Page 1


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

PRÓLOGO

La seguridad en la región de América Latina y el Caribe es reconocida como un elemento fundamental de la política pública y del desarrollo de las ciudades. El crimen urbano y la violencia continúan teniendo un impacto dramático en la habilidad de las ciudades y de las comunidades de la región para alcanzar logros sustentables en el desarrollo urbano y social. El crimen es uno de los síntomas de los fracasos de las políticas de desarrollo urbano, no solo de la región sino del mundo. Las tendencias y condiciones de vida en áreas urbanas varían considerablemente al igual que los niveles del crimen y la inseguridad. Sin embargo, la región en su conjunto muestra los más altos índices de violencia urbana del mundo y esto es particularmente cierto en las zonas precarias. En la mayoría de los países y las ciudades, la violencia urbana y el crimen limitan los esfuerzos del desarrollo, cuando los recursos VRQGLYHUVLÀFDGRVDFRPEDWLUODLQVHJXULGDG(OLPSDFWRGHOD inseguridad, el crimen y la violencia sobre la calidad de vida, el acceso a servicios y el acceso a las oportunidades para los moradores, es severo particularmente para las personas de bajos ingresos. Las experiencias regionales e internacionales indican que los esfuerzos para mejorar la seguridad y el sentimiento de seguridad entre los residentes y los comercios en una ciudad debería ser la responsabilidad de todos los niveles de gobierno. Las políticas y los marcos nacionales que enfatizan la justicia social y la inclusión, son esenciales. Estos deben ser complementados por gobiernos locales y políticas urbanas enfocadas a la prevención y la reducción de la vulnerabilidad. El reto es reducir el crimen y la violencia de forma sustentable sin dañar el SURFHVRGHPRFUiWLFR(VWRUHTXLHUHDUWLFXODUÀUPHPHQWHODVSROtWLFDVGHVHJXULGDGORFDOFRQOD planeación local del desarrollo, con el mejoramiento y reforzamiento de la ciudadanía, y con la gobernanza y la participación respaldada por políticas de seguridad de orden nacional. El objetivo de la presente publicación es generar una guía para las autoridades locales y sus actores asociados en el papel que desempeñan al enfrentar el tema de la inseguridad. Existen muchas prácticas y experiencias positivas y exitosas que se han consolidado en la región a nivel local en los últimos 20 años. El proceso de democratización, una sociedad civil bien establecida y la presencia de alcaldes decididos han llevado a prácticas y acercamientos innovadores en el combate a la prevención del crimen. Sin embargo falta mucho por hacer en la consolidación de logros, en el establecimiento de marcos nacionales que faciliten el trabajo de los gobiernos locales y en la diseminación sistematizada de acciones de prevención entre autoridades locales a través de la región.

2


PRĂ“LOGO

/DSUHVHQWHJXtDGHÀQHDQiOLVLVGHWDOODGRVGHSURSXHVWDVHQODSUHYHQFLyQGHOFULPHQDGRSWDGD en diversas ciudades de la región y una serie de herramientas que incorporan la acción local. Estå dirigida a los líderes generadores de la política local, a los departamentos tÊcnicos de los gobiernos de las ciudades y a los líderes locales en general. Provee un acercamiento riguroso, paso a paso, en el anålisis de los problemas, en su traducción a opciones, políticas y en la implementación, monitoreo y evaluación de planes. Este acercamiento, llevado por una amplia estrategia basada en un entendimiento claro del contexto local, parece tener un mayor Êxito que las aplicaciones ad hoc de iniciativas individuales. Por lo anterior, y a causa de la importancia del contexto local se ha decidido editar un Segundo volumen para el Caribe Anglófono, que cuenta con diferentes tradiciones y modelos HQJREHUQDQ]DTXHSUHVHQWDUiHMHPSORVPiVHVSHFtÀFRVHQHOLGLRPDLQJOpV Las herramientas aquí presentadas surgen de la vasta experiencia de ONU-HABITAT en muchas ciudades del mundo y del diålogo regional e internacional que se ha llevado a cabo por mås de 20 aùos. Queremos agradecer a los expertos de la Universidad Alberto Hurtado en Santiago de Chile por el trabajo en traducir estas experiencias globales en forma relevante a ciudades de AmÊrica Latina. ONU-HABITAT continuarå trabajando con la Universidad así como con otros actores interesados en la región para complementar esta SULPHUDJXtDFRQPyGXORVHVSHFtÀFRV\FRPSRQHQWHVTXHWUDWHQORVWHPDVGHODLQWHUYHQFLyQGH jóvenes y comunidades. Un gran número de expertos en los temas de desarrollo urbano y prevención dieron su conocimiento y comentarios a la creación del presente documento. Estån mencionados en los agradecimientos. Yo particularmente quiero reconocer la valiosa contribución de la Agencia Sueca de Cooperación y Desarrollo (Swedish Agency for Development Cooperation, SIDA) en el apoyo a esta guía, así como a la Organización Canadiense para la Estrategia Nacional en la Prevención del Crimen (Canadian National Crime Prevention Strategy) que apoyó el desarrollo de la versión global original.

Anna Kajumulo Tibaijuka, Sub-Secretaria General de las Naciones Unidas Directora Ejecutiva, UN-HABITAT

3


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ“N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

INTRODUCCIĂ“N

Esta GuĂ­a ha sido realizada en colaboraciĂłn entre la Agencia de Naciones Unidas HABITAT y la Universidad Jesuita Alberto Hurtado (UAH) de Chile. Quiere ser una herramienta para todas las personas u organizaciones que implementan o deseen implementar, complementar o ajustar polĂ­ticas y programas relacionados con la prevenciĂłn de la delincuencia y la violencia en los paĂ­ses y ciudades de LatinoamĂŠrica, regiĂłn fuertemente golpeada y sensible a este tema. Esta GuĂ­a ha sido elaborada a partir del “Local Crime Prevention Toolkitâ€?, elaborado por el Programa “Ciudades mĂĄs Segurasâ€? (Safer Cities) y ha recogido el conocimiento y la experiencia acumulada que distintas ciudades del mundo han desarrollado durante aĂąos en materia de seguridad y prevenciĂłn de violencia y delincuencia. El texto se orienta en especial para su aplicaciĂłn desde los gobiernos locales, en particular desde HOPXQLFLSLR(QHIHFWRODHĂ€FDFLD\ODVRVWHQLELOLGDGGHODVSROtWLFDVGHSUHYHQFLyQLQGHSHQGLHQWHPHQWHGHTXLHQHVODGHĂ€QHQGHSHQGHGHTXHVHDQOOHYDGDVDFDERDQLYHOORFDO(VWHSODQWHDmiento coincide con la demanda de la poblaciĂłn y con el hecho de que la experiencia internacional exitosa en materia de prevenciĂłn corresponde a diseĂąos e implementaciones efectuados por las alcaldĂ­as. Lo dicho es muy vĂĄlido en AmĂŠrica Latina donde los mejores y mĂĄs sustentables antecedentes emergen en ciudades como BogotĂĄ, MedellĂ­n, Monterrey, Diadema, Rosario, Quito, Guayaquil y muchas otras. Se propone, al igual que en el Manual original, que la implementaciĂłn de una polĂ­tica de prevenciĂłn es un proceso, que requiere una serie de etapas o pasos, lo cual ademĂĄs debe contar con ciertos apoyos o soportes como la evaluaciĂłn y monitoreo, la comunicaciĂłn e institucionalizaciĂłn. Se ha realizado un trabajo de adaptaciĂłn y adecuaciĂłn a la realidad y contexto latinoamericano, lo que ha sido reforzado por visitas realizadas a diversas experiencias de prevenciĂłn en seguridad, a distintas ciudades de AmĂŠrica Latina en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, MĂŠxico y El Salvador. AsĂ­ tambiĂŠn este proceso de elaboraciĂłn de la presente GuĂ­a, ha sido acompaĂąado por un conjunto de actividades de formaciĂłn y capacitaciĂłn en prevenciĂłn de problemĂĄticas relacionadas a la seguridad, entre las cuales se pueden destacar cursos de mediaciĂłn comunitaria dirigidos a lĂ­deres sociales comunitarios y equipos tĂŠcnicos de nivel local, cursos de prevenciĂłn de violencia escolar a profesores, cursos de prevenciĂłn social del delito y la violencia a equipos locales, y cursos a agentes encargados de la prevenciĂłn del consumo de drogas dictados por el Programa de Seguridad Urbana (PSU) de la facultad de derecho de la UAH. La elaboraciĂłn de la GuĂ­a se ha nutrido del conocimiento y la experiencia de muchos profesionales y especialistas en el tema, y de innumerables grupos y personas en distintos lugares del mundo, VREUHWRGRHQ/DWLQRDPpULFD/RVHMHPSORVSUHVHQWDGRVUHĂ HMDQODGLYHUVLGDGGHODVYLYHQFLDV y su creatividad. Sin embargo, aĂşn las mĂĄs exitosas iniciativas no pueden considerarse como recetas sino como orientaciones a contextualizar. Existen enfoques y principios que son esenciales pero no hay fĂłrmulas infalibles en la materia. Por eso, la publicaciĂłn, como instrumento, es una propuesta que requiere ajustes a la cultura, al momento histĂłrico y a la contingencia que se estĂŠ YLYLHQGRDODVFDSDFLGDGHVDORVUHFXUVRVDORVSODQWHDPLHQWRVLGHROyJLFRV\WpFQLFRVHVSHFtĂ€FRVGH

4


INTRODUCCIĂ“N

los gestores de cada localidad. La realidad econĂłmica, social, polĂ­tica y cultural en LatinoamĂŠrica es muy diversa y cambiante. Incluso existen diferencias en el uso de muchas palabras relacionadas con la seguridad. La GuĂ­a no puede salvar todas esas diferencias, por lo que se agradece de DQWHPDQRDORVOHFWRUHVHOHVIXHU]RGHWUDGXFLURDGDSWDUORSODQWHDGRDVXUHDOLGDGHVSHFtĂ€FD Los autores de esta obra, al igual que los expertos de Naciones Unidas que la pidieron y fueron interlocutores permanentes de su formulaciĂłn, estĂĄn convencidos, por su propia experiencia y por la observaciĂłn de las iniciativas internacionales, de la necesidad de coproducciĂłn de la seguridad. Es decir, si bien hay ĂĄmbitos, en particular la prevenciĂłn penal, que son de responsabilidad del estado central, existe un vasto campo de colaboraciĂłn necesaria con las autoridades locales y con los actores de la sociedad civil. Hoy el sistema de justicia criminal (policĂ­a, tribunales, cĂĄrceles) no puede por sĂ­ solo enfrentar las tareas de prevenir la delincuencia y la violencia. Es tarea de WRGRV$GHPiVODVIURQWHUDVGHODUHVSRQVDELOLGDGHVSHFtĂ€FDGHFDGDLQVWLWXFLyQVRQVLHPSUHPiV Ă XLGDV\YDULDEOHVHQIXQFLyQGHODVFRQGLFLRQHVORFDOHV/DVSROLFtDV´FRPXQLWDULDVÂľX´RULHQWDdas a la resoluciĂłn de problemasâ€? o de “proximidad estratĂŠgicaâ€? estĂĄn involucradas en tareas de prevenciĂłn social o situacional, mientras las acciones de control social son largamente compartidas entre policĂ­a y sistema privado de seguridad. La intervenciĂłn de la sociedad civil en materia de reintegraciĂłn de ex convictos y de justicia alternativa (mediaciĂłn, penas alternativas, justicia restaurativa) es siempre mayor y supera a veces a aquella de la justicia tradicional. En este nuevo universo de las prĂĄcticas de prevenciĂłn, el rol de las autoridades locales como guĂ­as, gestoras y educadoras no solo resulta imprescindible, sino tambiĂŠn central, garante de sustentabilidad y de gobernabilidad. Su rol fundamental implica, por una parte, la necesidad de proyectar una polĂ­tica de seguridad que constituya un aporte a la cohesiĂłn social, a la calidad de vida, y, por otra, una capacidad de articular dicha polĂ­tica con el conjunto de las estrategias socioeconĂłmicas. Supone tambiĂŠn una tarea pedagĂłgica para hacer comprensibles las polĂ­ticas de seguridad y en particular la necesaria responsabilizaciĂłn de los ciudadanos. Finalmente, exige una acciĂłn intersectorial, porque a un fenĂłmeno multicausal -como son las diversas modalidades de delincuencia y de conductas de riesgo- se responde a travĂŠs de iniciativas integrales, llevadas a cabo por equipos multidisciplinarios, con la participaciĂłn de una diversidad de actores sociales y polĂ­ticos. El presente texto ha sido construido para mostrar cĂłmo avanzar paso a paso en la elaboraciĂłn e implementaciĂłn de una estrategia local consensuada de seguridad urbana. /D*XtDHVWiGLVHxDGDSDUDVHUĂ H[LEOH\DGDSWDEOHDODVGLVWLQWDVUHDOLGDGHV\FRQWH[WRVORFDOHV Busca que el lector, ya sea a travĂŠs de la lectura de la GuĂ­a completa o de algunos de sus capĂ­tulos, encuentre herramientas Ăştiles para su trabajo preventivo en temas de seguridad. La primera parte apunta a contextualizar la problemĂĄtica de la seguridad en AmĂŠrica /DWLQD SUHVHQWDQGR XQD PLUDGD JHQHUDO VREUH OD FULPLQDOLGDG HQ OD UHJLyQ HO QDUFRWUiĂ€FR jĂłvenes y violencia de gĂŠnero, experiencias exitosas de prevenciĂłn, tipos y actores de prevenciĂłn y se enuncian los principales temas del debate regional sobre la seguridad ciudadana.

5


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ“N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

Una segunda parte incluye las distintas etapas de una polĂ­tica local de prevenciĂłn de violencia y delincuencia. Tres etapas se describen: En una primera etapa se seĂąalan las condiciones y los pasos necesarios para iniciar una polĂ­tica de prevenciĂłn a nivel local. La segunda etapa aborda el tema de la realizaciĂłn de un diagnĂłstico: detalla los pasos a seguir, SUHVHQWDODVWHPiWLFDVTXHSXHGHQVHUDQDOL]DGDVLGHQWLĂ€FDODVKHUUDPLHQWDVVHxDODORVDFWRUHV claves y subraya el proceso de participaciĂłn de los equipos tĂŠcnicos, de las comunidades de interĂŠs y de la poblaciĂłn en el proceso. La tercera etapa describe los principios y modalidades de elaboraciĂłn de una estrategia consensuada y de su implementaciĂłn. AdemĂĄs se ilustra a travĂŠs de ejemplos relacionados con los problemas habituales, los enfoques, objetivos y modalidades de abordaje de estas problemĂĄticas. Se trata, de hecho, de aplicaciones de la estrategia, y de traducciĂłn en la prĂĄctica de la visiĂłn que la inspira. Una tercera parte de la guĂ­a hace referencia a los apoyos necesarios de una polĂ­tica de prevenciĂłn local: En primer lugar se aborda el monitoreo y la evaluaciĂłn, dos procesos indispensables y complementarios que permiten asegurar la buena gestiĂłn y la validez de una estrategia local. Aun una buena polĂ­tica en la materia puede fracasar por errores en su manejo y por carencia de PRGLĂ€FDFLRQHVQHFHVDULDVTXHXQDHYDOXDFLyQSXHGHHYLGHQFLDU En segundo tĂŠrmino se hace referencia a la institucionalizaciĂłn de la polĂ­tica de seguridad, la cual se materializa en la forma de un pacto urbano entre actores claves o de un libro blanco, pero tambiĂŠn a travĂŠs de colaboraciones que, al hacerse permanentes, le dan mayor fuerza y visibilidad. Este proceso refuerza y consolida una cultura de la prevenciĂłn en la poblaciĂłn. La institucionalizaciĂłn da a la progresiva construcciĂłn de una cultura de la prevenciĂłn una referencia polĂ­tica, un instrumento esencial de conducciĂłn y una garantĂ­a de continuidad. En tercer lugar se trata la comunicaciĂłn, problemĂĄtica que en muchas iniciativas locales, por FDUHFHUGHXQDUHĂ H[LyQ\SUHSDUDFLyQVREUHHOWHPDGHELOLWDQVXFDSDFLGDGGHGLIXVLyQ\GH coordinaciĂłn. Finalmente, en esta tercera parte se aborda la formaciĂłn y capacitaciĂłn de agentes locales, aspecto fundamental en una estrategia de prevenciĂłn local y un factor de sostenibilidad y autonomĂ­a. Se seĂąalan algunas modalidades y contenidos que la formaciĂłn y capacitaciĂłn debiera considerar. 3DUDWHUPLQDUVHSUHVHQWDQFRQFOXVLRQHVĂ€QDOHVHQODVFXDOHVVHH[SRQHXQDVtQWHVLVGHOD*XtD\ una perspectiva de futuro en los temas de seguridad y cohesiĂłn social para AmĂŠrica LatĂ­na.

6


ÍNDICE

PRÓLOGO INTRODUCCIÓN ÍNDICE SEGURIDAD EN AMÉRICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIÓN Capítulo 1: SEGURIDAD EN AMÉRICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIÓN A- CONTEXTO DE LA SEGURIDAD REGIONAL B- LAS EXPERIENCIAS DE PREVENCIÓN EXITOSAS EN LA REGIÓN C- PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y CRIMINALIDAD

POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN PARA LA SEGURIDAD CIUDADANA Capítulo 2: ETAPA 1: EL INICIO DE UNA POLÍTICA 1.1 PROCESO PARA COMENZAR LA POLÍTICA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL

Capítulo 3: ETAPA 2: EL DIAGNÓSTICO 2.1. LOS TIPOS DE DIAGNÓSTICO 2.2. OBJETIVOS DE UN DIAGNÓSTICO PARTICIPATIVO 2.3. ¿QUÉ INFORMACIONES SE BUSCAN? 2.4. LOS PASOS DEL DIAGNÓSTICO 2.5. PASO 1: FORMAR Y ESTABLECER EL GRUPO GUÍA 2.6. PASO 2: DISEÑAR EL PROCESO 2.7. PASO 3: CONDUCIR EL DIAGNÓSTICO 2.8. PASO 4: ANÁLISIS, INFORME Y VALIDACIÓN

Capítulo 4: ETAPA 3: LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIÓN ESTRATEGIA 3.1. DEL DIAGNÓSTICO A LA ESTRATEGIA 3.2. BASES PARA UNA ESTRATEGIA 3.3. SOSTENIBILIDAD DE UNA ESTRATEGIA 3.4. LOS TIEMPOS FLEXIBLES DE LA ESTRATEGIA 3.5. PROCESO DE FORMULACIÓN DE LA ESTRATEGIA IMPLEMENTACIÓN 3.6. PLANIFICAR E IMPLEMENTAR LA ACCIÓN 3.7. EJEMPLOS DE ENFOQUES Y DISEÑOS DE PREVENCIÓN

APOYOS A LA POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN Capítulo 5: MONITOREO Y EVALUACIÓN DE LA ESTRATEGIA IMPLEMENTADA 4.1. MONITOREO 4.2. EVALUACIÓN

Capítulo 6: COMUNICACIÓN: MANTENER(SE) INFORMADO 5.1. COMUNICACIONES 5.2. LAS COMUNICACIONES INTERNAS 5.3. LAS COMUNICACIONES DEBEN ADECUARSE A CADA REALIDAD

Capítulo 7: INSTITUCIONALIZANDO LA POLÍTICA DE PREVENCIÓN LOCAL 6.1. LA IMPORTANCIA DE LA INSTITUCIONALIZACIÓN 6.2. INSTALAR EL TEMA EN LOS GOBIERNOS LOCALES Y LA COMUNIDAD 6.3. COMO HACER QUE LA INSTITUCIONALIZACIÓN OCURRA

Capítulo 8: FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN DE AGENTES LOCALES 7.1. LA CAPACITACIÓN, FACTOR DE SOSTENIBILIDAD Y AUTONOMÍA LOCAL 7.2. FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN 7.3. LAS MODALIDADES DE FORMACIÓN O CAPACITACIÓN

CONCLUSIONES FINALES GLOSARIO BIBLIOGRAFÍA

2 4 7

12 12 26 28 36 36 42 42 44 46 47 47 50 56 66 70 70 71 72 73 74 78 84

106 106 107 112 113 118 119 120 120 121 121 126 126 127 130 131 132 136 7


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

TABLAS ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡

EJEMPLO DE RUTA CRÍTICA DE LA VIOLENCIA EN CENTRO AMÉRICA LA MULTICAUSALIDAD Y LA RESILIENCIA LOCAL CARACTERÍSTICAS-TIPO DE LA VICTIMIZACIÓN / VÍCTIMA Y CARACTERÍSTICASTIPO DEL VICTIMARIO-AUTOR O DELINCUENTE O POTENCIAL DELINCUENTE OBJETO DE OBSERVACIÓN - FUENTE O METODOLOGÍA ANÁLISIS DE ACTORES TIPOS DE MAPAS PRINCIPALES INSTRUMENTOS UTILIZADOS EN EL DIAGNÓSTICO BOGOTÁ, COLOMBIA: DEFINICIÓN DE OBJETIVOS A PARTIR DE LAS PRIORIDADES DEL DIAGNÓSTICO INSTRUMENTOS Y RECURSOS AJUSTADOS A LOS OBJETIVOS ESTRATÉGICOS, BOGOTÁ, COLOMBIA TABLA DE APOYO EN LA PLANIFICACIÓN DE ACTIVIDADES EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO TRÁFICO Y CONSUMO DE DROGAS EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO REINSERCIÓN DE EX CONVICTOS EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO BARRIOS CRÍTICOS EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO JÓVENES EN BARRIOS CRÍTICOS EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO NIÑOS DE LA CALLE EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO VIOLENCIA ESCOLAR EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN DESERTORES ESCOLARES EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN VIOLENCIA INTRAFAMILIAR EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO AUMENTO DE LOS ROBOS EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO DELITOS DE CUELLO BLANCO INDICADORES DE EVALUACIÓN: DEFINICIONES Y EJEMPLOS

15 51 52 53 55 57 69 76 79 81 85 87 88 90 94 96 97 100 102 104 111

GRÁFICOS ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡

8

¿HA SIDO VÍCTIMA DE UN DELITO? AMÉRICA LATINA- TASA DE MORTALIDAD POR HOMICIDIO 2000-2005 TASA DE HOMICIDIOS POR CADA 100.000 HABITANTES EN CIUDADES DE AMÉRICA 2006 TEMOR A SER VÍCTIMA AMÉRICA LATINA ¿CUÁL ES EL PROBLEMA MÁS IMPORTANTE EN EL PAÍS?, SERIE 1995 -2007 ¿LA FORMA DE ACTUAR DEL PRESIDENTE... CON RESPECTO A LA SEGURIDAD AMÉRICA LATINA-TASA DE MUERTES POR ARMA DE FUEGO - POBLACIÓN TOTAL Y JÓVENES (DIFERENTES AÑOS CADA PAÍS 2000-2002) AMÉRICA LATINA: (14 PAÍSES) ESTRUCTURA DE LA DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO POR DECILES, ALREDEDOR 2007 DISTRIBUCIÓN DE LAS INCAUTACIONES DE COCAÍNA A NIVEL MUNDIAL EN 2005 EL IMPACTO DE UNA POLÍTICA DE PREVENCIÓN LOCAL AMÉRICA LATINA- TASA DE POBLACIÓN PENAL RECLUIDA, SEGÚN PAÍS (2003-2006) TODOS TIENEN IGUALES OPORTUNIDADES DE ACCESO A LA JUSTICIA ESQUEMA POLÍTICA(S) MUNICIPAL(ES) ETAPAS DE UNA POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN ETAPAS Y ACTORES DE UNA POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN PARA LA SEGURIDAD CIUDADANA

14 16 16 17 18 18 19 19 20 27 29 30 38 38 41


ÍNDICE

‡ ‡ ‡ ‡ ‡

MODELO ECOLÓGICO DE FACTORES QUE INSIDEN EN LA RESILENCIA PROCESO PARA DEFINIR LOS EJES ESTRATÉGICOS CONSTITUCIÓN DE GRUPOS DE TRABAJO A PARTIR DE LOS EJES ESTRATÉGICOS EVALUACIÓN POR NIVELES DE VULNERABILIDAD: PROYECTO MUNICIPAL PARA BARRIOS MÁS SEGUROS (EJEMPLO FICTICIO) LAS COMUNICACIONES EN LAS DISTINTAS ETAPAS DE LA POLÍTICA

51 74 77 111 118

RECUADROS ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡

LA VIOLENCIA URBANA EN AMÉRICA LATINA JÓVENES: VÍCTIMAS Y VICTIMARIOS EN AMÉRICA LATINA DESERCIÓN ESCOLAR POBLACIÓN EN RIESGO: MÁS JÓVENES, MÁS POBRES PERTENECER A UNA PANDILLA PANDILLAS DE CONTEXTO DE GLOBALIZACIÓN MENORES, ADOLESCENTES Y JÓVENES EN CONFLICTO CON LA LEY DIPROFAM (CARABINEROS DE CHILE) VIOLENCIA INTRAFAMILIAR LA MANO DURA FRENTE A LA CRIMINALIDAD VERSUS LA ESTRATEGIA DE PREVENCIÓN FRENTE A LAS MARAS Y PANDILLAS EL CRIMEN ES UN HECHO SOCIAL LOS ACTORES DE LA PREVENCIÓN LOS PROYECTOS URBANOS INTEGRALES (PUI), EN MEDELLÍN, COLOMBIA GUARDIA URBANA MUNICIPAL (GUM) ROSARIO, ARGENTINA ¿QUÉ ES UNA VISIÓN? LA IMPORTANCIA DE LA VISIÓN EN EL LIDERAZGO LOCAL COMPETENCIAS PARA EL COORDINADOR EL ROL COORDINADOR DEL MUNICIPIO QUITO, ECUADOR – ORGANIGRAMA DE LA SEGURIDAD Y CONVIVENCIA CIUDADANA EN QUITO ESTADÍSTICAS POLICIALES CIFRA NEGRA CEASC, CENTRO DE ESTUDIOS DE SEGURIDAD Y CONVIVENCIA, ALCALDÍA MAYOR DE BOGOTÁ, COLOMBIA OBSERVATORIO URBANO DE SEGURIDAD VENTAJAS Y LÍMITES DE UNA ENCUESTA DE VICTIMIZACIÓN PERCEPCIONES DEL TEMOR MARCHA EXPLORATORIA SEGURIDAD DE LAS MUJERES EN DELHI PARTICIPACIÓN DE COMUNIDADES DE INTERÉS FAVORECER LA PARTICIPACIÓN JUVENIL RECURSOS DE LA COMUNIDAD TASAS, INDICADORES E ÍNDICES FAVELA CAVALÃO, EN NITERÓI, BRASIL LAS PRINCIPALES FUENTES DE DATOS SECUNDARIOS - PRINCIPALES INSTRUMENTOS PARA LA ELABORACIÓN DE DATOS PRIMARIOS. MAPA: HOT SPOTS DE ASALTOS A TAXI, BELO HORIZONTE (1995-2001), BRASIL INCLUSIÓN SOCIAL O REINSERCIÓN DE NIÑOS DE Y EN LA CALLE, MONTERREY, MÉXICO COLABORACIÓN ENTRE INSTITUCIONES EN CHILE EL CASO DE DIADEMA, BRASIL ESCUELA QUE PROTEGE RECIFE, BRASIL VIOLENCIA ESCOLAR EN CHILE EJEMPLO DE ESTUDIO DEL TEMOR EN CHILE PROPUESTA DE UN ESQUEMA DE INFORME ¿QUÉ ES UNA ESTRATEGIA COMUNITARIA DE PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y LA DELINCUENCIA? BUENA GOBERNABILIDAD Y GOBERNANZA

13 21 23 23 23 23 25 25 25 28 29 31 32 33 36 37 38 40 43 43 44 45 45 45 47 48 49 50 53 54 55 56 57 59 61 62 63 64 64 67 70 72

9


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡

10

EN LA “PROPUESTA (2008) HACIA UN SISTEMA INTEGRADO DE SEGURIDAD CIUDADANA, CONVIVENCIA Y JUSTICIA PARA UNA BOGOTÁ SIN INDIFERENCIA”, LA CAPITAL DE COLOMBIA SE HA PLANTEADO CINCO EJES ESTRATÉGICOS “GESTORES-MONITORES” ADAPTADOS AL CONTEXTO LOCAL PROMOCIÓN DE NORMAS Y COMPORTAMIENTOS EQUITATIVOS DE GÉNERO ENTRE HOMBRES JÓVENES, COMO ESTRATEGIA DE PREVENCIÓN DEL VIH “LA GENTE QUIERE MÁS POLICÍAS” CIUDAD DE LOS NIÑOS, ROSARIO, ARGENTINA GRUPO DE TRABAJO: TRÁFICO Y CONSUMO DE DROGAS REINSERCIÓN DE EX CONVICTOS BARRIOS CRÍTICOS MEDIACIÓN COMUNITARIA EN FAVELAS DE RÍO DE JANEIRO, BRASIL CONVIVENCIA PARA GUATEMALA JÓVENES CONVIVEN POR BOGOTÁ, COLOMBIA JÓVENES EN BARRIOS CRÍTICOS BIBLIOTECA POPULAR DE BELLA VISTA, CÓRDOBA, ARGENTINA INSTITUTO DE PROTECCIÓN PARA LA NIÑEZ Y JUVENTUD IDIPRON-BOGOTÁ, COLOMBIA NIÑOS DE LA CALLE “SE ESSA RUA FOSSE MINHA” (SER)*: CIRCO SOCIAL CON NIÑOS DE LA CALLE, RÍO DE JANEIRO, BRASIL VIOLENCIA ESCOLAR EL RESPETO DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES EN GUATEMALA DESERTORES ESCOLARES “CONOZCO MIS DERECHOS, LOS HAGO RESPETAR Y CONSTRUYO ESPACIOS DE NO VIOLENCIA PARA TODOS” SAN MIGUEL DE TUCUMAN, ARGENTINA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR AUMENTO DE LOS ROBOS DELITOS DE CUELLO BLANCO MONITOREO O SEGUIMIENTO APORTES DE UNA EVALUACIÓN EVALUACIÓN DE LA ESTRATEGIA COMO PROCESO PROMOVIENDO NORMAS Y COMPORTAMIENTOS EQUITATIVOS DE GÉNERO, RÍO DE JANEIRO, BRASIL EVALUACIÓN PROGRAMA PAZ Y RECONCILIACIÓN MEDELLÍN, COLOMBIA CONSIDERAR EN TODO MOMENTO A LA COMUNIDAD OBJETIVOS BÁSICOS DE LA COMUNICACIÓN CONSEJOS ÚTILES LLAMADOS ESPERANZADORES EL NOMBRE DE UNA POLÍTICA DE PREVENCIÓN Y SUS CAMPAÑAS SECRETARIADO DE SEGURIDAD COMUNITARIA, TORONTO, CANADÁ EL PODER DE LOS MEDIOS ELEMENTOS PARA CONSTRUIR UNA RELACIÓN POSITIVA CON LOS MEDIOS COMUNICADO DE PRENSA LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE PARA LA INSTITUCIONALIZACIÓN ES NECESARIO MARCHA BLANCA PACTO POR LA SEGURIDAD CIUDADANA DEL DISTRITO METROPOLITANO DE QUITO, ECUADOR CÓMO INSTITUCIONALIZAR LA EVALUACIÓN: EL CASO DEL LIBRO BLANCO DE BOGOTÁ, COLOMBIA JUVENTUD Y POLICÍA EMPODERAMIENTO CONTRA LA VIF CAPACITACIÓN DEL FORO EUROPERO PARA LA SEGURIDAD URBANA (FESU) FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN EN CHILE PERFECCIONAMIENTO DE LA PRÁCTICA POLICIAL CIUDADANA, RÍO DE JANEIRO, BRASIL

75 80 82 83 83 84 86 86 88 88 89 89 91 92 92 93 95 95 96 98 99 101 103 106 107 108 109 109 110 112 113 114 114 115 116 116 117 117 120 122 123 124 125 126 127 127 128


SEGURIDAD EN AMÉRICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIÓN

11


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ“N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CapĂ­tulo 1:

SEGURIDAD EN AMÉRICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIÓN A. EL CONTEXTO DE LA SEGURIDAD REGIONAL

En este capĂ­tulo se describen las caracterĂ­sticas de la criminalidad, la violencia e inseguridad ciudadana en la regiĂłn, destacando las diferencias con otras partes del mundo. TambiĂŠn se abordan los problemas actuales y los retos que enfrentan actores locales en la prevenciĂłn.

Para poder evaluar la situación de seguridad en AmÊrica Latina y las políticas necesarias para trabajar adecuadamente, es necesario plantearse una discusión sobre la seguridad en cualquiera de las dimensiones que se le han catalogado en el último tiempo sea Êsta, pública, humana, urbana, ciudadana o privada. Actualmente las ideas mås comunes sobre la seguridad estån relacionadas con el respeto a la integridad física y el temor a que ella sea violentada, ya sea en la privacidad del hogar, en el barrio donde se vive, los lugares de trånsito o en la ciudad que se habita. Sin embargo, la seguridad no es la mera ausencia de agresión o temor, ya que el valor de la seguridad apunta a la certeza de ser respetado en tanto individuo, en la integridad física, psicológica y social. El enfoque de la seguridad que se propone va mås allå de las múltiples formas de violencia y delincuencia. De hecho, la seguridad es en primer lugar un fundamento para el despliegue de las capacidades humanas, la libertad, la solidaridad, la multiculturalidad y la creatividad. En la seguridad se juega no sólo la vida de la persona individual, sino igualmente la de la sociedad y de la ciudad. La seguridad tambiÊn es un derecho humano llamado de cuarta generación, tanto de los individuos como de las comunidades, para alcanzar una calidad de vida acorde a la dignidad de ciudadanos. En este sentido la seguridad no es sólo un valor jurídico, normativo o político sino tambiÊn social, pues es la base del bien común de las sociedades para su desarrollo equitativo y justo para todos sus integrantes. La seguridad es uno de los pilares del buen gobierno y estå en la base de la libertad y la igualdad para el desarrollo pleno y equitativo de las personas. En cuanto bien común la seguridad actualmente enfrenta una serie de desafíos en las sociedades actuales, debido a la complejidad social con la que deben lidiar instituciones públicas, sociedad civil y organismos privados e individuos. En AmÊrica Latina, uno de los desafíos mås importantes de la seguridad es la violencia de gÊnero, expresada no sólo en el åmbito de lo privado y lo domÊstico, sino tambiÊn en la vida pública y en la ciudad, atentando directamente contra la ciudadanía de las mujeres y la igualdad de oportunidades. Un segundo desafío muy relevante se relaciona con los y las jóvenes, donde es necesario considerar a ODMXYHQWXGFRPRXQDHWDSDGHPD\RUULHVJRHVSHFtÀFRGHELGRD los desafíos que la falta de seguridad le impone al propio desarrollo de los y las jóvenes y sus posibilidades de desenvolvimiento actual y futuro. Un tercer desafío se relaciona con las minorías sociales, pWQLFDVUHOLJLRVDVRVH[XDOHVTXHJHQHUDDPHQXGRFRQà LFWRVHQOD medida en que el grupo minoritario pone en tela de juicio intereses creados y pråcticas consideradas como naturales en el medio o reivindica la validez de normas y pråcticas culturales diversas. La capacidad de gestión de la dimensión de seguridad de los proble-

12


Capítulo 1: SEGURIDAD EN AMÉRICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIÓN

mas de las minorías en la vida urbana constituye un indicador de la voluntad político-social de construir una sociedad inclusiva y de respeto de los derechos humanos. Los desafíos planteados ponen en cuestión el derecho a la seguridad, entendida como la posibilidad de vivir en un ambiente donde los derechos humanos son respetados, tanto por parte de los individuos como del Estado. La seguridad debe ser experimentada en todos los espacios, desde el mås íntimo en el hogar, pasando por el entorno a la vivienda, el barrio, la comuna y la ciudad en su conjunto. En este contexto, el derecho a la seguridad es un bien público que estå estrechamente ligado a otras dimensiones sociales. No es una demanda ni una política aislada. El ciudadano que demanda seguridad pide paralelamente política urbana y política social de inclusión. La seguridad es un derecho que cristaliza un conjunto de demandas sociales frente al riesgo y al mismo tiempo es transversal a las demandas sociales. Quien quiere una política educacional, de vivienda o de transporte pide que la seguridad estÊ incorporada en ella. Cuando el derecho a la seguridad se ve vulnerado, como de hecho ocurre en muchas ciudades y barrios en America Latina y el Caribe, las ciudades se presentan como espacios donde la violencia se instala como una vivencia cotidiana, generåndose a veces una SHUFHSFLyQS~EOLFDHUUyQHDTXHLGHQWLÀFDODFLXGDGFRQODYLROHQcia, convirtiendo ambos tÊrminos en sinónimos. Hoy en día los índices de criminalidad y violencia en el continente muestran que la región es una de las mås inseguras en el mundo. Son muchas las formas a travÊs de las cuales la violencia amenaza el bienestar y afecta la calidad de vida, especialmente a la población mås pobre. Esto provoca que los gobiernos nacionales y locales hayan tenido que hacerse cargo de una demanda creciente por seguridad desde la sociedad civil, buscando contener la violencia y el delito y asumiendo esta tarea como una prioridad. En AmÊrica Latina la inseguridad y la gestión en este åmbito tienen atributos particulares que la diferencian del resto del mundo. Se puede decir que son transversales a la mayoría de los países. Algunas de estas características son: ‡ $OWRVtQGLFHVGHGHOLQFXHQFLD ‡ (OHYDGRVQLYHOHVGHWHPRUDOGHOLWRHQODVRFLHGDG ‡ ,Qà XHQFLDUHODWLYDGHOQDUFRWUiÀFRTXHVHKDHQUDL]DGRHQFLXdades y barrios. ‡ 'HOLWRV UHODFLRQDGRV FRQ GURJDV FRPR URERV \ DVDOWRV VRQ mås frecuentes. ‡ 3HUFHSFLyQ GH YLROHQFLD \ YLFWLPL]DFLyQ MXYHQLO DFRPSDxDGD de un contexto de exclusión social. ‡ $YDQFHV \ FDUHQFLDV HQ SROtWLFDV RULHQWDGDV D OD YLROHQFLD GH gÊnero.

LA VIOLENCIA URBANA EN AMÉRICA LATINA Las denuncias y estadĂ­sticas de delincuencia y violencia aumentan sostenidamente desde ďŹ nales de los 70 en gran parte del mundo, en especial en las ciudades de los paĂ­ses desarrollados. Un fenĂłmeno similar se produce en muchas ciudades latinoamericanas desde los 80 hasta la fecha. Este aumento de la delincuencia ha implicado un mayor uso de la violencia al cometer los delitos y el aumento de las tasas de homicidio, convirtiendo a LatinoamĂŠrica en la regiĂłn mĂĄs afectada por la criminalidad en el mundo. La situaciĂłn de conictividad urbana que se vive actualmente en las ciudades latinoamericanas junto con aumentar en el Ăşltimo tiempo, es delictiva. La conictividad no ha sido ajena a los procesos de transformaciĂłn social de AmĂŠrica Latina y ciertamente la violencia polĂ­tica ha estado presente en la regiĂłn durante la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, cuando se compara las tasas de homicidios para todos estos paĂ­ses hasta comienzos de los aĂąos 70, la situaciĂłn no guarda relaciĂłn con las tasas de los aĂąos 90, cuando desaparecen las dictaduras, amainan las guerrillas en gran parte de los paĂ­ses de la regiĂłn, se inician los procesos de paz y asumen gobiernos democrĂĄticos la conducciĂłn de los paĂ­ses. Particularmente en los paĂ­ses de intensa violencia polĂ­tica, la actual conictividad urbana es parte de la agenda del post-conicto. Se trata hoy dĂ­a de una violencia distinta, donde una de sus caracterĂ­sticas mĂĄs sobresalientes es el crecimiento de la violencia interpersonal y fĂ­sica en relaciones cara a cara que se maniďŹ esta sobre todo en las zonas pobres, segregadas de las grandes ciudades. Esta conictividad urbana se relaciona con los procesos polĂ­ticos, econĂłmicos y culturales de exclusiĂłn, que cuestiona la estructura social establecida, abarcando un ĂĄmbito mayor que la violencia y la delincuencia. En Ăşltimo tĂŠrmino, la conictividad urbana actual en la regiĂłn desnuda la debilidad de las democracias latinoamericanas y la necesidad de ciudades mĂĄs inclusivas, con mayores oportunidades para todos y todas (Ruiz, 2008).

‡ 'HEDWHVREUHODVHVWUDWHJLDVPiVHÀFDFHVSDUDFRQWHQHUHODYDQce de la criminalidad. ‡ ([SHULHQFLDVVXVWHQWDEOHVHLQQRYDGRUDVGHJHVWLyQGHODVHJXridad urbana. A.1. La criminalidad

Diversas estadĂ­sticas muestran que AmĂŠrica Latina es la regiĂłn mĂĄs afectada por la criminalidad. Homicidios, robos con fuerza y robos con violencia se asocian y son mĂĄs frecuentes que en otras UHJLRQHVGHOPXQGR/DVWDVDVHQDOJXQRVSDtVHVVRQ VLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDPHQWHDOWDV<DHQOD236DĂ&#x20AC;UPDEDTXH´ODYLROHQFLDHV una de las amenazas mĂĄs urgentes contra la salud y la seguridad pĂşblica de las AmĂŠricasâ&#x20AC;?. Un estudio reciente demuestra que hay una alta probabilidad de ser vĂ­ctima de algĂşn delito, particularmente en CentroamĂŠrica y,

13


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

ÂżHA SIDO VĂ?CTIMA DE UN DELITO? AMĂ&#x2030;RICA LATINA 2007 ÂżHa sido, Ud. o algĂşn pariente, asaltado, agredido o vĂ­ctima de un delito en los Ăşltimos doce meses? Venezuela

49

Argentina

47

Honduras

44 43

PerĂş Brasil

42

Bolivia

42

Paraguay

41

El Salvador

41 40

Chile

39

MĂŠxico Ecuador

38 35

Uruguay

34

Colombia

33

Guatemala

32

Costa Rica 28

Nicaragua

27

Rep. Dominicana 14

PanamĂĄ

38

AmĂŠrica Latina 10%

20%

30%

40%

50

60%

70%

Fuente: LatinobarĂłmetro, 2007.

HQPHQRUPHGLGDHQORVSDtVHVGH$PpULFDGHO6XU(QWUHHODxR \HODxRHOSRUFHQWDMHGHSHUVRQDVTXHGHFODUDQKDEHU VLGRYtFWLPDVGHXQGHOLWRDXPHQWDVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDPHQWH0LHQWUDVHQ HODxRHOSRUFHQWDMHHQODUHJLyQDVFHQGtDDHQHODxR HOSRUFHQWDMHGHSHUVRQDVTXHKDVLGRYtFWLPDGHDOJ~QGHOLWR DXPHQWDD Con menos de una quinta parte de la poblaciĂłn mundial, esta regiĂłn presenta un cuadro dramĂĄtico de homicidios por armas de IXHJRDXQHQDXVHQFLDGHFRQĂ LFWRVDUPDGRVFRQFHQWUDQGRPiV GHOGHOTXHRFXUUHHQWRGRHOPXQGR Los homicidios en la regiĂłn triplican a los de Europa y van en aumento. Las estadĂ­sticas de la OrganizaciĂłn Panamericana de la 6DOXG 236 H[KLEHQXQDWDVDGHKRPLFLGLRVTXHVHKDGXSOLFDGRHQHO~OWLPRFXDUWRGHVLJOR 6HQ\.OLNVEHUJ (Q HIHFWRPLHQWUDVTXH(XURSDSUHVHQWDEDHQHODxRXQDWDVDGH KRPLFLGLRVFDGDPLO+EWVORVSDtVHVGH$PpULFD/DWLQD FDVL WULSOLFDEDQ HVWH SRUFHQWDMH HQ HO PLVPR DxR \ DOFDQ]DEDQ OD PHGLDGHKRPLFLGLRVOHMRVGHODWDVDPXQGLDOTXHVHVLW~DHQ

14

6LHVWDHVWDGtVWLFDVHHQIRFDHQODSREODFLyQGHDDxRV HQWRQFHVODWDVDVHHOHYDDFDGDPLO+EWV6HSUHYpTXHHQ ODWDVDDOFDQFHORVKRPLFLGLRVSRUFDGDPLO+EWV Pero ĂŠsta no es la Ăşnica forma de violencia. TambiĂŠn se observan otros tipos de violencia letal. En AmĂŠrica Latina, segĂşn la OPS ODWDVDGHPXHUWHVSRUDFFLGHQWHVGHWUiQVLWRVHHOHYDD FDGDPLOKDELWDQWHV\ODWDVDGHVXLFLGLRHVGHFDGDPLO habitantes. 0XMHUHV\MyYHQHVVRQORVJUXSRVPiVDIHFWDGRVSRUODYLROHQFLD Si se analiza en relaciĂłn al gĂŠnero, existe una tendencia clara: las vĂ­ctimas de homicidios en AmĂŠrica Latina son fundamentalmente masculinas, ya que el nĂşmero de hombres asesinados es cerca de YHFHVVXSHULRUDOGHPXMHUHVYtFWLPDVGHKRPLFLGLR &DUULyQ  $VXYH]SDUDODVPXMHUHVHOULHVJRGHVHUKHULGDOHWDOmente se asocia a la violencia sexual. Respecto de los jĂłvenes, es el grupo etĂĄreo donde se concentra el mayor nĂşmero de vĂ­ctimas de homicidio, constituyĂŠndose los jĂłvenes en los principales victimarios y a la vez vĂ­ctimas de la violencia.


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

EJEMPLO DE RUTA CRĂ?TICA DE LA VIOLENCIA EN CENTRO AMĂ&#x2030;RICA. DirecciĂłn Primaria del TIPOS DE continuo de la VIOLENCIA violencia PolĂ­tico/institucional

TIPOS DE VIOLENCIA SEGĂ&#x161;N VICTIMARIOS Y VĂ?CTIMAS

MANIFESTACIONES

Violencia del Estado y s de otras instituciones â&#x20AC;&#x153;informalesâ&#x20AC;? s Incluido sector privado s

Ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad ´´Limpieza´´ social de parte del estado o comunidad, de gangs y niùos de la calle Linchamientos

EconĂłmico/institucio- Crimen organizado s nal ProtecciĂłn de intereses econĂłmicos s s s s s s

Uso de violencia e intimidaciĂłn para resolver conďŹ&#x201A;ictos de negocios Secuestros Robo a mano armada TrĂĄďŹ co de drogas Robo de autos y contrabandos TrĂĄďŹ co de armas ligeras Trata de blancas

Pandillas (maras)

s

Robos, hurtos, violencia colectiva

NiĂąos de la calle

s

PequeĂąos robos

EconĂłmico

Delincuencia / robos

s

Robos en calle

Social

Violencia domĂŠstica

s

Abuso psicolĂłgico y ďŹ sico de las mujeres

Abuso infantil (niĂąos y niĂąas)

s

Abusos, en particular de parte de padrastros o tĂ­os

EconĂłmico/social

Violencia Intrafamiliar (VIF) lleva al abandono del hogar de jĂłvenes y a varias situaciones de riesgo en calles.

ConďŹ&#x201A;icto intergenera- s cional entre padres e hijos (adultos y jĂłvenes)

Abusos psicolĂłgicos y ďŹ sicos

Rutinas de violencia co- s tidiana gratuita

Peleas callejeras, confrontaciones

DirecciĂłn secundaria del continuo de la violencia

Violencia del Estado que lleva a falta de conďŹ anza en la policĂ­a y sistema de justicia

Fuente: MOSER y WINTON, 2002 (TraducciĂłn libre).

Las estadĂ­sticas comparadas revelan que la regiĂłn lidera en robos. SegĂşn los registros policiales, SudamĂŠrica tiene las cifras mĂĄs altas, FRQLQFLGHQWHVSRUPLOLQGLYLGXRVVHJXLGDGHORVSDtVHV GHOVXUGHĂ&#x2030;IULFDFRQFDVRV 218+$%,7$7  0LHQWUDVTXHHOFUHFLPLHQWRHFRQyPLFR\HOGHVDUUROORHQ/DWLQRamĂŠrica ha sobrepasado a otras regiones en desarrollo durante las Ăşltimas dĂŠcadas, niveles extremadamente altos de violencia continĂşan amenazando la prosperidad econĂłmica y la consolidaciĂłn de la democracia.

El crimen y la violencia generan altos costos econĂłmicos y afectan el crecimiento de la regiĂłn. Los efectos del crimen y la violencia sobre el crecimiento econĂłmico son mĂşltiples y variados. Entre los mĂĄs importantes destacan el perjuicio en capital humano, la reducciĂłn de la inversiĂłn y el deterioro del tejido social. Sin duda, HOFULPHQ\ODYLROHQFLDGDxDQVHULDPHQWHHOHQWUDPDGRVRFLDOHVpecialmente el de las comunidades mĂĄs pobres. Algunos paĂ­ses de la regiĂłn han llevado a cabo estudios de cuanWLĂ&#x20AC;FDFLyQGHORVFRVWRVHFRQyPLFRVTXHHOFULPHQ\ODYLROHQFLD

15


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

AMÉRICA LATINA - TASA DE MORTALIDAD POR HOMICIDIO 2000-2005 100 Tasa de mortalidad por homicidio por país (2000-2005)

90

84,6 Tasa mortalidad por homicidio AL (2000-2005)

80

c/100 mil habitantes.

70 60 50 43,4

23,1

15,7

14

13,7

12,3

11,1

11,1

10

7

6,2

5,3

5,2

Uruguay

18,4

20

Chile

31

Costa Rica

32,4

30

Argentina

40

4,5

Perú

Rep. Dominicana

México

Nicaragua

Panamá

Bolivia

Ecuador

Paraguay

Guatemala

Brasil

Venezuela

El Salvador

Colombia

0

Fuente: Tudela, 2006.

TASA DE HOMICIDIOS POR CADA 100.000 HABITANTES EN CIUDADES DE AMÉRICA 2006 Datos PNUD Bogotá 120 99 87

90

92

Caracas

San Salvador

Recife

100 83 80

53

San Pablo

39

49

Río de Janeiro

36

Manizales

40

Medellín

60 44

Buenos Aires

Santiago

Montevideo

Miami

San José

Panamá

Santo Domingo

19

20

Cartagena

Asunción

18

Cautitlan Izacalli

9

18

Bogotá

8

12 14

5

6

11

4

9

3 Monterrey

20

México D.F

33 22

Fuente: Acero, 2008.

16

Guatemala

Cali

Tegucigalpa

Lima

Washington

Quito

0


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

DFDUUHDQ$VtSRUHMHPSORHOFRVWRGHO3,%SDUD(O6DOYDGRUHV HO\SDUD*XDWHPDODHVXQ(Q0p[LFRHOFRVWRGHOD LQVHJXULGDGVHHVWLPDHQXQGHO3,%RPLOORQHVGH SHVRV(Q%UDVLOHOFRVWRHVGH5ELOORQHVHTXLYDOHQWHDO GHO3,%GHOSDtV Los elevados Ă­ndices de criminalidad en la regiĂłn han incidido en un aumento de la preocupaciĂłn social por la seguridad ciudadana. La violencia ha adquirido relevancia en la subjetividad de la ciudaGDQtD6HJ~QHO/DWLQREDUyPHWURGHHOFULPHQ\ODYLROHQFLD VRQFDOLĂ&#x20AC;FDGRVFRPRORVSUREOHPDVPiVLPSRUWDQWHVHQFDGDSDtV \SULQFLSDOIXHQWHGHLQVHJXULGDGHOGHORVODWLQRDPHULFDQRV GHFODUyTXHVLHQWH´WHPRUÂľGHVHUYtFWLPDGHXQGHOLWRYLROHQWR PLHQWUDVTXHXQGHFODUyTXHVXSDtVHV´PX\LQVHJXURÂľ (QHOHO%DUyPHWURGH*REHUQDELOLGDG&,0$  UHSRUWD que en Venezuela la inseguridad es el problema mĂĄs grave para el GHORVYHQH]RODQRV/HVLJXHQ&RVWD5LFD  $UJHQWLQD

 +RQGXUDV  8UXJXD\  \0p[LFR  (QOD mayorĂ­a de los paĂ­ses, hay importantes segmentos de la poblacion TXHFDOLĂ&#x20AC;FDQQHJDWLYDPHQWHODJHVWLRQGHVHJXULGDGGHORVJRELHUnos nacionales. Buena parte del problema tiene rasgos caracterĂ­sticos. La violencia y delincuencia a nivel urbano tiene un claro componente multicauVDO /RQGRxR\$UULDJDGD\*RGR\ $OOtVHLQWHUFRnecta una serie de factores sociales, urbanos, individuales, familiares y culturales. TambiĂŠn se suman graves problemas de cobertura y acceso de amplios sectores de la poblaciĂłn a servicios adecuados de salud pĂşblica, educaciĂłn, vivienda, justicia y seguridad, entre otros. Las cifras disponibles y estudios realizados por organismos internacionales permiten esclarecer ciertas asociaciones generales, que deben cotejarse en cada caso. La violencia y la criminalidad en la regiĂłn son esencialmente fenĂłmenos urbanos. Las grandes ciudades muestran tasas mĂĄs

TEMOR A SER VĂ?CTIMA AMĂ&#x2030;RICA LATINA 2007 â&#x20AC;&#x153;ÂżCuĂĄn frecuentemente se preocupa usted de que pueda llegar a ser vĂ­ctima de un delito con violencia? ÂżTodo o casi todo el tiempo, algunas veces, ocasionalmente, nunca?â&#x20AC;? AquĂ­ sĂłlo respuesta: todo o casi todo el tiempo mĂĄs algunas veces.. Paraguay

89

Argentina

79

Costa Rica Honduras

77 77

Ecuador

77

Rep. Dominicana

75

Venezuela

75

El Salvador

75

Bolivia

75

Nicaragua

74

PerĂş

74

Chile

73

Brasil

71

MĂŠxico

70

Uruguay

66

Colombia

66

Guatemala

64 61

PanamĂĄ AmĂŠrica Latina

73

0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

70%

80%

90%

100%

Fuente: LatinobarĂłmetro, 2007.

17


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

(Q HIHFWR GLIHUHQFLDV VLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDV HQWUH FLXGDGHV GH XQ PLVPR SDtV LQGHSHQGLHQWHPHQWH GH VX WDPDxR GHPRJUiĂ&#x20AC;FR FRPR ODV FLXGDGHVFRORPELDQDVGH&DOL0HGHOOtQ\%RJRWiGHPXHVWUDQTXH ODYLROHQFLDGHODFLXGDGQRHVUHĂ HMRGHVXVGLPHQVLRQHVVLQRGH su capacidad de gestiĂłn en los temas de seguridad y su capacidad GHUHJXODUORVFRQĂ LFWRVHQWUHRWURVIDFWRUHV$SHVDUGHVXWDPDxR%RJRWiSUHVHQWDPHQRUHVtQGLFHVGHFULPLQDOLGDGHLQVHJXULGDG que antes, habiendo reducido -por ejemplo- la tasa de homicidio. Estudios disponibles permiten constatar cĂłmo algunos compoQHQWHVGHO´SURFHVRGHGHWHULRURVRFLDOÂľLQFLGHQVREUHHODXPHQWR de la criminalidad y la violencia. La falta de empleo y las oportunidades de educaciĂłn, la carencia de controles sociales, una dĂŠbil estructura familiar, la exclusiĂłn social y los altos niveles de la poEUH]DHLQGLJHQFLD²HVWLPDGDVHQHQHOHQ$PpULFD /DWLQD &(3$/ VRQIDFWRUHVFODYHVTXHFRQWULEX\HQDORV altos niveles de criminalidad y violencia en la regiĂłn. En el 2005 los paĂ­ses con mayor Ă­ndice de desarrollo humano (IDH) tienden a mostrar menores tasas de homicidio (Tudela,   La relaciĂłn entre distribuciĂłn socioeconĂłmica y criminalidad violenta es fuerte. La concentraciĂłn del ingreso en LatinoDPpULFDVLJXHVLHQGRDOWD 9HUJUiĂ&#x20AC;FRSiJLQD DXQTXHSDUDHO SHUtRGRVHDSUHFLHQDYDQFHVHVSHUDQ]DGRUHVHQODGLVWULEXFLyQVRFLRHFRQyPLFD &(3$/ 6LQHPEDUJRODVFLXGDGHV latinoamericanas se encuentran entre las mĂĄs desiguales, algunas de ellas encabezando la lista a nivel mundial. A contrapelo del leve mejoramiento general de la distribuciĂłn socioeconĂłmica, las inequidades urbanas se han incrementado y endurecido en la Ăşltima dĂŠcada, aunque en algunos paĂ­ses disminuya la pobreza, lo que sugiere que la agudizaciĂłn de la desigualdad se debe a causas estrucWXUDOHV 3RUWHV5REHUWV*ULPVRQ &RPRFRQVHFXHQFLDGH esta situaciĂłn, en ciudades altamente desiguales y con problemas GHSREUH]DHQGpPLFDVHFUHDQFRQĂ LFWLYLGDGHV\IUDFWXUDVXUEDQDV WHQVLyQSROtWLFDHLQVHJXULGDG 218²+$%,7$7 

18

2007

2006

2005

2004

2003

2002

2001

2000

1998

1997

1996

35 30 26 20 15 10 5 0 1995

Se observa una correlación entre concentración de población, violencia y delito. Las ciudades con mayor densidad de población muestran altos índices de criminalidad violenta (homicidios, lesioQHV YLRODFLyQ  3RU FLHUWR ´HO SUHGRPLQLR GH OD SREODFLyQ XUEDna, el incremento del número de ciudades y la generalización de la urbanización, no son causales o factores del incremento de la YLROHQFLD¾ &DUULyQ 

AMĂ&#x2030;RICA LATINA ÂżCUĂ L ES EL PROBLEMA MĂ S IMPORTANTE EN EL PAĂ?S?, SERIE 1995 - 2007

Porcentaje

elevadas de criminalidad que las ĂĄreas rurales. Se sostiene, sin embargo, que esto podrĂ­a deberse a un problema de escasa capacidad de registro e infraestructura policial/judicial en ĂĄreas con menor desarrollo urbano.

Fuente LatinobarĂłmetro 1995 - 2007 Delincuencia

Desempleo

ÂżLA FORMA DE ACTUAR DEL PRESIDENTE...CON RESPECTO A LA SEGURIDAD, usted considera que ha sido muy buena, buena, ni buena ni mala, mala o muy mala? % muy buena, buena Panama Colombia Argentina MĂŠxico EE.UU (lĂĄtinos) EspaĂąa Salvador Nicaragua Pto.Rico Uruguay Rep. Dominicana Brasil Bolivia Venezuela Ecuador PerĂş Costa Rica Guatemala Chile Honduras Portugal Paraguay Total LatinoamĂŠrica

79 70 69 44 36 33 31 27 27 26 25 24 22 19 13 13 13 9 8 8 7

Mayor o igual 50% Entre el 30% y el 49% Menor o igual 30%

3 33

Fuente: Cima 2007

En la relaciĂłn entre distribuciĂłn socioeconĂłmica y criminalidad violenta, la pobreza no tiene un signo claro. En algunos paĂ­ses la indigencia y la pobreza son elevadas, como son los casos de +RQGXUDV  1LFDUDJXD  %ROLYLD  3DUDJXD\  *XDWHPDOD  &RORPELD  \%UDVLO   Pero no todos los pobres son violentos, como tampoco todas las personas violentas son pobres. No es la pobreza Ăşnicamente lo que


Capítulo 1: SEGURIDAD EN AMÉRICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIÓN

AMÉRICA LATINA -TASA DE MUERTES POR ARMA DE FUEGO - POBLACIÓN TOTAL Y JÓVENES (DIFERENTES AÑOS CADA PAÍS 2000-2002) 90,0

79,8

Tasa de muertes por arma de fuego (2000-2002)

80,0

Tasa de muertes por arma de fuego (Pob. 15-24 años, 2000-2002) c/100 mil habitantes

70,0 60,0 50,0

40,9 40,0

34,3

30,0

20,7

20,6 14,9

12,9 8,6

8,3

8,0

10,0

6,7

6,8 4,5

4,6 5,7

5,5 3,0 Chile

13,9

Costa Rica

16,5

13,4

11,5

Nicaragua

21,7 20,0

1,8

2,4

Perú

México

Paraguay

Uruguay

Panamá

Ecuador

Argentina

Venezuela

Brasil

0,0

Fuente: Tudela, 2006.

100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

30 25 20 15 10

Colombia

Honduras

Brasil

Bolivia

Guatemala

R. Dominicana

Nicaragua

Paraguay

Chile

Panamá

Perú

Ecuador**

México

Argentina**

Costa Rica

El Salvador

Uruguay**

5

Relación de ingresos (veces)

35

Venezuela

Participación en el ingreso (porcentajes)

AMÉRICA LATINA (14 PAISES): ESTRUCTURA DE LA DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO POR DECILES, ALREDEDOR DE 2007*

0

40% más pobre

30% siguiente

20% anterior al 10% mas rico

10% más rico

D10/D(1 a 4)

Q5/Q1

* Hogares ordenados según su ingreso per cápita. ** Área urbana. Fuente: CEPAL, 2008.

19


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

determina que una ciudad sea mĂĄs o menos violenta. Sin embargo, las condiciones de pobreza y de exclusiĂłn social hacen posible el desarrollo de formas de violencia o de identidades -individuales o grupales- con fuertes dosis de violencia en sus conductas sociales, afectando de manera distinta a un grupo u otro. En esta lĂ­nea, el &RHĂ&#x20AC;FLHQWHGH*,1,HVWDGtVWLFRHPSOHDGRSDUDPHGLUODGHVLJXDOdad en la distribuciĂłn de la riqueza, se correlaciona positivamente con algunos tipos de criminalidad, particularmente con los delitos contra la propiedad. Un estudio en Argentina revelĂł que los grupos de menores ingresos sufren directamente el aumento del crimen, especialmente los robos en los hogares. Para los robos en la calle, en cambio, ricos y pobres muestran aumentos similares en la victimizaciĂłn. Los resultados son consistentes con la evidencia adicional que muestra que los ricos pueden proteger sus hogares de una manera mĂĄs efectiva que los pobres a travĂŠs de la contrataFLyQGHVLVWHPDVGHVHJXULGDGSULYDGD 'L7HOODHWDO  Uno de los principales factores de riesgo es el acceso a armas de fuego. En varios paĂ­ses las armas de fuego son la principal causa de muertes provocada por terceros, constituyĂŠndose en un factor importante de mortalidad. Las armas son los instrumentos privilegiados en la comisiĂłn de crĂ­menes violentos. Si bien las tasas de muertes por armas de fuego en algunos paĂ­ses de la regiĂłn son altas, las tasas de jĂłvenes muertos por la misma causa son mayores HLQFOXVRVHGXSOLFDQ :DLOVHOĂ&#x20AC;V]  A.2. Redes de narcotrĂĄďŹ co

Hay diversos circuitos de criminalidad operando en la regiĂłn. Uno muy relevante, que ha crecido fuertemente, es el de la droga. La FHQWUDOLGDGGHODUHJLyQHQPDWHULDGHQDUFRWUiĂ&#x20AC;FRHVSHFLDOPHQWH coca, es indiscutible. La regiĂłn andina (en especial Colombia, PerĂş \%ROLYLD \0p[LFRVRQORVSULQFLSDOHVSURGXFWRUHVGHKRMDFRFDHQ HOPXQGR 218'' 2WURVSDtVHVVLUYHQFRPRLPSRUWDQtes centros de blanqueo de dinero o como lugares de distribuciĂłn KDFLDRWURVFRQWLQHQWHVFUHDQGRXQDFRPSOHMDUHGGHQDUFRWUiĂ&#x20AC;FR FRQ IXHUWHV QLYHOHV GH LQĂ XHQFLD DUPDPHQWR \ PLOLWDUL]DFLyQ HQ algunos casos. /DVUHGHVGHQDUFRWUiĂ&#x20AC;FRDEDVWHFHQXQFUHFLHQWHPHUFDGRPXQdial y un creciente mercado regional. La mayorĂ­a de los laboratorios clandestinos de elaboraciĂłn de clorhidrato de cocaĂ­na se HQFXHQWUDQHQ$PpULFDGHO6XU\ODSULQFLSDOUXWDGHWUiĂ&#x20AC;FRVLJXH discurriendo desde la regiĂłn andina hacia AmĂŠrica del Norte. En HOHOiUHDDQGLQDSURGXMRWRQHODGDVGHFRFDtQD\&RORPELDIXHHOPD\RUSURGXFWRU 218'' /RVSDtVHVYHFLQRV de los productores andinos se han vuelto importantes como zonas de trasbordo o trĂĄnsito a otros destinos. Un informe presentado HQODÂ?5HXQLyQGH-HIHVGH2UJDQLVPRV1DFLRQDOHV(QFDUJDGRV GH&RPEDWLUHO7UiĂ&#x20AC;FRGH'URJDVHQODUHJLyQ 4XLWRRFWXEUHGH

20

 UHYHODTXHHOGHOWRWDOGHLQFDXWDFLRQHVGHFRFDtQDHQ HOPXQGRHVUHSRUWDGRHQ6XGDPpULFD\TXHHOGHODVLQFDXWDFLRQHVUHDOL]DGDVHQHOIXHHQODUXWDGHO3DFtĂ&#x20AC;FR (OQDUFRWUiĂ&#x20AC;FRLPSDFWDHQODSREODFLyQGHGLYHUVDVPDQHUDV3RU un lado, un alto nĂşmero de delitos violentos en LatinoamĂŠrica estĂĄ DVRFLDGRDOWUiĂ&#x20AC;FR\FRQVXPRGHGURJDV3RUHORWURHQDOJXQRV SDtVHV VH YDQ LQVWDODQGR JUXSRV GH QDUFRWUDĂ&#x20AC;FDQWHV FRQVWUX\HQdo redes y organizaciones criminales que se aprovechan de grupos socioeconĂłmicamente mĂĄs vulnerables, transformando territorios y barrios en centros de ventas de la droga y de reproducciĂłn de la HVWUXFWXUDGHOQDUFRWUiĂ&#x20AC;FR $FHUR  Si bien los mercados de la cocaĂ­na estĂĄn principalmente en Estados Unidos y Europa, desde la dĂŠcada pasada se sabe que hay una progresiva homogeneizaciĂłn de las pautas de consumo de la droga en jĂłvenes de paĂ­ses industrializados y paĂ­ses en desarrollo. Los niveles de consumo de jĂłvenes de paĂ­ses en vĂ­a de desarrollo -inicialmente inferiores a los de paĂ­ses ricos- han tendido a imitar los de los paĂ­ses ricos y, por ende, a incrementar su nivel de consumo. 3RURWUDSDUWH´ORVHVWXGLRVFXDOLWDWLYRVPXHVWUDQTXHORVMyYHQHV de sectores urbanos de bajos ingresos son los mĂĄs vulnerables a ORVGDxRVFUHDGRVSRUHOFRQVXPRGHGURJDVGHWHULRURIXHUWHGHOD autoestima, problema grave de sociabilidad, deterioro irreversible del rendimiento en la escuela y en el trabajo (con la deserciĂłn y HODEDQGRQRGHHPSOHRV \GHVLQWHJUDFLyQIDPLOLDUÂľ $UULDJDGD\ +RSHQKD\Q  (QFXDQWRDODFRFDtQDXQUHFLHQWHLQIRUPHGHOD&RPLVLyQ,QWHUDPHULFDQDSDUDHO&RQWUROGHO$EXVRGH'URJDV  UHYHODTXHOD SUHYDOHQFLDGHFRQVXPRHQHO~OWLPRDxRHQORVVHLVSDtVHVGH$PpDISTRIBUCIĂ&#x201C;N DE LAS INCAUTACIONES DE COCAĂ?NA A NIVEL MUNDIAL EN 2005 (N = 756TM)

AmĂŠrica del Norte 27,4% Europa 14,2%

AmĂŠrica Central 5,1%

Otros 0,4%

Caribe 2,2%

Ă frica 0,3% Asia 0,1%

AmĂŠrica del Sur 50,7% Fuente: ONUDD. Datos del cuestionario para informes anuales, DELTA (2008)

OceanĂ­a 0,013%


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

ULFDGHO6XUHVWXGLDGRVHV $UJHQWLQD%ROLYLD&KLOH(FXDGRU 3HU~\8UXJXD\ VXSHUDQGRDOGHOSURPHGLRPXQGLDOUHSRUWDGRSRU1DFLRQHV8QLGDV6HJ~QHVDSHVTXLVDFHUFDGH personas declararon haber consumido cocaĂ­na alguna vez durante ORV~OWLPRVPHVHVSUHYLRVDOHVWXGLRHIHFWXDGRHO/DHGDG de inicio mĂĄs precoz entre las personas que han declarado consuPRGHFRFDtQDVHHQFXHQWUDHQ$UJHQWLQDGRQGHXQGHHOORV FRQVXPLHURQSRUSULPHUDYH]HVWDGURJDDORVDxRVRPHQRV\ XQORKL]RDORVDxRVRPHQRV(QHOUHVWRGHORVSDtVHVOD HGDGGHLQLFLRHVHQSURPHGLRXQRRGRVDxRVSRVWHULRU/DVWDVDV de consumo presentan una importante variaciĂłn entre los paĂ­ses, FRQFLIUDVTXHYDQGHDFXHUGRDODSUHYDOHQFLDGH~OWLPRDxRHQWUH XQHQHOFDVRGH(FXDGRU\XQHQ$UJHQWLQD La marihuana es la droga ilĂ­cita de mayor uso, principalmente enWUHMyYHQHV(QHOJUXSRGHSDtVHVGH$PpULFDGHO6XUHOSURPHGLRGHOFRQVXPRUHFLHQWHHVGHVXSHULRUDOSURPHGLR PXQGLDO(VWDFLIUDSDUDORVVHLVSDtVHVHTXLYDOHDPLOORQHVGH SHUVRQDV GHO WRWDO GH  PLOORQHV GH SHUVRQDV GH  D  DxRV representada en este estudio. Los mayores niveles de consumo reciente de marihuana se obserYDURQHQ$UJHQWLQD&KLOH\8UXJXD\FRQFLIUDVFHUFDQDVDHQ ORV GRVSULPHURVSDtVHV\HQ HOWHUFHUSDtV %ROLYLD SUHVHQWD XQDWDVDGHFRQVXPRGHPLHQWUDVTXHHQ(FXDGRU\3HU~ORV SRUFHQWDMHVQRVXSHUDQHO(QWRGRVORVSDtVHVHOFRQVXPRHV superior en hombres que en mujeres y principalmente se concenWUDHQHOJUXSRGHDDxRV/DHGDGSURPHGLRGHLQLFLRYDUtD HQWUHORVDxRV $UJHQWLQD\&KLOH \FDVLDxRV (FXDGRU3HU~ \8UXJXD\ /DH[FHSFLyQHV%ROLYLDGRQGHODHGDGSURPHGLRGH LQLFLRHVDxRV 2WURHIHFWRGHOQDUFRWUiĂ&#x20AC;FRHVTXHFRQpOWDPELpQSUROLIHUDQORV GHOLWRVFRQWUDODSURSLHGDG$OJXQRVDGLFWRVDODVGURJDVĂ&#x20AC;QDQFLDQ VXDGLFFLyQDWUDYpVGHOGHOLWR3HURHVWRQRVLHPSUHVLJQLĂ&#x20AC;FDTXH la droga lleve a delinquir a los jĂłvenes consumidores. Si bien diversos estudios han demostrado la relaciĂłn entre alcohol y crĂ­menes violentos y, al mismo tiempo, un porcentaje de infractores arrojan SRVLWLYRHQORVWHVWGHXVRGHGURJDVQRKD\VXĂ&#x20AC;FLHQWHLQIRUPDFLyQ FRQĂ&#x20AC;DEOHTXHGHPXHVWUHSRUHMHPSORTXHMyYHQHVTXHXVDQGURgas incurran en ilĂ­citos para pagar la droga. Se observa, por cierto, que aquellos que delinquen durante un largo perĂ­odo de sus vidas, DPHQXGRLQLFLDURQVXFDUUHUDFULPLQDOFXDQGRHUDQMyYHQHVGHVpuĂŠs de eso comenzaron a usar drogas ilĂ­citas y, luego, ampliaron el espectro de sus actividades criminales. Existe un estilo de vida delictual asociado al consumo de drogas ilĂ­citas. Sin embargo, el que alguien consuma drogas ilĂ­citas no lo transforma en delincuente. (Q&KLOHXQHVWXGLRGHOD)XQGDFLyQ3D]&LXGDGDQD  UHYHOD TXHHOGHORVGHWHQLGRVSRUGHOLWRVGHPD\RUFRQQRWDFLyQ

VRFLDOHQHO*UDQ6DQWLDJRKDEtDFRQVXPLGRFRFDtQD\SDVWDEDVH GHQWUR GH OD FiUFHO \ TXH XQ  GH ORV GHWHQLGRV HQ HO VHFWRU GHO*UDQ6DQWLDJRKDEtDFRQVXPLGRGURJDVKRUDVDQWHVGHOD GHWHQFLyQ FRFDtQD\SDVWDEDVH  A.3. JĂłvenes y violencia

Los delitos, conductas de riesgo y comportamientos incĂ­vicos de jĂłvenes constituyen elementos centrales en la percepciĂłn del temor de la poblaciĂłn y en las polĂ­ticas de prevenciĂłn y seguridad. /DYLROHQFLDHVXQIHQyPHQRVLVWpPLFR HVWUXFWXUDO \QRVyORLQGLvidual. Es un fenĂłmeno multicausal y multidimensional, determiQDGRSRUODHVSHFLĂ&#x20AC;FLGDGGHODVUHDOLGDGHVVRFLRFXOWXUDOHVKLVWyULcas y polĂ­ticas de cada paĂ­s. La violencia sucede en los ĂĄmbitos rural y urbano, pero es en las ciudades donde adquiere mayor intensidad. Es por esto que se tiende a utilizar violencia urbana para designar a la violencia en las ciudades. Hablar sobre violencia es ir mĂĄs allĂĄ de las prĂĄcticas brutales, las estadĂ­sticas de homicidios, violaciones, RVHFXHVWURVLPSOLFDWDPELpQFRQVLGHUDUODFRQVWUXFFLyQFRWLGLDQD de los miedos y la inseguridad en el imaginario de la poblaciĂłn.

JĂ&#x201C;VENES: VĂ?CTIMAS Y VICTIMARIOS EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA En varios paĂ­ses el homicidio supera el 40% de las causas de muerte entre los jĂłvenes. Tomando como referencia SĂŁo Paulo, entre el 2001 y el 2005 tienen lugar allĂ­ el 21,5% de los CrĂ­menes Violentos Letales Intencionales registrados en el paĂ­s. Si bien la tasa de crĂ­menes violentos denunciados disminuye desde 951,2 a 797,1 casos cada 100 mil habitantes. (-16,2%), cerca del 70% de las muertes por agresiĂłn en el Estado de SĂŁo Paulo afecta a hombres de 15 a 34 aĂąos, con una tasa de mortalidad de 100 muertes c/ 100 mil habitantes en el aĂąo 2004. Ese aĂąo la tasa de mortalidad de jĂłvenes entre 15 y 24 aĂąos llega a 112 casos, mientras que la tasa entre 25 y 34 aĂąos es de 96 casos cada 100 mil habitantes (â&#x20AC;&#x153;Mortes por Atos Violentos em SĂŁo Pauloâ&#x20AC;?. SP DemogrĂĄďŹ co, AĂąo 5, N° 3, Noviembre de 2005). En Cali, por otra parte, se veriďŹ ca que el homicidio representa sĂłlo el 6,5% de las causas de muerte entre adultos (RodrĂ­guez, 2005), el mayor porcentaje afecta a jĂłvenes. Las violencias sexuales, de las cuales los jĂłvenes son generalmente mĂĄs vĂ­ctimas que autores, afectan en promedio al 22% de las mujeres y al 15 % de los hombres antes de los 17 aĂąos, segĂşn los estudios actuales (Instituto Interamericano del NiĂąo, 2003). AdemĂĄs de los delitos que constituyen atentados a la propiedad o a la persona, existe una forma particular de violencia colectiva propia de la juventud, que estĂĄ relacionada con algunas pandillas violentas, llamadas, segĂşn los lugares, â&#x20AC;&#x2DC;barras bravasâ&#x20AC;&#x2122; (que se reďŹ eren a violencias esporĂĄdicas ligadas a sĂ­mbolos deportivos o culturales), pandillas (mayorĂ­a de los paĂ­ses), maras (Honduras, El Salvador, Guatemala).

21


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

Un nĂşmero importante de homicidios, suicidios, comportamientos delictuales como robos, hurtos, asaltos, delitos sexuales y otros comportamientos incĂ­vicos se asocian a jĂłvenes en riesgo, es decir, a situaciones que afectan su desarrollo psicosocial, en particular de los adolescentes. A esto se suman las conductas de riesgo ligadas a las drogas ilĂ­citas, como el consumo problemĂĄtico y la inserciĂłn HQHOWUiĂ&#x20AC;FRPLVPRDXQTXHHOUROGHORVMyYHQHVHQHOWUiĂ&#x20AC;FRHVWp subordinado al de los adultos. Este conjunto de comportamientos constituye uno de los mayores problemas de seguridad tanto para el control social y la prevenciĂłn como para las polĂ­ticas que enfrentan el problema del temor. En efecto, debido a la cantidad de delitos y de conductas de riesgo juveniles, por ende, a su visibilidad \DOKHFKRGHTXHYDQDYHFHVDFRPSDxDGDVGHYLROHQFLDFUHFLHQWH son percibidas como amenazas difĂ­cilmente tolerables desde una SHUVSHFWLYDDGXOWRFHQWULVWDTXHROYLGDTXHHOSULQFLSDOGDxRGHHVtos comportamientos juveniles es su impacto sobre el desarrollo psicosocial de los jĂłvenes involucrados. La violencia juvenil es uno de los problemas de salud pĂşblica mĂĄs relevantes que afrontan los paĂ­ses de la regiĂłn. Un importante volumen de robos, hurtos y asaltos se relacionan con jĂłvenes. La mayorĂ­a de los infractores y la desproporcionada tasa de vĂ­ctimas masFXOLQDVVHUHODFLRQDQFRQPHQRUHV\MyYHQHVHQWUH\DxRV Esta situaciĂłn se presenta en un contexto caracterizado por facWRUHVHVWUXFWXUDOHV3RUXQDSDUWHODPD\RUSUHVHQFLDGHPRJUiĂ&#x20AC;FD GHMyYHQHVHQODKLVWRULDGHODUHJLyQHQWUHHODxR\HO 5RGUtJXH]&(/$'( 3RURWUDODH[FOXVLyQVRFLDO\ segregaciĂłn urbana que afecta a segmentos importantes de la juventud en un ambiente de desigualdad, donde los mercados de la GURJD RIUHFHQ RSRUWXQLGDGHV .DW]PDQ   \ UHSUHVHQWDQ XQ tipo de empleo informal e ilegal cercano al ĂĄrea de residencia, que RWRUJDDGHPiV´SUHVWLJLRÂľHQWUHORVSDUHVHVSHFLDOPHQWHHQWUHMyYHnes con pocas expectativas. Finalmente, por falta de visiĂłn polĂ­tica \SRUHOSUHGRPLQLRGHO´DGXOWRFHQWULVPRÂľHQODIRUPDGHHQIRFDU los problemas juveniles, particularmente en materia de seguridad .UDXVNRSI   5RGUtJXH]  9DQGHUVFKXHUHQ D  VH produce una invisibilidad juvenil en las polĂ­ticas sociales, hecho que refuerza la exclusiĂłn. En efecto, cuando los problemas de una juventud protagonista de violencia son abordados en las polĂ­ticas pĂşblicas, a menudo son tratados como temas sectoriales -droga, pandillas, violencia escolar, etc.-, sin una visiĂłn integral. Son considerados como riesgo para la poblaciĂłn -entiĂŠndase los adultos- y, por lo tanto, hay que asumir medidas en el cuadro de polĂ­ticas de seguridad, las que son frecuentemente de carĂĄcter represivo. Las reformas penales focalizadas sobre la juventud, en particular la disminuciĂłn de la edad de UHVSRQVDELOLGDGSHQDO\WDPELpQODSROtWLFDGH´PDQRGXUDÂľIUHQWH D ODV ´PDUDV \ SDQGLOODVÂľ VRQ FDUDFWHUtVWLFDV GH HVWD SHUVSHFWLYD adulto centrista. Siendo la juventud el segmento social que mayor-

22

PHQWHGHEHUtDEHQHĂ&#x20AC;FLDUVHGHODVDFFLRQHVGHSUHYHQFLyQUHVXOWDQ evidentes las limitaciones y defectos de las estrategias vigentes. Por lo tanto, es necesario abrir el debate sobre los lineamientos a adoptar para una polĂ­tica que aborde la violencia juvenil (VandersFKXHUHQD  En cuanto a la exclusiĂłn de la juventud en el plano econĂłmico, PLHQWUDVODWDVDGHGHVHPSOHRHQODUHJLyQVHHOHYDDHQHO HVHPLVPRDxRHQPXFKRVSDtVHVODGHVRFXSDFLyQMXYHQLO  DDxRV GXSOLFDODWDVDGHGHVRFXSDFLyQSURPHGLR $UJHQWLQD YV%UDVLOYV3DQDPiYV 8UXJXD\YV 8QGHODSREODFLyQMXYHQLOXUEDQD GHODUHJLyQVHVLWXDEDHQODSREUH]D\XQHQODLQGLJHQFLD (OGHORVHPSOHRVGHORVMyYHQHVGHDDxRV\HOGH ORVGHDDxRVVRQGHEDMDSURGXFWLYLGDG´/RVFRQIRUPDQ trabajadores por cuenta propia, sin crĂŠdito ni apoyo tecnolĂłgico, sin inserciĂłn sĂłlida en el mercado, vendedores callejeros, empleadas domĂŠsticas y otras formas similares de economĂ­a informalâ&#x20AC;? 6HQ\.OLNVEHUJ (VWDVLWXDFLyQHVSDUWLFXODUPHQWHSUHocupante, pues diversos estudios han encontrado una correlaciĂłn robusta entre elevadas tasa de delincuencia y altas tasas de desocupaciĂłn juvenil. 'DGRTXHODPD\RUtDGHORVMyYHQHVGHDDxRVYLYHFRQVX IDPLOLDQXFOHDURH[WHQGLGD &(3$/ HOFOLPDIDPLOLDUWLHQH SDUDHOORVXQDJUDQLPSRUWDQFLD\VHYHDIHFWDGRSRU´ODHOHYDGD pobreza que tensa y destruye a diario familias en la regiĂłn. El estrĂŠs VRFLRHFRQyPLFRTXHVLJQLĂ&#x20AC;FDODGHVRFXSDFLyQSHUPDQHQWHODSUHcariedad, el hacinamiento, endurecen en extremo el clima familiarâ&#x20AC;? 6HQ\.OLNVEHUJ  El acceso y la calidad de los sistemas educativos acentĂşan la desLJXDOGDG\ODH[FOXVLyQVRFLDO(QODUHJLyQ´ODPD\RUtDGHORVMyYHQHVGHH[WUDFFLyQKXPLOGHYDTXHGDQGRHQHOFDPLQR'HO PiVSREUHGHODSREODFLyQFRPSOHWDODSULPDULDVRORHO/D PLWDGQRODĂ&#x20AC;QDOL]DÂŤ/DVHFXQGDULDVRORHOÂľ 6HQ\.OLNVEHUJ  La precariedad del acceso al mercado de trabajo y al sistema educaWLYRH[SOLFDSRUTXpHOGHORVMyYHQHVHQ$PpULFD/DWLQDHQWUH \DxRVQRWUDEDMDQLHVWXGLD 6HQ\.OLNVEHUJ  La segregaciĂłn urbana es una dimensiĂłn espacial de este proceso de exclusiĂłn en segmentos importantes de jĂłvenes. En efecto, el acceso desigual a las infraestructuras, los equipamientos, los servicios colectivos urbanos, y la tendencia a la privatizaciĂłn de los espacios pĂşblicos, generan frustraciĂłn y fomentan la conquista de territorios alternativos. Es que la ciudad fragmentada no permite la generaciĂłn de identidades a travĂŠs de espacios y lugares que tengan sentido. No hay lugar de creaciĂłn de ciudadanĂ­a para


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

DESERCIĂ&#x201C;N ESCOLAR â&#x20AC;&#x153;Las causas de deserciĂłn escolar responden a cuestiones muy concretas. Tienen que ver, entre otros factores, con la precariedad econĂłmica del marco familiar que obliga a muchos niĂąos y jĂłvenes a abandonar los estudios parcial o totalmente para poder aportar algĂşn ingreso a la familia, con la debilidad misma del nĂşcleo familiar para acompaĂąar al joven, y con el escaso capital educativo del mismoâ&#x20AC;Ś La brecha educativa de la juventud latinoamericana no solo es cuantitativa, no se trata solo de mĂĄs aĂąos de escolaridad. Tiene tambiĂŠn importantes aspectos cualitativos. Es muy diferente el tratamiento educativo que reciben los diversos sectores, como lo han documentado mĂşltiples investigaciones. Entre otros aspectos, quienes asisten a escuelas privadas tienen mĂĄs horas de clase, docentes mejor pagados, mĂĄs recursos de apoyo, mejor infraestructura, que las que pueden ofrecer las escuelas pĂşblicas usuales.â&#x20AC;? (Sen y Kliskberg, 2007:202)

POBLACIĂ&#x201C;N EN RIESGO: MĂ S JĂ&#x201C;VENES, MĂ S POBRES La regiĂłn ostenta el magro honor de mostrar una directa correlaciĂłn entre pobreza y porcentaje de poblaciĂłn menor de 15 aĂąos (a mayor pobreza, mayor porcentaje de menores de 15 aĂąos). En AmĂŠrica Latina la correlaciĂłn entre paĂ­ses con un alto porcentaje de poblaciĂłn adolescente-menor y un elevado porcentaje de pobreza es directa y fuerte (0,9002), como ocurre tambiĂŠn con el Ă­ndice de Desarrollo Humano, siendo inversa e igualmente fuerte (0,9348). La tendencia demogrĂĄďŹ ca en la regiĂłn indica un aumento sostenido de la poblaciĂłn en alto riesgo (varones entre 15 y 29 aĂąos), representando casi un 40% de la poblaciĂłn en LatinoamĂŠrica menor a 30 aĂąos (Tudela, 2006).

ORVMyYHQHVH[FOXLGRV&RPRORGHVFULEH-%RUMD´ODGHVLJXDOGDG con pobreza genera por una parte â&#x20AC;&#x2DC;grupos vulnerablesâ&#x20AC;&#x2122; y por otra â&#x20AC;&#x2DC;grupos amenazadosâ&#x20AC;&#x2122;. Entre los primeros (pobres y marginales, GHVRFXSDGRV \ SUHFDULRV GHVHVWUXFWXUDGRV \ DQyPLFRV  QDFHQ comportamientos de violencia expresiva (por jĂłvenes frustrados DOFRQWHPSODUORTXHODFLXGDGRIUHFH\TXHOHVUHVXOWDLQDFFHVLEOH  \HPHUJHQÂśFROHFWLYRVGHULHVJR¡SUHGHOLQFXHQWHV/DVPDĂ&#x20AC;DVGH ODHFRQRPtDGHOLFWLYD GURJD\WUiĂ&#x20AC;FRGLYHUVRURER\VHFXHVWURV VLFDULRVGHODYLROHQFLDRUJDQL]DGD HQFXHQWUDQHQHVWRVPHGLRVXQ FDOGRGHFXOWLYRIDYRUDEOHÂľ %RUMD  Esta situaciĂłn conduce a la apariciĂłn de grupos de jĂłvenes que viven la ciudad como territorio de exclusiĂłn y a conductas de riesgo que toman habitualmente tres formas, las que pueden ser simultĂĄneas: 1. La prĂĄctica (que puede coexistir con perĂ­odos de trabajo mĂĄs IRUPDO GHOGHOLWR´DPDWHXUÂľFRPRPHFDQLVPROHJtWLPRGHREtenciĂłn de los medios que permiten acceder al mercado de FRQVXPR6HVXEVWLWX\HHQHVWHFDVRXQD´OyJLFDGHOWUDEDMRÂľ

SRUXQD´OyJLFDGHSURYLVLyQÂľTXHKDGHVFULWR.HVVOHUHQVX DQiOLVLVGHO´GHOLWRDPDWHXUÂľ(QXQDVRFLHGDGGHFRQVXPROR TXHGHĂ&#x20AC;QHODOHJLWLPLGDGGHOGLQHURQRVHUtDVXRULJHQVLQRVX Ă&#x20AC;QDOLGDG(QHVWDSHUVSHFWLYDORVPHGLRVVRQOHJtWLPRVVLVRQ HĂ&#x20AC;FDFHV\HOGHOLWR´DPDWHXUÂľHVXQLQWHQWRGHHQWUDUHQODFDrrera delincuente que puede o no tener continuidad en funciĂłn de sus resultados o de la maduraciĂłn del individuo.  /DSDQGLOODYLROHQWDFX\RPRGHORYDUtDHQIXQFLyQGHORVWHMLdos barriales: maras, pandillas, barras bravas si hacen referencia a una actividad del deporte, o bandas. Aunque no todos los miembros de la pandilla estĂĄn necesariamente involucrados en la actividad delictual ni tampoco en la misma actividad (puede KDEHU DOJXQRV TXH VH GHGLFDQ DO WUiĂ&#x20AC;FR GH GURJDV \ RWURV DO URER ORTXHGLIHUHQFLDHVWHWLSRGHODQWHULRUHVODYROXQWDGGH controlar ciertos territorios, ya sea como espacios simbĂłlicos SURSLRVTXHSXHGHVLJQLĂ&#x20AC;FDUHQIUHQWDPLHQWRVFRQRWUDVSDQGLOODVRFRPRiUHDVSDUDGHOLQTXLU7DJVJUDIĂ&#x20AC;WLFRQFDUDFWHUHV o sĂ­mbolos propios, control directo de sectores, destrucciĂłn de sĂ­mbolos diversos a aquellos de la propia pandilla son las

PERTENECER A UNA PANDILLA â&#x20AC;&#x153;La pertenencia a la pandilla opera como â&#x20AC;&#x153;inclusiĂłn en la exclusiĂłnâ&#x20AC;?. Bajo un sistema de recodiďŹ caciĂłn que va desde los tatuajes hasta un lenguaje propio, y que se extiende a la refundaciĂłn de la ley como forma de organizar el delito, no de abolirlo, muchas pandillas operan como sistemas de integraciĂłn social a nivel micro que reďŹ&#x201A;ejan, compensan y a la vez refuerzan la desintegraciĂłn social en el nivel macro. Las bandas juveniles otorgan un espacio alternativo de socializaciĂłn a niĂąos y jĂłvenes excluidos, cuyo sentido de pertenencia se basa en acciones colectivas que van desde compartir el tiempo libre hasta acciones delictuales en un marco de paralegalidad constituido (Reguillo, 2008). La pandilla es para muchos jĂłvenes un espacio de participaciĂłn social, un sistema de valores donde se aďŹ rmarĂĄn identidades personales y grupales mediante nuevos cĂłdigos de comunicaciĂłn y nuevas formas de autoridad y comunicaciĂłn, distintos de aquellos que existen en el mundo de las instituciones formales.â&#x20AC;? (CEPAL/OIJ -2008, p.94)

PANDILLAS EN CONTEXTO DE GLOBALIZACIĂ&#x201C;N â&#x20AC;&#x153;Mientras las pandillas empiezan como grupos de pares adolescentes sin supervisiĂłn y muchos conservan estas caracterĂ­sticas, algunos se institucionalizan en barrios, favelas, ghetos y en las cĂĄrceles. A menudo estas pandillas se transforman en empresas de negocios del sector informal y unos pocos se vinculan con los carteles del crimen organizado. Muchas pandillas comparten una identidad racial o ĂŠtnica y una cultura de oposiciĂłn difundidas por los medios. Las pandillas tienen conexiones variables con las instituciones convencionales y en ciertas circunstancias asumen roles social, econĂłmico, polĂ­tico, cultural, religioso o militarâ&#x20AC;? (Hagedorn 2007: 309).

23


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

manifestaciones de esta apropiaciĂłn en el primer caso. En el VHJXQGRVHDxDGHQDHVWDVPDQLIHVWDFLRQHVORVDVDOWRVDTXLHQHV penetran en los espacios apropiados.  /DWHUFHUDIRUPDGHH[SUHVLyQGHODH[FOXVLyQHVHOWUiĂ&#x20AC;FRGH droga: en forma individual, en grupo o pandilla, o en negocio IDPLOLDU6LELHQHOPLFURWUiĂ&#x20AC;FRDODOFDQFHGHORVMyYHQHVH[FOXLdos y de sus familias no parece tan rentable en comparaciĂłn con los salarios de los trabajadores especializados o de los empleados de clase media, representa â&#x20AC;&#x201C;sobre todo si se trata de un negocio familiarâ&#x20AC;&#x201C; un aporte considerable y estable a la familia. Ello les permite vivir como si fueran de clase media, integrados DOPXQGRGHOFRQVXPR\OHMRVGHODVGLĂ&#x20AC;FXOWDGHVGHVREUHYLYHQFLDFRWLGLDQD3RURWUDSDUWHHVWDDFWLYLGDGGHWUiĂ&#x20AC;FRRWRUJDHO HTXLYDOHQWHGHXQ´HPSOHRGHSUR[LPLGDGÂľ1RKD\TXHFUX]DU la ciudad para encontrar fuentes de trabajo en un mundo con FyGLJRVGHVFRQRFLGRVVLQRTXHODV´RSRUWXQLGDGHVÂľHVWiQHQ el barrio o en las zonas colindantes. Esta actividad provee, a pesar de todas sus desventajas, un sentimiento de autoestima, la sensaciĂłn de ser alguien capaz de imponer sus normas sobre el territorio residencial. A.4. La violencia de gĂŠnero

La violencia contra las mujeres, incluida la violencia sexual, es una prĂĄctica extendida en muchas sociedades y forma parte de las violencias bĂĄsicas vividas en LatinoamĂŠrica. Las tasas de victimizaciĂłn son mĂĄs altas en paĂ­ses donde las mujeres reciben menor educaciĂłn formal y se vincula a altos niveles de SREUH]DHLQHTXLGDGGHORVYDURQHV 218'' 81,&5,  (Q$PpULFD/DWLQDODFRUUHODFLyQHQWUHWDVDGHYLRODFLyQH,'+ Ă&#x152;QGLFHGH'HVDUUROOR+XPDQR HVPRGHUDGDHLQYHUVD   Es decir, a mayor desarrollo humano, menor tasa de delito sexual. Otros factores -tales como alcohol y tenencia de armas- tambiĂŠn juegan un rol importante. En AmĂŠrica Latina, Ă frica y Asia el porcentaje de mujeres vĂ­ctimas por este tipo de situaciones es casi PiVDOWRTXHORVYDURQHV 9DQ'LMN  /DYLROHQFLDLQWUDIDPLOLDUGRPpVWLFDFRQWUDODSDUHMD\ORVQLxRV se produce en todos los paĂ­ses y en todos los estratos sociales, pero muchas veces es menos visible que otras manifestaciones de violencia. En la regiĂłn es mĂĄs probable que una mujer sea agredida en su casa por su pareja, que fuera de su hogar por un desconocido. (VWHFRQWH[WRLQĂ X\HWDPELpQVREUHHODOWRQLYHOGHLQVHJXULGDG que sienten las mujeres en tĂŠrminos comparativos a los hombres, y que tiene una mayor relaciĂłn con la violencia que vive al interior del hogar. A su vez, la informaciĂłn disponible indica que las agreVLRQHVKDFLDORVQLxRVVRQPiVIUHFXHQWHPHQWHFRPHWLGDVSRUVXV SDGUHVRTXLHQHVORVFXLGDQTXHSRUH[WUDxRV

24

El gĂŠnero en la violencia Es importante reconocer el gĂŠnero en la violencia, entendiendo por gĂŠnero una construcciĂłn simbĂłlica que se reďŹ ere a un conjunto de caracterĂ­sticas socioculturales asignadas a las personas a partir del sexo y que convierten la diferencia de gĂŠnero en desigualdad social. La diferencia de gĂŠnero es una construcciĂłn mental y sociocultural que ha tenido un desarrollo histĂłrico. Es importante hacer la distinciĂłn entre violencia de gĂŠnero y violencia domĂŠstica. No toda la violencia contra las mujeres ocurre en el ĂĄmbito domĂŠstico, y no toda la violencia que ocurre en este ĂĄmbito es contra las mujeres.

Aunque hay pocos estudios, los datos de instituciones internacioQDOHVHVWLPDQHQWUH\HOVHJPHQWRGHPXMHUHVPDOWUDWDGDV DWUDYpVGHGLYHUVDVIRUPDV 'DPPHUW\$ULDV /DPD\RU parte de quienes han sufrido agresiĂłn fĂ­sica han sido sometidas a mĂşltiples actos de violencia durante largos perĂ­odos de tiempo. Las encuestas en algunos paĂ­ses demuestran altos Ă­ndices de vicWLPL]DFLyQ \ ODV HVWDGtVWLFDV RĂ&#x20AC;FLDOHV KDEODQ GH HOHYDGDV WDVDV GH ´IHPLFLGLRÂľHQHO *XDWHPDODFDGDPLOKDELWDQWHV\ (O6DOYDGRUFDGDPLOKDELWDQWHV (VWDVLWXDFLyQSRQHGH relieve el sesgo de gĂŠnero en el tratamiento de la violencia, pues a SHVDUGHFRQVWLWXLUVHHQXQKHFKRJUDYH\PDVLĂ&#x20AC;FDGRHVLQYLVLELlizado frente a otros fenĂłmenos de violencia y delincuencia, aĂşn cuando afecta a una gran parte de la poblaciĂłn. /DYLROHQFLDHQHOiPELWRGHOKRJDUDIHFWDDPXMHUHVQLxRV\HQ DOJXQRV FDVRV D RWURV PLHPEURV GH OD IDPLOLD ´&RQVWLWX\H XQD violaciĂłn de los derechos humanos y las libertades fundamentaOHVÂľTXH´OLPLWDWRWDORSDUFLDOPHQWHDODPXMHUHOUHFRQRFLPLHQWR JRFH\HMHUFLFLRGHWDOHVGHUHFKRV\OLEHUWDGHVÂľ\´WUDVFLHQGHWRGRV los sectores de la sociedad independientemente de su clase, raza o grupo ĂŠtnico, nivel de ingresos, cultura, nivel educacional, edad o religiĂłn y afecta negativamente sus propias basesâ&#x20AC;? (ConvenciĂłn %HOpPGR3DUi 'LVWLQWRVRUJDQLVPRVLQWHUQDFLRQDOHVGHGHrechos humanos paulatinamente fueron reconociendo la gravedad de este tipo de problemas. AsĂ­ surgieron propuestas que permitieURQFUHDULQVWUXPHQWRVLQWHUQDFLRQDOHVHVSHFtĂ&#x20AC;FRVGHSURWHFFLyQ como la ConvenciĂłn sobre la eliminaciĂłn de todas las formas de GLVFULPLQDFLyQFRQWUDODPXMHU  OD&RQYHQFLyQLQWHUQDFLRQDO GHORVGHUHFKRVGHOQLxR  ROD&RQYHQFLyQLQWHUDPHULFDQD


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

MENORES, ADOLESCENTES Y JĂ&#x201C;VENES EN CONFLICTO CON LA LEY Los paĂ­ses centroamericanos tienen mayores porcentajes de poblaciĂłn menor de 15 aĂąos y, al mismo tiempo, mĂĄs problemas de pandillismo (MĂŠxico 31%; El Salvador, 34,3%; Nicaragua, 39,5%; Honduras 39,7%; Guatemala 43,5%), que otros con mĂĄs bajos porcentajes de menores, adolescentes y jĂłvenes (Brasil 28,1%; Argentina, 26,7%; Chile, 25,5%; Uruguay, 24,4%). La combinaciĂłn de macro factores -como la urbanizaciĂłn y la estructura de edad- explica la mitad de las variaciones de la criminalidad observada en un paĂ­s u otro. En decir, si la poblaciĂłn mundial fuera similar -en cuanto a estructura de edad- y si el grado de urbanizaciĂłn fuese similar entre los paĂ­ses, las diferencias en los niveles de criminalidad se reducirĂ­an a la mitad (ONUDD & UNICRI, 2005).

DIPROFAM (Carabineros de Chile) La DirecciĂłn General de ProtecciĂłn a la Familia (DIPROFAM) es la instancia encargada de implementar la polĂ­tica pĂşblica de la instituciĂłn en materia de procedimientos, recolecciĂłn estadĂ­stica de VIF, como tambiĂŠn de orientar las acciones preventivas y la capacitaciĂłn del personal. Cuenta con 27 secciones especializadas para tratar la VIF, maltrato infantil y delitos sexuales. No obstante, todas las comisarĂ­as del paĂ­s disponen de una oďŹ cina para la atenciĂłn de vĂ­ctimas. Existe, ademĂĄs, una lĂ­nea telefĂłnica gratuita atendida por operadores capacitados para responder consultas, orientar y derivar a la poblaciĂłn. En 2007 dicha lĂ­nea se extendiĂł a todo el paĂ­s. A partir del 2001 Carabineros incorpora la temĂĄtica de VIF en la malla curricular de sus escuelas de formaciĂłn (FernĂĄndez I., 2007).

El marco orientador regional mĂĄs importante en materia de violencia FRQWUDODPXMHUKDVLGROD&RQYHQFLyQ%HOpPGR3DUiTXHLGHQWLĂ&#x20AC;FD ODVREOLJDFLRQHVGHFDUiFWHULQPHGLDWR\DTXHOODV´SURJUHVLYDVÂľTXH debe adoptar el Estado para erradicarla.

namentales encargadas del tema. TambiÊn, en algunos casos, en pråcticas policiales (comisarías de familia en Colombia, comisarías de la mujer y la familia en Ecuador, y centros de atención de la YLROHQFLD IDPLOLDU &$9,)$0 HQ 3HU~ \ ',352)$0 HQ &KLOH  en instalación de centros de acogida a mujeres víctimas, como asimismo en políticas de rehabilitación de agresores, en capacitación de monitoras, en educación en general y pråcticas de prevención primaria, secundaria y terciaria de violencia contra la mujer en el marco de la gestión de municipios, y sobre todo en iniciativas de la sociedad civil. Pero siendo la violencia de gÊnero un hecho cultural enraizado en las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres, se hace imperceptible e invisible porque VHKD´QDWXUDOL]DGR¾3RUHQGHORVFDPELRVVRQOHQWRVGHVLJXDOHV y progresivos.

Los avances desde entonces han sido notorios sobre todo en materia legislativa, en mayor visibilidad de la violencia domĂŠstica en ODVRFLHGDGDWUDYpVGHFDPSDxDVS~EOLFDVHQODGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHOD violencia como problema social y de polĂ­tica pĂşblica, en la incorporaciĂłn de la temĂĄtica en agencias gubernamentales (salud, MXVWLFLD HGXFDFLyQ VHJXULGDG  \ HQ FUHDFLyQ GH DJHQFLDV JXEHU-

Es en el ĂĄmbito municipal donde han faltado polĂ­ticas generali]DGDV UHIHULGDV D OD YLROHQFLD GRPpVWLFD ,QLFLDWLYDV FRPXQDOHV KDQH[LVWLGR\DOJXQDVPX\LQQRYDGRUDV 3*8 SHURYDULRV JRELHUQRVORFDOHVKDQWHQGLGRDVDFULĂ&#x20AC;FDUHVWDVSROtWLFDVGHMDQGRD las organizaciones de la sociedad civil la responsabilidad de asumir este problema.

para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, conocida como la ConvenciĂłn de Belem do ParĂĄ. La terminologĂ­a varĂ­a segĂşn los paĂ­ses, pero se distingue habitualmente entre YLROHQFLD FRQWUD OD PXMHU 9&0  \ YLROHQFLD LQWUDIDPLOLDU 9,)  TXHSXHGHDIHFWDUWDPELpQDRWURVPLHPEURVGHODIDPLOLD QLxRV DQFLDQRV DGHPiVGHODSDUHMD\SXHGHLQYROXFUDUDVSHFWRVItVLFRV psicolĂłgicos, econĂłmicos y sexuales.

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR â&#x20AC;&#x153;Las relaciones familiares son la escuela primaria de la convivencia social. Cuando estas relaciones son de agresiĂłn, violencia o abandono, causan un impacto signiďŹ cativo a lo largo de la vida del niĂąo que la sufreâ&#x20AC;? (LarraĂ­n, 2007:157). AsĂ­ tambiĂŠn â&#x20AC;&#x153;las situaciones de violencia que tienen lugar en la familia, se originan y desarrollan bajo diversas y mĂşltiples formas, pero todas ellas tienen en comĂşn el sufrimiento y profundo deterioro de la calidad de vida de las numerosas personas que se ven afectadas por ella, asĂ­ como de aquellas que la rodean la violencia en la familia, el maltrato infantil y juvenil, y el abuso sexual son un ejemplo de elloâ&#x20AC;? (Barudy, 2000:17). La VIF es, en efecto, un factor de reproducciĂłn de la violencia porque â&#x20AC;&#x153;los niĂąos que crecen en un ambiente violento son mĂĄs susceptibles de convertirse en violentos cuando sean adultosâ&#x20AC;? (Smaoun, 2000:20). Aunque hayan sido solo testigos de la violencia fĂ­sica o psicolĂłgica, perciben e interiorizan que se trata de formas normales de resoluciĂłn de conďŹ&#x201A;ictos (LarraĂ­n, 2007). â&#x20AC;&#x153;La evidencia en relaciĂłn a los costos e impactos que genera la violencia intrafamiliar, y la violencia contra las mujeres en particular, ha despertado una paulatina toma de conciencia acerca de la necesidad de enfrentarla a travĂŠs de diversas iniciativas y acciones. Hoy existe consenso a nivel regional y mundial que la violencia requiere ser abordada a travĂŠs de polĂ­ticas pĂşblicas integrales que incluyan la protecciĂłn y seguridad de las vĂ­ctimas, la provisiĂłn de diversos servicios directos a las mismas, la prevenciĂłn de la violencia en todos los niveles y la sanciĂłn a los agresores junto con su rehabilitaciĂłn y reeducaciĂłnâ&#x20AC;? (FernĂĄndez I., 2007).

25


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

Es en el ĂĄmbito local donde mĂĄs faltan estructuras que aborden los temas de salud mental relacionados con la violencia contra la mujer, centros de atenciĂłn, programas de reeducaciĂłn de agresoUHVUHIXJLRVSDUDYtFWLPDV\QLxRV\FRRUGLQDFLyQFRQRUJDQL]DFLRQHVGHODVRFLHGDGFLYLO´$SDUHFHQODVPXQLFLSDOLGDGHVFRPR un espacio privilegiado para la implementaciĂłn de polĂ­ticas y programas en violencia domĂŠstica, tanto por su inserciĂłn territorial y la cercanĂ­a a los problemas cotidianos de las personas como por su carĂĄcter descentralizado que facilita la distribuciĂłn de recursosâ&#x20AC;? /DUUDtQ  A.5. El amplio debate actual sobre la seguridad.

Entre los principales puntos del debate sobre la seguridad en AmĂŠrica Latina, destacan los de la gobernabilidad y la gobernanza. Ellos hacen referencia a los dispositivos de negociaciĂłn y de cooperaciĂłn entre la pluralidad de actores de la sociedad civil, del sector econĂłmico y del mercado, asĂ­ como del Estado, para facilitar y conducir procesos colectivos que determinan cĂłmo se toman decisiones en una sociedad y cĂłmo se elaboran normas sociales en UHODFLyQFRQODVHJXULGDGFLXGDGDQD 9HOiVTXH]  Un segundo debate concierne a la descentralizaciĂłn de la seguridad y en particular a las fuertes resistencias de las clases polĂ­ticas a la delegaciĂłn del control social y de la prevenciĂłn para que sean implementados por las autoridades locales. Lo anterior, a pesar del evidente y determinante protagonismo de los municipios en las H[SHULHQFLDVPiVH[LWRVDVGHODUHJLyQ(VODSULQFLSDOGLĂ&#x20AC;FXOWDG polĂ­tico-institucional para abordar la prevenciĂłn. 8QWHUFHUGHEDWHVHIRFDOL]DVREUHODVUHIRUPDVSROLFLDOHV6HĂ XFtĂşa entre esbozos de policĂ­a comunitaria, de modelos de policĂ­a orientada a la resoluciĂłn de problemas, y formulas mĂĄs tradiFLRQDOHV )UÂ KOLQJ (VWHGHEDWHVHFRPSOLFDHQQRSRFRV paĂ­ses por la escasa transparencia de algunas fuerzas policiales, los problemas de corrupciĂłn y de brutalidad o violencia en los procedimientos policiales. Una de las caracterĂ­sticas transversales \UHFXUUHQWHVHVODSRFDHĂ&#x20AC;FDFLDGHODVDFWXDFLRQHVSROLFLDOHVTXH VHVXPDDODIDOWDGHFRQĂ&#x20AC;DQ]DHQODVLQVWLWXFLRQHVGHVHJXULGDG\ justicia. La organizaciĂłn, el equipamiento, las estrategias y la preparaciĂłn de la policĂ­a tienen un importante rol en la prevenciĂłn y control GHODFULPLQDOLGDG1RKD\HVWiQGDUHVGHĂ&#x20AC;QLGRVHQHVWHVHQWLGR 7DPSRFRFRUUHODFLRQHVVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDVTXHSHUPLWDQGHPRVWUDUXQD correlaciĂłn directa entre el nĂşmero de policĂ­as y los niveles de criminalidad en una sociedad. Entre 11 paĂ­ses estudiados, la tasa PHGLDGH$PpULFD/DWLQDHQHOHVGHSROLFtDVFPLO KDELWDQWHVPLHQWUDVTXHHQXQDPXHVWUDGHSDtVHV LQFOX\HDORV SULQFLSDOHVSDtVHVGHVDUUROODGRV ODWDVDPHGLDHVGHSROLFtDV

26

FPLO+EWV/DH[SHULHQFLDLQWHUQDFLRQDOQRHVFRQFOX\HQWH no se puede sostener que hay una relaciĂłn permanente entre el nivel de recursos pĂşblicos, el nĂşmero de policĂ­as y las tasas de YLFWLPL]DFLyQ1RKD\GDWRVVXĂ&#x20AC;FLHQWHVSDUDVRVWHQHUODKLSyWHVLV GHTXH´PiVSROLFtDV PHQRVFULPHQÂľ/RVQLYHOHVGHFULPLQDlidad dependerĂ­an mĂĄs de la gestiĂłn y naturaleza de los servicios policiales que del nivel de recursos disponibles. (O /DWLQREDUyPHWUR  UHYHOD TXH XQD FXDUWD GLVFXVLyQ HVWi marcada por el debate tradicional entre partidarios de una mayor UHSUHVLyQODWHVLVGHOD´PDQRGXUDÂľTXHSUHGRPLQDHQPXFKRV SDtVHVGHODUHJLyQ 6HQ\.OLNVEHUJ \HQFRQWUDSRVLciĂłn, el ĂŠnfasis en la prevenciĂłn. La tesis de la mano dura es criticada por muchos observadores. 3RU HMHPSOR HO LQIRUPH GH 86$,'   DQDOL]D OD DSOLFDFLyQ de mano dura a las maras y pandillas en Honduras y El Salvador. Critica este enfoque y lo compara con la polĂ­tica de prevenciĂłn adoptada en Nicaragua, para concluir que el enfoque de este Ăşltimo paĂ­s es exitoso y podrĂ­a aplicarse en otros. Finalmente, un tema de actualidad no resuelto es el rol de la juventud en la formulaciĂłn e implementaciĂłn de las polĂ­ticas de prevenFLyQ\HQJHQHUDOGHVHJXULGDG .UDXVNRSI5RGUtJXH] 9DQGHUVFKXHUHQE 

B. LAS EXPERIENCIAS DE PREVENCIĂ&#x201C;N EXITOSAS EN LA REGIĂ&#x201C;N A raĂ­z del debate sobre la necesidad y las modalidades de abordar HODXJHGHODGHOLQFXHQFLDGHVGHHOLQLFLRGHORVDxRVKDQVXUJLdo en la regiĂłn iniciativas y polĂ­ticas destinadas a enfrentarla. Varias tendencias se destacan y pueden coincidir parcialmente. Por un lado, se encuentran los paĂ­ses que apuntan a reformas del sistema de justicia criminal -policĂ­a, tribunales y cĂĄrceles- a travĂŠs GHUHIRUPDVPRGHUQL]DGRUDV\ODPRGLĂ&#x20AC;FDFLyQGHOH\HVUHIHULGDV al delito juvenil. Por otro lado, se aprecian otros que apuntan a la PRGLĂ&#x20AC;FDFLyQSRUORPHQRVOHJDOGHODVSHUVSHFWLYDVGHJpQHUR\ a la introducciĂłn de polĂ­ticas que apuntan a focalizar la violencia de gĂŠnero desde varios sectores (salud, educaciĂłn, justicia, seguriGDGHWF ([LVWHWDPELHQXQHVIXHU]RFRQVWDQWHHQYDULRVSDtVHV dirigĂ­do a incluir una orientaciĂłn comunitaria y/o un enfoque de resoluciĂłn de problemas en la prĂĄctica policial. A pesar del esfuerzo reformista que expresan algunas polĂ­ticas, SRFRVSDtVHVKDQSULYLOHJLDGRVXĂ&#x20AC;FLHQWHPHQWH\HQIRUPDHIHFWLYD y sustentable la prevenciĂłn social en sus diversas modalidades. Sigue habiendo mĂĄs preocupaciĂłn de la seguridad pĂşblica como


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

EL IMPACTO DE UNA POLĂ?TICA DE PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL TASA DE HOMICIDIOS (1990-2007). MEDELLĂ?N, COLOMBIA. 390

381

360

352

330

c/100 mil habitantes

300

311

330

270 263

240

226

210

199

150

172

167

180 163

174

159

155

120 95

90

34

2006

2004

2003

2002

2001

2000

1999

1998

1997

1996

1995

1994

1993

1992

1991

0

1990

30

26

2007

36

2005

52

60

Fuente: Salazar, 2007.

monopolio estatal que de la seguridad ciudadana, entendiendo ĂŠsta como la coproducciĂłn de la seguridad con otros actores sociales. 9DULDVFLXGDGHVGHODUHJLyQFRPR%RJRWi0HGHOOtQ0RQWHUUH\ 4XLWR *XD\DTXLO 'LDGHPD 5RVDULR \ RWUDV KDQ LPSOHPHQWDGR polĂ­ticas de prevenciĂłn en el ĂĄmbito local que se han revelado exiWRVDV/RVUHVXOWDGRVGH%RJRWi0HGHOOtQ\'LDGHPDHQODOXFKD contra el homicidio son conocidos y espectaculares. Estas expeULHQFLDVHVWiQELHQGRFXPHQWDGDV $FHUR'DPPHUW 'DPPHUW \ 3DXOVHQ  0RFNXV  'H /XFD 0LNL  6DOD]DU9DQGHUVFKXHUHQE 8QDVSHFWRIXQGDPHQWDO en la estrategia es que se incluyĂł una serie de polĂ­ticas que abordan todos los campos de la prevenciĂłn relevantes en el contexto local: justicia alternativa, programas dirigidos a jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo, iniciativas en materia de violencia de gĂŠnero, empoderaPLHQWRGHFRPXQLGDGHVEDUULDOHVDFRPSDxDGRGHUHQRYDFLyQGH barrios, reinserciĂłn de ex convictos, amplia gama de medidas dirigidas a quienes abusan de drogas, cortes de drogas, etc. Las caracterĂ­sticas comunes de estas experiencias exitosas son mĂşltiples. En primer lugar, su carĂĄcter local, es decir, el hecho de que las autoridades locales hayan asumido liderar un proceso pedagĂł-

Experiencias locales En América Latina existen muchas experiencias innovadoras, creativas y exitosas que pueden servir y ser base para una política de prevención. Estudiar, intercambiar y discutir sobre estas experiencias es importante en una región cada vez más interrelacionada. gico de coproducción de seguridad a partir de un diagnóstico de ODV QHFHVLGDGHV GH OD FLXGDGDQtD ´/RV JRELHUQRV ORFDOHV SXHGHQ estar más cerca de las necesidades ciudadanas. Y la seguridad es claramente una necesidad muy sentida. La cercanía entre gobernante local y ciudadanía no se deriva exclusivamente del hecho que el primero sea elegido por esta última. También se supone que el gobernante local conoce ya y, aún más importante, está dispuesto a conocer mejor su municipio y lo que pasa en él. La cercanía no HV VyOR SROtWLFD (V FRJQLWLYD < HV SHGDJyJLFDµ 0RFNXV   (QHVWHVHQWLGRKD\XQDFODUDGLYLVLyQGHOWUDEDMRFRQHOJRbierno nacional, que no excluye la colaboración pero que implica autonomía.

27


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

LA MANO DURA FRENTE A LA CRIMINALIDAD â&#x20AC;&#x153;Las polĂ­ticas predominantes en muchos paĂ­ses de la regiĂłn han estado guiadas por esta visiĂłn bĂĄsica (mano dura). EstarĂ­amos frente a un tema de naturaleza bĂĄsicamente policial. La bĂşsqueda de respuestas debe darse en el marco del aďŹ anzamiento de los aparatos de seguridad. La falta de resultados se deberĂ­a principalmente a que no se ha aďŹ nado la estrategia ni multiplicado los programas de control policial. Por otro lado serĂ­a necesario dejar de lado las â&#x20AC;&#x153;sensiblerĂ­asâ&#x20AC;? y actuar sin miramientos para frenar a los potenciales y reales delincuentes. Ello puede abarcar desde amplias reorganizaciones de los aparatos policiales, que maximicen su presencia en los lugares pĂşblicos, su especial vigilancia de los sectores mĂĄs pobres de la poblaciĂłn, hasta incentivos por los resultados cuantitativos de la represiĂłn. Asimismo, incluye reformular la legislaciĂłn para facilitar la acciĂłn policial, suprimiendo garantĂ­as, y tener la posibilidad de detener, enjuiciar, encarcelar a los niĂąos desde edades muy tempranas.â&#x20AC;?

s El monitoreo del proceso con informaciĂłn pertinente, real y

creĂ­ble. s Un enfoque compartido por la comunidad y las instancias mu-

nicipales, coherente en todas las acciones, anĂĄlisis e interpretaciones, y promotor de la coproducciĂłn de seguridad. s $UWLFXODFLyQHĂ&#x20AC;FD]FRQODSROLFtD\HYHQWXDOPHQWHODMXVWLFLD s RendiciĂłn de cuentas y transparencia. s Finalmente, la competencia de los equipos tĂŠcnicos ha sido esencial.

C. PREVENCIĂ&#x201C;N DE LA VIOLENCIA Y CRIMINALIDAD Los tipos de prevenciĂłn

VERSUS LA ESTRATEGIA DE PREVENCIĂ&#x201C;N FRENTE A LAS MARAS Y PANDILLAS â&#x20AC;&#x153;Nicaragua intentĂł un enfoque mucho mĂĄs basado en la prevenciĂłn y rehabilitaciĂłn que en la mano dura, y tuvo resultados mucho mejoresâ&#x20AC;Ś El nĂşmero y tamaĂąo de las maras y pandillas se ha reducido sensiblementeâ&#x20AC;Ś Entre las estrategias utilizadas, en lugar de optar por endurecimientos legales, se intensiďŹ cĂł una relaciĂłn activa entre la policĂ­a y la comunidad, y la apertura de oportunidades de trabajo y de desarrollo artĂ­stico y vocacional en las cĂĄrceles. Entre otros programas, se crearon comitĂŠs de prevenciĂłn del delito entre el gobierno, los medios, el sector privado y miembros de las maras y pandillas, dirigidos a ofrecer oportunidades a quienes dejen a las maras y pandillas. El programa provee de asesoramientos, oportunidades educativas, entrenamiento y bĂşsqueda de trabajo. EjempliďŹ cador de su perďŹ l es que, para el DĂ­a de la Independencia de 2004, la policĂ­a utilizĂł 800 jĂłvenes que habĂ­an pertenecido a maras y pandillas para que la ayudaran a mantener el ordenâ&#x20AC;? (Sen y Kliksberg, 2007).

El segundo aspecto clave es el carĂĄcter multisectorial de esta coproducciĂłn. Los diversos sectores han sido llamados a cooperar y han sido coordinados. (QWHUFHUOXJDUVHHQFXHQWUDODFUHDFLyQGHFRQĂ&#x20AC;DQ]DHQODFLXGDdanĂ­a a travĂŠs de procesos que crean sinergias y resonancias en HOOD ´/RV FLXGDGDQRV DSR\DQ SROtWLFDV S~EOLFDV QR WDQWR SRUTXH satisfagan sus intereses, sino por razones y emociones. Las apoyan simplemente porque las han entendido. Y entender da mĂĄs dereFKRDYLJLODU\UHFODPDUÂľ 0RFNXV$  En cuarto lugar hallamos la coherencia entre polĂ­tica de seguridad y polĂ­tica urbana. La prevenciĂłn, en particular hacia los sectores PRGHVWRVKDVLGRDFRPSDxDGDGHSURFHVRVGHUHQRYDFLyQXUEDQD y de creaciĂłn de espacios pĂşblicos. En quinto lugar se ha asumido los desafĂ­os de un proceso pedagĂłgico que contempla, como en BogotĂĄ:

28

El contexto descrito a grandes rasgos en las pĂĄginas anteriores lleva a reconocer la necesidad de polĂ­ticas que aborden los cambios estructurales, lentos pero necesarios, dirigidos a la inserciĂłn juvenil, a estrategias urbanas de inclusiĂłn, a polĂ­ticas de cohesiĂłn social y a reformas que apunten a erradicar la violencia de gĂŠnero \ OD YLROHQFLD FRQWUD QLxRV \ MyYHQHV 6LQ HPEDUJR OR LQGLFDGR no basta si no hay -es la lecciĂłn de los paĂ­ses y ciudades que han sido exitosos- polĂ­ticas preventivas masivas y focalizadas. Esto, por tres razones principales:  /DVSROtWLFDVGH´PDQRGXUDÂľIUDFDVDQSXHVORJUDQVyOROOHQDU las cĂĄrceles, sin evitar las reincidencias. En el caso de una moGHUQL]DFLyQGHOGHUHFKRSHQDO\GHODVFiUFHOHV´DXQFXDQGR el castigo cuenta con una legitimaciĂłn ĂŠtica y moral que pocos FXHVWLRQDQ GHVGH XQ SXQWR GH YLVWD FLHQWtĂ&#x20AC;FR HVWULFWDPHQWH empĂ­rico, no hay evidencia de efectividad preventiva general. No hay constancia de que el rigor de la pena o el aumento de las cuotas de encarcelamiento reduzcan las tasas de criminalidad y eviten el delito. La prevenciĂłn a travĂŠs del derecho penal cuenta FRQXQDVOLPLWDFLRQHVHVWUXFWXUDOHVREYLDVÂľ *DUFtD3DEORVGH 0ROLQD 'DGRTXHODFULPLQDOLGDGHVPXOWLFDXVDO un conjunto de variables sin relaciĂłn con el sistema jurĂ­dicopenal -sociales, econĂłmicas, culturales, familiares, individuales \VLWXDFLRQDOHVLQĂ X\HQHQVXDSDULFLyQ\GHVDUUROOR /RVHVWXGLRVLQWHUQDFLRQDOHVKDQPRVWUDGRTXHODSUHYHQFLyQ es mĂĄs rentable que la sola represiĂłn. En la mayorĂ­a de los paĂ­ses los recursos pĂşblicos destinados a la seguridad son escasos, lo que obliga a desarrollar aĂşn mĂĄs XQ HQIRTXH FRVWREHQHĂ&#x20AC;FLR \ GH UHQWDELOLGDG VRFLDO $ HOOR se agrega que mĂĄs cĂĄrceles y mĂĄs poblaciĂłn penitenciaria no demuestran tener resultados positivos en la contenciĂłn de la criminalidad. En AmĂŠrica Latina la poblaciĂłn penitenciaria y la escasa rehabilitaciĂłn son problemas fundamentales, pero la


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

AMĂ&#x2030;RICA LATINA - TASA DE POBLACIĂ&#x201C;N PENAL RECLUIDA, SEGĂ&#x161;N PAĂ?S (2003-2006) 71

Guatemala (2003) Bolivia (2003)

El crimen y la violencia son una forma particular de relaciĂłn social que expresa un conďŹ&#x201A;icto entre actores y que desde el punto de vista de la racionalidad es una prĂĄctica que regula las relaciones entre las personas, es un mecanismo social de convivencia en un territorio. Desde esta perspectiva el crimen y la violencia son parte de una estructura social dada, de una comunidad o de un paĂ­s, de un territorio donde la violencia es una forma legĂ­tima de resoluciĂłn de conďŹ&#x201A;ictos y el crimen una forma de desviaciĂłn social. Este acercamiento entiende ambos fenĂłmenos en su dimensiĂłn relacional, es decir, como un hecho social que expresa tanto una relaciĂłn como un conďŹ&#x201A;icto entre actores. Tal como lo plantea GarcĂ­a-Pablos de Molina: â&#x20AC;&#x153;El crimen no es un tumor, una epidemia, sino un doloroso problema interpersonal y comunitario. Una realidad prĂłxima, cotidiana, casi domĂŠstica: un problema de la comunidad que nace en la comunidad y ha de resolverse por ĂŠsta. Un problema social, en deďŹ nitiva, con todo lo que tal caracterizaciĂłn implica en orden a su diagnĂłstico y tratamientoâ&#x20AC;? (GarcĂ­a-Pablos de Molina A., 2003: 981).

72,5

Ecuador (2003)

74

Paraguay (1999)

75

Venezuela (2003)

Tasa Pob. Penal Recluida C/ 100 mil habitantes

83

Nicaragua (2004)

100 109

PerĂş (2004)

142,5

Argentina (2004) Colombia (2004)

152,5

Rep.Dom. (2004)

157

Honduras (2004)

158

Costa Rica (2004)

185,5

El Salvador (2004)

187

Brasil (2004)

187,4

MĂŠxico (2004)

real delincuente o autor de conductas de riesgo, sean individuos o grupos. La prevenciĂłn social es una intervenciĂłn dinĂĄmica de distintos actores y fuerzas comunitarias para abordar solidariamente la criminalidad, considerando sus raĂ­ces y causas.

195,5

Uruguay (2005)

211,9 251,3

Chile (2006 Jun.)

EL CRIMEN ES UN HECHO SOCIAL

380

PanamĂĄ (2004) 0

100

200

300

400

Fuente: Tudela, 2006.

WDVDGHSREODFLyQUHFOXLGDDOFDQ]DDFDGDPLOKDELWDQWHV (QHO&DULEHOOHJDDSRUFDGDPLOKDELWDQWHV :DOPVOH\   3. Existen segmentos que estĂĄn ya en situaciĂłn de riesgo y podrĂĄn GLItFLOPHQWHEHQHĂ&#x20AC;FLDUVHGHODVUHIRUPDVHVWUXFWXUDOHV Por ejemplo, segmentos importantes de poblaciĂłn declaran que HODFFHVRDODMXVWLFLDQRHVVXĂ&#x20AC;FLHQWH /DWLQREDUyPHWUR  Las reformas estructurales son lentas y esperar su realizaciĂłn sigQLĂ&#x20AC;FDHQODSUiFWLFDGHFLUDORVGHVIDYRUHFLGRVHVSHUHQ\PLHQWUDV tanto el sistema de justicia criminal se preocuparĂĄ de sus problePDVGHLQVHJXULGDG2IUHFHUDOGHORVSREUHVGHODUHJLyQOD sola prevenciĂłn penal, es decir la represiĂłn como polĂ­tica, arriesga que se produzcan efectos contrarios a los buscados. Por ende la prevenciĂłn social -es decir aquella que apunta a las causas de la violencia y criminalidad- es necesaria para facilitar la inclusiĂłn y la cohesiĂłn social, como tambiĂŠn la reinserciĂłn de los victimarios y la protecciĂłn de las vĂ­ctimas. Esta prevenciĂłn no se limita a reducir los delitos a travĂŠs de cambios en el entorno urbano -como propone la prevenciĂłn situacional-, sino que apunta al potencial o

Esta prevenciĂłn social requiere inscribirse dentro de una polĂ­tica global e integral de mediano y largo plazo, en la cual se coordinen las distintas polĂ­ticas sociales. Dentro de ĂŠstas, la polĂ­tica urbana es fundamental en la implementaciĂłn de una polĂ­tica de seguridad, ya que permite construir ciudades fĂ­sica y socialmente mĂĄs integradas, con mejor calidad de vida. Las formas de prevenciĂłn social son varias y complementarias. La primaria, se dirige al conjunto de la poblaciĂłn con programas IRFDOL]DGRVSRUHGDGJpQHURRJUXSRVVRFLDOHVTXH´VHRULHQWDQD ODVFDXVDVPLVPDVDODUDt]GHOFRQĂ LFWRFULPLQDOSDUDQHXWUDOL]DU pVWHDQWHVGHTXHHOSURSLRSUREOHPDVHPDQLĂ&#x20AC;HVWH\ÂŤDUHVROYHU las situaciones carenciales criminĂłgenas, procurando una sociali]DFLyQSURYHFKRVDDFRUGHFRQORVREMHWLYRVVRFLDOHVÂľ *DUFtD3DEORVGH0ROLQD$ /DVHVWUDWHJLDVVRFLRHFRQyPLFDV\ culturales adoptadas apuntan a generar habilidades y capacitaciĂłn SDUDHQIUHQWDUSRVLEOHVFRQĂ LFWRVORTXHUHTXLHUHGHXQFRQRFLmiento sobre los mecanismos causales del problema a intervenir. Una de las formas de prevenciĂłn social es aquella llamada temprana, que se dirige en forma amplia -sin apuntar solo al problema de ODYLROHQFLD\FULPLQDOLGDGDORVQLxRVGHVGHHOQDFLPLHQWRKDVWD la pubertad, y a sus familias. Debe estar dirigida a los diversos tipos y estructuras de familias. /DSUHYHQFLyQVHFXQGDULDQRDFW~DGRQGHVHJHQHUDHOFRQĂ LFWR FULPLQDO VLQR FXDQGR HO FRQĂ LFWR FULPLQDO VH PDQLĂ&#x20AC;HVWD \ H[WHrioriza. Focaliza a aquellos grupos que presentan mayor riesgo de

29


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

TODOS TIENEN IGUALES OPORTUNIDADES DE ACCESO A LA JUSTICIA TOTALES POR PAĂ?S 2007 Venezuela Rep. Dominicana Nicaragua Guatemala Costa Rica Honduras Uruguay MĂŠxico El Salvador PanamĂĄ Colombia Bolivia Ecuador Chile Paraguay Argentina Brasil PerĂş LatinoamĂŠrica

38 33 32 31 28 27 26 25 25 24 23 20 17 15 11 10 10 8 22 0%

10%

20%

30%

40%

50%

Fuente: LatinobarĂłmetro, 2007.

padecer o protagonizar situaciones de violencia y delincuencia. Es de corto y mediano plazo. Ejemplos son programas dirigidos a jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo, como los desertores escolares, los consumidores de drogas, los alumnos de escuelas con alto grado de violencia escolar o los jĂłvenes que viven en barrios crĂ­ticos. La prevenciĂłn terciaria constituye una intervenciĂłn tardĂ­a que foFDOL]DDODVSHUVRQDVHQFRQĂ LFWRFRQODOH\/DSREODFLyQUHFOXVD los jĂłvenes detenidos por delitos, los autores habituales de microWUiĂ&#x20AC;FRVRQVXVGHVWLQDWDULRV/RVREMHWLYRVEiVLFRVVRQODUHLQVHUciĂłn social, la rehabilitaciĂłn y la prevenciĂłn de reincidencias. Durante las Ăşltimas dĂŠcadas ha surgido una forma de prevenciĂłn llamada situacional, complementaria a la prevenciĂłn social. &RQVLVWH HQ OD PRGLĂ&#x20AC;FDFLyQ GHO HQWRUQR FULPLQyJHQR D WUDYpV GHPRGLĂ&#x20AC;FDFLRQHVXUEDQDV LOXPLQDFLyQPHMRUDPLHQWRYLDO GH IDFWRUHVTXHGLĂ&#x20AC;FXOWHQODGHOLQFXHQFLD FRQWUROHVYLVXDOHVYLJLODQtes naturales, control de acceso, cierre de locales, control de arPDVHWF GHODXPHQWRGHOULHVJRDOGHOLQTXLU YLJLODQFLDDODUPDV JXDUGLDSHUUR DVtFRPRODUHGXFFLyQGHODJDQDQFLDRGHOHIHFWR EXVFDGR &ODUNH&RKHQ\)HOVRQ5DX0  La prevenciĂłn situacional puede ser complementaria a la prevenciĂłn social en la medida en que subraya las dimensiones temporal y espacial del delito. Contribuye a neutralizar las oportunidades del delito pero por sĂ­ sola no trata de llegar a sus raĂ­ces sociales y humanas, por lo que no sustituye a la prevenciĂłn social ni es sinĂłnimo del control social de los espacios, uno de los objetivos a los que apunta la prevenciĂłn social. La prevenciĂłn

30

situacional logra ĂŠxitos de corto plazo desvinculados de las cauVDVGHOSUREOHPD\Ă&#x20AC;QDOPHQWHFRUUHHOULHVJRGHVRORGHVSOD]DU D OD GHOLQFXHQFLD VLQ GLVPLQXLUOD ´XQD SUHYHQFLyQ RULHQWDGD D criterios rigurosamente espaciales obstaculiza, aplaza o desplaza ODFRPLVLyQGHOGHOLWRSHURQRORHYLWDÂľ *DUFtD3DEORVGH0ROLQD  El enfoque de prevenciĂłn comunitaria, concepto no siempre preciso, es una forma integral de considerar el conjunto de formas de prevenciĂłn. Enfatiza el rol y participaciĂłn de los actores de la comunidad local. Puede asumir diversas formulaciones. Una es la defensa de la comunidad, de sus espacios defensivos, vale decir apuntar a la protecciĂłn de la comunidad a travĂŠs de tĂŠcnicas situacionales o de la presencia policial. Otra es la llamada perspectiva de desarrollo: enfatiza la presencia de la comunidad de vecinos en la prevenciĂłn, pero ligada a programas de infraestructura, equipamiento, etc., del barrio o de la comuna. TambiĂŠn estĂĄ el enfoque del empoderamiento, que privilegia dar a la comunidad la capacidad de administrar por sĂ­ misma, con sus energĂ­as propias, la prevenciĂłn \ODJHVWLyQSRUHQGHDSXQWDDODDVRFLDFLyQGHODFRPXQLGDGFRQ otros sectores, le da un rol protagĂłnico y facilita la generaciĂłn de una cultura de la prevenciĂłn. Asumir que la colectividad interviene como coproductor de seJXULGDG VLJQLĂ&#x20AC;FD UHFRQRFHU LPSOtFLWDPHQWH TXH HO (VWDGR QR HV HO~QLFRDFWRUHQODGHĂ&#x20AC;QLFLyQHLPSOHPHQWDFLyQGHODSROtWLFDGH VHJXULGDG ,PSOLFD WDPELpQ DVXPLU OD GHVFHQWUDOL]DFLyQ (OOR VH


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

expresa en la diferencia entre dos conceptos bĂĄsicos: la seguridad ciudadana, que se distingue de la seguridad pĂşblica por la participaciĂłn de nuevos actores sociales en su producciĂłn. El ĂŠnfasis en la seguridad pĂşblica correspondiĂł a un monopolio del Estado en materia de seguridad y su capacidad de mantener el control de la vida social y urbana, concretizado en las fuerzas de policĂ­as y los tribunales. En cambio, la seguridad ciudadana asume que otras LQVWLWXFLRQHVORFDOHV\HVWDWDOHV VDOXGHGXFDFLyQHWF \VREUHWRGR la sociedad civil, es decir, los ciudadanos y sus organizaciones sociales o barriales, y el sector privado juegan un rol importante en la seguridad. La diferencia con la nociĂłn de seguridad pĂşblica se encuentra en la incorporaciĂłn del ciudadano. Ya no se plantea una producciĂłn de seguridad Ăşnicamente por parte de los agentes estatales, sino la necesidad de coproducir la seguridad entre todos los actores invoOXFUDGRV/DFRSURGXFFLyQVHUHĂ&#x20AC;HUHDOSURFHVRTXHSHUPLWHTXH todas las agencias del Estado central y local, asĂ­ como las instituciones de la sociedad civil y del sector privado, junto a los habitantes involucrados, participen en forma responsable en la construcciĂłn GHVHJXULGDG\HQIUHQWHQHĂ&#x20AC;FD]PHQWHORVSUREOHPDVGHLQVHJXULGDG de todo tipo. La coproducciĂłn se basa sobre la idea de que la seguridad es responsabilidad de todos y no solo del sistema de justicia penal. Este postulado deriva de la multicausalidad de la criminalidad y de los comportamientos antisociales, lo cual implica la necesidad de una respuesta multisectorial coordinada e integrada. La coproducciĂłn requiere, consecuentemente, que todas las instituciones y actores involucrados se consideren corresponsables de las soluciones a los problemas y tambiĂŠn elementos constitutivos de los problemas PLVPRV /R DQWHULRU FRQOOHYD OD DEHUWXUD D PRGLĂ&#x20AC;FDFLRQHV RUJDnizativas y sobre todo a cambios de mentalidades y prĂĄcticas al interior de las instituciones para enfrentar los problemas. La incorporaciĂłn de todas las personas a las polĂ­ticas de seguridad opera con cuatro supuestos: s Primero, la participaciĂłn que busca muchas veces mejorar la deteriorada relaciĂłn entre los habitantes y la policĂ­a. s En segundo lugar, apunta a fortalecer las redes sociales existentes bajo la presunciĂłn de que permitirĂĄn el desarrollo y consolidaciĂłn del capital social. s En tercer tĂŠrmino, la participaciĂłn tiende a consolidar el proceso de descentralizaciĂłn, que otorga a los gobiernos locales un rol cada vez mĂĄs activo en la formulaciĂłn e implementaciĂłn de polĂ­ticas y estrategias urbanas de seguridad. s Finalmente, la participaciĂłn de la colectividad apunta a desarrollar el derecho a la seguridad, que amplĂ­a el tradicional enfoque sobre la mejora de la calidad de vida de las personas, centrado en la vivienda y el barrio, hasta abarcar la calidad de vida a escala de ciudad.

LOS ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N La colectividad es fundamental en la acciĂłn preventiva: â&#x20AC;&#x153;La colectividad estĂĄ al centro de toda acciĂłn eďŹ caz de prevenciĂłn de la criminalidad. Son las personas que viven, trabajan y juegan en la colectividad quienes comprenden mejor los recursos, los problemas, las necesidades especĂ­ďŹ cas y las capacidades de su regiĂłnâ&#x20AC;Ś Las colectividades deben estar listas a invertir tiempo y experiencia, y los dirigentes locales deben contribuir a movilizar un abanico completo de socios locales para enfrentar los problemas de criminalidad y de victimizaciĂłn. El ĂŠxito de los proyectos de prevenciĂłn del crimen mediante el desarrollo social se apoya sobre la participaciĂłn activa de todos los socios en su concepciĂłn, ejecuciĂłn y evaluaciĂłnâ&#x20AC;? (Marcus, 2004).

La preocupaciĂłn por pensar el espacio urbano como un ĂĄmbito TXHJDUDQWLFHGHUHFKRV\QHFHVLGDGHVHVSHFtĂ&#x20AC;FDVSDUDWRGRVVXVKDELWDQWHVHVUHODWLYDPHQWHUHFLHQWH-XQWRDOQDFLPLHQWRGHXQQXHYR siglo y la consolidaciĂłn de la sociedad globalizada y en proceso de urbanizaciĂłn generalizada, tambiĂŠn se ha gestado una nueva generaciĂłn de derechos, los llamados Derechos Humanos Emergentes, 'HUHFKRV &RPSOHMRV R GH &XDUWD *HQHUDFLyQ 6H KDEOD GH XQD cuarta generaciĂłn de derechos humanos, haciendo la diferencia entre los derechos polĂ­ticos y civiles â&#x20AC;&#x201C;o de primera generaciĂłnâ&#x20AC;&#x201C; que se discutieron con la DeclaraciĂłn Universal de Derechos del Hombre. Se plantea que una segunda generaciĂłn fueron los deUHFKRVHFRQyPLFRVVRFLDOHV\FXOWXUDOHVGHORVDxRV\XQD tercera generaciĂłn de derechos llamados de solidaridad, como el derecho a la paz, a la calidad de vida entre otros. En este contexto DSDUHFHHOGHUHFKRDODFLXGDG GHFXDUWDJHQHUDFLyQ TXHDPSOtDHO tradicional enfoque sobre la mejora de la calidad de vida de las personas centrado en la vivienda y el barrio hasta abarcar la calidad de vida a escala de ciudad y su entorno rural, como un mecanismo de protecciĂłn de la poblaciĂłn que vive en ciudades o regiones en acelerado proceso de urbanizaciĂłn. A su vez, aparece la demanda por seguridad como un derecho urbano exigible. En efecto, la ciudad a travĂŠs de su patrimonio colectivo y sus espacios pĂşblicos ofrece un escenario para el desarrollo de la actividad humana, y cuando este patrimonio y los espacios pĂşblicos se insegurizan se limita la posibilidad creadora y el desarrollo de sus habitantes, de sus asociaciones y de su capital social. Con ello se pone en tela de juicio la capacidad de la ciudad de promover un desarrollo integral de los individuos, por lo que el derecho a la seguridad estĂĄ Ă­ntimamente relacionado con servicios urbanos de seguridad iguales para todos 5XL]\9DQGHUVFKXHUHQ  El derecho a la seguridad presupone la aceptaciĂłn de la diversidad, de la alteridad, y exige la educaciĂłn para la aceptaciĂłn de las diferencias de generaciĂłn, de gĂŠnero, de etnia, de comportamiento sexual o religioso, y al mismo tiempo modalidades de resoluciĂłn GHSRVLEOHVFRQĂ LFWRVHQHVWHHVSDFLR3RUORWDQWRODVHJXULGDGXUEDQDVLJQLĂ&#x20AC;FDJHQHUDUORVHVSDFLRVS~EOLFRVGHHQFXHQWURDGHFXD-

31


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

LOS PROYECTOS URBANOS INTEGRALES (PUI), EN MEDELLĂ?N, COLOMBIA

Lo primero fue determinar, superponiendo mapas que graďŹ caban los problemas que se consideraron mĂĄs importantes (homicidios, robos, falta de servicios, etc.), considerando el Ă?ndice de Desarrollo Humano y la Encuesta de Calidad de Vida, los barrios mĂĄs conďŹ&#x201A;ictivos y carenciados. DeďŹ nidos ĂŠstos, y antes de actuar, se contactaron los lĂ­deres locales, para que sirvieran de primer nexo con las comunidades. â&#x20AC;&#x153;No se puede entrar como profesionales en una zona en guerraâ&#x20AC;Ś nosotros lo que estamos haciendo es la recuperaciĂłn de la institucionalidadâ&#x20AC;? (CĂŠsar HernĂĄndez, PUI). Para esto fue importante el Programa Paz y ReconciliaciĂłn, para saber quĂŠ grupos habĂ­a, quiĂŠnes eran sus jefes, cuĂĄles eran sus motivaciones, etc. Como ĂŠstos eran sectores abandonados por el Estado y los gobiernos, la desconďŹ anza que habĂ­a hacia las instituciones era muy grande. La estrategia fue pedir un aĂąo para ver los primeros resultados, es decir tener una obra de â&#x20AC;&#x153;logro inmediatoâ&#x20AC;? que generara las condiciones para seguir trabajando y poder llevar a cabo una intervenciĂłn integral a largo plazo. â&#x20AC;&#x153;Si nosotros logramos, primero, microterritorios de desarrollo, estamos plantando una semillaâ&#x20AC;Ś estamos haciendo acupuntura urbana. El gobierno tiene que hacer la columna vertebral, la columna bĂĄsica sobre la cual se sigue haciendo el desarrolloâ&#x20AC;? (CĂŠsar HernĂĄndez).

GRVDODVQHFHVLGDGHVOHJtWLPDVGHFDGDJUXSRHVSHFtĂ&#x20AC;FR\JHQHUDU las condiciones de protecciĂłn que permitan que los encuentros se den en forma civilizada. Esto implica formas de resoluciĂłn de FRQĂ LFWRVTXHVHYDQPRGLĂ&#x20AC;FDQGRFRQHOWLHPSRSRUTXHORVJUXSRVTXHFRPSRQHQODFLXGDGFDPELDQFRPRWDPELpQVHPRGLĂ&#x20AC;can las demandas de los grupos y sus necesidades. Esta seguridad contempla la apropiaciĂłn de la ciudad por todos y todas y abarca mucho mĂĄs que el derecho a la integridad fĂ­sica y a la protecciĂłn GHODSURSLHGDGSULYDGD,PSOLFDODFDSDFLGDGGHYLYLUHQXQDPbiente donde los derechos humanos son respetados. Por ejemplo, el derecho de los jĂłvenes de tener espacios y poder manifestarse de formas que les son propias o el derecho de minorĂ­as religiosas, ĂŠtnicas o sexuales de tener sus lugares propios de reuniĂłn, de conPHPRUDFLyQRGHĂ&#x20AC;HVWDV/RGLFKRQRVLJQLĂ&#x20AC;FDODDXVHQFLDGHFRQ-

32

Uno de los barrios elegidos fue el de Santo Domingo Savio, ubicado en uno de los cerros que rodea la ciudad. En ĂŠl se ha construido el Metrocable (que permite conectar a esta poblaciĂłn con el metro de MedellĂ­n), un colegio de gran calidad, un Cedezo (Centro de Desarrollo Empresarial), una biblioteca (sĂ­mbolo del barrio), puentes, parques, mejoramiento de calles (arterias principales y secundarias, de continuidad urbana, de conexiĂłn barrial, vecinales y peatonales), un restaurĂĄn escolar (en un colegio), un gran plan habitacional de reasentamiento que permite liberar las quebradas creando ĂĄreas verdes y construir ediďŹ cios de departamentos eliminando viviendas de muy mala calidad. Entre el aĂąo 2004 y 2007 se realizaron en el sector alrededor de 290 acciones, con un valor aproximado de 328 millones de dĂłlares.

Š Universidad Alberto Hurtado

Ante la existencia de barrios dominados por la violencia y grupos armados, donde la presencia del estado era escasa y bĂĄsicamente era percibida en acciones represivas, algunas muy violentas, el municipio de MedellĂ­n se propuso actuar en forma focalizada en los lugares mĂĄs conďŹ&#x201A;ictivos, de manera integral. Para ello fue fundamental que el alcalde creara al PUI, basado en antecedentes de la ciudad y casos latinoamericanos, haciendolo central de su gestiĂłn y que para ello se coordinaran los distintos servicios del municipio.

EstaciĂłn Terminal del Metrocable y la nueva biblioteca en Santo Domingo Savio, que fuera uno de los barrios mĂĄs conďŹ&#x201A;ictivos de MedellĂ­n.

Ă LFWRVDYHFHVYLROHQWRVVLQRPiVELHQODFDSDFLGDGGHUHJXODUORV a travĂŠs de una educaciĂłn colectiva permanente, de control social y, sobre todo, a travĂŠs de formas de prevenciĂłn que permitan reducir las causas de la violencia y reeducar a quien estĂĄ en situaciĂłn de vulnerabilidad. El derecho a la seguridad corresponde a todos los espacios, pasando desde el mĂĄs Ă­ntimo en el hogar, al de la vivienda, el barrio, la comuna y la ciudad en su conjunto. Cuando la seguridad se ve vulnerada en el espacio pĂşblico, se instala el temor en las personas, lo que genera un doble proceso: de abandono por parte de sus ocupantes naturales y de apropiaciĂłn exclusiva de aquel espacio por parte de grupos localmente dominantes, como pueden ser GHOLQFXHQWHV R QDUFRWUDĂ&#x20AC;FDQWHV (VWD VLWXDFLyQ VH GD FRQ PD\RU


CapĂ­tulo 1: SEGURIDAD EN AMĂ&#x2030;RICA LATINA Y ACTORES DE LA PREVENCIĂ&#x201C;N

fuerza en espacios de exclusiĂłn social como los barrios marginados, los que a su vez sufren en mayor medida la violencia y la inseguridad. En estos contextos, la seguridad urbana debe volver a ser un bien pĂşblico que estĂĄ estrechamente ligado a otras dimensiones sociales. No solo la demanda de seguridad urbana es transversal a muchas polĂ­ticas sino que es una demanda colectiva y no solo individual. El ciudadano exige seguridad para ĂŠl y su familia, pero tambiĂŠn pide calidad de vida en los espacios pĂşblicos, sean ĂŠstos calles, plazas, transportes, escuelas, negocios, parques, cines, etc. Pide sobre todo que la ciudad, el espacio pĂşblico y su barrio estĂŠn seguros. En estos lugares el ciudadano quiere calidad de vida y no solo garantĂ­a contra ladrones o delincuentes comunes. Pide que el lugar sea agradable y funcional, pide que sea un lugar que tenga sentido en tĂŠrminos de vida ciudadana, demanda implĂ­cita de todos. (QHVWHVHQWLGRODUHFRPHQGDFLyQGH-%RUMDHVPX\SHUWLQHQWH ´(OXUEDQLVPRQRSXHGHUHQXQFLDUDFRQWULEXLUDKDFHUHIHFWLYR el derecho a la seguridad en la ciudad, es decir, el derecho a los espacios pĂşblicos protectores. Pero para todos. Sin exclusiones.â&#x20AC;? %RUMD  Por otra parte, el derecho a la ciudad por parte de las mujeres se ve muchas veces obstaculizada por la sensaciĂłn de inseguridad y temor a ser agredidas, lo que tiene un impacto en su vida cotidiana, limitando en muchas ocasiones su autonomĂ­a, su movilidad, para el uso y apropiaciĂłn de los distintos lugares y espacios en una ciudad, y de manera particular en lugares y horarios considerados como riesgosos o peligrosos. La peligrosidad de estos lugares estarĂ­a asociado a las caracterĂ­sticas fĂ­sicas de ĂŠstos (por ejemplo, sitios urbanos sin mantenimienWRVLVWHPDVGHLOXPLQDFLyQLQVXĂ&#x20AC;FLHQWH]RQDVGHWHULRUDGDV\VLQ FRQWURO VRFLDO  D OD GLQiPLFD VRFLDO TXH RFXUUH \ VH H[SUHVD HQ estos espacios y a la percepciĂłn de inseguridad y temor. TambiĂŠn se asociarĂ­a esta peligrosidad a la no existencia de redes sociales de protecciĂłn entre vecinos y/o distintos grupos sociales, y en la PD\RURPHQRULGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQFRQHOOXJDUHQTXHVHYLYH Los impactos sociales, econĂłmicos y psicolĂłgicos de las restricciones que las mujeres sufren ya sea por la experiencia de violencia o la percepciĂłn de inseguridad y por lo tanto el temor asociado a ĂŠsta, se transforma en una condicionante para transitar y apropiarse de los distintos espacios de una ciudad y para participar de distintas actividades como ciudadanas. Que una ciudad sea mĂĄs segura considera necesariamente la promociĂłn de los derechos ciudadanos y de las mujeres en particular, pero ademĂĄs es importante considerar otras herramientas que sin duda aportan a la creaciĂłn de ambientes mĂĄs seguros. Una de HVWDVKHUUDPLHQWDVHVODSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQItVLFDGHOWHUULWRULR 5DLQH-

GUARDIA URBANA MUNICIPAL (GUM) ROSARIO, ARGENTINA El municipio de Rosario, Argentina, ha creado una guardĂ­a uniformada municipal no armada, constituida de 170 personas, de ellas 130 guardias dedicados a 2 Ăł 3 zonas carenciadas y el centro de la ciudad. Rosario, una ciudad de mĂĄs de novecientos mil habitantes, se ha descentralizado en 6 distritos con sedes municipales, de muy buena calidad, donde funciona un coordinador y encargados de los principales servicios. Sin embargo, la GUM se ha ďŹ jado como objetivo ser un nexo entre la ciudadanĂ­a y el municipio (en muchos lugares donde la presencia del estado es muy baja y, generalmente, se expresa en la represiĂłn por parte de la policĂ­a), ademĂĄs de disuadir, mediar y dialogar con la gente para solucionar los problemas legales. Antes que reprimir o denunciar, se proponen evitar que se repitan hechos reĂąidos con las leyes y normas, y/o la buena convivencia. SĂłlo en situaciones en que se hace inevitable, por la gravedad de los hechos o frente a una situaciĂłn donde se requiera personal armado, se recurre a la policĂ­a. Los guardias â&#x20AC;&#x153;caminan la calleâ&#x20AC;?, son siempre los mismos, dialogan con los vecinos y se van ganando la conďŹ anza de la gente. Informan de los servicios y de los beneďŹ cios a los que ella puede acceder, cĂłmo denunciar ciertos delitos y quĂŠ necesita para ello; pero siempre tratan de mediar primero, de integrar, cohesionar. AsĂ­, con el diĂĄlogo, van descubriendo irregularidades, les van contando problemas de VIF, de violencia infantil, trĂĄďŹ co de drogas, venta de pegamento, etc. La GUM pone ĂŠnfasis en la prevenciĂłn: dirimir conďŹ&#x201A;ictos, construir ciudadanĂ­a. Las GUM tambiĂŠn colaboran con la seguridad en eventos, con bomberos, en accidentes de trĂĄnsito, etc. (Entrevista a Claudio Canalis, Director General de la GUM, y cuatro guardias. Julio 2008).

UR (OHVSDFLRVXFRQIRUPDFLyQ\DWULEXFLRQHVQRSXHGH resolver por sĂ­ mismo el problema de la violencia, pero puede contribuir a promover mayor seguridad o bien favorecer hechos delictuales. Un espacio pĂşblico que fortalece las redes sociales, TXHSURPXHYHODLQWHUDFFLyQVRFLDOTXHLGHQWLĂ&#x20AC;FDDORVFLXGDGDQRV y ciudadanas con su barrio y ciudad, es un espacio cuya percepciĂłn de inseguridad serĂĄ menor. 9DULRVDXWRUHVVHxDODQTXHODFDOLGDGGHYLGDHQWUHRWUDVFRVDVHVWi en relaciĂłn al mayor o menor acceso a las actividades y servicios en general y que esto depende del acceso al transporte pĂşblico y la calidad de los traslados que posibilita. Esto supone reconocer que las mujeres en mayor proporciĂłn que los varones realizan simultaneidad de actividades complementando responsabilidades domĂŠsticas y laborales, lo que implica utilizaciĂłn de guarderĂ­as, luJDUHVGHDEDVWHFLPLHQWRFHQWURVGHVDOXGUHFUHDFLyQGHQLxRVHWF

33


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

Es decir, que los recorridos de varones y mujeres pueden diferir no solo espacialmente sino en los horarios de traslado. Por lo tanto, conocer cĂłmo y dĂłnde se trasladan ciudadanos y ciudadanas HVXQDFRQGLFLyQLQGLVSHQVDEOHSDUDSODQLĂ&#x20AC;FDUHĂ&#x20AC;FLHQWHPHQWHORV sistemas de transporte pĂşblico. La seguridad es un atributo importante del espacio y en el caso del transporte, implica tener en cuenta todos los componentes del sistema en su conjunto: los sitios de espera, la iluminaciĂłn de los mismos, las caracterĂ­sticas de los trayectos a los puntos de acceso, etc. Desde las polĂ­ticas urbanas, HOGLVHxRGHHVWRVDVSHFWRVVRQFRQGLFLRQDQWHVGHODSHUFHSFLyQ de seguridad-inseguridad y vitales para promover u obstaculizar la movilidad de las personas y de las mujeres en particular, las cuales se sienten particularmente expuestas a situaciones de agresiĂłn en espacios abandonados y sin control social. La violencia en las mujeres es una problemĂĄtica compleja y multidimensional, que implica aspectos socioculturales, donde la asistencia a las vĂ­ctimas, la prevenciĂłn de la violencia y la promociĂłn de los derechos es un proceso que tiene que ir necesariamente ligado. AsĂ­ mismo, es fundamental promover cada vez mĂĄs la participaciĂłn de la mujer en los distintos espacios y ĂĄmbitos en los cuales actĂşa: el espacio local, el territorio, el barrio y el entorno mĂĄs inmediato. Una mayor participaciĂłn social de la mujer en las polĂ­ticas de preYHQFLyQ\XQPD\RUJUDGRGHHPSRGHUDPLHQWRGHpVWDVVLJQLĂ&#x20AC;FD

34

un cambio en las relaciones de poder, orientado a que la mujer gane mayor poder y control sobre sus condiciones y situaciones de vida, lo que implica ademĂĄs toma de conciencia, mayor autoFRQĂ&#x20AC;DQ]DODDPSOLDFLyQGHRSFLRQHVUHYDORUL]DFLyQGHVXVFDSDcidades, el mayor acceso a recursos y acciones para transformar situaciones que refuerzan y perpetĂşan la discriminaciĂłn de gĂŠnero y la desigualdad. 0HGLDQWH OD SDUWLFLSDFLyQ ODV PXMHUHVSXHGHQ JHVWLRQDU \ WRPDU decisiones, pudiendo asĂ­, desde nuevos roles, construir un poder distinto al establecido. Es necesario ademĂĄs incorporar los diferentes puntos de vista de los grupos sociales que habitan la ciudad y de varones y mujeres, SDUDHOGLVHxRGHHVWUDWHJLDVTXHDSRUWHQDODFRQVWUXFFLyQGHFLXdades mĂĄs seguras. 'HDFXHUGRDWRGRORVHxDODGRDQWHULRUPHQWHVHSXHGHDĂ&#x20AC;UPDUTXH es necesario que las polĂ­ticas pĂşblicas y en particular las polĂ­ticas urbanas, incluyan la perspectiva de gĂŠnero, para lo cual es fundamental contar con los medios y las metodologĂ­as para garantizar la participaciĂłn de las mujeres que posibilite incidir en el contenido GH SURJUDPDV \ SUR\HFWRV OD FDSDFLWDFLyQ D ORV WpFQLFRVDV TXH GLVHxDQODVSROtWLFDVHLPSOHPHQWDUPHFDQLVPRVGHHYDOXDFLyQTXH monitoreen los cambios o los efectos de las acciones que se implementen, sobre la calidad de vida de las mujeres.


POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN PARA LA SEGURIDAD CIUDADANA


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

Capítulo 2:

ETAPA1. EL INICIO DE LA POLÍTICA

Este breve capítulo describe los pasos iniciales para enfrentar a

El líder político, capaz de difundir pedagógicamente una visión de la seguridad urbana, y el apoyo de un equipo técnico proactivo son los motores tras un esfuerzo concertado para empezar una política local de prevención para la seguridad ciudadana que sea adecuada y sustentable en el tiempo. Sin ellos la tarea será muy difícil.

nivel local la inseguridad en sus

tipo de liderazgo necesario, se su-

El objetivo central de una primera etapa es establecer las condiciones necesarias para el comienzo de los trabajos, a través del consenso entre los actores claves respecto de la visión a lograr con la política local de prevención.

braya la importancia de un equi-

Los pasos para alcanzar el objetivo de esta etapa son:

po técnico competente y de las

1.  3. 4.

diversas formas. Se evidencia el

alianzas imprescindibles. Se des-

Explicitar la visión inicial. ,GHQWLÀFDUXQFRRUGLQDGRU\IRUPDUXQHTXLSRWpFQLFR Movilizar apoyo y establecer asociaciones. Comunicar la política local de prevención.

tacan también las exigencias de comunicación.

1.1. PROCESO PARA COMENZAR LA POLÍTICA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL Paso 1: Explicitar la visión inicial

La primera acción debiera ser, en la mayoría de los casos, la propuesta de una “Visión” que guiará el diseño e implementación de la “Política Local de Prevención para la Seguridad Ciudadana”. Esta explicitación es a menudo decisiva en la coproducción de seguridad, ya que la realiza la autoridad local, con mandato territorial preciso y cercano a los ciudadanos. A su vez, reviste un carácter político y social, pues involucra las visiones que tienen los distintos actores que participan en el tema de la prevención, por un lado, y recoge las demandas ciudadanas acerca de la seguridad,

¿QUÉ ES UNA VISIÓN? La visión de la seguridad urbana es un enfoque inicial sobre el cual se va construyendo y ajustando la política de prevención, y que se cristaliza frente a cada situación específica que enfrenta. Ella consiste en imaginar como crecer, vivir y trabajar en un lugar seguro donde las personas pueden librarse del miedo, de la violencia, de la victimización y de la intolerancia. Resulta muy importante tener una visión común pues esto permite unir a las personas y confirmar su compromiso con el trabajo conjunto. En muchas ocasiones, frente a los casos concretos de violencia y delincuencia, así como frente a los factores de riesgo asociados a dichos fenómenos, la visión se concretiza, se modifica e incluso se corrige, ya que ella no es un dogma a seguir que desde el inicio hasta el fin guía todo el proceso, sino una construcción colectiva donde la participación de todos los actores tiene un papel fundamental. Además incluye una dimensión pedagógica que ha resaltado Mockus (2007), porque sirve de intérprete de la comunidad frente al Estado y viceversa, como un acercamiento de las Políticas Públicas a la comunidad. En resumen, la visión es un enfoque cohesionador que inspira las políticas de prevención, que es construida con los ciudadanos de forma pedagógica, con el apoyo y voluntad del líder, quien es un inspirador y educador. Concretamente, un caso exitoso como el de Bogotá generó una visión de la seguridad desde el respeto y los derechos ciudadanos. Este proceso se realizó en conjunto con los habitantes y tuvo por objetivo construir una cultura ciudadana que modificara las conductas individuales y colectivas de las personas respecto de ellas mismas y de quienes les rodean. Este caso nos muestra que sin una visión compartida, la cual además sólo llega a ser plenamente compartida paso a paso a través de la implementación de la estrategia de prevención, es muy difícil promover la responsabilidad en la ciudadanía. Además es una visión que va más allá de la seguridad por la seguridad, centrándose en la calidad de vida de las personas.

36


CapĂ­tulo 2: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA1. EL INICIO DE LA POLĂ?TICA

LA IMPORTANCIA DE LA VISIĂ&#x201C;N EN EL LIDERAZGO LOCAL El caso de Diadema, en la periferia de SĂŁo Paulo, Brasil, muestra cĂłmo gran parte de la violencia emana del vacĂ­o de autoridad y la falta de presencia del Estado. En este tipo de escenarios hay ciertas capacidades que el liderazgo debe poseer para ser efectivo. Una de ellas es la generaciĂłn de conďŹ anza. El Foro de Seguridad PĂşblica de Diadema parece haber sido soportado en forma mĂĄs o menos constante y ďŹ able en el tiempo. Existen muchos ejemplos en que la percepciĂłn de los ciudadanos no ha acompaĂąado la opiniĂłn o las preferencias de quienes los conducen. Aun asĂ­, los han apoyado pues les resultan ďŹ ables y pueden percibir la orientaciĂłn valĂłrica de sus acciones. La larga tradiciĂłn de participaciĂłn popular ha permitido mantener las conďŹ anzas entre la comunidad y el poder local. El Foro de la Seguridad PĂşblica se mantiene sobre la base de una gran participaciĂłn de los distintos actores integrantes de la comunidad (Paulsen, 2006; De Luca Miki, 2007). El caso de BogotĂĄ, en Colombia, plantea otra capacidad de liderazgo. En sus dos perĂ­odos como alcalde, Antanas Mockus propuso un signiďŹ cativo programa de reformas. Su objeto era producir un cambio en las acciones pĂşblicas, pero, por sobre todo, en las conductas ciudadanas. En un muy amplio campo de alternativas, que iban desde el comportamiento de los automovilistas hasta el uso de los espacios pĂşblicos, pasando por el apoyo a ciertas minorĂ­as en conďŹ&#x201A;icto con la justicia y el trabajo respetuoso pero decidido con la estructura de la policĂ­a, Mockus iniciĂł una campaĂąa por cambiar los hĂĄbitos de la poblaciĂłn. TenĂ­a clara su visiĂłn, era muy competente en la gestiĂłn del signiďŹ cado que permitiera dar un contexto a la seguridad ciudadana y conectarla con un espectro mĂĄs amplio de necesidades. En el ejercicio de su cargo, Mockus estableciĂł un fuerte lazo por medio de una pedagogĂ­a cercana a los ciudadanos y, a travĂŠs de una eďŹ caz gestiĂłn de las comunicaciones, explicĂł de manera fĂĄcil y alegĂłrica los planteamientos de su polĂ­tica de seguridad. Mediante mecanismos reconocibles para todos, establece prioridades, seĂąala acciones e indicadores para ejecutarlas (Paulsen, 2006; Mockus 2007).

por otro. Sin esta primera acciĂłn de parte de la autoridad local, es difĂ­cil que se logre implementar una visiĂłn compartida entre los habitantes de la ciudad, asĂ­ como una polĂ­tica de prevenciĂłn exitosa y sustentable en el tiempo. La explicitaciĂłn por parte del lĂ­der puede traducirse en un lema, un documento, una campaĂąa u otra acciĂłn que permita visibilizar dicho proceso. El lĂ­der es un tomador de decisiones de alto nivel que apoya, da VRSRUWHSROtWLFR\VLJQLĂ&#x20AC;FDGRDODLQLFLDWLYD'HEHWHQHUPDQGDWR en tĂŠrminos de entrega de servicio pĂşblico, seguridad, prevenciĂłn de la delincuencia u orden pĂşblico, con acceso a presupuestos, UHXQLRQHVHVWUDWpJLFDV\RWUDVLQVWDQFLDVGHGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHDFFLRQHV particularmente las que involucran a otras instituciones socias. La visiĂłn que guiarĂĄ las actividades debiera ser coherente con el resto de la polĂ­tica local para que sea exitosa y apuntar a los siguientes objetivos: a. La cohesiĂłn social de la comunidad. b. El mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes. c. La formaciĂłn de una cultura de la prevenciĂłn en los ciudadanos. La visiĂłn proporcionada por el lĂ­der puede ser anterior incluso a VXHOHFFLyQFRPRDXWRULGDG(QDOJXQDVRFDVLRQHVVXGHĂ&#x20AC;QLFLyQ tambiĂŠn puede ser incentivada por el Gobierno central, a travĂŠs de la implementaciĂłn local de una PolĂ­tica Nacional de Seguridad.

En este caso el lĂ­der es un puente y un intĂŠrprete que adapta los contenidos a â&#x20AC;&#x153;la realidad, el lenguaje y el universo de preocupaciones de las comunidades â&#x20AC;&#x153; (Mockus, 2007: 123). La visiĂłn tambiĂŠn puede ser construida por el lĂ­der a travĂŠs de la asesorĂ­a de un consejo de expertos. Finalmente la visiĂłn del lĂ­der debe ser negociada y contrastada con los habitantes y la sociedad civil, para lograr una visiĂłn adecuada y compartida sobre la seguridad. El lĂ­der debe conducir la aplicaciĂłn de la polĂ­tica de seguridad y prevenciĂłn, integrĂĄndola a su proyecto y priorizĂĄndola dentro de su agenda de acciĂłn. Para lograr este objetivo requiere tener claridad respecto de su papel en la implementaciĂłn de la misma. Una parte importante del ĂŠxito se encuentra en su voluntad de llevarla adelante, asumiendo los costos de corto plazo y capitalizando sus resultados de mediano y largo plazo. La autoridad tiene que ser capaz de aglutinar los recursos locales y la comunidad en torno a la polĂ­tica, y debe promover la integraciĂłn de los actores locales en redes. La constituciĂłn de coaliciones es la expresiĂłn habitual de estas redes, tales como el Foro de la SeguriGDG3~EOLFDHQ'LDGHPD%UDVLORHO&RQVHMR0HWURSROLWDQRGHOD Seguridad en Quito, Ecuador. AdemĂĄs necesita un conocimiento acabado del funcionamiento local (del municipio o entidad afĂ­n) y un saber bĂĄsico en polĂ­ticas y prĂĄcticas preventivas. TambiĂŠn deben poseer estas competencias los profesionales que constituyan

37


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

ESQUEMA POLĂ?TICA(S) MUNICIPAL(ES)

ETAPAS DE UNA POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N

VISIĂ&#x201C;N DIAGNĂ&#x201C;STICO PRIORIDADES

ESTRATEGIA

EJES/GRUPOS DE TRABAJO

EVALUACIĂ&#x201C;N MONITOREO

PLANES DE ACCIĂ&#x201C;N

GESTORES LOCALES

.OSOLOESNECESARIOSABERCĂ&#x2DC;MOSECOMPLEMENTAN COORDINANYPOTENCIAN LAS POLĂ&#x201C;TICAS LOCALES TAMBIĂ?N SE DEBE VER CĂ&#x2DC;MO LO HACEN CON LAS POLĂ&#x201C;TICAS FEDERALESYONACIONALES

el equipo tĂŠcnico, como lo veremos a continuaciĂłn. Un liderazgo sin cuadros profesionales y administrativos adecuados no podrĂĄ implementar de buena forma su estrategia. Paso 2: IdentiďŹ car un coordinador y formar un equipo tĂŠcnico

COMPETENCIAS PARA EL COORDINADOR s #OMPROMETIDOCONLAREALIDADLOCAL MILITANTEDELACOPRODUCCIĂ&#x2DC;NDELASEGURIDAD s 'ESTORDELACOMPLEJIDADURBANA CONOCEDORDESUDIVERSIDADY DELOSACTORESINTERVINIENTES QUESEPACOORDINARSECONELLOSA TRAVĂ?SDELAhCOOPERACIĂ&#x2DC;NINTELIGENTEv

Dos actores claves.

El primero es un coordinador que inicie el proceso, reĂşna a las personas, motive, estimule las acciones y procure que sean ejecutadas de manera coherente. Esta funciĂłn, de carĂĄcter tĂŠcnico, GHEHFRQWDUFRQODFRQĂ&#x20AC;DQ]DSROtWLFDGHSDUWHGHODDXWRULGDGD FDUJR(VWiRULHQWDGDDFRQGXFLUODSROtWLFD\VXLPSOHPHQWDFLyQ dinamizar y monitorear las actividades que se realizarĂĄn y evaluar sus resultados. Ă&#x2030;l o ella dirigirĂĄ el equipo y la iniciativa local de prevenciĂłn de la delincuencia y la guiarĂĄ a travĂŠs de las distintas etapas. Todas las evaluaciones coinciden en reconocer el carĂĄcter fundamental del rol de â&#x20AC;&#x153;manager de seguridadâ&#x20AC;? como condiciĂłn de ĂŠxito. El coordinador es una persona involucrada en la prevenciĂłn de la delincuencia. Debe ser dinĂĄmica, convincente, proDFWLYDFUHtEOHFRQRFLGDHQWUHORVVRFLRV\DFWRUHVFODYHVSDUDOD estrategia, y capaz de trabajar con todos los sectores de la ciudad. El segundo actor clave es el equipo tĂŠcnico que desarrolla e implementa las iniciativas, realiza los diagnĂłsticos y coordina los disWLQWRVDFWRUHV&RQVWLWX\HXQHUURULGHQWLĂ&#x20AC;FDUHVWHUROFRQXQDVROD SHUVRQDTXHVHUtDXQWLSRGHOtGHU~QLFRRFDULVPiWLFR0iVELHQ conviene entenderlo como un grupo bien liderado por el coordinador, interdisciplinario, complementario en tĂŠrminos de gĂŠnero y

38

s %NTENDIDOENELTEMADELASEGURIDADYSUSDISTINTASFORMASDE PREVENCIĂ&#x2DC;N UNGENERALISTADELAPOLĂ&#x201C;TICA CONENFOQUETRANSVERSALYHOLĂ&#x201C;STICO s #APAZDELIDIARCONLACOMPLEJIDADDELAINTERVENCIĂ&#x2DC;NURBANAYLA COPRODUCCIĂ&#x2DC;NDESEGURIDAD HĂ&#x2030;BILPARAELTRABAJOENEQUIPOYEN REDES

de responsabilidad, con una comprensiĂłn integral de la ciudad. El equipo debe tener una visiĂłn global del proceso, estar compromeWLGRFRQODYLVLyQ\VHUSDUWtFLSHGHODVDFFLRQHVFRQFUHWDVTXHVH llevan a cabo. Si se dan estas condiciones, el equipo tĂŠcnico podrĂĄ monitorear de mejor forma las acciones que se realizan y evaluar el nivel de transversalidad que las acciones logran implementar. La formaciĂłn profesional de sus miembros debe orientarse en torno a diversos temas que sean coherentes con un enfoque integrado de seguridad. Esta formaciĂłn debe entenderse como un ideal al cual se llega a travĂŠs de un proceso permanente de actualizaciĂłn y debe ser apoyada por especialistas temĂĄticos para hacer frente a los diversos fenĂłmenos de la violencia y la delincuencia. Algunos temas fundamentales son:


CapĂ­tulo 2: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA1. EL INICIO DE LA POLĂ?TICA

Â&#x2021; &RPSUHQVLyQGHORVGHVDItRVGHODVHJXULGDGXUEDQD Â&#x2021; &RQRFLPLHQWRGHORVFDPSRVGHODSUHYHQFLyQ Â&#x2021; 9LVLyQPXOWLGLVFLSOLQDULDGHODVHJXULGDGXUEDQD Â&#x2021; 0DQHMRGHORVGLVSRVLWLYRVORFDOHVGHVHJXULGDG Â&#x2021; 'RPLQLRGHORVWLSRVGHIRUPDFLyQQHFHVDULRVSDUDORVGLVWLQtos actores urbanos. Â&#x2021; $SOLFDFLyQGHXQHQIRTXHWHUULWRULDOLQWHJUDGRGHODVHJXULGDG Â&#x2021; &RQRFLPLHQWRGHODSUREOHPiWLFDGHOWHPRUFLXGDGDQR Â&#x2021; &DSDFLGDGGHSDUWLFLSDUDQLPDU\FRQGXFLURUJDQL]DFLRQHVFRmunitarias y asociaciones de cooperaciĂłn. Â&#x2021; &DSDFLGDGGHWUDEDMDUFRQHOVLVWHPDGHMXVWLFLD\ODVSROLFtDV

La visiĂłn puede ser creada por el lĂ­der o por una persona creativa, ser el resultado de un trabajo colectivo o de la convergencia de ideas diversas. Sin embargo, ĂŠsta debe poder transmitirse de manera fĂĄcil y clara, ser comprensible por todos y en distintos niveles de complejidad, ser adaptable a las distintas realidades de una ciudad y ser adecuada para distintos actores.

Paso 3: Movilizar apoyo y establecer asociaciones

Es necesario conocer cuĂĄles son las asociaciones locales y su importancia polĂ­tica y social, aquellas que se ven afectadas por la delincuencia y la violencia, aquellas que trabajan en seguridad y SUHYHQFLyQRTXHSXHGHQLQĂ XLUVREUHHOODV Lograr el apoyo para la causa es uno de los trabajos del coordinador y del lĂ­der. Resulta aconsejable que se reĂşnan con representantes de organizaciones socias claves (instituciones indispensables, como la policĂ­a, departamentos del municipio, asociaciones con fuertes raĂ­ces en la comuna, etc.) para movilizar su respaldo y alentarlos a sumar sus esfuerzos. Las reuniones persiguen asegurar la coordinaciĂłn entre departamentos municipales, entidades gubernamentales y actores locales. Los encuentros descritos no implican una invasiĂłn de atribuciones y competencias, sino mĂĄs bien una dinamizaciĂłn de los roles de cada uno. Puede ser introducida la idea de un â&#x20AC;&#x153;consejo comunal de seguridadâ&#x20AC;?. Este paso se debiera realizar en varios niveles. La primera asociaciĂłn y bĂşsqueda de consensos se debe hacer al interior del muniFLSLRLGHQWLĂ&#x20AC;FDQGRORVGHSDUWDPHQWRVRiUHDVDĂ&#x20AC;QHVDODSROtWLFD de prevenciĂłn, asĂ­ como los que se verĂĄn afectados y deberĂĄn colaborar con ella. Esta etapa supone una evaluaciĂłn y decisiĂłn anterior acerca de cuĂĄl serĂĄ la ubicaciĂłn del coordinador y del equipo tĂŠcnico en el organigrama municipal, ya sea dependiendo directamente del alcalde, como cabeza de un departamento o bien subordinado a un departamento. Esta Ăşltima opciĂłn indicada minimiza el rol del equipo tĂŠcnico y su coordinador, por lo que no se recomienda. Completados los avances al interior del municipio, el trabajo se enfoca al exterior, en la bĂşsqueda de consensos y diĂĄlogo con los actores del sistema de justicia criminal (policĂ­a y jueces) de la ciudad. Luego se establecerĂĄ el diĂĄlogo y la bĂşsqueda de consensos entre los actores relevantes de la comunidad territorial en la que se ins-

cribe la iniciativa: sociales, comunitarios, culturales, econĂłmicos o polĂ­ticos. Finalmente, se genera la coordinaciĂłn con las autoridades del nivel central del gobierno respecto a las polĂ­ticas, programas y recursos en materia de prevenciĂłn de la violencia y la delincuencia, disponibles al servicio de la ciudad. Paso 4: Compartir la visiĂłn y lanzar la iniciativa local de prevenciĂłn

Para movilizar a los actores claves y dar inicio a la iniciativa local de prevenciĂłn, es adecuado crear consensos sobre la importancia del problema y la necesidad de actuar en conjunto. AquĂ­ se necesita promover la â&#x20AC;&#x153;VisiĂłnâ&#x20AC;? del lĂ­der, para que sea conocida y entre en diĂĄlogo con las visiones del resto de los actores, generando una visiĂłn compartida sobre la ciudad, de cualquier forma que sea deĂ&#x20AC;QLGDSDUDPRYLOL]DUDORVDFWRUHV(VWHSURFHVRGHEHFRQVLGHUDU la complejidad de las ciudades: si es una metrĂłpoli, una ciudad intermedia, pequeĂąa o, incluso, si es una comuna dentro de una ciudad con el poder polĂ­tico fragmentado. Es muy posible que en este paso sea necesaria la negociaciĂłn para llegar a un consenso con distintos actores, a nivel nacional, regional, metropolitano, de la ciudad, de la comuna y de los barrios que la componen. Esta negociaciĂłn permitirĂĄ implementar una polĂ­tica de prevenciĂłn compartida y sustentable. Si las etapas anteriores fueron realizadas adecuadamente, serĂĄ posible, como resultado de esta fase, formar una asociaciĂłn local de prevenciĂłn de la violencia y la delincuenFLDFX\DLGHDVHLQWURGXMRHQHOSDVR'LFKDDVRFLDFLyQKDGH estar orientada a la acciĂłn basada en una visiĂłn comĂşn. No es suĂ&#x20AC;FLHQWHDFRUGDUODYLVLyQ TXHSXHGHVHUODSDUWHIiFLO ORVDFWRUHV GHEHQVDEHUGHXQDPDQHUDJHQHUDOSHURFODUDTXpYDDVLJQLĂ&#x20AC;FDU su participaciĂłn en el proceso. Cuando los socios se han reunido en torno a prioridades claves y una visiĂłn, y la convicciĂłn es alta, resulta importante comenzar la institucionalizaciĂłn de la polĂ­tica de prevenciĂłn de la violencia y la delincuencia, a travĂŠs de una estructura formal. AsĂ­ se con-

39


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

sigue precisar el compromiso de los socios en la creaciĂłn de la sociedad -si es posible, dentro de estructuras gubernamentales e institucionales existentes- y construir un equipo para implementar el trabajo futuro. La institucionalizaciĂłn es un proceso paulatino durante todas las HWDSDVSRVWHULRUHV6XĂ&#x20AC;QHVFRQVWLWXLUXQHTXLSROHJLWLPDGRFDSD] de monitorear todo el proceso, tanto a nivel polĂ­tico como tĂŠcnico. A nivel polĂ­tico la experiencia muestra que puede ser Ăştil tener el apoyo de quienes toman decisiones a un alto nivel de los socios claves, traduciendo la asociaciĂłn local de prevenciĂłn en la forma de comitĂŠs comunales de seguridad ciudadana, o comitĂŠs de asesores en seguridad ciudadana, los cuales establecen el marco de trabajo, diseĂąando y adoptando una visiĂłn o meta, seleccionando

prioridades y opciones de estrategias para la acciĂłn. A su vez el equipo tĂŠcnico debe irse construyendo en un proceso que implica entre otros elementos la formaciĂłn sistemĂĄtica, el conocimiento de la realidad local y el aprendizaje sobre los resultados de las polĂ­ticas implementadas. Finalmente, la iniciativa que inicia la ejecuciĂłn de la polĂ­tica de prevenciĂłn debiera ser lanzada de una manera pĂşblica, por ejemplo mediante un evento mediĂĄtico, tal como lo plantea el alcalGHSLRQHURHQPDWHULDGHVHJXULGDGHQ%RJRWi´/RVFLXGDGDQRV apoyan polĂ­ticas pĂşblicas no tanto porque satisfagan sus intereses, sino por razones y emociones. Las apoyan simplemente porque las han entendido. Y entender da mĂĄs derecho a vigilar y reclamar.â&#x20AC;? (Mockus, 2007: 120)

EL ROL COORDINADOR DEL MUNICIPIO QUITO, ECUADOR Ante la inexistencia de una ley Nacional de Seguridad Ciudadana, y dada la voluntad polĂ­tica del alcalde para iniciar este proceso, se inicia en el aĂąo 2004 el denominado â&#x20AC;&#x153;Pacto por la Seguridad Ciudadana en el Municipio del Distrito Metropolitano de Quitoâ&#x20AC;?(MDMQ). La percepciĂłn colectiva del pacto es asumir que las partes que entran a formarlo tengan una condiciĂłn de iguales, tarea difĂ­cil de asumir, tomando en cuenta la estructura jerĂĄrquica legal de las instituciones que forman parte de este acuerdo. En este sentido, el papel de municipio ha sido el de coordinar y facilitar esta voluntad institucional para lograr un acuerdo y un objetivo comĂşn, partiendo de las herramientas existentes en cada una de las instituciones para generar, en base a sus competencias y fortalezas, acciones integradas para la mejora de la seguridad. Este Pacto lo conforman las siguientes instituciones: el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, la PolicĂ­a Nacional del Ecuador, el Ministerio PĂşblico, la DirecciĂłn Nacional de RehabilitaciĂłn Social, la Corte Superior de Justicia de Pichincha, y la OrganizaciĂłn Ciudadana. Todas las instituciones que forman parte del pacto tienen que rendir cuentas al Consejo Metropolitano de Seguridad Ciudadana. AsĂ­ mismo, la DirecciĂłn Metropolitana de Seguridad Ciudadana tiene que presentar informes periĂłdicos sobre las actividades realizadas. Se han tomado acciones para lograr esta meta, partiendo del manejo de la seguridad desde una perspectiva integral. Para ello se creĂł la DirecciĂłn Metropolitana de Seguridad Ciudadana, cuya misiĂłn es la de deďŹ nir polĂ­ticas para la elaboraciĂłn de planes, monitoreos y evaluaCIĂ&#x2DC;N4AMBIĂ?NSECREĂ&#x2DC;LA#OMISIĂ&#x2DC;NDE3EGURIDADQUEESPRESIDIDAPORUNCONCEJAL LA#OMISIĂ&#x2DC;NDE%QUIDADYDE'Ă?NEROYLA#ORPORACIĂ&#x2DC;N Metropolitana de Seguridad Ciudadana, que es la encargada de manejar la tasa de seguridad y ha trabajado en proyectos grandes que son difĂ­ciles de manejar por el municipio, como los sistemas de video-vigilancia, el equipamiento de la PolicĂ­a Nacional y la creaciĂłn de infraestructura fĂ­sica. Ă&#x2030;ste ha sido un proceso complejo, donde la clave ha estado en la voluntad de coordinaciĂłn de los distintos actores.

Consejo Metropolitano de Seguridad Ciudadana

ORGANIGRAMA DE LA SEGURIDAD Y CONVIVENCIA CIUDADANA EN QUITO Corposeguridad DirecciĂłn Metropolitana de Seguridad y Convivencia Ciudadana

ComisiĂłn de Seguridad Ciudadana

Policia Nacional del DMQ Cuerpo de Bomberos 911

PolicĂ­a Metropolitana Seguimiento y EvaluaciĂłn Centro de Equidad y Justicia - CEJS

ProspecciĂłn y Participacion Social

Junta de ProtecciĂłn de la NiĂąez y la Adolescencia

IntervenciĂłn en Riesgos

IntervenciĂłn en Seguridad y Convivencia

CoordinaciĂłn del Sistema Metropolitano

Fuente: Reglamento OrgĂĄnico MDMQ, aprobado por el Consejo Metropolitano de Quito, el 12 de diciembre de 2007.

40


Capítulo 2: POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN: ETAPA1. EL INICIO DE LA POLÍTICA

Los gestores locales son motivadores del trabajo territorial e incentivadores de la creatividad 41


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CapĂ­tulo 3:

ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO Aquellos que participan en el diagnĂłstico son mĂĄs propensos a usar sus resultados.

2.1. LOS TIPOS DE DIAGNĂ&#x201C;STICO

En este capĂ­tulo se describen los pasos y componentes de un

Para intervenir en un problema es imprescindible tener un conocimiento fundado sobre ĂŠl. Es por ello que un diagnĂłstico implica recoger y analizar datos de diversa naturaleza para reconocer la problemĂĄtica, su envergadura y sus caracterĂ­sticas.

diagnĂłstico, la informaciĂłn que se requiere, las herramientas de recolecciĂłn y anĂĄlisis de datos, su diseĂąo, implementaciĂłn y uso. Se analizan tambiĂŠn los temas relevantes de un diagnĂłstico municipal y se propone un esquema de presentaciĂłn de informes asĂ­ como la necesidad de difundir los resultados en la comunidad.

DiseĂąo, planiďŹ caciĂłn y recursos El diagnĂłstico requiere de un buen diseĂąo y planiďŹ caciĂłn en base a la visiĂłn, a los objetivos de la intervenciĂłn, a los recursos y los tiempos disponibles y a lo que se cree son las prioridades locales de la polĂ­tica de prevenciĂłn. El diagnĂłstico debe entenderse como parte de una polĂ­tica de prevenciĂłn, por lo tanto es, ademĂĄs, participativo y generador de consenso.

42

Con este propĂłsito en mente, se parte del supuesto de que el entorno es dinĂĄmico y rico en situaciones y que la aplicaciĂłn de ciertas directrices de actuaciĂłn y el uso de algunas tĂŠcnicas permitirĂĄn un acercamiento al complejo tejido social y sus problemas. Esto ayuda a comprender la repercusiĂłn de los fenĂłmenos que afectan a la comunidad e impactan en ella. Existen diversos tipos de diagnĂłstico segĂşn su propĂłsito, tĂŠcnicas asociadas y campo donde se realiza; ejemplo: exploratorio, institucional, de expertos, diagnĂłstico socio-educativo, o bien diagnĂłstico participativo, y cuya aplicaciĂłn puede darse en el ĂĄmbito municipal o local-comunitario. MĂĄs allĂĄ de las diferencias de instrumentos, objeto y propĂłsito, estas modalidades pueden diferenciarse por el grado de apertura o nivel de involucramiento que requieren o promueven de los diversos actores e interesados. AsĂ­, algunos precisan a veces un diagnĂłstico sin involucrarse en las actividades propias de este proceso, mientras que en otras ocasiones se asume que es una etapa que, bien orientada, pueden hacer los propios interesados en la soluciĂłn de los problemas que les afectan. Un â&#x20AC;&#x153;diagnĂłstico participativoâ&#x20AC;? ofrece la ventaja de que los lĂ­deres locales y la comunidad se apropian de ODGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHODVPDQLIHVWDFLRQHV\FDXVDVDVtFRPRGHODVQHFHsidades y prioridades. En una modalidad de diagnĂłstico que busca generar consensos entre lĂ­deres, actores locales, instituciones pĂşblicas y organizaciones privadas y los miembros de una comunidad, no se parte de un problema, sino que se asume como desafĂ­o buscar en conjunto los problemas que subyacen al campo de sus intereses comunes. El proceso de diagnĂłstico ayuda a construir ese â&#x20AC;&#x153;interĂŠs comĂşnâ&#x20AC;?. Es por ello que esta modalidad invita a utilizar algunas tĂŠcnicas partiFLSDWLYDVSDUDUHVLJQLĂ&#x20AC;FDUODGLQiPLFDGHOHQWRUQR 2.1.1. Fuentes oďŹ ciales de datos para el diagnĂłstico

Un diagnĂłstico puede parecer una actividad compleja, pero no lo es. Ă&#x2030;ste supone el empleo de algunas herramientas de recolecciĂłn de informaciĂłn, lo que puede ser muy Ăştil si estĂĄn disponibles. Cuando el interĂŠs es conocer la envergadura de la criminalidad y los delitos mĂĄs frecuentes en un territorio, es aconsejable revisar, por ejemplo, las estadĂ­sticas de la policĂ­a y, si estĂĄn disponibles, tambiĂŠn las cifras de juzgados y tribunales de justicia. En general, ODVHVWDGtVWLFDVUHĂ HMDQXQDVLWXDFLyQDSDUHQWHVRQODFDUDYLVLEOHX ´RĂ&#x20AC;FLDOÂľGHORVSUREOHPDVGHLQVHJXULGDG


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

En ambos tipos de estadĂ­sticas -policiales y judiciales- se nos presentan ventajas y desventajas. Generalmente, ni las cifras de la policĂ­a ni aquellas de los juzgados estĂĄn disponibles o son de acceso pĂşblico. En ocasiones es necesario un esfuerzo de las autoridades del municipio para establecer un diĂĄlogo que ayude a â&#x20AC;&#x153;abrirâ&#x20AC;? la informaciĂłn que poseen dichas instituciones al equipo responsable del diagnĂłstico. Un diagnĂłstico puede ser una buena oportunidad que ayuda a construir una polĂ­tica de gestiĂłn de informaciĂłn local que asegure que permanentemente exista producciĂłn de datos y retroalimentaciĂłn entre los distintos actores e interesados. Con frecuencia se deben superar las barreras que impiden compartir antecedentes y evaluaciones entre instituciones pĂşblicas. Si los registros de la policĂ­a y de tribunales recogen antecedentes VREUHODVFLUFXQVWDQFLDVHQTXHRFXUUHQGHOLWRVHOSHUĂ&#x20AC;OGHYtFWLPDV de detenidos y de infractores, entonces se transforman en una rica fuente de informaciĂłn. Pero ĂŠstas tienen limitaciones para su interSUHWDFLyQ\XVR/DVFLIUDVRĂ&#x20AC;FLDOHVGHGHQXQFLDV\GHWHQFLRQHVSRU HMHPSORFRQVWLWX\HQXQWLSRTXHPiVELHQUHĂ HMDODDFWXDFLyQGHOD policĂ­a en un territorio. Por otro lado, la estadĂ­stica de denuncia o reporte de un delito ante ODSROLFtDHVSDUFLDO\QRUHĂ HMDODYLFWLPL]DFLyQWRWDOHQUD]yQGH la cifra negra (ver recuadro). En efecto, los robos de billetera o al interior de un auto a menudo no son denunciados, mientras el robo de auto -por la existencia de un seguro- es habitualmente denunFLDGR(VWRVUHJLVWURVWDPSRFRUHĂ HMDQODSHUFHSFLyQGHWHPRUQL indican necesariamente los lugares mĂĄs inseguros, a menos que los delitos denunciados hayan sido registrados con mucha precisiĂłn y se lleven a mapas detallados. 'HHVWDIRUPDHQDPERVFDVRVODVFLIUDVUHĂ HMDQPiVODDFWXDFLyQ de la policĂ­a y de los tribunales que las caracterĂ­sticas de la criminalidad, pero ayudan a construir un panorama y la evoluciĂłn en el WLHPSRRVXGLVWULEXFLyQHQGLVWULWRVRiUHDVJHRJUiĂ&#x20AC;FDV

ESTADĂ?STICAS POLICIALES Las estadĂ­sticas policiales son una fuente de informaciĂłn indispensable, aunque no siempre son conďŹ ables o lo suďŹ cientemente exhaustivas para el diseĂąo y desarrollo de una estrategia efectiva de prevenciĂłn de criminalidad. Estos lĂ­mites se deben a la cifra negra ya que solo entre 25% y 55% de los delitos son reportados por la poblaciĂłn-, a la forma en que las policĂ­as interpretan algunos delitos, a la estrategia policial -en un perĂ­odo puede minimizar algunos delitos (ejemplo VIF) y maximizar otros (robos en los domicilios)-, a la competencia de la policĂ­a y a su grado de transparencia. El diagnĂłstico participativo no pretende entrar en disputa o desaďŹ ar la informaciĂłn policial, sino mĂĄs bien complementarla en funciĂłn de elaborar un plan de acciĂłn de prevenciĂłn que ayudarĂĄ tanto al trabajo de la policĂ­a como a la calidad de vida de la poblaciĂłn. Lo que se puede obtener normalmente de los datos policiales son la cantidad y el tipo de delitos registrados en ellos, la tasa de criminalidad, las tendencias en el tiempo, las diferencias zonales en la comuna y el porcentaje de asuntos elucidados por la policĂ­a (FESU, 2008).

Por otra parte, el nivel de focalizaciĂłn de un diagnĂłstico tambiĂŠn puede ser importante. No se puede â&#x20AC;&#x153;escudriĂąar en toda la realidadâ&#x20AC;?, eso -si bien puede ser interesante- es poco prĂĄctico. El diagnĂłstico tiene un valor instrumental, no es un objetivo en sĂ­ mismo. (VSRUHOORTXHSXHGHQGHĂ&#x20AC;QLUVHIRFRVWHUULWRULDOHV\RWHPiWLFRV Un ejemplo de lo anterior son los diagnĂłsticos focalizados sobre un barrio crĂ­tico con una tasa excepcionalmente alta de delincuencia o sobre un tipo de victimizaciĂłn difĂ­cilmente comprensible sin XQDQiOLVLVFLHQWtĂ&#x20AC;FRPiVSURIXQGRFRPRHOFDVRGHODEXVRGHPHnores, que requiere estudios de especialistas. El diagnĂłstico barrial VHMXVWLĂ&#x20AC;FDGRQGHHOEDUULRSUHVHQWDXQKLVWRULDOGHGHOLWRVJUDYHV que distorsionan la vida comunitaria al punto de institucionalizar un tipo de capital social perverso que impide la cohesiĂłn social positiva. AsĂ­ ocurre, por mencionar tres casos, en los barrios donde

(Q GHĂ&#x20AC;QLWLYD QRV LQIRUPDQ VREUH VX HQYHUJDGXUD SHUR VH WUDWD de una parte de la realidad que nos preocupa. A pesar de esto, son indispensables en un diagnĂłstico local. 2.1.2. DiagnĂłsticos especiďŹ cos focalizados

Las encuestas de victimizaciĂłn realizadas habitualmente a nivel nacional o en el ĂĄmbito de un ĂĄrea metropolitana, permiten evaluar las caracteristicas principales de las victimizaciones, los tipos de victimas y la frecuencia de estas situaciones segĂşn el testimonio de los habitantes. Dan cuenta de la criminalidad en forma mĂĄs comSOHWDTXHORVGDWRVRĂ&#x20AC;FLDOHVSRUTXHQRVRQDIHFWDGDVSRUODFLIUD negra. Permiten ademĂĄs medir la evoluciĂłn de la criminalidad en el tiempo, si las muestras son comparables.

CIFRA NEGRA â&#x20AC;&#x153;La cifra negra alude a un cociente (concepto aritmĂŠtico) que expresa la relaciĂłn entre el nĂşmero de delitos efectivamente cometidos y el de delitos estadĂ­sticamente reďŹ&#x201A;ejadosâ&#x20AC;Ś Si, como parece desprenderse de estimaciones recientes dignas de crĂŠdito, un elevadĂ­simo nĂşmero de delitos efectivamente cometidos ni siquiera llega al conocimiento de la policĂ­a, es obvio, entonces, que las estadĂ­sticas oďŹ ciales sĂłlo detectan la punta del iceberg, pero no su volumen real â&#x20AC;&#x2DC;sumergidoâ&#x20AC;&#x2122;, pues no son un instrumento idĂłneo para informar sobre el volumen, estructura, dinĂĄmica y desarrollo del fenĂłmeno delictivo realâ&#x20AC;? (A. GarcĂ­a-Pablos de Molina, 2003:265).

43


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CEASC, CENTRO DE ESTUDIOS DE SEGURIDAD Y CONVIVENCIA, ALCALDĂ?A MAYOR DE BOGOTĂ , COLOMBIA El CEASC, Centro de Estudio y AnĂĄlisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana de la ciudad de BogotĂĄ, recopila, analiza y divulga informaciĂłn de manera periĂłdica y sistematizada sobre violencias y delitos, hace un anĂĄlisis espacial a travĂŠs del Sistema de InformaciĂłn Georreferenciada (SIG), y tiene especial ĂŠnfasis en la investigaciĂłn de campo, que le permite hacer anĂĄlisis cuantitativos y cualitativos. Ă&#x2030;stos sirven para proponer y desarrollar polĂ­ticas pĂşblicas, asĂ­ la administraciĂłn tiene un conocimiento objetivo acerca de las conďŹ&#x201A;ictividades, violencias y delitos en la ciudad. Con esta informaciĂłn se adelantan los consejos distritales de seguridad para deďŹ nir las polĂ­ticas de control y prevenciĂłn pertinentes. En el aĂąo de 1995, se crea el Sistema de InformaciĂłn de Violencia y Delincuencia como parte del Observatorio de Cultura Urbana. Luego de muchos cambios y evoluciĂłn, el aĂąo 2006 pasa a ser el Observatorio de Convivencia y Seguridad Ciudadana, y en el aĂąo 2008 en un Centro de Estudio de alto nivel, que funciona como instancia asesora de la AlcaldĂ­a Mayor de BogotĂĄ y la SecretarĂ­a de Gobierno en materia de Seguridad y Convivencia, formuladora y evaluadora de polĂ­ticas pĂşblicas, estructurado de tal manera que pueda responder a los interrogantes que sobre la materia surjan en la ciudad. Para ello se utilizan diversas fuentes de informaciĂłn como: el Centro de Investigaciones CriminolĂłgicas de la PolicĂ­a Metropolitana de BogotĂĄ, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, la SecretarĂ­a Distrital de Salud y de Movilidad, la FiscalĂ­a General de la NaciĂłn y la Secretaria de IntegraciĂłn Social. El uso de diversas metodologĂ­as como encuestas de percepciĂłn y victimizaciĂłn, trabajos etnogrĂĄďŹ cos, anĂĄlisis espaciales y estadĂ­sticos, complementado con la coordinaciĂłn intra e interinstitucional, permiten tener un conocimiento integral sobre estas situaciones y asĂ­ proponer lĂ­neas de polĂ­ticas mĂĄs elaboradas y cercanas a la realidad. El trabajo desarrollado por el CEASC incluye el anĂĄlisis de indicadores sociales que inciden en la seguridad de las personas y en la evaluaciĂłn sistemĂĄtica y permanente de las intervenciones que se llevan a cabo. Por lo tanto se realiza un seguimiento a las conďŹ&#x201A;ictividades urbanas, la situaciĂłn de violencia intrafamiliar, poblaciĂłn vulnerable, anĂĄlisis del conďŹ&#x201A;icto armado en la ciudad, y seguimiento a la situaciĂłn de los municipios de Cundinamarca y su incidencia en la seguridad de la capital. Finalmente, se han realizado investigaciones, como son: IdentiďŹ caciĂłn y caracterizaciĂłn de las zonas criticas de BogotĂĄ: modelo de intervenciĂłn; conďŹ&#x201A;ictividad en el entorno de las plazas de mercado; el trĂĄnsito de la legalidad a la ilegalidad; evaluaciĂłn de la vigilancia privada en BogotĂĄ; experiencias de jĂłvenes excombatientes; la mujer como vĂ­ctima y victimaria de violencia y delitos en BogotĂĄ; jĂłvenes entre los 12 y 35 aĂąos como vĂ­ctimas y victimarios de la violencia y delincuencia en BogotĂĄ, entre otros. En el marco del Estado Social de Derecho, la perspectiva del CEASC consiste en formular polĂ­ticas pĂşblicas en materia de conďŹ&#x201A;ictividad urbana y regional, convivencia y seguridad ciudadana, partiendo de la realizaciĂłn de estudios especializados y del seguimiento permanente a las diferentes manifestaciones de violencia y delincuencia (AlcaldĂ­a BogotĂĄ, 2008).

ODOH\QRLPSHUDGDGDODSUHVHQFLDGHQDUFRWUDĂ&#x20AC;FDQWHVRHQEDUULRV de minorĂ­as ĂŠtnicas estigmatizadas, o en los barrios fuertemente deteriorados social y fĂ­sicamente. En tales circunstancias es difĂ­cil realizar un diagnĂłstico participativo. Conviene entonces apoyarse HQSURIHVLRQDOHVTXHSXHGHQD\XGDUDLGHQWLĂ&#x20AC;FDUFRQSUHFLVLyQORV factores que permiten la reproducciĂłn del fenĂłmeno, y asĂ­ establecer el punto de partida de un plan de prevenciĂłn. Esta modalidad bien puede ser un complemento a veces necesario del diagnĂłstico participativo. 2.1.3. Observatorios urbanos

El observatorio urbano de la delincuencia constituye una forma de institucionalizar el diagnĂłstico permanente a travĂŠs de la recolecciĂłn regular de datos y su sistematizaciĂłn para aportar soluciones a las actividades de los servicios pĂşblicos y privados en materia de seguridad. Ofrece una gama de informaciones procesadas que facilitan la acciĂłn, pero se puede crear un observatorio solo en las grandes aglomeraciones que tienen los recursos para hacerlo. El HMHPSORPiVVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYRHQODUHJLyQHVHOGH%RJRWi &($6& 

44

2.2. OBJETIVOS DE UN DIAGNĂ&#x201C;STICO PARTICIPATIVO El objetivo de esta fase es producir con actores sociales interesados de la misma municipalidad un diagnĂłstico de la delincuencia e inseguridad local. Es la base de informaciones FRQĂ&#x20AC;DEOHVDSURSLDGDVFRQVHQVXDGDVVREUHODFXDOVHLGHQWLĂ&#x20AC;FDQ y formulan prioridades y estrategias para emprender planes de acciĂłn. Es importante subrayar que entre los actores locales interesados estĂĄn los jĂłvenes, porque son los principales victimarios \YtFWLPDVGHODGHOLQFXHQFLD\SRUHQGHORVSULQFLSDOHVEHQHĂ&#x20AC;FLDrios de la prevenciĂłn. Los objetivos son varios: Â&#x2021; (QSULPHUOXJDULGHQWLĂ&#x20AC;FDUORVSULQFLSDOHVGHOLWRV\FRPportamientos que afectan a la comuna. Una base de informaciĂłn clara y reconocida por la poblaciĂłn local es indispensable para favorecer su compromiso. Â&#x2021; Comprometer a los participantes en el diagnĂłstico a asu-


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

OBSERVATORIO URBANO DE SEGURIDAD El observatorio urbano de seguridad es un Ăłrgano de estudio, pĂşblico, privado o mixto, que se concentra en la investigaciĂłn operativa con el ďŹ n de dar soluciones concretas a los problemas de convivencia ciudadana en materia de seguridad en un territorio determinado. El objetivo prioritario de cualquier observatorio de seguridad no debe centrarse en la investigaciĂłn bĂĄsica, sino en la investigaciĂłn â&#x20AC;&#x153;operativaâ&#x20AC;?, o sea la que permite encontrar soluciones concretas a los problemas de convivencia ciudadana en materia de seguridad. En ningĂşn momento se ha de perder de vista que el propĂłsito de sus trabajos ha de ser la orientaciĂłn de las actividades de los servicios pĂşblicos. Los informes ďŹ nales de cualquier observatorio deben ser modelo de rigor cientĂ­ďŹ co y de sencillez en la exposiciĂłn. Es decir, deben ser a la vez rigurosos y operativos (HernĂĄndez Lores, 2006).

VENTAJAS Y LĂ?MITES DE UNA ENCUESTA DE VICTIMIZACIĂ&#x201C;N Las encuestas permiten â&#x20AC;&#x153;objetivarâ&#x20AC;? y medir los problemas y percepciones de las personas. Generalmente, demandan mĂĄs tiempo y recursos, pero la cobertura y la focalizaciĂłn bien pueden compensar su uso en un diagnĂłstico y, posteriormente, a la hora de evaluar resultados e impactos. Ă&#x2030;stas ayudan a responder a interrogantes fundamentales: ÂżquiĂŠnes son las vĂ­ctimas?, ÂżcuĂĄntas?, ÂżquĂŠ delitos?, ÂżquĂŠ opina? y ÂżquĂŠ valora la gente?, entre otras. Por cierto, tambiĂŠn tienen limitaciones: a veces la gente olvida cosas o simplemente no quiere contestar u opinar. Por otro lado, es difĂ­cil que los estudios sobre victimizaciĂłn identiďŹ quen crĂ­menes ocultos tales como la violencia domĂŠstica contra cĂłnyuges y niĂąos, y el maltrato a los ancianos. En el empleo de encuestas de victimizaciĂłn existen experiencias positivas en diversos paĂ­ses y hay un conjunto de recomendaciones a seguir. Es recomendable emplear un formulario comĂşn que permita una comparaciĂłn entre ciudades o municipios. En una entrevista â&#x20AC;&#x153;cara a caraâ&#x20AC;? se le pide a la persona suministrar informaciĂłn social y demogrĂĄďŹ ca personal y se le pregunta si ha sido vĂ­ctima y en quĂŠ circunstancias, quĂŠ hizo despuĂŠs de eso. TambiĂŠn se le interroga acerca de su miedo al delito y sobre sus actitudes hacia el sistema de justicia penal. Sus respuestas se registran en un formulario. No obstante, en la mayorĂ­a de los casos serĂĄ preciso adecuar las preguntas a las realidades locales, incluyendo otros tĂłpicos de percepciĂłn ciudadana. En Chile, la aplicaciĂłn sistemĂĄtica de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana es una buena experiencia (www.seguridadpublica.gov.cl/enusc2003.html).

mir sus resultados: se trata de un proceso de sensibilizaciĂłn progresiva. Apunta a permitir que los principales actores involucrados en la comuna perciban sĂ­ntomas y causas de las situaciones de inseguridad, y asuman las tareas que deriven de las conclusiones del diagnĂłstico. Este objetivo implica un requisito: el diagnĂłstico es principalmente el asunto de los equipos y socios locales, en empatĂ­a con la poblaciĂłn, y no de los tĂŠcnicos exteriores a la comuna o â&#x20AC;&#x153;expertosâ&#x20AC;? de la seguridad. Cuando se precise de investigadores externos, su rol serĂĄ de socios acompaĂąantes que puedan contriEXLUDFODULĂ&#x20AC;FDUDOJXQRVWHPDVDVLVWHPDWL]DUGDWRVRDSURIXQGL]DU aspectos que el diagnĂłstico participativo no logre iluminar. Â&#x2021; ,GHQWLĂ&#x20AC;FDU ORV WHPDV \ iUHDV SULRULWDULDV de acuerdo a lo que valore la mayorĂ­a de la poblaciĂłn en materia de seguridad. Para FRQVWUXLU FRQĂ&#x20AC;DQ]D HODERUDU XQD HVWUDWHJLD LPSOLFD SDUWLU GH ODV prioridades locales y no de las de autoridades gubernamentales o municipales.

Â&#x2021; 9HULĂ&#x20AC;FDUODYDOLGH]\ORVHIHFWRVGHODVSROtWLFDV\DFFLRnes vigentes de control y de prevenciĂłn de la delincuencia que aplican el municipio y los organismos gubernamentales o privados. Las respuestas represivas o preventivas pueden ser equivocadas o generar efectos no deseados. Por otra parte, deben ser confrontadas con otras prĂĄcticas usadas en lugares distintos: por ejemplo, la prevenciĂłn contra el consumo de drogas gana al ser comparada con prĂĄcticas de otras ciudades. Â&#x2021; ,GHQWLĂ&#x20AC;FDUORVUHFXUVRV\HQHUJtDVORFDOHV sobre las cuales se construirĂĄ la polĂ­tica local de seguridad. Â&#x2021; ,GHQWLĂ&#x20AC;FDUORVJUDQGHVUDVJRVGHOWLSR\JUDGRGHWHmor que existe en la comuna o sus diferentes ĂĄreas y sus causas, si la percepciĂłn del temor constituye un problema. El temor constituye el grado de riesgo percibido subjetivamente por la poblaciĂłn, y no estĂĄ ligado directamente al nivel de victimizaciĂłn (Hope and Sparks, 2000; Ewald, 2000). El temor es un factor que interviene mucho en el clima de FRQĂ&#x20AC;DQ]DHQWUHORVKDELWDQWHV\HQWUHSREODFLyQHLQVWLWXFLRnes. Abordarlo lĂşcidamente, distinguiĂŠndolo de la victimizaciĂłn, evita confusiones y permite visualizar las prioridades de la gente. Como se seĂąalĂł, un diagnĂłstico participativo toma en cuenta daWRVRĂ&#x20AC;FLDOHVHLQIRUPDFLRQHVREWHQLGDVDWUDYpVGHKHUUDPLHQWDV FLHQWtĂ&#x20AC;FDVSHURVHFDUDFWHUL]DIXQGDPHQWDOPHQWHSRULQYROXFUDU

PERCEPCIONES DEL TEMOR Esta percepciĂłn varĂ­a segĂşn los sectores sociales: puede ser temor frente a la posibilidad real o imaginaria de ser vĂ­ctima de un asalto, temor a que los hijos estĂŠn atraĂ­dos por la droga, la delincuencia o la prostituciĂłn, temor a vivir en un barrio abandonado por las autoridades pĂşblicas, temor a la presencia de narcotraďŹ cantes por los conďŹ&#x201A;ictos armados que generan, temor a ver su barrio (clase media o alta) desvalorizado por la cantidad de delitos que allĂ­ ocurren o por la proximidad de sectores sociales percibidos como delincuentes virtuales o personas juzgadas indeseables.

45


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

en un autodiagnĂłstico colectivo a lĂ­deres interesados y motivados, a representantes de la comunidad y de las organizaciones locales, como asimismo a autoridades municipales. Esta modalidad asume, al menos, tres directrices que hacen referencia a la estrategia de conducciĂłn. Primero, la convicciĂłn de que las causas de la violencia y las de la delincuencia, y su complejidad, se reconocen mejor cuando comienza a ponerse en prĂĄctica que la poblaciĂłn es parte tanto del problema como de la soluciĂłn, y que su responsabilizaciĂłn es clave. Segundo, la coproducciĂłn de un diagnĂłstico es mĂĄs aconsejable, porque pone ĂŠnfasis en el protagonismo de los actores y de la comunidad afectada, por una parte, y en un ejercicio colectivo de ´FRQVWUXFFLyQÂľHVGHFLUGHE~VTXHGDLGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQYDORUDFLyQ\ priorizaciĂłn, por la otra. Un diagnĂłstico con esta perspectiva es un proceso de aprendizaje. La poblaciĂłn apoya y se apropia de una polĂ­tica cuando la entiende. Tercero, producir un diagnĂłstico de la inseguridad con actores sociales locales interesados es una modalidad que asegura repreVHQWDWLYLGDG \ FRQĂ&#x20AC;DELOLGDG HQ ODV LQIRUPDFLRQHV (VWR D\XGD D GHVDUUROODUYLVLRQHVYDULDGDV\FRQVHQVXDGDVFXDQGRVHLGHQWLĂ&#x20AC;FDQ y formulan prioridades y estrategias para emprender planes de acFLyQ (Q GHĂ&#x20AC;QLWLYD HVWD PRGDOLGDG IDFLOLWD OD DSURSLDFLyQ GH ORV resultados del diagnĂłstico y el empoderamiento de los interesados con su realidad. La experiencia de intervenciones preventivas exitosas destaca, por ejemplo, lo fructĂ­fero que es involucrar a los actores locales en un proceso de construcciĂłn colectiva de un diagnĂłstico, especialmente a jĂłvenes, porque con frecuencia son los principales victimarios \YtFWLPDVGHODGHOLQFXHQFLD\SRUHQGHORVSULQFLSDOHVEHQHĂ&#x20AC;FLDrios de la prevenciĂłn.

2.3. ÂżQUE INFORMACIONES SE BUSCAN? Un diagnĂłstico implica recolectar datos, antecedentes y opiniones relevantes sobre la inseguridad en un territorio delimitado -un municipio o un ĂĄrea incluso menor-. Se trata de una fotografĂ­a en un momento. La informaciĂłn a reunir serĂĄ aquella que sirva al SURSyVLWRGHUHĂ HMDUDSURSLDGD\RSRUWXQDPHQWHODHQYHUJDGXUD\ caracterĂ­sticas de victimizaciĂłn a manos de la delincuencia y la violencia, los factores de protecciĂłn y de riesgo locales y los comportamientos que pueden acentuar estos factores. TambiĂŠn pretende LGHQWLĂ&#x20AC;FDU\YHULĂ&#x20AC;FDUODYDOLGH]GHODVUHVSXHVWDVSDUDFRQWHQHUOD criminalidad, en particular de las polĂ­ticas de prevenciĂłn. AsĂ­ mismo, intenta entender los grados y el tipo de temor existente en los

46

Recursos locales En el diagnĂłstico, ademĂĄs de identiďŹ car los problemas, se debe descubrir y destacar los recursos locales, los que deben ser parte fundamental de la polĂ­tica de prevenciĂłn. Algunos recursos locales pueden ser: historia y cultura local; organizaciones sociales existentes; iglesias y comunidades de base en el barrio; grupos sociales: niĂąos, jĂłvenes, mujeres, agrupaciones culturales, clubes deportivos, etc; lĂ­deres locales, artistas, deportistas, etc; proyectos, programas y experiencias locales exitosas.

diversos segmentos de la poblaciĂłn. La opciĂłn a favor de este tipo de diagnĂłstico deriva de la necesidad de recoger la experiencia de los habitantes. Al mismo tiempo, permite a los actores locales objetivar su situaciĂłn y percepciĂłn de seguridad y lograr un consenso al respecto. Es por ello que, en general, se precisa informaciones que ayudan a aproximarse al fenĂłmeno social de la inseguridad, entendiendo que ella se produce a partir de factores objetivos y subjetivos, se asocia a la criminalidad y la violencia y, en ocasiones, tambiĂŠn con ODDFWXDFLyQHLQVXĂ&#x20AC;FLHQFLDGHODVLQVWLWXFLRQHVS~EOLFDVHQXQWHrritorio. Por cierto, estos antecedentes no se encuentran consolidados y muchas veces habrĂĄ que producirlos. Esto tambiĂŠn implica XQDHYDOXDFLyQGHOWLSR´FRVWREHQHĂ&#x20AC;FLRÂľ'HHVWDIRUPDGHVWLQDU recursos y energĂ­a en un diagnĂłstico es tambiĂŠn invertir en la comunidad. Por lo anterior, las informaciones que se precisarĂĄn deben tener las siguientes caracterĂ­sticas: Â&#x2021; 6HFHQWUDQHQODUHDOLGDGORFDO\VRQUHOHYDQWHVSDUDODVQHFHVLGDdes locales. Â&#x2021; 3URYLHQHQGHYDULDVIXHQWHVSRUHMHPSORGHODSROLFtD\MX]JDdos, de instituciones pĂşblicas del ĂĄrea social, salud y educaciĂłn, de la sociedad civil, de centros de investigaciĂłn, de compaùías de seguro, de empresas de seguridad privada y de los propios habitantes (se debe poner atenciĂłn a jĂłvenes, mujeres y niĂąos). Â&#x2021; 6HREWLHQHQGHGLYHUVDVIRUPDVWDOHVFRPRDQiOLVLVGHHVWDGtVWLcas, encuestas, grupos focales (â&#x20AC;&#x153;focus groupâ&#x20AC;?) y entrevistas con actores claves, prensa, mapas perceptuales, marchas exploratorias, grupos de trabajo temĂĄticos, etc. Â&#x2021; 6RQYDULDGDVHQODPHGLGDTXHDEDUFDQORVREMHWLYRVVHxDODGRV anteriormente, como datos sobre delincuencia, temor, respues-


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

vuelven sobre lo mismo (â&#x20AC;&#x153;nivel de saturaciĂłnâ&#x20AC;?) y no aportan nada nuevo, entonces se ha alcanzado el lĂ­mite de lo necesario y ORVXĂ&#x20AC;FLHQWH

MARCHA EXPLORATORIA Consiste en reunir un grupo de personas (alrededor de 10). Pueden ser heterogĂŠneos o seleccionar sus integrantes por edad, gĂŠnero, interĂŠs comĂşn, etc., de acuerdo a lo que se quiere analizar de una misma zona geogrĂĄďŹ ca, con quienes se analiza los lugares de mayor peligro y victimizaciĂłn o temor, segĂşn su percepciĂłn (a travĂŠs de entrevistas -grupales o individuales-, encuestas, dibujos, fotografĂ­as, collages, etc.). Una vez identiďŹ cadas estas zonas, son recorridas durante diversos momentos del dĂ­a o en jornadas distintas (jornadas laborales, ďŹ n de semana, etc.) y se veriďŹ ca con el grupo la validez de su percepciĂłn. DespuĂŠs se establece un mapa de los lugares efectivamente fuentes de peligro y victimizaciĂłn. Posteriormente se invita a las autoridades locales o nacionales involucradas a recorrer los mismos espacios con el grupo y ver quĂŠ soluciones pueden aportar a los problemas veriďŹ cados.

tas institucionales o de la sociedad civil, lugares peligrosos, grupos vulnerables y actores organizados de la delincuencia. Â&#x2021; ([SUHVDQ PHGLGDV \ WHQGHQFLDV DFHUFD GH XQD VLWXDFLyQ IUHcuente y su evoluciĂłn, y no de hechos esporĂĄdicos. Por ejemplo, interesa la evoluciĂłn de atentados a la propiedad o del FRQVXPRRPRGDOLGDGHVGHOWUiĂ&#x20AC;FRGHGURJDV\QRXQKHFKR inusitado o poco comĂşn aun cuando se vincule con el tema. Â&#x2021; 5HĂ HMDQODRSLQLyQGHGLYHUVRVVHJPHQWRVVRFLDOHV\GHORVDFtores: jĂłvenes, niĂąos, mujeres, comerciantes, tercera edad, sectores acomodados o pobres, trabajadores informales, etc. Â&#x2021; 5HSUHVHQWDQFRQVHQVRVHQWUHORVVRFLRVSDUWLFLSDQWHV\YLVLRnes compartidas progresivamente por la mayorĂ­a de la poblaciĂłn. Estas informaciones deben ser asumidas no sĂłlo por el lĂ­der local y su equipo tĂŠcnico, sino tambiĂŠn por los socios que tendrĂĄn un rol clave en la estrategia. La bĂşsqueda del acuerdo de los habitantes facilitarĂĄ considerablemente la implementaciĂłn de la estrategia. Otras caracterĂ­sticas son: Â&#x2021; /XHJRGHSURFHVDGRVORVGDWRVVHSUHVHQWDQHQXQIRUPDWRDFcesible y claro que evidencia las preocupaciones principales, los aspectos mĂĄs relevantes de la delincuencia local y del temor, los factores locales de protecciĂłn y de riesgo relevantes. Se debe evitar elaborar informes extensos. Para ello se pueden emplear JUiĂ&#x20AC;FDV\WDEODV Â&#x2021; 3XHGHQ DFWXDOL]DUVH UHJXODUPHQWH SDUD LQIRUPDU D ORV VRFLRV de nuevos desarrollos, desempeĂąos, progresos, evaluaciones de impacto, logros, y para ajustar estrategias y actividades cuando sea necesario. Â&#x2021; 6RQVXĂ&#x20AC;FLHQWHVSDUDSHUPLWLUXQDHODERUDFLyQGHHVWUDWHJLDORFDO GH VHJXULGDG $TXt FRQYLHQH DSOLFDU XQ FULWHULR GH VXĂ&#x20AC;FLHQFLD que ayuda a delimitar hasta cuĂĄndo buscar o profundizar sobre un tĂłpico particular. Cuando los antecedentes que se reĂşnen

2.4. LOS PASOS DEL DIAGNĂ&#x201C;STICO Los pasos principales son: Â&#x2021; Â&#x2021; Â&#x2021; Â&#x2021;

(VWDEOHFHUHOJUXSRJXtDSDUDHOGLDJQyVWLFR 'LVHxDUHOGLDJQyVWLFRVXDOFDQFH\VXVLQGLFDGRUHV ,PSOHPHQWDUHOGLDJQyVWLFR $QDOL]DU ORV UHVXOWDGRV HVFULELU HO LQIRUPH \ GHYROYHU OD LQIRUPDFLyQDODFRPXQD

Realizar un diagnĂłstico implica tiempo, ademĂĄs de recursos humaQRV\Ă&#x20AC;QDQFLHURV/DSUHVHQFLDGHXQHTXLSRWpFQLFRORFDOFDSD] de coordinar el trabajo de los socios en el diagnĂłstico es impresFLQGLEOH 3RU HQGH VH UHTXLHUH XQ Ă&#x20AC;QDQFLDPLHQWR TXH DVHJXUH OD disponibilidad de este equipo. Desde el inicio se debe asumir que un diagnĂłstico participativo serio requiere no menos de cuatro a seis meses, segĂşn la experiencia internacional, si se parte de cero (Shaw, 2001; FESU, 2008). El error a evitar es la delegaciĂłn total del diagnĂłstico en un grupo GH H[SHUWRV 6L KD\ UHFXUVRV Ă&#x20AC;QDQFLHURV XQR R GRV HVSHFLDOLVWDV pueden apoyar el proceso, profundizando ciertos aspectos, pero no sustituir el diagnĂłstico colectivo.

2.5. PASO 1: FORMAR Y ESTABLECER EL GRUPO GUĂ?A (OSULPHUSDVRHQODUHDOL]DFLyQGHOGLDJQyVWLFRHVGLVHxDUOR 6HWUDWDGHXQDWDUHDGHOHTXLSRWpFQLFRTXHSDUDOOHYDUODD FDERHOLJHXQ´*UXSR*XtDÂľ ÂżQuienes componen este Grupo GuĂ­a? Actores comunales involucrados en la tarea de seguridad, es decir, los principales responsables del conjunto de programas y proyectos que apuntan a la prevenciĂłn en un municipio o en el ĂĄrea de estudio: encargados de la prevenciĂłn de consumo de drogas y alcohol, monitores o educadores de jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo, mujeres lĂ­deres de prevenciĂłn de la violencia intrafamiliar (VIF), mediadores recoQRFLGRV SROLFtDV DFWRUHV GH OD VRFLHGDG FLYLO \R DOJXQRV UHSUHsentantes de la comunidad, en particular uno o dos representantes de la juventud. Este grupo guĂ­a, una vez terminado el diagnĂłstico, puede cumplir otras funciones, ya sea en los grupos de trabajo o grupos territoriales. ActuarĂĄn como facilitadores de este proceso buscando la legitimidad ante la comunidad. Su tarea va a ser guiar, monitorear y difundir los avances del diagnĂłstico de seguridad loFDOGHVGHHOSULQFLSLRKDVWDHOĂ&#x20AC;QDO

47


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

SEGURIDAD DE LAS MUJERES EN DELHI El desarrollo de Dehli ha causado que ĂŠsta sea una de las ciudades que mĂĄs rĂĄpido crece en el mundo. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos realizados, sigue siendo la ciudad mĂĄs insegura de India, con los mĂĄs altos Ă­ndices de crĂ­menes contra mujeres. Las mujeres en Delhi deben tomar medidas de precauciĂłn las que coartan de muchas maneras sus vidas. Por esto se ha implementado la campaĂąa de Delhi Segura (lanzada por JAGORI), centrando la atenciĂłn en la poblaciĂłn mĂĄs vulnerable: los pobres, mujeres y gente mayor. Las mujeres son las que se han visto mĂĄs afectadas por esta sociedad patriarcal y han sido amenazadas de ser atacadas por haber infringido ciertas normas sociales. Con esta situaciĂłn, se han visto violentadas y sus derechos han sido restringidos. La campaĂąa Delhi Segura se basa en tres consignas: s ,AVIOLENCIAYAMENAZAENLAVĂ&#x201C;APĂ&#x17E;BLICACONSTITUYEUNPROBLEMAGRAVE s ,AVIOLENCIAYFALTADESEGURIDADNOESSĂ&#x2DC;LOUNvPROBLEMADEMUJERESv sino una consecuencia de los modelos de urbanizaciĂłn dominantes, reďŹ&#x201A;ejo de la cultura de la ciudad y violaciĂłn de los derechos de las mujeres s )NVOLUCRARALOSCIUDADANOSENELTEMADELA3EGURIDAD0Ă&#x17E;BLICA La campaĂąa espera involucrar a todos los ciudadanos, que la mujer no SEAVISTACOMOELhSEXODĂ?BILvENTEMADESEGURIDAD EINVOLUCRARALA policĂ­a con el apoyo correspondiente. Lo anterior se pretende lograr con programas como: trabajo cooperativo con la policĂ­a, con jĂłvenes en el TEMADESEGURIDADENĂ&#x2C6;REASPĂ&#x17E;BLICAS SENSIBILIZARALhCIUDADANOCOMĂ&#x17E;Nv dando informaciĂłn en los centros comerciales, autos, etc., organizando talleres, disponiendo de un sitio web para la campaĂąa. La campaĂąa utiliza las auditorĂ­as de seguridad (marchas exploratorias) como medio para explorar los factores de violencia y las posibles acciones PARACAMBIARLOS YCREARUNAALERTAPĂ&#x17E;BLICAYCOMPROMISOPARAIMPLEMENtar acciones a nivel local y de polĂ­ticas. Ă&#x2030;stas se realizaron a la hora que COMENZABAAOSCURECERENLOSSECTORESPĂ&#x17E;BLICOS YSECATEGORIZARONDELA siguiente manera los temas identiďŹ cados en ellas:

s %LESTADODEAMBIENTE TALESCOMOLACONDICIĂ&#x2DC;NYUBICACIĂ&#x2DC;NDELAILUminaciĂłn, pavimentos, paraderos, disponibilidad y condiciĂłn de baĂąos PĂ&#x17E;BLICOS MANTENCIĂ&#x2DC;NDEPARQUES Ă&#x2C6;RBOLESOARBUSTOSQUECRECENDEmasiado y obstruyen, terrenos baldĂ­os, ediďŹ cios abandonados, ĂĄreas de estacionamiento s 5BICACIĂ&#x2DC;NDECABINASTELEFĂ&#x2DC;NICAS TIENDASYGARITASDEPOLICĂ&#x201C;AS s ÂŤREASQUESONUSADASONOPORHOMBRESOMUJERES s 0ERCEPCIĂ&#x2DC;N DE LAS MUJERES ACERCA DE LA SEGURIDAD Y LOS MODELOS DE utilizaciĂłn del espacio Resultados: s )LUMINACIĂ&#x2DC;NPĂ&#x17E;BLICAPROBLEMAGENERALIZADO ESESCASAENMUCHOSLUgares y las mujeres entrevistadas evitan dichos lugares s 0ARADEROSLUGARESDEALTORIESGO SINILUMINACIĂ&#x2DC;N s #ALLES Y CAMINOS OSCUROS SE EVITAN A TODA COSTA SOBRE TODO DENTRO de las colonias, son lugares donde por lo general han sufrido acoso, agresiĂłn verbal y fĂ­sica s #ALLESENMALESTADOUHOYOSENELPAVIMENTODIlCULTANALAHORADE escapar de un atacante s %STACIONAMIENTOS OTRA ZONA DE ALTO RIESGO %N ELLOS EXISTEN POCOS guardias, zonas oscuras y solitarias. TambiĂŠn es mayor el problema en los estacionamientos subterrĂĄneos donde un grito no se escucha desde afuera s %NLOSMETROSTAMBIĂ?NEXISTENPROBLEMAS PEROLASTIENDASQUEPERMAnecen abiertas junto con el metro dan cierta sensaciĂłn de seguridad s 4ERRENOSBALDĂ&#x201C;OS EDIFICIOSDEMOLIDOSTODASLASMUJERESLOSRECOnocieron como lugares inseguros, que dificultan el paso de peatones s "AĂ&#x2014;OS PĂ&#x17E;BLICOS LOS EXISTENTES SON OSCUROS Y SUCIOS SIN AUXILIAR QUE atienda. No se usan s %SPACIOSPREDOMINANTEMENTEDEHOMBRESSONGENERALMENTEEVITADAS por las mujeres y dudan al tener que acercarse a ellos s 0OLICĂ&#x201C;ASYGUARDIASAUMENTANELSENTIMIENTODESEGURIDAD s ÂŤREASCOMERCIALESSEVELAPRESENCIADEMUJERESSEGĂ&#x17E;NLOQUESEVENda en ellos

DTC Terminal To J.J. Colony

oad

la R Nare

To J.J. Colony

A Block

B Block

E Block

No se cierran las puertas de los baĂąos. Generalmente los varones se comportan inadecuadamente con las damas

B Block

E Block

D Block

E Block

D Block

E Block

D Block

D Block

SĂłlo se presentan en las calles mujeres que pertenecen a una comunidad de desempeĂąo tradicional Zonas de agua usadas por las mujeres. Mujeres acosadas por niĂąos de la villa cercana

B Block

E Block

B Block

A Block

Ă rea oscura y desierta Usada como baĂąo abierto cuando oscurece

E Block

E Block

Poca circulaciĂłn de personas a toda hora Muchos tiendas de licor sin patente en el ĂĄrea No hay barreras alrededor del ĂĄrea residencial

Gran ĂĄrea de pasto salvaje en el ĂĄrea del parque

Fuente: Jagory, 2007.

48

ExcavaciĂłn en el camino con pilares tendidos sobre el suelo

Sin luminarias en carriles interiores

Grandes y extensas ĂĄreas agrĂ­colas adjuntas al ĂĄrea residencial. Zona usada como baĂąo abierto cuando oscurece

Todas las Baratghars en construcciĂłn.

Cabinas telefĂłnicas con seĂąales claras


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

2.5.1. ÂżCon quĂŠ criterios elegir los representantes de la comunidad para el Grupo GuĂ­a?

Territorio y formas de entrar en ĂŠl

La selecciĂłn de los participantes del grupo guĂ­a va a condicionar el acceso a personas o grupos a travĂŠs de las encuestas o entrevistas o consultas o diĂĄlogos comunitarios. Por lo tanto es fundamental HOHJLUELHQORVUHSUHVHQWDQWHVFRPXQLWDULRVFODULĂ&#x20AC;FDQGRODQRFLyQ de â&#x20AC;&#x153;comunidadâ&#x20AC;? cuando se habla de delincuencia. La comunidad HQHVWHFDVRVHUHĂ&#x20AC;HUHQRWDQWRDJUXSRVTXHYLYHQHQXQDPLVPD iUHDJHRJUiĂ&#x20AC;FDVLQRD´JUXSRVGHLQWHUHVHVÂľFRQHFWDGRVFRQORV efectos de la criminalidad. Son â&#x20AC;&#x153;los grupos de personas que comSDUWHQXQLQWHUpVRXQDFDUDFWHUtVWLFDTXHOHVFRQĂ&#x20AC;HUHXQDRSLQLyQ particular en materia de criminalidad o de su prevenciĂłnâ&#x20AC;? (FESU, 2008: 30).

Una de las mayores diďŹ cultades son, muchas veces, las diferentes percepciones y deďŹ niciones sobre los lĂ­mites de un territorio o de un barrio: sean los administrativos o los establecidos por distintos servicios (educaciĂłn, salud, etc.) o aquellos de las organizaciones locales como la percepciĂłn de distintos grupos al interior como al exterior del sector seleccionado. Sin embargo, deďŹ nirlo en base a los objetivos como a los grupos con los que se trabaja es fundamental, ya que puede ser contra/DGHĂ&#x20AC;QLFLyQVHDSOLFDDJUXSRVTXHVRQYtFWLPDVKDELWXDOHVGHOD producente para las personas sentirse excluidas delincuencia -por ejemplo comerciantes o residentes de algunas del territorio que consideran como su barrio o ĂĄreas que son blanco habitual de la delincuencia-, a grupos que que les incluyan burocrĂĄticamente otras que los son a la vez vĂ­ctimas y victimarios- como los jĂłvenes- pero que habitantes perciben como ajenas. estĂĄn interesados en comprometerse en prevenir la delincuencia o la violencia, a grupos de mujeres interesadas en prevenir la VIF, a minorĂ­as estigmatizadas que buscan la inclusiĂłn, etc. Al inicio, con el equipo tĂŠcnico, el grupo guĂ­a diseĂąa el diagnĂłsWLFRORGLQDPL]DORPRQLWRUHD\Ă&#x20AC;QDOPHQWHYDOLGDORVUHVXOWDGRV por entregar al municipio y a la poblaciĂłn. El grupo guĂ­a serĂĄ compuesto, dependiendo de la dimensiĂłn de la comuna, de un mĂĄximo de 10 a 15 personas. 2.5.2. Los riesgos de la exclusiĂłn de los jĂłvenes

La exclusiĂłn de los jĂłvenes, bajo el pretexto de que no se interesan o son un grupo de difĂ­cil manejo es una prĂĄctica a evitar. En ocasiones algunos delitos, conductas de riesgo y comportamientos incĂ­vicos de jĂłvenes constituyen elementos centrales en la percepciĂłn del temor de la poblaciĂłn y son el foco de las polĂ­ticas de prevenciĂłn. En LatinoamĂŠrica la mayorĂ­a de los infractores y la desproporcionada tasa de vĂ­ctimas varones se relaciona con menores y jĂłvenes entre 15 y 30 aĂąos, que representa casi 40% de la SREODFLyQPHQRUDDxRV/DWHQGHQFLDGHPRJUiĂ&#x20AC;FDHQODUHJLyQ muestra un aumento sostenido de la poblaciĂłn en alto riesgo (varones entre 15 y 29 aĂąos), amenazando el capital humano en las

comunidades. De esta forma, la presencia juvenil (adolescentes y jĂłvenes adultos) es un imperativo para entender su cultura, expectativas y comportamientos, los niveles de discriminaciĂłn hacia ellos y su percepciĂłn de la inseguridad, entre otras materias. AdemĂĄs, teniendo en cuenta que con frecuencia la mayorĂ­a de las acciones de prevenciĂłn van a dirigirse a jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo, hay que legitimarlas mediante una empatĂ­a mĂ­nima con el segmento juvenil. Es necesario promover la participaciĂłn de los jĂłvenes en consideraciĂłn a sus necesidades e intereses.

2.6. PASO 2: DISEĂ&#x2018;AR EL PROCESO 2.6.1. Los aspectos principales del proceso

El grupo guĂ­a diseĂąa el proceso de diagnĂłstico, lo que implica: Â&#x2021; 'HĂ&#x20AC;QLU HO HVSDFLR WHUULWRULDO GHO GLDJQyVWLFR. En una comuna urbana de gran tamaĂąo (mayor que un millĂłn de habitantes), es prĂĄcticamente imposible realizar el diagnĂłstico si-

PARTICIPACIĂ&#x201C;N DE COMUNIDADES DE INTERĂ&#x2030;S â&#x20AC;&#x153;La principal diďŹ cultad es identiďŹ car las comunidades en cuestiĂłn (de interĂŠs) y encontrar el mejor medio de asegurar su participaciĂłn. No es realista ni necesario hacer participar al mismo nivel a todas las comunidades en cada etapa, pero tampoco es posible tener reglas ďŹ jas sobre quiĂŠn debe participar y en quĂŠ momento. Las ciudades deben decidirlo individualmente, tomando en cuenta la estructura demogrĂĄďŹ ca, las especiďŹ cidades locales, asĂ­ como los problemas que surgen durante el diagnĂłstico. Un anĂĄlisis de las â&#x20AC;&#x2DC;partes involucradasâ&#x20AC;&#x2122; puede ser muy Ăştil para identiďŹ car aquellas cuyo interĂŠs es importante y adquirir una comprensiĂłn de los papeles y contribuciones potencialesâ&#x20AC;?(FESU, 2008).

49


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

multรกneamente en todas las รกreas. En este caso se circunscribe el diagnรณstico inicial a los sectores juzgados prioritarios, dejando otras zonas para una fase posterior con equipos apropiados. Por ejemplo, se puede decidir que el centro de la comuna, por su valor estratรฉgico y simbรณlico, serรก privilegiado, o bien que las zonas de barrios deteriorados serรกn prioritarios. Lo importante HVร€MDUELHQORVOtPLWHVUD]RQDEOHVGHOHVSDFLRHQHOFXDOVHOOHYD a cabo el diagnรณstico. ,QFOXVLYHXQDYH]GHร€QLGDHOiUHDVHSXHGHH[FOXLUDOJXQRVEDrrios juzgados demasiado crรญticos, y dejar su anรกlisis para un HVWXGLRHVSHFtร€FRSRVWHULRU ย‡ Elaborar el calendario de actividades 8QD SODQLร€FDFLyQ apropiada y realista, a la luz de los medios disponibles y los FAVORECER LA PARTICIPACIร“N JUVENIL La ciudad de Ottawa, en Canadรก, en la realizaciรณn de un diagnรณstico de seguridad, procediรณ a inducir la participaciรณn juvenil utilizando ONG especializadas en el trabajo con jรณvenes de varias comunidades de inmigrantes. A travรฉs de este mรฉtodo, logrรณ en 2005 la participaciรณn de los jรณvenes de grupos รฉtnicos representativos de toda la ciudad (City Council, Ottawa). En la regiรณn canadiense de Kitchener Waterloo, el Silicon Valley canadiense, para facilitar el diรกlogo intergeneracional, los responsables municipales lanzaron una campaรฑa de no discriminaciรณn juvenil que obligaba a la actitud โ€œadultocentristaโ€ a corregir sus prejuicios (City Council, Kitchener Waterloo).

ยฉ Prefectura de Recife, Proyecto Urbal Espacios Pรบblicos y Cohesiรณn Social 2007

En Recife algunos grupos municipales proceden a un diagnรณstico y un rediseรฑo de los espacios pรบblicos con jรณvenes adolescentes, incluidos aquellos de la calle, para reevaluar el uso del territorio de modo mรกs afรญn a los jรณvenes (Observaciรณn directa).

Recife: jรณvenes realizan mapa de su barrio.

50

plazos requeridos, es clave para evitar que el diagnรณstico se transforme en un obstรกculo, postergando las etapas y pasos posteriores de diseรฑo de polรญticas o planes, la ejecuciรณn de los mismos y su evaluaciรณn. ย‡ $FRUGDU ODV UHVSRQVDELOLGDGHV PRGDOLGDGHV GH WUDEDMR \GHร€QLFLyQGHSDXWDV: si hay grupos de trabajo, encuestas, grupos focales, marchas exploratorias, โ€œmapas perceptualesโ€, HWFRVLKD\ORTXHHVGHVHDEOHJUXSRVHVSHFtร€FRVTXHFRQVXOtar. Encuestas y grupos focales requieren de especialistas que pueden ser estudiantes si estรกn bien guiados. Un ejemplo de decisiรณn en esta etapa es cรณmo se va a recoger la opiniรณn de jรณvenes y quiรฉn lo va a hacer. ย‡ 3UHSDUDU SURSRQHU \ SURPRYHU OD DSUREDFLyQ GHO SUHVXSXHVWR TXH DVHJXUD VX HMHFXFLyQ 6H GHEH JDUDQWL]DU HO VXHOGR GH ORV IXQFLRQDULRV \ SURIHVLRQDOHV YLQFXODGRV DO GLDJQyVWLFR\KDFHUDSUREDUHOSUHVXSXHVWR si hay gastos que superan el simple pago de los salarios de funcionarios. ย‡ 'HWHUPLQDU HO DOFDQFH WHPiWLFR. ร‰sta es una tarea estratรฉgicamente relevante que puede ayudar a ahorrar esfuerzos y PHGLRV\DTXHREOLJDDGHร€QLUORVHMHVVREUHORVFXDOHVVHFRQVtruirรกn propuestas y cursos de acciรณn en el futuro. Es por esta razรณn que se describe en mรกs detalle a continuaciรณn. 2.6.2. El alcance temรกtico

El alcance temรกtico es fundamental, porque permite entender lo que el diagnรณstico va a medir y analizar. Hay temas que son imprescindibles, las principales formas y envergadura de la victimizaciรณn y la incidencia de los factores de riesgo mรกs frecuentes, mientras otros que pueden dejarse para una etapa ulterior o un estudio de profundizaciรณn en razรณn de su complejidad. La selecciรณn de los temas se hace antes del diagnรณstico, en funciรณn de la situaciรณn local y de las prioridades del gobierno de la ciudad. Los temas que pueden ser abordados y analizados se presentan reagrupados en torno a cuatro perspectivas: las prioridades locales, las victimizaciones y los victimarios, los factores de riesgo y SURWHFFLyQ\ร€QDOPHQWHFXDQGRVHMXVWLร€FDHOWHPRU 2.6.2.1. Las prioridades locales

Las prioridades de la poblaciรณn o de los diversos sectores residenciales en el รกrea de estudio en materia de victimizaciรณn y situaciones de vulnerabilidad que los habitantes consideran como intolerables, exigiendo su reducciรณn o eliminaciรณn porque perciben que entorpecen la calidad de vida y generan miedo.


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

MODELO ECOLĂ&#x201C;GICO DE FACTORES QUE INCIDEN EN LA RESILIENCIA Sociedad en general

ue Esc

nc Creretamias y ien o t mp

Influencias

os

po yo,

.

ne ra les ,e

ea

etc

sd

s,

tc.

etc.

l , e es, tc.

l Va n e cre

s

r ola esc

AĂşn cuando ciertas formas de violencia -como la violencia domĂŠstica- no se encuentren consideradas en el CĂłdigo Penal en algunos

ore Val

2.6.2.2. Las victimizaciones y victimarios

al

o cia res persona s Facs, habilidadeos tores intern fa F s mi actore iv a s externo ctat l i a es res, e p io x normas, e ,e vic xis ser ten , ed s cia d a e ios e personas guĂ­ sg de ica m com Ăł unic con aciĂłn, condiciones e

,m ra ltu Cu

AdemĂĄs, teniendo en cuenta que con frecuencia la mayorĂ­a de las acciones de prevenciĂłn van a dirigirse a jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo, hay que legitimarlas mediante una empatĂ­a mĂ­nima con el segmento juvenil. Si los jĂłvenes no quieren participar (situaciĂłn frecuente), la inducciĂłn puede funcionar, por ejemplo, a travĂŠs de ONG que trabajan con ellos.

loc

Factores organicos

cas PolĂ­ti

Estas prioridades -a menudo heterogĂŠneas en funciĂłn de las zonas JHRJUiĂ&#x20AC;FDVRGHORVVHFWRUHVVRFLDOHVGHEHQVHULGHQWLĂ&#x20AC;FDGDVELHQ delimitadas y priorizadas, segĂşn sectores sociales afectados y sus respuestas rĂĄpidamente elaboradas.

la y comunidad Familia

co

Entrar a trabajar en un barrio no siempre es fĂĄcil. Descubrir las â&#x20AC;&#x153;puertasâ&#x20AC;? y desarrollar estrategias para ingresar puede ser muy determinante para los resultados, en especial en sectores vulnerables donde hay larga historia de abandonos y fracasos que a menudo se repiten.

Fuente: ONU-Habitat, 2007.

SDtVHVRELHQQRVHWLSLĂ&#x20AC;TXHQFRPR´GHOLWRÂľSHURVtFRPR´IDOWDÂľ la unidad de anĂĄlisis bĂĄsica aquĂ­ es el â&#x20AC;&#x153;suceso criminalâ&#x20AC;? (que provoca daĂąo a la comunidad o las personas). De cualquiera forma, esto supone al menos tres categorĂ­as de anĂĄlisis: â&#x20AC;&#x153;circunstancias GHOVXFHVRÂľ´DXWRUGHOLQFXHQWHRJUXSRYXOQHUDEOHÂľ\´YtFWLPDÂľ

LA MULTICAUSALIDAD Y LA RESILIENCIA LOCAL FACTORES DE RIESGO s%SPACIOSMALPROTEGIDOSODETERIORADOS s"ARRIOSDETERIORADOSSOCIALMENTEYESTIGMATIZADOS s,AVIOLENCIAESCOLARYLABAJACALIDADDEALGUNASESCUELAS s,UGARESDEDISTRIBUCIĂ&#x2DC;NOVENTADEDROGASLĂ&#x201C;CITASALCOHOL O ilĂ­citas s%SPACIOSDEINSERCIĂ&#x2DC;NENLAPROSTITUCIĂ&#x2DC;NDEMENORES s%SPACIOSDEVENTAOREDUCCIONDEOBJETOSROBADOS s$ISCRIMINACIĂ&#x2DC;NHACIAJĂ&#x2DC;VENES s$ISCRIMINACIĂ&#x2DC;NHACIAOTROSEGMENTOSOCIAL s#ARENCIADEESPACIOSDEESPARCIMIENTOJUVENIL s3ITUACIĂ&#x2DC;N DE CESANTĂ&#x201C;A DE LARGA DURACIĂ&#x2DC;N DE JĂ&#x2DC;VENES ADULtos s#ONDUCTASDERIESGO COMOJĂ&#x2DC;VENESLIGADOSAACTIVIDADES del trĂĄďŹ co de drogas, desertores escolares, individuos o grupos de alcohĂłlicos de calle, consumidores abusivos de drogas ilĂ­citas,microtraďŹ cantes adultos, pandillas violentas s&ALTADEACCESOASISTEMADEJUSTICIA s !USENCIADEESPACIOSLEGĂ&#x201C;TIMOSDERESOLUCIĂ&#x2DC;NDECONmICTOS a nivel comunitario s )DENTIDADESIMPUESTAS ENPARTICULARDEADULTOSAJĂ&#x2DC;VENES s6IOLENCIAINTRAFAMILIARYENLASRELACIONESENTREVECINOS

FACTORES DE PROTECCIĂ&#x201C;N s ,OSESPACIOSPĂ&#x17E;BLICOSFUENTESDECOHESIĂ&#x2DC;N s 3ERVICIOSURBANOS SOCIALESODEESPARCIMIENTO ACCESIBLESY equipados s ,ASPOLICĂ&#x201C;ASVERIlCACIĂ&#x2DC;NDELADOTACIĂ&#x2DC;NYDELARELACIĂ&#x2DC;NCONLAPOBLAciĂłn s ,AJUSTICIADOTACIĂ&#x2DC;N IMAGEN ElCIENCIA JUSTICIAALTERNATIVA s %LCONJUNTODEPROGRAMASYPROYECTOSDEPREVENCIĂ&#x2DC;NEFECTIVA s #ENTROSYPRĂ&#x2C6;CTICASDEAPOYOYCENTROSDEREFUGIOPARAMUJERESVĂ&#x201C;CTImas de VIF s %VENTOSSIMBĂ&#x2DC;LICOSCARNAVAL lESTASLOCALESORELIGIOSAS REGULARES que contribuyen a la cohesiĂłn social s ,APRESENCIADEOFERTALABORALINTERESANTEPARAJĂ&#x2DC;VENES s 0RESENCIADEGRUPOSORGANIZADOSPARALAPREVENCIĂ&#x2DC;NMONITORASDE VIF, por ejemplo) s 3ISTEMASDESEGURIDADPRIVADOSACTUANDOEFECTIVAMENTESOBREEL territorio comunal s %XISTENCIADEJUNTASDEVECINOS CLUBESDEPORTIVOS ORGANIZACIONESDE la tercera edad, grupos de artistas y artesanos, etc s !CTIVIDADESDECAPACITACIĂ&#x2DC;NPARADISTINTOSGRUPOSDELACOMUNIDAD s %SCUELASQUECUENTENCONSISTEMASDEAPOYOPARANIĂ&#x2014;OSYFAMILIASEN riesgo s %SPACIOSDERECREACIĂ&#x2DC;NYDIVERSIĂ&#x2DC;NPARANIĂ&#x2014;OSYJĂ&#x2DC;VENES

51


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CARACTERĂ?STICAS-TIPO DE VICTIMIZACIĂ&#x201C;N / VĂ?CTIMA s Sucesos criminales recu-

s s

s s s s s s

rrentes 6Ă&#x201C;CTIMASFRECUENTESSEGĂ&#x17E;N tipos de delitos $ELITOSVIOLENTOSCONTRA personas en espacios pĂşblicos $ELITOSCONTRALAPROPIEDAD 6IOLENCIADOMĂ?STICA 6IOLENCIAESCOLAR 6IOLENCIASEXUAL !BUSODEMENORES &ORMASDEEXPLOTACIĂ&#x2DC;NY discriminaciĂłn

CARACTERĂ?STICAS-TIPO DEL VICTIMARIO-AUTOR O DELINCUENTE O POTENCIAL DELINCUENTE s$ELINCUENTESFRECUENTESEN el ĂĄrea del diagnĂłstico s 0ERlLDEDELINCUENTES involucrados en delitos en espacios pĂşblicos s 0ERlLDEDELINCUENTESINVOLUcrados en delitos contra personas y contra la propiedad s -ENORES ADOLESCENTESY jĂłvenes en conďŹ&#x201A;icto con la ley s !UTORESDEVIOLENCIADOMĂ?Stica, sexual s .ARCOTRĂ&#x2C6;lCANTES s 0ERlLDEINVOLUCRADOSEN redes de explotaciĂłn sexual y de menores

CARACTERĂ?STICAS-TIPO DE HECHOS O VICTIMIZACIĂ&#x201C;N EN EL Ă REA DE DIAGNĂ&#x201C;STICO s ,UGARES HORARIOS DĂ&#x201C;AS MANIFESTACIONESYATRIBUTOS 2.6.2.3. Factores de riesgo y protecciĂłn

Los factores de riesgo y de protecciĂłn, en una perspectiva que asume la multicausalidad de la delincuencia y de la violencia, son H[SUHVLRQHV \ UHĂ HMDQ DTXHOODV VLWXDFLRQHV DJHQWHV R HOHPHQWRV que propician, facilitan o precipitan la apariciĂłn de conductas, entornos o realidades indeseadas y que se asocian a grupos en riesgo o vulnerables. Frecuentemente se reconocen vinculadas a las causas de la criminalidad y de la resiliencia del entorno local que permite evitarla o prevenirla. En este caso, es importante tener en cuenta que esta modalidad de diagnĂłstico se orienta a LGHQWLĂ&#x20AC;FDU HVWRV IDFWRUHV D QLYHO ORFDO \ QR DTXHOORV TXH VRQ HVtructurales, frente a los cuales las personas y un gobierno local no SXHGHLQĂ XLUVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDPHQWHFRPRODSREUH]D\ODGHVLJXDOGDG socioeconĂłmica. Al adoptar esta perspectiva se acepta implĂ­citamente que no hay una causa que pueda explicar un tipo de delincuencia o violencia, sino TXHORVFRPSRUWDPLHQWRVGHTXLHQHVWiHQFRQĂ LFWRFRQODOH\VRQ el producto de varios factores que la criminologĂ­a llama factores de riesgo, por ello se orienta mĂĄs a un grupo que a un individuo. 2.6.2.4. El temor

Es normal que las personas sientan algĂşn grado de temor e incertidumbre, pero cuando ĂŠste alcanza niveles importantes, cuando aumenta a niveles no vistos anteriormente, cuando las personas

52

llegan a evitar ciertos lugares o dejar de usar el espacio pĂşblico y dejan de relacionarse por miedo a ser vĂ­ctimas de la delincuencia, se recluyen y buscan protecciĂłn, entonces el temor es un indicativo de la percepciĂłn de riesgo y vulnerabilidad. Aun cuando se trate de un sentimiento o evaluaciĂłn subjetiva de la poblaciĂłn y en ocasiones no estĂŠ ligado directamente al nivel de victimizaciĂłn, ĂŠsta es una dimensiĂłn relevante en un diagnĂłstico. El temor es un factor que interviene mucho en el clima de conĂ&#x20AC;DQ]DHQWUHORVSHUVRQDV\HQWUHODSREODFLyQHLQVWLWXFLRQHV\DXtoridades pĂşblicas. Abordarlo lĂşcidamente, distinguiĂŠndolo de la victimizaciĂłn, evita confusiones y permite visualizar las prioridades GHODJHQWH/RVSULQFLSDOHVWHPDVTXHVHUHĂ&#x20AC;HUHQDOWHPRUVRQHO objeto del temor (de quĂŠ se tiene temor y por quĂŠ), los grupos mĂĄs temerosos, los espacios y lugares temidos (durante el dĂ­a, en la tarde o de noche) y los actores clave en la expansiĂłn del temor (medios de comunicaciĂłn, comerciantes locales, etc.). 2.6.3. Los instrumentos de trabajo

Tanto al aplicar las tĂŠcnicas como al momento del anĂĄlisis de los datos, es recomendable apoyarse en personas con formaciĂłn en ciencias sociales. Por ello, en un diagnĂłstico es importante contar con equipos interdisciplinarios que ayuden a explotar la baterĂ­a de instrumentos posibles. Por ejemplo: Â&#x2021; 6LH[LVWHQSDQGLOODVYLROHQWDVHVFRQYHQLHQWHRUJDQL]DUXQJUXpo formado por jĂłvenes, educadores, ONG o similares, servicios de prevenciĂłn y eventualmente policĂ­as que analicen estos hechos e inviten a entablar un diĂĄlogo con los pandilleros, sus familias y sus barrios. Â&#x2021; 6L VH FRQRFH OD SUHVHQFLD GH PLFURWUDĂ&#x20AC;FDQWHV FX\D YHQWD HVWp destinada al consumo de los habitantes del barrio, organizar XQJUXSRGHGLVFXVLyQFDSD]GHGLDORJDUFRQHVWRVPLFURWUDĂ&#x20AC;cantes para entender el tipo de droga, el tipo de consumidor, la alternativa econĂłmica potencial. Monitores de centros de prevenciĂłn pueden conducir estos grupos. En algunos casos conviene utilizar, si los medios existen, grupos focales (â&#x20AC;&#x153;focus groupâ&#x20AC;?) o pequeĂąas encuestas de opiniĂłn focalizadas sobre un segmento o zona determinada con la asesorĂ­a de expertos en el tema y la ayuda de estudiantes. Las entrevistas en profundidad a vĂ­ctimas, para complementar las estadĂ­sticas policiales y llenar vacĂ­os de informaciĂłn consultando experiencias ciudadanas en tĂŠrminos de victimizaciĂłn constituyen un instrumento potente. Corresponden a entrevistas cara a cara utilizando un cuestionario estructurado. Consumen mucho tiempo, pero las encuestas a vĂ­ctimas, por ejemplo, entregan informaciĂłn clave.


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

Frente a la variedad de mĂŠtodos de diagnĂłstico que se usan, solos o combinados, para recavar y analizar la informaciĂłn, lo importante es saber quĂŠ instrumentos sirven y cuĂĄndo usarlos en funciĂłn de los objetivos buscados, es decir, de la importancia de la temĂĄtica analizada.

OBJETO DE OBSERVACIĂ&#x201C;N Delitos Temor o inseguridad

2.6.4. El anĂĄlisis de actores

Casi en paralelo al empleo de las tĂŠcnicas de recolecciĂłn, el anĂĄlisis de los antecedentes es una actividad desde ya necesaria. Esta fase implica trabajar en una doble perspectiva. Por una parte, realizar un anĂĄlisis convencional, es decir, aplicar un conjunto de procedimientos dirigidos a revisar los datos para encontrar y destacar situaciones frecuentes, factores decisivos y causas recurrentes que explican las manifestaciones y problemas de inseguridad en una coPXQLGDG3RUODRWUDLGHQWLĂ&#x20AC;FDUFXiOHVVRQORVDFWRUHVFODYHVSDUD el desarrollo de un proyecto de prevenciĂłn del delito dentro de un territorio. Un error serĂ­a tener en cuenta tan solo a los representantes formales y olvidarse de aquellos informales que muchas veces viven en la misma comunidad. De igual forma, se debe considerar FRPR DFWRUHV YiOLGRV H LQĂ X\HQWHV WDQWR D LQVWLWXFLRQHV FRPR D personas particulares. 8QDYH]LGHQWLĂ&#x20AC;FDGRVORVLQGLYLGXRV\RUJDQL]DFLRQHVFODYHV\DVHD mediante observaciĂłn directa o conversaciones con gente de la comunidad, hay que analizar su grado de interĂŠs en la iniciativa y el rol que podrĂ­an cumplir dentro de ella. Esto permitirĂĄ tener una idea JHQHUDOGHOPDSDGHSDUWLFLSDQWHVGHOVHFWRUFRQVXVLQĂ XHQFLDV\ sus futuras responsabilidades dentro de la iniciativa. Si se desea es posible profundizar mĂĄs en el anĂĄlisis de actores, determinando el nivel de â&#x20AC;&#x153;impactoâ&#x20AC;? que pueden tener para el proyecto, asignando a cada uno un valor de acuerdo a su grado de importancia y a su grado de poder real sobre la comunidad. 2.6.5. Indicadores

La elaboraciĂłn y uso de indicadores es necesario tanto en el diseĂąo como en la mediciĂłn u observaciĂłn de ciertas variables que ayudan a seguir la evoluciĂłn de los problemas de inseguridad en un muni-

Factores de riesgo

FUENTE O METODOLOGĂ?A Â&#x2021; Denuncia de la poblaciĂłn Â&#x2021; Encuestas de victimizaciĂłn Â&#x2021;Autoreporte Â&#x2021; Encuestas de percepciĂłn Â&#x2021; Estudios cualitativos Â&#x2021; Enfoque epidemiolĂłgico estadĂ­sticos con tĂŠcnicas cuantitativas o cualitativas

Victimarios

Â&#x2021; EstadĂ­sticas de detenidos Â&#x2021;Estudios en poblaciĂłn penal Â&#x2021; Autorreporte

Efectos en la Sociedad

Â&#x2021; Estudios cualitativos o cuantitativos para medir gobernabilidad, costo del delito, magnitud de la violencia, zonas afectadas, etc

Programas y acciĂłn de las Â&#x2021;Estudios o evaluaciones para medir instituciones impacto de las intervenciones, indicadores de gestiĂłn, relaciĂłn con la comunidad, etc Recursos en Â&#x2021;DiagnĂłstico participativos la comunidad Â&#x2021; ElaboraciĂłn de historias locales Â&#x2021; Mapa de actores

cipio. Ă&#x2030;stos tambiĂŠn serĂĄn Ăştiles mĂĄs tarde, a la hora de monitorear las intervenciones que se diseĂąaron, los resultados y sus impactos. La construcciĂłn participativa de los indicadores garantiza una mayor apropiaciĂłn y compromiso de los actores respecto de los cambios que se desea lograr, y su adecuaciĂłn a las condiciones y al contexto particular de cada proyecto. La elaboraciĂłn y el uso de indicadores son pasos necesarios en el diseĂąo de un diagnĂłstico y la mediciĂłn u observaciĂłn de ciertas variables que ayudan a seguir la evoluciĂłn de los problemas de inseguridad en un municipio. Su uso en este momento es relevante, SRUTXHD\XGDQDĂ&#x20AC;MDUODIRWRJUDItDGHOPRPHQWRSDUDSURSyVLWRV de comparaciĂłn en el futuro (lĂ­nea de base). Ă&#x2030;stos tambiĂŠn serĂĄn requeridos mĂĄs tarde, a la hora de monitorear las intervenciones que se diseĂąaron, los resultados y sus impactos.

RECURSOS DE LA COMUNIDAD Es recomendable partir de las buenas prĂĄcticas y experiencias existentes a nivel local, asociĂĄndose o incorporando a las organizaciones, grupos y personas que son o pueden ser un aporte positivo. Para ello es muy importante descubrir, analizar y valorar los recursos locales. Ă&#x2030;stos pueden ser desde las historias (incluido su origen) y experiencias locales, las instituciones (iglesias, bomberos, escuelas, etc.) y organizaciones existentes (catastro incluyendo integrantes activos y actividades desarrolladas), prĂĄcticas solidarias, celebraciones y ritos, existencia de artistas y artesanos (organizados o no), formas locales positivas de resoluciĂłn de conďŹ&#x201A;ictos, etc. TambiĂŠn forman parte de los recursos la infraestructura y el equipamiento como sedes sociales, multicanchas y plazas, entre otros. Los recursos pueden determinar la estrategia al indicar posibles formas y socios locales para desarrollar nuestra polĂ­tica.

53


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

TASAS, INDICADORES E ÍNDICES La estadística proporciona herramientas para describir y evaluar la realidad. Con frecuencia se suelen emplear descriptores, tales como: frecuencias, tasas, porcentajes, indicadores e índices para abordar el análisis de variables vinculadas a la inseguridad. Por ejemplo, en el caso de los registros de delitos, la “frecuencia de denuncias” permite observar la cantidad de sucesos criminales de los que la policía tomó conocimiento y -si se llegan a ubicar en mapas- reconocer los lugares donde más ocurren delitos. La “tasa de denuncia” permite comparar, aislando la variable población, y ver la magnitud de la delincuencia en relación a la población que tiene la unidad de análisis. El “porcentaje de victimización por hogar”, por su parte, indica la proporción de hogares que ha sido víctima de algún delito en un determinado lapso de tiempo (generalmente un año) en relación al total de hogares encuestados, independientemente de dónde haya ocurrido el hecho. Un indicador, por su parte, es una medida cuantitativa que puede usarse como guía para que nos muestre la evolución a lo largo del tiempo de un objetivo predeterminado: “calidad de servicio” = “nivel de satisfacción de la persona que denuncia” v/s “número de personas que denuncian un suceso criminal ante la policía”. Otro ejemplo, es la estimación de la “cifra negra” o “tasa de subdeclaración” que equivale al “porcentaje de personas que fueron víctimas de un delito en un periodo determinado y que no concurrió a denunciar el hecho”. Vale la pena mencionar, por último, los indicadores de recursos, que miden el volumen y la composición de los recursos existentes. Éstos pueden servir además para la elaboración de indicadores de efectividad, al relacionar “objetivos alcanzados” v/s “cantidad de recursos empleados”. Un índice, finalmente, no es más que la combinación de varios indicadores en uno solo, con el fin de proporcionar una medición más rica o precisa del concepto que es objeto de estudio, por ejemplo, el temor. Para ello, los indicadores deben ser traducidos previamente a una escala de medición común (asignando números, en su caso, a las distintas categorías), para luego ser combinados mediante alguna operación matemática (desde una simple media aritmética, hasta elaboraciones ciertamente complejas). Al medir la inseguridad en un barrio se pueden considerar las respuestas a diversas preguntas; por ejemplo, las percepciones de riesgo (“grado de peligrosidad de un lugar”) y el temor que provocan determinadas situaciones (“salir solo en la noche”). La combinación de ambas variables puede dar origen a un “índice de temor”. También existen otros índices validados internacionalmente como el “índice de calidad de vida” y el “índice de desarrollo humano (IDH)” elaborada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que se basa en un indicador social

54

estadístico compuesto por tres parámetros: - Vida larga y saludable (medida según la esperanza de vida al nacer), Educación (medida por la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculación en educación primaria, secundaria y superior, así como los años de duración de la educación obligatoria), Nivel de vida digno (medido por el PIB per cápita PPA en dólares). Porque no existe o porque las instituciones públicas no las comparten, en ocasiones será necesario “producir” información. Esto es también una oportunidad para desarrollar capacidades. El principal argumento para considerar distintas fuentes y técnicas no es la carencia de datos, sino el hecho de que algunas ayudan a reconocer el problema desde la perspectiva de los miembros de una comunidad. Atendido el hecho de que la inseguridad es un fenómeno social multifacético, es recomendable implementar un diagnóstico sobre la base de una combinación de éstas. Para ello es recomendable elegir técnicas de recolección que pueden ser de bajo costo, focalizadas y breves, u otras que requieren mayores recursos, tecnología o competencias profesionales. La clave en la elección radica en la oportunidad, la disponibilidad de medios y su representatividad. Generalmente se opta por realizar encuestas, entrevistas, discusión en grupos y el análisis de casos o de experiencias críticas. La tarea es elegir entre lo necesario y lo posible. Estas herramientas reflejan la perspectiva de las personas, de los interlocutores, de las víctimas y de los diversos actores:

‡ Entrevistas individuales. Esta técnica se complementa con el cuestionario y permite recoger información que puede ser investigada hasta en sus mínimos detalles en una conversación personal con los miembros de una organización.

‡ Discusión en grupos pequeños. Esta técnica selecciona un cierto número de miembros representativos de la comunidad o de una organización para ser entrevistados como grupo. La entrevista se suele centrar en aspectos críticos del funcionamiento de las acciones de prevención y en la forma en que la criminalidad y la violencia les afecta.

‡ Examen de casos o de experiencias críticas. Sirve para conocer las experiencias positivas y negativas de personas u organizaciones y pueden ser útiles para evaluar la efectividad e impacto de ciertas actividades o intervenciones. Una práctica recomendable son las marchas exploratorias.

‡ Encuesta. Permite recoger mayor cantidad de información de mayor cantidad de gente y de una manera más rápida y más económica que otros métodos, y facilita el análisis estadístico.


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

Los indicadores cuantitativos dan cuenta de la dimensiĂłn de un fenĂłmeno, pero solo tienen sentido si son comparados con otros anĂĄlogos y en el tiempo. Los indicadores cualitativos, por su parte, permiten percibir las relaciones entre actores sociales (por ejemplo, relaciĂłn entre jĂłvenes y policĂ­as), o la percepciĂłn positiva o negativa de algunos servicios, programas o proyectos, o los cambios en tĂŠrminos de calidad de vida. Los de tendencia permiten hacer inferencias sobre el comportamiento de cierto fenĂłmeno a lo largo de un perĂ­odo de tiempo. Estos tres tipos de indicadores se pueden usar de forma combinada para abordar los distintos ejes del diagnĂłstico. 3RUHMHPSORHOSDVDMHSURJUHVLYRGHOWUiĂ&#x20AC;FRGHGURJDVLOtFLWDVGHVGH un comercio individual, marginal y callejero a una actividad familiar desde los domicilios, indicarĂ­a un proceso de legitimaciĂłn de HVWH WUiĂ&#x20AC;FR SRU HO HQWRUQR 2WUR HMHPSOR OD HYROXFLyQ GHO URER realizado por sectores juveniles hacia el robo con violencia o armado. Un tercer ejemplo: en materia de violencia intrafamiliar se puede recavar la cantidad de denuncias (indicador cuantitativo) o determinar la tendencia a mayor denuncia (indicador de tendencia) o establecer una mejor preparaciĂłn de la policĂ­a para atender las denuncias de VIF (indicador cualitativo). Un cuarto ejemplo: en el caso de las pandillas juveniles violentas, mĂĄs que su nĂşmero o el de VXVSDUWLFLSDQWHVORTXHLPSRUWDHVLGHQWLĂ&#x20AC;FDUHOWLSRGHSDQGLOODV (maras, barras bravas, pandillas insertas en el negocio de la droga o en otro tipo de delitos, pandillas sobre base ĂŠtnica, pandillas or-

ganizadas en torno a la escuela, pandillas manipuladas por adultos, etc.) y su inserciĂłn en el entorno. El tipo de pandilla y su ligazĂłn al territorio determinarĂĄn el tipo de prevenciĂłn. /DPHWDĂ&#x20AC;QDOGHEHVHUSURGXFLULQGLFDGRUHVTXHLOXVWUHQVDWLVIDFtoriamente un mĂĄximo de fenĂłmenos para un amplio margen de usuarios. Y que permitan conformar la â&#x20AC;&#x153;lĂ­nea de baseâ&#x20AC;?.

FAVELA CAVALĂ&#x192;O, EN NITERĂ&#x201C;I, BRASIL Entre marzo y julio del 2007 se realizĂł una investigaciĂłn en la favela CavalĂŁo de NiterĂłi (RĂ­o de Janeiro), con el ďŹ n de identiďŹ car los factores que habĂ­an permitido la erradicaciĂłn de la violencia armada y el trĂĄďŹ co dentro de la comunidad. Se realizĂł un diagnĂłstico de la situaciĂłn de aquel entonces, donde se incluĂ­a, entre otras cosas, la identiďŹ caciĂłn de los actores claves. La tarea se realizĂł mediante la construcciĂłn de una tipologĂ­a de actores que estaba compuesta por dos ejes: 1. Origen del actor; 2. InďŹ&#x201A;uencia del actor. En esta tipologĂ­a solo se incluyeron actores formales, lo que no quiere decir que el estudio excluyera a los actores informales o no institucionalizados. A partir de la tipologĂ­a se desprendiĂł que uno de los mayores problemas de la comunidad era que los actores con mayor grado de inďŹ&#x201A;uencia eran exĂłgenos. Como no habĂ­an surgido de la comunidad, podĂ­an abandonarla en cualquier momento, poniendo en juego la sustentabilidad de la iniciativa (CamiĂąas, L. y DĂ­az, G.).

ANĂ LISIS DE ACTORES NOMBRE DE ACTORES

EJE ORIGEN

EJE INFLUENCIA

TIPOLOGĂ?A

Agrupamiento policial en ĂĄreas especiales (GpaĂŠ)

ExĂłgeno

Muy alta

ExĂłgeno-muy alta

Telecentro EducaciĂłn e InclusiĂłn Digital

ExĂłgeno

Alta

ExĂłgeno-alta

EndĂłgeno

Alta

EndĂłgeno-alta

MĂŠdico de Familias Unidad Frank Pais

ExĂłgeno

Muy Alta

ExĂłgeno-alta

ONG Viva RĂ­o

ExĂłgeno

Alta

ExĂłgeno-alta

Prefectura de NiterĂłi

ExĂłgeno

Muy alta

ExĂłgeno-muy alta

Creche Hermana Catarina Mora Silva

Mixto

Alta

Mixto-alta

Creche Jorge Cavalier Filho

Mixto

Alta

Mixto-alta

ONG Gente do Brasil

Mixto

Alta

Mixto-alta

AsociaciĂłn de Moradores

Los niveles de inďŹ&#x201A;uencia de cada actor fueron determinados por los investigadores de acuerdo a lo observado en terreno y a conversaciones sostenidas con la comunidad. Grupo 1: â&#x20AC;&#x153;Internos o EndĂłgenosâ&#x20AC;?: Actores sociales que hayan surgido dentro de la misma comunidad Grupo 2: â&#x20AC;&#x153;Mixtosâ&#x20AC;?: Actores sociales que se componen por individuos endĂłgenos y por individuos exĂłgenos Grupo 3: â&#x20AC;&#x153;Externos o ExĂłgenosâ&#x20AC;?: Actores sociales que hayan surgido fuera de la comunidad y que en un determinado momento hayan ingresado a ella Fuente: CAMIĂ&#x2018;AS, L. y DĂ?AZ, G., 2007. 55


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

2.6.6. Establecer una â&#x20AC;&#x153;lĂ­nea de baseâ&#x20AC;?

La lĂ­nea de base es entendida como el primer nivel de los indicadores contemplados en el diseĂąo de un proyecto de prevenciĂłn del delito. Por ende, establece el â&#x20AC;&#x153;punto de partidaâ&#x20AC;? de la intervenciĂłn. Se realiza cuando el proyecto se inicia, para hacer comparaciones posteriores e indagar los cambios ocurridos conforme las actividades se vayan ejecutando.

municipios grandes la tarea es inabordable para un solo especialista, pero en unidades territoriales mĂĄs pequeĂąas o medianas una SHUVRQDFDOLĂ&#x20AC;FDGDGHOJUXSRJXtDRGHOHTXLSRWpFQLFRSXHGHFXPplir el papel del investigador y hacerse ayudar por estudiantes o voluntarios de la comunidad.

El resultado de la lĂ­nea de base se expresa en un informe que desFULEHODVLWXDFLyQGHORVSUREOHPDVLGHQWLĂ&#x20AC;FDGRVDQWHVGHODLQWHUvenciĂłn del proyecto. La informaciĂłn elaborada se conoce como aĂąo base, punto de referencia o aĂąo cero. La lĂ­nea de base puede ser Ă&#x20AC;MDGDDOWpUPLQRGHOGLDJQyVWLFRRGXUDQWHHOLQLFLRGHODHVWUDWHJLD

El â&#x20AC;&#x153;equipo recolector de datosâ&#x20AC;? juntarĂĄ los antecedentes a partir de las fuentes mĂĄs comunes de informaciĂłn de criminalidad y seguridad: los â&#x20AC;&#x153;datos secundariosâ&#x20AC;?, es decir aquellos ya recavados por otros. Luego complementarĂĄ su informaciĂłn por medio de la elaboraciĂłn de datos primarios, obtenidos por el propio equipo investigador del anĂĄlisis de los instrumentos de recolecciĂłn de informaciĂłn empleados (encuestas, focos grupales, entrevistas, observaciones de campo, etc.).

2.7. PASO 3: CONDUCIR EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

2.7.1.2. GeorreferenciaciĂłn del diagnĂłstico

2.7.1. RecolecciĂłn de datos

La recolecciĂłn de datos de un determinado fenĂłmeno debe ir DFRPSDxDGD GH VX GLVWULEXFLyQ JHRJUiĂ&#x20AC;FD 6DEHU TXH H[LVWH XQD alta cantidad de delitos en una comunidad es menos relevante que saber cuĂĄles son esos delitos, dĂłnde ocurren y en quĂŠ tiempo.

2.7.1.1. Recolectar los datos primarios y secundarios

&RQGXFLUHOGLDJQyVWLFRVLJQLĂ&#x20AC;FDHVWXGLDUODFULPLQDOLGDGODYLROHQcia y la inseguridad local. La investigaciĂłn se va a centrar, primero y principalmente, en la recolecciĂłn de datos e informaciĂłn. Luego se va a mover, en el siguiente paso, al anĂĄlisis (o diagnĂłstico propiamente tal) de la situaciĂłn. Miembros del grupo guĂ­a buscan las personas u organizaciones preparadas para apoyar la parte investigativa del diagnĂłstico. En Las principales fuentes de datos secundarios s3ERVICIOPOLICIAL s %LSISTEMAJUDICIALPENALCORTES JUZGADOS PROBATORIOS s'OBIERNOLOCAL PROVINCIALYNACIONAL s #ENTROSDEINVESTIGACIĂ&#x2DC;N s3EGURIDADPRIVADAYCOMPAĂ&#x2014;Ă&#x201C;ASDESEGURO s/.' s %SCUELAS s 3ERVICIOSDESALUD s %NCUESTASCOMUNITARIASRELEVANTES s)NTERNET s%STUDIOSDEAGENCIASDECOOPERACIĂ&#x2DC;NINTERNACIONAL Principales instrumentos para la elaboraciĂłn de datos primarios. s %NCUESTA s %NTREVISTA s #UESTIONARIO s /BSERVACIĂ&#x2DC;NPARTICIPANTEYNOPARTICIPANTE s 4EST s %SCALAS

56

Para incluir esta informaciĂłn, el diagnĂłstico debe contar con mecanismos que permitan distribuir los delitos dentro del espacio, es decir, la elaboraciĂłn de â&#x20AC;&#x153;mapasâ&#x20AC;? relacionados con los distintos efectos de la criminalidad. Una vez que se dibujan estos mapas, se pueden intercalar con otros que muestren variables de interĂŠs para la explicaciĂłn o anĂĄlisis de estos fenĂłmenos; por ejemplo, con mapas de sectores empobrecidos, de sitios abandonados, de viviendas sociales, de comisarĂ­as, de esFXHODVGHPHGLRVGHWUDQVSRUWHHWF$VtHVSRVLEOHLGHQWLĂ&#x20AC;FDUFLHUWDV relaciones entre estas variables y algunos tipos de hechos delictuales. Los sitios donde se comete una mayor cantidad de delitos son puntos de alta densidad delictuales u â&#x20AC;&#x153;hot spotâ&#x20AC;?. Durante el diagnĂłstico es importante intentar develar las causas de una alta concentraciĂłn del delito por medio de preguntas a los miembros de la comunidad. Las consultas buscarĂĄn determinar factores claves para ser abordados posteriormente en la estrategia. Por ejemplo, VLVHLGHQWLĂ&#x20AC;FDHVWRVOXJDUHVFRQVLWLRVDEDQGRQDGRVRYHUWHGHURV informales, se requerirĂĄ el diseĂąo de una polĂ­tica de prevenciĂłn situacional que reformule estos espacios. TambiĂŠn es posible realizar un anĂĄlisis de â&#x20AC;&#x153;hot spotâ&#x20AC;? de un delito GHWHUPLQDGR3RUHMHPSORHQ%HOR+RUL]RQWH%UDVLOVHLGHQWLĂ&#x20AC;Fy los lugares de mayor nĂşmero de asaltos a taxistas para luego elaborar una estrategia de reducciĂłn de dicho delito (ver recuadro). /RVVLVWHPDVGHLQIRUPDFLyQJHRJUiĂ&#x20AC;FR 6,* corresponden a programas, no exclusivamente orientados a la seguridad, que perPLWHQFRPSOHMRVPRGHODPLHQWRVGHPDSDVJHRJUiĂ&#x20AC;FRVHQIXQFLyQ


Capítulo 3: POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN: ETAPA 2. EL DIAGNÓSTICO

MAPA: HOT SPOTS DE ASALTOS A TAXI, BELO HORIZONTE (1995-2001), BRASIL

Las zonas en verde representan los “hot spots” o puntos de mayor incidencia. A partir de su identificación, se elaboró una estrategia negociada junto al Sindicato de los Conductores de Taxi, para que se instalaran en estos lugares puntos de interceptación y revista de pasajeros para buscar y aprehender armas. Los taxistas y la policía sabían dónde se localizarían tales operaciones, de forma que sus vehículos siempre serían revisados en las avenidas y calles de acceso a estos hot spots. Como resultado los asaltos se redujeron en más de 34% entre los años 2000 y 2001 (citado por Beato: 2005).

TIPOS DE MAPAS TIPO DE MAPA

METODOLOGÍA

UTILIDAD

“Mapa de victimización”

Se puede construir a partir de los datos de una encuesta realizada recientemente en la población, o de manera participativa, pidiendo a un grupo de personas de la comunidad que señale los lugares específicos en donde ha sido víctima de un delito en los últimos 12 meses, por ejemplo.

Los mapas de victimización son una radiografía exacta de los lugares en que acontecieron ciertos delitos en un tiempo determinado. Son útiles en la medida que permiten ver las zonas en donde se concentran mayormente los delitos y cómo se distribuyen distintos tipos de éstos: violación, hurto, robo, tráfico, etc.

“Mapa de denuncias”

Se realiza en conjunto con la policía y se utilizan sus registros estadísticos. El objetivo es ubicar en el mapa el lugar de los delitos denunciados formalmente.

Son útiles porque muestran qué información directa maneja la policía. Además permiten identificar los lugares en donde se tiende a denunciar más. Sin embargo, son limitados en la medida que solo se basan en estadísticas oficiales, no considerando la “cifra negra”.

“Mapa de temor”

Se construyen de forma participativa con representantes de toda la comunidad. En ellos se busca ilustrar aquellos puntos en donde la población se siente más atemorizada o expuesta a ser víctima de un delito. Es recomendable realizar esto con grupos más proclives a ser víctimas como mujeres y adolescentes.

Son muy útiles en cuanto abarcan la dimensión subjetiva del delito, “el miedo”. Posibilitan localizar los puntos de temor e indagar por qué en ellos la gente se siente vulnerable. Ayudan a entender las percepciones de las personas y cómo ellas configuran su espacio en relación a la seguridad. Sin embargo, pueden ser muy variables de un tiempo a otro, puesto que la percepción subjetiva suele cambiar rápidamente cuando ocurre un delito de alta connotación social.

57


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

de una serie de variables introducidas en ellos. Sus resultados son de gran valor para instituciones relacionadas con la seguridad, deELGR D VX DOWR JUDGR GH SUHFLVLyQ \ GH LGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQ GH QXHYRV fenĂłmenos. A nivel de diagnĂłstico, pueden contribuir a resolver interrogantes bĂĄsicas sobre el comportamiento y la evoluciĂłn de la criminalidad, tales como: Â&#x2021; ¢'yQGH HVWi GLVPLQX\HQGR R DXPHQWDQGR OD DFWLYLGDG FULPLnal? Â&#x2021; ¢'yQGHVHHVWiQFRQFHQWUDQGRRH[WHQGLHQGRORVLOtFLWRV" Â&#x2021; ¢/RVGHOLWRVHVWiQDIHFWDQGRODVPLVPDViUHDVXRWUDVQXHYDV" Â&#x2021; ¢4XpQXHYRVIRFRVGHLQVHJXULGDG\YLFWLPL]DFLyQHVWiQHPHUgiendo? Â&#x2021; ¢+D\HYLGHQFLDVGHGHVSOD]DPLHQWRRH[WHQVLyQGHORVUHVXOWDdos positivos a otras ĂĄreas adyacentes? En muchas ciudades o paĂ­ses de LatinoamĂŠrica, policĂ­as u otras instituciones gubernamentales ligadas a la seguridad cuentan con SIG. Se recomienda trabajar en conjunto con ellas sobre estos tePDVHLGHQWLĂ&#x20AC;FDUODGLVWULEXFLyQJHRJUiĂ&#x20AC;FDGHORVGHOLWRVHQOD]RQD que se estĂĄ diagnosticando. Por Ăşltimo, se debe considerar que informaciones de este tipo son sumamente sensibles y pueden contribuir a la estigmatizaciĂłn de algunos barrios. No conviene difundirlas a la comunidad si no se tiene un plan elaborado de acciĂłn sobre las zonas involucradas. 2.7.1.3. Sistematizar los datos

Conviene sistematizar los datos por gĂŠnero y grupos de edades, distinguiendo jĂłvenes y poblaciĂłn adulta. Ello permite un mejor anĂĄlisis y un mejor enfoque de elaboraciĂłn posterior de estrategia, tanto de gĂŠnero como de actividades preventivas dirigidas a grupos juveniles. DespuĂŠs de recavar la informaciĂłn, el grupo investigador da cuenta de los resultados al grupo guĂ­a para su validaciĂłn y anĂĄlisis. 2.7.1.4. Complementar y profundizar los datos

(QIXQFLyQGHODOFDQFHWHPiWLFRGHĂ&#x20AC;QLGRDQWHULRUPHQWHGHORVUHFXUVRV KXPDQRV \ Ă&#x20AC;QDQFLHURV GLVSRQLEOHV \ GH ODV SULRULGDGHV HO JUXSRJXtDYHULĂ&#x20AC;FDVLWLHQHORVGDWRVQHFHVDULRVSDUDHODERUDUXQD estrategia dirigida a resolver o reducir los efectos de la criminalidad. (OFULWHULRTXHGHĂ&#x20AC;QHHOWpUPLQRGHOSULPHUGLDJQyVWLFRHVODVXĂ&#x20AC;ciencia de los datos para poder prepararla. Aunque algunos datos VHFWRULDOHVSDUH]FDQLQVXĂ&#x20AC;FLHQWHVRORVHDQVDELHQGRTXHXQGLDJQyVWLFRSXHGHVLHPSUHVHUPHMRUDGRKD\TXHGHFLGLUVHDĂ&#x20AC;QDOL]DU esta fase. Algunos temas quedarĂĄn para profundizar ulteriormente en estudios complementarios. AdemĂĄs, un diagnĂłstico debe ser actualizado regularmente.

58

Si hay recursos, se pide al grupo investigador o a un grupo de trabajo de la comunidad, profundizar los temas juzgados esenciales en la estrategia. Por cierto no resulta adecuado profundizar todos los temas simultĂĄneamente. Ejemplos: Â&#x2021; 6LHOWHPDUHTXLHUHXQDQiOLVLVPX\GHOLFDGRFRPRHQHOFDVRGH barrios crĂ­ticos, es preferible contratar una entidad especializada, por ejemplo una universidad o una ONG con experiencia. Â&#x2021; 6LVHSUHFLVDGHPD\RUDQiOLVLVVREUHOD9,)VHSLGHDXQLQYHVWLgador realizar una encuesta y se analizan estos datos. Â&#x2021; 6LVHQHFHVLWDXQPHMRUFRQRFLPLHQWRGHOWLSRGHWHPRUSUHYDlente en las diferentes zonas o sectores sociales de la comuna, es EHQHĂ&#x20AC;FLRVRXWLOL]DUODHQFXHVWDRHOHVWXGLRFXDOLWDWLYRSHURHQ ambos casos con especialistas universitarios, estudiantes, ONG o consultores. 2.7.2. La investigaciĂłn temĂĄtica

&DGDWHPDVHOHFFLRQDGRGXUDQWHODGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHODOFDQFHGHOGLDJnĂłstico, requiere ser enfocado apropiadamente mediante preguntas bĂĄsicas esenciales. Las preguntas apuntan a conocer las principales manifestaciones de delitos o de conductas problemĂĄticas, a LGHQWLĂ&#x20AC;FDUHOFRQMXQWRGHIDFWRUHVGHULHVJRRFDXVDVORFDOHV\D establecer los factores de protecciĂłn. Los cinco primeros temas analizados a continuaciĂłn (2.7.2.1 a 2.7.2.5) son imprescindibles. La importancia de aquellos que los siguen (2.7.2.6 a 2.7.2.12) depende de las caracterĂ­sticas y de las prioridades locales. 2.7.2.1. Las prioridades de la poblaciĂłn en tĂŠrminos de seguridad

Algunos temas son percibidos por la poblaciĂłn como disturbios, alteraciones o desĂłrdenes que entorpecen la vida cotidiana. VarĂ­an segĂşn las zonas de la comuna. Pueden ser, en algunos casos, la preVHQFLDGHXQIXHUWHWUiĂ&#x20AC;FRGHGURJDXQDWDVD]RQDOGHGHOLQFXHQFLD mĂĄs elevada, la proximidad de sectores sociales percibidos como virtuales delincuentes (las â&#x20AC;&#x153;clases peligrosasâ&#x20AC;?), la imagen estigmatizada de la comuna, etc. 2.7.2.2. Delitos contra la propiedad y factores que los favorecen

En muchas ciudades estos delitos constituyen la principal causa de molestia y de temor de la poblaciĂłn, sea acomodada o pobre. Los datos indispensables deberĂ­an responder a las preguntas: Â&#x2021; ¢4Xp WLSR GH DWHQWDGRV D OD SURSLHGDG HV PiV FRP~Q HQ ODV diversas zonas sociales de la comuna: robos en domicilio, robos con violencia, robos â&#x20AC;&#x153;hormigaâ&#x20AC;?, robos de autos, robos en autos?


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

Â&#x2021; ¢&XiQGRVHUHDOL]DQ GXUDQWHHOGtDRODQRFKHGXUDQWHODVHPDQDRĂ&#x20AC;QGHVHPDQDHWF " Â&#x2021; ¢&yPRVHUHDOL]DQHQODFDOOHFRQYLROHQFLDHQORVGRPLFLOLRV a transeĂşntes aislados, a mujeres aisladas, a comercios establecidos? Â&#x2021; ¢4XLpQHVVRQORVSULQFLSDOHVDXWRUHVDGXOWRVMyYHQHVEDQGDV organizadas, individuos aislados? Â&#x2021; ¢6RQUHDOL]DGRVFRQRVLQYLROHQFLD" Â&#x2021; ¢4XLpQHVVRQODVSULQFLSDOHVYtFWLPDVSHUVRQDVGHHGDGMyYHnes, mujeres, ciertas ĂĄreas residenciales, comerciantes, estaciones de gasolina, farmacias, bares, etc.? Â&#x2021; ¢&XiOHVODFDSDFLGDGGHUHVSXHVWDSROLFLDOWLHPSRGHUHVSXHVWDV y capacidad de elucidar estos delitos? Â&#x2021; ¢([LVWHQVLVWHPDVFRPXQLWDULRVGHGHIHQVDFRPRDODUPDFROHFtiva organizada, acuerdos entre vecinos organizados? Â&#x2021; ¢+D\SUHVHQFLDGHHPSUHVDVGHVHJXULGDG"¢&XiOHVVXHĂ&#x20AC;FLHQcia? La realizaciĂłn de mapas donde se reĂşnen los datos principales ayuda considerablemente al anĂĄlisis. /DLGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQGHOXJDUHVTXHIDYRUHFHQHVWRVGHOLWRV\ODFRPparaciĂłn con lugares de frecuentes asaltos o ataques a personas resulta muy Ăştil: por ejemplo, lugares fĂ­sicamente deteriorados, sin iluminaciĂłn, sin vigilancia natural, de trĂĄnsito peligroso. AdemĂĄs es necesario confrontar los lugares percibidos como peligrosos y la victimizaciĂłn real en ellos. La marcha exploratoria facilita esta comparaciĂłn. Los mapas perceptuales, las marchas exploratorias y algunas entrevistas rĂĄpidas a dirigentes de zonas son los principales instrumentos que permiten complementar los datos policiales y son una prĂĄctica GHVHDEOHSXHVUHĂ HMDQODVYLVLRQHV\HOLQWHUpVGHORVDFWRUHVDIHFtados. Los resultados de la aplicaciĂłn de los instrumentos mencionados deben ser confrontados con los datos policiales y discutidos si hay divergencia. 2.7.2.3. NiĂąos, adolescentes y jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo

En las lĂ­neas siguientes se entregan algunas indicaciones para la identiĂ&#x20AC;FDFLyQGHORVJUXSRVMXYHQLOHVHQVLWXDFLyQGHULHVJRHQODFRPXQD sNiĂąos de la calle

Los niĂąos de la calle son aquellos que han roto los lazos normales con la familia, que duermen y sobreviven en la vĂ­a pĂşblica. Su nĂşmero resulta difĂ­cil de medir por su invisibilidad. Sin embargo, son los grupos mĂĄs expuestos. Para enfrentar el tema, hay preguntas esenciales por hacer a las instituciones encargadas, a las iglesias, ONG, a los servicios de policĂ­a y municipales: Â&#x2021; ¢&XiQWRV KD\" ¢+D\ XQD WHQGHQFLD DO DXPHQWR D OD EDMD R HV estable esta cantidad? Â&#x2021; ¢'yQGHYLYHQFyPRVHDOLPHQWDQ"¢&RQVXPHQGURJD"¢&XiO" Â&#x2021; ¢$TXpDFWLYLGDGHVUHPXQHUDGDVVHGHGLFDQ" Â&#x2021; ¢&XiQGRUHFXUUHQDODYLROHQFLDSDUDVREUHYLYLU" En general los niĂąos de la calle no delinquen para ganar mĂĄs diQHURVLQRVRORFRQHOĂ&#x20AC;QGHVREUHYLYLURSDJDUVXGRVLVFRWLGLDQD de droga cuando son consumidores habituales. Â&#x2021; ¢4XpLQVWLWXFLRQHVVHRFXSDQGHHOORVUHVXOWDGRV"¢4XpVHUYLcios atienden sus demandas, en particular salud? Â&#x2021; ¢6RQYtFWLPDVKDELWXDOHVGHODYLROHQFLDSROLFLDOXRWUD" Â&#x2021; ¢4XpDFFLRQHVSHUPLWLUtDQXQLQLFLRGHLQFOXVLyQVRFLDO" Â&#x2021; (QHOFDVRGHQLxDV¢HVWiQLQYROXFUDGDVHQODSURVWLWXFLyQGH menores? ÂżRiesgo de SIDA? INCLUSIĂ&#x201C;N SOCIAL O REINSERCIĂ&#x201C;N DE NIĂ&#x2018;OS DE Y EN LA CALLE, MONTERREY, MĂ&#x2030;XICO En Monterrey se realiza, a travĂŠs de monitores especializados y de los servicios de la DIF, un ďŹ chaje regular de los niĂąos de la calle que son reinsertados en familias o reenviados a su familia rural de origen. Por otra parte, cada seis meses se organiza una jornada de juegos para niĂąos y jĂłvenes en la calle, que evita su estigmatizaciĂłn, permite su ďŹ chaje sistemĂĄtico, facilita su acceso a servicios municipales o regionales de inserciĂłn y favorece su encuentro e inclusiĂłn (observaciĂłn directa).

sNiĂąos o adolescentes en la calle

Una pregunta clave de un diagnĂłstico que apunta a la formulaciĂłn GHXQDHVWUDWHJLDRULHQWDGDDMyYHQHVGHEHUtDYHULĂ&#x20AC;FDUVLH[LVWHXQD PHWRGRORJtDHĂ&#x20AC;FD]TXHSHUPLWDLGHQWLĂ&#x20AC;FDUDORVMyYHQHVHQVLWXDciĂłn de riesgo.

Corresponden a los que no han roto los lazos con la familia. Normalmente se albergan en la casa familiar, pero cumplen un trabajo por lo menos parcial en la calle: lustradores de botas, vendedores, malabaristas, ayudantes de padres mendigos, prostitutas menores de edad involucradas en comercio sexual.

Â&#x2021; ¢4XLpQHVHVWiQRHVWDUtDQHQFRQGLFLyQGHKDFHUOR" Â&#x2021; ¢4XpFRODERUDFLyQH[LVWHHQWUHVRFLRVFRSURGXFWRUHVGHVHJXULdad para realizar esta tarea? Â&#x2021; ¢&yPRKDIXQFLRQDGR"

La informaciĂłn necesaria es: Â&#x2021; 3HUĂ&#x20AC;OGHHVWRVMyYHQHV/LJD]yQUHDOFRQODIDPLOLD/XJDUHVGH encuentro. Â&#x2021; 5LHVJRV TXH FRUUHQ &RQVXPR GH GURJDV 3RU HMHPSOR QLxDV

59


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

TXH YHQGHQ Ă RUHV FHUFD GH ORV FHQWURV QRFWXUQRV GH HVSDUFLmiento (bares, cabaret, etc.) corren el riesgo de ser utilizadas en comercio sexual o de ser vĂ­ctimas de abusos. Â&#x2021; 0RGDOLGDGHVGHLQFOXVLyQVRFLDO sDesertores escolares

Ă&#x2030;stos han sido expulsados de los colegios o se automarginaron. Generalmente vagabundean durante el dĂ­a. De vez en cuando efectĂşan pequeĂąos trabajos, participan en bandas o actĂşan como pequeĂąos delincuentes. /DVSUHJXQWDVHVHQFLDOHVDSXQWDQDGHVFULELUHOSHUĂ&#x20AC;OGHHVWRVMyYHQHV saber sus actividades, conocer las familias, barrios y colegios de origen. TambiĂŠn interesa saber si hay programas de educaciĂłn que se dirijan a ellos y si existen en la ciudad programas exitosos en la materia. sJĂłvenes que viven en barrios crĂ­ticos

En barrios crĂ­ticos -donde la tasa de delincuencia y violencia es alta \R VREUH WRGR GRQGH JUXSRV OLJDGRV DO QDUFRWUiĂ&#x20AC;FR LPSRQHQ sus normas-, la importancia de la socializaciĂłn radica en el hecho GHTXHORVFRPSRUWDPLHQWRV\HOWUiĂ&#x20AC;FRVHUHSURGXFHQDWUDYpVGH los jĂłvenes (por ejemplo los â&#x20AC;&#x153;soldadosâ&#x20AC;? de los grupos de narcoWUDĂ&#x20AC;FDQWHV 3RUXQDSDUWHODYLGDFRWLGLDQDHQHVWRVEDUULRVWLHQGH a banalizar la violencia en la mente de los jĂłvenes, niĂąos y adolescentes. Por otra parte, el capital social perverso que predomina ofrece â&#x20AC;&#x153;oportunidadesâ&#x20AC;? que pueden ser atrayentes para jĂłvenes: roles de guardias o de vendedores de droga, entrega de armas y a menudo de remesas mensuales, implican la inserciĂłn directa en estos negocios.

Š Carmela Lanza

Las preguntas por hacer son: Â&#x2021; ¢&XiOHV VRQ ODV PDQLIHVWDFLRQHV GH YLROHQFLD GH ORV MyYHQHV adolescentes?

Â&#x2021; ¢4XpFDUDFWHUtVWLFDVGHOEDUULRFRQWULEX\HQDIDYRUHFHUTXHORV jĂłvenes reproduzcan actos de violencia? Â&#x2021; ¢4XpFRPSRUWDPLHQWRVGHORVMyYHQHVSRQHQHQULHVJRVXSURpio desarrollo psicosocial? Â&#x2021; ¢&XiOHVVRQORVHOHPHQWRVGHSURWHFFLyQTXHSXHGHQFRQWUDrrestar estos impactos (por ejemplo escuelas oasis de paz, rol de grupos ligados a iglesias, liderazgos alternativos, mediadores comunitarios, monitores de calles, etc.)? sJĂłvenes en conďŹ&#x201A;icto con la ley

Son los jĂłvenes detenidos por la policĂ­a o bien pasados a la justicia RDSURJUDPDVHVSHFtĂ&#x20AC;FRVGHSUHYHQFLyQ Preguntas por formular: Â&#x2021; ¢+D\ EDUULRV R ]RQDV HVSHFtĂ&#x20AC;FRV GH GRQGH SURYLHQHQ KDELWXDOmente estos jĂłvenes? Â&#x2021; ¢4XpSURJUDPDVGHDFRJLGDH[LVWHQSDUDDFRPSDxDUORV"¢&XiOHV son los resultados? Â&#x2021; ¢'HTXpSURJUDPDVVHGLVSRQHSDUDDFRPSDxDUDODVIDPLOLDV" Â&#x2021; 6LVRQSDVDGRVDODMXVWLFLD¢KD\MXHFHVSUHSDUDGRVSDUDWUDWDUHVWRV casos? ÂżExisten sistemas de penas alternativas? ÂżHan funcionado? sJĂłvenes consumidores habituales de drogas

Preguntas por formular: Â&#x2021; ¢4XpHQIRTXHVHDGRSWDIUHQWHDHVWDVFRQGXFWDVGHULHVJR"¢6RQ consideradas como problema de salud o de orden pĂşblico? Â&#x2021; ¢4XpWLSRGHGURJDVVRQXVDGDV" Â&#x2021; ¢&XiOHVVRQORVOXJDUHV\PRGDOLGDGHVGHGLVWULEXFLyQRYHQWD" Â&#x2021; ¢4XpVLJQLĂ&#x20AC;FDGRWLHQHHOFRQVXPRGHGURJDVSDUDMyYHQHVGH diversas edades o sectores sociales? Â&#x2021; ¢4XpSURJUDPDVGHWUDWDPLHQWR\UHKDELOLWDFLyQH[LVWHQ"¢4Xp grupos o asociaciones de autocuidado existen? Â&#x2021; ¢4Xp D\XGD VH RIUHFH D ODV IDPLOLDV TXH TXLHUHQ DVXPLU HVWRV problemas? ÂżCuĂĄl es su accesibilidad para los diversos sectores sociales? Â&#x2021; (QODVHVFXHODVFHQWURVGHDWHQFLyQEDUULRVHWF¢H[LVWHQSURyectos o programas orientados a desarrollar habilidades de autocuidado entre jĂłvenes consumidores habituales? Â&#x2021; ¢/DVLQVWLWXFLRQHVGHD\XGD S~EOLFDVSULYDGDV21* KDQDQDlizado sus resultados y confrontado sus metodologĂ­as? Â&#x2021; 3DUDORVFDVRVGHOLJD]yQHQWUHFRQVXPRGHGURJDV\GHOLQFXHQcia, Âżexisten formas de tratamiento como, por ejemplo, cortes de drogas? sPandillas juveniles violentas

JĂłvenes que viven en barrios crĂ­ticos de la ciudad de MedellĂ­n, Colombia, participan en grupos culturales insertos en su comunidad.

60

Las pandillas son formas de organizaciĂłn juvenil, por lo general de adolescentes, que tĂ­picamente complementan o sustituyen, a menudo con tensiĂłn, la socializaciĂłn escolar, familiar o barrial a travĂŠs


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

del grupo de pares. El problema no radica en la pandilla sino en el modo de ser pandillero. La gama de pandillas va desde los grupos juveniles relativamente SDFtĂ&#x20AC;FRVFX\RVPLHPEURVQRVRQQLYLROHQWRVQLFRPHWHQDFWRV VHULRVHQFRQĂ LFWRFRQODOH\QRREVWDQWHSRVLEOHVFDVRVDLVODGRV pasando por las barras bravas que actĂşan a veces violentamente alrededor del fĂştbol, por las pandillas violentas que tienen parte de sus miembros en la delincuencia, hasta las maras y pandillas que se asemejan a formas de criminalidad organizada. Preguntas por formular: Â&#x2021; ¢'HTXpWLSRGHSDQGLOODVVHWUDWD"¢&XiOKDVLGRVXGHVDUUROOR en los Ăşltimos aĂąos? Â&#x2021; ¢&XiOHVVRQORVFRPSRUWDPLHQWRVGHVXVPLHPEURVTXHSRQHQ en riesgo su propio desarrollo psicosocial? Â&#x2021; ¢&yPRVRQYLVWDVHQORVEDUULRVGHRULJHQODVSDQGLOODVYLROHQtas? ÂżCuĂĄles son las complicidades tĂĄcitas existentes? Â&#x2021; ¢([LVWHQHVWUDWHJLDVSUHYHQWLYDVDQLYHOQDFLRQDORORFDOGHDERUdaje de las pandillas? ÂżSobre quĂŠ bases se apoyan estas estrategias? ÂżCĂłmo han resultado? Â&#x2021; ¢3DUWLFLSDQORVMyYHQHVHQODIRUPXODFLyQGHHVWDVHVWUDWHJLDV" Â&#x2021; ¢+D\SDUHVMXYHQLOHVRPRQLWRUHVHVSHFLDOL]DGRVSDUDWUDWDUHVWDV asociaciones? Â&#x2021; ¢([LVWHQUHFXUVRVKXPDQRV\Ă&#x20AC;QDQFLHURVSDUDWUDWDUHVWRVSURblemas? 2.7.2.4. Barrios crĂ­ticos

Se distinguen tres tipos bĂĄsicos de barrios crĂ­ticos desde el punto de vista de la seguridad: aquellos caracterizados por la presencia de una tasa de delincuencia muy alta; aquellos, generalmente estigmatizados, de donde provienen muchos delincuentes, y aquellos FRQWURODGRVSDUFLDORWRWDOPHQWHSRUORVQDUFRWUDĂ&#x20AC;FDQWHV

COLABORACIĂ&#x201C;N ENTRE INSTITUCIONES EN CHILE En Chile, cuando un menor de edad ha sido arrestado, el â&#x20AC;&#x153;Programa 24 horas de Carabinerosâ&#x20AC;? se encarga de entregar sus datos al municipio al cual pertenece el joven, con la obligaciĂłn para el municipio de insertar a este joven en un programa de prevenciĂłn.

crĂ­tico), las manifestaciones internas de delincuencia y de temor, los fenĂłmenos de reproducciĂłn de la delincuencia, el nivel de desorganizaciĂłn social del barrio, las redes de capital social perverso, los elementos estratĂŠgicos que permitirĂ­an revertir la tendencia. 2.7.2.5. Las respuestas del sistema de justicia criminal a la delincuencia

a) /DSROLFtD juega un papel fundamental no sĂłlo en el control o represiĂłn, sino tambiĂŠn en la prevenciĂłn. El marco institucional en el cual se mueve varĂ­a de paĂ­s a paĂ­s y a veces entre ciudades del mismo paĂ­s. Existen policĂ­as dependientes del gobierno central SRUHMHPSORHQ&KLOH UHJLRQDO %UDVLO \PXQLFLSDOHVREDMRODDXWRULGDGGHODFLXGDG %RJRWi $YHFHVH[LVWHXQDFRPELQDFLyQGH HVWDVIyUPXODVFRPRHQDOJXQDVFLXGDGHVGH%UDVLO/DIyUPXODGH policĂ­a centralizada limita a veces la colaboraciĂłn con las alcaldĂ­as. El aspecto institucional es clave: Â&#x2021; ¢&XiOHVODUHODFLyQKDELWXDOHQWUHSROLFtDV\PXQLFLSDOLGDG\ODV formas de colaboraciĂłn? ÂżCĂłmo mejorarla? Â&#x2021; ¢/DGRWDFLyQSROLFLDOHVVXĂ&#x20AC;FLHQWHHQODFRPXQD\VXGLVWULEXFLyQJHRJUiĂ&#x20AC;FDHTXLWDWLYD" Â&#x2021; 6L KD\ YDULDV SROLFtDV SRU HMHPSOR SROLFtD PLOLWDU IHGHUDO \ JXDUGLDPXQLFLSDOFRPRHQ%UDVLO ¢FXiOHVVXJUDGRGHFRRUdinaciĂłn en el trabajo en la comuna? Â&#x2021; ¢&XiOHVODFRRUGLQDFLyQFRQHOVHFWRUSULYDGRGHVHJXULGDG" Otro aspecto esencial concierne a los enfoques preventivos: Â&#x2021; ¢([LVWHQIRUPDVGHSROLFtDVFRPXQLWDULDVGHUHVROXFLyQGHSURblemas o de proximidad estratĂŠgica o bien se trata de una policĂ­a solamente reactiva? Â&#x2021; ¢&XiOHVVRQORVUHVXOWDGRVGHHVWRVHQIRTXHV\VXQLYHOGHLPplementaciĂłn en la comuna? Â&#x2021; ¢/DV IRUPDV GH SDWUXOODMH VRQ DGHFXDGDV" ¢$FRUGDGDV FRQ OD poblaciĂłn? Â&#x2021; ¢([LVWHQIRUPDVGHUHQGLFLyQGHFXHQWDV ´DFFRXQWDELOLW\Âľ SRlicial a la poblaciĂłn? ÂżCon quĂŠ criterios?

Para un primer diagnĂłstico se requiere saber, a partir de datos existentes: Â&#x2021; ¢4XpWDQFUtWLFDHVODVLWXDFLyQHQHOEDUULR QLYHORJUDGR \SRU quĂŠ? Â&#x2021; ¢4XpHVWUDWHJLDGHUHVSXHVWDH[LVWH\FXiOHVVXLPSDFWR" Â&#x2021; ¢&XiOHVHOJUDGRGHHVWLJPDWL]DFLyQGHOEDUULRHQODFLXGDG" Â&#x2021; /DFRPSRVLFLyQVRFLDOJHQHUDOGHOEDUULRHQWpUPLQRVGHHVWUXFWXUDGHPRJUiĂ&#x20AC;FDIDPLOLDU SRUFHQWDMHGHIDPLOLDVPRQRSDUHQWDles, familias compuestas, etc.). Â&#x2021; ¢&XiOHVHOPHUFDGRGHOLFWXDOGHORVDXWRUHVGHGHOLWRV" Â&#x2021; ¢&yPRHVODFDOLGDGGHODVYLYLHQGDVGHOHQWRUQR\GHORVVHUYLcios? Un barrio crĂ­tico, por ejemplo dominado por los narcotraĂ&#x20AC;FDQWHVQRHVQHFHVDULDPHQWHXQEDUULRSREUH

Si existen formas de organizaciĂłn policial territorializada: Â&#x2021; ¢&yPRVHSXHGHDQLYHOPXQLFLSDODGHFXDUWHUULWRULRVGHDFciĂłn policial y territorios de acciĂłn preventiva de los programas municipales?

6LVHUHDOL]DXQHVWXGLRHVSHFtĂ&#x20AC;FRFRPSOHPHQWDULRpVWHWHQGUiTXH HVSHFLĂ&#x20AC;FDUHOKLVWRULDOGHOEDUULR FyPRVHWUDQVIRUPyHQXQEDUULR

La relaciĂłn con la poblaciĂłn tambiĂŠn es central: Â&#x2021; ¢4XpSHUFHSFLyQWLHQHODSREODFLyQGHODSROLFtD"¢3ROLFtDHĂ&#x20AC;-

61


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

FD]"¢3ROLFtDLQHĂ&#x20AC;FLHQWH"¢3ROLFtDFRUUXSWD"¢3ROLFtDVUHVSHWXRVRVRQRGHORVGHUHFKRVKXPDQRV"¢3ROLFtDFRQĂ&#x20AC;DEOHHQFDVR de denuncias? ÂżPolicĂ­a discriminante? Â&#x2021; ÂżQuĂŠ relaciĂłn o articulaciĂłn tienen las policĂ­as con las organizaciones territoriales o sociales o de juventud de la comuna? Â&#x2021; ¢&XiOHVVRQORVWLHPSRVSURPHGLRGHUHVSXHVWDVGHODSROLFtDD llamadas de emergencia en la comuna? b) /DMXVWLFLD es a menudo criticada por su lejanĂ­a de la poblaciĂłn, VXLQDFFHVLELOLGDGVXOHQWLWXGVXFDUiFWHUGHFODVHVXLQHĂ&#x20AC;FLHQcia y prĂĄcticas obsoletas. Sin embargo, se han implementado reformas judiciales y han surgido formas de justicia alternativa (mediaciĂłn, justicia restaurativa, penas alternativas, cortes de drogas, justicia de proximidad, etc.). Las preguntas relevantes en esta materia son: Â&#x2021; ¢([LVWHQIRUPDVGHMXVWLFLDGHSUR[LPLGDG"¢&yPRIXQFLRQDQ" ¢6RQDFFHVLEOHV"¢6RQHĂ&#x20AC;FLHQWHV"¢(YLWDQODUHLQFLGHQFLD"¢6RQ VXĂ&#x20AC;FLHQWHV" Â&#x2021; 6L H[LVWHQ SHQDV DOWHUQDWLYDV ¢HVWiQ VXĂ&#x20AC;FLHQWHPHQWH DSR\DGDV por las instituciones y la poblaciĂłn? Â&#x2021; (QORTXHVHUHĂ&#x20AC;HUHDODUHLQVHUFLyQGHH[FRQYLFWRV¢H[LVWHQHVtructuras de vigilancia efectiva y de apoyo que tengan respaldo LQVWLWXFLRQDOSREODFLRQDOHPSUHVDULDO\UHFXUVRVVXĂ&#x20AC;FLHQWHV" 2.7.2.6. TrĂĄďŹ co y consumo de drogas

(OWUiĂ&#x20AC;FR\FRQVXPRGHGURJDVOtFLWDV DOFRKRO HLOtFLWDVFRQVWLWXyen problemas muy extendidos en la regiĂłn. Las estadĂ­sticas muestran que los niveles de consumo llegan, para el canabis y la cocaĂ­na, a porcentajes de consumo superiores a aquellos de otras regiones (ONUDD, 2008). AdemĂĄs, como se seĂąalĂł en el primer capĂ­tulo, la regiĂłn es la principal productora mundial de cocaĂ­na.

Los niveles de pobreza y la presencia de una oferta concentrada en QDUFRWUDĂ&#x20AC;FDQWHVQDFLRQDOHVTXHXVDQGRODIXHU]DWLHQGHQDFRQtrolar los mercados y los espacios de venta, agravan el problema haciendo que segmentos de la poblaciĂłn de bajos recursos sean extremamente vulnerables. En efecto, ellos corren un gran riesgo de involucrarse en el consumo, en el comercio de la droga y en la YLROHQFLD TXH YD DVRFLDGD D DPERV IHQyPHQRV (O WUiĂ&#x20AC;FR GH ODV sustancias ilĂ­citas se presenta hoy como una alternativa al mercado de trabajo para jĂłvenes y familias enteras que estĂĄn luchando para sobrevivir. Las preguntas para responder se relacionan, por una parte, con la existencia de una polĂ­tica de prevenciĂłn dirigida a los consumidoUHVGHGURJD\SRURWUDFRQODSUHVHQFLDGHWUiĂ&#x20AC;FRGHGURJDV Â&#x2021; ¢&XiOHVVRQORVWLSRVGHFRQVXPRKDELWXDOHV"¢&XiOKDVLGRVX evoluciĂłn? ÂżEn quĂŠ sectores sociales? Â&#x2021; ¢&yPRVHGDHODEDVWHFLPLHQWR"¢([LVWHQEDUULRV´HVSHFLDOL]Ddosâ&#x20AC;? en la venta? ÂżCĂłmo se da, si la hay, la presencia del narFRWUiĂ&#x20AC;FR FRPHUFLR IDPLOLDU" ¢4Xp DUWLFXODFLyQ WLHQH FRQ ORV jĂłvenes del barrio? ÂżCuĂĄles son los circuitos de venta (lugares, modalidades, actores)? Â&#x2021; ¢([LVWHXQDSROtWLFDGHDUWLFXODFLyQHQWUHSROLFtD\FHQWURGH rehabilitaciĂłn o de prevenciĂłn? Si hay centros de prevenciĂłn o rehabilitaciĂłn: Â&#x2021; ¢([LVWHHQWUHHOORVXQLQWHUFDPELRGHPpWRGRV\UHVXOWDGRV" Â&#x2021; ¢&XiOHVODUHODFLyQHQWUHGURJD\GHOLWRVYLROHQWRVHQODFRPXQD"¢&XiOHVVRQORVHVSDFLRVFRQTXLVWDGRVSRUORVWUDĂ&#x20AC;FDQWHVD travĂŠs de la violencia? ÂżQuĂŠ impacto negativo tienen sobre el uso colectivo de los espacios pĂşblicos? (ver foto). El abuso de alcohol constituye otro problema, a menudo mĂĄs directamente relacionado con la delincuencia violenta. En efecto, el alcohol genera comportamientos agresivos y riĂąas que suelen desembocar en lesiones, muertes o violencia intrafamiliar. /DVSUHJXQWDVEiVLFDVVHUHĂ&#x20AC;HUHQDOLPSDFWRGHODEXVRGHDOFRKRO en los comportamientos violentos y en los accidentes de trĂĄnsito. TambiĂŠn al conocimiento de los lugares de distribuciĂłn, el carĂĄcter legal de la actividad y la efectividad de las medidas de control en

Š Alejandro Sanhueza R.

EL CASO DE DIADEMA, BRASIL

Los zapatos colgados pertenecen a las victimas de un grupo de traďŹ cantes de droga que controla el espacio publico con grafďŹ tis signiďŹ cativos y con asaltos a transeuntes. Santiago Chile, zona sur.

62

Un diagnĂłstico realizado en la comuna de Diadema (periferia de Sao Paulo) y la discusiĂłn en un foro abierto mostraron el impacto del alcohol y llevaron a la municipalidad a imponer progresivamente la â&#x20AC;&#x153;ley secaâ&#x20AC;? despuĂŠs de las 23:00 horas en los bares de la comuna. Esta medida, lograda a travĂŠs de un aĂąo de discusiones, esfuerzos y generaciĂłn de un clima de conďŹ anza, se logrĂł en 2003. Tuvo un efecto decisivo sobre la tasa de homicidios, que bajĂł en 47% en pocos meses sin que se veriďŹ cara un desplazamiento del consumo hacia otros lugares. (Manso, Faria, Gall, 2005).


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

2.7.2.7. Las distintas formas de violencias intrafamiliares (VIF)

ESCUELA QUE PROTEGE RECIFE, BRASIL El Programa Escuela que Protege atiende a niĂąos, niĂąas y adolescentes de la RegiĂłn PolĂ­tico Administrativa (RPA) 6 de Recife, una de las zonas mĂĄs vulnerables y deprivadas de la ciudad. Los sujetos de intervenciĂłn forman parte de la red de enseĂąanza municipal y son vĂ­ctimas de violencia fĂ­sica, sexual y psicolĂłgica, son atendidos junto a sus familias, con el objeto de romper el ciclo de violencia y posibilitar una mejor calidad de vida actual y futura de las personas. Ă&#x2030;ste es un ejemplo destacable de la prevenciĂłn en violencia escolar y violencia domĂŠstica por parte de las redes municipales (Salud y EducaciĂłn).

Š Escuela que protege

La violencia en las personas tiene diversas caras, la mĂĄs frecuente y mĂĄs oculta es la violencia domĂŠstica o Violencia Intrafamiliar (VIF). Las VIF constituyen un problema central en la reproducciĂłn de la violencia en general. En efecto, no sĂłlo impide el desarrollo de las mujeres, que son las principales vĂ­ctimas, sino tambiĂŠn de los niĂąos, sean vĂ­ctimas o testigos, porque genera en ellos la idea de que la violencia constituye la forma normal de UHVROXFLyQGHFRQĂ LFWRV/DV9,)SXHGHQVHUItVLFDVSVLFROyJLFDV o econĂłmicas, pero como se dan en el ĂĄmbito privado, son muy difĂ­ciles de detectar sin denuncia o sin que se hagan pĂşblicas por SDUWHGHTXLHQHVODVVXIUHQ(QHOORUHVLGHODSULQFLSDOGLĂ&#x20AC;FXOWDGGH la prevenciĂłn.

Un primer nivel de trabajo del Programa es con los colegios de la red educacional, sensibilizando y capacitando a los profesores para que elaboren estrategias preventivas de la violencia y pesquisen casos de abuso para derivarlos a travĂŠs del programa. Una vez que un niĂąo vĂ­ctima de violencia es detectado, es atendido junto a su familia por un equipo de psicĂłlogos y especialistas. A su vez, en los colegios se desarrollan programas de sensibilizaciĂłn de la temĂĄtica a los padres, a travĂŠs de la Escuela para Padres. En estas instancias, los padres reciben orientaciĂłn y son invitados a reďŹ&#x201A;exionar para que cambien sus conductas y asuman su rol de proveedores, protectores y cuidadores de los niĂąos, niĂąas y adolescentes. El programa comenzĂł el aĂąo 2005 a travĂŠs de un proyecto piloto, con sede en la Red de Salud del RPA 6. Ese aĂąo se atendiĂł a 204 niĂąos, niĂąas y jĂłvenes, trabajando en 64 escuelas, capacitando a 572 educadores y atendiendo a 120 padres (observaciĂłn directa).

FRODERUDFLyQFRQODSROLFtD$GHPiVHVLPSRUWDQWHYHULĂ&#x20AC;FDUVLOD poblaciĂłn estĂĄ consciente del problema. Medidas de prevenciĂłn pueden ser tomadas solo -como en Diadema- cuando la gente las aprueba, con frecuencia despuĂŠs de una etapa de debate. Relacionada con el consumo del alcohol se encuentra la prĂĄctica de consumo en espacios pĂşblicos. Grupos de personas se juntan regularmente en lugares abandonados o desordenados para beber. AdemĂĄs de crear una sensaciĂłn de mayor desorden, esta prĂĄctica incentiva el alcoholismo entre individuos que han abandonado (o han sido forzados a abandonar) el hogar. Sus efectos son los mismos que la venta de alcohol sin control en los bares.

Las VIF han sido tambiĂŠn legitimadas por la costumbre. En la actualidad hay cambios en la regiĂłn, por lo menos en el plano cultural y en parte en el plano jurĂ­dico, aunque estĂĄn solamente empezando a materializarse. Una municipalidad puede apoyar el cambio cultural, favorecer la denuncia, formar agentes portadores de habilidades \FXDQGRODVSUiFWLFDVGH9,)VRQPDQLĂ&#x20AC;HVWDVSUHYHQLUODVPHGLDQWH la protecciĂłn de las vĂ­ctimas. Como se seĂąalĂł, el problema involucra a los niĂąos. El maltrato infantil y el abuso sexual al interior del hogar son frecuentes. Una situaciĂłn a menudo invisibilizada es la violencia contra las personas discapacitadas o aquella contra las personas de la tercera edad, que ocurren en la familia misma. Las preguntas esenciales son: Â&#x2021; ¢([LVWHQ SURJUDPDV R SUR\HFWRV ORFDOHV GLULJLGRV D OD UHGXFciĂłn de las VIF? ÂżCĂłmo han funcionado? ÂżSon sustentables? ¢(VWiQGLULJLGRVDWRGDODSREODFLyQLQWHUHVDGD"¢4XpUHĂ HMDQ las estadĂ­sticas de lesiones en los consultorios de salud y hospitales del municipio? Â&#x2021; ¢+D\FRRUGLQDFLyQHQWUHLQVWLWXFLRQHVGHDSR\RHQODPDWHULD (ONG, plan de gobierno, de la municipalidad)? Â&#x2021; ¢6H GLVSRQH HQ OD FRPXQD GH LQVWLWXFLRQHV FDSDFHV GH FUHDU habilidades (monitoras de VIF, por ejemplo) en los barrios? En el municipio, las vĂ­ctimas que denuncian: Â&#x2021; ¢&yPRVRQDWHQGLGDVSRUODSROLFtD\SRUORVFHQWURVGHSURWHFciĂłn? Â&#x2021; ¢([LVWHQRUJDQL]DFLRQHVGHKRPEUHVUHVSDOGDQGRODUHGXFFLyQ de las VIF? Â&#x2021; ¢([LVWHQFHQWURVGHSURWHFFLyQGHODPXMHUYtFWLPDHQODFRPXna? Â&#x2021; ¢(QORVGLYHUVRVGHSDUWDPHQWRVGHOPXQLFLSLRKD\FRQFLHQFLD de este problema y en general de la discriminaciĂłn hacia las mujeres?

63


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

VIOLENCIA ESCOLAR EN CHILE En Chile una encuesta nacional sobre violencia escolar mostrĂł en 2006 que dos tercios de los alumnos de los 6 Ăşltimos aĂąos de escolaridad, justiďŹ can la violencia escolar como forma de defensa, para â&#x20AC;&#x153;no ser pasado a llevarâ&#x20AC;?. Estos porcentajes alcanzan el 80% en las escuelas de sectores mĂĄs modestos y 49% en los segmentos de mĂĄs altos ingresos. Alrededor de 30% del alumnado es vĂ­ctima de robo cada aĂąo en la escuela y 62% reconoce que la violencia se da principalmente en la sala de clase (Universidad A. Hurtado, 2006).

son directamente responsables de los centros educacionales, lo que ocurre con muchos municipios de la regiĂłn. Contrariamente a lo que se piensa, una gran parte de los alumnos violentos son tambiĂŠn vĂ­ctimas de la violencia. Si el problema ha aumentado en la mayorĂ­a de los paĂ­ses, se debe al hecho de que la escuela no puede asegurar, como en el pasado, una movilidad social, sobre todo cuando la cobertura escolar se generaliza. Por RWUDSDUWHLQĂ X\HHOTXHHQHVWHFRQWH[WRODVHVFXHODVVREUHWRGR las de menor calidad- son percibidas como â&#x20AC;&#x153;instituciones totalesâ&#x20AC;? (Goffman, E. 1970) que estresan y generan fuertes reacciones de los alumnos.

Â&#x2021; ¢([LVWHQLQVWLWXFLRQHVFDSDFHVGHWUDWDUORVSUREOHPDVGHPDOtrato infantil? ÂżCĂłmo evalĂşan su funcionamiento? Â&#x2021; ¢([LVWHQLQVWLWXFLRQHVFDSDFHVGHWUDWDUORVSUREOHPDVGHYLRlencia contra las personas de la tercera edad? ÂżQuĂŠ resultados obtienen?

Entre otros efectos, la violencia escolar se reproduce como meFDQLVPRGHUHVROXFLyQGHFRQĂ LFWRVEDMD ORVQLYHOHVGHFDOLGDG de las buenas escuelas y empeora las de menor calidad. En este sentido, si bien afecta todos los medios sociales, puede acentuar la desigualdad.

2.7.2.8. Violencia escolar

Preguntas a formular: Â&#x2021; ¢([LVWHHQODVHVFXHODVFRPXQDOHVXQDSUHSDUDFLyQGHORVSURfesores para comprender y abordar la violencia escolar? Â&#x2021; ¢6HGLVSRQHGHXQSURJUDPDRSUR\HFWRVGHLQWURGXFFLyQGH PRGDOLGDGHVGHUHVROXFLyQGHFRQĂ LFWRVFRPRODPHGLDFLyQ escolar bien preparada?

La violencia escolar es relevante como factor de legitimaciĂłn y, por tanto, de reproducciĂłn de la violencia. En general se da predominantemente en la sala de clase y es a menudo legitimada por los propios alumnos. Se expresa en forma verbal, psicolĂłgica, fĂ­sica, delictual y como hostigamiento permanente. Esta Ăşltima manifestaciĂłn, conocida por la palabra en inglĂŠs â&#x20AC;&#x153;bullyingâ&#x20AC;?, parece la mĂĄs impactante y los medios de comunicaciĂłn la ponen en evidencia al punto de confundirla con violencia escolar. Sin embargo las otras formas -en particular la psicolĂłgica -pueden ser mĂĄs daĂąinas y sobre todo mĂĄs frecuentes. Reducir la violencia escolar es ante todo una tarea que concierne a los profesores, los padres, los barrios donde estĂĄ inserta la escuela, y los alumnos. El rol de los municipios es limitado, salvo cuando EJEMPLO DE ESTUDIO DEL TEMOR EN CHILE En el aĂąo 2005, la Universidad Alberto Hurtado realizĂł un estudio de los espacios que constituyen fuentes de temor en un municipio del sur de Santiago de Chile, en el marco de un curso sobre seguridad. Profesores y estudiantes, en colaboraciĂłn con el encargada de seguridad de la comuna y con el apoyo gubernamental, analizaron este tema durante un dĂ­a junto a 40 dirigentes de consejos de seguridad de la comuna. Se logrĂł, con mapas digitalizados, identiďŹ car los lugares de mayor temor. A travĂŠs de encuestas a los dirigentes, divididos en grupos, se consiguiĂł determinar que se temĂ­a, sobre todo, por la generaciĂłn siguiente, mĂĄs que por la propia victimizaciĂłn. La inquietud se expresaba en â&#x20AC;&#x153;quĂŠ va a pasar con nuestros hijos si la droga ha llegado en mi barrioâ&#x20AC;?, o â&#x20AC;&#x153;quĂŠ va a suceder con nuestras hijas si la prostituciĂłn de menores ha logrado instalarse en la comunaâ&#x20AC;?. Se vio con los dirigentes cĂłmo hacer para que los consejos de seguridad se hicieran cargo de estos temas (observaciĂłn directa, 2005).

64

2.7.2.9. Los temores de la poblaciĂłn

El temor es un componente inevitable de la lucha contra la criminalidad. Dada su importancia, algunos actores lo confunden con la victimizaciĂłn y miden los resultados de ĂŠsta a travĂŠs de aquĂŠl. Pero el temor es un fenĂłmeno social; en consecuencia, tiene una transformaciĂłn lenta, que sigue una lĂłgica diversa a la de la victimizaciĂłn. En algunos casos se observa que las personas pueden sentir alto temor, sin haber sido vĂ­ctimas de algĂşn suceso crimiQDO)XQGDPHQWDOPHQWHHOWHPRUVHUHODFLRQDFRQODFRQĂ&#x20AC;DQ]DGH un ciudadano en las instituciones para resolver la criminalidad, no FRQVXFRPSHWHQFLDHIHFWLYD6LHPSUHVHYHULĂ&#x20AC;FDXQGHVIDVHHQHO tiempo entre los cambios en el temor y las variaciones en la victiPL]DFLyQ(OFDVRHPEOHPiWLFRGH%RJRWiPRVWUyTXHORVPHGLRV de comunicaciĂłn demoraron ocho aĂąos antes de reconocer que la situaciĂłn habĂ­a evolucionado. Solo despuĂŠs de ese lapso se eviGHQFLyXQDFRQĂ&#x20AC;DQ]DUHDOHQODVLQVWLWXFLRQHVPXQLFLSDOHV Por otra parte los tipos de temores varĂ­an segĂşn los segmentos VRFLDOHV (V GHFLU TXH PHGLU HO WHPRU HV LGHQWLĂ&#x20AC;FDU IHQyPHQRV distintos, y diferentes objetos del temor. Hay un punto comĂşn: OD GHVFRQĂ&#x20AC;DQ]D HQ ODV LQVWLWXFLRQHV SHUR HO REMHWR TXH OD GHVencadena es diverso. TambiĂŠn ocurre que los niveles de temor suelen ser mĂĄs elevados en sectores sociales de menores ingresos econĂłmicos.


Š Santiago Amable.

CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

Estudiantes de establecimientos educacionales de las cercanĂ­as de Avenida Matucana, Santiago de Chile, hacen un mosaico junto a conocidos artistas para recuperar una zona deteriorada. Unos aĂąos despuĂŠs, los que participaron en su confecciĂłn, reunieron ďŹ rmas y limpiaron el mosaico para que no fuera demolido.

En las clases altas se teme ser vĂ­ctima de asaltos, robos o secuestros. Los personajes que simbolizan estos riesgos son las â&#x20AC;&#x153;clases SHOLJURVDVÂľLGHQWLĂ&#x20AC;FDGDVKDELWXDOPHQWHHQODUHJLyQODWLQRDPHULcana con la poblaciĂłn marginal de las ciudades (favelas, villas miserias, etc.). Se aĂąade el riesgo de ver su barrio, sĂ­mbolo de estatus y riqueza, desvalorizado si los delitos aumentan en ĂŠl. Riesgo y proximidad de poblaciones marginales acrecientan el miedo de los sectores de altos ingresos.

2.7.2.10. Los delitos de cuello blanco

En los sectores populares, mĂĄs que a ser vĂ­ctimas, a menudo se WHPHORTXHSRGUtDSDVDUDORVKLMRVGDGDODSUHVHQFLDGHOWUiĂ&#x20AC;FRGH drogas y de la prostituciĂłn que involucra a menores. El trasfondo cultural es la percepciĂłn de que las instituciones son impotentes frente a estos riesgos y no pueden proteger a la poblaciĂłn.

Mercados de objetos reducidos que provienen del robo son a veces â&#x20AC;&#x153;toleradosâ&#x20AC;? por las autoridades locales y policiales: lugares de venta de especies robadas y de venta ilegal de mercaderĂ­as.

$ OD GHVFRQĂ&#x20AC;DQ]DFRP~Q D WRGDV ODV FODVHV VHVXPD ODIDOWDGH responsabilizaciĂłn individual o colectiva en la lucha contra la criminalidad. No se tiene fe en las capacidades de la sociedad civil frente a la delincuencia. Por consiguiente, la acciĂłn contra el temor, que es de largo plazo, debe asumir la doble tarea de construir XQDFRQĂ&#x20AC;DQ]DHQODVLQVWLWXFLRQHV\ORJUDUODUHVSRQVDELOL]DFLyQGH la propia gente. Quien estĂĄ involucrado en acciones que lo responVDELOL]DQDGTXLHUHFRQĂ&#x20AC;DQ]DHQVXSURSLDIXHU]D Investigar el temor puede tomar dos caminos complementarios: Â&#x2021; ,GHQWLĂ&#x20AC;FDU ORV GLYHUVRV WHPRUHV SRU VHFWRUHV VRFLDOHV OR TXH requiere, si son mĂşltiples, mĂŠtodos como los grupos focales o encuestas en profundidad con actores representativos. Â&#x2021; ,GHQWLĂ&#x20AC;FDUORVHVSDFLRV OXJDUHVGHPD\RUHVDVDOWRV]RQDVSHOLgrosas, etc.) y comportamientos (venta callejera de drogas, tiroteo) que generan mayor temor.

Tanto en el ĂĄmbito privado como pĂşblico, inclusive en los departamentos municipales, existen prĂĄcticas que son formas de corrupciĂłn o de complicidad con la criminalidad. Entre otras, HO RWRUJDPLHQWR GH FHUWLĂ&#x20AC;FDGRV IDOVRV R GH SDWHQWHV LOHJDOHV comprado para locales de venta de alcohol, construir sala de juegos prohibidos, etc.

A estos delitos o complicidad se suman los de fraude, malversaFLyQGHIRQGRVDEXVRVGHFRQĂ&#x20AC;DQ]DHQJDxRVH[SORWDFLyQTXH practican algunos empresarios o comerciantes, no siempre sin la complicidad de administradores pĂşblicos. Otros comportamientos que constituyen faltas serias contra el municipio mismo son los vertederos ilegales -que ensucian el entorno y generan la imagen de deterioro fĂ­sico-social- y los â&#x20AC;&#x153;negociosâ&#x20AC;? relacionados a la ocupaciĂłn ilegal de terrenos. La corrupciĂłn policial es la que mĂĄs afecta la lucha contra la criminalidad. En algunas ciudades alcanza niveles que hacen perder toda credibilidad a las instituciones. Los habitantes estĂĄn al corriente de las prĂĄcticas descritas, y en algunos casos las legitiman. Pero se trata de comportamientos invalidantes de cualquier acciĂłn contra la criminalidad.

65


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

Las fuentes de informaciĂłn para evaluar el nivel de tales conductas son generalmente la policĂ­a -si no es corrupta-, los funcionarios municipales, los propios habitantes, las cĂĄmaras de comercio e industria o la cĂĄmara de construcciĂłn.

2.7.2.12. Intersectorialidad del trabajo municipal y coherencia polĂ­tica

En materia de seguridad, la intersectorialidad es fundamental porque responde a un problema multicausal. De ahĂ­ la importancia de la coordinaciĂłn entre servicios municipales. Por ejemplo, el departamento, secretarĂ­a o unidad de la alcaldĂ­a que trabaja la prevenciĂłn del consumo de drogas ilĂ­citas y alcohol debe poder coordinarse con aquellos de salud y de educaciĂłn.

Las preguntas por hacerse: Â&#x2021; ¢([LVWHQSUiFWLFDVLGHQWLĂ&#x20AC;FDGDVSRUODSREODFLyQFRPRFRUUXSciĂłn o delitos de cuello blanco en el territorio? Â&#x2021; ¢4XpPHFDQLVPRVKD\SDUDFRPEDWLUHVWDVSUiFWLFDV" Â&#x2021; ¢&yPRLQYROXFUDUDODSREODFLyQHQODOXFKDFRQWUDHVWDVSUiFWLFDVSDUDGDUOHVVXVWHQWDELOLGDG"¢FXiOHVHOQLYHOGHFRQĂ&#x20AC;DQ]D La polĂ­tica de prevenciĂłn requiere un enfoque compartido y coy de credibilidad de las instituciones pĂşblicas locales? herente con las demĂĄs polĂ­ticas sociales. Por poner un caso, si la polĂ­tica general dirigida a la juventud prescinde totalmente de su participaciĂłn, serĂĄ difĂ­cil insertar modalidades que los integren acti2.7.2.11. El trĂĄďŹ co de personas vamente a la prevenciĂłn de delincuencia juvenil. (QODV~OWLPDVGpFDGDVHOWUiĂ&#x20AC;FRGHSHUVRQDVKDDXPHQWDGRWDQWR a travĂŠs de las formas de promociĂłn de inmigraciones ilegales con Las preguntas a formular: Ă&#x20AC;QHV GH H[SORWDFLyQ HQ HO WUDEDMR VH[XDO FRPR GH XWLOL]DFLyQ GH Â&#x2021; ¢&XiOHVVRQORVGHSDUWDPHQWRVVHFUHWDUtDVRXQLGDGHVPXQLFLSDles involucrados en las diversas polĂ­ticas de prevenciĂłn y seguriniĂąos en el trabajo. En particular, un conocimiento de las redes de dad? ÂżCuĂĄl es el rol de cada uno? ÂżCuĂĄles son los obstĂĄculos a la prostituciĂłn organizada sobre el territorio, si existe, es importante. LQWHUVHFWRULDOLGDG"¢4XpHVWUXFWXUDRFRPSRUWDPLHQWRVPRGLĂ&#x20AC;car? ÂżCĂłmo hacerlo? 6H GDQ LJXDOPHQWH RWURV WLSRV GH WUiĂ&#x20AC;FR GH SHUVRQDV (V HO FDVR de la obligaciĂłn impuesta a niĂąos de pedir limosna en la calle e Â&#x2021; ¢&XiOHVHOJUDGRGHFRKHUHQFLDHQWUHODSROtWLFDGHSUHYHQFLyQ\ aquella de polĂ­tica social dirigida a cada segmento social (juveninclusive el â&#x20AC;&#x153;prĂŠstamoâ&#x20AC;? de menores para facilitar la mendicidad catud, mujeres, niĂąos, etc.)? ÂżCĂłmo mejorar esta coherencia? ÂżQuĂŠ llejera de mujeres. Es el caso, asĂ­ mismo, de la incorporaciĂłn de recursos se destinan y cuĂĄles son las competencias tĂŠcnicas y los QLxRVRDGROHVFHQWHVFRPR´VROGDGRVÂľGHORVQDUFRWUDĂ&#x20AC;FDQWHV6H medios requeridos? les otorgan armas y remesas, pero con la amenaza de muerte en FDVRGHDEDQGRQRGHVXV´WDUHDVÂľ YHUHOSXQWRVREUHWUiĂ&#x20AC;FR de drogas). 2.8. PASO 4: ANĂ LISIS, INFORME Y VALIDACIĂ&#x201C;N Las poblaciones mĂĄs vulnerables son los inmigrantes de otros paĂ­ses, en especial si son ilegales; los inmigrantes del interior que llegan a las grandes ciudades; los niĂąos provenientes de zonas de extrema pobreza. Por tal motivo, el conocimiento de los segmentos poblacionales provenientes de la migraciĂłn puede ser de gran utilidad.

2.8.1. El anĂĄlisis ďŹ nal y el informe

A partir de los datos reunidos, analizados y ordenados en una perspectiva que focaliza factores de riesgo y factores de protecciĂłn, se abordan los temas que fueron juzgados esenciales para el municipio FXDQGRVHGHĂ&#x20AC;QLyHODOFDQFHWHPiWLFRGHOGLDJQyVWLFR3DUDFDGDPDteria se efectĂşa un resumen de la situaciĂłn, se describe el impacto Las preguntas a formular: Â&#x2021; ¢6HFRQRFHODVLWXDFLyQGHODSREODFLyQSURYHQLHQWHGHRWURV que los delitos o las conductas de riesgo pueden tener y se evidencia los factores de riesgo y de protecciĂłn. paĂ­ses? Â&#x2021; ¢+D\SUiFWLFDVGHDEXVRFRQHVWRVLQPLJUDQWHV" En el caso de los inmigrantes, sobre todo mujeres, provenien- A partir de la discusiĂłn de los resultados con los actores relevantes, se tes de otras zonas del paĂ­s, Âżhay prĂĄcticas de incitaciĂłn a la sugiere orientaciones por concretar cuando se elabore la estrategia. prostituciĂłn? Â&#x2021; ¢&yPRHVWiRUJDQL]DGDODUHGGHSURVWLWXFLyQHQODFRPXQD" Este anĂĄlisis se traduce en un informe, que debe ser claro y pedaÂżCĂłmo se involucra a las menores en este â&#x20AC;&#x153;negocioâ&#x20AC;?? gĂłgico, porque va dirigido a los agentes de prevenciĂłn y a toda la Â&#x2021; (Q ODV GLYHUVDV DFWLYLGDGHV GH FDOOH OLPRVQD YHQWD FDOOHMHUD poblaciĂłn. malabaristas, lustrador de zapatos, etc.), Âżquienes involucran a ORVQLxRV"¢DGyQGHYDQORVEHQHĂ&#x20AC;FLRVORJUDGRV" Se sugiere en el informe: Â&#x2021; ¢4XpFDSDFLGDGWLHQHHOPXQLFLSLRSDUDFRQWURODUHVWRVIHQy- Â&#x2021; 6XEUD\DU ODV SULRULGDGHV HQ FDGD WHPD HV GHFLU HYLGHQFLDU HQ menos? cada problema analizado cuĂĄl es el aspecto mĂĄs relevante que se

66


Capítulo 3: POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN: ETAPA 2. EL DIAGNÓSTICO

PROPUESTA DE UN ESQUEMA DE INFORME Este esquema no pretende ser exhaustivo porque en cada caso hay que introducir temas que son específicos para cada municipio. Tampoco pretende que todos los temas aquí presentados tengan que estar en el diagnóstico, la selección dependerá de los temas que se han identificado como relevantes en el territorio analizado. Tampoco pretende ser la única forma de presentar los resultados de un diagnóstico. Es simplemente una orientación que puede ser adaptable y modificable. 1.

Introducción: presentación de los equipos que contribuyeron al diagnóstico y del proceso y de la visión que sustenta este esfuerzo

2.

Breve presentación de datos generales: del entorno, demográficos, de empleo, de sectores sociales, de segregación y de espacios significativos que contextualizan la realidad y los problemas del municipio o de la ciudad

3.

Caracterización general de la delincuencia en el municipio: Tasa de denuncias, de homicidios, de principales manifestaciones de atentados a la propiedad, de otras formas de victimización y comparación con datos del país y de otros municipios similares; movimiento y desplazamiento de la delincuencia de un sector geográfico a otro o de una parte de la ciudad a otra

4.

Prioridades de los habitantes en materia de inseguridad, por sectores geográficos o sociales y orientaciones que derivan de la percepción de los habitantes. Medidas visualizadas como esenciales para satisfacer estas prioridades. Grado de consenso sobre estas medidas

5.

Los tipos de victimización y su prevención 5.1. Violencia contra las personas en el espacio público 5.1.1. Tipología, evolución, localización, tipo de víctimas (sectores sociales, geográficos, grupos de edad) 5.1.2. Programas de prevención y su evaluación, si existe, y percepción de su eficacia en la población 5.2. Los principales tipos y localización de los atentados a la propiedad 5.2.1. Tipología, evolución, localización, tipo de víctimas (sectores sociales, barrios, grupos de edad) 5.2.2. Percepción de la eficacia y rapidez de las intervenciones policiales 5.2.3. Programas y actores de la prevención y su evaluación, si existe, y percepción de su eficacia 5.3. Las violencias intrafamiliares 5.3.1. Tasa de denuncias y evolución 5.3.2. Programas de prevención, casas de acogida y evaluación 5.4. Las violencias escolares 5.4.1. Los establecimientos más afectados 5.4.2. Programas para enfrentar esta violencia y su evaluación

6. Barrios críticos 6.1. Caracterización y grado de estigmatización 6.2. Programas o proyectos vigentes para contrarrestar este fenómeno 7.

Delincuencia y conductas de riesgo juveniles 7.1. Extensión y tipos de delincuencia juvenil 7.2. Las conductas de riesgo

7.3. 7.4.

Los jóvenes en situación de riesgo: pandillas, desertores escolares, niños de la calle, jóvenes ligados al narcotráfico etc. Instituciones y programas de prevención y evaluación y/o percepción de su eficacia

8.

Problemas ligados al tráfico y consumo de drogas 8.1. Narcotráfico. Localización y tipo de manifestaciones. Grado de violencia ligado a este tráfico. Sistema de reproducción del tráfico. Evolución 8.2. Programas de control y prevención. Evaluación y percepción de su eficacia 8.3. Microtráfico, su extensión, características y eventual ligazón a la violencia. Modalidades de prevención y evaluación y percepción de su eficacia 8.4. Extensión del consumo de drogas (edad, barrios, género). Programas e instituciones de prevención, centros de rehabilitación y evaluación de su capacidad de acogida y resultados 8.5. Impacto del alcoholismo sobre la violencia en el municipio. Problemas de control y prevención. Localización de locales de distribución. Evaluación de prácticas o programas preventivos

9.

Los espacios públicos y el delito 9.1. “Hot spots”. Espacios deteriorados y peligrosos. Características. Prevención y control. Evaluación 9.2. Espacios de cohesión, su éxito y las razones del éxito

10. La reinserción de ex convictos Modalidades. Evaluación 11. Los delitos de cuello blanco Caracterización. Nivel de Corrupción. Percepción del nivel de impunidad. Indicaciones sobre medidas visualizadas como importantes por los habitantes 12. Presencia e imagen de la policía 12.1. Dotación policial. Demandas. Capacidad de respuesta. 12.2. Percepción de la eficiencia policial 12.3. Colaboración municipio – policía. Mejoramiento posible 12.4. Percepción de la policía por la población. Razones. Posibles mejoramientos 12.5. Rendición de cuenta a la población 13. Temor Percepción del temor. Qué temen la población y los diversos sectores. Confianza y desconfianza en los agentes de seguridad. 14. Buenas prácticas reconocidas Caracterización y lecciones 15. Mapa de actores de la prevención Las modalidades de coproducción de seguridad en el municipio y con agentes externos. Las coaliciones y su solidez. Orientaciones para mejoramiento 16. El proceso de aprendizaje del diagnóstico Los consensos logrados y las divergencias que quedan. Las profundizaciones necesarias 17. Síntesis de las recomendaciones

67


© ONU-HABITAT

GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

El centro histórico de Bogotá, Colombia, es parte de la política de seguridad.

debe abordar. Por ejemplo, en materia de jóvenes en situación de riesgo en algunos lugares el problema prioritario podría ser las pandillas, mientras en otros el consumo de droga o bien la falta de oportunidades para desarrollar habilidades que les permitan desenvolverse en un trabajo, o bien la ausencia de programas focalizados en ellos. Estas prioridades van a servir para la elaboración de la estrategia. Los criterios de selección de las prioridades son la opinión de los habitantes (grado de tolerancia, fuente de miedo) y la posibilidad de una focalización inmediata en función de los recursos disponibles. ‡ (YLGHQFLDUODVEXHQDVSUiFWLFDVH[LVWHQWHVHQHOWHUULWRULRPXnicipal o que han sido reconocidas como acertadas en situaciones similares en otras ciudades. Su fortalecimiento y difusión FRQWULEX\HDFUHDUFRQÀDQ]DHQODFDSDFLGDGGHODFRPXQLGDG Es recomendable en esta fase familiarizarse con programas o proyectos realizados o en ejecución en municipios similares. La asesoría de expertos puede ser de utilidad. ‡ ,GHQWLÀFDU ODV IRUPDV GH FRSURGXFFLyQ GH OD VHJXULGDG HQWUH VRFLRVPXQLFLSDOHV3DUDSRGHUPRGLÀFDURUHIRU]DUODVIRUPDV de colaboraciones entre socios es útil conocerlas bien. En particular se debe distinguir las que son de igualdad o asimétricas (agentes municipales dependientes de los agentes estatales, por ejemplo); las que son permanentes o esporádicas (por ejemplo, relaciones municipio-policía que dependen exclusivamente de la buena voluntad del alcalde y del comisario); las que son burocratizadas (por ejemplo, departamentos muni-

68

cipales o estatales que se vinculan solo por la vía jerárquica y administrativa, sin diálogo real ni trabajo en conjunto) o ágiles (establecimiento de mesas técnicas intersectoriales entre departamentos); las que son de total alianza para el logro de una meta común (asociación entre municipio y escuela para controlar la violencia escolar) o las que suponen la autonomía de cada socio en la elaboración e implementación (por ejemplo, la iniciativa GHXQDDVRFLDFLyQGHHPSUHVDULRVSDUDODUHVWDXUDFLyQ\SDFLÀcación de un barrio comercial con fuerte tasa delictual, donde el grupo empresarial elige la meta, los medios, los participantes, y solo invita al municipio a colaborar). 2.8.2. Validación del diagnóstico participativo

El diagnóstico no está completo ni terminado en esta etapa, si no se “devuelve”, si no es presentado, expuesto y analizado junto a los distintos grupos, actores, instituciones y personas que participaron en él. El diagnóstico debe ser acordado entre los distintos actores involucrados, es decir: habitantes, organizaciones, instituciones del gobierno local, regional y nacional. Lo que se recoja en estas instancias debe formar también parte del diagnóstico, por ello le da aún más validez y representatividad. No hay que olvidar que el diagnóstico también ayuda a construir comunidad, organizándola y generando capacidades en ella, empoderándola en la solución de sus problemas. En resumen, también apunta a generar un consenso sobre necesidades y prioridades, especialmente entre comunidades de interés, equipos del gobierno local y los propios vecinos.


CapĂ­tulo 3: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 2. EL DIAGNĂ&#x201C;STICO

Algunas recomendaciones: Â&#x2021; 3ODQLĂ&#x20AC;FDU FXLGDGRVDPHQWH OD IRUPD HQ TXH VH HQWUHJXHQ ORV resultados, asĂ­ como las metodologĂ­as que se utilicen para analizar la informaciĂłn. Presentar partes del diagnĂłstico a travĂŠs de personas directamente involucradas, por ejemplo, conviene que sean jĂłvenes quienes lean, den a conocer o ilustren la parte de prevenciĂłn dirigida a sus pares. Â&#x2021; (QIDWL]DUTXHHOGLDJQyVWLFRVHYDFRQVWUX\HQGRSHULyGLFDPHQWH\SURIXQGL]DQGRHQiUHDVPiVHVSHFtĂ&#x20AC;FDV Â&#x2021; 3UHYHQLUHOHIHFWRSDUDOL]DQWHTXHSXHGHQSURYRFDUORVUHVXOWD-

dos de un diagnĂłstico. Es necesario no perder de vista la visiĂłn, los recursos y capacidades existentes. Quienes lideran el proceso tienen un rol fundamental, pues permanentemente deben motivar, animar y orientar hacia delante. Â&#x2021; (YLGHQFLDUTXHHOGLDJQyVWLFRSHUPLWLyODLGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQGHORV problemas de violencia e inseguridad claves a nivel local, de ĂĄreas y de grupos, pero que tambiĂŠn dio como resultado la incorporaciĂłn de socios, recursos, voluntades y capacidades disponibles.

PRINCIPALES INSTRUMENTOS UTILIZADOS EN EL DIAGNĂ&#x201C;STICO INSTRUMENTOS DE INVESTIGACIĂ&#x201C;N

MAPAS

INDICADORES E Ă?NDICES

AnĂĄlisis de datos policiales

Mapa de participantes por sectores

LĂ­nea de base

AnĂĄlisis de estadĂ­sticas oďŹ ciales

Mapa de temor

Tasa de homicidios

AnĂĄlisis de prensa

Mapa de victimizaciĂłn

Tasa de victimizaciĂłn (por tipo de delito)

AnĂĄlisis de actores

Mapa de hot spot

Indicadores cuantitativos

AnĂĄlisis de buenas prĂĄcticas

Mapa de denuncias

Indicadores cualitativos

Encuesta

Indicadores de tendencia

Autorreporte

Frecuencia de denuncias

Encuesta de victimizaciĂłn

Cifra negra

Entrevistas en profundidad

Indicadores de gestiĂłn

Grupos focales

Indicador de respuesta policial

Grupos de discusiĂłn

Ă?ndice de conďŹ anza en la policĂ­a

Grupos de trabajo temĂĄtico

Ă?ndice de conďŹ anza en la justicia

Consulta comunitaria

Ă?ndice de temor

Marcha exploratoria Mapas perceptuales EvaluaciĂłn de impacto

RESUMEN El diagnĂłstico es un instrumento de conocimiento y de consenso. El conocimiento de la violencia, de la delincuencia, de los actores locales, de los temores y expectativas de la poblaciĂłn en materia de seguridad como de sus buenas prĂĄcticas permite avanzar hacia una estrategia consensuada y coproducir seguridad. El diagnĂłstico es tambiĂŠn la base de conocimiento que servirĂĄ para el monitoreo y para la actualizaciĂłn de los datos de la inseguridad como de la informaciĂłn sobre las prĂĄcticas de la poblaciĂłn. En este sentido el diagnĂłstico debe actualizarse permanentemente. El diagnĂłstico participativo pone el acento sobre el consenso, considerado como fundamental para construir una estrategia de seguridad que apunte a la calidad de vida y a una cultura de prevenciĂłn. No es contradictorio con la bĂşsqueda de una informaciĂłn ďŹ dedigna de la realidad, es simplemente una forma de investigaciĂłn â&#x20AC;&#x201C;acciĂłn que al municipio y sus equipos tĂŠcnicos permite avanzar con los beneďŹ ciarios hacia una polĂ­tica de seguridad que va a necesitar de la participaciĂłn y responsabilizaciĂłn de los habitantesâ&#x20AC;&#x201C;. Por ende, una triple exigencia: primero, la del esfuerzo por involucrar desde el inicio a los beneďŹ ciarios y al menos a las comunidades de intereses y en particular a los jĂłvenes por su ubicaciĂłn estratĂŠgica en toda polĂ­tica de prevenciĂłn; segundo, la exigencia de transparencia y, tercero, la exigencia de devoluciĂłn de la informaciĂłn a la poblaciĂłn.

69


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CapĂ­tulo 4:

ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

ESTRATEGIA En este capĂ­tulo se explica cĂłmo formular una estrategia de prevenciĂłn local para la seguridad ciudadana, los tiempos y pasos que ĂŠsta requiere. AsĂ­ tambiĂŠn se explica la

El diagnĂłstico ha evidenciado la situaciĂłn en la comuna, ha permitido generar algunos consensos respecto de las causas de la violencia y la delincuencia, y ha posibilitado acuerdos bĂĄsicos acerca de la visiĂłn que deberĂ­a prevalecer para abordar la prevenciĂłn. 6HWUDWDDKRUDGHGHĂ&#x20AC;QLUVREUHODEDVHGHODVLWXDFLyQDFWXDOXQD estrategia de prevenciĂłn que, compartida, apunte a concretar los UHVXOWDGRV\UHFRPHQGDFLRQHVREWHQLGRV(VWRTXLHUHGHFLUSODQLĂ&#x20AC;car y entrar en acciĂłn.

IDVH GH SODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ H LPSOHPHQ3.1. DEL DIAGNĂ&#x201C;STICO A LA ESTRATEGIA taciĂłn de la acciĂłn. Finalmente, se presentan un conjunto de ejemplos

Terminado el diagnĂłstico, el equipo tĂŠcnico que lo realizĂł y lo condujo inicia la fase de formulaciĂłn de una estrategia local consensuada de prevenciĂłn de la violencia y la delincuencia.

aplicados a las temĂĄticas propuestas en el diagnĂłstico, en las cuales se

AdemĂĄs de entregar informaciĂłn acerca de los principales problemas, el diagnĂłstico ha revelado los medios y capacidades existentes a nivel local para darles respuesta.

concreta operativamente una estrategia.

ÂżQUĂ&#x2030; ES UNA ESTRATEGIA COMUNITARIA DE PREVENCIĂ&#x201C;N DE LA VIOLENCIA Y LA DELINCUENCIA? s 5NINSTRUMENTOPARAEVITARLAVIOLENCIAYLADELINCUENCIAYreducir el temor en la poblaciĂłn s 5NAHERRAMIENTAPARAJUNTARDIVERSOSACTORESINVOLUCRADOSENLA prevenciĂłn de la criminalidad s 5NMEDIOPARADESARROLLARASOCIACIONESYCOALICIONESLOCALESDE prevenciĂłn de la violencia y de la delincuencia s 5NMĂ?TODOPARAGARANTIZARLACOORDINACIĂ&#x2DC;NYLAADMINISTRACIĂ&#x2DC;N de las iniciativas de prevenciĂłn de la criminalidad s 5NA MANERA DE IDENTIlCAR Ă&#x2C6;REAS Y TAREAS PRIORITARIAS #3)2 2000)

El diseĂąo de la estrategia apunta a concretar, en un camino preciso SHUR Ă H[LEOH ODV SRVLEOHV VROXFLRQHV D ORV GHVDItRV HQFRQWUDGRV Incluye un programa y proyectos en funciĂłn de los recursos huPDQRV\Ă&#x20AC;QDQFLHURVGLVSRQLEOHVGHODVFRPSHWHQFLDVH[LVWHQWHVHQ los distintos actores y coaliciones. AdemĂĄs considera el contexto JOREDOHVSHFtĂ&#x20AC;FRHQFDGDSDtVRUHJLyQ7LHQHHQFXHQWDHOFRQjunto de experiencias exitosas -en la ciudad misma y en otras- que pueden servir de referencia para la acciĂłn en situaciones similares, las lecciones aprendidas de ellas, como tambiĂŠn las perspectivas e iniciativas de la polĂ­tica nacional, si existe. Para un mismo diagnĂłstico y una misma visiĂłn, pueden existir mĂşltiples estrategias. No todas lograrĂĄn involucrar de la misma forma a los distintos socios y actores ni tendrĂĄn iguales resultados. En consecuencia, vale la pena tomarse el tiempo para decidir la PHMRURSFLyQIUHQWHDXQDUHDOLGDGHVSHFtĂ&#x20AC;FDHQXQPRPHQWRGHterminado, analizando las implicancias de los diferentes enfoques posibles. /DHVWUDWHJLDORFDOHVXQFDPLQRHOHJLGRTXHSXHGHPRGLĂ&#x20AC;FDUVHD ODOX]GHORVORJURVGLĂ&#x20AC;FXOWDGHVFRQWLQJHQFLDVIUDFDVRVUHVXOWDGRV esperados y no esperados. Una estrategia necesita tener como horizonte la calidad de vida*

*Calidad de vida, segĂşn la OrganizaciĂłn Mundial de la Salud, es â&#x20AC;&#x153;la percepciĂłn que una persona tiene de su lugar en la existencia en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relaciĂłn con sus expectativas, sus normas, sus inquietudes. Se trata de un concepto amplio que estĂĄ inďŹ&#x201A;uido de un modo complejo por la salud fĂ­sica de la persona, su estado psicolĂłgico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales, asĂ­ como su relaciĂłn con los elementos esenciales de su entornoâ&#x20AC;?. Fuente: Grupo Whoqol, 1994. 70


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

y la cohesiĂłn social. Si es puramente defensiva y socialmente excluyente, no unirĂĄ, sino que estigmatizarĂĄ, y se corre el riesgo de producir un efecto contrario a lo buscado. La estrategia local de prevenciĂłn contempla acciones de una polĂ­WLFDHVSHFtĂ&#x20AC;FDTXHGHEHDUWLFXODUVHDOFRQMXQWRGHODJHVWLyQORFDO porque la seguridad ciudadana es un tema transversal. Como se ha seĂąalado en capĂ­tulos anteriores, es necesario que sea intersectorial, incorporando, para problemas multicausales, energĂ­as y competencias mĂşltiples, como las del sistema de justicia criminal (policĂ­a, justicia, sistema penitenciario), de los actores de los sistemas de salud y educaciĂłn y de otros sistemas de apoyo social, de las organizaciones territoriales, de las comunidades de intereses en materia de seguridad, de las Iglesias, de las organizaciones juveniles, profesionales, deportivas o de mujeres. Esto es vĂĄlido para focalizar la coproducciĂłn de seguridad en los diversos sectores del territorio; por ejemplo, en el centro de la ciudad, en las ĂĄreas comerciales, en los espacios pĂşblicos y en los barrios residenciales, informales, perifĂŠricos, marginales. Es adecuado tambiĂŠn para fortalecer los factores de protecciĂłn y disminuir los de riesgo en los distintos grupos sociales. Permite, asĂ­ mismo, abordar distintos temas como, por ejemplo, la mediaciĂłn, el empoderamiento comunitario, la participaciĂłn ciudadana, la reinserciĂłn de convictos, etc.

3.2. BASES PARA UNA ESTRATEGIA La fase de formulaciĂłn es compleja, porque se necesita establecer DFXHUGRVHQDVSHFWRVWDOHVFRPRĂ&#x20AC;MDUORVWLHPSRV\PRGDOLGDGHV GHDERUGDUODVSULRULGDGHVGHĂ&#x20AC;QLGDVHQHOGLDJQyVWLFR,JXDOPHQWH se requiere consensuar las posibilidades de acciĂłn, mediante el ordenamiento de los recursos y del presupuesto en un plan de acciĂłn.

La estrategia debe: s !SEGURARYPROMOVERLAPARTICIPACIĂ&#x2DC;NYREPRESENTATIVIDADDEDISTINTOSACTORES ENPARTICULARDELOS JĂ&#x2DC;VENES s !SEGURAR LA PERTINENCIA DE LAS POLĂ&#x201C;TICAS A IMPLEMENTAR s #ENTRARSEENEJESTEMĂ&#x2C6;TICOSREALIZABLESYREALISTAS s !SEGURARQUELACAPACIDADDELOSGRUPOSDETRABAJOSEAACORDEALOSDESAFĂ&#x201C;OS s 0ARTIR ENLOPOSIBLE DELOPOSITIVO DELOSRECURSOS QUEEXISTENENELTERRITORIO La evaluaciĂłn de las respuestas locales a la delincuencia y violencia Se trata de potenciar lo que se ha revelado exitoso y aprender de los errores cometidos. La evaluaciĂłn del temor y la inseguridad Ya se indicĂł que la percepciĂłn de temor e inseguridad de la poblaciĂłn es subjetiva, relacionada con las vivencias de las personas. No necesariamente coincide con los hechos de la realidad. Por ejemplo, en algĂşn lugar la tasa de victimizaciĂłn puede ser baja, pero la sensaciĂłn de inseguridad en esa misma localidad puede ser alta. Ejemplos de este fenĂłmeno son BogotĂĄ y Santiago. Ambas son consideradas como ciudades peligrosas por sus habitantes, a pesar GHTXHORVLQGLFDGRUHVGHYLROHQFLDGLĂ&#x20AC;HUHQVXVWDQFLDOPHQWHHQWUH ellas (CarriĂłn, F. y Núùez-Vega, 2006).

A continuaciĂłn se sintetizan los resultados del diagnĂłstico participativo que no pueden dejar de ser considerados:

Las prioridades son distintas segĂşn los contextos, segmentos sociales y zonas geoJUiĂ&#x20AC;FDV9DUtDQHQIXQFLyQGHOQLYHOGHKHWHURJHQHLGDG VRFLDOOD cultura, la dimensiĂłn fĂ­sico-espacial, la tipologĂ­a de vivienda o la segregaciĂłn urbana. Por ejemplo, las prioridades juveniles no serĂĄn las mismas que las de los adultos, las de las mujeres se diferenciarĂĄn de aquellas de los hombres, las de barrios acomodados no coincidirĂĄn con las de ĂĄreas pobres.

Las manifestaciones locales de la delincuencia y violencia Pueden ser distintas segĂşn las caracterĂ­sticas de cada lugar, barrio o ciudad.

Las prioridades, ademĂĄs, involucran distintos tiempos, de acuerdo a la urgencia que demanden y a la percepciĂłn subjetiva de la temporalidad por parte de los diversos grupos.

Las causas locales de esta delincuencia y violencia Las causas estructurales (por ejemplo, la desigualdad, la globalizaciĂłn, la polĂ­tica de precios, etc.) no son plenamente solucionables en el plano local. Lo que sĂ­ se puede enfrentar son las causas liJDGDVDOHQWRUQRORFDOSRUHMHPSORIRUPDVHVSHFtĂ&#x20AC;FDVGHGLVFULminaciĂłn de segmentos sociales o de segregaciĂłn de grupos de residentes.

Por ejemplo, tratar problemas de enfrentamiento armado entre QDUFRWUDĂ&#x20AC;FDQWHV\VROXFLRQDUODVGHĂ&#x20AC;FLHQFLDVGHLQIUDHVWUXFWXUDUHquieren perĂ­odos de distinta duraciĂłn. El contexto general a nivel nacional y a nivel local A nivel nacional o regional hay que tomar en cuenta la realidad de la violencia, inseguridad y delincuencia, asĂ­ como la polĂ­tica existen71


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

,ACOORDINACIĂ&#x2DC;NENTREGOBIERNOCENTRAL REGIONAL Y LOCAL ES NECESARIA PARA ASEGURAR LA MAYOR COHERENCIA Y GOBERNABILIDAD A LA POLĂ&#x201C;TICA DE SEGUridad. te en este ĂĄmbito, con sus respectivos programas y lĂ­neas de acciĂłn, la polĂ­tica social y sus programas en materia de pobreza, criminalidad, justicia, salud, educaciĂłn, vivienda, etc. En lugar de lanzarse en estrategias contradictorias con los lineamientos del paĂ­s, puede ser mejor insertarse en ellos, dialogar con el gobierno, utilizar sus recursos y redirigir localmente ciertas orientaciones. Experiencias de abordajes similares en otras ciudades AnĂĄlisis de las lecciones de experiencias exitosas frente a problemas similares en otras ciudades, asĂ­ como de las que no han tenido buenos resultados. Recursos humanos disponibles localmente Esto incluye personal de servicios pĂşblicos, socios que estĂĄn dispuestos a colaborar, pero tambiĂŠn empresas privadas, ONG, Iglesias y redes de ayuda nacional e internacional. La prensa y medios de comunicaciĂłn pueden ser una ayuda o un freno serio a la estrategia. Es necesario tener presentes los recursos comunitarios, las organizaciones sociales de base formales e informales, lĂ­deres naturales, etc. /RVUHFXUVRVĂ&#x20AC;QDQFLHURVGLVSRQLEOHV\SRVLEOHV Esto implica considerar lo que estĂĄ disponible a nivel municipal o GHORVVRFLRVORFDOHVODVIXHQWHVGHĂ&#x20AC;QDQFLDPLHQWRHVWDWDOHLQWHU-

QDFLRQDO'HEHKDEHUDJHQWHVORFDOHVHQFDUJDGRVGHLGHQWLĂ&#x20AC;FDU\ movilizar los medios utilizables.

3.3. SOSTENIBILIDAD DE UNA ESTRATEGIA La sostenibilidad se entiende como â&#x20AC;&#x153;la capacidad de satisfacer las necesidades actuales sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidadesâ&#x20AC;? (ONU, 1987). Tiene un rol central hoy en dĂ­a en el diseĂąo de cualquier programa innovador de prevenciĂłn local de la seguridad, puesto que garantiza una optimizaciĂłn de los recursos e insumos en el tiempo, y permite la continuidad necesaria para alcanzar los efectos de largo plazo. Programas sostenibles corresponden, entonces, a aquellos capaces de perdurar en el tiempo independientemente de la administraciĂłn de turno o de la continuidad de quienes lo hayan gestado. Por eso, antes de iniciar una estrategia es necesario velar, por lo menos, por VXVRVWHQLELOLGDGVRFLRSROtWLFD\Ă&#x20AC;QDQFLHUD 3OSTENIBILIDADSOCIOPOLĂ&#x201C;TICA

Toda iniciativa de prevenciĂłn de la violencia y la delincuencia debe poder mantenerse en el tiempo. Es crucial que se desarrollen capacidades y compromisos con la comunidad, el gobierno local y nacional. Esto sĂłlo se lograrĂĄ si el gobierno local tiene ciertos estĂĄndares mĂ­nimos de buena gobernabilidad, en tĂŠrminos de transparencia, UHVSRQVDELOLGDG\HĂ&#x20AC;FLHQFLD6LQRVHGDQGLFKDVFRQGLFLRQHVPtnimas, habrĂĄ que trabajar para generarlas antes de formalizar la estrategia, puesto que son una condiciĂłn de su perdurabilidad.

BUENA GOBERNABILIDAD Y GOBERNANZA La buena gobernabilidadESUNTĂ?RMINOQUELOSORGANISMOSMULTILATERALESUSANhPARADESIGNARUNMODELODEBUENOSCOMPORTAmientos de los GOBIERNOS FRENTEALOSCUALESSECOMPARANLOSDIFERENTESPAĂ&#x201C;SESPARALUEGOPRESCRIBIROACONSEJARDESARROLLOSESPECĂ&#x201C;lCOSv6ELĂ&#x2C6;SQUEZ   h%LCONCEPTODEGOBERNABILIDADESTĂ&#x2C6;REFERIDOALEJERCICIODELGOBIERNOYALASCONDICIONESPARAQUEESTAFUNCIĂ&#x2DC;NSEPUEDADESEMPEĂ&#x2014;ARCONElCIENCIA LEGITIMIDADYRESPALDOSOCIALv2OJAS   â&#x20AC;&#x153;Para estas visiones se han desarrollado sistemas de indicadores y de mediciĂłn que presuponen una situaciĂłn â&#x20AC;&#x2DC;modeloâ&#x20AC;&#x2122; y tratan de establecer la â&#x20AC;&#x2DC;disTANCIAENTREESTE@MODELOYLASITUACIĂ&#x2DC;NMEDIDAENUNSECTOROENUNTERRITORIOENPARTICULAR3UĂ&#x2C6;REZ PLANTEACĂ&#x2DC;MOESTOSMODELOSPRESCRITOS ESTABLECENUNASERIEDEPREOCUPACIONESENTORNOALABUENAGOBERNABILIDADYLAMATERIALIZANENMEDICIONESDEElCIENCIA PREDICTIBILIDAD HONESTIDAD TRANSPARENCIAYRESPONSABILIDADDELAMAQUINARIAGUBERNAMENTALv6ELĂ&#x2C6;SQUEZ   h3ETRATATAMBIĂ?NDEPENSARLAGOBERNABILIDADCOMOCUESTIĂ&#x2DC;NRELATIVAACĂ&#x2DC;MOPRODUCIRPODERvxYDEhCĂ&#x2DC;MOPUEDELAGENTECOMĂ&#x17E;NACCEDERALA producciĂłn de mecanismos y dispositivos de control de los gobiernos y de todo agente de representaciĂłn, y de regulaciĂłn cotidiana de su convivenCIAv-ENĂ?NDEZ #ARRIĂ&#x2DC;N   Gobernanza.5NPROBLEMADELCONCEPTODELA"UENA'OBERNABILIDADESQUEHACEREFERENCIAAMODELOSCULTURALES SOCIALESYNIVELESDEDESARROLLO INSTITUCIONALYECONĂ&#x2DC;MICODETERMINADOS0ORELLO MUCHOSPRElERENUSARELTĂ?RMINODE'OBERNANZA ENFOCADOALASFORMASDERELACIONARSE CONSENsuar, llegar a acuerdos e incorporar la mayor cantidad y los mĂĄs importantes actores que den sostenibilidad, respaldo y masa crĂ­tica a una polĂ­tica, sin un modelo predeterminado.

72


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

Se precisa, en sĂ­ntesis, del acompaĂąamiento de iniciativas de â&#x20AC;&#x153;buena gobernabilidadâ&#x20AC;?. La institucionalizaciĂłn necesita sumar las reformas institucionales, polĂ­ticas y legales a las capacidades y recursos, ademĂĄs de permanente capacitaciĂłn, actualizaciĂłn y sistematizaciĂłn de las experiencias. A menudo la prevenciĂłn de la violencia y la delincuencia lleva a otros aspectos mĂĄs difĂ­ciles de enfrentar, como la corrupciĂłn. El SURFHVRYDUHYHODQGRHQIRUPDVLPXOWiQHDRWUDVGHĂ&#x20AC;FLHQFLDVTXH necesitan ser enfrentadas. Aunque la estrategia no va a poder hacer frente a todo, debe ser lo bastante amplia para asumir los elementos bĂĄsicos de una buena gobernabilidad. 3OSTENIBILIDADlNANCIERA

La experiencia internacional ha mostrado que uno de los riesgos mayores de las buenas prĂĄcticas es su abandono por falta de recurVRVĂ&#x20AC;QDQFLHURVHQWLHPSRVUHDOHV Aunque una buena estrategia se apoya sobre los recursos humaQRV\HFRQyPLFRVORFDOHVKDELWXDOPHQWHpVWRVVRQLQVXĂ&#x20AC;FLHQWHV aun en paĂ­ses desarrollados. Los gobiernos centrales y el sector SULYDGRFRQVWLWX\HQLPSRUWDQWHVIXHQWHVGHĂ&#x20AC;QDQFLDPLHQWRFRPplementario. Dos consideraciones son relevantes. Primero, mantener en forma permanente agentes encargados de movilizar los fondos necesarios y una red de apoyo al trabajo municipal que contribuya a la gestiĂłn en su favor. En segundo lugar, prever que entre la REWHQFLyQ GH XQ Ă&#x20AC;QDQFLDPLHQWR S~EOLFR GHO JRELHUQR FHQWUDO R regional y su renovaciĂłn, a veces transcurren meses o aĂąos y hay una alta probabilidad de que los proyectos se debiliten por falta de medios. Por lo tanto, cuando se inicia un programa para el cual se espera un aporte continuo del gobierno, resulta esencial asegurar los presupuestos para las fases de transiciĂłn entre un perĂ­odo y otro. En especial, garantizar que el personal asignado pueda continuar su trabajo. Generalmente los tiempos de la administraciĂłn pĂşblica y los tiempos de los patrocinadores privados no son los mismos que los de las necesidades locales. 2WURHMHIXQGDPHQWDOHVYHODUSRUHOGHVDUUROORGHXQSODQGHĂ&#x20AC;nanciamiento coproducido. Es Ăştil involucrar a diversos actores (sociedad civil, ONG, empresas, etc.), lo que generarĂĄ un mayor nivel de compromiso con la iniciativa, interdependencia y mejor control de los gastos. Por Ăşltimo, conviene asegurar que la renovaciĂłn de los fondos resSRQGDDORVQLYHOHVGHLPSDFWR'HEHQUHĂ&#x20AC;QDQFLDUVHVyORDTXHOORV SUR\HFWRV TXH KD\DQ FRPSUREDGR VHU HĂ&#x20AC;FLHQWHV R TXH PXHVWUDQ

una posibilidad clara de resultados concretos. En la selecciĂłn hay que tener en cuenta la existencia de proyectos con logros inmediatos y otros cuyos frutos se verĂĄn a mediano y largo plazo; que algunos trabajan sobre problemĂĄticas mĂĄs simples y otros sobre desafĂ­os mĂĄs complejos; que se interviene sobre cosas tangibles y visibles, como la infraestructura, pero tambiĂŠn sobre variables inWDQJLEOHVGLItFLOPHQWHFXDQWLĂ&#x20AC;FDEOHVFRPRODVHQVDFLyQGHLQVHJXridad o las relaciones intergeneracionales. No se trata de un mero cĂĄlculo matemĂĄtico, sino de una ponderaciĂłn justa en relaciĂłn a los objetivos planteados. De ahĂ­ la importancia de usar indicadores tanto cualitativos como cuantitativos, y de presentarlos de manera adecuada para una buena comprensiĂłn de los socios, los medios de comunicaciĂłn y la ciudadanĂ­a (ver â&#x20AC;&#x153;Monitoreo y evaluaciĂłn, ComunicaciĂłn e InstitucionalizaciĂłnâ&#x20AC;?).

3.4. LOS TIEMPOS FLEXIBLES DE LA ESTRATEGIA Los diferentes socios, en comĂşn, determinan acciones de corto, mediano y largo plazo que, en forma complementaria, van a concretar la visiĂłn respondiendo al diagnĂłstico. Este desarrollo de la estrategia involucra los siguientes pasos (que se explican con mĂĄs detalle en los puntos 3.5; 3.6): Paso 1. Determinar y concordar un orden de las prioridades detectadas en el diagnĂłstico que serĂĄn asumidas, y consensuar â&#x20AC;&#x153;ejes estratĂŠgicosâ&#x20AC;?. Paso 2. Establecer grupos de trabajo que van a desarrollar los ejes estratĂŠgicos. Paso 3. Sellar el compromiso de los socios con la estrategia y hacer pĂşblica su formulaciĂłn.

Los tres primeros pasos, que llevan a sellar el compromiso de los socios y hacer pĂşblica su formulaciĂłn, se realizan a TRAVĂ?SDEUNPROCESOPARTICIPATIVO BASADOENACTIVIDADES como talleres, reuniones y consultas, teniendo presente en forma permanente el diagnĂłstico y una mirada global. %LEQUIPOTĂ?CNICOVAALOGRARSUMETADEDESARROLLOESTRATĂ?GICOATRAVĂ?SDEUNPROCESOCONSTANTEYSISTEMĂ&#x2C6;TICODE conversaciĂłn, presentaciĂłn, discusiĂłn, convencimiento y acuerdo. Hay diferentes maneras de lograrlo, por lo tanto la ďŹ&#x201A;exibilidad es indispensable. Normalmente, si el diagnĂłstico ha sido bien hecho, esta parte del proceso no dura mĂĄs de 2 a 3 meses. No obstante puede haber aspectos complejos de concordar, que vayan mĂĄs allĂĄ de este lapso de tiempo.

73


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

Tomadas las grandes decisiones, se continĂşa con los pasos para implementar la acciĂłn. 3DVR 3ODQLĂ&#x20AC;FDUGHĂ&#x20AC;QLUORVHQIRTXHVRSHUVSHFWLYDVTXHVH XWLOL]DUiQSDUDUHVROYHUORVGHVDItRVĂ&#x20AC;MDUORVREMHWLvos, diseĂąar proyectos, actividades, responsabilidades, recursos y metas. Paso 5. Implementar los planes de acciĂłn. Algunos de los pasos anteriores son posibles de ejecutar en forma paralela. Por otro lado, el ritmo de elaboraciĂłn e implementaciĂłn de algunos aspectos de la estrategia pueden ser distintos. Se necesiWDĂ H[LELOLGDGHQIXQFLyQGHORVORJURV\IUDFDVRVGHORVDFXHUGRV que se obtengan, de los recursos disponibles, de las contingencias. Puede ser conveniente aprobar e iniciar la aplicaciĂłn de la estraWHJLD SDUFLDO R VHFWRULDOPHQWH R SRU iUHDV JHRJUiĂ&#x20AC;FDV VHJ~Q ORV avances y consensos.

3.5. PROCESO DE FORMULACIĂ&#x201C;N DE LA ESTRATEGIA Veamos ahora una explicaciĂłn mĂĄs completa de los tres primeros pasos reseĂąados en el punto anterior.

0ASO$ETERMINARYCONCORDARUNORDENDELASPRIORIDADES DETECTADASENELDIAGNĂ&#x2DC;STICO PARALAESTRATEGIA YCONSENSUARLOSEJESESTRATĂ?GICOS 2ATIlCARYJERARQUIZARPRIORIDADES

(OHTXLSRWpFQLFR\ORVVRFLRVUDWLĂ&#x20AC;FDQ\MHUDUTXL]DQODVSULRULGDGHV a travĂŠs de reuniones, consultas y talleres de trabajo. Lo anterior, PXFKDVYHFHVVLJQLĂ&#x20AC;FDTXHJUXSRVGHDFWRUHVFODYHVHVWiQFRQYHUsando por primera vez entre sĂ­. De este contingente de personas surgirĂĄn los grupos de trabajo a los que haremos referencia mĂĄs adelante en el punto 3.5.2. Los participantes tienen por misiĂłn acordar cuĂĄles son las prioridades mĂĄs importantes y adecuadas para su comunidad. Entre otros criterios de jerarquizaciĂłn se debe considerar que ĂŠstas sean: Â&#x2021; 5HOHYDQWHV\DSURSLDGDVHQWpUPLQRVGHODLQIRUPDFLyQJHQHUDda en el diagnĂłstico. Â&#x2021; 5HDOLVWDVHVFRJHUSUREOHPDVHQGRQGHORVVRFLRVSXHGDQWHQHUDOgĂşn impacto o resultado, de acuerdo a sus recursos y capacidades. Â&#x2021; &RQVHQVXDGDV\DSR\DGDVSRUODPD\RUtD Â&#x2021; &RQSUREDELOLGDGUD]RQDEOHGHp[LWR\TXHVXJLHUDQXQDEXHQD UHODFLyQFRVWREHQHĂ&#x20AC;FLR

PROCESO PARA DEFINIR LOS EJES ESTRATĂ&#x2030;GICOS

Expresada por el lĂ­der DEcreaciĂłn propia o no). Si bien se define en un comienzo del proceso, su coherencia o validez se verifica y perfecciona frente a cada situaciĂłn problemĂĄtica.

VISIĂ&#x201C;N

DIAGNĂ&#x201C;STICO

PRIORIDADES DEL DIAGNĂ&#x201C;STICO Ejemplos: 6)&CONTRANIĂ&#x2014;OS ExclusiĂłn y marginalizaciĂłn de grupos minoritarios CorrupciĂłn, etc.

EJES ESTRATĂ&#x2030;GICOS

%*%%342!4²')#/1 %J$ISMINUCIĂ&#x2DC;NDELA corrupciĂłn municipal y policial

74

%*%%342!4²')#/2 Ej: 2ESTITUCIĂ&#x2DC;Nde derechos a grupos minoritarios

%*%%342!4²')#/3 Ej: 4rabajo integral con niùos maltratados en el hogar


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

Llegar a decisiones compartidas sobre prioridades no es fĂĄcil, especialmente cuando se entiende de antemano que los recursos son limitados. Utilizando criterio selectivo y datos claros del diagnĂłstico, se puede evitar una personalizaciĂłn del proceso y lograr que los socios se concentren en el desarrollo de una estrategia balanceada TXHEHQHĂ&#x20AC;FLHDOPi[LPRDODFRPXQLGDG Cuando las prioridades compiten entre sĂ­ o el conjunto de todas ellas parece irrenunciable, los siguientes criterios adicionales son de utilidad: Â&#x2021; ¢6HYHULĂ&#x20AC;FDXQDFRKHUHQFLDGHODMXVWLĂ&#x20AC;FDFLyQGHODVSULRULGDGHV con los resultados del diagnĂłstico? Â&#x2021; ¢/DVSULRULGDGHVHQIUHQWDQORVDVSHFWRVUHOHYDQWHVGHODYLROHQcia y delincuencia? Â&#x2021; ¢5HFRJHQXQUDQJRDPSOLRGHLQWHUHVHV\QHFHVLGDGHV" Â&#x2021; ¢6DWLVIDFHQREMHWLYRVGHFRUWRPHGLDQR\ODUJRSOD]R" Â&#x2021; ¢(OQ~PHURGHSULRULGDGHVHVPDQHMDEOHHQWpUPLQRVGHUHFXUsos y capacidades disponibles? Â&#x2021; ¢5HFRJHQORVLQWHUHVHV\QHFHVLGDGHVGHODVFRPXQLGDGHVGHLQWHUpV" ¢5HVSRQGHQ D ODV SHUFHSFLRQHV TXH pVWDV WLHQHQ GH ORV problemas? Â&#x2021; ¢/DVSULRULGDGHVIRUPXODGDVSRUXQVHFWRUVRFLDORSRUXQD]RQD de la comuna atentan a la cohesiĂłn social o contribuyen a ella? Por ejemplo, entre zonas residenciales de niveles econĂłmicos disWLQWRVIUHFXHQWHPHQWHODVSULRULGDGHVGLĂ&#x20AC;HUHQRELHQHQHOSHGLGR de aumentar la dotaciĂłn de policĂ­a puede haber discrepancia sobre dĂłnde ubicar las nuevas comisarĂ­as.

EN LA â&#x20AC;&#x153;PROPUESTA (2008) HACIA UN SISTEMA INTEGRADO DE SEGURIDAD CIUDADANA, CONVIVENCIA Y JUSTICIA PARA UNA BOGOTĂ SIN INDIFERENCIAâ&#x20AC;?, LA CAPITAL DE COLOMBIA SE HA PLANTEADO CINCO EJES ESTRATĂ&#x2030;GICOS:  $ISMINUCIĂ&#x2DC;NDELASVULNERABILIDADES DESDEUNAPERSPECtiva amplia de los derechos humanos  $ESARROLLODENUEVASESTRATEGIASQUEINCLUYENLAAPLICACIĂ&#x2DC;NDE todos los mecanismos de prevenciĂłn integral 3.- Fortalecimiento de los mecanismos de reconciliaciĂłn, mediante LAJUSTICIACOMUNITARIAYLARESOLUCIĂ&#x2DC;NPACĂ&#x201C;lCADECONmICTOS 4.- Mayor participaciĂłn de los ciudadanos, desde una Ăłptica terriTORIALLOCALIDADES LOGRANDOINCREMENTARLACORRESPONSABILIDAD social 5.- Mayor efectividad de las competencias institucionales en la atenciĂłn proactiva de los factores de riesgo, la corrupciĂłn y la IMPUNIDAD!LCALDĂ&#x201C;ADE"OGOTĂ&#x2C6; 

/RVREMHWLYRVHVWUDWpJLFRVRJHQHUDOHVHQXQFLDQODĂ&#x20AC;QDOLGDGGHOHMH estratĂŠgico, tiene que haber solo uno para cada eje. /RVREMHWLYRVHVSHFtĂ&#x20AC;FRVGHWDOODQGHVJORVDQ\GHĂ&#x20AC;QHQFRQPD\RU precisiĂłn las metas que se pretende conseguir. Permiten concreti]DUORVHMHVHVWUDWpJLFRVRULHQWiQGRORVKDFLDDFFLRQHVHVSHFtĂ&#x20AC;FDV BogotĂĄ es un buen ejemplo de una intervenciĂłn bien diseĂąada a QLYHOGHHVWUDWHJLD(QHOODVHGHĂ&#x20AC;QLHURQDSDUWLUGHODVSULRULGDGHV cinco â&#x20AC;&#x153;objetivos estratĂŠgicosâ&#x20AC;? los cuales orientaron los planes de acciĂłn futuros (ver recuadro).

$ElNICIĂ&#x2DC;NDEEJESESTRATĂ?GICOSYOPCIONESPARALAACCIĂ&#x2DC;N

â&#x20AC;&#x153;Los ejes son temĂĄticos, las acciones se realizan en el territorio.â&#x20AC;? Las prioridades que se van seleccionando, se deben agrupar por WHPiWLFDVDĂ&#x20AC;QHVTXHFRQVWLWXLUiQORVJUDQGHVHMHVGHODHVWUDWHJLD

Š 5NIVERSIDAD!LBERTO(URTADO

Para ayudar a sintetizar los ejes estratĂŠgicos, se recomienda el uso GHXQHVTXHPDFRPRHOGHODĂ&#x20AC;JXUDGHODSiJLQDTXHSHUPLWD asociar las prioridades a cada uno de ellos. Cada eje estratĂŠgico se operacionaliza mediante la asignaciĂłn de REMHWLYRVHVWUDWpJLFRV\HVSHFtĂ&#x20AC;FRVTXHSHUPLWDQGHĂ&#x20AC;QLUODVPHWDV a alcanzar. /RVREMHWLYRVVRQSRUGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHVFULSFLRQHVREMHWLYDV\FRQFLsas de lo que se pretende alcanzar con la intervenciĂłn que se estĂĄ planeando o ejecutando. EstĂĄn orientados a determinar la â&#x20AC;&#x153;metaâ&#x20AC;? que se quiere lograr en un perĂ­odo establecido. Por lo comĂşn, deEHQLUDFRWDGRVDXQDUHDOLGDG\Ă&#x20AC;MDUXQWLHPSRSDUDVXFXPSOLmiento.

%N2OSARIO LOSHUERTOSURBANOSSONUNAESTRATEGIADEINTEGRACIĂ&#x2DC;NSOCIALYDE mejoramiento territorial, al incorporar a la vida productiva sectores marginados recuperando sitios abandonados, fuentes de deterioro.

75


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

BOGOTĂ , COLOMBIA: DEFINICIĂ&#x201C;N DE OBJETIVOS A PARTIR DE LAS PRIORIDADES DEL DIAGNĂ&#x201C;STICO. EjempliďŹ caciĂłn de uno de los cinco objetivos estratĂŠgicos PRIORIDADES DEL DIAGNĂ&#x201C;STICO (ASOCIADAS AL OBJETIVO ESTRATĂ&#x2030;GICO)

OBJETIVO ESTRATĂ&#x2030;GICO

OBJETIVOS ESPECĂ?FICOS

s $ESPROTECCIĂ&#x2DC;N DE LA POBLACIĂ&#x2DC;N EN CONDICIO- s 2EDUCIR LAS VULNERABILIDADES DESDE 1. #LARIlCARYPRIORIZARLASAMENAZASYFORMUnes de vulnerabilidad social la Ăłptica de los derechos humanos lar las estrategias de contenciĂłn 2. Construir una actitud preventiva, proactiva YPROPOSITIVAENELHABITANTEDE"OGOTĂ&#x2C6; s Problemas de recepciĂłn y asimilaciĂłn de la poblaciĂłn desplazada y desmovilizada 3. )NCORPORARELFACTORSEGURIDADENELDISEĂ&#x2014;O URBANO ESPACIOS PĂ&#x17E;BLICOS RECREO TRANSporte, infraestructuras) 4. Crear el â&#x20AC;&#x153;nĂşmero Ăşnico de llamadasâ&#x20AC;? .53% &UENTE%LABORADOAPARTIRDELDOCUMENTOh%XPERIENCIASYDESAFĂ&#x201C;OSEN"OGOTĂ&#x2C6;FORTALECIENDOLASEGURIDADDESDELOLOCALv 

Encuentros, conversaciones y debates pueden aclarar quĂŠ grupo o comunidad de interĂŠs estĂĄ interesado en quĂŠ eje. Es el momento adecuado para que propongan ideas y acciones innovadoras que ellos estarĂ­an interesados en realizar. Se aprovechan estas instancias para recolectar ideas de posibles actividades y compromisos futuros. Se facilita asĂ­ la formulaciĂłn de una estrategia que surja de deliberaciones participativas.

trabajoâ&#x20AC;?, responsables de formular e implementar detallados planes de acciĂłn para alcanzarlos. &DGDJUXSRGHWUDEDMRUHVSRQGHDODHVSHFLĂ&#x20AC;FLGDGGHFDGDHMHHVtratĂŠgico, y estĂĄ en relaciĂłn directa, permanente, con el territorio en el cual desarrollarĂĄ su acciĂłn y con el equipo tĂŠcnico y con el coordinador (ver organigrama en la pĂĄgina 79). El funcionamiento de todos los grupos es complementario.

Consultas comunitarias, discusiones o grupos focales pueden ser XWLOL]DGDVSDUDYHULĂ&#x20AC;FDUHOFRPSURPLVR\YLDELOLGDGGHORVHMHVHVtratĂŠgicos. Al considerar opciones de acciĂłn, las siguientes caracterĂ­sticas las hacen ser mĂĄs viables: Â&#x2021; 6HUDSR\DGDVSRUVRFLRV\DFWRUHVFODYHVLQYROXFUDGRV Â&#x2021; +DEHUFRQVLGHUDGRORVUHTXHULPLHQWRVHQWpUPLQRVGHVRFLRV tecnologĂ­as, capacidades, recursos, necesidades institucionales, cambios legislativos y de polĂ­ticas. Â&#x2021; 6HU UHDOLVWDV DSURSLDGDV \ SRVLEOHV HQ WpUPLQRV GHO FRQWH[WR presentado por el diagnĂłstico. Â&#x2021; 6HUDSWDVSDUDORJUDUORVREMHWLYRV\VHUFRKHUHQWHVFRQODYLsiĂłn. Â&#x2021; 6HUEHQHĂ&#x20AC;FLRVDVSDUDODVLQVWLWXFLRQHVVRFLDV Â&#x2021; 7RPDUHQFXHQWDOHFFLRQHVGHH[SHULHQFLDVDQWHULRUHVUHDOL]DGDV en el mismo lugar y en otras ciudades. Â&#x2021; 1RVHUFRQWUDGLFWRULDVHQWUHVtQLFRQRWUDVDFFLRQHVXREMHWLYRV GHiUHDVDĂ&#x20AC;QHV Â&#x2021; (VWDUYLQFXODGDVFRQLQLFLDWLYDV\HVWUXFWXUDVH[LVWHQWHV Â&#x2021; )RUPDUSDUWHGHXQPDUFRGHWUDEDMRSROtWLFRPiVDPSOLR

En los grupos de trabajo pueden participar representantes, encargados o lĂ­deres de organizaciones socias relevantes y de las comunidades de interĂŠs. Muchos actores e instituciones â&#x20AC;&#x153;lĂ­deresâ&#x20AC;? ya han emergido de las actividades y discusiones anteriores, por lo cual es muy probable que haya socios, organizaciones, instituciones, empresas o personas que se interesen por participar en aspectos HVSHFtĂ&#x20AC;FRVGHFDGDHMHHVWUDWpJLFR3RUHMHPSORHVSRVLEOHTXHKD\D actores disponibles para trabajar en algunos barrios -ONG locales o iglesias locales-, sin mostrar interĂŠs o capacidad de involucrarse en la estrategia completa. Grupos juveniles pueden querer involucrarse en actividades preventivas dirigidas al mejoramiento de una cancha de deportes y a su cuidado fĂ­sico o social, sin querer participar en iniciativas culturales tambiĂŠn relacionadas con la prevenciĂłn. Grupos de empresarios o comerciantes pueden optar por focalizarse en forma autĂłnoma sobre algunos espacios urbanos, sin sumarse a otras tareas. Lo importante en estos casos es que los actores se reconozcan mutuamente como vĂĄlidos e importantes, y acuerden una coordinaciĂłn de sus acciones a corto, mediano y largo plazo.

0ASO%STABLECERGRUPOSDETRABAJOQUEVANADESARROLLARLOSEJESESTRATĂ?GICOS

0ASO3ELLARELCOMPROMISODELOSSOCIOSCONLAESTRATEGIAYHACERPĂ&#x17E;BLICASUFORMULACIĂ&#x2DC;N

+DELHQGR \D LGHQWLĂ&#x20AC;FDGR ORV REMHWLYRV HVWUDWpJLFRV \ VXV FRUUHVSRQGLHQWHVREMHWLYRVHVSHFtĂ&#x20AC;FRVVyORIDOWDHVWDEOHFHU´JUXSRVGH

A pesar del largo y profundo proceso que se ha llevado hasta acĂĄ, el paso 3 no se debe considerar simple ni tomar como dado.

76


Capรญtulo 4: POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIร“N

$GRSWDUODHVWUDWHJLDVLJQLร€FDTXHODVSHUVRQDVFRQFXHUGDQFRQHO HQIRTXHFRQORVHMHVHVWUDWpJLFRVVXUJLGRVGHODVSULRULGDGHV\TXH VHFRPSURPHWHQDHMHFXWDUDFFLRQHVSDUDVXPDWHULDOL]DFLyQ

(QHVWDIDVHHOUROGHOOtGHUUHVXOWDPX\YDOLRVR\PRWLYDGRUSDUDORV DFWRUHVHQGRVPRPHQWRVFUXFLDOHV ย‡ 3RUXQDSDUWHHODOFDOGHSXHGHIDFLOLWDUXQDFXHUGRTXHVHIRUPDOLFHSURJUHVLYDPHQWH\GHVHPERTXHHQXQFRPSURPLVRFRQ ODPXQLFLSDOLGDG(VWHDFXHUGRFRQVWLWX\HODEDVHVREUHODFXDO HOHTXLSRWpFQLFR\ORVJUXSRVGHWUDEDMRRUJDQL]DQVXVIXWXURV SODQHVGHDFFLyQ ย‡ 3RURWUDSDUWHDWUDYpVGHXQHYHQWRPHGLiWLFRGHDOWRSHUร€O HODOFDOGHSXHGHRWRUJDUDODHVWUDWHJLD\DORVUROHVGHORVYDULDGRVDFWRUHVXQDOHJLWLPLGDGS~EOLFD\XQDEDVHVyOLGDSDUDVXV DFWLYLGDGHVVXEVLJXLHQWHV(QHOHYHQWRORVDFWRUHVDVXPHQVXV FRPSURPLVRVIUHQWHDODFRPXQLGDG (VWDPELpQXQEXHQPRPHQWRSDUDODร€UPDS~EOLFDGHXQSULPHU GRFXPHQWRGHWUDEDMRGHยด3ROtWLFDORFDOGHSUHYHQFLyQSDUDODVHJXULGDGFLXGDGDQDยต

ยฉ Ezio Mosciatti

6HGHEHWHQHUSUHVHQWHODSRVLELOLGDGGHTXHDOJXQRGHORVHMHVVXIUD PRGLร€FDFLRQHVHQHOIXWXUR$XQDVtHVQHFHVDULRJHQHUDUXQPtQLPRGHFRQVHQVR\FRPSURPLVRSRUSDUWHGHORVDFWRUHVDXQTXH H[LVWDQGLVSDULGDGHVHQHOJUDGRGHHOOR

La recuperaciรณn de espacios pรบblicos, coordinando programas de distintos ministerios, permitiรณ a los vecinos de la poblaciรณn Herminda de la Victoria, Santiago de Chile, recuperar parte de su cultura popular, en este caso con murales-mosaico.

CONSTITUCIร“N DE GRUPOS DE TRABAJO A PARTIR DE LOS EJES ESTRATร‰GICOS

VISIร“N

DIAGNร“STICO

EJES ESTRATร‰GICOS

EJE ESTRATร‰GICO 1 Ej: Disminuciรณn de la corrupciรณn municipal y policial

EJE ESTRATร‰GICO 2 Ej: Restituciรณn de derechos a grupos minoritarios

GRUPO DE TRABAJO Compuesto por: Alcalde, oficiales de policรญa, miembros de la sociedad civil, empresarios, representantes de las iglesias

GRUPO DE TRABAJO Compuesto por: Representantes de grupos minoritarios, policรญas, funcionarios municipales, ONG

EJE ESTRATร‰GICO 3 Ej: Trabajo integral con niรฑos maltratados en el hogar

GRUPO DE TRABAJO Compuesto por: Jueces de juzgados de menores, psicรณlogos, pedagogos, directores de escuelas municipales, padres, etc.

77


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N 3.6. PLANIFICAR E IMPLEMENTAR LA ACCIĂ&#x201C;N Una vez sellado y publicitado el compromiso con los grandes lineamientos de la estrategia, se pasa al diseĂąo e implementaciĂłn de detallados planes, derivados de ella. AquĂ­ empieza la acciĂłn. Los planes se elaboran para llevarlos a cabo, con una asignaciĂłn GH UHFXUVRV VXĂ&#x20AC;FLHQWHV VHJXLGD GH OD HMHFXFLyQ HQ WHUUHQR \ Ă&#x20AC;QDOPHQWH OD YHULĂ&#x20AC;FDFLyQ GH ORV UHVXOWDGRV H LPSDFWRV GH GLFKDV intervenciones (ver Monitoreo y evaluaciĂłn). 'HVGH HO SXQWR GH YLVWD GH OD SODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ HVWUDWpJLFD /HLYD 2005), la gestiĂłn es fundamental. En efecto, un mal manejo de una buena estrategia puede conducir a un fracaso. La consecuencia es un empeoramiento de la situaciĂłn inicial por el descrĂŠdito de los actores frente a la comunidad. Se produce una sensaciĂłn de incompetencia del lĂ­der, el coordinador y el equipo tĂŠcnico, se genera un sentimiento de desesperanza, y los habitantes terminan pensando que no existen soluciones ante los problemas de inseguridad. Suele ocurrir que a medida que esta fase evoluciona, el equipo tĂŠcnico y el coordinador comienzan a delegar parte del proceso, a medida que otros actores y socios comienzan a realizar acciones, lo que fortalece y amplĂ­a la base para ejecutar la implementaciĂłn. El equipo tĂŠcnico debiera servir como una â&#x20AC;&#x153;secretarĂ­aâ&#x20AC;? de estos trabajos, apoyĂĄndolos y monitoreĂĄndolos. /DLPSOHPHQWDFLyQVHDUWLFXODHQGRVJUDQGHViUHDVODSODQLĂ&#x20AC;FDciĂłn de acciones y la entrega de recursos para llevarlas a cabo.  0ASO  0LANIlCAR DElNIR LOS ENFOQUES O PERSPECTIVAS QUESEUTILIZARĂ&#x2C6;NPARARESOLVERLOSDESAFĂ&#x201C;OS lJARLOSOBJETIVOS DISEĂ&#x2014;ARPROYECTOS ACTIVIDADES RESPONSABILIDADES RECURSOSYMETAS %NFOQUEYOBJETIVOS

Cada grupo de trabajo formado en el paso 2 (ver punto 3.5.2) aborda los problemas prioritarios de su eje estratĂŠgico. Se sugiere que los grupos analicen los escenarios posibles y propongan enfoques que no sean contradictorios con las perspectivas en aplicaciĂłn por la municipalidad.

78

$SDUWLUGHVXVDQiOLVLV\HQIRTXHVORVJUXSRVGHĂ&#x20AC;QHQORVREMHWLYRV por alcanzar y un plan de acciĂłn para cada uno de los objetivos propuestos, vinculando a ĂŠstos con proyectos, actividades, recursos y resultados esperados. AsĂ­ se concreta la operatividad de la estrategia de manera ordenada, con metas claras, buscando optimizar los recursos (ver tabla). Para abordar cada tema, se sugiere proceder en dos etapas, es decir, realizando un ejercicio de enfoque al interior del grupo de trabajo y teniendo en cuenta las lecciones o experiencias en otras ciudades. 3ULPHUR realizar un ejercicio de enfoque al interior del grupo de trabajo que trata cada eje estratĂŠgico, como lo propone la â&#x20AC;&#x153;guĂ­a de auditorĂ­as locales de seguridadâ&#x20AC;? del Foro Europeo de Seguridad Urbana, FESU. Se trata de â&#x20AC;&#x153;contribuir a inspirar sentimientos de orientaciĂłn colectiva, de apropiaciĂłn, de apoyo, pero tambiĂŠn puede revelar discrepancias de opiniones que deberĂĄn ser anali]DGDV\FRQFLOLDGDVÂľ\GH´GHĂ&#x20AC;QLUODVSULRULGDGHVSDUDODVDFFLRnes venideras y enfocar medidas que podrĂĄn ser integradas en la estrategiaâ&#x20AC;? (FESU, 2008: 116). El equipo de trabajo efectĂşa este ejercicio con un miembro del equipo tĂŠcnico y, si es necesario, con un animador que facilite el intercambio de opiniones. Para WHPDVPX\VHQVLEOHV\FRQĂ LFWLYRV\GRQGHODFRPXQLGDGFDUHFH de experiencia de prevenciĂłn consolidada, puede ser conveniente presentar un conjunto de opciones -como lo hace el pĂĄrrafo sobre â&#x20AC;&#x153;escenarios posiblesâ&#x20AC;? en los ejemplos presentados mĂĄs adelanteque permitan mayor participaciĂłn de los actores y decidir en funciĂłn de un conocimiento real. Existe, en efecto, el riesgo de que las personas que ignoran las diversas alternativas de abordaje, no puedan emitir una opiniĂłn fundamentada y tiendan a optar por opciones que â&#x20AC;&#x153;suenan bienâ&#x20AC;? pero no abordan el fondo del problema como, por ejemplo, aumentar la dotaciĂłn policial frente a un nuevo delito. La presencia de uno o varios expertos puede facilitar la presentaciĂłn de los diversos enfoques. 6HJXQGR tener en cuenta el conjunto de experiencias realizadas en otras ciudades y las lecciones derivadas de ellas. El equipo tĂŠcnico deberĂ­a reunir la documentaciĂłn necesaria o, eventualmente, invitar a personas involucradas en prevenciĂłn sobre el mismo tema en otros municipios del paĂ­s o del extranjero, para mostrar cĂłmo se procediĂł, los resultados, los tiempos necesarios y el tipo de agente adecuado para poner en prĂĄctica la intervenciĂłn. La abundante documentaciĂłn ofrecida en artĂ­culos escritos o en Internet permite GLVSRQHUGHP~OWLSOHVHMHPSORVSDUDXQDUHĂ H[LyQHQULTXHFHGRUD


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

INSTRUMENTOS Y RECURSOS AJUSTADOS A LOS OBJETIVOS ESTRATĂ&#x2030;GICOS, BOGOTĂ , COLOMBIA EJE OBJETIVO ESTRATĂ&#x2030;GICO ESTRATĂ&#x2030;GICO

OBJETIVOS ESPECĂ?FICOS

INSTRUMENTOS DE ACCIĂ&#x201C;N

RECURSOS (PROGRAMAS)

RECURSOS (PROYECTOS)

#LARIlCARYPRIORIZARLAS amenazas y formular las estrategias de contenciĂłn

35)6$ #OMITĂ?DEEVALUAciĂłn y seguimiento a la violencia y delincuencia de "OGOTĂ&#x2C6;

!TENCIĂ&#x2DC;N)NTEGRALDE !MPLIACIĂ&#x2DC;NDEL/BSERVATORIODE violencia, delincuencia VIOLENCIADE"OGOTĂ&#x2C6; y orden pĂşblico )MPLEMENTACIĂ&#x2DC;NYDESARROLLODEINFRAestructura militar para la seguridad DE"OGOTĂ&#x2C6; OperaciĂłn, mantenimiento, sostenimiento de infraestructura para mantener la presencia de policĂ­a

ENTIDAD A CARGO Secretaria de Gobierno

Fondo de Vigilancia y Seguridad

Fortalecimiento del sistema de seguridad y vigilancia de las entidades del distrito

2EDUCIRLASVULNERABILIDADESDESDELAĂ&#x2DC;PTICADELOSDERECHOSHUMANOS

0ERSPECTIVADE$ERECHOS(UMANOS

Plan de vivienda para la policĂ­a !TENCIĂ&#x2DC;NDEEMERGENCIASDELDISTRITO Consejo de 3EGURIDAD$ISTRITO #APITAL 2EGIĂ&#x2DC;N

Secretaria de Gobierno

Construir una actitud -ISIĂ&#x2DC;N"OGOTĂ&#x2C6; preventiva, proactiva y progresiva en el habitante DE"OGOTĂ&#x2C6; )NCORPORARELFACTORSEGUridad en el diseĂąo urbano de espacios pĂşblicos, de reconciliaciĂłn, transporte e infraestructura

Coordinar con los municipios vecinos el anĂĄlisis de LOSBIENESESTRATĂ?GICOSY ESTABLECERMĂ?TODOSCONcertados de protecciĂłn

#AJADE6IVIENDA Popular &ONDODE6ENTAS Populares

"OGOTĂ&#x2C6;MENOSVULnerable ante eventos crĂ­ticos

Fondo de Vigilancia

PromociĂłn de normas para la convivencia

SecretarĂ­a de Gobierno

Mejoramiento integral de barrios

Caja de Vivienda Popular

Fomento a la organizaciĂłn, formalizaciĂłn y reubicaciĂłn de vendedores ambulantes y estacionarios

DPAE Fondo de Ventas Populares

Consejo de 3EGURIDAD$ISTRITO #APITAL 2EGIĂ&#x2DC;N #/%

Garantizar el ejercicio ple- 5NIDADDEATENno de los derechos de las ciĂłn a desplazados poblaciones vulnerables 5NIDADDEATENciĂłn a reincorporados 5NIDADDEATENciĂłn y orientaciĂłn ComisarĂ­as de familia )MPLEMENTARPROGRAMAS sociales encaminados a mejorar la calidad de vida y estimular la inclusiĂłn social

HĂĄbitat desde los BARRIOSYLAS50: MITIGACIĂ&#x2DC;N

-ISIĂ&#x2DC;N"OGOTĂ&#x2C6;PARACONSTRUIRLA ciudadanĂ­a

-ISIĂ&#x2DC;N"OGOTĂ&#x2C6;

$ERECHOS(UMANOS para todos y todas

!TENCIĂ&#x2DC;NAPOBLACIĂ&#x2DC;N en condiciones de desplazamiento forzado, desmovilizaciĂłn o vulnerabilidad frente a la violencia, con perspectiva de derechos HUMANOSY$)( )NCLUSIĂ&#x2DC;NECONĂ&#x2DC;MICAY desarrollo empresarial

$ISEĂ&#x2014;OEIMPLEMENTACIĂ&#x2DC;NDEUNAPOlĂ­tica integral de derechos humanos

Secretaria de Gobierno

ProtecciĂłn y promociĂłn de los derechos humanos

PersonerĂ­a

!TENCIĂ&#x2DC;NCOMPLEMENTARIAAPOBLAciĂłn en situaciĂłn de desplazamiento forzado o vulnerabilidad frente a la violencia

SecretarĂ­a de Gobierno

!TENCIĂ&#x2DC;NCOMPLEMENTARIAAPOBLAciĂłn reincorporada con presencia en "OGOTĂ&#x2C6; Fortalecimiento del tejido local social para la gestiĂłn local

&UENTE!LCALDĂ&#x201C;ADE"OGOTĂ&#x2C6; 

79


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

$ISEĂ&#x2014;ODEPROYECTOSDETALLADOS

Muchos programas de prevenciĂłn del delito actĂşan exitosamenWHVLQXQDSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQH[KDXVWLYDGHVXVSUR\HFWRV\VLQODIRUmalizaciĂłn de ellos por escrito. Su desarrollo va surgiendo de las situaciones reales de trabajo y de las grandes contingencias que ocurren a medida que se interviene. Llegar al nivel de detalle del diseĂąo de un proyecto no siempre es una obligaciĂłn ni garantiza el ĂŠxito de la iniciativa. Sin embargo, es recomendable ya que permite una coherencia interna de las actividades y una focalizaciĂłn en las ĂĄreas de mayor importancia. A la vez, SHUPLWHRSWDUDPXFKRVĂ&#x20AC;QDQFLDPLHQWRVTXHGHPDQGDQODSUHVHQWDciĂłn por escrito de la estrategia y de su plan de acciĂłn. Aunque despuĂŠs se descubra, en terreno, que lo previsto no considerĂł muchos aspectos, de todas maneras va a ser de utilidad contar con un trazado de camino inicial que, aunque se corrija posteriormente a la luz de los avances y errores, es coherente con los objetivos propuestos y plausibles. 6LODGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHREMHWLYRVH[SOLFDGDHQHOSXQWRDQWHULRUHUDIXQGDPHQWDODKRUDHVQHFHVDULDODGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHEXHQRVSUR\HFWRVTXH permitan materializar dichos objetivos. Un proyecto puede ser enWHQGLGRFRPRXQDHPSUHVDSODQLĂ&#x20AC;FDGDTXHFRQVLVWHHQXQFRQMXQto de actividades interrelacionadas y coordinadas. La razĂłn de un SUR\HFWRHVDOFDQ]DUREMHWLYRVHVSHFtĂ&#x20AC;FRVGHQWURGHORVOtPLWHVTXH LPSRQHQXQSUHVXSXHVWR\XQODSVRGHWLHPSRSUHYLDPHQWHGHĂ&#x20AC;nidos. Un proyecto es, por tanto, temporal y Ăşnico. Temporal, en ODPHGLGDTXHWLHQHXQFRPLHQ]RGHĂ&#x20AC;QLGR\IHFKDGHWpUPLQRHVWDEOHFLGDQRVLHQGRH[WHQVLEOHLQGHĂ&#x20AC;QLGDPHQWHHQHOWLHPSRFRPR muchas veces sucede en la realidad, con lo cual deja de ser proyecto

,AIMPLEMENTACIĂ&#x2DC;NDEUNAPOLĂ&#x201C;TICADEPREVENCIĂ&#x2DC;N PUEDE DINAMIZAR O REACTIVAR A LAS COMUNIDADES HACERSURGIRNUEVOSLIDERAZGOS ORGANIZACIONESY redes. y pasa a ser un programa. Ă&#x161;nico, en la medida que cada proyecto es diferente, inclusive de otros similares. Existen varios tipos de proyectos, entre los cuales se distinguen los â&#x20AC;&#x153;productivosâ&#x20AC;? y los â&#x20AC;&#x153;socialesâ&#x20AC;?. Los â&#x20AC;&#x153;productivosâ&#x20AC;? se diseĂąan HQIXQFLyQGHODUHODFLyQHQWUHFRVWR\EHQHĂ&#x20AC;FLRYLVWDGHVGHXQ SODQRĂ&#x20AC;QDQFLHURHVGHFLUVyORVHOOHYDQDFDERVLDOWpUPLQRGH HOORVSURGXFHQXQDUHQWDELOLGDGĂ&#x20AC;QDQFLHUDPD\RUDOJDVWRUHDOL]Ddo. Los â&#x20AC;&#x153;socialesâ&#x20AC;? se diseĂąan en funciĂłn de su impacto, es decir, de la incidencia que van a tener sobre un determinado problema o territorio. La viabilidad de estos proyectos no se calcula sĂłlo HQEDVHDXQDUHODFLyQFRVWREHQHĂ&#x20AC;FLRGHVGHODySWLFDĂ&#x20AC;QDQFLHUD sino en una relaciĂłn entre costo e impacto, donde se mida cuĂĄnto impacto se obtuvo con determinada cantidad de recursos. 'ESTORESLOCALESYGRUPOSTERRITORIALES

Para que los proyectos puedan materializarse, es fundamental integrar a quienes llevarĂĄn a cabo la polĂ­tica de prevenciĂłn en el territorio: los gestores locales y los grupos territoriales. Desde el punto de vista del ciudadano comĂşn, la cara visible, su â&#x20AC;&#x153;contacto directoâ&#x20AC;? serĂĄn quienes implementen los proyectos concretos en su barrio, su sitio de trabajo o lugar de estudio. Para ello se necesita una persona o un grupo, es decir, el gestor local o el

â&#x20AC;&#x153;GESTORES-MONITORESâ&#x20AC;? ADAPTADOS AL CONTEXTO LOCAL El educador intermediario de gangs%%55 ,AESTRATEGIADETRABAJOCONLASPANDILLASVIOLENTASEN%%55INCLUYECOMOACTORVITALENTERRENOAMONITORESOEDUCADORESESPECIALIZADOShOUTREACH WORKERSv QUETIENENCOMOMISIĂ&#x2DC;NSERINTERMEDIARIOSENTREELGANGYELPROYECTOINTEGRAL3ONDEORIGENSOCIALYĂ?TNICOSIMILARALOSJĂ&#x2DC;VENESALOS CUALESSEDIRIGEN$EBENMANEJARCONDISCRECIĂ&#x2DC;NLASINFORMACIONES ENCONTRARSEDISPONIBLESPARALOSPANDILLEROSENVARIOSLUGARES SINNECESIDADDE PROTECCIĂ&#x2DC;NPOLICIAL.ECESITANUNAFORMACIĂ&#x2DC;NMĂ&#x201C;NIMAENCONTACTOSHUMANOS%SBENSEN &!  La unidad de convivencia de la policĂ­a de Badalona#ATALUĂ&#x2014;A %SPAĂ&#x2014;A ,APOLICĂ&#x201C;AMUNICIPALDE"ADALONAHACREADOUNAUNIDADESPECIALIZADAENLARESOLUCIĂ&#x2DC;NDECONmICTOSENTRECOMUNIDADESDEORIGENISLĂ&#x2C6;MICOYLOSHABITANTESDE"ADALONA3UROLESAYUDARALACONVIVENCIA RESOLVIENDOLOSCONmICTOSQUESURGENENTRELASDOSCOMUNIDADESYENTREGRUPOSDEJĂ&#x2DC;VENESY ADULTOS3UPONEPOLICĂ&#x201C;ASFORMADOSPARAESTATAREAYQUEHAYANADOPTADOELENFOQUEDEhPROXIMIDADESTRATĂ?GICAv DONDESEAPUNTAALACALIDADDE VIDADELOSHABITANTESMĂ&#x2C6;SQUEALADEFENSADELORDEN&ERNANDEZ #  El mediador de la favela Babilonia2Ă&#x201C;ODE*ANEIRO "RASIL !2DESDEHACEDOCEAĂ&#x2014;OSACTĂ&#x17E;AENLAFAVELA"ABILONIA RESOLVIENDOCONmICTOSQUEAVECESSONDEVIDAOMUERTE%NUNAPOBLACIĂ&#x2DC;NCONFUERTEPRESENCIADENARCOS !2ESUNMEDIADORDECALLEQUEENTIENDELAMENTALIDADDELOSTRAlCANTESYDELRESTODELOSVECINOS(AADQUIRIDOUNAAUTORIDAD que le permite dialogar con todos y proponer soluciones aceptadas por todos. Su enfoque es captar las energĂ­as positivas de los faveleros y construir JUSTICIASOBREESTABASEOBSERVACIĂ&#x2DC;NDIRECTA 

80


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

TABLA DE APOYO EN LA PLANIFICACIĂ&#x201C;N DE ACTIVIDADES PROYECTO

ACTIVIDADES

PLAZOS Sem. 1

Proyecto 1

Sem. 2

Sem. 3

Sem. 4

EJECUTANTES Sem. 5

RESPONSABLE

Sem. 6

Actividad 1.1 Recursos EconĂłm. Otros Recursos Actividad 1.2 Recursos EconĂłm. Otros Recursos Actividad 1.3 Recursos EconĂłm. Otros Recursos

Proyecto 2

Actividad 2.1 Recursos EconĂłm. Otros Recursos Actividad 2.2 Recursos EconĂłm. Otros Recursos

grupo territorial. Un grupo o un gestor inadecuado -por falta de condiciones, por ser sectario o tener un historial negativo- pueden hacer fracasar la estrategia a nivel local. Los gestores locales y los grupos territoriales o monitores deben poseer conocimiento del ĂĄrea, liderazgo y capacidad de convocatoria en el sector; ser capaces de conciliar miradas, posturas e intereses locales, y mediar en muchas ocasiones; saber traducir la polĂ­tica de prevenciĂłn a la realidad inmediata, contar con experiencia en trabajo social en terreno, manejar informaciĂłn bĂĄsica en temas de seguridad, estar comprometidos; ser agentes de cambio y tener sentido comĂşn. 'HEHQWDPELpQDGDSWDUVHDOJUXSRGHEHQHĂ&#x20AC;FLDULRVDVSHFWRTXH se ha revelado decisivo en el caso de jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo. Por ejemplo, el trabajo con pandillas violentas requiere a menudo un tipo de monitor joven, cercano en tĂŠrminos de origen social a los pandilleros, porque el diĂĄlogo con adultos no resulta WDQĂ XLGR/DHVWUDWHJLDGHUHLQVHUFLyQGHSDQGLOOHURVHQ((88 se basa sobre este principio. En el caso de niĂąos de la calle, los o las monitoras que los acompaĂąan en los centros de acogida son a menudo jĂłvenes cercanos a ellos o ex niĂąos de la calle que asumen un rol de hermanos mayores. En barrios crĂ­ticos, donde HOQDUFRWUiĂ&#x20AC;FRHVIXHUWHVHUHTXLHUHGHPHGLDGRUHVFRPXQLWDULRV con una gran capacidad y coraje, capaces de moverse en las zonas grises del ĂĄrea donde ni la justicia ni la policĂ­a pueden intervenir (ver recuadro).

!CTIVIDADES INSUMOS PLAZOSYEJECUTANTES

Para operacionalizar los proyectos, el equipo tĂŠcnico junto a los grupos de trabajo se deben abocar al desarrollo de un plan de traEDMRHQGRQGHVHGHĂ&#x20AC;QDQFODUDPHQWHODVDFWLYLGDGHVORVLQVXPRV los plazos y los ejecutantes. En funciĂłn de los resultados esperados, se hace una lista de activiGDGHVGHWHUPLQDQGRXQDVHFXHQFLDOyJLFDSDUDHOODV(VWRVLJQLĂ&#x20AC;FD ordenarlas en el tiempo, anteponiendo siempre aquellas que son prerrequisito para otras y las que van preparando el camino para hacer mĂĄs efectivo el impacto de las que las suceden. $FDGDDFWLYLGDGVHOHDVLJQDXQSOD]RGHHMHFXFLyQUHDOLVWD+D\ que considerar los tiempos que deberĂĄn dedicarles el equipo tĂŠcnico, el grupo de trabajo y los gestores, al igual que los que no dependen de ellos, como aprobaciones, validaciones u otros. Es adecuado desagregar una actividad en tantas etapas como requiera. 3DUD FDGD DFWLYLGDG VH GHĂ&#x20AC;QH HO URO TXH YD D GHVHPSHxDU FDGD miembro del grupo de trabajo. AsĂ­ se precisan y organizan apropiadamente los recursos humanos disponibles. Se debe nombrar al responsable de cada actividad, persona a cargo de velar por que se ejecute correctamente y se llegue a resultado. ComĂşnmente se piensa que todo el equipo debe participar en todas las actividades, lo que deriva en descoordinaciones o falta de claridad acerca de quiĂŠnes son los encargados de tal o cual actividad. No necesaria-

81


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

mente es el responsable quien va a desempeĂąar las acciones; no se debe confundir a el o los ejecutantes con el responsable de las mismas.

PROMOCIĂ&#x201C;N DE NORMAS Y COMPORTAMIENTOS EQUITATIVOS DE GĂ&#x2030;NERO ENTRE HOMBRES JĂ&#x201C;VENES, COMO ESTRATEGIA DE PREVENCIĂ&#x201C;N DEL VIH

Š Pro Mundo

Otro punto relevante es establecer los insumos necesarios para el desarrollo de una actividad. Esto tiene una doble intenciĂłn; por un lado, programar las gestiones necesarias para obtener estos insumos y, por otro, establecer los costos asociados. De igual modo, al estimar la cantidad de ejecutantes de cada actividad, asĂ­ como el plazo requerido, es posible calcular los fondos para solventar los recursos humanos.

La ONG brasileĂąa Promundo, diseùó y coordinĂł el Programa H junto AL)NSTITUTO0APAI %#/3"RASIL Y3ALUDGĂ?NERO-Ă?XICO ORIENTADOA MEJORARLOSNIVELESDEEQUIDADDEGĂ?NEROENTRELOSHOMBRESDETRES COMUNIDADESDEBAJOSINGRESOSDE2Ă&#x201C;ODE*ANEIRO-ARĂ? "ANGUY-Orro dos Macacos). La evaluaciĂłn del programa fue apoyada por las ORGANIZACIONESINTERNACIONALES53!)$ 0OPULATION#OUNCIL

Sobre la base de una investigaciĂłn realizada para el diagnĂłstico, se deTERMINĂ&#x2DC;QUELOSHOMBREShEQUITATIVOSDEGĂ?NEROvSONAQUELLOSQUE  2ESPETAN A LAS MUJERES MOSTRANDO PREOCUPACIĂ&#x2DC;N POR SUS SENTImientos y opiniones, y buscan relaciones basadas en la equidad y en la intimidad, no en la conquista sexual. 2. Creen que los hombres y las mujeres tienen los mismos derechos.  !SUMEN Y COMPARTEN LA RESPONSABILIDAD POR LA SALUD REPRODUCTIva y por los problemas relativos a la prevenciĂłn de enfermedades sexuales. 4. Son, o procuran ser, responsables por lo menos de algunas tareas DOMĂ?STICASYPARTICIPANENELCUIDADODELOSHIJOS  2EPRUEBANLAVIOLENCIACONTRALAMUJERENSUSRELACIONESDEPAREJA  .OSONHOMOFĂ&#x2DC;BICOS Sobre la base de estos criterios, se estableciĂł un plan de intervenciĂłn FUNDAMENTADOENUNMODELOPARAABORDARESTASTEMĂ&#x2C6;TICASDEGĂ?NERO en los ĂĄmbitos comunitario e individual. ,AINTERVENCIĂ&#x2DC;NLLAMADA0ROGRAMA(h(vDEHOMBRE PRETENDIĂ&#x2DC;ESTImular una reďŹ&#x201A;exiĂłn en hombres jĂłvenes que fuesen capaces de cuestionar las normas tradicionales relacionadas con la masculinidad, y promover habilidades para la discusiĂłn y reďŹ&#x201A;exiĂłn sobre los â&#x20AC;&#x153;costosâ&#x20AC;? de la masculinidad tradicional y sobre las â&#x20AC;&#x153;ventajasâ&#x20AC;? de comportamientos MĂ&#x2C6;SEQUITATIVOSDEGĂ?NERO,ASACTIVIDADESDEINTERVENCIĂ&#x2DC;NINCLUYERON DOSCOMPONENTESPRINCIPALES 5NPROGRAMAEDUCATIVOPARAINCENTIVARCAMBIOSDEACTITUDESYCOMPORTAMIENTOS 5NACAMPAĂ&#x2014;ADE estilo de vida para incitar cambios en las normas sociales comunitarias RELACIONADASALOQUESIGNIlCASERHOMBRE,ASACTIVIDADESFUERONDIseĂąadas en 1999 por cuatro ONG latinoamericanas, coordinadas por Promundo. Finalmente se determinĂł ejecutar el programa en las siguientes etapas: s s s s

)MPLEMENTACIĂ&#x2DC;NDEOlCINASEDUCATIVAS )DENTIlCACIĂ&#x2DC;NYENTRENAMIENTODELOSFACILITADORES 2ECLUTAMIENTOYPARTICIPACIĂ&#x2DC;NDELOSJĂ&#x2DC;VENES EvaluaciĂłn de la experiencia

WWWPROMUNDOORGBR

82

3DUDRUGHQDUHOWUDEDMRGHSODQLĂ&#x20AC;FDFLyQVHVXJLHUHXWLOL]DUXQDWDEOD en donde se establezcan claramente las acciones, etapas, plazos, ejecutantes y responsables de cada actividad. Dar a las actividades XQDVHFXHQFLDWHPSRUDODSDUWLUGHORVREMHWLYRVSHUPLWLUiGHĂ&#x20AC;QLUOD UXWDFUtWLFDGHOSUR\HFWRDVLJQDUORVSURIHVLRQDOHVQHFHVDULRVGHĂ&#x20AC;nir los insumos y estimar recursos asociados a cada evento. La tabla de esta pĂĄgina muestra un modelo que puede servir de apoyo a la hora de desarrollar los planes de acciĂłn y asignar los recursos. (VIXQGDPHQWDOSDUDORVSODQHVGHDFFLyQTXHVHDQĂ H[LEOHV\Iicilmente adaptables, de acuerdo a los resultados que se vayan obteniendo, a la contingencia y a imprevistos. Al considerar los recursos necesarios para los planes de acciĂłn y los momentos en que se precisan, hay que seĂąalar los puntos clave. AdemĂĄs, se deben incorporar e indicar evaluaciones periĂłdicas de ORVSODQHVGHDFFLyQĂ&#x20AC;MDQGRFRQDQWHULRULGDGH[SOtFLWDPHQWHODV pautas y parĂĄmetros que se usarĂĄn. 0ASO)MPLEMENTARLOSPLANESDEACCIĂ&#x2DC;N

CĂłmo se implementen los planes de acciĂłn va a depender mucho GH ODV UHDOLGDGHV ORFDOHV +D\ DOJXQDV OHFFLRQHV JHQHUDOHV TXH VH pueden derivar de experiencias exitosas en la materia. Por otra parte, existen ciertas orientaciones transversales a todas las experiencias que facilitan la implementaciĂłn de un plan de acciĂłn. Primero, puede ser muy Ăştil realizar actividades que son de â&#x20AC;&#x153;logro LQPHGLDWRÂľRVHDTXHUiSLGD\IiFLOPHQWHGHPXHVWUDQORVEHQHĂ&#x20AC;cios de la iniciativa. Eso ayuda a legitimar el trabajo de los actores y a involucrar a mĂĄs miembros de la comunidad. Muchas de estas DFWLYLGDGHVSXHGHQSDUHFHUVXSHUĂ&#x20AC;FLDOHVHLQFOXVRRSXHVWDVHQXQ FRPLHQ]RFRQHOGLVHxRGHOSURJUDPDSHURJHQHUDQFRQĂ&#x20AC;DQ]D Segundo, mantener el trabajo del equipo tĂŠcnico y del lĂ­der, incluso si en este punto la tarea ha crecido y ha incluido muchos mĂĄs actores y socios. El lĂ­der tiene un rol clave en motivar la acciĂłn y promover el ĂŠxito, y el equipo tĂŠcnico continĂşa coordinando y manejando el proceso.


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

â&#x20AC;&#x153;LA GENTE QUIERE MĂ S POLICĂ?ASâ&#x20AC;? Ya es conocido por muchos lĂ­deres de programas de seguridad ciudadana lo difĂ­cil que es crear conciencia de que la prevenciĂłn es mĂĄs efectiva que la represiĂłn. Muchas veces ha ocurrido que, cuando se da a conocer el inicio de un programa para la reducciĂłn de la delincuencia en una determinada comunidad, la gente espera saber en cuĂĄnto aumentarĂĄ el nĂşmero de policĂ­as o su proximidad. Muchas veces en sectores de gran COMPLEJIDADSOCIALSEHACREADOLAIDEADEQUEĂ?STAESLAĂ&#x17E;NICASOLUCIĂ&#x2DC;NVIABLEANTEELDELITO PORQUESELACONSIDERARĂ&#x2C6;PIDA CONlABLEYPORQUENO demanda esfuerzo por parte de la comunidad. Este hecho puede traer desazĂłn en un comienzo y nublar los esfuerzos realizados para crear una intervenciĂłn integral enfocada en la prevenciĂłn. No hay que desalentarse, e intentar hacer mĂĄs visible la presencia de policĂ­as en el sector, aunque la acciĂłn no constituya parte de su proyecto. 2ECUERDEQUEUNAMEDIDADEhLOGROINMEDIATOvGENERARĂ&#x2C6;UNMEJORAMBIENTEYPERMITIRĂ&#x2C6; ALALARGA UNAMEJORIMPLEMENTACIĂ&#x2DC;NDELASACTIVIDADES orientadas a la prevenciĂłn.

CIUDAD DE LOS NIĂ&#x2018;OS, ROSARIO, ARGENTINA "ASADAENLOSPOSTULADOSDE&RANCESCO4ONUCCI0EDAGOGO INVESTIGADOR $IRECTORCIENTĂ&#x201C;lCODELLABORATORIOh&ANO LACIUDADDELOSNIĂ&#x2014;OSv )TALIA ESTEPROYECTO PERTENECIENTEALÂŤREADELA.IĂ&#x2014;EZ DELA3ECRETARĂ&#x201C;A DE 0ROMOCIĂ&#x2DC;N 3OCIAL DE LA MUNICIPALIDAD SURGE EN  BASADA EN las siguientes premisas: una ciudad apta para los niĂąos es buena para todos, incluidas personas con discapacidades y la tercera edad; incorPORANDOLAVISIĂ&#x2DC;NDELOSNIĂ&#x2014;OS YLACREATIVIDADDEĂ?STOS SEENRIQUECELA CIUDADYLACOMPRENSIĂ&#x2DC;NDEĂ?STA YDEĂ?STOS ENSUCOMPLEJIDAD%LESCUchar e incorporar la mirada de los niĂąos, abandonando una exclusivaMENTEADULTOCĂ?NTRICA TAMBIĂ?NDEBIERALLEVARAINTEGRARMĂ&#x2C6;SFĂ&#x2C6;CILMENTE AGRUPOSESPECĂ&#x201C;lCOS COMOMIGRANTES POREJEMPLO #OMOELMUNICIPIODE2OSARIOSEHADESCENTRALIZADO SEELIGENSEISCONSEJOSDEINTEGRANTESCADAUNO UNOPARACADADISTRITO²STOSEHACEA TRAVĂ?SDEUNSORTEOENTRELOSINTERESADOSCUANDOLOSELEGĂ&#x201C;ALAESCUELA muchos iban â&#x20AC;&#x153;premiadosâ&#x20AC;? por tener los mejores resultados o â&#x20AC;&#x153;castigadosâ&#x20AC;? por ser los con peores resultados o los mĂĄs conďŹ&#x201A;ictivos). Los consejeros duran dos aĂąos, y se van renovando de manera intercalada. ,AEDADDELOSNIĂ&#x2014;OSESENTREYAĂ&#x2014;OSEDADENQUETIENENCAPAcidad de abstracciĂłn y no tienen los conďŹ&#x201A;ictos de la preadolescencia). Estos consejos proponen ideas, las que van desarrollando durante el AĂ&#x2014;OPERIODOENELQUESEVANPRESENTANDOAL%QUIPO,A#IUDADDELOS NiĂąos y NiĂąas -dos coordinadores por distrito mĂĄs un coordinador geNERAL YAUNA#OMISIĂ&#x2DC;N)NTERGUBERNAMENTAL PARALLEGARAPROPUESTAS CONCRETASDELASMĂ&#x2C6;SDIVERSASĂ&#x201C;NDOLES%LlNANCIAMIENTOPARALLEVARLAS a cabo surge de las reparticiones que, por el carĂĄcter de la propuesta, le corresponda.

INICIATIVASCOMO5NSUEĂ&#x2014;OENCOMĂ&#x17E;N CONVOCATORIAASOĂ&#x2014;ARUNACIUDAD mejor- o MĂ­rame -carta a los adultos invitĂĄndolos a mirar a los ojos mĂĄs allĂĄ de las diferencias-. %NTREESTASINICIATIVAS ESTĂ&#x2C6;3IĂ?NTESE SIĂ?NTASEPARTEDELJUEGO QUESURgiĂł de la necesidad de los niĂąos de sentirse seguros en los espacios pĂşBLICOS ESPECIALMENTEENLOSQUEELLOSJUEGANOCIRCULAN!NTELAPETICIĂ&#x2DC;N PRIMERADETENERPOLICĂ&#x201C;ASRESGUARDANDOESTOSESPACIOSCONUNACLARA inďŹ&#x201A;uencia de los adultos), desarrollaron la idea de instalar bancos de colores fuertes con los que invitan a los adultos a sentarse en ellos, prestar atenciĂłn en el espacio pĂşblico y asĂ­ generar condiciones de seguridad, en especial a los niĂąos y niĂąas. Este proyecto no sĂłlo desplaza la seguRIDADDESDELASFUERZASPOLICIALESALACIUDADANĂ&#x201C;A TAMBIĂ?NINVITAAUSAR los espacios pĂşblicos, a recuperarlos, a integrar a los niĂąos y hacerlos VISIBLESENELMOBILIARIO CONELPROYECTO CONSUPRESENCIA  %NTREVISTASAINTEGRANTESDELEQUIPODELÂŤREADELA.IĂ&#x2014;EZYDE,A#IUDAD de los NiĂąos)

El programa se ha consolidado al punto de estar varias de sus iniciativas INCORPORADASENLADIFUSIĂ&#x2DC;NTURĂ&#x201C;STICAPRIVADA%SELCASODEL4RĂ&#x201C;PTICODE LA)NFANCIALA'RANJADELA)NFANCIA LA)SLADELOS)NVENTOSYEL*ARDĂ&#x201C;NDE los NiĂąos. !DEMĂ&#x2C6;SSEREALIZAANUALMENTEEL$Ă&#x201C;ADELA2ADIOYLA4ELEVISIĂ&#x2DC;NAFAVOR DELOS.IĂ&#x2014;OS SEHICIERON,OS-ONSTRUOSDELA"ASURA DEDENUNCIAPOR la basura- y Nadie puede detenernos cuando pensamos -contra la violaciĂłn a los derechos humanos durante la Ăşltima dictadura-, ademĂĄs de

Los niĂąos, para su seguridad, quieren que los adultos se sienten en estos bancos para que los acompaĂąen.

Š ÂŤREADELA.IĂ&#x2014;EZ

!SĂ&#x201C; 2OSARIO FUE LA PRIMERA CIUDAD EN DECLARAR UN $Ă&#x201C;A DEL *UEGO Y LA #ONVIVENCIA EL PRIMER MIĂ?RCOLES DE OCTUBRE DESDE  EN EL QUE participan reparticiones pĂşblicas, colegios, mundo privado, niĂąos y adultos en general.

83


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

La experiencia de Bogotรก constituye un ejemplo claro de la imSRUWDQFLDGHODร€JXUDGHOOtGHU$OOtODร€JXUDGH$QWDQDV0RFNXV ha sido fundamental para la implementaciรณn del programa de reGXFFLyQGHOFULPHQ\ODYLROHQFLD0RFNXVKDVLGRFDSD]GHSODQtear una polรญtica de seguridad, mediante mecanismos reconocibles para todos, estableciendo prioridades y seรฑalando acciones e indicadores para su ejecuciรณn (Paulsen, 2005). (OPpULWRGH%RJRWiHVTXHORVVXFHVRUHVGH$0RFNXV\GHVX predecesor J. Castro, han sabido continuar y profundizar su lรญnea de acciรณn como una forma de gobernanza no formalizada (Velรกsquez, 2008). Una situaciรณn similar se dio en Medellรญn, entre el alcalde Fajardo y su sucesor. Tercero, asegurar que el โ€œcoordinadorโ€ entable una buena red de contacto entre los distintos niveles operativos del programa, los diversos actores y otras iniciativas que incidan sobre la seguridad. Si bien la red se tejerรก en la medida que el proyecto se institucionalice (ver secciรณn sobre Institucionalizaciรณn), generar canales de coordinaciรณn impedirรก malgastar esfuerzos y harรก que la acciรณn sea mรกs focalizada y acorde a los planes.

3.7. EJEMPLOS DE ENFOQUES Y DISEร‘OS DE PREVENCIร“N En las pรกginas siguientes se presentan diversos ejemplos de abordaje de problemas de conductas de riesgo y de delitos que se mencionaron en la รบltima parte de la secciรณn referida a la etapa de GLDJQyVWLFR /RV HMHPSORV VRQ ร€FWLFLRV SHUR FRUUHVSRQGHQ D OD realidad de muchas ciudades de la regiรณn.

GRUPO DE TRABAJO: TRรFICO Y CONSUMO DE DROGAS

Resultado del diagnรณstico: s 3EHANIDENTIlCADOSECTORES DELIMITADOSGEOGRรˆlCAMENte, donde se han establecido redes de distribuciรณn de drogas. Estas redes involucran a distintos grupos etรกreos y, en algunos casos, incluyen a familias completas s %L TRรˆlCO SE ASOCIA A DEMANDA POR PARTE DE Jร˜VENES Y adultos jรณvenes, notรกndose un aumento progresivo de la participaciรณn de mujeres, especialmente de bajos ingresos, en la distribuciรณn de drogas

Causas s !LTOSNIVELESDECESANTร“A QUEFAVORECENELINVOLUCRAMIENto en redes de distribuciรณn s 0ATRONESCULTURALESDECONSUMODIFUNDIDOSALOLARGODE toda la sociedad s #ONDICIONES SOCIOECONร˜MICAS DESFAVORABLES EN UN IMportante segmento de la poblaciรณn s 6ALIDACIร˜NDELTRรˆlCODEDROGASCOMOUNAALTERNATIVAALA falta de oportunidades laborales s 6ALIDACIร˜NCULTURALDELAVIOLENCIACOMOFORMADERESOLUciรณn de con๏ฌ‚ictos en diversos barrios de la ciudad

%SCENARIOSPOSIBLES s 7ROHUDQFLDFHURDQWHHOWUiร€FR\FRQVXPRGHGURJDV s 3HUVHFXFLyQSROLFLDO\GHODMXVWLFLDDODVUHGHVGHWUiร€FR s 5HGXFFLyQGHODGHPDQGDDWUDYpVGHSUHYHQFLyQ\UHKDELOLWDciรณn. s 5HGXFFLyQGHODRIHUWDDWUDYpVGHRSRUWXQLGDGHVGHLQJUHVRDO mercado formal de trabajo. s โ€œCorte de drogasโ€. s 5HGXFFLyQGHGDxRV

El abordaje que se propone es coherente con una visiรณn que apunta a generar una cultura de la prevenciรณn a travรฉs de medidas focalizadas en una perspectiva de cohesiรณn social y de calidad de vida de los habitantes. Esta visiรณn puede ser distinta a la de algunas ciudades, y no pretende imponerse a todos sino presentarse como una manera de intervenir que debe ser consensuada entre el municipio, los socios y el equipo tรฉcnico que elaboran la estrategia. Por ende, los ejemplos son sugerencias e indicaciones, de manera que aun las ciudades que comparten la misma visiรณn no pueden ahorrarse la tarea de apropiarse de los enfoques propuestos y adaptarlos a la propia situaciรณn.

%NFOQUE  (O WUiร€FR \ HO FRQVXPR GH GURJDV JHQHUDQ XQD VHULH GH SURblemas que se van incrementando, asรญ como la tendencia al consumo problemรกtico de drogas y la violencia asociada al narcotrรกร€FR'HVGHHVWDSHUVSHFWLYDVHDERJDUiSRUยดXQDVRFLHGDGOLEUH de drogasโ€, pues con ello se acabarรญan los problemas de adicciรณn, delincuencia y violencia.

$ FRQWLQXDFLyQ VH SUHVHQWD XQ HMHPSOR ร€FWLFLR EDVWDQWH DFRUGH con las realidades de muchas ciudades de Amรฉrica Latina: el caso GHOWUiร€FR\FRQVXPRGHGURJDVLOtFLWDV(QpOVHGHVFULEHXQFDmino a seguir por el grupo de trabajo responsable, que actรบa con el equipo tรฉcnico del municipio. Se presenta el proceso completo, incluyendo las fases de evaluaciรณn y consolidaciรณn, que serรกn analizadas en otras secciones. El tema presentado corresponde a un grupo de trabajo.

(OWUiร€FRUHVSRQGHDXQRUGHQVRFLDODXQHVWLORGHPHUFDGR donde, habiendo demanda, se provee de las drogas. Por eso adquiere relevancia disminuir la demanda con prevenciรณn y rehabilitaciรณn. Al mismo tiempo se torna necesario una coordinaciรณn entre los organismos de control, por una parte, y, por otra, de las instituciones que abordan variables tales como las oportunidades ODERUDOHVSUHVHQWHVHQORVVHFWRUHVGRQGHKD\WUiร€FRODVFRQGLciones educacionales en esos sectores y la utilizaciรณn de espacios

84


Capรญtulo 4: POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIร“N

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIร“N GRUPO DE TRABAJO TRรFICO Y CONSUMO DE DROGAS EQUIPO 1

EQUIPO 2

Rol

4RABAJODEPREVENCIร˜N PROMOCIร˜NYCONTROL

4RABAJODEREHABILITACIร˜NYREINSERCIร˜N

Objetivos

s #OMUNIDADESINFORMADASSOBRELOSEFECTOSDEL s 2EHABILITACIร˜N DE Jร˜VENES CONSUMIDORES ABUSIVOS DE consumo de drogas drogas s *ร˜VENESQUEINTERNALIZANHERRAMIENTASDEPRO- s 2ECONVERSIร˜N PRODUCTIVA DE Jร˜VENES INSERTOS EN REDES tecciรณn frente a las adicciones DETRรˆlCODEDROGAS

Mรฉtodo

s #AMPAร—AS MASIVAS Y MEDIรˆTICAS EN SECTORES vulnerables s !CTIVIDADESMASIVASDEESTILOSDEVIDASALUDABLE y herramientas de autocuidado s !CTIVIDADES ENFOCADAS A RETARDAR EL CONSUMO en los niรฑos y desincentivarlo en los consumidores habituales s !CTIVIDADESDEUSODEESPACIOSPรžBLICOS ESPEcialmente aquellos considerados como ocupaDOSPORELNARCOTRรˆlCO s #OORDINACIร˜NCONLAPOLICร“AENSUTRABAJODIRIGIdo a los principales abastecedores, y progresivo desmantelamiento de sus redes de apoyo y rePRODUCCIร˜NDELTRรˆlCO

s $IAGNร˜STICOYDERIVACIร˜NDECONSUMIDORESABUSIVOSDE drogas en la red local s 2EINSERCIร˜NYSEGUIMIENTOAPERSONASQUEHANESTADO INVOLUCRADASENELTRรˆlCOYOCONSUMOPROBLEMรˆTICODE DROGAS DISTINGUIENDOENTREELNEGOCIOFAMILIARTRABAJO con la unidad familiar), las actividades de protecciรณn de LOShSOLDADOSvDELNARCOTRรˆlCOTRABAJOPERSONALIZADO YLASPANDILLASVIOLENTASINVOLUCRADASENESTETRรˆlCO s &OMENTODEPLANESDEABSORCIร˜NDEMANODEOBRAQUE incluyen capacitaciรณn con perรญodo de pasantรญa remunerada s 2EDUCCIร˜N DEL DAร—O EN CASOS ABSOLUTAMENTE NECESArios

Tiempo

AMESES

Continuo

Indicadores

s .รžMERODEPARTICIPANTESENLASACTIVIDADES s 4ASADEPERSONASREHABILITADAS s .รžMERODEPARTICIPANTESENACTIVIDADESSALUDA- s 4ASA DE PERSONAS QUE LOGRAN REINSERTARSE EN TRABAJOS bles Lร“CITOSYABANDONARELTRรˆlCO s 2EHABILITACIร˜NDEJร˜VENESCONSUMIDORESABUSI- s 4ASADECAPACITACIร˜NDEJร˜VENESPARAELTRABAJOENACTIvos de drogas vidades formales s 2ECONVERSIร˜NPRODUCTIVADEJร˜VENESINSERTOSEN REDESDETRรˆlCODEDROGAS s .รžMERODEESPACIOSRECUPERADOSPARAACTIVIDAdes saludables s $ISMINUCIร˜NDELOSPROBLEMASASOCIADOSALNARCOTRรˆlCO COMOLASBALACERASOVIOLENCIA

Recursos humanos

s 0SICร˜LOGOS ASISTENTES SOCIALES EDUCADORES s-UNICIPIO monitores s'OBIERNO2EGIONAL s 0OLICร“A s-INISTERIOSDE)NTERIOR3EGURIDAD s-INISTERIODE3ALUD s-INISTERIODE4RABAJO s)NSTITUCIONESPRIVADAS

Evaluaciรณn

!NUAL

Consolidaciรณn e institucionalizaciรณn

Para la consolidaciรณn, se requiere de un equipo que coordine las dos lรญneas de trabajo: la prevenciรณn tanto del CONSUMOCOMODELAINSERCIร˜NENTRรˆlCO YLAREHABILITACIร˜NYREINSERCIร˜NDEQUIENESSEHANINVOLUCRADOENCONSUMOPROBLEMรˆTICOOTRรˆlCO/TRAALTERNATIVAESQUECOORDINELALร“NEAPREVENCIร˜NYTRABAJEENREDCONQUIENES hacen rehabilitaciรณn, propiciando condiciones para la reinserciรณn

"IANUAL

85


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

tanto fรญsicos como cognitivos que ayuden a disminuir las oportunidades de comercializaciรณn de drogas. Desde esta perspectiva, abordar el tema implica conocer las instituciones que trabajan en la prevenciรณn y focalizarse en rehabilitaciรณn, reinserciรณn y formaciรณn para la (re)inserciรณn de las personas que se han involucrado HQHOWUiร€FR\FRQVXPRGHGURJDV -ODALIDADESDEINTERVENCIร˜N (OHTXLSRWpFQLFRPXQLFLSDOLGHQWLร€FDORVOXJDUHVGRQGHHOWUiร€FR y consumo son habituales y problemรกticos, y coordina acciones focalizadas territorialmente de disminuciรณn de demanda: prevenciรณn, promociรณn de salud, rehabilitaciรณn, reinserciรณn. En la tabla de la pรกgina 85 se da un ejemplo de modalidad de intervenciรณn.

TEMA: REINSERCIร“N DE EX CONVICTOS Resultado del diagnรณstico s 3EVERIlCAUNAALTATASADEREINCIDENCIADEEXCONVICTOSEN hechos delictivos s &AMILIAS AFECTADAS POR MIEMBRO EN LA CรˆRCEL SIN NINGรžN tipo de apoyo, especialmente para los niรฑos y niรฑas Causas s !USENCIADEPOLร“TICASQUEFACILITENLAREINSERCIร˜NDEEXCONvictos s 4RABAJO DE REHABILITACIร˜N DE CONVICTOS REALIZADO Sร˜LO DESPUรSDELEGRESODELACรˆRCEL s %STIGMATIZACIร˜NDEEXCONVICTOS s ,ACรˆRCELCOMOUNAESCUELADEhESPECIALIZACIร˜NvENDELINcuencia

%SCENARIOSPOSIBLES Las respuestas espontรกneas a estas situaciones son: ย‡ $XPHQWRGHODVSHQDVGHFiUFHODUHLQFLGHQWHV ย‡ ([LJHQFLDGHPD\RUHร€FLHQFLDGHOVLVWHPDSHQDO ย‡ 7HQGHQFLDGHQRGDURSRUWXQLGDGHVGHWUDEDMRDH[FRQYLFWRV Otra respuesta posible para enfrentar esta problemรกtica se enfoca en realizar, con convictos, sus familias y la comunidad en la que se desenvuelven, un trabajo integral desde el perรญodo de encarcelamiento, apoyรกndolos psicolรณgica y materialmente.

sea un pilar de la reinserciรณn, ademรกs de otorgar una formaciรณn en Rร€FLRV\FRPSURPHWHUDHPSUHVDULRVHQEULQGDUOHVXQDRSRUWXQLdad laboral dentro y fuera de la cรกrcel. 8QVHJXQGRSLODUVHUHร€HUHDODQRGLVFULPLQDFLyQGHOVXMHWR3DUD esto se sugiere buscar en la comunidad a la que pertenece el ex convicto, alguna persona notable que asuma su apadrinamiento, GiQGROHXQUHIHUHQWHGHFRQร€DQ]DSDUDODFRPXQLGDG\VXIDPLOLD 8QWHUFHUHOHPHQWRVHUHร€HUHDOWUDEDMRFRQODVIDPLOLDVGHORVDIHFtados, especialmente con los hijos e hijas, de manera de brindar un apoyo psicosocial, bajar el daรฑo de la estigmatizaciรณn de estos niรฑos y niรฑas y abrir oportunidades a sus hogares. Ademรกs, se busca realizar un trabajo integral, con un seguimiento a largo plazo y apoyo focalizado.

TEMA: BARRIOS CRรTICOS Resultados del diagnรณstico s %XISTENENLACIUDADBARRIOSCRร“TICOS PORLAALTAVIOLENCIA observable en el espacio pรบblico, el control territorial de reDES DE NARCOTRรˆlCO Y LA ALTA POSESIร˜N DE ARMAS ENTRE SUS habitantes Causas s (ISTORIADEVIOLENCIADESDEELORIGENDELBARRIO s %XCLUSIร˜NSOCIAL FUNCIONALYECONร˜MICADELRESTODELACIUDAD s &ALTADEREDESDEORGANIZACIร˜NVECINALSOLIDARIASYDEPROYECtos en comรบn entre los vecinos y vecinas

%SCENARIOSPOSIBLES ย‡ )RFDOL]DUODDFFLyQSROLFLDOSUHVHQFLDHQHOWHUULWRULR\WUDEDMRGH LQWHOLJHQFLDSDUDGHVEDUDWDUUHGHVGHQDUFRWUiร€FR ย‡ ,QWHUYHQFLyQPL[WDDFFLyQSROLFLDOGHFRQWUROHLQWHOLJHQFLDMXQto a animaciรณn social para articular las redes sociales. ย‡ ,QWHUYHQFLyQGHODUJRSOD]RDFFLyQSROLFLDOGHGHVDUPHGHODV UHGHVGHQDUFRWUiร€FRMXQWRDPRYLOL]DFLyQFRPXQLWDULDFDSDFLtaciรณn y acceso a mercado del trabajo y mejoramiento urbano, tanto de la infraestructura como de la conectividad con el resto de la ciudad.

%NFOQUE La perspectiva que guรญa el trabajo es la de entregar herramientas y dejar instaladas capacidades para que los ex convictos no reincidan y darles apoyo en un posible cambio de vida, cuando sea posible. Esto implica, por una parte, asumir el trabajo con convictos desde el momento de su reclusiรณn.

%NFOQUE El tema de los barrios crรญticos se aborda corrientemente como un SUREOHPDGHยถH[SRUWDFLyQยทGHODYLROHQFLDODGHOLQFXHQFLD\HOWUiร€co de drogas hacia al resto de la ciudad. Esta perspectiva se enfoca en acabar con โ€œla delincuenciaโ€, sin preocuparse del riesgo para los habitantes del barrio ni de la calidad de vida de la ciudad en su conjunto.

6LJQLร€FD UHDOL]DU XQDFRPSDxDPLHQWRSHUVRQDOL]DGRFRQJUXSRV en el cual el apoyo mutuo, y de profesionales del รกrea psicolรณgica,

Pero la violencia en barrios crรญticos es un problema social y cultural complejo, relacionado con la exclusiรณn social y el estigma del

86


Capรญtulo 4: POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIร“N

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIร“N GRUPO DE TRABAJO REINSERCIร“N DE EX CONVICTOS COMITร‰ MIXTO MUNICIPAL, POLICรA Y DIRIGENTES BARRIALES INTERESADOS

EQUIPO DE INTERVENCIร“N CON CONVICTOS Y FAMILIAS

Rol

s $IRIGEELEQUIPODEINTERVENCIร˜NCONCONVICTOSYFAMIlia s "USCAESTABLECERALIANZASESTRATรGICASCONEMPRESARIOS serios para ofrecer alternativas a los convictos dentro y fuera de la cรกrcel s 'ENERAINSTANCIASDECAPACITACIร˜NPARACONVICTOSYSUS familias s -ONITOREAELPROCESO

s "RINDA APOYO PSICOSOCIAL A CONVICTOS Y SUS FAMIlias s 6INCULALASFAMILIASDELOSCONVICTOSALASREDESDE servicios sociales disponibles s 6INCULAALEXCONVICTOYASUFAMILIACONUNVECINO hNOTABLEv CONELlNDEQUEรSTELOAPADRINE SIRviendo de referente y apoyo ante su comunidad s &ORMAALOSPADRINOS s #ANALIZALASOPORTUNIDADESDECAPACITACIร˜NYFORmaciรณn al interior de las cรกrceles y fuera de ellas

Objetivos

s 2EINSERCIร˜NLABORALDEEXCONVICTOSYREINSERCIร˜NSOCIAL s #ALIlCACIร˜NPROFESIONALDELOSEXCONVICTOSDESDE en el barrio la cรกrcel s -ANTENCIร˜NDELAZOAFECTIVOCONLAFAMILIADURANTELA s 0ROTECCIร˜NDELASFAMILIASDELOSEXCONVICTOSDUreclusiรณn RANTEYDESPUรSDELARECLUSIร˜N

Mรฉtodo

2EDISEร—ODELAPOLร“TICADETRABAJOCONEXCONVICTOS PARA s 2EALIZARUNTRABAJODESDEQUEELSUJETOENTRAENLA realizar un trabajo desde las cรกrceles y con las familias CรˆRCELYHASTAPORLOMENOSAร—OSDESPUรSDESU salida, con retirada progresiva s 'ENERAR ALIANZAS ESTRATรGICAS CON EMPRESARIOS PARA QUE lNANCIEN CAPACITACIONES Y OPORTUNIDAdes laborales dentro y fuera de la cรกrcel s 4RABAJO CON LAS FAMILIAS DESDE QUE EL FAMILIAR INgresa al programa

Tiempo

Permanente

Indicadores

Cualitativos: Cualitativos: s .ODISCRIMINACIร˜NDEPARTEDELENTORNOBARRIALNIDELAS s #AMBIOSENLAPERSPECTIVADELEXCONVICTO ASUME empresas responsabilidades

$ESDE LA ENTRADA A LA CรˆRCEL HASTA POR LO MENOS  Aร—OSDESPUรSDELASALIDA

Cuantitativo: s $ISMINUCIร˜NDELATASADEREINCIDENCIA

Cuantitativo: s 4ASADEEMPLEODEEXCONVICTOS s 4ASADEINSERCIร˜NESCOLAREXITOSADELOSHIJOSDEEX convictos

Recursos humanos

Provienen de los servicios municipales involucrados

Provienen de los servicios municipales involucrados o de asociaciรณn especializada

Financiamiento

Presupuesto municipal con posibles aportes de empresas Presupuesto municipal con posibles aportes de emo instituciones presas o instituciones

Evaluaciรณn

$ESPUรSDELMODELOPILOTOQUEDEBEDURARALOMENOS Por lo menos una vez al aรฑo, con el equipo de inaรฑos tervenciรณn Evaluaciรณn regular con empresarios y equipo de intervenciรณn

Consolidaciรณn e Consolidaciรณn de un grupo de apoyo a los convictos, compuesto de profesionales para el trabajo en cรกrceles. institucionalizaciรณn Este equipo realiza un trabajo de apoyo psicosocial personalizado con los convictos y hace llegar a las cรกrceles los recursos gestionados, tales como capacitaciones laborales y convenios con empresarios. Este equipo ademรกs realiza la labor de vincular a cada convicto con su familia, apoyรกndola y relacionรกndola con la red de servicios sociales disponibles. !SOCIACIร˜N LOCAL COMPUESTA DE EMPRESARIOS Y PADRINOS QUE TRABAJA EN ESTRECHA COLABORACIร˜N CON EL COMITร comunal de ex presos, capaz de conseguir convenios con empresarios para generar alternativas de trabajo, lNANCIAMIENTOYCAPACITACIร˜N

87


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIร“N GRUPO DE TRABAJO BARRIOS CRรTICOS EQUIPO 1

EQUIPO 2

EQUIPO 3

Rol

2ELACIร˜N Y COORDINACIร˜N CON LA PO- 4RABAJODEMOVILIZACIร˜NCOMUNITARIA licรญa

Objetivos

Control policial de la delincuencia y s6ECINOSEMPODERADOSCONELLIDE- Comunidad integrada al resto de la ELNARCOTRรˆlCO razgo de su barrio ciudad s 6ECINOS CON MENORES NIVELES DE temor

Mรฉtodo

$ESBARATAMIENTO DE REDES DE NAR- )NTERVENCIร˜N COMUNITARIA CON ACTIVI- )NTERVENCIร˜NCOMUNITARIA MEJORACOTRรˆlCO A TRAVรS DE LA INTELIGENCIA dades sociales, organizaciรณn de veci- miento de los niveles de educaciรณn policial nos y capacitaciรณn y empleabilidad, desarrollo participativo de proyectos urbanos

Tiempo

MESES Aร—O

Indicadores

 MESES

2ECUPERACIร˜NINTEGRALDELBARRIO

 Aร—OS

s .รžMERO DE OPERATIVOS POLICIALES s .รžMERO DE ORGANIZACIONES ACTI- s .IVELESDEDESOCUPACIร˜N realizados vas s 0ORCENTAJEDELOSHABITANTESQUE s .รžMERODEREDESDENARCOTRรˆlCO s .IVELESDETEMORENELBARRIO se quieren ir del barrio desbaratadas

Recursos humanos

s 0OLICร“AS s #OORDINADORESEQUIPOTรCNICO

s 0OLICร“AS s 0OLICร“AS s 3OCIร˜LOGOS PSICร˜LOGOS ASISTENTES s 3OCIร˜LOGOS PSICร˜LOGOS ASISTENTES sociales, educadores sociales, educadores, ingenieros, arquitectos, geรณgrafos

Financiamiento

s-UNICIPIO POLICร“AS 'OBIERNO 2EGIONAL

s-UNICIPIO 'OBIERNO2EGIONAL 0O- s-UNICIPIO 'OBIERNO2EGIONAL LICร“A -INISTERIODEL)NTERIOR3EGU-INISTERIODEL)NTERIOR3EGURIDAD ridad 6IVIENDA#IUDAD/BRAS0รžBLICAS

Evaluaciรณn

$ESPUรSDEMESES

!LTรRMINODELAINTERVENCIร˜N

$ESPUรSDEAร—OS

Consolidaciรณn e Para la detecciรณn de barrios crรญticos, constituciรณn de un consejo comunal de barrios que agrupe a los actores bainstitucionaliza- rriales de la ciudad. ciรณn )NSTITUCIONALIZACIร˜NDEUNEQUIPOINTERDISCIPLINARIOPERMANENTEDETRABAJOEINTERVENCIร˜NENBARRIOS CONPROFESIONALESPROVENIENTESDEDISTINTOSรˆMBITOS-UNICIPIO 'OBIERNO2EGIONAL -INISTERIOSYSOCIEDADCIVIL

MEDIACIร“N COMUNITARIA EN FAVELAS DE RรO DE JANEIRO, BRASIL ,AMEDIACIร˜NCOMUNITARIAHAGANADOESPACIOYLEGITIMIDADENVARIASFAVELASDE2ร“ODE*ANEIRODONDENILAJUSTICIANILAPOLICร“APUEden realmente penetrar o realizar un trabajo efectivo y duradero. La mediaciรณn ha logrado en estos casos constituirse en un espacio de reapropiaciรณn de la justicia basada en las energรญas positivas de los moradores que sirve a la vez de instrumento de resoluciรณn de con๏ฌ‚ictos cotidianos y de intermediaciรณn entre FRACCIONESDENARCOTRรˆlCO POLICร“ASYCOMUNIDAD EVITANDOTENSIONESVIOLENTAS MUERTES AUMENTODELTEMORYDELADESCONlANZAALINTERIORDELAS favelas. !Y# MORADORESDELASFAVELAS"ABILONIAY#ANTAGALO HANTRABAJADOPORMรˆSDEAร—OSLAMEDIACIร˜NCOMUNITARIATRANSFORMรˆNDOSEENBUENOS REFERENTESDEAGENTESDEMEDIACIร˜N%NSUSINICIOSMEDIABANCONmICTOSDEMANERAINFORMAL DESDEESTASITUACIร˜NCAMBIร˜CONLACREACIร˜NDEL PROYECTO"ALCรODE$IREITOS UNAINICIATIVADEL)NSTITUTODE%STUDIOSDELA2ELIGIร˜N)3%2 YLA/.'6IVA2ร“O QUIENESCREARONOlCINASDEMEDIACIร˜NAL interior de las comunidades y capacitaron a agentes locales y comunitarios. Con el apoyo de este programa, el trabajo de los mediadores adquiriรณ un respaldo institucional y nuevas herramientas. En estos centros de Mediaciรณn se han atendido y resuelto miles de con๏ฌ‚ictos comunitarios: probleMASENTREVECINOS DEVIOLENCIADOMรSTICA DEPENSIร˜NALIMENTICIA DEBASURAENLACALLE SERESUELVENADIARIO%NELCENTRODEMEDIACIร˜NCOMUNITARIA #%-%#/ DE"ABILONIASEATIENDENENTREYDEESTOSCASOSPORDร“A!DEMรˆSDELARESOLUCIร˜NDECONmICTOShMENORESv LOSMEDIADORESARBITRAN LANEGOCIACIร˜NCOLECTIVACONFRACCIONESDENARCOTRAlCANTESOCONMILICIA POLICร“ASCORRUPTOSQUEAMENAZANLAPAZENELTERRITORIO hMUCHASVECES MEDIAMOSCOSASDEVIDAOMUERTEv SOSTIENE! Para este trabajo, se requiere personas con legitimidad, creatividad, agilidad, liderazgo y la creencia y convicciรณn en la efectividad de esta herraMIENTA/BSERVACIร˜NDIRECTA  

CONVIVENCIA PARA GUATEMALA h#UANDOSEHABLADECONVIVENCIAPARA'UATEMALA LOS!CUERDOSDEPAZAPORTANUNASERIEDEHERRAMIENTASDEDISEร—ODEPOLร“TICASSUMAMENTEรžTILES PARADIFERENTESรˆMBITOSDELAVIDASOCIALGUATEMALTECA%NESTESENTIDO %LACUERDO'LOBALSOBRE$ERECHOS(UMANOSCONSTITUYEUNPUNTODEPARTIDA POREXCELENCIAv0.5$ 'UATEMALA  

88


Capรญtulo 4: POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIร“N

Jร“VENES CONVIVEN POR BOGOTร, COLOMBIA Es una estrategia de trabajo con grupos y organizaciones juveniles que pretende hacer visibles las acciones de los jรณvenes por la generaciรณn de espacios de convivencia en la ciudad y fortalecer sus ejercicios democrรกticos formales y no formales. !TRAVรSDEh*ร˜VENESCONVIVENPOR"OGOTรˆvSEPROMUEVENYDESARROLLANESPACIOSDEPERTENENCIAENLOSCUALESLOSJร˜VENESCOMPARTENINTERESESCOMUnes, afectos, identidad y reconocimiento de sus diferencias. #ONVOCAAORGANIZACIONESYGRUPOSJUVENILESDELACIUDADQUECONSUSTRABAJOSDECUALQUIERINICIATIVA NATURALEZA MANIFESTACIร˜NESTรTICAOPOLร“TICA promueven convivencia y reconocimiento. La poblaciรณn a la que se dirige este programa son las organizaciones o grupos juveniles que existen con o sin personerรญa jurรญdica y que estรกn constiTUร“DOSPORHOMBRESYMUJERESCUYASEDADESESTรˆNENTRELOSYAร—OS *ร˜VENESCONVIVENPOR"OGOTรˆHASIDOCONCEBIDACOMOUNAESTRATEGIAQUEBUSCAPROMOVERALASORGANIZACIONESJUVENILESCOMOPROMOTORASDECONVIvencia en la ciudad, y cambiar los imaginarios que estigmatizan a los jรณvenes, de forma que se promueva mรกs fรกcilmente la participaciรณn juvenil. $ESDELA3ECRETARร“ADE'OBIERNODE"OGOTรˆESPERANQUELOSJร˜VENESSEANELCAPITALSOCIALQUEAPORTENALAPARTICIPACIร˜NYCONBASESENLACONVIVENCIA ARMร˜NICA INCLUYENTE QUERECONOZCAYRESPETELADIVERSIDAD5NAORGANIZACIร˜NJUVENILALAQUENOLESEAINDIFERENTEELFUTURODELACIUDADYSUSHABITANTES QUESEAPROTAGONISTAYSIRVADEREFERENTEPOSITIVOALASGENERACIONESQUEVIENENDETRรˆSDEELLAOBSERVACIร˜NDIRECTA 

resto de la ciudad sobre estos territorios. La violencia que se vive en ellos compromete la integraciรณn de los habitantes con el resto de la sociedad, tanto por su riesgo vital como por la forma en que son discriminados. Por tanto, una mirada que aborda la prevenciรณn como factor de cohesiรณn o de mejoramiento de calidad de vida, deberรญa asumir un enfoque que incorpore la movilizaciรณn del capital social comunitario presente en los barrios, asรญ como su conexiรณn efectiva al resto de la ciudad en una inclusiรณn urbana, funcional y por sobre todo econรณmica. &RQHVHร€QHVIXQGDPHQWDOODLQWHUYHQFLyQH[WHUQDSDUDSURYHHUXQ necesario trabajo de inteligencia policial al inicio y para enfrentar el debilitamiento del capital social y la vulnerabilidad de los recursos acumulados en la comunidad. Se forma una coaliciรณn comunal dinamizada por el equipo tรฉcnico, que formula y desarrolla una intervenciรณn llevada a cabo por un grupo especialista, dirigido a JHQHUDUODVFRQร€DQ]DVFRQODFRPXQLGDGPRYLOL]DUHOFDSLWDOVRcial y consensuar los proyectos e inversiones. La coaliciรณn reรบne a dirigentes sociales, asociaciones de jรณvenes, representantes de la sociedad civil interesados -iglesia, juntas de vecinos, ONG, etc.-. Su UROHVPRQLWRUHDUODLQWHUYHQFLyQDVtFRPREXVFDUUHFXUVRVร€QDQcieros para asegurar la sustentabilidad de las actividades. -ODALIDADESDEINTERVENCIร˜N (OHTXLSRWpFQLFRPXQLFLSDOLGHQWLร€FDFRQVXVVRFLRVGHODFRDOLciรณn los barrios donde se actuarรก y coordina la acciรณn de los grupos especializados.

TEMA: Jร“VENES EN BARRIOS CRรTICOS (COMPLEMENTO A BARRIOS CRรTICOS) Resultados del diagnรณstico s %N UN BARRIO  FAMILIAS CONSIDERADO COMO CRร“TICO PORELCONTROLDENARCOTRรˆlCOYELUSOHABITUALDEARMAS existe un porcentaje de jรณvenes que presentan conductas DERIESGOVIOLENCIA CONSUMODEDROGAS DESERCIร˜NESCOlar), con algunos que estรกn insertos en la red de narcotralCANTES.OCUENTANCONOPORTUNIDADESLABORALESNICON espacios de encuentro en el รกmbito recreativo y cultural Causas s 6IOLENCIADERIVADADELTRรˆlCODEDROGASILร“CITASLEGITIMAda s &ALTADEOPORTUNIDADESLABORALESATRACTIVAS s &ALTA DE ADULTOS SIGNIlCATIVOS PARA LOS Y LAS Jร˜VENES Y problemas de violencia intrafamiliar

%SCENARIOSPOSIBLES ย‡ 'HVDUUROODUXQDSROtWLFDGHPDQRGXUDDWUDYpVGHODDFFLyQSROLcial y derivar a los jรณvenes a centros de rehabilitaciรณn cerrados. ย‡ +DELOLWDUHVSDFLRVGHHQFXHQWURSDUDORVMyYHQHVTXHSURPXHvan la participaciรณn y el desarrollo de las tareas propias de la etapa juvenil, que favorezcan, por ejemplo, su identidad y sentido de pertenencia. Creaciรณn de un tipo de escuela protectora, capaz de asumir a jรณvenes en crisis y capacitarlos.

89


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

,ACREATIVIDADYELARTESONRECURSOSQUEPUEDENAYUDARAROMPERLØGICASESTABLECIDASYMIRARDENUEVAS FORMASLOSPROBLEMAS LASPERSONASYLAREALIDADSONDINAMIZADORESDELAVIDASOCIALYCOMUNITARIA %NFOQUE Los jóvenes que viven en barrios críticos pueden ser fácilmente estigmatizados y percibidos como una amenaza o riesgo para la sociedad. Desde una perspectiva de desarrollo de competencias y resiliencia, se asume como premisa la presencia de capacidades y recursos en los jóvenes que, al tener oportunidades de realizar tareas propias de su desarrollo psicosocial, les permitirán relacionarse de mejor forma con su entorno social, familiar y comunitario,

además de conseguir un control sobre sus vidas, y protegerse de los riesgos presentes en su medio. El abordaje se implementa desde las escuelas y los equipos que trabajan el grupo etáreo juvenil, para adaptar la escuela a la situación de estos jóvenes o bien para crear una escuela ad hoc, y para generar espacios reales de participación y de desarrollo de habilidades, basados en el capital social de los propios jóvenes.

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN GRUPO DE TRABAJO JÓVENES EN BARRIOS CRÍTICOS TRABAJO CON ESCUELA

TRABAJO BARRIAL

Responsabilidades

4RABAJARCONELSISTEMAESCOLARYENCOORDINACIØNCONOTROS ACTORESFAMILIA ORGANIZACIONESSOCIALES COMUNITARIAS PARA la reinserción de los desertores escolares y la adaptación de la escuela

Crear espacios de encuentro para los jóvenes en su barrio, en los cuales se puedan generar procesos de participación y protagonismo como por ejemplo utilización de escuela de circo

Objetivos

$ESARROLLARUNAEDUCACIØNESCOLARDEBUENACALIDAD QUESEA $ESARROLLARCAPACIDADESDEUTILIZACIØNDELOSPROPIOSRErespetuosa de los ritmos de aprendizaje de los alumnos de CURSOSPERSONALESYSOCIALESDELOSJØVENES ENBENElCIO estos barrios e involucre a sus familias de su desarrollo psicosocial

Método

s'ENERARUNAREDDEAPOYOYCONTENCIØNPARALOSJØVENES s$ESARROLLODEACTIVIDADESQUERESPONDANALASNECESIDAque les permita desarrollar capacidades de reinserción esdes e intereses de los jóvenes colar e integración social s$ElNIRLOSPROGRAMASCONELLOS s#APACITARPROFESORESENACOGERAALUMNOSENCRISIS s²NFASISENLOLÞDICO ARTESMARCIALESYAUTOCUIDADO

Tiempo

1 año de instalación, seguimiento permanente

Permanente

Indicadores

s .ÞMERODEJØVENESREINSERTOSENSISTEMAESCOLAR s 2ESULTADOSESCOLARES s 2ECONOCIMIENTO PÞBLICO DEL VALOR DE LA ESCUELA POR LAS familias y el entorno s !DQUISICIØNDEUNMODELOPEDAGØGICOPROPIOPORPARTE de los profesores s 3ATISFACCIØNDELOSPROFESORES s 0ARTICIPACIØNDELASFAMILIAS

s !CTIVIDADESPROPUESTASYORGANIZADASPORLOSJØVENES s . DEJØVENESQUEPARTICIPANENTALLERESYGRUPOSDE INTERÏSDEPORTE CULTURALES SOCIALES s %SPACIOSFÓSICOSEINFRAESTRUCTURA. YTIPO ESPECIALmente habilitados para los jóvenes s .ŽDEPROYECTOSYOACTIVIDADESGESTIONADOSPORJØVEnes

Recursos humanos

s%DUCADORESYPSICØLOGOS

Monitores comunitarios, escuela de circo, musicoterapeutas, educadores en materia de arte, de autocuidado y de arte marcial

Financiamiento

s -UNICIPIO GOBIERNOREGIONALOCENTRAL

s -UNICIPIO GOBIERNOREGIONALOCENTRAL

Evaluación

s %VALUACIØNDEPROCESOALA×O s %VALUACIØNRESULTADOSESCOLARESDESPUÏSDEA×OS

s %VALUACIØNDEPROCESO s %VALUACIØNMÏTODOPEDAGØGICOENFORMACOMPARATIva con otras experiencias

Consolidación e institucionalización

%SCUELAS QUE CUENTEN CON PROGRAMAS ESPECIALES DE REINSERCIØN Y APOYO ESCOLAR )NSTALACIØN DE UN SISTEMA CONSTANTE DESENSIBILIZACIØNYDISCUSIØNACERCADELASESTRATEGIASESPECÓlCASDETRABAJOCONJØVENESENSITUACIØNDERIESGO ENLAS OlCINASDEJUVENTUDANIVELLOCAL YCONDISTINTOSPROGRAMASCONENFOQUEPREVENTIVO#APACIDADDESEGUIMIENTODURANTE TODALAFASEDEFORMACIØNHASTALAENTRADAENELTRABAJO DELOSJØVENESCONSIDERADOSENELPROGRAMA $ESARROLLODEUNAPOLÓTICALOCALDEJUVENTUDQUEVELEPORUNENFOQUEDECOMPETENCIASYDESARROLLODECAPACIDADESENEL TRABAJOCONJØVENES TANTOENLASACTIVIDADESQUESEDESARROLLANDIRECTAMENTECONÏSTOS COMOENLAINSTALACIØNDEESTE discurso en otras instancias municipales que trabajen indirectamente con este grupo.

90


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

BIBLIOTECA POPULAR DE BELLA VISTA, CĂ&#x201C;RDOBA, ARGENTINA Antecedentes: ,A"IBLIOTECA0OPULARDE"ELLA6ISTACOMENZĂ&#x2DC;EN COMOUNESPACIO de lectura, reďŹ&#x201A;exiĂłn e intercambio de problemas para adultos, en un baRRIOCONFAMILIASDEMUYBAJOSINGRESOS CREADOAĂ&#x2014;OSATRĂ&#x2C6;SYHAbitado principalmente por artesanos, obreros industriales, pequeĂąos comerciantes y algunos empleados pĂşblicos. Pero, al poco tiempo, muchos niĂąos demandaron atenciĂłn, actividades y se apropiaron de ese espacio. %NLOSAĂ&#x2014;OSYATRANSCURRIDOS LA"IBLIOTECA QUECOMENZĂ&#x2DC;CONVOlĂşmenes, un salĂłn de 50 metros, una bibliotecaria y una docente, ha pasado a ser una instituciĂłn referente y motivadora del desarrollo comunitario del barrio. En sus instalaciones se realizan cursos, talleres y seminarios, funciones SEMANALESDECINECONDEBATE lESTASFAMILIARESYACTIVIDADESMUSICALES actividades centradas en la narraciĂłn oral, funciones de teatro, murgas y comparsas. La edad de los participantes se extiende desde los 4 aĂąos hasta la ancianidad. Especialmente en el servicio bibliotecario, en la animaciĂłn a la lectura y en la huerta se organizan actividades colectivas con cursos complementarios de escuelas primarias de la zona. El servicio bibliotecario cuenta con 21.000 volĂşmenes actualmente. Modelo institucional 3EHAMANTENIDOLA"IBLIOTECACOMOEJEDELPROYECTO YLALECTURACOMO herramienta del desarrollo humano y enriquecimiento cultural. Pero en LOSAĂ&#x2014;OSTRANSCURRIDOS YENLAMEDIDAENQUELA"IBLIOTECASEINSERTABAEN el barrio y los vecinos -adultos y niĂąos- se incorporaban a sus actividades, cambiĂł el rol social: pasĂł de receptora pasiva de demandas a motivadora activa del desarrollo comunitario.

s Concretar en respuestas y actividades la participaciĂłn intergeneracional, revalorizando el rol de la tercera edad, no meramente en el plano formal, sino como agente real en la reconstrucciĂłn de la historia social y el traspaso de capacidades y saberes. Esto incluye a la generaciĂłn adulta, que en el hogar tiene escasa comunicaciĂłn intelectual y afectiva con los hijos y a la que hay que OFRECERESPACIOENLA"IBLIOTECAESPECIALMENTEENLOSTALLERESDELECTURA PARAQUE ATRAVĂ?SDELANARRACIĂ&#x2DC;NDESUCOTIDIANEIDADHOGAREĂąa y laboral, se autovaloren como miembros activos de la sociedad s Organizar de modo mĂĄs sistemĂĄtico la inclusiĂłn de la lectura colectiva, especialmente la narrativa, la poesĂ­a y la historia, como elemento CONSTITUYENTEENTODASLASACTIVIDADESSENSO PERCEPTIVAS ARTĂ&#x201C;STICAS deportivas, de capacitaciĂłn laboral). Estimular ese hĂĄbito haciendo mĂĄs frecuentes y regulares los â&#x20AC;&#x153;fogonesâ&#x20AC;? y â&#x20AC;&#x153;calderosâ&#x20AC;?, para asociar la participaciĂłn emocional colectiva a esa prĂĄctica s )NTERRELACIONARNOSĂ&#x2DC;LOLOSCONTENIDOSDECADAACTIVIDADGRUPAL SINO estimular en la prĂĄctica -y sobre temas y problemas concretos- el tratamiento colectivo entre dos o mĂĄs grupos para realizar acciones s )NCORPORARLASSALIDAS EXCURSIONESYVIAJESREALESYTAMBIĂ?NIMAGInarios, por ejemplo, a la selva amazĂłnica o a las Salinas Grandes), COMOPRĂ&#x2C6;CTICASISTEMĂ&#x2C6;TICAPARATODOSLOSGRUPOSADULTOS JĂ&#x2DC;VENES y niĂąos), como instrumento educativo y herramienta de desarrollo intelectual y emocional s Crear conciencia en todo el equipo docente y estimular en los vecinos la exploraciĂłn de todos los espacios y dimensiones no transitados cotidianamente, y su valorizaciĂłn s Sistematizar la evoluciĂłn de los procesos de aprendizaje, y reďŹ&#x201A;exionar sobre ellos para evaluar colectivamente -por grupo, por ĂĄrea, por edad, y luego en el conjunto- las metodologĂ­as y los resultaDOSENRELACIĂ&#x2DC;NCONLOSOBJETIVOSMĂ&#x2C6;SGLOBALES/BSERVACIĂ&#x2DC;NDIRECTA 

Los ejes del trabajo s 0RIVILEGIARLASACCIONESPREVENTIVASENSĂ&#x201C;MISMA LAACTIVIDADDELA"Iblioteca, educativa y cultural, es eminentemente preventiva). Pero, al mismo tiempo, existe conciencia de que, en el barrio, existen graVESPROBLEMASSALUD NUTRICIĂ&#x2DC;N ABUSO VIOLENCIA ADICCIONES DELITOS contra las personas y la propiedad), y que es necesario estimular reACCIONESPROTECTORASYQUELACOMUNIDADSEHAGACARGO TAMBIĂ?N DE FUNCIONESDEREPARACIĂ&#x2DC;NYDEFENSADELOSMĂ&#x2C6;SDĂ?BILES

Š 5!(2OSA-ARIA/LAVE

,A"IBLIOTECAASPIRAASERUNACOMUNIDADDEAPRENDIZAJE CARACTERIZADA por: s #ENTRALIDADDELALECTURATEXTOEIMAGEN s !CTIVIDADESDIRIGIDASALDESARROLLOCULTURAL PSICO FĂ&#x201C;SICO SOCIALYCĂ&#x201C;VICO s CombinaciĂłn de disciplinas s Espacio para todas las edades y para ambos sexos s ParticipaciĂłn de los vecinos s )NTEGRACIĂ&#x2DC;NDETRABAJOVOLUNTARIOYDETRABAJORENTADO s )NVESTIGACIĂ&#x2DC;N DOCENCIA INTERVENCIĂ&#x2DC;N s !RTICULACIĂ&#x2DC;NCONESCUELASPRIMARIAYSECUNDARIA #ENTRO-UNICIPALDE 3ALUDDISPENSARIO YHOSPITALPROVINCIAL

91


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

El enfoque es concebido como complementario a aquel propuesto en el ejemplo de barrios crĂ­ticos. -ODALIDADESDETRATAMIENTO Se puede constituir un equipo profesional, que trabajarĂĄ transversalmente con los departamentos de educaciĂłn, de juventud y de salud, y con los equipos orientados a las intervenciones en el barrio crĂ­tico (ver ejemplo). Se focaliza las actividades en dos ĂĄreas: escuela y espacio de participaciĂłn barrial.

TEMA: NIĂ&#x2018;OS DE LA CALLE Resultados del diagnĂłstico s %NUNACIUDADDEAPROXIMADAMENTEMILLĂ&#x2DC;NDEHABITANtes, existen entre 500 y 1.500 niĂąos de la calle s ,AGRANMAYORĂ&#x201C;ADEELLOSESCONSUMIDORADEDROGASPASTA base), muchos viven en pareja, se observan situaciones de comercio y explotaciĂłn sexual s 4RESINSTITUCIONESREALIZANACCIONESCONLOSNIĂ&#x2014;OSENESTASItuaciĂłn, sin coordinaciĂłn entre ellas. La tasa de reinserciĂłn social es muy baja y la reinserciĂłn familiar casi nula Causas s %XCLUSIĂ&#x2DC;NSOCIALDELASFAMILIASDELOSMENORES s -ALTRATOINTRAFAMILIARYABUSOSHACIAMENORES s -IGRACIĂ&#x2DC;NCAMPO CIUDADDENIĂ&#x2014;OSSOLOS

%SCENARIOSPOSIBLES Â&#x2021; 3URPRYHU HO UHWLUR WRWDO GH ORV QLxRV GH OD FDOOH D WUDYpV GHO encierro y la represiĂłn. Â&#x2021; 0DQWHQHUDORVQLxRVHQODFDOOHGiQGROHVGHIRUPDLQWHUPLWHQte alimentaciĂłn, salud y otros servicios bĂĄsicos. Â&#x2021; 3URPRYHU HO UHWLUR SDXODWLQR \ YROXQWDULR GH ORV QLxRV GH OD calle, integrĂĄndolos progresivamente a actividades de tipo recreativo, socioeducativo, de rehabilitaciĂłn, desintoxicaciĂłn, actividades prelaborales. %NFOQUE Un niĂąo de la calle constituye una seĂąal del grave deterioro de una familia en situaciĂłn de exclusiĂłn social, que no ha logrado darle protecciĂłn y apoyo. TambiĂŠn revela un sistema social incapaz de asegurarle sus derechos. En otros casos, es la disfuncionalidad de la familia la que genera la situaciĂłn. La vida de la calle, sin ningĂşn soporte familiar ni social, expone a los niĂąos a situaciones de alta vulnerabilidad fĂ­sica, psicolĂłgica y social. Consumo abusivo de drogas, desescolarizaciĂłn, desvinculaciĂłn de los sistemas de apoyo social, enfermedades no tratadas, delitos ocasionales, junto a otras conductas de alto riesgo, arriesgan un deterioro grave y progresivo de la vida de los niĂąos. Salvo, parcialmente, en el caso de niĂąos migrantes del campo, la hipĂłtesis de reinserciĂłn en la familia de origen es por lo general utĂłpica, siendo aquella una de las principales causas del problema, y la ruptura afectiva el equivalente a un divorcio.

INSTITUTO DE PROTECCIĂ&#x201C;N PARA LA NIĂ&#x2018;EZ Y JUVENTUD IDIPRON-BOGOTĂ , COLOMBIA %SUNA)NSTITUCIĂ&#x2DC;NQUEEXISTEHACEAĂ&#x2014;OS DEPENDEDELA!LCALDĂ&#x201C;AMAYORDE"OGOTĂ&#x2C6;YATIENDEANIĂ&#x2014;OSYJĂ&#x2DC;VENES ENTREYAĂ&#x2014;OS QUEHABITAN en las calles en condiciones de abandono e indigencia. Los rescata de la calle y los motiva a ingresar a un programa que promueve su formaciĂłn integral, es decir su desarrollo fĂ­sico, social y espiritual. 0ROMUEVELAFORMACIĂ&#x2DC;NINTEGRALDELNIĂ&#x2014;OAYDELJOVENHABITANTEDECALLE ENELMARCODEUNPROFUNDORESPETOPORSULIBERTADEINDIVIDUALIDAD PARA que logre avanzar gradualmente e integrarse a la sociedad, al trabajo y mantenerse como ciudadano. Se desarrollan acciones preventivas de la problemĂĄtica callejera que afecta a la poblaciĂłn en situaciĂłn de vulnerabilidad. El trabajo se organiza en distintas etapas, las cuales van avanzando en base a la voluntariedad. Las etapas son: 1.- La Calle. La meta es lograr que el niĂąo acepte la ayuda y entre al programa libremente  #LUB3ECOMPLEMENTACONLASUNIDADESEDUCATIVASDEATENCIĂ&#x2DC;NINTEGRAL%NĂ?STOSELNIĂ&#x2014;OENCUENTRAALIMENTO ATENCIĂ&#x2DC;NENSALUD RECREACIĂ&#x2DC;N etc. 3.- Compromiso. Pretende catalizar en el niĂąo la voluntad de abandonar la calle y dedicarse a un proyecto de vida diferente, mĂĄs productivo, estimulante y humano 4.- PersonalizaciĂłn. El niĂąo inicia procesos formales de alfabetizaciĂłn, educaciĂłn bĂĄsica primaria 5.- SocializaciĂłn. Permite la formaciĂłn ciudadana y el autogobierno  #OMPROMISO!LTERMINARESTAETAPASEAPOYAENLABĂ&#x17E;SQUEDADEEMPLEO VIVIENDA DElNICIĂ&#x2DC;NDESITUACIĂ&#x2DC;NMILITAR CEDULACIĂ&#x2DC;NYVINCULACIĂ&#x2DC;NA otras unidades educativas )$)02/.NOPERMITEQUEEXTERNOSENTREVISTEN FOTOGRAFĂ&#x201C;ENNITOMENALOSNIĂ&#x2014;OSYJĂ&#x2DC;VENESCOMOSUJETOSDEESTUDIO2ESPETANALMĂ&#x2C6;XIMOLAPRIVACIDAD DECADANIĂ&#x2014;O/BSERVACIĂ&#x2DC;NDIRECTA  

92


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

/.''ENTEDO"RASIL #ENTRODE!TENCIĂ&#x2DC;NA.IĂ&#x2014;OSEN&AVELA #AVALĂ?O .ITERĂ&#x2DC;I "RASIL

-ODALIDADESDETRATAMIENTO Se constituye alrededor del equipo tĂŠcnico del municipio un grupo de apoyo compuesto de empresarios, personas de Iglesia o de ONG especializadas, si las hay. Su funciĂłn serĂĄ gestionar recursos para

la creaciĂłn y funcionamiento progresivo de un par de centros de acogida situados en lugares accesibles a los niĂąos. AdemĂĄs, se contrata un equipo profesional especializado y voluntarios, que trabaja directamente con los niĂąos.

Š 5!('ERMĂ&#x2C6;N$Ă&#x201C;AZ5RRUTIA

Las lĂ­neas de acciĂłn que se formulan a continuaciĂłn consideran tres aspectos (entre otros) necesarios de abordar: Â&#x2021; &RQRFHUHQSURIXQGLGDGODUHDOLGDGGHORVQLxRVGHODFDOOHDWUDvĂŠs de una encuesta especializada: lugares donde se encuentran, sitios donde duermen en la noche, cĂłmo se alimentan, formas de resolver sus problemas de salud, dinĂĄmicas y rituales. Fundamental es saber cuĂĄntos son, sexo, edad, situaciĂłn de salud, educaciĂłn, relaciĂłn con la justicia, familias a las cuales pertenecen, redes de las que forman parte y, eventualmente, familias de niĂąos de la calle con hijos nacidos en la calle. Â&#x2021; 'HVDUUROODUHQHVWUHFKDFRODERUDFLyQFRQHOHTXLSRPXQLFLSDO una sĂłlida red de ayuda institucional y privada, la cual se encargue de mantener informaciĂłn actualizada sobre la situaciĂłn de los niĂąos, movilizar recursos y gestionar un programa de apoyo. Â&#x2021; 'HVDUUROODU DGHFXDGDV FDSDFLGDGHV WpFQLFRSURIHVLRQDOHV TXH permitan otorgar una atenciĂłn especializada y de calidad a los niĂąos en proceso de retiro paulatino, parcial o total, de la calle.

â&#x20AC;&#x153;SE ESSA RUA FOSSE MINHAâ&#x20AC;? (SER)*: CIRCO SOCIAL CON NIĂ&#x2018;OS DE LA CALLE, RĂ?O DE JANEIRO, BRASIL 3%2SURGIĂ&#x2DC;ENLADĂ?CADADELOSCOMOUNPROYECTOSOCIALDESTINADOAUNAACCIĂ&#x2DC;NEDUCATIVADEINTEGRACIĂ&#x2DC;NYDEGARANTĂ&#x201C;ADELOSDERECHOSDENIĂ&#x2014;OS DELACALLE3ECOMENZĂ&#x2DC;ATRABAJARENCONNIĂ&#x2014;OSDELACALLEENDOSBARRIOSDELAZONASURDE2Ă&#x201C;OYSECREĂ&#x2DC;EL#ENTRODE$ESARROLLO#REATIVODE Laranjeiras, un lugar de acogida por el dĂ­a donde los niĂąos pueden participar de una serie de actividades orientadas al desarrollo de su autonomĂ­a YALINICIODEUNAREmEXIĂ&#x2DC;NSOBRESUPROYECTODEVIDA%NELPROYECTOSETRANSFORMAEN/.'YCREALACASADEACOGIDA6ILA)SABEL LUGARDONDE LOSNIĂ&#x2014;OSPUEDENDORMIRYTERMINARSUPROCESODElNITIVODEINTEGRACIĂ&#x2DC;NALASOCIEDAD ,AIMPLEMENTACIĂ&#x2DC;NDETĂ?CNICASCIRCENSES BAJOELCONCEPTODEh#IRCO3OCIALvCONSTITUYĂ&#x2DC;UNCAMBIOMETODOLĂ&#x2DC;GICODONDEELJUEGO LAALEGRĂ&#x201C;AYLA CONlANZALARESPONSABILIDAD ELTRABAJOENEQUIPO YLADISCIPLINAELPROCESODECREACIĂ&#x2DC;N ELHUMORYLAGRACIADELASHABILIDADESCIRCENSESFUNCIONAN como â&#x20AC;&#x153;trampolinesâ&#x20AC;? pedagĂłgicos para un salto en la calidad de vida y participaciĂłn social. En esta metodologĂ­a se busca canalizar los lenguajes corporales de los niĂąos y niĂąas en desafĂ­os concretos donde ellos se sientan valorados y puedan canalizar sus ansias de desafĂ­o y riesgo. â&#x20AC;&#x153;Es necesario que se estimule la capacidad creadora, que saca de la vida el amargor de la sobrevivencia, y va adicionando el sabor de que la humanidad vale LAPENA YLACERTEZADEQUELAVIDAESRE INVENTADAENTODOMOMENTOv Esta metodologĂ­a es trabajada desde la calle, con nĂşcleos de hasta 40 niĂąos, por medio de diĂĄlogos en rondas de capoeira, artistas de calle, teatro de resistencia, foros educativos en plazas pĂşblicas, trabajo formativo con educadores sociales, etc. Luego se hace la invitaciĂłn a participar libremenTEDELCENTRODE$ESARROLLO#REATIVODE,ARANJEIRAS DONDESECUENTACONUNGRUPODECIRCO UNGRUPODETEATRO UNGRUPODEGRIOTCONTADORESDE historias orales en la tradiciĂłn africana) y un espacio educativo, con biblioteca y sala de informĂĄtica. En este centro participan alrededor de 20 ANIĂ&#x2014;OSYNIĂ&#x2014;ASDIARIAMENTECONLOSCUALES ADEMĂ&#x2C6;SDEACTIVIDADESCORPORALES SETRABAJANLASTEMĂ&#x2C6;TICASDELAVIOLENCIA ELCONSUMOYTRĂ&#x2C6;lCODE DROGAS LAPREVENCIĂ&#x2DC;NDELSIDA LASRELACIONESDEGĂ?NERO ETC SIEMPREDESDEUNAPERSPECTIVAYLENGUAJEARTĂ&#x201C;STICO CULTURALh%SNECESARIOQUEELLOSSE DENCUENTAQUELACALLEDAUNASENSACIĂ&#x2DC;NDELIBERTADFALSA QUELACALLENOESLUGARDEVIDAPARANADIEvAlRMAUNODELOSMONITORESDELPROGRAMA /BSERVACIĂ&#x2DC;NDIRECTA  

4RADUCCIĂ&#x2DC;N3IESTACALLEFUESEMĂ&#x201C;ATRADUCCIĂ&#x2DC;NLIBRE

93


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIĂ&#x201C;N GRUPO DE TRABAJO NIĂ&#x2018;OS DE LA CALLE RED DE APOYO

EQUIPO PROFESIONAL

Rol

s 2EALIZA Y ACTUALIZA A TRAVĂ?S DEL EQUIPO PROFE- s $ESARROLLA LAS ACCIONES DIRECTAS DE APOYO EN LA CALLE Y SIONAL O DE UNA INSTITUCIĂ&#x2DC;N ESPECIALIZADA CONanima los centros de acogida SULTANDO 5.)#%& POR EJEMPLO UNA ENCUESTA s !YUDAANIĂ&#x2014;OSMIGRANTESASUPOSIBLEREINSERCIĂ&#x2DC;NENLA sobre la situaciĂłn de los niĂąos y la actualiza pefamilia de origen s #ONLAREDDEAPOYOCAPACITAALAPOLICĂ&#x201C;AENCĂ&#x2DC;MOTRATAR riĂłdicamente s $ESARROLLALACOORDINACIĂ&#x2DC;NDELASDISTINTASINSTIa los niĂąos tuciones expertas en el tema s -OVILIZAFONDOSPARAPROGRAMASYMONITOREASU implementaciĂłn

Objetivos

Crear una red estable, dinĂĄmica y ďŹ&#x201A;exible que Que los niĂąos dejen la calle, integrĂĄndose progresivamente apoye tanto a los niĂąos que se estĂĄn reintegrando a estos centros de acogida y a sus centros de formaciĂłn. como a los que aĂşn estĂĄn en la calle Para los niĂąos migrantes, posibilidad de reinserciĂłn familiar

MĂŠtodo

s #ONSULTA POR EJEMPLO A 5.)#%& O UN CENTRO s &ORMARMONITORESCAPACITADOSPARAELTRABAJOCONLOSNIĂąos en la calle universitario para la realizaciĂłn de una encuess /RGANIZARCENTROSDEACOGIDADONDELOSNIĂ&#x2014;OSPUEDANIR ta s #AMPAĂ&#x2014;ASDERECOLECCIĂ&#x2DC;NDEFONDOS a almorzar y dormir solo cuando quieran, y en donde se sientan valorados y responsables de ciertas labores s &ORMACIĂ&#x2DC;NDEUNAREDDEAPOYODEINSERCIĂ&#x2DC;NLAs /RGANIZARCENTROSDEFORMACIĂ&#x2DC;NLABORALADHOCPARANIboral con empresarios Ăąos reinsertos s #ONSTITUCIĂ&#x2DC;N CON EL EQUIPO PROFESIONAL DE RED de familias que acogen a los niĂąos durante los lNESDESEMANA

Tiempo

s &ORMACIĂ&#x2DC;NYCONSOLIDACIĂ&#x2DC;NDEESTAREDREQUIERE Permanente por lo menos un aĂąo s ,AREDPERMANECERĂ&#x2C6;HASTAQUEELNĂ&#x17E;MERODENIĂąos de la calle sea bastante bajo para permitir UNAACCIĂ&#x2DC;NAUTOSUlCIENTEDELOSCENTROSDEACOGIDAVARIOSAĂ&#x2014;OS

Indicadores

s %STRUCTURADECONOCIMIENTOACTUALIZADODELOS niĂąos de la calle s 3USTENTANBILIDADlNANCIERADELOSPROGRAMAS s $IMENSIĂ&#x2DC;NYĂ?XITODELA2EDDE&AMILIASDEACOGIDADURANTELOSlNESDESEMANA s #OORDINACIĂ&#x2DC;NDELASINSTITUCIONESDEAPOYO

Recursos humanos

s ,Ă&#x201C;DERES SOCIALES EJ EX DEPORTISTAS FAMOSOS O s 0SICĂ&#x2DC;LOGOS Y EXPERTOS EN TRATAMIENTOS DE DESINTOXICArepresentantes de las distintas organizaciones ciĂłn, empresarios, pedagogos, monitores debidamente involucradas CAPACITADOS IDEALMENTE NIĂ&#x2014;OS QUE HAYAN PASADO POR s %MPRESARIOS ESTOSCENTROS TĂ?CNICOSCAPACESDEFORMARENOlCIOS s %XPERTOS EN EL TEMA DE NIĂ&#x2014;OS EN SITUACIĂ&#x2DC;N DE calle

s #REACIĂ&#x2DC;NYBUENFUNCIONAMIENTODECENTROSDEACOGIda s 2EDUCCIĂ&#x2DC;NDELNĂ&#x17E;MERODENIĂ&#x2014;OSENLACALLE s .Ă&#x17E;MERODENIĂ&#x2014;OSQUEASISTENALCENTRO s 2EINSERCIĂ&#x2DC;NDENIĂ&#x2014;OSDELAMIGRACIĂ&#x2DC;N s 4RATOPOLICIALCORRECTOALOSNIĂ&#x2014;OS

ConsolidaciĂłn e Se constituye una red de apoyo y acogida a los niĂąos de la calle, que moviliza la bĂşsqueda de recursos anualmeninstitucionalizaciĂłn TE YQUERECIBEELRESPALDOTĂ?CNICOEINSTITUCIONALDEORGANIZACIONESENPRODELAINFANCIA )NCORPORACIĂ&#x2DC;NENLAPOLĂ&#x201C;TICALOCALDESALUDYEDUCACIĂ&#x2DC;N DEACCIONES CONTIEMPOYRECURSOS DESTINADASAPRESTAR apoyo y atenciĂłn a niĂąos de la calle. Los centros de acogida de los niĂąos de la calle se insertan en una red de instituciones de apoyo a la infancia vulnerable. ,APOLICĂ&#x201C;AINTEGRAENELCURRĂ&#x201C;CULUMDEFORMACIĂ&#x2DC;NELTEMANIĂ&#x2014;OSDELACALLE!LGUNASFAMILIASDEPOLICĂ&#x201C;AACOGENA NIĂ&#x2014;OSDURANTELOSlNESDESEMANA

94


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

TEMA: VIOLENCIA ESCOLAR Resultados del diagnĂłstico

Actualmente, la incorporaciĂłn de un modelo ecolĂłgico considera la escuela como un sistema. La intervenciĂłn por tanto debe ser multifacĂŠtica, asĂ­ como el propio problema.

En una escuela de 1.200 alumnos, ubicada en un sector de alta vulnerabilidad psicosocial, se ha detectado en el Ăşltimo aĂąo un aumento de problemas de violencia, en los cuales se ven AFECTADOSALUMNOS PROFESORESYTAMBIĂ?NLOSPADRESYFAMILIAS Los malos tratos, los insultos, las agresiones fĂ­sicas, verbales y psicolĂłgicas, la intimidaciĂłn, son algunos de los problemas IDENTIlCADOSQUEAFECTANELCLIMASOCIALDELAESCUELAY PORLO tanto, a toda la comunidad escolar. El ejercicio de la violencia es legitimado por los alumnos

La escuela tiene un papel muy importante en la convivencia. El microsistema que existe en cada centro educativo, con su propia cultura, contiene un potencial de cambio. La creaciĂłn de un entramado social que promueva y favorezca las conductas de respeto mutuo, la disciplina, la responsabilidad y corresponsabilidad, el autocontrol, son valores en sĂ­ mismos que toda escuela puede tener.

Causas !LGUNASDELASCAUSASDEESTOSPROBLEMASSERELACIONANCONEL contexto social, la inďŹ&#x201A;uencia de los medios de comunicaciĂłn y DIlCULTADESENLAVIDAFAMILIAR4AMBIĂ?N CONFACTORESINTERNOS DELPROPIOSISTEMAESCOLARDETERIORODELCLIMAESCOLAR RELACIOnes interpersonales problemĂĄticas entre distintos estamentos y caracterĂ­sticas individuales de las personas en conďŹ&#x201A;icto)

-ODALIDADESDETRATAMIENTO El abordaje de los problemas de violencia escolar puede ser diverso. SerĂ­a posible constituir un equipo de trabajo encabezado por el director del establecimiento, cuyo rol es clave, para que â&#x20AC;&#x153;en conjunto los distintos estamentos promuevan una cultura de buena convivenciaâ&#x20AC;?, tanto al interior como fuera del establecimiento.

%NFOQUE ,QWHUYHQLUVREUHVLWXDFLRQHVGHFRQĂ LFWLYLGDGHQHOiPELWRHVFRODU supone abordar la problemĂĄtica desde diferentes ĂĄmbitos. En los Ăşltimos aĂąos el enfoque para resolver los problemas de relaciones dentro del sistema escolar ha puesto mayor ĂŠnfasis en el desarrollo y enseĂąanza de habilidades sociales, estrategias para resolver conĂ LFWRVDXWRFRQWURO\GHVDUUROORGHDXWRLPDJHQ6HKDWUDQVLWDGRGH un enfoque mĂĄs punitivo, personalizado e individual a un anĂĄlisis mĂĄs social-multicausal y de interacciĂłn de diferentes agentes. Tradicionalmente se interpretaba los problemas de disciplina de un alumno o grupos de alumnos como un sĂ­ntoma de algĂşn trastorno del desarrollo infantil.

Š !4%

%SCENARIOSPOSIBLES Â&#x2021; $LVODUHOSUREOHPDHWLTXHWDUORHLQWHQWDUVDQFLRQDUDORVDOXPnos con mala conducta (expulsiones, sanciones). Â&#x2021; 3UHVWDUODPHQRUDWHQFLyQSRVLEOHDORVFDVRVGHLQGLVFLSOLQDH intentar que cada profesor lo resuelva aisladamente con sus propios alumnos (laxitud). Â&#x2021; 7UDWDUORVSUREOHPDVGHFRQYLYHQFLDHQIRUPDSUHYHQWLYD\UHcuperadora de las acciones antisociales, hasta donde sea posible evitando las sanciones. Esto requerirĂ­a acciones conjuntas, consenso entre miembros adultos de la comunidad educativa. Â&#x2021; 'HVDUUROODUXQSURJUDPDGHUHĂ H[LyQDFFLyQGHORVSURIHVRUHV alumnos y apoderados sobre los modos de actuar. Integrar el modelo de sanciones/derechos y deberes y realizar una tarea preventiva que estĂŠ orientada a mejorar la calidad de vida relacional del centro escolar. 0ROYECTODE%SPACIOS0Ă&#x17E;BLICOSY#OHESIĂ&#x2DC;N3OCIAL 5RBAL!TE ,IMA 0ERĂ&#x17E;

EL RESPETO DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES EN GUATEMALA â&#x20AC;&#x153;En virtud de que se estĂĄ hablando de convivencia y seguridad ciudadana, y ademĂĄs de fortalecimiento de redes y de capital social, el respeto y desarrollo de los derechos fundamentales adquiere un MATIZDEPRIMERAIMPORTANCIA!ESTERESPECTO ESIMPORTANTELAAPLICACIĂ&#x2DC;NDEPRECEPTOSCOMOLOSCONTENIDOSENLOS!CUERDOSDE0AZv 0.5$ 'UATEMALA  

95


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIร“N GRUPO DE TRABAJO VIOLENCIA ESCOLAR EQUIPO DE TRABAJO Responsabilidades

)NICIARYDESARROLLARUNPROGRAMADECONVIVENCIAESCOLARINTERESTAMENTALALUMNOS PROFESORES APODERADOS YDE responsabilizaciรณn de los alumnos

Mรฉtodo

s 0ROYECTOEDUCATIVOINTEGRAACCIONESDEPROMOCIร˜NDECONDUCTASDEBUENACONVIVENCIA ANIVELCURRICULARY extracurricular, y pedagogรญa focalizada a la no discriminaciรณn s $ElNICIร˜NDEUNREGLAMENTOCONSENSUADOCONLOSALUMNOS QUETODOSDEBERรˆNRESPETAR s #APACITACIร˜NDEPROFESORESENELTEMAVIOLENCIAESCOLAR s #REACIร˜NDEESPACIOSDEPAZENLAESCUELA

Objetivos

La escuela promueve conductas prosociales y la resoluciรณn alternativa de los con๏ฌ‚ictos

Tiempo

1 aรฑo y medio a 2 aรฑos

Indicadores

s -EJORADELCLIMASOCIALESCOLAR s ,OSALUMNOSENFRENTANSUSCONmICTOSATRAVรSDEFORMASALTERNATIVASDERESOLUCIร˜NDECONmICTOSCOMO POR ejemplo, negociaciรณn o mediaciรณn s )NSTALACIร˜NDEPROCEDIMIENTOSENLAESCUELAENLOSCUALESSECANALIZANYRESUELVENCONmICTOSINTRAEINTERESTAmentos s %LCONJUNTODEDOCENTESYPARADOCENTESAPLICAENFORMAHOMOGรNEALAREGLAMENTACIร˜NCONSENSUADA

Recursos humanos

s s s s

Financiamiento

s -UNICIPIOSILECORRESPONDE s -INISTERIODE%DUCACIร˜N

Evaluaciรณn

s $ESPUรSDEAร—O

Consolidaciรณn e institucionalizaciรณn

s)NCORPORACIร˜N ENELPROYECTOEDUCATIVOINSTITUCIONAL DELPROGRAMADECONVIVENCIAYDESARROLLODECONDUCTAS prosociales s,AVIOLENCIAESDESLEGITIMADAENELESTABLECIMIENTO ELBULLYINGNOESACEPTADOPORLOSALUMNOSYNINGรžNALUMno entra con armas en la escuela. La mediaciรณn es institucionalizada y aplicada por los alumnos formados en una prรกctica continua y sistemรกtica s,ACONVIVENCIAESTOMADACOMOUNOBJETIVOENELCURRร“CULUMDELDESARROLLOSOCIOPERSONALDELAESCUELAYLOS profesores son formados sobre el tema s%LREGLAMENTOCONSENSUADOHASIDOCONSOLIDADOATRAVรSDEUNAPRรˆCTICAGENERALIZADAYHOMOGรNEA s %LSISTEMADEPROMOCIร˜NDECONDUCTASPOSITIVASESRECONOCIDOYVALORIZADOPORLOSDISTINTOSESTAMENTOSDELA comunidad escolar

0ROFESORES 0SICร˜LOGOS 0ROFESIONALESFORMADORESDEMEDIADORES !LUMNOSMEDIADORESFORMADOS

TEMA: DESERTORES ESCOLARES Resultados del diagnรณstico !LREDEDORDEADOLESCENTESDESERTORESESCOLARESENELSECtor de menores ingresos de la ciudad

%SCENARIOSPOSIBLES ย‡ )RFDOL]DUODDFFLyQSUHYHQWLYDVRORVREUHORVGHVHUWRUHVPLVPRV ย‡ )RFDOL]DUVREUHGHVHUWRUHV\IDPLOLDV ย‡ )RFDOL]DUVREUHGHVHUWRUHVIDPLOLDV\HVFXHODV ย‡ $ERUGDUHOWHPDFRQIRFDOL]DFLyQHQGHVHUWRUHVIDPLOLDVHVFXHlas y articular con polรญtica preventiva dirigida a pandillas.

Causas - Problema de carencia de supervisiรณn familiar o familia disfuncional 0ROBLEMADELAS ESCUELAS EXCLUYENTESEINCAPACESDEPERcibir la demanda de ciertos alumnos !TRACCIร˜NDEPANDILLASCALLEJERASVIOLENTAS

96

%NFOQUE La deserciรณn escolar puede ser vista como la entrada probable a la GHOLQFXHQFLDRDOWUiร€FRGHGURJD\HQHVWHVHQWLGRFRPRXQULHVJR para la sociedad (punto de vista โ€œadultocentristaโ€). Esta perspectiva tenderรก a limitarse a neutralizar a los desertores escolares sin preocuparse de su desarrollo personal, o bien como una conducta


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

Se forma una coaliciĂłn comunal dinamizada por el equipo tĂŠcnico que formula y desarrolla un programa dirigido a la reinserciĂłn escolar y se articula con la polĂ­tica dirigida a las pandillas violentas. En esta coaliciĂłn se integran educadores de las escuelas, asociaciones de jĂłvenes (incluidos dirigentes de alumnos de liceos), representantes de la sociedad civil interesados -iglesia, asociaciones de padres, ONG, etc.-. El rol de esta coaliciĂłn es desarrollar un sistePDSHUPDQHQWHGHLGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQGHODEDQGRQRHVFRODUDSR\DUDO SURJUDPDEXVFDQGRUHFXUVRVKXPDQRV\Ă&#x20AC;QDQFLHURVSDUDDVHJXUDU su sostenibilidad, monitorearlo y difundir sus ĂŠxitos.

-ODALIDADESDETRATAMIENTO (OHTXLSRWpFQLFRPXQLFLSDOLGHQWLĂ&#x20AC;FDFRQVXVVRFLRVGHODFRDOLFLyQ a los desertores y coordina la acciĂłn de los equipos especializados.

Š #�SAR3COTTI

de riesgo que pone en tela de juicio el desarrollo psicosocial del adolescente. Una visiĂłn que aborda la prevenciĂłn como factor de cohesiĂłn o de mejoramiento de calidad de vida deberĂ­a asumir este Ăşltimo enfoque. Por ende es indispensable no solo abordar la prevenciĂłn incluyendo a las familias (si existen) sino tambiĂŠn a la(s) escuela(s). De lo contrario el riesgo persistirĂĄ: aun despuĂŠs de un tratamiento adecuado y personalizado y el intento de reinsertar a los alumnos, ĂŠstos seran rechazados por la escuela.

.IĂ&#x2014;OSYJĂ&#x2DC;VENESFAMILIARESDEDETENIDOSDESAPARECIDOS PARTICIPARON   ENLACONSTRUCCIĂ&#x2DC;NDEUNMEMORIAL LOQUEAYUDĂ&#x2DC;ASUPERAREL daĂąo sicolĂłgico generado por esos hechos traumĂĄticos. Paine, Chile.

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIĂ&#x201C;N DESERTORES ESCOLARES EQUIPO 1

EQUIPO 2

EQUIPO 3

Responsabilidades

!BORDAJE Y APOYO PSICOLĂ&#x2DC;GICO A LOS )NICIARYDESARROLLARUNAACCIĂ&#x2DC;NDE Especializada en pandillas violendesertores y a sus familias concientizaciĂłn de los profesores tas, trabaja con jĂłvenes pares de las escuelas

MĂŠtodo

!POYOPSICOLĂ&#x2DC;GICO

Objetivos

$ESERTORES EN CONDICIĂ&#x2DC;N DE REINSER- Escuelas capaces de entender a los Progresiva transformaciĂłn en acciĂłn y mejoramiento de habilidades alumnos en crisis y de crear instru- tividades prosociales o disoluciĂłn parentales mentos adecuados para esto de la pandilla

Tiempo

MESES AĂ&#x2014;OS

Indicadores

s .Ă&#x17E;MERODEDESERTORESREINSERTOS $ISEĂ&#x2014;O DE INSTRUMENTO DE INSER- NĂşmero de pandilleros reinsertos s .Ă&#x17E;MERO DE FAMILIAS CAPACES DE ciĂłn de alumnos en crisis en la escuela supervisiĂłn

Recursos humanos

s 0SICĂ&#x2DC;LOGOS  ASISTENTES SOCIALES 3OCIĂ&#x2DC;LOGOS0SICĂ&#x2DC;LOGOSASISTENTES Proyecto dirigido a pandillas, inestudiantes en prĂĄctica SOCIALESEDUCADORES cluyendo jĂłvenes pares capaces de dialogar con ellos

Financiamiento

s -UNICIPIO GOBIERNO REGIONAL O Ministerio de educaciĂłn central

Municipio + Gobierno central o regional + fundaciĂłn privada

EvaluaciĂłn

$ESPUĂ?SDEMESES

$ESPUĂ?SDEAĂ&#x2014;OS

ConsolidaciĂłn e institucionalizaciĂłn

4ALLERES SOBRE VIOLENCIA ESCOLAR !COMPAĂ&#x2014;AMIENTO DE PANDILLAS Y y preparaciĂłn para trabajar con desarrollo de actividades prosoalumnos en crisis ciales

MESES AĂ&#x2014;O

4Ă?RMINODEAĂ&#x2014;O

2-3 aĂąos

Seguimiento por lo menos durante 2 aĂąos de los casos de reinserciĂłn. ConstituciĂłn de un sistema permanente de informaciĂłn sobre posible abandono escolar articulado con las DIVERSASESCUELASYLAPOLICĂ&#x201C;AMĂ&#x201C;NIMOAĂ&#x2014;O  )NSTITUCIONALIZACIĂ&#x2DC;NDEUNGRUPOPERMANENTEDEAPOYOAALUMNOSENCRISISFORMADOPORPROFESORESDEESCUELASCOMUNALESYAPOYOSEXTERNOSVOLUNTARIOSOREMUNERADOS AĂ&#x2014;OS  ConsolidaciĂłn de una estrategia dirigida a pandillas violentas y acordada con las organizaciones juveniles COMUNALES AĂ&#x2014;OS 

97


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

โ€œCONOZCO MIS DERECHOS, LOS HAGO RESPETAR Y CONSTRUYO ESPACIOS DE NO VIOLENCIA PARA TODOSโ€. SAN MIGUEL DE TUCUMรN. ARGENTINA. En respuesta a los problemas de fondo relacionados con la problemรกtica de la violencia familiar, detectados a partir de un primer contacto con LASVร“CTIMAS SECREร˜ENLA-UNICIPALIDADDE4UCUMรˆN ENEL$PTODE6IOLENCIA -UJERY$ERECHOS(UMANOSDELA-UNICIPALIDADDE3- DE4UCUMรˆN ELh'RUPODE!UTOAYUDADE-UJERESvACOMPAร—ADODEOTROSSERVICIOSDIRIGIDOSAATENDERLASNECESIDADESDESUSHIJOS$EESTE grupo inicial surgieron mujeres que dieron origen a una ONG capaz de nuclear a todas las mujeres vรญctimas de violencia familiar de la Provincia DE4UCUMรˆN CONVIRTIรNDOSEENELCENTRODESUSLUCHASSOCIALES 0ARAESTEPROCESOSECONTEMPLร˜ENTODOMOMENTOLALEGISLACIร˜NEXISTENTEYAPLICABLE)NTERNACIONALh#ONVENCIร˜N!MERICANASOBRELOS$ERECHOS(UMANOSv h#ONVENCIร˜NSOBRELA%LIMINACIร˜NDE4ODASLAS&ORMASDE$ISCRIMINACIร˜NCONTRALA-UJERv h#ONVENCIร˜NDE"ELรN$O0ARAv h#AMPAร—ADELAS.ACIONES5NIDASEN,ATINOAMรRICAYEL#ARIBEPORLOS$ERECHOS(UMANOSDELA-UJERvh#ONVENCIร˜N)NTERNACIONALSOBRELOS $ERECHOSDEL.Iร—Ov.ACIONAL#ONSTITUCIร˜N.ACIONAL #ร˜DIGO#IVILY0ENAL ,EYDE0ROTECCIร˜N)NTEGRALDE.Iร—OS .Iร—ASY!DOLESCENTES 0ROVINCIAL #ONSTITUCIร˜N 0ROVINCIAL ,EY  DE 6IOLENCIA &AMILIAR h,EY  DE 0REVENCIร˜N DEL -ALTRATO )NFANTILv ,EY  DE 6IOLENCIA Laboral. !NTESDEQUECOMENZARAรSTAPRรˆCTICA MUCHASMUJERESENSITUACIร˜NDEVIOLENCIAFAMILIARLLEGABANAL$PTODE6IOLENCIA -UJERY$ERECHOS (UMANOSDEL-UNICIPIODE3-DE4UCUMรˆN ARRASTRANDOCOMPLICADOSPROBLEMASDERIVADOSDELADIFร“CILREALIDADENLAQUESEENCONTRABAN O bien paralelos a la misma, tales como problemas de conducta y aprendizaje de los hijos, falta de recursos para cubrir las necesidades bรกsicas DELGRUPOFAMILIAR FALTADEVIVIENDAODIlCULTADESCONLAMISMA ENFERMEDADESFร“SICASYPSร“QUICAS TRASTORNOSEMOCIONALES ABANDONOPERSONAL TOTALDESINTERรSPORLAVIDAEINTENTOSDESUICIDIOREITERADOS.OHABร“AHASTAELAร—O NINGรžNSERVICIOQUEATENDIERAESTAPROBLEMรˆTICAY NOEXISTร“AUNESPACIODONDELASMUJERESMALTRATADASPUDIERANREVISARSUSITUACIร˜NYAPRENDIERANAMODIlCARLAPORSร“MISMAS%NLAIDEADE PROPORCIONARESTEESPACIO ESQUEENELAร—OCOMIENZร˜AFUNCIONARELh'RUPODE!UTOAYUDADE-UJERESv ELCUALENPOCOTIEMPORECIBIRร“A a mujeres de los diferentes departamentos y localidades de la provincia. !PARTIRDEUNPRIMERTRABAJOCONLASMUJERESMALTRATADASENELINTERIORDELGRUPOYSIGUIENDOELENFOQUEDEh35*%4/3#/.!54/./-ยถ!v SEDETECTร˜QUELOSPRINCIPALESOBSTรˆCULOSRADICABANENLABAJAAUTOESTIMADELASVร“CTIMASMUJERESYSUSHIJOS EXTREMADEPENDENCIAYABSOLUTO DESCONOCIMIENTODESUSDERECHOS PORLOQUESEVIOLANECESIDADPRIORITARIADEDESARROLLARUNPROCESODE$)'.)&)#!#)ยป. ).$%0%.$%.#)!Y %-0/$%2!-)%.4/ QUELLEVARAALASMUJERESMALTRATADASASENTIRSEVALIOSAS PRODUCTIVASYDEFENSORASDESUSDERECHOSYLOSDESUSHIJOS!Sร“ ESCOMOSECOMENZร˜ATRABAJARCONCHARLAS TALLERESYDEBATESPARTICIPATIVOSENELINTERIORDELh'RUPODE!UTOAYUDADE-UJERESvORIENTADOS HACIAESElN 4IEMPODESPUรSSEPUSOENFUNCIONAMIENTO 0ROGRAMAh0OR.UESTROS(IJOSvDEASISTENCIAA.Iร—OSY.Iร—ASAร—O  h'RUPODE!UTOAYUDADE!DOLESCENTESY*ร˜VENESDE(OGARESEN#ONmICTOvAร—O  h0ROGRAMADE0REVENCIร˜N !SISTENCIAY4RATAMIENTODEL!BUSO 3EXUALDE-ENORESvAร—O  2%35,4!$/3!,#!.:!$/3%STEPROCESODIOLUGARAQUE-UJERESDEL'RUPOTUVIERANUN0ROGRAMADE2ADIOh.OS)MPORTAA4ODOSv EN&-  INTRODUCIENDOLENTAMENTELAPROBLEMรˆTICADELAVIOLENCIAENLACOMUNIDAD!NTELOSOBSTรˆCULOSYDIlCULTADESQUEENCONTRARON CONESTEPROGRAMA LOSCUALESLLEVARONASACARLODELAIRE LASMUJERESDIERONSURGIMIENTOAUNAAGRUPACIร˜NCONVIDAPROPIA!TENEA !SOCIACIร˜N #IVILรžNICAENSUTIPOENELPAร“S QUENUCLEAAMUJERESVร“CTIMASDEVIOLENCIAFAMILIARDELA0ROVINCIADE4UCUMรˆNYASUSHIJOS ENLAIDEADE QUEJUNTASPODRร“ANSERMรˆSFUERTES3U#OMISIร˜N$IRECTIVAESTรˆCONSTITUIDAร“NTEGRAMENTEPORMUJERESQUEHANPARTICIPADOACTIVAMENTEENEL h'RUPODE!UTOAYUDADE-UJERESvDELA-UNICIPALIDADDE3AN-IGUELDE4UCUMรˆNENDIFERENTESPERร“ODOS%L/BJETIVODE!TENEAESh-EJORAR la calidad de vida de mujeres en situaciรณn de violencia familiar y violencia de parejaโ€. !TENEASURGEDESPUรSDEQUELASMUJERESMALTRATADAS LLEGANACOMPRENDERLAIMPORTANCIAYLANECESIDADDEQUELASPERSONASAFECTADASPARTICIpen activamente en la bรบsqueda de soluciones a sus propios problemas y surja en ellas el deseo de ayudar a otras personas que se encuentran ENSITUACIONESSIMILARES AlNDEQUENOTENGANQUEPASARPORLOSMISMOSOBSTรˆCULOSQUEELLASPASARON !TENEALLEVAAร—OSDEVIDA PEROEShLAVOZDELOSQUENOTIENENVOZv%NELLACONmUYELAINFORMACIร˜NSOBRELAREALIDADDELAVIOLENCIAFAMILIAR de toda la provincia, y desde allรญ se reclaman, movilizan y ejecutan los cambios necesarios para trasformar dicha realidad y asegurar el adecuado respeto a los derechos humanos.

98


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

TEMA: VIOLENCIA INTRAFAMILIAR Resultados del diagnĂłstico

Š*UAN&RANCISCO"ASCUĂ&#x2014;AN

Los resultados de una encuesta de victimizaciĂłn indican una TASADE6)&ENLACOMUNASUPERIORALANACIONALYALGUNASZONAS DELACOMUNAHANSIDOIDENTIlCADASPORUNAMUYALTAPRESENCIADE6)&DIRIGIDAALASMUJERES!LMISMOTIEMPOESUNODE los problemas que registra mĂĄs baja denuncia en la comuna Causas ! NIVEL LOCAL EXISTEN POCOS PROGRAMAS DIRIGIDOS AL TEMA LAS INSTITUCIONES ESTĂ&#x2C6;N INSUlCIENTEMENTE SENSIBILIZADAS FRENTE AL problema, y en la comunidad existe escasa red de apoyo social y escasa vinculaciĂłn con las redes de apoyo institucional

%SCENARIOSPOSIBLES Â&#x2021; )RFDOL]DUODDFFLyQSUHYHQWLYDHQODVHQVLELOL]DFLyQLQIRUPDciĂłn y difusiĂłn del problema de VIF en distintos actores locales. Â&#x2021; )RFDOL]DUODSUHYHQFLyQHQODIRUPDFLyQ\FDSDFLWDFLyQGHDJHQtes comunitarios en VIF. Â&#x2021; )RUWDOHFHUODSUHYHQFLyQGH9,)DWUDYpVGHODFDSDFLWDFLyQGH equipos profesionales que trabajan en programas de VIF, existentes en sector salud. %NFOQUE Si se parte del supuesto de que la violencia es un problema psicosocial, tanto por su prevalencia e impacto social para las vĂ­ctimas primarias y secundarias, como por el riesgo de repeticiĂłn transgeneracional, una de las formas de abordar ese impacto social es intervenir sobre las distintas variables presentes en la generaciĂłn y mantenciĂłn del problema. En este sentido, considerar la violencia FRPR XQ SUREOHPD SVLFRVRFLDO VLJQLĂ&#x20AC;FD DERUGDUOR HQ WRGDV VXV manifestaciones, tanto en los procesos psicolĂłgicos involucrados como en la dinĂĄmica social que los contiene. Un abordaje psicosocial incluye intervenir sobre los procesos psicolĂłgicos y sociales que reproducen la violencia y el temor, como sobre los patrones de interacciĂłn social de los distintos actores involucrados, y en los distintos contextos. Una consideraciĂłn que se seĂąala como problemĂĄtica es que al ser la violencia un fenĂłmeno eminentemente relacional -aun pudiĂŠndose hacer las distinciones clĂĄsicas entre quien la ejerce y quien la padece- es muy difĂ­cil la autodenuncia, tanto porque los OtPLWHVVRQFRQIXVRVSDUDTXLHQHVODYLYHQFRPRSRUODGLĂ&#x20AC;FXOWDG de salirse de la situaciĂłn, esto pensando en todas las relaciones de violencia y particularmente entre cercanos. Lo anterior es importante seĂąalarlo, ya que plantea la complejidad del problema de la VIF, y en particular en comunidades altamente

%L#ARNAVALDE3AN!NTONIODE0ADUA EN3ANTIAGODE#HILE SEHACONSTITUIdo en una actividad que toma meses en preparaciĂłn y es parte de la cultura local del barrio.

,A POLĂ&#x201C;TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x2DC;N SUS PROGRAMAS Y ACCIONES SERĂ&#x2C6;N PARTE DE LA HISTORIA LOCAL Y RELACIONADAAĂ?STA PUEDELLEGARAINmUIRENLACULTURA LOCAL ENSUSEXPRESIONESPĂ&#x17E;BLICASYPRIVADAS INCIDIENDOENSUSASPECTOSPOSITIVOS victimizadas, lo que requiere de intervenciones de distintos niveles de complejidad, y en las que necesariamente deben participar una diversidad de actores, tanto a nivel comunitario, como a nivel de las instituciones y gobiernos locales, regionales y nacionales. Las lĂ­neas de acciĂłn que se formulan a continuaciĂłn consideran tres aspectos (entre otros) del problema necesarios de abordar: Â&#x2021; /DQHFHVLGDGGHVHQVLELOL]DUDOFRQMXQWRGHODVRFLHGDGVREUHHO problema de VIF, sus principales causas y manifestaciones, la magnitud del problema, y promover la responsabilidad colectiva en el abordaje de ĂŠste. Â&#x2021; (OGHVDUUROORGHFDSDFLGDGHVORFDOHVFRPXQLWDULDVDWUDYpVGH procesos de formaciĂłn, capacitaciĂłn y mayor empoderamiento de agentes comunitarios, quienes conocen de cerca las problemĂĄticas, por ejemplo referidas a VIF. Â&#x2021; (OIRUWDOHFLPLHQWR\PHMRUDPLHQWRGHODVFDSDFLGDGHVGHUHVpuestas de los servicios de apoyo existentes a nivel local, y que requieren por una parte mayor competencia tĂŠcnica en problemas de alta complejidad como la VIF, asĂ­ como la necesidad de que estas respuestas formen parte y se coordinen con un conjunto de otras acciones en relaciĂłn al mismo problema. -ODALIDADESDEINTERVENCIĂ&#x2DC;N Por ejemplo, se constituyen tres equipos tĂŠcnicos especializados, que coordinadamente actuarĂĄn sobre las tres ĂĄreas seĂąaladas anteriormente.

99


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIÓN VIOLENCIA INTRAFAMILIAR EQUIPO 1

EQUIPO 2

EQUIPO 3

Responsabilidades

$ESARROLLARUNAACCIØNDESENSIBILIZA- $ESARROLLARUNPROCESODEFORMA- $ESARROLLAR CAPACITACIØN A EQUIción, información y difusión sobre la ción y capacitación de monitoras pos profesionales de salud nivel PROBLEMÈTICADE6)& comunitarias en prevención de primario en pesquisa, detección 6)& PRECOZYPRIMERAPOYOEN6)&

Método

)NFORMACIØN COMUNICACIØNYDIFUSIØN 4ALLERESDEFORMACIØNDE-ONITO- Programa de Capacitación en ATRAVÏSDELUSODEDISTINTOSMEDIOS ras comunitarias en prevención pesquisa, detección precoz y priMERAPOYO ACOGIDAEN6)& de comunicación DE6)&

Objetivos

$ESARROLLARUNPROCESODESENSIBILIZAción, difusión e información, a distintos actores del nivel local, en relación ALA6)& PARTICULARMENTEENLASESCUElas y entre adolescentes

$ESARROLLAR HABILIDADES Y COMPETENCIASENMUJERES PARAQUEÏStas puedan ser apoyo y faciliten el acceso a personas que padecen SITUACIONES DE 6)& A LOS SERVICIOS de apoyo existentes a nivel local

Capacitar a equipos profesionales en pesquisa, diagnóstico precoz y PRIMERAPOYO ACOGIDAEN6)& 4RABAJO CON ENCARGADASOS DE LA policía de este tema

Tiempo

MESES A×O

1 año - 1año y medio

MESES

Indicadores

s -ATERIAL EDUCATIVO GRÈlCO Y AU- s . DEMUJERESDERIVADASASER- s 0ROFESIONALES CAPACITADOS CON diovisual por grupos de edad vicios de apoyo y primera acomayores competencias para s 0ROGRAMASRADIALESSOBRE6)& ABORDAR6)& gida s #AMPA×AS DE SENSIBILIZACIØN A s -UJERES -ONITORAS PARTICIPAN s 0OLICÓAS PREPARADOS PARA RESadolescentes y a público en geneponder rápidamente a quejas ACTIVAMENTEENLA2EDDE0REral VENCIØNLOCALDE6)&INSTITUCIO- s 0ROFESIONALESSECOORDINANCON s 0ASAJEDE POREJEMPLO DENUNCIA NALIZADAYlNANCIADA -ONITORASCOMUNITARIASEN6)& YPARTICIPANDE2EDDE0REVENDE LAS MUJERES VÓCTIMAS DESPUÏS CIØNDE6)& DEVICTIMIZACIONESADESPUÏSDE PROMEDIO

Recursos humanos

s s s s

Financiamiento

s -UNICIPIO s /lCINADELA-UJER s 3ERVICIO.ACIONALDELA-UJER

s -UNICIPIO s -INISTERIODE3ALUD s /.' s 3ERVICIO.ACIONALDELA-UJER

s s s s

Evaluación

$ESPUÏSDEMESESYA×O

$ESPUÏSDEA×O

$ESPUÏSDEMESESYA×O

100

0ERIODISTAS 0SICØLOGOS 0UBLICISTAS !BOGADOS

s s s s

0SICØLOGOS !SISTENTESSOCIALES %DUCADORES !BOGADOS

s 0SICØLOGOS s 4ERAPEUTAS s !SISTENTESSOCIALES -UNICIPIO -INISTERIODE3ALUD 3ERVICIO.ACIONALDELA-UJER 5NIVERSIDAD


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

Â&#x2021; (OXVRGHFiPDUDGHVHJXULGDG\GHJXDUGLDVSULYDGDVSRUORV comerciantes.

TEMA: AUMENTO DE LOS ROBOS Resultados del diagnĂłstico

Otras respuestas posibles apuntan a crear sistemas de alarmas comunitarias, recuperar los espacios pĂşblicos deteriorados, deĂ&#x20AC;QLUHOSDWUXOODMHSROLFLDOFRQORVUHVLGHQWHVFUHDUXQVHUYLFLRGH protecciĂłn de estacionamiento y desarrollar medidas de prevenciĂłn focalizadas a las bandas juveniles en una perspectiva de desarrollo y empoderamiento de la comunidad.

s 3EDETECTAUNAUMENTODELOSROBOSENDOMICILIOS DE noche y de dĂ­a, cometidos tanto por adultos como por jĂłvenes. La comuna supera la tasa promedio de robos de otras comunas socialmente similares s )DENTIlCACIĂ&#x2DC;N DE HOT SPOTS DONDE LOS TRANSEĂ&#x17E;NTES SON asaltados s )NCREMENTODEROBOSALINTERIORDEAUTOS s !SALTOSMĂ&#x2C6;SFRECUENTESACOMERCIOS

%NFOQUE La perspectiva que guĂ­a el trabajo es el desarrollo y empoderamiento de las comunidades barriales. Esto implica asumir la protecciĂłn de los colectivos barriales, evitando el encierro (condominio cerrado y rejas mĂĄs altas) y creando sistemas de alarma con acciĂłn comunitaria, conectados con la policĂ­a, pero FRQ XQD HVWUDWHJLD GH DFFLyQ EDUULDO HĂ&#x20AC;FD] 3RU RWUD SDUWH VH busca un trabajo coordinado con la policĂ­a para mejorar el patrullaje y las acciones focalizadas y eventualmente aumentar la dotaciĂłn.

Causas s $ESPLAZAMIENTODEDELINCUENTESQUEACTUABANENOTRAS comunas s %XISTENCIADEBANDASESPECIALIZADASENROBOSENCASAS s !UMENTODEBANDASJUVENILESQUECONTROLANTERRITORIOS DETRĂ&#x2C6;lCODEDROGA s 0ATRULLAJEPOLICIALINADECUADO

Š Subsecretaría de Carabineros de Chile

%SCENARIOSPOSIBLES La respuestas espontĂĄneas a estas situaciones son: Â&#x2021; (ODXPHQWRGHODGRWDFLyQSROLFLDO\XQDH[LJHQFLDGHPD\RU HĂ&#x20AC;FLHQFLD Â&#x2021; /DWHQGHQFLDGHORVKDELWDQWHVDFUHDUFRQGRPLQLRVFHUUDGRVR reforzar las rejas.

Carabineros de Chile, efectuando labores de prevenciĂłn en la comunidad.

El desarrollo de la comunidad se logra a travĂŠs de la recuperaciĂłn de espacios peligrosos o abandonados, mientras el empoderamiento se obtiene con la responsabilizaciĂłn de los barrios colindantes. Por ejemplo, se elimina un lugar de vertedero informal, fuente de miedo y relacionado con asaltos, pero son los vecinos quienes se hacen cargo de mantener la belleza, limpieza e iluminaciĂłn del lugar, transformado en plaza pĂşblica. El rediseĂąo de ĂĄreas pĂşblicas con los habitantes y con jĂłvenes, el uso de materiales nobles y embellecedores, facilitan la apropiaciĂłn por parte de los vecinos. La creaciĂłn de estacionamientos pagados en las calles para permitir que haya cuidadores (guardias) que aseguran la protecciĂłn de los vehĂ­culos, contribuye tambiĂŠn al desarrollo comunitario. Focalizar la prevenciĂłn sobre grupos juveniles que â&#x20AC;&#x153;controlanâ&#x20AC;? ODViUHDVGHWUiĂ&#x20AC;FRGHGURJDV YHUWHPDWUiĂ&#x20AC;FRGHGURJD FRQWULbuye a la cohesiĂłn social de la comuna. -ODALIDADESDEINTERVENCIĂ&#x2DC;N El equipo tĂŠcnico municipal crea un comitĂŠ de acciĂłn que incorpora la policĂ­a y los servicios municipales encargados de la mantenciĂłn o desarrollo de los espacios pĂşblicos, y otro que trabaja con los comerciantes e integra, si es posible, a los sistemas de seguridad privados.

101


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIร“N GRUPO DE TRABAJO AUMENTO DE LOS ROBOS COMITร‰ MIXTO MUNICIPAL, POLICรA Y DIRIGENTES BARRIALES INTERESADOS

COMITร‰ COMERCIANTES-MUNICIPIO-POLICรASISTEMA PRIVADO DE SEGURIDAD

Rol

s s s s

2ELACIร˜NYCOORDINACIร˜NCONLAPOLICร“A 4RABAJODEMOVILIZACIร˜NCOMUNITARIA )DENTIlCACIร˜NDELOSLUGARESDEINTERVENCIร˜N -ONITOREODELPROCESO

s #OORDINARACCIร˜NYPROTECCIร˜N s #OORDINAR TRABAJO POLICร“A SISTEMA PRIVADO DE SEGURIdad s &ACILITARELCONTROLDELMUNICIPIOSOBRESEGURIDAD CALIDADDELOSEDIlCIOS HIGIENE ETC DELOSLUGARESCOmerciales

Objetivos

s s s s

!PROPIACIร˜NDELOSESPACIOSPรžBLICOS %MBELLECIMIENTODELOSESPACIOSPรžBLICOS -AYORSEGURIDADENESPACIOSPรžBLICOS -AYORCONlANZAHABITANTES POLICร“A

s -AYORSEGURIDADENCOMERCIO s -EJORAMIENTODELAElCIENCIAYCONDICIONESDETRABAJO del sistema privado de seguridad

Mรฉtodo

s 2EDISEร—OCONLAPOLICร“ADESUFORMADEPATRULLAJE s 2EDISEร—ODELASEGURIDADENLOSLOCALESCOMERCIALESY s $ISEร—OENUNBARRIOPILOTODEUNSISTEMADEALARaplicaciรณn de normas de seguridad, higiene, calidad ma comunitario, preparaciรณn de vecinos y difude productos, etc. SIร˜NATRAVรSDELOSMEDIOS s )NSTAURACIร˜N DE UN SISTEMA DE ESTACIONAMIENTO pagado y formaciรณn de guardias

Tiempo

s 3ISTEMADEALARMALOSTIEMPOSVARร“ANENFUNCIร˜N s #REACIร˜NDELCOMITรALGUNOSMESES del aprendizaje de responsabilizaciรณn de los veci- s -EJORAMIENTODELSISTEMADEDEFENSADELOSHABITANnos en el diseรฑo y aplicaciรณn de los sistemas de TESAREALIZARDESPUรSDEUNMร“NIMODECONSOLIDACIร˜N alarma. Conviene tener rรกpidamente un modelo DELCOMITร ESDECIR PROBABLEMENTEDURANTEELSEGUNpiloto do aรฑo s 3ISTEMADEESTACIONAMIENTOMESES SIHAYPREsupuesto s #OORDINACIร˜NCONPOLICร“AINMEDIATA SILAPOLICร“A depende del municipio. Si no, 3 a 4 meses de negociaciรณn

Indicadores

Cualitativos: s !PROPIACIร˜NREALDELOSESPACIOSPORLOSVECINOS s -EJORAMIENTO DE LA RELACIร˜N POLICร“A MUNICIPIO Y policรญa-habitantes s $ISMINUCIร˜NDELMIEDOENESPACIOSPรžBLICOS Cuantitativo: s $ISMINUCIร˜NDEROBOS

Recursos humanos

Provienen de los servicios municipales involucrados 0ROVIENENDELOSSERVICIOSMUNICIPALESINVOLUCRADOSOTORMANTENCIร˜NESPACIOS CONSTRUCCIร˜N SEGURIDAD FOR- gamiento de patentes, seguridad, formaciรณn, control de maciรณn, etc.) CALIDAD OlCINAJURร“DICA ETC

Financiamiento

Presupuesto municipal, con posibles aportes de em- No se requiere presas o instituciones

Evaluaciรณn

Sistema de alarma: $ESPUรSDELMODELOPILOTOYEVALUACIร˜NREGULARCON los diversos barrios, a fecha acordada con ellos En caso de deterioro de un espacio ya recuperado, evaluaciรณn rรกpida del municipio y discusiรณn con los habitantes Estacionamientos: Evaluaciรณn regular con la policรญa y los guardias

!LOSMESESDESPUรS AFECHAACORDADA PORLOMENOS 1 vez al aรฑo Con los comerciantes, la policรญa, las empresas de seguridad, al segundo aรฑo Creaciรณn de un sistema de evaluaciรณn permanente de la aplicaciรณn de estas propuestas

Consolidaciรณn e institucionalizaciรณn

La consolidaciรณn de una comisiรณn de trabajo permanente entre municipio y policรญa, que incluya ademรกs del equipo de seguridad a los diversos departamentos municipales involucrados, capaz de informar, monitorear y proponer mejorรญas en los espacios pรบblicos y supervisarlas

#REACIร˜NDEUNCOMITรPERMANENTEQUEASOCIAACOMERciantes, municipio, servicios de defensa del consumidor y empresas privadas de seguridad, e informa a los medios de comunicaciรณn

Cualitativos: s 3ATISFACCIร˜NDECOMERCIANTES s 3ATISFACCIร˜NDELOSCLIENTES s -EJORAMIENTODELASCONDICIONESDETRABAJODELSISTEMADESEGURIDADYMAYORElCACIA Cuantitativo: s $ISMINUCIร˜NDEROBOSENLOCALESCOMERCIALES

La presencia efectiva de los medios de comunicaciรณn y la difusiรณn de las nuevas iniciativas contribuye a la disminuciรณn del temor y a la legitimaciรณn en la opiniรณn pรบblica.

102


CapĂ­tulo 4: POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: ETAPA 3. LA ESTRATEGIA Y SU IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N

TEMA: DELITOS DE CUELLO BLANCO Resultados del diagnĂłstico s 3E CONSTATAN PRĂ&#x2C6;CTICAS ABUSIVAS POR PARTE DE LOS COMERciantes, como alza irregular de precios, venta de mercancĂ­a en malas condiciones, engaĂąo en las unidades vendidas, etc. s 3EVERIlCANCIERTASPRĂ&#x2C6;CTICASDECORRUPCIĂ&#x2DC;NALINTERIORDEL municipio s 3EENTREGAALACOMUNIDADPROYECTOSDEBAJACALIDADYCON escaso cumplimiento de los estĂĄndares acordados Causas s #ARENCIA DE CONTROL ADECUADO POR PARTE DE LA SOCIEDAD CIVILYLASIDENTIDADESlSCALIZADORAS s &ALTADETRANSPARENCIAENLASLICITACIONES s 3ISTEMAJUDICIARIOINOPERANTEENESTOSDELITOS s #LIENTELISMOMUNICIPAL

%SCENARIOSPOSIBLES Â&#x2021; )RUWDOHFHUORVPHFDQLVPRVMXUtGLFRVGHFRQWUROVREUHHVWDVSUiFticas y promover un mayor control por parte de las entidades Ă&#x20AC;VFDOL]DGRUDV\DH[LVWHQWHV Â&#x2021; )RUWDOHFHUORVPHFDQLVPRVMXUtGLFRVGHFRQWUROLQYROXFUDQGRD ODFRPXQLGDG\SURPRYLHQGRLQVWDQFLDVĂ&#x20AC;VFDOL]DGRUDVTXHLQcentiven la transparencia, el desarrollo de â&#x20AC;&#x153;accountabilityâ&#x20AC;?, y la utilizaciĂłn de formas alternativas de resoluciĂłn de estos delitos (justicia restaurativa, mediaciĂłn, etc.). %NFOQUE Los delitos de â&#x20AC;&#x153;cuello blancoâ&#x20AC;? son aquellos ilĂ­citos penales cometidos por sujetos de sectores acomodados o de clase media, en relaciĂłn con su actividad profesional. Incluyen las prĂĄcticas ilegales cometidas por grandes instituciones (policĂ­as, empresas, municipios, gobiernos, etc.) que, utilizando procedimientos al margen de OROHJDOREWLHQHQEHQHĂ&#x20AC;FLRVDGLFLRQDOHVHQGHVPHGURGHODFRPXQLGDG6HFRQRFHHQRWURVWpUPLQRVFRPRFRUUXSFLyQWUiĂ&#x20AC;FRGH

LQĂ XHQFLDHQJDxRVHVWDIDVUHFLFODMHGHELHQHVUREDGRVYHQWDGH productos ilĂ­citos, etc. La justicia tiene fama de indulgente frente a dichos delitos y sus impactos en la ciudad. Ă&#x2030;stos pueden ser intangibles, como descrĂŠdito de las instituciones polĂ­ticas, baja participaciĂłn ciudadana, GHVFRQĂ&#x20AC;DQ]DHQODMXVWLFLDYDOLGDFLyQGHOXVRGHFRQGXFWDVLOHJDOHV etc. Pero los efectos pueden ser claramente materiales: pĂŠrdidas PLOORQDULDVSRUREUDVQRWHUPLQDGDVDXPHQWRGHWUiĂ&#x20AC;FRGHGURJDV y de armas, comercio de objetos robados, aumento de la pobreza, e incluso lesiones y muertes por negligencias mĂŠdicas, sanitarias o habitacionales. $XQTXHODPD\RUSDUWHGHORVSDtVHVFXHQWDFRQHQWLGDGHVĂ&#x20AC;VFDOL]DGRUDVVHVDEHTXHQRVRQVXĂ&#x20AC;FLHQWHVVLQRVRQDOHQWDGDVSRUOD ciudadanĂ­a y por reformas profundas. Se requiere, por tanto, el desarrollo de una polĂ­tica preventiva donde existan mayores espacios de participaciĂłn ciudadana, de transparencia, de descentralizaciĂłn del poder, de rendiciĂłn de cuentas. TambiĂŠn se necesitan formas GHUHVROXFLyQDOWHUQDWLYDGHFRQĂ LFWRVTXHSHUPLWDQFRQGHQDUGH PDQHUDUiSLGD\HĂ&#x20AC;FLHQWHDTXLHQHVFRPHWHQHVWRVGHOLWRV\TXH ORVEHQHĂ&#x20AC;FLRVGHODFRQGHQDYD\DQGLUHFWDPHQWHDODVFRPXQLGDGHV afectadas. El enfoque implica, por tanto, una alianza estrecha entre la socieGDGFLYLOLQVWDQFLDVĂ&#x20AC;VFDOL]DGRUDVHLQVWLWXFLRQHVS~EOLFDV$GHPiV precisa de la capacitaciĂłn de alguna de estas instituciones en materia de desarrollo de â&#x20AC;&#x153;accountabilityâ&#x20AC;? (transparencia, rendiciĂłn de cuentas y distribuciĂłn de poder) para hacer visible su trabajo y auPHQWDUODFRQĂ&#x20AC;DQ]DGHODFLXGDGDQtD -ODALIDADESDEINTERVENCIĂ&#x2DC;N 5HSUHVHQWDQWHVGHOPXQLFLSLRGHODFRPXQLGDGGHODSROLFtDGH la justicia, de los consumidores, de los medios de comunicaciĂłn, FRQIRUPDQXQDPHVDGHWUDEDMRTXHWHQJDFRPRREMHWLYRĂ&#x20AC;VFDOL]DU futuras licitaciones, exigir a las organizaciones una mayor transpaUHQFLD\DFRJHUHĂ&#x20AC;FLHQWHQWHODVGHPDQGDVGHODFLXGDGDQtDHQHVWD materia. Al mismo tiempo, una instituciĂłn competente proveniente del mundo civil, una ONG, por ejemplo, capacita a las instituciones pĂşblicas de la comunidad en habilidades de â&#x20AC;&#x153;accountabilityâ&#x20AC;?.

103


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

EJEMPLO DE MODALIDAD DE INTERVENCIร“N GRUPO DE TRABAJO DELITOS DE CUELLO BLANCO MESA DE TRANSPARENCIA MUNICIPIO, EMPRESARIOS, COMERCIANTES, CONSUMIDORES, MEDIADORES, รRBITROS, PRENSA

EQUIPO DE CAPACITADORES

Rol

s !CORDARESTRATEGIASCOMUNESALOSDISTINTOSACTO- s #APACITAR A ORGANIZACIONES PรžBLICAS Y A ASOCIACIOres para el combate de estos delitos nes de consumidores en materia de accountability s &ISCALIZAR LICITACIONES E INSTITUCIONES QUE FUNCIOy desarrollo de otras habilidades que permitan una nen con dinero pรบblico mayor transparencia y rendiciรณn de cuentas hacia la comunidad

Objetivos

s 0ROMOVERUNAAGENDADETRABAJOPARACREARINSTI- s -EJORAMIENTODELADEFENSADELCONSUMIDOR tuciones mรกs transparentes y una ciudadanรญa mรกs s )NSTITUCIONESMรˆSTRANSPARENTES activa en la denuncia de estos delitos s !UMENTODELACONlANZADELACIUDADANร“AENESTAS instituciones

Mรฉtodo

s )NTEGRARALACOMUNIDADENLAlSCALIZACIร˜NDEINS- s #REACIร˜NDEUNSERVICIODEQUEJASDELOSCLIENTES CAnalizadas por el municipio a los servicios de defensa tituciones pรบblicas s #REARUNAAGENDADETRABAJOPARAREDUCIRCONSIdel consumidor derablemente estos delitos s 0ROPONER MECANISMOS EFECTIVOS DE SANCIร˜N DE estos delitos, con sanciones retributivas para la comunidad

Tiempo

s MESESCREACIร˜NDELAMESA s  A  Aร—OS ,OS TIEMPOS DEPENDERรˆN DEL ESTABLECIs -ESAPORSECTORESCONREUNIONESCADAMESESY MIENTODEUNCLIMADECONlANZA encuentro anual de todas las mesas

Indicadores

s -ETAS SECTORIALES POR EJEMPLO DISMINUCIร˜N DE s %XISTENCIADEINFORMESYCUENTASPรžBLICAS QUEDEN venta de drogas en lugares de esparcimiento noccuenta a la comunidad de lo realizado turno, eliminaciรณn de mercado de objetos roba- s 2EDUCCIร˜NDELNรžMERODEQUEJASYDENUNCIASREALIZADOS RECICLADOS lN DE LICITACIONES BASADAS EN EL das por la comunidad compadrazgo s 0RESENCIAEFECTIVADEASOCIACIร˜NDECONSUMIDORES s -ODALIDAD DE MEDIACIร˜N O ARBITRAJE EN CASO DE con๏ฌ‚ictos

Recursos humanos

Funcionarios municipales, representantes del comer- Expertos en capacitaciรณn sobre estas materias. cio, de la sociedad civil, de policรญas, de justicia, me- ONG y otras organizaciones que trabajen en esta madiadores y asociaciones de consumidores teria

Financiamiento

Se requiere poco: al inicio, fondos municipales o de Privado: por parte de ONG ASOCIACIONESDECONSUMIDORES EMPRESAS ETC Pรบblico: por parte de las instituciones capacitadas Se utiliza los fondos de multas para actividades de difusiรณn

Evaluaciรณn

!NUAL POR MESA DE TRABAJO SECTORIAL Y DIFUSIร˜N DE !NUAL resultados

Consolidaciรณn e institucionalizaciรณn

La consolidaciรณn e institucionalizaciรณn de este trabajo puede re๏ฌ‚ejarse en instancias como la โ€œmesa de transpaRENCIAvINSTANCIADEDIรˆLOGOENTRELOSDIVERSOSACTORES YCOMOENTElSCALIZADOR3EGUNDO ENLAINTERIORIZACIร˜N PORPARTEDEORGANIZACIONESPรžBLICASMUNICIPIO POLICร“AS PROGRAMASGUBERNAMENTALES ETC DEHERRAMIENTAS DEPROBIDAD DISTRIBUCIร˜NDELPODERYRENDICIร˜NDECUENTASHACIALACOMUNIDAD4ERCERO ENLAINSTAURACIร˜NDE prรกcticas de mediaciรณn.

104


APOYOS A LA POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CapĂ­tulo 5:

EL MONITOREO Y LA EVALUACIĂ&#x201C;N DE LA ESTRATEGIA IMPLEMENTADA

El capĂ­tulo explica el rol del monitoreo y la evaluaciĂłn en una PolĂ­tica de 3UHYHQFLyQ ORFDO 6H GHĂ&#x20AC;QHQ DPERV instrumentos seĂąalando sus objetivos, consideraciones para su implementaciĂłn y algunos ejemplos.

Monitoreo y evaluaciĂłn juegan un rol fundamental en las iniciativas locales de prevenciĂłn de la delincuencia. Son herramientas claves. Permiten detectar quĂŠ funciona (o quĂŠ no funciona), con quiĂŠn y por quĂŠ. Entregan informaciĂłn a los socios sobre el estado, progreso, impacto y resultados de las iniciativas, en relaciĂłn al dinĂĄmico contexto de la ciudad y a las metas y objetivos de la visiĂłn. Sin monitoreo, las acciones y actividades pueden alejarse de lo diseĂąado en la estrategia. Sin evaluaciĂłn, el impacto del proyecto no puede ser medido, o sea hay un menor entendimiento sobre lo que estĂĄ ocurriendo. Ambos instrumentos estĂĄn tan relacionados entre sĂ­ que por lo general se tratan como una sola actividad. Sin embargo es necesario FRQVLGHUDUVXVGLIHUHQFLDVVXVĂ&#x20AC;QDOLGDGHV\VXVUHTXHULPLHQWRVGH implementaciĂłn. En el presente capĂ­tulo nos enfocaremos sobre aspectos prĂĄcticos que ayuden a implementarlos.

4.1. MONITOREO El monitoreo es el seguimiento sistemĂĄtico y periĂłdico de la ejecuciĂłn de una actividad. Busca determinar el grado de coincidencia con ORSURJUDPDGRFRQHOĂ&#x20AC;QGHGHWHFWDURSRUWXQDPHQWHGHĂ&#x20AC;FLHQFLDV obstĂĄculos y necesidades de ajuste de la ejecuciĂłn (UNICEF, 1991). En un plano concreto, consiste en un anĂĄlisis y recopilaciĂłn sistemĂĄticos de informaciĂłn a medida que avanza un proyecto. El diseĂąo de un sistema de seguimiento debe adoptar una perspectiva formativa, es decir, facilitar los espacios de aprendizaje y superaFLyQGHODVGLĂ&#x20AC;FXOWDGHVDVtFRPRODFRUUHFFLyQGHORVPHFDQLVPRV para una Ăłptima realizaciĂłn del proyecto.

MONITOREO O SEGUIMIENTO Su ďŹ nalidad es: s -EJORARLAElCIENCIAYEFECTIVIDADDEUNPROYECTOOINTERVENCIĂ&#x2DC;N s 6ERIlCARELCUMPLIMIENTODELOSOBJETIVOSPLANTEADOSYDELASACCIONESPLANIlCADAS s %VALUARSILACAPACIDADDETRABAJOESSUlCIENTEYADECUADA s )DENTIlCARLASDIlCULTADESEXPERIMENTADASDURANTELAEJECUCIĂ&#x2DC;N s !NALIZARLACOORDINACIĂ&#x2DC;NYRELACIĂ&#x2DC;NENTRELOSDIVERSOSACTORES s %VALUARLASATISFACCIĂ&#x2DC;NDELOSACTORES

El seguimiento implica: s %STABLECERINDICADORESDEElCACIA EFECTIVIDADYRESULTADOS s #REAR SISTEMAS DE RECOPILACIĂ&#x2DC;N DE INFORMACIĂ&#x2DC;N RELACIONADOS CON ESTOSINDICADORES s 2ECOPILARYREGISTRARINFORMACIĂ&#x2DC;N s !NALIZARLAINFORMACIĂ&#x2DC;N s %MPLEARLAINFORMACIĂ&#x2DC;NPARAMANTENERALCOORDINADORYALEQUIPO TĂ?CNICOALDĂ&#x201C;A

106

Es fundamental que el monitoreo se desarrolle durante toda la implementaciĂłn de la polĂ­tica y que se asigne uno o mĂĄs responsables del equipo tĂŠcnico para dirigir su aplicaciĂłn, comĂşnmente realizada por miembros de los grupos de trabajo y grupos territoriales. Acorde con lo dicho, se debe preparar un plan de monitoreo en funciĂłn del plan de actividades que se haya detallado. SeĂąale cĂłmo, quiĂŠn y con quĂŠ frecuencia serĂĄn monitoreadas las actividades del proyecto, lo cual, si es necesario, se puede estipular en una carta Gantt u otro instrumento similar. 4.1.1. Instrumentos de monitoreo

Algunos instrumentos Ăştiles para el monitoreo son los siguientes: Â&#x2021; 2EVHUYDFLRQHVSDUWLFLSDQWHVHORORVHQFDUJDGRVGHOPRQLWRUHR se involucran ocasionalmente como actores en ciertas actividades implementadas por el programa, registrando todo tipo de percepciones que puedan contribuir a mejorarlas. Â&#x2021; 2EVHUYDFLRQHVQRSDUWLFLSDQWHVHORORVHQFDUJDGRVGHOPRQLWR-


Capรญtulo 5: APOYOS A LA POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: EL MONITOREO Y LA EVALUACIร“N DE LA ESTRATEGIA IMPLEMENTADA

El error es parte de la condiciรณn humana, pero debe ser corregido a partir del anรกlisis de sus causas y del estudio de las fallas. El error se transforma, asรญ, en escuela de aprendizaje para todos.

reo observan la implementaciรณn de ciertas actividades, aunque esta vez sin ser parte de ellas. ย‡ /LEUR GH UHJLVWURV FDGD HQFDUJDGR GH DFWLYLGDG OOHYD FRQVLJR una libreta en donde anota impresiones relevantes referidas al desarrollo de la actividad. ย‡ 5HJLVWURVDXGLRYLVXDOHVLQFOX\HQWRGRVORVPDWHULDOHVTXHSXHdan complementar lo observado por el monitor, como fotografรญas, grabaciones, material visual, etc. ย‡ 2WURVUHJLVWURVHQWUHHOORVOLEURVGHDVLVWHQFLDVQ~PHURGHSURductos y otro tipo de evidencias que permitan constatar que se llevรณ a cabo la actividad. 4.1.2. Difusiรณn de la informaciรณn obtenida en el monitoreo

Es importante crear instancias presenciales (reuniones, encuentros, FRQYHUVDFLRQHVGHHTXLSR ItVLFDV Dร€FKHVPXUDOHVLQIRUPHVHVFULtos, etc.) o virtuales (Internet), para dar a conocer a la organizaciรณn los resultados del monitoreo. Deben ser periรณdicas y formales. 6HSXHGHLGHQWLร€FDUGLVWLQWRVWLSRVGHGHVWLQDWDULRV D  /RVDFWRUHVLQWHUQRVGHODHVWUXFWXUDRUJDQL]DFLRQDO6HVHOHFciona a los que toman las decisiones mรกs relevantes en los procesos. Utilizando los mapas de procesos y la estructura de la HVWUDWHJLDVHLGHQWLร€FDQODVDFWLYLGDGHVFUtWLFDVRVHDODVTXHHQ el caso de presentar desvรญos afectan fuertemente el resultado JHQHUDO/DVSHUVRQDVDFDUJRGHWDOHVDFWLYLGDGHVVRQORVGHVtinatarios internos naturales (ver โ€œcomunicaciรณn internaโ€ en el capรญtulo Comunicaciones). E /RVDFWRUHVH[WHUQRVSHUWHQHFHQDODVLQVWLWXFLRQHVHQODVTXH estรก inserto el programa, a quienes se les debe rendir cuenta por UD]RQHVFRQWUDFWXDOHVร€QDQFLHUDVRGHGHSHQGHQFLDMHUiUTXLFD (ministerios, bancos, contralorรญa, fundaciones). El monitoreo es una herramienta estratรฉgica para la prevenciรณn, ya que permite mantener bien informada a la organizaciรณn de sus actividades. Si es sistemรกtico, no debiera tomar mucho tiempo ni recursos. Buenos encargados permiten interiorizar esta prรกctica como algo natural.

4.2. EVALUACIร“N (YDOXDUWLHQHFRPRร€QDOLGDGGDUFXHQWDGHORVFDPELRVSURGXFLGRV HQ XQD UHDOLGDG LQWHUYHQLGD SRU XQ SUR\HFWR HVSHFtร€FR &R-

rresponde a un tipo de investigaciรณn que analiza la estructura, el IXQFLRQDPLHQWR\ORVUHVXOWDGRVGHXQSUR\HFWRFRQHOร€QGHSURporcionar informaciรณn รบtil para la toma de decisiones en relaciรณn con su administraciรณn y desarrollo. Evaluar es ordenar la realidad, organizarla en categorรญas o variables que luego son medidas, ya sea cuantitativa o cualitativamente. /DHYDOXDFLyQQRHVVyORXQDFXHVWLyQGHVRร€VWLFDFLRQHVPHWRGROygicas. A partir de sus datos se resuelven cuestiones prรกcticas, como la viabilidad e implementaciรณn de ciertas medidas, la renovaciรณn GHOร€QDQFLDPLHQWRRODYDOLGDFLyQGHGHWHUPLQDGRPRGHORGHLQtervenciรณn. /DSUHYHQFLyQFRPXQLWDULDGHOGHOLWRVXHOHWHQHUHIHFWRVGLYHUVRV\ sus logros se evidencian en รกmbitos distintos, desde la disminuciรณn de delitos o hechos violentos hasta el aumento de la asociatividad y organizaciรณn social. Ello plantea una serie de desafรญos en la construcciรณn de diseรฑos de evaluaciรณn coherentes con los objetivos del proyecto o programa, y factibles en relaciรณn a los recursos econรณmicos, el tiempo y la informaciรณn disponible. Antes de revisar modelos concretos de evaluaciรณn, es necesario entender que existen diferencias entre evaluaciones enfocadas a problemas perceptivos -como la percepciรณn del temor, de la estigmatizaciรณn, de la segregaciรณn, etc. -y evaluaciones enfocadas a proEOHPDVFXDQWLWDWLYRVWDVDVGHYLFWLPL]DFLyQQLYHOHVGHQDUFRWUiร€co, รญndice de denuncias, etc.-. El fenรณmeno de la delincuencia exige una comprensiรณn de las dos realidades y, por lo tanto, el desarrollo GHWpFQLFDVHVSHFtร€FDVTXHSHUPLWDQDERUGDUODV/DHOHFFLyQHQWUH una evaluaciรณn u otra va depender mucho del tipo de proyecto que

APORTES DE UNA EVALUACIร“N Evaluar signi๏ฌca s -EDIRLOQUEUNOHAHECHO s !VERIGUARQUรFUEEFECTIVOYQUรNO YPORQUร s !PRENDERDEERRORES s $ESCUBRIRNUEVOSRECURSOS ACTORESYFACTORESCLAVESENELรXITODE LAINICIATIVA s 4RASPASARLOSBENElCIOSDELAEXPERIENCIAAOTROS s 2ESPONSABILIZARSEPORELDINEROYRECURSOSQUESEHANUTILIZADO s #ONVENCERAESCรPTICOSDELVALORDEPROGRAMASDEPREVENCIร˜NDE LACRIMINALIDAD Una evaluaciรณn bien hecha asegura que: s ,ASINTERVENCIONESSEANIMPLEMENTADASEXITOSAMENTE s ,AS INTERVENCIONES HAYAN IDENTIlCADO EL PROBLEMA DE MANERA APROPIADA s ,ASINTERVENCIONESTENGANELIMPACTODESEADO s 3URJANNUEVASINTERROGANTESYVARIABLESQUECONTRIBUYANENFORMAPOSITIVAALFUTURODESARROLLODELPROYECTO s #UALQUIER IMPACTO NO DESEADO O IMPREVISTO NO PRODUZCA UN EFECTOCONTRAPRODUCENTE

107


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

se estรฉ evaluando y de los objetivos propuestos. Para evaluar serรก necesario: ย‡ &UHDUVLVWHPDVGHUHFRSLODFLyQGHLQIRUPDFLyQUHODFLRQDGRVFRQ estos indicadores. ย‡ 5HFRSLODU\UHJLVWUDULQIRUPDFLyQ ย‡ $QDOL]DUODLQIRUPDFLyQ ย‡ (PSOHDUODLQIRUPDFLyQSDUDPDQWHQHUDOFRRUGLQDGRU\DOHTXLpo tรฉcnico al dรญa.

luadores. Se puede, por ejemplo, determinar a uno o dos encargados que durante algรบn tiempo se dediquen exclusivamente a dicha IXQFLyQ/DLGHDHVTXHFRQYHUVHQFRQDFWRUHVGHWRGRVORVQLYHOHV de la organizaciรณn sobre la forma en que se estรก llevando a cabo el trabajo y cuรกles son sus percepciones de la estrategia. Tambiรฉn VHGHEHQLQFRUSRUDUFRQWDFWRVFRQORVSULPHURVEHQHร€FLDULRVGH la iniciativa y con otros actores claves al interior de la comunidad SDUDUHFRJHUVXVDSUHFLDFLRQHV/DXWLOL]DFLyQGHORVUHJLVWURVGHO monitoreo tambiรฉn puede contribuir.

4.2.1. Evaluaciรณn de la estrategia como proceso 4.2.2. Evaluaciรณn de resultados e impactos

En todo proyecto de prevenciรณn de la delincuencia resulta pertinenWHHYDOXDUHOGLVHxRLQWHUQRHVGHFLUYHULร€FDUODFRKHUHQFLDHQWUHHO contexto de aplicaciรณn, los objetivos y metodologรญas, y la viabilidad de la estrategia en su conjunto. Hay que contar con un mecanismo de revisiรณn interna que entregue claridad a la unidad ejecutora sobre quรฉ es lo que debiera hacer, para quรฉ lo hace y cรณmo puede ir midiendo su avance. Una evaluaciรณn de este tipo puede aportar en la medida que: ย‡ $\XGDDGHWHUPLQDUVLODHVWUDWHJLDGLVHxDGDHVODPHMRUIRUPDGH hacer las cosas, y si tiene sentido para los enfoques que se quieren utilizar. ย‡ $\XGD D UHIRU]DU ORV DFXHUGRV WRPDGRV LPSLGLHQGR TXH FDGD miembro o equipo pueda hacer interpretaciones arbitrarias. ย‡ )RUWDOHFHODFRRUGLQDFLyQHQWUHORVHTXLSRV\GDVHQWLGRGHXQLdad. ย‡ 0RWLYDHOWUDEDMRGHWRGRVORVPLHPEURVSXHVWRTXHKDFHYHUHO valor de cada acciรณn para el cumplimiento general de la estrategia. (VWDHYDOXDFLyQGHEHVHUUHDOL]DGDXQDYH]ร€QDOL]DGRHOGLVHxRGH la estrategia y comenzada la implementaciรณn de los proyectos. Una distancia de algunos meses con el inicio de las actividades es un buen tiempo para llevarla a cabo, ya que se verรก cรณmo estรกn funcionando las cosas y cรณmo se adapta la estrategia al contexto local. Dejar pasar mucho tiempo no es recomendable puesto que cada vez serรก mรกs difรญcil reajustar la estrategia sin arriesgar los consensos. No se trata todavรญa de evaluar los resultados e impacto que estรกn teniendo las actividades sino que determinar cรณmo estรก funcionando el proceso y cรณmo se estรกn adecuando y coordinando los distintos QLYHOHVGHODLQLFLDWLYD6HWUDWDGHLGHQWLร€FDUVLKD\SUREOHPDVFRPR falta de comunicaciรณn, errores de coordinaciรณn entre los equipos de trabajo, mala distribuciรณn de los recursos, carencia de campaรฑas GHGLIXVLyQGLร€FXOWDGHQORVSURFHVRVGHFDSDFLWDFLyQH[FHVRGH burocratizaciรณn para las solicitudes no estipuladas, etc. Por lo general miembros de la propia iniciativa, que hayan participado o conozcan bien buena parte del proceso, actรบan como eva-

108

Aparte de la evaluaciรณn de proceso analizada en el punto anterior, se pueden efectuar evaluaciones para determinar los resultados o impactos alcanzados por distintos ejes o proyectos de la iniciativa o por la iniciativa en su conjunto. ร‰stas contribuyen a establecer: ย‡ &XiOHVDFFLRQHVKDQGDGRPD\RUHVUHVXOWDGRV ย‡ 4XpWLSRGHPHWRGRORJtDVUHVXOWDQPiVHIHFWLYDV ย‡ (QFXiQWRVHKDORJUDGRGLVPLQXLUHOSUREOHPDDWDFDGR ย‡ 4XpFDPELRVSHUFLEHODJHQWHHQVXHQWRUQR ย‡ &XiQHIHFWLYRVKDQVLGRORVUHFXUVRVLQYHUWLGRV ย‡ &XiQWRIDOWDSDUDDOFDQ]DUORVREMHWLYRVSURSXHVWRV ย‡ 4XpXVXDULRVVRQPiVUHFHSWLYRVHWF EVALUACIร“N DE LA ESTRATEGIA COMO PROCESO ยฟQuiรฉn la realiza? 5NOODOSMIEMBROSDELAINICIATIVA IDEALMENTEQUEHAYANPARTICIPADO ENSUDESARROLLOEIMPLEMENTACIร˜N ยฟCuรกndo y durante cuรกnto tiempo? #OMENZARUNOSMESESA DESPUรSDEHABERPUESTOENMARCHALOS PLANESDEACCIร˜N $EPENDIENDO DE LAS CONDICIONES Y TIEMPO DEDICADO ESTE TRABAJO NO DEBIERATOMARMรˆSDEMESES ยฟPara quรฉ? 0ARAVERIlCARLACOHERENCIAENTREELCONTEXTODEAPLICACIร˜N LOSOBJETIVOS YMETODOLOGร“AS YLAVIABILIDADDELAESTRATEGIAENSUCONJUNTO 0ARAVERIlCARSILAIMPLEMENTACIร˜NESTรˆSIENDOElCIENTE ยฟCรณmo? %LOLOSENCARGADOSSOSTIENENCONVERSACIONESCONACTORESDETODOSLOS NIVELESDELAINICIATIVA DESDEELLร“DERYCOORDINADORHASTALOSEQUIPOS TERRITORIALES3ERECOGENSUSIMPRESIONESSOBREELPROCESODEIMPLEMENTACIร˜NDELAESTRATEGIA 4AMBIรN SOSTIENEN CONVERSACIONES CON LOS PRIMEROS BENElCIARIOS EN TERRENOYSESISTEMATIZALAINFORMACIร˜NDELMONITOREO %NTREVISTAS REUNIONES GRUPOS FOCALES ENCUESTAS Y CUESTIONARIOS SON ALGUNOSINSTRUMENTOSรžTILESPARAESTAEVALUACIร˜N ยฟCรณmo se formaliza? 5NAVEZREALIZADA LAEVALUACIร˜NDEBESERDIFUNDIDAATODOSLOSMIEMBROS DE LA ORGANIZACIร˜N 0UEDE SER RECOMENDABLE LA ORGANIZACIร˜N DE UNAJORNADADEANรˆLISISDELOSRESULTADOSOBTENIDOS ENDONDESEINTRODUZCAN LOS AJUSTES NECESARIOS Y SE REDISEร—EN LOS PROCESOS QUE NO ESTรˆN DANDO FRUTO ,UEGO SE DEBE DAR CUENTA DE ESTOS CAMBIOS A LA COMUNIDAD


Capรญtulo 5: APOYOS A LA POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: EL MONITOREO Y LA EVALUACIร“N DE LA ESTRATEGIA IMPLEMENTADA

Evaluaciรณn de resultados: Consiste en la evaluaciรณn de los efectos de los productos inmediatos del proyecto. Estos se concretan en el nรบmero de actividades realizadas, la calidad de las mismas, la recepciรณn obtenida, la satisfacciรณn y valoraciรณn tanto de los ejecutores como de los EHQHร€FLDULRVUHVSHFWRGHOWUDEDMRUHDOL]DGR\FXPSOLPLHQWRGHORV objetivos. Evaluaciรณn de impacto: Consiste en la evaluaciรณn de los efectos deseados e indeseados (no SUHYLVWRV DPHGLDQR\DODUJRSOD]R\SHUVLJXHYHULร€FDUVLORVFDPbios que el proyecto ha generado se condicen con los objetivos del mismo, permitiendo conocer si estos efectos son atribuibles a la intervenciรณn. Permite, ademรกs, observar consecuencias no previsWDVHQORVEHQHร€FLDULRV\GHWHUPLQDUHOQLYHOGHORJURVREWHQLGRVHQ el desarrollo de la estrategia y de sus programas, asรญ como facilitar un aprendizaje respecto de la intervenciรณn que sirva para reorientar procesos y perfeccionar el diseรฑo de la estrategia. PROMOVIENDO NORMAS Y COMPORTAMIENTOS EQUITATIVOS DE Gร‰NERO, RรO DE JANEIRO, BRASIL 0ROYECTOENCABEZADOPOR(ORIZONS0ROGRAMASY0ROMUNDO QUEESTUDIร˜LAElCACIADELASINTERVENCIONESDESTINADASAMODIlCARLASACTITUDESDELOSHOMBRESJร˜VENESENRELACIร˜NALASNORMASDEGรNEROYA LAREDUCCIร˜NDELRIESGODECONTAGIODEL6)(YOTRASENFERMEDADESDE TRANSMISIร˜NSEXUAL%43  Caracterรญstica de la evaluaciรณn 3EREALIZร˜ALOSMESESDEINICIADASLASACTIVIDADESYAร—ODESPUรS 3ETRABAJร˜ENCOMUNIDADES CONUNPROMEDIODEENCUESTADOS EN CADA UNA DE ELLAS ,A EVALUACIร˜N FUE DIRIGIDA POR MIEMBROS DE LAPROPIAORGANIZACIร˜N PEROSUSINSTRUMENTOSFUERONVALIDADOSPOR OTRASORGANIZACIONESPREVIAMENTE Metodologรญas #UANTITATIVACREACIร˜NDEUNAESCALAPARAMEDIRELIMPACTODELAINTERVENCIร˜NENACTITUDESRELACIONADASANORMASDEGรNERO DENOMINADAESCALA'%-$ICHAESCALAABORDADOMINIOSDELASNORMASDE GรNERO VIOLENCIA  RELACIONESSEXUALES  SALUDREPRODUCTIVA  TAREASDOMรSTICASYCUIDADODELOSHIJOS  HOMOFOBIAYRELACIร˜NCON OTROSHOMBRES #UALITATIVASENTREVISTASYGRUPOSFOCALESCONLAPOBLACIร˜NRECEPTORA Principales resultados #UALITATIVAMENTESECONSTATร˜UNCAMBIOENLASPERCEPCIONESYCREENCIASSOBRELAMASCULINIDAD-UCHOSSUJETOSDECLARARONHABERCONVERSADOPORPRIMERAVEZCONSUPAREJATEMASRELATIVOSALCUIDADOREPRODUCTIVO DISTRIBUCIร˜NDETAREASENELHOGAR lDELIDAD ETC #UANTITATIVAMENTE TAMBIรN SE OBSERVARON RESULTADOS SIGNIlCATIVOS 3EPRODUJOUNADISMINUCIร˜NENTREUNYUN ENELACUERDO CONAlRMACIONESRELATIVASANORMASTRADICIONALESDEGรNERO!LTรRMINODEUNAร—ODEINTERVENCIร˜N CASIELDELOSJร˜VENESMOSTRABA ESTARDEACUERDOCONNORMASALTAMENTEEQUITATIVASSEGรžNLAESCALA '%-0UPERWITZ ETAL  

EVALUACIร“N PROGRAMA PAZ Y RECONCILIACIร“N MEDELLรN, COLOMBIA. /RIENTADOAINTEGRARALOSJร˜VENESPROVENIENTESDEPROCESOSDEDESMOVILIZACIร˜N EX COMBATIENTES DE LA SOCIEDAD CIVIL A LA SOCIEDAD GARANTIZรˆNDOLESSUSDERECHOSYPOTENCIANDOSUSHABILIDADES Caracterรญstica de la evaluaciรณn &UEREALIZADAPORLA/RGANIZACIร˜N)NTERNACIONALPARALAS-IGRACIONES 3!-% /)- YPORLA/RGANIZACIร˜NDE%STADOS!MERICANOS /%!%N ESTESENTIDOSETRATADEUNAEVALUACIร˜NEXTERNA CENTRADAENLAMEDICIร˜NDEIMPACTOSYRESULTADOSCUANTIlCABLES3EREALIZร˜VARIOSAร—OS DESPUรS DE COMENZADO EL PROGRAMA Y PUSO รNFASIS TANTO EN SU COBERTURACOMOENSUIMPACTO Metodologรญas 3EUTILIZARONDISTINTOSTIPOSDEREGISTROSDELOSJร˜VENESQUEFUERON REINSERTADOS POR EL PROGRAMA ANTECEDENTES ESCOLARES LABORALES PENALES ETC!DEMรˆSEL3!-% /)-MONITOREร˜ELCOMPORTAMIENTO YLASATISFACCIร˜NDECADABENElCIARIOYDELACOMUNIDADRECEPTORA MEDIANTECONVERSACIONESCONLOSSUJETOSYLACREACIร˜NDEINSTANCIAS ENDONDEELLOSPUDIESENEXPRESARSUSOPINIONESYDEMANDAS Principales resultados ! NIVEL DE COBERTURA EL PROGRAMA HA SIDO TOTALMENTE EXITOSO EN TOTALREINSERTADOSRECIBIERONAPOYOPSICOSOCIALMรˆSDE SE REINCORPORARON AL SISTEMA LABORAL SOBRE  BENElCIARIOS SE INCORPORARONAALGรžNSISTEMADEESTUDIO ESDECIRUNDELTOTAL DEBENElCIARIOSDELPROGRAMA %L IMPACTO TAMBIรN FUE ELOCUENTE DE UNOS  Jร˜VENES QUE SE ENCONTRABANENELCRIMEN ELNรžMEROSEREDUJOA LOQUEMEJORร˜ LOSร“NDICESDECALIDADDEVIDAENGRANPARTEDELASCOMUNIDADESDE LACIUDAD!LCALDร“ADE-EDELLร“N  

4XLpQFXiQGR\FyPROOHYDUDFDERHVWHWLSRGHHYDOXDFLyQSXHGHYDULDUVLJQLร€FDWLYDPHQWHGHSHQGLHQGRGHOWDPDxRGHOSUR\HFWR del grado de formalidad, de la cantidad de recursos, del objeto, del tiempo con que se cuente, entre otros. Puede ser realizada por un equipo interno de la organizaciรณn o por un equipo externo, como comรบnmente se recomienda. Mรกs que recetas preexistentes se aconseja que sea el propio equipo tรฉcnico quien determine su fรณrmula, considerando lo siguiente: ย‡ 8WLOL]DULQVWUXPHQWRVPL[WRVFXDQWLWDWLYRV\FXDOLWDWLYRV'HHVWD forma habrรก mรกs herramientas para abordar las distintas aristas GHODSUREOHPiWLFD\YDOLGDUPHMRUORVUHVXOWDGRV/RVLQVWUXPHQtos cualitativos (entrevistas, grupos focales, anรกlisis de discursos, REVHUYDFLRQHVHWQRJUiร€FDVHWF D\XGDQDFODULร€FDUGLPHQVLRQHV VXEMHWLYDV\WUDEDMDQDQLYHOGHSHUFHSFLRQHV/RVLQVWUXPHQWRV cuantitativos (encuestas, anรกlisis estadรญsticos, censos, etc.) ayudan a medir los resultados e impactos en cifras, que pueden ser comparables con uno u otro periodo de tiempo y lugar. ย‡ 9DOLGDU UHVXOWDGRV \ SURFHGLPLHQWRV FRQ XQD FRQWUDSDUWH (Q caso de que el evaluador sea un miembro del equipo tรฉcnico,

109


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CONSIDERAR EN TODO MOMENTO A LA COMUNIDAD ,OSAGENTESMĂ&#x2C6;SIMPORTANTES DENTRODEUNAEVALUACIĂ&#x2DC;NDEIMPACTO O DE RESULTADOS SON LOS MIEMBROS DE LA PROPIA COMUNIDAD 3OLO ELLOSPUEDENDETERMINARSILOSCAMBIOSINTRODUCIDOSPORLAINICIATIVA CONTRIBUYENAMODIlCACIONESSUSTANTIVASENSUCALIDADDEVIDA0OR ESOESFUNDAMENTALCONSIDERARLOSENLAEVALUACIĂ&#x2DC;NYAHONDARENSUS PERCEPCIONES SOBRE EL PROCESO DE INTERVENCIĂ&#x2DC;N YO ENTREGARLES LOS INSTRUMENTOSPARAQUELACOMUNIDADHAGAEVALUACIONESPERIĂ&#x2DC;DICAS COMPLEMENTARIASALASPLANTEADAS

una contraparte externa que haga una revisiĂłn metodolĂłgica exhaustiva de sus resultados serĂĄ conveniente para evitar sesgos. De igual forma, si alguien externo se encarga del proceso, se GHEH YHULĂ&#x20AC;FDU TXH HQ OD HYDOXDFLyQ FRQVLGHUH HYHQWXDOHV LQFLGHQFLDVGHFRQWH[WRTXHSXHGHQKDEHULQĂ XLGRVREUHORVLPSDFtos de la iniciativa. Â&#x2021; +DFHU XQD HYDOXDFLyQ SDUWLFLSDWLYD ,QFOXLU HQ OD HYDOXDFLyQ D la mayor cantidad posible de actores siempre es recomendable. Miembros del equipo de trabajo, socios, grupos de intereses, EHQHĂ&#x20AC;FLDULRVGHOSUR\HFWRPLHPEURVGHODFRPXQLGDGHWFGHbiesen ser considerados, tanto en las mediciones cuantitativas o estadĂ­sticas como en sus relatos subjetivos respecto del problema de la delincuencia. Â&#x2021; &RQVLGHUDU YDULDEOHV HVWUDWLĂ&#x20AC;FDGRUDV /D UD]D HO JpQHUR HO QLvel socioeconĂłmico, el nivel de escolaridad, son algunas de las variables que se pueden considerar a la hora de evaluar un proyecto. Muchas veces las caracterĂ­sticas indicadas pueden tener incidencia sobre el impacto de tal o cual tipo de acciĂłn. Considerar las variables implica la preocupaciĂłn de integrar a todos por igual. Indicadores

(QXQDHYDOXDFLyQSODQLĂ&#x20AC;FDGDORVFULWHULRVGHHYDOXDFLyQVRQGHVglosados en categorĂ­as mĂĄs concretas que, a su vez, pueden ser observables y medibles, de tal manera generan indicadores para su WUDWDPLHQWRDQDOtWLFR/DIRUPXODFLyQGHLQGLFDGRUHVHVWiSUHVHQWH en casi todo tipo de evaluaciĂłn; se utilizan para saber si se han alcanzado los objetivos del proyecto, los productos y resultados esperados, asĂ­ como para evaluar la gestiĂłn del mismo. Por lo tanto, buena parte del ĂŠxito de muchas evaluaciones en materias de seguridad dependerĂĄn de la calidad de los indicadores que se haya seleccionados para medir el problema. En esta materia se recomienda tratar en lo posible de crear indicadores propios o utilizar indicadores ya validados. Si se utilizan indicadores ya elaborados (tasas de delitos, de homicidios, etc.) se deben someter a una revisiĂłn metodolĂłgica rigurosa, que analice

110

como ĂŠstos fueron construidos y en quĂŠ medida pueden ser traducidos a la realidad local. Por otra parte se debe considerar que una gran parte de los delitos de mayor connotaciĂłn social no son denunciados, por tanto, nunca se puede subestimar la magnitud de estos problemas. Crear buenos indicadores en materia de seguridad puede ser una tarea costosa y difĂ­cil. Por eso, en la pĂĄgina siguiente presentamos un cuadro con algunas nociones bĂĄsicas sobre cĂłmo se debe construir un indicador y cuĂĄles son sus propiedades. 6LVHYDDRSWDUSRUXQWLSRGHHYDOXDFLyQIRUPDO\SODQLĂ&#x20AC;FDGDOD creaciĂłn o la elecciĂłn de cuĂĄles serĂĄn los indicadores que se utilizarĂĄn deberĂĄ ser hecha en conjunto con el diseĂąo de la estrategia, y en estrecha relaciĂłn con los objetivos que se propongan. En este sentido, es necesaria la elaboraciĂłn de un diseĂąo del plan de evaluaciĂłn que serĂĄ llevado a cabo a lo largo de la iniciativa. Una buena manera de realizar esto es asignar a cada objetivo un LQGLFDGRU\DFDGDLQGLFDGRUXQDIXHQWHGHYHULĂ&#x20AC;FDFLyQWDOFRPR lo indica la metodologĂ­a del â&#x20AC;&#x153;marco lĂłgicoâ&#x20AC;?. De esta manera el WUDEDMRVHKDUiFXDQWLĂ&#x20AC;FDEOH\YHULĂ&#x20AC;FDEOHHQWRGRPRPHQWR /DHODERUDFLyQRGHWHUPLQDFLyQGHHVWRVLQGLFDGRUHVGHEHUiVHUOD base formal de una evaluaciĂłn de este tipo. EvaluaciĂłn diferenciada por niveles de vulnerabilidad

Un hecho importante para el desarrollo de una buena evaluaciĂłn, aunque pocas veces considerado, es el reconocimiento de los distinWRVQLYHOHVGHYXOQHUDELOLGDGRGLĂ&#x20AC;FXOWDGTXHH[LVWHQHQXQGHWHUPLnado objeto de intervenciĂłn (barrio, jĂłvenes, delincuentes, etc.). No es lo mismo reducir el nĂşmero de reincidencia entre personas que han cometido delitos graves que entre personas que tan solo han cometido un delito menor. Del mismo modo no es lo mismo reducir los asaltos en un determinado barrio de la comuna, histĂłricamente vulnerable, que en otro con tasas de victimizaciĂłn muy bajas. Aunque todo esto parezca evidente no son pocos los programas de prevenciĂłn que aĂşn no consideran este factor dentro de su evaluaciĂłn y que por tanto realizan evaluaciones no diferenciadas y/o poco precisas. Para llevar a cabo un plan de evaluaciĂłn diferenciado por niveles de YXOQHUDELOLGDGRGLĂ&#x20AC;FXOWDGVHUHFRPLHQGDVHJXLUVHFXHQFLDOPHQWH las siguientes indicaciones.:  'HĂ&#x20AC;QLUDOJXQRVLQGLFDGRUHVTXHSHUPLWDQGLIHUHQFLDUDVX´S~blico objetivoâ&#x20AC;? en distintos niveles de vulnerabilidad. Es decir, HVWDEOHFHUORVFULWHULRVTXHYDQDGHĂ&#x20AC;QLUHOJUDGRGHYXOQHUDELOLdad de un sujeto o lugar (Por ejemplo, antecedentes delictuales


Capรญtulo 5: APOYOS A LA POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: EL MONITOREO Y LA EVALUACIร“N DE LA ESTRATEGIA IMPLEMENTADA

INDICADORES DE EVALUACIร“N: DEFINICIONES Y EJEMPLOS Indicadores indirectos: #UANDO NO SE PUEDE MEDIR DE MANERADIRECTALAREALIDAD SERECURREAINDICADORESSUSTITUTIVOSO CONJUNTOSDEINDICADORESRELATIVOSALFENร˜MENOQUENOSINTERESAMEDIROSISTEMATIZAR 0OREJEMPLO ELNรžMERODEMUJERESQUEPIDENATENCIร˜NCLร“NICA PORLESIONESPUEDEINDICARLA6)&Fร“SICA

Indicadores cualitativos:3ONLOSQUESERElERENACUALIDADES 3ETRATADEASPECTOSQUENOSONCUANTIlCADOSDIRECTAMENTE3E TRATA DE OPINIONES PERCEPCIONES O JUICIO DE PARTE DE LA GENTE SOBREALGO 0OREJEMPLO LARELACIร˜NHABITANTESnPOLICร“A

Indicadores directos: 3ON AQUELLOS QUE PERMITEN UNA MEDICIร˜NDIRECTADELFENร˜MENO 0OREJEMPLOELNรžMERODEDENUNCIASDE6)&

Indicadores cuantitativos:3ONLOSQUESERElERENDIRECTAMENTEAMEDIDASENNรžMEROSOCANTIDADES 0OREJEMPLOLATASADEROBOENUNBARRIOOCIUDAD

Indicadores positivos:3ONAQUELLOSENLOSCUALESSISEINCREMENTASUVALOR ESTARร“ANINDICANDOUNAVANCE 0OREJEMPLO.รžMERODEREINSERCIร˜NESCOLAREXITOSA

Indicador negativo: 3ON AQUELLOS EN LOS CUALES SI SU VALOR SE INCREMENTA ESTARร“ANINDICANDOUNRETROCESO 0OREJEMPLO)NCREMENTODESERCIร˜NESCOLAR

ยฟQUร‰ ES UN INDICADOR?

ยฟCร“MO CONSTRUIR BUENOS INDICADORES?

s 5NAHERRAMIENTAQUENOSPERMITEMEDIR SIMPLIlCARYCOMUNICARINFORMACIร˜N s %SUNASEร—ALQUEENTREGAINFORMACIร˜NATIEMPOPARATOMARDECISIONES s %SUNMEDIOPARACONOCERLACALIDADDELASACCIONESYLOSCAMBIOSQUESEESTรˆNLOGRANDOENUNPROYECTOPERMITEREPRESENTAR DATOSENELTIEMPOYASร“VISUALIZARCAMBIOS s $ESCRIBEQUรSIGNIlCANEXACTAMENTELOSOBJETIVOSYENQUรSE PUEDERECONOCERSISEHANALCANZADO

!LGUNOSCRITERIOSPARALACONSTRUCCIร˜NDEBUENOSINDICADORESSON s -ENSURABILIDAD #APACIDAD DE MEDIR O SISTEMATIZAR LO QUE SE PRETENDECONOCER s !NรˆLISIS#APACIDADDECAPTARASPECTOSCUALITATIVOSOCUANTITATIVOSDELASREALIDADESQUEPRETENDEMEDIROSISTEMATIZAR s 2ELEVANCIA#APACIDADDEEXPRESARLOQUESEPRETENDEMEDIR s 0ARTICIPATIVO%STABLECERINDICADORESQUEPROVENGANDELASCOMUNIDADESDEINTERรS s /TROS!SPECTOS#OMPRENSIBLE #REร“BLE #OMPARABLE /PORTUNO

anteriores, adicciรณn a una droga, situaciรณn escolar, antecedentes familiares, etc.).  &ODVLร€FDUDOFRPLHQ]RGHODLQLFLDWLYDDORVVXMHWRVROXJDUHVHQ distintos niveles de vulnerabilidad. Por lo general se utilizan tres QLYHOHV$OWD9XOQHUDELOLGDG0HGLD9XOQHUDELOLGDG%DMD9XOnerabilidad. 3. Desarrollar metodologรญas diversas y distribuir los recursos en relaciรณn a los distintos niveles de vulnerabilidad, otorgando mรกs recursos para abordar los casos de alta vulnerabilidad. 4. Asignar una ponderaciรณn distinta a cada nivel de complejidad a la hora de evaluar. En la medida que un logro medio con un caso de alta vulnerabilidad puede ser mรกs valioso que un logro alto con caso de baja vulnerabilidad.  'Hร€QLUFRQTXpYXOQHUDELOLGDGGHXVXDULRYDDWUDEDMDUVXSURgrama y derivar aquellos usuarios que presenten una vulnerabilidad mayor a otros programas. Una evaluaciรณn de este tipo permite un mayor nivel de precisiรณn HQORVUHVXOWDGRVORTXHKDUiYHUDVXSUR\HFWRPiVFRQร€DEOH\FRQ PD\RUHVSRVLELOLGDGHVGHREWHQHUPiVร€QDQFLDPLHQWR

4.2.3 Consideraciones ๏ฌnales

/DHYDOXDFLyQFRPRVHKDYLVWRHVXQDKHUUDPLHQWDTXHVHSXHGH utilizar durante toda la implementaciรณn de la estrategia y de cualquiera de sus proyectos. Para asegurar que se realice con seriedad, KD\TXHDVLJQDUOHVXร€FLHQWHVUHFXUVRV3RUORJHQHUDOVHHVWLPDTXH entre un 3 y un 6 por ciento del presupuesto bastarรญa, aunque va a depender mucho del tipo de mediciones que se quiera utilizar y la frecuencia con que se apliquen. Al tรฉrmino de la evaluaciรณn es recomendable formalizar los resultados de manera clara y precisa, en un informe, libro, sitio web, o cualquier medio de difusiรณn masivo. Este documento serรก la base SDUDODSRVWXODFLyQDQXHYRVร€QDQFLDPLHQWRV\ODKHUUDPLHQWDTXH permitirรก publicitar los logros y corregir los errores o las carencias. Dar cuenta de los resultados a la comunidad con la cual se trabajรณ, no solamente seรฑalando los logros, sino tambiรฉn las equivocaciones y las cosas que aรบn quedan por mejorar, es parte de la educaFLyQGHORVKDELWDQWHV\GHORVVRFLRV\JHQHUDPD\RUFRQร€DQ]D\ credibilidad.

EVALUACIร“N POR NIVELES DE VULNERABILIDAD: PROYECTO MUNICIPAL PARA BARRIOS MรS SEGUROS (EJEMPLO FICTICIO)

ยฒXITODELAINICIATIVA #LASIlCACIร˜NBARRIOSENTOTAL

ยฒXITO 6ULNERAB

"AJAVULNERABILIDAD

.ULO!UMENTODELPROBLEMA

"AJA

-EDIAVULNERABILIDAD

"AJO-ANTENCIร˜NDELPROBLEMA

-EDIA

!LTAVULNERABILIDAD

-EDIO2EDUCCIร˜NDELPROBLEMA

!LTOERRADICACIร˜NDELPROBLEMA

!LTA

.ULO

"AJO 



-EDIO

!LTO











111


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CapĂ­tulo 6:

COMUNICACIONES: MANTENER (SE) INFORMADO Con comunicaciones la prevenciĂłn puede ser efectiva

VisiĂłn y creatividad

En este capĂ­tulo se explica el papel de las comunicaciones en las distintas etapas de implementaciĂłn de una polĂ­tica local que apunte a la

Las comunicaciones, en la forma de pensarlas, crearlas, en sus contenidos como en su implementaciĂłn, se deben enmarcar en la visiĂłn. La contingencia, la urgencia o la efectividad inmediata no deben llevar a olvidar y menos contradecir la visiĂłn.

prevenciĂłn de la delincuencia y la

La comunicaciĂłn puede ser creaciĂłn, incluso arte. Planteada asĂ­, se obtendrĂĄn mejores lenguajes y mensajes y se llegarĂĄ en forma mĂĄs efectiva a los pĂşblicos deseados.

violencia, la que incluirĂĄ campaĂąas,

ComunicaciĂłn y transparencia

relaciĂłn con los medios de comu-

Las comunicaciones, internas y externas, son una herramienta para la transparencia de las polĂ­ticas, programas y proyectos, uso de fondos y designaciĂłn de personas, etc., tanto al interior de los equipos como frente a la comunidad. Este aspecto puede ser particularmente relevante en zonas donde la corrupciĂłn es preocupante o GRQGHHOGHOLWRRUJDQL]DGRFRPRHOQDUFRWUiĂ&#x20AC;FRPDQHMDPXFKR dinero.

nicaciĂłn y organizaciones e instiWXFLRQHV DĂ&#x20AC;QHV \ FRPXQLFDFLRQHV internas.

Lo que percibe y cree la gente

Muchas personas no creen en determinados logros a menos que se los relate alguien en quien ellas confĂ­an. AsĂ­ sucede con el tema de seguridad. 3RU OR JHQHUDO QR HV VXĂ&#x20AC;FLHQWH UHGXFLU OD GHOLQFXHQFLD OD JHQWH tiene que creer realmente que la delincuencia ha disminuido. Las percepciones de criminalidad, por lo general no estĂĄn vinculadas estrictamente a la realidad de la delincuencia. Lo que piensan las personas y su actitud hacia ella estĂĄn moldeados en el tiempo, por la informaciĂłn que corre de boca en boca y los reportajes de los medios de comunicaciĂłn, entre otros factores. Cambiar estas actitudes y percepciones es un proceso que requiere una estrategia de comunicaciones que apoye los cambios y los sustente en el tiempo. Las percepciones pĂşblicas sobre el ĂŠxito de medidas de prevenciĂłn de la delincuencia pueden ser mĂĄs efectivas para reducir el miedo hacia ciertos delitos y la violencia que cambios reales en los niveles de ĂŠsta. Sin embargo, es muy peligroso abusar de esto, forzando la percepciĂłn hacia una sensaciĂłn de seguridad que no calce con la realidad. OBJETIVOS BĂ SICOS DE LA COMUNICACIĂ&#x201C;N s ,OGRAR QUE LA POLĂ&#x201C;TICA DE PREVENCIĂ&#x2DC;N nY SU ENFOQUEn SEA COMPRENDIDA COMPARTIDA POR LAS INSTITUCIONES ORGANIZACIONES Y LA COMUNIDAD s %STABLECERUNLENGUAJECOMĂ&#x17E;NDELTEMA s $IFUNDIR LOS VALORES QUE LA SUSTENTAN Y LOS LOGROS QUE SE VAYA OBTENIENDO s 2ESPONDERENFORMARĂ&#x2C6;PIDAYCOHERENTEALACONTINGENCIA

112


CapĂ­tulo 6: APOYOS A LA POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: COMUNICACIONES: MANTENER (SE) INFORMADO

COMUNICACIĂ&#x201C;N EN LAS DISTINTAS ETAPAS DE IMPLEMENTACIĂ&#x201C;N DE LA POLĂ?TICA DE PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL

para evaluar si se estĂĄn produciendo los cambios que aquella se ha SURSXHVWR\KDFHUODVPRGLĂ&#x20AC;FDFLRQHVFRUUHVSRQGLHQWHV 5.1.2. Estrategia

5.1. COMUNICACIONES 5.1.1. DiagnĂłstico

Lo primero que se debe tener claro antes de comenzar a implementar un plan de comunicaciones son las principales percepciones que tienen las personas que serĂĄn receptoras de las campaĂąas sobre la prevenciĂłn. ÂżCuĂĄles son sus creencias al respecto?, Âża quĂŠ le temen?, ÂżcuĂĄles son sus esperanzas?, ÂżcĂłmo se informan sobre estos temas?, Âżen quiĂŠn confĂ­an?, son algunas de las preguntas cuyas respuestas se debe tener sobre la mesa antes de lanzar cualquier polĂ­tica de comunicaciĂłn -y las campaĂąas que la constituyan- que SUHWHQGDVHUHĂ&#x20AC;FD]/DPHMRUPDQHUDGHFRQRFHUHVDVSHUFHSFLRnes es a travĂŠs de diagnĂłsticos comunicacionales. Esto es, estudios cualitativos (que pueden hacerse a travĂŠs de entrevistas en profundidad a una muestra de potenciales receptores) que apunten a conocer las razones y las motivaciones de las creencias y expectativas de la gente. A medida que transcurre la polĂ­tica de comunicaciĂłn o una campaĂąa, es conveniente repetir el diagnĂłstico (sobre la misma muestra)

A partir de los antecedentes del diagnĂłstico, se puede diseĂąar la HVWUDWHJLD GH FRPXQLFDFLRQHV HV GHFLU GHĂ&#x20AC;QLU GH TXp PDQHUD VH obtendrĂĄn los resultados esperados. En otras palabras, ello supone tener claro quĂŠ se quiere lograr a travĂŠs de la campaĂąa, en cuĂĄnto tiempo, con cuĂĄntos recursos y a travĂŠs de quĂŠ canales. A. Objetivo

El objetivo comunicacional es el resultado que se busca a travĂŠs de cada campaĂąa. Las acciones que se emprendan deben apuntar hacia el logro del objetivo. Ă&#x2030;ste debe desprenderse y ser coherente con la visiĂłn de la polĂ­tica local para la prevenciĂłn de la violencia y la delincuencia. El objetivo no apunta a disminuir las cifras de la delincuencia, sino a obtener, por ejemplo, que la gente perciba que las autoridades se estĂĄn haciendo cargo del tema y tomando el control, en el supuesto de que el estudio de diagnĂłstico arrojĂł GHVFRQĂ&#x20AC;DQ]DKDFLDODVDXWRULGDGHV El objetivo debe contemplar un horizonte de tiempo para cumplirse. Es conveniente partir con objetivos modestos y lograrlos en un mediano plazo. El logro serĂĄ un aliciente para pasar a otras etapas de la polĂ­tica comunicacional o de la campaĂąa y para hacerla mĂĄs creĂ­ble entre los pĂşblicos receptores.

CONSEJOS Ă&#x161;TILES

B. Distintos pĂşblicos s 4ENGA CLARO CUĂ&#x2C6;LES SON SUS PĂ&#x17E;BLICOS OBJETIVOS O AUDIENCIAS Y CĂ&#x2DC;MOVAAADECUARSUSMENSAJESACADAUNODEELLOS s -IENTRASMEJORENTIENDAASUPĂ&#x17E;BLICO MEJORVAAPODERCOMUNICARSE CON Ă?L #ONSULTAS COMUNITARIAS PUEDEN AYUDAR EN ESTE PROCESO s %VALĂ&#x17E;ESIGRUPOSESPECĂ&#x201C;lCOSCOMUNITARIOS ASOCIACIONESDERESIDENTESYCOMITĂ?SDEVECINOSPUEDENSERCONSULTADOSPARASUGERIR LASVĂ&#x201C;ASMĂ&#x2C6;SElCACESDEALCANZARALPĂ&#x17E;BLICO s %NFORMACOMPLEMENTARIA SEPUEDECONTARCONALGUIENDELACOMUNIDADQUESEACONSIDERADOUNhAGENTEDECAMBIOvALGUIEN ENQUIENLAGENTECONFĂ&#x201C;EYESCUCHE )NVOLUCREAESTAPERSONAEN LA0OLĂ&#x201C;TICA,OCALDE0REVENCIĂ&#x2DC;NPARAQUELEAYUDEATRANSMITIRLOS MENSAJESYPLANIlCARACCIONESCOMUNICACIONALES s ,OSMENSAJESDEBENSERPOCOS BREVESYCLAROS$EBENREPETIRSE ENTODASLASOPORTUNIDADESQUESEPRESENTEN s 3OBRETODO DEBENAPELARAINTERESESDELRECEPTOR0ORESO LOS ARGUMENTOSCAMBIANDEACUERDOACADAAUDIENCIAYCIRCUNSTANCIA s %LMENSAJEDEBEPROVEERINFORMACIĂ&#x2DC;NQUEPUEDASERPROCESADA PORLACAPACIDADDECOMPRENSIĂ&#x2DC;NDELAPERSONAAQUIENĂ?STEAPELA s %LMENSAJERODEBESERCREĂ&#x201C;BLE ESDECIRSUSAlRMACIONESDEBEN SERRESPALDADASPORHECHOS$ELOCONTRARIO ELIMPACTODELMENSAJENOPERDURARĂ&#x2C6;

/DGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHDTXpS~EOLFRVVHTXLHUHGLULJLUODSROtWLFDGHFRmunicaciĂłn y sus campaĂąas, es fundamental. No se puede suponer que todos ellos son iguales, sino que se requiere diferenciarlos, porque habrĂĄ que dirigirse a ellos a travĂŠs de distintos canales y FRQGLIHUHQWHVDUJXPHQWRV3RUHMHPSORVHSXHGHQLGHQWLĂ&#x20AC;FDUDXtoridades polĂ­ticas y judiciales, parlamentarios, dirigentes sociales formales e informales, comunidad (y dentro de ella, trabajadores, estudiantes, dueĂąas de casa) y periodistas. /DLGHQWLĂ&#x20AC;FDFLyQGHORVS~EOLFRV\VXVFDUDFWHUtVWLFDVQRVSHUPLWLUi elaborar mensajes que sean acordes a los intereses y objetivos de cada campaĂąa pero, sobre todo, que hagan sentido a cada una de las audiencias. Es inconducente transmitir ideas que la gente no entiende o que no tienen relaciĂłn con lo que les importa en su vida. De la misma manera, conocer a travĂŠs de quĂŠ medios se LQIRUPDQODVSHUVRQDVD\XGDUiDGHĂ&#x20AC;QLUORVFDQDOHVRKHUUDPLHQWDVFRPXQLFDFLRQDOHVPiVHĂ&#x20AC;FDFHVDWUDYpVGHORVFXDOHVVHSXHGH llegar a esos grupos. Por ejemplo, no serĂ­a apropiado gestionar publicaciones en los periĂłdicos si la gente no acostumbra leerlos.

113


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

LLAMADOS ESPERANZADORES %NGENERAL SEDEBETRATARDEMOTIVARMEDIANTELLAMADOSAMPLIOS ESPERANZADORES QUEAPELENAANHELOSCOLECTIVOS YNOREDUCIENDOEL TEMAAALGOĂ&#x17E;NICAMENTEREPRESIVOOPOLICIAL ENLAETERNALĂ&#x2DC;GICADE hBUENOSvYhMALOSvQUETIENDEAMANTENERLASDESIGUALDADES LAS PERSONAS GRUPOSYSECTORESESTIGMATIZADOS

C. Mensajes

Ă&#x2030;stas son las ideas fuerza que la polĂ­tica de prevenciĂłn quiere que penetren en la mente de los receptores. Deben ser pocas y muy simples, pero, por sobre todo, deben hacer sentido a los pĂşblicos. Vivimos en una verdadera jungla comunicativa donde muchos actores luchan por emitir sus mensajes publicitarios o polĂ­ticos, por lo tanto, se deben seleccionar los mensajes teniendo en cuenta esa gran competencia. AdemĂĄs, los seres humanos tenemos una capacidad limitada para captar simultĂĄneamente muchas ideas. Por eso, en la medida que esa idea se relacione con alguna experiencia previa es mĂĄs factible que la escuchemos. Los mensajes tienen que ser consistentes, de ahĂ­ la importancia de respaldarlos con argumentos. Ă&#x2030;stos pueden contener datos duros, como tasas de homicidios, causa de la muerte, edad de vĂ­ctimas y victimarios, etc.; datos intermedios, como las encuestas de victimizaciĂłn, y datos sobre percepciĂłn. La informaciĂłn debe ser FRQĂ&#x20AC;DEOH~WLOFRPSDUDEOH\WHQHUFRQWLQXLGDG6LQHPEDUJRORV argumentos que se entregan para sustentarlas deben ser diferenciados de acuerdo a los intereses de cada grupo de pĂşblicos. Si el

mensaje es â&#x20AC;&#x153;cĂşidate, tu vida nos importaâ&#x20AC;?, por ejemplo, las razones que se les darĂĄn a los niĂąos para cuidarse serĂĄn diferentes de las que se les darĂĄn a las autoridades municipales. En general, para tener mayor impacto, mensajes relacionados con LQLFLDWLYDVHVSHFtĂ&#x20AC;FDVGHEHQHVWDUGLULJLGRVDDXGLHQFLDVHVSHFtĂ&#x20AC;FDV mensajes que llegan al pĂşblico masivo deben ser genĂŠricos o generales, de lo contrario no tendrĂĄn mucho sentido al no relacionarse con las experiencias propias o marco de referencia de la gente. Hay exFHSFLRQHVSRUHMHPSORDSDUWLUGHXQDH[SHULHQFLDHVSHFtĂ&#x20AC;FDVHSXHGHOOHJDUDKDEODUGHORJHQHUDOSXHGHHMHPSOLĂ&#x20AC;FDURVHUYLUGHPRGHOR a replicar, a adaptar, o de â&#x20AC;&#x153;llamadoâ&#x20AC;? a la acciĂłn, a participar, etc. El contexto

El contexto afecta cĂłmo las personas escuchan los mensajes. Por ejemplo, el mismo mensaje sobre prevenciĂłn de la delincuencia y violencia se percibirĂĄ de manera muy distinta despuĂŠs de una noticia sobre terrorismo que despĂşes de una publicidad de comida de gatos. El contexto incluye aspectos sociales, polĂ­ticos y culturales del paĂ­s, ODUHJLyQODFLXGDGHOEDUULR\ORVJUXSRVHVSHFtĂ&#x20AC;FRVDORVTXHVH quiere llegar. Lo importante -como ya se dijo- es saber a quiĂŠnes se desea llegar (por ejemplo, no son lo mismo los habitantes de una ciudad que los integrantes de clubes deportivos), a travĂŠs de quĂŠ medios y en quĂŠ momento (por ejemplo, verano o invierno, o en periodo electoral para elegir el gobierno local o nacional), para DGHFXDUORVPHQVDMHVDORVFRQWH[WRVJHQHUDOHVRHVSHFtĂ&#x20AC;FRV

EL NOMBRE DE UNA POLĂ?TICA DE PREVENCIĂ&#x201C;N Y SUS CAMPAĂ&#x2018;AS 0ARAFACILITARLACOMPRENSIĂ&#x2DC;NYRECORDACIĂ&#x2DC;NDELA0OLĂ&#x201C;TICADE0REVENCIĂ&#x2DC;NYDESUSMENSAJES FRECUENTEMENTESEUTILIZAUNNOMBREYSEAGREGAUNESLOGANQUERESUMELAOLASIDEASFUERZA .OMBRAR DARACONOCER DIFUNDIRES ENCIERTAMEDIDA DARLEVIDAAALGUIENOAALGO%SINDIVIDUALIZARLO DARLEIDENTIDAD0ASACONUNRECIĂ?NNACIDO QUĂ?DISTINTOESDECIRLENIĂ&#x2014;OONIĂ&#x2014;AQUEDECIRLE,AURAO!NTONIO0ERO zQUĂ?PASACUANDOHAYMUCHAS,AURAS.OBASTACONELNOMBRE ESNECESARIO AGREGARLEOTROSNOMBRESYAPELLIDOSYOASOCIARLEATRIBUTOS !LNOMBRARUNAPOLĂ&#x201C;TICA ENESTECASOUNA0OLĂ&#x201C;TICAPARALA0REVENCIĂ&#x2DC;NDELA6IOLENCIAYLA$ELINCUENCIA SUNOMBRENOSĂ&#x2DC;LONOGENERAIDENTIlCACIĂ&#x2DC;N CONELLA SINOQUEDICEPOCO%SELNOMBREDEMUCHASPOSIBLESPOLĂ&#x201C;TICASDISTINTAS%NTONCES ESIMPORTANTEDARLEUNANOMINACIĂ&#x2DC;NPARTICULARYASOCIARLA AUNOOMĂ&#x2C6;SCONCEPTOSCENTRALESDELAPOLĂ&#x201C;TICAQUELAEXPLICITEN QUETENGANSENTIDOPARALASPERSONAS 5NODELOSPRIMEROSPASOSSERĂ&#x2C6; ENTONCES DElNIRUNNOMBREYASOCIARLEUNAFRASE UNESLOGAN QUEAYUDENACARACTERIZARLA%LNOMBRE UNAVEZPUESTO ESMUYDIFĂ&#x201C;CILDECAMBIARENCAMBIO ELESLOGANMARCAETAPASQUEDEBENIRENCONCORDANCIACONELLOGRODELOBJETIVO %LNOMBREHARĂ&#x2C6;REFERENCIA GENERALMENTEALAVISIĂ&#x2DC;N ALSUEĂ&#x2014;O SERĂ&#x2C6;POSITIVO AMPLIO UNGRANhPARAGUASvBAJOELCUALSEPUEDENCOBIJARMUCHOSPROGRAMASYPROYECTOS ,LEGARAUNBUENESLOGANNOESFĂ&#x2C6;CIL2EQUIERETOMARMUCHASDECISIONESSOBREQUĂ?SEQUIERETRANSMITIR QUĂ?SEDESTACA QUĂ?CARĂ&#x2C6;CTERTENDRĂ&#x2C6; CĂ&#x2DC;MOSE APLICARĂ&#x2C6;YSEUSARĂ&#x2C6; QUIĂ?NESLOUSARĂ&#x2C6;N0EROSIQUEREMOSAPLICARSOLAMENTEESTAFRASE SIQUEREMOSQUENUESTRACAMPAĂ&#x2014;ASEIDENTIlQUEFĂ&#x2C6;CILYRAPIDAMENTEELNOMBRE ELESLOGAN DEBEIRACOMPAĂ&#x2014;ADODEUNELEMENTOGRĂ&#x2C6;lCOPUEDESERUNhPERSONAJEv UNELEMENTOlGURATIVOOABSTRACTO COLORES TENERDIVERSASVERSIONES SERFĂ&#x2C6;CILODIFĂ&#x201C;CILDEAPLICAR ESTARPENSADOPARAQUEALGUIENSEAPROPIEDEĂ?LOQUETENGAACCESOMUYRESTRINGIDO ETC !LGUNOSEJEMPLOSSONh-EDELLĂ&#x201C;NLAMĂ&#x2C6;SEDUCADAvYh,AVIDAESSAGRADAvAPLICADAEN"OGOTĂ&#x2C6; 

114


CapĂ­tulo 6: APOYOS A LA POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: COMUNICACIONES: MANTENER (SE) INFORMADO

D. Canales

Los canales son los instrumentos comunicacionales que se usarĂĄn para transmitir los mensajes. Existe una variedad de canales -publicidad, marketing social, auspicios, relaciones pĂşblicas, lobbing, prensa, comunicaciones internas, etc.- para llegar a las personas. Mientras mĂĄs de ellos se utilicen y de manera mĂĄs intensa, es mĂĄs probable conseguir los resultados que se busca. Pero como generalmente las campaĂąas tienen recursos limitados, es recomendable HOHJLUDTXHOORVTXHHMHUFHQPD\RULQĂ XHQFLDHQORVS~EOLFRVVHOHFcionados como receptores. Algunos soportes de comunicaciones son: Â&#x2021; 0DWHULDOHVGHPDUNHWLQJGLUHFWRDĂ&#x20AC;FKHVIROOHWRVOiSLFHVDGKHsivos, lienzos, etc. Â&#x2021; $Ă&#x20AC;FKHGHQRWLFLDV Â&#x2021; &DUWDVLQIRUPDWLYDV Â&#x2021; 3iJLQDVZHE Â&#x2021; $YLVRVHQSDUDGHURVGHEXVHV Â&#x2021; 3UHVHQWDFLRQHVHQHYHQWRVFRPXQLWDULRVFRQFLHUWRVHWF Â&#x2021; 'HERFDHQERFDXQDKHUUDPLHQWDGHPDUNHWLQJPX\SRGHURVD Para sacar el mĂĄximo provecho de esta herramienta provĂŠase de contactos comunitarios y redes. Â&#x2021; 7DOOHUHVGHWUDEDMRHVSHFtĂ&#x20AC;FRV\UHXQLRQHVFRQOtGHUHVWUDWpJLFR y polĂ­tico. Â&#x2021; 6HPLQDULRVFRQSHULRGLVWDVHGLWRUHV\FRPXQLFDGRUHV Â&#x2021; 'LYHUVDV H[SUHVLRQHV DUWtVWLFDV FRPR PXUDOHV UHYLVWD GH Fymics, musĂ­ca, etc. Sobre el uso de la publicidad y del marketing social no hay consensos. Depende de los contextos locales y de su manejo. Al respecto, â&#x20AC;&#x153;la experiencia de BogotĂĄ indica que mĂĄs que campaĂąas de corte publicitario conviene impulsar acciones colectivas enfatizando la corresponsabilidadâ&#x20AC;? (Antanas Mockus). Sin embargo, y asumiendo sus limitaciones, el marketing social que, a diferencia del comercial, comunica mensajes sociales, puede ayudar a generar un ambiente propicio, sensibilizar sobre determinados temas, romper la lĂłgica de los medios o del discurso pĂşblico imperante. En un contexto donde muchas veces es necesario usar distintos medios en forma simultĂĄnea y los espacios publicitarios en la prensa -mĂĄs allĂĄ de la noticia- tienen costos muy elevados, es necesario recurrir al marketing y sus distintos soportes. AdemĂĄs, pVWRV WLHQHQ OD YHQWDMD GH SRGHU DGDSWDUVH D UHDOLGDGHV HVSHFtĂ&#x20AC;FDVPHGLDQWHYRODQWHVDĂ&#x20AC;FKHVGHSRFRVHMHPSODUHVRVROXFLRQHV creativas. La prensa

Ă&#x2030;sta es una de las herramientas mĂĄs comunes que se puede utilizar. La prensa incluye los medios de comunicaciĂłn nacionales y

SECRETARIADO DE SEGURIDAD COMUNITARIA, TORONTO, CANADĂ %N4ORONTO #ANADĂ&#x2C6; UNEXPERTOENCOMUNICACIONESSEINTEGRAEN ELEQUIPODEL#333ECRETARIADODE3EGURIDAD#OMUNITARIA PARA ANALIZAR Y CONTEXTUALIZAR CON ELLOS LOS HECHOS MĂ&#x2C6;S IMPORTANTES RELACIONADOSASEGURIDAD ENTREGANDODEESTAFORMAUNMENSAJE COHERENTEALOSMEDIOSDECOMUNICACIĂ&#x2DC;N ALOSEQUIPOSDESCENTRALIZADOSENLOSBARRIOSYALOSENCARGADOSDECOMUNICACIONESDE LAPOLICĂ&#x201C;AYLAJUSTICIA,AINFORMACIĂ&#x2DC;NINCLUYEUNACONTEXTUALIZACIĂ&#x2DC;N DELANOTICIA RESPUESTAINMEDIATADEAYUDAALASPERSONASAFECTADASYDEMEDIANOYLARGOPLAZOALPROBLEMA DANDOELSENTIDOYLA ORIENTACIĂ&#x2DC;NDELASPOLĂ&#x201C;TICASIMPLEMENTADASYELROLDELACOMUNIDAD LOCAL$EESTAFORMASERECONOCELANECESIDADDEQUITARESPACIOA LOSMEDIOSPARALAMANIPULACIĂ&#x2DC;NYELSENSACIONALISMOY ALMISMO TIEMPO DEENTREGARRĂ&#x2C6;PIDAMENTEINFORMACIĂ&#x2DC;NDECALIDADAĂ?STOS QUENOSIEMPRECUENTANCONLACAPACIDADDEANĂ&#x2C6;LISISPARAENTREGAR DEBUENAFORMALANOTICIA3EASUMELAFORMADEFUNCIONAMIENTO DELOSMEDIOS PEROSELEENTREGANLOSELEMENTOSPARASUPLIRSUS DElCIENCIASENLAINTERPRETACIĂ&#x2DC;NDELOSHECHOS-UNICIPALIDADDE 4ORONTO 

locales, asĂ­ como escritos, radios, audiovisuales y electrĂłnicos. La elecciĂłn de a quĂŠ medios enviar informaciĂłn periodĂ­stica susceptible de publicar o emitir debe hacerse tomando en cuenta cuĂĄles son los roles que cada uno de ĂŠstos desempeĂąa, cuales son los que mĂĄs y mejor llegan a la gente. Sin embargo, se debe evitar los favoritismos. Por un lado, todos tienen derecho a la informaciĂłn y es bueno llegar a todos. Por otro, no es bueno que algunos medios VH VLHQWDQ \ VHDQ GLVFULPLQDGRV R SRVWHUJDGRV GLĂ&#x20AC;FXOWDQGR OD relaciĂłn con ellos. Sensibilizar a los medios para que incorporen los planteamientos de la PolĂ­tica de PrevenciĂłn, dejando de lado miradas sensacionalistas o sĂłlo represivas, puede ser un proceso lento, que requiera mucho esfuerzo y un contacto directo y frecuente con muchos periodistas. Para esto es importante saber cuĂĄles son los profesionales mĂĄs sensibles o abiertos a lo planteado y cuĂĄles son los roles de los distintos medios, para llegar a aquellos que dan la pauta a los otros, a los que generan mayor aceptaciĂłn dentro del gremio. Para este punto, puede ser adecuado realizar seminarios, cursos u otras instancias para periodistas, comunicadores y medios de comunicaciĂłn en general. Se debe tener en cuenta que los medios de comunicaciĂłn muchas veces han sobredimensionado el crimen y la violencia, sin entregar el contexto en que se producen, ni las causas, ni las medidas y polĂ­ticas que hay respecto a estos hechos. En este sentido, han dejado de lado su poder de formaciĂłn y el aporte que podrĂ­an hacer en la prevenciĂłn y la promociĂłn de la convivencia democrĂĄtica. Se olvidan del impacto que tienen en la percepciĂłn y en el comportamiento de sus pĂşblicos.

115


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

EL PODER DE LOS MEDIOS -UCHASVECES YCONDEMASIADAFRECUENCIA LOSMEDIOSDECIDEN DANIMPORTANCIAYDElNENLOSENFOQUESDEACUERDOALASINTONÓAYALASVENTAS3E RIGEN ENGENERAL PORLASNORMASDELMERCADO SINCONSIDERAROTRASVARIABLESYECONOMIZANDOESFUERZOSYRECURSOSSINEMBARGO ALGUNOSMEDIOS RESPONDENADETERMINADOSINTERESESECONØMICOS POLÓTICOSORELIGIOSOSEXISTE ENMUCHOSPAÓSESLATINOAMERICANOS UNAFUERTECONCENTRACIØNDE MEDIOSENPOCOSEMPRESARIOSOCONSORCIOS %NTONCES MUESTRANLOMÈSSENSACIONALISTASINHACERESFUERZOSPORCONTEXTUALIZAR ENTENDERLASRAÓCES DELPROBLEMAY MENOS VERPOSIBLESSOLUCIONES%NELMEJORDELOSCASOS ENTREVISTANALOSMISMOSEXPERTOSOPOLÓTICOShESPECIALISTASvENELTEMA LOSQUEAPARENTEMENTETIENENCREDIBILIDADENELPÞBLICOYNONECESARIAMENTESABENDELCASOESPECÓlCOYTIENDENAREFORZARLOSERRORESCOMETIDOS HASTAELMOMENTODICENLOQUEELPÞBLICOQUIEREESCUCHAR SINPLANTEARNADANUEVO %NESTESENTIDO CABESE×ALARQUELOSMEDIOSUTILIZANMUY POCAINFORMACIØNPROVENIENTEDEEXPERTOSENTREUNYUN PEROELLALESDACREDIBILIDADSEGÞN"ERKOWITZ  %SNECESARIO ENTONCES COMPRENDERELFUNCIONAMIENTOESPECÓlCODELOSMEDIOSDECOMUNICACIØN!QUÓHAYUNDESAFÓOCONCRETO CUALESQUELOSMEDIOSINCORPORENALLÓDER YALOSESPECIALISTASDELAPOLÓTICADEPREVENCIØNDELADELINCUENCIAYLAVIOLENCIACOMOFUENTESIMPORTANTESYCONlABLES 0OROTROLADO LASEGURIDADHAPASADOASERUNGRANNEGOCIO'UARDIASPRIVADOS SERVICIOSDEVIGILANCIA VENTADESISTEMASDESEGURIDAD REJAS MALLASELECTRIlCADAS ETC SESUSTENTANENLAINSEGURIDAD3IENDOÏSTA ADEMÈS UNADELASMAYORESPREOCUPACIONESDELACIUDADANÓA TAMBIÏNES MANIPULADAPOLÓTICAMENTE HACIENDOLECTURASPARCIALESOINTERESADASDELAINFORMACIØN !MBASSITUACIONES QUEMUCHASVECESSEPOTENCIAN SONDIFÓCILESDEABORDARYDEENFRENTAR PEROSONPARTEDELAREALIDAD !LOANTESEXPUESTOSEAGREGAOTROFACTORMUCHASVECESYMUCHASPERSONAShCONSUMENvLOSMEDIOSDECOMUNICACIØN ENESPECIALLOSMÈSLIGADOSALAENTRETENCIØN DEMANERAIRREmEXIVACUANDOPAULATINAMENTESEADQUIEREMÈSCONCIENCIASOBRECONSUMOSRESPONSABLESSOCIALMENTE QUE NOATENTENCONTRALOSDERECHOSDELASPERSONAS ELMEDIOAMBIENTE ETC ,OANTERIORLLEVAAQUESEASUMANCOMOVERDADEROSnESPECIALMENTE CUANDOLODAALGÞNPERSONAJECONOCIDOnPLANTEAMIENTOSYhNOTICIASvQUEESTÈNDESCONTEXTUALIZADOS SONINEXACTOS PARCIALES ESTIGMATIZADORES OQUEGENERALIZAN 0OROTROLADO LOSTIEMPOSSONCADAVEZMÈSCORTOS LOSESPACIOSMÈSPEQUE×OS%LTIEMPOSEACELERA YNOPERDERLAATENCIØNDELPÞBLICOHACE QUETODOSEABREVE RÈPIDO!SÓ SEHACEMÈSDIFÓCILDARUNCONTEXTOAMPLIO NOESTEREOTIPARALVICTIMARIOYALAVÓCTIMA NOSIMPLIlCARLASCAUSAS NILOSEFECTOSSOBRELAVÓCTIMAYSUENTORNO ASÓCOMOELDELVICTIMARIO$EESTAMANERA SELLEGAFÈCILMENTEAPRESENTARLOSHECHOSYLASOPINIONES ENhBLANCOYNEGROv SINESPACIOPARAMATICES%NESTESENTIDO LOSESFUERZOSYDESAFÓOSSONMAYORES

ELEMENTOS PARA CONSTRUIR UNA RELACIÓN POSITIVA CON LOS MEDIOS s 3IEMPRESEDEBEESTARDISPONIBLEPARACOMENTARNOTICIASYABORDARTEMASRELEVANTESTENERAMANOINFORMACIØNVITAL3ERPROACTIVOYANTICIPARSE ALOQUEVANANECESITARLOSMEDIOS s 0REGUNTARALOSCONTACTOSQUÏQUIERENYTRATARDESATISFACERSUSDEMANDASINFORMATIVAS s %NTREGARINFORMESDEPRENSAQUEDENALOSPERIODISTASTODALAINFORMACIØNQUENECESITAN REPARTIDAALMISMOTIEMPO SOBRELAPOLÓTICA SUVISIØN ESTRATEGIA ACTIVIDADESYLOGROS.OTENERFAVORITISMOS AUNQUEHAYAMOTIVOSPARAELLO s ,OSCOMUNICADOSPARALOSMEDIOSDEBENSERENTREGADOSALOLARGODEVARIOSHITOSDELAPOLÓTICAYSUSCAMPA×AS PARAAPOYARYCONTROLARLA EXPOSICIØNMEDIÈTICA s %SCONVENIENTEHACERSEGUIMIENTODETODOSLOSENCUENTROSCONLAPRENSA-ANTENERREGISTRODELODIFUNDIDOPORLOSMEDIOSDECOMUNICACIØN ANALIZARLOQUEDIFUNDECADAMEDIOYQUIÏNESSONLOSRESPONSABLESDEELLO s #ADAVEZQUEUNMEDIOENTREGUEUNAINFORMACIØNDEMANERAINCORRECTA ESRECOMENDABLEHACERLELLEGARLASOBSERVACIONESPERTINENTESDE MANERADIRECTA!SÓSEDEMUESTRAQUESEESTÈPENDIENTESDEELLOSYQUESEDESEACONSTRUIRUNARELACIØNDECONlANZA s %LARTEPUEDESERUNBUENALIADOMIRARDEOTRASMANERAS DESDEOTROSÈNGULOS DESACTIVANDOPREJUICIOS GENERANDOEMPATÓA MOSTRANDOPROPUESTASOASPECTOSPOSITIVOS

116


Capรญtulo 6: APOYOS A LA POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: COMUNICACIONES: MANTENER (SE) INFORMADO

COMUNICADO DE PRENSA 5NCOMUNICADODEPRENSADEBESERCORTOYPRECISO3IQUIEREINCLUIRMรˆSINFORMACIร˜N INCLUYAANEXOS NOTASOPIESDEPรˆGINA$EBESER ENLOPOSIBLE UNRELATO ALGOรžNICOYDIFERENTE CONORACIONESCORTAS ORDENANDOLOSHECHOSDEACUERDOASUIMPORTANCIA2ESPALDECORRECTAMENTETODOSLOSDATOS YNรžMEROS)NCLUYAALlNALELNOMBREYLOSDATOSDECONTACTO$EBESERACTUALIZADOYENTREGADORรˆPIDAMENTEALOSCONTACTOSDELOSMEDIOS.OHAGA PREFERENCIASNIDISCRIMINE1UELAhVENTAJAvLATENGAELMEDIOMรˆSRรˆPIDO ELQUEINFORMAMEJOR ELQUEESTรMรˆSINTERESADO NOELQUETIENECONTACTOS PREFERENCIALESCONLAORGANIZACIร˜N(AGAUNSEGUIMIENTOMEDIANTELLAMADASTELEFร˜NICAS

Una noticia negativa en el periรณdico, radio o televisiรณn local puede deshacer el trabajo de meses. Mรกs aรบn, la prensa puede estar tentada a destacar sรณlo las malas historias o hechos negativos. Construir una relaciรณn fuerte y de contacto regular con editores, periodistas y medios locales claves es esencial para asegurar un mensaje consistente sobre la Polรญtica de Prevenciรณn y sus actividades, y prevenir que la prensa sensacionalista aumente el miedo pรบblico y difunda informaciรณn incorrecta.

deben conocer en quรฉ consiste la Polรญtica de Prevenciรณn, cuรกles son ODYLVLyQORVYDORUHV\ODร€ORVRItDTXHODVXVWHQWDQDVtFRPRFXiOHV la estrategia de comunicaciones que se va a implementar. 7RGRHOHTXLSRWLHQHTXHHVWDUGHDFXHUGRHQTXpVHQHFHVLWDFRmunicar, cรณmo, cuรกndo, por quiรฉn y para quiรฉnes. Por esto, los socios deben colaborar con el lรญder, el coordinador y el equipo WpFQLFRHQODFRRUGLQDFLyQ\PDQHMRVGHรXMRVGHODLQIRUPDFLyQ y comunicaciรณn, y la mantenciรณn y actualizaciรณn de las bases de datos y bases de conocimiento.

E. Equipo multiplicador F. Vocerรญas

El รฉxito de la polรญtica de comunicaciรณn y sus campaรฑas dependerรก en buena medida de sus ejecutores, el lรญder, el coordinador y cada uno de los integrantes del equipo tรฉcnico. Este pรบblico interno es clave, SXHVWRTXHHVHOSULPHUPXOWLSOLFDGRURDPSOLร€FDGRUGHORVPHQVDjes. Quienes desarrollen las comunicaciones, en sus distintos niveles,

Los voceros son aquellas personas que en virtud de la autoridad de su cargo o de sus habilidades sociales se encargan de comunicarse con los diversos pรบblicos, entre ellos los periodistas. Generalmente, el principal vocero es el lรญder. ร‰ste, no obstante, puede compartir la

LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE 5NASUNTOCENTRALPARALACONFORMACIร˜NYCONSOLIDACIร˜NDELOSEQUIPOSDETRABAJOYDELOSGESTORESLOCALESYOGRUPOSTERRITORIALESESCOMPARTIRUN LENGUAJE %NTRELOSMUCHOSASPECTOSYPROBLEMASRELACIONADOSCONELTEMADELADELINCUENCIAYLAVIOLENCIAESTรˆN PORUNLADO la falta de un lenguaje que sea comรบn UNVOCABULARIOYUNACONCEPTUALIZACIร˜NBรˆSICAQUEPERMITACOMUNICARSEYDEBATIRDEBUENAMANERAPOROTROLADO la necesidad de difundir permanentemente los logros obtenidos ENELCONTEXTOENQUEELLOSSEOBTIENEN DENTRODELMARCOYLOSVALORESENLOSQUESEFORMULร˜ LA0OLร“TICADE0REVENCIร˜NlNALMENTE la dependenciaINCLUSOhVULNERABILIDADv FRENTEA la contingencia,ENPARTICULARFRENTEAHECHOSVIOLENTOSDE GRANIMPACTOENLAOPINIร˜NPรžBLICAQUEPORLOMISMO ESMUYFรˆCILQUEESCAPENALCONTROLDELAORGANIZACIร˜N PERMITIENDOQUEMEDIOSDECOMUNICACIร˜NSENSACIONALISTASYDIRIGENTESOPORTUNISTASSEAPROPIENDELTEMA LLEVรˆNDOLOATERRENOSAJENOSYOPUESTOSALOSOBJETIVOSBUSCADOS  %LLENGUAJECOMรžNSIRVEPARAQUETODOSLOSINVOLUCRADOSENTIENDANLOQUESEESTรˆCOMUNICANDO0ARATEMASESPECร“lCOSEXISTENTรRMINOSESPECร“lCOS ROBO HURTO ASALTO ETC YSUSIGNIlCADOAVECESESDISTINTOENTRELOSPAร“SESDE,ATINOAMรRICA YรSTOSDEBENSERCONOCIDOSPORTODOSLOSINTERESADOS ENESETEMA0ERO ADEMรˆS ELUSODELLENGUAJELLEVAIMPLร“CITAUNAPOSTURA UNENFOQUE%NUNMOMENTODADO EN"OGOTรˆ DESPUรSDESEISAร—OS DISMINUYENDOLACIFRADEHOMICIDIOS ENVEZDEDECIRQUEHUBOHOMICIDIOSMENOSSEHABLร˜DEVIDASSALVADAS%NUNรˆMBITOMรˆSLEJANO EN -EDELLร“N EL"ANCODELOS0OBRESPASร˜ALLAMARSE"ANCODE/PORTUNIDADESDOSFORMASDEEXPRESARLOMISMOPEROCONENFOQUESMUYDIVERSOS CON VISIONESDISTINTAS ,ADElNICIร˜NDEUNENFOQUEENMATERIADESEGURIDADCIUDADANASEMANIlESTA COMOPLANTEA-OCKUS ENLAADOPCIร˜NDEUNLENGUAJEENEL CUALSEDEJANEXPRESARBIENUNOSESQUEMASDEINTERPRETACIร˜NDELCOMPORTAMIENTOVIOLENTOYDELINCUENCIALYDESUCONTRARIO ELCOMPORTAMIENTORESPETUOSODENORMASYACUERDOS%LLENGUAJEYLOSESQUEMASINTERPRETATIVOSENรLEXPRESABLEDEBENFACILITARLACONSTRUCCIร˜NDELASACCIONESOALMENOS DEBENPERMITIRREALIZARUNANรˆLISISYUNAPRIORIZACIร˜NDEELLAS%NRESUMEN ELENFOQUEDEBEAYUDARAORIENTARLAACCIร˜NYAINTERPRETARSUSรXITOSYSUS FRACASOS

117


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

LAS COMUNICACIONES EN LAS DISTINTAS ETĂ PAS DE LA POLĂ?TICA

vocerĂ­a con el coordinador y con algunos de los principales colaboradores del equipo tĂŠcnico. Ellos deberĂĄn distribuirse los distintos pĂşblicos, las materias sobre las cuales hablarĂĄn, las circunstancias en que se dirigirĂĄn a las audiencias y los medios a travĂŠs de los cuales lo harĂĄn. En el caso de dirigirse a la prensa, una interacciĂłn apropiada con los medios requiere que el lĂ­der, el coordinador y el equipo tĂŠcnico acuerden las lĂ­neas generales sobre lo que el vocero (o los voceros) va a comentar y sobre lo que no se pronunciarĂĄ, dejando mĂĄrgenes de libertad para responder de forma ĂĄgil a la contingencia y a las solicitudes de los periodistas. G. Plan de acciĂłn

La conducta constituye el sustento real sobre el cual se construye la comunicaciĂłn. Por eso, donde se pone a prueba realmente la estrategia de comunicaciĂłn es en los planes de acciĂłn de la PolĂ­tica de PrevenciĂłn, la polĂ­tica de comunicaciĂłn y sus campaĂąas. Estos deben contemplar todas las acciones o eventos, cronogramas y presupuestos con los recursos humanos y econĂłmicos que demandarĂĄn.

5.2. LAS COMUNICACIONES INTERNAS 7DOYH]HOSULPHUREMHWLYRHVSHFtĂ&#x20AC;FRGHODHVWUDWHJLDGHFRPXQLFDciones sea lograr la adhesiĂłn y el compromiso del equipo interno. Para ello habrĂĄ que desarrollar las comunicaciones internas.

118

Algunos objetivos de la comunicaciĂłn interna son: ayudar a constituir y mantener el espĂ­ritu de la organizaciĂłn; que todos sus integrantes sepan lo que estĂĄn haciendo los otros a tiempo e intercamELHQ RSLQLRQHV \ VXJHUHQFLDV WUDQVPLWLU \ DFWXDOL]DU OD Ă&#x20AC;ORVRItD polĂ­tica, estrategias y posturas de la organizaciĂłn; informar de maQHUDUiSLGD\HĂ&#x20AC;FD]VREUHODFRQWLQJHQFLD\ODVSRVWXUDVDVXPLGDV frente a ella; discutir y tener un espacio de debate interno sobre temas de largo plazo y la contingencia, profundizando en los temas y logrando una opiniĂłn sĂłlida y coherente. Algunos soportes de comunicaciĂłn interna son:

Â&#x2021; Â&#x2021; Â&#x2021; Â&#x2021; Â&#x2021;

3HULyGLFRVHOHFWUyQLFRVHLPSUHVRV 3iJLQDVZHEHLQWUDQHW &RUUHRVHOHFWUyQLFRV 5HXQLRQHVUHJXODUHV 0RQLWRUHRHQFXUVR\HYDOXDFLRQHVSHULyGLFDVFRQUHFRPHQGDFLRQHVHVSHFtĂ&#x20AC;FDVSDUDODDFFLyQ Â&#x2021; 3DQHOGHQRWLFLDV Â&#x2021; /LEURGHVXJHUHQFLDV\UHFODPRV Â&#x2021; 3UHVHQWDFLRQHV\GHEDWHVLQWHUQRVVREUHWHPDVJHQHUDOHVLQWHUvenciones puntuales, etc. Es necesario compartir la informaciĂłn en distintos niveles: el operacional (lĂ­nea frontal y equipo de la calle) y el gerencial, el equipo mĂĄs elevado a nivel de la estrategia. Es muy importante que no se oculte informaciĂłn, que se entregue en forma oportuna y que haya un espĂ­ritu de lealtad organizacio-


Capรญtulo 6: APOYOS A LA POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: COMUNICACIONES: MANTENER (SE) INFORMADO

QDO TXH HYLWH ร€OWUDFLRQHV TXH DIHFWHQ OD FRQร€DQ]D LQWHUQD \ OD relaciรณn con los socios) y, posiblemente, la estrategia de comunicaciรณn y la relaciรณn con los medios de comunicaciรณn.

5.3. LAS COMUNICACIONES DEBEN ADECUARSE A CADA REALIDAD

En relaciรณn a la cultura local, todas las ciudades son distintas, tienen su propia forma de vida; pero ademรกs pueden coexistir varias โ€œciudadesโ€ (varias culturas) al interior de ellas que pueden requerir HVWUDWHJLDV\FRPXQLFDFLyQHVSHFtร€FDV(VWRWDPELpQSXHGHSDVDU en las organizaciones.

ยฉ5NIVERSIDAD!LBERTO(URTADO

Para que exista comunicaciรณn debe haber un emisor, un receptor y un mensaje. Pero, ademรกs, se debe considerar la cultura local, el contexto y el momento, todo esto en una dinรกmica de ida y vuelta, con una permanente retroalimentaciรณn, con realidades cambiantes a ritmos muy rรกpidos.

7DPELpQVHGHEHFRQVLGHUDUHOWDPDxRODHVFDOD1RHVORPLVPR una organizaciรณn, por ejemplo, de 15 personas a una de 200 personas, o una ciudad de 50.000 habitantes y una de un millรณn. No basta con agrandar o reducir de acuerdo al tamaรฑo, se requieren estructuras y estrategias distintas.

%NVILLA-ADRE4ERESA ,A0INTANA 3ANTIAGODE#HILE NOSร˜LOSETRABAJร˜CONNIร—OSINCORPORANDOSUSLENGUAJESTAMBIรNFUERONINCORPORADOSDEDISTINTAS FORMASENLASACTIVIDADES

119


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

Capรญtulo 7:

INSTITUCIONALIZAR LA POLรTICA DE PREVENCIร“N LOCAL 6.1. LA IMPORTANCIA DE LA INSTITUCIONALIZACIร“N (Q HVWH FDStWXOR VH H[SOLFD FyPR LQVWLWXFLRQDOL]DU XQD 3ROtWLFD /RFDO para la Seguridad Ciudadana, su relevancia en el proceso de construcciรณn de seguridad a nivel de los

Todos los esfuerzos realizados tras el objetivo de reducir las tasas de criminalidad, tales como generar diagnรณsticos, construir asociaFLRQHVGHVDUUROODUHVWUDWHJLDVRSODQLร€FDUHLPSOHPHQWDUDFFLRQHV solo tienen sentido si sus impactos son duraderos y se logran instalar en la cotidianeidad. รšnicamente se puede asegurar que los resultados obtenidos serรกn capaces de generar cambios y que los SURJUDPDVDSOLFDGRVYDQDVHUH[LWRVRV1RHVVXร€FLHQWHGDUYLVLbilidad a los impactos de los programas ante la comunidad, si sus efectos son de corto plazo.

gobiernos locales y se plantean algunos requerimientos para que esto

Para lograr la sostenibilidad se requiere institucionalizar los grupos de trabajo y las actividades, generados en el proceso de socializaciรณn de la prevenciรณn de la criminalidad.

ocurra. En la prรกctica, se trata de que, tanto en el actuar de la comunidad como en el de los gobiernos locales, los temas relativos a la prevenciรณn de la criminalidad y la seguridad se incorporen como prioridades en sus ejes de acciรณn, esquemas y prรกcticas organizacionales. La institucionalizaciรณn debe ser entendida como un eje transversal entre los distintos actores involucrados en el proceso de generaciรณn de seguridad y prevenciรณn de la violencia y la delincuencia. Tanto las autoridades locales como la comunidad organizada, los administradores de justicia, los encargados del orden y la seguridad, los comerciantes, los medios de comunicaciรณn y todos los actores relevantes, deben formar parte de las estructuras orgรกnicas y FRQFXUULUFRQVXSDUWLFLSDFLyQHQODGHร€QLFLyQGHODVSROtWLFDVGH prevenciรณn.

PARA LA INSTITUCIONALIZACIร“N ES NECESARIO s 1UELASAUTORIDADESYLACOMUNIDADINCORPORENCOMOPRIORIDADESELDESARROLLOYLAGESTIร˜NDEPREVENCIร˜NDELADELINCUENCIAYLAVIOLENCIA3E BUSCAINSTALARELTEMADELAPREVENCIร˜NENLOSINTERESESYLASPREOCUPACIONESCOTIDIANASDELACCIONARDEAMBOS%SNECESARIOQUELASPRรˆCTICAS TENDIENTESAGENERARACCIONESPREVENTIVASSEANSOCIALIZADASENTRELACOMUNIDAD YQUETENGANSUCORRELATOENLASACTIVIDADESQUEEMPRENDENAL RESPECTOLASAUTORIDADESLOCALES CONELOBJETODEFACILITARLACOORDINACIร˜NDEESFUERZOS s $ISEร—AR REESTRUCTURAROADECUARLASACTUALESFORMASDEFUNCIONAMIENTOENELรˆMBITODELASEGURIDAD GENERANDOLOSMARCOSNORMATIVOSQUE PERMITANELDESARROLLODEPRรˆCTICASDEPREVENCIร˜N%LLOFACILITALAINTERACCIร˜NDELOSACTORESCLAVES YAQUEACTรžANDESDEDISTINTOSESPACIOSSOBREEL TERRITORIO s ,OGRARUNCAMBIODEACTITUD TANTOENLACOMUNIDADCOMOENLOSAGENTESQUEINTERVIENENENLAGENERACIร˜NDEPREVENCIร˜NYSEGURIDAD%LPARADIGMAENELCUALLASEGURIDADSEGENERAATRAVรSDEPRรˆCTICASREPRESIVASDEBEDEJARESPACIOAAQUELENELQUEUNAACTITUDDECOPRODUCCIร˜NLOGRA LAGENERACIร˜NDESEGURIDAD s %NTENDERQUEELPROCESOESDINรˆMICO PORLOTANTOSEPRODUCENREVISIONESYCAMBIOSPERMANENTESDELAACTITUDNECESARIAPARAENFRENTARLADELINCUENCIAYLAVIOLENCIA s 0OTENCIARELEMPODERAMIENTODELOSGOBIERNOSLOCALESALINTERIORDELASCOMUNIDADES ASร“COMOTAMBIรNELDELASCOMUNIDADESFRENTEALOSGOBIERNOSLOCALES CONELOBJETODEMEJORARLOSNIVELESDEGOBERNABILIDAD s 2EFORZARPRรˆCTICASTENDIENTESALOGRARELAPOYOPรžBLICOALASPOLร“TICASDECOPRODUCCIร˜NDESEGURIDADYPREVENCIร˜N$EESTAMANERASEINVOLUCRAA LACOMUNIDADYSEGENERAENELLAUNAMASACRร“TICADESDELAQUESURGENLOSRECURSOSHUMANOSPARALASOSTENIBILIDADDELASPOLร“TICASAAPLICAR

120


Capรญtulo 7: APOYOS A LA POLรTICA LOCAL DE PREVENCIร“N: INSTITUCIONALIZAR LA POLรTICA DE PREVENCIร“N LOCAL

Hay que incorporar e integrar, entonces, las iniciativas locales con los planes, proyectos y estructuras que se dan los gobiernos municipales en funciรณn de su actuar sobre estos temas. Al institucionalizar, la prevenciรณn de la delincuencia se transforma en una corriente prioritaria del trabajo municipal, el que, en conjunto con la comunidad, busca consensuar una actitud y un comportamiento unitarios ante el fenรณmeno de la criminalidad.

6.2. INSTALAR EL TEMA EN EL GOBIERNO LOCAL Y LA COMUNIDAD Convertir la prevenciรณn de la delincuencia y la violencia en una preocupaciรณn prioritaria, implica construirla desde dentro del trabajo permanente de todos los actores involucrados (gobierno local, organizaciones sociales, escuelas, iglesias, etc.). Para lograrlo es fundamental que se genere un cambio de actitud de los participantes, incorporando una nueva mirada en la cual la responsabilidad en la generaciรณn de seguridad y prevenciรณn es compartida. En todos los niveles, alcalde, equipo municipal de prevenciรณn, organizaciones de base y comunidad, se debe crear una orgรกnica que facilite el trรกnsito desde la lรณgica de las prรกcticas sรณlo represivas, en donde la responsabilidad se deslinda a terceros, a una lรณgica de coproducciรณn donde el Estado no es mรกs el รบnico actor. A continuaciรณn se proponen algunos pasos tendientes a instalar la priorizaciรณn de los temas de prevenciรณn y seguridad a nivel de los gobiernos locales. ย‡ 6HVXJLHUHTXHORVDVXQWRVUHODWLYRVDODVHJXULGDGFRPXQLWDULD VHWUDEDMHQHQFRQMXQWRFRQODVWHPiWLFDVVRFLDOHVTXHGHร€QHQ los principales ejes de acciรณn del gobierno local. Ellas, por lo general, implican largos procesos de desarrollo, tales como la reducciรณn de la pobreza, educaciรณn, salud, empleo, recuperaciรณn de barrios y todos los รกmbitos de acciรณn orientados a mejorar la calidad de vida de los habitantes. ย‡ (V LPSRUWDQWH LQFOXLU HQ WRGDV ODV SROtWLFDV HVWUDWHJLDV \ SURgramas del municipio, los objetivos perseguidos en el รกmbito de la seguridad. Algunos programas deberรกn ser revisados y otros reformulados desde esta perspectiva para maximizar su impacto en la comunidad. ย‡ (VSUHFLVRGHVDUUROODUSURJUDPDVHLQVWDQFLDVGHFDSDFLWDFLyQHQ seguridad comunitaria para todos los miembros de los equipos en los distintos รกmbitos del quehacer municipal. Ellos deben tener un entendimiento de la vinculaciรณn del tema con sus รกreas de especialidad. ย‡ /DPLUDGDGHVGHODVHJXULGDGFLXGDGDQDWLHQHTXHIRUPDUSDUWH de las evaluaciones a la hora de medir el desempeรฑo y el progreso de los distintos planes y programas del municipio

ย‡ 'HEHLQFRUSRUDUVHHQORVSUHVXSXHVWRVGHORVGLVWLQWRVSURJUDPDV GHO JRELHUQR ORFDO ORV tWHPV FRUUHVSRQGLHQWHV DO iPELWR GHODVHJXULGDGFRPXQLWDULD$VtPLVPRGHVGHXQDSHUVSHFWLYD de participaciรณn comunitaria, los presupuestos de inversiรณn en seguridad han de surgir desde las preocupaciones de la comunidad organizada. Por รบltimo, es importante gestionar donaciones corporativas u otras formas de inyecciรณn de recursos adicionales para la prevenciรณn de la delincuencia y la violencia. ย‡ (OHTXLSRWpFQLFR\ORVJUXSRVGHWUDEDMRGHEHQJDUDQWL]DUOD interdisciplinaridad de sus miembros y de las acciones que propicien, con el objeto de instalar una mirada amplia de la prevenciรณn. El tema de la seguridad comunitaria debe formar parte de la agenda en cada una de las instancias de reuniรณn entre los directores de los distintos departamentos o programas.

6.3. Cร“MO HACER QUE LA INSTITUCIONALIZACIร“N OCURRA ,QVWLWXFLRQDOL]DU ODV SUiFWLFDV \ SROtWLFDV GH SUHYHQFLyQ GH OD GHlincuencia y la violencia es un proceso de largo plazo. Se requiere JHQHUDUXQDPDVDFUtWLFDFRQIRUPDGDWDQWRSRULQVWLWXFLRQHVFRPR SRU SHUVRQDOLGDGHV LQรX\HQWHV TXH PDQWHQJDQ HO WHPD SUHVHQWH HQWUHODFLXGDGDQtD,JXDOPHQWHVHSUHFLVDFDSDFLWDUDORVUHFXUVRV KXPDQRVQHFHVDULRVSDUDOLGHUDUORVSURJUDPDVDVtFRPRORJUDU tanto en las autoridades como en la comunidad, el cambio de la manera de entender su rol en la coproducciรณn de seguridad. No GHEHHVSHUDUVHSDUDHVWRTXHVHFXPSODQSDVRDSDVRHQXQDOtQHD GHOWLHPSRODVDFFLRQHVSUHGHร€QLGDV\DTXHODVUHDOLGDGHVHQODV cuales se actรบa pueden ser muy diversas. Sin embargo, a continuaciรณn se dan ciertas recomendaciones รบtiles. 6.3.1. Posicionar el equipo tรฉcnico de prevenciรณn de la delincuencia y la violencia

ร‰ste puede ser el paso mรกs simple de dar, y a su vez uno de los mรกs importantes, pues permite la instalaciรณn orgรกnica del tema en la HVWUXFWXUDGHOJRELHUQRORFDO5HVXOWDYLWDOTXHHOHTXLSRWpFQLFRVH aloje en la estructura municipal en una posiciรณn que le permita participar efectivamente en las decisiones que afectan a la seguridad en el municipio, cualquiera sea el departamento donde se originen estas decisiones. Solo de esta manera los demรกs planes y programas relaFLRQDGRVFRQFXUULUiQHQXQFRPSURPLVRUHDOFRQODSODQLร€FDFLyQ\ GLVHxRGHODSUHYHQFLyQ\VHJXULGDG&RQHOORWDPELpQVHUiPiVIiFLO la incorporaciรณn de estos lineamientos a los niveles de resoluciรณn del gobierno local, y que se integren en el presupuesto municipal. +D\TXHHYLWDUTXHHOHTXLSRWpFQLFRWHQJDTXHQHJRFLDUWRGDVODV decisiones o mendigar apoyos a los departamentos sectoriales. Por HOFRQWUDULRpVWRVGHEHUtDQDXWRPiWLFDPHQWHLQFRUSRUDUDOHTXLSR WpFQLFRHQODVUHVROXFLRQHVFODYHVGHVXiUHDTXHLQYROXFUDQODVHguridad. Por ejemplo, cuando construye una nueva escuela, el de121


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

SDUWDPHQWRGHHGXFDFLyQGHEHUtDFRQVXOWDUDOHTXLSRWpFQLFRVREUH PHGLGDVGHSUHYHQFLyQVLWXDFLRQDO\GLVFXWLUFRQpOODSUHSDUDFLyQ de los profesores para abordar el problema de la violencia escolar. 6.3.2. Lograr apoyo polรญtico

(ODSR\RSROtWLFRDORVSODQHV\DFFLRQHVTXHHPSUHQGHHOJRELHUQR local frente a la prevenciรณn de la violencia y delincuencia es un factor clave en la institucionalizaciรณn. Primero, porque al obtener este respaldo, las autoridades locales logran validarse a nivel del gobierno central o las instancias legislativas como actores participantes en las conversaciones tendientes a generar las reformas necesarias, DVtFRPRHQHOGLVHxRGHORVPDUFRVQRUPDWLYRV6HJXQGRSRUTXH XQDSR\RSROtWLFRGHDOWRQLYHOSXHGHIDFLOLWDUHODFFHVRDQXHYDV IRUPDVGHร€QDQFLDPLHQWR

MARCHA BLANCA %N1UITO ARAร“ZDELAUMENTOCRECIENTEDELASENSACIร˜NDEINSEGURIDADYMOTIVADAPORELASESINATODEUNAJOVEN ENELAร—O LA SOCIEDADREACCIONร˜CONUNAMARCHAMULTITUDINARIADONDETODOSLOS PARTICIPANTESSEVISTIERONDEBLANCO,ALLAMADA-ARCHA"LANCA HOY CONVERTIDAENFUNDACIร˜N SETRANSFORMร˜ENELHITODESDEELCUALLOS HABITANTESDELACIUDADTOMARONCONCIENCIADELAIMPORTANCIADESU PARTICIPACIร˜NENESTOSTEMAS%LLOFACILITร˜ALASAUTORIDADESADOPTAR UNASERIEDEINICIATIVASTALESCOMOLACONFORMACIร˜NDEUN#ONSEJO DE3EGURIDADPARAEL$ISTRITO-ETROPOLITANODE1UITOOLAINCORPORACIร˜NDEUNATASADESEGURIDADQUEHOYPAGANTODOSLOSCIUDADANOS ATRAVรSDELOSIMPUESTOSALBIENRAร“Z/BSERVACIร˜NDIRECTA 

La sostenibilidad de las iniciativas de prevenciรณn de la delincuencia y la violencia, estรก directamente vinculada a la capacidad de las autoridades nacionales y locales de ejercer la gobernabilidad y entregar a la comunidad un adecuado nivel de servicios. ParticularPHQWHHQORVWHPDVGHVHJXULGDGFRPXQLWDULDODFLXGDGDQtDHYDO~D los niveles de gobernabilidad por el desempeรฑo de los gobiernos municipales, la efectividad del accionar policial, y el correcto funcionamiento de las instituciones administradoras de la justicia peQDO$VtPLVPRVHHYDO~DQODSHUWLQHQFLDGHOWUDEDMROHJLVODWLYRHQ el รกrea, la destinaciรณn de recursos para la prevenciรณn y seguridad y ODYROXQWDGSROtWLFDGHORVQLYHOHVGHFLVLRQDOHV

6.3.4. Invertir en informaciรณn y conocimiento del tema

Entonces, si al interior de los gobiernos locales se quiere movilizar XQDSR\RSROtWLFRUHOHYDQWHKD\TXHFRQVLGHUDUWDQWRORVPDUFRV institucionales en los que estos niveles se desenvuelven, como el clima existente con relaciรณn a los temas de la delincuencia y problemas de seguridad.

+R\HQGtDHQWUHODSREODFLyQVHQRWDXQLPSRUWDQWHQLYHOGHGHVFRQRFLPLHQWR \ HVFHSWLFLVPR DFHUFD GH OD Hร€FDFLD GH ODV SUiFWLcas preventivas, lo que vuelve necesario invertir en el desarrollo y legitimaciรณn de la seguridad comunitaria. Hay que posicionar el conocimiento y la informaciรณn en este รกmbito, generando las DVRFLDWLYLGDGHVQHFHVDULDVSDUDFRQVWUXLUHLQVWDODUFDSDFLGDGHVDVt FRPRHQWUHJDULQIRUPDFLyQFRQร€DEOH\REMHWLYDTXHSHUPLWDWRPDU decisiones informadas.

6.3.3. Generar conciencia de la importancia del tema

La institucionalizaciรณn necesita un cambio de actitud de la comunidad y sus autoridades. Esto pasa por generar cambios de las percepciones respecto de la participaciรณn y de la responsabilidad que le cabe a cada uno. La experiencia internacional demuestra que en la medida que las personas comprenden los asuntos por los cuales VHPRYLOL]DQVXDSR\RDpVWRVHVPD\RU Entonces es necesario generar conciencia en la poblaciรณn acerca de la importancia del tema de la seguridad comunitaria y prevenciรณn de la violencia y delincuencia. Lograr dicho objetivo exige un profundo esfuerzo de comunicaciรณn e informaciรณn, tendiente a socializar no solo las causas y consecuencias de la delincuencia, sino que WDPELpQHOUROTXHFDGDXQRMXHJDHQHOOD

122

La propia naturaleza de la delincuencia y violencia es dinรกmica y VHDVRFLDDFDXVDVP~OWLSOHV3RUHVRUHVXOWDGLItFLOPHGLUORVEHQHร€FLRVGHORVSURJUDPDVGHSUHYHQFLyQRSUREDUTXHODUHGXFFLyQ de la criminalidad ha sido producida por la aplicaciรณn de un plan o SROtWLFDGHWHUPLQDGD6LQHPEDUJRHVWXGLRVUHDOL]DGRVHQ(XURSD \1RUWHDPpULFDKDQGHPRVWUDGRTXHODSUHYHQFLyQGHODFULPLQDOLGDGUHVXOWDPiVUHQWDEOHTXHODDSOLFDFLyQGHSROtWLFDVUHSUHVLYDV DGPLQLVWUDGDV D WUDYpV GH ORV VLVWHPDV GH MXVWLFLD SHQDO \ GH ODV SROLFtDV

6.3.5. Generar las asociatividades necesarias

'DUVRVWHQLELOLGDGHLQVWLWXFLRQDOL]DUODSUHYHQFLyQGHODYLROHQFLD\ delincuencia obliga a movilizar esfuerzos para obtener importantes \SHUPDQHQWHVJUDGRVGHDSR\RDODVSUiFWLFDV\SROtWLFDVHMHFXWDGDV entre la comunidad y el gobierno local. Es necesario que los logros obtenidos se vayan haciendo visibles y que puedan ser positivamente evaluados por los habitantes, de forma de generar una masa FUtWLFDGHDSR\RSHUPDQHQWH Generar asociatividades, tanto a nivel comunitario como a nivel SROtWLFRHLQVWLWXFLRQDOSHUPLWHTXHGHVGHHOODVVHFRQWULEX\DHร€-


Capítulo 7: APOYOS A LA POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN: INSTITUCIONALIZAR LA POLÍTICA DE PREVENCIÓN LOCAL

PACTO POR LA SEGURIDAD CIUDADANA DEL DISTRITO METROPOLITANO DE QUITO, ECUADOR %L0ACTOPORLA3EGURIDAD#IUDADANADEL$ISTRITO-ETROPOLITANODE1UITOESUNACUERDOENELQUECONCURRENDISTINTOSACTORES REPRESENTATIVOSDELACIUDADPARACOORDINARYGARANTIZARLASACCIONESTENDIENTESAAUMENTARLOSNIVELESDESEGURIDADDESUSHABITANTES%STE0ACTOCRISTALIZASUACCIONARATRAVÏSDELAFORMACIØNDEUN#ONSEJO-ETROPOLITANODE3EGURIDAD#IUDADANA ELCUAL ESPRESIDIDOPOREL!LCALDEDELACIUDADYENELQUEPARTICIPAUNAMPLIONÞMERODEACTORESINVOLUCRADOSENELPROCESO TALESCOMO EL'OBIERNO LOSADMINISTRADORESDEJUSTICIA LASlSCALÓAS LASIGLESIAS LAS&&!! LA#ÈMARADE#OMERCIO LOSMEDIOS LA0OLICÓA .ACIONALYLOSREPRESENTANTESDELAS/RGANIZACIONES#OMUNITARIAS"ARRIALES%STECONSEJOESTÈENCARGADODEDElNIRLASPOLÓTICASY ENTREGARLOSLINEAMIENTOSGENERALESPARALAIMPLEMENTACIØNDELOSPLANESYPROPUESTASDESEGURIDADYPREVENCIØNDELACIUDAD 0ARAHACERMÈSOPERATIVAESTAINSTANCIA SEHAFORMADOUNA#OMISIØN-ETROPOLITANADE3EGURIDADY#ONVIVENCIA#IUDADANA LA QUEESTÈCOMPUESTAPORTRESCONCEJALESDEL$ISTRITODE1UITO,ALABORDEESTACOMISIØNESLADEGENERARRECOMENDACIONES TANTO HACIAEL#ONSEJO-ETROPOLITANODE3EGURIDAD COMOHACIALA$IRECCIØNDE3EGURIDAD#IUDADANA LAQUESEALOJAENEL-UNICIPIO DE1UITO $ELA$IRECCIØNDE3EGURIDAD#IUDADANADEL-UNICIPIODEPENDELA#ORPORACIØN-UNICIPALDE3EGURIDADY#ONVIVENCIA#IUDADANA #ORPOSEGURIDAD CREADAENMARZODEL3ETRATADEUNACORPORACIØNDEDERECHOPRIVADOQUESEHACECARGODE ORGANIZAR EJECUTARYlNANCIARLOSDIVERSOSPROYECTOSTANTODEINFRAESTRUCTURAPARASEGURIDAD COMOLOSPLANESDEPREVENCIØNY LASCAPACITACIONESASOCIADASAÏSTOS%LlNANCIAMIENTOSEREALIZAATRAVÏSDELAADMINISTRACIØNDELOSFONDOSRECAUDADOSPORLA 4ASADE3EGURIDAD#ORPOSEGURIDADTAMBIÏNREALIZAASESORÓASANIVELDELGOBIERNOLOCAL ,APOLÓTICADESEGURIDADIMPLEMENTADAINCORPORAUNACOMPONENTETERRITORIALQUESEPLASMAENLACONFORMACIØNDECONSEJOS ZONALESDESEGURIDAD CONSEJOSSECTORIALESYCONSEJOSBARRIALES$ESDEESTEPUNTODEVISTA LAEXISTENCIADEMÈSDECUARTELES POLICIALESPERMITECOORDINARLASPOLÓTICASDESEGURIDADDESDELASDEMANDASLOCALES

©#RISTIÈNDEL#ANTO

0ORÞLTIMO ATRAVÏSDEUNCONVENIOENTRE#ORPOSEGURIDADY&LACSO SEHAIMPLEMENTADOUN/BSERVATORIO-ETROPOLITANODE3EGURIDAD#IUDADANA ENELQUESERECOPILALAINFORMACIØNSOBRELOSHECHOSQUEAFECTANLASEGURIDADCIUDADANAEN1UITO%NESTE OBSERVATORIOSESISTEMATIZALAINFORMACIØNENUNSISTEMAUNIlCADOYCONlABLE LOQUEPERMITECONOCERLOSPROBLEMAS DISE×AR SOLUCIONESYMEDIRLOSRESULTADOS/BSERVACIØNDIRECTA  

-ÞSICOSENESCALINATASDELA#ATEDRALEN0LAZA'RANDE 1UITO %CUADOR 

123


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

cazmente a la realizaciรณn de los cambios estructurales en las formas de prevenciรณn local de la violencia y delincuencia. Se debe comprometer nuevos socios en los planes de acciรณn, lo que en muchas ocasiones pasa por realizar ajustes a las modalidades de trabajo actuales. 6.3.6. La institucionalizaciรณn jurรญdico-polรญtica

/RVDFXHUGRVSROtWLFRV\MXUtGLFRVHQWUHVRFLRVSDUDDVXPLUFRPpromisos individuales y colectivos en las tareas de la estrategia y en su continuidad, tienen un carรกcter triple: 1) Concordar los objetivos centrales con el municipio, en materia de seguridad. 2) Compromiso de las organizaciones participantes de involucrarVH WpFQLFD \ ร€QDQFLHUDPHQWH HQ HO SURFHVR GH ORJUR GH HVWRV objetivos con el municipio. 3) Garantizar la continuidad del proceso. /RVDFXHUGRVVHxDODGRVVHUHDOL]DQGHVSXpVGHXQSURFHVRGHFRproducciรณn ya consolidado, es decir el municipio y sus socios pรบbliFRV\SULYDGRVORVร€UPDQDOYHULร€FDUHOp[LWRGHVXFRODERUDFLyQ Para los socios involucrados con el municipio, la rรบbrica de un pacto urbano, es una forma de concretar su proceso de coproducciรณn de seguridad y de expresar su voluntad de profundizarlo. El acuerdo puede incluir, por ejemplo, el compromiso de los socios GHDVHVRUDU\DSR\DUWpFQLFD\ร€QDQFLHUDPHQWHDOJRELHUQRPXQLFLSDOHQPDWHULDGHFRSURGXFFLyQGHVHJXULGDG7DPELpQGHFRQWULbuir a la profundizaciรณn del anรกlisis de los problemas evidenciados, a la elaboraciรณn de la visiรณn de futuro y, sobre todo, a las estrategias y a la ejecuciรณn de proyectos, a la socializaciรณn de la informaciรณn, a ODE~VTXHGDGHVROXFLRQHVDOWHUQDWLYDVDODPRYLOL]DFLyQGHร€QDQFLDPLHQWRDODREWHQFLyQGHRWURVUHFXUVRVDVtFRPRDOPRQLWRUHR de las acciones que se plantean. 2WUDIRUPDGHSDFWRVRFLDO\SROtWLFRHVXQ/LEUR%ODQFRFRPRHO TXHVHDFRUGyHQ-RKDQQHVEXUJRHQ\HQ%RJRWiHQ

124

Cร“MO INSTITUCIONALIZAR LA EVALUACIร“N: EL CASO DEL LIBRO BLANCO DE BOGOTร, COLOMBIA %L,IBRO"LANCODE"OGOTรˆESUNPROCESOENLACUALPARTICIPANLOSREPRESENTANTESDELA!DMINISTRACIร˜NDELACIUDADEN ORGANIZACIONESPRIVADASYDELASOCIEDADCIVILAPOYADASPOR ORGANISMOSDECOOPERACIร˜NINTERNACIONAL%NCONJUNTOCON LACOMUNIDAD GENERANUNAGUร“APARALACONSTRUCCIร˜NDEUN DIรˆLOGOPLURALYALGUNOSCONSENSOSMULTIPARTIDARIOSENTORNO AUNAVISIร˜NSOSTENIBLE.OPRETENDEREEMPLAZARALOSINSTRUMENTOSDEPLANEACIร˜NDELAADMINISTRACIร˜NDISTRITAL SINOMรˆS BIENADECUARLAINTERVENCIร˜NINSTITUCIONALALMODELODESEADO DESEGURIDADURBANA%STEPROCESOTAMBIรNPERMITEQUELA CIUDAD ABORDE LA DISCUSIร˜N Y RESOLUCIร˜N DE TEMรˆTICAS CUYO MANEJOOCUYASHERRAMIENTASNODEPENDENDELASAUTORIDADESDELACIUDAD SINODEOTRASRAMASDELPODERODEOTROS NIVELESDELAADMINISTRACIร˜NDEL%STADO6ELรˆSQUEZ   ยฟQuรฉ bene๏ฌcios genera a la ciudad un Libro Blanco de seguridad ciudadana y convivencia? s -AYORVISIBILIDADYCOMPRENSIร˜NDELOSRETOSFUTUROSDELA SEGURIDADCIUDADANA s -AYORAPROPIACIร˜NDELASEGURIDADURBANACOMOBIENPรžBLICOPORCONSOLIDAR SOSTENERYPROFUNDIZAR s !PROPIACIร˜NDELASEGURIDADCIUDADANAYLACONVIVENCIA COMOELEMENTOCLAVEDELDESARROLLOURBANOINTEGRAL s $ESARROLLODELACAPACIDADDEANTICIPACIร˜NDEFENร˜MENOS CAMBIANTESDEVIOLENCIA DELINCUENCIA INCIVILIDADEINSEGURIDAD s &ORTALECIMIENTODEHERRAMIENTASDESEGUIMIENTOALAEVOLUCIร˜NDELASEGURIDADCIUDADANAYLACONVIVENCIADESDE LASOCIEDADCIVIL s &OMENTO DE RELACIONES DE CONlANZA SOLIDARIDAD COMPROMISOYCORRESPONSABILIDADENTREDIFERENTESACTORESSOCIALES ECONร˜MICOSYPOLร“TICOSDELACIUDAD s !PORTES A LA CONSTRUCCIร˜N DE UNA VISIร˜N COMPARTIDA DE CIUDAD s 0ROMOCIร˜N DE UN USO NO DEMAGร˜GICO DE LOS TEMAS DE SEGURIDADURBANAWWWLIBROBLANCOSEGURIDADORG 


Capítulo 7: APOYOS A LA POLÍTICA LOCAL DE PREVENCIÓN: INSTITUCIONALIZAR LA POLÍTICA DE PREVENCIÓN LOCAL

JUVENTUD Y POLICÍA %N"RASILLOSJØVENESESTÈNENELCENTRODELPROBLEMADELAVIOLENCIA YASEACOMOVÓCTIMASOVICTIMARIOS,ASRELACIONESCONLAPOLICÓA SONCONmICTIVAS ALIGUALQUEENTODOELMUNDO%N2ÓODE*ANEIROLAMAYORÓADELASVÓCTIMASMORTALESENENFRENTAMIENTOSCONLAS FUERZASDEORDENTIENEENTREYA×OS4AMBIÏNLAMAYORÓAESDERAZANEGRA,OSJØVENESSONLOSQUEPEOREVALÞANALAPOLICÓA YQUIENESMENOSCONlANZATIENENENELLA%NPARTICULAR LOSDEBARRIOSMARGINALESSIENTENUNAGRANPROBABILIDADDESERVÓCTIMASDE VIOLENCIAPORPARTEDELOSENCARGADOSDELASEGURIDADPÞBLICA%NGENERALSEAPRECIAUNAhSATANIZACIØNvMUTUA %L'RUPO#ULTURAL!FRO2EGGAESEACERCØAL#ENTRODE%STUDIOSDE3EGURIDADY#IUDADANÓA#%3%# PARAPRODUCIRUNVIDEOCLIPDE LACANCIØNh-UERTODEMIEDOv SOBRELAMATANZADERESIDENTESILEGALESOCURRIDAENENELBARRIO6ICARIO'ERALAMANOSDE LAPOLICÓA3ORPRENDENTEMENTELOSCOORDINADORESDE!FRO2EGGAEAlNESDEPIDIERONAL#%3%#PREPARARUNPROYECTODEACERCAMIENTOALAPOLICÓAMILITAR#ONELAPOYODELA&UNDACIØN&ORD LUEGODEMESESDEINTENTOSFALLIDOS ELPROGRAMASEIMPLEMENTØ ENLOS"ATALLONESDE"ELO(ORIZONTE !SÓ COMENZARON TALLERES DE PERCUSIØN BALONCESTO TEATRO GRAFlTI BAILE Y ESPECTÈCULOS DENTRO DE LOS PROPIOS CUARTELES CON LA PARTICIPACIØNDIRECTADEMIEMBROSDECADAUNIDAD,OSINSTRUCTORESFUERONLOSJØVENESDELA!FRO2EGGAEYELOBJETIVOFUECREAR UNDIÈLOGOENTRELACULTURADELOSJØVENESYLACULTURAPOLICIAL%LÏXITODELASACTIVIDADESLLEVØAAMPLIARLASNOSØLOAOTROSRECINTOS OlCIALES SINOTAMBIÏNABARRIOSMARGINALESYESCUELAS4ODOESTOFUEACOMPA×ADODEUNAGRANCOBERTURACOMUNICACIONAL ,ASEVALUACIONESINDICANQUEELIMPACTOSOBRELAIMAGENDELAPOLICÓAENTRELOSJØVENESYLAPOBLACIØNENGENERALMEJORØNOTABLEMENTE%NTRELOSPOLICÓASELIMPACTORESULTØMÈSMODERADOAUNQUELAMAYORÓAAPOYACONENTUSIASMOELPROYECTO MANIlESTASIN EMBARGO PREOCUPACIØNPRECISAMENTEPORELIMPACTOQUEÏSTEPODRÓAGENERARENSUIMAGEN

©3ILVIA2AMOS

%NELA×OSEINICIØUNASEGUNDAFASEDEACTIVIDADES TODAVÓAPOREVALUAR QUEPERMITIRÈSABERHASTAQUÏPUNTOSIRVEPARA CAMBIARLAIMAGENDELOSJØVENESENTRELOSPOLICÓAS ASÓCOMOLOHAHECHOCONLAIMAGENDELAPOLICÓAENTRELOSJØVENES#%3%#  

*ØVENESYPOLICÓASEACERCANATRAVÏSDEDIÈLOGOSENTRELACULTURAJUVENILYLACULTURAPOLICIAL 2ÓODE*ANEIRO "RASIL

125


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

CapĂ­tulo 8:

FORMACIĂ&#x201C;N Y CAPACITACIĂ&#x201C;N DE AGENTES LOCALES

Este capĂ­tulo aborda la formaciĂłn y capacitaciĂłn de agentes locales como parte de la estrategia de una polĂ­tica de prevenciĂłn a nivel local y como un factor de sostenibilidad y autonomĂ­a. Se explica el por quĂŠ la necesidad de capacitaciĂłn, las distintas modalidades de ĂŠsta, los actores a nivel local que son fundamentales en este proceso, asĂ­ como los

7.1. LA CAPACITACIĂ&#x201C;N, FACTOR DE SOSTENIBILIDAD Y AUTONOMĂ?A LOCAL La continuidad y sostenibilidad del proceso de coproducciĂłn de prevenciĂłn, una vez lanzada la estrategia, dependerĂĄ no solo de las autoridades municipales y de los socios, sino que tambiĂŠn de la existencia de grupos de agentes de prevenciĂłn, de su habilidad y de sus conocimientos y capacidad de ponerlos en prĂĄctica. Es decir que este proceso local requiere, para consolidarse y profundizarse en la ciudad, de agentes locales capacitados para entender y abordar los diversos tipos de prevenciĂłn con un conocimiento apropiado. 3DUDORJUDUHVWHREMHWLYRVHUHTXLHUHIRUPDUSHUVRQDVFDOLĂ&#x20AC;FDGDV que actualizen periĂłdicamente sus conocimientos en las diversas materias. Esta formaciĂłn no puede limitarse a unos pocos cuadros del gobierno central que dominan el tema, pero que estĂĄn alejados de la realidad urbana de cada municipio. Se trata de generar equipos locales capaces de dialogar con los expertos de gobierno y las autoridades locales y de implementar y guiar en los barrios y comunas las tareas de prevenciĂłn.

principales contenidos que debieran abordarse. Se seĂąalan ademĂĄs algunos ejemplos de experiencias en este ĂĄmbito.

EMPODERAMIENTO CONTRA LA VIF Organizar la prevenciĂłn de la violencia contra las mujeres es mĂĄs eďŹ caz si se tiene en los barrios monitoras de violencia intrafamiliar aptas para intervenir tanto en el apoyo, derivaciĂłn y/o protecciĂłn de vĂ­ctimas como en la rehabilitaciĂłn de autores de violencia o en la educaciĂłn de adolescentes. Si no se tiene estas expertas locales capacitadas, se arriesga depender completamente del sistema de justicia criminal, cuyo importante rol sigue siendo limitado en prevenciĂłn de la VIF, o tener que formar en cada caso un pequeĂąo equipo ad hoc con expertos externos. La presencia permanente de un equipo local con el cual los habitantes estĂŠn familiarizados otorga sustentabilidad a una prĂĄctica local tan importante como la prevenciĂłn de la VIF. Lo mismo podrĂ­a decirse de la mediaciĂłn comunitaria.

126

Por otra parte la exigencia de formaciĂłn o capacitaciĂłn deriva de la necesidad de tener un lenguaje comĂşn y un modelo de trabajo compartido. El riesgo de que existan agentes que opten por una prevenciĂłn situacional mĂĄs que social, de actores locales que no visualizan las ventajas de hacer de los jĂłvenes protagonistas en la prevenciĂłn dirigida a aquellos que estĂĄn en situaciĂłn de riesgo, o grupos de mujeres que optan por depender exclusivamente del sistema de justicia para resolver los problemas de VIF se reduFHVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDPHQWH$GHPiVFLHUWDVSUiFWLFDVFRPRODPHGLDciĂłn comunitaria, requieren de una perspectiva homogĂŠnea para evitar, por ejemplo, dirigentes locales que pretenden ejercer esta forma alternativa de justicia sin tener en cuenta la debida imparcialidad y neutralidad del mediador. La capacitaciĂłn constituye tambiĂŠn un espacio de discusiĂłn, reĂ H[LyQLQWHUFDPELRDQiOLVLV\WHRUL]DFLyQDSDUWLUGHODVSUiFWLcas, lo que permite revisar su validez, su adaptaciĂłn al contexto local y familiarizarse con la evoluciĂłn rĂĄpida de las prĂĄcticas frente a una delincuencia y violencia que cambian permanentemente. La actualizaciĂłn y sistematizaciĂłn de los conocimientos son necesarias, sobre todo en una regiĂłn que, en los Ăşltimos aĂąos, ha mostrado evidentes manifestaciones creativas en la materia, como es el caso de las ciudades de MedellĂ­n, BogotĂĄ y Diadema. Finalmente, la complejidad del problema de la violencia y delincuencia, en particular su multicausalidad, como la multiplicidad de actores que requiere su prevenciĂłn, exige niveles de forma-


CapĂ­tulo 8: APOYOS A LA POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: FORMACIĂ&#x201C;N Y CAPACITACIĂ&#x201C;N DE AGENTES LOCALES

ciĂłn de los agentes de prevenciĂłn sobre todo para permitirles ser proactivos y dinĂĄmicos. Por todas estas razones, la formaciĂłn y capacitaciĂłn son parte de una estrategia local de prevenciĂłn. Para realizar esta tarea se requiere uno o varios centros de formaciĂłn aptos para capacitar en su propia instituciĂłn y/o en terreno a estos agentes de prevenciĂłn. TambiĂŠn esta instituciĂłn podrĂ­a tener la funciĂłn de organizar pasantĂ­as entre agentes de prevenciĂłn de las diversas ciudades.

CAPACITACIĂ&#x201C;N DEL FORO EUROPEO PARA LA SEGURIDAD URBANA (FESU) El Foro Europeo para la Seguridad Urbana (FESU), organiza regularmente encuentros sobre temĂĄticas diversas, a travĂŠs de jornadas focalizadas sobre un tema. Las mejores experiencias de prevenciĂłn de las ciudades de su amplĂ­a red son expuestas, analizadas y compartidas, lo que permite a las demĂĄs ciudades que se interesan en un tema aprender de ellas. El FESU publica sus resultados y construye asĂ­ alianzas nacionales e internacionales que permiten avanzar mucho mĂĄs rĂĄpidamente que si cada ciudad tuviera que asumir los costos de su aprendizaje en forma aislada.

7.2. FORMACIĂ&#x201C;N Y CAPACITACIĂ&#x201C;N Por formaciĂłn se entiende aquĂ­ como una especializaciĂłn tĂŠcnica o universitaria que se da a travĂŠs de cursos especializados de duraciĂłn mediana (seis meses, un aĂąo o mĂĄs) y que conduce generalPHQWHDXQWLWXORRFHUWLĂ&#x20AC;FDGRDFDGpPLFR Por ejemplo, formaciĂłn en prevenciĂłn juvenil otorgada a grupos de agentes que ya tienen un trabajo en instituciones gubernamentales, locales u ONG sobre la temĂĄtica y requieren un panorama amplio de conocimientos sobre las diversas prĂĄcticas existentes para poder conocer la gama de intervenciones posibles, los mĂŠtodos de evaluaciĂłn y en general el avance en la materia. Por capacitaciĂłn se entiende el otorgamiento de conocimientos prĂĄcticos, o su actualizaciĂłn, que permiten a un agente local traEDMDU HQ XQ iUHD GH OD SUHYHQFLyQ FRQ VXĂ&#x20AC;FLHQWHV LQVWUXPHQWRV SDUDDERUGDUORVSUREOHPDVHQIRUPDHĂ&#x20AC;FLHQWH(VWDFDSDFLWDFLyQ deberĂ­a incluir etapas de actualizaciĂłn de los conocimientos y de confrontaciĂłn de experiencias con otros agentes involucrados en similar prĂĄctica en otros lugares. Por ejemplo, los mediadores comunitarios que requieren de una capacitaciĂłn mĂ­nima, sin que esto implique una formaciĂłn tĂŠcnica o universitaria.

7.2.1. CapacitaciĂłn y formaciĂłn de los actores de la prevenciĂłn

¢$TXLpQIRUPDU"/RVWUHVWLSRVGHDJHQWHVFODYHVORVDFWRUHVSRtenciales o reales de la prevención en los diversos campos de la prevención social son: los agentes de prevención de la sociedad civil, los policías y los equipos tÊcnicos de las alcaldías. 7.2.1.1. Los actores de la sociedad civil

Estos actores son, principalmente, los miembros de las comuniGDGHVGHLQWHUpVHQXQDFLXGDGSRUVXUROHVSHFtĂ&#x20AC;FRHQODVHJXULdad. Entre ellos contamos con los miembros de los diversos comitĂŠs que surgen a medida que se va desarrollando una estrategia de prevenciĂłn local. En efecto, a medida que se implementa una estrategia local se forman en los diversos barrios de la ciudad, comitĂŠs de seguridad o de convivencia cuyos miembros requieren de una capacitaciĂłn HQSUHYHQFLyQ$OJXQRVWHPDVSDUWLFXODUPHQWHLPSRUWDQWHVSDUD ellos son una mejor comprensiĂłn de la prevenciĂłn social dirigida a los jĂłvenes, del rol de la comunidad en la prevenciĂłn, de la prevenciĂłn situacional (sus potenciales y lĂ­mites), del alcance de la prevenciĂłn temprana; la construcciĂłn de redes locales destinadas a la prevenciĂłn y el trabajo regular con ellas; la articulaciĂłn con la actividad policial y, eventualmente, con la justicia. La empatĂ­a con el trabajo policial, cualquier sea el marco institucional, no se logra FORMACIĂ&#x201C;N Y CAPACITACIĂ&#x201C;N EN CHILE FormaciĂłn Existen en la regiĂłn varios centros universitarios que otorgan un diplomado sobre seguridad ciudadana: por ejemplo la Universidad Alberto Hurtado (UAH) ha ofrecido cursos vespertinos a profesionales de la seguridad sean estos policĂ­as de varias nacionalidades becados por Carabineros de Chile o agentes gubernamentales o de la sociedad civil. La ventaja de realizar cursos donde policĂ­as dialogan e intercambian con los agentes gubernamentales y de la sociedad civil es considerable en tĂŠrminos de aprendizaje y de conocimiento de diversas culturas. CapacitaciĂłn En comunas de la periferia de Santiago, la UAH ofrece cursos de capacitaciĂłn a mediadores comunitarios provenientes de los grupos locales. La ventaja de esta experiencia es que permite presentar iniciativas nacionales e internacionales como aquella de mediadores comunitarios de favelas brasileĂąas donde el narcotrĂĄďŹ co y la violencia son problemas cotidianos. El encuentro de culturas de mediaciĂłn muestra los horizontes y perspectivas de la mediaciĂłn y su rol en la resoluciĂłn de conďŹ&#x201A;ictos y de construcciĂłn del tejido humano y social de un barrio. Fuente: UAH.

127


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

espontĂĄneamente ni sĂłlo por decisiĂłn de los alcaldes o de los jefes policiales. Hay etapas de aprendizaje que merecen ser sistematizadas y de las cuales los actores deben ser concientes. Otro grupo, a menudo de difĂ­cil selecciĂłn y abordaje, son los actores juveniles y, en especial, los lĂ­deres de la acciĂłn preventiva orientada a los jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo. Siendo ellos, a menudo, los puentes entre los grupos juveniles en crisis y la comunidad local, estos agentes juveniles cumplen una funciĂłn fundamental hacia las pandillas violentas, las barras bravas, los pre-delincuentes, los desertores escolares, los grupos insertos en el consumo de droga etc. Otro grupo relevante es aquel de los monitores de calle (que pueden tener varios nombres segĂşn las localidades) y que son la ligazĂłn habitual entre los habitantes y las diversas generaciones o grupos sociales o ĂŠtnicos de una zona urbana.

(OEHQHĂ&#x20AC;FLRGHFRQWDUFRQHVWRVDJHQWHVFDSDFLWDGRVRIRUPDGRV radica en mejorar las prĂĄcticas de prevenciĂłn y su normalizaciĂłn en los barrios y entre los equipos tĂŠcnicos municipales y en la contribuciĂłn a la generaciĂłn de una cultura de la prevenciĂłn. 7.2.1.2. Los policĂ­as

La formaciĂłn o capacitaciĂłn de policĂ­as en prevenciĂłn es un aspecto fundamental para el ĂŠxito de una estrategia de prevenciĂłn local y para la acciĂłn policial misma. Por una parte porque los policĂ­as deben ser socios de la estrategia y, por otra, porque cualTXLHUHQIRTXHHĂ&#x20AC;FD]HQPDWHULDGHVHJXULGDGVXSRQHODFRPSOHmentaridad del eje â&#x20AC;&#x153;represiĂłnâ&#x20AC;? y control social y el eje preventivo. $PERVVRQQHFHVDULRV\FRPSOHPHQWDULRVDXQTXHVHDQGLItFLOHV de equilibrar en prĂĄctica. 7.2.1.3. Los equipos tĂŠcnicos municipales

Los mediadores comunitarios, que por otra parte cumplen una IXQFLyQHVHQFLDOHQODUHVROXFLyQGHFRQĂ LFWRV\HQODFRQVROLGDciĂłn del tejido social, constituyen tambiĂŠn un potencial grupo beQHĂ&#x20AC;FLDULRGHFDSDFLWDFLyQ/RVPHGLDGRUHVFRPXQLWDULRVQHFHVLWDQ conocimientos tĂŠcnicos adaptables a cada situaciĂłn e intercambios con otros mediadores similares, porque su ejercicio pide mĂĄs habilidades comunitarias prĂĄcticas y un sentido de la imparcialidad que FRQRFLPLHQWRVHVSHFLDOL]DGRVHQXQDWHPiWLFDHVSHFtĂ&#x20AC;FD IDPLOLD escuela etc.). Los profesores, particularmente de los colegios donde la violencia VHPDQLĂ&#x20AC;HVWDHQIRUPDPiVHYLGHQWH\SUREOHPiWLFDGHEHUtDQUHFLbir, mĂĄs que una capacitaciĂłn, una formaciĂłn sistemĂĄtica en la materia que pueda asumir la forma de un reconocimiento acadĂŠmico. /RVDJHQWHVHQFDUJDGRVGHODSUHYHQFLyQDOFRQVXPR\WUiĂ&#x20AC;FRGH droga requieren una formaciĂłn que complemente su especializaciĂłn tĂŠcnica que apunte al trabajo en comunidad barrial y al trabajo intersectorial con otros agentes que focalizan los temas de seguridad o de salud pĂşblica. Estos conocimientos, y su actualizaciĂłn HQ IXQFLyQ GH OD HYROXFLyQ GHO WUiĂ&#x20AC;FR \ FRQVXPR SUREOHPiWLFR permite la formaciĂłn pluridisciplinaria. Las mujeres monitoras de VIF, cuyo desempeĂąo se da en el ĂĄmbito del barrio, necesitan una capacitaciĂłn bĂĄsica que les permiten ejercer su rol. En la mayorĂ­a de los casos no necesitan una escolaridad alta sino una capacidad de desempeĂąarse en el medio donde viven y actĂşan. Los lĂ­deres comunitarios barriales, dado su rol de guĂ­a y orientador en sus respectivas zonas residenciales y el carĂĄcter transversal de la seguridad requieren una capacitaciĂłn mĂ­nima sobre las formas de prevenciĂłn, el trabajo con policĂ­as y la constituciĂłn de redes locales.

128

Los equipos que trabajan en el ĂĄmbito municipal son reclutados habitualmente a partir de su conocimiento, por lo menos bĂĄsico, en la materia. Sin embargo, estos conocimientos requieren ser actualizados y comparados con otras experiencias. La formaciĂłn permanente otorgada a estos cuadros tĂŠcnicos puede seguir el modelo adoptado por el FESU o el modelo del programa â&#x20AC;&#x153;CiuGDGHVPiVVHJXUDV´GHODV1DFLRQHV8QLGDV 218+$%,7$7  ambos facilitan la participaciĂłn regular (por lo menos una vez al aĂąo) de estos cuadros en eventos internacionales que les permiten PERFECCIONAMIENTO DE LA PRĂ CTICA POLICIAL CIUDADANA, RIO DE JANEIRO, BRASIL El curso de Perfeccionamiento de la PrĂĄctica Policial Ciudadana (CAPPC) consiste en caliďŹ caciĂłn continua dirigida especialmente para el policĂ­a militar, que ha sido implementado en la PolicĂ­a Militar del Estado de RĂ­o de Janeiro (PMERJ), por la ONG Viva RĂ­o, desde el aĂąo 2002. Sus principales directrices son la humanizaciĂłn y la elevaciĂłn de la calidad del servicio policial militar, con prioridad en la prevenciĂłn del crimen y de la violencia, valorizando el papel comunitario de la actividad policial, la ĂŠtica profesional y el respeto de la ley. El curso estĂĄ compuesto esencialmente por estudios de casos obtenidos del cotidiano de los policĂ­as militares. Tales casos son presentados a los alumnos y trabajados en grupos por ellos, posibilitando el desarrollo de una comunicaciĂłn mĂĄs ďŹ&#x201A;uida entre los participantes, en donde las experiencias de cada uno faciliten la comprensiĂłn, la asimilaciĂłn de los conceptos y la adquisiciĂłn de nuevos conocimientos y tĂŠcnicas. (Viva RĂ­o www.vivario.org.br. TraducciĂłn Libre)


CapĂ­tulo 8: APOYOS A LA POLĂ?TICA LOCAL DE PREVENCIĂ&#x201C;N: FORMACIĂ&#x201C;N Y CAPACITACIĂ&#x201C;N DE AGENTES LOCALES

comparar sus experiencias con las de otros paĂ­ses, asegurando un intercambio regular (varias veces al aĂąo) con las otras municipalidades del paĂ­s en diferentes temĂĄticas de prevenciĂłn. Otro sistema de capacitaciĂłn para un funcionario municipal es la pasantĂ­a, quien teniendo una larga experiencia exitosa en una temĂĄtica se desplaza para participar en jornadas intensivas de talleres con uno o varios equipos tĂŠcnicos. Por otra parte, la formaciĂłn con reconocimiento acadĂŠmico puede ser importante para los equipos tĂŠcnicos porque les permite UHĂ H[LRQDUHQXQDPELHQWHDFDGpPLFRTXHIDFLOLWDHOFRQRFLPLHQWR y, ademĂĄs, constituye una forma de promociĂłn profesional. La capacitaciĂłn puede extenderse a equipos tĂŠcnicos municipales con competencia en materia de educaciĂłn, salud, obras pĂşblicas, comercio, esparcimiento etc. Este tipo de capacitaciĂłn contribuye DKDFHUHQWHQGHUORVHQIRTXHVSUHYHQWLYRV\HOVLJQLĂ&#x20AC;FDGRGHXQD cultura preventiva como tambiĂŠn la dimensiĂłn intersectorial del trabajo municipal. 7.2.2. Los contenidos de la formaciĂłn o capacitaciĂłn

Los principales contenidos de la formaciĂłn o capacitaciĂłn menFLRQDGRVVHUHĂ&#x20AC;HUHQDODFRPSUHQVLyQGHORVGHVDItRVGHODSUHYHQciĂłn y seguridad tanto para la cohesiĂłn social, la calidad de vida de la gente y la disminuciĂłn del temor de la poblaciĂłn; al entender los temas de inseguridad pero tambiĂŠn los aspectos de la cohesiĂłn social como las relaciones entre generaciones, la inclusiĂłn social, los proyectos de ciudad inclusiva, la democratizaciĂłn de las relaciones intrafamiliares y el rol protagĂłnico de las mujeres, por ejemplo. El conocimiento de los enfoques de intervenciĂłn y sus respectivos supuestos en materia de prevenciĂłn es un tema relevante de cualquier capacitaciĂłn y formaciĂłn, en especial si predomina, en la mayorĂ­a de los habitantes, el supuesto del funcionamiento y la DXWRVXĂ&#x20AC;FLHQFLDGHODSUHYHQFLyQSHQDO\QRODSUHYHQFLyQVRFLDO\ situacional, y la exigencia de la coproducciĂłn. Un tercer aspecto, complementario de lo anterior, es el conociPLHQWRHVSHFtĂ&#x20AC;FRGHORVFDPSRVGHDFFLyQTXHVHUHĂ&#x20AC;HUHQDJUXpos a los cuales va dirigida la prevenciĂłn social. En primer lugar a los jĂłvenes, relevante grupo objetivo de la prevenciĂłn social. Es importante el conocimiento de los componentes culturales y las SUiFWLFDVGHORVMyYHQHVFRPRWDPELpQVXVFRQĂ LFWRVJHQHUDFLRnales, lo que permite evitar los numerosos prejuicios adultocentristas sobre la juventud, particularmente aquella en â&#x20AC;&#x153;situaciĂłn de riesgoâ&#x20AC;?. La toma de conciencia del aspecto creativo de la cultura ´XQGHUJURXQGÂľGHOVLJQLĂ&#x20AC;FDGRGHXQDIRUPDGHH[SUHVLyQFRPR HOJUDIĂ&#x20AC;WWLGHODVSDQGLOODVGHODVEDUUDVEUDYDVGHOFRQVXPRMXYH-

Es necesaria una formaciĂłn continua de actores, con un intercambio entre distintas ciudades y experiencias de AmĂŠrica Latina que rescate y discuta sobre ellas y permita asĂ­ enfrentar de mejor forma la seguridad en realidades cambiantes y dinĂĄmicas.

nil de drogas en las diversas etapas de la adolescencia, etc., ayuda a construir puentes indispensables a la coproducciĂłn de seguridad territorial. En segundo lugar, contribuir a hacer entender el rol ciudadano de las mujeres en todo lo que es la intervenciĂłn preventiva de la violencia hacia ellas, en los hogares y en la sociedad, permite DYDQ]DUHQODUHVROXFLyQGHFRQĂ LFWRVODHOLPLQDFLyQGHODYLRlencia y en la rehabilitaciĂłn de autores de violencia sin limitarse a mirar a las mujeres solo como vĂ­ctimas. Este aspecto de la formaciĂłn puede extenderse, cuando corresponde, a la comprensiĂłn de lo que es la prevenciĂłn de la violencia en el ĂĄmbito escolar para entender el rol de cada grupo de actores (docentes, padres, alumnos y entorno). Vale tambiĂŠn para el trabajo de reinserciĂłn de ex convictos, generalmente mal entendido y a menudo estigmatizante. Un cuarto punto importante en la capacitaciĂłn es la habilidad para analizar los problemas de seguridad y su inserciĂłn en el contexto de las polĂ­ticas sociales de una ciudad. La dimensiĂłn transversal de la seguridad obliga a una comprensiĂłn de sus diversos aspectos. En la perspectiva de la creaciĂłn progresiva de una cultura de la prevenciĂłn, la capacidad de anĂĄlisis de las situaciones de inseguridad y de todos sus aspectos es esencial. La prevenciĂłn debe transformarse progresivamente, como en BogotĂĄ, en un patrimonio de los habitantes. Un quinto componente concierne al trabajo mancomunado con las policĂ­as. Este aspecto es relevante, cualquiera sea el marco institucional de este trabajo, porque permite un encuentro entre actores bĂĄsicos de la prevenciĂłn. Es por ĂŠsto que conviene articular cursos donde policĂ­as y agentes locales participen. $XQTXH VHD JHQHUDOPHQWH PiV GLItFLO HO DSUHQGL]DMH GHO WUDEDjo con jueces puede ser Ăştil tanto para facilitar la acciĂłn judicial como permitir entender las ventajas y limitaciones del impacto preventivo de la justicia. El aprendizaje de trabajo intersectorial y en redes es un aspecto relevante de la capacitaciĂłn. Sin un aprendizaje mĂ­nino, la tendencia

129


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

predominante al egoĂ­smo institucional o al trabajo en relaciĂłn exclusivamente vertical permanecerĂĄ. Ejercicios de trabajo en redes son componentes de los cursos de capacitaciĂłn sobre todo en el iUHDGHSUHYHQFLyQSRUGHĂ&#x20AC;QLFLyQWUDQVYHUVDO Finalmente es evidente que para cada caso de capacitaciĂłn el aprendizaje de los instrumentos que corresponden es esencial. Por ejemplo, si se enseĂąa la realizaciĂłn de un diagnĂłstico participativo, ejercicios sobre el anĂĄlisis de datos, sobre las modalidades de realizar una breve encuesta, sobre las marchas exploratorias, los mapas perceptuales, las consultas comunitarias y las diversas herramientas presentadas en el capĂ­tulo sobre diagnĂłstico son necesarios.

7.3. LAS MODALIDADES DE FORMACIĂ&#x201C;N O CAPACITACIĂ&#x201C;N Las modalidades de formaciĂłn o capacitaciĂłn son mĂşltiples, pero todas requieren de una instituciĂłn sea regional o nacional que las otorgue. Una fĂłrmula de trabajo en redes a travĂŠs de centros regionales que se especializan en diversas ĂĄreas y que tienen cada uno un buen conocimiento del terreno nacional puede ser una fĂłrmula adecuada a condiciĂłn de tener acuerdos de colaboraciĂłn efectivos. Un centro de formaciĂłn debe tener la capacidad de ofrecer cursos RWDOOHUHVĂ H[LEOHV\DGDSWDEOHVDGLYHUVRVS~EOLFRVHQODVP~OWLSOHViUHDVGHODSUHYHQFLyQORTXHQRVLJQLĂ&#x20AC;FDTXHGHEHWHQHUXQ personal que cubre todos los aspectos de la prevenciĂłn. Se trata, dado los costos de un personal especializado, de poder contar sobre temas especializados -como por ejemplo los aspectos de la formaciĂłn psicolĂłgica en materia de prevenciĂłn al consumo de drogas-, de poder contar con un personal especializado perteneciente a otras instituciones con las cuales hay acuerdo de colaboraciĂłn o con personas de instituciones universitarias o de ONG disponibles para cubrir estos aspectos. Sin embargo, el centro de formaciĂłn debe disponer de un equipo de formadores acostumbrados a diversos pĂşblicos y capaces de otorgar una formaciĂłn de base en todos los campos de la prevenciĂłn. Un centro de este tipo ligado a una universidad en la medida que dispone de equipos que mezclan la actividad formativa con la investigaciĂłn aplicada y la

130

Mientras mĂĄs ciudades son seguras, menos difĂ­cil serĂĄ mantenerlas asĂ­. Traspasar la informaciĂłn y los conocimientos nos favorece a todos. Buenos vecinos (a nivel de ciudades, regiones y estados) mejoran los sectores y la regiĂłn.

docencia universitaria ayuda a mantener un nivel de calidad adecuado porque permite la actualizaciĂłn permanente de los conocimientos y dispone de los instrumentos de evaluaciĂłn tanto de los cursos como de las prĂĄcticas preventivas. La formaciĂłn puede ser presencial o virtual. 8QFHQWURFRQHVWDVFDUDFWHUtVWLFDVVLELHQSXHGHVHUĂ&#x20AC;QDQFLDGR por un gobierno o por un municipio, mejora si es independiente y evita los problemas de los cambios polĂ­ticos y de las sucesivas dependencias. La prĂĄctica, comĂşn a varios estados, de un equipo centralizado que forma y guĂ­a, presenta mĂĄs inconvenientes que ventajas, porque crea dependencia de las sucesivas formas de concebir lo â&#x20AC;&#x153;polĂ­ticamente correctoâ&#x20AC;?. La segunda forma de capacitar es el intercambio segĂşn la fĂłrmula )(68R´&LXGDGHVPiV6HJXUDVÂľ 218+$%,7$7 ORTXHSXHde ser realizado por un centro de formaciĂłn, por lo menos en las temĂĄticas principales, no obstante la posibilidad frecuente en la regiĂłn de seminarios y conferencias. La ventaja de organizar estos encuentros a partir de un centro es su carĂĄcter mĂĄs sistemĂĄtico, porque permite abarcar, si el centro se mantiene al tanto de la evoluciĂłn de las prĂĄcticas vigentes, una gama amplia de experiencias vĂĄlidas. Por ende, un centro de formaciĂłn deberĂ­a no sĂłlo tener una caSDFLGDGĂ H[LEOHGHIRUPDU\FDSDFLWDUVLQRWDPELpQGHJXLDUHQcuentros en los cuales se comparen prĂĄcticas, sistematicen estas experiencias nacionales o internacionales y se disponga de una red de instituciones capaces de colaborar en la capacitaciĂłn y el intercambio temĂĄtico.


CONCLUSIONES FINALES

CONCLUSIONES FINALES

Una polĂ­tica de seguridad ciudadana a nivel local requiere instrumentos, metodologĂ­as y herramientas conceptuales y prĂĄcticas para su generaciĂłn, desarrollo y sostenibilidad. TambiĂŠn necesita de la participaciĂłn de distintos actores y sectores que puedan, en un trabajo coordinado y coproducido, desarrollar iniciativas que se orienten a construir ciudades con mejores niveles de bienestar y calidad de vida. Esta GuĂ­a pretende contribuir y responder a estas exigencias, y constituirse en una iniciativa que busca aportar a los gobiernos locales para que, recogiendo las experiencias y trayectorias prometedoras, puedan construir su camino propio para una ciudad mĂĄs cohesionada y mĂĄs segura. Esta GuĂ­a puede permitir revisar y analizar los problemas, enfoques, prĂĄcticas y desafĂ­os presentes, y hacerlo en forma sistemĂĄtica siguiendo un proceso riguroso pero que debe ser adaptado a cada caso. $ORODUJRGHHVWD*XtDVHKDQIRUPXODGRXQFRQMXQWRGHKHUUDPLHQWDVWHyricas y prĂĄcticas para el diseĂąo e implementaciĂłn de una polĂ­tica de prevenciĂłn a nivel local. En primer lugar, se han entregado elementos del contexto GHODYLROHQFLD\FULPLQDOLGDGHQ$PpULFD/DWLQD8QDPLUDGDDODUHDOLGDG de la regiĂłn, tanto en relaciĂłn a los problemas como a las experiencias de SUHYHQFLyQH[LVWHQWHVHQGLVWLQWDVFLXGDGHV\SDtVHVGH$PpULFD/DWLQD\TXH han contribuido al desarrollo de polĂ­ticas orientadas a la cohesiĂłn social y seguridad ciudadana. Se han propuesto algunos requerimientos para poder dar inicio a una polĂ­tica de prevenciĂłn local, como los necesarios liderazgos, coaliciones, presencia de distintos actores y la competencia de los equipos tĂŠcnicos. Se seĂąalan, por otra parte, los aspectos fundamentales de un diagnĂłstico local, tanto en su diseĂąo como implementaciĂłn y uso. Se han propuesto un conjunto de temas relevantes a considerar en un diagnĂłstico local en temas de seguridad. Para la formulaciĂłn de una estrategia de prevenciĂłn local, se han presentado KHUUDPLHQWDVSDUDHOGLVHxRHLPSOHPHQWDFLyQGHpVWD$VtWDPELpQVHHVSHUD que los ejemplos presentados sean una contribuciĂłn para quienes implementen polĂ­ticas de prevenciĂłn. El monitoreo y evaluaciĂłn en una polĂ­tica de prevenciĂłn local es fundamental. Por ello se entregan ejemplos de instrumentos de monitoreo y de evaluaciĂłn., asĂ­ como enfoques y conceptos orientadores en esta temĂĄtica. El rol de las comunicaciones es otro aspecto clave en una polĂ­tica de prevenFLyQORFDO6HKDH[SOLFDGR\HMHPSOLĂ&#x20AC;FDGRHOSDSHOGHpVWDVHQODVGLVWLQWDV etapas de implementaciĂłn de una polĂ­tica. TambiĂŠn se ha explicado la importancia de la institucionalizaciĂłn de una polĂ­tica y cĂłmo llevarla a cabo en la gestiĂłn de ĂŠsta a nivel de un gobierno local. Finalmente, se han entregado algunas lĂ­neas para desarrollar acciones de formaciĂłn y capacitaciĂłn, que aporten al desarrollo de las polĂ­ticas de prevenciĂłn en seguridad ciudadana

Desde esta GuĂ­a surgen nuevos requerimientos. El primero, es la necesidad GHSUHSDUDUJXtDVSDUDODSUHYHQFLyQGLULJLGDDVHFWRUHVHVSHFtĂ&#x20AC;FRVFRPR por ejemplo jĂłvenes en situaciĂłn de riesgo, barrios crĂ­ticos, violencia escolar, etc. Esta GuĂ­a es la primera de una serie dirigida a ciudades en que ONU+$%,7$7HQFRODERUDFLzQFRQ8$+\RWUDVHQWLGDGHVLQWHQWDGHVDUUROODU para proporcionar instrumentos complementarios. Se requiere poner atenciĂłn y actuar sobre otros temas para apoyar y manteQHUHOSURJUHVRGHODSUHYHQFLyQORFDOHQODVFLXGDGHVGH$PpULFD/DWLQD Â&#x2021; (VHVHQFLDOSURPRYHUHVSDFLRVGHIRUPDFLyQ\FDSDFLWDFLyQDQLYHOORFDO dirigida a distintos actores de la prevenciĂłn, en lĂ­nea con las propuestas de esta GuĂ­a, que permitan garantizar a las comunas o ciudades la sustentabilidad de su proceso de coproducciĂłn permanente de seguridad. Â&#x2021; 5HVFDWDU OD GLYHUVLGDG GH H[SHULHQFLDV H[LVWHQWHV HQ $PpULFD /DWLQD \ promover intercambios entre ĂŠstas, generando nuevas prĂĄcticas y conocimiento, constituye otra exigencia que deriva de las lecciones de esta GuĂ­a. Â&#x2021; *HQHUDUVLVWHPDVGHREVHUYDFLyQ\PRQLWRUHRVLVWHPiWLFRGHSROtWLFDV programas y proyectos de prevenciĂłn local y seguridad que se inserten en el conjunto de Observatorios que han surgido en la regiĂłn durante los Ăşltimos aĂąos, siguiendo el ejemplo de BogotĂĄ; serĂĄ necesario tanto para documentar tendencias y resultados como para evaluar prĂĄcticas y apoyar el debate en la regiĂłn. Â&#x2021; 3URPRYHU OD GHVFHQWUDOL]DFLyQ \ ODV SROtWLFDV XUEDQDV FRPR FRQWH[WRV necesarios de cualquier polĂ­tica de seguridad; es fundamental a nivel nacional para proporcionar un â&#x20AC;&#x153;ambiente posibilitadorâ&#x20AC;?, como lo es tambiĂŠn el apoyo de Instituciones como ONG y PolicĂ­a, necesario para una promociĂłn mĂĄs sustentable del enfoque que promueve esta guĂ­a. Â&#x2021; 6HUiLPSRUWDQWHSDUDODFRPXQLGDGLQYHVWLJDGRUDGHVDUUROODUQXHYDVOtneas de investigaciĂłn en la temĂĄtica, vinculando experticias y diversidad de actores, particularmente en materia de articulaciĂłn de las polĂ­ticas de prevenciĂłn local de seguridad ciudadana con el conjunto de polĂ­ticas VRFLDOHV ORFDOHV \ FHQWUDOHV SURIXQGL]DQGR OD UHĂ H[LyQ VREUH JREHUQDbilidad. TambiĂŠn parece esencial el desarrollo de investigaciĂłn sobre la problemĂĄtica juvenil, central para la cohesiĂłn de las naciones de la regiĂłn. El surgimiento reciente de formas de investigaciĂłn donde los actores son los jĂłvenes, abre nuevas perspectivas en el esfuerzo para quebrar el PXURGHLQYLVLELOLGDGGHODMXYHQWXGHQODGHĂ&#x20AC;QLFLyQHLPSOHPHQWDFLyQ de polĂ­ticas. Â&#x2021; $FUHFHQWDU OD SDUWLFLSDFLyQ \ UHVSRQVDELOLGDG FLXGDGDQD SURPRYHU XQ mayor protagonismo de los jĂłvenes, relevar la dimensiĂłn de gĂŠnero, incorporar cada vez con mayor ĂŠnfasis las particularidades de las comunas y localidades, en la comprensiĂłn y anĂĄlisis de los fenĂłmenos de seguridad y convivencia, son algunas de las tareas pendientes a las cuales esta GuĂ­a pretende contribuir y proporcionar impulso.

131


GUรA PARA LA PREVENCIร“N LOCAL - HACIA POLรTICAS DE COHESIร“N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

GLOSARIO

Cifra Negra: Equivalente a tasa de subdeclaraciรณn, es una estimaciรณn del porcentaje de delitos que no son denunciados a la policรญa o que no OOHJDDVHUFRQRFLGRVRร€FLDOPHQWHSRUHOVLVWHPDGHMXVWLFLD

GHDPEDV6XREMHWLYRHVHQWUHJDUORVDQWHFHGHQWHVQHFHVDULRVSDUDGLseรฑar una estrategia de intervenciรณn pertinente capaz de solucionar o PLWLJDUHOSUREOHPDRQHFHVLGDGTXHPRWLYDODDFFLyQ

2. Coaliciรณn:&RUUHODWLYRDOFRQFHSWRGHยดSDUWQHUVKLSยต HQLQJOpV 2UJDnizaciรณn de individuos representantes de diversas instituciones, grupos o sectores que estรกn de acuerdo en trabajar juntos para lograr una meta FRP~Q8QDFRDOLFLyQLGyQHDGHELHUDWHQHUXQWUDEDMRPXOWLVHFWRULDOFRRSHUDWLYR\VLQpUJLFR

10. Diagnรณstico de seguridad:(VHOSURFHGLPLHQWRSRUHOFXDOVHLGHQWLร€FDXQDSUREOHPiWLFDHQXQWHUULWRULR(VWHLPSOLFDXQDQiOLVLVVLVWHPiWLFR cuyo objetivo es adquirir una comprensiรณn de la situaciรณn de la inseguridad, sus causas, manifestaciones y sus consecuencias en la poblaciรณn; LPSOLFDWDPELpQLGHQWLร€FDUORVDFWLYRV\ORVUHFXUVRVSDUDODSUHYHQFLyQ (VXQDKHUUDPLHQWDTXHSHUPLWHLGHQWLร€FDUSULRULGDGHV\D\XGDDGHWHUPLQDUXQDHVWUDWHJLDTXHSHUPLWLUiOOHYDUGLFKDVSULRULGDGHVDFDER

1.

3. Conducta desviada:&RQGXFWDTXHYLRODRWUDQVJUHGHXQDQRUPDVRFLDO Bajo este rรณtulo no solo se encierran conductas criminales tales como matar, robar, violar, agredir; sino tambiรฉn otras acciones socialmente no GHVHDGDVFRPRHOVXLFLGLRHODOFRKROLVPRHOH[KLELFLRQLVPRHWF&DEH seรฑalar que estas conductas son relativas, es decir, de contenido cambiante y variable segรบn el tiempo y el lugar, pues dependen de la sociedad y la FXOWXUDGRPLQDQWH 4. Coproducciรณn: Proceso que permite que todas las agencias del Estado central y local, las instituciones de la sociedad civil, el sector privado y los habitantes involucrados, participen en forma responsable en la construcFLyQGHXQDFLXGDGSDUDHQIUHQWDUHร€FD]\FRRUGLQDGDPHQWHORVSUREOHPDVGHLQVHJXULGDG 0DUFXV09DQGHUVFKXHUHQ)  5. Creatividad:6HUHร€HUHDGRVFRQFHSWRV3RUXQDSDUWHDODPDQLIHVWDciรณn de grupos sociales que expresan en forma novedosa su situaciรณn social en particular a travรฉs de formas artรญsticas y por otra parte a la dimensiรณn creativa sociocultural, es decir, a la capacidad de generaciรณn de sentidos e ideas que no estaban presentes a travรฉs de manifestaciones DUWtVWLFDV 6. Cultura Local: Cultura local o vernรกcula es un tรฉrmino utilizado por ORVHVWXGLRVPRGHUQRVGHJHRJUDItDDQWURSRORJtDKLVWRULD\VRFLRORJtD Hace referencia a formas de cultura hechas y organizadas en los conWH[WRVORFDOHVFRPRHOEDUULRODYLOODHOSDVDMHHOFOXEHWF(OXVRGHO WpUPLQRLPSOLFDJHQHUDOPHQWHXQDIRUPDFXOWXUDOTXHGLร€HUHGHODFXOWXUD tradicional de hondas raรญces y tambiรฉn de comunidades y/o subculturas IXHUWHPHQWHRUJDQL]DGDV\RUHOLJLRVDV 7. Delito: 'HO ODWLQR GHOLQTXHUH TXH VLJQLร€FD DEDQGRQDU DSDUWDUVH GHO EXHQFDPLQRDOHMDUVHGHOVHQGHURVHxDODGRSRUODOH\(OGHOLWRHVODYLRlaciรณn de la ley penal o, para ser mรกs exactos, la infracciรณn de una orden o prohibiciรณn impuesta por la ley; en consecuencia, delito serรก todo hecho al cual el ordenamiento jurรญdico penal le adscribe como consecuencia una SHQDLPSXHVWDSRUODDXWRULGDGMXGLFLDOSRUPHGLRGHXQSURFHVR 8. Denunciar: Ejercicio y derecho ciudadano de dejar constancia ante la autoridad policial o judicial, de algรบn acto ilรญcito o falta que atenta contra ORHVWDEOHFLGRHQHOFyGLJRSHQDO(QODPD\RUtDGHORVFDVRVODSROLFtD\ los tribunales sรณlo actuarรกn en la medida que un ciudadano formaliza una GHQXQFLD 9. Diagnรณstico: En el contexto de una intervenciรณn social, es el proceso de recolecciรณn, anรกlisis e interpretaciรณn de informaciรณn sobre una realidad VRFLDOHQHOPDUFRGHXQSUREOHPDTXHVHGHร€QHFRPRIRFRGHLQWHUpV Para ello se utilizan tรฉcnicas cualitativas, cuantitativas o la combinaciรณn

132

11. Dimensiรณn objetiva de la seguridad: La existencia de factores de riesgo reales y medibles, como la criminalidad y la violencia; o bien la inexistencia de mecanismos de protecciรณn, o la ausencia de mecanismos UHSDUDGRUHVODLQHร€FLHQFLDGHOVLVWHPDGHDGPLQLVWUDFLyQGHMXVWLFLDSHQDO constituyen variables fundamentales que generan objetivamente seguriGDG 7XGHOD  12. Dimensiรณn subjetiva de la seguridad: Existe un sesgo social y cultuUDOTXHLQรX\HHQODSHUFHSFLyQGHORVSHOLJURV/DVHJXULGDGHVWDPELpQ XQD FRQVWUXFFLyQ LPDJLQDULD GH XQ PHGLR VRFLDO SDUWLFXODU 9DULDEOHV como โ€œriesgoโ€ y โ€œprobabilidad de ser vรญctimaโ€ son relativas y dependen del sujeto que vive el daรฑo, del actor social inserto en una medio VRFLRFXOWXUDOHVSHFtร€FR/DVQRFLRQHVGHULHVJRQRHVWiQEDVDGDV~QLcamente en razones prรกcticas o en juicios empรญricos y objetivos; son nociones construidas social y culturalmente, que enfatizan algunos asSHFWRVGHOSHOLJURHLJQRUDQRWURV'HHVWDIRUPDHVODHYDOXDFLyQTXH ODVSHUVRQDVKDFHQUHVSHFWRGHVXSURSLDH[LVWHQFLD\GHODHร€FDFLDGH los mecanismos de seguridad de que disponen y que sedimenta en un SDUWLFXODU HVWDGR SVLFROyJLFR FRPR VRQ HO WHPRU OD LQVHJXULGDG HWF 7XGHOD  13. Disuasiรณn: Intento de desincentivar el delito a travรฉs de la amenaza de FDVWLJR 14. Drogas ilรญcitas:/D206GHร€QHGURJDVFRPRยดFXDOTXLHUVXVWDQFLDTXH DOLQWHULRUGHXQRUJDQLVPRYLYLHQWHSXHGHPRGLร€FDUVXSHUFHSFLyQHVWDGRGHiQLPRFRJQLFLyQFRQGXFWDRIXQFLRQHVPRWRUDVยต/D2UJDQL]DFLyQGHODV1DFLRQHV8QLGDV 218 SDUDHOFRQWUROGHGURJDVQRHVWDEOHce una distinciรณn entre drogas legales o ilegales; sรณlo seรฑalan el uso como OtFLWRRLOtFLWR3HURHQJHQHUDOVHHPSOHDHOWpUPLQRGURJDLOHJDORLOtFLWD al hablar de aquellas que estรกn bajo un control internacional, que pueden RQRWHQHUXQXVRPpGLFROHJtWLPRSHURTXHVRQSURGXFLGDVWUDร€FDGDV \RFRQVXPLGDVIXHUDGHOPDUFROHJDO 15. Encuesta: Tรฉcnica de recolecciรณn de datos, conformada por un conjunto de preguntas normalizadas dirigidas a una muestra representativa de ODSREODFLyQRLQVWLWXFLRQHVFRQHOร€QGHFRQRFHUHVWDGRVGHRSLQLyQR KHFKRVHVSHFtร€FRV 16. Enfoque integral de seguridad: Perspectiva que incluye el reconoFLPLHQWR GH ORV GLVWLQWRV iPELWRV WUDQVYHUVDOHV GH OD  VHJXULGDG /D comprensiรณn de la inseguridad, la violencia y la delincuencia como un fenรณmeno multidimensional -estructural, psicosocial, econรณmico, legal, judicial, polรญtico y cultural- exige desarrollar un enfoque holรญstico que, a


GLOSARIO

su vez, obliga al diseรฑo de una estrategia y acciones intersectoriales para HQIUHQWDUHOSUREOHPDHQWRGDVVXVH[SUHVLRQHV 7XGHOD 

ciudadanos y los grupos expresan sus intereses, ejercen sus legรญtimos deUHFKRVFXPSOHQVXVREOLJDFLRQHV\PHGLDQVXVGLIHUHQFLDV

17. Estrategia: Ruta a seguir por las grandes lรญneas de acciรณn contenidas en las polรญticas de una organizaciรณn para alcanzar los propรณsitos, objetivos y PHWDVSODQWHDGRVHQHOFRUWRPHGLDQR\ODUJRSOD]R

24. Gobernanza: Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo econรณmico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el PHUFDGRGHODHFRQRPtD 5$( (OFRQFHSWRVHXWLOL]DSRUWDQWR SDUDGHVLJQDUODHร€FDFLDFDOLGDG\EXHQDRULHQWDFLyQGHODLQWHUYHQFLyQ del Estado, que proporciona a รฉste buena parte de su legitimidad (Bar &HQGyQ$ 

18. Evaluaciรณn: Proceso que procura determinar periรณdicamente y de maneUDVLVWHPiWLFD\REMHWLYDODSHUWLQHQFLDHร€FDFLDHร€FLHQFLDHLPSDFWRGHXQ SUR\HFWRRSURJUDPDDODOX]GHVXVREMHWLYRVยต 81,&() 7LHQH FRPRREMHWLYRGHWHFWDURSRUWXQDPHQWHODVIRUWDOH]DV\GHร€FLHQFLDVGHORV procesos de ejecuciรณn, para hacer ajustes conducentes a una gestiรณn รณptima de las iniciativas, โ€œpara optimizar los resultados esperados y responder DODVH[SHFWDWLYDVGHODFLXGDGDQtDยต 2(&'  19. Factores de protecciรณn: Asociados a delincuencia, violencia e inseguridad, son aquellas situaciones que impiden, inhiben o disminuyen la comiVLyQGHXQGHOLWRRVXFHVRYLROHQWR&RPRIDFWRUHVGHSURWHFFLyQSXHGHQ LGHQWLร€FDUVH ODV VLWXDFLRQHV FRQWUDULDV D ODV GHร€QLGDV FRPR IDFWRUHV GH ULHVJR )RURGH([SHUWRVHQ6HJXULGDG&LXGDGDQD 

25. Historia Local: Nivel de aproximaciรณn de la ciencia histรณrica situada enWUHHOQLYHOIDPLOLDU\HOUHJLRQDORQDFLRQDO/D+LVWRULD/RFDOVHYHFRPR parte del continuo que representa el devenir del hombre por el itinerario del tiempo, por tanto tiene como objeto de estudio relatos acerca de viYHQFLDVH[SOLFDGDVSRUVXVSURSLRVSURWDJRQLVWDV Esta aproximaciรณn histรณrica contribuye a reforzar la identidad y a revitalizar la ciencia histรณrica, explicando la realidad con las contradicciones econรณmico-sociales, que permanentemente potencian el movimiento de ORVVXMHWRVHQSRVGHOFDPELRRWRUJiQGROHVXQDPDUFDGDKLVWRULFLGDG

20. Factores de riesgo: Asociados a delincuencia, violencia e inseguridad, VHLGHQWLร€FDQXQFRQMXQWRGHVLWXDFLRQHVRFDUDFWHUtVWLFDVTXHDXPHQWDQ el riesgo tanto de que una persona infrinja la ley como que resulte ser YtFWLPDGHXQGHOLWR(QWUHORVIDFWRUHVGHULHVJRLGHQWLร€FDGRVTXHWLHQHQ relaciรณn con aspectos individuales, familiares, sociales, econรณmicos, culturales y de contexto- se encuentran variables como pobreza y desempleo, deserciรณn escolar, exclusiรณn social (especialmente en el caso de los jรณvenes), familias disfuncionales, padres negligentes, violencia intrafamiliar, discriminaciรณn y exclusiรณn, degradaciรณn del medio urbano y de los lazos sociales, vigilancia inadecuada de lugares y disponibilidad de bienes fรกciOHVGHWUDQVSRUWDU\UHGXFLU )RURGH([SHUWRVHQ6HJXULGDG&LXGDGDQD  

26. Institucionalizar: Incorporaciรณn de prรกcticas, costumbres y valores a una estructura pรบblica, que permite la internalizaciรณn de รฉstas en sus acFLRQHVFRWLGLDQDV\FXOWXUDRUJDQL]DFLRQDO

21. Focalizaciรณn: Proceso mediante el cual se concentran los esfuerzos y recursos en un determinado objeto o poblaciรณn, dada la existencia de factores socio-ambientales -como la pobreza, la cesantรญa, la marginalidady la desigual cobertura de servicios de justicia y policรญa, se debe procurar la intervenciรณn y concentraciรณn de los esfuerzos preventivos, atendiendo DYDULDEOHVWDQWRVRFLRGHPRJUiร€FDV\HVSDFLDOHVFRPRHQVHJPHQWRVHQ mayor riesgo, por ejemplo, en sectores sociales con un menor acceso a la justicia o mรกs vulnerables a la acciรณn criminal e inseguridad -como ocurre en el caso de las mujeres, las personas de mรกs edad, los jรณvenes, entre RWURV 7XGHOD 

28. Maras: Tรฉrmino que proviene de marabunta, un tipo de hormigas que YLYHHQFRORQLDV\FRQVWUX\HJUDQGHVQLGRV1RPEUHSRSXODUGHODVSDQdillas de jรณvenes centroamericanos que tuvieron su origen en la ciudad estadounidense de Los รngeles (LA) como defensa contra otras pandillas GHRULJHQpWQLFDGLIHUHQWH(VWDVSDQGLOODVGHULYDGDVLQLFLDOPHQWHGHODV SDQGLOODVFRQRFLGDVFRPR6DOYDWUXFKD\&DOOHDOVHUGHSRUWDGDVGHVGH ((88DVXVSDtVHVGHRULJHQKDQFRQWURODGRXQFRQMXQWRGHSDQGLOODV juveniles locales centroamericanas organizรกndolas en โ€œclickasโ€ (cรฉlulas de la pandilla) que operan principalmente en los paรญses del Triangulo del 1RUWH *XDWHPDOD(O6DOYDGRU\+RQGXUDV  Tres caracterรญsticas de las maras las diferencian de las pandillas juveniles WUDGLFLRQDOHV  3RUXQDSDUWHVXRULJHQGHODPLJUDFLyQ\GHSRUWDFLyQIRU]DGDGHVGH/$ 6PXWW0&UX]-0  En segundo lugar su expansiรณn mรกs allรก del barrio a nivel regional o nacional e internacional y con ella la extensiรณn de su red de actividades delicWLYDV$SDUWLUGHHVWDH[SDQVLyQ 7ULiQJXORGHO1RUWH\HQIRUPDPHQRU VXUGH0p[LFR\1LFDUDJXD VHWUDQVร€HUHODSHUWHQHQFLDHLGHQWLGDGEDUULDO TXHWUDGLFLRQDOPHQWHGHร€QHQODVSDQGLOODVDXQUHIHUHQWHpWQLFR\DRWURV VLPEyOLFRVFRPRHOWDWXDMHODYHVWLPHQWDRORVWDJVRJUDIร€WL En tercer lugar, el nivel organizacional mรกs vertical que aquel de la pandiOODWUDGLFLRQDO\IXQFLRQDODODDFWLYLGDGGHOLFWLYDTXHDVXPHQ QDUFRWUiร€FR

22. Gestores locales: Actores que llevan a cabo la polรญtica de prevenciรณn en HOWHUULWRULR'HEHQSRVHHUFRQRFLPLHQWRGHOiUHDOLGHUD]JR\FDSDFLGDG de convocatoria en el sector; ser capaces de conciliar miradas, posturas e intereses locales y saber traducir la polรญtica de prevenciรณn a la realidad LQPHGLDWD 23. Gobernabilidad: Este concepto se enmarca en el รกmbito de la โ€œcapaciGDGGHJRELHUQRยตGHSURFHVDUHร€FD]PHQWHGHPDQGDVUHDOL]DGDVDOVLVWHPD polรญtico por parte de la ciudadanรญa, de una manera considerada como OHJtWLPDHQHOPDUFRGHXQHVWDGRGHGHUHFKR\GHPRFUiWLFR&RPSUHQGH los mecanismos, los procesos y las instituciones, mediante los cuales los

27. Mapeo del Crimen: Tรฉcnica de anรกlisis que se basa en el examen de la distribuciรณn de los delitos en un territorio, en funciรณn de variables criminolรณgicas, reconociendo รกreas de mayor incidencia de delito o focos delicWXDOHVOODPDGDVยดKRWVSRWVยตRยด]RQDVFDOLHQWHVยต(QODDFWXDOLGDGH[LVWHQ programas informรกticos, conocidos como SIG (sistema de informaciรณn JHRJUiร€FR TXHIDFLOLWDQODJHRUUHIHUHQFLDFLyQGHVXFHVRVYLQFXODGRVDOD inseguridad y que se emplean en la elaboraciรณn de diagnรณstico, el diseรฑo \ODHYDOXDFLyQGHSROtWLFDVGHSUHYHQFLyQ

133


GUĂ?A PARA LA PREVENCIĂ&#x201C;N LOCAL - HACIA POLĂ?TICAS DE COHESIĂ&#x201C;N SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

GHOLQFXHQFLDXUEDQD (VWD~OWLPDFDUDFWHUtVWLFDKDLGRUHIRU]iQGRVHDUDt] GH  OD HVWLJPDWL]DFLyQ \ UHSUHVLyQ SROLFLDO H[WUHPD GHVGH  ´PDQR GXUDÂľ ´VXSHUPDQRÂľ GXUD WROHUDQFLD FHUR HWF  \ HO SDVDMH GH PXFKRV â&#x20AC;&#x153;marerosâ&#x20AC;? por la cĂĄrcel, lo que radicaliza la dimensiĂłn â&#x20AC;&#x153;criminalâ&#x20AC;? de estas SDQGLOODV\OHVFRQĂ&#x20AC;JXUDFDUDFWHUtVWLFDVGHRUJDQL]DFLyQFDVLFODQGHVWLQD SDUDHYLWDUODUHSUHVLyQSROLFLDO &UX]-0  29. Monitoreo: â&#x20AC;&#x153;Seguimiento sistemĂĄtico y periĂłdico de la ejecuciĂłn de una actividad, que busca determinar el grado en que su desenlace coincida FRQORSURJUDPDGRFRQHOĂ&#x20AC;QGHGHWHFWDURSRUWXQDPHQWHGHĂ&#x20AC;FLHQFLDV REVWiFXORV\RQHFHVLGDGHVGHDMXVWHGHODHMHFXFLyQÂľ 81,&()  30. Objetivo: Descripciones objetivas y concisas de que se pretende alcanzar FRQ OD LQWHUYHQFLyQ TXH VH HVWi SODQHDQGR R HMHFXWDQGR /RV REMHWLYRV estĂĄn orientados a determinar la â&#x20AC;&#x153;metaâ&#x20AC;? que se quiere lograr en un determinado tiempo, por tanto, deben ir acotados a una realidad y tiempo GHWHUPLQDGRV 31. Observatorio municipal de seguridad: InstituciĂłn que se dedica a la investigaciĂłn operativa que permita soluciones concretas a los problemas de convivencia ciudadana en materia de seguridad al interior del territorio GHOPXQLFLSLR\HQFRODERUDFLyQFRQpO 32. Pandilla o gang de jĂłvenes: â&#x20AC;&#x153;Es una asociaciĂłn voluntaria de pares, XQLGRVSRULQWHUHVHVFRPXQHVFRQXQOLGHUD]JRLGHQWLĂ&#x20AC;FDEOH\XQDRUJDnizaciĂłn interna, que actĂşa colectivamente o como individuos para lograr algunos objetivos inclusive actividades ilegales y el control de un territoULRHTXLSDPLHQWRRQHJRFLRÂľ 0LOOHU  Las pandillas suelen agrupar a jĂłvenes que se reĂşnen para defender el barrio contra la pandilla contraria, participar en actividades delictivas que reditĂşan en ganancias para la pandilla (generalmente usadas para el consumo de drogas o para entretenimiento) o simplemente para â&#x20AC;&#x153;pasarla bienâ&#x20AC;? y ser parte de un colectivo que, para muchos de ellos, representa su YHUGDGHUDIDPLOLD7RGRHOORWLHQHOXJDUHQXQHVSDFLRTXHVHFLUFXQVFULEH al barrio, la colonia o la comunidad en la que habitan los jĂłvenes de las FLXGDGHVPRGHUQDV  3ODQLĂ&#x20AC;FDFLyQ â&#x20AC;&#x153;Proceso consciente de selecciĂłn y desarrollo del meMRUFXUVRGHDFFLyQSDUDORJUDUHOREMHWLYR,PSOLFDFRQRFHUHOREMHWLYR evaluar la situaciĂłn, considerar diferentes acciones que puedan realizarse y escoger la mejor, teniendo en cuenta la situaciĂłn actual y los factoUHVLQWHUQRV\H[WHUQRVTXHSXHGHQLQĂ XLUHQHOORJURGHORVREMHWLYRVÂľ -LPpQH]  34. Presupuesto participativo: Instrumento de decisiĂłn y gestiĂłn democrĂĄWLFDGHOXVRGHORVUHFXUVRVS~EOLFRVRHVWDWDOHV(QODSUiFWLFDVHHPSOHD como un trabajo orientado hacia y para la comunidad, mediante el cual los vecinos deciden, con su propia iniciativa o voto, en quĂŠ invertir una SDUWHGHORVUHFXUVRVPXQLFLSDOHV5HSUHVHQWDSRUWDQWRXQPHFDQLVPR de fortalecimiento de las relaciones Municipalidad - Comunidad, para la FRSURGXFFLyQGHODVHJXULGDG\RWUDVSUREOHPiWLFDV 35. PolĂ­tica: DeclaraciĂłn verbal, escrita o implĂ­cita que orienta la toma de decisiones, permitiendo que distintas personas (empleados, funcionarios, HWF DGRSWHQFXUVRVGHDFFLyQVHPHMDQWHVFXDQGRDIURQWDQHQIRUPDLQdependiente situaciones parecidas (Diccionario de AdministraciĂłn PĂşbliFD&KLOHQD 

134

36. PolĂ­tica, DiseĂąo de:*HQHUDOPHQWHVHLGHQWLĂ&#x20AC;FDQHWDSDVHQODIRUPXODFLyQ\HMHFXFLyQGHXQDSROtWLFD /DGHĂ&#x20AC;QLFLyQGHOSUREOHPD /DIRUPXODFLyQGHODVDOWHUQDWLYDVGHVROXFLyQ /DHOHFFLyQGHXQDDOWHUQDWLYD  /DLPSODQWDFLyQGHODDOWHUQDWLYDHOHJLGD\Ă&#x20AC;QDOPHQWH /DHYDOXDFLyQ GHORVUHVXOWDGRVREWHQLGRV 7XGHOD  37. PolĂ­tica de prevenciĂłn: Lineamientos generales para el desarrollo de programas orientados al combate de los factores, causas y efectos que LQFLGHQHQHODXPHQWR\GHVDUUROORGHODGHOLQFXHQFLD\ODYLROHQFLD 38. PolĂ­tica PĂşblica: La(s) polĂ­tica(s) puede(n) entenderse como un conjunto de cursos de acciĂłn, programas o proyectos que se ejecutan a travĂŠs de organismos pĂşblicos -del Estado que buscan intervenir en un ĂĄrea o HVSDFLRVRFLDOHQEHQHĂ&#x20AC;FLRGHXQQ~PHURVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYRGHSHUVRQDVHVWDbleciendo incentivos para acciĂłn colectiva entre aquellos que comparten PHWDV JRELHUQR\FLXGDGDQtD (QHVHQFLDHOFDUiFWHU´S~EOLFRÂľGHXQD polĂ­tica radica en su capacidad de abrir espacios de participaciĂłn que ayudan al empoderamiento (empowerment de la sociedad civil organizada), mĂĄs que en su publicitaciĂłn y su capacidad de responder a un problema RGHPDQGDVRFLDOH[WHQGLGD 7XGHOD  39. PolĂ­tica de seguridad: Conjunto articulado de criterios generales que establecen el marco de referencia para el desarrollo de una estrategia de reducciĂłn de la delincuencia y en la cual se establecen las herramientas y UHFXUVRVSDUDHOFXPSOLPLHQWRGHORVREMHWLYRVSURSXHVWRV 40. PolĂ­tica de seguridad pĂşblica: Lineamientos generales del gobierno para lucha contra la delincuencia, generalmente centrada en el monopolio de la fuerza y el poder de las instituciones competentes para estas funcioQHV IXHU]DVSROLFLDOHVGHHQMXLFLDPLHQWRFULPLQDO\HMHFXFLyQSHQDO  41. PolĂ­tica de seguridad ciudadana: Nace como complemento a la visiĂłn estatista de la seguridad pĂşblica, que supone que el estado es el Ăşnico DJHQWHTXHGHEHYHODUSRUODVHJXULGDG/DSROtWLFDGHFRSURGXFFLyQLPplica la participaciĂłn de mĂşltiples actores, una aproximaciĂłn multicausal a la problemĂĄtica, y la construcciĂłn conjunta (gobierno-sociedad) de la VHJXULGDGVREUHXQGHWHUPLQDGRWHUULWRULR 42. Presupuesto: (VWLPDFLyQ Ă&#x20AC;QDQFLHUD DQWLFLSDGD JHQHUDOPHQWH DQXDO de los egresos e ingresos necesarios para cumplir con las metas de los SURJUDPDVHVWDEOHFLGRV$VLPLVPRFRQVWLWX\HHOLQVWUXPHQWRRSHUDWLYR bĂĄsico que expresa las decisiones en materia de polĂ­tica econĂłmica y de SODQHDFLyQ 0LQLVWHULRGH(FRQRPtDGH&KLOH  43. PrevenciĂłn: Por prevenciĂłn del delito se entiende toda medida para atacar los factores causales del delito, incluidas las oportunidades para la FRPLVLyQGHpVWRV 218 0iVDOOiGHODVGLVWLQWDVIRUPDVGHFODVLĂ&#x20AC;FDFLyQFRQVLGHUDXQDVLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDYDULHGDGGHDFFLRQHVRULHQWDGDVDHYLWDU que el delito ocurra ya sea a travĂŠs del sistema formal de justicia criminal VLVWHPDRĂ&#x20AC;FLDO RELHQSRUPHGLRGHODSURPRFLyQHLPSOHPHQWDFLyQGH estrategias que involucran a los diferentes sistemas informales (sistemas RĂ&#x20AC;FLRVRV (QOD~OWLPDGpFDGDKDDGTXLULGRWDQWDUHOHYDQFLDFRPRHOFRQtrol formal, por cuanto abre un espacio de actuaciĂłn a diferentes actores, a la luz de la necesidad de enfoques mĂĄs integrales y la aplicaciĂłn de estrategias e iniciativas en diferentes frentes, y la promociĂłn de la participaciĂłn activa de diversas instituciones del Estado, junto a organizaciones QRJXEHUQDPHQWDOHV\ODFLXGDGDQtDPLVPD 7XGHOD 


GLOSARIO

44. Prevenciรณn comunitaria: Enfoque que postula que la comunidad tamELpQHVUHVSRQVDEOHGHVXVHJXULGDG'HPRGRTXHODVDFFLRQHVGHEHQ fortalecer los mecanismos de control informal y โ€œempoderarโ€ a la comuQLGDGSDUDFRQVHJXLUVROXFLRQHVHร€FDFHVGHVXVSUREOHPDVGHVHJXULGDG Experiencias de policรญa comunitaria, creaciรณn de comitรฉs de vigilancia, asรญ como el involucramiento de la comunidad en proyectos de corto alcance enfocados a la prevenciรณn social o situacional, son algunos ejemplos de HVWHWLSRGHSUHYHQFLyQ 7RFRUQDO;  45. Prevenciรณn Situacional: Es aquella aproximaciรณn que involucra un amplio conjunto de medidas no penales tendientes a impedir el acto criPLQDOPHGLDQWHODPRGLร€FDFLyQGHODVFLUFXQVWDQFLDVSDUWLFXODUHVHQODV FXDOHV XQD VHULH GH GHOLWRV VLPLODUHV VH FRPHWHQ R SXHGHQ FRPHWHUVH Este enfoque asume que el delito existe porque existen factores ambientales, hรกbitos y conductas que crean oportunidades para que รฉste RFXUUD /DV SUHPLVDV IXQGDPHQWDOHV GH HVWD HVWUDWHJLD VRQ 5HGXFLU OD oportunidad para el crimen; incrementar el riesgo de detecciรณn y reducir ORVEHQHร€FLRVGHOFULPHQ*HQHUDOPHQWHLQYROXFUDDFFLRQHVGLULJLGDVD disminuir oportunidades principalmente mediante prรกcticas disuasivas RGHUHGLVHxRGHHVSDFLRVItVLFRV 7RUUHQWH 3UR\HFWRVGHUHFXperaciรณn de espacios pรบblicos, mejor iluminaciรณn, espacios deportivos, puntos de vigilancia natural o programas de patrullaje y vigilancia son DOJXQRVHMHPSORV

LQYROXFUDGDV LQVWDQFLDV GH FRRUGLQDFLyQ IXHQWHV GH ร€QDQFLDPLHQWR \ HWDSDVGHHMHFXFLyQ 6RPV(E  51. Proyecto: Conjunto de actividades interrelacionadas y coordinadas con HOร€QGHDOFDQ]DUREMHWLYRVHVSHFtร€FRVGHQWURGHORVOtPLWHVGHXQGHWHUPLQDGRSUHVXSXHVWR\GHXQSHUtRGRGDGR 9DOOHVStQ  52. Recursos: Se puede entender como todo aquel insumo o bien que se disponga en un determinado momento y que pueda utilizarse en la conFUHFLyQGHXQGHWHUPLQDGRREMHWLYRSODQRSUR\HFWR(VWRVSXHGHQVHU humanos (personas, grupos de personas), materiales (infraestructurales, JHRJUiร€FRVXUEDQRV ร€QDQFLHURVWpFQLFRV SURIHVLRQDOHVRร€FLRVH[SHriencias), sociales (soportes o apoyos que se logran en los vรญnculos signiร€FDWLYRVFRQRWUDVSHUVRQDVRUJDQL]DFLRQHVRLQVWLWXFLRQHV VLPEyOLFRV KLVWyULFRVYDOyULFRVFXOWXUDOHVLGHQWLWDULRV  53. Rendiciรณn de cuenta: Traducciรณn mรกs plausible del concepto angloVDMyQ ยดDFFRXQWDELOLW\ยต 6H UHODFLRQD D OD SUHRFXSDFLyQ FRQWLQXD SRU FRQWUROHV \ FRQWUDSHVRV SRU OD VXSHUYLVLyQ \ OD UHVWULFFLyQ GHO SRGHU Contiene dos dimensiones bรกsicas: A) la obligaciรณn de polรญticos y funcioQDULRVGHLQIRUPDUVREUHVXVGHFLVLRQHV\GHMXVWLร€FDUODVHQS~EOLFR%  la capacidad de sancionar a polรญticos y funcionarios en caso de que hayan YLRODGRVXVGHEHUHVS~EOLFRV 6FKHGOHU$ 

46. Prevenciรณn Social: Estrategia dirigida a reducir las causas sociales del GHOLWR\ODYLROHQFLD$VXPHTXHODFULPLQDOLGDGSRVHHXQDHWLRORJtDFRPpleja que se enraรญza en profundos factores como las condiciones de vida o de trabajo, en los cambios en la organizaciรณn de la vida familiar, en ODSREUH]D\HQODH[FOXVLyQVRFLDO*HQHUDOPHQWHVHRULHQWDD IDFWRUHV estructurales relacionados con la pรฉrdida de los mecanismos de control VRFLDO\VREUHJUXSRVGHULHVJR3URJUDPDVGHSUHYHQFLyQWHPSUDQDGHOD YLROHQFLDLQWUDIDPLOLDUPHGLDFLyQGHFRQรLFWRVHQODHVFXHODRSURJUDPDV de nutriciรณn infantil, pueden ser algunos ejemplos de este tipo de prevenFLyQ &(6& 

54. Sensaciรณn de inseguridad / temor a la delincuencia: Sentimiento de vulnerabilidad y desprotecciรณn ante la posibilidad de ser vรญctima de algรบn GHOLWR/DVHQVDFLyQGHLQVHJXULGDGHVWiFRPSXHVWDWDQWRSRUXQIDFWRU afectivo o emocional, el que podrรญa denominarse temor, y otro mรกs cognitivo y relacionado a la probabilidad de ser vรญctima que las personas perFLEHQ(QWUHORVIDFWRUHVTXHLQรX\HQVREUHODSHUFHSFLyQGHLQVHJXULGDG o delincuencia se puede citar: la experiencia directa, indirecta (vicaria), ORV PHGLRV GH FRPXQLFDFLyQ \ ODV FDUDFWHUtVWLFDV VRFLRGHPRJUiร€FDV \ econรณmicas de la poblaciรณn y la percepciรณn de protecciรณn por parte de ODVDXWRULGDGHVORFDOHV

47. Prevenciรณn primaria: Estรก dirigida a grupos de la poblaciรณn en general FRQHOร€QGHUHGXFLUIDFWRUHVGHULHVJR\DXPHQWDUGHORVIDFWRUHVTXH SURWHJHQDODVSHUVRQDVGHVHUYtFWLPDVRYLFWLPDULRV )RURGH([SHUWRV HQ6HJXULGDG&LXGDGDQD 

55. Sustentabilidad: Capacidad de satisfacer las necesidades actuales sin poner en peligro la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer VXVSURSLDVQHFHVLGDGHV 218 ([LVWHQGLVWLQWRVWLSRGHVXVWHQWDELOLGDGHQWUHODVPiVFRQRFLGDVHVWDODDPELHQWDOร€QDQFLHUDSROtWLFDV\ RUJDQL]DFLRQDO

48. Prevenciรณn secundaria: Es una estrategia de prevenciรณn destinada a evitar el desarrollo de conductas precursoras de la delincuencia y la violencia en grupos de alto riesgo de exhibir o desarrollar este tipo de conductas )RURGH([SHUWRVHQ6HJXULGDG&LXGDGDQD  49. Prevenciรณn terciaria: Consiste en las acciones orientadas a manejar los hechos criminales y violentos luego de sucedidos para tratar al delincuente, reinsertarlo socialmente, disminuir los daรฑos producidos y evitar su UHLQFLGHQFLD (VWH WLSR GH SUHYHQFLyQ VH UHDOL]D FXDQGR HO VXMHWR \D KD desarrollado una carrera delictiva, y es por ello sinรณnimo de โ€œtratamienWRยต/DSUHYHQFLyQWHUFLDULDWDPELpQSXHGHWHQHUSRUREMHWLYRSULQFLSDO XQDRULHQWDFLyQDODYtFWLPD )RURGH([SHUWRVHQ6HJXULGDG&LXGDGDQD  

56. Tasa de victimizaciรณn: Porcentaje de la poblaciรณn que declara haber VLGRYtFWLPDGHXQGHOLWRHQXQODSVRGHWHUPLQDGRGHWLHPSR6HOOHJDD conocer a travรฉs de una encuesta cara a cara y su cรกlculo da un conocimiento estimado de la envergadura de delitos que afectan a un nรบmero GHKRJDUHVFLUFXQVFULWRVDXQDSREODFLyQHQXQWHUULWRULR 57. Violencia: Acciรณn deliberada que atenta contra la integridad tanto fรญsica FRPRSVLFROyJLFD\PRUDOGHFXDOTXLHUSHUVRQDRJUXSRGHSHUVRQDV/D violencia comporta mรบltiples dimensiones como la fรญsica, la institucional, VLPEyOLFDHQWUHRWUDV<HVWDQRHVVLHPSUHSHQDOL]DGDMXUtGLFDPHQWH

50. Programa: Diseรฑo que expresa secuencias correlacionadas de proyectos \DFFLRQHVTXHUHVSRQGHQDREMHWLYRVGHGHVDUUROORSUHHVWDEOHFLGRV'LFKDV VHFXHQFLDV GHEHQ HVSHFLร€FDU PHWDV SURFHGLPLHQWRV LQVWLWXFLRQHV

135


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

BIBLIOGRAFÍA

‡ $&(52 +  /D VHJXULGDG FLXGDGDQD XQD UHVSRQVDELOLGDG GH ORV JRELHUQRV ORFDOHV HQ &RORPELD (Q '$00(57 / \ 3$8/6(1* (G &LXGDG\6HJXULGDGHQ$PpULFD/DWLQD85%²$OS ‡ $&(52+8QDHVWUDWHJLDQDFLRQDOGHFRQYLYHQFLD\VHJXULGDGFLXGDGDQD3RQHQFLDHQ6DQWLDJRGH&KLOHVREUHVHJXULGDG\ SROLFtD1RSXEOLFDGR ‡ $/&$/'Ì$'(0('(//Ì1'HOPLHGRDODHVSHUDQ]D$OFDOGtDGH0HGHOOtQ&RORPELD ‡ $/'$(\%(/,=*¢&XiOHVODVDOLGD"/DDJHQGDLQFRQFOXVDGHODVHJXULGDGFLXGDGDQD%DQFR,QWHUDPHULFDQRGH'HVD UUROOR:DVKLQJWRQ'& ‡ $55,$*$'$,\+23(1+$<102FWXEUH3URGXFFLyQWUiÀFR\FRQVXPRGHGURJDVHQ$PpULFD/DWLQD&(3$/ 6HULH3ROtWLFDV6RFLDOHV1ž ‡ $55,$*$'$,\*2'2</6HJXULGDGFLXGDGDQD\YLROHQFLDHQ$PpULFD/DWLQDGLDJQyVWLFR\SROtWLFDHQORVDxRVQR YHQWD6HULHGHSROtWLFDVVRFLDOHV1ƒ6DQWLDJRGH&KLOH&(3$/ ‡ %$5&(1'Ð1$(OOLEUR%ODQFROD*REHUQDQ]D(XURSHD\ODUHIRUPDGHOD8QLyQ0DGULG ‡ %$58'<-0DOWUDWR,QIDQWLO(FRORJtD6RFLDO3UHYHQFLyQ\5HSDUDFLyQ (G *DOGRF&KLOH ‡ %($72&3URGXFFLyQ\XVRGHLQIRUPDFLRQHV\GLDJQyVWLFRVHQVHJXULGDGXUEDQD'HSDUWDPHQWRGH)LQDQ]DV6HFWRU 3ULYDGRH,QIUDHVWUXFWXUDSDUD$PpULFD/DWLQDGHO%DQFR0XQGLDO:DVKLQJWRQ'& ‡ %,'2ÀFLQDGH(YDOXDFLyQ´+DFLDODWUDQVIRUPDFLyQGHOVLVWHPDGHHYDOXDFLyQµGRFXPHQWRGHWUDEDMR%DQFR,QWHUDPH ULFDQRGH'HVDUUROOR:DVKLQJWRQ'& ‡ %,'2ÀFLQDGH(YDOXDFLyQ(YDOXDFLyQXQDKHUUDPLHQWDGHJHVWLyQSDUDPHMRUDUHOGHVHPSHxRGHORVSUR\HFWRV%DQFR ,QWHUDPHULFDQRGH'HVDUUROOR:DVKLQJWRQ'& ‡ %25-$-(VSDFLRS~EOLFR\HVSDFLRSROtWLFR(Q'$00(57/ (G 6HJXULGDGFLXGDGDQDH[SHULHQFLDV\GHVDItRV85% ²$OS ‡ &$0,f$6/\'Ì$=*(VWXGLRGHODVFRQGLFLRQHVVRFLRHVWUXFWXUDOHVSDUDODFRSURGXFFLyQH[LWRVDGHODVHJXULGDGHQ WHUULWRULRVPDUJLQDOHVHOFDVRGHODIDYHOD&DYDOmR0LPHR8QLYHUVLGDG$OEHUWR+XUWDGR\218+$%,7$752/$&5tRGH -DQHLUR ‡ &$55,Ð1)/DLQVHJXULGDGFLXGDGDQDHQODFRPXQLGDGDQGLQD(Q'$00(57/ (G 6HJXULGDGFLXGDGDQDH[SHULHQ FLDV\GHVDItRV85%²$OS ‡ &$55,Ð1)\18f(=9(*$-/DLQVHJXULGDGHQODFLXGDG+DFLDXQDFRPSUHQVLyQGHODSURGXFFLyQVRFLDOGHOPLHGR (Q5HYLVWD(85(6DQWLDJRGH&KLOH9RO;;;,,1ƒS ‡ &(-$²(VWXGLR%,'²37XGHOD ‡ &(/$'(%ROHWtQ'HPRJUiÀFR1ž6DQWLDJRGH&KLOH ‡ &(3$//DMXYHQWXGHQ,EHURDPpULFD7HQGHQFLDV\XUJHQFLDV6DQWLDJRGH&KLOH ‡ &(3$/$QXDULRHVWDGtVWLFRGH$PpULFD/DWLQD\HO&DULEH'LVSRQLEOHHQ+<3(5/,1.´KWWSZHEVLHHFODFFODQXD ULRBHVWDGLVWLFRDQXDULRBHVSLQGH[DVSµKWWSZHEVLHHFODFFODQXDULRBHVWDGLVWLFRDQXDULRBHVSLQGH[DVS ‡ &(3$/3DQRUDPD6RFLDOGH$PHULFD/DWLQD6DQWLDJR ‡ &(3$/\25*$1,=$&,Ð1,%(52$0(5,&$1$'(-89(178' 2,- -XYHQWXG\FRKHVLyQVRFLDOHQ,EHURDPpULFD 8QPRGHORSDUDDUPDU&(3$/2,- ‡ &(6&&HQWURGHHVWXGLRVHQ6HJXULGDG&LXGDGDQD&RPXQLWDULD3UHYHQFLyQ%ROHWtQ1ƒ&(6&6DQWLDJRGH&KLOH ‡ &/$5.(56LWXDWLRQDOFULPHSUHYHQWLRQ+DUURZDQG+HVWRQ1HZ<RUN ‡ &,0$%$5Ð0(752,%(52$0(5,&$12%DUyPHWURGH*REHUQDELOLGDG/DWLQRDPHULFDQR\GHOD3HQtQVXOD,EpULFD 'LVSRQLEOHHQ+<3(5/,1.´KWWSZZZFLPDLEHURDPHULFDFRPµKWWSZZZFLPDLEHURDPHULFDFRP ‡ &2+(1\)(/6216RFLDOFKDQJHDQGFULPHUDWHWUHQGV$URXWLQHDFWLYLW\DSSURDFK(Q:DVKLQJWRQ'&$PHULFDQ 6RFLRORJLFDO$VVRFLDWLRQ$PHULFDQ6RFLRORJLFDO5HYLHZ1ƒS ‡ &2+(1(\0$57Ì1(=5)RUPXODFLyQHYDOXDFLyQ\PRQLWRUHRGHSUR\HFWRVVRFLDOHV'LYLVLyQGH'HVDUUROOR6RFLDO &(3$/ ‡ &20,7e'($6,67(1&,$3$5$(/'(6$552//2 2(&' 3ULQFLSLRVGH(YDOXDFLyQGH$VLVWHQFLDSDUDHO'HVD UUROOR2(&'3DULV

136


BIBLIOGRAFÍA

‡ &25325$&,Ð1 /$7,12%$5Ð0(752,QIRUPH/DWLQREDUyPHWUR %DQFRGH'DWRVHQ/tQHD+<3(5/,1. ´KWWSZZZODWLQREDURPHWURRUJµZZZODWLQREDURPHWURRUJ6DQWLDJRGH&KLOH ‡ &58=-0 HGLW 0DUDV\SDQGLOODVHQ&HQWURDPpULFDODVUHVSXHVWDVGHODVRFLHGDGFLYLORUJDQL]DGD9ROXPHQ,98&$ (GLWRUHV(O6DOYDGRU ‡ &6,51$7,21$/ &5,0( 35(9(17,21 &(175($PDQXDO IRU &RPPXQLW\%DVHG&ULPH3UHYHQWLRQ 3UHWRULD ÉIULFDGHO6XU'LVSRQLEOHHQ+<3(5/,1.´KWWSZZZFVLUFR]DµZZZFVLUFR]D ‡ '$00(57/ (G 6HJXULGDGFLXGDGDQDH[SHULHQFLDV\GHVDItRV85%²$O ‡ '$00(57/\3$8/6(1* (GV &LXGDG\VHJXULGDGHQ$PpULFD/DWLQD85%²$O ‡ '$00(57/\$5,$63(OGHVDItRGHODGHOLQFXHQFLDHQ$PpULFDODWLQDGLDJQyVWLFR\UHVSXHVWDVGHSROtWLFDV(Q'$ 00(57/\=Óf,*$/ (GV 6HJXULGDG\YLROHQFLDGHVDItRVSDUDODFLXGDGDQtD)/$&62S ‡ '(/8&$0,.,5'LDGHPDSURPRYLHQGRODFXOWXUDGHODSD](Q&LXGDGHVVHJXUDVSDUDFRQYLYLU318'6DQ6DOYDGRU S ‡ ',7(//$5*$/,$126\6&+$5*52'6.<(´&ULPHQSURWHFFLyQ\GLVWULEXFLyQGHOLQJUHVR¢4XLpQHVVRQODV SULQFLSDOHVYtFWLPDVGHODXPHQWRGHODFULPLQDOLGDG"µ(Q&DQDYHVH$&RUQEOLW2\6FKDUJURGVN\( HGV &RUUXSFLyQ&ULPHQ \9LROHQFLD(GLFLRQHV/D&UXMtD ‡ (5,&,'(62,',(6,8'230DUDV\SDQGLOODVHQ&HQWURDPpULFDSDQGLOODV\FDSLWDOVRFLDO9ROXPHQ,,8&$(GLWRUHV(O 6DOYDGRU ‡ (6%(16(1)$3UHYHQWLQJ$GROHVFHQW*DQJ,QYROYHPHQW-XYHQLOH-XVWLFH%XOOHWLQ2IÀFHRI -XYHQLOH-XVWLFHDQG'H OLQTXHQF\3UHYHQWLRQ 2--'3 86'HSDUWPHQWRI -XVWLFH ‡ (:$/'8&ULPLQDOYLFWLPL]DWLRQDQGVRFLDODGDSWDWLRQLQPRGHUQLW\IHDURI FULPHDQGULVNSHUFHSWLRQLQWKHQHZ*HU PDQ\(Q+23(7DQG63$5.65 (GV &ULPHULVNDQGLQVHFXULW\5RXWOHGJH/RQGRQS ‡ )(51É1'(=&´$FWRUHVHQODFRQVWUXFFLyQGHHVSDFLRS~EOLFRVµ:RUNLQSURJUHVV3UR\HFWR85%²$O´(VSDFLRV S~EOLFRV\FRKHVLyQVRFLDOµ ‡ )(51É1'(=,,QIRUPHVREUHYLROHQFLDFRQWUDODVPXMHUHVHQODVUHODFLRQHVGHSDUHMD&,3&\8QLYHUVLGDG$+XUWDGR 0LPHR ‡ )(51É1'(=9,//$=$/$7/DPHGLFLyQGHOGHOLWRHQODVHJXULGDGS~EOLFD'\NLQVRQ0DGULG ‡ )252'((;3(5726(16(*85,'$'&,8'$'$1$'LDJQyVWLFRGHOD6HJXULGDG&LXGDGDQDHQ&KLOH0LQLVWHULR GHO,QWHULRU6DQWLDJRGH&KLOH ‡ )252(8523(23$5$/$6(*85,'$'85%$1$ )(68 *XtDVREUHODVDXGLWRUtDVORFDOHVGHVHJXULGDG6pFXULWp 3XEOLTXH&DQDGi ‡ )5h+/,1*+´'RVGpFDGDVGHUHIRUPDSROLFLDOHQ$PpULFD/DWLQDIDFWRUHVSDUDVXp[LWRRIUDFDVRµ(Q$OGD(\%HOL] * (GLW ¢&XiOHVODVDOLGD"1HZ<RUN%,'SS ‡ )81'$&,Ð13$=&,8'$'$1$&RQVXPRGHGURJDVHQGHWHQLGRV6DQWLDJR)XQGDFLyQ3D]&LXGDGDQD ‡ *$5&Ì$3$%/26'(02/,1$$7UDWDGRGHFULPLQRORJtD7LUDQW/R%ODQFK9DOHQFLD ‡ *2))0$1(,QWHUQDGRV(QVD\RVVREUHODVLWXDFLyQVRFLDOGHORVHQIHUPRVPHQWDOHV$PRUURUWX%XHQRV$LUHV ‡ *28%$8'(0DUDV\SDQGLOODVHQ&HQWURDPpULFD859,25HYLVWD/DWLQRDPHULFDQDGH6HJXULGDG&LXGDGDQD1ž0D\R SS² ‡ *5832:+242/´¢3RUTXpFDOLGDGGHYLGD"µ(Q)RURPXQGLDOGHODVDOXG*LQHEUD206 ‡ +$*('251-0*DQJVLQODWH0RGHUQLW\LQ+DJHGRUQ HG *DQJVLQ7KH*OREDO&LW\$OWHUQDWLYHVWR7UDGLWLRQDO&UL PLQRORJ\8QLYHUVLW\RI ,OOLQRLV3UHVVS ‡ +(51É1'(=/25(60/RVREVHUYDWRULRVGHODVHJXULGDGHQORVPXQLFLSLRV\ODVSROtWLFDVGHVHJXULGDG(Q$51$8 '2\0$57Ì1 (GV &RQVROLGDFLyQGHORVJRELHUQRVORFDOHVHQVHJXULGDGFLXGDGDQD)RUPDFLyQ\SUiFWLFD85%²$O\5HJLyQ 7RVFDQDS ‡ +23(7DQG63$5.65&ULPHULVNDQGLQVHFXULW\5RXWOHGJH/RQGRQ ‡ ,167,7872,17(5$0(5,&$12'(/1,f2 ,,1 /DSURWHFFLyQGHORVGHUHFKRVGHORVQLxRVQLxDV\DGROHVFHQWHV IUHQWHDODYLROHQFLDVH[XDO0RQWHYLGHR8UXJXD\ ‡ -$*25<¢,VWKLVRXUFLW\"PDSSLQJVDIHW\IRUZRPHQLQ'HOKL1HZ'HOKL

137


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

‡ .$7=0$15´6HGXFLGRV\DEDQGRQDGRVHODLVODPLHQWRVRFLDOGHORVSREUHVXUEDQRVµ(Q5HYLVWDGHOD&(3$/1ƒ S ‡ .(66/(5*6RFLRORJtDGHOGHOLWRDPDWHXU3DLGRV%XHQRV$LUHV ‡ ./,.6%(5*%(OFUHFLPLHQWRGHODFULPLQDOLGDGHQ$PpULFD/DWLQDXQWHPDXUJHQWH%DQFR,QWHUDPHULFDQRGHO'HVDUUR OOR %,'  'LVSRQLEOH HQ +<3(5/,1. ´KWWSZZZLDGERUJHWLFDGRFXPHQWRVNOLBFUHFLKWPµ KWWSZZZLDGERUJHWLFD GRFXPHQWRVNOLBFUHFLKWP ‡ .5$86.23)'´-XYHQWXGULHVJR\YLROHQFLDµ(Q'LPHQVLRQHVGHODYLROHQFLD3URJUDPDVRFLHGDGVLQYLROHQFLD318' S ‡ /$/$0$*,QIRUPDFLyQ\VHJXULGDGORFDOODH[SHULHQFLDGH4XLWR(Q&LXGDGHV6HJXUDVSDUDFRQYLYLU318'6DQ6DO YDGRUS ‡ /$55$Ì169LROHQFLDGHJpQHURHOGHVDItRGHODSUHYHQFLyQ(Q$/'$(\%(/,=* (GV ¢&XiOHVODVDOLGD"/D DJHQGDLQFRQFOXVDGHODVHJXULGDGFLXGDGDQD%,'S ‡ /(,9$520(529&RQFHSWRVGH3ODQLÀFDFLyQSDUDODJHVWLyQUHJLRQDO²ORFDO1RSXEOLFDGR6DQWLDJRGH&KLOH ‡ /21'2f2-/(SLGHPLRORJtDHFRQyPLFDGHODYLROHQFLDXUEDQD%,'(SLGHPLRORJtDHFRQyPLFDGHODYLROHQFLDXUEDQD $VDPEOHDGHO%DQFR,QWHUDPHULFDQRGH'HVDUUROOR&DUWDJHQDGH,QGLDVGHPDU]RGH ‡ 0$,17=5+2/0.\+h%1(53,QWURGXFFLyQDORVPpWRGRVGHODVRFLRORJtD$OLDQ]DHGLWRULDO0DGULG ‡ 0$162%)$5,$0*$//1´'LDGHPDGR)DURHVWHSDUDDYLGDFLYLOL]DGDQDSHULIHULDGH6mR3DXORµ(Q'DPPHUW /\3DXOVHQ* HGLW &LXGDG\VHJXULGDGHQ$PpULFD/DWLQD6DQWLDJR)/$&62²85%²$OSS ‡ 0$5&860\%8))$7-3´3ROtWLFDVGHUHGXFFLyQGHODVHJXULGDGHQ(XURSDµ(Q3ROtWLFDVGH6HJXULGDG&LXGDGDQDHQ (XURSD\$PpULFD/DWLQD6DQWLDJR'LYLVLyQGH6HJXULGDG&LXGDGDQD0LQLVWHULRGHO,QWHULRU&KLOH%,'\8QLYHUVLGDG$+XUWD GR ‡ 0(1e1'(=&$55,Ð1$´3DUDUHSHQVDUODFXHVWLyQGHOD*REHUQDELOLGDGGHVGHODFLXGDGDQtD'LOHPDVRSFLRQHV\ DSXQWHVSDUDXQSUR\HFWRµ5HYLVWDODWLQRDPHULFDQDGH&LHQFLDV6RFLDOHVpSRFD1ž ‡ 0,//(5:%&ULPHE\<RXWK*DQJVDQG*URXSVLQWKH8QLWHG6WDWHV22--'3:DVKLQJWRQ ‡ 02&.86$3DSHO\UHWRVGHORVJRELHUQRVORFDOHVHQODJHVWLyQ\FRRUGLQDFLyQGHODVHJXULGDGFLXGDGDQD(Q&LXGDGHV VHJXUDVSDUDFRQYLYLU318'6DQ6DOYDGRUS ‡ 02.$7(.&RQYLUWLHQGRHO´PRQVWUXRµHQDOLDGRODHYDOXDFLyQFRPRKHUUDPLHQWDGHODJHUHQFLDVRFLDO'HSDUWDPHQWR GH,QWHJUDFLyQ\3URJUDPDV5HJLRQDOHV,QVWLWXWR,QWHUDPHULFDQRSDUDHO'HVDUUROOR6RFLDO:DVKLQJWRQ'& ‡ 026(5&\:,1721$9LROHQFHLQWKH&HQWUDO$PHULFDQ5HJLRQ7RZDUGVDQ,QWHJUDWHG)UDPHZRUNIRU9LROHQFH 5HGXFWLRQ2YHUVHDV'HYHORSPHQW,QVWLWXWH/RQGRQ8. ‡ 1$&,21(681,'$6,QIRUPHGHOD&RPLVLyQ0XQGLDOVREUHHO0HGLR$PELHQWH\HO'HVDUUROOR &RPLVLyQ%UXQGWODQG  1XHVWUR)XWXUR&RP~Q ‡ 1$&,21(681,'$63UHYHQFLyQHÀFD]GHOGHOLWR$GDSWDFLyQDODVQXHYDVVLWXDFLRQHV'RFXPHQWRGHWUDEDMRSUHSDUDGR SRUOD6HFUHWDUtDGHO;&RQJUHVRGH1DFLRQHV8QLGDVVREUH3UHYHQFLyQGHO'HOLWR\7UDWDPLHQWRGHO'HOLQFXHQWH ‡ 1$&,21(681,'$6,QIRUPHGHO;&RQJUHVRGH1DFLRQHV8QLGDVVREUH3UHYHQFLyQGHO'HOLWR\7UDWDPLHQWRGHO'HOLQ FXHQWH1ƒ ‡ 2(&'&20,7e'($6,67(1&,$3$5$(/'(6$552//23ULQFLSLRVGH(YDOXDFLyQGH$VLVWHQFLDSDUDHO'HVDUUR OOR2(&'3DUtV ‡ 2)),&(2)-89(1,/(-867,&($1''(/,148(1&<35(9(17,21 2--'3 &RPSUHKHQVLYH*DQJ0RGHO /HVVRQV/HDUQHGIURPÀYH8UEDQ6LWHV:DVKLQJWRQ'& ‡ 2),&,1$'(/$61$&,21(681,'$6&2175$/$'52*$<(/'(/,72 218'' ,QIRUPHPXQGLDOVREUH GURJDV ‡ 2),&,1$'(/$61$&,21(681,'$6&2175$/$'52*$<(/'(/,72 218'' ,QIRUPHPXQGLDOVREUH GURJDV ‡ 218'',QIRUPHPXQGLDOVREUHODVGURJDV1HZ<RUN2ÀFLQDGHODV1DFLRQHV8QLGDVFRQWUDOD'URJD\HO'HOLWR ‡ 218'' 81,&5,7UHQGVLQFULPHDQGMXVWLFH:RUNLQSURJUHVV9LHQD,QVWLWXWR,QWHUUHJLRQDOGHODV1DFLRQHV8QLGDV SDUD,QYHVWLJDFLRQHVVREUHOD'HOLQFXHQFLD\OD-XVWLFLD\2ÀFLQDGHODV1DFLRQHV8QLGDVFRQWUDOD'URJD\HO&ULPHQ ‡ 218+$%,7$7D*OREDO5HSRUWRQKXPDQVHWWOHPHQWVHQKDQFLQJXUEDQVDIHW\DQGVHFXULW\ 138


BIBLIOGRAFÍA

‡ 218+$%,7$7E/RFDO&ULPH3UHYHQWLRQ7ROONLW1DLUREL.HQLD ‡ 218+$%,7$7  6WDWHRI WKH:RUOG·V&LWLHV+DUPRQLRXV&LWLHV/RQGRQ(DUWKVFDQ ‡ 25*$1,=$&,Ð13$1$0(5,&$1$'(/$6$/8' 236 /DYLROHQFLDMXYHQLOHQODV$PpULFDV:DVKLQJWRQ'& ‡ 25*$1,=$&,Ð13$1$0(5,&$1$'(/$6$/8' 236 6LWXDFLyQGHVDOXGHQODV$PpULFDVLQGLFDGRUHVEiVLFRV :DVKLQJWRQ'& ‡ 3$8/6(1*&ODYHVSDUDHOEXHQJRELHUQRGHODVHJXULGDG(Q'$00(57/\3$8/6(1* (GV &LXGDG\VHJXULGDG HQ$PpULFD/DWLQD9DOSDUDtVR5HG85%²$O,0XQLFLSDOLGDGGH9DOSDUDtVR)/$&62S ‡ 3(5($&03DQGLOODVPXHUWH\VHQWLGR859,25HYLVWD/DWLQRDPHULFDQDGH6HJXULGDG&LXGDGDQD1ž0D\RSS²  ‡ 318'(OFRVWRHFRQyPLFRGHODYLROHQFLDHQ*XDWHPDOD3URJUDPDGHODV1DFLRQHV8QLGDVSDUDHO'HVDUUROOR*XDWHPD OD'LVSRQLEOHHQ+<3(5/,1.´KWWSZZZXQGSRUJJWGDWDSXEOLFDFLRQ&RVWRV(FRQ&%PLFRVGHOD 9LROHQFLDSGI µKWWSZZZXQGSRUJJWGDWDSXEOLFDFLRQ&RVWRV(FRQ&%PLFRVGHOD9LROHQFLDSGI  ‡ 3257Ð1'3ROtWLFDVS~EOLFDVHQVHJXULGDGFLXGDGDQDHOFDVRGH4XLWR(Q'$00(57/ (G 6HJXULGDGFLXGDGDQD H[SHULHQFLDV\GHVDItRV9DOSDUDtVR5HG85%²$O,0XQLFLSDOLGDGGH9DOSDUDtVRS ‡ 352*5$0$'(*(67,Ð185%$1$ 3*8 0XQLFLSLRVHQIUHQWDQGRODYLROHQFLDFRQWUDODVPXMHUHV4XLWR(FXDGRU ‡ 3257(6$52%(576%\*5,0621$  &LXGDGHVODWLQRDPHULFDQDV8QDQiOLVLVFRPSDUDWLYRHQHOXPEUDOGHOQXHYR VLJOR3URPHWHR%XHQRV$LUHV ‡ 38/(5:,7=-%$5.(5*6(*81'201$6&,0(17203URPRYHQGRQRUPDVHFRPSRUWDPHQWRVHTXLWDWLYRV GHJrQHURHQWUHKRPHQVMRYHQVFRPRHVWUDWpJLDGHSUHYHQomRGR+,9$,'6+RUL]RQV)LQDO5HSRUW3RSXODWLRQ&RXQFLO:DV KLQJWRQ'& ‡ 5$( 5HDO$FDGHPLD(VSDxROD 'LFFLRQDULRGHODOHQJXDHVSDxROD9LJpVLPDVHJXQGDHGLFLyQ'LVSRQLEOHHQ+<3(5 /,1.´KWWSZZZUDHHVµKWWSZZZUDHHV7RPDGRHOGHHQHURGH ‡ 5$,1(52/+HUUDPLHQWDVSDUDODSURPRFLyQGHFLXGDGHVVHJXUDVGHVGHODSHUVSHFWLYDGHJpQHUR&HQWURGHLQWHUFDPELRV \VHUYLFLRVFRQRVXU$UJHQWLQD &,6&6$  ‡ 5$0266-XYHQWXG\ODSROLFtD%ROHWtQGHVHJXULGDG\FLXGDGDQtD&HQWURGH(VWXGLRHQ6HJXULGDG3~EOLFD\&LXGDGDQtD &(6H& 8QLYHUVLGDGH&DQGLGR0HQGHV5LRGH-DQHLUR ‡ 5$803UHYHQFLyQVLWXDFLRQDOHQ$PpULFDODWLQD\HO&DULEH(Q$/'$(\%(/,=* (GV ¢&XDOHVODVDOLGD"/D DJHQGDLQFRQFOXVDGHODVHJXULGDGFLXGDGDQD%,'S ‡ 5(*8,//25/DVPXWLOHVIURQWHUDVGHODYLROHQFLDMyYHQHVODWLQRDPHULFDQRVHQWUHODSUHFDUL]DFLyQ\HOGHVHQFDQWR3HQ VDPLHQWRLEHURDPHULFDQRQR0DGULG&H$OFL)XQGDFLyQ&DUROLQD ‡ 52'5Ì*8(=(3ROtWLFDVS~EOLFDV\PDUFRVOHJDOHVSDUDODSUHYHQFLyQGHODYLROHQFLDUHODFLRQDGDFRQDGROHVFHQWHV\My YHQHVHVWDGRGHODUWHHQ$PpULFDODWLQD7H[WRSUHSDUDGRHQHOPDUFRGHOSUR\HFWR´)RPHQWRGHO'HVDUUROOR-XYHQLO\ 3UHYHQFLyQGHOD9LROHQFLDµLPSOHPHQWDGRSRUOD236\OD*7=HQ6HLV3DtVHVGH$PpULFD/DWLQD'LVSRQLEOHHQ+<3(5/,1. ´KWWSZZZSDKRRUJVSDQLVKDGIFKFDVDSROLWLFDVSGI µKWWSZZZSDKRRUJVSDQLVKDGIFKFDVDSROLWLFDVSGI  ‡ 52-$6)1RWDVVREUH*REHUQDELOLGDGH,QVWLWXFLRQDOLGDG'HPRFUiWLFD(Q720$6,1, (G ¢4XpHVSHUDODVRFLHGDGGHO JRELHUQR"&HQWURGH$QiOLVLVGH3ROtWLFDV3~EOLFDV$VRFLDFLyQFKLOHQDGH&LHQFLD3ROtWLFD6DQWLDJRGH&KLOH ‡ 58,=-&9LROHQFLDVHQEDUULRVFUtWLFRVHQ6DQWLDJR7HVLVSDUDRSWDUDO*UDGRGH0DJtVWHUHQ'HVDUUROOR8UEDQR3RQWLÀFLD 8QLYHUVLGDG&DWyOLFDGH&KLOH6DQWLDJRGH&KLOH ‡ 58,=-&\9$1'(56&+8(5(1)%DVHFRQFHSWXDOGHODVHJXULGDG(Q$51$8/'25\0$57,1/ (GV &RQ VROLGDFLyQGHORVJRELHUQRVORFDOHVHQVHJXULGDGFLXGDGDQD5HG85%²$O5HJLyQ7RVFDQDS ‡ 6$/$=$5$/DVHJXULGDG\FRQYLYHQFLDHQHOHVFHQDULRPXQLFLSDOHOFDVRGH0HGHOOtQ(Q&LXGDGHVVHJXUDVSDUDFRQYLYLU 318'6DQ6DOYDGRUS ‡ 6(&5(7$5Ì$'(*2%,(51268%6(&5(7$5Ì$'($6817263$5$/$&219,9(1&,$<6(*85,'$'&,8'$ '$1$',5(&&,Ð1'(6(*85,'$'([SHULHQFLDV\GHVDItRVHQ%RJRWi)RUWDOHFLHQGRODVHJXULGDGGHVGHORORFDO %RJRWi&RORPELD ‡ 6(1$\./,.6%(5*%3ULPHURODJHQWH'HXVWR%DUFHORQD ‡ 6+$:0$5*$5(77KHUROHRI ORFDOJRYHUQPHQWLQFRPPXQLW\VDIHW\86'HSDUWPHQWRI -XVWLFH%XUHDXRI -XVWLFH $VVLVWDQFHDQG&,3&

139


GUÍA PARA LA PREVENCIÓN LOCAL - HACIA POLÍTICAS DE COHESIÓN SOCIAL Y SEGURIDAD CIUDADANA

‡ 60$28169LROHQFLDXUEDQDFRQWUDODPXMHUDQiOLVLVGHOSUREOHPDGHVGHODSHUVSHFWLYDGHJpQHUR3URJUDPDGH*HVWLyQ 8UEDQD218+$%,7$7 ‡ 608770\0,5$1'$-(OIHQyPHQRGHODVSDQGLOODVHQ(O6DOYDGRU81,&())/$&62 ‡ 68É5(=$´*REHUQDELOLGDGDOJXQRVHQIRTXHVDSUR[LPDFLRQHV\GHEDWHVDFWXDOHVµ3DSHU9,,&RQJUHVR,QWHUQDFLRQDOGHO &/$'VREUHOD5HIRUPDGHO(VWDGR\GHOD$GPLQLVWUDFLyQ3~EOLFD/LVERD3RUWXJDO ‡ 7,//(<1 (G (YDOXDWLRQIRUWKH&ULPH3UHYHQWLRQ&ULPLQDO-XVWLFH3UHVV0RQVH\1< ‡ 7255(17(''HVYLDFLyQ\'HOLWR(GLWRULDO$OLDQ]D&LHQFLDV6RFLDOHV0DGULG ‡ 78'(/$3/(1=$\&$0326-7DOOHUVREUHXVRV\DSOLFDFLRQHVGHVLVWHPDVGHLQIRUPDFLyQJHRUUHIHUHQFLDGR 6,*  HQ&KLOH\%UDVLO%DQFR,QWHUDPHULFDQRGH'HVDUUROOR:DVKLQJWRQ'& ‡ 78'(/$ 3  3URSXHVWD GH 0DUFR &RQFHSWXDO SDUD HO (VWXGLR GH 3ROtWLFDV 3~EOLFDV GH 6HJXULGDG &LXGDGDQD /RV FD VRV GH $UJHQWLQD &KLOH \ 8UXJXD\ 5*3  %DQFR ,QWHUDPHULFDQR GHO 'HVDUUROOR :DVKLQJWRQ 'LVSRQLEOH HQ +<3(5 /,1. ´KWWSLGEGRVFLDGERUJZVGRFVJHWGRFXPHQWDVS["GRFQXP µ KWWSLGEGRVFLDGERUJZVGRFVJHWGRFXPHQW DVS["GRFQXP  ‡ 78'(/$31DWXUDOH]D\PDJQLWXGGHORVSUREOHPDVGHYLROHQFLDGHOLFWXDOHLQVHJXULGDGHQ$PpULFD/DWLQD\HO&DULEH 7DOOHU´/D9LROHQFLDHQ$PpULFD/DWLQD\HO&DULEH/HFFLRQHV\3HUVSHFWLYDVµ%DQFR,QWHUDPHULFDQRGH'HVDUUROOR:DVKLQJWRQ VHSWLHPEUHGH'LVSRQLEOHHQ+<3(5/,1.´KWWSZZZLDGERUJ,'%'RFVFIP"GRFQXP µKWWSZZZLDGE RUJ,'%'RFVFIP"GRFQXP  ‡ 78'(/$3&RPSRQHQWHVSDUDHOGLVHxRHLPSOHPHQWDFLyQGHSROtWLFDVGHVHJXULGDG9DORUL]DFLyQGHODH[SHULHQFLDLQ WHUQDFLRQDO(VWXGLRV3ROLFLDOHV5HYLVWDGHOD$FDGHPLD6XSHULRUGH(VWXGLRV3ROLFLDOHV1ƒ3ROLFtDGH,QYHVWLJDFLRQHVGH&KLOH 6DQWLDJRGH&KLOHS ‡ 81,&()*XtDGH81,&()SDUD0RQLWRUHR\(YDOXDFLyQ¢PDUFDQGRXQDGLIHUHQFLD"81,&()2ÀFLQDGH(YDOXDFLyQ 1HZ<RUN ‡ 81,9(56,'$'$/%(572+857$'23ULPHULQIRUPHQDFLRQDOGHYLROHQFLDHQHOiPELWRHVFRODU0LQLVWHULRGHO,QWH ULRU8$+,QpGLWR ‡ 86$,'&HQWUDO$PHULFDDQG0H[LFR*DQJ$VVHVVPHQW'LVSRQLEOHHQ+<3(5/,1.´KWWSZZZXVDLGJRYORFDWLRQV ODWLQBDPHULFDBFDULEEHDQGHPRFUDF\JDQJVKWPOµ KWWSZZZXVDLGJRYORFDWLRQVODWLQBDPHULFDBFDULEEHDQGHPRFUDF\JDQJV KWPO ‡ 9$1'(56&+8(5(1)D/HFFLRQHVFDQDGLHQVHVGHSUHYHQFLyQGHODFULPLQDOLGDG(Q5HYLVWD3HUVRQD\6RFLHGDG9RO ;;,1žDJRVWR8QLYHUVLGDG$+XUWDGR6DQWLDJRGH&KLOHS ‡ 9$1'(56&+8(5(1)E-XYHQWXG\YLROHQFLDHQ$PpULFDODWLQD(Q$/'$(\%(/,=* (GV ¢&XiOHVODVDOLGD"/D DJHQGDLQFRQFOXVDGHODVHJXULGDGFLXGDGDQD%,'S ‡ 9$1'(56&+8(5(1)/81(&.($\(,660$1,F0RGHORVGHPRFUiWLFRVGHSUHYHQFLyQGHOGHOLWR$QiOLVLVGH H[SHULHQFLDVH[LWRVDV&ROHFFLyQ'HUHFKR\3ROtWLFDV3~EOLFDV8QLYHUVLGDG$OEHUWR+XUWDGR6DQWLDJRGH&KLOH ‡ 9$1',-.-7KH,&96DQG%H\RQG'HYHORSLQJDFRPSUHKHQVLYHVHWRI &ULPH,QGLFDWRUV'LVSRQLEOHHQ+<3(5/,1. ´KWWSZZZWLOEXUJXQLYHUVLW\QOLQWHUYLFWQHZVVSHHFKSGI µ KWWSZZZWLOEXUJXQLYHUVLW\QOLQWHUYLFWQHZV VSHHFKSGI  ‡ 9(/É648(=(/DJRYHUQDQFHGHODVHJXULGDGFLXGDGDQD(Q$51$8/'25\0$57,1/ (GV &RQVROLGDFLyQGH ORVJRELHUQRVORFDOHVHQVHJXULGDGFLXGDGDQD85%²$O5HJLyQ7RVFDQDS ‡ :$,/6(/),6=-0RUWHVPDWDGDVSRUDUPDVGHIRJR81(6&2%UDVLOLD') ‡ :$/06/(<5:RUOG3ULVRQ3RSXODWLRQ/LVW VL[WKHGLWLRQ /RQGUHV,QWHUQDWLRQDO&HQWUHIRU3ULVRQ6WXGLHV.LQJ·V&R OOHJH/RQGRQ²6FKRRORI /DZ

140


Guía para la prevención local hacia políticas de cohesión social y seguridad ciudadana  

Esta Guía ha sido realizada en colaboración entre la Agencia de Naciones Unidas HABITAT y la Universidad Jesuita Alberto Hurtado (UAH) de Ch...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you