Page 74

• 150

PROPEDÉUTICA

de una postura de tal tipo se alcanza a ver si se analiza e~ ~jemplo más detalladamente. Es posible que el sujeto fracase en su accJOn de entregar el salero. Éste puede caerse, la sal desparramarse, etcétera. Si se le pr~gun­ tara al individuo qué es lo que está haciendo, su respuesta ex~usato?,a sería que él tenía la "intención" de alcanzar el saleíO, ~ero su 1I1tenclOn se vio frustrada por el percance. Esto muestra que no eXiste manera de referirse a la acción -según Van Wright- sin verla a través del pnsmade la intencionalidad. La intención no es un hecho del que pueda afirmarse su independencia lógica con respecto a la acción. Acción e intención son inescindi~les. La acción tiene sentido en tanto la intención es inherente a ella. ASimismo la intención es inteligible en el despliegue externo de la conducta. Este despliegue externo se comprende a tra~é~ de la.intención. !?e otra ma~er~ no serían más que movimientos percibidos SlIl que pudleramos atn~':ide ninguna acción al sujeto agente. Las diferencias que s~ p~eden ventIcar en el uso de las expresiones lingüísticas, responden a dist1l1tos hechos de la realidad. Si observamos ciertos movimientos de los pies y manos de un individuo, podemos previamente percatarnos de que dichos mo~imien­ tos se deben, por ejemplo: a un ataque de epilepsia, en este c~so diremos, que los pies y las manos del indi viduo "se mueven" . Pero,. ~I por el ~on­ trario, detectamos que los movimientos se deben a la 1I1tenclOn del sUJet~, habremos de comprender el significado de una acción. Puede estar bailando haciendo un saludo particular, o realizando una extraña ceremonia. E~tos tres tipos de actos distintos son, para Van ~right~ ~l resultado de la acción. El resultado no es un efecto causal de la 1I1tenClOn: entre resultado e intención existe una relación conceptual. Es posible que la acción desencadene consecuencias causales, en el sentido humano de la expresión causa. La ceremonia a que hacemos referencia a~teriormente, puede provocar un susto en un indi viduo; en este caso se entiende que h~y independencia lógica entre los dos hechos; al segund?: que es ~I ~fe~~o del resultado, se lo denomina consecuencia de la acclOn. La dlst1l1CIOn entre resultado y consecuencia de la acción debe ser visu~lizad~ ,a tenor de la descripción de la acción. Lo que es abarcado por la II1tenclOn es el resultado. Si el moti vo o la razón de mover los pies y manos en forma esotérica, era provocar un susto y no efectuar una ceremonia, la acción intencional incluye conceptualmente al susto, la acción se:á I~ de asustar, lo que nos indicaría que estamos no a~te una conse.c,uencla, SinO ante un resultado de la acción. La consecuencia de una acclon es su efecto causal en sentido hUI~ano; ella es independiente desde el punto de vista ~ógico del hecho antecedente causal. Si alguien abre una ventana con el flll de ventilar una habitación, y penetra una coniente ele aire frío que provoca una

EL MÉTODO EN LAS CIENCIAS SOCIALES

151

enfermedad en un individuo, este último hecho es una consecuencia de la acción, un efecto desencadenado por la acción, mas no el resultado de la acción misma, es decir, lo intencionado al efectuarla. Van Wright muestra, con argumentos difíciles de rebatir, que la acción no puede entenderse a través del concepto de causalidad humana; sin embargo, el propio concepto de causalidad humana es objeto de su investigación. Así nos señala que la palabra "causa" no sólo media en los asuntos humanos con un sentido específico, sino que aun dentro de las ciencias natuales la causalidad no se presenta como una categoría homogénea. Para él la noción de causa está ligada a la idea de acción, o sea desde un punio de vista científico, a la idea de experimento. Nos sugiere así, que ia noción de causa puede ser reemplazada por el concepto de condición. Esta idea al parecer tuvo origen en MilI, a quien no satisfacía la noción de conjunción constante que Hume había propuesto para explicar la causalidad. La noción de condición nos lleva a la relación entre condicionales v la distinción entre condiciones necesilíias y suficientes. VonWright ;nuestra que existe una relación simétrica entre condiciones necesarias y suficientes. Si bien desde el punto de vista lógico ello es así, no ocurre lo mismo cuando introducimos la causalidad. No existe tal simetría entre el factor que llamamos causa y el factor que denominamos efecto. Un ejemplo ilustrará estas afirmaciones. S i un hecho (p) es condición necesaria de otro hecho (q), este último es condición suficiente del primero. Cada vez que ocurra (q) ocurrirá (p), existe una simetría entre condicionales. No se evidencia esto cuando se introduce la causalidad. Si el oxígeno es una condición necesaria para la existencia de formas superiores de vida orgánica, este último hecho, de ocurrir, será condición suficiente de la existencia de oxígeno, mas no causa de su existencia. Es por ello que se trató de encontrar una explicación a la asimetría causal, y se pensó que si la relación temporal entre dos hechos es asimétrica, justificaba la asimetría causal, pues el efecto es posterior en el tiempo a la causa. Sin embargo, esta explicación se hunde en la medida en que se pueda ejemplificar una relación de causa a efecto con simultaneidad temporal. 7.7. LAS FUENTES Y EL MÉTODO JURÍDICO v·

Sobre estos tem?s nos explayamos en los Capítulos 17 y 21, de modo que aquí nos limitaremos a mostrar cómo se conectan esos desarrollos con lo que se dice en este capítulo sobre el método de las ciencias sociales en general. En lo que hace a las fuentes, ellas constituyen construcciones de sentido común (ver supra, 7.5.5. y 7.5.11.) de primer grado, vale decir, las que hacen los propios protagonistas del mundo sociocultural. En el caso

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Advertisement