Page 43

• 88

LENGUAJE Y LENGUAJE CIENTÍFICO

PROPEDÉUTICA

do- y con agua que cae aparentemente del cielo. Debemos incluir la salvaguarda "aparentemente" pues mi experiencia no me puede dar más que una apariencia. Puedo haber sido víctima de una alucinación o ilusión. O, puedo haber sido engañado por un habilidoso tramoyista que desde un piso de arriba hace caer agua a mi jardín. Pero el enunciado" llueve" no se refiere a mi experiencia (como sería el enunciado "percibo --o tengo experiencia de- lluvia"). Con esta última advertencia queda en claro que la experiencia no garantiza la ocurrencia del hecho y, por lo tanto, no basta con ella para decidir acerca de la verdad del enunciado. Lo apuntado descarta la existencia de experiencias priviiegiadas que, por su mera ocurrencia, tuviesen la virtud de conferir valor de verdad a ciertos enunciados. Esta comprobación abre una interesante perspectiva sobre una peculiaridad importante del conocimiento científico. Pues, en él, los enunciados que constituyen el cuerpo de la ciencia no se confrontan uno a uno con la experiencia sino corno en corporación, como un conjunto de enunciados. Estos se encuentran estructurados como teorías e hipótesis de diverso grado de generalidad. Teorías de las que pueden inferirse (en pura lógica deductiva) enunciados -que se denominan observacionales- que se refieren a acontecimientos, hechos o estados de CO" sas susceptibles de experiencia. Observaciones aisladas se desecharán, como alucinaciones o engaños, si contradicen teorías bien establecidas. Por el contrario, observaciones y experimentos reiterados y bien establecidos --como el de Michelson y Morley sobre la constancia de la velocidad de la luz-- se tendrán por buenos y suficientes para derribar la teoría mejor establecida, si otra teoría permite dar cuenta de ellos ceteris paribus. El ejemplo del experimento de Michelson y Morley pone de manifiesto que el control mutuo entre teoría y periferiaexperimentable, control que puede requerir cambios en uno u otro sentido en el sistema del pensamiento, puede afectar hasta teorías que ocupan un lugar muy central dentro del sistema. En este sentido ni siquiera los principios de la Lógica misma pueden considerarse inmutables 5. Estas consideraciones gobiernan todo el campo del conocimiento científico no sólo porque pueden extenderse fácilmente de las ciencias propiamente empíricas a las matemáticas 6 y la lógica, sino porque estas últimas están inescindiblemente 5 QUINE, W. O., Los Métodos ... , cit., págs. 16-18. Es el método del "equilibrio reflexivo" que adopta Rawls, citando, para la justificación de los principios de la inferencia deductiva e inductiva a Nelson Goodman (cfr. RAWLS, Joseph., A Theory ofJustice, Belknap Press, Cambridge, Mass., 1971, pág. 20 en nota). 6 En esta extensión se destaca la tarea cumplida por el discípulo de Popper, ¡mre Lakatos (cfr. LAKATos, Imre, Problems in rhe Philosophy of Matematics, Nort-Holland Publ,. Amsterdam, 1967).

89

1cam Ode la Física teórica. Sin perjuicio de incorporadas, p~~lo ~enos, ~ " ~e muestra adaptaciones mutuas o ".a adherir al "equtll~rtO reflexlvo q ue en última instancia, tiene pndos puntas", i?-sis.tlremos noso~ros~ e~le ~onformarse a la realidad que . io la perifena: el pensamlen o ~:!~: de representar (en esto seguimos a popper).

5 4 2 Semántica de palabras. El significado .. . . . "y" "no" "0"- se utIllCon excepción de las palabra\q~e ~o~~bra; que f~rman un enunzan para formar enun?ia~os ~~m~oet~~ :sfe último caso constituyen caque ocuparnos más adelante. ciado tienen uno o mas slgm lca d· sos de polisemia, de los cuales ten remos 5.4.2.1. Nombres Y nom,bres p::~i~: la semántica de los nombres o Aquí noS ocuparemos .~olam avernos de una concepción que, tosustantivos, con el prOpós1to d~ prec . sos ontolócricos muy fuertes mada superficialmente, entran~ compron:ce ci6n p;ramente semántide los cuales ?ebe rnanteners.e libre un~~~egi; el status de los nombres ue ca. Nos refenmos a la doctnna qb p unes aparecen como una mera . 1 d que los nom res com ' ,. d propIOS a punto e . . / r .. 'sf ca Pertenecer allexlCo e un conveniencia para I.a comu~llc.aclÜn l~f:~r; co·n significado-- no quiere idioma -vale declf constlÍUlr una p. L ue caracteriza a un nombre decir lo mismo que ser un nombre propiO ~e ~; el lugar de una variable en propio es que puede ~star coherent~~~aderos cuando se usa para ejemla predicación Y a~oJar res~¡~adO~ es universales verdaderas. El uso de plificar o sing~lanzar C~aI~tl Icac:~~o necesario ya que en el léxico ~el nombres propiOs es practlco pe b comunes Los nombres propIOS · or fuerza nom r e s · d idioma han d e f Igurar p d l·o'n que los contenga pue en tes ya que en to a orac f· . d d son por ello re un an .. . . les que afecten a la de 10l. . (heaewnes eXlstenCLQ . ser sustltUldos por euc: n lJ', . d na predicación atribUIda a la vaS ción del nombre propIO en term1ll0 e ~ 7 . d· t 1 nombre comun del casO .. .. . nable correspon len e. a 1 1'· ón sicrnificante-slglllÍlcado -y eXISi volvemos a conSIderar a re aCI b·ol·d d en lo que sigue- parece . .. . d toda responsa I 1 a mimos ahora a Q Ul~e e ' d e cum lir su papel de sIgnifIcante que el nombre propIo solaI?ente pue la tase de una familiaridad (aepor dos vías distintas. La pnmera es S obre , ' ·ca Alianza Universidad, Madrid, 1973. págs. O., Filosofea de la Lógt l' t ·do I·ntuitivo del pensamiento de QUl. . . ., n técmca e con em , "El 56-60. Parafraseando Sill precI:lO ., Santa Elena". podría decir algo aSI como neo en lUQ:ar de decir "Napoleon muna e? d· a Europa Y se coronó Emperador de los ho·mbre que nació en Córcega, ~?nqU1s[Q me I franceses, murió en Santa Elena . 7

QUINE. W.

Introducción al Derecho Parte 1 - AFTALIÓN, VILANOVA Y RAFFO  

ENFOQUE EXISTENCIAL: EL CONOCIMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

Advertisement