad; la proliferación de documentos provisorios de títulos de propiedades, los supuestos ocupantes que reclaman tierras mal habidas, alquileres y otras formas de tenencia, permiten que aflore la inseguridad jurídica poniendo en situación muy incómoda a aquellos pequeños, medianos y grandes productores que habitan esta Región.

ii. Región II - Departamentos de Caaguazú, Guaira y Caazapá En la Región II predominan los ecosistemas terrestres y de transición, los primeros abarcan la cobertura vegetal y las tierras de uso agrícola y pecuario, mientras que los otros las denominadas tierras con problemas de drenaje e inundaciones. Los suelos son de origen parental arenisca, profundos, con media o baja fertilidad, fácil de erosionarse por su textura. Existen áreas que hacen contacto con los suelos de material parental basalto que son profundos, fértiles y con textura más resistente a la degradación por erosión causada por el agua. Los ecosistemas terrestres agrupan los bosques altos continuos remanentes y los altos degradados, aún muy productivos por la gran cantidad de especies forestales que poseen, en tanto que el ecosistema terrestre de uso agropecuario abarca aquellas tierras de montes habilitados para la agricultura, en los que hoy existen cultivos de renta y autoconsumo, así como para implantar pasturas para la producción ganadera de cría y engorde de vacunos principalmente. Existe un predominio de dos (2) ecosistemas naturales, el terrestre y el de transición, el primero encierra las áreas con cierta cobertura vegetal, los bosques altos continuos y los bosques altos degradados, mientras el segundo incorpora las tierras de uso agropecuario y las tierras de campo alto o denominadas praderas altas. La eliminación de la cobertura vegetal ha transformado el ecosistema nativo gene-

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

91


El uso actual de las tierras rando consecuencias negativas sobre la diversidad biológica, la degradación de los suelos por su uso intensivo, y la pérdida de la calidad y el régimen de los recursos hídricos disponibles. Se identificaron unas 287.348 Ha. con coberturas boscosas nativas y unas 1.146.551 Ha. bajo uso Agrícola, de las cuales la Agricultura Familiar No Mecanizada ocupa unas 647.899 Ha.

Existen conflictos muy puntuales en estas Región, particularmente en periodos de siembras y cosechas a consecuencias de que existen supuestos líderes campesinos u Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) con ideologías sobre el uso de las tierras.

La Agricultura Familiar se dedica a la producción de autoconsumo y renta, siendo los principales cultivos de renta el algodón, caña de azúcar, sésamo, tabaco, yerba mate, hortalizas y mandioca; y de autoconsumo, el poroto, el maíz, la mandioca, las hortalizas, la arveja, el maní, y otros; la ganadería es de subsistencia e incluye la producción de leche, cría y engorde de entre dos (2) a seis (6) animales vacunos y animales menores.

En la Región III los ecosistemas terrestres tienen bosques nativos en los que aún predomina una alta dinámica de la diversidad biológica, porque la flora nativa genera condiciones para que la fauna obtenga alimento, se reproduzca y se resguarde en los periodos críticos.

La Agricultura Empresarial Mecanizada cultiva soja, maíz, trigo, girasol y otros; en tanto que la producción ganadera se sustenta en el aprovechamiento de los campos altos y bajos, y la utilización de pasturas naturales para la cría y re-cría del ganado, las pasturas mejoradas e implantadas son utilizadas para la producción de engorde y la lechería. En la región existen colonias y asentamientos campesinos con más de 40 años. Los sistemas de producción son tradicionales, a excepción de algunos distritos influenciados por colonos menonitas y brasiguayos, quienes han logrado que con el uso de maquinarias agrícolas la producción agropecuaria sea más eficiente. 92

III. Región III - Departamentos de Concepción y San Pedro

El recurso suelo se caracteriza por tener una fisiografía de lomadas medias y altas, donde se desarrolla la producción agrícola y pecuaria. Estos suelos son profundos, de textura superficial arenosa francosa y fertilidad media a baja. Existen tierras con severas limitaciones para el uso agrícola, relacionadas al drenaje e inundaciones. Se observa en esta región que pequeños y medianos han habilitado tierras para el uso agrícola eliminando por completo el recurso forestal, dejando en sus fincas remanentes de bosques nativos altamente degradados. En muchos casos, los suelos están siendo explotados por encima de su potencial productivo y han iniciado un proceso de deterioro de la fertilidad natural. En los Departamentos de San Pedro y Concepción existen unas 1.017.294 Ha. con cobertura boscosa nativa, 973.528 Ha. de tierras

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

que se utilizan para la Agricultura, representando el 20% del total de tierras destinadas a la agricultura en la Región Oriental del Paraguay. La Agricultura Familiar No Mecanizada ocupa unas 736.800 Ha. de producción.

pecuario a expensas del bosque y su biodiversidad nativa. Se observa un aprovechamiento intenso de las tierras, las que muestran claros indicios de degradación afectando su capacidad productiva.

La producción agrícola predominante en la Región III es del tipo Familiar No Mecanizado, que utiliza sistemas de producción caracterizados por la utilización de mano de obra familiar, e insumos e implementos agrícolas de tracción manual y animal. Entre los principales cultivos de renta y autoconsumo se encuentran el sésamo, algodón, tabaco, maíz, tártago, poroto, mandioca, zapallo, cebolla, arveja, banano, piña, hortalizas, hierbas medicinales y otros. La actividad pecuaria es mayoritariamente de tipo extensiva y semi-intensiva. El departamento de San Pedro se destaca por la coexistencia de la agricultura mecanizada, la agricultura familiar y la ganadería.

Las áreas predominantes son las praderas o campos altos, donde normalmente se desarrolla la ganadería, estos espacios naturales provienen de áreas que fueron desmontadas y de campos altos naturales. En los ecosistemas de transición compuestos por praderas o campos naturales con problemas de drenaje e inundaciones, la diversidad biológica nativa ha sufrido poco impacto.

Las agroindustrias tienen un fuerte desarrollo en torno a rubros como el sésamo, la mandioca y el tabaco. Importantes agroindustrias, cooperativas y comercializadoras trabajan en el Dpto. citándose Molino ERSA, Cargill, Codipsa, Shirosawa Company, Kemasen, Agrofértil, Cooperativa Friesland, Cooperativa Volendam, Cooperativa la Norteña, Tabesa, entre otros.

Las fincas agropecuarias de esta región se ubican entre las más antiguas del Paraguay. El uso de la tierra para fines agrícolas y pecuarios data en más de 170 años, los impactos por el aprovechamiento de la capacidad productiva han sido muy significativos para el recurso forestal y el suelo, causando grandes impactos y transformaciones al medio ambiente natural. Las actividades agrícolas dependen de insumos e implementos agrícolas y la fuerza de la mano de obra familiar; los rendimientos obtenidos dependen del manejo y la capacidad productiva del recurso natural suelo. Los principales rubros de producción son el algodón, maíz, mandioca, maní, poroto, arveja, batata, hortalizas, banano y otros.

IV. Región IV - Departamentos de Paraguarí, Cordillera y Central Los ecosistemas terrestres han sufrido una amplia transformación, el bosque alto continuo ha desaparecido por completo habilitándose tierras para el uso agro-

Los suelos son derivados de material parental sedimentario, son profundos, de textural superficial con alto riego a degradarse por causa de la erosión hídrica y fragilidad a la pérdida de su fertilidad natural por su uso intensivo.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

93


El uso actual de las tierras En los Departamentos de Cordillera, Paraguarí y Central se han encontrado 62.703 Ha. de tierras con cobertura boscosa, de mientras que unas 291.586 Ha. son utilizadas en Agricultura Familiar No Mecanizada o Agricultura, y tan solo 12.358 Ha. se destinan a la Agricultura Mecanizada. V. Región V - Departamentos Ñeembucú y Misiones Esta región productiva está cubierta por sedimentos no consolidados, las geoformas constituyen una gran planicie con elevaciones suaves, donde los tipos de suelos son arenosos y profundos, con problemas de drenaje y alto riesgo a inundarse. La agricultura se realiza sobre la formación geológica denominada de Misiones, con rocas sedimentarias areniscas, ellas están rodeadas por sedimentos aluviales de la planicie del Río Paraná y Tebicuary. La geomorfología en áreas de rocas sedimentarias areniscas es de relieve suave y ondulado, rodeados de extensas planicies aluviales. Los suelos que se forman sobre el material parental arenisca y unidades donde se desarrolla la agricultura en forma intensa son arenosos, profundos y de media a baja fertilidad, rodeados por planicies de suelos de sedimentación aluvial. Las tierras inundables e inundadas por los malos drenajes constituyen los ecosistemas de transición, y abarcan grandes superficies. Estas son utilizadas por algunos grandes ganaderos para la producción del ganado bovino. 94

La actividad agrícola se realiza en aquellas áreas más alta, donde las inundaciones y los problemas de drenaje de las tierras permiten el desarrollo normal de las plantas. Los principales rubros de renta y consumo son el algodón, maíz, arroz bajo riego, arveja, mandioca, batata, poroto, maní y otros. La principal ocupación de las personas en las áreas rurales es la agricultura y la ganadería extensiva, el uso de la tierra para fines agrícolas aprovecha la fuerza de la mano de obra familiar y la utilización de ciertos insumos e implementos agrícolas de tracción animal, en tanto que la producción pecuaria aprovecha las condiciones naturales de los campos altos y bajos para la cría y engorde de ganado bovino. Existen áreas puntuales donde que permitirían, utilizando tecnologías adecuadas, la producción de arroz en forma agro-empresarial. En la Región V se identificaron 22.012 Ha. con bosques nativos.

B. Capacidad Uso de la Tierra y la Cobertura de Superficie del Cultivo de Soja En la Región Oriental existen unas 4.927.667 Ha. destinadas al uso agrícola, estimándose que el 54% es ocupado por el cultivo de la soja. Las estimaciones de producción de soja para la campaña agrícola 2009/10 es de 2.680.182 Ha., unas 2.559.943 Ha. del cultivo se asienta sobre tierras que califican como Clase I, II, III y IV; en tanto que unas 120.239 Ha. se hallan sobre tierras de Clase V, VI, VII y VIII, no aptas para el uso agrícola.

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

95


El uso actual de las tierras Existen 91.682 Ha. de tierras con capacidad productiva de Clase V, localizadas en los Departamentos de Caaguazú, Alto Paraná, Caazapá e Itapúa. Estas tierras presentan limitaciones de drenaje por estar en un ambiente fisiográfico de llanuras y valles y/o tener suelos con problemas de permeabilidad.

Las tierras de capacidad natural de Clase VI y VII destinadas al cultivo de soja abarcan unas 26.103 Ha., donde los problemas de pendientes y poca profundidad de los suelos son las principales limitaciones, muy difíciles de controlar

5. Referencias para el Uso y Manejo Racional de los Recursos Productivos El suelo constituye el recurso natural más importante para la producción de alimentos y el desarrollo socioeconómico del país. El Paraguay posee suelos de diferentes tipos y características con diversas aptitudes agrícolas, siendo la Región Oriental la zona agrícola por excelencia puesto que alberga los mejores suelos. La apertura de una vasta zona de frontera agrícola a partir de la década del `70 ocasionó la degradación de los suelos en las áreas en las que no se aplican técnicas prácticas de manejo y conservación de suelos y aguas. La degradación del potencial natural de los suelos se manifiesta como la: a) Pérdida de la capacidad productiva de las tierras utilizadas para la agricultura y la ganadería, debido a la habilitación de tierras con cobertura boscosa en suelos de aptitud preferentemente forestal y no agrícolas para la producción; y 96

b) El mantenimiento de los sistemas tradicionales de producción, basados en estilos poco adecuados de aprovechamiento de los recursos, que ocasionaron y ocasionan la degradación de la capacidad productiva de las tierras. Evaluando los sistemas tradicionales de producción podemos aseverar que se ha instalado una conciencia entre los productores agrícolas, sean familiares o empresariales, sobre la necesidad de incorporar a sus sistemas de producción las buenas prácticas agrícolas, cumpliendo con las normas ambientales y fitosanitarias vigentes. El uso racional de los recursos naturales productivos, en particular del recurso suelo, necesariamente debe considerar las características naturales productivas de los mismos, el potencial y la vocación de uso, así como las áreas frágiles que demanden atención especial. Las distintas áreas deberán ser utilizadas en forma es-

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

tratégica para avanzar hacia un uso económico y sostenido del suelo. Para las tierras cuyo uso actual es la agricultura, las principales recomendaciones según son: Las tierras de capacidad natural productiva de Clases I, II, III y IV destinadas a la Agricultura deberían mantener su uso actual, por ser territorios cuyas condiciones naturales productivas son aptas para el desarrollo agrícola, sea intensivo y extensivo, sin o con moderadas restricciones, aunque también soportan actividades menos intensivas como cultivos perennes, actividades pecuarias, forestales o de protección. Las tierras cuya capacidad natural corresponde a las Clases V, VI, VII y VIII, deberían ser identificadas y exigírseles el cambio del uso de sus tierras de la agricultura a otros usos menos intensivos y más conservacionistas para lograr el uso sustentable de sus recursos naturales. En algunos casos, tierras de esta categoría pueden incorporarse al desarrollo agrícola con obras apropiadas de manejo y conservación de suelos y aguas, aunque se deberá en estos casos desarrollar estudios más detallados que permitan justificar este cambio de uso de la tierra. En las tierras de capacidad natural productiva de Clases II, III y IV, cuyas limitaciones (textura, fertilidad natural, estructura y profundidad) y topografías deben ser corregidas y controladas por medidas y prácticas de manejo y conservación de suelos,

se recomienda realizar estudios más detallados que permitan promover en ellas actividades agrícolas socio-económicamente rentables y ambientalmente sostenibles, y aplicar según los estudios de suelo y capacidad productiva de las tierras, las buenas prácticas agrícolas que incluyen la realización de las curvas a nivel, las rotaciones de cultivos incluyendo los abonos verdes, las coberturas permanentes de los suelos, la aplicación de las siembras directas en cada parcelas, implementar en forma estratégica las cortinas rompe vientos, asegurar el uso seguro de agroquímicos en los cultivos, el desarrollo de las barreras vivas de protección, la aplicación de los caminos agro-ambientales, la reposición, conservación y protección de los bosques protectores y de reserva. Presentamos seguidamente las características y beneficios de las prácticas agrícolas recomendadas: Curvas a Nivel: se llaman curvas de nivel al lugar geométrico de los puntos del suelo con igual altitud, representado por las terrazas o camellones que siguen las líneas de nivel y deberán distanciarse unas de otras de acuerdo al porcentaje de la pendiente y al tipo de suelo de la finca. Funciona cortando las pendientes y sirven para retener y distribuir en forma uniforme el agua superficial, aumentar la infiltración del agua en el suelo y evita la erosión y pérdida de la fertilidad del mismo. Cobertura de los Suelos: los abonos verdes son plantas que se cultivan para

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

97


El uso actual de las tierras ayudar a recuperar y aumentar la fertilidad mejorando las características físico-químicas y biológicas del suelo. Estas plantas son cultivadas para luego ser incorporadas o dejadas como restos sobre el suelo a ser cultivado, se recomienda hacer la incorporación de los abonos verdes cuando comienza a florecer. Abonos de invierno son la Canola, la Mucuna, el Nabo forrajero y la Avena, y de verano el Poroto tupí y el Kumanda yvyra í. Entre los beneficios se menciona que descompacta el suelo duro o pié de arado mejorando su estructura, cubre el suelo evitando la erosión causada por la lluvia y el viento, beneficia a la vida de organismos benéficos en el suelo, reduce la temperatura del suelo, evita la aparición de insectos perjudiciales, enfermedades y maleza en los cultivos, ayuda a aumentar los nutriente en el suelo, aporta materia orgánica y nitrógeno al suelo, así como aumenta la capacidad de almacenamiento de agua en el suelo. Siembra Directa: es una de las alternativas para evitar el laboreo intensivo del suelo, es un sistema dónde no se realizan labranzas y se mantiene una adecuada cantidad de cobertura con restos de cultivos en la superficie del suelo. Entre los beneficios se menciona que controla la erosión hídrica y eólica, mejora la retención de la humedad, Aumenta la infiltración de agua en el suelo, disminuye la compactación del suelo, mejora la estruc98

tura del suelo, aumenta la productividad a largo plazo y además mejora la calidad del agua superficial.

sajismo en la vera del camino, como barrera natural contra plagas y enfermedades de cultivos colindantes.

Rotación de Cultivos: consiste en cambiar de rubro agrícola en una parcela luego de la cosecha. Entre los beneficios se menciona que disminuye o elimina las plagas perjudiciales del suelo, controla las malezas, mejora la disponibilidad de los nutrientes en el suelo, mejora la fertilidad natural y mejora los rendimientos y rentabilidad de los cultivos.

Recomendaciones Técnicas para Tierras de Uso Pecuarios

Cortinas Rompe-Vientos: consiste en plantar árboles en lugares estratégicos de las unidades productivas para controlar los fuertes vientos que pueden afectar a los cultivos y contribuir con la degradación de los suelos por medio de los vientos predominantes de la región.

Las principales recomendaciones son:

Barreras Vivas: es una práctica agrícola que permite aplicaciones seguras de agroquímicos en casos de cultivos colindantes a caminos vecinales, poblados, objeto de aplicación de plaguicidas, se deberá contar con barreras vivas de protección a fin de evitar posibles contaminaciones por deriva accidental a terceros. Entre los beneficios se menciona que protege de posibles contaminaciones por deriva a los usuarios del camino, la conservación de caminos rurales, contribuye a disminuir el estrés y aumentando el rendimiento de los cultivos, embellece o pai-

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

En la Región Oriental se detectaron 6.028.946 Ha. de Campo Alto, destinadas preferentemente para a la producción ganadera y a actividades de protección, cuya capacidad natural productiva es de la Clase V, en algunas áreas IV (Subclase IV-Wd, IV-Sp y IV-ESp) y VI (Subclase VI-Sp).

a) Fomentar las actividades pecuarias en esta categoría de tierras, e introducir progresivamente en las mismas pasturas mejoradas (gramíneas y leguminosas). b) Impulsar el desarrollo de actividades silvopastoriles en estas tierras (cercas vivas, cortinas rompevientos, reforestación en franjas, reforestación para protección de causes de arroyos y nacientes naturales, etc.) para propiciar una mejor conservación del agua y un mejor ambiente para el desarrollo ganadero.

pueden soportan actividades de especial protección, para tierras cuya capacidad natural son de Clase V, IV (Subclase IV-Wd, IV-Sp y IV-ESp) y VI (Subclase VI-Sp). Las principales recomendaciones para Campos Bajos Inundados son: a) Promover la protección de estas áreas, evitando su contaminación o degradación. b) Promover el desarrollo de actividades sostenibles en estas áreas, como la acuacultura o la cría de distintas especies de mamíferos, reptiles, peces, crustáceos, etc., que eventualmente puedan incorporarse en la economía familiar. Promover y facilitar el desarrollo de actividades turísticas en estas áreas, en especial con la participación de las comunidades locales.

En la Región Oriental se detectan unas 2.122.486 Ha. de Campo Bajo destinados para a producción ganadera aprovechando las condiciones naturales territoriales. El uso recomendado es preferentemente la ganadería productiva, aunque también EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

99


BIBLIOGRAFIAS CONSULTADAS ARP. ASOCIACIÓN RURAL DEL PARAGUAY. Mapa de Uso Actual y Cobertura de la Tierra de la Región Occidental del 2009.

MAG/DGP . Unidad de Estudios Agroeconómicos. Octubre 2008. “Informe Sector Agropecuario – Informe Mandioca”.

BANCO CENTRAL DEL PARAGUAY. 1997 a 2008. Estadísticas Económicas. Asunción.

MAG/ISA. Ministerio de Agricultura y Ganadería. Informe del Sector Agropecuario.

De Llamas, P. 1990. Zonificación agroecológica del cultivo de la mandioca en la República del Paraguay. Tesis de Maestría en Ciencias. Colegio de Postgraduados, Instituto de Enseñanza e Investigación en Ciencias Agrícolas, Centro de Edafología. Montecillo, México.

MAG. Ministerio de Agricultura y Ganadería. Dirección General de Planificación. Informaciones Básicas para la Zonificación Agroecológica. Paraguay. Mayo. 1999.

Dengo, J.M. 1990. Comentarios sobre el ordenamiento territorial. In: Seminario Social Democracia y Medio Ambiente. La Catalina, Santa Bárbara de Heredia, Costa Rica.

Moreno Jiménez, Antonio. Sistemas y Análisis de la Información Geográfica, Manual de Auto Aprendizaje con ArcGis. Departamento de Geografía, Universidad Autónoma de Madrid, 2008. Segunda Edición. Alfaomega Grupo Editor. Mexico. D.F., 911 p.

Dirección de Censos y Estadísticas Agropecuarias. 2008. Producción Agropecuaria 2006/2008. Dirección de Censos y Estadísticas Agropecuarias. Asunción.

NAUMAN. Carlos M. CORONEL María C. Atlas Ambiental del Paraguay: Con fines Educativos. Cooperación Técnica Alemana (GTZ).

DOA/SSERNMA/MAG. 1997. Dirección de Ordenamiento Ambiental. Informe Anual del Departamento Gestión Ambiental. DOA/SSERNMA/MAG. 1997. Proyecto Racionalización Uso de la Tierra (MAG/BM). Mapas de Suelos, Capacidad Uso de la Tierra de la Región Oriental del Paraguay. 1995. DOA/SSERNMA/MAG. 1997. Proyecto Racionalización Uso de la Tierra (MAG/BM). Informe Técnicos de los Levantamiento de Suelos, Capacidad Uso de la Tierra y Propuesta de Ordenamiento Territorial de la Región Oriental del Paraguay. 1995. ENAPRENA. 1995 a. Proyecto Estrategia Nacional para la Protección de los Recursos Naturales. Documento Base sobre el Sector Agrícola y su Impacto Ambiental. GTZ/MAG-SSERNMA. Litocolor S.R.L. 129 pp. Asunción.

Plaster, Edward J. La Ciencia del Suelo y su Manejo. 2000. Editorial PARANINFO. Madrid, España. 419 p. Pflugfelder, P. 1993. Informe Técnico, componente de geología (Estudio de suelos y capacidad de uso de la tierra para el manejo y planificación de los recursos naturales renovables. MAG-Banco Mundial. Asunción, Paraguay. SECRETARIA TÉCNICA DE PLANIFICACIÓN. Dirección General de Estadística Encuestas y Censos. 1997. Características Generales de la Población y de los paraguayos. Asunción. Secretaria del Ambiente del Paraguay (SEAM) y Ministerio de Educación y Cultura del Paraguay (MEC). Proyecto: Manejo Sostenible de los Recursos Naturales en el Chaco Sudamericano. Paraguay. Asunción. 2008. 88p.

FAO. 1964. Report on the Soils of Paraguay. 2 ed. World Resources Report. Roma, Italia.

Torres Nieto, Álvaro. Villate Bonilla, Eduardo. Topografía. 4ta. Edición. 2001. Editorial Escuela Colombiana de Ingeniería. Prentice Hall. 472 p.

FAO, Oficina de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Zonificación Agro-Ecológica. Guía General. Roma. 1997. 82 p.

UGP/INBIO/2008 Mapa de Uso Actual y Cobertura Boscosa de la Región Oriental del Paraguay, 2008.

Henry, J. Glynn, Heinke, Gary W., Ingeniería Ambiental. Segunda Edición. 1999. Ed. Pearson & Prentice Hall. Mexico. 800 p.

UGP/INBIO/2010 Mapa de Cobertura del Cultivo de Soja en la Región Oriental del Paraguay. Campaña Agrícola 2009 a 2010.

IICA. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. Políticas Agropecuarias Paraguay 2008.

U.S.D.A. Soil Survey Staff. 1975. Soil Taxonomy. Agricultural Handbook No. 436. U.S. Government Printing Office. Washington, D.C.

IICA. “Matriz de Políticas Agropecuarias Paraguay 2006”.

U.S.D.A. Soil Survey Staff. 1992. Keys to Soil Taxonomy. SMSS Technical Monograph No. 19. Fith Edition. Pocahontas Press, Inc. Blacksburg, Virginia, USA.

López G.,O. 1977. Capacidad de uso de los suelos. En: Proyecto de desarrollo de Ybycuí y áreas de influencia. CAH. Tomo I, pág. 8-59. Asunción, Paraguay.

USAID. AGENCIA DEL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS PARA EL DESARROLLO INTERNACIONAL. Mayo 2010. Paraguay Vende. Promoviendo Crecimiento Económico. Mandioca. Una opción industrial. Asunción. Paraguay.

López G., O. y Fatecha, A. 1979. Levantamiento de suelos por capacidad de uso de la Escuela Agrícola de Ybycuí. MAG-IICA-BID. 25 p. Asunción, Paraguay.

USAID. 2010. Paraguay Vende. Plantas Medicinales y Aromáticas. Una alternativa de Producción Comercial.

López G., González E., E., Molinas, A., Franco, E., De Llamas, P., García, S., Mapa de Uso de la Tierra de la Región Oriental del Paraguay, Proyecto de Racionalización de Uso de la Tierra, 1995. MAG/Banco Mundial.

Vasquez Morera, Alexis. Procedimientos Generales para la Realización de Estudios Semidetallados de Suelo. 1998. Proyecto de Racionalización del Uso de la Tierra (PRUT), MAG/BM. Asunción. 68 p.

MAG/SSERNMA/Dirección de Parques Nacionales y Vida Silvestre. 1990. Áreas prioritarias para la Conservación en la Región Oriental del Paraguay. Centro de Datos para la Conservación. Asunción, Paraguay.

Wambeke, A.V. y Forbes, T.R. 1985. (edts.). Criterios para el uso de la Taxonomía de Suelos en la denominación de unidades cartográficas. Monografía Técnica SMSS # 15. Dpto. de Agronomía, Colegio de Agricultura y Ciencias de la Vida del Estado de Nueva York, Universidad de Cornell. Trad. en español por W. Luzio L, U. de Chile.

MAG. Ministerio de Agricultura y Ganadería. Programa de Apoyo a la Producción y Comercialización de Hortalizas del Paraguay 2010-2014. Documento elaborado por la Dirección General de Planificación. Asunción. Paraguay. Marzo. 2010.

100

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

101


Anexos Anexo 1. Uso de la Tierra y Vegetaci贸n Regi贸n Oriental del Paraguay

102

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Anexo 2. Uso Actual y Cobertura Vegetal de la Regi贸n Occidental del Paraguay

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

103


Anexos Anexo 3. Mapa de Tipos de Suelo en la Regi贸n Oriental del Paraguay

104

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

Anexo 4. Mapa de Capacidad de Uso de la Tierras de la Regi贸n Oriental del Paraguay

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

105


Anexos Anexo 5. Mapa de Distribución Geográfica de las Áreas Silvestres Protegidas

106

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

107


Anexos Anexo 7. Mapa de Evaluaci贸n de la Ley de Deforestaci贸n Cero

108

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

109


Anexos

110

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

111


Anexos

112

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

113


Anexos

114

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

EL SECTOR AGRO-RURAL PARAGUAYO: IMPORTANCIA, POTENCIALIDADES Y DESAFIOS

115

Importancia, potencialidades y desafíos alfredo molinas  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you