Issuu on Google+

EVA

y el REINO de los MIL REINOS


Al caer la noche se cantaban serenatas, se recitaban poemas, se contaban historias increĂ­bles.

Era uno de los momentos favoritos de Eva, cuando muy atenta escuchaba las voces de sus compaĂąeros...


Los días de PESCA eran lo mejor, lo creáis o no. Eso sí, había que ser ordenado, y respetar los turnos. La mayor parte de las veces Eva y los demás tenían que conformarse con bocadillos de MERMELADA. ¡LOS PECES SE PARTÍAN DE RISA!


En medio del mar, lo creáis o no, se veían juegos de cartas, obras de teatro, carreras de ponis y partidos de tenis... Era MUY DURO ser RECOGEPELOTAS.


La caza del dragテウn se hace los viernes. LO CREテ!S O NO, es una actividad peligrosa, emocionante... La CERBATANA es el peor enemigo de un dragテウn.


“-Hemos observado que tenéis un problema. Lo creáis o no, mi familia ha transportado a toda la nobleza de todos los reinos durante siglos...”


Y así fue. Eva y todos los demás cada uno en SU TORTUGA dejaron sus torres, visitaron al vecino y daban grandes paseos. Comían juntos, se abrazaban y pellizcaban, se hacían cosquillas y se quedaban a dormir en la Torre de otro amigo...


Y asテュ dテュa tras dテュa convivieron todos juntos. Aunque, LO CREテ!S O NO, a veces echaban de menos un poco de intimidad...


ISSUU-C6-1_0