Page 16

CUADERNOS UNESCO GETAFE. N.° 2

MUNICIPIA ES UN PROGRAMA NOVEDOSO, INNOVADOR Y DISTINTO, AUNQUE TODAVÍA ESTÁ A MEDIO GAS España quiere ser un país solidario. En eso estamos todos. Hasta la llegada de la crisis económica, la solidaridad de los españoles con los pueblos más necesitados estaba en unos niveles más que aceptables, equiparable con los Estados más sensibles en la lucha contra el hambre y el subdesarrollo. La solidaridad no puede pararse, aunque las cosas no vayan bien a nivel nacional, y es necesario más que nunca darle el mejor uso y el mejor destino a los fondos que salen de los bolsillos de todos los españoles.1 La historia de la solidaridad es reciente en nuestro país. Hasta los años 80 ayudar a otros pueblos era, sobre todo, una cuestión de caridad, no de justicia y de derechos. Pero a partir de esos años, muchos municipios españoles sensibilizados por los múltiples conflictos y catástrofes que se conocían en distintas partes del mundo quisieron formar parte de la solución a problemas como la crisis de los grandes lagos, el conflicto saharaui, la revolución sandinista. Asimismo, miles y miles de españoles gritaban en la calles a favor de 0,7% contra el hambre. Pie de foto: Foto de Andrés Carrasco Rago. Burkina

16 Faso 2009. En busca del agua. FAMSI.

Durante los años 80, nuestros ayuntamientos se lanzaron a la aventura de la ayuda solidaria. Años después España lo asumió como responsabilidad de gobierno. Se pone en marcha, en 1998, una Ley Nacional que recoge las normas y directrices de la cooperación española, y donde además se establece que las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos tienen competencia y son autónomos para desarrollar estas políticas. La historia continúa y hay que esperar hasta 2004 para ver la llegada de un gobierno que se toma realmente en serio la cooperación, la Ayuda Oficial al Desarrollo (la AOD) empieza a ser tratada como una verdadera política pública, como una política de Estado con mayúsculas. Ya no es una política más y sobre todo ya no se trata de una actividad puramente asistencialista. Posteriormente a partir de la visita del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, cuando vino a examinar lo hecho por la cooperación española en 2007, es cuando nuestra cooperación cobra mucho más sentido común. El CAD detectó algunos errores o debilidades y muchas fortalezas teniendo en cuenta nuestro complejo sistema de cooperación, que se caracteriza principalmente por la pluralidad de actores (ONGDs, sindicatos, universi-

Unesco getafe cuaderno 2  
Unesco getafe cuaderno 2  
Advertisement