Issuu on Google+

CONTENIDO 1

Editorial. Dedícalos a Dios y... recuérdaselos Mtra. Greisy De Gracia de Murillo

2

Desde la rectoría. Internacionalización, una misión de todos los días Prof. Ismael Castillo Osuna

3

Vida estudiantil. Socios en la empresa educativa Mtro. Ekel Collins Domato

5

Éxito académico. El mundo en el campus, el campus en el mundo Dra. Raquel Bouvet de Korniejczuk

8

Financiamiento. Más que clientes, ¡usted es nuestro socio! C. P. Benjamín Lázaro Carballo

10 12 14

Padres ricos en fe. Saludable satisfacción Familia Chambi Bernal Visión sin fronteras. Servicio sin límites: Esposos Loron y Ruth Ann Wade Reminiscencias. Cartas al primo Jerry Ptr. Loron Wade

16

Padres ricos en fe. Inversión para el campo misionero Familia Nangusé

18

Visión mundial. Ampliando la visión de servicio Ptr. Abraham Murillo Menéndez

21 23 25

Servicio. Necesidad urgente Ptr Abimael Lozano Semblanza. La abuela Locha Merab Tello, estudiante de ciencias de la comunicación Tutoría. Su hijo no está solo, tiene un mentor Mtra. Greisy De Gracia de Murillo

TUTORíA

Su hijo no está solo, tiene un mentor Apartado 16 Av. Libertad 1300 Pte. Montemorelos, N. L. México 67530 Tel. (826) 263-0928 Fax (826) 263-0901 www.um.edu.mx padres@um.edu.mx

Ismael Castillo Osuna Rector Raquel Bouvet de Korniejczuk Vicerrectora Académica Benjamín Lázaro Carballo Vicerrector Financiero Ekel Collins Domato Vicerrector Estudiantil Rubén Meza Rodríguez Vicerrector Administrativo Dirección Editorial Greisy De Gracia de Murillo Bienestar Estudiantil

Podría parecerle increíble, pero en la UM todos los alumnos tienen un tutor oficial a quien recurrir. Mediante el Programa Institucional de Tutoría (PIT), nos esmeramos porque su hijo tenga un tutor que le aconseje y oriente en su proyecto educativo. Esencialmente así opera este programa: 1. El estudiante elige a un tutor al inicio del curso escolar que garantice que hay alguien a quien puede consultar y/o le buscará para aconsejarlo. 2. El tutor da seguimiento al aconsejado en tres momentos del semestre, de manera personal y grupal en reuniones con el tutor. I. Al inicio del semestre, el tutor analiza el perfil de ingreso de sus aconsejados para asegurarse que no haya riesgo de fracasos ni de deserción. II. A medio semestre, verifica con cada aconsejado cómo está espiritual, académica, y financieramente. Si detecta que está en riesgo su proyecto educativo, es referido a la instancia o persona especializada para darle seguimiento. III. Antes de terminar el semestre, busca conocer del aconsejado la intención de regresar para proseguir con el proyecto educativo. 3. El estudiante evalúa el programa de tutoría unas semanas antes de concluir el semestre. Nos complace que los resultados cada vez sean más satisfactorios ya que en la evaluación próxima pasada, expresaron estar satisfechos. Los resultados obtenidos (4.16) se basaron en datos de la escala de Lickert que va desde 1 (nada satisfecho) hasta 5, (muy satisfecho).

Asistente Mirella Hernández Colmenares Revisión Benjamín García G. Diseño Abimelec Olán Acosta Fotografía Abimelec Olán Acosta www.pulso.um.edu.mx

Dracmas, monedas griegas de plata a las que se refirió Jesús en la parábola registrada en Lucas 15:8, 9, objeto de gran valor para la mujer allí mencionada, pues era su dote. En sentido figurado, representa a los hijos. DRACMAS, revista semestral para padres y tutores de alumnos de la Universidad de Montemorelos con el fin de informar, inspirar y comprometer en la tarea de preparar para esta vida y la venidera al invaluable tesoro que son los hijos.

Programa Institucional de Tutoría


EDITORIAL Dedícalos a Dios y… recuérdaselos

Apreciados padres: Permítanme compartir con ustedes algo que le ha dado sentido a mi vida. ¡Imborrable en mis recuerdos! Hace 32 primaveras el superávit de la ofrenda de décimotercer sábado estuvo dedicada a la División Interamericana. Pero, ¿por qué es imborrable esa fecha? Es porque esperaba que naciera mi primogénito alrededor de ese sábado 29 de marzo y alegremente, tanto Abraham (mi esposo) y yo, habíamos convenido que nuestro hijo no sólo fuera dedicado como primicia, sino también como nuestra ofrenda para Interamérica. No tengo la menor duda, el Señor aceptó nuestra ofrenda. Sin embargo, he de admitir que en dos ocasiones fue puesto a prueba Abraham Eliel, nuestro primer hijo. Primeramente, cuando egresó de Contaduría Pública y, posteriormente, cuando egresó de la Maestría ya que no recibía ninguna invitación para trabajar. Tuvo que esperar pacientemente; mientras tanto, se preguntaba: “¿A dónde iré a trabajar? ¿Dios tiene un lugar para mí?” Entre tanto, como padres, nuestra oración era: “Señor, si aceptas nuestra ofrenda y él apresta su corazón, abre el espacio de trabajo donde debe estar y quita el deseo natural que como padres tenemos de hacerlo por medio de

nuestra influencia.” Y llegaron las invitaciones de trabajo en el momento y al lugar adecuado. Pero, no sólo nuestro primer hijo le pertenece a Dios. Anayansi y Aldo Ricardo, le pertenecen también y tienen su historia muy particular, como el perfil singular con que el Creador los privilegió para tener una vida plena, con sentido y trascendencia eterna. No tienen necesariamente que estar empleados por la iglesia, porque pueden estar empleados por una empresa, e incluso, puede ser que escojan emprender un negocio propio. Sin embargo, su trabajo e influencia deben apuntar a apoyar los esfuerzos de la iglesia, toda vez que ellos asientan que pertenecen a Dios. Lo más serio de esto es que no termina ahí la responsabilidad que tenemos como padres. Tanto nosotros como ellos debemos recordarlo y celebrarlo para estar confiados en el Señor, quien se goza en que le pertenezcamos. Esta primavera fuimos a Guadalajara para visitar a Abraham Eliel con motivo de su cumpleaños. ¡Qué ocasión tan preciosa tuvimos para confirmarlo! Tan sólo deseábamos repetirle la frase especial: “Hijo, cuando naciste, no sólo fuiste nuestra primicia para el Señor, también nuestra ofrenda de décimotercer sábado para Interamérica.”

Apreciados padres, en esta edición de Dracmas abordamos el tema del vasto campo mundial que tienen los jóvenes para ampliar su servicio misionero. Les animamos a ustedes quienes son clientes y socios activos nuestros a considerar el impacto y beneficio que tendrá su hijo o hija al tener una visión para emprender y una pasión para servir de alcance mundial, y a alentar en ellos este sentir. Muy cordialmente,

Mtra.Greisy de Murillo Atención a Padres 1


DESDE LA RECTORÍA Internacionalización, una misión de todos los días “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28:18-20) Así, desde el monte de la despedida, y antes de ascender a los cielos, Jesús se revela a sus discípulos como “el misionero de todos los días”. La internacionalización en la Universidad de Montemorelos es un símbolo de la fuerza global del movimiento adventista. Hay adventistas en todos los rincones del mundo impulsados por el motor de la superación personal y profesional. Por eso buscan nuestra institución. De esta manera, 38 países del mundo están representados en nuestro plantel. Pero esta distinción internacional es mucho más que un plantel que se viste de colores con el ondear de las banderas. Es mucho más que el intercambio cultural que se genera con la diversidad de estudiantes y maestros.

Es una misión. Así aparecen en el escenario las extensiones de la institución, los estudiantes misioneros, el servicio voluntario y el apoyo a la “Ventana 10/40”; las supermisiones, las campañas y las brigadas médicas más allá de nuestras fronteras, sólo por mencionar algunos de nuestros proyectos internacionales. El desarrollo futuro en la internacionalización continuará de la mano del servicio misionero. Cada vez será más exitoso en la formación de nuestros líderes. Ése es su destino final. Así lo describió San Juan: “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero… (Apoc. 7:9). Mientras mantengamos la visión misionera mundial, la internacionalización será el cumplimiento exitoso de la gran misión de Cristo.

Prof. Ismael Castillo O. Rector


VIDA ESTUDIANTIL Socios en la empresa educativa

La Universidad de Montemorelos (UM) “acepta a los estudiantes que participan de… [su] misión, sin tomar en cuenta el origen, la raza, el género [ni] la religión. Utilizando todos los medios a su alcance, extiende sus servicios de difusión del conocimiento y la cultura a la comunidad a la cual sirve y lleva un mensaje de esperanza a todos los pueblos del mundo” (Compromiso educativo)

de personas menos privilegiadas. De esta manera, experimentan de primera mano lo que nos señala Elena G. de White: “Los dolientes e indigentes de todas clases son nuestros prójimos; y cuando llegamos a conocer sus necesidades, es nuestro deber aliviarlas en cuanto sea posible… A fin de ser felices, debemos luchar por alcanzar aquel carácter que Cristo manifestó. Una notable peculiaridad de Cristo era su

abnegación y benevolencia… Siguiendo el ejemplo del Salvador, podemos estar en santa comunión con él; y tratando diariamente de imitar su carácter y seguir su ejemplo, seremos una bendición para el mundo, y obtendremos para nosotros contentamiento aquí y recompensa eterna en la otra vida” (Testimonios, tomo 3, pág. 269). La UM en su Declaración de Misión manifiesta su intención

Durante el semestre en curso, la UM cuenta con 250 alumnos extranjeros provenientes de 38 países. Lo interesante es que cada uno de ellos comparte los mismos anhelos respecto a su educación y superación que los estudiantes mexicanos. Desean una educación integral, que los prepare para una vida de servicio a Dios y al prójimo y los haga aptos para la vida eterna. Ésta es una parte medular de la “experiencia en Montemorelos”. Los estudiantes de nuestra institución, además del componente profesional con el que se les ayuda a desarrollar competencias específicas de la disciplina de su elección, participan del Servicio Comunitario. En él cada carrera tiene la oportunidad de escoger un proyecto específico en el que trabajarán colectivamente, para hacer la diferencia en las vidas

3


de aceptar a estudiantes no sólo de México sino del mundo entero. Lo hace reconociendo su responsabilidad de cumplir con la misión de Jesucristo en la cual nos exhorta: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mat. 28:19, 20). Esto trae a mi memoria las palabras de John Maxwell: “Quien tenga éxito, posiblemente deje una herencia para otros. Pero el que quiera dejar un legado, deberá dejar algo en los demás. Cuando se piensa en forma desinteresada y se invierte en los demás, se obtiene

la oportunidad de crear un legado que seguirá vivo después de nuestra partida” (Thinking for a Change, Warner Books, 2002). Queridos padres, los invitamos a asociarse con la UM en la hermosa y sagrada tarea de educar a sus hijos, una tarea que se realiza mediante el esfuerzo conjunto de la universidad, la familia y la iglesia. Involúcrese en el bienestar integral del hijo que nos ha confiado. Entérese de su progreso académico, su desarrollo físico y social. Gócese al ver su progreso espiritual. Ore por él y anímelo a superar cualquier desacierto o equivocación. Su hijo es una gema que le pertenece al Señor. Seamos socios en el proceso de pulirla y prepararla para que ocupe su lugar entre los tesoros de nuestro Dios.

Mtro. Ekel Collins D. Vicerrector Estudiantil


EXITO ACADÉMICO El mundo en el campus, el campus en el mundo La noche de la apertura del XI Simposio de Administración, organizado por los estudiantes de la Facultad de Ciencias Administrativas, se presentó una obra de teatro mudo para inaugurar el tema “México, marca global: ¿realidad o desafío?” Un grupo de estudiantes dramatizó la venta de tortillas mexicanas en el exterior. Miraba a estudiantes mexicanos y extranjeros representando en sus roles a este país y a países cercanos y lejanos. Allí estaba el mundo reunido en un ramillete de estudiantes actuando juntos en el mismo escenario.

perspectivas, gustos, la vida misma. La Universidad de Montemorelos, conocedora de las necesidades profesionales actuales para ser capaz de interactuar en un mundo globalizado, y la necesidad de alcanzar con la misión de Cristo a toda tribu, lengua y pueblo, ofrece una plataforma tan grande como el mundo sin moverse del campus, y una puerta abierta a los límites más remotos de la tierra, hasta donde extiende su campus.

Pero la vida universitaria es más que una actuación sobre un escenario. Es compartir experiencias, costumbres,

Las primeras puertas abiertas son las de los diferentes estados de la República. Casi todos los estados del país están representados por

Puertas abiertas a los estados de la República Mexicana

estudiantes y docentes. Esta variada riqueza cultural y académica permite compartir costumbres, música, acentos, gustos y maneras de enfocar las distintas profesiones desde una variedad de perspectivas. El país, que es un crisol de culturas, se conjuga en una, compartida por la comunidad universitaria y enriquecida por la gran diversidad nacional representada. Así, ya sea dentro del campus, un aula de clases, una recámara en el dormitorio, un grupo musical, esa diversidad enriquece a todos. Más aún, las otras dos instituciones adventistas de educación superior del país, permiten un intercambio más frecuente de docentes y estudiantes por períodos cortos o prolongados.

5


Puertas abiertas al mundo La Universidad hace esfuerzos intencionales para abrir sus puertas a docentes de distintas partes del mundo con el propósito de proveer a los estudiantes oportunidades de conocer el mundo sin salir de sus puertas. Actualmente tenemos 36 docentes extranjeros, lo que representa un 24% de toda la planta docente actual. Del mismo modo, durante este semestre están matriculados 250 alumnos extranjeros, que representan un 13% del alumnado total, con una representatividad de 38 países del mundo y tres continentes. Muchos de los estudiantes extranjeros vienen a la institución porque en sus países no se ofrecen las carreras de su elección en instituciones adventistas, o porque, justamente están interesados en el ambiente internacional que tiene el campus, y quieren aprovecharlo

para convertirse de ese modo en ciudadanos del mundo y estar preparados para enfrentar desafíos en la misión de sus vidas en diversos contextos. La Universidad ofrece, además, la oportunidad de estudiar español como segunda lengua, lo que es un atractivo especial para estudiantes extranjeros que solamente quieren dominar el español, o que necesitan aprenderlo antes de ingresar a un programa formal. Además, el Instituto de Idiomas ofrece clases de francés, inglés, portugués y ruso a quienes desean prepararse para servir donde se hablan otros idiomas. A partir de agosto del 2007, todos los alumnos de nivel licenciatura tendrán la oportunidad de tomar alguna de sus materias en inglés, como un medio adicional de preparación para los desafíos de la internacionalización.

Las mismas puertas que se abren para dar cabida al mundo dentro del campus, son las que se abren para permitir experiencias estudiantiles y docentes a lo ancho del mundo. Casi todos los programas educativos tienen la oportunidad de salir por un semestre o un año a alguna otra institución adventista que ofrezca el programa, como una experiencia de intercambio. Por ejemplo, los estudiantes de la Licenciatura en Teología están invitados a ir por un semestre o un año al Seminario Adventista de Sagunto, España, para cursar sus estudios en ese lugar. Los de la Licenciatura en Educación en el área de Inglés van por un semestre al Newbold College, Inglaterra, para cursar materias del último año, perfeccionar sus habilidades lingüísticas, y conocer la tierra de Shakespeare, y próximamente


los estudiantes de la Licenciatura en Nutrición podrán tener una experiencia durante un semestre o un año en Loma Linda University, Estados Unidos. Para aquellos estudiantes que quieren tener una experiencia de servicio voluntario hay múltiples oportunidades en los distintos continentes. Actualmente algunos de nuestros estudiantes están en países americanos como Costa Rica; otros están en África, y otros en España y Rumania. La experiencia de servir durante un año como voluntarios les provee de una inmersión total prolongada en una cultura, idioma y ámbito profesional que

beneficia al estudiante y al mismo tiempo hacen una contribución significativa al atender necesidades cruciales con abnegación. ¿Cuán extensas son las expectativas de los estudiantes actuales? ¿Cuán amplias son las necesidades de los profesionales del siglo XXI? Son del tamaño del mundo. Y la UM es un excelente lugar para extender las fronteras sin salir de la comodidad del campus, en tanto se adquieren las habilidades y actitudes para atender el desafío de un mundo necesitado de profesionales serviciales, comprometidos con la misión de Cristo y de su iglesia.

Raquel de Korniejczuk Vicerrectora Académica

7


FINANCIAMIENTO Más que cliente, ¡usted es nuestro socio!

En la educación cristiana adventista, el hogar y las instituciones educativas de la iglesia son considerados agentes educativos muy importantes, además de la iglesia. El hogar es considerado como la primera escuela, donde empieza la educación del niño, y los padres como los primeros y más influyentes maestros. En la obra de la educación de los niños y jóvenes hay una convergencia de propósitos de padres y maestros, del hogar y la escuela. Los esfuerzos de unos y otros se complementan para formar y desarrollar el carácter de los hijos para la eternidad, convirtiéndose de esta manera en socios del proyecto educativo. Así lo señala la sierva del Señor en sus escritos compilados en el libro Consejos para los maestros,

padres y alumnos acerca de la educación cristiana. “La gran obra de padres y maestros es la edificación del carácter, el procurar restaurar la imagen de Cristo en los que han sido puestos bajo su cuidado… Instruir, cultivar, pulir y refinar a los jóvenes y los niños, debiera ser la preocupación principal de padres y maestros” (pág. 84).

“En el hogar y en la escuela, por el precepto y el ejemplo, se debe enseñar a los niños y a los jóvenes a ser veraces, abnegados y laboriosos… Los padres y los maestros deben trabajar para lograr este objeto: el desarrollo de todas las facultades, y la formación del debido carácter” (pág. 141). “El Señor quiere usar la escuela de iglesia para ayudar a los padres en la educación y preparación de sus hijos para el tiempo que nos espera” (pág. 159). Definitivamente, en la educación de los hijos, los padres y la Universidad somos socios. Nos han confiado a sus hijos para continuar con la educación iniciada en el hogar. Tenemos los mismos ideales para ellos.


de los padres, con una visión de futuro, proveyendo a sus hijos una educación que los prepara no sólo para el gozo de servir en este mundo, sino para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero, lo cual será la recompensa final de haber participado e invertido en esta sociedad.

Procuramos la misma causa en favor de ellos. Más que una relación de empresa y clientes, es una relación de socios. ¿Qué es un socio? Un socio es alguien que comparte responsabilidad en una actividad común con otro individuo o con un grupo. En los negocios y sociedades civiles o mercantiles, hay diferentes tipos de socios: comerciales, industriales, capitalistas, tecnológicos, estratégicos, activos, honorarios, etc.

Es importante mantenernos como socios activos y estratégicos en la educación cristiana. Me gusta visualizar a los padres como socios activos de la institución, participando activamente en su desarrollo, cumpliendo oportunamente con sus compromisos financieros, haciendo promoción para atraer más estudiantes y, por consecuencia, más socios, interesados en apoyar decididamente el cumplimiento de su misión. Por otra parte, considero a la institución como socio estratégico

Benjamín Lázaro C. Vicerrector Financiero

9


PADRES RICOS EN FE ¡Saludable satisfacción!

Uno de los países del continente americano que ha tenido continua presencia a través de los años en nuestra institución es Perú. Esta presencia la atrajo primeramente la escuela de Enfermería. Algunos nombres de personas como Hellen y Lira Montoya, Febe y Jocabed Alomía, Esther Atalaya pueden ser recordados por quienes estuvieron aquí en la década de los sesenta. A principio de los setenta, el Colegio Vocacional y Profesional Montemorelos se vio favorecido con un selecto grupo de peruanas muy talentosas que musicalmente dieron brillo tanto a programas religiosos como culturales. Por mencionar algunas de ellas, nombraremos a María Gamero, Nelva Quinteros, Ana, Martha y Hellen Florián, Laura y Yolanda Alva, Líder Ruiz, Fidelia Del

Águila, Ana Balcázar, Sonia Castillo y María Chambi… Los que estuvieron en ese tiempo tal vez puedan cerrar los ojos y evocar himnos como “Alza tu mirada a los montes…” o canciones andinas como “Tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz…” Los peruanos y Montemorelos han hecho historia juntos. Por tal razón, la foto de la familia Chambi, que engalana la portada de esta revista, nos resulta preciosa y emblemática. Preciosa porque testifica acerca del valor que muchas familias le dan a la educación cristiana. Emblemática porque exalta la tradición y lealtad de familias, no sólo nacionales, sino también extranjeras que invierten en la educación adventista convencidas de que ésta da a sus alumnos visión de servicio sin fronteras.

No nos dejarán mentir al decir que la persona más rica en fe es la feliz abuela, la maestra María Huayllara de Chambi quien aparece en el centro de la foto. Hace cerca de cuatro décadas ella y su esposo el profesor Rubén Chambi, quien fue catedrático de Historia y Literatura en el Colegio Unión en Perú, comenzaron a hacer historia al haber enviado a su hija María a estudiar enfermería y posteriormente a Sonia (quien aparece del lado derecho de la foto). Sus otros dos hijos no estudiaron en Montemorelos, sino en Perú. Rubén es arquitecto y Carlos, ministro adventista. Siguiendo la línea familiar descendente, es admirable la fe trasmitida a su hijo, el pastor Carlos Chambi (quien aparece en la foto)


y que comparte su esposa María Bernales de Chambi. Sin ayuda educativa, emprendieron una aventura de fe al apoyar a sus dos hijos que tenían la ilusión de ser médicos. Quienes conocen a los hijos de ellos, a José Carlos y a Blanca Esther, coinciden en que son jóvenes que sorprenden por la nobleza de carácter y la acerada fibra de su espíritu, misma que les llevó a perseverar en una larga carrera con obstáculos donde fueron probados continuamente hasta graduar en mayo del 2006. “Felizmente”, como dicen los peruanos, mostraron algo muy particular de los andinos: trabajo arduo para autofinanciar sus estudios y solidaridad para apoyarse mutuamente como hermanos. ¡Dios guíe a los que siguen a mantener esa visión y trasmitirla! ¡Qué herencia! Ciertamente es una historia admirable y que sin duda, proporciona tanto a la Universidad de Montemorelos como a la familia Chambi una ¡saludable satisfacción! por contar en esta familia con dos

Jesús Soto Salazar 1922-2007 “¡Se fue el abuelo…! ¡Y es que nos dio tanto! ¡Gracias a Dios porque le veremos nuevamente cuando Jesús regrese!” Exclamó su nieta Nany, (Nohemí Luna Soto), graduanda de la licenciatura de Enfermería, mientras era confortada por la muerte de su abuelo el día 26 de abril de este año. Con la visión que caracteriza a los padres ricos en fe, don Jesús Soto decidió trasladarse en el verano de 1960 de Parral a Montemorelos, al enterarse por el pastor Neptalí Quintero que había un Colegio Adventista en Nuevo León. El y su esposa anhelaban dar la mejor herencia a sus hijos, una educación adventista. Fue una empresa familiar, donde el esfuerzo de cada miembro culminó con la educación universitaria de tres maestros, Atanasio, Nohemí y Esther; dos enfermeras, Raquel y Elizabeth;

dos pastores, Matías y Joel; un empresario, Moisés y un contador, David. Aunque don Jesús Soto, alcanzó a ver en los cuarenta y siete años que vivió en Montemorelos, muchos de los beneficios de la educación adventista en sus hijos y descendientes, ciertamente no fueron suficientes para ver todos los resultados de aquella decisión tomada el verano de 1960. Hay 30 nietos y 18 bisnietos que le sobreviven y no dudamos que con este sorprendente legado de fe en la educación cristiana, todos sus descendientes le proporcionarán a Don Jesús y a su esposa Doña Eleuteria el máximo gozo y satisfacción por tan acertada decisión… ¡Claro! en ese gran día de celebración junto al trono, frente al Cordero.

11


VISIÓN SIN FRONTERAS Servicio sin límites

La iglesia Adventista fomenta en sus miembros una visión sin frontera para ofrecer al mundo un servicio sin límites. Montemorelos ha contado desde sus orígenes con personas que han inspirado estos anhelos en los alumnos y lograron con sus vidas acuñar una mística distintiva a la institución. Algunos han sido latinoamericanos, otros norteamericanos e incluso de otros continentes. Algunos ya no viven aquí, y hay otros que aún sí, como los esposos Wade Hagen. Para referirse a los esposos Loron y Ruth Ann Wade es necesario hacerlo en tonos serenos pero brillantes, con aires conservadores de los países del norte, exentos de extravagancias o síncopa, pero con la belleza sin igual de una melodía que sólo instrumentos humanos como ellos, que han permitido ser afinados por el Espíritu de Dios y que

Hogar Wade Talbott Las suaves pero profundas impresiones de las vidas de sus padres, que lo marcaron de manera que fuera sensible a las necesidades ajenas y de comprometerse a propagar el mensaje Adventista. El propiciar un mejor terreno para el olvido de sí y en cambio cultivar el interés por la salvación y necesidades de los demás, indujo a sus padres a trasladarse de California a Kansas, dejando atrás una vida más cómoda, porque ese lugar era un campo casi virgen para el evangelio. Estilar una vida de corte frugal, sencilla y enfocada al servicio de los demás. El hábito inquebrantable de la madre de leerle diariamente en el desayuno porciones de los libros de Elena G. de White. Costumbre que ella no abandonó, porque aún después de haber crecido y dejado el hogar, cuando regresaba de visita con su esposa, no faltó la lectura habitual. El hecho de haber vivido en California, de haberse interesado por la cultura latina, particularmente aprender el español estando en San Diego cuando cursaba la secundaria. El ofrecerse en 1960 cuando graduó de Teología, para dar un año de servicio voluntario en el Colegio Linda Vista, en México.

Zola y Theodore Wade

Educación cristiana Finalmente, reconoceremos el toque de la educación cristiana. En nuestra hermana institución educativa, Union College, en Lincoln, Nebraska, hay un gran mapa en la capilla llamado “Union College of the Gold Cords” donde muchísimos cordones de oro parten geográficamente de Nebraska y llegan a tantísimos lugares del mundo donde hay presencia misionera de sus egresados. Un inspirador detalle es que les dan a sus egresados misioneros un pedacito del extremo del cordón que los representa en el gran mapa mundial. ¡Gracias Union College por esta pareja de misioneros que modelaste para que vinieran y quedaran con nosotros!


han resuelto ser guiados continuamente por la mano del Maestro, nos han dado mejor calidad de vida y balance. Si musicalmente se escribiera su sencilla y fecunda vida, o tuviera que ponérsele un fondo musical, ninguna sería tan adecuada como “La mañana” del noruego Edward Grieg. Atisbando en los recuerdos de la niñez y juventud de estos apreciados maestros, se avivan momentos que nos dan claras evidencias, pistas que llevan a un punto, a la fuente que alimentó en ellos, por ejemplo y enseñanza, una serena visión de servicio: sus padres, la iglesia y las instituciones educativas cristianas. ¿Qué sucedía en el seno de esos dos hogares paternos y en torno a los años de juventud?

Hogar Hagen Sparrow

Elmer y Leona Hagen

El recuerdo de un padre emprendedor que salió adelante pese a la gran depresión de los años treinta. Tan comprometido con la iglesia que aún después de jubilarse a los 70 años, continuó con un ministerio pastoral activo hasta su muerte a los 90 años. El recuerdo de una madre que con su presencia llenó el vacío del padre ausente y ocupado en el ministerio. Una madre que inculcó el gusto por la lectura, entre ellos el de los relatos misioneros del recordado pastor Erick B. Hare. El tiempo dedicado a contemplar la naturaleza y hacer visitas misioneras los sábados por la tarde. El cultivar el gusto por la música sacra e iniciar en el piano las manitas tiernas de cuatro años con la amada melodía infantil “Si Cristo me ama” Los recuerdos de las divisiones infantiles. Aquel décimo tercer sábado que lució un vestido de guatemalteca a los nueve años, cuando estaba en el departamento de primarios. ¡Quién diría en ese tiempo que su primer campo misionero sería precisamente Guatemala! La visita de David Silva, Bulmaro Aguilar y dos personas más a la Academia Enterprise, en Kansas con la marimba del sur de México, por allá en 1955. La gira cultural por el territorio de México en 1960 cuando las carreteras eran aún muy precarias… ¡Quién diría en ese entonces que aquí daría ella los mejores años de su vida!

Estas pocas pero reveladoras muestras confirman cuán decisiva es la influencia del hogar, la iglesia y las instituciones educativas. ¡Gracias a Dios por las instituciones educativas adventistas promotoras de una visión sin fronteras para prestar un servicio sin límites! ¡Gracias a Dios, por el silencioso ministerio de las divisiones infantiles que siembran tempranamente sueños misioneros! ¡Gracias a Dios, por padres que inspiran a servir y les animan a volar lejos, sin fronteras! 13


REMINISCENCIAS Cartas al primo Jerry

18 Septiembre 1960

14 marzo 1961

Hola Jerry, ¿Cómo está primo?

Hola primo, ¿Cómo están las cosas contigo?

Hace apenas 48 horas que llegué aquí al Colegio Linda Vista. Todo es novedoso y muy interesante. Ni bien llegamos, nos llevaron al pueblo (que se llama Pueblo Nuevo) para ver una gran celebración. Es que era el día 16 de septiembre, fecha de la Independencia Nacional cuando los alumnos desfilan. La marimba del colegio tocó el Himno Nacional, hubo discursos, cohetes y banderas. ¡Me emocionó ver y oír todo eso! Estoy admirado de la belleza natural de este lugar. Por todas partes hay pinos y flores. Me han puesto a dirigir el coro. ¡Sí, a mí! No te rías, por favor. Estoy haciendo la lucha y los jóvenes están respondiendo. Todavía no entiendo todo lo que me dicen, ni ellos a mí, pero resulta interesante hacer el intento. El sábado, un estudiante de teología de nombre Francisco Flores Chablé, me invitó a acompañarlo a un pueblo cercano llamado Bochil. Después del culto, en la noche, nos tocó dormir en una cama que era puras tablas. Amanecí un poco adolorido pero muy contento. Estoy maravillado de ver cómo el evangelio está cambiando a tantas vidas. El sábado próximo nos toca ir a otro pueblo llamado Rincón Chamula, donde dicen que hay sólo indígenas.

Me dijiste en tu última carta que me tienes envidia. Tal vez no la tendrías si supieras cómo están las cosas en realidad. Como todavía soy soltero, me toca tomar los alimentos en el comedor del colegio y ¿qué crees? me gustan los frijoles, pero aquí los sirven en el desayuno, al mediodía y en la noche, sólo de vez en cuando estaría bien, pero ¡aquí nunca faltan! y luego me toca escuchar sólo español las 24 horas. Por supuesto, entiendo mucho más que al principio, pero cada noche termino con el cerebro cansado de tanto esfuerzo. Me han puesto como preceptor de menores. La mayoría del grupo colabora muy bien, por ejemplo, hay un muchacho que se llama Josué Murillo que es todo un ejemplo, siempre muy noble y serio, pero hay otros que me sacan cada onza de paciencia que tengo, y la que no tengo, también la sacan. Así que, ora por mí por favor. Por ratos me desanimo. Aunque sé que es un privilegio estar aquí.

OK. Te escribiré más en otro momento. Loron

Loron


18 diciembre 1965

2 de enero 1989

¿Qué tal, Jerry?

¡Hola, Jerry!

Hace tiempo que no nos escribimos. ¿Cómo está Scott y tu esposa? ¿Ya vienen a visitarnos?

Muchas gracias por los saludos navideños. Ruth Ann y Lori también te mandan saludos y abrazos afectuosos para ti y para los tuyos. David y Jonathan están en Andrews. El trabajo aquí en la Universidad de Montemorelos es interesante y nos gusta bastante. Sin duda, el Señor nos estaba preparando a través de tantas experiencias para ser útiles en el aula. A través de los años me ha tocado ser administrador, pastor, tesorero, profesor, preceptor, decano, jefe de finca, director de música y un poco de cosas más, como por ejemplo, detective, mecánico, carpintero, policía traductor y mandadero. Todo esto, sin duda, ha contribuido y nos ha preparado para ayudar a los alumnos de teología a ser pastores de éxito —pastores que trabajen con compasión y comprendan la realidad de la vida de la iglesia. Uno llega al campo con una experiencia sumamente limitada, pero el Señor se encarga de ampliarla. Los golpes que sufres y lo errores que cometes también son poderosas agencias para amoldarte hasta que, poco a poco, llegas a ser una herramienta útil en sus manos. Servir en la tierra natal es un privilegio y bendición como también lo es servir en otra parte. Las diferencias y los detalles culturales entre un país y otro son interesantes, pero no es eso lo que tiene mayor importancia. Lo verdaderamente importante es la disposición a ser amoldados y ser útiles en el lugar que el Señor nos asigne a trabajar para él. No hay otro privilegio mayor que éste y no lo habrá hasta el día cuando nos toque prestar servicios en la Patria Celestial donde muy pronto estaremos.

Aquí en el campo de Guatemala la obra es bonita, pero a la vez muy desafiante. Uno se encuentra con necesidades de todo tipo. Ya entiendo porqué hay tantos enfermos, porque muy pocos conocen los principios elementales del cuidado de la salud. En las reuniones de laicos procuramos convencerlos a que hiervan el agua, por ejemplo. Algunos empiezan a entender, pero es un trabajo lento. Preguntaste por la situación de la guerrilla. Es preferible no hablar mucho de eso, pero sí es un peligro constante. Ora por nosotros, por favor. Matan todos los días y a mí me toca entrar en la zona de mayor riesgo y tensión. Pero, en verdad, estamos contentos. El trabajo es duro y jamás uno alcanza a atender bien a 14 iglesias y grupos, pero Dios está a nuestro lado, y cuando vemos cómo su poder transforma a las personas, entonces sentimos que sí vale la pena. ¡Ah! olvidaba decirte, están hablando de cambiarnos. Quieren que vayamos a Honduras donde me tocará ser director del Colegio de Peña Blanca. Un gran desafío, así que estamos orando mucho por el asunto. Ruth Ann está bien y te manda muchos saludos. Loron

Chao, primo. Dios te bendiga. Agradecemos mucho tus oraciones. Loron

15


PADRES RICOS EN FE

Inversión para el campo misionero

Introducción: La revista para padres “Dracmas” visitó a la familia Nangusé López para invitarles a compartir con nosotros sus experiencias de fortaleza espiritual en el proceso de su formación académica, la cual ha sido acompañada de un espíritu misionero; una familia que reconoce que la educación adventista es un esfuerzo conjunto del hogar, la iglesia, y la escuela. Desde que la hermana América López vive en Montemorelos, hemos visto que ejerce el admirable rol de padre y madre de tres jóvenes con deseos de superación integral. Ella es oriunda del municipio de Jiquipílas, Chiapas; sus hijos Esthela Isabel, Mario, y Eduardo nacieron en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Ellos iniciaron sus estudios en escuelas públicas, pero cuando conocieron el mensaje de Salvación los inscribieron en el Colegio Gilberto Velázquez de Tuxtla Gutiérrez, una familia de escasos recursos económicos, pero con una gran fe en Dios y deseos de servirle mejor. Esthela es la hija mayor, comenzó la licenciatura en nutrición 1994, y en el 2003 terminó la Maestría en salud pública en la UM. Mario, en 1996, inició la licenciatura en administración de Sistemas Computacionales, en el entonces Colegio Linda Vista, y terminó aquí en la UM en el 2001. Eduardo, el menor, comenzó la carrera de Medicina en la UM en el 2000, y el 15 de junio de 2007 termina el internado.

El espíritu misionero ha distinguido a estos jóvenes, Mario fue el primero de ellos en irse a Samoa americana un ciclo escolar, 2000-2001, allí sirvió como encargado del departamento de cómputo y dio clases de música en la escuela primaria, después sirvió dos ciclos escolares en la conferencia de Hawai, en Estados Unidos, del 2001-2003. Esthela, estuvo los meses de agosto-diciembre 2006, en la Universidad de Loma Linda (ULL) California, Estados Unidos. Apoyó en el departamento de Nutrición y Salud Pública. En su experiencia en la ULL tuvo alumnos de diversas culturas, en

varias ocasiones oró con ellos y por ellos; cierto día, una alumna la alcanzó y le dijo: ¿Me puedes hacer un favor?, ella pensó que le iba a pedir que le tomara la mochila, u otra cosa, pero se asombró cuando le comentó: “Sé que oras por las necesidades de los alumnos, ¿puedes orar también por mí?” Su madre nos comentó que se sintió feliz cuando Mario le dijo: “Quiero agradecerle a Dios por todo lo que él nos ha dado, voy a ir por un año a servir como misionero a algún lugar del mundo”. Fue entonces que surgió la oportunidad para ir Samoa, a raíz de esto hemos recibido muchas bendiciones; la mayor ha sido una dependencia más constante


de Dios, en mis hijos, hay más madurez para enfrentar las pruebas de la vida, más seguridad en lo que realizan como profesionales, nos hemos unido más como familia. Actualmente, a pesar de la distancia mantenemos la comunicación, seguimos orando juntos aunque ahora lo hacemos por teléfono. Todo esto ha sido como testimonio para mi familia que no es adventista, pues mi madre, un hermano, y una sobrina se han entregado a Cristo. Les dije a mis hijos: “Tomémonos de la mano de Dios y él suplirá nuestras necesidades”, el amor de Cristo nos ha movido para emprender estos desafíos, nos hemos apoyado mutuamente, y mis muchachos han trabajado durante los años escolares y los veranos, arduamente. Respecto al apoyo de sus padres Esthela nos dijo que una de las primeras personas que los

impulsó a estudiar fue su padre, un hombre emprendedor y muy dedicado, ejemplo de superación para ellos, en sus inicios ambos los apoyaron, ella comenta: “Él nos enseñó que no existen dificultades sino retos en la vida”. Su madre los ha inspirado a ir adelante con sus palabras, oraciones y ejemplo, siempre ha estado ahí para alentarlos. “Cuando realicé la Maestría mi madre me dio ánimo para terminarla, pues se me hacía muy difícil impartir clases con carga académica normal en nivel universitario, y cumplir con los requisitos, pero gracias a sus sinceras motivaciones logré concluir satisfactoriamente”. Ahora Esthela tiene la oportunidad de presentar a alumnos y compañeros docentes de otras instituciones los beneficios de una dieta vegetariana, y el estilo de vida que practicamos los adventistas del séptimo día.

Eduardo nos dijo: “Decidí estudiar en la UM porque esta es mi Institución, una comunidad cristiana que Dios preparó pensando en mí, aquí no tendría dificultades para guardar el cuarto mandamiento y Dios me daría la oportunidad de formarme, no sólo como médico, sino en todos los aspectos de mi vida”. ¡Gracias Dios por esta gran oportunidad! Actualmente Esthela trabaja como docente de la carrera de nutrición en la UM. Mario es vicepresidente de servicios de Internet de la compañía Empowered en Hawai, Estados Unidos, y Eduardo está haciendo el internado en el hospital del Sureste de Villahermosa, Tabasco.

17


VISIÓN MUNDIAL

Ampliando la visión de servicio

Dios nos invita a participar en la causa más grande, más extensa, más diversa y más importante en la historia: el establecimiento de su reino. Sabemos que esta misión mundial será alcanzada, ya que el apóstol Juan en el libro de Apocalipsis testifica que vio en el cielo una “gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas”1, que se reunía delante de Jesucristo para adorarlo. Por lo antes dicho, involucrar a nuestros hijos como cristianos comprometidos en esta misión, les permitirá experimentar anticipadamente un poco de lo que será el cielo. ¿Qué podemos hacer como padres para que nuestros hijos desarrollen una visión más amplia de servicio mundial para Dios y sus semejantes? 1. Ponga en oración la vocación de servicio profesional de su hijo. White (1997), escribió: “Es necesario que sigamos más estrictamente el plan de vida de Dios: esmerarnos en hacer el trabajo que tenemos más a mano, encomendar nuestros caminos a Dios y estar atentos a las indicaciones de su providencia, son reglas que aseguran una buena

dirección en la elección de una verdadera vocación.” 2 2. Anime a su hijo ha identificarse con la gran comisión de servicio mundial de la iglesia, participando en un proyecto misionero breve, o bien dedicando un año de servicio voluntario en otro país. (Consultar: http://www. adventistvolunteers.org).

Dios global, siempre ha tenido cuidado del mundo entero. Ya que como está escrito en la Biblia, Porque de tal manera amó Dios al mundo…”3 5. Deje que su hijo sueñe y proyecte realizar un postgrado en otra institución Adventista. 6. Propóngale dominar otro idioma.

3. Oriente a su hijo para que deje de pensar en sí mismo y que piense en los demás. Pero deje que el Espíritu Santo le inspire a pensar en las necesidades de aquellos que no conocen a Jesús.

7. Finalmente que al graduar de su carrera se inscriba en la red mundial de profesionales adventistas y que ofrezca sus servicios. (Consultar: Adventist Professionals Network http://apn.adventist.org).

4. Ayude a su hijo a cambiar de perspectiva local a global. Dijo Warren (2002), “Dios es un

Aunado con la labor que los padres realizan por sus hijos, la Universidad de Montemorelos


se ha propuesto en este tema de la internacionalización, como objetivo estratégico:

a sus alumnos de herramientas que maximicen su potencial en un ambiente multicultural.”

“Desarrollar programas de información para el intercambio y apoyo institucional para los adventistas de todo el mundo, pero especialmente para el territorio de la División Interamericana.”4

De entre los diversos indicadores que distinguen a esta institución como una institución de calidad y con vocación de servicio internacional, señalo dos:

mundial de la Iglesia Adventista. Hasta el día de hoy 137 estudiantes han participado en ir a otros países entre los cuales están: Australia, Samoa, Yap, Kazajstán, Rusia, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Italia, Francia, Inglaterra, Venezuela, Colombia, Haiti, Afganistán, San Vincent, Ucrania, Bélgica, Rep. Dominicana, Honduras, España, Rumania, Inglaterra, Chile, Costa Rica, Nicaragua, Estados Unidos, Guatemala, Guam, Hawai, Puerto Rico, Brazil, Jamaica, Granada, Trinidad y Tobago entre otros. Estos jóvenes recibieron los beneficios de: ir a otro país, aprender otro idioma, crecer profesionalmente y espiritualmente, contribuir con la obra adventista mundial, incorporarse al campo laboral y finalmente ampliar su visión de la vida y del mundo.

1. Su tradicional y creciente ambiente internacional conformado por la presencia de 250 alumnos y empleados de 38 países del mundo. (Gráfica)

Actualmente las Instituciones de calidad mundial, buscan que sus estudiantes tengan una experiencia internacional, convivan con otras culturas, ya que esto es parte fundamental en el proceso de educación de los profesionales de hoy. Además buscan proveerle

2. El intercambio con otras instituciones mediante el programa de servicio voluntario

Gráfica alumnos extranjeros en el campus UM 2006-2007

37

21

Total alumnos extranjeros = 250

19 18

17 14

9

8

8

Fuente: Vicerrectoría Administrativa-Dirección Jurídica 7

7 6

6 5

5

4

4

4

3

3 2

2

2

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

Es

ta do

sU n Co id lo os m bi B a H ra on si du l ra s Ve Pe ne rú El zu Sa el lv a Ba ado Re G ham r u pú at a em s bl ic a P a D an la om a in má Ar ica ge na nt i Bo na liv i Be a lic e Co Ch st ile a Ri ca G Cu ui ne ba a Ec Ha ua it í N tor ic ia ar l ag An ua ti Ec gua ua Ja dor m a N ica i Al ger em ia a Ar nia m Ba en rb ia ad Ca os na G d ui Es á ne pa ñ a Re M Bis a on sa pú ts u bl e ic a Pa rra de ra t Su gu dá ay Tr fr in ic id ad Su a y dá To n b U ag M cr o ad an ag ia as ca r

2

19


Finalmente comparto el testimonio de tres de ellos. 1. Crisógono Zavala- Lic. en administración de sistemas computacionales (LASC), generación 2002. Originario de Pijijiapan, estado de Chiapas. “Serví como voluntario en los colegios adventistas de Guatemala 1995-1996, Haití 2000-2001, y en Almaty país de Kasajstan 2002-2003, por periodos de un año. Actualmente vivo en la Florida, USA,

Referencias 1.Apocalipsis 14:17 2.White, E. (1997). La Educación, págs. 267 y 268. 3.Warren R. (2002), Una vida con propósito, pág.325. 4.Plan Estratégico 2006-2011. Universidad de Montemorelos (2007)

2. Neptalí Acuña- Lic. en administración de sistemas computacionales (LASC), generación 2001. Originario de Villahermosa, estado de Tabasco. Estuve en la Universidad Adventista de Chile, en Chillán, Chile 1999-2000, como voluntario por un año. Allí conocí a Mayumi, ella vino a Montemorelos, a estudiar la Maestría en Educación. Aquí nos casamos y actualmente vivimos en Okinawa, Japón. El servir en otro país me permitió conocer mejor el plan de Dios para mi vida. 3. Mario Nangusé- Hawai. Lic en administración de sistemas computacionales, generación 2004-originario de Tuxtla Gutiérrez Chiapas. Serví en Samoa americana 20002001 y en Hawai 2001-2003. Actualmente trabajo en Hawai.

El pastor Abraham Murillo dirige actualmente el área de Efectividad Institucional de la Universidad de Montemorelos.


SERVICIO Necesidad urgente

La agenda de Jesús era intensa. Ciudad tras ciudad, aldea tras aldea, el cuadro era el mismo: multitudes acudían a el en busca de salud espiritual, emocional y física. La tarea parecía interminable. Mateo cuenta que, “al ver las multitudes tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor”. Su quebranto fue tal que, “entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies” (Mat. 9:36-38). Tres verdades emergen de este pasaje. Primero, las multitudes no saben que están desamparadas y dispersas; simple y sencillamente lo están. Segundo, se necesita desarrollar una visión compasiva como la de Jesús para percibir que las multitudes están perdidas. Tercero, el corazón quebrantado de Dios nos urge a orar por más obreros, porque el desafío es abrumador. Desde que Jesús dijo estas palabras, los desafíos se han multiplicado y más que nunca la necesidad de obreros es grande. Se calcula que cada 25 años surge una nueva generación que necesita conocer de Jesús. Una nueva religión nace en menos de un mes. Alrededor de 2 mil 700 millones de personas nunca han escuchado el Evangelio,

y se calcula que sólo hay entre 5 mil y 7 mil misioneros trabajando directamente entre ese total de esas personas no alcanzadas. Hay más de 16 mil culturas y pueblos en los que no existe ni una sola iglesia. ¡Existen alrededor de 7 mil idiomas y en poco más de 5 mil de ellos no hay disponible una Biblia! Probablemente las estadísticas no le conmuevan demasiado, sin embargo, tenga presente que esos millones no son números estadísticos simplemente, son seres humanos como usted y como yo que están corriendo el riesgo de perderse irremisiblemente a menos que hagamos algo por ellos. Los pueblos del mundo nos esperan, ¿quién irá? ¿Quiénes apoyarán en el futuro la obra a favor de los no alcanzados? Tengo la respuesta: nuestros hijos. Los beneficios generados por su participación en el proyecto mundial de Dios son inmensos. Considérelos en la siguiente cita: “Todos los que se ocupan en tareas misioneras son la mano ayudadora de Dios. No hay otra forma de trabajo en la cual sea posible que la juventud reciba más grande beneficio. Ellos son colaboradores con los ángeles, o mejor dicho, son instrumentos humanos por medio de los cuales cumplen su misión los ángeles. Los ángeles hablan

por medio de su voz y obran por medio de sus manos. Y los obreros humanos, cooperando con los seres celestiales, tienen el beneficio de su educación y experiencia. Como un elemento educativo, ¿qué “curso universitario” puede igualarse a éste? Con semejante ejército de obreros como el que nuestros jóvenes, debidamente preparados podrían constituir, ¡cuán pronto podría llevarse al mundo el mensaje de un Salvador crucificado, resucitado y próximo a volver!” (Ministerio de la bondad, pág. 115). Dios está llamando a nuestros hijos para que formen parte del ejército que ha de asaltar las últimas fortalezas de las tinieblas. El tiempo es corto. En la Universidad de Montemorelos, nuestros jóvenes reciben la formación necesaria para captar la visión redentora de Dios por los pueblos no alcanzados del mundo y se les abre la posibilidad de ir voluntariamente a alguna parte del mundo no alcanzado por un tiempo determinado. Le animo a cultivar en sus hijos el deseo de formar parte del plan divino. La Biblia muestra que Dios otorga una unción especial, gracia y honor a quienes dejan su propia tierra, pueblo y cultura para cruzar las fronteras a dar testimonio de él. No olvide a José y a Daniel,

21


quienes lejos de su tierra dieron testimonio del Altísimo y fueron honrados por Dios al colocarlos en las cortes de las naciones más poderosas de su tiempo. Mire al apóstol Pablo; nunca ha habido un misionero como él. Ciertamente, no todos nuestros jóvenes llegarán a ser misioneros transculturales, sin embargo, al hacer suya la pasión redentora de Dios, estarán ejerciendo funciones de coordinación y apoyo activo. El éxito del combate en la línea frontal depende del apoyo que se recibe en la retaguardia. Por esta razón, es muy importante que los que quedan tengan una profunda comprensión de la tarea misionera y nosotros nos esforzamos en que la capten. Cuando la cosecha haya terminado valoraremos una de las más grandes recompensas: ¡caminar con ellos en las vastas salas del palacio del Rey del Universo! Allí conoceremos y

nos reuniremos con los orgullosos padres de los héroes misioneros de todos los tiempos. Allí, con todas las naciones del mundo nos juntaremos delante de Dios para unir nuestras voces en un coro de alabanza y adoración porque dio a su Amado Hijo. ¿Está usted dispuesto a hacer lo mismo? Le invito a animar a su hijo para que desarrolle una visión compasiva del mundo, a hacer de su vocación profesional la herramienta para participar en el plan divino de rescate de las naciones y pueblos no alcanzados, y por qué no, invertir una parte de su vida como misionero transcultural. De algo estoy totalmente seguro, si aceptan, la vida de ellos no será jamás igual.

Dr. Pastor Abimael Lozano Instituto de Misiones, Facultad de Teología UM.


SEMBLANZA Mi abuela Locha Eloisa González no es una heroína de la escritura, ni extraordinaria en ninguna ciencia, ni mucho menos destacada en el arte; es más, no sabe leer ni escribir. Pero no se necesita de ninguna de esas cualidades para dejar huella en el mundo, porque ella, con sus canas, deja una historia que nadie más repetirá en el cosmos: la vida, su vida. Bajo su cabellera blanca, frunce las cejas escondiendo un par de ojos café, que si se miran muy de cerca reflejan tranquilidad, paz, alegría y una extensa gratitud a Dios por la vida. Sus manos pequeñas, marcadas por las líneas del trabajo, me cuentan cuán larga ha sido su trayectoria en este mundo. Eloisa nació de un González de la provincia de Michoacán y fue arrancada de su madre por la muerte, allá en “Agostitlán”, región boscosa, fría y lluviosa. Un lugar donde el aroma de peras, duraznos y manzanas llenan las casas que se pierden entre pinos y arroyos. De hombres y mujeres que viven de las truchas, la madera y el sol. “Fue un 26 de octubre de 1921, según el acta” me cuenta en voz alta mientras intenta esconder, tras una mueca, la nueva dentadura que ahora adorna su rostro, y continúa su viaje al pasado donde la niñez parece ya muy lejana y ajena a su propio ser.

Es la última de diez hijos. Huérfana de padre y madre, vivió con sus hermanas durante su niñez y adolescencia. Hacía casitas en el campo, con palitos y maderas; también muñecas con pedazos de tela que después cosía en el piso polvoriento, junto a las gallinas y los pavos. Se divertía en las fiestas con sus hermanas y amigas, y con un suspiro recuerda los pasos de baile que hacían que sus vestidos se divirtieran con el aire; aquella época donde no existen preocupaciones ni problemas. A los quince años, mientras iba a traer el agua del río como parte de sus tareas diarias, volvió su mirada y encontró los ojos que le robaron el corazón. Así cada tarde, junto a Nicolás, cargaban las tinajas y platicaban a escondidas, porque

dicho amor no era bien visto entre una pequeña dama y un joven de un pueblucho con altos principios morales. Ahora es una mujer cuya rutina comienza a las siete de la mañana, hace un pequeño paseo matutino por el patio de la casa antes de tomar su medicina, a la cual está atada desde hace ya varios años por culpa de la “presión”. Toma su desayuno y pasa largas horas en su espacio de trabajo: la cocina. Los platillos más exquisitos de esta renombrada chef familiar son sus grandes y perfectamente circulares tortillas hechas a mano, el picante y sabroso mole rojo de guajolote, el pan cenizo, mejor conocido como “semita”, y las “corundas”, tamales de forma romboidal.

23


Completan su rito diario una pequeña siesta mientras se baña con el sol de mediodía. Es además, una diseñadora y maquiladora de carpetas, bufandas y largos manteles. Ve la tele y tararea canciones cuando el silencio la rodea. Antes de ir a dormir, Cupertina, una de sus tres hijas, lee para ella la lección de Escuela Sabática y ya en su cama eleva una oración en voz alta a su Padre Celestial. Se convirtió al adventismo junto con Nicolás Tirado, su amado esposo de quién enviudó hace ya más de 16 años atrás. “Recuerdo”, me cuenta, “que el doctor Abraham Páez llegó como misionero a predicar y a sanar en el rancho donde yo vivía, y entonces fue que supe que Dios me ama”. Cristo fue siempre una persona muy importante en su hogar. Ella, Nicolás y sus cuatro hijos, aparte de cumplir con las actividades rutinarias, aceptaban en casa, ya en el pueblo de Tuxpan, Michoacán, a cuanto misionero y colportor de la Iglesia Adventista llegaba al lugar. Después de enviudar se escapó con sus hijas y nietos al estado de Aguascalientes, al desértico estado de Sonora, al bellísimo Cancún, a las playas de Acapulco, Puerto Escondido, Puerto Vallarta y a las ciudades de Colima y Monterrey. Y ha visitado, además, los Estados Unidos, para conocer la cultura “del otro lado”. Doña Locha

radica en la ciudad de México y en Tuxpan, Michoacán donde sólo espera el día en que vea a Jesús bajar del cielo en su nube y la lleve allá con él, donde ya no sufrirá la ausencia de su familia, donde vivirá feliz con sus ocho nietos y sus dos biznietos, el lugar donde ya no existirán las pastillas ni tendrá que arrepentirse por no haber ido al colegio. Mi abuela, es una mujer que nunca ha usado un pantalón y que lleva el mandil por corazón. Vivió sin televisión y la primera vez que se subió a un auto fue la experiencia más aterradora que le ocurrió. Es la base de mi familia, el ejemplo para nosotros porque a sus ochenta y cinco años se vale por sí misma, le gusta trabajar para los demás, es bondadosa y también es nuestro apoyo moral y espiritual. Mi abuela hermosa, de estatura baja, de complexión naranja, es tímida, terca; es una niña en los brazos de quién la abraza. Irradia ternura y pureza y se vuelca en lágrimas cada vez que la distancia la aleja de su familia. Mi anciana, la madre de mi madre, creció en un mundo tan diferente al de ahora, y aunque ya no va de compras a los centros comerciales porque un día se andaba cayendo de las escaleras “esas cochinadas que se mueven solas”, prefiere utilizar el microondas a la estufa y a andar en carro que a pie. Usa

gorra y lentes de sol, y come pizza y pollo del “Kentucky”. No pretendo en menos de dos hojas intentar que conozcas a la abuela, porque toda una vida no se resume en palabras, sino en todos los recuerdos que yo tendré de ella y que va dejando en cada persona a quien ama. Es la doña Locha que nos hará falta si algún día se nos marcha, pero sobre todo, es la Eloisa que nos recuerda que es el amor la razón de la existencia.

Merab Tello Tirado Estudiante de Ciencias de la Comunicación


Dracmas 05