Page 67

• 136

PROPEDÉUTICA

ciencias naturales frente a las ciencias del espíritu. Afirma que es posible con los mismos términos hablar de pintura, de edificación de casas, de los cultos y su aparato ritual. Considera erróneo suponer que "comprender" a los seres humanos es algo fundamentalmente distinto a sólo observarlos desde el exterior y a determinar meramente regularidades que representamos en forma de leyes, e incluso proponía hacer "tábula rasa" con tales distinciones en nombre de una ciencia unificada (Neurath, Otto, "Sociología en fisicalismo", en Ayer, A. J., El Positivismo Lógico, F.c.E., México, 1965). 7.3. LA VERSIÓN CLÁSICA DEL DUALISMO METODOLÓGICO Hacia mediados del siglo pasado, cuando tienen que enfrentar el reto positivista deComte y Stuart Mili, las ciencias socioculturales, como la Jurisprudencia, la Historia, la Política y la Economía, formaban parte de una tradición que se remontaba generalmente a la Antigüedad clásica. Pero se basaban en una mera tradición o en la visión inspirada de autores de genio -como Maquiavelo, Savigny o Adam Smith, para poner sólo unos ejemplos-. Con la excepción de Giambattista Vico -un pensador que no tuvo en su época la repercusión que merecía ya que se adelantó demasiado a ella- no existía reflexión sobre lo peculiar de la metodología que ellos empleaban. La reacción al desafío positivista se produjo hacia fines del siglo por obra de prominentes filósofos y humanistas como Droysen, Simmel, Dilthey, Max Weber, Croce, Collingwood -y también Windelband y Rickert- 3. Simplificamos adrede el tema al decir que esta reacción se polariza en la distinción entre explicación (Erklaren) como método propio de las ciencias naturales y comprensión (Verstehen) para las ciencias socioculturales, distinción.que culmina en fon:na sistemática con el pensamiento de Dilthey. Estos autores son conSIderados hoy los "clásicos" del dualismo metodológico, pero ellos no lograron fundarlo ya que la comprensión se entendió en general como algo subjetivo que, no obstante los esfuerzos del mismo Dilthey y los esclarecedores estudios de Max Weber, no llegó a ceñirse a los patrones de la objetividad científica.

7:4.

UNIDAD O PLURALIDAD DEL MÉTODO CIENTÍRCO

Sin perjuicio de adherir en la sección siguiente al dualismo metodológico en la dirección instaurada por Alfred Schutz, convendrá hacer aquí un balance crítico de i::J.s posiciones reseñadas. Por una parte, debe admitirse que el monismo preconizado por los positivistas es inaceptable para 3

WRIGHT

G. H .. von, E>:plicación. .. , cit., págs. 22 y sigs.

EL MÉTODO EN LAS CIENCIAS SOCIALES

137

las ciencias socioculturales, tal como se ha puesto de manifiesto en la introducción de este capítulo. Desde una perspectiva materialista y determinista ni siquiera es posible divisar lo específicamente humano. Por otra, hay ciertos requisitos del conocimiento científico, como la contrastabilidad de las hipótesis y teorías con su base empírica y la objetividad ---que requiere la reiterabilidad de tales contrastaciones por distintos hombres de ciencia- a los que no queremos renunciar, pues de otro modo entraríamos en las contrucciones imaginati vas desprovistas de todo control y en apreciaciones puramente subjetivas alejadas de la empresa común que llamamos "ciencia". Es cierto que esos requisitos han sido elaborados por la epistemología de las ciencias naturales. Pero no es cierto que ella esté atada a una concepción materialista y det~rminista. Como ejemplo ilustre de este aserto mencionaremos nuevamente a Popper, declarado enemigo del empirismo lógico desde la época misma de su fundación por los integrantes del Círculo de Viena, que profesa el indeterminismo y niega el materialismo. 7.5. METODOLOGÍA DE LAS CIENCIAS SOCIALES SOBRE LA BASE FENOMENOLÓGICA

7.5.1. Fenomenología y metodología científica Aunque la fenomenología continúa siendo cultivada por eruditos y autores de prestigio no goza hoy de predicamento general. En particular no se la considera apta para fundar la metodología científica concentrada usualmente en el análisis del lenguaje empleado por los científicos o en la reforma de las ciencias (sociales) en general a tenor de diversas versiones del marxismo que lo reivindican como" la" ciencia social ya constituida. Se impone, pues, mostrar que la fenomenología no solamente es compatible con la metodología científica sino que constituye un complemento ineludible de ella. El pensamiento de dirección fenomenológica -con excepción de las pretensiones ontológicas y metafísicas de un Heidegger o un Sartre- no es incompatible con la metodología de la ciencia por la sencilla razón de que ésta trata del conocimiento científico y aquélla del conocimiento de sentido común. De hecho la distinción entre el acto mental y el objeto (unidad de sentido) mentado por tal acto, distinción efectuada por Husserl y por Frege, es de suma importancia para evitar errores metodológicos frecuentes. Pero además de la compatibilidad existe una complementación que conviene destacar. Para hacerlo traeremos a colación una opinión de Popper adversa al conocimiento inmediato o intuitivo y trataremos de refutarla. Observa Popper que no podemos afirmar con certeza absoluta ni si-

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA