Page 19

ciudades en f ria

Texto y fotos: Javier Torres Ripa

turístico para los visitantes. Entre sus atractivos destaca el centro histórico, la rica gastronomía mexicana, los museos y edificios institucionales y los espléndidos murales de José Clemente Orozco, entre otras bellezas, que evocan las gestas revolucionarias del pasado. Un floreciente trajín se percibe en los días de feria; restaurantes y mercados de artesanía hacen su agosto, mientras los taxistas se pasan de listos y dan —como en otros países— su particular nota de abuso, olvidando que su servicio es necesario y no una oportunidad para tomar el pelo a los visitantes. En medio de una ciudad con muchos problemas, la universidad mentora de la feria es un imán para la edición universitaria. La Universidad de Guadalajara ocupa un lugar destacado en la feria como justa compensación a su iniciativa organizadora desde hace 27 años. Su stand es como una embajada protectora para el editor universitario que encontrará siempre la ayuda que necesite. Sayri Karp, entre otras personas de la editorial universitaria, se encarga de esa amable acogida y hace posible la organización

de actividades, como los «Encuentros de edición universitaria», cada dos años, en los que participa la UNE. La ciudad y la feria sincronizan sus energías para ofrecer un buen panorama, pero todo muestra síntomas de fatiga, salvo el ruido mediático que aumenta sin cesar. De los más de 750 000 visitantes que reconoce la feria que han visitado la FIL de 2013, ¿cuántos tienen interés real en los libros y, más concretamente, en la edición científica y universitaria? No lo sabemos, pero lo cierto es que es mejor estar allí que no acudir. La vitalidad editorial se logra con competencia y en compañía, como lo hace la UNE, pero el esfuerzo por mostrar una presencia potente puede chocar con el fenómeno de banalidad y superficialidad circundante, que no es otra cosa que el triunfo de un síntoma: el libro es un artefacto multiforme que satisface muchos fines y que ya se mueve con soltura fuera de las ferias. Internet genera hoy más posibilidades de negocio que los tradicionales certámenes. La

convocatoria de la alegría nadie la va a desmontar mientras produzca ingresos, y más cuando llena páginas de periódico y acuden a su celebración presidentes de gobierno y premios nobel. Hemos de dar tiempo a cada cosa pues la Feria de Guadalajara sabrá desarrollar las nuevas realidades editoriales. He visitado la ciudad y su feria en varias ocasiones —dejé testimonio escrito en esta misma revista, en el número 13 de otoño de 2006— y no tengo duda que se ha consolidado como la cita más importante del sector editorial latinoamericano y hay energía para rato. La fiesta de los libros en español sigue estando allí. ¿Sabéis que la entrada es de pago y que cada visitante hace interminables colas para acceder al recinto después de haber pagado una entrada que cuesta 20 pesos, poco más de un euro? No es mucho, pero es lo suficiente para indicar que los visitantes están ahí porque quieren. Pues eso. La feria es para todos. Unos y otros estamos en el juego del símbolo que ofrecen los libros entre canapés, bocadillos y tequila. Ahí vamos. libros N.º 28 Primavera 2014

17

Unelibros Primavera 2014  

Novedades de las editoriales universitarias españolas.

Unelibros Primavera 2014  

Novedades de las editoriales universitarias españolas.

Profile for unelibros
Advertisement