Issuu on Google+

DISCURSO EN REPRESENTACIÓN DE NUEVOS GRADUADOS “Cuando la sabiduría entre en tu corazón y el conocimiento mismo se haga agradable a tu mismísima alma, la capacidad de pensar misma te vigilará y el discernimiento mismo te salvaguardará” Salomón. Buenas noches, un saludo muy especial al Dr. (Ph.D) Joscelito Solano, Ing. Paula Moreno, Ing. Patricio Flor (autoridades presentes) queridos compañeros graduados, excelentísimo público. Realmente para mí es un gran honor dirigirme a ustedes en representación de mis compañeros: Que felicidad sentimos al culminar esta etapa universitaria, donde plasmamos nuestros anhelos, objetivos y sueños. Vivencias que jamás olvidaremos, recuerdos que se quedaran impregnados en nuestra memoria. Cada aula que ocupamos, las distintas enseñanzas de nuestros profesores, las nuevas amistades, los famosos trabajos en grupo, nuestras giras, que hermosa carrera, que privilegio conocer más a fondo nuestro maravilloso país con tanta riqueza natural, cultural y sobre todo humana. Tantos obstáculos que tuvimos sin embargo no dejamos de luchar para cumplir nuestra meta, como excelentes corredores culminamos la carrera, sufrimos injusticias pero no decaímos, después de esa gran tormenta vino la calma, existió luz a nuestras respuestas, por cierto muchas gracias Dr. Joscelito por su excelente labor, por su sincero sentir de ver estudiantes de calidad, a todo su equipo de trabajo que actuaron realmente con responsabilidad. Como no agradecer a Dios por darnos a nuestros maravillosos padres quienes nos dieron la vida, cuan importantes son para nosotros, no hay palabras para describir tanto agradecimiento,( padre, madre, ñaño, cuanto los amo gracias) pero cada uno con las distintas circunstancias que nos haya tocado sabemos quienes nos apoyaron y fueron parte de esta gran satisfacción que hoy sentimos, por ejemplo compañeros casados con


sus esposos, esposas, hijos, amigos, familiares o ya sea solo con el apoyo de su padre o de su madre que orgullosos nos sentimos, solo gracias, cuanto los amamos. Compañeros seamos industriosos como la hormiga: ¿Saben? Las hormigas están organizadas de manera maravillosa. Son extraordinariamente cooperadoras y atentas con sus compañeras obreras. Ayudan a las que están heridas o agotadas llevándolas de regreso al nido, recogen instintivamente el alimento para el futuro, instintos que el Creador las dotó. No tienen “comandante, oficial ni gobernante”. Es cierto que hay una hormiga reina, pero lo es solo en el sentido de que pone los huevos y es madre de la colonia. No da ningún tipo de órdenes. Aun sin capataz que las obligue ni supervisor que las controle, las hormigas trabajan incansablemente. El proceder natural de las hormigas muestra que el hombre debería planificar con antelación y trabajar arduamente e intentar mejorar la calidad de nuestro trabajo pues esto nos beneficia. Todas nuestras actividades debemos hacerlo tan bien como nos sea posible. Tal como a la hormiga le beneficia su laboriosidad, Dios quiere que nosotros veamos el bien por todo nuestro duro trabajo. No desperdiciemos nuestras cualidades, nuestra inteligencia y sobre todo nuestros valores seamos como las hormigas, aquellas hacen ‘lo que su mano halla que hacer, con su mismo poder’, no porque un supervisor los esté observando, sino por su honradez y deseo de ser trabajadores industriosos y productivos. La conciencia limpia y la satisfacción personal son las recompensas del trabajo arduo.

Señoras y señores

Ing. María José Pérez Echeverría


Turismo