Page 1

PELUQUERÍA FR ANCESA desde 1868


Prólogo El alma de las cosas

Reflexiones de Sonia Oyarzún Iglesias

¿Cómo será el alma de las cosas? Si pudieran transmitir sus sensaciones, ¿qué podrían expresar?, ¿Qué dirían ese manojo de llaves contundentes y labradas con esmero? Tal vez, aseguraron los portones señoriales de una hacienda que ya no existe. Aquel azucarero esmaltado de azul, un tanto saltado, me habla de la hora del té, en las asoleadas tardes de antaño, vividas en la casa de la abuela. Extiendo la mano como entonces, para sacar los pancitos de azúcar. El frío mental me devuelve a mi realidad, de ser yo ahora la abuela. Ese mueble secretaíre de cortinas de madera, ¿Cuántas cartas de amor habrá guardado?, ¿Cuántas facturas de mercaderías expresadas en arrobas y quintales? En sus diminutos cajoncitos, el costurero de palo de rosa con marquetería, todavía conserva botones de concha perla de algún fino traje de novia, alguna esquela amarilla, un ramo de flores secas de algún amor que nunca fue… Antigüedades, testigos mudos de alegrías, tristezas y dramas. En sus esencias se ha detenido el tiempo. Pero creo estar segura que por las noches, en los escaparates las cosas cobran vida y se intercambian sus historias y sus almas.


Historia Boulevard Lavaud

Peluquería Francesa

¿Cómo será el alma de las cosas? Si pudieran transmitir sus sensaciones, ¿qué podrían expresar?, ¿Qué dirían ese manojo de llaves contundentes y labradas con esmero? Tal vez, aseguraron los portones señoriales de una hacienda que ya no existe.

¿Cómo será el alma de las cosas? Si pudieran transmitir sus sensaciones, ¿qué podrían expresar?, ¿Qué dirían ese manojo de llaves contundentes y labradas con esmero? Tal vez, aseguraron los portones señoriales de una hacienda que ya no existe.

Aquel azucarero esmaltado de azul, un tanto saltado, me habla de la hora del té, en las asoleadas tardes de antaño, vividas en la casa de la abuela. Extiendo la mano como entonces, para sacar los pancitos de azúcar. El frío mental me devuelve a mi realidad, de ser yo ahora la abuela.

Aquel azucarero esmaltado de azul, un tanto saltado, me habla de la hora del té, en las asoleadas tardes de antaño, vividas en la casa de la abuela. Extiendo la mano como entonces, para sacar los pancitos de azúcar. El frío mental me devuelve a mi realidad, de ser yo ahora la abuela.

Ese mueble secretaíre de cortinas de madera, ¿Cuántas cartas de amor habrá guardado?, ¿Cuántas facturas de mercaderías expresadas en arrobas y quintales?

Ese mueble secretaíre de cortinas de madera, ¿Cuántas cartas de amor habrá guardado?, ¿Cuántas facturas de mercaderías expresadas en arrobas y quintales?

En sus diminutos cajoncitos, el costurero de palo de rosa con marquetería, todavía conserva botones de concha perla de algún fino traje de novia, alguna esquela amarilla, un ramo de flores secas de algún amor que nunca fue…

En sus diminutos cajoncitos, el costurero de palo de rosa con marquetería, todavía conserva botones de concha perla de algún fino traje de novia, alguna esquela amarilla, un ramo de flores secas de algún amor que nunca fue…

Antigüedades, testigos mudos de alegrías, tristezas y dramas. En sus esencias se ha detenido el tiempo. Pero creo estar segura que por las noches, en los escaparates las cosas cobran vida y se intercambian sus historias y sus almas.

Antigüedades, testigos mudos de alegrías, tristezas y dramas. En sus esencias se ha detenido el tiempo. Pero creo estar segura que por las noches, en los escaparates las cosas cobran vida y se intercambian sus historias y sus almas.


Restorรกn


Los Coleccionistas

Antiguo almacĂŠn


Nostalgias...


Hererdero y dueño Boulevard Lavaud

“Todo comenzó cuando tuve la inquietud de que la Peluquería,

un lugar tan emblemático, podía dejar de existir… eso me provocaba algo desde el punto de vista de la emoción, sin embargo, una serie de coincidencias hicieron que todo se facilitara

Cristian

Lavaud

Cuando por cosas del destino, su vida se volcó en recuerdos y añoranzas comienza a escribirse esta historia: “nunca pensé que iba a terminar aquí”, comenta este ingeniero ambiental que ingenio, tiene de sobra y como frase emblema: “vamos con todo”. De ascendencia europea, a Monsieur Le Couteau, como le decían sus amigos en malones juveniles, siempre lo acompaña la copa de su padre y una corbata de perlas. Aunque la vida no le ha sido fácil, se caracteriza por su espíritu optimista, de mucha energía y poseedor de un ritmo de vida exhaustivo: hoy en día es padre de familia y se dedica junto a su socio y buen amigo, Daniel, a sus dos exquisiteces: Boulevard Lavaud, afrancesado y lleno de nostalgias, y el Zarita, con ese gustito peruano inigualable. Actualmente, su más importante proyecto, comienza a partir de 1997, con un espíritu coleccionista… una cafetera y algunos otros objetos rescatados de un antiguo restorán: “Boulevard Lavaud”, es motivo de sus gustos y disgustos, de sus orgullos, pasiones e historias que merecen ser recordadas y perpetuadas a través de esfuerzo y dedicación. Y al igual que cuando era niño con su traje de chapulín, jamás ha perdido la creatividad, valentía, compromiso y convicción por las cosas que le apasionan.

para que este lugar llegara a ser lo que hoy en día es”.


“El momento más simbólico que he vivido con este proyecto fue cuando compré este lugar… un momento súper emocionante. Haber ido con Manuel en un taxi hacia la notaria, lloré a mares,

fue increíble…

Además, fue bonita la conversación, como de un padre a un hijo me contó la historia de mi . Para mi significó un logro muy especial porque sabía que todo lo que alguna vez creó mi abuelo, podía realmente Ha sido una de las emociones más fuertes que me ha tocado vivir”.

abuelo

continuar.


“La Peluquería es como un hijo, paso todos los días involucrándome aún más...

ilusiones Boulevard”

...Todo esto, todas estas , toda esta se sostiene de alguna manera gracias al .

quimera


peluquero

Peluquería Francesa

“Aprender ésta profesión fue una experiencia…” A sus cortos 15 años caminaba todas las mañanas de pantalones cortos, suspensores y un delantal blanco hacia la Academia Baquedano. En lugar de un libro, una peineta y en lugar de un lápiz, una tijera. Y por las tardes del 72, el salón de sus padres fue su lugar de trabajo donde hacia barba y bigote frente al espejo atestado de gente. Más tarde su rumbo continuó en la famosa peluquería “Demetrio 10” junto a más de 40 peluqueros. Siempre pensando en elevar el nivel económico y cultural de esta profesión estuvo a cargo del Gremio de Peluqueros por más de quince años, cumpliendo, por fin, su sueño de viajar a Europa a perfeccionarse. Actualmente y después de 55 años de experiencia ejerciendo su profesión, con dos hijos profesionales, vive feliz y tranquilamente con su esposa. Él junto a Roberto Jeria, Pablo Ojeda, Manuel Cisternas y Manuel Cerda (dueño actual) son los que mantienen viva esta centenaria peluquería que a parte de poseer objetos antiguos con gran carga simbólica, conserva entre sus cuatro paredes miles de secretos y tradiciones de este oficio tan antiguo que se ha practicado por generaciones.

“Lugares como éste, hay que aprender a cuidarlos y mantenerlos ya que son un gran aporte a la cultura y a la sociedad... las personas vienen hasta aquí para conocer la historia y su pasado”


trabajo siempre hay detalles que mejorar para hacer un ambiente más cálido...

“Como en todo

...constantemente surgen nuevas ideas pero siempre pensando en la comodidad de los

clientes”


...es mi trabajo y

lo sé hacer valer

como corresponde”

“Siempre me expreso con las personas a un mismo nivel, ya que ésta profesión es muy reconfortante y requiere respeto...


Administradora Boulevard Lavaud

Beatris

Zimmer

“Se necesita cajera para turno de noche”, decía un diario tirado en suelo junto a sus pies, por el año 1994 en la ciudad de Santiago. Ella, una joven brasileña y con carácter, que por cosas del destino y la desmesurada nieve caída en aquel invierno, no pudo regresar a su país, tuvo que buscar sustento en aquel turno de noche. Y así, pasaron muchos otros inviernos, primaveras y veranos. Hoy, Beatris lleva 16 años en Chile, tiene 2 hijos y un trabajo cuidadosamente administrado, en donde el Boulevard Lavaud, significa algo más que un simple trabajo: significa una vida, una familia a la cual siempre responde con todo el corazón.

vínculo

“El vínculo con los dueños es también un con el lugar, ya que es parte importante de la vida de ellos y por lo tanto, parte importante de mi vida.

Ha sido una gran bendición”


sería olvido aporte visual

“Si no se hubiese recuperado este edificio, como otros tanto de este Barrio. Sin embargo, más allá de ser un para la ciudad, es un aporte económico para los que trabajamos aquí…

y testimonial

es así como

razones hay muchas para cuidarlo: como es algo bueno, lo bueno,

debe perpetuarse en el tiempo.”


“Este es un lugar en el que

suceden cosas todo el tiempo...

emociones fuertes que probablemente en otros lugares no se vuelven a revivir...

no existe la rutina…en nada”


únicos...

“Aquí en el boulevard todos los espacios son porque cada uno está de una forma especial donde también cada cliente tiene su sector preferido que lo hace único dentro del

ambientado

chef

Boulevard Lavaud

lugar”

Cristián

Pino

Haciendo aseo, sacando escombros y reconstruyendo este lugar, comienza la labor de Cristian, este muchacho que llega del sur cuando tenía tan solo 19 años y una vida entera por delante. Y en un eterno abrir y cerrar de ojos, un buen día, puso en práctica sus escasos conocimientos de cocina preparando jugos y sencillos sándwiches para los clientes de la peluquería…donde poco a poco su presencia se torna indispensable y como una forma de respaldar su trabajo decide perfeccionarse estudiando gastronomía. Hoy a sus 27 años de experiencia y cuando ha formado hace muy poco un hogar junto a su esposa y su pequeño hijo, comparte la nostalgia de haber visto crecer este lugar…que guarda todo lo vivido desde sus inicios y al cual recordará como su casa cuando tenga que partir…pues como dice…”esto no termina acá”.


cocina

“La no es francesa 100%, la hemos acomodado al gusto , por lo tanto el aporte gastronómico es una fusión de ambas...

chileno

costumbres...

“...ya que debemos mantener nuestras si al fin y al cabo estamos en un totalmente chileno”

barrio


despierta

“De cierta forma, soy el que este lugar todos los días, pues abro sus puertas cada mañana...

“...y así empieza el día de trabajo para todos... para mi ha sido una gran responsabilidad y muestra de por parte de los dueños”

confianza


Trabajador

Boulevard Lavaud

cocina

“La no es francesa 100%, la hemos acomodado al gusto , por lo tanto el aporte gastronómico es una fusión de ambas...

Robert

Tantalean

Proveniente de Perú, donde fue vendedor y supervisor en empresas de bebidas y cervezas, un día inesperado viaja a Chile, solo, a probar suerte encontrando trabajo en una tienda de timbres en el centro. Sin embargo por esas cosas de la vida en el año 2006 llegó al Boulevard y estampó su sello de copero en turnos dobles, era el único en ese entonces, por lo que trabajaba duro. Dando siempre lo mejor de sí, en poco tiempo su esfuerzo y responsabilidad fueron recompensados por los dueños, los que en un acto de confianza le entregaron las llaves del lugar. Hoy vive en las dependencias del Boulevard junto a su esposa, también de Perú, y a su hermosa hija de 10 meses, donde administra las bodegas por el día, y al esconderse el sol, la tarde lo viste de cocinero para deleitar a los clientes nocturnos con sus exquisiteces. “Por el momento no he pensado en regresar a mi país, pues estoy feliz acá…este es mi hogar”.

““Gracias a la responsabilidad y al esfuerzo he ganado muchas cosas, pero una de las más importantes, es la confianza que los dueños handepositado en mi...fue muy grtificante el momento en que me confiaron las llaves del local”.

chileno


Chile

“Estoy contento de vivir acá en y además conocer parte de su me alegra aún más porque de esta manera puedo enseñarles a los turistan y clientes que nos visitan...

cultura

“...la historia de los más sorprendentes y antiguos que posee este lugar”

objetos


“...no sé qué cara habré puesto, pero estaba asustado por la impresión que los se llevarían de mi… con el paso a ser parte de mis anécdotas y experiencias vividas.”

tiempo

nervioso

“En mi primer día de trabajo, estaba tan , que al momento de servir el postre del día, algo hice mal y derramé ttodo en el suelo...

clientes


cliente

Boulevard Lavaud

Guillermo

villalobos

Cuando en Copiapó no habían calles pavimentadas y los profesores eran maestros, nace quién ya tiene 80 años de historias y cabellos blancos. A los 16 años llegó a Santiago y mientras su vocación como ingeniero se reflejó en cepal, iansa y codelco, nunca reprimió su interés por lo social, el deporte y las artes…junto a sus hijos, la natación fue su más fiel acompañante, para luego transformarse en un atleta que en las calles del mundo perpetuó victorias. Y ahora, cuando los nietos ya están grandes y los días, en ocasiones se hacen largos, cerca de la una de tarde, camina a paso lento por el barrio y reconoce, que llegar al Boulevard significa más que un almuerzo con acento exquisito, significa recordar cada detalle que hizo de su juventud, la nostalgia más preciada y mejor guardada, y como a Marcel Marceau, nos confiesa que su historia ha pasado frente a él como si hubiesen sido sólo dos minutos, pero dos minutos intensamente vividos.

“Si tuviera que decirles lo que es el Boulevard para mí, les diría que es un lugar , para compartir vivencias ya sean actuales o pasadas, el lugar te brinda esa atmósfera esa sensación de .

único revivir historias”


“Me arrepiento profundamente al no tener de mis hijos cuando eran chiquititos, para reconstruir y...

fotografías

...traer al presente una y mil veces sus vivencias, aunque sé que todo está aquí,

en mis

recuerdos”.


“Es uno de los pocos lugares en que la música y el sonido ambiente permiten , y qué importante es esto...

conversar

...sobre todo si hoy son pocos los que se detienen a conversar… es algo que se está

perdiendo”.


Libro memoria Boulevard Lavaud  

Libro fotográfico que reúne experiencias en torno al Boulevard lavaud/Peluquería Francesa.