Page 46

LENGUAJE Y LENGUAJE CIENTíFICO

94

PROPEDÉUTICA

quisito de la arbitrariedad. Signos distintos para distintas motivaciones constituyen una aproximación a signos distintos para significados distintos. Jenny, la perra de mi hijo, tenía de cachorra ya algo crecida, una sola clase de ladrido. Se desencadenaba cada vez que interpretaba ruidos como la intrusión en el ámbito territorial de nuestro departamento. Los ladridos se sucedían hasta que la situación se terminaba por aclarar, iban acompañados de expresión de alerta y orientación del cuerpo dirigidas hacia el lugar de la intromisión inminente y de gran agitación. Por otra parte, tenía otra pauta de conducta de mendigar alimento consistente en apoyar sus patas delanteras en la mesa, mirar lo que comíamos con gran excitación y alegría (moviendo rápidamente la cola). Este comportamiento no iba acompañado de ladrido alguno. Últimamente Jenny ha desarrollado un nuevo tipo de ladrido, de "reclamo de comida". Se acerca a la mesa y lanza un solo ladrido bien sonoro sin mostrar excitación. Lo repite después de un tiempo si no hemos atendido su reclamo. Tal como hacia Caty, una perra vieja que tenía mi mujer, que comía desganada su dieta normal pero se acercaba a la mesa y lanzaba tales ladridos cuando olía algo que le apetecía. No incurriría en estos informes etológicos caseros si no coincidiesen con la conducta observada por etólogos profesionales en animales que van envejeciendo: la expresividad y lenguaje gestual general van disminuyendo pero, los gestos que van quedando adquieren un sentido preciso motivador de conductas, bien detenninadas, del destinatario del mensaje. Constituyen verdaderas órdenes, como cuando aplicamos el Índice atravesado sobre los labios reclamando silencio. Sabemos ya, que una riqueza mucho mayor de signos distintos motivadores de conductas distintas se ha obtenido en chimpancés y gorilas a los que se ha enseñado el lenguaje no alfabético que utilizan los sordomudos en los Estados Unidos o a relacionar significantes arbitrarios con ciertos objetos y conductas. Los informes de psicólogos y etólogos parecen confirmar que estos animales han dado el último paso de la función motivante a la puramente significativa, ya que son capaces de utilizar los significantes correctos aun en ausencia de los objetos pertenecientes a /a idea-concepto significado. Sobre esto volveremos al ocupamos de la facultad del habla. Entretanto, convendrá hacer una reseña de las funciones del lenguaje. 5.5.3. Funciones del lenguaje

5.5.3.1. Función expresiva Ya hemos visto que el lugar propio de esta función se encuentra en el nivel prelingüístico. A nivel lingüístico escrito se trata de recuperarla

95

. 1 d cir consuetudinaria o do tal función en forma convenclOna , es e . :~~~~ia, a ciertas palabras. Así, en castellano: .

(12) "Ay" expresa dolor 12') "Caramba" expresa sorpresa ., . ~12") "Ole", "Hurra", "Viva" expresan JubIlo

bl" .. ' t"co se pone d e mam. fi1esto si conside-. . El dominio del mvel su 1l1gUlS 1 l . de ellas puede usarse iróm. hablado cua qUlera ramoS que en el 1enguaJe , d de ánimo justamente opuesto al que e~camente para expr~~ar el e:ta o olescente a quien su padre le obse~Ula tablece la convenclOn. ASI un ad .,. -"uando él deseaba un VIdeo l·bro de Semlotlca - - v .. para su cumpleanos un 1. . ada un "Ole" quejumbroso. clip- podrá ironizar emItIendo con cara apen

5.5.3.2. Función motivadora . to el nivel sublingüístlco. En , ., d . como hemos VIS , . AqUl tamblen omma , .. .lf la función motivadora mamonvendna dlstmgu . ..,. el nivel hngUlstlco c . . d la función motivadora encufiesta como uso dIrectIvo del lenguaJle , es cargadas de emotividad. lnsb . 1 mpleo de pa ara. bierta consIstente en e e , . ·ones son ejemplos de uso , d rue<'os prescnpCl , trucciones,or enes, . " : ' . 1 studio a órdenes y ruegos. directivo del lenguaje. LimItaremos e e (13) "Tráigame agua" " (14) "Por favor, tráigame agua

una orden y (lA) como un ruego. P~ro Suele entenderse (13) como la comunicación oral, el nivel sublInde como ambos se dan en el piandO lt el valor de lo dicho. Tanto (13) . ' te y pue e a erar en ÜíStiCO esta pres . . cl·lente Yel receptor un moza g , , d S SI el errusor es un . como (14) seran or ene 14) serán ruegos sí el emIsor es un en un restaurante. y tanto (13) c~m~ ( falleciente de sed y el receptor un mochilero trashumante desarma o, es granjero. . torio de uso directivo lo constituyen las Un caso espeCIal no muy no respuesta Esto no ocurre en lOrmalmente una . . . preguntas, pues rec 1aman I d la respuesta es obvia (SI nos pJ11el uso retórico de la pregunta cuan o cháis, ¿no sangramos?). . , da en fonna no manifiesta por La función motivadora delleng~a~~.s~ alabras que entrañan aprob~­ el uso de palabras car~~das de emo~lvbl ~,' P pero que constituyen sinólll., t va o desapto acton, . ( ció n o valoraclon pOSl 1 . < 1 . as experiencias confIrman \0 emántico ya que as mlSlll S O I moS en un pan <

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Advertisement